20.12.2021 Views

GLOSA A LA LEY DE COOPERATIVAS DE EUSKADI

Comentarios al texto articulado de la Ley 11/2019, de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi (B.O.P.V. nº 247, de 30 de diciembre de 2019) Modificada por la Ley 5/2021, de 7 de octubre (B.O.P.V. nº 209, de 20 de octubre de 2021)

Comentarios al texto articulado de la Ley 11/2019, de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi
(B.O.P.V. nº 247, de 30 de diciembre de 2019)
Modificada por la Ley 5/2021, de 7 de octubre (B.O.P.V. nº 209, de 20 de octubre de 2021)

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Portada: 176mm (cajo 10 mm. + ancho de cartón 166 mm)<br />

282 mm.<br />

x 247 mm.<br />

<strong>GLOSA</strong> A<br />

<strong>LA</strong> <strong>LEY</strong> <strong>DE</strong><br />

<strong>COOPERATIVAS</strong><br />

<strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

Comentarios al texto articulado de la Ley 11/2019,<br />

de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi<br />

(B.O.P.V. nº 247, de 30 de diciembre de 2019)<br />

Modificada por la Ley 5/2021, de 7 de octubre<br />

(B.O.P.V. nº 209, de 20 de octubre de 2021)<br />

Director:<br />

Santiago Merino Hernández<br />

Letrado del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi


<strong>GLOSA</strong> A <strong>LA</strong> <strong>LEY</strong> <strong>DE</strong><br />

<strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

Comentarios al texto articulado de la Ley 11/2019,<br />

de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi<br />

(B.O.P.V. nº 247, de 30 de diciembre de 2019)<br />

Modificada por la Ley 5/2021, de 7 de octubre<br />

(B.O.P.V nº 209, de 20 de octubre de 2021)<br />

Director<br />

Santiago Merino Hernández<br />

Letrado del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi


Edita: CSCEEKGK<br />

Imprime: mccgraphics<br />

ISBN: 978-84-934129-7-5<br />

Depósito Legal: LG G 00731-2021


La obra, en todos sus artículos, ha sido revisada con posterioridad<br />

a la entrega de los autores y las autoras por Hezi2de, Kooperatiba<br />

Elkarte Txikia al objeto de homogeneizar el lenguaje de género.<br />

Así mismo, se ha traducido al euskera para su publicación por<br />

ItzulBIRA.


<strong>GLOSA</strong> A <strong>LA</strong> <strong>LEY</strong> <strong>DE</strong><br />

<strong>COOPERATIVAS</strong><br />

Una de las funciones asignadas al Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi es<br />

realizar las acciones necesarias para una amplia difusión de la Ley de Cooperativas de<br />

Euskadi, así como lograr un correcto cumplimiento de la misma.<br />

Y es por ello que nos satisface editar esta Glosa a la Ley de Cooperativas de Euskadi,<br />

una labor realizada con el objetivo de ayudar a los y las profesionales del derecho a<br />

interpretar esta nueva norma que llevábamos tiempo esperando, y con la pretensión de<br />

ser útil al cooperativismo vasco.<br />

Desde el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi queremos transmitir un mensaje<br />

de reconocimiento al ámbito legislativo por haber tenido en cuenta las aportaciones<br />

realizadas a la misma desde este Consejo. Si bien nuestra obligación es colaborar con<br />

las Administraciones Públicas, también debemos tener en cuenta que debemos impulsar<br />

el máximo desarrollo de la legislación cooperativa, así como velar por el cumplimiento<br />

de los valores cooperativos.<br />

Y esta década demandaba una nueva ley porque el contexto ha cambiado y era necesario<br />

ser más flexibles. Pero si este mensaje ya lo transmitíamos durante su tramitación, el<br />

escenario pandémico actual nos ha demostrado que los cambios se producen de manera<br />

imprevisible y hay que estar preparados ante estas eventualidades. Es por lo que recibimos<br />

muy positivamente la modificación a una ley tan reciente.<br />

Es ahora cuando valoramos aún más el trabajo que han realizado todas las personas<br />

que han colaborado, de una u otra forma, en la redacción de esta ley, incidiendo en las<br />

aportaciones realizadas por todas las organizaciones que forman parte del Consejo<br />

Superior de Cooperativas de Euskadi.<br />

Y si importante es el texto legislativo, también lo es esta Glosa, en la que han participado<br />

25 juristas de reconocido prestigio, que han demostrado su profundo conocimiento<br />

en el derecho cooperativo para comentar los 165 artículos y sus disposiciones. A todos<br />

y todas ellas nuestro más sincero agradeciendo.<br />

Gracias a su minucioso trabajo, el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi<br />

puede editar este compendio de comentarios al texto articulado de la ley que va a constituir<br />

una herramienta indispensable tanto para los y las profesionales del derecho, para<br />

las cooperativas y sus personas socias, como para todas aquellas personas vinculadas<br />

a la investigación.<br />

Patxi X. Olabarria Furundarena<br />

Presidente del CSCE-EKGK


ÍNDICE GENERAL<br />

Saludo......................................................................................................................................... 5<br />

Índice de autores y autoras...................................................................................................... 8<br />

Índice de abreviaturas.............................................................................................................. 10<br />

Introducción.............................................................................................................................. 13<br />

1. Disposiciones Generales.................................................................................................... 17<br />

Alfredo Ispizua Zuazua<br />

2. Constitución........................................................................................................................ 29<br />

Jokin Txapartegi Zendoia<br />

3. Registro de Cooperativas de Euskadi.............................................................................. 49<br />

Unai Iturriotz Erdotziain<br />

4. De las personas socias........................................................................................................ 57<br />

Jaione Badiola López y Francisco Javier Arrieta Idiakez<br />

5. Los órganos: De la asamblea general............................................................................... 111<br />

Enrique Gadea Soler y Alberto Atxabal Rada<br />

6. De la administración y representación de la cooperativa.............................................. 151<br />

María Pilar Rodríguez Álvarez y Rosa Otxoa-Errarte Goikoetxea<br />

7. Comisión de vigilancia....................................................................................................... 193<br />

Alejandro Elejabarrieta Goienetxe<br />

8. Otros órganos..................................................................................................................... 207<br />

Alejandro Elejabarrieta Goienetxe<br />

9. Régimen económico........................................................................................................... 217<br />

Oihana García Pereda y Beñat Salaberia Osa<br />

10. Documentación social y contabilidad............................................................................... 265<br />

Marta Enciso Santocildes<br />

11. De la modificación de estatutos......................................................................................... 281<br />

Fernando Aberasturi Lauzurika<br />

12. Fusión y escisión de la cooperativa................................................................................... 289<br />

Iñigo Nagore Aparicio<br />

13. Transformación.................................................................................................................. 313<br />

Iñigo Nagore Aparicio<br />

14. Disolución y liquidación.................................................................................................... 325<br />

Gotzon Gondra Elgezabal<br />

15. Clases de cooperativas: Cooperativas de trabajo asociado............................................ 365<br />

Francisco Javier Sanz Santaolalla<br />

16. Cooperativas de consumo.................................................................................................. 395<br />

Carlos Díaz-Aguado Jalón<br />

6


17. Cooperativas de enseñanza............................................................................................... 403<br />

Fernando Aberasturi Lauzurika y Gotzon Gondra Elgezabal<br />

18. Cooperativas agrarias y alimentarias.............................................................................. 411<br />

Carlos González Fernández<br />

19. Cooperativas de explotación comunitaria....................................................................... 425<br />

Carlos González Fernández<br />

20. Cooperativas de viviendas................................................................................................. 431<br />

Santiago Merino Hernández<br />

21. Cooperativas financieras................................................................................................... 457<br />

Alejandro Elejabarrieta Goienetxe<br />

22. Cooperativas sanitarias..................................................................................................... 487<br />

Alejandro Elejabarrieta Goienetxe<br />

23. Cooperativas de servicios.................................................................................................. 493<br />

Carlos Martín Ginto Monzón<br />

24. Junior cooperativas............................................................................................................ 503<br />

Fernando Aberasturi Lauzurika<br />

25. Cooperativas de integración social................................................................................... 507<br />

Aitor Bengoetxea Alkorta<br />

26. Cooperativas de fomento empresarial............................................................................. 517<br />

Marta Enciso Santocildes<br />

27. Sociedad cooperativa pequeña.......................................................................................... 521<br />

Francisco Javier Sanz Santaolalla<br />

28. Integración y Agrupación cooperativa: Cooperativas de segundo o ulterior grado....... 535<br />

Sara Santana Alvarado<br />

29. Otras modalidades de colaboración económica.............................................................. 545<br />

Amets Ugalde Etxagibel<br />

30. De las cooperativas y la Administración Pública............................................................ 557<br />

Xabier Iriondo Arana<br />

31. Del asociacionismo cooperativo: Asociaciones cooperativas.......................................... 579<br />

Carlos González Fernández<br />

32. Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi............................................................... 587<br />

Santiago Merino Hernández<br />

33. Disposiciones complementarias........................................................................................ 599<br />

Carlos Martín Ginto Monzón<br />

7


ÍNDICE <strong>DE</strong> AUTORES Y AUTORAS<br />

Alfredo Ispizua Zuazua<br />

Responsable del Registro de Cooperativas de Euskadi<br />

Jokin Txapartegi Zendoia<br />

Abogado de la cooperativa Zuzenbide Kontuak<br />

Unai Iturriotz Erdotziain<br />

Abogado ejerciente y profesor asociado del Departamento de Derecho Administrativo,<br />

Constitucional y Filosofía del Derecho de la UPV/EHU<br />

Jaione Badiola López<br />

Abogada socia responsable del área laboral en LKS Next Legal<br />

Francisco Javier Arrieta Idiakez<br />

Profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad<br />

de Deusto y árbitro de BITARTU-Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo<br />

Enrique Gadea Soler<br />

Catedrático Titular de Derecho Mercantil de la Universidad de Deusto<br />

Alberto Atxabal Rada<br />

Catedrático Titular de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Deusto<br />

Mª Pilar Rodríguez Álvarez<br />

Profesora de Derecho Mercantil en el Departamento de Derecho de la Empresa y Derecho<br />

Civil de la UPV-EHU<br />

Rosa Otxoa-Errarte Goikoetxea<br />

Profesora de Derecho Mercantil en el Departamento de Derecho de la Empresa y Derecho<br />

Civil de la UPV-EHU<br />

Alejandro Elejabarrieta Goienetxe<br />

Director de Asesoría Jurídica de <strong>LA</strong>BORAL KUTXA y Secretario Técnico de su Consejo<br />

Rector. Miembro del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi<br />

Oihana García Pereda<br />

Abogada del Área Societaria de LKS Next Legal<br />

Beñat Salaberia Osa<br />

Abogado del Área Societaria de LKS Next Legal<br />

Marta Enciso Santocildes<br />

Profesora en la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto<br />

Fernando Aberasturi Lauzurika<br />

Abogado y gerente de IKASGILTZA<br />

8


Iñigo Nagore Aparicio<br />

Socio de LEGALKI<strong>DE</strong> ABOGADOS SLP, profesor ac. agregado de la UPV/EHU<br />

(Área de Derecho de Empresa) y árbitro de BITARTU-Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo<br />

Gotzon Gondra Elgezabal<br />

Abogado y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto<br />

Francisco Javier Sanz Santaolalla<br />

Presidente de BITARTU-Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo, director Elkar-Lan,<br />

S. Coop. y coordinador de la Comisión Jurídica del Movimiento Cooperativo Vasco<br />

Carlos Díaz-Aguado Jalón<br />

Profesor titular de Derecho Civil en el Departamento de Derecho Civil de la UPV/EHU<br />

Carlos González Fernández<br />

Letrado Asesor de Euskadiko Kooperatiben Konfederazioa-KONFEKOOP-Confederación de<br />

Cooperativas de Euskadi<br />

Santiago Merino Hernández<br />

Letrado del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi<br />

Carlos Martín Ginto Monzón<br />

Abogado y árbitro de BITARTU-Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo<br />

Aitor Bengoetxea Alkorta<br />

Profesor agregado de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social (UPV/EHU), y Director de<br />

GEZKI (Gizarte Ekonomia eta Zuzenbide Kooperatiboaren Institutua)<br />

Sara Santana Alvarado<br />

Técnica jurídica de KONFEKOOP<br />

Amets Ugalde Etxagibel<br />

Responsable asesoría jurídica de MONDRAGON Corporación<br />

Xabier Iriondo Arana<br />

Responsable asesoría jurídica de la Delegación de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno<br />

Vasco en Gipuzkoa<br />

9


ÍNDICE <strong>DE</strong> ABREVIATURAS<br />

ACI. Alianza Cooperativa Internacional<br />

apdo./apdos. apartado/apartados<br />

art./arts. artículo/artículos<br />

BOE. Boletín Oficial del Estado<br />

BORME. Boletín Oficial del Registro<br />

Mercantil<br />

C. de c./com/C.Co. Código de comercio<br />

C.c. Código civil<br />

CE. Constitución Española<br />

CES. Consejo Económico y Social Vasco<br />

Cfr. Confróntese<br />

cit. citada<br />

Coord. Coordinación/coordinador/<br />

coordinado<br />

CP. Código Penal<br />

CSCE-EKGK. Consejo Superior de<br />

Cooperativas de Euskadi<br />

CTA. Cooperativa de Trabajo Asociado<br />

DA. Disposición Adicional<br />

derog. derogatoria<br />

DF. Disposición Final<br />

ITSS. Inspección de Trabajo y Seguridad<br />

Social<br />

etc. Etcétera<br />

LCCLM/LCC-LM. Ley de Cooperativas de<br />

Castilla la Mancha<br />

LCCM. Ley de Cooperativas de la<br />

Comunidad de Madrid<br />

LCCV. Ley de Cooperativas de la<br />

Comunidad Valenciana<br />

LCCyL. Ley de Cooperativas de Castilla y<br />

León<br />

LCE. Ley de Cooperativas de Euskadi<br />

LCEX. Ley Cooperativas de Extremadura<br />

LCFN. Ley de Cooperativas de Navarra<br />

LCG/LCGal. Ley de Cooperativas de<br />

Galicia<br />

LCIB. Ley de Cooperativas de las Islas<br />

Baleares<br />

LCLR. Ley de Cooperativas de La Rioja<br />

LCM. Ley de Cooperativas de Madrid<br />

LCMU/LCMUR/LCR. Ley de<br />

Cooperativas de la Región de Murcia<br />

LCPA. Ley de Cooperativas del Principado<br />

de Asturias<br />

LEC. Ley de Enjuiciamiento Civil<br />

LES. Ley de economía social<br />

LFCN. Ley Foral de Cooperativas de<br />

Navarra<br />

LG. Ley General de Cooperativas<br />

LOPJ. Ley Orgánica del Poder Judicial<br />

LSA. Real Decreto Legislativo por el que se<br />

aprueba el Texto Refundido de la Ley de<br />

Sociedades Anónimas<br />

LSC. Real Decreto Legislativo por el que<br />

se aprueba el texto refundido de la Ley de<br />

Sociedades de Capital<br />

LSCA/LSCAN/LSCAnd. Ley de<br />

Sociedades Cooperativas de Andalucía<br />

LSCEdE. Ley cooperativa europea con<br />

domicilio en España<br />

LSCEEX/LSCEX/LSCExt. Ley de<br />

Sociedades Cooperativas Especiales de<br />

Extremadura LSCRM. Ley de Sociedades<br />

Cooperativas de la Región de Murcia<br />

LSCV. Ley de Cooperativas de la<br />

Comunidad Valenciana<br />

NIC. Normas Internacionales de<br />

Contabilidad<br />

NRFA. Norma Foral 16/1997, de 9 de junio,<br />

sobre régimen fiscal de las cooperativas<br />

de Araba<br />

NRFG. Norma Foral 2/1999, de 22 de<br />

mayo, sobre régimen fiscal de las<br />

cooperativas de Gipuzkoa<br />

NRFB. Norma foral 9/1997, de 14 de<br />

octubre, sobre régimen fiscal de las<br />

cooperativas de Bizkaia<br />

Núm/núms. Número/Números<br />

Op.Opus<br />

pág./págs. página/páginas<br />

párr./párrs. párrafo/párrafos<br />

PCSC. Plan Contable diciembre 2010<br />

10


PGC. Plan General de Contabilidad de 2007<br />

PYME. Pequeña y Mediana Empresa<br />

RRM. Reglamento Registro Mercantil<br />

RRSC. Reglamento de Registro de<br />

Sociedades Cooperativas<br />

SA. Sociedad Anónima<br />

SAP. Sentencia de la Audiencia Provincial<br />

SCE. Sociedad Cooperativa Europea<br />

SMI. Salario Mínimo Interprofesional<br />

Ss/ ss. Siguientes<br />

STC. Sentencia del Tribunal Constitucional<br />

STS/SSTS. Sentencia del Tribunal Supremo<br />

t. tomo<br />

TC. Tribunal Constitucional<br />

TCE. Tratado Constitutivo de la Unión<br />

Europea<br />

TRLET. Texto Refundido Ley Estatuto de<br />

los Trabajadores<br />

TRLSC. Real Decreto Legislativo por el<br />

que se aprueba el Texto refundido de la<br />

Ley de sociedades de capital<br />

TS. Tribunal Supremo<br />

UE. Unión Europea<br />

v./ Vid. Véase<br />

vol. Volumen<br />

11


INTRODUCCIÓN<br />

Los últimos años del siglo XX, y principios del XXI, si por algo se han caracterizado han<br />

sido por la total reestructuración de la economía mundial con la aparición de globalización.<br />

Una globalización que se destaca por la forma en la que las empresas capitalistas actúan en el<br />

mercado y por cómo mueven recursos de forma tan rápida en él, generándose en buena parte<br />

la creencia que el futuro le corresponde únicamente a este tipo de economía. Sin embargo,<br />

mientras que la reestructuración económica crea nuevos focos de prosperidad, también socava<br />

la de otros y en demasiados sitios –y no solamente en el tercer mundo- aumentando la<br />

diferencia entre personas ricas y pobres.<br />

Frente a esta realidad, emergen una vez más las cooperativas, como lo han hecho siempre<br />

desde la primera experiencia de Rochdale, como una forma de desarrollar una empresa promoviendo<br />

las actividades económicas y sociales de sus miembros y la satisfacción de sus<br />

necesidades con la participación activa de los mismos. Y lo hace observando los principios<br />

del cooperativismo a través de los cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores:<br />

asociación voluntaria y abierta; control democrático de las personas miembros; participación<br />

económica de las personas socias; autonomía e independencia; educación, formación e información;<br />

cooperación entre cooperativas; y sentimiento de comunidad.<br />

Estos valores propios de las cooperativas producen efectos beneficiosos que trascienden a<br />

la totalidad de la comunidad en donde ésta desarrolla su actividad. Así, aumenta la igualdad<br />

de oportunidades al romper los procesos monopolísticos de la toma de decisiones, aumenta<br />

el grado de compromiso en el entorno social, contribuye a la interiorización de culturas de<br />

comportamiento organizacional, incrementa el grado de confianza en el sistema, etc. Así<br />

lo vio también Don José María Arizmendiarreta cuando señalaba que la participación, característica<br />

intrínseca de las cooperativas, no debe de limitarse a la empresa. En efecto, el<br />

cooperativismo aunque se declara neutral no debe ausentarse de la vida pública. El hecho<br />

cooperativo también es un hecho social y está obligado en virtud de ello a mantenerse en<br />

proceso dinámico y evolutivo siempre en la búsqueda del bienestar humano y comunitario.<br />

Conocida la importancia de este sector de actividad y su contribución al bienestar del país,<br />

el Parlamento Vasco le dotó de un instrumento jurídico propio y ajustado, desarrollando la<br />

competencia que con carácter de exclusiva le atribuía el artículo 10.23 del Estatuto de Autonomía<br />

para la Comunidad Autónoma del País Vasco, aprobado por la Ley Orgánica 3/1979,<br />

de 18 de diciembre. Y lo hizo a través de la Ley 1/1982, de 11 de febrero, sobre Cooperativas,<br />

que además de dotar de seguridad jurídica, daba cobertura al desarrollo de importantes<br />

proyectos empresariales, sobre todo en el sector del trabajo asociado.<br />

Con la Ley 4/1993, de 24 de junio, de Cooperativas de Euskadi quien legisla buscó una<br />

profunda innovación en el ordenamiento regulador de estas sociedades que no pasó desapercibida<br />

en nuestro derecho comparado por significar una profunda reforma del sector para<br />

adaptarlo a la realidad empresarial, así como a las Directivas de la Comunidad Económica<br />

Europa. Esta Ley se caracterizó por el pormenorizado texto articulado que desarrolló, ampliamente<br />

superior a su antecesora que se había caracterizado precisamente por su brevedad<br />

y por su carácter marcadamente abierto y potenciador de la autonomía de cada cooperativa.<br />

13


Como decimos, la Ley 4/1993 buscó la eficiencia a nivel empresarial de la cooperativa, fundamentalmente<br />

en lo que a los aspectos financieros y de gestión se refiere, logrando aportar<br />

la seguridad que el movimiento cooperativo vasco necesitaba para hacer frente a los retos a<br />

los que en ese momento debía afrontar.<br />

La Ley 4/1993 ha sido modificada en aspectos específicos en diversas ocasiones: Ley<br />

1/2000, de 29 de junio, de modificación de la Ley de Cooperativas de Euskadi; Ley 8/2006,<br />

de 1 de diciembre, de segunda modificación de la Ley de Cooperativas de Euskadi; y disposición<br />

adicional cuarta de la Ley 6/2008, de 25 de junio, de la Sociedad Cooperativa Pequeña<br />

de Euskadi, por la que se modifican los artículos 67 y 68 de la Ley 4/1993. Además, se ha<br />

aprobado y publicado un reglamento de desarrollo general de la ley, aprobado por el Decreto<br />

58/2005, de 29 de marzo.<br />

La razón de la vigente Ley 11/2019, de Cooperativas de Euskadi trae causa, como bien<br />

señala la exposición de motivos de la misma, de la necesidad de refundición de los mencionados<br />

textos legales que han modificado la Ley 4/1993 sucesivamente en el tiempo y, en<br />

particular de la ya citada Ley 6/2008, de 25 de junio, de la Sociedad Cooperativa Pequeña de<br />

Euskadi; y ello por razones de sistematicidad y facilidad en la identificación y aplicación de<br />

la norma en vigor. No obstante, la aprobación de un texto único precisa de una labor añadida<br />

de armonización, fundamentalmente terminológica y de identidad de razón y solución jurídicas,<br />

en unos casos, y, en otros, de aclaración respecto de aquellos elementos normativos que<br />

pudieren adolecer de inconcreción o suscitar duda en su aplicación. Dicha tarea aclaratoria<br />

ha precisado puntualmente el añadido propositivo necesario para su correcta interpretación<br />

sin que ello haya supuesto variación alguna del sentido y finalidad originarios, sobre todo<br />

atendido a la normativa cooperativa comparada y a puntuales necesidades que se han apreciado<br />

en el devenir de las cooperativas vascas.<br />

Es en este contexto de ayuda a la interpretación de la norma cuando me corresponde<br />

presentar la “Glosa a la Ley de Cooperativas. Comentarios al texto articulado de la Ley<br />

11/2019, de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi”, continuando con la labor emprendida<br />

por el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi (CSCE-EKGK) a la hora de<br />

editar el comentario jurídico al texto normativo en vigor en cada momento y que comenzó en<br />

1999 con la publicación de la Glosa a la Ley 4/1993. Pues bien, como también ocurría en la<br />

anterior publicación, esta obra presenta circunstancias peculiares que tienen que ver con sus<br />

autores y autoras, momento en el que aparece y por su segura utilidad.<br />

Respecto a los autores y autoras del presente comentario, tengo que reconocer que se ha<br />

logrado reunir al mayor elenco de juristas que han participado en una obra colectiva por lo<br />

menos en nuestro entorno más cercado. No quiere decir esto que no haya otros y otras juristas<br />

de reconocido prestigio que dediquen sus esfuerzos profesionales a las sociedades cooperativas,<br />

pero sí podemos afirmar que los y las veinticinco juristas que participan en la Glosa<br />

son la mejor opción que se podría haber encontrado en cada uno de los subapartados en los<br />

que ésta se divide. Porque, en efecto, se ha hecho un esfuerzo en ubicar a cada autor o autora<br />

en el área de su especialidad que más se ajusta a su práctica profesional en el ejercicio del<br />

derecho de sociedades cooperativas. Para ello, hemos contado con profesionales del propio<br />

movimiento cooperativo, las universidades, el ejercicio profesional de la abogacía, árbitros<br />

del Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo, asociacionismo cooperativo, Gobierno Vasco<br />

14


y, cómo no, del CSCE-EKGK. El resultado en cuanto a la elección de los autores y autoras<br />

y sobre lo desarrollado por estos quedará a juicio de quien lo lea, pero desde estas líneas<br />

introductorias no puedo más que agradecer su predisposición, el esfuerzo realizado y sus<br />

horas de dedicación, seguramente tan sólo justificadas por conjugarse en estos comentarios<br />

dos de las pasiones que todos y todas tenemos, me atrevo a decir, como son el derecho y el<br />

cooperativismo. En todo caso, y salvo la concepción sobre la estructura básica y la sistemática<br />

esencial, los textos reflejan fielmente el libre criterio intelectual de cada autor o autora.<br />

Nadie más que un o una jurista sabe valorar estos conceptos y éste ha sido un pilar de inicio<br />

incuestionable de la obra. Por ello, cada parte de la Glosa responde a la peculiar perspectiva<br />

de análisis de cada autor o autora. A esa peculiar mirada jurídica, en cualquier caso, es a la<br />

que nos lleva la libertad de cada persona.<br />

El momento en el que aparece este libro también merece unas líneas en la medida que tanto<br />

los encargos realizados a los autores y autoras como su materialización se han desarrollado<br />

en el marco de una pandemia que sufrimos a nivel mundial. Seguramente muchos de los autores<br />

y autoras siempre recordarán que los textos de esta obra han sido escritos si no cuando<br />

han estado en confinamiento, sí en el marco de las importantes restricciones impuestas por<br />

las autoridades sanitarias del país, sin olvidar las reuniones telemáticas de coordinación a las<br />

que poco a poco todos y todas nos hemos tenido que ir acostumbrando. Sólo cabe decir que<br />

la situación que vivimos, todavía hoy, pone en valor la solidaridad entre las personas, el valor<br />

de lo comunitario y la esperanza en que pronto tendremos una solución al grave problema<br />

que como sociedad padecemos.<br />

Por otro lado, hablábamos como pretensión de la búsqueda de la utilidad de la obra. Este<br />

ha sido el motivo que ha justificado el esfuerzo que el CSCE-EKGK ha realizado, como<br />

máxima institución en la Comunidad Autónoma del País Vasco de promoción y difusión del<br />

cooperativismo vasco, a la hora de proponer, coordinar y publicar la Glosa. Si la Ley 11/2019<br />

buscaba, entre otras cosas, la aclaración respecto de determinados elementos normativos, la<br />

obra va más allá puesto que busca a través de un desarrollo didáctico explicar el texto articulado<br />

en aras a un mejor desarrollo del propio cooperativismo vasco. Si, además, este comentario<br />

sirve de aclaración e inspiración a otros legisladores y legisladoras ello se debe, sobre<br />

todo, no tanto a los autores y autoras que me acompañan -que también- sino al legislador y<br />

legisladora vasca que ha hecho posible la Ley 11/2019, así como a los y las cooperativistas<br />

que han dado y dan prestigio internacional a nuestras empresas. Reconocerlo, además de ser<br />

un tributo a la verdad, se configura como una suerte de agradecimiento a las mujeres y hombres<br />

que día a día se esfuerzan en desarrollar iniciativas creadoras de empleo y riqueza en<br />

el país desde el riesgo compartido. A todas esas personas les tengo que dedicar estas líneas.<br />

Por último, no puedo más que agradecer al CSCE-EKGK que me haya dado la posibilidad<br />

de dirigir esta Glosa. Nada le puede enorgullecer más al letrado de esta entidad que coordinar<br />

la labor de los y las mejores juristas comentando la vigente Ley de Cooperativas. En todo,<br />

caso los aciertos de los textos son indudablemente de ellos y ellas y los errores que pueda<br />

apreciar el lector con total seguridad de este director.<br />

Santiago Merino Hernández<br />

Letrado del CSCE-EKGK y director de la Glosa<br />

15


1. DISPOSICIONES GENERALES *1<br />

1.1 Aspectos Generales<br />

Artículo 1.- Concepto.<br />

1.- La cooperativa es aquella sociedad que desarrolla una empresa que tiene por objeto<br />

prioritario la promoción de las actividades económicas y sociales de sus miembros y<br />

la satisfacción de sus necesidades con la participación activa de los mismos, observando<br />

los principios del cooperativismo y atendiendo a la comunidad de su entorno.<br />

2.- La cooperativa deberá ajustar su estructura y funcionamiento a los principios cooperativos<br />

de la Alianza Cooperativa Internacional, que serán aplicados en el marco<br />

de la presente ley.<br />

Dentro de esta, actuará con plena autonomía e independencia respecto de cualesquiera<br />

organizaciones y entidades, públicas o privadas.<br />

3.- Las cooperativas pueden realizar cualquier actividad económica o social, salvo expresa<br />

prohibición legal basada en la incompatibilidad con las exigencias y principios<br />

básicos del cooperativismo.<br />

Artículo 2.- Denominación.<br />

1.- Las cooperativas incluirán necesariamente en su denominación las palabras «sociedad<br />

cooperativa» o su abreviatura «S. coop.».<br />

2.- No se podrá adoptar una denominación idéntica a la de otra sociedad preexistente.<br />

Reglamentariamente podrán establecerse requisitos adicionales para formar la denominación<br />

social válida.<br />

3.- Ninguna otra entidad, sea cual fuere su clase y naturaleza, pública o privada, podrá<br />

utilizar el término «cooperativa», o la abreviatura «coop.», salvo que una disposición<br />

le obligue o le auto- rice expresamente a ello.<br />

Artículo 3.- Domicilio social.<br />

La cooperativa tendrá su domicilio social, dentro del territorio de la Comunidad<br />

Autónoma del País Vasco, en el lugar donde realice preferentemente las actividades<br />

con sus personas socias o donde centralice la gestión administrativa y la<br />

dirección empresarial.<br />

Artículo 4.- Capital social mínimo.<br />

El capital social mínimo no será inferior a tres mil (3.000) euros y se expresará en<br />

esta moneda. En la cuantía correspondiente a dicho mínimo legal, el capital deberá<br />

hallarse íntegramente des- embolsado desde la constitución de la cooperativa.<br />

* Comentario realizado por Alfredo Ispizua Zuazua, Responsable del Registro de Cooperativas de Euskadi.<br />

17


DISPOSICIONES GENERALES<br />

1.1.1 Introducción<br />

El Capítulo I del Título I resulta ilustrativo de la pretensión de la persona legisladora de<br />

2019, anunciada y explicada en su exposición de motivos: mantener la estructura básica, material<br />

y formal, de la vigente Ley 4/1993, de Ley 4/1993, de 14 de junio, de Cooperativas de<br />

Euskadi, notablemente diferenciada y mejorada en relación con su predecesora Ley 1/1982,<br />

de 11 de febrero sobre Cooperativa, insertando en la misma determinadas respuestas jurídicas<br />

acordes al momento económico y social, 26 años después.<br />

En efecto, la nueva regulación que respeta la arquitectura jurídica diseñada en 1993, pretende,<br />

sintéticamente:<br />

Refundir e integrar en un solo texto normativo diversas modificaciones legales de la Ley<br />

4/1993, como son:<br />

Ley 1/2000, de 29 de junio, de modificación de la Ley de Cooperativas de Euskadi;<br />

Ley 8/2006, de 1 de diciembre, de segunda modificación de la Ley de Cooperativas de Euskadi;<br />

Disposición adicional cuarta de la Ley 6/2008, de 25 de junio, de la Sociedad Cooperativa<br />

Pequeña de Euskadi, por la que se modifican los artículos 67 y 68 de la Ley 4/1993.<br />

Además, en el trámite parlamentario de elaboración de la norma, se incorpora e integra<br />

la propia Ley 6/2008, de 25 de junio, de la Sociedad Cooperativa Pequeña de Euskadi, con<br />

sendas modificaciones, de carácter menor, disposición adicional octava de la Ley 11/2019 en<br />

relación con el documento único electrónico.<br />

La exposición de motivos justica su inserción en la nueva norma por razones de sistematicidad<br />

y para facilitar la identificación y aplicación de la norma en vigor; en definitiva, por<br />

razones interpretativas en la aplicación de la norma cooperativa.<br />

Por otra parte, se ha aprobado y publicado determinados desarrollos reglamentarios, que<br />

puntualmente se han tenido en cuenta para elevar de rango normativo diversos aspectos contenidos<br />

en los mismos que se han considerado propios de regulación legal:<br />

Reglamento de desarrollo general de la ley, aprobado por el Decreto 58/2005, de 29 de<br />

marzo.<br />

Reglamento de organización y funcionamiento del Registro de Cooperativas de Euskadi,<br />

aprobado por Decreto 59/2005, de 29 de marzo;<br />

El Decreto 64/1999, de 2 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento sobre procedimiento<br />

y requisitos relativos a las sociedades cooperativas de utilidad pública.<br />

Decreto 61/2000, de 4 de abril, por el que se regulan las Cooperativas de Iniciativa Social),<br />

cuyo contenido, en determinados aspectos, merece su fijación por ley.<br />

Con ello, se hace más clara e inteligible la norma cooperativa a aplicar.<br />

Clarificar cuestiones nucleares determinantes de la eficacia y validez de este tipo societario<br />

como alternativa, democrática y solidaria, de hacer empresa, como es el supuesto de la<br />

responsabilidad de las personas socias por las deudas sociales: como son los que afectan a la<br />

responsabilidad de las personas socias y la imputación de pérdidas.<br />

Revisar la configuración legal de determinadas clases de cooperativas para garantizar, no<br />

solo posibilitar, su acomodo al régimen orgánico y funcional cooperativo; como es el caso de<br />

las cooperativas de viviendas y las de transporte de trabajo asociado.<br />

18


DISPOSICIONES GENERALES<br />

Acomodar la actividad de la Administración, de fomento y de control, en materia cooperativa<br />

al entorno jurídico, económico e institucional general actuales; así como al grado de<br />

desarrollo de las propias cooperativas vascas como sociedades, identificando, fomentando y<br />

garantizando lo específico de la identidad de estas sociedades, aquello que legitima su consideración<br />

como de interés social.<br />

Incorporación de las líneas directrices generales del derecho de sociedades, en constante y<br />

rápida evolución; como es el caso de la regulación del gobierno corporativo.<br />

Posibilitar la autorregulación de determinados aspectos vía estatutaria o Reglamento de<br />

régimen interno o en su caso, dentro del Movimiento cooperativo, que respeta y potencia.<br />

Diversos ajustes y mejoras jurídico – técnicas que contribuyen a la coherencia de la norma<br />

y a su interpretación y aplicación prácticas.<br />

Estas nuevas soluciones, de las que da cuenta, extendidamente, la exposición de motivos,<br />

responden a la necesaria adaptación normativa a una realidad económica, cada vez más globalizada,<br />

que muta constante y rápidamente. Para hacer frente a la misma, compiten no solo<br />

empresas sino también los tipos societarios bajo los que aquellas operan; por lo que el legislativo<br />

vasco ha entendido que se debía dotar a las cooperativas de herramientas jurídicas que.<br />

siendo acordes a su naturaleza y finalidad, faciliten la competencia empresarial.<br />

Consecuencia del planteamiento de política legislativa referido sucintamente, respetuosa<br />

con el modelo cooperativo fijado en 1993, no han sufrido variación dentro del Capítulo I del<br />

Título I, más allá de la derivada de la aplicación de un lenguaje no sexista, los artículos: 2,<br />

denominación; 3, domicilio social y 4, capital social mínimo; por lo que resulta plenamente<br />

vigente lo expuesto y explicado en la Glosa de la Ley 4/1993.<br />

En este mismo sentido, respecto de los artículos 1, 5 y 6, la parte que no ha sufrido alteración<br />

con la nueva norma se encuentra ya glosada, por lo que lo comentado se centrará en los<br />

aspectos novedosos.<br />

1.1.2 El artículo 1.2<br />

1.1.2.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

La novedad legislativa consiste en la especificación de que los principios cooperativos son<br />

los proclamados por la Alianza Cooperativa Internacional; en consecuencia, los así establecidos<br />

en el congreso de Manchester de 1995. Trae causa de una enmienda del Grupo Vasco<br />

Popular, en sede de tramitación parlamentaria.<br />

Recalca la exposición de motivos su carácter de directrices mediante las cuales las cooperativas<br />

ponen en práctica sus valores que también explicita, de: control democrático de<br />

las personas miembros, su participación económica, autonomía e independencia, educación,<br />

formación e información, cooperación entre cooperativas y sentimiento por la comunidad.<br />

Y añade que dichos principios y valores deber ser destacados en el marco más amplio<br />

de economía social que califica como realidad constatada en su cuantificación, excelencia<br />

empresarial e indiscutible y esperanzadora utilidad social; donde se integra, como una de las<br />

entidades que la componen, de conformidad con la Ley 5/2011, de 29 de marzo de Economía<br />

Social (artículo 5) y cuyos valores y principios calificados como “orientadores” (artículo 4)<br />

19


DISPOSICIONES GENERALES<br />

se inspiran claramente en los principios históricos del cooperativismo. En cualquier caso,<br />

dicha norma advierte que las distintas entidades de economía social se regularán por sus<br />

normas sustantivas específicas.<br />

En realidad, el título primero, regulador de la sociedad cooperativa procura el equilibrio,<br />

la conciliación entre la esencia cooperativa de este tipo personalista de sociedad, reflejado<br />

en sus valores, y facilitar la operatoria empresarial; aspectos ambos en constante tensión<br />

que en su aplicación práctica prolongada podrían derivar en una cierta dilución del carácter<br />

distintivo cooperativo.<br />

De ahí que la apelación explícita a los principios cooperativos en la definición de la cooperativa<br />

(artículo 1º) sirve además de recalcar su identidad en que se legitima su tipo societario<br />

propio, para reforzar su aplicación.<br />

1.1.2.2 Carácter y fuerza de la innovación<br />

Se trata en realidad de una innovación formal, puesto que la remisión a los principios cooperativos,<br />

sin mayor especificación, que establecía la ley 4/1993, no de otra forma podía ser<br />

entendida y aplicada, aún en ausencia de mención expresa de su autoría.<br />

1.1.2.3 Significado práctico<br />

No obstante, la labor complementaria realizada por la nueva norma permanece, a efectos<br />

prácticos interpretativos, la mención introducida en 1993 de que los mismos serán aplicados<br />

en el marco de la presente ley. Es decir, la ley interpreta, en su regulación concreta, cómo han<br />

de ser aplicados en las cooperativas a que se aplica. Se considera en todo caso, que cumplen<br />

una funcionalidad jurídica de carácter informador, similar a la prevista en el artículo 1.4 del<br />

Código civil para los principios generales del derecho.<br />

Por otra parte, su transgresión es causa de infracción muy grave, art. 159.2.c), siempre que<br />

sea manifiesta -calificación que no figuraba en la redacción de la norma de 1993-; debiendo<br />

entenderse, por lo tanto, que la inobservancia cualificada de los principios cooperativos en el<br />

funcionamiento y organización ordinarios de la sociedad sea de tal grado que la haga irreconocible<br />

como cooperativa.<br />

Este carácter de especial gravedad respecto de la infracción de los principios cooperativos<br />

es ratificado en el supuesto de que la vulneración sea causa de descalificación de la cooperativa,<br />

toda vez que la letra a) del número 1 del artículo 161 de la Ley 11/2019 exige que sea<br />

relevante, además de reiterada. Relevancia que tampoco figuraba en la norma previgente,<br />

siendo significativo de la intención de quien legisla en el País Vasco en 2019 de revestir la<br />

causa descalificatoria, por esta circunstancia, de singular gravedad para que se incoe el procedimiento<br />

de descalificación.<br />

Desde una perspectiva institucional, se atribuye al Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi<br />

la función, que deberá desarrollarse, de velar por el cumplimiento de los principios cooperativos,<br />

especialmente el control democrático y la participación económica de las personas<br />

socias, artículo 165.2.c) de la Ley 11/2019; y ello, sin perjuicio de la función inspectora que<br />

corresponde al Gobierno Vasco u otras administraciones públicas, en ejercicio de las competencias<br />

que tuvieren reconocidas legalmente, artículo 158 de la Ley 11/2019. La innovación<br />

20


DISPOSICIONES GENERALES<br />

introducida refuerza la función genérica de colaboración del Consejo con la Administración en<br />

orden al cumplimiento, además de a su difusión, de los principios cooperativos que ya quien<br />

legislaba en 1993 atribuía; artículo 145.2.c).<br />

1.1.2.4 Otra normativa aplicable<br />

El artículo 1.1 de la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas, estatal, incluye la referencia<br />

expresa a la Alianza Cooperativa Internacional, como órgano de donde emanan los<br />

principios cooperativos, es del mismo tenor, incluida la importante mención de su aplicabilidad<br />

en los términos de la norma; por lo que no aporta ni completa el artículo 1.2 de la ley<br />

11/2019.<br />

1.2 Operaciones con terceras personas no socias<br />

Artículo 5.- Operaciones con terceras personas no socias.<br />

1.- Las cooperativas podrán realizar su actividad cooperativa con personas que no<br />

tengan la condición de socias sin más limitaciones que las establecidas por la ley y<br />

los estatutos.<br />

2.- Cuando, por circunstancias no imputables a la cooperativa, las operaciones de esta<br />

con sus personas socias y con personas que no tengan la condición de socias, dentro<br />

de los supuestos o límites legales, supongan una disminución o deterioro de la actividad<br />

empresarial que ponga en peligro la viabilidad económica de la cooperativa,<br />

esta podrá ser autorizada para iniciar o aumentar actividades y servicios con terceras<br />

personas no socias por el plazo y hasta la cuantía que fije la autorización en función<br />

de las circunstancias que concurran. La citada autorización se entenderá concedida<br />

si en el plazo de un mes desde la presentación de la solicitud no resuelve expresamente<br />

el departamento del Gobierno Vasco competente en materia de trabajo.<br />

3.- En todo caso, las cooperativas de crédito y las de seguros habrán de cumplir<br />

en sus operaciones con personas que no tengan la condición de socias los<br />

requisitos y limitaciones de la regulación aplicable a su respectiva actividad<br />

financiera y aseguradora.<br />

1.2.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

Además de los ajustes técnicos de lenguaje de género, el artículo 5 introduce sendas modificaciones<br />

en sus números 1, sobre todo, y 3.<br />

Con ello, en el número 1, se elimina la mención general y expresa al carácter accesorio o<br />

subordinado de la actividad susceptible de desarrollar por la cooperativa con terceras personas<br />

no socias.<br />

Se mantiene el principio de legalidad entendiendo como tal, permitido lo no expresamente<br />

prohibido; criterio que se aplica a otros aspectos como la transformación en cooperativas,<br />

artículo 90.1 de la Ley 11/2019, o fusiones especiales, artículo 87.1 de la Ley 11/2019. En el<br />

caso analizado, por lo tanto, con nueva dicción legal, se podrá desarrollar la actividad cooperativizada<br />

sin más limitaciones que las establecidas por la ley y los estatutos.<br />

21


DISPOSICIONES GENERALES<br />

Por su parte, el número 3 determina expresamente, especificando la remisión que realizaba<br />

la anterior norma a la “respectiva actividad financiera”, en relación con las cooperativas<br />

de seguros, reguladas en art. 124 de la Ley 11/2019, que las mismas se hallan sujetas, en<br />

todo caso, a los requisitos y limitaciones que su norma sectorial reguladora de la actividad<br />

aseguradora determine, tanto la de carácter básico, competencia estatal, como de desarrollo,<br />

competencia autonómica.<br />

1.2.2 Carácter y fuerza de la innovación<br />

En relación con el número 1, a pesar de que la norma quiere resaltar la libertad operatoria<br />

-en el mismo sentido de apertura que se produjo en 1993 respecto de la ley 1/1982, de 11 de<br />

febrero, sobre cooperativas-, mantiene la posible autolimitación vía estatutos sociales en el<br />

caso concreto.<br />

En ausencia de disposición estatutaria en tal sentido, las únicas limitaciones serán la legales,<br />

de la Ley 11/2019 o las sectoriales correspondientes, en su caso; pero no será preciso que<br />

los estatutos se manifiesten expresamente habilitando la posibilidad de realizar actividades y<br />

servicios cooperativizados con terceros, como lo prevé el artículo 4.1 de la Ley 27/1999, de<br />

16 de julio, de Cooperativas; con un carácter marcadamente mutualista.<br />

Por lo que afecta al número 3, su redacción no supone, sin embargo, una modificación<br />

material de las fuentes de derecho aplicables a esta clase de cooperativas, puesto que las cooperativas<br />

de seguros, junto con las cooperativas de crédito, artículo 123 de la Ley 11/2019, se<br />

hallan reguladas en la sección 8ª del Capítulo I del Título II de la nueva ley, bajo el epígrafe<br />

de cooperativas financieras.<br />

1.2.3 Significado práctico<br />

El criterio de subordinación o accesoriedad respecto de la actividad en que consiste el objeto<br />

social, puede establecerse en términos cualitativos (actividades complementarias, presupuesto<br />

o consecuencia de la actividad principal de la cooperativa, dentro de su objeto social)<br />

pero, también, cuantitativos.<br />

En todo caso, para calibrar el grado de la apertura real desmutualizadora se ha de acudir a<br />

la concreta redacción de las operaciones con terceros en las distintas clases de cooperativas,<br />

reguladas en el Capítulo I del Título II de la Ley 11/2019.<br />

En este sentido, la nueva ley introduce algunas novedades, reducidas, respecto de las cooperativas<br />

agrarias y alimentarias, artículo 113.1 o respecto de las cooperativas de viviendas, art.<br />

117.2.3er párrafo último párrafo; aunque en general, permanecen los límites establecidos en<br />

1993. Se sigue manteniendo el carácter mutualístico básico de la actividad cooperativizada.<br />

En realidad, en este punto se debate el concepto comunitario de empresa en común conformada<br />

por personas socias para satisfacer sus necesidades, en oposición a la finalidad lucrativa<br />

con la que se han vinculado las operaciones con terceros. Dicha consideración ha tenido<br />

claro reflejo histórico en el tratamiento tributario de unas y otras; actualmente unificada en<br />

territorio foral vasco.<br />

Por lo mismo, no es precisa una contabilidad separada en la determinación de los resultados,<br />

como lo exige el artículo 57.3 de la Ley 27/1999.<br />

22


DISPOSICIONES GENERALES<br />

En este sentido, relacionando ambos conceptos: beneficios tributarios y contabilización separada,<br />

la Disposición adicional sexta de la norma estatal prevé la de pérdida de la condición<br />

de cooperativa fiscalmente protegida la falta de contabilización separada de las operaciones<br />

cooperativizadas realizadas con personas terceras no socias<br />

1.2.4 Otra norma aplicable<br />

La solución jurídica comentada difiere de la regulación estatal, dada por el artículo 4 de<br />

la Ley 122/1999, de 16 de julio, de Cooperativas estatal; no obstante, su avance sustancial<br />

respecto de la regulación precedente, art. 10 del RD 2710/1978, de 16 de noviembre, norma<br />

reglamentaria que desarrollaba la Ley 52/1974, de diciembre.<br />

En efecto, para quien legisla a nivel estatal solo resulta posible realizar actividades y servicios<br />

cooperativizados con terceros cuando lo prevean expresamente los estatutos sociales y<br />

ello, dentro de las condiciones y limitaciones establecidas por la propia ley de cooperativas,<br />

así como otras normas sectoriales. En consecuencia, no deviene complementaria.<br />

1.3 Las secciones<br />

Artículo 6.- Secciones.<br />

1.- Los estatutos podrán regular la existencia y el funcionamiento de secciones que desarrollen,<br />

dentro del objeto social, actividades económico-sociales específicas con<br />

autonomía de gestión, sin perjuicio de la responsabilidad general y unitaria de la<br />

cooperativa. En todo caso, será necesario que lleven contabilidad independiente,<br />

sin perjuicio de la general que corresponde a la cooperativa.<br />

2.- En los estatutos se definirán:<br />

Las áreas o actividades afectadas por la inclusión dentro de la sección.<br />

La duración prevista para el funcionamiento diferenciado de la sección, en caso de<br />

ser dicha duración limitada.<br />

Los criterios para definir la asignación patrimonial que corresponda a dicha sección.<br />

En su caso, los criterios de contabilización diferenciada que procedan.<br />

Los criterios para la medición de la actividad cooperativizada que se utilizarán, en<br />

su caso, para la distribución diferenciada de excedentes positivos y negativos en la<br />

sección que se constituye.<br />

El régimen orgánico y la relación de sus órganos con las personas administradoras<br />

de la cooperativa.<br />

3.- En su caso, los estatutos podrán limitar el porcentaje de los excedentes sujetos a<br />

distribución diferenciada por secciones.<br />

4.- La regulación de la respectiva sección podrá también establecer políticas diferenciadas<br />

a efectos de intereses del capital, anticipos laborales o precios de las operaciones<br />

con las personas socias.<br />

5.- La asamblea general podrá acordar la suspensión inmediata de los acuerdos de la<br />

23


DISPOSICIONES GENERALES<br />

junta de personas socias de una sección, haciendo constar los motivos por los que<br />

los considera ilegales, antiestatutarios o contrarios al interés general de la cooperativa.<br />

Sin perjuicio de ello, los acuerdos de la junta de personas socias podrán ser<br />

impugnados según lo previsto en el artículo 41 de la presente ley.<br />

La existencia de una o varias secciones no altera el régimen de facultades propias<br />

de las personas administradoras, aunque puedan designarse directoras, directores,<br />

apoderadas o apoderados de la sección que se encarguen del giro y tráfico de la misma.<br />

Las personas administradoras de la cooperativa podrán acordar la suspensión<br />

inmediata de los acuerdos de la sección, en términos equivalentes a lo previsto para<br />

los acuerdos de la junta de personas socias.<br />

Los estatutos o el reglamento de régimen interno regularán la relación entre la junta<br />

de personas socias de una sección y las personas administradoras de la cooperativa.<br />

6.- Se exigirá auditoría de cuentas a las cooperativas con sección de crédito o con secciones<br />

de otro tipo, en defensa de quienes contraten con las mismas.<br />

1.3.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

La ley 11/209 no innova materialmente el régimen normativo vigente en materia de secciones,<br />

únicamente -no obstante, su trascendencia en cuanto a la fijeza que le comunica- lo eleva<br />

de rango en las fuentes de derecho aplicables, garantizando su estabilidad.<br />

En realidad, se incorpora la regulación previamente existente a nivel reglamentario, art.<br />

20 del Decreto 58/2005, de 29 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de<br />

Cooperativas de Euskadi; regulación que la exposición de motivos justifica como desarrollo<br />

de los criterios para la constitución de las secciones.<br />

La persona legisladora de 2019 ha realizado esta operación de elevación de rango normativo<br />

en diversas ocasiones a lo largo del texto legal; no solo respecto del texto reglamentario<br />

mencionado (por ej., el artículo 20.2 recoge la regulación desarrollada por el artículo 2 del<br />

Decreto 58/2005, en relación con las clases de socios) sino también de otros desarrollos reglamentarios<br />

como sucede con:<br />

- el artículo 156.2 de la Ley 11/2019 que reproduce el artículo 4 del Decreto 64/1999,<br />

de 2 de febrero, por el que se aprueba el reglamento sobre procedimiento y requisitos<br />

relativos a sociedades de utilidad pública.<br />

- o el artículo 156.3 de la Ley 11/2019 que hace lo propio respecto del contenido del<br />

artículo 1 del Decreto 61/2000, de 4 de abril, por el que se regulan las cooperativas<br />

de iniciativa social.<br />

En estos supuestos, aun cuando se pierde la flexibilidad de una posterior adaptación ágil<br />

a las cambiantes circunstancias socio económicas, a las que pretende dar una respuesta adecuada<br />

el derecho, se facilita sin duda, la actuación y toma de decisiones por las personas<br />

y sociedades cooperativas y en consecuencia, se gana en seguridad jurídica. Esta opción<br />

legislativa se halla en sintonía con los principios de buena regulación normativizados por el<br />

artículo 129 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de procedimiento administrativo común de<br />

las administraciones públicas.<br />

24


DISPOSICIONES GENERALES<br />

1.3.2 Carácter o fuerza de modificación legal<br />

La creación de secciones es potestativa de la cooperativa que decida contemplarlas en su<br />

estructura operativa, art. 6.1 de la Ley 11/2019. Esta disponibilidad de dotarse de secciones<br />

no ha variado respecto de la legislación previgente.<br />

Una vez adoptada la decisión de la existencia de secciones, y respecto de las innovaciones<br />

introducidas:<br />

Son de obligatoria regulación estatutaria los aspectos mencionados en el número 2 del<br />

artículo 6 de la Ley 11/2019 (excepto respecto de la letra c); por lo que no cabe su omisión.<br />

Es potestativa la regulación a que se refieren los números 3, 4 y el número 5, segundo párrafo,<br />

del artículo 6 de la Ley 11/2019.<br />

1.3.3 Significado práctico<br />

1.3.3.1 Configuración de las secciones, art. 6.2<br />

Como se ha señalado, la modificación legal analizada remite a los estatutos sociales de<br />

cada cooperativa que quiera dotarse de secciones para la concreción de los extremos que se<br />

señalan en los números 2, 3 y 4 del artículo 6, comentado. Por lo tanto, impide su regulación<br />

en reglamento de régimen interno o alternativamente, por acuerdos orgánicos puntuales que<br />

lo determinen.<br />

Ha de advertirse que la existencia de secciones se basa en el desarrollo, dentro del objeto<br />

social, de actividades “económico-sociales” específicas con autonomía de gestión, art. 6.1.<br />

En tal sentido, habrán de interpretarse las “actividades” o áreas afectadas por la inclusión en<br />

la sección a que se refiere el nuevo artículo 6.2.a); a la vez que dicha referencia a actividades<br />

económico-sociales justifica su aplicabilidad a diferentes colectivos societarios que realicen<br />

una actividad económico-social diferenciada, para ponderar su distinta participación en la<br />

sociedad cooperativa.<br />

Los extremos referidos se refieren a aspectos económico-patrimoniales, excepto lo previsto<br />

por las letras a), b) y f) del número 2; cuya concreta fijación estatutaria aporta mayor seguridad<br />

jurídica al funcionamiento cooperativo que la remisión genérica del número 1 (que se mantiene<br />

de la regulación anterior) a la regulación estatutaria del funcionamiento de las secciones.<br />

En cualquier caso, las áreas o actividades afectadas a incluir en una sección (art. 6.2.a) han<br />

de cumplir con el criterio previamente establecido (art. 6.1) de especificidad con autonomía<br />

de gestión.<br />

1.3.3.2 Funcionalidad de las secciones, art. 6.3 y 4<br />

Se ha de recalcar que la nueva regulación legal añade dos aspectos jurídico- funcionales a<br />

la existencia de secciones, como son:<br />

1.- la posibilidad (“en su caso”) de servir de criterio de asignación para la distribución<br />

de excedentes, estableciendo unos límites. Artículo 6.3.<br />

25


DISPOSICIONES GENERALES<br />

2.- así como también la posibilidad de establecer políticas diferenciadas, artículo 6.4, en<br />

materias tan importantes, especialmente en cooperativas de trabajo asociado, como son:<br />

- interés al capital aportado.<br />

- anticipos laborales<br />

- precios de las operaciones con las personas socias<br />

Tales criterios de participación económica diversa habrán de basarse en una especie de<br />

contabilidad analítica –“contabilización diferenciada” en términos del número 2.c) del artículo<br />

6.- que identifique el grado de aporte o contribución diversa a la realización del objeto<br />

social y sirve después como criterio de distribución de resultados, básicamente. Además de<br />

su utilidad para la toma de decisiones de gestión y planificación.<br />

Se considera en todo caso, que tal criterio diferenciador debiera ponderarse con una distribución<br />

equitativa básica de excedentes –como apunta el artículo 6.3 al referirse a límites,<br />

respecto de las posibilidades que abre el número 2.c) de dicho artículo- así como respecto<br />

del importe de los anticipos laborales; en garantía de la integridad empresarial de la persona<br />

jurídica cooperativa. Además, siempre habrán de considerarse las contribuciones no singularizables<br />

del conjunto societario.<br />

1.3.3.3 Supervisión de los acuerdos de los órganos de las secciones por los de la sociedad<br />

cooperativa<br />

La persona legisladora de 1993 previó, en el ámbito asambleario societario, la posibilidad<br />

de la suspensión, y esta inmediata –como una suerte de medida cautelar, dada la posibilidad<br />

de su impugnabilidad, reconocida expresamente por el artículo 6.2 de la Ley 4/1993, de<br />

conformidad con la regulación de la impugnación de los acuerdos de la asamblea general,<br />

artículo 39 de dicha ley- de los acuerdos adoptados por la junta de socios de la sección por<br />

la asamblea general. Y ello en coherencia con la responsabilidad general y unitaria de la<br />

cooperativa, artículo 6.1 de la Ley 4/1993.<br />

Sin embargo, en el ámbito de la gestión, aunque se preveía la posibilidad de que los administradores<br />

de la sociedad cooperativa designaran directores o administradores de la sección,<br />

art. 6.2, 2º párrafo de la Ley 4/1993, remitía a la regulación estatutaria, o incluso al reglamento<br />

interno, la relación entre ambas instancias; sin mayor especificación.<br />

Ahora, la persona legisladora de 2019 prevé expresamente, en lógica coherencia con lo<br />

expuesto respecto de la relación junta de personas socias de la sección/asamblea general,<br />

la posibilidad similar a la allí establecida, de suspender, también de forma inmediata, los<br />

acuerdos de las personas gestoras de la sección nombradas por los administradores y administradoras<br />

de la cooperativa; añadiéndose que dicho acuerdo suspensivo se sujeta a términos<br />

equivalentes a lo previsto para los acuerdos de la junta de personas socias. Por lo tanto, habrá<br />

de entenderse que dichos acuerdos devienen impugnables, en este caso, de conformidad con<br />

el artículo 52 de la Ley 11/2019.<br />

En este supuesto, quien legisla por regularlo expresamente, imposibilitando una hipotética<br />

voluntad asamblearia en sentido contrario, dado que lo extrae de la remisión a los estatutos<br />

sociales de la regulación de los órganos de la sección con las personas administradoras de la<br />

cooperativa, art. 6.2.f) de la Ley 11/2019.<br />

26


DISPOSICIONES GENERALES<br />

1.3.4 Otra normativa aplicable<br />

Las innovaciones comentadas respecto del desarrollo estatutario regulado por el art. 6.2 de<br />

la Ley 11/2019, no halla reflejo en la Ley 27/1999, de 16 de julio, de cooperativas, por lo que<br />

no procede considerar complemento alguno al respecto.<br />

Respecto de la regulación del número 3 del artículo 6 de la Ley 11/2019, quien legisla a nivel<br />

estatal prevé la distribución diferenciada por secciones, susceptible de ser excepcionado<br />

estatutariamente; art. 5.2. segundo párrafo de la Ley 27/1999. El criterio general es, por lo<br />

tanto, compartido entre ambas normas. Sin embargo, se considera que la diferencia radica en<br />

el grado de excepción del criterio general: que puede ser total en el caso de la norma estatal,<br />

aunque no necesariamente; mientras que, en el supuesto de la ley vasca, de la interpretación<br />

literal se desprende su limitabilidad, pero no su anulación.<br />

En relación con la suspensión por el órgano de gestión de la cooperativa de los acuerdos<br />

adoptados por el órgano correspondiente de la sección, artículo 6.5. segundo párrafo in fine<br />

de la Ley 11/2019, no existe previsión legal expresa en la Ley 27/1999, que regula únicamente,<br />

los adoptados por la asamblea general.<br />

27


2. CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA *2<br />

2.1 Introducción: estructura y finalidad de la regulación legal<br />

Este Capítulo se estructura en los siguientes artículos:<br />

Artículo 7. La asamblea constituyente.<br />

Artículo 8. La cooperativa en constitución.<br />

Artículo 9. Calificación previa del proyecto de estatutos.<br />

Artículo 10. Cooperativa irregular.<br />

Artículo 11. Constitución.<br />

Artículo 12. Escritura de constitución.<br />

Artículo 13. Contenido mínimo de los estatutos.<br />

Artículo 14. Nulidad de la cooperativa.<br />

Este capítulo regula el nacimiento de una cooperativa y todos los requisitos que deben<br />

cumplirse para que dicho nacimiento termine con su calificación positiva en el Registro de<br />

Cooperativas de Euskadi.<br />

En lo que respecta a la estructura de este capítulo no se introduce ninguna novedad ni en<br />

el número de artículos ni en el título de los artículos respecto a la derogada ley 4/1993 de<br />

cooperativas de Euskadi.<br />

Como se verá, tampoco se ha modificado sustancialmente el contenido de dichos artículos<br />

pero sí que se han introducido novedades que, aunque son pocas, algunas de ellas son de<br />

gran calado.<br />

Es evidente que las nuevas cooperativas que se vayan a constituir van a tener que ceñirse<br />

a la nueva LCE, pero no debe olvidarse que las cooperativas existentes también tienen que<br />

adecuar sus estatutos a la nueva LCE.<br />

Ello va a conllevar un trabajo añadido, sobre todo a las cooperativas de más de 50 personas<br />

socias porque, no sólo van a tener que adecuar sus estatutos a las novedades introducidas por<br />

la nueva LCE sino que, además, en la práctica, les va a obligar a desarrollar internamente<br />

planes de prevención de delitos y tomar medidas para evitar la violencia sexista, obligación<br />

que no existe en la regulación de las sociedades de capital ni en la respectiva a asociaciones<br />

o fundaciones u otro tipo de entidades jurídicas.<br />

Como puntualización, dado que para que una cooperativa se constituya legalmente ésta<br />

debe registrarse en el Registro de Cooperativas de Euskadi, por lo que, paralelamente a la<br />

LCE, cualquier persona interesada en este ámbito deberá también remitirse a la normativa en<br />

vigor que regula dicho registro.<br />

* Comentario realizado por Jokin Txapartegi Zendoia, abogado de la cooperativa Zuzenbide Kontuak.<br />

29


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.2 La asamblea constituyente<br />

Artículo 7.- La asamblea constituyente.<br />

1.- La asamblea constituyente, integrada por las personas promotoras, aprobará los<br />

estatutos de la cooperativa y adoptará los demás acuerdos que sean necesarios para<br />

la constitución de la cooperativa.<br />

Las personas promotoras deberán reunir los requisitos exigidos para adquirir la<br />

condición de persona socia de la cooperativa de la clase de que se trate.<br />

2.- Los cargos de presidencia y secretaría de la asamblea constituyente serán elegidos<br />

entre las personas promotoras asistentes.<br />

3.- El acta de la asamblea constituyente deberá expresar, al menos, el lugar y fecha de<br />

la reunión, la lista de asistentes, un resumen de las deliberaciones, los resultados de<br />

las votaciones y el texto de los acuerdos adoptados.<br />

4.- La certificación del acta será expedida por la persona promotora que ejerza las<br />

funciones de secretaría de la asamblea constituyente, con el visto bueno de la presidencia<br />

de la misma.<br />

No hay novedad legislativa que afecte a este artículo.<br />

2.2.1 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

Este artículo es de carácter imperativo. Las personas promotoras de una cooperativa deberán<br />

cumplir con todas las exigencias legales que incluye este artículo.<br />

2.2.2 Significado práctico<br />

La asamblea constituyente es el primer acto que celebran las personas promotoras de una<br />

cooperativa que va a tener el primer efecto jurídico, técnico y societario.<br />

Estas personas pueden ser tanto personas físicas como representantes de personas jurídicas<br />

que, dependiendo del tipo de cooperativa, podrán adquirir la condición de personas socias<br />

del tipo de cooperativa que deseen constituir.<br />

Bien es cierto que, previamente, tanto las personas promotoras como otras que han podido<br />

estar interesadas en participar en la cooperativa, han tenido que llevar a cabo reuniones, sesiones<br />

o asambleas necesarias para llegar a un punto de encuentro, sin embargo, es la asamblea<br />

constituyente la que tiene eficacia legal para la constitución de una cooperativa siempre<br />

y cuando cumpla con los requisitos necesarios que regula este artículo.<br />

La asamblea constituyente es la reunión en la cual se van a tomar decisiones clave para la<br />

cooperativa, entre las cuales, la más importante y además obligatoria, es la aprobación de los<br />

estatutos. Incidimos en calificarlo como “obligatoria” porque así expresamente lo indica el<br />

artículo y porque, además de los estatutos, la asamblea constituyente puede también aprobar<br />

otros instrumentos para su vida societaria no obligatorios como puede ser el reglamento de<br />

régimen interior, cuya existencia debe previamente plasmarse en los propios estatutos ya que<br />

no es preceptiva su existencia.<br />

Es evidente que las personas promotoras han tenido que realizar un camino previo para<br />

llegar a un texto definitivo de los estatutos, proceso que requiere reuniones previas para pre-<br />

30


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

sentar aportaciones y celebrar debates. La conveniencia de llegar con un texto acordado a la<br />

asamblea constituyente se requiere fundamental.<br />

En esta asamblea se elegirán los cargos de presidencia y secretaría, quienes certificarán<br />

posteriormente el acta de la asamblea general.<br />

Respecto a los requisitos para adquirir la condición de persona socia: es evidente que las<br />

personas promotoras se han asegurado de que, previa la celebración de la asamblea general,<br />

los y las asistentes a la asamblea cumplen con los requisitos que se necesitan para adquirir<br />

la condición de persona socia dependiendo del tipo de cooperativa que se vaya a constituir.<br />

Esto es fundamental, sobre todo en aquellas cooperativas en las que se requiere cumplir con<br />

requisitos personales especiales o específicos como puede ser: el requisito de ser agricultor<br />

o agricultora profesional titular de una explotación agrícola en el momento de constituir una<br />

cooperativa agraria, contar con autorización como conductor o conductora en caso de cooperativas<br />

de transporte etc…Esto se requiere fundamental porque, posteriormente, el notario<br />

o notaria elegida que vaya a elevar a público el acta de esta asamblea constituyente para su<br />

futura constitución va a solicitar la documentación que acrediten estos requisitos.<br />

Aunque pudiera parecer innecesario exigir que los acuerdos de una asamblea constituyente<br />

se tomen por mayoría (dado que se sobreentiende que a una asamblea constituyente acudirán<br />

personas que tienen decidido integrarse en la cooperativa), no debe considerarse baladí, ya<br />

que a efectos legales y por seguridad jurídica, es absolutamente necesario que se muestre la<br />

voluntad expresa e inequívoca de las personas promotoras de, no sólo constituir una cooperativa<br />

sino, decidir mediante qué normativa interna se va a regir y, transmitirlo posteriormente<br />

al notario o notaria de turno que vaya a escriturar el acta.<br />

2.2.3 Otra normativa aplicable<br />

Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas (Ley 27/1999 a partir de ahora) no contempla<br />

la asamblea constituyente, de hecho, dicha ley la suprimió con el objeto de agilizar el procedimiento<br />

de constitución.<br />

2.3 La cooperativa en constitución<br />

Artículo 8.- La cooperativa en constitución.<br />

1.- Las personas promotoras de la cooperativa en constitución, o las personas gestoras<br />

designadas de entre aquellas en la asamblea constituyente, celebrarán, en nombre<br />

de la sociedad, los actos y contratos indispensables para su constitución, así como<br />

los que la asamblea constituyente les encomiende expresamente. También estarán<br />

habilitadas para actuar en nombre de la sociedad durante esta fase las personas<br />

designadas y con mandato específico para ello.<br />

2.- De los actos y contratos celebrados en nombre de la sociedad antes de su inscripción<br />

en el Registro de Cooperativas de Euskadi responderán solidariamente quienes los<br />

hubiesen celebrado, salvo que su eficacia hubiese quedado condicionada a la inscripción<br />

y, en su caso, a la posterior asunción de los mismos por parte de la cooperativa.<br />

3.- De los actos y contratos descritos en el apartado 1 de este artículo responderá la<br />

sociedad en constitución con el patrimonio formado por las aportaciones de las<br />

31


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

personas socias. Las personas socias responderán personalmente hasta el límite de<br />

las aportaciones que se hubiesen obligado a desembolsar.<br />

4.- Inscrita la cooperativa, esta quedará obligada por los actos y contratos a que se<br />

refiere el apartado precedente. También quedará obligada por aquellos actos y contratos<br />

que acepte dentro del plazo de tres meses desde su inscripción. En ambos<br />

supuestos cesará la responsabilidad solidaria de las personas promotoras, gestoras<br />

o mandatarias.<br />

5.- En el supuesto de que el valor del patrimonio social, sumado el importe de los gastos<br />

indispensables para la inscripción de la cooperativa, fuese inferior a la cifra del<br />

capital social, las personas socias estarán obligadas a cubrir la diferencia.<br />

6.- Hasta que no se produzca la inscripción en el Registro de Cooperativas de Euskadi<br />

la sociedad deberá añadir a su denominación las palabras «en constitución».<br />

No hay novedad legislativa que afecte a este artículo.<br />

2.3.1 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

Es imperativo en el sentido en que nombra a las personas que pueden celebrar actos o contratos<br />

en nombre de la sociedad y establece la responsabilidad de dichas personas durante la<br />

tramitación de la constitución de la cooperativa. Dichos actos serán, sobre todo, de índole<br />

económico, los cuales, aunque no sean legalmente obligatorios, sí que pueden ser necesarios<br />

para el funcionamiento inicial de la cooperativa, como pueden ser la obtención de financiación<br />

para contratar gremios para la construcción de un pabellón o reforma de un local donde<br />

se vaya a llevar a cabo la actividad cooperativizada, adquisición de bienes de producción etc.<br />

2.3.2 Significado práctico<br />

Lo que este artículo pretende es, por un lado, dar seguridad jurídica de que las personas<br />

que obran en nombre de la cooperativa no salgan impunes ni se aprovechen de una virtual<br />

responsabilidad única de la cooperativa por llevar a cabo actos ilícitos a su favor y, por otro<br />

lado, habilitar a que la cooperativa no tenga que esperar a la resolución firme del registro para<br />

que pueda iniciar su actividad cooperativizada.<br />

No hay que olvidar que cuando se escritura una cooperativa ante notario, ya es posible<br />

solicitar un Código de Identificación Fiscal (NIF) provisional ante la Hacienda Foral correspondiente<br />

y este NIF ya le permite a la cooperativa llevar a cabo su actividad.<br />

Desde que se escritura la cooperativa hasta su inscripción registral favorable puede transcurrir<br />

un plazo que se desconoce, que puede ser relativamente largo y no por eso la cooperativa<br />

debe estar en situación latente o de pausa.<br />

Nos encontraríamos con dos fases: una primera que entendemos se inicia en el momento<br />

de la escrituración de la cooperativa (aunque previamente se haya celebrado la asamblea<br />

constituyente, la cooperativa no puede actuar en el tráfico mercantil porque no tiene un NIF)<br />

y termina en el momento de la inscripción favorable en el registro. En esta primera fase la<br />

responsabilidad recae solidariamente entre las personas que realizan los actos y contratos y la<br />

cooperativa, siendo la responsabilidad de las personas limitada a las aportaciones realizadas.<br />

32


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

En una segunda fase, tras la inscripción, la responsabilidad ya no es solidaria, sino que cae<br />

en la balanza de la cooperativa y la persona socia responderá, con el mismo límite anterior,<br />

sólo cuando la cooperativa no pueda responder con sus propios bienes.<br />

2.3.3 Otra normativa aplicable<br />

El artículo 9 de la Ley 27/1999 de cooperativas regula la sociedad cooperativa en constitución,<br />

pero de forma mucho más breve y más generalizada que realmente no aporta nada<br />

nuevo.<br />

2.4 Calificación previa del proyecto de estatutos<br />

Artículo 9.- Calificación previa del proyecto de estatutos.<br />

1.- Las personas gestoras, salvo acuerdo en contrario de la asamblea constituyente,<br />

podrán solicitar del Registro de Cooperativas de Euskadi, que deberá resolver en el<br />

plazo de treinta días desde la solicitud, la calificación previa del proyecto de estatutos,<br />

anticipadamente al otorgamiento de la escritura de constitución.<br />

2.- Si el Registro de Cooperativas de Euskadi apreciara defectos subsanables, los comunicará<br />

a las personas gestoras, quienes estarán autorizadas, salvo acuerdo en<br />

contrario de la asamblea constituyente, para subsanarlos en el plazo de un mes.<br />

No hay novedad legislativa que afecte a este artículo.<br />

2.4.1 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

La utilización de esta vía es nítidamente potestativa, eso sí, siempre y cuando no exista<br />

orden contraria de la asamblea constituyente.<br />

2.4.2 Significado práctico<br />

Esta vía es un instrumento práctico muy útil para poder evitar una futura solicitud de subsanación<br />

del contenido de los estatutos o, en el peor de los casos, una resolución denegatoria.<br />

Bien es cierto que actualmente existen muchos modelos tipo de estatutos que se conoce<br />

que cumplen con la legalidad registral, sin embargo, en casos en que no se disponga de<br />

dichos modelos o se incluyan artículos o disposiciones inusuales, novedosos o dudosos es<br />

preferible llevar a cabo esta consulta.<br />

2.4.3 Otra normativa aplicable<br />

El art. 11.2 de la Ley 27/1999 de cooperativas también incluye dicha posibilidad, pero su<br />

regulación es ínfima y no aporta nada nuevo.<br />

2.5 Cooperativa irregular<br />

Artículo 10.- Cooperativa irregular.<br />

1.- Verificada la voluntad de no inscribir la sociedad en el Registro de Cooperativas<br />

33


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

de Euskadi y, en cualquier caso, transcurrido un año desde el otorgamiento de la<br />

escritura sin que se haya solicitado su inscripción, cualquier persona socia podrá<br />

instar a la disolución de la cooperativa en constitución y exigir, previa liquidación<br />

del patrimonio social, la restitución de sus aportaciones.<br />

2.- En tales circunstancias, si la cooperativa ha iniciado o continúa sus operaciones, se<br />

aplicarán las normas de la sociedad colectiva o, en su caso, las de la sociedad civil.<br />

El artículo 8.4 no será aplicable a la posterior inscripción de la cooperativa.<br />

No hay novedad legislativa que afecte a este artículo.<br />

2.5.1 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

El artículo posibilita a cualquier persona socia a instar la disolución, no obliga a ejecutar<br />

dicha acción. Lo que sí obliga en el apartado primero es a que se cumpla uno de los dos requisitos<br />

para ejecutar la acción: o bien que quede verificada la voluntad de no inscribir la sociedad<br />

en el Registro de Cooperativas de Euskadi (por ejemplo, mediante actos expresos de<br />

las personas socias manifestando dicha voluntad) o bien por omisión de inscripción habiendo<br />

transcurrido un año desde el otorgamiento de la escritura (sin necesidad de actos expresos).<br />

Respecto al segundo apartado, sí que obliga a la aplicación de la normativa de las sociedades<br />

colectivas o de las sociedades civiles.<br />

2.5.2 Significado práctico<br />

Son dos las causas para instar la disolución:<br />

a) voluntad de no querer inscribir la cooperativa<br />

b) el transcurso de un año desde el otorgamiento de escritura sin la solicitud de inscripción<br />

Podríamos distinguirlos en el sentido de que el primero exigiría una manifestación<br />

expresa al respecto y la segunda una omisión.<br />

La primera opción no nos otorga ningún plazo y la segunda nos indica que debe transcurrir<br />

un año desde el otorgamiento de la escritura. No debemos olvidar que instar la disolución es<br />

una opción, no un deber, sin embargo, si nos encontramos en el primer caso, es evidente que<br />

una manifestación expresa de no querer inscribir la sociedad traerá consigo automáticamente<br />

una disolución de la cooperativa voluntaria, sin necesidad de que una persona socia tenga<br />

que instarlo a la fuerza.<br />

En el segundo caso, sí que puede ser más problemático ya que omitir o dejar de realizar un<br />

acto tan importante como la inscripción en el registro sí que puede devenir por el hecho de<br />

que algo irregular haya ocurrido y que alguna persona socia se haya podido sentir afectada<br />

en todo ese proceso. En ese caso, sí que puede ser necesario que esa persona socia afectada<br />

tenga que instar la disolución.<br />

Respecto al segundo apartado, lo que entendemos en la práctica es que si, o bien habiendo<br />

manifestado la voluntad de no inscribir o bien habiendo transcurrido un año desde el otorgamiento<br />

de la escritura sin haber inscrito, si la cooperativa sigue llevando a cabo su actividad,<br />

se aplicará lo establecido para las sociedades colectivas o civiles, lo que significa que las personas<br />

socias responderán personal e ilimitadamente de las obligaciones que vayan generando<br />

y es por eso por lo que no se aplica el art 8.4 de la LCE.<br />

34


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.5.3 Otra normativa aplicable<br />

La ley 27/1999 de Cooperativas no contempla esta situación.<br />

2.6 Constitución<br />

Artículo 11.- Constitución.<br />

1.- La cooperativa se constituirá mediante escritura pública, que deberá otorgarse en<br />

el plazo de dos meses a contar desde la fecha de la asamblea constituyente o, en su<br />

caso, desde la calificación previa del proyecto de estatutos sociales, y se inscribirá<br />

en el Registro de Cooperativas de Euskadi, momento a partir de cual adquirirá personalidad<br />

jurídica.<br />

2.- La inscripción de la escritura de constitución y la de todos los demás actos relativos<br />

a la cooperativa podrá practicarse previa justificación de que ha sido solicitada o<br />

realizada la liquidación de los impuestos correspondientes al acto inscribible.<br />

No hay novedad legislativa<br />

2.6.1 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

El apartado 1 del artículo tiene carácter imperativo y obliga a constituir la cooperativa<br />

mediante escritura pública y además, obliga a otorgarlo en un plazo de dos meses desde la<br />

fecha de la asamblea constituyente o, en su caso, desde la calificación previa del proyecto de<br />

estatutos sociales.<br />

El apartado 2 tiene carácter imperativo en el sentido de que hasta que no se justifique que<br />

se ha solicitado o se ha realizado la liquidación de los impuestos correspondientes no se podrá<br />

inscribir la escritura de constitución y demás actos.<br />

2.6.2 Significado práctico<br />

En la práctica, respecto al apartado 1, supone que si tras celebrarse la asamblea constituyente<br />

no se ha decidido solicitar del Registro de Cooperativas de Euskadi la calificación<br />

previa del proyecto de estatutos (art. 9 de la LCE), la escritura pública deberá otorgarse en el<br />

plazo de dos meses desde la celebración de dicha asamblea.<br />

Si se ha realizado dicha solicitud, los dos meses empezarán a contar desde el momento<br />

en que se recibe la calificación previa, entendiéndose ésta, lógicamente, como estimatoria<br />

o positiva. Recordar que según el art.9 de la LCE, el Registro de Cooperativas de Euskadi<br />

tiene un mes para resolver. Ello conllevaría tener que esperar a recibir dicha calificación, sin<br />

embargo, consideramos que, aun habiendo realizado dicha solicitud de calificación, sería<br />

posible elevar a escritura pública una vez celebrada la asamblea constituyente.<br />

2.6.3 Otra normativa aplicable<br />

La Ley 27/1999 de 16 de julio de cooperativas lo regula en el artículo 7 pero no aporta<br />

nada nuevo.<br />

35


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.7 Escritura de constitución<br />

Artículo 12.- Escritura de constitución.<br />

1.- La escritura pública de constitución, salvo que sea otorgada por la totalidad de las<br />

personas promotoras, deberá serlo por las personas designadas en la asamblea<br />

constituyente, con sujeción a los acuerdos adoptados por la misma.<br />

2.- La escritura pública de constitución, que incluirá, en su caso, el acta de la asamblea<br />

constituyente, deberá contener los siguientes extremos:<br />

a) Los nombres, apellidos, edad, profesión y estado civil de las personas otorgantes<br />

y personas promotoras, si estas fueran personas físicas, o la denominación<br />

o razón social, si fuesen personas jurídicas, y en ambos casos la nacionalidad,<br />

el domicilio y la clase de persona socia.<br />

b) La voluntad de fundar una cooperativa de la clase de que se trate.<br />

c) Manifestación de las personas otorgantes de que cada una de las personas<br />

promotoras ha desembolsado, al menos, el veinticinco por ciento de la aportación<br />

obligatoria mínima para ser persona socia fijada por los estatutos, o, en<br />

su caso, la fracción superior necesaria para cubrir el capital mínimo fijado en<br />

el artículo 4, y, en su caso, la forma y plazos en que se deberá desembolsar el<br />

resto de dicha aportación, si se hubiere diferido.<br />

d) Los estatutos sociales.<br />

e) Los nombres, apellidos, profesión y edad de las personas físicas, o la denominación<br />

o razón social si fueran personas jurídicas, designadas para ocupar<br />

los cargos de los órganos sociales necesarios y, en ambos supuestos, su nacionalidad<br />

y domicilio, y, en su caso, los datos correspondientes a las personas<br />

auditoras de cuentas.<br />

f) Declaración de que no existe otra cooperativa con idéntica denominación,<br />

adjuntándose para su incorporación al instrumento público las certificaciones<br />

originales sobre denominación no coincidente expedidas por el registro de<br />

cooperativas del ministerio competente en materia de trabajo y por el Registro<br />

de Cooperativas de Euskadi.<br />

g) Valor asignado a las aportaciones no dinerarias, si las hubiese, con descripción<br />

suficiente de las mismas y detalle de las que realice o se obligue a realizar<br />

cada una de las personas promotoras.<br />

h) La cuantía aproximada de los gastos de constitución de la cooperativa, tanto<br />

de los efectuados como de los que se hayan previsto hasta que aquella quede<br />

inscrita.<br />

3.- En la escritura pública de constitución podrán incluirse además todos los pactos y<br />

condiciones que las personas promotoras hubiesen acordado en la asamblea constituyente,<br />

siempre que no se opongan a las leyes ni contradigan los principios configuradores<br />

de la sociedad cooperativa.<br />

No se ha modificado el artículo.<br />

36


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.7.1 Carácter o fuerza jurídica de los preceptos<br />

Siguiendo el artículo 11 previo, es obligatorio que la constitución de la cooperativa se<br />

realice mediante escritura pública e imperativo que la otorguen las personas designadas en la<br />

asamblea constituyente o, en su defecto, la totalidad de personas socias promotoras.<br />

El apartado 2 es imperativo, es decir, obliga a que incluya todos los extremos que se relacionan<br />

en él.<br />

Como comentario, sirva decir que cuando en el apartado 2 del artículo 12 se dice “La escritura<br />

pública de constitución, que incluirá, en su caso, el acta de asamblea constituyente,…”<br />

se debe a que es posible celebrar la asamblea constituyente ante el propio notario o notaria<br />

en el momento de otorgar la escritura pública, por lo que no es necesario incluir el acta de la<br />

asamblea constituyente previo al otorgamiento de la escritura.<br />

El apartado 3 del artículo 12 es potestativo ya que se refiere a cualquier acuerdo sobre<br />

alguna cuestión o algún tema que no es obligatorio por ley decidir.<br />

2.7.2 Significado práctico<br />

La obligatoriedad de elevar a escritura pública la constitución de una cooperativa se debe<br />

a la necesidad de mantener una seguridad jurídica, no sólo porque actuarán en el tráfico mercantil<br />

sino porque pueden participar también en ámbitos de gran relevancia social como son<br />

la educación, la sanidad o la vivienda. No puede quedar sin control jurídico la constitución de<br />

las cooperativas ya que están juego intereses y bienes fundamentales para las personas como<br />

son su economía, educación, salud y bienestar social entre otros.<br />

Una regulación laxa a este respecto podría dar paso a cooperativas con fines fraudulentos<br />

que, incluso ahora, se están dando en el ámbito de las cooperativas mixtas donde la clave se<br />

encuentra en el momento de la constitución.<br />

2.7.3 Otra normativa aplicable<br />

La Ley 27/1999 de 16 de julio de cooperativas lo regula en el artículo 10 pero no aporta<br />

nada nuevo.<br />

2.8. Contenido mínimo de los estatutos<br />

Artículo 13.- Contenido mínimo de los estatutos.<br />

1.- Los estatutos que han de regir el funcionamiento de la cooperativa harán constar<br />

como mínimo los siguientes extremos:<br />

a) La denominación de la misma.<br />

b) El domicilio social.<br />

c) La actividad que constituya su objeto social.<br />

d) Su duración.<br />

e) Ámbito territorial de la actividad cooperativa principal.<br />

f) Requisitos para la admisión y baja de las personas socias.<br />

37


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

g) Derechos y obligaciones de las personas socias, indicando el compromiso o la<br />

participación mínima de aquellas en las actividades de la cooperativa.<br />

h) Normas de disciplina social, tipificación de las faltas y sanciones, procedimientos<br />

sancionadores y recursos.<br />

i) Capital social mínimo de la cooperativa y determinación de la aportación obligatoria<br />

inicial de las distintas personas socias que tenga la sociedad.<br />

j) Reembolso de las aportaciones de las personas socias, así como régimen de<br />

transmisión de las mismas.<br />

k) Criterios de distribución de excedentes, con determinación de los porcentajes<br />

mínimos a destinar al Fondo de Reserva Obligatorio y a la contribución para la<br />

educación y promoción cooperativa y otros fines de interés público.<br />

l) Forma de publicidad y plazo para convocar la asamblea general, ordinaria o<br />

extraordinaria, en primera o segunda convocatoria, o bien en tercera convocatoria<br />

para el caso de las cooperativas de consumo, enseñanza y, agrarias y<br />

alimentarias, así como el régimen de adopción de acuerdos, tal como se recoge<br />

en el artículo 36 apartados 2 y 3 de esta ley.<br />

m) La estructura del órgano al que se confía la administración de la cooperativa,<br />

así como su régimen de actuación.<br />

n) Composición y funciones, si fuesen preceptivos o se prevean estatutariamente, de la<br />

comisión de vigilancia y, en su caso, del comité de recursos y del consejo social.<br />

o) Garantías y órganos establecidos para respetar el derecho a la información de<br />

las personas socias, en los términos establecidos en los artículos 24 y 25 de la<br />

presente ley.<br />

p) Causas de disolución de la cooperativa.<br />

q) Las sociedades cooperativas de más de 50 personas socias elaborarán un modelo<br />

de prevención de delitos de la cooperativa, así como establecerán los mecanismos<br />

para su seguimiento. Igualmente, habrán de incorporar medios específicos<br />

para que la cooperativa sea un ámbito libre de violencias sexistas.<br />

r) Los demás supuestos obligatorios en aplicación de la presente ley.<br />

2.- Podrán dictarse, para el desarrollo de determinados aspectos de funcionamiento de<br />

la cooperativa, reglamentos de régimen interno, sin que, en ningún caso, resulten<br />

contrarios o puedan vulnerar lo dispuesto en sus estatutos.<br />

2.8.1 Principales modificaciones respecto a la normativa anterior<br />

La nueva LCE ha traído consigo importantes novedades respecto al contenido que deben<br />

incluir los estatutos. Estas novedades no van a ser aplicables sólo a las cooperativas nuevas<br />

sino también a las existentes, las cuales deberán adaptar sus estatutos a la misma en un plazo<br />

máximo de 2 años desde la entrada en vigor de la LCE.<br />

Analicemos uno a uno.<br />

2.8.1.1 El reembolso<br />

Versión Antigua: j) Derecho de reembolso de las aportaciones de los socios, así como el<br />

régimen de transmisión de las mismas.<br />

38


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

Versión actual: j) Reembolso de las aportaciones de las personas socias, así como régimen<br />

de transmisión de las mismas.<br />

Se ha producido un cambio importante del carácter jurídico del reembolso pasando de ser<br />

un derecho de la persona a socia en todo caso a ser una materia regulable por la cooperativa.<br />

Desde la Ley 1/1982 de 11 de febrero sobre Cooperativas hasta hoy, el reembolso se ha<br />

considerado un derecho incondicional de todas las personas socias, lógicamente siempre y<br />

cuando hubiera excedentes, pero las circunstancias han ocasionado que tenga que dejar de<br />

considerarse como un derecho. El cambio del carácter jurídico del reembolso se inició tras<br />

la entrada en vigor la Ley 8/2006, de 1 de diciembre, de segunda modificación de la Ley de<br />

Cooperativas de Euskadi.<br />

Debido a que el International Accounting Standards Board (IASB) revisó la Norma Internacional<br />

de Contabilidad n.º 32, referente a los instrumentos financieros, así como la emisión<br />

de la correspondiente interpretación del Comité de Interpretación de las Normas Internacionales<br />

de Información Financiera (CINIIF 2) sobre la aplicación de la Norma Internacional<br />

de Contabilidad (NIC 32) a las aportaciones de personas socias de entidades cooperativas<br />

aprobadas ambas por la Comisión en virtud de los Reglamentos 2237/2004 y 1703/2005,<br />

respectivamente, impidió la consideración como recurso propio de las aportaciones al capital<br />

social de las cooperativas, tanto obligatorias como voluntarias, debido al derecho incondicional<br />

de las personas socias a su reembolso (preámbulo Ley 8/2006).<br />

Esta normativa contable colisionaba directamente con la configuración del artículo 63 de<br />

la Ley 4/1993 de Cooperativas de Euskadi, que regulaba el derecho incuestionable de las<br />

personas socias al reembolso de su aportación. Debido a este problema contable, se introdujo<br />

la posibilidad de que los órganos sociales de la cooperativa pudieran rehusar incondicionalmente<br />

el reembolso de las aportaciones en caso de baja por lo que carecía de sentido<br />

considerar el reembolso un derecho que ya se encontraba limitado. Consideramos que esta<br />

es la razón por la que se ha eliminado el carácter de “derecho” y en los estatutos deberá<br />

quedar claro qué aportaciones tendrán derecho incondicional al reembolso y cuales tendrán<br />

condicionado dicho reembolso, además de otras novedades importantes que se han incluido<br />

respecto al rehúse del reembolso que se explicarán en su apartado correspondiente.<br />

2.8.1.2 La tercera convocatoria<br />

Versión antigua: l) Forma de publicidad y plazo para convocar la Asamblea General,<br />

ordinaria o extraordinaria, en primera o segunda convocatoria, o bien en tercera convocatoria<br />

para el caso de las cooperativas de consumo y agrarias, así como el régimen de<br />

adopción de acuerdos, tal como se recoge en el artículo 34.2 de esta ley<br />

Versión actual: l) Forma de publicidad y plazo para convocar la asamblea general, ordinaria<br />

o extraordinaria, en primera o segunda convocatoria, o bien en tercera convocatoria para<br />

el caso de las cooperativas de consumo, enseñanza y, agrarias y alimentarias, así como el régimen<br />

de adopción de acuerdos, tal como se recoge en el artículo 36 apartados 2 y 3 de esta ley.<br />

Podemos distinguir dentro del apartado, a efectos prácticos, tres novedades.<br />

2.8.1.2.1 Inclusión de la tercera convocatoria para las cooperativas de enseñanza<br />

Ello ha devenido por una reivindicación del sector de la educación. La práctica ha ocasionado<br />

que en ciertas cooperativas de enseñanza se haya complicado la obtención del quórum<br />

39


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

mínimo para celebrar la asamblea tanto en primera como en segunda convocatoria. Debido<br />

al alto número de personas socias existente se ha podido perder el sentimiento de propiedad<br />

de la cooperativa por parte de ellas y, si bien persiste la obligación acudir a las asambleas<br />

generales, las personas socias dejan de acudir a las mismas.<br />

Mediante la inclusión de esta tercera convocatoria se produce una seguridad jurídica para<br />

los centros educativos en la toma de decisiones fundamentales y preceptivas como son la<br />

aprobación de cuentas, distribución de resultados, elección de las personas administradoras,<br />

etc… Ello dificulta la posibilidad de impugnar dichos acuerdos por cuestiones de forma.<br />

2.8.1.2.2 Cambio de denominación de las cooperativas agrarias<br />

Con la nueva LCE, las cooperativas antes denominadas como “agrarias” pasan a denominarse<br />

“agrarias y alimentarias”. Hay que entenderlo en el sentido de que en vez de denominarse<br />

“agro-alimentarias”, término que es utilizado en algunos ámbitos, se denominan “agrarias<br />

y alimentarias”. Debe quedar claro que no hay ninguna distinción entre cooperativas<br />

agrarias y cooperativas alimentarias.<br />

2.8.1.2.3 Modificación del artículo correspondiente al régimen de acuerdos de la<br />

asamblea general.<br />

La referencia pasa a ser del artículo 34.2 de la derogada LCE a los actuales apartados 2 y<br />

3 del artículo 36 de la LCE. Una mera modificación por inclusión de nuevos artículos en la<br />

nueva LCE y la adición en el artículo 36.2 de la LCE de la tercera convocatoria a las cooperativas<br />

de enseñanza, y agrarias y alimentarias.<br />

2.8.1.3 Otros órganos<br />

Antigua: n) Composición y funciones de la Comisión de Vigilancia y, en su caso, del Comité<br />

de Recursos y del Consejo Social.<br />

Actual: n) Composición y funciones, si fuesen preceptivos o se prevean estatutariamente,<br />

de la comisión de vigilancia y, en su caso, del comité de recursos y del consejo social.<br />

Lo que quien legisla trata de prevenir o anunciar es que estos tres órganos puede que no<br />

sean obligatorios y que, por tanto, habrá que acudir al cuerpo del articulado correspondiente<br />

de cada órgano para ver cuándo es preceptiva su existencia.<br />

Aunque estos requisitos se desarrollarán en el capítulo correspondiente, como adelanto, indicar<br />

que la comisión de vigilancia sigue siendo preceptiva en cooperativas de 100 personas<br />

socias o más, el comité de recursos mantiene su carácter potestativo y el consejo social pasa<br />

a ser un órgano potestativo para todo tipo de cooperativas independientemente del número de<br />

personas socias, que tengan personas socias trabajadoras o de trabajo, ya que dicho órgano<br />

sólo puede estar compuesto por estas personas y, en su caso, de personas trabajadoras por<br />

cuenta ajena.<br />

2.8.1.4 El derecho a la información<br />

Redacción antigua: no existe.<br />

40


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

Redacción actual: o) Garantías y órganos establecidos para respetar el derecho a la información<br />

de las personas socias, en los términos establecidos en los artículos 24 y 25 de la<br />

presente ley.<br />

Ocurre que en el contenido de los artículos 24 y 25 del cuerpo de la LCE no ha habido<br />

alteraciones y, en el artículo 25.2 aún se puede leer que “Los estatutos…podrán establecer<br />

un sistema de garantías...”, es decir, es potestativo, sin embargo, este nuevo apartado o) del<br />

artículo 13 obliga a incluir en los estatutos no sólo las garantías sino también los órganos que<br />

van a controlar el derecho a la información de las personas socias.<br />

Aunque en la redacción del artículo 25.2 de la LEC su contenido sea potestativo, entendemos<br />

que debe prevalecer el carácter preceptivo del artículo 13.o) debido a su inclusión nueva<br />

y expresa en la ley. Ello supone que tanto las nuevas cooperativas como las ya existentes que<br />

no lo tengan regulado tendrán que pensar cómo van a regular este derecho y establecer un<br />

procedimiento interno que asegure que se dan los pasos necesarios para que el ejercicio de<br />

derecho de información tenga todas las garantías, estableciendo los requisitos para solicitar<br />

la información, los órganos competentes para dar la información, motivos para denegar la<br />

información, las vías de impugnación etcétera.<br />

2.8.1.5 El modelo de prevención de delitos y la incorporación de medios para el aseguramiento<br />

de un ámbito libre de violencias sexistas<br />

Analizaremos las dos novedades.<br />

2.8.1.5.1 El modelo de prevención de delitos<br />

Con la reforma del Código Penal a través de la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, por la<br />

que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, se produjo<br />

una de las modificaciones más fundamentales en el derecho penal empresarial: se introdujeron<br />

tipos penales que podían ser cometidos por sociedades mercantiles y éstas pasaban a ser<br />

personas susceptibles de ser condenadas, lo que echaba por tierra un refrán jurídico penal<br />

inventado por un penalista alemán en 1881 llamado Franz von Liszt que dice “societas delinquere<br />

non potest” que significa “la empresa no puede delinquir”.<br />

Esto supone que las personas jurídicas pueden ser culpables de los delitos cometidos por<br />

sus representantes legales, por sus personas administradoras, trabajadoras y en nuestro caso,<br />

las personas socias.<br />

Sin embargo, existe una eximente a esta responsabilidad que aparece regulada en el artículo<br />

31.bis.2 del Código Penal que dice:<br />

2. Si el delito fuere cometido por las personas indicadas en la letra a) del apartado<br />

anterior, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si se cumplen las<br />

siguientes condiciones:<br />

1.- el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la<br />

comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas<br />

de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o<br />

para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión;<br />

2.- la supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención<br />

41


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

implantado ha sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos<br />

de iniciativa y de control o que tenga encomendada legalmente la función<br />

de supervisar la eficacia de los controles internos de la persona jurídica;<br />

3.- los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente los<br />

modelos de organización y de prevención y<br />

4.- no se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de<br />

supervisión, vigilancia y control por parte del órgano al que se refiere la condición<br />

2.ª<br />

Vista la redacción del artículo 13.1.q), nos encontramos con que en las cooperativas que<br />

tengan más de 50 personas socias, el Consejo Rector (o las personas administradoras únicas<br />

o solidarias) se encuentra con la obligación legal de elaborar este modelo, también denominado<br />

“compliance”. Subrayamos los términos “obligación legal” porque este requerimiento<br />

no se da en las empresas reguladas por la ley de sociedades de capital ni las sociedades<br />

laborales, ni siquiera las asociaciones o fundaciones. Nos encontramos en una situación excepcional<br />

y única en el sistema.<br />

El contenido de dicho modelo, que puede ser elaborado por el Consejo Rector y aprobado<br />

en asamblea general incluirá los siguientes aspectos:<br />

- Análisis de los riesgos penales existentes en la Cooperativa<br />

- Elaboración de mapa de riesgos penales.<br />

- Implementación de protocolos, procedimientos, medidas y controles necesarios para<br />

la prevención de delitos.<br />

- Creación de un órgano de supervisión y control del Modelo de Prevención de Delitos.<br />

- Establecimiento de un sistema de denuncias.<br />

- Revisión periódica y actualización del Modelo de Prevención de Delitos<br />

No pretendemos limitarlo a este contenido, sino que está abierto a cualquier otra materia, ya<br />

que cuanto más exhaustivo y completo sea el modelo, menor será el riesgo de cometer delitos<br />

dentro de la cooperativa y, si ocurriera, la eximente a aplicar sería de mayor rango jurídico.<br />

2.8.1.5.2 La incorporación de medios para el aseguramiento de un ámbito libre de<br />

violencias sexistas<br />

Debido a la mayor concienciación social que existe respecto a esta lacra, quien legisla ha<br />

optado por dar también un paso más e introducir la obligación de las cooperativas de más de<br />

50 personas socias de elaborar y construir un sistema que asegure la no comisión de actuaciones<br />

de índole sexista dentro de la organización.<br />

Ello supondrá, junto con el “compliance”, un trabajo añadido para estas cooperativas, los<br />

cuales deberán establecer un procedimiento interno para que cualquier acto violento pueda<br />

ser comunicado, tramitado, valorado y denunciado si fuera el caso, estableciendo sistemas de<br />

protección sociales y laborales a favor de las víctimas.<br />

2.8.2 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

Respecto a la fuerza del precepto, la inclusión en los estatutos del contenido que se enumera<br />

en este artículo es imperativo para todas las cooperativas con la excepción del modelo de<br />

42


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

prevención de delitos y la incorporación de medios para el aseguramiento de un ámbito libre<br />

de violencia sexista, que son obligatorios para cooperativas de más de 50 personas socias.<br />

Debido a su novedad, lo que sí podría generar alguna duda es si el modelo de prevención<br />

de delitos o los medios para asegurar de un ámbito libre de violencia sexista deben incluirse<br />

en su totalidad en los estatutos.<br />

Los modelos de prevención de delitos o “compliance” responden a documentos de cierta<br />

extensión que pueden ocasionar que los estatutos se alarguen innecesariamente. El contenido<br />

de un “compliance” abarca un análisis de los riesgos penales existentes en la cooperativa,<br />

una elaboración de mapa de riesgos penales, una implementación de protocolos, procedimientos,<br />

medidas y controles necesarios para la prevención de delitos, la creación de un<br />

órgano de supervisión y control del modelo de prevención de delitos, establecimiento de un<br />

sistema de denuncias y requiere una revisión periódica y actualización del modelo.<br />

Lo mismo ocurre con los medios de prevención de violencia sexista. Para incluir este tipo<br />

de medios, debe tenerse en cuenta que habrá que establecer unas condiciones de trabajo que<br />

eviten el acoso sexual, realizar acciones formativas dirigidas a las personas socias y asalariadas<br />

para la prevención del acoso sexual en el trabajo, impulsar la implantación de procedimientos<br />

para la resolución de conflictos con intervención de un mediador y habrá que regular<br />

también medidas a favor de las víctimas, tanto sociales como laborales.<br />

Que todo esto se incluya en los estatutos puede generar un aumento del contenido de los<br />

estatutos innecesario, por lo que quizás, lo que realmente debería aparecer en los estatutos<br />

son o bien compromisos de la cooperativa a elaborar estos documentos y a adoptar estas<br />

medidas o bien la afirmación de que la cooperativa ya dispone de las mismas.<br />

2.8.3 Significado práctico<br />

En la práctica supondrá que cuando las personas promotoras de una cooperativa vayan a<br />

elaborar unos estatutos tendrán que cumplir mínimamente pero rigurosamente con lo que<br />

establece este artículo y regular todos los apartados incluidos en él.<br />

Sin embargo, también tendrán que tener en cuenta que a lo largo de la ley se han incluido<br />

otras disposiciones tanto de carácter preceptivo, facultativo o recomendable que o bien habrán<br />

de añadirse obligatoriamente o se podrán incluir según las necesidades o intereses de la<br />

cooperativa. Sirva como ejemplo la obligatoriedad de incluir las faltas leves en los estatutos<br />

(en caso de no tenerlos regulados o estar regulados en el reglamento de régimen interno),<br />

la posibilidad de celebrar por videoconferencia tanto la asamblea general como el consejo<br />

rector o la obligatoriedad de agotar la vía interna de la cooperativa para la impugnación de<br />

acuerdos antes de acudir a la vía de arbitraje o judicial.<br />

2.9 Nulidad de la cooperativa<br />

Artículo 14.- Nulidad de la cooperativa.<br />

Una vez inscrita la cooperativa, la acción de nulidad solo podrá ejercitarse por las causas<br />

y con los efectos establecidos en la Ley de Sociedades de Capital, con la salvedad de<br />

que la concurrencia en el acto constitutivo de la voluntad efectiva de dos personas socias<br />

fundadoras queda sustituida por la del número mínimo de personas socias establecido por<br />

la presente ley.<br />

43


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.9.1 Modificaciones respecto a la normativa anterior<br />

La única modificación radica en que cambia la norma la cual se toma como referencia para<br />

regular las causas y efectos de la nulidad, que pasa a ser el Real Decreto Legislativo 1/2010,<br />

de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital<br />

(LSC) por la derogación de la antigua Ley de Sociedades Anónimas (LSA).<br />

Es obligatorio por tanto mostrar en este trabajo los artículos que regulan las causas y efectos<br />

de la nulidad de las sociedades mercantiles, que son los siguientes:<br />

Artículo 56. Causas de nulidad.<br />

1. Una vez inscrita la sociedad, la acción de nulidad sólo podrá ejercitarse por las<br />

siguientes causas:<br />

a) Por no haber concurrido en el acto constitutivo la voluntad efectiva de, al menos,<br />

dos socios fundadores, en el caso de pluralidad de éstos o del socio fundador<br />

cuando se trate de sociedad unipersonal.<br />

b) Por la incapacidad de todos los socios fundadores.<br />

c) Por no expresarse en la escritura de constitución las aportaciones de los socios.<br />

d) Por no expresarse en los estatutos la denominación de la sociedad.<br />

e) Por no expresarse en los estatutos el objeto social o ser éste ilícito o contrario<br />

al orden público.<br />

f) Por no expresarse en los estatutos la cifra del capital social.<br />

g) Por no haberse desembolsado íntegramente el capital social, en las sociedades<br />

de responsabilidad limitada; y por no haberse realizado el desembolso mínimo<br />

exigido por la ley, en las sociedades anónimas.<br />

2. Fuera de los casos enunciados en el apartado anterior no podrá declararse la<br />

inexistencia ni la nulidad de la sociedad ni tampoco declararse su anulación.<br />

Artículo 57. Efectos de la declaración de nulidad.<br />

1. La sentencia que declare la nulidad de la sociedad abre su liquidación, que se seguirá<br />

por el procedimiento previsto en la presente ley para los casos de disolución.<br />

2. La nulidad no afectará a la validez de las obligaciones o de los créditos de la sociedad<br />

frente a terceros, ni a la de los contraídos por éstos frente a la sociedad,<br />

sometiéndose unas y otros al régimen propio de la liquidación.<br />

3. En las sociedades de responsabilidad limitada, cuando la sociedad sea declarada<br />

nula por no haberse desembolsado íntegramente el capital social, los socios estarán<br />

obligados a desembolsar la parte que hubiera quedado pendiente. En las sociedades<br />

anónimas, cuando el pago a terceros de las obligaciones contraídas por la sociedad<br />

declarada nula así lo exija, los socios estarán obligados a desembolsar la parte que<br />

hubiera quedado pendiente.<br />

2.9.2 Carácter o fuerza jurídica del precepto<br />

El artículo posibilita a que se interponga una acción de nulidad. No tiene carácter imperativo<br />

en este aspecto, pero sí que establece la obligatoriedad de la existencia una causa regulada por<br />

la LSC.<br />

44


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

2.9.3 Significado práctico<br />

Mediante este artículo se trata de regular la posibilidad de interponer una acción de nulidad<br />

contra la cooperativa por las personas que estén legitimadas cuando se cumpla alguna de las<br />

causas establecidas en el artículo 56 de la LSC.<br />

El artículo 41 de la LCE enumera las personas legitimadas para entablar esta acción de<br />

nulidad contra un acuerdo de la asamblea general, ya que no debemos olvidar que el acuerdo<br />

de constitución de la cooperativa es un acuerdo de la asamblea general constituyente. Dichas<br />

personas son: todas las personas socias, las personas administradoras, las personas miembros<br />

de la comisión de vigilancia y cualquier persona tercera no socia con interés legítimo, y caducará<br />

en el plazo de un año, con excepción de los acuerdos que, por su causa o contenido,<br />

resulten contrarios al orden público (por ejemplo, art. 56.1.e) de la LSC).<br />

2.9.3.1 Respecto a las causas de nulidad<br />

Queda claro que son “númerus clausus” y visto que las causas son las mismas desde la Ley<br />

4/1993 de Cooperativas de Euskadi, haremos un par de incisos que son relevantes para las<br />

cooperativas: una es la referida a la salvedad que establece el propio artículo 14 de la LCE y<br />

otra respecto a la causa regulada en la LSC, art.56.1.g) Por no haberse desembolsado íntegramente<br />

el capital social, en las sociedades de responsabilidad limitada; y por no haberse<br />

realizado el desembolso mínimo exigido por la ley, en las sociedades anónimas, ya que este<br />

apartado nos distingue entre sociedades anónimas y sociedades limitadas, por lo que debe<br />

analizarse cómo podría ser aplicable en la práctica a las cooperativas.<br />

2.9.3.1.1 La salvedad del artículo 14 de la LCE<br />

El artículo 14 establece la salvedad de que “la concurrencia en el acto constitutivo de la<br />

voluntad efectiva de dos personas socias fundadoras queda sustituida por la del número<br />

mínimo de personas socias establecido por la presente ley.”<br />

Según la LCE, ese número mínimo de personas dependerá del tipo de cooperativa:<br />

a) Dos en caso de sociedades cooperativas pequeñas<br />

b) Tres en caso de cooperativas de primer grado<br />

c) Dos en caso de cooperativas de segundo o ulterior grado<br />

Esto nos llevaría a interpretar o redactar el artículo 56.1.a) de la siguiente manera:<br />

Por no haber concurrido en el acto constitutivo la voluntad efectiva de, al menos, el número<br />

mínimo de personas socias establecido por la ley de cooperativas de Euskadi.<br />

2.9.3.1.2 Aclaración del artículo 56.1.g) de la LSC<br />

Dicho artículo establece como causa de nulidad “Por no haberse desembolsado íntegramente<br />

el capital social, en las sociedades de responsabilidad limitada; y por no haberse<br />

realizado el desembolso mínimo exigido por la ley, en las sociedades anónimas”.<br />

Para establecer cuál de las causas podría ser aplicable a las cooperativas, debemos acudir<br />

a varios artículos de la LCE:<br />

45


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

Artículo 4 Capital social mínimo.<br />

El capital social mínimo no será inferior a tres mil (3.000) euros y se expresará en esta<br />

moneda. En la cuantía correspondiente a dicho mínimo legal, el capital deberá hallarse<br />

íntegramente desembolsado desde la constitución de la cooperativa.<br />

Artículo 61 Aportaciones obligatorias al capital social.<br />

1. Los estatutos fijarán la aportación obligatoria inicial para adquirir la condición de persona<br />

socia, que podrá ser diferente para los distintos tipos de personas socias previstas<br />

en esta ley o en función de su naturaleza física o jurídica, o para cada persona socia, en<br />

proporción al compromiso o uso potencial que cada una de ellas asuma de la actividad<br />

cooperativa.<br />

2. La aportación obligatoria inicial para adquirir la condición de persona socia deberá<br />

desembolsarse, al menos, en un veinticinco por ciento en el momento de la<br />

suscripción, y el resto en el plazo que se establezca por los estatutos o la asamblea<br />

general, que como máximo será de cuatro años.<br />

De estos artículos podríamos concluir que habría causa de nulidad cuando:<br />

1. Siendo el capital social inicial 3.000 euros, no se hubiera desembolsado íntegramente.<br />

2. Siendo el capital social inicial superior a 3.000 euros:<br />

a. No se hubiera desembolsado el capital social inicial mínimo de 3.000 euros, aunque<br />

supusiera una cuantía superior al 25% inicial mínimo a desembolsar sobre el<br />

capital social inicial suscrito.<br />

b. No se hubiera desembolsado el 25% inicial mínimo a desembolsar del capital<br />

social inicial suscrito, aun siendo la cuantía mínima a desembolsar superior a<br />

3.000 euros.<br />

2.9.3.2 Respecto a los efectos de la nulidad<br />

La nulidad abre el proceso de disolución y liquidación de la sociedad (no ha habido modificaciones<br />

al respecto en la LSC respecto a la LSA), abriendo el camino a una posible<br />

responsabilidad de las personas socias fundadoras.<br />

Siguiendo la línea de lo analizado en lo que respecta a las causas de nulidad, en este apartado<br />

analizaremos la modificación que trajo consigo la LSC en lo que respecta al apartado 3 del antiguo<br />

artículo 35 de la LSA (responsabilidad de las personas socias), que tenía este contenido:<br />

“Art.35.3. Cuando el pago a terceros de las obligaciones contraídas por la sociedad declarada<br />

nula así lo exija, los socios estarán obligados a desembolsar sus dividendos pasivos.”<br />

Dicho efecto se modificó con la siguiente redacción:<br />

“Art. 57.3. En las sociedades de responsabilidad limitada, cuando la sociedad sea declarada<br />

nula por no haberse desembolsado íntegramente el capital social, los socios estarán<br />

obligados a desembolsar la parte que hubiera quedado pendiente. En las sociedades anónimas,<br />

cuando el pago a terceros de las obligaciones contraídas por la sociedad declarada<br />

nula así lo exija, los socios estarán obligados a desembolsar la parte que hubiera quedado<br />

pendiente.”<br />

Hablamos en este caso de la responsabilidad de las personas socias fundadoras.<br />

46


CONSTITUCIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

En este caso tendremos nuevamente que analizar cómo aplicar este artículo a las cooperativas.<br />

Siguiendo la conclusión que hemos obtenido para las causas de nulidad, los efectos podrían<br />

ser los siguientes:<br />

1. Siendo el capital social inicial de 3.000 euros y no se haya desembolsado íntegramente:<br />

su efecto será que las personas socias estarán obligadas a desembolsar la integridad del<br />

capital.<br />

2. Siendo el capital social inicial superior a 3.000 euros:<br />

a. No se desembolse el capital social inicial mínimo de 3.000 euros, aunque suponga<br />

una cuantía superior al 25% inicial mínimo a desembolsar sobre el capital<br />

social inicial suscrito: su efecto será que las personas socias estarán obligadas<br />

a desembolsar el mínimo de los 3.000 euros cuando el pago a terceros de las<br />

obligaciones contraídas por la sociedad declarada nula así lo exija.<br />

b. No se desembolse el 25% inicial mínimo a desembolsar del capital social inicial<br />

suscrito, aun siendo la cuantía a desembolsar superior a 3.000 euros: su efecto<br />

será que las personas socias estarán obligadas a desembolsar el mínimo cuando<br />

el pago a terceros de las obligaciones contraídas por la sociedad declarada nula<br />

así lo exija.<br />

2.9.4 Otra normativa aplicable<br />

Ya hemos hecho referencia expresa a los artículos 56 y 57 de la LSC que son directamente<br />

aplicables.<br />

47


3. REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong> *3<br />

Artículo 15. Organización.<br />

El Registro de Cooperativas de Euskadi es un registro público, con estructura orgánica<br />

unitaria, adscrito al departamento del Gobierno Vasco competente en materia de trabajo.<br />

Artículo 16. Eficacia del registro.<br />

1. La eficacia del registro está definida por los principios de publicidad material y<br />

formal, legalidad, legitimación, prioridad y tracto sucesivo.<br />

2. La inscripción de la constitución, fusión, escisión, disolución y reactivación de las<br />

cooperativas, así como la de transformación en sociedades de esta naturaleza, tendrá<br />

carácter constitutivo, considerándose como fecha de inscripción la fecha de<br />

presentación de la documentación. En los demás casos será declarativo.<br />

3. El Registro de Cooperativas de Euskadi promoverá, en sus relaciones con las ciudadanas<br />

y ciudadanos y con las entidades interesadas en acceder al mismo, la utilización<br />

de medios electrónicos, informáticos y telemáticos a los efectos de facilitar<br />

dichas relaciones, especialmente la inscripción y depósito de los actos sujetos al<br />

mismo, así como la resolución de consultas y expedición de certificados.<br />

Artículo 17. Funciones.<br />

El Registro de Cooperativas de Euskadi tendrá las siguientes funciones:<br />

a) Calificar, inscribir y certificar los actos que según la normativa vigente deban acceder<br />

a dicho registro, que se refieran a cooperativas de primero, segundo o ulterior grado,<br />

a uniones y federaciones de cooperativas, a asociaciones de dichas federaciones o a<br />

otras entidades jurídicas que agrupen mayoritariamente a cooperativas reguladas en la<br />

presente ley.<br />

b) Habilitar y legalizar los libros obligatorios.<br />

c) Recibir el depósito de las cuentas anuales y la certificación de los acuerdos correspondientes<br />

de las cooperativas a que se refiere el apartado a) del presente artículo,<br />

limitándose a calificar si los documentos presentados son los exigidos por la ley, si están<br />

debidamente aprobados por la asamblea general y si constan las preceptivas firmas.<br />

d) Expedir certificaciones sobre la denominación de las entidades cooperativas.<br />

e) Resolver las consultas que sean de su competencia.<br />

f) Cualquier otra atribuida por esta ley o por sus normas de desarrollo.<br />

Artículo 18. Normas supletorias.<br />

1. En cuanto a plazos, personación en el expediente, representación y demás materias<br />

formales referidas al Registro de Cooperativas de Euskadi no reguladas expresa-<br />

* Comentario realizado por Unai Iturriotz Erdotziain, abogado ejerciente y profesor asociado del Departamento<br />

de Derecho Administrativo, Constitucional y Filosofía del Derecho de la UPV/EHU.<br />

49


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

mente en esta ley o en sus normas de desarrollo, serán de aplicación las normas del<br />

procedimiento administrativo.<br />

2. La demanda judicial contra actos dictados en aplicación del derecho sustantivo<br />

cooperativo se interpondrá ante los juzgados y tribunales mercantiles, de conformidad<br />

con la Ley Orgánica del Poder Judicial y normativa procesal aplicable.<br />

3.1 Introducción<br />

El Registro de Cooperativas de Euskadi (en adelante, RCE) es una pieza clave a la hora<br />

de proporcionar seguridad jurídica en el tráfico empresarial, en este caso concreto, a las cooperativas<br />

domiciliadas en la CAPV y cuya actividad principal se desarrolla en la CAPV, y a<br />

quienes se relacionan o actúan con ellas.<br />

La actual Ley de Cooperativas de Euskadi (en adelante, LCE) dedica el capítulo III del<br />

Título I, compuesto a su vez por cuatro artículos, a regular lo referente al RCE.<br />

3.2 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

Si comparamos la actual LCE con la anterior (Ley 4/1993, de 24 de junio) cabría destacar<br />

dos novedades, una formal y otro material.<br />

La novedad formal es que se ha previsto la promoción del uso de medios electrónicos, informáticos<br />

y telemáticos, agregando un nuevo apartado al artículo referente a la eficacia del<br />

RCE. Estimamos que con dicha aportación se pretende reforzar la apuesta por la modernización,<br />

las nuevas tecnologías y digitalización, adecuando el RCE a la realidad actual.<br />

Por otra parte, la novedad material más sustancial y significativa es que se ha encomendado<br />

a la jurisdicción mercantil el conocimiento y la resolución de las demandas jurídicas<br />

contra los actos del RCE. Mientras que en la anterior normativa la jurisdicción competente<br />

era la civil, ahora los órganos jurisdiccionales ante los que se debe acudir serán los juzgados<br />

y tribunales mercantiles.<br />

Podría citarse también como novedad que haya desaparecido la referencia a la reclamación<br />

previa a la vía judicial, pero no es propiamente una innovación, sino un simple acomodo a la<br />

reforma habida en la legislación procesal administrativa común: en la medida que se ha suprimido<br />

todo lo referente a la reclamación previa al ejercicio de acciones civiles y laborales que<br />

se preveía en la Ley 30/1992, como consecuencia de la Ley 39/2015, no tenía sentido mantener<br />

esta previsión. La desaparición en la legislación administrativa del requisito de procedibilidad<br />

en que consistía la reclamación administrativa previa cuando se pretendía ejercitar acciones<br />

civiles y laborales, ha provocado que no se prevea esta figura en la actual LCE.<br />

Por lo demás, el resto de cambios son insignificantes y, en cualquier caso, carecen de consecuencias<br />

prácticas, en tanto en cuanto su función ha sido aclarar o mejorar la redacción anterior.<br />

3.3 Comentario general y significado practico<br />

A continuación, analizaremos artículo a artículo las previsiones sobre el RCE.<br />

50


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

3.3.1 Artículo 15<br />

El RCE hasta la actual ley se definía como “un registro jurídico”, en el sentido que tenía<br />

la capacidad de crear presunciones jurídicas sobre lo que constaba en el registro. Esta nueva<br />

ley, sin embargo, define el RCE como “un registro público”, lo cual supone, por una parte,<br />

que se trata de un servicio al que tiene acceso toda aquella persona que tuviera un interés legítimo,<br />

y, por otra parte, que está dirigida a dar publicidad a determinados hechos y circunstancias<br />

concernientes a las cooperativas. No obstante, esta consideración o forma de definir<br />

el RCE no tiene consecuencias prácticas, en tanto en cuanto antes también se configuraba<br />

como un servicio público de funcionamiento gratuito y ahora también sigue siendo un registro<br />

con carácter, eficacia y consecuencias en la esfera jurídica. No se olvide que, por ejemplo,<br />

las inscripciones de los actos de constitución o disolución tienen carácter constitutivo, por lo<br />

que las cooperativas adquieren o pierden personalidad jurídica desde el momento en que se<br />

practique la inscripción en el registro, lo cual es una muestra palmaria del efecto jurídico y,<br />

por tanto, de su naturaleza de “registro jurídico”. Por tanto, el RCE sigue siendo un registro<br />

jurídico administrativo de carácter público, y consideramos que con este cambio tan sólo se<br />

ha querido enfatizar uno de sus aspectos, sin que pierda o se altere su carácter jurídico. Tanto<br />

es así que los principios de eficacia por el que se rige el RCE no se han modificado en lo más<br />

mínimo, y en especial nos referimos a los principios de publicidad formal y material y al de<br />

legitimación.<br />

En cualquier caso, antes y ahora se subraya que su estructura orgánica es unitaria, en tanto<br />

en cuanto se pretende uniformizar los criterios de calificación y funcionamiento y evitar<br />

discrepancias o disparidad de criterios de actuación, lo cual, como sabemos, no quiere decir<br />

que no pueda haber desconcentración de algunas de sus funciones en las delegaciones<br />

territoriales. En la medida que al ser la estructura unitaria sólo hay un único registro para<br />

las cooperativas vascas, evidentemente, se consigue el resultado propuesto de que haya un<br />

único criterio.<br />

A diferencia de la anterior ley, ahora no se adscribe específicamente el RCE al “departamento<br />

de trabajo y seguridad social del Gobierno Vasco”, sino que se hace referencia genérica<br />

a la materia: trabajo. Esta modificación viene motivada, a nuestro entender, por el propósito<br />

de que no le influya la forma específica de denominarse el departamento en cuestión<br />

o que no haya confusión en el supuesto de que se cambie de denominación. Esta diferente<br />

forma de hacer referencia al departamento al que se adscribe el RCE tampoco conlleva consecuencias<br />

prácticas, en la medida que sigue estando incardinada dentro de la organización<br />

administrativa de la Comunidad Autónoma del País Vasco.<br />

3.3.2 Artículo 16<br />

Tal y como se incide en la exposición de motivos de la LCE no resultan modificados la<br />

eficacia y los principios por los que se rige el RCE. La redacción del primer apartado de este<br />

artículo es idéntica a la anterior, por lo que cabe concluir que perdura también el significado<br />

de los principios que inspiran el RCE.<br />

Este es el artículo con mayor contenido y significado jurídico, por lo que resulta procedente<br />

desgranar, de manera sintética, el significado de cada principio: “publicidad formal” (el<br />

RCE es público y hará publicidad de la información que se registra); “publicidad material”<br />

(se presume que su contenido es conocido por todas las personas y no cabe invocar desco-<br />

51


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

nocimiento, produciendo efectos en relación a terceras personas de buena fe los actos inscritos);<br />

“legalidad” (los documentos a inscribir previa evaluación serán calificados, tanto sobre<br />

su forma y la legitimación de quien lo otorga o suscribe como en lo que se refiere a la validez<br />

de su contenido y las consecuencias que se derivan de ello y del asiento que se practique);<br />

“legitimación” (el contenido se presume exacto y válido, y, aunque no convalide los actos<br />

nulos o inexactitudes, producirá todos sus efectos mientras no haya una declaración inscrita<br />

en tal sentido y, además, aún en este supuesto esa declaración no perjudicará a los derechos<br />

de terceras personas de buena fe); “prioridad” (las inscripciones se practicarán en el orden<br />

de su acceso al registro y cuando se proceda a realizar una inscripción o anotación preventivamente<br />

no podrá realizarse ningún otro de igual o anterior fecha si resulta opuesto o incompatible<br />

con éste) y “tracto sucesivo” (resulta precisa la previa inscripción del sujeto, acto o<br />

contrato, apoderamiento o nombramiento para poder practicar inscripciones sucesivas).<br />

En lo que respecta al segundo apartado, donde se determina cuáles son las inscripciones<br />

que tendrán “carácter constitutivo” y cuales los “declarativos”, se mantiene como en la<br />

anterior regulación: identifica de forma excluyente cuales son las inscripciones constitutivas,<br />

dando al resto el carácter de declarativas. Ahora como antes, tienen carácter constitutivo<br />

y, por tanto, producirán efectos y consecuencias en el ámbito jurídico, las inscripciones<br />

de constitución, fusión, escisión, disolución y reactivación, así como la transformación en<br />

cooperativas; y todas las demás tendrán carácter declarativo, es decir, serán meramente informativas.<br />

No obstante lo anterior, ahora se ha agregado una consideración práctica que<br />

no se hacía en la legislación anterior: la fecha de inscripción será la fecha de presentación<br />

de la documentación. Por tanto, aunque el asiento se lleve a cabo en fecha posterior al que<br />

tuvo entrada el documento en el RCE, la fecha que reflejará el asiento debe ser la de la presentación<br />

del documento. Esta aportación es más una aclaración que una innovación y está<br />

en coherencia con lo previsto en el principio de “prioridad”: las operaciones registrales se<br />

practicarán según el orden de presentación.<br />

La novedad más destacable en cuanto a la eficacia del registro, tal y como hemos adelantado,<br />

es que se ha añadido un tercer apartado y ello con la finalidad de facilitar los procesos<br />

de inscripción y depósito de los actos mediante la utilización de medios electrónicos, informáticos<br />

y telemáticos. Por tanto, con esta nueva previsión se pretende adecuar el RCE a la<br />

realidad actual y promover la utilización de medios más ágiles en sus relaciones, llegando<br />

a ser la primera opción para realizar trámites y gestiones. No obstante, en comparación con<br />

lo dispuesto por la Ley 39/2015, debemos destacar que mientras ésta implantó los registros<br />

electrónicos para el conjunto de administraciones de modo imperativo, en este caso tan sólo<br />

se ha dispuesto que se promoverá el uso de estos modernos medios, sin establecerlos como<br />

uso obligatorio.<br />

3.3.3 Artículo 17<br />

En el artículo 17 se identifican las funciones del RCE.<br />

La relación de funciones que se asignan al RCE no han variado. Las funciones son exactamente<br />

las mismas, tanto cuantitativamente como cualitativamente. La única novedad la<br />

encontramos en que se ha mejorado la redacción del epígrafe c), especificando que la referencia<br />

que se hace al apartado a) es “del presente artículo”; una aclaración que no cambia el<br />

significado de la previsión en lo más mínimo.<br />

52


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

Debemos significar que las funciones relacionadas no son las únicas encomendadas al<br />

RCE, dado que en el último epígrafe se dispone que también tendrá como función “Cualquier<br />

otra atribuida por esta ley o por sus normas de desarrollo”. Como es sabido reglamentariamente<br />

se ha dispuesto que el RCE sea un “instrumento activo de fomento cooperativo”<br />

y también que tiene la función de “asesorar a los promotores de nuevas Cooperativas, y<br />

a los administradores y asesores de las ya constituidas”; por lo que se confirma que sus<br />

funciones no se limitan a las citadas en la LCE. En definitiva, las funciones citadas no son<br />

numerus clausus.<br />

Aunque por la claridad de lo dispuesto sobre las funciones no merezca extendernos demasiado,<br />

de manera resumida, procede realizar las siguientes consideraciones:<br />

• Calificar supone analizar y evaluar la conformidad a la ley de aquello que se presenta<br />

ante el RCE para decidir si procede o no formalizar el asiento correspondiente, es<br />

decir, se valora si los títulos o documentos que se presentan ante el registro cumplen<br />

los requisitos extrínsecos e intrínsecos exigidos por las normas que rigen la materia.<br />

Como consecuencia de la calificación, mediante resolución motivada, “se procederá<br />

a la extensión o de la denegación del asiento solicitado”, tal y como se prevé reglamentariamente:<br />

si no contuviera defectos, se practicará inmediatamente el asiento, y<br />

si fuera defectuoso, se denegará motivadamente practicar el asiento.<br />

• La inscripción es un tipo de asiento que se practica en los libros del registro. Algunos<br />

actos son necesarios inscribirlos, como por ejemplo la constitución de la cooperativa<br />

o las modificaciones estatutarias, y otros son potestativos, como por ejemplo el nombramiento<br />

del Consejo Social y del Comité de Recursos.<br />

• La certificación registral supone una forma de publicar el contenido de lo que figura<br />

en el RCE, bajo la firma y responsabilidad de quien registra sobre la correspondencia<br />

con el contenido de los libros. Es el medio propicio para acreditar fehacientemente<br />

lo que figura o consta en el RCE, incluso lo que no consta, como por ejemplo sucede<br />

con las certificaciones de denominación no coincidente que son, al fin y a la postre,<br />

una certificación negativa de denominación que suele emplearse en el supuesto de<br />

que se pretenda reservar una denominación determinada a la hora de crear una cooperativa,<br />

dado que no está permitido adoptar una denominación idéntica a la de otra<br />

cooperativa preexistente y la expedición de este certificado tiene como consecuencia<br />

jurídica que se reserve temporalmente la denominación que no figura registrada a la<br />

persona solicitante de la certificación.<br />

La publicidad también puede hacerse efectiva mediante notas simples informativas,<br />

que tienen valor puramente ilustrativo y no dan fe del contenido de los asientos, o<br />

fotocopias de los asientos y de los documentos depositados en el RCE.<br />

• Habilitar y legalizar libros supone destinar algo, en este caso los libros registrales,<br />

a un determinado fin, en este caso que tengan validez y surtan efecto su contenido<br />

en el tráfico jurídico. Los libros que son preceptivos para las cooperativas deben ser<br />

habilitados o legalizados por el RCE. La diferencia entre ambos reside en que la habilitación<br />

es previa a que se use el libro (“antes de su utilización”, según el vigente<br />

reglamento) y la legalización es posterior a efectuarse la redacción de los libros. Tanto<br />

la habilitación como la legalización se realizan mediante diligencia de la persona<br />

encargada del registro en la primera hoja y sello de todas las hojas.<br />

53


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

• Recibir el depósito de las cuentas y certificación de acuerdos supone que el RCE es<br />

el destinatario de dichos documentos a fin de que sean públicos y estén a disposición<br />

de cualquier persona interesada, pero el registro se limita tan sólo a recepcionarlos<br />

y a calificar si son documentos exigidos legalmente, si han sido debidamente aprobados<br />

por el órgano competente y constan las firmas exigidas. El RCE no entra a<br />

analizar y menos a avalar la correspondencia con la realidad y/o legalidad de su<br />

contenido.<br />

• El RCE también cumple la función de asesoramiento, en la medida que se prevé que<br />

resuelva consultas. Las respuestas del RCE tienen valor meramente informativo y no<br />

generan derechos ni expectativas de derechos. Así mismo, su respuesta no vincula la<br />

actuación posterior de la persona registradora y tampoco puede ser objeto de impugnación,<br />

sin perjuicio de que pueda recurrirse la calificación registral que se pudiera<br />

realizar. En principio no hay limitación sobre el objeto o cuestiones que se pueden<br />

someter a la consideración del RCE, si bien deben circunscribirse a temas “de su<br />

competencia”.<br />

3.3.4 Artículo 18<br />

La principal novedad con respecto a la anterior LCE en lo que se refiere a las previsiones<br />

sobre el RCE se encuentra en este artículo: Mientras que en lo que se refiere a la normativa<br />

aplicable de forma supletoria prevista en el primer apartado, en comparación con la previsión<br />

anterior, es prácticamente igual tanto en el fondo como en la forma, salvo que se añade el<br />

calificativo de “formales” a la referencia genérica de “demás materias”, con intención de<br />

aclarar que son cuestiones procesales – formales y no materiales – sustanciales, el segundo<br />

apartado modifica lo previsto sobre los órganos jurisdiccionales a quienes les corresponde<br />

conocer las demandas judiciales, pasando del orden civil, a los juzgados y tribunales mercantiles.<br />

Así mismo, desaparece la previsión sobre la reclamación previa a la vía judicial que se<br />

debía sustanciar ante el Gobierno Vasco dada la supresión de esta figura en la Ley 39/2015.<br />

Por tanto, la norma supletoria actualmente sería la Ley 39/2015 para todo aquello que<br />

no esté previsto sobre plazos, personación, representación y demás cuestiones formales en<br />

la LCE o en los reglamentos que lo desarrollen. A falta de una previsión en las normas específicas<br />

sobre cooperativas, como antes, se debe acudir a las normas del procedimiento<br />

administrativo común; y ello sin perjuicio de que por las remisiones que se efectúan en el<br />

reglamento que desarrolla la LCE también debamos acudir frecuentemente a la legislación<br />

procesal administrativa.<br />

Tal y como hemos significado anteriormente, la principal novedad reside en que pasan de<br />

la jurisdicción civil a la mercantil las demandas judiciales contra los actos del RCE. Este<br />

cambio tiene su lógica en que cuando se promulgó la anterior ley cooperativa vasca no<br />

existían los juzgados mercantiles, los cuales fueron creados a raíz de la reforma de la Ley<br />

Concursal 8/2003, de 9 de julio, y entraron en funcionamiento el 1 de septiembre de 2004.<br />

Debemos tener presente que es la jurisdicción mercantil a la que le corresponde conocer y<br />

resolver los conflictos referentes a derecho societario, a razón de la competencia material,<br />

siendo el órgano jurisdiccional especializado frente a los juzgados de lo civil dentro del<br />

derecho privado. Así, tras la modificación operada en el año 2003, el art. 86 ter del actual<br />

LOPJ, concretamente el apartado 2.a) prevé la competencia de los juzgados mercantiles con<br />

54


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

respecto a las demandas que “se promuevan al amparo de la normativa reguladora de las<br />

sociedades mercantiles y cooperativas.”, pero no se hace alusión a los recursos formulados<br />

frente a las resoluciones dictadas en relación a la calificación efectuada por parte de los registros<br />

de cooperativas, a pesar de lo dispuesto en el apartado 2.e) sobre los recursos contra<br />

la calificación del registrador mercantil.<br />

Aunque a partir de la entrada en vigor de la LCE la jurisdicción competente sea la mercantil,<br />

ello no significa que el RCE tenga o adquiera carácter mercantil. Antes como ahora está<br />

adscrito al departamento del Gobierno Vasco que tiene encomendado la materia de trabajo,<br />

incardinado dentro del organigrama administrativo y las normas por las que se rige el RCE<br />

son primero las cooperativas y después las del procedimiento administrativo. Además, la<br />

LCE ha subrayado su carácter de “registro público”. No sería correcto equiparar el RCE al<br />

Registro Mercantil.<br />

Por otra parte, hemos resaltado la falta de previsión respecto a la reclamación previa para el<br />

ejercicio de acciones civiles. La desaparición de la previsión sobre reclamación previa es una<br />

adecuación a la Ley 39/2015 que derogó este requisito de procedibilidad previa al ejercicio<br />

de acciones civiles y laborales ante los órganos jurisdiccionales “debido a la escasa utilidad<br />

práctica” según se indicó en su exposición de motivos. En consecuencia, en los casos en<br />

que la acción ejercitada contra la actuación del RCE se fundamente en derecho privado no<br />

es preceptivo formular una reclamación previa ante el Gobierno Vasco, sino que puede formularse<br />

directamente la demanda judicial y acudir ante el órgano jurisdiccional competente,<br />

ahora los del orden mercantil. En definitiva, la supresión de la figura conlleva la no previsión<br />

actual. Puede entenderse que al haberse realizado una remisión genérica a la legislación<br />

procesal administrativa y haber desaparecido en ella lo referente a las reclamaciones previas,<br />

por una parte, sería reiterativo hacer una previsión semejante, y, por otra, no tendría sentido<br />

hacer una referencia en sentido negativo.<br />

No obstante lo anterior, en el supuesto de que la causa de denegación se base en derecho<br />

público administrativo, contra los actos y las resoluciones del RCE se puede y debe interponer<br />

recurso de alzada ante el departamento del Gobierno Vasco que se encargue de la<br />

materia de trabajo, antes de ejercitar acciones judiciales. En estos casos hay que agotar la vía<br />

administrativa previa antes de acudir a la vía judicial. Sólo en los casos en que se ejerciten<br />

acciones de la esfera del derecho privado (civil o mercantil) no sería necesario formular la<br />

cuestión antes en vía administrativa.<br />

Trasladando la doctrina de los actos separables al ámbito registral cooperativo, resulta<br />

crucial determinar la naturaleza de la resolución y distinguir cuál ha sido la causa de denegación<br />

de la resolución del RCE, si se basa en el derecho privado y, por tanto, podemos acudir<br />

directamente ante los órganos jurisdiccionales mercantiles o si se basa en el derecho público<br />

y, por tanto, podemos acudir ante los órganos jurisdiccionales contencioso – administrativos,<br />

siempre y cuando hayamos agotado la vía administrativa previa.<br />

Ciertamente es una cuestión controvertida y puede generar dificultades la determinación<br />

de la jurisdicción competente en cada supuesto concreto; más si cabe cuando cada comunidad<br />

autónoma del Estado Español ha regulado de manera diferente y, además, de forma ambigua<br />

o poco nítida lo referente al sistema de recursos y el orden jurisdiccional competente<br />

para conocer de las cuestiones que incumben a la actividad desarrollada por los registros de<br />

cooperativas.<br />

55


REGISTRO <strong>DE</strong> <strong>COOPERATIVAS</strong> <strong>DE</strong> <strong>EUSKADI</strong><br />

3.4 Otra normativa aplicable<br />

La legislación estatal (Ley 27/1999, de 16 de julio) que resultaría aplicable cuando la actividad<br />

cooperativizada no se lleve a cabo con carácter principal en una Comunidad Autónoma,<br />

sino en varias, no aporta nada nuevo a lo que se prevé en la LCE sobre el RCE.<br />

Hemos de tener presente lo dispuesto actualmente en la Disposición Adicional 6ª del Decreto<br />

59/2005, de 29 de marzo, del reglamento de organización y funcionamiento del Registro<br />

de Cooperativas de Euskadi:<br />

- Por una parte, serán de aplicación las normas del procedimiento administrativo común<br />

en cuanto a los aspectos procesales no regulados en la LCE y su reglamento.<br />

- Por otra parte, “en cuanto a los aspectos de contenido jurídico-privado”, en lo previsto<br />

por la LCE y su reglamento, “se aplicarán las normas registrales para las Sociedades<br />

obligadas a inscribirse en el Registro Mercantil”, siempre y cuando sean<br />

compatibles con la LCE y con las funciones y características del RCE.<br />

56


4. <strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS *4<br />

4.1 Introducción: estructura y finalidad de la regulación legal<br />

Bajo la rúbrica «De las personas socias», correspondiente al Capítulo IV del Título I, la<br />

LCE agrupa los arts. 19 a 31 de su texto con los rótulos siguientes:<br />

Artículo 19. Personas que pueden ser personas socias.<br />

Artículo 20. Admisión.<br />

Artículo 21. Personas socias de trabajo.<br />

Artículo 22. Obligaciones de las personas socias.<br />

Artículo 23. Derechos de las personas socias.<br />

Artículo 24. Derecho de información.<br />

Artículo 25. Límites y garantías del derecho de información.<br />

Artículo 26. Baja voluntaria.<br />

Artículo 27. Baja obligatoria.<br />

Artículo 28. Expulsión.<br />

Artículo 29. Normas de disciplina social.<br />

Artículo 30. Suspensión o baja obligatoria de la persona socia trabajadora o de trabajo por<br />

causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o de fuerza mayor.<br />

Artículo 31. Personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia.<br />

Comienza este capítulo, siguiendo la tradición, con la regulación de las personas que pueden<br />

ser personas socias. Como novedad destacable se lleva a cabo una sistematización que<br />

hace visible la existencia de las distintas modalidades de personas socias que pueden concurrir<br />

en una cooperativa. Así, entre las distintas clases de personas socias que se mencionan<br />

se encuentran las que ya se regulaban en la anterior LCE y, como gran novedad, las personas<br />

socias en excedencia. Conforme al mismo propósito de sistematización, se ha procedido a<br />

definir las distintas modalidades de personas socias que pueden integrarse en una cooperativa,<br />

sin perjuicio de que la regulación de cada una de ellas se encuentre ubicada en distintos<br />

preceptos de la LCE. Finalmente, se ha matizado que «las administraciones públicas y sus<br />

entes instrumentales dependientes» pueden ser socias de cooperativas.<br />

Respecto a la regulación de la admisión, se mantiene prácticamente intacta la regulación<br />

preexistente, con excepción hecha de algunas modificaciones sintácticas efectuadas para reflejar<br />

mejor y con mayor claridad el contenido del precepto. Como única precisión debe destacarse<br />

que, conforme a la nueva redacción, la denegación de la admisión no podrá producirse<br />

por causas que supongan cualquier tipo de discriminación, eliminándose los calificativos<br />

de arbitraria o ilícita que contenía la anterior LCE.<br />

* Comentario realizado por Jaione Badiola López, abogada socia responsable del área laboral en LKS<br />

Next LEGAL: artículos 19, 20, 21, 26, 27, 28 y 29; y Francisco Javier Arrieta Idiakez, profesor titular<br />

de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Deusto y árbitro de BITARTU-<br />

Servicio Vasco de Arbitraje Cooperativo: artículos 22, 23, 24, 25, 30 y 31.<br />

57


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Por su parte, la regulación de las personas socias de trabajo mantiene el mismo contenido<br />

que en la anterior LCE..<br />

En materia de obligaciones de las personas socias se ha incorporado literalmente a la LCE<br />

una cuestión que ya constaba en el RLCE, a saber, la posibilidad de que las personas socias,<br />

siempre que así lo prevean los estatutos, cumplan con la obligación de contar con una participación<br />

mínima o con un compromiso en las actividades de la cooperativa a través de su<br />

participación en otras entidades con las que la cooperativa coopere o participe y en las que<br />

tenga un interés especial vinculado al objeto social.<br />

En lo que respecta a los derechos de las personas socias, se mantiene en idénticos términos<br />

el contenido de la antigua LCE, por lo que se sigue regulando el elenco mínimo y necesario<br />

de derechos que corresponde a toda persona socia en una cooperativa.<br />

En relación con el derecho de información, son dos las novedades que se introducen por<br />

la nueva LCE, con el objetivo de aclarar algunos aspectos. Así, en primer lugar, cuando en<br />

la asamblea general se deba deliberar sobre las cuentas del ejercicio o cualquier propuesta<br />

económica, entre la información que debe estar a disposición de las personas socias se hace<br />

referencia al informe de gestión realizado por las personas administradoras. En segundo<br />

lugar, el informe preceptivo de la comisión de vigilancia sobre las cuentas anuales y sobre<br />

la propuesta de distribución de excedentes o de imputación de pérdidas solamente estará a<br />

disposición de las personas socias cuando la cooperativa no tenga la obligación de someter<br />

sus estados financieros a una auditoría de cuentas.<br />

En íntima relación con el derecho de información se encuentran sus límites y garantías. En<br />

este ámbito, la LCE reproduce el contenido de la antigua LCE, modificando únicamente las<br />

remisiones a los arts. que contemplan las vías de impugnación ante eventuales vulneraciones<br />

del derecho en cuestión.<br />

La regulación de la baja voluntaria reproduce en términos generales el contenido de la<br />

antigua LCE. Las modificaciones llevadas a cabo son aclaratorias de algunos aspectos que<br />

no resultaban del todo nítidos y, en algunos casos, incluso suponen una regulación distinta,<br />

como ocurre con la reducción del plazo de preaviso para solicitar la baja.<br />

En la misma línea, la regulación de la baja obligatoria reproduce en términos generales la<br />

redacción contenida en la LCE anterior. Como novedad se establece que la solicitud de baja<br />

obligatoria deberá ser contestada por la cooperativa en el mismo plazo y con los mismos<br />

efectos previstos para la baja voluntaria. Se introducen, además, algunas aclaraciones relacionadas<br />

con el procedimiento.<br />

Respecto a la regulación de la expulsión, la vigente LCE reproduce textualmente el contenido<br />

de la anterior.<br />

En materia de normas de disciplina social se han introducido ciertas mejoras en la redacción<br />

respecto a la regulación contemplada en la LCE anterior. Se trata de mejoras no sólo<br />

de carácter puramente léxico, sino también aclaratorias de algunos aspectos cuyo exacto<br />

contenido despertaba ciertas dudas interpretativas, como sucede con el plazo de prescripción<br />

de las infracciones o con la interrupción del mismo.<br />

Sin duda, una de las principales novedades de este capítulo reside en la incorporación al<br />

mismo de la regulación relativa a la suspensión o baja obligatoria de la persona socia trabajadora<br />

o de trabajo por causas ETOP o de fuerza mayor. Esto supone incorporar en este<br />

58


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

capítulo, y, más concretamente en el art. 30, el contenido que en la anterior LCE se regulaba<br />

en el art. 103, dentro del ámbito de las cooperativas de trabajo asociado. Entre las novedades,<br />

cabe destacar que, en virtud de lo establecido en el art. 109.3 de la actual LCE, la regulación<br />

contenida en el art. 30 no se aplicará a las cooperativas de enseñanza que asocien al profesorado<br />

y a personal no docente y de servicios. Asimismo, se introducen algunas modificaciones,<br />

como la que se orienta a flexibilizar la decisión de suspender las relaciones societarias,<br />

al facultar estatutariamente a tal efecto también a las personas administradoras. Con idéntico<br />

objetivo, se faculta también a las personas administradoras para determinar el número e<br />

identidad de las personas socias trabajadoras o de trabajo que habrán de causar baja en la<br />

cooperativa. Ahora, además, se introducen importantes matizaciones respecto al derecho de<br />

las personas socias cesantes a la devolución de sus aportaciones voluntarias y obligatorias.<br />

Por último, otra importante novedad de este capítulo consiste en que junto a las personas<br />

socias inactivas o no usuarias, se contemplan, ahora en el art. 31, a las personas socias en<br />

excedencia.<br />

4.2 personas que pueden ser personas socias<br />

Artículo 19. Personas que pueden ser personas socias<br />

1. Pueden ser personas socias de las cooperativas de primer grado tanto las personas<br />

físicas como las jurídicas, públicas o privadas, con las salvedades establecidas en<br />

el Título II de la presente ley.<br />

En las cooperativas de segundo o ulterior grado se estará a lo dispuesto en el art. 147.<br />

En el momento de la constitución, las cooperativas de primer grado habrán de estar<br />

integradas, al menos, por tres personas socias de la clase de la cooperativa que se<br />

constituye. Las de segundo o ulterior grado deberán contar entre sus personas socias<br />

fundadoras con dos sociedades cooperativas como mínimo.<br />

2. Las personas socias de las cooperativas se encuadrarán en alguna de las siguientes<br />

modalidades:<br />

a) Personas socias cooperadoras.<br />

b) Personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia.<br />

c) Personas socias colaboradoras.<br />

d) En las cooperativas mixtas, las personas socias titulares de partes sociales<br />

con voto.<br />

3. Son personas socias cooperadoras las personas físicas o jurídicas cuya condición<br />

de persona socia está directamente relacionada con la participación efectiva en la actividad<br />

de la cooperativa, sea como trabajador o trabajadora, o como usuario o usuaria.<br />

4. Son personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia las así<br />

consideradas en el art. 31 de esta ley.<br />

5. Podrán adquirir la condición de personas socias, que se denominarán colaboradoras,<br />

aquellas personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, que, sin poder realizar<br />

plenamente el objeto social cooperativo, puedan colaborar en la consecución<br />

del mismo. Sus derechos y obligaciones se regularán por lo dispuesto en los estatutos,<br />

y, en lo no previsto por estos, por lo pactado entre las partes. El conjunto de<br />

59


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

estas personas socias, salvo que sean sociedades cooperativas, no podrá ser titular<br />

de más de un tercio de los votos ni en la asamblea general ni en el consejo rector.<br />

Las personas socias colaboradoras, en función de su participación en la actividad<br />

cooperativizada, tendrán derecho a participar en los resultados de la cooperativa,<br />

si así lo prevén expresamente los estatutos o bien lo acuerda la asamblea general y<br />

las personas administradoras lo formalizan de forma expresa.<br />

Las personas socias colaboradoras tendrán la consideración de personas socias<br />

cooperadoras exclusivamente en relación con las cooperativas mixtas.<br />

6. Son titulares de partes sociales con voto las personas socias minoritarias en las<br />

cooperativas mixtas.<br />

7. Las administraciones públicas y sus entes instrumentales dependientes podrán ser<br />

personas socias cuando el objeto de la cooperativa sea prestar servicios o realizar<br />

actividades relacionadas con las encomendadas a dichas entidades, siempre que<br />

tales prestaciones no supongan ni requieran el ejercicio de autoridad pública.<br />

4.2.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

Si se compara la nueva LCE con la normativa anterior de 24 de junio de 1993, cabe mencionar<br />

las siguientes innovaciones en el actual art. 19 LCE:<br />

a) Se ha incorporado un nuevo párrafo segundo en el que se consagra una suerte de<br />

clasificación de las distintas clases de personas socias en la que se incluyen: las<br />

personas socias cooperadoras, las personas socias inactivas o no usuarias y personas<br />

socias en excedencia, las personas socias colaboradoras y, en las cooperativas mixtas<br />

las personas socias titulares de partes sociales con voto. Se trata de distintas modalidades<br />

de personas socias, que ya estaban reconocidas anteriormente, pero que han<br />

sido incluidas dentro del precepto en cuestión, a efectos sistemáticos, para ofrecer<br />

una imagen completa de las distintas modalidades de personas socias posibles en una<br />

cooperativa. De este modo, resulta visible la existencia de las distintas modalidades<br />

de personas socias que pueden concurrir en una cooperativa, sin perjuicio de las<br />

características peculiares que puedan presentar cada una de ellas.<br />

Se trasladan a la ley las modalidades de personas socias reguladas en el art. 2 del<br />

RLCE, por el que se aprueba el reglamento de la LCE. Sin embargo, se introduce<br />

como novedad la figura de la persona socia en excedencia; con esta inclusión parece<br />

que se pretende extender su presencia a cualquier tipo de cooperativa.<br />

b) Como segunda cuestión novedosa, cabe mencionar la inclusión de un nuevo párrafo<br />

tercero en el que, después de enumerar las distintas modalidades de personas socias,<br />

se procede a definir su régimen jurídico. Así, sin perjuicio de que la regulación de<br />

cada una de las modalidades de personas socias se encuentre ubicada en distintos<br />

preceptos, se ha considerado oportuno, siguiendo el afán sistemático con el que se ha<br />

pretendido dotar a este precepto, definir las distintas modalidades de personas socias<br />

que pueden integrarse en una cooperativa.<br />

Así, en primer término, define a las personas socias cooperadoras como aquellas<br />

personas físicas o jurídicas cuya condición de persona socia está directamente relacionada<br />

con la participación efectiva en la actividad de la cooperativa, sea como<br />

60


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

persona trabajadora o usuaria. De igual forma, se introduce un nuevo párrafo cuarto<br />

relativo a las personas socias inactivas o no usuarias figuras ya reconocidas en la<br />

regulación precedente, y a las personas socias en excedencia, cuyo régimen ha sido<br />

objeto de una actualización en el nuevo art. 31 LCE, al cual nos remitimos para un<br />

estudio más en profundidad<br />

También se contempla el régimen de las personas socias colaboradoras contenido en<br />

el párrafo quinto. Son dos nuevos párrafos en los que se declara expresamente que<br />

este tipo de personas socias tendrán derecho a participar en los resultados de la cooperativa,<br />

cuando así se haya previsto en los estatutos o lo acuerde la asamblea general.<br />

En cualquiera de ambos casos, las personas administradoras deberán formalizar<br />

de forma expresa dicho acuerdo para que las mencionadas personas socias tengan<br />

derecho a participar de tales resultados. En el último inciso del párrafo, se declara,<br />

además, que las personas socias colaboradoras solo podrán tener la condición de<br />

cooperadoras en relación con las cooperativas mixtas.<br />

c) En tercer lugar, se ha consagrado un nuevo párrafo sexto en el que se define la figura<br />

societaria de la persona socia titular de partes sociales con voto cuya participación en<br />

la cooperativa es minoritaria. Este planteamiento sigue la senda marcada en la regulación<br />

previgente que ha sido confirmada por el nuevo art. 155 LCE, a cuyo estudio nos<br />

remitimos para ahondar en el régimen de esta especial modalidad de personas socias.<br />

d) Finalmente, cabe destacar como última novedad, de carácter sustancialmente semántico<br />

que, en el párrafo séptimo, antiguo párrafo tercero, se admite que podrán<br />

ser personas socias de cooperativas las administraciones públicas y sus entes instrumentales,<br />

eliminando así el equívoco que la regulación previgente generaba cuando<br />

utilizaba el término «los entes públicos con personalidad jurídica», locución no<br />

demasiado acertada, ya que no acababa de precisar con nitidez la forma en que las<br />

administraciones públicas pudiesen formar parte de una cooperativa. Con la nueva<br />

locución el mensaje que se desea transmitir resulta mucho más claro porque permite<br />

concluir que la administración pública, sea de índole autonómica, foral o municipal,<br />

puede participar como persona socia de una cooperativa a través de cualquiera de los<br />

instrumentos jurídicos de que dispone para materializar dicha incorporación.<br />

4.2.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.2.2.1 Características generales de la persona socia de la cooperativa<br />

El nuevo art. 19 LCE determina y clasifica las personas que pueden ser personas socias de<br />

la cooperativa. La especial relevancia de la persona socia en la cooperativa, por su componente<br />

de base mutualista, por sus principios cooperativos y, por ende, por la relación de la<br />

cooperativa con sus personas socias explica que se consagre un precepto específico para describir<br />

el tipo de personas que pueden ser personas socias de la cooperativa, y al mismo tiempo,<br />

las distintas modalidades de personas socias que pueden formar parte de una cooperativa.<br />

En primer término, se establece que, en las cooperativas de primer grado, pueden ser personas<br />

socias de la cooperativa tanto las personas físicas como las jurídicas. A diferencia de<br />

otras normativas no se prevé expresamente la posibilidad de que puedan ser personas socias<br />

las comunidades de bienes (art. 12 LCE). Ello significa que, para revestir la condición de<br />

61


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

persona socia, esta debe tener personalidad propia, entendida en un sentido amplio, porque<br />

permite que lo sean tanto las personas físicas como las jurídicas, y, dentro de estas últimas,<br />

también admite que puedan serlo personas jurídicas públicas o privadas, cualquiera que sea<br />

la naturaleza de su poder de decisión.<br />

Dentro de la categoría de personas físicas se incluyen las personas con plena capacidad<br />

de obrar, es decir, las mayores de 18 años no incapacitadas, las menores emancipadas y las<br />

menores e incapaces debidamente representadas. En las cooperativas de trabajo asociado,<br />

no obstante, las personas físicas socias de este tipo de cooperativas deben cumplir ciertas<br />

condiciones por la especial configuración de tales cooperativas, y a cuyo específico régimen<br />

nos remitimos (art. 103 LCE).<br />

Por lo que se refiere a la categoría de personas jurídicas, también se admite que puedan ser<br />

personas socias de cooperativas distinguiéndose entre personas jurídicas privadas y públicas.<br />

Aunque nada se concreta, dentro de la subcategoría de personas jurídicas privadas se debe<br />

entender a este respecto que pueden ser personas socias de una cooperativa una sociedad<br />

civil o cualquier modalidad de sociedad mercantil, sin perjuicio de que, si bien no es obligatorio<br />

que exista plena compatibilidad entre el objeto social de la persona jurídica socia y el<br />

de la cooperativa, lo que nunca debe haber es incompatibilidad entre ambos objetos sociales.<br />

También pueden formar parte de la cooperativa entidades sin ánimo de lucro como fundaciones<br />

o asociaciones, sin que, en principio, exista ningún tipo de restricción para que sean<br />

personas socias de una cooperativa. Por su parte, en el apartado de personas jurídicas públicas<br />

cabe mencionar cualquier tipo de entidades públicas con personalidad jurídica, entre<br />

las cuales, se incluyen las sociedades mercantiles públicas, los organismos autónomos, las<br />

entidades privadas de Derecho público, las fundaciones públicas o los consorcios públicos.<br />

Su condición de entidad pública conlleva ciertas especialidades en el estatuto de la persona<br />

socia que revista dicha condición, por el sometimiento de este tipo de entidades a la normativa<br />

jurídico-pública a la que están sujetas por ley.<br />

En segundo término, en relación con las cooperativas de segundo grado, se establece que<br />

podrán ser miembros de estas cooperativas, las cooperativas de grado inferior, las personas<br />

socias de trabajo y cualesquiera entidades y personas jurídicas de naturaleza pública o privada<br />

siempre que exista convergencia de intereses y necesidades, conforme lo prevé el art. 147<br />

LCE, precepto al cual se remite expresamente.<br />

4.2.2.2 Número mínimo de personas socias<br />

Las cooperativas de primer grado en el momento de su constitución habrán de estar integradas,<br />

al menos, por tres personas socias de la clase de cooperativa que se constituya. Ello<br />

supone, por tanto, que por las propias características de las distintas categorías de personas<br />

socias, cuyo estudio se va a abordar a continuación, las personas socias fundadoras deberán<br />

revestir la condición de personas socias cooperadoras de la clase de cooperativa de la que<br />

forman parte. En cualquier caso, la presencia de personas socias colaboradoras y de duración<br />

determinada, no debería vetarse porque son personas socias a todos los efectos, sin perjuicio<br />

de que las peculiaridades de su régimen específico aconsejan que en ese momento inicial las<br />

personas socias cooperadoras deberían ostentar una posición mayoritaria para que no quede<br />

desvirtuado el espíritu y la finalidad de la cooperación, referente principal en el ámbito de<br />

las cooperativas.<br />

62


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

En las cooperativas de segundo o ulterior grado se exige que, entre sus personas socias<br />

fundadoras, deberán contar con dos cooperativas, como mínimo. Sin perjuicio de su estudio<br />

en profundidad cuando se analice el art. 147 LCE, se entiende que, de igual forma, no hay<br />

ninguna limitación en dicho pronunciamiento genérico y pueden formar parte de una cooperativa<br />

de segundo grado cualquier tipo de cooperativa, sin que deban necesariamente revestir<br />

ningún tipo específico de modalidad.<br />

4.2.2.3 Clasificación de las personas socias<br />

El nuevo art. 19 LCE incorpora en su articulado una clasificación de las distintas personas<br />

socias que pueden formar parte de una cooperativa, con el fin de sistematizar las diferentes<br />

modalidades de personas socias existentes. Dicha sistematización se realiza en función del<br />

nivel de realización de la actividad cooperativizada. En este sentido, se tratan de distintas<br />

modalidades de personas socias, que ya estaban reconocidas anteriormente en el reglamento<br />

de la ley de cooperativas aún vigente, pero que han sido compendiadas a efectos sistemáticos,<br />

para ofrecer una imagen completa de las distintas modalidades de formar parte de una<br />

cooperativa. No obstante, existen otras figuras de personas socias no incluidas dentro de<br />

dicha clasificación tales como las personas socias de duración determinada (art. 26.2.2 LCE)<br />

o las personas socias trabajadoras (art. 103 LCE).<br />

En primer lugar, hace mención a las personas socias cooperadoras, que son aquellas que,<br />

sin limitación, cooperativizan el objeto de la cooperativa. El propio párrafo tercero del art.<br />

19 LCE lo precisa cuando declara que revisten tal categoría las personas físicas o jurídicas<br />

cuya condición de persona socia está directamente relacionada con la participación efectiva<br />

en la actividad de la cooperativa. Se trataría de las personas socias comunes u ordinarias de<br />

la cooperativa.<br />

En segundo lugar, se incluyen a las personas socias inactivas o no usuarias y a las personas<br />

socias en excedencia cuyo régimen legal está expresamente previsto en el nuevo art. 31 LCE.<br />

Estas modalidades de personas socias dan cabida a las personas que tras ser personas socias<br />

cooperadoras ya no desarrollan la actividad cooperativizada pero que desean mantener una<br />

vinculación societaria con la cooperativa. De este modo, se consagran como personas socias<br />

de la cooperativa, a todos los efectos, a las personas socias inactivas, no usuarias y en excedencia,<br />

inclusión que responde al propósito de conseguir incorporar en dicho precepto todas<br />

las modalidades de personas socias existentes.<br />

En tercer lugar, figuran las personas socias colaboradoras, que se definen como aquellas personas<br />

físicas o jurídicas que, sin poder realizar plenamente el objeto social cooperativo, pueden<br />

colaborar de alguna forma en su consecución. Su régimen jurídico está regulado en los respectivos<br />

estatutos de la cooperativa y en lo no previsto en aquellos, por lo que hubieran pactado las<br />

partes. De cualquier forma, el conjunto de este tipo de personas socias no podrá ser titular de más<br />

de un tercio de los votos, salvo que sean sociedades cooperativas o entidades controladas por<br />

estas, ni en la asamblea general en el órgano de administración, para que nunca puedan estar en<br />

mayoría y no puedan estar en condiciones de decidir sobre los designios de la cooperativa. Esta<br />

limitación representa la idea clásica de que la cooperativa siempre tiene que estar en manos de<br />

las personas socias cooperadoras, porque son quienes directamente se involucran en el desarrollo<br />

de la actividad cooperativizada, lo que explica que las otras categorías de personas socias deban<br />

ostentar siempre una presencia menor que la de las personas socias cooperadoras. En este sentido,<br />

63


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

se pronuncia el art. 37.4 LCE cuando señala que el número total de votos de las personas socias<br />

colaboradoras, las inactivas o no usuarias, las personas socias en excedencia y las de vínculo de<br />

duración determinada no podrán alcanzar la mitad de los votos totales de la cooperativa.<br />

En cualquier caso, se ha añadido un nuevo párrafo en el que se declara que las personas socias<br />

colaboradoras tendrán derecho a participar en los resultados de la cooperativa, en función<br />

de su participación en la actividad cooperativizada, siempre que así lo prevean los estatutos o<br />

lo acuerde la asamblea general, correspondiendo a las personas administradoras su formalización.<br />

Con este nuevo inciso, se reconoce expresamente a las personas socias colaboradoras que<br />

pueden tener derecho a participar en los resultados de la cooperativa, cuando así lo contemplen<br />

los estatutos o lo acuerde la asamblea general, abriendo así dicha posibilidad a que la asamblea<br />

lo pueda decidir, aunque dicho reconocimiento no esté previsto en los estatutos. Asimismo,<br />

también se les atribuye a las personas socias colaboradoras la condición de cooperadoras en las<br />

cooperativas mixtas, por razón de la específica naturaleza de este tipo de cooperativas.<br />

En cuarto lugar, en el art. 19.6 LCE se prevé una modalidad de personas socias específica<br />

de las cooperativas mixtas: las titulares de partes sociales con voto. La función de esta modalidad<br />

consiste principalmente en una aportación económica a la cooperativa, por la cual,<br />

recibe partes sociales con voto en la asamblea general, que pueden ser libremente negociadas<br />

en el mercado, si así lo prevén los estatutos. En cualquier caso, estas partes sociales con voto<br />

que ostenten las correspondientes personas socias nunca podrán suponer una mayoría de los<br />

votos de la asamblea porque expresamente se prohíbe que puedan superar el 49 % de tales<br />

votos (art. 155.3 LCE).<br />

Finalmente, también pueden ser personas socias de una cooperativa las administraciones<br />

públicas a través de sus entes instrumentales dependientes (art. 19.7 LCE). De esta forma se<br />

admite que las administraciones públicas, a través de las formas jurídicas de las que se pueden<br />

valer para participar en otras entidades, puedan formar parte de una cooperativa. La condición<br />

de entidad pública puede implicar especialidades en el estatuto de la persona socia en función<br />

del régimen legal al que esté sometido la administración pública titular de la entidad participante<br />

en la cooperativa.<br />

4.3 Admisión<br />

Artículo 20. Admisión<br />

1. Los estatutos establecerán los requisitos necesarios para la adquisición de la condición<br />

de persona socia de acuerdo con lo establecido en la presente ley.<br />

2. La aceptación o denegación de la admisión no podrán producirse por causas que<br />

supongan cualquier tipo de discriminación en relación con el objeto social.<br />

3. La solicitud de admisión se formulará por escrito a las personas administradoras,<br />

que resolverán en un plazo no superior a sesenta días a contar desde la recepción<br />

de aquella. Transcurrido dicho plazo sin resolución expresa se entenderá aprobada<br />

la admisión. La decisión desfavorable a la admisión deberá ser motivada.<br />

4. Denegada la admisión, la persona solicitante podrá recurrir ante el comité de recursos<br />

o, en su defecto, ante la asamblea general, en el plazo de veinte días desde la<br />

notificación de la decisión denegatoria.<br />

64


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

El recurso deberá ser resuelto por el comité de recursos en el plazo de treinta días<br />

o, en su caso, por la primera asamblea general que se celebre, mediante votación<br />

secreta. En ambos supuestos será preceptiva la audiencia previa de la persona interesada.<br />

5. El acuerdo de admisión podrá ser recurrido ante el comité de recursos o, en su defecto,<br />

ante la primera asamblea general que se celebre, a instancia del número de<br />

personas socias que fijen los estatutos, que deberán establecer el plazo para recurrir,<br />

el cual no podrá ser superior a veinte días desde la notificación del acuerdo de<br />

admisión.<br />

La adquisición de la condición de persona socia quedará en suspenso hasta que<br />

haya transcurrido el plazo para recurrir la admisión o, si esta fuese recurrida, hasta<br />

que resuelva el comité de recursos o, en su caso, la asamblea general. El comité de<br />

recursos deberá resolver en el plazo de treinta días, y la asamblea general, en la<br />

primera reunión que celebre, mediante votación secreta. En ambos supuestos será<br />

preceptiva la audiencia previa de la persona interesada.<br />

4.3.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El nuevo art. 20 LCE no presenta especiales novedades respecto de la normativa anterior.<br />

Su contenido coincide casi exactamente con el previsto en la regulación previgente, excepción<br />

hecha de algunas modificaciones sintácticas efectuadas para reflejar mejor el contenido<br />

del precepto y de la necesaria adecuación del nuevo texto al preceptivo lenguaje inclusivo<br />

que se ha producido a lo largo de todo el articulado.<br />

La única precisión que el nuevo art. 20 LCE introduce es que la denegación de la admisión<br />

no podrá producirse por causas que supongan cualquier tipo de discriminación directa o indirecta,<br />

eliminándose los calificativos de arbitraria o ilícita que antaño se entendía que debía<br />

reunir dicha discriminación para que resultara injustificada la inadmisión de la solicitud de<br />

ingreso en la cooperativa.<br />

Adicionalmente, cabría destacar que, con el fin de subrayar la trascendencia de la negativa<br />

a aceptar la solicitud de admisión, se declara de forma expresa y con más nitidez que en la<br />

regulación previgente que la decisión contraria a dicha admisión deberá ser motivada, a fin<br />

de garantizar adecuadamente los intereses de la persona solicitante que ve, en esta tesitura,<br />

cercenado su posibilidad de ingreso en la cooperativa.<br />

4.3.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.3.2.1 Introducción<br />

El art. 20 LCE establece el procedimiento a través del cual una persona interesada en<br />

formar parte de una cooperativa debe llevar a cabo su solicitud para poder ser admitida<br />

en el seno de la entidad, y el modo en que la cooperativa ha de contestar a dicha solicitud,<br />

cualquiera que sea el signo de dicha respuesta. Asimismo, se consagra el sistema de recursos<br />

contra dicha resolución de la cooperativa cuando la persona solicitante no esté de acuerdo<br />

con la denegación a su admisión o, por un número mínimo de personas socias que estén<br />

disconformes con la aceptación como persona socia de la persona solicitante en cuestión.<br />

Finalmente se aclara el momento concreto a partir del cual, la persona solicitante admitida<br />

65


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

adquiere la condición de persona socia, aspecto de gran interés práctico por las importantes<br />

consecuencias que conlleva.<br />

4.3.2.2 Requisitos para la adquisición de la condición de persona socia<br />

Para adquirir la condición de persona socia de una cooperativa, la vía original es participar<br />

en el acto de constitución de la cooperativa. La segunda forma, es la que se contempla en<br />

el art. 20 LCE objeto de análisis, que refleja el procedimiento a través del cual una persona<br />

ajena, manifiesta su propósito de adquirir la condición de persona socia de la cooperativa,<br />

que es el procedimiento que se va a examinar a continuación.<br />

Deben ser los estatutos los que establezcan los requisitos que debe reunir una persona<br />

para ser persona socia de la cooperativa, pudiendo ser de distinta naturaleza dependiendo<br />

de la clase y de las necesidades de la cooperativa. En primer lugar, pueden exigirse determinados<br />

requisitos subjetivos o inherentes a la persona, de tal forma que las personas socias<br />

deben reunir unas determinadas características, llegando, incluso, en ocasiones, a exigirse<br />

que cumplan una cualidad subjetiva concreta. En segundo lugar, puede suceder también que<br />

se exijan requisitos objetivos que hagan necesario que la persona solicitante ostente una determinada<br />

capacidad profesional, patrimonial o de otra índole en función de la actividad de<br />

la cooperativa o de sus necesidades, dependiendo de la clase de cooperativa de que se trate.<br />

Finalmente, cabe también que, en ocasiones, la adquisición de la condición de persona socia<br />

esté vinculada a un determinado ámbito geográfico por la especial relación de la cooperativa<br />

con un territorio concreto. En cualquier caso, puede haber, además, otro tipo de requisitos<br />

genéricos que vienen establecidos a lo largo del texto de la ley, como por ejemplo, requisitos<br />

de carácter propiamente económicos, tales como la aportación obligatoria y, en su caso, la<br />

cuota de ingreso, que operan como condiciones necesarias que la persona socia debe cumplir<br />

para poder acceder a la cooperativa, o como la necesidad de poder desarrollar la actividad<br />

cooperativizada. De cualquier forma, todas estas exigencias deben ser respetuosas con el<br />

principio de afiliación voluntaria y abierta, principio cooperativo esencial que propugna que<br />

las cooperativas están abiertas a todas las personas que quieran utilizar sus servicios y dispuestas<br />

a aceptar sus responsabilidades de ser personas socias. Este principio se concreta a<br />

través de los estatutos en los que se manifiesta la voluntad de sus personas socias y en los que<br />

se precisan los requisitos para formar parte de la cooperativa, pero que, en ningún caso, podrán<br />

suponer ningún tipo de discriminación respecto al objeto social. En este sentido según<br />

los principios cooperativos de la ACI no podrán propiciar ningún tipo de discriminación de<br />

género, social, racial, política o religiosa.<br />

En el párrafo tercero del art. 20 se recoge el procedimiento específico de admisión, al objeto<br />

de garantizar que se desarrolle con total transparencia. Así, el art. 20.3 LCE establece<br />

que la solicitud de ingreso se formulará por escrito, y, pese a que la normativa no lo precise,<br />

podrá venir acompañada de la información que la cooperativa pueda requerir a la persona<br />

solicitante al objeto de poder constatar si cumple los requisitos estatutarios y que la decisión<br />

sea adoptada con los máximos elementos de juicio. La cooperativa tiene derecho a examinar<br />

con detenimiento si la persona solicitante reúne las condiciones necesarias para formar parte<br />

de la entidad y si su perfil se ajusta a las características de la actividad cooperativizada que<br />

debe prestar. Dicho «control de acceso» a la cooperativa no resulta contradictorio con la<br />

vocación de organización abierta de este tipo de entidades, porque precisamente lo que se<br />

66


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

pretende con el estudio previo de la solicitud es asegurar que el ingreso de la persona solicitante<br />

resulte idóneo para que la cooperativa pueda alcanzar sus objetivos.<br />

Sobre las personas administradoras de la cooperativa recae la responsabilidad de aceptar<br />

o denegar dicha solicitud. Por eso, es lógico que se establezca que la solicitud deberá ir dirigida<br />

a ellas, quienes, en un plazo que no podrá superar los sesenta días desde la recepción<br />

de la solicitud, deberán resolver sobre la solicitud recibida (art. 20.2 LCE). Si no responden<br />

expresamente dentro de dicho plazo, se entenderá aprobada la solicitud. Por lo tanto, la aceptación<br />

a la solicitud de acceso puede ser tácita, mientras que la negativa deberá ser siempre<br />

expresa; dicha exigencia de motivación encuentra su fundamento en la concepción abierta<br />

del mundo cooperativo, en cuya virtud la cooperativa ha de ser proclive a admitir en su seno<br />

a cualquier persona interesada en acceder a ella, por lo que, si rechaza dicha solicitud, está<br />

obligada a fundamentar las razones por las que la persona solicitante no ha sido admitida<br />

en la entidad. Por eso, se prevé expresamente que la denegación de la admisión ha de ser<br />

motivada debidamente, a fin de que queden suficientemente salvaguardados los derechos<br />

de la persona solicitante interesada en integrarse en la cooperativa. Recordemos que la no<br />

admisión no puede estar basada en razones que supongan algún tipo de discriminación en<br />

relación con el objeto social.<br />

4.3.2.3 Procedimiento para recurrir la aceptación o denegación de la admisión de la<br />

persona solicitante: el momento de la adquisición de la condición de persona socia<br />

En el art. 20.4 LCE se regula el procedimiento a través del cual la persona solicitante a<br />

ingresar en la cooperativa recurre la decisión por la que se le deniega dicho acceso, y ante tal<br />

tesitura ejerce su recurso para que la cooperativa reconsidere su decisión. De este modo se<br />

fortalecen las garantías del procedimiento a fin de que la persona solicitante vea debidamente<br />

protegidos sus derechos. El iter procedimental previsto para tales casos dependerá de la<br />

propia configuración de la cooperativa, ya que podrá consistir en plantear el correspondiente<br />

recurso ante el comité de recursos (art. 58 LCE), si la cooperativa dispusiera de dicho órgano,<br />

porque, en caso de que no lo tuviera, tendrá que dirigir el recurso a la asamblea general.<br />

Desde una perspectiva temporal, conviene subrayar que el recurso se deberá plantear en el<br />

plazo de veinte días a contar desde la notificación de la decisión denegatoria. Y deberá ser<br />

resuelto por el comité de recursos en el plazo de treinta días desde que este lo recibió, o en la<br />

primera asamblea general que se celebre, cuando sea este el órgano competente para resolver<br />

el recurso, en cuyo caso, la votación deberá ser secreta para que las personas socias puedan<br />

votar con total libertad sobre la controvertida cuestión. Cualquiera que sea la instancia en la<br />

que se vaya a solventar el recurso, la persona solicitante tendrá derecho a intervenir y mostrar<br />

sus razones ante el órgano correspondiente a fin de que puedan ser tenidas en cuenta antes<br />

de que tome su decisión.<br />

Por su parte, en el art. 20.5 LCE se regula el procedimiento en el que se prevé el modo de<br />

plantear un recurso contra la admisión de una nueva persona socia en la cooperativa, que<br />

deberá ser ejercitado por el número de personas socias que fijen los estatutos. En este sentido,<br />

resulta cuestionable que la aceptación de la solicitud de ingreso no deba ser motivada, porque<br />

dicho silencio limita las posibilidades del recurso al no conocer las razones que han propiciado<br />

dicha admisión. La legitimación activa exigida se basa en que el recurso se plantee por<br />

un grupo de personas socias, remitiendo a los estatutos la concreción del número preciso. De<br />

67


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

igual modo que en el recurso contra la denegación de ingreso de una nueva persona socia, en<br />

este procedimiento la reclamación se dirigirá contra el comité de recursos o, en caso de que<br />

la cooperativa no disponga de él, contra la asamblea general. El plazo para ejercitar dicho<br />

recurso será de veinte días desde la notificación del acuerdo de admisión.<br />

Finalmente, aunque no resulte muy acertada la ubicación sistemática de la cuestión, el<br />

segundo párrafo del art. 20.5 LCE establece el momento a partir del cual la solicitante de<br />

la condición de persona socia adquiere dicho estatus. En principio, la adquisición queda<br />

condicionada a que transcurra el plazo para recurrir dicha admisión, esto es, los veinte días<br />

a contar desde la notificación del acuerdo de admisión. Y, en el caso de que sea recurrida,<br />

hasta que el comité de recursos o, en su defecto, la asamblea general lo resuelva. En este<br />

sentido, se establece, de igual forma que en el recurso contra la denegación de ingreso, que<br />

el comité de recursos tendrá que dar respuesta al recurso en un plazo de treinta días desde<br />

que lo recibió, o, en el caso de que sea la asamblea general el órgano competente para decidir<br />

sobre la cuestión, en la primera asamblea general que se celebre, en la que la decisión se<br />

deberá adoptar a través de votación secreta. En cualquiera que sea la instancia ante la que se<br />

presente el recurso, la persona socia dispone de audiencia previa para manifestar ante el órgano<br />

en cuestión los argumentos que considere convenientes para reforzar su admisión en la<br />

cooperativa. De este modo, se permite a la persona afectada poder defender su posición ante<br />

la cooperativa frente a las acusaciones que puedan haberse vertido en el recurso planteado<br />

solicitando su inadmisión en la cooperativa.<br />

Lo más llamativo de este precepto, en cualquier caso, es que, como en la regulación previgente,<br />

la adquisición de la condición de persona socia aceptada por el órgano de administración<br />

de la cooperativa queda en suspenso hasta que transcurra el plazo de veinte días desde el acuerdo<br />

de admisión o, en caso de recurso, se resuelva favorablemente por la instancia competente.<br />

La adquisición de la condición de persona socia queda, por tanto, sometida a una condición<br />

suspensiva: el transcurso del plazo para el ejercicio del recurso. De tal forma que la persona solicitante<br />

y aceptada por las personas administradoras no adquiere la condición de persona socia<br />

hasta que expire dicho plazo. Esta manera de proceder es comprensible porque trata de evitar<br />

que se produzca un ingreso en la cooperativa de alguien que finalmente se ha decidido por el<br />

órgano competente, que no es idóneo para formar parte de la mencionada entidad.<br />

4.4 personas socias de trabajo<br />

Artículo 21. Personas socias de trabajo<br />

1. En las cooperativas de primer grado que no sean de trabajo asociado, y en las de segundo<br />

o ulterior grado, los estatutos podrán prever los requisitos por los cuales las<br />

personas trabajadoras podrán adquirir la cualidad de personas socias de trabajo,<br />

consistiendo su actividad cooperativa en la prestación de su trabajo personal en la<br />

cooperativa.<br />

2. Serán de aplicación a las personas socias de trabajo las normas establecidas en esta<br />

ley para las personas socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo asociado,<br />

con las salvedades establecidas en este artículo.<br />

3. Los estatutos deberán fijar los criterios para una participación equitativa y ponderada<br />

de las personas socias de trabajo en la cooperativa.<br />

68


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

4. En el caso de que los estatutos prevean un periodo de prueba para las personas<br />

socias de trabajo, este no procederá si la nueva persona socia llevase en la cooperativa,<br />

como trabajadora por cuenta ajena, el tiempo que corresponda al periodo<br />

de prueba. Si procediese dicho periodo y la relación fuera resuelta por decisión<br />

unilateral de cualquiera de las partes, la relación jurídico-laboral que no se hubiese<br />

extinguido con anterioridad al periodo de prueba por transcurso de su plazo se<br />

entenderá renovada en las condiciones existentes al inicio de dicha fase de prueba.<br />

4.4.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El presente art. 21 LCE reproduce textualmente el contenido del previgente precepto. No<br />

se aprecia, en suma, ningún tipo de innovación en su nuevo articulado, sin perjuicio de las<br />

modificaciones introducidas en su tenor con el fin de adecuarlo al lenguaje inclusivo que ha<br />

sido empleado a lo largo de todo el nuevo articulado.<br />

4.4.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.4.2.1 Adquisición de la condición de persona socia de trabajo: la actividad cooperativizada<br />

El art. 21 LCE establece que, en los estatutos, se precisa la forma a través de la cual las<br />

personas trabajadoras pueden llegar a adquirir la cualidad de personas socias de trabajo.<br />

En todo caso, las personas socias de trabajo, serán aquellas personas socias trabajadoras<br />

(es decir, que la actividad que desarrollan en la cooperativa es el desempeño de su trabajo)<br />

en las cooperativas que no sean de trabajo asociado (en estos casos se trataría de personas<br />

socias trabajadoras), y las cooperativas de segundo o ulterior grado. Es, decir, las personas<br />

socias que desarrollan su trabajo en aquellas cooperativas cuya actividad cooperativizada no<br />

consiste en desarrollar el trabajo propiamente (de consumo, de servicios, agrícolas, etc…).<br />

Por tanto, a través de este precepto, se regula la posibilidad de ostentar la condición de<br />

persona socia a aquellas personas que prestan su trabajo en la cooperativa, aunque ello no<br />

sea la actividad cooperativizada propia del tipo de cooperativa en la que esté encuadrada. Sin<br />

embargo, la actividad cooperativizada que este colectivo societario realizará en la cooperativa,<br />

será la prestación del trabajo.<br />

La literalidad del artículo establece que serán los estatutos de la cooperativa los que deberán<br />

prever la posibilidad de que las personas trabajadoras adquieran la condición de personas socias<br />

de trabajo, por lo que, no se deduce claramente si para la adquisición de dicha condición<br />

es necesario que previamente hayan sido personas trabajadoras o si se trata de dos aspectos<br />

completamente independientes. Debería entenderse, en cualquier caso, que cualquier persona<br />

física puede adquirir la condición de persona socia de trabajo, con independencia de que en<br />

el momento de solicitarlo revista o no la condición de persona trabajadora de la cooperativa.<br />

Las razones de esta interpretación liberal obedecen a que la finalidad de este artículo es la de<br />

permitir alcanzar la condición societaria a aquellas persona que desarrollan su trabajo en las<br />

cooperativas cuya actividad cooperativizada no sea la prestación del trabajo, por lo que cuando<br />

la ley menciona a las personas trabajadoras, se debe entender como a aquellas que prestan o<br />

vayan a prestar su trabajo en la cooperativa y no como la necesidad de que cuenten con una<br />

69


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

condición de trabajadora por cuenta ajena previa a la condición societaria. Ello, podrá ser así<br />

o no, según el criterio de cada cooperativa, pero en ningún caso debe ser entendido como un<br />

requisito previo para poder alcanzar el estatus de persona socia de trabajo.<br />

4.4.2.2 Régimen de las personas socias de trabajo y su asimilación al de las personas<br />

socias trabajadoras de cooperativas de trabajo asociado<br />

En principio, según el art. 21.2 LCE, a las personas socias de trabajo se les aplican las<br />

normas propias de las personas socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo asociado<br />

(arts. 103 a 107 LCE), sin perjuicio de las especialidades previstas en este art. 21 LCE. De<br />

este modo, parece asimilarse el régimen aplicable a las personas socias de trabajo al de las<br />

personas socias trabajadoras de cooperativas de trabajo asociado.<br />

El régimen jurídico de las personas socias de trabajo queda establecido principalmente en<br />

los estatutos de la cooperativa y en el ámbito de desarrollo de su trabajo en el reglamento<br />

de régimen interno. Ciertamente los estatutos constituyen el marco regulador en el que deberán<br />

fijarse las condiciones de su régimen jurídico, que deberán, en todo caso, ser siempre<br />

respetuosas con los límites marcados en la normativa cooperativa. En concreto, los estatutos<br />

habrán de contener los criterios que aseguren que en la cooperativa exista una participación<br />

equitativa y ponderada de las personas socias de trabajo.<br />

4.4.2.3 Periodo de prueba de adquisición de la condición de persona socia de trabajo<br />

Por último, el art. 21.4 LCE establece que cuando se prevea en los estatutos un periodo de<br />

prueba para las personas socias de trabajo, dicho periodo no se podrá exigir cuando la nueva<br />

persona socia llevase desarrollando su labor en la cooperativa como trabajadora el tiempo<br />

que corresponde al periodo de prueba. En suma, el periodo de prueba no será de aplicación a<br />

la persona socia que lleve en la cooperativa como trabajadora por cuenta ajena, al menos, el<br />

tiempo correspondiente a dicho periodo de prueba. De esta manera no se duplica el periodo<br />

de prueba en el caso de que previamente haya sido persona trabajadora y lo tenga también<br />

que cumplir cuando adquiera la condición de persona socia, entendiendo que, si el periodo<br />

de prueba se ha realizado una vez, no es necesario llevarlo a cabo de nuevo. En estos casos<br />

desaparece la justificación de la existencia de dicho periodo de prueba a quien por el trabajo<br />

personal prestado en la cooperativa se le conoce sobradamente su capacidad. Por ello, cabe<br />

defender, incluso, que el trabajo realizado en la cooperativa debería computarse como periodo<br />

de prueba, ya que es lo que aparentemente pretende decir la norma.<br />

Además, si durante el periodo de prueba para adquirir la condición de persona socia se<br />

resolviera la relación societaria por decisión unilateral de cualquiera de las partes, la persona<br />

trabajadora verá suspendida su condición de tal, de forma que, si su relación laboral no se hubiera<br />

extinguido con anterioridad al periodo de prueba del contrato societario por transcurso<br />

del plazo, se entenderá reactivada la relación previa que había quedado suspendida. Se trata,<br />

en suma, de una reversión de la situación societaria a la situación laboral previa, que puede<br />

tener lugar siempre que todavía no se hubiese extinguido la relación laboral por transcurso<br />

de su plazo en el caso de un contrato laboral de duración determinada, y, en cualquier caso,<br />

en los supuestos de contrato de duración indefinida.<br />

70


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Este peculiar régimen invita a pensar que la situación laboral previa queda en suspenso o<br />

latente en tanto en cuanto la persona trabajadora se encuentra en dicha situación de tránsito<br />

en la que ha dejado aparentemente de ser persona trabajadora strictu sensu, y es persona<br />

socia en periodo de prueba, recobrando de nuevo su carácter de persona trabajadora si no<br />

culmina su proceso de adquisición de la condición de persona socia de la cooperativa.<br />

4.5 obligaciones de las personas socias<br />

Artículo 22. Obligaciones de las personas socias<br />

Las personas socias estarán obligadas a:<br />

a) Asistir a las reuniones de las asambleas generales y demás órganos a las que fuesen<br />

convocadas.<br />

b) Aceptar los cargos para las que fueran elegidas, salvo justa causa de excusa.<br />

c) Participar en las actividades que constituyen el objeto de la cooperativa. A estos<br />

efectos, los estatutos señalarán los módulos o normas mínimas de participación.<br />

Igualmente, las personas administradoras podrán, cuando exista causa justificada,<br />

liberar de esta obligación a la persona socia en la medida que proceda.<br />

La participación mínima o compromiso de las personas socias en las actividades<br />

de la cooperativa podrá hacerse efectiva mediante su participación directa en las<br />

actividades de la propia cooperativa o bien, siempre que así se prevea en los estatutos,<br />

en otras entidades con las que la cooperativa coopere o participe y en las que<br />

esta tenga un interés especial vinculado al objeto social. Las personas socias que<br />

participen en estas otras entidades tendrán carácter minoritario en la cooperativa<br />

de origen, salvo en situaciones de necesidad empresarial por causas económicas,<br />

técnicas, organizativas o de producción, o de fuerza mayor.<br />

d) No realizar actividades competitivas con el objeto social que desarrolle la cooperativa<br />

ni colaborar con quien las realice, salvo que sean autorizadas expresamente por<br />

las personas administradoras.<br />

e) Guardar secreto sobre actividades y datos de la cooperativa cuando su divulgación<br />

pueda perjudicar los intereses sociales.<br />

f) Desembolsar sus aportaciones al capital social en las condiciones previstas.<br />

g) Asumir la imputación de las pérdidas en la cuantía acordada por la asamblea<br />

general.<br />

h) Cumplir los demás deberes que resulten de las normas legales y estatutarias, así<br />

como los que deriven de acuerdos válidamente adoptados por los órganos de la<br />

cooperativa.<br />

4.5.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

La principal novedad introducida respecto a la anterior LCE reside en incorporar la siguiente<br />

matización en relación con la obligación de participar en las actividades que constituyen<br />

el objeto de la cooperativa, conforme a los módulos o normas mínimas de participación<br />

fijados por los estatutos:<br />

71


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

«La participación mínima o compromiso de las personas socias en las actividades de la<br />

cooperativa podrá hacerse efectiva mediante su participación directa en las actividades de<br />

la propia cooperativa o bien, siempre que así se prevea en los estatutos, en otras entidades<br />

con las que la cooperativa coopere o participe y en las que esta tenga un interés especial vinculado<br />

al objeto social. Las personas socias que participen en estas otras entidades tendrán<br />

carácter minoritario en la cooperativa de origen, salvo en situaciones de necesidad empresarial<br />

por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o de fuerza mayor».<br />

En realidad, se trata de incorporar literalmente a la ley lo que ya se recogía en el art. 1.1<br />

del RLCE.<br />

Sin embargo, siguen sin precisarse aspectos relevantes que resultan consustanciales a este<br />

precepto.<br />

En primer lugar, no se especifica el tipo de entidades en las que podrá llevarse a cabo<br />

la participación por la persona socia cooperativista. Por tanto, podrá ser cualquier tipo de<br />

entidad, tanto una entidad de economía social como una sociedad de capital, o incluso una<br />

comunidad de bienes.<br />

En segundo lugar, tampoco se especifica en qué debe consistir la cooperación o participación<br />

que la cooperativa debe mantener con la correspondiente entidad para que opere dicha<br />

posibilidad, limitándose a indicar que la cooperativa debe tener un interés especial vinculado<br />

a su objeto social para que se produzca dicha participación en la entidad correspondiente. De<br />

este modo, el hecho de que la participación de las personas socias en otras entidades requiera<br />

un interés especial vinculado al objeto social de la cooperativa conlleva que la cooperación o<br />

participación que la cooperativa mantenga con la entidad también deba vincularse al objeto<br />

social de la cooperativa, por lo que no estamos ante cualquier tipo de cooperación o participación<br />

de carácter abierto o flexible.<br />

En tercer lugar, la excepción que se establece acto seguido según la cual no existirá limitación<br />

a la participación por las personas socias en otras entidades en situaciones de necesidad<br />

empresarial por causas ETOP, o de fuerza mayor, posibilita que la norma general quede desvirtuada.<br />

La falta de concreción de lo que deba entenderse por tales causas apunta en ese sentido.<br />

De ahí que sea conveniente especificar en los estatutos los criterios que puedan dar lugar a la<br />

aplicación de la mencionada excepción. De lo contrario, a falta de autorregulación por parte de<br />

cada cooperativa, deberán aplicarse por analogía las disposiciones de la legislación laboral, en<br />

lo que se refiere a la determinación del significado exacto de las causas señaladas. Otra cuestión<br />

a determinar en los estatutos será el órgano social competente para determinar cuándo se<br />

producen tales causas y una vez apreciada la existencia de las mismas a qué personas socias<br />

afectan.<br />

En cuarto lugar, no pueden considerarse a los efectos de la participación mínima o compromiso<br />

en otras entidades a las personas socias inactivas, no usuarias o en excedencia, dado que<br />

no tienen posibilidad de participar en las actividades de la cooperativa ni si quiera a través de<br />

esas otras entidades con las que su cooperativa coopere y participe.<br />

4.5.2 Comentario general y significado práctico<br />

Las obligaciones que establece el art. 22 de la LCE para con las personas socias son de obligado<br />

cumplimiento para las mismas y constituyen un mínimo de derecho necesario absoluto.<br />

Cuestión distinta es que las personas socias puedan tener otras obligaciones conforme a lo<br />

72


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

establecido en otras fuentes que les sean de aplicación. Así se deduce de la letra h) cuando se<br />

refiere a «los demás deberes que resulten de las normas legales y estatutarias, así como los que<br />

deriven de acuerdos válidamente adoptados por los órganos de la cooperativa».<br />

En lo que se refiere al significado práctico, conviene detenerse en cada una de las obligaciones<br />

contempladas en el precepto.<br />

a) Asistir a las reuniones de las asambleas generales y demás órganos a las que fuesen<br />

convocadas: esta obligación se relaciona directamente con el segundo principio cooperativo,<br />

relativo a la gestión democrática por parte de las personas socias. Ciertamente,<br />

la gestión democrática que se manifiesta en la fijación de las políticas y en la toma de<br />

decisiones a seguir por la cooperativa exige la participación en la asamblea.<br />

En cualquier caso, el incumplimiento de la obligación de asistir a las reuniones de<br />

los órganos sociales de los que las personas socias sean parte puede estar sometido,<br />

conforme a la normativa interna (estatutos, reglamento de régimen interno y acuerdos<br />

vigentes y válidamente adoptados), a justificación y/o incluso sanción, siempre y cuando<br />

se tipifique como falta societaria.<br />

b) Aceptar los cargos para las que fueran elegidas, salvo justa causa de excusa: resulta<br />

conveniente que los estatutos concreten lo que deba entenderse por justa causa de<br />

excusa. Por ejemplo, resulta típica como justa causa de excusa el haber ostentado el<br />

mismo cargo dentro de un determinado número de años anteriores a la nueva elección.<br />

Esta obligación también constituye una manifestación del segundo principio cooperativo,<br />

relativo a la gestión democrática por parte de las personas socias, y conlleva, al<br />

mismo tiempo, asumir las responsabilidades inherentes a los cargos para los que sean<br />

elegidas.<br />

c) Participar en las actividades que constituyen el objeto de la cooperativa. A estos<br />

efectos, los estatutos señalarán los módulos o normas mínimas de participación.<br />

Igualmente, las personas administradoras podrán, cuando exista causa justificada,<br />

liberar de esta obligación a la persona socia en la medida que proceda: esta obligación<br />

constituye una clara manifestación del principio de mutualidad que debe primar<br />

en toda cooperativa. Se deja a disposición de los estatutos la concreción de la<br />

participación por las personas socias en las actividades que constituyen el objeto<br />

de la cooperativa, al referirse a «los módulos o normas mínimas de participación».<br />

En ese sentido, conforme al art. 47 del RRCE, los estatutos deben establecer dichos<br />

módulos o normas mínimas de participación «con suficiente claridad, de forma que<br />

permitan conocer y, en su caso, evaluar el alcance y cumplimiento de los mismos<br />

y su coherencia con el objeto social». En todo caso, es recomendable que estos<br />

sean lo suficientemente flexibles con el fin de que la participación en las actividades<br />

pueda resultar coherente con la realidad económica de cada momento a la que debe<br />

adaptarse cada cooperativa y evitar así tener que proceder a la modificación de los<br />

estatutos.<br />

También debe tenerse en cuenta que el art. 22 de la LCE se refiere a los «módulos o<br />

normas mínimas de participación». Con otras palabras, por encima de tales mínimos<br />

la persona socia podrá participar en las actividades que constituyen el objeto de la<br />

cooperativa, pero dicha participación será ya un derecho, y no una obligación, en<br />

todo caso acorde a las necesidades y políticas de la cooperativa.<br />

73


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Ahora bien, el art. 22 de la LCE faculta a las personas administradoras para liberar<br />

de esta obligación a las personas socias en la medida que proceda y siempre<br />

que exista causa justificada. Al respecto, parece que deban ser cuestiones también<br />

a determinar en los estatutos o en los reglamentos de régimen interno el sujeto que<br />

pueda instar dicha dispensa (la propia persona socia, las personas administradoras de<br />

oficio, ambas) y las concretas causas que den lugar a la dispensa. Igualmente, deberá<br />

estarse a lo previsto, en su caso, en los estatutos para con el régimen de las personas<br />

socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia a las que se refiere el<br />

art. 31 de la LCE, y a cuyo comentario nos remitimos.<br />

Por último, en el supuesto de que las personas socias dejen de realizar la actividad<br />

cooperativizada a la que estaban obligadas, y al margen de lo que se acaba de señalar<br />

para con las personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia,<br />

deben diferenciarse distintas situaciones en función de las causas que motiven la cesación<br />

en la realización de la actividad cooperativizada. En ese sentido, no cabe olvidar<br />

que una de las causas por las que una persona socia puede dejar de realizar la actividad<br />

cooperativizada puede ser su baja en la cooperativa. Por ello, también hay que tener en<br />

cuenta lo previsto en los arts. 26, 27 y 28 de la LCE, relativos, respectivamente, a la<br />

baja voluntaria, a la baja obligatoria y a la expulsión, a los que nos remitimos.<br />

d) No realizar actividades competitivas con el objeto social que desarrolla la cooperativa<br />

ni colaborar con quien las realice, salvo que sean autorizadas expresamente<br />

por las personas administradoras: esta obligación constituye, en realidad, una manifestación<br />

del deber de lealtad y buena fe inherente a toda persona vinculada por<br />

una relación societaria. Por tanto, no se trata de una particularidad de las sociedades<br />

cooperativas. Sin embargo, esta obligación se refuerza en las cooperativas al vincularse<br />

al principio de mutualidad. En efecto, debe partirse de la idea de que la cooperativa<br />

se define en la LCE como «una sociedad que desarrolla una empresa que<br />

tiene por objeto prioritario la promoción de las actividades económicas y sociales<br />

de sus miembros y la satisfacción de sus necesidades con la participación activa de<br />

los mismos» (cfr. art. 1.1). Así, el desarrollo de actividades competitivas con las de<br />

la cooperativa por parte de las personas socias puede contravenir y poner en peligro<br />

dicho objeto prioritario.<br />

Debe matizarse que el precepto no requiere expresamente que se produzca un daño<br />

efectivo. En ese sentido, en la práctica, con frecuencia, los estatutos suelen tipificar<br />

dicha competencia ejercida por la persona socia como falta social muy grave, que<br />

conlleva su baja disciplinaria o expulsión, cuando pueda perjudicar los intereses de<br />

la cooperativa o incluso el prestigio social de la cooperativa. En consecuencia, deberá<br />

probarse, por una parte, que, en su caso, las actividades que puedan desarrollar las<br />

personas socias al margen de la cooperativa constituyen, en realidad, competencia<br />

para la misma y, por otra parte, que dicha competencia puede llegar a perjudicar los<br />

intereses de la cooperativa o, en su caso, el prestigio social de la misma. Cuestión<br />

esta última que podrá alegarse siempre que exista una coherencia entre el objeto social<br />

desarrollado por la cooperativa y la actividad desempeñada por la persona socia<br />

al margen de la cooperativa.<br />

En todo caso, no cabe olvidar que el precepto concede a las personas administradoras<br />

la posibilidad de autorizar expresamente a las personas socias realizar actividades<br />

74


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

competitivas con el objeto social que desarrolla la cooperativa o colaborar con quien<br />

las realice. Ante la denegación de autorización, la persona socia afectada podría recurrir<br />

ante la asamblea, alegando que no existe una actividad de competencia.<br />

En el caso de que sean las personas administradoras las que pudieran ejercer la actividad<br />

competitiva, deberá estarse al régimen de responsabilidad de las personas<br />

administradoras recogido en los arts. 49 y siguientes de la LCE.<br />

e) Guardar secreto sobre actividades y datos de la cooperativa cuando su divulgación<br />

pueda perjudicar los intereses sociales: esta obligación presenta el mismo significado<br />

y alcance que la contemplada en la letra anterior por lo que nos remitimos a lo<br />

señalado respecto a la misma.<br />

f) Desembolsar sus aportaciones al capital social en las condiciones previstas: ciertamente,<br />

para poder desarrollar cualquier actividad social es preciso contar con un<br />

capital, que es el que aportan las personas socias. Así, cuando una persona ingresa<br />

como socia asume el compromiso de desembolsar una aportación, dineraria o no,<br />

pero siempre valorable económicamente, dentro de un determinado plazo. En concreto,<br />

esta obligación debe conectarse con el tercer principio cooperativo que versa<br />

sobre la participación económica de las personas socias. Conforme a dicho principio,<br />

hay que tener en cuenta que las personas socias deben contribuir al capital de<br />

la cooperativa de forma equitativa. No se aporta capital a la cooperativa para que<br />

las personas socias ganen con ello, sino porque es necesario, en la medida en que la<br />

cooperativa no puede actuar ni desarrollarse sin capital. Además, en las cooperativas<br />

cabe la posibilidad de que, posteriormente, por decisión adoptada en la asamblea general<br />

o el órgano de administración, las personas socias realicen nuevas aportaciones<br />

al capital, que podrán ser obligatorias o voluntarias.<br />

g) Asumir la imputación de las pérdidas en la cuantía acordada por la asamblea general:<br />

se trata de una obligación que debe conectarse con lo establecido en el art. 73 de la<br />

LCE. En consecuencia, debe estarse a los criterios fijados por los estatutos y deben<br />

respetarse, en todo caso, las reglas fijadas por dicho precepto.<br />

4.5.3 Otra normativa aplicable<br />

• Art. 4 de la LES.<br />

• Art. 47 del TRLET.<br />

• Art. 47 del RRCE.<br />

4.6 derechos de las personas socias<br />

Artículo 23. Derechos de las personas socias<br />

1. Las personas socias tendrán derecho a:<br />

a) Elegir y ser elegidas para los cargos de los órganos de la cooperativa.<br />

b) Formular propuestas y participar con voz y voto en la adopción de todos los acuerdos<br />

de la asamblea general y de los demás órganos de los que formen parte.<br />

75


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

c) Participar en todas las actividades de la cooperativa, sin discriminación.<br />

d) Recibir la información necesaria para el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento<br />

de sus obligaciones.<br />

e) La actualización y devolución, cuando proceda, de las aportaciones al capital<br />

social, así como, en su caso, percibir intereses por las mismas.<br />

f) El retorno cooperativo, en su caso.<br />

g) Los demás que resulten de las leyes y de los estatutos.<br />

2. Las personas socias deberán ejercitar sus derechos de conformidad con las normas<br />

legales y estatutarias, y los acuerdos válidamente adoptados por los órganos de la<br />

cooperativa.<br />

4.6.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El art. 23 de la actual LCE reproduce el contenido del art. 23 de la anterior LCE con la<br />

única modificación terminológica que consiste en referirse a las «personas socias» y no a<br />

los «socios», al igual que sucede a lo largo de toda la norma, con el objetivo de utilizar un<br />

lenguaje no discriminatorio en materia de género.<br />

4.6.2 Comentario general y significado práctico<br />

El art. 23 de la LCE, en su apartado 1, establece con carácter de enumeración numerus<br />

apertus, el elenco mínimo y necesario de derechos que corresponde a toda persona socia en<br />

una cooperativa. Así se deduce de la letra f), al disponerse que las personas socias tendrán<br />

los demás derechos «que resulten de las leyes y de los estatutos».<br />

Los concretos derechos que siempre debe tener una persona socia son los cinco que se<br />

recogen a continuación con los comentarios pertinentes. Por tanto, se trata de derechos esenciales.<br />

Además, la mayoría constituye un instrumento imprescindible para poder materializar<br />

los principios cooperativos de la ACI a los que se refiere el art. 1 de la LCE, al integrar<br />

dicho precepto en el concepto mismo de cooperativa el deber de observarlos, al tiempo que<br />

establecer para con la cooperativa el deber de ajustar su estructura y funcionamiento a tales<br />

principios, que serán aplicados en el marco de dicha ley.<br />

a) Elegir y ser elegidas para los cargos de los órganos de la cooperativa: en último<br />

término, son las dos caras del segundo principio cooperativo, relativo a la gestión<br />

democrática por parte de las personas socias, y, por ende, se trata de un derecho político.<br />

En principio, el derecho a elegir los cargos de los órganos de la cooperativa, o sufragio<br />

activo, es un derecho exclusivo de las personas socias que por lo general se lleva<br />

a cabo a través de la asamblea general. No obstante, conforme a lo establecido en el<br />

art. 47.2 de la LCE, debe matizarse que «salvo que los estatutos prevean su elección<br />

por la asamblea general, las personas administradoras elegirán entre sus miembros<br />

los cargos de presidente o presidenta y secretario o secretaria. También podrán prever<br />

los estatutos que la figura del secretario o secretaria no ostente la condición de<br />

persona socia o consejera de la cooperativa».<br />

76


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Por su parte, el derecho de las personas socias a ser elegidas para los cargos de los<br />

órganos de la cooperativa se encuentra vinculado inescindiblemente a la obligación<br />

de las personas socias referida en el art. 22.a) de la LCE consistente en «aceptar<br />

los cargos para las que fueran elegidas». Ahora bien, debe matizarse que, si bien en<br />

principio este derecho al sufragio pasivo parece erigirse en un derecho absoluto, sin<br />

límites, en realidad, puede depender de que las personas socias cumplan con una<br />

serie de condiciones o requisitos. Así, respecto a la posibilidad de ser elegible para<br />

formar parte de las personas administradoras deben respetarse las normas existentes<br />

en materia de incapacidad y prohibiciones contempladas en el art. 44 de la LCE.<br />

También parece deducirse del art. 53.2 de la LCE que para formar parte de la comisión<br />

de vigilancia deben cumplirse requisitos de honorabilidad, cualificación profesional<br />

y experiencia técnica o empresarial adecuados para llevar a cabo las funciones<br />

de dicho órgano, puesto que estos mismos requisitos son exigibles a las personas no<br />

socias que podrían formar parte de dicha comisión. Por su parte, respecto al comité<br />

de recursos, el art. 58.2 de la LCE matiza, por una parte, que «sólo podrán ser miembros<br />

de este órgano las personas socias de pleno derecho que reúnan los requisitos<br />

de antigüedad, experiencia cooperativa e idoneidad estatutariamente exigidos», y,<br />

por otra parte, que estas personas no deben ostentar cargo social alguno. Asimismo,<br />

hay que tener en cuenta que determinadas personas socias no podrán ser elegibles<br />

para cargos sociales por aplicación del régimen sancionador.<br />

Incluso cabe la posibilidad de que, para con la composición de las personas administradoras,<br />

parte de los miembros a elegir por la asamblea general no sean personas socias,<br />

siempre que así lo permitan los estatutos (cfr. art. 43.2 de la LCE). Otro tanto puede<br />

suceder con los miembros de la comisión de vigilancia, pues como recuerda el art. 53.2<br />

de la LCE, es posible que los estatutos prevean la designación de personas no socias,<br />

siempre que estas «reúnan los requisitos de honorabilidad, cualificación profesional<br />

y experiencia técnica o empresarial adecuados en relación con las funciones de aquel<br />

órgano, y siempre que el número de dichos miembros personas no socias no exceda de<br />

la mitad del total de los de la comisión, calculada por defecto».<br />

b) Formular propuestas y participar con voz y voto en la adopción de todos los acuerdos<br />

de la asamblea y de los demás órganos de los que formen parte: se trata de una manifestación<br />

directa del segundo principio cooperativo, relativo a la gestión democrática<br />

por parte de las personas socias y, por ende, de un derecho político. Su ejercicio está<br />

sujeto a lo establecido por los estatutos, pero estos deberán, en todo caso, garantizar su<br />

efectividad. Ciertamente, la fijación de políticas y la toma de decisiones en la cooperativa<br />

requiere de la participación de sus personas socias que solamente puede llevarse<br />

a cabo a través de las propuestas que estos formulen, su discusión y votación. Si bien<br />

las dos primeras, es decir, la formulación de propuestas y su discusión, que conlleva la<br />

participación en el debate con voz, son la vía para poder ejercer el derecho a voto, este<br />

último cuenta con una referencia expresa y reforzada en la declaración de la ACI sobre<br />

la identidad cooperativa, al establecerse que «en las cooperativas de primer grado, las<br />

personas socias tienen iguales derechos de voto (una persona socia, un voto)». Así se<br />

recoge, igualmente, en el art. 37.1 de la LCE, respecto a la asamblea general. Quiere<br />

ello decir que en las cooperativas de primer grado cada persona socia tiene un voto,<br />

con independencia del importe de sus aportaciones al capital social.<br />

77


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Al margen de la asamblea general, en el consejo de administración, según prevé el<br />

art. 48.3 de la LCE, «cada consejero o consejera tendrá un voto», sin perjuicio de<br />

que «el voto del presidente o presidenta dirima los empates».<br />

c) Participar en todas las actividades de la cooperativa, sin discriminación: nuevamente<br />

nos encontramos ante un derecho político a través del que se hace efectivo el segundo<br />

principio cooperativo, relativo a la gestión democrática por parte de las personas<br />

socias. Se trata del reverso del deber de participar en las actividades que constituyen<br />

el objeto de la cooperativa. Por consiguiente, este derecho se vincula también a la<br />

esencia mutualista de la cooperativa, pues sin dicha participación por parte de las<br />

personas socias no es posible el cumplimiento del objeto y finalidad social de la<br />

cooperativa. Dicho con otras palabras, las personas socias satisfacen sus intereses<br />

mediante la cooperativa en la medida que todas ellas cooperan y se prestan ayuda<br />

mutua. Por ello, solamente es posible suspender este derecho en los supuestos expresamente<br />

previstos en la ley y en los estatutos.<br />

d) Recibir la información necesaria para el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento<br />

de sus obligaciones: el ejercicio de este derecho es imprescindible para que las personas<br />

socias puedan llevar a cabo su participación activa y eficaz en la cooperativa.<br />

Se vincula además al valor ético de transparencia, ya que el derecho a la información<br />

se erige en uno de los principales cauces para llevarlo a la práctica. Los arts. 24 y 25<br />

de la LCE profundizan en la regulación de este derecho por lo que nos remitimos a<br />

sus comentarios.<br />

e) La actualización y devolución, cuando proceda, de las aportaciones al capital social,<br />

así como, en su caso, percibir intereses por las mismas: a través de este derecho se<br />

articulan, en realidad, tres derechos económicos. En consecuencia, debe remitirse a<br />

los arts. 63 y 64 de la LCE, que se encargan de regular, respectivamente, los intereses<br />

de las aportaciones y la actualización de las aportaciones. En cambio, el derecho a<br />

la devolución de las aportaciones al capital se encuentra regulado de manera más<br />

dispersa a lo largo de la LCE, en función de si procede o no.<br />

En ese sentido, como se recuerda en la exposición de motivos de la LCE, debe tenerse<br />

presente que el reembolso no constituye un derecho en todo caso. Es decir, debe<br />

prevalecer el interés general de la cooperativa, como manifestación del principio de<br />

conservación del negocio jurídico y del principio mutualista, en tanto en cuanto la<br />

cooperativa cobra sentido satisfaciendo al mayor número posible de personas socias.<br />

Así, a modo de ejemplo, nos remitimos a los comentarios sobre los arts. 30, 60, 66,<br />

67 y 119.6 de la LCE, de los que se deduce que las personas socias tendrán derecho<br />

al reembolso o no, dependiendo de cada caso concreto.<br />

f) El retorno cooperativo, en su caso: se trata también de un derecho económico. Como<br />

se matiza en el precepto, la existencia del mismo dependerá de que la cooperativa obtenga<br />

resultados económicos positivos y de que, en ese supuesto, la asamblea general<br />

decida que parte de los mismos se reparta entre las personas socias. La denominación<br />

de «retorno» trae causa del hecho de que se trata de resultados generados como consecuencia<br />

de la participación de las personas socias en la actividad cooperativizada.<br />

En ese sentido, debe estarse a lo regulado por el art. 70 de la LCE, que determina<br />

cuándo los excedentes disponibles podrán distribuirse entre las personas socias, con<br />

78


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

la matización de que los mismos se adjudicarán «en proporción a las operaciones,<br />

servicios o actividades realizadas por cada persona socia con la cooperativa».<br />

Como modalidad derivada de este derecho al retorno cooperativo debe significarse,<br />

por sus particularidades, el derecho de las personas socias trabajadoras y de trabajo<br />

a percibir los anticipos laborales que se contemplan en el art. 103.6 de la LCE por<br />

la prestación de su trabajo. Anticipos que, a tenor de lo dispuesto en dicho precepto,<br />

deben percibirse periódicamente y en plazo no superior a un mes, en cuantía no<br />

inferior al SMI en cómputo anual. El carácter retributivo de los mismos y, por ende,<br />

su naturaleza de derecho incondicionado, hace que los mismos, en terminología del<br />

art. 70 de la LCE, y conforme a lo señalado en el art. 69.2.a) de la LCE, no deriven<br />

de excedentes disponibles, sino que constituyen partidas deducibles para la determinación<br />

de los excedentes netos. También es importante recordar que dichos anticipos<br />

no podrán ser, en cuantía global, superiores a las retribuciones normales en la zona<br />

para el sector de actividad correspondiente, por lo que todo lo que pueda superar<br />

esa cuantía será, en su caso, distribuible como retorno cooperativo ordinario en los<br />

términos ya indicados.<br />

Por su parte, el art. 23 de la LCE, en su apartado 2, recuerda que todos los derechos<br />

de las personas socias, es decir, tanto los enumerados expresamente en el apartado<br />

1, como aquellos otros que pudieran regularse vía estatutos, deben ejercitarse de<br />

conformidad con las normas legales y estatutarias, y los acuerdos válidamente adoptados<br />

por los órganos de la cooperativa. Con otras palabras, deben diferenciarse las<br />

fuentes de los derechos de las personas socias, que solo podrán ser la propia ley y los<br />

estatutos, y la forma en la que tales derechos pueden ejercitarse, que será la contemplada<br />

además de en la ley y en los estatutos, en los acuerdos válidamente adoptados<br />

por los órganos de la cooperativa. Así, cada una de estas tres normas se erige en suelo<br />

mínimo a respectar por las inferiores, de forma y manera que las inferiores deben<br />

respetar siempre los mínimos regulados por las superiores, con la única función posible<br />

de precisar y desarrollar lo establecido por aquellas.<br />

4.7 derecho de información<br />

Artículo 24. Derecho de información<br />

1. Las personas socias podrán ejercitar el derecho de información en los términos<br />

previstos en esta ley, en los estatutos o en los acuerdos de la asamblea general, que<br />

podrán establecer los cauces que consideren oportunos para facilitar y hacer efectivo<br />

este derecho.<br />

2. Toda persona socia tendrá derecho a:<br />

a) Solicitar una copia de los estatutos de la cooperativa y, en su caso, del reglamento<br />

de régimen interno.<br />

b) Examinar el libro registro de personas socias de la cooperativa y el libro de<br />

actas de la asamblea general, y, si lo solicita, las personas administradoras<br />

deberán proporcionarle copia certificada del acta y de los acuerdos adoptados<br />

en la asamblea general, y certificación de las inscripciones en el libro registro<br />

de personas socias previa solicitud motivada.<br />

79


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

c) Solicitar copia certificada de los acuerdos de las personas administradoras que<br />

le afecten individualmente.<br />

d) Ser informada por las personas administradoras, y en el plazo máximo de un<br />

mes desde que lo solicite, sobre su situación económica en relación con la cooperativa.<br />

3. Toda persona socia podrá solicitar por escrito a las personas administradoras las<br />

aclaraciones o informes que considere necesarios sobre cualquier aspecto del funcionamiento<br />

o de los resultados de la cooperativa, que deberán ser proporcionados<br />

en la primera asamblea general que se celebre pasados quince días desde la presentación<br />

del escrito.<br />

4. Cuando en la asamblea general, de acuerdo con el orden del día, haya de deliberarse<br />

sobre las cuentas del ejercicio o cualquier propuesta económica, los documentos que<br />

reflejen las cuentas anuales, la propuesta de aplicación de resultados y, en su caso, el<br />

informe de gestión realizado por las personas administradoras y la auditoría externa<br />

de cuentas, deberán estar a disposición de las personas socias en el domicilio de la<br />

cooperativa para que puedan ser examinados por los mismos durante el plazo de convocatoria.<br />

Asimismo, deberá estar a disposición de las personas socias, en su caso, el<br />

informe de la comisión de vigilancia que contempla el art. 56.<br />

Durante este plazo, las personas socias podrán solicitar por escrito, al menos con<br />

cinco días de antelación a la celebración de la asamblea, las explicaciones y aclaraciones<br />

referidas a aquella documentación económica para que sean contestadas<br />

en el acto de la asamblea.<br />

5. Sin perjuicio del derecho establecido en el apartado anterior, las personas socias<br />

que representen al menos el diez por ciento del total de los votos sociales podrán<br />

solicitar por escrito, en todo momento, la información que consideren necesaria.<br />

Las personas administradoras deberán proporcionar por escrito la información solicitada,<br />

en un plazo no superior a treinta días.<br />

6. En todo caso, las personas administradoras deberán informar a las personas socias<br />

o a los órganos que las representen, trimestralmente, al menos, y por el cauce que<br />

estimen conveniente, de las principales variables socioeconómicas de la cooperativa.<br />

4.7.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

La principal innovación que presenta este precepto respecto a la normativa anterior se<br />

encuentra en el apartado 4, y consiste en que cuando en la asamblea general, de acuerdo con<br />

el orden del día, haya de deliberarse sobre las cuentas del ejercicio o cualquier propuesta<br />

económica, entre la información que debe estar a disposición de las personas socias en el<br />

domicilio de la cooperativa para que pueda ser examinada por las mismas durante el plazo<br />

de convocatoria de la asamblea general, se encuentra, en su caso, el informe de gestión<br />

realizado por las personas administradoras. Precisamente, en la normativa anterior se hacía<br />

referencia a que dicho informe debía realizarse, en su caso, por la comisión de vigilancia.<br />

Asimismo, de la nueva regulación se deduce, con acierto y en plena coherencia con lo<br />

preceptuado en el art. 56.1.a) de la LCE (art. 53.1.a de la anterior LCE, cuya redacción<br />

se mantiene en idénticos términos) que el informe preceptivo de la comisión de vigilancia<br />

80


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

sobre las cuentas anuales y sobre la propuesta de distribución de excedentes o de imputación<br />

de pérdidas solamente estará a disposición de las personas socias en el domicilio de la<br />

cooperativa para que pueda ser examinada por las mismas durante el plazo de convocatoria<br />

de la asamblea general cuando la cooperativa no tenga la obligación de someter sus estados<br />

financieros a una auditoría de cuentas.<br />

Al margen de estos cambios, el artículo mantiene su redacción anterior con la modificación<br />

terminológica que consiste en referirse a las «personas socias» y no a los «socios», al igual<br />

que sucede a lo largo de toda la norma, con el objetivo de utilizar un lenguaje no discriminatorio<br />

en materia de género.<br />

4.7.2 Comentario general y significado práctico<br />

El apartado 1 del art. 24 desarrolla el derecho de información que reconoce a toda persona<br />

socia el art. 23.1.d) de la LCE, al disponer que dicho derecho se ejercitará «en los términos<br />

previstos en la ley, en los estatutos o en los acuerdos de la asamblea general, que podrán<br />

establecer los cauces que consideren oportunos para facilitar y hacer efectivo este derecho».<br />

Debe llamarse la atención que, como garantía para las personas socias, el único órgano<br />

social que puede establecer los cauces para la materialización de este derecho es la asamblea<br />

general.<br />

Por su parte, el hecho de que dichos cauces deben ser los adecuados para facilitar y hacer<br />

efectivo el derecho de información de las personas socias entronca con el carácter democrático<br />

y participativo de la cooperativa, y se vincula así a los principios cooperativos de la ACI,<br />

segundo, relativo a la gestión democrática por parte de las personas socias, y tercero, relativo<br />

a la participación económica de las personas socias. Principios que toda cooperativa debe<br />

considerar, dado que deberá ajustar su estructura y funcionamiento a los mismos, a tenor de<br />

lo establecido en el art. 1.2 de la LCE.<br />

Por todo ello, la información, que se concreta, como mínimo indispensable en los siguientes<br />

apartados del art. 24 de la LCE, se debe facilitar a las personas socias, en un momento, de una<br />

manera y con un contenido apropiados. De ahí, que, como se verá, en los siguientes apartados<br />

del art. 24, se concreten algunos de estos últimos aspectos. Debe tenerse en cuenta que solo<br />

con toda la información que se determina en dichos apartados cobra sentido la participación<br />

y gestión democrática de la cooperativa, y solo así podrá incidirse en el mercado. Es decir, el<br />

ejercicio individual del derecho a la información por cada persona socia hace que la cooperativa<br />

cobre sentido como supraestructura mutual, pues las decisiones que, basadas en la información,<br />

se van adoptando democráticamente en la asamblea general hacen que la misma funcione<br />

buscando el interés general de las personas socias. Es así como la cooperativa actúa como persona<br />

jurídica autónoma y colectiva en el mercado, relacionándose directamente con el mismo<br />

y alejando así a las personas socias que la integran de la ajenidad del mercado que caracteriza<br />

a las personas trabajadoras asalariadas, pero también de su carácter de persona trabajadora por<br />

cuenta propia, pues las personas socias actúan a través de la cooperativa y no como personas<br />

físicas individualmente consideradas.<br />

En los apartados 2, 3 y 4 del art. 24 se recogen concreciones del derecho de información<br />

que toda persona puede ejercitar individualmente considerada.<br />

81


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

Comenzando con el apartado 2, en la letra a) se estable el derecho a «solicitar una copia de<br />

los estatutos de la cooperativa, y, en su caso del reglamento de régimen interno». Se trata de<br />

una copia simple, no siendo necesario copia notarial, ni nota del registro. Por consiguiente,<br />

es suficiente con que dicha documentación sea auténtica y se corresponda con la vigente en<br />

cada momento. Igualmente, en su caso, deberá constar que su envío lo hacen las personas<br />

administradoras o se hace a su instancia. En todo caso, la copia debe ser gratuita para las<br />

personas socias porque se trata de un derecho de estas.<br />

Este derecho supone una obligación para las personas administradoras siempre que sea<br />

ejercitado por la persona socia. Es decir, en el supuesto de que las personas socias no lo soliciten<br />

no existe obligación para la cooperativa.<br />

En la letra b) se recogen en realidad dos derechos con distinto alcance. Por una parte, se<br />

encuentra el derecho de toda persona socia a «examinar el libro registro de personas socias<br />

de la cooperativa y el libro de actas de la asamblea general», y, por otra parte, está el derecho<br />

a recibir de las personas administradoras «copia certificada del acta y de los acuerdos<br />

adoptados en la asamblea general, y certificación de las inscripciones en el libro registro<br />

de personas socias previa solicitud motivada». Respecto al primero de estos derechos se<br />

reconoce un examen directo y completo de los libros mencionados, se entiende que ante la<br />

presencia, custodia y control de la persona responsable de su conservación. En cambio, respecto<br />

al segundo derecho solamente se reconoce conocer de manera indirecta y extractada a<br />

través de copias certificadas el contenido de las actas, acuerdos e inscripciones referenciadas.<br />

Además, nótese que para con este segundo derecho se exige que la persona socia interesada<br />

en las copias certificadas de las actas o acuerdos adoptados en la asamblea general o en la<br />

certificación de las inscripciones en el libro registro de personas socias realice una solicitud<br />

motivada. Con otras palabras, en este último caso, la información a extraer de dichas copias<br />

o certificaciones debe obedecer a un fin legítimo y concreto relacionado con el vínculo que<br />

une a la persona socia solicitante con la cooperativa, los órganos sociales de la misma u otras<br />

personas socias, teniendo en cuenta la importancia y extensión de la información que la persona<br />

socia puede llegar a obtener.<br />

En todo caso, la persona socia que solicite la información a que se refiere esta letra b) del<br />

art. 24.2 de la LCE debe cumplir con las obligaciones que pudieran derivarse de la LOPDP.<br />

En la letra c) se limita el acceso de las personas socias a los acuerdos de las personas<br />

administradoras, pues solamente se posibilita que aquellas soliciten copia certificada de los<br />

acuerdos que les afecten individualmente. El objetivo de esta limitación es evitar un posible<br />

uso abusivo y desmesurado de este derecho, y, en último término, evitar que se divulgue información<br />

de la cooperativa en perjuicio de los intereses sociales. Obviamente, también aquí<br />

debe estarse a las obligaciones derivadas de la LOPDP.<br />

En la letra d) se establece una garantía para toda persona socia, consistente en recibir de las<br />

personas administradoras, en el plazo máximo de un mes desde que lo solicite, información<br />

sobre su situación económica en relación con la cooperativa. La solicitud puede abarcar toda<br />

su situación o parte de ella, o partir de determinada fecha, o para una determinada cuestión.<br />

Por su parte, el apartado 3 recoge un derecho individual de cada persona socia, pero de alcance<br />

general, pues toda persona socia puede en cualquier momento y siempre que lo estime<br />

oportuno, «solicitar por escrito a las personas administradoras las aclaraciones o informes<br />

82


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

que considere necesarios sobre cualquier aspecto del funcionamiento o de los resultados<br />

de la cooperativa», ante lo que las personas administradoras deberán proporcionar dicha<br />

información «en la primera asamblea general que se celebre pasados quince días desde la<br />

presentación del escrito». Con otras palabras, la información solicitada a título individual<br />

por una persona socia se expone en la asamblea general a todas las personas socias. El fundamento<br />

de ello reside en que la información requerida afecta a todas las personas socias de<br />

la cooperativa. De ahí el plazo legalmente establecido para que las personas administradoras<br />

dispongan de suficiente tiempo para preparar la información y ponerla a disposición de la<br />

asamblea general: por lo menos quince días desde que se presente la solicitud. Con ello se<br />

evitan, además, formas de proceder contrarias a la buena fe por parte de personas socias que<br />

pudieran solicitar la información en cuestión incluso unas pocas horas antes de la celebración<br />

de la asamblea general, con el objetivo de dificultar el buen funcionamiento de la asamblea<br />

general, pues en el punto relativo a los ruegos y preguntas, la persona socia solicitante de<br />

la información podría crear una situación que no por irracional ―al no poder presentar las<br />

personas administradoras la información requerida por el escaso tiempo transcurrido desde<br />

la presentación de la solicitud― podría considerarse perturbadora del ambiente de confianza<br />

recíproca que debe guiar el funcionamiento de la cooperativa, por el interés mutualista<br />

inherente a la misma, así como por el hecho de que las personas socias actúan en plano de<br />

igualdad.<br />

En el apartado 4, tal y como se ha comentado al analizar las principales innovaciones<br />

respecto a la normativa anterior (supra 4.7.1), se establece la obligación de las personas<br />

administradoras de poner a disposición de la asamblea general determinada información de<br />

índole económica durante el plazo de convocatoria. Como se ha podido apreciar, se trata de<br />

una información esencial para que las personas socias puedan materializar los principios<br />

cooperativos segundo, relativo a la gestión democrática por parte de las personas socias, y<br />

tercero, relativo a la participación económica de las personas socias.<br />

Precisamente, de dicha finalidad nace el reconocimiento del derecho a toda persona socia<br />

de «solicitar por escrito, al menos con cinco días de antelación a la celebración de la asamblea,<br />

las explicaciones y aclaraciones referidas a aquella documentación económica para<br />

que sean contestadas en el acto de la asamblea».<br />

En el apartado 5 del art. 24 se recoge una concreta situación en la que el derecho de información<br />

es ejercitado colectivamente, pues se permite que «las personas socias que representen<br />

al diez por ciento del total de los votos sociales» soliciten «por escrito, en todo momento,<br />

la información que consideren necesaria». De este modo, la información solicitada no tiene<br />

por qué limitarse a la de carácter económico y supone una garantía para el mayor control de<br />

las personas administradoras. Obviamente, para evitar cualquier solicitud caprichosa e infundada,<br />

se establece como requisito el ejercicio colectivo del derecho en los términos señalados.<br />

Una vez realizada la solicitud «las personas administradoras deberán proporcionar por<br />

escrito la información solicitada, en un plazo no superior a treinta días». En consecuencia,<br />

este derecho de información ejercido colectivamente conlleva una obligación de hacer en<br />

todo caso para las personas administradoras.<br />

Finalmente, el apartado 6 del art. 24 recoge la obligación de las personas administradoras<br />

de «informar a las personas socias o a los órganos que las representen, trimestralmente, al<br />

menos, y por el cauce que estimen conveniente, de las principales variables socioeconómicas<br />

83


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

de la cooperativa». En consecuencia, las personas administradoras cuentan con dos opciones<br />

para llevar a cabo dicha obligación. Por una parte, pueden informar a todas y cada una de las<br />

personas socias a título individual. Por otra parte, pueden informar en la asamblea general,<br />

de manera colectiva. Igualmente, por la referencia genérica a los órganos que representen<br />

a las personas socias, se entiende que debiera informarse, cuando existan, a la comisión de<br />

vigilancia, así como, cuando las variables socioeconómicas pudieran repercutir en la relación<br />

de trabajo, al consejo social. Si bien se establece el plazo máximo de un trimestre para<br />

trasladar la información, dejar en manos de las personas administradoras el cauce para llevar<br />

a cabo la información resulta un tanto curioso en comparación con lo contemplado en los<br />

apartados anteriores. Por ello, con el fin de que todas las personas socias puedan comprender,<br />

analizar y valorar la información en cuestión, así como, en su caso, requerir las pertinentes<br />

explicaciones o aclaraciones, parece que lo más acertado es informar por escrito. En el caso<br />

de que se opte por trasmitir la información en la asamblea general, también debiera ponerse<br />

a disposición de las personas socias dicha información por escrito, durante el plazo de la convocatoria.<br />

Además, dado que la información por escrito puede facilitarse de distintos modos,<br />

parece conveniente que se regulen estatutariamente los cauces por los que se informará (v.gr.<br />

tablón de anuncio presencial, tablón de anuncios en sede electrónica integrada en la página<br />

web corporativa de la cooperativa o carta personalizada).<br />

4.7.3 Otra normativa aplicable<br />

• LOPDP.<br />

4.8 Límites y garantías del derecho de información<br />

Artículo 25. Límites y garantías del derecho de información<br />

1. Las personas administradoras solo podrán denegar, motivadamente, la información<br />

cuando la solicitud resulte temeraria u obstruccionista, o el proporcionarla<br />

ponga en grave peligro los intereses legítimos de la cooperativa. No obstante, no<br />

procederá esta excepción cuando la información denegada haya de proporcionarse<br />

en el acto de la asamblea general y la solicitud de información sea apoyada por<br />

más de la mitad de los votos presentes y representados y, en los demás supuestos,<br />

cuando así lo acuerde el comité de recursos o, en su defecto, la asamblea como<br />

consecuencia del recurso que las personas socias solicitantes de la información<br />

hayan interpuesto.<br />

En todo caso, la negativa de las personas administradoras podrá ser impugnada<br />

por las personas solicitantes, de conformidad con el procedimiento establecido en<br />

el art. 51 de esta ley, quienes, además, respecto a los supuestos del apartado 2 de<br />

este artículo, podrán acudir al procedimiento previsto en el art. 256 de la LEC.<br />

2. Los estatutos, para evitar arbitrariedades y perjuicios tanto en la solicitud como<br />

en la aportación o la denegación de información, podrán establecer un sistema de<br />

garantías que tenga en cuenta las particularidades de la cooperativa y la efectiva<br />

situación de la persona socia tanto en la actividad cooperativa como en sus derechos<br />

y obligaciones.<br />

84


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

4.8.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El art. 25 de la actual LCE reproduce el contenido del art. 25 de la anterior LCE. Las únicas<br />

modificaciones son, por una parte, las terminológicas, que consisten en referirse a las «personas<br />

administradoras» y no a los «administradores», y a las «personas socias» y no a los «socios»,<br />

al igual que sucede a lo largo de toda la norma, con el objetivo de utilizar un lenguaje<br />

no discriminatorio en materia de género, y, por otra parte, las remisiones a los arts. que contemplan<br />

las vías de impugnación ante eventuales vulneraciones del derecho de información.<br />

Así, la actual LCE se remite a lo establecido en el art. 51 de la LCE y al art. 256 de la LEC,<br />

cuando la anterior LCE hacía lo propio remitiéndose a su art. 49 y al art. 2.166 de la LEC.<br />

4.8.2 Comentario general y significado práctico<br />

El art. 25 de la LCE regula, en su apartado 1, al mismo tiempo, los límites y las garantías<br />

que presenta el derecho esencial de información en las cooperativas.<br />

Comenzando por los límites, estos encuentran su razón de ser en la buena fe y en impedir<br />

abusos en el ejercicio del derecho, conforme a lo establecido en el art. 7 del C.c. En verdad,<br />

dado el amplio contenido que presenta este derecho en la LCE, su utilización abusiva podría<br />

conllevar una vulneración de los principios cooperativos y del fin último con el que contempla<br />

el legislador este derecho, que no es otro que el correcto ejercicio de tales principios para<br />

que la cooperativa funcione como una verdadera cooperativa. En todo caso, las personas<br />

administradoras podrán fundar su negativa a informar ante la solicitud realizada por las personas<br />

socias solamente en los dos supuestos claramente señalados por el precepto, a saber,<br />

cuando la solicitud resulte temeraria u obstruccionista, y cuando proporcionarla ponga en<br />

grave peligro los intereses legítimos de la cooperativa.<br />

En lo que se refiere a las garantías para el ejercicio del derecho de información, de entrada,<br />

el mero hecho de que las personas administradoras solamente puedan negarse a informar en<br />

los dos supuestos mencionados constituye una garantía en sí.<br />

En segundo lugar, la negativa siempre debe ser motivada.<br />

En tercer lugar, para evitar que las propias personas administradoras incurran en conductas<br />

abusivas al denegar la información solicitada se prevén dos excepciones conforme a las<br />

cuales siempre deberá informarse: por una parte, «cuando la información denegada haya de<br />

proporcionarse en el acto de la asamblea general y la solicitud de información sea apoyada<br />

por más de la mitad de los votos presentes y representados»; y, por otra parte, «cuando así lo<br />

acuerde el comité de recursos o, en su defecto, la asamblea como consecuencia del recurso<br />

que las personas socias solicitantes de la información hayan interpuesto».<br />

En cuarto lugar, se prevén dos vías de impugnación ante la negativa de las personas administradoras<br />

de informar cuando se considere por las personas socias solicitantes que la<br />

misma no procede. Así, la regla general consiste en ejercitar la acción de responsabilidad<br />

contra las personas administradoras que regula el art. 51 de la LCE. No obstante, cuando,<br />

con fundamento en lo dispuesto en el apartado 2 del propio art. 25 de la LCE, los estatutos<br />

de la cooperativa, «para evitar arbitrariedades y perjuicios tanto en la solicitud como en la<br />

aportación o la denegación de información», regulen un sistema de garantías adaptado a las<br />

características de la propia cooperativa y a la situación efectiva de las personas socias, tanto<br />

85


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

en la actividad cooperativa como en sus derechos y obligaciones, los solicitantes podrán acudir<br />

también al procedimiento previsto en el art. 256 de la LEC, que se refiere a las diligencias<br />

preliminares.<br />

4.8.3 Otra normativa aplicable<br />

• Art. 256 de la LEC.<br />

4.9 baja voluntaria<br />

Artículo 26. Baja voluntaria<br />

1. La persona socia podrá darse de baja voluntariamente en la cooperativa en todo<br />

momento, mediante preaviso por escrito a las personas administradoras en el plazo<br />

que fijen los estatutos, que no podrá ser superior a tres meses para las personas<br />

físicas y a un año para las personas jurídicas.<br />

2. La pertenencia de la persona socia a la cooperativa tendrá carácter indefinido.<br />

No obstante, si lo prevén los estatutos y se acuerda en el momento de la admisión,<br />

podrán establecerse vínculos sociales de duración determinada. Los derechos y<br />

obligaciones propios de tales vínculos serán equivalentes a los de las demás personas<br />

socias y serán regulados en los estatutos. El conjunto de estas personas socias<br />

no podrá ser superior a la quinta parte de las personas socias de carácter indefinido<br />

de la clase de que se trate ni de los votos de estas últimas en la asamblea general,<br />

salvo en las cooperativas de trabajo asociado o en las que, siendo de otra clase,<br />

tengan personas socias de trabajo, que podrán superar dichas proporciones siempre<br />

que el número de horas/año de trabajo realizadas en conjunto por las personas<br />

socias de duración determinada y las personas trabajadoras por cuenta ajena no<br />

llegue al cincuenta por ciento del total de horas/año realizadas por las personas<br />

socias trabajadoras o de trabajo de carácter indefinido.<br />

Las personas socias trabajadoras o de trabajo titulares de contratos societarios de<br />

duración determinada que acumulen un periodo de tres años en esa situación tendrán<br />

la opción de adquirir la condición de persona socia de duración indefinida, y si<br />

dicho periodo alcanza cinco años, la adquirirán en todo caso, para lo que deberán<br />

cumplir los demás requisitos estatutariamente establecidos para las personas socias<br />

de duración indefinida.<br />

3. Sin perjuicio de lo establecido en el apartado 1 de este artículo, los estatutos pueden<br />

exigir la permanencia de las personas socias hasta el final del ejercicio económico<br />

o por un tiempo mínimo que no podrá ser superior a cinco años.<br />

4. El incumplimiento del plazo de preaviso, así como las bajas que dentro de los plazos<br />

mínimos de permanencia se produjeran, tendrán la consideración de bajas no<br />

justificadas, salvo que las personas administradoras de la cooperativa, atendiendo<br />

a las circunstancias del caso, acordaran lo contrario. Todo ello sin perjuicio de<br />

que pueda exigirse a la persona socia, además, el cumplimiento de las actividades<br />

y servicios cooperativos en los términos en que venía obligado y, en su caso, la correspondiente<br />

indemnización de daños y perjuicios.<br />

86


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

5. Además de lo establecido en el apartado anterior, se considerará que la baja voluntaria<br />

es no justificada:<br />

a) Cuando la persona socia vaya a realizar actividades competitivas con las de la<br />

cooperativa.<br />

b) En los demás supuestos previstos en los estatutos.<br />

6. La calificación de la baja como justificada o injustificada será competencia de las<br />

personas administradoras, que deberán formalizarla en un plazo máximo de tres<br />

meses a contar desde la notificación del preaviso a que hace referencia el apartado<br />

1 de este artículo. La calificación se notificará por escrito a la persona socia interesada.<br />

Transcurrido dicho plazo sin que las personas administradoras la hubieran<br />

notificado, la baja se considerará justificada.<br />

7. Cuando se produzca la prórroga de la actividad de la cooperativa, su fusión o escisión,<br />

el cambio de clase o la alteración sustancial del objeto social de aquella, o la<br />

exigencia de nuevas aportaciones obligatorias al capital, se considerará justificada<br />

la baja de cualquier persona socia que haya votado en contra del acuerdo correspondiente<br />

o que, no habiendo asistido a la asamblea general en la que se adoptó dicho<br />

acuerdo, exprese su disconformidad con el mismo. En el caso de transformación<br />

se estará a lo previsto en el art.89.<br />

4.9.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El nuevo art. 26 LCE reproduce en términos generales el antiguo precepto presente en la<br />

anterior normativa reguladora. En cualquier caso, con el objeto de aclarar algunos aspectos<br />

que no resultaban del todo nítidos, y de regular de distinta forma ciertas cuestiones, se han<br />

introducido las siguientes modificaciones:<br />

a) En el párrafo primero el plazo de preaviso con el que la persona socia física debe<br />

anunciar su propósito de darse de baja de la cooperativa, se ha reducido sensiblemente.<br />

En lugar del plazo de seis meses previsto en la regulación previgente, se declara<br />

ahora que los estatutos no podrán fijar un plazo de preaviso superior a los tres<br />

meses para las personas físicas. De este modo, la persona socia que desee abandonar<br />

la cooperativa no tendrá que avisar con tanta antelación de dicho propósito, ya que<br />

los estatutos no podrán fijar un plazo de preaviso que sea superior a tres meses. En<br />

definitiva, con la nueva regulación, la persona socia goza de mayor libertad para<br />

decidir su baja voluntaria de la cooperativa con menor antelación de lo que se exigía<br />

anteriormente.<br />

b) Se añade un nuevo párrafo sexto en el que se declara que la calificación de la baja<br />

como justificada o injustificada será competencia de las personas administradoras,<br />

que deberán formalizarla en un plazo máximo de tres meses a contar desde la notificación<br />

del preaviso. De esta forma, se aclara en el nuevo art. 26.6 LCE, que la<br />

competencia para determinar si la baja solicitada por la persona socia es justificada<br />

o no, corresponde al órgano de administración, que se consagra como la instancia<br />

competente para decidir sobre dicha cuestión.<br />

Además, se añade en el nuevo art. 26.6 LCE el procedimiento a través del cual la persona<br />

socia ha de solicitar la baja para que la cooperativa proceda a su calificación. En concreto,<br />

87


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

se establece que las personas administradoras deberán contestar en un plazo de tres meses, a<br />

contar del momento en que las personas administradoras hubieran recibido el preaviso formulado<br />

por la persona socia solicitando su baja. La cooperativa deberá notificar por escrito<br />

la decisión que ha adoptado a la persona socia que ha pedido la baja dentro de dicho plazo.<br />

Si no procede a contestarla en ese periodo de tres meses, se entenderá que la baja ha sido<br />

justificada. Por lo tanto, el silencio de la cooperativa o, por lo menos, su falta de respuesta<br />

a la solicitud planteada dentro del plazo legal de tres meses desde la recepción del preaviso<br />

conllevará que la baja sea calificada de justificada.<br />

4.9.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.9.2.1 Permanencia voluntaria en la cooperativa<br />

El presente art. 26 vuelve a ser una expresión del principio cooperativo de afiliación voluntaria<br />

y abierta, o también denominado, principio de puerta abierta.<br />

La pertenencia a la cooperativa es, siempre, voluntaria y por ello, la ley recoge la posibilidad<br />

de las personas socias de darse de baja de la cooperativa, pero siempre siguiendo el procedimiento<br />

y los requisitos recogidos tanto en la propia ley como, en su caso, en la normativa<br />

interna que regule la cooperativa. La salida de la cooperativa será siempre voluntaria, pero<br />

ello no implica, como veremos más adelante, que se pueda hacer de un día para otro o al objeto<br />

de evitar la asunción de las obligaciones societarias. De hecho, la propia baja voluntaria<br />

de una persona socia podría causar un perjuicio a la cooperativa.<br />

Por ello, pese a la voluntariedad de la permanencia en la cooperativa, es necesario regular<br />

el proceso de salida, al objeto de preservar los intereses de la propia cooperativa.<br />

4.9.2.2 Concepto de baja voluntaria: el deber de preaviso<br />

La baja de la persona socia consiste en la pérdida de su condición de persona socia y, por<br />

tanto, en su desvinculación de la cooperativa. No puede decirse que la baja de la persona<br />

socia signifique siempre su salida de la cooperativa, ya que, en ocasiones, puede tratarse de<br />

una simple modificación del vínculo que le une con dicha entidad y más que una salida lo que<br />

se produce es una transformación del estatuto de la persona socia que puede seguir formando<br />

parte de la cooperativa, pero bajo otra modalidad distinta. Son los estatutos de la cooperativa<br />

los que, en cualquier caso, deberán establecer el procedimiento que habrá de seguirse para<br />

que se produzca la baja, en consonancia con el régimen legal objeto de examen.<br />

El art. 26 LCE regula el régimen de la denominada baja voluntaria, esto es, aquella en la<br />

que la persona socia es quien de forma personal y voluntaria decide darse de baja de la cooperativa.<br />

Dicha decisión se basa en el derecho de la persona socia a causar baja de manera<br />

voluntaria sin tener que alegar, justificar ni acreditar motivo alguno que fundamente dicha<br />

decisión. Para poder hacer uso de dicho derecho basta que la persona socia manifieste dicha<br />

voluntad. Ahora bien, no se trata de un derecho absoluto, porque no puede ser ejercitado en<br />

cualquier circunstancia por la persona socia. Debe llevarse a cabo respetando siempre las<br />

exigencias legales y estatuarias que lo regulan con el fin de cohonestar adecuadamente dicho<br />

derecho de la persona socia y los intereses de la cooperativa. En tal sentido, se ha previsto<br />

un procedimiento para que la baja de la persona socia pueda tener lugar cuando así lo decida<br />

aquella, pero con el compromiso de que advierta a la cooperativa de su propósito con cierta<br />

88


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

antelación para que pueda preparar adecuadamente las consecuencias correspondientes. En<br />

concreto, en el art. 26.1 LCE se prevé la obligación de que la persona socia que desee darse<br />

de baja voluntariamente debe advertir a la cooperativa de dicha intención a través de un preaviso<br />

dirigido a las personas administradoras de la entidad. El plazo de antelación con el que<br />

deben avisar a la cooperativa de dicho propósito se fijará en los estatutos. Sin embargo, en<br />

la nueva redacción del art. 26.1 LCE se ha establecido que dicho plazo estatutario no podrá<br />

ser superior a tres meses, para las personas físicas, reduciéndose de manera significativa<br />

respecto de la regulación anterior en la que se preveía un plazo máximo de seis meses, y<br />

manteniéndose el plazo de un año para las personas jurídicas.<br />

Ciertamente la reducción del plazo del preaviso para las personas socias físicas les dota de<br />

un mayor margen de libertad para tomar la decisión de darse de baja de la cooperativa al no<br />

tener que anunciar dicho propósito con tanta antelación como se requería en la regulación<br />

previgente y trae consigo, a su vez, que la cooperativa debe estar preparada para poder asumir<br />

las consecuencias orgánicas y financieras que pueda producir la baja de la persona socia.<br />

Todo ello no impide que, en los estatutos, pueda preverse un plazo menor de preaviso, si la<br />

cooperativa así lo juzga conveniente. En este sentido, es habitual que, en la práctica, los estatutos<br />

fijen un plazo de preaviso inferior, por lo que la reducción del plazo legal de preaviso<br />

a tres meses, no parece que esté llamado a desplegar especiales efectos.<br />

4.9.2.3 Límites a la baja voluntaria<br />

El art. 25.3 LCE fija ciertos límites al ejercicio de la baja voluntaria. Así, se admite que<br />

los estatutos puedan exigir la permanencia de las personas socias hasta el final del ejercicio<br />

económico o, por un tiempo mínimo, que no podrá ser superior a cinco años. Se trata de supuestos<br />

en los cuales, si así se ha previsto en los estatutos, las personas socias ven en ciertas<br />

circunstancias limitado su derecho a darse de baja voluntariamente de la cooperativa.<br />

Los supuestos en los que se prevea dicha limitación serán los que se contemplen a tal fin en<br />

los estatutos. En tal sentido, el art. 26.3 LCE plantea algunas limitaciones específicas, como<br />

son los mencionados supuestos de finalización del ejercicio económico o la obligatoria permanencia<br />

en la cooperativa durante un tiempo mínimo. Cabe, no obstante, que puedan preverse<br />

otras limitaciones con el fin de restringir dichas posibilidades de baja. Así, por ejemplo, puede<br />

preverse que la persona socia no se dé de baja hasta que encuentre otra persona socia alternativa<br />

que cubra su actividad, porque el listado de limitaciones del art. 26.3 LCE es abierto, y permite<br />

que por vía estatutaria se puedan contemplar limitaciones a dicho derecho de la persona socia<br />

a darse de baja voluntariamente.<br />

4.9.2.4 Las bajas voluntarias justificadas y no justificadas<br />

En principio, la baja voluntaria opera por la simple voluntad de la persona socia que se<br />

configura como una manifestación del principio de buena fe que se traduce en el aviso previo<br />

de la persona socia de su decisión de darse de baja de la cooperativa y en la obligación de no<br />

realización de competencia a la mencionada cooperativa. Además, para solicitar dicha baja<br />

deberá cumplir el procedimiento previsto a tal efecto en los estatutos de la cooperativa, que,<br />

lógicamente, deberá respetar las exigencias del art. 26 LCE. Corresponde, en cualquier caso,<br />

al órgano de administración de la cooperativa calificar si la baja voluntaria es justificada o<br />

injustificada, lo que constituye una positiva novedad del art. 26.6 LCE. Dicha calificación<br />

89


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

deberá formalizarla el órgano de administración en el plazo máximo de tres meses a contar<br />

desde la notificación del preaviso emitido por la persona socia.<br />

• La calificación de la baja voluntaria será declarada justificada de forma expresa<br />

cuando el órgano de administración así lo decida. En principio, se entenderá que es<br />

justificada siempre y cuando no se esté dentro de unos de los supuestos establecidos<br />

en el presente art. 26 o, por remisión del punto quinto de este, en los supuestos recogidos<br />

en los estatutos sociales.<br />

Por su parte, el art. 26.7 LCE regula determinados supuestos en los que la baja será<br />

considerada, siempre, justificada, como son (i) cuando se acuerde la prórroga de la<br />

actividad de la cooperativa, (ii) su fusión o escisión, (iii) el cambio de clase o la alteración<br />

sustancial de su objeto social, (iv) o la exigencia de nuevas aportaciones al<br />

capital y la persona socia haya votado en contra del acuerdo o, no habiendo asistido<br />

a la asamblea general en la que se adoptó el acuerdo, exprese su disconformidad con<br />

el mismo. Con ello, la ley permite la salida voluntaria de las personas socias, sin<br />

ninguna consecuencia y sin necesidad de cumplir con el procedimiento y requisitos<br />

internos para la baja voluntaria, cuando esté disconforme con cualquier acuerdo de la<br />

asamblea general que implique la asunción de obligaciones no previstas inicialmente<br />

en los estatutos, la modificación sustancial del objeto social, y, sobre todo, alguna<br />

modificación estructural de la cooperativa.<br />

Y será también declarada justificada, pero de forma tácita, cuando haya transcurrido<br />

el plazo de tres meses a contar desde la notificación del preaviso sin que las personas<br />

administradoras hubieran notificado a la persona socia interesada su decisión al<br />

respecto (art. 26.6 LCE). Conviene advertir que los tres meses indicados empiezan a<br />

computarse desde que se notifica el preaviso por parte de la persona socia. El hecho<br />

de que sea desde la notificación del preaviso es un elemento importante y novedoso,<br />

porque exige a las personas administradoras de la cooperativa una mayor diligencia.<br />

Deberán estar atentas a cualquier solicitud presentada por una persona socia que<br />

manifieste su propósito de darse de baja de la cooperativa, ya que, si no responden,<br />

dentro del plazo de tres meses antes indicado, se entenderá que la baja es justificada.<br />

• Por el contrario, la calificación de baja voluntaria será declarada no justificada cuando<br />

la persona solicitante incumpla el plazo de preaviso previsto en los estatutos, salvo<br />

que las personas administradoras acuerden lo contrario, atendiendo a las circunstancias<br />

del caso (art. 26.4 LCE). De igual forma, también será una baja voluntaria<br />

no justificada cuando no hubiere respetado el plazo de permanencia mínimo previsto<br />

en los estatutos (art. 26.4 LCE), cuando la persona socia vaya a realizar actividades<br />

competitivas con las de la cooperativa, o cuando concurra alguno de los supuestos<br />

previstos en los estatutos de la cooperativa (art. 26.5 LCE). En todos estos casos,<br />

se podrá exigir a las personas socias, además del cumplimiento de las actividades y<br />

servicios cooperativos en los términos en que estaban obligadas, la correspondiente<br />

indemnización de daños y perjuicios (art. 26.4 in fine LCE). Por tanto, la declaración<br />

de baja voluntaria no justificada se producirá cuando la persona socia no cumpla sus<br />

obligaciones como tal en la cooperativa, por no haber respetado el procedimiento<br />

previsto a tal efecto, por no haber presentado tempestivamente el preaviso advirtiendo<br />

de su baja, porque su baja ha respondido al propósito de realizar actividades<br />

competitivas a la cooperativa, o bien, finalmente, por no haber incurrido en algunas<br />

de las previsiones estatutarias contempladas sobre tales aspectos.<br />

90


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

4.9.2.5 La pertenencia indefinida de la persona socia a la cooperativa y la excepción<br />

de la persona socia de duración determinada<br />

En principio, las personas socias pertenecen a la cooperativa de forma indefinida. En consonancia<br />

con los parámetros propios de las sociedades, las personas socias que se integran<br />

en una cooperativa mantienen su vínculo con carácter indefinido, hasta que voluntariamente<br />

manifiesten su deseo de darse de baja de la misma. Dicho pronunciamiento está consagrado<br />

específicamente en el art. 26.2 LCE en el que se declara que la pertenencia a la cooperativa<br />

tiene carácter indefinido, por lo que cuando quien legisla prevé el régimen de baja voluntaria<br />

de la persona socia, en principio, parece que está pensando en sujetos que están vinculados<br />

con carácter indefinido con la cooperativa.<br />

Sin embargo, en el segundo párrafo del mencionado art. 26.2 LCE, en una ubicación que<br />

resulta un tanto extraña, se prevé que, si así lo prevén los estatutos, podrán establecerse vínculos<br />

sociales de duración determinada.<br />

El vínculo societario temporal permite hacer frente a necesidades puntuales de incremento<br />

de la actividad de la cooperativa, cuya presencia ya estaba prevista en la regulación previgente<br />

y que en la nueva normativa se ha mantenido en similares términos. Se trata de una posibilidad<br />

que la práctica cooperativa ha venido utilizando y que contribuye a que la masa de<br />

personas socias se amplíe, sin perjuicio de que, por razones de agilidad, dicha incorporación<br />

no sea indefinida, sino que se ajuste a las necesidades de la cooperativa. En cualquier caso,<br />

se entiende que el carácter excepcional de este tipo de personas socias no debe ser la norma<br />

general de la cooperativa, razón por la que en la regulación se prevén cautelas para que su<br />

presencia y, sobre todo, su capacidad de decisión no sea excesiva.<br />

En este sentido, el art. 26.2 LCE establece, por una parte, que los derechos y obligaciones<br />

propios de las personas socias con vínculos sociales de duración determinada son los mismos<br />

que los que tengan atribuidas las demás personas socias en los estatutos. Ahora bien, para<br />

limitar su peso en la cooperativa, se restringe su presencia estableciendo que el conjunto de<br />

estas personas socias no podrá ser superior a la quinta parte de las personas socias de carácter<br />

indefinido ni de sus votos en la asamblea general. La única excepción a este régimen puede<br />

plantearse en las cooperativas de trabajo asociado o, en las que siendo de otra clase, tengan<br />

personas socias de trabajo, las cuales, podrán superar dichas proporciones siempre que el<br />

número de horas/año realizadas en conjunto por las personas socias de duración determinada<br />

y las personas trabajadoras por cuenta ajena no llegue al cincuenta por ciento del total de<br />

horas/año realizadas por las personas socias trabajadoras o de trabajo de carácter indefinido.<br />

Finalmente se prevé en el art. 26.2.3 LCE que las personas socias trabajadoras o de trabajo<br />

de duración determinada podrán adquirir la condición de persona socia de duración<br />

indefinida si está en dicha situación durante tres años, en cuyo caso, quedará en manos de la<br />

cooperativa la atribución de dicha condición. Sin embargo, en el caso de que la situación de<br />

persona socia de duración determinada se haya mantenido durante cinco años, adquirirá en<br />

todo caso la condición de persona socia, siempre que cumpla los demás requisitos previstos<br />

en los estatutos para las personas socias de duración indefinida.<br />

Por último, conviene llamar la atención que, a pesar de ubicarse este régimen de las personas<br />

socias de duración determinada en el precepto correspondiente a la baja voluntaria,<br />

no se aluda en ningún momento a si pueden hacer uso de dicho derecho. En principio, debe<br />

entenderse que podrían solicitar la baja antes de que transcurra el periodo acordado de su<br />

91


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

vinculación, para lo cual nos remitimos a los apartados anteriores. Sin embargo, no puede<br />

equipararse esta modalidad con la baja por finalización del vínculo social temporal consagrada<br />

en el art. 5 del RLCE, porque en tal caso, no se trataría de una baja voluntaria y no<br />

podría aplicársele sus principios reguladores, ya que, en tales casos, lo que se produce, en<br />

puridad, es una finalización contractual sobre la que la persona socia no tiene ningún tipo de<br />

influencia, por lo que no puede ser considerada como baja voluntaria.<br />

4.10 Baja obligatoria<br />

Artículo 27. Baja obligatoria<br />

1. Causarán baja obligatoria las personas socias que pierdan los requisitos exigidos<br />

para serlo según esta ley o los estatutos de la cooperativa.<br />

2. La baja obligatoria será acordada, previa audiencia de la persona interesada, por<br />

las personas administradoras, de oficio, a petición de cualquier otra persona socia<br />

o de la propia persona afectada, en el plazo y con los efectos previstos en el art.26.6<br />

de esta ley.<br />

3. El acuerdo de las personas administradoras será ejecutivo desde que sea notificada<br />

la ratificación del comité de recursos o, en su defecto, de la asamblea general, o<br />

haya transcurrido el plazo previsto en estatutos para recurrir ante los mismos. No<br />

obstante, el acuerdo podrá establecer con carácter inmediato la suspensión cautelar<br />

de derechos y obligaciones de la persona socia hasta que el acuerdo sea ejecutivo si<br />

así lo prevén los estatutos, que deberán determinar el alcance de dicha suspensión.<br />

La persona socia conservará su derecho de voto en la asamblea general mientras el<br />

acuerdo no sea ejecutivo.<br />

4. La baja obligatoria tendrá la consideración de justificada cuando la pérdida de los<br />

requisitos para ser persona socia no sea consecuencia de la voluntad de la persona<br />

socia de incumplir sus obligaciones con la cooperativa o de beneficiarse indebidamente<br />

con su baja obligatoria.<br />

Será de aplicación a la baja obligatoria no justificada lo establecido en los apartados<br />

3 y 4 del artículo precedente.<br />

5. La persona socia disconforme con la decisión de las personas administradoras sobre<br />

la calificación o efectos tanto de su baja voluntaria como de la obligatoria podrá<br />

recurrir; siendo de aplicación al efecto lo establecido en los apartados 2 y 4 del<br />

artículo siguiente.<br />

4.10.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El art. 27 LCE reproduce en términos generales la redacción contenida en la regulación<br />

previgente. Como único cambio cabe destacar que la baja obligatoria, de igual modo que la<br />

baja voluntaria, será acordada por las personas administradoras, aspecto ya contemplado en<br />

la anterior normativa, añadiéndose como novedad, que dicha solicitud de baja obligatoria deberá<br />

ser contestada por la cooperativa en el mismo plazo y con los mismos efectos previstos<br />

para la baja voluntaria en el art. 26.6 LCE.<br />

92


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

De esta forma, se unifica el régimen de la solicitud de baja voluntaria y de baja obligatoria<br />

a petición de la propia persona socia afectada, ya que, con la nueva regulación, se aclara<br />

definitivamente que el órgano competente para contestar a dicha solicitud son las personas<br />

administradoras. Además, se precisa que dicho órgano dispone de tres meses para contestar<br />

la solicitud presentada por la propia persona socia afectada, estando obligado a responder<br />

a la persona solicitante dentro de dicho plazo si la baja es justificada o no. Por último, debe<br />

advertirse que, si la cooperativa no contesta en dicho plazo, se entenderá que la baja solicitada<br />

era justificada.<br />

4.10.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.10.2.1 Concepto de baja obligatoria<br />

El art. 27 LCE regula el régimen de la baja obligatoria, entendida como aquella que se<br />

produce a consecuencia de que la persona socia en cuestión pierda los requisitos legales<br />

o estatutarios necesarios para serlo. La baja obligatoria se diferencia de la baja voluntaria,<br />

consagrada en el art. 26 LCE, en el hecho de que, en la primera, dicho procedimiento no se<br />

pone en marcha de forma voluntaria a instancia de la persona socia, sino que se activa con<br />

la concurrencia de un hecho objetivo, esto es, la pérdida de los requisitos para seguir siendo<br />

persona socia de la cooperativa, aunque la ley sí que prevé la posibilidad de que la propia<br />

persona socia afectada pueda ponerlo en conocimiento del órgano de administración, además<br />

de la propia actuación de oficio de dicho órgano, o la comunicación realizada por cualquier<br />

otra persona socia. Tampoco puede confundirse con la expulsión, consagrada en el art. 28<br />

LCE, porque la pérdida de los requisitos propios de la condición de persona socia no se producen<br />

por razones disciplinarias, como, sin embargo, sucede cuando se pone en marcha el<br />

procedimiento de expulsión.<br />

La baja obligatoria tiene un indudable componente coactivo, aunque no revista el carácter<br />

de medida disciplinaria. Normalmente está contemplada para aquellos casos en que la cualidad<br />

de la persona socia está estrechamente vinculada a un determinado requisito subjetivo;<br />

u objetivo. Por eso, cuando se produce la pérdida de alguno de tales rasgos esenciales, ello<br />

conlleva que la persona socia no pueda seguir perteneciendo a la cooperativa.<br />

4.10.2.2 Procedimiento de baja obligatoria<br />

La baja obligatoria no es una baja automática. Por eso, el procedimiento podrá iniciarse a<br />

instancia de parte, esto es, por la propia persona afectada, o de oficio, por las personas administradoras<br />

o a petición de cualquier otra persona socia. La persona socia afectada siempre<br />

tendrá derecho a exponer su opinión ante el órgano de administración antes de que adopte su<br />

decisión al respecto. Y el órgano de administración dispondrá de tres meses desde que reciba<br />

la notificación por parte de la persona interesada o de cualquier otra persona que lo solicite,<br />

para calificar la baja de la persona socia en cuestión, calificación que debería ser motivada,<br />

aunque no lo diga expresamente el art. 27.2 LCE.<br />

No obstante, para que el acuerdo que adopten las personas administradoras sea ejecutivo<br />

será preciso que lo ratifique además el comité de recursos o, en su defecto, la asamblea general,<br />

o haya transcurrido el plazo previsto en los estatutos para recurrir ante el órgano corres-<br />

93


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

pondiente. A falta de previsión estatutaria, existen dos opciones: o bien, podría tomarse como<br />

plazo de referencia el previsto para denegar la admisión de una persona socia previsto en el<br />

art. 20.5 LCE, que declara que corresponde a los estatutos su fijación, pero que nunca podrá<br />

ser superior a veinte días; o bien, acudir al plazo fijado en el art. 28.2 LCE, en el que se establece<br />

que, en caso de expulsión, la persona socia podrá recurrir contra dicha decisión en el<br />

plazo de 30 días desde su notificación. Ante esta alternativa, parece más razonable acudir al<br />

criterio fijado en el art. 28.2 LCE, e inclinarse por entender aplicable el plazo de 30 días, a la<br />

vista de que el régimen de la expulsión tiene importantes correspondencias con el de la baja,<br />

sobre todo, en lo relativo a los derechos que la persona socia afectada ha de disponer para<br />

poder hacer frente a la decisión de la cooperativa con la que no está conforme. Esta interpretación<br />

se refuerza por el hecho de que el propio art. 27.5 LCE establece que el procedimiento<br />

previsto para que la persona socia recurra contra la decisión de la cooperativa sobre la calificación<br />

de la baja tanto en caso de baja voluntaria como de baja obligatoria es el previsto en el<br />

art. 28.2 LCE para el régimen de la expulsión. De todo ello, se desprende que el sistema legal<br />

de recurso contra la decisión de la cooperativa de baja de la persona socia es único y común<br />

para todos aquellos supuestos en que la afectada esté en desacuerdo, con independencia de<br />

que se haya tratado de una baja voluntaria, una baja obligatoria o una expulsión.<br />

Pese a ello, se admite, no obstante, la posibilidad de que en los estatutos se regule que<br />

con el acuerdo de baja obligatoria se suspendan con carácter inmediato los derechos y obligaciones<br />

de la persona socia hasta que el acuerdo sea ejecutivo, si bien es cierto que en los<br />

estatutos deberá determinarse adecuadamente el alcance de dicha suspensión. Sin perjuicio<br />

de lo anterior, en tanto en cuanto el acuerdo no sea ejecutivo, la persona socia conservará su<br />

derecho de voto en la asamblea general (art. 27.3 LCE).<br />

4.10.2.3 Baja obligatoria justificada y baja obligatoria no justificada<br />

La baja obligatoria se entenderá justificada cuando la pérdida de los requisitos para ser<br />

persona socia no sea consecuencia de la voluntad de la persona socia de incumplir sus obligaciones<br />

con la cooperativa o de beneficiarse indebidamente con su baja obligatoria (art.<br />

27.4 LCE). También se entiende que es justificada, de igual forma que se prevé para la baja<br />

voluntaria (art. 26.6 LCE) a cuyo régimen se remite el art. 27.2 LCE, si transcurrido dicho<br />

plazo de tres meses desde que hubieran recibido la notificación de la baja obligatoria, las<br />

personas administradoras no hubieran respondido a dicho requerimiento.<br />

Por el contrario, se entiende que la baja obligatoria no es justificada cuando la pérdida de<br />

los requisitos para ser persona socia se haya generado por la propia voluntad de la persona<br />

socia de incumplir sus obligaciones con la cooperativa, o de beneficiarse indebidamente con<br />

dicha baja. En definitiva, porque la persona socia haya actuado de forma desleal con respecto<br />

a la cooperativa.<br />

Además, el art. 27.4 párrafo segundo LCE declara que será de aplicación a la baja obligatoria<br />

no justificada lo previsto en el art. 26.3.4 LCE. Sin embargo, dicha remisión no acaba de<br />

entenderse por la cuestionable aplicabilidad a la baja obligatoria de tales supuestos previstos<br />

para la baja voluntaria. Así, conviene recordar, por una parte, que el párrafo 3 del art. 26 LCE<br />

prevé que los estatutos pueden exigir la permanencia de las personas socias hasta el final del<br />

ejercicio económico o por un tiempo mínimo que no sea superior a cinco años a los efectos<br />

de la baja voluntaria. En tales casos, no parece que sea tan voluntaria, sino que está condicio-<br />

94


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

nada a ciertos elementos ajenos a la voluntad de la persona socia, lo que no parece que tenga<br />

aplicación alguna al supuesto de la baja obligatoria. Por otra parte, el art. 26.4 LCE alude al<br />

incumplimiento del plazo de preaviso de la persona socia solicitante de la baja que constituye<br />

un requisito procedimental específico de las situaciones de baja voluntaria y que, por tanto,<br />

carece de cualquier aplicación sobre los supuestos de baja obligatoria.<br />

El supuesto en el que la remisión realizada al art. 26.4 LCE encuentra cierta lógica radica<br />

en el hecho de que se reconozca a las personas administradoras la capacidad de poder calificar<br />

la baja, de modo distinto a lo que cabría enjuiciar a la luz de la concurrencia de los<br />

incumplimientos en que hubiera incurrido la persona socia. De este modo, con esta remisión<br />

al art. 26.4 LCE se otorga a las personas administradoras cierta discrecionalidad a la hora de<br />

decidir la calificación de la baja obligatoria, con base en las circunstancias del caso. También<br />

cabría la aplicación del art. 26.4 in fine LCE para los supuestos de baja obligatoria injustificada,<br />

lo que significaría que, en tales casos, la cooperativa podría requerir a la persona<br />

socia que hubiera solicitado una baja obligatoria injustificada, que cumpliera sus actividades<br />

y servicios cooperativos en los términos en los que estaba obligada y, en su caso, abonase<br />

la correspondiente indemnización de daños y perjuicios, si tales incumplimientos hubieran<br />

generado daños a la cooperativa.<br />

4.11 Expulsión<br />

Artículo 28. Expulsión<br />

1. La expulsión de las personas socias solo podrá ser acordada por las personas administradoras<br />

por falta muy grave tipificada en los estatutos, mediante expediente<br />

instruido al efecto y con audiencia de la persona interesada.<br />

2. Contra el acuerdo de expulsión, la persona socia podrá recurrir, en el plazo de treinta<br />

días desde la notificación del mismo, ante el comité de recursos o, en su defecto,<br />

ante la asamblea general.<br />

El recurso ante el comité de recursos deberá ser resuelto, con audiencia de la persona<br />

interesada, en un plazo máximo de tres meses desde la fecha de su presentación.<br />

Transcurrido dicho plazo sin haber sido resuelto y notificado, se entenderá que el<br />

recurso ha sido estimado.<br />

El recurso ante la asamblea general deberá incluirse como punto del orden del día<br />

de la primera que se convoque y se resolverá por votación secreta, previa audiencia<br />

de la propia persona interesada.<br />

3. El acuerdo de expulsión será ejecutivo desde que sea notificada la ratificación del<br />

comité de recursos o, en su defecto, de la asamblea general, o haya transcurrido el<br />

plazo para recurrir ante los mismos.<br />

4. El acuerdo de expulsión, una vez ratificado por el comité de recursos o la asamblea<br />

general, podrá ser impugnado, en el plazo de dos meses desde su notificación, por<br />

el cauce procesal a que se refiere el art. 41.<br />

4.11.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El presente art. 28 LCE reproduce textualmente el contenido del previgente precepto. No<br />

95


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

se aprecia, en suma, ningún tipo de innovación en su nuevo articulado, sin perjuicio de las<br />

modificaciones introducidas en su tenor con el fin de adecuarlo al lenguaje inclusivo que ha<br />

sido empleado a lo largo de todo el nuevo articulado.<br />

4.11.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.11.2.1 Concepto de expulsión y causas<br />

El art. 28 LCE regula el régimen de la expulsión de las personas socias. Se trata de la modalidad<br />

más drástica de sancionar las infracciones de una persona socia. Por la gravedad de<br />

la medida, sólo cabe que sea acordada por las personas administradoras, y debe tener como<br />

causa la comisión de una falta muy grave que esté tipificada en los estatutos. En principio,<br />

por tanto, son los estatutos los que delimitan el ámbito material de aplicación de la expulsión.<br />

Sin embargo, dicha libertad estatutaria no es omnímoda, porque no resulta conveniente dejar<br />

en manos de la cooperativa el derecho de la persona socia a permanecer o no en su seno. Por<br />

ello, los estatutos no deberían calificar de muy graves o graves, conductas o actuaciones que<br />

no revistan dicha condición. En este sentido, debería predicarse una proporcionalidad entre<br />

la conducta que constituya la infracción y la sanción, de manera que esta última no resulte<br />

desproporcionada con respecto a la falta de la que trae causa. La LCE no prevé expresamente<br />

las causas que pueden propiciar la expulsión de la cooperativa de una persona socia. A pesar<br />

de ello, y a modo ejemplificativo, podrían incluirse en dicha categoría, entre otras, la realización<br />

de actividades que puedan perjudicar los intereses de la cooperativa (actuaciones que<br />

conlleven una competencia efectiva contra la cooperativa), el fraude de las aportaciones u<br />

otras prestaciones debidas a la cooperativa, el incumplimiento de participar en la actividad<br />

económica de la cooperativa o de la obligación de desembolsar las aportaciones al capital<br />

social, el incumplimiento reiterado de las obligaciones económicas de la persona socia, o<br />

prevalerse de la condición de persona socia para realizar actividades ilícitas o especulativas.<br />

4.11.2.2 Procedimiento de expulsión<br />

Para proceder a la expulsión de la cooperativa de una persona socia es necesario que se<br />

instruya el correspondiente expediente en el que la cooperativa manifieste su propósito de<br />

expulsar a una persona socia, a consecuencia de que se han cometido faltas muy graves tipificadas<br />

en los estatutos. A tal fin es necesario que se incoe el expediente con dicho objeto,<br />

y se le dé a la persona socia afectada audiencia para que pueda exponer ante las personas<br />

administradoras de la cooperativa, que son los competentes para decidir sobre la cuestión,<br />

las razones que traten de desactivar los argumentos que han propiciado la apertura del procedimiento<br />

de expulsión.<br />

En el caso de que la persona socia expulsada no esté de acuerdo con la decisión adoptada al<br />

respecto por las personas administradoras, podrá recurrir ante el comité de recursos o, en su<br />

defecto, ante la asamblea general, en el plazo de treinta días desde que recibiera la notificación<br />

de la expulsión. En tal caso, el recurso ante el comité de recursos deberá ser resuelto en<br />

un plazo máximo de tres meses desde su fecha de presentación. En el caso de que el órgano<br />

de administración no procediera a contestar a dicho recurso en el mencionado plazo de tres<br />

meses, se entenderá que el recurso ha sido estimado y, que, por tanto, la persona socia expulsada<br />

inicialmente ha sido readmitida.<br />

96


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

A fin de garantizar la máxima transparencia dentro del expediente de expulsión, y que<br />

todas las personas socias de la cooperativa estén al corriente de la situación, en los casos en<br />

que el recurso se presente ante la asamblea general, deberá incluirse como punto del orden<br />

del día de la primera que se convoque por la cooperativa y deberá resolverse por votación<br />

secreta, con la debida audiencia de la persona interesada. De este modo, todas las personas<br />

socias recibirán información sobre el expediente de expulsión tramitado en la cooperativa<br />

y dispondrán de los elementos de juicio correspondientes para poder tomar una decisión<br />

sobre el particular. Con todo, en la norma no se contempla ningún instrumento específico<br />

que favorezca la publicidad de las sanciones impuestas entre el resto de personas socias de<br />

la cooperativa. A pesar de que la publicidad puede ser una medida disuasoria y promover la<br />

autodisciplina de las personas socias, no se ha considerado conveniente introducirla por las<br />

dificultades jurídicas de distinta índole que una propuesta de esta naturaleza puede generar<br />

en los derechos de las personas socias afectadas.<br />

El procedimiento de expulsión se articula siguiendo las mismas coordenadas normativas<br />

previstas para aquellos casos en que la persona socia no está de acuerdo con la decisión de<br />

calificar su baja voluntaria como injustificada (art. 26.6 LCE), o con la decisión de declarar<br />

su baja obligatoria (art. 27.5 LCE). Por lo tanto, en todos los supuestos de baja voluntaria<br />

declarada injustificada, baja obligatoria, o expulsión de la cooperativa con la que la persona<br />

socia afectada esté disconforme, se prevé el mismo mecanismo para recurrir ante la cooperativa:<br />

a) ejercicio del recurso ante el comité de recursos o, en su defecto, ante la asamblea<br />

general, en el plazo de treinta días desde su notificación; b) obligatoria audiencia de la persona<br />

interesada para poder expresar su opinión; y c) resolución de tres meses desde la fecha<br />

de su presentación, entendiéndose estimado en el caso de que haya transcurrido dicho plazo<br />

sin que la cooperativa hubiera dado respuesta a dicho recurso.<br />

4.11.2.3 Efectos de la expulsión de la persona socia<br />

El art. 28.3 LCE establece que el acuerdo de expulsión será ejecutivo desde que sea notificada<br />

la ratificación del comité de recursos o, en su defecto, de la asamblea general o, en el<br />

caso de que haya transcurrido el plazo para recurrir ante dichas instancias, esto es, treinta<br />

días desde la fecha de su presentación (art. 28.2 LCE). A partir de ese momento se producirá<br />

la baja efectiva de la persona socia expulsada y será la fecha a partir de la cual comenzará el<br />

cómputo para calcular el periodo de reembolso de sus aportaciones.<br />

Sin embargo, el acuerdo de expulsión ratificado por el comité de recursos o, en su defecto,<br />

por la asamblea general puede ser objeto de ulterior impugnación en el plazo de dos meses<br />

desde su notificación. En efecto, el art. 28.4 LCE declara la posibilidad de que pueda impugnarse<br />

el acuerdo de expulsión, ratificado por el comité de recursos o, en su defecto, por<br />

la asamblea general. Del tenor del precepto se deduce claramente que, para acudir a la vía<br />

de impugnación del acuerdo en cuestión, a través del régimen previsto en el art. 41 LCE, es<br />

necesario previamente haber ejercitado el recurso ante el comité de recursos o, en su defecto,<br />

ante la asamblea general.<br />

En suma, el procedimiento contra el expediente de expulsión se ha de iniciar siempre, con<br />

el recurso ante el comité de recursos o, en su defecto, ante la asamblea general, en el plazo<br />

de treinta días desde su notificación, y posteriormente, si el acuerdo adoptado se mantiene<br />

97


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

en el mismo sentido, se deberá ejercitar la acción de impugnación del acuerdo por el cauce<br />

procesal previsto a tal efecto en el art. 41 LCE en el plazo de dos meses desde su notificación.<br />

Cabe considerar que la regulación de la expulsión de las personas socias es distinta de la<br />

regulación que, respecto de las personas socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo<br />

asociado, se analizará con respecto al art. 106.3 de la LCE. Concretamente las diferencias se<br />

concretan: a) en que para las personas socias trabajadoras el plazo para recurrir es de 15 días<br />

en lugar de los 30 días que se establece como plazo para el recurso de la persona socia, ante<br />

el comité de recursos o la asamblea, en este artículo; y b) en que en aquel cabe la posibilidad<br />

de suspender el empleo.<br />

4.12 Normas de disciplina social<br />

Artículo 29. Normas de disciplina social<br />

1. Los estatutos de cada cooperativa fijarán las normas de disciplina social. Las personas<br />

socias solo pueden ser sancionadas en virtud de infracciones previamente<br />

tipificadas en los estatutos. Las sanciones que pueden ser impuestas a las personas<br />

socias por cada clase de falta serán igualmente fijadas en los estatutos y podrán<br />

consistir en amonestación, económicas, de suspensión de derechos sociales, o de<br />

expulsión.<br />

2. Las infracciones leves prescriben al mes; las graves, a los dos meses, y las muy<br />

graves, a los tres meses.<br />

El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contarse desde el día en<br />

que la infracción se hubiera cometido. En el caso de infracciones continuadas o<br />

permanentes, el plazo comenzará a correr desde que finalizó la conducta infractora.<br />

Interrumpirá la prescripción la iniciación, con conocimiento de la persona interesada,<br />

de un procedimiento de naturaleza sancionadora, y se reiniciará el plazo<br />

de prescripción si el expediente sancionador estuviera paralizado, por causa no<br />

imputable a la persona presuntamente responsable, sin dictar ni notificar resolución<br />

alguna, durante más de cuatro meses.<br />

3. Los estatutos fijarán los procedimientos sancionadores y los recursos que correspondan,<br />

respetando en cualquier caso las siguientes normas:<br />

a) La facultad sancionadora es competencia indelegable de las personas administradoras.<br />

b) Es preceptiva la audiencia previa de la persona interesada.<br />

c) Las sanciones por faltas graves o muy graves son recurribles ante el comité de<br />

recursos o, si no lo hubiere, ante la asamblea general en el plazo de treinta días<br />

desde la notificación de la sanción.<br />

d) El acuerdo de sanción puede ser impugnado según el trámite procesal establecido<br />

en el art.52. En su caso, la ratificación por el comité de recursos o por la<br />

asamblea general puede ser impugnada en el plazo de un mes desde la notificación,<br />

por el trámite procesal de impugnación establecido en el art. 41.<br />

4. El alcance de la suspensión de los derechos de la persona socia vendrá determinado<br />

necesariamente por los estatutos sociales.<br />

98


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

4.12.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El art. 29 LCE contempla la normativa específica de la disciplina social aplicable en las<br />

cooperativas, haciéndose eco en gran parte de la regulación previgente en esta materia. Sin<br />

embargo, el legislador no ha perdido la oportunidad de incluir ciertas mejoras en la redacción,<br />

no sólo de carácter puramente léxico, sino también aclarando algunos aspectos cuyo<br />

exacto contenido despertaba ciertas dudas interpretativas.<br />

Así, en el art. 29.1 LCE se ha producido un cambio significativo al fijar las actuaciones<br />

que pueden ser susceptibles de sanción a la persona socia por comportamientos indebidos<br />

realizados en el seno de la actividad de la cooperativa. Se han uniformizado las sanciones en<br />

cuya virtud la persona socia puede ser sancionada, al emplearse la noción de infracción en<br />

lugar de falta, y, sobre todo, al suprimir la posibilidad de sanción por la comisión de faltas<br />

leves previstas en el reglamento de régimen interno. De este modo, se aclara acertadamente<br />

que las personas socias sólo podrán ser sancionadas por las infracciones que estén previstas<br />

en los estatutos, sin que ningún otra instancia orgánica ni reglamento interno esté legitimado<br />

para poder imponer sanciones a las personas socias al margen de lo previsto en los estatutos.<br />

En segundo lugar, a la hora de fijar el plazo de prescripción de las infracciones en las que<br />

pueden incurrir las personas socias, se fija un nuevo momento a partir del cual comienza a<br />

computarse dicho plazo de prescripción. Así, en el art. 29.2.2 LCE se establece que el plazo<br />

de prescripción comenzará a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido,<br />

suprimiendo así la referencia anterior que fijaba el inicio de dicho cómputo a partir del día<br />

en que las personas administradoras tenían conocimiento de la comisión de la infracción, así<br />

como la que consideraba, que, en cualquier caso, la infracción quedaba prescrita doce meses<br />

después de haber sido cometida. Para el supuesto de que se trate de infracciones continuadas<br />

o permanentes, se establece, de forma novedosa, que el plazo de prescripción comenzará a<br />

correr desde que finalizó la conducta infractora, computándose el inicio a partir de dicho<br />

momento por la especial naturaleza de la infracción objeto de sanción.<br />

Finalmente, se corrige la dicción enrevesada de la anterior regulación en materia de interrupción<br />

de la prescripción del procedimiento sancionador y, en su lugar, se proclama, ahora<br />

de forma mucho más precisa, que la iniciación del procedimiento sancionador interrumpirá la<br />

prescripción y que el cómputo de su plazo se reanudará si el expediente estuviere paralizado<br />

durante más de cuatro meses por causas ajenas a la persona socia presuntamente responsable.<br />

De este modo, el nuevo tenor del art. 29.2.2 LCE pone de relieve con particular nitidez que,<br />

si el procedimiento sancionador ha quedado estancado en el seno de la cooperativa durante<br />

más de cuatro meses, sin que la persona socia haya sido la causante de dicha paralización, se<br />

entenderá que la infracción en cuestión ha quedado prescrita.<br />

4.12.2 Comentario general y significado práctico<br />

4.12.2.1 Alcance de la normativa de disciplina social<br />

El art. 29 LCE establece que los estatutos de la cooperativa deberán fijar las normas que<br />

contemplen las infracciones en las que pueden incurrir las personas socias, ya que sólo aquellas<br />

que estén contempladas en dicho conjunto de reglas acordadas por la propia cooperativa<br />

podrán ser impuestas a las personas socias. Se reconoce, por tanto, expresamente la vigencia<br />

99


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

del principio de tipicidad, presente en muchas ramas de nuestro ordenamiento, en cuya virtud<br />

las sanciones solo pueden dictarse si las infracciones, cuya efectiva realización conlleva la<br />

imposición de la sanción, están contempladas previamente en la normativa jurídica aplicable.<br />

En este caso, el art. 29 LCE consagra la tipicidad de las infracciones por remisión a los<br />

estatutos. De esta manera se declara por vía legal que se podrán imponer sanciones por las<br />

infracciones realizadas por las personas socias, siempre que estén contempladas en los estatutos.<br />

Se reconoce, por tanto, a la cooperativa capacidad de autorregulación en esta materia,<br />

en la medida que remite a sus estatutos no solo el alcance de las infracciones, sino toda la<br />

disciplina social, esto es, las sanciones, la prescripción, el procedimiento y los recursos. La<br />

importancia de su contenido explica la necesidad de que su régimen se redacte de forma<br />

clara y precisa para evitar ambigüedades por el perjuicio que podría suponer para el buen<br />

funcionamiento de la cooperativa. Ahora bien, por el tipo de materia de que se trata, la interpretación<br />

de estos preceptos ha de ser restrictiva y, en principio, las posibles dudas que se<br />

planteen deberían resolverse en beneficio de la persona socia.<br />

4.12.2.2 Las infracciones y sanciones: delimitación y contenido<br />

Las infracciones deberán estar previstas en los estatutos de la cooperativa para que puedan<br />

surtir efectos y conllevar las correspondientes sanciones a las personas socias que hubieren<br />

incurrido en ellas. Pero, además, las sanciones a las personas socias solo podrán ser impuestas<br />

si están previstas en los estatutos. Por lo tanto, en los estatutos no sólo han de estar<br />

contempladas las infracciones, sino también las sanciones que conlleven la comisión de tales<br />

infracciones.<br />

Como se ha dicho anteriormente, el art. 29.1 LCE elimina la posibilidad de sanciones<br />

sociales tipificadas como leves en el reglamento de régimen interno, por lo que las personas<br />

socias ya sólo pueden ser sancionadas por los hechos tipificados en los estatutos. De esta<br />

forma, se reduce la flexibilidad para la modificación de la tipificación de las faltas leves que<br />

ahora deberán pasar por el visto bueno del registro de cooperativas. Y, por tanto, se dota a<br />

las personas socias de mayores garantías ante la normativa disciplinaria de la cooperativa, si<br />

bien se mantiene la confianza en la capacidad autorreguladora que ostentan las cooperativas<br />

en esta materia.<br />

Las sanciones, consecuencia de la infracción de una determinada obligación o conducta,<br />

podrán consistir en una amonestación, que podrá revestir carácter estrictamente económico,<br />

entrañar una suspensión de los derechos sociales, o la expulsión de la cooperativa. A pesar de<br />

que estas tres clases de sanciones son las más habituales, el propio tenor del precepto abre la<br />

puerta a que puedan preverse otras sanciones distintas al dejar entrever que la enumeración<br />

de dichas sanciones es abierta, lo que permite que la cooperativa en sus estatutos pueda contemplar<br />

otro tipo de sanciones distintas.<br />

4.12.2.3 El régimen de prescripción de las infracciones: su interpretación<br />

El art. 29.2 LCE establece el régimen específico de la prescripción de las infracciones,<br />

en el que se diferencian tres plazos distintos, dependiendo del tipo de infracción cometida.<br />

Así, se declara que las infracciones leves prescriben al mes, las graves, prescriben a los dos<br />

meses y las muy graves, a los tres meses. El diferente plazo consagrado para cada tipo de<br />

100


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

infracción resulta lógico y congruente con la gravedad de las sanciones, ya que persigue que<br />

las infracciones que revistan un carácter más grave, cuenten con un plazo mayor de vigencia<br />

para poder ser impuestas las correspondientes sanciones, mientras que las que supongan una<br />

menor amenaza para la cooperativa, prescriban más rápidamente.<br />

El nuevo art. 29.2 LCE incluye, como novedad relevante, que el inicio del cómputo del<br />

plazo de prescripción comenzará a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido,<br />

eliminándose la regulación previgente que establecía que el plazo de prescripción<br />

empezaba a contar el día en que las personas administradoras tuvieran conocimiento de la<br />

comisión de la infracción. Además, como excepción al nuevo cómputo del plazo de prescripción,<br />

establece expresamente que para las infracciones continuadas el plazo comienza a<br />

computarse desde que finaliza la conducta infractora.<br />

De este modo, se objetiviza el inicio del plazo de prescripción, ya que se determina con<br />

base en la concurrencia de la conducta desencadenante de la infracción, eliminando así, cualquier<br />

atisbo subjetivo que pueda contribuir a generar dudas sobre el momento real de inicio<br />

del plazo de prescripción. Por esta razón, también se ha suprimido el plazo de prescripción<br />

subsidiario de doce meses que preveía la normativa anterior, cuyo mantenimiento carecía de<br />

sentido una vez aclarado el nuevo criterio de inicio del cómputo de la prescripción. La nueva<br />

redacción es, por tanto, más garantista para la persona socia que realiza la infracción e impone<br />

un mayor grado de diligencia y control al órgano cooperativo que la impone.<br />

Esta modificación, no obstante, puede generar un problema a la hora de interpretar la<br />

aplicación del principio de irretroactividad, presente en los procedimientos sancionadores,<br />

en situaciones en las que pueden generarse dudas sobre el efectivo alcance temporal de la<br />

LCE. Como es sabido, en el ámbito de la disciplina social, rige, en materia sancionatoria,<br />

la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras desfavorables y la retroactividad de<br />

las normas que sean favorables para quien esté inmerso en un expediente sancionador. Pues<br />

bien, la duda que puede surgir es si cabe la retroactividad del art. 29 LCE con respecto a situaciones<br />

anteriores, teniendo en cuenta que, a pesar de que han podido producirse antes de<br />

la entrada en vigor de la nueva LCE, todavía pueden ser objeto de sanción si se entiende que<br />

el plazo de prescripción no había empezado a computarse al no haber sido conocido el hecho<br />

por las personas administradoras. Habrá, por tanto, en estos casos que examinar si resulta<br />

aplicable el antiguo texto normativo, o, el actual, porque los efectos pueden ser totalmente<br />

distintos, dependiendo de si se opta por interpretar retroactivamente o no el nuevo régimen<br />

del art. 29.2 LCE.<br />

Finalmente, se mantiene el criterio de interrupción del plazo de prescripción a partir de<br />

la incoación del procedimiento sancionador. No obstante, la redacción es más clarificadora<br />

del momento en que se produce la interrupción, ya que la nueva redacción establece que se<br />

interrumpe con la iniciación de un procedimiento sancionador, pero matiza que para que<br />

pueda desplegar efectos la persona interesada deberá tener conocimiento de dicha interrupción.<br />

Además, de igual forma que en la regulación anterior, declara que la interrupción de la<br />

prescripción decae si el expediente sancionador ha quedado paralizado durante cuatro meses<br />

por causas ajenas a la persona socia afectada. Se entiende así, que, si la cooperativa incoa<br />

el expediente, no puede tener parada su tramitación sin causa que lo justifique, porque, en<br />

tal caso, comenzará a correr el plazo de prescripción aplicable una vez hayan transcurrido<br />

cuatro meses desde su incoación. La nueva regulación a estos efectos, incluye el término<br />

«reiniciará», por lo que es claro que, en dicha tesitura, el plazo de prescripción volverá a<br />

101


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

computarse desde el inicio, alejándose completamente del régimen de la anterior normativa<br />

en el que se entendía que se trataba de una suspensión del plazo de prescripción, ya que el<br />

plazo de prescripción corría de nuevo una vez transcurridos los cuatro meses sin dictar ni<br />

notificar resolución alguna.<br />

4.12.2.4 Régimen del procedimiento sancionador<br />

El art. 29.3 LCE no ha modificado su regulación previgente y remite a los estatutos para<br />

fijar el procedimiento sancionador y el régimen de recursos, en consonancia con la capacidad<br />

de autorregulación atribuida a la cooperativa en materia de disciplina social. Dicho régimen,<br />

no obstante, está condicionado a dos premisas que los estatutos no pueden alterar: por una<br />

parte, la facultad sancionatoria ha de recaer exclusivamente sobre las personas administradoras,<br />

sin que pueda delegarse en ningún otro órgano de la cooperativa. Y, en segundo lugar,<br />

es obligatoria la audiencia previa de la persona interesada, por lo que, siempre que se abra<br />

un procedimiento sancionador, deberá ser oída la persona interesada antes de que se adopte<br />

ninguna decisión sobre el particular. En tercer lugar, las sanciones por infracciones graves o<br />

muy graves serán recurribles ante el comité de recursos o, en su defecto, ante la asamblea general,<br />

en el plazo de treinta días desde la notificación de la sanción, el mismo plazo previsto<br />

para recurrir el acuerdo de expulsión (art. 28.2 LCE).<br />

Y, por último, el acuerdo de sanción podrá ser impugnado de conformidad con el régimen<br />

específico previsto en el art. 52 LCE que regula los procedimientos de impugnación de los<br />

acuerdos de las personas administradoras. Por su parte, en el caso de que el comité de recursos<br />

o la asamblea general ratificasen las decisiones adoptadas por las personas administradoras,<br />

la persona socia afectada por el expediente sancionador dispondrá de un mes, desde<br />

la notificación, para impugnar dichos acuerdos de conformidad con el régimen previsto a tal<br />

efecto en el art. 41 LCE.<br />

4.12.2.5 La suspensión sancionadora<br />

Una de las posibles sanciones que cabe imponer a las personas socias a consecuencia de la<br />

apertura del procedimiento sancionador es la suspensión de sus derechos. Por la trascendencia<br />

que dicha suspensión despliega, se exige que siempre deberá venir determinada en los estatutos<br />

(art. 29.4 LCE). En principio, los estatutos solo podrán prever la suspensión en caso de incumplimiento<br />

de obligaciones económicas, o de participar en las actividades cooperativizadas en<br />

los términos establecidos estatutariamente, siendo más dudoso que pueda afectar también a sus<br />

derechos de contenido estrictamente económico. En cualquier caso, debería precisarse al máximo<br />

el alcance de los efectos que conlleva la sanción de suspensión para que no hubiera ninguna<br />

duda de las consecuencias jurídicas y económicas que conlleva para la persona jurídica.<br />

También es posible, no obstante, que la suspensión se decrete de forma cautelar, esto es,<br />

durante la propia tramitación del procedimiento sancionador. Así sucede, como antes se ha<br />

destacado en relación con la baja obligatoria en el art. 27.3 LCE en el que expresamente se<br />

admite que el acuerdo de baja obligatoria de la persona socia podrá establecer con carácter<br />

inmediato la suspensión cautelar de los derechos y obligaciones de la persona socia hasta que<br />

el acuerdo sea ejecutivo, cuando así se haya previsto en los estatutos.<br />

En el art.106 se mantiene el régimen especial de las normas de disciplina laboral para las<br />

102


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

personas socias trabajadoras y de trabajo que se regulan en el capítulo de cooperativas de<br />

trabajo asociado. En las cooperativas de trabajo asociado se regulan expedientes sancionadores<br />

por la comisión de faltas laborales que se tipifican, o bien en estatutos o en acuerdos de<br />

asamblea o, normalmente en los reglamentos de régimen interno que aprueba la asamblea.<br />

Dichos procedimientos, en caso de no regular la prescripción, surge la duda de si debiera interpretarse<br />

que el plazo aplicable es el que se regula en los estatutos, o, por el contrario, es la<br />

legislación laboral la que resulta aplicable por no estar expresamente regulado en normativa<br />

interna, en cuyo caso, el plazo de prescripción se computaría de forma distinta.<br />

Vista la regulación del art. 106 y dado que se prevé expresamente la regulación de los plazos,<br />

nos inclinamos a pensar que cabe que el inicio del cómputo sea distinto del de las faltas<br />

sociales, cuestión esta que se aborda en los comentarios de este precepto de 106 de la LCE.<br />

4.13 Suspensión o baja obligatoria de la persona socia trabajadora o de trabajo por<br />

causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o de fuerza mayor<br />

Artículo 30. Suspensión o baja obligatoria de la persona socia trabajadora o de trabajo<br />

por causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o de fuerza mayor<br />

1. Cuando se produzcan causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o<br />

de fuerza mayor que así lo hagan necesario, se podrá suspender temporalmente la<br />

obligación y el derecho de la persona socia trabajadora o de trabajo a prestar su<br />

trabajo, con pérdida de los derechos y obligaciones económicas de dicha prestación,<br />

conservando el resto de sus derechos y obligaciones de persona socia.<br />

Para ello, la asamblea general o, en su caso, las personas administradoras, si así<br />

lo establecen los estatutos, deberá declarar la necesidad de que, por alguna de las<br />

mencionadas causas, pasen a la situación de suspensión la totalidad o parte de las<br />

personas socias trabajadoras o de trabajo que integran la cooperativa, así como el<br />

tiempo que ha de durar la suspensión, y designar, justificadamente, las concretas<br />

personas socias trabajadoras o de trabajo que han de quedar en situación de suspensión.<br />

Al cesar las causas de suspensión, la persona socia trabajadora o de trabajo recobrará<br />

plenamente sus derechos y obligaciones.<br />

2. Cuando por gravedad de las causas económicas, técnicas, organizativas, de producción<br />

o de fuerza mayor que concurran sea necesario, para mantener la viabilidad<br />

económica de la cooperativa, reducir con carácter definitivo el número global<br />

de puestos de trabajo o el de determinados colectivos o grupos profesionales, la<br />

asamblea general o, en su caso, las personas administradora, si así lo establecen<br />

los estatutos, deberá determinar el número e identidad de las personas socias trabajadoras<br />

o de trabajo que habrán de causar baja en la cooperativa. La baja, en<br />

estos casos, tendrá consideración de obligatoria justificada, y las personas socias<br />

cesantes tendrán derecho a la devolución inmediata de sus aportaciones voluntarias<br />

al capital social y a la devolución en el plazo de hasta dos años de sus aportaciones<br />

obligatorias periodificadas de forma mensual, y conservarán un derecho preferente<br />

al reingreso, si se crean nuevos puestos de trabajo de contenido similar al que<br />

ocupaban, en los dos años siguientes a la baja. No obstante, cuando la cooperati-<br />

103


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

va tenga disponibilidad de recursos económicos objetivables, la devolución de las<br />

aportaciones obligatorias deberá realizarse en el ejercicio económico en curso.<br />

En caso de que las personas socias cesantes sean titulares de aportaciones previstas<br />

en el art. 60.1.b y la cooperativa no acuerde su devolución inmediata, las personas<br />

socias que permanezcan en la cooperativa deberán adquirir estas aportaciones inmediatamente<br />

en los términos que acuerde la asamblea general.<br />

4.13.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El art. 30 de la actual LCE recoge la regulación que en la anterior LCE se contenía en el<br />

art. 103. Esto supone un cambio de estructura en la propia configuración de la LCE, ya que<br />

la regulación relativa a la suspensión o baja obligatoria de la persona socia trabajadora o de<br />

trabajo por causas ETOP o de fuerza mayor deja de comprenderse en la sección segunda,<br />

relativa a las cooperativas de trabajo asociado, del capítulo I, sobre clases de cooperativas,<br />

del título II, que versa sobre las clases de cooperativas, para incorporarse al capítulo IV, de<br />

las personas socias, del título I, de la sociedad cooperativa.<br />

Este cambio de ubicación en la actual LCE, en lo que atañe a la baja obligatoria, resulta<br />

sistemáticamente acertado porque agrupa conjuntamente los diferentes tipos de baja al tratar<br />

la regulación de las personas socias, y es también lógico, dado que las bajas ponen fin a la<br />

relación societaria existente entre la persona socia y la cooperativa. Sin embargo, parece que<br />

hubiera sido más acertado contemplar la regulación de la suspensión al tratar las cooperativas<br />

de trabajo asociado, como se hacía en la anterior LCE, porque la suspensión es una institución<br />

jurídica distinta a la baja, sin perjuicio de que las personas socias a las que se les suspende su<br />

relación societaria pueden instar su baja en la cooperativa, que será calificada como justificada.<br />

Además de este cambio de ubicación, ahora en la rúbrica se menciona expresamente a «la<br />

persona socia trabajadora o de trabajo». En la anterior regulación, al ubicarse esta materia<br />

al tratar las cooperativas de trabajo asociado, se daba por supuesto que se refería a las personas<br />

socias trabajadoras. La extensión a las personas socias de esta materia se producía en<br />

virtud de lo establecido en el art. 21.2 de la antigua LCE. Igualmente, dicha extensión se establecía<br />

expresamente en el art. 106.3 para las personas socias de trabajo de las cooperativas<br />

de enseñanza, así como en el art. 112.2 para las personas socias de trabajo de las cooperativas<br />

de explotación comunitaria.<br />

Por el contrario, en la actual LCE, el art. 109.3 excluye expresamente la aplicación del art.<br />

30 a las cooperativas de enseñanza que asocien al profesorado y a personal no docente y de<br />

servicios, pese a mantener para dicho personal la aplicación de las normas reguladoras de<br />

las cooperativas de trabajo asociado. Sin duda, esta extraña exclusión del art. 30 conlleva<br />

que en las cooperativas de enseñanza deba estarse a lo señalado por los estatutos y normativa<br />

aprobada por la asamblea general para proceder a la suspensión y a la baja obligatoria<br />

del profesorado y personal no docente y de servicios, cuando las mismas se deban a causas<br />

ETOP o de fuerza mayor.<br />

Por lo demás, el contenido del art. 30 de la actual LCE sigue siendo prácticamente idéntico<br />

al del art. 103 de la antigua LCE. Los cambios se reducen a los expuestos a continuación.<br />

En primer lugar, respecto a la suspensión, ahora se establece que, en su caso, las personas<br />

administradoras también estarán facultadas para declarar la suspensión de las relaciones<br />

104


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

societarias cuando así lo hayan establecido los estatutos. Con ello, como señala la propia<br />

exposición de motivos de la LCE, se produce una flexibilización en cuanto al órgano que<br />

puede apostar por la suspensión.<br />

En segundo lugar, en relación con la baja, de entrada, se establece idéntica facultad de<br />

las personas administradoras para determinar el número e identidad de las personas socias<br />

trabajadoras o de trabajo que habrán de causar baja en la cooperativa. Además, donde antes<br />

se establecía, sin más, que las personas socias cesantes tendrían derecho a la devolución<br />

inmediata de «sus aportaciones al capital social», ahora se hace la siguiente diferenciación:<br />

por una parte, las personas socias cesantes tendrán derecho a la devolución inmediata de «sus<br />

aportaciones voluntarias al capital social»; por otra parte, dichas personas tendrán derecho<br />

a la devolución en el plazo de dos años de «sus aportaciones obligatorias periodificadas<br />

de forma mensual». Pero respecto a las aportaciones obligatorias también se establece una<br />

excepción a lo que se acaba de señalar, pues cuando la cooperativa tenga disponibilidad de<br />

recursos económicos objetivables, la devolución deberá realizarse en el ejercicio económico<br />

en curso.<br />

En tercer lugar, la antigua referencia al art. 57.1.b se hace ahora a su parejo art. 60.1.b de<br />

la LCE, en lo que respecta a las aportaciones cuyo reembolso puede ser rehusado incondicionalmente<br />

por la asamblea o las personas administradoras, según se prevea en los estatutos.<br />

De este modo, se establece, en iguales términos que en la LCE anterior, que cuando las personas<br />

socias cesantes sean titulares de tales aportaciones y la cooperativa no acuerde su devolución<br />

inmediata, las personas socias que permanezcan en la cooperativa deberán adquirir<br />

estas aportaciones inmediatamente en los términos que acuerde la asamblea general. Se trata<br />

de una clara manifestación del principio de conservación del negocio jurídico, con el fin de<br />

evitar que el capital social de la cooperativa merme y ello ponga en peligro la existencia de<br />

la propia cooperativa.<br />

4.13.2 Comentario general y significado práctico<br />

El apartado 1 del art. 30 de la LCE regula la suspensión de la relación societaria de la<br />

persona socia trabajadora o de trabajo por causas ETOP o de fuerza mayor. Así, cuando se<br />

produzca alguna de dichas causas, la asamblea general, o, en su caso, las personas administradoras<br />

si así lo han establecido los estatutos, podrán decidir suspender temporalmente la<br />

obligación y el derecho a prestar su trabajo de todas o parte de las personas socias trabajadoras<br />

o de trabajo que integran la cooperativa, con pérdida de sus derechos y obligaciones de<br />

naturaleza económica derivadas de su prestación, pero manteniendo el resto de derechos y<br />

obligaciones que les asisten como personas socias.<br />

En cualquier caso, esta decisión debe declarar, a la luz de la concreta causa o causas alegadas,<br />

la necesidad de llevar a cabo las suspensiones, debe concretar el tiempo que ha de durar<br />

la suspensión y debe designar, de manera justificada, las concretas personas socias trabajadoras<br />

o de trabajo que han de quedar en situación de suspensión. Obviamente, cuando cesan las<br />

causas que dan lugar a la suspensión, las personas socias trabajadoras o de trabajo afectadas<br />

por la misma recobran plenamente sus derechos y obligaciones.<br />

Las principales cuestiones que se suscitan en torno a esta regulación se relacionan con<br />

la concreción del significado y alcance de las causas mencionadas que pueden dar lugar a<br />

105


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

la suspensión de la prestación de trabajo de las personas socias trabajadoras o de trabajo;<br />

y con los supuestos que pueden justificar la designación de unas concretas personas socias<br />

trabajadoras o de trabajo que han de quedar en situación de suspensión sin que se produzca<br />

vulneración de los principios de igualdad y no discriminación.<br />

Así, respecto a la primera cuestión, en principio, los estatutos podrían concretar el significado<br />

y alcance de las causas mencionadas. Pero a falta de autorregulación por parte de<br />

la cooperativa, y en virtud de lo establecido en los arts. 107.3 y 21.2 de la LCE, deberán<br />

aplicarse por analogía las disposiciones de la legislación laboral, y, más concretamente, las<br />

definiciones de dichas causas que se recogen en el art. 47 del TRLET. Aun así, al no existir,<br />

ni siquiera en el TRLET, definición de lo que debe entenderse por fuerza mayor, parece que<br />

debe estarse a la clásica definición otorgada por la jurisprudencia, según la cual para que<br />

exista fuerza mayor es esencial la producción de un acontecimiento normalmente insólito y,<br />

por eso no razonablemente previsible, de origen externo a la organización empresarial, de<br />

excepcional gravedad e inevitabilidad.<br />

Igualmente, pese al silencio que guarda el art. 30.1 de la LCE, debe entenderse que cabe<br />

la suspensión parcial de la jornada de trabajo de las personas socias, o lo que es lo mismo, la<br />

reducción de jornada.<br />

En todo caso, la cooperativa, siempre que se encuadre a efectos de la Seguridad Social en<br />

algún régimen que pueda dar lugar a la prestación por desempleo, deberá llevar a cabo el<br />

procedimiento regulado en el Real Decreto 1043/1985, de 19 de junio, por el que se amplía<br />

la protección por desempleo a las personas socias de cooperativas de trabajo asociado, para<br />

que las personas socias trabajadoras o de trabajo a las que se les suspende su prestación de<br />

trabajo puedan acceder a las prestaciones por desempleo.<br />

En relación con la segunda cuestión planteada, es deseable que en los estatutos de la cooperativa<br />

se concreten los criterios objetivos a considerar a la hora de designar a las personas<br />

socias a las que se les suspenderá su prestación de trabajo, como pueden ser la falta de polivalencia<br />

y productividad.<br />

Por último, debe entenderse que si bien en la declaración por la que se decide la suspensión<br />

se fija el tiempo que ha de durar esta, en la práctica, debe limitarse al tiempo estrictamente<br />

necesario para superar las causas que motivan la suspensión. Por lo que, una vez que se<br />

constante que han desaparecido las causas que dieron lugar a las suspensiones, estas también<br />

deberán dejarse sin efecto, para que las personas socias afectadas recobren sus derechos y<br />

obligaciones de naturaleza económica.<br />

El apartado 2 del art. 30 de la LCE regula la posibilidad que ostenta la asamblea general, o,<br />

en su caso, las personas administradoras si así lo han establecido los estatutos, de reducir con<br />

carácter definitivo el número global de puestos de trabajo o el de determinados colectivos<br />

o grupos profesionales, cuando por la gravedad de las causas ETOP o de fuerza mayor ello<br />

se considere necesario para mantener la viabilidad económica de la cooperativa. Se señala,<br />

además, que en esos casos la baja será obligatoria y calificada como justificada.<br />

Al respecto, se establece que los órganos sociales mencionados deben determinar «el número<br />

e identidad de las personas socias trabajadoras o de trabajo que habrán de causar baja<br />

en la cooperativa», pero al contrario de lo que se señala en el apartado 1 de dicho artículo,<br />

en relación con las suspensiones, no se matiza que la designación de las personas socias que<br />

serán dadas de baja deberá realizarse justificadamente. No obstante, parece razonable y de-<br />

106


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

seable que los estatutos establezcan criterios objetivos para determinar las personas socias o<br />

colectivos a las que se dará de baja en la cooperativa. Es más, si en los supuestos de despidos<br />

colectivos la legislación laboral señala que por convenio colectivo podrán establecerse prioridades<br />

de permanencia a favor de determinados colectivos, como las personas trabajadoras<br />

con cargas familiares, las mayores de determinada edad o las personas con discapacidad, con<br />

más razón, en virtud de los principios cooperativos primero, relativo a la adhesión voluntaria<br />

y abierta, y séptimo, relativo al interés por la comunidad, en los estatutos de las cooperativas<br />

debieran establecerse también criterios de preferencia para determinados colectivos.<br />

Nuevamente, ante la falta de concreción de lo que deba entenderse por las causas ETOP<br />

y de fuerza mayor que se mencionan, en principio, los estatutos podrían concretar el significado<br />

y alcance de las mismas. Pero a falta de autorregulación por parte de la cooperativa,<br />

y en virtud de lo establecido en los arts. 107.3 y 21.2 de la LCE, deberán aplicarse por analogía<br />

las disposiciones de la legislación laboral, y, más concretamente, las definiciones de<br />

dichas causas que se recogen en el art. 51 del TRLET. Aun así, al no existir, ni siquiera en<br />

el TRLET, definición de lo que debe entenderse por fuerza mayor, parece que debe estarse<br />

a la clásica definición otorgada por la jurisprudencia, según la cual para que exista fuerza<br />

mayor es esencial la producción de un acontecimiento normalmente insólito y, por eso no<br />

razonablemente previsible, de origen externo a la organización empresarial, de excepcional<br />

gravedad e inevitabilidad.<br />

Ahora bien, independientemente de que existan las causas mencionadas a tenor de las<br />

definiciones o concreciones que se den de las mismas, dado que quien legisla se refiere a<br />

la finalidad última de «mantener la viabilidad económica de la cooperativa», no basta para<br />

llevar a cabo bajas obligatorias por las causas mencionadas la simple existencia de una situación<br />

económica negativa, identificada como una reducción de ingresos ordinarios o ventas,<br />

o de una mera causa organizativa, técnica o de producción, sino que deberá justificarse que<br />

las bajas obligatorias son esenciales para no poner en peligro la propia subsistencia de la<br />

cooperativa. Tampoco cabe olvidar que valores como la autoayuda, la igualdad, la equidad y<br />

la solidaridad caracterizan a las cooperativas y que estas también participan de los principios<br />

orientadores de las entidades de la economía social concretados en el art. 4 de la LES, entre<br />

los que se encuentra la generación de empleo estable y de calidad. De ahí que deba justificarse<br />

suficientemente la baja obligatoria.<br />

En los supuestos en los que la cooperativa se encuadre a efectos de la Seguridad Social<br />

en algún régimen que pueda dar lugar a la prestación por desempleo, para que las personas<br />

socias que han sido dadas de baja puedan acceder a las prestaciones por desempleo será<br />

necesario que la autoridad laboral competente constate, conforme a lo señalado en el Real<br />

Decreto 1043/1985, de 19 de junio, por el que se amplía la protección por desempleo a las<br />

personas socias de cooperativas de trabajo asociado, la existencia de las causas alegadas<br />

por la cooperativa para proceder a dichas bajas. Por consiguiente, si la autoridad laboral<br />

no constatará tal existencia y, por ende, no reconociera a las personas socias dadas de baja<br />

obligatoria su situación legal de desempleo, parece lógico que la cooperativa deba readmitir<br />

a tales personas como socias, si estas así lo solicitan, tal y como se contempla, por ejemplo,<br />

en el art. 134.6 de la LSCC.<br />

Por último, las personas que hayan sido dadas de baja en la cooperativa por las causas señaladas<br />

conservan un derecho preferente al reingreso, si se crean nuevos puestos de trabajo<br />

de contenido similar al que ocupaban, en los dos años siguientes a la baja.<br />

107


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

4.13.3 Otra normativa aplicable<br />

• Arts. 47 y 51 del TRLET.<br />

• Real Decreto 1043/1985, de 19 de junio, por el que se amplía la protección por desempleo<br />

a las personas socias de cooperativas de trabajo asociado.<br />

4.14 Personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia<br />

Artículo 31. Personas socias inactivas o no usuarias y personas socias en excedencia<br />

1. Los estatutos de la cooperativa podrán prever que las personas socias que, por cualquier<br />

causa justificada, y con la antigüedad mínima que aquellos establezcan, dejen<br />

de utilizar los servicios prestados por la misma o de realizar la actividad cooperativa<br />

puedan ser autorizadas para mantener su cualidad de personas socias pasando<br />

a la condición de persona socia inactiva o no usuaria.<br />

2. Tales personas socias tendrán los derechos y obligaciones que resulten de lo establecido<br />

en los estatutos, si bien el conjunto de sus votos no podrá ser superior a la<br />

quinta parte del total de votos sociales.<br />

3. Si la inactividad estuviera provocada por la jubilación de la persona socia, el interés<br />

abonable a su aportación al capital social podrá ser superior al de las personas<br />

socias en activo, respetando el límite señalado en el art. 63.<br />

4. Los estatutos podrán regular, estableciendo sus derechos y obligaciones, la situación de<br />

la persona socia en excedencia que ha dejado de realizar temporalmente la actividad.<br />

4.14.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

El actual art. 31 de la LCE recoge el contenido del art. 30 de la anterior LCE. No obstante,<br />

introduce una importante novedad, al contemplar junto a las personas socias inactivas o no<br />

usuarias a las personas socias en excedencia. En efecto, las personas socias en excedencia son<br />

una creación propia de la nueva LCE, que se traduce en la incorporación de un nuevo apartado<br />

4, así como en la referencia expresa a tales personas socias en la rúbrica del precepto.<br />

Como modificaciones de menor importancia, en el apartado 1 se hace una mención expresa<br />

a la condición de persona socia inactiva o no usuaria, para vincular dicha diferenciación,<br />

respectivamente, a quienes dejen de realizar la actividad cooperativa y a quienes dejen de<br />

utilizar los servicios prestados por la cooperativa.<br />

Igualmente, tanto en la rúbrica del precepto como en su contenido se aprecia una modificación<br />

terminológica que consiste en referirse a las «personas socias» y no a los «socios»,<br />

al igual que sucede a lo largo de toda la norma, con el objetivo de utilizar un lenguaje no<br />

discriminatorio en materia de género.<br />

Por último, la referencia que en el apartado 3 se hacía en la antigua LCE al art. 60 de la<br />

propia norma se hace ahora al art. 63.<br />

4.14.2 Comentario general y significado práctico<br />

En el art. 31 de la LCE se faculta a las cooperativas para que en sus estatutos regulen la<br />

existencia de personas socias inactivas o no usuarias y de personas socias en excedencia.<br />

108


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong>S PERSONAS SOCIAS<br />

La LCE se limita a concretar unos mínimos de derecho necesario absoluto.<br />

Así, el apartado 1 define lo que debe entenderse por personas socias inactivas o no usuarias.<br />

El apartado 2 determina que el conjunto de los votos de estas personas socias no podrá<br />

ser superior a la quinta parte del total de votos sociales. El apartado 3 matiza que, si la inactividad<br />

estuviera provocada por la jubilación de la persona socia, el interés abonable a su<br />

aportación al capital social podrá ser superior al de las personas socias en activo, respetando<br />

el límite señalado en el art. 63, a saber, el interés legal del dinero más seis puntos.<br />

Por su parte, el novedoso apartado 4 se limita a identificar a las personas socias en excedencia<br />

con aquellas que dejan de realizar temporalmente la actividad. Es decir, se trata de<br />

una modalidad de persona socia inactiva que se caracteriza por el hecho de que su inactividad<br />

es temporal. Al contrario de lo que se prevé para con las personas socias inactivas o no<br />

usuarias, no se hace referencia alguna a que pueda accederse a esta situación «por cualquier<br />

causa justificada» y a partir de una antigüedad mínima a concretar por los estatutos. Es decir,<br />

parece deducirse que en el supuesto de las personas socias en excedencia los estatutos pueden<br />

limitar las causas para su acceso, a saber, concretarlas sin esperar a que sea la persona<br />

socia quien las alegue para su posterior valoración. El silencio que guarda quien legisla para<br />

con la referencia de la antigüedad mínima no parece de mayor importancia, pues los estatutos<br />

podrán pronunciarse igualmente sobre esta cuestión.<br />

Con la creación de la modalidad de persona socia en excedencia se amplían aún más las<br />

posibilidades de contar en las cooperativas con personas socias no típicas que, pese a no realizar<br />

la actividad cooperativizada, sobre todo en las cooperativas de reducido censo social,<br />

hacen posible disponer del capital social necesario para desarrollar la actividad cooperativizada.<br />

Sin duda, la regulación de la persona socia en excedencia en dichos términos por los<br />

estatutos podrá contemplar situaciones que permitan su tránsito de momentos de actividad a<br />

momentos de inactividad, y a la inversa, en la cooperativa, sin perder por ello el estatus de<br />

persona socia, aunque se limiten algunos de sus derechos como consecuencia lógica de su<br />

inactividad (v.gr. pérdida del derecho al retorno, imposibilidad de ser miembro de los órganos<br />

rectores de la cooperativa, pérdida del derecho de voto en la asamblea general). Así, los<br />

estatutos pueden tipificar como excedencias tanto las de carácter voluntario, incluyendo las<br />

debidas al cuidado de menores y de familiares, como las de carácter forzoso, configurándolas<br />

por analogía con las laborales, como suspensiones por ejercicio de cargo público o de cargo<br />

en el movimiento cooperativo, por designación o elección.<br />

109


5. LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA:<br />

<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL *5<br />

5.1 Los órganos de la cooperativa<br />

Artículo 32.- Clases de órganos.<br />

1.- Son órganos necesarios en la cooperativa:<br />

a) La asamblea general.<br />

b) El órgano de administración.<br />

2.- Los estatutos podrán regular la creación y funcionamiento de la comisión de vigilancia,<br />

el consejo social y el comité de recursos en los términos previstos en esta<br />

ley, sin perjuicio de establecer otros, que en ningún caso desempeñarán funciones y<br />

competencias atribuidas a los citados órganos sociales. También podrán posibilitar<br />

la asistencia de sus miembros a dichos órganos por medios telemáticos en los términos<br />

de los párrafos 2ª y 3ª del número 2 del artículo 48.**<br />

3.- Los órganos de la cooperativa se regirán por lo dispuesto en esta ley, complementada<br />

por los estatutos sociales, así como por el reglamento interno o cualquier acuerdo<br />

válidamente adoptado que se apruebe con el fin de organizar adecuadamente su<br />

funcionamiento.<br />

4.- Las sociedades cooperativas y sus estructuras asociativas procurarán la presencia<br />

equilibrada de las personas socias en los órganos de que dispongan, así como el<br />

establecimiento de medidas de igualdad de género, especialmente, las dirigidas a la<br />

conciliación de la vida personal, familiar y laboral.<br />

5.1.1 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

a) Este artículo es, en sí mismo considerado, novedoso, no tanto por su contenido como<br />

por constituir un marco introductorio de los órganos sociales de la cooperativa. De<br />

hecho, se ubica dentro de la ley al inicio del capítulo V de la Ley 11/2019, antes de<br />

entrar a regular cada uno de los órganos sociales en las distintas secciones en que se<br />

divide el capítulo. Se sistematiza, de esta forma, la regulación de los órganos de la<br />

cooperativa incorporando un precepto inicial que encuadra los órganos de la cooperativa,<br />

la normativa aplicable sobre su funcionamiento y los principios que deberán<br />

respetar en su creación y organización.<br />

* Comentario realizado por Dr. Enrique Gadea Soler, Catedrático de Derecho Mercantil de la<br />

Universidad de Deusto; y Dr. Alberto Atxabal Rada, Catedrático de Derecho Financiero y Tributario<br />

de la Universidad de Deusto.<br />

** Redacción dada por el artículo segundo de la Ley 5/2021, de 7 de octubre, de modificación de la Ley<br />

11/2019, de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi.<br />

111


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

b) En este capítulo se regulan diversos órganos sociales de la cooperativa con una doble<br />

naturaleza: algunos órganos se califican de necesarios y, por consiguiente, deben<br />

existir en cualquier clase de cooperativa, como son la asamblea general y el órgano<br />

de administración; otros órganos serán potestativos, como la comisión de vigilancia,<br />

el consejo social y el comité de recursos, que se crearán en la cooperativa si así lo<br />

quieren las personas socias. Además de los ya mencionados, la LCE abre la puerta a<br />

la creación de órganos adicionales siempre que no asuman funciones o competencias<br />

propias de los órganos sociales anteriores.<br />

c) Otra novedad es la redacción expresa en su articulado de la normativa que resulta<br />

aplicable a los órganos sociales. Así, el funcionamiento de los órganos sociales de<br />

la cooperativa será fijado por la propia LCE, por los estatutos sociales, así como por<br />

el reglamento interno o cualquier acuerdo válidamente adoptado que se apruebe con<br />

esa finalidad. Igualmente, se añade la posibilidad de la asistencia a dichos órganos<br />

por sus miembros mediante el uso de medios telemáticos, al igual que se hace para<br />

la asistencia a la asamblea general y al consejo rector.<br />

d) El apartado cuarto del artículo 32 de la LCE es también novedoso. Establece una<br />

serie de principios de actuación de las cooperativas y de sus estructuras asociativas,<br />

sea cual sea la forma que adopten. En primer lugar, se prevé la necesidad de respetar<br />

una representación equilibrada de las personas socias en todos los órganos sociales<br />

y, añade la LCE, en sus estructuras asociativas. Y, en segundo lugar, destaca, como<br />

novedad, el requerimiento legal para el establecimiento de medidas de igualdad de<br />

género, especialmente, las dirigidas a la conciliación de la vida personal, familiar y<br />

laboral en las sociedades cooperativas y sus estructuras asociativas.<br />

5.1.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La LCE dedica el capítulo V de su Título I (“De la sociedad cooperativa”) a la<br />

clasificación y regulación de los órganos sociales de la cooperativa. La asamblea<br />

general, junto con el órgano de administración o consejo rector, la comisión de vigilancia,<br />

el consejo social y el comité de recursos conforman los órganos sociales de<br />

la cooperativa. Los dos primeros son de obligada creación para el funcionamiento<br />

de la cooperativa, es decir, tanto la asamblea general como el órgano de administración<br />

deben existir para conformar la voluntad social y organizar la actividad de la<br />

cooperativa. La necesidad de la existencia de ambos órganos se ve reforzada en el<br />

caso de la sociedad cooperativa pequeña puesto que son los dos únicos órganos que<br />

regula el artículo 140 de la LCE como sus órganos sociales, no haciendo mención<br />

de ningún otro. Junto a la existencia forzosa de estos llamados órganos necesarios,<br />

la LCE autoriza la creación de otros órganos de carácter, por tanto, voluntario o potestativo<br />

para la cooperativa, lo que indica su importancia relativa para la misma. La<br />

existencia o no de estos órganos es una opción de la cooperativa. En cualquier caso,<br />

los órganos potestativos no pueden asumir funciones que la ley fija para los órganos<br />

necesarios, sino que se trata de órganos que asumen funciones complementarias a la<br />

asamblea general y al órgano de administración, como el control de las decisiones<br />

adoptadas por este órgano de administración o el asesoramiento al mismo a la hora<br />

de tomar sus decisiones. La regulación de estos órganos potestativos será objeto de<br />

112


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

un análisis más pormenorizado cuando se aborde el estudio de los artículos 53 a 58<br />

de la LCE a cuya lectura nos remitimos.<br />

b) Junto a estos órganos sociales expresamente previstos en la LCE, se abre la opción<br />

de crear otros órganos sociales que ejerzan funciones y competencias adicionales. Se<br />

supera, de este modo, la enumeración cerrada de la anterior LCE de 1993 y que se<br />

podía interpretar como una prohibición para establecer nuevos órganos sociales no<br />

previstos en su articulado, a diferencia de la redacción de la anterior LCE de 1982 que<br />

contenía una previsión legal que permitía la creación de otros órganos adicionales.<br />

Se recupera, por tanto, la regulación primigenia y se posibilita la creación de órganos<br />

diferentes a los ya mencionados. La LCE, no obstante, no determina la denominación<br />

ni las funciones que pueden asumir estos otros órganos sociales, que quedan en manos<br />

de la decisión de la cooperativa. Simplemente, la LCE delimita su ámbito de actuación<br />

al establecer que en ningún caso desempeñarán funciones y competencias atribuidas a<br />

los demás órganos sociales.<br />

c) Los órganos sociales de la cooperativa se regirán por la normativa recogida en la<br />

LCE, por los estatutos sociales, y por el reglamento interno o los acuerdos sociales,<br />

si los hubiere, a la hora de regular su funcionamiento. La referencia a la LCE resulta<br />

inexcusable, así como la referencia a los estatutos sociales. Además, en numerosas<br />

ocasiones, los estatutos sociales reproducen literalmente los dictados de la LCE, por<br />

lo que refuerzan la regulación del funcionamiento de los órganos sociales tal y como<br />

está prevista en la propia LCE. Sin embargo, el artículo 32.3 de la LCE no limita a<br />

estas dos fuentes de derecho la normativa aplicable, y la amplía, en su caso, a otros<br />

instrumentos de expresión de la voluntad social de la cooperativa como pueden ser el<br />

reglamento interno y otros acuerdos sociales, válidamente adoptados, que persigan<br />

esta finalidad. Si bien el artículo 32.3 de la LCE no establece expresamente ninguna<br />

jerarquía a la hora de aplicar las distintas fuentes de derecho de la cooperativa, el<br />

orden en que se mencionan las mismas ya nos permite vislumbrar, aunque sea de<br />

forma tácita, una cierta jerarquía normativa. Así, los postulados de la LCE tendrán<br />

preferencia sobre los estatutos sociales, y éstos sobre el reglamento interno y cualquier<br />

otro acuerdo que se pueda adoptar válidamente por la cooperativa. También<br />

podemos deducir que la existencia de estos últimos, el reglamento interno y los<br />

acuerdos sociales, no resulta obligada, mientras que la regulación principal del funcionamiento<br />

de los órganos sociales debe aparecer recogida siempre en los preceptos<br />

legales y estatutarios de la cooperativa. Igualmente, se prevé la asistencia por medios<br />

telemáticos a las reuniones de estos órganos sociales, al igual que se establece<br />

expresamente en los artículos 36 LCE (para la asamblea general) y 48 LCE (para el<br />

consejo rector), remitiendo su regulación a lo establecido en este último artículo 48<br />

LCE en sus párrafos 2º y 3º. Remitimos al lector al comentario del artículo 48.<br />

d) El apartado cuarto del artículo 32 de la LCE recoge una previsión típica del mundo<br />

cooperativo. Se prevé que las cooperativas procuren un equilibrio de la representación<br />

de sus socios y socias en sus órganos sociales. Este apartado viene a desarrollar<br />

la previsión del artículo 1.2 de la propia LCE cuando afirma que “La cooperativa<br />

deberá ajustar su estructura y funcionamiento a los principios cooperativos de la<br />

Alianza Cooperativa Internacional, que serán aplicados en el marco de la presente<br />

113


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

ley”. Como afirma el artículo 32 de la LCE, las sociedades cooperativas y sus estructuras<br />

asociativas procurarán la presencia equilibrada de las personas socias en<br />

los órganos de que dispongan. En este sentido, no es equiparable la situación de una<br />

cooperativa de primer grado, donde la representación de la persona socia persigue<br />

en la medida de lo posible una igualdad máxima que se ve reflejada en el derecho de<br />

voto (una persona socia, un voto) por ejemplo, con la de una cooperativa de segundo<br />

o ulterior grado, donde el equilibrio entre las personas socias no pretende lograr una<br />

relación de igualdad sino de proporcionalidad, y así lo refleja el artículo 149 de la<br />

LCE. La LCE deja abierta la opción por una u otra posibilidad puesto que se refiere<br />

a una presencia equilibrada de las personas socias en la sociedad cooperativa y en<br />

sus estructuras asociativas, sin decantarse por una única fórmula de representación<br />

de las personas socias.<br />

e) Desde un punto de vista sistemático, la ubicación del apartado cuarto in fine del artículo<br />

32 de la LCE no parece el más adecuado. Recordemos que el citado precepto<br />

dispone que “las sociedades cooperativas y sus estructuras asociativas procurarán (…)<br />

el establecimiento de medidas de igualdad de género, especialmente, las dirigidas a la<br />

conciliación de la vida personal, familiar y laboral”. Parece evidente que el artículo<br />

32.4 supera el ámbito de los órganos sociales de la cooperativa, donde se encuentra<br />

ubicado, para ser de aplicación a toda la actividad de la cooperativa, e incluso yendo<br />

más allá, a la actividad de cualquier estructura asociativa en la que se integre la cooperativa.<br />

Se aboga por la adopción de medidas de igualdad de género y de conciliación<br />

de la vida personal, familiar y laboral dentro de la cooperativa que deberán regir en<br />

la creación, composición, organización y el funcionamiento de los órganos sociales<br />

pero que, indudablemente, también deberán aplicarse, si se quiere con mayor fuerza, a<br />

la actividad diaria de la cooperativa. Se incorporan así, expresamente, los postulados<br />

del Título IV de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de<br />

mujeres y hombres. Dentro del ámbito de aplicación del artículo debemos encuadrar,<br />

sin duda, a las personas socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo asociado y<br />

a las personas socias de trabajo en las demás cooperativas, por lo que se refiere a las<br />

medidas de igualdad y de conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Pero no<br />

debemos olvidar, en ningún caso, a las personas trabajadoras por cuenta ajena que<br />

pueda contratar la cooperativa y que también están acogidas bajo el paraguas del citado<br />

precepto por cuanto el mismo no se limita a las relaciones de la cooperativa con sus socios<br />

y socias, sino que hace referencia a la actuación general de la cooperativa y de sus<br />

estructuras asociativas. Por tanto, concluimos que las medidas de igualdad de género y<br />

de conciliación de la vida personal, familiar y laboral que pueda adoptar la cooperativa<br />

deberán tomar en consideración la situación de sus socios y socias, pero también la de<br />

sus personas trabajadoras asalariadas.<br />

5.1.3 Otra normativa aplicable<br />

Por lo que se refiere a las medidas para la igualdad de género, resulta aplicable el Título IV<br />

de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres,<br />

así como será supletoria la legislación laboral en materia de conciliación de la vida personal,<br />

familiar y laboral por lo que se refiere a las personas socias trabajadoras de las cooperativas<br />

114


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

de trabajo asociado y a las personas socias de trabajo en las demás cooperativas, y a las personas<br />

trabajadoras por cuenta ajena que haya contratado la cooperativa.<br />

5.2 El concepto y las competencias de la asamblea general<br />

Artículo 33.- La asamblea general. Concepto y competencias.<br />

1.- La asamblea general de la cooperativa es la reunión de las personas socias, constituida<br />

para deliberar y tomar acuerdos en las materias propias de su competencia.<br />

2.- Los acuerdos de la asamblea general obligan a todas las personas socias.<br />

3.- Corresponde en exclusiva a la asamblea general la adopción de los siguientes<br />

acuerdos:<br />

a) Nombramiento y revocación, por votación secreta, de las personas administradoras,<br />

de las personas miembros de la comisión de vigilancia y de las liquidadoras<br />

o liquidadores, así como, en su caso, de quienes sean miembros del comité<br />

de recursos y del consejo social. Y el ejercicio de la acción de responsabilidad<br />

contra las mismas.<br />

b) Nombramiento y revocación, que solo cabrá cuando exista justa causa, de las<br />

personas auditoras de cuentas.<br />

c) Examen de la gestión social, aprobación de las cuentas anuales y de la distribución<br />

de excedentes o imputación de pérdidas.<br />

d) Establecimiento de nuevas aportaciones obligatorias, del interés que devengarán<br />

las aportaciones a capital y de las cuotas de ingreso o periódicas.<br />

e) Emisión de obligaciones, de títulos participativos y de participaciones especiales,<br />

u otras formas de financiación previstas en el artículo 68, sin perjuicio de lo<br />

establecido en el artículo 62.2.<br />

f) Modificación de los estatutos sociales.<br />

g) Constitución de cooperativas de segundo o ulterior grado, grupos cooperativos<br />

y entidades similares, así como adhesión y separación de las mismas.<br />

h) Fusión, escisión, transformación y disolución de la sociedad.<br />

i) Toda decisión que suponga, según los estatutos, una modificación sustancial en<br />

la estructura económica, organizativa o funcional de la cooperativa.<br />

j) Aprobación o modificación del reglamento interno de la cooperativa.<br />

k) Todos los demás acuerdos en que así lo establezca la ley.<br />

4.- Asimismo, podrá debatir la asamblea sobre cuantos asuntos sean de interés para la<br />

cooperativa, pero únicamente podrá tomar acuerdos obligatorios en materias que<br />

esta ley no considere competencia exclusiva de otro órgano social.<br />

5.- La competencia de la asamblea general sobre los actos en que su acuerdo es preceptivo<br />

en virtud de norma legal tiene carácter indelegable, salvo lo previsto para<br />

los procesos de integración cooperativa, señalado en el apartado 3.g del presente<br />

artículo.<br />

115


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

5.2.1 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

a) Por lo que se refiere al concepto de asamblea general, el ámbito de aplicación de<br />

los acuerdos que se adopten en su seno, las materias cuya regulación se atribuye en<br />

exclusiva a la asamblea general, las facultades de debate sobre los asuntos sociales y<br />

las limitaciones acerca de las materias que pueden regular dentro de la cooperativa,<br />

se mantiene, a grandes rasgos, la regulación preexistente en la LCE de 1993, por lo<br />

que las novedades son mínimas y de escasa relevancia.<br />

b) En concreto, se observan diferencias en las letras e) y g) del artículo 33.2 de la LCE<br />

respecto a la normativa anteriormente vigente. En el caso de la letra e), por lo que<br />

se refiere a la financiación de la cooperativa a través de títulos de deuda, se requiere<br />

un acuerdo de la asamblea general para emitir obligaciones, títulos participativos<br />

y participaciones especiales, que ya se mencionaban en la anterior ley, a lo que la<br />

LCE añade ahora la necesidad del acuerdo asambleario para otras fórmulas de financiación<br />

como las cuentas en participación y la financiación voluntaria de personas<br />

socias o de terceras personas no socias, previstas en el artículo 68 de la LCE.<br />

c) Por último, en el apartado g) del artículo 33.2 de la LCE, se ha eliminado la mención<br />

a las corporaciones cooperativas y en su lugar se hace referencia a las cooperativas<br />

de ulterior grado y a los grupos cooperativos, de tal forma que la integración de la<br />

cooperativa en estas instancias superiores requerirá de un acuerdo asambleario.<br />

5.2.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La asamblea general es el órgano supremo y soberano de la cooperativa donde se<br />

manifiesta la voluntad de los socios y socias que la integran. Este carácter de órgano<br />

supremo se puede deducir de las competencias que tiene legalmente atribuidas,<br />

como el nombramiento y destitución de los y las integrantes de los demás órganos<br />

sociales de la cooperativa, o el hecho de que la asamblea no deba responder ante<br />

ningún otro órgano social de su actuación.<br />

Conforme a la definición legal, la asamblea general de la cooperativa es la reunión<br />

de las personas socias, constituida con el objeto de deliberar y tomar acuerdos en las<br />

materias propias de su competencia, vinculando las decisiones adoptadas a todas las<br />

personas socias. Hay que tener presente que los acuerdos de la asamblea vinculan a<br />

todas las personas socias, también a aquellos socios y socias que no hayan participado<br />

en la asamblea o que hayan votado en contra de la decisión asamblearia.<br />

La asamblea general es, por tanto, un órgano colegiado integrado por todas las personas<br />

socias, siguiendo el principio democrático que rige la gestión de las cooperativas,<br />

para fijar la voluntad social de la misma. En la asamblea se hace efectivo el<br />

control democrático de la cooperativa puesto que las personas socias participan a<br />

través de la asamblea en la fijación de las políticas de la cooperativa y en la toma de<br />

decisiones. La adopción de los acuerdos vinculantes para las personas socias requieren<br />

unos presupuestos respecto a la convocatoria de la asamblea, a la concurrencia<br />

de personas socias suficientes y a la adopción de los acuerdos conforme a un número<br />

de votos emitidos de forma válida.<br />

b) La asamblea general fija la política general de la cooperativa en aquellas materias<br />

116


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

que son de su competencia. La asamblea no es plenipotenciaria dentro de la cooperativa<br />

puesto que la LCE distribuye entre los distintos órganos sociales las materias<br />

sobre las que tomarán sus decisiones, sin que un órgano social pueda inmiscuirse en<br />

las decisiones de otro en aquellas materias sobre las que tenga competencia legal o<br />

estatutariamente atribuida. Esta distribución competencial es lógica por la naturaleza<br />

esporádica y discontinua del funcionamiento de la asamblea que le inhabilita en la<br />

práctica para asumir tareas de gestión, entre otras.<br />

Corresponde en exclusiva a la asamblea general la adopción de los siguientes<br />

acuerdos:<br />

a) Nombramiento y revocación, por votación secreta, de las personas administradoras,<br />

de las personas miembros de la comisión de vigilancia y de las liquidadoras<br />

o liquidadores, así como, en su caso, de quienes sean miembros del comité<br />

de recursos y del consejo social. Y el ejercicio de la acción de responsabilidad<br />

contra las mismas.<br />

b) Nombramiento y revocación, que solo cabrá cuando exista justa causa, de las<br />

personas auditoras de cuentas.<br />

c) Examen de la gestión social, aprobación de las cuentas anuales y de la distribución<br />

de excedentes o imputación de pérdidas, si las hubiera.<br />

d) Establecimiento de nuevas aportaciones obligatorias, del interés que devengarán<br />

las aportaciones a capital y de las cuotas de ingreso o periódicas.<br />

e) Emisión de obligaciones, de títulos participativos y de participaciones especiales,<br />

u otras formas de financiación como las cuentas en participación y la financiación<br />

voluntaria de personas socias o de terceras personas no socias, previstas<br />

en el artículo 68 de la LCE, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 62.2.<br />

Nos remitimos a la glosa de esos artículos para una mayor explicación de su<br />

contenido y alcance.<br />

f) Modificación de los estatutos sociales, con la excepción prevista en el artículo<br />

79 de la LCE, sobre el cambio de domicilio social dentro del mismo término<br />

municipal.<br />

g) Constitución de cooperativas de segundo o ulterior grado, grupos cooperativos y<br />

entidades similares, así como adhesión y separación de las mismas.<br />

h) Fusión, escisión, transformación y disolución de la sociedad.<br />

i) Toda decisión que suponga, según los estatutos, una modificación sustancial en<br />

la estructura económica, organizativa o funcional de la cooperativa. Si las decisiones<br />

van a provocar a su vez una modificación estatutaria, será preceptivo<br />

en todo caso el acuerdo asambleario, sin necesidad de valorar el alcance de la<br />

decisión recogida en esta previsión legal. Este apartado se refiere, por ejemplo,<br />

a la decisión de abrir una nueva planta de producción que no tiene por qué recogerse<br />

en los estatutos sociales. Asimismo, teniendo en cuenta la facultad general<br />

concedida al órgano de administración para realizar actos de administración<br />

extraordinaria, deberíamos interpretar restrictivamente este apartado para evitar<br />

afectar a las competencias del órgano de administración. Lo ideal sería realizar<br />

una delimitación estatutaria de los supuestos que pueden considerarse modificaciones<br />

sustanciales cuya decisión deba recaer en la asamblea general.<br />

117


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

j) Aprobación o modificación del reglamento interno de la cooperativa.<br />

k) Todos los demás acuerdos en que así lo establezca la ley.<br />

Los estatutos sociales pueden ampliar este listado de materias sobre las que la<br />

asamblea general tendrá competencia exclusiva para adoptar acuerdos aunque<br />

no podría, por esta vía, vaciar de contenido las competencias de los demás órganos<br />

sociales, es decir, no podría alterar de este modo la distribución competencial<br />

que dibuja la LCE entre los distintos órganos sociales de la cooperativa. Es<br />

más, el artículo 42 de la LCE prevé que será competencia del órgano de administración<br />

cualquiera que no se atribuya expresamente a otro órgano social por<br />

la ley o por los estatutos de la cooperativa.<br />

c) El listado de competencias exclusivas de la asamblea general no es omnicomprensivo,<br />

puesto que a lo largo del articulado de la LCE se encuentran otras materias<br />

sobre las que deberá decidir la asamblea general. Nos remitimos a la glosa de estos<br />

artículos para una explicación más detallada. Así, por ejemplo, la asamblea general<br />

debe decidir sobre: la suspensión de acuerdos de la junta de socios de una sección, si<br />

la hubiera en la cooperativa (artículo 6.5); la resolución de la cooperativa en el caso<br />

de recurso de la persona socia contra la decisión de sancionarle (artículo 29.3.c), de<br />

darle de baja obligatoria (artículo 27.3) o de expulsarle (artículo 28.2), en ausencia<br />

de comité de vigilancia; el acuerdo de suspensión de la relación de trabajo o de baja<br />

obligatoria de las personas socias por causas económicas, técnicas, organizativas,<br />

de producción o de fuerza mayor (artículo 30); el importe anual de remuneraciones<br />

a los administradores (artículo 45); el acuerdo sobre transacción o renuncia al ejercicio<br />

de acciones de responsabilidad frente a los administradores (artículo 51.1); el<br />

acuerdo sobre la posibilidad de realizar las aportaciones al capital en especie y no en<br />

dinero, y la aprobación de su valoración (artículo 60.4); la aprobación de las líneas<br />

básicas de aplicación de la contribución para la educación y promoción cooperativa<br />

(artículo 72.1); el acuerdo de someter las cuentas anuales y el informe de gestión<br />

a auditoría externa cuando no es legalmente necesario (artículo 76.1.c); el acuerdo<br />

de reactivación de la cooperativa disuelta (artículo 92.5); la aprobación del balance<br />

final de liquidación y del proyecto de distribución del haber social (artículo 99.2);<br />

el establecimiento del marco básico del régimen de trabajo (artículo 105.1) o del<br />

régimen disciplinario (artículo 106.1) de las personas socias trabajadoras en defecto<br />

de estatutos sociales o reglamento de régimen interno.<br />

d) No obstante, la asamblea general podrá debatir sobre cualquier otro asunto de interés<br />

para la cooperativa, si bien estos debates no podrán acabar en la adopción de acuerdos<br />

obligatorios en aquellas materias que la LCE considere que son competencia<br />

exclusiva de otro órgano social, principalmente, del órgano de administración de la<br />

cooperativa. Por ejemplo, no es posible que la asamblea general pretenda representar<br />

a la cooperativa o convocarse a sí misma, por tratarse de competencias exclusivas<br />

del órgano de administración.<br />

Igualmente, y salvo disposición en contrario de los estatutos sociales, la asamblea<br />

general podrá impartir instrucciones al órgano de administración sobre determinados<br />

asuntos, e incluso, en su caso, someter a autorización la adopción de dicho órgano<br />

de decisión o acuerdos concretos, siempre que se salvaguarden las competencias<br />

118


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

de dicho órgano de administración. Esta posibilidad tendrá, en todo caso, carácter<br />

excepcional o puntual y deberá estar relacionada con la competencia de la asamblea<br />

general para fijar la política básica de la cooperativa.<br />

e) La asamblea general, además, no puede delegar en otros órganos sociales la adopción<br />

de los acuerdos sobre aquellas materias que se le atribuyen en exclusiva. Y lógicamente,<br />

al ser la asamblea el único órgano competente para adoptar los acuerdos<br />

sobre dichas materias, será nulo cualquier acuerdo adoptado por otro órgano social<br />

que aborde estas materias o cualquier previsión estatutaria que encomiende a uno o a<br />

varios órganos sociales distintos de la asamblea alguna de estas funciones. Como excepción,<br />

cuando se trate de procesos de integración cooperativa, contemplados en el<br />

artículo 33.2.g) de la LCE, se admite la delegación en otros órganos, principalmente,<br />

en el órgano de administración. Remitimos al lector a la glosa de los artículos 152 a<br />

154 de la LCE para una explicación más detallada de esta salvedad.<br />

5.2.3 Otra normativa aplicable<br />

No añade nada la ley estatal ni complementa la regulación establecida por la LCE en esta<br />

materia.<br />

5.3 Las clases de asambleas generales<br />

Artículo 34.- Clases de asambleas generales.<br />

Las asambleas generales pueden ser ordinarias y extraordinarias. La asamblea general<br />

ordinaria tiene por objeto principal el examen de la gestión social, aprobar, si procede, las<br />

cuentas anuales y, en su caso, resolver sobre la distribución de los excedentes o la imputación<br />

de las pérdidas. Podrá, asimismo, incluir en su orden del día cualquier otro asunto<br />

propio de la competencia de la asamblea. Todas las demás asambleas tienen el carácter de<br />

extraordinarias.<br />

5.3.1 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

No hay modificaciones respecto a la normativa anterior.<br />

5.3.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La LCE distingue entre asambleas generales ordinarias y extraordinarias. La asamblea<br />

general será ordinaria cuando tenga por objeto principal el examen de la gestión social,<br />

la aprobación, si procede, de las cuentas anuales y, en su caso, la decisión sobre la distribución<br />

de los excedentes o la imputación de las pérdidas, si las hubiera. Asimismo,<br />

podrá incluir en su orden del día cualquier otro asunto propio de la competencia de la<br />

asamblea. Junto a estas características, otros criterios diferenciadores de la asamblea<br />

general ordinaria respecto a la extraordinaria son la obligatoriedad de su celebración y<br />

los requisitos para la solicitud de su celebración por parte de las personas socias, que<br />

comentaremos al analizar el siguiente artículo. Así, se establece la necesidad de celebrar<br />

una asamblea ordinaria, al menos, una vez en cada ejercicio económico.<br />

119


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

b) Por exclusión, cualquier otra asamblea general que se convoque tendrá el carácter<br />

de extraordinaria. Todas las asambleas que no incluyan los acuerdos propios de las<br />

asambleas ordinarias se califican como extraordinarias. No tienen carácter necesario,<br />

sino facultativo, y se pueden celebrar en cualquier momento del año e incluso,<br />

se puede celebrar más de una asamblea extraordinaria en un mismo año, si fuera<br />

menester. Ahora bien, esto no significa que si alguna persona legitimada para ello<br />

solicitase la convocatoria de una asamblea extraordinaria, no sea obligatorio e inexcusable<br />

que se celebre.<br />

5.3.3 Otra normativa aplicable<br />

Los artículos 163 a 165 de la LSC completará el tenor del artículo 34, donde se regulan las<br />

clases de asambleas generales en las sociedades de capital. Por ejemplo, cuando el artículo<br />

164.2 de la LSC establece que “la junta general ordinaria será válida aunque haya sido convocada<br />

o se celebre fuera de plazo”.<br />

5.4 La convocatoria de la asamblea general<br />

Artículo 35.- Convocatoria.<br />

1.- La asamblea general será convocada por las personas administradoras.<br />

2.- La asamblea general ordinaria se reunirá necesariamente dentro de los seis primeros<br />

meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio social. Si transcurre dicho plazo<br />

sin que se haya celebrado ni convocado, cualquier persona socia podrá requerir,<br />

notarialmente o por otro medio fehaciente, a las personas administradoras para que<br />

procedan a convocarla. Si estas no la convocan en el plazo de quince días, a contar<br />

desde la recepción del requerimiento, cualquier persona socia la podrá solicitar al<br />

juzgado de lo mercantil del domicilio social, que deberá convocar la asamblea, y<br />

designar a quien haya de presidirla. Esta asamblea general, aun convocada fuera<br />

de plazo, no perderá su condición de ordinaria.<br />

3.- La asamblea general extraordinaria se reunirá, en cualquier momento, por iniciativa<br />

propia de las personas administradoras, a petición de la comisión de vigilancia, o a<br />

petición de personas socias que representen al menos el veinte por ciento del total<br />

de votos, efectuada por medio de un requerimiento fehaciente a las personas administradoras<br />

que incluya un orden del día con los asuntos y propuestas a debate. Si la<br />

asamblea general no fuera convocada en el plazo de treinta días a contar desde la recepción<br />

de la solicitud, se podrá solicitar convocatoria judicial, conforme a lo previsto<br />

en el número anterior.<br />

4.- Las personas socias que representen más del diez por ciento del total de votos podrán<br />

solicitar, en escrito dirigido a las personas administradoras y en los cinco<br />

días siguientes al anuncio de convocatoria, la introducción de uno o más asuntos<br />

en el orden del día. Las personas administradoras deberán incluirlos, publicando<br />

el nuevo orden del día con, al menos, la publicidad exigida legalmente y con una<br />

antelación mínima de cuatro días a la fecha de celebración de la asamblea, que en<br />

ningún caso podrá posponerse.<br />

120


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

5.- La asamblea general se convocará siempre mediante anuncio expuesto públicamente<br />

de forma destacada en el domicilio social y en cada uno de los demás centros en<br />

que la cooperativa desarrolle su actividad, así como mediante cualquier procedimiento<br />

de comunicación individual y escrito previsto, en su caso, en los estatutos.<br />

Cuando la cooperativa tenga más de quinientas personas socias, o si así lo exigen<br />

los estatutos, la convocatoria se anunciará también en uno de los periódicos, escritos<br />

o digitales, de gran circulación en el territorio histórico del domicilio social.<br />

Si la cooperativa tiene una página web corporativa, la asamblea general será convocada<br />

mediante anuncio publicado en la página web de la sociedad, siempre que la<br />

creación de dicha página se hubiera acordado por la asamblea general y el acuerdo<br />

de dicha creación se hubiera hecho constar en la hoja abierta para la cooperativa<br />

en el Registro de Cooperativas de Euskadi. En este supuesto, no será de aplicación<br />

la obligación establecida en el párrafo anterior.<br />

Los estatutos podrán establecer mecanismos adicionales de publicidad a los previstos<br />

en la ley, de modo que se garantice la comunicación de la convocatoria a todas<br />

las personas socias, e imponer a la sociedad la gestión telemática de un sistema de<br />

alerta a las personas socias de los anuncios de convocatoria insertados en la web<br />

de la sociedad.<br />

6.- La convocatoria se hará pública con una antelación mínima de diez días y máxima<br />

de sesenta días a la fecha en que haya de celebrarse.<br />

7.- La convocatoria indicará, al menos, la fecha, la hora y el lugar de la reunión, en<br />

primera y segunda convocatoria –entre las cuales deberá transcurrir como mínimo<br />

media hora–, y expresará con claridad, precisión y suficiente detalle los asuntos que<br />

componen el orden del día.<br />

Además, en el anuncio de la convocatoria se hará constar el derecho de todas las<br />

personas socias a examinar en el domicilio social, y en la intranet de la sociedad si<br />

la hubiese, la documentación correspondiente a los puntos del orden del día.<br />

8.- No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores del presente artículo, será<br />

válida la reunión sin necesidad de convocatoria siempre que, estando presentes o<br />

representadas todas las personas socias, decidan por unanimidad constituirse en<br />

asamblea general universal, aprobando y firmando todas el orden del día y la lista<br />

de asistentes, sin que sea necesaria la permanencia de la totalidad de las personas<br />

socias con posterioridad.<br />

5.4.1 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

a) La regulación general de la convocatoria de la asamblea general no ha sufrido grandes<br />

modificaciones con la regulación de la LCE de 2019. La legitimación activa para<br />

incoar su celebración, las formas y los plazos de la convocatoria, la posibilidad de<br />

celebrar una asamblea universal se mantiene, con carácter general, en sus mismos<br />

términos, incorporándose las posibilidades adicionales que nos ofrecen las tecnologías<br />

de la información y comunicación.<br />

b) Se introduce un matiz relevante, no obstante, en el plazo para la celebración de la<br />

121


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

asamblea general ordinaria, siguiendo los postulados de la legislación de las sociedades<br />

de capital. Anteriormente, se preveía un plazo de seis meses desde el cierre del<br />

ejercicio social para convocar la asamblea general ordinaria pero no se mencionaba<br />

expresamente que ésta debiera tener lugar dentro del citado plazo. Ahora la LCE<br />

establece que dentro del plazo de seis meses se debe celebrar la asamblea general.<br />

Es decir, no basta con convocar la misma en dicho plazo, sino que también debe<br />

efectuarse la asamblea.<br />

c) Por otro lado, de acuerdo con las modificaciones que se han producido en la planta<br />

judicial, la LCE ahora hace referencia al juzgado de lo mercantil del domicilio social<br />

como la instancia judicial que dirimirá los conflictos que surjan en torno a la convocatoria<br />

de la asamblea general, dejando a un lado al Juez de Primera Instancia, hoy<br />

día no competente.<br />

d) Por último, se incorporan a la LCE, los medios que ofrecen las tecnologías de la<br />

información y la comunicación para dar a conocer la convocatoria de la asamblea de<br />

la cooperativa. Así, se posibilita el uso de otros medios de comunicación individual<br />

y escrita, el anuncio en periódicos digitales, o la creación de una página web corporativa<br />

donde se pueda también publicar la convocatoria de la asamblea general o,<br />

incluso realizar la convocatoria.<br />

5.4.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La asamblea general ordinaria deberá ser convocada por el órgano de administración<br />

de la cooperativa dentro de los seis primeros meses siguientes a la fecha de cierre del<br />

ejercicio social. Es más, dentro de ese mismo plazo se debería celebrar la asamblea<br />

general ordinaria. Anteriormente, se preveía un plazo de seis meses desde el cierre<br />

del ejercicio social para convocar la asamblea general ordinaria pero no se mencionaba<br />

expresamente que ésta debiera tener lugar dentro del citado plazo. Ahora la<br />

LCE establece que dentro del plazo de seis meses se debe celebrar la asamblea general,<br />

siguiendo los postulados de la legislación de las sociedades de capital. Es decir,<br />

no basta con convocar la misma en dicho plazo sino que también debe efectuarse la<br />

asamblea.<br />

Si transcurre dicho plazo sin que se haya celebrado ni convocado, cualquier persona<br />

socia podrá requerir, notarialmente o por otro medio fehaciente, al órgano de<br />

administración de la cooperativa para que proceda a convocarla. Si no la convocan<br />

en el plazo de quince días, a contar desde la recepción del requerimiento, cualquier<br />

persona socia la podrá solicitar al juzgado de lo mercantil del domicilio social, que<br />

deberá convocar la asamblea, y designar a quien haya de presidirla. La LCE matiza<br />

que esta asamblea general, aun convocada fuera de plazo, no perderá su condición<br />

de ordinaria.<br />

Igualmente, en virtud del artículo 56.1.c) de la LCE, la comisión de vigilancia, en<br />

su caso, podría convocar asamblea general cuando lo estime necesario en interés<br />

de la cooperativa, siempre que el órgano de administración hubiese desatendido,<br />

en los plazos establecidos, la petición previamente dirigida al mismo por las personas<br />

socias. Teóricamente, esta convocatoria puede coincidir en el tiempo con la<br />

convocatoria judicial sin que la Ley prevea ningún mecanismo para solucionar esta<br />

122


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

duplicidad. En la práctica, seguramente se acudirá en primer lugar a la comisión de<br />

vigilancia, si existe en la cooperativa, y en defecto de esta solución, se acudiría a la<br />

vía judicial. Remitimos a la glosa del artículo 56 una explicación más detallada de<br />

esta posibilidad.<br />

b) En el caso de la convocatoria de una asamblea general extraordinaria, la legitimación<br />

para su convocatoria difiere de la que hemos visto para la asamblea ordinaria. Al<br />

igual que sucede con la asamblea general ordinaria, será el órgano de administración<br />

de la cooperativa quien convoque la asamblea extraordinaria, y podrá hacerlo en<br />

cualquier momento, sin atenerse a un plazo concreto. Además de la propia iniciativa<br />

del órgano de administración, la comisión de vigilancia o las personas socias que representen<br />

al menos un veinte por ciento del total de votos podrán solicitar al órgano<br />

de administración que convoque una asamblea extraordinaria. Este requerimiento de<br />

las personas socias, además, deberá ser fehaciente e incluir un orden del día con los<br />

asuntos y propuestas a debate.<br />

A continuación, se concede un plazo de treinta días para que el órgano de administración<br />

atienda el requerimiento, a contar desde que recibió la solicitud, y convoque<br />

la asamblea extraordinaria. Si el órgano de administración desoye la solicitud, cabe<br />

la convocatoria judicial de la asamblea extraordinaria conforme a los requisitos previstos<br />

para la asamblea ordinaria, esto es, que ya no será necesaria la solicitud por<br />

personas socias que representen un veinte por ciento de los votos, sino que cualquier<br />

persona socia podrá solicitar al juzgado de lo mercantil del domicilio social la convocatoria<br />

y celebración de la asamblea extraordinaria. En caso de que el órgano de<br />

administración desatienda el requerimiento también puede convocar la asamblea la<br />

comisión de vigilancia (artículo 56.1.c) de la LCE).<br />

c) Cualquier asamblea debe convocarse con una antelación suficiente pero no excesiva.<br />

En concreto, se fija que la convocatoria se publique con una antelación mínima de<br />

diez días y máxima de sesenta días a la fecha en que haya de celebrarse la asamblea.<br />

Solo se computarán los días hábiles, excluyéndose los festivos. Por otro lado, ante<br />

el silencio de la LCE, se puede entender (siguiendo el criterio del artículo 24.1 de la<br />

Ley estatal 27/1999 de Cooperativas) que el plazo se computará excluyendo en su<br />

cómputo, tanto el día de la exposición, envío o publicación del anuncio, como el de<br />

celebración de la asamblea.<br />

d) La convocatoria será válida si su contenido cumple una serie de requisitos. La LCE<br />

marca un contenido mínimo de la convocatoria: la fecha, la hora y el lugar de la<br />

reunión; la primera y segunda convocatoria y el tiempo que mediará entre ellas que<br />

como mínimo deberá ser de media hora; el orden del día expresando con claridad,<br />

precisión y suficiente detalle los asuntos a tratar; el derecho de todas las personas<br />

socias a examinar en el domicilio social, y en la intranet de la sociedad si la hubiese,<br />

la documentación correspondiente a los puntos del orden del día.<br />

No obstante, el orden del día propuesto en la convocatoria no es un listado cerrado<br />

de asuntos puesto que se admite su modificación con antelación a la celebración de<br />

la asamblea siempre que lo soliciten las personas socias que representen más del diez<br />

por ciento del total de votos, en escrito dirigido al órgano de administración y en los<br />

cinco días siguientes al anuncio de convocatoria. De esta manera, se modificará y<br />

publicará el nuevo orden del día con, al menos, la publicidad exigida legalmente y<br />

123


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

con una antelación mínima de cuatro días a la fecha de celebración de la asamblea,<br />

que en ningún caso podrá posponerse. Parece aconsejable por consiguiente convocar<br />

la asamblea con una antelación mayor que la mínima legal de diez días puesto que<br />

el órgano de administración tendrá serias dificultades para cumplir los plazos legales<br />

en el supuesto de que se solicite una ampliación del orden del día.<br />

e) La publicidad de la convocatoria debe llegar a todas las personas socias. Para ello, la<br />

LCE fija varias formas y lugares para la publicidad del anuncio en el que se convoca<br />

la asamblea: el domicilio social y los centros de actividad de la cooperativa; cualquier<br />

procedimiento de comunicación individual y escrito previsto, en su caso, en los<br />

estatutos; el anuncio en un periódico en papel o digital (para cooperativas con más<br />

de quinientas personas socias); la página web corporativa o un sistema telemático de<br />

alerta a las personas socias.<br />

El primero de los medios de publicidad previstos, esto es, el anuncio expuesto públicamente<br />

de forma destacada en el domicilio social y en cada uno de los demás<br />

centros en que la cooperativa desarrolle su actividad tiene carácter necesario, de tal<br />

forma que si no se publica el anuncio en el domicilio social de la cooperativa, la convocatoria<br />

de la asamblea podrá anularse por las personas socias que aleguen no haber<br />

sido debidamente convocadas. No obstante, no es preciso que conste el anuncio en<br />

todos los centros de actividad (STS de 12 de septiembre de 1988) pudiendo determinarse<br />

en los estatutos sociales el lugar concreto donde debe aparecer la convocatoria.<br />

Los estatutos sociales pueden prever otros procedimientos de comunicación individual<br />

y escrito del anuncio de la convocatoria, sin que puedan suplir al anuncio en<br />

el domicilio social de la cooperativa. Estos mecanismos adicionales de publicidad<br />

deben, en todo caso, garantizar la comunicación de la convocatoria a todas las personas<br />

socias y la recepción del anuncio por todas ellas (STS de 3 de abril de 1986,<br />

9 de abril de 1995 y 23 de diciembre de 1997). El órgano de administración puede,<br />

sin duda, utilizar medios adicionales para convocar la asamblea general, si lo considera<br />

pertinente, como el envío de la misma a través de mensajes de plataformas de<br />

internet (Telegram, Signal, Whatsapp…), pero sería una publicidad añadida, llevada<br />

a cabo con carácter voluntario, y que excede de los mínimos legal y estatutariamente<br />

previstos.<br />

Otra posibilidad adicional es la publicación del anuncio de la convocatoria en uno de<br />

los periódicos, en papel o digitales, de gran circulación en el territorio histórico del<br />

domicilio social de la cooperativa. Esta opción es obligatoria para las cooperativas<br />

que tengan más de quinientas personas socias, o para cualquier otra cooperativa, si<br />

así lo exigen sus estatutos. No obstante, esta obligación decae si la cooperativa convoca<br />

la asamblea general a través de su página web, cumpliendo los requisitos que<br />

comentamos a continuación.<br />

Por último, como opción adicional que cada día irá cobrando mayor fuerza, se admite<br />

la convocatoria de la asamblea en la página web corporativa de la cooperativa, si<br />

la tuviera. No basta con que la cooperativa tenga una página web en internet para que<br />

la publicación de la convocatoria en la misma sea válida a estos efectos. Se exige que<br />

la creación de la página web se haya acordado por la asamblea general y el acuerdo<br />

de dicha creación se haya hecho constar en la hoja abierta para la cooperativa en el<br />

Registro de Cooperativas de Euskadi. En este supuesto, además, la cooperativa debe<br />

124


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

contar con la gestión telemática de un sistema de alerta a las personas socias de los<br />

anuncios de convocatoria insertados en la web de la sociedad.<br />

f) Todas estas exigencias legales, y en su caso estatutarias, son relevantes porque su<br />

incumplimiento puede viciar la validez de la asamblea y, por extensión, de los acuerdos<br />

que en ella se adopten. Además, algunos acuerdos como la modificación de<br />

estatutos, la fusión y escisión de la cooperativa, su disolución…, pueden conllevar<br />

exigencias de publicidad adicionales que se analizarán más adelante. Los vicios de<br />

nulidad por el incumplimiento de los requisitos de la convocatoria van a ser analizados<br />

por el órgano judicial o de arbitraje, en caso de impugnación, o por la persona<br />

responsable del Registro de cooperativas, en caso de inscripción en el mismo de los<br />

acuerdos adoptados en la asamblea.<br />

g) Como excepción a las reglas anteriores relativas a la convocatoria y publicidad de las<br />

asambleas generales, se admite la celebración de asambleas generales universales sin<br />

necesidad de su previa convocatoria. Dado que los requisitos de la convocatoria se han<br />

establecido para proteger los derechos de las personas socias, éstos no resultan vulnerados<br />

si todas las personas socias están presentes y deciden celebrar la asamblea de<br />

común acuerdo. La asamblea general tiene carácter universal cuando no es necesaria<br />

la convocatoria formal por encontrarse presentes o representados todas las personas<br />

socias de la cooperativa. Es decir, será válida la asamblea siempre que decidan constituirse<br />

en asamblea general universal por unanimidad todas las personas socias. Para la<br />

validez de la asamblea universal se precisa que estén presentes o representadas todas<br />

las personas socias, y que aprueben y firmen todas el orden del día y la lista de asistentes<br />

a la asamblea. Esta firma es distinta del acta de la asamblea y se debe realizar con<br />

carácter previo a la celebración de la asamblea. La asamblea así constituida puede ser<br />

ordinaria o extraordinaria. Una vez iniciada la asamblea universal no es necesario que<br />

todas las personas socias permanezcan hasta su finalización.<br />

5.4.3 Otra normativa aplicable<br />

Por vía analógica, puede resultar de aplicación el artículo 24.1 de la Ley estatal 27/1999<br />

de Cooperativas, respecto al cómputo del plazo para celebrar la asamblea una vez anunciado<br />

en la convocatoria de la misma. Y, por otra parte, los artículos 166 a 178 de la LSC pueden<br />

complementar la regulación de la convocatoria de la asamblea general, en la medida en que<br />

no resulten incompatibles con la naturaleza de la sociedad cooperativa, principalmente en<br />

relación con el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación.<br />

5.5 El funcionamiento de la asamblea general<br />

Artículo 36.- Funcionamiento.<br />

1.- La asamblea general, salvo que tenga el carácter de universal, se celebrará de forma<br />

presencial en la localidad donde radique el domicilio social. Los estatutos, en<br />

los casos en que exista causa que lo justifique, podrán fijar con carácter general<br />

otros lugares de reunión, o los criterios a seguir por las personas administradoras<br />

para la determinación del lugar de celebración de la misma.<br />

125


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

Además, los Estatutos podrán prever la celebración de asambleas generales, total o<br />

parcialmente, telemáticas, o por cualquier sistema similar que la tecnología permita.<br />

El órgano de administración establecerá el sistema para hacer efectiva la asistencia<br />

no presencial y garantizará:<br />

a) Que todas las personas que deban ser convocadas tengan posiblidad de acceso.<br />

b) La verificación de la identidad de la persona socia.<br />

c) El ejercicio del derecho de voto, y cuando esté previsto, su confidencialidad.<br />

d) Que la comunicación sea bidireccional y simultánea de la imagen y el sonido,<br />

así como la interacción visual, auditiva y verbal.<br />

e) Y garantizarán que las personas socias que así lo expresen, puedan participar<br />

en al asamblea de forma presencial.<br />

El secretario o secretaria que lo sea de la asamblea dejará constancia expresa en<br />

el acta de la misma, del sistema de acceso a la asamblea de cada persona socia, así<br />

como de su identidad y del medio utilizado para la manifestación de su voluntad,<br />

junto con el resto de condiciones exigidas para la adopción válida de los acuerdos.*<br />

2.- La asamblea general quedará válidamente constituida, en primera convocatoria,<br />

cuando estén presentes o representados la mayoría de votos, y en segunda convocatoria,<br />

cuando estén presentes o representados al menos personas socias que ostenten<br />

el diez por ciento de los votos o cien votos. Salvo previsión estatutaria en contra,<br />

basta alcanzar dicho quorum al inicio de la sesión. No obstante, los estatutos de las<br />

cooperativas de consumo, enseñanza, y agrarias y alimentarias, exclusivamente,<br />

podrán prever una tercera convocatoria por la que la asamblea general podrá celebrarse<br />

cualquiera que sea el número de votos presentes o representados, si bien<br />

deberá mediar al menos, entre la segunda y tercera convocatoria, el intervalo que<br />

se fije en los estatutos sociales.<br />

3.- Tendrán derecho de asistencia las personas socias que lo sean a la fecha en la que<br />

se acordó la convocatoria de la asamblea general.<br />

4.- Salvo que los estatutos exijan su asistencia personal, las personas socias podrán hacerse<br />

representar por otras personas socias mediante autorización por escrito con<br />

carácter especial para cada asamblea. En el caso de asamblea universal, el escrito<br />

en que se acredite la representación deberá contener el orden del día previsto.<br />

Ninguna persona socia podrá ostentar más de dos representaciones, además de la<br />

suya. La representación es revocable. La asistencia personal a la asamblea general<br />

de la persona representada tendrá valor de revocación.<br />

5.- Si los estatutos lo prevén, en las cooperativas de consumo, de viviendas, enseñanza,<br />

agrarias y alimentarias, y en cualesquiera otras dirigidas a la satisfacción de necesidades<br />

familiares, las personas socias podrán hacerse representar en la asamblea<br />

general por su cónyuge u otro familiar, hasta el grado de parentesco que admitan<br />

los estatutos, o tutor o tutora legal con plena capacidad de obrar. También determinarán<br />

si se exigirá poder especial para cada sesión asamblearia o si el escrito de<br />

representación tendrá validez durante el periodo que aquellos señalen.<br />

* Redacción dada por el artículo tercero de la Ley 5/2021, de 7 de octubre, de modificación de la Ley<br />

11/2019, de 20 de diciembre, de Cooperativas de Euskadi.<br />

126


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

6.- Presidirá la asamblea general la persona designada por los estatutos. En su defecto,<br />

quien presida el órgano de administración. Y, a falta de esta, la persona<br />

socia que elija la asamblea. Corresponde a la presidenta o presidente dirigir las<br />

deliberaciones, mantener el orden en el desarrollo de la asamblea y velar por el<br />

cumplimiento de las formalidades legales.<br />

7.- La presidenta o presidente estará asistido por una secretaria o secretario designado<br />

también por los estatutos o por las personas socias asistentes a la asamblea.<br />

8.- La votación será secreta en los supuestos previstos en esta ley o en los estatutos, y,<br />

en todo caso, a solicitud de personas socias que representen el diez por ciento de las<br />

personas socias presentes y representadas.<br />

9.- Serán nulos los acuerdos sobre asuntos que no consten en el orden del día, salvo que<br />

esta ley expresamente autorice su adopción.<br />

10.- Las personas administradoras deberán asistir a las asambleas generales. Los estatutos<br />

podrán autorizar u ordenar la asistencia de directoras, directores, gerentes,<br />

técnicas, técnicos y demás personas que tengan interés en la buena marcha de los<br />

asuntos sociales. La asamblea general podrá autorizar la presencia de cualquier<br />

otra persona.<br />

5.5.1 Principales novedades respecto a la normativa anterior<br />

a) El funcionamiento de la asamblea general, en lo fundamental, no ha variado con la<br />

regulación de la LCE de 2019, y sigue los postulados ya fijados en la normativa de<br />

1993. Los cambios introducidos se circunscriben a dos situaciones muy concretas.<br />

b) Por una parte, se permite la participación en la asamblea a través de videoconferencia<br />

u otro sistema similar que permita la comunicación bidireccional y simultánea de<br />

la imagen y el sonido, y la interacción visual, auditiva y verbal, de lo que habrá que<br />

dejar constancia expresa en el acta de la asamblea. Se encarga al órgano de administración<br />

la organización del sistema para la participación no presencial, de tal forma<br />

que garantice el acceso de toda persona socia, verifique su identidad, y permita el<br />

voto y su confidencialidad.<br />

c) Y, por otro lado, se añaden las cooperativas de enseñanza y las alimentarias en la<br />

enumeración de cooperativas (consumo, agrarias, y aquellas que satisfagan necesidades<br />

familiares) que pueden adoptar reglas diferentes a las demás cooperativas,<br />

como la previsión de una tercera convocatoria de la asamblea general cualquiera<br />

que sea el número de personas socias presentes o representadas o la posibilidad de<br />

representación de las personas socias en sus familiares más cercanos o en sus tutores<br />

o tutoras legales.<br />

5.5.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La LCE establece como criterio para fijar el lugar de celebración de la asamblea<br />

general el del domicilio social de la cooperativa. Así, se prevé que la asamblea se<br />

celebre en la localidad donde radique el domicilio social. No obstante, esta regla general<br />

admite excepciones estatutarias y la participación a través de videoconferencia,<br />

127


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

respetando ciertos requisitos. Por tanto, el órgano de administración podrá fijar otro<br />

lugar para la celebración de la asamblea, que no esté en la localidad del domicilio<br />

social de la cooperativa, cuando los estatutos, en los casos en que exista causa que lo<br />

justifique, así lo prevean. Ahora bien, en lugar de facultar al órgano de administración<br />

para que decida libremente el lugar de celebración de la asamblea, los estatutos<br />

también podrán fijar los criterios a seguir para la determinación del citado lugar.<br />

Otra opción es la posibilidad de participar en la asamblea a través de videoconferencia<br />

u otro sistema similar que permita la comunicación bidireccional y simultánea<br />

de la imagen y el sonido, y la interacción visual, auditiva y verbal. En la glosa al<br />

artículo 37 analizaremos las particularidades de esta forma de participación. Esta<br />

opción precisa de habilitación estatutaria. Se prevé la celebración total o parcial no<br />

presencial de la asamblea, esto es, que todas las personas socias asistan de forma<br />

telemática o bien que unas personas socias asistan presencialmente y otras lo hagan<br />

telemáticamente. En estos casos, el secretario o secretaria de la asamblea dejará<br />

constancia expresa en el acta de la misma, de la identidad de la persona socia y del<br />

medio utilizado para ello, junto con el resto de condiciones exigidas para la adopción<br />

válida de los acuerdos.<br />

b) La asamblea general es la reunión de las personas socias de la cooperativa por lo que,<br />

en principio, solamente son llamadas a participar en la misma los socios y socias de<br />

la cooperativa. Podrán participar en la asamblea las personas que sean socias a la fecha<br />

en la que se acordó la convocatoria de la asamblea general, por lo que no podrán<br />

participar otras personas colaboradoras de la cooperativa que no sean socias o que<br />

lo sean con posterioridad a la convocatoria de la asamblea. El acuerdo de convocar<br />

la asamblea no tiene por qué coincidir con la publicidad de dicho acuerdo, y será la<br />

primera fecha la que debemos tener en consideración para determinar el derecho de<br />

asistencia de las personas socias. No obstante, se podrá autorizar la presencia en la<br />

asamblea de otras personas siempre que de esta forma se facilite la explicación de las<br />

cuestiones a debate en la misma. Así, la ley menciona la asistencia obligada de las<br />

personas administradoras, aunque generalmente serán personas socias de la propia<br />

cooperativa y asistirán como tales, así como la asistencia de directoras, directores,<br />

gerentes, técnicas, técnicos y demás personas que tengan interés en la buena marcha<br />

de los asuntos sociales, e incluso se admite la presencia de cualquier otra persona<br />

con la autorización previa de la asamblea general, como el asesor o asesora jurídica<br />

de la cooperativa, un o una contable o un o una auditora de cuentas...<br />

Aunque todas las personas mencionadas puedan asistir a la asamblea, su constitución<br />

válida solo tendrá en cuenta a las personas socias. La LCE establece un doble<br />

quorum para que se entienda válidamente constituida la asamblea general: en primera<br />

convocatoria deben estar presentes o representados la mayoría de votos (que no<br />

la mayoría de las personas socias); y en segunda convocatoria, al menos personas<br />

socias que ostenten el diez por ciento de los votos o cien votos. La exigencia del diez<br />

por ciento de los votos o de cien votos hace referencia al menor de los dos quórums,<br />

por lo que en cooperativas de pequeño o mediano tamaño será de aplicación el porcentaje<br />

de votos ya que el número de cien votos generalmente superará ese diez por<br />

ciento. Estas exigencias mínimas son de carácter imperativo y los estatutos no pue-<br />

128


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

den minorarlas; en todo caso, podrían endurecer los requisitos de quorum, elevando<br />

el número de votos necesario para la válida constitución de la asamblea.<br />

Esta participación mínima se debe cumplir al inicio de la sesión, si bien los estatutos<br />

pueden exigir su mantenimiento durante toda la asamblea. El cumplimiento de este<br />

presupuesto se verificará mediante la elaboración de la lista de asistentes y la comprobación<br />

de la condición de persona socia o representante de las mismas. En el caso<br />

de que no se alcance el diez por ciento de los votos o cien votos en la segunda convocatoria,<br />

no se podrá celebrar válidamente la asamblea general, dejando entrever una<br />

desidia de las personas socias hacia su cooperativa que no presagia nada bueno sobre<br />

su futuro. Por último, se prevé también la asamblea de delegados y delegadas para<br />

cooperativas de un tamaño suficientemente grande que dificulte la presencia de todas<br />

las personas socias en un mismo lugar y que se analizará en la glosa del artículo 40<br />

de la LCE.<br />

Como regla especial, y siempre que exista una previsión estatutaria en este sentido,<br />

en las cooperativas de consumo, enseñanza, y agrarias y alimentarias, exclusivamente,<br />

se flexibilizan las reglas de constitución de la asamblea para evitar así la paralización<br />

del órgano supremo de la cooperativa. Se admite una tercera convocatoria<br />

si no se han cumplido los requisitos mínimos de asistencia para cubrir el quorum<br />

legalmente previsto. Así, se admite la celebración válida de la asamblea cualquiera<br />

que sea el número de votos presentes o representados, si bien deberá mediar al menos,<br />

entre la segunda y tercera convocatoria, el intervalo que se fije en los estatutos<br />

sociales. Se evita de esta forma tener que volver a convocar otra asamblea general en<br />

este tipo de cooperativas donde no es fácil conseguir los mínimos legales previstos<br />

en primera y segunda convocatoria. Si bien son los estatutos sociales quienes deben<br />

fijar el intervalo entre la segunda y tercera convocatoria, este lapso de tiempo debería<br />

ser, al menos, de media hora, como exige el artículo 35.7 de la LCE para el intervalo<br />

entre la primera y segunda convocatoria de la asamblea.<br />

c) Se admite la asistencia no presencial de las personas socias mediante su autorización<br />

por escrito con carácter especial para cada asamblea para que sean representadas<br />

por otras personas socias. La autorización ha de conferirse por escrito y no caben<br />

mandatos verbales o telefónicos, y tampoco puede ser un poder de representación<br />

general sino que debe ser específico para cada asamblea. No obstante, se limita la representación<br />

en tres sentidos: por una parte, los estatutos sociales pueden requerir la<br />

asistencia presencial e impedir la representación de las personas socias; en segundo<br />

lugar, una persona socia pueda ostentar, como máximo, dos representaciones, es decir,<br />

que una persona socia no podrá utilizar más de tres votos, los dos de las personas<br />

a quienes representa, en su caso, y el suyo propio (y así evitar que acudan siempre<br />

un número muy reducido de personas socias a las asambleas generales, acaparando<br />

la representación de todas las demás personas socias que nunca asisten); y en tercer<br />

lugar, se impide la representación por personas no socias. Cualquier duda que surja<br />

sobre la idoneidad de la representación de alguna persona socia deberá ser resuelta<br />

por la comisión de vigilancia, si la hubiera (artículo 56.1.d) de la LCE). La representación<br />

es revocable, por ejemplo, mediante la asistencia personal a la asamblea de la<br />

persona representada.<br />

129


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

En el caso de asamblea universal, el escrito en que se acredite la representación deberá<br />

contener el orden del día previsto. Es decir, una asamblea universal espontánea<br />

donde se encuentran todas las personas socias y deciden constituirse en asamblea<br />

impide la opción de acudir por representación ante la imposibilidad de conocer el<br />

orden del día, que por definición será abordado sobre la marcha de la asamblea.<br />

Como excepción a la tercera limitación que hemos mencionado y siempre que exista<br />

habilitación estatutaria, en las cooperativas de consumo, de viviendas, enseñanza,<br />

agrarias y alimentarias, y en cualesquiera otras dirigidas a la satisfacción de necesidades<br />

familiares, las personas socias podrán hacerse representar en la asamblea<br />

general por su cónyuge u otro familiar o tutor o tutora legal con plena capacidad de<br />

obrar. En este caso, los estatutos deberán fijar el grado de parentesco de los familiares<br />

que pueden representar a la persona socia, así como si se exigirá poder especial<br />

para cada sesión asamblearia o si el escrito de representación tendrá validez durante<br />

el periodo señalado estatutariamente.<br />

Estas reglas de representación se refieren a la que tiene carácter voluntario. Estas<br />

reglas en caso de representación legal no son aplicables ni puede la cooperativa<br />

impedir la asistencia de la representación legal una persona socia en base a estas<br />

previsiones. La representación legal, por tanto, de las personas jurídicas y de los<br />

menores o incapacitados se ajustará a las normas del Derecho común que resulten de<br />

aplicación.<br />

d) Hay dos personas que marcan el funcionamiento de la asamblea general: la presidenta<br />

o presidente de la asamblea y la secretaria o secretario. La presidenta o presidente<br />

deberá dirigir las deliberaciones, mantener el orden en el desarrollo de la asamblea y<br />

velar por el cumplimiento de las formalidades legales. Será presidenta o presidente<br />

la persona designada por los estatutos; en su defecto, quien presida el órgano de<br />

administración; y, a falta de esta, la persona socia que elija la asamblea. La falta de<br />

acuerdo en el nombramiento de la presidenta o presidente impide la celebración de la<br />

asamblea (STS de 19 de octubre de 2000). Como excepción, en caso de convocatoria<br />

judicial de la asamblea, será el juez o jueza quien designe a la persona que ejercerá<br />

las funciones de presidencia de la asamblea. La presidenta o presidente tendrá asistencia<br />

de una secretaria o secretario cuya designación esté también recogida en los<br />

estatutos o se otorgue por las personas socias asistentes a la asamblea, que redactará<br />

el acta de la asamblea, y la transcribirá en el libro de actas, como veremos más adelante.<br />

e) Como regla general, el procedimiento de votación es libre. Ahora bien, la votación<br />

será secreta siempre que lo prevean la ley (elección para cargos sociales como personas<br />

administradoras o miembros del consejo social o de la comisión de vigilancia)<br />

o los estatutos, o por solicitud de personas socias que representen el diez por ciento<br />

de las personas socias presentes y representadas (nótese que no se refiere al número<br />

de votos ni al número total de personas socias de la cooperativa). Serán nulos los<br />

acuerdos sobre asuntos que no consten en el orden del día, salvo que esta ley expresamente<br />

autorice su adopción. Nos remitimos a la glosa de los siguientes artículos<br />

para ampliar la explicación acerca del voto en la asamblea, así como de la validez e<br />

impugnación de los acuerdos adoptados en asamblea.<br />

130


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

5.5.3 Otra normativa aplicable<br />

En este ámbito la regulación de la LCE se puede completar con el artículo 27.2 Ley<br />

27/1999 estatal de cooperativas en lo que se refiere a la representación legal de las personas<br />

socias en la asamblea, y con carácter general la regulación recogida en la LSC, mucho más<br />

exhaustiva, sobre asistencia y representación de las personas socias, en especial, la representación<br />

telemática (artículos 179 a 187 de la LSC) y sobre la constitución de la asamblea<br />

(artículos 191 a 195 de la LSC), en tanto no resultan incompatibles con la naturaleza de la<br />

sociedad cooperativa.<br />

5.6 El derecho de voto<br />

Artículo 37.- Derecho de voto<br />

1. En las cooperativas cada persona socia tendrá un voto.<br />

2. No obstante, en las cooperativas de primer grado los estatutos pueden prever que el<br />

derecho de voto de las personas jurídicas socias que sean cooperativas, sociedades<br />

controladas por estas y entidades públicas sea proporcional a la actividad cooperativa<br />

con la sociedad o a las prestaciones complementarias a esta actividad en el<br />

marco de la intercooperación.<br />

En este supuesto los estatutos deberán fijar con claridad los criterios de proporcionalidad<br />

del derecho de voto.<br />

El número de votos de una persona socia que no sea una sociedad cooperativa no<br />

podrá ser superior al tercio de los votos totales de la cooperativa.<br />

3. En las cooperativas de segundo o ulterior grado se estará a lo previsto en el artículo<br />

149.<br />

En las de crédito, se aplicará lo establecido en la normativa especial aplicable a<br />

estas entidades.<br />

4. El número total de votos de las personas socias colaboradoras, las inactivas o no<br />

usuarias, las personas socias en excedencia y las de vínculo de duración determinada<br />

no podrá alcanzar, en ningún caso, la mitad de los votos totales de la cooperativa.<br />

5. Los estatutos deberán establecer los supuestos en los que, por conflicto de intereses,<br />

la persona socia deba abstenerse de votar.<br />

6. Los estatutos podrán establecer el procedimiento, las condiciones y los requisitos<br />

para efectuar las votaciones mediante procedimientos telemáticos, que, en su caso,<br />

deben garantizar la confidencialidad del voto.<br />

5.6.1. Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

a) En la regulación del derecho de voto, la Ley 11/2019 mantiene las innovaciones<br />

introducidas en 1993 en relación con la posibilidad de voto plural respecto de específicas<br />

personas jurídicas; sobre el límite al derecho de voto de las personas socias<br />

que no realicen de manera plena la actividad cooperativizada; y en lo relativo a la<br />

regulación del conflicto de intereses y sus efectos.<br />

b) Como señalábamos en el apartado anterior, se mantiene el límite global inferior a la<br />

131


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

mitad de los votos totales de la cooperativa para los personas socias que no realicen<br />

de manera plena la actividad cooperativizada, si bien a los colectivos previstos en la<br />

Ley 4/1993 (socios colaboradores, socios inactivos y no usuarios y socios con vínculos<br />

de duración determinada) se suma ahora el de los socios en excedencia, que se<br />

regulan en el artículo 31 de la Ley junto con los socios inactivos y no usuarios, lo que<br />

supone que la cooperativa debe tomar en consideración a esta categoría de socios<br />

para que el conjunto de los socios de estatus diferente al ordinario no sobrepase el<br />

límite legal de votos.<br />

c) Asimismo, se ha introducido la posibilidad de utilización de nuevas tecnologías (videoconferencia<br />

u otro sistema similar que permita la comunicación bidireccional y<br />

simultánea de la imagen y el sonido, y la interacción visual, auditiva y verbal) para<br />

facilitar la participación societaria en la adopción de acuerdos. Por ello, el nuevo texto<br />

legal prevé expresamente que los estatutos podrán establecer el procedimiento, las<br />

condiciones y los requisitos para efectuar las votaciones mediante procedimientos<br />

telemáticos.<br />

5.6.2. Comentario general y significado práctico<br />

a) El derecho al voto de la persona socia en la cooperativa es inderogable, y está sometido<br />

a la regla general de una persona socia un voto por el principio democrático<br />

que rige en este tipo de sociedades, aunque esta regla va admitiendo cada vez más<br />

excepciones. En este sentido, la regla general prevista en la Ley 11/2019 para las<br />

cooperativas de primer grado es la tradicional de “un socio, un voto” (artículo 37.1).<br />

Sin embargo, quien legisla admite, en términos restrictivos, la posibilidad de establecer<br />

el voto plural siempre que se cumplan las prescripciones siguientes:<br />

1. Que exista una previsión estatutaria específica para introducirlo.<br />

2. Que la previsión se circunscriba a cooperativas, sociedades controladas por éstas<br />

y entidades públicas, ya que con la excepción se pretende, sin vulnerar el espíritu<br />

cooperativo, fomentar la participación de esas personas jurídicas para así potenciar<br />

la creación de nuevas entidades cooperativas y consolidar las existentes.<br />

3. Que los estatutos fijen con claridad los criterios de proporcionalidad del derecho<br />

de voto teniendo en cuenta, por una parte, que el derecho de voto debe<br />

ser proporcional a la actividad cooperativa con la sociedad o a las prestaciones<br />

complementarias a esta actividad en el marco de la intercooperación y, por otra,<br />

que el número de votos de un socio que no sea sociedad cooperativa no podrá ser<br />

superior al tercio de los votos totales (artículo 37.2).<br />

b) Por el contrario, en las cooperativas de segundo grado la regla general es el voto<br />

plural: proporcional a la participación en la actividad cooperativa o al número de<br />

socios (aunque estos criterios no se recogen expresamente en la versión final del<br />

artículo 149 de la LCE, debe entenderse que los estatutos, para adoptar una solución<br />

ajustada a los principios que deben regir las cooperativas, deben decantarse por uno<br />

de ellos: en ese sentido, también el artículo 26.6 de la LCOOP). En las de crédito, la<br />

posibilidad de voto plural no viene impuesta por la Ley, sino que precisa previsión<br />

estatutaria. Esta cuestión se regula en el artículo 9.2 de la Ley 13/ 1989, de 26 de<br />

mayo, de cooperativas de crédito, que establece que: “En la asamblea general cada<br />

132


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

socio tendrá un voto. No obstante, si los estatutos lo prevén, el voto de los socios<br />

podrá ser proporcional a sus aportaciones en el capital social, a la actividad desarrollada<br />

o al número de socios de las cooperativas asociadas; en este supuesto los<br />

estatutos deberán fijar con claridad los criterios de proporcionalidad del voto”.<br />

c) Cuando en la cooperativa concurran personas socias colaboradoras, inactivas y no<br />

usuarias o con vínculos de duración determinada, los estatutos deberán velar porque<br />

el porcentaje de votos de cada colectivo no supere el límite fijado para él con carácter<br />

especial (la Ley no establece limite particular para las personas socias en excedencia).<br />

Por tanto, deberán tener en cuenta que el conjunto de las personas socias<br />

colaboradoras, salvo que sean sociedades cooperativas, no puede ser titular de más<br />

de un tercio de los votos, ni en la asamblea general ni en el consejo rector (artículo<br />

19.5); que el conjunto de las personas socias con vínculos de duración determinada<br />

no puede ser titular de más de la quinta parte de los votos sociales (artículo 26.2); y<br />

que el conjunto de los votos de las inactivas o no usuarias tampoco puede ser superior<br />

a la quinta parte del total de votos sociales (artículo 31.2). Pero, además, como<br />

la Ley prohíbe que el número total de votos de las personas socias colaboradores,<br />

de las inactivas o no usuarias, de las personas socias en excedencia y los de vinculo<br />

de duración determinada alcance la mitad de los votos totales de la cooperativa,<br />

para que el control mayoritario de la entidad resida en aquellas personas socias que<br />

realizan la actividad cooperativa de una manera plena (artículo 37.4), los estatutos,<br />

si concurren las categorías de personas socias reseñadas, deberán fijar el porcentaje<br />

máximo de votos de cada colectivo dentro de ese límite global, lo que puede significar<br />

un voto fraccionado, esto es, inferior a la unidad, en la medida que sea necesario<br />

para mantener las proporciones respecto al porcentaje máximo de votos que se haya<br />

fijado en los estatutos para cada clase de personas socios. Si en lugar de fijar porcentajes<br />

máximos de votos, se optase por fijar la proporción de votos de cada una de las<br />

categorías de personas socios contempladas en el número 4 del artículo 37 sin que el<br />

número total de votos alcanzase la mitad de los votos totales de la cooperativa, nos<br />

podíamos encontrar con situaciones de voto plural en algunas de las categorías, lo<br />

que entendemos que no sería legalmente admisible, si ello conllevase la vulneración<br />

de alguno de los mandatos imperativos previstos en el artículo 37 de la Ley; y, en<br />

particular, el de una persona socia, un voto.<br />

d) Las personas socias no podrán votar cuando se encuentren en situación de conflicto<br />

de intereses, es decir, ante un supuesto de contraposición entre los intereses de la<br />

cooperativa y lo que la persona socia pretende al margen de su interés especifico<br />

como socio o socia. Estas situaciones de conflicto de intereses no aparecen determinadas<br />

en la Ley, sino que ésta determina que son los estatutos los que deberán<br />

establecer los supuestos en los que, por conflicto de intereses, la persona socia deba<br />

abstenerse de votar (artículo 37.5). Aunque es cierto que la existencia de conflicto<br />

de intereses dependerá de la clase y circunstancias de cada cooperativa, parece lógico<br />

pensar que, como mínimo el socio o socia no podrá ejercer el derecho de voto<br />

cuando se trate de adoptar un acuerdo que le excluya de la sociedad, le libere de una<br />

obligación o le conceda un derecho, o por el que la sociedad decida anticiparle fondos,<br />

concederle créditos o préstamos, prestar garantías o cuando, siendo la persona<br />

administradora, el acuerdo se refiera a la dispensa de la prohibición de competencia<br />

133


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

o al establecimiento con la sociedad de una relación particular (distinta a la de socio<br />

o socia) de prestación de cualquier tipo de obras o servicios.<br />

e) La principal novedad que introduce la Ley 11/2019 es la posibilidad de utilización de<br />

nuevas tecnologías para facilitar la participación societaria en la adopción de acuerdos.<br />

El reconocimiento expreso a la validez de la asistencia telemática y del voto<br />

electrónico en la asamblea general ya se recogía en diferentes leyes de cooperativas<br />

españolas. En este sentido, la LCG señala que, si los estatutos lo contemplan, los socios<br />

podrán asistir por medios telemáticos que garanticen debidamente su identidad<br />

y que en la convocatoria se determinarán los plazos, formas y modos de ejercicio de<br />

los derechos por aquellos que asistan telemáticamente a la asamblea general (art.<br />

35.3, 2º). Por su parte, la LCCat, permite expresamente que los estatutos «pueden<br />

establecer que la asamblea general se pueda reunir por videoconferencia u otros medios<br />

de comunicación, siempre que se garantice la identificación de los asistentes, la<br />

continuidad de la comunicación, la posibilidad de intervención en las deliberaciones<br />

y la emisión de voto». (artículo 46.3), así como «el procedimiento, las condiciones<br />

y los requisitos para efectuar las votaciones mediante procedimientos telemáticos,<br />

que, en todo caso, deben garantizar la confidencialidad del voto» (artículo 46.2).<br />

La LCCLM, establece que siempre que los estatutos sociales lo permitan «el voto<br />

podrá ejercitarse por el socio mediante correspondencia electrónica o cualquier otro<br />

medio de comunicación a distancia, siempre que se garantice debidamente la identidad<br />

del sujeto que ejerce su derecho de voto» (art. 49.9). Finalmente, la LCAnd,<br />

reconoce esta posibilidad de manera amplia, remitiendo al desarrollo reglamentario<br />

para fijar «las condiciones y los requisitos necesarios para las votaciones no presenciales,<br />

en las que se garantizará la identidad de la persona socia, la autenticidad del<br />

voto y, en los supuestos en que así esté previsto, su confidencialidad» (art. 30.4, 2.º).<br />

En el ámbito europeo, el Estatuto de la SCE prevé que «los estatutos podrán autorizar<br />

el voto por correspondencia o el voto electrónico y fijarán sus modalidades» (art.<br />

58.4 RESCE).<br />

Lo relevante en este ámbito es que la participación telemática se ajuste a las exigencias<br />

técnicas que garanticen: la transmisión de la reunión en tiempo real, que se<br />

trate de una comunicación bidireccional para que los participantes en remoto puedan<br />

dirigirse a la reunión desde un lugar distante, el voto electrónico confidencial y que<br />

se acredite la verificación de la identidad de los miembros y seguridad de las comunicaciones<br />

electrónicas.<br />

f) Respecto al significado práctico de la norma, cabe destacar que lo tiene para el funcionamiento<br />

de la cooperativa, por una parte, porque, vía estatutos, le otorga la posibilidad<br />

de introducir el voto plural, en los términos y condiciones descritos en el precepto.<br />

Y, por otra, porque le impone determinar en los estatutos de la cooperativa tanto los<br />

supuestos en los que, por existir una situación de conflicto de intereses, la persona socia<br />

deberá abstenerse de votar, como, en su caso, la proporción máxima de votos en las<br />

categorías de socios referidas en el artículo 37.4, con el objeto de que el total de votos<br />

de esos colectivos no alcance la mitad de los votos totales de la cooperativa.<br />

5.6.3 Otra normativa aplicable<br />

La única normativa aplicable a esta materia distinta a la LCE es la Ley 13/1989, de 26 de<br />

134


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

mayo, de cooperativas de crédito (artículo 9). Ello es debido a que el reparto competencial<br />

entre el Estado y las CCAA sobre cooperativas, resulta matizado en el caso particular de las<br />

cooperativas de crédito y de seguros, al tener el Estado reconocidas competencias exclusivas<br />

en la fijación de las bases de ordenación del crédito y la banca (art. 149.1.11.ª CE). En<br />

virtud de este precepto, el Estado promulgó la Ley 13/1989 de cooperativas de crédito, en<br />

la que fijaba, de acuerdo con determinadas resoluciones del TC, cuáles son estas bases en lo<br />

que se refiere a las cooperativas de crédito (disp. final 2.ª), cuyo contenido tiene aplicación<br />

preferente respecto a las normas autonómicas. En concreto, establece que las cooperativas de<br />

crédito se rigen por su ley específica y sus normas de desarrollo, sin perjuicio de las disposiciones<br />

que puedan aprobar las CCAA en el ejercicio de las competencias que tengan atribuidas<br />

en la materia; y por las normas que con carácter general regulan las actividades de las<br />

entidades de crédito; siendo de aplicación subsidiaria la legislación de cooperativas (art. 2).<br />

5.7 El régimen de mayorías<br />

Artículo 38.- Régimen de mayorías<br />

1. Los acuerdos de la asamblea general se adoptarán por más de la mitad de los votos<br />

válidamente emitidos. A estos efectos, no se computarán los votos en blanco ni las<br />

abstenciones. Se exceptuarán los supuestos en que esta ley o los estatutos establezcan<br />

una mayoría reforzada.<br />

2. Será necesaria mayoría de dos tercios de los votos válidamente emitidos por las personas<br />

socias presentes o representadas para acordar la transformación, la fusión, la<br />

escisión y la disolución de la cooperativa, siempre que el número de votos presentes<br />

y representados sea inferior al setenta y cinco por ciento del total de votos de la<br />

cooperativa.<br />

5.7.1. Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

a) Respecto al régimen de mayorías para la adopción de acuerdos, en la Ley 11/2019,<br />

al igual que en la de 1993, también se contiene una regla general y otra especial,<br />

aplicable ésta última cuando se trate de aprobar acuerdos de particular relevancia en<br />

la vida de la sociedad, como la transformación, la fusión, la escisión y la disolución<br />

de la cooperativa.<br />

b) La única novedad prevista en la nueva Ley es la matización que se realiza en la regla<br />

especial para la adopción de acuerdos contenida en el párrafo 2º del artículo 38. El<br />

antiguo artículo 36.2 establecía que: “Será necesaria mayoría de dos tercios de los<br />

votos presentes o representados para acordar…”. En cambio, el nuevo artículo 38.2,<br />

prevé que: “Será necesaria mayoría de dos tercios de los votos válidamente emitidos<br />

por las personas socias presentes o representadas para acordar…”. De ese modo,<br />

queda claro que, desde la entrada en vigor de la nueva norma, se trata de los dos<br />

tercios de los votos presentes o representados válidamente emitidos y no del número<br />

total de votos presentes o representados. En cualquier caso, y en defecto de mención<br />

expresa en este apartado, quedaría la duda de si dentro de la expresión “votos válidamente<br />

emitidos” se comprenden o no los votos en blanco, si bien, a nuestro juicio,<br />

no deben computarse por considerar aplicable también a este apartado la matización<br />

135


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

realizada en el artículo 38.1: “A estos efectos (es decir, a efectos de adopción de<br />

acuerdos), no se computarán los votos en blanco ni las abstenciones”.<br />

5.7.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) La LCE, como las demás leyes de cooperativas, exige que se alcancen unas determinadas<br />

mayorías, previstas en la Ley y en los estatutos, para que los acuerdos sometidos<br />

a votación se puedan considerar aprobados.<br />

b) Establece la LCE que, como regla general, los acuerdos de la asamblea se adoptarán<br />

por más de la mitad de los votos válidamente emitidos, sin computar, a estos efectos,<br />

los votos en blanco ni las abstenciones (artículo 38.1). No obstante, cuando se trate<br />

de aprobar acuerdos que afectan a determinados supuestos especiales para la vida<br />

de la sociedad, como la transformación, la fusión, la escisión y la disolución, será<br />

necesaria mayoría de dos tercios de los votos válidamente emitidos (sin computar<br />

los votos nulos, los votos en blanco, ni las abstenciones) presentes o representados,<br />

siempre que el número de votos presentes y representados sea inferior al setenta y<br />

cinco por ciento del total de votos de la cooperativa. Por tanto, repárese en que, ni<br />

siquiera para adoptar los acuerdos referidos, es precisa la mayoría reforzada cuando<br />

concurra el quórum del setenta y cinco por ciento del total de votos de la cooperativa.<br />

En ese caso, para la aprobación del acuerdo será suficiente que concurra la mayoría<br />

prevista en el artículo 38.1. Asimismo, también deberá tenerse en cuenta que la lista<br />

de acuerdos recogida en el precepto no es cerrada, dado que en otros artículos de la<br />

LCE también se exige esa mayoría: por ejemplo, en el artículo 95.2 de la Ley se prevé<br />

que: “La cooperativa disuelta podrá ser reactivada siempre que se elimine la causa<br />

que motivó la disolución y no haya comenzado el reembolso de las aportaciones a las<br />

personas socias. Para ello se precisará acuerdo de la asamblea general adoptado por<br />

la mayoría prevista en el artículo 38.2”.<br />

c) Las mayorías y porcentajes fijados en la Ley no pueden ser rebajados en los estatutos,<br />

aunque es posible, tanto en los acuerdos ordinarios como en los que afectan a<br />

supuestos de particular relevancia en la vida de la cooperativa, que se incremente la<br />

mayoría exigible siempre o para determinados supuestos, y en el caso de los acuerdos<br />

de especial relevancia también puede incrementarse el quórum de asistencia<br />

preciso para exigir o no mayoría reforzada. En la actualidad, no existe un tope máximo<br />

a la hora de incrementar las mayorías, aunque dado que en las sociedades rige el<br />

principio de decisión de la mayoría, no puede exigirse la unanimidad o un porcentaje<br />

tan elevado que prácticamente equivaliera a la unanimidad.<br />

d) Respecto al significado práctico de la norma, señalar que la destinataria principal de<br />

la misma es la cooperativa, dado que el precepto le permite, mediante su regulación<br />

en los estatutos, configurar su propio régimen, respetando las mayorías y porcentajes<br />

fijados en la Ley que, como ha quedado señalado, no pueden ser rebajados en los<br />

estatutos.<br />

5.7.3 Otra normativa aplicable<br />

A esta materia solo le es aplicable el artículo 38 de la LCE y, en su caso, lo previsto, si-<br />

136


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

guiendo las pautas de la Ley, en los estatutos de cada cooperativa, no siéndolo como norma<br />

subsidiaria ni supletoria la Ley 27/1999, de Cooperativas y, concretamente, su artículo 28,<br />

por no existir en este punto laguna legal alguna en la Ley autonómica.<br />

5.8 El acta de la asamblea general<br />

Artículo 39. Acta de asamblea general<br />

1. Los acuerdos de la asamblea general se consignarán en acta, que redactará el secretario<br />

o secretaria, y transcribirá en el libro de actas, con expresión de las siguientes<br />

circunstancias:<br />

a) Fecha y lugar de la reunión.<br />

b) Fecha y modo en que se hubiera efectuado la convocatoria, salvo que se trate de<br />

asamblea universal.<br />

c) Texto íntegro de la convocatoria.<br />

d) El número de personas socias concurrentes, indicando cuántas lo hacen personalmente<br />

y cuántas asisten por representación, y si se celebra la asamblea en<br />

primera, segunda o tercera convocatoria.<br />

e) Un resumen de los asuntos debatidos y de las intervenciones de las que se haya<br />

solicitado constancia.<br />

f) El contenido de los acuerdos adoptados.<br />

g) El resultado de las votaciones, expresando las mayorías con que se hubiera<br />

adoptado cada uno de los acuerdos. Siempre que lo solicite quien haya votado<br />

en contra, se hará constar su oposición a los acuerdos.<br />

h) La aprobación del acta, cuando se hubiera producido al finalizar la reunión.<br />

2. La lista de personas asistentes figurará al comienzo de la propia acta o se adjuntará<br />

a ella por medio de anexo firmado por el secretario o secretaria con el visto bueno<br />

del presidente o presidenta. La lista de personas asistentes podrá formarse también<br />

mediante fichero o incorporarse a soporte informático, con los requisitos establecidos<br />

en el reglamento del registro mercantil para las sociedades de esta naturaleza.<br />

3. El acta podrá ser aprobada por la propia asamblea a continuación de haberse celebrado<br />

esta o, en su defecto y necesariamente, dentro del plazo de quince días, por el<br />

presidente o presidenta y dos personas socias, designadas por la asamblea, quienes<br />

la firmarán, además del secretario o secretaria.<br />

4. Cualquier persona asistente a la asamblea tendrá derecho a solicitar certificaciones<br />

del texto íntegro del acta o de los acuerdos adoptados, que serán expedidas por<br />

quien sea secretario o secretaria a la fecha de la expedición, con el visto bueno del<br />

presidente o presidenta o, en su caso, por el administrador o administradora única.<br />

5. Los acuerdos producirán los efectos a ellos inherentes desde el momento en que<br />

hayan sido adoptados.<br />

6. Los acuerdos inscribibles deberán presentarse en el Registro de Cooperativas de<br />

Euskadi dentro de los treinta días siguientes al de la aprobación del acta.<br />

137


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

5.8.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

a) El texto vigente sigue las pautas de la normativa de 1993, que contempló de forma<br />

pormenorizada casi todas las cuestiones relativas al acta de la asamblea general. En<br />

esa línea, la Ley 11/2019 regula el contenido necesario del acta de la asamblea general,<br />

las opciones existentes para la aprobación del acta, el derecho de las personas<br />

asistentes a pedir certificaciones de los acuerdos de la asamblea, la ejecutividad de<br />

los acuerdos y el plazo para presentar en el Registro de Cooperativas los acuerdos<br />

inscribibles.<br />

b) No podemos decir que existan innovaciones de calado respecto de la normativa anterior.<br />

Únicamente, en el apartado 1 d) en relación con el contenido necesario del acta<br />

se añade una referencia a que, en su caso, debe indicarse si la asamblea se ha celebrado<br />

en tercera convocatoria, al contemplar la nueva Ley esa opción, que ya había<br />

sido permitida para las cooperativas de consumo y agrarias y alimentarias, para las<br />

cooperativas de enseñanza. Por su parte, en el apartado 4, que se refiere al derecho<br />

de las personas asistentes a pedir certificaciones de los acuerdos de la asamblea, se<br />

aclara que serán expedidas por quien sea secretario o secretaria a la fecha de la expedición,<br />

con el visto bueno del presidente o presidenta o, en su caso, del administrador<br />

o administradora única.<br />

c) Referido lo anterior, destacar que se echa de menos una previsión legal de la posibilidad<br />

de acta notarial - análoga a lo dispuesto en el artículo 203 de la LSC y en el<br />

artículo 29.4 de la LCOOP-, dada su utilidad en caso de desavenencia entre las personas<br />

socias. No obstante, ello no significa que no sea posible levantar acta notarial<br />

de la sesión. De hecho, esa posibilidad es admitida expresamente por el artículo 51.1<br />

de RRCE, al señalar: “También podrá inscribirse el nombramiento -de los administradores-<br />

mediante testimonio notarial del acta o copia autorizada del acta notarial<br />

de la asamblea, o por escritura pública.<br />

5.8.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) Todas las menciones que figuran en el artículo 39.1 de la LCE tienen carácter imperativo,<br />

por lo que conforman el contenido mínimo del acta que debe redactar el<br />

secretario o secretaria de la asamblea general, sin perjuicio de que por previsión estatutaria<br />

o por iniciativa propia, el secretario o secretaria deba o pueda incluir además<br />

otras. Un ejemplo significativo es el de las intervenciones de las personas socias: la<br />

LCE solo impone la obligación de transcribir al acta aquellas que las personas interesadas<br />

hayan solicitado expresamente, pero no habiéndose solicitado el secretario o<br />

secretaria podrá optar, a su criterio, entre realizar una escueta referencia de todas las<br />

intervenciones de las personas socias o por utilizar la típica fórmula de “tras varias<br />

intervenciones de las personas socias, se somete el acuerdo a votación, aprobándose<br />

con el siguiente resultado…”. Además, en la nueva LCE, como ya sucedía en la<br />

anterior, en el precepto objeto de comentario no se contiene una relación completa<br />

de todas las menciones legales que deben constar en el acta. Así, no se incluye la<br />

mención contenida en el artículo 77.2 sobre la constancia del dictamen del letrado o<br />

letrada asesora sobre si son ajustados a derecho los acuerdos adoptados por la asam-<br />

138


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

blea general o el consejo rector que sean inscribibles en el Registro de Cooperativas<br />

de Euskadi.<br />

b) La lista de asistentes debe figurar al comienzo de la propia acta o adjuntarse a ella<br />

por medio de anejo firmado por el secretario o secretaria con el visto bueno del<br />

presidente o presidenta. Para facilitar su confección, en las sociedades con cierto<br />

número de personas socias podrá formarse mediante fichero o incorporarse a soporte<br />

informático, con los requisitos establecidos en el Registro mercantil para las sociedades<br />

de esta naturaleza (artículo 39.2). El reglamento del registro mercantil, en<br />

esos casos, exige que se consigne en el acta el medio utilizado y que se extienda en<br />

la cubierta precintada del fichero o soporte la oportuna diligencia de identificación<br />

firmada por el secretario o secretaria, con el visto bueno del presidente o presidenta<br />

de la asamblea (artículo 98.2 RRM).<br />

c) Una vez debatidos los puntos del orden del día, debe decidirse cuál será el sistema de<br />

aprobación del acta, pero no cabe posponer la aprobación a una asamblea posterior.<br />

Existen dos posibilidades legales para aprobar el acta: si se ha redactado conforme<br />

se desarrollaba la sesión, puede aprobarse por la propia asamblea como punto último<br />

del orden del día. En los demás casos, se aprobará dentro de los 15 días siguientes.<br />

Para ello será necesaria la aprobación del acta por el presidente o presidenta de la<br />

asamblea, y por dos personas socias entre las asistentes por la propia asamblea, que<br />

harán de interventores o interventoras de actas. En este caso, al final del texto del<br />

acta debe constar una diligencia de aprobación en la que figure la firma del secretario<br />

o secretaria de la reunión, de los dos interventores o interventoras y del presidente o<br />

presidenta.<br />

d) Cualquier persona socia interesada podrá solicitar del órgano de administración un<br />

certificado del acta. Las certificaciones serán suscritas por el secretario o secretaria<br />

de la cooperativa con el visado o visto bueno de su presidente o presidenta, salvo<br />

en los supuestos de persona administradora única, en que las suscribirá ésta. En las<br />

certificaciones, que pueden ser literales o en extracto del contenido de los acuerdos,<br />

será necesario identificar a la persona que certifica, los datos de la asamblea de que<br />

se trate, y bien la transcripción literal o, tras señalar los datos relativos al día, hora,<br />

lugar, convocatoria, y constitución, extractar los acuerdos indicando, al referirse a su<br />

aprobación, el resultado de la votación.<br />

e) Sobre la eficacia de los acuerdos sociales, la LCE señala que los acuerdos producirán<br />

los efectos a ellos inherentes desde el momento en que hayan sido adoptados,<br />

sin perjuicio de que deba matizarse que los actos sujetos a inscripción obligatoria<br />

sólo tienen efecto respecto a terceros de buena fe desde su inscripción en el registro<br />

de cooperativas (art. 8.2 RRCE), para lo que, con carácter previo, será necesario la<br />

aprobación del acta y la presentación del acuerdo a inscripción.<br />

f) En cuanto a la presentación a inscripción de los acuerdos sociales, el texto legal<br />

prevé que, si los acuerdos adoptados son inscribibles en el registro de cooperativas,<br />

el órgano de administración deberá presentarlos para su inscripción en el plazo de<br />

los treinta días siguientes al de aprobación del acta. Para presentarlos en el registro,<br />

según el tipo de acuerdo del que se trate, será necesario elevarlo a público o legitimar<br />

139


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

notarialmente las firmas del correspondiente certificado de acuerdo social (artículos<br />

33 a 35 del RRCE). Aunque es cierto que si no se ha adoptado un acuerdo expreso<br />

por la asamblea le corresponde al presidente o presidenta del consejo rector o, en su<br />

caso, a la persona administradora única comparecer ante sede notarial para elevar a<br />

público los acuerdos, en la práctica es habitual, y de utilidad, que la propia asamblea<br />

dedique un punto del orden del día a otorgar facultades, lo que normalmente<br />

se hace de forma indistinta en favor del presidente o presidenta del consejo rector y<br />

de su secretario o secretaria, para elevar a público y presentar los acuerdos para su<br />

inscripción en el registro, así como para, en su caso, realizar todas las subsanaciones<br />

o modificaciones que se requieran por parte del registro.<br />

g) Respecto al significado práctico de la norma, indicar que las personas destinatarias<br />

principales de la misma son: el secretario o secretaria de la asamblea, en cuanto que<br />

es quien se encarga de redactar el acta, y el presidente o presidenta, que debe dar su<br />

visto bueno, así como la propia asamblea, si se opta por la aprobación del acta al final<br />

de la reunión como punto último del orden del día, o las dos personas socias designadas<br />

por la misma, si se aprueba dentro de los 15 días siguientes a su celebración.<br />

También procede mencionar como personas destinatarias destacadas a los miembros<br />

del órgano de administración, a los que corresponde firmar las certificaciones del<br />

texto íntegro del acta o de los acuerdos adoptados en la asamblea, y a las personas<br />

socias solicitantes de las mismas.<br />

5.8.3 Otra normativa aplicable<br />

En cuanto a otra normativa aplicable, el propio artículo remite a la normativa del reglamento<br />

del registro mercantil, a los efectos de formar la lista de asistentes mediante fichero o<br />

de su incorporación en soporte informático (artículo 98.2 RRM). Además, dado el criterio establecido<br />

en la regulación de sociedades y que esa posibilidad es admitida expresamente por<br />

el artículo 51.1 de RRCE, entendemos que la falta de regulación en la LCE sobre la posibilidad<br />

de solicitar la presencia notarial para que levante acta de la asamblea, debe ser suplida<br />

con la previsión contenida en el artículo 29.4 de la LCOOP, que, por una parte, contempla la<br />

obligación de las personas administradoras de requerir la presencia notarial, al decir que: “El<br />

consejo rector podrá requerir la presencia de notario para que levante acta de la asamblea y<br />

estará obligado a hacerlo siempre que, con siete días de antelación al previsto para la sesión,<br />

lo soliciten socios que representen al menos el diez por ciento de todos ellos. Y, por otra, en<br />

cuanto a los efectos del acta notarial, establece que: “El acta notarial no se someterá a trámite<br />

de aprobación y tendrá la consideración de acta de la asamblea”.<br />

5.9 La asamblea de delegadas y delegados<br />

Artículo 40. Asamblea de delegadas y delegados<br />

1. Los estatutos podrán establecer que la asamblea general se constituya como asamblea<br />

de delegadas o delegados de las personas socias, elegidas o elegidos en juntas<br />

preparatorias, en los casos en que la cooperativa tenga más de quinientas personas<br />

socias o concurran circunstancias que dificulten de forma grave y permanente la<br />

presencia de todas las personas socias en la asamblea general.<br />

140


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

2. Los estatutos deberán regular expresamente los criterios de adscripción de las personas<br />

socias a cada junta preparatoria, el régimen de convocatoria y constitución<br />

de estas, las normas para la elección de delegadas o delegados, que deberán ser<br />

siempre personas socias, el número de votos que podrá ostentar cada delegada o<br />

delegado en la asamblea y el carácter y duración del mandato que se les confiera.<br />

3. Para regular el número de delegadas o delegados a elegir por cada junta preparatoria<br />

y el número de votos que ostenten en la asamblea general, los estatutos deberán<br />

atenerse necesariamente a criterios de proporcionalidad.<br />

4. En lo no previsto en el presente artículo y en los estatutos sobre las juntas preparatorias,<br />

se observarán, en cuanto sean aplicables, las normas establecidas para la<br />

asamblea general.<br />

5.9.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

a) En este punto, la normativa actual, que es coincidente con la precedente, pretende<br />

favorecer la participación en aquellas cooperativas, generalmente, de gran tamaño,<br />

en que concurran circunstancias que dificulten la presencia simultánea de todas las<br />

personas socias<br />

b) En la asamblea general. En estos casos se permite convocar, antes de la asamblea<br />

general, unas reuniones para grupos de personas socias con características similares,<br />

las llamadas juntas preparatorias. En ellas se estudian los asuntos del orden del día<br />

de la asamblea, aunque no se adoptan acuerdos, sino que los socios o socias individualmente<br />

delegan en algunos de ellos o ellas su voto para ser ejercido en la sesión<br />

asamblearia. De ese modo, la asamblea general se convierte en una asamblea de<br />

segundo grado, integrada únicamente por los delegados y delegadas designadas en<br />

las juntas preparatorias.<br />

c) Al igual que en la Ley del 93, en la vigente, cuando quien legisla regula la asamblea<br />

convencional no toma en consideración que esos mismos preceptos habrán de regir<br />

la asamblea de delegados y delegadas, lo que, en la práctica, puede generar no pocas<br />

dudas. Ello aconseja precisar en los estatutos determinadas cuestiones de la asamblea<br />

de delegados y delegadas, como el quórum aplicable, lo relativo al derecho de<br />

información, a la aprobación del acta o a la legitimación activa para impugnar acuerdos<br />

de la asamblea.<br />

5.9.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) Sobre los requisitos para que la asamblea general se constituya como asamblea de<br />

delegadas y delegados por previsión estatutaria.<br />

La primera cuestión que debe tenerse presente es que la asamblea de delegadas y<br />

delegados constituye una opción estatutaria de uso restrictivo. Únicamente cabe para<br />

aquellas cooperativas que cumplan uno de los dos requisitos siguientes: que tengan<br />

más de quinientas personas socias o que concurran circunstancias que dificulten de<br />

forma grave y permanente (no es suficiente, por tanto, una dificultad de poca importancia<br />

o transitoria) la presencia de todas las personas socias en la asamblea general.<br />

El primer requisito es objetivo y no merece mayor comentario. Respecto al segundo,<br />

141


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

entre las circunstancias que dificultan la presencia de las personas socias en la asamblea,<br />

podemos destacar: desde las organizativas (dificultades para encontrar un local<br />

adecuado, para el control de las votaciones o problemas derivados de la excesiva<br />

duración de acto) hasta la existencia de distintos centros de trabajo dispersos. Un<br />

caso particular, que justificaría la previsión estatutaria de celebración de asambleas<br />

de delegadas y delegados, sería el de una cooperativa de producción industrial que<br />

tuviese organizada su actividad en tres turnos para no parar la cadena de producción.<br />

b) Los aspectos de las juntas preparatorias y de los delegados y delegadas objeto de<br />

regulación obligatoria en los estatutos.<br />

Según lo dispuesto en el artículo 40.2 de la LCE son los siguientes:<br />

1. Los criterios de adscripción de las personas socias a cada junta preparatoria.<br />

Los estatutos tienen que establecer cuantas juntas preparatorias deben celebrarse<br />

para nombrar delegados y delegadas. Para su determinación y la adscripción de<br />

las personas socias debe tenerse en cuenta que el objetivo que se persigue con<br />

esta medida es la participación y que, a esos efectos, es relevante el motivo por<br />

el que los estatutos han previsto este sistema. Así, en términos generales, no resultaría<br />

lógico establecer un número de juntas preparatorias en que la asistencia<br />

a cada una de ellas superase las quinientas personas socias, por entender la Ley<br />

que, a partir de ese número de concurrentes, está justificado implantar el sistema<br />

para evitar problemas de tipo organizativo, como, por ejemplo, para evitar<br />

la dificultad de encontrar un local para todas las personas asistentes. Tampoco<br />

resultaría lógico que, si la previsión de juntas preparatorias se justificase por la<br />

existencia de centros de trabajo dispersos, se siguiera un criterio diferente al<br />

del número de centros existentes para organizar el número de juntas preparatorias,<br />

salvo que dos de ellos estuviesen próximos. En todo caso, los criterios de<br />

adscripción de personas socias (por centro o turno de trabajo, por sección o por<br />

categoría) deben ser objetivos y no pueden ser utilizados para fines fraudulentos,<br />

como lo sería diseñar un criterio para el que las personas socias minoritarias<br />

más problemáticas quedasen distribuidas entre diferentes juntas con el objeto de<br />

diluir su capacidad de influencia.<br />

2. El régimen de convocatoria y de constitución de las juntas preparatorias.<br />

La competencia para la convocatoria de las juntas preparatorias, al igual que la<br />

asamblea de delegados y delegadas corresponde al órgano de administración. A<br />

nuestro juicio, lo deseable es que se realice una convocatoria única, que comprenda<br />

la asamblea de delegados y delegados y las juntas preparatorias, y que<br />

las juntas se celebren el mismo día y de forma simultánea. De ese modo, entendemos<br />

que se favorece la adecuada formación de la voluntad societaria, al evitar<br />

que el resultado de las votaciones de unas juntas pueda influir en las otras. No<br />

obstante, no deja de ser cierto, por una parte, que la Ley no lo exige y, por otra,<br />

que no siempre podrá darse la simultaneidad, como ocurriría en el caso referido<br />

anteriormente de una cooperativa de producción industrial que tuviese organizada<br />

su actividad en turnos para no parar la cadena de producción. En ese caso,<br />

tanto la adscripción de las personas socias como el horario de celebración de<br />

142


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

cada junta dependerán de los turnos de trabajo. También deberá regularse en los<br />

estatutos, sin la necesidad de atender todas las exigencias de la normativa contenida<br />

en la Ley y de forma flexible y adaptada a la situación de cada cooperativa,<br />

aunque sin atentar a los derechos de asistencia, participación e información de<br />

las personas socias lo relativo a la forma, a la publicidad y al contenido de la<br />

convocatoria. Otro aspecto que debe ser objeto de regulación estatutaria es el<br />

quórum de constitución: en este punto, consideramos que, con el objeto de que<br />

las juntas preparatorias cumplan su finalidad de fase previa y sin perjuicio de recordar<br />

a los socios y socias la importancia que tiene su asistencia, se debe optar<br />

por facilitar su celebración en primera convocatoria y evitar quórums mínimos<br />

o, al menos, que estos sean menos elevados que los previstos en la Ley para la<br />

valida constitución de la asamblea general.<br />

3. Las normas para la elección de los delegados y delegadas: referencia al número<br />

de delegados y delegados y a su número de votos.<br />

Las únicas disposiciones imperativas que establece la LCE son las siguientes:<br />

a) Que los delegados y delegadas deben ser personas socias.<br />

b) Que para regular el número de delegados y delegadas a elegir por cada<br />

junta preparatoria y el número de votos que ostenten en la asamblea general,<br />

los estatutos deberán atenerse necesariamente a criterios de proporcionalidad.<br />

Un ejemplo de ello sería prever en los estatutos que para ser elegido<br />

delegado o delegada será necesario obtener, en principio, al menos, el<br />

10 por ciento y no más del 20 por ciento de los votos válidamente emitidos<br />

por las personas socias presentes y representadas en la junta preparatoria<br />

en ese momento y que el voto en la asamblea de cada delegado o delegada<br />

tendrá un valor equivalente al de las personas socias que representa cada<br />

uno o una. Los delegados o delegadas que superasen el umbral máximo<br />

de votos o las personas candidatas que no alcanzasen el mínimo de votos<br />

necesario para ser proclamados delegados o delegadas, una vez terminada<br />

la votación, podrán: (i) ceder a otra persona candidata no electa, los votos<br />

que hubiera recibido, con el fin de que resulte elegido como delegado o<br />

delegada o (ii) ceder los votos a un delegado o delegada electa, pero que<br />

no haya alcanzado el máximo antes citado, y que aumentará, por tanto,<br />

su total de votos recibidos. Además, en beneficio y a petición, en la junta<br />

preparatoria, de las minorías que no hayan alcanzado el umbral del 10 por<br />

ciento, se permitirá que las mismas designen un delegado o delegada especial<br />

y adicional, quien recibirá todos los votos que se le confíen, incluso<br />

aunque no sean convergentes, para expresarlos y entregarlos por escrito,<br />

separadamente, según su respectivo contenido, en la asamblea de delegados<br />

y delegadas.<br />

Entre las otras cuestiones relativas a la elección de los delegados y delegadas<br />

objeto de regulación en los estatutos, cabe destacar que se suele exigir<br />

haberse presentado como persona candidata, bien con un plazo de antelación<br />

a la celebración de la junta o bien al comienzo de ésta, su presencia<br />

en la junta preparatoria, no ostentar cargo alguno en los órganos de la coo-<br />

143


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

perativa (consejo rector, comité de recursos, comisión de vigilancia…),<br />

posicionarse sobre los puntos del orden del día y, en ocasiones, también<br />

una antigüedad mínima. Desde el punto de vista práctico, también resulta<br />

conveniente prever el nombramiento de delegados y delegadas suplentes<br />

para salvar la contingencia de que un delegado o delegada no pueda asistir<br />

a la asamblea.<br />

4. El carácter y duración del mandato.<br />

Otro tema de regulación preceptiva en los estatutos es el carácter del mandato,<br />

que puede ser imperativo, es decir, de inexcusable cumplimiento; indicativo, que<br />

es aquél que deja al delegado o delegada, dentro de unos límites, un margen de<br />

maniobra, pudiendo ejercer su discrecionalidad; y facultativo, en el que se da<br />

libertad total al delegado o delegada, pudiendo éste o ésta incluso ignorar las<br />

posiciones y criterios expresados en la junta preparatoria por las personas socias<br />

mandantes, electoras de aquél. Según nuestro punto de vista, debe descartarse el<br />

mandato facultativo. Entre los otros dos modelos, nos decantamos por el modelo<br />

imperativo, salvo variación esencial de las circunstancias, apreciada y declarada,<br />

como cuestión de orden, por asamblea general de delegados o delegadas, siempre<br />

que tales circunstancias se hayan producido desde la celebración de la junta<br />

preparatoria hasta el día de la asamblea.<br />

Respecto a la duración del mandato, la LCE, a diferencia de la LCOOP que lo<br />

condiciona a un máximo de tres años, no determina límite alguno. Según nuestro<br />

criterio, la mejor opción es la fijación de un límite anual, sin perjuicio de que el<br />

delegado o delegada pueda ser reelegido o reelegida. Es decir, que se elija a los<br />

y las delegadas en las juntas preparatorias para el período comprendido entre la<br />

fecha de celebración de la asamblea general ordinaria anual y el día de convocatoria<br />

de la siguiente asamblea ordinaria, debiendo asistir como tales a todas<br />

aquellas asambleas que pudieran celebrarse, con las instrucciones imperativas<br />

especiales emanadas de las juntas preparatorias que deben preceder a cada asamblea,<br />

incluidas las extraordinarias.<br />

c) Sobre la normativa supletoria aplicable<br />

Además, hay que tener en cuenta que en lo no regulado en el artículo objeto de este<br />

comentario y en los estatutos de la cooperativa, sobre las juntas preparatorias se<br />

aplicarán las normas previstas, con carácter general, para la asamblea general. A<br />

la vista de esta disposición resulta oportuno que, en cada caso, los miembros de la<br />

cooperativa reflexionen sobre si las normas referidas se ajustan al modelo previsto<br />

de juntas preparatorias, en lo relativo a materias tales como el quórum de asistencia,<br />

la representación, la aprobación del acta de la reunión o el ejercicio del derecho de<br />

información o si esas normas tienen un encaje muy forzado, en cuyo caso sería conveniente<br />

que en los estatutos de la cooperativa se incluyese una regulación específica<br />

de las cuestiones indicadas.<br />

Respecto al significado práctico de la norma, señalar que, atendiendo a lo expuesto,<br />

la destinataria principal de la misma es la cooperativa, que deberá, mediante la regulación<br />

en sus estatutos, determinar el régimen aplicable, adaptado a la situación<br />

144


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

y necesidades de cada cooperativa, con sujeción a lo dispuesto en la Ley y con el<br />

debido respeto a los derechos de los socios y a los principios cooperativos.<br />

5.9.3 Otra normativa aplicable<br />

A esta materia le será aplicable el artículo 40 de la LCE y la regulación contenida, siguiendo<br />

las pautas de la Ley, en los estatutos de cada cooperativa, dado que quien legisla en el<br />

País Vasco ha optado por una normativa de mínimos y por confiar esta cuestión a la autorregulación<br />

estatutaria. En lo no previsto en el artículo referido, y en los estatutos de cada<br />

cooperativa, se observarán las normas establecidas para la asamblea general, no siendo, por<br />

tanto, aplicable como norma subsidiaria ni supletoria la Ley 27/1999, de Cooperativas y, en<br />

particular, las previsiones contenidas en su artículo 30.<br />

5.10 La impugnación de acuerdos de la asamblea general<br />

Artículo 41. Impugnación de acuerdos de la asamblea general<br />

1. Podrán ser impugnados los acuerdos de la asamblea general que sean contrarios a<br />

la ley, se opongan a los estatutos o lesionen, en beneficio de una o varias personas<br />

socias o de terceras personas no socias, los intereses de la cooperativa.<br />

2. No procederá la impugnación de un acuerdo que haya sido dejado sin efecto o sustituido<br />

válidamente por otro en los términos de la Ley de Sociedades de Capital ni<br />

en los demás supuestos que dicha norma prevé. Si fuera posible eliminar la causa<br />

de impugnación, el juzgado de lo mercantil otorgará un plazo razonable para que<br />

aquella pueda ser subsanada.<br />

3. La acción de impugnación podrá ser ejercitada por todas las personas socias, las<br />

personas administradoras, las personas miembros de la comisión de vigilancia y<br />

cualquier persona tercera no socia con interés legítimo, y caducará en el plazo de<br />

un año, con excepción de los acuerdos que, por su causa o contenido, resulten contrarios<br />

al orden público.<br />

4. El plazo de caducidad para el ejercicio de la acción de impugnación prevista en<br />

el apartado anterior de este artículo se computará desde la fecha de adopción del<br />

acuerdo o, si fuera inscribible, desde la fecha de su inscripción en el Registro de<br />

Cooperativas de Euskadi.<br />

5. Con carácter general el procedimiento de impugnación se acomodará a las normas<br />

establecidas en la Ley de Sociedades de Capital, con la salvedad de que para solicitar<br />

en el escrito de demanda la suspensión del acuerdo impugnado se exigirá que<br />

quien demande sea la Comisión de Vigilancia o personas socias que representen al<br />

menos un 10% del número de votos en cooperativas de más de 50 personas socias,<br />

un 15% en las cooperativas de entre 10 y 50 personas socias y el 20% en cooperativas<br />

de menos de 10 personas socias.<br />

6. La sentencia estimatoria de la acción de impugnación producirá efectos frente a<br />

todas las personas socias, pero no afectará a los derechos adquiridos por terceras<br />

personas no socias de buena fe a consecuencia del acuerdo impugnado. En el caso<br />

de que el acuerdo impugnado estuviese inscrito en el Registro de Cooperativas de<br />

Euskadi, la sentencia determinará su cancelación.<br />

145


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

5.10.1 Principales innovaciones respecto de la normativa anterior<br />

a) Como aspecto innovador, cabe señalar que se ha adoptado, según se indica en la<br />

propia exposición de motivos de la LCE, el criterio establecido en la reciente regulación<br />

de sociedades de capital para la impugnación de acuerdos en lo referente a: los<br />

supuestos, la legitimación, los plazos y la caducidad de los mismos; y ello en favor<br />

de la seguridad del tráfico jurídico de las empresas cooperativas, dado que con esta<br />

medida no se compromete ninguna especificidad cooperativa.<br />

b) En el ámbito de las sociedades de capital, la regulación vigente fue introducida por<br />

la Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de<br />

Capital para la mejora del gobierno corporativo. En esta norma, por lo que se refiere<br />

al régimen jurídico de la impugnación de los acuerdos sociales, se han ponderado las<br />

exigencias derivadas de la eficiencia empresarial con las derivadas de la protección<br />

de las minorías y la seguridad del tráfico jurídico. En consecuencia, al igual que en<br />

la LCE que se basa en ese modelo, se adoptan ciertas cautelas en materia de vicios<br />

formales poco relevantes y de legitimación, para evitar los abusos que en la práctica<br />

puedan producirse, y se unifican todos los casos de impugnación bajo un régimen<br />

general de anulación.<br />

5.10.2 Comentario general y significado práctico<br />

a) Siguiendo el régimen previsto para la impugnación de los acuerdos de las sociedades<br />

de capital, la LCE establece que “podrán ser impugnados los acuerdos de la asamblea<br />

general que sean contrarios a la Ley, se opongan a los estatutos o lesionen, en<br />

beneficio de una o varias personas socias o terceras personas no socias, los intereses<br />

de la cooperativa” (artículo 41.1). Y, asimismo, que “no procederá la impugnación<br />

de un acuerdo que haya sido dejado sin efecto o sustituido válidamente por otro en<br />

los términos de la Ley de sociedades de capital ni en los demás supuestos que dicha<br />

norma prevé. Si fuera posible eliminar la causa de impugnación, el juzgado de lo<br />

mercantil otorgará un plazo razonable para que aquella pueda ser subsanada” (artículo<br />

41.2).<br />

Los acuerdos nulos son los contrarios a la Ley, aunque el término “Ley” hay que<br />

tomarlo de manera amplia y, en consecuencia, no sólo son nulos los acuerdos contrarios<br />

a lo dispuesto en la LCE o, en su caso, en la LCoop, sino que debemos entender<br />

que son nulos los contrarios a cualquier ley imperativa. En cambio, se debe hacer<br />

una interpretación restrictiva de este precepto en cuanto que no todo incumplimiento<br />

de una ley tiene como efecto la declaración de nulidad de pleno derecho del acuerdo<br />

aprobado. Recordemos que la nulidad de pleno derecho supone la total destrucción<br />

de los efectos nulos con las graves consecuencias jurídicas que ello conlleva, y por<br />

esta falta de flexibilidad es por lo que el TS ha procurado dotar al ordenamiento de<br />

determinadas vías de escape de la nulidad. De este modo, un análisis de la jurisprudencia<br />

civil evidencia un esfuerzo del TS por limitar el ámbito de aplicación del<br />

artículo 6.3 CC, que es el que establece, con carácter general para todo el ordenamiento,<br />

que la contravención de una norma imperativa o prohibitiva se sanciona con<br />

la nulidad de pleno derecho, salvo que en ella se establezca un efecto distinto para el<br />

caso de contravención (STS de 18-6-2002, STS 24-2-2004, STS 23-9-2006, STS 10-<br />

4-2007y STS 9-12-2012). Como manifestaba el TS en la sentencia de 17 de octubre<br />

146


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

de 1987, el precepto no puede aplicarse indiscriminadamente como determinante de<br />

la nulidad, sino que deben clasificarse los actos contrarios a la ley en tres distintos<br />

grupos: 1º) aquellos cuya nulidad se funda en un precepto específico y terminante<br />

de la ley que así lo imponga (como son, salvo excepciones, los que no consten en el<br />

orden del día), siendo obvio que la nulidad entonces ha de decretarse; 2º) los actos<br />

contrarios a la ley en que la ley misma disponga, a pesar de ello, su validez, debiendo<br />

entonces reconocérseles validez a tales actos “contra legem”; y 3º) los actos que<br />

contraríen o falten a algún precepto legal, sin que éste formule declaración expresa<br />

sobre su nulidad o validez, debiendo entonces quien juzga extremar su prudencia en<br />

uso de una facultad hasta cierto punto discrecional, analizando para ello la índole<br />

y finalidad del precepto legal contrariado y la naturaleza, móviles, circunstancias y<br />

efectos previsibles de los actos realizados, para concluir declarando válido el acto,<br />

pese a la infracción legal, si la levedad del caso así lo permite o aconseja.<br />

La referencia a los acuerdos “que se opongan a los estatutos”, no debe entenderse<br />

en términos tan restrictivos que no pueda extenderse a los acuerdos contrarios al<br />

reglamento interno si lo hubiera, que no es sino el desarrollo de lo establecido en los<br />

estatutos. Por otro lado, cuando las normas estatutarias se limitan a reproducir lo que<br />

establece de manera imperativa una Ley, lo que es muy usual, debe considerarse que<br />

en caso de infracción estaríamos ante un acuerdo nulo por ser contrario a la Ley.<br />

En cuanto a la posible anulabilidad de los acuerdos que lesionen, “los intereses de<br />

la cooperativa”, debe concurrir la doble condición de que perjudiquen a la sociedad<br />

y, al mismo tiempo, que resulten beneficiosos para una o varias personas socios o<br />

terceras. La previsión de esta causa de impugnación es un reconocimiento expreso<br />

de los límites a los acuerdos mayoritarios, en el sentido de que serían anulables aquellos<br />

acuerdos impuestos de manera abusiva por la mayoría. En este sentido, debemos<br />

recalcar que la lesión del interés social se produce también cuando el acuerdo, aun<br />

no causando daño al patrimonio social, se impone de manera abusiva por la mayoría,<br />

entendiéndose que el acuerdo se impone de forma abusiva cuando, sin responder a<br />

una necesidad razonable de la sociedad, se adopta por la mayoría en interés propio y<br />

en detrimento injustificado de las demás personas socias<br />

De otro lado, la LCE establece que no procederá la impugnación de un acuerdo que<br />

haya sido dejado sin efecto o sustituido válidamente por otro en los términos de la Ley<br />

de sociedades de capital ni en los demás supuestos que dicha norma prevé (artículo<br />

41.2). En ese sentido, el artículo 204.2 de la LSC aclara que: “No será procedente la<br />

impugnación de un acuerdo social cuando haya sido dejado sin efecto o sustituido válidamente<br />

por otro adoptado antes de que se hubiera interpuesto la demanda de impugnación.<br />

Si la revocación o sustitución hubiera tenido lugar después de la interposición,<br />

el juez o jueza dictará auto de terminación del procedimiento por desaparición sobrevenida<br />

del objeto. Lo dispuesto en este apartado se entiende sin perjuicio del derecho<br />

del que impugne a instar la eliminación de los efectos o la reparación de los daños que<br />

el acuerdo le hubiera ocasionado mientras estuvo en vigor”. Por su parte, el apartado<br />

3 del artículo 204 de la LSC dispone que: “Tampoco procederá la impugnación de<br />

acuerdos basada en los siguientes motivos:<br />

a) La infracción de requisitos meramente procedimentales establecidos por la Ley,<br />

los estatutos o los reglamentos de la junta y del consejo, para la convocatoria o<br />

147


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

la constitución del órgano o para la adopción del acuerdo, salvo que se trate de<br />

una infracción relativa a la forma y plazo previo de la convocatoria, a las reglas<br />

esenciales de constitución del órgano o a las mayorías necesarias para la adopción<br />

de los acuerdos, así como cualquier otra que tenga carácter relevante.<br />

b) La incorrección o insuficiencia de la información facilitada por la sociedad en<br />

respuesta al ejercicio del derecho de información con anterioridad a la junta,<br />

salvo que la información incorrecta o no facilitada hubiera sido esencial para el<br />

ejercicio razonable por parte de la persona accionista o socia media, del derecho<br />

de voto o de cualquiera de los demás derechos de participación.<br />

c) La participación en la reunión de personas no legitimadas, salvo que esa participación<br />

hubiera sido determinante para la constitución del órgano.<br />

d) La invalidez de uno o varios votos o el cómputo erróneo de los emitidos, salvo<br />

que el voto inválido o el error de cómputo hubieran sido determinantes para la<br />

consecución de la mayoría exigible”.<br />

Así mismo el precepto especifica que: “Presentada la demanda, la cuestión sobre el<br />

carácter esencial o determinante de los motivos de impugnación previstos en este<br />

apartado se planteará como cuestión incidental de previo pronunciamiento”.<br />

Además, la propia LCE (en el artículo 41.2 in fine) establece que si fuera posible eliminar<br />

la causa de impugnación, el juzgado de lo mercantil otorgará un plazo razonable<br />

para que aquella pueda ser subsanada. De ese modo, la propia asamblea general<br />

puede subsanar los defectos de sus acuerdos antes de su impugnación, por medio de<br />

un nuevo acuerdo adoptado en otra asamblea general, en la que se deje sin efecto el<br />

acuerdo que pueda resultar impugnable. Con la subsanación, se trata de eliminar los<br />

defectos que hacían impugnable el acuerdo. Cuando los acuerdos adolezcan de algún<br />

vicio de forma, para dejarlo sin efecto es necesario un nuevo acuerdo con el mismo<br />

contenido que el anterior, ajustándose a la Ley y los estatutos. La subsanación<br />

prevista en la Ley consiste en definitiva en una renovación de un negocio jurídico<br />

anterior por medio de su sustitución.<br />

b) Respecto a la legitimación para impugnar los acuerdos sociales, al unificarse todos<br />

los casos de impugnación bajo un régimen general de anulación, ya no varía dependiendo<br />

de que se trate de acuerdos nulos o anulables, siendo coincidente tanto la<br />

legitimación para ejercitar la acción de impugnación como el plazo de ejercicio de<br />

la acción. Así, la acción de impugnación podrá ser ejercitada por todas las personas<br />

socias, por las administradoras, por los miembros de la comisión de vigilancia y por<br />

cualquier tercera persona no socia con interés legítimo, y caducará en el plazo de un<br />

año (artículo 41.3 LCE). Ello significa que los acuerdos que no sean impugnados<br />

dentro de ese plazo quedan sanados y convalidados, con excepción de los acuerdos<br />

que, por su causa o contenido, resulten contrarios al orden público. En efecto, excepcionalmente,<br />

para los acuerdos que resulten contrarios al orden público el transcurso<br />

del tiempo no tendría efectos sanadores, ya que se trata de acuerdos viciados por una<br />

nulidad radical, en cuyo caso, la acción no caducará ni prescribirá. El concepto de<br />

“orden público” no aparece definido de forma clara en nuestra doctrina y jurisprudencia,<br />

si bien nos parece relevante lo manifestado por el TS en la sentencia de 28<br />

de noviembre de 2005, y, en particular, la referencia a que el concepto de orden pú-<br />

148


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

blico, como límite de la autonomía privada ofrece ciertas dificultades de fijación, y<br />

presentado como excepción a la regla de caducidad de las acciones de impugnación<br />

debe ser aprehendido en sentido restrictivo, pues de otro modo pudiera suceder que<br />

un concepto lato generara tal ampliación de las posibilidades de impugnación que<br />

bien pudiera destruirse la regla de caducidad de la acción de impugnación, establecida<br />

en seguridad del tráfico. Con la más autorizada doctrina, podría pensarse que<br />

en la disciplina legal de la sociedad anónima cabría encontrar el orden público en<br />

los principios configuradores de la sociedad, afirmación esta que se puede extender<br />

respecto de las cooperativas y sus principios configuradores.<br />

Salvo en el supuesto indicado, los plazos de caducidad se computarán desde la fecha<br />

de adopción del acuerdo o, en caso de estar el mismo sujeto a inscripción en el registro<br />

de cooperativas de Euskadi, desde la fecha en la que se haya inscrito (art. 41.4 de<br />

la LCE. En el mismo sentido, el artículo 205.2 de la LSC).<br />

c) En cuanto al procedimiento de impugnación de acuerdos, señalar que es materia<br />

procesal, sobre la que el Estado tiene competencia legislativa exclusiva (art. 149.1.6ª<br />

CE): De ahí que las leyes cooperativas españolas, incluida la LCE (artículo 41.5),<br />

remitan, salvo alguna especialidad muy concreta, al articulado de la LSC, si bien<br />

la referida norma en su artículo 207.1 establece que: “Para la impugnación de los<br />

acuerdos sociales, se seguirán los trámites del juicio ordinario y las disposiciones<br />

contenidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil”, es decir, los artículos 399 a 436,<br />

resultando competente para conocer la demanda el Juez de lo Mercantil con jurisdicción<br />

en el lugar donde la sociedad tenga su domicilio o, de existir una cláusula<br />

estatutaria de sometimiento a arbitraje, el árbitro designado por el Consejo Superior<br />

de Cooperativas de Euskadi, que puede intervenir, según lo previsto en el artículo<br />

165.2 f) I de la LCE (redactado de conformidad con el criterio introducido por la<br />

STS de 18 de abril de 1998, reiterado en las posteriores SSTS de 30 de noviembre<br />

de 2001 o de 9 de julio de 2007), “por vía de arbitraje en las cuestiones litigiosas que<br />

se susciten entre las cooperativas, entre estas y sus personas socias, o en el seno de<br />

las mismas entre personas socias, cuando ambas partes lo soliciten o estén obligadas<br />

a ello a tenor de sus estatutos, reglamento interno o por cláusula compromisoria. En<br />

todo caso, la cuestión litigiosa debe recaer sobre materias de libre disposición por las<br />

partes conforme a derecho y afectar primordialmente a la interpretación y aplicación<br />

de principios, normas, costumbres y usos de naturaleza cooperativa”. En todo caso,<br />

y tal como señala el precepto de la LCE referido, en su apartado II, “las personas<br />

socias de las cooperativas, cualquiera que sea su clase, antes de acudir para la resolución<br />

de los conflictos que se puedan suscitar entre ellas y la cooperativa, derivados<br />

de su condición de tal, a la jurisdicción competente o a la resolución extrajudicial,<br />

deberán agotar previamente la vía interna cooperativa establecida en la presente ley,<br />

en sus normas de desarrollo, en los estatutos sociales o en las normas internas de la<br />

cooperativa”.<br />

En lo relativo a la solicitud de suspensión del acuerdo impugnado se establece una<br />

regla especial respecto a las sociedades de capital, de manera que para que sea posible<br />

solicitar la suspensión se exige que quien demande sea la Comisión de Vigilancia<br />

o personas socias que representen al menos un 10% del número de votos en cooperativas<br />

de más de 50 personas socias, un 15% en las cooperativas de entre 10 y 50<br />

149


LOS ÓRGANOS <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA: <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ASAMBLEA GENERAL<br />

personas socias y el 20% en cooperativas de menos de 10 personas socias (art. 41. 5<br />

in fine).<br />

d) Respecto de los efectos de la sentencia estimatoria de impugnación, el art. 41.6 de<br />

la LCE establece que producirá efectos frente a todas las personas socias, pero que<br />

no afectará a los derechos adquiridos por las terceras personas de buena fe. Cuando<br />

los acuerdos afectados estén inscritos en el registro de cooperativas, la sentencia<br />

determinará además la cancelación de su inscripción, así como la de los asientos<br />

posteriores que resulten contradictorios. Para que la declaración de nulidad tenga<br />

reflejo en los asientos registrales será necesario aportar un testimonio de la sentencia<br />

o en su caso, el texto íntegro correspondiente al laudo recaído suscrito por el órgano<br />

de arbitraje.<br />

e) Sobre el significado práctico de la norma, señalar que los destinatarios principales de<br />

la misma son los legitimados activos y pasivos para la impugnación de los acuerdos<br />

de la asamblea. Dentro de los primeros, cabe mencionar a las personas socias, a las<br />

administradoras, a los miembros de la comisión de vigilancia y a cualquier tercero<br />

persona no socia con interés legítimo. Por su parte, la legitimación pasiva recae<br />

sobre la propia sociedad. Asimismo, son destinatarios destacados de la norma los<br />

jueces y juezas y los órganos de arbitraje, que deben resolver las impugnaciones.<br />

5.10.3 Otra normativa aplicable<br />

En cuanto a otra normativa aplicable, el propio artículo de la LCE, en los apartados 2º y<br />

5º, remite a la normativa contenida en la Ley de sociedades de capital, que, a su vez, señala<br />

que para la impugnación de los acuerdos sociales se seguirán los trámites del juicio ordinario<br />

y las disposiciones contenidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil, es decir, los artículos<br />

399 a 436 de la LEC. Además, si por existir cláusula estatutaria de sometimiento a arbitraje,<br />

resolviese la impugnación del acuerdo de la asamblea el órgano de arbitraje designado por<br />

el Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi, será también de aplicación el Reglamento<br />

del Consejo Superior de Cooperativas de Euskadi sobre procedimientos de resolución de<br />

conflictos en las cooperativas vascas de 27 de enero de 2012.<br />

150


6. <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN<br />

<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA *6<br />

6.1 Introducción<br />

La configuración legal del órgano de administración tiene un protagonismo de primer orden<br />

en cualquier ley que regule una sociedad. En este sentido ya la propia Exposición de<br />

Motivos de la Ley señala como uno de los aspectos relevantes de su articulado las modificaciones<br />

en la regulación del órgano de administración y gestión.<br />

La nueva ley reitera esa centralidad de la figura del órgano de administración con la delimitación<br />

clara e inequívoca de las competencias que le corresponden al reservar a las personas<br />

administradoras en exclusiva la gestión y representación de la cooperativa, y confiarles<br />

además todas las facultades que no estén expresamente reservadas por la ley o los estatutos a<br />

otros órganos sociales -art.42.1 Ley de Cooperativas de Euskadi, en adelante LCE-.<br />

Se adopta, por tanto, una técnica ya asentada por la legislación societaria más general. en<br />

garantía tanto de la seguridad del tráfico como del logro de una gestión eficiente, recurriendo<br />

a una configuración jurídica de este órgano de probada trayectoria y fácilmente reconocible<br />

en el mercado.<br />

Si bien se mantienen normas específicas que reflejen las peculiaridades del hecho cooperativo,<br />

se sigue el camino, ya iniciado por la ley precedente, de aproximar el régimen de los<br />

órganos sociales con el establecido para las sociedades de capital.<br />

No obstante, el paso del tiempo y la propia evolución técnica y social había dejado la<br />

norma cooperativa algo anticuada y necesitada de modernización. De hecho, la regulación<br />

mercantil de referencia en materia de órganos sociales, la Ley de Sociedades de Capital (en<br />

adelante LSC), ya en 2014 fue objeto de una importante reforma y modernización en materia<br />

de gobierno corporativo y se ha aprovechado la redacción de esta nueva ley para incorporar<br />

ciertas novedades allí introducidas y para mejorar y poner al día la regulación del órgano de<br />

administración de la sociedad cooperativa.<br />

Las cooperativas compiten también en complejos mercados globalizados, que obligan a<br />

extremar la eficiencia y exigen una gestión profesional, ágil, pero también diligente y leal.<br />

No pueden quedar al margen de las exigencias de buen gobierno corporativo aplicadas ya en<br />

el ámbito de las sociedades de capital, tanto anónimas como de responsabilidad limitada. La<br />

falta de capacidad técnica de quienes integran el consejo rector, la deficiencia de los mecanismos<br />

de control, las inseguridades respecto del régimen de responsabilidad, han lastrado<br />

en ocasiones el buen funcionamiento de las cooperativas y, con ello, su competitividad. De<br />

ahí la necesidad de una intervención legislativa que mejorara el régimen de la derogada ley.<br />

Con todo, cuando la doctrina ha abordado la aplicación a las cooperativas de los principios<br />

de buen gobierno corporativo, lo ha hecho advirtiendo de que el acercamiento a las normas<br />

aplicables a las sociedades de capital ha de hacerse con cautela, teniendo en cuenta las singularidades<br />

del hecho cooperativo. Ese buen gobierno debería conseguir un buen equilibrio<br />

* Comentario realizado por María Pilar Rodríguez Álvarez y Rosa Otxoa-Errarte Goikoetxea, profesoras<br />

de derecho mercantil en el Departamento de Derecho de la Empresa y Derecho Civil de la UPV-EHU.<br />

151


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

entre eficiencia económica y salvaguarda de la identidad cooperativa, muy singularmente<br />

de su funcionamiento democrático y el respeto a los principios cooperativos, a los que hace<br />

referencia el artículo 1 de la Ley, y que son parte integral del régimen jurídico de las cooperativas.<br />

No puede soslayarse que, del acierto en la gestión y la capacidad de liderar el proyecto<br />

cooperativo compartido, por parte de las personas administradoras, dependerá su éxito y una<br />

adecuada regulación legal debe contribuir en lo posible a su consecución.<br />

Encontramos la regulación aplicable al órgano de administración en el capítulo V sección<br />

2ª, que consta de once artículos que van del 42 al 52 ambos inclusive.<br />

Artículo 42. Las personas administradoras. Naturaleza y competencias<br />

Artículo 43. Elección de las personas administradoras<br />

Artículo 44. Incapacidad y prohibiciones<br />

Artículo 45. Remuneración<br />

Artículo 46. Duración y cese<br />

Artículo 47. Composición y renovación del consejo rector<br />

Artículo 48. Funcionamiento del consejo rector<br />

Artículo 49. Deberes de las personas administradoras<br />

Artículo 50. Responsabilidad de las personas administradoras<br />

Artículo 51. Acciones de responsabilidad contra las personas administradoras<br />

Artículo 52. Impugnación de acuerdos de las personas administradoras<br />

Entre las innovaciones más significativas que se incorporan a su articulado, además de la<br />

utilización generalizada de un lenguaje inclusivo en relación a las personas administradoras,<br />

destacan las siguientes;<br />

La previsión de una mayor profesionalidad del órgano de gestión, elevando hasta una tercera<br />

parte el límite de participación de las personas no socias (frente a la cuarta parte de la<br />

Ley de 1993) o permitiendo que la función de secretaria o secretario recaiga en profesionales<br />

no consejeros, la incorporación de la posibilidad de nombrar consejeras o consejeros por<br />

cooptación, la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación,<br />

para facilitar y agilizar la participación en las reuniones, así como el perfeccionamiento<br />

del régimen de deberes, introduciendo la regulación específica de los deberes de diligencia<br />

y lealtad de las personas administradoras y el correlativo régimen de responsabilidad, incluyendo<br />

el de las acciones para su exigencia. También resulta novedosa la referencia a la<br />

presencia equilibrada de hombres y mujeres en el órgano de gobierno de las cooperativas.<br />

Se introducen relevantes innovaciones en cuanto al régimen de remuneración, aunque se<br />

parte del principio de gratuidad del cargo, dejando en manos de los estatutos la determinación<br />

de los criterios a los que responda y de la asamblea la fijación de su importe anual, pero<br />

exigiendo que la remuneración debe guardar una proporción razonable con la importancia<br />

de la cooperativa, con la situación económica que tuviera en cada momento y con las prestaciones<br />

efectivas realizadas por las personas administradoras en el desempeño del cargo.<br />

Por último y en correlación con lo dispuesto para los acuerdos de la asamblea general, se<br />

152


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

ha procedido a la modificación del régimen de impugnación de acuerdos del órgano de administración<br />

en cuanto a supuestos, legitimación, plazos y caducidad.<br />

6.2 Las personas admnistradoras. Naturaleza y competencias<br />

Artículo 42. Las personas administradoras. Naturaleza y competencias<br />

1.- Las personas administradoras son el órgano al que corresponde en exclusiva la gestión<br />

y representación de la cooperativa, y ejercen además todas las facultades que<br />

no estén expresamente reservadas por la ley o los estatutos a otros órganos sociales.<br />

2.- Los estatutos deberán determinar el modo en que se ejerza la representación atribuida<br />

a las personas administradoras, que se extenderá, en juicio o fuera de él, a<br />

todos los actos comprendidos en el objeto social. Cualquier limitación estatutaria de<br />

las facultades representativas de las personas administradoras será ineficaz frente<br />

a terceras personas no socias. La cooperativa quedará obligada frente a terceras<br />

personas no socias que hayan obrado de buena fe y sin culpa grave, aunque se desprenda<br />

de los estatutos que el acto no está comprendido en el objeto social.<br />

6.2.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

La nueva Ley no modifica ni las funciones, ni las competencias del órgano de administración<br />

que había definido su antecesora. Le corresponde, “en exclusiva”, la gestión y representación<br />

de la cooperativa y goza, además, de una competencia residual, que abarca todas las<br />

facultades que “no estén expresamente reservadas por la ley o los estatutos a otros órganos<br />

sociales”.<br />

Respecto del ámbito del poder de representación, se mantiene, también, el delimitado por<br />

el objeto social, siendo ineficaz frente a terceros cualquier limitación estatutaria del mismo.<br />

Además, la cooperativa responde ante los terceros aun cuando las personas administradoras<br />

se excedan del ámbito definido por el objeto social y recogido en los estatutos, siempre que<br />

hayan actuado de buena fe y sin culpa grave; aunque se desprenda de los estatutos que el acto<br />

no está comprendido en el objeto social.<br />

6.2.2 Comentario general y significado práctico<br />

6.2.2.1 Comentario general<br />

6.2.2.1.1. Las funciones del órgano de administración son la gestión de la cooperativa<br />

(tanto de la actividad cooperativizada, como de la persona jurídica) y la representación de la<br />

misma, esto es, la de establecer relaciones con terceros que vinculan a la cooperativa. Ambas<br />

en “exclusiva”, lo que excluiría la intervención de la asamblea en asuntos de gestión. Además,<br />

como se ha indicado, la Ley mantiene la atribución a las personas administradoras de<br />

todas las facultades no expresamente reservadas por la Ley o los estatutos a otros órganos.<br />

Quien legisla no ha seguido en este caso la senda del más moderno derecho de sociedades de<br />

capital, donde expresamente se establece que, incluso en ausencia de habilitación estatutaria, la<br />

153


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

junta está capacitada con carácter general para intervenir en asuntos de gestión. El art. 161 de<br />

la LSC establece dos vías para esa intervención. Por una parte, la impartición de instrucciones<br />

a las personas administradoras, requiriendo de ellas la realización de determinados actos o<br />

estableciendo las pautas a seguir en su ejecución; eso sí, sin interferir en el ámbito externo<br />

o de representación. Y por otra, la imposición de su autorización para la conclusión de<br />

determinadas operaciones que, en principio, pertenecerían al ámbito de decisión de las personas<br />

administradoras. Únicamente cuando los estatutos dispongan lo contrario, le estarán vedadas a<br />

la junta estas atribuciones.<br />

Esta competencia “omnicomprensiva” de la junta se recogió inicialmente para la sociedad<br />

de responsabilidad limitada en la ley de 1995, y se extendió a todas las sociedades de capital<br />

con la reforma de la LSC en materia de gobierno corporativo de 2014.<br />

Otras leyes de cooperativas en vigor como la valenciana (art. 41), la catalana (art.53) o la<br />

extremeña (art. 39.1) prevén también la intervención de la junta en asuntos de gestión aún<br />

sin habilitación estatutaria; posibilidad que ya está presente en la ley estatal 27/1999 de Cooperativas,<br />

que dispone que “salvo disposición contraria de los estatutos, la asamblea general<br />

podrá impartir instrucciones al consejo rector o someter a autorización la adopción por dicho<br />

órgano de decisiones o acuerdos sobre determinados asuntos” (art. 21.1.II).<br />

El legislador vasco ha preferido mantener una mayor autonomía del órgano de administración,<br />

que goza de exclusividad tanto en lo referente a los actos de gestión ordinaria, como a<br />

los de carácter extraordinario por su trascendencia o su excepcionalidad. Las cooperativas<br />

vascas no pueden articular, ni siquiera por vía estatutaria (vid. arts. 40.1 y 33.4), la intervención<br />

o la influencia de las personas socias en la gestión, ya que ésta compete de manera<br />

exclusiva a dicho órgano (con la excepción de lo establecido en el art. 33.3. i) de la Ley). A<br />

los socios solo les quedará, por tanto, la vía de la sumisión voluntaria a la junta de asuntos de<br />

gestión por propia iniciativa de las personas administradoras.<br />

6.2.2.1.2. Lo que sí corresponde regular a los estatutos es el ejercicio del poder de representación,<br />

que podrá atribuirse al consejo rector como tal, a su presidenta o presidente, a<br />

una o varias personas consejeras delegadas o una comisión ejecutiva.<br />

Ese poder de representación se extiende a todos los actos comprendidos en el objeto social<br />

delimitado en los estatutos. Las eventuales limitaciones podrán tener una eficacia interna,<br />

pero no pueden hacerse valer frente a terceros, que por razones de seguridad del tráfico jurídico<br />

quedarán protegidos, sin necesidad de verse abocados a consultar la extensión de las<br />

facultades representativas en el correspondiente registro.<br />

Pero la Ley va más allá, y es que, aunque quien contrate en nombre de la cooperativa se<br />

exceda de ese ámbito definido por el objeto social, la cooperativa quedará vinculada frente a<br />

terceros que hayan obrado de buena fe y sin culpa grave. Buena fe que se presume, y que no<br />

quedará desvirtuada por el hecho de que el objeto social figure en los estatutos y, por tanto,<br />

en el registro de cooperativas y del mismo se desprenda que el acto de representación es<br />

ajeno al mismo.<br />

Ahora bien, por un lado, el o la representante deberán estar legitimados para actuar en<br />

nombre de la cooperativa, y, por otro, el tercero debe ser merecedor de protección, no siéndolo<br />

quien actúa con conocimiento de la extralimitación o en colusión fraudulenta con la<br />

154


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

persona administradora. Extremos estos últimos, que deberá probar la cooperativa. Tampoco<br />

protege la ley al tercero que haya actuado con culpa grave, esto es, cuando hubiera debido suponer<br />

la existencia de la extralimitación aplicando la diligencia exigible a cualquier persona.<br />

6.2.2.2 Significado práctico<br />

Los destinatarios de esta norma son tanto la propia cooperativa, como las personas administradoras<br />

y las terceras que contraten con aquella. La primera porque dibuja un marco básico<br />

para configurar su estructura orgánica, determinando en buena parte el reparto competencial<br />

entre sus órganos necesarios. Las segundas porque define su función y posición jurídica<br />

en la cooperativa. Y, finalmente, las terceras porque configura el ámbito de representación<br />

que corresponde a las personas administradoras cuando actúan en nombre de la cooperativa.<br />

A la hora de elaborar los estatutos sociales habrá de tenerse en consideración que, si se<br />

quiere dar un mayor protagonismo a la asamblea, deberán asignársele expresamente facultades<br />

no encomendadas a ningún otro órgano, puesto que de lo contrario corresponderán<br />

al órgano de administración. Órgano al que este artículo asigna en exclusividad la gestión<br />

y la representación, sin que ello pueda ser alterado en vía estatutaria. Cabría únicamente<br />

una interpretación amplia del art. 33.3 i), que deja en manos de la asamblea “toda decisión<br />

que suponga, según sus estatutos, una modificación sustancial en la estructura económica,<br />

organizativa o funcional de la cooperativa”. Solo por esta vía podrían quedar en manos de la<br />

asamblea modificaciones que supongan actos de administración extraordinaria (enajenación<br />

de centro de trabajo, o de otros bienes, derechos o actividades que supongan una alteración<br />

sustancial, etc.)<br />

También corresponde a los estatutos determinar el modo en que se ejerce la representación,<br />

de forma que puede corresponder al propio consejo, cuando proceda, a su presidente o<br />

presidenta, vicepresidente o vicepresidenta o a una o varias personas consejeras delegadas.<br />

Estas últimas opciones se explican por razones de agilidad en el desempeño de la actividad<br />

representativa.<br />

Eventuales limitaciones estatutarias del ámbito de representación delimitado por el objeto<br />

social serán inoponibles a terceros. Las mismas razones de seguridad del tráfico jurídico que<br />

explican esta ineficacia, explican también que la cooperativa quede incluso obligada frente a<br />

terceros de buena fe por actos de los administradores ajenos al objeto social.<br />

La norma es aplicable a cualquier tipo de cooperativa.<br />

6.2.3 Otra normativa aplicable<br />

Como ya se ha apuntado, la Ley 27/1999, de Cooperativas regula de manera diferente<br />

varios de los aspectos recogidos en la norma que glosamos. Su art. 21.1 ya dice que la asamblea<br />

general “fijará la política general de la cooperativa” y también que “salvo disposición<br />

contraria de los estatutos, la asamblea general podrá impartir instrucciones al consejo rector<br />

o someter a autorización la adopción por dicho órgano de decisiones o acuerdos sobre determinados<br />

asuntos”. La ley vasca (art. 33.4) solo permite a la asamblea “debatir sobre cuantos<br />

asuntos sean de interés para la cooperativa”, no así adoptar acuerdos obligatorios en materias<br />

de competencia exclusiva de los administradores, como es la gestión, sin excepciones.<br />

155


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

Distinta es también la decisión sobre la atribución del poder de representación en caso de<br />

que el órgano de administración sea el consejo rector. Son el presidente del consejo, o el<br />

vicepresidente en su caso, quienes ostentan esa facultad (art. 32.2 de la Ley).<br />

En cuanto al ámbito de representación, definido también por el objeto social, no precisa la<br />

ley 27/1999 que los terceros estén también protegidos cuando la actuación de los administradores<br />

trascienda ese límite, cosa que sí hizo la ley vasca de 1993 y mantiene la nueva ley.<br />

A diferencia de la ley vasca, la regulación estatal no exige buena fe en el tercero protegido,<br />

por lo que, en su caso, sería necesario acudir al principio general del derecho privado que<br />

condiciona la protección de los terceros, en estos casos, a su buena fe.<br />

En cualquier caso, la ley 27/1999 no completa ni añade nada a lo establecido por la ley<br />

vasca en este punto.<br />

6.3 Elección de las personas administradoras.<br />

Artículo 43.-Elección de las personas administradoras.<br />

1.- Las personas administradoras se configuran como un órgano colegiado con el<br />

nombre de consejo rector. No obstante, cuando el número de personas socias de<br />

la cooperativa no sea superior a diez, los estatutos podrán prever la existencia de<br />

administrador o administradora única.<br />

Los estatutos fijarán el número de personas administradoras o, al menos, su número<br />

máximo y mínimo, en cuyo caso será la asamblea general la que lo precise.<br />

2.- El administrador o administradora única deberá ser persona socia cooperadora.<br />

En el consejo rector, una tercera parte de sus miembros podrá ser elegida entre<br />

personas no socias, salvo prohibición expresa de los estatutos.<br />

3.- Las personas administradoras serán elegidas por la asamblea general, por el mayor<br />

número de votos válidamente emitidos en votación secreta.<br />

Cuando en el consejo rector de la cooperativa se hayan establecido reservas de<br />

puestos conforme a lo previsto en el artículo 47.6, salvo disposición contraria de los<br />

estatutos, cada colectivo de personas socias afectado tendrá derecho a elegir directamente<br />

en la asamblea el número de consejeros o consejeras que le corresponda,<br />

sin intervenir en la elección de las restantes personas miembros del consejo.<br />

4.- En caso de ser designada administradora una persona jurídica, esta deberá nombrar<br />

a una persona física para el ejercicio de las funciones propias del cargo.<br />

5.- El nombramiento de las personas administradoras surtirá efecto desde el momento de<br />

su aceptación, y deberá ser presentado a inscripción en el Registro de Cooperativas<br />

de Euskadi dentro de los 30 días siguientes a la fecha de aquella.<br />

6.- El órgano de administración podrá conferir y revocar apoderamientos generales a una<br />

o varias personas responsables de la dirección o gerencia, cuyas facultades serán las<br />

otorgadas en la escritura de poder, que solo podrá referirse al tráfico ordinario de la<br />

cooperativa. Tanto el nombramiento como el apoderamiento y su revocación deberán<br />

inscribirse en el Registro de Cooperativas de Euskadi. El órgano de administración<br />

también podrá conferir apoderamientos singulares a cualquier persona.<br />

156


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

7.- Si durante el plazo para el que fueron elegidas consejeras o consejeros se produjesen<br />

vacantes en número minoritario, sin que existieran suplentes, el consejo rector<br />

podrá designar entre las personas socias la persona que haya de ocupar la vacante<br />

hasta que se reúna la primera asamblea general.<br />

6.3.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

6.3.1.1. La nueva Ley sigue manteniendo al consejo rector como fórmula prevalente de<br />

organización de la gestión y representación de la cooperativa, con la excepción de las<br />

cooperativas de diez o menos personas socias, cuyos estatutos pueden prever la existencia<br />

de administrador o administradora única. La novedad radica en que invoca expresamente a<br />

los estatutos, que deben fijar el número de personas administradoras o su número máximo<br />

y mínimo, en cuyo caso será la asamblea general la que lo precise.<br />

6.3.1.2. El administrador o administradora única, cuando lo haya, deberá ser una persona<br />

socia cooperadora. Se clarifica así la tipología de socia sobre la que puede recaer el nombramiento.<br />

6.3.1.3. Mayor trascendencia tiene el incremento del número de personas consejeras no<br />

socias, que pasa de un cuarto a un tercio. La exposición de motivos de la ley ya indica que<br />

la profesionalización del órgano de gestión es uno de sus objetivos. Hay que tener presente<br />

que las cooperativas compiten en complejos mercados globalizados, que obligan a extremar<br />

la eficiencia y exigen una gestión profesional, ágil, y también diligente y leal.<br />

6.3.1.4. Se incorpora la posibilidad de que el consejo rector designe directamente a sus<br />

miembros cuando se produzcan vacantes en número inferior a la mitad de sus miembros y<br />

no haya suplentes, designación que será válida hasta que se reúna la asamblea general. Se<br />

pretende así favorecer el funcionamiento del consejo.<br />

6.3.1.5. Por último, se establece que el órgano de administración, no solo el consejo rector,<br />

podrá conferir y revocar apoderamientos generales o una o varias personas responsables<br />

de la dirección o gerencia, cuyas facultades serán las otorgadas en la escritura de poder,<br />

que solo podrá referirse al tráfico ordinario de la cooperativa. El nombramiento, el apoderamiento<br />

y también su revocación, no mencionada en la ley derogada, deben ser inscritos<br />

en el Registro de Cooperativas. También puede conferir apoderamientos singulares, no<br />

sometidos a la obligación de inscripción.<br />

6.3.2 Comentario general y significado práctico<br />

6.3.2.1 Comentario general.<br />

6.3.2.1.1. A parte de lo establecido en el art. 44 sobre incapacidad y prohibiciones, la<br />

Ley no establece requisitos para ser miembro del consejo rector o persona administradora<br />

única; aunque los estatutos sí pueden modular las condiciones y requisitos para ser<br />

administrador o administradora (antigüedad en la cooperativa, desarrollo de la actividad<br />

cooperativizada, etc.).<br />

157


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

Si bien la Ley apuesta por una mayor profesionalización ampliando el porcentaje de consejeras<br />

o consejeros no socios, mantiene la posibilidad de que los estatutos prohíban expresamente<br />

el nombramiento de personas administradoras no socias. Será la realidad de cada<br />

cooperativa la que aconseje priorizar el principio de gestión democrática de las personas<br />

socias o dar entrada a terceras independientes que aporten una gestión más plural, independiente<br />

y profesional.<br />

La presencia de personas no socias no se condiciona a que se trate de personas “cualificadas<br />

y expertas” como hace la Ley 27/1999; o a que reúnan los requisitos de honorabilidad,<br />

cualificación profesional y experiencia técnica o empresarial adecuados en relación con las<br />

funciones del órgano, como se exige a los miembros terceros en el consejo de vigilancia y<br />

propuso el CES (en adelante, Consejo Económico y Social) en su informe al anteproyecto.<br />

Las características propuestas por este organismo se han entendido como máximos exigibles,<br />

deseables en todo caso, pero no siempre posibles para todo tipo de cooperativa. Su<br />

exigencia impediría, se ha dicho, la incorporación al consejo de personas con cualificación<br />

profesional y técnica, pero sin experiencia. Sin embargo, siendo la finalidad de la norma<br />

la profesionalización del órgano de administración, no parece razonable prescindir absolutamente<br />

del criterio de la cualificación. Son los estatutos los que pueden establecer ese<br />

requisito, garantizando así la consecución del objetivo pretendido por la Ley.<br />

6.3.2.1.2. Se mantiene la previsión de que las personas administradoras serán elegidas<br />

por la asamblea general por mayoría de votos válidamente emitidos en votación secreta<br />

(mayoría simple). Y también la de que si se han establecido reservas de puestos conforme<br />

a lo establecido en el art. 47.6, cada colectivo pueda elegir directamente el número de consejeras<br />

o consejeros que le corresponda; siempre que los estatutos no dispongan otra cosa.<br />

Además de las reservas de puestos en función de la implantación geográfica, actividades<br />

desarrolladas y clases de personas socias, la nueva Ley incorpora la perspectiva de género,<br />

que los estatutos podrán tener en cuenta para conseguir una “representación equilibrada de<br />

mujeres y hombres” (vid. art. 47.6).<br />

Del mismo modo se mantiene la posibilidad de designar administradora a una persona<br />

jurídica, que deberá nombrar a una persona física que ejercerá sus funciones en nombre y<br />

representación de aquella ( art.51.4 del Reglamento del Registro de Cooperativas).<br />

6.3.2.1.3. El nombramiento surte efecto desde el momento de la aceptación, si bien debe<br />

ser inscrito en el Registro de Cooperativas de Euskadi en los 30 días siguientes a dicha<br />

aceptación. Los efectos de publicidad material, oponibilidad y publicidad negativa se producirán<br />

desde esa inscripción.<br />

A estos efectos es también importante la inscripción de los apoderamientos que el órgano<br />

de administración confiera y revoque. Los generales, que solo pueden referirse al tráfico<br />

ordinario de la cooperativa, deben ser inscritos en el Registro, mientras los singulares<br />

pueden, pero no deben, serlo (art. 65 del Reglamento).<br />

6.3.2.1.4. Como ya se ha indicado, la Ley ha incorporado la opción de que, en caso de<br />

vacantes sin suplencia prevista, sea el propio consejo quien designe a las personas que las<br />

ocupen hasta la celebración de la siguiente asamblea general. No establece la ley que estas<br />

personas consejeras nombradas por el consejo rector hayan de ser socias, como sí hace, por<br />

ejemplo, la LSC para el caso de la cooptación en los consejos de administración de las so-<br />

158


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

ciedades anónimas (art. 244 LSC). En cualquier caso, siendo prerrogativa de los estatutos<br />

prohibir la presencia de personas consejeras no socias, entendemos que podrán exigir que<br />

las nombradas por cooptación lo sean.<br />

6.3.2.2 Significado práctico<br />

La cooperativa es la principal destinataria de este precepto. A la hora de la elaboración de los<br />

estatutos son varios los aspectos relacionados con este artículo que han de ser tenidos en cuenta.<br />

En primer lugar, la posibilidad de exigir determinadas condiciones o requisitos para formar parte<br />

del órgano de administración; en segundo, la de prohibir que puedan nombrarse administradoras<br />

o administradores no socios; en tercer lugar, en el caso de tratarse de una cooperativa de diez o<br />

menos personas socias, la de nombrar una única administradora, que habrá de ser socia cooperadora.<br />

En este último supuesto, y como permite la LSC (art. 210.3) en el caso de las sociedades<br />

de responsabilidad limitada, parece posible prever la constitución de un consejo rector cuando se<br />

supere la cifra de diez personas socias. De esta forma no sería necesario modificar los estatutos<br />

si la incorporación de nuevas personas socias obliga a la cooperativa a modificar la estructura<br />

del órgano de administración.<br />

La ley no regula el proceso electoral, por lo que deben ser los estatutos de las cooperativas<br />

los que establezcan las normas de desarrollo de ese proceso.<br />

6.3.3 Otra normativa aplicable<br />

La ley estatal tampoco en este caso aporta nada ni complementa la ley vasca. La regulación<br />

difiere, fundamentalmente y como ya se ha indicado, en los requisitos exigidos a las personas<br />

administradoras no socias, que deberán ser “cualificadas y expertas”. Este requisito aparece<br />

también en otras leyes autonómicas como la navarra (art. 37.3) o, más recientemente, la<br />

extremeña (art. 50.5).<br />

La ley estatal exige, por otra parte, habilitación estatutaria para la elección de personas<br />

consejeras externas y les impide el acceso a los cargos de presidencia a vicepresidencia.<br />

6.4 Incapacidad y prohibiciones<br />

Artículo 44.- Incapacidad y prohibiciones.<br />

1. No podrán ser administradoras las siguientes personas:<br />

a) Las menores de edad no emancipadas, las judicialmente incapacitadas, las personas<br />

inhabilitadas conforme a la Ley Concursal, mientras no haya concluido<br />

el periodo de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso,<br />

y las condenadas por delitos contra la libertad, contra el patrimonio o contra el<br />

orden socioeconómico, contra la seguridad colectiva, contra la Administración<br />

de Justicia, o por cualquier clase de falsedad, así como aquellas que por razón<br />

de su cargo no puedan ejercer el comercio.<br />

b) El personal funcionario o al servicio de la Administración pública con funciones<br />

a su cargo que se relacionen con las actividades propias de las sociedades de<br />

159


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

que se trate, los jueces, juezas, magistrados o magistradas y las demás personas<br />

afectadas por una incompatibilidad legal.<br />

c) Las que desempeñen o ejerzan por cuenta propia o ajena actividades competitivas<br />

a las de la cooperativa, o que bajo cualquier forma tengan intereses opuestos a los<br />

de la misma, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 49.4 de esta ley.<br />

d) Las que sean miembros de la comisión de vigilancia y del comité de recursos, y<br />

las personas directoras gerentes.<br />

e) Las incursas en los supuestos estatutariamente previstos.<br />

2. El administrador o administradora que estuviese incurso en cualquiera de las incapacidades<br />

o prohibiciones de este artículo deberá dimitir inmediatamente. No<br />

obstante, podrá ser suspendido temporalmente en el ejercicio de su cargo, hasta la<br />

celebración de la siguiente asamblea general, por la comisión de vigilancia, y si no<br />

la hubiera por el consejo rector. La asamblea general, siempre que se haya producido<br />

la suspensión cautelar o a petición de cualquier persona socia, procederá a la<br />

destitución del administrador o administradora, a excepción del caso previsto en el<br />

apartado c), en que la asamblea general decidirá libremente su cese o continuidad.<br />

6.4.1 Principales innovaciones respecto a la normativa anterior<br />

6.4.1.1. En primer lugar, se ha reformulado el artículo adaptándolo a la normativa vigente;<br />

desaparece así la referencia a la quiebra, estableciendo que no podrán ser administradoras<br />

las personas inhabilitadas conforme a la Ley Concursal mientras no haya concluido el periodo<br />

de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso.<br />

6.4.1.2. Las personas judicialmente incapacitadas siguen sin poder ser administradoras, sin<br />

embargo hay una flexibilización del régimen anterior en el caso de las menores. El art. 44<br />

limita la prohibición para ser administradoras a las personas menores no emancipadas, así<br />

pues, las menores emancipadas sí podrán serlo. Quien legisla ha adoptado la formulación<br />

que recoge la LSC para las personas admnistradoras de las sociedades anónimas y limitadas.<br />

6.4.1.3. Siguiendo también la LSC, se han acotado las vulneraciones de “leyes o disposiciones<br />

sociales” que llevan aparejada la prohibición de ser administradora. Son los delitos<br />

contra la libertad, contra el patrimonio o contra el orden socioeconómico, contra la seguridad<br />

colectiva, contra la Administración de Justicia, o cualquier clase de falsedad.<br />

6.4.1.4. La prohibición afecta también a quienes no puedan “ejercer el comercio”. Se ha<br />

modificado la referencia de la ley derogada a las “actividades económicas lucrativas”.<br />

6.4.1.5. Al personal funcionario o al servicio de la Administración pública con funciones a<br />

su cargo que se relacionen con las actividades propias de las sociedades de que se trate se<br />

añaden los jueces, juezas, magistrados y magistradas y las demás personas afectadas por<br />

una incompatibilidad legal.<br />

6.4.1.6. Respecto de quienes desempeñen por cuenta propia o ajena actividades competitivas<br />

a las de la cooperativa, o tengan intereses opuestos a la misma, cabe la posibilidad<br />

de que, previo acuerdo expreso de la asamblea general, la cooperativa les dispense de la<br />

prohibición en casos singulares (art. 49.4 de la Ley). En situaciones de conflicto no podrán<br />

tomar parte en las votaciones correspondientes.<br />

160


<strong>DE</strong> <strong>LA</strong> ADMINISTRACIÓN Y REPRESENTACIÓN <strong>DE</strong> <strong>LA</strong> COOPERATIVA<br />

6.4.2 Comentario general y significado práctico<br />

6.4.2.1 Comentario general<br />

6.4.2.1.1. La posibilidad de que las personas menores emancipadas puedan administrar ha<br />

generado controversia en el ámbito de las sociedades de capital, rechazando muchas notarías<br />

y personas registradoras que pudieran ser nombradas administradoras. Ello porque el<br />

art. 323 del Código Civil limita sus facultades de forma que no pueden pedir préstamos o<br />

gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos<br />

de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres, madres o curadores, en su caso.<br />

Tampoco el art. 4 del Código de Comercio, que para ejercer el comercio exige la mayoría<br />

de edad y la plena disposición de los bienes, avalaría esa posibilidad. Sin embargo, la redacción<br />

de la ley es bastante clara, no se limita la posibilidad de ser administradoras a todas<br />

las personas menores, sino a las menores no emancipadas. Hay que entender, por tanto, que<br />

estas últimas sí pueden serlo. La necesaria interpretación restrictiva de la limitación de la<br />

capacidad de la persona, lo avala.<br />

6.4.2.1.2. La prohibición para aquellas personas que por razón de su cargo no puedan<br />

ejercer el comercio nos remite a los artículos 13. 3º y 14 del Código de Comercio. El<br />

primero de ellos afecta a los miembros del Gobierno y altos cargos de la Administración<br />

General del Estado, arts. 13 y 14 de la Ley 3/2015, de 30 de marzo). El segundo afecta a al<br />

funcionariado del ministerio fiscal en activo, además de los jueces y juezas y magistrados<br />

y magistradas ya mencionados expresamente en el art. 44.1.b) de la Ley; a las jefaturas<br />

gubernativas, económicas y militares de distritos, provincias o plazas; al personal de la<br />

Agencia Estatal de la Administración