21.01.2022 Views

INCREMENTO DE MIOPÍA EN NIÑOS DURANTE EL CONFINAMIENTO EN LA ARGENTINA

Las chicas y los chicos miopes ven mal de lejos el rostro de la gente, un automóvil al querer cruzar la calle y el pizarrón en el colegio. Para ver bien de lejos tienen que usar anteojos que corrijan su miopía. Hoy se puede evitar el desarrollo de la patología y también intentar detener su progreso, ya que conocemos los mecanismos por los cuales se produce.

Las chicas y los chicos miopes ven mal de lejos el rostro de la gente, un automóvil al
querer cruzar la calle y el pizarrón en el colegio. Para ver bien de lejos tienen que usar
anteojos que corrijan su miopía. Hoy se puede evitar el desarrollo de la patología y
también intentar detener su progreso, ya que conocemos los mecanismos por los cuales
se produce.

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

INCREMENTO DE MIOPÍA EN NIÑOS DURANTE EL

CONFINAMIENTO EN LA ARGENTINA

Las chicas y los chicos miopes ven mal de lejos el rostro de la gente, un automóvil al

querer cruzar la calle y el pizarrón en el colegio. Para ver bien de lejos tienen que usar

anteojos que corrijan su miopía. Hoy se puede evitar el desarrollo de la patología y

también intentar detener su progreso, ya que conocemos los mecanismos por los cuales

se produce.

La miopía es hoy una de las principales causas de discapacidad visual prevenible y de ceguera en todo

el mundo, y su prevalencia está aumentando en muchos países. Por ejemplo, en Singapur hace solo 40

años no llegaba al 30% de la población en jóvenes; actualmente, en cambio, cerca del 85% son miopes.

Lo mismo ha ocurrido en Taiwán, Corea, Hong Kong, Guangzhou y Pekín. Mientras tanto en los Estados

Unidos y Europa la miopía ha aumentado en los jóvenes a cifras del 50%. En tanto, hoy en la Argentina

y en Latinoamérica en general tenemos cifras, todavía, por debajo del 10-20% en los jóvenes.

Sabemos a ciencia cierta, desde hace ya varios años, que estar al aire libre y expuestos a la luz natural

algunas horas por día retrasa la aparición de la miopía en los niños, y recientemente se ha demostrado

que también logra retardar su progresión. Por ejemplo, en Guangzhou, una ciudad del sur de la República

Popular China, grupos de niños de varias escuelas fueron retirados de las aulas durante los recreos


(pues por lo común tienden a quedarse estudiando) para mantenerlos al aire libre por 40 minutos más

que lo corriente, y entonces la incidencia de nuevos casos disminuyó también en forma notable. A su

vez, en Taiwán, el Ministerio de Educación impuso dos horas al aire libre por día en las escuelas a nivel

nacional y, como consecuencia, la prevalencia de miopía disminuyó en los últimos diez años, según el

screening anual nacional que se realiza. Luego, en Taiwán, al medir con brazaletes electrónicos la

exposición al aire libre de niños miopes a lo largo de los años se vio que, a más exposición, menor era la

progresión de la patología.

En muchas partes del mundo la pandemia de COVID-19 ha provocado cierres de escuelas, así como

restricciones en actividades fuera del hogar familiar. Esto ha producido condiciones que pueden promover

la aparición y la progresión de la miopía, dado que los chicos no han tenido la posibilidad de estar al

aire libre en esos períodos. Consecuentemente, el objetivo de nuestro estudio fue analizar la progresión

de la miopía durante la COVID-19 en ocasión del confinamiento de los niños en sus hogares, en la

República Argentina. En 16 consultorios a lo largo del país se recolectaron datos de más de 100 niños

de los cuales se conocía la progresión de su miopía en 2019, que fue comparada con la que exhibieron

en 2020. Encontramos que la progresión aumentó en un 30-40% durante el período de confinamiento,

en comparación con el año anterior en que ellos habían pasado mayor tiempo al aire libre.

Los resultados indican, entonces, que los períodos prolongados de confinamiento efectivamente aumentan

la progresión de la miopía en niños miopes, lo que puede resultar en una miopía más grave de

adultos. En consecuencia, estos resultados sugieren que al diseñar restricciones de confinamiento en el

hogar que impactan en los niños, es importante incorporar un mínimo de dos horas por día de aire libre

en veredas, balcones, plazas u otros espacios al aire libre, tal como se hizo tempranamente con la

autorización de práctica de caminatas y salidas deportivas al aire libre para evitar el sedentarismo en los

adultos. Claramente, esta exposición al aire libre puede no solo prevenir la progresión de la miopía sino

que hasta puede evitar su aparición. Además, tiene efectos muy importantes para la salud física y

mental: son ejemplos típicos la activación de la vitamina D en la piel y la disminución de la depresión

emocional. Así el Ministerio de Salud debiera impartir recomendaciones para el control de la COVID-19

que tengan en cuenta los enormes beneficios que tiene estar al aire libre para la salud de los niños.

CÓMO PREVENIR LA MIOPÍA O DETENER SU AVANCE

Los niños de edad escolar muchas veces desarrollan miopía. Se les nota porque se quejan de no ver el

pizarrón en la escuela. Durante el siglo XX se creyó que la miopía era de causa genética y básicamente

se corregía con lentes para ver de lejos. Si bien, hoy seguimos indicando lentes a los niños miopes,

podemos además intervenir para evitar que la miopía avance. Esto es porque a partir de 2005 se descubrió

que si los niños estaban dos o más horas al aire libre, casi todos los días, desarrollaban menos

miopía.

Este descubrimiento del equipo australiano dirigido por Ian Morgan* fue confirmado por sucesivos

trabajos una y otra vez. Y, en animales que se vuelven miopes, se pudo averiguar que la dopamina se

activa con la luz y frena la aparición de la miopía. Estos hallazgos hicieron que desde 2010 se pudiera

empezar a prevenir la miopía, como se ha dicho, tan solo con incluir dos horas de actividades al aire

libre en los colegios de Taiwán, por una política pública dictada desde el Ministerio.

Mientras tanto durante la primera década de 2000, el hecho de leer también fue confirmado como la

segunda causa de que aparezca miopía. La lectura podría estar produciendo miopía por dos causas,

primero por un desenfoque que se produce al leer, y segundo por el hecho de que se leen letras negras

en fondo blanco. Hoy se están probando anteojos o lentes de contacto que modifican el desenfoque

durante la lectura, y en Alemania Frank Schaeffer, en su laboratorio de Tübingen está haciendo ensayos

con personas que leen con contraste invertido (letras blancas en fondo negro). Ambos mecanismos

podrían detener el avance de la miopía, aunque queda mucho por hacer en ese sentido.

LA MEJOR PREPARACIÓN PARA EL MUNDO ONLINE ES EL MUNDO OFFLINE

La tecnología actual nos permite comunicarnos, aprender, trabajar y navegar en diferentes plataformas,

por tal motivo su uso debe ser responsable si pretendemos cuidar nuestra salud visual. La cantidad de

horas en línea creció exponencialmente y por tal motivo los casos de consulta debidas a problemas

oculares por el uso intensivo de pantallas han aumentado durante la pandemia de COVID-19. Así es que

hoy hablamos del síndrome visual informático caracterizado por fatiga ocular, irritación conjuntival, ojo


seco, visión borrosa, visión doble, cefaleas, mareos, vértigo, dolor de cuello, espalda, hombros, brazos y

manos.

Estos síntomas deben llevarnos a revisar nuestra postura frente a los dispositivos electrónicos y a realizar

un control oftalmológico general. Es recomendable internalizar dos reglas para nuestra vida cotidiana,

una de ellas es la “20-20-20” donde cada 20 minutos de uso de la tecnología debemos descansar 20

segundos mirando a lo lejos 6 metros o 20 pies, y haciendo consciente nuestro parpadeo. La segunda

regla útil es la “30-40-50”, esto es que debemos colocar a 30 cm el móvil, a 40 cm la tablet y a 50 cm

la notebook o el monitor de la computadora.

Se estima que el uso prolongado en visión cercana podría favorecer el desarrollo de miopía en los niños y

así llegaríamos a una nueva pandemia, por tal motivo la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil

(SAOI) recomienda que en los niños de 0 a 2 años se debe evitar el uso de pantallas y dispositivos

electrónicos; de los 2 a los 5 años se les debe limitar su uso a 1 hora por día; mientras que a los mayores

a 6 años se les debe establecer límites de exposición. Por otra parte, todos debemos evitar el uso de

pantallas 2 horas antes de dormir para respetar nuestro ritmo circadiano, ya que este ciclo natural de

cambios físicos, mentales y de comportamiento que experimenta el cuerpo en un ciclo de 24 horas se ve

afectado por la luz y la oscuridad.

Insistimos: para los niños recomendamos menos horas de pantallas y más actividad al aire libre. Protejamos

educando a los más pequeños y seamos responsables del cuidado de nuestro cuerpo. La salud

visual es nuestra gran herramienta.

* Nota ampliatoria

Los drásticos incrementos de la prevalencia de la miopía en Asia Oriental no pueden deberse a cambios

genéticos, sino que tienen que ser resultado de cambios ambientales o sociales. Entonces, la carga

hereditaria no desempeña un papel tan importante como se pensaba. «La miopía, considerada históricamente

un trastorno sobre todo genético, es, en realidad, una enfermedad determinada socialmente»,

afirma Ian Morgan, uno de los autores de esta nota de divulgación.

Morgan y sus colegas propusieron que era probable que cualquier efecto protector del tiempo pasado al

aire libre estuviera mediado por el estímulo de la luz brillante para liberar el transmisor dopamina en la

retina. Se sabe que la luz estimula la liberación de la dopamina, y los fármacos que imitan sus efectos

reducen el crecimiento ocular. Morgan fue uno de los directores del fundacional Estudio de Miopía de

Sydney. Como parte de ese estudio, Kathryn Rose, de la Universidad de Sydney, desarrolló un cuestionario

exhaustivo para determinar con mayor precisión cuánto tiempo pasan los niños en los interiores y

cuánto al aire libre, y qué tipos de actividades realizan en ambos entornos. Morgan sostiene que su

hipótesis se fundamenta en trabajos que demuestran que los animales experimentales criados en

condiciones que normalmente conducen a la miopía, pero a los que se expone a luces brillantes, no

desarrollan miopía.

Además, se ha demostrado que los medicamentos que bloquean la dopamina también bloquean el

efecto protector de la luz.

Carolina Picotti es médica oftalmóloga del Centro Médico Lisandro de la Torre de la ciudad de Villa María, Córdoba,

Argentina.

Victoria Sánchez es médica oftalmóloga de la Clínica de Ojos Reyes-Giobellina y del Instituto Oulton, ambos de la

ciudad de Córdoba, Argentina.

Leonardo Fernández Irigaray es médico oftalmólogo, jefe del Servicio de Estrabismo en la Clínica de ojos Dr. Nano,

provincia de Buenos Aires y secretario general del Consejo Latinoamericano de Estrabismo (CLADE).

Ian G. Morgan es investigador de la Research School of Biology, de la Universidad Nacional Australiana, Canberra,

Australia y del Zhongshan Ophthalmic Center, Universidad Sun Yat-sen, Guangzhou, República Popular China.

Rafael Iribarren es médico oftalmólogo de Dres. Iribarren y asociados, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Fuente: Carolina Picotti, Carolina; Sanchez, Victoria; Fernández Irigaray, Leonardo; Morgan, Ian G.; Iribarren,

Rafael. Myopia progression in children during COVID-19 home confinement in Argentina. Oftalmol Clin Exp,2021;

14(3): 156-161.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!