02.05.2022 Views

ENTRE_CUENTOS_Y_OTRAS_FICCIONES 2022

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

1



ENTRE CUENTOS Y

OTRAS FICCIONES

COORDINADORA

NICTZE-HA FRÍAS LARA



DIRECTORIO

MVZ. Francisco Domínguez Servién

Gobernador Constitucional del Estado de Querétaro

M. en C. José Carlos Arredondo Velázquez

Secretario de Educación

Lic. Fernando Urbiola Ledesma

Director de Educación

Lic. Jesús Hernández Briseño

Director de la Escuela Normal Superior de Querétaro

Todos los derechos reservados. Cualquier forma de reproducción, distribución,

comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede ser realizada con la

autorización expresa de su titular, salvo excepción prevista por la ley.

D.R. © 2021 Escuela Normal Superior de Querétaro

Colón 14, Centro Histórico, C.P. 76000

TEL: 2144941

Querétaro, Qro.

Primera edición: Marzo 2021

ISBN: 978-607-9435-16-5

Impreso en México

Printed in Mexico



PRESENTACIÓN

Nunca se sabe cuando podemos activar el detonante para desplazar sobre el papel

nuestras ideas, sentimientos y emociones para empezar a escribir. De acuerdo con

Patiño (2006), son pocos los proyectos de acercamiento a la escritura de los docentes

y es escasa la difusión de la escritura como un elemento esencial de los procesos de

formación magisterial y más aun si estos procesos provienen de personas que no tengan

experiencia en la enseñanza y deseen adquirir esa competencia para enseñarla más

adelante. Algunos de los estudios que se ocupan de este tema permiten reconocer

la falta de una formación docente para producir textos y develan que la tarea sigue

pendiente en este rubro.

En este proyecto como lo afirma la coordinadora Mtra. Martha Nictzé-ha Frías Lara

surgió como una actividad de aula que se convirtió en un libro, por lo que en cualquier

momento de nuestra vida pudiera surgir la oportunidad para aprovecharla y escribir.

Una de las intenciones que ha perseguido la educación normal en los últimos tiempos es

que nuestros alumnos sean capaces de aprender a aprender. No obstante, y pese a la

importancia que los planes de estudio y los programas escolares otorgan a la escritura y

a la lectura, en los últimos años se ha puesto en evidencia la preocupación social por el

fracaso escolar en relación, justamente, con estas habilidades.

En la Maestría en Educación que ofrece la Escuela Normal Superior de Querétaro, se

prioriza como una actividad indispensable, la competencia que se refiere a la producción

de textos, puesto que desde semestres tempranos los maestrantes deben de hacer uso

de esa habilidad que refiere tanto la investigación como la redacción de textos de tipo

académico que son necesarias para la construcción del documento de tesis necesario

para su titulación. En ese sentido quienes cursan la maestría como parte de su perfil de

egreso debieran de mostrar esas habilidades comunicativas en la capacidad de redactar

y construir textos de todo tipo.

La construcción de los textos literarios plasmados por los alumnos en el siguiente texto

es una muestra clara de la habilidad y la destreza con la que pueden escribir, solo les

faltó la confianza y la motivación de su tutor quien realizó un trabajo excepcional en la

conducción y coordinación del presente producto literario.

Felicito ampliamente a la Mtra. Nictzé-ha Frías Lara coordinadora de este volumen quien

fuera también docente del grupo de maestría que generó estas narrativas lo mismo que

a todos y cada uno de los maestrantes que hicieron gala de sus recursos literarios en

cada una de los cuentos plasmados en este volumen. La calidad de sus trabajos es

una muestra de que cuando activamos el gusto por lo editorial, se despierta también el

tacto sensitivo de plasmar ideas, emociones y sentimientos que no se dan más que en

momentos muy precisos.

Espero que este producto solo sea el principio para que en el seno de sus respectivas

aulas con sus propios alumnos de cualquier nivel se generen motivados por ustedes, las

mejores creaciones narrativas y porque no, también poéticas.

Como Institución formadora de docentes, no es posible soslayar este hecho, de ahí la

importancia de asegurar que los futuros maestros dominen esa competencia básica. La

escritura representa una fuente interminable de expresión de lo que sentimos, pero, al

mismo tiempo, es una valiosa herramienta para acceder al conocimiento como docentes

7


en formación o como formadores de maestros. Este tema cobra relevancia y pertinencia

porque de nosotros dependerá que los estudiantes de cualquier nivel aprecien y dominen

esta práctica social, presente desde el inicio de la humanidad.

Esta situación me ha hecho reflexionar y comprender que no es posible seguir cometiendo

el mismo error de dar por hecho que el alumno ha desarrollado las competencias

comunicativas a lo largo de su trayectoria académica por lo que la ENSQ a través de sus

docentes seguirá en la lucha incansable de propiciar la construcción de textos sobre todo

los que se refieren a la más pura interpretación del yo interno.

Mtro. Roberto Compeán Martínez

Director de la ENSQ

8


Entre cuentos y otras ficciones

“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se

pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”.

André Gide.

9



PRÓLOGO

Estimado lector que te aventuras por estas páginas escritas por lectores y estudiosos

de la lengua y la literatura. En este libro encontrarás una compilación de ficciones

trabajadas durante un semestre de la maestría en Educación de la Escuela Normal

Superior de Querétaro (ENSQ). Cada una de ellas fue tejida a través de una urdimbre,

de emociones, esfuerzo y entusiasmo que dieron como resultado una serie de ficciones

maravillosamente escritas e ilustradas por cada uno de los participantes.

Compilar las historias que aquí encontrarás fue una extraordinaria oportunidad para

apreciar cómo la escritura va tomando vida y va transformando a quienes la escriben,

puesto que se convierte en una posibilidad de ser, a través de ella. El sentido de publicar

estas ficciones es alentar a toda la comunidad a ser parte de la aventura de la lectura y

también de la escritura. Las razones y los miedos para no escribir, pueden ser muchos,

pero es preciso ver estas dos actividades como aliadas en la construcción de nuestro

propio ser y dé un sentido estético a nuestra existencia.

La escritura de estas ficciones comenzó como un ejercicio de clase para conocer y

experimentar las estructuras narrativas, para explorar la lengua y la escritura a través

de la creatividad; dicho ejercicio, poco a poco se fue convirtiendo para cada uno de

los integrantes, en una trama en la que ellos se encontraban inmersos con todo y sus:

problemas, nudos, tensiones y desenlace. Es decir, experimentaron una trama narrativa

durante el proceso de creación y de ilustración, ya que cada cuento fue ilustrado por su

mismo autor. El desenlace es lo que hoy con mucha satisfacción puedes tener entre tus

manos para ser parte estas diez historias de ficción. Cada una de ellas, contiene una

estética literaria juguetona y atractiva para un público lector aventurero.

Los espacios y los personajes de cada uno de estos textos nos harán salir del espacio

físico para entrar en espacios ficcionales diversos y problemáticos que nos situarán

muchas veces en situaciones límite. Como lectores nos moveremos entre hospitales,

pueblos, esferas, panteones… y cada uno de los pasos que demos dentro de estos

universos, estarán guiados por los narradores y nuestra imaginación.

Como lo afirma Mónica Lavín en su libro Leo, luego escribo (2013), “Escribir un libro y

publicarlo es lanzar una botella al mar o una moneda al aire.” El ejercicio escriturario

realizado por los alumnos de la maestría de la ENSQ generación 2019-2020 fue un

lanzamiento de esa botella, cuyo paradero no sabíamos a dónde llegaría, su destino

fue azaroso como el de una moneda; sin embargo, de lo que sí estábamos seguros

era que debían ser ficciones en las que se desdibujaran las fronteras entre ser lector

y ser escritor, para pensarse como un sujeto creativo para hacer interpretaciones de la

realidad desde el punto de vista estético y literario.

Es así que un rasgo intrínseco de cada una de las ficciones incluidas en este libro es que

muestra el desbordamiento creativo y escriturario de sus autores, que desde el ejercicio

áulico impulsaron un aprendizaje rizomático de la lengua, la literatura y, otras disciplinas

en conjunto. Dicho aprendizaje se sustenta en la metáfora biológica del rizoma, es decir,

así como una planta echa raíces y brotes para hacerse fuerte, crecer y convertirse en un

nuevo ser, de la misma manera los profesores podemos promover y guiar este proceso

natural para que los alumnos desarrollan habilidades para enfrentarse a la vida y a

nuevos problemas.

11


En este sentido, qué es la literatura sino una multiplicidad de miradas para representar

la realidad y sus problemáticas, entre ellas, las que enfrentamos en la actualidad como

un momento complejo en la educación y la enseñanza de la lengua y la literatura, la

cual, puede percibirse como una carga y no como una oportunidad para desarrollar

habilidades para la vida. Es a través de la escritura de estas ficciones que se intentó

abogar por un aprendizaje abierto, flexible, arbóreo y no lineal que permitiera desarrollar

las competencias comunicativas y literarias como una opción para trabajar de manera

global una estrategia didáctica.

Finalmente, como coordinadora de este ejercicio escriturario, agradezco la excelente

cooperación y compromiso de los autores que me permitieron ser partícipe y guía de este

proceso recíproco de enseñanza-aprendizaje, a través de la aventura literaria. No cabe

duda de que, como dice John Fitzgerald Kennedy “Amar la lectura es trocar horas de

hastío por horas de inefable y deliciosa compañía”, así, que estas lecturas se conviertan

en una amable compañía para cada uno de ustedes.

12


ÍNDICE

Incandescencia...............................................................................................................15

Patricia Ascencio

Limerencia.......................................................................................................................21

Jannet Guadalupe Figueroa Hidalgo

Un ajolote en el radar......................................................................................................31

Gabriela Villavicencio

Los zapatos mágicos......................................................................................................35

Victoria Martínez Ángeles

Nefelibata........................................................................................................................41

Lyliana Aguilar Cruz

A través de tu recuerdo...................................................................................................45

Cecilia Garcia García

¡Despierta!.......................................................................................................................51

Paola Mitzi Sepúlveda Noyola

El metro es cuántico........................................................................................................53

Gerardo Muñoz Montoya

Los cachorritos de pilas...................................................................................................59

José Javier Salinas Rivera

Esferas de la vida...........................................................................................................63

Erika Denisse Aguilar Márquez

13



INCANDESCENCIA

Patricia Ascencio

─ ¿Tienes el expediente?

─ Si, doctor. Expediente #FL85-V15, femenino de 85 años de edad, con una progresión

avanzada en los últimos 12 meses. Ingresó el …

─ ¡Basta!, no es necesario fingir el anonimato, todos sabemos de quién se trata. Lo único

que quiero tener presente es el monitoreo de las últimas dos semanas.

─ Lo siento mucho doctor, sé que es muy …

─ ¡Dije que basta!

Camilo era un joven residente que tenía muchas ganas de aprender del mejor, el Dr.

Gilberto Hata, quien había innovado en el campo de las neurociencias, con su aportación

de la neuroluminiscencia en redes finas. Ironías de la vida, que años más tarde, su

compañera, la única premio nobel que México tenía, estuviera padeciendo de Alzheimer.

El instituto de Ontogenética Edward Boyden había surgido en la década de los 30´s del

siglo XXI y gracias a su innovación en el campo de las ciencias se había multiplicado con

pequeños centros de investigación a lo largo del mundo. El Doctor Hata era uno de los

fundadores para el caso mexicano.

─ Camilo, tienes los mapas computarizados.

─Si, doctor. La paciente, su esposa, está preparada.

─ ¿a cuánto ascienden las pérdidas para el periodo?

─ a 750 mil neuronas y 100 conexiones por día.

El doctor recordó lo increíble que le pareció la primera vez que escuchó que un humano

pierde en promedio 75,000 neuronas, cada que se desvela. Lamentaba ver como Lena

luchaba contra su propio cerebro por mantener un poco de luz.

─Nivel de neuronas en corteza cerebral

─ 1/3, aproximadamente, tal vez menos doctor.

─ No podemos esperar, más. Conduce a la señora Klap al laboratorio. Tendremos que

hacerlo hoy mismo.

─ ¡Pero doctor, los resultados aún no son!...

─No me hables de resultados, cuando pierdo al amor de mi vida de a poco.

15


Lena era una mujer atractiva, ni los años habían logrado apagar ese aire interesante que

la caracterizó toda su vida. Las letras le habían brindado un aura de alejamiento de la

realidad, misma que llevaba tatuada en la piel. La tercera de una familia enorme, tuvo la

pericia de no hacerse notar por mucho tiempo, permitiéndole una libertad única. Ya en

su etapa de juventud, decidió soltar amarras y navegar por cuenta propia. Que mayor

aventura que ser dueño de tus decisiones, pensó en muchas ocasiones. Durante aquella

época estudiaba Letras por las mañanas en una Universidad pública, trabajaba por las

tardes en una pequeña cafetería que apenas le daba para pagar el cuarto que renta y

leía y escribía por las noches.

***

─ Estamos listos doctor, la paciente se encuentra en el laboratorio y el chip sensorial, así

como los electrodos están conectados, esperamos su indicación para comenzar.

16


─ ¿Estado de la paciente?

Aunque sabía la respuesta, Gildardo quería seguir el protocolo, tal vez para desprenderse

emocionalmente y avanzar, aun sabiendo que los resultados en investigaciones previas

no habían sido los más favorables.

─ Se aplicó bioluminiscencia hace 10 minutos, los enlaces aparecen en estado pasivo

doctor.

─ ¿Niveles de Sodio, Potasio, Zinc?

─ Sin actividad doctor.

Gilberto entró a la habitación donde Lena permanecía conectada a cables y con un

rostro inerte. Se acercó, le tomó de la mano y se aproximó a su oído, para secretamente

decirle:

─ Ya verás amor, esto valdrá la pena.

Salió del salón, inmaculadamente blanco, con luces pulsadas empotradas en muros y

techo, todas con una potencia de 1500 wats. El IMR funcional de sexta generación, había

permitido avances en personas con poca respuesta a otras terapias en investigación con

roedores, pero jamás se había usado con humanos.

El método se centraría en una exposición de 5 descargas de luz pulsadas, con un intervalo

de 5 segundos por pulsación por 2 minutos de descanso. Cada descarga otorgaría la

capacidad de reparar de manera inmediata la vaina mielina en las neuronas, permitiendo

que la actividad eléctrica reanudara el viaje por el código relacional al nivel de la red,

finalmente, estas rutas se podrían seguir a través del contraste bioluminiscente.

***

─Descarga uno a las 13:45 horas… comienza.

─ Que olor tan particular─ pensó Lena en ese mismo instante. De pronto se encontró

caminando de manera agitada por el paseo de las facultades. Entre gente que no

establecía conexión con nadie en particular, ella era capaz de captar todos los olores

que le rodeaban, libros viejos en una mesa improvisada, quesadillas fritas, fruta picada,

sudor, orines combinados con limpiador de pisos, proveniente de los baños públicos. Y

de pronto frente a ella estaba él.

─ ¡Hola Manuel! ─ dijo Lena intentando mitigar el nerviosísimo que la delataba por el

enrojecimiento, pero sobre todo por el olor que su propio cuerpo había comenzado a

expulsar de manera exacerbada.

─ ¡Hola! ¿Lista para nuestra cita? ─ Manuel era un amigo de Lena de la infancia, con

quien había reconectado recientemente, pasaban horas leyendo, caminando bajo

la lluvia y tratando de entender el mundo desde las disciplinas que les estudiaban ─

filosofía y literatura unidas por la pasión ─ solía fantasear Lena.

─ Si, hoy es mi día descanso, así que no habrá ningún problema, ¿que toca?

─ Casablanca─ espero que lleves tu libreta porque los argumentos a los que te

enfrentarás son intensos.

17


─ Ya veremos, te dejo porque voy retrasada a Literatura Medieval.

Entonces se aproximaron para darse un beso, pero no uno cualquiera, uno de esos

besos que se quedan guardados de una vez y para siempre. Como si muchas redes

participaran en el recuerdo para lograr alegrar aquellos días que estaban por venir. Y en

ese momento…

18

***

─Descarga dos a las 13:48 horas… comienza.

─Mamá, puedo dormir con ustedes…

─Lena lo hemos hablado hasta el cansancio, cada persona tiene su espacio en esta casa

y el tuyo es junto a tus hermanas.

─Pero tengo miedo y siento que en la noche viene alguien por mí.

─Son las 3:00 am Lena, por favor…bueno ven abrázame, trata de poner tu mente en

blanco.

─¿Y eso cómo se hace mamá?

─Buenos, entonces piensa en… angelitos.

De pronto todo fue más sencillo para Lena, se encontraba sentada en una nube muy

esponjosa con olor a algodón, arcángeles y ángeles tocaban arpas y reían. La belleza era

tal que de pronto, el miedo y la angustia había desaparecido. Corría con ellos, logrando

sentir una dicha nunca antes experimentada. Entendía, que no había más en la vida que

pudiera pedir, amor maternal y seguridad como una fórmula perfecta del bienestar.

***

─Descarga tres a las 14:01 horas… comienza.

─ Hola me llamo Ricardo, soy amigo de tus papás y me pidieron que viniera por ti para

llevarte a casa.

─Pero, ¿y mis hermanas?

─ Ellas ya se fueron porque tenían otras cosas que hacer, ven conmigo, sígueme.

De pronto se encontraba en un callejón con aquél sujeto desconocido. Su intuición

animal comenzó a advertirle que algo malo estaba por llegar.

─Acércate, necesito tocarte.

─Señor, creo que preferiría irme.

─Te estoy dando una orden. Si alguna vez cuentas algo de lo que aquí va a pasar, te

juro que mataré a tus padres y luego a todos tus familiares, ¿entiendes lo que te digo?

El silencio se apoderó de la situación y en tan solo 15 minutos Lena conoció la maldad

en su máxima expresión. Nunca más fue la misma, pero tampoco tuvo la valentía de

contar en casa lo que aquella tarde le había sucedido en manos de un vecino. Se guardó


el secreto para sí, acumulando sentimientos de culpa, tristeza y depresión por el resto

de su vida. Incluso, en su etapa adulta, la escena se recreaba de vez en cuando, como

una huella que se activa en situaciones de intimidad sexual. Luchaba por alcanzar el

cenit pasional sin pensarse como una niña sucia por disfrutar de un placer que le fue

trastocado.

***

─Descarga cuatro a las 14:04 horas… comienza.

Aquella noche Lena llegó más temprano de lo usual, no le pareció raro ver luces a

medias, pues sabía que Gilberto se encontraba en Congreso de Ciencias en Brasilia.

Cada dos años la comunidad científica del Instituto Boyden se reunían para discutir sus

avances más relevantes. Ella, se encontraba terminando un libro que había postergado

por mucho tiempo, pero la editorial y los compromisos que con ella venían, la habían

forzado a aislarse en una pequeña cabaña. Cuando por fin concluyó, sintió una inmensa

necesidad de regresar a casa, la ausencia y posicionamiento de otras vidas en la

literatura es una de las labores más agotadoras y termina por fragmentar el alma del

autor. Por lo que añoraba regresar al mundo real.

─Gilberto…

Entró a la habitación y sólo encontró ropa un poco desordenada,

─seguramente olvidó la fecha del Congreso y tuvo que salir corriendo─, pensó para sí.

Comenzó a guardar los objetos desperdigados cuando al introducir la mano al cajón

tocó una carpeta. La sacó con curiosidad, pues jamás la había visto en su vida. Al abrirla

descubrió que en ella había un contrato celebrado entre el Dr. Hata y el Instituto. En el

que él se comprometía a donar a la ciencia el cerebro de su esposa, una vez que el

Alzhéimer hubiese avanzado lo suficiente.

─ ¿Alzhéimer? ─pensó confundida ─ esto es imposible. Mis revisiones clínicas no

arrojan ninguna anomalía. De pronto comenzó a recordar que recientemente tenía

problemas a los que no les había prestado la suficiente atención, como dejar el teléfono

en el refrigerador o meterse a bañar vestida. Pensaba que era la literatura absorbiendo

su mente, como solía sucederle. ─ ¿Cómo era posible?

─Doctor, estamos detectando conciencia activa. Debemos detener el estudio, la paciente

comienza a desconectar sus redes de manera voluntaria.

─¡Eso es imposible!, quítate, déjame ver. Gilberto se aproximó al monitor para descubrir

que las espinas detríticas dejaban de brillar, poco a poco el cerebro comenzó a sufrir

una especie de apagón, como cuando una megaciudad se queda sin luz, producto de

una falla.

─Si me pudieras escuchar, te diría que la vida no es más que lo uno construye, - pensó

Lena ─Eres tan poca cosa no, por tu falta de amor a mi persona, sino porque no tuviste

la necesidad de ir en busca de tu propia realización, tu contexto era tan limitado que te

conformaste con ser lo que tus padres querían de ti. Hoy te puedo afirmar que el río de

la consciencia por que el me has puesto a navegar tiene más historias y experiencias de

las que jamás podrás imaginar. Por eso, aún postrada en esta cama, yo decido sobre

mi vida.

─Doctor, ¡la paciente está balbuceando!

─ ¿qué dice?

19


20


LIMERENCIA

Jannet Guadalupe Figueroa Hidalgo

Cuando era niña, me gustaba mucho ir a la feria y únicamente subirme una y otra y

otra vez a la rueda de la fortuna. Ahora que soy adulta, ¡sé que la vida es eso, una

rueda de la fortuna; siempre gira, a veces estamos abajo y a veces estamos arriba, pero

nunca permanecemos en el mismo lugar! Aunque visité a dos médicos generales, dos

neurólogos, tres internistas, un cardiólogo y sepa cuántos más porque no me acuerdo de

sus especialidades, todos concluyeron que estoy perfectamente sana. Esto lo hice, claro,

en los últimos cuatro años, pues ya saben cómo es el servicio público de salud del país

surrealista en donde vivo, afortunadamente sé actuar muy bien y conseguí los pases a

las especialidades, bueno, un poco por eso, pero en realidad es porque en mi carnet se

pueden dar cuenta que soy la viuda del Dr. Máximo Carreto.

Yo sabía, estaba segura, que no era así, pienso que a estas alturas de la vida ni un solo

ser humano está completamente sano, y lo he confirmado después de encontrarme con

Selene, la verdulera que siempre me cuenta las historias de todos sus clientes aunque

yo tenga prisa –fíjate Ignacia, ¿qué crees que le pasó a Ricardo Montemayor?, sí, tu

vecino del 68. Pues nada más que le dio un síncope nervioso en la fila de las tortillas y

se desplomó.

21


Un sábado por la mañana como es de costumbre, fui muy a prisa, como también es

de costumbre, a comprar el mandado para organizar el desayuno, comida y cena de

mis cinco chilpayates. Ella me miró extraña y detenidamente a los ojos, y con una voz

de esas de sorpresa me dijo – ¡niña!, ¿cómo es posible que no me di cuenta antes?,

tú estás enferma. Selenita me lo confirmó, – tienes limerencia, limerencia por el sol.

Seguramente, esto también se lo contó a algún otro de sus clientes que fue a comprarle,

igual que yo, con mucha urgencia.

¡Ay qué tiempos aquellos de casada, cómo los extraño! Cuando uno es joven se piensa

muchas veces que la vida está asegurada, bueno, ciertamente eso me pasó a mí en el

momento en que conocí a Máximo, sin darme cuenta que lo único seguro que tenemos

es la muerte. Hace catorce años, yo fui contadora en el despacho de los Rosales; los

más famosos, concurridos y ocupados en el estado de Felipe de Arriba por saberse

todos los trucos para evitar en lo más posible que sus clientes pagaran impuestos, y

si por alguna extraña razón, se les iba alguno, buscaban la manera de hacer que el

dinero regresara en la siguiente declaración, aunque también porque hacían correcto

y oportuno uso de su amistad y buenas relaciones con los funcionarios públicos de la

secretaría de hacienda, como por ejemplo, con la Lic. María Augusta Pérez Ramírez, la

cabeza de dicha dependencia.

A mí me apasionaba, y todavía, el trabajo como contadora, a decir verdad, pasé un

tiempo con una obsesión al trabajo, quería aprenderlo todo para ser como los Rosales,

sin embargo, desconocía lo que todo eso conllevaba y ahora, después de lo ocurrido

con los jefes, pienso que nunca quiero ser como ellos. Trabajaba mucho, más de doce

horas al día y llegué a robar clientes de otros despachos y de mis propios compañeros,

lo hacía para que los patrones se dieran cuenta de mi existencia, y así, algún día ganar

su confianza para que me enseñaran esos trucos que solo ellos conocían, ¡qué ingenua!

Don Justo Rosales fue contralor en la administración de Prometeo Avellaneda, quien

después de fracasar en su juventud como jugador de beisbol, decidió empezar su carrera

política hasta que llegó a ser gobernador del estado de Felipe de Arriba, ¡qué sorpresivo

fue su paro cardiaco que le dio la muerte justo cuando estaba dando su tercer informe

de gobierno! Fue ahí donde mi jefe conoció a tantos políticos y servidores públicos del

estado y del país.

Un día muy iluminado y fresco, llegó uno de esos amigos importantes de Don Justo al

despacho. Después de la visita del senador federal Alejandro del Valle Cienfuegos, que

no duró más de quince minutos, todo cambió para todos en el despacho, incluyéndome

a mí. Desde mi pequeño cubículo de dos metros por noventa centímetros me podía

dar cuenta de cómo todo el mundo se movía de un lado a otro, como cuando se pisa

un hormiguero, se murmuraban, hacían llamadas telefónicas, era un caos total. Al día

siguiente, el brazo derecho de la familia Rosales, el abogado Gerónimo Blanco, nos dio

la noticia de que los Rosales habían tomado la decisión de retirarse del negocio para

disfrutar de su casa en la playa de las Carmelitas, –¡sí cómo no!, si hace apenas unas

semanas atrás Ana Esther Rosales, la única hija soltera que quedaba, me había contado

que estaban a punto de abrir su cuarto despacho contable, igual de grande que este, en

el municipio de Los Mil Colores, con ayuda precisamente de ese senador.

Después de eso, nunca más se supo absolutamente nada de esa familia de contadores,

¡ni un solo rastro! Claro que lo de la playa fue mentira, como también fue mentira lo que

nos dijeron después de pasar cuatro semanas con jornadas sin opción de quince horas

para entregar todos los documentes necesarios a los clientes, especialmente a esos que

trabajan en la secretaría. Una vez terminado esto, los muy astutos y aprovechados, nos

22


dijeron que los dueños se habían declarado en quiebra, – ¡háganme el favor!, pues con

razón son contadores. Fue con esto, con mi propia y terrible decisión de trabajar todo el

día, con la obligación impuesta de cubrir una jornada igual a la de un esclavo, y con la

noticia de que no recibiría nada de dinero por mí inútil anhelo de ser como ellos, que me

desmayé, que no regresé en sí, que me llevaron de inmediato al hospital, que volví en

sí en el camino únicamente para ver cómo el tarado chofer del camión número veintidós

se le atravesó a la buena onda de Teresita y que hizo que una ambulancia nos llevara

a las dos a la clínica número veinte del sector salud del estado de Felipe de Arriba, y

que dos días después, cuando ya recordaba quien era a pesar de todas las secuelas,

particularmente de las heridas y moretones, decidí nunca más ser esclava del trabajo.

Ahí, en esa cama de hospital, conocí a Máximo.

Cuando Selene me dijo que yo padecía limerencia por el sol, muchas cosas que me

habían pasado empezaron a cobrar sentido. Me había ocurrido que a las tres de la

mañana de cualquier día podía despertarme llorando sin ni siquiera sentirlo, ni estar

triste, ni enojada, ni feliz, solamente me salían gigantescas lágrimas que yo no podía

controlar. Después de una hora o algo así, paraban, pero porque había quedado tan

deshidratada que ya no podían escurrir más por mis cachetes regordetes. Después de

esto tenía que tomar como un litro de agua porque me daba una sed desesperada,

luego venía que ya no podía dormir porque no paraba de ir al baño, y luego ya llegaba

la mañana y tenía que salir corriendo de la habitación para preparar el desayuno y el

lunch de los niños, despertarlos, gritar como loca que se vistieran, organizarlos, llevarlos

corriendo a la escuela y despedir a los cinco seres más hermosos de toda la existencia

23


con un beso muy amoroso. Así pasé varias semanas hasta que de pronto una noche,

cuando lloraba sin razón, atormentada, cerré los ojos, se me vino una imagen de una

puesta de sol, de esas que se ven en el mar, con el sol grandote y muy redondo, con un

color entre naranja y amarillo muy brillante que lo llenan a uno de paz, que pude parar

las lágrimas, fue hasta entonces que descubrí cómo darle una pronta solución y poder

conciliar el sueño.

Además me pasaba que en los días de mucho calor, entre abril y mayo al medio día, me

daba una taquicardia que me agitaba tanto y después de unos minutos desvanecía

mi cuerpo, era como si yo ya no fuese dueña de él, pero aun así debía ir por los niños

a la escuela. ¿Cómo iba a dejar que regresaran solos a la casa como si estuvieran

abandonados?, ¡por supuesto que no!, ya era suficiente para ellos ser huérfanos de

padre y así como está la situación me daba pavor que les pasara algo en el camino.

Al regresar, le pedía a mi hija Margarita que me tomara la presión, esto le molestaba

mucho, más bien enfurecía a la pobre niña. Y efectivamente, mi propio diagnóstico era

hipertensión, pues tener 140/95 de presión arterial es muy alto, pero los médicos

nunca podían concluir que era esto, porque ni en la mañana ni en la tarde me sucedía,

la presión se me estabilizaba, y no hablemos de los demás meses, todo indicaba que

era una persona sana.

En los días de frío, únicamente por las largas noches, en cuanto se ponía el sol, sentía

una comezón impresionante dentro de mi cuerpo y de repente se me secaba la boca, me

costaba mucho respirar y mi garganta se cerraba de tal manera que no permitía el paso

de la saliva, sentía que me asfixiaba, por suerte, recordaba que estos eran síntomas

muy parecidos a la reacción alérgica de Máximo cuando por descuido comía amaranto,

entonces me tomaba un antihistamínico, y se me calmaba.

¿Pero a qué era alérgica? Nunca lo supe, los médicos, como siempre, me dijeron

que no podía ser porque no presentaba ningún síntoma visible, ¡cómo si las alergias

nada más se trataran de tener ronchas en el cuerpo, escurrimiento nasal y estornudos!

Fue entonces cuando sutilmente recurrí al chantaje, le dije al Dr. Norberto Ocampo, mi

médico familiar y, según él, amigo entrañable de Máximo, – hace ya mucho tiempo

que no veo a su esposa, ¿cómo está Artemisa? Uno de estos días, no sé exactamente

cuándo, me gustan las sorpresas, justo en la mañana cuando los niños van a la escuela,

creo que a esa hora está usted cubriendo la plaza del Dr. Aguilera, pasaré por ella a

su casa, y no me iré hasta que acepte acompañarme a la mía. Tomaremos café en mi

terraza, de donde, por cierto, podremos muy bien mirar a detalle la bonita casa de su

muy amiga la enfermera Ana Laura, quien disfruta mucho las visitas matutinas de un

misterioso amigo, ¿usted sabe quién es? Fue entonces que me expidió el pase urgente

para hacer los análisis del laboratorio para las alergias, no tuve reacción a nada, sin

embargo, mi inmunoglobulina E era muy alta, sobrepasaba los mil niveles.

Nunca imaginé que siendo esposa de un médico, terminaría con una enfermedad que

para ellos no existe. Máximo era muy inteligente, dedicado y astuto sobre todo. Se

relacionaba muy bien, y fue así como llegó a ser director general del hospital del servicio

de salud púbica número veinte del estado de Felipe de Arriba. Un día hace ya cuatro

años, un mes y cinco días, por cierto muy soleado, como a eso de las cinco de la tarde,

llegó un muchacho con impacto de bala en el estómago, varios hombres lo llevaron,

y a pesar de la sangre en su ropa y su muy mal semblante, se podía notar la abismal

diferencia de clases entre él y los más de 100 pacientes esperando a ser atendidos en

urgencias. Es un día que todos los trabajadores y algunos pacientes recuerdan muy bien

por la magnitud y el escándalo del evento. Yo pienso que fue la única vez que los actores

del hospital se movilizaron como debería de ser a diario, y solo porque el miedo puede

24


más que la responsabilidad social. El muchacho murió porque ni siquiera hubo tiempo

de que la camilla que le quitaron al albañil al que le habían caído encima más de 200

cilindros de concreto y milagrosamente seguía con vida, llegara con él para ser pasado

a quirófano, murió ahí, a la vista de todos los desvalidos. ¿Y quién podría ser el único

responsable de este evento tan desafortunado? Claro, el director general sin ni siquiera

haber presenciado el acaecimiento. Máximo me lo contaba a detalle y con tantísimo

miedo, como si se le hubieran informado la consecuencia de esta “negligencia” médica.

Un mes después, fue el mismo Dr. Norberto Ocampo quien me avisó que justamente

en el hospital habían asesinado a mi esposo. Sí, en el mismo lugar donde lo conocí,

en el mismo lugar dónde más de mil personas laboran, ahí, donde el espacio nunca

es suficiente para los derechohabientes, y absolutamente nadie me puede contar los

hechos, nadie me dice exactamente lo que pasó. Nadie porque nadie miró nada, nadie

escuchó nada y nadie nunca supo nada.

Selene sabía muy bien que lo que yo padecía era limerencia porque su hija, Luna Selene,

lo padeció, y de la misma manera como se ven mis ojos, se veían los de ella. Pero la

cura de Lunita Selenita, como ella la llamaba, definitivamente no podía ser mi cura, ella

se casó con un piloto alto, fuerte, guapo y además alemán mucho más rubio que el sol.

Después de conocerlo, poco a poco, los síntomas de la limerencia desaparecieron. Sin

embargo, poco tiempo antes de codearse con el piloto, la madre y la hija habían visitado

a una doctora homeópata quien tenía testimonios de haberse curado de esta tan común

pero poco hablada enfermedad. A mí la verdad eso me sonó a comercial para enganchar

a las personas desesperadas a quienes la ciencia no les puede dar un diagnóstico exacto

de lo que padecen, y como sí estaba desesperada, agobiada y consternada por esta

incierta condición, me dispuse a ir con la tal Dra. Kustnetsova.

25


La primera cita no fue muy distinta a las cinco subsecuentes, Selene con tal de que

yo fuera, se ofreció a cuidar a mis hijos aunque eso implicara cerrar su verdulería por

un poco más de dos horas. Llegué, y la sala de espera aparentaba un consultorio muy

bien montado, nada que ver con la clínica número veinte del estado de Felipe de Arriba.

Como todavía faltaban diez minutos, la recepcionista muy amable me dijo –tome asiento,

enseguida la atiende. Además, me prestó un libro de las flores del Ermitaño Verde. Pero lo

aún más sorprendente fue que la cita empezara puntualmente, la puntualidad es escasa

en este país, exactamente a las cinco de la tarde. Cuando entré, indiscutiblemente se

sentía un ambiente de tranquilidad que invitaba a quedarse, más que un consultorio

habitual parecía la estancia de una cabaña en el bosque, olía a cedro, lavanda y vainilla.

La Dra. Kustnetsova me ofreció sentarme en cualquiera de las tres sillas de la mesa

redonda. Elegí la rosa con cojín floreado y puse mi bolsa en la azul con cojín amarillo.

Me invitó un té de manzanilla y acepté, después, ella se sentó en la silla blanca con

cojín rojo a rayas. Más que una consulta parecía una plática de café, me preguntó de

todo, pasó de mis gustos y aversiones, deteniéndose un poco en mis experiencias más

significativas de la vida, siguiendo por mis hábitos alimenticios y rutina diaria, hasta llegar

a las preguntas de esos síntomas tan extraños que me ocurrían. Me aseguró que sería

cuestión de algunos meses para estar completamente sana. Posteriormente me invitó

a pasar a la camilla, me puso imanes redondos en la espalda y en las piernas, recitó no

sé cuántos números, hizo extrañas preguntas a no sé quién, después de las preguntas

movió, creo yo, estratégicamente los imanes, los dejó así por diez minutos, los removió y

me dijo que debía esperar recostada otros quince. Me dijo que me levantara poco a poco,

primero la cabeza y luego la espalda hasta pararme. Nuevamente me invitó a sentarme

en la silla de mi preferencia, volví a elegir la rosa. La Dra. Kustnetsova me afirmó que

ella estaba segura del diagnóstico, ¡limerencia sin duda!, y que también estaba segura

del tratamiento que debía tomar, pero que no podía prescribirme nada hasta que cotejara

con un perfil tiroideo, un análisis IgE y un electrocardiograma.

Fue así, hasta después de los resultados, cuando me pidió tomar a diario como agua de

tiempo, una infusión de coachalalate, toronjil y hoja de mango, ingerir por las mañanas un

diente de ajo y antes de dormir beber 10ml de jarabe de grosellero negro y untarme en las

sienes una pomada de pasiflora. También me dijo que era urgentemente necesario hacer

algún tipo de ejercicio todos los días, ella sugirió yoga, pero en el deportivo del hospital

número veinte del estado de Felipe de Arriba, la única clase que ofrecen al alcance de mi

tiempo es la de Zumba, así que después de dejar a los niños en la escuela, me quedaba

a bailar con las demás señoras. La mayoría con sobrepeso como yo, creo que nunca

realmente hacíamos ejercicio, más bien ocupábamos más de la mitad del tiempo de la

clase para compartir nuestras penas, nuestras angustias y las responsabilidades que

tenemos como amas de casa, ¡al quejarnos nos sentíamos más ligeras!

Cuando Máximo fue asesinado, mi vida cambió radicalmente porque él era para mí eso,

lo máximo. Después del suceso de los Rosales y a los pocos meses de hacernos novios,

decidí ser emprendedora, bueno, en realidad la idea me la planteó él, pero me vino

muy bien. A pesar de que desde muy joven mis finanzas personales eran saludables,

no contaba con el capital suficiente para iniciar mi diminuta empresa, ¡y mucho menos

cuando había regalado mi trabajo y mi tiempo a esos Rosales! Monté mi despacho

contable un poco con la ayuda del dinero de mis papás y mucho más con la de los papás

de Máximo, en agradecimiento, resolví dejar a su elección la ubicación y decoración

de las oficinas. Después de un año, me casé y fue maravilloso en todos los sentidos

posibles, ¡sí, en todos los que usted se pueda imaginar!

26


Las finanzas y diversificación de inversiones de mi esposo eran mucho más numerosas y

abundantes que las mías, por eso digo que él era muy astuto, pues con su simple sueldo

de hematólogo en el sector salud del estado, no era suficiente para vivir cómodamente,

pero sí para hacerlo muy feliz cada día. A pesar de ser económicamente estable, nunca

si quiera le pasó por la mente la idea de pedirme dejarlo todo y dedicarme al hogar,

tal como mis papás y los suyos lo hacían. Yo imaginaba que seguiría trabajando y

creciendo profesionalmente hasta que fuera viejita, pues siempre tuve su amor y su

respaldo. Lo hice así, hasta que nació nuestro primer hijo, Luisito, hace ya once años.

Aunque la vida cambia desde que uno está embarazada, en el momento en que por

primera vez puedes mirar esos pequeños, brillantes, profundos y sinceros ojos de tu

hijo, experimentas una transformación radical, eso no es un amor inmenso, es algo más

que ni siquiera la palabra para describirlo se ha inventado, y así pasas los primeros

días más entusiasmada, cautivada, y encantada que nunca antes, de ese ser que te ha

regalado tanta luz y tanta fuerza. En ese preciso momento mis sueños cambiaron. Fue

así como decidí primero dejar a unos pocos de mis clientes, luego vino Margarita, me

ocurrió lo mismo, entonces dejé a casi la mitad de ellos, luego llegó Paula, nuevamente

ocurrió la maravillosa experiencia, entonces opté solo por atender a los pocos clientes

gordos, y cuando llegó Bruno, mi decisión fue dejarlo todo y únicamente recibir la renta

de las oficinas del despacho. Afortunadamente, como ya insistí demasiado, mi Máximo

era sagaz y muy avispado, y poco después que vino Lucas, mi hijo el más pequeño,

él ocupó el puesto de director general del hospital número veinte de salud pública del

estado de Felipe de Arriba, lo cual amortiguó un poquito nuestra situación económica.

27


Desde entonces Máximo fue mucho más comprensivo y empático con mi papel de madre

de lo que ya era, pues aunque tenía menos tiempo para nosotros, buscaba la manera

de resolver todas las situaciones propias de la familia, y nos mantuvo en un estado más

que modesto hasta el día de su muerte. Con esto disfrutaba cada milésima de segundo

a mis cinco chamacos, y no es que no lo haga en este momento, pero ahora siempre

me encuentro sumamente cansada. Y la pensión que recibo como viuda, no es lo mismo

que el mismo sueldo, además de que ahora el esfuerzo máximo lo hago yo para poder

mantener las que fueron inversiones diversificadas para estirar y estirar el dinero, y lo

peor, ya no está él aquí para motivarme y apoyarme en mis decisiones.

No sé si fue la infusión, o el ajo, o el jarabe o la pomada, o tal vez la Zumba, pero

después de tres meses y antes de mi cuarta cita yo me sentía muy bien, los síntomas de

la limerencia habían disminuido por mucho, y ahora solo en sueños sentía una angustia

por no mirar, sentir e incluso oler el sol. Cada día me sentía mejor, me sentía tan bien

que pensé que era el momento también de depurar la casa y sacar todas las cosas de

Máximo. Fui a la frutería de Selene para comprarle cuatro cajas de esas donde viene el

huevo y que cuando quedan vacías sirven para quienes van a mudarse, guardar cosas o

hacer manualidades. Ahí puse todas las pertenencias de mi marido, esperé al miércoles

en la mañana para sacarlas a la calle justo a las 9:17 am, cuando viene el camión, que

en algún momento de su existencia fue verde, tocando una campana para darse a notar.

El señor muy amablemente me ayudó a subirlas, le di su merecida propina como es

costumbre, y el camión siguió, yo me quedé a observar su trayecto de recolección de

residuos sólidos hasta que dobló en la esquina y no supe más. Justo en ese momento,

algo muy pesado calló de mis hombros, pude escuchar el ruido que hizo al tocar el

28


piso y romperse en millones de pedacitos, inmediatamente después, hubo una explosión

en mi pecho y el sol brilló más fuerte que nunca. Desde ese momento nunca más tuve

ningún síntoma de la limerencia, y después de cinco meses, aunque se lo haya contado

a la Dra. Kustnetsova, ella insiste que fueron las infusiones de coachalalate, el ajo, el

jarabe de grosellero negro y la pomada de pasiflora, las que me curaron. Así, sin más ni

más, me dio de alta. A la semana siguiente tenía mi cita de rutina en el hospital número

veinte del estado de Felipe de Arriba, me parecía una pérdida de tiempo ir si ya estaba

curada, pero me parecía más inconsciente no asistir cuando a uno le dan mil pretextos

para no atenderlo en el sector de salud pública, de tal suerte, decidí asistir a la cita con

el Dr. Norberto Ocampo.

–Buenos días Sra. Ignacia. ¡Qué bueno que vino a su cita! Muchos pacientes no lo

piensan importante y no se dan cuenta que su inasistencia le quita el lugar a alguien más

a quien se le puede salvar la vida, nosotros trabajamos muy duro, con largas jornadas y

pocos recursos y la gente no sé da cuenta de eso, y después de la desgracia dicen que

es culpa del sector salud y de los médicos inhumanos que laboran ahí. Bueno, eso no

importa ahora, ¿recuerda la última vez que me pidió que le hiciera análisis de laboratorio

para descartar cualquier alergia? Por error, el personal del laboratorio le realizó un par

de análisis más, los cuales no me dieron a tiempo porque parece que todos los de ese

departamento están muy enamorados y cometen errores muy frecuentemente. El caso

es que los traspapelaron y me los han hecho llegar apenas hace un mes. Como viuda de

mi apreciado amigo Máximo, iba a llamarla, pero con tantos pacientes, pues simplemente

no tuve la oportunidad. Tenía usted razón, y creo que a todos los médicos de esta unidad

de salud nos absorbe el trabajo tanto que no nos dimos cuenta de su caso. Efectivamente,

está usted enferma, tal vez por ahora no parezca tan grave. Esto explica sus síntomas.

Lo siento mucho Sra. Ignacia. Abra por favor el sobre.

29



UN AJOLOTE EN EL RADAR

Gabriela Villavicencio

La aparición de aquel animal mitad terrestre y mitad acuático iba más allá de la

intermitencia. Imágenes llegaban y desaparecían. Quizá una nueva versión de su

ansiedad previa a una carrera. Un día mientras regaba las plantas veía reflejos de su

piel viscosa sobre la cantera donde corría el agua, otro, mientras enjuagaba los búlgaros

imaginaba el contraste de la consistencia firme cuando en apariencia parecían gránulos

de algodón. Una mañana mientras recogía la mesa y pasaba el trapo húmedo, presentía

su olor a arena de río.

---

Titubeó por un instante, pensando que quizás la predisposición de su mente había

concebido tal aparición. Parpadeó y con la mirada puesta en la pista de atletismo, percibió

cómo la imagen del grafiti sobre la pared llegaba a su mente tan real como el calor de sus

manos puestos en sus caderas y sus pies listos para la carrera. No se trataba de un hecho

azaroso, era tan cierto como la línea blanca del perímetro donde descansaba la mirada

31


para seguir. O quizás un espejismo entre la voluntad y el deseo. El deseo es un gatillo

que evapora la decisión razonable y la pulveriza en su estruendo. El instante inmediato

y peligrosamente eterno de la vulnerabilidad. La voluntad por el contrario, se nutre de la

repetición familiar. Ésta vez, a diferencia de las anteriores, no había registro, la sensación

de caída no deja posibilidad de asirse. Era como un puente colgante del que se derrumba

una cuerda y se flota sin saber por cuánto tiempo. ¿Confianza o ingenuidad? La cabeza

lo traicionaba y al prepararse para iniciar la carrera, abandonaba ya sus certezas. La

aparición le urdía y recordaba los movimientos geológicos que habían arrojado a tierra,

animales acuáticos y a los mares, animales terrestres.

La imagen estaba ahí y lejos de desplegarse como una sensación de fluir en el tiempo

que lo hubiese hecho sentir adulto; llegaba como un peso en las piernas que comprimía

la volatilidad de su espíritu.

El gatillo se dispara y él sin mucha conciencia de su cuerpo, en medio del desarreglo y

tras tomar una bocanada apresurada, ya está corriendo. Confusión de ser autómata y

poner el cuerpo. Avanza determinado por los primeros diez kilómetros. Sigue avanzando

y pronto decide sobreponerse al ansia de salirse de la pista. Los límites de la libertad

en esta línea blanca donde puede elegir entre cambiar el ritmo o parar por completo.

Avanza varios kilómetros y su mente de nuevo. Quiere romper la promesa. Es ella, esa

tormenta de pensamientos preguntando nuevamente ¿para qué estás haciendo esto?

¿Por qué permites el dolor en los pies y con el golpe de cada zancada, la cadera? ¿Por

qué esa lucha contra los pies mazos que le anclan al suelo y aletargan el paso? ¿Será

que sigo las reglas como un preso a punto de perder su voluntad? ¿Un preso pierde su

32


autenticidad al abandonarse a los designios de otros, al plan de otros, de los deseos de

alguien más? ¿O la pierde antes de ser apresado, mientras vive en los tormentos de su

propia cárcel?

Pero si ella misma había ya incluso luchado ya por ésta decisión… ¿y si todo es un

espejismo, planeado para ser marioneta? O quizás no. Es quizás ese deseo de confiar

en que éste es el mejor camino, la única carrera posible, la mejor línea blanca. La nueva

lógica le inunda con un hálito de certeza. Mira los ojos profundos de aquél ser y observa

sin apartarse, sin evadirse, la suavidad de sus branquias batiendo como alas su cuerpo

marino, devolviéndole el frenesí de posibilidad para continuar. Vuelve a la línea blanca,

eterna y continua. Dibuja en su mente la ilusión de desaparecer, de disolver el dolor en

la espalda. Se suelta, se desprende de esa realidad tan sólo afirmándose en su respirar.

Está a punto de perder el sentido. Sólo ahí puede entregarse al espejismo y confiar en

la línea.

En el horizonte mirando la imagen de la criatura en la continuidad de la pared nuevamente,

una de esas compulsiones que lo visitan con mirada inocente pero que se acercan con

tal determinación que casi puede sentir su cercanía escudriñar por debajo de la ropa,

para recordarle lo enteramente biológica de su humanidad. Es preciso volver a la lógica,

sin abandonarse a la tentación. Ahí escucha una voz antigua y clara en la imagen de una

quijada de anciana. No hay sonido de estática, tampoco parece interrumpir la frecuencia

de su pensamiento. Pero sí, es la sintonía del macro-radar, otra vez, sólo que ésta, lejos

del cansancio del km 21, aparece al principio.

“Fueron estas criaturas adaptadas a todo sitio quienes realizaron lo nuevo e

inaudito, pudiendo salvar su especie con nuevas adaptaciones. Es la imagen de

uno de esos animales que sobresalían de su especie como conservadores o por

el contrario, como originales y revolucionarios. Todo eso lo sabemos y por eso

queremos estar listos” H.H.

Recordando la imagen en la pared que le presagiaba estar listo; desconocía si se trataba

de una nueva evolución o simplemente de una ventana a los mensajes del macro-radar

que debía soltar en el río de la conciencia. Siente miedo de que este estruendo detenga

el latir de su corazón. Siente miedo de morir y de que ésta sea su última carrera. El

dolor se agudiza a medida que el miedo lo atrapa. Respira y vuelve a la línea blanca que

esta vez se pierde en dos puntos de sus ojos que le provocan un movimiento tectónico

de frialdad para volver a su cuerpo de nuevo. Como un fuego la respiración aumenta

la temperatura de sus rodillas y sus caderas. Es el calor de la mirada de este ser. El

chasquido acuático de su movimiento refresca su alma. Las lágrimas que corren por

sus mejillas piden consagrarle su carrera a tan deliciosa compañía. Regresa al cuerpo.

Decide mostrar la magia y verterla toda, en una sucesión de respiraciones repetidas que

abren las células y le comunican a cada rincón de sus articulaciones la posibilidad de que

la corriente que emana de este ser se integre a su existencia. Un olor a fango le revela

frente a su juicio, la capacidad de ésta criatura de la regeneración, en huesos y tejidos.

Hilados marinos lo inundan en un apabullante sabor a barro que en cada bocanada le

permite resistir. Con esa curiosa presencia cierra la carrera. Siente la melosidad de su

cuerpo acuático bañado en sudor, sus poros como branquias diminutas aún respiran para

mantenerse de pie. Pronto siente la necesidad de abrir brazos y liberar el pecho y con

la respiración mitocondrial del mamífero que depende de ella, besa la tierra. Agradece

la compañía y la posibilidad de volver habiendo sido abrazado con todos los sentidos.

Para poder seguir confiando en que el cuerpo no es necesario para estar todos ahí, en el

radar interdependiente, llamándonos, mirándonos, amándonos, apareciendo, entrando y

saliendo como uno sólo… en un presente eterno.

33


34


LOS ZAPATOS MÁGICOS

Victoria Martínez Ángeles

1. PIES DESCALZOS

Tenía 3 años, empezaba a caminar, el suelo era seco y polvoriento, colgaba y

apenas se sostenía de los palos sobrepuestos de chiquiña que daban forma a la choza

empotrada en medio del campo montañoso, sus manos se sujetaban con fuerza y

sus pies intentaban contraponerse en el suelo, temblorosos, con miedo y fatiga, pero

avanzaba muy lento. Enseguida la inseguridad tumbaba ese pequeño cuerpo y una y

otra vez intentaba ponerse de pie y avanzar. Así pasaron los días, paso tras paso. Ahora

saltando, sus pies pequeños y chorreados, marcaban el territorio que lo alojaba, algo

de estiércol y cañas del rastrojo por el patio, rocas acarreadas por la erosión del cerro y

veredas marcadas por las hierbas amargas que ni el ganado consumía.

¡Al fin! - Doroteo logra caminar. Manifiesta Magdalena.

35


Le tocaron tiempos de miseria, ¡No había Zapatos! Caminaba a diario largas jornadas

para acarrear agua de la noria, sobre la espalda un cántaro que pesaba más que la

propia agua que portaba, pasteaba cabras y vacas.

Los pies no eran temerosos, eran agresivos, recios y callosos, habían logrado marcarse

con una capa dura sobre la planta. Ni siquiera el cardón lograba entrar.

Habían pasado ya catorce años, acostumbrado a su rutina y a su miseria, deseaba tanto

unos zapatos, no era posible comprarlos cuenta:

- Para eso debía tener dinero y caminar tres días, no era posible, había que trabajar.

Desde los ocho años caminaba jornadas enormes para ir a la talla, el oficio que su padre

le enseñó, salía de casa para cortar la penca de la lechuguilla y hacer ixtle, recorría

con sus pies descalzos doce horas de largo camino, llevaba el itacate para los que ya

estaban en el campo. Una carretilla para cada día, eran solo quince, y, hasta entonces,

a los quince días regresar con la encomienda: con un guangoche a cuestas repletos de

manojos de ixtle, listos para la venta en la capital, doce horas para llegar la comunidad y

cinco días más para llegar a la capital donde vendían el ixtle.

Sus pies eran ágiles, pero no sentían el cansancio, las grietas sangraban y las enrollaba

con pencas de maguey y un poco de ixtle, para amortiguar el peso de la carga. Hasta

entonces nunca había usado zapatos.

36


1. LOS ZAPATOS NUEVOS.

En aquellos tiempos las costumbres eran tan precisas, que no se permitía titubear, el

tiempo del pedimento había llegado.

- Venimos por Ofelia y traemos un presente.

La hermana mayor había crecido y una familia había decidido pedir su mano para

casarla con su hijo mayor y rico de la comunidad.

Traían una enorme dote sobre el tordillo, el burro que todo arriero conocía, un enorme

bulto sobre él, pero en especial uno llamó la atención de Doroteo, semejaba un amarre

muy tejido, un tejido diferente.

Al fin se hizo el arreglo, su hermana se casaba al día siguiente, la fiesta empezó de

inmediato, todos abrían la dote, esa tarde todos comieron pan y bebieron aguardiente.

Pero nadie había destapado el bulto, nadie había visto semejante cosa. ni habría

imaginado semejante regalo y el valor era diez veces más que la misma dote.

37


La curiosidad invadió sus ojos y sus manos, desató el nudo apretado y abrió lentamente,

nadie se percataba. Entonces vio los zapatos mágicos, quería gritar, los había visto antes

pero no tan cerca, los quería, le causaba curiosidad si pudiesen quedarle, si podría

caminar igual o le causarían incomodidad, se preguntaba ¿qué se sentiría traer unos

zapatos? como aquellos jefes de sus parientes en la capital.

Mientras todos dormían, embriagados por el aguardiente, corrió y tomó el paquete, de

pronto sintió como algo le estremecía en lo más profundo del alma. Corrió hasta llegar

a la cueva y con mucha prisa abrió el paquete, así fue como descubrió lo magnífico que

eran los zapatos.

2. LA MAGIA DE LOS ZAPATOS

Ese día su vida cambió por completo, después de tener en sus manos tan grandiosos

zapatos, no dudó ni un instante en ponérselos. Su experiencia fue fantástica. Al meter

sus pies se sintió transportado a otra dimensión. Fue como entendió que los zapatos lo

transportaban. Así que cada que se los ponía, recorría largos caminos a una velocidad

impresionante.

38


Ni él comprendía como esto sucedía. De pronto se encontraba en los campos de talla

y luego dónde su mamá acarreaba el agua, también llegaba a la comunidad y lo más

grandioso, iba a la capital en un abrir y cerrar de ojos, podía observar el mercado y las

personas tiradas en el suelo vendiendo su mercancía: ixtle, pan, pulque, aguardiente,

piloncillo, maíz, frijol, mantas elaboradas de ixtle (mecapales, guangoches y morrales).

Ese día él pudo recorrer en instantes todos los lugares que conocía. Maravillado por

lo que había vivido y a la vez asustado, decidió quitarse los zapatos y nuevamente su

realidad era la cueva.

Temeroso regresó a casa, todos seguían con los festejos de la boda. Decidió colocar los

zapatos dónde los había tomado.

Al regresar a las labores habituales, la familia recogió el resto de la dote, pero jamás

recogieron el paquete dónde estaban los zapatos, la realidad es que nadie los podía

ver, solo él.

Así Doroteo se adueñó de los zapatos. Los usaba a diario para acelerar sus tareas: ir

por leña, pastorear ganado, ir a la talla. Todos estaban sorprendidos por la rapidez en la

que se transportaba, no se explicaban como hacía para recorrer largas jornadas en tan

poco tiempo.

39


Algunos lo veían en un lugar y otros comentaban que también lo habían visto, Le

denominaban el fantasma.

Pero la magia de los zapatos mágicos cobró tributo, con el tiempo Doroteo fue

desapareciendo y aunque él no se percataba nadie lo veía por largos periodos. Hasta

que un buen día desapareció por completo.

Los familiares estaban consternados al no saber el paradero de Doroteo. Aunque él

estaba ahí, nadie podía verlo.

Lo arrieros cuentan que escuchan los pasos apresurados por las largas veredas, cuando

pastorean, el ganado se arrenda como si alguien los atajase, en los lugares de la talla

aparecen montones de ixtle y en repetidas ocasiones cargas enormes descansando en

las veredas.

Doroteo sigue recorriendo los caminos, pero quedó atrapado en los zapatos mágicos. A

veces intenta quitárselos, pero no ha tenido éxito. Ahora anhela caminar descalzo.

FIN

40


NEFELIBATA

Lyliana Aguilar Cruz

En la selva de Katanga, al norte de Namibia, cohabitaba una leona que quería mucho a

su manada, se llamaba Nefelibata.

Un día cuando se percató del caos que habitaba, vio que los animales se peleaban por

cualquier cosa, no compartían nada, se atacaban unos con otros sin motivo alguno y no

vivían en armonía como antes lo hacían.

Al darse cuenta de la realidad que habitaba, ya no dormía, comía poco y estaba

preocupada por su hábitat.

Por fin pudo dormir y soñó que caía en un abismo, todo estaba obscuro y se oía una voz

que le decía que por no respetar las reglas de la naturaleza les había caído “La maldición

de la nada”. Y Que ella era la indicada para regresar todo a su normalidad.

Ella sabía que esta maldición es lo peor que le puede pasar a su selva y que cunde en

todos los habitantes la desesperanza y el vacío.

Después de tan impactante pesadilla, Nefelibata pensó ¿qué podría hacer para quitar

esa maldición?; estaba decidida a hacer algo determinante, aunque le costará la vida.

Se levantó y comenzó a caminar, sin rumbo, no sabía exactamente donde encontraría la

solución, pero sí sabía que si se quedaba sin hacer nada, todo se cundiría del sin sentido

y el vacío.

Nefelibata, no sabía a donde ir y por tanto camino hacia, ningún sitio en específico. En

el trayecto se encontró primero a un águila llamada Demóstenes y ésta le preguntó: ¿a

dónde iba?

Ella preguntó: ¿Quién eres?

El águila: contestó, Soy Demóstenes, me consideran la sabia del lugar.

¡Ahhh! Exclama Nefelibata, ¡Qué bueno que te encuentro! fíjate que: Voy en búsqueda

de la solución a la desesperanza y el vacío; entonces le relató su sueño.

Demóstenes: Bien, es cierto, eso está pasando y si ese es tu meta, yo sé por dónde

debes de ir, pero debes de tener mucho cuidado, en ese mundo al que vas a entrar es

único, por qué ahí lo que piensas y sueñes, se hace realidad.

Ella se rió y le dijo que eso no existía, pero que dentro de su corazón, deseaba que sí.

Al estar charlando vió algo extraño a lo lejos, como cuando da la luz del sol en el piso y

se mueve, al voltear la cabeza ya no estaba el águila, sólo había una cascada grande.

Tuvo miedo, pero al pasarla, percibió el agua cálida y fresca. En eso, oyó que alguien la

saludaba y era un ser muy extraño, que le dijo:

41


Bienvenida, soy Restes y ella es la palma de mi mano, que te podrá contestar todo lo

que tú quieras.

Nefelibata respondió: ¡Todo! perfecto. Pero ¿Cómo es que la palma de tu mano está

separada de tu cuerpo?

Restes: Muy fácil, sólo desee darle vida, puesto que dicen que en la palma de la mano

tienes ¡toooda tu vida y se hizo!

Ella abrió sus ojos y exclamó: Dios, entonces, ¿Todo se hace realidad?, con sólo

pensarlo.

Y la mano habló: Cada cosa, sueño e ilusión, que tengas, mientras lo desees con el

corazón y sea armónico con este mundo, se realiza.

Nefelibata: ¿y si no?

La palma de la mano refirió: Simplemente se queda en tu mente. Sigue tu camino Leona,

que al parecer Demóstenes sabe que es ¡Muuuy importanteee lo que buscas!

Y así, siguió su camino, imaginando, realizando y creando cosas, seres hermosos y

mágicos, durante muuuuchos días.

Con decirles que un día imaginó una gran cueva, era cálida, ahí nada te podía pasar y

todos los animales convivían en paz, se entendían, a pesar de tener diferentes idiomas,

pero lo mejor era que habían almohadas y cojines mágicos, que en cuanto ponías la

cabeza en ellos y comenzabas a soñar ¡tooodo se iba convirtiendo en realidad!

Por ejemplo: La hormiga se convirtió en León, el oso hormiguero tenía su propio

hormiguero interminable; el elefante ya era más ligero y con piel suave; el cisne podía

caminar con cuatro patas y era fuerte; el venado le salían colmillos y sapeaba a la

pantera, la cual era rosa, delicada y sumisa.

Hasta que se encontró con un mono tarántula y le pregunta: sabes ¿Dónde está el

antídoto para la desesperanza y el animal le contestó: “Cada cosa en su lugar”.

Nefelibata no sabía qué pasaba y ¿Por qué decía eso? Y grita: ¿Queeeé? ¿Por qué

dices eso? ¿Qué significa?

La tarántula mono le dice: ¿Me ves?

Ella: Sí claroooo, ni que estuviera ciega.

Él: ¿Qué soy?

Nefelibata: ¿Ehhh? Un mono- tarántula, obvio.

Él: ¿Alguna vez pensaste ver algo así?

Ella: ¡Noooo!, pero eres real.

Él: sí por qué alguien lo imagino.

42


Toooooda la noche platicaron y ella, no entendía ¿Qué trataba de decirle?; le platicó

sus aventuras, sus desconsuelos, los misterios del lugar, pero al mirarlo a los ojos

fijamente………… pasó algo que nuuuunca hubiera imaginado.

Salieron de sus ojos, cómo lágrimas, una gata parda, una hierba y ¡una cosa de dos

cabezas!

Sorprendida gritó y se arrinconó del susto.

El monotarántula le dijo: Calma, es lo que imaginaste al hablar conmigo y lo creaste.

Nefelibata: Se quedó muda, no podía hablar.

Se hizo un silencio sepulcral y sólo sintió en sus pies que la hierba rodeaba sus patas

grandes.

Nefelibata bajo la mirada y cuando menos lo sintió, ya estaba calmada, oyendo la marea

del mar y tranquila, era lo que tanto deseaba una hierba como el pasto que calmara y

tranquilizara a todo SER.

La cosa de dos cabezas le dijo: Esa es la hierba de la calma, tú querías, para dársela a

este mono raro. ¿Si la sientes?

Nefelibata: ¡¡Clarooo!! Qué rico, me siento en paz y eso quería que sintiera él, cuando

me contó algo horrible.

Ella les contó su búsqueda a todos y se fueron caminando hacia el bosque. La gata

parda y la cosa de dos cabezas, eran tan raras, que Nefelibata no pudo aguantarse la

curiosidad y les preguntó:

¿Qué de donde salieron? ¿Qué representaban?, puesto que ella ¡Jamás imaginaría algo

taaannn feo! Y ¡escalofriante!

Ellos, la gata parda y la cosa de dos cabezas, le contestaron: Cuando el monotarántula te

contó una historia terrible, al imaginarla, salió tu parte obscura, el morbo, etc;

Nefelibata se erizó y vió una parte de ella que nunca había visto.

Expresó ¡Qué fea!, ¡juraría que jamás yo podría realizar una cosa tan fea!

De pronto Nefelibata se paró y al sentir un río, se asombró, ¡Ese río no estaba!

Mágicamente se apareció; la palma de la mano le dijo: ya tienes lo que querías, ¿Por

qué no regresas?

Ella contestó: ¡Noo!, no lo veo ¿Dónde está?

La palma de la mano: ¡Mira hacia abajo!

Y al ver su reflejo en el agua, percibió su mirada de paz y entendió.

Nefelibata encuentra el antídoto donde ella menos se lo esperaba, en su corazón.

43


Lo lleva consigo y a través de su mirada con los demás y escuchándolos les quitaba el

vacío y la desesperanza.

Así los ayudaba a encontrarse a ellos mismos y a aceptar sus partes obscuras y las de

luz.

NEFELIBATA

LA LEONA DIFERENTE

FIN

44


A TRAVÉS DE TU RECUERDO

Cecilia Garcia García

Un día en pueblo de Aislar se dejaba escuchar ruido por todas las calles, pues los

habitantes se estaban preparando para la gran fiesta que se avecinaba, las calles se

comenzaban a llenar de colores, adornos de grandes flores se podían ver en lo alto,

música con tonos de alegría y euforia se dejaba escuchar en cada rincón, los niños

corrían emocionados de ver tantos colores y jugaban.

45


Pero dentro de esos rincones y esa alegría, en la calle “Medieval” había un pequeño

negocio familiar que había estado desde hace ya muchísimos años, pues la gente dice

que se encargaron de vestir a los primeros reyes de Aislar, se trataba de la costurera de

la familia Torres quien estaba a cargo el señor Esteban, pues se le fue dejando como

herencia de su familia.

Un día mientras los papás de Sofía visitaban el palacio para tomar las medidas de los

nuevos trajes de las escoltas del rey, un joven de piel oscura, pero de muy fina cara toca

a la puerta donde ellos se encontraban, se trataba del hijo de Lorenzo “David”, quien

desde pequeño su padre ex soldado y primer general del rey, lo había preparado para

que su hijo algún día tomara su lugar.

Lorenzo- ¿Disculpen la molestia, aquí toman las medidas para los soldados del rey?

Esteban- Sí, adelante

46


Lorenzo- Lo siento, soy nuevo aquí y no conozco mucho este lugar

En ese momento la mirada de Sofía se centró en un punto específico, en los ojos de

David; después de una toma de medidas, todo el mundo fuera se estaba preparando.

Alejandro- ¿Listo para el gran día?

David- La verdad he esperado este momento toda mi vida, el que toda la gente me vea y

el poder usar ese uniforme ha hecho que toda mi preparación valga la pena.

Alejandro- Es el valor del servicio, es por lo que muchos damos la vida

Las palabras de Alejandro tuvieron impacto en David, pues se preguntaba si su vida

valía tanto la pena para estar ahí. Mientras que para David era un día de primeras veces,

también lo fue para Sofía, pues no podía olvidar ese rostro que le recordaba al marrón

de la arena del mar, al atardecer a punto de irse.

47


Eran las 3:00 pm para ser exactos, Aislar era conocido por sus campos de leones repletos

como el blanco de las nubes en el cielo, cuando el viento soplaba y las pequeñas flores

volaban a la única persona que le gustaba estar ahí, sintiendo el viento soplar por su cara

era a Sofía, pues todas las tardes después del trabajo en casa corría hasta llegar a la

última parte de Aislar, acostada mientras su piel podía sentirlos hasta que las vibraciones

del suelo comenzaron a crecer, levanto la mirada con los ojos pequeños por el rayo del

sol y vio a David tan cerca de ella que a la vez le causo miedo.

David- Necesitaba explorar más este lugar y quise ir más allá de lo que Aislar podía

ofrecer, ¿Vienes seguido aquí?

Sofía- Todos los días, después de escuchar a mi papá enojado todo el día y a mi mamá

preguntándose por que esta con alguien como mi padre, el único lugar donde todo eso

puede desaparecer por un rato, es aquí.

David- Buen lugar para pensar, ¿Puedo acompañarte?

Sofía- Claro, pero antes para estar aquí y poder sentirlo, tienes que prometer que solo

pensaras en el aquí y ahora.

David- Tu lugar favorito es muy interesante, a todo esto no te he preguntado tu nombre

Sofía- A veces es bueno conocer primero el alma, mi nombre es Sofía y el tuyo

David- David, la verdad no muy bueno para las palabras bonitas, soy más simple El

cielo comenzaba a tornarse naranja cada vez más, ahí estaban los dos, inmerso en su

inmarcesible momento, inmarchitable como el campo lleno de flores que tocaban sus

cuerpos, inmarcesible como deseo de conocerse, ese momento era incapaz de no ser

otra cosa que infinito. Pasaron las horas y cada uno se despidió como lo hacen unos

extraños que se encuentran en la calle, pero no era porque se sintieran así, sino porque

no sabían que decirse.

48

Al llegar David a su casa tomo la libreta

negra junto a su cama y comenzó a

escribir todo lo que sucedió en ese campo

de dientes de león.

Mientras la noche terminaba el gran

día pronto llegaba, un día de festival

para muchos pero dentro de toda esa

felicidad había algo que su rey quería

ocultar, pues Aislar tenía problemas con

el pueblo vecino “Fertan”, había hace

algunos días que las cosechas no daban

frutos y la deuda incrementaba, el rey del

pueblo Fertan ya cansado estaba de no

obtener ninguna respuesta, aprovecho

la oportunidad y el gran día mientras la

música sonaba, la gente bailaba y los

niños corrían, el pueblo de Aislar se tornó

de un amarillo intenso, grandes lanzas de

fuego caía provenientes del pueblo vecino,


minutos duro y no quedo más que cielo gris, lo que parecía ser un día de alegría se

convirtió en un día sin vida.

Los días en Aislar pasaban, grises sin mejorar las pocas personas del reino, comenzaron

a limpiar lo que podían, las personas despidieron a sus almas sin vida, la gente caminaba

sin sonrisa en la mirada, ya nadie se acordaba de los campos de dientes de león.

Esteban- Lamento mucho tu pérdida, David era un muy buen muchacho.

Lorenzo- Primero mi esposa y ahora mi hijo, ahora solo días grises pasan por mi alma

Esteban- Sofía me platico que conoció a tu hijo, aun no le he dicho nada de lo sucedido

Lorenzo- Ayer mientras recogía las pertenencias de David, me encontré con esto

El papá de David, pone en las manos la libreta color negro sobre las manos de Lorenzo

49


Lorenzo- Dásela por favor, a David le hubiera gustado que ella la tuviera

Al llegar a casa al atardecer, Esteban manda llamar a Sofía, quien se encontraba en su

habitación cortando tela para los próximos trabajos de mamá, en ella se veía una cara de

inmensa tristeza, pues no había vuelto a ver a David desde ese día.

Esteban- El día de hoy mientras caminaba al castillo, me encontré con Lorenzo el padre

de David, quien me comentaste la otra vez y me dio esto para ti.

Los ojos de Sofía se tornaron como gota de lluvia después de un roció y salió corriendo

aquel lugar donde algún día los dos estuvieron. Comenzó a hojear las páginas; las

primeras se trababan de los primeros días en el entrenamiento, hasta que llego a ese

día, mientras ella leía cada palabra Aislar cambio, el cielo volvió a ponerse naranja, la

briza del viento limpia, las hojas vivas emanando esa frescura y de repente lo vio hay

junto a ella como la primera vez, a través de ese pequeño rayo de sol.

FIN

50


¡DESPIERTA!

Paola Mitzi Sepúlveda Noyola

Y en la profunda oscuridad permanecí largo tiempo

atónito, temeroso… soñando sueños

que ningún mortal se hubiera atrevido a soñar jamás.

Edgar Allan Poe

Dicen que la soledad es un buen lugar para visitar, pero no para quedarse. Hay quienes

eligen estar solos porque el mundo no les ofrece algo indispensable, para estos seres la

humanidad no representa valor alguno, es por ello que no necesitan de nadie. Por otro

lado, existen aquellas personas que se ven atrapadas en la soledad, y convierten ese

lugar en su único estado de residencia, en el que ella siempre solía estar, ente miserable

de raquítica belleza, virtuosa criatura, siempre inquieta, Elisa ella era…

Absorta en su pensamiento y sin previa advertencia, Elisa abrió los ojos, su cuerpo aún

se encontraba en posición fetal por lo que pensó que todavía estaba dormida, pues lo

único que percibía era una lobreguez infinita. Después de unos minutos se dio cuenta

que el sueño había terminado, se incorporó para intentar abrir las ventanas y así tener

un poco de luz que le devolviera la orientación. Al bajar sus pies, lo que tocó su planta

era húmedo, viscoso y peludo, esto le provocó una sensación de asco e inquietud, por lo

que pasó un tiempo antes de que logrará armarse de valor y volviera a tocar esa extraña

superficie; sin embargo, en esta ocasión la necesidad de ir al baño fue lo que la obligó a

tener que bajar de su cama.

Al poner el primer pie en el suelo se dio cuenta de que la temperatura de esa extraña

sustancia era templada, lo que aumentó sus ganas de orinar de manera descomunal, la

textura viscosa le dificultó regresar su pie a la cama por lo que tomó la determinación de

bajar el otro. Finalmente, tras algunos minutos se encontró de pie, asqueada y mojada

ya que sus movimientos no habían sido lo suficientemente rápidos y terminó orinándose

encima.

Súbitamente, una mano fría la tomó del brazo y a jalones la llevó por diversos pasillos,

Elisa no fue capaz de distinguir nada más que las paredes de los pasillos que recorrió a

toda prisa, su desorientación crecía a medida que avanzaban, y con ella su desesperación,

pues a cada paso se golpeaba con un muro diferente o con algún objeto en medio de

los corredores. La mano parecía ser de una mujer, pues una voz femenina le ordenó

que se quitara la ropa, el miedo la paralizó y por unos minutos su mundo se ensordeció,

se encerró su mente para protegerse y no pudo siquiera oponer resistencia. Las manos

de esa mujer le quitaron su camisón de forma violenta, su ropa interior mojada yacía en

una esquina del cuarto, mientras era rociada con agua fría. La mente de Elisa esperaba

que todo fuera una horrible pesadilla, pero el agua en su cara le reiteró lo despierta que

estaba y lo real de la situación, así que no le quedó más remedio que llorar en silencio y

esperar que el agua disimulara sus lágrimas.

Una vez terminado el castigo, pues no había otra forma de definirlo, la misma mujer

la condujo nuevamente por los oscuros pasillos. Las gotas de agua aún caían por su

cuerpo, el frio de ese invierno era más penetrante que el de los años anteriores, podía

sentir como a cada paso sus piernas flaqueaban por los constantes tropiezos, incluso se

cayó al piso en algunas ocasiones golpeándose cada vez más fuerte y cuando pensaba

que ya no podría continuar, la arrojaron a la cama.

51


Sin embargo, pese a la tierna suavidad con la que fue acogida su caída, Elisa no

pudo reparar en el derrame de inútiles lágrimas; mismas que le recordaban tortuosas

pesadillas, cuestionables horizontes de un imaginario que le permitía visualizar imágenes

de mujeres descuartizadas, con los pechos mutilados, la vagina desgarrada y piernas

magulladas que no dejaban de darle vueltas en la cabeza. Si ese iba a ser su destino

prefería morir en sus propias manos, así tuviera que destrozarse el cráneo contra la

pared, pues no habría nada peor que sentirse penetrada por el miembro de algún ser

repugnante, más aún al seguir siendo virgen.

En ese lúgubre lugar, el tiempo parecía interminable, se quedó inmóvil por algunos

minutos o eso pensó, en realidad habían pasado dos horas, su cabello se había

secado por completo, su cuerpo estaba entumido ya que había permanecido desnuda.

Estrepitosamente, un agudo e intermitente sonido la sacó de su trance, intentó ver lo

que lo producía, por lo que se puso de rodillas y empezó a gatear por el lugar donde

se encontraba. Chocó en cuatro ocasiones con lo que parecía ser una esquina, así

determinó que estaba en un cuarto, no parecía haber nada más que la cama, el piso ya

no era pegajoso por lo que supuso que ya no se encontraba en la misma habitación en

la que había despertado. Tampoco había ventanas y por más que buscó le fue imposible

encontrar una puerta.

Elisa recorrió ese cuarto a rastras por horas, sus manos se encontraban cansadas y sus

piernas le dolían, se tomó un momento y se percató que sus rodillas sangraban, tal como

lo hacía en su tierna infancia intentó detener el sangrado y calmar su dolor lamiendo

sus heridas. El sabor de la sangre era algo que disfrutaba, había probado ese metálico

sabor desde muy joven cuando al querer cocinar junto a su madre terminó rebanándose

el dedo índice; la cortada fue tan profunda que terminó perdiendo la uña por completo.

Después de ese día su madre no le permitió utilizar un cuchillo hasta que cumplió 15

años.

La madre de Elisa había sido una mujer muy bella, sonriente y amable con el mundo,

o al menos así le gustaba recordarla. En el año 2010 descubrió a su padre con otra

mujer, enfurecida decidió marcharse y empezar una nueva vida, nunca volvió a verla.

Sin percatarse de ello, el recuerdo de su madre le había devuelto a la memoria su

educada y melódica voz, incluso fue capaz de ver la hermosa boca con curvos labios que

orgullosamente su madre portaba. De esos exquisitos y delicados labios pudo escuchar

la frase - ¡No te vayas! -.

52


EL METRO ES CUÁNTICO

Gerardo Muñoz Montoya

Por fin, brotó la primera flor justo entre la R y el freno de mano.

Camila programó su teléfono para que la despertará a las 5:45. Todos los días lo

programa 5:30, pero esta noche, que sutilmente se transformó en madrugada, piensa

merecer esos 15 minuticos de más. Desperdició dos horas de añorado sueño viendo

una serie que ni siquiera era una serie, era una mala historia de amor telenovelesco

surcoreano con una producción muy costosa. La telenovela se la recomendó Roberta,

su compañera de oficina.

Hace seis meses que Camila consiguió un prestigioso trabajo en la compañía del señor

Gato Von Hielo, un descendiente no deseado de una gran estirpe de hermosos pingüinos

polares, hechos de hielo, con negocios piramidales en todo el mundo.

Los Von Hielo nunca salen de su exclusivo círculo polar, porque se derretirían. Sin

embargo, hace cuatro décadas y 67 días, la madre del señor Gato Von Hielo se enamoró

de un Felino invernal y pasó lo que tenía que pasar, todos sabemos cómo son los gatos

del polo. La enamorada y abandonada pingüina fue desterrada por los suyos al quedar

embarazada de un no sphenisciforme. Por mucho tiempo esperó por fantasmas felinos

de amor, siempre aferrada con sus garras al permafrost. Un día decidió que era tiempo

de descongelar su cola y nado con su pequeño cachorro hasta un país con clima tropical.

Gracias al aire acondicionado y en contra de todo pronóstico, pudo fundar una exitosa

compañía de hielitos saborizados que, tras su muerte, heredaría a su hijo, Gato Von

Hielo.

Camila venía de una pequeña isla perteneciente a un gran país al sur de un continente

mediano, la mitad daba una hueva inmensa y la otra mitad valía toda la pena, toda la

risa, todo el desamor, todo el juego, valía todo, valía too, too. Ella nació en la mitad

buena, una sucursal de la felicidad donde cada casa tenía un río, un lago en su defecto.

Donde la gente era robusta, sabía y plena, no había necesidad de revestirse de nada,

ni distinguirse de nadie. Se sentaban desnudos a que el fuego les contara historias,

mientras los árboles les trenzaban el cabello para que no tropezasen con él y la tierra

les entregaba tintos. Un día un hombre llegó de la parte continental del país: cara gris,

maletín negro, zapatos dorados. Pasó un minuto antes de quedar perplejo e indefenso;

dos minutos después arrojó el maletín; al cabo de tres minutos ya se había quitado los

zapatos; tuvieron que pasar cinco para que se desnudara. Luego de siete meses el tono

grisáceo de su piel se había tornado en miel. Ocho años más tarde había robustecido.

Comprendió la plenitud después de trece siglos y le tomó otros veintiuno alcanzar la

sabiduría. Se fue con un viento al oriente y se convirtió en cosmos.

La familia de Camila guardo el maletín y los zapatos por generaciones o mejor dicho

los botó en un rincón. Nadie se había acercado a ellos eones, hasta que Camila revisó

un libro que prometía convertirla en un ser decidido y libre. Tomó los zapatos y dejó la

isla para estudiar contabilidad en la parte continental de su país. Apenas se graduó y ya

estaba contrada en la compañía más importante de la ciudad.

A Camila le entusiasmaban mucho las pláticas con Roberta. Siempre eran conversaciones

laxas, simples y a veces hasta divertidas. Roberta parecía ser la única de la oficina

que lograba sobreponerse al ritmo mortal de trabajo, incluso, parecía que lo disfrutaba.

Por esta razón, valía la pena estar al tanto de si la bella, Mitsu-Yun iba a recibir el

53


cebollín de peluche por parte del galante, Yimin-Do a pesar de que el mejor amigo de

Mitsi (sobrenombre de la protagonista de la telennovela ordenado por la producción

surcoreana para mejorar la empatía con el mercado occidental) estaba enamorado de

este bien parecido caballero ¡y ella lo sabía! Por supuesto que Camila no entendía la

mitad de la trama de la novela surcoreana, ni siquiera diferenciaba por completo a los

personajes, pero la plática diaria con su amiga era una roca sólida en el pantano laboral

deshumanizante en el que, cada día, Camila sentía hundirse más y más.

Roberta era el ejemplo vivo de que ese estilo de vida era disfrutable y no solo una

demostración de adaptación darwiniana a una jungla de contaminación, cemento y caca

de paloma.

En fin, 5:30 y Camila despertó de forma automática, sin que sonara la alarma. Siempre

despertaba a la misma hora, incluso los fines semana, vacaciones y días feriados, y

aun así, no dejaba de poner la alarma los días laborales por miedo a quedarse dormida.

Rutina matinal:

1) Baño: Sentarse en la taza a fingerrolear. Tirar dos pedos estreñidos. Bañarse.

2) Habitación: Mirarse frente al espejo, acercarse más al espejo para verse la cara,

jalarse un ojo, sumir los cachetes, sobarse la frente. Sentarse en la cama a contemplar

un zapato. Vestirse. No hay tiempo para secarse el pelo, hoy se va escurrida.

3) Cocina: Lo único que le recuerda la belleza de la vida es un tinto (como ella llama al

café) preparado con granos que trajo de su último viaje a casa.

4) Calle: Arriesgar la vida formando parte de un puré humano dentro de un cajón móvil

que viaja en constante golpeteo, entre 2 y 120 km/h. Se detiene. Aumenta el calor, se

agudiza el sentido del olfato y el del tacto.

5) Pensamiento: Si no hubiese tanta obesidad en esta ciudad habría un 30% más de

espacio en el vagón.

6) Oposición: Seguro que ese espacio se trataría de llenar con más personas, muchas

más, todas presionadas contra la pared y contra ellas mismas.

7) Síntesis: A pesar de que el vagón está totalmente ocupado y nadie baja, ni de peso,

ni del coche, entran un 33.333% más de personas. El metro no sigue las reglas de

la mecánica clásica, el metro es cuántica. El cajón vomita por el viaje. No ha de ser

nada fácil correr y tropezar constantemente con el estómago lleno, a reventar, de carne

insalubre.

Camila llegó a un edificio gigantesco, lleno de espejos que no son capaces de reflejar

nada. Desde pequeñita, aprendió la bonita costumbre de dar los buenos días, por

la mañana, las buenas tardes, por la tarde y hasta las buenas noches, por la noche,

cuando un conocido se cruza en el camino. Acá las tradiciones parecen ser un poco

más transindividuales: se evade totalmente la mirada de la persona que se cruza contigo

y, hasta el último momento del cruce, o mejor dicho, un momento después, justo en el

postúltimo momento, se da un levantón de cejas, se esboza una media sonrisa o se

agacha la mirada hacia los pies. Camila imagina que este último acto es una forma

de medición, que sirve para saber qué tan hundido esta uno en el pantano laboral

deshumanizante.

54


A pesar de los marcados problemas de comunicación interpersonal de sus compañeros,

Camila estaba lista para masacrar a Mitsu-Yun por haber aceptado ese cebollín de

peluche. Al llegar a la oficina, se dio cuenta que el escritorio de Roberta se encontraba

vacío, sin fotos, sin el señor cara de papa que sostenía los clips, sin post-its de nubes de

colores, sin imanes de Pucca y Garu.

Frente a esa tabla de plástico color beige se hallaba parado el señor Gato Von Hielo, el

gerente de la oficina que una semana antes le había propuesto a Roberta un proyecto

que, según él, era benéfico para ambos y en caso de no ser así, no se perdería nada,

solo se vestirían y seguirían cada quien por su cuenta.

Roberta había decidido no ser beneficiara de ese proyecto.

Camila rompió su bonita tradición y no dio los buenos días al señor Gato Von Hielo,

caminó con la cabeza agachada hasta su escritorio, ignorando a todos sus compañeros,

mirando como sus pies comenzaban a hundirse.

Camila no había terminado de instalarse en su oficina cuando el señor Gato Von Hielo la

detuvo con un apretoncito en el hombro, que, de la nada, se convirtió en un lento deslizar

de mano por todo su brazo hasta encallar en el codo de Camila, donde dio un segundo

apretón.

-Hoy están dando mantenimiento a su módulo de ruta y no hay internet, señorita. Pero no

se preocupe, vengase a trabajar a mi oficina.

Camila sonrió y se apresuró a tomar su bolso para que el movimiento disimulara la

violencia de arrancar su codo de las peludas patitas del gerente.

-No se preocupe, hoy voy a trabajar en los datos de registro. No necesito el internet.

Con una media sonrisa y sin una sola palabra el señor Gato Von Hielo bajó la mirada y

siguió hundiéndose con rumbo a su oficina.

Camila envió inmediatamente un mensaje a Roberta, el cual quedó como una palomita

gris volando en el vacío, tal como sus redes sociales, que ahora, habían desparecido.

Decidió llamarle, pero “el número que usted marco no existe” fue el último grano de

amistad diluido en una solución de 2 millones de personas.

¿Un tinto? Camila siempre llevaba consigo una bolsita de 40 gramos de café de

Chinchiná. Abrió su bolso y su estómago se cerró al mirar todos los granitos negros

desperdigados entre las copias de las facturas y el cargador de la laptop.

Con un vació en sus ojos caminó hacia la cafetera de la oficina, se sirvió una taza de ese

líquido palidecido e hirviente y bastó el primer trago para que se le quemará alma y se

le amargara el pecho.

-Si vas a tomar cafecito son 15 pesos de cooperación, Cami, porque yo lo compro.

Dijo alguna de las señoras de contabilidad mientras la señalaba con una uña postiza

adornada con florecitas encapsuladas en gelish amarillo.

-Con gusto. Y dejó los 15 pesos en un bote de plástico.

-Ah, y dice el señor Von Hielo que vayas a su oficina a imprimir los datos del registro,

los necesita urgentemente y la impresora que estaba en el escritorio de Roberta se fue

a inventario.

55


Camila hacía lo que podía para sostener su taza sin quemarse los dedos, mientras

caminaba hacia la oficina del gerente.

<

equivocarse y hervir el café como si quisiera pelar un hijueputa pollo en él?>>, pensó

Camila.

Entró a la oficina, aún sin saludar.

-Vengo a imprimir.

-Adelante, señorita, jálese una silla que imprimiremos de mi computadora, ya ve que no

hay red.

-Gracias.

Camila se sentó lo más lejos que pudo, aunque esto implicara trabajar en posición de

Adho Mukha Svanasana.

-Si tiene frio le puedo bajar al aire.

-Estoy bien, gracias.

-Es que los Von Hielo siempre tenemos que estar en lo fresco. Por eso mi oficina está tan

fría, para no derretirnos. Pero, usted me dice.

-Está bien. Ya mandé los documentos.

Dejó la silla y prácticamente corrió a pararse frente a la impresora con la palma de la

mano hacia arriba y los dedos bien estirados, pegados a la bandeja de salida, esperando

impacientemente que su amabilidad no se atorará en el rotor.

-Algunas personas consideran que mi oficina está miau fría, a algunas de mis empleadas

hasta se les paran los pezoncitos, pero veo que a usted no.

Decidió fingir que no escuchó este último improperio. Justo cuando las hojas comenzaron

a bajar, con el lentísimo ritmo del motor a pasos, Camila sintió un movimiento entre sus

pantorrillas, miro hacia abajo horrorizada y encontró a Von Hielo ronroneando, con el

pelo erizado, restregándose alrededor de sus pies. Camila dio un paso atrás, tomó el

descolorido café hirviendo y se lo tiró en la cara, derritiéndole medio rostro.

Se quedó un momento inmóvil viendo como Von Hielo se retorcía del dolor y sin pensarlo

vació el resto de la taza en todo su cuerpo, dejando solo un charco de agua que mojaba

el piso de parota.

Robó las llaves del auto de Von Hielo, se quitó los zapatos, salió del edificio sin mirar a

nadie. Condujo hasta atravesar la grisácea ciudad y sin pensarlo se dirigió hacia el sur.

Un día, dos, al tercer día, comenzó a crecer pasto en las vestiduras.

56


Al cuarto, crecieron solanáceas en el tablero.

Al quinto, ya empezaban a brotar algunas lombrices en los tapetes.

Al sexto, tenía un lago en la cajuela.

El séptimo, no descansó. Ocho días, nueve, dejó de contar, Camila siguió manejando

hasta que el auto se convirtió en bosque.

57



LOS CACHORRITOS DE PILAS

José Javier Salinas Rivera

My battery is low and it´s getting dark

Rover Opportunity

Como ya es costumbre, apenas me instalé en la casa y salí de mi habitación alquilada,

para caminar por las calles principales de lo que sería mi nuevo pueblo. Sí, mío. El

tercero al que me mudo en lo que va del año.

Descendí hacia la derecha y bajé la calle resbalosa de empedrado. Hacía un calor

sofocante. Frente a mí, estaba la parte trasera del lado derecho del templo de Nuestra

Señora de la Luz. Había en lo más alto del muro -construido con piedras-, un hueco que

servía de panal a un enjambre de colmenas negras. Su constante revoloteo rítmico y

furioso, creaban un zumbido atemorizante, que se hacía aún más fuerte por el eco del

agujero. Pasé despacio a un costado, sin detenerme a mirar; con ese andar precavido

que delata a los fuereños, cuando llegan por primera vez a otro lugar.

Unos metros adelante, subí una banqueta y unas escaleras; a la derecha estaba él, de

frente, erguido, digno, tan adornado y glorioso, apuntando hacia las nubes, justo en el

fondo de unos verdes y enormes cerros, que rasguñaban el azul del cielo. Avancé hacia

delante, caminando sobre el pasto, y me alejé un poco, para ver a detalle el particular

Barroco queretano de la época colonial; la saturación explosiva de los elementos mestizos

del arte franciscano hispano/americano del siglo XVIII. Estilo único en el mundo.

Luego de perderme un rato en sus detalles, entre sus formas, cúpulas y figuras de

ornato, vi que resaltaban unas manos exulceradas, y dentro de los nichos yacían figuras

erguidas de hombres; tal vez frailes, mártires o santos; algunos de ellos con las cabezas

cercenadas. Pues se cuenta, que durante la Guerra Cristera, los alzados y saqueadores,

además de robar dinero y piezas de oro de los templos, también intentaron destruirlos o

ridiculizarlos, arruinando así las obras de arte que se encontraban. Demasiada historia

en un solo espacio.

Luego de divagar un momento, imaginando los actos vandálicos contra el edificio, decidí

pasar de inmediato. Nunca he sido creyente, pero siempre me ha gustado apreciar el

arte ornamental que cubre los templos católicos del periodo colonial. Me recuerdan tanto

los cursos de historia de la arquitectura en México, que mi abuelo impartía en cierta

universidad privada de renombre; pues, cuando yo era niño tenía que acudir con él a

su trabajo por las tardes, una vez a la semana, después de mis clases; porque ninguno

de mis padres podía cuidarme. Y mi abuelo se hacía responsable de mí, mientras yo

también disfrutaba de su cátedra, esperando sentado en la silla del profesor, recargado

en mi mochila, que descansaba desperdigada sobre el escritorio.

Al entrar al templo, un ligero viento fresco, descendía desde la cúpula, junto con San

Miguel Arcángel. Los rayos de luz lograban crear ese efecto casi divino de la ascensión

al paraíso, entre las nubes pintadas de la cúpula con sus detalles en color dorado. Luego

de mirar el atrio, las pinturas, el altar y la pila, salí de nuevo a fuera para continuar

mi recorrido por los sitios de mi interés en una comunidad minúscula sin servicios de

telefonía e internet. Obviamente sin una plaza comercial ni un mercado, ni siquiera un

tianguis, realmente un sitio pequeño. Sólo me quedaban por ubicar, algunos cuatro

espacios: mi lugar de trabajo, un sitio para salir a correr después del trabajo, una tiendita

de cervezas, y mi favorito; el cementerio.

59


Naturalmente, no podría salir del templo y preguntar por un lugar de esparcimiento etílico,

así que lo más viable fue salir y buscar el cementerio. Crucé el patio de la iglesia, dejando

a mis espaldas el escenario morboso de pútridas manos y cuerpos degollados. Salí

directo a una pequeña plaza, donde en el centro se ubica un quiosco. Dos hombres de

avanzada edad me miraron extrañados, mientras me acercaba intentando ser amigable.

Al aproximarme a ellos, con una sonrisa medio retorcida, desde luego fingida; les saludé

como es costumbre, y pregunté por el campo santo. Ellos me miraron con detenimiento

de los pies a la cabeza y de regreso. Me señalaron con la mano hacia un costado de la

iglesia, por la derecha, mientras contestaban de manera fuerte y pausada, el <

tardes>>, y me exponían que allí, en esa calle a mano derecha, todo derecho y hasta el

fondo se ubicaba el cementerio.

Agradecí y seguí caminando, fueron sólo un par de cuadras, quizás tres; y ya tenía ante

mis ojos, la entrada al descanso eterno, a través de una estructura de tabiques, con

portones viejos de madera siempre abiertos, descansados solamente, sin cumplir con

su función; pues la madera ya podrida y rechinante se colgaba y se caía, mientras las

polillas hacían un festín con su elemento; y de entre las tumbas resaltaban los colores

fluorescentes de las flores falsas de plástico y de tela, bajo los árboles de jacarandas y

guamúchil. El lugar perfecto, pensé, es justo lo que buscaba, y sin pensarlo me adentré

de lleno a disfrutar de aquel silencio. La paz que entre los hombres sólo existe, cuando

ya están muertos.

Caminé despacio, disfrutando el arte fúnebre, había adoptado esa afición desde

hacía unos trece años, cuando me había mudado a la ciudad de Morelia a estudiar

un Diplomado en Historia del Arte; allí conocí un compañero, que realizaba su tesis de

Maestría, sobre la ornamenta funeraria del siglo XIX, y juntos hacíamos recorridos a

todos los cementerios, para analizar los estilos, los autores de las obras y las técnicas;

así como los materiales, algo realmente quisquilloso lo que hacía mi compañero, yo

simplemente me limitaba a disfrutar del escenario. Y así estaba acá, solo, mirando

esas tumbas enmohecidas, cuarteadas con sus Cristos rotos, las flores coloridas de

materiales sintéticos, y los restos de las ofrendas que les dejan a los caídos para su

regreso. El día de los muertos.

Desempolvaba las leyendas y los epitafios de las tumbas más viejas, y trataba de leer

las letras casi borradas por completo, para conocer el año de su construcción y poder

entender los estilos regionales de la ornamenta mortuoria de la época.

Estuve husmeando en varias tumbas, desde las más simples, echas por montones de

tierra y cruces improvisadas y chuecas, hasta las más suntuosas y adornadas. La verdad

no son muchas, es su cementerio aún pequeño, con enormes árboles que conviven

armónicamente entre las tumbas.

De pronto, mientras avanzaba hasta el fondo, fui escuchando ligeramente, un sonido

constante que se agudizaba cada paso. Una respiración jadeante, que armonizaba con

el tallar constante de algún material sólido y áspero. Muy parecido al que producen los

perros abandonados en las carreteras, cuando roen los huesos de una vaca atropellada.

Caminé sigiloso, imaginé justo eso: que algún animal estaría tallando con los dientes, la

orilla de una tumba o el trozo de madera de una cruz, y no deseaba molestarlo, para que

él no me atacara. Así que continué despacio, la respiración no parecía precisamente la

de un perro. Me detuve oculto tras el tronco duro de un guamúchil. Vi de espaldas, junto a

una tumba vieja y destruida -seguramente por el tiempo-, a una persona en cuclillas, con

las ropas viejas y sucias, en un tono azul muy oscuro y grasoso, por la mugre acumulada.

Con sólo mirarlo, podía imaginar la peste que de aquella cosa emanaba. Parecía un

60


hombre muy delgado en edad adulta, casi avanzada. Y el sonido del roído continuaba.

No quería moverme, no es que me interesara seguir observándolo, no deseaba que él

me descubriera.

Mientras intentaba dar un paso para retroceder, justo como había llegado: a hurtadillas

y en silencio. El crujir de una almeja seca de semillas de jacaranda, que se resquebraba

justo debajo de la suela de mi zapato; hizo que mi observado sujeto, se volteara. El

movimiento fue brusco, giró un poco su cuerpo impulsivamente y me mostró su rostro.

Sus ojos ardían en un éxtasis terrible, desenfrenado. Su mirada estaba perdida,

trastornada. Tenía la boca ensangrentada, pues había decenas de pequeñas astillas

enterradas entre sus labios y barbilla. Sin duda, el hombre estaba ebrio, y más que eso.

En sus manos sostenía un cráneo roto, casi deshecho, bañado con su propia sangre, y

de su boca escurría una saliva roja mientras masticaba. Se había comido ya la parte de

la frente, era un hueso viejo. Buscó con la mirada, pero no pudo hallar nada, pues logré

ocultarme atrás de unos botes metálicos ya muy viejos, que servían como floreros. Y

continuó con su banquete, a un costado de la tumba profanada.

61



ESFERAS DE LA VIDA

Erika Denisse Aguilar Márquez

“Ahora los pájaros no cantan se lamentan

te has dado cuenta

es porque saben que el planeta tiene cáncer”

Willy Rodríguez

Canal 3 informa

Noticias de última hora

Buenas tardes estimado público que siempre nos sintoniza, nuestro presidente Wolowitz

emitió un comunicado de prensa hace unos minutos, aquí les mostramos el video.

63


(Empieza la transmisión con un señor gordo y chaparro caminando en una habitación

sola, solo tenía un sillón, él se sienta y empieza a hablar).

-Buenas noches habitantes del planeta tierra, soy su presidente Wolowitz me comunico

con ustedes desde la cabeza madre, sé que estamos pasando por momentos difíciles,

la tierra ya no es segura, la comida se está escaseando, el agua y los recursos naturales

se agotan. Es por ello que las personas que aún habitan la tierra fueron sometidas a

rigurosos exámenes psicológicos, médicos y resistencia. Las personas que aprobaron

dichos exámenes serán notificadas el día de mañana así podrán pasará la región 28 por

su pase para abordar las esferas de la vida (pasan una foto de las esferas de la vida, son

del tamaño de un cohete espacial, su capa superficial es como un cristal que refleja los

colores del iris, mostrando el fenómeno de iridiscencia).

Las 50 esferas de la vida que quedan están listas para ser abordadas y lanzadas al

espacio el día de mañana, después de 2 días de viaje se encontrarán con la cabeza

madre que ya tiene 150 esferas habitadas.

Lamento informar que estas son las últimas esferas que serán lanzadas pero con ellas

abrimos salvado a 55mil personas, de igual forma este es mi último comunicado, se

cortará toda comunicación con la tierra, deseándoles que pasen una larga vida ( el

64


presidente pone cara de tristeza y hace un largo silencio, segundos después emite una

sonrisa), Laos dichosos que viajan el día de mañana, los veo en dos días donde yo

mismo les estrechare la mano para darles la bienvenida a nuestra nueva y mejorada

sociedad. Por su atención gracias. Se pone en negro la pantalla. Fin del comunicado.

- reportera, como dijo nuestro presidente mañana sale la lista con los nombres de los

afortunados para ser parte de esta nueva sociedad. En otras noticias el agua del pozo

15 fue detectada con residuos tóxicos, por lo tanto, las personas de esa región fueron

puestas en aislamiento total y como… (apagan el televisor).

- ¡William, Megan… a comer!

Baja las escaleras un niño delgado, con tés blanca y cabello negro, de aproximadamente

ocho años, ¿mamá donde está papá?, ¿no vendrá a cenar otra ves? Pregunto Will.

-Will hijo, papá tiene que ayudar a terminar de construir las esferas y se quedará a la

última revisión contestó Sara (quien era una mujer alta, de tés clara, de cabello negro y

rizado, de 45 años).

- ¿otra vez ensalada y arroz? (Se sienta a la mesa una chica adolescente de cabello

crespo, tés morena) ¿cuándo volveré a comer una hamburguesa, una pizza? Ya no

recuerdo su sabor. ¿Cuándo fue la última vez que probamos comida de verdad Will?,

pregunto Megan.

- ¡ya coman!, cuando estemos en la esfera podrán volver a comer su fea comida rápida.

No entiendo como no pueden disfrutar de unos deliciosos vegetales que además nosotros

mismos plantamos, opinó que saben a trabajo en equipo. - contestó Sara.

- ¡si mamá! Riquísimo sabor a equipo mmm... que sabroso- Megan hace cara de

desagrado y emite una sonrisa.

-Will, ¿mamá es cierto que mañana es la última lista?, ¿si no me vuelven a escoger?, ¿si

me vuelven a rechazar?

Megan abraza a Will. -tranquilo hermanito, eso no pasará y si pasa, cosa que no creo,

nos quedaremos juntos como familia.

Will derrama unas lágrimas por su mejilla. - ¡no mamá!, si no me escogen váyanse, no se

queden atados a este mundo de muerte, yo desde aquí les desearé la mejor de las vidas.

- Megan conteniendo el llanto contesta, por favor eres demasiado molesto como para

dejarte, ¿quién más te soportaría?, que culpa tiene la gente de este planeta, ya con todos

los problemas que tienen es suficiente.

Sonríen todos en la mesa. Terminando la cena los niños se van a dormir, Sara se queda

en la sala contando las últimas semillas que le quedan en varios botes, se abre la puerta

y entra un hombre alto de complexión robusta, James ¿Eres tú? Pregunto Sara.

-si querida, ¿todavía estás despierta?, son las 3am, ¿Qué haces?, contestó James.

65


- no puedo dormir, esto ya no es vida, hoy abrí la última bolsa de arroz, ya no encuentras

gran cosa en los supermercados, nuestro tanque de agua se está vaciando y el periódico

dice que ya no pasarán a llenarlo, tendremos que salir a otras regiones a conseguirla,

¡no quiero ver a mis hijos morir!, no como ya vi sufrir y morir al resto de nuestra familia.

¡Ya no soportaré más!

- tranquila limpia tus ojos, te prometo que mañana estaremos los cuatro en la lista, ¡tengo

un buen presentimiento! Anda vamos a dormir que mañana empezaremos una nueva

vida.

¡Bibibi…bibibi…bibibi! Son las 7am y empezaron a sonar los celulares de la casa. Sara

y James se levantaron asustados de la cama…la lista con los nombres había llegado.

Sara toma él celular con la mano temblorosa empieza a buscar sus nombres en la lista,

encontró el primer nombre

Número de candidato 8, Megan Watson, pasante de enfermería- Aceptado

Número de candidato 35, James Watson, ingeniero en sistemas- Aceptado

Número de candidato 67, Sara Watson, ingeniera en química de alimentos- Aceptado

Al paso de los números sentía una larga agonía al no ver el nombre de su pequeño,

llego al número 140 y cerró los ojos apretó su celular con la mano, perdió la fuerza de

sus piernas, se recostó en la cama, su cara tomo un color pálido, Will entro corriendo

a la habitación dio un salto a la cama y grito ¡mamá… mamá, soy el número 149 fue

aceptado! Sara se incorporó tomo su celular y llego al número 149

Número de candidato 29, Will Watson, estudiante de secundaria (calificaciones

excelentes en exámenes de supervivencia)- Aceptado

Sara envolvió en sus manos a Will y lloro de felicidad, continúo leyendo el documento.

Nota: todas las personas que están en la lista se tendrán que presentar en la región 28

para abordar su esfera de la vida, solo pueden llevar una maleta por persona que no

exceda el peso de 40 kg, no se podrá introducir armas de ningún tipo (fuego, químicas

y/o biológicas), no podrán llevar objetos punzocortantes. Les recordamos que las

habitaciones cuentan con muebles, accesorios de cocina, dormitorio y baño.

La cita es hoy 30-agosto-2289 a la 1pm, es necesario portar su identificación oficial de

cada región, la persona que no llegue a la hora indicada perderá su lugar, si no presentan

su identificación perderá su lugar, si rompe algunas de las indicaciones de arriba perderá

su lugar, los lugares asignados no son transferibles.

Lamentamos no poder salvar a todos los habitantes de la tierra, les deseamos una vida

larga y prospera.

66


James abraza y besa a su familia, entre lágrimas dice - ¡familia empieza nuestra nueva

vida, vamos a empacar!

Una hora después de que se publicara la lista empezó el caos en las calles, la gente corría

desesperada, otros se metían a las casas, supermercados y otras tiendas en busca de

comida. Sara observó por la ventana, tres encapuchados saliendo de la casa de alado

y se dirigían a la suya, tomo a James del brazo lo saco de la habitación, tenemos que

irnos ahora susurro, pasaron por los niños, bajaron las escaleras, cruzaron la cocina,

se metieron al garaje, subieron las maletas a la camioneta, cuando Sara se sentó en el

asiento del conductor, recordó que dejo su identificación sobre la cama, abrió la puerta

para ir por el pero James la regreso del brazo y el decidió ir por la identificación. Subió

las escaleras a toda velocidad, entro a la habitación, tomo la identificación y cuando toco

el primer escalón para bajar, tres encapuchados tirarón la puerta de la entrada, James

se agacho y escondió de bajo de una mesa que había en el pasillo, dos de los hombres

se quedaron en la sala revolviendo las cosas y guardando objetos de valor en un costal,

estaban muy entretenidos así que James decidió bajar, se levantó muy lentamente y

bajo las escaleras con su cuerpo pegado a la pared, escalón por escalón su corazón

latía cada vez más rápido, logro pasar la sala sin ningún problema, abrió la puerta de la

cocina y vio al tercer hombre, estaba de espaldas, sin capucha comiendo con la puerta

67


del refrigerador abierta, ingería el alimento como su hubiera pasado días sin comer,

James rodea la mesa para no chocar con el hombre, vio que el cajón de la alacena

abierta tomo un cuchillo, cuando saco la mano un tenedor se quedó atorado en la correa

de su reloj de oro que le regalo Sara hace tres cumpleaños atrás, al dar el primer paso, el

tenedor se desprendió y cayó al piso, el hombre hambriento volteo la mirada y vio James,

dejo el tazón que traía en las manos y grito ¡eyy eyy! ¡amigos tenemos un invitado,

vengan a darle la bienvenida! La reacción del padre fue tomar el cuchillo y encajárselo

a un costado del abdomen, el hombre herido se agarró de la estufa y se desmayó. Los

dos hombres encapuchados entraron a la cocina, pero James ya había salido, cerró la

puerta del garaje y subió a la camioneta, su puerta se atoro con la pared, forcejeaba

para cerrarla, uno de los hombres traía un bate, con el rompió la ventana y logro entrar

al garaje. James desatoro con sus dos manos la puerta de la camioneta, el espejo lateral

se desprendió pero logró cerrarla, el hombre del bate rompió el vidrio trasero de vehículo

y se metió por ese orificio a la camioneta, Sara encendió la camioneta y salió del garaje,

el encapuchado se quedó con la mitad del cuerpo volando, un pedazo de vidrio se

enterró en su pecho, Will estaba paralizado al ver toda la sangre, no reaccionaba, Megan

empezó a patear alrededor de la ventana, hasta que logro romper el resto del cristal y el

hombre se cayó a mitad de la calle.

68

Para poder llegar a la región 28 tenían que

recorrer 120km, pasaron la zona centro de

la región 26, todo ardía en llamas, niños

estaban llorando en las esquinas de las

calles, mujeres y hombres peleando, la

violencia era un instinto de supervivencia.

Sobre la carretera de la región 12 pasaron

por donde antes era un bosque con un

gran lago, donde una vez al mes iba la

familia Watson a acampar, llegaron a la

memoria de Will recuerdos de su infancia,

ahora ya no había agua solo montañas de

basura, no había árboles, ni pasto, todo

estaba desértico, el calor era sofocante,

así recorrieron una región más, las

personas en las mismas situaciones de

pánico.

Al entrar a la región 28 se encontraron una

larga fila de carros, la mayoría no había

sido aceptado para abordar las esferas de

vida pero imploraban que los salvaran, un

carro delante de ellos era una pareja de

esposos, la mujer estaba embarazada,

el oficial de seguridad les pidió sus

identificaciones, el esposo fue aceptado

pero su mujer fue rechazada, no aparecía

su nombre en la lista, el oficial bajo a la

mujer y se la llevaron casi arrastrándola

por el piso, la mujer imploraba piedad,

pero dos oficiales empezaron a pegarle, el

esposo se bajó del carro, saco una pistola


y le disparo a los oficiales, un franco tirador le dio en el pecho al hombre, el matrimonio

quedo tirado inconsciente, ninguna persona que presencio la escena dijo nada, todos

guardaron distancia, 5 oficiales de seguridad fueron por los cuerpos y los subieron a una

ambulancia. Sara se quedó inmóvil con las manos pegadas al volante.

-¡Sara, Sara avanza, Sara!- Le dijo James, dos oficiales les pidieron sus identificaciones,

Sara se las entrego, las pasaron por una computadora y los cuatro nombres parpadearon

una luz verde, los dejaron pasar, le colocaron a cada uno una pulsera negra con el

número 34, por favor dejen en la entrada su camioneta y busquen la zona con el número

de su pulsera, es el andén donde abordaran su esfera.

Los Watson bajaron de la camioneta, tomaron su equipaje, Megan decidió cambiarse

pues tenía la pierna derecha del pantalón empapada de sangre, entraron a una gran

bodega con cientos de personas en busca de su anden, la atmosfera que se respiraba

era diferente, sonaba una melodía de fondo, una combinación entre piano y violín, las

personas estaban en orden, reinaba la serenidad y la calma. Por unos instantes olvidaron

lo que habían vivido.

Encontraron una puerta que tenía el número 34 en la entrada, Will y Megan traían en las

manos bolsas de papas que les habían ofrecido al registrarse, Sara y James cargaban

con las maletas, se sentían como en el aeropuerto, al término del pasillo vieron la

enorme esfera de la vida los rayos del sol hacían que brillara su superficie, la iridiscencia

deslumbraba sus ojos, la parte trasera de la esfera tenía una rampa que los conducía a

la puerta de metal en donde ya se encontraban varias personas formadas.

-¡Hola bienvenidos la esfera de la vida número 164! Les dijo una chica rubia, soy Emma la

encarga de esta esfera, acompáñenme los guiare a su dormitorio, pasaron por el centro

de la esfera había un gran comedor, un área de juegos, una área de entretenimiento y al

fondo una puerta que tenía con letras luminosas cocina, bueno aquí vamos a trabajar en

equipo la esfera tiene 150 personas habitando, la esfera tiene 10 niveles, el primer nivel

es de mantenimiento para la esfera, solo personas autorizado entra, el segundo nivel es

el que acabamos de pasar, áreas común y cocina, los otros seis niveles son las casa

habitación de los habitantes el piso nueve es de tecnología y comunicación ahí se llevan

a cabo investigaciones sobre cómo crear alimento y aparatos que nos ayuden a poder

llevar una vida plena y el piso diez va conectado con la cabeza madre por el podemos

convivir con las otras esferas, bien ¡hemos llegado!. Su casa habitación es 503, es decir

piso cinco, puerta 3, por favor colóquense y bajen a las 2pm al comedor para darles las

siguientes indicaciones, Emma les dio la llave de su puerta, la cual traía de llavero una

esfera idéntica a la que estaban habitando irradiaba la misma iridiscencia, solo que esta

cabía en un bolsillo, Emma se dio la vuelta y se fue.

Los primeros en entrar fue Will y Megan, pasaron la puerta y vieron una mesa redonda

que tenía cinco sillas de piel acolchonadas, sobre ellas se recargaban cascos como los

que usan los astronautas, en una esquina se encontraba una vitrina grande con cinco

uniformes de color gris y unas botas negras, alrededor de la mesa estaban colocadas

cinco puertas, Will abrió la puerta, ¡mamá mira yo quiero dormir aquí!

69


Es como mi cuarto, pero más chico, claro

cambiaria a un color a un azul eléctrico,

pero me puedo acostumbrar. -Megan

entro a la segunda puerta -¡wooo! Están

mis libros de primeros auxilios y mi

computadora ¡este es mi cuarto! Lose.

James abrió la tercera puerta, era un gran

baño con una pared completa de espejo,

tenía una bañera y un escusado en una

esquina, en el tocador estaban cinco

cepillos dentales, ¡ey James mira ¡-grito

Sara, la cuarta puerta era su dormitorio,

una cama con muchas almohadas, tenía

dos computadoras una en cada esquina y

un closet al fondo.

- ¿y este último cuarto?, tiene juguetes

y peluches, no creo que sean para mí,

o ¿vamos a tener un hermano mamá? –

pregunto Will

- ¡no Will! Seguro se equivocaron, talvez nos dieron otra casa-habitación, o la logística

salió mal y nos dieron un cuarto de más, no sé. Contesto Sara.

Por favor querida todos los exámenes y pruebas también eran para saber cómo poder

acomodarnos para vivir, porque crees que las habitaciones están acondicionadas de

acuerdo nuestras necesidades, a Will le pusieron una amplia pantalla con varios videos

de manuales de supervivencia, Megan tiene en sus manos libros para seguir estudiando

enfermería, nuestro cuarto tiene dos computadoras y estoy más que seguro que en la

tuya contiene tus experimentos que están en desarrollo y la mía, bueno información

secreta que no puedo revelar, ¡es muy secreta! sonrió James, así que espera a que nos

reunamos y podremos preguntar a Emma sobre la cuarta habitación.

-Ok aguardare hasta entonces, tomen un baño y descansen un rato, tenemos una hora

para poder despejar nuestra mente.

A las 2pm en punto ya estaban todos reunidos en el primer piso. Había muchos jóvenes

dispersos y no se veía ninguna persona de la tercera edad.

¡Hola buenas tardes como ya saben mi nombre es Emma! tuve el placer de conducir a

varias personas hacia sus dormitorios, esta es la esfera de vida número 164, tiene 30

casa-habitaciones y en cada una habitan 5 personas, es decir en esta esfera somos

150 personas en total, despejaremos a las 4pm hacia el espacio, son dos días de

camino estelar, cuando su mesa este iluminada en color rojo significa que tendrán que

estar sentados en su silla con el uniforme puesto y cinturón abrochado, el casco en

todo momento contara con oxígeno, ya que alcancemos una buena altura y estemos

navegando en el sistema espacial, prenderemos la gravedad para que podamos

caminar de manera natural, esto se sabrá cuando la mesa este de color verde. Queda

estrictamente prohibido levantarse o quitarse el uniforme, antes de que se enciende el

color verde. Posteriormente escucharan una voz que les dirá en que momento salir de

su casa-habitación para realizar las actividades que se les asigno, todos participaran en

las labores de cocina, limpieza y mantenimiento. les llegara una notificación para saber

que tendrán que realizar, todos los días habrá cambios para evitar inconformidades,

70


ahorita ya está la comida, pueden pasar por ella con sus charolas y ustedes deciden si

comer aquí en el comedor o subir a sus cuartos y comer haya. Recuerden cuando este la

luz roja todos tienen que estar en sus asientos para evitar accidentes y muertes. Por su

atención gracias y disfruten el viaje.

Había 10 filas de comida, las personas pasaban por sus charolas que contenían una

botella de agua simple, arroz, carne, verduras y una rebana de pastel. La gente pasaba de

forma ordenada y rápida, muchos se sentaban en el comedor y empezaban a socializar,

unos cuantos subían con su charola en el elevador. La familia Watson decidió comer con

los demás y empezar a conocer a sus vecinos. Se acercó Emma a su mesa, disculpen la

interrupción, tengo que hablar con ustedes señores por favor, se levando Sara y James,

se dirigieron a una esquina y prosiguió Emma, es evidente que muchas personas no

fueron aceptadas para formar parte de la nueva sociedad, solo 3 familias enteras están

aquí en la esfera y probablemente las otras esferas estén iguales, muchos padre e hijos

fueron separados por no ser considerados aptos, Lira es una hermosa niña de 5 años

que habitaba la región número 15, lamentablemente su pozo fue detectado con residuos

tóxicos y tuvieron que dejar a todos sus habitantes en aislamiento, afortunadamente Lira

estaba siendo atendida en el hospital regional por una caída que tuvo, le hicieron las

pruebas pertinentes y ella está en excelente estado de salud, por órdenes políticas se

le concedió a la pequeña el privilegio de ser habitante de esta esfera, ya que es la única

sobreviviente de esa región, no se despidió de sus papás, ni logró tomar nada de sus

pertenencias, , en las pruebas ustedes resultaron ser unos padres protectores, por ello

se les dio la custodia total de Lira, si es que ustedes le dan la oportunidad de pertenecer

a su familia, ella está en la banca del fondo si quieren conocerla.

Sara volteo a su derecha, estaba una

pequeña de cabello negro y ojos azules,

sentada sola en una silla con un oso sucio

de felpa abrazado, James vio fijamente a

Sara quien sonreía y sus ojos se iluminaron

a ver a la pequeña Lira. No hay más que

pensar dijo James ¡tenemos una nueva

Watson en la familia! Sara la abrazo,

Emma los condujo hasta donde estaba la

niña, ¡Hola Lira! Quiere presentarte a unos

amigos quienes te cuidaran en este viaje,

son muy amables, te caerán bien, Emma

la levantó la banca, Sara se hinco frente a

la pequeña, extendió su mano y Lira le dio

su mano izquierda con la derecha sostenía

su oso. -Hola Lira ¿Cómo estás? ¿Tienes

hambre? Pregunto James, -es muy tímida

contesto Emma, casi no habla, -no hay

porque apresurar las cosas, vamos un

paso a la vez. Ven quiero que coscas a

nuestros hijos, se levantó Sara y la llevo a

la mesa donde estaban comiendo.

-Esa rebanada de pastel es mía, ¡Tú ya

terminaste la tuya Will! Mamá mi hermano

está comiendo de mi pastel, él se comió

primero el postre y ahora quiere el míodijo

Megan- ¿Quién es esa niña mamá?

71


Lira se escondió detrás de Sara, es una nueva Watson- dijo James-. Nuestra pequeña

invitada tiene hambre voy por su charola de comida, por favor preséntense con ella

hagámosla sentir como en casa, es un poco difícil dadas las circunstancias, pero si para

nosotros es difícil imaginen lo que ella está pasando.

-Hola soy Will, ¿quieres sentarte? Creo q tu osito tiene un poco de hambre, tengo unas

galletas con miel que le podrán gustar, Lira sonrió y se sentó junto a él, Megan se acercó

a ellos, ¡wooow! Que bonitos ojos tiene- exclamó- ¿Sabes? a lado de mi cuarto tenemos

una habitación llena de juguetes después de comer podríamos jugar un rato con ellos

¿Te gustaría? -Lira afirmo con la cabeza.

Después de comer los 5 Watson subieron a su casa-habitación, Sara le dio un baño a

Lira junto a su oso en la bañera, faltaban veinte minutos para el despegue y todos se

pusieron sus trajes grises brillante y botas, Megan ayudo a Lira pues el traje tenía unos

botones grandes que cerraban a presión.

Las luces de la mesa se tornaron rojas, Megan y Will tomaron asiento, James les ayudaba

acalorase los cascos, Sara sentó a Lira y se puso el caso, le abrocho su cinturón y se fue

a su asiento y ella hizo lo mismo. Los cascos tenían un micrófono que hacia posible la

comunicación con las personas que estaban alrededor de la mesa.

- ¡soy valiente, muy valiente! ¡soy valiente! - decía Will una y otra vez.

- ¡puedes callarte miedosos, algunos necesitamos concentrarnos! – burlonamente

contesto Megan.

- ¿puedes oírme?

- Por supuesto todos podemos oírte, ¿no leíste el manual?, el sonido que se produce a

la velocidad en la que viajaremos puede romperte el oído por eso los cascos son una

barrera de sonido, pero traen un micrófono para poder estar siempre en contacto con tus

compañeros de viaje, en este caso tu familia, y ya sabemos que tienes miedo.

- chicos tranquilos, es normal sentir un poco de miedo a lo desconocido, todos estamos

un poco asustados, pero unos lo disimulamos mejor, solo recuerden que somos una

familia unida, que esto es para estar mejor, y estemos donde estemos, uno forma su

hogar, Lira, pequeña respira, cierra tus ojitos si estas asustada, todo pasara muy rápidoles

dijo Sara-.

Las luces rojas parpadeaban y se escuchó la voz de Emma, -estamos a punto de

despegar, favor de permanecer sentados en todo momento, con los cascos puestos,

piensen que son como las simulaciones en los exámenes, todos ustedes pasaron las

pruebas y saben cómo actuar recuerden que hasta que se prenda la luz verde pueden

quitarse los cascos y traje, disfruten él despegue.

72


Las luces de alrededor se apagaron, solo quedo la luz roja la cual reflejó un número

5…4…3…2…1, las 50 esferas se unieron en forma vertical para formar una torre, una

esfera encima de otra esfera, desplegaron de sus costados unas alas y se elevaron a

gran velocidad, a su paso dejaron una nube de humo, los simulacros no eran ni cuarta

parte de la adrenalina y presión que se sentía en ese momento, no podían mover su

cuerpo, era como si estuviera pegado al asiento, su cabeza estaba recargada en el

casco, la presión solo duro unos segundos, a través del cristal que estaba frente a la

mesa se veía como surcaban por el cielo, pasando las nubes, cuando se desvaneció

el color de los rayos del sol empezó un cielo nocturno lleno de estrellas, la luz verde

empezó a parpadear. Las 50 esferas rompieron la torre que habían formado y empezaron

a navegar de forma independiente, pero sin dejar el grupo como una parvada. La voz de

Emma se escuchó nuevamente –queridos habitantes de la esfera 164, estamos viajando

en el espacio estelar, las demás esferas de la vida y la nuestra viajaran así por dos días,

es un lugar seguro pueden quitarse sus cascos y trajes, para realizar sus actividades de

manera normal, consulten las listas que estarán en el comedor para que estén enterados

de sus actividades durante el día, gracias por su atención

Los Watson se quitaron los cascos y colgaron nuevamente los trajes, cuando dieron las

8pm, bajaron al comedor, ya estaban sirviendo la cena consistía en cereal, leche y pan.

Se acercó James a las listas y busco sus nombres, las tareas estaban divididas por días,

en cada sección trabajaban 25 personas, las únicas tres familias de la esfera estaban al

inicio de la lista.

73


Nombre

Limpieza del

comedor

Limpieza de

la sala común

Limpieza de

la cocina

Elaboración

del desayuno

Elaboración

de la comida

Elaboración

de la cena

Fam.

Alabi

Fam.

Balewa

Fam.

Watson

Debajo de la lista estaba una nota.

Cada persona es responsable de lavar sus trastes que utilizaran al comer y lo deberán

dejar sobre la barra para ser utilizados nuevamente; personas encargadas de limpieza

de comedor y sala común tendrán que hacer el aseo por las mañanas, limpiar los vidrios

y muebles correspondientes, durante el trascurso del día si alguien hace uso de esos

espacio tendrá que dejarlos tal y como los encontró (limpios), las que tengan limpieza de

cocina tendrán lavar las superficies y acomodar los utensilios que las personas al hacer

la comida utilicen, quienes elaboren el desayuno, comida y cena tendrán a su disposición

buena cantidad de vegetales, frutas y carnes para hacer lo que quieran que vaya acorde

a la hora asignada. El desayuno tendrá que estar listo a las 8am, la comida a las 2pm

y cena 8pm. Cualquier duda, favor consultar a Emma, solo tendrán que presionar el

número 120 de su mesa y se abrirá una video llamada, gracias.

Emma se aproximó a James y le dijo –quise mantener a las familias juntas por que ya

tienen una forma de trabajo, será más fácil su organización, cada día cambiaran las

tareas, sé que al inicio será algo difícil, pero nos acostumbraremos, ya no podemos

perder más. ¿no cree?

James sonrió- si todo es mejor que ver a tu familia morir de hambre, aquí al menos

podremos dormir tranquilos, el último mes cuando me entere que saldría la lista para las

esferas de la vida, no lograba conciliar el sueño, no imaginaba separar a mi familia, es

difícil ver crecer a tus hijos y no tener nada que ofrecerles, más que una vida de miseria

asegurando una muerte próxima.

-Ahora vuelvo a respirar en paz y veo a mi esposa e hijos reírse y brillo en su mirada

y por eso yo aria todas las actividades que se me asignen sin poner peros. Perdón me

puse melancólico, lo siento.

74


Tranquilo James todos pasamos por esa etapa, yo perdí a mis padres, hace un año en

un accidente automovilístico, se encontraban de viaje en Sudamérica cuando todo este

caos empezó, la gente salió a protestar porque el gobierno decidió aumentar el costo

del agua, la protesta se salió de control, gente con paliacates en la cara trataron de

subir al camión en el que estaban haciendo su tour, el chofer trato de esquivarlos dio

un volantazo que hizo que el camión saliera de la carretera y cayera ha un barranco,

los doctores dijeron que mi madre murió instantáneamente por el golpe, a mi padre lo

diagnosticaron con muerte cerebral y murió durante el traslado, no tengo más familia, fui

hija única, me costó mucho trabajo poder asimilarlo, si ellos aún estuvieran con vida no

los abandonaría, lo entiendo señor.

Tras acabar de cenar todos se subieron a dormir, en el cuarto de Lira se escuchó un

llanto, Sara se levantó la tomo en sus brazos y la llevo a dormir a su habitación, la abrazo

y tranquilizo, los cinco Watson durmieron plácidamente.

Al día siguiente todos empezaron a sus tareas asignadas, los Watson a las 12am entraron

a la cocina para preparar la comida junto con los habitantes de las casa- habitación

con los números 301, 405, 502, 704, la mayoría eran de la edad de Megan por lo que

Sara fue quien tomó el mando para asignar las tareas, su menú fue hamburguesas por

petición de Will. Unos picaban verdura para una ensalada, otros doraban papas, James

con otros cuatro chicos se encargaron de la plancha donde doraban la carne que Sara

había preparado, Will y las personas con menor edad le pusieron los aderezos y el queso

al pan.

- ¡gracias mamá! Estuvieron deliciosas. Recordé cuando hacía pijamada con mis

amigos para jugar videojuegos y nos dabas hamburguesas para comer, ahora solo son

recuerdos- dijo Will.

-Pero hacer hamburguesas para 150 personas es muy pesado Will, cuando nos toque

hacer de comer será algo más saludable y fácil de preparar- contestó Megan.

Al anochecer se juntaron en la mesa a

jugar antes de ir a dormir, hace tiempo

que no se veían tan felices, Lira ya sonreía

con más frecuencia, un dado se resbalo

de la mesa y cayó frente al vidrio de su

estancia, Will se levantó por él, miro a

través de él gran vidrio, el espacio estelar

es maravilloso, siento que puedo tocar las

estrellas, ¿papá que es eso? ¿Un planeta?

¿Qué planeta es? – Exclamó Will.

Todos se levantaron de la mesa y voltearon

la mirada hacia la izquierda se notaba una

gran roca, seca, - si hijo, ese es él planeta

tierra- dijo James.

- ¡Es nuestro planeta! Pero ¿qué le

hicimos?, recuerdo que en mis libros las

imágenes que nos ponían eran diferentes,

predominaba el color azul de mares y

océanos, el verde de nuestra vegetación.

Ahora parece una piedra gigante, ¿Qué

será de las personas que se quedaron

ahí? ¡Pobres! – dijo Megan

75


- ¿vamos a regresar por mis papás? – preguntó Lira

Eran sus primeras palabras que los Watson escuchaban decir de la pequeña y no sabían

que contestar.

-Lira, tus papis se quedaron a ayudar a la gente que se quedó sola, y nos pidieron que

te cuidemos y te llenemos de amor por ellos, tal vez no puedas volver a verlos, pero,

permanecerán en tu mente y corazón, si cierras tus ojos por las noches y piensas en

tus papás ellos pensaran en ti, nosotros siempre vamos a estar contigo y no te vamos

a abandonar- dijo Sara con voz entrecortada. La luz de las estrellas acentuaba más el

fenómeno de iridiscencia que emanaban de la superficie de las esferas de la vida que

estaban flotando en el cielo nocturno. Después de un rato platicando todos fueron a

dormir.

. Al día siguiente los Watson les toco la limpieza de la sala común junto con la Familia

Alabi y otros jóvenes, el señor Alabi solo estaba sentado en un sillón reclinable revisando

una IPad, la señora Watson se pintaba las uñas y su hijo solo fingía limpiar con un trapo

una mesa, Sara se acercó a la señora y le dijo – disculpe podría ayudar a los chicos que

se encuentran en el librero a limpiarlo por favor. La señora Alabi respondió – querida solo

deja se sequen mis uñas, dame un momento.

Sara se alejó y fue ayudar a los jóvenes, James y Will acomodaban unos juegos de

mesa, Megan y otras chicas limpiaban los vidrios, Cuando acabaron las actividades los

Alabi fueron los primeros en abandonar la sala común.

-Que pesado es ese niño, le pregunte su nombre y no me contestó- dijo Will

-Tal vez no te escucho cariño- le contesto Sara

-Lira me ayudaba a limpiar los vidrios y se le cayó la esponja mojada salpicando un poco

los pies del señor Alabi cuando pasaba y le dijo algo raro en otro idioma, no entendí que

decía solo sé que estaba muy molesto porque pateo una cubeta que estaba a lado del

sillón donde se la paso todo este tiempo. – afirmó Megan.

-Bien familia dejemos a un lado el mal momento que acabamos de pasar, cuando

tengamos alguna actividad con ellos tratemos de evitar problemas, no sé porque, pero

no me dieron buena espina.

Cuando estaban en sus habitaciones se escuchó la voz de Emma, buenas tardes

habitantes de la esfera de vida 164, les informo que el día de hoy aproximadamente a

las 7pm estaremos llegando a la cabeza madre, donde nos recibirán con una cena de

bienvenida por parte de nuestro presidente Wolowitz. Para el ensamblaje de la esfera

con la unión con las otras esferas no necesitan colocarse el traje, pero si estar sentados

en sus sillas con el cinturón puesto pues a veces ocurren turbulencias. Por su atención

gracias, y como cada día la comida estará a partir de las 4pm para los que quieran bajar

a comer antes de llegar.

La familia Watson bajo a comer, se encontraron con los integrantes de la familia Balewa,

el matrimonio tenía una hija casi de la edad de Megan y el otro un poco más grande que

Will. Les fue fácil entablar una relación pues eran personas muy agradables. Después

de una larga charla recordando cómo era el planeta tierra regresaron a su habitación.

-Papás sabían que la familia Balewa tenían castillo, Jasir me enseño unas fotos era

enorme, tenia de mascota un león, ¡un león! Puedes creerlo, me hubiera gustado conocer

76


su casa, me contó que tenía toda clase de videojuegos y a él nunca le pedían mantener

limpio su cuarto. – afirmo Will

Bueno Will, pero tú no eres príncipe y no vivíamos en un castillo, además ahora ayuda a

las actividades asignadas no pone mala cara, es buen niño. – sonrió James

A las 6:45 se prendió la luz roja de la mesa, la familia Watson tomo asiento, las

esferas llegaron a un base color plata, donde las esferas que ya estaban habitadas se

encontraban alineadas en hileras conectadas por medio de un túnel entre ellas, formando

ramificaciones alrededor de la base, parecía un gran árbol iluminado, que en ese momento

parpadeaba de color rojo, de la base salieron grandes tubos que atraían a las esferas

que iban llegando, de forma ordenada una a una esfera se fueron acomodando, cuando

todas estaban enlazadas, la base y esferas su pusieron de color verde, se escuchó la

voz de Emma, quiero darles la bienvenida a la cabeza madre, ahora pueden quitarse los

cinturones, en 10min podrán subir al décimo piso para poder salir al centro de la base

donde será el banquete de bienvenida. La luz verde se cambió a una luz blanca en todas

las esferas en lazadas parecían formar una constelación en forma de árbol, detrás de

la base se encontraba una galaxia en forma de espiral, llamada Andrómeda, se podía

apreciar el halo de la vía láctea, también se veía a simple vista el centro galáctico de la

galaxia triángulo. Todo era hermoso, estaban rodeados de tres galaxias, tenían una vista

espectacular, la combinación de colores con diferentes tonalidades de azul, morado, gris

y el titilar de las estrellas, era como una postal mandada por un astronauta.

Las personas de las 50 esferas que habían llegado bajaron a la base, ya estaban ahí

esperándolos los habitantes que habían llegado antes, la primera vez mandaron 50

esferas, la mayoría de los tripulantes eran científicos y expertos en sistemas, fueron

los encargados en colocar la base, un mes después mandaron 45 esferas, que estaban

ocupadas por los familiares del presidente y funcionarios políticos, al siguiente mes

mandaron 55 esferas.

Las personas de las ultimas 50 esferas estaban asombradas por lo que veían, fueron

recibidas con aplausos y grandes cantidades de comida y bebida, había gente de todas

las naciones se notaba la mezcla de culturas, pero en clase social eran todos parecidos,

no se veía gente que haya pasado hambre o frio en el planeta tierra, muy poca gente era

de la tercera edad y bebés también había pocos. Se escuchaban platicas en diversos

idiomas, la gente comía y brindaba con alegría excepto Megan quien a pesar de estar

feliz por tener a su familia no podía borrar de su mente que ellos venían de otro planeta,

dejando atrás a gente inocente que en ese mismo momento estaban sufriendo por saciar

su hambre y sed. Al no sentirse cómoda pretendía retirarse, pero el presidente tomó el

micrófono pues iba a decir unas palabras, Megan no tuvo opción más que volverse a

sentar.

-buenas noches, algunas ya me conocen, soy el presidente Wolowitz, espero que el

banquete haya sido de su agrado, todos nosotros nos esmeramos bastante, primero

que nada, quiero darle la bienvenida a esta nueva sociedad, día a día tratamos de ser

mejor de forma individual y a nivel grupal, para así ir creciendo en todos los ámbitos, la

gente que está aquí es gente tenaz, inteligente y audaz. A partir de mañana todos podrán

seguir con sus actividades normales, algunos regresarán a sus experimentos, labores

científicas para crear nuevas teorías y tecnologías, los niños seguirán con sus estudios

por medio de programas en línea, que ya expertos en la matrería han desarrollado y

perfeccionado. Jóvenes con gran futuro será guiados por personas conocedoras,

quienes realizaran diversas investigaciones para encontrar un planeta habitable, porque

aunque nos guste estar en las esferas de la vida, los recursos con los que contamos

77


solo duraran un año, año y medio a lo máximo, ya aprendimos de nuestros errores del

pasado, tendremos que cuidar los recursos naturales que poseemos y poseeremos, es

decir todos aportaremos un granito de arena para cuando tengamos un nuevo planeta

donde vivir, nos desarrollamos como sociedad unida y así sea el mejor lugar para estar

de forma permanente. Nuevamente bienvenidos y disfruten esta noche.

Todos le brindaron un aplauso al presidente Wolowitz, al paso de la noche se fue vaciando

la base, la familia Watson se dirigió a sus dormitorios pues mañana era el primer día de

actividades normales en sus vidas.

A las siete de la mañana empezaron las labores, las tareas asignadas de toda la semana

ya estaban en las listas, las actividades de los adultos se acomodaban de acuerdo a

su trabajo, los niños estaban en una parte del área nueve de su respectiva esfera para

continuar sus estudios, siempre con supervisión de un adulto.

Sara desarrollaba una investigación para crear alimento mediante polvo cósmico y como

sembrar naturaleza con las rocas áridas del espacio. James trabajaba junto con un

equipo de ingenieros en el mantenimiento de las esferas y base. Megan trabajaba en el

área médica y así adquiría nuevos conocimientos. Will y Lira seguían sus estudios de

forma didáctica, los niños grandes ayudaban a los niños pequeños. La sociedad en este

primer día parecía ir bien.

-Los días siguientes durante un mes fue todo igual, los habitantes de las esferas de la

vida se llevaban bien, cumplían de buena forma sus deberes y obligación, excepto la

familia Alabi, quienes evitaban a las personas para convivir y cuando les tocaba realizar

sus tareas solo hacían muy poco o de plano no se presentaban, ya habían puesto varias

quejas con Emma sobre la situación.

James se encargaba del mantenimiento de las esferas, en general de la esfera 178 tras

haberse quedado con micro gravedad, por casi por una hora los habitantes quedaron

flotando, a algunos les pareció gracioso, pero no a los que les toco cocinar ese día pues

era imposible

78


realizar sus actividades estando rodeados de jitomates, chicharon, papas y un filete de

res que giraba alrededor de sus cabezas.

El presidente Wolowitz se mostró indignado de recibir tantas inconformidades así que el

mantenimiento lo mando a realizar cada mes, James era el encargado de supervisar las

instalaciones de las esferas en conjunto con su equipo de ingenieros.

La psicóloga de Lira pidió una reunión con Sara y James, -buenas tardes, pasen por

favor señores tomen asiento, he platicado con la pequeña Lira durante estos dos meses,

¿han platicado con ella sobre lo que paso en la tierra?, - no…no hemos querido tocar

el tema para no agravar las pesadillas, contesto Sara, -comprendo señora Watson, bien

la pequeña vivió una serie de episodios de gran impacto para ella, al ser trasladad al

hospital general por una caída la cual fue provocada al querer rescatar a un amigo con

el que jugaba en un árbol, la roma se rompió trató de agarrarlo pero era muy pequeña

para aguantar su peso, los sueños que frecuentemente tiene son porque revive ese

sueño, las primeras sesiones preguntaba por sus padres, pues era muy apegados a

ellos, le explique lo que sucedió en la tierra y al principio reaccionó triste y enojada,

quería regresar a su lado, veo que les está tomando cariño ya entiende el porqué de las

cosas, está más tranquila, han sido de gran ayuda para este proceso, quería que ustedes

lo supieran para poder entender su progreso y sigan mostrándole su apoyo y cariño.

Los Watson sintieron un gran vacío en su estómago pues no sabían por lo que había

pasado su pequeña, gracias a ellos Lira estaba mejor y ya podía entablar una plática con

ellos, sonreía más, se notaba alegre, las pesadillas eran menos frecuentes, pues estaba

rodeaba de amor.

En noviembre salieron unos astrónomos de la cabeza madre rumbo a una expedición,

se acercaron lo más posible a la galaxia Andrómeda la vista era impresionante,

recolectaron cerca de 50 rocas de diferentes tamaños y colores, al día siguiente astro

biólogos junto con Sara comenzaron a analizarlas, después de varios experimentos en

una cámara de vidrio para acondicionar lo más parecido posible a la tierra, se percataron

que las rocas color ámbar tienen un pH favorable para el cultivo de plantas debido a

sus cationes y aniones presentes. Sin embargo, había algo que faltaba para concretar

dicho experimento, ya que al hacer las pruebas las plantas no terminaban de crecer, se

secaban antes de empezar florecer o dar frutos. Eso no la desanima cada día ponía lo

mejor de ella para llegar a obtener los resultados favorables.

-mamá que estás haciendo con todos esos libros?, ¿te volviste loca? - pregunto Will no

hijo solo estoy buscando el punto que me falta para poder concretar mi experimento, sé

que estoy muy cerca, pero me falta algo y no sé qué es.

-talvez ¿te podría ayudar? ¿Dime de que es tu experimento? - es para poder cultivar

aquí en las esferas, la comida como dijo el presidente Wolowitz solo nos alcanzara 2

años tenemos que empezar a cosechar para no padecer hambre.

-Mamá todavía falta año y medio no te preocupes tanto relájate. Sara sonrió si Will tienes

razón, ven dame un abrazo,

- ¿sabes qué extraño de la casa? A mi conejo Buu,

-te entiendo hijo, pero no pudimos hacer nada por él, pues ya no había medicinas que

pudieran salvarlo.

79


-recuerdas cuando estaba jugando con él en el jardín y encontramos que se estaban

comiendo las zanahorias que hace algún tiempo habías sembrado y pensamos que

nunca crecerían. Cuando lo vimos correr una gran zanahoria en su boquita peluda

pensamos que las robaba del refrigerador,

pero se las comía del jardín. Jajaja fue muy graciosos mamá. ¿Nunca entendí como hizo

que crecieran? ¿Era un conejo de magia?

Jajaja no hijo como estaba suelto en el jardín, hacia sus necesidades ahí, entonces su

excremento ayudo a nutrir la tierra y al llover en esos días, dieron los frutos, aaaa claro!

¡Eso falta! ¿Cómo no se me ocurrió antes?

-su popo hizo que crecieran. diuuw! ¿No se te ocurrió que mamá?

-que a pesar de que las piedras tengan una gran posibilidad para poder cosechar,

necesitamos hacerlas fértiles, necesitamos crear fertilizante para que cosechemos

alimentos.

-ósea que yo te ayude! Te dije que no te preocuparas, yo lo tenía resuelto,

-Jajaja tienes razón Will fuiste de gran ayuda. Gracias hijo.

Al día siguiente Sara tuvo reunión con su equipo de trabajo les comento la idea del

fertilizante, pusieron manos a la obra para poder elaborarlo con los químicos del

laboratorio, día tras día realizaban varios intentos, pero todos terminaban en fracaso,

Sara después de un mes de ver a su equipo cansado de continuas derrotas llego a la

80


conclusión que la mejor opción era mandar a adquirir un fertilizante natural para hacer

una tierra fértil. Las condiciones aquí no permiten crear el mejor fertilizante. Tendremos

que hablar con el presidente, sobre lo que ocurre, pues sin él no será posible cultivar

y por ende nuestras posibilidades de sobrevivir disminuyen, pero no podemos ir todos,

¿quién quiere ir?

-ósea que yo te ayude! Te dije que no te preocuparas, yo lo tenía resuelto,

-Jajaja tienes razón Will fuiste de gran ayuda. Gracias hijo.

Al día siguiente Sara tuvo reunión con su equipo de trabajo les comento la idea del

fertilizante, pusieron manos a la obra para poder elaborarlo con los químicos del

laboratorio, día tras día realizaban varios intentos, pero todos terminaban en fracaso,

Sara después de un mes de ver a su equipo cansado de continuas derrotas llego a la

conclusión que la mejor opción era mandar a adquirir un fertilizante natural para hacer

una tierra fértil. Las condiciones aquí no permiten crear el mejor fertilizante. Tendremos

que hablar con el presidente, sobre lo que ocurre, pues sin él no será posible cultivar

y por ende nuestras posibilidades de sobrevivir disminuyen, pero no podemos ir todos,

¿quién quiere ir?

Todos en el laboratorio se quedaron callados, un científico del fondo dijo fue tu idea, tu

descubriste que hace falta y conoces mejor que todos los proyectos, propongo que vayas

tú, los demás lo apoyaron. Sara entusiasmada dijo que sí. Hablo con la secretaria del

presidente Wolowitz y le dio una cita en dos días posteriores.

Una noche antes de la cita la familia Watson decidieron cenar en su casa-habitación

para tener una noche de juegos, -¿y bien familia como les va en nuestra vida espacial?

– pregunto James. Bien yo estoy aprendiendo como ayudar con la nueva tecnología a

las personas, hoy nos enseñaron a usar gotas regeneradoras de piel por cortaduras o

quemaduras, estas gotas contienen células madre que al entrar en contacto con la piel

sangrante pero limpia empiezan a actuar casi de manera inmediata, con un mes de

aplicación la regeneración se logra un 90% solo te deja una pequeña cicatriz. Es algo

asombroso dijo Megan

-Yo estoy aprendiendo matemáticas avanzadas es algo aburrido, pero me dicen los

maestros que es necesario para aplicarlas en experimentos, no estoy seguro de querer

ser científico, pero creo que es lo que nos toca hacer, Megan tuvo la opción de elegir

que estudiar, pero aquí ya tienen tu plan de vida, estoy seguro que todo sería diferente

si estuviéramos en la tierra, pero no me puedo quejar a diferencia de las personas que

se quedaron.

Lira lo vio y contesto -creo que a mis papas les hubiera gustado venir

-Perdón Lira no quise decirlo así, no quería hacerte sentir mal. Le dijo Will

-No, está bien, yo si quiero ser una científica para poder ayudar a las personas que se

quedaron allá, poder mandarles un poco de alimento, medicamentos.

-Lira tienes un enorme corazón y en cuanto acabe mi investigación me enfocare en poder

iniciar tu sueño, prometo no defraudarte, la abrazo Sara fuertemente, bien familia ahora

todos a dormir que mañana es mi cita con el presidente Wolowitz.

81


-Ese señor no me cae bien. –le dijo Lira. ¿Cómo sabes que no te cae bien pequeña? Le

pregunto Sara, mis papas trabajaban con él, no sé qué puesto tenían solo sé que él les

marcaba muchas veces al día a mis papas, recuerdo que los últimos días que estuve

con mis papis él fue a verlos a la casa, siempre que hablaban con él me decían que me

saliera a jugar. Después cuando estuve en el hospital, lo vi discutir con una enfermera

afuera de mi habitación, él se veía muy enojado. Cuando se calmó, entro a decirme

que me había ganado un viaje al espacio, le pregunte por mis papás y solo negó con

la cabeza, ellos no podrán venir me dijo, pero estarás muy bien acompañada. Me dio la

mano y se fue. Desde ese día cada que lo veo me da una mala sensación, no es una

buena persona.

Cariño a veces las personas mayores estamos muy presionadas por el trabajo y vida,

pareciera que siempre tenemos cara de enojados, pero solo es la apariencia, solo basta

con darnos una oportunidad para conocernos por completo, no es bueno quedarnos

con la primera impresión. Yo por ejemplo le caigo mal a la mayoría de las personas con

las que trabajo hasta que nos empezamos a conocer mejor, pero no es culpa mía si no

dé la cara que me heredo mi padre, con mis cejas parece que todo me molesta, Dijo

alegremente James. Todos emitieron una fuerte carcajada.

Sara estaba puntual en la oficina, pase por favor dijo la secretaria, el presidente Wolowitz

estaba en su silla -bien en que puedo ¿ayudarla ingeniera Sara?

-primero gracias por regalarme un poco de su tiempo, estoy trabajando en colaboración

con otros colegas en el experimento A126 y requerimos que para poder concretarlo nos

permita una expedición.

- ¿En el experimento qué? ¿De qué se trata?

-Lo siento me imagino que con tantas cosas no recuerde los experimentos por número,

mis disculpas, es la investigación para poder sembrar en las rocas del espacio que se

recolectaron la última expedición cerca de la galaxia Andrómeda

-Aaa si ya recuerdo su trabajo y ¿quieren mi permiso para realizar otra expedición hacia

la Galaxia?

-No, vera las rocas son viables para poder generar cultivos, pero necesitamos fertilizantes,

los que hemos realizado en el laboratorio no son suficiente para creas una tierra fértil

y llegamos a la conclusión de que la mejor opción es regresar a la tierra para tomar un

poco de fertilizante natural, el científico Balewa, nos comentó que él tenía en su casa un

pequeño ganado que dejo a unos conocidos, si traemos un poco de fertilizante o parte

de la tierra que el tenia para sus cultivos podremos sembrar en estas rocas. Mi petición

es hacer una pequeña expedición a la tierra para traer fertilizante natural

- ¿Qué me está pidiendo que? ¿Regresar a la tierra? ¿Para traer excremento?

¿Eso es lo que me pide? Por favor en primera yo dije que ya no tendríamos contacto con

la tierra como me veré al retractarme y decirles que ahora nosotros necesitamos de ellos,

¿parte de que quiere traer popo al espacio? Debe estar bromeando.

82


-No presidente no bromeo es la única

posibilidad que tenemos para poder

sembrar, piense que en un futuro la comida

se acabará, tendremos que pensar cómo

sobrevivir, y esta es la opción más factible.

-Tenemos comida para todavía poco más

de un año, tiene tiempo de sobra para

que usted junto con su equipo piense en

algo mejor, tienen un laboratorio súper

equipado, se supone que tenemos a

los mejores científicos, piensen en otra

solución. No voy a regresar a la tierra,

espero no hagan mejor su trabajo, ahora

si me disculpa tengo trabajo por hacer. Se

levantó de la silla y salió de oficina.

Sara se quedó sin palabras, tenía la boca seca del coraje, todos los archivos de las

pruebas que habían realizado ni siquiera se las había podido enseñar. No la dejo decir

nada más, su mano temblaba de coraje, salió de la oficina y se dirigió a su laboratorio con

equipo, les comento a sus colegas lo que había sucedido en la reunión con el presidente,

todos se molestaron, ahora ¿cómo podremos crear algún fertilizante sin lo esencial? -

pregunto el científico Balewa. –necesitaremos hacer una nueva expedición más cerca

de las 3 galaxias, tal vez encontremos otras rocas con mayor riqueza de nutrientes que

al ser tratadas con fertilizantes químicos puedan servir para sembrar.

James revisaba los informes que los de

mantenimiento de cada esfera le hacía

llegar, los informes contenían fotografías

de los problemas a reportar, las primeras

esferas que fueron enviadas al espacio

en su mayoría presentaban quejas por

problemas con el aire acondicionado.

En cambio, las ultimas 50 esferas que

fueron mandadas al espacio tenían

demasiados problemas, las tuberías

de agua empezaban a averiarse, los

contenedores de desechos estaban por

llegar a su tope, el desagüe de agua en la

cocina y baño de las esferas se estaban

rompiendo pues el material era de baja

calidad, no era de acero inoxidable como

en las primeras esferas. De al menos 20

esferas tenían que cambiar toda la tubería

de desagüe y de 15 esferas su sistema

de gravedad. Esto se tenía que hacer en

menos de dos meses antes de provocar

peores problemas.

83


Se comunicó con la secretaria del presidente para sacar una cita. Se la dieron en dos

días, ya que tenía la agenda ocupada según su secretaria, pero es de vital importancia –

dijo James, -por favor me tiene que atender hoy mismo, es un problema técnico con las

esferas necesitó informárselo.

-Entiendo permítame- respondió la secretaria de forma cortante y grosera, ok el

presidente puedo verlo hoy a las 6pm, -perfecto estaré ahí, gracias.

Terminando de comer James subió a la oficina el presidente Wolowitz, -pase por favor

lo están esperando, James entro, en aquella sala estaba el presidente con su secretario

de economía y unos de los encargados de la infraestructura de las esferas de la vida.

-Bien James toma asiento, dime que es aquel asunto importante que querías decirme,

estos señores son de mi entera confianza, estamos aquí para solucionar cualquier

problema. Dijo el presidente

-buenas tardes señor presidente, señores, estaba revisando los reportes de las esferas

y eh encontrado algunas fallas, los materiales no son los idóneos para sobrevivir en el

espacio por eso es que se desataron problemas con el sistema de gravedad, de agua,

drenaje y no dudo que pronto empiece a fallar los suministros de oxígeno, lo que llevaría

a la perdida de al menos 20 esferas de la vida, las personas que habitan en cada una

de ellas no pueden ser instaladas a otras esferas ya que al aumentar de peso y su

capacidad de hospedaje se dañaría todo su sistema, sin contar que el alimento sería en

menor proporción.

El presidente se quedó callado en todo momento cuando James termino de hablar,

volteo a ver a los otros señores, ¿es eso verdad?- les pregunto.

El encargado de la infraestructura le dijo bien señor, al recortar el presupuesto al final

de la construcción de esferas nos vimos obligados a reemplazar el material, es verdad

que las ultimas esferas no son 100% recomendables para evitarlas de por vida como lo

son las primeras esferas, pero usted nos indicó el plan DRT-1 y dado las condiciones

económicas no hubo otra opción, según los cálculos las esferas podrán estar estables al

menos un años para poder viajar de regreso y llevar acabo dicho plan.

James contesto- ¿un año estable? ¿Bromea? Esas esferas están en decadencia, se

han quedado sin gravedad unas horas si eso hubiera ocurrido con el oxígeno habríamos

perdido varias vidas.

Saco las fotos y se las enseño. En las fotografías se veían las tuberías averiadas varias

ya presentaban pequeñas perforaciones, el sistema de gravedad se sobrecaliente y el

sistema de oxígeno y drenaje necesitan cambios de varias piezas, es urgente empezar

a incorporar a las personas de esas esferas a otras en buenas condiciones, y no hay

mejores esferas que las primeras.

- ¿Qué a las primeras? ¿Dónde está mi familia y varios funcionarios de alta alcurnia?,

noo como quedare frente a ellos! ¡Que pensaran de mi plan de la nueva sociedad! No

debe a ver otra solución.

- si la otra solución sería viajar lo antes posible a la tierra para traer las piezas necesarias,

y reemplazarlas de forma inmediata. Señor son las únicas dos opciones que tenemos,

para salvar a la gente.

84


- ¿ir a la tierra? ¡Otro que me pide lo mismo, el mismo día! Primero querían salir de la

tierra y ¿ahora quieren regresar? ¿Acaso no está usted a gusto en esta nueva sociedad?

¿No está feliz con su familia? Si no mal recuerdo hizo hasta lo imposible porque su hijo

fuera admitido en la esfera, ¿no es usted quien trabajo sin paga en el último medio año

en la tierra con tal de salvar a su hijo y que fuera aceptado? No creo que su familia se

sienta orgullosa de lo que hizo en la tierra, llenar con tóxicos el pozo del distrito 15.

James se quedó sin palabras su cara se tornó a color rojo, sus manos apretadas y las

venas de sus ojos exaltadas mostraban enojo. – señor si hice todo eso fue por órdenes

suyas con tal de mantener a mi familia unida haría lo que fuera.

-Bien si aria lo que fuera, le pido guardar el secreto hasta mi nuevo aviso- dijo el presidente

- ¿Pero qué aviso? ¿Qué es lo que espera? ¿De qué se trata ese plan DRT-1?

Los otros señores rieron, vamos Wolowitz le pediste que hiciera tu trabajo sucio, ¿pero

no le contaste el plan?

No lo vi necesario- sonrió el presidente, pero dadas las circunstancias creo se te las tendré

que decir total más metido en esto no puedes estar y espero así me dejes de molestar,

en la tierra se estaban agravando los problemas de sobrepoblación, contaminación,

escases de recursos naturales, la violencia ya se veía de forma normal, la ciudadanía se

estaba saliendo de nuestras manos, los presidentes de los países con mayor potencia

mundial nos reunimos hace 6 años para crear estrategias y cambiar las situaciones, pero

todas las que aplicábamos eran insuficientes.

A mi junto con mi gabinete se nos ocurrió el plan DRT-1 que era llevar a la población a

un nivel de desesperación que entre ellos se fueran matando, cortamos poco a poco los

suministros de agua y alimento, les hicimos creer que el planeta ya no tenía salvación

y lo teníamos que abandonar, los países poco desarrollados fueron los primeros en

desaparecer, las personas empezaron a emigrar a otros lados, por eso creamos las

regiones para tener mayor control sobre ellos, como fue mi idea me nombraron presidente

de todas las regiones, los presidentes y empresarios que estuvieron de acuerdo invirtieron

en las esferas, olvidándose de su prójimo. Bueno el final del plan es regresar a la tierra

cuando ya esté casi o completamente deshabitada, con menos pobladores será más fácil

sobrevivir construyendo de cero todo.

85


El tiempo para que se acaban de matar unos a otros y todo se extinga es de un año

aproximadamente, después de ese lapso nosotros regresaríamos a la tierra a empezar

de nuevo. Así mi querido James tenemos que sobrevivir aquí en las esferas de la vida un

año, nadie se tiene que enterar de las fallas que tienen las esferas o tú familia se enterara

de lo que has hecho para poder subir a tu hijo a la esfera.

-Pero yo lo hice por mi hijo, no podía lo podía dejar, ¿sabe cuántas familias separo?

Si podía ayudar y salvar más vidas, ¿Por qué no lo hizo? Si aún podíamos recuperar

nuestra sociedad, sabe cuántos niños, y personas mayores están sufriendo.

-James todos los que estamos en estas esferas somos egoístas, todos buscaban su

bienestar, salvarse de forma individual o salvar a su familia, no soy un monstro, solo

di una solución que nadie se atrevía a decir o hacer, los que estamos aquí somos la

mejor opción para una nueva sociedad, estas esferas velas como un caparazón que nos

protege de lo que ocurre en la tierra, solo tenemos que sobrevivir un año ya tenemos

aquí 5 meses, solo necesitamos sobrellevar esta situación unos cuantos meses más

y regresaremos a nuestras vidas anteriores, solo que ya sin contaminación, con más

comida, más agua, menos gente, piensa todos ganamos sin tenernos que ensuciar las

manos, pues el que ellos se maten no está en nuestras manos, lo veremos como una

limpieza profunda, una fumigación.

- ¿Y si no pasa eso señor presidente? ¿Si después de su año de limpieza aún existen

sobrevivientes? ¿Qué ara? ¿Nos volverá a mandar al espacio hasta que no quede nadie?

-Estoy seguro que no habrá sobrevivientes, cortamos todo suministro de comida y la

poca agua que queda está contaminada, si no se matan entre ellos, morirán por una

enfermedad. Es un plan perfecto, es por eso que no podemos regresar aún a la tierra,

ayúdeme a solucionar, usted guarde mi secreto y yo guardaré el suyo.

-Pero eso es chantaje, no puede tratarme así

-Bueno como su pequeño no superó las pruebas no puede estar aquí, y aremos un viaje

a la tierra, pero para regresarlo, ya que no tiene la capacidad de ser un sobreviviente.

-Ok lo área señor Wolowitz, trataré de mejorar las instalaciones con los materiales que

tenemos a aquí, solo si pudiera ser antes el regreso ayudaría mucho pues no creo que

resistan mucho los materiales de tan baja calidad.

-Cumpliendo los 9 meses aquí mandaremos un dron espacial el cual recorrerá todo el

mundo y veremos si ya podemos regresar, gracias por su cooperación señor James, que

pase linda noche.

James salió de la oficina ya eran casi las 10 de la noche, no podía dejar de pensar en

todo el plan lleno de sangre, solo beneficiando a unos pocos, sus manos temblaban,

sudaba, pero sentía frío y revuelto el estómago. Llego a su casa- habitación, los niños ya

dormían, Sara lo esperaba despierta.

-¿Querido como estuvo tu día? Espero que mejor que él mío, el presidente Wolowitz es

un pesado, ahora puedo entender a Lira.

James había olvidado a Lira, los tóxicos que desecho en el pozo contribuyeron a que la

pequeña se quedara huérfana, que ahora sentía como su hija perdiera sus papás. Se

sentía tan culpable como si él con sus propias manos los hubiera matado.

86


- ¿James te encuentras bien? Yuju! Sara llamando a James, Sara llamando a James,

¿todo bien amor? ¿Te ocurre algo?

-No, no, para nada todo bien, solo estoy un poco cansado, empecé a revisar los reportes

de las esferas leer 200 archivos es cansado, disculpa, me daré un baño, duerme.

Toda la noche fue de insomnio, pensaba en cómo solucionar los problemas. La solución

que encontró era tomar medidas de los tubos que están averiados para recrear unos

nuevos fundiendo objetos de plástico mediante unos moldes creados con objetos de la

enfermería como alginato, yeso piedra y vendas para hacer férulas, primero trituraría los

pedazos de plástico, los fundiría a temperaturas elevadas para después vaciarlos a los

moldes previamente hecho, esperar el secado, recortarlas y pulirlas, era un trabajo de

varios días, así que empezaria por aquellas tuberías más rotas.

A la semana le autorizaron la expedición a Sara al espacio exterior, para la obtención

de rocas, esta vez notaron algo extraño, las estrellas cefeidas que son estrellas

principalmente compuestas por helio, presentaban mayor brillo, su halo de luz era más

intenso, y se veían más cercas de los espirales de las galaxias Andrómeda, triángulo y vía

láctea. Tomaron fotografías, video y realizar la mediciones mediante el método paralaje,

pero no era suficiente, ese método solo alcanza a medir 100 años luz de distancia, así

que se enfocaron en las cefeidas, este método es más preciso para medir la distancia

cerca de una cefeidas, llegando a la cabeza madre empezaron a realizar los cálculos,

y los resultados fueron alarmantes, las dos galaxias más grandes del Grupo Local,

(Andrómeda y la vía láctea) se acercaban a gran velocidad, la interacción gravitatoria

entre estas galaxias provocaría la acentuación de la estructura espiral en ambas, así

como un notable aumento de la formación estelar en las dos al comprimirse el gas de sus

discos, y colas de estrellas, gas, y polvo expulsadas al espacio intergaláctico acabarán

por fundirse en una galaxia mayor (muy posiblemente, una galaxia elíptica, esta unión

resultaría fatal para la cabeza madre ya que se encontraba a una corta distancia de ellas,

esta fusión podría destruir todas las esferas de la vida, pues las estrellas y rocas viajan

a gran velocidad y un impacto de cualquier materia sería como aventar una bomba mil

bombas a cada esfera, aparte de los agujeros negros que se formarán, si llega a caer la

cabeza madre o una esfera ahí no podrán salir, ni regresar a la tierra, este fenómeno ya

se había predicho, pero en 3millones de años, tomando en cuenta la velocidad a la que

ahora se movían, esta unió galáctica la predecían en menos de medio año.

87


Todos los científicos, astrónomos y demás personal que trabajan en él proyecto se

quedaron atónitos con la noticia,

-no hay alternativa, tendremos que regresar a la tierra si queremos seguir con vida.

Tendremos que informar al presidente, pero esta vez no pienso ir sola- dijo Sara con la

cara blanca pues su tono de piel se perdió con el susto.

Vamos a ir todos, esto ya no es por regresar a la tierra en busca de fertilizante, es

regresar por nuestra vida, si el presidente quiere salvarse y salvar a su familia tendrá

que autorizar regresar a la tierra, vamos a ir todos a hablar con él. – dijo el científico

Balewa de África

Al día siguiente a la primera hora ya se encontraban todos los colaboradores de dicho

proyecto, la secretaria no los dejaba pasar pues eran más de 20 personas en la sala de

espera, 10 minutos después llegó el presidente Wolowitz.

-Pero que ocurre!, ¿Por qué tanto alborotó?

-Señor les pedí que se marcharan, pero no me hicieron caso, quieren hablar con usted.

-pues bien deje ser muy urgente me imagino, que pase un representante.

-señor si nos permite queremos hablar todos, dadas las circunstancias de hace unos

días con mi compañera Sara.

- aaa ¿es el grupo encargado de ese proyecto? ¡Bien, pues mi respuesta sigue siendo la

misma, no regresaremos a la tierra por popo!

- si nos permite hablar señor, no es ese el tema, es más delicado de lo que se imagina,

no creo que sea prudente hablarlo aquí en medio pasillo frente a todo aquel qué pasa, al

menos que quiere empezar a difundir caos en su nueva sociedad. Contestó Sara

- ok ok les daré 5minutos, por favor hágalos pasar a la sala de juntas, en un momento

estaré con ellos.

Todos estaban sentados en sillas grandes y cómodas, la mesa era de madera, se veía

muy costosa, entró el presidente a la sala, se quedó un silencio, él científico de Balewa

empezó a describir lo que había visto en la expedición, y los problemas que esto causaría.

-y todo eso lo pueden saber solo con la lucecita de una estrella? Ahora ¿no solo quieren

regresar a la tierra para una expedición, me piden que regrese a toda la gente? ¿Quieren

que quitarme mi nueva sociedad?

-No señor presidente, nadie quiere quitársela, pero si nos quedamos aquí se acabará

la sociedad, no habrá forma ni siquiera de regresar, esta colisión causará la pérdida de

varias esferas, si no es que de todas. Las mediciones realizadas son muy exactas, hay

algo que produjo que este fenómeno ocurriera antes, creemos que, al venir a instalarnos

aquí en el espacio, hizo acelerar el movimiento. Creemos que en menos de medio

año ocurrirá la colisión. Es por eso que estamos aquí pidiéndole regresar a la tierra,

queremos sobrevivir. Dijo Sara.

- ¿Que? ¿Realmente eso va a suceder? ¿No hay otra alternativa? ¿Podemos mover la

cabeza madre a otro lugar no?

88


-Nosotros no somos ingenieros, pero no veo posible el mover toda la estructura antes de

medio año, el desarmar todo y volverlo a montar en otro lugar no lo veo factible porque

no sabemos a cuánta distancia nos tenemos que mover para evitar daños. - contestó el

Balewa.

-Bien déjenme consultarlo con mi gabinete, con el equipo de ingenieros y les paso mi

respuesta en tal vez tres semanas.

Tres semanas debe estar bromeando, que parte de urgentemente ¿no entendió?

¡Nuestras vidas corren peligro!

-Bien lo entendí, pero necesito asesorarme bien, consultarlo con mi equipo y con los

inversionistas, no es información fácil de decir, si tenemos medio año, tres semanas no

son nada, si pasando ese tiempo no tiene mi respuesta, puede decírselo a los demás

habitantes de las esferas.

El equipo donde estaba Sara no se quedó tranquilo, pero mínimo los escucho y les dio

una solución, accedieron a otorgarle el tiempo que el presidente Wolowitz les había

pedido.

Toda esa semana James y Sara hacían sus labores en las esferas de forma callada,

limpiaban y cocina a pero evitaban el platicar con las personas con las que les había

tocado compartir las actividades, en la casa habitación de los Watson estaba llena

de tensión pues los padres estaban muy estresados por situación en la que estaban

envueltos, James no aguanto más el secreto y le confesó a Sara que había trabajado

para Wolowitz para que pudieran aceptar a Will en la esfera de la vida, te lo mandaron a

“limpiar el drenaje del distrito 15” pero que realmente había ayudado a envenenar a esa

gente. Que él era culpable de que Lira perdiera a sus padres.

Sara no hizo ningún gesto lo escuchó atentamente y al término de la historia se lanzó a

los brazos de James, no tengo porqué juzgar tus acciones, lo que hiciste fue por salvar

a tu hijo por mantener unida a tu familia, si yo hubiera estado en tú situación no habría

dudado en hacerlo. Al contrarío te quiero dar las gracias por hacer hasta lo imposible

para que nuestro hijo esté aquí.

-Ya que estamos confesando pequeños secretos, el equipo donde yo trabajó descubrieron

que pronto ocurrirá una colisión entre la galaxia Andrómeda y la vía láctea, al estar muy

cerca de ellas, podrán ocurrir grandes problemas a las esferas de la vida.

- ¿qué tan grandes serían los problemas?

-devastadores, serán pérdidas materiales si llegan a chocar rocas con las esferas, tal vez

resistan algunas a los impactos, pero no sé qué tan resistente pueda ser el material a los

golpes a la gran velocidad a la que viajarán los materiales del espacio.

James hizo un largo silencio, - cómo? ¿se lo han dicho al presidente?

-Sí, pero nos ha pedido un tiempo para poder resolverlo, aunque no veo que tenga que

pensar a resolver, la única opción que tendremos es regresar a la tierra antes de medio

año.

89


- al hacer las revisiones de los reportes de mantenimiento de las esferas, me di cuenta

que no todas las esferas están hechas del mismo material, las últimas esferas tienen

material de baja calidad, si llega a ocurrir lo que me dices, no resistirán ni el más mínimo

impacto.

- ¿porque no me lo habías dicho?

- porque el presidente Wolowitz me dijo que los demás se enterarían de lo que hice, que

no me importan los demás, me importa lo que piense Will, no quiero que se sientan mal

él, recuerdo como estaba las veces que no lo aceptaron, no quería bajarle la autoestima.

- te entiendo no era la forma en que Will se tenía que enterar, pero puedes confiar en mí,

por favor prométeme que ya no ocultaremos cosas entre nosotros, que si nos pasa algo

malo lo platicaremos y solucionaremos entre los dos.

- por supuesto querida, ya no abra secretos.

La siguiente semana todo transcurrió de manera normal, las cosas se habían relajado,

Megan estaba feliz contándoles que los experimentos para regenerar piel eran un

éxito, en su clase un doctor se cortó con un bisturí una parte del músculo cuádriceps

pues ya no tenía con quien realizar dichas prácticas, afortunadamente todo salió bien,

la regeneración ya estaba cubierta en un 70% y no hubo pérdida de movimiento, aun

teniendo la herida él podía caminar sin ningún problema, la lesión producida en el

músculo fue poco perceptible.

Will había aprobado sus exámenes de matemáticas no con excelencia, pero logró pasar

de nivel en las clases de supervivencia, matemáticas y física.

Lira llevaba clases extras para subir más rápido de nivel en sus clases, ella había pasado

con buenas calificaciones en las materias relacionadas a las áreas de ciencias.

Sara y James habían entablado una buena relación con los Balewa Cenaban todas las

noches con ellos, y los Alabi seguían sin cooperar aún las labores, según un comunicado

de Emma fueron reasignados a otra esfera por no colaborar con las actividades, pues ya

tenían varias quejas y no querían generar nuevos problemas.

Un sábado por la noche, los Watson invitaron a los Balewa para jugar a adivinar nombres

de películas con mímica en su casa habitación, las otras pasaban y no se percataron de

lo tarde que era, el reloj ya marcaba casi las 2am, era el turno de Will la película que

le tocó era “ terremoto”, Will se paró al centro empezó a correr a alrededor de mesa y

mientras giraba movía las sillas donde estaban sentados, movía la mesa y agitaba las

manos cuando volvía a correr, todos rieron con su actuación, cuando Will se detuvo la

mesa y las lámparas se seguían moviendo pero de forma más rápida en forma oscilatoria,

el movimiento era más intenso.

- ¿Fui yo? ¡No quería que eso pasará! No era mi intención moverlo de forma tan brusca.

-No cariño no fuiste tú algo está pasando. Le contestó James

Todos se levantaron de la mesa y se asomaron por el vidrio que daba al espacio, se veía

una gran nube de humo con un halo rojo , estallaban chispas naranjas, rocas y materiales

cósmicos se impactaban en las esferas madre que estaban en el nivel más bajo de la

cabeza madre, todos los golpes que recibió una esfera hizo perforar su superficie, él

hueco que se generó era tan grande que pronto esa esfera se desprendió de la cabeza

90


madre, al estar sola en él espacio, las personas que la habitaban empezaron a salir

flotando de ella, un hombre de cabello canoso con la pijama de cuadros puesta, se

estampó en el vidrio donde estaban los Watson observando el suceso, después de

estamparse en el vidrio, siguió levitando en el espacio hasta que una piedra le pegó en

la cara, lo aventó a tal velocidad que lo perdieron de vista.

Los Watson y los Balewa salieron deprisa de la casa habitación, el elevador no funcionaba,

se dirigieron a las escaleras, su adrenalina era tanta que no les costó subir todos los

escalones sin detenerse desde el quinto piso hasta el décimo, donde se resguardaron en

la cabeza madre pues era el lugar con mayor protección, esperaron a más personas pero

muy pocas llegaron, los impacto en las esferas madre seguían ya se habían desprendido

por lo menos 15, una de ellas era donde los Watson habitaban.

Después de 15 minutos de actividad

cósmica, llego la calma, los movimientos

en las rocas seguían, pero la velocidad

e intensidad con la que azotaban en

las esferas disminuyó, la gran nube de

humo se empezaba a desvanecer, a lo

lejos se veían las esferas rotas flotando

entre escombros del espacio y personas

mutiladas por los golpes de las rocas,

encontraron cuerpos estrellados en el

vidrio de la sala de estar de la cabeza

madre, como si fueran simples moscas en

un parabrisas.

Los habitantes de las esferas comenzaron

a bajar a la cabeza mandaré, unos estaban

en shock, otros enojados, las mujeres

y niños lloraban y temblaban por lo que

acababan de presenciar, el presidente

Wolowitz después de dos horas.

- ¡queremos una explicación! ¿Qué es lo qué pasó? ¿Esta es su nueva sociedad?

¡Dejamos la tierra para salvarnos y venimos a morir! Eran los gritos qué resonaban en

las paredes de vidrio de la sala.

El presidente subió al estrado en compañía de sus guaruras.

-tranquilos al igual que ustedes estoy desconcertado, no sé qué fue lo que pasó, nuestros

astrónomos y científicos nunca me dieron indicios de semejante caos.

- ¿que no le informamos? ¿No le pedimos regresar a la tierra por dicho fenómeno? Empezó

a gritar el científico de Perú junto con sus compañeros de equipo, las 20 personas que

habían visitado al presidente en su oficina se levantaron de sus asientos y se dirigieron

al estrado, los guaruras del presidente les impidieron acercarse al presidente.

- ¡que los dejen hablar, queremos saber que sucede, queremos la verdad! Empezaron

a gritar.

Wolowitz no tuvo más opción que dejarlos subir, el científico tomó el micrófono y

explicó lo que había pasado en la oficina aquel día, era un fenómeno qué detectamos

91


qué sucedería, pero no tan rápido, creemos que al habitar la galaxia y arrogar ciertos

desechos alteramos la estructura, espacio y tiempo del cosmos, acelerando dicho

proceso, es evidente que tenemos que regresar a la tierra. Sé produjo en silencio, se

veían unos a otros

-queremos regresar a la tierra, no podemos arriesgarnos a que esto vuelva a pasar.

-si ya pasó esta colisión, debe pasar por lo menos una semana para que se vuelva a

suceder, tenemos solo unos días para abandonar estas esferas. Dijo el señor Balewa.

-bien, tranquilos, regresaremos a la tierra, no podemos hacerlo ahora, debemos

cerciorarnos que las esferas se encuentren en condiciones óptimas para poder realizar el

viaje de regreso, todos ahora vayan a dormir, las personas que hayan perdido su esfera

dormirán aquí en la sala, agarren al almacén unos sacos para dormir, a partir de las 7am

se llevarán a cabo arduos trabajos de conteo de la catástrofe y se ara mantenimiento

para viajar lo antes posible a la tierra. Ahora todos descansen. Alas 4pm ya se tenía un

análisis de las pérdidas, el presidente Wolowitz aprovechó la hora de la comida para

emitir un comunicado.

-Habitantes de las esferas, tenemos ya una cifra estimada de las pérdidas que se

generaron en la madrugada, se desprendieron de 21 esferas de la vida con un total

de 2700 personas muertas, las primeras 50 esferas analizadas están en condiciones

aceptables para viajar, esperamos que en 24hrs se pueda estimar cuántas esferas

más pueden viajar, les pido mantener la calma, los fenómenos naturales son algo que

no está en nuestras manos controlar, las pérdidas de nuestros queridos hermanos es

algo devastador pero eso nos tiene que mantener más unidos que nunca, necesitamos

fortalecer los lazos de nuestra sociedad para que las pérdidas materiales se sientan

menos. Agradezco su comprensión, gracias.

La cara de los habitantes sé llenaban de terror cada que escuchaban el más mínimo

ruido, los Watson se mantenían unos y estaban en compañía de los Balewa, Megan

no durmió esa noche pues él área médica estaba llena, se encontraban personas con

quemaduras, con huesos rotos, con pérdida de la memoria y ataques cardiacos, Sara

se ofreció de ayudante pues faltaban manos con tantos heridos, James estaba en el

área de mantenimiento de la cabeza madre, Will y Lira se quedaron con el resto de las

personas en la sala. A través de los vidrios aún se percibían cuerpo flotando, Un grupo

de astronautas salieron al espacio para tratar de recuperar algunas piezas, combustible,

alimento y quitar los cuerpos que obstruían los motores de algunas esferas.

30hrs después del impacto el presidente citó a los habitantes para una junta.

-las revisiones de las esferas han concluido, de las 200 esferas de vida tuvimos 21

pérdidas y de las 179 esferas restantes solo 160 son aptas para el viaje de regreso a

casa, las personas de las esferas que no pueden viajar serán reasignadas a las 150 junto

con las personas que no cuentan con esfera, es decir regresaremos a la tierra 27300

personas, estaremos viajando hoy por la noche ya que se detectó movimiento cósmico y

no queremos pasar otra desgracia, les pido calma y organización, no sabemos que nos

depara allá, no tenemos noticias si todavía hay habitantes, si aún tienen comida, agua,

no estoy seguro que sea la mejor decisión regresar ahora pero esto es democrático y que

sea la mejor decisión. Pasen por sus trajes para abordar sus esferas, les recuerdo que

este viaje durara 2 días, por su atención gracias.

Salió el presidente Wolowitz sin responder ninguna pregunta, todos aplaudieron pues

regresarían al planeta donde pertenecen, a los Watson, los Balewa y Alabi les tocó

92


compartir la misma casa habitación, la única que no viajaba con ellos era Megan pues

seguía en el área médica cuidando a los heridos, todos se colocaron los trajes, las 3

familia se posicionaron en el comedor y sala de la casa habitación, la mesa roja se

encendió, grande movimientos los sacudieron, las esferas comenzaron a apilarse una

arriba de otra, se formaron 4 filas, la cabeza madre les dio propulsión y cuetes formados

salieron despegados, la mesa se volvió verde, el primero en levantarse fue James salió

de ahí y fue a ver a Megan.

-estoy seguro que es la mejor decisión, según la medición de las hondas la próxima

actividad de unión de las galaxias será en 5 horas, para ese entonces estaremos alejados

lo suficiente para que el impacto no nos produzca daños, solo sentiremos un poco de

movimiento por las ráfagas de viento. ¿No Sara? Dijo el señor Balewa.

-tienes razón, yo dejé una cámara encendida en la cabeza madre para ver si estábamos

en lo correcto, pero sí creo que fue lo mejor que pudimos hacer.

- pero ¿qué dicen? ¿Saben que nos espera en la tierra? ¿Qué aran? ¿De qué vivirán?

¿Dónde vivirá? Contestó el señor Alabi

-solo tienes que regresar a tu antigua vida, tal vez ya no haya trabajo, pero nosotros

empezaremos una fuente de alimento, en nuestro equipo nos dimos cuenta que el

utilizar fertilizantes químicos por mucho tiempo hizo que el suelo fuera perdiendo sus

propiedades, fertilizante natural es lo que necesitamos. Hablando con los ingenieros y

técnicos de reciclaje, están en proyectos para reutilizar la basura inorgánica en material

para construcción de casas, las cuales donarán a comunidades necesitadas, también

crearán que todos los plásticos estén construidos con un 80% de materia orgánica, lo

cual producirá menos contaminación, si hubiésemos pensado en eso en vez de huir como

cobardes, si tal solo hubiéramos juntado fuerzas para sobrevivir juntos, pero no somos

tan egoístas que nunca pensamos en el prójimo, ahora que regrese a África juntaré

socios para mejorar nuestro país, todos los recuerdos naturales serán para beneficios

de todos los habitantes no solo de unos pocos. Dijo energéticamente el señor Balewa

-si, como si fuera así de fácil, todo es corrupción, esta sociedad y la tierra todo se

mueve con dinero, ¿ustedes fueron todos admitidos por sus esfuerzos?, no se dan

cuenta que las esferas solo estaban habitadas por ingenieros en sistemas, en alimentos,

en programas, técnicos, médicos, enfermeras, solo personal que los de la gran élite

necesite para sobrevivir, no fue por solo por sus esfuerzos el hecho ya de tener una de

esas carreras les daba un pie dentro, solo tenían que luchar el puesto con los mismos

de su rango, pero díganme vieron alguien que no tuviera estudios, ¿ a algún anciano?

¿aparte de mi padre? Meses anteriores cuando fueron lanzadas la segunda tanda de

esferas, el presidente de mi país citó a los más poderosos empresarios de Arabia, nos

ofreció un lugar seguro en el último lanzamiento de esferas pero a cambio le teníamos

que dar todas nuestras propiedades, incluyendo casas, empresas, pozos de petróleo

y dinero, no entendíamos porqué lo quería si ya habitaríamos en otro lugar, cuando

mi padre acabó de firmar los papeles dando todo nuestro patrimonio, el presidente, le

comentó que después de un año regresaríamos al planeta tierra que solo eran un plan

para disminuir la sobrepoblación, mi padre enfurecido por tremendo engaño, lo amenazó

con demandar e informar a todos su plan, pero al día siguiente lanzarían las esferas, si

nos quedábamos moriríamos aparte que de terminaríamos en la calle, pues ya había

sacado nuestras cosas, así que llegamos a un arreglo, no diríamos nada a cambio de

que cuando regresaríamos a la tierra él nos entregaría una pequeña empresa de textiles,

y una casa que usábamos solo en vacaciones a orillas de Arabia, nos aseguró que

al subir a la esfera nos firmaría los papeles de dichas propiedades pero en todo este

93


tiempo nos ha negado el poder verlo, nos rehusamos para las tareas asignadas, nos

trasladaron a otra esfera y ahora viendo lo qué pasó en el espacio, estamos seguros que

sus promesas sé quedaron en el aire.

- ¿Qué clase de plan macabro es ese? ¡Dejar que la sociedad se mate entre ella, no

tenía idea de lo que habían hecho con tu familia! Creo que todos se tienen que enterar.

Esto es inaudito Alabi!

- En ese momento entró James a la habitación

-Megan está bien, las personas que están cuidando reaccionan bien a los medicamentos,

¿Qué está pasando?

Sara le contó con que el señor Alabi les había dicho, los niños estaban en su habitación.

-Creo que es tiempo de hablar, yo sabía respecto a ese plan, me enteré cuando descubrí

ciertas irregularidades en las esferas de la vida, lo comentaría a todos, pero Wolowitz

amenazo con decirle a todos que había trabajado para él haciendo cierto trabajo sucio

para que aceptaron a Will en la esfera.

James avergonzado les dijo lo que había hecho por órdenes del señor Wolowitz, y los

detalles que sabía acerca de ese plan. Al principio el señor Alabi y Balewa se enojaron,

pero Sara les dijo su situación no quería dejar a su hijo solo en la tierra.

-todos hicimos algo para poder estar aquí, yo por ejemplo deje a mi papá, él está enfermo

y se lo encargue a su enfermera, le dije que si no regresábamos ella quería a carga de

todas nuestras tierras, un hotel y el palacio, por eso insistía también en regresar por el

fertilizante natural para ver cómo estaba mi viejo, él sufre de Alzheimer, no recuerda

quienes somos, y lo deje en manos de alguien más. Tuve que elegir entre mi esposa,

mis hijos y mi padre, saben no he podido dormir desde que tome esa decisión, deje al

hombre que me dio la vida, ahora solo anhelo abrazarlo, no te puedo juzgar James pues

tu si hiciste algo para poder traer a toda tu familia.

Pero no debemos callarnos los demás habitantes tiene que saber su plan, estoy fue

apenas el comienzo de esta sociedad si dejamos que siga avanzando puede afectar a

más personas y la convivencia entre nosotros.

A la mañana siguiente Sara revisó por

medio de su computadora la grabación

que la cámara de la cabeza madre

había gravado, efectivamente hubo otra

explosión a causa de la colisión de las

galaxias, el video mostraba que esta vez

duró una hora, lo último que captó la

cámara fue la explosión de cabeza madre.

Sara les mostró el video a los integrantes

de su equipo y decidieron pasarlo a las

otras esferas para que cada habitante

pudiera verlo y sé dieran cuenta que

tomaron la mejor opción.

94

Cuando llego la noche el presidente

Wolowitz se presentó en la casa habitación

donde estaban los Watson, Sara abrió la

puerta y los invito a pasar.


-buenas noches me gustaría hablar con los señores Alabi, Balewa y con ustedes los

Watson por favor.

Todos se reunieron en la sala. Sara le ofreció agua, pero el presidente negó con la

cabeza.

-no gracias mi estancia aquí es corta, solo quiero informar que vi el video que mandaron

a las otras esferas, es un alivió que hayamos tomado la decisión de dejar el espacio,

ahora bien, tenemos que iniciar una nueva sociedad en la tierra, solo les quiero pedir

que olvidemos el plan DRT-1 , no queremos mal entendidos con las personas que aún

estén con vida, por el contrario, nos ayudaremos unos a otros para poder vivir en plena

tranquilidad.

Ustedes son de las pocas personas que conocen sobre ese plan, así que la forma más

amable pido guarden silencio.

-pero presidente Wolowitz no podemos guardar secretos si queremos empezar de cero,

tenemos que ser honestos, no solo usted tiene que perder, todos tenemos algo de por

medio, lo hemos platicado y todos actuamos mal, necesitamos enmendar nuestros

errores y empezar diciendo la verdad será la mejor opción.

-dijo el señor Balewa.

-creo q no me entendieron, se los estoy pidiendo por las buenas, no me hagan pedírselo

por las malas, porque si eso pasa muy probablemente no puedan estar para ver el

renacimiento de esta sociedad. Los estaré vigilando, por su atención gracias.

Salió el presidente Wolowitz azotando la puerta, no podían creer que su presidente fue

solo para amenazarlos.

-no nos puede mover como pequeñas marionetas, debemos idear un plan para que

todos sepan lo que está haciendo. Contestó James.

En la mañana el señor Alabi, fue a la casa habitación del presidente.

-disculpe señor, no le robare más de 5min,

yo si estoy interesado en el trato de ayer.

Podemos hablar por favor.

-si claro pase, me alegra que usted haya

considerado su posición en este problema.

-estoy de acuerdo con usted si se llegan

a enterar acerca del plan DRT-1 no

podremos reiniciar una buena relación, yo

estoy a favor de su plan, solo le pido que

al estar en la tierra me de la ciudadanía

en su país, como sabrá no puedo regresar

a mi país no tengo nada, todo me fue

arrebatado de las manos, como a muchas

personas, pero yo no buscó hundirme

en los problemas, si no flotar con las

soluciones.

95


-usted es de los míos señor Alabi, cuente con la ciudadanía de toda su familia, aparte

Arabia no será un lugar seguro, por lo que se su presidente local tiene varios planes con

los que radiquen ahí, los ara trabajar sin paga, quiere volver a la época de la esclavitud.

¿Desea acompañarme con una copa de vino?

-no me puedo negar señor, será un placer. Pero, pensé que no estaba permitido subir

bebidas alcohólicas.

-el poder mi estimado, lo es todo, puedes hacer y deshacer a tu antojo, si tú dices que la

mancha es negra, aunque sepas que es blanca, es negra solo porque tú lo dices.

-pero, ¿no cree que el sabor del poder puede llegar embriagar y entorpecer todos los

sentidos?

-si es cierto, por eso se tienen que dejar los sentimientos a un lado, el sentimentalismo no

entra en esta nueva sociedad, cuando comenzamos a implementar este plan reduciendo

el acceso sobre los recuerdos naturales, las protestas estaban dando resultados, las

huelgas de trabajo produjo problemas en las empresas, el dejar de ir a los supermercados

y al ya no comprar alimentos empaquetados, ni avances tecnológicos, puso a temblar

a las grandes potencias, les dieron donde les dolía, la sociedad necesitaba un golpe

para entender cuál es su lugar de trabajador, consumidor y hasta deudor jajaja, así

es esta cadena no se puedo romper un eslabón porque se altera todo, el error de los

gobernantes fue hacerles creer que todos somos iguales y tenemos la misma posibilidad

de sobresalir, teníamos que romperles esas ideas y el plan que las grandes potencias

aceptaron fue una cachetada para todos los habitantes.

-pero señor, al no poder vivir el suficiente tiempo en el espacio, ¿Qué será de nosotros en

la tierra? ¿Qué será de usted y de los demás representantes de las regiones?

-mmm…si antes la cosa estaba difícil ahora será peor, al no cumplir el año en él espacio,

será más difícil regresar con personas enfurecidas, cada esfera se irá a una región

diferente que contará con un representante, ese representante será el encargado de

calmar a la muchedumbre lavándoles el cerebro con palabras de hermandad, cosas

como “no quisimos dejarlos solos” “regresamos porque somos una fraternidad” “juntos

venceremos las adversidades”, casas tipo campaña electoral jaja, pues bien cada región

se le asignará una tarea, una empresa por manejar y si desean viajar y conocer otros

lugares tendrá que cumplir ciertos requisitos, se les cobrará asta por el aire que respiran,

será una libertad a medias y controlada, , la educación será el lujo con mayor costoso

así no todos podrán tener acceso a ella, solo los de élite como nosotros y gracias a ello

tendremos más mano de obra barata. Es que de ahí teníamos que empezar, si hubiera

más gente analfabeta serían mejor, personas moldeables, apágales el chip crítico y solo

enriquecer el ocio y vicio ¿no lo crees?

-no veo falla en su lógica, estoy completamente de acuerdo, por eso en mí país se le

impide desarrollo intelectual a la mujer, dale libros y querrán explicaciones de todo, dales

niños y ni tiempo para ellas tendrán, jajaja.

- señor Alabi debería de escribir un libro, es más ¿quisiera ser mi mano derecha?

- ¿es verdad que su asistente estaba en las esferas que sé perdieron?

-digamos que él sufrió otro tipo de problema, no estábamos de acuerdo en varios temas

y perdió el control sobre si mismo y se quitó la vida en su habitación, el equipo de

96


búsqueda y rescate sacó su cuerpo al espacio para dar descanso estreno a su alma.

- ¿se suicidó? ¿Cómo?

- se arco con sus manos jajaja, ¿me entiende?

- jaja ahora comprendo presidente, es como el ganado, cuando ya no obedecen es mejor

sacarlo del rebaño. Creo que hemos bebido suficiente, tengo que regresar a mi casa

habitación y prepararme para el aterrizaje, gracias por la charla fue bastante amena.

- Gracias a usted señor Alabi, nuevo asistente de presidente.

Ya era la hora del aterrizaje, la mesa se encendió de color rojo, todos tenían puestos sus

trajes, las esferas comenzaron a separarse unas de otras, cada esfera se dirigía a un

punto diferente del mundo, 20 esferas se fueron al Oceanía, 22 a la Antártida, 27 a África,

30 a Asia, 33 a Europa, 28 a América.

Las esferas aterrizaron en el mismo lugar en que despegaron, donde inició la esperanza

de la nueva sociedad, cuando las compuertas se abrieron un grupo de persona

andrajosas los esperaba, el primero en salir fue el presidente Wolowitz con su asistente

el señor Alabi.

- Me siento entusiasmado de verles, no podíamos iniciar una nueva sociedad sin ustedes,

vamos a compartir de nuestro alimento y ropa que tenemos en la esfera, por favor hagan

una fila para que les den.

No se les permitió salir a la demás gente de la esfera hasta que el presidente les dijera,

colocaron unas tablas en forma de escenario, sillas frente a él y alrededor de este unas

pantallas enormes que mostraban videos sobre la reconstrucción de la tierra, los que ya

habitaban la tierra tomaron asiento, los que estaban en la esfera los dejaron salir y les

indicaron donde sentarse, pasando unos minutos salió el presidente Wolowitz.

-buenas tardes, gracias por acompañarnos, se preguntarán ¿Por qué egresamos? Buena

la respuesta es sencilla nos dimos cuenta que la sociedad no puede estar dividida que

si somos hermanos no debimos dejarlos, nos dimos cuenta de nuestro error, pero nunca

es tarde para remediarlo, estamos aquí con ustedes pidiéndoles nos dejen regresar a

nuestro hogar donde nuca debimos partir, no solo nosotros regresaremos, todas las

esferas de forma democrática decidimos regresar, estamos para mejorar juntos mano

a mano.

Del público se escuchó la voz de una mujer, -nos dejaron casi medio año solos, a nuestra

suerte y ahora esperan que les demos la bienvenida de forma gentil como si nada

hubiera pasado, perdimos familia por desnutrición, en manos de la violencia, tuvimos que

enfrentarnos a diversos problemas solos, hay gente muerta en las calles, otras enfermas

convalecientes. El olor de los basureros es nauseabundo, ¿y quiere que lo recibamos

con aplausos?

- no señora sé que actuamos mal pero nunca es tarde para arreglar la situación, con

ayuda de otras regiones aremos programas para reconstruir el mundo, confíe en mi

señora ¿cuál es su nombre?

97


-que rápido olvida usted a la gente que trabajo por usted durante tanto tiempo, soy

Naomi, yo junto con mi esposo estuvimos con usted en su campaña electoral y durante

su régimen formando los distritos, hasta que un día descubrimos el plan DRT-1¿porque

no nos habla de él a todos?, ¿porque no dice que mandó a envenenar el agua de mi

distrito? para después arrebatarme a mi hija Lira, yo ya no tengo nada que perder, me

quito a mi hija y mi esposo murió hace unos días al defenderme de unos tipos, no tiene

nada más que robarme y ya no me callare todo lo que se.

- señora Naomi por lo visto tanto problema le causó problemas mentales, pero le

daremos atención psicológica no se preocupe, por favor acompañe a mi gente que ellos

la ayudaran.

Un grupo de oficiales se dirigieron a su lugar la tomaron de las manos y la empezaron

arrastrar. La mujer oponía resistencia.

98


De pronto las pantallas se quedaron en blanco, todos voltearon a verlas, se empezó a

reproducir un video, era la conversación que tuvo con el señor Alabi.

- ¿cómo me grabaste?

- sabía que no contarías la verdad, tenía que hacerte confesar, pero usted con las copas

encima me facilito el trabajo. Este video es transmito en todas las regiones. Ya no habrá

más secretos.

Al término del video un gran número de personas se balancearon sobre él, están vez no

intervino su grupo de seguridad, James, Sara, los señores Alabi y lo señores Balewa,

intervinieron James tomó el micrófono.

- escuchen, tranquilos, él no merece morir…aún, necesitan escuchar lo que pasó antes

de ir al espacio y que pretendían hacer después del plan DRT-1.

James contó la verdadera razón por la que habían regresado.

- actuamos mal, fuimos egoístas, pero si empezamos a juntar fuerzas podremos acabar

con el gobierno corrupto, él junto con los demás gobernantes de las regiones tienen un

acuerdo donde nos tratan y tratarán como esclavos, propongo que iniciemos una nueva

sociedad sin ellos, mano dura para la violencia, esclavitud y oligarquía.

Tres meses después.

Los habitantes de las regiones protestaban y luchaban por sus derechos, tomaron

presos a sus gobernadores, después de hacerlos confesar la llamada arca como ellos la

nombraron, donde había semillas, animales de todas las especies, agua, todo lo esencial

para el cultivo, el arca estaba donde antes era el polo norte y la cuidaba un grupo de

personas que tenían herropea y estaban encadenados por medio de la cintura con una

cadena que solo le permitía moverse a pocos lugares. Las órdenes eran no dejar que los

animales murieran y dar él mantenimiento adecuado a las semillas.

No decidieron matar a los gobernantes de las esferas, los mantuvieron vivíos, cortaron

la esfera de la vida por la mitad, le quitaron todo tipo de instalaciones y mobiliario, solo

dejaron el puro cascarón de la esfera, donde cada región encerró a su gobernante, solo

les dieron poca agua y comida, el plan era ejercer su plan DRT-1 sobre ellos.

Las regiones se desvanecieron, volvieron

a las divisiones políticas de los países y

a aún gobierno democrático y todo aquel

que actuara mal sería encerrado en las

esferas de la vida que cada país montó

en lo más alto de su región. Todas las

mañanas los rayos del sol reflejaba la

iridiscencia de las esferas, siendo una

forma de temor entre los habitantes que

veían mediante el reflejo de colores las

sombres de los gobernantes agonizantes.

En el mundo reinaba la felicidad y armonía,

gracias a todos los sucesos solo quedo

un ¼ de población de lo que era antes.

99


Cuantas generaciones tendrá que pasar para olvidar todo lo que vivieron y volver a

arruinar la sociedad. La avaricia, la búsqueda por el poder y el querer ser más que los

demás perjudicando a todo aquel que se atraviese, ¿es algo que pueda controlar una

sociedad? ¿Qué clase de persona quieres ser tú? ¿En qué tipo de mundo quieres vivir y

quieres dejar para que los demás vivan?

No contribuyas a generar más contaminación, cuida el medio ambiente y agua, protege

a tu prójimo necesitado, adopta a un perro o gato de la calle, sal de tu casa todos los

días con una sonrisa, genera energía positiva para contagiar felicidad. No esperes que

tu esfera de la vida se vuelva en esfera de la muerte. Irradia la iridiscencia de tu alma a

los demás.

100





Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!