24.11.2022 Views

DIARIO DE PEREGRINA.Pura Fernández. Camino de Invierno

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Pura Fernández está en Ribeira Sacra Chantada.

DIARIO DE PEREGRINA

DIA 9

CAMINO DE INVIERNO

Anoche después de ducharme, Rosa, la amable hospitalera del albergue

románico de Diamondi me dijo que un directivo de la Asociación del

Camino de Invierno por la Ribeira Sacra quería felicitarme por los

relatos que escribía cada día.

Lo llamó y me pasó con él para que pudiera presentarse, se llama

Manuel y estaba realmente agradecido y emocionado por todo lo que

iba narrando y descubriendo a los que me leen cada día.

Como él se conoce muy bien este Camino me decía que lo describía tan

bien que era como estar haciéndolo conmigo.

Me dio su teléfono para cualquier cosa que necesitara y yo me despedí

agradecida y sorprendida a la vez por haber tenido esa deferencia

conmigo.

Esta mañana Marcos y yo nos hemos despertado cada uno en una

estancia diferente del gigante albergue que teníamos para nosotros,

hemos desayunado los víveres que cada uno se había traído para la

ocasión.

Yo dos botes de colacao preparado y tres trozos de bizcocho de

zanahoria y él un té y no se qué más porque a la vez cocinaba para el

día de hoy cuando plantara su tienda de campaña no sabía donde.

Como él tenía que recoger todo lo suyo más lo de Poti yo terminé poco

antes y me fui desfilando por la puerta, no sin antes darle muchos besos

y caricias al animal.

Parece que la vida ha querido ponerme en este Camino a un perro para

que no eche tanto de menos a mi Oliva.

Me derrito cuando Poti me ve y menea fuerte el rabo de alegría y

cuando está tumbado y le acaricio la cabeza.

Es pura ternura.

A los pocos metros de comenzar a caminar, pronto comenzó una

pendiente en descenso por una antigua calzada romana, los Codos de

Belesar se llama, la pendiente era haciendo curvas y cada vez más

empinada.

Llevaba poco descenso cuando Marcos y Poti aparecen por detrás,

Marcos pronto me alcanzó y a pesar de llevar una mochila más grande

que él e ir cargado como una mula, bajaba cuesta abajo como si le

dieran cuerda o estuviera llano.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!