24.11.2022 Views

DIARIO DE PEREGRINA.Pura Fernández. Camino de Invierno

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Daniel nos esperaba en el centro del pueblo y como es lógico nos

reconoció en seguida.

Íbamos mojados y nos invitó a café en un bar de al lado.

Se supone que yo dormiría en un hostal porque el albergue de

peregrinos estaba cerrado y Marcos y Poti no sabían donde dormirían

ni debajo de qué techumbre que les protegiera de la lluvia.

Daniel nos comentó la idea de acercarnos en coche 6 kilómetros más

adelante para poder dormir los tres juntos, Poti incluido.

Dicho y hecho.Terminamos el café, nos enseñó una oficina de atención

al peregrino que acababa de abrir, nos puso tres sellos diferentes y muy

bonitos en nuestras credenciales de peregrino y nos regaló a cada uno

dos libritos de microrrelatos del Camino de Santiago.

Nos acercamos a un supermercado para comprar la cena y el desayuno

de mañana y nos subimos al coche directos al albergue de peregrinos de

A Laxe. Llegamos en seguida y allí nos estaba esperando el

hospitalero.

8 euros por persona en un albergue público con calefacción y unas

instalaciones sorprendentes y modernas.

Es una casa de piedra mezclada por dentro con elementos de cemento,

hierro y madera. Mezcla de nave industrial y cabaña con grandes

cristaleras.

La cocina enorme con una encimera larguísima de acero.

Es un albergue muy grande con techos muy altos en el que Poti

andurrea y sube y baja escaleras buscándonos.

Por fin el animalito no duerme a la intemperie.

En este albergue coincidimos con los peregrinos que están haciendo la

Vía de la Plata, el Camino que va de Sevilla a Santiago de Compostela.

Hay tres peregrinos que vienen caminando desde hace unos 40 días

desde Sevilla.

Uno de Rota, un koreano y otro rubio y extranjero no sé de qué país.

Me he duchado, he cenado las latas de lentejas y de albóndigas que

compré en el supermercado junto con unos pocos bollitos y en cuanto

termine estas letras me bajo a la cocina a tomarme media botella de

yogur líquido de fresa.

Todos los peregrinos duermen hace rato, Poti en el suelo al lado de la

litera de Marcos parece un peluchito adorable.

Yo soy la última en meterme en el saco, un clásico de todos mis

Caminos.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!