14.01.2023 Views

doku.pub_derecho-2-arias-pura3n-ricardoauthor

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

48

Normas del derecho mercantil

Actividad de aprendizaje

Distingue los diferentes títulos de crédito que existe y analiza

las consecuencias del mal uso de éstos. Comenta durante la

clase y menciona cómo se aplican en situaciones concretas de

tu entorno.

La Ley de Títulos y Operaciones de Crédito es la ley federal que rige los títulos y las operaciones de crédito. Esta

ley indica que los títulos de crédito son cosas mercantiles. Su emisión, expedición, endoso, aval o aceptación y las

demás operaciones que en ellos se consignen, son actos de comercio.

La ley define a los títulos de crédito como los documentos necesarios para ejercitar el derecho literal que en ellos

se consigna. No son considerados títulos de crédito los boletos, contraseñas, fichas u otros documentos que no

estén destinados a circular, y sirvan exclusivamente para identificar a quien tiene derecho a exigir la prestación

que en ellos se consigna. Los títulos de crédito dados en pago, se presumen recibidos bajo la condición salvo buen

cobro.

Cuando uno presenta un título de crédito, por ejemplo un pagaré, a un deudor para su pago, y éste no lo paga, el

acreedor tiene el derecho de demandar ante un juez que se le pague el título de crédito. En este caso, el demandado

sólo puede oponer limitadas excepciones o defensas en el juicio, como son, por ejemplo, la de haberlo

pagado total o parcialmente, o que uno no es quien firmó el documento. Por lo demás, los títulos de crédito son

considerados documentos ejecutivos, es decir, se pueden ejecutar a través de juicios ejecutivos mercantiles,

que son mucho más breves que los juicios ordinarios.

Los títulos de crédito pueden ser otorgados o suscritos, es decir, firmados, por uno mismo, o hacerlo a través de un

apoderado o representante. La representación para otorgar o suscribir títulos de crédito se confiere: a) mediante

poder inscrito debidamente en el Registro de Comercio; y b) por simple declaración escrita dirigida al tercero con

quien habrá de contratar el representante.

El que suscriba un título de crédito en nombre de otro sin poder bastante o sin facultades

legales para hacerlo, se obliga personalmente como si hubiera obrado en

nombre propio y, si paga, adquiere los mismos derechos que corresponderían al

representado aparente.

El título de crédito cuyo importe estuviere escrito a la vez en palabras y en cifras,

valdrá, en caso de diferencia, por la suma escrita en palabras. El tenedor de un título

tiene la obligación de exhibirlo para ejercitar el derecho que en él se consigna. Cuando sea pagado, debe restituirlo.

Si es pagado sólo parcialmente o en lo accesorio, debe hacer mención del pago en el título.

La transmisión del título de crédito implica el traspaso del derecho principal en él consignado y la transmisión del

derecho a intereses y dividendos, así como de las garantías y demás derechos accesorios.

Los títulos representativos de mercancías, atribuyen a su poseedor legítimo, el derecho exclusivo a disponer de las

mercancías que en ellos se mencionen. La reivindicación de las mercancías representadas por dichos títulos, sólo

podrá hacerse mediante la reivindicación del título mismo, conforme a las normas aplicables al afecto.

Los títulos de crédito podrán ser, según la forma de su circulación, nominativos o al portador.

Son títulos nominativos, los expedidos en favor de una persona cuyo nombre se consigna en el texto mismo del

documento. Los títulos nominativos serán transmisibles por endoso y entrega del título mismo, sin perjuicio de

que puedan transmitirse por cualquier otro medio legal. El endoso es la mención en el título mismo de que el

título se está transmitiendo, y debe ir firmado por quien lo transmite o endosa. El endoso debe constar en el título

relativo o en hoja adherida al mismo, y llenar los siguientes requisitos: a) el nombre del endosatario; b) la firma

del endosante o de la persona que suscriba el endoso a su ruego o en su nombre; c) la clase de endoso; d) el lugar

y la fecha.

El endoso debe ser puro y simple. Toda condición a la cual se subordine, se tendrá por no escrita. El endoso parcial

es nulo. El endoso puede hacerse en blanco, con la sola firma del endosante. En este caso, cualquier tenedor puede

llenar con su nombre o el de un tercero, el endoso en blanco o trasmitir el título sin llenar el endoso. El endoso al

portador produce los efectos del endoso en blanco.

Las clases de endoso son: endoso en propiedad, en procuración y en garantía.

El endoso en propiedad transfiere la propiedad del título y todos los derechos a él inherentes. El endoso que

contenga las cláusulas en procuración, al cobro, u otra equivalente, no transfiere la propiedad; pero da facultad

al endosatario para presentar el documento a la aceptación, para cobrarlo judicial o extrajudicialmente, para endosarlo

en procuración y para protestarlo en su caso. El endosatario tendrá todos los derechos y obligaciones de

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!