28.06.2023 Views

Elna en el Valle de Collsacabra

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Dedicado a mis tres princesas, Martina, Jana y Beth,<br />

que me animaron a escribir e ilustrar parte <strong>de</strong> nuestra<br />

experi<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> autocaravana. Que este cu<strong>en</strong>to os sirva<br />

como canal <strong>de</strong> comunicación para abordar conocimi<strong>en</strong>tos<br />

y apr<strong>en</strong>dizajes <strong>de</strong> una forma única y especial.<br />

Con todo <strong>el</strong> cariño para <strong>el</strong>las.


MARTINA ti<strong>en</strong>e 8 años. Es<br />

vali<strong>en</strong>te, int<strong>el</strong>ig<strong>en</strong>te y ti<strong>en</strong>e<br />

mucha imaginación.<br />

BETH ti<strong>en</strong>e 3 años y es la<br />

hermana pequeña. Es traviesa<br />

y le gusta jugar y bailar.<br />

JANA ti<strong>en</strong>e 7 años. Es muy<br />

observadora y alegre, y le<br />

gusta apr<strong>en</strong><strong>de</strong>r cosas nuevas.<br />

El PADRE es un hombre muy vivaracho.<br />

Ti<strong>en</strong>e una sorpresa especial para sus hijas.<br />

La MADRE es una apasionada <strong>de</strong> la<br />

naturaleza. Le gusta viajar <strong>en</strong> familia.<br />

El SR. FRANCESC es qui<strong>en</strong> les cu<strong>en</strong>ta la<br />

historia d<strong>el</strong> pu<strong>en</strong>te colgante <strong>de</strong> Rupit.<br />

El CUENTACUENTOS les narra la ley<strong>en</strong>da<br />

d<strong>el</strong> bandolero Serrallonga.


La familia aprovecha los últimos días <strong>de</strong> verano para ir <strong>de</strong><br />

excursión a la comarca <strong>de</strong> Osona.<br />

<strong>Elna</strong> es una autocaravana que los lleva al <strong>Valle</strong> <strong>de</strong> Sau-<br />

<strong>Collsacabra</strong>, a Tavertet, un pueblo pequeñito.<br />

Empiezan a pasear y <strong>de</strong> rep<strong>en</strong>te:<br />

—¡Oh! Todas las calles están hechas <strong>de</strong> piedras —dice sorpr<strong>en</strong>dida<br />

Beth.<br />

—¡Y las casas también! —asegura Martina.<br />

—¡Sí, es que están construidas hace muchos, muchos años! —explica<br />

<strong>el</strong> padre.<br />

—Yo he contado todas las casas y hay cuar<strong>en</strong>ta y ocho —afirma<br />

Jana orgullosa.<br />

—Caramba Jana, siempre tan observadora —dice la madre.


De pronto, escuchan una música que las hace bailar con muchas<br />

ganas. La familia continúa andando, buscando <strong>el</strong> orig<strong>en</strong> <strong>de</strong> ese<br />

ritmo y llegan a la plaza mayor.<br />

—¡Anda! ¡Si es un gigante! —estalla Jana.<br />

—¡Es <strong>el</strong> gigante Joan Sala! ¡Qué suerte <strong>de</strong> <strong>en</strong>contrarlo, no siempre<br />

está! —dice la madre.<br />

Y todos sigu<strong>en</strong> <strong>el</strong> ritmo <strong>de</strong> la música saltando y danzando.


Después <strong>de</strong> un bu<strong>en</strong> rato movi<strong>en</strong>do <strong>el</strong> esqu<strong>el</strong>eto, con las caritas<br />

bi<strong>en</strong> rosadas y los cab<strong>el</strong>los <strong>de</strong>speinados, vu<strong>el</strong>v<strong>en</strong> a <strong>Elna</strong>.<br />

—¡Uf! ¡Qué cansada estoy! —se queja Beth—. ¡Hemos bailado<br />

muchísimo!<br />

—No me extraña, no habéis parado ni un segundo Beth —dice<br />

ri<strong>en</strong>do la madre—. V<strong>en</strong>ga, va, ahora c<strong>en</strong>aremos y a dormir pronto.<br />

Mañana iremos a otro pueblo muy especial, don<strong>de</strong> os espera una<br />

gran sorpresa —explica la madre.<br />

—¿Una sorpresa? ¡¿Cuál, cuál?! —pregunta Beth.<br />

—Si te lo <strong>de</strong>cimos ya no sería sorpresa —le respon<strong>de</strong> <strong>el</strong> padre.<br />

Y con estas palabras se van durmi<strong>en</strong>do, imaginándose qué<br />

pasaría al día sigui<strong>en</strong>te.


Esta mañana se han levantado muy pronto.<br />

—¡Anda, espabilaos y <strong>de</strong>sayunad bi<strong>en</strong>! —las anima <strong>el</strong> padre.<br />

Después <strong>de</strong> comer, cada uno se si<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> su sitio, se abrochan<br />

<strong>el</strong> cinturón y se pon<strong>en</strong> <strong>en</strong> ruta hacia <strong>el</strong> sigui<strong>en</strong>te pueblo.<br />

Aún no han salido <strong>de</strong> Tavertet y Jana pregunta:<br />

—Papá, ¿dón<strong>de</strong> vamos?<br />

—A Rupit —contesta.<br />

—¿Y cuánto rato queda para llegar?<br />

—Unos 30 minutos, Jana.<br />

Las niñas miran por la v<strong>en</strong>tana <strong>de</strong> <strong>Elna</strong> y v<strong>en</strong> que llegan al<br />

parking <strong>de</strong> la Villa.<br />

Instalados <strong>en</strong> la zona <strong>de</strong> aparcami<strong>en</strong>to, se dan cu<strong>en</strong>ta que a<br />

partir <strong>de</strong> ahora <strong>de</strong>b<strong>en</strong> seguir a pie.<br />

—¡Mirad! ¡Un castillo sobre la roca! —grita Jana.<br />

—¡Qué pasada! Aquí las casas son <strong>de</strong> piedra como... —empieza a<br />

<strong>de</strong>cir Martina.<br />

—¡Como <strong>en</strong> Tavertet! —interrumpe Jana.


Bajan por unas escaleras y, <strong>de</strong> rep<strong>en</strong>te, v<strong>en</strong> que para <strong>en</strong>trar<br />

<strong>en</strong> la villa ti<strong>en</strong><strong>en</strong> que pasar por un pu<strong>en</strong>te colgante. Martina no<br />

duda nada <strong>en</strong> dar los primeros pasos.<br />

—¡Jana, Beth, seguidme! Es muy divertido —las anima.<br />

—¡Uy! ¡Es muy alto! Y a<strong>de</strong>más se balancea —dice Beth mi<strong>en</strong>tras la<br />

va sigui<strong>en</strong>do—, ¡dadme la mano!<br />

—No miréis <strong>de</strong>masiado hacia abajo —advierte Jana—. Marea un<br />

poco...<br />

—¡No temáis que no caeremos! —las tranquilizan sus papás.<br />

Martina se agarra fuerte <strong>de</strong> la mano a sus hermanas y<br />

continúan avanzando.<br />

Finalm<strong>en</strong>te, eufóricas por su proeza, llegan al otro lado y se<br />

quedan mirando a todas las personas que lo atraviesan.<br />

—¡Aqu<strong>el</strong>la señora ti<strong>en</strong>e mucho miedo! —se ríe Beth.<br />

—Es que nosotras hemos sido muy vali<strong>en</strong>tes, ¿verdad? —pregunta Jana.<br />

—¡Supervali<strong>en</strong>tes! —asegura Martina.


Jana se fija <strong>en</strong> un señor muy anciano que las mira at<strong>en</strong>tam<strong>en</strong>te.<br />

Lleva una boina que le da un aire <strong>de</strong> personaje histórico. Es bajito<br />

y rechoncho, llama la at<strong>en</strong>ción su gran barba blanca, espesa y<br />

gruesa. Sus bigotes son largos y están muy bi<strong>en</strong> peinados lo que<br />

le hace parecer un hombre muy sabio. Se acompaña <strong>de</strong> su bastón<br />

que le ayuda a moverse mejor y a t<strong>en</strong>er más seguridad.<br />

De golpe se les acerca y les dice:<br />

—Hola niñas, soy Francesc. Fui alcal<strong>de</strong> d<strong>el</strong> pueblo hace un tiempo<br />

—les explica—. Hace un rato que os miro y veo que os sorpr<strong>en</strong><strong>de</strong><br />

mucho este pu<strong>en</strong>te. ¿Queréis que os cu<strong>en</strong>te su historia?<br />

—¡Sí! ¡Sí, por favor! —contestan las tres niñas a la vez.<br />

—Hace muchos años, <strong>el</strong> camino para <strong>en</strong>trar a la al<strong>de</strong>a era muy<br />

p<strong>el</strong>igroso, estaba ll<strong>en</strong>o <strong>de</strong> piedras y troncos —dice afligido—. Fijaos<br />

que hay un río que ro<strong>de</strong>a todo <strong>el</strong> pueblo, se trata d<strong>el</strong> río <strong>de</strong> Carragu<strong>el</strong>l.<br />

—Entonces, ¿cómo <strong>en</strong>trabais? ¿Nadando? —pregunta angustiada Beth.<br />

El señor Francesc rompe a reír y dice:<br />

—¡No! Para cruzarlo <strong>de</strong>bía usar una<br />

escala <strong>de</strong> gato.<br />

—¿Qué, qué, qué? ¿Una escala <strong>de</strong><br />

gado gato? —preguntan las niñas<br />

extrañadas.<br />

—Ti<strong>en</strong>e un nombre curioso, ¿eh? —<br />

sonríe—. Es una escalera hecha con<br />

cuerdas y baldas <strong>de</strong> ma<strong>de</strong>ra. El caso<br />

es que era tan incómodo que se hacía<br />

muy pesado subir y bajar <strong>de</strong> esta<br />

escalera así que <strong>en</strong>tre mi hermano<br />

y yo construimos este pu<strong>en</strong>te. Al<br />

principio, a la g<strong>en</strong>te no le gustaba<br />

<strong>de</strong>masiado pasar, incluso había<br />

personas que lo pasaban a cuatro<br />

patas —asegura <strong>el</strong> señor Francesc.


—Pues es un pu<strong>en</strong>te muy bonito, y me gusta mucho que se columpie<br />

un poco —dice la traviesa Beth.<br />

—¡Martina, Jana, Beth! —las llama la madre—. ¡V<strong>en</strong>ga, seguimos!<br />

Las niñas dan las gracias al señor Francesc y sigu<strong>en</strong> a sus<br />

padres por una calleju<strong>el</strong>a que casi t<strong>en</strong>ían que pasar <strong>en</strong> fila <strong>de</strong><br />

uno porque era muy estrecho.<br />

Al final <strong>de</strong> la calle, las sorpr<strong>en</strong><strong>de</strong> un cu<strong>en</strong>tacu<strong>en</strong>tos, saltando<br />

y bailando mi<strong>en</strong>tras toca <strong>el</strong> flautín y un tamboril.<br />

Se <strong>de</strong>ti<strong>en</strong>e y las niñas se si<strong>en</strong>tan a su alre<strong>de</strong>dor para escucharle.<br />

—Os contaré la ley<strong>en</strong>da d<strong>el</strong> bandolero Serrallonda. Dic<strong>en</strong> que hace<br />

más <strong>de</strong> 400 años, <strong>en</strong> <strong>el</strong> 1.594, <strong>en</strong> este mismo lugar, había mucha<br />

pobreza, hambre, terremotos y hasta epi<strong>de</strong>mias. Y fue ese año, que<br />

<strong>en</strong> Viladrau nació un niño llamado Joanet.


Cuando <strong>el</strong> niño se hizo mayor, fue <strong>de</strong> pueblo <strong>en</strong> pueblo hasta que<br />

llegó al Mas Serrallonga, don<strong>de</strong> conoció a Margarida. Se casaron y<br />

vivieron <strong>en</strong> esa masería. Des<strong>de</strong> <strong>en</strong>tonces Joanet es Joan Serrallonga.<br />

—¿En serio? ¿Le pusieron <strong>de</strong> ap<strong>el</strong>lido <strong>el</strong> mismo que <strong>el</strong> nombre <strong>de</strong> la<br />

casa don<strong>de</strong> vivía? —pregunta Jana.<br />

—Sí, su nombre original es Joan Sala porque así se llamaba la casa<br />

<strong>de</strong> Viladrau don<strong>de</strong> nació. Esto vi<strong>en</strong>e <strong>de</strong> una época don<strong>de</strong> los ap<strong>el</strong>lidos<br />

<strong>de</strong> las personas los ponían las casas don<strong>de</strong> vivían, y todavía sigue<br />

pasando —continúa—, los que vivimos <strong>en</strong> Rupit t<strong>en</strong>emos <strong>el</strong> ap<strong>el</strong>lido<br />

<strong>de</strong> la casa <strong>en</strong> la que vivimos.<br />

—El gigante que nos <strong>en</strong>contramos bailando <strong>en</strong> Tavertet… ¿verdad que<br />

se llamaba Joan Sala? —pregunta Jana a sus hermanas.<br />

—¡Sí, sí! —contesta Martina.<br />

Mi<strong>en</strong>tras las chiquillas van <strong>de</strong>duci<strong>en</strong>do que <strong>el</strong> gigante que<br />

se <strong>en</strong>contraron <strong>en</strong> Tavertet era <strong>en</strong> realidad <strong>el</strong> bandolero<br />

Serrallonga, <strong>el</strong> cu<strong>en</strong>tacu<strong>en</strong>tos sigue contando la ley<strong>en</strong>da.<br />

—Un día, un señor le pidió a Serrallonga que le escondiera unas<br />

capas que había robado, y eso llegó a oídos <strong>de</strong> otro muchacho que<br />

le t<strong>en</strong>ía mucha rabia y lo traicionó. Serrallonga cogió un rifle, lo<br />

disparó y huyó. Dic<strong>en</strong> que escondió un tesoro, y muchos cre<strong>en</strong> que<br />

está escondido aquí, <strong>en</strong> Rupit —rev<strong>el</strong>a <strong>el</strong> cu<strong>en</strong>tacu<strong>en</strong>tos.


—¡Ah! ¡Seguro que esta es la sorpresa que nos <strong>de</strong>cían los papás!<br />

—dice Jana emocionada.<br />

—¿Buscamos <strong>el</strong> tesoro? —le pregunta Beth.<br />

Las tres niñas están tan emocionadas que se levantan rápidam<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> busca d<strong>el</strong> tesoro.<br />

De prisa, por las calles <strong>de</strong> Rupit, como si no hubiera un mañana,<br />

buscan <strong>el</strong> tesoro que escondió Serrallonga.<br />

—¡T<strong>en</strong>emos que mirar por todas partes! —dice Martina—. ¡Debajo<br />

<strong>de</strong> las piedras si hace falta!


De rep<strong>en</strong>te se dan cu<strong>en</strong>ta que <strong>en</strong> la parte superior <strong>de</strong> las<br />

puertas <strong>de</strong> algunas casas hay alguna cosa escrita.<br />

—¿Qué son estos símbolos tan raros? —pregunta Jana con<br />

curiosidad.<br />

—Nos indican <strong>el</strong> año que fueron construidas cada casa —contesta<br />

la madre.<br />

—¡Estup<strong>en</strong>do! Seguro que es una pista y nos estamos acercando al<br />

tesoro —dice Jana a sus hermanas.<br />

Más tranquilas, van fijándose bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> todo lo que las ro<strong>de</strong>a.<br />

Se paran <strong>en</strong> la ti<strong>en</strong>da <strong>de</strong> Cal Ample.<br />

—¡Oh! ¡Qué olorcillo a caram<strong>el</strong>o! —exclama Beth.<br />

—¡Niñas, proce<strong>de</strong> <strong>de</strong> d<strong>en</strong>tro <strong>de</strong> la ti<strong>en</strong>da! —señala Jana.<br />

—Córcholis, está ll<strong>en</strong>a <strong>de</strong> objetos. Mirad, d<strong>el</strong> techo se cu<strong>el</strong>gan<br />

herrami<strong>en</strong>tas para trabajar <strong>en</strong> <strong>el</strong> campo, <strong>de</strong> las que usan los<br />

payeses, ¿sabéis? —dice Martina.<br />

—Caray, esto parece muy antiguo. ¿Y si <strong>el</strong> tesoro está aquí d<strong>en</strong>tro?<br />

—pregunta Jana.


No se lo pi<strong>en</strong>san dos veces y <strong>en</strong>tran <strong>en</strong> la ti<strong>en</strong>da que está<br />

repleta <strong>de</strong> g<strong>en</strong>te.<br />

—¡Bu<strong>en</strong>os días, señora! ¿Qué t<strong>en</strong>dría <strong>el</strong> tesoro <strong>de</strong> Serrallonga?<br />

—preguntan las niñas.<br />

—¿Cómo? ¿Qué me <strong>de</strong>cís mocosas? ¡No lo t<strong>en</strong>go! —contesta la<br />

señora agobiada.<br />

—Y… ¿Dón<strong>de</strong> lo po<strong>de</strong>mos <strong>en</strong>contrar? —preguntan.<br />

—Mirad niñas, t<strong>en</strong>go mucho trabajo. ¡No estoy para tonterías!<br />

Las hermanas sal<strong>en</strong> <strong>de</strong> la ti<strong>en</strong>da con unas caras largas hasta <strong>el</strong><br />

su<strong>el</strong>o. Sigu<strong>en</strong> andando por la al<strong>de</strong>a buscando alguna pista.<br />

Les llega un aroma a horno <strong>de</strong> leña irresistible.<br />

—¡Qué olor más bu<strong>en</strong>o! —dice Jana.<br />

—Vi<strong>en</strong>e <strong>de</strong> la Era <strong>de</strong> Rupit, es la pana<strong>de</strong>ría que hay <strong>en</strong> la plaza<br />

mayor. ¡Vamos, está aquí mismo! —explica la madre.<br />

—¡T<strong>en</strong>go hambre! —grita Beth.<br />

Las muchachas <strong>en</strong>tran a la pana<strong>de</strong>ría, no paran <strong>de</strong> moverse,<br />

están muy nerviosas. Mi<strong>en</strong>tras esperan su turno, se preguntan:<br />

—¿Quizás estará aquí <strong>el</strong> tesoro? —pregunta Jana.<br />

—¡Pues seguro que sí! —respond<strong>en</strong> las hermanas.


Les toca pedir.<br />

—¿Qué os pongo niñas? —pregunta la pana<strong>de</strong>ra.<br />

—¡Un pan <strong>de</strong> payés bi<strong>en</strong> gran<strong>de</strong>! —dice Martina.<br />

—¡Y una coca, por favor! —aña<strong>de</strong> Jana.<br />

—Aquí t<strong>en</strong>éis preciosas. ¿Alguna cosa más?<br />

—Si! ¡El tesoro <strong>de</strong> Serrallonga! —gritan las tres a la vez.<br />

—Jajajaja —ríe—. ¡No lo t<strong>en</strong>emos nosotros!<br />

—¿Ah, no? ¿No está d<strong>en</strong>tro d<strong>el</strong> horno don<strong>de</strong> hacéis <strong>el</strong> pan? —pregunta Jana.<br />

—No. Pero no os <strong>de</strong>saniméis, estoy conv<strong>en</strong>cida que lo vais a <strong>en</strong>contrar —<br />

dice la pana<strong>de</strong>ra—. Coged, bonitas, os regalo estos bastoncillos <strong>de</strong> pan para<br />

que os pongáis cont<strong>en</strong>tas.<br />

Las niñas dan las gracias a la pan<strong>de</strong>ra y sigu<strong>en</strong> andando por las<br />

calleju<strong>el</strong>as.<br />

Van caminando y mordisqueando <strong>el</strong> bastoncillo, cuando <strong>de</strong> rep<strong>en</strong>te<br />

Beth se <strong>de</strong>ti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> seco.<br />

—¡Anda! ¡Qué casa más gran<strong>de</strong>! —exclama la pequeña Beth.<br />

—No es una casa Beth, es la iglesia <strong>de</strong> Sant Miqu<strong>el</strong> —le aclara <strong>el</strong><br />

padre.<br />

—¿Eso que hay arriba <strong>de</strong> todo es una campana? —pregunta Martina.<br />

—¡Sí, una campana <strong>en</strong>orme! Y mirad, hay dos más pequeñitas a los<br />

lados —continúa Jana.<br />

—¡Exacto! Las dos campanas más pequeñas tocan las horas y los<br />

cuartos —explica <strong>el</strong> padre.<br />

—¿Y la gran<strong>de</strong>? ¿Funciona? —pregunta Beth.<br />

—¡Y tanto que funciona! —ríe—. Es la campana más antigua, y se<br />

ocupa <strong>de</strong> tocar las misas <strong>de</strong> los difuntos.<br />

—¡Quizás <strong>el</strong> tesoro está d<strong>en</strong>tro <strong>de</strong> la iglesia! —dice Jana.<br />

—Pues Jana, hoy está cerrada y no podremos <strong>en</strong>trar —respon<strong>de</strong> <strong>el</strong><br />

padre.


Sigu<strong>en</strong> <strong>en</strong> busca d<strong>el</strong> tesoro, y pasan por la calle d<strong>el</strong> Fossar. Es<br />

una calle muy estrecha y con una p<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te muy pronunciada<br />

que llega a la parte más alta d<strong>el</strong> pueblo.<br />

—¡Qué maravilla <strong>de</strong> paisaje! —grita la madre.<br />

—¡Qué chulo! Des<strong>de</strong> aquí arriba se v<strong>en</strong> los campos <strong>de</strong> los payeses y<br />

algunos animalitos también —dice Martina.<br />

—¿Y <strong>el</strong> tesoro? —pregunta Jana.<br />

—¡Estoy cansada! —se queja Beth.


La familia baja por <strong>el</strong> camino sigui<strong>en</strong>do la riera. Se <strong>de</strong>ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

d<strong>el</strong>ante <strong>de</strong> la fu<strong>en</strong>te <strong>de</strong> Carragu<strong>el</strong>l, aprovechan para beber agua<br />

fresca y se dan cu<strong>en</strong>ta que hay una zona <strong>de</strong> picnic. Preparan un<br />

aperitivo para recuperar fuerzas, <strong>de</strong> postres com<strong>en</strong> la coca que<br />

han comprado recién hecha.<br />

—No hemos <strong>en</strong>contrado <strong>el</strong> tesoro aún —confiesa Jana preocupada.<br />

—Es que está muy escondido, ¿eh? —dice Beth.<br />

—¡Anda va! ¡No os <strong>de</strong>saniméis, seguro que lo <strong>en</strong>contraremos! —las<br />

anima con fuerza Martina—. V<strong>en</strong>ga, ¡seguimos buscando!


Con la barriga ll<strong>en</strong>a andan con más <strong>en</strong>ergía que nunca hasta llegar a<br />

un lugar mágico, <strong>el</strong> salto <strong>de</strong> Sall<strong>en</strong>t que se <strong>de</strong>ja caer por <strong>el</strong> acantilado.<br />

—¡Caramba! ¡Cae agua <strong>de</strong> muy arriba! —dice Beth sorpr<strong>en</strong>dida.<br />

—Jana, Beth, parece que <strong>de</strong>trás d<strong>el</strong> salto haya una cueva, ¿no? —pregunta<br />

Martina.<br />

—¡¿Una cueva?! ¡A lo mejor está <strong>el</strong> tesoro! —exclama Jana—. Papá,<br />

¿po<strong>de</strong>mos ir?<br />

—¡¿Pero qué dices Jana?! Jajajaja —dice riéndose <strong>el</strong> padre.<br />

—¿Y nos po<strong>de</strong>mos bañar? ¡¡Por favor, por favor!! —pi<strong>de</strong> Jana.<br />

—Me sabe mal hijas, es un espacio protegido, ¿sabéis? —explica <strong>el</strong> padre—.<br />

Está prohibido bañarse.<br />

Las niñas se conforman y lo aceptan. Están completam<strong>en</strong>te cautivadas<br />

mirando <strong>el</strong> paisaje y escuchando <strong>el</strong> sonido d<strong>el</strong> agua que hace cuando cae<br />

sobre las rocas.<br />

—Xafff, plim, cluc... —Beth empieza a imitar <strong>el</strong> sonido d<strong>el</strong> agua cuando<br />

choca con las piedras. Martina y Jana la sigu<strong>en</strong> con ritmo.<br />

Cantando pero muy cansadas <strong>de</strong> caminar todo <strong>el</strong> día, vu<strong>el</strong>v<strong>en</strong> a<br />

<strong>Elna</strong>. Les espera una bu<strong>en</strong>a ducha y un extraordinario banquete.<br />

Mi<strong>en</strong>tras están c<strong>en</strong>ando, recuerdan lo que han visto <strong>en</strong> este viaje<br />

y se dan cu<strong>en</strong>ta que no han <strong>en</strong>contrado <strong>el</strong> tesoro que buscaban.<br />

—Al final no hemos <strong>en</strong>contrado <strong>el</strong> tesoro, y mira que hemos buscado…<br />

—dice Jana.<br />

—Ya... —respon<strong>en</strong> Martina y Beth.<br />

—¿Qué sería? —pregunta Jana intrigada.<br />

—¡Y tanto que lo habéis <strong>en</strong>contrado hijas! —dic<strong>en</strong> los papás—. El<br />

tesoro es <strong>el</strong> paisaje que nos ro<strong>de</strong>a, la vida que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> estos pueblos,<br />

<strong>el</strong> tesoro son las tradiciones que se manti<strong>en</strong><strong>en</strong> vivas, los oríg<strong>en</strong>es<br />

<strong>de</strong> los pueblos y las ley<strong>en</strong>das que se cu<strong>en</strong>tan.<br />

—¡Es verdad! —contestan las niñas emocionadas—. Volveremos<br />

pronto, ¿no?<br />

—¡Claro que sí! —respond<strong>en</strong> los padres.


© María Bosque Ribas (<strong>de</strong> la obra)<br />

© Apuleyo Ediciones (<strong>de</strong> esta edición)<br />

Primera edición <strong>en</strong> Apuleyo Ediciones: junio 2023<br />

Diseño <strong>de</strong> cubierta: Claudia Álvarez Vega<br />

Corrección: Isidoro Cidre González<br />

Maquetación: Pilar Leandro Rico<br />

Ilustraciones: María Bosque Ribas<br />

Coordinación editorial: Isidoro Cidre González<br />

info@apuleyoediciones.com<br />

www.apuleyoediciones.com<br />

ISBN: 978-84-19938-15-2<br />

Depósito legal: H 241-2023<br />

No está permitida la reproducción total o parcial <strong>de</strong> este<br />

libro, ni su tratami<strong>en</strong>to informático, ni la transmisión <strong>de</strong><br />

ninguna forma o por cualquier medio, ya sea <strong>el</strong>ectrónico,<br />

mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin<br />

permiso previo y por escrito <strong>de</strong> los titulares d<strong>el</strong> copyright.<br />

Hecho e impreso <strong>en</strong> España.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!