19.05.2024 Views

Impreso domingo 19 mayo 2024

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

SSemana<br />

Suplemento de actualidad<br />

<strong>19</strong> de M a yo de <strong>2024</strong><br />

Editor: Christian M. Oviedo M.<br />

s e m a n a @ e l n a c i o n a l . co m . d o<br />

El monte de<br />

las voces,<br />

novela de<br />

Juan Ventura<br />

Hoy ganamos<br />

todos; debemos<br />

acudir a ejercer<br />

el voto<br />

Huir del<br />

t u m u l to,<br />

evitar el<br />

m o l ote<br />

Día de la Madre<br />

Las madres de los barrios de tiempos atrás sólo tenían tiempo para ser madre y ser madre<br />

era demasiado problemático, aunque el término signifique cualquier cosa fu r t i va<br />

AMABLE MEJÍA<br />

a m a b l e m e j í a 1 @ h ot m a i l . co m<br />

Las tradiciones son<br />

cada quien, respecto<br />

a su punto de vista de<br />

ellas, tanto pasado<br />

como presente de la vida de<br />

un hombre, que es la sociedad,<br />

su manera en todas<br />

sus creencias, ideologías...<br />

El hombre, per se, es la<br />

sociedad más todos sus rituales<br />

que buscan extraerlo<br />

de la cotidianidad absorbente:<br />

paradoja de estar<br />

vivo y darse cuenta.<br />

Estar en “c o n t ra” de una<br />

tradición no va más allá de<br />

una opinión, una actitud<br />

personal, sea individual o<br />

emane de un poder rep<br />

re s e n t a t i vo.<br />

Diré algo personal. Mi<br />

madre, para la fecha que<br />

encabeza ese día, yo ya era<br />

un hombre con pelo en el<br />

pecho y… al ver ella que<br />

desde un tiempo, sin yo<br />

proponérmelo, pasaba por<br />

alto su “d í a”, me comparaba<br />

con el niño dejado<br />

atrás sin algarabía festiva,<br />

diciendo que yo había crecido<br />

para ser menos detallista,<br />

y no era que ella<br />

estaba pendiente de su<br />

“d í a” con una obsesión enfermiza<br />

para que sus hijos<br />

les demostraran su cariño<br />

con un cariñito, pero<br />

quien esto evoca era muy<br />

solícito con los platos, los<br />

vasos, las tazas… envuel-<br />

El hombre, per<br />

se, es la sociedad<br />

más todos sus<br />

rituales que<br />

buscan extraerlo<br />

de la cotidianidad<br />

tos en papel de celofán ese<br />

día, buscando los chelitos<br />

hasta debajo de las piedras<br />

y parece que ella extrañaba<br />

eso que hacía una<br />

parte de mi adolescencia.<br />

A años de su huida a<br />

otro plano, cada Día de<br />

Madre me viene rápido a la<br />

memoria, cada día más<br />

deteriorada, su rostro envuelto<br />

en su seriedad habitual<br />

y me engranojo y al<br />

sacudirme me río, porque<br />

no tengo de otra para ver<br />

como ese día ha cambiado<br />

tanto, cosa de la que me<br />

alegro. Los regalos del presente<br />

son más sustanciosos<br />

e inclusive los hijos les llegan<br />

a preguntar a las madres,<br />

que qué desean para<br />

ese fin de <strong>mayo</strong> con polvo<br />

de Sahara, calor sofocante<br />

bajo la nostalgia coja, añorando<br />

los <strong>mayo</strong>s de años,<br />

años atrás… donde para<br />

esos días llovía a cántaros y<br />

con cántaros en las casas<br />

para agarrar las goteras…<br />

en cualquier tipo de embace,<br />

todas juntas y tirarla<br />

por la ventana o la puerta.<br />

Ahora busco retener<br />

esos recuerdos conmigo<br />

para con sus “re c l a m o s”,<br />

que no eran reclamos algunos…<br />

traerle el regalo<br />

de su sueño, pensando yo<br />

a lo loco, que mi madre no<br />

tuvo tiempo para soñar<br />

como la <strong>mayo</strong>ría de las<br />

madres que recibían vasos,<br />

platos, tazas… (no recuerdo<br />

más nada que todo<br />

muchacho de un barrio<br />

podía regalar). Aquellas<br />

madres sólo tenían tiempo<br />

para ser madre y ser madre<br />

en esos tiempos era demasiado<br />

problemático<br />

(aunque el termino signifique<br />

cualquier cosa furtiva);<br />

es decir, la vida cotidiana<br />

de una madre de<br />

esos días no bastaba para<br />

Estar en “contra ”<br />

de una tradición<br />

no va más allá de<br />

una opinión, no<br />

es más que una<br />

actitud personal<br />

homenajearla del Día de la<br />

Madre; pero vamos a decir<br />

que sí, puesto con ello derrotamos<br />

la nostalgia de<br />

una queja por amor y de<br />

cambiar o crecer para ser,<br />

a veces, servir menos o ser<br />

menos atento que antaño<br />

con Anamantina de los<br />

Santos, mi madre.<br />

El autor es escritor.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!