16.01.2013 Views

XII Congreso FELANPE Paraguay 2010 TEMAS LIBRES

XII Congreso FELANPE Paraguay 2010 TEMAS LIBRES

XII Congreso FELANPE Paraguay 2010 TEMAS LIBRES

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

RNC

Número Especial

XII Congreso

Federación Latinoamericana de

Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo

FELANPE

2 al 6 de octubre del 2010, Asunción, Paraguay

Publicación Científica sobre Nutrición Clínica

Incorporada a la base de datos LILACS, Literatura Latinoamericana y del Caribe en

Ciencias de la Salud

Auspiciada por las Asociaciones

Argentina, Chilena, Paraguaya y Cubana de Nutrición Clínica

Órgano Oficial de la FELANPE

S U M A R I O

4

Publicaciones de FELANPE

DECLARACIÓN DE CANCÚN

10

Publicaciones de FELANPE

ESTUDIO ELAN

15

Resúmenes de Temas Libres

XII CONGRESO FELANPE PARAGUAY 2010

75

Resúmenes de Conferencias y Ponencias


2

C O M I T É O R G A N I Z A D O R

CONSEJO DE HONOR

Dr. Mario Ignacio Perman (Argentina)

Dr. Antonio Carlos Campos (Brasil)

Dr. Luis Alberto Nin (Uruguay)

Dr. Ricardo Moreno Azorero (Paraguay)

PRESIDENTE

Dr. Rafael Figueredo Grijalba (Paraguay)

VICEPRESIDENTES

Dra. Laura Mendoza de Arbo (SPN – Paraguay)

Dra. María Cristina Jiménez (SPEO – Paraguay)

VICEPRESIDENTES DE HONOR

Nut. Marisa Canicoba (AANEP – Argentina)

Dr. Celso Cukier (SBNPE – Brasil)

Dr. Nicolás Velasco (ACHINUMET – Chile)

Dr. Carlos Barozzi (SUNUT – Uruguay)

COORDINADORES INTERNACIONALES

Dr. Alfredo Matos (Panamá)

Dr. Gustavo Kliger (Argentina)

Dr. Odery Ramos (Brasil)

Dr. Fernando Carrasco (Chile)

ASESORES INTERNACIONALES

Dr. Gordon Jensen (USA)

Dr. Remy Meier (Suiza)

Dr. Olle Ljungqvist (Suecia)

SECRETARIAS CIENTÍFICAS

Dra. Graciela Chirife Fernández (Paraguay)

Nut. Clara Galeano (Paraguay)

SECRETARIA GENERAL

Lic. Aurora Figueredo Grijalba (Paraguay)

PRESIDENTES DEL COMITÉ CIENTÍFICO

Dr. Mario Ignacio Perman (Argentina)

Dra. Fátima Ayala de Mendoza (Paraguay)

IV CONGRESO PARAGUAYO DE NUTRICIÓN

PRESIDENTE:

Dra. Claudia Lares Garabano (Paraguay)

VICEPRESIDENTE

Nut. Alicia Báez de Ayala (Paraguay)

COORDINADORAS DEL COMITÉ DE MÉDICOS

Dra. Ana Ferreira de Saguier (Paraguay)

Dra. Flora Suárez de Achón (Paraguay)

COORDINADORAS DEL COMITÉ DE PEDIATRÍA

Dra. Marta Cristina Sanabria (Paraguay)

Dra. Susana Sánchez Bernal (Paraguay)

COORDINADORAS DEL COMITÉ

DE NUTRICIONISTAS

Nut. Patricia Serafín (Paraguay)

Nut. Emilse Queiroz de Albert (Paraguay)

Nut. Laura Joy Ramírez (Paraguay)

COORDINADORES DEL COMITÉ DE ENFERMERÍA

Enf. Enma Rivelli (Paraguay)

Enf. Eladio Bobadilla (Paraguay)

COORDINADORAS DEL COMITÉ DE

QUÍMICOS FARMACÉUTICOS

QF. Miriam Berino de Maidana (Paraguay)

QF. Elisa Rabito (Paraguay)

COMISIÓN DE TEMAS LIBRES

PRESIDENTE

Dra. Julieta Klaassen (Chile)

MIEMBROS

Dra. María Elena Goiburú (Paraguay)

Nut. Fabiola Riveros (Paraguay)

Dra. Rosa Amarilla (Paraguay)

COMISIÓN DE UNIVERSIDADES

Dra. Blanca Gompertt (Paraguay)

COMITÉ DE MÉDICOS

Dra. Rosa Mayor Oxilia (Paraguay)

Dr. José Plans Perrotta (Paraguay)

Dra. Mirta Cáceres Patiño (Paraguay)

COMISIÓN DE NUTRICIONISTAS

Nut. Cinthia Figueredo (Paraguay)

Nut. Ofelia Prats (Paraguay)

Nut. Estela Servín (Paraguay)

Nut. Carolina Tovar (Paraguay)

Nut. Jennifer Somers (Paraguay)

Nut. Andrea Amarilla (Paraguay)

Nut. Rocío Arguello Ayala (Paraguay)

Nut. Claudia Bordón (Paraguay)

Nut. Gladys Castro (Paraguay)

Nut. Diana Dalmann (Paraguay)

Nut. Rossana Sanabria (Paraguay)

Nut. Doris Caballero (Paraguay)

COORDINADORAS DE ACTIVIDADES SOCIALES

Lic. Edith Otto de Figueredo (Paraguay)

Dra. Cristina Rovira de Moreno (Paraguay)

ASESORES EN ADMINISTRACIÓN Y FINANZAS

Lic. José Grau (Paraguay)

Lic. Graciela de Grau (Paraguay)

ASESORES MÉDICOS

Dr. Silvio Espínola Velazquez (Paraguay)

Dra. Susana Marín de Bergman (Paraguay)

ASESORÍA EN MARKETING

Lic. Ami Cabrera (Paraguay)

ASESORÍA EN INFORMÁTICA

Lic. Diego Pérez (Paraguay)

ASESORÍA EN INFRAESTRUCTURA FÍSICA

Arq. Silvio Carlos Lombardo (Paraguay)

Arq. Miriam Ávila de Lombardo (Paraguay)


D I R E C T O R I O Y C O M I S I O N E S 2 0 0 8 – 2 0 1 0

Presidente

Dr. Rafael Figueredo Grijalba

(Paraguay)

Presidente Electo

Dr. Alfredo Matos Adames (Panamá)

Presidente Saliente

Dr. Juan Carlos Castillo (México)

Vice-Presidente

Dr. Daniel Magnoni (Brasil)

Comité de Educación

Dr. Víctor Sánchez Nava (México)

Comité de Enfermería

Enf. Mabel Pellejero (Uruguay)

Comité de Farmacia

QF. Clementina Zúñiga (Chile)

Comité de Nutricionistas

Nut. Claudia Angarita (Colombia)

Comité Médico de Adultos

Dra. Adriana Crivelli (Argentina)

Comité de Pediatría

Dr. Rubens Feferbaum (Brasil)

Comité de Proyectos y Programas

Estratégicos

Dr. Dan Waitzberg (Brasil)

Esta publicación es una edición especial de:

Av. Roque S. Peña 875, 2ºF - C1035AAD. Buenos Aires, Argentina

Tel/fax: 4328-6328

edicionesdelaguadalupe@fibertel.com.ar

DIRECTORIO

COMITÉS

Vice-Presidente

Dr. Sergio Echenique (Perú)

Secretario

Dra. Graciela Chirife Fernández

(Paraguay)

Tesorero Ejecutivo

Dr. Mario Cícero Falcao (Brasil)

Secretario de la Sede Permanente

Dr. Odery Ramos (Brasil)

Comité Científico

Dr. Nicolás Velasco (Chile)

Comité de Comunicaciones

Dr. Gustavo Kliger (Argentina)

Dr. Fernando Carrasco (Chile)

Comité de Relaciones Internacionales:

Dr. Mario Perman (Argentina)

Dr. Antonio Carlos Campos (Brasil)

Nut. Gertrudis Baptista (Venezuela)

Directores de Cursos:

TNT

Dra. Isabel Correia (Brasil)

Dr. Miguel Echenique (Puerto Rico)

CINC

Dra. Sonia Pimiento (Colombia)

Dr. Antonio Carlos Campos (Brasil)

CNP

Dra. Raquel Maciques (Cuba)

Dra. Marta Sanabria (Paraguay)

Dirección Editorial

Iris Uribarri

Arte y diseño

Yamila Alé

3


4 RNC (2010) N-E

XII Congreso

Federación Latinoamericana de Terapia

Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo

FELANPE

©Ediciones de La Guadalupe

DECLARACIÓN DE CANCÚN

DECLARACIÓN INTERNACIONAL DE CANCÚN SOBRE EL DERECHO

A LA NUTRICIÓN EN LOS HOSPITALES

J. C. de la Cruz Castillo Pineda 1* , R. Figueredo Grijalva 2 , C. Dugloszewski 3 , J. A. S. Ruy Díaz

Reynoso 4 , J. V. Spolidoro Noroña 5 , A. Matos 6 , F. Carrasco 7 , G. Chirife 8 , A. Vergara 9 , J. Moya

Rodríguez 10 , G. Loyola 11 , A. Álvarez 12 , C. Barozzi 13 , M. Vargas 14 y A. García de Lorenzo 15

*castillomorelia@hotmail.com

1 Presidente de la Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional Clínica y Metabolismo. 2 Presidente electo.

3 Asociación Argentina de Nutrición Enteral y Parenteral. (AANEP). 4 Asociación Mexicana de Nutrición Clínica

y Terapia Nutricional (AMAFE). 5 Sociedad Brasileña de Nutrición Parenteral y Enteral (SBNPE). 6 Sociedad

Panameña de Nutrición Clinica. 7 Asociación Chilena de Nutrición Clínica y Metabolismo (ACNCM). 8 Asociación

Paraguaya de Nutrición. 9 Asociación Colombiana de Nutrición Clínica (ACNC). 10 Asociación Costarricense de

Nutrición Parenteral y Enteral (ACONEP). 11 Asociación Salvadoreña de Nutrición Parenteral y Enteral. 12 Sociedad

Cubana de Nutrición Clínica. 13 Sociedad Uruguaya de Nutrición. 14 Sociedad Venezolana de Nutrición Parenteral

y Enteral. 15 Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral.

La Declaración de Cancún por el derecho humano de los enfermos a recibir una terapia nutricional oportuna

y óptima en cualquier lugar donde se encuentren ha sido emitida por los Presidentes de las Sociedades y

Asociaciones de Nutrición Clínica y Terapia Nutricional de América Latina y el Caribe, en el marco del XI

Congreso de FELANPE/XV Congreso de AMAEE, en la Ciudad de Cancún Quintana Roo, México, el día 20

de mayo de 2008.

Preámbulo

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad

intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana; considerando

que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales

del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres,

y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto

más amplio de la libertad; considerando que las Asociaciones y Sociedades Latinoamericanas afiliadas a la

Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo (FELANPE) se han comprometido

a asegurar, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre

contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada y proclamada por la resolución

de la Asamblea General 217 el 10 de diciembre de 1948; considerando que La FELANPE tiene como finalidad

el congregar asociaciones o sociedades médicas, de enfermería, farmacéuticas, nutricionistas y demás profesionales

del área de la salud, que ejerzan la especialidad de la Terapia Nutricional y Metabolismo, para incentivar

y estimular el estudio, pesquisas, educación continuada y formación de profesionales en Nutrición

Clínica, y colaborar si así se requiriera con el Poder Público de los países miembros y entidades vinculadas a

los asuntos de Salud, en la evaluación y solución de los problemas relativos a la Nutrición Clínica, mantener

intercambios técnicos, científicos y asociativos con entidades congéneres internacionales, velar por la ética y

calidad técnica del ejercicio profesional de la Terapia Nutricional entre otros. Considerando que el problema de


RNC (2010) N-E

la desnutrición hospitalaria en Latinoamérica es un problema grave como lo ha puesto en evidencia múltiples

investigaciones a lo largo del mundo, destacando el estudio multicéntrico ELAN publicado en 2003 donde

resalta que la malnutrición está presente en más de la mitad de los pacientes hospitalizados y que era poca la

información en el expedientes y sobre todo que solo una mínima parte de ellos recibían terapia nutricional y

que solo dos países en Latinoamérica (Brasil y Costa Rica) tienen una política gubernamental que norma la

práctica de la terapia nutricional. Por lo tanto:

• Nosotros, los Presidentes de la Sociedades y Asociaciones de Nutrición Clínica y Terapia Nutricional afiliados

a la Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo (FELAPE), de

Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica, El Salvador,

Honduras, Guatemala, México, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana y España; así como solidarios

la Asociación Americana de Nutrición Parenteral y Enteral (ASPEN) y la Sociedad Europea de Nutrición

Clínica y Metabolismo (ESPE), reunidos en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, México con motivo del XI

Congreso Latinoamericano del 18 al 21 de mayo de 2008, declaramos que es nuestro deseo y compromiso

comunes garantizar que todo enfermo sea valorado nutricionalmente al ingreso a los servicios de salud de primero,

segundo y tercer nivel de atención del sector público, privado o de asistencia social del mundo y en

especial de Latinoamérica y reciba una atención nutricional oportuna, completa, suficiente y de calidad, proporcionada

por profesionales de la Salud capacitados, que prevenga el riesgo de la desnutrición hospitalaria

y reduzca el número y la severidad de las complicaciones relacionadas con el proceso de la enfermedad que

llevó al paciente a hospitalizarse, además de mejorar su Calidad de Vida, su sobrevida y reducir los costos relacionados

con la atención de la enfermedad en estos hospitales. Así también a los enfermos por exceso y/o desbalance

en su alimentación o por alteraciones en su metabolismo que cursan con sobrepeso y obesidad dado

que en la actualidad se considera una verdadera epidemia que afecta a toda la población incrementando las

complicaciones médicas, aumentando los ingresos y las complicaciones hospitalarias, la estancia en el hospital y

que requiere tanta atención como el desnutrido.

• Nuestro desafío es promover y garantizar como líderes de opinión en nuestros respectivos países el derecho humano

de los enfermos a recibir una terapia nutricional oportuna y óptima en cualquier lugar donde se encuentren.

• Reafirmamos la universalidad, indivisibilidad, interdependencia e interrelación de todos los derechos humanos

y las libertades fundamentales, incluido el derecho a la alimentación, tal como se consagra en la Declaración

Universal de los Derechos humanos.

• Reafirmamos nuestro compromiso con lo dispuesto en el Artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos

Humanos, a saber, toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia,

la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios

sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez,

viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su

voluntad.

Estos derechos y libertades no podrán en ningún caso ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios

de las Naciones Unidas. De esta manera, fomentaremos una Sociedad en la que se respete la dignidad de la persona

humana.

• Reconocemos que la ciencia desempeña un papel cardinal en el desarrollo de la Sociedad.

Gran parte de los elementos constitutivos de las sociedades son el fruto de los avances científicos y técnicos

que han sido posibles gracias a la comunicación mutua de los resultados de la investigación.

• Somos plenamente conscientes que la malnutrición es una entidad compleja y multifactorial, pero cualquiera

que sean las causas, sus consecuencias clínicas pueden ser muy serias, conduciendo a complicaciones de una

enfermedad, pobre respuesta a la terapia medicamentosa, disminución de la inmunocompetencia y aumento de

la Morbimortalidad. Mientras que las consecuencias económicas incluyen el aumento en el costo de la estancia

hospitalaria y tratamientos adicionales, creando un impacto muy serio en los sistemas de salud.

• Afirmamos que las Sociedades y Asociaciones de profesionales de la Salud de América Latina interesadas en el

estudio, la difusión, la investigación y la educación relacionada con la nutrición clínica y la terapia nutricional

deben cerrar filas en torno a este serio problema de salud que aqueja a una buena parte de los pacientes ingresados

en hospitales del sector público, privado y social de los diferentes países que conforman la región.

5


6 RNC (2010) N-E

• Somos conscientes que uniendo esfuerzos se presentará un frente común y coordinado que permita que cualquier

paciente ingresado en el hospital tenga acceso a un Derecho fundamental de la Persona Humana como

lo es la Nutrición oportuna, completa, suficiente y de calidad durante su internamiento y sobre todo a la prevención

de la desnutrición hospitalaria a través de procesos hospitalarios bien estructurados.

• Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en un sentido que menoscabe, contradiga, restrinja o

derogue las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos,

así como de ningún otro instrumento internacional o de las leyes nacionales adoptadas de conformidad

con esos instrumentos.

• Acordamos que nuestros esfuerzos y compromisos deberán encausarse en la siguientes líneas de acción, a saber:

1) Evaluación y Tratamiento Nutricionales en los Hospitales

a) La atención nutricional no es una opción, es una necesidad impostergable para todo paciente. El soporte

nutricional es obligatorio para todo paciente malnutrido o en riesgo. La finalidad del mismo es brindar y satisfacer

las necesidades del organismo, aportando los nutrientes precisos cuantitativa y cualitativamente en forma

oportuna.

b) Todo paciente hospitalizado debe ser evaluado dentro de las primeras 24 a 48 horas, con un método de tamizaje

validado, y de acuerdo a su resultado deberá ser derivado para evaluación nutricional formal.

c) El cuidado nutricional del paciente hospitalizado y la administración del soporte nutricional requieren de

la implementación de guías de práctica clínica que contemplen:

- El método de tamizaje nutricional en todos los hospitales.

- Evaluación metabólica-nutricional formal.

- Implementación del plan de alimentación y/o terapia nutricional.

- Programa de seguimiento.

- Reevaluación y reformulación del plan y/o terapia o su finalización.

d) El soporte nutricional es más costo-efectivo cuando es realizado por un grupo especializado.

Cada institución debe contar con un grupo interdisciplinario responsable del Soporte Nutricional. Si esto no es

posible cada institución debe proveer la mejor estructura responsable de la realización adecuada del Soporte

Nutricional.

e) Las sociedades científicas deben proveer capacitación y actualización; así como definir guías de práctica clínica.

Los sistemas nacionales de salud tienen que sostener y regular su aplicación, todo esto para que:

- Los pacientes tengan garantizado su derecho a recibir el óptimo tratamiento alimentario-nutricional independientemente

del lugar donde se encuentren.

- Los trabajadores de la salud estén respaldados en su práctica clínica.

- Los sistemas nacionales de salud realicen la vigilancia epidemiológica, fiscalización y planificación financiera.

2) Proveedores profesionales de los Cuidados Nutricionales

a) En vista de la importancia que reviste el cuidado nutricional en nuestros hospitales, se insta de manera categórica

a los encargados de dirigir estos centros, a promover de manera responsable, la constitución de Equipos de

Terapia Nutricional acreditados en cada uno de ellos, y a dar la correcta consecución a estos equipos a fin de

garantizarla un nivel óptimo de atención a nuestros pacientes.

b) Se insta a las diferentes escuelas de Ciencias de la Salud, a incluir en el Currículum de Estudios, la materia

Nutrición Clínica en el Pensum Académico de Pre-grado y Postgrado, a fin que los estudiantes reciban una

sólida formación en la materia, y sean en un futuro portavoces del cuidado nutricional de los pacientes.

c) Se recomienda, a las diferentes Instituciones de Salud, tomar en cuenta las normas de las Organizaciones

Internacionales Reguladoras, en cuanto al número adecuado de Nutricionistas que deberían laborar en los

diferentes Centros Asistenciales.

d) Tomando en cuenta la disminución de costos que significa, el buen cuidado del estado nutricional al evitar

las complicaciones. Los Administradores de Salud, como norma indiscutible deben garantizar, exigir y facilitar

la Educación continua del personal a cargo en la materia.

e) Es responsabilidad del servicio de enfermería, llevar un registro de consumo alimentario y tomar las accio-


RNC (2010) N-E

nes necesarias cuando se detecte la disminución en la ingesta.

3) Prácticas de los Servicios Hospitalarios de Alimentos

a) Organización del Servicio Hospitalario de Alimentos.

- Legislaciones a nivel nacional que rijan la implementación de los servicios de alimentación hospitalaria.

- Políticas y planes hospitalarios estratégicos tendientes a fortalecer el Servicio de Alimentación de nuestros

Hospitales.

- Servicios de Alimentación dirigidos por Profesionales capacitados en Nutrición Humana y en Gerencia de

recursos humanos.

b) Menús de alimentos y dietas médicamente prescritas.

- Manual de dietas, que incluya los objetivos

de cada una de ellas y sus especificaciones técnicas (condiciones organolépticas, horarios, temperatura, acordes

con las necesidades, gustos, preferencias, costumbres y cultura de los pacientes). Las mismas deben estar a disposición

de los profesionales del Servicio del Alimentación y de todo el personal del Hospital.

- Equipos multidisciplinarios que realicen capacitaciones permanentes sobre dicho Manual.

4) Nutrición Pediátrica

a) Evaluación Nutricional. Debe garantizar una herramienta que permita identificar el riesgo nutricional de

todo paciente pediátrico que ingrese en un hospital.

b) Indicaciones de apoyo nutricional. El apoyo nutricional debe indicarse en todo paciente pediátrico que lo

requiera de acuerdo a su patología de base, cuando los requerimientos no puedan ser cubiertos mediante una

dieta convencional, deberá administrarse por la vía de acceso enteral o parenteral según su condición patológica.

c) Terapéutica nutricional. Todo paciente hospitalizado deberá contar desde su ingreso con un plan de cuidado

nutricional acorde a la evaluación arriba mencionada, que debe ser reevaluado y ajustado a la evolución

del paciente. De igual forma debe garantizarse la disponibilidad de leche materna y en casos necesarios de fórmulas

infantil o especializadas por patología.

En caso de no poder utilizar el tracto gastrointestinal, se debe garantizar la existencia de soluciones de nutrientes

para empleo parenteral adaptadas a la edad pediátrica, y favorecer la implementación de centros de preparación

de mezclas que garanticen la óptima calidad.

d) Aspectos Bioéticos. Se debe asegurar que se cumplan los principios universales de bioética: justicia, no

maleficencia, autonomía y beneficencia.

e) Aspectos legales. Deberán de registrarse en el expediente clínico: la evaluación nutricional, el diagnóstico

y el plan de cuidado o tratamiento nutricional. Las fórmulas o mezclas nutricionales para uso enteral y parenteral

deben cumplir con los requerimientos de identificación y rotulación.

5) Economía de la Salud

a) Considerando que:

- Es factible que la FELANPE, a través de sus agremiados, promueva iniciativas que culminen en el reforzamiento

de medidas legislativas, reglamentos oficiales, normas técnicas y guías clínicas, influyendo en los sistemas

de salud latinoamericanos,

- Es factible que la FELANPE, a través de sus enlaces inter e intra institucionales, académicos y universitarios,

favorezca un entorno en que los pacientes hospitalizados se empoderen de nuevos derechos a favor de su bienestar,

- El grupo responsable de emitir recomendaciones, en materia de economía de la salud, referentes a la

Declaración sobre el derecho a la Nutrición en los Hospitales de Latinoamérica, estableció los siguientes.

b) Subtemas:

- Sobre los sistemas de salud latinoamericano (Conclusiones 1, 2 y 3).

- Sobre los pacientes hospitalizados (Conclusiones 4, 5 y 6).

Una vez analizados según la metodología establecida por la FELANPE, bajo las siguientes:

c) Definiciones.

7


8 RNC (2010) N-E

- Los Sistemas de salud latinoamericanos pueden alcanzar el nivel de convertir la nutrición artificial en un

derecho para los pacientes hospitalizados.

- Una atención nutricional de calidad incluye la seguridad, oportunidad, eficiencia, eficacia, efectividad, equidad

y sin modificar los valores bioéticos.

- La economía en salud se basa en indicadores de:

1) Costo minimización, que reduce los costos a favor de las utilidades.

2) Costo eficacia, que favorece la atención médica a menor costo,

3) Costo beneficio, que mejora las utilidades independientemente del costo,

4) Costo efectividad, que favorece acciones nuevas a menor costo,

5) Costo utilidad, que incrementa los años de vida potencialmente saludables.

d) Conclusiones:

- Los sistemas de salud latinoamericanos deben establecer la normatividad y los procesos que garanticen que

los pacientes hospitalizados reciban una atención nutricional de calidad.

- Los sistemas de salud latinoamericanos, al cumplir con una nueva normatividad en materia de nutrición hospitalaria,

deberán implementar las estrategias basadas en la mejor evidencia y que les permitan una atención

nutricional de calidad, así como medir el costo minimizado de las mismas.

- Los sistemas de salud latinoamericanos, garantizarán la educación y promoción necesaria para que los pacientes

hospitalizados participen activamente en el cumplimiento del objetivo nutricional planteado entre él y su

personal de salud, procurando que las acciones sean costo eficaces.

- Los pacientes hospitalizados tienen derecho a un diagnóstico de riesgo nutricional y a ser informados del costo

beneficio de recibir una intervención nutricional de calidad.

- Los pacientes hospitalizados tienen derecho a recibir una atención nutricional de calidad, con personal calificado

en el tema y procurando costo efectividad.

- Los pacientes hospitalizados tiene derecho a que se asignen recursos según las políticas públicas enfocadas a

la promoción, prevención e intervención nutricional bajo esquemas de costo utilidad que resulten en una mejor

calidad de vida.

Bajo las siguientes líneas de acción:

– Fomentar, a través de grupos de expertos, la elaboración de guías clínicas de comprobada eficacia, que permitan

establecer protocolos unificados.

– Documentar y publicar las evidencias mundiales en terapia nutricional.

– Proponer a las autoridades las mejores prácticas educacionales para aplicar en los pacientes.

– Promocionar las evaluaciones que midan eficazmente los riesgos.

– Favorecer estudios de impacto económico en materia de terapia nutricional.

– Promocionar las evaluaciones que midan eficazmente los riesgos.

– Favorecer estudios de impacto económico en materia de terapia nutricional.

– Entablar mecanismos de contacto con autoridades legislativas para favorecer mejores presupuestos en esta

materia.

6) Investigación en Nutrición Clínica:

a) Se requiere estimular la creación de oportunidades de educación, metodología en investigación y bioética

en nutrición clínica.

b) Es importante investigar acerca de los recursos disponibles tanto materiales e intelectuales de cada región.

c) Identificar distintas líneas de investigación: epidemiológicas, clínicas, de ciencias básicas y de ciencias sociales.

d) Llevar a cabo un censo detallado de investigadores en Latinoamérica.

e) Promover un estudio epidemiológico de desnutrición hospitalaria esclareciendo que ha cambiado en los

últimos 10 años después del estudio ELAN.

Autores

Dr. Juan Carlos de la Cruz Castillo Pineda. Presidente de la Federación Latinoamericana de Terapia Nutricional Clínica y

Metabolismo.

Dr. Rafael Figueredo Grijalba. Presidente electo.


RNC (2010) N-E

Dra. Corina Dugloszewski. Asociación Argentina de Nutrición Enteral y Parenteral (AANEP).

Dr. José Antonio S. Ruy Díaz Reynoso. Asociación Mexicana de Nutrición Clínica y Terapia Nutricional (AMAFE).

Dr. José Vicente Spolidoro Noroha. Sociedad Brasileña de Nutrición Parenteral y Enteral (SBNPE).

Dr. Alfredo Matos. Sociedad Panameña de Nutrición Clínica.

Dr. Fernando Carrasco. Asociación Chilena de Nutrición Clínica y Metabolismo (ACNCM).

Dra. Graciela Chirife. Asociación Paraguaya de Nutrición.

Dr. Arturo Vergara. Asociación Colombiana de Nutrición Clínica (ACNC).

Dr. Javier Moya Rodríguez. Asociación Costarricense de Nutrición Parenteral y Enteral (ACONEP).

Dra. Gilda de Loyola. Asociación Salvadoreña de Nutrición Parenteral y Enteral.

Dr. Aldo Álvarez. Sociedad Cubana de Nutrición Clínica.

Dr. Carlos Barozzi. Sociedad Uruguaya de Nutrición.

Dra. Morella Vargas. Sociedad Venezolana de Nutrición Parenteral y Enteral.

Dr. Abelardo García de Lorenzo. Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral.

Testigos

Dr. Alberto Lifshitz. Representante del Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Dr. Fernando Lolas Stepke. Comisión de Bioética de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).

Dr. Ector Jaime Ramírez Barba. Presidente de la Comisión de Salud de la H. Cámara de Diputados de los Estados Unidos

Mexicanos.

Dr. José Antonio Carrasco Bojas. Presidente de la Academia Mexicana de Cirugía.

Dr. Tomás Barrientos Fortes. Presidente de la Asociación Internacional de Facultades Católicas de Medicina de la Federación

Internacional de Universidades Católicas.

Dr. Antonio Crespo Burgos. Pontificia Universidad de Quito Ecuador.

Dr. Olle Ljunjqvist. Asociación Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo.

Dr. Vincent Vanek. Sociedad Americana de Parenteral y Enteral.

Dr. Gil Hardy. Vicepresidente de Sociedad Australiana de Nutrición Parenteral y Enteral.

9


10 RNC (2010) N-E

XII Congreso

Federación Latinoamericana de Terapia

Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo

FELANPE

©Ediciones de La Guadalupe

APPLEID NUTRITIONAL INVESTIGATION

PREVALENCE OF HOSPITAL MALNUTRITION IN LATIN

AMERICA: THE MULTICENTER ELAN STUDY

M. Isabel T. D. Correia 1 , MD, PhD, and Antonio Carlos L. Campos, MD, PhD, for the

ELAN Cooperative Study

* isabel_correia@uol.com.br

Objetive: We determined the nutrition status and prevalence of malnutrition as determined by the Subjective

Global Assessment in Latin America, investigated the awareness of the health team with regard to nutrition

status, evaluated the use of nutritional therapy, and assessed the governmental policies regulating the practice

of nutritional therapy in each country.

Methods: This cross-sectional, multicenter epidemiologic study enrolled 9348 hospitalized patients older

than 18 y in Latin America. Student’s t test and chi-square tests were used to analyze univariate analysis and

multiple logistic regression analysis, respectively.

Results: Malnutrition was present in 50.2% of the patients studied. Severe malnutrition was present in 11.2%

of the entire group. Malnutrition correlated with age (60 y), presence of cancer and infection, and longer

length of hospital stay (P 0.05). Fewer than 23% of the patients’ records contained information on nutritionrelated

issues. Nutritional therapy was used in 8.8% of patients (6.3% enteral nutrition and 2.5% parenteral

nutrition). Governmental policies ruling the practice of nutritional therapy exist only in Brazil and Costa Rica.

Conclusions: Hospital malnutrition in Latin America is highly prevalent. Despite this prevalence, physicians’

awareness of malnutrition is weak, nutritional therapy is not used routinely, and governmental policies for

nutritional therapy are scarce. Nutrition 2003;19:823– 825. ©Elsevier Inc. 2003.

Key words: nutrition assessment, malnutrition, nutrition awareness, nutritional therapy.

Introduction

Hospital malnutrition has been a worldwide reality and challenge. Its prevalence has been reported to be in

the range of 30% to 50%. A recent study in Latin America indicated that 48.1% of hospitalized patients are

malnourished, with severe malnutrition being present in 12.6% of the entire group. 1 There are several risk

factors associated with the development of this carential syndrome, of which low socioeconomic status, disease

per se, older age, and depression can be mentioned. 1,2 Malnutrition has a negative impact on the patients’

outcome by increasing morbidity, mortality, length of hospital stay, and costs. 3–9 Despite its high prevalence,

malnutrition is seldom recognized and identified by medical teams. 1,10,11 As a consequence, nutritional therapy

is underprescribed, thus increasing the problem. In Latin America, a continent characterized by contrasts,

where huge populations live in poverty, there are scarce resources dedicated to health issues and, as a consequence,

there is a lack of hospital beds. Therefore, it is extremely


RNC (2010) N-E

important to optimize the use of available beds. Adequate nutritional treatment in an attempt to prevent malnutrition-related

morbidity and mortality may be an option to decrease hospital length of stay and costs. By

decreasing hospitalization time, more hospital beds likely would become available to increase the number of

patients receiving health care. However, the prevalence of hospital malnutrition has been addressed in only a

few countries. Further, nutritional therapy is not included in governmental health care policies in most countries.

Therefore, the Latin American Federation of Parenteral and Enteral Nutrition (FELANPE) carried out

a multicenter study, the ELAN Project, to assess the nutrition status of hospitalized patients in Latin America.

ELAN means Latin American Nutrition Study in Portuguese and Spanish.

Methods

This was a multicenter trial, designed and carried out by members of FELANPE in 13 countries: Argentina,

Brazil, Chile, Costa Rica, Cuba, Dominican Republic, Mexico, Panama, Paraguay, Peru, Puerto Rico, Venezuela,

and Uruguay. The protocol of the previous Brazilian study (Ibranutri) was thoroughly followed. 1,12 In each

country, a national coordinator was named, and this person with other participants were trained by one of the

authors (M.I.T.D.C.). Nutrition assessment was performed with the Subjective Global Assessment (SGA), and

the evaluation protocol used by Destky et al. 13 was followed. This is an essentially clinical assessment tool that

covers various aspects of a patient’s nutritional history from body weight changes to functional capacity alterations.

All the questions are important in categorizing nutrition status, but it was suggested that the most

important factors to be considered should be changes in body weight and the severity of the disease. Body

weight loss in the previous 6 mo greater than 5% is considered mild, that between 5% and 10% is considered

moderate, and that greater than 10% is considered severe. The more severe the disease is, the greater the

stress and, hence, the greater the metabolic requirements. During the training sessions and to fully comply with

the SGA, several real patient cases were presented and discussed among participants. Those who participated

in data collection were physicians, dietitians, nurses, pharmacists, and students of different professions. The

SGA was validated before the beginning of the Brazilian study with the k coefficient test, and an agreement

rate of 86.8% was obtained. 12 The inclusion criteria for hospitals were 1) to be a general hospital, 2) a hospital

with at least 200 beds, and 3) consent to participation by the hospital administration and the institutional ethical

committee. The enrolled patients were older than 18 y and had not been hospitalized within the 6 mo before

the study. Obstetric and pediatric patients were excluded. Patients were randomly assigned weekly throughout

the study until the completion of the predetermined sample size for each country. Sample size was based

on the population of each country, although, in some countries such as in Cuba, the number of patients enrolled

was larger because it was their interest to include more patients. In contrast, in Mexico, due to local problems,

the number of patients evaluated was insufficient to fully reflect the prevalence of malnutrition in that

country. The statistical analyses were performed with SPSS 6.12 (1995; SPSS, Chicago, IL, USA). The statistical

analysis included frequency distributions of all variables. The odds ratio was calculated to determine the

association between risk factors and malnutrition. For continuous variables, Student’s t test was used; for univariate

analysis, the chi-square test was used. Statistical significance was defined as P


12 RNC (2010) N-E

vious to the nutritional assessment, and internal medicine patients were identified in the univariate analysis

as significant risk factors for malnutrition (Table III). These variables were entered into the multivariate logistic

regression model, which confirmed the association between these variables and malnutrition (outcome

variable), as shown in Table IV. Despite this high prevalence of malnutrition, nutritional therapy was being prescribed

to few patients: oral supplementation to 683 patients (7.3%); enteral nutrition to 530 (5.6%), and parenteral

nutrition to 217 (2.3%). Brazil and Costa Rica are the only countries where there are governmental policies

concerning nutritional teams and the practice of nutritional therapy. In Brazil these policies became mandatory

nationwide in 1998, after the publication of the first results of the Brazilian (Ibranutri) study. 1 In the

Dominican Republic, Paraguay, and Uruguay, the government does not pay for the nutritional therapy used,

which is considered the responsibility of the hospitals.

Discussion

Malnutrition is still highly prevalent among hospitalized patients in Latin America in the beginning of the new

millennium. Whereas the Brazilian study1,12 that encompassed 4000 patients was carried out in 1996, the

other surveys showing identical overall rates of malnutrition were carried out between 1998 and 2000. These

results are similar to others reported in the literature, in a different period. 11,14–17 Nutrition assessment was performed

with the SGA instead of the classic anthropometric measurements.13 This method may be controversial

because the SGA is essentially a clinical tool. The differences we found in the severity of malnutrition

in Chile and Panama might be explained by a bias induced by the observers who could have underestimated

or overestimated the degree of malnutrition. SGA was chosen after having been tested in the pilot study, when

agreement across interviewers was greater than 80% with the k coefficient. 12 Similar results were found by

TABLE I TABLE II

PATIENT DISTRIBUTION

ACCORDING TO COUNTRY

Country n patients

Argentina 1000

Brazil 4000

Chile 525

Costa Rica 199

Cuba 1361

Dominican Republic 132

Mexico 335

Panama 700

Paraguay 230

Puerto Rico 126

Peru 352

Venezuela 188

Uruguay 200

Country

PREVALENCE OF MALNUTRITION

ACCORDING TO COUNTRY

Moderate/severe

malnutrition (%)

Severe

malnutrition

(%)

Argentina 61.9* 12.4*

Brazil 48.1* 12.6*

Chile 37.0 4.6

Costa Rica 50.3* 18.1*

Cuba 39.0† 10.1*

Dominican Republic 60.3* 9.5*

Mexico 64.0* 13.0*

Panama 40.5† 5.5†

Paraguay 40.9† 10.0*

Puerto Rico 39.2* 12.8*

Peru 50.0* 17.0*

Venezuela 48.7* 16.6*

Uruguay 51.0* 17.0*

* P


RNC (2010) N-E

others, indicating that the SGA, when used appropriately

by trained teams, can be a reliable tool to

assess nutrition status and predict morbidity, mortality,

and length of hospital stay. 3,13,16 Several risk factors

contribute to the development of malnutrition,

such as low socioeconomic status, older age, the

disease per se, length of hospital stay, and lack of

medical awareness. 1,2,11,18 In Latin America, most of

these variables were confirmed as statistically significant

risk factors for deteriorating nutrition status. As

reported in other series, medical awareness is one of

the factors that might contribute to the worsening of

nutrition status of hospitalized patients, especially of

those in the hospital for longer periods. 1,3,11,17 Lack of

medical awareness might be a consequence of the

absence of formal nutritional education in graduate

and postgraduate training in most medical schools.

In Latin America, similar to what happens worldwide,

very few Medical programs include nutrition as

a discipline of the medical curriculum. 19 This is later

reflected in the lack of attention to nutritional issues.

The ELAN study showed that the number of

patients weighed and measured at admission was

extremely low, despite the availability of scales near

the patients’ beds. Also, references to nutrition status

as simple as “reports having lost weight,”

“skinny,” and “malnourished” were reported in the

medical records in fewer than 25% of the patients,

which led us to conclude that this is definitely not an

issue considered throughout the patient’s stay in the

hospital. Despite the high prevalence of malnutrition,

nutritional therapy was seldom prescribed to

patients, thus reinforcing the fact that nutrition-related

issues are not part of the patients’ routine care.

To worsen the situation, in most countries, there are

no official guidelines concerning nutrition teams and

the practice of nutritional therapy. Brazil and Costa

Rica are the exceptions. In Brazil, for example,

governmental regulations became mandatory after

the presentation of the Ibranutri results to the

Ministry of Health by the Brazilian Society of

Parenteral and Enteral Nutrition. 20,21

In conclusion, hospital malnutrition in Latin

America is highly prevalent and should be addressed

as an important health issue.

Strategies should be created to stimulate governmental

policies and educational attitudes, similar to what

has been done in Brazil.

The national societies with FELANPE will have a

VARIABLES CONSIDERED RISK FACTORS FOR

MALNUTRITION

(UNIVARIATE ANALYSIS)

Risk factor Malnourished

(%)

Well nourished

(%)

Age >60 y 53.0 47.0

Internal

medicine

TABLE III

52.1 47.9

Infection 60.9 39.9

Cancer 65.6 34.4

LOS 14 d 59.7 40.3

* P


14 RNC (2010) N-E

key role in this task by using the ELAN results to reinforce the need to face the challenge of hospital malnutrition

and its devastating consequences.

Acknowledgments

The authors acknowledge the investigation leaders (country national coordinators) of the ELAN Collaborative

Study: Adriana Crivelli, MD (Argentina), Alfredo Matos, MD (Panama), Gabriela Parallada, MD (Uruguay),

Gertrudis Baptista, RD (Venezuela), Horácio Massotto, MD (Costa Rica), Jesús Barreto, MD (Cuba), Juan Kehr,

MD (Chile), Rafael Figueredo, MD (Paraguay), Sergio Echenique, MD (Peru), Victor Sánchez, MD (Mexico),

Victoria Soñé, MD (Dominican Republic), Zulma Gonzalez, MD (Puerto Rico), and their teams who so

promptly accepted the task ofcollecting data and interviewing the patients. They thank FELANPE’s affiliate

societies that supported the idea and stimulated the teams to carry out the study. They also thank Ms. Inara

Fonseca for statistical support.

References

1. Waitzberg DL, Caiaffa WT, Correia MITD. Hospital malnutrition: the Brazilian national survey (Ibranutri): a study of 4000

patients. Nutrition 2001;17:573

2. Green CJ. Existence, causes and consequences of disease-related malnutrition in the hospital and the community, and clinical

and financial benefits of nutritional intervention. Clin Nutr 1999;18(S):3

3. Correia MITD, Waitzberg DL. The impact of malnutrition on morbidity, mortality, length of hospital stay and costs evaluated

through a multivariate model analysis. Clin Nutr 2003;22:235.

4. Hill GL, Haydock DA. Impaired wound healing in surgical patients with varying degrees of malnutrition. JPEN 1989;10:550

5. Chandra RK, Kumary S. Effects of nutrition on the immune system. Nutrition 1994;10:207

6. Van Bokhorts-De Van Der Schueren MAE, Von Blomberg-Van Der Flier BMME, Fiezebos RK. Differences in immune status between

well-nourished head and neck cancer patients. Clin Nutr 1998;17:107

7. Robinson G, Goldstein M, Levin GM. Impact of nutritional status on DRG length of stay. JPEN 1987;11:49

8. Chima CS, Barco K, Dewitt JLA, Maeda M, Teran JC, Mullen KD. Relationship of nutritional status to length of stay, hospital

costs, and discharge status of patients hospitalized in the medicine service. Aliment Pharmacol Ther 1997;11: 975

9. Allison SP. Malnutrition, disease, and outcome. Nutrition 2000;16:590

10. Butterworth CE. The skeleton in the hospital closet. Nutr Today 1974;9:4

11. McWhirter JP, Pennington CR. Incidence and recognition of malnutrition in hospital. BMJ 1994;308:945

12. Correia MITD. Inquérito Brasileiro de avaliação nutricional hospitalar (Ibranutri): metodologia do estudo multicêntrico. Rev

Bras Nutr Clin 1998;13:30

13. Detsky AS, McLaughlin JR, Baker JP, et al. What is subjective global assessment of nutritional status? JPEN 1987;11:8

14. Bistrian BR, Blackburn GL, Vitale J, Cochran D, Naylor J. Prevalence of malnutrition in general medical patients. JAMA

1976;235:1567

15. Agradi E, Messina V, Campanella G, et al. Hospital malnutrition: Incidence and prospective evaluation of general medical patients

during hospitalization. Ata Vitaminol Enzymol 1984;6:235

16. Coats KG, Morgan SL, Bartolucci AA, Weinsier RL. Hospital-associated malnutrition: a reevaluation 12 years later. J Am Diet

Assoc 1993;93:27

17. Ek AC, Larsson J, Von Cchenck H, Throslun S, Unosson M, Bjurrulf P. The correlation between anergy, malnutrition and clinical

outcome in an elderly hospital population. Clin Nutr 1999;9:185

18. Roubenoff R, Roubenoff RA, Preto J, Balke W. Malnutrition among hospitalized patients. A problem of physician awareness.

Arch Intern Med 1987;147:1462

19. Heimburger DC, Intersociety Professional Nutrition Education Consortium. Physician-nutrition-specialist track: if we build it,

will they come? Am J Clin Nutr 2000;71:1048

20. Portaria 272. Brasilia: Ministe´rio da Sau´de do Brasil, April 8, 1998

21. Portaria 337. Brasilia: Ministe´rio da Sau´de do Brasil, April 14, 1999


RNC (2010) N-E

XII Congreso

Federación Latinoamericana de Terapia

Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo

FELANPE

©Ediciones de La Guadalupe

XII Congreso FELANPE Paraguay 2010

TEMAS LIBRES

Todos los trabajos de investigación serán presentados en forma de Poster, salvo los siguientes trabajos

de investigación que serán presentados en forma oral (8 minutos): EN 5 ; NE 3 ; NE 8 ;

MB 4 ; MB 10 ; MB 23; PED 3; PED 9; BA 2; MI 3; MI 4; MI 9

ESTADO NUTRICIONAL

EN 1 EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL DE PACIENTES HOSPITALIZADOS.

Zanin R; Perdomo CD; Palomar A; Ledesma R. Hospital Central de Formosa, Argentina.

rominazanin@hotmail.com

La desnutrición hospitalaria incrementa las complicaciones infecciosas y no infecciosas, morbilidad y mortalidad.

El tamizaje nutricional debe ser la primera intervención para planificar una asistencia nutricional

precoz y eficiente. Objetivo: Determinar el estado nutricional de pacientes hospitalizados. Materiales y

Métodos: Se realizó un estudio prospectivo, descriptivo y observacional encuestándose 116 pacientes a las

48 hs de internación en el Servicio de Clínica Médica del Hospital Central de Formosa desde el 1 de Mayo

al 30 de Junio del 2010, elegidas según criterios de inclusión y exclusión. Análisis de Datos: Un 33,62%

(39) de los encuestados presentó desnutrición moderada y un 15.51% (18) desnutrición severa. El 41.37%

(48) disminuyó la ingesta previa a la internación. El 56% (65) presento pérdida de peso en los últimos 6

meses previos a la internación. Según IMC, el 13.81% (16) de los pacientes presentó bajo peso, el 47.41%

(55) peso normal, y el 23.41% (26) sobrepeso. El 33,3%(6) de los pacientes con desnutrición severa presentó

peso adecuado según IMC, el 11,1%(2) sobrepeso; el 61,5%(24) con desnutrición moderada presentó

normopeso y el 23,1% (9) sobrepeso. El 52,59 % (61) del total de pacientes presentó niveles de

albúmina disminuida. El 41%(16) de los pacientes que posee desnutrición moderada presentó niveles de

albúmina entre 3.4-3 gr/dl y el 28,2 % (11) albúmina entre 2.9-2.1 gr/dl. El 66,7% (12) con desnutrición

severa tuvo valores de albúmina por debajo del límite de normalidad. El 46,2%(6) con desnutrición severa

presentó conteo de linfocitos entre 1499-1200 y un 38,9%(7) < 1200 mm3. Conclusión: El tamizaje nutricional

permitió diagnosticar precozmente desnutrición en el 49.12% de los pacientes. Estos hallazgos,

apoyan la necesidad de incluir la evaluación nutricional en la historia clínica.

EN 2 TIPO DE ALIMENTACIÓN EN PACIENTES DE RIESGO NUTRICIONAL INGRESADOS EN

SERVICIOS DE CLÍNICA MÉDICA Y CIRUGÍA GENERAL DEL HOSPITAL CENTRAL DEL INSTITU-

TO DE PREVISIÓN SOCIAL.

Portillo MC, Dallmann Schroetlin DE, Leiva Vallejos AC, Ríos Ibarrola HC, Duarte Romero DM, Goiburu

Martinetti ME, Lawes Garabano CI. Hospital Central del Instituto de Previsión Social - Unidad de Nutrición /Servicio

de Clínica Medica/ Servicio de Cirugia General. Paraguay.

mcportil@ips.gov.py

Objetivo: Identificar el tipo de alimentación que reciben los pacientes en riesgo nutricional por Nutritional

15


16 RNC (2010) N-E

Risk Screening 2002 modificado (NRS-2002 m). Material y método: estudio observacional descriptivo prospectivo

en pacientes en riesgo nutricional diagnosticados por NRS-2002m ingresados a servicios de Clínica

Médica y Cirugía General del HC-IPS durante el año 2009. Los datos se analizaron en Epi Info 2002. Los

resultados fueron expresados como media y desviación estándar. Resultados: fueron evaluados 625 pacientes

del servicio de Clínica Medica, 50% del sexo femenino, con una edad media de 72.2±14.46 (21-100) años

y una estancia media de 11±9.28 (1-88) días. La mortalidad global fue de 32%. Utilizaron nutrición enteral

64% con una media de 8.10±7.40 (1-48) días, vía oral exclusiva 10 % con una media de 6.70±6.31 (1-36)

días, vía oral suplementada 8% con una media de 8.64±8.61 (1-48) días, nutrición parenteral 0.5% (n=3) y

el resto de los pacientes recibió dos o tres de las citadas vías de alimentación durante su estancia hospitalaria.

De los 423 pacientes del servicio de Cirugía General, el 61% fueron varones, con una edad media de

65.90±15.47 (21-95) años, con una estancia media de 14±11.08 días (1-83) y la mortalidad global del 7%.

Utilizaron vía oral suplementada 36% con una media de 21.5±28.99 (1-42) días, vía oral exclusiva 12% con

una media de 4.59±3.48 (1-15) días, nutrición enteral 8% con una media de 4.59±3.48 (1-15) días, nutrición

parenteral 4.3% con una media de 10.5±9.87 (1-38) días y el resto de los pacientes recibió dos o tres

de las citadas vías de alimentación durante su estancia hospitalaria. Conclusión: En el servicio de clínica médica

la nutrición enteral fue la más utilizada y en el servicio de cirugía general fue la suplementación por vía oral.

EN 3 RECUPERACIÓN NUTRICIONAL TRAS CIERRE PERCUTÁNEO DE LA COMUNICACIÓN

INTERAURICULAR

Cabrera Ortega M, Maciques Rodríguez R, Ramiro Novoa JC, Ozores Suárez FJ. Cardiocentro Pediátrico

¨William Soler¨. Cuba.

michel@cardiows.sld.cu

Objetivos: 1. Valorar el estado nutricional de los pacientes con comunicación interauricular. 2. Evaluar el

impacto nutricional del cierre por cateterismo intervencionista. 3. Correlacionar el tiempo postproceder transcurrido

con la mejoría del estado nutricional. 4. Correlacionar la persistencia de signos de repercusión hemodinámica

con la persistencia de desnutrición. Material y método: Se realizó un estudio descriptivo, prospectivo,

en 82 casos con diagnóstico de comunicación interauricular tipo ostium secundum, sometidos a corrección

percutánea, en el Cardiocentro Pediátrico ¨William Soler¨, desde enero de 2003 hasta diciembre de

2009. Se cuantificaron los parámetros somatométricos peso y talla, para analizar los índices peso/talla,

talla/edad, peso/edad, así como variables de repercusión hemodinámica: índice cardiotorácico, diámetro de

cavidades derechas. Dichos parámetros fueron evaluados antes del proceder, repitiéndose al mes, 3, 6 y 12

meses de realizado el mismo. Resultados: De los 82 casos, 54 (65%) pertenecían al sexo femenino, con una

edad promedio de 8 años y 9 meses. La desnutrición a expensas del peso se estimó en 40 casos (48,7%) con

afectación de la talla en 19 pacientes (23,1%). Se evidenció un comienzo de la recuperación nutricional a los

3 meses del proceder; a los 12 meses 22 casos (26,8%) mantenían malnutrición a expensas del peso y 10

casos (12,1%) presentaban afectación de la talla. No se encontró correlación entre el número de pacientes

con persistencia de signos de repercusión hemodinámica y el número de casos con desnutrición al año del

proceder. Conclusiones: El cierre de la comunicación interauricular mediante cateterismo intervencionista

produce una mejoría en el estado nutricional de los pacientes, que se evidencia de manera temprana como a

los 3 meses postproceder.

EN 4 EVALUACIÓN NUTRICIONAL DE LA DIARREA FUNCIONAL EN LA INFANCIA.

Díaz Lorenzo T, Fragoso Arbelo T; Cardona Galvez M, Sánchez Azahares Y. Instituto de Nutrición e Higiene

de los Alimentos. La Habana, Cuba.

tamydiaz@infomed.sld.cu

La diarrea funcional se presenta con frecuencia en la práctica pediátrica y generalmente no se asocia con

alteraciones nutricionales pero sí con esquemas dietéticos incorrectos. Objetivo: Determinar la evaluación

nutricional en estos niños y la influencia de la dieta en la aparición de la enfermedad. Métodos: Se realizó un

estudio descriptivo transversal en 44 niños menores de 36 meses atendidos en la consulta de Gastroenterología

del Hospital Pediátrico Universitario con el diagnóstico de diarrea funcional según los criterios de Roma


RNC (2010) N-E

II durante dos años utilizando datos de los registros de historias clínicas. Y una encuesta cualitativa de frecuencia

de consumo. Las variables utilizadas fueron: edad de comienzo de los síntomas, antecedentes patológicos

personales, síntomas asociados, características de las deposiciones, examen físico, evaluación antropométrica,

evaluación bioquímica, evaluación dietética. Para describir las variables se utilizaron las frecuencias absolutas

y relativas. Las características clínico epidemiológicas se corresponden a los criterios establecidos para la diarrea

funcional según Roma II. Resultados: La edad de comienzo predominó en el grupo entre 6 y 12 meses

con un 47%, el 43,1% comenzó la sintomatología diarreica después de un episodio diarreico agudo Las

deposiciones fueron en horario diurno en el (95%), la consistencia fue variable y pastosas en (82%), el (27,2%)

presentaba panículo adiposo disminuido, 11% pelo fino y frágil, mucosas hipocoloreadas y abdomen ligeramente

distendido y 2 (5%) con prolapso rectal, el (63,6%) presentó un estado nutricional normal, el (27%)

tuvo la hemoglobina disminuida. Los exámenes parasitológicos y bacteriológicos en heces, el estudio del

Gram en heces y del moco fecal fueron normales en el 100% al igual que el pesquisaje de enfermedad celíaca.

Los grupos de alimentos consumidos más de una vez al día fueron los azúcares 86%, seguidos de los

cereales y las viandas en el 84%, los lácteos estuvieron restringidos en 18 niños (40,9%) por indicación médica;

solo al 59,1% se le suministró en la frecuencia adecuada para su edad. El consumo de frutas y vegetales

fue pobre (11% y 1%), respectivamente por lo que concluimos que no hubo afectación nutricional relevante.

Conclusiones: La evaluación dietética demostró una alimentación no saludable, fundamentalmente por el consumo

poco variado, no equilibrado, ni adecuado de los alimentos, contribuyendo a la génesis de las diarreas.

EN 5 PERFIL NUTRICIONAL Y FACTORES ASOCIADOS A MALNUTRICIÓN EN NIÑOS Y NIÑAS

INDÍGENAS Y SUS MADRES ENXET SUR DE LA COMUNIDAD LA HERENCIA

Fretes GM, Samper LP, Aguilar A. Universidad Nacional de Asunción. Paraguay.

gabi_fretes@hotmail.com

Introducción: El conocimiento del estado nutricional de la población infantil es un valioso indicador del

desarrollo de una población. La situación social y de salud de los indígenas se refleja en los altos índices de

marginación, el estado de salud, la morbimortalidad, así como también en las condiciones de servicios y

saneamiento básico de las viviendas. Objetivo: Determinar el perfil nutricional de los niños/as indígenas y sus

madres de la etnia Enxet Sur y los factores asociados a malnutrición en la comunidad La Herencia. Materiales

y Métodos: Estudio observacional, descriptivo, analítico, de corte transverso realizado en 133 niños/as y 78

madres indígenas Enxet Sur de la Comunidad La Herencia. Se estudiaron datos socioeconómicos y sociodemográficos,

antropométricos, tiempo de lactancia materna exclusiva y número de comidas por día de los escolares.

Resultados: Según IMC/E, la prevalencia de niños/as eutróficos fue de 75,9%(n=101); se observó una

tendencia al exceso de peso en el 22,5%(n=30). Solo 2 varones se encontraron desnutridos. Las niñas presentaron

mayor promedio de peso, talla, IMC y circunferencia de cintura que los niños, resultando únicamente

en diferencia significativa la circunferencia de cintura (p=0,04). Entre las variables antropométricas de

la madre en relación a las del niño/a (peso, talla, CC y %GC) no se encontró asociación significativa; además

las correlaciones obtenidas en todas ellas fueron bajas. Se encontró asociación significativa (p=0,000001)

entre los factores predictores: edad y circunferencia de cintura en relación a la malnutrición por exceso en los

niños y niñas. El estado nutricional de los niños/as se asoció significativamente con la variable escolaridad

materna (p=0,000001). Conclusiones: Los factores asociados a malnutrición en los niños/as indígenas Enxet

Sur fueron la edad, la circunferencia de cintura y la escolaridad materna.

EN 6 COMPARACIÓN DE INSTRUMENTOS ANTROPOMÉTRICOS DE VALORACIÓN NUTRICIONAL EN

ADOLESCENTES DE EDUCACIÓN MEDIA Y CARACTERIZACIÓN DE SUS HÁBITOS ALIMENTARIOS.

Cavero, María. Chaparro, Sonia. Facultad De Ciencias Médicas - Nutrición. Universidad Del Pacífico. Paraguay.

maru2861@hotmail.com

Introducción: La adolescencia es una etapa clave en el desarrollo humano, en la cual se consolidan los estilos

de vida y comportamientos; el estado nutricional en esta etapa es relevante ya que a corto plazo se asocia con

problemas de salud, debido a que los hábitos en general se modifican notablemente, considerándose un grupo

en riesgo de presentar mala nutrición, tanto por exceso como por deficiencia. Objetivo: analizar la informa-

17


18 RNC (2010) N-E

ción obtenida de instrumentos de medición antropométrica utilizado para evaluación nutricional de adolescentes

de la educación media CDC-NCHS ( National Center for Health Statistics) y OMS(Organización

Mundial de la Salud); y describir sus hábitos alimentarios. Material y método: estudio observacional, descriptivo

con componente analítico y de corte transversal. Población enfocada: adolescentes escolares de educación

media entre 15 y 18 años de edad. Las variables medidas fueron: sexo, edad, peso, talla, Índice de masa corporal

(IMC), circunferencia de brazo (CB), área muscular del brazo (AMB), pliegue cutáneo tricipital (PCT)

y presión arterial (PA). Resultados: de un total de 167 adolescentes escolares de educación media entre 15 y

18 años de edad , la clasificación del estado nutricional según los puntos de corte de la CDC-NCHS y la OMS,

arrojó en ambos parámetros normalidad, en 70,1% (n=117) y 68,9% (n= 115). Según los puntos de corte

de PCT más de la mitad de la muestra presentó un rango de normalidad. EL AMB, 76.7% presentó “reservas

muy altas”. Según la distribución de grasa, la mayoría de los alumnos no presentó obesidad central. No

existió asociación entre la clasificación de la PA y el estado nutricional (p>0,005). Tampoco se encontró diferencia

significativa entre los promedio de PA sistólica y diastólica entre los no obesos y los obesos (p>0,05)

respectivamente. Bajo consumo de frutas y verduras y alto consumo de productos obeso génicos con una frecuencia

de consumo alimentario de los diferentes grupos, encontrándose diferencia significativa para los grupos

de lácteos, carnes roja, carne de aves, menudencia, verduras y legumbres. (p


RNC (2010) N-E

al azar, (sobre una población de 240 ingresantes), 31 (58,5%) del sexo femenino, con edad media 19,06 ±

1,15 años, y 22 (41,5%) del sexo masculino, media de edad 19,18 ± 1,15 años. Se administró una planilla

pre impresa, obteniendo los siguientes datos: edad, sexo, nivel de actividad física. Personal entrenado, valoró

peso (P), talla (T), IMC, perímetro de cintura (CC), circunferencia media del brazo (CMB), pliegue tricipital

(PT), y porcentaje graso a través de bioimpedancia (BMP). Los datos obtenidos fueron volcados a una base

de datos Excel para su posterior procesamiento estadístico mediante software SPSS 10.0. Resultados: Se exponen

según sexo femenino (SF) - masculino (SM), respectivamente: P (kg) 54,3±6,9 - 75,3±15,8 (p


20 RNC (2010) N-E

Resultados: Período de revisión: 1º octubre/2009 al 30 marzo/2010. La muestra: 193 pacientes. Edad promedio:

53.8años, 45.5% hombres y 54.5% mujeres. El 44.6% estaba bien nutrido (A) y con Alb promedio=

3.8g/dl, el 31.6% (B) y con Alb promedio= 3.4g/dl y el 23.8% (C) y con Alb promedio= 2.8g/dl. Los

pacientes >65 años representaron 31.1% y desnutridos el 30%. Desnutrición grave en


RNC (2010) N-E

oncológicos en riesgo de desnutrir por VGS, presentan alto porcentaje de sobre peso y obesidad por IMC es

por ello que la VG S como método de evaluación en estos pacientes puede sobre estimar el riesgo de desnutrir

a corto plazo.

EN 13 PERFIL NUTRICIONAL Y FACTORES ASOCIADOS A MALNUTRICIÓN EN PACIENTES

GERIÁTRICOS INTERNADOS EN UN HOSPITAL DE REFERENCIA

Morínigo Isla GM, Torrasca Duarte P, Joy L, Mendoza de Arbo LB. Universidad Nacional de Asunción, Facultad

de Ciencias Quimicas. Hospital Geriátrico “Dr. Gerardo Buongermini”. Instituto de Previsión Social. Paraguay.

dralmendoza@gmail.com

La población de adultos mayores es uno de los grupos etarios con mayor riesgo a desarrollar malnutrición ya

sea por exceso o por déficit. El deterioro nutricional es más prevalente en aquellos internados en servicios

hospitalarios de geriatría. Objetivo: Determinar el perfil nutricional y los factores asociados a malnutrición

en pacientes geriátricos hospitalizados. Materiales y Métodos: Se realizó un estudio observacional, descriptivo

de corte transverso. Se estudiaron a 120 pacientes (58 M; 62 H) internados en el Hospital Geriátrico del

IPS en los meses de abril a mayo del 2010. Para determinar el perfil nutricional se utilizaron el Mini Nutritional

Assessment (MNA), Índice de Masa Corporal (IMC), parámetros bioquímicos: Hemoglobina (Hb), Albúmina,

Proteínas Totales (PT), Colesterol Total (CT) y Recuento Total de Linfocitos (RTL). Los factores asociados

estudiados fueron pluripatología, polifarmacia, riesgo social, falta de ingreso económico, depresión e incapacidad

funcional. Resultados: El perfil nutricional encontrado por MNA fue: 49% en riesgo de malnutrición,

28% malnutrición y 23% bien nutrido; Al realizar IMC encontramos malnutrición por exceso 41% y por

déficit 21%. Había anemia en el 73 % de los pacientes, RTL (< 1500 mm³) en el 82 %, Hipoalbuminemia

en el 58 % e hipocolesterolemia (< 160 mg/dL) en el 85 %, predominantemente en el sexo masculino. La

malnutrición mostro una asociación mayor con incapacidad funcional (p= 0,00008) y depresión (p=0,0001)

que con el resto de los otros factores. Conclusión: El MNA es el método que mejor refleja el estado nutricional

y los mayores factores asociados a desnutrición en este grupo de pacientes fueron la incapacidad funcional

y la depresión.

EN 14 FACTORES DE RIESGO INDEPENDIENTES ASOCIADOS AL ESTADO NUTRICIONAL Y LA

EVOLUCIÓN DE LOS PACIENTES INGRESADOS A LOS SERVICIOS DE CLÍNICA MÉDICA, CIRUGÍA

GENERAL, NEUROLOGÍA Y TRAUMATOLOGÍA DEL HOSPITAL CENTRAL DEL INSTITUTO DE

PREVISIÓN SOCIAL (HC-IPS).

Dallmann Schroetlin DE, Portillo Lovera MC, Goiburú Martinetti ME, Morales Montaner ML, Recalde Gaona

M, Recalde Gaona K, Lawes Garabano CI. Unidad De Nutricion – IPS. Paraguay.

diana.dallmann@gmail.com

Objetivos:Determinar los factores de riesgo (FR) independientes asociados al estado nutricional (EN) y su

impacto sobre la evolución (estancia hospitalaria (EH) y mortalidad) en los pacientes ingresados a Clínica

Médica, Cirugía General, Neurología y Traumatología del HC-IPS. Materiales y métodos: Diseño descriptivo

observacional analítico de corte transverso. Se determinó el EN según Índice de Masa Corporal (IMC) de

pacientes desde setiembre a octubre de 2009. Se analizó la asociación entre desnutrición (IMC < 18.5 en <

65 años y < 22 en ≥ 65), EH, mortalidad con FR: edad (≥ 65 años), vivir solo, capacidad de alimentarse

solo, diabetes mellitus (DM), hipertensión arterial (HTA), enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal

crónica, cáncer, neurológicos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca (IC), Síndrome

de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH). Resultados: Fueron evaluados 524 pacientes al ingreso, 55% (n=288)

sexo femenino, edad media de 56.1±19.7 (20-96) años, 39.8% (n=208) ≥65 años. Según el IMC 12.4%

(n=44) pacientes estaban desnutridos.Las principales enfermedades crónicas fueron: HTA del 45% (n=236),

DM 14.3% (n=75), IC 13% (n=68), neurológicos 58 (11.1%), VIH 1% (n=5). El 16.5% (n=86) no se alimentaba

solo y 3.8% (n=20) vivía solo. En el análisis multivariado el FR significativamente asociado a desnutrición

fue la edad (≥ 65 años) p


22 RNC (2010) N-E

52.3 (3.5-777.3). No se halló asociación significativa con los demás factores. Conclusiones: El factor de riesgo

significativo para la desnutrición fue la edad (≥65 años), tanto para el incremento de la EH como la mortalidad

la edad fue (≥65 años).

EN 15 EVALUACIÓN NUTRICIONAL EN EMBARAZADAS DEL SERVICIO DE MATERNIDAD DEL

HOSPITAL CENTRAL DE LAS FF.AA.

Paraguay. Insfrán Enciso LM, Ocampos R, Colman L, Nuñez A.

luzmains@hotmail.com

Objetivo general: Determinar el estado nutricional de gestantes que asisten a la consulta obstétrica en el

Servicio de maternidad del Hospital Central de las FF.AA. Objetivos específicos: 1-Determinar el estado nutricional

por medio de la evaluación antropométrica utilizando tablas de Rosso- Mardones. 2- Determinar la

frecuencia de gestantes con bajo peso. 3- Determinar la frecuencia de gestantes con sobrepeso y obesidad.

Materiales y Métodos: Estudio observacional, descriptivo de corte trasversal. Sujetos: Mujeres embarazadas

que consultaron en el servicio de maternidad del Hospital Central de las FFAA durante los meses de setiembre

y octubre del año 2008. Criterios de Inclusión: Mujeres embarazadas de 18 a 45 años. Tamaño de la Muestra:

Se estimo el tamaño muestral en base al promedio de gestantes que acuden al consultorio de maternidad en

el periodo de un año. Se considerará un 20% del total de gestantes como muestra representativa para llevar

a cabo el estudio. Muestreo: Muestreo no probabilístico de casos consecutivo. Resultados: Los resultados

fueron los siguientes en orden descendente. Normal 49 % - Obesidad 24 % - Sobrepeso 21 % - Bajo peso 6 %.

Conclusión: El seguimiento y manejo de las embarazadas se realizó mediante el criterio Rosso Mardones, al

evaluar evolución nutricional materna durante la gestación el 49 % de las embarazadas se encontraban según

su peso para la el momento de la evolución de su embarazo dentro del rango ideal y el 6%de las evaluadas

presento bajo peso, sabemos que esta condición asociada a co-morbilidades como es la anemia materna es

nociva para el binomio feto/materno favoreciendo las infecciones, e insuficiencia placentaria crónica aumentando

así el riesgo perinatal. Por otro lado el 24 % de las embarazadas presentó obesidad y el 21% sobrepeso

lo que predispone a la aparición diabetes materna, macrosomía fetal y partos operatorios (cesáreas) aumentados

los riesgo de morbilidad tanto materna como fetal. Esto debe llevarnos a mirar la mal nutrición por

déficit y/o exceso como una patología prevalente que nos obliga a tomar medidas urgente, preferentemente

en el nivel primario de atención, tanto durante como antes y después del la gestación.

EN 16 ESTADO NUTRICIONAL EN PACIENTES CON INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA (IRC) Y

HEMODIÁLISIS EN LA UNIDAD DE NEFROLOGÍA DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS.

Michele Britez, Ayala de Mendoza Fátima, Giménez Elvira, Romero María del Carmen, Sckel de Duarte

Carmen. Unidad Nefrología, Hospital de Clínicas, FCM, UNA.

lilian _michele@hot mail.com

La desnutrición en la hemodiálisis es una importante repercusión sobre la morbimortalidad en estos pacientes.

Las causas de desnutrición en las enfermedades renales son múltiples: las restricciones terapéuticas de calorías

y de proteínas, hipercatabolia, la anorexia y otros factores relacionados con la técnica de diálisis como son,

una inadecuada dosis de diálisis que limita la depuración global de las toxinas urémicas, el grado de bioincompatibilidad

del sistema (filtro, líneas, liquido diálisis, catéteres, prótesis goretex etc.) que desencadena una

respuesta inflamatoria sistémica en mayor o menor grado y la presentación de múltiples intercurrencias.

Objetivo: conocer el estado nutricional de los pacientes con IRC y Hemodiálisis. Material y método: estudio

descriptivo observacional de 36 pacientes, tratados con hemodiálisis periódica tres veces por semana, cuatro

horas, filtro polisulfona, velocidad de bomba sanguínea 250ml/mim, baño de bicarbonato, 32 pacientes a

través de FAV y 4 a través de catéter doble lumen. Se realizaron mediciones antropométricas agrupadas en un

score nutricional, que utiliza parámetros antropométricos clásicos ,método ya que no existe un solo bioimpedanciometria

(BIA), albúmina, transferrina, y se analizaron variables: fecha de inicio en el tratamiento depurador

y diagnóstico etiológico. Resultados: la edad media 42 ± 13 años , 50 % al sexo masculino, con media de peso

65,92 ± 17,7 kilos , talla de 1,58 ± 5, con tiempo medio de diálisis de 3, 8 años (rango entre 3 meses y 19

años ). Utilizando el Score nutricional encontramos 2 ( 0,72 % ) pacientes con desnutrición leve, albúmina en


RNC (2010) N-E

el límite inferior, baja ingesta calórico proteica, ambos con eritrosediemntacion acelerada, uno de ellos utilizando

catéter de doble lumen. Sin embargo el 19 % de los pacientes presentaba algún dato clínico de carencia

de oligoelementos y o vitaminas. Utilizando las mediciones obtenidas por BIA, según porcentaje de grasa

corporal encontramos 3 ( 8,3%) pacientes con desnutrición, 5 ( 13,8% ) considerados normales y 28 (77 %)

con aumento de la grasa corporal por encima de lo considerado normal para su edad y sexo. En relación a la

medición de la cintura como indicador de obesidad central,19 (61% ) presentaba valores superiores a 80 cm.

y 88 cm. en la mujer y varón respectivamente, destacando que ninguno de los paciente presentaban ascitis.

Discusión: destacamos que las mediciones antropométricas se encontraban normales en la mayoría de los pacientes,

sin embargo con la BIA y medición de cintura abdominal encontramos un alto porcentaje de grasa

corporal y si consideramos el aumento de grasa corporal en los pacientes renales hemodializados como marcador

de buen pronóstico sugerimos la realización de la medición de la grasa corporal por BIA en forma periódica.

EN 17 AVALIAÇÃO NUTRICIONAL DE PACIENTES ONCOLÓGICOS HOSPITALIZADOS

Zanardo, FC; Rabito, EI; Pardi, GR. UFTM – Brasil.

ferzanardo@hotmail.com

Objetivos: Caracterizar o estado nutricional de pacientes oncológicos hospitalizados em Uberaba, Minas

Gerais, Brasil. Material e Métodos: Foram avaliados 40 adultos, hospitalizados, dados de anamnese; medidas

antropométricas: peso, altura, índice de massa corporal, circunferência do braço e abdominal, circunferência

muscular do braço, área muscular do braço, área de gordura do braço; pregas cutâneas triciptal, biciptal,

subescapular e suprailíaca; impedância biolétrica e recordatório alimentar de 24 horas. Resultados: Entre os

pacientes avaliados, 55% mulheres e 45% do homens, sendo o câncer de trato gastrointestinal foi predominante

e o sintoma prevalente foi a constipação intestinal. O percentual de perda de peso foi considerado grave

em 27,3% da amostra, porém com IMC médio adequado em ambos os sexos e déficit de massa magra nos

demais indicadores antropométricos. A impedância bioelétrica mostrou ângulo de fase médio de 5,0 para mulheres

e 7,4 para os homens. Observam-se indicadores importantes de déficit no estado nutricional, principalmente

em relação ao percentual de massa magra; contestando a classificação de adequação do IMC, encontrado

para a maioria dos avaliados. Quanto à ingestão alimentar, o consumo proteico da amostra apresenta-se

acima do recomendado, em conformidade com a análise do padrão atual de consumo da população brasileira,

sendo relevante também o consumo excessivo de lípides. Conclusão: A partir dos dados observados, ressalta-se a

importância da avaliação, intervenção e acompanha-mento nutricional precoce, desde o diagnóstico da doença e

principalmente durante a internação destes pacientes.

EN 18 ESTADO NUTRICIONAL DE PACIENTES ONCOLÓGICOS INTERNADOS EN EL HOSPITAL

CENTRAL DEL INSTITUTO DE PREVISIÓN SOCIAL (IPS).

Ughelli Krieg M.A., Goiburú Martinetti M.E. Servicios de Cirugía y Oncología, Hospital Central del Instituto

de Previsión Social. Paraguay.

antoughelli@gmail.com

Los pacientes oncológicos presentan dificultad para mantener y/o mejorar su estado nutricional. Objetivo:

Determinar la prevalencia de desnutrición, describir el consumo alimentario y las características clínicas de la

enfermedad en los pacientes oncológicos internados en el IPS. Metodología: trabajo observacional descriptivo

con componente analítico de corte transverso. Se evaluaron 164 pacientes mayores de 18 años, internados

en el IPS. La evaluación nutricional se realizó utilizando la Valoración Global Subjetiva Generada por el

Paciente (VGS-GP) y el Índice de Masa Corporal (IMC), el consumo alimentario mediante recordatorio de

24 horas. Se comparó el estado nutricional con las características clínicas de la enfermedad utilizando la prueba

de Chi2 con un nivel de significancia de 95%. Resultados: La prevalencia de desnutrición utilizando la

VGS-GP fue 62,8% con un 30% de desnutrición severa y según IMC 6%. El consumo energético promedio

fue 906,5 ± 620,8kcal/día, con un porcentaje de adecuación medio de 48,29 ± 34,29; además la ingesta proteica

media fue 37,4 ± 28,8g con un porcentaje de adecuación medio de 50,4 ± 40,7. No se encontró asociación

al comparar la prevalencia de desnutrición con la adecuación energética y proteica ni con el estadío

del cáncer, pero si hubo asociación entre cáncer gastrointestinal y desnutrición (p=0,003), prevalencia rela-

23


24 RNC (2010) N-E

tiva 1,52 (1,1 – 2,12). Conclusión: Los pacientes oncológicos tienen una prevalencia elevada de desnutrición

en el IPS, por lo que es importante diagnosticarlo para prevenir un mayor deterioro, principalmente en los

pacientes con cáncer gastrointestinal en donde existe una asociación significativa con el estado nutricional de

los pacientes evaluados.

EN 19 PÉRDIDA DE PESO Y CÁNCER DE ESÓFAGO EN PACIENTES INTERNADOS EN LA SALA X

DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS

Ferreira Heyn AM, Sosa Hermosilla ME, Cáceres Cattoni PM, Ulke Mayans MG, Perrupato De Bavay PJ.

Hospital de Clínicas (HC). Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Asunción, Paraguay.

amfhany@yahoo.com

La pérdida de peso corporal relacionada al cáncer de esófago produce un severo y negativo impacto sobre la

calidad de vida de los pacientes, más aún cuando la enfermedad se encuentra avanzada y los pacientes no asisten

a la consulta en forma temprana. Objetivo: Describir los resultados del porcentaje de pérdida de peso de

los pacientes internados con cáncer de esófago en la sala X del HC. Materiales y métodos: Estudio descriptivo,

retrospectivo de corte transverso. Se estudiaron 40 pacientes con diagnóstico anatomopatológico de

cáncer de esófago, internados en la sala X del HC, desde enero del 2005 a enero del 2010. Para analizar los

resultados se utilizaron Epi Info versión 3.5 y el Test exacto de Fisher. Resultados: Del total de la muestra se

encontró una razón hombre/mujer de 33/7, con una edad media de 61,2 ±10,1. La disfagia a sólidos fue el

síntoma más frecuente (38/40), además de otros factores relacionados como tabaco (22/40) y consumo de

alcohol (24/40). Presentaron al ingreso; Alb: 3,2 ± 0,7, linf: 1440 ± 590. El tiempo entre el inicio de los síntomas

y la consulta fue 3,9 ±2,7 meses. El 92 % de los pacientes tuvo una media de pérdida de peso en el

momento de la consulta del 23% (7-51). En ≤ de 4 meses de haber presentado síntomas hasta acudir a la

consulta, 6 pacientes perdieron más del 20% de su peso y 12 pacientes menos del 20%. (p=0,008). Fueron

sometidos a cirugía 25 pacientes. La gastrostomía paliativa fue la cirugía más realizada (14/25) con complicaciones

como evisceración y neumonía. La mortalidad fue del 20% (8/40). Conclusión: El 92% de los

pacientes con cáncer de esófago se internaron con desnutrición severa (pérdida de peso del 23%).

EN 20 PREVALENCIA DE HÁBITOS ALIMENTARIOS RELACIONADOS CON EL RIESGO DE DESA-

RROLLAR CÁNCER EN FUNCIONARIOS DE OFICINAS PÚBLICAS DE LA CIUDAD DE ASUNCIÓN

Pederzani Rodríguez C, Vierci de Mujica G, Cabrera Báez VG, Duarte Alfonso N, Amarilla Bogado MR, Ferro Bertolotto

E, Suárez de Achón F. Universidad Católica “Nuestra Sra. de la Asunción”. Instituciones Públicas del Paraguay.

pederzani.chiara@gmail.com

El 35% de todos los casos de cáncer podrían estar vinculados a la dieta. Existen pocos datos acerca de los

hábitos alimentarios en la población paraguaya. Objetivo: Determinar la prevalencia de hábitos alimentarios

relacionados con el riesgo de desarrollar cáncer en funcionarios de oficinas públicas de la ciudad de Asunción.

Material y métodos: Mediante una Encuesta de Frecuencia de consumo, fueron entrevistados en los meses de

abril y mayo de 2010, 150 funcionarios públicos, seleccionados aleatoriamente. Los datos obtenidos fueron

analizados según criterios de la Organización Panamericana de la Salud. Resultados: La muestra estuvo constituida

por 72% de varones, la mediana de edad fue de 35 años. Del total, 52% declararon consumir hortalizas

y verduras todos los días; aunque el consumo de éstas fue óptimo (consumo diario en forma cruda y cocida)

sólo en el 9%; bueno (consumo diario, cantidad insuficiente) en 31% y bajo o nulo en 60%. Se encontró un consumo

óptimo de frutas en el 12%; consumo bueno en 23% y bajo o nulo en 63%. El consumo de legumbres

fue escaso (


RNC (2010) N-E

EN 21 HÁBITOS ALIMENTICIOS DE PACIENTES CON ILEOSTOMÍA Y COLOSTOMÍA DEL CLUB DE

OSTOMIZADOS DEL PARAGUAY

Cáceres Cattoni PM, Genes Doldan F, Samudio Medina SM, Maidana ME, Amarilla Bogado MR, Suárez de Achón

F. Universidad Católica “Nuestra Sra. de la Asunción”. Club de Ostomizados del Paraguay.

pattycattoni@hotmail.com

Los pacientes con ostomías presentan diversas complicaciones especialmente en el ámbito nutricional por ello,

es relevante exponer la realidad de estos pacientes, en referencia a los hábitos alimentarios que presentan.

Objetivo: Evaluar el manejo nutricional y los hábitos alimentarios de los pacientes colostomizados e ileostomizados

pertenecientes a la Asociación de Ostomizados del Paraguay. Material y métodos: Estudio descriptivo

de corte transversal. Se aplicó una encuesta acerca del manejo nutricional y los hábitos alimentarios a 100

pacientes colostomizados e ileostomizados, en los meses de mayo y junio de 2010. Resultados: De los entrevistados,

52% son del sexo masculino y 48% del sexo femenino, con edades comprendidas entre 18 y 91 años.

Se pudo identificar que el 65% son portadores de colostomía y el 35 % de Ileostomía. Se observó que el 58%

consume frutas y verduras, el 56% cereales, el 42% sigue una dieta sin restricciones, el 31% consume carnes,

y el 7,7% legumbres. El 48% recibió información nutricional, de los cuales el 36% cumple con la dieta. El

51% sabe como actuar frente a deposiciones duras y el 30% no sabe como actuar y consulta con enfermería,

el 65% sabe cómo actuar frente a deposiciones líquidas. El 56% está informado de cuáles son los alimentos

formadores de gases, el 45% de los alimentos que aumentan el olor y el 30% de los alimentos que reducen

el olor. Conclusión: Según los resultados obtenidos se evidenció una escasa información nutricional sobre el

tipo de ostomías, siendo las medidas alimentarias en un paciente ostomizado importantes para conseguir un

óptimo estado de nutrición y un correcto funcionamiento del estoma.

EN 22 AVALIAÇÃO GLOBAL DO ROYAL FREE HOSPITAL, DINAMOMETRIA E ESPESSURA DO

MÚSCULO ADUTOR DO POLEGAR NA AVALIAÇÃO NUTRICIONAL DE ADULTOS PORTADORES

DE HEPATOPATIA CRÔNICA.

Gottschall CB; Rabito, EI; Busnello FM; Álvares-da-Silva, MR. Universidade Federal do Rio Grande do Sul;

Universidade Federal de Ciências da Saúde de Porto Alegre, Hospital de Clínicas de Porto Alegre – Brasil.

catarina@ufcspa.edu.br

Objetivos: Comparar diferentes métodos de avaliação nutricional de adultos portadores de hepatopatia crônica,

especialmente métodos de avaliação funcional: dinamometria (FAM) e espessura do músculo adutor do

polegar (MAP) e a avaliação global proposta pelo Royal Free Hospital (RFH-GA). Pacientes e métodos:

Foram avaliados 97 pacientes ambulatoriais do Hospital de Clínicas de Porto Alegre, com diagnóstico de

hepatopatia crônica (41 hepatite crônica – HCr - e 56 cirróticos - CIR) entre abril de 2009 e janeiro de 2010.

Foi realizada avaliação nutricional por meio de antropometria - índice de massa corporal (IMC) e circunferência

muscular do braço (CMB), FAM, RFH-GA e MAP. Resultados: A prevalência de desnutrição foi menor

no grupo HCr que no grupo CIR sendo, de acordo com RFH-GA (51,2 vs 84%; p=0,002), FAM (61 vs

82,1%; p=0,02), MAP (7,3vs 14,3%; p=NS), CMB (4,9 vs 14,3%; p=NS) e IMC (2,4 vs 3,6%; p=NS).

Houve concordância moderada entre FAM e RFH-GA (k=0,43), entretanto não houve concordância entre

FAM e MAP (k=0,11) no diagnóstico de desnutrição. Conclusão: Desnutrição foi freqüente em pacientes

portadores de hepatopatia crônica, mesmo não cirróticos. Dentre os métodos de avaliação nutricional existentes,

a FAM e RFH-GA foram são os métodos que mais identificaram desnutrição nesta população e apresentam

concordância entre si.

EN 23 PERFIL NUTRICIONAL DE NIÑOS Y ADOLESCENTES CON DIAGNÓSTICO DE TRASTORNOS

DEL ESPECTRO AUTISTA.

Ojeda Benitez AL, Recalde Giménez AA, Sánchez Bernal SF. Universidad Nacional de Asunción. Paraguay.

adita.liz@hotmail.com

Introducción: Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) son un conjunto de problemas vinculados al neurodesarrollo.

A las limitaciones propias se suelen sumar otros problemas, entre ellos la alimentación. Se han

descrito conductas extrañas en los hábitos alimenticios de los niños autistas, pudiendo ocasionar situaciones

25


26 RNC (2010) N-E

de malnutrición clínica o subclínica. Objetivo: Describir el perfil nutricional de niños y adolescentes con diagnóstico

de TEA. Materiales y Métodos: Estudio piloto observacional, descriptivo de corte transverso, realizado

con niños y adolescentes entre 4 y 18 años de edad. Se estudiaron: calidad y adecuación de la ingesta alimentaria,

por medio de un cuestionario aplicado a los padres, así como el perfil nutricional por antropometría

según criterios de la OMS. Resultados: Población de estudio: 31 niños/as. Sexo: Masculino 87% (n=27).

Edad media: 9,6±3,4 años. Diagnósticos de peso: Eutrófico 48% (n=15), Desnutrición 7% (n=2), Riesgo

de Desnutrición 3% (n=1), Sobrepeso 32% (n=10) y Obesidad 10% (n=3). Tuvieron Talla adecuada 74%

(n=23), Riesgo de talla baja 16% (n=5) y Talla baja 10% (n=3). El 45% (n=14) realizaba un plan de alimentación

específico. El aporte calórico y proteico promedios fueron de 2051±473 Kcal y 85±27 g, respectivamente.

El porcentaje de adecuación calórica y proteica promedios fueron de 104% y 297%, respectivamente.

Se encontraron diferencias estadísticamente significativas del estado nutricional medido por puntaje z

T/E según el consumo de plan de alimentación específico (medianas: con plan: 0,3550 vs sin plan: -0,9100;

p=0,049, Mann Whitney) y según la instrucción académica materna (medianas: < 6 años: 0,8700 vs 6-12

años: -0,9250 vs ≥ 12 años: 0,5100; p=0,02, Kruskall-Wallis). Conclusión: La mayoría presentó estado

nutricional normal, un tercio estaba con sobrepeso. El consumo de proteínas fue elevado. Hubo menor mediana

de talla en aquellos sin plan específico y con nivel de instrucción materna intermedio.

EN 24 HÁBITOS ALIMENTARIOS EN JÓVENES UNIVERSITARIOS DE LA CIUDAD DE ASUNCIÓN.

Chamorro Frutos E, Rabito Pino ME, Amarilla Bogado MR, Suárez de Achón F. Universidad Católica “Nuestra

Sra. de la Asunción”. Universidad Nacional de Asunción. Paraguay.

estelachf@gmail.com

Actualmente los patrones alimentarios de los jóvenes se caracterizan por el predominio del consumo de comidas

rápidas, lo que representa una señal de alarma en los especialistas en nutrición ya que el consumo inadecuado

de alimentos puede llevar consigo un estado de mal nutrición por deficiencia o exceso. Objetivo:

Determinar los hábitos alimentarios en una población de estudiantes universitarios de Asunción. Material y

métodos: Estudio descriptivo de corte transversal. Se aplicó una encuesta de frecuencia de consumo alimentario,

en forma auto-administrada, a 122 alumnos del Campus de la Universidad Nacional de Asunción, en

los meses de mayo y abril de 2010. El análisis se realizó en base a las recomendaciones de las Guías

Alimentarias del Paraguay, Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN), Ministerio de Salud

Pública y Bienestar Social. Resultados: Del total de participantes, el 53% corresponde al sexo masculino y

47% al sexo femenino, con edades comprendidas entre 19 y 27 años. Se pudo identificar que el 70% desayuna

y el 96% almuerza todos los días y aproximadamente el 60% realiza media mañana y merienda. En la cena

se observó mayor variación en la frecuencia de consumo, solamente el 7% lo hace todos los días, siendo el

porcentaje mayor 32% que afirman cenar 2 a 3 veces por semana. Se pudo observar un consumo alto de aceites

y grasas, salsa de kétchup, y verduras, así como deficiencias en el consumo de lácteos y derivados. Conclusión:

Según resultado la alimentación de los estudiantes es considerada variada y completa, con algunas excepciones

que se alejan de las recomendaciones establecidas por las Guías Alimentarias. Se debe promover la educación alimentaria

preventiva a los jóvenes, con énfasis en la importancia de una alimentación saludable.

EN 25 GESTIÓN DE LA ATENCIÓN NUTRICIONAL EN EL SERVICIO DE URGENCIAS

Pinzon Espitia OL, Sierra Forero N. Departamento De Urgencias, Hospital Universitario Mayor, Mederi, Colombia.

luciapinzon@yahoo.com.

Objetivos: Describir como el tamizaje de riesgo nutricional en urgencias permite mediante un sistema de clasificación

en pro del máximo beneficio de nuestros pacientes identificar y clasificar la malnutrición.-Determinar

cómo la gestión clínica orientada al proceso de atención nutricional asistencial aumenta la satisfacción de los

usuarios y el control del costo. Material y Métodos: Sistematización y análisis de la experiencia y de los resultados

obtenidos por la Unidad de Nutrición y el Departamento de Urgencias del Hospital Universitario Mayor,

Mederi; seguimiento durante el período comprendido entre enero de 2009 y marzo de 2010. Resultados y

conclusiones :-Tamizaje de riesgo nutricional en urgencias: 3893 tamizajes. La atención integral del servicio

de urgencias incluyó un programa de tamizaje nutricional en el que participaron el equipo de nutrición y las


RNC (2010) N-E

diferentes disciplinas de la salud; como indicador de la garantía de la calidad de la atención permitió el logro

de los objetivos y un incremento progresivo de los pacientes tamizados llegando de un 10% al 100%. -Satisfacción

de los usuarios: 4165 encuestas. Los resultados de las encuestas de satisfacción demostraron un incremento

continuo del porcentaje de satisfacción de los pacientes iniciándose con 52.2% en enero y luego de la

implementación de planes de mejora se alcanzó un 98%, satisfacción que impacta el indicador general de la

institución en cuanto a la satisfacción global con el servicio recibido. -Economía de la Salud: Los desperdicios

de alimentos generados por no consumo de las dietas, implican un costo adicional por concepto de servicios

públicos. Se observó una disminución en la generación de residuos de alimentos en un 75%, paralelamente

se logró ver el aumento en la satisfacción de la calidad de la alimentación suministrada. Se realizó un seguimiento

estricto al presupuesto asignado, encontrándose en un margen de seguridad con una ejecución menor del

90% de lo presupuestado. Conclusiones: La gestión exitosa de la atención nutricional en el servicio de urgencias

se evidencia con la implementación y seguimiento de procesos como el tamizaje de riesgo nutricional,

monitoreo del grado de satisfacción de los usuarios y el manejo adecuado de los recursos económicos.

EN 26 PREVALENCIA DE DESNUTRICIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA ALIMENTACIÓN DE

PACIENTES ADULTOS MAYORES CON DISFAGIA OROFARÍNGEA INTERNADOS EN EL HOSPITAL

GERIÁTRICO DEL INSTITUTO DE PREVISIÓN SOCIAL (PROF. DR. GERARDO BOUGHERMINNI)

DURANTE EL AÑO 2010¨

Claudia M. Bordón Riveros. Hospital Geriátrico. Instituto de Previsión Social. Paraguay.

claudiabordonr@gmail.com

Objetivo: Conocer la prevalencia de desnutrición, el manejo nutricional y las características de la alimentación

de los pacientes. Material y método: A 47 pacientes adultos mayores con disfagia internados en el Hospital

Geriátrico IPS se les aplicó la Valoración Global Subjetiva para conocer el estado nutricional que presentan y

un cuestionario para caracterizar su alimentación. Resultado: La edad promedio de la población fue de 81,8

± 10 años, con predominio del sexo femenino (61,7%). El 70,2% de los pacientes presentaba algún grado

de desnutrición. El 95,7% presentaba asistencia nutricional mediada por médico y nutricionista. El 48,9%

corresponde a los pacientes que se alimentan por SNG y 31,9% vía oral. Las modificaciones más frecuentes

realizadas fueron la instalación de SNG y el cambio de consistencia. Los aportes nutricionales promedios diarios

fueron;1907,4±672 calorías y proteínas 82,3±34,1gr. Conclusión: La prevalencia de desnutrición en los

pacientes adultos mayores con disfagia orofaríngea es alta, a pesar de la alta cobertura de la asistencia nutricional

y el buen aporte calórico-proteico que reciben.

EN 27 ¿ES SALUDABLE EL PATRÓN DE CONSUMO DE NUTRIENTES EN EL PARAGUAY?

Castro de Muñoz GN, Cáceres Patiño ME, Arguello Ayala RI, Facultad de Ciencias Médicas – Universidad

Nacional de Asunción.

Gladys.natalia.castro@gmail.com

Objetivo: Determinar el patrón de consumo de nutrientes en el Paraguay. Materiales y Métodos: El diseño

observacional, descriptivo. Fue basado en el estudio de la Hoja de Balance de Alimentos, perteneciente al Paraguay,

Año 2005, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,

FAO. Las variables consideradas han sido: Porcentaje de las calorías diarias por habitante, aportadas por cada

nutriente, además del alcohol. Porcentaje del aporte diario de hidratos de carbono (HC), proteínas (P) y grasas (G)

por habitante, según grupos de alimentos. Porcentaje de las calorías diarias por habitante, aportadas por los

diferentes nutrientes, según riesgo patológico. Resultados: El porcentaje de calorías diarias per cápita, aportadas

por los HC es 55%, por las P es 10% y las G 32%. El aporte calórico proveniente del alcohol es 3%.

De los cereales provienen el 45% de los HC y el 27% de los tubérculos, ambos grupos de alimentos representan

el 72% del aporte de HC. Los azúcares, aportan 17% de los HC. Las carnes y menudencias representan

el 31% del aporte proteico diario per cápita y los cereales con el 29% del aporte proteico. Con un aporte

medio de P observamos a las legumbres (17%), los lácteos (10%), y huevo (4%). El aporte de G está dado

principalmente por los aceites vegetales (45%) las carnes (17%) y de las grasas animales (10%). Conclusión:

El porcentaje de calorías diarias per cápita, aportadas por cada uno de los nutrientes, está de acuerdo con las

27


28 RNC (2010) N-E

recomendaciones internacionales. Sin embargo, si se analiza el aporte de cada nutriente, la situación es totalmente

contraria a las recomendaciones internacionales.

EN 28 ESTADO NUTRICIONAL E INDICACIÓN DE TERAPIA NUTRICIONAL EN PACIENTES DEL

INSTITUTO NACIONAL DEL CÁNCER – PARAGUAY

Báez A, Joy L, Arriola N, Saucedo C, Cáceres L, Benítez S. Instituto Nacional del Cáncer. Ministerio de Salud

Pública y Bienestar Social – Paraguay.

enalia4@hotmail.com

El Instituto Nacional del Cáncer es el Hospital del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social del Paraguay,

especializado en el manejo de pacientes oncológicos, siendo un Hospital de referencia de pacientes a nivel

nacional. Objetivos: Determinar el estado nutricional al ingreso de los pacientes internados en salas del Área

Quirúrgica del Instituto Nacional del Cáncer y determinar cuáles han sido las indicaciones de terapia nutricional

de los pacientes, ingresados a los servicios de Cuidados Paliativos, Quimioterapia, Pediatría y Consultorio

Externo. Material y Métodos: En un estudio observacional, prospectivo, trasversal, se evaluó mediante

la Valoración Global Subjetiva el estado nutricional de 876 pacientes admitidos consecutivamente en salas del

Área Quirúrgica dentro de las 48 hs de ingreso. Además se evaluó a pacientes de los Dptos. De Cuidados Paliativos,

Quimioterapia de Adultos y Niños y pacientes ambulatorios que consultaron por consultorio externo,

alcanzando un total de 1029 pacientes. Se determinó el tipo de soporte nutricional, definiendo si fue oral

con modificación físico-química de la dieta con o sin agregado de suplemento, nutrición enteral o parenteral.

Resultados: Desde mayo del 2009 a mayo del año 2010, se evaluaron a 876 pacientes admitidos al Área

Quirúrgica, de los cuales 564 fueron mujeres (64%) y 312 fueron hombres (36%). De los mismos, 304

pacientes (35%) fueron evaluados como A ó bien nutridos, 416 pacientes (47%) como B ó riesgo de desnutrición

y/o desnutrición moderada, y 156 pacientes (18%), como C o desnutrición severa. Los tipos de cáncer

de mayor prevalencia fueron los de Cérvix (21%) y los de Aparato Digestivo tanto alto como bajo (17%).

Entre los pacientes A, el diagnóstico de mayor prevalencia fue el de cérvix y el de mama y entre los pacientes

B y C, el de mayor prevalencia fue el grupo de digestivo alto que incluye cáncer de esófago y estómago. Con

respecto al tipo de soporte incluyendo otros servicios como Cuidados Paliativos, Quimioterapia de Adultos y

Niños y consultorio externo,(en los cuales no se realiza VGS), se evaluaron en total 1029 pacientes, 463

mujeres (55%) y 566 varones (45%). Del total de pacientes, 178 pacientes (17%) han recibido sólo modificaciones

físico-químicas de la dieta, 745 pacientes (73%) han recibido suplementación oral, 41 pacientes (4%)

nasogástrica y 11 sujetos (1%) nasoyeyunal, 34 pacientes (3%) por gastrostomía y 19 (2%) por yeyunostomía.

Ningún paciente recibió Nutrición Parenteral. Comentario: El porcentaje de pacientes desnutridos es muy

alto, sobrepasando en un 30% la media nacional de pacientes desnutridos en Hospitales Públicos (Estudios

ELAN e INPACD). Esto se debería al diagnóstico específico de los pacientes que concurren al Instituto.

Además, es un Hospital de referencia nacional, al cual acuden algunos con la enfermedad muy avanzada.

Según el tipo de soporte Nutricional el oral es el más elevado 73% y por sonda nasogástrica y gastrostomía

fueron más frecuentes que a través de sondas traspilóricas o yeyunostomía. No se indicó Nutrición Parenteral,

seguramente por el costo de la misma, que no es cubierta por el Hospital.

EN 29 EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIO, DEPENDENCIA FÍSICA Y DETERIORO COGNITIVO

DEL ADULTO MAYOR INSTITUCIONALIZADO

Ricks Reyes P, Novelo Huerta HI, Garza Sepúlveda G, Cantú Martínez PC, Martínez Álvarez MA, Servín Alva

M.Facultad de Salud Pública y Nutrición. Universidad Autónoma de Nuevo León, México.

hnovelo@faspyn.uanl.mx

Objetivo: Identificar el estado nutricional, grado de dependencia física y deterioro cognitivo en adultos mayores

institucionalizados en Monterrey N.L. Material y método: Estudio observacional, descriptivo, transversal

y de asociación, de adultos mayores de 60 años, de ambos géneros de cinco casas de reposo (privadas y de

patronato), evaluados por el índice de Barthel (para dependencia física, según las actividades de la vida diaria);

test de Pfeiffer (deterioro cognitivo) y evaluación mínima de nutrición (MNA), factores socioeconómicos y

demográficos así como mediciones antropométricas (peso, talla por altura de rodilla y tracción, IMC, cir-


RNC (2010) N-E

cunferencia de brazo y pantorrilla) con el fin de caracterizar a la población estudiada y compararla con otros

estudios del centro del país. Se procesó en SPSS, prueba de correlación de Pearson con 95% de confiabilidad

y la ji2 para comprobación de las hipótesis metodológicas y medidas de tendencia central para mediciones

corporales. Resultados y Discusión: 147 sujetos 72.1% (n=106) femeninos y 27.9% (n=41) masculinos, con

un promedio de 81.83 años + 8.11 años en ambos géneros; el 51% (n=75) presenta riesgo de desnutrición;

el 2.7% (n=4) desnutrición y el 46.3% (n=68) cuentan con un estado nutricio normal; el grado de dependencia

física se presentó en el 67.3% (n=99) de los adultos mayores y el 32.7% (n=48) eran independientes

en las actividades de la vida diaria. Con deterioro cognitivo el 44.9% (n=66) y el 55.1% (n=81) sin deterioro.

Existe relación entre el estado nutricional y las medidas antropométricas, ya que éstas disminuyen proporcionalmente

a la disminución del estado nutricional, como ocurre en estudios de Velázquez y cols (1) en adultos

asilados en la Cd. de México, de igual manera se observó que el estado nutricional tiene una correlación

con el deterioro cognitivo y con la dependencia física de los adultos mayores en ambos géneros (p60anos/n=425). Os pacientes

foram submetidos a uma triagem nutricional padronizada, e, em seguida, encaminhados para o serviço de

Nutrição Clínica dessa instituição para a realização da avaliação nutricional padronizada e posterior acom-

29


30 RNC (2010) N-E

panhamento dietoterápico. A avaliação nutricional incluiu anamnese clínica, avaliação antropométrica, avaliação

física e inquérito alimentar. Analise estatística: SPSS, p< 0,05. Resultados: Observou-se que entre os

pacientes adultos de ambos os sexos, a desnutrição foi mais prevalente, correspondendo a 29,5%, seguido de

eutrofia 28,2 %, risco nutricional 17,6%, obesidade 14,4% e sobrepeso 10,3%. Comparando o diagnóstico

nutricional entre as mulheres e homens adultos houve maior prevalência de desnutrição entre homens e maior

prevalência de obesidade entre as mulheres (p


RNC (2010) N-E

o IMC não é o suficiente para se avaliar os pacientes de uma clínica cirúrgica, já que os pacientes com IMC de

eutrofia ou acima do peso podem estar em risco nutricional quando se avalia a porcentagem de perda de peso.

EN 34 DETERMINACIÓN DE CALCIO EN SUERO DE PACIENTES CON TUBERCULOSIS PULMONAR

ACTIVA

Picagua E1, Giménez V1, Palacios Z 2 , Rovira C1, Zenteno J 1 , Echagüe G1. 1. Instituto de Investigaciones en Ciencias

de la Salud. UNA. Paraguay. 2. Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente. INERAM. Juan

Max Boettner.

epicagua@hotmail.com

Objetivo: Determinar el nivel sérico de calcio en pacientes con tuberculosis pulmonar activa, sin previo

tratamiento. Materiales y Métodos: Se realizó un estudio observacional descriptivo, en pacientes con tuberculosis

pulmonar activa, diagnosticados por baciloscopía positiva, datos clínicos y radiológicos. Fueron estudiados

24 pacientes con tuberculosis pulmonar activa sin tratamiento, previo consentimiento firmado. La

determinación sérica de calcio se realizó por el método colorimétrico. Se consideró valor normal de calcio de

8.5 a 10.5 mg/dL.. Resultados: De total de pacientes estudiados 46%(11/24) pertenecían al sexo femenino y

54% (13/24) al masculino, con edad promedio de 33 años con un rango de 18 a 79 años. En cuanto al nivel

sérico de calcio 21% (5/24) presentaron valores por debajo del valor considerado normal, 67% (16/24) valores

normales y 13% (3/24) valores séricos por encima del normal. Conclusión: En este estudio se encontró

en la mayoría de los pacientes con tuberculosis pulmonar activa niveles séricos de calcio con valores considerados

normales. Es importante un seguimiento de los mismos durante el tratamiento, debido a que varios

investigadores han sugerido que un metabolismo anormal de calcio en esta patología se relaciona con la lesión

a nivel radiológico.

EN 35 EVALUACIÓN DEL NIVEL SÉRICO DE CALCIO Y MAGNESIO EN MUJERES DE UN HOSPITAL

PSIQUIÁTRICO DE ASUNCIÓN, PARAGUAY.

Rovira C1, Picagua E1, Ferreira L 1 , Granado E 1 , Giménez V1, Carpinelli MM1 Machuca M 2 , Zenteno J 1 , Echague G 1 .

1. Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud. UNA. 2. Hospital Neurosiquiatrico. MSP y BS. Asunción, Paraguay.

crisrovimo@hotmail.com

Objetivo: Evaluar el nivel sérico de calcio y magnesio en mujeres internadas en un hospital psiquiátrico de

Asunción, Paraguay. Material y Métodos: Fueron estudiados 52 pacientes de sexo femenino en edad fértil (18

a 49 años), con un promedio de 38 años de edad, internadas en un Hospital Neuropsiquiátrico de Asunción,

previa firma del consentimiento informado por autoridades de la Institución. El estudio fue observacional

descriptivo de corte transverso. La determinación de los niveles séricos de calcio y magnesio se realizó por

método colorimétrico. Se consideró valor normal de calcio de 8.5 a 10.5 mg/dL y de magnesio de 1.9 a 2.5 mg/dL.

Resultados: En este estudio los niveles séricos de calcio que presentó la población de mujeres estudiadas

fueron: 2%(1/52) nivel sérico bajo, 15% (8/52) alto y 83%(43/52) normal. Los niveles séricos de magnesio

fueron: 12%(6/52) nivel sérico bajo, 17% (9/52) alto y 71%(37/52) normal. Conclusión: Si bien en este estudio

los niveles séricos de calcio y magnesio en la mayoría de las mujeres estudiadas presentaron valores considerados

normales, es aconsejable la evaluación de estos elementos en la dieta, debido a que existen estudios

previos que sugieren que la relación entre el calcio y magnesio podrían estar envueltos en procesos intracelulares

e intraneuronales asociados con desórdenes de tipo afectivo (como ansiedad, signos de marcado stress y

depresión) y evaluar posteriormente, con el médico tratante, su incidencia en la mejoría del perfil psiquiátrico

del paciente.

EN 36 NIVEL SÉRICO DE CALCIO Y MAGNESIO EN PACIENTES HEMODIALIZADOS

Picagua E1, Rovira C 1 , Giménez V 1 , Granado E 1 , Lezcano M 2 , Zenteno J 1 , Echagüe G1. 1. Instituto de Investigaciones

en Ciencias de la Salud. UNA. Paraguay. 2. Hospital de Clínicas, Facultad de Ciencias Médicas. UNA.

epicagua@hotmail.com

Objetivo: Evaluar los niveles séricos de calcio y magnesio en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC)

sometidos a tratamiento de hemodiálisis. Material y Métodos: Se realizó un estudio observacional descripti-

31


32 RNC (2010) N-E

vo en 35 pacientes hemodializados pertenecientes a la Cátedra de Nefrología del Hospital de Clínicas, Facultad

de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, con el consentimiento de los mismos. La determinación

de los niveles séricos de calcio y magnesio se realizó por el método colorimétrico. Se consideró valor

normal de calcio de 8.5 a 10.5 mg/dL y de magnesio de 1.9 a 2.5 mg/dL. Resultados: De los 34 pacientes,

56%(19) eran del sexo femenino y 44%(15) del masculino con edad de 43 ± 14 años. En cuanto al nivel sérico

de calcio, 53% (18/34) pacientes presentaron valores normales de calcio, 15% (5/34) valores inferiores y

32% (11/34) valores mayores al considerado normal. Con respecto al nivel sérico de magnesio en los pacientes

hemodializados, fue normal en 23% (8/34), valores inferiores en 6% (2/34) y valores mayores al normal en

71% (24/34). Conclusión: En este estudio, la mayoría de los pacientes con insuficiencia renal crónica sometidos

a tratamiento de hemodiálisis, presentaron valores normales de calcio y magnesio. Sería importante

incluir en los análisis de control el dosaje de estos minerales considerando que los valores séricos de éstos y

de otros oligoelementos adquieren una gran importancia en pacientes hemodializados, porque además de regular

procesos químicos, posibilitan una multitud de funciones fisiológicas y forman parte de numerosas

estructuras corporales, como el caso del calcio en los huesos y el importante papel del magnesio, dentro de

las células, en la producción y utilización de energía.

EN 37 PERFIL PROTEICO EN PACIENTES CON SOSPECHA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y

NO INFECCIOSAS

Giménez V, Carpinelli MM, Rovira C, Ferreira L, Granado E, Picaguá E. Instituto de Investigaciones en Ciencias

de la Salud. UNA. Paraguay.

viviangb@gmail.com

Objetivo: Evaluar los niveles de proteínas séricas y sus fracciones en pacientes que concurrieron al Instituto

de Investigaciones en Ciencias de la Salud, desde enero a julio de 2010 con sospecha clínica de enfermedad

hepática, mieloma múltiple y anemia, debido a que el tenor de las globulinas plasmáticas tiene valor en el

diagnóstico de algunas condiciones patológicas. Materiales y Métodos: En este estudio observacional descriptivo,

se analizaron las fichas debidamente codificadas de 18 pacientes con sospecha clínica de: enfermedad

hepática (9), mieloma múltiple (5) y anemia (4), con pedido médico, cuyos datos y resultados fueron guardados

en forma confidencial. La electroforesis se realizó en tiras de acetato de celulosa. Resultados: Del total de

pacientes estudiados 56%(10/18) pertenecían al sexo masculino. La edad promedio de los pacientes fue 37

años con un rango de 9 a 77 años. Todos los pacientes con sospecha de enfermedad hepática presentaron

niveles disminuidos de albúmina, en ellos predominaron valores elevados de gamma-globulinas (7/9), y en

menor grado se observó aumento de las demás globulinas. De los pacientes con sospecha clínica de mieloma

múltiple se encontraron valores disminuidos de albúmina en la mayoría (4/5) con diferentes patrones de fracciones

de globulinas aumentadas. En cuanto a los pacientes con sospecha clínica de anemia la mayoría (3/4)

presentó valores disminuidos de albúmina con aumento de las demás fracciones en distintas proporciones.

Conclusión: En este estudio a través de la electroforesis se encontró, como era de esperar, una diversidad en

la proporción de proteínas y sus patrones en las patologías presentadas. Ante síntomas sugestivos de trastornos

hepáticos, gammapatías monoclonales o anemia, procesos inflamatorios o autoinmunes, infecciones, el estudio

del perfil proteico es una importante herramienta, tanto para el diagnóstico, así como para la evaluación

de la evolución de la enfermedad y de la eficacia del tratamiento.

ASISTENCIA NUTRICIONAL: NUTRICIÓN ENTERAL

NE 1 CONTAMINACIÓN MICROBIANA DE FÓRMULAS ENTERALES NO COMERCIALES EN UN

HOSPITAL DE MÉXICO.

Mendoza-Hernández AN, Álvarez-Canales JA, Macías-Hernández AE, Maurer-Pons A.

infantevane@hotmail.com

La preparación de fórmulas enterales no comerciales es común en hospitales Latinoamericanos. Objetivo:


RNC (2010) N-E

Determinar la presencia de contaminación microbiana de fórmulas enterales no comerciales preparadas en un

hospital. Conocer cantidad e identificar los agentes microbianos. Registrar complicaciones presentadas por

los pacientes. Materiales y métodos: Estudio observacional, prospectivo realizado en un hospital de México.

Se analizaron 22 muestras de fórmulas enterales preparadas en el hospital, 11 tomadas inmediatamente después

de su preparación (0hrs) y 11 al término de su administración (20hrs). Fueron cultivadas, cuantificadas e identificadas.

Se determinó la susceptibilidad a antimicrobianos evaluando ceftazidima, ceftriaxona y amoxicilinaácido

clavulánico en enterobacterias. Resultados: 11 pacientes recibieron fórmulas enterales, 8 por sonda

nasogástrica, 2 por gastrostomía y 1 por vía oral. Complicaciones gastrointestinales: diarrea 73%(8/11), vómito

27%(3/11), distensión abdominal 36%(4/11) y náusea 45%(5/11). El 100%(22/22) de muestras analizadas se

encontraron contaminadas, con incremento significativo en cuentas bacterianas (ufc/mL) de 0hrs a 20hrs.

Principales microorganismos encontrados: E.coli 91% (20/22), Enterococus sp 73%(16/22), Acineto-bacter

sp 64 %(14/22). En el Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control se analizaron de manera cualitativa

cada uno de los ingredientes utilizados, no se encontró una fuente evidente de contaminación. Se observó que

el personal encargado no cumplía con los lineamientos necesarios para higiene de manos y utensilios.

Posteriormente se analizaron 3 muestras encontrando nuevamente altos niveles de contaminación. Se optó

por utilizar fórmulas comerciales. Conclusión: Todos los hospitales tienen que realizar protocolos de vigilancia

sobre las fórmulas enterales, ya que pueden resultar no aptas para el consumo humano. Es necesario lograr

la regulación ante las autoridades sanitarias correspondientes para el uso de una terapia nutricia segura.

NE 2 UTILIZACIÓN DE PRODUCTOS FARMACÉUTICOS NUTRICIONALES ANTES Y DESPUÉS DE

LA CENTRALIZACIÓN DE LA PRODUCCIÓN DE MEZCLAS ENTERALES EN EL HOSPITAL CEN-

TRAL DEL INSTITUTO DE PREVISIÓN SOCIAL

del Rio Amarilla QG, Rios Penayo NF, Lawes Garabano CI. Hospital Central “Dr Emilio Cubas” - Instituto

de Previsión Social. Paraguay.

qdelrio@ips.gov.py

Objetivo: Comparar el consumo de productos nutricionales y el número de pacientes con indicación de

Nutrición Enteral (NE) antes y después de la implementación de la Centralización de la producción de mezclas

Enterales (CPME) en el IPS. Metodología: Estudio observacional analítico-retrospectivo. Se incluyeron

todos los pacientes ≥18 años con indicación de NE, registrados en el Sistema Integrado Hospitalario (SIH),

internados en la Unidad de Terapia Intensiva de Adultos, seis meses antes de la implementación de la CPME

(oct 2008-marzo 2009; Grupo A), y seis meses después de la implementación (oct 2009-marzo 2010; Grupo

B); las variables fueron: el consumo total de fórmula en gramos y el número de pacientes con indicación de

NE por mes. Los resultados fueron comparados empleando la prueba t Student para un nivel de confianza

pal

10% en 6 meses o del 5% en 3 meses es un claro indicador de mayor incidencia de complicaciones.

33


34 RNC (2010) N-E

Objetivo: Valorar nutricionalmente a pacientes prequirúrgicos diagnosticados de neoplasia colorrectal y evaluar

el postoperatorio de estos estableciendo tres grupos; normonutridos, desnutridos tratados con dieta oral

hiperproteica y los que recibieron apoyo nutricional enteral inmunomodulador. Métodos: Estudio prospectivo

aleatorizado realizado sobre 82 pacientes (41,5%mujeres y 58,5%hombres) intervenidos de neoplasia colorrectal

durante 3 años. Se realizó una valoración nutricional y se administró de forma perioperatoria una

formula enteral inmunomoduladora que suplementaba la alimentación de un grupo de pacientes malnutridos

(DS), mientras que otro grupo de pacientes malnutridos (DNS) y los normonutridos(N) recibieron sólo consejo

dietético (dieta hipercalórica e hiperproteica) antes de la cirugía. Se estudió la mortalidad y las complicaciones

postquirúrgicas. Análisis estadístico: estudio de frecuencias y test de Chi-cuadrado en variables cualitativas

y ANOVA y el test Post-hoc de Tukey para cuantitativas. Se consideraron significativos aquellos valores

de p


RNC (2010) N-E

cación de nutrición enteral (NE), los volúmenes de prescripción y producción de mezclas enterales (ME), a

través del sistema Integrado del Hospital (SIH) y la utilización de una base de datos diseñada para el área de

producción. Resultados: Durante el período de estudio se incorporaron 8 diferentes servicios, generando 15.652

indicaciones de NE para 1.940 pacientes internados, con un total de producción de 21.991lts de ME utilizando

para ello 5.051 kg de fórmula enteral. Al inicio del estudio la CNE abarcó un solo servicio, incorporándose

los demás en forma paulatina. En el último mes del estudio se cubren los de mayor demanda nutricional

generando 2.282 indicaciones/mes para 307pacientes internados con indicación de NE, y una producción

mensual de 2.948lts de ME. Se observó una correlación lineal positiva entre el número de servicios

cubiertos (r2=0,97), los pacientes con indicación de NE (r2=0,91), los días de NE (0,90), el consumo en kilogramos

de fórmula (r2=0,87) y la producción en litros con r2=0,86. Conclusiones: Durante el primer año

de trabajo la evolución de la CNE fue positiva. La cobertura de los servicios se realizó en forma eficiente. El

importante número de pacientes con indicación de NE genera una alta demanda de producción en la CNE,

y la existencia de esta nos permite, a través de la base de datos específica, hacer un seguimiento de los mismos,

y con ellos proyectar, buscando la optimización de los recursos de la institución.

NE 6 MEDIDAS EXTERNAS BASEADAS EM MARCOS ANATÔMICOS PARA O POSICIOMENTO DE

CATERES GÁSTRICOS.

Beck, ARM; Freitas MIP; Cardoso, SR; Da Costa Pinto, EAL. Faculdade de Ciências Médicas. Universidade

Estadual de Campinas (FCM/ Unicamp). Brasil.

bell@fcm.unicamp.br

Introdução: A falta de definição de pontos de referência biométricos externos baseados em marcos anatômicos

e a diversidade de técnicas para se estimar a medida para inserção de cateteres naso/orogástricos contribuem

significativamente para ocorrência de erros de posicionamento. Objetivos: identificar o grau de correlação

entre a medida do esôfago, obtida por endoscopia digestiva alta (EDA) e as medidas biométricas externas;

desenvolver uma medida externa para posicionamento do cateter de alimentação no corpo do estômago

com acurácia; comparar os valores obtidos no estudo com medidas externas relatadas em periódicos internacionais.

Método: Estudo analítico, observacional e transversal. Foram verificadas medidas de biometria interna

e externa em 153 crianças brasileiras, na faixa etária de 2 a 12 anos de idade. As medidas externas foram

obtq22 idas entre os seguintes pontos de referência: arcada dentária superior á região subnasal; região subnasal

ao tragus; tragus ao apêndice xifóide; apêndice xifóide á cicatriz umbilical; região subnasal ao apêndice

xifóide. Foram obtidas por (EDA) as medidas internas entre: arcada dentária superior à transição esôfagogástrica

e ao corpo do estômago. Modelos de predição foram ajustados para essas medidas, utilizando análise

de regressão linear múltipla. Os modelos obtidos neste estudo foram comparados com periódicos internacionais,

utilizando-se o coeficiente de correlação de Pearson, teste t-pareado e teste de Wilcoxon. Resultados:

Foi considerada a melhor medida externa para posicionamento do cateter no estômago: (tragus ao apêndice

xifóide+do apêndice xifóide a cicatriz umbilical +5cm). As comparações entre os modelos obtidos apresentaram

diferenças significativas P


36 RNC (2010) N-E

prévia para mensurar os pontos de referência externos, interfere nos valores obtidos nas medidas; avaliar a

confiabilidade intra e inter-observador, orientados ou não, antes de aferir as medidas externas. Método: Estudo

piloto de tese de doutorado, observacional e descritivo. Foram verificadas medidas de pontos de referência

externos (arcada dentária superior-subnasal, subnasal–tragus, tragus-apêndice xifóide, apêndice xifóide-umbigo,

subnasal-apêndice xifóide) em crianças (10) atendidas pela creche de uma universidade estadual, em

Campinas/BR, na faixa etária de seis anos. Cada criança foi mensurada por quatro examinadores diferentes:

a pesquisadora (controle), dois que receberam orientações prévias detalhadas sobre a localização dos pontos

de referência e um examinador que não recebeu orientação. Para determinar a concordância intra e interexaminadores

o coeficiente de correlação intraclasse foi utilizado. Resultados: O examinador controle e os

que receberam orientação prévia apresentaram uma excelente taxa de confiabilidade intraclasse que variou

entre 0,98 e 0,99. O examinador que não recebeu nenhuma orientação apresentou baixa concordância (0,61

e 0,81), com variações de até 6cm nas medidas. O posicionamento da cabeça e a identificação inadequada dos

pontos de referência subestimaram as medidas. Conclusões: A falta de determinação correta dos pontos biométricos,

para a colocação do cateter de alimentação, pode acarretar a obtenção de medidas inferiores as reais

e levar a erros no posicionamento do cateter de alimentação, colocando o paciente em risco

NE 8 BENEFICIOS CLÍNICOS DE UN ÚNICO INMUNONUTRIENTE, EN PACIENTES QUEMADOS

GRAVES.

Tihista ST, Echavarría EL, Techera AM, Benchoam RK, Cabrera JR. Centro Nacional de Quemados. (CENAQUE)

Montevideo. Uruguay.

serranatihista@hotmail.com

En quemados se han probado fórmulas inmunomoduladoras, con varios sustratos funcionales, que aumentan

costos y dificultan conocer el efecto específico de cada uno. Los trabajos al respecto, con dietas perfectamente

comparables, son escasos. Objetivo: Estudiar en quemados graves, efecto de ácidos grasos poliinsaturados

omega (ω) 3, como único inmunonutriente. Metodología: Ensayo clínico aleatorizado, doble ciego. De 2006

a 2010, ingresaron pacientes, con área quemada (SCQ)≥ 15 %, injuria inhalatoria y nutrición enteral. Se randomizaron

en 2 grupos: grupo 1 recibió dieta modular conteniendo 62 % glúcidos, 20 % proteínas, 18 %

grasas como aceite de girasol, rico en ω6 y la del grupo 2, sólo difiere en aceite, mitad, girasol, mitad, pescado.

Cada 1000 Kcal. ω3, pasa de 0.3 a 3.62 g y ω6 de 12 a 6.34 g. El costo aumenta 0.5 US$. Analizamos

primeros 14 días. Intervención y seguimiento duró hasta egreso. Resultados: Grupo 1:31 pacientes, hombres,

22, edad media 43 años, (rango 14-78), SCQ media 37.5 %. Grupo 2:32 pacientes, hombres, 27, edad media

40 años, (rango 15-76), SCQ media 35 % (rango 15-91).Fueron similares, APACHE II, gasto energético, inicio

de nutrición y aportes. Fueron menos frecuentes en grupo 2, sin significación estadística, neumonia, bacteriemia,

infección respiratoria y de catéter. La sepsis fue significativamente menos frecuente en grupo 2, (RR

1.76, IC 1.12 - 2.77, p 0.03.) La asistencia ventilatoria mecánica total, fue en grupo 1, 27 días, grupo 2, 21.

En primeros 14 días, se extubaron 8 pacientes, (26 %), grupo 1; 14, (44 %), grupo 2, p 0.13. El estado al

egreso fue, 9 y 11 fallecidos en grupo 1 y 2 respectivamente. Conclusiones: Se obtuvo beneficio clínico

aumentando únicamente, ω3. Las complicaciones infecciosas fueron menos frecuentes, la sepsis fue significativamente

menor. La duración de la ventilación fue más corta con más pacientes desvinculados del respirador

NE 9 FACTORES RELACIONADOS A DIARREA EN PACIENTES ADULTOS MAYORES CON

NUTRICIÓN ENTERAL

Ulke Mayans MG, Sosa Hermosilla ME, Perrupato De Bavay PJ, Mendoza de Arbo LB, Amarilla Bogado MR,

Suárez de Achón F. Universidad Católica “Nuestra Sra. de la Asunción”. Hospital Geriátrico “Dr. Gerardo

Buongermini”, Instituto de Previsión Social. Paraguay.

gabi.ulke@gmail.com

La incidencia de diarrea en pacientes con soporte nutricional enteral (SNE) varía entre el 2% al 63% según

la literatura en diferentes centros hospitalarios y es motivo habitual de reducción o suspensión del soporte

enteral, retrasando el progreso de la misma, que impide llegar o mantener a las metas calóricas propuestas.

Objetivo: Determinar los factores relacionados a la diarrea en pacientes geriátricos que reciben SNE. Material


RNC (2010) N-E

y métodos: Estudio descriptivo, de corte transversal, prospectivo. Se incluyó 150 pacientes con una razón

hombre/mujer de 93/57 que no presentaron diarrea al ingreso, entre marzo y mayo del 2010. La diarrea fue

definida como: tres o más deposiciones >200g, o una a dos deposiciones >1000g, en un periodo de 24 hs,

teniendo en cuenta frecuencia y consistencia de las heces. Resultados: Del total de la muestra, 47,3% presentó

diarrea durante el estudio. La mayoría de los pacientes tenían sonda nasogástrica 85,3%, y el 13,3% gastrostomía.

El 60,7% presentó desnutrición y el 38,7% se encontraba en riesgo de desnutrición, fueron evaluados

mediante el Mini Nutritional Assesment (MNA), pues no pudieron ser pesados, ni medidos, porque eran

pacientes encamados crónicos. El uso de lactulosa tuvo mayor incidencia en el desarrollo de la diarrea

(p≥0,00003); así como una combinación mayor a 2 antibióticos (p=0,006). El consumo de piperacilinatazobactam

por más de 5–7 días (p=0,02), ciprofloxacina (p=0,04), ceftriazona (p=0,03), imipenem

(p=0,009) y amoxicilina-sulbactam (p=0,02) por mas de 7 días mostraron una mayor incidencia de diarrea.

Conclusión: Al evaluar las posibles causales de diarrea es importante considerar el uso racional de antibióticos

y lactulosa, además de otras posibles causas antes de reducir o suspender el SNE.

NE 10 SOPORTE CON NUTRICOMP–STANDARD DURANTE EL TRATAMIENTO CON RADIOTE-

RAPIA EN PACIENTES CON CÁNCER DE CABEZA Y CUELLO EN ESTADIOS AVANZADOS.

Dra. Chon Rivas, Ivonne; Dr.Roca Muchuli, Carlos; Dra.Chi Ramírez Days; Dr. León González, Roberto; Dra. Hidalgo

Guerra, Marlene; Dr. Cuevas Véliz, Iván. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología de La Habana. Cuba.

ichon@infomed.sld.cu

La desnutrición en el paciente con cáncer avanzado favorece la inmunosupresión e implica un bajo índice de

Karnofsky, pobre tolerancia y respuesta a los tratamientos oncoespecíficos, alta susceptibilidad a las infecciones

y, por tanto, disminuye la calidad de vida. El 40% de los pacientes oncológicos sufren malnutrición y

hasta un 70% necesitan intervención nutricional. Los pacientes con cáncer de cabeza y cuello en etapas avanzadas

(III-IV), constituyen uno de los grupos de alto riesgo de malnutrición por la reducción de ingresos de

nutrientes, la anorexia, alteraciones del mecanismo de la deglución, obstrucción mecánica de las vías digestivas

superiores, entre otras. Numerosos estudios demuestran la conveniencia del soporte nutricional en estos

pacientes durante el tratamiento oncoespecífico. Existe una correlación positiva entre la respuesta del tumor

al tratamiento radiante y el estado nutricional, los pacientes bien nutridos logran completar la radioterapia a

la dosis y tiempo establecidos. Material y método: Se realizó un estudio prospectivo que incluyó 22 pacientes

con cáncer de cabeza y cuello en etapas III-IV, clínicamente con signos de malnutrición, para evaluar la necesidad

de aporte calórico-energético adicional; a todos se les administró un soporte nutricional oral (nutricompstandard)

calculado a 42 Kcal / Kg / día, durante el tratamiento radiante, para evaluar la posibilidad de mejoría

en cuanto a la tolerancia y respuesta al tratamiento. Resultados: De los 22 casos estudiados, 13 presentaron

complicaciones al tratamiento, pero en su mayoría de ligera intensidad, sin afectar de forma significativa el

tiempo de duración y la dosis total de tratamiento, con respuesta favorable en relación con el tumor. Conclusiones:

Nuestros resultados confirman que los soportes nutricionales en enfermos de cáncer contribuyen de

forma eficaz a una mejor tolerancia y respuesta al tratamiento radiante oncoespecífico, así como a una mejor

calidad de vida, especialmente en los casos con malnutrición por defecto.

NE 11 IMPACTO DO DÉFICIT CALÓRICO-PROTÉICO NA TERAPIA NUTRICIONAL SOBRE A MOR-

TALIDADE EM PACIENTES CRÍTICOS DESNUTRIDOS.

Márcia Carolina de Siqueira Paese, Diana Borges Dock-Nascimento, José Eduardo de Aguilar-Nascimento.

Hospital Santa Rosa. Brasil.

marciacsp_@hotmail.com

Objetivo: Investigar a influencia do déficit protéico-calórico (DCP) da terapia nutricional com a mortalidade

em pacientes críticos em uso de terapia nutricional especializada exclusiva (nutrição enteral e ou parenteral).

Materiais e métodos: Foram acompanhados 32 pacientes críticos com idade igual ou superior a 18 anos

(média: 59 variando de 19-92 anos) que utilizaram nutrição enteral e ou parenteral exclusiva, e permaneceram

internados por um período mínimo de 7 dias e acompanhado por um período de até 30 dias. Categorizouse

o DCP em acima ou abaixo de 480 kcal e 20g de proteínas. Analisou-se o DCP diário de até trinta dias

37


38 RNC (2010) N-E

com a mortalidade de acordo com o estado nutricional dos pacientes. Resultados: Dentre os pacientes estudados

9 (28,1%) eram do sexo feminino e 23 (71,9%) do sexo masculino; sendo 7 (21,9%) internados por

politraumatismo, 4 (12,5%) para tratamento cirúrgico e 21 (65,6%) para tratamento clínico. A média de

tempo de internação foi de 19 (7-58) dias. O escore APACHE II médio foi de 26 (11-39) com 3 disfunções

orgânicas (1-6). 43,8% (14) estavam gravemente desnutridos (ASG-C). Não houve diferença entre nutridos e

moderadamente desnutridos em relação a mortalidade associada ao DCP. Entretanto desnutridos graves com

DCP diário maior que 480 kcal e 20g apresentaram maior mortalidade (p


RNC (2010) N-E

92,1% recibió nutrición por sonda nasogástrica, el 5,3% por sonda orogástrica y el 2,6% por sonda nasoyeyunal.

El 63,2% presentó complicaciones gastrointestinales (28,9% de diarrea, y un 34,2% de regurgitación;

vómito un 10,5%), un 5,3% presentó complicaciones mecánicas (hemorragia digestiva). Conclusión: el tiempo

de inicio de la nutrición enteral es precoz en la UTI-CEM, el cumplimiento de la indicación de la nutrición

enteral es pobre por el gran porcentaje de pacientes con residuo gástrico aumentado que fue la complicación

gastrointestinal más frecuente. La única complicación mecánica fue la hemorragia digestiva.

ASISTENCIA NUTRICIONAL: NUTRICIÓN PARENTERAL

NP 1 NUTRICIÓN PARENTERAL INTRADIÁLISIS: NUESTRA EXPERIENCIA

Riobó Serván P, Ortiz Arduan A. Servicios de Endocrinología y Nutrición, y Nefrología. Fundación Jiménez

Díaz. Madrid. España.

priobo@telefonica.net

La prevalencia de desnutrición en hemodiálisis llega al 40-50%, y es un importante predictor de mortalidad.

Cuando se sobreañade un evento agudo, esta desnutrición se acentúa. Los consejos dietéticos y/o los suplementos

son de poca utilidad y difícil cumplimiento. El acceso venoso es complicado, pero la fístula de HD es

un acceso de alto flujo, similar a una vía central Objetivos: Evaluar la eficacia y las complicaciones de la nutrición

parenteral intradiálisis (NPID) en los pacientes de hemodiálisis, con un evento agudo intercurrente, que

deteriora su situación nutricional. Material y métodos: Se han estudiado 16 pacientes sometidos a HD crónica,

con cuadro agudo intercurrente (10 hemorragia digestiva, 2 sepsis, 4 isquemia intestinal) que deterioró su

estado nutricional. Edad media 72 años (rango 45-84). Se les administró Nutrición parenteral intradiálisis

Resultados: El Tiempo medio de la NPID fue 4.9 meses (rango: 2-11 meses). En 8 casos, se pasó a HD diaria.

No se produjeron problemas infecciosos ni mecánicos. Se comprobó una mejoría significativa de los niveles

de proteínas totales, albúmina, prealbúmina, proteína unida al retinol. No se produjeron cambios del colesterol

ni triglicéridos. Conclusiones: En los pacientes de hemodiálisis con patología intercurrente, que puede deteriorar

su estado nutricional; Se puede aprovechar el acceso vascular para realizar un soporte nutricional mediante

NPID, que permite un aporte nutricional suplementario de forma segura, sin problemas mecánicos ni infecciones

de la fístula y eficaz.

NP 2 MOTIVO DE INDICACIÓN DE NUTRICIÓN PARENTERAL EN EL HOSPITAL CENTRAL DEL

INSTITUTO DE PREVISIÓN SOCIAL.

Morales Montaner ML, Beneri Bogado DE, Portillo MC, Goiburu Martinetti ME, Rabito Pino ME, Lawes

Garabano CI. Unidad de Nutrición. Hospital Central. Instituto de Previsión Social. Paraguay.

mali0467@hotmail.com

Objetivo: Realizar una auditoria (motivos de indicación, días de uso y suspensión) de Nutrición Parenteral

(NP) en pacientes adultos ingresados al HC-IPS. Material y método: Estudio descriptivo prospectivo. Se

analizaron los datos a partir de una ficha de solicitud de indicación utilizado por la Unidad de Nutrición y la

Central de NP desde Diciembre de 2009 a Mayo del 2010. Los datos fueron introducidos en una planilla

Excel y analizados con el programa EpiInfo 2002. Los resultados fueron expresados en porcentajes y medias

con sus desvíos estándares.Resultados: Se analizaron 123 solicitudes de indicación NP, la edad promedio fue

62.6 ± 17.2 (23-87) años, 60.2% del sexo femenino, el 48.8% de los pacientes fueron de la Unidad de

Terapia Intensiva Adulto (UTI-A), 38.2% de Cirugía General, 10.6% de Unidad de Terapia Intermedia

Adultos (UTIM). El motivo de indicación más frecuente de NP fue peritonitis 17% (n=21) y en los diversos

servicios fue: UTI-A también por peritonitis 17%, en Cirugía General por cirugía mayor 22%; en UTIM por

peritonitis 25% y por cirugía mayor 25%. La media de días de duración de NP fue de 8 ± 7.3 (0-49). Los

5 pacientes que no completaron 24 horas (0 días) de NP fueron: por óbito (n=2), traslado a otro servicio

(n=2) y por tolerancia a la vía oral (n=1). La indicación que motivó mas días de NP fue por hemorragia diges-

39


40 RNC (2010) N-E

tiva activa con 17.6 ± 14.3 (9-49) días. El motivo de suspensión más frecuente fue por óbito en 31% (n=38).

Conclusión: La unidad de Terapia Intensiva es la mayor usuaria de NP, la peritonitis es el motivo mas frecuente

de indicación y la hemorragia digestiva activa con más días de duración. La duración media de la NP

fue de una semana aproximadamente. El motivo de suspensión más frecuente fue por óbito.

NP 3 SUSPENSIÓN DE NUTRICIÓN PARENTERAL EN INSUFICIENCIA INTESTINAL SEVERA

Solar H, Echevarría C, Crivelli A, Veltri I, Gondolesi G. Unidad de Gastroenterología, Nutrición, Rehabilitación

y Transplante Intestinal. Fundación Favaloro. Buenos Aires, Argentina.

ancrivelli@gmail.com

En la Insuficiencia Intestinal Severa (IIs), para mantener adecuada nutrición e hidratación, es indispensable

implementar Nutrición Parenteral (NP). La Cirugía de Reconstrucción Intestinal (CRI) y el Transplante

Intestinal (TxI) permiten discontinuarla. Objetivo: Reportar la incidencia de discontinuación posquirúrgica

de NP en pacientes adultos con IIs. Metodología: Análisis retrospectivo de pacientes. Variables: demografía,

causas, anatomía, estado nutricional, tiempo de NP y sobrevida. Resultados: De 78 pacientes con IIs 31

requirieron cirugía de rehabilitación intestinal (8 TxI -1 multivisceral- y 23 CRI). TxI: edad promedio

37,4±15,1 años; 7 masculinos. Causas: 2 isquemia intestinal, 2 vólvulo, 1 complicación postoperatoria, 1

Hirschprung, 1 pseudoobstrucción crónica y 1 trauma. Mediana de NP preTxI: 1018 días (241-6570). Mediana

de intestino transplantado: 353 cm (290-469). IMC promedio preoperatorio: 21.1±2.5 Kg/m2 y al reporte:

20±2.1 Kg/m2. Internación media: 23 días (15-65). Tiempo de sobrevida: 1050±497 días (162-1472), actuarial

del 83% a 4 años. El 75% suspendió la NP en 37 días (9-146) y 2 (25%) pacientes fallecieron, por sepsis

y disfunción primaria del injerto. CRI: edad promedio 56,4±12,7 años; 18 mujeres. Causas: 16 complicaciones

postoperatorias, 5 enteritis actínica, 1 isquemia intestinal y 1 causas múltiples. Mediana NP prequirúrgica:

190 días (10-730). Intestino reclutado postoperatorio: 143cm (85-335). En 78% se preservó la

válvula y en todos el colon (parcial-total). Cinco suspendieron la NP postoperatorio inmediato y se realimentaron

vía enteral. El 78% requirió NP postoperatoria, discontinuándose en el 83% a los 20 días (7-144).

IMC promedio preoperatorio: 22,4±4 Kg/m2; actual: 23,3±3,5 Kg/m2. Internación media: 27±20 días

(7–85). Sobrevida: 608±402 días (51-1461), actuarial del 85% a 4 años. Dos fallecieron por evolución de su

enfermedad oncológica. Conclusiones: La CRI y el TxI devolvieron la suficiencia intestinal en alto porcentaje

y con elevada sobrevida.

NP 4 NUTRICIÓN PARENTERAL EN UN HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO. CARACTERÍSTICAS

Y RESULTADOS.

Alfaro JJ, Botella F, Quílez R, Lomas A, Salas MA, Hernández A. Sección de Endocrinología y Nutrición.

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, España.

jalfarom@ono.com

Introducción: La nutrición parenteral (NPT) es una técnica de apoyo nutricional para pacientes con tracto

digestivo no funcionante. Nuestra Unidad de Nutrición Clínica prescribe todas las NPT del hospital excepto

las de CTI médico. Objetivos: Analizar las características de las NPT prescritas, los motivos por lo que se

indica, patología de base de los pacientes, y cambios de parámetros de laboratorio entre el inicio y final de

la NPT. Material y Métodos: Estudio retrospectivo de las fórmulas de NPT, motivo de indicación, patología

de base y evolución de parámetros analíticos. Resultados: Se analizaron 11256 NPT de 1004 pacientes, edad

media 63.5 años, 57.7% varones. Un 40.4% presentaban patología abdominal no oncológica, en un 39.4%

la indicación fue ayuno postquirúrgico. La NPT se mantuvo 11.2 días de media. En un 57.8% de los pacientes

se utilizó vía central, en un 27.3% periférica y en un 14.9% ambas. La composición media de las fórmulas

fue: Volumen 2418 ml, energía 1664 Kcal, aminoácidos 80.4 g, sodio 85.1 mEq, potasio 67.9 mEq, fosfato

16.8 mMol, calcio 9.1 mEq, y magnesio 6.3 mEq. En cuanto a parámetros analíticos, no hubo diferencias significativas

en la albúmina entre el inicio y el final de la NPT (2.70 vs 2.73 g/l), la transferrina pasó de 142.6

a 158.7 mg/dl, proteínas totales de 5.32 a 5.78 g/l, colesterol total de 119. 3 a 132.3 mg/dl, linfocitos de 648

a 1369 por mcl, GOT/AST de 44.2 a 68.0 UI/l y GPT/ALT de 45.9 a 59.3 UI/l. Conclusiones: La mayoría


RNC (2010) N-E

de las NPT se prescriben a pacientes con patología abdominal, con indicación de ayuno postquirúrgico. Los

parámetros analíticos (excepto la albúmina) aumentan durante el tratamiento con NPT, aunque el cambio es

pequeño en términos absolutos

NP 5 SEGURIDAD MICROBIOLÓGICA DE ALGUNAS SOLUCIONES UTILIZADAS EN LA TERAPIA

PARENTERAL

Infante-Martínez VV, Álvarez-Canales JA, Macías-Hernández AE. Laboratorio de Microbiología del

Departamento de Medicina y Nutrición de la Universidad de Guanajuato. México.

infantevane@hotmail.com

Objetivo: Determinar la viabilidad de inóculos de diversos géneros microbianos en soluciones utilizadas en

la terapia parenteral. Materiales y Metodología: Se trata de un estudio experimental controlado para evaluar el

crecimiento de diversas cepas microbianas en distintas soluciones parenterales, durante varios tiempos en temperatura

ambiente. Se cultivaron suspensiones microbianas de aproximadamente 300 UFC/mL en tres soluciones

parenterales, solución salina 0.9% (NaCl 0.9%), solución glucosada al 5% (D5) y agua tridestilada estéril.

Las cepas microbianas utilizadas fueron Enterobacter aerogenes, Klebsiella pneumoniae, Pseudomona aeruginosa,

Acine-tobacter sp, Staphylococcus aureus, Enterococcus sp y Candida albicans. El análisis estadístico se

realizó mediante regresión múltiple para evaluar la relación entre el crecimiento microbiano y el tipo de solución

parenteral. Resultados: A 24 horas de incubación, los aislados de E. aerogenes y K. pneumoniae tuvieron

crecimiento significativo en las tres soluciones utilizadas. En agua tridestilada estéril se mantuvieron viables

todas las cepas de prueba, pero con disminución de su crecimiento. P. aeruginosa, Acinetobacter sp y S. aureus

se mantuvieron viables en D5 y NaCl 0.9%. Discusión y conclusiones: Comprobamos que las soluciones utilizadas

a gran escala en la terapia clínica, pueden ser utilizadas como soportes para mantener en óptimas

condiciones a las cepas E. aerogenes y K. pneumoniae, consideradas como los principales agentes causantes

de las bacteremias. Visto lo anterior, sugerimos que existe una proporción alta de infecciones reportadas por

bacilos gramnegativos, las cuales son un riesgo durante el manejo de la terapia nutricia parenteral. Por lo tanto

creemos conveniente mejorar los cuidados en el manejo de las soluciones fisiológicas que son ampliamente

utilizadas en la terapia clínica incluyendo el procedimiento de mezclas para la nutrición parenteral con el fin

de asegurar su inocuidad.

NP 6 RESULTADOS DA UTILIZAÇÃO DA GLUTAMINA NO HIPERMETABOLISMO

Guilherme Duprat Ceniccola. HRSM – DF. Brasília, Brasil.

guilherme.ceniccola@realhrsm.com.br

Intro: Esta revisão apresenta resultados recentes sobre a eficácia de terapias com Glutamina (GLN) no

paciente Hipermetabolico. GLN apresenta recomendações específicas nos principais guidelines da área.

Recebe Grau B para nutrição enteral (EN) e Grau C para nutrição Parenteral (PN) nos casos tratados neste

estudo (queimados, sepse, pancreatite aguda Grave-PAG)ASPEN09. Recebe Grau A na ESPEN06 em NE

(trauma e queimados), Grau A para NP(ESPEN09). GLN na NE deve ser utilizada em queimados e Trauma

(CPGS09), Nos casos de NP em pacientes Críticos, suplementar GLN é fortemente recomendado (CPGS09).

Metodologia: Medline foi utilizada como fonte principal da busca, assim como os principais jornais de referência

foi manualmente verificada de 2000 até 09/09. As maiores partes dos resultados vieram de PAG,

queimados e Sepsis. Foram selecionados 11 estudos para GLN incluindo 559 pacientes, destes receberam NE

em 136 casos, NP em 378 casos e 45 NE e NP, Resultados: Redução do tempo de Internação: Ping Xuel et

al. 2008-WJG P< 0.01, Ockenga et al. 2002 P< 0.05, Xi Peng. et al 2005 -BURNS P< 0.05. Redução da

Taxa de infecção: Ping Xuel et al. 2008 p< 0.05, Orozco et al.2008 JPEN (nivel II) p=0.03, Xian- Li et al.

2004 Clin Nutr Suppl (level II) 0% Vs 23.8%, Redução da Mortalidade: Ping Xuel et al. 2008 p< 0.05, Xian-

Li et al. 2004 0% Vs 14,3%. Conclusão: Assim verifica-se que a GLN é um importante coadjuvante no tratamento

do hipermetabolismo auxiliando na luta contra o Catabolismo e a resposta inflamatória sistêmica

(SIRS) devendo ser suplementada. Mais estudos são necessários para elucidar todos os mecanismos de ação

da GLN, correta dosagem e benefícios referente as vias de aplicação.

41


42 RNC (2010) N-E

METABOLISMO

MB 1 RESULTADOS PONDERALES EN 24 CASOS DE CIRUGÍA BARIÁTRICA EN LA SALA X DEL

HOSPITAL DE CLÍNICAS

Ferreira Heyn AM, Caceres Cattoni PM, Sosa Hermosilla ME, Ulke Mayans MG, Perrupato De Bavay PJ.

Hospital de Clínicas. Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Asunción. Paraguay.

amfhany@yahoo.com

Introducción: La obesidad se ha convertido en el trastorno nutricional más común en muchas regiones del

mundo. Las modalidades de tratamiento quirúrgico que brindan los mejores resultados son el bypass gástrico

y la manga gástrica. Estas intervenciones son efectuadas con el propósito de mejorar la calidad de vida;

ésto se logra reduciendo substancialmente el peso corporal de los pacientes. Objetivo: Analizar los resultados

de las primeras 24 cirugías bariátricas realizadas en la Sala X del Hospital de Clínicas (SX-HC), midiendo la

pérdida de peso. Materiales y métodos: Estudio prospectivo, descriptivo, de corte longitudinal. Se estudiaron

24 pacientes con diagnóstico de obesidad mórbida (Índice de Masa Corporal, IMC >40), intervenidos quirúrgicamente

- cirugía bariátrica - en la SX-HC, desde setiembre del 2005 a julio del 2010. Los resultados analizados

incluyen fundamentalmente el porcentaje de pérdida de peso en 6 meses. Se utilizaron el programa Epi

Info, versión 3.5 y el test de Fisher. Resultados y discusión: Se encontró una relación hombre/mujer de 5/19,

con edad media de 35 años (22 – 52); fueron sometidos a bypass gástrico 22 pacientes (15 por vía abierta, 6

por vía laparoscópica – 1 conversión) realizándose la manga gástrica en los 2 pacientes restantes. Las complicaciones

fueron mínimas, estenosis gástrica, fistula intestinal y eventración. El 54,2% de los pacientes asistió

a mas de 2 controles post operatorios. La media del IMC pre operatorio fue de 48,8% (36% – 64%), mientras

la media post operatoria de 38% (30% - 50%): La media de pérdida de peso fue 19% (6% - 50%). El

32% de los pacientes obtuvo una pérdida de peso del 30% en menos de 6 meses (p=0,03, test exacto de

Fisher). Conclusión: Los pacientes sometidos a cirugía bariátrica por obesidad mórbida - bypass gástrico, fundamentalmente

- logran una pérdida de peso estadísticamente significativa.

MB 2 IMPACTO DEL BYPASS GÁSTRICO Y DE LA MANGA GÁSTRICA EN ESTADO NUTRICIONAL

DE ALGUNOS MINERALES A CORTO PLAZO

Rojas P, Ruz M, Carrasco F, Codoceo J, Inostroza J, Basfi-fer Karen, Pierart C, Valencia A, Papapietro K,

Adjemian D, Csendes A, Rojas J. Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina y Hospital Clínico,

Universidad de Chile, Santiago, Chile.

projasmon@gmail.com

Las deficiencias de micronutrientes son frecuentes en pacientes sometidos a bypass gástrico (BPG). En pacientes

con manga gástrica (MG) hay pocos reportes. Objetivo: evaluar estado nutricional de algunos minerales

en pacientes sometidas a BPG y MG. Material y métodos: En preoperatorio y al sexto mes postoperatorio se

evaluó: antropometría, hemoglobina, zinc-protoporfirina (ZPP), saturación de transferrina, ferritina sérica,

zinc plasma, zinc pelo y cobre plasmático (Cuplas) en 26 mujeres (IMC 39,6+-4,2 kg/m2: edad 36,7+-8,9

años). Resultados: 18 se sometieron a BPG y 8 a MG. En ambos grupos disminuyó en forma significativa el

peso (BPG:-28,0±5,6%; MG: -26,9±4,7%), sin diferencias significativas entre grupos. En preoperatorio cuatro

pacientes tenían anemia (2 grupo BPG y 2 MG). Al sexto mes tres pacientes del grupo BPG presentaron

anemia. En BPG sólo cambió en forma significativa ZPP (promedio:28,1%; rango:-17,0 - 90,2%) y CuPlas

(promedio:-14,4%; rango:-49,7 - 16,5%). En MG no hubo cambios significativos en los parámetros evaluados.

No hubo diferencias significativas entre ambos grupos en la magnitud de los cambios experimentados.

Todas las pacientes presentaron algún grado de caída de pelo, 4 pacientes de cada grupo recibió un suplemento

extra de zinc por esta razón. Conclusiones: Este análisis preliminar no mostró diferencias significativas

en la magnitud de los cambios relacionados con el estado nutricional de los minerales evaluados entre

ambas técnicas a corto plazo. Financiado por proyecto Fondecyt 1080576


RNC (2010) N-E

MB 3 PREVALENCIA DE ALGUNAS DEFICIENCIAS NUTRICIONALES EN MUJERES QUE SERÁN

SOMETIDAS A CIRUGÍA BARIÁTRICA.

Rojas P, Ruz M, Carrasco F, Codoceo J, Inostroza J, Basfi-fer Karen, Valencia A, Pierart C, Papapietro K, Adjemian

D, Csendes A, Rojas J. Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina y Hospital Clínico, Universidad de

Chile, Santiago - Chile.

projasmon@gmail.com

Los pacientes sometidos a cirugía bariátrica presentan con frecuencia deficiencias nutricionales, sin embargo,

existe poca información sobre su estado nutricional previo a la realización de la cirugía. En población latinoamericana

no hay datos al respecto. Objetivo: evaluar la prevalencia de algunas deficiencias nutricionales

en mujeres con obesidad severa y mórbida. Material y métodos: Se evaluaron 110 mujeres candidatas a

cirugía bariátrica (edad 37,1±9,3 años, índice de masa corporal 43,5 ± 5,0 kg/m2). Se realizaron las siguientes

determinaciones: antropometría; zinc plasmático, zinc en pelo, cobre plasmático, hemoglobina, volumen

corpuscular medio (VCM), saturación de transferrina (%SatTF), ferritina sérica (FS), albúmina, calcio,

fósforo, densitometría ósea. En un subgrupo se determinó PTH y vitamina D. Resultados: Se encontró la siguiente

prevalencia de concentraciones bajo el punto de corte: 2,8% zinc plasma; 22,2% zinc pelo; 0% cobre

plasmático; 23,9% calcio y 50% vitamina D. 5,5% presentó depleción de los depósitos de hierro y 5,5% anemia.

4,3% presentó fósforo elevado y 63,3% PTH elevada. Ninguna paciente presentó osteopenia ni osteoporosis;

ninguna paciente presentó hipoalbuminemia. Conclusiones: Las pacientes con obesidad severa y

mórbida presentan algunas deficiencias nutricionales en forma frecuente, por lo cual deberían ser evaluadas

en forma preoperatoria para realizar un tratamiento oportuno previo a la cirugía. Financiado por proyectos

Fondecyt 1040765 y 1080576

MB 4 INGESTA PROTEICA Y RIESGO DE FRACTURA OSTEOPORÓTICA EN ANCIANOS.

UN ESTUDIO DE CASOS Y CONTROLES.

Martínez Ramírez MJ, Delgado Rodríguez M, Delgado Martínez AD, Ruiz Bailén M, Chamorro Quirós J, Salcedo

Crespo S, Arraiza Irigoyen C, Moreno Carazo A. Complejo Hospitalario de Jaén. España. Universidad de Jaén,

España.

mjmartin@ujaen.es

La relación entre salud ósea e ingesta proteica es controvertida. Su efecto sobre la hipercalciuria, incremento

de IGF1 y absorción intestinal del calcio, afectaría al tejido óseo, no estando claro la repercusión sobre el riesgo

de fractura. Objetivos: Analizar si la ingesta proteica se asocia a la producción de fracturas osteoporóticas

del anciano. Se estudiaran ingesta de proteína vegetal (IPV), animal (IPA), ratio proteína animal/vegetal (RAV)

y si esta relación varía en función de la ingesta de calcio (ICa). Métodos: Estudio de casos y controles de base

secundaria. Los casos (167) son personas≥ 65 años que sufrieron una fractura osteoporótica. Los controles

(167), personas que no sufrieron fractura, se seleccionaron emparejados con los casos 1-1 según edad y sexo.

La valoración dietética se realizó mediante cuestionario de frecuencia de consumo. Análisis estadístico: - Test

de diferencia de medias (covarianza) - Análisis categórico y análisis convencional de Odds ratio (OR) y su

intervalo de confianza del 95%, con análisis de tendencia. Las variables se ajustaron mediante análisis estratificado

y multivariable. Resultados:En la diferencia de medias, los controles presenta mayor IPA (p = 0,041).

Esta relación se mantiene si la ICa < 800 mg/día (p = 0,046). Los valores de RAV, se categorizaron en:


44 RNC (2010) N-E

Báez LC, López MI, Aguilera NH, López R. Hospital Materno Infantil de Loma Pyta - XVIII Región Sanitaria

- Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Paraguay.

lubaeza70@yahoo.es

Objetivo: determinar la prevalencia de sobrepeso y obesidad en escolares de ambos sexos que asisten a escuelas

públicas, subvencionadas y privadas de Loma Pyta, en el periodo de tiempo comprendido entre noviembre

del 2009 y marzo del 2010, utilizando dos valores de referencia. Métodos: estudio descriptivo, comparativo,

transversal, donde fueron evaluados 238 niñas y 222 niños de 6 a 9 años (n: 460). Se registró peso, talla,

edad y escuela, se procedió al cálculo del índice de masa corporal (IMC/Edad). Los valores de referencia utilizados

fueron: CDC 2000 (Centers for Disease Control and Prevention): IMC/E >Percentil85: sobrepeso;

IMC/E >Pc95: obesidad); y OMS 2007 (Organización Mundial de la Salud): IMC/E >+1 Desvíos Estándar:

sobrepeso; IMC/E >+2DE: obesidad. Los datos obtenidos fueron analizados con el paquete estadístico Epi

Info versión 3.5.1. Resultados: la prevalencia de sobrepeso y obesidad encontrada en escuelas públicas (n:

206) con OMS 2007 fue de 29,6% (sobrepeso: 21,8%; obesidad: 7,8%), con CDC 2000 fue 23,3% (sobrepeso:

15,5%; obesidad: 7,8%); en cuanto a las escuelas subvencionadas (n: 125) se obtuvo con OMS 2007: 50,4%

(sobrepeso: 30,4%; obesidad: 20,0%), según CDC 2000: 40,0% (sobrepeso: 22,4%; obesidad: 17,6%), con

respecto a las escuelas privadas (n: 129) se encontró según OMS 2007: 51,9% (sobrepeso: 30,2%; obesidad:

21,7%), según CDC 2000: 48,8% (sobrepeso: 27,9%; obesidad: 20,9%). La prevalencia total de sobrepeso

y obesidad en la población estudiada (n: 460) según OMS 2007 fue de 41,5% (sobrepeso: 26,5%; obesidad:

15%), mientras que con las referencias de la CDC 2000 fue de 35,0% (sobrepeso: 20,9%; obesidad: 14,1%).

Conclusiones: se pudo observar como la prevalencia de sobrepeso y obesidad fue mayor en las escuelas privadas,

disminuyendo en las subvencionadas y públicas. Al utilizar las nuevas referencias de la OMS 2007, la

prevalencia de malnutrición por exceso es mayor.

MB 6 PREVALENCIA DE SOBREPESO Y OBESIDAD EN LA CONSULTA PEDIÁTRICA DE UN HOSPI-

TAL PÚBLICO.

López MI, López R, Aguilera NH, Báez LC. Hospital Materno Infantil de Loma Pyta- XVIII Región Sanitaria

- Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Paraguay.

milocampos@hotmail.com

Objetivo: determinar la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la consulta pediátrica del Hospital Materno

Infantil de Loma Pyta, desde enero a mayo del 2010. Métodos: estudio descriptivo, transversal, donde se evaluaron

281 niños y adolescentes de ambos sexos, de 2 a 16 años de edad, las variables registradas fueron peso,

talla, edad y procedencia. Para la valoración nutricional de niños de 2 a 5 años se utilizó el software WHO

Antrho (OMS 2006) y para niños y adolescentes de 5 a 16 años el software WHO Antrho Plus (OMS 2007),

el indicador utilizado para este grupo fue P/T según Z-Score por encima +1DE para sobrepeso y por encima

de +2DE para obesidad. En los mayores de 5 años se realizó el diagnóstico según el indicador IMC/E

(sobrepeso: >+1DE, obesidad: >+2DE). Los datos obtenidos fueron analizados con el paquete estadístico

Epi Info TM versión 3.5.1. Resultados: La prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños de 2 a 5 años fue de

15% (sobrepeso: 9%; obesidad: 6%), en el grupo comprendido entre 6 a 10 años alcanzó un 30,6% (sobrepeso:

13%; obesidad: 17,6%), y en el grupo de adolescentes de 10 a 16 años se registró un 32,2% (sobrepeso:

17,7%; obesidad: 14,5%). Conclusiones: se pudo observar como aumenta la prevalencia de sobrepeso y obesidad

desde la niñez a la adolescencia. Es preciso tomar medidas de prevención en salud pública, ya que la malnutrición

por exceso en este grupo etario es predictor de obesidad en la edad adulta, lo que trae consigo otras

patologías crónicas degenerativas (diabetes, hipertensión, etc.) que representan mayores gastos en salud y

menor calidad de vida para quienes las padecen.

MB 7 SÍNDROME METABÓLICA EM IDOSAS DO PROGRAMA RECRIAVIDA DE MARIANA, MINAS

GERAIS; BRASIL.

Guimaraes CM; Domingos ALG; Fajardo VC; Santos PM; Figueiredo AM; Santos AM; Galvao M. Universidade

Federal de Ouro Preto, Escola de Nutricao, Pet-Saude, Brasil.

crismangerotti@yahoo.com.br


RNC (2010) N-E

Objetivo: Detectar a presença de SM em idosas do programa RecriaVida. Métodos: Estudo transversal foi

realizado com 139 idosas participantes do programa RecriaVida de Mariana em 2009. A idade dos participantes

variou de 60 a 85 anos com uma média de 69,84 anos. No diagnóstico da SM foi utilizada a Diretriz

Brasileira de Diagnóstico e Tratamento da Síndrome Metabólica, onde a SM representa a combinação de pelo

menos três componentes, entre eles a presença da obesidade abdominal (Circunferência de Cintura >= 88

cm para mulheres), glicemia de jejum alterada, hipertensão arterial e HDL alterado. A análise descritiva das

variáveis foi realizada no programa PASW 17.0. Resultados: Entre as 139 idosas estudadas, 30 (21,5%) foram

excluídas por falta de dados, e entre as 109 analisadas, 53,2% (58) apresentaram SM e 46,8% (51) não apresentaram.

O parâmetro da SM mais freqüente nas idosas foi hipertensão arterial, seguido pela obesidade

abdominal (CC), HDL alterado e glicose elevada. Conclusão: O controle dos fatores de risco para a SM deve

ser promovido visando reduzir o impacto das doenças cardiovasculares na mortalidade geral.

MB 8 INDICE DE CONICIDADE E SUA ASSOCIAÇÃO COM A HIPERTENSÃO ARTERIAL EM IDOSAS

DO PROGRAMA RECRIAVIDA DE MARIANA, MINAS GERAIS; BRASIL.

Guimaraes CM; Domingos ALG; Fajardo VC; Santos PM; Figueiredo AM; Santos AM; Galvao M.

Universidade Federal de Ouro Preto, Escola de Nutricao,Pet-Saude.

crismangerotti@yahoo.com.br

Objetivo: Avaliar o perfil nutricional de idosas do programa RecriaVida por meio do índice de conicidade

(IC) e sua associação com a hipertensão arterial (HA). Métodos: Estudo transversal foi realizado com 139

idosas participantes do programa RecriaVida de Mariana em 2009. A idade das participantes variou de 60 a

85 anos com uma média de 69,84 anos. O índice de conicidade foi determinado através das medidas de peso,

estatura e circunferência da cintura, utilizando equação própria. A pressão arterial (PA) foi aferida com aparelho

digital, em triplicata, sendo consideradas as médias das três medidas sistólicas e diastólicas. Foram consideradas

com HA as idosas com PA sistólica ≥140 mmHg ou PA diastólica ≥90 mmHg. Resultados: Foram

excluídas 21 idosas que não apresentaram valor para HA, portanto o número total de idosas analisadas foi de

118. Destas 12,9% (18) eram hipertensas controladas ou normotensas e 71,9% (100) eram hipertensas não

controladas. A média do IC foi de 1,37 e o desvio padrão de 1,39. Não houve associação significativa entre

o IC e a HA (p= 0,41). Conclusão: Os resultados obtidos indicaram que não houve significância entre o IC

e a HA, fato este que pode ser decorrente do pequeno número de idosas no estudo. Estes resultados são contrários

aos observado em diferentes estudos, pois o IC é apontado como um indicador de adiposidade central,

e esta é um potente fator de risco para doenças cardiovasculares.

MB 9 INFLUENCIA DE LA DIETA EN LOS LÍPIDOS SANGUINEOS

Erben M; Galán G; Kleinsorge EC; Scagnetti JA; Paonessa A; Simoniello MF. Cát. Toxicología, Farmacología

y Bioquímica Legal, Fac. Bioquímica y Cs. Biológicas, UNL (CU), Santa Fe, Argentina.

meli_n7@hotmail.com

Introducción: La morbimortalidad de origen cardiovascular liderara el ranking de enfermedades en los últimos

tiempos. A partir de los resultados del estudio de Framingham, se identificaron múltiples factores de riesgo

para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como la alteración del perfil lipídico. Esta alteración

se halla relacionada a numerosos factores, entre ellos la dieta y el peso corporal. Objetivo: Determinar la

prevalencia de alteración del perfil lipídico y establecer los factores con los que presenta mayor correlación.

Resultados: Se analizaron 53 individuos en edad comprendida entre 18 y 30 años. Se realizaron pruebas bioquímicas,

antropométricas y dos recordatorios de 24 hs, para estimar a partir del promedio de ellos, el consumo

porcentual de grasa y el consumo energético diario de los individuos. Las variables analizadas fueron,

perfil lipídico: colesterol total (col total), LDL-colesterol (LDL), HDL-colesterol (HDL) y triglicéridos (TG),

se consideró que existía alteración del perfil lipídico cuando uno o más de sus parámetros no se hallaba dentro

de los valores normales; índice de masa corporal, consumo porcentual de grasa y consumo energético

diario. Conclusiones: Los resultados hallados muestran que existe una alta prevalencia de alteración del perfil

lipídico en los individuos estudiados, aún tratándose de una población joven y sana. Se encontró que la

alteración de los lípidos sanguíneos está relacionada con el consumo de energía y grasa en exceso, mientras

45


46 RNC (2010) N-E

que el perfil lipídico normal se encuentra asociado al consumo de energía y grasa insuficiente. Así, cambios

en hábitos dietéticos, como disminución del consumo de grasas y calorías diarias podrían proteger del desarrollo

de numerosas enfermedades.

MB 10 EFECTO DEL CONSUMO DE POLYMNIA SONCHIFOLIA (YACÓN) EN LOS NIVELES DE

LÍPIDOS EN PACIENTES DISLIPIDÉMICOS.

Collantes Cossío, María B. Centro Geriátrico del Hospital Naval, para optar el grado de Maestro en la

Universidad Nacional Federico Villareal, Lima, Perú.

berna_k40@hotmail.com

Objetivo: Determinar el efecto de la Polymnia Sonchifolia sobre los niveles séricos de colesterol y triglicéridos

plasmáticos en pacientes dislipidémicos. Materiales y métodos: Estudio tipo prospectivo pre-experimental

y analítico. La muestra, no aleatoria, estuvo conformada por 50 pacientes. El grupo control estuvo conformado

por 18 pacientes mientras que el grupo de tratamiento por 32 pacientes. Se indicó al grupo en

tratamiento el consumo diario de una unidad de yacón (120 g) al natural, previamente lavada, pelada o en

forma de extracto, de preferencia en ayunas. Se dio énfasis en no consumirla en forma cocida, ni en forma

de derivado (tipo miel de yacón). El yacón fue consumido adicional a su dieta. Resultados: El consumo de

yacón redujo significativamente (p


RNC (2010) N-E

menores podría lograr menores porcentajes de malnutrición por exceso al estar inserta en patrones de alimentación

institucional. Objetivo: Conocer la malnutrición por exceso existente en niñas que se encuentran

al amparo de una institución de protección de menores de la quinta región. Material y Métodos: Estudio

descriptivo transversal en 24 niñas residentes en hogar (n=3


48 RNC (2010) N-E

entre 1986 y 2007, se les comenzó tratamiento con dieta calculada y todas las que tenían glucemia pre-prandial

de 5.2 mmol/l y/o post-prandial de 2 horas > 6.3 mol/l se les impuso tratamiento con Insulina Humana

en 3 dosis diarias. Con los datos se creó una base de datos en Microsoft Excel y se procesó de acuerdo a los

objetivos planteados. Se utilizaron el chi cuadrado y la prueba de Z con un intervalo de confianza de p = 0.05.

Resultados: La relación entre edad materna e IMC demostró que 50.6% de las normopeso tenían > 30 años,

lo que no ocurrió en las bajo peso. El 8 % de las normo peso tuvieron ganancia de peso insuficiente, mientras

el 86.8% de las bajo peso ganaron de forma adecuada y un 13.2% de forma excesiva. La sepsis urinaria

se diagnóstico 5.7% de las bajo peso y todas las demás complicaciones estuvieron presente con mayor frecuencia

en las normo peso. Conclusiones: La morbimortalidad tanto materna como perinatal en diabéticas gestacionales

no se vio severamente afectada probablemente por una esmerada atención prenatal que incluyó una

ganancia de peso de más de 10 Kg, un minucioso seguimiento del trabajo de parto y atención inmediata a los

recién nacidos.

MB 15 CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS Y BIOQUÍMICAS DE UN GRUPO DE NIÑOS Y ADOLESCENTES

OBESOS

Araujo Herrera O, O Farrill Arias JO. Hospital Pediátrico de Centro Habana. Cuba.

odalysofarrill@infomed.sld.cu

La obesidad se considera hoy una enfermedad de origen multifactorial, cada vez mas frecuente en la población

joven y se asocia entre otras complicaciones a hipertensión, hiperlipidemia y diabetes mellitus 2. Objetivo:

Exponer las características clínicas y bioquímicas halladas en un grupo de niños y adolescentes obesos.

Material y método: Realizamos un estudio prospectivo observacional y analítico de 97 pacientes que acudieron

por obesidad a la consulta de endocrinología del Hosp. Pediátrico de Centro Habana. Se analizó edad,

sexo, peso, talla, índice de masa corporal (IMC), presión arterial, grado de obesidad, antecedentes familiares,

glucemia y estudio lipídico. Resultados: No hubo predominio por sexo, ni alteraciones en la presión arterial.

El grupo etáreo más frecuente estuvo entre 10-14 años. Se encontró antecedentes familiares de obesidad.

Conclusiones: Fue común la obesidad generalizada y un IMC elevado. Se detectó elevación de colesterol y

triglicérido, no encontrándose modificaciones en los valores de glucemia.

MB 16 MANEJO NUTRICIONAL INTRAHOSPITALARIO DEL PACIENTE CON DIABETES MELLITUS TIPO 2

Ramirez D, Cifuentes K. Universidad Nacional de Colombia - Hospital Engativá.

daramirezd@unal.edu.co

Objetivos:- Identificar las causas de hiperglucemias intrahospitalarias -Comparar glucometrías versus insulina,

antidiabéticos orales, y la cantidad de Carbohidratos ofrecidos. -Analizar la dieta intrahospitalaria suministrada-

Proponer un manejo nutricional intrahospitalario, según los lineamientos internacionales. Método:

Descriptivo transversal. Muestra: 20 Pacientes con DM2 hospitalizados en medicina interna entre abril-mayo

de 2010. Criterios de inclusión: Pacientes con DM2, con dieta hipoglúcida vía/oral. Criterios de Exclusión:

Pacientes con soporte nutricional o con dietas diferentes a la hipoglúcida. Variables: glucometrías, insulina y/o

antidiabéticos orales, control de ingesta, cantidad de carbohidratos, cuadro hemático. Metodología: Diseño

de instrumento de recolección de la información. Evaluación diaria de glucometrias, prescripción insulinas

y/o antidiabéticos. Cuantificación y análisis diario de la ingesta de alimentos y nutrientes. Análisis químico del

contenido de carbohidratos de la dieta. Resultados: El 65%(n=12pacientes) cursaron con hiperglucemias. El

60% de los pacientes fueron tratados con antidiabéticos-orales, de estos 42%(n=5) tenían hiperglucemias.

Los tiempos de comida fluctúan. El 40% (n=8) de los pacientes fueron tratados con alguna insulina, todos

presentaron hiperglucemias, algunas veces hipoglicemias por bajo consumo y mucha insulina.La minuta suministrada

no cumple con los lineamientos internacionales para DM2. Dieta referencia: proteína 1g/Kg-peso,

grasa 30%VCT, carbohidratos: limitar por comidas según glucometrías. (ADA-2010). Dieta suministrada:

25%VCT-proteínas, 26%VCT-grasa, 51%VCT-carbohidratos con cantidades altas en comidas principales.

Las Unidades de insulina no van acorde a la ingesta de Carbohidratos. Conclusiones: Diseñar un protocolo

basado en la evidencia donde el tratamiento no sea esquema móvil de insulina o antidiabéticos orales solamente,

que sea Basal NPH-Bolo para disminuir hiperglicemias. Las hiperglucemias intrahospitalarias son


RNC (2010) N-E

comunes y aumentan la estancia hospitalaria. Las unidades de insulina según el de conteo de carbohidratos

(propuesto para el tratamiento del diabético hospitalizado) no son las suficientes para metabolizar la gran cantidad

de Carbohidratos de las comidas principales (Causa de hiperglucemias). En todas las comidas se debe

corregir las dosis de insulina, desde 1 UI (Mañana) hasta 15 UI (Tarde). Dependiendo de la cantidad de CHO

que consuma según control de ingesta.

MB 17 PERFIL LIPÍDICO EN POBLACIÓN ADULTA RESIDENTE EN SAN SALVADOR DE JUJUY.

ARGENTINA

I. Torrejón 1 , B. Martín 1 , I. Bejarano1, JE Dipierri 1 , C.Tórtora 2 .1. Instituto de Biología de la Altura. Universidad

Nacional de Jujuy. Jujuy. Argentina. 2. Centro Sanitario. Ministerio de Salud. Jujuy.

torrrejon@inbial.unju.edu.ar

Introducción: Los trastornos del metabolismo de los lípidos constituyen un factor de riesgo para infarto de

miocardio o accidente cerebro-vascular agudo por obstrucción de los vasos sanguíneos o aterosclerosis. La

detección temprana de estos trastornos constituye una medida preventiva de importancia en salud pública.

Objetivo: Analizar los niveles lipídicos en la población adulta de la Provincia de Jujuy. Materiales y Métodos:

Se estudiaron 205 individuos aparentemente sanos, elegidos aleatoriamente, comprendidos entre 25 y 50

años. Se analizaron variables como sexo, edad, e índice de masa corporal(IMC Kg/m2). Las variables bioquímicas

como: Colesterol Total (CT), Colesterol LDL(LDLc), Colesterol HDL(HDLc) y Triglicéridos(Tg),se

determinaron mediante métodos colorimétricos. Los puntos de corte fueron los propuestos por ATP III.

Resultados: Se encontró en la población un 60.48% de sobrepeso y obesidad, niveles no deseables de CT en

un 26,34%, concentraciones elevadas de Tg en un 28.85% y de LDLc en un 11,21%, concentraciones bajas

de HDLc en un 38,53%. Excepto para el HDLc, el sexo masculino presentó un mayor porcentaje de

alteraciones lipídicas que el sexo femenino. En la población con IMC ³ 25 se observó que el 51,61% tenía los

niveles lipídicos alterados mientras que para los de IMC < 25 fue el 27,16%. Conclusiones: Los valores lipídicos

detectados en la población adulta jujeña evidencian una situación de riesgo para enfermedades cardiovasculares,

que requiere la urgente implementación de políticas de prevención.

MB 18 FRECUENCIA DE FACTORES DE RIESGO PARA SÍNDROME METABÓLICO EN HOMBRES

CON VIH/SIDA Y TRATAMIENTO ANTIRRETROVIRAL

Torres Mendoza BM, Licón González GE, Sahagún Anguiano OM, Morales Martínez CE, Echegaray Guerrero E,

Vázquez Valls E, Díaz Montes de Oca JE. Servicio Infectologia. Unidad Médica de Alta Especialidad. UMAE IMSS

Jalisco, México. Centro Universitario de Ciencias de la Salud Universidad de Guadalajara. CUCS. México.

licon_gemma@yahoo.com

Objetivo: Determinar la frecuencia de factores de riesgo para Síndrome Metabólico en pacientes con

HIV/SIDA y tratamiento antirretroviral (TAARA). Material y métodos: Por selección consecutiva se incluyeron

a 52 pacientes de género masculino, entre 26 y 68 años de edad, con Diagnóstico VIH/SIDA y TAARA. Previa

aceptación de la carta de consentimiento informado. Aprobado por el Comité de Bioética del UMAE IMSS y

Universidad de Guadalajara. Se valoraron los factores para determinar Síndrome Metabólico considerando

una circunferencia de cintura >90 cm. Además dos o más de los siguientes: Hipertrigliceridemia >150

mg/dL, Colesterol total >200 mg/dL, Tensión arterial sistólica >130 mmHg, Tensión arterial diastólica >85

mmHg, ó glucosa en ayuno >126 mg/dL. Base de datos analizada en SPSS v15. Resultados: La media y

desviación estándar de edad fue 43.65 ± 10.91 años, con un rango de TAARA de 2 a 10 años. El tiempo de

diagnóstico fue 8.35 ± 9.58 años. La media de la carga viral fue 12149 virus y la cuantificación CD4 fue de

345 y CD8 de 979. La frecuencia de Síndrome Metabólico fue de 30.77%. El factor de riesgo para Síndrome

Metabólico más frecuente fue Hipertrigliceridemia (57.14%), seguido por circunferencia de cintura (51.92%),

Hipercolesterolemia(38.77%), Hipertensión diastólica(19.1%) e Hiperglucemia(11.54%). Conclusiones: El

factor de riesgo más frecuente en los pacientes con HIV/SIDA y TAARA, fué Hipertrigliceridemia. En esta

población existe una frecuencia alta de Síndrome Metabólico del 30.77%; mayor a la población mundial del

25% según Consenso publicado por la Federación Internacional de Diabetes (IDF).

49


50 RNC (2010) N-E

MB 19 EFECTOS DE LAS FASES DEL CICLO MENSTRUAL EN LA TASA METABÓLICA BASAL Y EN LA

INGESTA DE ENERGÍA Y MACRONUTRIENTES EN MUJERES ENTRE 18 Y 25 AÑOS. CHILLAN-2010.

Cifuentes Villablanca SB, Sepúlveda Alcarrúz XC, Sepúlveda Maureira SA, Vidal Tapia W, Ruíz M.

Unidad de Metabolismo, Universidad del Bio-Bio. Chillán - Chile.

xi_alcarruz@hotmail.com

Objetivo: Conocer los efectos de las fases del ciclo menstrual en la tasa metabólica basal (TMB) y en la ingesta

de energía y macronutrientes. Material y Método: Se estudió un grupo de 20 mujeres entre 18 y 25 años,

con estado nutricional normal, ciclos menstruales regulares, sin actividad física intensa, síndrome pre-menstrual,

ingesta de anticonceptivos orales, historial de embarazos y patologías que alteren la TMB. Se identificaron las

fases folicular y lútea del ciclo menstrual de cada participante mediante interrogatorio y se realizó el examen

de calorimetría indirecta en cada fase para determinar la TMB. Se aplicó encuesta alimentaria recordatorio

24 horas tres días no consecutivos en cada fase, incluyendo un día fin de semana, con el objetivo de obtener

una ingesta representativa de energía y macronutrientes. Se realizó prueba T-student para comparar TMB,

ingesta de energía y macronutrientes en ambas fases, con intervalo de confianza del 95%. Resultados: La

TMB es significativamente mayor durante la fase lútea, en relación a la fase folicular, 1156 y 1066 Kcal/24hrs

respectivamente (p=0,0037). La ingesta de energía (p=0,019) y carbohidratos (p=0,032) fue superior en la

fase lútea. Sin embargo, la ingesta de proteínas (p=0,166) y lípidos (p=0,056) no presento diferencias entre

ambas fases. Conclusiones: La TMB e ingesta de energía varían durante las fases del ciclo menstrual, siendo

más elevadas durante la fase lútea, lo que explicaría un mecanismo compensatorio. Respecto a la ingesta de

macronutrientes, sólo los carbohidratos aumentan significativamente en fase lútea.

MB 20 LA GESTACIÓN EN PACIENTES INTERVENIDAS MEDIANTE CIRUGÍA BARIÁTRICA (CB):

EXPERIENCIA EN HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO

I. González Navarro, P. Serrano Aguayo, D. Acosta Delgado, M.A. Pomares Martínez, M. Tous Romero, R.

Oliva Rodríguez, A.J. Martínez Ortega, J.L. Pereira Cunill, A. Aliaga Verdugo, P.P. García Luna. Unidad de

Nutrición Clínica y Dietética. Unidad de Gestión de Endocrinología y Nutrición. Hospitales Universitarios

Virgen del Rocío. España.

mariap.serrano.sspa@juntadeandalucia.es

La mitad de los pacientes intervenidos mediante CB son mujeres en edad fértil. Como la nutrición es un componente

vital durante el embarazo, es importante entender los efectos de la cirugía sobre fertilidad y gestación

en este grupo. Objetivos: Describir los resultados materno-fetales de gestantes intervenidas mediante CB en

nuestro centro. Material y Métodos: Estudio observacional retrospectivo en 2003-2009. Seguimiento en consultas

obstétricas de alto riesgo y Unidad de Nutrición con visitas trimestrales. Variables registradas: peso e

índice de masa corporal (IMC) pregestacionales, meses entre CB y gestación, comorbilidades, suplementos,

anemia, déficit vitamínico, soporte nutricional, patología del embarazo, parto, prematuridad, complicaciones

perinatales y abortos. Resultados: 10 mujeres y 15 gestaciones (13 finalizadas). Se realizó derivación biliopancreática

en el 70% y bypass gástrico en el 30%. La edad media pregestacional fue 32,2±2,5 años, IMC medio

35,7 Kg/m2 y mediana de 17 meses (rango 8-80) entre CB y embarazo. Detectamos las siguientes deficiencias

durante el embarazo: hierro 80%, vitamina D 46,7%, vitamina A 20%, vitamina E 13,3%, vitamina B12

26,7%. Ninguna gestante precisó nutrición parenteral, 1 caso requirió nutrición enteral. No hubo casos de diabetes

gestacional, hipertensión arterial, preeclampsia o cirugía urgente. Hubo 9 partos de recién nacidos (RN)

vivos con edad gestacional media de 39±1,2 semanas: 8 vaginales y 1 cesárea urgente. El peso medio de los

RN fue 3014±290 gramos, con 3 RN pequeños para la edad gestacional, y 1 neumonía, sin malformaciones.

Hubo 3 abortos y un parto prematuro con feto muerto. Conclusiones: El embarazo tras CB debe considerarse

de alto riesgo, requiriendo seguimiento multidisciplinar en Unidades de Cirugía, Obstetricia y Nutrición.

Se precisan estudios prospectivos para conocer si los resultados materno-fetales de estas mujeres difieren de

la población general y obesa. Es importante programar estas gestaciones, manteniendo anticoncepción al

menos 24 meses tras la CB aunque individualizando cada caso.


RNC (2010) N-E

MB 21 PERFIL DA POPULAÇÃO QUE FREQUENTOU O AMBULATÓRIO DE PEDIATRIA DO HSPE-FMO 2009

Moraes, MF; Lima, FCA; Zanella, MM; Castro, NP; Amidami, LV. HSPE-FMO, Brasil.

m-frigo@uol.com.br

Introdução: A prevalência mundial da obesidade infantil vem apresentando rápido aumento nas últimas

décadas. A associação da obesidade e sobrepeso com alterações metabólicas são considerados fatores de risco

de doenças cardiovasculares. Objetivo: Caracterizar a população que freqüentou o ambulatório de nutrição

de pediatria do HSPE-FMO, a fim de contribuir para a otimização do atendimento nutricional. Metodología:

As variáveis foram: idade, peso, altura, Índice de Massa Corpórea (IMC), diagnóstico nutricional, glicose,

colesterol total e frações e triglicérides. Resultados e Discussão: Foram atendidos 323 pacientes, 56,9% do

sexo feminino e 54% adolescentes. Para lactentes, pré escolares, escolares e adolescentes do sexo feminino a

média de IMC ultrapassou em 25%, 23%, 19,5% e 14%, o IMC máximo referido pela OMS (2007), respectivamente.

A média do IMC das crianças do sexo masculino aponta situação semelhante, com exceção da faixa

etária do lactente. Isto aponta uma tendência observada no Brasil, de transição nutricional, definido por Filho

e Rissin (2003). A maior parte da população foi diagnosticada como obesidade grave, obesidade, sobrepeso,

colesterol elevado e apresentou glicose e colesterol aumentados e o HDL reduzido. Os fatores de risco para

doenças cardiovasculares representaram 83% dos diagnósticos. Isso fortalece que os riscos para o desenvolvimento

de doenças cardiovasculares em crianças representaram a maioria dos atendimentos. Conclusão:

O HSPE - FMO possui um público pediátrico que poderá desenvolver problemas cardiovasculares caso permaneça

com os diagnósticos apresentados. Com políticas de intervenção nutricional adequadas, é possível

fazer com que os pacientes alterem o estilo de vida a fim de deter o avanço dessas doenças

MB 22 EXCESO DE PESO EN PACIENTES DE ATENCIÓN PRIMARIA CON TRASTORNOS PSIQUIÁTRICOS

DEL EJE I Y II

Rojas DE, Barrera H, Salgado MM, González MC. Programa de Salud Mental, Consultorio Raúl Cuevas, San

Bernardo, Chile.

drojase@gmail.com

En pacientes con trastornos psiquiátricos de atención primaria es poco conocida la prevalencia del exceso de

peso. Objetivos: Evaluar prevalencia de exceso de peso en una población con trastornos psiquiátricos del eje

I y II. Material y métodos: Se analizaron fichas de pacientes de sexo femenino (n=166) y masculino (n=17)

del Programa de Salud Mental (PSM) del Consultorio Raúl Cuevas, que contaban con los datos de peso y talla

al momento del ingreso a dicho programa y a los cuales se aplicó el cuestionario CIE-10 (depresión) y DSM-

IV (trastornos personalidad) (n=183; edad: 45,8±14,6 años; IMC: 29,6±5,7 kg/m2). Como control se

incluyeron pacientes del mismo grupo etario, (mujeres=82; hombres=16), que consultaron para tratamiento

anticonceptivo o en morbilidad general, que nunca consultaron ni fueron derivados al PSM (n=98; edad:

42±16 años; IMC: 27,0±5,3 kg/m2). Resultados: El 79,2% de las pacientes del PSM presentaron algún

grado de exceso de peso; en el grupo control el 59% lo presentó (p=0,001). Los pacientes PSM tuvieron significativamente

una menor prevalencia de peso normal (21,3% vs 38,8%; p


52 RNC (2010) N-E

Objetivo: Comparar la reserva corporal de masa grasa, masa muscular y carga viral en pacientes con HIV/SIDA

con falla al tratamiento antirretroviral. Material y métodos: Diseño observacional, transversal y prospectivo,

aprobado por el Comité de Bioética del UMAE-IMSS y Universidad de Guadalajara. Por evaluación consecutiva

se incluyeron ambos géneros, pacientes con VIH/SIDA con tratamiento antirretroviral altamente efectivo(TAARA)

de un año mínimo. Antropometría según técnica y estandarización por la International Society for

the Advancement of Kinanthropometry (ISAK). Determinación de carga viral con PCR en tiempo real, analizador

Cobas®Taqman. Se determinó falla terapéutica a los antirretrovirales por elevación de la carga viral.

La reserva corporal agrupó a los pacientes en normal, desnutrición proteica, desnutrición calórica y desnutrición

mixta (Posada J et al, 2004). Se comparó la carga viral y reserva corporal con U de Mann Whitney en

SPSS. Resultados: Se incluyeron 48 hombres (84%) y 9 mujeres (16%). Edad promedio 44.36 ± 11.54 Por

la reserva corporal la carga viral en normales fue de 1256.1 ± 2546.2 copias/dl, con desnutrición proteica

27,857 ± 45,581 copias/dl, con desnutrición calórica 6088.5 ± 17998.3 copias/dl, y con desnutrición mixta

14355.8 ± 31492.4 copias/dl (p


RNC (2010) N-E

ambos sexos, de 30 a 59 años que consumen agua con alto contenido de sodio (más de 300 mg/L) proveída

por sistema de abastecimiento de agua de la Junta de Saneamiento. Para grupo control (40 personas), se evaluó

a la población de 30 a 59 años del área urbana de la ciudad de Fram que consumen agua con valores normales

de sodio. Se realizaron mediciones antropométricas, de presión arterial, y llenado de cuestionarios. El

estudio ha demostrado que la mayoría de la población, en Carmen del Paraná y Fram (80% y 85% respectivamente),

presenta algún grado de hipertensión. Ambas ciudades presentan alto porcentaje de sobrepeso y

obesidad. La población de Carmen del Paraná no agrega sal adicional a las comidas (86%). La mayoría (54%)

no realiza ejercicios físicos. No existen diferencias significativas en la presión arterial en las ciudades estudiadas.

Se recomienda descenso de peso hasta alcanzar valores normales; aumentar los ejercicios físicos al

menos 3 veces por semana, implementar campañas educativas sobre hábitos alimentarios saludables para prevenir

las enfermedades crónicas no trasmisibles.

MB 26 RELATO DE CASO: SOBREPESO ASSOCIADO A TRANSTORNO ALIMENTAR E DEPRESSÃO.

Valente TL; Previato HDRA. Universidade Federal de Ouro Preto. Escola de Nutrição. Brasil.

tatianevalente@yahoo.com.br.

Relata-se o caso clínico de M.C.C., sexo feminino, trinta e seis anos, casada, auxiliar de confeitaria, com

histórico de abandono familiar, depressão reativa e sobrepeso. Em 2006, a paciente procurou um nutricionista

e iniciou tratamento para perda de peso. Obteve uma redução ponderal de 15 kg em cinco meses. Porém, a

mesma evolui com ganho de 7 kg em um período de aproximadamente três anos, no qual se ausentou do

acompanhamento nutricional. Em 2010, a paciente retornou ao serviço de nutrição e relatou a ocorrência de

episódios bulímicos, uso de antidepressivos, fluoxetina e amitriptilina, e acompanhamento psicológico.

Durante o atendimento nutricional, a mesma obteve um ganho ponderal de 3 kg em um mês devido, conforme

relatado pela paciente, a episódios de compulsão alimentar associada à ansiedade e oscilação de humor.

A paciente alegou aumento do consumo alimentar seguido de sentimento de culpa e autopunição por meio

da indução de vômitos, sendo diagnosticada com bulimia. Observou-se, então, a ausência de autocontrole no

comportamento alimentar em decorrência dos aspectos apresentados como humor deprimido e ansiedade.

Tais fatores psicológicos tiveram repercussão negativa no estado nutricional da paciente. A compulsão alimentar,

a depressão e a ansiedade são sintomas que podem levar ao desenvolvimento e ao agravamento do

sobrepeso e requerem tratamento especializado. Por meio deste caso clínico verificou-se, portanto, a necessidade

de ações multidisciplinares e também interdisciplinares que envolvam nutrição, psicologia e psiquiatria

em busca de resultados eficazes no tratamento de sobrepeso.

MB 27 ÍNDICE DE MASA CORPORAL Y SU RELACIÓN CON INCONTINENCIA URINARIA

Sarrat G, Ruiz M, Salazar A, Badilla S, Montiglio C. Chile

Objetivos: El índice de masa corporal es una buena herramienta para evaluar el estado nutricional y se correlaciona

positivamente con la prevalencia de incontinencia urinaria (IU), específicamente con la IU de esfuerzo,

que es muy común en pacientes obesas. El sobrepeso en mujeres produce aumento de la presión intraabdominal

que afecta adversamente el piso pélvico y podría contribuir al desarrollo de la IU. El aumento de la

presión abdominal también produce aumento de la presión intravesical lo que debiera favorecer el escape de

orina que se produce con el esfuerzo. La asociación entre aumento de peso y aumento de presión intravesical

es conocida pero no existe literatura al respecto. Material y Métodos: Revisamos retrospectivamente los

estudios urodinámicos realizados a 355 pacientes referidas a nuestro centro para estudio por síntomas del

tracto urinario inferior en el período 2005-06, registrando la presión vesical basal (pves) medida en cm. de

agua, peso y talla. Se calculó IMC de cada paciente. Posteriormente se compararon las pves de las pacientes

de acuerdo al estado nutricional utilizando para esto el test de ANOVA. Resultados: Identificamos 3 grupos

de pacientes, normal (111 pacientes), sobrepeso (168) y obesas (76). El promedio de edad fue 54 años en los

3 grupos. La pves para las de peso normal fue 29.7±5.2 cm. de agua, para las sobrepeso 33.6±5.9 cm. de

agua y para las obesas 38.2±6cm. de agua. Al aplicar test de ANOVA obtuvimos un p = 0.001, lo que

demuestra que existe una diferencia estadísticamente significativa en las pves de los 3 grupos. Conclusiones:

Nuestros hallazgos sugieren que el estado nutricional impacta directamente sobre la pves, produciendo un

53


54 RNC (2010) N-E

claro aumento de esta a medida que aumenta el peso y podría influir en la génesis de la IU por esta vía.

MB 28 OBESIDAD Y TUMOR RENAL

Sarrat G, Badilla S, Ruiz M, Salazar A, Fuentealba C, Montiglio C, Orellana N. Chile

Objetivos: La obesidad como factor de riesgo para Tu Renal ha sido demostrado en una cantidad importante

de estudios epidemiológicos y trabajos de investigación. Estos estudios sugieren una conexión potencial entre

obesidad y el tipo histológico adenocarcinoma de células claras, variante más común de Tu Renal. Aunque

aún no se conoce la fisiopatología de este proceso, se cree que sería secundario a los niveles elevados de IGF

o estrógenos. Nuestro objetivo fue analizar el estado nutricional de pacientes con Carcinoma de Células

Renales variedad células claras. Material y Métodos: Revisión retrospectiva de pacientes sometidos a cirugía

por Tu Renal entre los años 2003 y 2009, en los Hospitales FACH y Dipreca. Del total de pacientes operados

por tumor renal estudiamos a aquellos con adenocarcinoma de células claras. Se determinó el estado

nutricional por medio del IMC. Definimos obesidad de acuerdo al criterio de la OMS (IMC ≥ 30.0 kg/mt2).

Resultados: De 186 pacientes operados 142 (100 hombres y 42 mujeres) tenían Ca renal de células claras. La

edad promedio fue 60.9 años. El IMC promedio de los pacientes con variedad de células claras fue de

28.1±11.2 (rango 29-85) Kg/mt2 La distribución de los pacientes según estado nutricional calculado por

IMC fue: 26.8% de normales, 43.6 % de sobrepeso y un 29.6% de obesos. Conclusiones: Pacientes chilenos

con tumores renales adenocarcinoma de células claras presentan mayoritariamente sobrepeso y obesidad, considerados

por estudios norteamericanos y europeos como factores de riesgo para Ca Renal. No sabemos de

estudios similares realizados con pacientes sudamericanos.

PEDIATRÍA

PED 1 EVALUACIÓN DE LA ATENCIÓN EN CUIDADOS NUTRICIONALES DEL PACIENTE

PEDIÁTRICO INTERNADO.

Estudio Piloto. Fabeiro, MC y Fernandez, A. Servicio de Nutrición y Dietoterapia. Hospital de Niños. La Plata. Arg.

marcelafabeiro@gmail.com

Objetivo: Evaluar utilidad y factibilidad de implementación de una encuesta sobre atención nutricional de

pacientes internados. Material y métodos: Metodología cualitativa y cuantitativa. Unidad de análisis: hospitales

interzonales de provincia de Buenos Aires con internación pediátrica, cuidados intensivos neonatales

(CIN) y/o pediátricos (CIP). Información: observación del encuestador y entrevista a referentes locales en

cada hospital mediante encuesta formulada sobre normas de soporte nutricional. Variables evaluadas:

-Estructura: número de camas, existencia y conformación de equipo de soporte, responsable del soporte

nutricional, área de producción de nutrición parenteral (NP) y enteral (NE), uso de bombas perfusoras, instrumental

para antropometría. -Procesos: evaluación de riesgo nutricional, normas de tratamiento, utilización y

producción de NP y NE, de dietas, reevaluación nutricional y de requerimientos, indicación dietaria, uso de

suplementos y registro de ingesta. Resultados: Se encuestaron 5 instituciones (x) camas pediátricas: 108, UCIP

9,UCIN 24. La coordinación de visitas requirió 6 meses y la implementación de encuesta (x) 6 horas.

Participaron 4 encuestadores entrevistando a 28 referentes. En 3/5 hospitales hay equipo de soporte nutricional.

La NP se utiliza en todos. Se produce bajo normas en uno, con provisión privada en 4/5. La prescripción

es médica y la formulación individual. Todos utilizan bombas perfusoras. La demanda proviene de

Neonatología 5/5 UCIP 2/5 y Nutrición 1/5. En 2/5 hay protocolo de indicación, manejo de catéteres y registro

de complicaciones. La NE se utiliza y produce en todos. En 2/5 bajo normas y con bombas perfusoras.

Todos indican fórmulas lácteas para NE y la rotulación es incompleta. Hay NE y NP domiciliaria en 3/5 y

1/5 respectivamente. La dieta incluye varios tipos, la prescripción es médica, se usan suplementos y no existe

registro de ingesta. Conclusión: La implementación de la encuesta es factible y brinda información útil sobre

cuidados nutricionales en los hospitales estudiados.


RNC (2010) N-E

PED 2 MORBILIDAD EN INSUFICIENCIA INTESTINAL TRANSITORIA CONDICIONADA POR ENTEROS-

TOMIA.

Alberti MJ, D’Biassi P, Hernández J, Barcellandi P, Dalieri M, Prozzi M, Fabeiro M, Martínez MI, Etcheverry N,

Fernández A. Servicio de Nutrición y Dietoterapia.

Hospital de Niños “Sor María Ludovica”. La Plata. Argentina.

mjalberti@hotmail.com

Objetivo: describir evolución y complicaciones de las enterostomías en pediatría. Material y métodos: estudio

descriptivo retrospectivo de pacientes enterostomizados asistidos en el Hospital de Niños de La Plata,

período 2006-2010. Resultados: 34 pacientes, edad media 690 días (1-4592), mediana 46. Diagnósticos: 7

enteritis necrotizante, 7 obstrucción, 5 atresia, 4 vólvulo, 3 invaginación, 2 gastrosquisis, 2 peritonitis, 1 íleo

meconial, 3 otros. Ostomías altas: 8 (24,2%); bajas: 25 (75,8%). Débito alto (≥ 40 ml/kg/d): 13 (38,2%);

bajo (< 40): 13 (38,2%); no cuantificado: 8 (23,5%). Egresaron antes del cierre de la ostomía 56,3%. El 55%

de ellos sin indicaciones nutricionales específicas. Tiempo medio ostomizado: 52 días en ostomías altas, 172

en bajas. El 72% de éstas últimas presentaron complicaciones. 27 pacientes (79,4%) requirieron soporte nutricional

(50% parenteral exclusivo por media de 25,6 días, y 29,4% combinada con enteral). Aporte al alta: vía

oral fraccionada (VOF): 17 (50%); VOF + sodio: 3 (8,8%); enteral + VOF + sodio: 2 (5,9%); enteral +

VOF: 1 (2,9%); sin registro: 32%. Z peso/edad al ostomizarse: media - 2,5DS; al cierre: media - 2,12DS: al

alta: media - 3,2DS. El 58,3% empeoraron el Z peso/edad al alta. Los pacientes se agruparon en: A con complicaciones

(67,6%) y B sin complicaciones. Estas fueron: 35,3% hidroelectrolíticas, 26,5% quirúrgicas,

20,6% dermatitis. El factor relacionado a la presencia de complicaciones fue el tiempo de ostomía (A: media

226 días, B: media 39,7; p=0,0182). 100% de las ostomías por atresias intestinales presentaron complicaciones.

Conclusiones: La enterostomía condiciona una insuficiencia intestinal transitoria que requiere soporte

nutricional en la mayoría de los casos. Las complicaciones se asociaron al tiempo de permanencia de la

ostomía. El estado nutricional y la patología subyacente podrían influir en la morbilidad.

PED 3 TRANSPLANTE DE INTESTINO EN PEDIATRÍA.

EXPERIENCIA EN UN CENTRO DE ARGENTINA.

Unidad de Gastroenterología, Nutrición, Rehabilitación y Transplante Intestinal. Fundación Favaloro. Buenos

Aires, Argentina.

Martínez MI, Rumbo C, Echavarría C, García Erbel D, Saa Gladys, Trentadue J, Fernández A, Gondolesi G.

adrianafernandezlp@gmail.com

Objetivo: describir al grupo de pacientes ≤ a 18 años que recibieron transplante de intestino (TxI) en el centro,

sus características clínicas, y su evolución nutricional. Material y métodos: Estudio descriptivo de corte

de los 16 pacientes que recibieron TxI entre 15/03/2006 y 31/05/2010. Se tomaron datos de las bases de la

unidad: antecedentes, soporte nutricional (SN) empleado, complicaciones, estado nutricional y sobrevida.

Resultados: 9 varones, 7 mujeres, edad media (X) al TxI: 6.8 años, tiempo de insuficiencia intestinal (II) previa

4.9 años. Causas de II: síndrome de intestino corto n14, diarrea intratable n1 y tumor irresecable n1.

Tipo de Tx: intestino aislado n13, combinado hígado-intestino n2 , multiviceral n1. Indicación del Tx: falta

de accesos venosos n7, hepatopatía n4, deshidratación severa recurrente n2, infecciones reiteradas del catéter

n3.. SN post-Tx: reinicio de nutrición enteral (NE) X 14.3 días (r5-52) y suspensión de la nutrición parenteral

(NP) X 85.6 días (r28-182). Complicaciones de los 16 pacientes 10 tuvieron rechazo agudo moderado a

severo, 12 re-laparotomías, 1 tumor y 7 infecciones severas. De los sobrevivientes X de seguimiento post-Tx:

843 ±375 días. En el Tx la X zIMC fue de –0.57 ±1.08, zT/E –2.4 ±1.7 y en el último control zIMC –0,45

±0.8, zT/E –2,5 ±1.3. SN al momento del corte: 9 pacientes están sin NP, 3 reiniciaron NP (2 por rechazo

crónico, 1 por peritonitis esclerosante), 7 reciben NE complementaria. Cinco pacientes fallecieron (X 326

±543 días post-Tx). Sobrevida (Kaplan Meier) al año 74% paciente e injerto, a los 3 años 74% paciente,

65% injerto. En los TX intestino aislado (n13) al año 84% paciente/injerto y 3 años paciente 84% e injerto

73%. Conclusión: El TxI en este grupo permitió alcanzar autonomía nutricional y sobrevida a mediano plazo,

a pesar de las complicaciones, en cifras comparables a las internacionales.

55


56 RNC (2010) N-E

PED 4 NUTRICIÓN PARENTERAL PEDIÁTRICA EN CIUDAD DE LA HABANA.

RESULTADOS EN EL AÑO 2009

O Farrill Arias JO, Araujo Herrera O. Centro de Nutrición Parenteral del Hospital Pediátrico Universitario

Centro Habana. Cuba.

odalysofarrill@infomed.sld.cu

Objetivos: Evaluar las instituciones donde se realizaron este tipo de intervención nutricional. Analizar el comportamiento

por edades de los pacientes que necesitaron este tipo de intervención nutricional. Conocer las

principales causas que motivaron la necesidad de uso de nutrición parenteral en los niños atendidos en las

unidades de Terapia Intensiva Neonatal y Pediátrica de la ciudad de la Habana. Análisis de las formulaciones

de nutrición parenteral en pacientes neonatos y pediátricos. Materiales y Métodos: Se realizó un Estudio

Prospectivo de los Resultados de la Unidad Centralizada de Mezclas Parenterales de nuestro centro en el período

de Enero a Diciembre del 2009. Teniendo como referencia para esto los libros y registros por centro hospitalarios

así como las validaciones farmacéuticas de cada formulación para el análisis de la estabilidad e

incompatibilidad entre los nutrientes. Resultados: El 62% de las nutriciones fueron indicados para pacientes

de edad pediátrica y 38% para neonatos. Los principales diagnóstico en Pediatría fueron las cardiopatía congénita

(29.1%), las enfermedades oncohematológicas, los accidentes (quemadura y politraumas) y la sepsis,

con un 11% cada una. En neonatología más del 50 % de las indicaciones estuvieron relacionadas con el bajo

peso y el neonato quirúrgico. Del total de nutriciones parenterales indicadas el 42% fueron para pacientes

quirúrgicos, lo que representó el 29% del total de neonatos con alimentación parenteral y el 71% del total

de pacientes con edad pediátrica. El 29% del total de las nutriciones, está relacionado con la complejidad de

las malformaciones cardiovasculares, así como de las intervenciones quirúrgicas. Le siguen en orden de frecuencia

con el (12%), (11,4%) y (8,2%), los hospitales centros de referencia nacional para la Oncohematología,

Poli traumas y Nefrología. En el caso de los neonatos, los hospitales que brindan atención a recién nacidos

de alto riesgo y al de muy bajo peso al nacer. Conclusiones: La Nutrición Parenteral fue más utilizada en

pacientes pediátricos que en neonatos, siendo la causa más frecuente de su indicación las afecciones cardiovasculares,

mientras que en el recién nacido fue el bajo peso al nacer. Más de la tercera parte de las nutriciones

parenterales fueron indicadas a pacientes quirúrgicos, de ellos más de la mitad fueron Pediátricos. La

nutrición parenteral en el paciente tributario de la misma mejora la calidad del soporte nutricional del enfermo

mediante un uso racional de los recursos. La disponibilidad de la herramienta permite modificar la intervención

terapéutica ya que el soporte nutricional comienza a tener prioridad en las indicaciones médicas.

PED 5 USO DEL LIPOFUNDIN MCT/LCT 20% EN LA PREPARACIÓN DE LA NUTRICIÓN PAREN-

TERAL EN NEONATOS

Ofarrill Arias J.O. Valdes Armentero R. Hospital Pediátrico Universitario Centro Habana 2009. Cuba.

odalysofarrill@infomed.sld.cu

El uso seguro de emulsiones de lípidos por vía intravenosa constituyó un reto terapéutico para los médicos,

las emulsiones de MCT/LCT son un combustible eficaz y resultan especialmente beneficiosas en pacientes con

síndrome de respuestas inflamatorias sistémicas, quirúrgicos y neonatos bajo peso al nacer. Objetivo: Encaminamos

nuestro trabajo con el objetivo de exponer la experiencia del Centro de Mezclas del Hospital Pediátrico

Universitario Centro Habana en la preparación de nutrición parenteral con el uso de lípidos en el

paciente neonato, precisar la evolución nutricional de los recién nacidos con la administración de este macro

nutriente en forma endovenosa conocer las complicaciones inmediatas en recién nacidos que recibieron este

tipo de soluciones lipídicas. Material y método: Realizamos un estudio prospectivo observacional y analítico

de 100 pacientes provenientes de los ocho hospitales gineco-obstétricos de la Ciudad de La habana a los cuales

se les preparó nutriciones parenterales con soluciones lipídicas de MCT/LCT al 20%, analizamos peso inicial,

diagnóstico al inicio de la nutrición parenteral, complicaciones, duración de la nutrición parenteral, causa de

la suspensión y vía de administración. Resultados: se ha encontrado que en neonatología la condición más

frecuente en la cual se utilizo la nutrición parenteral con lípidos MCT/LCT 20% fue en el paciente bajo peso


RNC (2010) N-E

al nacer (menor de 1800 gr.) no existiendo complicaciones inmediatas en los recién nacidos que recibieron

este tipo de nutrición parenteral total (con lípidos). Conclusiones: La duración de esta terapéutica oscilo entre

7 y 10 días, siendo la causa de la suspensión en un 96% la recuperación nutricional y la vía de administración

más utilizada es el catéter percutáneo.

PED 6 PREVALENCIA DE ENTEROPARÁSITOS Y MALNUTRICIÓN EN NIÑOS Y ADOLESCENTES DE

UNA COMUNA PERIURBANA DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA, ARGENTINA

Varengo HT, Diaz Cajal M, Marini V, Nores L, Orsilles MA. Facultad de Ciencias Químicas, Universidad

Católica de Córdoba. Argentina.

maorsilles@yahoo.com

Los enteroparásitos representan un problema sanitario en poblaciones en vías de desarrollo, y entre sus consecuencias,

esta infección condiciona problemas nutricionales. Objetivo: Nuestro objetivo fue identificar asociaciones

entre parasitismo intestinal y estado nutricional en niños y adolescentes de una Comuna periurbana

de la ciudad de Córdoba. Material y Métodos: En este estudio se incluyeron a 63 individuos de 1 a 18 años

(30 mujeres y 33 varones) de la Comuna de Villa del Prado distante a 25 Km. de la ciudad de Córdoba. Se

evaluaron: indicadores antropométricos (peso, talla y perímetro de brazo), características socio-epidemiológicas

(encuesta) y examen coproparasitológico (métodos directos y de concentración). La Comuna se caracterizó

por trabajo rural y fabricación de ladrillos como fuente de ingresos de sus miembros, carencia de agua potable

y déficit de saneamiento ambiental. Resultados: El 55 % de los individuos fue eutróficos, el 22 % con obesidad

o sobrepeso y el 22 % con bajo peso o desnutrición. La presencia de enteroparásitos (protozoos y

helmintos) se detectó en el 72% de eutróficos y en el 82% de sujetos malnutridos. El defecto nutricional fue

más prevalente (64 %) en niños menores a 5 años en quienes predominó el monoparasitismo. El exceso nutricional

fue más prevalente (71 %) en niños mayores a 5 años y donde se detectó el mayor porcentaje de poliparasitismo.

En eutróficos, predominó el poliparasitismo sin asociación con la edad. Conclusión: el parasitismo

intestinal podría contribuir al establecimiento de malnutrición en poblaciones con condiciones sanitarias

y ambientales que facilitan los procesos continuos de infestación.

PED 7 EVALUACIÓN NUTRICIONAL Y HEMATOLÓGICA EN NIÑOS Y ADOLESCENTES DE UNA

COMUNA PERIURBANA DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA, ARGENTINA.

Orsilles MA, Nores L, Cervera J, Niveiro G, Gonano LP, Pieri E. Facultad de Ciencias Químicas, Universidad

Católica de Córdoba, Argentina.

maorsilles@yahoo.com

La malnutrición se asocia, entre otros factores, a consumo inadecuado de alimentos y condiciones socioeconómicas

desfavorables. Objetivo: Caracterizar el estado nutricional y hematológico de niños y adolescentes

de una Comuna periurbana de la ciudad de Córdoba. Material y método: Este estudio incluyó a 63 individuos

de 1 a 18 años (30 mujeres y 33 varones) de la Comuna de Villa del Prado distante a 25 Km. de la ciudad de

Córdoba. Se realizó evaluación socio-ambiental (cuestionario), nutricional (mediciones antropométricos) y

hematológica (hemograma automatizado y saturación de la transferrina-ST). Se consideró anemia a niveles de

hemoglobina menores a los valores de corte según edad y sexo establecidos por la OMS y deficiencia del componente

funcional de hierro a ST


58 RNC (2010) N-E

PED 8 OBESIDAD Y SOBREPESO EN PEDIATRÍA

Valdez C.R., Antinori M, Romano M.F.Gigli Y. Hospital de la Madre y el Niño. Argentina.

Marilena_antinori@hotmail.com

Objetivo primario: El objetivo del trabajo era responder las siguientes preguntas: En los niños: ¿Con qué frecuencia

se presentan la obesidad y cuál es la que predomina en los menores de 6 años? ¿Con qué frecuencia

se presentan con sobrepeso? Objetivo secundario: 1. Evaluar la dieta en los pacientes.2. Antecedentes heredo

familiares. 3. Duración del seguimiento; 4. Tiempo de contacto con el profesional de la salud. 5. En

relación al género y edad. Material y métodos: descriptivo observación al, retrospectivo en el que se evaluaron

389 personas de acuerdo al estado nutricional de los pacientes de un hospital pediátrico de la ciudad de

Formosa de la República Argentina. Aplicando un cuestionario prediseñado para esta institución, con el fin

de obtener las variables en estudio. Para las variables en estudio se utilizaron balanzas, taquímetro, programas

de herramientas de Excel, Heli info., tablas estándares de nutrición. Resultados: De un total de 389 pacientes

evaluados en un período desde 07/2008 hasta 07/2010 se evidencia una prevalecía media de sobrepeso y

obesidad, que sumados constituyen 11,8% de la población de interés (3,8% de sobrepeso y 8% de obesidad).

Conclusión: Con este trabajo se constató una mayor frecuencia de obesidad con respecto al sobrepeso. Siendo

en menores de 6 años la obesidad mórbida de mayor prevalecía. La transición nutricional puede explicar el

aumento de la obesidad y el sobrepeso en la población infantil. Los antecedentes familiares, los hábitos alimentarios

aparecen como situaciones que incrementan la vulnerabilidad ad al aumento de peso. Sugerimos

que la obesidad en la infancia y adolescencia debe ser considerada dentro de los problemas de salud.

PED 9 DIAGNÓSTICO DE OBESIDADE POR DIFERENTES MÉTODOS EM ESCOLARES DE 6 A 10

ANOS DE NOVA ERA - MG, 2009.

Paula Maria dos Santos, Raimundo Marques do Nascimento Neto, Adriana Cotote Moreira, Isabela da Costa

Fernandes, Virginia Capistrano Fajardo, Ana Luiza Gomes Domingos, Elida Mercês Raimundo, Silvia

Nascimento de Freitas. Universidade Federal de Ouro Preto. Brasil.

paulamsnut@yahoo.com.br

Introdução: A obesidade na infância tem adquirido características epidêmicas no mundo e avança também

nos países em desenvolvimento, provocando sérias conseqüências na saúde pública. O índice de Massa

Corporal (IMC) tem sido freqüentemente utilizado para a avaliação do estado nutricional de crianças.

Objetivo: Verificar a concordância entre três instrumentos para diagnóstico de obesidade em escolares.

Metodologia: Realizou-se estudo tipo caso-controle intitulado “Resistência à insulina e fatores de risco para

doenças cardiovasculares em escolares obesos de Nova Era - MG” com 202 crianças de 6 a 10 anos, sendo

58,9% meninas e 41,1% meninos. Calculou-se o IMC (peso/[estatura]2) e classificou-se os escolares em

“eutrofia” -1< Escore-Z < +1 e “excesso de peso” Escore-z > +2, adaptado da WHO, 2007. Para a avaliação

da composição corporal por bioimpedância tetrapolar utilizaram-se dois analisadores: Biodynamics 310

e Bioscan Maltron 916 e classificaram-se os escolares em “eutrofia” e “excesso de gordura corporal” segundo

Taylor et al. (2002). Resultados: A prevalência de excesso de peso foi de 34,3% (Bioscan), 34,7%

(Byodinamics) e 32,3% (IMC). Empregou-se o teste de concordância entre as categorias classificadas pelos

métodos aos pares. Entre Bioscan e IMC, Kappa = 0,74, entre Biodynamics e IMC, Kappa = 0,74 (concordância

substancial) e entre Bioscan e Biodynamics , Kappa = 0,91 (concordância excelente). Conclusão:

Os resultados mostraram que o IMC é um bom indicador para triagem de casos de obesidade em estudos epidemiológicos

nesta faixa etária devido ao baixo custo, praticidade e concordância substancial com métodos

que apresentam forte correlação com o padrão-ouro para análise da adiposidade corporal.

PED 10 DISMINUCIÓN DE LAS INMUNOGLOBULINAS SÉRICAS EN LA MALNUTRICIÓN.

Cooke PM, Caula C, Nores L, Burstein V, Díaz MF, Vottero Piveta A, Zeballos M, Varengo HT, Orsilles

Facultad de Ciencias Químicas, Universidad Católica de Córdoba. Argentina.

paulamcooke@gmail.com


RNC (2010) N-E

Los estados de malnutrición pueden afectar de modo adverso al sistema inmunológico. Objetivo: relacionar

los niveles séricos de inmunoglobulinas (Igs) con el estado nutricional de niños y adolescentes de una Comuna

periurbana de la ciudad de Córdoba, Argentina. Material y métodos: Se incluyeron a 51 individuos de 2 a 18

años (23 mujeres y 28 varones) de la Comuna de Villa del Prado distante a 25 Km. de la ciudad de Córdoba

en quienes se evaluaron características socio-epidemiológicas (encuesta) y estado nutricional (mediciones

antropométricas) y se cuantificaron las IgG, IgA e IgM (inmunodifusión radial). La Comuna se caracterizó por

carencia de agua potable y déficit de saneamiento ambiental. Resultados: La valoración nutricional determinó:

56.8% eutróficos, 9.8% obesos, 15.7% sobrepeso, 7.8% bajo peso y 9.8% desnutridos. El tipo de

desnutrición que prevaleció fue la calórico-proteica. En malnutridos por exceso se observó que el 31% manifestó

disminución de IgG, mientras que malnutridos por defecto, el 33 % presentó disminución de IgG, el

22.2% de IgA y el 11% de IgM. La disminución de dos Igs se detectó sólo en malnutridos por defecto

(22.2%). En eutróficos el 6.9% reveló disminución de IgG y el 6.9% de IgA. Estas modificaciones en el nivel

sérico de Igs se evidenciaron principalmente en el grupo de individuos comprendidos entre 3 y 9 años de

edad. Conclusión: esta población con malnutrición polarizada al exceso o al defecto nutricional presenta

mayor disminución de Igs séricas que los eutróficos lo que puede reducir la resistencia del organismo a procesos

infecciosos.

PED 11 RELACIÓN DE LA RESERVA DE HIERRO E INGESTA DE VITAMINA A EN EL RENDIMIEN-

TO ESCOLAR DE ADOLESCENTES

Pilar Quiroz Caycho. Universidad Nacional Federico Villarreal - UNFV. Lima, Perú.

pilarqc@hotmail.com

Introducción: Las implicaciones de la deficiencia de hierro son variadas. En relación a la función neurológica,

bajo rendimiento escolar, otros síntomas inespecíficos han sido atribuidos a la deficiencia de hierro y hay

estudios en los que se conecta la deficiencia de hierro, con o sin anemia, a alteraciones en la atención y dicultades

del aprendizaje y en la capacidad de los niños para resolver problemas. La vitamina A influye en la causa

de anemia afectando la síntesis de transferrina. Objetivo: Determinar la relacion de la reserva de hierro e

ingesta de vitamina A con el rendimiento escolar de adolescentes. Metodología: El estudio fue, Transversal y

Descriptivo. Durante el calendario escolar en el año 2006 de mayo a diciembre, en Lima, distrito de Villa

María del Triunfo. La población de estudio estuvo conformada por adolescentes de escuelas públicas, cursando

el 3er, 4to y 5to de educación secundaria. La población total consistió de 3812 adolescentes. Se midió

peso, talla, se extrajeron muestras de sangre, se aplicó un Cuestionario de recordatorio de 24 horas y se evaluaron

las notas escolares. Resultados: Se encontró diferencia significativa en los valores de hierro sérico entre

los grupos con notas


60 RNC (2010) N-E

con una media de edad de 14.42 ± 5.97 (6-24) meses, fueron del sexo masculino 36/57. En relación al tipo

de lactancia recibieron en forma mixta 39/57, en forma exclusiva 15/57 y no recibieron lactancia materna

3/57. Con respecto al estado nutricional por antropometría: según Peso/Edad 34/57 se encontraron eutroficos

(0±1DE) y 23/57 mal nutridos (> +1DE y < -1DE); según Talla/Edad 22/57 se hallaron con talla normal,

14/57 con riesgo de talla baja, 7/57 con talla baja, 9/57 talla ligeramente alta y 5/57 con talla alta. En

relación a las infecciones respiratorias agudas el 62% presentó neumonía; el 21% síndrome bronquial obstructivo;

el 12% bronquiolitis; y el 5% laringitis. Conclusión: Se encontró una baja frecuencia de lactancia materna

exclusiva, con relación al estado nutricional según el peso/edad la mayoría de los pacientes estaban eutróficos

y según talla/edad un menor número se encontró en riesgo o desnutrición crónica. Dentro de las enfermedades

respiratorias la neumonía es la más frecuente.

PED 13 PERFIL NUTRICIONAL Y PREVALENCIA DE ANEMIA DE LACTANTES SANOS DE 4 A 6

MESES DE EDAD QUE ACUDIERON A CONSULTA SECUNDARIA DE PEDIATRÍA EN EL HOSPITAL

NACIONAL DE ITAUGUÁ, DESDE NOVIEMBRE DEL 2007 A JUNIO DEL 2008

Bordón Alvarez, S. Hospital Nacional de Itauguá, Consulta Secundaria de Pediatría. Paraguay.

shirleybordon@yahoo.com.ar

Múltiples factores afectan la alimentación y nutrición de lactantes menores. Una buena nutrición influirá positivamente

en su salud, mientras que una deficiente, puede generar una mayor predisposición a enfermedades.

La Lactancia materna exclusiva protege al niño, ya que con ella obtiene los nutrientes necesarios. La anemia

surge como un problema muy importante en esta etapa del crecimiento, y es considerado por la OMS como

un problema de Salud Pública mundial, la anemia ferropénica es la más prevalerte en el lactante. Objetivos:

Determinar el Perfil Nutricional y la Prevalencia de Anemia de Lactantes Sanos de 4 a 6 meses de edad, que

acudieron a consulta secundaria de pediatría del Hospital Nacional de Itauguá desde noviembre del 2007 a junio

del 2008. Material y Métodos: Observacional, descriptivo, retrospectivo de corte transverso, basado en la

revisión de encuestas realizadas a las madres de lactantes sanos. Resultados: Se estudiaron 61 lactantes sanos,

de la zona de influencia del Hospital, 32,7% (20) de Itauguá y 22,9% (14) de Itá; de los cuales el 8,2% (5)

eran desnutridos y 14,9% (9) con riesgo de desnutrición, mientras que el 77% (47) sin desnutrición; una

prevalencia de anemia del 65,6% (40) con hemoglobina menor o igual a 11 g/dl. Al considerar los factores

socioeconómicos de la madre se encontró que el 46% (28) y el 48% (29) poseen estudios primarios y secundarios

respectivamente, jóvenes, menores de 26 años (64% n=39), amas de casa 63% (38); la lactancia materna

exclusiva fue de 52,5% (32).Conclusión: A pesar de conocer los beneficios de la lactancia materna exclusiva,

ésta sigue siendo insuficiente, relacionándose también con los factores sociales poco favorables de la

madre y del entorno familiar. Estos conocimientos ayudarán para la implementación de Programas que

busquen mejorar la calidad de vida de los lactantes menores.

PED 14 PERFIL NUTRICIONAL Y ESTANCIA HOSPITALARIA DE NIÑOS Y NIÑAS MENORES DE 5

AÑOS CON QUEMADURAS EN UN HOSPIATL DE REFERENCIA.

*Báez A,**Sánchez Bernal S, **Villalba D, **Morínigo M, *Mora S. *Hospital Nacional del Quemado.

Paraguay. **Universidad Nacional de Asunción. Paraguay.

enalia4@hotmail.com

Introducción: Las quemaduras son causa frecuente de internación en niños/as, poco se sabe sobre su evolución

según el estado nutricional previo. Objetivo: Evaluar el perfil nutricional de niños/as


RNC (2010) N-E

desnutrición aguda (zP/T


62 RNC (2010) N-E

con sobrepeso u obesidad y 22,2%(6/27) con déficit nutricional. El 7,4% presentó anemia y 44,4% parasitosis.

El 37,0%(10/27) de los niños presentó niveles de riesgo de colesterol y 18,5%(5/27) valores elevados.

Considerando los niveles de colesterol con respecto al estado nutricional, se encontró que el 50%(9/18) de

los niños con estado nutricional normal tenían valores de riesgo o elevados de colesterol. Los niveles de calcio

y albúmina se encontraron normales. En cuanto a los hábitos alimentarios, el 70,8% relató que sus hijos

consumían verduras solo a veces y carnes y frituras casi todos los días. Conclusiones: Se ha encontrado una

frecuencia de anemia menor a la de otros estudios rurales nacionales. Los resultados de colesterol obtenidos

nos sugerirían la existencia de una dieta no equilibrada llamando la atención que el 50% de los niños con estado

nutricional normal presentaron niveles de colesterol de riesgo o elevado.

PED 17 A RELAÇÃO MÃE-FILHO E O ATENDIMENTO NUTRICIONAL PEDIÁTRICO. Relato de Caso.

HD Ribeiro de Andrade Previato; AL Santos Regis; KC Queiroz. Universidade Federal de Ouro Preto. Escola de

Nutrição. Brasil.

helenapreviato@hotmail.com

Relata-se o caso clínico de um paciente acompanhado na pediatria do Hospital das Clínicas de Minas Gerais

em 2007. O doente de 5 anos apresentava câncer e desnutrição. Como a ingestão alimentar do paciente não

atendia suas necessidades nutricionais, foi introduzida dieta enteral pediátrica administrada por meio de

sonda nasoentérica, com posicionamento gástrico. Apesar dos esclarecimentos prestados, o suporte nutricional

enteral não foi bem aceito pela mãe, que não entendia a terapia intensiva como forma de nutrição. Para

a acompanhante, o filho tinha que comer por via oral e ela insistia o tempo todo para que a criança assim o

fizesse. Segundo Nóbrega et al. (2000) para a alimentação decorrer adequadamente é importante considerar

o vínculo mãe-filho e os fatores que o determinam e o envolvem. Objetivou-se, então, abordar o vínculo mãefilho

no atendimento nutricional pediátrico. Percebeu-se que o atendimento nutricional pediátrico requer o

estudo da oralidade como face do desenvolvimento psíquico humano. Para abordar a oralidade e o vínculo

mãe-filho no tratamento nutricional pediátrico, utilizou-se a epistemologia, ciência que questiona os limites

do conhecimento. Pesquisas bibliográficas em nutrição e epistemologia dos conhecimentos médico e biológico

foram realizadas para assinalar o limite do discurso da nutrição na abordagem da relação mãe-filho no

atendimento nutricional pediátrico. Concluiu-se que diante da importância da oralidade e da relação mãefilho

nos aspectos afetivos e alimentares, tais fatores devem ser considerados durante o tratamento nutricional

pediátrico.

BÁSICO – EXPERIMENTAL

BA 1 BIOCOVERSIÓN DE ACIDOS GRASOS POLIINSATURADOS DE CADENA LARGA OMEGA-3 DE

ORIGEN VEGETAL EN RATAS: EFECTOS SOBRE PARÁMETROS DE DAÑO HEPÁTICO

Valenzuela RW, Vizcarra M, Tapia GS. ICBM, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

rvalenzuelab@med.uchile.cl

Introducción: Los efectos saludables de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga ω-3, como el ácido

eicosapentaenoico (EPA) y docosaexaenocio (DHA) se recomienda incrementar su aporte dietario, mediante

ingesta de pescados grasos, cuyo consumo es bajo en nuestra población, por tanto es necesario identificar alimentos

que aporten EPA y DHA o su precursor el ácido α-linolénico (ALN), el cual puede bioconvertirse en

EPA y DHA. Objetivo: Determinar la bioconversión de ALN de aceites vegetales (chia y rosa mosqueta) en

EPA y DHA. Método: Ratas macho (n=8, por grupo) Sprague Dawley, (50-70 g), con dietas normocalóricas

y suficientes en nutrientes por 21 días, formándose cuatro grupos experimentales, el aporte lípidico total

provenía de distintos aceites. (i) maravilla (sin ALN), (ii) chia (50% ALN), (iii) rosa mosqueta (30% ALN) y

(iv) oliva extra virgen más aceite marino. La actividad hepática se determinó vía transaminasas séricas e histología

hepática y perfil de ácidos grasos mediantes cromatografía gas-líquida. Resultados: El grupo (i) presentó

los menores niveles (P>0,05, ANOVA unifactorial y test de Newman Keuls) de EPA y DHA, respecto

a los otros grupos. En el grupo (ii) la bioconversión aumento significativamente con niveles de EPA y DHA


RNC (2010) N-E

similares a los del grupo (iv), el grupo (iii) si bien logro bioconvertir al ALN en EPA y DHA, sólo alcanzó la

mitad del nivel observado en el grupo (iv). En todos los tratamientos no se observaron cambios significativos

en la actividad sérica de transaminasas y la histología fue normal. Conclusión: El aceite de chia presentó la

mayor bioconversión en EPA y DHA, pudiendo ser recomendado como un sustituto de alimentos de origen

marino. FONDECYT 1090021

BA 2 EFECTO ANTI-LIPOGÉNICO DEL ACEITE DE CHIA Y OLIVA EXTRAVIRGEN SUPLEMENTA-

DO EN EPA Y DHA EN RATAS.

RW. Valenzuela, GS. Tapia, Barrera C. Vizcarra M. ICBM, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

rvalenzuelab@med.uchile.cl

Introducción: El aumento del contenido de tejido adiposo, especialmente visceral está asociado al desarrollo

del síndrome metabólico. Lo cual ha obligado a buscar estratégicas que permitan identificar componentes

dietarios que presenten un efecto anti-lipogénico. Es así como aceites ricos en ácidos grasos poliinsaturados

omega-3 (α-linolénico o EPA y DHA) y el aceite de oliva extra virgen pueden ser componentes dietarios con

propiedades anti-lipogénicas. Objetivo: Determinar el efecto anti-lipogénico en tejido adiposo visceral y subcutáneo

en ratas alimentadas con diferentes aceites. Método: Ratas macho (n=8, por grupo experimental)

Sprague Dawley, (50-70 g), alimentadas con dietas normocalóricas y suficientes en nutrientes por 21 días, cuatro

grupos experimentales, cada uno con aporte lipídico total de diferentes aceites. (i) maravilla (sin αlinolénico),

(ii) chía (50% α-linolénico), (iii) rosa mosqueta (30% α-linolénico) y (iv) oliva extra virgen suplementado

con EPA DHA. Diariamente se evaluó ingesta de alimentos y variación del peso corporal. La funcionalidad

hepática se determinó mediante la actividad sérica GOT, GTP e histología hepática. El hígado,

tejido adiposo visceral y subcutáneo fueron extraídos y pesados. Resultados: En todos los grupos no se observaron

diferencias significativas en peso corporal, peso del hígado e ingesta de alimentos. El grupo (i) presentó

los mayores niveles (P>0,05, ANOVA unifactorial y test de Newman Keuls) de tejido adiposo visceral, los

grupos (ii), (iii) y (iv) que obtuvieron niveles significativamente menores de tejido adiposo visceral. En cuanto

al tejido adiposo subcutáneo los grupos (ii) y (iv) presentaron niveles significativamente menores a los grupos

(i) (iii). Cabe destacar que en todos los tratamientos no se observaron efectos citotóxicos en hígado, con

niveles de transaminasas normales (GOT y GTP) e histología normal.Conclusión: El aceite de chia y oliva extra

virgen suplementado con EPA y DHA ejercen un significativo efecto anti-lipogénico en tejido adiposo subcutáneo

y visceral. FONDECYT 1090021

BA 3 MODIFICACIÓN EN LOS PERFILES DE ÁCIDOS GRASOS POR SUPLEMENTACIÓN CON

ÁCIDOS GRASOS POLIINSATURADOS DE CADENA LARGA OMEGA -3 Y HORMONA TIROIDEA T3

FRENTE AL DAÑO POR ISQUEMIA REPERFUSIÓN HEPÁTICA

Tapia GS, y Valenzuela, RW. ICBM, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

gtapia@med.uchile.cl

Introducción: La isquemia/reperfusión (IR) produce daño hepático llevando al desarrollo de estrategias para

reducir la injuria hepática. Frente a esta situación se preacondicionó con ácidos grasos poliinsaturados de

cadena larga (AGPICL ω-3) y administración i.p. de T3, tratamiento hepatoprotector aplicable a clínica.

Objetivo: Determinar cambios en el perfil de ácidos grasos y su relación con la hepatoprotección observada

al suplementar con AGPICLω-3 (300mg/kg/día) y administrar T3 (0.05 mg/kg/día) frente al daño por IR.

Método: Ratas macho (n=8, por grupo) Sprague Dawley, (50-70 g) suplementadas con AGPI ω-3 (EPA+DHA)

o salino por tres días, 72 h después se administró una dosis de T3 (0,05 mg/kg) o NaOH (disolvente de T3)

y posteriormente (48 horas) se realizó la IR (1 hora de isquemia 20 horas de reperfusión). El daño hepático

se determinó mediante la actividad sérica GOT y GTP e histología y los cambios en el perfil de ácidos grasos

mediante cromatografía gas-líquida. Resultados: El grupo salino/IR mostró aumentos significativos (ANOVA

unifactorial y test de Newman-Keuls) e indicativos de daño en la actividad de transaminasas séricas, junto con

necrosis e infiltración de neutrófilos (histologías). El grupo AGPICLω-3/T3/IR mostró una protección total

en los indicadores de daño hepático. El grupo sal/IR presentó una disminución significativa de AGPICL ω3

luego de la IR, en cambio en el grupo AGPICLω-3/T3/IR no se observó dicha disminución. Dentro de los

63


64 RNC (2010) N-E

AGPICL ω3 es el EPA quien disminuye significativamente sus niveles hepáticos. Conclusión: El mayor nivel

de EPA hepático podría participar en la hepatoprotección encontrada al suplementar con AGPICL ω-3 y

administración de T3 previó a la IR.

FONDECYT 1090021

BA 4 EVALUACIÓN DEL CONSUMO DE REFRESCOS DE COLA EN PESO, TALLA, GLUCOSA

SANGUÍNEA Y MICROBIOTA ORAL EN MODELO EXPERIMENTAL MURINO.

Moreno García MA, Recendez Alvarado MM, Reveles Hernández RG, Saldivar Elias S, Muñoz Escobedo JJ.

Universidad Autónoma de Zacatecas. México.

amoreno_29@hotmail.com

Actualmente a nivel mundial el consumo de los refrescos de cola se ha extendido siendo México el más representativo.

Se mencionan manifestaciones en salud oral y condiciones de salud generales como lo es la

obesidad y la diabetes. Objetivo: Evaluar si los refrescos de cola como son Coca-Cola y Big Cola modifican

peso, talla, glucosa en sangre y la microbiota oral en ratas Long Evans. Metodología: El estudio se efectuó

con 3 grupos de ratas Long Evans (10 ratas por cada grupo) a las cuales se suministró Coca-Cola, Big cola y

agua respectivamente por un periodo de 6 meses a cada grupo, cada mes se determinó peso y talla, al inicio

y al término de 6 meses se determinó glucosa en sangre, se tomaron muestras de cavidad oral y se procesaron

bacteriológicamente observando morfología colonial, celular, tipo de agrupamiento y afinidad al Gram.

Resultados: Al término del tratamiento, en las ratas que consumieron refrescos de cola, hubo aumento de

peso y de glucosa siendo estadísticamente significativos P< 0.001, se observó inflamación en cavidad oral y

cambio de coloración a nivel dental, respecto a la microbiota oral, hubo crecimiento de Lactobacillus solo en

las de tratamiento de agua. Streptococcus mutans hubo gran cantidad de colonias bacterianas en las que se

administró refrescos de cola. Conclusión: Los refrescos de cola causan alteración de cavidad oral y su microbiota,

aumentan de peso y la concentración de glucosa en sangre, estadísticamente significativos en modelo

experimental murino.

BA 5 EFECTO DEL ESTADO NUTRICIONAL EN LA SUSCEPTIBILIDAD O RESISTENCIA A LA INFEC-

CIÓN DE TRICHINELLA SPIRALIS EN MODELO MURINO.

Moreno García MA., Maldonado Tapia CH., Saldivar Elias S., Muñoz Escobedo JJ. Universidad Autónoma de

Zacatecas. México.

amoreno_29@hotmail.com

La Trichinellosis se trasmite por alimentos contaminados con larvas infectantes (LI) de T. spiralis. El adecuado

estado nutricional permite a los individuos una respuesta inmune ante la presencia de patógenos externos.

Objetivo: Evaluar el efecto del estado nutricional en la susceptibilidad o resistencia a la infección de Trichinella

spiralis en modelo murino. Metodología: consistió en 2 grupos: Nutridos con una dieta de 24 % de proteína

(Nut) y Desnutridos con una dieta del 12 % de proteína. (DN) machos y hembras y posteriormente se

infectaron con diferentes cargas parasitarias 500, 250 y 200 LI de T. spiralis. Resultados: En animales del

grupo con dieta del 12% de proteína infectados con (500 y 250 LI respectivamente) con T. spiralis fallecieron

en la fase intestinal de la infección, presentando un cuadro de diarrea importante, los animales con dieta de

24% de proteína desarrollaron el ciclo vital de T. spiralis. En animales infectados con 200 LI de T. spiralis La

carga parasitaria fue mayor en los animales con una dieta del 12% en relación con las ratas con una dieta del

24%, en este grupo se desarrolló el ciclo vital del parásito tanto en animales Nut como en animales DN. La

IET en animales Nut como DN, presentaron respuesta inmune. Conclusión: El estado nutricional juega un

papel relevante en cuanto a la resistencia de la infección de T. spiralis, ya que la DN fue un factor de susceptibilidad

a la infección, así mismo se observó que las hembras nutridas y desnutridas es menor la carga parasitaria

en relación a los machos.

BA 6 AVALIAÇÃO DOS EFEITOS DO ANÁLOGO DA ANGIOTENSINA (1-7), AVE 0991, SOBRE

PARÂMETROS METABÓLICOS EM HAMSTERS SUBMETIDOS À DIETA HIPERCOLESTEROLÊMICA.

Pereira, CPS; Silva, AR; Alzamora, AC; Silva, ME; Santos, RAS; Pedrosa, ML. Universidade Federal de Ouro


RNC (2010) N-E

Preto. Brasil.

milla_polian@hotmail.com

Objetivo: Avaliar o efeito da Angiotensina(1-7), por meio da utilização do seu análogo sintético não-peptídico

e ativo oralmente,AVE 0991 em hamsters submetidos a dieta hipercolesterolêmica. Metodología: Foram

utilizados 24 hamsters machos albinos com aproximadamente 1 mês de idade,pesando em média 50 g.Os animais

foram divididos em quatro grupos:Grupo controle tratado,Grupo controle não-tratado, Grupo Hiper

tratado com AVE 0991,Grupo Hiper não tratado com AVE 0991. Os animais receberam essas dietas por 4

meses.Análise estatística:ANOVA,p


66 RNC (2010) N-E

La absorción del hierro (Fe) de leche de vaca es menor a la de la leche humana. Esto se explica porque la leche

de vaca contiene más calcio (Ca) y caseína que la leche humana. Sin embargo, no se sabe si es el calcio o las

caseínas; o ambas los que ejercen el efecto inhibitorio de la absorción de hierro. Objetivo: Evaluar el efecto

del Ca y la caseína de la leche de vaca sobre la absorción del hierro. Métodos: 11 mujeres sanas participaron

en 4 estudios de absorción de Fe no-hemínico. Las participantes consumieron 70 mL de suero de leche de

vaca fortificado con 100 mg/L de Fe (FeSO4) con o sin adición de Ca (1000 mg/L) y/o caseínas (30 g/L). Cada

prueba fue marcada con 2µCi de 55Fe ó 0,7µCi 59Fe. Resultados: los promedios geométricos y rango de

±2DS de la absorción de Fe los días que se consumió el suero solo, suero con caseína, suero con calcio y suero

con calcio y caseína fueron, respectivamente: 6,9 (3,1-15,7); 5,7 (2,9-11,2); 15,0 (7,2-31,6); y 6,7 (2,8-15,9);

Anova para medidas repetidas (F=3,5; p


RNC (2010) N-E

yogurt con agregado de prebióticos aumenta en 55% la biodisponibilidad de hierro hemínico, y no produce

cambios en la absorción del Fe no-hem. Financiamiento: Fondecyt 1095038

MI 5 CAPACITACIÓN EN HIGIENE DE LOS ALIMENTOS DE LOS MANIPULADORES Y PERSONAL

ADMINISTRATIVO DE UNA INSTALACIÓN HOSPITALARIA

Díaz Lorenzo T, Osorio Barada M, Cardona Galvez M. Instituto de Nutrición Higiene de los Alimentos. La

Habana 10300, Cuba.

tamydiaz@infomed.sld.cu

En las Instituciones de Salud se elaboran gran cantidad de alimentos, muchos de ellos se destinan a grupos

vulnerables y la presentación de enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA) constituye un problema.

Para ofertar alimentos que sean inocuos es necesario además de mantener buenas condiciones higiénicas sanitarias

a lo largo de la cadena alimentaria una correcta y sistemática educación sanitaria de manipuladores y

administrativos que dirigen estos servicios. Objetivo: determinar el grado de conocimientos de manipuladores

y personal administrativo en una instalación hospitalaria se realizó un estudio descriptivo transversal en una

institución de Salud de Ciudad de la Habana en el periodo de junio a noviembre del 2009 a través de una

encuesta observacional, directa y de conocimientos antes y después de la intervención educativa. Material y

método: La evaluación de riesgo se realizó en cuatro áreas y la capacitación se dirigió a 54 manipuladores y

9 administrativos. Se realizó distribución absoluta y relativa para procesar los resultados y la intervención realizada

se llevó a cabo en el Programa Stat Xact-4 por la vía del Test Mc Nemar. Resultados: Se encontró que

existen deficiencias en el control de certificaciones de calidad de los productos lácteos y proteicos, no conservación

adecuada de los alimentos en una área. La deficiencia presente en todos los manipuladores fue el

no lavado adecuado de las manos. No se presentó ningún brote de enfermedad trasmitida por los alimentos,

en el 100% de las áreas la Higiene fue adecuada. Los manipuladores de alimentos en un (81,4%) tenían entre

30-55 años, más de 5 años en la actividad (88,8%) y 54% poseían un nivel preuniversitario, la motivación

laboral era un 74% Se presentó una mejoría en los conocimientos después de la intervención educativa en el

(83.3%). El personal administrativo en el 44% tenían nivel secundario y preuniversitario respectivamente, la

motivación por la actividad fue de un 88,8% y la mejoría de los conocimientos en el (77.7%). Los conocimientos

más relevantes adquiridos se relacionan con la percepción de la importancia del cambio diario de

vestuario y la importancia del estado salud durante la elaboración (0.0000) seguido por el reconocimiento de

la adecuada limpieza de las superficies de contacto con los alimentos (0.0003), los rangos de temperatura de

conservación de los alimentos (0.0005) y no limpieza de utensilios con agua estancada (0.0015). Conclusiones:

Concluimos que a pesar de haber una mejoría en los conocimientos técnicos la capacitación de este personal

debe ser sistemáticas, actual e indivualizada.

MI 6 EVALUACIÓN DE LA ACEPTACIÓN DE LOS MENÚES SERVIDOS EN EL CENTRO DE EMER-

GENCIAS MÉDICAS DE ASUNCIÓN PARAGUAY.

Alcaraz Quintana M, Goiburu Martinetti ME, Hrase Ivasiuten J, Miranda González L, Torres A, Florentín R,

Lezcano G, Sosa V, Meza J, Aguilera G, Vazquez L. Centro de Emergencias Médicas. Área de Nutrición. Universidad

Americana. Paraguay.

beba_alcaraz@hotmail.com

Objetivos: analizar la aceptación de los menúes ofrecidos por el Servicio de Nutrición del Centro de Emergencias

Médicas de Asunción Paraguay. Material y métodos: Se evaluaron un total de 103 bandejas consumidas, que

pertenecían a 21 menús diferentes. Se realizó la estimación a través de un Médico Nutriólogo, 3 licenciadas en

Nutrición, y 7 estudiantes del último año de la Carrera de Nutrición. Se utilizó una escala visual, donde se puntuó

0: plato lleno, 1: residuo superior o igual al 7%, 2: residuo superior o igual al 50%, 3: residuo superior o

igual al 25% y 4: plato vacío. Resultados: Los pacientes a quienes fueron distribuidas las bandejas eran un 84%

del sexo masculino, con una edad media de 32±16 años con un tiempo de estancia medio de 19,5 días, el

mecanismo de trauma más frecuente fue accidente de tránsito con un 72,5%, sitio anatómico más frecuente de

traumatismo en miembros inferiores con un 39% y el diagnóstico más frecuente fue fractura de miembro inferior

en un 43,1%. Los servicios fueron traumatología con un 35,2% de los pacientes, neurología 28,5%, cirugía

67


68 RNC (2010) N-E

15,7%, pediatría 13,7%, recuperación 6,9%. La puntuación media de aceptación fue de 2,3±1,2 (0 - 4). Los

menúes mejor puntuados para el almuerzo fueron bife de carne con verduras y fideo con 3,1±1,3 puntos y

para la cena estofado de pollo con arroz 3,1 ±1,3 puntos. Los peores puntuados fueron para el almuerzo soyo

de carne con fideo espagueti 2±1,9 y para la cena estofado de carne con fideo 2,2±1,8. Conclusiones: Se ha

observado en general una aceptación correspondiente al 60% de consumo de los menúes servidos en el hospital.

Conocer aquellos platos que tienen una peor aceptación, permite plantear cambios, por otros presumiblemente

de mejor aceptación.

MI 7 ACTIVIDAD ANTIOXIDANTE EN MUESTRAS DE LECHE DE MADRES DE TUCUMÁN

Petros C, Berdaguer Ferrari F, Rojo H, Isla M I. Facultad de Medicina, Fac. de Ciencias Naturales e Instituto

Miguel Lillo. Universidad Nacional de Tucumán, Argentina.

fberdaguer@hotmail.com

La leche materna cubre todas las necesidades nutricionales del bebé hasta los 6 meses. Muchos de sus componentes

tienen, además, funciones inmunológicas y algunos también una potencial actividad antioxidante.

La composición de la leche varía en función de la edad del bebé así como de otros factores.

Objetivo: determinar la capacidad antioxidante de muestras de leche materna obtenidas de distintas madres

de bebés cuyas edades estaban comprendidas entre 1 y 18 días. Materiales y métodos: las muestras de leche

fueron obtenidas por donación, previo consentimiento informado. Fueron trasladadas refrigeradas y almacenadas

en freezer hasta su procesamiento, consistente en centrifugación a 10.000 rpm 15 min y separación del

suero acuoso utilizado para la detección de actividad antioxidante. La misma se determinó en forma cualitativa,

sembrando 10µl de suero de cada muestra en placas de sílica gel. Las placas se cubrieron con 3 mL de

agar al 0,9% conteniendo el radical catión ABTS•+ (2,2´-azinobis-3-ethylbenzothiazoline-6 sulfonic acid)

generado en presencia de persulfato de potasio. Además se realizó la determinación colorimétrica midiendo

la absorbancia a 734 nm del control de ABTS•+ y de la muestra de suero lácteo con ABTS•+ a 1 y 6 min

de exposición al radical. Resultados: En todas las muestras analizadas (n=23) se detectó actividad antioxidante.

A los 6 min de exposición, la media del % de inhibición del radical libre mencionado fue de 48,2+

11,2. La edad media de los bebés fue de 6,8 días. Los mayores valores de inhibición correspondieron a muestras

de madres cuyos bebés tenían 1, 10 y 13 días.

Conclusiones: la leche materna posee una variable capacidad antioxidante, brindando protección al recién

nacido de los potenciales daños oxidativos. Trabajo subsidiado por el CIUNT.

MI 8 VARIABILIDAD DEL CONTENIDO EN SODIO DE MUESTRAS DE LECHE DE MADRES DE

TUCUMÁN.

Berdaguer Ferrari F, Petros C, Aguirre S, Sant Yacumo R, Zeman L, Rojo H. Depto. Biomédico (Bioquímica),

Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Tucumán, Argentina.

fberdaguer@hotmail.com

Estudios realizados, en diferentes ámbitos, demuestran la variabilidad del contenido de sodio de la leche

humana, tanto individuales como asociada a la edad del bebé. Objetivos: 1) determinar la concentración de

sodio en muestras de leche de madres de Tucumán, Argentina. 2) Comparar los valores obtenidos en tres grupos

de muestras procedentes de madres de bebés: A) de 14 días a 2 años, que son amamantados, B) de 8 a 25

días, C) de 1 a 7 días. B) y C) corresponden a muestras procedentes de madres de bebés internados no alimentados

a pecho. Material y métodos: las muestras de leche (n=54) fueron obtenidas por donación, previo

consentimiento informado, trasladadas refrigeradas al laboratorio y almacenadas en freezer hasta su análisis.

La concentración de sodio se determinó por fotometría de llama, en el suero lácteo obtenido por centrifugación

a 10.000 rpm durante 15 min y posterior separación del tapón de grasa. Procesamiento estadístico: se

utilizó el Test de Kruskal-Wallis de comparaciones múltiples. Resultados: La media de la concentración de

sodio (mEq/L) para cada grupo fue de: A) 5,6 + 3; B) 25,6 + 21; C) 35,4 + 19. La diferencia entre los valores

del grupo A) comparados tanto con B) como con C) fueron estadísticamente muy significativas (P


RNC (2010) N-E

muestras de leche de madres con lactancia instalada tuvieron un menor contenido de sodio respecto a las

pertenecientes a madres con menor oportunidad de amamantar por la internación de sus niños. Cabe destacar

que el bajo contenido se sodio en la leche (< 16) se ha asociado a mayor probabilidad de éxito en la lactancia.

Trabajo subsidiado por el CIUNT.

MI 9 EFECTO DE LA SUPLEMENTACIÓN CON ANTIOXIDANTES SOBRE EL ESTRÉS OXIDATIVO

DURANTE EL TRATAMIENTO ONCOLÓGICO EN PACIENTES CON CÁNCER CÉRVICO UTERINO.

Fuchs-Tarlovsky V, Bejerano M, Gutierrez G, Casillas MA, Ceballos-Reyes G. Servicio de Oncología, Hospital

General de México, Escuela Superior de Medicina IPN. México.

vanessafuchs@hotmail.com

Introducción: México como uno de los países con las tasas más altas de cáncer cervicouterino y representa un

grave problema de salud pública ya que el cáncer ocupa el segundo lugar como causa de mortalidad general.

El tratamiento para esta patología depende de su extensión; para los estadios iniciales se recomienda cirugía y

para lo que son localmente avanzados se trata con combinación de quimioterapia con cisplatino y radioterapia.

Ambas terapias utilizadas para el tratamientos son consideradas oxidativas y que producen estrés oxidativo a

nivel celular y por tal motivo causan nefrotoxicidad y hematotoxicidad; todo este proceso afecta no sólo la alimentación

y el consumo de antioxidantes naturales, sino la calidad de vida de la paciente. Objetivo: Conocer

el efecto que tiene la suplementación con antioxidantes (b-caroteno, vitamina C y vitamina E) sobre el estrés

oxidativo, la nefrotoxicidad, y hematotoxicidad en la paciente diagnosticada con cáncer cérvico uterino que

ingresa al Hospital General del México, durante el tratamiento antineoplásico con cisplatino y radioterapia.

Materiales y métodos: Se realizó un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, longitudinal y prospectivo con

controles pasivos. Se consideraron las pacientes que ingresaron con cáncer cérvico-uterino estadio IB2, IIA, IIB,

IIIA y IIIB cuyo tratamiento antineoplásico fuera radioterapia a dosis de 50 Gy por 25 sesiones (5 veces/semana)

y quimioterapia con cisplatino a dosis de 40 mg/m2 SC (una sesión a la semana, por 5 semanas). Se asignó

aleatoriamente a las pacientes a recibir un suplemento antioxidante diariamente o bien un placebo físicamente

idéntico. Se determinó la concentración plasmática de MDA, carbonilos libres, ditirosinas, hemoglobina sérica,

función renal en tres momentos, antes del inicio del tratamiento, al segundo ciclo de quimioterapia y al término

del tratamiento oncológico, a su vez se llevó a cabo una encuesta de frecuencia de consumo de alimentos

y evaluación de calidad de vida antes y después del estudio. Se realizó una prueba de MANOVA ajustando

por edad, medición inicial y por IMC a fin de determinar el posible efecto de la suplementación sobre los

parámetros a evaluar. Resultados: En este estudio participaron 103 pacientes, las cuales fueron asignadas al

tratamiento aleatorio: 49 (47.60%) recibieron tratamiento con antioxidantes y 54 (52.40%) recibieron placebo.

No se encontró diferencias significativas en el consumo de alimentos de acuerdo a las encuestas realizadas,

pero si existió diferencias estadísticamente significativas en el efecto de los antioxidantes en los niveles séricos

de hemoglobina (p>0.05), y los niveles séricos de relación carbonilo/proteína (p>0.05) que nos habla en

menor daño oxidativo a nivel proteico atribuible a la suplementación. Asimismo, encontramos diferencias en

la calidad de vida global en las pacientes que recibieron el tratamientos antioxidante (p>0.05). Conclusiones:

La suplementación con antioxidantes disminuyó el estrés oxidativo principalmente a nivel de proteínas, evitó

que disminuyeran radicalmente los niveles séricos de hemoglobina durante el tratamiento oncológico y mostró

tener un efecto positivo sobre la calidad de vida global de las pacientes.

MI 10 EFICACIA DE LA SUPLEMENTACIÓN CON L-ARGININA SOBRE LA RESPUESTA AL

TRATAMIENTO QUIMIOTERAPÉUTICO NEOADYUVANTE EN PACIENTES CON CÁNCER DE MAMA.

Gutiérrez-Salmeán G, Autrique-Sierra M, Fuchs-Tarlovsky V, Ceballos-Reyes GM. Servicio de Oncología,

Hospital General de México, Escuela Superior de Medicina, Instituto Politécnico Nacional.

gabrielasalmean@yahoo.com

Objetivos: Evaluar la eficacia de la suplementación de L-arginina sobre la respuesta al tratamiento con quimioterapia

neoadyuvante, la actividad de la sintasa de óxido nítrico y la actividad de arginasa en plasma. Materiales

y métodos: Se realizó un ensayo clínico de asignación aleatoria en el cual se administró, a pacientes con cáncer

de mama localmente avanzado, un suplemento de 30 g de L-arginina en cada ciclo de quimioterapia neoadyu-

69


70 RNC (2010) N-E

vante. Se determinó la concentración de nitritos y la actividad de arginasa en plasma antes y después de ingerir

el suplemento. Se realizó una prueba chi-cuadrada para evaluar la asociación entre la suplementación y una

respuesta adecuada al tratamiento; las concentraciones de nitritos y arginasa fueron evaluadas mediante pruebas

t de Student. Resultados: Se incluyeron 45 pacientes que recibieron 4 ciclos de quimioterapia neoadyuvante

y el suplemento/placebo en cada ocasión. 21 pacientes tuvieron una respuesta adecuada al tratamiento

oncológico; sin embargo, no se encontró una asociación significativa entre la suplementación y dicha respuesta.

La concentración de nitritos plasmáticos aumentó de manera significativa (p10%) y recibieron terapia nutricional preoperatoria. Los pacientes recibieron

solución con maltodextrina a 12% (200ml) 2h antes de la operación. Se comparó dentro de una

cohorte pacientes que recibieron diariamente hasta el cuarto PO una cantidad de fluidos IV restrictos (menor


RNC (2010) N-E

que 30ml/kg/día) o convencional (30-50ml/kg/día). Resultados: La mortalidad fue de 3,4% y la morbilidad

de 44,9%. No hubo diferencia en relación a la mortalidad. Pacientes que recibieron menos que 30ml/kg en

el primer PO (8/31;25,8%) presentaron menor incidencia de complicaciones de los que recibieron un volumen

mayor (29/50;58%; p=0,006). No hubo diferencia en el volumen recibido en relación a la morbilidad

en el segundo PO (42,1 vs. 47,7%; p=0,61). En el tercero PO, pacientes que recibieron volumen superior a

30ml/kg presentaron tendencias (p=0,06) a desarrollar mayor tasa de complicaciones de los que recibieron

restricción hídrica (36,7 vs. 57,6%). De la misma manera, en el cuarto PO, los pacientes que recibieron volumen

superior a 30ml/kg presentaron tendencia (p=0,07) a desarrollar mayor tasa de complicaciones (39,7 vs. 63,2%).

Pacientes que recibieron hidratación convencional permanecieron internados 3 días más en el postoperatorio

(7[1-22] vs. 10[1-29]; p=0,05) y 5 días más en la internación total (8[2-23] vs. 13[3-62]; p=0,001).

Conclusión: Hidratación venosa restricta a 30ml/kg determina menor morbilidad y tiempo de internación en

pacientes sometidos a cirugías de gran porte en el aparato digestivo.

MI 13 ABREVIACIÓN DEL AYUNO PREOPERATORIO REDUCE TIEMPO DE INTERNACIÓN EN

PACIENTES SOMETIDOS A OPERACIONES DE GRAN PORTE DEL APARATO DIGESTIVO.

Aguilar-Nascimento, J.E.; Dias, C.C.; Vieira, A.C. Hospital Universitário Julio Muller – Universidade Federal

de Mato Grosso, Brasil.

aguilar@terra.com.br

Objetivo: Comparar los resultados postoperatorios de pacientes sometidos a operaciones de gran porte con

ayuno preoperatorio menor/igual o mayor que 6 horas. Material y métodos: Se analizó una cohorte de 89

pacientes sometidos a diversos procedimientos de gran porte sobre el aparato digestivo, siendo 42 (47,2%)

del sexo masculino y 47 (52,8%) del sexo femenino, con edad mediana de 48 (13-80) años, en el Hospital

Universitario Julio Muller, en el periodo de 2005 a 2008. De los pacientes analizados, 36,4% estaban desnutridos

(pérdida de peso >10%) y recibieron terapia nutricional preoperatoria. El protocolo de cuidados

incluyó todos los pacientes, con ayuno preoperatorio de 2h, realimentación precoz y restricción de fluidos

intravenosos. Los pacientes recibieron solución con maltodextrina a 12% (200ml) 2h antes de la operación.

Por lo tanto, el ayuno fue prolongado en algunas veces debido a atrasos de las operaciones. Se comparó el

tiempo de internación, morbilidad y mortalidad en pacientes que quedaron en ayuno hasta 6h, o más que 6h.

Resultados: La mortalidad fue de 3,4% y la morbilidad de 44,9%. El tiempo mediano de internación total

fue de 10 (2-62) días y el tiempo mediano de internación postoperatoria fue de 8 (1-29) días. Comparativamente

no hubo diferencia entre los dos grupos cuanto a la mortalidad (1 en el grupo >6h y 2 en el grupo

6h y 14 casos en el


72 RNC (2010) N-E

o contaminada y sucia), edad mayor a 55 años. Los datos fueron introducidos en una planilla Excel y analizados

con el Epi Info 2002 y el SPSS. Resultados: fueron evaluados 323 pacientes de 55 ± 16,9 años con un

52% del sexo masculino, con diagnóstico principal de enfermedad de vías biliares en un 25,7% e índice de

Senic con mayor cantidad de pacientes de 1 (0-4). La estancia hospitalaria media fue de 5 ± 6,7 días, mortalidad

global del 1,2%. Los pacientes infectados tuvieron un incremento en el tiempo de estancia hospitalaria

de 14,1 ± 9,8 días versus los no infectados 3,3 ± 2,7 días p < 0,00001. Luego de realizar el análisis

multivariado para determinar los factores de riesgo independientes relacionados a infección de herida operatoria

encontramos que los significativos fueron: Malnutrición (desnutrición y obesidad) p 0,02 RR 2 (1-3,7),

presencia de diabetes, enfermedades cardiovasculares o neoplasias p 0,02 RR 3,2 (1,5-6,7). El tipo de cirugía

limpia y limpia contaminada fueron factores de protección para la presencia de infección p


RNC (2010) N-E

81.6% a pacientes en consultas externas). En la labor investigadora, se produjo un incremento del 150% en

el número de publicaciones (incluyendo en el último año 1 artículo internacional, 2 artículos nacionales y 2

capítulos de libros), y del 83.3% en el número de comunicaciones científicas (con 11 comunicaciones póster

aceptadas en congresos nacionales en el último año). La docencia se mantuvo en cursos impartidos (2 cursos/año)

y alumnos formados (media de 38 alumnos/año). La unidad creció en personal adscrito (150%) y en recursos

materiales (adjudicación de despacho, 1 ordenador, 1 impedanciómetro). La formación continuada también se

incrementó en el número de horas/año en un 101.1%. Conclusiones: La incorporación de dos diplomados en

nutrición humana y dietética ha contribuido al crecimiento de la Unidad en todos los campos de actuación de

la misma, situándola en una mejor posición de competencia en el centro hospitalario. La contratación de

nutricionistas por el sistema nacional de salud contribuirá a la mejora de las unidades de nutrición.

MI 17 REFLEXIÓN PROSPECTIVA DE LAS COMPETENCIAS DEL PROFESIONAL EN NUTRICIÓN

CLÍNICA EN UN ENTORNO ALTAMENTE COMPETITIVO

Pinzon Espitia OL. Servicio De Nutricion Clinica, Mederi, Colombia.

luciapinzon@yahoo.com

Objetivos: -Modelar y simular las competencias del Nutricionista Clínico como herramienta para cumplimiento

de las metas en el sector salud.-Desarrollar un ambiente de participación activa de profesionales de la

salud en la construcción de la reflexión de las competencias de los profesionales en Nutrición Clínica con un

futuro promisorio. Material y Métodos: Trabajo de campo realizado durante 6 meses (jul. – dic. 2009) el cual

incluyó: Revisión de las competencias profesionales, revisión de procesos, encuestas a diferentes disciplinas

(80 profesionales), Entrevistas (10) y Sistematización.Software: -Análisis prospectivo -Análisis estructural

SOFWARE MICMAC -Aplicación técnica SMIC. Resultados: Se generaron reportes (MIC MAC – SMIC)

arrojando las competencias del Nutricionista – Clínico en 4 dimensiones:- VALORES PROFESIONALES,

COMPORTAMIENTOS Y ÉTICA: Se identificaron 7 competencias entre las cuales se hallan comprensión

de la profesión como parte fundamental de los resultados en salud, gestión del riesgo nutricional como herramienta

de atención institucional con impacto en la salud pública y atención personal a los pacientes a la luz

del código de ética que rige la profesión entre otros.-FUNDAMENTOS CIENTIFICOS: 9 competencias identificadas,

como por ejemplo, comprensión de los procesos fisiológicos y bioquímicos del cuerpo humano, profundización

en interrelación entre patología- abordaje nutricional, economía de la salud y gestión por procesos.-HABILIDADES

DE COMUNICACIÓN Y AUTOESTIMA: Se establecieron 8 competencias en las que

influyen la asertividad y la comprensión de escenarios.- HABILIDADES CLINICAS: 7 competencias basadas

en la normatividad en salud vigente y en la obtención de resultados con calidad. Conclusiones: El Nutricionista

Clínico debe contar con 31 competencias incluidas en 4 dimensiones: valores profesionales, comportamientos

y ética, fundamentos científicos, habilidades de comunicación y autoestima y habilidades clínicas

con el fin de desempeñarse con éxito en un entorno alta.

MI 18 NECESIDAD DE EDUCACIÓN ALIMENTARIA EN PACIENTES CON INSUFICIENCIA RENAL

CRÓNICA (IRC).

Sánchez Álvarez C, Monedero Saiz T, Gómez Sánchez MB, García-Talavera Espín NV, Zomeño Ros A, Nicolás

Hernández M. Unidad de Nutrición y Unidad de Hemodiálisis. Hospital General Universitario Reina Sofía

(Murcia). Clínica de Diálisis Hocasa, Fresenius (Murcia). España.

tamaramonedero@gmail.com

La dieta es fundamental en el paciente con IRC en diálisis. Objetivos: 1) Evaluar la actitud al cumplimiento

de la dieta, relación con su entorno social, conocimiento de la enfermedad. 2) Valorar la necesidad de una

intervención educativa en su alimentación Material y métodos: Estudio transversal descriptivo: 11 apartados

relacionados con la alimentación (varios puntos cada uno) con respuesta dicotomica, realizado a 65 pacientes.

Análisis descriptivo de la frecuencia a cada uno de los puntos. Resultados: Percepción de la enfermedad,

81,5% de los pacientes conocen su enfermedad; un 53,8% creen que no les hace falta seguir una dieta específica.

Conocimiento de la dieta y su seguimiento, el 78,5% conocen la dieta, el 81,5% ha entendido los consejos

dietéticos, un 38,5% piensa que son difíciles de seguir y un 49,2% refiere que alguien le ayuda a llevarla

73


74 RNC (2010) N-E

a cabo. El 41,5% está limitado por la dieta. Alimentos y frecuencias de consumo; el 83,1% de los pacientes

conoce los alimentos que puede tomar y los que debe restringir, peroun 66,2% come verduras variadas y un

64,6% una ensalada variada. Hábitos dietéticos adecuados a la IRC: el 58,5% de los enfermos realizan 3 o

menos comidas al día. El 73,4% de los encuestados remojan las verduras, el 70,3% remojan las legumbres y

las patatas. El 64,1% de los enfermos beben agua según diuresis. Conclusiones: - Pese a conocer su patología,

muchos enfermos creen que no deben seguir una alimentación específica si ya siguen un tratamiento médico.

La mayoría conocen las pautas alimentarias pero las incumplen.- Un gran porcentaje se ven limitados por la

dieta y necesitan alguien que les ayude a cumplirla. - Se evidencia la necesidad de una actuación educativa por

la Unidad de Nutrición que garantice el manejo correcto de su alimentación y la autonomía de estos pacientes.

MI 19 RELATO DE CASO: TRANSIÇÃO NUTRICIONAL ASSOCIADA À DEPRESSÃO.

HD Ribeiro de Andrade Previato. Universidade Federal de Ouro Preto. Escola de Nutrição. Brasil.

helenapreviato@hotmail.com.

Relata-se o caso clínico de paciente do sexo feminino, cinquenta anos com quadro clínico de depressão grave

e transição nutricional. Em 2005, a paciente em crise depressiva foi diagnosticada com desnutrição grave.

Concomitante ao agravamento dos sintomas de depressão, houve uma redução expressiva da ingestão alimentar

e a doente evoluía com piora do estado nutricional. A mesma isolava-se e não exercia qualquer atividade

que a aproximasse do meio externo, o que incluía o ato de alimentar-se. Foi submetida a tratamento

psiquiátrico e nutricional (dieta hipercalórica) e evoluiu com ganho de peso e oscilação de humor, com

alternância entre períodos de depressão grave e moderada. Todavia, o acompanhamento nutricional não foi

mantido. Em um período de quatro de anos, a paciente evoluiu de desnutrição grave para obesidade grau III,

caracterizando um quadro de transição nutricional associado aos sintomas de depressão e ansiedade. Verificouse

que a doente mantinha hábitos alimentares inadequados com predomínio de consumo de alimentos hipercalóricos

e episódios de compulsão alimentar. A mesma foi diagnosticada com a síndrome do comer noturno,

visto que aumentava sobremaneira o consumo de alimentos hipercalóricos e hiperlipídicos durante a noite e

madrugada. Em 2009, a paciente foi diagnosticada com diabetes mellitus tipo II e hipertensão. Por meio deste

caso clínico verificou-se a necessidade da atuação de uma equipe multidsicpilnar com profissionais de nutrição,

psicologia e psiquiatria no tratamento nutricional de paciente com distúrbio psicológico e psiquiátrico.

MI 20 EVALUACIÓN DE LA RELACIÓN ENTRE RESTRICCIÓN CALÓRICA Y ESTRÉS OXIDATIVO

EN UNA POBLACIÓN EXPUESTA A AGENTES OXIDANTES

Galan G; Erben M; Scagnetti JA; Paonessa A; Kleinsorge EC; Simoniello MF. Cátedra de Toxicología,

Farmacología y Bioquímica Legal, Facultad de Bioquímica y Cs. Biológicas, Universidad Nacional del Litoral,

Santa Fe, Argentina.

gimegalan@hotmail.com

El estrés oxidativo (EO) se relaciona con la existencia de un desequilibrio entre los sistemas oxidativos y

antioxidantes. Este proceso se ha involucrado en el desarrollo de enfermedades como obesidad, aterogénesis,

diabetes, trastornos neurodegenerativos y cáncer. Durante el proceso de fotocopiado, los trabajadores se ven

expuestos a numerosas sustancias (ozono, compuestos orgánicos volátiles y partículas), que se han relacionado

con una mayor incidencia de EO. Objetivo: determinar si existe una relación entre el consumo energético

(evaluado a través de dos recordatorios de 24 hs no consecutivos) y el EO en una población expuesta por su

actividad laboral a sustancias emitidas durante el proceso de fotocopiado (n = 26), en comparación con una

población no expuesta con similares características (n=27). Resultados: analizados a través de estadística multivariada

muestran una correlación entre actividad laboral y desbalance oxidativo (evaluado a través de

Catalasa, relación GSH/GSSG, lipoperoxidación) y a su vez entre EO y consumo energético por encima de las

recomendaciones. Además se halló una relación entre EO normal y consumo energético por debajo de las

recomendaciones, ambos factores relacionados con el grupo no expuesto a los agentes oxidantes. Conclusiones:

Los resultados hallados muestran que la restricción energética podría reducir el daño oxidativo, constituyendo

un factor protector en sujetos laboralmente expuestos a sustancias oxidantes. Estos hallazgos incentivan

futuras investigaciones donde se integre la Nutrición, la Toxicología y la Medicina del Trabajo.


RNC (2010) N-E

XII Congreso

Federación Latinoamericana de Terapia

Nutricional, Nutrición Clínica y Metabolismo

FELANPE

©Ediciones de La Guadalupe

LUNES 4 DE OCTUBRE DEL 2010

HIPERGLUCEMIA EN EL PACIENTE CRÍTICO

RESÚMENES DE CONFERENCIAS

Dr. Abelardo García de Lorenzo y Mateos (España)

Director de la Cátedra de Medicina Crítica-UAM. Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Universitario La

Paz. Madrid. España. Presidente de la SENPE

agdl@telefonica.net

FISIOPATOLOGÍA DE LA HIPERGLUCEMIA EN EL ESTRÉS: RESPUESTA METABÓLICA A LA

AGRESIÓN Y RESISTENCIA A LA INSULINA

La respuesta fisiológica al estrés y a la agresión condiciona una serie de cambios cardiovasculares (aumento

de la frecuencia cardíaca, contractilidad y gasto cardíaco) y neuroendócrinos (liberación de catecolaminas,

cortisol, hormona antidiurética, hormona de crecimiento, glucagón e insulina).

El entramado de las citocinas difiere del clásico sistema hormonal. Las citocinas presentan acciones paracrinas

y autocrinas, evidencian un importante polimorfismo estructural y muestran una importante superposición

de funciones. Están relacionadas, no obstante, con el sistema endócrino clásico, induciendo la liberación de

corticoides, sobre todo el cortisol, en la fase post-agresión, e interactuando con los glucocorticoides para

modular la respuesta al estrés. Los cambios endócrinos, paracrinos y autocrinos, de la respuesta inflamatoria

inducen un espectro de alteraciones metabólicas en el que se ve implicados todo el metabolismo intermediario

con hipermetabolismo, hipercatabolismo, incremento de la proteólisis y de la síntesis de proteínas reactantes

de fase aguda, menor síntesis hepática de proteínas viscerales, aumento de la neoglucogénesis, intolerancia

al aporte de glucosa, y perturbación del metabolismo lipídico con hipocolesterolemia e hipertrigliceridemia.

Consecuencias clínicas y evolutivas de la hiperglucemia en el paciente críticamente enfermo:

Los niveles plasmáticos de glucemia y la presencia de la resistencia a la insulina se integran en la clasificación

de la intensidad de la agresión por niveles de estrés junto con las pérdidas nitrogenadas, el nivel de ácido láctico,

el consumo de oxígeno y la excreta urinaria de 3-metil histidina. La hiperglucemia y la intolerancia a la

glucosa son características del síndrome inflamatorio post-agresión. Su presencia está relacionada con la intensidad

de la agresión y con la morbi-mortalidad, por lo que es un buen marcador pronóstico. Entre sus principales

consecuencias clínicas destacan:

• Hiperglucemia, glucosuria, e incremento en la producción de carbónico (VCO2)

• Aumento de ácidos grasos libres y de glicerol

• Catabolismo, empleo de aminoácidos neoglucogénicos, disminución de las inmunoglobulinas

• Alteración de la inmunidad

• Extensión de la lesión neural postisquemia

• Neuropatía periférica

• Aumento de la morbimortalidad

75


76 RNC (2010) N-E

Especial interés, por sus implicaciones pronósticas, tiene la afectación del sistema inmune, pues se sabe que la

hiperglucemia lo afecta a todos los niveles: adherencia, quimiotaxis, fagocitosis, estrés oxidativo, actividad

microbicida, glicosilación de las inmunoglobulinas y complemento. En esta línea son de destacar:

• el trabajo de Umpierrez et al, que demuestra como la hiperglucemia de reciente aparición (que no la diabetes)

aumenta la mortalidad en todos los grupos de pacientes hospitalizados estudiados, sean éstos pacientes

de planta de hospitalización o pacientes del área de cuidados críticos

• el trabajo de Capes et al, demostrando aumento de mortalidad post infarto agudo de miocardio

• y nuestros propios resultados con pacientes quemados críticos, en los que observamos que los pacientes

que presentan mayor hiperglucemia al ingreso (aunque sean igual de graves según los criterios clásicos de isogravedad),

caso de devenir sépticos, tienen mayor mortalidad. Finalmente no se debe olvidar que las agresiones

no tienen una respuesta universal. La respuesta metabólica en este caso depende de la etiología como

ha sido puesto en valor recientemente por Kaneki et al. Según estos autores, la hiperglucemia se correlaciona

bien con la gravedad de la agresión en pacientes críticos quirúrgicos pero no en pacientes críticos médicos.

Además, en estos últimos la incidencia de hipoglucemia es mayor debido a alteración de la producción hepática

de glucosa a pesar de la presencia de la resistencia a la insulina.

Conclusiones: El paciente crítico desarrolla un patrón de respuesta metabólica a la agresión para garantizar

unos niveles circulantes adecuados de sustratos. Esta respuesta genera movilización grasa, degradación proteica

e hiperglucemia, además de resistencia a la insulina. Por ello, el paciente bajo agresión aguda desarrolla

hiperglucemia, cuya intensidad depende de la severidad de la noxa, y es secundaria a la acción conjunta de

las hormonas contrarreguladoras, de las citocinas proinflamatorias, de los receptores y de las drogas adrenérgicas.

Esta hiperglucemia, asociada a hiperinsulinemia, está relacionada con una pérdida de la sensibilidad a

la acción de la insulina y habitualmente es transitoria. La hiperglucemia y la resistencia a la insulina tienen

efectos sobre la evolución de los pacientes: alteran la inmunidad y disminuyen la resistencia a la infección, lo

que favorece la sobreinfección por gram-negativos y por hongos; facilitan la aparición de polineuropatías y

de disfunción multiorgánica y, en definitiva, incrementan la mortalidad de los pacientes. Aunque algunos estudios

apuntaban a la necesidad de mantener un estrecho control de la glucemia (80-110 mg/dl) en el paciente

crítico, aplicando estrictos protocolos de aporte de insulina, recientes trabajos multicéntricos destacan la mayor

mortalidad ligada a la presencia de hipoglucemia iatrógena. Es por lo que actualmente se considera que el nivel

máximo de glucemia aceptable en un individuo bajo agresión aguda grave debe de ser de 140-150 mg/dl.

Bibliografía

1- García de Lorenzo A, Longarela A, Olarra J, Suárez L, Rodríguez-Montes JA.: Hiperglucemia postagresión quirúrgica. fisiopatología

y prevención. Cir Esp 2004; 75:167-170

2- Marik PE, Raghavan M. Stress-hyperglycemia, insulin and immunomodulation in sepsis. Intensive Care Med 2004; 30:748-56

3- Umpierrez GE, Isaacs SD, Bazargan N, et al. Hyperglycemia: an independent marker of in-hospital mortality in patients with

undiagnosed diabetes. J Clin Endocrinol Metab 2002; 87: 978–988

4- Capes SE; Hunt D, Malmberg E, Gerstein HC. Stress hyperglycemia and increased risk of death alter myocardial infarction in

patients with and without diabetes: a sistematic review. Lancet 2000; 355: 773-778.

5- García de Lorenzo A, Denia R, Atlan P, et al. Parenteral nutrition providing a restricted amount of linoleic acid in severely burned

patients: A randomised double-blind study of an olive oil-based lipid emulsion V. medium/long chain triacylglicerides. Br J Nutr

2005; 94:221-230

6- Kaneki M, Sakai M, Shimizu N et al. Is normalized mean blood glucose level good enough for the intensive care unit?-Glycemic

variability as a new independent predictor of mortality. Crit Care Med 2008; 36: 3104-3106

INMUNONUTRICIÓN Y CÁNCER

Dr. Lillanis Montilla (Panamá)

montidgmed@hotmail.com

Objetivos: Establecer la importancia de la inmunonutrición en el paciente con cáncer. Resumen: La desnu-


RNC (2010) N-E

trición es un factor adverso en el paciente con cáncer. Aproximadamente 15 a 20% de los pacientes se encuentran

desnutridos al inicio de la enfermedad, mientras que más del 80% lo estarán en la etapa final (5) . La

Caquexia es el resultado de un esfuerzo antagónico, es decir, por un lado el paciente tratando de aislar, destruir,

matar al tumor y por el otro el tumor produciendo citocinas y mediadores inflamatatorios (IL-1, IL6, TNF)

que causan disturbios en el metabolismo de carbohidratos, lípidos, proteínas y alteraciones en el sistema

inmune perjudiciales para el paciente. De allí que los esfuerzos durante la terapia nutricional de un paciente

con cáncer estén orientados a revertir la caquexia y consecuentemente las complicaciones y mortalidad asociadas

a ella (2) . La modulación de la respuesta inmunológica sistémica a través de la administración de ciertos

fármaconutrientes, se conoce como inmunonutrición. Nutrientes como glutamina, arginina, nucleótidos y ácidos

grasos W3 ha demostrado su eficacia en pacientes con sepsis y trauma disminuyendo la estancia hospitalaria

y la incidencia de infecciones respectivamente (1) . En oncología, los mayores beneficios se han encontrado

en el grupo de pacientes con Cáncer de Cabeza y Cuello, siendo la arginina el inmunonutriente mas utilizado,

mostrando una reducción en la estancia hospitalaria al compararlo con una fórmula polimérica estándar.

No obstante en cuanto a la aparición de fistulas y a la tasa de infecciones no se documentó diferencias

estadísticamente significativas (3) . En pacientes con Cáncer Gastrointestinal se demostró que la inmunonutrición

enteral preoperatoria reduce la tasa de infecciones post-quirúrgicas y los días de estancia hospitalaria, recomendándose

esta en pacientes con pérdida de peso de más de 10%, por lo menos cinco días antes de la cirugía (4) .

Conclusiones: Inmunonutrición ha probado sus beneficios en pacientes no oncológicos sometidos a un evento

estresante (trauma, sepsis, cirugía). En el campo oncológico se ha estudiado principalmente la arginina en

tumores de cabeza y cuello, disminuyendo la estancia hospitalaria. En pacientes con Cáncer GI la utilización

de mezclas de inmunonutrientes ha demostrado disminución en la tasa de infecciones y estancia hospitalaria.

Bibliografía:

1-Uscátegui, Henry, Inmunonutrición: Enfoque en el paciente quirúrgico. Rev. Chilena de Cirugía. Vol. 62 Nº1- Febrero 2010; Pág. 87 -92

2-Bozzeti et al, Basics in Clinical Nutrition: Nutritional support in cancer. The European Journal of Clinical Nutrition and

Metabolism (2009) 1-5

3-Stableforth et al, A systematic review of the role of immunonutrition in patients undergoing surgery for head and neck cancer.

Int. J. Oral Maxillofac.Surg. 2009; 38:103-110

4-Pierre Senesse et al, Nutritional support during oncology treatment of patients with gastrointestinal cancer: Who could benefit?.

Cancer treatment review (2008) 34,568-575.

5-Sociedad Española de Nutrición Enteral y Parenteral. Documento de Consenso. Nutrición Hospitalaria Suplementos.2008; 1(1):13

INMUNONUTRICIÓN ENTERAL PACIENTES CRÍTICOS: ESTADO DE ARTE

Dr. William Manzanares (Uruguay)

Profesor Adjunto. Cátedra de Medicina Intensiva, Facultad de Medicina. Universidad de la República,

Montevideo-Uruguay.

wmanzanares@adinet.com.uy

Objetivos de la presentación:

• Describir las bases fisiopatológicas para el uso de inmunonutrición en el paciente crítico.

• Analizar el concepto de inmunonutrición y su aplicación en terapia intensiva.

• Estudio de los principales inmunonutrientes describiendo sus mecanismos de acción, interacciones y potenciales

efectos inmunomoduladores.

• Analizar la evidencia actual sobre el uso de las dietas enterales inmunomoduladoras en terapia intensiva.

La enfermedad crítica se caracteriza por una respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) la cual es gatillada por

diferentes insultos, en particular la infección, el trauma, la pancreatitis severa y las quemaduras. En este contexto,

el SIRS es expresión de la hiperproducción de citoquinas proinflamatorias, en particular las interleuquinas

1y 6 (IL1, IL6) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) pudiendo evolucionar a una disfunción

77


78 RNC (2010) N-E

orgánica múltiple. Siguiendo un pattern temporal bifásico, el SIRS es sucedido por una respuesta de compensación

antiinflamatoria sistémica (CARS), la cual se caracteriza por inmunodepresión y predisposición a

las complicaciones infecciosas. La inmunonutrición ha sido concebida como la administración de nutrientes

específicos o la combinación de nutrientes con capacidad de afectar la actividad celular del sistema inmune,

modulando la respuesta inmuno-inflamatoria en poblaciones de pacientes quirúrgicos y críticos; en tal sentido,

la inmunonutrición se ha constituido en los últimos años en uno de los componentes esenciales dentro

del arsenal terapéutico en Terapia Intensiva. Los nutrientes que han sido implicados y estudiados en las fórmulas

enterales inmunomoduladoras han sido: glutamina, arginina, ácidos grasos poliinsaturados de cadena

larga de la serie omega-3 (PUFA-N3), nucleótidos, aminoácidos de cadena ramificada, micronutrientes antioxidantes

(elementos traza y vitaminas tales como selenio, zinc, vitaminas A, C, E), taurina y N-acetilcisteína.

Las fórmulas inmunomoduladoras en el contexto del paciente crítico y en particular del paciente quirúrgico

crítico son capaces de modular la respuesta inmune mediada por células, la hiperinflamación, el estrés oxidativo

y la función de barrera intestinal, todo lo cual permite optimizar outcomes clínicos. En la presente conferencia

se analizarán los efectos más significativos de los inmunonutrientes más significativos, en particular

glutamina, arginina, PUFAs-n3 y antioxidantes, destacando eventuales interacciones entre algunos de estos

nutrientes lo cual avala su asociación en las dietas enterales inmunomoduladoras. En virtud de la heterogeneidad

de la patología crítica, la variedad en la composición de las diferentes dietas inmunomoduladoras

existentes, y las diferentes metodologías empleadas en los diferentes trials, resulta difícil comparar los estudios

sobre inmunonutrición en terapia intensiva. En la actualidad, existen diferentes metanálisis que avalan el

uso de la inmunonutrición en pacientes críticos. En tal sentido, una reducción en la incidencia de complicaciones

infecciosas ha sido reportada por Heys et al 1999, Beale et al 1999, Heyland et al 2001, Montejo et al

2003 y Waitzberg et al 2006, y Marik & Zaloga 2008. Las recientes recomendaciones de la ASPEN-SCCM

establecen que en pacientes quirúrgicos críticos y con Síndrome de Distress Respiratorio Agudo (SDRA) la

inmunonutrición enteral es una recomendación grado A, en tanto que en pacientes críticos médicos es una

indicación grado B. Asimismo, las recomendaciones destacan que las dietas enterales inmunomoduladoras

pueden ser utilizadas en todos los pacientes críticos en ventilación mecánica, incluso en los pacientes con sepsis

severa, aunque en éstos debería ser utilizada con cautela. Asimismo, las recomendaciones indican que la

inmunonutrición debe ser precoz, dentro de las primeras 24-48 horas del ingreso a UCI, una vez que hayan

sido logradas metas hemodinámicas mínimas (grado C), aportando un 50%-65% de los requerimientos

durante un tiempo adecuado de 7 a 10 días (ESPEN 2006).

Lecturas recomendadas

1- McClave SA, Martindale RG, Vanek VW, et al. Guidelines for the provision and assessment of nutrition support therapy in the

adult critically ill patient: Society of Critical Care Medicine (SCCM) and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition

(A.S.P.E.N. J Parent Enteral Nutr 2009; 33:277–316.

2- Kudsk KA. Immunonutrition in surgery and critical care. Ann Rev Nutr 2006; 26:463–79.

3- Heyland DK, Dhaliwal R, Drover JW, et al. Canadian clinical practice guidelines for nutrition support in mechanically ventilated,

critically ill adult patients. J Parent Ent Nutr 2003; 27:355–73.

4- Kreymann KG, Berger MM, Deutz NEP, et al. ESPEN guidelines on enteral nutrition: intensive care. Clin Nutr 2006; 25:210–23.

5- Mizock BA. Immunonutrition and critical illness: an Update. Nutrition 2010; 26:701-7.

6- Consensus recommendations from the US summit on immune enhancing enteral therapy. JPEN J Parent Ent Nutr 2001, 25:S61–S63.

7- Calder P. Immunonutrition in surgical and critically ill patients. Br J Nutr 2007, 98, Suppl 1, S133-S139.

IMPORTANCIA Y AVANCES DEL SOPORTE NUTRICIONAL EN EL PACIENTE CRÍTICO.

Gertrudis Adrianza de Baptista. LND.RD.MS.FADA.CNSD (Venezuela)

Prof. Titular Nutrición Clínica. Coordinadora USN HUC.UCV. Coordinador Intl. FELANPE. Comité Revisor

ASPEN. ExPresidente SVNPE. ExVicePresidente FELANPE. Caracas 2010.

Email: tully_b@hotmail.com


RNC (2010) N-E

Resumen: La malnutrición es un flagelo que azota al mundo e incrementa la morbi-mortalidad. Conlleva un

aumento de estancia hospitalaria(LOS), afectando sustancialmente la relación costo-beneficio. Reconocer la

evolución e importancia de los avances de la terapia nutricional (TN) del paciente crítico, el valor de la Farmaconutrición,

los macro y micro nutrientes, así como la nutrición precoz y la respuesta fisiológica del tracto gastrointestinal

(TGI) junto a la anti-inflamatoria y el uso de inmunonutrición y antioxidantes. Entre 20-50% de

los pacientes críticos evidencian malnutrición proteica calórica, asociándose con debilidad del sistema músculo-esquelético,

lo que deriva en neumonía o muerte. La fisiopatología de malnutrición en pacientes críticos

es multifactorial. Se asocia al catabolismo hormonal, respuesta de citokinas y resistencia periférica en tejido

de hormonas endógenas anabólicas, con alteraciones importantes metabólicas-inmunológicas. La TN pretende

conservar la masa metabólicamente activa, reserva corporal, respuesta inmunológica, permeabilidad del

TGI y respuesta inflamatoria, limitando el catabolismo y optimizando la función celular y de órganos. Los

avances en nutrición clínica son innumerables, máxime en pacientes críticos en esta última década. Conocer

las fases metabólicas de pacientes con injuria permite precisión en la TN. Se valida la importancia de la nutrición

enteral (NE) precoz en el TGI, parte fundamental en la inmunoestimulación (IgA) y modulador homeostático

de la permeabilidad del TGI. NE precoz permite la resucitación temprana del shock e integridad del

GALT, mediado por enterohormonas. Existen factores exógenos (e.g. drogas vasoactivas) y endógenos (e.g.

lesión de reperfusión), que provocan mayor edema intestinal, éstasis bacteriana con disminución en la peristalsis,

que comprometen la permeabilidad. Esto sería el inicio (TGI) de un proceso de agresión al organismo

a través de las células de Kupffer, con disfunción de órganos. El uso adecuado y el tiempo de introducción

de elementos adyuvantes (prebióticos-probióticos-simbióticos), modulan la macrobiótica, para controlar

patógenos. Han sido estudiados los lípidos en la respuesta anti-inflamatoria (TMC/omega 3, SMOF, aceite de

oliva, de pescado), así como el sistema ubiquitin proteosoma en la depleción nutricional y respuesta inflamatoria.

El papel fisiológico de dicho sistema está en el ciclo celular. Este se activa en presencia de SRIS (respuesta

Inflamatoria sistémica) y se relaciona directamente con deterioro nutricional, pudiendo bloquearse con

omega3 y glutamina e.g. La intervención temprana de fármaconutrientes es vital en procesos activos de sepsis,

hiperinflamación e inmunoparálisis (síndrome de respuesta compensatoria anti-inflamatoria=CARS),

como respuesta fisiológica del organismo agredido. Se requiere más estudio para determinar ingreso (o no)

de nutrientes al organismo en pacientes hemodinámicamente inestables, lo cual no es contraindicación absoluta

(grado E). No es determinante la presencia de ruidos hidroaéreos para iniciar NE (grado B). El uso de

insulina para combatir el catabolismo (anos 70’) es categórico para el control de la mortalidad (UTI) por hipo

e hiperglicemia. Se deben establecer protocolos (grado B). Glicemia alrededor de 180mg/dL, (Nice Sugar

2009) sin ser tan estrictos como en 2002 (Vanden Berghe G. 110mgs/dL). La Evaluación Nutricional tradicional

no está validada en UTI (grado E). Se prefiere la NE sobre NParenteral (NP) (grado B). Comenzar la

nutrición en las primeras 24-48 hrs (grado C). La combinación de vitaminas, antioxidantes, elementos traza

(selenio), se relaciona con disminución de LOS y mortalidad (grado B). El estudio Alberda C. (2009) sobre

nutrición consumida vs resultados visibles UTI mostró que >1000 cal/día permitió disminución de mortalidad

en pacientes con IMC < 25 o ≥35 kg/mt². Usar lípidos tipo aceite de pescado, borage, etc., en pacientes

con distres respiratorio agudo, mejora las variables infección, LOS y mortalidad (grado A). La Glutamina se

relaciona con cambios de expresión de las proteínas de Shock (HSP), atenúa citoquinas proinflamatorias, protege

MOF (falla de múltiples órganos) e integridad del TGI. Evidenciada por vía enteral como parenteral

(grado B). Se esperan resultados del estudio Redox (diciembre 2010) sobre mortalidad vs. glutamina y antioxidantes.

Dietas hipocalóricas y sin grasas en NP durante la primera semana de hospitalización generan controversia.

Desde los 90’ la inmunonutrición es rutina en UTI, teniendo efectos benéficos para infecciones (18

ensayos) y para LOS (17 ensayos). Las terapias intraluminales al TGI durante resucitación activa en shock

pueden inducir anti-inflamación. Usar protocolos de infusión y equipos adiestrados para colocar sondas en

intestino delgado y modificar la perspectiva clínica medica sobre íleo, residuo gástrico y tolerancia, servirán

para promover el suministro de NE. Separar los farmaconutrientes clave del suministro de calorías y proteínas

porque la tolerancia se asocia a nutrición clásica. Los antioxidantes y los farmaconutrientes serán suministrados

total y tempranamente aparte de la nutrición tradicional. Rápida recuperación de función de

órganos medido por disminución del score SOFA (p< .0001) en pacientes inestables hemodinámicamente se

79


80 RNC (2010) N-E

asocia con uso de 500 ml de Intestamin (antioxidantes, vitaminas, elementos traza, dipéptidos, glutamina y

butirato), antes de 24 hrs., comparado con grupo control.

Bibliografía

1- ASPEN Update, in Critical Care Nutrition Las Vegas 2010

2- Heyland D., Canadian Critical Care Clinical Practice Guidelines JPEN 2009: 27; 355-73

3- Moore F., The Envolving Rationale for Early Enteral Nutrition Base on Paradigms of Multiple Organ Failure: NCP 2009; 297-304

4- Nice Sugar Study investigators Intensive vs Conventional Glucose Control in Critical Ill Patients N Engl J Med 2009

5- Teleseminar ASPEN/SCCM Guidelines Adult Critical Ill patients JPEN 2009;33:277-316

MANGA GÁSTRICA VERSUS BYPASS GÁSTRICO: EFECTIVIDAD Y COMPLICACIONES

NUTRICIONALES.

Dra. Karin Papapietro V. (Chile)

Kpapapie@gmail.com

Objetivo: Conocer y comparar las características de las dos técnicas de cirugía bariátrica más utilizadas en el

tratamiento de la obesidad severa y mórbida en la actualidad. La cirugía bariátrica ha probado ser más eficaz

que el tratamiento médico para reducir el exceso de peso en pacientes con obesidad mórbida, logrando también

controar las comorbilidades metabólicas asociadas y mejoría en la calidad de vida. Sin embargo, el

tratamiento quirúrgico no está excento de riesgos y los cambios anatómo-fisiológicos resultantes pueden producir

carencias nutricionales. Existen técnicas restrictivas cuyo objetivo es disminuir la ingesta de alimentos

por saciedad precoz. Estas consisten en reducir la capacidad del estómago realizando una gastrectomia parcial

o por medio de un dispositivo perigástrico (banding). En otras técnicas, a la gastrectomía se le agrega un

bypass intestinal que provoca malabsorción parcial de los alimentos resultando una cirugía mixta restrictiva

y malabsortiva. Ambas técnicas además de limitar la incorporación de energía producen cambios en neuropéptidos

gastrointestinales (incretinas) que regulan el apetito y la respuesta metabólica. En los últimos años

las técnicas más utilizadas en el mundo han sido el bypass gástrico y el banding gástrico. Este último se ha

comenzado a reemplazar en muchos paises por la emergente gastrectomía subtotal vertical tubular o Manga

Gástrica (sleeve gasyrectomy), la cual fue ideada inicialmente como la primera etapa de una cirugía en dos

tiempos para enfrentar con menor riesgo a los pacientes con super obesidad (IMC >50K/m2) y posteriormente

ha a utilizado como una técnica de cirugía bariátrica definitiva al comprobar los buenos resultados en

la reducción del exceso de peso (>60%). La resección del fondo gastrico reduce significativamente la secreción

de grelina, lo que se asocia a un marcado efecto anorexígeno, el que además podría estar potenciado por

la elevación en los niveles de incretinas. Con manga gástrica también se ha reportado mejoría y remisión de

las comorbilidades metabólicas como diabetes tipo 2 (DM2), hipertensión arterial (HTA) y dislipidemia. Tiene

bajo riesgo de deficiencias nutricionales, complicaciones quirúrgicas mayores (


RNC (2010) N-E

Conclusión: Manga y bypass gástrico son efectivas para reducir el exceso de peso y controlar las comorbilidades

de la obesidad. El BPG parece lograr mayor remisión de la DM2 que la manga gastrica, pero muestra

mayor tasa de morbimortalidad y complicaciones nutricionales. La manga gástrica carece de segumiento a

largo plazo por lo que aún no puede compararse con el bypass gástrico en cuanto a complicaciones y re-ganancia

de peso. Se necesitan mas estudios prospectivos, seguimiento a largo plazo y mayor número de pacientes

para comparar ambas técnicas y desarrollar criterios de selección de la cirugía mas apropiada para cada caso.

Referencias

1. Surgical treatment of obesity. Marc Ward Gastrointest. Endosc.2009; 5:985 – 990

2. Buchwald H, Avidor Y, Braunwald E, et al. Bariatric surgery: a systematic review and meta-analysis. JAMA 2004; 292:1724-37.

3. Karamanakos SN, Vagenas K, Kalfarentzos F, et al. Weight loss, appetite suppression, and changes in fasting and postprandial

ghrelin and peptide-YY levels after Roux-en-Y gastric bypass and sleeve gastrectomy: a prospective, double blind study. Ann Surg

2008;247:401-7.

4. Gumbs A, Gagner M, Dakin G, et al. Sleeve gastrectomy for morbid obesity. Obes Surg 2007;17:962-9

5. Buchwald H, Estok R, Fahrbach K, et al. Trends in mortality in bariatric surgery: a systematic review and meta-analysis. Surgery

2007;142:621–35.

EPIDEMIA DE OBESIDAD EN EL MUNDO: ¿LAS CIRCUNSTANCIAS LA HAN OCASIONADO

REVERSIBLES?

Dr. Lluis Serra Majem (España)

Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Presidente

de la Fundación Dieta Mediterránea & Presidente de la ONG Nutrición Sin Fronteras.

lserra@dcc.ulpgc.es

Objetivo: el objetivo de la exposición es revisar la epidemiología y los factores relacionados con la obesidad

en el mundo, y poner de manifiesto los aspectos claves que condicionan las dificultades en revertir el problema.

La mayoría de países han cambiado de manera drástica sus condiciones alimentarias y nutricionales en los

últimos cincuenta años. Factores sociales y económicos ocurridos con diferente intensidad han incidido en la

manera de producir los alimentos, en la disponibilidad de energía por habitante, en el tipo de alimentación

consumida y en la actividad física desarrollada en el tiempo libre, los desplazamientos y particularmente en el

trabajo. Los cambios en los patrones alimentarios y nutricionales mencionados, han sido denominados transición

nutricional. Entre sus consecuencias se encuentra el aumento de la prevalencia de sobrepeso y obesidad

y de las enfermedades crónicas no trasmisibles vinculadas a la dieta y a la disminución de la actividad física.

En los países de niveles medios de desarrollo y en los países pobres, este fenómeno, de rápido aumento, se

presenta simultáneamente con las secuelas de la desnutrición y las deficiencias nutricionales. La transición

nutricional, entendida de manera global, es un fenómeno indiscutible, como también lo son las particularidades

de cada país. De ahí la importancia de las perspectivas que abordan el problema en relación a las condiciones

socioeconómicas y políticas locales y los análisis comparativos entre países y regiones más allá del

enfoque en las actitudes y decisiones individuales. La relación entre obesidad y el nivel de desarrollo del país

es cambiante y compleja. Inicialmente fue considerada un producto de la abundancia y asociada con alto nivel

socioeconómico. La razón es que a principios del siglo XX la mayoría de la población que empezó a mostrar

tasas altas de obesidad se ubicaba en los países occidentales más ricos y pertenecía a los estratos socioeconómicos

más altos. A los pocos años, la tendencia se revertió y hoy la obesidad afecta a los estratos más

pobres de los países desarrollados. Algo similar a lo ocurrido con el tabaco. Posteriormente países con niveles

medios de desarrollo y países pobres empezaron a mostrar aumentos en la prevalencia de sobrepeso y obesidad;

las investigaciones más recientes muestran que es precisamente en estos países donde el fenómeno está

creciendo con mayor celeridad, también en contra de los sectores urbanos de estratos medios y pobres. Estos

países presentan lo que se ha denominado “la carga dual de los hogares” fenómeno caracterizado por la coexistencia

de miembros del hogar con desnutrición, generalmente niños, y simultáneamente, miembros con

81


82 RNC (2010) N-E

sobrepeso u obesidad, generalmente adultos. Los países de más rápido crecimiento económico como China y

Brasil están entre los que enfrentan mayores retos en materia alimentaria y nutricional. Pero en estos países

persisten también el hambre y la desnutrición, y la coexistencia de las dos situaciones –obesidad, sobrepeso y

desnutrición- es lo que ha sido denominado “la paradoja nutricional” que afecta a los sectores más pobres de

la población y constituye uno de los fenómenos mayormente reportado en la literatura científica sobre estudios

nutricionales de la ultima década. A pesar de ello, algunos autores todavía niegan la importancia de la

desnutrición crónica expresada a través de la talla baja y su relación con la obesidad. Entre los diversos factores

que han sido asociados al aumento de la prevalencia de sobrepeso y obesidad, junto a la persistencia de

la desnutrición, han sido especialmente: la urbanización y la globalización de la producción y comercialización

de alimentos. La forma de vida urbana está asociada con menores niveles de gasto energético por el

tipo de transporte utilizado y por los oficios desarrollados, en comparación con la forma de vida rural. Por

otra parte, la globalización de la industria de alimentos y la fuerte penetración en los países en desarrollo de

las multinacionales que los producen han provocado el aumento de la disponibilidad de alimentos de bajo

coste con alta densidad calórica. Estos dos factores son cruciales a la hora de definir la cesta de los alimentos

en el hogar. Las políticas económicas que han seguido estos países también se han asociado a la producción

de los nuevos problemas alimentarios y nutricionales. En algunos casos el crecimiento económico acelerado

ha beneficiado sólo a una parte de la población y ha ocurrido conjuntamente con el aumento de niveles de

desigualdad en la distribución de los ingresos y de las oportunidades entre los diferentes grupos sociales y

zonas geográficas; a menudo ha activado flujos migratorios desde otros países que se constituyen posteriormente

en los grupos más vulnerables en los países de acogida y sobre los que la transición nutricional se hace

de forma acelerada.

Conclusiones: las soluciones a esta nueva epidemia de la obesidad deben tener en cuenta esta coyuntura

socioeconómica y cultural ligada al desarrollo y a la propia globalización. El problema en el entorno mediterráneo

se expondrá como un ejemplo/solución a seguir.

OBESIDAD Y DIABETES: DE LA CIRUGÍA BARIÁTRICA A LA CIRUGÍA METABÓLICA

Dra. Irene Bretón Lesmes (España)

Unidad de Nutrición Clínica y Dietética. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Dr Esquerdo 46

28007 Madrid. España. Teléfono 34915868541 Fax 34915868540.

Ibreton.hgugm@salud.madrid.org

Objetivos:

• Reconocer la importancia de la obesidad y las patologías asociadas.

• Explicar la fisiopatología de la diabetes en los pacientes con obesidad.

• Valorar el papel de la cirugía en el tratamiento de la obesidad y de la diabetes.

• Describir las diferentes técnicas quirúrgicas, clásicas y emergentes, y sus fundamentos fisiopatológicos.

• Evaluar los resultados de las distintas técnicas quirúrgicas sobre la evolución de la diabetes

• Identificar los factores pronósticos de resolución de la diabetes

Resumen: La obesidad es una enfermedad metabólica que afecta a un porcentaje de la población cada vez

mayor. Este incremento en la prevalencia es más evidente en las formas graves, que han llegado a aumentar

hasta en un 400-500% en los últimos 20 años. La obesidad se asocia a un mayor riesgo de presentar ciertas

enfermedades. Entre ellas, la diabetes tipo 2 condiciona un aumento importante de la morbimortalidad en

estos pacientes. Son dos los factores fundamentales en su patogenia: el descenso de la sensibilidad a la insulina

y la alteración de la función de la célula beta pancreática. El tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida

consigue una importante mejoría de la diabetes en estos pacientes, que se hace patente de manera muy precoz

tras la cirugía. Además del efecto de la pérdida de peso, en los últimos años se ha puesto en evidencia que

la cirugía bariátrica da lugar a una serie de cambios en la secreción de hormonas gastrointestinales que inter-


RNC (2010) N-E

vienen de manera directa en la función de la célula beta pancreática. Estos conocimientos han favorecido que

se acuñe el término “cirugía metabólica”, más amplio que el término “bariátrica”, que está centrado fundamentalmente

en la pérdida pondera (“baros”= peso). Se están desarrollando en la actualidad nuevas técnicas

basadas en fundamentos fisiopatológicos que pretenden conseguir beneficios metabólicos más allá de la pérdida

de peso. Hoy en día, la mayor parte de las sociedades científicas conceden a la cirugía metabólica un

lugar para la terapéutica de la diabetes tipo 2 en los pacientes con obesidad mórbida y reconocen asimismo

su posible utilidad en los pacientes con grados menores de obesidad o bien que no requieran una pérdida sustancial

de peso. Los pacientes diabetes de menor duración, con función pancreática relativamente preservada

y con pérdida de peso superiores y mantenidas en el tiempo presentan mayores probabilidades de éxito en

cuanto a mejoría o resolución de la diabetes tras la cirugía. El tratamiento quirúrgico debe considerarse en

todos los pacientes con DM-2 con IMC > 35 kg/m2, especialmente en aquello en los que han fracasado los

tratamientos convencionales de cambios en el estilo de vida y tratamiento farmacológico. En estos casos, la

indicación debe realizarse de manera precoz, cuando aún la reserva pancreática es óptima, para evitar una

recidiva de la enfermedad a largo plazo. En el caso de los pacientes con IMC menor de 35 kg/m2 y diabetes

tipo 2, la cirugía metabólica, se debe evaluar de manera individual. En el momento actual, todavía no

disponemos de una evidencia suficiente de eficacia y seguridad que nos permita hacer una recomendación

concreta de cirugía metabólica. En estos casos, este tratamiento se debería plantear en el seno de ensayos clínicos

protocolizados. El efecto de la cirugía metabólica sobre la evolución de la diabetes es un campo prometedor,

que ayudará a controlar la enfermedad en muchos casos y nos permitirá mejorar nuestro conocimiento

de la fisiopatología de esta patología e incluso el diseño de nuevas herramientas terapéuticas farmacológicas.

Son necesarios más estudios de eficacia y seguridad de las distintas técnicas a largo plazo, que nos ayuden

utilizar esta modalidad terapéutica en pacientes seleccionados y en el momento adecuado.

Bibliografía

1. Rubino F, Schauer P, Kaplan LM, Cummings DE. Metabolic surgery to treat type 2 diabetes: clinical outcomes and mechanisms

of action. Annu Rev Med 2010; 61: 393-411.

2. Bose M, Oliván B,Teixeira J, Pi-Sunyer FJ,Laferrère B. Do Incretins Play a Role in the Remission of Type 2 Diabetes after Gastric

Bypass Surgery: What are the Evidence? Obes Surg 2009; 19: 217-29.

3. Vetter ML, Cardillo S, Rickels MR, Iqbal N. Narrative review: effect of bariatric surgery on type 2 diabetes mellitus. Ann Intern

Med 2009;150: 94-103.

4. Buse JB, Caprio S, Cefalu WT, et al. How do we define cure of diabetes? Diabetes Care 2009; 32; 2133-5.

5. Rubino F, Kaplan LM, Schauer PR, et al. The Diabetes Surgery Summit Consensus Conference: recommendations for the evaluation

and use of gastrointestinal surgery to treat type 2 diabetes mellitus. Ann Surg 2010; 251: 399-405.

TERAPIA NUTRICIONAL EM LACTENTES CRÍTICOS

Dr. José Vicente Noronha Spolidoro (Brasil)

A criança em Unidade de Terapia Intensiva em geral está submetida a uma situação crítica em função de sua

doença, condição esta que em geral comprometerá sua capacidade de ingerir alimentos, além do que estas crianças

freqüentemente já são desnutridas previamente a entrada em Terapia Intensiva. Nas UTIs brasileiras de

caráter previdenciário mais de 50% das crianças que internam são desnutridas. A administração do Suporte

Nutricional deve ser considerada desde a entrada do lactente em terapia intensiva, mas deve ser efetiva quando

estiver minimamente estável hemodinamicamente.Em geral a necessidade calórica de um lactente é 90-120

kcal/kg/dia. O cálculo calórico mais utilizado em crianças é o proposto por Holliday-Segar, que serve também

para definir necessidades hídricas. Atualmente as orientações são de não exceder as calorias nos pacientes

críticos em fase aguda de sua patologia. No entanto, assim que estiver mais estável, deveremos avaliar as reais

necessidades para promover recuperação nutricional e crescimento. A oferta total ou excessiva de nutrientes

após longo período de jejum ou instabilidade clínica em pacientes muito desnutridos, pode causar a

“Síndrome de Realimentação” (monitorar fosfato, magnésio, potássio e glicemia). Uma das dificuldades fre-

83


84 RNC (2010) N-E

qüentes na nutrição do paciente pediátrico em UTIs consiste em necessidades calóricas e protéicas elevadas

(pacientes politraumatizados e hipermetabólicos) e dificuldades de ministrar dietas que supram essas necessidades

por restrição do volume (cardiopatia congênita). Quando não houver algum impedimento para a utilização

de Nutrição Enteral (NE), esta deve ser iniciada o mais precocemente possível. Não sendo possível a

via oral, as dietas deverão ser infundidas por sondas ao nível do estômago ou intestino ou, ainda, através de

ostomias (gastrostomia, jejunostomia). A alimentação gástrica é sempre preferível à duodeno-jejunal e em

geral segura, mesmo para lactentes em ventilação mecânica. Algumas situações previamente caracterizadas

como contra-indicação para NE como pancreatite aguda e fístula entero-cutânea de alto débito, com os

avanço da NE, hoje é possível utilizá-la. As sondas devem ter calibre fino (em geral 6 ou 8FR). Usar sondas

de silicone ou poliuretano para NE, pois as sonda de PVC liberam substâncias de sua composição ao contatarem

com secreções e dietas (utilizar apenas para drenagem). Estudo radiológico simples de abdômen é o

método mais seguro para localizar a ponta da sonda, e deve ser feito sistematicamente, devendo para isto dar

preferência para sondas com material radiopaco. Em lactentes evita-se uso de fórmulas mais concentradas que

1 kcal/ml. A via de eleição para a administração de alimentos, mesmo para pacientes criticamente doentes, é

a digestiva. A administração da dieta pode ser intermitente (ou em bolo) ou contínua no estômago, duodeno

ou jejuno, em gotejamento gravitacional ou em bomba de infusão por 24 horas. Infusão noturna recomendada

para complementação da dieta ingerida via oral durante o dia. É indicação de alimentação contínua:

pausa superior a 7 dias; limitada quantidade de superfície absortiva (síndrome do intestino curto); intolerância

à alimentação intermitente; alimentação transpilórica. As dietas comercialmente disponíveis são isosmolares.

Assim não temos orientado diluição das fórmulas. Iniciar com volume menor (metade do cálculo do

VET) e progredir conforme tolerância do paciente (distensão abdominal, vômitos e/ou diarréia) até atingir as

metas calculadas. Verificação de resíduo gástrico indicado apenas em recém-nascidos. A medição do resíduo

gástrico em geral retarda desnecessariamente a progressão da alimentação, além de espoliar o paciente quando

se despreza o resíduo aspirado. O duodeno e o jejuno não têm a mesma capacidade de secretar que o estômago,

devendo assim ser evitada formulações com osmolaridade superior a 350mOsm/kg. No primeiro ano

de vida devemos utilizar leite materno quando disponível ou fórmulas infantis, respeitando eventuais intolerâncias.

Fórmula com 1kcal/ml está disponível no mercado brasileiro, com 350mOsm/kg, sendo uma excelente

alternativa para terapia nutricional enteral em lactentes. Em lactentes hospitalizados não há espaço para

formulações artesanais e a modulação de fórmulas deve ser feita com cautela, pois em geral dilui as proteínas

e micronutrientes, oferecendo excesso de carboidratos e gorduras. Os lactentes críticos têm uma necessidade

proteica maior, que pode chegar a 3 ou 3,5g/kg/dia, não devendo ultrapassar 4g/kg/dia. A utilização de fórmulas

oligoméricas (proteína extensamente hidrolisada ou de aminoácidos) está indicada em situações especiais,

como lactentes com alergia alimentar, o que ocorre mais frequentemente quando em condição crítica.

A Nutrição Parenteral (NP) hoje é uma prática comum em serviços de pediatria, usualmente complementando

NE. A NP deve ser instituída quando a via oral ou enteral for impossível, difícil, inadequada, insuficiente,

perigosa ou contra-indicada. Os acessos para NP: via periférica e via central (cateter central). Os cateteres

PICC (cateter central de inserção percutânea) têm seu uso crescente, especialmente nas UTIs Neonatal. A glicose

é a fonte de carboidratos na NP. Em lactentes deve ser calculada a velocidade de infusão de glicose (VIG).

Iniciamos com 6mg/kg/min aumentando conforme tolerância, monitorando a glicemia capilar e/ou glicosúria.

Os lipídios têm alto valor calórico e baixa osmolalidade. Em geral se utiliza 2 a 3 g/kg/dia, considerando que

a quantidade de calorias de lipídos em relação à quantidade de calorias gerais (não protéicas e protéicas) fique

em torno de 35% e não exceda 50%. Níveis de triglicérides acima de 200mg/dl justificam a diminuição ou

a suspensão da gordura ofertada endovenosamente. A infusão lenta e contínua de lipídios favorece o seu

metabolismo e este é mais um motivo para preferirmos a solução 3:1. Recomenda-se uma velocidade máxima

de infusão de lipídios de 0,15g/kg/h. A necessidade mínima de gordura para satisfazer as exigências de ácidos

graxos essenciais é 0,5 g/kg/dia ou 2 a 4% das calorias totais em triglicerídios de cadeia longa. As proteínas

são componentes essenciais para a estrutura celular, resposta imunológica, crescimento, processos neuromusculares,

enzimáticos e mentais. Quando calculamos uma NP, devemos cuidar o equilíbrio entre aminoácidos

(AA) fornecidos e calorias não-protéicas que deve ficar em lactentes em torno de 150 kcal não-protéicas/g

N2, chegando a 120kcal não proteicas/g N2 nos lactentes muito críticos. Para o balanço nitrogenado ser


RNC (2010) N-E

positivo, uma criança deve receber 2,5 a 3,5 g/kg/dia de AA. Para lactentes utilizamos sistematicamente as

soluções de AA pediátricos.

DESNUTRICIÓN HOSPITALARIA PEDIÁTRICA

Dr. Lázaro Alfonso Novo (Cuba)

Sociedad Cubana Nutrición Clínica y Metabolismo.

lanovo@infomed.sld.cu

La desnutrición continúa siendo un factor relevante de co-morbilidad hospitalaria, muy poco reconocido por

los médicos y administradores de salud, cuya prevención, diagnóstico e intervención nutricional no se realizan

con la calidad requerida ni en el tiempo más oportuno. Esta situación origina consecuencias nocivas para el

paciente, la institución y el sistema nacional de salud. Objetivos: Esta charla está diseñada para reconocer el

fenómeno de la desnutrición hospitalaria (DH) en el escenario pediátrico y sus efectos deletéreos. Así también

valorar la importancia de una adecuada herramienta de cribaje nutricional y sus aspectos metodológicos

y de registro y codificación. Se exponen además los resultados de los estudios de desnutrición hospitalaria en

tres hospitales pediátricos provinciales y uno municipal en Cuba, insistiendo en la necesidad de la creación e

implementación de Grupos de Apoyo Nutricional en las instituciones hospitalarias que rijan la conducta alimentaria

y nutricional, involucrando a médicos, enfermeros, nutricionistas y farmacéuticos. Abordamos inicialmente

elementos de la epidemiología de la DH y los factores que generan afectación nutricional en el

niño hospitalizado así como sus complicaciones. Se exponen los resultados del estudio pionero en este aspecto

en el continente latinoamericano liderado por FELANPE. El Estudio ELAN aportó 52.2% de malnutrición

en los pacientes encuestados y 11.2% con malnutrición severa. Menos del 23% de los casos estudiados

tenían codificado el elemento desnutrición. Solo el 8% recibió terapia nutricional (6.3% Enteral y 2.5%

Parenteral). El estudio ELAN Cuba realizado en 12 hospitales de 6 provincias del país reportó una frecuencia

de DH del 41.2% y 11.1% de desnutrición severa. Estos resultados corresponden al escenario del paciente

adulto. El Estudio ELAN Pediátrico realizado ya hace una década reportó cifras en países del continente como

Guatemala 75%, Paraguay 56%, Cuba 11%. La Sociedad Cubana de Nutrición Clínica y Metabolismo y su

Grupo de Estudio de Desnutrición Hospitalaria encaminan esta vez una reevaluación de la situación nutricional

en los hospitales pediátricos, comenzando por dos hospitales referenciales de la ciudad capital, La

Habana (“William Soler” y “Juan Manuel Márquez”), un hospital provincial del extremo occidental del país

(“Pepe Portilla” de la provincia de Pinar del Río) y un hospital pediátrico municipal del extremo oriental de

la isla (“Pedro Soto Alba”, municipio Moa, provincia de Holguín). Los resultados de mayor interés en cuanto

a la tasa de prevalencia de Desnutrición Hospitalaria en las diferentes instituciones encuestadas se ofrecen

a continuación. La muestra se dividió en dos grupos: de 0 a 2 años y de 2 a 19 años, aportándose las tasas de

prevalencia de DH por cada grupo y después la DH de forma compactada a nivel institucional.

Hospital William Soler: 0 a 2 años: 23, 8%. 2 a 19 años: 33,3% y DH: 30%

Hospital J.M. Márquez: 0 a 2 años: 13,3%, 2 a19 años: 22,7% y DH: 18%

Hospital “Pepe Portilla: 0 a 2 años; 20,0%, 2 a 19 años: 14.0% y DH: 17%

Hospital P. Soto Alba: 0 a 2 años: 24,5%, 2 a 19 años: 26,7% y DH: 25,6%

Se analizan otros aspectos en las encuestas: frecuencias de desnutrición por servicios hospitalarios, por

estadías hospitalarias y enfermedad de base.

Conclusiones: La desnutrición asociada a la enfermedad constituye un problema importante de salud en las

instituciones pediátricas que formaron parte de este estudio multicéntrico. La frecuencia de desnutrición fue

independiente del sexo, color de piel o la edad. La relación entre la frecuencia de desnutrición y la estadía hospitalaria

fue excepcionalmente compleja y pudiera reflejar la suma dialéctica de varias subpoblaciones de

pacientes que difieren entre si por la enfermedad de base, la progresión de la misma, la respuesta al tratamiento

médico quirúrgico y el tiempo de hospitalización. El sobre peso y la obesidad se presentó en el 10,9% de los

85


86 RNC (2010) N-E

encuestados. El análisis y comprensión de las interacciones que puedan ocurrir entre el estado nutricional, la

enfermedad de base y el tiempo de hospitalización deben traducirse en acciones novedosas de diagnóstico e

intervención, orientadas a palear el problema de salud que representa la desnutrición asociada a la enfermedad

en un hospital pediátrico. No debe soslayarse la influencia de prácticas culturales institucionales realizadas con

la provisión de cuidados nutricionales al niño(a) hospitalizado en el estado actual de la desnutrición hospitalaria.

Referencias:

1-Waitzberg DL, Caiaffa WT, Correia MITD. Hospital malnutrition: the Brazilian National Survey (IBRANUTRI) a study of 4000

patients. Nutrition 2001; 17: 573-80

2-Sermet – Gaudelus I, Poisoson-Solamon AS, Colomb V, Brusst MC, Mosser F, Berrier F y cols: Simple pediatric nutritional risk

score to identify children at risk of malnutrition . Am j Clin Nutr 2000; 72: 64-70

3-Santana Porbén S for the Cuban Group for the Study of Hospital Malnutrition. The state of provision of nutritional care to hospitalized

patients. Results from ELAN-CUBA Study. Clinical Nutrition 2006; 25 (6) 1015-29

4-Alfonso Novo L, Santana Porbén S: para el Grupo Cubano de Estudio de la Desnutrición hospitalaria. Estado nutricional de los

niños ingresados en un hospital pediátrico de La Habana. I. Edades entre 0 y 2 años. Rev Cub. Alim Nutr 2008; 18: 14 – 31

5-Campanozzi A, Russo M, Catucci A, Rutigliano I, canestrino G, Giardino I , Romondia A, Petoello-Mantovani M. Hospital

acquired malnutrition in children with mild clinical conditions. Nutrition 2009; 25; 540

SOPORTE NUTRICIONAL EN EL NIÑO ONCOLÓGICO

Nut. Graciela Visconti (Argentina)

gvisconti@arnet.com.ar

Las neoplasias malignas pueden estar complicadas por una serie de alteraciones nutricionales y metabólicas.

Estas derivan de la anorexia que limita el aporte de alimentos, la complicación del conducto gastro intestinal

por el tumor, el hipercatabolismo inducido por la enfermedad, la sepsis, el atrapamiento de nutrientes por el

tumor a expensas del huesped, así como el tratamiento quirúrgico, la terapia radioactiva y la quimioterapia.

El estado nutricional del paciente canceroso es motivo de preocupación primordial, dado que los pacientes

en tales condiciones presentan un estrecho margen de seguridad para el tratamiento agresivo. La caquexia de

la malignización se ha asociado con un amplio rango de anomalías metabólicas. Qué es la caquexia por

cáncer? Desde el punto de vista clínico la caquexia del cáncer es un síndrome complejo caracterizado por una

enfermedad crónica, con progresiva pérdida de peso involuntaria, que solo responde parcialmente al soporte

nutricional estándar y está asociado con anorexia, saciedad precoz y astenia. Por lo general es atribuíble a dos

principales componentes: una disminución de la ingesta de nutrientes y alteraciones metabólicas debido a la

activación del proceso pro inflamatorio sistémico. Intentos para modular éstos cambios metabólicos por otros

medios deben integrarse al tratamiento del paciente con cáncer. La evaluación nutricional de los pacientes con

cáncer debe comenzar con el diagnóstico del tumor y se repetirá en cada visita a fin de iniciar la intervención

nutricional precoz, antes que la situación general se vea gravemente comprometida y las posibilidades de

restablecer una condición normal sean pocas.

Evaluación nutricional: La implementación de instrumentos de detección y evaluación son fundamentales

para realizar una intervención y control efectivos de la nutrición.

Ésta debe comprender:

I- Historia nutricional.

II- Examen físico.

III- Evaluación antropométrica.

IV- Evaluación bioquímica.

Terapéutica nutricional

La via oral debe ser siempre la primera opción a ser considerada. En los pacientes con cáncer, la disminución

de la ingesta de alimentos es tan frecuente que el nutricionista puede subestimar la importancia de determinar

su causa y encontrar así una solución realista y eficaz del problema. En ocasiones, se descubre más de una causa;


RNC (2010) N-E

además, los factores emocionales, físicos y metabólicos pueden combinarse o actuar separadamente. Por tanto, el

tratamiento del paciente tiene una efectividad máxima cuando se averigua la causa del trastorno. A partir de

esta evaluación se elabora luego un plan de atención de la nutrición, que se ajustará según los hallazgos.

Criterios para intervención de Soporte Nutricional

Recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría. Identificar niños con cáncer que tienen malnutrición

y podrían beneficiarse con intervención nutricional temprana:

1- Intervalos de pérdida de peso total >5% del peso corporal previo a la enfermedad.

2- Peso relativo a la talla


88 RNC (2010) N-E

- Puede haber intolerancia a la glucosa con la administración de Asparginasa y Esteroides, que requieren

ajustes en la concentración de dextrosa ó uso de insulina.

La suplementación con sustratos especiales o moduladores, es beneficioso en los pacientes con cáncer?

Los datos preliminares sugieren un posible papel positivo de la insulina.

Con referencia a la suplementación con ácidos grasos n-3, una reciente revisión sistemática de Cochrane de

los estudios publicados en la administración de EPA en pacientes con cáncer, concluyó que no había beneficios

de la administración oral de EPA en pacientes con caquexia consolidada. Glutamina: algunos sustratos

nutricionales como la glutamina, pueden influír en los mecanismos fisiológicos, o para proteger la mucosa

intestinal de los efectos agresivos de la quimio-radioterapia. Ha sido reportado, que la administración de glutamina,

minimiza la atrofia de la mucosa intestinal asociada con np exclusiva, así como para reducir el daño

hepático causado por quimio-radioterapia. Existe alguna evidencia que los suplementos de glutamina también

puede mejorar una serie de otros parámetros clínicos y biológicos, tales como el balance de nitrógeno y la

función del sistema inmune, riesgo de infección, la duración de la estancia hospitalaria y los costos financieros,

y la supervivencia. Aunque la dosis óptima de glutamina a administrar, aun no está establecido, los estudios

han sugerido que una dosis de alrededor de 0.6 gr/kg/día de glutamina, puede ser apropiado.

Puede la npt alimentar al tumor?

Probablemente si. Aunque los nutrientes de la np alimenten al tumor, no hay evidencia de que esto tenga efectos

deletéreos sobre los resultados. Esta consideración, por lo tanto, no tiene influencia en la decisión de alimentar

al paciente con cáncer, cuando la np está clínicamente indicada. La NE y la NPT domiciliaria pueden

ser apropiados para muchos pacientes que necesitan SN durante tratamientos intensivos, para mantenerlos

nutricionalmente durante intervalos entre ciclos intensivos de tratamiento. Conclusión: Es importante considerar

que casi todos los pacientes con cáncer, presentan algún factor de riesgo para la coexistencia de desnutrición.

Ésta de por sí está relacionada con el aumento de morbilidad, mortalidad, tiempo de hospitalización y

costos, por lo que la evaluación nutricional debe formar parte de la evaluación de éstos enfermos. La terapia

nutricional está indicada en pacientes desnutridos que van a someterse a tratamiento quirúrgico, radioterapia,

quimioterapia, o éstas dos últimas. Los nutrientes específicos con funciones inmunore-guladoras necesitan ser

mejor evaluados y su prescripción debe seguir criterios y procedimientos precisos.

Referencias

1. Abby S. Blach, PhD,RD, FADA. Soporte Nutricional en los trastornos sistémicos generales: CANCER. Nutrición Clínica Práctica.

2004: 535-563.

2. Baracos VE. Meeting the amino acid requirements for proteína anabolism in cancer cachexia. In: Mantovani G, editor, Cachexia

and wasting. A modern approach, Milan: Springer; 2006. p.631-4.

3. Bozzetti F, Mori V. Nutritional support and tumour growth in humans: a narrative review of the literature. Clinical Nutrition

2009; 28(3): 226-230.

4. Echenique M, Correia MI. Nutrición y cáncer. Nutrición enteral y parenteral. FELANPE.2007; 427-434.

5. F. Bozzetti, J.Arends, K. Lundholm et al. ESPEN Guidelines on Parenteral Nutrition: Non-surgical oncology. Clinical Nutrition

28 (2009): 445-454.

NUTRICIÓN Y FIBROSIS QUÍSTICA

Dra. Adriana Fernández (Argentina)

Servicio de Nutrición y Dietoterapia, Hospital de Niños de La Plata, Argentina.

adrianafernandezlp@gmail.com

La Fibrosis Quística (FQ) es una enfermedad genética recesiva afectando con mayor frecuencia a los descendientes

de países del norte de Europa. En Estados Unidos la frecuencia es de un afectado sobre 2500 nacidos

vivos siendo en la Argentina como en otros países de Latinoamérica aproximadamente de un niño afectado

cada 5600 recién nacidos vivos. El gen afectado en la Fibrosis Quística fue descubierto en el año 1989 y desde

ese momento más de 1500 mutaciones fueron identificadas. El gen está localizado en la rama corta del cro-


RNC (2010) N-E

mosoma 7 y fue denominado cystic fibrosis transmembrane regulador (CFTR) y controla el flujo de Sodio y

Cloro a través de las membranas de células de secreción exógena (pulmón, páncreas, intestino, hígado,

órganos de la reproducción, glándulas del sudor, entre otros). La principal causa de morbimortalidad en Fibrosis

Quística está relacionada con la enfermedad pulmonar pero ha sido comprobado que la nutrición ocupa un

importante lugar en la preservación de la función pulmonar y por lo tanto en la sobrevida. Es necesario considerar

que no existen razones para aceptar el déficit nutricional como parte de la enfermedad ya que los

genotipos de FQ no codifican para talla baja, retraso de la pubertad o falla de crecimiento. El objetivo nutricional

a lograr en las diferentes edades es: Niños hasta 2 años de edad percentil: 50 de Peso/Talla, entre 2 y

20 años: Percentil 50 de IMC; adultos: IMC sobre 22 para las mujeres y sobre 23 para varones. La etiología

de la desnutrición en FQ es multifactorial: aumento de los requerimientos metabólicos, pérdida de nutrientes

por materia fecal (patología intestinal, pancreática o hepática), anorexia, vómitos, RGE, constipación, diabetes,

enfermedad pulmonar avanzada. En cada control deben identificarse etapas de riesgo nutricional: Los

primeros doce meses a partir del diagnóstico, los primeros dos años de vida, el período peripuberal, etapas

de alta actividad, exacerbaciones infecciosas, el embarazo y lactancia. Cuando no se logra mejorar el estado

nutricional mediante recomendaciones nutricionales, manejo de la conducta alimentaria, suplementos orales,

ajustes de la malabsorción pancreática mediante una adecuada suplementación enzimática, la opción consistirá

en la Nutrición Enteral. Esta es una decisión que debe ser compartida con todo el equipo tratante es aconsejable

que se realice por tiempos prolongados para lograr un adecuado estado nutricional y la estabilización

de la función pulmonar.

Bibliografía

1.-Nutrition in patients with cystic fibrosis: European Consensus.J Cystic Fibrosis 2002; 2: 51-75

2.-Consensus report on Nutrition for pediatric patients with Cystic Fibrosis. JPGN 2002; 35: 246-259

3.-Consenso Nacional de Fibrosis Quística. Arch Arg Pediatr 2008. (Supl) 106 (5) 01-52

4.- Efrati O,Mei- Zahav M, Rivlin J, et al. Long term rehabilitation by gastrostomy in Israeli Patients with cystic fibrosis: Clinical

outcome in advanced pulmonary disease. JPGN, 42:222-228.2006

5.-Steimkamp G, Widdeman D: Relatonship between nutritional status and lung function in cystic fibrosis: cross sectional and longitudinal

analysis from de german quality assurance proyect. Thorax 2002, 57: 595-601.

DETECCIÓN DE LA FENILCETONURIA EN URUGUAY: EL TRATAMIENTO HACE LA DIFERENCIA

Pesquisar: ¿para qué? Prevenir: ¿qué?

Dra. Gabriela Parallada M.Sc. (Uruguay)

gaparallada@adinet.com.uy

Descriptores: Recién nacido, Fenilcetonuria, Diagnóstico precoz, Tratamiento nutricional, Metabolismo.

Abreviaturas: EIM: errores innatos del metabolismo, PKU: fenilcetonuria, FA: fenilalanina, PAH: fenilalanina

hidroxilasa, HFA: hiperfenilalaninemia, RM: retardo mental, HC: hipotiroidismo congénito; SNPN:

Sistema Nacional de Pesquisa Neonatal. El objetivo del presente trabajo es contribuir a la construcción de

conocimiento y la experiencia clínica sobre la FA, su identificación, tratamiento y seguimiento, con la finalidad

de que el equipo de salud esté capacitado, informado y sensibilizado con esta enfermedad y su tratamiento.

Siendo la FA un EIM y en conocimiento de que de no ser detectado y tratado en forma precoz, ocasiona

graves secuelas neurológicas, la más constante: RM; y que, tanto a nivel personal, familiar como de Salud

Pública, implica altísimos costos económicos y sociales; en muchos países se realiza la pesquisa sistemática de

éste y otros EIM luego del nacimiento. La PKU afecta aproximadamente a 1/10.000 recién nacidos vivos.

Existe variabilidad étnica y racial, presentando una incidencia mayor en poblaciones blancas (1:6.000) y siendo

rara en la población negra (1:60.000 RN (recién nacido) vivos. Está determinada por deficiencia en la

actividad de la enzima hepática PAH lo que está condicionado genéticamente siendo su mecanismo de herencia

autosómico y recesivo. El gen se localiza en el cromosoma 12q (región q21-q24.1). El niño con PKU nace

totalmente normal, siendo el deterioro neurológico e intelectual progresivo durante los primeros meses y

89


90 RNC (2010) N-E

hasta los primeros años de vida. Se plantea que los mecanismos que determinan este daño son tres:

a. mielinización defectuosa, ya que en los primeros meses de vida se produce la mielinización del SNC,

b. alteración de la síntesis de neurotransmisores y daño del SNC por acúmulo o déficit de sustrato.

c. daño del SNC por acúmulo o déficit de sustrato. Desde el año 1996 se realiza en Uruguay la pesquisa para

la detección del HC, a partir del año 2006 fueron incluidas: Fenilcetonuria e Hiperplasia Suprarrenal

Congénita, y en diciembre de 2009, Fibrosis Quística. Asimismo se crea un Equipo Especializado de

Tratamiento y Seguimiento de los pacientes con estas enfermedades. El tratamiento consiste en una alimentación

exenta de proteínas de alto valor biológico suplementada con preparaciones especialmente formuladas,

que aseguran un aporte adecuado de aminoácidos sin FA: la terapia nutricional es la única terapia

segura a la luz de los conocimientos actuales. Al momento de planificar una dieta de exclusión es fundamental

tener presente si el sustrato a excluir es indispensable o no. Dado que la FA es un aminoácido esencial, debe

restringirse su ingesta pero no suprimirse. Es preciso tener presente que el tratamiento nutricional solo es efectivo

si se inicia antes del mes de vida, posteriormente aumenta progresivamente el daño neurológico y que

debe mantenerse toda la vida Basados en la relevancia del tratamiento nutricional en esta patología, las bases

fundamentales del protocolo fueron:

• Comienzo precoz, idealmente antes del primer mes de vida

• Mantenerlo durante toda la vida realizando las modificaciones acordes a cada etapa

• Asegurar un buen control metabólico manteniendo los niveles de FA dentro de parámetros normales

• Mantener y estimular la lactancia materna siempre que sea posible

• Restringir el aporte de FA, asegurando el aporte de tirosina tener presente las posibles carencias específicas

• Extremar el control clínico y metabólico en situaciones que producen hipercatabolismo

• Trabajar en conjunto con los padres de manera de empoderarlos, lo que asegura una mejor adherencia a un

tratamiento que es tan restrictivo.

Desde la aplicación del protocolo de tratamiento nutricional y gracias al suministro de sustituto lácteo sin FA

y de harina aproteica en forma gratuita a todos los pacientes del Programa, se logró un descenso global de los

niveles de FA en los pacientes con secuelas que ingresaron al Equipo. Este descenso de la FA fue de más del

50% del valor con el que ingresaron, llegando en 3 de los 4 casos a valores de FA dentro del rango de la normalidad.

Los pacientes diagnosticados por pesquisa tienen un adecuado control metabólico y un crecimiento

y desarrollo acordes. Las conclusiones a las que arribamos son que el Uruguay es uno de los 4 países de

Latinoamérica que presenta un 100% de cobertura de la población por el SNPN. El diagnóstico precoz de

esta enfermedad es costo-beneficio efectivo, así como también es positivo el adecuado control de los pacientes

que fueron diagnosticados antes de la implementación de la pesquisa.

Referencias Bibliográficas:

1-Ruiz Pons M.; Sánchez-Valverde Visus F.; Dalmau Serra J.; Tratamiento Nutricional de los Errores Innatos del Metabolismo; Ed

Ergon, 2004

2-Normas para el Óptimo Desarrollo de Programas de Búsqueda Masiva de Fenilcetonuria (PKU), Hipotiroidismo Congénito (HC)

y otros errores congétitos del metabolismo; Ministerio de Salud, Rep de Chile, Div Salud de las Personas, 1999

3-Cornejo V.; Flores A.; Raimann E.; Cabello J; Valiente A; Colombo M; Evolución Clínica de Niños con Niveles Plasmáticos de

Fenilalanina entre 2.1 Y 6.0 mg/dl en el Período Neonatal; Rev. chil. nutr. v.34 n.3 Santiago sep. 2007

4-Cornejo V; Tesis: Diagnóstico Precoz de Fenilcetonuria y Prevención de Retardo Mental; INTA, Universidad de Chile; 1986

5-Chiesa A.; Fraga C.; Leselman A.; Pardo M°L.; Guía Práctica para la Alimentación de Niños Fenilcetonúricos; Fundación de

Endocrinología Infantil, Bs. As., Arg

6-Martinez-Pardo M.; Bélanger-Quintana A.; García Muñoz MJ:; Desviat L.; Pérez B.; Ugarte M.; Protocolo de Diagnóstico,

tratamiento y seguimiento de las hiperfenilalaninemias; Unidad de Enfermedades Metabólicas, Servicio de Pediatría, Hospital

Ramon y Cajal, Madrid

FIBRA Y PREBIÓTICOS

Nut. Paula Guastavino (Argentina)


RNC (2010) N-E

Objetivos:

• Definir y clasificar fibras

• Exponer las funciones fisiológicas de la fibra

• Desarrollar las particularidades de la fibra prebiótica en relación a la inmunidad

La denominación de fibra dietética refiere a aquellas sustancias de origen vegetal no digeridas por las enzimas

digestivas humanas y que son parcialmente fermentadas por bacterias en el colon. Las fibras solubles e insolubles

se encuentran en cantidades variables en los alimentos pero en términos generales la insoluble predomina

en los cereales enteros, y la soluble en frutas, vegetales y tubérculos. Es importante por lo tanto referirse

a “fibras” en plural, y analizar las propiedades de cada una de ellas, ya que sus efectos varían de acuerdo al tipo

y cantidad ingerida y se relacionan con su capacidad de fermentabilidad y sus características fisicoquímicas.

Además de su papel sobre la digestión, absorción y redistribución de nutrientes, el tracto gastrointestinal es

un importante órgano del sistema inmune que actúa como barrera previniendo la entrada de microorganismos

al organismo. La barrera intestinal requiere la existencia de una mucosa intestinal intacta con producción

de mucina, presencia de microflora simbiótica, de anticuerpos secretores específicos, así como de

macrófagos y otras células inmunitarias y de nódulos linfáticos mesentéricos. Dado que la fibra ayuda a restaurar

el la flora intestinal, ejerce una influencia significativa sobre la estructura del intestino.

Los Prebióticos se definen como “ingredientes alimenticios no digeribles por el huésped que pueden tener un

efecto beneficiosos por su fermentación selectiva en el tracto intestinal (Gibson et. al 2004). Los tres aspectos

clave de esta definición son:

1) Resistencia a la digestión,

2) Fermentación por microflora intestinal, y

3) Efecto selectivo sobre la flora que promueven la salud.

La investigación a la fecha en este campo se ha realizado sobre fructanos del tipo de la inulina, carbohidratos

no digeribles que llegan al colon donde son hidrolizados específicamente por bacterias “beneficiosas” de la

microflora colónica. Esta fermentación produce no solo acetato, propionato y butirato como los principales

ácidos grasos de cadena corta (AGCC) sino también lactato, un intermediario importante en la formación de

AGCC. Su producción dependería del tipo de prebiótico que llega al colon; por ejemplo, la inulina deriva en

la formación de más butirato porque, al parecer, su fermentación es más lenta; en cambio, cuando la fermentación

es más rápida, se produciría más propionato y acetato. Los AGCC tienen diferentes propiedades

metabólicas por lo tanto el tipo de prebiótico podría ejercer influencia sobre los efectos metabólicos obtenidos.

Los beneficios reportados de estos prebióticos relacionan con la mejora de la salud ósea, la protección al tracto

gastrointestinal y el apoyo al sistema inmune. Entre los mecanismos propuestos en los que se basa el efecto

de los prebióticos sobre el sistema inmune se pueden incluir los siguientes (Schley & Field, 2002):

• Contacto directo con las células inmunes en el intestino de bacterias productoras de acido láctico y otros

productos bacterianos; producción de AGCC por la fermentación los cuales sirven como combustible

metabólico de las células intestinales; y modulación de la producción de mucina, que forma una barrera protectora

en la superficie luminal del intestino. En conclusión, la fibra dietética ya lleva muchos años incluida en

las recomendaciones nutricionales en cuanto a dosis total, sin especificaciones concretas en cuanto a variedades

de fibras a incluir. La microbiota del tracto gastrointestinal es de importancia clave para la nutrición y la salud

del huésped. La modulación de ésta puede lograrse a través de la incorporación en la alimentación de prebióticos

en dosis adecuadas. Los prebióticos son considerados componentes de uso libre en la alimentación

humana, siendo la única limitante para su consumo las molestias que pueden derivarse de los procesos de fermentación

en el colon. Recién se está iniciando el camino de investigación de los beneficios para la salud que

estos ofrecen en las distintas etapas de la vida.

Bibliografia:

1. GIBSON, GR. Et al 2004. Dietary modulation of the human colonic microbiota: updating the concept of prebiotics. Nutrition

Research Reviews 17:259-275

2. SCHLEY, PD & FIELD, CJ. 2002. The immune enhancing effects of dietary fibers and prebiotics. British Journal of Nutrition

87(2):S221-S230.

3. ROBERFROID, MB. 2005. Introducing inulin-type fructans British Journal of Nutrition (2005), 93, Suppl. 1, S13–S25

91


92 RNC (2010) N-E

4. VENTER C. 2007. Prebiotics: an update. Journal of Family Ecology and Consumer Sciences, Vol 35, 2007

5. GUARNER F. et al Studies with Inulin-Type Fructans on Intestinal Infections, Permeability, and Inflammation J. Nutr. 137:2568S-

2571S, November 2007

6. MEYER el al. The bifidogenic effect of inulin and oligofructose and its consequences for gut health European Journal of Clinical

Nutrition (2009) 63, 1277–1289

STEWART M. et al Fructooligocaccharides exhibit more rapid fermentation than long-chain inulin in an in vitro fermentation system.

Nutrition Research 28 (2008) 329–334

DIARRÉIA: DIAGNÓSTICO E TRATAMENTO

Dr. Ricardo Rosenfeld (Brasil)

rsrosenfeld@hotmail.com

Objetivos:

Definir o que é diarreía; Apresentar a fisiopatologia da diarréia; Classificar a diarréia e identificar as principais

causas; Discutir o tratamento da diarreia.

Mensagens principais: Diarréia do grego “dia” (sem interrupção) e rhein (fluxo), atinge 41% da população

em geral, 68% dos pacientes em nutrição enteral e 29% dos pacientes sem nutrição. O tempo de internação

é 3 vezes maior nos pacientes com diarréia. Com isso há aumento do tempo de trabalho da enfermagem, troca

de roupas e curativos, e gastos com o tratamento. A diarréia nos pacientes em nutrição enteral pode variar de

2 a 63%. Existem problemas para definir e relatar a extensão diarrréia. Existem mais de 14 definições de diarréia,

sendo a mais comum a passagem de fezes amolecidas ou líquidas, com frequência aumentada, e que

resulta na perda de líquidos e eletrolitos. Científicamente mais de 200g de fezes é considerado diarréia. Vários

outros métodos avaliam o aumento do volume das fezes como: aumento da fluidez das fezes, aumento da frequência,

mais de 3 evacuações por dia ou uma evacuação líquida em grande quantidade. A diarréia pode ser

classificada em osmótica, secretória e mista. É importante reconhecer o mecanismo, as características das

evacuações e a composição das fezes. A diarréia osmótica é comum, é produzida por solutos não absorvíveis,

tem volume acima de 1000 mL, cede com o jejum e tem gap osmótico maior que 100 mOsmol/Kg. No caso

da diarréia secretória o volume da evacuações é maior que 1000 mL, não diminuiu com o jejum, o gap

osmótico menor que 40 mOsmol/kg e o sódio fecal está acima de 90 mEq/L. Na diarréia mista as alterações

são variáveis. A entrada de líquido no intestino delgado deve ser compensada pela sua absorção no intestino

grosso. O aumento do débito final de água é considerado diarréia, que pode ser por capacidade colônica excedida

ou capacidade colônica reduzida. Associados a essas causas, existem sistemas de sinalização no intestino

capazes de alterar a motilidade como: reflexo inibitório intestinal-intestinal, propulsão, mistura do quimo,

hormônios, ondas lentas (longitudinais, circulares e difusas), sistema autônomo (simpático/ parasimpático),

circulação esplâncnica e o hipotalâmico. É importante a ação dos ácidos graxos de cadeia curta, pois sendo

produtos finais da utilização microbiana de polissacarírdios, são fonte de energia para os colonócitos e podem

produzir 500 Kcal adicionais por dia. A diarréia é classificada em aguda (4 semanas).

As principais causas de diarréia aguda infecciosas são: Rotavírus, Escherichia coli, Shigella, Salmonela,

Campilobacter, Yersinia, infecções parasitárias, Entamoeba histolytica, Giardia lamblia, vírus da imunodeficiência

humana (HIV), Cryptosporidium, Microsporidium, Citomegalovirus, Mycobacterium avium,

Mycobacterium tuberculosis, sifilis, gonorréia, clamidia, Herpes simples. As principais causas de diarréia não

infeciosas são: uso de medicamentos como, laxativos, antiácidos, digoxina, colchicina e antibióticos. Nos

pacientes hospitalizados a diarréia tem como causas principais: medicações hiperosmolares, antiácidos,

elixires, cloreto de potássio, teofilina, catárticos, magnéiso, fosfato, procinéticos, antibióticos, colite pseudomembranosa,corticosteróides,

crescimento bacteriano exagerado e a candidíase. A idade, o estado clínico, a desnutrição,

o modo de infusão da dieta enteral, e a posição do cateter também podem estar associados a diarréia.

A diarréia associada a nutrição enteral é mais comum nos primeiros dias de terapia, assim como os demais

sintomas gastrintestinais. Um problema maior tem sido a diarréia produzida por Clostridium difficili, que vem

sofrendo variação gênica nos últimos anos, induzida por diferentes medicamentos. A diarréia produzida por


RNC (2010) N-E

C. Difficili dura tempo maior mesmo quando mesmo quando adequadamente tratada. Os exames complementares

para o diagnóstico da diarréia devem incluir: cultura de fezes, toxina A & B de Clostridium difficili,

leucócitos fecais, pesquisa direta de parasitas, pesquisa de ovos de parasitas e sigmoidoscopia flexível. O

tratamento da diarréia envolve o conhecimento da causa base da doença, suspensão de medicamentos associados

a diarréia, avaliação do modo de infusão da dieta, a formulação da dieta. O uso de fibras em quantidade

moderada e probióticos, quando afastadas as causas acima, tem obtido sucesso na maioria dos casos.

Lactobacilus e bifidobacterias são os próbióticos mais utilizados. Cepas não nativas devem ser evitadas em

pacientes hospitalizados e imunodeprimidos. Conclusão: É importante fazer o diagnóstico da causa da diarréia,

que pode ser multifatorial. A diarréia associada a nutrição enteral, é comum na primeira semana de terapia.

O uso de fibras solúveis e probióticos pode prevenir e reduzir os episódios de diarréia . Pacientes em

risco para diarréia incluem os desnutridos graves, em jejum prolongado e em uso de antibióticos.

Referências

1. Kelly TW. Study of diarrhea in critically ill patients. Crit Care Med 1983;11:7-9.

2. Cataldi-Betcher EL. Complications occurring during enteral nutrition support: a prospective study. J Parenter Enteral Nutr

1983;7:546-52.

3. Bliss DZ, Defining and reporting diarrhea in tube-fed patients--what a mess! Am J Clin Nutr 1992; 55:753-9.

4. Greenberger NJ, Diagnostic approach to the patient with a chronic diarrheal disorder. Dis Mon 1990; 36:131-79.

5. Kazakova SV. A hospital outbreak of diarrhea due to an emerging epidemic strain of Clostridium difficile. Arch Intern Med

2006;166: 2518-24.

6. Podolsky DK. Inflammatory bowel disease. N Engl J Med 2002; 347:417-29.

7. McDonald LC. An epidemic, toxin gene-variant strain of Clostridium Difficili. N Engl J Med, 2005

8. Kien CL. Effects of prefeeding a prebiotic on diarrhea and colonic cell proliferation in piglets fed lactulose. J Parent Enter Nutr

2004; 28:22-26.

9. Rosenfeld RS. Abstract ASPEN Congress 2000; J Parent Enter Nutr 2001; 24:S1.

10. Koretz RL. Abstract ASPEN Congress 2006; J Parent Enter Nutr 2004;28:S15 .

11. Vanderhoof JA. Probiotics: future directions. Am J Clin Nutr 2001; 73:1152S-1155S.

12. Floch MH. Recommendations for probiotic use. J Clin Gastroenterol 2006;40:244-48.

13. Katz JA. Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhea and Clostridium difficili diarrhea. J Clin Gastroenterol

2006;40:249-55.

NUEVAS EMULSIONES LIPÍDICAS EN NUTRICIÓN PARENTERAL

Dr. Abelardo García de Lorenzo y Mateos (España)

Director de la Cátedra de Medicina Crítica-UAM. Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Universitario La

Paz. Madrid. España. Presidente de la SENPE.

agdl@telefonica.net

Los objetivos de la infusión de emulsiones lipídicas (EL) son:

• Aportar un substrato que contiene ácidos grasos esenciales y vitamina E, de alta densidad energética, y que

está compuesto por grasas de variado origen junto con un solvente (glicerol) y un emulsionante (fosfolípido

de yema de huevo) para mimetizar la estructura de los quilomocrones endógenos.

• Suponer el 25-40 de energía no-proteica aportada en la NP

• Infundir una emulsión de baja osmolaridad y pH cuasi normal que hace que la NP sea más tolerable y menos

irritante para el endotelio vascular

• Prevenir la hiperglucemia y la esteatosis hepática secundaria a altas dosis de glucosa

Características de las ELs

• Densidad calórica: La densidad calórica de una emulsión lipídica supera a la de su fuente de grasa pues 1

litro de EL al 10 % (100 g de lípidos) no aporta 900 kcal si no que aporta 1100 kcal. Estas 200 kcal de diferencia

se deben al glicerol que lleva como solvente. Es por ello que la densidad calórica de las emulsiones

lipídicas será de: 1,1 kcal/ml en la EL al 10 %, de 2 kcal/ml en la EL al 20 % y, de 3 kcal/ml en la EL al 30%.

93


94 RNC (2010) N-E

• Dosis: Cuando se emplea la vía parenteral podemos minimizar las complicaciones descritas para las emulsiones

lipídicas (hiperlipidemia, alteración de la función inmune, hipoxemia secundaria a defectos de la

relación ventilación/perfusión) si la infusión se realiza en períodos de tiempo prolongados (> 20 horas al día),

se emplea una velocidad de infusión entre 25-40 mg/kg/h, no se superan aportes de 0,7-1,3 g/kg/d en adultos,

y se reduce la velocidad de infusión o se modifica su calidad si se presentan niveles plasmáticos de TGs

superiores a 400 mg/dl, suspendiéndose esta si los TGs plasmáticos alcanzan los 1000 mg/dl. Por otra parte,

se recomienda que los LCT (w-6; > 14 carbonos) supongan -al menos- entre el 5% y el 12 % de las calorías

totales. Ello está en función de unas mínimas necesidades diarias de ácido linoléico estimadas en 25-100 mg/kg.

• Calidad: Los lípidos tradicionalmente utilizados en NP estaban basados en aceites vegetales ricos en ácidos

grasos n-6 (soja o cártamo). Este tipo de emulsiones lipídicas -mezclas de PUFA n-6 y ácidos grasos saturados

no-esenciales de cadena larga- pueden no ser las optimas debido a que al ser excesivamente ricas en ácidos

grasos poliinsaturados (PUFA) aportan una carga excesiva de ácido linoléico con propiedades pro-inflamatorias

y pro-coagulantes así como con efectos inmunosupresores.

Entre las alternativas empleadas para reducir la carga de ácido linoléico se contemplan dos filosofías:

• La primera se basa en la dilución simple del aceite de soja con otro aceite que se considera prácticamente

inerte: reemplazamiento parcial del aceite de soja por triglicéridos de cadena media o MCT (en mezcla física

como en estructuración) o por aceite de oliva. Los MCT son mas solubles que los ácidos grasos de cadena

larga y por ello son más rápidamente aclarados del torrente circulatorio; son fácilmente oxidados y no se

almacenan como triacilgliceroles; pueden ser ahorradores de proteínas en relación a que son cetogénicos; no

alteran la función hepática y no parecen interferir con la hidrodinámica pulmonar o el intercambio gaseoso;

finalmente, son resistentes a la peroxidación. En las emulsiones lipídicas se pueden encontrar al 50:50 (v/v)

con los LCT tanto en mezcla física como estructurados (inter-esterificación. El aceite de oliva es un importante

y saludable componente de la dieta mediterránea. El ácido oleico (ácido graso monoinsaturado n-9), su

principal componente, es resistente a la peroxidación y tiene poca influencia sobre la respuesta inflamatoria

o sobre la función inmune pues no afecta a la proliferación linfocitaria in vitro, mientras que las EL basadas

en aceite de soja son supresoras. Las emulsiones basadas en aceite de oliva, en combinación con vitaminas y

elementos traza antioxidantes, actúan sinérgicamente para controlar la respuesta pro-inflamatoria con un

efecto prácticamente nulo sobre el sistema inmune. Por otra parte, y en situaciones de máxima agresión (quemados

críticos), produce menor patrón de alteración de los test de función hepática y de producción de FNT

en comparación con los MCT/LCT. Dos tipos de EL aportan aceite de oliva: una de ellas en combinación con

aceite de soja y la otra, más compleja, en combinación con soja, MCT y aceite de pescado.

• La segunda aproximación consiste en reemplazar parcialmente el aceite de soja con otro aceite que se considera

puede ejercer beneficios por derecho propio: aceite de pescado. Este aporta n-3 PUFA de cadena verdaderamente

larga como son el EPA y el DHA. Actúa modificando el metabolismo lipídico tisular y plasmático,

las concentraciones lipídicas plasmáticas, la coagulación, la función inmune, la función endotelial y la

inflamación. Debe de ser aportado en combinación con otras EL para poder proporcionar suficiente carga de

ácidos grasos esenciales, y es por ello que suele ser combinado con aceite de soja, MCT y aceite de oliva en

relaciones diversas.

Conclusiones

• Las propiedades físico-químicas y metabólicas de los lípidos están determinadas por su contenido en ácidos

grasos que se caracterizan por la longitud de su cadena y el grado de saturación

• Las diferencias entre un quilomicrón endógeno y un quilomicrón exógeno estriban en que el contenido en

fosfolípidos es más elevado en las partículas exógenas, en que estas partículas no contienen ni apoproteínas

ni colesterol esterificado y aportan muy poco colesterol libre y por último, en que el patrón de ácidos grasos

de los triglicéridos de las emulsiones difiere del de las lipoproteínas endógenas

• Las nuevas emulsiones lipídicas que emplean una sustitución parcial del aceite de soja por MCT, aceite de

oliva o aceite de pescado -solos o en diferentes combinaciones- han demostrado beneficios tanto a la hora de

reducir el impacto sobre el estrés oxidativo como efectos diferenciales sobre la inmunidad celular y la inflamación.


RNC (2010) N-E

Bibliografía

1- Adolph A et al. Lipid emulsions – Guidelines on Parenteral Nutrition. GMS German Medical Science. 2009; 7:1-13

2- Calder PC. Symposium 4: Hot topics in parenteral nutrition. Rationale for using new lipid emulsions in parenteral nutrition and

a review of trials performed in adults. Proc Nutr Soc 2009; 68:252-260

3- García de Lorenzo A. Monounsaturated fatty acid-based lipid emulsions in critically ill patients are associated with fewer complications.

Br J Nutr 2006; 95:1029

4- Garcia de Lorenzo A, Denia R, Atlan P, et al. Parenteral Nutrition providing a restricted amount of linoleic acid in severely

burned patients: A randomised double-blind study of an olive oil-based lipid emulsion v. medium/long chain triacylglicerols. Br J

Nutr 2005; 94:221-230

SARCOPENIA: INTERVENCIÓN NUTRICIONAL

Dra. Jeannette Reyes R. (Venezuela)

Hospital de Clínicas Caracas. Caracas-Venezuela.

jeannette.reyes@reyesic.net

Objetivos a lograr

1. Establecer el concepto de Sarcopenia

2. Revisar la fisiopatología de la sarcopenia como parte de los síndromes geriátricos.

3. Establecer Clasificación y criterios diagnósticos de la entidad.

4. Revisar las estrategias nutricionales y farmacológicas actualmente en práctica.

En 1989 el Dr. Irwin Rosenberg propuso el termino Sarcopenia [derivado del griego sarco = (carne) + penia

= (pobreza)] para describir la condición de perdida de la masa muscular tanto en la calidad y de la fuerza del

músculo esquelético secundario a la edad. Es considerado un factor de riesgo de incapacidad física y condicionante

de fragilidad fisiológica por lo que ha sido propuesto como un síndrome geriátrico.

• Criterios diagnósticos de sarcopenia

• Pérdida de la masa muscular, Pérdida de la fuerza muscular y Pérdida de la funcionalidad física

• Los mecanismos que condicionan sarcopenia son múltiples y se potencian entre si:

• Endocrino: disfunción tiroidea, alteración del eje GH-IGF-1, resistencia a la insulina, Neurodegenerativo:

perdida de las motoneuronas, Hipogonadismo secundario a la edad (menopausia/andropausia), Malnutrición

y trastornos de la función del tracto gastrointestinal secundario a la edad, Sedentarismo.

• Tipos de Sarcopenia:

a. Primaria: secundario envejecimiento

b. Secundario: por sedentario, por enfermedad, por malnutrición

Estadios de la sarcopenia según (EWGSOP):

✴ Pre sarcopenia: solo se diagnóstica por técnicas que miden masa muscular DEXA, BIA

✴ Sarcopenia: perdida de la masa muscular+pérdida de la fuerza o perdida de la funcionalidad

✴ Sarcopenia Severa: Están presente los 3 criterios diagnósticos.

Intervención Nutricional

Hay pocos estudios sobre el efecto de la intervención nutricional sobre la sarcopenia, se ha observado que el

músculo disminuye su capacidad de respuesta a los estímulos anabólicos Los aminoácidos que han demostrado

capacidad para estimular el anabolismo proteico muscular son los aminoácidos esenciales.

Se han realizado estudios suplementando la dieta con algunos aminoácidos específicos: leucina y otros

aminoácidos ramificados. Los aminoácidos ramificados (leucina, isoleucina y valina) parecen tener un efecto

significativo antianoréctico y anticaquéctico, ya que interfieren con la síntesis de serotonina cerebral y en particular

con la actividad serotoninérgica hipotalámica. En ancianos se ha conseguido demostrar un incremento

de la masa libre de grasa utilizando suplementación con beta-hidroxi-beta-metilbutirato (un metabolito de

la leucina) en combinación con ejercicio de alta resistencia, pero este incremento de la masa muscular ha ido

acompañado de solo un discreto incremento en la fuerza muscular. Estudios realizados en ancianos malnutridos

evaluando el efecto de administrar 35 cal/Kg/d más 1.33 gr./Kg/d de proteínas repartidas en 3 pulsos

95


96 RNC (2010) N-E

con aminoácidos suplementados con leucina (crononutrición) se obtuvo aumento de la masa muscular, y de

la masa magra en ancianos malnutridos hospitalizados. Los estudios que han combinado suplementación proteica

con ejercicio de resistencia han obtenido mejores resultados cuando las proteínas se ha administrado

inmediatamente después del ejercicio. Es muy importante suplementar los micronutrientes en especial vitamina

D, calcio y magnesio por las funciones que ejercen a nivel muscular con relación al mantenimiento integridad

y función de la célula muscular.

Conclusiones

1. La sarcopenia es una condición que acompaña al envejecimiento, pero que se presenta en otras condiciones

que lleva cambios implícitos en el medio hormonal y estado inflamatorio.

2. Cuando es diagnosticada en fase precoz el ejercicio físico de resistencia, dietas balanceadas hiperproteicas

(Leucina, arginina),corrección de hipoavitaminosis (vitamina D) y suplementación de electrolitos (Mg, Ca)

pueden revertir el proceso.

3. En los pacientes masculinos con hipogonadismo puede intentarse una prueba terapéutica con terapia de

reemplazo hormonal ( testosterona o ESRA). En la mujer, el uso de la nandrolona se ha reportado algún efecto

positivo.

4. El uso de Hormona de crecimiento y sus los análogos representan una opción potencial de tratamiento para

prevenir el desgaste músculo-esquelético que acompaña envejecimiento.

5. Los ejercicios de resistencia acoplada con la ingesta pre y post ejercicios de nutrientes específicos (proteínas,

leucina libre y carbohidratos) está asociado con aumento de la síntesis proteica muscular que puede beneficiar

al músculo que envejece.

Referencias

1.Evans W. Skeletal muscle loss: cachexia, sarcopenia and inactivity.Am J Clin Nutr 2010;91(suppl):1123S-7S

2.Paddon-jones D. Role of dietary protein in the sarcopenia of aging. Am J Clin Nutr 2008; 87 (suppl):1562S-6S

3.Marian M. Micronutrientes and older adults. NCP, 2009, 24:179-195

4.Perrini S. The GH/IGF1 axis and signaling pathways in the muscle and bone: mechanisms underlying age-related skeletal muscle

wasting and osteoporosis. Journal of endocrinology (2010) 205, 201-210.

5.Cruz-Jentoft A. Sarcopenia: European Consensus on definition and diagnosis. Age and Ageing 2010; 39:412-423.

TERAPIA NUTRICIONAL ENTERAL DOMICILIARIA

Nut. P. Denise J. van Aanholt (Brasil)

Traducción del autor

Objetivos: Definición de la terapia nutricional en el hogar, y la indicación de la terapia enteral domiciliaria,

la selección los candidatos para la terapia de la nutrición enteral domiciliaria, cuidadores y la legislación.

Inicio cuidado de la salud es el segmento de más rápido crecimiento hoy en día. En EE.UU. el reembolso a los

hospitales con la creación de Medcare ha llevado a una reducción significativa en el tiempo de hospitalización,

aumento de la facturación de los pacientes de alto riesgo y la intensificación de la atención domiciliaria. Con

este fin, los criterios de elegibilidad se crearon con gran cuidado para satisfacer las necesidades de este segmento.

Estos cambios llevaron a una expansión de la atención domiciliaria en el sector de la salud y en otros

lugares que más sufrieron el impacto que el pago fue la terapia estándar de nutrición específicos (NT). Estados

Unidos de origen TN (TND) necesita constantemente nueva forma a su gestión por razones de presión

económica. La END se puede definir como clínica y nutricional ayudar al paciente en casa para reducir los

costes sanitarios y con el objetivo de restaurar o mantener el máximo nivel de salud, funcionalidad y comodidad.

Un TND puede ser incoado con arreglo al oral, enteral o parenteral. Ella es seguro y tiene un costobeneficio

importante cuando está bien indicado, con una buena planificación y un control adecuado por un

equipo especializado. En este trabajo vamos a discutir sólo la terapia de nutrición enteral domiciliaria

(TNED). La base para el éxito de la TND es la selección de los pacientes. La estancia hospitalaria es el momen-


RNC (2010) N-E

to apropiado para los pacientes y miembros de la familia y / o cuidadores se familiaricen con este proceso y

la transición que está a punto de sufrir. No obstante, donde también se realiza esta identificación en los consultorios

médicos, clínicas, ya través de sus propios habilitados por el informe médico. Sin importar el escenario,

todos los pacientes deben ser evaluados para determinar si la elegibilidad de la aplicación de la terapia

nutricional en el hogar. Puede ser parte de un equipo multidisciplinario de TND: trabajador social, enfermera,

farmacéutico, fisioterapeuta, logopeda, médico, nutricionista, odontólogo, psicólogo, terapeuta ocupacional.

Cada profesional debe tener sus responsabilidades y respetar las diferentes técnicas de limitar sus acciones. En

Brasil, la sociedad de la terapia de nutrición parenteral y enteral con la participación de la Asociación Médica

Brasileña ha elaborado una guía práctica para el NT y creó la DITEN, llevada a cabo por expertos y con una

metodología que consiste en tener niveles de evidencia demostrada por la literatura. A continuación se presentan

algunos aspectos importantes relacionados con TNED. La indicación para la terapia de la nutrición

enteral es similar a la alerta por el hospital, porque en casa seguimos con el servicio ya se ha indicado durante

la hospitalización (nivel de evidencia D). Entre las principales orientaciones de TNED podemos destacar:

- Enfermedad Inflamatoria del Intestino - Neuropatías - Quemaduras - Desnutração - La disfagia - Paciente

Crítico - La quimioterapia y la radioterapia. Para la aprobación de la TND es obligatorio que deben cumplir

los siguientes requisitos: 1) el paciente está en condiciones clínicas para permitir la continuidad de su tratamiento

en casa, 2) la tolerancia de la terapia nutricional en el hogar 3) tienen un entorno familiar en condiciones

que permitan su TND 4 a) el paciente, un familiar o cuidador debe proporcionar la suficiente capacidad

intelectual para comprender los conceptos (nivel de evidencia D). Entre los componentes del costo involucrado

con la terapia nutricional es el gasto inherente a la aplicación de esta terapia en pacientes hospitalizados.

La aplicación de la misma en el entorno del hogar reduce el costo para eliminar el maquillaje específicamente

el total gastado para mantener a los pacientes en el hospital (C). Los familiares pueden realizar de manera

adecuada formación en gestión de una atención eficaz TNED. (B) En este sentido, podemos concluir que

TNED es posible, fácil, debe ser por un equipo multidisciplinario y debe ampliar su práctica al gobierno nacional

no ha permitido el uso de dietas industrializados para toda la población mediante programas específicos.

Referencias

1- DeLegge MH, Ireton-Jones C. Home Care. In: Gottschlich MM, editor. The ASPEN NUTRITION SUPPORT CORE CUR-

RICULUM: A CASE-BASED APPROACH—THE ADULT PATIENT. USA2007. p. 725-39.

2- Silver HJ, Wellman NS, Galindo-Ciocon D, Johnson P. Family caregivers of older adults on home enteral nutrition have multiple

unmet task-related training needs and low overall preparedness for caregiving. J Am Diet Assoc2004 Jan;104(1):43-50.

3- Shrontz EP e col. Bases da terapia nutricional domiciliar na prática clínica in: Waitzberg DL. Nutrição oral, enteral e parenteral

na prática clínica. Atheneu. São Paulo 2009; p.1085-1108

4- Aanholt DPJV e col. Terapia nutricional domiciliar in: Waitzberg DL. Nutrição oral, enteral e parenteral na prática clínica.

Atheneu. São Paulo 2009; p1109-1125.

5- Aanholt DPJV & Gonçalves Dias MC. Terapia nutricional domiciliar In: Campos ACL, editor. Diretrizes Brasileiras para Terapia

Nutricional - DITEN. RJ: SBNEP; 2009. In PreloDITEN

INFORMATION TECHNOLOGY SOLUTIONS TO SUPPORT NUTRITION CARE AND CONTROL

HOSPITAL ACQUIRED INFECTIONS AT MAYO CLINIC

Nina M. Schwenk, M.D. (USA)

schwenk.nina@mayo.edu

Objetives:

• Describe the journey of a multi-specialty academic group practice (Mayo Clinic) in deploying and generating

value from Health Information Technology (HIT) implementations.

• Specific examples of the value of HIT in nutrition support and controlling hospital acquired infections.

Key messages /conclusions:

• Technology alone doesn’t improve the quality of patient care

97


98 RNC (2010) N-E

• Data and process standardization are critical pre-requisites to HIT deployment

• Data and process standardization in themselves provide significant value in healthcare delivery even without

HIT

• HIT is expensive to deploy and maintain. The “Return on Investment” of improved patient care and safety

will be elusive without strict attention to optimizing care processes before systems are deployed

Abstract: Health Information technology (HIT) has received much publicity and attention in the United

States as a means to improve the efficiency of healthcare delivery. Implementation of technology in hospitals

and physician offices is now mandated, with financial penalties for non-compliance. There is great interest in

the US and elsewhere as to how, and if, this deployment with impact the quality and cost of healthcare delivery.

Mayo Clinic has been on the HIT journey for over two decades to help improve the value of healthcare.

[VALUE = QUALITY (outcomes, safety, service)/ COST]. We are now fully electronic in our in-patient and

out-patient practices with many examples of VALUE generation. Two examples I will share are in the area of

Nutrition Support and Hospital Acquired Infection reduction. Both examples show the importance of near

real time data in managing patient care and reducing complications. How the systems were created and

deployed, as well as how they are being used will be shared. The most valuable lesson learned on this journey

is that technology cannot improve care or efficiency without a careful look at existing processes, modifying

them for the desired results, and agreeing to ongoing standardization (data and processes). A collaborative

partnership of clinicians and IT professionals is needed, as well as strong executive sponsorship for HIT

project success. FEED [Feeding Effectively Using Electronic Data]. This is a data base and system designed

collaboratively by physicians, pharmacists and IT professionals to improve the care of hospitalized patients

with special nutritional needs. The system was implemented in 1999, to provide a consolidated view of nutritional

data with a goal to improve safety and standardize nutritional care. Secondary goals were to analyze

the use of parenteral nutrition in our hospitals, provide a nutritional calculator and facilitate nutrition

research.Hospital Acquired Infections (HAIs). Hospital acquired infections are a significant cause of morbidity

and cost in the in-patient setting. In an effort to reduce such infections at Mayo Clinic hospitals, two major

barriers were identified: 1) Labor-intensive data gathering processes, and 2) the ability to have data available

in a timely manner to help isolate sources of infections and address them as they occur. Current literature

suggests up to 30% of HAIs are preventable. The aim with our system and process changes is to target a 10%

reduction in the first year.

ACCESOS ENTERALES

Enf. Angelina Valdez Narbasta (Perú)

Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Guillermo Almenara. Lima-PERU

Objetivos de la conferencia:

• Brindar a los enfermeros participantes los conocimientos teóricos y prácticos relacionados con los accesos

entérales, tipos, indicaciones contraindicaciones, características especificas de los accesos, considerando el

trabajo en equipo multidisciplinario.

• Revisar e intercambiar conocimientos relacionados con las diferentes técnicas de colocacion de los accesos

enterales, los recursos necesarios, la descripción del procedimiento, las complicaciones y su manejo.

• Dar a conocer los criterios para seleccionar los tipos de accesos apropiados para la nutrición enteral.

• Revisar las técnicas y procedimientos adecuados para identificar y prevenir precozmente las complicaciones

relacionadas con el manejo de los accesos enterales.

Puntos a tratar:

• Historia de los accesos enterales

• Definición, Indicaciones-Contraindicaciones

• Caracteristicas de los accesos enterales


RNC (2010) N-E

• Tipos de accesos enterales

• Técnicas de Colocación de los accesos

• Complicaciones relacionadas y medidas especificas para prevenirlas.

• Cuidados especiales de los accesos entérales. Monitoreo y registros de Enfermería.

Mensajes principales:

• Las sondas para nutrición enteral están en uso hace más de 3500 años años cuando se utilizaban los enemas

de nutrientes. La era del soporte nutricional entérico “moderno” se inició a finales del siglo XVII cuando

John Hunter administra alimento licuado en el estomago a través de un catéter hueco y una jeringa en

1872 se usó por primera vez una sonda de caucho elástica, en 1939 Ravding y Stengel complementaron la

sonda oroyeyunal para pacientes quirúrgicos, en 1980 Ponsky introdujo la gastrostomía endoscópica y la técnica

de implantación.

• El objetivo básico de los accesos enterales es el apoyo nutricional a los pacientes que por situaciones determinadas

están imposibilitados de alimentarse por vía natural. De cualquier forma, la digestión y absorción de

los alimentos por la vía enteral es preferible a la alimentación parenteral, que requiere de un acceso venoso,

soluciones especiales y no está exenta de complicaciones

• La vías de acceso usados para nutrición enteral son denominadas de acuerdo a la ruta es decir el sitio de

donde la sonda ingresa y el punto al cual la punta de la sonda llega y donde llegara la formula enteral administrada,

así se denomina sonda naso u orogástrica, naso u oroduodenal, naso u oroyeyunal, y en el caso de

ostomias: gastrostomías y yeyunostoomias.

• Para escoger la vía de acceso adecuada se tiene que tener en cuenta la patología del paciente, su situación

clínica, el tiempo previsto de la nutrición enteral el estado del tubo digestivo y el tramo más indicado de acceso,

además debe tenerse presente el riesgo de aspiración y la comodidad del paciente.

• El sondaje nasogástrico es el procedimiento de elección en la mayoría de los casos. Es, sin duda, la técnica

más sencilla fisiológica y además permite administrar la dieta tanto en bolo como de forma continua. Requiere

la presencia de un estómago funcional y anatómicamente conservado, reflejo del vómito intacto, buen nivel

de conciencia y ausencia de enfermedad.

• Una sonda transpilórica está indicada cuando existe riesgo de aspiración tal como sucede en pacientes con

reflujo gastroesofágico, vaciamiento gástrico retardado, vómitos rebeldes o coma. Hay que tener en cuenta

que la infusión de la formula enteral en este caso debe realizarse de forma continua.

• Los accesos entérales para nutrición pueden ser de corto plazo cuando van a ser usadas de cuatro a seis semanas

Sondas enterales:

Nasogástrico/orogástrico, Nasoduodenal/oroduodenal, Nasoyeyunal/oroyeyunal:

Puede ser insertado a ciegas, por endoscopia, durante el acto

Quirúrgico o bajo visión fluoroscópica.

De largo plazo cuando van a ser usadas por más de cuatro a seis semanas

Enterostomías:

Faringostomias, Gastrostomías, Yeyunostomias.

Pueden ser colocadas por endoscopia percutánea, por radiología intervencionista y quirúrgicamente.

• Las complicaciones relacionadas con el uso de accesos enterales son , mecanicas,gastrointestinales, metabolicas,

infecciosas, psicosociales.

Conclusiones y recomendaciones generales:

• La inserción de las sondas enterales para la administración de la nutrición enteral debe estar a cargo de profesionales

con experiencia en estos procedimientos,

• Antes de realizar el procedimiento realizar una preparación física y emocional al paciente brindándole una

explicación clara en relación al procedimiento a realizar y tener su consentimiento informado.

• Para administrar una formula enteral por sonda deben utilizarse las sondas fabricadas especialmente para

este uso, que presentan un calibre flexibilidad y resistencia adecuados, para garantizar el máximo confort al

paciente y evitar complicaciones indeseables, Poliuretano o silicona.

• En relación al calibre de las sondas gástricas pueden ser de 6 a 16 FR.

99


100 RNC (2010) N-E

• Las sondas transpiloricas pueden ser de 5 Fr. Para recién nacidos y lactantes con menos de 5 kg, las de 6 Fr.

para lactantes y niños de 15 a 20 kg y 8 Fr. para niños mayores, de 8, 10 y 12 Fr para adultos. La longitud

varía en niños de 50 a 110 cm y de adultos hasta 135 cm.

• Una vez colocado el acceso enteral y confirmada su posición se debe marcar el punto de inserción, con el

fin de evaluar su ubicación y detectar un posible desplazamiento.

• Registrar en la historia clínica el procedimiento.

• La inserción de la sonda por via endoscópica o radiológica debe ser utilizada si las condiciones del paciente

lo exigen.

• No se debe introducir la guía metálica mientras el paciente tenga la sonda, esto evitara posibles traumatismos

al tracto gastro intestinal y otras complicaciones mayores.

• En caso de vomito suspender la administración de nutrición enteral y verificar la situación de la sonda

• En caso de desalojo parcial o total de la sonda, reintroducirla siguiendo los pasos que indica el procedimiento.

• Se debe verificar la posición de la sonda cada día antes de iniciar la alimentación enteral. Verificar al recibir

y entregar el turno, y al movilizar al paciente que la fijación de la sonda sea la adecuada

• Suspender la nutrición enteral 6 horas antes (sonda en estomago) y una hora antes (sonda distal al píloro) si

el paciente va a ser sometido a procedimientos que requieren ayuno (extubacion, medios diagnósticos, cirugía)

• Mantener la cabecera elevada de 30 a 45 º si el paciente recibe nutrición enteral.

• Realizar medidas de higine de las vías respiratorias y de la cavidad oral para evitar infecciones agregadas.

• Mantener la permeabilidad de la sonda lavándola con agua tibia cada cuatro a seis horas.

• Iniciar la nutrición enteral a través de una enterostomía con indicación médica.

• Es necesario vigilar las posibles pérdidas de alimento o jugos digestivos a través del estoma y mantener la

zona siempre seca para evitar maceraciones, pues los jugos gástricos son muy irritantes para la piel.

• El éxito y la seguridad de la nutrición dependen en gran medida de la atención adecuada y la observación

de la evolución por parte del personal de enfermería, ya que son quienes implementan la indicación de

soporte nutricional y evalúan la tolerancia En tal sentido, la capacitación de enfermería es un factor de relevancia

para que el SN sea efectivo y seguro.

• Los cuidados que la enfermera va a brindar al paciente con NE, serán el monitoreo, con el propósito de

garantizar la correcta administración y la adecuación entre lo que se indica y lo que recibe. Es importante

monitorizar permanentemente el volumen real infundido en cada paciente, porque en algunos casos el déficit

de aporte puede ser tan importante como para convertirse en un mecanismo patogénico adicional en la depleción

calórico proteica de los pacientes.

• Asimismo es de suma importancia la prevención de complicaciones como vómitos, diarrea, constipación,

alto residuo gástrico, salida accidental del acceso enteral y posición del paciente en el momento de la NE

según ubicación de la sonda.

• La nutrición enteral por sonda ocasiona unos cambios importantes en la calidad de vida del paciente por lo

cual es importante la comunicación y proporcionándole en todo momento el apoyo psicológico necesario

mientras reciba este tipo de soporte nutricional.

Referencias bibliográficas

1. Echevarría HR Guía de Manejo de Urgencias. Sondas Naso intestinales. Ministerio de Salud. FEPAFEN, Bogotá 1996

2. Patiño JF, Echeverri de Pimiento S et al. Guía y normas para alimentación enteral. Tribuna Medica 1991;83:36-43

INTERACCIÓN FÁRMACO-NUTRIENTE:

CONCEPTO. ¿POR QUÉ OCURRE? MEDICACIÓN INCOMPATIBLE

QF. Ana María Menéndez (Argentina)

Objetivo: Abordar el tema de las interacciones de los nutrientes con medicamentos cuando ambos se administran

a pacientes que reciben nutrición enteral por sondas.

Introducción: En la práctica clínica es habitual que los pacientes reciban nutrición enteral y se les administre


RNC (2010) N-E

101

medicamentos en forma concomitante, sin tener en cuenta la posibilidad de que se produzcan interacciones

entre medicamentos y alimentos o nutrientes específicos. La interacción entre medicamentos y nutrientes se la

define como toda interferencia modificadora de la respuesta farmacológica de un medicamento originada por

la presencia concomitante de alimentos o nutrientes. Las interacciones entre medicamentos y nutrientes

pueden producir problemas reales o potenciales en los pacientes que reciben nutrición enteral e influyen sobre

la calidad, eficacia y costo de la atención en salud. Además, pueden provocar alteraciones en la terapéutica

medicamentosa y nutricional o causar serios efectos adversos a los pacientes. La prevención y el manejo de

las interacciones es un aspecto muy importante de la Terapia Nutricional y alcanza relevancia ya que son

numerosos los pacientes que reciben nutrición enteral y existen estudios que evidencian los riesgos que suelen

representar. Los trabajos publicados sobre el tema coinciden en que la ingesta o administración de alimentos

al mismo tiempo que los fármacos puede inhibir, disminuir o aumentar la absorción de los medicamentos

y de los nutrientes, y en algunos casos producir efectos adversos muy graves. Existe un riesgo potencial

de que se produzcan interacciones clínicamente significativas que pueden alterar la farmacocinética del

medicamento y su acción farmacológica, así como provocar cambios físico - químicos cuando se administra

nutrición enteral, que pueden observarse en el siguiente cuadro.

Efectos que producen las interacciones entre medicamentos y nutrientes:

• Disminución de la absorción del medicamento

• Alteración de las características farmacocinéticas

• Reducción del efecto terapéutico

• Aumento de los efectos adversos

• Aparición de síntomas intestinales

• Toxicidad por sobredosis

• Suspensión por obstrucción de la sonda

Los nutrientes alteran la acción de los medicamentos porque pueden modificar su farmacocinética y provocar

el incremento, disminución o aceleración de su liberación, absorción, distribución, metabolismo y excreción.

La composición de un nutriente o alimento puede afectar la biodisponibilidad de un medicamento por:

formar complejos insolubles, modificar el nivel de acidez del estómago, incrementar o disminuir el tiempo de

tránsito en el tracto gastrointestinal, o inducir o inhibir la acción de las diferentes enzimas metabólicas del citocromo

P450 en el hígado o en el intestino y, por aumentar o disminuir la reabsorción tubular a nivel del riñón.

Conclusiones: El conocimiento de las interacciones de los fármacos y nutrientes juega un rol vital en el

tratamiento de los enfermos graves que requieren nutrición enteral. Es importante realizar un análisis individual

de cada paciente para estudiar los efectos de los alimentos sobre la acción de los medicamentos y de

los medicamentos sobre el estado nutricional de los enfermos.

Bibliografía:

- Mirtallo JM. Complications associated with drug and nutrient interactions. Journal of Infusion Nursing, 2004;27(1):19-24.

- Mc Cabe B, Frankel EH, Wolfe J. Handbook of Food-Drug Interactions. Boca Ratón, Florida, USA: CRC Press, 2003;145-62.

- Pronsky, Z M, Food-Medication Interactions (2006), The foremost Drug-Nutrient Resource. 14th Ed, Birchrunville, PA, USA, p. 6-11, 2006.

- Frankel EH. Drug Interactions: Basic concepts. En Handbook of Food-Drug Interactions (McCabe B, Frankel EH, Wolfe J). Ed.

CRC Press, Boca Ratón, Florida, USA, 25-26, 2003.

- Menéndez AM. Interacciones de Medicamentos y nutrientes en Nutrición Enteral. En Humberto Arenas Márquez y Roberto

Anaya Prado. Nutrición Enteral y Parenteral. Mc Graw Hill Interamericana Editores, México, Capítulo 14:148-162, 2007.

COMPOSICIÓN DE LAS BOLSAS PARA NUTRICIÓN PARENTERAL: CARACTERÍSTICAS

QF. Ana María Menéndez (Argentina)

Objetivo: Tratar el tema de las fórmulas de Nutrición Parenteral (NPT), que son mezclas de nutrientes para

administración endovenosa (IV), destinadas a pacientes individualizados, contenidas en un envase único (bol-


102 RNC (2010) N-E

sas plásticas), compuestas por hidratos de carbono, aminoácidos, lípidos, vitaminas, electrolitos, oligoelementos

y fármacos compatibles (Disposición 2592/2003 del ANMAT). Las mezclas de NPT son preparados

farmacotécnicos extemporáneos, y constituyen infusiones endovenosas estériles de gran volumen, elaboradas

asépticamente en base a más de 50 componentes nutricionales requeridos para cada paciente. Los componentes

individuales de nutrientes, contenidos en envases estériles de plástico, frascos de vidrio, frasco-ampollas

y ampollas, se transfieren a un recipiente único de plástico (bolsas estériles) para brindar al paciente una

compleja fórmula farmacéutica en forma de un único sistema de administración. Estas mezclas IV, generalmente,

se denominan “dos en uno” y “tres en uno o todo en uno”. Las primeras, son una formulación acuosa

que, a pesar de la incorrecta denominación, suelen contener todos los nutrientes excepto lípidos, y las

“todo en uno” son emulsiones que generalmente contienen todos los nutrientes incluyendo los lípidos

(Barnett MI et al, 2004). Cualquiera sea la denominación, deben cumplir ciertas características que garanticen

su calidad: la esterilidad y apirogenicidad, la exactitud en las dosis de cada uno de los nutrientes y la compatibilidad

y estabilidad de los componentes entre sí y en la emulsión, una vez que se ha efectuado la preparación.

Nutrientes en nutrición parenteral: El primer requisito a tener en cuenta cuando es necesario administrar al

paciente la nutrición por vías alternativas es el cálculo de los fluídos a administrar y el aporte de las calorías

necesarias para reponer y mantener el estado nutricional normal, así como, la calidad y cantidad de nutrientes

requeridos. Para determinar los requerimientos calóricos y el reparto de esas calorías en los nutrientes necesarios,

se deberá tener en cuenta la fisiología, edad, el estado nutricional y la patología del paciente.

Tabla 1

Grupo etáreo Adultos Niños* Neonatos#

Nutrientes Cantidad

Glucosa 250-350 g 70-83 g 12 g

Aminoácidos 60-100 g Adultos 15. 5 g Pediátricos 1.8 g Pediátricos

Lípidos 60-80 g LCT 10.3 MCT/LCT 1.2 g MCT/LCT

Potasio (Cloruro) 60-90 mEq 15-20 mEq 1.46 mEq

Sodio (Cloruro) 60-90 mEq 15-20 mEq 2.25 mEq

Magnesio (Sulfato) 7-12 mEq 3-5 mEq 0.6 mEq

Fósforo (Fosfato de sodio o potasio) 54-60 mEq 10-20 mEq 1.92 mEq

Calcio (Gluconato) 4.6-9.2 mEq 4.6 mEq 1.92 mEq

Zinc (Sulfato) 5 -14 mg 3-5 mg 0.36 mg

Cobre (Sulfato) 0.5-1.5 mg 0.5 mg 0.024 mg

Manganeso (Sulfato) 80-100 mg 10-15 mg 0.0012 mg

Cromo (Cloruro) 4-10 mg 1-4 mg 1.2mg

Selenio (Acido selenioso) 40-60 mg 10-20mg 1.2mg

Molibdeno (Molibdato de amonio) 50-60 mg - -

Vitaminas 10 ml adultos 10 ml Pediátrica 1.2 ml Pediátrico

Agua estéril csp volumen final 1500-2500ml 1000-1200 ml 70-120 ml

* Fórmula promedio calculada para un niño de 10 kg; # Fórmula promedio calculada para un neonato de 1200 g


RNC (2010) N-E

103

Los nutrientes que se utilizan en NPT deben administrarse bajo la forma química en que son utilizados por el

organismo: agua; los macronutrientes orgánicos como aminoácidos, glucosa, lípidos; los electrolitos como

sales solubles de calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio y cloruro o sales orgánicas de Ca y fósforo; los

micronutrientes que incluyen los oligoelementos o microminerales y las vitaminas. En aquellos pacientes que

lo requieren se agregan, además, medicamentos tales como Antagonistas H2, Insulina, Heparina, etc.

En la tabla siguiente pueden observarse fórmulas tipo de nutrición parenteral con cantidades promedio de

cada uno de los nutrientes requeridos según el grupo etáreo: adultos, niños y neonatos.

Conclusiones: Las mezclas de NPT pueden contaminarse durante la preparación o cometerse errores en las

cantidades de nutrientes o fármacos, en dosis mayores o menores a las indicadas por el médico, que pueden

provocar deficiencia o toxicidad en los pacientes. Por estos motivos es importante que el Equipo de Terapia

Nutricional conozca y controle la composición de las bolsas de nutrición parenteral cumpliendo los requisitos

específicos con el fin de minimizar los riesgos (Marí A, Jiménez Torres V, 1999; ASPEN, Board of Directors, 2004).

Bibliografía:

- National Institute of Clinical Excellence. Nutrition Support in Adults: Oral nutrition support, enteral tube feeding and parenteral

nutrition; 2006 (cited from: www.rcseng.ac.uk).

- American Medical Association, Departament of Foods and Nutrition–1979b-Guidelines for essential trace element preparations

for parenteral use: A statement by an expert panel, JAMA; 2001; 241(19): 2051-2054.

- ASPEN, Safe Practice for Parenteral Nutrition. Special Report. JPEN 2004;(28)6 (supplement): S39-S70.

- Barnett MI, Pertkiewicz M, Cosslett AG, Muhlebach S, Dudrick SJ. Parenteral Nutrition Admixtures. Haw to prepare Parenteral

Nutrition. En: Basics in Clinical Nutrition. Sobotka, L et al. ESPEN. Prague, Czech Republic: House Galen; 2004:260-274.

- Carpentier YA. Substrates used in la parenteral and enteral nutrition. En: Basics in Clinical Nutrition. Sobotka, L et al (edts.).

ESPEN. Prague, Czech Republic: House Galen; 2004:149-56.

MARTES 5 DE OCTUBRE DEL 2010

MICRONUTRIENTES EN PACIENTES CRÍTICOS CON NUTRICIÓN PARENTERAL

Micronutrientes ¿qué precauciones debemos tener con las formulaciones para nutrición parenteral en

pacientes adultos y neonatos?

QF. Ana María Menéndez (Argentina)

Objetivos: Demostrar que la administración de dosis adecuadas de vitaminas (micronutrientes orgánicos) y

oligoelementos (micronutrientes inorgánicos esenciales) es imprescindible para el mantenimiento de la vida y

la recuperación en los pacientes que reciben NPT.

Introducción: Los estudios realizados en estos pacientes han permitido ampliar los conocimientos acerca de

las necesidades tanto en condiciones normales como patológicas. Sin embargo, aún no se conocen las necesidades

de cada micronutriente en pacientes críticos con determinados estados patológicos (Shenkin A, Allwood

MC, 2002). Es posible sugerir, para cada oligoelemento y vitamina, una cantidad que probablemente cubra

las necesidades de la mayoría de los individuos, pero es esencial que la determinación de las necesidades de

micronutrientes sea personalizada para cada paciente, basándose en la evaluación de la función corporal y de

indicadores bioquímicos dentro de los rangos aceptables, teniendo en cuenta las condiciones fisiológicas y

fisiopatológicas (ASPEN Administration of specialized nutrition support, 2002).

1. Vitaminas

En las Tablas 1 a) y 1 b) se describe la función, mecanismo de acción bioquímica, deficiencia y dosis de las vitaminas

para los pacientes adultos con NPT.

2. Oligoelementos o microminerales


104 RNC (2010) N-E

Tabla 1 a) y 1 b)

Vitamina y

Sinonimia

Vitamina A

Retinol

Anti-xeroftálmica

Anti-infecciosa

Vitamina D

Colecalciferol

Antirraquítica

Vitamina E

Tocoferol

Vitamina K

Ref: Shenkin A, 2004.

B1

Tiamina

Aneurina

B2

Riboflavina

Lactoflavina

Ovoflavina

B6

Piridoxina

Adermina

Niacina

Acido nicotínico

Nicotinamida

Factor PP

B12

Ciano- cobalamina

Ácido Folico

Folacina

Factor

antianémico

Biotina

Vitamina C

Ref: Shenkin A, 2004.

VITAMINAS LIPOSOLUBLES

Función, mecanismo de acción, deficiencia y dosis recomendadas en NPT de adultos

Función Mecanismo de acción bioquímica

Visión crepuscular

Diferenciación

celular

Crecimiento y

desarrollo

Función inmune

Absorción del Ca

Diferenciación

celular y de

macrófagos

Rodopsina en retina

Integridad de epitelios,

conjuntiva y córnea

Reproducción

Síntesis proteica

Expresión génica

Homeostasis del Calcio y Fósforo

Metabolismo óseo

Transcripción mediada por receptores

a 1-25-di-OH vit. D

Antioxidante Inactivación de radicales libres

Coagulación de

la sangre

Calcificación ósea

γ glutamil

carboxilasa

Proteínas de coagulación

y osteocalcina

Efectos por

Deficiencia

Xeroftalmia

Ceguera nocturna

Aumentado de susceptibilidad

a infecciones

Osteomalacia (adultos)

Raquitismo (niños)

Disminución de la

inmunidad

Anemia hemolítica

Envejecimiento

Desórdenes de la

coagulación

Desórdenes óseos

VITAMINAS HIDROSOLUBLES

Función, mecanismo de acción, deficiencia y dosis recomendadas en NPT de adultos

Co-decarboxilasa

transcetolasa

Transmisión

nerviosa

Dehidrogenasa

Aminoácido- oxidasas

otras oxidasas

Decarboxilasa

transaminasas

dehidrasas

trans sulfurasas

Aceptor y

dador de H

Síntesis de ácidos

nucleicos

Coenzima de la

metil-malonilmutasa

Síntesis de purinas

y pirimidinas

Lipogénesis

Gluconeogénesis

Síntesis de colágeno

Antioxidante

Absorción de Fe

Reacciones de decarboxidación

oxidativa como TPP

Coenzima como Flavin adenina

dinucléotido-FAD ó

FMN

Reacciones de

transaminación

y decarboxilación

no oxidativa

Coenzima de NAD/NADP

Transferencia de unidades

de un C, coenzimas

folato dependientes

Metabolismo de aminoácidos

ramificados

Transferencia

de carbonos

Reacciones de

carboxilación

Síntesis de Hidroxiprolina

hidroxilisina

Reducción de Fe3+ a Fe2+

Beri-beri con efectos

cardíacos y neurológicos

Síndrome de

Wernicke Korsakoff

Lesiones en labios,

lengua y piel

Anemia (niños)

Lesiones en labios y piel.

Convulsiones

Pelagra: Diarrea,

dermatitis, demencia

y debilidad

Anemia megaloblástica

o perniciosa

Desmielinización

Dosis

IV/día

1000 µg/día (retinol ó

palmitato de retinilo)

Vitamina D

Colecalciferol

Antirraquítica

5.0 µg

Ergo-calciferol

10 mg

(a-tocoferol

150 µg

3.0 mg

3.6 mg

4.0 mg

25-40 mg

5.0 µg

Anemia megaloblástica 400 µg

-Dermatitis escamosa

-Pérdida de cabello

Escorbuto

Trastornos de cicatrización

y de la función inmune.

60 µg

100 mg


Tabla 2

RNC (2010) N-E

Minerales Función

Zinc

Cobre

Selenio

Manganeso

OLIGOELEMENTOS

Función, mecanismo de acción, deficiencia y dosis en NPT de adultos

Síntesis proteica

Control de la

diferenciación

Síntesis de

colágeno/elastina

Antioxidante

Antioxidante

Función tiroidea

Función inmune

Cofactor enzimático

Antioxidante

Cromo Metabolismo

de carbohidratos

Molibdeno

Yodo

Flúor

Hierro

Metabolismo

de aminoácidos,

de purinas y del Fe

Metabolism

o energético

Mineralización de huesos/dientes

Transporte de O2

Transporte de electrones

Ref: Shenkin A, 2004; Pita Martín de Portela ML, 1997

Mecanismo de

acción bioquímico

Cofactor enzimático

Estabilizante de proteinas,

receptores

y ADN “Zinc fingers”

Lisil-oxidasa

Zn/Cu Superóxido- dismutasa

Ceruloplamina

Glutation-peroxidasa

Tirosina deiodinasa

Cofactor de:

Arginasa

Superóxido-dismutasa mitocondrial

Componente del Factor de

Tolerancia a la glucosa

Actividad insulínica

Metabolismo lipoproteico

Expresión genética

Aldehído oxidasa

Sulfito-oxidasa

Xantino-oxidasa

Efectos en

deficiencia

Disminución del crecimiento

Caída del cabello

Rash cutáneo

Reduce función inmune

Sangrado subperióstico

Arritmia cardíaca

Anemia

Neutropenia

Miocardiomiopatía

Miopatía esquelética

Defectos en uñas

Riesgo de neoplasia

Diminuye el colesterol

Anormalidades de

mucopolisacáridos

Cambia color del cabello

Intolerancia a la glucosa

Pérdida de peso

Neuropatía periférica

Intolerancia a los aminoácidos

azufrados

Taquicardia

Trastornos visuales

Dosis

IV/día

105

3-6.5 mg

0.3-1.5 mg

30-60µg

60-100 µg

5-20µg

Los microminerales considerados esenciales en el humano son los metales: cobre, cromo, hierro, manganeso,

molibdeno y zinc; el metaloide selenio y el yodo, que no es un metal. En la Tabla 2 se resumen las funciones,

el mecanismo de acción bioquímico, los efectos de la deficiencia y las dosis recomendadas en pacientes adultos

que reciben NPT.

Conclusiones: En el mercado existen preparados IV de oligoelementos individuales (zinc, cobre, selenio, manganeso,

cromo y molibdeno) y mezclas de oligoelementos, y además vitaminas para adultos y para niños. Las

fórmulas de estos compuestos no siempre han cambiado para adaptarse a las necesidades de los pacientes y

al avance de los conocimientos (Shenkin A, Allwood MC, 2002). La deficiencia de los micronutrientes puede

ser la causa principal del compromiso clínico del paciente, por lo tanto el Equipo de Terapia Nutricional necesita

valorar su importancia y asegurar la administración de ellos en todos los pacientes que reciben nutrición

parenteral (National Institute of Clinical Excellence. Nutrition Support; 2006).

19-50

mcg

Hormonas tiroideas Hipotiroidismo 131 µg

Fluorapatita ósea y dental Caries dentales 0,1-0,95 mg

Hemoglobina

y Mioglobina

Citocromos

Anemia hipocrómica

Posible incremento de resistencia

a la infección

1.2 mg


106 RNC (2010) N-E

Bibliografía:

- Pita Martin de Portela ML. Zinc. Cap. 19. En: Vitaminas y Minerales en Nutrición. Pita Martin de Portela ML. 2da. ed. Buenos

Aires: La Prensa Médica Argentina; 2003: 112-16.

- Shenkin A, Physiological function and deficiency states of vitamins. En: Basics in Clinical Nutrition, Lubos Sobotka. ESPEN.

Prague, Czech Republic: House Galen; 2004:99-105.

- Shenkin A. Physiological function and deficiency states of trace elements. En Basics in Clinical Nutrition, Lubos Sobotka. Ed.

ESPEN. Prague, Czech Republic: House Galen, 2004; 94-98.

- Menéndez AM, Weisstaub A , Montemerlo H, Alloatti S, Guidoni ME, Rusi F,

Relación entre las cantidades de cobre y zinc administradas a pacientes graves con Nutrición Parenteral Total y los niveles de cobre

y zinc en plasma y eritrocitos. Portela ML. Nutric Hosp.2008: 23(4):373-382.

- Hardy G, Menéndez AM, Manzanares W. Trace Element Supplementation in Parenteral Nutrition: Pharmacy, posology and monitoring

guidance. Nutrition; 2009,25(11):1073-1084.

IMPORTANCIA DEL USO DE SELENIO Y TIAMINA EN PACIENTES CRÍTICOS, ¿CUÁNDO INI-

CIAR Y QUE DOSIS?

Dr. William Manzanares (Uruguay)

Profesor Adjunto. Cátedra de Medicina Intensiva, Facultad de Medicina. Universidad de la República,

Montevideo-Uruguay.

wmanzanares@adinet.com.uy

Objetivos de la presentación:

• Analizar el “status” de selenio y tiamina en pacientes críticos.

• Presentar la evidencia actual sobre la suplementación de selenio como estrategia farmaconutriente en terapia

intensiva.

• Evaluar los efectos del uso de tiamina en la enfermedad crítica, con particular énfasis en los pacientes en

nutrición parenteral, sepsis grave y quemados.

El Selenio (Se) es un elemento traza esencial, el cual posee una reconocida función antioxidante e inmunológica

que resume el concepto de farmaconutriente. En la actualidad existe vasta evidencia sobre su rol antioxidante,

actuando como cofactor de numerosas selenoenzimas, en particular la glutatión peroxidasa (GPx) y la

selenoproteína P. La enfermedad crítica con inflamación sistémica, en particular la sepsis grave, pancreatitis

severa y el trauma se caracterizan por la existencia de estrés oxidativo y en este contexto, el aporte de

micronutrientes antioxidantes tales como el Se, resulta una estrategia terapéutica atractiva. En tal sentido, en

el año 2005 se conocieron los resultados del primer metanálisis sobre antioxidantes en la enfermedad crítica

el cual mostró que los antioxidantes por vía intravenosa y en particular. Se a una dosis mayor a 500 µg/d

parecía asociarse con una reducción en la mortalidad. Sin embargo, el análisis de posteriores resultados no ha

permitido confirmar estos hallazgos. En la respuesta inflamatoria sistémica (RIS) se asiste a una rápida reducción

de los niveles séricos de Se, existiendo una correlación positiva entre los niveles de Se sérico y actividad

GPx con la severidad de la enfermedad crítica y la mortalidad. Hasta el momento actual, numerosos estudios

han evaluado el rol del aporte de selenio inorgánico (selenito de sodio o ácido selenioso) como parte de la

estrategia de suplementación antioxidante en la UCI. Sin embargo, el análisis de los resultados de dichos estudios

ha sido muchas veces controversial. En esta presentación analizaremos la evidencia actual sobre la farmacocinética

y farmacodinamia de selenito intravenoso en la RIS con especial énfasis en el aporte del bolo

intravenoso inicial y la infusión intravenosa continua. En efecto, ha sido planteado que una dosis carga administrada

como bolo en la etapa temprana del shock séptico puede ejercer los siguientes efectos: a) inhibición

reversible de la traslocación nuclear del factor de transcripción nuclear kappa-B (NF-kB) y unión al ADN, con

inhibición en la expresión de genes proinflamatorios; b) efecto virucida y bactericida; c) inducción de apoptosis

y citotoxicidad sobre células proinflamatorias circulantes. Finalmente, analizaremos los estudios más significativos

sobre suplementación de Se i.v. evaluando sus principales resultados, con especial énfasis en nuestra

línea de pesquisa de los últimos años. La tiamina o vitamina B1 es una vitamina hidrosoluble cuyo pool


RNC (2010) N-E

107

corporal es estimado en 30 mg, el cual no es posible de mantener en los pacientes críticos. La tiamina es un

cofactor esencial para la función de enzimas claves en el metabolismo de los hidratos de carbono, en particular

el complejo de la α-cetoglutarato deshidrogenasa y de la enzima piruvato deshidrogenasa (PDH) la cual

es cataliza la descarboxilación oxidativa del piruvato en acetil-coenzima A (Ac-CoA). La carencia de esta vitamina

es responsable de que el piruvato no sea capaz de convertirse en Ac-CoA y entrar al ciclo de los ácidos

tricarboxílicos (ciclo de Krebs) lo cual se asocia a la presencia de acidosis láctica secundaria a la derivación

del metabolismo hacia la anaerobiosis. Recientes estudios en pacientes críticos con RIS y en particular con

sepsis severa, permiten afirmar que la enfermedad crítica constituye un estado de deficiencia de tiamina vinculándose

este hallazgo con un incremento de la mortalidad del 50%. Asimismo, la deficiencia de tiamina en

UCI puede estar potencialmente asociada a la presencia de acidosis láctica, aun en ausencia de disfunción hepática.

Por su parte, en pacientes quemados críticos se ha demostrado que el aporte intravenoso de tiamina

se vincula con un incremento significativo de los niveles séricos de tiamina y de modo concomitante con una

reducción en los niveles de piruvato y lactato, lo cual parece ser secundario a un incremento del piruvato por

acción de la PDH. Por otra parte, los niveles subóptimos de tiamina en donantes de riñón serían capaces de

condicionar fenómenos de isquemia-reperfusión en los riñones trasplantados favoreciendo la aparición de

necrosis tubular aguda en el postoperatorio. Finalmente, la existencia de deficiencia de tiamina puede contribuir

a una mayor disfunción mitocondrial en el shock séptico, asociándose además a un déficit en la generación

de ATP, falla cardíaca, shock y muerte. Sin embargo, aun resta evidencia sobre el efecto de la suplementación

de tiamina en outcomes clínicos relevantes en Terapia Intensiva, así como sobre la oportunidad y

dosis parenteral de tiamina en la enfermedad crítica. En esta presentación analizaremos brevemente el conocimiento

actual sobre el estado de tiamina y las recomendaciones existentes sobre la suplementación parenteral

de tiamina en diferentes subgrupos de pacientes críticos.

Lecturas recomendadas

1- Manzanares W, Biestro A, Galusso F, et al. Serum selenium and glutathione peroxidase-3 activity: biomarkers of systemic inflammation

in the critically ill. Intensive Care Med 2009; 35:882–9.

2- Manzanares W. Selenium in critically ill patients with systemic inflammatory response. Nutr Hosp 2007; 22:295–306.

3- Manzanares W, Hardy G. Selenium supplementation in the critically ill: posology and pharmacokinetics. Curr Opin Clin Nutr

Metab Care 2009; 12:273–80.

4- Manzanares W, Hardy G. Suplementación con selenio en el paciente crítico: aspectos farmacológicos y evidencia actual. Nutr

Hosp. 2009; 24:415-22.

5- Angstwurm MWA, Engelmann L, Zimmermann T, et al. Selenium in Intensive Care (SIC) study: Results of a prospective, randomized,

placebo-controlled, multiple-centre study in patients with severe systemic inflammatory response syndrome, sepsis and

septic shock. Crit Care Med 2007; 35:118-26.

6- Forceville X, Laviolle B, Annane D, et al. Effects of high doses of selenium, as sodium selenite, in septic shock: a placebo-controlled,

randomized, double-blind, phase II study. Crit Care 2007; 11: R73.

7- Heyland DK, Dhaliwall R, Suchner U, et al. Antioxidants nutrients: a systematic review of trace elements and vitamins in the

critically ill patient. Intensive Care Med 2005; 31: 327-37.

8- Heyland DK, Dhaliwal R, Drover J, et al. Canadian Clinical Practice Guidelines for nutrition support in mechanically ventilated,

critically ill-ventilated patients. Updated 2009. http://www.criticalcarenutrition.com. Último acceso: agosto 2010.

9- Cruickshank AM, Telfer AB, Shenkin A. Thiamine deficiency in the critically ill. Intensive Care Med 1988; 14:384-7.

10- Donnino MW, Carney E, Cocchi MN, et al. Thiamine deficiency in critically ill patients with sepsis. J Crit Care 2010; Epub

ahead of print. doi:10.1016/j.jcrc.2010.03.003.

11- Klooster A, Leuvenink HG, Gans RO, et al. Tissue thiamine deficiency as potential cause of delayed graft function after kidney

transplantation: thiamine supplementation of kidney donors may improve transplantation outcome. Med Hypotheses 2007; 69:873-8.

12- Donnino MW, Cocchi MN, Smithline H, et al. Coronary artery bypass graft surgery depletes plasma thiamine levels. Nutrition

2010; 26: 133–36.

ETIOLOGY-BASED DIAGNOSIS OF MALNUTRITION: A PROPOSAL FROM THE INTERNATION-

AL CONSENSUS GUIDELINE COMMITTEE.

Gordon L. Jensen, MD, PhD,


108 RNC (2010) N-E

Department of Nutritional Sciences, Pennsylvania State University, USA.

Coauthors - J. Mirtallo, C. Compher, R. Dhaliwal. A. Forbes, R.Figueredo Grijalba, G. Hardy, J. Kondrup,

D. Labadarios, I. Nyulasi, J.C.C. Pineda, and D. Waitzberg. GLJ1@psu.edu

Objectives – Introduce a new proposal for etiology-based diagnosis of malnutrition for adults in the clinical

practice setting.

Key messages – Multiple definitions for malnutrition syndromes are found in the literature promoting widespread

confusion. Research has revealed that varying degrees of acute or chronic inflammation are key contributing

factors in the pathophysiology of malnutrition that is associated with disease or injury. An International

Guideline Committee was created with the objective of developing a consensus approach to defining

malnutrition syndromes for adults in the clinical setting. The Committee endorsed an etiology-based

approach that incorporates a modern understanding of inflammatory response. The following nomenclature

for diagnosis of malnutrition in adults in the clinical practice setting is proposed.

• “Starvation-related malnutrition”, when there is chronic starvation without inflammation.

• “Chronic disease-related malnutrition”, when inflammation is chronic and of mild to moderate degree.

• “Acute disease or injury-related malnutrition”, when inflammation is acute and of severe degree.

Conclusion – A simple etiology-based construct for the diagnosis of adult malnutrition in the clinical setting

offers great promise. Supporting laboratory, functional, food intake, and body weight criteria will require validation.

References:

1- Jensen GL, Bistrian B, Roubenoff R, Heimburger DC. Malnutrition syndromes: a conundrum versus continuum. JPEN 2009;

33: 710-6.

2- Soeters PB, Schols. Advances in understanding and assessing malnutrition. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2009; 12: 487-94.

3- Jensen GL, Mirtallo J, Compher C, at al. Adult starvation and disease-related malnutrition: A proposal for etiology-based diagnosis

in the clinical practice setting from the International Consensus Guideline Committee. Clinical Nutrition 2010; 29: 151-3

and JPEN 2010; 34:156-9.

INTERNATIONAL GUIDELINES FOR NUTRITION IN PANCREATITIS.

Jay M. Mirtallo (USA)

Clinical Pharmacy Specialist, Nutrition Support//Surgery. The Ohio State University Medical Center and

Director, MS in Health-System Pharmacy, The Ohio State University, College of Pharmacy, Columbus, Oh.

jay.mirtallo@osumc.edu

Objectives: At the conclusion of this presentation, the attendee should be able to:

• Evaluate the quality of nutrition guidelines for pancreatitis

• Understand when Nutrition Support Therapy is indicated for pancreatitis

• Discuss the benefits of enteral nutrition in severe acute pancreatitis

• Know the indications for parenteral nutrition in pancreatitis.

Abstract: Pancreatitis has a significant impact on nutritional status. This is due to poor intake during exacerbations

of the disease as well as the inflammatory response that alters the utilization of nutrients during various

phases of pancreatitis. Guidelines for nutrition in pancreatitis have been inconsistently adapted to clinical

practice. This presentation will describe a methodology used by the International Consensus Guideline

Committee to develop a consensus guideline for nutrition in pancreatitis.

A Pubmed search of the literature for the time period 1999 to May, 2010 including both English and non-

English articles was completed using both title and content to search for key terms. References were selected

for review if there was a sponsoring organization and methodology that described the guideline development


RNC (2010) N-E

109

process. For general guidelines such as acute or chronic pancreatitis, only the sections dealing with nutrition

were included in the analysis. Tables were created to compare and contrast the guidelines. Table 1 included

the citation, sponsoring organization, levels of evidence/grading, a description of the guideline development

process and the strength of evidence source as well as pertinent notes about the guideline methodology. Table

2 outlined the nutrition guidelines, their grade and supporting references. The guidelines were evaluated for

acceptance as an international guideline based on the quality of the process used in their development, agreement

with other published guidelines, were current as well as supported by a national or international group.

There were 10 guidelines selected for review, which included 137 individual references several of which were

cited in more than 1 guideline. Most of these references came from the 1990-1999 (35% of total) decade.

Thirty-nine percent of the references were published prior to 1990. There was an agreement in the guidelines

that nutrition support therapy (including enteral and parenteral nutrition) is not needed for mild to moderate

disease unless there are complications. NST should be considered if a duration of NPO > 5-7 days is anticipated

or occurs for any form of pancreatitis. NST is indicated for severe acute pancreatitis and in patients

who develop complications of surgery. Macronutrient (25-35 Calories/kg/d and 1.2-15 grams protein/kg/day)

needs should be met. In general, enteral nutrition is preferred over parenteral nutrition. EN may be used in

pancreatic complications such as fistulas, ascites and pseudocyst. If an initital attempt at EN fails parenteral

nutrition should be considered. Continuous EN infusion is preferred. PN is indicated when EN fails or is contraindicated.

Intravenous fat emulsions are safe and well tolerated, if baseline triglycerides are below 400

mg/dl. Hyperglycemia is more frequent and severe in patients receiving PN than EN but data consistently

demonstrate that PN is better able to infuse patient caloric requirements. The difference in the incidence of

this major complication may be related to a higher caloric dose infused in PN patients.

Conclusion: Guidelines developed by several independent organizations included recommendations that

could be adapted by the International Consensus Guideline Committee. Nutrition support therapy is not indicated

for mild to moderate pancreatitis. When NST is indicated, enteral nutrition is preferred and is better

tolerated when infused continuously. Parenteral nutrition is used when EN fails or when EN is contraindicated

and is associated with a higher rate of hyperglycemia than EN.

References:

1- Meier R, Beglinger C, Layer P et al. ESPEN Consensus Group. ESPEN guidelines on nutrition in acute pancreatitis. Clin Nutr

2002;21(2): 173-83.

2- Working Party of the British Society of Gastroenterology; Association of Surgeons of Great Britain and Ireland; Pancreatic

Society of Great Britain and Ireland; Association of Upper GI Surgeons of Great Britain and Ireland. UK guidelines for the management

of acute pancreatitis. GUT. 2005 May: 54 Suppl 3: iii1-9.

3- Takeda K, Takada T, Kawarada Y et al. JPN Guidelines for the management of acute pancreatitis; medical management of acute

pancreatitis. J Hepatobiliary Pancreat Surg 2006;13(1):42-7.

4- McClave SA, Martindale RG, Vanek VW et al. Guidelines for the provision and assessment of nutrition support therapy in the

adult critically ill patient. Society for Critical Care Medicine (SCCM) and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition

(A.S.P.E.N) 2009; 33(3):277-316

5- Pancreatic Disease Group, Chinese Society of Gastroenterology and Chinese Medical Association. Consensus on the diagnosis

and treatment of acute pancreatitis. Chin J Dig Dis 2005;6(1):47-51.

ADVANCES IN CHILD NUTRITION

W. Frederick Schwenk II MD (USA)

Mayo College of Medicine. Rochester, MN, USA

Conference Objectives:

1. General Nutrition: To understand the health implications of the world-wide obesity epidemic in children;

to know that the American Academy of Pediatrics currently recommends that all breast-feeding infants receive


110 RNC (2010) N-E

supplementation with Vitamin D from birth.

2. Enteral Nutrition: To evaluate the scientific data supporting the addition of docosahexanoic acid (DHA)

and arachidonic acid (ARA) to infant formulas; to appreciate why currently available pediatric formulas do

not provide appropriate nutrition for select pediatric patients.

3. Parenteral Nutrition: To become aware of recent reports that suggest that the cholestatic liver disease often

seen in infants on parenteral nutrition may be treated and prevented; to be familiar with current literature

evaluating the optimal blood glucose concentration in children in an intensive care unit.

Key Messages:

General Nutrition: In the past 30 years, the prevalence of obesity in children and adolescents has increased

dramatically worldwide. Accompanying this increase in obesity are several serious comorbidities including

type 2 diabetes mellitus, hyperlipidemia, and hypertension. The etiology of this epidemic of childhood obesity

is unclear, but the rise in obesity does not appear to be related to any endocrine or genetic syndromes.

Lifestyle interventions and behavioral modification aimed at decreasing caloric intake and increasing caloric

expenditure are essential to management of childhood and adolescent obesity but are rarely successful. In

2008, the Section on Breastfeeding and Committee on Nutrition of the American Academy of Pediatrics recommended

that all infants and children, including adolescents, receive at least 400 IU of Vitamin D daily. For

the breast-fed or partially breast-fed infant, this means supplementation with 400 IU of Vitamin D beginning

in the first few days of life.

Enteral Nutrition:In early 2002, one of the formula companies in the United States followed the lead of several

other countries and began adding the polyunsaturated fatty acids DHA and ARA to its infant formulas.

The rationale behind this supplementation was that these compounds are found in breast milk and are known

to be important components of the brain and eye of human infants. However, studies documenting the benefit

of such supplementation are mixed, with only a few studies showing short-term improvement in visual

function and neural development. Use of a currently available pediatric formula in non-spastic children with

severe neurologic impairment who require tube feeding is difficult. If one infuses enough formula to meet

vitamin and trace element requirements, too many calories are usually administered. On the other hand, infusion

of appropriate calories to prevent obesity often results in inadequate administration of vitamins and minerals,

requiring additional supplementation. There is a clinical need for a formula that meets the nutrient

requirements of this patient population.

Parenteral Nutrition: Cholestatic liver disease in patients on parenteral nutrition is more common in infants

and children than in adults. Almost every component of the parenteral nutrition has been implicated. Recently

there have been very promising anecdotal reports that use of a lipid emulsion derived from fish oil may not

only be useful in treating infants with parenteral nutrition related cholestasis, but also in preventing it.

Data suggest that the mortality and morbidity associated with hypoglycemia in children in an intensive care

unit is greater than that associated with hyperglycemia. Tight control of the blood sugar in this clinical setting

does not seem to be indicated.

Conclusions:

1- Major societal changes may be required to stem the epidemic of childhood obesity.

2- Supplementation with Vitamin D in many infants and children may be useful.

3- There is limited data to support supplementation of infant formulas with DHA and ARA.

4- There is a clinical need for formulas appropriate for children with non-spastic neurological disease.

5- Cholestatic liver disease in infants and children on long-term parenteral nutrition may be preventable.

6- There are no data that suggest tight control of blood glucose concentrations in children in a pediatric intensive

care unit is beneficial.

Bibliography

1- Evaluation and management of childhood and adolescent obesity. Singhal V, Schwenk WF, Kumar S. Mayo Clin Proc. 2007

Oct;82(10):1258-64.

2- Wagner CL, Greer FR, American Academy of Pediatrics Section on Breastfeeding, American Academy of Pediatrics Committee on


RNC (2010) N-E

111

Nutrition. Prevention of rickets and vitamin D deficiency in infants, children, and adolescents. Pediatrics. 2008; 122(5):1142-52.

3- Koo WW. Efficacy and safety of docosahexanoic acid and arachidonic acid addition in infant formulas: can one buy better vision

and intelligence? J Am College of Nutri 2003, 22(2):101-7.

4- Gura KM, Lee S, Valim C, et al. Safety and efficacy of a fish oil-based fat emulsion in the treatment of parenteral nutrition-associated

liver disease. Pediatrics 2008;121(3):607-8.

5- Wintergerst KA, Buckingham B, Gandrud L, et al. Association of hypoglycemia, hyperglycemia and glucose variability with morbidity

and death in the pediatric intensive care unit. Pediatrics 2008; 118(1):173-9.

OPTIMIZACIÓN DE LA NUTRICIÓN ENTERAL EN EL PACIENTE CRÍTICO.

Dr. Juan Carlos Montejo González (España)

Hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid. España. jmontejo.hdoc@salud.madrid.org

Objetivos

1. Analizar la importancia de la Nutrición Enteral (NE) en el paciente crítico

2. Revisar el estado actual de la eficacia de la NE en el paciente crítico.

3. Revisar los condicionantes que limitan la eficacia del soporte nutricional con NE.

4. Proponer criterios y pautas de actuación dirigidas a prevenir y mejorar los posibles factores que inciden

negativamente sobre la aplicación de la NE.

Mensajes principales: La NE debe ser la vía de aporte de nutrientes preferible en los pacientes críticos. En

comparación con la Nutrición Parenteral, el empleo de NE se acompaña de efectos beneficiosos en estos

pacientes. Para optimizar la NE debe considerarse tanto lo que se administra (la dieta enteral) como el modo

en el que ésta es administrada (la técnica de aplicación de la NE). La dieta enteral debe estar adaptada a las

características de cada paciente en cada situación particular. El empleo de farmaconutrientes en pacientes

críticos cuenta con una gran base experimental y sus resultados permiten recomendar su aplicación en muchas

ocasiones. La aplicación de NE no es una tarea fácil; existen diversos problemas que limitan el empleo de NE

en los pacientes críticos. Dichos problemas se encuentran en casi todas las fases del proceso: indicación de la

NE, vía de acceso seleccionada para el aporte de nutrientes, método de administración de la dieta, seguimiento

de la técnica y control de complicaciones y eficacia de la misma. Los condicionantes de la eficacia del

soporte nutricional deben ser conocidos con vistas a poner en marcha diferentes medidas correctoras que permitan

una mayor frecuencia de aplicación de la NE y una mejor eficacia de la misma. Las complicaciones gastrointestinales

relacionadas con la NE representan uno de los condicionantes de mayor importancia para la

NE. La definición de las complicaciones es imprescindible para el adecuado manejo de las mismas mediante

un protocolo específico en cada caso. La introducción de cambios sencillos en el proceso, como el incremento

del límite del residuo gástrico desde 200 ml hasta 500 ml, pueden conseguir que la NE no sea inadecuadamente

suspendida en los pacientes. El empleo de protocolos de aplicación de la NE es una herramienta

de gran valor en la práctica clínica. Para que los protocolos cumplan su objetivo deben ser consensuados

entre los diferentes profesionales implicados y adaptarse a las rutinas de trabajo de cada Unidad. No obstante,

a pesar de optimizar las diferentes fases del proceso de aplicación de NE a los pacientes críticos, en ocasiones

es necesario recurrir a un soporte nutricional combinado (NE y NP) para garantizar el aporte de los requerimientos

nutricionales a los pacientes.

Conclusiones:

• El soporte nutricional mediante NE debe ser un objetivo prioritario en los pacientes críticos.

• Aunque el seguimiento de la NE es más complejo, el beneficio del paciente debería prevalecer sobre las dificultades.

• El interés por la NE, el conocimiento de sus indicaciones y la aplicación de NE mediante protocolos adaptados

a cada entorno de trabajo, son elementos básicos para conseguir que la mayoría de los pacientes se beneficien

de ser tratados con NE.


112 RNC (2010) N-E

Bibliografía.

1- Bankhead R, Boullata J, Brantley S, Corkins M, Guenter P, Krenitsky J, Lyman B, Metheny NA, Mueller C, Robbins S, Wessel

J; A.S.P.E.N. Board of Directors. Enteral nutrition practice recommendations. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2009;33:122-167.

2- Guenter P. Safe practices for enteral nutrition in critically ill patients. Crit Care Nurs Clin North Am. 2010 ;22:197-208.

3- Heyland DK, Dhaliwal R, Drower JW, et al. Canadian Clinical Practice Guidelines for nutritional support in mechanically ventilated,

critically ill adult patients. JPEN 2003; 27:355-373. (Actualizadas en http://www.criticalcarenutrition.com/ )

4- McClave SA, Martindale RG, Vanek VW, McCarthy M, Roberts P, Taylor B, Ochoa JB, Napolitano L, Cresci G; A.S.P.E.N. Board

of Directors; American College of Critical Care Medicine; Society of Critical Care Medicine. Guidelines for the Provision and

Assessment of Nutrition Support Therapy in the Adult Critically Ill Patient: Society of Critical Care Medicine (SCCM) and

American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (A.S.P.E.N.). JPEN J Parenter Enteral Nutr. 2009 ;33:277-316.

5- Montejo JC, Miñambres E, Bordejé L, Mesejo A, Acosta J, Heras A, Ferré M, Fernandez-Ortega F, Vaquerizo CI, Manzanedo

R. Gastric residual volume during enteral nutrition in ICU patients: the REGANE study. Intensive Care Med. 2010 ;36:1386-1393.

GLUTAMINA EN TERAPIA NUTRICIONAL

Dr. Abelardo García de Lorenzo y Mateos (España)

Director de la Cátedra de Medicina Crítica-UAM. Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Universitario La

Paz. Madrid. España. Presidente de la SENPE. agdl@telefonica.net

El aminoácido (AA) condicionalmente indispensable glutamina presenta un creciente interés en función de sus

características metabólicas y nutricionales. Se sintetiza a partir de sus precursores, glutamato y amonio, en

reacciones que requieren ATP y en las que participa la enzima glutamino-sintetasa. El músculo esquelético,

que tiene altos niveles de esta enzima, es el principal lugar de producción orgánico de glutamina, mientras

que el intestino es el principal lugar de consumo de glutamina y por ello tiene una alta actividad glutaminásica.

No podemos olvidar que recientes trabajos de investigación demuestran que los pulmones tienen también la

enzima glutamino-sintetasa que es necesaria para la biosíntesis de glutamina. El paso metabólico -velocidad

limitante- en la degradación de la glutamina, a glutamato y amonio, está catalizado por una glutaminasa fosfato-dependiente.

La mayor parte de los tejidos del organismo tienen enzimas tanto glutamino-sintetasas

como glutaminasas, pero la actividad de una sobre otra predomina dependiendo de si el tejido en particular

es un productor o degradador neto de glutamina. Representa el 50% del total de AA del organismo y bajo

condiciones fisiológicas es sintetizado en grandes cantidades. Pero se convierte en condicionalmente indispensable

-en calidad de farmaconutriente- en pacientes con enfermedad catabólica y situaciones de estrés, ya

que sus necesidades superan la producción endógena, afectando sobre todo a la estructura y función de células

de mucosa intestinal, páncreas, pulmón, endotelios, sistema inmune y tejidos lesionados. Varios estudios

han demostrado que sus niveles descienden tras cirugía mayor y enfermedad aguda y que esos niveles bajos

se han asociado con disfunción inmune y mayor mortalidad en pacientes bajo agresión grave. Su acción

enteronutriente trófica sobre la mucosa intestinal y su contribución al efecto barrera reduciendo o controlando

una alterada permeabilidad intestinal es uno de sus principales efectos, siendo también de gran

importancia su efecto inmunonutriente sobre el GALT. Entre los aspectos destacables de su metabolismo y

aplicación clínica, destacan:

• los bajos niveles plasmáticos en correlación significativa con la gravedad de la agresión

• las diferencias clínicas objetivadas en función de la vía de administración (pues se ha referido como más

efectiva la vía parenteral que la enteral), pero encontrándose que ambas son útiles y capaces de producir efectos

clínicos beneficiosos, máxime cuando la glutamina por vía enteral es también aportada en forma de dipéptidos

• sus acciones metabólicas con repercusión clínica tanto por la glutamina en sí misma (inmuno y enteronutriente

específico) como por sus productos derivados como la ornitina, citrulina y arginina

• las situaciones clínicas en las que la glutamina presenta una clara evidencia de beneficio clínico con alto nivel

de recomendación (ESPEN, SEMICYUC, SCCM, ASPEN): el paciente con agresión traumática, el quemado

crítico, el trasplante de médula ósea, y -posiblemente- la agresión séptica


RNC (2010) N-E

113

• la dosis adecuada debe superar los 0,35 g/kg/d de glutamina o lo que es lo mismo 0,5 g/kg/d de dipéptidos

• la precocidad en su administración (entre las primeras 48-72 horas) post-agresión

• la duración de su administración: más de 5 días

• su contraindicación formal en la encefalopatía hepática, aunque no en la situación de disfunción hepática.

En las situaciones específicas de fracaso renal o el trauma cráneo-encefálico no existen -a día de hoy- contraindicaciones.

Bibliografía

1- Martindale RG, MacClave SA, Vanek VW, et al. Guidelines for the provision and assessment of nutrition support therapy in the

adult critically ill patient: Society of Critical Care Medicine and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition: and executive

summary. Crit Care Med 2009; 37:1757-61

2- Moore FA, Moore EE. The evolving rationale for early enteral nutrition based on paradigms of multiple organ failure: A personal

journey. NCP 2009; 24:297-304

3- Ziegler T. Parenteral Nutrition in the critically ill patient. NEJM 2009; 361:1088-97

MEJORANDO LA PRÁCTICA DE LA TERAPIA NUTRICIONAL EN UCI

Dr. Sergio Echenique Martínez (Perú)

Objetivos:

• Comprender la importancia de la organización.

• Tener como referencia las guías de nutrición enteral de las Sociedades más relevantes.

• Poner en práctica la evidencia.

En la primera y segunda diapositiva vemos la fachada y la maqueta de nuestro Hospital Almenara que fue el

primer Hospital creado por la Seguridad Social, caracterizado por ser un Hospital de referencia Nacional,

destacándose tanto en las áreas quirúrgicas y medicas, siendo actualmente el líder en trasplantes de órganos

(renal, hepático, corneas, pulmón, páncreas y corazón), cuenta con 900 camas, una Unidad de Cuidados

Intensivos Polivalente de 24 camas y Unidades de Cuidados Intensivos Cardiológico, Neuroquirúrgicas,

Pediátrica, Neurológica. El Departamento de Cuidados Críticos depende directamente de la Gerencia Médica

y esta de la Gerencia General. Está constituido por 2 Servicios y 2 Unidades:

El Servicio de Cuidados Intensivos que consta de 14 camas.

El Servicio de Cuidados Intermedios que consta de 10 camas.

La Unidad de Bioingeniería encargada de la selección de equipos biomédicos y el mantenimiento, la terapia

respiratoria y la autorización de la Cámara Hiperbárica. La Unidad de Soporte Nutricional que atiende a

todos los Servicios del Hospital previa interconsulta. Todos estos Servicios y Unidades cuentan con su Manual

de Organización y Funciones de acuerdo a los lineamientos de la Institución, Manual de Procedimientos y

Guías para el Diagnostico y Tratamiento. Todos sabemos que desde tiempos remotos los seres humanos siempre

se preocuparon por la nutrición en primer lugar para su sobrevivencia y más adelante para socializarse y

para aplicarla a los enfermos. El estudio de prevalencia de desnutrición en Latinoamérica (ELAN) ha demostrado

que entre el 30 y 50 % de los pacientes hospitalizados se encuentran desnutridos.

Están considerados como grupo de riesgo los Pacientes > de 60 años, con cáncer, con infección y tanto

pacientes clínicos como quirúrgicos. Se define al paciente crítico, la nutrición enteral sus indicaciones y contraindicaciones

y luego se revisa algunos puntos que se consideran importantes de las Guías de ESPEN (2006)

y ASPEN (2009). Finalmente se presenta algunos resultados de nuestra UCI del estudio multicentrico dirigido

por el Dr. Daren Heyland de Canadá titulado Mejorando la Práctica de la Terapia Nutricional en UCI.

Mensajes principales:

Inicio precoz de la nutrición enteral dentro de las primeras 24 a 48 horas de producido la injuria.

Cubrir los requerimientos del paciente en un 60 a 70 % en 72 horas. Utilizar la nutrición gástrica siempre

que haya buena tolerancia, de lo contrario use la nutrición a nivel yeyunal. Evitar suspender la nutrición ente-


114 RNC (2010) N-E

ral con residuos gástricos menores de 500 ml y en ausencia de otros signos de intolerancia.

Todo paciente con nutrición enteral debe tener elevada la cabecera de la cama entre 30 a 45 grados. Use los

fármacos proquineticos cada vez que lo necesite. Utilice las fórmulas inmunomoduladoras en pacientes

quirúrgicos, en trauma, quemados, cáncer de cabeza y cuello y pacientes críticos en ventilación mecánica.

Conclusiones:

• Es importante que las Unidades de Soporte Nutricional se encuentren en el organigrama estructural de las

instituciones, y de esta forma puedan contar con un presupuesto para su desarrollo.

• Las guías de nutrición de Sociedades relevantes son muy importantes, aún más si las podemos adaptar a

nuestra medio hospitalario.

• La mejora de la calidad de los servicios que prestamos se pueden valorar con la participación de estudios

multicentricos como los dirigidos por la Sociedad Canadiense de Nutrición para poder evaluar nuestras debilidades

y fortalezas frente al conjunto de UCI que participan.

Bibliografia:

1- ESPEN Guidelines on Enteral Nutrition: Intensive care. Clinical Nutrition(2006) 25,210 - 223

2- Guidelines for the Provision and Assessment of Nutrition Support Therapy in the Adult Critically Ill Patient Journal of Parenteral

and Enteral Nutrition Volume 33 Number 3 May/June 2009 277-316

3- Clinical Guidelines for the Use of Parenteral and Enteral Nutrition in Adult and Pediatric Patients, 2009 American Society for

Parenteral and Enteral Nutrition (A.S.P.E.N.) Board of Directors JPEN J Parenter Enteral Nutr 2009 33: 255

4- Correia I, Campos A. Prevalencia de la Malnutrición Hospitalaria em Latinoamérica: El Estudio Multicentrico ELAN. Nutrition

2003; 19: 823-825.

5- Heyland DK, Cahill NE, Dhaliwal R, Wang M, Day AG, Alenzi A, Aris F, Muscedere J, Drover JW, McClave SA. Enhanced protein-energy

provision via the enteral route in critically ill patients: a single center feasibility trial of the PEP uP protocol. Critical

Care. 2010 April 29;14:R78.

NUTRICIÓN EN EL PACIENTE QUEMADO

Nut. M. Paula Guastavino (Argentina)

mpguastavino@yahoo.com.ar

La injuria térmica es una de las condiciones de mayor hipermetabolismo y catabolismo. El apoyo nutricional

oportuno y adecuado es una herramienta terapéutica imprescindible en el manejo de pacientes con quemaduras

graves ya que contribuye a disminuir la morbimortalidad. Esta terapia nutricional debe ser suficiente

pero no excesiva en cantidad y calidad de nutrientes ya que, tanto el exceso como el déficit se asocian con

mayores complicaciones. El exceso de calorías y proteínas no puede frenar la respuesta catabólica a la injuria

y además este exceso ha mostrado causar más complicaciones que beneficios en la evolución. Los factores de

riesgo nutricional están vinculados a la alteración en la ingesta por hiporexia, ayunos frecuentes por anestesia

y localización de las lesiones entre otros, la utilización de nutrientes se ve afectada por la respuesta

metabólica a la injuria que además aumentan las pérdidas e incrementan los requerimientos. La conjunción

de todo esto es lo que coloca al quemado como un paciente de alto riesgo a desnutrición, directamente relacionado

con la extensión de las lesiones. La estimación de los requerimientos nutricionales en estos pacientes

representa un desafío siendo el gold estándar la calorimetría indirecta, no siempre disponible. Existen muchas

publicaciones con diferentes propuestas que han generado confusión en esta área. Un trabajo analiza 46 fórmulas

de predicción que existen en la literatura 1 . Evaluaron el desvío y la precisión de estos métodos, comparándolo

con calorimetría indirecta. Según este estudio las fórmulas más precisas serían la de Xie y la de

Milner. Ambos métodos incluyen en el cálculo la superficie corporal total (SCT) y el porcentaje de superficie

quemada (SCQ). La formula de Milner también incluye el numero de días post injuria y el gasto metabólico

basal. Entre ambas fórmulas la más simple de aplicar es la de Xie et al: Gasto energético (kcal/dia)= (1000

kcal x SCT [m2] + (25 % SCQ). Se debe considerar que estas ecuaciones han sido establecidas para la fase


RNC (2010) N-E

115

aguda de hipermetabolismo post injuria, por lo que su adecuación en pacientes convalecientes podría ser

diferente, aunque se ha mostrado que el hipermetabolismo y catabolismo puede mantenerse durante meses

post injuria. El requerimiento energético total puede diferir significativamente del requerimiento en reposo

porque, a diferencia de otros enfermos críticos, el paciente quemado es sometido constantemente a actividades

y procedimientos, como fisioterapia, curaciones, etc., que pueden causarles dolor y/o variaciones en el

gasto de reposo. Basados en la experiencia podemos decir que el objetivo terapéutico no debe enfocarse en

el cálculo de requerimientos sino en la efectividad del aporte nutricional, es decir en el registro de los ingresos

diarios logrados, que suele tener desvíos significativos por las intercurrencias terapéuticas que se dan a lo

largo de cada día en la atención de estos enfermos. El requerimiento proteico también se incrementa debido

a: el acentuado y persistente estado catabólico, pérdidas por lesiones y por la reparación de tejidos; de todas

maneras el catabolismo no se incrementaría linealmente en quemaduras que excedan el 40 % de la SCT. Se

recomienda una relación de Kcal. no Prot.: gr. de N = 80-100:1. (20 al 25 % del VCT cubierto con proteínas).

Durante la fase precoz el objetivo del soporte nutricional es minimizar las pérdidas netas proteicas,

durante el periodo de convalecencia maximizar la síntesis proteica. En la fase catabólica los pacientes mantendrán

un balance negativo a pesar del soporte nutricional agresivo. La vía de acceso de elección será la

enteral en pacientes con SQ mayor al 25 % ya que es difícil satisfacer los requerimientos con la vía oral exclusiva

(en niños, ancianos y quemaduras eléctricas deberá considerarse aun con porcentajes menores). Aunque

la alimentación por sonda nasogástrica es efectiva, el uso de una vía postpilorico es útil en aquellos que no

toleran o no alcanzan adecuadamente las metas establecidas. La alimentación enteral precoz ha mostrado

reducir el catabolismo, favorecer el mantenimiento del peso y mantener la integridad de la mucosa intestinal.

El trofismo de la mucosa intestinal es importante para la preservación de la función de "barrera" del intestino,

como también la presencia de nutrientes en la luz del intestino juega un importante rol desde el punto de

vista inmune. La investigación en la actualidad se orienta a determinar en que medida la inclusión de determinados

fármacos y/o nutrientes (ácidos grasos, aminoácidos, antioxidantes, etc.) pueden contribuir a modular

la respuesta inflamatoria, mejorar la respuesta inmune, favorecer la retención de nitrógeno y la síntesis

proteica. La valoración del estado nutricional y seguimiento en pacientes con quemaduras graves es complejo.

La mayoría de los índices nutricionales son bastante limitados en la fase inicial, aunque pueden ser útiles

en la fase de convalecencia. El balance nitrogenado, aunque inexacto por las pérdidas cutáneas, es útil para

valorar el grado de estrés catabólico.

Conclusión: Los avances en el tratamiento médico-quirúrgico de los pacientes quemados permite la mayor

sobrevida a injurias severas. Esto se sostiene con una terapia nutricional adecuada. La adecuación del apoyo

nutricional debe basarse en las evidencias conjuntamente con el criterio clínico que represente el “arte” del

tratamiento, clave del éxito en la implementación del soporte nutricional.

Bibliografía:

1-Latenser B. Critical care of the burn patient: The first 48 hours Crit Care Med 2009 Vol. 37, No. 10

2-Williams F. et al : Modulation of the Hypermetabolic Response to Trauma: Temperature, Nutrition, and Drugs. J Am Coll Surg

Vol. 208, No. 4, April 2009

3-Dickerson R:N, et al: Accuracy of predictive methods to estimate resting energy expenditure of thermally- injured patients. JPEN

26 (2002) 17

4-Atiyeh B. et al Metabolic Implications of Severe Burn Injuries and Their Management: A Systematic Review of the Literature

World J Surg (2008) 32:1857–1869

5-Windle E. Dietetic service provision for burn care in the United Kingdom: are nutrition support standards being met? J Hum

Nutr Diet, 22, pp. 317–323

SOPORTE NUTRICIONAL EN EL PACIENTE CRÍTICO CON INESTABILIDAD HEMODINÁMICA.

Dr. Enrique D’Andrea (Uruguay)

Director. Unidad de Cuidados Intensivos. Ospedale Italiano Umberto 1º. Montevideo, Uruguay.


116 RNC (2010) N-E

El soporte nutricional (SN) es fundamental en el paciente crítico (PC) sobretodo como forma de realizar un

soporte metabólico que ponga al paciente en las mejores condiciones para sobrevivir a la injuria aguda o estrés

de cualquier naturaleza. Por definición, un PC es inestable en alguno o varios de sus sistemas, tanto es así que

uno de los criterios de ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos es la inestabilidad de uno o más sistemas

fisiológicos mayores, y dentro de estos, la falla hemodinámica es una de las más comunes. El paciente con

falla hemodinámica de cualquier tipo (cardiogénica, séptica, post-traumática, etc.) debe ser tratado inicialmente

y en forma intensiva con las medidas habituales de soporte (reposición de fluidos, drogas adrenérgicos)

de manera de restituir el mejor flujo capilar posible y disminuir las posibilidades de desarrollo de una

falla orgánica múltiple secundaria a shock prolongado. Se trata de una etapa en la que el objetivo primordial

es salvar la vida del paciente, y en la cual frecuentemente éste debe ser sometido a cirugías para solucionar

lesiones traumáticas, eliminar focos infecciosos, etc. Durante la misma, el SN queda diferido hasta lograr la

estabilidad, aunque este periodo debe ser lo más breve posible. Estas particulares condiciones nos enfrentan

a desafíos y dificultades, que pueden resumirse en:

1) Cuándo iniciar el SN.

Es un lugar común decir que el comienzo del SN debe precoz, cuando el estado hemodinámico del paciente

lo permita, y no dilatarlo más allá de las 24 horas del ingreso a la unidad. Está demostrado que esta conducta,

sobretodo cuando se usa la vía enteral, mejora las posibilidades de recuperación.

2) Qué parámetros o criterios utilizar para decidir la seguridad del SN.

Habitualmente utilizamos criterios hemodinámicas, necesidad de drogas inotrópicas, criterios bioquímicos,

medida de la presión intra-abdominal (PIA) y sobretodo el juicio clínico basado en la experiencia.

3) Qué vía utilizar (enteral, parenteral, mixta).

La vía enteral es preferida, ya que es la más fisiológica y mantiene la integridad de la mucosa intestinal, lo cual

permite la optimización de las funciones inmunológicas del intestino a la vez que mantiene la integridad de

la barrera.Pero cuando el paciente está inestable hemodinámicamente, también la perfusión intestinal está

comprometida y el aporte de nutrientes al tubo digestivo puede desencadenar una isquemia mayor con consecuencias

desastrosas en la evolución (síndrome de isquemia-reperfusión). En este sentido la monitorización

de la PIA (y de otros parámetros clínicos y para-clínicos) pueden ayudar a mejorar la seguridad en el SN

enteral. La nutrición parenteral (NP) permite un aporte de nutrientes exacto, pero debe ser dejada como herramienta

de segunda línea, cuando el aporte enteral no es apropiado. Igualmente, un paciente con shock

hemodinámico no debería recibir NP hasta que se logre una estabilización adecuada.

4) Qué tipo de nutrientes se debe aportar y en qué proporciones.

Nuestro protocolo indica iniciar la NE lo más precozmente posible, utilizando una fórmula “lista para colgar”

estándar, no importando tanto la cantidad en las primeras 48-72 horas, sino el establecer un aporte que

mantenga la integridad de la mucosa intestinal (500 cc en 24 horas es suficiente para soporte metabólico).

Este aporte puede ser complementado con NP si es necesario. En el PC deben tenerse en cuenta además, el

uso de soluciones parenterales especiales (asociadas a la NE) con efectos inmunomoduladores. Nosotros utilizamos

en este sentido glutamina por vìa endovenosa (en forma de dipéptido de alanyl-glutamina) y las mezclas

de lípidos conteniendo aceite de oliva y omega-3 como fármaco-nutrientes, independientemente que el

paciente esté recibiendo o no NP.

Bibliografía

1- McClave et al: Guidelines for the Provision and Assesment of Nutrition Support Therapy in the Adult Critically Ill Patient:

Society of Critical Care Medicine (SCCM) and American Society for Parenteral and Enteral Nutrition (ASPEN). JPEN 33 Nº3:

277-316 (2009)

2- Singer et al: ESPEN guidelines on Parenteral Nutrition: Intensive Care. Clinical Nutrition 28: 387-400 (2009)

3- Berger MM et al: Enteral Nutrition and Cardiovascular Failure: From Myths to Clinical Practice. JPEN, 33 (6): 702-709 (2009).

4- De Aguilar - Nascimento JE et al: Role of enteral nutrition and pharmaconutrientes in conditions of splanchnic hypoperfusion.

Nutrition 26: 354-358 (2009).


RNC (2010) N-E

ENFOQUE NUTRICIONAL DEL PACIENTE DIABÉTICO AMBULATORIO.

ENFOQUE EN CONTEO DE CARBOHIDRATOS

Nut. Leticia Fuganti Campos (Brasil)

le_campos@hotmail.com

117

Objetivos de la conferencia: La terapia nutricional en diabetes mellitus, recomendaciones nutricionales, el

método de conteo de carbohidratos, indicaciones, objetivos y métodos existentes.

Mensajes principales: La terapia nutricional en el paciente diabético tiene como objetivo mantener los niveles

de glucemia más cerca de lo normal por medio del equilibrio de la ingesta de alimentos, prevenir o tratar

las complicaciones crónicas y proporcionar las cantidades adecuadas de calorías para alcanzar o mantener el

peso corporal ideal. Para las recomendaciones nutricionales se puede considerar que los carbohidratos constituyan

de 45-65% del valor energético total, con mínimo de 130g de carbohidratos por día. El foco del consumo

de carbohidratos es más en la cantidad y no en la cualidad del mismo – se reconoce el beneficio adicional

del índice glicémico en el control glicémico, pero no se justifica su utilización como estrategia primaria

para la diabetes mellitus. Los lípidos pueden constituir de 25-35% del valor energético total, con límite de

7% en las grasas saturadas,


118 RNC (2010) N-E

4- Manual oficial de contagem de carboidratos/ Sociedade Brasileira de Diabetes, 2003 (www.sbd.org.br)

5- Delebauty, LM et al. DCCT, Diabetes Care, 1993. 16:1458

CONTROVERSIAS EN EL DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME METABÓLICO

Dr. Fernando Carrasco Naranjo (Chile)

Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina. Universidad de Chile. fcarrasc@gmail.com

El objetivo de la presentación es discutir las dificultades y controversias que presenta el diagnóstico del síndrome

metabólico (SM). El síndrome de resistencia insulínica ha sido conocido tradicionalmente como síndrome

“X”, síndrome plurimetabólico o síndrome de Reaven, por el rol patogénico de la disminución en la

sensibilidad a la insulina en la manifestación de enfermedades como obesidad, dislipidemias, diabetes tipo 2

e hipertensión arterial. En 1998 la OMS propuso el término “Síndrome Metabólico” para definir la asociación

de estas enfermedades como factores de riesgo cardiovascular elevado. Estudios prospectivos poblacionales

muestran que el síndrome metabólico incrementa en cerca de 2 veces el riesgo de eventos por enfermedad

vascular aterosclerótica. En población no diabética, su presencia implica alrededor de 5 veces mayor

riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Hasta el 2005 varias definiciones fueron propuestas por distintos grupos:

OMS (1998), OMS revisada (1999), Grupo Europeo para el estudio de la Resistencia Insulínica (EGIR-

1999), Programa Nacional de Educación del Colesterol de Estados Unidos (NCEP – ATP III 2001), y de la

Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE- 2003). En Abril de 2005 la Federación

Internacional de Diabetes planteó una nueva definición de SM, sin fundamentar los cambios en nuevos hallazgos

epidemiológicos o clínicos. En esta aparente “nueva” definición, sólo se redefinió puntos de corte utilizando

los mismos parámetros del ATP III, pero colocando a la obesidad abdominal como un requisito fundamental.

De esta forma, se redujeron los puntos de corte de la glicemia de ayunas, según recomendaciones

ya publicadas, y de cintura a menos de 80 cm. en mujeres y 94 cm. en hombres. Estos valores de cintura

fueron definidos por la OMS en 1997 como niveles de aumento de riesgo de enfermedades metabólicas,

basándose en estudios que mostraban concordancia de dichos puntos de corte con un IMC de 25 Kg./m2.

Con la definición de la IDF la prevalencia de SM se elevaba en forma importante en la mayoría de los países.

La definición de la IDF destacaba el rol de la obesidad abdominal por lo que entre los sujetos identificados

una mayor proporción erán obesos. En cambio ATP III da importancia a todos sus factores por igual y

detecta a más sujetos con dislipidemia. Recientemente un consenso de varias organizaciones líderes acordó

mantener los criterios de la ATP III actualizada en 2005, considerando la presencia de síndrome metabólico

con al menos 3 de cinco criterios, ninguno siendo imprescindible, aunque dejando a criterio de las distintas

regiones el punto de corte de cintura, de acuerdo a las características raciales de cada población. En la práctica,

identificar a un sujeto como portador de SM puede presentar dificultades considerando que varios

parámetros muestran gran variabilidad intra-individual (ej. triglicéridos, glicemia de ayunas, presión arterial).

Por otro lado, las recomendaciones para medir la circunferencia de cintura difieren entre distintos organismos,

y en la práctica clínica se puede observar variabilidad inter-observador en las mediciones, dependiente

de la experiencia del evaluador. De tal forma un mismo sujeto puede ser identificado como portador o no de

SM dependiendo del momento y circunstancias de la evaluación. Diagnosticar a un paciente como portador

de SM podría servir para definir su riesgo cardiovascular y su riesgo metabólico (diabetes tipo 2), además de

servir de orientación para su tratamiento. En primer lugar, es al menos discutible definir el nivel de riesgo de

un sujeto usando variables dicotómicas, siendo que la relación de estas con el riesgo cardiovascular es continua.

Respecto del riesgo de diabetes, este estará claramente aumentado cuando se presente un valor elevado

en la glicemia de ayunas, y de tal forma puede haber pacientes con SM con bajo, mediano y alto riesgo de

diabetes tipo 2. De igual forma puede observarse pacientes con SM con y sin resistencia insulínica, siendo el

valor predictivo del síndrome para detectar resistencia insulínica de un 50 a un 78%.

Referencias:

• International Diabetes Federation: The IDF Consensus worldwide definition of the metabolic syndrome (article online). En: www.idf.org.


RNC (2010) N-E

119

• Grundy SM, Cleeman JI, Daniels SR, Donato KA, Eckel RH, Franklin BA, Gordon DJ, Krauss RM, Savage PJ, Smith SC, Spertus

JA, Costa F. Diagnosis and Management of the Metabolic Syndrome: An American Heart Association/National Heart, Lung, and

Blood Institute Scientific Statement. Circulation 2005; 112 (17): 2735 – 2752.

• Harmonizing the Metabolic Syndrome: A Joint Interim Statement of the International Diabetes Federation Task Force on

Epidemiology and Prevention; National Heart, Lung, and Blood Institute; American Heart Association; World Heart Federation;

International Atherosclerosis Society; and International Association for the Study of Obesity. Alberti KG, Eckel RH, Grundy SM,

Zimmet PZ, Cleeman JI, Donato KA, Fruchart JC, James WPT, Loria CM, Smith SC. Circulation 2009;120:1640-1645.

• Qiao Q, Gao W, Zhang L, Nyamdorj R, Tuomilehto J. Metabolic syndrome and cardiovascular disease. Ann Clin Biochem

2007;44:232–63.

MANEJO NUTRICIONAL DE LÃS DISLIPIDEMIAS SEGÚN LA AMERICAN HEART ASSOCIATION (AHA)

Nut. Luciana Zuolo Coppini (Brasil)

luzuolo@hotmail.com

Objetivos: Apresentar os objetivos do Guideline Dietético da American Heart Association (AHA) e as

recomendações nutricionais para a prevenção das dislipidemias, doenças cardiovasculares e para reduzir os

risco de outras doenças crônicas, como diabetes tipo 2, osteoporose, e alguns de câncer.

Conteúdo: Dislipidemias são alterações metabólicas lipídicas decorrentes de distúrbios em qualquer fase do

metabolismo lipídico, que repercutem nos níveis séricos das lipoproteínas As diretrizes da AHA são importantes

para tratar e prevenir as dislipidemias e doença cardiovascular, através de mudanças no estilo de vida

e modificações dietéticas, de acordo com a AHA e NCEP (National Cholesterol Education Program Adult

Treatment Panel III 2001) um programa de diagnóstico, avaliação e tratamento do nível de colesterol em adultos.

Para atingir e manter as metas que AHA propõe é necessário: mudar para hábitos alimentares saudáveis

e mantê-los; atingir o peso corpóreo saudável e mantê-lo; alcançar e manter níveis desejáveis de colesterol e

das lipoproteínas e manter a pressão arterial sistêmicas nos níveis ideais. O conteúdo total de gordura não

deve ultrapassar de 30% do VCT. Os conteúdos alimentares de gorduras saturadas e de colesterol influenciam

diferentemente os níveis lipídicos plasmáticos, em especial a colesterolemia. Na hipertrigliceridemia

secundária à obesidade ou diabete, recomenda-se, respectivamente, dieta hipocalórica, adequação do consumo

de carboidratos e gordura, controle da hiperglicemia, além da restrição total do consumo de álcool. As

dietas ricas em gordura monoinsaturada e baixas em gordura saturada podem ser melhores que as dietas com

baixa gordura total, principalmente em indivíduos com dislipidemia aterogênica. Também pode prevenir ou

atenuar a diminuição do HDL-colesterol e o aumento dos triglicerídeos, muitas das vezes gerados por dietas

ricas em carboidrato e pobres em gordura total.

Referências:

1- NHLBI Obesity Education Initiative Panel on the Identification, Evaluation, and Treatment of Overweight and Obesity in Adults.

NIH Publication. 1998; 98-4083.

2- AHA, ACC; National Heart, Lung, and Blood Institute. AHA/ACC guidelines for secondary prevention for patients with coronary

and other atherosclerotic vascular disease: 2006 update endorsed by the National Heart, Lung, and Blood Institute. J Am Coll

Cardiol 2006; 47: 2130-9.

3- Executive Summary of The Third Report of The National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection,

Evaluation, And Treatment of High Blood Cholesterol In Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA 2001;285: 2486-97

TÉCNICAS DE CIRUGÍA BARIÁTRICA: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Dr. Javier Moya Rodríguez (Costa Rica)

Terapia Intensiva y Nutrición Clínica. Jefe de Unidad de Soporte Nutricional Hospital San Juan de Dios. San

José. Costa Rica.


120 RNC (2010) N-E

Dr Guillermo Suárez Castro (Costa Rica)

Cirugia Laparoscópica y Cirugía Bariátrica. Departamento de Cirugía Hospital CIMA. San José. Costa Rica.

Objetivos: Presentar la evolución histórica del manejo quirúrgico de la obesidad desde su inicio hasta sus

implicaciones en la resolución o mejora de las complicaciones metabólicas asociadas a obesidad. Describir las

técnicas actualmente aceptadas en cirugía bariátrica , sus ventajas, desventajas y efectividad. Indicar las complicaciones

quirúrgicas, metabólicas y nutricionales más frecuentes y hacer énfasis en la escogencia del

paciente y del procedimiento individualizado.

Presentación:El aumento de la obesidad mórbida en América Latina es alarmante pudiendo estimarse tan alta

como un 7 % la población adulta. El manejo usual de este problema ha sido cambios dietéticos, programas

de ejercicio y terapia conductual. La práctica nos dice que solo una minoría de pacientes altamente motivados

logra una reducción sostenida de peso. Desde la década de los 40-50 y con la observación de que los

pacientes sometidos a gastrectomías perdían peso; se iniciaron los abordes quirúrgicos para la obesidad.

El Dr Edward E. Mason de la Universidad de Iowa realizó con éxito el primer by pass gástrico el 10 de mayo

de 1966. La paciente perdió 60 libras en 6 meses y fue reportada junto con otros 7 pacientes en diciembre de

1967. Un metaanálisis sistemático del Dr Henry Buchwald et al de la Universidad de Minnesota publicado

en el 2004 sumariza 136 estudios en cirugía bariátrica con un total de 22.094 operados entre 1990-2003. El

promedio de pérdida de peso fue de 61.2 % de exceso de peso, mortalidad operatoria en 30 días de menos

de 1 % y resolución de comorbilidades como la diabetes (61.7%), hiperlipidemia (70 % ), hipertensión (61.7

% ), apnea de sueño (85.7%). La mayor pérdida de exceso de peso (70.1 %) y resolución de diabetes (97.9%).

Estos resultados se han seguido repitiendo en las diversas series reportadas hasta la fecha. En marzo del 2009

el mismo grupo del Dr Buchwald reportó resolución total de la diabetes para el by pass gástrico de 70.9 %.

Dr Lars Sjöstrom y su grupo analizó prospectivamente el seguimiento de pacientes por 10.9 años en dos

cohortes. 2010 pacientes tuvieron cirugía bariátrica y 2037 pacientes tratamiento convencional. El grupo

quirúrgico tuvo una pérdida mayor y sostenida de peso (32 % para by pass gástrico, 25 % para gastroplastía

vertical, 20 % bandas gástrica) comparado con 2 % en el grupo control. Además hubo más muertes en el

grupo control que en el operado. Los procedimientos bariátricos combinan acciones restrictivas al volumen

de alimentos que puede ser consumido, un acortamiento del área de absorción de alimentos con o sin exposición

a jugos digestivos y enzimas y finalmente un canal común en que comida y jugos digestivos se unen.

Dependiendo de estas combinaciones se producen los diversos grados de limitación alimentaria, malabsorción,

complicaciones metabólicas y nutricionales y efectos en el peso a largo plazo. Asi mismo se van a alterar

hormonas reguladores del apetito y saciedad como la grelina y los péptidos PYY y GLP1.

Las indicaciones aceptadas para la cirugía bariátrica por la ASPEN son : IMC mayor de 40 Kg/m2, IMC

mayor de 35 Kg/m2 con comorbilidades y falla para controlar el peso con los recursos médicos y un programa

dietético supervisado.Las cirugías bariátricas aceptadas en la actualidad son:

A. Restrictivas. Banda gástrica ajustable; manga gástrica.

B. Malabsortivas: By pass gástrico con Y de Roux; Derivación biliopancreática con swicth duodenal con o sin anillo.

Los procedimientos malabsortivos tienen un componente restrictivo asociado. No existe la cirugía bariátrica

ideal y no todos los cirujanos bariátricos hace todo tipo de cirugías bariátricas. Para tomar la decisión de la

técnica ideal se debe considerar idoneidad, certificación, control de calidad y capacidad de seguimiento

postquirúrgico y a largo plazo, adecuado y multidisciplinario. Los procedimientos laparoscópicos tienen un

mejor resultado que los de abdomen abierto.

Banda gástrica ajustable. Efectividad 50 % exceso peso

Técnica: colocación de una banda ajustable en el tercio superior de estómago, La banda puede ser ajustada

desde el exterior y puede ser removida. Ventajas: técnicamente simple, baja morbilidad, no requiere anastomosis

intestinales, no hay malaabsorción y es removible. Desventajas: Es un cuerpo extraño con una incidencia

de falla de 15 - 30 %. Puede inducir malos hábitos alimentarios pues las personas pueden incluso subir


RNC (2010) N-E

121

de peso tomando líquidos hipercalóricos. Puede producir RGE, erosión gástrica y deslizamiento del estómago

hacia arriba o debajo de la banda.

By pass gástrico Cony De Roux. Pérdida exceso peso mayor 70 %

Técnica: Gastrectomía superior vertical con formación de una pequeña bolsa de receptáculo. Exclusión de

estómago, anastomosis gastroyeyunal con o sin colocación de un anillo y anastomosis yeyunoyeyunal en

forma de Y para incorporar las secresiones biliares y pancreáticas al tracto digestivo. Ventajas: Se emplea desde

1967. Induce pérdida sostenida de peso y mejora o resuelve comorbilidades importantes como diabetes,

hipertensión y dislipidemia. Genera síndrome de vaciamiento gástrico sobre todo con comidas dulces. Resuelve

el RGE. Desventajas: Requiere un cirujano diestro. Conlleva anastomosis intestinales y por tanto riesgo

de fugas. No deja un acceso fácil al estómago remanente. Grados variables de carencia de hierro (20-40%),

vitamina B12 (30-70%), calcio (15-45%), vitamina A, K,D (60%), macro y micronutrientes. Puede producirse

ulceración de márgenes. Se han reportado casos de herniación intestinal interna y desarrollo de barro biliar.

Derivación biliopancreatica DBP con switch duodenal. Pérdida exceso peso mayor 70 %

Técnica: Se crea una manga gástrica, se remueve el estómago no utilizable, se realiza una duodenoileostomía

y se construye una ileolieostomía con un asa larga. Ventajas: El paciente puede comer porciones un poco mayores.

No hay úlceras. Desventajas: Gran complejidad técnica. Mayor malaabsorción de nutrientes, vitaminas

y micronutrientes.

Manga gástrica. Pérdida de exceso de peso 46-70 %

Técnica: resección longitudinal del fondo, cuerpo y antro estomacal dejando un conducto gástrico en la curvatura

menor. Ventajas: Simple y rápida. Baja morbilidad y nula mortalidad. No requiere anastomosis intestinales.

Induce un vaciamiento rápido y cambios en la secresión de grelina. Desventajas: Puede requerir un

segundo tiempo operatorio lo que ha sido visto como una ventaja en pacientes muy muy obesos o con riesgo

cardiovascular que requieren un aborde más bien escalonado. Es una técnica que apenas está generando estudios

de seguimiento a 5 años.

Conclusiones: Hoy la cirugía bariátrica se considera el método más efectivo para lograr una pérdida considerable

y sostenida de peso en las personas con obesidad mórbida. Al presente no hay en perspectiva ninguna

droga o procedimiento con un potencial tan efectivo para controlar la obesidad mórbida. Representa un

cambio radical en la vida de los pacientes y como tal debe manejarse. El acto quirúrgico es sólo el inicio de

un proceso de seguimiento a largo plazo que requiere de un equipo multidisciplinario capacitado y motivado.

Nuevas técnicas futuras requieren valoración crítica y científica tales como las resecciones de segmentos

intestinales y las derivaciones biliopancreáticas con asas cortas.

Bibliografía

1- E. Manson. Gastric bypass in obesity. Surgical Clinics of N Am.1967 Vol 47(6): 1135-1345.

2- Leslie, D. Bariatric Surgery Primer or the Internist. Med Clin N Am 91 (2007):353-381

3- Buchwald, H. Bariatric Surgery. A systematic Review. JAMA Oct 13 , 2004 Vol 292,No 14 : 1724-1736

4- Sjöstrom, L. Effects of Bariatric Surgery on Mortality in Swedish Obese Subjects. N Eng J Med .Aug 2007. 357: 8: 741-751.

5- Maagard, M. Metaanalisis Surgical Treatment of obesity. Ann Int Med 2005:142(7) 547-59.

6- S. Malinowski. Complications of Nutritional and Metabolic Complications of Bariatric Surgery. Am J. Med Sciences 2006;

331(4):219-225.

7- Rollinson,D. Obesity. Nutritional Core Curriculum. ASPEN. 2007. 709-721.

8- ASMBS. Updated position statement on Sleeve Gastrectomy. Surg Obesity Relat Dis 6 (2010) 1-5.

MECANISMOS DE HAMBRE Y SACIEDAD POSTERIOR A LA CIRUGÍA BARIÁTRICA

Dra. Morella Vargas de Velázquez (Venezuela)

chj2401@hotmail.com


122 RNC (2010) N-E

Objetivos:

1.- Describir el término apetito y los factores que lo afectan

2.- Describir los factores involucrados en los mecanismos de hambre y saciedad

3.- Describir los mecanismos de hambre y saciedad posterior al Bypass Gástrico en Y de Roux

Desarrollo: La llegada del alimento al aparato digestivo genera una serie de señales neuronales (axis cerebrointestino),

hormonales (del tracto gastrointestinal y del tejido adiposo) y metabólicos (señales moleculares y

gasto energético) que convergen y se integran a nivel del hipotálamo y se van a manifestar dependiendo del

tipo de efecto, en hambre o saciedad. El término apetito engloba tres conceptos fundamentales:

- Hambre: sensación fisiológica o psicológica que induce a comer.

- Satisfacción: sensación de plenitud que obliga a dejar de comer y limita la ingesta.

- Saciedad: sensación de satisfacción que se mantiene en el tiempo hasta que aparece el hambre, y es quien

regula la frecuencia de las comidas.

Existen factores que afectan el apetito:

- Componentes de los mismos alimentos: composición, cantidad, tipo de macronutriente contenido en la

dieta, así como, la densidad energética.

- Propiedades no nutritivas de los alimentos: palatabilidad, propiedades sensoriales, tamaño de las porciones

y frecuencia de las comidas.

- Gastrointestinales: mezclado, molienda, vaciamiento gástrico, densidad calórica y osmolaridad del bolo alimenticio.

Desde el punto de vista fisiológico, muchas han sido las teorías descritas para explicar los mecanismos del

hambre:- Teoría de la contracción gástrica, Teoría glucostática de Maye, Teoría de la insulina, Teoría lipostática

de Kennedy y Teoría de la producción de calor.

Pero hoy en día, lo que se acepta es que el mecanismo del hambre se desencadena por la integración de diversos

factores y no por teorías aisladas. Factores como:

- Metabólicos: nivel de glicemia e insulina; índice metabólico dictaminado por la axidación de los carbohidratos.

- Neurosensoriales: receptores sensitivos que nos comunican con el medio ambiente que permiten la selección

y consumo de alimento ( sentidos, pares craneales y patalabilidad)

- Gastrointestinales: contracción rítmica gástrica.

Con respecto a la saciedad, además de los factores metabólicos señalados para el hambre, están las señales

gastrointestinales postprandiales generadas por receptores como:

- Sensitivos: localizados en orofaringe, gástrico e intestinal que limitan el tamaño de las porciones.

- Mecánicos: que a través de la distención o estiramiento gástrico e intestinal generan potenciales de acción.

- Químicos: generados por la cantidad de aminoácidos, monosacáridos y ácidos grasos que contactan con la

mucosa intestinal.

- Concentración de nutrientes: a través de receptores en hígado y vena pota.

En la actualidad se sabe, que en el Bypass Gástrico en Y de Roux, más que el carácter restrictivo y malabsortivo

(que son importantes para la pérdida de peso a corto plazo), el sustrato fisiológico para obtener resultados

terapéuticos a largo plazo se desencadena por los mecanismos de hambre y saciedad posterior a este

procedimiento quirúrgico. La disminución en la producción de grelina a nivel gástrico; el vaciamiento gástrico

influenciado por la densidad energética del bolo alimenticio, tamaño de las partículas y consistencia del

alimento ingerido; liberación de péptidos a nivel intestinal (PYY, GLP-1,GLP-2, Oxintomodulinas, Apo A-IV

etc); las señales de adiposidad (leptina, adiponectina, resistina, interleukinas) y hormonales (insulina); señales

neuronales de tipo periféricas (nervio vago y espinales) y centrales (hipotálamo), así como las señales moleculares

centrales (péptidos, hormonas y monoaminas) son las encargadas de regular en sí el apetito en sus

modalidades: hambre o saciedad.

Conclusión: Muchos son los factores que intervienen en el proceso normal del apetito, por tanto el conocerlos,

identificarlos y manejarlos, nos permitirá en el futuro diseñar procedimientos quirúrgicos y protoco-


RNC (2010) N-E

123

los nutricionales adecuados, que proporcionen resultados terapéuticos óptimos en cuanto a salud y calidad de

vida a corto y largo plazo, en aquellos pacientes sometidos a cirugía bariátrica.

Bibliografía

1- González ME, Ambrosio KG, Sánchez S. Regulación neuroendocrina del hambre, la saciedad y mantenimiento del balance

energético. Investigación en salud 2006;3(3):191-200

2- Le Roux CW, Welbourn R, Werling M, Osborne A, Kokkinos A, Laurenius A, Lönroth H, Fändriks L, Ghatei MA, Bloom SR,

Olbers T. Gut hormones as mediators of appetite and weight loss after Roux-en-Y gastric bypass. Ann Surg 2007; 246(5):780-5.

3- Neary NA, Goldstone AP, Bloom SR. Appetite Regulation: From the Gut to the Hypothalamus. Clin Endocrinol 2004;60(2):153-160.

4- Vincent RP, Le Roux CW. Changes in Gut Hormones After Bariatric Surgery. Clin Endocrinol 2008;69(2):173-179

5- Cummings DE, Overduin J. Gastrointestinal regulation of food intake. J Clin Invest 2007; 117:13-23.

6- Wren AM, Bloom SR. Gut Hormones and Appetite Control. Gastroenterology 2007;132(6):2116-2130.

EVALUACIÓN NUTRICIONAL DEL PACIENTE COM CIRURGÍA BARIÁTRICA

Nut. Luciana Zuolo Coppini (Brasil)

luzuolo@hotmail.com

Objetivos: Demonstrar os principais métodos de avaliação nutricional para o paciente no pré e pós-operatórios

de cirurgia bariátrica a fim de obter informações adequadas para identificar problemas ligados à

nutrição e adequar as condutas nutricionais.

Conteúdo: Na avaliação nutricional nos períodos pré e pós-operatórios de cirurgia bariátrica deve-se considerar

o paciente como um todo, englobando questões sobre comorbidades, história de peso corpóreo, os valores

laboratoriais, a ingestão alimentar, questões comportamentais, culturais, psicossociais e econômicas. No

perídos A avaliação nutricional no período pós é periódica para poder alcançar o sucesso da cirurgia e minimizar

as complicações nutricionais como as deficiências de micro e macronutrientes ou o reganho de peso

corpóreo. O paciente obeso, já no período pré-operatório apresenta risco nutricional. Existe uma alta

prevalência de deficiência de micronutrientes nesses pacientes e que persistem após a cirurgia. Os pacientes

de cirurgia bariátrica que apresentam maior risco nutricional no pós-operatório são aqueles que não tem

aderência à suplementação de vitaminas, minerais e proteínas; que apresentam vômitos freqüentes (mais que

3x por semana); que perdem peso corpóreo de forma extremamente rápida; os adolescentes; as gestantes e

os que apresentam intolerância a carne vermelha e ao leite.

Os métodos de avaliação nutricional indicados para os pacientes com obesidade são os mesmos indicados em

qualquer outra condição clínica. Entre eles, destacaremos a história dietética, as medidas antropométricas

como a história de ganho e perda de peso corpóreo, índice de massa corpórea (IMC), a avaliação da composição

corpórea com impedância bioelétrica (BIA) e valores bioquímicos.

Conclusões: Nos procedimentos cirúrgicos bariátricos, principalmente os que comprometem a absorção de

nutrientes e/ou ingestão alimentar, poderão ocorrer deficiências importantes de micro e macronutrientes. Os

sintomas dessas deficiências nem sempre são diagnosticados precocemente com exame físico, os sintomas e a

a confirmação deverá ser realizada com os valores laboratoriais.

Referências:

1- AACE/TOS/ASMBS Guidelines– Bariatric Surgery Guidelines, Endoc Prac. Surgery for Obesity and Related Diseases 4. 2008; S109-S184.

2- Zigler O, Sirveaux MA, Brunaud L, et al. Medical follow up after bariatric surgery: nutritional and drug issues general recommendations

for prevention and treatment of nutritional deficiencies. Diabetes Metabolism, 2009:544-557.

3- Flancbaum L, Belsley S, Drake V, Colarusso T, Tayler E. Preoperative nutritional status of patients undergoing roux-en-Y gastric

bypass for morbid obesity. J Gastrointest Surg. 2006; 10:1033-7.

4- Tucker ON, Szomstein S, Rosenthal RJ. Nutritional consequences of weight-loss surgery. Med Clin North Am. 2007; 91:499–514.


124 RNC (2010) N-E

ABORDAJE NUTRICIONAL PRÉ-QUIRÚRGICO DE CIRURGÍA BARIÁTRICA

Nut. Luciana Zuolo Coppini (Brasil)

luzuolo@hotmail.com

Objetivos:

1. Demonstrar a importância da avaliação e orientação nutricional no período pré-operatório de cirurgia bariátrica.

2. Enfatizar as orientações nutricionais no período pré-operatório de cirurgia bariátrica.

3. Iniciar o processo de reeducação nutricional.

Conteúdo:O paciente portador de obesidade grau II e grau III, que serão submetidos a cirurgia bariátrica deverão

ter conhecimentos sobre as modificações dietéticas que acontecerão no pós-operatório precoce e tardio.

No período pré-operatório recomenda-se realizar uma avaliação nutricional com medidas antropométricas de

peso corpóreo, determinação do tipo e grau de obesidade a fim de detectar e corrigir deficiências de macro e

micronutrientes. A anamnese clínica e nutricional deve incluir questões sobre: anamnese da obesidade, tipos

de tratamento, antecedentes familiares, estilo de vida (atividade física), comorbidades e conhecimentos sobre

a cirurgia e aspectos nutricionais. No período pré-operatório é muito importante diagnosticar os pacientes

que apresentam compulsão alimentar e/ou distúrbios de comportamentos associados com quadro depressivo

e hábitos alimentares noturnos, isto pode ter uma influência positiva para o reganho de peso pós-operatório.

Promover a perda de peso pré-operatória, principalmente com redução da gordura abdominal pode ser benéfica

para os pacientes que realizarão a cirurgia por videolaparoscopia.

Conclusões: A abordagem nutricional no período pré-operatório de cirurgia bariátrica é fundamental para

preparar o paciente sobre as modificações nutricionais que acontecerão no pós-operatório e para a prevenção

de complicações nutricionais.

Referências:

1- Buchwald H., WILLIANS SE. Bariatric surgery worldwide. Obesity surg. 14:1157-64, 2004.

2- Busseto, L.; Valente P.; Pisen, C.; Segato, G.; Marchi, F.; Favretti, F.;et al. Eating Pattern in the first year following Adjustable

Silicone Gastric Banding (ASGB) for Morbid Obesity. International Journal Ob. Obesity, n.20, p.539-546, 2005.

3- Mechanick JI, Kushner RF, Sugerman HJ, Gonzalez-Campoy JM, Collazo-Clavell ML, Guven S, et al. Summary of the recommendations

of the American Association of Clinical Endocrinologists, the Obesity Society, and American Society for Metabolic &

Bariatric Surgery medical guidelines for clinical practice for the perioperative nutritional, metabolic, and nonsurgical support of the

bariatric surgery patient. Endocr Pract. 2008; 14: 318-36.

4- Kruseman M, Lemgruber A, et al. Dietary, weight and psychological changes among patients with obesity, 8 years after gastric

bypass. ADA 2010.

5- GASTEYGER C, SUTER M, GAILLARD CR, GIUSTI V. Nutritional deficiences after Roux-en-Y gastric bypass for morbid obesity

often cannot be prevented by standard multivitamin supplementation. Am J Nutr, 87; 1236-33, 2008.

ABORDAJE NUTRICIONAL POST-QUIRÚRGICO DE CIRUGÍA BARIÁTRICA.

Nut. Luciana Zuolo Coppini (Brasil)

luzuolo@hotmail.com

Objetivos:

1. Demonstrar a importância e o acompanhamento nutricional.

2. Enumerar as fases da evolução nutricional pós-operatória.

3. Relatar as principais deficiências de micro e macro nutrientes.

Conteúdo: O paciente portador de obesidade grau II e grau III, que serão submetidos a gastroplastia deverão

ter conhecimentos sobre as modificações dietéticas que acontecerão no pós-operatório precoce e tardio.


RNC (2010) N-E

125

Como a capacidade gástrica está reduzida na gastroplastia com derivação em Y-de-Roux, em aproximadamente

de 20 ml a 30 ml e nas derivações bilio-pancreáticas em 350 ml as dietas hipocalóricas são uma rotina.

A ingestão de alimentos inicia-se após período de 12 a 24 horas pós-operatório, com líquidos em

pequenos goles e fracionados. A alimentação no período pós-operatório pode ser dividida em até quatro fases.

A suplementação de vitaminas, minerais e proteínas são necessárias imediatamente após a cirurgia, para prevenir

as deficiências nutricionais mais freqüentes como: anemia (deficiência de ferro, vitamina B12 e ácido

fólico) e desnutrição protéica.

Conclusões: A compreensão de o novo comportamento alimentar após a cirurgia bariátrica deve iniciar no

período pré-operatório. O processo de adaptação a nova situação pelos pacientes ocorre de maneira individualizada,

gradativa e cada paciente tem diferentes graus de intolerâncias.

Referências:

1- COPPINI LZ, BERTEVELLO PL, WAITZBERG DL, GAMA-RODRIGUES J: Changes in insulin sensitivity in morbidly obese

patients with or without metabolic syndrome after gastric bypass. Obes Surg. Nov;16(11):1520-5- 2006.

2- GASTEYGER C, SUTER M, GAILLARD CR, GIUSTI V. Nutritional deficiences after Roux-en-Y gastric bypass for morbid obesity

often cannot be prevented by standard multivitamin supplementation. Am J Nutr, 87;1236-33, 2008.

3- Mechanick JI, Kushner RF, Sugerman HJ, Gonzalez-Campoy JM, Collazo-Clavell ML, Guven S, et al. ExecutiveSummary of the

recommendations of the American Association of Clinical Endocrinologists, the Obesity Society, and American Society for

Metabolic & Bariatric Surgery medical guidelines for clinical practice for the perioperative nutritional, metabolic, and nonsurgical

support of the bariatric surgery patient. Endocr Pract. 2008; 14 : 318-36.

4- Nasraway SA Jr, Albert M, Donnelly AM, Ruthazer R, Shikora SA, Saltzman E. Morbid obesity is an independent determinant

of death among surgical critically ill patients. Crit Care Med. 2006; Apr; 34(4):964-70.

5- Shah M, Simha V, Gara A. Long-term impact of bariatric surgery on body weight, comorbidities, and nutritional status. Journal

Clinical Endocrinology Metabolism. 2006;91:4223-4231

SUPLEMENTACIÓN NUTRICIONAL ORAL (SNO)

Dr. Josef Kling G (Colombia)

arakling@hotmail.com

Objetivos:

1- Definir el concepto de suplementación nutricional oral (SNO) y su planteamiento como estrategia de intervención

nutricional en pacientes desnutridos o en riesgo nutricional identificados a través de la aplicación de

herramientas de tamizaje nutricional.

2- Establecer las indicaciones, contraindicaciones, ventajas y desventajas del empleo de fórmulas nutricionales

completas por vía oral.

3- Revisar en el marco de la medicina basada en la evidencia los estudios clínicos que sustentan la utilización

de suplementos nutricionales orales en diferentes situaciones clínicas.

4- Enumerar aspectos prácticos a tener en cuenta en el desarrollo de un protocolo de SNO con el enfoque

del suplemento nutricional oral empleado como medicamento para lograr un tratamiento efectivo y seguro.

Mensajes principales: La conciencia acerca de la importancia de evaluar rutinariamente el estado nutricional

con la aplicación de herramientas de tamizaje nutricional conjuntamente con la demostrada alta tasa de prevalencia

de desnutrición hospitalaria genera un número creciente de pacientes a ser intervenidos nutricionalmente

de manera temprana. Las estrategias de intervención nutricional deben implementarse de manera

secuencial empleando el método menos invasivo posible para satisfacer las necesidades nutricionales del

paciente teniendo en cuenta la patología concomitante. La elección del tipo de tratamiento nutricional es un

proceso dinámico que depende de las circunstancias cambiantes del estado de salud del enfermo durante su

internación. Existe terminología variable para describir la práctica de suministrar nutrientes artificiales por vía

oral a pacientes cuya ingesta alimentaria es insuficiente desde el punto de vista cuantitativo. En el contexto


126 RNC (2010) N-E

de la evidencia clínica que se presenta se define la suplementación nutricional oral como la administración de

fórmulas nutricionales completas con propósitos médicos. Existen estudios con grado variable de evidencia

que sustentan la práctica de la suplementación nutricional oral en diversas circunstancias clínicas como

pacientes quirúrgicos, oncológicos, con enfermedades crónicas y pacientes seniles. Los resultados clínicos

favorables en términos de reducir mortalidad, complicaciones infecciosas, estancia hospitalaria, costos de la

atención médica y mejorar la capacidad funcional son más notorios cuando se usa la SNO de manera selectiva

en pacientes desnutridos, con riesgo nutricional o baja ingesta demostrados. La terapia nutricional oral es

una alternativa no invasiva y segura de intervención nutricional que se indica en pacientes que conservan parcialmente

la capacidad de tolerar la vía oral. El principal reto al implementar la SNO consiste en asegurar el

cubrimiento de los requerimientos nutricionales logrando que el paciente mantenga tanto la ingesta de alimentos

como del suplemento nutricional indicado. Para lograr el éxito de la terapia nutricional oral se debe

seleccionar adecuadamente la fórmula nutricional a emplear teniendo en cuenta densidad calórica, aporte de

nutrientes, palatabilidad y dosificación. La administración supervisada con volúmenes adecuados y en horarios

definidos que no interfieran con la alimentación natural favorece la adherencia al tratamiento. El monitoreo

del paciente, al igual que en otras modalidades de intervención nutricional, es necesario con miras a

evaluar la tolerancia y logro de las metas nutricionales propuestas. Con frecuencia el tiempo necesario para

la recuperación nutricional supera la estancia del enfermo en el hospital para lo cual debe asegurarse la continuidad

del tratamiento de manera ambulatoria.

Conclusiones:

1- La SNO es una herramienta importante dentro de las alternativas terapéuticas nutricionales.

2- La evidencia clínica respalda la utilización de suplementos nutricionales por vía oral en diferentes circunstancias

clínicas.

3- La terapia nutricional por vía oral debe aplicarse de manera selectiva en los pacientes y situaciones clínicas

donde su utilidad está demostrada.

4- Se debe implementar institucionalmente un protocolo donde se definan indicaciones, nutrientes a emplear,

dosificación, procedimiento de administración y monitoreo del paciente con el fin de dar un tratamiento

nutricional efectivo y seguro.

Referencias:

1- Avenell A, Handoll HH. Nutritional supplementation for hip fracture aftercare in older people. Cochrane Database Syst Rev

2006; (4): CDOO 1880.

2- Milne AC, Avenell A. Meta-análisis: Protein and energy supplementation in older people. Ann Intern Med 2006; 144: 37-48.

3- Rabadi MH, Coar PI y col... Intensive nutritional supplements can improve outcomes in stroke rehabilitation. Neurology 2008;

71: 1856-1861.

4- Smedley F, Bowling T y col... Randomized clinical trial of the effects of preoperative and postoperative oral nutritional supplements

on clinical course and cost of care. British Journal of Surgery 2004; 91: 983-990.

5- Valentini Luzia, Schütz Tatjana, Allison Simon, Howard Pat, Pichard Claude y Lochs Herbert. ESPEN guidelines on Enteral

Nutrition. Clinical Nutrition 2006; 25 (2). 177-360.

NUTRIÇÃO E CANCER

Dr. Dan L. Waitzberg (Brasil)

Professor Associado do Departamento de Gastroenterología da Faculdade de Medicina da Universidade de São Paulo

(FMUSP).

Câncer - introdução. Câncer é o termo utilizado para doenças nas quais células anormais de dividem de forma

descontrolada e são capazes de invadir outros tecidos. Células cancerígenas podem se espalhar para outras

partes do corpo através do sangue ou sistema linfático Existem mais de 100 diferentes tipos de câncer.

Estatísticas de Câncer. Em 2005, de um total de 58 milhões de mortes ocorridas no mundo, o câncer foi

responsável por 7,6 milhões, o que representou 13% de todas as mortes. Os principais tipos de câncer com


RNC (2010) N-E

127

maior mortalidade foram: de pulmão (1,3 milhão); de estômago (cerca de 800 mil); de cólon (639 mil); de

fígado (610 mil); e de mama (519 mil). Do total de óbitos por câncer ocorridos em 2005, mais de 70% ocorreram

em países de média ou baixa renda (Organização Mundial de Saúde (WHO), 2006) (2). Estima-se que,

em 2030, o número de casos novos anuais seja da ordem de 12 milhões . No Brasil em 2009, os cânceres de

pulmão e de próstata foram os responsáveis pela 10ª e a 11ª causa de morte entre as mais importantes nos

homens no país, enquanto nas mulheres os tumores da mama e os de pulmão aparecem como a 7ª e a 11ª

causa isolada de morte, entre as mais importantes,. Observa-se entre os homens um crescimento das taxas

ajustadas para câncer de pulmão, próstata e intestino e uma diminuição para o câncer de estômago, que há

25 anos atrás, era a principal causa de morte por câncer entre os homens. Entre as mulheres, observa-se crescimento

das taxas ajustadas para câncer de mama, pulmão e intestino e diminuição para o câncer de estômago,

assim como entre os homens . Esse dado pode ser reflexo da melhora nas condições de conservação dos alimentos.

A mortalidade por câncer do colo do útero permanece estável no período. Destaca-se o crescimento

da mortalidade por câncer de pulmão, hoje em segundo lugar (há 25 anos era a quinta causa de morte). Um

reflexo do aumento do tabagismo entre as mulheres nas últimas décadas. No Brasil, as estimativas para o ano

de 2008 realizadas pelo Instituto Nacional de Câncer - INCA, válidas também para o ano de 2009, apontam

que ocorreriam cerca de 466.730 casos novos de câncer. Os tipos mais incidentes, à exceção do câncer de pele do

tipo não melanoma, seriam os cânceres de próstata e de pulmão, no sexo masculino, e os cânceres de mama

e de colo do útero, no sexo feminino, acompanhando o mesmo perfil da magnitude observada no mundo (3) .

Abordagem terapêutica do paciente com câncer

Alteração do estado nutricional é muito freqüente no paciente oncológico. A desnutrição manifesta-se de

forma universal em todos os tipos de câncer, e sua intensidade varia conforme o tipo e a localização do tumor

maligno Estima-se que entre 25% a 50% dos pacientes com câncer apresentam-se desnutridos no momento

do diagnóstico, sendo que a desnutrição isoladamente é responsável por um quinto das mortes em doentes

com neoplasia maligna. A expressão máxima da desnutrição em câncer é a caquexia. Clinicamente, a caquexia

manifesta-se em decorrência de diferentes condições como alterações da sensibilidade do paladar,

saciedade precoce, anorexia, perda de peso e fraqueza, resultando em atrofia muscular esquelética, miopatia,

perda rápida de tecido gorduroso, atrofia de órgãos viscerais e anemia . O grau e a prevalência da desnutrição

dependem também do tipo e do estágio do tumor, dos órgãos envolvidos, do tipo de terapia antineoplásica

utilizada e da resposta individual do paciente. A desnutrição é mais freqüente em câncer do pâncreas, pulmão

e trato gastrintestinal, embora esteja presente na maioria dos tumores malignos. A desnutrição em câncer está

associada, a maiores índices de morbidade e mortalidade, maior risco de infecção, maior tempo de hospitalização,

piora da qualidade de vida, menor resposta à quimioterapia e radioterapia e maior custo hospitalar. No

Brasil, a incidência de desnutrição em pacientes com câncer e as suas conseqüências foram abordadas em estudo

multicêntrico nacional através do Inquérito Brasileiro de Avaliação Nutricional (IBRANUTRI), realizado

em 4000 pacientes internados pela rede SUS em hospitais de grandes cidades brasileiras que encontrou desnutrição

em 47,6% dos enfermos. Os autores identificaram 794 doentes - 19,9% com câncer nesta casuística. A

incidência de desnutrição entre os pacientes com câncer foi maior que entre os internados por outras doenças

[desnutridos com câncer (66,9%) versus desnutridos sem câncer (40,7%), p< 0,01] . No mesmo estudo observou-se

que a intensidade da desnutrição grave nos pacientes com câncer foi duas vezes maior que naqueles

sem câncer. As conseqüências da desnutrição em câncer são as mesmas que para pacientes sem câncer, no

entanto, como particularidade, a desnutrição em câncer pode prejudicar o resultado de medidas terapêuticas

como cirurgia, radio e quimioterapia. Com o objetivo de prevenir o desenvolvimento da caquexia do câncer,

a terapia nutricional é freqüentemente instituída, principalmente durante o pré, pós ou perioperatório e

períodos de terapia antineoplásica agressiva. No entanto, a terapia nutricional, muitas vezes, não consegue

restabelecer o processo de perda tecidual nem tão pouco o equilíbrio energético do organismo de pacientes

com caquexia devido às alterações no metabolismo de nutrientes derivados do próprio tumor. É de interesse

identificar, começando com a avaliação nutricional, quais doentes podem se beneficiar com a terapia nutricional

e quais necessitam de abordagem especializada com modulação nutricional metabólica.

Triagem e Avaliação Nutricional: O objetivo da triagem e avaliação nutricional é identificar os pacientes que


128 RNC (2010) N-E

podem se beneficiar do aconselhamento e intervenção dietética, bem como determinar a gravidade e a(s)

causa(s) da desnutrição. Além disso, identificar os pacientes com risco de complicações relacionadas à

quimioterapia, radioterapia e/ou cirurgia e avaliar a eficácia da terapia nutricional. A avaliação nutricional

deve ser realizada freqüentemente, e a intervenção nutricional iniciada tão logo os déficits nutricionais sejam

detectados. As variáveis e indicadores nutricionais usados devem ter sensibilidade e especificidade para

reavaliar o estado nutricional durante a doença a partir do diagnóstico até a remissão ou cura, após intervenção

terapêutica específica. Assim, a avaliação nutricional deve ser combinada com a cuidadosa avaliação

da capacidade funcional e qualidade de vida de modo que a intervenção nutricional seja corretamente adaptada

para atingir as necessidades individuais dos pacientes (25). Triagem e avaliação nutricional devem fazer

parte da avaliação inicial global do paciente com câncer. Os questionários clínicos subjetivos são não-invasivos,

de baixo-custo e podem ser facilmente feitos em curto espaço de tempo, com o benefício de identificar

pacientes que estão desnutridos ou em risco de desnutrir. Ferramentas clínicas têm sido propostas para realizar

a triagem nutricional de pacientes que necessitam de simples assistência daqueles que necessitam de terapia

nutricional imediata mais específica. A avaliação nutricional subjetiva global (ANSG) é um instrumento freqüentemente

utilizado para avaliar o estado nutricional de pacientes hospitalizados. Trata-se de um método

clínico, desenvolvido por DETSKY e colaboradores (1987), capaz de avaliar o risco nutricional e identificar

pacientes que necessitam de terapia nutricional mais específica. Devido ao freqüente quadro de desnutrição

apresentado em pacientes oncológicos, Ottery e colaboradores (1996), adaptaram a avaliação subjetiva global

para ser aplicada especificamente em pacientes com câncer, com o nome de Avaliação Subjetiva Global do

Estado Nutricional Produzida Pelo Paciente - ASG-PPP. A triagem de risco nutricional (NRS 2002) é um questionário

válido para pacientes adultos hospitalizados sob diferentes condições, como cirúrgicos, clínicos,

ortopédicos, câncer, etc., composto de itens que envolvem a rápida avaliação da perda de peso, índice de

massa corporal (IMC), apetite, habilidade na ingestão e absorção de nutrientes. Após essa primeira parte da

avaliação nutricional, os pacientes devem ser submetidos à completa avaliação do seu estado nutricional utilizando

métodos objetivos com a obtenção de dados antropométricos, composição corpórea e bioquímicos.

Entre as medidas antropométricas mais utilizadas na prática clínica para avaliação do estado nutricional dos

pacientes oncológicos podemos obter dados do peso corpóreo, estatura, índice de massa corporal, espessura

de dobras cutâneas, circunferência do braço e área muscular do braço. O peso corpóreo tem importante valor

clínico na avaliação do estado nutricional do paciente oncológico. Perda de peso maior que 10% pode estar

presente em até 45% dos pacientes adultos hospitalizados com câncer.A porcentagem de perda do peso (%

PP), obtida a partir da fórmula: % PP = [(peso atual – peso habitual) ∏ peso habitual x 100] pode ser classificada

em perda ponderal moderada ou grave, considerando-se o tempo e a quantidade de peso perdida. No

período de um a seis meses, a perda de peso involuntária entre 5% e 10% do peso habitual, sugere risco nutricional

e tem relação direta com o mau prognóstico dos pacientes com câncer, devendo esse risco ser identificado

o mais precocemente possível. A avaliação da composição corporal de pacientes com câncer pode ser

realizada por meio da obtenção de dobras cutâneas e utilização de impedância bioelétrica. A somatória das

dobras cutâneas do tríceps, bíceps e subescapular permitem estimar a adequação da gordura corpórea. A circunferência

do braço (CB) é muito utilizada, pois sua combinação com a prega cutânea do tríceps (PCT) permite,

através da aplicação de fórmulas, calcular a circunferência muscular do braço (CMB) e a área muscular

do braço (AMB) utilizadas para verificar alteração na reserva muscular. Mudanças hidroeletrolíticas, desidratação

ou hiperidratação, podem alterar a água contida nos compartimentos corporais, dificultando a interpretação

dos resultados obtidos pela impedância bioelétrica, assim como extremos de idade, ingestão de cafeína e uso

de diuréticos comprometem a precisão dos resultados. A utilização da BIA para a avaliação nutricional de

pacientes com câncer demonstra sensibilidade na identificação de desnutrição com alteração no conteúdo de

massa extracelular e intracelular, mesmo quando os índices antropométricos ainda se encontram dentro dos

parâmetros da normalidade. Estudos recentes têm investigado o papel do ângulo de fase como possível marcador

de saúde em diversas condições de doença, inclusive em pacientes com câncer de pulmão e pâncreas,

insuficiência renal, queimados e crianças desnutridas. Os exames bioquímicos são utilizados para detectar

deficiências subclínicas e devem fazer parte da avaliação nutricional com o intuito de confirmar o diagnóstico

nutricional do paciente com câncer. Albumina, pré-albumina, transferrina e proteína carreadora de retinol


RNC (2010) N-E

129

são proteínas plasmáticas importantes utilizadas como indicadores do estado nutricional; porém, várias

condições clínicas encontradas em pacientes oncológicos, como desidratação, hiperidratação, síndrome nefrótica

e insuficiência hepática podem interferir na interpretação dos resultados. A avaliação da função imunológica

pode ser realizada a partir da contagem total de linfócitos (CTL) ou linfocitometria que indica as reservas

imunológicas momentâneas e as condições do mecanismo de defesa celular do organismo. Valores encontrados

entre 1200 a 2000/mm3 são considerados depleção leve, entre 800 a 1199 considera-se depleção moderada

e valores menores que 800 indica depleção grave. A avaliação da degradação e síntese protéica pode ser

realizada a partir do cálculo do balanço nitrogenado. Por meio dessa determinação, identifica-se a presença do

estresse fisiológico e torna-se possível monitorar a eficácia da terapia nutricional. O balanço nitrogenado é calculado

pela diferença entre o nitrogênio ingerido (ingestão de proteína por via oral, nutrição enteral ou parenteral)

e o nitrogênio excretado (perda de nitrogênio urinário, fecal, e por outras vias como suor, pele, unhas,

etc.). A maior excreção nitrogenada reflete ingestão alimentar deficiente com catabolismo protéico para a promoção

da neoglicogênese. Quando o fornecimento de nitrogênio é suficiente para suprir as perdas, obtém-se

o balanço nitrogenado positivo. Se, ao contrário, as perdas superam a oferta, verifica-se balanço negativo.

Necessidades nutricionais: A estimativa do gasto energético é uma importante ferramenta para nortear a terapia

nutricional do paciente oncológico e pode ser calculada por diversos métodos, como calorimetria indireta

ou direta, água duplamente marcada e fórmulas preditivas. As fórmulas mais utilizadas para estimar o

gasto energético são as de Harris-Benedict (1919) (44) e fórmulas baseada no peso. A necessidade energética

diária de pacientes com câncer varia de acordo com o diagnóstico clínico, idade, sexo, peso, altura, fator térmico

(febre), de atividade e estresse. Segundo as diretrizes da Sociedade Européia de Nutrição Enteral e

Parenteral 9, o gasto energético em repouso dos pacientes oncológicos pode estar aumentado, diminuído ou

mesmo inalterado. Assim, inicialmente devemos sempre considerar como sendo normais os valores do gasto

energético em repouso até que seja possível verificar com precisão essa informação. Os autores relatam que

o câncer per se não apresenta influencia direta sobre o gasto energético, no entanto, o tratamento antineoplásico

pode modular (aumentar ou diminuir) o gasto energético do paciente. Em termos práticos, na impossibilidade

de se verificar com precisão o gasto energético de cada paciente, pode-se recomendar de 20 a 25

Kcal/Kg/dia para pacientes acamados e 25 a 30 Kcal/Kg/dia para pacientes ambulatoriais. A avaliação do gasto

energético por calorimetria indireta, em pacientes com diferentes tipos de câncer demonstra que o tratamento

antineoplásico, tipo e a localização do tumor podem apresentar influencia sobre o gasto energético de

repouso . Observa-se que o gasto energético de repouso é normal em pacientes com câncer gástrico e coloretal

, distinto de pacientes com câncer pancreático e pulmonar que apresentam gasto energético de repouso

elevado . Esse aumento no gasto energético de repouso em pacientes com câncer pulmonar pode ser explicado

pela presença de resposta inflamatória sistêmica Assim, as necessidades energéticas de pacientes com

câncer devem ser consideradas normais, exceto se existirem dados específicos mostrando o contrário.

Terapia nutricional: Os objetivos da terapia nutricional em câncer (TN) visam evitar ou minimizar a perda de

peso corpóreo, cuidar de deficiências de nutrientes específicos e prevenir complicações do tratamento, para

então adotar medidas que estimulem a aceitação, digestão e absorção da dieta via oral ou intervenção adequada

da terapia nutricional enteral (TNE) ou parenteral (TNP). Recomenda-se que a TN seja instituída de

forma planejada, imediatamente após o diagnóstico de desnutrição ou constatação de risco nutricional. A TN

se inicia com a triagem nutricional e passa por diferentes etapas até o final do tratamento nutricional e clínico.

Fazem parte dessas etapas, a operacionalização, reavaliação e atualização do plano de cuidados nutricionais.

A terapia nutricional a pacientes oncológicos deve ser iniciada caso a ingestão de dietética seja menor

que 60% das necessidades nutricionais por mais de 10 dias. Ainda, pacientes com alto risco nutricional se beneficiam

com o início da terapia nutricional 10 a 14 dias anteriores ao evento cirúrgico, mesmo que haja necessidade

de prorrogar a cirurgia objetivando manter ou melhorar o estado nutricional do paciente com câncer.

Terapia Nutricional Oral: A abordagem nutricional inicial do paciente oncológico, deve sempre incluir a via

oral. Esta é mais fisiológica e de fácil manuseio, desde que as alterações anatômicas e fisiológicas provocadas


130 RNC (2010) N-E

pela presença do tumor ou da terapia antineoplásica a permitam. No entanto, naqueles pacientes que não são

capazes de ingerir, digerir ou metabolizar os nutrientes adequadamente, seja em decorrência das complicações

do câncer ou do tratamento, a TNE ou TNP pode ser necessária. O aconselhamento dietético deve ser realizado

com o objetivo de melhorar o consumo de alimentos por via oral para prevenir o desenvolvimento da

desnutrição no paciente com câncer. Alguns cuidados especiais devem ser observados como modificações na

consistência e volume da dieta oral devido a restrições fisiológicas impostas pela doença. A suplementação

oral é o método mais simples, mais natural e menos invasivo, para o aumento da ingestão de nutrientes em

todos os pacientes. Os suplementos nutricionais devem fornecer quantidades adequadas de todos os nutrientes

(proteínas, energia, vitaminas e minerais) de modo a reforçar as necessidades nutricionais dos doentes.

No mercado já existem vários tipos de suplementos industrializados nutricionalmente completos, incluindo

aqueles especificamente desenhados para pacientes com câncer. Uso de suplementos pode trazer benefícios

nutricionais e reduzir o custo e risco de complicações em relação às outras alternativas de terapia nutricional.

Terapia Nutricional Enteral (TNE): A TNE está indicada para pacientes oncológicos que apresentam funcionamento

adequado do sistema digestório e glândulas anexas e estão impossibilitados de se alimentar devido

a sintomas como anorexia, disfagia, odinofagia, alterações do paladar, inconsciência, cirurgia e obstrução

do trato gastrintestinal, decorrentes do tratamento antineoplásico que limitam a ingestão e aproveitamento

dos nutrientes . A TNE ainda está indicada para os enfermos que são capazes de ingerir pequenas quantidades

de alimentos via oral, mas não o suficiente para suprir adequadamente as necessidades energéticas e protéicas

exclusivamente pela via oral. Nestes casos, os pacientes podem continuar a ingerir alimentos via oral, na

quantidade tolerável e complementar as recomendações nutricionais via TNE. A utilização de nutrição enteral

em pacientes oncológicos é vantajosa quando comparada à nutrição parenteral. Melhora a função imunológica

na resposta ao tratamento, reduz custos hospitalares e proporcionam melhor qualidade de vida. Após a

decisão de iniciar a nutrição enteral, o passo seguinte é a escolha da via de acesso, que pode ser realizada por

sondas dispostas via nasoenteral (localização gástrica ou jejunal), por gastrostomia ou jejunostomia de

nutrição dependendo da indicação e das condições do trato gastrintestinal do paciente. A sonda nasoenteral

é indicada para tratamentos de curta duração, já a estomia percutânea (gastrostomia ou jejunostomia) deve

ser realizada se existir previsão de uso prolongado. A escolha deve depender do diagnóstico, da disponibilidade

de equipamentos e do consentimento e da preferência do paciente. A TNE possibilita a administração

de nutrientes distalmente a porções obstruídas pelo tumor, particularmente em pacientes com câncer de orofaringe,

esôfago e estômago. A dieta deve ser administrada de maneira contínua e lenta, para permitir a

absorção dos nutrientes, principalmente em pacientes que foram submetidos à grandes ressecções intestinais,

à quimio ou radioterapia e apresentam lesão da mucosa intestinal e capacidade absortiva limitada. A seleção

da fórmula de NE dependerá das necessidades nutricionais, condições fisiopatológicas concomitantes com a

doença neoplásica, do acesso ao tubo digestivo entre outros fatores. Os resultados da nutrição enteral em

pacientes com câncer, quando comparados com pacientes que receberam nutrição parenteral, apontaram significativa

redução no tempo de permanência hospitalar e menor número de complicações infecciosas e nãoinfecciosas.

Sempre que for possível nutrir pelo trato digestório devemos fazê-lo. Reservando o uso da TNP

para quando esta não for possível.

Terapia Nutricional Parenteral (TNP). A TNP está indicada quando existem limitações para utilização da via

oral e enteral ocasionadas por alterações do sistema digestório em decorrência da localização do tumor ou

dos efeitos colaterais da quimioterapia, radioterapia e cirurgia. Nestas condições, a TNP está indicada naqueles

pacientes que estejam hemodinamicamente estáveis e com condições de tolerar infusão de fluídos, aminoácidos,

glicose e emulsões lipídicas na quantidade suficiente para promover adequada nutrição. A utilização da

TNP deve ser bem planejada para beneficiar o doente com câncer, pois seu uso indiscriminado pode muitas

vezes não trazer benefício ou até mesmo, aumentar a morbidade. Para pacientes oncológicos de tratamento

cirúrgico, a nutrição parenteral pré-operatória deve ser limitada 7 a 14 dias pré-operatório, para pacientes

desnutridos moderados e graves que serão submetidos a cirurgia de grande porte, de característica radical.

Nesta indicação pode reduzir o risco geral de complicações pós-operatórias em 10 %13. Os pacientes desnu-


RNC (2010) N-E

131

tridos graves, ao iniciar a TNP podem desenvolver síndrome do roubo celular, com graves conseqüências

clínicas, principalmente no pós-operatório. A oferta em demasia de sódio pode dificultar ainda mais o manuseio

de água extracelular por estes pacientes. Muitos dos pacientes oncológicos ambulatoriais e hospitalizados,

cirúrgicos ou que apresentam efeitos colaterais decorrentes da terapia antineoplásica, podem necessitar

de TNP por curto período de tempo e não há necessidade de formulações especializadas. No entanto, deve

haver maior preocupação em pacientes com caquexia do câncer que podem necessitar de TNP por várias semanas

devido às anormalidades do metabolismo intermediário dos macronutrientes. A oferta de aproximadamente

50% das calorias não-protéicas pode vir do aporte de lipídeos ao levar em consideração a condição

clínica do paciente oncológico. O uso rotineiro de nutrição parenteral no pós-operatório não é indicado .

Pacientes desnutridos graves, submetidos a grandes operações, e que receberam NP no período pré-operatório

podem receber nutrição parenteral no pós-operatório. Por vezes, as necessidades nutricionais não são atingidas

por via enteral precoce e, nestes casos, pode-se considerar o uso da NP concomitante.

Nutrição na quimio e radioterapia: Quimioterapia e radioterapia agressivas podem interferir na ingestão,

digestão e absorção adequada dos alimentos, devido aos seus efeitos colaterais. Estes tratamentos podem

provocar alterações no trato gastrintestinal, como anorexia, náuseas, vômitos, xerostomia, mucosite, disfagia,

odinofagia e diarréia, os quais dificultam o aproveitamento adequado dos nutrientes e promovem a desnutrição.

Faz-se necessário desenvolver atenção especial com a terapia nutricional desses pacientes, para prevenir

ou controlar a deterioração do estado nutricional, além de tentar reduzir os efeitos tóxicos relacionados à

radioterapia e quimioterapia. Para melhorar a tolerância alimentar, recomenda-se ingestão de refeições pequenas,

com maior fracionamento dos horários, seleção cuidadosa dos alimentos, evitando-se carnes vermelhas,

líquidos pela manhã e alimentos excessivamente gordurosos. Carnes brancas, frutas, vegetais, alimentos salgados

e pouco ácidos são mais facilmente tolerados por estes pacientes. São necessários cuidados adicionais

durante o preparo das refeições, para evitar fortes odores, temperatura inadequada e aspecto desagradável

dos pratos oferecidos, com objetivo de favorecer a aceitação dos mesmos. Para controlar a xerostomia,

recomenda-se suplementação de líquidos preferencialmente gelados, bem como a utilização de sorvetes e gelo.

Recomenda-se a oferta de suplementos orais com o intuito de aumentar a ingestão dietética e prevenir a perda

de peso e a interrupção da terapia antineoplásica. Durante o tratamento de radioterapia, em casos de mucosite

oral e de esôfago a administração de nutrição enteral via sonda nasoenteral deve ser substituída, de preferência

por nutrição via gastrostomia percutânea. A quimioterapia tem sido contra indicada em pacientes desnutridos

graves e nestes casos a TNP pode ser benéfica para melhorar o estado nutricional e desta forma, permitir

o início do tratamento quimioterápico. A TNP não está indicada durante o tratamento quimio e

radioterápico. No entanto, pode ser recomendada a pacientes com caquexia ou que permanecerão em jejum

por mais que uma semana sem a possibilidade de receber TNE. Também, caso haja toxicidade gastrintestinal

decorrente de quimio ou radioterapia, há boa tolerância e eficácia ao instituir a TNP por períodos curtos com

o objetivo de restaurar a função intestinal e prevenir déficit no estado nutricional do paciente oncológico .

Referências:

1- National Cancer Institute. US National Institutes of Health. Disponível online www.cancer.gov/cancertopics Acessado em 2 nov 2009.

2- World Health Organization. Cancer. Fact sheet n° 297. Feb 2009. [homepage on the internet]. Geneva: World Health Organization.

Disponível online: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/en/print.html

3- Brasil. Ministério da Saúde. Secretaria de Atenção à Saúde. Instituto Nacional de Câncer. Coordenação de Prevenção e Vigilância

de Câncer. Estimativas 2008: Incidência de Câncer no Brasil. Rio de Janeiro: INCA, 2007. ISBN 978-85-7318-126-5 (versão eletrônica).

4- Brasil. Ministério da Saúde. Secretaria de Atenção à Saúde. Instituto Nacional de Câncer.Coordenação de Prevenção e Vigilância.

A situação do câncer no Brasil/Ministério da Saúde, Secretaria de Atenção à Saúde, Instituto Nacional de Câncer,Coordenação de

Prevenção e Vigilância. - Rio de Janeiro: INCA, 2006.

5- Food, Nutrition, Physical Activity and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. Washington, DC: World Cancer Research

Fund International, American Institute for Cancer Research, 2007.

6- Dewys WD, Begg C, Lavin PT, Band PR, Bennett JM, Bertino JR, et al. Prognostic effect of weight loss prior to chemotherapy

in cancer patients. Eastern Cooperative Oncology Group. Am J Med. 1980 Oct;69(4):491-7.

7- Laviano A, Meguid MM, Yang ZJ, Gleason JR, Cangiano C, Rossi Fanelli F. Cracking the riddle of cancer anorexia. Nutrition.

1996 Oct;12(10):706-10.


132 RNC (2010) N-E

8- Silva MON. Síndrome da anorexia-caquexia em portadores de câncer. Revista Brasileira de Cancerologia. 2006;52(1):29-77.

9- Van Bokhorst-de van der Schueren MA. Nutritional support strategies for malnourished cancer patients. Eur J Oncol Nurs.

2005;9 Suppl 2:S74-83.

10- Bozzetti FA, J. Lundholm, K. Micklewright, A. Muscaritoli, M. Zurcher, G. ESPEN Guidelines on Parenteral Nutrition in Non-

Surgical Oncology. 2008:1-36.

11- Waitzberg DL, Caiaffa WT, Correia MI. Hospital malnutrition: the Brazilian national survey (IBRANUTRI): a study of 4000

patients. Nutrition. 2001 Jul-Aug;17(7-8):573-80.

12- Waitzberg DLA, C.C. Torrinhas, R.S.M.M. Incidência da desnutrição em câncer. In: Waitzberg DL, editor. Dieta, Nutrição e

Câncer. São Paulo: Atheneu; 2004. p. 269-76.

13- Detsky AS, McLaughlin JR, Baker JP, Johnston N, Whittaker S, Mendelson RA, et al. What is subjective global assessment of

nutritional status? JPEN J Parenter Enteral Nutr. 1987 Jan-Feb;11(1):8-13.

14- Ottery FD. Definition of standardized nutritional assessment and interventional pathways in oncology. Nutrition. 1996

Jan;12(1 Suppl):S15-9.

15- Ottery FD. Nutritional Oncology: a proactive, integrated approach to the cancer patient. In: Shikora SABGL, editor.

Nutritional Support: Theory and Therapeutics. New York: Chapman & Hall Series in Clinical Nutrition; 1997. p. 305-409.

16- Kondrup J, Allison SP, Elia M, Vellas B, Plauth M. ESPEN guidelines for nutrition screening 2002. Clin Nutr. 2003

Aug;22(4):415-21.

17- Shils ME. Principles of nutritional therapy. Cancer. 1979 May;43(5 Suppl):2093-102.

18- Coppini LZ. Avaliação nutricional no paciente com câncer. In: Waitzberg DL, editor. Dieta, Nutrição e Câncer. Rio de Janeiro:

Atheneu; 2004. p. 385-91.

19- Crowe PJ, Snyman AM, Dent DM, Bunn AE. Assessing malnutrition in gastric carcinoma: bioelectrical impedance or clinical

impression? Aust N Z J Surg. 1992 May;62(5):390-3.

20- Bottoni Aea. Avaliação nutricional: Exames laboratoriais. In: Waitzberg DL, editor. Nutrição oral, enteral e parenteral na prática

clínica. São Paulo: Atheneu; 2001. p. 279-94.

21- Justino SR, Waitzberg, DL. Gasto energético. In: Waitzberg DL, editor. Nutrição Oral, Enteral e Parenteral na Prática Clínica.

São Paulo: Atheneu; 2000.

22- Hansell DT, Davies JW, Burns HJ. Effects of hepatic metastases on resting energy expenditure in patients with colorectal cancer.

Br J Surg. 1986 Aug;73(8):659-62.

23- Campos ACL, Matias JEF, Malafaia O. Terapia nutricional pré-operatória. In: Waitzberg DL, editor. Dieta, Nutrição e Câncer.

Rio de Janeiro: Atheneu; 2004. p. 543-8.

24- Ravasco P, Monteiro-Grillo I, Vidal PM, Camilo ME. Dietary counseling improves patient outcomes: a prospective, randomized,

controlled trial in colorectal cancer patients undergoing radiotherapy. J Clin Oncol. 2005 Mar 1;23(7):1431-8.

25- Ravasco P, Monteiro-Grillo I, Vidal PM, Camilo ME. Nutritional deterioration in cancer: the role of disease and diet. Clin

Oncol (R Coll Radiol). 2003 Dec;15(8):443-50.

26- Heys SD, Walker LG, Smith I, Eremin O. Enteral nutritional supplementation with key nutrients in patients with critical illness

and cancer: a meta-analysis of randomized controlled clinical trials. Ann Surg. 1999 Apr;229(4):467-77.

27- Waitzberg DL, Pinto Junior, P.E., Cecconello, I. Indicação, formulação e monitorização em nutrição parenteral central e periférica.

In: Waitzberg DL, editor. Nutrição Oral, Enteral e Parenteral na Prática Clínica. São Paulo: Atheneu; 2001. p. 735-51.

28- Correia MI, Waitzberg DL. The impact of malnutrition on morbidity, mortality, length of hospital stay and costs evaluated

through a multivariate model analysis. Clin Nutr. 2003 Jun;22(3):235-9.

29- Waitzberg DL, Saito H, Plank LD, Jamieson GG, Jagannath P, Hwang TL, et al. Postsurgical infections are reduced with specialized

nutrition support. World J Surg. 2006 Aug;30(8):1592-604.

SOPORTE NUTRICIONAL EN ABDOMEN ABIERTO

Dr. Mauricio Chona Chona (Colombia)

Cirujano General – Soporte Metabólico y Nutricional, Bogotá, Colombia. chona320@hotmail.com

Objetivos: Mostrar como la intervención nutricional, bien sea por vía enteral, parenteral o mixta, es indispensable

y pilar fundamental en el manejo de los pacientes con abdomen abierto, para disminuir los efectos

de la repuesta inflamatoria y el catabolismo. Así mismo demostrar que es posible suministrar una terapéutica

adecuada, en el momento adecuado y con las herramientas adecuadas, de acuerdo a la patología abdominal

específica de cada paciente, como un ente individual. Dado que el manejo de los pacientes con abdomen

abierto, por la razón que sea que lo requieran y esto incluye sepsis abdominal, pancreatitis, isquemia intes-


RNC (2010) N-E

133

tinal, fístulas enterales, síndrome de hipertensión abdominal y otras, sigue siendo un reto para el personal

tratante, por las dificultades inherentes a su condición crítica, mostraremos que la intervención nutricional

llevada a cabo de manera simultánea con todo el tratamiento de las unidades de cuidado intensivo conlleva

disminución de la morbilidad y mortalidad de los mismos. Se mostrarán las vías de administración del soporte

nutricional, confirmando que si es posible nutrir de manera adecuada a los pacientes con abdomen abierto,

individualizando las características y condiciones de cada uno de ellos, para lograr las metas de aporte de

macro, micronutrientes y calorías en el menor tiempo posible.

Conclusiones: Todos los pacientes con abdomen abierto requieren intervención nutricional de manera temprana

para mejorar el resultado final de su tratamiento. Es posible suministrar nutrición enteral a los pacientes

con abdomen abierto y no solamente nutrición parenteral como inicialmente se propuso cuando se popularizó

el uso de la laparostomia o bolsa de Bogotá. Se debe manejar cada caso en forma individual y dependiendo

de su patología de base o la complicación que llevó al uso del abdomen abierto, definir el tipo de nutrición

y la vía de administración. La nutrición enteral podría tener algunas limitaciones, tales como el edema

de las asas, ileo prolongado, posibilidad de fístulas, colecciones intraabdominales, isquemia del tracto digestivo,

plan de lavados quirúrgicos y otras, pero siempre se debe tener en cuenta esta posibilidad que ha

demostrado beneficios en la disminución de la respuesta inflamatoria y en la infección. Siempre se pueden

alcanzar las metas propuestas en cuanto al aporte de calorías, macro y micronutrientes, usando nutrición parenteral,

enteral o mixta. A pesar de que cada día se prefiere el uso de la nutrición enteral, la nutrición parenteral

conserva un sitio muy importante en los pacientes con abdomen abierto, por las complicaciones que

usualmente los acompañan y sigue siendo una herramienta fundamental en el manejo de estos pacientes.

Referencias

1- Borraes O. Abdomen abierto, Revista Col. de Cirugía, 2001, 16. 139-149

2- Cadena M. Laparostomia una alternativa terapéutica. Revista Col. de Cirugía, 1990, 5. 147 – 153

3- Suresh A, Terrazas. Clinical experience using vacum assisted closure in the treatment of wound. J. Nat. Med Assoc 2004, 96.1073 – 1077

4- Tsuei B, Mognuson B. Enteral nutrition in patients with an open peritoneal cavity. NCP 2003, 18. 253 – 258

5- Velásquez J.O. Soporte nutricional en pacientes con abdomen abierto. Nutrición hospitalaria, Vol 22, No 2, Mar – Abril 2007

NUTRICIÓN EN PANCREATITIS AGUDA

Dr. Jesús Velázquez Gutiérrez (Venezuela)

jovegu@gmail.com

Introducción: Los principios de terapia nutricional en el paciente con pancreatitis aguda han tenido cambios

dramáticos en los últimos años. Ahora hay un mejor conocimiento acerca de los principios fisiológicos relacionados

con la estimulación del páncreas y los factores que exacerban el proceso de pancreatitis. El énfasis

de la terapia nutricional está gradualmente cambiando, desde la eliminación de toda estimulación sobre el

páncreas mientras suministramos nutrientes parenterales, o reduciendo la estimulación a niveles subclínicos

mientras suministramos nutrición enteral a través de sondas nasoyeyunales manteniendo la integridad del

intestino. La falla en mantener la integridad de la mucosa intestinal se correlaciona con una mayor severidad

de la enfermedad y un aumento en la frecuencia de complicaciones. En pancreatitis, la vía de administración

del soporte nutricional ha demostrado tener un impacto en la evolución de los pacientes. Ahora existe una

mejor definición de cuales pacientes con pancreatitis aguda necesitan una terapia nutricional agresiva y cuales

son aquellos que probablemente se beneficiaran de una nutrición enteral precoz La pancreatitis se define

como un proceso inflamatorio agudo del páncreas con implicación variable de otros tejidos regionales o sistemas

orgánicos remotos. La pancreatitis moderada representa el 80% de las admisiones hospitalarias por

pancreatitis, generalmente es un proceso autolimitado durante el curso de la hospitalización y puede ser

manejado con fluidos IV, analgésicos y un rápido retorno a la vía oral, por su parte la pancreatitis severa representa

el 20% de las admisiones por pancreatitis y se diferencia de los casos de pancreatitis moderada por


134 RNC (2010) N-E

la presencia de falla orgánica, colección de fluidos parapancreáticos, o evidencia de necrosis en la tomografía

computarizada dinámica. Por lo general, los pacientes tienen una estancia hospitalaria prolongada, con mayor

mortalidad, y son los más probables a requerir soporte nutricional. La falla orgánica es un factor importante

en determinar la severidad de la pancreatitis y predecir la evolución de los pacientes.

Alteraciones nutricionales presentes con la enfermedad

A. El metabolismo de la pancreatitis aguda representa un estado de estrés clásico muy similar al de la sepsis

caracterizado por cambios hiperdinámicos, hipermetabolismo y catabolismo.

1. Hipermetabolismo con aumento del gasto energético en reposo mayor del 139% del valor calculado por

la ecuación de Harris Benedict.

2. Catabolismo y proteolísis del músculo esquelético aumentan las concentraciones séricas de aminoácidos

aromáticos, disminución de los niveles de aminoácidos de cadena ramificada, ureagénesis acelerada y disminución

de la concentración de glutamina en el suero y músculo esquelético

B. Alteraciones en el metabolismo

1. Alteración en el metabolismo de los carbohidratos causado por un aumento en la secreción de cortisol y

catecolaminas, aumento de la relación glucagón/insulina, trastorno en la función de las células β y resistencia

a la insulina lleva a evidenciar intolerancia a la glucosa en el 40 a 90% de los pacientes. La evidencia de intolerancia

a los carbohidratos ha sido demostrada en un aumento de la mortalidad por encima del 15%

2. Alteración del metabolismo de las grasas ocurre solamente en el 12 a 15% de los pacientes, puede resultar

en hiperlipidemia (particularmente hipertrigliceridemia), con demostración de aumento de la mortalidad por

encima del 33%

C. Deficiencia de micronutrientes. Ocurre hipocalcemia en 25% de los pacientes debido a disminución en la

secreción de hormona paratiroidea, aumento en la calcitonina, hipomagnesemia, hipoalbuminemia y saponificación

del calcio con ácidos grasos libres. El abuso crónico de etanol predispone a los pacientes a hipomagnesemia,

disminución en las concentraciones de zinc y deficiencia de tiamina y folato.

Manejo: En pacientes con pancreatitis aguda severa en quienes es imposible acceder el tracto gastrointestinal

o en aquellos que presentan intolerancia a la misma, puede ser necesario el aporte de nutrientes por vía parenteral.

Lo más importante en esta etapa es lograr una restauración de líquidos por vía IV, corregir los desequilibrios

hidroelectrolíticos y suministrar analgesia. Se debe utilizar un esquema con mezcla total de nutrientes.

La NPT se debe ir incrementando lentamente controlando los niveles de glucosa por debajo de 150-

200 mg/dl. Las probabilidades de intolerancia a la glucosa están en el rango de 60 a 80% y la hiperglicemia

resultante puede exacerbar la incidencia de infección nosocomial y sepsis relacionada con catéter. Si es posible

lograr el acceso enteral en los pacientes con pancreatitis aguda severa se debe colocar una sonda nasoentérica

e iniciar el apoyo nutricional en las primeras 48 horas de la admisión.

Conclusiones

1. Se debe utilizar soporte nutricional especializado en pacientes con pancreatitis aguda para prevenir o tratar

la desnutrición cuando el aporte oral no va a ser posible o es inadecuado por 5 a 7 días.

2. La vía enteral es la ruta preferida

3. Se usa NP cuando la NE no es bien tolerada

4. Las emulsiones lipídicas son seguras en pancreatitis aguda manteniendo los niveles de triglicéridos por

debajo de 400 mg/dl.

Referencias

1- McClave SA. Nutrition and the páncreas. ASPEN 25th Clinical Congress. Program Book 309-314, 2001

2- Practice Guidelines: Pancreatitis. Guidelines for the use of Parenteral and enteral Nutrition in adult and pediatric patients.

ASPEN. Board of Directors JPEN 26 (suppl) 68SA-69SA, 2002

3- Duerksen DR, Bectos S, Yatfe C, Parry DM. Does jejunal feeding with a polymeric Immune-enhancing formula increase pancreatic

exocrine output as compared with TPN? A case Report. Nutrition, 2000 16:47-

4- Kalfarentzos FE, Kavarias IM, Alevitazon BA. Total Parenteral Nutrition in Severe Acute Pancreatits. J Am Coll Nutr 1991;

10(2):156-62


RNC (2010) N-E

135

5- Cukier C, Magnani CD, Campos Ac. Terapia nutricional en pancreatitis aguda. Clinica Brasileira de Cirugía. Nutrición en cirugía,

2001 (1):141-150

ACELERANDO LA RECUPERACIÓN TOTAL POSTOPERATORIA.

PROGRAMA ACERTO

Dr. José Eduardo de Aguilar-Nascimento (Brasil)

No início deste século, tendo por base o novo paradigma da medicina baseada em evidências, novos protocolos

de cuidados ao paciente cirúrgico começaram a surgir na literatura médica. Com o intuito central de

acelerar a recuperação pós-operatória tais protocolos buscam o emprego de rotinas cientificamente comprovadas

em detrimento daquelas sem embasamento, consagradas apenas pelo empirismo. A evidência vem

demonstrando que muitas condutas e práticas utilizadas no período peri-operatório são desprovidas de respaldo

científico. Tendo como base o protocolo europeu ERAS o projeto ACERTO (aceleração da recuperação

total pós-operatória) foi implantado na enfermaria de Clínica Cirúrgica do Hospital Universitário Júlio

Muller, Cuiabá, Brasil em 2005. As principais mudanças nas condutas peri-operatórias foram abordados: 1.

Protocol Internuti (intervnção nutricional imediata); 2. Redução na reposição e hidratação venosa; 3.

Incremento na analgesia e redução de vômitos pós-operatórios, 4. informação pré-operatória; 5, Redução no

uso de drenos e sondas; 6. Abolição do preparo mecânico do cólon; 7. Re-alimentação precoce no pós-operatório;

8. Abreviação do jejum pré-operatório para 2 horas com bebida contendo carboidratos; 9.

Racionalização do uso de antibióticos em cirurgia. Foram estudados de modo prospectivo dados referentes a

internação de 5.824 pacientes entre janeiro de 2002 a dezembro de 2008. A investigação envolveu duas fases:

entre janeiro de 2002 a dezembro de 2004, englobando casos internados antes da implantação do protocolo

ACERTO (período AA), e outra, com casos internados entre janeiro de 2005 a dezembro de 2008, após

a implantação do mesmo (período DA). Desses pacientes , 4.634 foram submetidos a tratamento operatório

sendo 1987 operados no período AA e 3987 no período DA. Houve similaridade entre os grupos comparados

em relação as suas características clínicas, epidemiológicas e quanto aos tipos de operações realizadas.

Os principais resultados podem ser vistos na Figura 1. Ocorreu queda de 1 dia no tempo de internação (4

dias vs. 3 dias) no período DA em relação ao AA (p


136 RNC (2010) N-E

operatórias mais graves. Notou-se uma queda extremamente significativa do percentual de re-operações com

um risco relativo que nos permite inferir duas a três menos chance do paciente ser re-operado por complicação

pós-operatória. O tamanho da amostra estudada permitiu determinar o impacto da aplicação do protocolo

na mortalidade dos pacientes internados. Os resultados mostraram que a chance de óbito com o

emprego do protocolo ACERTO foi 1,6 vezes menor (IC95%: 1,15-2,31) nos pacientes do Serviço.

Reforçado pelos resultados deste estudo, acreditamos que o emprego de protocolos multimodais será uma

tendência que marcará a Cirurgia do início deste século. Paulatinamente, fará parte do dia-a-dia das enfermarias

de instituições públicas e privadas em praticamente sua totalidade. Os dados aqui apresentados são

todavia, parte de um estudo de prospectivo de coorte e que portanto, possuem todas as limitações em termos

de tomada de decisões desse método científico. Entretanto, com base nos resultados aqui apresentados

podemos concluir que a aplicação do protocolo multimodal ACERTO determinou melhora significativa na

morbidade e mortalidade em cirurgia geral no nosso hospital.

Figura 1: Percentuais de infecção do sítio cirúrgico (%ISC), complicações operatórias (%CCIR) e re-operações (%REOP)

diagnosticadas antes (AA) e após (DA) a implantação do protocolo ACERTO (*p


RNC (2010) N-E

137

burned patients: A randomised double-blind study of an olive oil-based lipid emulsion v. medium/long chain triacylglicerols. Br J

Nutr 2005; 94:221-230

12- Kehlet H, Wilmore DW. Multimodal strategies to improve surgical outcome. Am J Surg. 2002; 183(6): 630-41.

13- Fearon KC, Ljungqvist O, Von Meyenfeldt M, Revhaug A, Dejong CH, Lassen K, Nygren J, Hausel J, Soop M, Andersen J,

Kehlet H. Enhanced recovery after surgery: A consensus review of clinical care for patients undergoing colonic resection. Clin Nutr.

2005; 24(3):466-77.

14- Varadhan KK, Neal KR, Dejong CH, Fearon KC, Ljungqvist O, Lobo DN. The enhanced recovery after surgery (ERAS) pathway

for patients undergoing major elective open colorectal surgery: A meta-analysis of randomized controlled trials. Clin Nutr.

2010; 1-7 [Epub ahead of print].

15- Aguilar-Nascimento JE de, Bicudo-Salomão A, Caporossi C, Silva RM, Cardoso E A, Santos TP. Acerto pós-operatório: avaliação

dos resultados da implantação de um protocolo multidisciplinar de cuidados peri-operatórios em cirurgia geral. Rev Col Bras

Cir. 2006; 33(3):181-88.

16- Aguilar-Nascimento JE de, Caporossi C, Bicudo-Salomão A. ACERTO: acelerando a recuperação total no pós-operatório.

Cuiabá: Edufmt; 2009.

17- Aguilar-Nascimento JE, Bicudo-Salomão A, Caporossi C, Silva RM, Cardoso E A, Santos TP. Enhancing surgical recovery in

Central-West Brazil: the ACERTO protocol results. e-SPEN. 2008; 3(2):e78-e83.

18- DATASUS – “Centro Tecnológico de Informação e Informática do SUS”. Available from: http://www.datasus.gov.br.

19- Chandawarkar RY, Taylor S, Abrams P, Duffy A, Voytovich A, Longo WE, Kozol RA. Cost-aware care: critical core competency.

Arch Surg. 2007; 142(3):222-6.

20- Stephen AE, Berger DL. Shortened length of stay and hospital cost reduction with implementation of an accelerated clinical

care pathway after elective colon resection. Surgery 2003; 133(3):277–82.

SOPORTE NUTRICIONAL EN RADIOTERAPIA Y QUIMIOTERAPIA

Dr. César Eduardo Rodríguez Félix (Perú)

Unidad Soporte Metabólico Niutricional (USMNO- INEN). Lima - Perú

Objetivos: Dar las pautas de Soporte Metabólico Nutricional y terapia coadyuvante para el manejo de pacientes

con Radioterapia y Quimioterapia.

Mensaje: La desnutrición en los pacientes oncológicos es multifactorial y debido a la neoplasia per se que

condiciona una alta morbimortalidad potenciada por las citoquinas. Otro motivo es el tratamiento oncológico

que altera el aporte nutricional normal. La Quimioterapia y la Radioterapia son estrategias de manejo sea

para curación, control o manejo paliativo del cáncer y se establecen solas o en combinación .

La Quimioterapia su modo de acción consiste en alterar el DNA de las células neoplásicas más que las células

no neoplásicas, el grado de afección de la droga al organismo se mide como evento adverso. La dosis

requerida de agente quimioterápico usualmente es límite con la toxicidad siendo frecuente la Mielosupresión

(supresión de actividad de la médula ósea), esto predispone al paciente a infecciones y por ende a infección.

En lo referente a otras efectos adversos de la Quimioterapia tenemos náusea, vómito, anorexia, mucositis,

esofagitis, fatiga, enteritis, constipación, cólico, diarrea, desnutrición, disfunción hepático renal, anemia y

pancitopenia. La Quimioterapia en los pacientes con signos de desnutrición moderado severo previo a este

tratamiento tiene mayor incidencia de desnutrición; el soporte metabólico nutricional busca regular el estado

catabólico desencadenado por la enfermedad de fondo y la quimioterapia. El uso de sintomáticos como

antieméticos, antidiarreicos, enzimas digestivas, estimuladores del apetito, manejo analgésico e hidratación

adecuada ayudan a mejorar el estado general del paciente. El soporte busca mantener el estado metabólico

nutricional con nutricional enteral y/o nutrición parenteral; el uso de inmunonutrientes puede ser beneficioso.

La Radioterapia usa iones que injurian a las células neoplásicas alterando su DNA y por tanto impidiendo su

reproducción; las células neoplásica y no neoplásicas se dañan pero estas últimas se recuperan más rápidamente.

La tolerancia de los tejidos a la Radioterapia es limitada por lo que se administra en varias sesiones en

dosis fraccionadas; la Radioterapia puede ser externa o no invasiva e interna (conocida también como braquiterapia).

La Radioterapia se indica en tumores sólidos localizados, en estadios iniciales, para reducción de los

tumores, manejo del dolor en terapias combinadas. Los síntomas de la Radioterapia empiezan a partir de la


138 RNC (2010) N-E

segunda a tercera semana de tratamiento y dependen de l área en terapia de radiación. Los pacientes que presentan

mayor compromiso son aquellos que tienen un estado de desnutrición moderada a severa y las áreas

de radiación comprometen la función del tubo digestivo sobre todo en los pacientes oncológicos de cabeza y

cuello. Los síntomas usualmente relacionados a la Radioterapia son náusea, vómito, hiporexia, ageusia, odinofagia,

xerostomía, fisuras y dolor. La terapia sintomática con analgésicos, amifostina y zinc puede ser útil

para mejorar los síntomas. El Soporte busca evitar el deterioro del estado nutricional; es más frecuente el uso

de la Nutrición Enteral que la Parenteral; además el uso de inmunonutrientes pueden evitar efectos adversos

como la mucositis.

Referencias:

1- Nutritional Implications of Radiation Therapy. Sandra L. Luthringer, RD. Chapter 9. The Clinical Guide to Oncology Nutrition.

Second dition.2006, American Dietetic Association

2- Nutritional Implications of Chemotherapy. Barbara Grant, MS, RD. Chapter 8. The Clinical Guide to Oncology Nutrition.

Second dition.2006, American Dietetic Association

3- Pharmacological Management of Nutrition Impact Symptoms Associated with Cancer. Jamie H, Von Roenn, MD, Chapter 15.

The Clinical Guide to Oncology Nutrition. Second dition.2006, American Dietetic Association

4- Dietary Supplements in Cancer Preventions and Therapy. Chapter 28. Mary Frances Picciano, Barbara Cohen, Paul R Thomas.

Nutritional Oncology. Second Edition- 2006. Elsevier

5- Oxidation and Antioxidations in Cancer.Chapter 14. Paul Davis, David Heber, Lester Packer. Nutritional Oncology. Second

Edition- 2006. Elsevier

6- Tratamiento Farmacológico de la Anorexia Caquexia Cancerosa. D Cardona. Nut Hosp 2006. 21 Supl 3 17-26.

OBESIDAD COMO FACTOR PRONÓSTICO EN PACIENTES CON CÁNCER DE SENO

Dr. Manuel Novoa (El Salvador)

Objetivos:

• Conocer la evidencia que relaciona la obesidad con el cáncer.

• Conocer la evidencia que relaciona la obesidad con el cáncer de seno.

• Conocer la interrelación molecular entre el cáncer de seno y obesidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que existen actualmente 250 millones de obesos en el

mundo y que para el 2025 existirán 300 millones. Estudios en las últimas tres décadas han demostrado que

la obesidad tiene una relación con enfermedades crónicas como: hipertensión, diabetes tipo II, enfermedades

cardíacas, accidente cerebro vascular, enfermedades respiratorias, artritis y cáncer entre otras. Estudios

recientes han relacionado el sobrepeso y obesidad con algunos tipos de cánceres, tales como: riñón, seno en

mujeres postmenopausicas, colon, esófago y endometrio. Con el incremento desmedido de obesidad en el

mundo se vuelve indispensable comprender la relación existente entre la obesidad y la principal causa de

muerte de mujeres en el mundo, “el cáncer de seno”. Estudios recientes realizados en los Estados Unidos han

demostrado que mujeres obesas que padecieron cáncer de seno y seguidas por 16 años después de su

tratamiento tienen el doble de posibilidades de morir por causa del cáncer de seno que sus contrapartes con

peso adecuado para su edad y estatura. Además de estos hallazgos se encontró que las mujeres obesas al

momento de su diagnóstico tenían metástasis, tumores de mayor tamaño y mayor incidencia de muerte.

Tradicionalmente, se ha determinado que una de las posibles causas de la alta incidencia de cáncer de seno

en las mujeres obesas post menopáusicas, se deben a los altos niveles de estrógeno debido a la aromatización

excesiva del tejido adiposo en las mujeres obesas. Sin embargo en mujeres premenopaúsicas, que presentan

menor incidencia de cáncer de seno, pero que poseen mayores niveles de estrógenos debido a sus ciclos ováricosmensuales

debilita esta teoría. Por lo cual los investigadores buscan otras casusas que expliquen la relación

obesidad y cáncer de seno. Estudios recientes han demostrado que no solo altos niveles de estrógeno circulante

incrementa el riesgo de cáncer de seno, sino también factores relacionados con el hiperinsulinismo.

Existe evidencia que sugiere que cambios metabólicos relacionados con la resistencia a la insulina, especial-


RNC (2010) N-E

139

mente producidos por citokinas producidas por el tejido adiposo pueden ser las responsables de la angiogénesis

en las mujeres obesas. En conclusión existen tres teorías que se integran para tratar de explicar la relación

de obesidad y cáncer de seno. Estas tres teorías son:

1- Altos niveles de insulina e IGF-1,

2- Aromatización del tejido adiposo para aumentar niveles de estrógenos sanguíneos y

3- Adipokininas producidas en el adipositos: Adiponectina, Lectina, TNF- alfa e Interleucina-6, que intervienen

aumentando la aromatización del tejido adiposo.

Bibiliografia

1-Body Mass and Mortality After Breast Cancer Diagnosis Maura K. Whiteman, Susan D. Hillis, Kathryn M Curtis, Jill A.

McDonalds, Phyllis A. Wingo, and Polly A. Marchbanks. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2005; 14 (8). August 2005

2- Obesity and Outcomes in Premenopausal and Postmenopausal Breast Cancer. Sherene Loi, Roger L. Milne, Michael L.

Friedlander, Margaret R.E. McCredier, Grahm G. Giles, John L. Hopper, and Kelly-Anne Phillips. Cancer Epidemiol Biomarkers

Prev 2005; 14 (7). July 2005

3- Effect of Obesity on Presentation of Breast Cancer. Geoffrey A. Porter, MD, FRCSC, Karen M. Inglins, RN, Lori A. Wood, MD,

FRCPC, and Paul J. Veugelers, PhD. Annals of Surgical Oncology. 13 (3): 327-322, 2006

4- Molecular links between obesity and breast cancer. A M Lorincz and S Sukumar. Endocrine-Related Cancer (2006) 13 279-292

5- Increased Expression of Leptin and the Leptin Receptor as a Marker of Breast Cancer Progression: Possible role of obesity-related

stimuli. Cecilia Garafalo, Mariusz Koda, Sandra Cascio, Mariola Sulkowska, LuizaKanczuga-Koda, JolantaGolaszewska, Antonio

Ruso, Stanislaw Sulkpwski, and Eva Surmacz. Clin Cancer Res 2006;12(5) March 1 2006

NUTRICIÓN Y CÁNCER GINECOLÓGICO

Dra. Vanessa Fuchs Tarlovsky (México)

Investigador del Servicio de Oncología. Hospital General de México. vanessafuchs@hotmail.com

Objetivo:

• Comprender la importancia que tiene una evaluación nutricional y una intervención nutricia temprana para

pacientes con cáncer ginecológico a pesar de no tener aparentemente una desnutrición inicial.

• Discutir la importancia y controversia generada por la utilización de antioxidantes en el tratamiento del

cáncer cervicouterino, relación entre tipo de alimentación y cáncer de mama y comentar aspectos de composición

corporal en cáncer de ovario.

Mensajes principales:

• La alimentación, nutrición y algunos nutrimentos específicos están fuertemente ligados a la generación de

algunos cánceres en la mujer.

• A pesar de que la paciente con cáncer ginecológico suele no presentar generalmente una desnutrición visible

a simple vista, vale la pena evaluar a fondo el estado nutricio a fin de intervenir a tiempo.

• La composición corporal en estas pacientes juega un papel importante tanto en la detección temprana como

en el manejo nutricional, particularmente en cáncer de mama y ovario.

• Los antioxidantes presentes en los alimentos se han asociado a incidencia de cáncer cervicouterino, el rol

de la dieta, espacialmente los antioxidantes naturales es fundamental para el dearrollo de este tipo de cáncer.

• La utilización de antioxidantes como parte de tratamientos oncológico causa controversia ya que por un

lado ayuda a combatir efectos colaterales de los tratamientos oncológicos, en su mayoría prooxidantes, pero

en la literatura se reporta incremento en la reincidencia al utilizarlos, cosa que hay artículos que lo debaten.

En este punto hablaremos de nuestra experiencia en ensayos clínicos controlados relacionados con esta

temática.

Conclusiones:

ó El paciente oncológico requiere atención nutricional especial debido a su gran posibilidad de desarrollar

desnutrición.


140 RNC (2010) N-E

ó La evaluación nutricional es importante desde el punto de vista preventivo, de diagnóstico y de monitoreo

del tratamiento.

ó No hay dudas acerca la importancia que tienen los tratamientos nutricionales intensivos a fin de mejorar la

calidad de vida y las posibilidades de resistencia a tratamientos oncológicos y recuperación del paciente.

ó El rol que juegan los antioxidantes como apoyo a fin propiciar la disminución de los efectos colaterales de

las terapias oncológicas es controversial, sin embargo, en nuestra experiencia hemos demostrado mejoría en

rubros como toxicidad orgánica propiciada por la quimioterapia debido a disminución en el estrés oxidativo

derivado de proteínas, mejoría en la calidad de vida global y que no afecta la reincidencia a dos años de la

intervención en un ensayo clínico controlado desarrollado por nuestro grupo.

ó Es muy importante tener dentro del equipo de atención oncológica personal calificado en nutrición a fin de

prevenir pérdida muscular innecesaria y encontrar estrategias para nutrir a pacientes de manera temprana.

Referencias:

1- Am J Clin Nutr. 2010 May;91(5):1294-302. Epub 2010 Mar 10.

2- Ravasco P. Oncologist. 2010 Apr 15. [Epub ahead of print]

3- Celik JB. Eur J Gynaecol Oncol. 2009;30(4):418-21.

4- Laky B, Janda M et al. M J Clin Nutr 2008, 87(6):1678-85

5- Fuchs V, Bejarano M, Gutierrez G, Ceballos R. Nutr Hosp. En rev

6- Zorini R, Akemi A, Cairo A, et al. Nutr Hosp 2008 23(6):577-83

TERAPIA NUTRICIONAL EN PACIENTES QUEMADOS GRAVES

Nut. Serrana Tihista (Uruguay)

Centro Nacional de Quemados. Montevideo. Uruguay. serranatihista@hotmail.com

El apoyo nutricional del paciente quemado es un componente fundamental del tratamiento. Diversos protocolos

de nutrición han sido elaborados por colegas pioneras en la materia, (1) Presentamos el de nuestro centro con

el objetivo de comunicar nuestra experiencia y posibilitar la comparación con los resultados de otras prácticas.

Tipo de nutrición. Los pacientes presentan tracto gastrointestinal funcionante, por lo cual la nutrición enteral

es la primera elección. La víaparenteral es utilizada, cuando la enteral es imposible o insuficiente. Su uso

anual es cercano al 6 %.

Inicio de la nutrición. Por reconocidos beneficios (2) el inicio es temprano, una vez lograda la estabilidad hemodinámica,

en forma paralela a la resucitación inicial. La ausencia de ruidos intestinales, no es impedimento.

La media de comienzo es de 8 horas pos ingreso.

Acceso a la vía digestiva. A pesar de reconocer múltiples ventajas al acceso pos pilórico, ha sido dificultoso,

su uso. Utilizamos acceso gástrico, con buenos resultados.

Método de administración. Es cíclico en 20 horas a través de goteo continuo. Los avances se hacen cada 24

horassegún respuesta del paciente, aceptando que el objetivo en la primera etapa, es trófico.

Calorías. En los primeros años experimentamos con calorimetría indirecta, lo cual nos permitió conocer el

gasto energético de los quemados, sedados, analgesiados, con ventilación mecánica en ambiente a 33º C. El

gasto resultó ser más bajo que lo aceptado hasta unos años atrás. La fórmula desarrollada por Allard (3), es

la que mejor correlacionó con la calorimetría indirecta y es la que usamos actualmente. Es dinámica, además

de factores reconocidos del gasto energético, toma en cuenta superficie quemada, temperatura corporal,

calorías recibidasy días transcurridos pos injuria.

Proteínas. Aportamos 20 % de las calorías totales como proteínas intactas.Nuestros niveles se asemejan a los

usados en Europa, 1.3 a 1.5 g/ Kg/día. (4)

Lípidos. Apoyados en investigaciones en animales y humanos, proveemos baja cantidad, 18 % de las calorías

totales. Actualmente estamos probando mayor aporte de ácidos grasos omega 3, 3 – 5 g por día.

Carbohidratos. El aporte es generoso, 62 % de la calorías totales.

Vitaminas y minerales. Aún no se conocen requerimientos en quemados, se acepta que están aumentados, (4) .


RNC (2010) N-E

141

Aportamos 2 y 3 veces el requerimiento normal.

Inmunonutrientes. Es controversial su uso, faltan estudios bien diseñados con fórmulas perfectamente comparables,

que demuestren efecto individual y dosis. Únicamente aportamos ácido grasos poliinsaturados

omega 3, con los cuales hemos obtenido beneficios clínicos. Estamos próximos a suministrar glutamina,

(5, 6)

recomendación grado A, en quemados.

Evaluación del estado nutricional. Todos los parámetros disponibles, están influidos por factores no nutricionales.

El peso está influido por el edema y la reposición, de la cual es una guía. Comprobamos aumento

ponderal progresivo, máximo, 20 % al cuarto día, disminuyendo luego progresivamente, alcanzando el peso

inicial al día 11. Usamos para monitoreo, el peso tomado diariamente desde el ingreso en la etapa aguda y

luego en forma semanal. Albúminabi semanalmente, no disponemos de prealbúmina. El balance nitrogenado

se realiza semanalmente y se toma en cuenta la pérdida urinaria y por piel, a partir de fórmula desarrollada

en el centro, (7) . Se realiza control, diario, del aporte nutricional durante toda la estadía.

Selección de la fórmula enteral. Se utiliza fórmula modular polimérica, con distribución de macronutrientes

ya mencionada.

Ayuno. No realizamos nutrición intraoperatoria pero sí minimizamos el tiempo de ayuno, 6 horas para

pacientes no ventilados y en ventilados no se realiza ayuno.

Monitoreo de tolerancia digestiva. Hemos protocolizado, definiciónde las complicaciones y conducta. Conocemos

la prevalencia de cada una. El uso del protocolo, evita interrupciones innecesarias y la infusión, dejando

libres las horas de la mañana, donde se realizan la mayoría delos procedimientos, permite, cumplimiento

de la meta, superior al 90 %.

Registros. Disponemos de una base de datos donde se ingresa toda la historia clínica del paciente y una base

paralela, donde se hace lo propio con el tratamiento nutricional. El protocolo presentado en forma resumida

es producto del trabajo en equipo, investigación, revisión permanente y documentación de sus resultados en

los pacientes asistidos.

Bibliografía

1- Mayes T, Gottschlich M., Warden G. Clinical Protocols for Continuous Quality Improvements in the Outcomes of Patients

withBurns.Journal of Burn Care Rehabilitation. July 1997

2- Mc Donald WS, Sharp CW, Deitch EA. Inmediate enteral feeding in burn patientis safe and effective. Ann Surg 1991; 213:177

3- Allard JP., Pichard C., Hoshino E., et al. Validation of a new formula for calculating the energy requirements of burn patients.

J Parenter Enteral Nutr 1990;14:115

4- Berger M. Basics in clinical nutrition: Nutritional support in burn patients. Europeane-Journal of Clinical Nutrition and

Metabolism 4 (2009)

5- Espen´s Guidelines in Enteral Nutrition.Clinical Nutrition (2006) 25, 210-223

6- Guidelines for the Provision and Assessment of Nutrition Support Therapy in the Adult critically ill Patient.CritcalCare Medicine,

2009; volume 37, number5

7- CabreraJ., Martínez C., Montoya E., Mazza N., Tihista S., Silvera J. Determinación de la pérdida de proteínas a través del área

quemada.Revista Paciente Crítico. Vol. 12. Número 1, 1999

MIÉRCOLES 6 DE OCTUBRE DEL 2010

SOPORTE NUTRICIONAL EN INJURIA CEREBRAL AGUDA

Dr. Nicolás Velasco Fuentes (Chile)

Existen pocos datos que demuestren el efecto benéfico del soporte nutricional en injuria cerebral aguda (ICA).

A pesar de lo anterior, la base Cochrane publicó en el 2006 una revisión en la que se demostraba un efecto

positivo del soporte en mortalidad (RR 0.67) y secuelas graves (RR0.75). Otros autores sugieren lo mismo

que Cochrane. En estos pacientes se genera un incremento de requerimientos calóricos de 30 – 40%, algo

mayor en patología traumática. Por otra parte, las necesidades de proteínas se incrementan 100% o más,

dependiendo en gran parte de la gravedad de la lesión, sus complicaciones o el uso de corticoides. Toda esta


142 RNC (2010) N-E

respuesta metabólica sucede por la cascada hormonal (corticoides, STH, catecolaminas) e inflamatoria que

desencadena la lesión cerebral. De hecho, se sabe que en estos casos las citoquinas de origen bulbar son mayores

que las arteriales. Asociado a esto, se produce una inflamación y un aumento de la permeabilidad intestinal

cuyo papel en la fisiopatología de ICA no está clara. Con respecto al soporte nutricional, es necesario

recordar que muchos de estos pacientes tienen gastroparesia secundaria al reflejo vaso – vagal secundario a la

lesión cerebral, lo que dificulta la instauración de nutrición enteral (NE). De hecho, se ha considerado más

efectivo el soporte con nutrición parenteral (NP). A pesar de lo anterior, nosotros y otros autores hemos

demostrado que la instalación de una sonda naso- yeyunal permite efectuar NE eficaz. En este caso, el pronóstico

de los pacientes es similar al de aquellos que usan NP (sobrevida, secuelas a largo plazo, aportes nutritivos).

Un último aspecto que debe considerarse por su gran influencia es la hiperglucemia, frecuente en ICA.

De hecho, ésta se asocia con un peor pronóstico de los pacientes. Los datos disponibles sugieren que glicemias

entre 100 – 150 mg/dl se asocian a un mejor pronóstico en estos casos.

En conclusión:

• El soporte nutricional mejora el pronóstico de los pacientes con ICA.

• Los pacientes son hipermetabólicos e hipercatabólicos.

• La nutrición enteral es posible, especialmente al usar sonda naso – yeyunal, y sus resultados son comparables

a cuando se usa NP.

• La hiperglucemia es frecuente y su control mejora el pronóstico en estos casos.

EL FUTURO DE LA TERAPIA NUTRICIONAL EN AMÉRICA LATINA

Dr. Antonio Carlos Campos (Brasil)

Profesor de Cirugía Digestiva de la Universidad Federal de Paraná, Curitiba, Brasil. Coordinador del Programa

de Postgrado en Cirugía de la Universidad Federal de Paraná

La FELANPE fue creada hacen más de 20 años con objetivos bien definidos, a saber: 1. Integrar profesionales

latinoamericanos interesados en la nutrición clínica y la terapia nutricional., 2. Promover la educación

en nutrición clínica; 3.Establecer reglamentos para la práctica de la nutrición clínica y 4. Estimular la investigación

en ciencias de la nutrición. Está claro, por lo tanto, que la FELANPE es mucho más que una reunión

de amigos cada dos años, durante el Congreso. Ésta es una federación multinacional, de dimensiones continentales,

que se ha comprometido a guiar la nutrición clínica en nuestra región del mundo y garantizar el

acceso a una alimentación de calidad a nuestro pueblo. Por lo tanto, es necesario llevar a cabo acciones bien

coordinadas, que buscan la mejora constante de la nutrición clínica. Para alcanzar estos objetivos, entendemos

que algunas estrategias son fundamentales, y la discusión de estas estrategias es el objetivo de esta presentación.

Educación: Tal vez éste ha sido el principal pilar del desarrollo de Felanpe en los últimos 15 años, desde la

creación del extraordinario curso TNT. El TNT es un curso de inmersión en el que los fundamentos de la

nutrición enteral y parenteral se presentan de una manera innovadora, teórico y práctico, por médicos y para

médicos, y el éxito de esta iniciativa fue extraordinario. En pocos años miles de médicos en toda América

Latina participaron en este curso, muchos se han convertido en instructores y hasta la fecha el TNT se imparte

tanto en nuestro continente como en países tan lejanos como Rusia y Turquía. El TNT fue presentado en los

Estados Unidos y Europa y, a pesar de no ser plenamente aceptados en esos continentes por una serie de

razones, principalmente políticas, lo cierto es que el TNT fue una figura clave en la difusión de la nutrición

Latinoamericana. Unos años más tarde se creó el Curso Interdisciplinario de Nutrición Clínica (CINC), a fin

de corregir un vacío dejado por TNT - la exclusividad del curso para los médicos. El CINC también es un

curso de inmersión de dos días, utiliza metodología de enseñanza muy actual (instrucción basada en problemas)

y tiene la característica de ser interdisciplinario, valorando el trabajo de cada miembro del equipo mul-


RNC (2010) N-E

143

tidisciplinario de terapia nutricional. El éxito del CINC fue tremendo, y hasta hoy el curso está cumpliendo

su misión de formar profesionales para la práctica de la terapia nutricional, desde la perspectiva de la interdisciplinariedad.

Tras el éxito de estos dos cursos, otros fueron creados en modelos similares. En particular,

el CNP, dedicada a la enseñanza de la terapia nutricional en pediatría, fue también muy replicado en América

Latina. La pregunta que debemos hacernos es: éste es el modelo que se aplicará en el futuro? Los cursos de

esta naturaleza son fantásticos, pero se basan en organización logística sofisticada y necesitan de apoyo financiero

importante. Las fuentes de financiación se han obtenido principalmente de la industria. Aunque es extremadamente

importante, es cierto que debemos buscar alternativas de costo más bajo y con gran capacidad para llegar

a los profesionales que trabajan en regiones remotas. En este sentido, los cursos virtuales deberán ser creados

con la misma creatividad de los cursos presénciales, pero con un costo mucho más bajo y con una capacidad

de llegar a un número mucho mayor de profesionales. Algunos modelos de cursos con clases grabadas se

han formateado, con resultados muy interesantes, y creemos que este es un camino seguro para seguir. Es evidente

que los cursos actuales deben mantenerse, ya que las clases presénciales son insustituibles y siempre

deberán estar disponibles y actualizadas. Las sociedades hermanas de América del Norte y Europa han ofertado

algunos de sus cursos para los miembros de Felanpe. Aún considerando que son ofertas bien generosas,

nos parece más apropiado difundir los cursos de alta calidad creados por los latinoamericanos, mucho más

acorde con nuestra realidad.

Investigación en Nutrición: La investigación científica hecha por miembros de países de la Felanpe ha aumentado

considerablemente, tanto cuantitativa como cualitativamente. Hoy en día es común encontrar artículos

científicos de colegas latinoamericanos publicados en las revistas científicas más importantes del mundo. Sin

embargo, desafortunadamente la mayoría de las veces estos trabajos reflejan los esfuerzos de unos pocos individuos

privilegiados, que trabajan en universidades de prestigio. Estudios en colaboración aún son raros en

nuestra región, pero pueden y deben ser estimulados. Tomemos el ejemplo del ELAN. Este estudio evaluó el

estado nutricional y varias otras características nutricionales de más de 9.300 pacientes en toda América

Latina, y cuando se publicó, en 2003, fue el estudio más completo jamás publicado sobre la desnutrición hospitalaria.

Es importante destacar que la ELAN fue un estudio de observación. Los nuevos estudios de colaboración

deberían ser coordinados por FELANPE y deberían ser preferentemente intervencionistas. Estoy

seguro de que muchos centros en Latinoamérica están absolutamente cualificados para participar en estudios

multicéntricos de intervención.

Colaboración científica: Un aspecto que debemos caminar, además del desarrollo y de la realización de investigación

científica de calidad, es estimular la colaboración científica formal en los programas de Postgrado.

Además del Congreso y de los cursos de Felanpe, tenemos muchas otras oportunidades para la colaboración

en educación, especialmente en postgrado lato sensu (especialización en nutrición clínica) y también en el

strictu sensu (master y doctorado). He tenido la oportunidad de compartir clases y de participar también de

la evaluación oficial como miembro ad hoc de algunos de estos programas en varios países, y la colaboración

fue muy interesante. Este es un campo en el que podemos recorrer un largo camino en el futuro.

Certificación en Nutrición Clínica: Desde hace casi 20 años, Brasil ha creado una certificación en terapia

nutricional parenteral y enteral. Al principio, pocos expertos apoyaron el proyecto, pero hoy la certificación

otorgada por la Sociedad Brasileña de Nutrición Parenteral y Enteral es reconocida por la Asociación Médica

Brasileña y otras asociaciones de clases y, más importante aún, es necesaria para todos los que deseen trabajar

en equipos multidisciplinarios de terapia nutricional. Sabemos que muchos colegas de América Latina buscan

obtener dicha certificación por ASPEN. Sin embargo, nos parece más apropiado caminar para una certificación

otorgada por FELANPE y reconocida por las sociedades nacionales. El concurso se puede hacer

durante el congreso FELANPE o incluso en algunas conferencias nacionales y sería un paso hacia la nivelación

del conocimiento de la nutrición y de la terapia nutricional en América Latina.

Directrices, Guías o Guidelines en terapia nutricional: La Medicina Basada en Evidencia se ha convertido en

todo el mundo en una evolución necesaria para guiar la conducta y para limitar los gastos en salud. En este

sentido, varias sociedades científicas internacionales han establecido directrices, guías o guidelines sobre la te-


144 RNC (2010) N-E

rapia nutricional. Son muy populares en América Latina a las Directrices de Aspen, Espen y de Canadá. Sin

embargo, estas directrices han sido creadas para la realidad de los países desarrollados, y con frecuencia contienen

directrices no compatibles con nuestra realidad. En este sentido, hacen dos años la Sociedad Brasileña

de Nutrición Parenteral y Enteral comenzó el proyecto DITEN (Directrices de Terapia Nutricional). El

DITEN contiene 44 capítulos que van desde las directrices básicas, con definiciones en la terapia nutricional,

a través de las indicaciones y el cuidado nutricional en diversas situaciones clínicas y termina con la elaboración

de normas y mejores prácticas en la terapia nutricional. Nuestra propuesta es que sean creadas

Directrices Latinoamericanas de Nutrición Parenteral y Enteral (DILANPE). En este sentido, la Sociedad

Brasileña de Nutrición Parenteral y Enteral está en condiciones de colaborar y proporcionar que el DITEN

pueda ser la base para las guías o directrices latinoamericanas (DILANPE). Por último, soy muy optimista

sobre el espíritu creativo e innovador de los latinoamericanos, y estoy seguro que muchas otras estrategias

pueden y deben aplicarse en la incesante búsqueda de la mejora científica y social. Espero que esas pocas ideas

puedan dar frutos en las mentes brillantes y creativas de los latinoamericanos.

TALLER DE NUTRICIÓN EN ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

Dra. Gilda Miranda de Noyola (El Salvador)

Médico Nutrióloga y Presidenta de ASANPEN. El Salvador.

La desnutrición es considerada uno de los principales problemas de la Insuficiencia Renal Crónica IRC. Estos

pacientes sufren un proceso de desnutrición que se asocia a otros factores como la anorexia , síntomas gastrointestinales,

perdida de nutrientes en el dializado , aumento de la demanda metabólica, restricciones alimentarias

ya sea por mal asesoramiento nutricional o por reducción voluntaria de la ingesta por el temor a

la progresión de enfermedad renal así como factores socioeconómicos y emocionales. El 18% al 56% de los

pacientes con IRC cursan con algún grado de Malnutrición. La desnutrición calórica proteica así como la

inflamación se correlacionan de manera significativa con elevada mortalidad y morbilidad tanto en pacientes

bajo tratamiento de hemodiálisis como la diálisis peritoneal. La prevalencia de desnutrición proteínica

energética en diferentes países y consensos se ha calculado en un 20% a 80% en el periodo pre diálisis y entre

un 23% y 73% en pacientes sometidos a hemodialis. Se debe prevenir la desnutrición así como controlar la

obesidad. (1) Los Objetivos de la terapia Nutricional son:

• Mantener un buen estado nutricional

• Evitar la Malnutrición

• Prevenir y reducir la toxicidad urémica

• Y otros trastornos metabólicos

• Prevenir y tratar las complicaciones

Las Recomendaciones nutricionales por vía oral deben estimar las preferencias alimentarias individuales y utilizar

estrategias específicas para cada problema.Varios métodos de terapia nutricional se desarrollaron para

compensar la ingesta insuficiente y alcanzar los objetivos considerando la nutrición suplementaria , enteral o

parenteral intradialitica. (2)

Los objetivos del Taller serán: Actualizar conceptos de la Dietoterapia en tratamiento conservador o predialítico;

Recomendaciones en la terapia Nutricional; Cálculo de Requerimientos; Suplementos Nutricionales y

nutrición enteral; Nutrición Parenteral Intradialítica.

Las Estrategias serán: Aportar suficientes calorías, controlar la ingesta proteica, regulación hidroelectrolitica,

controlar la ingesta de fósforo y sodio. Se debe tener en cuenta las limitaciones de volumen y el grado de

catabolia y el tipo de tratamiento conservador o dialítico. El diagnóstico de IRC conlleva a cambios considerables

en los planeamientos dietéticos y estilo de vida del paciente por lo que sera necesario traducir las modificaciones

nutricionales a un plan de alimentación que sea comprensible y práctico. (3) El apoyo nutricional

debe ser óptimo y oportuno para lograr un adecuado consumo de calorías para prevenir la desnutrición y la


RNC (2010) N-E

145

dismiuir la acumulación de productos de desecho nitrogenados y los trastornos metabólicos de la uremia. Así

como retardar la progresión del daño renal mediante el control de proteínas. Por lo que es necesario reconocer

la etapa de la enfermedad renal y reconocer las indicaciones para la prescripción del apoyo nutricional

establecidas internacionalmente con el fin de cumplir los objetivos mencionados. (4)

Dentro de las primeras acciones es dar una adecuada y oportuna orientación nutricional es por ello lo importante

de conocer y reafirmar conceptos vertidos en este taller. Para efectuar una adecuada intervención nutricional

es necesario conocer a fondo el grado de desnutrición, evaluar el consumo de alimentos actual y los

hábitos de alimentación y cuando es necesario se indicara nutrición enteral o nutrición parenteral intradialitica

que se considerara cuando No se logre sostener una ingesta oral o una absorción intestinal que cubra

70% de sus necesidades calóricas y el 40% de necesidades proteicas. La NPID se administrara durante las

sesión de Hemodialis con el objeto de de aportar una parte de los requerimientos nutricionales del paciente,

a modo de suplemento. Los beneficios de la NPID se evidencian en un incremento de peso, mejoría del apetito

elevación de la albúmina serica. (5) El tratamiento nutricional variará según el carácter agudo o crónico del

fallo renal, del grado de catabolismo, del tipo de tratamiento dialitico o conservador. La prescripción nutricional

debe ser individualizada.

Bibliografía

1- Nutrición Enteral y Parenteral Humberto Arenas capitulo 38. pag 362-379

2- Espen Guidelines on Enteral Nutrition Adult Renal Failure N.Cano Clinical Nutrition (2006) 25, 295-310

3- Espen Guidelines on Parenteral Nutrition: Adult Renal Failure .N.Cano Clinical Nutrition 28 (2009) 401-414

4- Nutricion y Riñon Riella-Martins

5- ASPEN Roundtable IDPN Michelle Richer RD 2008

EVALUACIÓN NUTRICIONAL EN PACIENTES CON ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA CON Y SIN

HEMODIÁLISIS.

Nut. Marisa Canicoba (Argentina)

marisacanicoba@hotmail.com

La desnutrición proteico-calórica aumenta el riesgo de enfermedades y de muerte en pacientes con enfermedad

renal crónica, si bien su origen es multifactorial, el plan de alimentación inadecuado es uno de los

determinantes más importantes de este síndrome.y la evaluación del estado nutricional es importante para

ayudar a identificar aquellos pacientes que están expuestos a ese riesgo. El Síndrome Malnutrición-Inflamación-

Aterosclerosis (MIA), frecuente en la insuficiencia renal crónica (IRC), es un predictor importante de morbimortalidad

en diálisis. En la inflamación, las citoquinas proinflamatorias asociadas a la pérdida de masa

muscular y enfermedad aterosclerótica, aumentan la mortalidad cardiovascular. Estudios recientes indicaron

que al menos el 50 % de los pacientes en diálisis presentan signos de desnutrición. La desnutrición en el

paciente con IRC en HD se asocia con una respuesta subóptima al tratamiento dialítico, aumento en la frecuencia

de los ingresos hospitalarios,y morbi-mortalidad incrementada. Es imperativo entonces la identificación

de los marcadores apropiados de la integridad de los compartimentos tisulares y para el reconocimiento

temprano y el tratamiento oportuno de la desnutrición asociada a la IRC en HD. A fin de conocer la

situación nutricional del paciente, detectar la existencia o no de alteraciones en el estado nutricional y determinar

si requiere algún tipo de intervención nutricional.

La evaluación nutricional deberá ser realizado por la nutricionista utilizando:

-Métodos Subjetivos: EGS

-Métodos Objetivos: Antropometría ( Peso, Talla, IMC, Pliegues, por ejemplo: tricipital ) y circunferencia del

brazo, Exámenes de Laboratorio.( Albúmina, nPCR, Urea, Colesterol)

El método ideal para evaluar el estado nutricional, para su uso clínico, en los pacientes en hemodiálisis aún

no ha sido identificado, por lo que es recomendable la utilización simultánea de varios métodos de medida

del estado nutricional para valorar los depósitos proteico-somáticos y viscerales y repetir las mediciones en el


146 RNC (2010) N-E

mismo paciente para detectar los cambios y poder prevenir las deficiencias nutricionales Para el estudio del

estado nutricional se debe incluir la encuesta dietética, que debe realizarse de 3-5 días, incluyendo al menos

uno de diálisis y un fin de semana, se realiza mediante un registro dietético directo, para evaluar los motivos

de la baja ingesta proteica por parte del paciente y así como evaluar las causas de la inflamación que es común

en éstos pacientes, sabemos que la malnutrición calórico – proteica y la inflamación se superponen y también

debemos considerar a la diálisis como una situación catabólica e inflamatoria. Independientemente del indicador

del estado nutricional que se utilice, la morbimortalidad aumenta en los pacientes en hemodiálisis

desnutridos. Junto a esto, la dieta contribuye a controlar la hiperpotasemia, el desequilibrio fosfocálcico, la

ganancia de peso interdiálisis, las alteraciones lipídicas y la hipertensión arterial. El nutricionista deberá desarrollar