Views
2 months ago

Edición 12 de septiembre de 2018

  • Text
  • Salvador
  • Cero
  • Diario
  • Septiembre
  • Tres
  • Departamento
  • Seis
  • Domicilio
  • Cuatro
  • Cinco
  • Www.diariocolatino.com

Opinión 14 Miércoles

Opinión 14 Miércoles 12 de septiembre de 2018 Diario Co Latino Editorial Sociología y otros Demonios (916) Un logro más del Gobierno de Salvador Sánchez Cerén La derecha política, empresarial y mediática prácticamente ha ignorado el tema, quizá porque es una noticia que no vende, que no genera “rating”, o simplemente, que va contra la lógica neoliberal, pues, en efecto, es un tema (la noticia) propio de la visión de los gobiernos de izquierda. Nos referimos a la declaratoria de la capital salvadoreña, la tercera en Centroamérica –después de San José y Managua-, libre de Analfabetismo. Esto ocurrió a finales de la semana pasada. Desde el año 2009, cuando asume el Ejecutivo el primer gobierno del FMLN (de izquierda), se pone en marcha la política para librar a El Salvador del analfabetismo. Lograr que la capital, San Salvador, fuera parte de esos municipios declarados libres de analfabetas es la concreción de esa política y un orgullo para los salvadoreños. A finales del año la apuesta es que El Salvador sea declarado libre de analfabetismo. De acuerdo con los estándares internacionales, con el 97.08% de alfabetizados, ya se puede proclamar un municipio o un país libre de analfabetismo. Esto, por supuesto, no son temas de los analistas políticos de la radio y la televisión, tampoco de los columnistas de los periódicos, por eso no son temas de las encuestas de opinión, sin embargo, en estas casi siempre los encuestados dicen que el Gobierno no hace nada. Fue importante que la ciudad capital fuera declarada libre el propio día en que se celebra el Día Internacional del Analfabetismo, el 8 de septiembre. Es importante también recalcar que esta labor de alfabetización no fuera posible sin el voluntariado. El Presidente Salvador Sánchez Cerén informó que 50 mil participan como voluntarios, a escala nacional, en esas labores de alfabetización. Gracias a esos voluntarios, 94 municipios, incluida la capital, ya ondean la bandera internacional que los acredita como libres de analfabetismo. Publicación de la Cooperativa de Empleados de Diario Co Latino de R. L. 23 Avenida Sur No. 225 San Salvador www.diariocolatino.com facebook.com/diariocolatinoderl @DiarioColatino Director: Francisco Elías Valencia Jefe de Prensa: Nelson López Coordinadora de Redacción: Patricia Meza Teléfonos: 2222-1009, 2271-0671, 2271,0971 Fax: 2271-0822 127 AÑOS INFORMÁNDOTE CON CREDIBILIDAD Dimensión política de la Sociología (1) René Martínez Pineda Director Escuela de Ciencias Sociales, UES Si parto de la premisa de que lo político (no la política) es el espíritu de un hecho o acto vital orientado, ideológicamente, a tomar decisiones que afectan a otros, en función de ciertos intereses y ejerciendo algún tipo de poder (tangible o no), hablar de la dimensión política de la sociología no es referirse a la sociología política, es hacer hincapié en que esa dimensión es parte innata de cualquier tesis sociológica o de cualquier acción individual o social. Aclaro que no hablo de decisiones partidistas o electorales (¿FMLN o GANA?), sino de la dimensión política que tienen las decisiones que tomamos, por cotidianas o pedestres que sean: tomar café en ese lugar y no en otro, pues cada espacio tiene su propia identidad dada por las personas que lo frecuentan y con quienes se ejercen o imaginan relaciones de poder; decidir el tema de un mural (la voz de la víctima o la del victimario), en tanto este hace contar historias a la pared; escoger el equipo de fútbol al que le damos nuestra lealtad; elegir un tema de investigación sociológica: ¿orgasmo o privatización del agua?; decidir qué abordar y qué no en un plan de estudios y cuáles referentes intelectuales usar; decidir quiénes deben formar parte de una actividad lúdica o académica, pues la sumatoria de las intencionalidades –como algo sui generis- le dará carácter e identidad a la misma y, en ese sentido, la intencionalidad ideológica de una actividad es más sustancial que las capacidades de cada integrante del grupo que la realiza, etc. Entonces, un grupo de sociólogos que asume el compromiso social con los pobres y con la justicia social -como la sociología marxista o crítica que construyen sus subculturas académicas, más o menos intensas- tiene una dimensión política definida, y eso lleva a excluir las reaccionarias posiciones antagónicas (teóricas, personales o ideológicas) que son las que, como pequeña versión o pregoneras de la clase dominante, han conquistado el espectro social y académico, así como el mundo de las librerías y congresos. Esa exclusión no tiene nada que ver con la democracia, ni la vulnera, porque las subculturas no se forman usando los mecanismos tradicionales (o más conocidos) de la democracia electoral y no se trata de asentar y usar promedios, sino que se construyen por afinidad de valores bajo un liderazgo coherente. Por tal razón, ese tipo de exclusiones no implican tiranía (la subcultura de sociólogos de derecha excluye la participación de grupos contrarios y ejerce su dominio en los espacios que puede), ya que vivimos en una sociedad que se organiza y desarrolla, precisamente, sobre la base de las mismas (hay una constante construcción de subculturas políticas y académicas) y sería una ingenuidad no apuntalar la visión crítica si estamos agobiados por la acrítica, tanto en la vida como en la academia. Las decisiones tomadas -como sociólogos o ciudadanos- poseen una dimensión política orientada por la ideología que, lo sepamos o no, poseemos, y de la que no está exenta la sociología, a menos que hayamos comprado la baratija del fin de la historia y veamos la sociedad con inocencia pueril como si no pasara nada en ella; como si diera lo mismo hacer una cosa u otra; como si fuéramos un niño de tiza rosada en un muro viejo súbitamente borrado por la lluvia de los intereses económicos y políticos. Y es que el desarrollo académico y profesional de la sociología -en un mundo de injusticias galopantes que propició su surgimiento- necesariamente iba a llegar al punto de reconocer, en ambas cuestas, su dimensión política: para cambiar la realidad o para preservarla, esa fue otra decisión tomada. De lo que estoy seguro es de que hay que tomar una decisión al respecto, debido a que la sociología es mucho más que una técnica inocua aplicada a la solución aislada y neutral de problemas sociales que, en definitiva, son creados por la sociedad, lo cual nos remite al reto de encontrar la diferencia entre un “problema social” y un “hecho sociológico”, haciendo de la dimensión política un problema teórico, práctico e inexorable. A mi entender, la dimensión política no es, por naturaleza, externa a la sociología, sino que es la parte orgánica que la hace socialmente pertinente y, por ello, debe ser usada conscientemente. Como dato curioso recordemos que los únicos que afirman que la sociología es neutral, sin ideología y sin dimensión política, son los funcionalistas, quienes para seducir con el vaho de “ser erudito”, la reducen al nivel de “ciencia pura” porque la tratan de forma impersonal como “pura ciencia”, lo cual es incorrecto social y científicamente. Por mi formación teórica y práctica, estoy convencido que la dimensión política de la sociología permea el estudio de la sociedad (la construcción teórica de lo sociológico y de lo social con fundamentos políticos que no son políticos) y el de la cotidianidad de las relaciones sociales en todos sus niveles (macro y micro), y no solamente lo que el sentido común denomina como “cosa política” pensando en lo electoral como resumen de la historia e identidad. El nudo epistemológico es, entonces, cómo construir sus conceptos significantes y cómo ser consecuentes con la posición adoptada. En este punto es necesario aclarar la diferencia entre el término consenso y el de cooperación. Entiendo la cooperación como un empeño colectivo y voluntario por el logro de una meta tangible, finita y práctica que tendrá una dimensión política, nos guste o no. En general, la meta toma precedencia moral sobre los conflictos existentes entre los miembros del grupo y eso lleva a incluir y excluir. El consenso, en cambio, se refiere al medio en que se deriva una unidad como consecuencia del inevitable conflicto y busca las bases de la cohesión social en las condiciones del conflicto mismo (coexistencia pacífica en un ambiente laboral o en definir horarios). En otras palabras, se refiere al conjunto político-administrativo vigente, al contexto último en que las decisiones burocráticas del grupo se toman en el marco de un trabajo que no se puede obviar ni desobedecer, como ser empleado de una oficina la cual no es una subcultura. El consenso no es un acuerdo colectivo sobre los fines externos del grupo, sino un aspecto del grupo que puede darse o no. Es esa tensión entre conflicto y consenso –dos caras paradójicas de todo grupo social- que está al corazón del problema de la interpretación sociológica en su dimensión política.

Diario Co Latino Opinión Miércoles 12 de septiembre de 2018 15 El Salavador: proclamación de la fórmula presidencial del FMLN, expresión de esperanza y poder de convocatoria del FMLN para el 2019 Nelson de Jesús Quintanilla Gómez, Doctor en Ciencias Sociales Mención Gerencia y Profesor Universitario de la UES Hugo Martínez y Karina Sosa fueron proclamados este domingo 9 de septiembre como candidatos a la presidencia y vicepresidencia de la República por el FMLN, respectivamente, en la XXXVI Convención Nacional Ordinaria del partido desarrollada en el estadio Cuscatlán, en la ciudad de San Salvador. En este importante evento político, el candidato presidencial del FMLN se comprometió a seguir transformando el país a través de la implementación de programas sociales y a devolver la tranquilidad y seguridad a las familias salvadoreñas. Por su parte, la candidata a la vicepresidencia Karina Sosa dijo que están trabajando por conseguir la victoria en las elecciones presidenciales en primera vuelta. “Estamos más unidos que nunca y vamos avanzando a la tercera victoria del FMLN en primera vuelta”. Esta circunstancia tenía a la expectativa al resto de partidos y coaliciones de derecha que pretenden competir en las elecciones presidenciales de El Salvador a llevarse a cabo el 3 de febrero de 2019 y muchos creían que el estadio no se llenaría por el supuesto descontento de la gente y el manejo de encuestas de los últimos días, pero eso fracasó, el Cuscatlán tuvo lleno total. Este lleno impresionante de militantes y simpatizantes del FMLN en el acto de proclamación demuestra y expresa la esperanza y el poder de convocatoria del frente al pueblo salvadoreño para seguir trabajando por las transformaciones sociales y evitar de esa manera que la derecha regrese al poder para enriquecer sus bolsillos. Antes de presentar a los candidatos, Medardo González, secretario general del FMLN, se mostró confiado que “la única fórmula presidencial de izquierda” podrá obtener el triunfo en las elecciones del otro año.. sin duda Hugo y Karina son la mejor fórmula presidencial para seguir con los cambios, no podemos retroceder. Medardo González dijo: “tenemos confianza en el pueblo y sabemos que sabrán escoger con sabiduría, sabrán discernir entre lo falso y real, entre lo correcto y lo vago, lo iluso; entre lo seguro e inestable, entre la madurez y la irresponsabilidad”. También hay que decir que, como muestra de apoyo y un deber de militantes, el presidente y vicepresidente de la República Salvador Sánchez Ce- rén y Oscar Ortiz participaron en la XXXVI Convención Nacional Ordinaria en donde se proclamó la fórmula presidencial del Frente. Es importante recalcar que el acto se realizó en el estadio Cuscatlán, mejor conocido como “El Coloso”, en San Salvador (capital del país), donde participaron cientos de militantes y simpatizantes del Frente, así como diputados de su bancada legislativa, alcaldes y alcaldesas, representantes de comunidades, movimientos sociales y población en general. La actividad estuvo amenizada por estatuas humanas y zanquistas que le dieron la bienvenida a los asistentes, mientras que la parte artística arrancó con la agrupación “Cumbia Negra” y continuó con Pescozada; desde Cuba la agrupación “Buena Fe” cerró con Canto por la Paz. Llenar el estadio Cuscatlán en un acto político hoy en día no resulta fácil para cualquier partido político, eso solo se logra con convicción, organización, poder de convocatoria y sobre todo voluntad de la gente para asistir y que el FMLN lo haya logrado es señal que hay esperanza para seguir el camino de las transformaciones. Los analistas y contrincantes ahora reaccionarán diciendo cualquier cosa para querer descalificar, pero eso no es relevante, lo importante es que ya pasó el evento y es ese nivel de confianza que se expresó el que necesitaba la fórmula, el partido y el pueblo para trabajar por asegurar la continuidad de los programas sociales. El secretario de Comunicaciones del Frente destacó que “el FMLN es un partido organizado, fuerte, muy estructurado, con claridad en su rumbo, con una inmensa confianza en su triunfo, confianza en sus bases y en el pueblo, un partido que ha demostrado muchísimas veces su capacidad de expresar la alegría del pueblo y la alegría de la victoria, todos esos elementos estuvieron integrados en esta presentación masiva en el estadio Cuscatlán”. Para Raúl LLarul, el evento “fue el primer paso hacia la victoria popular de la cual el FMLN es parte, parte de ese pueblo del cual nacimos, nos nutrimos y formamos parte. Hubo participación de grupos musicales, fue una expresión de alegría juvenil, en el exterior hubo una feria de logros; fue además una reunión de la familia del FMLN con la familia del pueblo”. Este fue un verdadero baño de pueblo de la Fórmula Presidencial en la que se evidenció esa química de Hugo y Karina con la gente, no hay duda que esta es la mejor fórmula, con el mejor partido y con el pueblo trabajador y luchador, la victoria será un hecho, nada es fácil, todo se logra con trabajo constante. Los principales logros del FMLN están encaminados en la reducción de los niveles de desigualdad que solo fueron posibles con un gobierno de izquierda que le apuesta a ofrecer la mejor propuesta para aumentar el salario mínimo, la reforma de salud que amplió la cobertura a nivel nacional, la gratuidad en todos los niveles de educación, el combate al analfabetismo, y muchas más acciones coherentes con el proceso de cambios iniciado hace casi 40 años junto al pueblo. Todos estos logros se han alcanzado y continuarán pese al permanente bloqueo que la derecha mantiene en la Asamblea Legislativa y en el Órgano Judicial. Medardo González además dijo que producto de ese bloqueo se emitieron siete sentencias que hicieron que el Gobierno dejara de recibir mil 668 millones, con los que perfectamente su hubiera podido cubrir durante 10 años el escalafón de salud, la compra de medicamentos, la construcción de infraestructura escolar del 100 por ciento y otras obras. Sin duda, con el apoyo de la gente, Hugo será el presidente. E-mails: nquintanillagomez@yahoo.com, nquintanillagomez@gmail.com, y Blogs: sociología-politica.blogspot.com Llenar el estadio Cuscatlán en un acto político hoy en día no resulta fácil para cualquier partido político, eso solo se logra con convicción, organización, poder de convocatoria y, sobre todo, voluntad de la gente para asistir y que el FMLN lo haya logrado es señal que hay esperanza para seguir el camino de las transformaciones.

Archivo

Archivos de 2018

Archivos 2016