Views
6 months ago

Edición 30 de Junio de 2018

  • Text
  • Salvador
  • Vida
  • Junio
  • Diario
  • Mundial
  • Nacional
  • Agua
  • Arte
  • Desarrollo
  • Centro
  • Www.diariocolatino.com

Edición 30 de Junio de

www.diariocolatino.com 127 AÑOS INFORMÁNDOTE CON CREDIBILIDAD facebook.com/diariocolatinoderl @DiarioCoLatino Entregar bienes públicos a privados N o 6821 del Año CXXVII del Segundo Centenario El Salvador, Sábado 30 de junio de 2018 ¢2.19 ###COLUMNCONTENT###.25 es una irresponsabilidad social Pág. 2 y 3 Nacionales Pág. 24 Quijano contrató a más de 300 empleados en dos meses Miembros del Sindicato de Trabajadores de la Asamblea Legislativa (SITRAL) denunciaron la contratación de 318 empleados por parte de Norman Quijano, diputado presidente de ese órgano de Estado, en menos de dos meses de gestión. Suplemento Tres Mil Pág. 4 Los diputados deL FMLN iNtegraNtes de La CoMisióN de saLud, eLizabeth góMez, roCío MeNjívar, reyNa viLLaLta y daMiáN aLegría, visitaN eL CeNtro NaCioNaL de radioterapia ubiCado eN La CoLoNia zaCaMiL, para NO.1450 SÁBADO 30 / JUNIO / 2018/ FUNDADO EL 24 DE MARZO DE 1990 CoNoCer La iNversióN que eL gobierNo ha reaLizado eN esta área a través de Los FiNaNCiaMieNtos aprobados Deportes Uruguay-Portugal, duelo de temibles ofensivas que quieren hacer historia Con la promesa de un duelo de alto voltaje entre dos ataques poderosos y sin un claro favorito, Uruguay y Portugal juegan hoy en Sochi a las 12:00 m., en duelo correspondiente a los octavos de final del Mundial Rusia 2018. Pág. 16 Identidad en la globalidad: El arte de Romeo Galdámez ARMANDO MOLINA, A Escritor mediados del siglo pasado, el artista norteamericano Robert Rauschenberg nos dio a ver y entender que el arte, al igual que la vida misma, ya no tendría un centro regulador y jerárquico de iconografías único. Nos hizo ver que este había sido sustituido por un acelerado devenir de imágenes que se develaban en avalanchas de cosas y seres tan numerosos, que rebasaban hasta los propios seres y cosas ya existentes. Su innovadora proposición artística fue que una obra de arte podía desarrollarse y realizarse en cualquier momento, en cualquier material, en cualquier parte y ser destinada a presentarse donde quisiera, ya fuera un museo, la calle, en un sobre de carta o hasta en un bote de basura. Estos fueron los novedosos argumentos teórico-artísticos que le convirtieron en una de las figuras más influyentes y determinantes de la escena artística internacional a partir de entonces. Ya en los años sesenta, su relación con Andy Warhol le permitió conocer y profundizar en una técnica que incorporaría como suya y que definiría su obra y su estilo: la serigrafía, la obra múltiple y la oportunidad única de crear un nuevo código de iconografía personal, que luego se convirtió en el rostro del mundo. La serigrafía se constituyó en el mundo del arte en un nuevo código iconológico: un sistema de sucesión o contraposición de imágenes diversas que producían una sintaxis artística inédita hasta entonces, que supuso una evolución desconocida del collage, y que a la vez puso sobre la mesa de discusión las ideas hasta entonces vigentes respecto a la clonación, la apropiación y la reproducción de imágenes. Era también un nuevo lenguaje artístico con una semántica propia. En El Salvador, pocos artistas ostentan en sus biografías y trayectoria artística algún dato que justifique su rareza u originalidad dentro de la historia de la plástica nacional, hay escasos ejemplos. En el contexto sociológico de su origen, el caso del artista Romeo Galdámez podría ser uno de ellos debido a su singular causalidad. Nacido en el pequeño pueblo de Cinquera en el departamento de Cabañas en 1956, desde su infancia Galdámez anheló convertirse algún día en «ciudadano del mundo». Allí, desde ese remoto mundo rural, Galdámez empezó a fantasear con la idea de convertirse en artista y en cómo dar forma y proceso a este deseo intenso y nada común para un jovencito salvadoreño nacido en ese ámbito tan alejado de toda realidad artística moderna. Fue un llamado ineludible, acompañado de una energía incesante que lo decantó hacia las lides de las artes plásticas. Formado inicialmente en el Centro Nacional de Artes (CENAR) de El Salvador de donde se graduó de bachiller en artes plásticas en 1974, gracias a una beca otorgada por el gobierno salvadoreño, en 1975 Galdámez parte hacia la ciudad de Porto Alegre, Brasil, para especializarse en artes gráficas en la Universidad Federal do Río Grande do Sul. Allí durante esta etapa se sucedieron sus primeros contactos con las artes gráficas, particularmente con la serigrafía (fotomecánica), técnica novedosa que ostentaba durante esa época un gran auge en el mundo del arte latinoamericano, pero particularmente en Brasil donde luego adquirió y aún mantiene una popularidad insospechada. Asimismo, Galdámez tomó contacto, incursionó y tuvo protagonismo en el entonces novedoso movimiento de Arte Correo (Mail Art) que adquiría relevancia y auge estético en la escena artística mundial. De regreso a El Salvador, Galdámez se encuentra con la inminencia de la guerra civil, trágico evento que sacudió los fundamentos culturales de la sociedad salvadoreña que venían en desarrollo formal desde los años 30. Empeñado en su concepto de ser un ciudadano del mundo, Galdámez el artista confiesa su quimera detrás de la noción: “Yo he andado siempre obsesivo con el concepto de globalidad en mi trabajo artístico, pero lo hago con el propósito de afirmar mi propia identidad salvadoreña en el mundo”. Así lo afirma en su visión artística personal, transformada por su experiencia y habilidad técnica en una alegoría de la identidad en la globalidad, y manifestada en lo que hoy contemplamos en esta muestra «Con(cierto) Collage. ReP/Trospectiva 2018 SV». Asuntos fuera de su control relacionados con la guerra civil de su país lo expulsan de la caótica escena salvadoreña de los años ochenta y lo plantan en México, específicamente en Morelia, Michoacán, donde hubo de pasar veintidós años de su vida dedicado a sus estudios de arte en un principio, y más tarde como docente de artes gráficas. Esta larga experiencia en México constituyó también el sello determinante de su visión artística y técnica, y marca el regreso definitivo a su país en el 2003. A partir de la década de los noventa, más que un movimiento artístico tuvo lugar desde la plástica una renovación crítica, de espíritu independiente y moderno, en todo el ambiente cultural y artístico salvadoreño. La desconstrucción del imaginario oficial, el análisis de los problemas sociales, junto con los discursos /Sigue en página 2

Archivo

Archivos de 2018

Archivos 2016