Revista iCruceros n 35

  • Cruceros
  • Portugal
  • Bodegamarquesderiscal
  • Martabelenguer
  • Lauraferrer
  • Sanfrancisco
  • Maritazafra
  • Nachoguerreros
  • Tendencias
Nuestra portada para el gran Nacho Guerreros. ¡Teníamos tantas ganas de charlar con él!  Además las actrices Marta Belenguer y Marita Zafra han compartido con nosotros sus proyectos e ilusiones. En este número estrenamos la sección Live the Music by Laura Ferrer, y lo hacemos con la entrevista que ha realizado la propia Laura al cantante Isma Romero. No os la perdáis.  Lupe Cartié, desde su sección, nos trae a dos directores que nos van a sorprender con sus nuevos proyectos: Amparo Climent y Marcos Moreno.  Nahia Laiz, entre sus queridas candilejas, nos hace una pregunta, ¿te acuerdas de la primera vez?... Cecilia Gessa, con su mirada siempre especial y profunda, nos acerca lo mejor de la oferta cultural de Madrid.  La diseñadora Mónica Berlanas nos descubre las tendencias más relevantes para este invierno.  El coach Juan Antonio Sánchez nos presenta al “invitado” a nuestra mesa navideña que nunca hemos querido y nos da las claves de cómo tenemos que afrontarlo.  Ponemos rumbo a Portugal, a la isla de Ons y a San Francisco.  También a Tailandia, pero esta vez en un viaje tan duro como necesario. De la mano experta de Cristina Rodrigo, directora de Proveg España descubrimos la cruda realidad que existe en algunos de los mal llamados santuarios para elefantes. El magnífico Hotel Marqués de Riscal nos da la bienvenida entre viñedos.  Lo último en noticias de cruceros y turismo.  Y para rematar, el mismísimo Santa Claus nos ha concedido desde su casa en Laponia una bonita entrevista. ¡Magia en estado puro!

Isla de Ons tuado. Desde

Isla de Ons tuado. Desde este punto salen varias rutas habilitadas con caminos. Yo elijo una circular, que durante las próximas tres horas hará que sepa lo que Fenicios, Celtas o Normandos -entre otros- sintieron en la antigüedad al arribar en estas abruptas costas entre asedios y saqueos piratas. Sigo andando y llego al alto del Cucorno, a 128 metros sobre el nivel del mar. Hace siglos encendían hogueras para señalar la proximidad a esta peligrosa zona, hasta que en abril de 1865 se encendió el Faro de Ons, siendo uno de los más grandes de España. Recubierto de impolutos azulejos blancos, está dotado de paneles solares para crear energía fotovoltaica y un haz de luz de 25 millas náuticas de alcance. Las hogueras pasaron a la historia, más bien a la prehistoria, ya que los restos de Castros indican que en esa etapa la isla ya estaba habitada, probablemente gracias a la abundancia de agua potable. Los actuales habitantes, unos 80, mantienen sus arraigadas costumbres como pescadores, si bien el turismo los ha hecho evolucionar hacia ese sector. La Isla fue propiedad de la iglesia hasta el siglo XVI cuando fue donada a los nobles de la familia Montenegro. Tras pasar por diversas manos, en la guerra civil fue expropiada por el gobierno y en 1982 pasó a ser del gobierno regional de Galicia. Los habitantes de la isla no son propietarios de sus tierras, pero las quieren y cuidan como si lo fueran. Lo que sí poseen es una cultura rica en mitos, como el de la Santa Compaña, procesión de ánimas y otros fomentados por los largos meses de soledad sin servicios médicos, que les hizo desarrollar un gran conocimiento sobre plantas y productos naturales. Como ejemplo de estas supersticiones y leyendas estaría el Buraco do Inferno, situado al sur, entre brezos morados y toxos amarillos. Es una formación geológica creada por la fuerza del potente Atlántico, que deja ver la mar a 45 metros de profundidad... … O escuchar lamentos de almas en la entrada al infierno. Los caminos me van conduciendo arriba y abajo entre espectaculares acantilados que cortan la respiración por la altura y por las infinitas vistas al horizonte. La ruina de una fortificación defensiva ahora convertida en mirador, Do Castelo, me deja claro que estoy en uno de los importantes tesoros que poseen las Rías Baixas. EL BURACO DO INFERNO, ENTRE BREZOS MORADOS Y TOXOS AMARILLOS 34 icruceros 2020

Mi paso es ligero para intentar llegar pronto a la playa de Melide, con su agua cristalina y su arena blanca. Está fría como el hielo. Hay varias playas más para elegir, pero esta me ha elegido a mi. Bañarse en este mar es toda una experiencia, cuesta infinito sumergirse pero, una vez superado el impacto inicial, es sumamente gratificante. Qué lujo poder disfrutar casi en soledad de este enclave natural que en pocos minutos perderá parte de su encanto. Es una playa nudista pero, curiosamente, las personas vestidas y bien perpetradas con pesadas neveras rebosantes de comida y bebida van llegando… Teniendo en cuenta que no hay papeleras en el parque natural, me parece un gran despliegue de posibles residuos. Confío en que se lleven todo de vuelta. Mientras tanto, los barcos siguen arribando. Inicio mi retorno, contemplo un curioso cormorán. Voy sacando más fotos y ordenando en mi cabeza todo lo que he visto. Llego a la aldea y compruebo el horario de vuelta en mi billete. Perfecto, me queda tiempo para descubrir el siempre interesante tema gastronómico. La representación de productos de la zona es sublime; los percebes que veo destacan entre los mariscos del día, una olorosa caldeirada de pulpo, churrasco listo para ser llevado a mesa con su pan de centeno recién hecho... y todo ello regado con vinos de calidad o la siempre presente rubia gallega. Los postres son para quedarse a vivir para siempre...y con esas vistas. Me decanto por una colorida empanada de maíz -¡con zamburiñas!-, para no perder tiempo sentada en una mesa... pensando ya en la cena que tengo a mi vuelta reservada en Bueu. SI ES QUE EL ETERNO VERANO GALLEGO ESTÁ HECHO PARA SER APROVECHADO A TOPE… 35 icruceros 2020