Views
2 years ago

Revista iCruceros numero 29

  • Text
  • Varsovia
  • Palmero
  • Marso
  • Cruises
  • Cruceros
  • Bilbao
  • Cruceros
  • Cruises
  • Tendencias
  • Cruceros
Revista iCruceros Silvia Marsó NYX Hotel Bilbao Msc Seaview Víctor Palmero Lifestyle

que establecieron aquí

que establecieron aquí su gran fuerte portuario hasta que los ingleses se decantaran por Colombo como capital del país. Su casco histórico desprende ese encanto colonial de calles empedradas y casonas con soportales, ventanales de madera, iglesias misioneras y el famoso hospital holandés son un conjunto de atributos que le llevaron a ser reconocido como Patrimonio de la UNESCO en 1988. Sin duda una visita imprescindible para una inmersión en la historia colonial del país. De la urbe portuaria se puede pasar a múltiples destinos del país, ya que está bastante bien comunicada, especialmente por tren. En este caso, después de la dosis colonial, nos decantamos por la inmersión en la naturaleza más salvaje del país, que es mucha. Así, la siguiente parada en este paseo por Sri Lanka es el Parque Natural de Yala. Famoso por contar con la mayor población de leopardos del mundo, es una de las reservas más visitadas en el país. Para recorrerlo hay que contratar un safari en jeeps que parece que te fueran a llevar a Parque Jurásico y que te recogen en tu alojamiento antes de las 5 de la mañana. Los momentos de aglutinamiento de jeeps en los puntos donde se cree avistar al aclamado leopardo le restan un poco de encanto al safari, pero sin duda merece la pena disfrutar del lado más salvaje de Sri Lanka viendo peleas de cocodrilos, búfalos, familias de elefantes o ciervos salvajes en su búsqueda pausada de comida o agua y, por qué no, disfrutar de los coquetos Templo Hinduista-Sri Lanka

Sri Lank a Buda de Aukana-Sri Lanka camaleones que de vez en cuando aparecen en escena para amenizar la espera del leopardo mientras permanecemos agazapados en el prehistórico jeep. El punto final del safari es en una larga playa salvaje que fue trágico escenario del Tsunami que en 2004 arrasó el sudeste asiático, dejando aquí unas 250 personas muertas a las que se rinde homenaje con un “Memorial” y que sin duda hace vibrar las emociones haciendo que incluso te olvides del leopardo que llevas 6 horas “persiguiendo”. Siguiendo esta ruta de contrastes por el país, del Parque Nacional de Yala nos vamos a las Tierras Altas, en busca de la Sri Lanka más verde, una de las zonas más montañosas del país. Así, la encantadora localidad de Ella es parada imperdible en esta zona del país. No por el pueblo, que en realidad se reduce a una carretera rodeada de hostales y bares, sino por su entorno inmejorable para conocer el rural srilankés y para disfrutar de trekkings inolvidables. Para aquellos que hemos recorrido el norte de Tailandia, Ella nos recuerda de alguna manera a la alternativa Pai, ya que disfruta de un acogedor y animado ambiente mochilero incluso por la noche, algo no muy habitual en Sri Lanka. Subir el Adams Peak o la Ella’s Rock y hacer el recorrido de las vías del tren que llegan hasta el Nine Arches Bridge son dos de las actividades que más boquiabiertos nos dejan en este rincón de la antigua Ceilán. Durante el recorrido por las vías del tren no sólo disfrutas de pintorescas escenas de campesinos locales detrás de sus vacas, mientras éstas cruzan con soberbia y parsimonia las vías del tren, sino que también puedes conocer a muchos mochileros europeos con un contagioso y enriquecedor espíritu viajero. Desde Ella sale la famosa ruta en tren hasta la ciudad de Kandy, considerada por muchos “la ruta de tren más bonita del mundo” y no le falta razón…En este viaje uno siente el verdadero latido de la 41 icruceros 2019