Views
2 years ago

Revista iCruceros numero 29

  • Text
  • Varsovia
  • Palmero
  • Marso
  • Cruises
  • Cruceros
  • Bilbao
  • Cruceros
  • Cruises
  • Tendencias
  • Cruceros
Revista iCruceros Silvia Marsó NYX Hotel Bilbao Msc Seaview Víctor Palmero Lifestyle

Sri Lank a exuberante

Sri Lank a exuberante Ceilán, quedando anodadado por el paisaje, las interminables terrazas de té, que se ha convertido en el gran embajador del país desde hace siglos. Las curtidas caras de sus campesinas levantan la mirada con desconcierto hacia los muchos espectadores que vamos en el tren, a veces sonríen y otras simplemente se parecen plantearse qué nos atrae tanto para llegar hasta allí. Cogiendo el primer tren de la madrugada este trayecto te ofrece otra escena inolvidable como es la bruma que todavía permanece cubriendo gran parte de las plantaciones haciendo de estas un cautivador manto de un verde inigualable en el que dejar la mirada perdida sin poder siquiera escuchar el tren. Triángulo Cultural, la joya de la corona de la bella Ceilán Anuradhapura-SIgiriya-Polonaruwa Ya en el corazón del norte del país, Sri Lanka despliega su mayor legado histórico-arquitectónico en el llamado “Triángulo Cultural” en el que destacan Anuradhapura, Sigiriya y Polonaruwa. Como otro posible vértice de este triángulo, nada tiene que envidiarles tampoco la bonita Dambulla y sus cuevas. Anuradhapura fue la capital cingalesa durante muchos siglos por lo que su legado cultural es de los más grandes del país reuniendo uno de los mayores patrimonios arqueológicos del mundo. Así, su ciudadela histórica cuenta con restos de palacios, murallas y las populares estupas -también llamadas dagobas-, más grandes del país e incluso del mundo, como la de Ruwanwelisaya o la de Jetavanarama, gran- 42 icruceros 2019

Sri Lank a Arreglando el Tuk Tuk en las calles de Kandy Dagoba Budista-Polonaruwa des cúpulas para el culto budista de gran importancia mundial. Eso sí viajeros, hay que acostumbrarse a caminar descalzos por las ruinas y cubriendo piernas y torso, pese al calor y la humedad que nos hará sudar de forma imparable, ya que sin respetar estos requisitos no podréis acceder a estos lugares históricos y o sagrados. Otro de los puntos imprescindibles de la primera capital srilankesa es el Sri Maha Bodhi, junto con Kandy el mayor centro de peregrinación budista del país, donde se encuentra el árbol considerado el más antiguo plantado por el hombre -siglo III a.C.- y, según cuenta su leyenda, nacido de un esqueje del árbol que iluminó a Buda. Para los que nos gusta seguir el orden histórico, de Anuradaphura pasamos a la que fue la segunda capital de Sri Lanka: Polonaruwa. El complejo es amplísimo, un día entero casi no es suficiente para recorrerlo al completo, y eso que todavía no se han terminado las excavaciones. Su envergadura sin duda demuestra la grandeza que llegó a tener este lugar tras su establecimiento como capital del reino por parte de los Tamiles. Además de los numerosos palacios, dagobas y jardines, llaman especialmente la atención los restos del edificio del Consejo, encabezado por una gran escultura de un imponente león. El tuktuk es el medio de transporte por excelencia en Sri Lanka y sin duda la mejor opción para recorrer los sitios arqueológicos de Anuradhapura y Polonaruwa, ya que sus lugares más importantes se encuentran a una distancia considerable entre sí como para recorrerlas con las altas temperaturas de las horas centrales del día. La última parada en el triángulo cultural es la famosa Sigiriya, para muchos el mejor vértice de este impresionante triángulo gracias a su imponente Roca del León, uno de los puntos más fotografiados del país. Este complejo palaciego, ubicado en una gigante roca volcánica de unos 200 metros en medio del bosque, tuvo inicialmente una función religiosa y siglos después el gran Rey Kasyapa lo eligió como palacio y capital del reino en el siglo V a.C. Además de la forma de la roca, que podría parecer la de un león o un elefante, según tu imaginación, en la subida se tallaron unas enormes garras de león que completan la tematización del complejo con este imponente animal. La subida a la Roca del León no es apta para vagos, ya que requiere de bastante esfuerzo y voluntad para superar las interminables escalinatas verticales cuando empieza a apretar el calor. Sin embargo, las vistas al llegar a la cima donde se ubica el palacio son uno de los mayores regalos con los que te obsequia la antigua Ceilán. Sin palabras. Los más enérgicos y ávidos de vistas tan espectaculares como esta pueden subir el Pidurangala, otra descomunal roca que ofrece una vista impresionante de toda la llanura y permite mirar “de frente” al gran León. Así, por su exuberante naturaleza llena de contrastes y su interminable legado cultural, uno entiende por qué portugueses, holandeses y británicos cayeron totalmente rendidos a los encantos de la antigua Ceilán. Pues como ya les anticipaba Marco Polo antes de su llegada, la isla de los mil nombres es, efectivamente, “la isla más bonita del mundo”. 43 icruceros 2019