ABRIL / MAYO 2020 Edición 200

  • Cchc
  • Camara
  • Concreto
  • Revista
  • Medidas
  • Proyectos
  • Salud
  • Trabajadores
  • Socios
  • Sector
  • Empresas
  • Regional
  • Presidente
  • Obras
Revista En Concreto, un producto editorial de la CCHC.

afondo Especial / Covid

afondo Especial / Covid 19 Industria de la Construcción CAMBIAR EL PARADIGMA LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS Y LA CRISIS ECONÓMICA ESTÁ IMPULSANDO AL RUBRO DE LA CONSTRUCCIÓN EN CHILE A REINVENTARSE. NUEVOS PROTOCOLOS SANITARIOS A EJECUTARSE EN OBRAS Y LA INCORPORACIÓN DEL TELETRABAJO SON MEDIDAS QUE YA SE ESTÁN IMPLEMENTANDO. PERO LO QUE VIENE SERÁ MÁS RADICAL. LA NUEVA FORMA DE HACER LAS COSAS INCLUIRÁ EL USO DE SISTEMAS PRODUCTIVOS MÁS EFICIENTES COMO LA INDUSTRIALIZACIÓN, LA DIGITALIZACIÓN DE PROCESOS, EL BIM Y EL MANEJO DE EQUIPOS A DISTANCIA. Por Jorge Velasco C._Fotos Vivi Peláez. La industria de la construcción busca proteger la salud de los trabajadores y mantener la continuidad de las obras, aplicando nuevos protocolos sanitarios. 14

La crisis iniciada por los problemas sociales de octubre de 2019 y continuada por el impacto del coronavirus Covid-19 a partir de marzo de este año, han llevado a una recesión económica nacional que tiene como consecuencias sectoriales la profunda ralentización del inicio de nuevas obras de construcción y la paralización en la ejecución de proyectos inmobiliarios y de infraestructura. “Vemos con preocupación el probable impacto en la materialización de la cartera de proyectos, ya sea por la posible disminución de la inversión pública ante la necesidad de cubrir otros gastos y, para el caso de las inversiones en infraestructura con mecanismos de financiamiento a través de la participación público-privada, producto de la incertidumbre que pudiesen tener los inversionistas, tanto por la pandemia como por la falta de acuerdos políticos que permitan dar una estabilidad social al país”, comenta Carlos Zeppelin, presidente del Comité de Obras de Infraestructura Pública de la CChC. Más allá de estos acontecimientos –que podrían acotarse a un período específico–, lo más probable es que esta crisis afecte la forma en que las personas se relacionan, viven y hagan negocios en el futuro. Establecerá un nuevo escenario del cual la industria de la construcción no estará ajena. “Van a cambiar muchos modelos, de vida y de vivienda. El transporte y las ciudades se deberán adaptar a nuevas formas. Hay que retomar la dimensión humana de vivir”, dice al respecto Miguel Fleischmann, presidente del Comité de Proveedores de la CChC. “Sin duda que esto nos va a cambiar. No solamente a nuestro sector y a nuestro país, sino a la lógica de nuestra manera de actuar en el ámbito personal, familiar y profesional. Van a cambiar ciertas prácticas de comunicación, de operación y de consumo. “HABRÁ UNA MAYOR COLABORAción en el proceso de diseño-construcción entre todos los actores, con especial énfasis en las relaciones entre diseño, ingeniería y especialidades”, afirma Adelchi Colombo, presidente de la CDT. El uso de los espacios, ya sea públicos o privados, va a tener su ajuste. Creo que queda mucho por analizar para ver qué es lo que va a decantar de todo esto”, reflexiona Patricio Donoso, presidente de la CChC. “Les lecciones de esta crisis son muchas, desde el cómo se puede trabajar, el estricto apego a los protocolos sanitarios y, algo muy importante, la necesidad basal de mantener un diálogo y cercanía permanente con todos y entre todos los que trabajamos en un proyecto común”, sostiene Jaime Mozó, presidente del Comité de Vivienda de la CChC. En este sentido, para muchos la industria de la construcción se enfrenta (y enfrentará) a la decisión de dejar atrás ciertos paradigmas tradicionales y adoptar unos nuevos. “Hay muchas formalidades y costumbres muy válidas hace 50 años, pero que hoy ya no son aceptables”, afirma Mozó, para quien se necesitará una “transformación gigantesca” en la forma de trabajar, tanto de las empresas como del Estado. Para Diego Toro, presidente del Comité de Especialidades de la CChC, ambos comparten responsabilidades a la hora de modernizar el rubro constructor. “¿De qué sirve el BIM (Building Information Modeling) en los proyectos MOP si igual tenemos que imprimir y entregar una gran cantidad de planos innecesarios? El Libro de Obras debe ser físico y foliado según la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones: ¿aporta esto efectivamente en una adecuada trazabilidad de las situaciones en obra?”, pregunta. La crisis, en síntesis, gatilló la necesidad de “pensar distinto”. “La industria experimentó el teletrabajo, la falta de herramientas de control a distancia y la necesidad de mantener la productividad en un escenario muy diferente al anterior. Entonces, se abrió el espacio para la implementación real de tecnología”, dice Juan Ignacio Troncoso, presidente del Laboratorio de Construcción Digital de la CChC. PRODUCTIVIDAD OBLIGADA “De haber avanzado más rápido en construcción industrializada, la productividad en obras hubiera resistido mejor, al haber facilitado turnos y distanciamiento social en toda la cadena. Esta vez no queda otra opción que hablar en serio de productividad en la industria”, reflexiona Claudio Cerda, presidente del Comité de Industriales de la CChC. La mejora productiva del sector construcción aparece como una obligación para recuperar lo que, hasta ahora, sería un trimestre complicado (marzo a mayo) que podría extenderse. Cuando el coronavirus pase o al menos la “nueva normalidad” pueda adoptarse, tanto el Estado como las empresas requerirán ejecutar inversiones en infraestructura en el menor tiempo posible, realizando lo que no se pudo llevar a cabo anteriormente, para así lograr cerrar el 15

© 2020 by Yumpu