Nietzscheren hiztegia (Filosofia II).pdf - filohistoria

filohistoria.wikispaces.com

Nietzscheren hiztegia (Filosofia II).pdf - filohistoria



Nietzscheren hiztegia

BÃRBARO Por una parte designa a las razas nobles, al animal de rapiña, a la magnÃfica

"bestia rubia" que vagabundea codiciosa de botÃn y de victoria; al hombre que

desprecia la seguridad del cuerpo y el bienestar, que busca placer en la

destrucción, el hombre cruel que destruye y devasta con la tranquilidad y la

inconsciencia de quien comete una simple travesura: el guerrero temido y

admirado, cantado por los poetas y rapsodas. Por otra parte, designa a

aquellos hombres que con su violencia destruirán los últimos restos de los

valores tradicionales de la cultura judeo-cristiana y con su obra devastadora

harán posible la llegada de un nuevo hombre: el superhombre.

CABEZA RUBIA

Forma de designar a las razas arias de los conquistadores, emparentadas con

los celtas y distinta de la población pre-aria, de piel oscura, cabellos

negros y cráneo corto.

CASTA SACERDOTAL

Se podrÃa decir que está constituida por todos aquellos nobles, aristócratas

no guerreros, incapaces de toda actividad, que hacen de la "pureza" su

distintivo y de la inteligencia su fuerza. Introduce la mala conciencia y asÃ,

para conseguir su ideal de purificar y salvar a la humanidad de su culpa y

pecado inventan el ideal ascético, y para imponer su dominio y culminar su

venganza contra los fuertes llevan a cabo la rebelión de los esclavos,

transvalorando los valores morales. Por ello, no sólo envenena al rebaño, sino

que lo organiza y lo defiende. Sus remedios son peores que la enfermedad que

pretenden curar. Hacen participar a los hombres en una aparente actividad, en

una aparente justicia: el servicio de Dios y la salvación.

Sus valores serán los opuestos a los que representa la casta de los guerreros

(caballeresco-arsitocrática). Con la casta sacerdotal el resentimiento se

vuelve creador y engendra valores.

DETERMINISMO

Nietzsche lucha contra todo lo que esclaviza al hombre y lo priva de su

autonomÃa y de su capacidad de crear valores y normas. Por ello proclama la

muerte de Dios: es necesario que muera Dios para que viva el hombre; y por

ello ataca toda moral opresiva, impositiva y antivital.

Ataca también los productos de esta moralidad: un sujeto espiritual capaz de

elegir entre el bien y el mal, y hacer de la debilidad un acto voluntario.

Niega la posibilidad de esa moralidad y de la libertad y responsabilidad que

conlleva. Cada hombre es como su naturaleza lo ha hecho - fuerte o débil -,

sin que sea libre de elegir entre lo uno y lo otro. Igual que el águila no

puede dejar de ser rapaz y el cordero manso, el hombre ha de actuar según su

naturaleza.

Esto podrÃa hacer pensar que en Nietzsche se da un determinismo biológico -,

sin embargo, Nietzsche defiende que el hombre ha de ser libre para expresar y

realizar a su manera los impulsos, pasiones, instintos de su naturaleza y


crear sus propios valores. El hombre debe además controlar esos impulsos y ha

de ser dueño de sus actos y de sà mismo (como corresponde al superhombre).

Esto hace al hombre creador de sà mismo e imprevisible en sus actos (no

determinado).

DIOS

En el hombre dominado surge, por un proceso de interiorización, la mala

conciencia para hacerse daño a sà mismo; para experimentar en sà mismo el

sufrimiento que no puede causar a los otros. Esta mala conciencia o conciencia

de culpa encuentra su más profunda dimensión en el sentimiento religioso: la

culpa por la que hay que sufrir es la deuda contraÃda con Dios, y toda

negación de sà mismo se convierte en una afirmación de Dios y de su

omnipotencia.

De este modo, lo que en un momento fue creación de la fantasÃa humana y de su

ficción poética, se convierte en objeto de sumisión y esclavización. El hombre

se somete a Dios, a su obra, tanto más cuanto más grande lo va haciendo y más

se va negando a sà mismo. Sólo la muerte de Dios puede salvar al hombre y

devolverle su conciencia de sÃ, su libertad y autodominio.

ETERNO RETORNO

Frente a la concepción lineal y progresiva de la historia que nos presenta la

moral judeo-cristiana, que tiene como fin el escapar de la realidad terrena

para alcanzar otra ultramundana. Nietzsche propone un eterno retorno que nos

ate definitivamente a este único mundo, a esta única realidad que existe. Por

ello, aunque pretende presentar esta teorÃa como una hipótesis empÃrica,

basándose en el principio de la conservación de la energÃa, se trata más bien

de una fórmula para expresar la afirmación de la vida, que se acepta como es,

una y otra vez.

La terrible verdad que encierra el eterno retorno, pone a prueba la grandeza

del hombre superior, que acepta el destino ("amor fati") al no querer que nada

sea distinto, ni en el pasado ni en el futuro.

Al mismo tiempo, el eterno retorno impone a este hombre superior el deseo y la

obligación de realizar obras grandiosas, dignas de merecer la eternidad en su

incesante repetición.

FILOSOFÃA Nietzsche critica a los filósofos como creadores y fomentadores de una cultura

determinada. Son auténticos "instrumentos de cultura", entendiendo por

"cultura" el conjunto de valores que domestican y enferman al hombre,

masificándolo y esclavizándolo.

AsÃ, critica tanto a los clásicos (Sócrates, Platón, Aristóteles), como a los

modernos (idealistas, utilitarias, marxistas e incluso positivistas).

La filosofÃa que él propone es crÃtica y terapéutica, capaz de corroer v

destruir la filosofÃa anterior v tradicional (racional, inmutable, objetiva).

Su filosofÃa no es nihilista, sino que favorece y destaca los valores

pasionales, vitales, instintivos. Su filosofÃa jugará con la ambigüedad y

pluralidad de significados, siempre abiertos y sugerentes, frente a la rigidez

del concepto con que se quiere designar cada realidad.

GUERRERO

Es para Nietzsche sinónimo de combativo, luchador, fuerte. Es el que posee la

verdadera y principal virtud ("bondad") del varón. que lo hace participar de

la “estirpe divina". Es el amante de la caza. de la actividad, de la danza. de

la fiesta y combate. En él no destaca la inteligencia, sino la actividad de


los instintos inconscientes, la subitaneidad en la cólera, el amor, el

respeto, el agradecimiento y la venganza. Es el señor, el noble, el "bueno".

HOMBRE DEL RESENTIMIENTO

Es el hombre débil, plebeyo, vulgar, esclavo, en quien anida la venganza,

fruto de la envidia y la rebelión contra los nobles y fuertes; que busca la

felicidad en la desgracia de los demás pero es incapaz de actuar

violentamente, abiertamente, cara a cara; es el hombre dominado por

sentimientos venenosos y hostiles pero pasivo e impotente. Hace de su

inteligencia su fuerza. Su alma mira de reojo, su espÃritu ama los escondrijos

y lo encubierto. No es franco, ni ingenuo, ni honesto consigo mismo. No

olvida, y para culminar su venganza sabe callar, aguardar, humillarse

transitoriamente.

METODOLOGÃA DE NIETZSCHE

Es la propia de una filosofÃa no tradicional, crÃtica, capaz de cambiar la

cultura. Será un método no demostrativo, sino heurÃsticpo: interpretativo,

comprensivo, intuitivo. Esto implica hablar de "genealogÃa: búsqueda y

explicación del sentido originario. Por ello, el método histórico genealógico

exige:

 Análisis psicológico: estudio de las funciones naturales.

 Análisis histórico: estudio del desarrollo de los hechos.

 Análisis filológico o etimológico: estudio del significado y evolución de

los términos.

MORALIDAD

Se podrÃa entender la moralidad en Nietzsche bajo dos significados.

· Como equivalente a eticidad de las costumbres, a normativa social, a

costumbres sujetas a normas. En este sentido, la moralidad, la conducta sujeta

a normas, como fruto de la cultura (entendida como actividad genérica), es

necesaria, pues el hombre vive y se construye en la sociedad.

· Como sinónimo de moral histórica impuesta por un grupo, Estado o

Iglesia.

· Y sobre todo como sinónimo de moral judeo-cristiana. En este caso

tiene un sentido peyorativo que le hace merecer el epÃteto de "ciénaga". Esta

moral representa un tipo de normas y valores impuestos, que establecen lo que

es el bien y el mal y dictan lo que se debe o no hacer, que es fruto del

resentimiento y de una transvaloración de los valores originales.

En resumen, se podrÃa decir que Nietzsche no es amoral sino "inmoralista",

como él mismo dice; contrario a toda moral antivital, opresiva e impuesta,

pero defensor de la sociedad organizada y sujeta a normas, y del hombre libre

y autónomo, capaz de establecer sus propios valores y normas.

NIHILISMO

Es un término ambiguo como la mayorÃa de ellos, con diversidad de

significados.

En primer lugar, se podrÃa llamar nihilista a toda actividad o actitud

negadora de la vida. SerÃa consecuencia de la voluntad de poder reactiva y

estarÃa representada en la filosofÃa clásica y en la moral judeo-cristiana.


Junto a esto se podrÃa hablar de un nihilismo pasivo y activo.

· El nihilismo pasivo serÃa la situación de vacÃo, de absurdo, de sin

sentido, en que queda el hombre cuando, por causa de la muerte de Dios y de la

destrucción de los valores propios de la moral judeo-cristiana, queda sin

ninguna base de sustento y se encuentra perdido.

· Esta situación puede ser asumida por el hombre que se conforma con

ella. Para que el nihilismo sea entonces completo y no sobrevivan los valores

decadentes y para que el hombre tenga que salir del conformismo, Nietzsche

habla de un nihilismo activo, realzado, que pone fin y destruye ese tipo de

valores caducos. Ese papel se lo atribuye a los que llama "nuevos bárbaros".

NOBLE, NOBLEZA (NOBLESSE)

Persona que es y se siente anÃmicamente de Ãndole elevada, privilegiado,

hombre de rango superior; aristócrata. Es el señor, el poderoso, el que manda:

alguien que es, que tiene realidad, que es verdadero, que dice la verdad y es

capaz de mantener sus compromisos. Es el "bueno". Es el guerrero el hombre de

acción que sabe valorar y respetar a sus enemigos. En él no hay resentimiento

ni rencor: responde de manera inmediata a los agravios y luego los olvida.

RESENTIMIENTO

Es aquel estado que surge en el hombre cuando las fuerzas reactivas

prevalecen sobre las fuerzas activas. La rebelión y el oculto afán de venganza

hacen que se desarrolle en ese hombre bajo y esclavo una prodigiosa memoria

que, al debilitar el olvido, hace que las fuerzas se interioricen y queden

presas de las huellas del inconsciente. El hombre del resentimiento, al quedar

preso de esas huellas, ya no puede activar las fuerzas reactivas. El

resentimiento anida principalmente en los componentes de la casta sacerdotal.

SUPERHOMBRE

La transvaloración de los valores morales, con la construcción de unos nuevos

que saquen al hombre de su nihilismo, es una tarea que corresponde al

superhombre. El superhombre se opone al "último hombre", el mediocre hombre

moderno, gregario e incapaz de grandes acciones. El superhombre será aquel

individuo superior que se crea a sà mismo y es, por ello, creador y dueño de

su vida. Es el "niño", que desde la inocencia primitiva crea nuevos valores.

Sus caracterÃsticas son la mundanidad, el rechazo de todo más allá y la

afirmación del mundo terreno y sensible; la vitalidad, la afirmación de la

vida y la alegrÃa de vivir; la creación de una nueva tabla de valores,

inversos a los que hasta ahora han prevalecido y que eran propios de la moral

del rebaño.

TRANSVALORACIÓN

Con este término se refiere Nietzsche a la transformación que ha sufrido el

significado de los conceptos "bueno" y "malo". En su origen querÃan indicar la

valoración propia de dos castas o estamentos, dos tipos o formas de ser: los

nobles y los plebeyos. Una realidad superior y otra inferior. Por la acción de

la casta sacerdotal, que hizo posible la "rebelión de los esclavos", estos

términos pasan a tener un significado moral, en el orden de la conducta

deseable, y son totalmente invertidos en su significación:

· los valores nobles son considerados como malos

· los propios del plebeyo son considerados como buenos y apreciables.

Con la muerte de Dios y la llegada del superhombre habrá de producirse una

nueva transvaloración de todos los valores que devuelva el primitivo


significado a los términos "bueno" y "malo", más allá de la valoración moral y

del sentido que ésta les atribuye.

VOLUNTAD DE PODER

La voluntad de poder tiene en realidad un sentido metafÃsico. Se trata de la

fuerza que anima todo tipo de actividad. No sólo deberÃamos hablar de voluntad

de poder en el hombre, sino en toda realidad, incluso la inerte, en cuanto

tiende a ser, a realizarse de un modo u otro.

Ahora bien, la voluntad de poder puede ser activa o reactiva, según favorezca

la vida (actitud dionisÃaca) o la niegue por el resentimiento (actitud

apolÃnea, racionalista, propia de la moral judeo-cristiana que degenera en

resentimiento).

VULGAR

Persona que es y se siente anÃmicamente bajo. Es el plebeyo, el simple, el

débil. miedoso y cobarde, el infeliz, el que no es capaz de decir la verdad ni

de mantener su palabra; el "malo†.

More magazines by this user
Similar magazines