Prótesis Fija, por Luis Pegoraro

jrpb92

2 - Aplicación de Porcelan a

3 - Ajuste Funcio nal y Estético

4 - Ca racterización Extrínseca

5 - Bibliografía Consultada

CAPíTULO 12

CEME TACIÓ PROVIS IO AL y DEFINITIVA

PRÓTESIS FIJA

Int roducción

Probl emas/T écnicas de Ce mentac ión/ Soluciones Propuestas

1 - Ce mentación Provision al

2 - Ce me ntac ión Defin itiva

3 - Bibliografía Consultada

262

266

285

2%

299

301

301

302

305

312


• I NTR ODUC CI Ó N

tX!\\1E" DFI

EJ éxito de los trabajos de prótesis fija en La clínica

diaria está direcramenre asociado a una plan ificación correcta

y con criterio. que dl,.-hc: ser individualizada y ejecutada

con el objeto de atender las necesidades de cada pacienre.

[k esta forma. cabe al Odontólogo recolectar r al día con una computadora.

Estas personas normalm ente coloca n la cabeza hacia

el frente. alterando e! patrón de conducta de la

mu scu latura ce rvical, qu e, a su vez. pu ede producir

dolor reflejo en m úsculos como el masetero. altera nd o

la posición mandibular.

También en esta fase, se debe hacer un a historia

sob re los tr atamientos odontológic os anterior es. Algunos

pacient es pueden t raer trauma s subsiguientes

de int ervencion es pasada s mal real izadas. O rro s pue·

den relatar qut" no visitan un co nsulro rio odontológico

hace mu cho tie m po. demostrando poc o interés

por el mantenimiento de la salud bu cal. En esto s, se

debe dar atención especi al a la motivación, una vez

que lo mismo podrá acontecer después de! nuevo

t ratam ien to. Luego . también es impor tante la observación

del esta do psfqui co del paciente. pues en co nd

iciones bu cales semeja ntes, se pueden ejec utar plani

ficaci ones diferentes en fun ción del grado de motivación

del paciente.

Se verifica. así. que el ob jetivo de esta fase es recoger

el mayor número de informacion es sobre e! paciente.

visualizando como un todo y no como un die nte o

grupo de di entes a ser restaurados. Esta acu mulació n de

datos. por tanto, debe ser ordenada y e! objetivo de este

cap ítulo es suministrar al profesional un a or ientación

sobre como proceder en la clínica d iaria.


j IJA

En los casos donde la dimensión 5C encuentra disminuida

5C puede encontrar un aspecto (dda! Típico, con una

reducción del tercio inferior de la cara. proyección del

mentón, int rusión de los Idbios, pro fundización de los

surcos nasogenianos, características de lo que 5C llama

comúnmente cola pso facial. También se puede enco ntrar

acumulo de saliva en las com isuras lab iales. queiliris angular,

simornarología art icu lar en los casos más severos,

sensibilidad dentaria subsiguie nte a 1.1 pérdida de estrucrura

debido a atricci ón y dificult ades fon éticas. Adem ás

de esto, en algunos pacient es puede ocurrir una vestibularización

de los dientes énrero-supe riores como consecuencia

de contactos m ás fuertes en la región an terio r,

debido a la pérdida de con tenci ón posterior.

En los casos dond e existe un aumento de la di mensión

vertica l. se puede encont rar un rostro demasiad o

alargado. sinromarclogta m uscular subsiguiente a un es­

Tiram iento de las fibr as m usculares, sensibilidad denta-

• FIGURAS 1.3AY 1.3B

• \A\lE'" D F I PACI . "'11

ria subsiguie nte a fuerzas traurnatizant es generadas por

co nt racció n refleja. difi cu ltades de degluci ón y masticació

n, adem ás de alteraci ón del habla. pr incipalm ente en

los sonidos sibilantes y por co nT,;¡C TOS dentarios desagradabl

es durante la fonaci ón.

El sopo rte del labio también debe: ser observado. En

algunos casos de prótesis fija se puede enconna r situaciones

clín icas donde hubo una gr,;¡n pérd ida de esrrucr ura

del rebo rde alveolar en I,;¡ región an terior (Figs. 1.3A y

138). En estos casos el paciente debe: ser alertado sob re

la probable necesidad de un aume nto qu irúrgico del

reborde a rravés de injerto óseo o de tejido co njunt ivo.

En caso de que sea contraindicado o el pacie nt e no

acepte somet erse a la intervención quirúrgica. se puede

co nt orna r esta situac ión por medio de cu ela artificial.

Esta pued e ser removible (hecha de resina acrílica en

laboratorio) o puede ser p,;¡tt e in tegra nte de la prótesis

fija (realiza da en po rcelana color rosa).

Aspecto clínico del paciente con pérd ida de soporte de labio. subsiguiente a la gran reabsorción en sentido horizontal en

la región anterior del maxilar:

nc l.JB


flG 15,10,

FlGI6A

de fundamental importancia. Es necesaria la identi ficación

de pacientes susceptibles a caries antes de la realizaci

ón del rraramiento, a trav és de recu rsos clí nicos,

parJ. verificar la presencia de manchas blancas. localización

y profundidad de lesiones cariosas: recursos radiográficos.

a través de radiografías inrerproximales y re­

CU rM>S de laboratorio. como la determinación del flujo .

capacidad buffer de la saliva y ex ámen es mic robiológi-

• FIGURAS 1.5A Y 1.58

E XA. ME I\ DII l'A.C I! N!!

cm, que pued en detectar la presencia r el número de

lactobacilos r S. mutam.

Varios estudios relatan que la caries es la pr incipal

causa de fracasos en prótesis fija . •Muchos facrores

pueden ser responsables por [a incidencia de ca ­

ries entre dios la calidad d e adaptación d e la restauración

y el nivel de higiene real izado por el paciente

(Fígs. 1.5A y 1.58 ).

(A) Coronas de metal-porcelana con un conecto- en mesar de l molar para prótesis parcial remcvible; (B) pérdida de las

coronas como consecuencia de la Instalación del proceso canoso.

Co n relación a la higiene oral, además de que el profesional

mantenga un control sobre el paciente, se deben

propiciar los medios adecuados para que el pac iente tenga

estimulo y facilidad para la realización de las prácticas de

higiene oral. Según la literatura pertinente, ocu rre una

disminución en la incidencia de caries cuando el espacio

para la higienización dejado en la prótesis lOS adecuado y el

• FIGURAS 1.6A Y 1.6B

pacente tiene una fn:cuencia diaria de cep illado (Figs.

I.GA a 1.6C). Debe existir una división de responsabilidad

entre el profesional y el paciente. Si el paciente no consigue

mantener un grado de higiene satisfactorio. esta función

deberá ser asumida por el profesional a través de controles

periódicos que pod rán ser más u menos espaciados. de

acuerdo con la respuesta dada P(l[ el paciente.

Vistas frontal y latera l de una prcteso fija de metal-porcelana míeno r; mostrando ausenoa de espa co mterp roximal.

FIG 1.58

FIG 168


• FIGURAS 1.1 SAy 1.1 S8

Pf


FIG 2.SA

rarniento fue basado en la elimi nació n del hábiro parafuncio

nal y la feruli zación de los dientes afectados.

Por orro lado , cua ndo las fu erzas ocl usales ano rma

les so n aplicadas a d ientes con EPI, esros no responden

co n cambios de ada pración a la deman da,

co mo fue descr iro anterio rmente. En vez de eso,

continúa n en trauma, llevando a los di entes a la

movilidad progresiva.

Se tiene conoci miento, que en esros casos el rraum a

oclusal puede acelerar el índ ice de pérdida de inserción

periodonral y pérdida ósea. Frecuentemente die ntes someridos

a rraum arismos secunda rios, o sea, int erferencias

oclu sales aplicadas sobre dientes previam ente expuesros

a EPI se presentan con abscesos period onral es y

movilidad acent uada (Figs.2.5A y 2.5B).

Clínicamente, los sínromas de rrauma oclusal son

dolor o molesria en la región per iod onral, hipermov ilidad

dentaria y migración parológica de los dientes con

consecucnre impacración de alim enro s. Observe en la

secuencia de las Figs. 2.6A a 2.6D un caso de rraumarismo

oclusal secun da rio, donde las fuerzas larerales

aceleran el proceso de reabsorción ósea, en pacientes

previamente expu esros a la EPI generalizada .

• FIGURAS 2.SA y 2.5B

PROIESIS FI J A

Un cuadro caracrerísrico de esa co ndición es el movimient

o de los dientes anteriores, causado por ausencia

de esrabilidad oclusal en la región posrerior. En esos

casos ocu rre un posicion ami ento anterior de la mandíbula,

con el consec uente aumento de las fuerzas oclusales

y vestíbulo versión de los dientes ántero-supcriores.

Una queja común de ese tipo de paciente es el surgimiento

de diasremas (Figs. 2.7A y 2.7 B).

Con relación a los signos de trauma oclu sal, frecuenteme

nte es enco nt rada la movilidad dentaria progresiva,

mig ració n dentaria parológica y parrones anor males

de desgaste oclusal.

Radiograficarnenre, se detecta la ausencia de la lám ina

dura lateralmen te o en la región del ápice del diente,

variación del espeso r de la membrana per iodonral y la

reabso rción ósea.

Para el profesional involucrado en la Rehabiliración

O ral, la detecci ón de rraumarismos oclusales es fundamental.

La rerapia básica para ese ripo de pacient es

incluye la insrirución de un programa rígido de Higiene

y Fisioterapia Oral (H FO ), ajuste oclusal de las áreas de

int erferencias oclusales y eventualm ente, ferulizació n

periodonral de los dientes afecrados. Tales procedirn ien-

(A) Incisivo central superior sometido a trauma oclusal y previamente expuesto a la EPI. O bserve la profundidad de

sondaje aumentada y presencia de exudado purulento. (B) Vista incisal del diente en cuestión. Note que el mismo ya sufrió

movimiento debido a la pérdida ósea.

lIiI

F1G 2


• FIGURAS 4.2A Y 4.28

f'ROIF"I'> 11 1,\ ,, [)Hf\IV.\


vetas vestibular (A) y palatina (B) del InCIS IVO central supenor derecho y del Incisivo lateral Izquierdo que serán preparados.

• FIGURA 4.2C

Desgaste de las caras cérvico -paletioa y proximales.

• FIGURA 4.2E

Tallado concluido de las caras palati nas y proximales

IIDI

• FIGURA 4.2D

Desgaste del tercio medio-mrisal (concavidad palatina).

• FIGURA 4.2F

Tallado de los nichos en la l"eglon del cmgulo.

F


• FIGURA 4.2G

Con fección de las canaletas.

• FIGURA 4.21

Modelo de trabajo.

PIo10lF'>l


• FIGURAS "l.2L Y 4.2M

Vistas Palatina y Vestibular de la crotesrs cementada.

7 ... TALLADOS NO

CONVENCIONALES PARA P RÓ TESI S

ADHESIVA

Los rallados mostrados en los casos anteriores pue·

den ser deno minados de típ icos pMa pr ótesis adh esivas

• FIGURA "l.3A

Vista vest ibular de la región que irá a recibir la prótesis fija.

e e or r vr v lilA '1DH I'>I \'1

y son realizado, cuando los dientes no proc:ntan caries

o restauraciones y están bien posicionados en el arco.

En presencia de caries/res tauraci ón. o cuando los

d ientes se presentan inclinados para proximal. vcsnbular

o lingual, Los tallados deben ser realiza dos rcspc:l3ndo

esas carncrerísricas. (Figs. 4.3/\ a 4.7(;).

• FIGURA 4.3B

Vista cclusat mostrando al moswo central supenor izqcnerdo.

canino supenor Izquierdo y al segundo premolar supenor

eqceroo preparados. El premolar supenor Izquierdo

tiene las cajas oclusal y proximales preparadas re-novendo

± Imm de amalgama. Las paredes laterales de las cajas

odcsar y proximales deben ser divergentes para ccícset

Slgutendo el plano de Inserción previamente definido.

• FIGURA 4.3C

Vista vestibular de la p-otesrs cementada.


• FIGURA 4.4A

vista vestibular mostrar-oc que el segundo molar Inferior

Izquierdo se presenta cruzado.

• FIGU RA 4.4C

El segundo premolar mfertor Izquierdo recibió un tallado

npo 4/5 Y el segundo molar inferior izquierdo un tallado

con caja oclusal y protección de las cúspides vestibulares,

Vista después del econocionarmento ácido.

r eor r vr v 111·\

• FIGU RA 4.4B

Vista lingual del segundo premolar Inferior izquierdo y se"

gundo molar mfenor- Izquierdo. Los dientes presentan restao-aoooes

de dmalg,lma en cara odusal del segundo molar

Inferior izquierdo y en las Giras ccfuseles distal del

segundo premolar inferior Izquierdo.

• FIGU RA 4.4D

Vista lingual de la p-otesu cementada.


• FIGURA 4_6B

Vista palatina después del acond icionamiento ácido del

canino supenor derecho tallado.

• FIGURA 4.7A

Vista vestibular de un pacrente con necesidad de tratamiento

de Rehabilitación Oral.

ee o t r '>1'> fll,\

ID

• FIGURA 4.6A

Vista vestibular mostrando la ausencia de gUl


CA P I TU L O

MUÑONES

ARTI FICIALES

CON ESPIGA


• FIGURAS S,)A y 5.3B

I

Vista de un segunc:lo premolar suoeoor y un segundo molar suoenor que se-an preparados para prótesis fila y la

radiografía del segundo premolar supenor que recbrra un rrwóon art.fIcial con espiga.

• FIGURAS S.JC y S.JO

Después del tallacb para l.I"la corona de metal-porcelana y rerccco del cercote de la cámara puIp.u: la pared ..estJb..J1ar o.eoo iTl.Iy

delgada necesitando ser desgastada l"Iasf:il cc-sege- esnctc-a dentinaria con espesa- suiicente para serw como base de susten1.lOÓ'l

para la pon::oo corooana del rru"&I. La ex te-soo de la espiga dentro del coooxto debe ser determruda solamente en esta fase.

• FIGURA S.lE

Imagen raocgrafca mostrando la abertura del conducto

en la extensIón de 213 del remanente corcna/raiz. manten

eooo 4rnm de material obturador en la reglón apical.

• FIGURA 5.3F

Extensión rcognoooar Ideal del muñón artIfiCial con eso ga

eqovaierue 213 del remanente dental o La mitad de sopee.

te óseo Que envuelve a la raiz.


• FIGURAS S.SAY 5.58

Bastones preíacncaoos ce resina.

• FIGURA s.sc

Lob-cacén del conducto.

• FIGURA 5.5D

ImpresIÓn de los cond OS con re5lna Du-ala)

• FIGURA S.SE Y S.SF

Después de la ImpreSlOl"l de los conductos, se complementa la porción corooana con resma

ID


J

l' 1< o 1 [


FIG S.Be

FIG S.BE

• FIGURAS S.8e y 5.80

PROIESI S Fil A

D espués de la co locación de la resina en la cámara pulpar y la porció n co ronaria. el pin metálico liso es removido para

preparar la porción coronaria y. enseguida, el pin dentado es colocado para evaluar su adaptación.

• FIGURAS s.8EY s.8F

Vistas de los muñones artificiales con espiga en resinay en meta. El cordccto palatino fue confeccionado con un pin plásticotambién

recortado. Antes de la inclusión del muñón en revestimento, el pin es removido y el orificio es rellenado con grafite. Después de la

fundición el grafite es removido con fresas y se evalúa la adaptación del pin metáico en el interior del orificio del muñón artificial.

• FIGURA s.8G

Adaptación del muñón artficial colado con el pin en posición.


. FIGURA S.9A . FIGUAA S.9B

VIsta IniCial del caso choco cU)U tratamiento ImplICa la

coofecoón de drve-sos muñones arufioales con espigas.

• FIGUAA S.9C

Impres.1ÓI'l de los condu ctos con sihccna de adición

• FIGUAA S.9E

Muñones ar t ificiales con espiga con feccion ados en resina.

veta de los con ductos preparados después de la remoeón

del tejido cenado y clrugia pe-coootar

• FIGUAA S.9D

Modelo de trabajo.

• FIGUAA S.9F

Muñones artificiales con espiga metálicos.


• FIGURAS 5.IIB Y 5.IIC

PROlf\.\ 111·\

Como los márgenes de la preparación fueron alcanzados por la canes, esa reglón fue tallada de nuevo, Los conductos son

prepar-ados e Impresionados dejando una pequeña prcyeccón de la resina baca cctusat

• FIGURAS5.IIEY 5.I IF

• FIGURA 5.1 10

Toda superficie Interna de la corona es ligeramente cesgastada

inclusive la región cervical. para eliminar posibles

áreas retentivas.

La resina es preparada y llevada a la reglón correspondiente a la tertmnaoon cervical y al interior de la corona que es

colocada sobre el diente. tomándose el CUidado de evaluar la oclusión.

,.


CAP i TULO

CORONAS

PROVISIONALES

L UI Z F Elm A DO P EC a RA RO


• FIGURAS 6.6A A 6.60

(NBlC) Vistas frontal y laterales del caso inicial y (D) montaje en ASA para la confección del encerado diagnóstico para

posterior inclusión y prensado de las prctese proviscoales.

• FIGURAS 6.6EY 6.6f

Vistas oclusales del encerado diagnóstico.

,


-

({lf,/{) \JI\\ 1'f.lOVI\I()\J·\II\

-.. •

• • • fiGURAS 6.6G A 6.6J

Prótesis orovscoees instaladasy el ajuste de la guia antenor

en la boca. Observe los trazados laterales y protrusvos en la

coocecoad palatina de los dentes ame-o-es supenores.


"

• FIGURA 6.8D

RemOCión del tejido glnglvaL

• FIGURAS 6.8J Y 6.8H

P ROI I '>1'> lil A.

• FIGURA 6.8C

D ientes prep arados, Obse rve la ausenoa de papilas en el

área edéntula

• FIGURA 6.8E

Control de la remoción del tejido con la p-otese proveeoar

en poseen.

• FIGURA 6.8F

Acoooconermeoto glng,vdl con 15 y ]0 das después de la remOCión del tejido.

Rebasado del área glnglval de los pernees.


• f iGURAS 6.81A 6.8K


VIstas de la Prótesis Provisional después del acondrconarruento.

• 2. TECNI CAS PARA LA CONFEC CiÓN DE LAS R ESTA URA C I O N ES P RO VI SI O NA LE S

• 2.1. en, h W IH 'jIO ... 1.)( AI ( . . ..."'lo

• FIGURA 6.9A

VISta InICial de un segundo premolar woeoor Indicado

para recb« una corona rnetak eramca.

UD

• FIGURA 6.98

,

Impresión de alglr1dto obtenida con una cuceta parcial.



2.4. en, ¡\h.IIU l m P l A\ II(O

• FIGURAS 6.12A Y 6.12B

• FIGURA 6.1 11

Protese Provrs.ooal terrmoaoa

VistaInicial de la reglón que Irá a recbi- una prótesis fija teniendo a un pnmer premolar scpenor y a un segundo molar supenor

como pilares. El segundo premolar superior y el primer molar superior serán extraídos debido a canes y lesión penodorrtal

lID

• FIGURA 6.12C

Después del montaje de los modelos de estudio en artrcolador;se

hace el encerado diagnostico. que eosegeca es

duplicado en yeso. Sobre el modelo de yeso se obtiene

una rnatnz de ptasncc en un ptesnñcador al vado.


_ FIGURA 6.I3D Y 6.I3E

f

P RÓI E


2 .6 . P ROVI SIO NALES PR EN SADAS

FIGURA 6.14B Y 6.14C

C O R O N AS PROV I S IO , A LE S

• FIGURA 6.14A

Vista inicial del paciente que irá a recibir tratamiento con

próte sis fija en los arcos superior e inferior.

Después del montaje de los mode los de estudio en ASA, los dientes son preparados superficialmente y se hace el

encerado con cera blanca. El uso de esa cera es importante para evitar la pigmentación de la resina cuando se da su

oolirneri zación, como puede ocurrir cuando se usa cera de color. Observe que la base del mod elo es dividida de la rama

superior del articulador ("Split Cast'') para que. después de la polimerización de la resina. los mode los puedan regresar al

articulador y tener su oclusión ajustada. Con esta técnica se evita aumentar la dimensión vertical. consecuente de la

eración dimensional de la resina.

FIG 6.14C


• FIGU RA 6.1 4G

bxoalrneote se hace la mdustón de la resma de cuerpo. que

es prensada teniendo un papel celofán Interpuesto entre la

resina y las metnces. para faolrtar su seoaraoon y perrmur la

coocacoo de las resinas de color e «crsat Después de la

reatzaoon de ese proceso, la poto-enzacóo de la resma es

hecha utilizando métodos eco...eoccoaes,

• FIGURA 6.1 4D A 6.14F

El modelo encerado es mctodo en la mufla de manera

corwencional y en la reglón correspondiente a los dientes.

se coofecoona una matnz en yeso piedra d,V\dlCla en 2

partes. Esa matnz tiene la fioakíad de faolltdr vanas ,ndJsao.

res de las resinas de cuerpo. cuello e InclsaL Todo el cor,n.

to es aislado y se hace el vaciado de la contra-mufla Despues

del fraguado del yeso. la ccotra-rrcña se separa de m

2 matrices de la mufla. posbirtaooo la ,ncluSIónde la rest\l

• FIGU RA 6.1 4H

El modelo es retirado de la mufla y llevado al ASA para el

aprste cclusal.


• FIGURAS 6.158 Y 6.15C

PROI ['>I'> f i l A

Después de la p-epa-aoco de los dientes pilares en la boca se obtiene una Impresión con Slhcona y sobre el modelo

montado en ASA se coofecoooa una estructura rretahca en oro. aleaoón semoeecosa o en cob-e-eiorooo. la estrocwa

es hecha con reena Duratay y debe incluir las caras acates de los dientes y parte de sus caras odusates o ocsaes, Es

enoo-tante que la estructura metálica tenga algunos puntos de contacte con los oeotes antagonistas. para mantener la

dlrTlerlSlÓn vertical ya determinada anteriormente. No hay recesoad de cubrir toda la terrruraoón de la crecaracoo. pues

las coronas pl"CNlSlOOales serán rebasadas orectameme en la. boca

• FIGURA 6.15D

Después de la fundición, la estructura es probada en los

dientes pilares. transferida para el mode lo de trabaje para

la coofeccrón de la prótesis provisional, que puede ser

prensada. como descrita en la técnica anterior. o realizada

con facetas de dientes de plástico como será mostrado a

continuación.

• FIGURA 6.15E

Después de la selección de los dientes. se procede al

montaje de las facetas de los mismos sobre la estructura

metálica y. enseguida.se complementa el encerado y tallado

de las restauraciones provisionales.


CA P í TU LO

IMPRESIONES y

MODELO

DE TRABAJO

A c c s c ¡o LI N 5 D O V ALL E


• FIGURA 7.2e

Hilos para retracoón glnglval.

• FIGURA 7.2E

Colocacón del tndrocotoide con una Jennga.

I MPIo/I


• FIGURA 7.4E

HiJos colocados en las caras procmaes del diente tallado.

• FIGURA 7.4G

Impresión rebasada.

\

l' i


• fiGURA 8.8Q

Vista lateral del registro. En esta fase, la pes.eón máxilomandibular

obtenida (ORe) y la OVO están siendo mantenidas

por la prótesis provrsronal del lado opuesto.

• FIGURA 8.8S

Vista frontal de los registros en ponocn..manteoendo la

poseen para la realización del registro del lado opuesto

(ya sin la prótesis provis ional).

• FIGURA e.su

Después de realizados los registros. las cofias son nuevamente

colocadas sobre el modelo de trabajo.

• FIG URA s.SR

Vista odusal. de los registros realizados de un lado y la

protesrs prov isional en posició n del otro lado.

• FIGURA 8.81

Vista aproximada de los registros realizados en el laoc

opuesto.

• FIGURA s.sv

Antes de la mterxuspidaoon de los modelos. es recomendable

la drsmmuoón de la profundidad de los registros,

dejando solamente registrada la punta de la cúspide del

antagonista.


.' .....

;, .

• FIGURA 8.9A

Vista lateral de los dientes preparados.

I

• FIGURA 8.9C

veta lateral previamente al regstro. Observe que fue con.

íeccooacc un "cono" de resina sobre una de las (afias

con la finalidad de simular una cúspide y perm itir un regrstrc

más preciso contra la cofia antagonista.

PRO II '>1" ' 11 4.

lID

• FIGURA 8.9B

Coronas ce registro en 105 modelos de trabato.

• FIGURA 8.9D

Se vaselina el "cono" para que el mismo no se una a la

cofia Inferior y se agrega resina sobre las cofias mfenores

para la realización del registro.

• FIGURA 8.9E

Vista lateral de los modelos mon tados con las cofias en

pos.con.


• FIGURA a.IOE

vista frontal de los registros en posición. manteniendo la

relación maxdo-rnandibclar obtenida desde la fase de las

coronas provrsronales.

• FIGURA a.IOG

• Il

Registros colocados en el modelo de trabaLa Observe que

en esta etapa el p.n n:1SaI del ASA debe estar en la poSICIÓn

"cero". Después de la remocen de las cofias de poseen la

OVO va a ser mantenida solamente por el pm InCisa!.

f'IoIOIE\.1, 'IJA

lID

• FIGURA a.1OF

vista odusal de los registros en la boca.

• FIGURA a.1OH

vrsta lateral de los registros. Observe la ftdel!ddd de los

modelos montados en el ASA

• FIGURA s. io

vsta lateral de los modelos montados en el ASA.


• FIGURA 8.1I E

Registro en silicona. mostrando la cop ia de los dientes

antagonistas. En el lado opuesto se tiene la impresión de

los dientes preparados.

• FIGURA 8.IIG

Modelo de trabajo en la rama inferior del verticulador.

• FIGURA 8.111

Una pequeña cantidad de yeso espeoer upo IV es vaciada

scbre el registro, obteniéndose asi. la copia de los dientes

antagonistas.

re o t r vr v 1 1 11\

• FIGURA 8.I I F

Mod elo de trabare.

• FIGURA 8.IIH

Registro coloc ado sobre los dientes y fijado con cera pegaJosa.

• FIGURA 8.IIJ

Después del endo-ecroiento del yeso especial. se completa

el mo ntaje con yeso peora.


FIG 9.3B

• FIGURAS 9.3BY 9.3C

P RÓ TES IS li J A

Las áreas en cera blanca muestran el aumento necesario en la porciones mesial y distal del bord e incisal de la estructura

para mantener el espesor uniforme de la cerámica, especialmente, en esa área.

• FIGURA 9.3D

Aspecto de la cinta metálica en cera blanca, mostrando su

extensión adecuada de 2.5mm y los bordes en ángulos

agudos que harán contacto con la cerámica.

• FIGURA 9.4

---- ----

La extensión prox imal de la cinta metálica en los casos

unitarios estéticos debe disminuir a medida que se

aproxima a la cara vest ibular para no interferir con la

estética y no perjudique la transmisión de luz en esa área.


• FIGURAS IO.SA A 10.SO

f' J,¡o 1 I ., 1., I 1 J .\

Cortes de coronas Iunodas en aleación de oro. cementadas con fosfato de Zinc. mostrando un ajuste Ideal

.. • FIGURA 10.9

Esquema ñusu-auvo del escalón negat vo. La sonda

exploradora detecta parte de la te-rrunecon Cervical !>Ir

estar cubierta por la I E. metálica.


R


_ FIGURAS IO.14AY 10.1 4B

PIo!() l f ',1" f 111\

• FIGURAS 10.13AA 10.13C

(A) Fractura del erea de una soldadura proximal, en e

seouoo ve-tear entre los retenedores del InCISIVO latera

superior y canino supenor: de una protese de metal-porcelana

(B) Área de una soldadura fracturada. por InsufiC>efloa

oe sooefoe. (C) Área de una soldadura proximal. en

el seruoo vertical. entre los retenedores del canino ¡nfe.nory

pnrner premolar ¡nfenor de una c-otes s de metal-porcelana:

la unión proximal entre el retenedor del pnmer

premolar y el cconcc para un segundo premolar será a

través de una soldadura en escalón,

(A) Área oe una soldadura prox.mat con exceso en oeeccon cervical. d¡kultando la higiene: (B) Área proxrrnal Inflamada.

ccr hipertrofia vestibular y lingual de los tejidos glnglvales y una cep-esoo (col) entre ellos.


SE L EC C iÓN D EL CO LO R Y A JUS TE F U N C I O N AL Y E STÉTI CO EN P R Ó TE SI S DE M ETA L-pO r< CEL A N A

• 1. SELECCiÓN DEL COLOR

La selección del color de los dientes art ificiales para

un a prótesis to tal o rem ovible, de una carilla estética

para un a corona de metal-acríli co o de metal-p orcelan a

y hasra la de un a resina co mpuesta, es un o de los

procedimientos más difíciles con el cual se enfrenta la

odo ntología restauradora.

La falta de co nocim ien to s básicos sob re co lo r,

durante el curso de pre-grado, hace de su selecció n un

proceso altament e em pírico, absolutame nte personal y

frecuenteme nte desprovisto de principios científicos.

Las esc uelas de od o n to logía no ofrecen , en sus

diferentes disciplinas, la posibil idad de aprendizaje del

co lo r y de la est ética, que qued a di sp erso en la

operato ria y en la próresis.

D e esta fo rma, salvo si oc urre un aprendizaje

específico en cursos de especializació n o maestría, el

C. D . va a pasar toda su vida profesion al sin ser capaz de

ente nder correctamente lo que es mariz, croma y valor,

como trabajar con esas diferentes dimensiones del color

para buscar un resultado estético agradable, objetivo

p rincip al d e la mayor parte d e lo s trat amientos

odonto lógicos. Se defin e el matiz, de una manera simple,

como el nombre del color (ama rillo, azul, rojo); croma o

satu ración es la cant idad de pigm entos qu e determinado

mariz presenta (rojo claro, oscuro ); valor es la cant idad

de gris de un matiz, también llamado brillo qu e, es un a

propiedad acrom ática y un a de las más difíciles de ser

determinadas. A pesar de desconocer esos principios el

C. D . va a conti nuar la ejecución de sus trabajos de operatoria

y prótesis, dejando de ofrecer a sus pacientes trabajos

de buena calidad estética.

Felizme nte, el color es apenas el 3° componente de

la tríada de la estética, en orde n de importan cia. Antes

de ella tenem os la confo rmación o form a de los dientes

y la textura, m ucho más visibles y perceptibles por el

paciente de lo qu e el pro pio color. Es extre ma da me nte

co m ún que un paciente ace pte co mo sarisfac rorio

determinado color, a pesar de qu e sea incor recto a los

ojos del profesion al, si la textura y, pri ncipalme nte la

forma de la corona estuvieran adecuadas. Vale la pena

resalt ar ade más q ue los di entes naturales, inclu sive

sanos, pu eden prese ntar colores diferentes.

La selección del color en la prótesis puede ser influenc

iada po r diferentes facto res, entre los cuales se destacan:

1) Amb iente

2) O bservador

3) O bjeto

4) Fuent e de Luz

5) Escalas de Colores

6) Com unicación C.D. x Técnico De ntal

• 1.1 . AMBI ENTE

El am biente para la selección del color generalme nte

es el propio co ns u lto r io o dontológico o,

eventualme nte, el laborato rio de prótesis. Siem pre qu e

sea posi ble se deben llenar los siguient es requisitos:

l . El amb iente de trabajo debe normalmente estar

constituido por colores neutros (blanco hueso, beige, gris,

azul y verde claro) para reducir el cansancio visual, o estrés

y la inte rferencia de esos factores en la selección de colores;

2. De forma semejante , para evitar un a interferenc ia

de los colores de la ro pa del paciente, este debe ser

cubierto con una tela de campo tam bién de colores

neu tros;

3. Tam bién dentro de la m isma línea de raciocinio,

se debe solicitar al paciente q ue rem ueva cua lq uier

maq uillaje facia l en exceso, pr inc ipalme nte el lápiz

lab ial, mismo de tonalida d cla ra. Eso posib ilira la

determ inació n de los colo res de los dientes co n la

colorac ión natu ral de los lab ios, sim ulando una so nrisa,

así como del rejido gingival.

• 1.2. OBSERVADOR

El ojo humano divisa los colores a través de aproximadamenre

34000 células denominadas conos, prcsentes en

la rerina. Por ser una denominaci ón subjetiva, quc inclusive

puede ser afectada por la discroma ropsfa, presente en

casi 8% de la población masculina, la selección del color

con frecuencia tiene reprod uctibilidad baja y una gran

dosis de empirismo. No es cierto que los individuos que

conviven más frecuen remenre con los colores son más capaccs

de determin arlos con precisi ón, como sucede con

los técnicos de laboratorio. Trabajos de investigación rnu-


pieza por algunos min utos, a una tem peratura ent re 100

Y 120"C. La evaporación de la glicerina provoca la visualización

de una supe rficie blanq uecina representad a apenas

por los óxidos . En estas co ndic io nes. no oc urre mris

escurrimiento y. au nque la pieza no pueda ser manipulada.

no existe más urgencia para el glaseado.

• FIGURA 11.5 tA

Evaporación de la gíceona utilizada como vehiculo para aplicaeón

de los colorantes sobre llama de la lámpara de a lcohol

Esas alterna tivas tienen ap enas la finalidad de evita r

danos a la supe rficie pintada. pues cuando el transpo rte

de la pieza hasta el laboratorio es rápido, este secado

será realizado en la boca del horno. previo al glaseado.

Un análisis co m parativo entre las posibilidades de

caracterización extrí nseca, realizada s por el técnico de

• FIGURA I 1.52A

Prótesis de metal-porcelana después de rea lizada la pintu ­

ra por el té cnico de laboratorio, mante niendo la uniformidad

de las coronas.

O tra alternativa para el secado. que puede también

redu cir los riesgos de transporte hasta cl labora rorio, con ­

sisre en colocar la pieza pin tada sobre la llama de la lampara

de alcohol y mantener el calentamiento hasta qu e ocurra

la evaporación completa de la glicerina y la apar ición de

la superficie blanquecina. (Figs. 11.5 1A y 11.51 (3).

• FIGURA 11.5 lB

Colorantes en la superficie de la po rcelana después de la

evapo ración de la glicerina.

laboratorio y por el c n.. sin duda alguna muest ra

resultados esté ticos m ás sarisfacrorios y más próx imos a

lo ideal cuando las caracte ríst icas de los dient es naturales

próximos a la pr ót esis fueron reprod ucidos en ella.

Esro sólo es posible si el C. D. ejec ut a ese procedirnienro

(Figs 11.52 -/\ a 11.52D) .

• FIGURA [ 1.526

Vista lateral Izquierda después de la carectenzacon de la

misma prótesis.


CAP i lU IO

CEMENTACiÓN

PROVISIONAL

y DEFINITIVA

G EI< SO N B O N FA NIE

More magazines by this user
Similar magazines