Views
5 years ago

Hansel y Gretel (La casita de chocolate)

Hansel y Gretel (La casita de chocolate)

Hansel y Gretel (La casita de

Hansel y Gretel (La casita de chocolate) Publicado en Cuentos para Dormir (http://cuentosparadormir.com) Hansel y Gretel (La casita de chocolate) Autor: Los hermanos Grimm Edades: Todas las edades Valor educativo: El ingenio y la unión como forma de superar dificultades, que siempre pueden superarse Resumen del cuento: Hansel y Gretel son dos hermanos que son abandonados en el bosque. Perdidos, encuentran una casita de chocolate y dulces en la que vive una ancianita que les invita a pasar. Los niños se quedan, pero la ancianita resulta ser una bruja que encierra al niño en una jaula y lo engorda para comérselo, mientras la niña tiene que hacer tareas. Consiguen aplazar que la bruja se lo coma haciéndola creer que no engorda, mostrándole un hueso de pollo como si fuera el dedo del niño, pero la bruja se harta y decide comérselo igual. Le pide a la niña que prepare el horno, pero esta hace como que no sabe, y cuando la bruja se asoma para enseñarle, la empuja dentro y se quema. Los niños consiguen huir y encontrar el camino a casa con su padre. Texto original: Junto a un bosque muy grande vivía un pobre leñador con su mujer y dos hijos; el niño se llamaba Hänsel, y la niña, Gretel. Apenas tenían qué comer, y en una época de carestía que sufrió el país, llegó un momento en que el hombre ni siquiera podía ganarse el pan de cada día. Estaba el leñador una noche en la cama, cavilando y revolviéndose, sin que las preocupaciones le dejaran pegar el ojo; finalmente, dijo, suspirando, a su mujer: - ¿Qué va a ser de nosotros? ¿Cómo alimentar a los pobres pequeños, puesto que nada nos queda? - Se me ocurre una cosa -respondió ella-. Mañana, de madrugada, nos llevaremos a los niños a lo más espeso del bosque. Les encenderemos un fuego, les daremos un pedacito de pan y luego los dejaremos solos para ir a nuestro trabajo. Como no sabrán encontrar el camino de vuelta, nos libraremos de ellos. - ¡Por Dios, mujer! -replicó el hombre-. Eso no lo hago yo. ¡Cómo voy a cargar sobre mí el abandonar a mis hijos en el bosque! No tardarían en ser destrozados por las fieras. - ¡No seas necio! -exclamó ella-. ¿Quieres, pues, que nos muramos de hambre los cuatro? ¡Ya puedes ponerte a aserrar las tablas de los ataúdes! -. Y no cesó de importunarle hasta que el hombre accedió -. Pero me dan mucha lástima -decía. Los dos hermanitos, a quienes el hambre mantenía siempre desvelados, oyeron lo que su madrastra aconsejaba a su padre. Gretel, entre amargas lágrimas, dijo a Hänsel: - ¡Ahora sí que estamos perdidos! - No llores, Gretel -la consoló el niño-, y no te aflijas, que yo me las arreglaré para salir del paso. Y cuando los viejos estuvieron dormidos, levantóse, púsose la chaquetita y salió a la calle por la puerta trasera.

Hansel
Hansel
Revista
Hansel
Asociacian civil la casita de los niños centro nazareno
06-Oscar_Collazos_Cuentos_escogidos
El libro de los cuentos : coleccion completa de anécdotas, cuentos ...
El libro de los cuentos : coleccion completa de anécdotas, cuentos ...
Cuento la casita de chocolate Hansel y Gretel con pictos
Hansel & Gretel emprenden - Europainnova
Charlie y la fábrica de chocolate: de Roald Dahl a Tim Burton - Gretel
Hermanos%20Grimm%20-%20Hansel%20y%20Gretel
folleto informativo Esta es tu casa udis - Su Casita
Casas y casitas para vivir la ficción - Jitanjáfora
Selecció preparada per Antonio Orlando Rodríguez - Gretel