Views
5 years ago

Cuento 3 – Rosita la obrerita

Cuento 3 – Rosita la obrerita

Cuento 3 – Rosita la

Fontanarrosa, Roberto El mundo ha vivido equivocado y otros cuentos CUENTO 3: “ROSITA, LA OBRERITA” Las madrugadas frías del barrio la veían pasar, caminando apurada, hacia el taller. Pobrecita Rosita, la obrerita. Delgada y tierna, gorrión temprano. Toda la semana en la tejeduría, soñando, soñando con el sábado a la noche. Las mujeres del barrio al verla, aterida de frío, se decían: "Allá va Rosita, la obrerita. Pobrecita." Gorrión temprano. Y ella era un sol, un rimero de luz, en el aire pesado del oscuro galpón de su trabajo. Los muchachos del barrio la querían. Desde la amistosa humareda del café, la miraban cruzar, ágil el paso en su vestidito liviano de percal, y se decían: "Allá va Rosita, pobrecita. La obrerita". Gorrión temprano. Y no apagaba su sonrisa dulce el doble turno feroz de su trabajo, porque Rosita esperaba el sábado a la noche. La gota feliz, la alegría corta, la inocente diversión del baile. Y el sábado a la noche Rosita era un pájaro liberto, una paloma que arañaba por fin un pedazo de cielo, cuando se miraba en el espejo de su altillo pobre y se veía linda. Porque era linda, Rosita. Pobrecita. Con esa belleza frágil, cristal apenas, de las muchachas sencillas. Su madre, viejita dulce, nácar las manos bondadosas, la peinaba largamente con el mismo peinetón gastado que les había dejado el cariño ausente de la abuela, que sin duda, desde arriba, sonreía. ¡Y qué contenta se ponía Rosita, pobrecita! Era una flor nocturna, capullo crecido en el yuyo sin malicia del zanjón urbano, peristilo que espera el fresco de la oscuridad para abrirse en corola para mostrar su belleza. Los sábados a la noche los muchachos la admiraban y se decían: "Allá va Rosita, la obrerita. Pobrecita". Eran pocas horas nada más de gozo. La ilusión de una mirada varonil, el rubor intenso en sus mejillas pálidas, la ensoñación de un tango que la hacía girar locamente por la pista sintiendo el brazo firme del muchacho esbelto que la pretendiera. Nada más que eso. Un relámpago fugaz. ¡Pero tan lindo! Después, el retorno a la rutina cotidiana. El encuentro cruel con el frío crudo de la madrugada. Las dos horas de caminar hacia el taller. Y esa tos. Esa tos que a veces la doblaba. Pero no se escuchaba una queja de sus labios. La mantenía jovial la renovada esperanza de la noche del sábado, las luces de colores que bordeaban la pista de baile del club de barrio, la amistad cristalina de esa gente humilde y un sueño, un sueño que Rosita, pobrecita, no confiaba a nadie. Sólo su diario, amables hojas de papel amarillento, sabía de su anhelo. Cuando con mano trémula tomaba la pluma le 1

Cuentos del aranero cuentos
Ese viejo cuento de - Memoria Chilena
Cuento (Tale) Op.62 n.3 - Just Classical Guitar Club
Los mejores cuentos americanos: Viana, Palma, Marti, Montalvo ...
Cuenta Pública MOP Valparaíso 2011 Parte 3 (11,4 Mb. PDF)
TOMO 2 Cuentos CPD p1-362.internet.indd - Banco de Reservas
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Cuentos americanos (dramas mínimos) - University of Toronto ...
Los días del Albaicín, tradiciones, leyendas y cuentos granadinos
Cuentos y otras historias 5 - Hermanos del Sagrado Corazón
Cuentos del Aranero Libro - Ministerio del Poder Popular para la ...
Cuentos tradicionales de León I
Edificio Puerta del Príncipe cuenta con viviendas de 2, 3 y 4 ...
Cuentos al amor de la Lumbre - Antonio Rodríguez Almodóvar
Cuentos para compartir - Interlectores
49 Las zapatillas mágicas - Cuentos de Federico
MEMORIAS Y CUENTOS DEL MONCAYO - Diputación Provincial ...