libro final final 1

maramattiller

Nueve Canciones

y algunas lágrimas.

Javier Beltramone.

A quienes creemos que la palabra y la canción aún

se acompañan, hallándose en blasón de rebeldía o

en pócima frente al dolor.


Algo de nosotros

Años

Ahí vamos....

Barajemos la destreza

De saber articular

Un breve retazo de verdades

Ajenas y mal aprendidas.

Y sobreviene

Quien nos dice como,

Donde y cuando.

Quien Sentencia que,

Porque y hasta que.

Si hubiera

Burlado al espacio-tiempo,

Te habría fundido en

Un instante de armonía,

Y a ciencia cierta, salvado

Algo de nosotros.


Etiquetas y convenciones

Invariablemente tu mirada escurridiza.

Ojos ojitos que temen si se aventuran.

Siempre y siempre.

¿Lo distinto? ¿Lo inmanejable?

Antes pues,

Etiquetas y convenciones.

Así nos hicieron.

Así es el daño que no hicieron.


Del miedo

Cuando aventuro,

Cuando me animo

Aparece siempre.

Y es invariablemente él.

Uno se cree

Que –al menos- lo ha subordinado

Uno, se ufana

Con presunto deleite de supremacía.

Pero no.

Siempre vuelve

Y lastima y vulnera.

Como siempre regresa

Como siempre lacera

Y como siempre

Y después, mucho después

Surge la quietud,

Surge la calma,

Surge la paz.


El Hacedor de arrugas

Al borde de las horas malditas uno suele

observarlo y

Luego se cree que te ha percibido.

¿Te contempla??

No lo creo.

El despiadado y certero Hacedor de arrugas no

repara en nadie

Ni le importa nadie.

Hagas lo que hagas, con quien lo hagas y como lo

hagas

Cada día el Hacedor te tuerce la muñeca un poco

más.

El Hacedor lastima desde lo más profundo

De lo cierto que asoma inevitable.

Lo malo, es saber que frente a él no hay estrategia

posible.

Lo bueno, es saber que nos iguala de manera

implacable.


No

lo se

No lo sé,

Sencillamente no lo se

Me han enseñado tanto

Y se han ensañado tanto,

Que, de aquello,

Solo fútiles palabras.

El roce del deseo

Muerde la luz intensa

Y le pide de urgencia que se vaya.

Con un fragmento de luz,

Uno ama descaradamente

O abraza descaradamente.

Que, en esencia, es lo mismo.

Y no lo sé, sencillamente no lo se

Me han dicho tanto, pero tanto

Que me he perdido.

Y por desgracia o para peor

No en ti, sino en Mí.


De certezas

¿Me preguntas si te he amado?

Antes del bendito día,

Antes del instante

Se, que la última imagen será de ti.


Preámbulo y Eptifafio

El preámbulo:

Nottebok, Palms, Mp3,4,5.

Laser, 4 D, y más.

Todo al servicio del Paroxismo.

¿Y de nosotros?

El dolor, la tragedia

El hambre, la mentira y los olores,

Hoy vienen por la red.

¿Y de nosotros?

¿Sabes? sé que venceremos,

Pues seremos ignorados.

Y es que,

¿A quién le importan dos cuerpos amándose?

El epitafio:

Hasta la victoria siempre.


Mi especialidad

Podría enseñarles a todos y cada uno

Rimbombantes formulas televisivas

Llame ya y encuentre:

Como sufrir sin naufragar en el intento

El camino más corto hacia el fracaso

La rutilante fórmula del desamor

El maravilloso mundo del ridículo

Las increíbles historias del Sr. Necio

Pero para envidia y Odio de todos

Les digo: Estas Secretas Fórmulas

No están a la venta

Se consiguen solo con un pago indefectible

-y mínimo- de afecto, y contención.

PD: Se reciben abrazos, hurras y besos.


Pensar

Hace tiempo que me vuelve

Eso de pensar, eso de pensar...

Y me pregunto si me sirve

Y por las dudas no me contesto

No vaya a ser que no me vuelva

Eso de pensar, eso de pensar.


La conciencia

Cuando un escribe, cree que sabe lo que escribe.

Piensa que algo bueno y perenne será hecho

Uno se estimula en letras muertas y

Por lo general ya invocadas.

Será cierto que sabemos lo que creemos

¿O creemos lo que sabemos?

...La conciencia a veces es mala compañía-


Hay

No salgo de ellas y para peor

Se ha dispuesto solo una.

Tanto campo fértil

Y tanta necedad comprada.

La historia juzga conductas

Luego las moraliza

Y nos perdemos en el camino

De la soledad adquirida.

Más alcanzo a la muerte

Más deberíamos amar

A más de una, claro está

A más de mil, realizado estaría.


En el medio

Necesito correrte el velo del deseo

Y mojarme en vos

Olerte una y otra vez

Como se huele la piel que espera

Como se huele la piel que anhela

Detrás el tiempo infame

Delante el tiempo convicto

En el medio

Solo correrte el velo del deseo

Y Mojarme en vos.


Sinónimos

Uno no dice lo que piensa.

Jamás.

Así nos educaron

Hacerlo, es aventurarse a morir

Sea de miedo sea de grosero.

Por eso cuando te veo, todo te digo

Menos lo que siento menos lo que deseo.

Y así estamos y así nos va,

Construimos desde la hipocresía

Desde el engaño y entonces del desamor.

Y es que uno no dice lo que piensa.

Jamás.

Así nos educaron

Hacerlo hoy es frágil

O humano,

Que curiosamente

Es sinónimo de mortal.


Dos palabras

Me alejo

Me precipito

Me extingo

Y vuelvo

Y sigo

Y voy

Tus ojos

Tus labios

Tu miel

No puedo

No logro

No parto

Y Desespero

Y Desangro

Y Duele

Te ruego

Te imploro

Te mendigo

Tu calma

Tu calor

Tu color

Tu yo.


El vino

Bendito Vino seas

Das salud y deseos de mujer

Y, por si fuera poco

Das alegría y Quietud,

Características escasas –hoy-

Como la conciencia,

O la destreza

De saber

Sugerir sin sucumbir en el desencuentro


El manual

El manual de la madurez

Me sugiere prestancia y serenidad.

Manual, que a veces me ha salvado

Precisamente de mi incoherencia habitual.

Sin embargo y a veces también

Extraño cuan fácil era la risa

Cuan simple era la ira.

Con que intensidad amábamos

Y nos despachábamos sin más

Rodeados de sábanas, olor y sal.

No he vuelto a llorar como entonces

Lo cual también es bueno.

La vida, a algunos, se nos va en esa

Caprichosa búsqueda de un equilibrio

Que nos consta es utópico o

Profundamente lejano

Al menos a este presente

O al futuro cercano de estas letras que ya

terminan.


Roma y Futbol

El circo romano era y es igual

Iban o vamos como una religión

Por angustia o fe.

Algo cambió,

Antes luchaban anónimos, pobres y esclavos

Frente a los libres y las estirpes de clase.

Y morían por la gloria o por el miedo.

Curiosamente,

Hoy juguetean famosos y ricos

Que mueren, pero por más dinero o más celebridad

Frente a anónimos pobres y esclavos.

Algo no cambió,

La angustia o la fe, se despliegan

Tanto ayer como hoy.


Un cuarto de siglo

Tu piel rosada, pecosa, mojada

Y joven.

Tan joven como la inmadurez

Incontrolada que alguna vez nos acompañó.

Un cuarto de siglo y no te olvido

Pese a todos y contra todo,

No te olvido.

Incluso estando a merced del siglo

Fulminante, protervo y efímero,

No te olvido, no te pierdo, no te dejo.


Tus aros

Redondos y magnánimos.

Casi impetuosos.

Tus aros, así invariablemente son.

Mágicos y colosales

Surgiendo tenaces y etéreos.

Mínimos claro, ante ti.


Te deseo

De manera violenta

De forma indecible

De modo obsceno

Te deseo

De estilo promiscuo

De hábitos oscuros

De condición amoral

Te deseo

Me avergüenzo del modo

Del cómo y del tanto.

Pero te deseo, siempre.


Armagedón

Alguna vez vas a animarte.

Más allá

De lo permitido

De lo lícito

De lo tolerable.

Lo sabes y lo sé.

Todos padecemos nuestro Armagedón

¿Y entonces qué?

¿Transitar sin soportar?

¿Morir antes de?

Temo que no llegues,

Y que sea sin Armagedón.

Y no seremos

Ni salvados, ni bendecidos

Siquiera habrá un

Maldito recuerdo que

Arrulle las vigilias prohibidas

Que no hubo.


Y no seremos Amantes que

Se empeñaron en fundirse en Uno.

Seremos pues Uno y uno.

Agonizado eternamente.


Hijos

Ya están saltando la cuerda.

Ya están soltando la cuerda.

Ya están.

Ya.

Son, inexcusablemente ellos.

Son estupendamente ellos.

Somos por ellos.


Ánimos

Así estoy,

Vestido de violencia,

Sostenido de la Necedad gratuita

Que se ostenta en T.V.

Solo Calles mojadas y sin abrigo.

Endebles, brillan los rostros opacos.

La parca reina y gobierna fulminando

El último mercado de amor.


1ro. de mayo

Todo cerrado.

Bares y Bares

Todo Cerrado

Inútil buscar

El fastidio crece.

Todo Cerrado.

Menos el bobo

Abierto a todo

Recibe siempre.

Y por suerte, además,

Algo alguito

Siempre tiene.


Payaso payasito

Payaso payasito,

De luces y libertades

Al riesgo del grotesco

Te exploro y te intento

Un soplo de calma

Un sitio de alegría

Payaso payasito

Habrá valido a la sazón

Al riesgo del grotesco

Si brotaste en la risa

O si tropezaste en la luz


Tu nombre

Desbordado

De tus formas

Lo evoco

Y ha partido

Nada.

No hay letras

Ni escritura

No hay iniciales

Vacío completo.

Busco, investigo

Y solo desierto.

Con todo

Tu olor, tu suave olor

Tu armonía y tu entrega

Están de perpetuo,

Afincados, en el repaso

Eterno de mí andar cotidiano.


NO

No me ames

No me desees

Pero no me ignores

No me busques

No me mires

Pero no me ignores

No te acerques

No me pienses

Pero no me ignores

No me extrañes

No me cuides

Pero no me ignores

Todos los no que imagines

Menos uno

Te suplico

Te lo ruego

Te lo imploro,

No me ignores.


Sal del camino

Sal del camino

Aún lejos de mí

Sin tiempo,

Sin apremios

Sin convenciones,

Solo sal del camino.

Sabrás que

Nada detiene el deseo.

Ni aún los Huracanes

Pueden con la pasión

Acorralada.


Estoicos y Profetas

Es una dádiva miserable

Dar lo que no se usa.

Como miserable es

Pensarte tanto cuando

Nada me has dado

Nada me has insinuado.

De miserias y broncas nos hacemos.

Y de ambas arrimo hoy

Hacia los estoicos y los profetas

¿Saben ellos de la pasión infecunda?

¿Saben ellos del amor insignificante?

¿Saben ellos de la angustia despreciable?

¿De mi miserable forma de pensarte?

Cuando nada me has dado,

¿Nada me has insinuado?

Exímanme por hoy y ya

Ni estoico, Ni profeta

Solo reflejos sórdidos y miserables.

Dotado de olores y dolores

Que regresan en idéntico centro

Estoy pues

Miserable Sórdido, y miserable


Gripe A

Gripe A,

Gripe B, C y D

Se mueren aquellos que

Nunca

Habían muerto.

Muchos menos

Que los muertos

De hambre,

Desdicha o

Soledad.

El gobierno cierra

Colegios y Teatros

Se prohíbe el deseo

Se desaconseja el amor


Me escribo

Me escribo

Porque no puedo

Dar con el lenguaje de los gestos

Al menos con el lenguaje de tus gestos.

¿Y cómo dar en tus ojos laboriosos y brillantes

Cuando busco cautivarte con un verso

-Anodino de seguro-

¿Pero irrefutable en el segundo que nos involucra?

¿Y cómo dar en mi rostro cuando te leo

¿En busca de un haz magro de tu sol?

Y por esto y por tanto de aquello

Porque busco guardar un gesto

Que quede inmortal

Es que a veces te escribo

Y a veces como hoy,

Hoy a veces me escribo.


Ya

Es tarde.

El fuego templa el cuerpo

El fuego no templa mi esencia.

Es tarde.


Lágrimas y llantos

Cuando llegan

Me sosiegan

Me abren hacia aquellos

Los lados prohibidos

Cuando llegan

Me concilio

Vuelvo al inicio

Y animo en armonías

Lágrimas y llantos

No falten

No corran

Ni se disimulen.

Con su ausencia

No hay risas ni amores

Ni desamores ni osadías

Solo la nada.


Mis zapatos

Nobles, mis zapatos

Soportan la subsistencia y

Se amoldan como el dolor

A mis deformadas formas.


Mandadores

Entre actos y celebraciones

Juramentos e himnos

Entre piernas y barrigas

Justifican los Mandadores

Sus miserables Existencias.

Nosotros, los otros, los mandados

Sin juramentos e himnos

Seguimos esperando todo aquello

Que los Mandadores

Siempre prometieron y jamás dieron.


Miradas

Hay miradas que dicen que matan

Otras que dicen que nada.

Hay miradas que hoy miro,

Como miro la tuya

Y que ciegan la mía,

Que dice lo que no dice

Precisamente

Mi boca timorata

Mi boca tardía


Tu sueño

Tu sueño indecible

Ha sido el mío.

Y ha sido

Sublimemente indecible

Y decirlos,

Sería

O devastarlos

O empobrecerlos

O bastardearlos.

Entonces pues,

Honrémoslos,

A tu sueño y al mío.

Y por añadidura

Honrémonos

No los expresemos,

No los comentemos,

No los hablemos,

Solo forjémoslos.


Tu diario

De diario al Diario vas

Y dejas algo de vos.

Nacen y Mueren de ti

Aquellos que son contados.

De diario al Diario

Vas y dejas algo de vos.

Descansan en tus letras

Desencuentros y Pasiones.

A veces al Diario

No vas ni dejas algo de vos.

Nadie nace, nadie muere

Y fugazmente

Aquellos somos nosotros


A las 18 hs o las 6 pm.

En el Café,

6 veces te contemplaría

Mientras buscaría los

18 modos de contarte

Las 6 formas del deseo

O los 18 estilos en que

Te he imaginado.

Pero

No fuiste al Café

A las 6 pm o a las 18 hs.

Quedé así 6 veces más desconsolado

Y 18 veces más abatido,

Que multiplicados y retando

Las leyes matemáticas, proporcionaron

Una inmedible Desolación.


Tu perfume.

Queda en mi boca

Sobre mi lengua

Queda ahí.

Al ladito del corazón.

Tu perfume se cuela

Y florece sobre

Las hojas inútiles y

Los libros rastreros.

Lo impuesto cede

Y surge el primitivo

Deseo.

Tu perfume y tu piel

Preludio de sal.


Aún

Te esperé

Como se espera la lluvia

Aquella que moja la piel

Y lava las heridas del tiempo.

Te esperé

Como se espera el Sol

Aquel que entibia la piel

Y calienta el frío que asoma en

El dolor profundo.

Sí, te esperé,

Aun te espero.


VOS

El tedio

El hastío

La soledad

La tristeza

Lo oscuro

Lo frágil

Lo inútil

Lo absurdo

La desesperanza

Lo infecundo

Lo perecedero

La angustia

La nada

Todo esto

Y todo aquello

Cede ante vos.


Ella me dijo:

Urbanizo, reviso

Y haciendo un compendio

De inservible Sabiduría

Lo recuerdo

Ella me dijo:

La poesía

Se quiere no se dice.


¿Literatura Jurídica?

A Julius Hermannvon Kirchmann (5/11/1802, jurista y

político alemán.)

Con autorizada pedantería

Nosotros los abogados

Hablamos de

Literatura Jurídica….

¿Literatura?

Libros mezquinos si los hay,

Hechos para pocos

Julius Herman lo predijo

Su objeto es el arbitrio

Y se trazan sobre aquello

¡Que ha de perecer!

El antojo de un legislador

Es el antecedente.

Luego varios escribas

Hacen el consecuente.

El resultado:

El abismo se afirma en el saber.

Ay Borges, un libro me duele

En todo el cuerpo…


Tu libro Perdido:

Las páginas doradas y añejas

De tu libro que he perdido

No me acercaron a vos.

Me cercaron hacia vos

Su ausencia es mi congoja.

Tu ausencia es mi naufragio.


Estación

Un andén me observa

Mientras busco tu entraña.

El tren, susurra tu nombre.

Una lágrima se burla,

Posándose en las vías

Que no llegan a ti


Lluvia

Llueve,

Mi auto acecha la niñez.

Doy una moneda.

Me siento profundamente avergonzado.


Tiempos y esperas

Mi trabajo es inútil

Lo útil de lo inútil

Es haberte encontrado

Y nada nuevo ocurre

Solo espacios ajenos

Que te buscan y te buscan

Tiempos y esperas.

Medimos aquello

Que nos angustia

Mido tu ausencia


Sería bueno o mejor

Sería bueno verte

O mejor no dejar de verte

Sería bueno pensar contigo

O mejor estar contigo

Sería bueno merecer acuerdos

O mejor acordar merecimientos

Sería bueno que sea mejor

Pero lo mejor también es bueno

Pues haberte conocido me hizo mejor


Razones

Hay razones que no son

Y otras que deberían ser.

Y hay, además, razones

que ni son ni deberían,

Solo nos dan existencia


Estoy mojado

Llueve.

Tu dibujo no se va.

Tu imagen sigue.

Chispea, estoy mojado,

empapado de nostalgia.

Garúa

Y tu dibujo, y tu imagen

siguen ahí.


Deseamos ser deseados.

Si no deseas,

La ausencia te logra.

Y el abrazo es utopía.

Si no deseas,

Nada alcanza

Ni te alcanza

Es cierto

El laberinto diario

Casi nos prohíbe el deseo.

No te venzas

Deseamos ser deseados.

Y deseamos desear.

¿Sino para qué?


Sonríes

Siempre.

Al margen y en lo oblicuo

Antes que todo y todos

Siempre.

De costado, de madrugada

Al caer y resistiendo

Siempre.

Contra, sobre y ante

Imbéciles e inútiles

Siempre.

Junto a tu gracia

Y tu esplendor

Sonríes

Siempre


Contradicciones

Déjalas

A tus contradicciones.

Déjalas

Que fluyan y te colmen.

Que te permitan lo que

Te inhibe

Que te prohíban lo que deseas.

Finalmente será.

Con ellas mejor.


Vos y yo

Somos más, incontablemente más

De lo que maduramos…

¿Amantes?

No florezcamos vulgares…

Hemos trascendido a

Trivialidades e imposiciones

Somos más, mucho mas

De lo que pretendidamente

Maduramos.


Fantín sus miserables y la justicia

En la justicia

(en el teatro de los embaucadores)

Solo se esgrime.

Y se esgrime, negando como fin y principio

La virtud.

Detrás de los embaucadores, de la Justicia

Están Fantín con Víctor Hugo

Y sus eternos miserables.

Que siempre vuelven.

Una y otra vez.

Y los embaucadores al advertirlos

Y ver que están

Suspiran aliviados.

El teatro de seguro, abrirá otra vez.


Olvido y reencuentro

(en el Teatro de los embaucadores)

Hace tiempo que no escribo

El olvido de las letras

yace detrás de la apatía.

Aquella que hoy ha cedido

Por tu inoportuna presencia

en el teatro de los embaucadores.

Luego, fluyen mis letras

Solo cercanas para mi

y claro, remotas de ti.


Ánimos

A veces

Decaigo deseando sucumbir

Y para mi fatalidad no tengo éxito.

El padecimiento

Es estar sin lágrimas y sin desahogos

Y la muerte una recompensa inalcanzable


Mi piano

Mi piano se topa con notas tuyas,

necesita de las manos que

Irremediablemente están en vos.


Tu mirada

Tu mirada

Tus ojos desnudos

Despojados del todo.

Sin maquillaje, ni rastros

Borrados del reloj.

Me miran y te delatan

Y me delatan.

Nos encuentran plenos

De lluvia y lágrimas.

De armonía y café.


Tu Mirada 2

Te miro y te miro

Y no dejo de mirarte

Y no puedo…

Y si pudiera

No sería quien te escribe

Aquél que desde aquella vez

Te miró por primera vez.


Sublime o sublimado

Abrí los ojos y fue cierto.

Real y diáfano.

Fue sublime que tanto deseo sublimado,

Aun cohabitara latente.

Tu boca ávida del anhelo exhaustivo,

encontraba en la mía su armisticio.

Nuestra desnudez abrazada,

mitigaba la agonía de la espera.

Los sueños permiten -a vecesexhumar

nuestra humanidad

y advertirnos que aún es posible,

sin protocolos y sin ataduras.

Luego, luego sonreí y tuve paz


Sin Permiso

No debí escribirte

Sin tu permiso.

Y menos describirte

Y lejos descubrirte.


CANCIONES

1. LETRAS

2. SE QUE RESPIRO IGUAL

3. AZULES

4. COMO PUEDO AMARTE

5. CAFÉ EN SAN TELMO

6. TODO EMPEZO EN LA LUNA

7. A LOS QUINCE

8. YO ESTARE

9. CREACION


1. Las letras (canción)

Uno escribe para recordar…

Otras veces para olvidar

Pero siempre las letras están

Y nos ayudan en el andar.

Sabes, denuncian que los años corazón

No permiten margen para el amor

Lamento tener que contradecir

Tan sabia pulcritud de la madurez

No se trata de mentirte amor

Ni de falsearme por necedad

He probado cada antídoto que hay

Desde el alcohol a Internet

Y si embargo hoy estoy aquí

Para expresarte que falle otra vez

Y me dormí de nuevo detenido en ti

Amándote amándote.


2. Siguiendo tu luz (canción)

Sé que respiro igual Cuando tu no estas

Puedo caminar Si tomo la luz

Que vos dejas Cuando tú no estás.

Y no es igual Y duele al respirar

Si pierdo tu luz, Puedo caer

Cuanto tú no estás Cuando tú no estás,

Sé que el mundo sigue igual.

El invierno se irá el calor al fin llegará

Y las primeras flores me asombrarán por su virtud

Pero no es igual, el aroma del jardín se confunde

Con el dolor se saber, cuando tú no estás.

Sé que nuestra Pequeña historia

No terminara Jamás Si abrazo la luz

Que vos dejas Cuando tú no estás.

Pero no es igual y Duele al respirar

Si Pierdo tu luz, Puedo caer

Cuando tú no estás Cuando tú no estás.


3. Azules (canción)

Azules, nostálgicos tristes

De auténticas ganas de vivir

Azules, que reflejan ilusiones

Trabajando por un tiempo mejor

Azules que buscan la verdad

Cargando dolores de gentes.

Azules ojos, azules de amor.

Azules, inquietos terribles

Por no poder lograr un poco más

Azules, les aseguro se encuentran

Siempre con Dios.

Marrones de infinita soledad

O no abrigados por un par azul

Azules ojos, azules de amor.


4. Tan lejos (canción)

Como puedo amarte, Si no sé dónde vas

Cuando tocas mi cuerpo Buscando tu felicidad

Como puedo amarte si escapas amor

Cuando confieso dudas Tratando de crecer

Y yo estoy aquí

Perdido en medio de la verdad

Sin tu tiempo sin tu espacio sin tu luz

Y tu estas tan lejos,

Perdida en medio

De tu soledad, sin mi tiempo espacio luz

Sin mí

Hay hombres que buscan

Morir de pie, Pero pasan la vida

De rodillas

No vale la pena Morir por el ayer

La vida se presenta Solo hoy


5. Café en San Telmo (canción)

La vida contigo es Café en San Telmo

Y amanecer Arropando la memoria

En crónicas de revolución

La vida contigo es Un abismo de amor

Un bálsamo veraz Que ante la evidencia de lo

breve

Vulnera mi corazón.

La vida contigo es Noche de velas,

Tus formas sobre mí Y acariciarse lentamente

Desvaneciendo la puta soledad

La vida contigo es una exhortación

A la sublevación De las Sombras y melancolías

Que habitan en mí.


6. Comienzo de Luna (canción)

Todo empezó En la luna

No muy lejos de aquí

Ojitos verdes mucho alcohol

Que alcanzó a mi decepción.

Y al otro día El viento el frío y una canción

Conspiró para otra de amor

Que amortiguó mi desazón

Yo sé que nadie, Sabe en esencia que está bien

O que está mal Y no pudimos resistir

Lo que sabíamos no iba ser

Y sin más quimeras, Y sin lunas, sin frío y sin

canción, Te fuiste detrás de otro amor

Que te arrulle el corazón


A los 15 (canción)

Hoy todo ha cambiado una vez más

Ya no me queda nadie a quien amar

Si me pides mi aliento lo tendrás

No me pidas que te abrase de verdad

Si ya no me queda nadie a quien amar

Si me pides mi espacio lo tendrás

Fue aquel amor puro y de verdad

En que deposite mi gran soledad

Si me pides mi cuerpo lo tendrás.

Y cada vez que miro

A través de las rejas

Yo me ponga a llorar

Y las damas de blanco

Me consuelan

Una vez más.


8. Yo estaré (canción)

Cuando el camino te acabe

Cuando el tiempo te mutile

Cuando el hastío tome forma

Y la gloria te asfixie

Yo estaré ahí.

Tan solo para darte mis manos

Tan solo para hallarnos dos.

Cuando el frío comience

Cuando la ofrenda este vacía

Cuando el árbol no abrigue

Y el suspirar te oprima

Yo estaré ahí.

Tan solo para darte mis manos

Tan solo para hallarnos dos.


Cuando darse cuenta no alcance

Cuando tu sol no cumpla más

Cuando el milagro no te logre

Y el anhelo no te moje

Yo estaré ahí.

Tan solo para darte mis manos

Tan solo para hallarnos dos.

Cuando las lágrimas no inunden

Cuando mueras y no puedas

Cuando engañarte no ayude

Y la angustia te trascendencia

Yo estaré ahí

Tan solo para darte mis manos

Tan solo para hallarnos dos.


9. Creación (canción)

Naces desde del sufrir

Y das vida con tu dolor

Y ese penar te hace mejor

Eres piedad y valor. Eres colosal

Aun así, debes luchar

Te creen débil y no pueden ver

Eres la creación.

Tantas Margaritas enseñan

Teresas que sonríen y aman

Fuente de único amor Sufren la ignominia

Del hombre La indignidad

Siglos de opresión Siglos de soledad

Hijos arrancados del alma

Muerte salvaje Y atroz

Tanta maldad.


Aun así, debes luchar

Te creen débil y no pueden ver

Eres la creación.

Similar magazines