El Zorro y El Lobo

MichelKrom

AUTOR ORIGINAL

LOS HERMANOS GRIMM

REDACCIÓN E ILUSTRACIÓN

MICHEL RODRIGUEZ RAMIREZ


Era de mañana ya el sol salía por el horizonte como

de costumbre, las aves del bosque entonaban sus primeras

melodías, en la fresca hierba se formaban las primeras

gotas de rocío


toda esta mágica tranquilidad se vio truncada por la persecución

de un viejo lobo a un zorro mientras exclamaba:

-Vuelve aquí!!! – Vuelve aquí zorro tonto, tengo hambre,

consigue mi comida o te devoro a ti


; Este era una amanecer común para los habitantes de aquel

bosque ya que el viejo lobo era temido por su carácter

gruñón, ah! y además de lo hambriento que era.


Este lobo no era capaz de conseguir su propia comida y

abusaba de su poder haciendo que los demás animales

consiguieran todo el alimento por el, sin tener que

mover una sola garra


el zorro era conocido por ser el mas audaz y noble de

los animales del bosque por esta razón el lobo lo utilizaba

como una herramienta para lograr su cometido y

obtener toda la comida posible...


un día mientras caminaban por los sembradíos el lobo exige al

zorro comida y este le responde: -He escuchado de un lugar

donde almacenan toda la carne de pueblo seguramente allí

podrás llenar tu panza de glotón.


Camino al almacén el zorro comentaba al lobo que se había

percatado de un pequeño agujero en la parte trasera del almacén

y que pro allí era por donde podría escabullirse para encontrar

toda la carne, también comento que el dueño no permanecía

mucho en casa así que tendría mas tiempo para darse el

gran festín


, cuando llegaron el lobo le ordeno al zorro que vigilara si regresaba

el dueño para que i pudiera escapar a tiempo; EL lobo comía y

comía como si este fuera su ultimo festín cuando de repente el

zorro afanado llego advirtiendo al lobo la presencia de los humanos,

al escuchar la puerta le zorro salió rápidamente pro el diminuto agujero,


el viejo lobo asustado intento salir de allí de la misma forma que su amigo

el zorro, pero como había comido casi hasta reventar su rechoncha panza

le impidió llevar a cabo el escape, siendo atrapado y así sin saberlo el lobo

se dio su ultimo festín.

More magazines by this user
Similar magazines