Views
1 year ago

12-EnGuardia-Diciembre 2014

Estar enamorados de

Estar enamorados de aquel que está por venir ayudará a estar espiritualmente alertas en el Puesto de Oración que Dios nos ha asignado a los Guardias. Antiguamente, los Guardias llevaban consigo todo el tiempo sus armas de defensa, ya fuera un arco y flechas o una lanza. Nuestro arco y flechas deben estar con nosotros todo el tiempo para dar en el blanco de nuestra oración. Debemos ser expertos en la batalla en contra del enemigo. La Palabra de Dios es suficiente para combatirlo. La Biblia de Gutenberg, la Biblia primero impreso (por Raul654, CC-BY-3.0, a través de Wikipedia) De acuerdo a Rick Renner, autor de Las Brillantes Gemas de los Griegos, “nunca debemos olvidar que la oración es una pieza vital de nuestro armamento espiritual. Si olvida esta pieza estratégica de armamento, se encontrará con que el enemigo sigue atacando de cerca. Pero, mientras aprende a orar con autoridad, desarrollará la capacidad de golpear al enemigo a distancia y así mantener una posición victoriosa.” Jerusalén es de por sí un blanco del enemigo. Es el lugar donde el Reino de Dios se va a establecer, donde Yeshúa va a gobernar. Todas las fuerzas demoníacas del infierno están enfocadas ahora en ésta Ciudad. Ahora es tiempo de tomar la lanza de la oración y súplica que está a su disposición, para que pueda llevar a Israel a través del peligro, hasta que amanezca y se levante el sol sobre los Guardias, y la luz refuerce la victoria ganada sobre satanás y su mundo de maldad. La habilidad de usar esta lanza de oración depende de qué tan bien conozcamos la Palabra y la usemos en contra de la maldad y el peligro que rodean a Israel. Jesús simplemente le citaba la Palabra al diablo. Eso es todo lo que se necesita. Permanezca en su Puesto. Plante la bandera de la fe en el suelo y cuélguela de las murallas como prueba de que usted permanece como Guardián de Jerusalén con la lanza lista y sus armas del Espíritu a la mano. Dios le bendiga mientras usted se fortalece en el Espíritu de la oración y súplica por esta amada Nación y tierra. Vayamos Juntos al recinto del Trono: Ore por la Iglesia en el Mundo en lo que respecta a Israel. “Uno tiene que estar ciego y sordo para no darse cuenta que estamos pasando por el período de Chevlei Moshiach, o sea los dolores de parto que anteceden a la llegada del Moshiach (el Mesías)” (The Jewish Press.com, en un artículo del Rabino Eliezer M. Niehaus, 12/5/14). Si aquí en Israel muchos de aquellos que están escuchando “Sus Pasos” ya están percibiendo el sonido de Su Venida, necesitamos realmente orar por la Iglesia y particularmente por la Novia de Cristo, para que tenga “oídos para oír” durante este tiempo. A medida que reciben “oídos para oír” (Marcos 4:9) será posible que más ejércitos de guerreros de oración se levanten alrededor del mundo y se muevan a favor de Su Pueblo escogido. Ore Fervientemente para que Israel se dé cuenta (asícomo el Cuerpo del Mesías) de que las diferentes maneras en que la sociedad se va a deteriorar antes de que Él venga, nos va a ayudar a darnos cuenta de que el Señor es nuestro verdadero Maestro. El objetivo de todas las pruebas y tribulaciones es darnos cuenta que Dios es el Único en el que podemos confiar. “Y diréis en aquel

día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido.” (Isaías 12:4) • Interceda por el príncipe heredero de Bahrain (una isla en el Golfo Pérsico) quien recientemente mostró mucho valor al analizar al enemigo islámico y sugerir importantes modos de combatirlo. Él apremió a todo el mundo a combatir estas teocracias perversas al mirarlas por lo que son y declarar una “guerra contra los Teócratas”. Mientras nuestras armas de Guerra son del Espíritu, oremos para que Dios levante más hombres que sean iluminados en cuanto a la fuente del mal y de la oscuridad ahora en el planeta. Si un príncipe árabe puede denunciar el islamismo, entonces muchos más también pueden encontrar la verdad. “…nada es imposible para Dios.” (Lucas 1:37). • Ore a favor de Gadi Eizenkot quién es el siguiente Jefe de las Fuerzas Armadas de Israel (FDI). Nuestro Primer Ministro Bibi Netanyahu, declaró que: ”Eizenkot es el hombre indicado en el momento indicado.” Es por esto que nuestras oraciones necesitan ser así: Que Dios cambiará las situaciones, en el “momento preciso”, interviniendo en los asuntos del hombre, y haciendo que sucedan milagros como los que vimos en la Guerra del Golfo y en el Conflicto de Gaza. Él, y solo Él puede hacer cosas que nadie más puede. ”Reinó Dios sobre las naciones; Se sentó Dios sobre su santo trono” (Salmo 47:8) • Implore al Señor en nombre del líder israelí. Muchos de nosotros creemos que él es el “hombre indicado, en el momento indicado”. A pesar de que Israel se ha dividido acerca de su liderazgo, oremos por él, ya que lleva una tonelada de peso sobre sus hombros. Bendígale en oración y pida a Dios, fortaleza y sabiduría divina para él, para tomar las decisiones correctas, que no se incline ante ninguna nación, sino sólo ante el Dios de Israel. Agradezca al Señor porque él estudia la Biblia cada semana, especialmente en el Shabbat. 1 Ore por “por los reyes y por todos los que están en eminencia” (1 Timoteo 2:2) Mientras usted organiza sus grupos de oración, grupos celulares y tiempos de oración individuales, recuerde que Israel será siempre un Reloj de Tiempo para saber dónde estamos situados en el plan de Dios para la humanidad. Si no miramos a Israel y a la profecía bíblica en la Palabra de Dios, esto sería como tener un reloj sin manecillas, nunca se podría “dar la hora” correctamente. ¡Debemos quedarnos en nuestros puestos, tomar nuestras armas del Espíritu y “permanecer orando” en el Espíritu! Les deseamos una feliz temporada de vacaciones donde quiera que se encuentren. Aquí en Jerusalén tenemos Hanukkah 2 (Jánuca) y Navidad al mismo tiempo y nos regocijamos con ustedes por la “Fiesta de las Luces”, la luz que nunca salió del Templo y por la Luz del Mundo: Jesús. Por favor ore también por nosotros. 1 Es el séptimo día de la semana y el día sagrado de la semana judía. 2 Festividad judía o la Fiesta de las Luces conmemora la derrota de los griegos y la recuperación del Templo Judío.