30.11.2020 Views

BULLETIN OGA 2020

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

BULLETIN 2020

CUIDAR,

TODO UN

DESAFÍO

85 AÑOS

DE OGA

FORTALECIENDO

VÍNCULOS PARA

LLEGAR A OTROS

PUBLICACIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE EXALUMNOS DEL COLEGIO MICHAEL HAM - AÑO XLII - N°60

GASPAR CAMPOS 517 (1638) VICENTE LÓPEZ - PROVINCIA DE BUENOS AIRES - ARGENTINA


EDITORIAL

CUIDAR,TODO

UN DESAFÍO

El eje editorial que elegimos para este Bulletin 2020, sin saber

que se nos venía el tsunami de la pandemia, fue “cuidar”:

un concepto que engloba una actitud, una acción, un modo

de vida. El cuidar implica humildad, servicio, estar disponible,

poner lo mejor de mí por los otros. ¡Todo un desafío!

En OGA estamos llamados a “cuidar” nuestra obra, nuestro

legado, construido y sostenido a lo largo de generaciones.

¡Cuántas manos han pasado ayudando, entregando sus talentos!

Manos que cuidaron y contribuyeron a hacer crecer

la obra conjunta. Queremos cuidar esa mística que nos une,

cuidar la amistad verdadera, cuidar al vulnerable, siguiendo

el ejemplo de nuestra inspiradora Mother Mary Joseph, en el

año del bicentenario de su nacimiento.

Esa es la invitación que te hacemos llegar hoy por medio de

estas páginas: cuidar de vos, de tu corazón y tu alma, cuidar al

que tenés cerca y acercarte para cuidar al que sufre, cuidar la

creación, regalo de Dios. Nos abrazamos para que, unidos con

el amor que nos enseñó Jesús, ese amor que todo lo entrega,

nos cuidemos entre todos. Valoremos y agradezcamos las

bendiciones que recibimos, y afrontemos juntos los desafíos

que nos toca atravesar, con la fuerza que emana de sabernos

cuidados por Él.

Patricia Deane

1



SUMARIO

05

EXPERIENCIAS

OLD GRADS

06

08

10

14

15

16

17

18

20

22

24

25

26

28

29

30

31

32

34

36

38

41

42

46

47

48

50

El cuidado del Alma

Cuidar a los que nos cuidaron

Conectar con nuestras emociones

Amor por la Tierra

Green Team

La importancia de volver a lo básico

Cuidar el corazón

Enfermeras una vocación

Potenciando Dones

Cuidar el corazón, un corazón compartido

Enseñar por medio de la pedagogía.

Camino al corazón

EN CUARENTENA

Hijos Felices, padres felices

Cuidarse una filosofía de vida

En casa de herrero

El arte y la creatividad, la mejor terapia

El lado B de la cuarentena

Tiempo entre costuras

Y después de la cuarentena ¿que?

Sofi Suaya, una incansable buscadora

¡La Vidaes Maravillosa, sólo hay que vivirla!

THINK OUTSIDE DE BOX

Puedo estar donde quiero estar,

y puedo amar donde estoy

La historia de un sueño

Viaje a mi interior

BAÚL DE LOS RECUERDOS

Margarita Zavalía Bunge

Los días en el colegio, cincuenta años atrás

Acerca de los Ham y los Lynch

Cuando los gestos amorosos se guardan

intactos en la memoria

53

58

59

60

62

63

66

68

69

72

73

75

76

78

78

79

85

86

90

92

92

93

102

106

107

108

118

122

126

132

LA OGA Y TODAS SUS

DIMENSIONES

200th Anniversary of Elizabeth Prout’s birth, MMJ

El Michael camina unido, reza junto,

sostiene y se compromete

Jardín San Pablo de la cruz. El Espíritu solidario en acción

Centro María José. Una gran oportunidad

Ojo de Pez

Red OGA. Conectar para sumar en comunidad

Navidad solidaria. Compartiendo encuentros con

la comunidad.

Casa Santa Gema

Cuidando desde la nutrición

Feria Vintage OGA-Misericordia

Feria OGA

Potenciar Solidario

Taller de Biblia Online

Book Week en MH. Un mito

OGA´s Day

OGA Cultural

Comida Semanal en el Michael

Campaña Mantas

Encuentros de bienvenida a nuevos Old Grads

Reunión de delegadas en Villa Martelli

Acerca de OGA

101 VIAJES Y REUNIONES

Nuestro viaje a la Finca de los Bestani

Nuestro viaje a la amistad

Ahora solamente somos A+B

Amigos del Michael

117 CIRCLE OF LIFE

Me recibí

Weddings

Nacimientos

In memoriam

2 3



E X P E R I E N C I A S

OLD GRADS

CONTAME

ALGO

DE VOS

Testimonios y

experiencias

de Old Grads

que nos

contagian de

creatividad y

nos empujan

al disfrute y a

la gratitud.

4 5



CUIDAR EL ALMA

Cuidar, cuidarse, cuidar

a otros, cuidar nuestro

espacio, cuidar el planeta...

El magnetismo y la fuerza del amor

nos mueve hacia esta acción profunda

y restauradora, tejiendo una red invisible

que nos sostiene como humanidad.

A través de sus experiencias, diversas

y siempre enriquecedoras, algunas

exalumnas dan cuenta de esto, traduciendo

este concepto en acciones maravillosas.

Así como en estos tiempos

la pandemia interpeló al mundo entero,

también atravesó algunos de los

relatos tal como se ve en las siguientes

notas.

EL

CUIDADO

DEL

Alma

Como si se tratara de una lámpara,

nuestra alma necesita que se la

mantenga limpia para iluminar los

lugares más oscuros que nos rodean.

El otro día, entre todos los videos

que recibo por WhatsApp,

me llegó el de una mujer que

hablaba sobre la luz. Decía

que, a partir de los doce años,

había trabajado en casas de

familia haciendo la limpieza.

Su abuela le había explicado

cómo limpiar y su mejor recomendación

había sido que

nunca se olvidase de la importancia

de limpiar a fondo

las lámparas de la casa.

Contó que en una de las casas

donde trabajaba había una

araña imponente en el hall de

entrada, y que ella se subía a la

escalera y limpiaba pieza por

pieza —los caireles y cada una

de las bombitas—, dejándola

reluciente. Cuando se prendía

la luz, la lámpara brillaba en

su esplendor y la casa tenía

otra calidez. En todos los lugares

donde trabajó, se esmeró

especialmente con la limpieza

de las lámparas y esto le

trajo aprecio por parte de sus

empleadores, pudo estudiar y

ahora es una profesional que

trabaja por su cuenta pero no

se olvida de llevar la luz donde

sea que vaya.

Me encantó esta imagen de

la luz ya que Jesús nos dice

«Ustedes son la sal de la tierra

y la luz del mundo». Todos

TODOS

TENEMOS

UNA LUZ

INTERIOR PARA

COMPARTIR

CON LOS

DEMÁS Y

HACER DE LA

TIERRA UN

MEJOR

LUGAR”

tenemos una luz interior para

compartir con los demás y hacer

de la tierra un mejor lugar.

La luz de nuestra alma es el

Espíritu Santo que nos habita

y, si la mantenemos limpia,

sus frutos de amor, gozo,

paz, paciencia, bondad y fe

(Galatas 5:22, 23) brillarán a

través nuestro iluminando los

lugares más oscuros que nos

rodean.

Propongo cuidar nuestra alma,

sacarle el polvo todos los días

y dejarla que reluzca para el

bien de todos.

Connie Eastman '61 C5

6 7



CUIDAR A LOS QUE NOS CUIDARON

mi madre, que cierra, en cálida

calma, una vida tormentosa,

llena de sufrimiento al

quedar viuda a los cuarenta

y tres años y a cargo de ocho

hijos. Es un regalo saludarla

cada mañana, mientras toma

el desayuno en la cama y me

pregunta: «¿Ya vestida?, ¿te

vas a trabajar?». Y yo respondo:

«Sí, trabajo acá en casa,

en el living». Y ella, intrigada:

«¿Vienen tus alumnos?»,

a lo que respondo: «No, doy

clases a través de la computadora».

Entonces, me mira

divertida: «Ah, no entiendo

nada…», y nos reímos las dos.

Cuidar a los que

nos cuidaron

Estar en casa las veinticuatro

horas del día es un regalo

único para compartir con

nuestros seres amados,

cuidarnos y cuidarlos.

¿Qué significa cuidar?

Cuidar, para mí, es priorizar

los aspectos más valiosos

que, en mi escala de valores,

son el bienestar físico y

el emocional y mental, tanto

propio como de mi familia y

de todo mi mundo.

En esta cuarentena se me dio

la maravillosa oportunidad

de acompañar a mi madre,

de cien años —cumplidos

en cuarentena—, y a mis dos

hijas adolescentes, Magui y

Nina. La pandemia me confrontó

con el límite, muy

cercano, de la muerte, y con

características tales como la

fragilidad y la vulnerabilidad.

Por ello, revaloricé la importancia

de mantener un hogar

cálido y amoroso.

Para alcanzar este objetivo,

primeramente busco mi propio

equilibrio emocional en el

dar y en el recibir. En esta tarea

son fundamentales tanto

mis hijas, que son mi mayor

fuente de amor (Nina, con su

humor desbordante, y Magui,

con su percepción emocional

y capacidad de amor infinito),

como Beba, mi madre, con

su genuino agradecimiento.

Ellas logran, día a día, sostener

esta balanza.

¡Qué impresionante oportunidad

me brindó esta cuarentena

de pasar las veinticuatro

horas con mis seres más amados!

Es un lujo acompañar a

“SOLO TENGO

PALABRAS

DE GRATITUD

EN ESTA

DESGRACIA

QUE NOS

TOCA VIVIR”.

Y a la hora del té, el diálogo

ronda alrededor de la diferencia

entre epidemia y pandemia,

mientras miramos

el noticiero francés, ya que,

como exprofesora de ese

idioma, quiere mantener la

lengua actualizada. Cuando

ve los desastres del mundo,

dice, agradecida: «Menos

mal que estamos acá». Ni

hablar del placer que me dan,

cada noche, los rituales de

despedida del día, con Nina

y con Magui. Rezan una oración

con la señal de la cruz en

la frente y una serie interminable

de saludos con las manos…

como si las tres fueran

adolescentes. Entonces Beba

les dice, con su humor tan

característico: Se non te vedo

più, felice morte, y con una

ternura indescriptible, mis hijas

terminan felices el día.

Solo tengo palabras de gratitud

en esta desgracia que

nos toca vivir. Recordaré por

siempre el 2020, año del

centenario de mi madre, año

de tantos sufrimientos mundiales,

año de apertura de

conciencia. En el que cuidar

se convierte en una palabra

muy significativa, que empieza

por la propia salud y

la vida, la salud y la vida de

nuestro entorno, y la salud y

la vida del mundo entero, ya

que, como dicen los sabios, lo

que es adentro es afuera: me

cuido, te cuido.

Ana del Pino '82

Magui, Nina y Ana

junto a Beba.

8 9



CONECTAR CON

NUESTRAS EMOCIONES

Una erupción en la piel, un cuadro febril o una gastritis.

Para este grupo de especialistas, todas estas

dolencias son solo un síntoma de alguna situación

que la persona no pudo exteriorizar ni resolver y que

esta manifestación del cuerpo nos está mostrando.

Victoria, Cecilia y Agustina comenzaron con un camino

de autoconocimiento y de sanación personal

que, tras distintos recorridos, las llevó a la biodescodificación.

Para conocer un poco lo que hacen, Uki

Lacroze las entrevistó. Todas decidieron ampliar y

compartir sus conocimientos con otros, y hoy atienden

a otras personas y los acompañan a conocer sus

cuerpos, escucharlos y encontrar aquellos puntos

donde se aloja el conflicto para poder liberar la emoción

vivida y sanar el síntoma también.

Todas estudiaron, además de biodescodificación,

coaching y otras herramientas que utilizan en forma

integral cuando trabajan con otra persona para que

puedan sentir lo que su cuerpo tiene para decirles y

retransformarse.

Entrevistadas por

Uki Lacroze ‘96

“PARA MÍ FUE MUY

IMPRESIONANTE DESCODIFICAR

MI NACIMIENTO. EN MI CASO,

LLEGUÉ EN UN MOMENTO DE

MUCHO DOLOR EN MI FAMILIA”.

Para conocer un poco más lo que hacen, les preguntamos:

1 2 3

¿Como sentís que

¿Nos

pudiste utilizar tus

conocimientos durante

esta pandemia?

¿Cuál fue tu recorrido

personal para llegar a la

biodescodificación o a la

certeza de que el cuerpo

nos habla?

contás algún

ejemplo concreto en

que sentiste que el

cuerpo te hablaba?

10 11

1.

Estudié Administración de Empresas

y trabajé durante más

de quince años en distintas

empresas. Trabajando en una

multinacional, me invitaron a

participar de una formación en

Liderazgo Personal que duraba

cuatro meses y contaba con

sesiones de coaching para cada

participante. Como resultado

de este proceso, decidí formarme

como Coach Ontológico e

hice grandes cambios en todos

los ámbitos de mi vida: me fui

a vivir sola, renuncié al trabajo

y me enamoré de un extranjero.

Al año siguiente de haber certificado

como Coach Ontológico,

decidí empezar a formarme

como Acompañante Espiritual

en el Centro de Espiritualidad

Santa María, respondiendo a

una invitación de mi hermana a

hacerlo juntas. El C.A.E. (Curso

de Acompañamiento Espiritual)

es un camino de autoconocimiento

e integración psicológica

espiritual y corporal, en

donde recorrí mi historia para

poder sanar. Fue durante un

retiro de silencio que me propusieron

hacer una dinámica de la

línea de la vida e ir percibiendo

lo que te pasa en el cuerpo. Se

trata de ir vaciando las sensaciones

corporales que pueden

haber quedado guardadas por

un conflicto vivido no exteriorizado.

Quedé fascinada y decidí

comenzar la formación en Descodificación

Biológica. Fueron

años superintensos, de mucho

trabajo y sanación corporal.

Durante la pandemia, aproveché

que tenía más tiempo

para hacer también un curso

de Hipnosis Clínica y otro de

Eneagrama.

2.

En primer lugar, me ayudó a

estar conectada con mi cuerpo,

con mis emociones, conmigo

misma. Confié en todo

momento en que algo positivo

iba a salir de toda esta

situación. Tuve que romper

muchos prejuicios de que no

iba a poder hacer la terapia

a través de videollamada y

me sorprendí con los resultados.

Pude acompañar a otros

a través de la descodificación

biológica y del acompañamiento.

También participé en un programa

del Gobierno de la

Ciudad de Buenos Aires por el

cual estuve acompañando a

familiares de gente que murió

durante la pandemia. Me pone

muy contenta poder hacer mi

aporte a estas personas que

están pasando por tanto dolor.

3.

Para mí fue muy impresionante

descodificar mi nacimiento.

En mi caso, llegué en un momento

de mucho dolor en mi

familia, lo que hizo que fuera

más traumático. Usando técnicas

de hipnosis clínica, la

terapeuta me acompañó a revivir

el momento accediendo a

las memorias que tenía en el

cuerpo para poder vaciar las

sensaciones corporales y resignificar

la vivencia. Me impactó

ver cómo todo queda guarda-

do, incluso de cuando estamos

en la panza o las vivencias de

nuestros antepasados.

Otro ejemplo fue durante el último

viaje que hicimos con mi

exnovio Alex, que ya sabíamos

que él se volvía a Australia y

yo a Argentina y que cortábamos.

Me broté toda, tenía un

sarpullido por todo el cuerpo.

Sin haber estudiado todavía

descodificación, me di cuenta

de que mi cuerpo me estaba

hablando, reaccionando a esta

separación. Hoy sé que todos

los conflictos de piel son conflictos

de separación, de extrañar

un contacto, y es lo que el

cuerpo me estaba diciendo en

ese momento.

Agustina Basavilbaso ‘99



1.

CUIDAR EL CUERPO

1.

Cuando egresé del colegio

seguí un camino bastante tradicional

estudiando Administración

de Empresas y trabajando

en áreas afines. A mis

veintiocho años me encontraba

casada, mamá y establecida en

lo profesional. Pero de un día

para otro comencé a tener mareos

y desmayos, en cualquier

momento y lugar, que podían

durar días y semanas.

Empecé a visitar médicos de

todo tipo, me hice miles de

estudios y análisis. Recibí variedad

de diagnósticos y remedios.

Todos ayudaban un poco,

pero ninguno definitivamente

y más tarde o temprano los

síntomas volvían.

Así empecé con terapias complementarias

como Homeopatía,

Reiki y Psicogenealogía.

Poco a poco pude entender que

mis síntomas no eran solo un

desarreglo fisiológico, sino la

manera de mi cuerpo de darme

una señal de que había algo

que necesitaba cambiar. Y así,

de a poco, fui recuperando mi

equilibrio y comencé un camino

de autodescubrimiento y sanación

que aún sigo recorriendo.

A los pocos años de eso, a mi

marido le ofrecieron venir a

trabajar a Miami. Una vez acá,

“POCO A POCO PUDE

ENTENDER QUE MIS

SÍNTOMAS NO ERAN SOLO UN

DESARREGLO FISIOLÓGICO,

SINO LA MANERA DE MI

CUERPO DE DARME UNA

SEÑAL DE QUE HABÍA ALGO

QUE NECESITABA CAMBIAR”.

al tener que empezar de cero

laboralmente, decidí animarme

a hacer un cambio profesional

y profundizar en las

técnicas que tanto me habían

ayudado personalmente.

Me especialicé en BodyTalk,

una terapia complementaria

que contempla a cada persona

como un todo integrado

de cuerpo, mente y espíritu, y

sabe que lo que pasa en uno

de estos ámbitos afecta a los

otros dos y no es posible tratar

uno sin tratar los otros.

Con el tiempo incorporé también

Coaching Ontológico y

Biodescodificación, y trabajo

con estas tres herramientas

para que las personas puedan

sentir lo que su cuerpo tiene

para decirles y retransformarse.

2.

En primer lugar, para mantener

el equilibrio y la tranquilidad

necesarios para estar

encerrados, usé técnicas de

BodyTalk de relajación, refuerzo

del sistema inmunológico y

reducción de ansiedad, tanto

en mis hijos como en mí misma.

Por otra parte, realicé sesiones

a distancia a personas

afectadas por COVID u otras

patologías.

También una de las cosas que

me dio tranquilidad en este

tiempo es creer que uno se

enferma de lo que tiene terreno

fértil para enfermarse.

Por eso, si se trabaja preventivamente

en estos conflictos,

creo que se pueden reducir las

manifestaciones fuertes de la

enfermedad.

3.

Recuerdo una vez que estuve

de visita en Buenos Aires con

mi familia. Durante esos días

mi mamá estuvo internada y

yo la iba a visitar al hospital

todos los días durante largas

horas. A los dos días de esta

rutina, mi hijo menor, acostumbrado

a estar conmigo,

empezó a tener mucha fiebre

(cuarenta grados) que no

le bajaba con nada. Se dice

que la fiebre es la manera del

cuerpo del niño de generar el

calor que necesita si no tiene

«el calor de mamá». Consciente

de esto, esa noche hablé

con mi hijo y le pedí que le

hablara a su cuerpo repitiéndole

lo que yo le decía: «No

hace falta que hagas fiebre.

Mamá sale durante el día pero

vuelve a la noche y es solo por

unos días. Quedate tranquilo

que aunque no esté todo el

tiempo ella te quiere mucho».

Y así, sin más, al otro día se

despertó perfecto y sin ningún

otro síntoma.

Cecilia Anderson ‘94

En el año 2007 me invitaron

a un retiro de yoga. Jamás en

mi vida había hecho yoga y

con mi pasión por el deporte,

sentarme y cerrar los ojos me

parecía un bajón y una pérdida

de tiempo. No sé cómo,

finalmente tomé la decisión

de aceptar la invitación con

una clara condición: «poder

irme a caminar o correr por

la montaña». Partí hacia San

Luis. Poco a poco fui elevando

mi frecuencia y empecé a

disfrutar, a conectar y vivir una

vibración lindísima, un mimo

al alma. Volví con el alma y

el corazón expandidos, con

agradecimiento y alegría hacia

la vida.

A partir de ese momento, me

fui interiorizando en diferentes

temas. Paso a paso, fui sumando

diferentes disciplinas,

todas unidas por un motor

común: seguir reconectando

conmigo misma. Estudié

unos cuantos años de yoga

y meditación, mindfulness,

bioenergética, biodescodificación,

coaching ontológico,

coaching transaccional y

programación neurolingüística,

alimentación consciente

e infinidad de varios cursos

más cortos.

2.

Al principio empecé a hacerlo

conmigo y, casi sin darme

cuenta, terminé trabajando

con otras personas en forma

personal, pero sin terminar

de animarme a compartirlo

expansivamente. Llegó la

pandemia y Nico, mi novio,

me propuso empezar a dar

clases online. Me ofreció ayuda

con toda la parte de tecnología,

que a mí me cuesta

un montón, y empezamos con

clases de yoga. Después sumamos

meditación. Además,

armamos videos para adultos

mayores para que ellos tam-

“CADA VEZ QUE «ME CUESTA DIGERIR UNA

SITUACIÓN» Y NO PUEDO GESTIONARLA DE

FORMA CONSCIENTE, LA PSIQUIS VIVE ESA

SITUACIÓN COMO PELIGROSA Y LE AVISA, EN

bién tuvieran la posibilidad

de conectar unos minutos al

día. Y también puse a disposición

mis herramientas de

Coaching, Biodescodificación

y, de a poco, estoy sumando

alimentación.

Creo que es clave, en momentos

como los que estamos

atravesando, abrirnos a los

demás generosamente. Recibimos

muchísimos mensajes

y regalos en agradecimiento

y desde diferentes provincias.

¡La conexión humana

que produjo es increíble! Y

me da alegría porque siento

que los frutos de tantos años

de estudio y esfuerzo siguen

expandiéndose hacia otros y

eso me encanta. Hasta papá

ESTE CASO, AL ESTÓMAGO”.

y mamá, que era algo impensado,

hacen las clases a diario

y nos llaman para charlar de

la clase.

3.

Me acuerdo en un momento

de mi vida en el que estaba

en una relación viviendo una

situación que no podía digerir.

Vivía esa situación sin poder

expresar mi sentir profundo,

la vivía como un drama y en

soledad. Así llegué a tener

una gastritis muy fuerte.

¡Y tiene una explicación muy

lógica! Cada vez que «me

cuesta digerir una situación»

y no puedo gestionarla de

forma consciente, la psiquis

vive esa situación como peligrosa

y le avisa, en este caso,

al estómago. Este empieza a

hacer más células para poder

digerir esa situación (que

se vivió como indigerible) y

cuando el estómago entra en

resolución, tiene que eliminar

esas células que hizo de

más y aparece la *gastritis.

El cerebro es eficiente pero

no inteligente; no lee si hay

necesidad de digerir algo

que ingerí de alimento o algo

afectivo.

*todas las «itis» aparecen

cuando uno ya solucionó el

conflicto.

Victoria Maqueda ‘99

12 13



CUIDAR NUESTRA TIERRA

AMOR

POR LA

TIERRA

Un testimonio de amor y respeto por

la vida, por lo natural.

Me crié en una familia ganadera

yendo al campo los

fines de semana y siguiéndolo

a papá a caballo por

los bañados de Entre Ríos.

Verde, mucho verde, y en

Bariloche, entre lagos y

montañas. A eso de los

once años me acuerdo

de preguntarle a mamá:

«¿Qué se estudia para trabajar

con la naturaleza?».

«Biología», me dijo. Y ahí

me quedé con la idea de

ser bióloga. Y lo fui. Y también

guardaparque.

co hijos. Ahora cosechando

sauco y manzanas, haciendo

dulces y pasas, y en un mes,

ya juntando hongos de pino,

frutos de la tierra.

Me siento tan desligada de la

ciudad, de ese «ser» que nunca

duerme y que consume y

consume energía. Debo confesar

que soy medio fanática

del ahorro. Un día de ahorro:

desde cerrar la canilla para lavarse

los dientes y para lavar

los platos, hasta bañarse rápido

y usar el lavarropas lleno.

En este ser consciente trato de

usar pocas cosas con plástico:

llevo siempre bolsas de tela

o pido cajas, a veces voy con

el táper al carnicero, con los

frascos a la dietética... Odio

los juguetes de plástico, los

souvenirs de los cumpleaños,

los chicles, el cotillón, los globos,

las calcos y tantas cosas

innecesarias. Me molestan

las publicidades que te convencen

de comprar lo que no

necesitás.

Regalar cosas artesanales o

hechas por mí o un buen libro.

Comer comida casera,

hacer nuestra salsa de tomate,

dulces y almíbares. Tener

huerta, frutales. Cocinar lo

justo, con el agua justa. Elegir

pañales de tela, toallitas

lavables. Acostarse temprano,

acomodarse a la luz del

día. Abrigarse en invierno y

EMPIEZO POR CASA,

CADA DÍA, CRIANDO HIJOS

CONSCIENTES, HACIENDO LO

QUE ESTÁ A MI ALCANCE

Lo que siento es un profundo

amor y respeto por

la vida, por lo natural;

ganas de dedicar la vida

a cuidar este legado, que

es la creación, y, como alguien

dijo, «la Tierra no

la heredamos de nuestros

padres sino que la tomamos

prestada de nuestros

hijos». Lo mío es la conservación,

no me interesa

el lucro, las ganancias, la

economía y sus derivados,

casi soy una mística. ¡La de

debates con mi hermano

mayor que es economista

y me decía que me iba a

morir de hambre mirando

monos y de bióloga! Pero

no, no me morí de hambre

y acá estoy, escribiendo en

el medio del bosque en el

Parque Nacional Los Alerces,

con la salamandra

prendida y criando cinno

recalentar la casa. Tratar

de no usar el auto de más o

compartir el viaje. Comprar

ropa y otras cosas usadas.

Y despojarse: menos ropa,

menos cosméticos (ya no me

pinto las uñas ni pienso teñirme).

Regalar o donar lo que

no usamos. Separar y mandar

a reciclar los residuos domésticos,

y hacer ecoladrillos

y tener un compost.

«Menos es mejor», dice Francisco

en la encíclica Laudato

si y ¡cuánta razón tiene! Vivir

con menos, queriendo menos,

repartiendo más. Mil decisiones

como mujer y madre, mil

detalles.

Me acuerdo de mis años en

el Michael juntando latitas de

aluminio, tapitas y papel

para mandar a reciclar, y

esto fue hace veinticinco

años. Hoy me duele cuando

junto latas tiradas en el

Parque, botellas… Veinticinco

años y la gente sigue

tirando los residuos como

si fueran basura.

Empiezo por casa, cada

día, criando hijos conscientes,

haciendo lo que está

a mi alcance. Y, cuando

puedo, trabajo en educación

ambiental desde mi

profesión, yendo a alguna

escuela, dando charlas,

hablando por radio, tratando

de transmitir.

Sofía Nazar Anchorena

'97B

Mi nombre es Martina Lynch,

tengo dieciocho años y terminé

el colegio el año pasado.

Siempre me interesó, ya de

muy chiquita, el cuidado del

medio ambiente. Según lo

que me cuentan mis papás,

desde los cinco años demuestro

mi pasión y mi compromiso

hacia eso. Teniendo en

mente el sueño frustrado de

cambiar el mundo, a lo largo

de mi vida me sentí llamada

a hacer algo; y, gracias a Dios,

tuve la oportunidad de hacer

pequeños actos que, aunque

yo no me diera cuenta o no

fuera consciente de ello, tenían

gran impacto, tanto en el

medio ambiente como en las

personas que me rodeaban.

Un día me pregunté a mí misma

por qué mi gran deseo de

cambiar el mundo tenía que

ser un «deseo frustrado».

Decidí hacer algo, empezar a

moverme, comenzar a actuar.

No podía quedarme de brazos

cruzados.

A los catorce años, escribí

una carta de lectores al diario

La Nación expresando mi

preocupación por el problema

ambiental en el mundo y

distintas maneras de aportar

nuestro granito de arena. Al

poco tiempo, el Ministro de

Ambiente y Desarrollo Sustentable,

el rabino Sergio

Bergman, se contactó conmigo

invitándome a que fuera

parte de un proyecto. Este

consistía en formar un grupo

de jóvenes que estuvieran

comprometidos con los problemas

ambientales en el país

y dispuestos a involucrarse en

ellos.

Como siempre creí que la

mejor manera de cambiar el

mundo era empezando desde

casa o en mis alrededores

más cercanos, ese mismo año

GREEN

TEAM

Martina nos cuenta su experiencia con

el Green Team y nos insta a animarnos

a dar un paso más para cuidar el medio

ambiente.

llegué al Michael Ham con el

objetivo de convertirlo en un

colegio ecológico. Me acuerdo

de decir que no iba a egresar

sin antes lograr que se separen

los residuos reciclables.

De esa manera, con mucho

esfuerzo y mucha perseverancia

—y, obviamente, siempre

con ayuda—, creamos el Green

Team. Poco a poco, y con el

pasar de los años, fuimos proponiéndonos

distintos objetivos

que nos llevaron a conseguir

grandes logros.

Hoy en día, el planeta nos pide

a gritos que hagamos algo.

Que cambiemos nuestras

formas de actuar, nuestros

hábitos, nuestras acciones

perjudiciales. Por eso, trato

de hacer distintas cosas para

poder seguir contribuyendo

a esta enorme tarea en la

que todos estamos invitados

a comprometernos. En casa,

separamos los residuos, armamos

ecoladrillos y mantenemos

nuestra huerta. Por mi

parte, siempre trato de transmitirles

a las personas que me

rodean esto que tanto me preocupa

para poder contagiarles

mi compromiso y que cada

vez más gente se sume a este

gran cambio; siempre dije que

«mucha gente pequeña, en

lugares pequeños, haciendo

cosas pequeñas, pueden

cambiar el mundo».

Leyendo un artículo de una

revista, encontré una frase de

Mahatma Gandi que decía:

«La tierra tiene los recursos

suficientes como para satisfacer

todas las necesidades de

los hombres, pero no todos sus

deseos». Esta nota explicaba

que, al ritmo en el que vivimos,

serían necesarios un planeta y

medio para producir la cantidad

de recursos que consumimos

los seres humanos. Pero,

¿existe medio planeta más?

Hasta donde yo sé, no. Lo que

sí existe, son personas que

quieren cambiar, personas que

se animan a dar un paso más.

¿Querés ser una de esas?

Martina Lynch 2019

HOY EN DÍA, EL PLANETA NOS

PIDE A GRITOS QUE HAGAMOS

ALGO. QUE CAMBIEMOS NUESTRAS

FORMAS DE ACTUAR, NUESTROS

HÁBITOS, NUESTRAS ACCIONES

PERJUDICIALES

15

14



LA IMPORTANCIA DE

VOLVER A LO BÁSICO

CUIDAR A LOS QUE NOS CUIDARON

Cuidar el corazón

Una nueva vida en Tandil entre navetierras y muñecas biodegradables.

Hace diez años comenzamos

con la búsqueda de una vida

más tranquila y más conectada

con la naturaleza. Gracias

a la recomendación de Angie

Pereyra, vinimos a conocer

Tandil. ¡Nos encantó! Volvimos,

vendimos la casa, compramos

un terreno en el medio de la

sierra y empezamos de cero.

Cambiar de lugar te da la

oportunidad de reeditarte,

podés volver a elegir todo,

cómo querés vivir, qué querés

hacer, a qué cosas darles importancia

y dedicación. Quisimos

arrancar con lo mínimo

dentro de nuestro terreno. Los

primeros cinco años vivimos

en una cabaña que construimos

con la ayuda de amigos y

familiares… fue una aventura.

Los chicos la recuerdan como

parte de su infancia genial.

En ese momento, Gonzalo

conoció a Michael Reynolds,

creador de Earthship Biotecture,

y empezó a estudiar y a

trabajar con él. Volvió fascinado

y convencido de que teníamos

que hacer una navetierra

en casa para que más personas

tuvieran la oportunidad

de conocerlas.

Junto con los que hoy forman

el equipo N4VE —los chicos

y voluntarios que vinieron de

distintos países— se construyó

nuestra querida Osera.

Es emocionante ver cómo la

gente viaja para aprender y

construir, dando su tiempo

de una forma tan generosa. Y

la experiencia de hospedar y

compartir almuerzos y largas

charlas es superenriquecedora.

Fueron cuarenta y cinco

días de trabajo en equipo,

donde utilizamos materiales

recuperados —como neumáticos,

latas, botellas de

vidrio, silobolsas y restos de

telgopor— combinados con

técnicas de la construcción

tradicional. Es un modelo de

vivienda autónomo que mantiene

su temperatura interna

de confort por masa terrestre

y acumulación de calor pasivo

solar, renovación de aire por

convección natural, sistema

autocontenido de tratamiento

de efluentes, reutilización

de aguas grises para huertos

en celdas botánicas interiores

y exteriores para producción

de alimentos, calentamiento

de agua solar, energía eléctrica

por medio de paneles solares

y terminaciones en adobe

y arcilla.

Gonzalo sigue conectado, todos

los años participa de la

construcción de una nueva

escuela sustentable. Además

da clases en el colegio,

donde tiene

un taller para los

de secundaria

porque creemos

que sembrar en

los chicos es lo más

importante para que

esto siga creciendo.

El cambio de vida me

llevó a una búsqueda

personal y a empezar

N4VE: www.n4ve.com, @n4vetierra

Muñecas de trapo: @estanflor

EL CAMBIO DE VIDA ME LLEVÓ

A UNA BÚSQUEDA PERSONAL Y

A EMPEZAR A HACER MUÑECAS

CON MATERIALES 100 %

BIODEGRADABLES

a hacer muñecas con materiales

100 % biodegradables,

a aprender sobre tintes naturales

y recrear las muñecas de

trapo que alguna vez me hizo

mi abuela.

Aprendí la importancia de

volver a lo básico y tener más

tiempo libre para coser, bordar

y trabajar en la huerta, que

son esas pequeñas cosas que

me hacen feliz. Porque a la

felicidad se la encuentra, pero,

sin duda, ¡hay que buscarla!

Florencia Casano ‘94

Es posible encontrarnos con Dios. Estas exalumnas nos

muestran que hacerlo es muy sencillo

Jesús quiere y busca tener una relación amorosa y personal

con nosotros. Esa relación comienza y se mantiene en

el corazón. Dios habita en nuestros corazones y lo hace a

través de su fuego, el Espíritu. Pero... ¿cómo reconocer esa

presencia? Porque se enciende nuestra capacidad de amar.

Él es alegría en medio de nuestra tristeza, paz en nuestras

preocupaciones, confianza, aunque no existan motivos.

Lo difícil es que, aunque deseamos cultivar nuestra relación

con el Señor, muchas cosas del mundo compiten

por captar la atención de nuestro corazón. Es preciso y

precioso, entonces, que aprendamos a cuidar de esta morada

de Dios en nosotros, nuestro corazón, a fin de poder

conocer a la persona que nos creó y que nos ama.

Para esto debemos, en primer lugar, silenciarnos y aquietarnos.

Silenciarnos para conectarnos con Él y con nuestro

propio ser. Y así, mirarnos con la mirada de Dios. Esa mirada

misericordiosa, sin prejuicios, esa mirada que nos dice:

«Sos mi hija muy amada». Entonces estaremos abiertas y

despojadas para escuchar. Escuchar el plan que el Padre

tiene para cada una. Ese plan que nos puede llevar toda

la vida procesar, y cuya plenitud es el amor sin medida.

Y ¡hay una buena noticia! Dios nos deja un instructivo, un

Waze para guiarnos: ¡su palabra, la Biblia!

Las invitamos a rezar con su palabra, a descubrir este

gran tesoro de la mano de Juan, de Pablo, y de tantos

otros que lo siguieron y difundieron sus enseñanzas. Ellos

tuvieron los mismos problemas y desafíos que nosotros, y

nos muestran que tomados de su mano y en comunidad,

todo tiene una luz diferente. Una luz que ilumina, que llega

a todos lados y que no se apaga.

En nuestros encuentros, conocemos a quien nos creó y

nos ama sin medida, cuidamos la fe y la cuidamos entre

nosotras al reunirnos por Él y en Él.

«Ven, Espíritu Santo, y llena nuestros

corazones con el fuego de tu amor».

María Iturriaga '84A

Valeria Mussel '84A

Inés Zavalía Lagos '82B

16

17



CUIDAR AL PRÓJIMO

Enfermeras,

una vocación

¡Un homenaje especial para todas esas personas

que acompañan y asisten no solo a los

enfermos sino también a sus familias! Una

profesión con mucho de vocación, mucho

servicio y mucho amor.

Queremos agradecer a todos esos ángeles que se nos cruzaron

a cada uno de nosotros, y en representación de todos

los enfermeros, entrevistamos a estas dos exalumnas

para que nos cuenten por qué eligieron esta profesión y

cómo vivieron estos tiempos intensos de pandemia.

1.¿Cómo supiste que esta

era tu vocación?

Yo estaba decidida de que

quería estudiar esta carrera

dos años antes de terminar

el colegio. No tengo ningún

familiar ni nadie tan cercano

que me haya presentado la

profesión, entonces no sé de

dónde saqué la idea. ¡Pero

desde que tomé la decisión,

nunca dudé!

Y la verdad es que a medida

que voy avanzando en la carrera,

me doy cuenta de que

cuando elegí estudiar enfermería,

sabía muy, muy poco

de lo que se trataba. Pero,

cada año que pasa y sigo

aprendiendo y conociendo

más en profundidad lo que

es y hace una enfermera, me

gusta más y confirmo que es

mi verdadera vocación.

2. En este año tan distinto,

¿sentiste una misión

especial?

Simplemente me dieron muchas,

muchas ganas de

poder ayudar de alguna

manera, como pudiera, en

los hospitales desbordados

por pacientes con COVID-19.

La Universidad nos convocó

para trabajar en un nuevo

hospital de campaña que se

está preparando para dar

respuesta a la pandemia, y

me sumé al proyecto. Pero

la realidad es que todavía

no arrancó porque no hay

necesidad, por lo que no estoy

trabajando.

La verdad es que a mí me

gusta la atención de recién

nacidos, pero en esta situación

no me sale negar mi disposición

para ayudar a tanta

gente que lo necesita. Pienso

en personas mayores, internadas,

solas, y me surgen

unas ganas y una necesidad

de acompañarlas y ofrecer mi

conocimiento y habilidades de

la profesión.

3. Contanos una experiencia

en que ratificaste tu

vocación y sentiste orgullo/gratitud

de ser enfermera.

En febrero 2020 tuve la posibilidad

de acompañar a una

señora joven en sus últimos

días de vida, en su casa, junto

a su familia. Para mí fue un regalo

poder ofrecer lo que soy

para ayudar y acompañarla a

ella y a su familia en esa situación

tan delicada e íntima.

Amalia Holmberg

LA VERDAD ES QUE A MÍ

ME GUSTA LA ATENCIÓN

DE RECIÉN NACIDOS,

PERO EN ESTA SITUACIÓN

NO ME SALE NEGAR MI

DISPOSICIÓN PARA AYUDAR

A TANTA GENTE QUE LO

NECESITA

La verdad es que cada vez que entro en contacto con la persona

vulnerable, con necesidad de ser atendida y tratada con

amabilidad y cariño, de ser escuchada, de recibir una atención

cuidadosa, vuelvo a ratificar mi vocación.

1.¿Cómo supiste que esta

era tu vocación?

Siempre dije que quería ser

médica Neonatóloga pero me

hacía ruido el hecho de no estar

tan cerca del paciente. Yo

quería cuidar a los pacientes

bebés. Mi tío, que era médico,

me insistió mucho en que

investigara sobre Enfermería.

Me decía que iba a cumplir

con mis deseos de cuidado

del paciente y decía que me

veía, que intuía que me iba

a gustar. Investigué mucho,

Abel de Tezanos Pinto (mi tío)

me consiguió que fuera a una

terapia de Neonatología a pasar

un día con las enfermeras

para que viera lo que era y me

terminé convenciendo.

2. Contanos una experiencia

en que ratificaste tu

vocación y sentiste orgullo/gratitud

de ser enfermera.

Hoy en día no estoy más en

la terapia de neonatología,

la extraño mucho, pero estoy

feliz con el camino que estoy

haciendo dentro de la enfermería.

La base de la enfermería

es cuidar y ayudar al otro,

motivo por el cual es fácil sentirse

gratificado. Estando en la

terapia y darle a una madre la

posibilidad de tocar a su bebé

recién nacido por primera vez,

de alzarlo por primera vez, de

prenderlo al pecho por primera

vez es lindísimo. Ser testigo

de esas situaciones llena el

alma. Hoy en día me dedico a

la investigación clínica en pacientes

oncológicos, y ver que

viven más tiempo del esperado

y hasta se curan, justifica

todos los madrugones, noches

afuera de casa y aviones

tomados.

3.En este año tan distinto,

¿sentiste una misión especial?

En esta pandemia lo que hice,

dentro de lo que me permite

mi trabajo actual, fue ponerme

a disposición de todas las

personas que necesitaban

vacunarse o recibir medicaciones

y no podían salir a hacerlo.

Estuve yendo a distintas

casas para poder ayudarlos.

Entrevistadas por

Uki Lacroze '96

María Koennecke

LA BASE DE LA

ENFERMERÍA ES

CUIDAR Y AYUDAR AL

OTRO, MOTIVO POR

EL CUAL ES FÁCIL

SENTIRSE GRATIFICADO

18 19



Potenciando

Dones

COMO VERDADERA EXPERIENCIA TRANSFORMADORA

LA MISIÓN DE EL ARCA ES DAR A CONOCER LOS

DONES DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

INTELECTUAL A TRAVÉS DE RELACIONES

MUTUAMENTE TRANSFORMADORAS

CUIDAR ES AMAR

EN EL ARCA, AMAR NO ES HACER COSAS POR EL OTRO, SINO

DESCUBRIR SU BELLEZA Y LA NUESTRA, REFLEJADA EN SUS

OJOS, CONSTRUYENDO, ASÍ, UN MUNDO MÁS HUMANO.

Male es egresada 96, Licenciada en

RR.HH. y Executive y Professional

Coach. Desde enero del 2020, es

vicepresidenta del Consejo de

Administración de El Arca Argentina,

una fundación que trabaja para

potenciar los dones y proteger

la dignidad de personas con

discapacidad intelectual.

¿Qué es y qué significa El

Arca para vos?

El Arca es una gran familia,

un lugar de pertenencia y una

comunidad. ¡Es una fundación

diferente!

En El Arca viven personas con

discapacidad intelectual en

situación de vulnerabilidad.

Muchas veces estas personas

pasan de un contexto de

abandono o extrema vulnerabilidad,

a compartir una vida

familiar en un hogar inserto

en una comunidad. Cada una

de sus vidas es una historia

sagrada, al igual que la nuestra,

y esa es una de las tantas

cosas que descubrimos en

nuestro paso por El Arca.

Es también un lugar de crecimiento

en el que cada persona

descubre su valor único

e inigualable. Contamos,

además, con un taller abierto

a más personas de la comunidad,

donde todos pueden

desarrollar sus talentos y habilidades

para poder así compartirlos

con la sociedad.

La misión de El Arca es dar a

conocer los dones de las personas

con discapacidad intelectual

a través de relaciones

mutuamente transformadoras.

Contanos tu camino hacia El

Arca y la misión de esta fundación

tan valiosa.

Conocí El Arca a través de mi

suegra, María Luisa, quien

estuvo en la fundación desde

sus comienzos, en el año

2003. Fue por medio de ella y

de mi cuñada Sofi, que nació

con síndrome de Down, que El

Arca tocó mi vida. Un día, con

veinte años y sin pensarlo mucho,

decidí viajar a Choluteca,

Honduras —donde El Arca ya

estaba presente hacía varios

años— para vivir una experiencia

más profunda y compartir

la vida en comunidad.

Allí, los acogidos me guiaron,

con su mágico don, a la vivencia

de valores esenciales. Me

enseñaron que no hay experiencia

de dar si uno no está

abierto a recibir. Entendí que

no es «hacer por el otro», sino

«hacer con el otro» y, para

eso, debemos animarnos a vivir

una verdadera experiencia

de encuentro, en donde todos

sanamos nuestras propias

heridas y somos aceptados

¡tal como somos! En El Arca

te encontrás con verdaderos

maestros de vida.

Luego de aquella experiencia

que viví en Honduras, y que

siempre quedó guardada en

mi corazón en un lugar muy

sagrado, me casé y me fui a vivir

a Londres. Nacieron nuestros

hijos, Gaia y Max, y después

de quince años, varios

países y un millón de experiencias

inolvidables, volvimos

a la Argentina. Muy inmersa

en mi familia y mi trabajo

como coach, en diciembre del

año pasado recibí el llamado

de quien entonces era presidente

del Consejo de Administración,

invitándome a

formar parte de un equipo de

grandes personas que colaboran

con la obra. Muy agradecida

y sin dudarlo, acepté su

invitación y desde entonces

ha sido una gran experiencia

para mí.

En El Arca, el dar se transforma

en compartir, el enseñar

en aprender y así juntos vamos

creciendo como comunidad y

familia. Esta familia crece de la

mano de muchos voluntarios,

entre ellos, jóvenes de distintos

colegios que participan activamente

en el taller y el hogar.

Muchas veces creemos que se

nos llama a dar. Luego descubrimos

cuánto en realidad

recibimos en ese encuentro

con el otro. Este es mi mayor

aprendizaje.

En El Arca, amar no es hacer

cosas por el otro, sino descubrir

su belleza y la nuestra,

reflejada en sus ojos, construyendo,

así, un mundo más

humano.

Entrevistada por

Uki Lacroze ‘96

20

21



CUIDAR EL CORAZÓN

Cuidar el

corazón,

un corazón

compartido

MARIANA NOS MUESTRA

SU EXPERIENCIA COMO

ACOMPAÑANTE Y NOS INVITA

A SEGUIR SU CAMINO.

Mariana Vicario ‘83

Cuando me preguntaron si

tenía ganas de escribir para

el Bulletin, claro que me entusiasmó

la idea, aunque a

la vez me encontré con tantas

puertas y preguntas para

desplegar... ¿Qué compartir?

¿Qué me gustaría transmitir?

¿Mi camino como acompañante

espiritual?

Cuidar el corazón, el mío y el

de las personas que acompaño.

Por supuesto, ese era

el desafío. Eso me llevó a recordar

mi propio proceso y

compartir un pedacito de esa

experiencia transformadora.

Empecé el curso de acompañamiento

espiritual en una

etapa de mi vida ya siendo

madre de cuatro hijos, una

familia armada después de

varios años de casada; sin embargo,

el deseo de búsqueda

personal y espiritual, sobre

todo, inquietaba mi corazón.

Había cumplido cuarenta

años, me sentía enorme, estaba

necesitando algo más y ese

fue el paso que dio origen al

movimiento, esa pequeña piedra

que movió las aguas de mi

corazón, las emociones, despertando,

descubriendo mucho

de lo que estaba tapado,

ignorado, desconocido y defendido

de mi propia historia.

Compartir mi vida con personas

que estaban también

abriendo su corazón, su lugar

más vulnerable conmigo, su

tierra sagrada, sus historias

de vida, fue de una profundidad

sorprendente, nunca lo

había experimentado antes.

Compartir el dolor, las pérdidas,

las alegrías, la enfermedad,

la abundancia de tantas

vidas... así pude, muy tímidamente,

compartir la mía y llegar

a lugares insospechados.

La gran noticia fue encontrarme

con Dios en esa experiencia,

darme cuenta de cuánto

de Dios estaba atravesada mi

vida, esa huella amorosa que

ya no podía dejar de sentir, de

percibir, y eso me desarmó,

me rendí y dije «sí, esto quiero,

quiero un corazón apasionado,

encendido», y recordé a

esa niña que empezó primer

grado en el colegio donde el

carisma pasionista se respiró

durante tantos años avivando

el tan nombrado spirit, con

quien me identifico profundamente,

y sonreí, sonreí porque

Dios me estaba haciendo un

guiño travieso.

Soy acompañante espiritual

hace ya once años, me formé

en el Centro Santa María. Actualmente

estoy acompañando

y a la vez recibo supervisión

de esos acompañamientos en

forma regular.

Cuando busqué en el diccionario

la palabra «acompañar»,

me sorprendí al leer:

«estar o ir en compañía de

otros», «participar de los sentimientos

de otros», «ir con»,

«ser sostén de otros», «quien

come pan con otro». Esta última

me encantó; yo le agregaría

«ser pan unos a otros».

Todo esto forma parte del

acompañamiento. Recibir a

aquellas personas que están

atravesando procesos de pérdida,

enfermedad, separación,

o quienes quieren profundizar

y conocer su corazón, crecer

en la fe o volver a recuperarla,

o simplemente se abren

al encuentro queriendo iluminar

su vida con inquietudes

propias de las distintas

etapas que atraviesan. Es un

encuentro en Dios, donde el

acompañante, con su escucha

amorosa, recibe aquella vida

que se le es compartida; un

encuentro de mucha sacralidad

donde la gracia de Dios

va sosteniendo la vida que se

va desplegando.

En este momento de aislamiento

que estamos viviendo,

los acompañamientos también

pasaron a ser de forma

virtual. Aun a la distancia, aun

sin poder compartir la intimidad

del encuentro, se puede

llegar a una profundidad muy

grande. En este momento, así

como es indispensable cuidar

el cuerpo, estar en movimiento,

cuidar la salud, también

es una tarea importantísima

y necesaria cuidar el corazón

y nuestras emociones, registrarnos,

recibirnos y darnos la

bienvenida así como estamos.

Las invito a vivir una experiencia

de acompañamiento, animarse,

probar, dar ese pasito

y adentrarse a desplegar la

abundancia de la vida que se

nos es dada como un regalo.

Hoy doy gracias a Dios por

su presencia en mi vida y doy

gracias por esta lindísima

oportunidad de poder ser instrumento

y llevar mi pequeña

luz a otros.

Amén y «Que sea en mí,

Señor».

Cuando busqué en el diccionario la palabra

«acompañar», me sorprendí al leer: «estar o ir en

compañía de otros», «participar de los sentimientos

de otros», «ir con», «ser sostén de otros», «quien

come pan con otro». Esta última me encantó; yo le

agregaría «ser pan unos a otros».

22

23



EN CUARENTENA, HIJOS FELICES

Sofía de Tezanos Pinto

SOFÍA DE TEZANOS PINTO

(2014) ES DOCENTE.

TRABAJÓ MUCHO EN UN

PROYECTO DE PEDAGOGÍA

DEL CAMINO AL CORAZÓN

PARA FAMILIAS Y PARA

DOCENTES.

1.

2.

3.

4.

5.

ENSEÑAR

POR MEDIO

DE LA

PEDAGOGÍA

CAMINO AL

CORAZÓN

AQUÍ NOS COMPARTE UNA

PROPUESTA PARA QUE DOCENTES

SE COMUNIQUEN DE CORAZÓN A

CORAZÓN CON SUS ALUMNOS.

Comenzar cada clase con una «rutina de bienestar»:

prácticas sencillas que nos ayudan a estar

bien y disponernos por completo.

Al finalizar la clase: invitar a los alumnos a

compartir con una palabra cómo la terminan.

Una vez por semana, proponerles una mirada

amorosa de corazón a corazón y compartir en

ronda lo más lindo de la semana o lo que más

les costó.

Una vez por semana, invitar a los alumnos a

compartir algo por lo que quieren dar gracias.

Invitar a los alumnos a formular algo en lo que

les gustaría crecer como grupo mensualmente.

Cuando empezó el #mequedoencasa,

mi primera preocupación

fueron los chicos. ¡Qué

aburrido no poder ver a sus

amigos! Los padres a mil con

sus propias cosas, y en general,

sin tiempo, o paciencia, para

poder dedicarles tiempo de

juego. Entonces surgió la idea

#MEQUEDOENCASA

HIJOS FELICES,

PADRES FELICES

Un ejemplo de cómo aportar nuestro granito de arena en este

momento tan peculiar haciendo lo que nos gusta.

de aportar mi granito de arena,

desde lo que me gusta hacer.

Es que a mí me encanta la

lectura, y amo leerles cuentos a

los chicos. Las caras que ponen

cuando una les pone voces a los

personajes o los hace participar

de un cuento. Las enseñanzas

que muchos cuentos nos dejan.

Así que empecé, ¡hace ya ocho

semanas!, a contar cuentos.

Primero de lunes a lunes, hasta

hace unas dos semanas que

pasé a contarlos de lunes a

viernes (necesitaba un descansito),

siempre a las 11 am, en

vivo, desde mi cuenta de Instagram

@lavacaensuhamaca.

Los vivos duran veinticuatro

horas, y entonces los que no

pueden verlos a esa hora lo

pueden hacer más tarde.

La idea consiste en contar dos

cuentos. La edad recomendada

es hasta los cinco años, pero

la verdad es que me ven chicos

de todas las edades. Suelo

empezar con alguno destinado

al público más pequeño y

continuar con otro para los que

son un poquito más grandes

(un chico de uno o dos años a

veces pierde la concentración

luego de un tiempo). No leo

los cuentos, sino que narro la

historia de ese cuento. Lo leo

antes y me dedico, durante el

vivo, a mostrar las imágenes

e ir inventando un poco yo los

diálogos.

Me encanta hacer las voces

de los personajes y pedirles a

24

25

ME ENCANTA HACER LAS VOCES

DE LOS PERSONAJES Y PEDIRLES

A MIS «ESPECTADORES»

QUE PARTICIPEN

mis «espectadores» que participen.

«¿Qué ruido hace la

vaca?», y me cuentan después

las madres que los chicos del

otro lado de la pantalla gritan

«muuuuuuuuuuuuuuuuuu».

Aunque no pueda escucharlos,

sé que están participando, y se

divierten muchísimo. Luego de

los dos cuentos, me pongo un

sombrero de colores («el sombrero

de los mensajes subliminales»,

le llamo) y doy consejos

desde lavarse las manos hasta

ayudar en casa, y los invito a

hacer dibujitos de los cuentos

que les gustaron. Después me

los mandan a mi mail (lavacaensuhamaca@gmail.com)

y

al día siguiente se los muestro

al terminar con los relatos.

Es todo una especie de show

que dura aproximadamente

cuarenta y cinco minutos, en

donde los chicos están entretenidos

con algo sano, y los

padres pueden dedicarse en

ese tiempo a sus quehaceres

sabiendo que sus hijos van a

estar bien cuidados.

Hijos felices, padres felices.

Agustina Lynch '95A



CUIDAR, EL CUERPO

CUIDARSE

UNA FILOSOFÍA

DE VIDA

Ponerse las zapatillas y salir a correr puede ser mucho más que recorrer

unos cuantos kilómetros: a veces, puede transformarse en una filosofía

de vida. Magdalena Pusso nos cuenta su experiencia.

Hace siete años cambié totalmente

mi estilo de vida. Empecé

a correr, a ser runner.

¿Qué significa ser runner?

Runner es y puede ser cualquiera

que se ponga las zapatillas

y corra, la distancia que

sea y al ritmo que quiera. No

es ninguna ciencia, solo tener

ganas de hacer deporte, liberar

endorfinas y sentirse libre.

Es una terapia. Además de ser

una experiencia física también

es espiritual. Una vez que le

tomás el gusto a correr, creo

que no hay vuelta atrás.

¿Es una exigencia o un disfrute?

Para mí es un deporte de mucha

conexión conmigo misma,

con mi cuerpo, mi respiración

y mis propias sensaciones.

Pero, a la vez, es muy social.

Te obliga a rodearte de gente

con buena energía. En lo

personal entreno tres veces

por semana con un Running

Team que compartimos alegrías,

motivación y frustraciones

también. En las buenas y

en las malas estamos juntos.

Ellos me dan todo el apoyo y

la motivación que se necesita.

¿Qué te llevó a empezar en

este camino?

Yo empecé a correr con la

idea de hacer actividad física;

siempre fui una persona muy

activa, con mucha energía,

pero no había un deporte específico

que me apasionara.

Hasta que un día me puse las

zapatillas y salí a correr para

ver qué se sentía y desde el

primer día me encantó.

Fue pasando el tiempo, me

volví más fanática. Un día decidí

anotarme en mi primera

carrera de 5 km. Nunca me

había medido y no tenía idea

alguna del resultado.

Me fue muy bien, llegué octava

de la categoría general.

Me entusiasmé mucho y empecé

a entrenar más en serio.

Adopté un estilo de vida en

el que estoy constantemente

buscando superarme y ser la

mejor versión de mí misma,

siempre dentro del deporte

amateur, buscando el equilibrio

entre mi profesión (soy

abogada), mis amigas, vida

social y el deporte.

PARA MÍ ES

UN DEPORTE

DE MUCHA

CONEXIÓN

CONMIGO MISMA,

CON MI CUERPO,

MI RESPIRACIÓN

Y MIS PROPIAS

SENSACIONES.

PERO, A LA VEZ,

ES MUY SOCIAL

¿Te cuesta equilibrar tu vida

laboral, social y deportiva?

Hay momentos en los que el

equilibrio cuesta más y otros

en que es natural. Hay temporadas

altas de competencias

que me enfoco más en el deporte.

Hago algunos sacrificios

pero con la seguridad de

que vale la pena porque no

hay sensación tan plena como

cruzar la línea de llegada habiendo

cumplido el objetivo

propuesto, superándose a uno

mismo, para llegar más lejos

de lo que alguna vez pensaste

que podías llegar.

¿Qué se siente cuando podés

vencer tu propia marca

y lograr tus objetivos?

Me he emocionado hasta las

lágrimas, porque en los entrenamientos

trabajo muy

duro, y en la competencia es

cuando cosechás todo lo que

sembraste durante muchos

meses. Creo que no hay sensación

más plena que darlo

todo y obtener los resultados

soñados.

¿Y cuando se presentan dificultades?

No es todo color de rosas. Obviamente,

hay competencias

en las cuales el resultado no

es el que uno espera, las sensaciones

menos. También el

deporte trae aparejadas lesiones,

momentos de desmotivación,

pero creo que todo

esto forma parte del proceso

y fortalece.

¿Qué te gustaría transmitir

para inspirar a otros en esta

filosofía de vida?

Este estilo de vida que llevo

no es solo correr muchos kilómetros.

Es mucho más, ya que

me ayudó a crear hábitos saludables

para cuidarme a mí y

a mi entorno que espero que

me acompañen toda la vida.

Uno es mucho más consciente

de su alimentación, lo que

ingiere, lo que lo rodea y la

naturaleza. Te permite estar

más comprometido con el

bienestar general. Los hábitos

tardan y los debemos hacer

de manera progresiva, la paciencia

es la clave. No buscar

resultados de la noche a la

mañana porque seguramente

después no los podamos sostener.

Hay que incorporar hábitos

saludables, que nos hagan

sentir bien con nosotros

mismos y con nuestro entorno.

Con conciencia y responsabilidad

creo que cada día

cuido más y mejor mi mundo

(cuerpo) y el mundo que me

rodea. Pequeñas acciones

que hacen la diferencia y me

permiten sentirme más plena

como deportista y ciudadana.

Magdalena Pusso ‘14

ADOPTÉ UN

ESTILO DE VIDA

EN EL QUE

ESTOY CONS-

TANTEMENTE

BUSCANDO

SUPERARME Y

SER LA MEJOR

VERSIÓN DE MÍ

MISMA

26 27



EN CUARENTENA, SER CREATIVOS

«EN CASA DE

HERRERO…»

Stefi nos cuenta cómo la cuarentena en el

campo le dio la posibilidad de mimar a sus hijos

valiéndose para ello de su vocación.

El 2020 había arrancado con mucho trabajo. No suele ser temporada

alta de eventos, pero el año había empezado con un

ritmo muy intenso en el catering. Muchos eventos —eventos

grandes— que requerían abundante tiempo, cocina y planificación

para estar en cada detalle. Una exigencia profesional que

me llenaba de orgullo y me exigía al máximo.

Sumergida en la vorágine de la vida diaria de trabajo y tres hijos,

no había caído en la cuenta de lo que venía descuidando

la alimentación de mi familia. Como dice el dicho, «En casa de

herrero…». El estar cocinando todo el día para otras personas

no me dejaba tiempo ni energía para hacerlo de la manera que

me gusta para mi familia.

De un momento a otro, todo cambió. Al día siguiente de que

suspendieran las clases, partimos con los chicos al campo.

Después dictaron la cuarentena obligatoria y nos quedamos a

transitarla acá. Los eventos que tenía planificados se empezaron

a posponer. Nunca pensé que iba a ser por tanto tiempo.

La reactivación de mi trabajo y el arranque de las clases de los

chicos parecían cada vez más lejanos.

Pasada la sensación de angustia,

desconcierto, miedo,

que trajo la pandemia, decidí

«soltar» lo que sabía que

igual no podía controlar, y

empecé a conectarme con la

tierra y con todo lo que nos

ofrece la naturaleza.

Comencé a cocinar nuevamente

con mis hijos y para

ellos. A disfrutar de inventar

recetas juntos, que conozcan

todo el proceso de los alimentos,

lo casero. Por ejemplo,

ordeñar una vaca y después

tomar esa leche, preparar

dulce de leche, yogur, flan…

Cosechar los árboles de cítricos

y preparar mermeladas,

budines.

Pasada la

sensación

de angustia,

desconcierto,

miedo, que trajo

la pandemia,

decidí «soltar»

lo que sabía

que igual no

podía controlar,

y empecé a

conectarme

con la tierra y

con todo lo que

nos ofrece la

naturaleza

Dentro de todo lo que trajo

esta pandemia, rescato este

regalo de poder mimar y cuidar

a mi familia a través de

lo que es mi vocación y poder

compartirlo con ellos.

Stefi Lalor '99

EL ARTE Y LA CREATIVIDAD,

LA MEJOR TERAPIA

Cuando las cosas se ponen complicadas, la creatividad sale a nuestro rescate

La cuarentena es difícil para

todos, cada uno con sus matices.

En mi caso, estar lejos de

mi familia sin saber cuándo la

voy a poder ir a visitar, me tiene

mal. En los momentos duros

se suele buscar consuelo en

los afectos, y aunque no nos

podemos ver y abrazar, buscamos

una manera de sentirnos

más cercanos. Así surgieron

nuestros desafíos familiares,

los que no solo despuntaban

la creatividad y ayudaban a

matar el tiempo: teníamos

todos un objetivo en común y

después lo comentábamos por

Zoom cada semana. Primero,

nos pusimos a recrear cuadros,

después nos camuflamos, en

Pascua decoramos huevos, a

la semana siguiente recreamos

escenas de películas...

Los íbamos compartiendo en

Instagram para que nuestros

amigos eligieran un ganador

(pues familia competitiva). Las

semanas pasaban y la vara seguía

subiendo, lo cual fue cada

vez más divertido. Nos disfrazamos

de emojis y después sumamos

a la familia extendida

en un desafío usando la perspectiva

forzada. El último: un

arcoiris de color que fue el cierre

perfecto a medida que en

algunos países se empezaron

a levantar las restricciones y ya

no estábamos encerrados en

casa veinticuatro horas.

Para mí, el arte y ponerse creativos

son la mejor terapia, y

compartirlo con mi familia fue

lo que nos mantuvo en eje.

Agustina Bréard '00

En los momentos duros se suele

buscar consuelo en los afectos, y

aunque no nos podemos ver y abrazar,

buscamos una manera de sentirnos

más cercanos

28

29



EN CUARENTENA, AYUDAR A LOS DEMÁS

30

EL LADO B DE

LA CUARENTENA

La cuarentena puede ser una gran

oportunidad para crear herramientas

que ayuden a los demás.

Así nació @paginasblu.

Y la cuarentena nos encontró

en casa, cada uno

sumido en lo suyo. Cata,

con homeoffice; Jacin, estudiando

las últimas materias

para terminar la

carrera de Nutrición; Martu

estudiando online Administración

en la U.C.A;

Luli cursando UBA 21 y

yo dando clases virtuales,

subiendo actividades

al classroom y teniendo

meets con alumnos y

maestras. Trabajo, estudio,

más trabajo y más estudio.

Las primeras semanas,

con clima a favor, hicimos

lo que muchos. Todo tipo

de clases online, yoga, hip

hop, ritmo, zumba, etc.

También mucha cocina,

lectura, baile, juegos de

mesa... Y qué decirles del

Zoom. Cumpleaños, visitas

y hasta aniversario.

Qué lindos recuerdos me

quedan de la música de

Micky Murray los viernes

a la tardecita. ¡Cómo nos

hizo mover el esqueleto!

Y así, pasaron los días y

semanas de quedarnos

en casa. En una linda

casa, con comodidades y

rica comida. Y un sábado

temprano, ya con ganas

de organizar mis deliveries

y buenos datos, armé

un WhatsApp familiar y

le puse «Páginas amarillas».

Los de mi generación… ¡entenderán!

De esta forma, sin quererlo, y

con el aporte de las jóvenes y

más tecnológicas integrantes

de la familia, nació @paginasblu.

Una red gratuita y solidaria

para promocionar datos

de pymes y emprendedores

de Zona Norte. Un Instagram

donde se promueven productos

y servicios a través de stories.

También ayudamos a los

consumidores a generar su

propia agenda con los datos

relevantes y así tener lo que

necesitan con un solo clic.

Hoy, a diez días de su lanzamiento,

contamos con más de

ciento cincuenta publicaciones

y más de mil doscientos

seguidores. Las casillas de

correo están llenas de mails

para contestar. ¡Estamos dando

lo que podemos!

DORMIMOS

MENOS PERO

CON LA

SATISFACCIÓN

DE QUE EN

TIEMPO DE

CUARENTENA

VIVIMOS EN

FAMILIA LA

OPORTUNIDAD

DE AYUDAR A

OTROS

Esto recién empieza. Esto es

puro trabajo. Esto es poner

el hombro. Dormimos menos

pero con la satisfacción

de que en tiempo de cuarentena

vivimos en familia

la oportunidad de ayudar

a otros. Ojalá que muchos

se sumen y acompañen.

Que cuando el aislamiento

se levante, este sueño siga

andando. Somos equipo y

solo así pudimos lograrlo.

Con aciertos y errores, encuentros

y desencuentros,

pero siempre con la mirada

puesta en los demás y poniendo

nuestras potencialidades

al servicio de los que

hoy necesitan una mano.

@paginasblu… seguinos,

da likes, llamanos y así ¡estarás

ayudando a muchos!

María A. Mazzini

de Lamarca '86

TIEMPO

ENTRE

COSTURAS

Soy Julia Alcacer Mackinlay,

de 87 años y de la camada

48B, debemos ser de las egresadas

más viejitas que quedamos.

Siempre estuve vinculada

a OGA, cosiendo y tejiendo

en distintos talleres para Villa

Martelli. Cuando empezó el

Coronavirus tuve que dejar

de coser para los chiquitos

porque uno de mis nietos y su

mujer, que son médicos, me

pidieron que empezara a cocer

barbijos para ayudar a los

médicos y enfermeros de una

salita en San Fernando.

Feliz de sentirme útil en estos

momentos tan difíciles. Todas

las tardes me sentaba en

la máquina a coser barbijos

en serie y llegué a hacer casi

300. Yo aprendí muchas cosas

en la vida... y en el Michael

aprendí a ayudar a los demás.

Julia Alcacer Mackinlay '48B

YO APRENDÍ MUCHAS COSAS

EN LA VIDA... Y EN EL MICHAEL

APRENDÍ A AYUDAR A

LOS DEMÁS

31



EN CUARENTENA, AYUDAR A LOS DEMÁS

Y después de la

cuarentena, ¿qué?

Hace años me dedico a la neuroeducación y pertenezco a la Fundación

Educando América, de la cual soy embajadora para EE.UU. Gastrónoma de

profesión, emprendedora y sumamente curiosa. La educación me apasiona y

siento que es la única salida para mejorar sociedades y sistemas de convivencia.

CUARENTENA

Antes de este momento, vivíamos

cual máquinas de respuestas,

según la definición

de Jean Paul Sartre sobre la

libertad. Según este autor, es

lo que tú haces con lo que a

ti te han hecho. Una definición

«peligrosa» para todos como

lectura de actuación de vida.

Esta «bendita» cuarentena

logró la reflexión colectiva de

esta frase tan trillada y poco

ejemplificada, «en cuerpo y

alma». El orden de los factores

alteró el producto, pues

sin un alma benévola, altruista,

generosa y apasionada por

estas manifestaciones de vida,

el cuerpo es un arma letal.

Este simple cuerpo no es más

que un elemento que ejecuta

lo que nuestra alma necesita

exteriorizar. Ya no existe la excusa

de hacer una acción inconscientemente,

pues si así

lo hiciéramos, expresaríamos

la definición de libertad anteriormente

escrita.

Elijo para mi vida el libre albedrío,

bajo la definición de Aristóteles:

«el alma es aquello

por lo cual vivimos, sentimos y

pensamos».

Quedó en viva exposición el

resultado de ambas manifestaciones

de libertad. La de

Sartre y la que Dios nos dio

desde antes de ser concebidos,

pues para ello nos dotó

del libre albedrío con sus

consecuencias, siempre con

un milagro como respuesta:

otra vida.

Por esto mismo, qué bien nos

hace «bendecir» esta cuarentena,

pues tal como en la

Pascua, después del dolor,

evidenciamos la resurrección

de una nueva vida.

Después de la cuarentena,

¿qué?

Les contaré un cuento corto

que no es otra cosa que nuestra

historia.

Para que exista el dolor en el

alma, es porque antes hubo

mucho amor. Me recuerda el

título de una obra que se está

escribiendo, Amar hasta que

duela.

Siempre lamentas, añoras,

extrañas, lloras por aquello

que has amado. Lo que no se

ama, no se extraña. En estos

momentos quedó al desnudo

nuestra esencia. Muchos, pero

muchos, están sumamente

preocupados por el tema económico,

por temor a perder

lo que tienen materialmente.

Otros, que materialmente no

tienen nada y tienen fe —por

lo cual lo tienen todo— no conocen

el miedo, pues lo que

tienen nadie se los puede quitar.

Su fe es mil veces superior

al miedo.

Así explicamos por qué los

médicos, las enfermeras, el

personal de limpieza trabajan

24/7 exponiendo literalmente

su vida por ayudar. No son

suicidas, aman su profesión y

elección de vida. Cuando se

ama, no se cuestiona, se hace

el bien por el otro. Cuando se

ama, se cuida, se escucha, se

tiene paciencia, se apoya, se

construye un vínculo indestructible

que ni un virus puede

arrasar. Solo logra arrasar con

lo superfluo, lo material, y así

logró arrasar con un sistema

de vida que nos estaba matando,

aun estando sanos: la

indiferencia, la soberbia y el

ego. Una «corona» que nos

mostró cruelmente que un

cadáver no existe si tienes fe y

trasciendes a través del amor,

de la enseñanza y el buen

ejemplo.

Lo material lo dejaremos aquí

y cuando logres despojarte de

lo que dejaras aquí, recién comenzaremos

a comprender el

sentido de la vida.

Dios nos dio una cantidad de

talentos que, en general, apenas

hemos utilizado. Aun así,

y a pesar de mantenernos en

nuestra zona de confort, nos

dará otra oportunidad y la

vida eterna.

Solo nos pide reflexionar,

arrepentirnos, enmendar y

no cometer el mismo error.

No endiosar nuevamente al

dinero, sino al amor que puso

en cada una de su creaciones:

nosotros.

No teman, Él está entre nosotros,

solo que olvidamos

amarlo.

Dejamos de vivir en pos del

amor y el miedo se apoderó de

nosotros. No puedes abstraer

el amor del hombre, porque si

lo haces, vives en crisis. Si lo

haces, pierdes la seguridad

que te da el saber que tienes

un padre, así no lo veas. Solo

puedes verlo, sentirlo y experimentarlo

si lo amas.

Retomando el inicio del cuento,

no teman. Estamos en

medio del trabajo de parto,

contracciones, dolores que no

imaginábamos para ver el resultado

tan maravilloso. Tan

hermoso, que vuelves a pasar

por el mismo dolor con la

misma esperanza, ilusiones,

observando, desde el segundo

en que lo expulsaste, una

vida nueva, llena de amor; y

más aún cuando esa vida llega,

ya no de tus entrañas sino

de un hijo, tu amor y dolor es

mayor. Tal como lo hizo Dios.

Imagino lo que ha sufrido y

sufre pues nos envió a su hijo

CUANDO SE

AMA, SE CUIDA,

SE ESCUCHA,

SE TIENE

PACIENCIA,

SE APOYA, SE

CONSTRUYE

UN VÍNCULO

INDESTRUCTIBLE

QUE NI UN

VIRUS PUEDE

ARRASAR

y nosotros hasta hoy seguimos

dedicando y coronando

al dios equivocado: el miedo,

la incertidumbre y el dinero.

Después de la cuarentena o

la tormenta, habrá un nuevo

amanecer. Solo depende de

nosotros cuán hermoso veremos

ese día.

Florencia Lovardo '77

32 33



EN CUARENTENA, UNA VIDA DE CUIDADO

SOFI SUAYA '95B,

UNA INCANSABLE

BUSCADORA

Entrevistada por

Lulu Reynal '96A

Artista, orfebre

y madre de tres.

Vegetariana hace

veinticuatro años,

vegana durante

gran parte de

este período.

Ecléctica. Liviana y

profunda. Canchera

y comprometida.

Muchas facetas tuyas nos invitan

a querer investigarte más.

Tu maternidad comprometida,

tu estética, la creatividad

de tu oficio y tu trabajo de orfebre,

tu mirada siempre particular

y profunda.

Tu esfuerzo diario por cuidar

nuestro planeta. Tu compromiso

por dejar una huella más

positiva, por buscar inculcar

con sutiliza ese respeto hacia

nuestra tierra y sus recursos.

Queremos conocerlos, aprender

y ojalá contagiarnos un

poco.

¿Cómo te describirías, Sofi?

No es fácil describirse a uno

mismo, muchas veces lo que

se ve no es lo que uno siente.

Creo que principalmente soy

una mujer fuerte, curiosa,

con algunas inquietudes que

desde siempre me fueron

llevando a descubrir nuevas

maneras de hacer las cosas.

También creo tener una visión

diferente de la vida. Me considero

una incansable buscadora,

inquieta. Una mujer muy

positiva y confiada en las fuerzas

naturales, alegre y profunda,

y bastante abierta a lo que

la vida me trae.

¿Cómo empezó tu camino

como orfebre? ¿Cómo

aprendiste a hacer tus joyas,

esos pequeños tesoros

marinos tan particulares y

originales?

Mi primer acercamiento a la

joyería surgió por las ganas de

conocer el material, el metal,

y un poco mi pasión por las

miniaturas me llevó ahí.

No hubo una intención inicial

de dedicarme a la joyería; a

medida que empecé a adentrarme

en el oficio, me fui enamorando,

pero tardé muchos

años en decidir transformarlo

en la actividad que generaría

ingresos económicos. Esa decisión

fue la más difícil, que

dejara de ser algo íntimo para

que fuera algo público y comercial.

Estudié, y sigo estudiando, en

Taller Eloi. He tenido el lujo,

además, de participar de work

shops con joyeros contemporáneos

muy increíbles.

En este Bulletin dedicado a

quienes cuidan —de sí mismos,

del otro—, queríamos

conocer también tu esfuerzo

diario por cuidar nuestro

planeta.

Es un camino que se fue forjando

solo, casi naturalmente.

A los dieciocho años empecé

a leer mucho sobre religiones

hinduistas y empecé a acercarme

bastante al budismo.

En esa época entró en mi vida

el concepto del karma, y un

día me di cuenta de que nos

alimentábamos de animales.

Algo que parece tan obvio,

pero lo vi desde otra perspectiva,

de la cual nunca más me

alejé. Entendí que si yo dejaba

de comer carne, una vaca tendría

la posiblidad de vivir más

tiempo. No hubo mucho más

que eso. Fue inmediato.

Después dejé de comer carnes

blancas y empecé a leer bastante

sobre el impacto en la

ecología, en el calentamiento

global. Temas que hoy vemos

plasmados por todos lados,

yo los empecé a ver ahí. Era

difícil, porque «rara» era lo

menos malo que te decían.

A partir de ahí, es como que

todo sucedió en avalancha.

La cosmovisión sobre la vida

cambió por completo y, en

mí, para siempre. Un camino

muy tedioso al principio, pero

siempre convencida de lo que

estaba haciendo.

¿Fue difícil la transición?

Uf… Terriblemente difícil, no

solo por todos los juicios alrededor,

sino también porque

no había mucha información

de nada. Me las tuve que rebuscar,

tuve algunos desórdenes

alimenticios al principio.

La fuerza de la convicción y la

voluntad me llevaron a ser mi

propia maestra en esa época.

SOBRE TODO CONFÍO EN QUE PODEMOS SER MEJORES,

NO CONFORMARNOS, Y SI ALGO NOS INCOMODA ES

Cuando me quedé embarazada

de Olivia, que hoy tiene

catorce años, pensé que si yo

quería criar a mi hija de esta

manera, tenía que hacerlo

bien. Ya no era yo sola, era tener

a cargo otro ser humano, y

ahí me puse más seria.

¿Sentís que te falta algo

grande por modificar, abandonar?

Siento que no soy del todo

prolija en algunas cosas, en

cuanto a ecología, por ejemplo.

No siempre tengo la bolsa

biodegradable para la basura,

y a veces también compro el

detergente industrial lleno de

tóxicos que arruinan el medio

ambiente. No tengo un compost,

sabiendo que el 90% de

mi basura es orgánica. Estas

son algunas cosas que me

gustaría hacer como un violín,

y tal vez suene exagerado

o exigente, pero cuando uno

cambia la visión general, hay

cosas que ves aunque quieras

hacerte la distraída. Sabés

que algo está mal.

También me gustaría prescindir

más del auto; no siempre

es algo fácil con tres hijos,

pero es a lo que apunto.

Una pregunta muy típica en

esta época (espero) pospandémica

es si podés sacar alguna

conclusión o reflexión

de todo eso, si encontrás algún

sentido o algo positivo a

este momento de tanto caos

e incertidumbre.

Es difícil sacar hoy una reflexión;

estamos en el medio

del caos, me parece que hoy

no se puede ver más que lo

evidente y superficial, como la

crisis social y económica.

Creo que lo único que aconsejaría

es que dejemos de

mirar afuera y miremos hacia

adentro. Mantener la calma,

aunque parezca que todo se

desmorona. Confiar en los

procesos naturales y en el poder

propio.

Esta pausa del mundo bajó

considerablemente la contaminación

de las aguas y

el aire. Algo impresionante,

aunque —lamentablemente—

también temporal.

Además nos dio un espacio,

una pausa, nos metió en

nuestras casas, sacó de nuestro

horizonte la distracción: es

el momento de encontrarse

realmente con quien uno es.

¿Crees que seremos capaces

de aprender algo y cambiar?

Siempre somos capaces de

aprender, es una de las grandes

virtudes del ser humano,

y si encima lo capitaliza, lo

concientiza, la posibilidad de

mutar está siempre latente.

Sobre todo confío en que podemos

ser mejores, no conformarnos,

y si algo nos incomoda

es porque nos está

invitando a movernos, a explorar

quiénes queremos ser,

dónde queremos estar y qué

queremos dar. Usemos esa incomodidad

como motor para

buscar el lugar de calma.

PORQUE NOS ESTÁ INVITANDO A MOVERNOS

Somos parte de un todo, cada

partícula es responsable de

lo que decide manifestar

al exterior. Nuestras acciones,

nuestros pensamientos,

nuestras emociones, todo

emite una energía que impacta,

aunque no nos demos

cuenta, en el resto.

Tal vez me gusta más la palabra

transformación, que cambio.

Creo que a «cambio» la

vinculo con algo más radical

o fuerte, como si se abandonara

algo. Para mí no se trata

de eso, sino de evolución,

crecimiento, maduración. La

bella regla química «nada se

pierde, todo se transforma», a

mí me funciona como pilar en

muchos aspectos de la vida.

Antes de imprimir este mensaje,

asegúrate de que es

necesario. Proteger el medio

ambiente está también

en tu mano.

Así firma Sofi sus mails. Pequeños

detalles, grandes convicciones.

Por supuesto que no

lo imprimí. Además, el home

schooling me terminó la tinta.

34 35



EN CUARENTENA, VIVIR LA VIDA

¡LA VIDA ES

MARAVILLOSA,

SÓLO HAY QUE

VIVIRLA!

Creo que es ya un latiguillo decir que hemos transitado un año

distinto, raro, pero no puedo empezar mi historia de otra manera.

Este iba a ser un año especial para mí de todas maneras. Después de criar

a mis dos hijos, y de trabajar mucho, me había tomado un AÑO SABÁTICO.

Los dos chicos hoy viven fuera de Argentina, Boston y Barcelona, las dos

con “B”, no me había dado cuenta hasta ahora que lo escribí. En el 2018 fui

a Barcelona a visitar a Pedro y caminando por el Montjuic tomé la decisión

más rara de mi vida. TOMARME UN AÑO SABÁTICO. Esperaría hasta que

Bautista se fuera a Boston, agosto del 2019 para partir yo también.

No lo dije hasta ahora, pero

soy Camada ’80, tengo 57

años, para que no tengan que

sacar cuentas, y de golpe me

dije ¿Por qué yo no? Los jóvenes

de hoy en día son ciudadanos

del mundo, tienen

una vida muy diferente de la

que tuvimos nosotras, pero

nosotras también podemos

hacerlo.

Así fue como decidí, de septiembre

del 2019 a septiembre

de 2020. Por suerte lo hablé

en mi trabajo y me dijeron

que me esperaban. Una maravilla

trabajar con gente así.

Partí para New York, donde

tenía la suerte de tener a mi

hermana María, camada ’79,

viviendo con su marido, que

me recibieron felices.

Me faltó contarles que cuando

era joven, al salir del colegio

me dediqué durante muchos

años al Arte. Fui la primera

mujer martillera de la Argentina

y hasta almorcé con Mirta

Legrand, anécdota al margen.

Después me casé y al tiempo

me fui a vivir a Europa. Tuve a

mis dos hijos en Alemania.

A la vuelta de la vida en Europa

cambié de ocupación,

entré al negocio inmobiliario,

donde trabajo hace más de

20 años. Pero fue durante ese

viaje a Barcelona que decidí

que quería volver a mis inicios,

que lo que me encanta

es EL ARTE, y que me quería

tomar un año para viajar por

el mundo y recorrer: museos,

iglesias, castillos…

ME ESTOY DEDICANDO A FULL AL ARTE. HACIENDO MILES

Mis tres meses en New York

fueron: mitad del tiempo entre

el Metropolitan y otros museos

y muchos paseos por Central

Park y la Ciudad de New York

con mi hermana María. ¡¡Unos

meses maravillosos!!

De vuelta en Argentina, mi

idea era esquivar el invierno

más crudo del norte para volver

a arrancar hacia Europa a

fin de marzo, hasta septiembre.

Y como se podrán imaginar,

acá quedé, nunca salí de

Argentina.

Pero me reformulé el año. Me

estoy dedicando a full al arte.

Haciendo miles de cursos online,

cosa que sin el Covid 19

no hubieran existido, muchos

de ellos hubieran sido presenciales

y no los hubiera podido

hacer. En definitiva, pasando

un año maravilloso. A veces

me da vergüenza decirlo, porque

sé que hay muchísima

gente sufriendo, pero yo debo

decir que estoy muy contenta

con el año de inmersión en “El

Arte”. Lo que me estoy preparando

para cuando finalmente

me pueda ir 7 meses a

Europa, porque sé que algún

día llegará el momento, no

sé cuándo, pero les aseguro

que lo más lindo de la vida

es tener proyectos, y éste en

este momento es el mío. Viajar,

mucho más preparada de

lo que estaba a principios del

2020 y aprovechar a full esa

oportunidad.

Otras cosas también pasaron

durante el 2020, durante

los meses de abril y mayo,

DE CURSOS ONLINE, COSA QUE SIN EL COVID 19 NO

HUBIERAN EXISTIDO, MUCHOS DE ELLOS HUBIERAN SIDO

PRESENCIALES Y NO LOS HUBIERA PODIDO HACER

siguiendo a muchos museos

europeos había empezado a

subir a Instagram fotos hechas

en casa de reproducciones

de cuadros famosos.

Y como frutilla de la torta de

este año tan particular, con

cumpleaños a través de Zoom

mis amigas del Michael Ham

me prepararon una sorpresa

maravillosa. Para el zoom se

vistieron todas de algún cuadro

famoso. Por lo que tomé

el té con: Johannes Vermeer,

René Magritte, Berthe Morisot,

Pablo Picasso, Frida Kahlo y

Edvard Munch. Experiencia

única si la hay, además porque

sus fantasmas que van

desde el siglo XVII hasta el siglo

XX se juntaron todos para

pasar mi cumpleaños número

57. No faltó ningún pintor a la

cita. Todo esto ideado por Mariana

Galli, una genia.

Así termino este recuento de

un año DIFERENTE. No lo

puedo catalogar de otra manera.

Único y Maravilloso.

Y por supuesto esperando el

momento de poder partir para

Europa con mucha sabiduría

adquirida durante mi CUA-

RENTENA.

Con esto lo que aprendí, es

que siempre hay que buscar

una alternativa a la vida. La

vida es maravillosa, y nosotros

tenemos que sacar lo mejor

de lo que nos toca.

Beso a todas y espero les haya

entretenido este raconto.

Ana Bullrich '80

36 37



THINK OUTSIDE DE BOX

Exalumnas

que buscaron

explorar otras

opciones de vida,

no tradicionales.

Disfrutar de la

vida enfrentando

otros desafíos

y aventuras

imprevisibles

Puedo

estar donde

quiero estar,

y puedo amar

donde estoy

En 2011, Magda Bibiloni '98A

emprendió un viaje que se transformó

en un estilo de vida. Un camino que

todavía sigue descubriendo y que vive

con plenitud.

¿Cómo empezó este viaje y por dónde anduviste?

Mi vida como nómada: empecé trabajando en España como

moza para ganar plata. La abundancia llegó fácilmente para

acompañarme en mi sueño de andar muchos meses con mochila

viajando. Me fui al sur de Asia. Un amigo de la cocina del

restaurante donde trabajaba, paquistaní, estaba en su país

visitando a su familia y me invitó unos días. Con una sonrisa

enorme aterricé en su casa en Azad Cachemira. Luego India, Sri

Lanka, Nepal, Myanmar...

ME GUSTA VER CÓMO LOS DESAFÍOS SON

DIFERENTES CADA VEZ. Y CADA VEZ VOY

Fueron nueve meses. Regresé

a España a trabajar un

poco más. No quería volver a

Buenos Aires, pero tampoco

quería quedarme en Europa,

extrañaba la sangre latinoamericana.

Decidí irme a México,

un país que había recorrido

años antes y que me había

quedado en la memoria profunda.

Y que me llamó. Pasé

tres años ahí. Moviéndome

de Norte a Sur. Nutriendo mi

alma. Conociendo gente con

la que me uní mucho. Aprendí

a hacer comunidad. En México

estaba decidida a trabajar solo

en trabajo social. Viví en Ciudad

de México, en Nayarit, en

Chiapas, ocupándome de proyectos

muy variados siempre

CREANDO UNA NUEVA REALIDAD

No dejen de seguir su cuenta en

relacionados con el servicio a

las personas... Y viajé mucho

por diferentes lados.

Un día, quise cambiar. Con

tanta atracción que sentía por

el idioma francés, decidí ir a

aprenderlo. Una amiga me

habló de una isla que pertenece

a Francia y está en medio

del Caribe (no sabía que

estas cosas existían), ¡y como

amante de la playa y el calor

tropical me pareció ideal! Así

que me fui a Martinica. Como

siempre, llegué sola, sin saber

más que el nombre del

lugar. Como siempre, todo se

acomodó perfectamente. Me

enamoré de la isla. Todo me

sentaba bien, las playas paradisíacas,

el idioma, la casa

@v.o.l.a.n.d.o

—compartida con otra gente—

en la que vivía, la huerta que

había empezado... Acá ya no

había trabajo en lo social, entonces

trabajé en una heladería

y vendiendo trufas veganas

de chocolate en la playa, que

hacía yo con la receta de una

amiga mexicana ¡que le había

enseñado una pareja australiana!

Martinica cumplió su ciclo

(nunca sé cuándo llega ese

momento: un día me despierto

y me doy cuenta de que ya

se terminó ahí y que quiero ir a

otro lugar; la pasión por armar

y desarmar…).

Viajé un rato más, entre Canadá,

México otra vez, Nicaragua,

una visita a Argentina...

Y en este tiempo sucedió un

cambio que me sorprendió,

no me lo esperaba... Estaba

en Nicaragua, muy convencida

de buscar un nuevo lugar

donde vivir en este país,

pero en vez de eso me vi en la

cama de un hostel y todo mi

ser sintiendo clarísimo que ya

no más, que no quería seguir

moviéndome sola de acá para

allá. Me estaba llamando a

profundizar una raíz en un lugar.

¿Dónde? Nicaragua, no.

También me di cuenta de que

estas ganas de quietud venían

acompañadas de ganas de

estudiar, de tener nuevas herramientas.

Con esta información, llegó

el paso siguiente: estudiar

Biodanza en España. Llegué

hace dos años, empecé a estudiar

en Granada (Andalucía).

No tenía plata así que

me busqué una alternativa:

trabajar a cambio de casa y

comida usando workaway.

org, siempre alrededor de la

ciudad de Granada mientras

estudiaba. Con mi rezo permanente

de que estaba lista

para ese lugar de quietud, de

no moverme tanto y pidiéndole

a la vida que me organizara.

¡Y me organizó hermosamente!,

trayéndome a este pueblito

donde estoy ahora, con una

naturaleza mágica, mucha

tranquilidad para estar conmigo

misma, con un trabajo

«perfecto» (¡hasta que deja

de serlo!), y con una red de

contención bellísima. Estoy a

una hora de la ciudad donde

estudio Biodanza y también

Comunicación no violenta (de

Marshall Rosenberg).

¿Cómo describirías tu estilo

de vida actual?

Mi vida actual... cómo describirla…

Diría que muy centrada en lo

que siento y en cómo me siento.

Una vida en la que la energía

va mucho hacia adentro.

38

39



THINK OUTSIDE DE BOX

En la que confío en lo que se

va dando, no importa un plan o

un «hacia dónde ir», sino mirar

lo que me está moviendo en el

momento y de ahí sucede lo

demás. En la que creo que soy

cuidada. Y en la que creo que

tengo una gran fuente interna

para conocer y explorar. Y un

poco ese es el motor, conocer

eso que soy. El estar en la naturaleza

es fundamental. Y tener

el espacio y el tiempo que

necesito para escucharme, sea

como sea que se presente ese

espacio y tiempo.

En el colegio fuiste muy buena

alumna, siempre muy responsable,

después te recibiste

de abogada en la UBA.

En algún momento decidiste

alejarte de Buenos Aires o de

cualquier ciudad grande y

encarar un estilo de vida diferente.

¿Cómo se gestó este cambio

de vida? ¿Hubo algún clic

puntual que hizo que eligieras

un estilo de vida distinto

del que tal vez imaginabas

cuando éramos más chicas?

Pienso que adentro siempre

estaba tanto ese deseo

de buscar «lo que yo misma

quiero más allá de lo que me

dicen», como aquella niña

buena alumna y responsable

—¡que, dicho sea de paso, lo

sigo siendo completamente!—.

Todo es parte de lo mismo.

De hecho, muchas veces

me gusta volver a imaginarme

de chiquita, y pregunto a quienes

me conocían cómo era,

creyendo que ahí está parte

del legado con el que estoy en

esta vida antes de cualquier

condicionamiento. Soy eso y

no soy eso. Y así, algún instinto

nómada me fue llevando

poco a poco a hoy. No sé si hay

un clic puntual. Puede haber

habido más bien un motor iniciador

que fue el sentir en un

momento que no me identificaba

con mi vida tal como era

en Buenos Aires, con cómo

estaba viviendo, no me encendía,

no me motivaba. Había

otra pasión hablándome.

Y así un día agarré mi mochila

y me fui a viajar sola.

Sin rumbo y sin tiempo, que

al final fueron seis meses por

Latinoamérica. Y me encontré

feliz en ese ritmo pausado,

de introspección, moviéndome,

con experiencias que me

enseñaban, me mostraban

que había una simpleza en

la vida... Cuando volví de ese

viaje, vi una nueva claridad de

lo que necesitaba y me hacía

bien, y así es como me fui de

Buenos Aires y del ritmo de la

gran ciudad.

Quería descubrir otras cosas,

percibía riquezas en el

explorar culturas y lugares

del mundo. Y seguí viajando,

nutriéndome de rincones, experiencias,

paisajes y gente.

¡Y llevándome a mí misma a

todas partes!

¿Cómo vivís hoy? ¿Cómo

elegís un nuevo destino?

¿Qué te impulsa a quedarte

en algún lugar o a tomar

nuevos rumbos?

Lo primero fue un poco como

un sueño: «quiero llegar a tal

lugar, tal país». Y cuando eso

que veía como un sueño fue

real, me emocioné mucho al

darme cuenta de que podía

seguir así, sintiendo en cada

momento lo que quería e ir

dando los pasos que creía que

me llevaban hacia eso. Guiada

por la intuición, una sabiduría

interna que me daba

seguridad para seguir tomando

decisiones y haciendo elecciones.

Y así fueron forjándose

estos nueve años, impulso

tras impulso.

Viví en diferentes lugares

—nunca más de diez meses en

uno—, viajando, trabajando,

creando bases de contención,

recorriendo. Y un día, hace

dos años, mi cuerpo me dijo:

ya no más, ahora permanencia.

Y hace un año que estoy

quieta en un pueblito en las

montañas en España (Las Alpujarras).

Y acá por ahora me

quedo. Viendo qué me depara

la vida. Me gusta ver cómo los

desafíos son diferentes cada

vez. Y cada vez voy creando

una nueva realidad.

¿Qué es lo más lindo de esta

forma de vida? Y ¿hay algo

que te cueste más?

Lo más lindo es darme cuenta

de que puedo estar donde

quiero estar, y que puedo

amar donde estoy. Que, más

allá de la forma de vida, es un

camino de estar en paz adentro

mío. Y dentro de estas

elecciones que fui haciendo,

lo que me cuesta más es que

soy hija, hermana, tía y prima

a la distancia.

Entrevistada por

Clari Di Ció '98A

LA HISTORIA

DE UN

SUEÑO

Un matrimonio que opta por una

vida diferente de lo convencional.

Se mudan a Brasil y deciden

construir un velero.

¿Qué fue lo que me llevó a vivir una experiencia en barco

como la que viví por siete años?

Fui criada, como decimos, en una burbuja. Mi marido, Pascual,

venía de una familia de tradición pero con desapegos y otras

inquietudes. Muchas veces habíamos hablado de un proyecto

de vivir a bordo (nosotros ya navegábamos), hasta que un día

surgió la oportunidad de ir a Brasil. Una vez allí, Pascual me

propuso construir un barco y vivir en él. No lo pensé ni un segundo,

dije que sí aunque no sabía cómo iba a salir todo eso.

Después de cuatro años, ya terminada la construcción, izamos

velas para conocer diferentes puertos y culturas.

LAS TORMENTAS ME

AYUDARON A PERDER

EL MIEDO, TAMBIÉN EL

ENFRENTARME CON

COSAS DESCONOCIDAS

Pasamos momentos increíbles.

El vivir en barco me

hizo adaptarme a un espacio

reducido; las tormentas me

ayudaron a perder el miedo,

también a enfrentarme con

cosas desconocidas; al mismo

tiempo, a perder la noción de

tiempo y lugar.

Vivíamos del mar: el pescado

lo secaba al sol con sal

para que durase y después

lo hidrataba para cocinarlo.

Cada vez que llegábamos a

un lugar, íbamos al banco y al

supermercado, y después hacíamos

turismo. Parte del día

me dedicaba a darle clases a

lahistoriadeunsueno

mi hija. Teníamos una mensualidad

fija de dinero, pero

a veces también daba clases

de inglés y español, y Pascual

trabajaba con barcos. Me gustaba

escuchar música o leer, y

visitar a la gente en sus casas

o juntarme con otros navegantes.

Fuimos forzados a volver a

vivir a la ciudad por una situación

inesperada y eso me

afectó mucho. Pensando en

aquella experiencia… volvería

a hacer todo igual, supe lo

que implicaba ser libre.

Gloria Bocci '78 A

@lahistoriadeunsueno

40 41



THINK OUTSIDE DE BOX

«MAYBE IT´S NOT ABOUT THE DREAM,

MAYBE IT´S ABOUT WHO WE BECOME

WHILE WE ARE CHASING IT».

ALEXANDER DER HEIJER.

LULU

MOREA

VIAJE A MI

INTERIOR

Un viaje de seis meses por África que se convirtió en uno de

un año... o más.

Durante años soñé con ir a

África inspirada por las National

Geographic de mi papá y

su pasión por los animales y la

fotografía. Logré juntar valor

y encarar un viaje recorriendo

Egipto, Jordania, Etiopía, Tanzania

y finalmente Sri Lanka.

Arranqué dejando mucho

atrás: mi contrato de alquiler,

mis perros, mi trabajo… pero

en lo más profundo de mí sentía

que era el momento para

hacerlo.

El primer mes no fue fácil pues

aún sentía una gran nostalgia

por todo lo que había dejado…

y me costaba caer en la cuenta

de que finalmente ¡estaba

donde quería estar! A medida

que avanzaba mi trayecto, me

daba cuenta de que necesitaba

trabajar, necesitaba instalarme

en un lugar y conocer

el país desde otra perspectiva

que no fuese solo turística. Así

fue como la vida me conectó

con otra argentina bastante

«ducha» que me sugirió una

página para buscar trabajo.

Trabajé en Egipto y Jordania

con caballos, y fui voluntaria

en la casa de la Madre Teresa

en Etiopía. ¡Experiencias

inolvidables! Conocí gente increíble

de la que aprendí muchísimo,

hubo intercambio de

idiomas, experiencias de vida

de todas las edades, países y

religiones. El trabajar me permitió

conocer los lugares en

profundidad e insertarme más

en la cultura.

Este viaje, que empezó siendo

de seis meses, terminó extendiéndose

a un año y aún sigo

en Sri Lanka donde estoy instalada

ya hace cuatro meses.

Llegué el 3 de marzo y alre-

dedor del 20 empezó a extenderse

de manera desmesurada

la pandemia por el mundo.

Mi cuarentena fue de mucha

introspección, ya que después

de tanto viaje y movimiento

era momento de quedarme

quieta, de leer sin apuro, de

sentir, escribir y de repasar un

poco todo lo que había vivido

estos últimos meses. Me despertaba

bien temprano, me

hacía un café, contemplaba

la abundante naturaleza que

me rodeaba, el amanecer, las

palmeras, el mar, los monos,

cuervos, ghekos y ardillitas.

Inspirada por todo esto iba

transcurriendo mi día. Conviví

en mi hotel con otros viajeros,

lo cual ofreció una plataforma

para compartir opiniones y

donde todos pudimos expresar

lo que sentíamos y cómo

era la situación en cada país

del que veníamos.

La cuarentena terminó a principios

de mayo, aproximadamente,

pero aún estamos

sin poder volar a ningún otro

lugar. Estoy muy agradecida

por todo lo vivido en este país

que me trató tan bien, por su

abundante y generosa naturaleza

que hizo que esto se

hiciera más fácil y a todos lo

que me acompañaron estos

últimos meses que nunca olvidaré.

Este viaje no se trata solo de

conocer otros países, culturas

e historias, sino también

de conectar conmigo misma

y con lo que me gusta. En

muchas ocasiones de mi vida

me sentí condicionada por el

mundo externo en ser realmente

quien quería ser. Para

mí, hacer lo que a uno le gusta

en la vida es un privilegio

de pocos, lograr esa libertad

interna requiere de mucho valor.

Me di cuenta también de

que a veces no era totalmente

libre, y que cargaba con condicionamientos

y creencias…

de los que no era consciente.

A algunos de estos condicionamientos

les fui poniendo

luz. A veces esa luz vino a

través de otros viajeros que

fui conociendo en el camino,

otras mediante la fotografía,

el yoga, la escritura y la meditación.

En la preparación de este viaje

me conecté con algunas

exalumnas que me ayudaron

a planificar y darle forma.

Vicky Vinuesa muy generosamente

me regaló una tar-

de junto con su marido para

contarme su viaje por África.

Charlé también con Vicky Llorente,

Male Bidabehere, Ine

Ferrecio, y Cate Ameloti hasta

me introdujo meses antes de

viajar a las carreras de caballos

de endurance, lo cual fue

fuente de inspiración para mi

trabajo en Jordania.

Lucía Morea ‘99A

42

43



44



CUIDAR A BAÚL LOS QUE DE LOS NOS RECUERDOS

CUIDARON

MEMORIES OF THESE BRIGHT DAYS

MARGARITA

ZAVALÍA BUNGE

que en casa. Por lo menos, así

me lo explicó mi madre, muchos

años más tarde.

Durante los primeros tiempos,

pasaba mis días con las monjas,

ya que no había clases

para mi edad. Fui como una

especie de mascota

para el colegio.

«Margaret Mary»,

me decían ellas.

En esta cuarentena,

llena de horas vacías

en redes sociales,

nos encontramos

con una carta que

nuestra exalumna

y sublime tenista,

Margarita Zavalía

Bunge, escribió en el

Facebook «Amigos

del Michael Ham».

Marga y todas las

hermanas Zavalía

son recordadas con

enorme cariño, casi

como emblemas

del colegio,

por su geniales

personalidades y por

haber sido grandes

deportistas.

Le pedimos permiso

para compartir con

ustedes algunos

de sus lindísimos

recuerdos.

RECUERDO CON ESPECIAL CARIÑO EL

FRONTÓN QUE HABÍA EN LA QUINTA Y SU

CANCHA DE TENIS. FUERON ESTOS MIS

PROFESORES EN TAN QUERIDO DEPORTE

Nací el 4 de julio de 1936.

¡Este año cumpliré ochenta y

cuatro! Por ser la sexta hija de

María Constanza Bunge Guerrico

de Zavalía, fui al Michael

Ham ¡gratis!

Mis padres tuvieron once hijos,

yo fui la menor. Nos llevábamos

veintiséis años de diferencia con

mi hermana mayor, Inés, la única

de las siete hermanas mujeres

que no fue al Michael.

Martha, Costanza, Anita, Mercedes,

Pepa son mis queridas

hermanas exalumnas; con las

últimas tres compartí varios

años como pupilas.

Mamá tenía cuarenta y cinco

años cuando nací. Fui pupila a

los cuatro años, algo totalmente

impensado hoy en día. Pero

en ese entonces, pensaron que

iba a estar más acompañada

y mejor cuidada en el colegio

Por fin a los seis,

casi siete, años,

comencé a ir a las

clases y me encantaban,

aunque mis

amigas no eran

pupilas y me entristecía

mucho despedirme

de ellas

todas las tardes.

Recuerdo con especial cariño

el frontón que había en la

quinta y su cancha de tenis.

Fueron estos mis profesores

en tan querido deporte.

Enseñé tenis en el colegio, muchísimas

exalumnas recuerdan

mis clases y mis métodos

a veces poco ortodoxos para

enseñar a jugar. Ayudé a formar

muy buenas jugadoras.

Fui campeona argentina y

sudamericana de tenis, y tuve

el honor de representar a mi

país en los Juegos Olímpicos.

Llevé en mi corazón los colores

de Red, de los que fui varios

años champion en los Sports.

Hoy tengo sobrinas, sobrinas

nietas y pronto bisnietas en

este gran colegio, en esta enorme

familia del Michael Ham,

que aún llevo en el corazón.

Muchas cosas se podrían escribir

sobre nuestros años en el

Michael. Para mí fue aún más

intenso porque fui border los

últimos cuatro hasta terminar.

Está de más decir que tuve

amigas entrañables —y, desde

todo punto de vista, admirables—,

que todavía me bendicen

con su amistad. Amigas

de clase, de varios forms de

donde nos ponían y sacaban...

del school bus, del comedor al

que nos mandaban nuestros

padres... y, en mi caso, también

de las borders.

Las travesuras que hicimos

parecen ser una constante en

todas las clases... los armarios

en las classrooms daban mucho

juego… baile con Charly, el

skeleton de la clase de Biology...

y tantas otras trastadas que le

hacíamos a la teacher de turno.

GRACIAS POR TANTOS RECUERDOS

LOS DÍAS EN EL COLEGIO,

CINCUENTA AÑOS ATRÁS.

Académicamente la enseñanza

fue correcta, pero creo que

sobre todas las cosas nos inculcaron

ser buenas personas.

A mí en particular me influyó

muchísimo en la vida eso

que nos hacían poner a la

izquierda de todo trabajo:

«A.M.D.G.», que en latín viene

a decir «a mayor gloria de

Dios». En mi vida siempre traté

de hacer las cosas lo mejor

que sabía y podía. Creo que

esas cuatro mayúsculas me

han condicionado de por vida,

y en el devenir de los años, ese

esfuerzo por hacer las cosas

casi perfectas me ha dado

muchísimas satisfacciones.

Cincuenta años son muchos...

y nos ha pasado de todo. Un

especial recuerdo a las que ya

no están, a los hijos, nietos y

maridos que muchas hemos

perdido y que con tanto cariño

nos ocupamos de recordar.

CREO QUE SOBRE TODAS LAS

COSAS NOS INCULCARON

SER BUENAS PERSONAS. A MÍ

EN PARTICULAR ME INFLUYÓ

MUCHÍSIMO EN LA VIDA ESO

QUE NOS HACÍAN PONER A LA

IZQUIERDA DE TODO TRABAJO:

A todas esas profes y monjas

que nos educaron y soportaron

(y nosotras a ellas con sus

particularidades y manías). Un

muy especial homenaje bien

merecido al adorable Jimmy,

que todas tanto queríamos,

pero sobre todo dar gracias

«A.M.D.G.»,

por haber podido tener todos

estos recuerdos que compartimos

con tanto cariño.

Un beso y abrazo de oso

¡¡a todas!!

Janine Rodrigué '68C5

46

47



BAÚL DE LOS RECUERDOS

ACERCA DE LOS

HAM Y LOS LYNCH

Como estudiante de Antropología cursé

un Seminario acerca de mujeres de la

Belle Époque en la Argentina para el que

tuve que escribir una Monografía y se me

ocurrió indagar acerca de los Ham y los

Lynch para que, contextualizando sus

historias de vida, ilustrar su aporte. Pero

como todas ya lo conocemos, pensé en

contarles brevemente algo acerca de sus

padres y hermanos, y de cómo fue que se

instalaron en nuestro país.

María Laurnagaray ´95A

El padre de Michael, Peter

Ham, llega al país en 1842, con

su mujer Margaret Kenny; él

con 29 años, y ella con 27. Seguramente,

al igual que varios

irlandeses, embarcaron rumbo

al sur, atraídos por la creciente

demanda de lana en Europa,

que comenzaba a necesitar de

nuevos mercados en territorios

lejanos. Ellos vienen desde

Longford, Irlanda, por lo que

primero tuvieron que navegar

24 horas por el Royal Canal

hasta Dublin, para luego embarcar

hasta Liverpool en un

barco a vapor. Una vez allí, comenzaba

la aventura transatlántica

en un barco a vela, que

con distintas escalas y luego

de 8 semanas de navegación –

con suerte, porque a veces se

podía tardar hasta 6 meses –

tocar nuestra costa totalmente

embarrada, sin puerto y subirse

a botes tirados por bueyes

hasta suelo firme. Imagino a

Margaret con una larga y pesada

pollera de varias capas,

cubierta de barro, muerta de

cansancio y rodeada de baúles

con ropa.

Como otros tantos irlandeses,

sabemos que los Ham se

ubican en un campo cerca del

viejo camino real a Tucumán,

donde ya existía la aldea colonial

llamada Villa de Luján,

para luego afincarse en lo que

es hoy el Partido de General

Michael Ham, 1908.

Las Heras. Es importante recordar

que la frontera con los

aborígenes no estaba más allá

de 200 kilómetros de Luján. ¡El

miedo que tendrían y lo valientes

que fueron!

Margaret y Peter van a tener 8

hijos. Tres de ellos mueren con

menos de 33 años de edad, seguramente

de viruela que era

la enfermedad más común de

aquella época. Pobre Michael,

con tan solo 23 años ve morir

con apenas días de diferencia

a Elisa y Eduardo. Catalina ya

había muerto cuando él tenía

17. Su hermano Patricio, que

le lleva 5 años es quién sucederá

a Peter como estanciero.

Su otro hermano Guillermo,

dos años menor que él se va a

casar a los 53 años en Londres

con Corina Kavanagh, luego

famosa por el edificio Kavanagh.

Pedro y Juan no van a dejar

descendencia, al igual que Michael

y Guillermo.

¿Y qué hay de nuestra querida

Mary Anne Lynch? Sus padres,

Owen y Anne Byrne se casan

en 1855 en Buenos Aires, oficiando

la ceremonia el prestigioso

y gran colaborador de

la comunidad irlandesa Padre

Anthony Fahy. Seguramente

ellos parten de luna de miel en

una carreta con ruedas de madera,

tirada por bueyes, atravesando

el campo a razón de 10

ó 12 kilómetros por día, si había

buen tiempo. Habrían llegado

a su estancia en Moreno por

un camino en muy mal estado

que, si bien algo aislada, seguramente

estaría rodeada de

vecinos irlandeses.

Anne y Owen también tendrán

8 hijos, de los cuales Catalina y

Julia mueren con 14 y 19 años

de edad. Patricio José, Mary

Anne y Cristina Teresa, no

tendrán hijos. En cambio, Brígida

Rosa, Elisa (quien será la

madre de Corina Kavanagh, y

por ende suegra de Guillermo

Ham, el hermano de Michael,

que era su cuñado) y Eugenio

Fernando sí dejarán una larga

descendencia.

Y lo que sigue ya lo conocemos:

Michael y Mary Anne se

casan en 1887, él con 30 y ella

con 22. Van a estar casados

durante 37 años, y sólo van a

vivir juntos en nuestro querido

Castillo durante 4 años.

48

49



RECORDANDO A SISTER CYPRIAN

CUANDO

LOS GESTOS

AMOROSOS

SE GUARDAN

INTACTOS EN LA

MEMORIA

Yo tengo un recuerdo imborrable de Sister Cyprian. Era muy

dulce y amorosa conmigo. Seguramente por mi timidez. Ella

me tomó el examen oral de ingreso a los seis años y su pregunta

fue deletrear picture y church. Muerta de miedo, se lo respondí

bien y no olvido su sonrisa muy tierna al confirmar su aprobación.

Conservo la estampita que me regaló para una Navidad.

Siempre le tuve mucho cariño y respeto a Sister Cyprian. Me

quedo con los mejores recuerdos de aquellos tiempos.

Roxanne Campbell CV,'73

MUERTA DE MIEDO, SE LO

RESPONDÍ BIEN Y NO OLVIDO

SU SONRISA MUY TIERNA AL

CONFIRMAR SU APROBACIÓN

50

51



LA OGA Y TODAS SUS

DIMENSIONES

TRABAJANDO

JUNTOS

Trabajamos

para generar

oportunidades

en la

comunidad.

Buscamos

potenciarnos

y estrechar

vínculos

desde nuestra

identidad

para llegar a

otros. Porque

tenemos el

sueño de abrir

posibilidades

para todos.

52 53



200TH ANNIVERSARY OF ELIZABETH PROUT’S BIRTH, MOTHER MARY JOSEPH

A “VICTORIAN MOTHER TERESA”

THAT EXERCISED THE VIRTUE OF

LOVE IN HEROIC MEASURE

Elizabeth Prout,

also known as

Mother Mary

Joseph, was the

founder of the

Sisters of the

Cross and Passion

and the namesake

and inspiration for

our dear Centro

Madre María José.

Elizabeth was born on September

2nd, 1820, in England,

and died of tuberculosis in

1864 at the age of just 43

years and is now buried in the

Church of St Ann and Blessed

Dominic in Sutton, St Helens.

She was a working-class woman

who, in an unusual way, was

committed to changing the

world in which she lived and

worked. This was the lowest,

most filthy, most unhealthy

and most wicked locality in

Victorian Manchester, in the

midst of the Industrial Revolution.

It was tough for her and

her community of sisters. By

1857, there were some twenty

of them living in extreme

poverty. Their school had no

supplies, blackboards, or even

desks. Anti-Catholicism was

strong as well. Her class sizes

could be between 100 and 150

pupils in all age ranges, with

sporadic attendance in unventilated

classrooms.

Mother Mary Joseph taught

and helped the poor amid

pressure from public authorities

and opposition, but persevered

and went on to form a

community which became the

Sisters of the Cross and Passion,

that has spread around

the world and to whom we

owe our education and values

at Michael Ham. She was a

pioneer of Catholic education,

she went into some of the

toughest and poorest districts

of the city, places where it was

feared to venture, and she began

with no resources the enterprise

of Catholic education

which we strive to continue in

OGA today, educating in plac-

She aimed and reached

that goal of holiness not

in spite of being a teacher

in the classroom but by

being that teacher in the

classroom and being the

best teacher she could

be in almost impossible

She aimed and reached that

goal of holiness not in spite of

being a teacher in the classroom

but by being that teacher

in the classroom and being

the best teacher she could

be in almost impossible circumstances.

She had professional

proficiency –she would

not have survived without

that– but she had something

more. She did all that she did

with a great love which her

faith had inspired and which

she also inspired, especially

in the girls and women who

knew the squalor and moral

degradation amid the first industrial

city of the world. She

developed a reputation for

her tireless efforts in teaching,

sheltering, feeding and nursing

the needy and opened

a large quantity of schools

circumstances.

poverty-stricken parts of the

North West of England.

Her aim was the identification

with Christ in His Passion,

partly through a life of

personal austerity and partly

through a commitment to

serve Him in the poor.

Presently on the road to canonization,

Elizabeth has been

called “a Victorian Mother Teresa”.

So far, theologians have

found that available evidence

suggests Mother Mary Joseph

exercised the virtue of love in

heroic measure. We hope and

pray so that Pope Francis will

declare her venerable later

this year to mark the bicentenary

of her birth.

EL MICHAEL

CAMINA UNIDO,

REZA JUNTO,

SOSTIENE Y SE

COMPROMETE

Poco imaginamos que unos

días después de las celebraciones

de inicio en cada sede,

donde bajo el lema «En la

pasión, nuestro compromiso»

comenzábamos el año escolar,

nos encontraríamos frente

al paradigma de la educación

virtual. Pero tal como nos enseñaron

las Hermanas y como ha

sido característico de directivos

y docentes en el Michael, estábamos

preparados para enfrentar

los desafíos con esperanza.

Sabíamos que el camino

recorrido en innovación pedagógica

y tecnológica, la pasión

y el profesionalismo de nuestro

staff, el apoyo incondicional de

las familias, más el tesoro de

nuestra espiritualidad, nos sostendrían

en el proceso.

lugar donde estén. Alumnos:

los protagonistas de su aprendizaje;

docentes: diseñadores

de experiencias de aprendizaje;

y familias, hoy facilitadores

de este aprendizaje. Una relación

estratégica de tres partes,

todas fundamentales.

Cada equipo directivo, junto

con los docentes, fue implementando

proyectos de comprensión,

de metacognición,

videos explicativos, experimentos,

padlets, paletas de

inteligencias múltiples, webinars,

kahoots, mentimeters,

estrategias de pensamiento

y desarrollo de contenidos y

competencias… y tantas otras

propuestas mágicas que a

través de la pantalla llegaban

a cada hogar. Las clases por

Meet se volvieron fiestas del

encuentro. ¡Qué alegría daba

cada cámara que iba apareciendo

en cada clase!

En marzo de 2020, unos días después

del comienzo de clases, nos tocó —de

un día para otro— quedarnos en casa.

Para cuidarnos entre todos y para

cuidar a los más vulnerables. Pero,

aun en cuarentena, el Michael está

abierto, vivo, unido, sosteniendo a su

comunidad y comprometido con ella.

Así comenzamos el maravilloso

y desafiante recorrido

Sergio Grimozzi,

Director Académico

de implementación del plan

Lucía Monsegur,

de continuidad pedagógica,

Dir. RRII & Finanzas

cuidando que el vínculo con

el aprendizaje y con nuestros También migramos a Meet Como comunidad, podemos

María Marta Chá,

alumnos y alumnas se mantenga

y Zoom las planificaciones, añorar el año que pensába-

Directora de Pastoral

vivo. Un plan que busca reuniones de directores, las mos tener, o podemos obser-

Mariana Gallagher,

Pato Deane ´82B

acompañar a cada persona capacitaciones docentes, webinars

con especialistas interder

de ello, discernir cuáles Dir. Ed. Emocional

var lo que emerge y apren-

Vicedir. Académica &

es that are vulnerable too. and hostels across the most

de nuestra comunidad en el

54 55

nacionales para formarnos en

herramientas de educación en

pandemia; ofrecimos Somos

Padres, Catequesis Familiar y

hasta los Open School tuvieron

su lugar. Una comunidad

viva que, en la virtualidad y

a la distancia, supo salir al

encuentro del prójimo para

acompañar momentos difíciles

y sumarse en campañas,

celebraciones y colectas.

Este año recordamos, celebramos

y agradecemos los

doscientos años de Madre

María José. Ella sigue siendo,

hoy más que nunca, nuestra

inspiración para atravesar

momentos difíciles con opciones

valientes, inclusivas, compasivas,

arriesgadas y creativas.

Ella nos sigue animando

a habitar la cruz y, desde el

amor que de ella brota, seguir

construyendo juntos el gran

sueño de Dios: su Reino.

EDUCACIÓN

han sido las ganancias de la

cuarentena, del aislamiento,

de la educación virtual y qué

rescataremos para la vuelta.

Cuánto extrañamos todos los

espacios de cada sede en donde

nuestros alumnos y alumnas

aprenden, juegan o rezan...

¡Pronto volveremos! Mientras

tanto, abracemos la incertidumbre

y miremos con esperanza

lo que nos toca: cuidemos

los vínculos, cuidemos a nuestro

hermano, cuidemos nuestra

casa común y cuidemos que el

aprendizaje no se detenga.



CUIDAR A LOS QUE NOS EDUCACIÓN

CUIDARON

JARDÍN SAN PABLO DE LA CRUZ

EL ESPÍRITU SOLIDARIO EN ACCIÓN

Este año se celebran los doscientos años del nacimiento de

Mother Mary Joseph (MMJ), fundadora de las Hermanas Pasionistas,

y en su memoria queremos festejarlo recordando su

obra ejemplar y cómo esa obra todavía nos influye hoy.

En 1849, en plena Revolución Industrial, MMJ vivía conmovida

por la pobreza que veía a su alrededor. Entonces sintió la

necesidad de ayudar de alguna manera a las familias de los

barrios más pobres. Se dio cuenta de que podía hacerlo buscando

uno por uno a los niños abandonados por sus madres

trabajadoras para que fueran a la escuela, y ella misma les

enseñaba a leer, a escribir y a rezar, entre otras cosas. También

se acercó a los adolescentes y jóvenes que no tenían trabajo.

Hoy, más de dos siglos después, las exalumnas del Colegio

Michael Ham, inspiradas por su ejemplo, siguen realizando la

tarea que ella empezó en Inglaterra, ayudando en la educación

de los niños de familias carenciadas de Villa Martelli, en

el Jardín San Pablo de la Cruz y en el Centro Madre María José,

que lleva su nombre.

Estas obras, a su vez, van transmitiendo a las nuevas generaciones

de alumnas, de madres y de exalumnas, el mismo

espíritu solidario de MMJ en las acciones concretas que allí

se realizan. Les quiero describir ahora algunos ejemplos, para

que ustedes puedan apreciarlo.

Después de ver un video en la OGA sobre el Jardín, Miss

Florence motivó a sus alumnas de tercer grado C de Vicente

López para que durante un mes juntaran leches e hicieran

una colecta de útiles escolares en su clase para luego enviar

al Jardín. Así despertó en ellas el instinto solidario que tienen

dentro suyo dándoles la oportunidad de poder ayudar.

«Yo me sentí muy

contenta ayudando a

unos chiquitos que lo

necesitaban mucho.

Era cansador siempre

llevar bolsas pesadas a

la mañana. Pero después

tenía sentido porque

estabas ayudando.

Gracias».

Pauli Peralta Ramos

(alumna de 3º grado C)

También un grupo de madres de chicas del Colegio se involucraron

con la vida del Jardín.

A raíz de que periódicamente se reunían en Catequesis familiar,

se les ocurrió preparar para el Día del Niño, junto con sus

hijas, juguetes para cada uno de los chiquitos del Jardín. Luego

madres e hijas fueron a llevar esos juguetes y pasaron la

mañana con los chicos, tomaron el desayuno juntos, jugaron

y les dieron los regalos. Fue una verdadera fiesta compartida,

donde, además de entregar algo a los chicos, pudieron entablar

una relación con ellos.

«Me encantó participar en la

colecta de la leche. Miss Florence

nos contó un montón del Jardín

San Pablo y nos mostró fotos

y videos de los chicos. Ella se

emocionaba muchísimo cada

vez que llevábamos más de

cuatro leches».

Jose Otero, (alumna de 3º grado C)

Después de dos años de catequesis

familiar, nuestro grupo

Huella tenía claro que quería

hacer algo por los demás. Y

ese «algo» queríamos que

involucrara a nuestras hijas

para alimentar en ellas el sentido

de la solidaridad. En cada

reunión de catequesis surgían

ideas pero que, por falta de

tiempo o logística, no se concretaban.

En diciembre de 2018 se nos

ocurrió que si cada familia del

grupo juntaba con sus hijos

los juguetes que ellos ya no

usaban, podíamos llegar a

regalarles a varios chicos algo

lindo para Navidad.

Hablamos con Paula Grondona

para ver si le parecía buena

idea que los entregáramos en

el Jardín San Pablo. A Paula

le encantó, y para que ningún

chico se quedara sin juguete,

nos pasó un listado de todos

los que iban al Jardín. Entre

las siete familias, en pocos

días habíamos juntado los juguetes

necesarios y más.

Como fue algo organizado

muy sobre la marcha y el Jardín

ya tenía programado un

PROYECTO CON MOÑO

El grupo Huella y un gran proyecto para regalarles

juguetes a los chicos del Jardín San Pablo

día de festejo navideño, no

pudimos ir con nuestras hijas

a entregarlos porque todavía

era época escolar. Pero al año

siguiente decidimos hacer lo

mismo para el Día del Niño,

y esta vez extendimos la colecta

a todas las clases a las

que iban nuestras hijas. De

esta manera, con que cada

familia seleccionara solo dos

regalos para donar, teníamos

de sobra para todos los chicos

del Jardín. Y así fue. ¡Un

éxito! Lo más lindo es que ese

año pudimos llevar a nuestras

hijas a entregarlos. Verlas

a todas en sus túnicas del

Michael arrodilladas en las

mesitas bajas compartiendo

el desayuno con los chicos

fue realmente gratificante.

Y ver la sonrisa de los chicos

del Jardín al recibir sus regalos

o escucharlos decir «¡justo

lo que quería!», nos alegró

el corazón.

Con este testimonio queremos

invitar a todas las familias

a acercarse al Jardín San

Pablo. Todas las ideas o lo que

ustedes quieran poner son

bienvenidos.

María Graziani ´94

“Verlas a todas en sus túnicas del

Michael arrodilladas en las mesitas

bajas compartiendo el desayuno con

los chicos fue realmente gratificante. Y

ver la sonrisa de los chicos del Jardín

al recibir sus regalos o escucharlos

decir «¡justo lo que quería!»,

nos alegró el corazón”.

56 57



TESTIMONIO DE VICTORIA ZORRAQUÍN

CONOCÍ EL JARDÍN

SAN PABLO

Siguiendo con el espíritu

solidario y las acciones concretas

que se generan en el

Jardín, tuvimos la visita de

dos exalumnas: Victoria Zorraquín,

especialista en Educación,

que fue a dar una

capacitación a las maestras,

y también María Koennecke,

Licenciada en Enfermería,

que dio un curso de primeros

auxilios y RCP.

TESTIMONIO DE MARÍA KOENNECKE (´97)

CURSOS DE PRIMEROS

AUXILIOS Y RCP

“No pude creer lo que sentí cuando llegué a la

puerta y respiré ese ambiente de amor, calidez,

amabilidad y compromiso que emanaba

de cada rincón”.

Una de las cosas que hago como Licenciada en Enfermería

es dar cursos de primeros auxilios y RCP. Hace unos cuatro

años me llamaron de la OGA para que fuera a darle

el curso al grupo de madres que maneja María y el año

pasado me pidieron que se lo diera también al grupo de

adolescentes.

Esta es una experiencia que me gusta mucho, me encanta

ir a dar mis cursos a la OGA. Es parte de aportar un pequeño

granito de arena brindando conocimientos a un grupo

de personas que no tendrían acceso si no fuera por la OGA.

Ellos también me desafían mucho porque sus necesidades

son diferentes y me hacen preguntas que no son las

que uno espera. Tuve que aprender a enfocar las charlas

pensando en la realidad en la que viven para que el aprendizaje

fuera efectivo tanto para ellos como para mí. Al final

de cada charla me voy tan contenta, siento que yo gano

mucho más que ellos en cada una de mis visitas.

“Ellos también me desafían

mucho porque sus necesidades

son diferentes y me hacen

preguntas que no son las

que uno espera”.

El año pasado, tuve el honor

y la gran responsabilidad de

estar a cargo de la Dirección

de Formación Continua de

la Provincia de Buenos Aires.

Recorrí toda la provincia

y traté de estar lo más cerca

posible de las necesidades de

formación de los educadores.

Un día, recibí un llamado para

visitar el Jardín San Pablo. El

formato que les propuse fue el

de hacer lo que en la gestión

dimos en llamar «instancias

de cercanía». Estas instancias

podían ser con padres, con

alumnos o con docentes. Las

llamábamos «ABC» y la idea

era que distintos funcionarios

visitaran instituciones fuera de

hora para conversar (mate de

por medio) sobre la escuela,

sus necesidades y, sobre todo,

escuchar, escuchar y escuchar.

Así fue como fui al Jardín

en modo «ABC docentes».

Increíblemente, a pesar de

que apoyo a la OGA desde

que egresé, hace ya cuarenta

años, nunca había ido al

Jardín. No pude creer lo que

sentí cuando llegué a la puerta

y respiré ese ambiente de

amor, calidez, amabilidad y

compromiso que emanaba

de cada rincón. Sus docentes

y directoras me encantaron. Y

ni hablar de la Comisión Directiva.

Una de las docentes

es exalumna del Jardín. Me

emocioné. Es tan conmovedor

ver que desde esas aulas pudimos

acompañar a esa niña

que luego se hizo mujer, que

luego estudió y hoy es docente

de esos chiquitos y desde

ahí contribuye a cambiarles la

vida. Porque la educación es

eso: el impacto de una vida en

otra vida. ¡Gracias!

PORQUE LA

EDUCACIÓN ES ESO:

EL IMPACTO DE UNA

VIDA EN OTRA VIDA ”

58 59



EDUCACIÓN

MARTA SUÁREZ

Un ángel de la guarda que cuida nuestro Jardín en las

vacaciones de invierno y verano cuando queda cerrado.

Le entregamos la llave y toda nuestra confianza.

SIN DUDAS, MMJ, CON SU EJEMPLO

HUMILDE Y SOLIDARIO DE EDUCACIÓN

A LOS MÁS NECESITADOS, DEJÓ HUELLA

MARCADA A FUEGO

Son tres

generaciones de

la familia Suárez

que han pasado

por el Jardín y

el Apoyo. Con

todo nuestro

agradecimiento,

transmitimos

sus palabras de

gratitud:

Mi nombre es Marta y soy la

mamá de 4 exalumnos del Jardín

y del Apoyo. Mis hijos hoy

ya son grandes, dos son papás:

Fede el mayor de 32 años y Javier,

y los otros dos son Matías

y Tomás.

Del Apoyo, tengo lo mejor, enseñanzas

buenas de las chicas

voluntarias que no quiero

nombrarlas porque me puedo

olvidar de alguna. No tengo

palabras de agradecimiento

hacia ellas porque educaron a

mis hijos, ayudaron a mis hijos,

los llevaron de paseo y ellos

tienen los mejores recuerdos

como exalumnos. Y de Tomás,

el empezó en Salita de 3 en

el Jardín e hizo las tres Salas,

también recibió contención,

amor, cariño de parte de las

maestras, de parte de la directora,

de parte de las voluntarias

que venían y los llevaban

a pasear y de las chicas del

Michael.

También no puedo olvidarme

cuando fueron al campo cuando

eran más adolescentes que

los llevaban las chicas del Apoyo,

la verdad que sin palabras.

Para agradecer, muchísimo,

muchísimo. Dan mucho amor

al barrio, en general son chicas

que trabajan voluntariamente

y tanto ellas como el personal

del Jardín dan mucha contención,

no sólo lo estoy diciendo

por mí, sino al barrio, a la

comunidad, siempre la están

llevando por el buen camino.

Hoy tengo a mi nieta que ya

tiene 4 años que empezó en el

Jardín también, sus papas están

súper contentos y nosotros

qué vamos a decir, es como la

confianza plena porque ella

está y ya lo sabemos cómo es

y conocemos el Jardín, asique

simplemente decirles muchísimas

gracias, gracias totales

y que Dios las bendiga en sus

vidas a todas las chicas del Michael,

a las maestras, a las voluntarias

del Apoyo, a las dos

instituciones.

Todos estos testimonios muestran

cómo el participar de las

obras solidarias inspira a la

comunidad del Michael Ham.

Desde las chicas hasta las madres

y las exalumnas nutren y

transmiten así el espíritu solidario

que caracteriza a nuestro

Colegio.

Es importante destacar que

la guía e inspiración de la

Hermana Cecilia Duarte es

indispensable en la obra del

Jardín, pues ella personifica

todos los valores pasionistas

que nos motivan. Cecilia nos

visita en el Jardín cada tanto,

Hola mi nombre es Javier Suárez, exalumno del Apoyo Escolar

Centro Madre María José y hoy con 29 años de edad tengo una

hermosa hija llamada Brianna de 4 añitos, la cual concurre al Jardín

San Pablo de la Cruz, el mismo ubicado en el barrio Habana

de Villa Martelli.

Les voy a contar mi paso por el Apoyo Escolar, allá cuándo tenía

12 años junto a mis hermanos Matías y Fede, del cuál tenemos

grabado los mejores recuerdos y enseñanzas de haber participado

y haber conocido excelentes personas de gran corazón que

siempre nos enseñaban, educaban y aconsejaban de la mejor

forma para nuestro futuro.

De ahí me llevé amigos, aprendizaje y conocimiento de la vida; y

hoy que mi hija esté en el Jardín, para mi es una gran Alegría ya

que al mismo lo consideramos parte de nuestra Familia.

Y aprovecho ésta oportunidad para decirles GRACIAS y que Dios bendiga siempre

a ustedes y a cada una de sus familias, vale destacar lo mucho que las queremos.

y se queda con nosotras toda

una mañana para revitalizar

el espíritu que inspiró a la

congregación desde los tiempos

de MMJ.

Sin dudas, MMJ, con su ejemplo

humilde y solidario de

educación a los más necesitados,

dejó huella marcada a

fuego. En el Jardín vemos el

espíritu solidario en acción,

y allí se va transmitiendo, de

generación en generación

y con cada pequeña acción

compartida, la visión de Jesús

en el rostro de los que más

necesitados están.

Hola, mi nombre es Elio,

soy esposo de Marta.

Quisiera agradecer a las

chicas del Michael por

haber contenido, enseñado

y hecho respetar a

mis cuatro hijos y ahora

a mi nieta que tiene

4 años. La verdad que

no tengo palabras de

agradecimiento por la

contención que le dan

a la criatura, el amor de

tanto las maestras como

la directora, siempre la

contienen y le dan buena

educación asique quiero

agradecer a todas ustedes,

muchas gracias.

60

61



CENTRO MADRE MARÍA JOSÉ EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Una gran oportunidad

EDUCACIÓN

TALLER ARTÍSTICO

EN EL CENTRO

MADRE MARÍA JOSÉ

Comienza marzo del 2020, estamos

por empezar las clases

y nos gana de mano la cuarentena.

Fue como si nos hubiésemos

acomodado en un sofá a

ver una peli, todos juntos, con

pochoclo, algo rico para tomar,

una linda mantita para taparse

y de repente ¡se corta la luz!

Chan… A cambiar de plan.

Teníamos todo ya planificado

para las primeras semanas,

listado de alumnos, material

y juegos nuevos, hasta habíamos

arreglado la cocina, y así

junto con varios proyectos a

realizar, a posponerlos para

más adelante. Llegó un período,

como les pasó a todos, de

reinventarnos. De cambios, de

imaginación, de nuevas planificaciones,

en fin, período de

«muchas oportunidades».

Oportunidad de tocar, con

WhatsApp, la puerta de las

casas y terminar entrando al

living de nuestras familias de

Villa Martelli con video llamadas,

Zoom y Meet. De hacer

tareas y juegos no solo para

y con nuestros alumnos sino

también con toda la familia.

En varias casas encontramos

escenarios de miedo, incertidumbre,

conflictos, defensas…

Ahí nos surgió la oportunidad

de generar posibilidades y esperanzas.

Darle sentido a esta

experiencia, dando amor, contención,

escucha; en fin, estar.

Fue una oportunidad de trabajar

más unidas, de ser red

más que nunca, de parar y ver

cómo seguir.

Oportunidad para que varios

de nuestros alumnos del grupo

jóvenes (quince a veintiún

años) den sus materias previas

y terminen el secundario

con la ayuda de nuestros docentes

y voluntarios. Gran regalo

de esta cuarentena.

Oportunidad para que el grupo

jóvenes tome vuelo, organice

sus propios encuentros

virtuales y los chicos se unan y

consoliden como grupo.

Oportunidad para que podamos

ayudar y acompañar a

las madres que están atravesando

períodos difíciles, por

medio de presencia con escucha

comprensiva, pudiendo

además derivar los casos más

complejos a la Fundación Aiglé

que nos acompaña con

asistencia psicológica.

“Oportunidad para que el grupo

jóvenes tome vuelo, organice sus

propios encuentros virtuales y los

chicos se unan y consoliden

como grupo”.

Y, así, podríamos seguir enumerando

numerosas oportunidades

que han surgido en

este tiempo. Obvio que esta

pandemia no es fácil y trajo

muchas consecuencias complicadas,

pero acá está y no la

podemos cambiar; pero sí podemos

aprovechar las tantísimas

oportunidades que se nos

presentan y rescatar lo más

positivo de las personas que

se nos cruzan en nuestro camino,

buscando qué aprender

de esta experiencia, que sea

un aprendizaje significativo y

poder dejar huella en nuestras

familias. Siendo siempre,

siempre, siempre, agradecidos.

Porque el amor no es lo

que decimos, sino lo que hacemos.

Cómo vivirlo depende

de nosotros. Ojalá, entonces,

sigamos llegando cansados y

satisfechos al anochecer gracias

a la tarea satisfactoria realizada

durante el día.

Gracias, Madre María José,

en el bicentenario de tu nacimiento,

por ser nuestra guía y

fuente de inspiración; gracias

a todo el equipo de docentes

del Centro, a la subcomisión y

comisión OGA por apoyarnos

y acompañarnos en este camino

desafiante pero tan gratificante

y lindo a la vez.

Ivonne Leroi,

Directora CMMJ

El taller artístico

recreativo Ojo

de Pez es un

proyecto de

expresión e

integración

social a través de

las artes visuales.

Con el foco puesto en despertar

la visibilización individual

y grupal de los sueños que

tienen los chicos que asisten

al apoyo escolar, se propone

desarrollar la sensibilidad hacia

la mirada de su entorno y

la producción artística a partir

de diversas exploraciones de

técnicas visuales.

Desde la voz de los chicos, los

talleres del 2019 fueron una

experiencia increíble. Hace

un par de años, Ana, una de

las maestras del apoyo, les

enseñó conceptos básicos de

fotografía y video, y varios se

quedaron con ganas de aprender

más y de tener un espacio

dedicado al arte. Este taller los

inspiró y motivó muchísimo.

Se desarrolló en un período de

seis meses, participaron chicos

de Tercer Nivel y del Grupo de

Jóvenes, guiados por dos docentes

integrantes del equipo

de Ojo de Pez y distintos artistas

visuales que se sumaron.

Fueron doce encuentros

prácticos, una salida a una

exposición y cuatro salidas a

fotografiar en otros espacios.

Los chicos disfrutaron cada experiencia,

esperaban ansiosos

el día que les tocaba el taller,

trabajaron a conciencia, comprometidos,

y su producción

fue enriquecedora en muchos

niveles para ellos e inspiradora

para todos los alumnos del

CMMJ. A fin de año, realizaron

la exposición de sus trabajos

en el Centro.

Agradecemos a Ojo de Pez por

el compromiso, la pasión y el

profesionalismo brindado a

través del acercamiento a estas

disciplinas.

DESCUBRÍ COSAS

NUEVAS, QUE DETRÁS DE

UNA FOTO SE PUEDEN

EXPRESAR MUCHAS

COSAS DEPENDIENDO DEL

LADO QUE LO VEAS

62 63



TESTIMONIOS DE ALGUNOS DE LOS CHICOS QUE PARTICIPARON:

EDUCACIÓN

AIXA:

«Fue una hermosa experiencia. Había algunas

cositas que sabía, y muchísimas cosas que me

enseñaron, y fue lindo aprenderlo y compartirlo

con personas que me rodeaban y con chicos

más chicos que yo que pertenecían al Centro.

Todas las clases en las que estuve fueron geniales

y me encantaron. Una vez que me gustó

mucho fue cuando nos hicieron imaginar y soñar

lugares donde nos gustaría estar y llevaron

imágenes de esos lugares y nos sacamos fotos

como si estuviéramos ahí...

Después lo que fue muy lindo fue cuando fuimos

al parque fotográfico, fue hermoso. Lo recomiendo

porque te deja muchísimas enseñanzas,

te hacen soñar e imaginar con miles de

cosas y es hermoso porque no en todo lados te

lo permiten, las profes son atentas y te ayudan

con todo lo que tienen a su alcance».

ALEJO:

«Viajamos, nos enseñaron muchas cosas que

antes no sabíamos, desde cómo agarrar la

cámara, cómo usarla; conocimos gente nueva y

las profes son muy simpáticas».

Palabras de las profesoras

de Ojo de Pez:

La experiencia de Ojo de Pez

en el Centro fue realmente

muy positiva. Creemos importante

destacar al grupo de chicos

y chicas que participaron.

Un grupo con un gran sentido

de pertenencia con el espacio,

muy amoroso y participativo.

En parte se conocían entre

ellos con anterioridad, pero

también se sumaron chicos y

chicas que no se conocían y se

logró un lindo vínculo. ¡Siempre

se mostraron interesados

y participativos, y recibieron

nuestras propuestas con entusiasmo!

El espacio nos resultó muy cómodo

para trabajar, y la buena

predisposición de todas las

personas que nos recibieron

hizo que nos sintiéramos muy

a gusto en todo momento.

A pesar de que el tiempo del

taller fue breve, se lograron los

objetivos planteados: acercar a

los chicos y chicas a la técnica

fotográfica a partir de actividades

interdisciplinarias, y trabajar

la expresión y las ideas

desde distintos enfoques y aspectos;

generar un espacio de

encuentro, en el cual cada uno

pudiera expresarse de manera

libre, adquirir conocimientos

nuevos y entablar vínculos con

otros chicos y chicas.

Intentamos siempre realizar

actividades variadas que los

entusiasmen. Construimos

una cámara oscura que sirvió

para que todos y todas

comiencen a entender cómo

se construye una imagen fotográfica.

Esta actividad tuvo

un gran resultado, desde el

momento didáctico del armado

hasta la puesta en práctica

en la vereda, construyendo

sus primeras imágenes. También

dibujamos con linternas,

acercándolos al concepto de

velocidad de obturación. Otra

actividad que demostró un

gran trabajo colectivo fue la

FABI:

«Me divertí mucho, descubrí cosas nuevas, que detrás de una foto se pueden

expresar muchas cosas dependiendo del lado que lo veas. Lo que

más me gustó fue cuando salímos a sacar fotos a una plaza o a algún otro

lugar o cuando probamos muchas cosas diferentes, como distintos ángulos

y formas de sacar una foto. Recomendaría este curso por la experiencia

tan bonita que te deja, no solo te enseñan la parte técnica sino lo que hay

más allá de la foto y las distintas maneras de verlo y expresarlo».

técnica del «Cadáver Exquisito»

que realizamos tanto con

palabras, escribiendo poesías

grupales, como con fotografía,

armando personajes

imaginarios compuestos con

partes del cuerpo de todos y

todas. Los invitamos a soñar y

transportarse a los lugares de

sus sueños, proyectando imágenes

sobre sus cuerpos y registrando

esa nueva composición

con las cámaras. ¡Y, sin

duda, las salidas por el barrio

y también a la muestra «Mapa

de los sueños latinoamericanos»

fueron de las actividades

más ricas, en donde los chicos

mostraron gran entusiasmo!

Creemos que, en rasgos generales,

el taller dio excelentes

resultados. Esperamos poder

ampliar la experiencia con

una mayor cantidad de encuentros,

para poder profundizar

tanto los conocimientos

de la disciplina y la técnica,

así como el valor humano del

compañerismo entre los participantes.

¡Gracias, Centro Madre María

José, por abrirnos las puertas

de su casa y permitirnos hacer

esto que tanto nos gusta y

tanta satisfacción nos da!

64 65



SOLIDARIDAD

RED OGA

CONECTAR PARA

SUMAR EN COMUNIDAD

Conciencia nos acompañó durante

todo el año, enseñando

a nuestros alumnos sobre la

buena alimentación.

Clara Pasman, atenta a las

necesidades del Jardín nos

acercó bosas de papas.

OGA actúa como nexo y fortalece vínculos para que la ayuda se concrete y para

que se generen cadenas de favores, articulaciones e integraciones entre personas

e instituciones. Estos son algunos ejemplos de lo que sucedió en el año:

A través de OGA pudimos gestionar una importante donación

de yogures Danone, para nuestros centros, y pudimos

incluir en el pedido al Hogar de niñas y ancianas del Misericordia,

al Hogar San José, las Tunas, Conin, donde también

hay exalumnas referentes.

A través de una madre del colegio (Maria Eugenia Borchardt)

pudimos gestionar una importante donación de aceite, que a

su vez compartimos con otras instituciones.

Con mucha generosidad, una familia del Michael

Ham, nos ofreció una donación permanente de tortillas

de maíz, y por medio de RED OGA, muchas ONGs

de nuestra comunidad se pudieron beneficiar de esta

donación, y cubrir muchas necesidades de alimentación.

A través de Marina von der Heyde y Patricia Regueira, los chicos

del Jardín San Pablo pudieron visitar el Museo de Arte Moderno.

Trabajando juntos podemos hacer más y mejor. Caminamos juntos porque

tenemos desafíos similares y los mismos objetivos: dar lo mejor de sí al servicio

del otro. Potenciados en la unión, podemos generar más oportunidades.

66 67



NAVIDAD SOLIDARIA

COMPARTIENDO

ENCUENTROS CON

LA COMUNIDAD

En el marco de la «Navidad Compartida

con Villa Martelli», se realizaron talleres

en preparación para la Navidad dirigidos

a padres del Jardín San Pablo y del Centro

Madre María José.

Exalumnos y familias de MH colegio prepararon bolsas con

productos de la canasta navideña para regalar a las familias

del CMMJ y del JSP, y el Padre Diego Díaz Pumará procedió a

su bendición antes de su entrega.

CASA

SANTA

GEMA

Afianzando los vínculos con la

comunidad del Barrio Juan Pablo II,

Rincón de Milberg

En acción conjunta con el Colegio, desde

Fundación y Pastoral, docentes, padres,

alumnos y exalumnos estamos

unidos para colaborar en el lugar donde

hace años están presentes las Hnas.

Pasionistas.

¡Hay mucho para crecer juntos en esta

comunidad que tanto nos necesita!

SOLIDARIDAD

LOS INICIOS DE SANTA GEMA

EL CARISMA

PASIONISTA

MARCANDO EL

CAMINO

En 2016, las alumnas de Vicente López de, en ese entonces,

sexto año se acercaron a las catequistas y autoridades del

colegio con la intención de generar un espacio de misión

para las chicas del secundario de esa sede. Ante la propuesta,

los directivos y especialmente Vicky Varas, catequista del

colegio, propusieron reunirse con las hermanas pasionistas

que vivían en Rincón de Milberg y soñar juntos.

Ese sábado de marzo de 2016 a las 10 am nos encontraba a

distintos actores de la comunidad reunidos juntos: alumnas,

miembros de la OGA, directivos, profesoras, sacerdotes, hermanas.

En esa mañana, las hermanas nos convocaron con

tres puntos en particular que marcaron profundamente el

carisma del proyecto.

En primer lugar, destacaron que ellas eran vecinas en el barrio.

No venían de afuera a asistir o velar por el barrio sino

que se identificaban con el encontrarse de igual a igual como

comunidad. En este sentido y en segundo lugar, nos manifestaron

que ellas no venían a traer a Jesús al barrio, sino

simplemente a compartirlo. Destacaban que hacían experiencia

de que Jesús vive en cada una de las personas del

barrio; simplemente se trata de despertar su consciencia. En

último lugar, a partir de la propuesta de las alumnas, invitaron

al compromiso, «que no sea simplemente un viaje de

turismo». Destacaban la riqueza que tiene el encontrarse en

el proceso, en el compartir la misma vida, en apostar por un

camino compartido permanente y progresivo.

A partir de esa reunión tan significativa, las alumnas empezamos

a ir todos los sábados por la tarde a la casa de las hermanas

a encontrarnos con la gente del barrio: jugar al hockey,

tomar la merienda, visitar casas y hacer algunas tareas.

Un tiempo después, el Obispado de San Isidro nos ofreció

una casa que tenían abandonada a unas cuadras de lo de

las hermanas. Esto nos daba un espacio propio donde recibir

a la comunidad. Como estaba en muy malas condiciones,

surgió el sueño de poder construir un lugar más propicio. En

el 2019, gracias al trabajo y colaboración de muchos, se terminó

la obra que permitió que todos pudiéramos asentarnos

allí. Desde entonces, la casa Santa Gema es lugar de encuentro,

de ser vecinos, de despertar al Jesús que vive en

cada uno de nosotros y compartir la misma vida, sin que

misionar sea «un viaje de turismo».

Guada Oromí '2016

68 69



SÁBADOS EN RINCÓN

MOMENTOS DE

ENCUENTRO

SIGNIFICATIVO

CON LOS

CHICOS

Alumnos de secundaria de Vicente López y Nordelta, junto

con Vicky Varas y Santi Faes, catequistas de ambas sedes

del Michael, van los sábados a dar apoyo escolar y pasar la

tarde con los chicos del barrio. Juegan al hockey, tocan la

guitarra y después de beber un vaso de leche con cosas ricas,

terminan con un momento especial de oración y adoración

al Santísimo. Cada semana se suman más voluntarios,

chicos y chicas, en un intercambio de juegos, aprendizajes

y vivencias compartidas. El momento de oración tiene una

profundidad inmensa, donde todo vibra en la misma frecuencia.

Gracias, Padre Diego Díaz Pumará, por ser el alma

mater de este lugar y a las hermanas por encender la llama

del carisma pasionista cada sábado en este espacio sagrado

para todos los que alguna vez lo compartimos.

EL MOMENTO DE

ORACIÓN TIENE

UNA PROFUNDIDAD

INMENSA, DONDE

TODO VIBRA EN LA

MISMA FRECUENCIA

RINCÓN DE ESCUCHA

AYUDA

EMOCIONAL A

MUJERES DE LA

COMUNIDAD

Las chicas de la Camada ’79,

junto con varias amigas que

se fueron sumando, seguimos

trabajando muy comprometidas

con las mujeres de la comunidad.

Coordinado con la Hna. Nancy

C.P., y con la guía del Padre

Diego y de Vicky Varas, tratamos

de ayudar brindando un

espacio de contención, un espacio

seguro, un lugar donde

conversar sobre las realidades

que aquellas mujeres afrontan

todos los días.

Este espacio funciona también

como puente entre las

personas y sus necesidades

cotidianas —como ser algún

trámite, un colchón, la obra

para poder hacer un baño en

su casa, etc.—. Hay voluntarias

que «atienden» y otras

ayudan, en ese otro lado del

puente, a resolver situaciones.

Son variadas las acciones

que surgen: se hicieron cosas

como un taller de peluquería,

cine en familia con proyector,

acompañamiento al grupo de

chicos que la Hna. Nancy convoca

los viernes, Taller de Arte-terapia,

apoyo escolar los

sábados, etc.

Cata Madero y

Ana Almasqué ’79

Si sos psicóloga, counsellor,

trabajadora social o

acompañante espiritual, y

tenés ganas de ayudar, te

invitamos a sumarte.

Te podés contactar

con Martita Smart al

1145782600 o con Ana

Almasqué al 1161832359,

aalmasque@yahoo.com.ar.

RINCÓN MATERNAL

ACOGIDA PARA

MAMÁS Y NIÑOS

PEQUEÑOS

Zelmira Balestra '1995 e Ignacio Mammolino

¿Cómo nació este proyecto? Conocimos la Casa Santa Gema

en Rincón de Milberg a través de la campaña que organizó el

colegio y OGA en diciembre de 2018, «Un ladrillo para Rincón».

Una vez que la casa se terminó, gracias al apoyo de Fundación

MH y toda la comunidad, fuimos interiorizándonos de las acciones

que se estaban llevando a cabo en el barrio.

Así fue como nos fuimos sumando y empezamos a ir los sábados

con nuestras hijas. Todas sentimos lo mismo, una gran

motivación y muchas ganas de aprovechar el lugar al máximo

para ayudar a los niños del barrio. Nos encontramos con gente

muy valiosa, percibimos la enorme necesidad de afecto, de contención

y compañía de los chiquitos, y sentimos la necesidad de

hacer más.

Juntas, y con la gran ayuda de la Hna. Nancy C.P., que vive a

pocas cuadras de Santa Gema, decidimos arrancar en el 2020

con un nuevo desafío: sumar un Rincón Maternal para brindar

a los chiquitos del barrio un espacio de estimulación cognitiva,

afectiva, evolutiva y espiritual. Arrancamos con chicos de

tres meses a cuatro años todos los lunes. Junto con Luz Lastra,

Faustina Figueroa Alcorta, Viviana Fredderking, Victoria O’Farrell,

Luz Allaria y Angie Viada Stenger comenzamos con este

desafío y seguimos sumando voluntarias para poder seguir creciendo.

Queremos sumar otro día de apoyo escolar en la semana

y para ello se necesitan más manos.

¿Cómo se transformó durante la pandemia? ¡Con toda la energía

que habíamos arrancado! y vino la pandemia... Tuvimos que

reinventarnos. Se nos ocurrió seguir en contacto con los niños

y para ello armamos un grupo de WhatsApp con las madres

adonde le mandamos actividades y juegos para realizar con las

chicas. Las alumnas de secundaria siguen con el apoyo por teléfono,

intentando dar una mano a las madres para acompañar a

los chicos y lograr una continuidad. También nos fuimos repartiendo

los teléfonos de las mamás de los niños para llamarlas

regularmente y ver cómo van transitando estos difíciles tiempos

de aislamiento y ofrecernos para ayudarlas en lo que necesiten.

Así fuimos detectando ciertas necesidades y surgieron acciones

puntuales. Hicimos una entrega de kits escolares para entretener

a los más chiquitos, otra para los más grandes con cuadernillos

de apoyo escolar, semana a semana fuimos llevando

comida, kits de higiene, las millones de cosas que nos donaron

y siguen donándonos... Ojalá cuando todo esto termine, podamos

volver y aprovechar todo el potencial de la Casa Santa

Gema. ¡Hay mucho por hacer y por ayudar!

SOLIDARIDAD

Invitamos a todo aquel que se quiera sumar a este proyecto

solidario a escribirnos a desarrollo@oga.org.ar.

70

71



OGA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

CUIDANDO

DESDE LA

NUTRICIÓN

Empezó la cuarentena y con

ella el desafío de seguir acompañando

a cada familia del

Jardín San Pablo de la Cruz y

del Centro Madre María José

de la manera en que cada uno

lo necesitara más: contención,

escucha, acercando recursos,

proponiendo actividades,

implementando educación a

distancia, y tratando de dar

una mano en todo lo que se

presentara. En este diálogo

fueron surgiendo diversas urgencias

y necesidades, una de

ellas el tema de reforzar la alimentación

de los chicos y sus

familias.

Gracias a la colecta que se hizo

especialmente con este fin por

medio de la Comunidad OGA

- Michael y las redes solidarias

pudimos realizar entregas

regulares de bolsones de alimentos

saludables, con leche,

fruta, verdura, legumbres, alimentos

de primera necesidad

y productos de higiene. Tratamos

que no fuera una entrega

solo de mercadería, sino que

tuviera otro significado: “Estamos

cerca, pensamos en

vos, comprendemos tus dificultades,

queremos ayudar.”

Por eso se no ocurrió acompañar

los alimentos con recetas

para poder preparar delicias

nutritivas. Gracias Felicitas

Bouché (2012), nutricionista

por pensar y armar las recetas

con tanto cariño y creatividad.

Recibimos muchas fotos de las

familias mostrándonos como

les habían quedado los platos

terminados. También Patricia,

la mamá de nuestra alumna

del CMMJ Jazmín, cosió barbijos

para repartir a todos.

Iván del Grupo de Jóvenes del

CMMJ se ofreció para ayudar.

Organizamos un sistema de

turnos para que no se juntara

gente y además para tener la

oportunidad de charlar con el

familiar que viniera a retirar la

mercadería. Se preguntó por

cada chico, como se sentían,

si estaban pudiendo hacer las

tareas, etc.

Estar ahí también nos permitió

monitorear la situación de

salud en el barrio y coordinar

con la gente del comedor comunitario.

Se repartieron además cuadernillos

con actividades para

los más chiquitos y útiles para

los que los necesitaban.

Cada entrega fue un momento

comunitario diferente pero

muy significativo.

¡Gracias a todos los que contribuyeron

aportando para

la compra de los bolsones o

acercando alimentos para que

estas entregas fueran posibles!

Asitencia Alimentaria en Rincón: La Hna. Nancy CP trabaja incansablemente

en el Barrio Juan Pablo II en Rincón de Milberg

tratando de ayudar de mil maneras a los que se ven más afectados

por la cuarentena. Desde OGA buscamos apoyar a través de

la entrega semanal de verduras para la preparación de viandas

en el barrio donde viven las Hermanas Pasionistas hace muchos

años. Las voluntarias y voluntarios del Equipo Santa Gema que

acompañan a Nancy, al Padre Diego, a Vicky Varas y Santi Paez

están siempre atentos a las necesidades que van surgiendo y

toda la Comunidad MH unidos acompañamos. Hay mucho por

hacer para ayudar. ¡Una realidad que nos interpela! Animémonos

a responder a este desafío.

El equipo de la Feria Vintage

OGA-Misericordia realizó un

evento de cierre al finalizar

la última feria de año, donde

se compartieron testimonios

y agradecimientos a las voluntarias,

con reconocimiento

especial al compromiso del

equipo de la Subcomisión

Feria con Pilar Roviralta a la

cabeza, Isabel Hardoy, Laura

de Igarzábal, Delfina García

Oliver, Ángeles Arana, Valeria

Fourcade y Silvina Fourcade,

que llevaron adelante una

tarea extraordinaria durante

todo el año. Nuestro agradecimiento

infinito a ellas y a todas

las voluntarias que llevan las

donaciones hasta «el Mise»,

ordenan, ponen precios, atienden

al público con una sonrisa

y ayudan de mil maneras.

Gracias infinitas, también,

a cada uno que dona algo

para que se pueda vender, y

a cada visitante y comprador

que colabora.

Finalmente, un agradecimiento

muy especial a toda la gente

del Misericordia que se suma

siempre con la mejor disposición

y generosidad.

FERIA VINTAGE

OGA-MISERICORDIA

Gracias por un maravilloso año 2019

¡GRACIAS!

SOLIDARIDAD

72

73



FERIA VINTAGE OGA - MISERICORDIA

2020, UN AÑO

DISTINTO

“Así y todo, es un año

distinto para potenciar y

poner la energía en otros

sentidos, conectarnos con

nuestro interior”...

FERIA

OGA

La Feria OGA en el Hogar

La Misericordia sigue dando frutos

aun durante la cuarentena

Nos tocó un año distinto…

El coronavirus se ínstaló por un

tiempo en nuestras vidas, y la

cotidianeidad de nuestro día

a día dio un vuelco impresionante

en todos los sentidos.

Empezamos el año con toda la

energía, hicimos nuestra primera

feria el 10 de marzo, y a

la semana ya empezaba una

cuarentena que venía para instalarse.

Nuestras energías para

la feria quedaron truncas, seguíamos

recibiendo donaciones,

pero de pronto nuestros

autos quedaron rebalsados, y

tuvimos que pedir a nuestros

donantes que nos aguanten

las donaciones, ya que el Misericordia,

de Azcuénaga 1690,

ya no podía abrirnos las puertas,

más que nada, porque ahí

es donde están los hogares de

ancianas, justamente las personas

que más riesgo tienen y

más hay que proteger.

La primera preocupación que

nos surgió a las voluntarias fue

que después de 5 años juntando

todos los meses las generosas

ganancias fruto de las ventas,

ya no iba a haber ingresos,

ni para los hogares de niñas y

ancianas, ni para las obras de

la OGA en Villa Martelli.

Y bueno, acá estamos todo el

grupo de casi 100 voluntarias,

conectadas en esta pandemia,

rogando que pase rápido y

deje el menor daño posible.

Todas con muchas ganas de

volver, de reencontrarnos, y ni

hablar de abrazarnos. Volveremos

a compartir esos ricos

mates? Cómo seguirá la vida

de ahora en más? Pienso que

nadie lo sabe ni se lo puede

imaginar demasiado.

Así y todo, es un año distinto

para potenciar y poner la

energía en otros sentidos, conectarnos

con nuestro interior,

ayudando a los que la tienen

más difícil, disfrutando de un

tiempo con el que nunca habíamos

contado y que nos permite

reinventarnos, quedarnos

en casa y disfrutarlo, poner la

atención en nuestras familias,

bajar revoluciones y hacer un

balance profundo sobre lo

que cambiaríamos de nuestra

vida antes de la pandemia,

evaluando que aspectos querríamos

seguir manteniendo

y poniendo en eso cabeza y

energía.

Después de varios meses de

escuchar a muchas voluntarias,

siento que estamos todas

deseando volver a la feria, que

llegó hace 5 años, y gracias a

Dios sí llegó para quedarse.

Nos hace muy felices, allí encontramos

un lugar donde dar

una mano y hacer un voluntariado

que gratifica tanto, que

más que verlo como un trabajo

solidario, lo sentimos como un

regalo de Dios.

¡Están todas invitadas a ser

parte de este regalo!

Pili Roviralta y un equipo

maravilloso de voluntarias.

Cualquiera que

quiera información

o tenga ganas de

dar una mano,

puede comunicarse

por whatsapp al

1541621056.

74 75



COMUNIDAD

POTENCIAR

SOLIDARIO

Capacitándonos y caminando junto con otras instituciones solidarias

OGA en 2018 comenzó a formar

parte de la ONG Potenciar

Solidario, asistiendo a muchas

de las capacitaciones y talleres

organizados por ellos en cuanto

a Gestión, Voluntariado,

Comunicación, Desarrollo de

Fondos, Armado de Proyectos,

Presupuesto, Roles, Administración,

Donantes, Reflexión

Institucional, Tecnología, etc.

Caro Alvarado, CAM.

Jackie Reynolds y Hogar San José.

Inés Black, Pato Deane e Ivonne Leroi en

representación de OGA.

Potenciar armó también una red piloto de ONG vinculadas

a colegios y OGA asistió a dos jornadas de intercambio,

capacitación y debate en el IAE, y participó del

evento anual de Potenciar Solidario con un stand propio.

Con mucha alegría nos encontramos con algunas

exalumnas participando en varias de las ONG presentes.

¡Orgullo OGA!

Sofi Bagnardi ´90, Fundación Gaseb.

Silvina Forrester, Las Lionas.

Agradecemos profundamente a

@acif_academia por la donación de

alimentos para la convivencia del

grupo de jóvenes del CMMJ.

76 77



TALLER DE BIBLIA ONLINE

ADAPTÁNDONOS

DE LA MANO

DE LA PALABRA

DE DIOS

Este año, el Covid19 no solo no impidió que el curso de Biblia se

llevara a cabo, sino que nos acomodamos a la situación de cuarentena

y hasta le encontramos los beneficios de hacerlo vía Zoom.

De la mano de Connie Eastman, este grupo de diez mujeres desafió

los tiempos. Nuestras ganas por seguir profundizando en

la palabra nos llevó a juntarnos todos los jueves a las 15 h vía

Zoom. Al principio parecía raro encontrarnos a través de una

pantalla, pero a medida que fuimos familiarizándonos con la

tecnología, resultaron intercambios muy fecundos.

BOOK WEEK

EN MH: UN HITO

Muchas gracias, MH Colegio, por volver a darnos la oportunidad

de participar con un stand de libros usados. Un deleite ver la alegría

con la que se van las chicas, con uno o varios libros «nuevos

para ellas», muy accesibles. Lo recaudado fue de gran ayuda para

nuestras obras. Un diez para las voluntarias que lo atendieron.

“nada es coincidencia sino

«Diosidencia»”

Como nada es coincidencia sino «Diosidencia», como dice Connie,

este año estamos estudiando el libro de los Hechos. Este libro

narra los orígenes de la Iglesia, a partir de la Pascua. Tantas

coincidencias con lo vivido en estos tiempos de encierro, donde

Dios nos acompaña, anima y nos dice: «No teman». Él está en

nosotros y con nosotros.

OGA’s Day

ÚLTIMO JUEVES DE SEPTIEMBRE

CONVOCAR – CELEBRAR - AGRADECER

¡Bienvenidos! Qué alegría poder

celebrar todos juntos algo tan

lindo como la amistad y los valores

que nos unen. Muchísimas

felicitaciones de todo corazón a

las que cumplen aniversario de

egresadas, especialmente las

«Golden» y las «Silver Jubilee».

Hoy es un día de festejo, celebración

y agradecimiento.

La presidenta de la Comisión Directiva, Pato Deane, compartió

los agradecimientos por lo logrado en el año:

Desde esos valores nació OGA

hace ya ochenta y cuatro años…

Y es eso lo que hacemos: promovemos

estos valores en la

comunidad que nos rodea.

Nuestro sueño es que ese motor

pueda generar sonrisas y esperanza

en muchos chicos que

hoy no ven un futuro posible.

¿Cómo lo hacemos? A través de

la educación, la contención y la

dedicación. Ponemos la mirada

en el que nos necesita.

Nuestro paso por el Michael

dejó una huella profunda en

cada una, una impronta, una

característica que nos identifica

como OGAs. ¿Adivinan cuál

es? Y sí… Son los valores que

compartimos, que son fácilmente

perceptibles por todo el

que nos conoce y que se potencian

cuando estamos juntas: la

amistad, la unión, la solidaridad,

el mirar al otro.

Queremos ser como el agua:

penetrar, refrescar, nutrir, sanar,

bendecir. Por eso elegimos

el agua para ilustrar la tapa de

nuestro Bulletin de este año,

para graficar esa idea de paz

y de profundidad. En un momento

donde el contexto nos

llena de incertidumbre nosotros

queremos ser una fuente

donde abreve la esperanza,

sabiendo que la generosidad,

la solidaridad y el esfuerzo en

equipo son las herramientas

que tenemos para trabajar por

un futuro mejor.

Palabras de nuestra Presidente Pato Deane

78 79



Voy a tratar de ser muy breve.

Este es el momento en el año

donde damos gracias por lo

vivido, por los logros obtenidos

y por todos aquellos que

dan lo mejor de sí.

Seguimos trabajando en crecer

sustentablemente con

una mirada integral, basándonos

en cuatro ejes de acción:

la gestión, la comunicación,

el desarrollo de fondos y

el voluntariado. Tratando de

hacerlo de una manera ágil y

con adaptabilidad para lograr

el mayor impacto. Parece muy

técnico pero para nosotros es

clave poder trabajar profesionalmente

de una manera

eficiente y transparente para

que todas nuestras acciones

respondan a cumplir nuestro

propósito de potenciar lazos

para generar oportunidades

en la comunidad.

Pero para bajar esto a la realidad,

un logro para nosotros

es eso que te da piel de gallina,

el que te hace emocionar

y sentir un agradecimiento

inmenso y sabiendo que es el

resultado del esfuerzo de muchos.

Por ejemplo:

Gracias Padre Diego

Guitarras

Trini Zorraquín cantando el Salmo.

Maco Lizaso en nombre de Silver Jubilee Mercedes Campos, Golden Jubilee Fernanda Legerén, Golden Jubilee

80 mujeres que

salen conmovidas de

nuestro retiro anual,

habiendo vivido un

momento de encuentro

profundo que atesorarán

el resto del año.

25 chicos que egresan

cada año del JSP

con aprendizajes sólidos,

con los cimientos para

encarar la escuela fortalecidos,

y por los

75 chicos

que cada día reciben

alimento que nutre el

cuerpo y el alma.

55 chicos que

concurren al CMMJ y

trabajan las emociones,

la empatía, la resiliencia,

el aprender a expresarse,

recibiendo la mirada

y la contención que

necesitan.

30chicos que participan

del Grupo de jóvenes,

que les da un lugar

de pertenencia, un lugar

donde fortalecen sus habilidades

socioemocionales,

académicas y de

liderazgo comunitario.

Las 15 voluntarias

de la Camada ’79 que

llevan adelante con

tanto cariño el grupo de

escucha en Rincón.

Casi 100

voluntarias de la Feria

Vintage OGA Misericordia,

que llevan adelante

este verdadero milagro

que nos permite soñar

con seguir creciendo y

mejorando.

Las donaciones en

especies, como las

425 bandejas

de yogures de Danone

(¡más de 20.000!), que

pudimos distribuir vía

RED OGA a 7 Instituciones

llegando a más de

800 beneficiarios.

La alegría compartida

en las tres reuniones de

OGA en el mundo y por

el Bingo a beneficio

de OGA que se hizo

nada menos que en el

Consulado Argentino

en Nueva York.

Las 86 socias

Mother Mary Joseph

cuya generosidad

inmensa valoramos y

agradecimos de forma

personalizada llamando

a cada una.

Las 25 delegadas que visitaron nuestros centros

en la visita abierta a Villa Martelli y escucharon

el testimonio de nuestros chicos.

¡GRACIAS!

POR...

El trabajo en equipo

realizado este año con

el MH, en el nuevo Ideario,

en el Family Day,

en Book Week, en la

difusión, en las colectas,

en pensar juntos cómo

promover los valores

de la solidaridad y el

encuentro.

Los 84 m 2 que

logramos construir con

Diego y Vicky en Rincón

de Milberg gracias a

la generosidad de la

Fundación Michael Ham

y de toda la comunidad

Michael, y que es hoy la

Casa Santa Gema, un

lugar de encuentro para

los chicos de Rincón.

Las más de 100

exalumnas que disfrutaron

las visitas guiadas

de OGA cultural a las

mejores exposiciones y

museos.

Los 30 encuentros

de reflexión del

Taller de Biblia.

ENCUENTRO

Los 947 socios,

benefactores y

donantes. Su esfuerzo

generoso nos sostiene

cada mes.

Las 30 personas de

nuestro equipo OGA,

docentes, profesionales,

personal de apoyo y

administrativos. ¡Son

increíbles!

A todos los voluntarios

OGA, y especialmente

a las catorce OGAs de

la Comisión, gracias

por dejar el alma y por

poner lo mejor de cada

una al servicio.

Podría seguir porque OGA se

construye sobre la base de

esto: la suma de tanta gente

que «se pone la 10» y colabora

dándolo todo en pos de un

sueño común: poder brindar

lo mejor para que cada uno

sea mejor. Donde antes había

miedo, sufrimiento o incertidumbre,

lograr una sonrisa,

un aprendizaje.

80 81



Sígannos en las redes; toda

nuestra data, beneficios, descuentos,

emprendimientos

y bolsa de trabajo están en

nuestra página, que también

tradujimos al inglés para llegar

a donantes en el exterior.

Asóciense por menos de un

kilo de helado si todavía no

lo hicieron, es muy fácil desde

la página o también estamos

en Donar online. Pueden sumarse

apadrinando un chico,

u ofrecer su tiempo y sus

habilidades para ayudar. Hay

muchas maneras de participar.

¡Te necesitamos! Muchos

lugares necesitan ayuda, pero

esta es nuestra obra, y tu ayuda

va directo al que lo necesita,

sin intermediarios, sin políticas,

con la mirada puesta en

ayudar desde la educación y el

fortalecimiento de cada chico.

No quiero terminar sin comentarles

que empezamos a

celebrar los doscientos años

del nacimiento de Mother

Mary Joseph, fundadora de

las Hnas. Pasionistas. Ella

dedicó su vida a ayudar a los

Silver Jubilee, 25 años de egresadas

SILVER

“¡Te necesitamos! Muchos lugares necesitan

ayuda, pero esta es nuestra obra, y tu

ayuda va directo al que lo necesita, sin

intermediarios, sin políticas, con la mirada

puesta en ayudar desde la educación y el

fortalecimiento de cada chico”.

Este año el Merit Badge es muy especial pues no se entrega

a una sola persona sino que por primera vez lo recibe una

familia ¡¡que a través de tres generaciones ha apoyado las

obras de la OGA!! Este año, el Merit Badge es para la familia

Zorraquín.

A Meme, camada ´50, que contribuye ininterrumpidamente

con el costo de un profesor de gimnasia en el Jardín San

Pablo de la Cruz.

Golden Jubilee

que sufren. Trabajó en nueve

escuelas. Para ella, la educación

era la manera de brindar

oportunidades. Siguiendo su

ejemplo seguimos trabajando

hasta el día de hoy. Le pedimos

que nos guíe y nos ayude.

Para cerrar, volviendo a la

imagen del agua, como dice

Santa Madre Teresa de Calcuta,

«A veces sentimos que

lo que hacemos es tan solo

una gota en el mar, pero el

mar sería menos si le faltara

una gota». Esa gota que es lo

que cada uno puede dar, es lo

que alivia la sed de esperanza,

de vida. Es importante, es imprescindible.

Gracias por ser Michael, por

hablar el mismo idioma, este

idioma que aprendimos juntas:

el de jugarse por el otro,

por lo que somos, que es lo

que define lo que hacemos

donde quiera que estemos.

Somos OGA, somos Michael.

Somos valores. Somos amistad.

Somos la gota de agua

que cambia el mar.

Muchas gracias, Pato

Mercedes de Campos

ENCUENTRO

GOLDEN

A sus hijas: Luisa, camada ´76, porque colaboró durante

muchos años en la redacción y corrección del Bulletin, y por

su colaboración anual extra, que siempre es tan necesaria

y nos permite llegar con más alivio a fin de año. Victoria,

camada ´80, que asesora en la capacitación de maestras en

el Jardín y Apoyo.

MERIT BADGE

Una entrega muy especial

Y, finalmente, la tercera generación Zorraquín, representada

por Sofía de Marcos (camada 2000 A), que hace diez

años, junto con un grupo de su camada, aportan treinta leches

mensuales para los chicos, y por Inés de Marcos (camada

2003), que nos ayudó a gestionar los subsidios de la

Provincia de Buenos Aires que hoy recibe el Jardín.

A todas ellas, gracias por su ejemplo y generosidad que

pasa de madre a hija como la vida misma y ¡¡de generación

en generación!!

Camada ´94

Reencuentros

82 83



ENCUENTRO

¡¡GRACIAS MAFER!!

OGA CULTURAL

Esta oportunidad de encuentro entre exalumnos nació en 2018

pero creció en popularidad durante todo el 2019.

30 años de egresadas

Con el fin de afianzar vínculos

y encontrarnos a través

de actividades significativas,

se organizaron visitas guiadas

por la exalumna Lic. Teresa

Méndez Trongé (´68B6).

Recorrimos juntos la original

exposición de Leandro Elrich

Liminal en el MALBA y la extraordinaria

muestra de Julio

Le Parc en el Centro del Bicentenario

CCK.

Mafer Ortiz y Florencia Murray

Mafer Ortiz

En este mismo marco tuvimos

también el privilegio de disfrutar

una visita guiada en el

Museo Larreta y sus jardines a

cargo de su Directora Delfina

Helguera (´82B), pudiendo ver

en detalle la muestra de los

trajes típicos españoles donados

a Evita en un montaje

maravilloso.

Todos los encuentros tuvieron

gran concurrencia y los que

los aprovecharon además colaboraron

con OGA. Gracias

Tere y Delfi, ¡lujazo!

Paula Peró, Ana Santamarina, Mariana Beccar Varela,

Mercedes Pueyrredón y Fátima Novilo Astrada

Maguie Olguin, Silvia Ana Comastri y Marita Llorens

84 85



Comida semanal

EN EL MICHAEL

COMIDA DE

EXALUMNAS EN

EL MICHAEL VL

ENCUENTRO

Tres encuentros memorables

en nuestro querido colegio.

Gracias Michael Ham por

invitarnos a reencontrarnos con

nuestras camadas “en casa”.

¡Comida Semanal en el Michael! Increíble encuentro de camadas

2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017. Reencontrarse

con las vivencias, con nuestra historia y tradición.

¡Gracias a todas por venir!

Una noche inolvidable de reencuentros para las

camadas 1998, 1999, 2000 y 2001. Conectarse

con el colegio, respirar el spirit, estar “en casa”.

¡Gracias por venir, hasta la próxima!

86

87



ENCUENTRO

QUÉ LINDO ES TRABAJAR JUNTOS

PARA RECIBIR A LOS EXALUMNOS.

Una alegría inmensa ver a tantos exalumnos

reencontrarse en el colegio y sentirse en casa.

¡Gracias @mhcolegio !

COMIDA DE

EXALUMNOS

DEL MICHAEL

NORDELTA

88 89



CAMPAÑA MANTAS

Alrededor de marzo/abril vino Pato Diez (Mamá del Michael)

a donar dos mantas tejidas por ella para rifar en Villa Martelli.

Con la cuarentena íbamos poco para allá y empezamos a

averiguar a quien donárselas. Al mismo tiempo, tres chicas

Sofía Carrea, Martina Schiappiapetra y Candelaria Badino

empezaban a lanzar su nueva organización “Seamos Puente”

(como lo dice su nombre, su objetivo es ser un puente y conectar

a aquellos que necesitan ayuda con aquellas personas que

quieren ayudar y unir esta frontera social). Les pedí que averiguaran

quién podría necesitar estas mantas y así fue que una

organización (Impacto Solidario) las aceptó feliz.

‘60 Florencia Brewer

y Laura Campomar

LO QUE HACÉS

POR TI MISMO

MUERE CONTIGO,

LO QUE HACÉS

POR LOS DEMÁS

PERMANECERÁ

COMO TU LEGADO

Les dimos las dos mantas de Pato. Nos dijeron que necesitaban

muchas mantas más; me acordé de los “squares” que hacíamos en

el colegio para ver cuál color se ganaba el premio por haber tejido

más mantas. Asi que llamé a la OGA, les pregunté qué les parecía

organizar un concurso de mantas, con el objetivo principal de

ayudar a los que estaban pasando frío, pero a la vez también para

movilizar a las camadas, que se comunicaran y se unieran simbólicamente

en una manta. La respuesta y repercusión fue increíble!!!

No solo por la cantidad de mantas (más de 45) si no porque fue lindísimo

escuchar lo que había generado en varias camadas. Desde

muchas charlas nuevas, compartir lana, las mas competitivas intentado

hacer la manta mas linda, algunas haciendo muchas mantas;

exalumnas que viven lejos y mandaron sus cuadraditos hasta

exalumnas que viven en el exterior y le pidieron a algún familiar

acá, que tejiera por ellas. Algunas se juntaron en espacios abiertos

(con distanciamiento social) para unir los cuadraditos, varias que

no tejían pero felicitaban a las tejedoras, profesoras de secundaria

que también donaron lana e hicieron una manta para bebes y gorritos

y así, hubo muchos cuentos más. Una prueba fiel que unidas,

haciendo el bien y encima con amigas, SOMOS IMPARABLES.

‘68 C

Gracias a todas las que se sumaron y a la OGA por seguir uniéndonos

y a que seamos puente por tan útil e importante trabajo.

Ivonne Leroi ‘86A

‘76 A Y B

‘76 A Y B

Pao Ketelhohn junto con un grupo de amigas se

ofrecieron a buscar los cuadraditos sueltos para

seguir armando y cosiendo mantas.

‘79 A

‘76 A Y B

La ONG Impacto Solidario retirando los

primeras 17 mantas.

‘67 B ‘79 A

90

91



ENCUENTROS DE BIENVENIDA A NUEVOS OLD GRADS

FELICITACIONES, EGRESADOS 2019

ENCUENTRO

Se llevó a cabo en nuestra sede del Top Floor el desayuno de

bienvenida a OGA con las alumnas que egresaron en 2019 del

Michael Ham Vicente López. También hubo un encuentro con

los alumnos de la camada 2019 en Nordelta.

Preparamos para la ocasión un video conmemorativo personalizado

para las camadas, y compartimos la obra y propósito de OGA.

Bienvenidos a todos los nuevos Old Grads y esperamos que muchos

se hagan socios jóvenes: con mitad de cuota ya están colaborando

para que más chicos puedan educarse en valores y acceder

a mejores oportunidades. ¡Gracias a todos y felicitaciones!

REUNIÓN DE DELEGADAS EN VILLA MARTELLI

COMPARTIENDO VIVENCIAS

Y TESTIMONIOS

Las delegadas OGA compartieron

la primera reunión realizada

en Villa Martelli, donde

conocieron el trabajo que

hacemos a diario en el Jardín

San Pablo de la Cruz y en el

Centro Madre María José.

Descubrieron, también a través

del testimonio de exalumnos

de los centros, cómo se

pudo impactar positivamente

en sus vidas y en las vidas de

tantos chicos a los que hemos

llegado gracias a la colaboración

de ustedes.

Ojalá que este conocer «desde

adentro», desde otra perspectiva,

entusiasme a difundir

la obra y necesidades de

OGA frente a su camada y

conocidos. Las delegadas son

nuestras embajadoras, fundamentales

como nexo, representantes

y comunicadoras,

trasmisoras de valores y buenas

acciones. ¡Gracias, delegadas,

por mantener siempre

encendida la llama de nuestro

spirit!

92 93



EQUIPOS OGA 2019/20

ACERCA DE OGA

Son muchas las manos que se suman con propósito solidario,

nuestro reconocimiento y agradecimiento a cada uno que desde

su lugar suma su generoso aporte. ¡Gracias por estar!

SOCIOS Y CONTRIBUYENTES

Sostén de nuestra obra

MICHAEL HAM

Fundación, Colegio, alumnos, familias,

Comunidad toda

FERIA OGA - MISERICORDIA

Una alianza que crece y da frutos

¡GRACIAS!

VOLUNTARIOS

Talentos al servicio del otro

CARITAS Y ORGANIZACIONES

SOCIALES AMIGAS

Trabajando juntos hacemos más

OLD GRADS

EXALUMNOS

Spirit incondicional

EMPRESAS ALIADAS Y

BENEFACTORES

Apoyo y acompañamiento

EQUIPO OGA

Sede, JSP y CMMJ el motor que lo

mueve todo

ESPIRITUALIDAD PASIONISTA

Alma y razón de ser

Comisión Directiva 2019-2020:

Patricia Deane (Presidente),

Inés Zavalía (Vice-Presidente),

Solange Caillet-Bois (Tesorera),

Paula Correa (Secretaria),

Estefanía Monteverde (Pro-Tesorera),

Teresita Tognetti (Pro-Secretaria),

María González Llamazares (Vocal),

Carolina Pampliega (Vocal),

Isabel Hardoy (Vocal),

Ana Pereyra Iraola (Vocal),

Paula Coppa (Vocal),

Angeles Arana (Vocal).

Comisión Revisora de cuentas:

Teresa Casabal, Paula Pallette Pueyrredón.

Equipo Sede:

Inés Black (Desarrollo),

Martina Ferrari Cereijo (Administración),

Angela Kerr, Magdalena Pereyra Iraola (Secretaría).

Bulletin:

Agustina Pitt (Coordinadora),

Sol Borchardt, Paula Correa, Pato Deane, Carola Gelly y Obes,

Uki Lacroze, Magdalena Pereyra Iraola, y Lulu Reynal.

Espiritualidad:

Moira de Achával, Ivonne Leroi, Lupe Roviralta (Coordinadoras)

Gaby Bolgar, Ana Correa Luna, Pato Diez, Isabel Hardoy,

Agustina de Oromí.

Comunicación:

Inés Black, Pato Deane, Carolina Pampliega.

Eventos:

Teresita Tognetti (Coordinadora), Lola Noetinger.

Jardín San Pablo:

Paula Coppa, Paula Correa y Ana Pereyra Iraola.

Equipo JSP:

María Lospennato (Trabajadora Social),

María José Croce (Directora),

Dominiciana Aquino, Sabrina Bolado, Lorena Desimone,

María Emilia Lucas, Eduardo Martínez, Johanna Medina,

Norma Sanabria, Adriana Sciotti, Marcelo Miyagi, Lucía Soto,

Pamela Toffoletti, Gladys Veliz. Flavia Paletta (Fonoaudióloga),

Darío Rodríguez (Psicopedagogo), Yanina Aitta (Pscicopedagoga).

Voluntarias en ocasiones especiales:

Tolo Zorraquin, Luciana Abella, María Koenecke,

Marina Von der Heyde, Sol Tyrrell, Maria Graziani, Guido Macchi,

Magui Muro, Caro Graziani y Barbie Gibbons.

Centro Madre María José:

Solange Caillet Bois, Pato Deane, María González Llamazares,

Paula Pallette Pueyrredón e Inés Zavalía.

Equipo CMMJ:

Ivonne Leroi (Directora), Candelaria Badino, Gabriela Ferreiro,

Susy Lajtavary, Melinda Lomniczy (Psicóloga), Paz Ogando

(Psicopedagoga), Valeria Toscano.

Voluntarios:

María Benedek, Luz Busto, Solange Caillet-Bois, Facundo Costa,

Fifi Draier, Agustina Fitte, María Inés Gutierrez, Ana Carina Hinsch,

María Koennecke, Ayelén Sánchez, Renate Skupch, Clara Viale y

Paula Viale. Ocasiones Especiales: Mechi Díaz de Vivar,

Dra. Paula Fábregas, Mili Lemos, Cecilia Mayer, Alejandra Schoo.

Santa Gema, Hna. Nancy CP, P. Diego Diaz Pumará,

Fundación y Pastoral MH.

Apoyo Escolar:

Vicky Varas (Coordinadora) Santi Faes, voluntarios alumnos y

exalumnos.

Rincón de Escucha:

Ana Almasqué (Coordinadora) Sheila Campbell,

Inés Castro Valdez, Cecilia Chafuen, Marité Chaher,

Carola Ferrecio, Lilian Garces, Clarita Gil, Cata Madero,

Clemencia Prat Gay (Arte-terapia), Magda Robredo,

Gloria Schiappe, Martita Smart,Tute Vázquez.

Rincón Maternal:

Zelmira Balestra (Coordinadora), Luz Lastra, Faustina Figueroa

Alcorta, Vivi Fredderking, Vicu O’Farrell, Luz Allaria, Angie Viada

Stenger, Ignacio Mammolino.

Feria Vintage OGA-Misericordia:

Pilar Roviralta (Coordinadora), Isabel Hardoy, Laura de Igarzábal,

Valeria Fourcade, Silvina Fourcade y Delfina García Oliver.

Equipo FVOM:

Gloria Aberg Cobo, Francesca Amelotti, Angie Arana, Susana Bas,

Nachi Bresdeston, Marta Cáceres, Florencia Critto, María Cullen,

Pato Deane, Mariela Filardi, Graciela Gallino, Marcela Gaona,

María Gonzalez Llamazares, Mariana Helguera, Vero Lagos,

Leonor Lavalle Cobo, Angeles Marín, Inés Marín, Lola Noetinger,

Adriana O’Farrell, Valeria Palacio, Paula Pallette, Maue Paz,

Eli Reynal, Loli Roviralta, Elena Simpson, Lili Tanoira, Vicky Van

Peborgh, Celina Varela, Cynthia Viel Temperley, Caro Vivot,

Pia Vogel, Inés Zavalía, Marilén Zemborain, Susa Zimmermann.

Estudio Contable: Estudio Bonesi

Asesoramiento Legal (probono) PAGBAM

Listado completo de socios, benefactores y aliados

en nuestra página web: www.oga.org.ar

94 95



Como parte del proceso

de actualización de

OGA y aprovechando la

situación de cuarentena,

trabajamos «puertas

adentro» para revisar

nuestro estatuto.

Conservando el espíritu

de nuestras fundadoras,

nuestro objetivo fue volcar

en el nuevo estatuto

todo lo que representa

lo que es OGA hoy, empezando

por la inclusión

de los exalumnos varones

hasta la explicitación

de la tarea solidaria

en nuestro proyecto

educativo.

Queremos compartirles

algunos de los puntos

principales en lo que

hace a nuestras tareas y

objetivos.

La Asociación Civil OGA

se constituye por exalumnos

del Colegio Michael

Ham con el propósito de

promover la educación,

la solidaridad, la inclusión

y el encuentro. Para

alcanzarlo podrá:

El texto completo está a disposición

de los socios. Agradecemos

especialmente el

asesoramiento recibido en el

proceso de revisión.

Comisión OGA

ACTUALIZACIÓN 2020

DEL ESTATUTO OGA

EDUCACIÓN

a) Planificar, conducir y administrar centros educativos para brindar educación a

niños en contextos vulnerables;

b) Formar a niños y jóvenes de manera integral brindando contención y apoyo

emocional;

SOLIDARIDAD

c) Colaborar con seguridad alimentaria en la comunidad, brindando desayuno,

almuerzo y/o merienda a los alumnos;

d) Favorecer la inclusión social brindando oportunidades y fortaleciendo las habilidades

socio-emocionales, académicas y de liderazgo comunitario;

e) Contribuir a la prevención de adicciones mediante el fortalecimiento y la contención

del niño y del joven;

f) Brindar contención social a las familias contribuyendo al desarrollo de comunidades

sostenibles;

INCLUSIÓN

g) Articular con organizaciones de la sociedad civil y comunitarias destinadas a

la asistencia de la población y colaborar con otras entidades que lleven a cabo

proyectos representativos de nuestro objeto social;

h) Actuar como red solidaria por medio de sus asociados promoviendo siempre la

ayuda y el servicio al otro como factor favorecedor de la sociedad y del crecimiento

personal apoyando las iniciativas solidarias de los socios, exalumnos y comunidad

del Colegio Michael Ham;

i) Actuar como vehículo solidario para voluntariado, colectas y actividades inclusivas

para alumnos y comunidad del Colegio Michael Ham, apoyando y trabajando

en sintonía con su ideario y en equipo con sus directivos;

ENCUENTRO

j) Fortalecer los lazos entre exalumnos y con la comunidad del Colegio Michael

Ham, fomentando los valores espirituales pasionistas de servicio, fraternidad,

compañerismo y compromiso;

k) Concretar encuentros, intercambios y actividades que estimulen el crecimiento

de los valores mencionados en la comunidad;

l) Promover el vínculo entre exalumnos a través de actividades significativas y realizar

acciones para favorecer el acercamiento;

m) Brindar espacios de reflexión personal, de crecimiento espiritual y de apoyo

emocional, continuando el legado de la Congregación Pasionista;

n) Difundir los objetivos y actividades de la Asociación y los de los socios;

o) Realizar una publicación anual con el fin de dar a conocer las obras solidarias,

servir de medio de acercamiento entre socios compartiendo sus testimonios y experiencias,

fomentar valores positivos en la comunidad y agradecer todo apoyo

recibido por la Asociación en pos de su objeto social;

p) Realizar tareas de recaudación de fondos para garantizar su funcionamiento

como ferias, campañas, colectas, actividades recreativas o deportivas, etc.»

CÓMO PARTICIPAR

¡HAY MUCHO

POR HACER!

96 97



¿CÓMO PODÉS PARTICIPAR?

Unas horas de tu tiempo pueden hacer mucha

diferencia.

HORAS DE TIEMPO:

Participando en actividades, tutorías personalizadas, charlas sobre temas actuales,

talleres de oficios o compartiendo tu tiempo, mirada y talentos con

los niños.

FERIA VINTAGE OGA MISERICORDIA:

Donando, recibiendo, acercando donaciones, difundiendo la Feria, ordenando

en la previa o formando parte de este grupo de voluntarios que logra cosas

inimaginables.

ROPERITO

En trabajo conjunto entre la

Comisión de Padres y OGA,

creamos el Roperito. Si te faltó

comprar algo para el uniforme,

¡vení al Roperito! Estará

abierto de lunes a viernes

de 10 a 14 h en el MH Vicente

López, segundo piso, OGA.

También podés colaborar donando los uniformes

que no usás más. A beneficio de la

Comisión de Padres y OGA.

NAVIDAD EN VILLA MARTELLI:

Armando una Caja Navideña para compartir con una familia, participando en

la fiesta de entrega en el barrio o siendo parte de los talleres navideños con

las familias.

IN MEMORIAM:

Haciendo una contribución a OGA en memoria de un ser querido que partió

a la Casa del Señor. OGA envía un tarjetón conmemorativo a la familia del

honrado.

BULLETIN:

Publicando un aviso de tu empresa/emprendimiento, escribiendo una nota,

enviando una foto de tu casamiento, bebé, viaje con la camada o contándonos

algo que te enorgullezca y quieras compartir.

DESARROLLO:

Donando tu tiempo para organizar eventos. Recaudación de fondos. Sumándote

como embajador OGA en el exterior. Armando proyectos.

MERCHANDISING

Podés adquirirlos a través

de nuestra página web o bien

por las redes sociales.

RAPI OGA:

Transportando donaciones. Te podes anotar para trasportar periódicamente

del MH Nordelta a MH VL, o al Misericordia. También ofreciéndote para transportar

una donación de alimentos cuando surge la oportunidad.

ROPERITO:

Donando uniformes del colegio que ya no uses para el Roperito.

SUMATE COMO VOLUNTARIO A TRAVÉS DE NUESTRA WEB:

WWW.OGA.ORG.AR

Visitá nuestra web que mantenemos actualizada:

www.oga.org.ar.

Seguinos en las redes:

OGA – Michael Ham

@ogamichaelham

Para los que viven en el exterior, pueden

donar a través de Help Argentina.

98 99



D E N U E S T R O S

OLD GRADS

VIAJES Y

REUNIONES

Compartimos

testimonios y

experiencias

de exalumnas

que se

encuentran

para festejar

la vida y la

amistad.

100 101



VIAJES Y REUNIONES

NUESTRO VIAJE A LA

FINCA DE LOS BESTANI

Una visita con

amigas que dejó

sensaciones

incomparables.

Mi suegra siempre decía que

el otoño es la estación preferida

en Tandil. El cielo está

limpio, limpísimo, más que

celeste, brilla. El sol es tenue

pero aún calienta. Los colores

se acentúan y los jardines

conservan las flores. No hay

viento. Solo una suave brisa.

En esta mañana de sábado

todo eso está acentuado porque

se suma este silencio en

el que estamos sumidos. Ni

un ruido urbano y los pájaros

cantan fuerte, se sienten (¿o

son?) los dueños del jardín.

De noche me invade la angustia,

pero ahora miro todo

con otra perspectiva y decido

compartir algo que me pasó

hace poco… ¡Aunque parezca

hace años!

Tuve la increíble dicha de visitar

la Finca de los Bestani en

Cuadro Benegas, San Rafael,

Mendoza. La primera finca de

esta familia pionera. Llegué ahí

porque me invitó Alejandra, mi

compañera de colegio. Y no fui

sola. Fuimos diecisiete amigas a

celebrar nuestros cuarenta años

de egresadas.

Ale para nosotras, Candi para

la familia, es un ser maravilloso.

No solo fue mi compañera, sino

que fuimos vecinas del barrio de

Belgrano, lo que hizo que durante

los doce años de colegio

fuéramos y volviéramos juntas

todas las mañanas y todas las

tardes compartiendo anécdotas,

charlas, silencios y tareas.

Ella, mucho mejor alumna que

yo, me salvaba de pruebas,

exámenes y trabajos. Siempre

sentí admiración por ella y por

su familia… Pero ni todo lo que

soñé o imaginé se compara con

haber ido y visto la finca. Ahí entendí

todo.

Esa casona, de más de ciento

cincuenta años, habla por

sí sola. La construyeron sus

abuelos al venir del Líbano,

cuando eligieron afincarse en

ESA CASA ME SUSURRÓ AL OÍDO CADA

NOCHE. SUS PAREDES DE ADOBE DE MÁS

DE UN METRO DE ANCHO, SUS TECHOS

ALTÍSIMOS Y ESA PARRA CENTENARIA

QUE OCUPA TODO EL PATIO Y SE UNE A LA

GALERÍA, ME EMBELESARON

102 103



VIAJES Y REUNIONES

Encuentro de Tres

generaciones distintas

en Washington y un

mismo sentimiento

de unión.

Silvia Caillet Bois ’56,

Laura Bocalandro ’74,

Mercedes Campos ´69,

Isa Zorraquin ´04.

Festejo 40 años de

amistad en el campo

de Isabel Hardoy.

De izq a dcha:

Isabel Hardoy,

Elena Ferreccio,

Ana Bullrich,

Eliana Morgan,

Magdalena Dianda,

Inés Di Bártolo,

Patricia Criado,

Mariana Galli y

ese lugar para comenzar con que varias veces rompí en lágrimas

de emoción durante mi

Margarita Reta.

sus producciones. Esa casa

me susurró al oído cada noche.

Sus paredes de adobe de

FUIMOS DIECISIETE

estadía.

más de un metro de ancho, Los mendocinos me conmueven.

Ver que le han ganado a AMIGAS A CELEBRAR

sus techos altísimos y esa parra

centenaria que ocupa todo ese desierto aprovechando el

el patio y se une a la galería, agua y desviando sus cursos, NUESTROS CUARENTA

‘80B

me embelesaron. Al terminar y que en vez de pensar «es

el día, nos sentábamos en esa tierra árida» le sacaron todos

galería a comer las delicias esos frutos de sus entrañas,

AÑOS DE EGRESADAS

que nos preparaban Isabel y me emociona. Siempre sentí

Graciela, acompañadas de la esto. Pero nada es comparable

con lo que sentí en este Alejandro Bestani, un primo de Candi, escribió hace poco

infaltable ensalada de tomate

Recuerdo del

cuyo sabor extraordinario me lugar, donde, además, los un libro que se titula Herencia, que narra la historia de

inolvidable viaje a

persigue. Y, por supuesto, bebíamos

Bestani tienen un pequeño la recuperación de la empresa y de la marca Inca. Se los

Villa La Angostura,

vino alternando entre y sencillo museo en el cual recomiendo a todos, pero, además, estoy convencida de

Noviembre 2019

rosados y tintos escogidos con cuentan la historia de la familia

que debería ser leído en todas las escuelas de negocios

suma dedicación. La charla y

y de la empresa.

del país cuando se habla de empresas familiares y más.

las carcajadas interminables

iban de aquí para allá entre En esta mañana de otoño,

las anécdotas de nuestras vidas

y la historia de los Bestani. en el que vivo, va mi pequeño

desde este paraje milagroso

Los olores y colores de esos

días me persiguen. Espero poder

transmitirlos con algunas

Han hecho tanto. Es tanto lo homenaje a estos titanes que

que se han roto el alma para han ayudado a hacer este país

de estas fotos.

producir, dar trabajo, crecer, que tanto queremos y que hoy

ayudar a educar y más y más, está sufriendo.

Victoria Zorraquín ‘80A

‘83A

104 105



VIAJES Y REUNIONES

NUESTRO

VIAJE A LA

AMISTAD…

Abrazos de la

tierra colorada a

unas amigas de

toda la vida.

A mediados del 2019, nuestra

amiga Helena nos invitó por

enésima vez al campo de su

familia. Pero esta vuelta no

hubo excusa que valga. En el

hot sale de pasajes, el «operativo

campo» dio sus primeros

pasos… La línea aérea elegida

sufrió un aluvión de compras

de pasajes… Las chicas del

Michael…

AHORA SOLAMENTE

SOMOS A+B

Cuando las divisiones se borran con los años...

Por muchos años nos encantaba

reconocernos como de “A” o de

“B”. Nosotras nos juntábamos

por un lado…. Ellas por el

otro… hasta que un día nos

encontramos todas, con nuestras

similitudes y diferencias y

empezamos a identificarnos

como camada 82.

El whapp se mantiene activo,

ojalá los encuentros también.

El segundo paso fue armar el

tan temido «Misiones-Chat»,

donde se intercambiaron

ideas sobre autos para alquilar,

rutas, conductoras designadas,

colchones inflables,

camas a sortear, cuartos a

elegir, un sinfín de temas que

había que resolver.

En vísperas del viaje había

que preparar la valija… Nuevamente

el tan codiciado y temido

chat. ¿Qué llevo? Irrepetibles

las distintas respuestas

con ideas a llevar, desde una

planchita de pelo hasta un

paraguas tamaño golf, desde

un traje de baño hasta botas

y gorros. ¿Qué parecían nuestras

valijas? ¡Que nos íbamos

al Polo Norte pasando por el

ecuador!

ARRIBAMOS AL PARAÍSO: INEXPLICABLE

LA SENSACIÓN DE PAZ, DE INMENSIDAD,

DE TRANQUILIDAD, DE SENTIRTE

ACOMPAÑADA POR DIOS

¡Llegó el día! Arribamos al

paraíso: inexplicable la sensación

de paz, de inmensidad,

de tranquilidad, de sentirte

acompañada por Dios. Los

días fluyeron de manera alucinante.

La tierra colorada nos

abrazó. Los bosques recorrimos,

la orilla del Paraná sirvió

de escenario para unos mates,

los puentes perdidos entre los

árboles fueron el nexo del pasado

con el presente. La cascada

no nos detuvo. Trajes de

baños aparecieron y al agua

fuimos. Las frutillas silvestres

fueron el manjar del día. Las

noches de charla, de rezo junto

al Paraná, de fiesta con una

DJ improvisada. Nada faltó,

fue increíble.

Pero, como todo, lo que comienza

termina. Un vínculo

que creció a través de los

años. El fin de semana llegó

a su fin. Nuestras familias nos

esperaban. Pero nos quedan

las fotos, los recuerdos, las

alegrías, las risas y, obviamente,

las ganas de hacer otro viaje

juntas.

Gracias, amigas, por darle

tiempo a este espacio, gracias

por el amor y cariño con

que cada una se brindó en

estos días.

Marina Aberg Cobo '87A.

BENEFIT

BINGO

NIGHT

En septiembre del 2019, el grupo de OGA New

York, con mucha generosidad, organizó un Benefit

Bingo Night en el consulado argentino en

Nueva York. Con lo recaudado pudimos cubrir

media beca para uno de los chicos del Programa

de Padrinazgo durante un año entero. ¡Gracias,

Lucía Harilaos, Vale Berger y María Bullrich

por organizar esta movida solidaria!

106 107



AMIGOS

DEL MICHAEL,

‘68

‘90 B

‘58 B

‘59 B ‘03

‘04 N

‘88 B ‘05 N

‘63

‘85 A

AMIGOS PARA

TODA LA VIDA

‘83 B

‘76 A

‘89 A

‘96 A

‘15 ND ‘87 B

‘01 ‘19

108

109



110 111



Adhesión

Escribanía Ledesma

Si sos EMPRESARIA y querés

mejorar tu liderazgo

tomar mejores decisiones

tener mejores resultados

¡Sumate a Vistage!

Grupo de asesoría entre pares

diversas industrias, exclusivo y confidencial

Ana Frischknecht

Coordinadora de Grupo

afrischknecht@vistage.com.ar

AMANTES

LOS DEPO

DE VERA

www.vistage.com.ar

GUARDA SEGURA EN CONTENEDORES MARÍTIMOS

TIENE LA SOL

DE GUARD

QUE ESTABAN BU

www.u-store.com.ar 11 6996 1379 guardalo@u-store.com.ar

Federico Harrington

federico@u-store.com.ar

11 3379 3946

Juan Luis Basombrío

jbl@u-store.com.ar

11 5220 2000

112 113



BRANDING & COMUNICACION

www.the-usina.com

Adhesión

Caroline y Millie

Díaz Mathé

Taller de Arte Connie Pini

Dibujo y Pintura

Adultos, Chicos y Adolescentes.

Tel.: +54 11 4405 3917

Facebook: Connie Pini Arte

Ig: conniepini

Email: conniepini@gmail.com

Centro Comercial

Sta. Maria de Tigre.

Local 28 Of 1 - Tigre

Mariana Marquez

Cerámicas

Cerámica artesanal.

100% handmade.

Piezas únicas totalmente

modeladas y esmaltadas a

mano.

Tel.: 153 666 5859.

Ig: marianamarquezceramicas

114 115



CIRCLE OF LIFE

CLICKS QUE

LO DICEN

TODO

Te mostramos los

casamientos, los bebes,

los flamantes profesionales

y in memoriam.

117



CIRCLE OF LIFE

ME RECIBÍ

Felicitas Cassagne

Abogada

María Filgueira

Lic. en Ciencias Sociales

Candelaria Olmos

Abogada

Casiana Saini Marin

RR.PP.

Caro Valle Durán

Lic. en Com. Periodística

Juana Bosch

Lic. Administración de Empresas

Catalina Sola Prats

Lic. Economía Empresarial

Gogui Lombardi

Maestra Jardinera

Cecilia Browne

Azul Fernández Iriarte

Geraldine Zavalía y

Sol Galarraga

Ingenieras Industriales

Delfina Blousson

Lic. Administración de Empresas

Dolores Altgelt

Lic. Administración de Empresas

Magdalena Pusso

Abogada

118

119



CIRCLE OF LIFE

Victoria Aguilar

Lic. Administración de Empresas

Suzanne Tribe

NYU Graduation

Hola, querida OGA:

Soy Suzanne Tribe, exalumna de Michael Ham (C5 1967). Espero

se encuentren todas muy bien. Les escribo para compartir

algo para el Bulletin 2020 en la sección de «Graduaciones Universitarias».

Victoria Espinosa

Psicología

Viví estos últimos quince años en EE.UU. y en diciembre de

2014, con gran alegría, me gradué con un máster en Musicoterapia

en la New York University (NYU) de Nueva York, con un

GPA de 4.0 (el más alto). Me especialicé en musicoterapia médica,

y mi tesis de graduación fue sobre «Musicoterapia en la

Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales». Trabajé full time

como musicoterapeuta en varios hospitales de Nueva York, entre

ellos el Institute for Music and Neurologic Function que fundó

Oliver Sacks (autor de Musicophilia) en el Bronx.

Maria Ruiz

Lic. Administración de Empresas

Marina Rauch

Psicología

Martina Iribarne

Comunicación Social

La musicoterapia integra dos áreas que me apasionan: la música

y la terapia, y ser musicoterapeuta es, para mí, sentir que

me he alineado con el verdadero propósito de mi vida. En el

área médica, el trabajo es intenso y al mismo tiempo la recompensa

es enorme: tener la posibilidad de ayudar a los niños y a

sus familias en momentos críticos de sus vidas.

Agradezco poder brindar este servicio a mis pacientes y clientes.

Siento que es la forma que tengo para devolverle al mundo

todo lo mucho que recibí y aprendí de las personas que me enseñaron,

guiaron y apoyaron along the way.

Clara Pérez Companc

Lic. Administración de Empresas

Un abrazo infinito, espero verlas pronto.

Mía Russo

Psicología

Sofi Capurro

Economía Empresarial

Valentina Melhem

Abogada

120 121



CIRCLE OF LIFE

Weddings

Cata López Imizcoz - Ignacio Lanús

Agus Santamarina - Ignacio Ball

Ana Pereyra Zorraquín - Marcos González Mazza

Luz Pereyra Zorraquín - Mariano Jutard

122 123



CIRCLE OF LIFE

Belén González Bonorino -

Federico Patrón Costas

Pilar Herran Godoy - Angel Suárez Simon

Delfina de Ridder -

Francisco Aranguren

Cata Barruti - Agustín Ibarbia

124 125



CIRCLE OF LIFE

Helena de Bary hija de Josefina Casaux Alsina

Lourdes Carrera hija de Dolores Sarrabayrouse

IT´S A GIRL

Juana Gaetani hija de Victoria Meninato

Emilia Lanús hija de Andrea Pueyrredón

Joaquina Repila Ayerza hija de Clara Ayerza

Malena Basualdo hija de Susana Tassara

Rita Ibarzábal hija de Agustina Bréard

Catalina Rojas

Panelo hija de

Mili Díaz Mathé

Sofía González Bosch hija de María Ibarzábal

126 127



CIRCLE OF LIFE

Jerónimo Cenoz hijo de Sofía Nazar Anchorena

Mariano Bomchil hijo de Paula Casaux

Maite y Fermín Bidegain hijos de Fini Díaz Vega

Sofía Barreira Guyot hija de Victoria Guyot

Martín Braun hijo de Violeta Noetinger

Jaime Randle hijo de Josefina Orfila

IT´S A BOY

Olivia Villasboa Lanusse hija de Mili Lanusse

Elena Inés Acuña hija de Carolina Orazi

Mateo Hardoy hijo de María Sioli

Vito Bonomi hijo de Elisa Bréard

128 129



CUIDAR A LOS QUE NOS CIRCLE CUIDARON OF LIFE

Rio Fernandez Alonso hijo de Male Collazo

Facundo Gamarra hijo de Luisa Ibarzábal

Benjamín Sarmiento hijo de Jimena González Llamazares

Joaquín Renard hijo de Popi Masferrer

Francisco Moy hijo de Catalina Smart

Fermín Cubelli hijo de Delfi Corneille

Félix Mathieu hijo de Paula Arcuri

Santiago Porcaro hijo de Elisa Koennecke

Silvestre Delfino hijo de Clara Guevara

Marcos Fernandez Mouján hijo de María Zaefferer

Benito Braun hijo de Teode Basavilbaso

130 Blas Robirosa hijo de Ana Ibarzábal

131



A NUESTRA QUERIDÍSIMA TECHY

"Great are the things we ask that heaven sends

Building our school in joy and love of friends"

Mi abuela Sara Cecilia Ussher —Sally para las amigas, Mum para los nietos—

es una Old Girl. Nos dejó en el 2011, a los noventa y un años, pero, hasta

que la salud se lo permitió, siguió juntándose con sus amigas de toda la

vida: sus amigas del Michael. Jugaban al bridge, tomaban el té (o un Gin

Tonic), comentaban libros en su Book Club y pasaban veranos juntas.

Así imaginaba yo mi vejez, compartiendo mi tiempo con mis amigas

del Michael. Sus anécdotas del colegio, en donde era pupila, y sus historias

de más grande, siempre expresaban su amor incondicional por

sus amigas. Plantó en mí una semilla, inconsciente hasta hace poco,

con la idea de que las amigas del colegio te acompañan toda la vida.

CUIDAR A LOS QUE NOS CIRCLE CUIDARON OF LIFE

Cuando yo iba a entrar a primer grado, hice el ingreso a tres colegios diferentes,

pero mi mamá me dijo que yo eligiera al que quisiera ir. Elegí el

Michael Ham. No sé si fue porque me impresionaron las barrancas y sus jardines,

o la misteriosa mansión de Mr. Michael Ham, o si fue por las historias tan

divertidas de mi abuela que venían con la promesa de «amigas para siempre», algo

que en su momento seguro no comprendí, pero quedó grabado en algún lugar.

Con el tiempo comprobé que las amigas del Michael son amigas para siempre en serio. Son incondicionales,

no importa la distancia o el tiempo que nos separe y, aunque quizás no tengamos muchas cosas

en común, lo que nos une es algo intangible. Todas tenemos aficiones y vidas diferentes, pero haber

compartido nuestra infancia y adolescencia nos dejó unidas para siempre. Conozco mucha gente que no

mantiene sus amistades del colegio, pero yo no lo concibo. ¿Qué sería de mi vida sin mis queridas amigas

del Michael? Son todo para mí, cada una es especial y única. En mi vida me hice amiga de muchas personas,

de diferentes países y edades, pero nada, nada, se compara con mis amigas del Michael.

Techy es una de esas amigas. Mi amiga para siempre. Nuestra Techita, que nos cuidó como una mamá

y nos sacaba una sonrisa con su alegría y optimismo en todo momento. Solo pensar en Techy me

hace sentir feliz, recordarla me trae paz y poder decir que es mi amiga me llena de orgullo. Techy me

dijo que agradecía a sus padres por haberla mandado al Michael y a Dios por habernos conocido. Yo

también agradezco todas las circunstancias y fuerzas que me cruzaron con Techy. Llenó mi vida con

un millón de cosas buenas que voy a atesorar eternamente. Me cuesta despedirla porque va a seguir

conmigo siempre. Sé que ahora puede cuidar a todos los que quiere, como siempre lo hizo acá.

Carolina Romero

Zapiola ‘2003

132

133



CIRCLE OF LIFE

¡BUEN VIAJE, ALICIA!

MUCHO MÁS QUE UNA PROFESORA DE MATEMÁTICA

«La raya de la fracción indica

división», con el taquito

golpeando el piso.

«Soy de A y soy de B», agitando

sus brazos cual aspas para

mostrar los conjuntos.

Y sí… ¿Quién se podrá olvidar de

«la Señorita Alicia»/«la Alicia»/

Alicia Martignoni? ¡Nadie! Ni

alumnas, ni padres, ni colegas.

Como bien la definió Sister

Patricia (Sister Frances, para

algunas), “We owe her more

than we will ever know! She is

loyalty and fidelity personified!”

Y es tal cual. Porque no solo

explicaba Matemática las

veces que hiciera falta para

que todas entendiéramos,

sino porque su rol de maestra

abarcaba mucho más: era un

ejemplo vivo de trabajo duro,

constancia, compromiso, responsabilidad

y exigencia, que

nos mostraba la importancia

de esas virtudes.

¿Que algunas le tenían miedo?

Puede ser… al principio.

Pero después todas descubríamos

que debajo de esa

enorme señora con el pelo

siempre bien armado, y a veces

cara seria, había un ser

extraordinario, cariñoso, gracioso,

totalmente abocado a

sus alumnas y al colegio.

Es que el colegio era su vida…

su vida era el Michael. Y daba

lo que fuera por él.

Porque era maestra de alma.

Lo llevaba en sus venas. Tenía

esencia de MAESTRA, con

mayúsculas. Porque nada le

importaba más que lograr que

aprendiéramos, no solo Matemática,

sino responsabilidad

y trabajo. A ser... a ser respetuosas,

a valernos por nosotras

mismas, a confiar en nosotras…

¡a tantas cosas!

Estos días fueron muchas las

exalumnas que contaban que

iba a darles clases a sus casas,

al campo, a donde fuera... fines

de semana, verano, ¡cuando

fuera!

Otras cuentan cómo se quedaba

los recreos para explicarles

o ayudarlas. Yo lo vi

concretamente cuando una

amiga se accidentó en el verano

y empezó el colegio en

abril: se quedaba todos los recreos

para ponerla al día, y se

ve que lo hizo bien, porque el

25 de mayo ¡fue escolta!

Nunca nos olvidaremos cuando

un sábado nos vino a ver

hacer una representación casera

a lo de una amiga. ¡Fue

tan raro verla sin su delantal

blanco! Sin cargar sus grandes

bolsos llenos de hojas y

libros, cuyo peso la hacían caminar

con un lento balanceo

tan característico.

Trabajando de maestra, pude

conocerla desde otro lugar; su

convicción, firme como siempre;

su trabajo duro también.

¡Qué integridad! Pero descubrí

otra cualidad: su sentido del

humor. Porque «la Alicia» era

muy divertida. Y cariñosa. Y tenía

una «cabeza» ¡envidiable!

No me olvido del cuento de

Malu García Olano de cómo

la apuntaló para que ordenara

su carpeta. Es que era más

fuerte que ella. Todo esfuerzo

valía para que sus alumnas

aprendieran.

Alicia: pasaste más de cincuenta

años en el colegio

entre alumna, maestra y di-

rectora, miembro y cofundadora

de la fundación del colegio.

Si hubiera sido por vos,

seguirías caminando por los

pasillos con tu sonrisa franca

y tus ocasionales gritos que

ya no asustaban a nadie. No

te preocupes, que aunque no

escuchemos tus taquitos por

las baldosas, tu espíritu y tu

ejemplo seguirán sobrevolando

el colegio, porque sos casi

un emblema. Alicia: tu sangre

quedó en Gaspar Campos.

Y ahí seguimos tantas «herederas»

de tu legado...

Te imagino llegando a tu merecido

Cielo, con una horda de

alumnas de todas las edades

¿QUE ALGUNAS LE TENÍAN MIEDO?

PUEDE SER… AL PRINCIPIO. PERO DESPUÉS TODAS DESCUBRÍAMOS QUE

DEBAJO DE ESA ENORME SEÑORA CON EL PELO SIEMPRE BIEN ARMADO,

Y A VECES CARA SERIA, HABÍA UN SER EXTRAORDINARIO,

CARIÑOSO, GRACIOSO, TOTALMENTE ABOCADO

A SUS ALUMNAS Y AL COLEGIO

recibiéndote, llevándote en

andas y coréandote: «La raya

de la fracción indica división».

Y ahí ya no habrá «soy de A y

soy de B», porque en el Cielo

no hay raya que divida nada.

Estarán todas juntas unidas

en un solo y merecido abrazo

eterno.

¡Buen Viaje! Esperanos… y

quedate cerca de San Pedro,

así, si nos «falta nota para eximirnos»,

nos ayudás una vez

más, esta vez, para pasar ¡el

examen más importante de

nuestra vida!

María Cullen '81A

134 135



CUIDAR A LOS QUE NOS CUIDARON

136 137



Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!