Luz y sonido. Trayectoria y prestigio.

juanchoracing

Macaio

Omar Díaz Blasco

Luz y sonido. Trayectoria y prestigio.

Fotos: Gentileza Macaio

Omar Díaz Blasco, casi 35 años de crecimiento al frente de Macaio.

Casi tres décadas y media en la primera línea del Audio y la Iluminación Profesional

(y ahora también en una línea de productos de sonido para músicos). Pisando fuerte

en Argentina, Brasil y Chile, la firma Macaio se posiciona en el mercado gracias a la

constante renovación de un catálogo compuesto por marcas líderes a nivel mundial. En

esta entrevista, Omar Díaz Blasco, fundador y director de Macaio repasa la historia de

una empresa en permanente crecimiento.

¿Cómo fueron los inicios de la empresa?

Febrero 1981, San Isidro. En esa época nos

dedicábamos a la fabricación de productos

con nuestra marca propia, Macaio: equipos

de sonido y algunas cosas sencillas de

iluminación. Básicamente lo que hacíamos

era amplificadores de potencias, mezcladores,

ecualizadores gráficos, sistemas acústicos;

esa fue nuestra especialidad en los comienzos.

Todo empieza como algo muy artesanal. En mi

adolescencia me dedicaba a la electrónica en al

altillo de mi casa. Luego tuve un par de personas

que me ayudaron a fabricar, vendíamos cosas

para discjockeys, para Rafael Sarmiento o Pont

Lezica, equipos para utilizar en discotecas

y demás. Luego el mercado argentino fue

cambiando y nosotros nos acomodamos a eso.

Trabajamos muy bien hasta el advenimiento

de la segunda apertura económica del país,

estamos hablando del año 1990.

La época en que se volvió a abrir la importación.

Exacto, cuando se abre la economía, nuestra

producción y venta se vieron seriamente

afectadas porque la gente tenía avidez por

comprar productos importados. Llegado ese

momento mi pensamiento fue: “Esta película ya la

vi con Martínez de Hoz”. Intuía lo que iba a pasar.

Y ahí comenzamos a desarrollar nuestro perfil

importador y fuimos por un camino poco transitado:

las luces. Empezamos a importar productos de

iluminación de una marca NES Light que estaba

en New Jersey. Luego sumamos a la marca

Stanton que fabricaba cápsulas fonocaptoras.

Básicamente eran productos de iluminación para

discotecas, era un mercado fuerte y en constante

crecimiento, y en aquella época era todo

mercado minorista, no atendíamos el mercado

mayorista. De a poco comenzamos a dedicarnos

a la venta mayorista y fuimos anexando marcas

y productos. Trajimos productos de Italia,

marcas como Coef, Griven o NovaLight, que

fabricaban robótica y productos para discotecas.

Trajimos productos de Taiwán, hicimos punta en

eso cuando nuestros competidores no estaban

haciendo nada. También anexamos micrófonos,

las marcas JTS y MiPro.

A pesar de la especialización en iluminación

de Macaio, sos un profesional que viene del

audio.

Yo vengo del sonido. Soy una persona del

sonido y la electrónica, pero cuando empezó

la compañía nadie pensaba en el país que

importar iluminación podía ser un negocio

interesante; y ahí nos metimos. La verdad que

golpeamos fuerte en el mercado y generamos

necesidades que no existían y que luego otros

competidores también aprovecharon con otras

marcas y otros productos importados.

¿Cuáles fueron las marcas más relevantes

de Macaio a nivel sonido?

En el 92 comenzamos con la empresa D.A.S.,

una compañía de sonido española muy poco

conocida en Argentina en aquel momento.

Hicimos una camapaña importante con mucho

esfuerzo, recorrimos el país con seminarios

y presentaciones. Le pusimos mucha garra y

fuimos instalándola cada vez más. Con D.A.S.

tuvimos muchos productos interesantes, pero

allá por el año 2004 ó 2005 comenzamos con

las presentaciones el sistema de line array

de D.A.S. el famoso sistema Aero 28 del cual

vendimos muchísimos en Argentina y Brasil.

Luego aparecieron sistemas más grandes, el

Aero 50, el Aero 12A (el clásico que todo el

mundo tiene), insertamos muy bien la marca y

la hicimos muy conocida dentro del ámbito de

los sonidistas.

¿Cómo están viviendo las políticas

referidas a la importación que rigen desde

hace ya varios años?

El gobierno trató de hacer una balanza

comercial, que cada empresa tratara de

exportar lo mismo que importara. Sabemos

que es algo que no funcionó, que las empresas

compran cupos de otros exportadores para

poder compensar lo propio. En realidad la

fabricación en Argentina, si bien es algo muy

10 11

More magazines by this user
Similar magazines