11.07.2015 Views

Dossier de Prensa - Girando Por Salas

Dossier de Prensa - Girando Por Salas

Dossier de Prensa - Girando Por Salas

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

OH, LIBIA! #2 CREDITS:J.T. Prewitt: vocals, guitars, synths, sitarVictor Ramirez: vocals, guitarsJohn Joe Clausell: pianoPaul G. Berry: drums, perc, vocalsJohn Lawrence: bassBambi Martynenko: monotribe, glockenspiel, tambourineMike Matallin: guitars, vocalsCècile Ó: keyboard, synthTristan Richman: guitarsKen Stringfellow: synth, perc, vocalsDavid Acevedo: trumpet in "Summer Fields"Pepe Tigruss: bass in "Drugs In Pools"Recor<strong>de</strong>d in Tigruss Studios (Gandía) 2012Engineered by Pepe TigrussMixed by Ken StringfellowMastered by Christian Wright at Abbey Road StudiosProduced by J.T. PrewittAll songs by J.T. Prewitt & Victor RamirezOH, LIBIA! #2 RECORDING DIARIES:REC#1: http://vimeo.com/34148542 REC#2: http://vimeo.com/37467088REC#3: http://vimeo.com/43851475VIDEOCLIP “DRUGS IN POOLS”:https://www.youtube.com/watch?v=tSGY6z3KU1U&feature=player_embed<strong>de</strong>dCONTACT:jap.f.records@gmail.comohlibiamusic@gmail.comhttp://ohlibia.bandcamp.com


OH, LIBIA! (2010)


Cuento la historia tal y como la viví. A J.T. Prewitt le conocí por casualidad hace tresaños. Era un chico <strong>de</strong> Alicante <strong>de</strong> veintitantos años, educado, creativo e hipersensible.Una mezcla <strong>de</strong> Nick Drake, Peter Doherty y William Reid. Daban ganas <strong>de</strong> abrazarletodo el rato porque bor<strong>de</strong>aba siempre el <strong>de</strong>sastre. Se convirtió en una costumbre verlecuando tocaba en Madrid, sólo, con su guitarra, y era rara la vez que no pasaba algoimprevisible. Algunas situaciones eran cómicas, como cuando no se presentó a tocaren Zamora, simplemente pasó <strong>de</strong> ir, y al día siguiente apareció una crónica <strong>de</strong>lconcierto que no había dado en la prensa local. Otras, no tanto.En uno <strong>de</strong> sus bolos madrileños, extrañamente tranquilo, en la Wurlitzer, abría elconcierto un chavalín valenciano que aún no había cumplido los 18, al que mepresentaron como Víctor. Me asombró su voz, muy parecida a la <strong>de</strong> Robyn Hitchcock.Se lo comenté, y él nunca había oído hablar <strong>de</strong>l músico inglés. Era fan a muerte <strong>de</strong>Blur. Y una esponja. Ansioso por apren<strong>de</strong>r. Una <strong>de</strong> esas personas que sabes que loestán tragando todo. Unas semanas <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> aquella conversación me escribiópara <strong>de</strong>cirme que había escuchado a Hitchcok y que le encantaba. Benditajuventud.Pasaron los meses y, a través <strong>de</strong> internet, me iba enterando <strong>de</strong> las noveda<strong>de</strong>s. Víctor yJ.T. habían formado un grupo juntos. El grupo se llamaba Oh, Libia!. Al grupo se habíaunido Oscar, un amigo <strong>de</strong> J.T. que es la bondad personificada <strong>de</strong>trás <strong>de</strong>l aspecto <strong>de</strong>Jesucristo Superstar. Un tipo <strong>de</strong> gustos musicales excéntricos, amigo <strong>de</strong> todo cacharro,electrónico o analógico , que meta ruido. También había entrado en la banda latímida Elena Martynenko, 19 años y venida <strong>de</strong> Ucrania. Puro estilo tocando el thereminy el xilófono. Y finalmente una última pieza, JohnJoe Clausell al piano, serio y conformación musical.Ni en mis mejores sueños se me hubiera ocurrido una banda con tan buen aspecto.Una suma <strong>de</strong> personalida<strong>de</strong>s tan distinta pero que pudiera funcionar tan bien. Dabagusto verles juntos. Lo suyo es auténtica amistad, <strong>de</strong> esa que nace <strong>de</strong>l respeto. Así quecuando empezaron a colgar canciones en MySpace y sonaban como si Elliott Smithhubiera venido <strong>de</strong>l espacio exterior, tuve la corazonada <strong>de</strong> que esta vez iban en serio.No fui el único. Un día J.T. me contó que habían contactado con ellos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> un club<strong>de</strong> París. Querían que tocasen allí. En el Pop-In, un garito <strong>de</strong>l que ya había oído hablary que tenía muy buena pinta. Aceptaron y un día <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2009 nuestrosprotagonistas montaron en el coche <strong>de</strong> J.T. con todos sus cacharros y aparatajes y asírecorrieron los 1.186 kilómetros que separan Alicante <strong>de</strong> París. Una noche <strong>de</strong> carretera,un día en la capital francesa jugando con la nieve como críos y llegó la hora <strong>de</strong>lconcierto.A la hora señalada todo estaba preparado. Sólo faltaba una cosa: el público. Nohabía ido nadie. Bueno, eso no es exacto, en el <strong>de</strong>solado local había un americanocon una cámara <strong>de</strong> ví<strong>de</strong>o, que al ver la confusión <strong>de</strong> Oh, Libia!, <strong>de</strong>cidió presentarse.Hubiera dado lo que fuera por ver la cara <strong>de</strong> nuestros protagonistas cuando el tío lesdijo: “hola, soy Ken Stringfellow”. El cantante <strong>de</strong> The Posies les había conocido porinternet y les dio el primer consejo profesional <strong>de</strong> sus carreras. Si se va a un sitio a tocar,se toca. Aunque no haya nadie. Y eso hicieron. E impresionaron tanto a Stringfellowque al final se ofreció a producirles un disco.


Ha pasado un año y medio <strong>de</strong>s<strong>de</strong> entonces. Soy tan poco dado a los halagos como aescribir en primera persona, pero por Oh, Libia! me salto estas reglas. Este disco estámuy por encima <strong>de</strong> mis expectativas. Es hermoso y <strong>de</strong>licado. Tiene algo <strong>de</strong> BeachBoys, <strong>de</strong> Zombies y Barrett. Algo <strong>de</strong>l ya mencionado Elliott Smith (la cabra tira al monte,ya sabes), tiene un toque marciano a lo Mercury Rev, y tiene la querencia a lasmelodías <strong>de</strong> The Posies.<strong>Por</strong>que Stringfellow cumplió su promesa. Viajó a Alicante aquel verano. Se hospedó enla casa <strong>de</strong> la playa <strong>de</strong> J.T. Cada mañana se levantaban, se bañaban en el mar y<strong>de</strong>sayunaban juntos en un bar, antes <strong>de</strong> ir a grabar a un pequeño estudio en el quetenían una grabadora <strong>de</strong> cinta <strong>de</strong>l mismo mo<strong>de</strong>lo que la que usaron Fleet Foxes paragrabar su álbum. O eso les dijo Ken, que lo sabía porque era él el que se la habíavendido a los folkies. Quizás por eso las guitarras acústicas suenan tan bonitas.Se me olvidaba un <strong>de</strong>talle. En primavera <strong>de</strong> 2009 J.T. conoció por azar a Trevor Murrell,un señor inglés nacido en Barbados que roza la cincuentena y que, com tantoscompatriotas, vive en la costa alicantina. Murrell le vio cara a J.T. <strong>de</strong> tocar en un grupoy le confesó que él era batería profesional “¿Ah sí? ¿Y con quién has tocado?”, lepreguntó J.T. Agarraos: fue el batería original <strong>de</strong> Wham! y <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> la banda <strong>de</strong>Sa<strong>de</strong>. Había participado también en grabaciones <strong>de</strong> álbumes <strong>de</strong> George Michael,Joe Cocker o los Bee Gees. Se ofreció a tocar en la grabación <strong>de</strong> Oh, Libia! Comopara <strong>de</strong>cirle que no. Stringfellow al enterarse dijo algo así como “perfecto, esto escomo si un grupo folk <strong>de</strong> los 60 hubiese fichado al batería <strong>de</strong> Led Zeppelin”. Nada másque <strong>de</strong>cir.Para rematar, han fichado a tres jóvenes más: Pablo García-Mora, Joan Lorenzo yTristán Rico. Así que para el directo suman la bonita cifra <strong>de</strong> 8 personas, casi unaorquesta.Voy a quedar como un cursi, pero da igual. Este es un disco a la antigua usanza: lleno<strong>de</strong> amor. Suena atemporal, completamente alejado <strong>de</strong> las modas. Un hijo <strong>de</strong>seado.Oh, Libia! lo ha creado y cuidado. Ken Stringfellow lo ha amamantado y criado. Comobuen producto artesano no es perfecto, ni falta que hace. Pero si, por lo que sea, Oh,Libia! se disolviese mañana podrían estar muy orgullosos <strong>de</strong> lo que han hecho. Yo sólopuedo recomendarlo.Iñigo López-Palacios. 2010EP3 El País


OH, LIBIA! (by Oh,Libia!) CREDITS:J.T. Prewitt: vocals, guitars, thereminVictor Ramirez: vocals, guitarsÓ: synthElena Martynenko: xylophone, tambourine, vocalsJohnJoe Clausell: keyboards, accordionKen Stringfellow: bass, guitars, keyboards, percussion, vocalsTrevor Murrell: drumsRecor<strong>de</strong>d at Monophonic StudiosProduced and mixed by Ken StringfellowMastered at RFICD Seattle by Rick FisherOH, LIBIA! VIDEOCLIPS:LAST FRIDAY GIRL: http://www.youtube.com/watch?v=Pa9CbhQ_2UcOPEN GRAVES: http://www.youtube.com/watch?v=dJ-_GZdsE_UCONTACT:jap.f.records@gmail.comohlibiamusic@gmail.comhttp://ohlibia.bandcamp.com

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!