América Latina

Stephanie21

La organización política de América Latina comprende 20 países (siendo los más prominentes Brasil, Argentina, México, Venezuela, Chile, Paraguay, Bolivia, Colombia, etc.) ubicados en tres regiones: Norteamérica, Centroamérica y América del Sur. Todos estos países son hoy en día independientes aunque las guerras de independencia fueron en diferentes períodos, más temprano en algunos casos y más tarde en otros; podría decirse que lo que une a los diferentes países o territorios de América Latina es el hecho de que todos ellos han sido conquistados y colonizados por dos países europeos (España y Portugal).

Integrantes:
Angy Stephanie López
Rosa Patricia Robayo
Diego Alberto Torres
Rosa Alexandra Mantilla

AMÉRICA LATINA

La organización política de América

Latina comprende 20 países (siendo

los más prominentes Brasil, Argentina,

México, Venezuela, Chile, Paraguay,

Bolivia, Colombia, etc.) ubicados en

tres regiones: Norteamérica,

Centroamérica y América del Sur.

Todos estos países son hoy en día

independientes aunque las guerras

de independencia fueron en

diferentes períodos, más temprano

en algunos casos y más tarde en

AMÉRICO

VESPUCIO

otros; podría decirse que lo que une

a los diferentes países o territorios de

América Latina es el hecho de que

todos ellos han sido conquistados y

colonizados por dos países europeos

(España y Portugal).

Angy Stephanie López

Rosa Patricia Robayo

Diego Alberto Torres

Rosa Alexandra Mantilla

Globalización y Competitividad 6EN


•Guerra hispanoestadounidense.

España

pierde Puerto Rico, Cuba y

Filipinas

•Finales del siglo XIX principios

del XX. Prosperidad y

renovación.

1900

1902-1903

•Revolución mexicana.

•Apertura del Canal de

Panamá.

•Cuba obtiene su

independencia.

•Panamá se separa de

Colombia.

•Primera Guerra Mundial.

•Gran Revolución Socialista

de Octubre.

1910-1019

•Ocupación de

Nicaragua por

Estados Unidos.

1925-1033

1929-1039

•Gran Depresión.

•Crisis Economica

Mundial.

•Guerra del Chaco

1932-1935

•Guerra Civil en

España.

1936-1039

1942

•Dictadura de Batista

en Cuba.

•Se constituyo la OEA

•Segunda Guerra Mundial

1939-1945


• 09 de Abril

Asesinado Jorge

Eliecer Gaitan

(Bogotá),

•Se crea la CEPAL.

1948

1952-1958

•Dictadura Marcos

Perez (Venezuela)

•Revolución Cubana

•Dictadura Fidel

Castro

1959-2008

1973-1990

• Acuerdo Cartagena.

•Nace la Comunidad

Andina.

1969

•Dictadura General

Augusto Pinochet

(Chile)

•Dictadura Manuel

Noriega (Panama)

1980

1991

• Patricio Aywil.

Presidente de Chile.

1990

•Apertura

Ecónomica

Colombiana.

•Se Crea Mercosur.

•Golpe de estado

frustrado. Hugo

Chavez.

1992


• Hugo Chavez

vencio elecciones

Presidenciales.

1998

2002

•Golpe de estado

contra Hugo

Chavez

• Año decisivo

para America

Latina.

• Nuevo siglo

2003

• Constitucion de

Alianza Bolivariana

ALBA.

2004

2008

•Crisis Financiera

Mundial

• Golpe de estado

Hondura

• Lo sacan de la

OEA

2009

• Terremoto

destruye Haití.

2010

2011

•Iniciativa de

Proyecto Alan

Garcia Perez

(Perú)

• Fallece

Presidente Hugo

Chavez

(Venezuela)

2012


• Se crearon 35

millones puestos

de trabajo.

2012

2012

•Promedio de

Escolaridad

Aumento.

• El 65% de mujeres

pertences a la

Fuerza Laboral

2012

• Colombia pierde

soberania en

mares de San

Andres y

Providencia.

2012

2013

•Dialogos de Paz

con las FARC.

• America Latina

rompe tasa de

desempleo a

Minimos Historicos.

2013

•Alianza del Pacifico

VII Cumbre

Presidencial

•Pleitos Limitrofes Chile

y Perú diferendo

maritimo.

2013

2014

•El FMI prevee que

la region crecerá.

• Perspectivas

Economicas del

FMI - 2016.

2015


Aspectos de

America Latina

Aspectos Economicos

La economía mundial influyó en el desempeño económico de América Latina y el

Caribe, y ha habido una tendencia a la disminución de los precios de la mayoría de los

principales bienes básicos de exportación de la región y un marcado enfriamiento de la

demanda externa, sobre todo de Europa y Asia. En la mayoría de los países se están

deteriorando los términos de intercambio y el

déficit de la cuenta corriente de la balanza de

pagos se está ampliando, aunque

moderadamente, como consecuencia del

deterioro de la balanza comercial. Por otra

parte, la región no ha perdido acceso a los

mercados financieros internacionales, lo que ha

permitido que el déficit se financiara sin

problemas y que las reservas monetarias

internacionales continuaran en aumento. El

nivel de estas reservas, la leve mejora de los

resultados fiscales en la mayoría de los países y

los espacios para efectuar reducciones de las tasas de interés en un contexto de tasas de

inflación

relativamente bajas ponen de manifiesto la capacidad de los países de la región para

enfrentar el deterioro del contexto externo.

El desempeño económico de América Latina y el Caribe en 2012 y 2013 está sujeto en gran

medida a la forma que tomen los procesos de ajuste de los países desarrollados y a la


desaceleración de China, pero también dependerá de la capacidad de respuesta de la

región. Los procesos de ajuste de los países desarrollados se estarían reflejando, con distinto

grado, en una política fiscal restrictiva y una política monetaria que se ha relajado, junto con

procesos graduales de desapalancamiento de bancos, hogares y empresas que han

avanzado más en los Estados Unidos que en la Unión Europea. La prolongación de estos

ajustes, que depende en buena parte de procesos políticos inciertos, ya ha tenido tres

efectos que podrían continuar en el futuro.

El escenario de base implica

perspectivas diferenciadas en América

Latina y el Caribe, pero también supone

una capacidad de respuesta de la región,

especialmente en los países con mayor

espacio fiscal disponible. Primero, la

desaceleración de China ha afectado más

a los países de América del Sur que son

exportadores de los productos básicos que

ha demandado esa economía, y este

efecto podría aumentar, especialmente en

el caso de los minerales y metales, si se reflejara en una menor contribución de la inversión

al crecimiento en ese país. Sin embargo, la mayor parte de los países de América del Sur

cuentan con cierto espacio fiscal que podría revertir el efecto contractivo de la menor

demanda externa, al menos durante 2013. Segundo, el relativo dinamismo de la economía

estadounidense, amenazado por un ajuste fiscal que podría reducir su crecimiento en 2013,

ha favorecido en mayor medida a México, los países centroamericanos y los del Caribe, que

destinan proporciones altas de sus exportaciones de bienes y servicios (principalmente de

turismo) a esa economía. En este caso, el menor espacio fiscal de los países

centroamericanos y del Caribe para compensar, aunque sea parcialmente, eventuales

ajustes extremos en los Estados Unidos pone de manifiesto su vulnerabilidad frente a la

política económica estadounidense. Tercero, la recesión en Europa ha tenido un mayor

impacto en algunas economías de América del Sur, como el Brasil, Chile y el Uruguay,

además de favorecer cierta inestabilidad de los mercados financieros; pero con políticas

contracíclicas y macroprudenciales, estos países también podrían reducir, transitoriamente,

la incidencia de estos factores externos negativos. En ese sentido, la mayoría de los países


de la región está realizando un esfuerzo integrado en el ámbito de la política monetaria,

cambiaria y macroprudencial para reducir los efectos de la volatilidad financiera

internacional.

“Si bien el crecimiento de

la región se está

desacelerando, la

mayoría de los países

mantienen su dinamismo

y crecimiento”.

A su vez, los precios del petróleo

relativamente altos en 2012 permitieron un

desempeño favorable de los exportadores de

hidrocarburos de la región y algunos de ellos

también cuentan con cierto espacio fiscal

para amortiguar temporalmente los efectos

negativos de una reducción de precios de

estos productos. Sin embargo, si fracasan los

procesos políticos dirigidos a resolver los

problemas bancarios, financieros y fiscales en

los países desarrollados, y se intensifica la

desaceleración de China, podría

contemplarse otro escenario de fuerte

contracción y de consecuencias similares a la

gran recesión de 2009 que, de combinarse

con un alza aguda del precio del petróleo,

empeoraría seriamente el panorama previsto

aun cuando hubiera cierta capacidad de

respuesta contracíclica por parte de la

mayoría de los países de la región.

El deterioro de la economía internacional, sumado a elementos particulares a los

países, se tradujo en una desaceleración de la actividad económica en las economías de

América Latina y el Caribe en 2011, que se detuvo en el primer trimestre de 2012, pero que

en algunos países se reinició durante el segundo trimestre del año. Esto fue particularmente

evidente en el caso de la Argentina, mientras que el crecimiento del Brasil se mantuvo en un

nivel modesto tras la desaceleración observada durante el segundo semestre de 2011 y el

Paraguay registró por segundo trimestre consecutivo un descenso del PIB (3,4%)2. Los demás


países para los que se cuenta con datos sobre la evolución durante el primer semestre de

2012 mantuvieron o aumentaron su tasa de crecimiento en el segundo trimestre, en

comparación con el mismo trimestre de 2011.

México registró un alza del 4,1% y Bolivia (Estado

Plurinacional de) (5,1%), Chile (5,4%), Costa Rica

(5,7%) y el Perú (6,1%) anotaron tasas de

expansión de la actividad económica por

encima del 5%, mientras que Panamá (9%) se

mantuvo como la economía con mayor

crecimiento en la región. Según las estimaciones de crecimiento para 2012, sobre la base

de la situación observada en el primer semestre del año, la economía regional crecería en

torno al 3,2% durante el año en su conjunto. Como puede apreciarse en el gráfico, que

identifica la proporción del crecimiento del PIB regional que corresponde a distintos países

o grupos de países, la menor tasa de crecimiento en 2012 obedece principalmente al menor

crecimiento de la Argentina y, en menor medida, a un crecimiento más modesto del Brasil.

Durante este año, los aportes de los demás países o grupos de países al crecimiento regional

serían similares a los efectuados en los últimos tiempos.

Sin embargo, el desempleo urbano en América Latina y el Caribe subirá hasta un 6.6%

durante 2015, por encima de lo registrado el año pasado, debido a los efectos de la

desaceleración económica en la región, según el informe revelado este mes de noviembre

por la CEPAL y la OIT.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización

Internacional del Trabajo (OIT) informaron que la desocupación aumentará en 0.6 puntos en

comparación a 2014 ante una esperada contracción económica del bloque de un 0.3%,

presionado por el bajo desempeño de Brasil.

"La actual tendencia regional a la desaceleración económica es preocupante, ya que

reduce los espacios para avanzar en la disminución de la pobreza y la desigualdad, dos

importantes logros de la región a partir de inicios de la década pasada", informaron ambas

entidades en un documento.

Bajo un contexto económico menos favorable, la CEPAL y la OIT estimaron que las

microempresas podrían volver a cumplir con el papel de generador de empleo de última


instancia, junto con el trabajo independiente. "Solamente con políticas de desarrollo

productivo claras la región será capaz de superar el contexto adverso que actualmente

obstaculiza su expansión y generar más y mejores empleos para la inserción productiva de

su fuerza laboral", dijo la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.

Durante el primer semestre de 2015, la tasa de desempleo alcanzó un 6.5% en la región,

presionada por un nuevo descenso en los niveles de ocupación y un creciente aumento de

las personas en busca de trabajo.

Asi mismo, La reforma tributaria de México y la que emprendieron otros 15 países de

América Latina consiguió elevar la recaudación regional en 2 puntos del PIB, pero aún falta

mucho por avanzar para conseguir que esos recursos sean bien distribuidos, observó Alicia

Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe

(Cepal). De visita en México, explicó que en América Latina la tasa promedio de

recaudación es de 20% del Producto Interno

Bruto (PIB), una proporción que subió desde 18%

que recaudaba hace un par de años.

Durante la Conferencia Magistral que dictó

durante la Segunda Reunión del Comité

Regional de las Naciones Unidas sobre la

Gestión Global de Información Geoespacial,

recordó que la media de los ingresos tributarios

en los países de la Organización para la

Cooperación y el Desarrollo Económicos es de

30% del PIB.

Un avance importante,

consideró, sobre todo ante la

caída de los ingresos

petroleros, que son tan

relevantes en las haciendas

de México, Colombia, y

Venezuela, entre otros.

Ése es uno de los retos que enfrentan los países de América Latina: tratar de aproximarse a

esa línea, comentó. Los 15 reformadores del sistema tributario referidos son México,

Colombia, Perú, Costa Rica, Chile, Ecuador, Honduras, Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil,

El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá.

La funcionaria explicó que la mayoría de las reformas aplicadas por estos países de la región

están recargadas en el ISR, como una manera de hacerlas más progresivas y distributivas.

Pero enfatizó que aún tienen que seguir avanzando para enfrentar los desafíos de menores

ingresos que se avecinan, por la desaceleración económica y la caída de los ingresos

provenientes del comercio.


La Cepal ya ha explicado que el impacto

redistributivo del “ISR es muy limitado”, pues sí

suele afectar las decisiones de ahorro e

inversión y la base imponible es mucho menor a

la que tiene normalmente el tradicional de

consumo. Los impuestos pueden ser

instrumentos de redistribución del ingreso, tal

como sucede en Costa Rica, aseveró. Y puso

de relieve que la desigualdad conspira contra

la productividad y la competitividad.

Empleos precarios, desafío

En la conferencia, que se centró en la

relevancia de generar sinergias entre

estadistas, geólogos y autoridades

económicas para mapear los sitios donde

hay pobreza y desigualdad, lamentó que el

contexto internacional esté afectando la

capacidad de los países para generar

empleos.

“Creamos empleos, pero precarios. Se atrae

personal menos preparado y con menores

capacidades y esto amplía las brechas de

progreso en la región”, observó.

Afirmó que el otro gran desafío de América

Latina es la productividad, y sin una política

que permita reorientar al mercado laboral y

a los trabajadores, a una mayor preparación,

difícilmente se podrá acelerar el paso para

mejorar el desempeño económico y

fortalecer los ingresos de las familias.

Comercio, veta perdida

La funcionaria comentó que el

contexto internacional de deterioro

empeora al tomar en cuenta “el

movimiento tectónico” que ha

significado la desaceleración de

China, que consume una tercera

parte de las exportaciones globales.

El impacto es mayor, detalló, cuando

se observa que hay muy poca

integración regional, de apenas 19%

de las exportaciones totales, una

proporción que está muy por debajo

de 50% que caracteriza a China y

60% que tienen en Europa.

Reconoció que el mayor esfuerzo de

comercio intrarregional lo hacen en

Mercosur y Centroamérica, y

destacó la tendencia de integrarse

en bloques comerciales con otras

regiones, como el Acuerdo de la

Alianza Transpacífico (TPP), para

enfatizar que todos los países de la

región deberían ver el impacto que

de manera indirecta pueden sufrir. Y

puso el caso de El Salvador, que “sin

siquiera haber levantado la mano”

para participar en el TPP podría verse

afectado del mayor comercio de

Vietnam, que sí es miembro del

citado acuerdo, porque la fortaleza

comercial del país asiático es la textil

y del vestido, tal como la que

caracteriza al país centroamericano.


Aspectos Politicos

La diversidad cultural se refiere a la

diferencia de creencias, conjuntos,

preferencias, idiomas, variación cultural,

política, social, en las que existe

interacción entre diversos países.

América Latina está formada por 35

estados independientes y por 13 territorios

externos, cada uno se rige por sus leyes

constitucionales.

región y la necesidad de avanzar juntos

como región.

CELAC: La expresión de la

diversidad política en América Latina

(Comunidad de estados latinoamericanos

y caribeños), su objetivo está en la

búsqueda de mejores soluciones en el

marco de respeto a los derechos humanos

en el ejercicio democrático.

La CELAC surgió de la unión de dos

importantes espacios de coordinación

política: el Grupo de Río, integrado sólo

por naciones latinoamericanas, y la

Cumbre de América Latina y el Caribe

sobre Integración y Desarrollo (CALC),

conocida como Cumbre de la Unidad.

Los mandatarios de la región acordaron

crear la CELAC en la cumbre de la Unidad

de América Latina y el Caribe, en Cancún,

México, a comienzos de 2010, y en sus

documentos fundacionales se hace

referencia a los 200 años de la

independencia de la mayor parte de

La CELAC surgió en momentos en

que en la región hay varios gobiernos que

se autodefinen de izquierda, como los de

Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y

Ecuador, y otros de derecha, como Chile,

Panamá y Colombia, pero todos rechazan

la injerencia de Estados Unidos en sus

asuntos internos y promueven la unidad

latinoamericana.

La Política de Diversidad e Inclusión

es uno de los elementos fundamentales de

negocios de toda la organización.

Diversidad simboliza el reconocimiento

que en nuestros lugares de trabajo,

mercados y sociedad en que actuamos,

estos sean formados de individuos:

hombres y mujeres de diferentes naciones,

culturas, grupos étnicos, generaciones,

historia, habilidades, capacidades y todas


las características únicas que forman a

cada uno de nosotros lo que somos.

Inclusión simboliza un ambiente en

que todos puedan participar plenamente

en la generación del éxito de la empresa

y donde cada persona sea valorizada por

sus propios talentos. Ese ambiente de

trabajo envuelve a las personas, mejora la

toma de decisiones y aumenta la

creatividad y la innovación que apoyan

nuestra visión y posicionamiento de marca.

constantemente revisadas y actualizadas

llevando en consideración las

necesidades y expectativas.

Por eso, Diversidad e Inclusión son

parte de nuestra manera de hacer

negocios y son incorporadas a cada

aspecto de vida profesional de la empresa.

Con una fuerza de trabajo diversificada,

podemos entender mejor a los clientes,

identificar sus necesidades y proporcionar

soluciones efectivas, sensatas y simples.

Durante el siglo XIX el estado y la

iglesia se separan, dando como resultado

estados laicos, libres y soberanos del Clero.

Acción impulsada por el Presidente Benito

Juárez, en México y promulgada de la

misma forma por los demás países latinos.

En Latinoamérica, el tema se

trabaja de modo orgánico por medio de

acciones de sensibilización y

concienciación para todos los empleados

y de una política específica para la región.

Las directrices regionales reciben la firma

de los principales ejecutivos locales, y son

En América Latina la primera

década de este siglo cierra con un

incremento de las tensiones, que se

expresa en una mayor preocupación de

las burguesías de la región por los aspectos

geopolíticos, forzando a unas a reafirmar

y fortalecerse en este terreno, y a otras a

crear ciertos alineamientos donde se

conjugan intereses económicos,

ideológicos y geopolíticos; así como a un

acelerado incremento del armamentismo

en la mayoría de los países de la región.

Para abordar la exacerbación de

las tensiones en la región debemos tener

en cuenta la situación de descomposición

que vive el capitalismo en las últimas

décadas, que se expresa a dos niveles:


En primer lugar, en la "caja de Pandora"

que se abrió a nivel de las relaciones

internacionales después del derrumbe del

bloque ruso, y el posterior

desmembramiento del ex bloque

occidental, que se aprecia en el

debilitamiento progresivo del imperialismo

norteamericano a nivel mundial este

hecho es de la mayor relevancia, pues ha

ocasionado que emerjan y se desboquen

las tendencias antinorteamericanas que

conjuntan en el seno de cada burguesía

del llamado "patio trasero" de USA; ahora

se observa como afloran los apetitos de los

"imperialismos emergentes" que

inevitablemente para posicionarse mejor

en el "patio" requieren enfrentar al

"imperio" mayor; pero también deben

enfrentar a los otros aspirantes de

imperialistas, lo que se expresa a través del

caos que reina en las relaciones entre las

naciones de la región.

conjunto de la burguesía nacional, lo que

crea situaciones de ingobernabilidad.

Así mismo, el agravamiento de la

crisis del capitalismo, es un factor que

fuerza a las naciones a confrontaciones y

cambios de alineamientos para intentar

sobrevivir en el mercado mundial; además,

que conlleva a mayores ataques contra el

proletariado y a restringir las migajas que

reparten los gobiernos a las masas

excluidas sociales. Para intentar desviar el

malestar social que esta situación acarrea,

las burguesías desarrollan campañas

nacionalistas contra "el enemigo externo",

con el fin de encuadrar a los trabajadores

y al conjunto de la población.

En segundo lugar, en la raíz de las

confrontaciones entre las facciones

burguesas a lo interno de los países, que

por todos los medios tratan de llegar al

poder para intentar sacar el mejor

provecho a la nueva situación geopolítica

en un contexto de aceleración de la crisis

del capitalismo; situación que dificulta la

realización de planes a largo plazo y con

una visión que abarque los intereses del


Por iniciativa de Cuba y Venezuela,

se ha conformado la asociación de varios

países a la plataforma del ALBA

(Alternativa Bolivariana para las Américas),

que ha ampliado progresivamente su

influencia en la región.

El ALBA se ha creado como

contraparte del ALCA (Área de Libre

Comercio de las Américas) promovida por

USA; los países que la conforman se

caracterizan por que proclaman un

"antiimperialismo" radical, que se centra

en la confrontación contra el imperialismo

"yanqui"; e intentan aplicar la franquicia

del "socialismo del siglo XXI".

arma de penetración y chantaje, así

como otros tipos de "ayudas".

Así mismo, los cambios en la región han

llevado a un reforzamiento geopolítico de

Colombia, quien ha pasado a ser uno de

los principales aliados geopolíticos de USA

en la región. Después del fin del acuerdo

para el uso de la base militar de Manta en

Ecuador (decidido por Correa en

coherencia con ser miembro del ALBA), los

USA refuerzan su presencia militar en la

región con el reciente acuerdo con

Colombia que le permite el uso de 7 bases

militares en territorio colombiano; que

muestra una continuidad y hasta mayor

contundencia de la administración

Obama con respecto a Bush.

Aunque Venezuela ha querido

presentar al ALBA como un bloque unido,

de ninguna manera las relaciones entre los

países que lo conforman son estables;

fundamentalmente se sustenta en una

relación clientelar e ideológica con

Venezuela, quien utiliza el petróleo como


Aspectos Sociales

A pesar del progreso, los niveles de

desigualdad siguen estando entre los más

altos del mundo en América Latina,

situación en que concurre, de manera

sugerente, una percepción ciudadana de

alta desigualdad captada en las

mediciones realizadas mediante

encuestas de percepciones. La

desconfianza en las instituciones políticas

del Estado (poder legislativo, poder

judicial y partidos políticos) y las

apreciaciones de injusticia no solo exhiben

niveles altos y están correlacionadas, sino

que además se asocian con la

desigualdad medida objetivamente. Este

malestar ciudadano con el modo en que

funcionan las instituciones aludidas y se

distribuyen los bienes económicos, sociales

y políticos es un elemento que debe

tenerse en cuenta en las estrategias que

aboguen por un pacto social hacia una

mayor igualdad.

Sin embargo, los antecedentes más

recientes sobre las ejecuciones

presupuestarias en el área social

indicarían que hacia 2011 se inició un

proceso de contención del aumento de

los gastos sociales, como consecuencia

de la necesidad de robustecer las finanzas

públicas, afectadas por una merma de

ingresos asociada a la inestabilidad e

incertidumbre que mantienen las

economías más desarrolladas. El objetivo

de esa contención del gasto era reducir

los déficits fiscales registrados

recientemente por muchos de los países

de la región.

El Panorama Social de

América Latina, 2011

profundizó en la cadena

de producción y

reproducción de brechas

sociales y mostró los

estrechos vínculos

existentes entre brechas

de productividad,

segmentación del

empleo y vacíos en la

protección social.

A pesar de los avances logrados

recientemente, los países de América

Latina todavía adolecen de altos niveles

de desigualdad, acompañados de una

profunda desconfianza en las instituciones

(poder legislativo, poder judicial y partidos

políticos) y de acusadas percepciones de

injusticia. Estos persistentes sentimientos de

malestar ciudadano con las instituciones

aludidas constituyen tanto un obstáculo

como un desafío para el sentido general

de pertenencia y la construcción de


pactos sociales orientados por el valor de

la igualdad.

La “fragilización” es el proceso

conducente a un estado de fragilidad que

deriva del entorno y de los obstáculos

sociales, no del funcionamiento de las

personas, y que acontece porque las

sociedades marginan a quienes tienen

determinadas limitaciones funcionales y

les impiden realizar sus capacidades. Tal es

el carácter de los obstáculos que deben

enfrentar las personas con discapacidad.

Sin embargo, hasta mediados de la

década de 2000, la evolución del gasto

público social había sido altamente

procíclica. En el segundo lustro de la

década varios países iniciaron esfuerzos

sistemáticos por reforzar los programas

sociales, en particular los orientados a la

lucha contra la pobreza, hecho que

marcaría un primer punto de inflexión en el

comportamiento del gasto social. Sin

embargo, el crecimiento más acelerado

de este gasto, en cierta medida en

contrapunto con la evolución de las

economías, se debe sobre todo a políticas

que progresivamente se fueron

implementando para hacer frente a

diversos choques externos:

1. El aumento de los precios de los

alimentos y combustibles en

2008, proceso de alza de los

productos básicos de

exportación que se había

iniciado en 2003;

2. La crisis financiera mundial, que

tuvo sus mayores

manifestaciones

y

consecuencias entre fines de

2008 y 2009, y

3. La más reciente incertidumbre

internacional y la

desaceleración del crecimiento

económico mundial.

Estos tres momentos influyeron en

diversa medida en la política fiscal

y la política social. Al reforzamiento

de algunos grandes programas

sociales (de lucha contra la

pobreza y de fortalecimiento de la

protección social principalmente

en el pilar solidario o no

contributivo) se sumaron medidas

de reorientación del gasto (e

impuestos) para evitar los efectos

regresivos del aumento de precios

de los productos básicos,

principalmente en 2007 y 2008.

Luego de iniciada la crisis

financiera, los gobiernos tomaron

diversas medidas de estabilización

de la demanda interna, mediante

el aumento del gasto público no

social (inversión en infraestructura)

y, sobre todo, del gasto social.


Ya desde inicios de los años

noventa se registraba un aumento de la

prioridad fiscal del gasto social dentro del

gasto público total, que pasó del 45,7% en

1991-1992 al 59,3% en 2001-2002 y al 62,6%

en 2009-2010. Sin embargo, algunas

fluctuaciones y aumentos de la prioridad

fiscal del gasto social obedecieron más

bien a contracciones del gasto público no

social y, por tanto, a disminuciones

relativas del gasto público total,

principalmente entre 1999 y 2004.

A partir de 2010, diversos países

iniciaron reformas fiscales, tanto por el

lado de los ingresos como del gasto, para

consolidar sus finanzas públicas, ya que,

después de aproximadamente un lustro

(2003-2008) de generación de superávits

primarios y reducción de la deuda pública,

las medidas que involucraron el aumento

del gasto público generaron déficit en las

cuentas públicas. Aunque las cifras de

2010 muestran que en ese año se mantuvo

la tendencia contracíclica de expansión

de los gastos, hubo un mayor incremento

del gasto público social y, en varios casos,

caídas del gasto público no social.

Los datos parciales de 2011 indican

que habría una tendencia a la

contracción relativa del gasto social

(reducción de la prioridad económica, en

porcentajes del PIB, de 0,8 puntos

porcentuales respecto de 2010 como

promedio simple de ocho países), pero

que no habría significado necesariamente

una disminución absoluta de los recursos

destinados a los sectores sociales.


Aun cuando hay claras tendencias

generales, en la región existen notables

diferencias de un país a otro, no solo en

cuanto a la cantidad de recursos que

efectivamente pueden movilizar hacia los

sectores sociales, sino también respecto

del esfuerzo macroeconómico que

representa el presupuesto público social.

En el marco de los pactos sociales

para avanzar hacia una mayor igualdad,

el sistema de cuidados y las políticas que

lo sustentan se construyen sobre la

definición del cuidado como un derecho

ciudadano. Este derecho tiene a la

igualdad y la universalidad como

principios rectores, en el sentido de que

todos los miembros de un país tengan

igualdad de acceso al cuidado, que se

concibe para todas las personas en su

condición de titulares de derechos. De allí

la necesidad de avanzar hacia la

universalización progresiva de los

cuidados, que debe conformar un pilar de

la protección social, articulando enfoques

universales con acciones afirmativas y

políticas selectivas que permitan igualar el

ejercicio del derecho al cuidado.

La solidaridad se estructura por

medio de la tributación y de las

contribuciones a la seguridad social que

financian prestaciones y transferencias,

apuntando a la progresividad, y la

solidaridad tiene además una perspectiva

intergeneracional.

Finalmente, el principio de

corresponsabilidad establece la

necesidad de un nuevo contrato de

género, en el entendido de que es

indispensable una distribución más

equitativa de los roles y los recursos entre

mujeres y hombres en el seno de las

familias y de la sociedad para lograr una

solución igualitaria de las necesidades de

cuidado que la región enfrenta.

Por su parte, el principio de

solidaridad se refiere a la participación en

el financiamiento.


Aspectos

Teconologicos

En América Latina, el desarrollo de

las capacidades es el resultado de la

interacción compleja de la estructura de

incentivos con los recursos humanos

disponibles, los esfuerzos tecnológicos

realizados y la incidencia de factores

institucionales diversos. En función de ello,

las capacidades tecnológicas aparecen

en distintos niveles.

Así, es posible identificar la

acumulación de capacidades

tecnológicas en el nivel microeconómico

(en las firmas), pero también en el nivel

nacional (macroeconómico) y sectorial

(mesoeconómico).

Ahora bien, la acumulación de

capacidades tecnológicas es condición

necesaria pero no suficiente para generar

un círculo virtuoso de crecimiento y

desarrollo sostenidos. Estas capacidades

deben complementarse de manera tal

que se produzca una nueva combinación

de ideas existentes, capacidades,

habilidades, recursos, entre otros factores.

El resultado de esta nueva combinación

puesta en el mercado es lo que se conoce

como innovación.

Las capacidades tecnológicas de

una nación están compuestas por

una variedad de recursos de

conocimiento y de innovación. Una

medida comprehensiva debe ser

capaz de tomar en cuenta las

actividades que están codificadas,

así como las que son tácitas (Lundvall,

1992). Algunas de las capacidades

están desincorporadas, como las

nuevas ideas y los inventos; otras

están incorporadas en equipos,

maquinaria e infraestructura, mientras

que otras están incorporadas en las

habilidades humanas (Pianta, 1995;

Smith, 1997; Evangelista, 1999).


Frente a la globalización las nuevas

tecnologías posibilitan nuevas formas de

producir sin contaminar el ambiente. Sin

embargo el nivel tecnológico que tienen

los países de América Latina deben

enfocarse en que la globalización tiende

a primar pragmáticamente los intereses

comerciales y tecnológicos sobre los

ideales políticos, sociales y culturales, lo

que arrastra un debilitamiento de la

capacidad de los Estados en ese nuevo

escenario mundial y una profunda

mutación de los contactos que traen la

revolución de las comunicaciones y, en

particular, las nuevas tecnologías digitales.

Estas tecnologías de gobierno

están conformando un nuevo régimen

fronterizo, que está localizado fuera del

espacio comunitario. Así se reduce el

control sobre las fronteras del propio

territorio y se evita la llegada de

inmigrantes no deseados.

La integración de nuevos sistemas tecnológicos requiere del dominio

de las tecnologías previas, lo que permite a los agentes económicos

construir competencias de una manera acumulativa (Pavitt, 1988;

Bell y Pavitt, 1997). A menudo los nuevos sistemas convierten a los

previos en obsoletos (Juma y Konde, 2002).


Debemos igual tener en cuenta

que la globalización de las tecnologías en

América Latina deben cumplir con los

siguientes objetivos:

Fortalecer las bases científicas y

tecnológicas de la industria de la

Comunidad.

Favorecer el desarrollo de la

competitividad internacional de la

Comunidad.

Respaldar las políticas comunitarias.

Teniendo en cuenta las siguientes

medidas como lo son:

Investigación

Desarrollo tecnológico

Cooperación científica

Difusión y explotación

Formación y movilidad de

investigadores.

La revolución digital en América

Latina fue por ejemplo la incursión de los

teléfonos inteligentes, el internet, la

economía de las aplicaciones móviles y la

investigación de las tecnologías futuras y

emergentes impulsadas en gran medida

por la innovación tecnológica y de los

mercados.

Así mismo, un mercado único

digital a favor del consumidor, el internet y

las tecnologías digitales están

transformando nuestro mundo. La

realización del mercado único digital

podrá en América Latina:

Impulsar un crecimiento

competitivo

Transformar el sector industrial

Crear nuevos productos y servicios

para la expansión del mercado

Probablemente la disminución en

bienes primarios y el crecimiento en

productos industrializados de tecnología

media sea un cambio aún más

significativo que el incremento en

productos de alta tecnología, si se

considera la casi exclusiva incidencia en

este aspecto de las actividades de Intel en

Costa Rica. Esta empresa ha permitido

una fuerte participación de Costa Rica en

la producción y exportación de productos

clasificados como high-tech, que


consisten básicamente en su armado,

actividad que hace uso intensivo de

trabajo poco calificado con una menor

influencia relativa sobre la derrama y

acumulación local de capacidades

tecnológicas. En cambio, pasar en

productos de tecnología media de una

participación promedio en el primer

subperíodo del 5,9% a 14% en el último,

con picos de 16,7% en 2002 y 2003 y 17,1%

en 2004, parece indicar un interesante

proceso de consolidación de actividades

industriales.

a la importancia del crecimiento de la

participación de los bienes de tecnología

media en las exportaciones. En el otro

extremo, llama la atención la evolución de

Colombia, que registra cambios muy poco

significativos y, desde luego, menores a los

esperados teniendo en cuenta la

envergadura de su economía y los

sucesivos esfuerzos de transformación

encarados en los últimos años. Sólo en

productos de tecnología media se nota

una evolución promisoria con una

participación en el total de las

exportaciones, que pasa de tener una

participación promedio de 7,3% en el

período 1987-1992 a 14,5% en 1999-2004,

con un pico de 16,5% en 2001. La

especialización en primarios se mantiene

relativamente muy alta (51,4%), sin mayor

variación respecto del promedio 1987-

2003 (57,8%). El resto de las variables no

muestra cambios de consideración.

La evolución mostrada por Costa

Rica y México no se verifica en el resto de

los países del grupo analizado. Las

Las mismas consideraciones cabe

hacer para México, tanto en lo que se

refiere al crecimiento de la participación

de los bienes de alta tecnología, como en

lo relativo a la incidencia de las

actividades de armado en esos registros.

También son aplicables las

consideraciones realizadas con respecto

participaciones agregadas de los

productos de tecnología media y alta no

difieren mayormente entre el segundo y el

tercer subperíodo, salvo en el caso de

Bolivia15 y el movimiento ya mencionado

de Colombia hacia un incremento de la

participación de los bienes de tecnología

media. Brasil mantiene a lo largo del


período un porcentaje relativamente alto,

pero sin mayores variantes y fueron

realmente magros los avances logrados

en este sentido por Argentina y Chile. De

todos modos, sobresalen los casos de El

Salvador y de Guatemala, que muestran

una participación agregada de bienes de

tecnología media y alta de 20% y 18%,

respectivamente, en el último subperíodo

(18% y 15% en el anterior), en donde los

bienes de alta tecnología tienen un papel

nada desdeñable para el contexto

latinoamericano, ya que oscilan alrededor

del 5% y 6% durante toda la década de

1990 y ascienden a 6,9% en 2004.

Las participaciones agregadas de

los productos de tecnología media y alta

no difieren mayormente entre el final y el

comienzo del período analizado, salvo por

un interesante movimiento de Colombia

hacia un incremento de la participación

de los bienes de tecnología media y por

los casos de El Salvador y de Guatemala,

que muestran una participación

agregada de bienes de tecnología media

y alta de 20% y 18% hacia el final del

período, donde los bienes de alta

tecnología tienen un papel nada

desdeñable para el contexto

latinoamericano, oscilando alrededor de

5% y 6% durante toda la década de 1990

y ascendiendo a 6,9% en 2004.

Brasil mantiene un porcentaje

relativamente alto, pero sin mayores

variantes a lo largo del período y fueron

realmente magros los avances logrados

en este sentido por Argentina y Chile.

En promedio, la participación de

los bienes primarios en las exportaciones

de los países considerados sigue

representando aproximadamente el 50%.


Desarrollo Sostenible

Es importante resaltar que en América

Latina el impacto del cambio climático,

cuestiones medioambientales, incluida la

biodiversidad, la eficiencia de los recursos,

las materias primas, la energía, el

transporte, la ciencia, la investigación y la

innovación, el empleo y la política social

que hacen parte del desarrollo sostenible,

incluyendo la promoción del trabajo digno

y la responsabilidad social de las empresas,

la cooperación y el comercio con el

objetivo primordial de la erradicación de

la pobreza en el contexto del desarrollo

sostenible teniendo en cuenta también lo

siguiente:

La sustitución de importaciones,

combinada generalmente con medidas

proteccionistas del comercio; y la

promoción de las exportaciones,

acompañada en la mayoría de los casos

por un esfuerzo en favor de la

liberalización económica. En América

Latina, la primera de estas estrategias

predominó en los años cincuenta y

sesenta, promoviendo la creación de

bloques comerciales como el Mercado

Común Centroamericano, el Pacto

Andino y la Asociación Latinoamericana

de Libre Comercio cuyo objeto era lograr

economías de escala.


Tomar medidas concretas para

que la migración funcione como

factor positivo del desarrollo y

contribuya a reducir la pobreza y la

lucha contra la inmigración ilegal.


Incluir las cuestiones de migración

y refugiados en las estrategias y

asociaciones regionales y por

países.


Fomentar sinergias entre migración

y desarrollo de tal manera que

ambas se beneficien.


La estrategia de promoción de las

exportaciones contempla la aplicación de

políticas de liberalización del comercio, el

mejoramiento de la eficiencia del sector

público, reduciendo su tamaño a través

de la privatización de los servicios o de las

empresas del Estado. La reducción de los

aranceles aduaneros sobre el comercio

exterior es una de las bases de una

estrategia de desarrollo mediante la

promoción de las exportaciones.

El concepto de estrategia de

desarrollo sostenible está vinculado con un

modelo de desarrollo cuyo objeto es

superar el retraso imperante desde la

segunda guerra mundial, caracterizado

por un crecimiento económico basado en

la evolución del producto nacional bruto y

en el ingreso por habitante.

Debido a la creación del

Programa 21 en Latino

América, estos compromisos

internacionales dieron lugar

a la creación de la ALIDES,

una estrategia integrada

para la promoción del

desarrollo político,

económico, ambiental,

cultural y social de la región.

Para la ALIDES, el concepto de

desarrollo sostenible es un proceso de

cambio progresivo de la calidad de la

vida humana, que se ubica en el centro

del desarrollo, considerándola el sujeto

primordial de aquel .Este proceso se logra

mediante un crecimiento económico con

equidad social y una transformación de los

métodos de producción y de los patrones

de consumo, fundada en el equilibrio

ecológico y la base vital de la región.

El fortalecimiento de la

participación ciudadana, en un marco de

convivencia pacífica y de armonía con la

naturaleza, sin poner en riesgo y de hecho,

garantizando la calidad de vida de las

generaciones futuras.


El concepto de estrategia de

desarrollo sostenible es reciente y sus

antecedentes están vinculados con un

modelo de desarrollo cuyo objeto es

superar el retraso imperante desde la

segunda guerra mundial, caracterizado

por un crecimiento económico basado en

la evolución del producto nacional bruto y

en el ingreso por habitante.

Este concepto de desarrollo,

considerado como sinónimo de

crecimiento, progreso, evolución e

industrialización, dio lugar a la creación,

en 1948, del Banco Internacional de

Reconstrucción y Fomento (BIRF), mejor

conocido como Banco Mundial, y luego a

la creación, en 1959, del Banco

Interamericano de Desarrollo (BID) y de

otros bancos regionales y subregionales.

Desde entonces se ha hecho cada

vez más evidente que el desarrollo

sostenible es un proceso político y social

que abarca todo los aspectos de la vida,

en forma armoniosa y equilibrada con la

conservación del medio ambiente y los

recursos naturales, en una concepción

tridimensional del desarrollo.

De conformidad con el concepto

de desarrollo sostenible de la ALIDES, la

idea del Plan Maestro de Reconstrucción y

Transformación Nacional es crear en el

país una sociedad que asegure la

igualdad de oportunidades, con un

mejoramiento sostenido del nivel de vida

de la población, a fin de satisfacer sus

necesidades económicas, sociales,

culturales y ambientales y cumplir con las

políticas demográficas sin poner en peligro

la capacidad de satisfacer las

necesidades de las generaciones futuras.


“Regular la ocupación y el uso de la tierra y promover el

desarrollo sostenible de los recursos, dando prioridad a la

conservación y la protección del medio ambiente mediante la

incorporación de las cuestiones ambientales a los programas

de enseñanza”, es uno de los objetivos del Plan Maestro de

Los objetivos de corto plazo del

Plan se están complementando con las

actividades del Consejo Nacional de

Desarrollo Sostenible (CONADES) y la

Estrategia Nacional de Desarrollo

Sostenible (ENDS), basadas en la

ordenación de las cuencas hídricas y la

lucha contra la corrupción y la pobreza,

dando prioridad a la organización de un

sistema nacional íntegro y a la

descentralización y la desconcentración

de los servicios del Estado.

Como lo establece el Compromiso

Nacional, el desarrollo sostenible, el

fortalecimiento del estado de derecho, la

observancia plena de los derechos

humanos, el fortalecimiento de la

gobernabilidad y del sistema jurídico, la

promoción de un crecimiento económico

sostenido (como antídoto más adecuado

para luchar contra la pobreza), el alivio a

la deuda externa, la cooperación

financiera en el marco de un programa de

desarrollo sostenible que incluya la

mitigación de los desastres naturales y la

aplicación del seguimiento del Programa

21, la ALIDES y la Convención

Interamericana Contra la Corrupción no

pueden tener éxito si no se asegura la

transparencia.


Competitividad

El dinamismo de las economías

emergentes en Asia supone un desafío

para la competitividad de la industria

manufacturera de América Latina y el

Caribe; pero al mismo tiempo ofrece

nuevas oportunidades de negocios, en la

medida que los países asiáticos

experimentan un cambio en sus

estructuras productivas. Sin embargo,

para aprovechar estas oportunidades, la

región requiere poder diversificar sus

exportaciones y buscar capturar mayor

valor agregado.

La transición también ayudará a

mejorar las oportunidades de empleo

para las clases medias emergentes, y

afianzará las perspectivas de crecimiento

a futuro de la región.

Las reformas deben también

buscar mejorar la productividad: La

innovación tecnológica resulta clave para

promover el necesario cambio estructural,

que favorezca la diversificación,

incremente la productividad y reduzca las

brechas tecnológicas en la región. Los

países latinoamericanos deben evitar que

la excesiva concentración en

exportaciones de materias primas se

convierta en una barrera para la

adopción de nuevas tecnologías.

Al mismo tiempo, necesitan

aprovechar los recursos generados por el

sector exportador para avanzar en la

adopción de una estructura productiva

basada en el conocimiento y con mayor

contenido tecnológico.

El GCI define la “competitividad

como el conjunto de instituciones, políticas

y factores que determinan el nivel de

productividad de un país”. Entre ellos se

encuentran la fortaleza de las instituciones

públicas, la innovación, infraestructura,

diversos entornos económicos, y la

capacidad para hacer negocios.

La competitividad de América Latina

disminuyó durante el 2013. Tres de sus

principales economías, México, Brasil y


Perú, sufrieron retrocesos, y sólo Chile y

Colombia mostraron una ligera mejoría.

Los resultados provienen del

nuevo Informe de Competitividad (2014-

2015), presentado este miércoles por el

Foro Económico Mundial (WEF), el cual

aplicó su Índice de Competitividad Global

(GCI) a datos de 144 países.

El informe recomienda a América

Latina realizar urgentes reformas

estructurales e inversiones productivas en

infraestructura, competencias educativas

e innovación para retomar el crecimiento

de las décadas pasadas.

El país mejor valorado de toda

América Latina y el Caribe fue Puerto Rico,

que se ubicó en el puesto 32 del total,

seguido de Chile, que quedó en el puesto

33. El primero retrocedió dos puntos en el

ranking, y el segundo escaló una posición

con respecto al estudio 2013-2014.

Las 10 economías más

competitivas de América Latina y el

Caribe:

1. Chile sigue siendo la economía

más competitiva de América

Latina, con una fuerte

estructura institucional, bajos

niveles de corrupción y un

gobierno eficiente. También

ostenta una sólida estabilidad

macroeconómica con un

reducido déficit público y una

baja deuda pública.

2. Panamá de nuevo sigue a Chile

en los rankings regionales y

sigue siendo la economía más

competitiva de Centroamérica,

a pesar de una caída en los

rankings mundiales impulsada

por un leve descenso en las

percepciones de sus

instituciones, sobre todo

respecto a su habilidad para

combatir la corrupción. No

obstante, el país tiene una

infraestructura impresionante,

con algunos de los mejores

puertos y aeropuertos del

mundo, y está asimilando la

tecnológica activamente.

3. Costa Rica sigue escalando los

rankings, y este año subió tres

sitios gracias a un muy estable

perfil y fuertes instituciones.

Cuenta con uno de los mejores

sistemas educativos de la

región, una asimilación de las

TCI bastante alta y una

razonablemente

bien

desarrollada capacidad para

innovar, que posicionan bien al

país para transitar hacia


actividades basadas en el

conocimiento.

4. Barbados ha caído ocho

lugares en los rankings

mundiales conforme sigue

sufriendo las consecuencias de

la crisis financiera mundial.

Dentro de la región, se coloca

en el cuarto lugar en

competitividad general. La crisis

crediticia está obstaculizando

gravemente la capacidad de

los negocios locales para

financiar sus actividades o

desarrollar

proyectos

innovadores.

5. Brasil cae una posición en los

rankings de este año y se

coloca en el sitio 57 mundial

debido a un progreso

insuficiente en la reparación de

su deficiente infraestructura de

transporte y un deterioro que se

percibe en el funcionamiento

de sus instituciones. Brasil ha

tenido un desempeño

macroeconómico más débil

este año y un mayor

estrechamiento en el acceso al

financiamiento.

6. México ha realizado

importantes

reformas

estructurales durante el último

año dirigido a aumentar el nivel

de competencia y eficacia de

sus mercados, aunque los

beneficios de las mismas

todavía no se materializan. La

competencia mejorará

conforme estas reformas

comiencen a tener impacto. Ha

habido una caída en la

percepción del funcionamiento

de las instituciones de México, y

el sistema educativo mexicano

no parece poder ofrecer las

destrezas que su economía

cambiante requiere.

7. Los avances de Perú en

términos de competitividad en

recientes años, impulsados por

un muy fuerte desempeño

macroeconómico y mercados

financieros y laborales

altamente eficientes, parecen

estar perdiendo ímpetu. Existen

preocupaciones acerca del

funcionamiento de sus

instituciones junto con un

insuficiente progreso en el

mejoramiento de la calidad de

su educación y el alza de sus


niveles de asimilación

tecnológica.

8. Colombia asciende tres lugares

en los rankings mundiales este

año debido a un aumento en su

nivel de asimilación

tecnológica y el desarrollo de su

infraestructura. No obstante,

necesita alcanzar mayor

progreso en la infraestructura,

ya que este sigue siendo el

segundo factor más

problemático para realizar

negocios en Colombia. El país

cuenta con condiciones

macroeconómicas estables,

pero, al igual que en gran parte

de la región, necesita

diversificar su economía y

volverse menos dependiente

de los ingresos de los recursos

naturales. A fin de lograr esto,

debe mejorar la educación y

fomentar un medio que impulse

la innovación.

9. Guatemala asciende ocho

lugares al medio de los rankings

mundiales este año debido a

mejoramientos en su nivel de

competencia en el mercado

de productos gracias a la

reducción de burocracia para

los nuevos negocios– y una

mejor infraestructura, a pesar

de que en esta área se necesita

mayor progreso

10. Uruguay ha mejorado su

desempeño este año. Por varios

años, el PIB per cápita de

Uruguay ha estado creciendo a

un ritmo más acelerado que la

media regional, y el país tiene

un excelente desempeño en

medidas relativas a la

preparación tecnológica, sus

instituciones y su sistema

educativo. Las regulaciones

laborales restrictivas son el

mayor obstáculo pare realizar

negocios en el país.

De los 36 países analizados de

América Latina y el Caribe sólo nueve

mejoraron su puntuación en el GCI,

mientras que dos (Nicaragua y Argentina)

se mantuvieron en la misma posición.

El Salvador fue el país que más

escaló, al subir 13 posiciones, y en el

sentido contrario, Guyana fue el que más

empeoró, con una caída de 15 puestos. El

resto retrocedió en su puntuación, y

Ecuador, por su parte, no fue analizado en

el estudio.


Desarrollo Sustentable

La Comisión Mundial para el Medio

Ambiente y Desarrollo de las Naciones

Unidas publica en 1987 un documento

titulado “Nuestro Futuro Común” cuyo

objetivo era reevaluar la situación del

medio ambiente y proponer políticas que

aseguraran un “desarrollo sustentable”. Así

surge la primera y probablemente más

aceptada definición del concepto de

desarrollo sustentable como:

“el desarrollo que satisface las

necesidades de las generaciones

presentes sin comprometer la

capacidad de las futuras

generaciones de satisfacer las

suyas”.

El término desarrollo sustentable, a

pesar de transmitir el objetivo general a ser

perseguido, es relativamente flexible en

relación al “cómo” lograrlo, por lo que

pronto aparecen las grandes corrientes:

La sustentabilidad fuerte y la débil.

La primera es más rígida y no

admite la posibilidad de sustituir un bien

ambiental por un bien productivo (árbol

por mesa de madera, por ejemplo),

preservando la cantidad de activos

ambientales (bosques, lagos, fauna, flora,

etc.) constantes. La sustentabilidad débil

al contario es menos rígida y permite este

intercambio y la disminución de los activos

ambientales siempre y cuando no rebase

el límite mínimo que pondría en riesgo la

existencia de la especie.

Otras definiciones aparecen

algunos años después como la del premio

nobel Robert Solow que habla de la

sustentabilidad como:

“la obligación de asegurarse que

la próxima generación estará tan

bien como la actual y garantizar

que esto sea permanente”.


Para Talbot Page por otro lado la

sustentabilidad es: “la administración

del agotamiento, de la

contaminación y de la

ambiente, sin poner en riesgo el

crecimiento económico.

congestión”, sin tomar en cuenta el

legado intergeneracional mientras se

enfoca en la solución de problemas. En los

últimos años algunos sectores han

propuesto una ampliación de las tres

dimensiones (económica, social y

ambiental) tradicionales incorporando

explícitamente una dimensión política y

otra cultural, como en el caso del artículo

de Venezuela.

Además de no haber una visión

unificada sobre el concepto de

sustentabilidad ni mucho menos sobre

cuál sería el mejor camino para lograrla,

existen grupos que cuestionan el desarrollo

sustentable, tanto porque la propuesta

sería insuficiente en el mediano y largo

plazo para evitar una catástrofe

ambiental, como porque los objetivos

ambientales serían incompatibles con el

crecimiento económico en algunos

sectores de la economía independiente

de la corriente planteada, la tendencia

general es la construcción de políticas

públicas específicas para la protección

ambiental o que de una forma u otra

termine por aportar a una mayor equidad

social y la preservación del medio

El desarrollo sustentable, además

de revisar si los impuestos ambientales

realmente están logrando su objetivo de

reducir el exceso de contaminación o

logran mero incremento de la

recaudación fiscal.

El verdadero desafío del

desarrollo sustentable

supone una combinación,

sin soluciones esquina, entre

crecimiento económico,

una política social activa y

un medioambiente

resguardado. Aportar a esta

solución, sin

fundamentalismos.


En el contexto de las distintas

opiniones y énfasis en las diferentes

componentes de un desarrollo sustentable,

lo crucial es ponerse de acuerdo con los

hechos de la realidad. Si esto se logra,

luego es posible hacer una negociación

para acordar una postura como país.

Nada hace más daño que las

afirmaciones temerarias, vengan de

donde vengan.

Las cosas se pueden decir bien

desde posturas que defiendan un énfasis

medioambiental, donde se enuncien

lineamientos de política, pero siempre

respectando las restricciones de la

realidad (La política Energética de Chile:

de la Dependencia al Desarrollo Sostenible

“el futuro es de la energías renovables”).

Se debe hacer ver los trade-offs y

que la sociedad elija con información

efectiva qué camino desea seguir. Luego

de ello, establecer las reglas del juego

pertinentes y dejar que los agentes

privados tomen sus opciones, minimizando

el riesgo político que siempre es perjudicial.

El desarrollo sustentable, en estricto

sentido, supone la confluencia de los

aspectos económicos, sociales y

medioambientales. Dado lo anterior,

puede tener efectos dañinos para el

desarrollo de los países.

En el caso de Chile en los últimos

años la discusión respecto al desarrollo

eléctrico del país ha estado fuertemente

teñida por posturas extremas desde la

perspectiva ambiental, cuyos argumentos

son inconsistentes con datos efectivos de

la realidad, como la relación de precios

entre las diferentes tecnologías, y la

verdadera capacidad de las tecnologías

no contaminantes de responder al

aumento de la demanda energética que

acompaña al crecimiento económico, ya

que es esencial para el país que se

establezcan consensos básicos respecto

del desarrollo eléctrico, basados en una

abierta conversación entre los distintos

estamentos de la sociedad, sobre la base

de datos reales y objetivos.


Proyección de

América Latina 2030

La economía de América Latina florecerá durante los próximos 17 años, aunque la

inseguridad y la actividad criminal transnacional seguirán plagando la región e incluso

podrían empeorar. Esta es la conclusión del más reciente reporte de Consejo de Inteligencia

Nacional (NIC) de Estados Unidos, “Tendencias Globales 2030: Mundos Posibles”.

“En los próximos años, el panorama económico y político global será

dramáticamente alterado por el ascenso de China y otras potencias asiáticas, y por la

emergencia de entidades no estatales”. En América Latina, la creciente demanda de

energía, alimentos y agua, junto con la contaminación, el cambio climático, los desastres

naturales y nuevos retos debidos a la creciente urbanización podrían generar posibles

estados fallidos en los países más débiles, señaló el reporte del NIC.

Así mismo, debemos tener en cuenta los cambios de largo alcance durante la

década pasada, los cuales incluyen el crecimiento económico sostenido y la reducción en

la pobreza.


“Otras tendencias, como

la propagación de la

violencia asociada con

el narcotráfico y las

bandas criminales, han

dañado a la región. Dos

factores primarios, uno

externo y el otro interno,

impulsarán el

crecimiento económico

y la calidad de vida en

América Latina durante

los próximos 18 años”

“Asumiendo que el crecimiento

promedio del PIB en la región descienda al

3,5 por ciento con las menores

proyecciones de crecimiento global, el PIB

conjunto de América Latina alcanzará los

9.000 millones de dólares para 2030,

posiblemente aproximándose a la mitad

del tamaño de la economía de Estados

Unidos.

Considerando una reducción en

las tasas de crecimiento demográfico, el

ingreso per cápita anual en América

El factor externo es la demanda

mundial de productos de América Latina;

el interno es la capacidad de la región de

reducir su dependencia en exportaciones

de materias primas, invertir en educación

y preservar la democracia.

Sin embargo, la distribución del

poder político y económico seguirá siendo

peligrosamente desigual en América

Latina.

Latina podría alcanzar los 14.000 dólares

casi un 50 por ciento más que los niveles

actuales”, según el Consejo de

Inteligencia Nacional (NIC).

“Al mismo tiempo, el surgimiento

de una clase media aún mayor en

América Latina impulsará expectativas

económicas y políticas adicionales a las

que los gobiernos deben estar preparados

para enfrentar”.


El analista político Sergio Bitar, un ex

senador de Chile, advirtió que la escasez

de recursos se convertirá en un asunto

mucho más importante de lo que lo es hoy

en la región.

“Durante las próximas dos décadas,

el cambio climático y una creciente clase

media en Asia, África y América Latina

llevarán a cambios en los estándares de

vida, seguridad ciudadana y

disponibilidad de alimentos y agua”,

agregó. “Serán necesarias acciones

gubernamentales para evitar estas

consecuencias negativas, entre ellas el

invertir en energía limpia y tecnología para

optimizar el uso de energía”.

En un escenario global menos

favorable, las vulnerabilidades en algunos

países latinos acentuadas por la creciente

inseguridad y las actividades criminales

transnacionales podrían generar crisis

significativas y extenderse por la región,

generando retos para Estados Unidos y

otras naciones.

NIC: América Latina y el Caribe

enfrentan mayores retos

“Aún en el caso de

una economía global

relativamente robusta,

subregiones como

América Central y el

Caribe tendrán

mayores dificultades

para enfrentar los retos

de seguridad y

gobierno”.


“Los crecientes costos de

alimentos y combustibles probablemente

agreguen estrés a las estructuras

gubernamentales más frágiles en América

Central y el Caribe. En años recientes,

cárteles mexicanos de la droga han usado

cada vez más a América Central como

escala para sus cargamentos, lo que

también debilita el gobierno y el estado de

derecho”.

A diferencia del resto de la región,

América Central y el Caribe se encuentran

rezagados en dinamismo económico y no

están creciendo a las tasas que necesitan

para generar empleos para su gran

población de jóvenes.

océanos en la Tierra y tiene un impacto

importante en el clima global”, de

acuerdo al reporte del NIC.

“Una plaga o deforestación en el

Amazonas podría alterar el ciclo del agua

en la región de una manera tal que podría

devastar a la agricultura de Brasil y buena

parte de la de Argentina. Modelos

recientes sugieren que un momento crítico

podría ocurrir cuando la deforestación

alcance el 20 por ciento; actualmente se

encuentra en 18 por ciento”.

Brasil seguirá teniendo un papel

predominante en la región, aunque el país

es vulnerable a fluctuaciones del

comercio global, inestabilidad en sus

fronteras y mega ciudades cuyas

infraestructuras están bajo presión y cuyos

departamentos de policía están

abrumados por el crimen.

Aunque, la educación debe seguir

siendo prioridad, dicen los observadores.

“El medio ambiente podría tener un

papel crítico en la fortuna de Brasil durante

los próximos 15-20 años; la cuenca del

Amazonas produce alrededor del 20 por

ciento del flujo de agua dulce a los


Alejandro Werner, director del

Departamento del Hemisferio Occidental

del Fondo Monetario Internacional, pidió

el establecimiento de programas para

mejorar la educación y la salud, “las

cuales, a fin de cuentas, son los

determinantes más importantes a largo

plazo del crecimiento, la generación de

empleos y la reducción de la pobreza”,

dijo.

“Creo que tenemos que ayudarles

a hacer la transición de una estrategia de

crecimiento más basada en materias

primas a una que sea más autosustentable

y basada en servicios, manufactura y

construcción”, dijo Werner, apuntando

que en los últimos 10 años América Latina

ha logrado avances significativos en la

desigualdad del ingreso y la reducción de

la pobreza, aunque algunos de sus países

aún tienen las mayores tasas de pobreza

del mundo y los patrones de distribución

de ingresos más desiguales.

América Latina es una

región de creciente

importancia, con

mercados en expansión,

recursos abundantes y

oportunidades ilimitadas.

Los precios de las materias primas,

que han impulsado el crecimiento de

muchas economías, podrían estancarse o

caer, comentó Werner a la revista IMF

Survey.

Las tasas globales de interés

eventualmente aumentarán, lo que

afectará los pagos de deuda interna y

externa de los países de América Latina.

Y será de beneficio para

Estados Unidos y Europa

apoyar una sociedad

transatlántica más fuerte

con las naciones de

América Latina


Por otro lado, la década del 20 fue

una época de rápido desarrollo y se

estima para el 2030 tener un buen nivel de

vida debido a que se reducirá la pobreza

mejorando mejorando la calidad de

educación para todos y la brecha entre

educación pública y privada.

También se espera:

Eliminar el analfabetismo funcional

y que las personas de los países de

América Latina y que casi todos

accedan al sistema de teleeducación.

Que la gente busca mercados en

lugar de puestos de trabajo

La equidad de oportunidades y en

la distribución de bienes y servicios,

redujo las grandes desigualdades

de ingreso, riqueza y de poder.

Mejora en la salud y el bienestar de

los ciudadanos.

Crear Economías sostenibles,

ejemplares para el mundo.

More magazines by this user
Similar magazines