ANÁLISIS

trampastejo

Revista19

ANÁLISIS

Y LETRAS

Junio - Julio 2016 No. 19

Zonas de Reserva Campesina (II)

Connivencia o convivencia con

el terrorismo

El impacto político del pasado

que no nos abandona

Jurisdicción Especial para la Paz

(JEP), otro campo de batalla

Solidaridad, Identidad y Fraternidad

www.asopatria.org


ANÁLISIS Y LETRAS

2

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Contenido

Editorial

Fortalecer la historia, recordar los héroes

Zonas de Reserva Campesina (II parte)

Del repliegue militar táctico, al despliegue

social estratégico

Connivencia o convivencia con el terrorismo

¿Está preparada la seguridad privada para

el posconflicto?

El impacto político del pasado que no

nos abandona

Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), otro

campo de batalla

Por fin: no más niños en la guerra

Latinoamérica, el inexorable regreso del

péndulo político

Mi Sargento, un líder innato

Liderazgo de excelencia

Sígueme…

2

3

10

15

18

23

27

29

31

34

ANÁLISIS

Y LETRAS

Asociación de Subofi ciales de Inteligencia Militar

“PATRIA MÍA”

Presidente:

Álvaro Méndez Córtes

Vicepresidente:

Néstor Alfredo Saavedra Pardo

Tesorero:

Juan Carlos Delgado Caballero

Secretario:

Edgar Baéz Valbuena

Fiscal:

Juan Pablo García Barón

Vocal No. 1:

Wisley Alfredo Hermosa Guevara

Vocal No. 2:

Fredy Armando García Sierra

Vocal No. 3:

Juan Antonio Mojica Gómez

Vocal No. 4:

Freddy Hernando Reyes Vargas

Vocal No. 5:

Omar Lizcano Chacón

Director Ejecutivo:

Juan Ricardo Ojeda Jiménez

Colaboradores

Augusto Guzmán

Álvaro Méndez

Fabio Valverde Gallego

Juan Carlos Eastman Arango

Javier Cañón Núñez

MG (RA) Carlos Fracica

JaCaN

SMC (RA) Néstor Saavedra Pardo

Andrés Torres M.

Asesor de Contenido

Carlos Osorio P.

Asesoría Ejecutiva

GOAZZ S.A

Diseño e impresión

Strategy Ltda Teléfonos (1) 675 7385 - 244 8149

ISSN 2344-7168

Los conceptos y contenidos de los artículos

son responsabilidad de cada autor y no refl ejan

el criterio ni el pensamiento de la revista Análisis y Letras,

ni de la Asociación Patria Mía.

Solidaridad, Identidad y Fraternidad

Junio - Julio 2016

1


ANÁLISIS Y LETRAS

Editorial

Fortalecer la historia, recordar los héroes

El contexto de nuestra organización permite fortalecer

los lazos de Solidaridad, Identidad y Fraternidad. Por

ello, con orgullo, queremos informar a todos los integrantes

de nuestra querida Asociación, que nos hemos

vinculado oficialmente, como entidad líder, a los actos

conmemorativos que se desarrollarán en julio próximo,

con ocasión de los 197 años del fallecimiento del insigne

sargento, José Inocencio Chincá, prócer y piedra angular

de la existencia del cuerpo de Suboficiales.

La primera de dichas actividades se cumplirá el sábado

23 de julio en las instalaciones del Circulo de Suboficiales.

Patria Mía, por su vocación de servicio, apoyo desinteresado,

liderazgo y en cumplimiento de los postulados

de sus estatutos, se ha vinculado a las Unidades

Simbólicas y, en esta ocasión, tiene a cargo la realización

del evento.

Se trata de un compromiso asumido por la Junta Directiva

y el grupo de asociados de la Reserva Activa, para

con todo el cuerpo de reservas del Ejército Nacional. Es

la ocasión de seguir dando ejemplo, de mostrar hasta

dónde una organización como la nuestra, aun transitando

por sus primeros años, se ha encumbrado de tal

manera que ya lidera y es elemento fundamental dentro

de ese prestigioso grupo de reservas unidas, siempre en

función de sus postulados en favor de la institucionalidad.

La segunda actividad que nos congrega se cumplirá una

semana después, el sábado 30 de julio, en el municipio

de Tibasosa, Boyacá, lugar donde reposan los restos del

prócer Chincá. Allí se efectuará una segunda ceremonia

conmemorativa, que también será liderada por Asopatria,

en cooperación con las demás organizaciones de

la Reserva.

Será el momento propicio para seguir demostrando la

alta capacidad de Solidaridad, Identidad y Fraternidad

que tiene la Asociación con los ancestros históricos de

la formación de nuestro glorioso Ejército, y la ocasión

para reafirmar ante todos los asistentes ese espíritu de

lucha que acompaña a los hombres y mujeres del Arma

de la Divisa Azul.

Aprovechamos este espacio, no solo para hacerlos partícipes

de las actividades de la Asociación, sino para

invitarlos a que asistan con sus respectivas familias, en

uno u otro lugar de manera indistinta, y contribuyan con

su presencia al fortalecimiento de los valores patrios

que, estamos seguros, en los actuales momentos deben

resaltarse y acrecentar, frente al advenimiento de cambios

propios de un Estado ad portas del posconflicto.

Finalmente, un cordial saludo a todos los asociados,

compañeros y amigos. deseamos, en este número de

nuestra revista, reiterarles, en nombre de la Junta Directiva

y del Director Ejecutivo, que estamos al servicio de

todos ustedes con el ánimo de continuar fortaleciendo

la Solidaridad, la Identidad y la Fraternidad, que nos cohesionan

y nos acercan en torno al propósito común.

2 Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Zonas de Reserva Campesina (II parte)

Del repliegue militar táctico, al

despliegue social estratégico

Por : Augusto Guzmán

ontinuando con la segunda parte del

tema que iniciamos en el número 17

de nuestra Revista, correspondiente a

febrero pasado, es necesario echar una

ojeada al mapa que detalla el despliegue

territorial de las Zonas de Reserva

Campesina (ZRC), tal como se han venido

implementando.

Como se anotó en el pasado artículo, las zonas corresponden

a un diseño gubernamental dentro de las políticas

públicas de reforma agraria que se han abierto

camino desde la década de los años 90, con injerencia

de diversos actores de diferentes corrientes ideológicas,

lo que ha permitido que se aglutine una pluralidad de

intereses.

Las ZRC en la estrategia

de las Farc

Las Farc han venido evolucionando del repliegue táctico

en lo militar, al cual llegaron por la necesidad de

sobrevivir, luego de finalizada la zona de despeje (1998-

2002), cuando debieron abandonar los territorios despejados

para refugiarse en la selva y de esa manera evitar

la arremetida de las tropas. Durante el repliegue, el

grupo insurgente se limitó a desarrollar actos terroristas

aislados a nivel urbano, y al manejo “político y publicitario”

de los secuestros de militares y civiles durante la

vigencia de la zona de despeje.

El desplazamiento de las estructuras guerrilleras a la

profundidad de las selvas, si bien les favoreció en un

sentido, en otro no. El pez quedó fuera del agua. Una de

las repercusiones negativas más importantes fue que al

quedar desconectadas de las poblaciones y zonas urbanas,

se favoreció el ataque aéreo de la fuerza pública, lo

que llevó al aniquilamiento de sus principales dirigentes.

La Habana significó el paso del repliegue, o derrota táctica,

a un despliegue estratégico novedoso, mediante

el cual dieron un salto del “monte al escritorio”. Dicho

de otro modo, de lo militar (repliegue táctico) a lo político

(despliegue estratégico), con lo cual modificaron

el nivel de la confrontación, superando las proyecciones

de alias “Alfonso Cano”, quien antes de su muerte se

Junio - Julio 2016

3


http://plymouthministorage.com/dollar-sign-background-images

ANÁLISIS Y LETRAS

planteaba imponer a los frentes una “salida” de su retaguardia

táctica en procura de ejecutar actos militares

(terrorismo) en los centros urbanos adyacentes, en una

nueva dinámica para pasar a una fase donde predominara

una proyección a lo social, tal como se le venía entendiendo,

es decir, desde el terrorismo.

Las actuales conversaciones de La Habana encajaron

muy bien en esa proyección de “Cano”, con la particularidad

de que lo “militar”, contra lo presupuestado, pasó

a un segundo plano. En esta nueva lógica, la proyección

a lo social contenida en la propuesta agraria acordada

en las negociaciones, en el punto relativo a las “Zonas

de Reserva Campesina”, ha llevado a que las Farc

deban plantearse lo social en una dimensión más allá

de lo simplemente “militar”, superando la visión de sus

comunidades adyacentes como “abrigo”, “sombrilla” o

“inteligencia”.

Si las negociaciones resultan exitosas, lo social-fariano

estará saturado de paralelismo y dualismo jurídico y

político. Sus relaciones con las comunidades adyacentes

quedarán determinadas por la economía local, la

autogestión, el control territorial, la planificación local,

la descentralización, la participación comunitaria en las

decisiones sobre la producción agrícola y el manejo de

mercados, entre otros aspectos, tal como se consagra

en la ley desde los años 90.

Una reflexión acerca del paralelismo y el dualismo jurídicos,

nos lleva a considerar una de las fases de las negociaciones

de La Habana, en donde ha tenido desarrollo.

El escenario típico es el relativo a la negociación de

las penas, en lo poco que se ha conocido. Se dice que

habrá Tribunales ad hoc, con jueces y procedimientos

especiales y penas alternativas, y que el resarcimiento

de daños y derechos de las víctimas corre por cuenta

del Estado.

Si se extrapola este modus a lo “social agrario”, se percibe

que las Zonas de Reserva Campesina tendrán un

alto nivel de dualismo jurídico y político, no sólo por los

4

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

contenidos de las normas actualmente vigentes, sino

porque, obviamente, en La Habana se irá más lejos. Se

perfilan temas como la justicia social y la democracia

participativa, que facilitan unos grados de autonomía

social y política nunca antes conocidos en el sector rural,

pero que tampoco alcanzan al extremo de la insularidad.

Es decir, no se trata de zonas liberadas o territorios

independientes, ya que el ordenamiento interno

favorece políticas incluyentes proclives a la participación

política, la autogestión en lo económico y la planificación

local, entre otras formas.

La Justicia Social es una propuesta del discurso social-demócrata,

desde el siglo XIX, que procura conquistar

el poder a partir de la lucha por las reformas

(Reformismo) a favor de los marginados, logrando reivindicaciones

económicas de corte igualitario. En sí

misma no es una amenaza, ya que son políticas de corte

democrático y de equidad, necesarias para el desarrollo

de lo social, sobre todo de lo social-agrario.

La Democracia Participativa, desde una óptica de izquierda,

es una modalidad de poder social donde los

individuos intervienen en la toma de decisiones públicas

con el fin de morigerar o disminuir la influencia del

poder gubernamental, permitiendo una mayor participación

comunitaria, muy cercana a lo que en la antigua

Grecia correspondía a la democracia directa, es decir,

mediante la persona misma del ciudadano, sin la mediación

de un representante oficial.

Del dualismo y del paralelismo surge un aspecto muy

importante, y tiene que ver con un desplazamiento de la

soberanía tradicional a favor de una soberanía social de

corte local, en temas como la representación política de

los sectores populares en el manejo de las políticas públicas,

en campos como la biodiversidad, los recursos

naturales, entre ellos el agua, la ocupación y aprovechamiento

de los suelos; el manejo del medio ambiente,

los recursos naturales renovables, el ordenamiento

territorial, entre otros, lo cual es, sin duda, la visión de

un Estado totalmente diferente en el campo.

Es una alternativa a la concentración terrateniente instituyendo

un nuevo señorío en el colectivo social, lo cual

genera un nuevo tejido social en sintonía con los poderes

locales probablemente en manos de los desmovilizados,

en coordinación con la burocracia estatal en el

ramo, que presuntamente también estaría conformada

por los antiguos militantes. En sus manos quedarían las

políticas públicas de acceso progresivo a la propiedad

colectiva de la tierra, en desarrollo del mecanismo de la

justicia social, la democracia participativa y el bienestar

de la población campesina.

Si bien en lo político-jurídico-social se puede concebir y

racionalizar el esquema de las Zonas de Reserva Campesina,

no se debe soslayar la visión que resulta desde

la óptica militar: en esta óptica, las ZRC son un marcaje

territorial, una fijación de comunidades en un esquema

donde las armas juegan un papel determinante en los

componentes de una nueva relación de poder más simétrica

y menos vertical en la relación Estado-Comunidades,

donde las Farc cumplen una importante mediación

política.

Para las Farc, la estructuración de las Zonas de Reserva

Campesina puede verse como una victoria, desde la lógica

de la lucha de clases. Las zonas se imponen en todo

el país, por lo cual sería un esquema nacional para el

campo; un paso a la ofensiva en el asalto a los terrenos

baldíos, en un escenario de frente social, económico y

político contra el “terratenientismo”. Es todo un salto de

la manigua a la economía productiva y el abordaje del

poder en el campo. Es también un desplazamiento de

las élites en el control histórico de sectores estratégicos

de la economía, en áreas como la gran reserva forestal,

hídrica, minera y de medio ambiente.

Todas las herramientas de la democracia operan aquí

en beneficio del nuevo despliegue estratégico fariano.

Sin embargo, las alarmas mayores están, quien lo diría,

en el terreno guerrillero. Si bien se puede pensar, prima

facie, que se ha rendido al Estado, la verdad es que el

esquema corresponde a las necesidades de desarrollo

del campo en cualquier país medianamente civilizado.

El asunto para las Farc es que si bien podría perfilarse

algún tipo de socialismo, en lo organizativo (Político),

no se puede decir lo mismo en lo productivo (Económico).

El éxito de las ZRC depende de la productividad

del campo, de su rentabilidad. Si el campo prospera no

será por cuenta del socialismo de corte comunista, ya

que es inoperante y es un fracaso total, por lo visto en

Cuba y recientemente en Venezuela. Se puede decir que

Junio - Julio 2016

5


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www. periodicocorreo.com.mx/tag/reforma-agraria/

la “dignidad con hambre”, propuesta por la economía

socialista, no favorece la paz y que, en todo caso, la violencia

surgirá de nuevo contra los presuntos salvadores.

Esa es la encrucijada de las Farc. Si se da un éxito en

el desarrollo de las comunidades, este deviene necesariamente

del éxito económico, lo cual no es más que la

victoria del capitalismo en el campo. Contrario sensu, si

se logra imponer un modelo de socialismo radical, este

sólo tendrá cabida en un escenario de sometimiento

social, pues ninguna ideología puede resistir el hambre

y la pobreza, y en todo caso se abriría paso un nuevo

escenario de recurso a otras violencias.

No menos grave es que los guerrilleros deberán pasar

de una dominación tradicional de las comunidades,

mediante el sometimiento armado y la pena de muerte,

incluso impuesta a sus propias bases, a un escenario

de concertación y participación que les es del todo

desconocido. Lo que quiere decir que el viejo esquema

y prácticas guerrilleras, también resultarían derrotados.

El rol del Estado en las ZRC

Son diversas las tareas del Estado. Van desde la garantía

de la continuidad de las políticas del ramo y la provisión

de los recursos económicos que sean necesarios, a la

verificación y el control de los procesos y de los resultados,

en todos los campos del poder (económico, político,

territorial, militar y psico-social).

Una segunda línea la constituye la permanencia del Estado

en unas zonas que pasarán de ser lugares de “concentración

militar” de las guerrillas, a zonas de “permanencia

económica”. Desde luego la permanencia oficial

debe darse en el marco de una estrategia de potencia-

6

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Junio - Julio 2016

7


ANÁLISIS Y LETRAS

ción de lo social, a partir de la inversión vía presupuesto.

En el diseño del nuevo concepto de fuerza pública, se

debe disponer de una capacidad de desdoblamiento

de la fuerza, de su rol de presencia fronteriza, al regreso

a la confrontación asimétrica, considerando las particularidades

de un eventual y nuevo conflicto.

De la misma manera una política de fronteras debe tener

en cuenta la circulación de bienes, servicios, personas,

acuerdos comunitarios binacionales, intercambios

locales binacionales y otros, bajo el esquema de la unidad

territorial y la soberanía nacional, para lo cual es

fundamental la capacitación adecuada de los funcionarios

públicos comprometidos en esas áreas.

Similarmente debe considerarse que estas negociaciones

también encarnan un proceso de victimización de

sectores que venían detentando legítimamente algún

grado de propiedad de predios, cuyo descontento puede

llevar a otra fase de violencia, por lo cual también

debe de incluirse una política de reparación.

En lo referente a las zonas de narco-cultivos, el carácter

contrainsurgente de las negociaciones debe ser también,

y marcadamente, una política de lucha contra el

narcotráfico, no sólo del delito derivado de las estructuras

guerrilleras, sino también de otros actores.

Este escenario de las Zonas de Reserva Campesina, desde

luego no es, o no corresponde a un fin del conflicto.

Es, por el contrario, un nuevo escenario de guerra,

donde la “economía foco de resistencia” fariana, debe

ser derrotada por una economía productiva estatal. Si

se consolida la fortaleza del Estado en estas zonas, y

se estabiliza y relegitima su poder, entonces se habrá

dado paso a una nueva y definitiva fase de seguridad

del campo, para la cotidianidad de la gente dedicada a

las labores agrícolas y también para las inversiones de

largo plazo, lo cual puede catapultar definitivamente el

desarrollo de las zonas. Si las guerrillas son sometidas

al esquema de ZRC, en un modelo altamente productivo

y de rentabilidad del campo, entonces podrán quedar

plenamente reinsertadas en lo local.

Ahora, para paliar los efectos de un, nada inesperado

“conejazo fariano”, el Estado no puede desdeñar el plan

B, mediante un adecuado planeamiento de la Inteligencia,

partiendo de la base de que en esta nueva lógica,

el diseño de la respuesta estatal tiene que modificarse

ante una eventual reapertura de fuegos. Desde luego

sus contenidos merecen un artículo aparte.

El papel de la Comunidad

Internacional en las ZRC

Para el caso deben tenerse en cuenta los intereses, primordialmente

de los Estados Unidos, Canadá, Holanda

y los países nórdicos. Para EE.UU. los narcocultivos y la

estrategia de lucha contra el narcotráfico están en el orden

del día. También lo es la participación en la explotación

minera y de recursos naturales que su vez motiva a

los países antes mencionados. Para ellos es igualmente

preocupante el saqueo indiscriminado de los recursos

naturales y el desconocimiento de las normas de derecho

interno que tiende a su regulación. Desde luego,

detrás de la reivindicación del orden jurídico interno

se encuentra la defensa de la suprema garantía de sus

inversiones (inversión extranjera); y, en el caso norteamericano,

el control de cultivos ilícitos y de la economía

ilegal, está ligado a sus objetivos estratégicos nacionales

en lo referente a la defensa de su balanza comercial

y al control de la pérdida de divisas.

Por supuesto a la comunidad internacional poco o nada

le interesa la salida democrática o violenta. Sólo cuenta

para ellos que se asegure su inversión, en unos márgenes

de relativa estabilidad social y política. La economía

extractiva en medio de un mar de sangre, es altamente

conflictiva para su opinión pública.

Por lo mismo un campo donde predominen las Zonas

de Reserva Campesina, es un escenario ideal donde

se facilitan las negociaciones para la adecuada explotación

de las riquezas naturales. Por supuesto, resulta

indispensable la “cabeza de playa” de la postmodernidad,

es decir los derechos humanos de tercera generación

que estos países defienden a muerte, tal como en

su época se defendía la “civilización y evangelización”

de los primeros americanos 1 .

1. La Bula Papal de Alejandro VI, dictada a Fray Bernardo Boile en el siglo xv, conocida

como bula Pis Fidelium, facilitaba la evangelización del nuevo mundo castellano, en un

contexto de favorecimiento Papal de la dominación territorial de la corona española. Ya

a finales del siglo 19 y principios del siglo 20, aventureros como el célebre Cecil Rodhes,

seducían comunidades y líderes locales africanos para facilitar la explotación de recursos

a Inglaterra. La Iglesia y los aventureros del pasado fueron suplantados por las ONG

de derechos humanos de hoy.

8

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Junio - Julio 2016

9


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www.univision.com/noticias/alerta-terrorista/varios-paises-adoptan-medidas-contra-el-terrorismo-yihadista

Connivencia o convivencia

con el terrorismo

Por Álvaro Méndez

esde hace algunos años, e infortunadamente,

casi a diario, el mundo parece

asistir a un sinfín de actividades denominadas

“terroristas”, que retumban en

diversos rincones del orbe por causa de

actores de diverso origen e ideología con

intereses comunes o no, cuya trascendencia y proyección

no son claras para el común de los ciudadanos,

aturdidos por un bombardeo de informaciones, por lo

general difusas.

Pero ¿qué significado tienen los términos “terrorismo”,

“terrorista”? Precisamente el objeto de este escrito es

hacer una aproximación al tema, que surge con la Revolución

Francesa y que ha venido evolucionando a través

de la historia, acomodándose a momentos, geografías,

e incluso, a los avances técnicos o tecnológicos.

Entendiendo que el acto terrorista se podría presentar

en una guerra regular cuando un elemento de una de

las Partes ejecuta la operación contra una determinada

instalación enemiga, también se puede afirmar que en

el escenario de los conflictos asimétricos la acción no es

de combate, porque el perpetrador no prevé el resultado

ni los daños colaterales, simplemente atenta contra

objetivos predefinidos e incluso contra lugares al azar,

precisamente aquellos donde no hay posibilidad de

defensa o en donde los afectados no son previamente

preparados para afrontar dicho acto.

Al respecto, Reinares, F., indica que “distintos estudios

han revelado que las víctimas del terrorismo corresponden,

por lo común, a lo que cabe denominar blancos de

oportunidad, objetivos vulnerables y en estado de relativa

indefensión, que raramente coinciden con los destinatarios

últimos de la violencia” (1998. Pág. 17). Más

adelante el autor reafirma lo enunciado, al señalar que

la víctima del acto terrorista es un desvalido y generalmente

es afectado de manera circunstancial, y en él van

a quedar marcas de ansiedad, zozobra, incertidumbre y

miedo, por mucho tiempo.

Con esa introducción recurrimos ahora a la definición

básica del término terrorista, registrado en el dicciona-

10

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

rio de la Real Academia de la Lengua Española: “Es la

persona que practica o es partidaria del terrorismo. Terrorismo

es la dominación por el terror” 1 .

El filósofo norteamericano, Noam Chomsky, presenta

una definición de terrorismo asimilada por los manuales

militares del Ejército de Estados Unidos: “El uso

calculado de la violencia o de la amenaza de violencia

para obtener objetivos que son de naturaleza política,

religiosa o ideológica. Esto se hace por medio de la intimidación,

la coerción o infundiendo miedo” 2 .

Es un enunciado más elaborado, con relaciones cercanas

a los diferentes campos del poder e incluso a la

intención particular de obtener un indeterminado beneficio.

Por consiguiente, en esta definición cada hecho

ocurrido, denominado acto terrorista, debe tener la explicación

de su naturaleza.

Citada por Pizarro, la tratadista y estudiosa del tema,

Jessica Stern, conceptúa sobre terrorismo:

“El uso sistemático de la intimidación coercitiva generalmente

al servicio de objetivos políticos. El terror es

utilizado para crear y recrear un clima de miedo en una

amplia comunidad definida como blanco, más que en

las víctimas directas de la violencia y para publicitar una

causa, así como presionar para que se acceda a los objetivos

de los terroristas”. (2003. Pág. 34).

La autora enfoca todo su concepto al denominado objetivo

político, argumento válido y de común uso, en especial

en las acciones ejecutadas por parte de grupos

político militares alzados en armas contra el Estado, independiente

de la ideología a la que pertenezcan.

En el medio colombiano existen diversas referencias relacionadas

con el concepto de terrorismo. Plinio Apuleyo,

señala: “podría decirse con entera validez, que todo

movimiento que se sirva de la violencia, cualquiera que

sea la forma que ella adopte, es terrorista”.

Y agrega, “pero si se quiere definiciones más precisas,

el elemento que le sería característico es la de servirse

del terror para imponer en una sociedad determinada

sus objetivos y concepciones, sean ellas nacionalistas,

1. Real Academia Española, Diccionario de la lengua española, Madrid, Espasa Calpe,

XXI edición, 1992.

2. Chomsky, Noam, Piratas y emperadores, terrorismo internacional en el mundo de

hoy, Barcelona, Ediciones B, 2003, p. 163

políticas o religiosas, o para castigar a quienes no las

compartan o se oponen a ellas” 3 . Se podría decir que es

una definición construida y concebida para el conflicto

colombiano.

Pizarro, profundo estudioso del conflicto en Colombia,

refiriéndose al tema indica que es un método para conseguir

un objetivo. “Un acto terrorista es concebido,

ante todo, como un método que puede ser utilizado

tanto por grupos propiamente terroristas, como por organizaciones

armadas no terroristas”. Es el reflejo de la

realidad. Cualquier individuo con intenciones de hacer

daño puede perpetrar una acción terrorista, incluso por

motivaciones baladíes. Basta obtener o fabricar un explosivo,

y activarlo en contra de un objetivo cualquiera.

En el reglamento de operaciones de combate irregular

de las Fuerzas Militares, hay una definición enfocada no

a terrorismo sino a la organización que lo ejecuta:

“(…) organización delincuencial clandestina, conformada

por individuos de diferentes clases sociales con

mayor o menor grado de cultura que, basada en la movilidad,

la sorpresa, la acción rápida y violenta, pretende

alcanzar un desarrollo que le permita conformar un grupo

armado, para poder conducir un conflicto a través

del cual se llegue al cumplimiento de los objetivos que

se haya impuesto” (1999. Pág. 21).

Definición de típico carácter castrense y acomodada a

la realidad de la situación de la confrontación con los

grupos insurgentes. En concepto del autor de este artículo,

es el reflejo del condicionamiento de una doctrina

traída desde tiempos pasados que merece ser repensada.

La ley 599 de 2000, artículo 343, precisa una definición

desde el Código Penal, indicando:

“El que provoque o mantenga en estado de zozobra o

terror a la población o a un sector de ella, mediante actos

que pongan en peligro la vida, la integridad física o

la libertad de las personas o las edificaciones o medios

de comunicación, transporte, procesamiento o conducción

de fluidos, o fuerzas motrices, valiéndose de medios

capaces de causar estragos (…)”.

3. Apuleyo, Plinio. Las Farc, un enclave terrorista en Colombia. Publicado en “Letras Libres”,

septiembre de 2002.

Junio - Julio 2016

11


ANÁLISIS Y LETRAS

Habiendo sufrido los efectos del terrorismo, el Estado,

para poder sancionar a los ejecutores de una acción de

tal tipo, asimila esta definición para entablar los procesos

jurídicos procedentes.

Con referencia a las fuentes consultadas y a la experiencia

vivida, es adecuado indicar cinco características

propias del terrorismo que en términos generales son

aceptadas por la comunidad nacional e internacional:

1. Es una acción ejecutada por actores no estatales

2. Presenta motivación política

3. Es deliberado

4. Afecta por lo general a no combatientes

5. Logra el objetivo, amedrentar la población.

Sin dejar de lado que el acto terrorista puede tener esas

y otras características, es preciso indicar que no necesariamente

la violencia está de por medio en la ejecución

de la acción. El siguiente cuadro muestra eventos considerados

terroristas que difieren por la modalidad, en

el empleo de armas y en el uso de artefactos explosivos

improvisados.

Cuadro 1: Acciones consideradas terroristas

Sin empleo de artefactos explosivos

El secuestro masivo de los diputados del Valle

La iglesia de la María en Cali

Edificio de Miraflores en Neiva

Secuestros en vías nacionales

Secuestro Ciénaga de la Virgen

Fuente: Elaborado por el autor con base a investigación adelantada

Con empleo de artefactos explosivos

o armas no convencionales

Atentado Club El Nogal

Atentados contra la Cuarta Brigada, Medellín

Asesinato Luis Carlos Galán Sarmiento

Asesinato de jueces y magistrados por los Carteles de narcotraficantes

Asesinato familia Turbay Cote en el Caquetá

http://www.elpais.com/what-it-means-be-donor-and-why-you-should-consider-it-338326

12

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

En el conflicto colombiano se asimiló y calificó a los grupos

insurgentes Farc y Eln, como organizaciones terroristas,

luego de la acción masiva ocurrida en septiembre

de 2011 en Estados Unidos, más conocida como 11-S.

Antes de esa fecha se les daba apelativos de facinerosos,

insurgentes, subversivos, bandoleros, y en contadas

excepciones el de terroristas.

En respuesta a dichos ataques, la ONU emitió una resolución

4 en la que expresa su compromiso de luchar

frontalmente contra todas las formas de terrorismo, e

insta a los Estados Miembros a adoptar una serie de

medidas destinadas a reforzar su capacidad jurídica e

institucional para combatir las actividades terroristas.

En consecuencia, llama a los Estados para que:

a) Prevengan y repriman la financiación de todo acto

de terrorismo; b) Tipifiquen como delito la provisión o

recaudación intencionales, por cualesquiera medios,

directa o indirectamente, de fondos por sus nacionales

o en su territorio con la intención de que dichos fondos

se utilicen, o con conocimiento de que dichos fondos se

utilizarán, para perpetrar actos de terrorismo; c) Congelen

sin dilación los fondos y demás activos financieros

o recursos económicos de las personas que cometan, o

intenten cometer, actos de terrorismo o participen en

ellos o faciliten su comisión; de las entidades de propiedad

o bajo el control, directos o indirectos de esas

personas, y de las personas y entidades que actúen en

nombre de esas personas y entidades o bajo sus órdenes,

incluidos los fondos obtenidos o derivados de los

bienes de propiedad o bajo el control directo o indirecto

de esas personas y de otras personas y entidades

asociadas con ellos.

d) Prohíban a sus nacionales o a toda persona y entidad

que se encuentre en su territorio que pongan cualesquiera

fondos, recursos financieros o económicos o

servicios financieros o servicios conexos de otra índole,

directa o indirectamente, a disposición de las personas

que cometan o intenten cometer actos de terrorismo o

faciliten su comisión o participen en ella, de las entidades

de propiedad o bajo el control directo o indirecto

de esas personas, y de las personas y entidades que actúen

en nombre de esas personas o bajo sus órdenes.

4. ONU, Consejo de Seguridad. Comité contra el Terrorismo. Resolución 1373 (2001)

Posteriormente aparecen los listados de agrupaciones

terroristas del mundo, en donde se encuentran las Farc

y el Eln, y los denominados paramilitares. A la fecha las

dos organizaciones alzadas en armas contra el Estado

siguen allí, a pesar de los ingentes esfuerzos de sus integrantes,

e incluso de funcionarios del mismo gobierno

colombiano en pro de buscar la salida negociada al

conflicto.

La preocupación mundial frente al accionar terrorista

se puso de manifiesto en la exposición del secretario

general de la ONU, Kofi Annan, durante la cumbre denominada

“Democracia, Terrorismo y Seguridad”, realizada

en España, en 2005.

En la ocasión el funcionario hizo énfasis en la definición

de terrorismo, formulada por el Grupo de alto nivel establecido

en el organismo para diseñar una estrategia

dirigida a combatir el flagelo, luego de los ataques del

11 de septiembre.

Según Kofi Annan, la definición formulada por el Grupo

precisa que “constituye terrorismo todo acto que obedezca

a la intención de causar la muerte o graves daños

corporales a civiles no combatientes, con el objetivo de

intimidar a una población u obligar a un gobierno o a

una organización internacional a realizar o abstenerse

de realizar un acto”.

No obstante que la ONU ha dejado claro el significado

de la palabra “terrorismo”, y así lo señala a través de

una serie de resoluciones, como también en las declaraciones

de los máximos dirigentes de otros organismos

internacionales, en Colombia únicamente se hace

alusión al nombre y poca o ninguna acción se adelanta

para combatirlo. El Estado se ha empecinado en adelantar

diálogos con los insurgentes que permanentemente

ejecutaron acciones terroristas como forma de

lucha, aún en contravía de las resoluciones de la ONU.

Lo censurable es que el aparato judicial tiene todas las

pruebas respecto a las fuentes de financiamiento, origen

de los recursos, modus operandi, así como de quienes

intervienen en los negocios que permiten sufragar

las actividades terroristas, e incluso de los perpetradores,

pero no se toman las medidas pertinentes para evitar

entorpecer el diálogo.

Junio - Julio 2016

13


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-03-05/5-claves-para-aprender-un-nuevo-idioma-en-muy-poco-tiempo_722162/

Por ello se puede concluir que el Estado colombiano

está en permanente connivencia con el terrorismo, pasando

por encima de la Constitución Nacional y de los

postulados de la ONU, en un afán inmediatista de mostrar

resultados frente a la comunidad internacional.

A pesar de los diálogos el terrorismo tal vez seguirá

existiendo en nuestro país, puesto que las bases de esa

macabra actividad que ha asolado al ciudadano colombiano,

no se han desarticulado, y por lo poco conocido

de los acuerdos logrados con los insurgentes, el aparato

de terror orquestado para influir en las mentes de los

habitantes, no se va a desmontar en su totalidad.

Lo sorprendente del tema es que los ciudadanos se

acostumbraron a convivir con el flagelo, y ya es “normal”

mirar con desdén el acontecer de todo tipo de acciones

terroristas, especialmente cuando no nos afectan

particularmente. A pesar del espiral violento en el

que convivimos los colombianos, nuestro país aparece

como el “más feliz del mundo” 5 , triste paradoja de una

nación en permanente estado de zozobra, en donde la

anomia campea en todos los ámbitos de la geografía.

Bibliografía.

Pizarro L. Eduardo y otros, Terrorismo y Seguridad, Bogotá,

Planeta Semana, 2003

Reinares, Fernando, Terrorismo y antiterrorismo, Barcelona,

Paidós Ibérica, 1998.

Annan Kofi, cumbre de Madrid sobre Democracia, Terrorismo

y Seguridad, Madrid, marzo de 2005

Fuerzas Militares de Colombia, reglamento de operaciones

en combate irregular, Primera Edición, Bogotá,

Imprenta y publicaciones de las Fuerzas Militares, 1999.

5. La organización WIN/Gallup International publicó su informe anual en el que presenta

una clasificación de los países más felices del mundo. el 87% de los colombianos encuestados

dijo sentirse feliz, y sólo el 2% se consideró infeliz, dando un “índice neto de

felicidad” del 85%, más de 20 puntos por encima de la media y casi el doble del resultado

de España (con un porcentaje del 45%).

14

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

¿Está preparada la

seguridad privada

para el posconflicto?

a venido tomando fuerza en la opinión

pública interna y externa la certeza de

que se encuentra cerca el fin del conflicto

que enfrenta al Estado con las Fuerzas

Armadas Revolucionarias de Colombia

(Farc), habida cuenta de los avances en

los puntos del Acuerdo General que discuten

el gobierno y delegados de este grupo ilegal en La

Habana, Cuba.

Según los cálculos, este año se suscribirá el compromiso

final de dichas negociaciones que se adelantan con

la presencia de representantes internacionales como

garantes y acompañantes, delegados de Estados Unidos

y de la Unión Europea, y con la disposición de la Organización

de las Naciones Unidas (ONU), como órgano

verificador de los asuntos de dejación de armas y cese

bilateral del fuego.

Este destacamento externo le otorga mucha más credibilidad

a la lógica de la terminación del conflicto y a la

preparación del país para el posconflicto. No obstante,

sigue en veremos, al momento de escribir este artículo,

la iniciación de los ciclos formales de conversaciones

entre el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y el gobierno

nacional.

Por: Fabio Valverde Gallego

fabiouvalverde@gmail.com

Pero la idea de una verdadera paz, una vez se concreten

dichos acuerdos, queda pendiente en razón a que, aún

sin la presencia de esos actores violentos, existen otros

que acondicionarían sus mecanismos y mutarían sus

aficiones para prolongar la inseguridad y continuar poniendo

en riesgo los capitales públicos y privados invertidos

en proyectos productivos del orden local regional

y nacional.

Surge entonces una incógnita, que traslada la funcionalidad

de la seguridad privada a nuevos niveles por

desarrollarse, con el fin de mantener su misión y visión

potencializadas para avanzar en la implementación

de nuevos diseños que, con el apoyo de la tecnología

y mejor capacitación del personal, así como de la formulación

de planes estratégicos, permitan neutralizar

cualquier riesgo.

¿Está preparada la seguridad privada para atender el

posconflicto?

Experiencias de negociaciones políticas que pudieron

terminar los conflictos armados intestinos en Irlanda, El

Salvador, Nicaragua, Honduras, entre otros, demostraron

que en el posconflicto, la inseguridad y los niveles de violencia

se hicieron presentes con mayor determinación.

Junio - Julio 2016

15


ANÁLISIS Y LETRAS

Ello ocurrió, entre otras razones, por el debilitamiento

de las fuerzas del orden y en razón a su restructuración;

mínima existencia de políticas públicas para enfrentar

la situación ante la confianza generada por la materialización

de la paz; y la incipiente presencia de organismos

privados dispuestos y en capacidad de garantizar

la seguridad en sectores críticos de la población y los

renglones de la productividad pública y privada.

Como ya esto ha sucedido y funciona como una lección

aprendida, podríamos estar seguros que no va a pasar

en Colombia y que cuando se alcance el posconflicto y

se pongan en marcha los acuerdos de la mesa de negociación,

el país recibirá la paz sin mayores contratiempos.

Sin embargo, existen argumentos que afirman que ello

no será así. A continuación me permitiré relacionar algunos:

Habrá disidencias o pequeños reductos de las Farc y Eln

que preferirán dedicarse a lo que saben hacer en relación

con el crimen, y mantendrán las modalidades de

secuestro, extorsión, narcotráfico, minería ilegal, contrabando,

entre otros, que permitirán el mantenimiento

de todo un espectro de inseguridad.

En su conjunto este esquema hace atractivos los crímenes

transnacionales en razón a que la globalización ha

hecho necesaria la interdependencia, para el fortalecimiento

y la exportación del crimen, de bandas entrelazadas

por vínculos tan clandestinos como nefastos, que

mueven millonarias sumas de dinero para hacer posible

el ágil y seguro movimiento de armas, narcóticos,

dineros blanqueados, insumos, pertrechos de guerra y

demás.

El panorama parece desolador, pero no es exagerado y

mucho menos irreal. Es absolutamente relevante y por

lo mismo exige del Gobierno y de sus componentes políticos,

económicos, sociales y de seguridad, la aplicación

de mecanismos reales y actualizados para permitir

que la mutación del conflicto a la inseguridad pueda

tener mecanismos efectivos de control, combate, anticipación

y neutralización.

Es aquí cuando se requiere de una organización privada

para el ejercicio de la seguridad, regulada, regida

y normada por el Estado, con visos de actualización y

capacidad a toda prueba, ya que se convertirá en una

necesidad con mayor demanda que la existente, para

permitirle a la institucionalidad encargarse de otras responsabilidades

de mayor complejidad en relación con

la defensa y la seguridad nacionales.

Es éste, entonces, un llamado para que las empresas de

seguridad privada se preparen a alcanzar niveles de excelencia

y perfección que impidan su desplazamiento

por esquemas de seguridad clandestinos o por grupos

armados con carácter defensivo pero enmarcados en la

ilegalidad haciendo y deshaciendo a lo largo y ancho

del país.

Por lo anterior, es el momento de comenzar a trabajar

en el fortalecimiento de los esquemas de liderazgo para

la seguridad a cargo del Estado y la institucionalidad,

con un renovado apoyo e impulso a la seguridad privada,

a la que habrá de señalarle unas mayores exigencias

en la adopción de sus planes estratégicos y tácticos de

acción preventiva y de seguridad.

Ello significa la diversificación actualizada de sus métodos,

recursos, entrenamiento de sus integrantes, interacción

con las autoridades, interrelación entre las mismas

compañías y otras tantas medidas que permitan,

inteligentemente, contrarrestar la delincuencia generadora

de inseguridad en el posconflicto.

Las metodologías anquilosadas y ortodoxas, en cumplimiento

de tareas y misiones de seguridad, los esquemas

estáticos y renuentes a los cambios que obligan la

modernidad criminal y la globalización delincuencial,

y la indisposición por adaptarse a la tecnología, entre

otros aspectos, tienen que desaparecer del escenario

dispuesto para las compañías de vigilancia y seguridad

privada, y deberán ser reemplazados por planes

actuantes a cargo de personas calificadas y motivadas,

con unos salarios que superen los básicos, habida cuenta

de la responsabilidad que se les otorga; con nuevos

niveles de entrenamiento que les permitan desarrollar

una mejor labor, que vaya mucho más allá del mirar y

avisar, pero que no signifique la agresión permanente

ante eventos o indicios que supongan algún riesgo.

Finalmente, para que eso se logre, se deberá buscar por

todos los medios que el talento humano, además de

motivado, entrenado y altamente capacitado para asumir

los desafíos que planteará el posconflicto, también

pueda desempeñarse en espacios saludables y dignos,

que le permitan alcanzar la excelencia en el desempeño

de sus funciones.

16

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS

Y LETRAS

Junio - Julio 2016

17


ANÁLISIS Y LETRAS

http://contenido.com.mx/2015/08/descubren-la-forma-de-borrar-los-recuerdos/

El impacto político

del pasado que no

nos abandona

Por Juan Carlos Eastman Arango*

La difícil convivencia

con el pasado

* Historiador, Especialista en Geopolítica. Docente e investigador del Departamento de

Historia y Geografía, Pontificia Universidad Javeriana. Miembro del CEAAMI (Centro de

Estudios de Asia, África y Mundo Islámico) en la Facultad de Ciencias Sociales de esta

universidad.

a historia, como patrimonio colectivo y

como forma de conocimiento, vuelve a

colocarse en el centro de las disputas y

controversias políticas e internacionales.

Su visibilidad no es constante, ni afecta,

en la misma proporción, a las entidades

territoriales existentes en el mundo (Estados Nacionales)

y a las colectividades humanas mayoritariamente

organizadas y reconocidas como nacionalidades. Si en

el pasado estaba apropiada como instrumento vertebral

en los procesos de descolonización afroasiática, y

en América Latina quedó atrapada en los discursos fundamentalistas

de la guerra fría, a partir de la década de

1990 se convirtió en referente esencial de la promoción

de la política del perdón en las relaciones internacionales

y en los procesos de resolución de conflictos domésticos.

Han transcurrido 25 años desde el momento en el que

se lanzaron las promesas de la sociedad de la postguerra

fría, y no hemos logrado, en varios lugares del

mundo, que esa asociación inspiradora entre historia y

reconciliación, e historia y perdón, haya disminuido las

tensiones entre Estados y regiones, o haya suavizado las

reivindicaciones territoriales en el marco de la reestructuración

global, ni aliviado la susceptibilidad colectiva

frente a la exigencia internacional o nacional de reconocer

agravios y crímenes cometidos en el pasado, de

muy variada y desigual periodización, por diferentes antepasados,

y cuya responsabilidad política no quieren

suscribir partidos políticos, comunidades religiosas ni

gobiernos.

Recientemente hemos tenido oportunidad de encontrarnos

una vez más con esos pasados que no nos quieren

abandonar, y cuya resurrección cíclica atormenta

a dirigentes laicos y religiosos y entorpece el avance y

consolidación de proyectos regionales de integración

económica, la cooperación política o la proyección de

18

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www.edu.xunta.es/centros/iesdavidbujan/taxonomy/term/3338gM

nuevas arquitecturas de seguridad. Todo lo anterior tiene

un común denominador: confianza mutua, sobre el

reconocimiento de responsabilidades frente a acciones

ejecutadas en el pasado, que siguen lastimando a algunas

de las sociedades que las padecieron, y cuyo debate

queda atrapado en agendas nacionalistas, discursos

populistas y cálculos electorales domésticos.

Dependiendo de los casos nacionales, vecinales o globales

que pudieran observarse, de forma progresiva

hemos perdido la certeza de que las declaraciones presidenciales

de turno, o de dirigentes de diferentes organizaciones,

sean sinceras, y que, por el contrario, nos

enfrentamos, con pesadumbre , a la evidencia del uso

y abuso de la historia para revitalizar agendas de política

exterior, abrir mercados, explorar nuevas alianzas

políticas y militares, o explorar nuevas de acuerdo a las

necesidades de los involucrados.

En esa medida, la verdad y el perdón frente a los hechos

del pasado vienen perdiendo credibilidad, amenazando

con ello la construcción de formas de convivencia sostenibles

que superen la susceptibilidad del pasado. El

desafío no ha desaparecido: cómo evitar que la historia

se convierta en una forma de cautiverio, y cómo evitar

que el olvido consagre la injusticia y la impunidad. En

medio de este equilibrio necesario en el que intervienen

una gran variedad de actores y protagonistas, sentimos

que el abuso de la historia está debilitando la legitimidad

de iniciativas políticas y esfuerzos colectivos por

superar los traumas del pasado.

Las conmemoraciones públicas de ciertas fechas del

pasado, se han convertido en oportunidades para convocar

la defensa de proyectos de integración que se traducen

en sinónimos de paz y progreso, como en oportunidades

para medir la capacidad de gobiernos y jefes de

Estado en procesos de negociación regional. También

para captar el ambiente social y político de los ciudadanos

y evaluar la relación entre sociedad y gobierno. En

algunos de estos casos el tema adquiere las connotaciones

de ser referente de la identidad nacional, es decir,

su reconocimiento o su negación se adoptan como

un asunto de honor o dignidad nacionales, entregando

a los gobernantes de turno una responsabilidad adicional

sobre el manejo diplomático y político de la causa

histórica en cuestión.

Una fallida reconciliación con

el pasado: Obama en Japón

El más reciente, por sus ecos políticos, lo constituyó

la visita del presidente Barack H. Obama a Hiroshima.

Frente a las expectativas creadas por los medios de comunicación,

resultó limitada y, en cierto modo, frustrante.

Las imágenes recogidas y transmitidas globalmente,

no impidieron que la conclusión fuera decepcionante,

llamando la atención sobre los silencios japoneses de

su pasado y la retórica evasiva estadounidense sobre

sus responsabilidades históricas. Una visita en medio

de la cruda campaña electoral en su país y las tensiones

japonesas en Asia oriental, al tiempo que Okinawa se

agitaba de nuevo contra la presencia militar de Estados

Unidos en esta isla.

El lanzamiento estadounidense de las bombas atómicas

sobre dos ciudades japonesas, en agosto de 1945,

sigue siendo materia de controversia historiográfica y

política. Las explicaciones alrededor de la toma de decisiones

entre civiles y militares en aquellos momentos,

ofrecen la misma insatisfacción durante los 70 años

transcurridos desde aquel atroz evento. Las dos preguntas

centrales, cuyas respuestas no logran sanar la

memoria japonesa ni la moral humana global lastimada,

resuenan aún: ¿por qué se decidió?, y ¿para qué se

lanzaron? Quizás una inquietud adicional las une: ¿Era

realmente necesario?

De los viajes y visitas que el presidente Obama ha realizado,

en lo que va corrido del año, a lugares neurálgicos

para las relaciones históricas de su país, el más reciente,

a Japón, tuvo la particularidad de inscribirse en una

problemática política y diplomática regional que controla

de forma muy precaria, y que incluso puede llevar

a su país a paralizar su soñado liderazgo anti-ruso y anti-chino

en Asia oriental. Si creyó, siguiendo la opinión

de sus asesores y consejeros, y quizás acordando con

su contraparte japonesa, un punto medio de “silencios

mutuamente convenientes”, se equivocó, como también

lo hizo su anfitrión.

Los silencios terminaron siendo sonoros e incómodos,

a la luz de la historia y de la sensibilidad colectiva y política

de diversas nacionalidades asiáticas, incluso la

australiana. Si bien la visita formaba parte de su estadía

Junio - Julio 2016

19


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www.fondos7.net/wallpaper/1763/municiones-hd-widescreen.html

en el archipiélago para cumplir compromisos en la reunión

del llamado G-7 (ahora sin Rusia), y acudir a una

“cita con la historia”, en Hiroshima, terminó siendo un

evento mediático, vacío de contenido y de fuerza vital,

con un discurso escrito y pronunciado para una parte de

la sociedad global que, desde décadas atrás, denuncia

la inutilidad y la perspectiva suicida de la acumulación y

eventual uso de armas nucleares para solucionar disputas

y rivalidades geopolíticas.

Días atrás a esta visita, los medios y las redes sociales

se agitaban debatiendo y especulando si el presidente

Obama pediría disculpas por el lanzamiento de esas

bombas atómicas. Como parte de la construcción mediática

del entorno de esa visita, las cifras de víctimas

volvieron a exhibirse, el trauma colectivo experimentado

nos fue recordado y los sobrevivientes, de nuevo,

convocados a una ceremonia con distinto tono y aspiración

política por parte del gobierno japonés.

No ponemos en duda, por supuesto, el valor de esos testimonios

japoneses dolorosos; lo han sido desde agosto

de 1945, y recordados cada año por el sistema de Naciones

Unidas, aunque no hayan logrado el propósito

ejemplarizante y educativo que parecería obvio para el

resto de países del mundo; varios de éstos, por el contrario,

en nuestros días, poseen armas de destrucción

masiva tanto nucleares como químicas y biológicas, e

insisten en desarrollar exigentes programas de investigación

en ciencia y tecnología para exhibir armas de

este tipo como disuasión y como piezas novedosas de

negociación y extorsión política y diplomática.

Al tiempo, de forma deliberada, se omitió y silenció la

misma expectativa y exigencia para las autoridades japonesas,

las cuales, desde hace varias décadas, niegan

y se resisten a aceptar responsabilidades sobre los crímenes

de guerra y de lesa humanidad cometidos por

sus tropas, corporaciones empresariales y dirigentes

políticos y científicos contra la población civil en las

áreas invadidas y sometidas por el proyecto imperialista

japonés de Hirohito y sus compañeros de gobierno

entre 1931 y 1945. ¿Solamente Estados Unidos debía

presentar excusas por el lanzamiento de las bombas

atómicas bajo la administración Truman en 1945? La

evidencia de que el papel político de la memoria de

Pearl Harbor, en diciembre de 1941, tampoco ha sido

superado por el establecimiento estadounidense, lo demostró

George W. Bush cuando, frente a los escombros

del implosionado World Trade Center, en septiembre de

2001, en medio de una escena dramática, recordó a sus

conciudadanos que ése era su “Pearl Harbor del siglo

XXI”. Y la mayoría estadounidense, golpeada moralmente

y sensibilizada al extremo, como era natural, después

de 60 años, lo entendió y admitió.

La imagen cultivada y proyectada de un Japón pacifista,

que de repente fue víctima de la agresión militarista

estadounidense, de la manera más cruel y bárbara,

no es saludable para la sociedad japonesa y tampoco

promueve la convivencia que requieren los desafíos de

cooperación y entendimiento en Asia oriental, para las

siguientes décadas de este siglo XXI. Corea sigue esperando

el ofrecimiento de perdón por parte de las autoridades

japonesas. China, de forma regular y sistemática,

recuerda y exige la misma conducta por parte de Japón.

Las víctimas que sobrevivieron la cruenta ofensiva japonesa

en la Guerra del Pacífico de mediados del siglo

pasado, y que han fallecido ya en su mayoría, sus hijos

y nietos, sus colectivos imborrables a pesar de los esfuerzos

políticos por hacerlo, y las naciones que hoy los

acogen, siguen esperando que Japón rompa el silencio

incómodo frente a su propio pasado, y deje de atribuir,

20

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

de forma exclusiva, las responsabilidades de la crueldad

de aquella guerra, a los vencedores.

La Unión Europea, Alemania y los

turcos: promesas y fantasmas

Por su parte, en el ámbito de la Unión Europea, durante

el primer semestre de 2016, en medio de la controversia

sobre la incapacidad administrativa para enfrentar

el desafío de los inmigrantes, con su correspondiente

trasfondo político comunitario y en cada Estado miembro,

las críticas contra el autoritarismo turco envuelven

el debate sobre el genocidio armenio. Si bien esta confrontación

político-jurídica e histórica reinició en 2015,

con la conmemoración de su centenario, la forma como

Alemania ha liderado las negociaciones sobre migrantes

y refugiados con el gobierno turco, ha dejado tal grado

de insatisfacción que el expediente armenio regresó

como mecanismo de presión.

Desde la perspectiva turca, aquello fue una masacre

que se debe inscribir en la dinámica de la violencia propia

de la primera guerra mundial. Para la comunidad

armenia es inaceptable dicha calificación, como lo es

para varios gobiernos occidentales y sus parlamentos.

El caso más conocido había sido protagonizado por

la Asamblea Nacional en Francia, que aprobó calificar

aquella violencia como “genocidio armenio”, y en esa

medida, convirtió el caso en un referente inevitable en

las negociaciones futuras sobre la admisión de Turquía

en la Unión Europea. El otro caso conocido lo encontramos

en el Congreso de Estados Unidos, desde la década

pasada: ha tratado de hacer lo propio, pero los presidentes

de turno -Bush en aquellos años, como Obama

en estos-, han advertido que vetarían cualquier ley que

aprobara aquellas muertes colectivas como “genocidio”.

El más reciente, con connotaciones escandalosas, lo

protagonizó el parlamento de Alemania, colocando a

la canciller, Angela Merkel, en una posición incómoda e

indeseable, en medio de sus negociaciones con Turquía

sobre el espinoso tema migratorio. Los parlamentarios

aprobaron el reconocimiento de aquellos hechos violentos

como “genocidio turco de los armenios”, provocando

la indignación del presidente Erdogan, partidos

y ciudadanos turcos. Protestas y declaraciones altisonantes

regresaron, como era usual cuando despuntaba,

en el horizonte diplomático, una posición favorable a

los armenios. Pero, de forma insólita, el asunto pasó la

frontera política y legal, y desde Ankara se hicieron señalamientos

provocadores, que algunos tradujeron como

amenazas contra la integridad personal de parlamentarios

alemanes, con antepasados armenios y kurdos, que

votaron favorablemente la resolución legislativa.

Como decisión sin antecedentes en la historia contemporánea

de Alemania, las autoridades federales desplegaron

medidas policiales de seguridad para prevenir

atentados contra aquellos parlamentarios, mientras la

canciller Merkel trata de equilibrar lo imposible: defender

la soberanía legislativa alemana y la necesidad de

tener buenas relaciones con el gobierno turco. Es un hecho

que Erdogan está tratando de explotar, en su favor

personal y el de su partido, todo aquello que comprometa

la dignidad turca, y seguir ocultando las sombras

del pasado. Lo hace en medio de sangrientos atentados

terroristas en algunas ciudades turcas, de su confrontación

armada contra los kurdos y las acusaciones rusas

de la complicidad oficial turca en el fortalecimiento de

Estado Islámico en Siria.

Adicionalmente, todo ello se desenvuelve bajo una atmósfera

política enajenante, propiciada por el mismo

gobierno de forma progresiva desde la década anterior,

en su esfuerzo por restaurar las glorias del pasado otomano

acompañado con la islamización de su política y

control social y cultural.

En un intento por presentarse como un instrumento de

la rehabilitación de un pasado glorioso, en una concentración

pública con simpatizantes del partido de gobierno,

el presidente Erdogan exaltó, como una fecha

fundacional y vertebral en la memoria y el patrimonio

turco, la conquista de Constantinopla en 1453. Algunos

críticos turcos, desde la prensa, incluso habían denunciado,

tres años atrás, la peligrosidad populista del

mandatario, al querer establecer conectividades emocionales

y nacionales neo-otomanas con el año 1071,

cuando los turcos de aquella época triunfaron sobre el

ejército bizantino en la batalla de Manzikert.

En su intervención ante el congreso del partido del año

2013, convocó a los jóvenes turcos a afirmar su identi-

Junio - Julio 2016

21


ANÁLISIS Y LETRAS

http://yucatan.com.mx/internacional/norteamerica/obama-pide-en-hiroshima-que-la-tragedia-atomica-no-se-olvide

dad y su poder ascendente más allá del año 2023 (los

cien años de la creación de la República de Turquía):

para él, la meta debía ser el año 2071. Pero ya conocemos

el desenlace trágico de la historia de aquellas sociedades

que soñaron con “imperios de 1.000 años”.

Alemania tampoco escapa a los fantasmas del pasado.

Cada juicio a un criminal de guerra nazi que resurge de

la oscuridad de su historia, a pesar de la edad avanzada

de cada uno de ellos, y su condena ejemplarizante, adquiere

connotaciones políticas sensibles en medio del

clima social y partidista que vive el país: islamofobia, racismo,

violencia anti-inmigrante, neo-nazismo en alza,

avances electorales de la extrema derecha populista y

xenófoba, entre otras controversias y problemas federales,

provocan preguntas inquietantes sobre la sociedad

alemana, después de 70 años todavía, y desnudan los

miedos colectivos cuando un suceso editorial sacude la

emocionalidad ciudadana: la reedición y difusión pública

del libro atribuido a Adolf Hitler, “Mi Lucha”.

Si bien un colectivo de historiadores y otros especialistas

inundaron la edición con notas aclaratorias sobre

expresiones, afirmaciones, ideas de su tiempo, caracterizaciones

de sociedades y seres humanos, visiones

de orden y de futuro expuestas por Hitler, las polémicas

y los temores no tardaron en llegar. Es pertinente,

sin duda, el debate sobre el contenido de la obra, pero

creemos que prohibirla y ocultarla, dejar su difusión en

versiones de fácil acceso en la web global o circulando

de forma cuasi clandestina –situación ridícula para los

tiempos que vivimos-, no resuelve la confrontación positiva

con el pasado.

Como contribución adicional a la problemática subyacente,

el diario italiano Il Giornale, hace pocas semanas,

obsequió la obra con su periódico. El ambiente electoral

suscitó algunas inquietudes, cuando la tendencia

ciudadana en ciudades como Roma y Turín era favorecer,

con su voto, a una nueva formación populista de

derecha llamada “Cinco Estrellas”, para la conquista de

sus alcaldías. ¿Resurge un sentimiento colectivo neofascista

en Italia?

Infortunadamente para la convivencia pacífica, la historia

ha regresado al redil del populismo y el aventurerismo

político. A pesar del impacto nocivo de su uso

y abuso partidista y nacionalista, la humanidad no ha

aprendido. Ahora, la responsabilidad es de los historiadores

que se resisten a la seducción del poder de turno

y de las conveniencias políticas que intentan sacrificar

la memoria colectiva y la vida vivida en el pasado: es

hora que esos historiadores protejan a la historia de los

demagogos del sí.

22

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

http://redipr.com/2015/05/21/en-peligro-el-acceso-a-la-justicia-en-la-isla/

Jurisdicción

Especial para la

Paz (JEP), otro

campo de batalla

Por Javier Cañón Núñez

Introducción

l 23 de septiembre de 2015 el Gobierno

Nacional y las Farc dieron a conocer el

comunicado número 60 sobre el Acuerdo

de creación de una jurisdicción Especial

para la Paz 1 . En este acuerdo, entre

otros aspectos, se establece que “La

jurisdicción Especial para la Paz tendrá competencia

respecto de todos los que de manera directa o indirecta

hayan participado en el conflicto armado interno, incluyendo

a las Farc y a los agentes del Estado, por los delitos

cometidos en el contexto y en razón del conflicto, en especial

respecto de los casos más graves y representativos”.

Subrayado fuera de texto.

En entrevista concedida en la misma fecha en la emisora

Blu Radio 2 , con respecto a los “falsos positivos” y

ante las preguntas: ¿Cuáles van a ser los presupuestos

1. Ver comunicado Conjunto No. 60 en https://www.mesadeconversaciones.

com.co/comunicados/comunicado-conjunto-60-sobre-el-acuerdo-de-creaci%-

C3%B3n-de-una-jurisdicci%C3%B3n-especial-para-la

2. Ver entrevista completa en http://www.bluradio.com/85254/entrevista-completa-del-fiscal-general-de-la-nacion-eduardo-montealegre

y los elementos para que los militares entren en Justicia

Transicional?, ¿los delitos tienen que tener una relación

con el conflicto, no con el servicio…por ejemplo, “falsos

positivos”? el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre,

manifestó enfáticamente:

“(…) no, yo considero que los “falsos positivos”, en sentido

estricto y real, no tienen relación con el conflicto. Fueron

cometidos durante el conflicto armado, pero no tienen

relación directa con el conflicto (…)”.

El entrevistador insiste: “¿pero entonces, qué sentido

tiene ofrecerles Justicia Transicional a los militares si la

mayoría está ahí es por falsos positivos?”. Nuevamente el

Fiscal responde:

“(…) el universo es mucho más grande, yo puedo decir en

este momento que por graves violaciones a los derechos

humanos tenemos… voy a hablar de cifras aproximadas,

no exactas, pues porque estamos haciendo ese inventario,

pero por graves violaciones a los Derechos Humanos

en este momento la Fiscalía General de la Nación tiene

más de 6.000 investigaciones por graves violaciones a los

Junio - Julio 2016

23


ANÁLISIS Y LETRAS

Derechos Humanos. De esas investigaciones gran parte,

casi la mitad, es por “falsos positivos”. Entonces siempre

hay un número muy grande de conductas que no son

“falso positivos”, que son graves violaciones a los Derechos

Humanos cometidos por miembros de la Fuerza Pública

y que deben entrar en Justicia Transicional”.

Con base en la publicación del comunicado No. 60 y

las respuestas que el Fiscal General de la Nación dio

al entrevistador de Blu Radio, el presente artículo busca

hacer una aproximación empírica 3 a la Jurisdicción

Especial para la Paz (JEP), como nuevo escenario de

confrontación entre el Ejército Nacional y las Farc, en

un esquema con el cual esta agrupación armada ilegal

trataría de hallar una asimetría favorable de responsabilidad

ante las víctimas, ante la sociedad colombiana y

ante la comunidad internacional.

En este nuevo escenario de confrontación existirían tres

elementos de maniobra política: 1. La amnistía y los indultos;

2. Los casos considerados como graves violaciones

a los derechos humanos que tuvieron razón en el

conflicto armado, y 3. Los casos de graves violaciones a

los derechos humanos que no tuvieron razón en el conflicto

armado.

Aproximación

El comunicado No. 60, en su punto 5, es claro en determinar

“(…) por los delitos cometidos en el contexto y con

razón del conflicto, en especial respecto de los casos más

graves y representativos”. Subrayado fuera de texto.

En cuanto a la definición “(…) en el contexto y con razón

del conflicto” no existe duda que se utilizó la conjunción

copulativa (y) para dar un significado de “igualdad” a

las dos frases, de tal manera que al hacer un análisis

de interpretación, su definición sería la siguiente: “para

que una grave violación a los derechos humanos pase a

Justicia transicional, el hecho debe cumplir con las dos

condiciones: Primera, que se haya dado en el contexto

del conflicto armado y, segunda, que haya sido en razón

del mismo conflicto. Bajo esta argumentación los mal

llamados “falsos positivos” no reúnen sino una sola

3.Con base en datos empíricos, entendiéndose como tal aquel conocimiento que se

piensa correcto o acertado, aun cuando no exista una validación científica aprobada

para él mismo. Conceptos tomados de Revista Hispanoamericana de Filosofía, Instituto

de Investigaciones Filosóficas, Universidad Autónoma Nacional de México, 1976

condición: se presentaron en el contexto del conflicto

armado, pero no con razón del mismo.

La única manera posible para que los integrantes del

Ejército Nacional, acusados y condenados por los mal

llamados “falsos positivos”, se beneficien de la Justicia

Transicional, habría sido cambiando la conjunción

copulativa (y) por la conjunción disyuntiva (o): “en el

contexto o con razón del conflicto”. Pero finalmente en el

acuerdo la definición quedó “por los delitos cometidos

en el contexto y en razón del conflicto”. Bajo el anterior

entendido, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) se

constituye en un importante elemento de maniobra

que favorecería los intereses de las Farc para la “batalla

jurídica y política” que se avecina.

Lo anterior porque al interpretar también empíricamente

otras respuestas del Fiscal, podría inferirse que de los

6.000 casos judiciales por graves violaciones a los Derechos

Humanos imputados a los militares, 3.000 (más o

menos) no pasarían a Justicia Transicional porque no

tuvieron “razón” en el conflicto armado.

Oportunidades políticas de las

Farc frente al Ejército en la JEP

Esta teoría de la “maniobra política en el escenario de

la Justicia Especial para la Paz”, parte del reconocimiento

que las mismas Farc, analistas civiles y militares, y

opinadores, hacen en cuanto a que esta agrupación armada

ilegal se halla en una transición estratégica de lo

“históricamente militar” a lo “preponderante y necesariamente

político”, sin que ello quiera decir que haya renunciado

a su intención de llegar al poder para imponer

en Colombia un régimen “marxista-leninista”. En este

orden, la esencia del objetivo de las Farc con la Justicia

Especial para la Paz no sería lograr el mayor número de

condenas contra integrantes del Ejército Nacional, sino

abrir posiciones que le permitan legitimarse, deslegitimar

a su adversario natural en la confrontación armada

y hacer de las “condenas y sanciones” que les puedan

imponer a militares, una “oportunidad” para fortalecer

su proyecto político.

Con la aplicación de la Jurisdicción Especial para la

Paz (JEP), las Farc pretenderían crear una correlación

de fuerzas desfavorable al Ejército Nacional, de tal ma-

24

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

nera que siendo esta institución el principal obstáculo

para la implantación y la consolidación de la estrategia

política hacia el poder, no tendría otra alternativa que

allanarse a los resultados que finalmente mostrarían las

cuatro salas de la JEP: 1. Reconocimiento de Verdad, 2.

Definición Jurídica, 3. Amnistía e indulto, 4. Unidad de

Investigación y Acusación, además del resultado de cierre

de los procesos por parte del Tribunal.

El siguiente cuadro muestra cuál sería la correlación de

fuerzas:

FACTOR DE

MANIOBRA

1. Amnistía e

indulto.

2. Violaciones

graves de DH con

razón al conflicto.

3. Violaciones

graves a los DH

sin razón del

conflicto.

MARCO DE LA

MANIOBRA

La amnistía

sólo estaría

considerada para

delitos políticos

y sus conexos. El

indulto podría

beneficiar

a militares

condenados, pero

no se conoce

una decisión al

respecto.

Dependería de la

calificación que

haya realizado la

Fiscalía General

de Nación y la que

realice la Sala de

Definición Jurídica.

Dependería de la

calificación que

haya realizado la

Fiscalía General

de Nación y la que

realice la Sala de

Definición Jurídica.

POSIBILIDADES DEL

EJÉRCITO NACIONAL.

Existiría la posibilidad que

los militares condenados

por graves violaciones a

los DH sean indultados,

pero podría ser sólo para

aquellos casos cuyo

hecho punible se cometió

con razón del conflicto.

Parcial, según la

Fiscalía de los 6.000

casos por graves

violaciones a los DH,

3.000 aproximadamente

tuvieron razón en el

conflicto armado.

Según el Fiscal General de

la Nación, los 3.000 casos

de violaciones graves a

los DH que no tuvieron

razón en el conflicto,

corresponden a los mal

llamado “falsos positivos”

y estos no pasarían a

Justicia Transicional.

POSIBILIDADES DE LAS

FARC

Completo, tanto en amnistía

como en indulto. Pero para

el indulto no se sabe si

sólo aplicaría para hechos

cometidos con razón del

conflicto.

Aunque la Fiscalía General

de la Nación debe tener

casos de graves violaciones

a los DH cometidos por las

Farc, el número y la gravedad

dependerían de la conexidad

con el delito político. Es

relativamente fácil que

las Farc argumenten que

cometieron determinada

violación a los DH por su

naturaleza de “rebeldes en

armas”.

No se conoce un dato

estadístico sobre cuáles

casos de graves violaciones

a los DH cometidos por las

Farc, han sido calificados por

la Fiscalía como “sin razón

al conflicto armado”, pero

probablemente no serían de

la gravedad que la misma

Fiscalía se ha encargado

de difundir con relación a

los mal llamados “falsos

positivos”.

ü Muy favorable

ü Poco favorable

Ejec.

ü

ü

Farc

ü

ü

ü

Junio - Julio 2016

25


ANÁLISIS Y LETRAS

Conclusiones

1. Si bien en el marco de la definición judicial de la JEP

las penas serían individuales, los efectos políticos que

se desprenderían del cierre de los procesos por parte

del Tribunal podrían afectar la legitimidad del Ejército

Nacional y servir a las Farc para “demostrar” su teoría

de que “no son victimarios sino víctimas” y para reforzar

el argumento de sectores dogmáticos de izquierda en

cuanto a que ha sido el Estado, a través de sus Fuerzas

Armadas, el mayor perpetrador de violaciones graves a

los Derechos Humanos e infracciones al DIH.

2. Aparentemente el Ejército Nacional no tendría espacios

de maniobra para enfrentar a las Farc en el escenario

de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), si no

se introducen reformas al acuerdo (comunicado No.60)

durante la aprobación de las Leyes Estatuarias por parte

del Congreso de la República. La desventaja de los

militares acusados y condenados por los mal llamados

“falsos positivos” sería mayor si el llamado “acuerdo en

justicia” hace parte, tal como fue firmado, del “Acuerdo

Especial” aprobado en Senado y Cámara 4 .

4. Aprobado en la Cámara de Representantes, octavo debate, 2 de junio del 2016.

3. Pero en el fondo, a las Farc no les interesarían las decisiones

condenatorias contra integrantes del Ejército

Nacional, tanto como abrir posiciones políticas mediante

dichas decisiones, a través de las cuales buscaría

su fortalecimiento para encarar el escenario de la lucha

política e ideológica por el poder. Este propósito lo podrían

lograr las Farc si ganan “legitimidad” a través de la

Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Bibliografía

Comunicado Conjunto No. 60, Jurisdicción Especial

para la Paz (JEP), delegaciones Gobierno- Farc, 23 septiembre

de 2015

Transcripción entrevista Fiscal General de la Nación,

Eduardo Montealegre, Blu Radio, 23 de septiembre de

2015.

Artículo “UN CONCEPTO ESTRUCTURAL DE APROXI-

MACIÓN EMPÍRICA”, C. Ulises Moulines, Revista Hispanoamericana

de Filosofía, Instituto de Investigaciones

Filosóficas, Universidad Autónoma Nacional

de México, 1976

26

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

http://www.salud180.com/maternidad-e-infancia/educacion-mejora-la-calidad-de-vida-de-ninos

Por fin: no más

niños en la guerra

Por MG (RA) Carlos Fracica

l abominable y aterrador delito del reclutamiento

forzado de los niños y niñas

para la guerra deja huellas imborrables

que calan profundamente en nuestra

sociedad. Por eso se celebró con entusiasmo

y esperanza, el anuncio incluido

en el comunicado conjunto No. 70, del

15 de mayo de 2016, proveniente de la mesa de conversaciones

en La Habana, sobre el acuerdo para la salida

de menores de edad de los campamentos de las Farc.

Al parecer, por fin, este delito de lesa humanidad va a

desaparecer.

Dos casos emblemáticos nos permiten dimensionar la

magnitud del delito. El primero de ellos tiene que ver

con los centros de entrenamiento militar y psicológico

para niños de los 4 a los 12 años, en el Bloque Oriental.

En una cartilla -decomisada durante una operación en

una de estas escuelas de entrenamiento militar-, titulada,

“Club pioneros, el castillo Meta: guía para el trabajo

de los clubes infantiles bolivarianos”, se lee en su cuarta

página:

“El objetivo de los clubes infantiles bolivarianos es ayudar

a la educación, orientación y formación de la infancia.

Despertar su creatividad hacia el bien común para

que desde temprana edad sea un luchador por los cambios

sociales convirtiéndose en un revolucionario”. Y en

la página cinco se añade: “Pueden ser pioneros los niños

de 5 a 12 años”.

Según advierte la propia cartilla, cada frente deberá

adoctrinar a esos niños en las lógicas de la guerra “para

venderles los ideales afines a las Farc, considerando

como pioneros a los infantes bolivarianos” 1 .

Un niño de cinco años de una de estas escuelas, encontrado

por tropas de la Fuerza de Despliegue Rápido con

su equipo de campaña y en uniforme camuflado, fue

rescatado y llevado al Batallón Joaquín París, en San

José del Guaviare. El menor nos dejó impresionados

por la forma como reaccionaba a las órdenes militares,

así como por su destreza para realizar movimientos tácticos

y ejercicios físicos, los cuales ejecutaba en forma

casi inconsciente, mecánica, lo que demostraba el grado

de entrenamiento a que eran sometidos y la capacitación

en la “lógica de la guerra”, términos usados por

las Farc, como objetivo de la instrucción.

1..https://colombiaopina.wordpress.com/2013/09/17/el-reclutamiento-de-menores-como-delito-de-lesa-humanidad/

Junio - Julio 2016

27


ANÁLISIS Y LETRAS

El segundo caso ocurrió durante la operación “Berlín”,

realizada por la Quinta Brigada del Ejército y la Fuerza

de despliegue Rápido, entre noviembre y diciembre del

2000, en los límites de Santander y norte de Santander,

contra el Frente Móvil “Arturo Ruiz” de las Farc, creado

con el fin único de recuperar los territorios perdidos en

las zonas del Magdalena Medio y el Catatumbo, y conformado

por ocho columnas integradas en su mayoría

por niños.

La Operación Berlín es recordada como un logro de las

Fuerzas Militares en contra del alistamiento de niños

por los grupos terroristas. 150 menores habían sido reclutados

por las Farc a comienzos del 2000 en Caquetá,

Guaviare, Meta y Vichada, con el propósito de que

engrosaran las ocho columnas del Frente señalado, y

fueron enviados a la guerra con una escasa formación

y capacitación militar.

El saldo doloroso y frío de esta operación fue la muerte,

en combate, de 25 menores, y la captura de 46 niñas y niños.

La acción permitió que el país viera los rostros inocentes

de la crueldad de esta guerra, y al mismo tiempo

una mejor aproximación al problema de la práctica del

reclutamiento forzoso de menores, con el fin único de

convertirlos en instrumentos bélicos mediante el adiestramiento

político y militar. Todo ello como resultado de

una política desarrollada por las Farc.

Y no se trató de casos aislados, sino de una práctica

constante, como lo demuestran las cifras de los estudios

e investigaciones realizadas por los órganos de

Inteligencia del Estado y por diferentes entidades no

gubernamentales. Sin embargo, aún, no hay una evidencia

clara de cuántos niños y niñas componen las

estructuras armadas de las Farc.

De acuerdo con los datos del Instituto Colombiano de

Bienestar Familiar (ICBF), desde 1999 hasta febrero de

2015, su programa de atención especializada para niños,

niñas y adolescentes desvinculados de los grupos

armados ilegales, ha atendido a 5.730 menores de edad.

A su vez, el Grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado,

del Ministerio de Defensa, dice que en ese mismo

lapso han sido recuperados 5.474 niños, mientras que

la Fiscalía General de la Nación denunció que de 1975 a

2014, las Farc reclutaron 11.500 menores, en desarrollo

de una política sistemática y generalizada de reclutamiento

de niños en la mayoría de las regiones del país.

Como podemos observar, fueron muchos los niños o

bebecitos (como los llamaba el ‘Mono Jojoy’), que fueron

obligados o engañados para que abandonaran sus

hogares, vulnerando sus familias. Niños que no disfrutaron

su infancia, y de los que aprovecharon su inocencia

para manipular, moldear, abusar y someter a una disciplina

estricta, con el fin de convertirlos en máquinas de

guerra, colocarlos en las primeras líneas de combate, y

exponerlos a la muerte.

Menores a los que les tocó asesinar o ver asesinar, secuestrar

y torturar, además de someterse a “consejos

de guerra” por cualquier falta al reglamento, recibiendo

sanciones y castigos drásticos, incluida la ejecución.

Por ello es que celebro, y ojalá no sea una quimera o un

engaño más, como padre de familia, el anuncio de las

Farc de poner fin a la vinculación de niños y niñas a sus

estructuras armadas y la salida de los menores de edad

de sus campamentos. Para muchas familias colombianas

será el retorno de su hijo o hija al seno de su hogar,

y la terminación de sufrimientos, temores, desvelos y

zozobras. Y para la sociedad colombiana, la satisfacción

de saber que se termina, en muchos rincones del país,

con este horrendo crimen de lesa humanidad. !No más

niños en la guerra, no más!!

28

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Pa’ que vea

Latinoamérica, el inexorable

regreso del péndulo político

Por JaCaN

egún la “teoría del péndulo político” 1 ,

los poderes que configuran los regímenes

políticos obedecen a movimientos

que oscilan de manera pendular. En el

trasegar de los regímenes en el poder, el

péndulo se mueve de un extremo para

situarse en el otro (de la derecha hacia la izquierda o

viceversa). Este movimiento se puede ilustrar con lo que

ha sucedido en América Latina en los últimos 17 años.

En 1999, con el ascenso al poder de Hugo Rafael Chávez

Frías, en Venezuela, se inauguró un periodo de nueva

izquierda latinoamericana en el poder. Al gobierno de

Chávez siguieron los de Ricardo Lagos (Chile, 2000-

2006), Luiz Inácio Lula Da Silva (Brasil, 2003-2010), Néstor

Kirchner (Argentina, 2003-2007), Cristina Fernández

de Kirchner (Argentina, 2007-2015), Juan Evo Morales

Ayma (Bolivia, desde 2006), Fernando Armindo Lugo

Méndez (Paraguay, 2008-2012), José Alberto Mujica Cor-

1. Según José Fuentes Mares (México 1918-1986), fueron politólogos “yanquis” quienes

se idearon esta teoría para explicar el tono cambiante de los gobiernos mexicanos, a

partir del momento que la revolución mexicana se institucionalizó

dero (Uruguay, 2010-2015), Rafael Vicente Correa Delgado

(Ecuador, desde 2007), José Daniel Ortega Saavedra

(Nicaragua, desde 2007), Carlos Mauricio Funes Cartagena

(El Salvador, 2009-2014), Tabaré Ramón Vásquez

Rosas (Uruguay, 2005-2010, y nuevamente desde 2015),

Dilma Vana Da Silva Rousseff (Brasil, 2011-2016) y Nicolás

Maduro Moros (Venezuela, desde 2013).

El ascenso de estos 14 gobiernos en 17 años, permitiría

pensar que la izquierda es hegemonía política en la región.

En cierta forma sí, pero esa hegemonía se ha venido

a menos. Sin embargo, durante el período señalado,

la izquierda no sólo avanzó hacia una integración regional

a través de las coordinaciones y apoyos interestatales,

sino también con la creación de organismos como

Unasur, el Alba y el Celac, con los cuales le ha arrebatado

a la OEA el espacio de discusión multilateral. Con

esta aparente hegemonía, la izquierda ha logrado salir

avante en pleitos, litigios y demandas, como el reciente

intento del secretario General de la OEA, Luis Almagro,

de invocar la Carta Democrática por la crisis política que

vive Venezuela.

Junio - Julio 2016

29


ANÁLISIS Y LETRAS

La irrupción de estos 14 gobiernos en América Latina

es evidencia de que efectivamente el péndulo político

se movió hacia la izquierda, pero al cabo de 17 años

(1999-2016) su hilo conductor llegó al extremo máximo

y ha iniciado el regreso de la “plomada” política hacia la

derecha. Este regreso pendular se aprecia en la aguda

crisis venezolana, en el cambio de régimen político en

Argentina, en la caída del gobierno de Dilma Rousseff,

y en la derrota de Evo Morales, en el referendo para su

cuarta reelección (51,30% en contra).

Esta tendencia de cambio se puede mantener debido al

fracaso de la izquierda como proyecto político regional.

Pero gobiernos como el venezolano y el nicaragüense

se resisten a entender que a la izquierda en América Latina

se le está acabando su cuarto de hora. Ante este

cambio, con su dogmática política, la izquierda trata de

armar un “muro de contención” para evitar que el péndulo

de la política regrese nuevamente a la derecha.

Esa misma tozudez caracteriza a las Farc y al Eln, organizaciones

armadas ilegales que aún creen que es

viable y posible instaurar en Colombia un gobierno de

izquierda para imponer un régimen socialista. Los líderes

“farianos” y “elenos” creen, equivocadamente, que

la izquierda ha sido un proyecto político exitoso en el

subcontinente y que, por ello, les será posible llegar al

poder con una izquierda organizada y unificada alrededor

de la “negociación y la paz”.

En su equivocación, los “comandantes” de las “guerrillas”

y los dirigentes de la izquierda nacional, pasan por

alto que el caso venezolano es un gran espejo en el cual

nos miraremos los colombianos a la hora que pretendan

dar el salto al poder.

La izquierda, armada y desarmada, se resiste, pero es

inexorable el regreso del péndulo hacia la derecha. Ojalá

sea hacia la derecha moderada. Ese regreso pendular

será el principal obstáculo al que tendrá que enfrentarse

la izquierda en su empeño de llegar al poder en Colombia.

30

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Mi Sargento, un

líder innato

SMC (RA) Néstor Saavedra Pardo

“El CONOCER y el SER son entes subjetivos que sólo pueden ser juzgados

en los momentos del HACER, oportunidad en que el comandante

militar demuestra efectivamente su capacidad de liderazgo”.

Cr. Pedro Olid Martínez Ejc. Chile

Dentro de los rangos militares, el grado

de Sargento proviene de un extranjerismo

cuyo significado podría

ser el de Auxiliar o Ayudante de un

caballero, quien a su vez enseñaba

al resto del personal de servicio.

Esta definición fue evolucionando

a lo largo del tiempo en maestro

o instructor, algo así como el que

enseñaba con dureza.

Sin embargo, su uso hizo que

perdurara como un grado cuya

responsabilidad era enseñar

a los soldados. En el imperio

Romano lo denominaban Centurión de la República

y contaba para la época con

algunas atribuciones o poderes disciplinarios.

Era un militar profesional

y siempre estaba en contacto directo

con el soldado, de ahí su experiencia.

Eran hombres que demostraban

vigor, valor, astucia, destreza y agilidad,

así como dedicación, ética, doctrina y

demás de cualidades que simbolizan el

supuesto ideal de un militar. En la milicia

francesa era el sirviente más destacado. 1

1. La profesión Militar, Juan Cruz-Alli Turrillas Madrid 2000

Junio - Julio 2016

31


ANÁLISIS Y LETRAS

Dentro de la carrera militar de los Suboficiales

en las Fuerzas Militares de Colombia, el grado

más importante y donde se concentran

las virtudes del mando y el liderazgo, es el

de Sargento, palabra que abarca un gran

significado dentro del funcionamiento e

historia de la institución militar.

Un verdadero Sargento es como un padre,

es amigo de sus hijos, se hace respetar

y admirar de sus subordinados, es el

grado más anhelado. Madurado en disciplina,

experiencia, conocimiento, el Sargento es

un líder nato que ha llegado ese grado a pesar de

los obstáculos que implica la misma profesión. Por

eso podemos afirmar, sin llegar a equivocarnos,

que el Sargento “se hace y no nace”, aunque

muchas veces lo califican como una persona

autoritaria, dictadora y tosca. Los grandes

ejércitos o instituciones militares les dan una

gran responsabilidad y reconocimiento a los

sargentos, dejando recaer sobre ellos la responsabilidad

del trato directo con la tropa.

Los antecedentes históricos, desde la campaña

libertadora con nuestro héroe e ícono de

los Suboficiales, el sargento Inocencio Chincá

y luego, durante el conflicto colombiano, han

demostrado que el Sargento, en el campo de

combate, es un verdadero líder que arrastra

con autoridad moral a sus subordinados al

cumplimiento de la misión. Es un psicólogo

táctico, es el confesor predilecto con un alto nivel

de escucha entre subalternos y, en muchas

ocasiones, de superiores. Atiende en forma

personalizada y conoce las fortalezas y debilidades de

los hombres que están bajo su dirección y orientación.

Por eso, dentro del vocabulario castrense se le

conoce como un “hombre curtido en el oficio

de la milicia”, que por su ejemplo es digno

a seguir.

El Sargento es el mejor líder comandando

un Pelotón, un equipo especial o una

dependencia afín a su Arma o Especialidad,

y sin llegar a desorientar es quien

mejor desarrolla técnicamente la táctica y

la maniobra en el campo de combate, en

razón a que ha quemado etapas que le han

permitido un desarrollo laboral, familiar e institucional.

Es, a su vez, la motivación de muchos

suboficiales que inician su carrera buscando alcanzar

ese honroso rango, donde se llega a la excelencia,

y actualmente se constituye en líder y

columna vertebral de las Fuerzas Militares.

El Sargento tiene como característica predominante

la empatía. En muchas ocasiones es

nombrado como tutor (padrino) de los Suboficiales

y Oficiales recién ascendidos en las

escuelas de formación, para enrutarlos en el

buen mando y liderazgo, al tiempo que es su

principal orientador en el campo de combate

y fuera de este.

Como conclusión, el Sargento es parte integral

y definitiva de la estructura de las Fuerzas Militares

y el cordón umbilical entre el subalterno

y el superior. En toda ocasión ‘Mi Sargento’,

desempeñará un papel fundamental en

cualquiera de las múltiples funciones y tareas

castrenses. Siempre será el amigo más viejo

y experimentado que aconseje a todos sus dirigidos y

hoy, más que nunca, cumple un rol de importancia en la

transformación y modernización de las Fuerzas Militares.

32

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Mi Sargento: Coloca a la razón, el sentido común, la disciplina

y la justicia por encima de sus sentimientos.

Sargento es un grado militar intermedio entre las clases de

tropa y la oficialidad, que pertenece, según el país y ejército, a

estas mismas clases de tropa o a una escala denominada suboficiales.

Algunos cuerpos de Policía y fuerzas de seguridad

también han adoptado este grado, como cuadros de mando

intermedio. Como grado militar se encuentra por vez primera

en los antiguos Sargentos Mayores de los Tercios Españoles

de Infantería. En la actualidad, las funciones del sargento,

como escalón intermedio entre los oficiales y la tropa, suelen

consistir en la instrucción, adiestramiento, coordinación y supervisión

de los efectivos subordinados a su cargo, tanto en

ámbitos instructivos como operativos o técnicos, asumiendo

el mando y liderazgo de unidades tipo pelotón hasta sección,

siendo además el principal responsable de la disciplina de éstos

ante sus superiores, y el primer elemento de la cadena de

mando ante quien puede el soldado buscar consejo o mostrar

inquietudes personales http://lexicoon.org/

Mi Sargento: Coloca la razón, el sentido común, la disciplina y

la justicia, por encima de sus sentimientos.

En homenaje a los valerosos Sargentos, leales, ejemplares y

siempre comprometidos con la Divisa Azul y que cayeron en el

cumplimiento del deber:

SM. José Celis Castro, SM. Sol Rivera Jesús Alfonso, SP. Hernando

Fabián Ceballos Tutal, SP. Emiro Brochero Bermúdez, SP.

Luis Alcides Cruz, SP. Walter Luis Moreno Arias, SV. Juan Antonio

Caballero Villamizar SS. Luis Antonio Pinto Bermúdez, SS.

Amaury Arteaga Caraballo, SS. Harold Hernández Lasprilla,

SS. Mario Alberto Marín Franco.

Junio - Julio 2016

33


ANÁLISIS Y LETRAS

http://tipologias.net/tipos-de-lideres/

Liderazgo de

excelencia

(II parte)

Sígueme…

Por Andrés Torres M.

atiri cumplió lo prometido en el solemne

Y

acto de entronización como Gran Maestro

de las Comunidades de La Sierra. Creó la

Escuela de Ética y Liderazgo para la Excelencia

“Pan ku”, (en honor a su sabio antecesor

y mentor), la cual fue inaugurada

con el inicio del Curso No. 1 de Liderazgo para la Excelencia-Internacional.

Al Curso asisten 25 discípulos pertenecientes a las distintas

comunidades de la Sierra y de otras regiones del país;

los gobernantes y empresarios del área de interés también

enviaron sus delegados, entre los cuales se encuentra

una joven y atractiva dama de nombre Esther.

Resalta la presencia de dos representantes de organizaciones

ancestrales de Honduras y Guatemala, descendientes

de los legendarios líderes, Lempira y Kaibil. Don

Remo, Director del Servicio Secreto Divisionario, tal como

lo había convenido con Yatiri, envió a Gregory Daza. Como

instructores fueron habilitados los jefes de las distintas

comarcas, más algunos expositores externos de gran

prestancia intelectual, experiencia y sabiduría.

Esther dirigió la palabra a Gregory, preguntándole si

deseaba participar. Sí, respondió. --Gran Maestro Yatiri.

Se nos ha informado que este curso es de liderazgo con

enfoque en la excelencia. Es usted tan amable y me explica,

al igual que a mis compañeros, ¿qué necesitamos

conocer en los campos del ser, saber y hacer, para posicionarnos

como líderes en el nivel de excelencia?

El sabio anciano sonrió y dijo: “En forma clara y precisa

me estás insinuando que te dicte el curso contestando

a tu extensa y compleja pregunta. Con mucho gusto disertaré,

pero solo a nivel introductorio. Es decir, tomen

mis respuestas como hoja avanzada del Curso. Durante

el desarrollo del mismo, iremos profundizando sobre

cada tema”. Se colocó de pie y señaló:

“Queridos discípulos: Mucho se ha escrito sobre el liderazgo

en todos los campos y niveles. Si quieres llegar a

ser un líder de excelencia, sigue estos consejos:

En primer lugar, debes liderar tu propia vida, eres el piloto

de tu existencia. Sé íntegro, rígete por una escala de

valores y promuévelos con tu ejemplo. Ten muy alta tu

autoestima.

34

Junio - Julio 2016


ANÁLISIS Y LETRAS

Ten tiempo para Dios, sigue sus huellas, se justo y humilde,

cumple sus mandatos, recuerda que es “el líder

que nunca falla”. Si pierdes el temor a él, ya lo has perdido

todo.

Sé un gran conductor de tu familia y verás cómo se cumple

la Ley de la Cosecha. En tu hogar anida el amor.

Para ser líder solo debes llenar un requisito: Tener seguidores.

Así de simple. Para influir sobre ellos, debes

conocer, en forma individual, qué los hace felices, qué

los hace llorar, qué necesidades tienen y cuáles son sus

sueños. Genérales la necesidad de logro, exhibe los resultados,

genérales confianza. Para guiarlos usa el lema

universal del liderazgo: “Sígueme”; ejerce el poder de la

influencia fusionando tres elementos: autoridad, ejemplo

y motivación.

Sé honesto, cueste lo que cueste; practica siempre la

lealtad y el respeto. Cuida la naturaleza.

Sé humilde y jamás muestres soberbia. No creas siempre

todo lo que te digan, así sean muy íntimas y confiables

tus fuentes. Cuando te lleguen informes que hablen

mal de ti o de alguien en particular, filtra todos los datos

por cada una de las rejas de la verdad, la bondad y la

necesidad.

Estudia. Recuerda que el ser humano debe aprender

para servir, desde el momento en que nace hasta el instante

que muere. Y luego, debe prevalecer su legado.

Mantén siempre un libro a tu alcance. La lectura es el

mejor método de aprendizaje. Navega en la red en busca

de conocimiento útil. Apóyate en los que mucho saben,

pero no necesariamente debes creer o aplicar todo

lo que te digan.

Enseña... enseña... enseña... Nunca te canses de enseñar.

Es la mejor forma de servir y de trascender.

Conoce y respeta la Constitución, las leyes y demás normas

que rigen la sociedad a la que perteneces. Cumple

las directrices y procedimientos que regulan tu profesión

y el cargo que ocupas. Sé competente. Para esto debes

prepararte continuamente y ser responsable. Explota

tus fortalezas y atrapa tú mismo las oportunidades de

desarrollo. Esquiva las amenazas y supera debilidades.

Únete a gente buena y busca a los que se han desviado

del camino, para ayudarlos a retomar el rumbo.

Cumple con tu deber y, más que eso, has lo correcto y

da un poco más. Crea, innova, si eres líder eres también

emprendedor. Imprime a tus actos “pasión por la excelencia”.

Sé creativo. Esto es, sencillamente, conectar

puntos.

Cuidado. Nunca te apropies de los logros y éxitos de tus

seguidores, ésto nunca te lo perdonarán.

Ten valor, mucho valor físico y moral, pues tendrás que

soportar y sortear con mucha paciencia momentos indeseados,

emergencias y hasta crisis; la presión constante

de tus oponentes, la calumnia y la injusticia de tus

detractores. Aprende a sufrir con resignación, soporta el

dolor, la tristeza y la derrota, ese es el elevado precio

que tendrás que pagar por tu grandeza. Nunca pierdas

la esperanza. Conjuga el slogan: “Resistir, persistir, insistir.

Nunca desistir”.

Duerme bien, aliméntate, diviértete, practica el deporte,

visita al médico preferiblemente antes de que se manifieste

la enfermedad en tu organismo.

Junio - Julio 2016

35


ANÁLISIS Y LETRAS

Comparte con tu gente, ayúdalos, acompáñalos en el

dolor, escúchalos con paciencia. Preocúpate mucho

por sus problemas, interésate por su familia. Mantén en

alto la disciplina.

No trates a tu gente con tanta severidad que cause resentimiento,

ni con tanta debilidad y confianza que genere

debilidad, busca el punto de equilibrio.

Pide opinión a tu gente. Si tienes la facultad de decidir,

debes escucharlos con mayor razón, así tendrás abundantes

elementos de juicio para tomar las mejores decisiones.

Diles cuál es la situación. Explícales claramente

qué deben hacer, qué esperas de ellos, explícales

el cómo y el por qué lo deben hacer. Habilítalos para

actuar. Además de los medios suficientes para el cumplimiento

de la misión o tarea, entrégales alta dosis de

motivación, esta es la verdadera fuerza de la productividad.

Déjalos maniobrar, pero nunca pierdas el control.

Indúcelos a que resuelvan las situaciones y problemas

que están a su nivel y apersónate de la situación cuando

te corresponda. Has que trabajen como un equipo. Evalúa

los resultados y genera las respectivas acciones de

mejora. Con todo lo anterior los harás sentir importantes,

les generas la condición de reto y te sorprenderán

con mejores resultados.

Cuando apliques una sanción que sea con fines de enseñanza

y corrección, no como represalia. Nunca practiques

ni permitas el mal trato, la persecución, el favoritismo

y la nefasta impunidad.

En asuntos de bienestar, implementa el salario emocional,

para lo cual tienes opciones disponibles, entre muchas

otras: procura ubicar a la gente donde quiera, de

acuerdo con su perfil profesional y donde mejor rinda.

Escúchala, dirígela y aconséjala. Promueve su desarrollo

personal y profesional. Da seguimiento a su trabajo y

corrige el rumbo cuando se esté desviando. Premia con

la debida diligencia y de acuerdo con los logros exhibidos.

Ten cada día para tu gente una enseñanza, una voz

de aliento, un aplauso, una sonrisa o un “muy bien”. Preocúpate

por su bienestar. Enséñales a descubrir y accionar

detonadores de “Felicidad”. Si aplicas lo anterior,

puedes estar seguro que estás pagando bien a tu gente.

Eres libre para volar cuando cese tu vida productiva o

partas de este mundo porque ha llegado el fin de tu

existencia. Si quienes fueron tus seguidores y aquellos

que te sucedan en el cargo, siguen tus imperecederas

huellas, toman tu espíritu y tu obra, y continúan luchando

por cumplir con tu visión... ES QUE HAZ LOGRADO

SER UN AUTENTICO LÍDER EN NIVEL DE EXCELENCIA.

ANÁLISIS

Y LETRAS

SUSCRIPCIÓN 6 Ediciones

Fecha diligenciamiento del formato: DÍA MES AÑO

VALOR SUSCRIPCIÓN: Bogotá: $ 48.000 - Nacional: $ 58.000

DATOS DEL SUSCRIPTOR

* Todos los espacios se deben diligenciar, son estrictamente necesarios

P. Natural P. Jurídica Nombre Completo:

Nombre del Representante Legal (persona Jurídica)

Documento identidad o Nit

Número de cédula (persona Jurídica)

Correo electrónico

Dirección donde va a recibir la revista Teléfono Celular

DATOS DE LA SUSCRIPCIÓN

Renovación Nuevo Suscriptor Bogotá Nacional Firma del suscriptor

Firma del responsable

ASOPATRIA

Consigne el valor de la suscripción en la cuenta corriente del Banco AV Villas Cuenta No. 017209800 a nombre de la Asociación Patria Mía, envíe escaneada la consignación y el

formulario debidamente diligenciado y firmado al correo director@asopatria.org o radíquelo en la dirección Calle 107 A No. 8-23 Santa Ana Occidental. Para más información

comuníquese con nosotros al teléfono 7022807.

36

Junio - Julio 2016


Seguridad en en Infraestructuras

CCTV

Software

RFID RFID

4

4

2

2

5

5

5

5 4

4 2

2

4

4

4

4

2

2

2

2

5

5

5

5

5

5 4

4 2

2

4

4

2

2

5

5

5

5 4

4 2

2

4

4

2

2

5

5

5

5

5

5

4

4

4 2

4 2

2

2

3

3

3

3

5

5

5

5

4

4

4

4

2

2

2

2

1

1

5

5

4

4

3

2

3

2

3

3

5

5

2

2

4

4

3

3

5

5

2

2

2

2

5

5

6

6

4

4

1

2

3

4

5

6

Centro 1 Centro de de Comando y Control y Control

Cámaras 2 Cámaras de de Seguridad

Sistemas 3 Sistemas de Control de Control Acceso Acceso RFID RFID

4 Detección y Extinción y Extinción de de Incendios

Sistema 5 Sistema de Intrusión de Intrusión

6Sistema Sistema de Acceso de Acceso Vehicular Vehicular

Grizzly Grizzly Group Group Av El Av Dorado El Dorado #68C #68C - 61 Oficina - 61 Oficina : 327 :- 327 3 Telelfonos: - 3 Telelfonos: (+57) (+57) (1) 427 (1) 427308 Cel: 30 (+57) Cel: (+57) 317 647 3176277

647 6277

e mail. e mail. director@grizzlygroup.co Bogotá Bogotá D.C., D.C., - Colombia. - Colombia.


ANÁLISIS Y LETRAS

38

Junio - Julio 2016

More magazines by this user
Similar magazines