Views
1 year ago

revista

La clásica

La clásica entrevista laboral está a punto de pasar a la historia. ¡En serio! Circulan millones de artículos en los que te dictan palabra por palabra las mejores respuestas para una entrevista de trabajo. Diversas investigaciones con base científica recomiendan vestir con colores sobrios, evitar palabras como “creativo”, “motivado”, o “efectivo” y dar un fuerte apretón de manos para saludar al entrevistador. También advierten que llevar anteojos te hace parecer más inteligente y que ser demasiado flaco y gordo seguramente te predestinará al fracaso profesional. Las empresas se han propuesto extraer tu “yo” en estado puro mediante pruebas de selección alternativas donde testean tu espontaneidad (que es algo así como una puerta enorme y fosforescente a tus valores personales y razonamiento lógico). A continuación desglosamos varios de los métodos de selección de personal en auge: algunos están adquiriendo considerable presencia en el mercado laboral, otros están en fase experimental pero prometen (o amenazan con) quedarse.

A preguntas desconcertantes, respuestas… Las que se te ocurran. Se trata de averiguar por dónde respira tu cerebro. Si no, carece de sentido que a un candidato para una vacante en Google le pregunten “Cuántas vacas hay en Canadá” o para una en Dell, “Qué canción describe mejor tu ética en el trabajo”. Pero hay preguntas que parecen rozar el disparate. Qué responderías a “Cómo meter una jirafa en un congelador” o “¿Preferiría pelear contra un pato del tamaño de un caballo o con 100 caballos del tamaño de patos?”. Son preguntas absurdas, de acuerdo, pero pueden demostrar tu capacidad de superar retos difíciles y concretizar

REVISTA
Revista