Views
6 months ago

universidades301116

ZEE OPORTUNIDADES

ZEE OPORTUNIDADES ECONÓMICAS Y EDUCATIVAS El proyecto de Zonas Económicas Especiales, lanzado en el 2014 con cuatro zonas y que actualmente ya contempla nueve en el país, prevé la creación de zonas con potencial económico e inversión integral que tenga un efecto expansivo en industria, comercio, enseñanza, servicios y otras actividades económicas MÉXICO Hidalgo Puebla Coatzacoalcos Golfo de México Tabasco Campeche Yucatán Lázaro Cárdenas Belice Istmo de Tehuantepec Océano Pacífico Salina Cruz Puerto Chiapas Guatemala Potencial productivo actual y latente de las regiones CRITERIOS Inversión Extranjera Demanda Nacional Conocimiento Productivo QUÍMICA AGROINDUSTRIA INDUSTRIA NAVAL Y DE ASTILLEROS INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO PAPEL ELÉCTRICO TEXTIL METALÚRGICO PETROQUÍMICA AUTOMOTRIZ MINERÍA AEROESPACIAL MAQUINARIA Y EQUIPO FORESTAL CONSTRUCCIÓN AUTOPARTES (2do y 3er NIVEL) FUENTE: SHCP Y ZEE GRÁFICO EE: STAFF SIN ELLAS, EL PROYECTO NO SERÁ INTEGRAL: GUTIÉRREZ CANDIANI Universidades, un pilar para consolidar las ZEE El plan avanza en varios planos paralelos y concibe la enseñanza universitaria y a nivel técnico como una de las claves para lograr los objetivos Hugo Valenzuela hugo.valenzuela@eleconomista.mx Las universidades son uno de los pilares en que descansa el proyecto de Zonas Económicas Especiales (ZEE), que impulsa el gobierno federal, afirmó Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales. El plan avanza de manera paralela en varios planos, y uno de ellos es el trabajo coordinado entre los gobiernos federal, estatales y municipales, para incorporar a las instituciones educativas de nivel medio superior y superior, pues en el diseño de las ZEE es de gran relevancia contar con recursos humanos con elevado nivel de conocimiento y la vinculación conocimiento-empresa, a fin de darle mayor competitividad y valor agregado a los productos que se generen allí. “Es un proyecto de largo plazo en el que debemos avanzar lo más rápido posible, y se requiere impulsar desde ahora la formación de recursos humanos que permitan a las empresas consolidarse en los proyectos”. En ese contexto, explicó que se tiene un plan de trabajo para cada uno de los estados donde se desarrollan las Zonas Económicas Especiales, a fin de establecer programas educativos y de formación técnica enfocados a las características de cada una de las regiones. De las cuatro ZEE planteadas originalmente por el gobierno federal, el proyecto ya se amplió a nueve. En principio el proyecto fue lanzado con cuatro zonas: la de Lázaro Cárdenas y sus municipios colindantes, tanto de Guerrero como de Michoacán; las zonas de Coatzacoalcos y Salina Cruz, a través del canal transístmico entre el Golfo de México y el Océano Pacífico, en Veracruz y Oaxaca, y el de Puerto Chiapas, en Chiapas. El primero de los tres grandes enfoques de las ZEE considera el impulso a la educación y la formación de recursos humanos, así como los incentivos al capital, como uno de los pilares para su desarrollo, aunado a la creación de infraestructura —que incluye espacios destinados a la enseñanza y capacitación— y sustentabilidad en el desarrollo urbano. Cada una de las Zonas Económicas Especiales, ex- 10 Universidades NOVIEMBRE del 2016

“Cada área demanda profesionales y técnicos calificados, y muchas especialidades no existen o no hay suficientes egresados para los proyectos”. plicó Gutiérrez Candiani, tiene sus características y su vocación. “A partir de esa premisa, se trabaja con las autoridades educativas de los tres niveles para desarrollar planes de estudio y desarrollo académico enfocados a las necesidades de la zona y los municipios de influencia”. A dos años del lanzamiento del proyecto de zonas económicas en el país, su número ha pasado de cuatro a nueve, ubicadas en Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Campeche, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Puebla e Hidalgo. “En Lázaro Cárdenas, la mayor vocación es metalúrgica e industrial; en Chiapas es clara la tendencia a la agroindustria y a las actividades forestal y manufacturera; en Oaxaca, Campeche y Tabasco predomina el tema energético en el potencial para el desarrollo de esas zonas; en Veracruz, además de las anteriores, el petroquímico es destacable; en Puebla se tiene contemplado desarrollar las ZEE a partir de las industrias autopartera de segundo y tercer nivel, automotriz y aeroespacial, y en Hidalgo se impulsará la actividad textil en el polígono”, sin que esto resulte excluyente, puntualizó el en cargado del proyecto. En los primeros 10 años de las ZEE se prevé desarrollar 81 proyectos con una inversión de 87,000 millones de pesos, de los cuales 66% son de capital privado. Esa estrategia incluye obras de infraestructura, energía, logística, transporte ferroviario, terrestre y portuario, agua y saneamiento. “Cada una de esas áreas demanda la participación —desde la planeación, construcción y operación— de profesionales y técnicos calificados, y muchas de las especialidades requeridas no existen o no son suficientes los egresados para atender la demanda que van a generar los proyectos”. Gutiérrez Candiani destacó que debido a la naturaleza de los proyectos, la demanda de personal con estudios especializados no cesará una vez que termine la instalación de los polos de desarrollo en los polígonos. “Desde antes, durante y después que se asienten las industrias en las ZEE, se dependerá en buena medida de personal con alto conocimiento. Se demandarán servicios profesionales y de consultoría especializada, asesoría técnica, de capacitación y enseñanza en las universidades; servicios financieros y de traducción. Todos ellos demandan personal con habilidades especializadas”. Y cuando estén operando plenamente, las vocaciones posiblemente se ampliarán, porque crecerá de manera importante el sector de servicios y proveeduría a las empresas industriales que operarán en cada zona, puntualizó. Una de las propuestas de Gutiérrez Candiani es buscar personal con el perfil adecuado para los puestos requeridos pero que además sean oriundos del lugar o de la región donde trabajen. “Es muy diferente que llegue alguien con una alta capacidad para hacer el trabajo, pero sin el arraigo ni el conocimiento de la cultura, la idiosincrasia y hasta la visión social del lugar. Eso es importante, porque nunca verá las cosas sólo como un proyecto con el único objetivo de mejorar las utilidades, sino que tendrá una visión integral, y eso será un valor adicional en el proyecto”. De allí la importancia de desarrollar desde ahora condiciones para generar en las localidades los cuadros laborales que van a requerir las ZEE, concluyó. Hay que buscar personal con perfil adecuado para los puestos requeridos y, además, que sean oriundos del lugar o de la región”. 81 proyectos se prevé desarrollar en los primeros 10 años de las ZEE con una inversión de 87,000 millones de pesos, de los cuales 66% son de capital privado. Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales. Universidades NOVIEMBRE del 2016 11