Views
2 years ago

Revista iCruceros n31

  • Text
  • Huesos
  • Molina
  • Navidad
  • Cruceros
  • Cruceros
  • Cruceros
  • Cruises
  • Cruceros
  • Gessa
  • Viajes
  • Cine
  • Tendencias
  • Papel
  • Soto
  • Bali
  • Gomez
  • Madrid
  • Encore
  • Line
  • Icruceros
En este número damos la bienvenida a la actriz y amiga, Lupe Cartié como colaboradora con una sección muy especial, "Los Directores de Lupe". En la misma, charlará de forma distendida y muy personal con directores de nuestro cine. Ha comenzado su andadura con Fernando González Molina, con el cual además ella ha trabajado. ¡No podéis perderos el resultado de su encuentro! También hablamos con Fernando Soto sobre el éxito de “La casa de papel” y de muchos otros temas. Con Manuel Ríos San Martín hemos ido un poco más allá de su último libro "La huella del mal", adentrándonos en la naturaleza del ser humano. Sara Escudero pone la nota de alegría a la que siempre nos tiene acostumbrados, y Macarena Gómez -nuestra portada- nos sorprende con su nueva actividad empresarial. Asimismo sumamos a nuestra familia la colaboración del coach Juan Antonio Sánchez Parra. Nos hemos alojado en el NYX Hotel Madrid. Inauguramos el nuevo barco de Norwegian Cruise Line, el Encore. Recorremos destinos tan fascinantes como diferentes entre sí, Bali, Cerdeña, Burdeos. Y ponemos la nota festiva pasando la Navidad en Australia. Ni que decir tiene que estáis todos invitados a viajar con nosotros. Por si todo esto fuera poco, la actriz y directora Cecilia Gessa nos propone las mejores opciones culturales desde su sección “La mirada de Cecilia”. Noticias de cultura, tendencias y cruceros ultiman este número -el 31- de nuestra revista.

Icruceros: Después de

Icruceros: Después de "Círculos" vuelves ala novela con "La huella del mal", un thrillerambientado en las excavaciones de Atapuercay con el mal como telón de fondo.¿De dónde nace la idea?Manuel Ríos San Martín: Pues mira, esuna combinación de la casualidad con elinterés por el tema.Cuando yo estaba haciendo“Compañeros”-hablo del año 99- trajimosa Juan Luis Arsuaga a la serie porquehabía una exposición en Madrid, que fuela primera gran exposición que se hizo deAtapuerca, e hicimos un capítulo dondeArsuaga venía al colegio y hablaba conlos niños.Dedicamos luego un capítulo más altema. Había ya algo que me gustaba.Pero lo tenía ahí, aparcado. Me parecíaque era un tema interesante pero no sabíamuy bien qué se podía hacer con él.Muchos años después -hará siete o asívisitandolas excavaciones con mis hijos,uno de ellos se acercó a tocar un muñecoque tienen, una reproducción de cómoenterraban los neandertales. Y yo pensé,¿qué ocurriría si un chaval haciendoel tonto se acercase a tocar el muñeco ycuando lo tocase fuese una chica muertaunas pocas horas antes?Me gustaba esa idea de excavación prehistórica-muertoactual. Me parecía queera muy buen detonante, pero eso tampocoes una novela.Después de escribir “Círculos” me plantearonhacer una segunda novela y empecéa darle vueltas, y me parecía que ahí“¿EN QUÉ PUNTODE LA EVOLUCIÓNSURGE EL MAL?ES IMPOSIBLE QUESEPAMOS EL PUNTOEXACTO”había un tema.Un tema muy relacionado con el origen biológicodel mal. Muy relacionado con los primeroshombres, en qué punto de la evoluciónsurge el mal. Porque una cosa es la violenciapara defenderse, la violencia como cazador...Pero hay un punto donde el mal es más sofisticado.El mal es la intención de hacer daño,el sentir cierto placer por el dolor del otro.Entonces, ¿en qué punto de la evolución surgióeso? Es imposible que sepamos el puntoexacto, por supuesto, pero con ese conceptoy teniendo en cuenta que en Atapuerca se hadocumentado el primer asesinato de la humanidad,con todo eso fui constituyendo unrelato poco a poco, para hablar de esto, delorigen biológico del mal.Icr.: El mal tiene muchas caras, pero ¿cuándocrees tú que nace en el ser humano como tal,hacer mal por puro instinto, por puro placer, porpura maldad? ¿Es algo que ya está en nuestroADN y que nuestros ancestros conocían muybien? ¿Era pura existencia o sencillamentehacer el mal?M.R.: Hablando con psicólogos clínicosque han tratado directamente a psicópatasy por lo que he leído, digamos quela conclusión, hoy en día, es que un 2%de la población es psicópata. Pero hacefalta algo más para que se le despierteel instinto asesino.Tú puedes ser psicópata y estar muybien educado en una familia que te haquerido... Y entonces tú siempre tendrásuna cierta tendencia a no tenerempatía, pero puedes ser una personasocializada, más o menos normal, quecomprende las normas y que las respeta.Pero parece ser que, si ya naces con estascaracterísticas psicopáticas, si encimatienes maltrato, algún tipo de abusosexual, bullying en el colegio, algo quedesate esa psicopatía que llevas dentro,es entonces cuando eso es ya muy difícilde parar. Puede ser irremediable.Los psicólogos que he conocido dicenque no tiene remedio. Si se ha despertadoeso de verdad, ellos dicen que lostratamientos lo único que hacen es enseñarlesa engañar. Cuando hacen untratamiento para intentar devolverles alcamino de la sociabilidad, aprenden loque se espera de ellos y saben fingirlo.Realmente es muy difícil que un psicópataque ha despertado vuelva a la normalidad.Con respecto al mal, yo intenté buscarsi hay algunos rasgos del mal en los ani-96 icruceros 2019

Manuel Ríos San Martínmales. Y pongo el ejemplo de un vídeo queencontré por internet. Una cebra coge a unacría recién nacida también de cebra, la muerdepor la pata, se la lleva al río y la ahoga.Es un comportamiento chocante porque essofisticado.Me gusta investigar hasta qué punto hay unacierta maldad en algunos comportamientosanimales ocasionales. Me parece interesante.Puede que sea puramente natural, peroya hay algo que raya en esa maldad que buscamos.Evidentemente cuando eso llega al ser humanose sofistica más.Icr.: ¿Tú crees que un psicópata nace o sehace? ¿Ya en la prehistoria existía esa predisposición?Existían tribus que practicaban elcanibalismo y no creo que fuese por supervivenciaM.R.: Es muy difícil saber. Se han encontradorastros, en Atapuerca (Gran Dolina), decanibalismo. Fue en al año 94 y dudaron sicontarlo, porque les pareció que la sociedadno estaba del todo preparada para conocereste dato.Era la primera vez que se demostraba el canibalismoen una especie humana.Más tarde lo contaron y tampoco pasó nadagrave.Raymond Dart desarrolló una teoría que sellama “el mono asesino”. En un punto de laevolución, el ser humano empezó a comercarne, se hizo cazador, y fue entonces cuandosu cerebro aumentó mucho de tamaño,cosa que parece que es cierta. ¿Matar noshizo más listos?Es la teoría que defiende Stanley Kubrick enla película “2001: Odisea en el Espacio”, enesas escenas del mono rompiendo huesosy asesinando a otros congéneres con esoshuesos convertidos en armas.Es una visión del ser humano que se hizo famosaen los años sesenta. Lo que los hizohumanos fue la violencia de ser cazador, yesa violencia es inherente al ser humano y eslo que nos define.Pero hoy en día se cree más que lo que nosha hecho de verdad humanos y lo que ha hechoque nuestro cerebro crezca mucho más,son las relaciones sociales.Todos los animales inteligentes, como losdelfines, los chimpancés o los elefantes,tienen unas relaciones familiares y socialesmuy complejas. Pero las nuestras son mássofisticadas. Y esto es una buena noticiaporque lo que viene a decir es que al final,aunque tengamos esos instintos de violencia,sí que hay algo que nos hace llevarnosbien, convivir, aprender a pactar, aprender allegar a acuerdos.Esta es la base de que nos hagamos humanos.Y de que nos hagamos más inteligentes.Yo creo que las teorías hoy en día son unpoco más esperanzadoras que las de losaños sesenta.“EN ATAPUERCASE HADOCUMENTADOEL PRIMERASESINATO DE LAHUMANIDAD”Icr.: “La huella del mal” ahonda en esto, dentrode la trama policial y de las propias historiasde sus personajes. Y todo, manteniendo al lectorenganchado en cada momento de la historia.¿Ha sido difícil? ¿Dónde está el secreto paraque el escritor consiga esto?M.R.: A mí me gusta estructurar mucho lashistorias, sobre todo si se trata de un thriller.Porque no se pueden dejar las cosas a laimaginación del momento, a la inspiración decada día.Se trata de una tarea muy larga de varios meses,incluso, durante los cuales puede habermomentos de más o de menos inspiración. Amí me gusta trabajar la estructura en una pizarra,con todas las escenas escritas en postit... Eso no quita para que cuando luego escribono haga cambios.Al terminar la novela vuelvo a mirar qué eslo que queda de la estructura. Y aunque quedanmuchas cosas, también hay bastantescambios que se han ido produciendo, pero túya tienes un sitio por el que avanzar, tienesun camino que sabes que te funciona. Que¿luego encuentras otro mejor? ¡Pues fenomenal!Y eso, evidentemente, influye en todala estructura, pero no pasa nada: se adapta.Pero yo sí que parto de trabajar previamentebastante la historia y los personajes.Eso no quiere decir que luego la propia escrituray los propios personajes te lleven asitios que tú no esperabas. Pero dentro de unorden.Y funcionan muy bien los capítulos cortos-ahora se dice mucho que acaben en alto-.Pero también hay que tener cuidado, porquetienen que acabar con un acontecimiento quete llame la atención y que te genere ganas deseguir leyendo. Pero esto puede ser un simpletruco que se puede volver en tu contra.A la sexta vez que lo haces el lector puededesengancharse si ese final no trae ningunaconsecuencia. Si empiezas a no creerte nadala novela deja de interesarte.Es una especie de estrategia que funcionabien, pero hay que trabajarla muchísimo porquesi defraudas en esas expectativas del finaldel capítulo, a la mitad de la novela ya sete ha caído todo.Está bien jugar a eso, pero hay que trabajarlomucho para que el interés se mantenga tambiénen el inicio del capítulo siguiente.Icr.: Cuando escribes la historia ¿ya tienes claroel final? ¿Quién o quiénes serán los asesinosy quienes las víctimas?M.R.: Sí, sí. Sé muchas cosas.Lo que no sabía, por ejemplo, era cómo resolverel momento en el que entiendes no sóloquién es el asesino sino también el por qué loha hecho. Me gusta que el por qué sea chocante,que el lector no se lo haya imaginado.El que alguien llegue a ser un asesino no estan fácil.Eso sí que no lo tenía del todo claro cuandoempecé a escribir, y sí que confié un poco enla inspiración. Al tener todo muy atado teníala esperanza de que surgiría una explicaciónbuena en el momento que la necesitase. Y laverdad es que surgió. Me generó dudas, porquees muy potente. Hay un par de escenasmuy potentes para explicar lo que ha ocurrido,pero sí que encontré la explicación durantela escritura, y creo que encajó muy bien enesa estructura que ya había.Si no tienes el 80% pensado es muy complicadoque el relato sea redondo. Ese otro 20%final, que es un poco la guinda, si puede surgiren un día de inspiración.Me gusta jugar con el lector. En la pizarratambién pongo de quién quiero que sospechenen cada momento. Y voy jugando conlos personajes y voy llevando al lector. Hayque ir y volver (risas).Icr.: ¿Por qué una novela y no un guion deuna serie?M.R.: Cuando escribí “Círculos” sí que meplanteé avanzar en paralelo en los dos aspectosde mi carrera, seguir haciendo seriesy seguir publicando novelas.Es verdad que es una manera de tener dosclientes distintos. Por un lado, se te ocurreuna idea y la presentas a las cadenas de televisión,y por otro lado a las editoriales.Y, de hecho, cuando se me ocurrió esta historiatenía también otro thriller, que lo terminédesarrollando como serie, y este comonovela.Me pareció que este tenía algo que lo hacíamás interesante como novela: toda esta reflexiónsobre el ser humano, el origen del malen la prehistoria...En una serie también se puede tratar, perome pareció que la novela te daba más juego97 icruceros 2019