Views
5 years ago

Georg Simmel y Erving Goffman o el entramado de la interacción ...

Georg Simmel y Erving Goffman o el entramado de la interacción ...

pertenecían más bien a

pertenecían más bien a una esfera que no era la de la sociología académica ortodoxa de la época representada por las definiciones nominalistas de la sociedad. Por otro lado, el fuerte antisemitismo que se vivía en la época (Simmel era judío) fue también, quizá, un factor determinante para que tanto su cátedra de la universidad de Berlín como su obra no fuera debidamente reconocida. Sin embargo, según David Frisby (1990) puede considerarse a Simmel como el primer sociólogo de la modernidad por prestar atención a lo fugitivo, a lo efímero y contingente, que es como caracterizaba Charles Baudelaire a la modernidad. “Ningún sociólogo antes que él –dice David Frisby- había tratado de captar los modos de experimentar la vida moderna o los momentos fugitivos de la interacción” (Frisby, 1990, 65). Simmel concebía a la sociedad como la suma de los elementos que la conformaban y la interacción entre estos, por lo tanto no era la sociedad en su conjunto lo que la sociología debía estudiar, sino la interacción social ya que la sociedad no sería sino: “Solamente el nombre de la suma de estas interacciones… No es por tanto, un concepto unificado y estable sino gradual… de acuerdo con el gran número y cohesión de las interacciones que existen entre personas dadas. De este modo el concepto de sociedad pierde por completo la faceta mística que el realismo individualista quisiera ver en él” (Simmel citado por Frisby, 1990, 77). Simmel afirma que es en las interacciones sociales que las formaciones sociales tienen su origen. De esta manera, Simmel distingue entre “cultura individual (subjetiva)” y “cultura objetiva”. Según George Ritzer (2001, 274), la cultura objetiva “se refiere a las manifestaciones que las personas producen (el arte, la ciencia la filosofía, etc.)” que con el tiempo incluso llegan a aparentar vida propia, a lo que Simmel llama cosificación. De igual manera, M. Steinholf citado por Frisby (1990, 101) comenta que tales “estructuras objetivas se presentan en los más diversos tipos de fenómenos: como órganos específicos de la división del trabajo, como símbolos cohesivos, como normas de validez intemporal.” Además, para Simmel tales procesos de cosificación “aparecen como productos y funciones de una estructura impersonal” y por lo tanto “se enfrentan al individuo como Revista Psi(y)que? 1ª Edición Número 3 Marzo 2013 11

algo objetivo, separado de las condiciones de la vida personal”. (Simmel citado por Frisby, 1990, 101). Mientras tanto, la cultura subjetiva es, según Ritzer (2001, 274), “la capacidad del actor para producir, absorber y controlar los elementos de la cultura objetiva”. En este sentido, la cultura individual subjetiva parece modelar a la cultura objetiva al mismo tiempo que la cultura objetiva modela a la cultura subjetiva. Aquí radica la importancia y la necesidad, para Georg Simmel, de estudiar la interacción social pues es en ella que se puede apreciar la formación de las estructuras sociales mayores. Coser, citado por Ritzer (2001, 282), interpreta a Simmel: “Las estructuras supraindividuales mayores (el Estado, el clan, la familia, la ciudad o el sindicato) no se convierten sino en cristalizaciones de esta interacción, si bien pueden proporcionar autonomía y permanencia y enfrentarse al individuo como si fueran poderes ajenos”. Así, de la interacción entre la cultura subjetiva y la cultura objetiva resulta lo que de manera laxa podríamos definir como la sociedad. Ciertamente a la sociedad la forman los individuos que en ella viven, sin embargo, tales individuos no poseen la sociedad en sí, sino que depende de la interacción que los nuevos individuos mantengan con las personas ya socializadas. No obstante, los individuos también poseen cierta autonomía, que Simmel llama apropiación, de ciertos elementos de la cultura y de la sociedad, para modificarlos. Erving Goffman. De origen canadiense, Erving Goffman nació un once de junio del año de mil novecientos veintidós en Mannville, Alberta, Canadá y, al igual que Georg Simmel, era judío. Aunque durante su infancia sintió inclinación por la química, llegaría incluso a matricularse en la Universidad de Manitoba en la especialidad de química (Winkin, 1991), pronto descubrirá su pasión por la sociología. Reconocido por metaforizar la interacción social como una puesta en escena, es posible que Goffman haya estado fuertemente influenciado por las ideas y el trabajo que ocupó en 1943 en el National Film Board al momento de escribir su perspectiva dramática Revista Psi(y)que? 1ª Edición Número 3 Marzo 2013 12

Opúsculo gratuito "Georges Simenon" - Acantilado
PRECARIEDAD PODER Y DEMOCRACIA
autogestion ayer y hoy - Rojo y Negro
el conflicto de la cultura moderna. reflexiones en torno a georg simmel
Georg Simmel: La cosificación de las sociedades modernas - Vernik
obras selectas de georg simmel publicadas en castellano - Sociología
El conflicto de la cultura moderna. Simmel, Georg (REIS Nº ... - Dialnet
simmel y yo maximino aguilar ochoa - Sociología
Mentira y confianza: una mirada desde la dramaturgia de Erving ...
El ser oculto de la cultura femenina en la obra de Georg Simmel ...
Georg Simmel. Una revisión contemporánea, de Olga Sabido ...
La sociología de la guerra según Simmel. Eikasia 50 (julio, 2013)
Georges Bataille - Facultad de Ciencias Sociales
Texto completo (pdf) - Dialnet
posibilidades de interaccion comunicativa entre la cultura sorda y la ...
Interacciones, sentidos y - Universidad Central del Ecuador
el pensamiento económico de georg simmel. su difusión en españa
Hacia una mirada etnográfica de las interacciones comunicativas ...
Estudio de interacciones sociales en dos grupos ... - Bienestar Animal
Derechos Humanos y Cultura - Fundación Vicaría de la Solidaridad
Libro de los Encuentros 5 - Nodo 50
LOS FRENTES CULTURALES Culturas, mapas, podcres Y Iuchas ...