TEMA 1. NATURALEZA DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

recursos.juniorsmd.org

TEMA 1. NATURALEZA DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

TEMA 1. NATURALEZA DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

TÍTULO Naturaleza de la Doctrina Social de la Iglesia.

OBJETIVOS Conocer el porqué la Iglesia como madre y maestra

ofrece a la sociedad la Doctrina Social.

Descubrir las fuentes de la Doctrina Social.

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Comprender el significado de la Doctrina Social.

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Viñetas, testimonio de Oscar Romero, campaña, cruz,

Biblia, cartel y fotografías.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Viñetas y testimonio de Oscar Romero, que nos llevan a descubrir la

situación de muchas personas.

REFLEXIÓN

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

- Iluminar la experiencia con el comienzo de Gaudium et Spes y el Sermón

de la Montaña.

COMPROMISO

-Incorporar en la programación actividades relacionadas con la Doctrina

Social de la Iglesia.

CELEBRACIÓN

-Oración entorno a las diferentes situaciones de pobreza.

1


Resumen del tema.

Con este término nos referimos a las directrices, pautas y orientaciones, con las

que la Iglesia responde a los problemas de la sociedad actual, iluminándolos con el

Evangelio y el Magisterio, es decir, las enseñanzas de los papas y obispos. En

concreto durante estos temas nos basaremos en la Gaudium et Spes del Concilio

Vaticano II, el documento que aborda la relación de la Iglesia con el mundo actual, el

primer texto de los papas que hizo referencia a la Doctrina Social de la Iglesia: la

Rerum Novarum de León XIII y las enseñanzas de Juan XXIII en la Pacem in Terris,

Pablo VI en la Populorum Progressio y Juan Pablo II en la Solicitudo Rei Socialis, la

Centessimus Annus, la Evangelium Vitae i los Mensajes con motivo de la Jornada

Mundial de la Paz.

Ante las situaciones que viven las personas de nuestro tiempo la Iglesia ofrece

una palabra y una respuesta. Así lo expresó bellísimamente el Concilio Vaticano II en

la Gaudium et Spes 1:Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los

hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez

gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay

verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La Iglesia se siente

íntima y realmente solidaria del género humano y de su historia.

Nosotros no queremos ignorar estas palabras y situados en el marco de los tres

años caracterizados por el compromiso con Jesucristo y la Iglesia, ahora vamos a

centrarnos en el mundo. Lo que escuchamos y celebramos está llamado a vivirlo

como respuesta de amor a nuestra sociedad.

Y para ello lo haremos desde la Iglesia quien como madre cuida y corrige a

sus hijos cuando nos equivocamos, sufre por la enfermedad, el dolor y las injusticias

que cometemos o padecemos y nos enseña a llevar a nuestra vida el mensaje de Jesús.

Para ello saca del evangelio las enseñanzas del Maestro, adaptándolas al presente

sin perder el sentido ni degradar la fuerza y el valor del Evangelio.

Ésta es la misión de la Iglesia: educar a quienes por el bautismo formamos

parte de ella, anunciando con fidelidad e integridad a sus hijos y al mundo de hoy el

Evangelio y denunciando aquellas realidades que no se viven acorde a las

enseñanzas de Jesús y que provocan en el hombre y la mujer sufrimiento y en la

sociedad deshumanización. Es lo que se ha llamado Doctrina Social de la Iglesia, a

través de la cual se pone al servicio del hombre ofreciendo desde el Evangelio las

claves para poder plantear soluciones a los problemas del presente. De este modo

orienta la conducta cristiana, examinando su conformidad o diferencia con lo que el

Evangelio enseña acerca del ser humano y su vocación terrena y trascendente, a fin

llevar a sus hijos a actuar correctamente en la vida presente.

2


Experiencia:

A partir de las viñetas:

¿Qué trata de denunciar?

¿Qué otros problemas más cotidianos tienen lugar en la sociedad?

Testimonio:

La Iglesia del continente americano tiene mucho que decir sobre los

hombres. Sobre todo haciendo que pasen los hombres de este luctuoso

desfile: rostros de campesinos sin sueldo, pisoteados por las fuerzas

armadas y por la autoridad. Rostros de trabajadores despedidos sin motivo,

de obreros cuyo salario no alcanza a cubrir las necesidades de sus familias.

Rostros de ancianos, rostros de perjudicados, rostros de habitantes de

tugurios, rostros de pobres niños.

¿Con qué derecho hemos dividido nosotros a los hombres en

hombres de primera y de segunda clase, cuando en teología sólo hay una

clase de hombres, la de los hijos de Dios?

3


Muchas veces he sido amenazado de muerte. Debo decirles que

como cristiano no creo en la muerte, sin resurrección: si me matan,

resucitaré otra vez en el pueblo de El Salvador.

Como pastor, estoy obligado por encargo de Dios a dar mi vida por

aquellos a los que amo, que son todos los salvadoreños, incluidos los que

pretenden asesinarme.

Que mi muerte sea liberación de mi pueblo y testimonio de

esperanza para el futuro. Quiera Dios que esta gente comprenda que está

perdiendo el tiempo; se puede matar a un obispo, pero la Iglesia de Dios, es

decir, el pueblo, nunca perecerá.

Reflexión:

Pocos días antes de ser asesinado en 1980 Monseñor Oscar Romero

pronunciaba estas palabras: ¿qué denuncia?

Compara estas palabras con el texto de Gaudium et Spes: ¿cuáles eran los

gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias del pueblo salvadoreño en

1980? ¿cuáles eran los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias del

obispo?

¿Hoy en día cuáles lo son de nuestra sociedad?

¿Cómo debiera ser la respuesta de nosotros como juniors, teniendo presente lo

afirmado en el tema?

Podemos también repartir el Sermón de la Montaña (Mt 5,1-7,29) y extraer de

él las frases que creemos hacen referencia a la doctrina social de la Iglesia:

Compromiso:

¿Qué problema trata?

¿Cómo lo ilumina Jesús?

Revisar la programación que hemos realizado al principio de curso:

¿Hemos tenido presentes las tristezas y angustias de las gentes que viven en

nuestro pueblo o barrio?, dicho de otro modo, ¿hemos analizado la situación de

nuestro entorno y programado actividades que ayuden a paliar los problemas:

niños marginados, degradación de algún jardín o zona del barrio o pueblo,

niños a quienes este año debido a la crisis los padres les costará un sacrificio

pagar la cuota o las acampadas,...?

¿Qué vamos a hacer, quedarnos con los brazos cruzados porque no tenemos

medios o buscar acciones que ayuden a transformar estas realidades, bien

mediante la denuncia (algún manifiesto en favor de la integración de los

inmigrantes, de la supresión de las barreras arquitectónicas,...) o actuación

(visitar a los ancianos que se encuentran solos o están en los centros de día o

residencias, integrar a los niños inmigrantes, subvencionar las cuotas aunque

ello repercuta en menor dinero y por menos medios,...).

4


Celebración:

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel.

Repartimos imágenes de situaciones de pobreza (un parado, un inmigrante, un niño

abandonado, un enfermo terminal,...), cada uno la contempla.

Cada miembro del equipo la coloca junto a la cruz.

Leemos Mt 5, 13-16

Cada miembro del equipo se acerca y deposita encima de ella una lumina encendida.

Rezamos el Padrenuestro, deteniéndonos unos instantes en “no nos dejes caer en la

tentación”, la del silencio y pasividad ante el hermano que sufre.

5


TEMA 2. LA PERSONA HUMANA.

Resumen del tema.

La dignidad de la persona tiene su razón de ser en el origen y destino del

hombre. Éste ha sido creado por Dios a su imagen y semejanza, redimido por la

sangre de Cristo y llamado a la eterna vida de comunión con Dios, siendo hijo en el

Hijo y templo vivo del Espíritu Santo.

En el Evangelio encontramos razones para defenderla, en cuanto garantiza la

dignidad de la persona y la libertad del hombre, enuncia y proclama la libertad de

los hijos de Dios, rechaza las esclavitudes que derivan del pecado y respeta la

dignidad de la conciencia y su libre decisión, advirtiendo que todo talento humano

debe redundar en el servicio de Dios y bien de la humanidad y encomendando a todos

a la caridad de todos.

Así teniendo presente el origen y destino del ser humano y las enseñanzas de

Jesús la Iglesia proclama los derechos del hombre, los reconoce y estima.

La dignidad del hombre nos lleva a la libertad. Ésta es signo de la imagen de

Dios en él y fundamento de su dignidad trascendente, en cuanto ha sido regalada por

Dios y orientada hacia el Creador. Así la libertad es la facultad de optar por la

Verdad y el Bien, es decir, por Dios que es la Verdad y el Bien.

La libertad es un derecho y un deber que nos lleva a respetar los derechos y

libertades de los demás.

Por otra parte no se puede separar del Amor, pues cuando el hombre se

aparta de él atenta contra su propia libertad, se encadena a sí mismo, rompe la

fraternidad con sus semejantes y se rebela contra la divina verdad.

Tampoco se puede separar de la conciencia o preceptos de la ley escritos en el

corazón del hombre.

Así la libertad, unida estrechamente a la búsqueda de la Verdad y el Bien, al

amor y a la conciencia, enraizada en el conjunto de aptitudes y cualidades que cada

uno poseemos y cultivada por la educación y el esfuerzo, hacen al hombre

responsable, señor de su propio destino y capaz de orientar su vida a la vocación o

proyecto que Dios ha puesto en cada persona.

Como cristianos buscamos no la libertad, sino la Libertad. Es decir, no el hacer

lo que nos apetece sino la verdadera libertad que consiste en organizar la vida en

referencia a los valores morales, evitando el fanatismo que en nombre de una

ideología impone a los demás hombres la concepción de la verdad y del bien. Por ello

la verdadera libertad no es sinónimo de integrismo o intolerancia sino que respeta la

libertad de los otros, ahora bien, sin vivir uno al margen de unos criterios morales, los

cuales como cristianos son los del Evangelio.

El hombre, en cuanto persona es un ser social y así lo ha querido Dios que

desea constituya con los demás una sola familia, en la que todos se traten entre sí

como hermanos.

6


Así lo expresó Jesús al proclamar el primer y mayor mandamiento: el amor a

Dios y al prójimo que conlleva la entrega sincera de sí mismo a los demás.

Así desde la Biblia y la experiencia descubrimos que la vida social no es un

mero accidente sino que engrandece al hombre en todas sus cualidades y le capacita

para responder a su vocación.

La libertad y la naturaleza social de la persona nos conducen a los derechos

humanos. Éstos proceden de la propia naturaleza del hombre y son universales e

inviolables. Mediante ellos los hombres y mujeres nos abrimos al mundo de las

realidades espirituales, adquirimos conciencia de ser miembros de la sociedad, nos

sentimos impulsados a conocer mejor al verdadero Dios y juzgamos que las

relaciones que nos unen con Dios son el fundamento de la propia vida.

Pero desgraciadamente en nuestro mundo permanece la lacra de la

discriminación social, cultural,... Ésta debe ser vencida y eliminada por ser contraria

al plan divino.

Entre los derechos humanos se encuentra el derecho a la libertad religiosa,

por el cual, en materia religiosa, ninguna persona puede ser coaccionada por parte de

personas particulares, grupos sociales o potestades humanas. Así no se puede obligar

a nadie a obrar contra su propia conciencia ni impedirle que actúe conforme a ella en

privado o en público, solo o asociado con otros, dentro de los límites debidos. Por

este motivo la limitación de la libertad religiosa es una experiencia dolorosa que

ofrende la dignidad del hombre y su promoción un elemento esencial de la pacífica

convivencia de los hombres. Ello lleva a la Iglesia a anunciar el Evangelio por las

vías legítimas, como son la educación, la persuasión interior, la conversación común,

respetando la libertad personal y civil y evitando toda coacción exterior.

Finalmente los derechos humanos nos conducen a la defensa de la vida

humana, en cuanto ésta es sagrada y proviene de Dios. Así sólo Él es el señor de la

vida y en consecuencia nadie puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a

un ser humano inocente.

El derecho a la vida es un derecho primero y fundamental, la condición de

todos los derechos de la persona. Por esto para la Iglesia la vida humana, aunque

débil y enferma, es siempre un don espléndido del Dios de la bondad, donde descubre

el esplendor de aquel Sí que es Cristo.

Por este motivo todo lo que se opone a la vida pertenece al ámbito de los

actos que por sí y en sí mismos son malos e independientemente de las

circunstancias son gravemente ilícitos por razón de su objeto.

Estos son los que se oponen a la vida (pena de muerte, homicidios, genocidios, aborto,

suicidio voluntario,...), los que violan la integridad de la persona humana (mutilaciones, torturas

corporales y mentales, intentos de coacción psicológica,...), los que ofenden a la dignidad humana

(condiciones infrahumanas de vida, encarcelamientos arbitrarios, deportaciones, esclavitud,

prostitución, trata de blancas y de jóvenes, condiciones ignominiosas de trabajo,...). Todos ellos son

contrarios al honor debido al creador.

Entre estos atentados se encuentran el aborto y la eutanasia. Ante ellos la Iglesia afirma

que nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente (feto, embrión, niño, adulto,

7


enfermo, anciano, agonizante,...), así la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente

es siempre gravemente inmoral. Esta afirmación se encuentra fundamentada en la ley no escrita que

cada hombre, a la luz de la razón, encuentra en el propio corazón, corroborada por la Sagrada

Escritura, transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y

universal.

TÍTULO La libertad

OBJETIVOS Profundizar en la dignidad y libertad de la persona

humana.

Descubrir la relación entre la libertad, la verdad y el bien.

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Valorar la libertad desde la responsabilidad.

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Viñetas, testimonio de Helder Cámara, campaña, cruz,

Biblia, cartel, cadena y tenazas.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Desde tres viñetas analizar la falsa libertad.

REFLEXIÓN

- Iluminar la libertad con el testimonio del Obispo Helder Cámara, el mensaje

de Jesús acerca de construir la vida sobre roca y el texto del tema.

COMPROMISO

-Tratar de liberarse de las falsas libertades y de aquello que nos esclaviza,

comenzando con gestos muy concretos.

CELEBRACIÓN

-Oración pidiendo la liberación de cuanto nos esclaviza, mediante el gesto

de la ruptura de los eslabones de una cadena.

8


Dinámica I: libertad.

Experiencia:

Divididos en tres grupos, cada uno de ellos analiza una de las viñetas.

Viñeta.

Viñeta.

¿Qué tipo de libertad se ve reflejada en la viñeta de

Quino?

¿Descubrimos personas que viven así?

¿Estas actitudes las hemos encontrado alguna vez

en el equipo de educadores? ¿cuándo?, ¿en qué

momentos?

¿Qué esclavitudes se ve reflejado en ese

hombre?

¿Puede ocurrir que uno elija creyendo ser

libre y, sin embargo, su elección sea una

forma de someterse a otros intereses?

¿En nuestro tiempo quienes nos prometen la

libertad y, sin embargo, nos están

esclavizando?

9


Viñeta:

Testimonio.

Leemos el testimonio del obispo brasileño Helder Cámara:

Si quieres ser,

perdona que te lo diga,

tienes que librarte ante todo

del exceso de poseer

que tanto te llena

de pies a cabeza;

que no te deja más sitio

a ti mismo

y todavía menos a Dios.

Para librarte de ti mismo,

lanza un puente

más allá del abismo de la soledad

que tu egoísmo ha creado.

Intenta ver más allá de ti mismo,

intenta escuchar a algún otro,

y sobre todo

prueba a esforzarte por amar

en vez de amarte a ti solo....

“Cuando más se habla de

libertad es cuando más se

esclaviza al hombre”. ¿Ves

alguna relación entre esta

frase y la viñeta?

¿Puede darse el caso de que

un educador sea prisionero

de su propia libertad?

Poned ejemplos.

¿En nuestro mundo

realmente somos libres?

Ponemos en común lo que

hemos reflexionado.

10


Reflexión.

Redactamos entre todos cinco ideas sobre la libertad, teniendo presente el

texto.

Del tema extraemos otros cinco ideas sobre la libertad.

Los debatimos a fin de resumir en siete principios lo que para nosotros es la

libertad.

Leemos Lc 6, 47-49:

¿De qué habla Jesús?

¿Cuál de los dos personajes vive la auténtica libertad?

¿Sobre qué roca hemos de asentar nuestra vida si queremos ser

auténticamente libres?

Compromiso.

Analizar nuestro propia vida y descubrir las esclavitudes que nos atan: obsesión por

las marcas, diversión entendida como beber en exceso,... y tratar de liberarse de una

de ellas (el próximo fin de semana reducir el consumo de alcohol, ser crítico a la hora

de comprar, evitando dejarme llevar por los anuncios publicitarios, comprando sólo

lo que necesito, no lo que me incita la TV,...).

Celebración.

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel. Esta vez

colocamos una cadena y unas tenazas para cortar los eslabones.

Repartimos el texto:

Lo más fácil es ser libre en el campo operativo: hacer lo que quiera.

Hay una libertad de la carne que llega a hacer esclavos.

Hay una libertad del Espíritu que lleva el germen de la plenitud.

Mi libertad ha de mirar a los demás

Mi libertad ha de regularse por el respeto al otro

Ser libro te abre a Dios

La libertad es un don y es un compromiso

La peor esclavitud es aquella en la que uno es esclavo de sí mismo

Liberarse es ser todo para todos

Liberarse es ponerse al servicio de los demás

Liberarse es aceptar en la vida el Espíritu de Dios

José Santana. Oración Joven

Meditamos estas frases. Cada uno lee en voz alta la que más le ha llamado la

atención.

Leemos el salmo 31, bien a dos coros o cada uno lee una estrofa.

11


Cada educador se acerca, en voz alta o en silencio, pide a Dios le libere de aquello en

lo que va a comprometerse (de comer sólo lo que me apetece, de ser esclavo del

messenger, el tuenti, el face book,...) y rompe un eslabón de la cadena.

Terminamos con el Padrenuestro, acentuando el “líbranos”, con un silencio largo.

Dinámica II: ser social.

TÍTULO El grupo es para los demás.

OBJETIVOS Profundizar en el valor que tiene los derechos humanos.

Tomar conciencia de nuestro deber de trabajar por los

demás.

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Viñetas, guía dinámica, campaña, cruz, Biblia, cartel y velas

apagadas.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Desde tres personajes (Hortensia, Horacio y Javi) descubrimos la

importancia de ser personas para los demás.

REFLEXIÓN

- A la luz del discurso del discípulado de Mt 18, 14-35 profundizar en la

importancia del grupo y los rasgos que lo han de definir.

COMPROMISO

-Tomando el texto bíblico proponerse un compromiso.

-Oración por el grupo.

CELEBRACIÓN

12


Experiencia:

Les presentamos tres personajes: Hortensia, Horacio y Javi.

Todos necesitamos de los demás y del grupo, en cuanto somos seres sociales.

Esto no es sólo un principio, sino una necesidad. Necesitamos relacionarnos con

los otros. Así miramos al pobre Horacio, probablemente si se hubiera

comunicado con alguien a tiempo, no habría acabado así, hablando sólo por las

esquinas.

¿Por qué cada vez hay gente más rara en nuestros pueblos y ciudades? ¡Porque

están solos! Fíjate en Hortensia, toda una juez. Quizá si escarbásemos un poco,

nos acabaría contando que donde más habla de sí misma es en la peluquería,

porque con su marido no tiene tiempo.

Hoy en día tener un grupo donde poder hablar de nosotros es como tocarte el

gordo de la lotería. La mayoría de los jóvenes y adultos se pasamos el tiempo

hablando de tonterías: que si la ropa, que si el fin de semana y eso cuando

podemos hablar, porque al volumen que ponen la música en algunos sitios, ni

por señas.

Sin embargo Javi es diferente. Hace un par de años que está en el equipo de

educadores. Lleva en los juniors desde que tomó la primera comunión y hace un

par de años entró como monitor. Este año ya es educador. Le gusta estar en el

grupo, pero a veces reniega bastante porque las cosas no van como a él le

gustaría. A finales del curso pasado, cuando tenía que pasar a ser educador, le

pidieron que dijera cinco cosas que le había aportado el grupo de monitores.

Aquí tenéis sus respuestas:

Hablando y escuchando a los otros monitores he aprendido muchas

cosas de mí mismo que antes ni me imaginaba. Incluso ha cambiado

mi vida en algunos aspectos.

13


En el grupo pienso y hablo de cosas importantes, como de Dios, que

en otros ambientes es imposible tratar.

Aunque a veces hemos discutido ha sido bonito poder luchar por

llevarse bien y hacer algo juntos.

He hecho buenos amigos.

He aprendido que en las relaciones que, en las relaciones con los

monitores, hay obstáculos más difíciles que las vallas de una carrera.

Nos dividimos en cuatro grupos: cada uno tiene que analizar uno de los personajes y

la respuesta de Javi.

Reflexión:

¿Por qué es importante formar grupo?

¿Qué valores añadiríamos a los que ha puesto Javi?

Para Javi los obstáculos son: superar el miedo al ridículo, acostumbrase a funcionar

en grupo, hablar de uno mismo, expresar los sentimientos, escuchar lo que el otro

quiere decir, opinar sobre la vida del otro, aceptar las críticas, aceptar a cada uno

como es, decidir juntos, organizarse y cumplir lo propuesto.

Consensuamos dos órdenes: uno de acuerdo con lo más difícil y otro de acuerdo con

lo más importante para que funcione el grupo.

Leemos Mt 18, 14-35:

¿cuáles son las dificultades de un grupo cristiano según Jesús?

¿cuáles son los medios que Él propone para superarlos?

Compromiso:

Después de haber descubierto los obstáculos, escogemos el que más se encuentra en

nuestro equipo y nos proponemos, teniendo presente el texto bíblico, un compromiso

de cara a superarlo.

Celebración:

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel. Esta vez

colocamos sobre los nombres de cada uno de los educadores, velas apagadas

alrededor de la cruz.

Recitamos la oración:

Dios, amigo nuestro, así te decimos.

Danos entusiasmo para buscar

la verdad donde se encuentre.

Danos resignación para aceptar

nuestras propias limitaciones.

14


Danos coraje para luchar

cuando todo nos salga mal.

Danos lucidez para admitir la verdad

sin que nadie nos la imponga.

Danos fuerza para preferir

lo difícil a lo fácil.

Danos valor para rechazar

lo vulgar y lo rastrero.

Danos valentía para luchar

contra nuestra apatía y nuestra desgana.

Esto te decimos, Dios, amigo nuestro,

nosotros, los miembros de este equipo de educadores.

Cada miembro del equipo se levanta y enciende la vela de uno de sus compañeros.

Durante unos minutos reza por él.

Terminamos rezando el Padrenuestro, acentuando la palabra Padrenuestro.

15


Dinámica III: los derechos humanos.

TÍTULO Los derechos humanos.

OBJETIVOS Valorar los derechos humanos.

Tomar conciencia de importancia del derecho a la libertad

religiosa.

Asumir un compromiso serio en la defensa de la vida, como

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

derecho fundamental.

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Periódicos, guía dinámica, campaña, cruz, Biblia, cartel,

cuenco con tierra, piedras y semillas o plantas.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Tomando cuatro periódicos descubrir los atentados contra los derechos

humanos que se cometen diariamente.

REFLEXIÓN

- Iluminar estas realidades con la respuesta de Dios a Caín (Gn 4, 1-16)

COMPROMISO

-Promover una campaña en defensa de la vida y de los derechos humanos.

CELEBRACIÓN

-Quitamos la piedra para plantar una semilla.

16


Experiencia:

Divididos en cuatro grupos les ofrecemos cuatro periódicos diferentes (p.ej.: El

Mundo, el País, ABC y la Razón):

Reflexión.

Con un rotulador tienen que marcar las noticias que hablan de atentados contra

la vida (guerras, epidemias, torturas, pena de muerte, aborto, eutanasia,...)

¿Cuánto espacio ocupan estos problemas en cada uno de ellos?

¿En ellos a qué atentados contra la vida humana le dan más importancia?

¿Cómo las enfocan?

Relacionamos el enfoque con lo que se ha tratado en el tema: ¿en qué coincide?,

¿cuál es la respuesta que ofrece el tema de formación a esos problemas?

Leemos Génesis 4, 1-16:

¿Qué ocurre allí? Curiosamente Dios no lo mata, sino que lo envía al destierro.

¿Cómo responde Dios ante el asesinato del inocente Abel?

Ante la muerte de muchos inocentes, ¿cuál será hoy la respuesta de Dios,

teniendo presente estas palabras?

Compromiso.

En nuestro tiempo el aborto y la eutanasia están siendo presentados como signo del

progreso: podemos emprender alguna campaña contra la ampliación del aborto o

sumarnos por internet a la recogida de firmas en contra de esto. También puede

aplicarse a otras campañas sociales como las organizadas por Amnistía Internacional.

Celebración.

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel. En un

cuenco con tierra hemos colocado piedras de río.

Leemos Si 35, 11-24 (Eclesiástico).

Rezamos:

Caminar en los pasos de Jesús

es vivir atentos

a las necesidades de los demás,

y comprometerse

en la vida digna de todos.

Señor de la Vida,

tú pasaste haciendo el bien,

mostrándonos el camino

de la solidaridad efectiva,

17


del amor al otro

que pasa por vivir

atento y preocupado

al sufrimiento de los demás,

y por eso buscar soluciones

para que la vida digna

llegue a todas las personas.

Señor,

cuesta ser solidario,

muchas veces nos aferramos

a nuestras comodidades,

cerramos los ojos

(y el corazón , que es peor),

no escuchamos el clamor

de los que sufren.

¡Tu Palabra, Señor,

es como una espada de doble filo!

La escuchamos

y no podemos permanecer iguales.

Nos llama a la conversión,

nos desafía al cambio,

nos invita a seguir tu práctica,

nos impulsa a vivir solidarios

Jesús, maestro bueno,

danos un corazón abierto

para acoger tu Palabra,

y que ella nos impregne

desde el interior,

para que la vivamos

en gestos y hechos concretos.

Vivimos tiempos duros,

hay muchos excluidos en nuestra mundo,

millones de personas

que no le interesan al dios-mercado,

¡pero son los más importantes

para Dios!

Ayúdanos a estar atentos,

enséñanos a estar activos,

impúlsanos a dar respuestas,

muéstranos el camino de la solidaridad.

18


Para vivir como Tu nos pides, Señor

y en búsqueda de la justicia.

Se puede hacer de dos formas: semanas atrás hemos sembrado en algodón tantos

garbanzos o alubias como monitores. En este caso, quitamos la piedra que hay en el

cuenco y plantamos la planta. O bien, en ausencia de planta, plantamos una semilla.

Nosotros queremos quitar las piedras con las que muchas personas oprimen a los

demás o los matan, para sembrar vida.

19


TEMA 3. EL ORDEN SOCIAL.

TÍTULO Preocuparse por los demás.

OBJETIVOS Profundizar en la persona como fundamento de la

sociedad.

Tomar conciencia de la importancia de participar

activamente en la construcción de una sociedad más justa,

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

mediante pequeños compromisos.

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Viñeta, guía dinámica, campaña, cruz, Biblia, cartel y frase

en letras tamaño cuartilla.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Tomamos la viñeta en la que Dios nos pide un pequeño gesto y leemos el

milagro de Tikai.

REFLEXIÓN

- Desde la experiencia, iluminada por la parábola del Buen Samaritano (Lc

10, 25-37) descubrimos la importancia que tiene ser solidario con los demás

COMPROMISO

-Un pequeño gesto de ayuda a los demás y si las condiciones físicas lo

permiten ser donante de órganos y de sangre.

-Oración de la compasión.

CELEBRACIÓN

La persona es el centro y fundamento de la realidad social, así lo

descubrimos en la creación donde Dios coloca a Adán y Eva como cabeza de todo lo

creado y en nuestra propia naturaleza. Hemos sido hechos para vivir en sociedad.

Pero la sociedad no es un ente abstracto, sino que es fruto del hombre, quien

por tanto constituye el fundamento y fin del orden social y está llamada si realmente

quiere ser una sociedad renovada que resuelva los problemas complejos y graves, a

construirse sobre la verdad.

20


De este modo ha de regir las relaciones internacionales, evitando toda

discriminación racial, reconociendo el principio de que todas las comunidades

políticas son iguales en dignidad natural y tienen derecho a la existencia, al propio

desarrollo y a los medios necesarios para ello.

Y la verdad nos conduce a la solidaridad, revestida de las dimensiones

cristianas concretadas en la gratuidad total, el perdón y la reconciliación. Así la

solidaridad cristiana descubre en el prójimo una mirada especial. Es desde ella desde

donde se ve al otro no sólo un ser humano con sus derechos sino la imagen viva de

Dios que debe ser amado, aunque sea enemigo, con el mismo amor con que le ama el

Señor.

Viendo de esta forma al otro tomamos la determinación firme y perseverante

por el bien común. Esta opción es distinta de un sentimiento superficial por los

males de tantas personas, pues no nace del altruismo o la necesidad en un momento

determinado de ayudar a los que sufren, sino de la firme convicción de que lo que

frena el pleno desarrollo son las estructuras de pecado, es decir, el afán de

ganancia y la sed de poder y lo que vence las situaciones de miseria es la gracia

divina y la entrega del cristiano al prójimo, con el auxilio de la primera.

Así la solidaridad nos lleva a ver al otro, sea persona, pueblo o nación, no

como un instrumento cualquiera para explotar a poco coste su capacidad de trabajo y

resistencia física, abandonándolo cuando ya no sirve, sino como semejante nuestro,

una ayuda para hacerlo partícipe del banquete de la vida a la que hemos sido

invitados todos los hijos de Dios.

Una forma de ser solidarios con los demás y no encerrarnos en nuestro

individualismo es la participación en la sociedad. Por ello la Iglesia reconoce y

valora las estructuras político-jurídicas que ofrecen a todos los ciudadanos, sin

discriminación alguna y con perfección creciente, posibilidades efectivas de tomar

parte libre y activamente en la fijación de los fundamentos jurídicos de la comunidad

política, en el gobierno de la cosa pública, en la determinación de los campos de

acción y de los límites de las diferentes instituciones y en la elección de los

gobernantes.

Por ello la Iglesia considera un derecho y un deber votar en libertad para

promover el bien común.

Pero junto a las luces de nuestro tiempo como es un orden social que quiere ser

justo, la solidaridad de muchas personas que entregan su vida a las ongs y la

participación libre en las decisiones políticas y económicas, actualmente nuestra

sociedad sufre alienación y marginación.

Así muchas personas viven alienadas a causa del consumo que ha creado

una red de satisfacciones falsas y superficiales y del trabajo organizado de tal manera

que maximaliza las ganancias, ignorando al trabajador. De este modo una persona es

alienada y marginada cuando no se reconoce su valor y grandeza en sí mismo y se le

priva de la posibilidad de gozar de la propia humanidad y de establecer una relación

de solidaridad y comunión con los demás hombres.

21


Otro aspecto importante en el orden social, junto a la verdad, la solidaridad y la

participación, es la libertad, signo eminente de la imagen divina en el hombre. Ésta

como hemos recordado en el tema primero, no es la ausencia de tiranía ni la licencia

para hacer todo lo que quiera sino que es la capacidad para buscar y vivir en la

verdad.

Entendida la libertad como ordenada a la verdad ha de llevar a luchar por el

bien y contra la pretensión de algunas naciones a oprimir injustamente a otras o a

interponerse de forma indebida en sus asuntos. De este modo se contribuye al

desarrollo humano y de los pueblos.

Un factor importante en el desarrollo actual ha sido el progreso de la ciencia y

la técnica. Al respecto cabe preguntarnos si hace la vida del hombre más humana y

digna y a la persona más madura espiritualmente, más consciente de la dignidad de su

humanidad, más responsable, más abierto a los demás, particularmente a los más

necesitados y débiles y más disponible a dar y prestar ayuda a todos.

De este modo el desarrollo sólo es positivo cuando busca el bien común.

Éste es el conjunto de aquellas condiciones de vida social que permiten a los grupos y

a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección.

El bien común afecta a todos, exigiendo la prudencia por parte de cada uno y

tiene como elementos esenciales el respeto a la persona en cuanto tal, el bienestar

social y el desarrollo del grupo mismo, facilitando lo necesario para llevar una vida

verdaderamente humana, y la paz.

Importante para el desarrollo del bien común son los hombres de gobierno.

Ellos han de reconocer, respetar, armonizar, tutelar y promover los derechos de la

persona, facilitando a cada ciudadano el cumplimiento de sus respectivos deberes,

con tal de que favorezcan una sociedad más justa y solidaria.

Finalmente cuanto atenta contra el orden social se sintetiza en un término: el

pecado social.

Éste es ofensa a Dios y es todo pecado cometido contra la justicia en las

relaciones interpersonales, contra los derechos de toda persona humana, la libertad

ajena, la dignidad y el honor del prójimo, el bien común y sus exigencias.

Experiencia.

Viñeta

Los grandes proyectos son

necesarios para transformar las

estructuras sociales. ¿Crees que los

pequeños gestos también? ¿qué

opinas al rspecto del mensaje que

transmite el cómic? ¿qué otro tipo de

pequeñas acciones se pueden llevar

a cabo?

22


El milagro de Tikai:

Había una vez un pueblo llamado Tikai donde todos sus habitantes

eran muy pobres pero vivían felices. Una noche llovió tanto que la

corriente del río creció y se llevó por delante una casa del pueblo. La

familia, que allí vivía pudo salvarse pero se quedó en la calle y sin nada. El

agua se lo había llevado todo. Al día siguiente todos se lamentaban de lo

sucedido. Rápidamente hubo una persona que los acogió en su casa hasta

que encontraran un nuevo sitio donde vivir. Aunque lo tenían difícil.

Todos estaban muy apenados. Aquella noche uno de los vecinos no

podía dormir pensando cómo podría ayudarles. Pero era tan pobre que no

sabía cómo. Hasta que se le ocurrió una idea. Se levantó rápidamente de la

cama, se vistió como pudo y arrancó cuatro ladrillos de su casa. Los puso

en una bolsa, y aprovechando la oscuridad de la noche para no ser visto,

fue a dejarlos enfrente de la casa donde estaba acogida aquella familia.

A la mañana siguiente, cuando salió el sol, sólo se oía una palabra en

las calles de TIkai: «¡Milagro!». Una y otra vez no dejaba de repetirse en

boca de todos. Y es que, enfrente de la casa donde estaba la familia

acogida, aparecieron montones de ladrillos, de vigas, de tejas, de baldosas,

de azulejos, de puertas y ventanas, y no sólo eso, también había camas,

mesas, sillas, armarios. O sea, todo lo necesario para hacer una nueva casa.

Nadie se explicaba lo que veían sus ojos. Pero lo cierto era que

bastaba echar una mirada a todo el pueblo para darse cuenta de lo que había

ocurrido. En todas las casas faltaba algo. Aquella noche se les había

ocurrido a todos la misma idea: compartir algo de su casa con aquella

familia. Y para sorpresa de todos, habían conseguido solucionar el problema.

Ahora, con gran fiesta, se pusieron manos a la obra y construyeron

la casa en lugar seguro.

El pueblo de Tikai había hecho realidad el mayor de los milagros, EL

DE LA SOLIDARIDAD.

Los educadores se dividen en dos grupos: uno hace de habitantes de Tikai,

entre los cuales estará la familia afectada, y el otro de reporteros que han ido para

hacer un programa en directo. Éstos entrevistan a los habitantes del pueblo, con

preguntas como: ¿qué ocurrió la noche de la tormenta?, ¿conocía a la familia que

perdió la casa?, ¿qué aportó usted?

Reflexión.

¿Qué problemas tuvo una de las familias de Tikai?

¿Qué se le ocurrió a uno de los vecinos del pueblo para ayudar?

¿Cómo pudo hacerse realidad el milagro cuando se hizo de día?

A veces no se nos piden grandes gestos sino pequeñas acciones como sonreír:

¿cuándo nos ha ocurrido esto?, ¿cómo hemos actuado?

23


Resume el tema en 10 frases y concrétalas con los dos documentos (p.ej.: una forma

de ser solidarios con los demás es no encerrarnos en nuestro individualismo. Así a

veces ser solidario consiste en no andar por la calle pensando en nuestros problemas,

sino mirando a los demás, saludando y sonriendo a quien vemos que anda cabizbajo,

también consiste en no vivir la vida durmiendo, cubiertos con la sábana de nuestros

intereses, sino en la noche de muchas personas ayudarles con pequeñas acciones

como visitarles en el hospital, preguntarles como les va, ayudar en las campañas de

Manos Unidas, Cáritas, Domund,...).

Teniendo presente el tema, el Milagro de Tikai y la parábola del Buen Samaritano

(Lc 10, 25-37), ¿qué problemas del mundo se solucionarían rápidamente si todos nos

comportáramos con los habitantes de Tikai o el Buen Samaritano?

¿Cuáles son los principales enemigos de la solidaridad?

¿Cómo daña a la solidaridad el consumismo y el progreso de la ciencia y la técnica?

¿cómo podemos hacer que éstos sean instrumentos del bien común?

Compromiso.

Esta vez vamos a centrarnos en la familia. Cada uno pensará en una forma de ayudar

a los que están cerca de él, sus padres, hermanos, abuelos,... y se comprometerá a

hacerlo (p.ej.: al llegar a casa hacer la cama, antes que la haga la madre). Un

compromiso del equipo de educadores puede ser el hacerse todos donantes de

órganos o de sangre. Si bien, éste último está condicionado a la salud de cada

miembro del equipo de educadores. ¡Qué mejor gesto para salvar una vida que dar la

propia sangre o manifestar públicamente el deseo de ofrecer los propios órganos para

que otra persona viva unos años más!

Celebración.

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel.

Leemos la frase: “allí donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en

medio de ellos”.

Entregamos a cada uno de los educadores una letra o si no hay suficientes, dos de la

siguiente frase de Lc 6,36: SED COMPASIVOS COMO VUESTRO PADRE ES

COMPASIVO.

Leemos Lc 6,36-38

Cada uno tiene una letra, es juntándolas como podemos hacer realidad el mandato de

Jesús. Así cada educador escribirá en su letra el nombre de una persona a la que

durante los próximos días tratará con compasión. Seguidamente depositará la letra

junto a la cruz.

Rezamos el Padrenuestro, acentuando venga a nosotros tu Reino. Éste es el de la

solidaridad, el deseo del Padre de que todos nos tratemos como hermanos.

24


TEMA 4. POBREZA Y CARIDAD.

TÍTULO Nuestra respuesta ante los que sufren

OBJETIVOS Conocer la Doctrina Social de la Iglesia acerca de la

propiedad privada y el destino universal de los bienes.

Analizar las sombras de la sociedad de consumo.

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Descubrir el significado de la caridad.

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Viñetas, cattas del Sur al Norte (www.marianistas.org),

fotografías, guía dinámica, campaña, cruz, Biblia y cartel.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Desde diferentes viñetas, las Cartas del Sur al Norte, la fotografía ganadora

del pullitzer en 1994 y el testimonio de Madre Teresa de Calcuta descubrir la

situación del mundo actual.

REFLEXIÓN

- Analizar la respuesta que hemos de dar, teniendo presente Lc 16, 19-31 o

parábola del pobre Lázaro.

COMPROMISO

-Visitar un centro asistencial y destinar el 0,7% de los ingresos a proyectos

solidarios (Cáritas,...).

CELEBRACIÓN

-Oración por los que sufren, abrazando la cruz.

25


Resumen.

Leemos en el libro del Génesis como el hombre y la mujer han sido puestos

como cabeza visible de todo lo que Dios ha creado, no para que se sirvan de ello para

su propio interés sino para hacerlo servir en bien de la humanidad.

Así Dios ha destinado la tierra y todo lo que en ella se contiene para uso de

todos los hombres y de todos los pueblos. La Iglesia considera que los bienes

creados deben llegar a todos en forma justa, según la regla de la justicia, inseparable

del amor.

Este principio se encuentra tratando de equilibrar dos extremos: el

individualismo y el colectivismo, pues el peligro es por una parte vivir como si

tuviésemos derecho a todo y por otra olvidar el derecho a la propiedad privada.

Respecto de la propiedad privada ésta es buena en cuanto asegura a cada

cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar, es

una ampliación de la libertad humana y su fundamento reside en el destino común de

los bienes.

El problema se encuentra cuando se absolutiza. El cristiano parte de que el que

vive a nuestro lado es hermano, del mandamiento de Cristo de amar como Él nos

ama, esto es, perdonando y compartiendo y de la experiencia que nos viene al

constatar que muchas cosas que recibimos nos vienen dada.

Por este motivo si por una parte la Iglesia valora y respeta lo que cada persona

se gana con el sudor de su frente, por otra invita a vivir de una forma más austera,

valorando el ser más que el tener, proclamando que la dignidad de cada persona no

está en tener sino en ser.

Esto choca con la civilización actual, llamada del consumo. Vivimos en una

sociedad donde éste domina nuestras calles, a la vez que deshumaniza a sus

miembros. De este modo consumimos cosas que no son necesarias ni útiles, vivimos

esclavos del marketing y las marcas, de la posesión y del goce inmediato y creemos,

erróneamente, que tener es lo que nos hace felices, olvidando que muchas veces el

consumo no nos lleva a la maduración y enriquecimiento personal ni a la realización

de nuestra vocación humana.

Ante esta realidad la Iglesia nos invita a dejarnos guiar por una imagen integral

del hombre y la mujer, que respete todas las dimensiones de su ser y que subordine

las materiales e instintivas a las interiores y espirituales.

También hay un hecho constatable. El consumismo siempre conlleva al

escándalo de la pobreza. Ocurrió en tiempos de los romanos, cuando una pequeña

clase dirigente, vivía en la abundancia, mientras miles de hombres y mujeres sufrían

la esclavitud y la pobreza. Y ocurre actualmente.

Es el llamado escándalo de la pobreza que surge cuando el sufrimiento de los

que están a nuestro lado deja de dolernos porque nos hemos acostumbrado a vivir en

una sociedad totalmente deshumanizada, que no tiene ningún tipo de sentimientos

hacia los otros.

26


Sin embargo las palabras de Jesús siguen vivas. Él nos recuerda cuáles serán

las preguntas del último examen, el más importante de nuestra vida: cuando no lo

hicisteis con uno de estos mis hermanos, tampoco a mí me lo hicisteis.

Y estas palabras siguen resonando en la Iglesia que condena la pobreza y llama

a sus hijos a vivir la caridad, el amor que es distinto a dar al otro unos céntimos que

nos sobran.

La caridad es tratar de involucrarme con el otro y sufrir con él, tratando de

unirme en sus sentimientos y dolores y buscando crear medios para que sus

sufrimientos y dolores sean menores. De nuevo resuenan las palabras de la Gaudium

et Spes, es dejar que nada humano sea indiferente a nosotros, que los sufimientos y

angustias de nuestros contemporáneos sean nuestros.

Así frente a la pobreza entendida no sólo como carencia de dinero, sino como

carencia de formación y estudios necesarios, derroche de dinero en informar y no en

formar, mantenimiento de guerras fraticidas, ausencia de medios para paliar

enfermedades que en nuestro país se solucionan con una aspirina y limitación de los

derechos humanos. Frente a ello la Iglesia proclama la Justicia Social.

Ésta consiste en hacer todos los esfuerzos posibles, desde el respeto a los

derechos de las personas y las características de cada pueblo, para que desaparezcan

las diferencias económicas, vinculadas a las discriminación. Ello exige de cara a los

inmigrantes que han llegado a nuestro país que se evite la inseguridad y la estrechez

de vida, la discriminación en materia de remuneración o de condiciones de trabajo

respecto de los inmigrantes, el que los poderes políticos los consideren como persona

y no como meros instrumentos de producción a los que devolver a sus tierras cuando

hay crisis y no hacen falta para mantener el crecimiento económico, procurando el

reagrupamiento familiar y un alojamiento decente que favorezca su incorporación a la

vida social.

También a nivel internacional la justicia social pide se creen fuentes de trabajo

en las mismas regiones, asegurando un empleo suficiente y adecuado y una

formación técnica y profesional congruente, garantizando la subsistencia y la

dignidad humana de los enfermos y ancianos y creando medios y técnicas para que

puedan desarrollarse partiendo de las materias primas que existen allí y no sólo

enviando alimento que palia el hambre pero no los libera del subdesarrollo.

El mismo Juan Pablo II definió la justicia como virtud moral y concepto legal,

atenta y vigilante para asegurar el equilibrio entre los derechos y los deberes,

promoviendo la distribución equitativa de los costes y beneficios, restaurando, no

destruyendo, reconciliando en vez de instigar a la venganza, hallando su raíz en el

amor, cuya expresión más significativa es la misericordia. Así la justicia sin amor

misericordioso es fría e hiriente.

Porque al final todos estos temas se pueden resumir en una palabra: amor y un

mandamiento: amarás. Éste es el mayor mandamiento social y uno de los tres pilares

sobre el que se fundamenta la vida cristiana, es el único que nos hace capaces de la

justicia y el inspirador de una vida de entrega a uno mismo.

27


El amor conduce a la opción preferencial por los pobres. Ésta es una forma

especial de la primacía en el ejercicio de la caridad cristiana, que no excluye a nadie

pero sí singulariza una prioridad de servicio. Es en el Magníficat donde la

descubrimos. María, inspirada en el espíritu de los pobres de Yahvé proclama al Dios

de la Alianza que colma de bienes a los hambrientos. Santiago y Juan en sus

respectivas cartas (Sant 2, 15-16 y 1 Jn 3, 16-17) dejan muy claro que sin el amor no

hay auténtica vida cristiana.

Finalmente, aplicando la justicia social a la sociedad y a la política, la Iglesia

valora el estado de bienestar siempre que respete el principio de subsidiariedad

por el que éste no debe interferir en la vida interna de un grupo social, ni privarle

de sus competencias, sino que debe sostenerlo en caso de necesidad y ayudar a

coordinar su acción con la de los demás componentes sociales, con miras al bien

común.

Así los que gobiernan deben dejar a cada uno la facultad de obrar con libertad

hasta donde sea posible, sin daño del bien común y sin injuria de nadie.

Experiencia.

Tomamos algunas viñetas de partido. Éstas tienen un gran componente social y se

encuentran en http://partido.marianistas.org/ .

¿Qué problemas concretos denuncian?

¿Qué sabemos acerca de estos problemas?

¿Cuáles debiera de ser la actitud de nosotros los educadores ante los problemas

del tercer mundo?

Es muy interesante la campaña Cuaresma con los 40 días con los 40 Últimos de

Ágora Marianista (www.marianistas.org) publicada en el libro Cartas del Sur al Norte

PPC. Se pueden repartir las cartas y comentarlas mediante una puesta en común.

Les entregamos la fotografía ganadora el año 1994

del Pulitzer (2-2). Fue tomada por el sudafricano

Kevin Carter en Ayod (Sudán) y publicada el 23 de

Marzo de 1993 por el New York Times. Gracias a

ella obtuvo el premio más importante de fotografía.

Se trataba de una niña que se dirigía a un

puesto cercano de la ONU a pedir comida y

agobiada por el hambre y la sed, agonizaba,

mientras el buitre esperaba su muerte. Kevin estuvo 15 minutos a una distancia

prudencial esperando que el buitre abriera las alas para tomar la instantánea.

Cuando le preguntaron que hizo a continuación afirmó no hizo nada. Junto a

ella habían otros niños y no podía socorrerlos a todos. Cuatro meses después de

28


ecibir el premio, abrumado por las críticas y sumergido en la drogodependencia, se

suicidó.

A Teresa de Calcuta le ocurrió lo mismo, pero actuó de forma diferente. Teresa

vivía como misionera en Calcuta, entregando su vida como maestra de un gran

colegio para niñas de clase adinerada.

Al otro lado de las tapias había un inmenso barrio de chabolas donde miles y

miles de personas vivían en la más absoluta miseria. La gente moría en la misma

calle sin que nadie les atendiera en los últimos momentos.

Teresa veía esta realidad y, ayudada de algunas de sus alumnas, solía recorrer

las chabolas y ayudar en lo que podía, pero no se quedaba con la conciencia tranquila,

pues después volvía a su cómodo convento, mientras ellos morían en la miseria.

El 10 de Septiembre de 1946 decidió abandonar la congregación de las

hermanas de Loreto y entregarse a “os más pobres entre los pobres”, fundando las

Misioneras de la Caridad.

¿Qué nos parecen las dos actitudes?

Reflexión.

Resumimos las ideas del tema y las comparamos con las viñetas y las actitudes de

Kevin Carter y Teresa de Calcuta.

¿En qué nos parecemos a Kevin y en qué a Teresa de Calcuta?

Leemos Lc 16, 19-31: ¿en qué actitudes se encuentran representado el rico?

¿Cómo podemos cambiar de actitud?

Compromiso.

En las cartas hay un e-mail se podría tomar como compromiso el contestar al autor.

También podemos realizar una campaña de recogida de alimentos para Cáritas, o

visitar Caritas Parroquial, algún centro asistencial como son las residencias de las

Hijas de la Caridad, de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, la Casa de

Acogida de S. Francisco de Asís, el Cottolengo,...

Hacer la opción de destinar el 0,7% o más de la cuota, convivencias, campamentos,...

a Cáritas, Proyecto Togo, Manos Unidas, Obras Misionales Pontificias,...

Celebración.

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel.

Leemos esta oración, escrita por una misionera.

Señor, esta noche me encuentro triste.

Te ofrezco esa pobre madre que hoy he encontrado.

29


Consuela, Señor, su corazón roto

y el de todas las madres que lloran sus hijos,

pero especialmente el de las madres ugandesas cuyos hijos mueren de hambre.

Yo no creo, Señor, que tú quisiste jamás que tus pequeños

se viesen atormentados por esa hambre.

¿Qué le ha pasado a tu hermoso mundo?

Nunca estuvo en tus designios que unos pocos de los tuyos

tuviesen tanta, mientras los pequeñuelos sufren hambre.

El dolor de esa madre me acosa.

Caminó muchas leguas bajo el sol de los trópicos para traernos su niño.

Recuerdo su delgado, consumido cuerpo y sus ojitos enfermos...

Mejoró con nuestros cuidados y la tensión abandonó su rostro.

¡Que amor derramó aquella madre sobre su pequeño!

Hoy, de repente, el niño ha muerto.

La malnutrición le había dejado sin resistencias.

Y, Señor, he sido testigo de un dolor sin fondo.

Me he sentido incapaz y las palabras me han faltado...

Ella, esa madre, es una de tus más pobres...

He contemplado el Calvario encarnado en esa colonia verde fuera del hospital.

De la misma manera que, ante los ojos de tu Madre, envolvieron, Señor, tu cuerpo en

lienzos de lino,

Ahora tan recogido ese pequeño cuerpo y con cariño inmenso lo han envuelto en tela

de corteza.

Su padre, con destreza y reverencia, lo ha asegurado con unos pedazos de bambú en

una bicicleta prestada. ¿No lo era también su tumba?

Yo, apretaba en simpatía silenciosa la mano de la madre.

“Weebale Nnyo”:”Gracias hermana”, por tu bondad con mi pequeño, me dijo.

Con dignidad emprendió sin mirar atrás la vuelta a casa.

Mi alma iba con ella, intranquila y pesarosa,

pesarosa de que niños deban morir cuando tantos comen demasiado.

Señor, te pido por tu mundo, este maravilloso mundo cuya abundancia deseas por

todos compartida.

Envía profetas que desafíen a las naciones ricas a distribuir tu pan entre las

multitudes hambrientas.

Destruye el hambre; danos la “Tierra Nueva”.

Es fácil leer acerca de los hambrientos y mirar en la TV esos cuerpos esqueléticos,

Pero, como dijo Santiago: “¿puede la fe sin obras salvarte? No. Es una fe muerta"”

Podríamos perder todo sentido si no nos introducimos en profundidad en la vida de

los oprimidos.

Oración de Mónica Prendergast Misionera.

Nos acercamos a la cruz, la tomamos en nuestro pecho y la besamos. Cada persona

que muere de hambre es Cristo, que tuvo hambre y sed.

30


TEMA 5. SALVAGUARDAR EL MEDIO AMBIENTE.

TÍTULO Nuestra respuesta ante los que sufren

OBJETIVOS Conocer la Doctrina Social de la Iglesia acerca de la

ecología.

Asumir nuestra responsabilidad de cara al medioambiente-

ITINERARIOS Educativ

o en la

fe

MÉTODO EXPERIENCIA

X

MATERIAL

Comunitar

io eclesial

Litúrgico

sacrament

al

REFLEXIÓN

X

De

oració

n

COMPROMI

SO

X

Testimoni

o

Ser

person

a

CELEBRACI

ÓN

X

Viñetas, cattas del Sur al Norte (www.marianistas.org),

fotografías, guía dinámica, campaña, cruz, Biblia y cartel.

DESARROLLO DE LA SESIÓN

EXPERIENCIA

-Analizar las viñetas y la carta del indio Seattle.

REFLEXIÓN

- Teniendo presente el relato de la Creación (Gn 1, 1-2,4a) profundizar en la

importancia del respeto a la naturaleza.

COMPROMISO

-Denunciar los lugares contaminados de nuestro pueblo o barrio.

-Oración de la naturaleza.

CELEBRACIÓN

31


Resumen.

La naturaleza es la obra de la acción creadora de Dios, el jardín que el Padre

nos ofrece para que lo cultivemos y custodiemos.

El mismo Jesús valoró los elementos naturales, enseñando a sus discípulos a

mirar las estaciones y la naturaleza con la confianza de los hijos que saben que no

serán abandonados por el Padre providente.

Toda ella está llamada a ser gobernada por el hombre, pero en justicia y

santidad, orientándolo todo a Dios y reconociéndole como Creador.

Ante los avances en la biología molecular la Iglesia mantiene una actitud de

aprecio y prudencia, pidiendo se subordine a los principios morales que eviten

disponer arbitrariamente de la tierra.

También la Iglesia nos advierte de los dos peligros que se tiene al abordar la

ecología. Por una parte reducir la naturaleza a un mero objeto de manipulación y

explotación y por otra absolutizarla y colocarla en dignidad por encima de la misma

persona humana, divinizándola.

Y nos pide responsabilidad humana a fin de preservar un ambiente

íntegro y sano para todos, siendo responsabilidad nuestra el proteger la

biodiversidad, en cuanto es una riqueza extraordinaria para toda la humanidad y

proteger el patrimonio forestal luchando contra los incendios y la deforestación.

También lo es de la humanidad proteger y valorar los pueblos indígenas cuya vida en

armonía con el medio ambiente constituye una riqueza insustituible para toda la

humanidad.

Respecto de las biotecnologías éstas se han de valorar según los criterios

éticos que deben orientar las actividades y las relaciones humanas en el ámbito

socioeconómico y político, como son los criterios de justicia y solidaridad.

Al estudiar el medioambiente descubrimos el valor del agua. Ésta es un

derecho de todos, pero sobre todo de las personas que viven en pobreza. Así no puede

ser tratada como simple mercancía y su uso debe ser racional y solidario, siendo un

derecho universal e inalienable.

Finalmente la Iglesia propone un nuevo estilo de vida presidido por la

sobriedad, la templanza y la autodisciplina que lleve a la búsqueda de la verdad

y la comunión con los demás hombres, abandonando la lógica del mero

consumo, promoviendo formas de producción agrícola e industrial que respeten el

orden de la creación y satisfagan las necesidades primarias de todos.

32


Experiencia.

Repartimos las viñetas y nos preguntamos: ¿qué denuncian?, ¿qué dimensión

creemos que tienen estos hechos?, ¿qué se podría hacer para solucionar los hechos

denunciados?

Leemos la carta del indio Seatle:

CARTA DEL INDIO SEATTLE ALPRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS

Así se acaba la vida y empezamos a sobrevivir

(título asignado por los transcriptores)

El gran jefe de Washington envió palabra de que desea comprar

nuestra tierra. El gran jefe también nos envió palabras de amistad y buenos

deseos. Esto es muy amable de su parte, desde que nosotros sabemos que

tiene necesidad de un poco de nuestra amistad en reciprocidad.

Pero nosotros consideramos su oferta; sabemos que de no hacerlo así

el hombre blanco puede venir con pistolas a quitarnos nuestra tierra.

El gran jefe Seattle dice: "El gran jefe de Washington puede contar

con nosotros sinceramente, como nuestros hermanos blancos pueden contar

el regreso de las estaciones. Mis palabras son como las estrellas - no se

pueden detener".

¿Cómo intentar comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? La

idea nos resulta extraña. Ya que nosotros no poseemos la frescura del aire o

el destello del agua. ¿Cómo pueden comprarnos esto? Lo decidiremos a

tiempo.

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi gente. Cada aguja

brillante de pino, cada ribera arenosa, cada niebla en las maderas oscuras,

cada claridad y zumbido del insecto es santo en la memoria y vivencias de

mi gente.

Sabemos que el hombre blanco no entiende nuestras razones. Una

porción de muestra tierra es lo mismo para é1, que la siguiente; para é1,

que es un extraño que viene en la noche y nos arrebata la tierra donde

quiera que la necesite. La tierra no es su hermana sino su enemiga y cuando

33


la ha conquistado se retira de allí. Deja atrás la sepultura de su padre, no le

importa.

Plagia la tierra para su hijo, no le importa. Olvida tanto la sepultura

de su padre como el lugar en que nació su hijo. Su apetito devorará la

Tierra y dejará detrás sólo un desierto. La sola vista de sus ciudades, llenas

de pánico a los ojos del piel roja. Pero quizá esto es porque el piel roja es

un "salvaje y no entiende...

No existe un lugar pacífico en las ciudades del hombre blanco.

Ningún lugar para oír las hojas de la primavera o el susurro del vuelo de los

insectos. Pero quizá porque yo soy un salvaje no logro comprenderlo, el

repiquetear parece que insulta los oídos ¿Y qué vivir, si el hombre no

puede oír el adorable lamento del chotacabras o el argumento de las ranas

alrededor de una charca en la noche?

El Indio prefiere el agradable sonido del viento lanzado sobre la cara

del estanque, olfatear el viento limpio por un mediodía de lluvia o esencia

del pino. El aire es algo muy preciado para el piel roja. El hombre blanco

parece no notar el aliento del aire. Como un agonizante de muchos días,

está aterido para olfatear.

Si decidiera aceptar lo haría con una condición. El hombre blanco

debe tratar a las bestias de esta tierra como a sus propios hermanos. Yo soy

un salvaje y no entiendo ninguna otra forma. He visto millares de búfalos

muertos por el hombre blanco, para que pudiera pasar un tren.

Yo soy un salvaje, y no entiendo como el humo del caballo de hierro

puede ser más importante que el búfalo, el que nosotros matábamos

solamente para poder sobrevivir ¿Qué es el hombre sin las bestias? Si todas

las bestias muriesen el hombre moriría de una gran depresión de espíritu.

Cualquier cosa que le pase a los animales le pasará también al hombre.

Todos los seres están relacionados. Cualquier cosa que acontezca a la tierra

acontecerá también a sus hijos.

Nuestros hijos han visto a sus padres humillarse por la defensa.

Nuestros guerreros han sentido vergüenza, y han cambiado sus días a la

ociosidad, y contaminan sus cuerpos con dulce comida y bebida. Importa

poco donde pasaremos el resto de nuestros días - no somos demasiados.

Unas pocas horas, unos pocos inviernos y ninguno de los niños de las

grandes tribus, que alguna vez vivieron sobre la Tierra, saldrán para

lamentarse de las tumbas de una gente que tuvo el poder y la esperanza.

Sabemos una cosa que el hombre blanco puede alguna vez descubrir.

Nuestro Dios es su mismo Dios. Ustedes piensan ahora que lo poseen,

como desean poseer nuestra tierra. Pero no puede ser. Él es el Dios del

hombre y su compasión es indistinta para el blanco y para el rojo. La Tierra

es algo muy preciado para Él, y el detrimento de la Tierra, es una pila de

desprecios para el Creador. A los blancos les puede pasar también, quizá

34


pronto, lo que a nuestras tribus. Continúen contaminando su cama y se

sofocarán una noche en su propio desierto.

Cuando los búfalos sean exterminados, los caballos salvajes

amansados, la esquina secreta de la floresta pisada con la esencia de

muchos hombres y la vista rosada de las colinas sazonada de la charla de

las esposas ¿donde estará la maleza? se habrá ido ¿Donde estará el águila?

se habrá ido. Decir adiós al volar... al cazar... la esencia de la vida empieza

a extinguirse...

Nosotros entenderíamos si supiéramos lo que el hombre blanco

sueña ¿qué espera describir a sus hijos en las largas noches de invierno?

¿qué visiones arden dentro de sus pensamientos? ¿qué desean para el

mañana?... Pero nosotros somos salvajes. Los sueños del hombre blanco

están ocultos para nosotros, y por ello caminaremos por nuestros propios

caminos. Si llegamos a un acuerdo será para asegurar su conservación

como lo han prometido.

Allí quizá podamos vivir nuestros pocos días como deseamos.

Cuando el último piel roja se desvanezca de la tierra y su memoria sea

solamente una sombra de una nube atravesando la pradera, estas riberas y

praderas estarán aun retenidas por los espíritus de mi gente, por el amor a

esta tierra como los recién nacidos aman el sonido del corazón de sus

padres.

Si les vendemos nuestra tierra, ámenla como nosotros la hemos

amado. Preocúpense de ella, como nosotros nos hemos preocupado.

Mantengan la tierra como ahora la adquieren, con toda su fuerza, con todo

su poder y con todo su corazón. Presérvenla para sus hijos, y ámenla como

Dios nos ama a todos nosotros. Una cosa sabemos; su Dios es nuestro Dios.

La tierra es preciosa para EL. Ni el hombre blanco está exento de su

destino.

¿Qué nos ha parecido la carta?

¿Por qué no le gustan al jefe indio las ciudades de los hombres blancos?

¿Creemos que podría decir lo mismo de nuestras ciudades actuales?

¿Qué cosas son las que el indio sabe valorar y apreciar mientras que el hombre

blanco no?

¿Qué frase de la carta es la que más nos ha gustado? ¿Por qué?

¿Alguna vez nos hemos fijado en los detalles en que se fijaban los indios, o nos

pasan desapercibidos?

35


Reflexión.

¿Nos preocupa el tema de la ecología?

¿Qué desastres ecológicos causados por el hombre nos producen más pena?

¿Por qué creemos que las personas tratamos tan mal a la Naturaleza?

Según lo leído en el tema: ¿cuáles son los problemas y retos que tiene nuestra

sociedad respecto de la ecología?

¿En qué perjudica la sociedad de consumo a la naturaleza?

¿Somos conscientes de la importancia que tiene reciclar el papel, el plástico y el

vidrio?

¿Como vemos la ecología desde Gn 1, 1-2-4a.

Compromiso:

Nos proponemos dedicar un día los educadores a recorrer el barrio o el pueblo y su

término, distribuyéndonos por grupos. Llevaremos con nosotros una cámara de fotos

digital y fotografiaremos todos los lugares que veamos degradados (vertederos

incontrolados, contenedores viejos, jardines sucios,...). Una vez realizadas

escogeremos las más significativas, las colgaremos en el blog o web del centro, las

imprimiremos y realizaremos en el Centro Junior una exposición denunciando estos

espacios. También sería interesante enviar al alcalde o alcaldesa y concejal/a de

medio ambiente, una carta pidiendo ponga medios para limpiar estos lugares y

aportando las fotografías como material gráfico.

Celebración.

Ambientación: en círculo: en el centro la cruz, la Biblia, la vela y el cartel, rodeados

de plantas y 7 cirios que iluminen, encendidos.

Leemos Gn 1, 1-2,4a.

A continuación el relato del antigénesis, mientras en cada día apagamos una vela:

EL ANTIGÉNESIS

... Al final de los tiempos existía la tierra, rica y hermosa.

El hombre vivió en los campos y en las praderas con los árboles de la

tierra.

El hombre dijo:

"Hagamos nuestras residencias en estos lugares tan bonitos"

Y construyó, pues, ciudades de cemento armado y de acero. Y las

praderas desaparecieron.

El hombre vio que eso era bueno.

El segundo día, el hombre contempló el agua de la tierra

y dijo: "arrojemos nuestros desperdicios y basuras al agua

para deshacernos de la suciedad"

36


Salimos en silencio.

Y el hombre lo hizo así.

Y las aguas poco a poco aparecieron sucios y con el olor fétido.

Y el hombre vio que eso era bueno.

El tercer día, el hombre se fijó en los bosques de la tierra.

Y dijo: "cortemos los árboles para construir cosas

y convirtámoslos en pasta para hacer diarios"

Y lo hizo así los paisajes dejaron de ser verdes

y los árboles dejaron de existir.

Y el hombre vio que eso era bueno.

El cuarto día, el hombre advirtió que había muchos animales

y que las crías jugaban al sol y corrían por las praderas.

Y el hombre dijo: "Pongamos estos animales en jaulas

para divertirnos y juguemos a matarlos".

Y así lo hizo.

Y no hubo más animales sobre la capa de la tierra.

Y el hombre vio que todo eso era bueno.

El quinto día, el hombre respiró (agradablemente) el aire de la tierra.

Y dijo: "lancemos al aire los gases de las fábricas y el viento los llevará".

El aire se cargó de polvo y todas los criaturas vivas murieron asfixiadas

o carbonizados.

El hombre vio que eso era bueno.

El sexto día, el hombre se fijó en sí mismo y,

viendo la diversidad de lenguas y de idiomas de la tierra,

tuvo miedo y se puso a quitarlos.

Y dijo: "construyamos armas poderosas y destruyamos a los otros

antes de que los otros nos destruyan".

El hombre construyó extraños artefactos

y la tierra terminó calcinada por las grandes guerras.

Y el hombre vio que era bueno que ocurriera así.

El séptimo día el hombre descansó de tanto trabajo hecho

y lo tierra quedó tranquila.

Porque el hombre no habitaba ya en la tierra.

Y esto resultó bueno.

Emilio L. Mazariegos

37


BIBLIOGRAFÍA.

Biblia de Jerusalén.

Gaspar Castaño y Javier Cortes. Religión Católica Bachillerato. SM-PPC.

José Santana. Oración Joven. CVS.

Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil. Camino para amar (17-18 años)

José Real Navarro. Nuestra Tarea. Talleres para el tiempo de postcomunión 2. CCS.

38

More magazines by this user
Similar magazines