Lapso (2007-2014) - Andrés Judak

lapso

Escrito por Andrés Judak, Lapso es un resumen de textos que comprende los años 2007 al 2014.
Editado por Elizabeth Lerner.
Esta obra está licenciada bajo la Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Para ver una copia de esta licencia, visita http:// creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/.

Prólogo

Los prólogos son puertas de entrada. Umbrales. Muchas veces alaban el libro que está

ahí, en las páginas siguientes. A veces son escritos por el propio autor: para aclarar,

para avisar, para dar una pirueta de falsa modestia. A veces son casi dedicatorias,

agradecimientos, cartas de amor.

Esto no es un prólogo. Es, en verdad, una pequeña historia. Una persona tiene su

genealogía, un libro, también. Una persona tiene idas, vueltas, altos y bajos, un libro,

también. Si alguien espera una superficie tersa en la que deslizarse, unas palabras que

en su melodía y cadencia arrullen, está metiendo sus narices en el libro equivocado.

Si alguien entra, cruza este umbral, con la esperanza de encontrarse a sí mismo en

el fraseo de otro, está perdido. Es mejor que abandone ahora, advierto. Lapso es un

paréntesis largo en el que un personaje kafkiano se desliza cauteloso por su propio

laberinto y jamás se conforma con una posible salida, y muchos menos si es fácil. En

cada año se transforma porque encontrar una forma definitiva sería casi aburrido, o

peligroso, como dejar de respirar, o de amar. Pero siente el viaje en la piel, en cada

centímetro del cuerpo, en cada mujer encontrada y perdida, en cada ciudad, que ha

bebido hasta la última gota, sin respiro.

Originalmente, Lapso vivió durante años –desde el 2007 hasta el 2014- en formato de

blog, bitácora -diario de un cuerpo que dejaba las huellas de su paso bien estampadas

en cada posteo. Yo solía leer ese blog. Me cautivaba un poco la manera tan cruda

en la que alguien podía en un mismo gesto, mostrarse hasta los huesos y a la vez

esconderse, esfumarse, meterse tan adentro y no dejar rastros. Abrirse y cerrarse, todo

5