03.01.2021 Views

Los Indoamericanos en Cuba

por Felipe de Jesus Perez Cruz

por Felipe de Jesus Perez Cruz

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

o¡(vsua<br />

OI'dVN31N3:>18<br />

~<br />

JlUJS~Jd IC<br />

SOlJJ!qc SO!PUlS3:<br />

VHfl:) Na<br />

SONV:)nIaWVOONI SOl


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ (La Habana, 1955). Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias<br />

Pedagógicas (2001), especialización <strong>en</strong> Estudios Latinoamericanos<br />

(1986), Lic<strong>en</strong>ciado <strong>en</strong> Educación <strong>en</strong> Historia y Ci<strong>en</strong>cias Sociales<br />

(1979). Profesor Titular de la Universidad de Ci<strong>en</strong>cias Pedagógicas<br />

"Héctor Alfredo Pineda Zaldívar", Investigador Titular del Grupo<br />

de Estudios <strong>Cuba</strong>, Teoría y Sociedad del Instituto de Filosofía. Presid<strong>en</strong>te<br />

de la Unión Nacional de Historiadores de <strong>Cuba</strong> (UNHIC) <strong>en</strong><br />

La Habana. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de <strong>Cuba</strong>.<br />

Miembro de Grupo (Comisión) Nacional del Bic<strong>en</strong>t<strong>en</strong>ario de la República<br />

de <strong>Cuba</strong>. Directivo de la Sección de Políticas Educativas del<br />

Latin American Studies Association (LASA) de los Estados Unidos.<br />

Profesor de la Escuela Pedagógica Latinoamericana de Lima, Profesor<br />

Invitado <strong>en</strong> universidades y c<strong>en</strong>tros de investigación de <strong>Cuba</strong>, América<br />

Latina, Estados Unidos, Canadá, Francia, Qatar y la República<br />

Popular China. Miembro del Consejo Asesor de la Revista Calibán,<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, del Consejo de Redacción Internacional de la Revista de<br />

Educación y Cultura. Doc<strong>en</strong>cia, con sede <strong>en</strong> Lima, y del Consejo<br />

Asesor de la Revista de Historia de la Educación Latinoamericana,<br />

Colombia. Es autor de nueve libros, coautor de otros veinte.


LOS INDOAMERICANOS<br />

ENCUBA<br />

Estudios abiertos<br />

al pres<strong>en</strong>te<br />

Felipe de J. Pérez Cruz<br />

( Coordinador)<br />

C5<br />

EDITORIAL DE CIENCIAS SOCIALES, LA HABANA, 2014


Edición: Lili Chi<br />

Corrección: Addis Alarcón<br />

Diseño del perfil de la colección: Rafael Lago Sérichev, Axel Rodríguez García<br />

y Adolfo Izquierdo Mesa<br />

Diseño de cubierta: Alexis Rodríguez Rodríguez<br />

Título de la obra: Oríg<strong>en</strong>es<br />

Realización de cubierta: Ariadna Boris Cobas<br />

Técnica: Acrílico sobre li<strong>en</strong>zo<br />

Realización: Yuleidys Fernández Lago<br />

Composición computarizada: Madeline Martí del Sol<br />

© Felipe de Jesús Pérez Cruz, 2014<br />

© Sobre la pres<strong>en</strong>te edición:<br />

Editorial de Ci<strong>en</strong>cias Sociales, 2014<br />

ISBN 978-959-06-1504-7<br />

Estimado lector, le estaremos muy agradecidos si nos hace llegar su opinión por<br />

escrito, acerca de este libro y de nuestras ediciones.<br />

Colección ALBA BICENTENARIO<br />

EOITORIAL DE CIENCIAS SOCIALES<br />

Instituto <strong>Cuba</strong>no del Libro<br />

Calle 14, no. 4104 e/41 y 43, Playa, La Habana, <strong>Cuba</strong><br />

editorialmil@cubarte.cult.cu


"Estos tiempos no son para acostarse con el<br />

pañuelo a la cabeza, sino con las armas de<br />

almohada... Trincheras de ideas val<strong>en</strong> más que<br />

trincheras de pi(!dra ... La historia de América, de<br />

los incas acá, ha de <strong>en</strong>señarse al dedillo, aunque<br />

no se <strong>en</strong>señe la de los acontes de Grecia.<br />

Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no<br />

es nuestra. Nos es más necesario".<br />

José Martí: Nuestra América, 1891.


íNDICE<br />

Nota al lector / XIII<br />

Prólogo/XV<br />

El hombre antiguo de América V sus artes primitivas / 1<br />

JOSÉ MARTí PÉREZ<br />

itos indoamericanos <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>? Actualicemos el tema / 6<br />

FELIPE DE J. PÉREZ CRUZ<br />

Tema marginal / 8<br />

¿Prehistoria e Historia? / 12<br />

¿<strong>Cuba</strong> primitiva? / 15<br />

¿Cómo d<strong>en</strong>ominar a los primeros habitantes de <strong>Cuba</strong>? / 16<br />

¿Lo indoamericano? / 21<br />

¿Se extinguieron los indíg<strong>en</strong>as <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>? / 24<br />

Paradoja y re<strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro / 26<br />

Opías de nuestro pres<strong>en</strong>te/ 29<br />

El medio geográfico de la <strong>Cuba</strong> prehistórica / 31<br />

FERNANDO ORTEGA SASTRIQUES, GERARDO IZQUIERDO DíAZ, EFRÉN JAIMEZ SALGADO<br />

y ANTONIO LÓPEZ ALMIRALL<br />

El poblami<strong>en</strong>to de América / 31<br />

El clima pleistocénico de <strong>Cuba</strong> / 33<br />

Paleoecología del período wisconsiano / 36<br />

Las llanuras, tierras onduladas y montes bajos con clima semiárido / 36<br />

<strong>Los</strong> ar<strong>en</strong>ales de la plataforma emergida con clima desértico o<br />

estepario / 39<br />

<strong>Los</strong> takires de las llanuras desérticas IBW) / 40<br />

Las zonas montañosas / 42<br />

- VII-


El fin del período glacial / 43<br />

Paleoecología de la transición al Holoc<strong>en</strong>o / 46<br />

La situación ambi<strong>en</strong>tal del pretribal temprano <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> / 48<br />

Durante el tránsito climático al Holoc<strong>en</strong>o / 53<br />

Durante el Óptimo Climático Postglacial OCP / 54<br />

Criterios de búsqueda para sitios arqueológicos / 56<br />

<strong>Cuba</strong>: migración e intercambio sociocultural <strong>en</strong> el Caribe / 60<br />

ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

El Caribe / 60<br />

Etapa de la economía de apropiación. Formación económica social<br />

de los Apropiadores pretribales del período temprano / 64<br />

Apropiadores pretribales del período medio / 66<br />

Apropiadores pretribales del período tardío / 67<br />

<strong>Los</strong> productores tribales / 68<br />

Tras las huellas de las puntas de un proyectil / 69<br />

<strong>Cuba</strong> isla de intercambio / 70<br />

<strong>Los</strong> primeros descubridores de <strong>Cuba</strong> y las Antillas / 72<br />

ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ<br />

Las evid<strong>en</strong>cias arqueológicas / 73<br />

Migración y transculturación / 75<br />

<strong>Los</strong> protoagrícolas / 78<br />

Transculturación / 80<br />

Reflexiones sobre economía, cultura y naturaleza<br />

<strong>en</strong> la historia más antigua de <strong>Cuba</strong> / 81<br />

ENRIQUE M. ALONSO ALONSO<br />

Más sobre el poblami<strong>en</strong>to de <strong>Cuba</strong>. De Canímar Abajo<br />

a Caridad de los Indios / 89<br />

ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

Las poblaciones latinoamericanas y caribeñas actuales / 89<br />

¿Cuándo y de dónde vinieron los primeros habitantes<br />

de nuestro archipiélago? / 92<br />

Una historia mal tratada y maltratada / 98<br />

El estudio g<strong>en</strong>ético <strong>en</strong> poblaciones contemporáneas / 104<br />

Arqueología y género: la mujer aruaca <strong>en</strong> el Caribe antiguo / 110<br />

LouRDEs S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

Estudio zooarqueológico sobre la dieta aborig<strong>en</strong> / 122<br />

ALFONSO CÓRDOVJ\ MEDINA<br />

<strong>Los</strong> materiales y métodos / 123<br />

- VIII-


Resultados y discusión / 123<br />

Un alto aprovechami<strong>en</strong>to de la dieta / 125<br />

El caracol <strong>en</strong> las culturas aboríg<strong>en</strong>es / 126<br />

GRISElDA HERNÁNDEz RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

La concha <strong>en</strong> la cosmogonía indíg<strong>en</strong>a / 128<br />

El viaje al caracol / 133<br />

La arqueología <strong>en</strong> el estudio de la religión y el arte<br />

<strong>en</strong> el Caribe prehispánico / 136<br />

LouRDEs S. DOMíNGUEZ llONZÁLEZ<br />

Hablemos de arte y religión / 140<br />

Hablemos de religión y arte / 142<br />

La mitología <strong>en</strong> el dibujo rupestre de la caverna de Patana / 150<br />

RACSO FERNÁNDEZ ORTEGA<br />

La Caverna de Patana / 152<br />

Cuatro eran los hijos de Itiba Cahubaba / 153<br />

La trasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del número 4/ 160<br />

Figuras antropomorfas de arqueros <strong>en</strong> el arte rupestre cubano /161<br />

OIVALDO GUTIÉRREZ CALVACHE, RACSO FERNÁNDEZ ORTEGA, JOSÉ B. GONZÁLEZ TENDERO<br />

Las repres<strong>en</strong>taciones de arqueros <strong>en</strong> el dibujo rupestre cubano /<br />

163Solapa del Arquero o de Cojímar, Habana del Este / 164<br />

Cueva de Las Avispas o Montané, Uuivicán / 165<br />

Cueva del Toro, Guara, San José de las Lajas / 165<br />

Otras evid<strong>en</strong>cias <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> vinculadas a la pres<strong>en</strong>cia del arco<br />

y la flecha / 167<br />

Las Antillas: El arco y la flecha <strong>en</strong> las Crónicas de Indias / 171<br />

La filiación cultural de las grafías: una difícil tarea / 175<br />

Legado <strong>en</strong> peligro / 190<br />

La guerra omitida. La guerra digna / 192<br />

JosÉ JIMÉNEZ SANTANDER<br />

Preludios de la invasión / 194<br />

Tratami<strong>en</strong>to bibliográfico a la Guerra Digna / 200<br />

La alevosa matanza de Caonao / 204<br />

Casiguaya /210<br />

JESÚS ORTA RUIZ<br />

Villa San Salvador. <strong>Los</strong> titubeos de Diego Velázquez / 213<br />

LUDíN B. FONSECA GARCíA<br />

-IX-


Un <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro de rebeldías: las relaciones interétnicas<br />

<strong>en</strong>tre las culturas aboríg<strong>en</strong>es y africanas / 226<br />

OSCAR PEREIRA PEREIRA<br />

<strong>Los</strong> primeros esclavos africanos / 228<br />

Las primeras rebeldías y rebeliones esclavas / 230<br />

Las relaciones interétnicas <strong>en</strong>tre las culturas. Criterios / 239<br />

Aproximación sociológica a la conquista / 241<br />

JORGE ULLOA HUNG<br />

La conquista de las grandes antillas y la m<strong>en</strong>talidad europea / 244<br />

La conquista: Su expresión doctrinal y económica / 245<br />

Las <strong>en</strong>comi<strong>en</strong>das y la élite colonizadora / 248<br />

Sociedad colonial santiaguera: el pueblo indio de San Luis<br />

de los Caneyes /251<br />

JUAN MANUEL REYES CARDERO<br />

Fundación del pueblo indio de San Luis de los Caneyes / 251<br />

El pueblo indio y la administración colonial / 258<br />

El despojo de los terrat<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes santiagueros / 262<br />

San Pablo de Jiguaní un "pueblo de indios" / 264<br />

LILlAN PADRÓN REYES<br />

En la región de Bayamo / 265<br />

Devoción india y sincretismo <strong>en</strong> la Virg<strong>en</strong> de la Caridad / 273<br />

JosÉ A. MATOS ARÉVALO<br />

Un personaje desconocido <strong>en</strong> nuestra historia nacional / 282<br />

JosÉ ANTONIO GARCíA MaLINA<br />

<strong>Los</strong> textos de estudio de historia de <strong>Cuba</strong> para la <strong>en</strong>señanza<br />

<strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral / 283<br />

Las obras históricas y el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to del siglo XIX cubano / 287<br />

Breve reflexión final / 295<br />

El siboneysimo: Hatuey y Guarina / 299<br />

JUAN CRISTÓBAL NÁPOLES FAJARDO<br />

Instrum<strong>en</strong>tos musicales y mitos. Propuesta para el ejercicio doc<strong>en</strong>te / 305<br />

GRISELDA HERNÁNDEZ RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

Estructura del texto / 308<br />

Instrum<strong>en</strong>to musical: Maracas / 310<br />

Instrum<strong>en</strong>to musical: Guajey o güiro / 311<br />

Objeto sonoro: Carapacho raspador /312<br />

Cordófonos / 313<br />

Objeto sonoro: Arco musical / 313<br />

Instrum<strong>en</strong>to musical: Cítara /314<br />

Aerófonos / 314<br />

-x-<br />


Instrum<strong>en</strong>to musical: Flauta /315<br />

Instrum<strong>en</strong>to musical: Silbatos / 315<br />

Legado aborig<strong>en</strong> a la cultura cubana / 321<br />

JESÚS GUANCHE PÉREZ<br />

La l<strong>en</strong>gua / 323<br />

La vivi<strong>en</strong>da / 324<br />

Instrum<strong>en</strong>tos de trabajo / 325<br />

Costumbres / 326<br />

El ajuar doméstico / 327<br />

La alim<strong>en</strong>tación / 329<br />

Artes de pesca / 330<br />

Aporte al español actualm<strong>en</strong>te hablado <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> / 333<br />

SERGIO O. VAlOÉS BERNAl<br />

Algunas comparaciones fono-lingüísticas del taíno V el quechua / 343<br />

ALFREDO AlBERDI VAllEJO<br />

Aspectos comparativos fono-lingüísticos / 344<br />

El camino del conocimi<strong>en</strong>to / 349<br />

Dos propuestas para la escuela cubana / 350<br />

UUSES M. GONZÁlEZ HERRERA, ENRIQUE M. ALONso, GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

y GRISElDA HERNÁNDEZ RAMíREZ<br />

La situación de partida / 352<br />

Las Comunidades Aboríg<strong>en</strong>es <strong>en</strong> la Historia de <strong>Cuba</strong> /359<br />

Sobre la plataforma conceptual / 361<br />

Cuaderno de Historia aborig<strong>en</strong> de <strong>Cuba</strong>. Un <strong>en</strong>foque dirigido<br />

a la <strong>en</strong>señanza básica / 364<br />

Perspectiva de los estudios arqueológicos actuales vinculados<br />

a la doc<strong>en</strong>cia / 366<br />

Vig<strong>en</strong>cia precolombina para la cultura cubana actual / 371<br />

AVEuNo VíCTOR COUCEIRO RODRíGUEZ<br />

Las expediciones de Manuel Rivera de la Calle a Yateras 1964-1986/402<br />

LOHANIA J. ARUCA ALONSO<br />

Problemas historiográficos / 404<br />

Recordemos la historia ... /406<br />

Criterios de Rivero de la Calle /415<br />

Conclusiones / 415<br />

La g<strong>en</strong>ética: un novedoso camino hasta nuestros ancesfros / 418<br />

BEATRIZ MARCHECO T ERUEl<br />

El parecido <strong>en</strong>tre los seres humanos de difer<strong>en</strong>tes regiones<br />

del mundo / 422<br />

-XI-


Las nuevas tecnologías de la g<strong>en</strong>ética / 423<br />

Año 2007: Primer estudio <strong>en</strong> cubanos /424<br />

Características g<strong>en</strong>erales de las personas estudiadas / 425<br />

Metodología utilizada para el estudio del mestizaje étnico / 426<br />

Hallazgos de la investigación / 426<br />

Otros hallazgos / 427<br />

La percepción del color de la piel / 428<br />

¿Cuánto nos parecemos "g<strong>en</strong>éticam<strong>en</strong>te" los cubanos<br />

a nuestros vecinos? / 432<br />

2012: Segundo estudio realizado <strong>en</strong> todas las provincias del país / 432<br />

Gran Cerní de Patana: el ídolo aus<strong>en</strong>te / 437<br />

MIGUEl LOZANO ALEMÁN<br />

Las conmemoraciones de las primeras villas / 442<br />

WILKIE DELGADO CORREA<br />

¿Encu<strong>en</strong>tro de civilizaciones? / 450<br />

FELIPE DE J. PÉREZ CRUZ<br />

¿Encu<strong>en</strong>tro? / 451<br />

Encu<strong>en</strong>tro de civilizaciones y culturas / 455<br />

La historia de la conmemoración del 12 de octubre / 457<br />

Una visión distinta / 460<br />

El 12 de octubre de 1992 / 461<br />

Nuestra raíz se multiplica /463<br />

Día de la Resist<strong>en</strong>cia, Dignidad, Rebeldía y Lucha / 466<br />

Anexos/469<br />

Vocabulario / 477<br />

Bibliografía / 493<br />

-XII-


NOTA AL LECTOR<br />

Hace dos siglos, los hac<strong>en</strong>dados criollos, campesinos, artesanos, indíg<strong>en</strong>as<br />

y esclavos del llamado Nuevo Mundo, iniciaron el movimi<strong>en</strong>to<br />

indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tista contra la dominación impuesta por las pot<strong>en</strong>cias<br />

conquistadoras europeas. En la p<strong>en</strong>última década del siglo XVIII,<br />

los desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de los pueblos originarios, fueron pioneros del<br />

esfuerzo emacipador. Túpac Amaru y Túpac Katari, desafiaron a los<br />

colonialistas españoles <strong>en</strong> Perú y el Alto Perú (hoy Bolivia), retomaron<br />

las armas y dieron ali<strong>en</strong>to a las batallas precursoras de<br />

la primera indp<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de América Latina y el Caribe. En Brasil,<br />

una conspiración letrada trató de abolir la monarquía portuguesa<br />

y la servidumbre, pero fueron los antiguos esclavos de la colonia<br />

francesa de Haití qui<strong>en</strong>es promovieron una revolución radical que<br />

proclamó, el1ro. de <strong>en</strong>ero de 1804, la primera república de negros<br />

y mestizos <strong>en</strong> el Hemisferio Occid<strong>en</strong>tal.<br />

La invasión napoleónica a España y la formación del movimi<strong>en</strong>to<br />

juntista, desembocó <strong>en</strong> la guerra de indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de Hispanoamérica<br />

(1810-1826), un vasto proceso de insurrección popular anticolonial<br />

liderada por Hidalgo, Morelos, Miranda, Bolívar, Sucre, Nariño,<br />

José Camilo H<strong>en</strong>ríquez, O'Higgins, San Martín, Mariano Mor<strong>en</strong>o,<br />

Artigas, Rodríguez de Francia y muchos otros. El saldo de aquel<br />

gigantesco empeño de liberación contin<strong>en</strong>tal, no ex<strong>en</strong>to de errores<br />

ni contradicciones, fue la creación de un puñado de repúblicas indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes<br />

<strong>en</strong> lo político, pero conservadoras <strong>en</strong> lo social y sometidas<br />

<strong>en</strong> lo económico al dictado de Gran Bretaña y los Estados Unidos.<br />

El sueño bolivariano de alcanzar una federación de naciones libres<br />

- XIII-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

y solidarias fue frustrado por la intromisión de pot<strong>en</strong>cias foráneas.<br />

Por eso, a finales del siglo XIX, José Martí afirmaría con justicia que<br />

"Bolívar ti<strong>en</strong>e qué hacer <strong>en</strong> América todavía".<br />

En este dilatado proceso, surgió también un p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to social<br />

avanzado y una literatura con rasgos propios, que reflejó las realidades<br />

sociales del contin<strong>en</strong>te e incorporó sus sueños de justicia al<br />

imaginario compartido por las jóv<strong>en</strong>es naciones americanas. Desde<br />

Alonso de Ercilla y La Araucana, la poesía de Sor Juana, el romanticismo<br />

y el modernismo, pasando por el Martín Fierro y las llamadas<br />

novelas de la tierra, hasta llegar a los grandes maestros del siglo xx<br />

(Neruda, Vallejo, Rulfo, Borges, Paz, Cortázar, Carp<strong>en</strong>tier, Lezama,<br />

Arguedas, Roa Bastos, Mistral, Asturias, García Márquez, Onetti,<br />

Fu<strong>en</strong>tes, Cesaire), la estructuración de un discurso cultural autóctono,<br />

los debates sobre la id<strong>en</strong>tidad nacional, así como las expresiones<br />

ideológicas y estéticas propias de la diversidad cultural de América<br />

Latina y el Caribe, han sido temas insoslayables de la reflexión y la<br />

creación literaria.<br />

En lo que va del siglo XXI, una nueva época de cambios democráticos<br />

y transformaciones sociales recorre la América Latina,<br />

con procesos de hondo cont<strong>en</strong>ido popular, indig<strong>en</strong>ista y progresista<br />

<strong>en</strong> varios países; y la unidad contin<strong>en</strong>tal es cada vez más una<br />

aspiración compartida, para poder hacer fr<strong>en</strong>te al hegemonismo<br />

imperialista. En este contexto ve la luz la colección ALBA Bic<strong>en</strong>t<strong>en</strong>ario,<br />

un valioso catálogo de libros acerca de la cultura y la historia<br />

de América Latina y el Caribe, p<strong>en</strong>sado como un hom<strong>en</strong>aje a los<br />

más de dosci<strong>en</strong>tos años de luchas y desvelos emancipadores, y como<br />

una contribución, profunda y diversa, al conocimi<strong>en</strong>to de nuestros<br />

países y sus tradiciones gloriosas. Este ejemplo de soberanía cultural<br />

rinde tributo a la aspiración bolivariana y martiana de juntar <strong>en</strong> un<br />

solo haz a las naciones hermanas desde el Bravo a la Patagonia.<br />

-XIV-


PRÓLOGO<br />

En 1992, la líder indíg<strong>en</strong>a Rigoberta M<strong>en</strong>chú, recibió <strong>en</strong> Suecia el<br />

premio Nobel de la Paz. En su discurso por la ocasión expresó: "No<br />

debemos olvidar que cuando los europeos llegaron a América, florecían<br />

civilizaciones pujantes. No se puede hablar de descubrimi<strong>en</strong>to<br />

de América porque se descubre lo que se ignora o se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra oculto.<br />

Pero América y sus civilizaciones nativas se habían descubierto a sí<br />

mismas mucho antes de la caída del Imperio romano y del medioevo<br />

europeo. <strong>Los</strong> avances de sus culturas forman parte del patrimonio de<br />

la humanidad y sigu<strong>en</strong> asombrando a sus estudiosos".<br />

El pres<strong>en</strong>te libro nos llega <strong>en</strong> un mom<strong>en</strong>to crucial <strong>en</strong> la historia del<br />

país, donde las ci<strong>en</strong>cias sociales y humanistas y <strong>en</strong> particular la historia<br />

ti<strong>en</strong><strong>en</strong> la deuda y el reto de rep<strong>en</strong>sar nuestro proceso de construcción<br />

cultural. Prologar esta obra es tarea difícil, sobre todo, por tratarse de<br />

la historia de <strong>Cuba</strong>. Sin embargo, negarme sería no corresponder al<br />

esfuerzo de un colectivo de autores empeñados <strong>en</strong> asumir una historia<br />

crítica que <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra como sostén el análisis de una importante etapa<br />

de nuestra historia desde los marcos del Caribe a partir de estudios<br />

multidisciplinarios, lo que facilita una compr<strong>en</strong>sión holística de los<br />

procesos que se tratan.<br />

Es también saldar la deuda con las advert<strong>en</strong>cias de José Martí <strong>en</strong><br />

su <strong>en</strong>sayo Nuestra América, de 1892, cuando con una visión preclara<br />

<strong>en</strong>fatizaba <strong>en</strong>tre otras ideas: "Ni el libro europeo, ni el libro yanqui,<br />

daban la clave del <strong>en</strong>igma hispanoamericano; Nuestra Grecia es preferible<br />

a la Grecia que no es nuestra, nos es más necesaria".<br />

-xv-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

El <strong>en</strong>foque de los trabajos pres<strong>en</strong>tados por los autores se <strong>en</strong>marcan<br />

<strong>en</strong> el necesario proceso de descolonización de los saberes, que <strong>en</strong><br />

nuestro caso no es solo de los refer<strong>en</strong>tes y paradigmas de la historiografía<br />

creada desde la perspectiva de la modernidad, sino también del<br />

marxismo dogmático que a través de los manuales nos llegó a varias<br />

g<strong>en</strong>eraciones de cubanos. También se insertan d<strong>en</strong>tro de las corri<strong>en</strong>tes<br />

historiográficas latinoamericanas que vi<strong>en</strong><strong>en</strong> tratando de hacer<br />

una historia crítica, que nos permita, al decir de Fernando Martínez<br />

Heredia, p<strong>en</strong>sar a contracorri<strong>en</strong>te, p<strong>en</strong>sar con cabeza propia. En<br />

ese propósito las obras de Edgardo Lander, Aníbal Quijano, Néstor<br />

Carda Canclini, Martín Barbero, y otros son refer<strong>en</strong>tes teóricos y<br />

metodológicos <strong>en</strong> tal empeño.<br />

La lectura de los trabajos mueve a la reflexión y el debate <strong>en</strong> torno<br />

a la condición humana, a su es<strong>en</strong>cia cultural, lo cual no minimiza la<br />

especificidad biológica de la especie; todo lo contrario, inserta esta<br />

<strong>en</strong> la dim<strong>en</strong>sión que la posibilita y magnifica: la cultura.<br />

Se trata de indagar sobre nuestros pueblos originarios, p<strong>en</strong>etrando<br />

<strong>en</strong> su mundo mitológico, simbólico, mítico y ritual, expresión de una<br />

cosmogonía universal. Lograr desde la perspectiva histórica esa visión<br />

holística solo es posible cuando converg<strong>en</strong> <strong>en</strong> un mismo objetivo diversas<br />

miradas, que desde la arqueología, la etnología, la antropología,<br />

la lingüística y la politología, p<strong>en</strong>etran <strong>en</strong> el objeto de estudio para<br />

revelarnos el proceso de construcción cultural y sistemas de valores<br />

y cre<strong>en</strong>cias que establec<strong>en</strong> y desarrollan los grupos humanos <strong>en</strong> sus<br />

relaciones sociales <strong>en</strong> armonía con su medio natural.<br />

Asumir tal <strong>en</strong>foque permite a los autores compr<strong>en</strong>der que cada<br />

sociedad produce sus propios saberes y prácticas. Esto nos aleja de la<br />

historia elaborada y contada a partir del legado teórico y conceptual<br />

que se gesta y desarrolla bajo la colonización del conocimi<strong>en</strong>to por<br />

fuerzas foráneas, lo que explica por qué durante tanto tiempo calificamos<br />

a nuestros pueblos aboríg<strong>en</strong>es de inferiores, con bajo nivel de<br />

las fuerzas productivas, atrasados técnicam<strong>en</strong>te, de oscurantistas, y<br />

solo asumimos <strong>en</strong> el pres<strong>en</strong>te sUs prácticas y saberes desde el rótulo<br />

de lo folklórico.<br />

Considero muy acertado iniciar el libro con el texto de José Martí<br />

y a continuación el trabajo del doctor Felipe de J. Pérez Cruz, que<br />

nos introduce desde un profundo análisis teórico y conceptual a <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der<br />

por qué hablamos de rep<strong>en</strong>sar desde un s<strong>en</strong>tido crítico nuestro<br />

proceso histórico.<br />

La primera parte, con once Artículos, aborda el poblami<strong>en</strong>to del<br />

archipiélago cubano y la pres<strong>en</strong>cia humana <strong>en</strong> este, desde un acerca-<br />

-XVI-


PRÓLOGO<br />

mi<strong>en</strong>to al medio geográfico, las migraciones e intercambios socioculturales<br />

<strong>en</strong> el área, los modos de vida, las economías, culturas<br />

materiales y cosmovisiones que les caracterizaba. Con <strong>en</strong>foques<br />

no siempre coincid<strong>en</strong>tes -lo que resulta un valor adicional de<br />

la <strong>en</strong>trega que se realiza-, Fernando Ortega Sastriques, Gerardo<br />

Izquierdo Díaz, Efrén Jaimez Salgado, Antonio López Almirall,<br />

Alfredo Pérez Carratalá, Enrique M. Alonso Alonso, Antonio J. Martínez<br />

Fu<strong>en</strong>tes, Isabel M<strong>en</strong>dizábal y David Comas, Lourdes S. Domínguez,<br />

Alfonso Córdova Medina, Griselda Hernández Ramírez, Racso<br />

Fernández Ortega, Divaldo Gutiérrez Calvache, José B. González<br />

T<strong>en</strong>dero, profundizan sobre los primeros descubridores de <strong>Cuba</strong><br />

y de las Antillas.<br />

José Jiménez Santander, Josué Sánchez, Ludín B. Fonseca Garda,<br />

Oscar Pereira Pereira, con el aporte del poeta insigne Jesús Orta<br />

Ruiz, con un acucioso dominio de las fu<strong>en</strong>tes históricas expon<strong>en</strong> el<br />

mom<strong>en</strong>to de la llegada de los europeos y el g<strong>en</strong>ocidio y etnocidio que<br />

estos desataron, con el propósito de apoderarse del territorio y las<br />

riquezas del "Nuevo Mundo". <strong>Los</strong> artículos m<strong>en</strong>cionados abr<strong>en</strong> lo que<br />

es orgánicam<strong>en</strong>te la Segunda Parte del libro, que <strong>en</strong> quince Artículos<br />

ti<strong>en</strong>e como propósito sust<strong>en</strong>tar la perviv<strong>en</strong>cia histórica del aborig<strong>en</strong>,<br />

su continuidad y perman<strong>en</strong>cia. A tales fines, se reunieron trabajos<br />

de Jorge Ulloa Hung, Juan Manuel Reyes Cardero, Lilian Padrón<br />

Reyes, José A. Matos Arévalo, José Antonio Garda Molina, Griselda<br />

Hernández Ramírez y Gerardo Izquierdo Díaz, Jesús Guanche, Sergio<br />

O. Valdés Bernal, Alfredo Alberdi Vallejo, Avelino Víctor Couceiro<br />

Rodríguez, Ulises M. González Herrera, Enrique M. Alonso, Beatriz<br />

Marcheco Teruel, Miguel Lozano Alemán, Wilkie Delgado Correa, y<br />

Felipe de J. Pérez Cruz.<br />

En conjunto los trabajos citados que completan la obra, permit<strong>en</strong><br />

al lector una visión totalizadora de nuestros pueblos originarios, revelando<br />

al igual que el Gran Caribe la exist<strong>en</strong>cia de un chamanismo<br />

c<strong>en</strong>tral, que aún hoy manti<strong>en</strong>e rasgos de las culturas preced<strong>en</strong>tes,<br />

incluso <strong>en</strong> aquellos que aceptaron el cristianismo, pero que escondieron<br />

<strong>en</strong> él, visiones y rituales ancestrales para poderlas salvar. De igual<br />

manera, acontece con el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to mítico de etnias y culturas de<br />

orig<strong>en</strong>: yekwana, piaroa, wayú, yanoama, guajibo, warao, taínos,<br />

chibchas y otros que manti<strong>en</strong><strong>en</strong> rasgos de las sociedades comunitarias,<br />

destacándose las actividades de subsist<strong>en</strong>cia y otras repres<strong>en</strong>taciones<br />

culturales, unidas al conocimi<strong>en</strong>to de su universo mítico y simbólico<br />

que poco o nada ti<strong>en</strong><strong>en</strong> que ver con la cultura impuesta. Se trata de<br />

- XVII-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

abandonar las posiciones de muchos positivistas que v<strong>en</strong> este p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to<br />

como pre filosófico y cuya superación es interpretada como<br />

progreso necesario de los humanos. Recordemos que el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to<br />

mítico constituye un modelo de las acciones y decisiones humanas. Da<br />

s<strong>en</strong>tido, legitima las relaciones sociales, actúa a partir de! cons<strong>en</strong>so, es<br />

un soporte fundador. Es la expresión de cómo estos grupos humanos<br />

captan la realidad del universo del cual se si<strong>en</strong>t<strong>en</strong> parte, junto a todo<br />

lo que existe <strong>en</strong> su <strong>en</strong>torno, por esa razón el saber devi<strong>en</strong>e proceso<br />

regulador de su actuación.<br />

A decir del teólogo brasileño Frei Betto ... "Todos los pueblos indíg<strong>en</strong>as<br />

viv<strong>en</strong> la intuición de una totalidad que abarca todo lo exist<strong>en</strong>te.<br />

Para ellos, lo divino es la interrelación íntima del ser absoluto de la<br />

totalidad con la comunidad que cuida de la vida de cada uno de sus<br />

miembros y de la vida de todos".<br />

<strong>Los</strong> <strong>en</strong>sayos que se expon<strong>en</strong> pued<strong>en</strong> ser leídos por separado y <strong>en</strong><br />

cualquier ord<strong>en</strong>, aunque <strong>en</strong> la secu<strong>en</strong>cia que aparec<strong>en</strong> <strong>en</strong> el libro<br />

nos parce la más indicada, <strong>en</strong> tanto permite la compr<strong>en</strong>sión de las<br />

características de los pueblos originarios de la Isla desde la mirada e indagación<br />

desde múltiples saberes, que al integrarse nos ofrec<strong>en</strong> esa<br />

visión holística y necesaria que solo desde el <strong>en</strong>foque sociohistórico<br />

y cultural podemos lograr.<br />

La Resolución aprobada por la sesión habanera del XXI Congreso<br />

Nacional de Historia, como propuesta ul pl<strong>en</strong>ario del Congreso, que<br />

se anexa, completa el aporte de ci<strong>en</strong>cia y conci<strong>en</strong>cia del libro. Es sin<br />

duda un docum<strong>en</strong>to de política ci<strong>en</strong>tífica, <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dida esta, como e!<br />

arte de concretar las verdades probadas por el estudio, <strong>en</strong> acciones de<br />

formación y desarrollo educacional y cultural. Hora es de remover<br />

los mitos colonialistas y las falsas asepsias que persist<strong>en</strong> <strong>en</strong> nuestro<br />

medio y, <strong>en</strong> tal misión, la asociación habanera de historiadores desbroza<br />

el camino.<br />

Finaliza la obra con un vocabulario que será muy útil no solo a<br />

qui<strong>en</strong>es se introduzcan <strong>en</strong> los textos sin un dominio de las epistemologías<br />

específicas de las ci<strong>en</strong>cias desde las que trabajan, también lo será<br />

para todos los que acompañ<strong>en</strong> este esfuerzo que int<strong>en</strong>ta trasc<strong>en</strong>der<br />

las fronteras disciplinares <strong>en</strong> búsqueda de una total integración de<br />

saberes y g<strong>en</strong>eralización cultural.<br />

<strong>Los</strong> autores defi<strong>en</strong>d<strong>en</strong> sus puntos de vistas con rigor, objetividad<br />

y honestidad intelectual, lo que expresa que cada investigación sea<br />

asumida como f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o cultural.<br />

Espero que este texto sea útil a maestros y profesores que ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

e! <strong>en</strong>cargo de <strong>en</strong>señar la historia de la nación, la que siempre sería<br />

- XVIII-


PRÓLOGO<br />

incompleta si desconocemos a nuestros primeros pobladores, si nos<br />

olvidamos de dónde v<strong>en</strong>imos, y a qué mundo realm<strong>en</strong>te pert<strong>en</strong>ecemos.<br />

<strong>Los</strong> estudiantes que dese<strong>en</strong> profundizar su conocimi<strong>en</strong>to, <strong>en</strong>contrarán<br />

<strong>en</strong> las páginas que le sigu<strong>en</strong> un interesante reto de apr<strong>en</strong>dizaje y<br />

sobre todo de reflexión. <strong>Los</strong> colegas de las instituciones académicas,<br />

culturales, y de investigación <strong>en</strong> el campo de las ci<strong>en</strong>cias sociales,<br />

apreciarán una manera intelig<strong>en</strong>te y certera de construir cons<strong>en</strong>so<br />

desde el debate multidisciplinar. No es esta una simple agrupación de<br />

artículos, se trata de una articulación de saberes, que <strong>en</strong> su interacción<br />

nos acercan a la totalidad.<br />

Aprecio que el libro, además de ser relevante para qui<strong>en</strong>es están<br />

<strong>en</strong> la esfera de la educación y la producción del conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico,<br />

resultará interesante para el más amplio público lector, que no t<strong>en</strong>drá<br />

dificultad para ad<strong>en</strong>trarse <strong>en</strong> los textos que se pres<strong>en</strong>tan. Como<br />

inc<strong>en</strong>tivo adicional, podrán empr<strong>en</strong>der la av<strong>en</strong>tura de apr<strong>en</strong>derdesapr<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do,<br />

pues <strong>en</strong> no pocos temas los autores romp<strong>en</strong> lanzas<br />

con lo que tradicionalm<strong>en</strong>te se ha afirmado.<br />

DANIEL FELIPE FERNÁNDEZ DÍAZ<br />

Jefe del Departam<strong>en</strong>to de Historia<br />

Escuela Latinoamericana de Medicina<br />

La Habana, marzo de 2014<br />

-XIX-


EL HOMBRE ANTIGUO DE AMÉRICA<br />

Y SUS ARTES PRIMITIVAS1<br />

José Martí Pérez<br />

Cazando y pescando; des<strong>en</strong>t<strong>en</strong>diéndose a golpes de pedernal del<br />

tigrillo y el puma y de los colosales paquidermos; soterrando de una<br />

embestida de colmillo el tronco montuoso <strong>en</strong> que se guarecía, vivió<br />

errante por las selvas de América el hombre primitivo <strong>en</strong> las edades<br />

cuaternarias.<br />

"José Martí", actor Roberto Albellar, La Habana, 2014.<br />

La América, Nueva York, abril de 1884.<br />

- 1-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

En amar y <strong>en</strong> def<strong>en</strong>derse ocupaba acaso su vida vagabunda y azarosa,<br />

hasta que los animales cuaternarios desaparecieron, y el hombre<br />

nómada se hizo sed<strong>en</strong>tario. No bi<strong>en</strong> se s<strong>en</strong>tó, con los pedernales<br />

mismos que le servían para matar al ciervo, tallaba sus cuernos duros;<br />

hizo hachas, harpones y cuchillos, e instrum<strong>en</strong>tos de asta, hueso<br />

y piedra. El deseo de ornam<strong>en</strong>to, y el de perpetuación, ocurr<strong>en</strong> al<br />

hombre ap<strong>en</strong>as se da cu<strong>en</strong>ta de que pi<strong>en</strong>sa: el arte es la forma del<br />

uno: la historia, la del otro.<br />

El deseo de crear le asalta tan luego como se desembaraza de las<br />

fieras; y de tal modo, que el hombre solo ama verdaderam<strong>en</strong>te, o<br />

ama prefer<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, lo que crea. El arte, que <strong>en</strong> épocas posteriores<br />

y más complicadas puede ya ser producto de un ardoroso amor a la<br />

belleza, <strong>en</strong> los tiempos primeros no es más que la expresión del deseo<br />

humano de crear y de v<strong>en</strong>cer. Si<strong>en</strong>te celos el hombre del Hacedor<br />

de las criaturas; y gozo <strong>en</strong> dar semejanza de vida, y forma de ser<br />

animado, a la piedra. Una piedra trabajada por sus manos, le parece<br />

un Dios v<strong>en</strong>cido a sus pies. Contempla la obra de su arte satisfecho,<br />

como si hubiera puesto un pie <strong>en</strong> las nubes. Dar prueba de su poder<br />

y dejar memoria de sí, son ansias vivas <strong>en</strong> el hombre.<br />

En colmillos de elefantes y <strong>en</strong> di<strong>en</strong>tes de oso, <strong>en</strong> omóplatos de<br />

r<strong>en</strong>os y tibias de v<strong>en</strong>ado esculpían con sílices agudos los trogloditas<br />

de las cuevas francesas de Vezere las imág<strong>en</strong>es del mamut trem<strong>en</strong>do,<br />

la foca astuta, el cocodrilo v<strong>en</strong>erado y el caballo amigo. Corr<strong>en</strong>,<br />

muerd<strong>en</strong>, am<strong>en</strong>azan, aquellos brutales perfiles. Cuando querían sacar<br />

un relieve, ahondaban y anchaban el corte. La pasión por la verdad<br />

fue siempre ardi<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el hombre. La verdad <strong>en</strong> las obras de arte es<br />

la dignidad del tal<strong>en</strong>to.<br />

Por los tiempos <strong>en</strong> que el troglodita de Vezere cubría de dibujos<br />

de pescados los espacios vacíos de sus esc<strong>en</strong>as de animales, y el<br />

hombre de Laugerie Basse repres<strong>en</strong>taba <strong>en</strong> un cuerno de ciervo una<br />

palpitante esc<strong>en</strong>a de caza, <strong>en</strong> que un jov<strong>en</strong> gozoso de cabello hirsuto,<br />

expresivo el rostro, el cuerpo desnudo, dispara, seguido de mujeres<br />

de s<strong>en</strong>os ll<strong>en</strong>os y caderas altas, su flecha sobre un v<strong>en</strong>ado pavorido y<br />

colérico, el hombre sed<strong>en</strong>tario americano imprimía ya sobre el barro<br />

blando de sus vasijas hojas de vid o tallos de caña o con la punta de<br />

una concha marcaba imperfectas líneas <strong>en</strong> sus obras de barro, embutidas<br />

a m<strong>en</strong>udo con conchas de colores, y a la luz del sol secadas.<br />

En lechos de guano cubiertos por profunda capa de tierra y arboleda<br />

tupida se han hallado, aunque nunca <strong>en</strong>tre huesos de animales<br />

cuaternarios ni objetos de metal, aquellas primeras reliquias del<br />

-2-


JOSÉ MARTí PÉREZ<br />

hombre americano. Y como a esas pobres muestras de arte ing<strong>en</strong>uo<br />

cubr<strong>en</strong> suelos tan profundos y maleza tan <strong>en</strong>marañada como la que<br />

ahora mismo solo a trechos deja ver los palacios de muros pintados<br />

y paredes labradas de los bravíos y suntuosos mayapanes, no es dable<br />

deducir que fue escaso de instinto artístico el americano de aquel<br />

tiempo, sino que, como a nuestros ojos acontece, vivían <strong>en</strong> la misma<br />

época pueblos refinados, históricos y ricos, y pueblos elem<strong>en</strong>tales y<br />

salvajes. Pues hoy mismo, <strong>en</strong> que andan las locomotoras por el aire,<br />

y como las gotas de una copa de tequila lanzada a lo alto, se quiebra<br />

<strong>en</strong> átomos invisibles una roca que estorba a los hombres, hoy<br />

mismo, ¿no se trabajan sílices, se cavan pedruscos, se adoran ídolos,<br />

se escrib<strong>en</strong> pictógrafos, se hac<strong>en</strong> estatuas de los sacerdotes del sol<br />

<strong>en</strong>tre las tribus bárbaras? No por fajas o zonas implacables, no como<br />

mera emanación andante de un estado de la tierra, no como flor de<br />

geología, pese a cuanto pese, se ha ido des<strong>en</strong>volvi<strong>en</strong>do el espíritu<br />

humano. <strong>Los</strong> hombres que están naci<strong>en</strong>do ahora <strong>en</strong> las selvas <strong>en</strong> medio<br />

de esta avanzada condición geológica, luchan con los animales,<br />

viv<strong>en</strong> de la caza y de la pesca, se cuelgan al cuello rosarios de guijas,<br />

trabajan la piedra, el asta y el hueso, andan desnudos y con el cabello<br />

hirsuto, como el cazador de Laugerie Basse, como los elegantes<br />

guerreros de los monum<strong>en</strong>tos iberos, como el salvaje inglorioso de<br />

los cabos africanos, como los hombres todos <strong>en</strong> su época primitiva.<br />

En el espíritu del hombre están, <strong>en</strong> el espíritu de cada hombre, todas<br />

las edades de la Naturaleza.<br />

José Martí como Chac Mool a partir de su autorretrato.<br />

-3-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Las rocas fueron antes que los cordones de nudos de los peruanos,<br />

y los collares de porcelana del Arauco, y los pergaminos pintados<br />

de México, y las piedras inscritas de la g<strong>en</strong>te maya, las rocas altas<br />

<strong>en</strong> los bosques solemnes fueron los primeros registros de los sucesos,<br />

espantos, glorias y cre<strong>en</strong>cias de los pueblos indios. Para pintar<br />

o tallar sus signos elegían siempre los lugares más impon<strong>en</strong>tes y<br />

bellos, los lugares sacerdotales de la naturaleza. Todo lo reducían a<br />

acción y a símbolo. Expresivos de suyo, no bi<strong>en</strong> sufría la tierra un<br />

sacudimi<strong>en</strong>to, los lagos un desborde, la raza un viaje, una invasión el<br />

pueblo, buscaban el limpio tajo de una roca, y esculpían, pintaban o<br />

escribían el suceso <strong>en</strong> el granito y <strong>en</strong> la si<strong>en</strong>a. Desdeñaban las piedras<br />

deleznables. De <strong>en</strong>tre las artes de pueblos primitivos que pres<strong>en</strong>tan<br />

grado de incorrección semejante al arte americano, ninguno hay que<br />

se le compare <strong>en</strong> lo numeroso, elocu<strong>en</strong>te, resuelto, original y ornam<strong>en</strong>tado.<br />

Estaban <strong>en</strong> el albor de la escultura, pero de la arquitectura,<br />

<strong>en</strong> pl<strong>en</strong>o medio día. En los tiempos primeros, mi<strong>en</strong>tras ti<strong>en</strong><strong>en</strong> que<br />

tallar la piedra, se limitan a la línea; pero ap<strong>en</strong>as puede correr libre<br />

la mano <strong>en</strong> el dibujo y los colores, todo 10 recaman, superpon<strong>en</strong>,<br />

<strong>en</strong>cajean, bordan y adornan. Y cuando ya levantan casas, si<strong>en</strong>t<strong>en</strong> daño<br />

<strong>en</strong> los ojos si un punto solo del pavim<strong>en</strong>to o la techumbre no ost<strong>en</strong>ta,<br />

recortada <strong>en</strong> la faz de la piedra, o <strong>en</strong> la cabeza de la viga, un plumaje<br />

rizado, un p<strong>en</strong>acho de guerrero, un anciano barbudo, una luna, un<br />

sol, una serpi<strong>en</strong>te, un cocodrilo, un guacamayo, un tigre, una flor de<br />

hojas s<strong>en</strong>cillas y colosales, una antorcha. Y las monum<strong>en</strong>tales paredes<br />

de piedra son de labor más <strong>en</strong>salzada y rica que el más sutil tejido de<br />

esterería fina. Era raza noble e impaci<strong>en</strong>te, como esa de hombres que<br />

comi<strong>en</strong>zan a leer los libros por el fin. Lo pequeño no conocían y ya<br />

se iban a 10 grande. Siempre fue el amor al adorno dote de los hijos<br />

de América, y por ella luc<strong>en</strong>, y por ella pecan el carácter movible,<br />

la política prematura y la literatura hojosa de los países americanos.<br />

No con la hermosura de Tetzcoutzingo, Copán y Quiriguá, no con<br />

la profusa riqueza de Uxmal y de Mida, están labrados los dólm<strong>en</strong>es<br />

informes de la Ga1ia; ni los ásperos dibujos <strong>en</strong> que cu<strong>en</strong>tan sus viajes<br />

los noruegos; ni aquellas líneas vagas, indecisas, tímidas con que<br />

pintaban al hombre de las edades elem<strong>en</strong>tales los mismos iluminados<br />

pueblos del mediodía de Italia. ¿Qué es, sino cáliz abierto al sol por<br />

especial privilegio de la naturaleza, la intelig<strong>en</strong>cia de los americanos?<br />

Unos pueblos buscan, como el germánico; otros construy<strong>en</strong>, como<br />

el sajón; otros <strong>en</strong>ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong>, como el francés; colorean otros, como el<br />

italiano; solo al hombre de América le es dable <strong>en</strong> tanto grado vestir<br />

como de ropa natural la idea segura de fácil, brillante y maravillosa<br />

-4-


JOSÉ MARTí PÉREZ<br />

pompa. No más que pueblos <strong>en</strong> cierne, -que ni todos los pueblos<br />

se cuajan de un mismo modo, ni bastan unos cuantos siglos para<br />

cuajar un pueblo-, no más que pueblos <strong>en</strong> bulbo eran aquellos<br />

<strong>en</strong> que con maña sutil de viejos vividores se <strong>en</strong>tró el conquistador<br />

vali<strong>en</strong>te, y descargó su poderosa herrajería, lo cual fue una desdicha<br />

histórica y un crim<strong>en</strong> natural. El tallo esbelto debió dejarse erguido,<br />

para que pudiera verse luego <strong>en</strong> toda su hermosura la obra <strong>en</strong>tera y<br />

florecida de la Naturaleza. ¡Robaron los conquistadores una página<br />

al Universo! Aquellos eran los pueblos que llamaban a la Vía Láctea<br />

"el camino de las almas"; para qui<strong>en</strong>es el Universo estaba ll<strong>en</strong>o del<br />

Grande Espíritu, <strong>en</strong> cuyo s<strong>en</strong>o se <strong>en</strong>cerraba toda luz, del arco iris<br />

coronado como de un p<strong>en</strong>acho, rodeado, como de colosales faisanes,<br />

de los cometas orgullosos, que paseaban por <strong>en</strong>tre el sol dormido y<br />

la montaña inmóvil el espíritu de las estrellas; los pueblos eran que<br />

no imaginaron, como los hebreos, a la mujer hecha de un hueso y<br />

al hombre hecho de lodo; sino a ambos nacidos a un tiempo ¡de la<br />

semilla de la palma!<br />

-5-


¿LOS INDOAMERICANOS EN CUBA?<br />

ACTUALICEMOS EL TEMA<br />

Felipe de J. Pérez Cruz<br />

Reci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te asistimos a un boom de estudios y preocupaciones<br />

sobre la cuestión afrocubana. Muy necesaria y justa es esta reivindicación.<br />

Sin embargo, el tema indoamericano continúa padeci<strong>en</strong>do de<br />

desat<strong>en</strong>ción y subvaloración <strong>en</strong> nuestra vida cultural, <strong>en</strong> el sistema<br />

educacional y <strong>en</strong> la comunidad académica. Considero que si vamos a<br />

tratar de id<strong>en</strong>tidad étnica, raza y nación, resulta imprescindible abrir<br />

el espectro de análisis al proceso histórico que acredita un poblami<strong>en</strong>to<br />

y construcción societal de más de siete mil años 1. Y este no es un<br />

criterio de ocasión. He insistido <strong>en</strong> su pertin<strong>en</strong>cia desde mis primeras<br />

incursiones <strong>en</strong> estos estudios (Pérez Cruz, 1988). La recuperación del<br />

legado aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, pasa por la solución de varias problemáticas<br />

emin<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te culturales, ci<strong>en</strong>tíficas e ideológicas.<br />

Un grupo multidisciplinario de especialistas dirigidos por el doctor Roberto Rodríguez<br />

Suárez, investigador auxiliar del Museo Antropológico Montané, de la Facultad<br />

de Biología de la Universidad de La Habana, participó <strong>en</strong>tre los años 2004 y 2007 <strong>en</strong><br />

cuatro campañas de excavaciones <strong>en</strong> el sitio arqueológico d<strong>en</strong>ominado Canímar Abajo,<br />

. <strong>en</strong> Matanzas, período durante el cual hallaron y exhumaron más de 100 esqueletos de<br />

antiguos pobladores aboríg<strong>en</strong>es. Las pruebas de fechado por la técnica de carbono 14,<br />

aplicadas a muestras obt<strong>en</strong>idas <strong>en</strong> el terr<strong>en</strong>o, con la colaboración de la Universidad<br />

Nacional Autónoma de México (UNAM). confirmaron que los grupos preagroalfareros<br />

habitaban el área hace más de 7 000 años. Además de t<strong>en</strong>er ahora la primacía de ser el<br />

sitio arqueológico más antiguo de <strong>Cuba</strong>, los estudios apuntan a que probablem<strong>en</strong>te<br />

lo sea también para toda el área de las Antillas Mayores. La evid<strong>en</strong>cia más antigua<br />

de humanos <strong>en</strong> el Caribe está <strong>en</strong> el sur de Trinidad, <strong>en</strong> Banwari Trace donde se han<br />

<strong>en</strong>contrado evid<strong>en</strong>cias también con 7 000 años de antigüedad.<br />

-6-


FELIPE DE .. JEsus PÉREZ CRUZ<br />

-;;?<br />

El Gran Caribe, <strong>Cuba</strong> y las Antillas Mayores.<br />

La historia blanca, racista, urbana y capital-céntrica, que ha persistido<br />

<strong>en</strong> nuestro país, los academicismos de her<strong>en</strong>cia positivistas,<br />

los tránsitos infelices hacia y desde un marxismo anquilosado y<br />

dogmático, y la recurva neopositivista que se aprecia <strong>en</strong> bu<strong>en</strong>a parte<br />

de nuestra producción, han creado barreras para p<strong>en</strong>etrar <strong>en</strong> la<br />

complejidad pluricualitativa del mundo indoamericano.<br />

Permanece un criterio ahistórico que resta valor o m<strong>en</strong>osprecia<br />

el legado indíg<strong>en</strong>a. Hablar de nuestros aboríg<strong>en</strong>es se reduce, por<br />

g<strong>en</strong>eralidad, al exotismo de lo ignoto.<br />

Lo "prehistórico" y antiguo se aprecia tan lejano como devaluado e<br />

inoperante para nuestra época cibernética. Un mito de la modernidad<br />

eurocéntrica a v<strong>en</strong>cer, está <strong>en</strong> preguntarnos si ¿¡os aboríg<strong>en</strong>es indoamericanos<br />

que habitaban las Antillas eran realm<strong>en</strong>te primitivos ... ?<br />

No t<strong>en</strong>emos realm<strong>en</strong>te incorporada un noción clara y definitiva<br />

sobre la <strong>Cuba</strong> que <strong>en</strong>contraron y poblaron nuestros antepasados. Ni<br />

siquiera t<strong>en</strong>emos un cons<strong>en</strong>so establecido sobre cómo d<strong>en</strong>ominar a<br />

los primeros habitantes de <strong>Cuba</strong>. Un problema está <strong>en</strong> la necesidad<br />

de trasc<strong>en</strong>der y rearmar el imaginario as<strong>en</strong>tado tradicionalm<strong>en</strong>te <strong>en</strong><br />

nuestra cultura, según el cual, no quedaron "indios". 2<br />

2 El Almirante Cristóbal Colón (1446-1506) p<strong>en</strong>só llegar a la India y se <strong>en</strong>contró el Nuevo<br />

Contin<strong>en</strong>te. Aún después de constatar que estaba <strong>en</strong> un lugar distinto al que le narraban<br />

sus fu<strong>en</strong>tes, mantuvo por interés y tozudez su declaración inicial. Nuestra región fue<br />

inicialm<strong>en</strong>te conocida como "Yndias" -según la ortografía de la época-, <strong>en</strong> la corte<br />

española, y después como Indias Occid<strong>en</strong>tales, para difer<strong>en</strong>ciarla de las ori<strong>en</strong>tales. Este<br />

fue el término preferido por los cronistas españoles para titular sus obras sobre América,<br />

-7-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

TEMA MARGINAL<br />

Lo "aborig<strong>en</strong>" ha sido un tema marginal para la historiografía y <strong>en</strong><br />

g<strong>en</strong>eral la ci<strong>en</strong>cia social cubana. El descubrimi<strong>en</strong>to y poblami<strong>en</strong>to<br />

original de nuestro archipiélago y la Ohistoria que le es consustancial<br />

y común al Caribe antillano, antes y después de la irrupción del<br />

colonialismo europeo, solo ha ocupado a un reducido círculo de<br />

especialistas. Afortunadam<strong>en</strong>te qui<strong>en</strong>es dedicaron sus esfuerzos a<br />

desbrozar el más ignoto pasado, lo han hecho bi<strong>en</strong>, muy bi<strong>en</strong>. Desde la<br />

época colonial a la actualidad hombres sabios -y varias damas insignes-,<br />

v<strong>en</strong>cieron todo tipo de dificultades materiales, <strong>en</strong>tuertos burocráticos<br />

y desestímulos, para forjar un sólido conocimi<strong>en</strong>to multidisciplinar.<br />

Este ha sido patrimonio casi exclusivo de los arqueólogos y antropólogos,<br />

y a ellos les debemos el mayor cúmulo de resultados y<br />

sistematizaciones (Hernández Godoy, 2010).<br />

Al triunfo de la Revolución <strong>en</strong> 1959, y la creación de la Academia<br />

de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong> y del Departam<strong>en</strong>to de Antropología adscrito<br />

a la misma,l los estudios arqueológicos <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> cobraron una significación<br />

nunca antes vista. Esto permitió organizar y sistematizar el<br />

trabajo a escala nacional, de manera tal que se vertebró con las universidades<br />

y otras instituciones afines la tarea de rescate y estudio del<br />

pasado más remoto, sobre bases superiores tanto <strong>en</strong> recursos técnicos<br />

como <strong>en</strong> <strong>en</strong>foques teóricos (La Rosa, 2000). Con la formación por<br />

primera vez <strong>en</strong> el país de historiadores <strong>en</strong> las universidades e institutos<br />

pedagógicos,4los estudios aboríg<strong>en</strong>es recibieron un sustantivo impulso,<br />

a las que se refier<strong>en</strong> como Historia de las Indias. En tal criterio los pobladores del contin<strong>en</strong>te a<br />

la llegada de los invasores europeos, recibieron el calificativo de "indios", vocablo que pervivió<br />

<strong>en</strong> la población hasta el pres<strong>en</strong>te, sobre todo <strong>en</strong> aquellos países que, como <strong>Cuba</strong>, al no t<strong>en</strong>er<br />

una fuerte pres<strong>en</strong>cia indíg<strong>en</strong>a, carecieron de movimi<strong>en</strong>tos de reivindicación étnica e idiomática.<br />

3 Por la ley 1011, de 20 de febrero de 1962, se creó la Comisión Nacional de la Academia<br />

de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong>, que <strong>en</strong> 1971 recibió el nombre de Academia de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong>.<br />

Entre 1964-1965 se consolida la formación del Departam<strong>en</strong>to de Arqueología, que sería<br />

de matriz de las instituciones que hoy exist<strong>en</strong>.<br />

4 EllO de <strong>en</strong>ero de 1962, fue promulgada la Ley de la Reforma de la Enseñanza Superior y<br />

<strong>en</strong>tre las treinta y tres carreras que nac<strong>en</strong>, surge por primera vez <strong>en</strong> la doc<strong>en</strong>cia superior<br />

cubana la carrera de Historia. Las Universidades de La Habana y de Ori<strong>en</strong>te acog<strong>en</strong> esta<br />

carrera. En 1972 para hacer fr<strong>en</strong>te a la formación de los sucesivos conting<strong>en</strong>tes del Destacam<strong>en</strong>to<br />

Pedagógico Universitario "Manuel Ascunce Dom<strong>en</strong>ech", se amplió la carrera<br />

profesoral de historia <strong>en</strong> los Institutos Superiores Pedagógicos y las filiales universitarias<br />

que se multiplicaron <strong>en</strong> la geogr.afía del archipiélago.<br />

-8-


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

pero <strong>en</strong> escala comparativa <strong>en</strong> el conjunto de las ci<strong>en</strong>cias sociales,<br />

siguió pesando la subvaloración y desat<strong>en</strong>ción. La historia blanca,<br />

urbana y capital-céntrica, que ha persistido <strong>en</strong> nuestro <strong>en</strong>torno, los<br />

academicismos de her<strong>en</strong>cia positivistas, los tránsitos infelices hacia<br />

y desde un marxismo anquilosado y dogmático, el debilitami<strong>en</strong>to<br />

<strong>en</strong> la formación universitaria, dominio y desarrollo de esta teoría y<br />

metodología ci<strong>en</strong>tífica, junto con la asunción mimética de "nuevos"<br />

paradigmas, el eclecticismo reduccionista y la recurva neopositivista<br />

que se aprecia <strong>en</strong> bu<strong>en</strong>a parte de nuestra producción; han creado<br />

barreras adicionales para p<strong>en</strong>etrar <strong>en</strong> la complejidad pluricualitativa<br />

del rpundo indoamericano. El tema además continúa sufri<strong>en</strong>do de<br />

"invisibilidad" <strong>en</strong> los medios de comunicación social. Tal esc<strong>en</strong>ario<br />

hace que el estudio del legado aborig<strong>en</strong> perviva solo como espacio<br />

exclusivo de especialistas, <strong>en</strong> mom<strong>en</strong>tos <strong>en</strong> que no casualm<strong>en</strong>te las<br />

disciplinas que estudian el tema, se caracterizan por su crecimi<strong>en</strong>to<br />

ci<strong>en</strong>ciológico y solidez de resultados.<br />

Hoy estamos <strong>en</strong> condiciones de dar un salto <strong>en</strong> la multiplicación<br />

del saber social sobre el mundo aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>. La acumulación<br />

de experi<strong>en</strong>cia teórica y metodológica y los resultados obt<strong>en</strong>idos<br />

<strong>en</strong> los últimos veinte años, dibujan una situación cualitativam<strong>en</strong>te<br />

superior. El Departam<strong>en</strong>to de Arqueología, del Instituto <strong>Cuba</strong>no de<br />

Antropología, y el Departam<strong>en</strong>to C<strong>en</strong>tro Ori<strong>en</strong>tal de Arqueología,<br />

ambos adscritos al Ministerio de Ci<strong>en</strong>cia Tecnología y Medio Ambi<strong>en</strong>te<br />

(CITMA), las delegaciones de este ministerio <strong>en</strong> varias provincias con<br />

áreas específicas como el Grupo de Arqueología del C<strong>en</strong>tro de Estudios<br />

y Servicios Ambi<strong>en</strong>tales de Villa Clara, radicado <strong>en</strong> Sagua la Grande, el<br />

Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la ciudad de<br />

La Habana, y las oficinas de historia y conservación de las principales<br />

ciudades del país, han consolidado una planta de investigadores, y<br />

una cantera de especialistas <strong>en</strong> distintos mom<strong>en</strong>tos de formación.<br />

La labor de investigación y el desarrollo de la museología aborig<strong>en</strong><br />

se han fortalecido <strong>en</strong> el sistema del Consejo Nacional de Patrimonio<br />

Cultural. Novedosas propuestas como la de la sala de paleopatología <strong>en</strong><br />

el Museo Memorial El Morrillo, de Matanzas y el Museo del Chorro de<br />

Maíta, <strong>en</strong> Holguín y el Museo Arqueológico Cueva del Paraiso <strong>en</strong> Baracoa,<br />

reconfiguran las posibilidades de investigación, estudio y promoción<br />

ci<strong>en</strong>tífica. El Museo Antropológico Montané de la Universidad de La<br />

-9-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Habana, 5 ha liderado con éxito, las excavaciones y aportó un nuevo<br />

fechado para la pres<strong>en</strong>cia aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>.<br />

En los últimos años han tomado un singular impulso los estudios<br />

antropológicos, nunca abandonados por un reducido grupo de patriotas<br />

de la ci<strong>en</strong>cia, 6 que abr<strong>en</strong> cursos <strong>en</strong> varias universidades del<br />

país, y se ha creado una red universitaria. La Cátedra de Estudios<br />

del Caribe de la Universidad de La Habana, fundó <strong>en</strong> 2008, un Aula<br />

especializada pionera de este tipo de cursos libres y de posgrados. El<br />

Instituto Superior de Arte (ISA) imparte desde el 2008 la asignatura<br />

de arqueología <strong>en</strong> las carreras de danza y artes plásticas y el Colegio<br />

Universitario San Gerónimo de La Habana, institución adscrita a la .<br />

Universidad capitalina, incluyó la arqueología <strong>en</strong> su currículo. En las<br />

maestrías <strong>en</strong> curso de las especialidades de Historia y Desarrollo<br />

Cultural han incorporado módulos dedicados al estudio de la<br />

her<strong>en</strong>cia aborig<strong>en</strong>.<br />

Las publicaciones y el intercambio <strong>en</strong> soporte digital dan nuevo<br />

impulso a la socialización profesional. Lo propiam<strong>en</strong>te gubernam<strong>en</strong>tal,<br />

se pot<strong>en</strong>cia con la irrupción de colectivos e iniciativas de<br />

investigación y promoción desde la sociedad civil a lo largo de toda<br />

la geografía del país, como la veterana Sociedad Espeleológica de<br />

<strong>Cuba</strong>; la Fundación Antonio Núñez ]iménez de la Naturaleza y el<br />

Hombre; el Grupo de Trabajo Perman<strong>en</strong>te Expediciones, Explora-<br />

5 Institución adscrita a la Facultad de Biología, que realiza una desatacada labor<br />

ci<strong>en</strong>tífica, doc<strong>en</strong>te y de promoción patrimonial. Creado <strong>en</strong> 1903, lleva el nombre<br />

de Luis Montané Dardé (1849-1936), emin<strong>en</strong>te profesor e investigador cubano,<br />

fundador de la Cátedra G<strong>en</strong>eral de Antropología y Ejercicios de Antropometría<br />

de la propia Universidad. Expone piezas arqueológicas excepcionales de las<br />

culturas aboríg<strong>en</strong>es. Está situado <strong>en</strong> el c<strong>en</strong>tro del conjunto arquitectónico de<br />

la universidad habanera, junto a la plaza que recuerda al héroe indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tista<br />

Ignacio Agramonte y Loynaz (1841-1873). <strong>en</strong> la planta alta del edificio que lleva<br />

el nombre del sabio naturalista habanero Felipe Poey Aloy (1799-1891 ), hoy sede<br />

de la Facultad de Matemáticas.<br />

6 Entre 1960 y 1970 la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana formó especialistas<br />

<strong>en</strong> antropología. No obstante, no existía <strong>en</strong> el país una cultura del perfil de este<br />

profesional por lo que muchos graduados fueron ubicados <strong>en</strong> puestos que nada t<strong>en</strong>ían que<br />

ver con su formación académica. En los años och<strong>en</strong>ta del siglo xx la formación de antropólogos<br />

<strong>en</strong> el país se realizó por medio de cursos de postgrado para egresados de Biología<br />

y disciplinas afines. En 1990 se fundó la Sociedad <strong>Cuba</strong>na de Antropología Biológica y se<br />

creó <strong>en</strong> 19941a Cátedra Honorífica de Antropología Luis Montané de la Universidad de La<br />

Habana. En 1998 se abrió una maestría <strong>en</strong> Antropología con dos m<strong>en</strong>ciones: Antropología<br />

física y Antropología sociocultural.<br />

-10 -


FELIPE DE .JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

ciones y Viajeros <strong>en</strong> el Caribe; el Grupo <strong>Cuba</strong>no de Investigaciones<br />

de Arte Rupestre; el Grupo Kaweiro; la Sociedad Arqueológica de<br />

Baracoa y la Unión Nacional de Historiadores de <strong>Cuba</strong>, <strong>en</strong>tre muchas<br />

otras asociaciones. Estos esfuerzos también dibujan una contribución<br />

a los actuales procesos de integración cultural Nuestroamericana. Y<br />

se refuerza la perspectiva de los estudios regionales y de investigaciones<br />

comparadas.<br />

Sin duda, las ci<strong>en</strong>cias que han acumulado resultados <strong>en</strong> el estudio<br />

del legado aborig<strong>en</strong>, ti<strong>en</strong><strong>en</strong> sus propios retos internos, pero <strong>en</strong> opinión<br />

de este autor la problemática del <strong>en</strong>torno, las relaciones con<br />

los sistemas de las ci<strong>en</strong>cias sociales, la educación y la cultura, y las<br />

disarmonías con los articuladores y los que toman decisiones gubernam<strong>en</strong>tales,<br />

conforman un ámbito de incid<strong>en</strong>cias que interp<strong>en</strong>etra<br />

todo el quehacer disciplinario.<br />

Un problema que lastra a nivel social es el avance de los estudios<br />

académicos refer<strong>en</strong>tes al tema aborig<strong>en</strong>, está <strong>en</strong> la débil gestión de<br />

publicación e introducción de resultados investigativos. Hay numerosos<br />

y destacados estudios geográficos, arqueológicos, antropológicos,<br />

y lingüísticos, que desbrozan el universo de nuestros primeros<br />

pobladores, que no han hallado la oportunidad de su publicación, o<br />

lo lograron <strong>en</strong> una tirada reducida que no satisface las necesidades<br />

de la formación escolar y la educación ciudadana.<br />

La Historiografía no ha prestado sufici<strong>en</strong>te at<strong>en</strong>ción a la falacia<br />

sobre la desaparición de los aboríg<strong>en</strong>es, y sigue repiti<strong>en</strong>do los prejuiciosos<br />

esquemas heredados. No nos hemos librado aún de las<br />

visiones eurocéntricas y <strong>en</strong> particular de los hispanismos a ultranza.<br />

Mi<strong>en</strong>tras, faltan estudios multi, inter y transdisciplinarios que permitan<br />

profundizar aún más, y emerger la complejidad del mundo<br />

impactado por el g<strong>en</strong>ocidio de la conquista europea.<br />

Una dirección del trabajo debe estar <strong>en</strong> el <strong>en</strong>foque por descalificar<br />

las ideas estereotipadas que ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> a minimizar la es<strong>en</strong>cia, y el<br />

verdadero desarrollo cultural alcanzado por las primig<strong>en</strong>ias sociedades.<br />

Hoy está pl<strong>en</strong>am<strong>en</strong>te probado que las comunidades aboríg<strong>en</strong>es<br />

fueron las verdaderas protagonistas de los primeros capítulos de<br />

nuestra historia, y desarrollaron sistemas económico-sociales complejos,<br />

que les permitieron vivir <strong>en</strong> armonía con su <strong>en</strong>torno físico<br />

y biológico, preservando su innato pot<strong>en</strong>cial de recursos. Un nudo<br />

fundam<strong>en</strong>tal está <strong>en</strong> el tema de la id<strong>en</strong>tidad cultural. La id<strong>en</strong>tidad<br />

cubana, no com<strong>en</strong>zó a forjarse <strong>en</strong> el siglo XIX -tampoco a fines<br />

del XVIII como también suele afirmarse <strong>en</strong> los programas de estudio y<br />

-11 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

la bibliografía que están al alcance de los estudiantes y el público <strong>en</strong><br />

g<strong>en</strong>eral-, sino que se inició de forma palpable <strong>en</strong> el mismo siglo de<br />

la invasión española: <strong>en</strong> el siglo XVI, cuando los pueblos aboríg<strong>en</strong>es<br />

primero, y estos junto con los africanos después, se rebelaron fr<strong>en</strong>te<br />

a los esclavistas p<strong>en</strong>insulares, y buscaron <strong>en</strong> la profundidad del<br />

territorio, con el cimarronaje, un proyecto de vida alternativo fr<strong>en</strong>te<br />

a la dominación europea.<br />

Las debilidades historiográficas, las deudas de la publicación<br />

ci<strong>en</strong>tífica y el des<strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro de los que toman decisiones, colectivos<br />

metodológicos, autores de textos escolares e investigadores, impactan<br />

<strong>en</strong> el ámbito escolar y universitario. En la escuela, la pres<strong>en</strong>cia de los<br />

sujetos históricos que descubrieron y habitaron nuestro archipiélago y<br />

el área caribeña conjuntam<strong>en</strong>te, carece d.e una concepción holística<br />

y sistémica para su estudio.<br />

La madurez investigativa y el aum<strong>en</strong>to del conocimi<strong>en</strong>to ci<strong>en</strong>tífico<br />

que ha fundam<strong>en</strong>tado su alcance, precisan del <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro con el<br />

conjunto de las ci<strong>en</strong>cias y la cultura nacionales, con el propósito de<br />

validar, <strong>en</strong> el mundo escolar y universitario, el <strong>en</strong>riquecimi<strong>en</strong>to y<br />

realim<strong>en</strong>tación de los saberes populares.<br />

¿PREHISTORIA E HISTORIA?<br />

La división artificial mediante la pres<strong>en</strong>cia o no de escritura, <strong>en</strong>tre<br />

"prehistoria" e "historia" posee una larga tradición <strong>en</strong> occid<strong>en</strong>te. La<br />

idea de una prehistoria, con un amplio espacio de tiempo antes de<br />

la inv<strong>en</strong>ción de la escritura, fue una ruptura radical <strong>en</strong> su mom<strong>en</strong>to,<br />

y aportó definitivam<strong>en</strong>te a la fundación misma de la Arqueología<br />

como ci<strong>en</strong>cia moderna, pero hoy este concepto resulta cada vez más<br />

cuestionado? No supera la visión segregada del pasado, que nos<br />

aleja, <strong>en</strong> gran parte, del estudio del cambio cultural a largo plazo,<br />

especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> contextos multiculturales como los que caracterizan<br />

la evolución histórica del hombre y la mujer americanos. ¿Por qué<br />

considerar que lo acontecido antes de la inv<strong>en</strong>ción de la escritura es<br />

anterior a la historia? ¿y si existieron otras formas de repres<strong>en</strong>tación<br />

y comunicación que hacían la función de la escritura? ¿y si las pic-<br />

7 La Arqueología hoy se percibe como un campo de investigación interesado <strong>en</strong> la cultura<br />

material con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de la exist<strong>en</strong>cia o no de textos.<br />

-12 -


FELIPE DE JESUS PÉREZ CRUZ<br />

tografías ocultas <strong>en</strong> una escritura y no solo fueran repres<strong>en</strong>taciones<br />

estéticas y mágico religiosas?8 Sin embargo, lo fundam<strong>en</strong>tal es que<br />

sin la larga etapa de las sociedades sin escritura, no se hubiera llegado<br />

a la nueva etapa de las civilizaciones con escritura. En tal punto<br />

coincido con quiénes afirman que lo que se d<strong>en</strong>omina Prehistoria<br />

es parte inseparable de la Historia. Puede afirmarse que la ci<strong>en</strong>cia<br />

arqueológica ha aportado durante los últimos dosci<strong>en</strong>tos años,<br />

conocimi<strong>en</strong>tos sufici<strong>en</strong>tes para probar que esas dos grandes etapas,<br />

antes y después de la inv<strong>en</strong>ción de la escritura, forman parte de un<br />

mismo proceso, que no son indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes una de otra, ni están<br />

separadas <strong>en</strong> la realidad. 9<br />

La historia americana es resultado de un largo proceso civilizatorio,<br />

desplegado a lo largo de mil<strong>en</strong>ios, que com<strong>en</strong>zó hace más<br />

de 20 000-35 000 años -con la pres<strong>en</strong>cia de cazadores-recolectores<br />

a fines del Pleistoc<strong>en</strong>o 10_ y que, durante los cinco mil<strong>en</strong>ios que<br />

preced<strong>en</strong> a nuestra era, alcanzan una complejidad mayor con la<br />

paulatina instauración de la economía agrícola,11 el desarrollo de<br />

los modos de vida sed<strong>en</strong>taria, y expresiones políticas y culturales<br />

cada vez más complejas e interconectadas, incluida la escritura <strong>en</strong><br />

Mesoamérica. En esta parte del mundo surgieron estados e imperios<br />

que se forjaron también mediante la opresión y explotación de los<br />

pueblos más débiles,12 tanto así que muchos de esos pueblos se<br />

8 La primera vez que se planteó esta cuestión fue al analizar una pieza escultórica de magnífica<br />

talla <strong>en</strong> marfil: el León de Sthadel, datada <strong>en</strong> el Paleolítico Superior y que muchos<br />

han asumido como la primera escultura del ser humano. La perfección de la talla <strong>en</strong><br />

contraposición a las rudim<strong>en</strong>tarias herrami<strong>en</strong>tas que poseía el ser humano del Paleolítico<br />

Superior, llevó a p<strong>en</strong>sar que este t<strong>en</strong>dría sufici<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te desarrollado el intelecto como<br />

para, no solo hablar, sino escribir.<br />

9 Lohania Aruca Alonso: ¿Se alarga la historia? Entrevista al arqueólogo e historiador Gabino<br />

La Rosa, <strong>Cuba</strong>rte, 2005, http://www.cubarte.cult.cu<br />

10 <strong>Los</strong> arqueólogos han logrado fechados de 16 000 años para los hallazgos de Meadowcroft<br />

Rockshelter (P<strong>en</strong>nsylvania). de 13 000 años para los de Monte Verde (Chile) y 11 500<br />

años <strong>en</strong> Clovis (Nuevo México).<br />

11 La instauración de una economía agrícola constituye una condición sine qua non para el<br />

desarrollo de sociedades complejas.<br />

12 En los Andes se id<strong>en</strong>tificó el foco civilizatorio más antiguo de América, la cultura de Caral (Perú),<br />

con una fecha inicial superior al3 000 (Antes del Pres<strong>en</strong>te). Esta región andina fue considerada<br />

como uno de los focos civilizatorios a nivel mundial, aliado de Egipto, Mesopotamia, China, e<br />

India. Cuando se construía <strong>en</strong> Egipto las pirámides de Keops y florecían las ciudades sumerias<br />

de Mesopotamia, hacia los 2 550 años (AP) <strong>en</strong> Perú se edificaba el c<strong>en</strong>tro urbano monum<strong>en</strong>tal<br />

<strong>en</strong> Caral, la ciudad más antigua del contin<strong>en</strong>te. En Mesoamérica se dio la formación de sociedades<br />

más complejas a partir de 1 500 (AP), donde aparec<strong>en</strong> las primeras formas de escritura<br />

y las grandes civilizaciones clásicas como la de los olmecas, mayas o los moche. <strong>Los</strong> mayas<br />

-13 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

unieron a los europeos para luchar <strong>en</strong> contra de sus opresores, sin<br />

saber que adelantaban un peor destino. Paradójicam<strong>en</strong>te la llegada<br />

a la región de una "civilización con escritura" fija el mom<strong>en</strong>to de<br />

mayor barbarie, de g<strong>en</strong>ocidio, etnocidio y regresión.<br />

El sil<strong>en</strong>cio sobre el aporte universal de los pueblos indoamericanos,<br />

la insist<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> su "atraso", sust<strong>en</strong>tan la pret<strong>en</strong>dida dicotomía <strong>en</strong>tre<br />

barbarie y civilización, y <strong>en</strong> tanto, <strong>en</strong> la construcción del mito colonialista<br />

que glorifica la victoria de la "civilización" sobre la "barbarie",<br />

base de las actuales teorías racistas y etnocéntricas del occid<strong>en</strong>te<br />

capitalista: <strong>Los</strong> hombres "blancos" traían consigo el adelanto de la<br />

modernidad capitalista: la economía mercantilista, la pólvora, las<br />

armas de fuego, los instrum<strong>en</strong>tos de navegación, el hierro, la rueda,<br />

variedades de semillas, más efici<strong>en</strong>tes instrum<strong>en</strong>tos y animales de<br />

trabajo, y sobre todo t<strong>en</strong>ían "la Biblia". <strong>Los</strong> indíg<strong>en</strong>as mal vivían<br />

<strong>en</strong> los bosques, lucían sus tocados de plumas <strong>en</strong> la cabeza, eran tan<br />

ignorantes que no conocían el valor del oro, y profesaban religiones<br />

bárbaras. Parabi<strong>en</strong>es para la victoria del progreso, aunque esta se haya<br />

hecho sobre ríos de sangre, tras la destrucción y criminalización de<br />

las culturas autóctonas. Si desde las perspectivas de la antropología,<br />

la historia y <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral la ci<strong>en</strong>ciología humanista esta lectura es falsa,<br />

<strong>en</strong> el ord<strong>en</strong> ético resulta cínica, inaceptable.<br />

Para todos los tiempos José Martí Pérez (1853-1895) precisó:<br />

No hay batalla <strong>en</strong>tre la civilización y la barbarie, sino <strong>en</strong>tre la<br />

falsa erudición y la naturaleza. El hombre natural es bu<strong>en</strong>o, y acata<br />

y premia la intelig<strong>en</strong>cia superior, mi<strong>en</strong>tras esta no se vale de su sumisión<br />

para dañarle, o le of<strong>en</strong>de prescindi<strong>en</strong>do de él, que es cosa que<br />

no perdona el hombre natural, dispuesto a recobrar por la fuerza el<br />

respeto de qui<strong>en</strong> le hiere la susceptibilidad o le perjudica el interés.<br />

Por esta conformidad con los elem<strong>en</strong>tos naturales desdeñados han<br />

subido los tiranos de América al poder: y han caído, <strong>en</strong> cuanto les<br />

hicieron traición. *<br />

*<br />

podían escribir gramaticalm<strong>en</strong>te frases mediante un sistema logosilábico. Aún no t<strong>en</strong>emos<br />

pruebas de que la escritura náhuatl y mixteca hubies<strong>en</strong> llegado a tal grado de desarrollo, y se<br />

pi<strong>en</strong>sa que utilizaban únicam<strong>en</strong>te la escritura para escribir distintos términos como topónimos,<br />

antropónimos, ciclos de tiempo, cargos, mi<strong>en</strong>tras que el resto de la información la plasmaban<br />

de un modo iconográfico. Parece probable que el ciclo mitológico del texto maya Popol-Vuh<br />

ejerció un fuerte influjo <strong>en</strong> las Antillas.<br />

José Martí: Obras Completas, t. VI, p. 21.<br />

-14 -


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

¿CUBA PRIMITIVA?<br />

El concepto de comunidad primitiva, ha dev<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> la codificación<br />

del pret<strong>en</strong>dido "atraso" <strong>en</strong> que vivían nuestros antepasados, desde la<br />

unilateralidad de la concepción que privilegia el avance civilizatorio<br />

solo a través de un progreso lineal donde el "crecimi<strong>en</strong>to económico"<br />

y "tecno-ci<strong>en</strong>tífico" resultan unilateralmerite decisivos. En el <strong>en</strong>foque<br />

se minimiza el nivel de organización social, la capacidad intelectual y<br />

la importancia de los aportes de los pueblos indíg<strong>en</strong>as a la humanidad.<br />

Quizás les sea pertin<strong>en</strong>te el concepto de antiguos como propuso<br />

el antropólogo y <strong>en</strong>sayista puertorriqueño Ricardo Alegría (1921-2011),<br />

pero no prehistóricos. ¿Primarios, ancestrales, tal vez?<br />

El término apropiado debe ser el de sociedades comunitarias,<br />

como afirma Daniel Felipe Fernández Díaz (Fernández, 2014), y a<br />

partir de sus rasgos y es<strong>en</strong>cia poder hacer un análisis holístico de<br />

la conservación de los grupos humanos que todavía hoy manti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

esas formas de organización <strong>en</strong> espacios diversos.<br />

¿Hasta dónde había avanzado la revolución neolítica <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> y<br />

el Caribe? Una pista de la real situación, la <strong>en</strong>contramos <strong>en</strong> el mom<strong>en</strong>to<br />

histórico del contacto de los europeos con los indíg<strong>en</strong>as de las<br />

Grandes Antillas. Sin lugar a duda existía un fuerte despliegue económico<br />

social <strong>en</strong>tre los pueblos taínos, de cuyos avances productivos y<br />

culturales se valieron primero los "descubridores europeos", que se<br />

apropiaron de los saberes y las prácticas de producción y ocupación<br />

territorial de los aboríg<strong>en</strong>es (conocimi<strong>en</strong>tos sobre la geografía, el<br />

clima, la flora y la fauna, la agricultura y pesca, cerámica, técnicas<br />

de navegación marítima y fluvial, uso del tabaco, etcétera), lo que<br />

les permitió sobrevivir, levantar la primeras villas e incluso progresar,<br />

aunque no lo reconocieron <strong>en</strong> su época la inm<strong>en</strong>sa mayoría de<br />

los cronistas, y aún lo niegu<strong>en</strong> los actuales herederos de la empresa<br />

expoliadora colonialista. 13<br />

13 La cultura taína clásica <strong>en</strong> su máxima ext<strong>en</strong>sión incluía la mayor parte del sur de La Española<br />

y el occid<strong>en</strong>te, c<strong>en</strong>tro y sur de Puerto Rico (Rouse, 1992). La cultura taína clásica se<br />

conecta con una cultura más temprana y difundida, a veces llamada subtaína (Harrington,<br />

1935). Esta cultura básica ahora frecu<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te recibe los nombres de taína lucaya (<strong>en</strong><br />

las Bahamas), taína occid<strong>en</strong>tal (<strong>en</strong> el c<strong>en</strong>tro de <strong>Cuba</strong>). taína jamaicana (<strong>en</strong> Jamaica).<br />

una posible taína ori<strong>en</strong>tal para el este de Puerto Rico y las Islas Vírg<strong>en</strong>es (Rouse, 1992)<br />

La Taíno 'básica' del norte de República Dominicana a veces se conoce como meillac o<br />

macoryx (Veloz Maggiolo, 1992).<br />

-15 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

La introducción forzosa de africanos, su esclavización y manejo, 14<br />

marcó aún más la polarización de la sociedad colonial, sust<strong>en</strong>tó el<br />

discurso de la pigm<strong>en</strong>tocracia -la ideología racista- y profundizó<br />

la conflictividad social. En el descubrimi<strong>en</strong>to africano de América,<br />

miles de hombres y mujeres transitaron un traumático curso de<br />

apr<strong>en</strong>dizajes, adaptaciones y rebeldías. Fr<strong>en</strong>te al antagonismo del<br />

conquistador europeo dev<strong>en</strong>ido <strong>en</strong> esclavista, fueron los indíg<strong>en</strong>as<br />

qui<strong>en</strong>es proporcionaron a los africanos sus conocimi<strong>en</strong>tos y tradiciones<br />

de adaptación y relación con el medio antillano.<br />

En no pocos docum<strong>en</strong>tos de la época e investigaciones contemporáneas<br />

se sust<strong>en</strong>ta la hermandad establecida <strong>en</strong>tre los indíg<strong>en</strong>as<br />

y los esclavos negros, cuando se "cimarroneaban" (Rey, 2003:84),<br />

unión influ<strong>en</strong>ciada no solo por que luchaban contra el <strong>en</strong>emigo común,<br />

sino también por t<strong>en</strong>er experi<strong>en</strong>cias de organización social más<br />

cercanas. En los montes, libres de la explotación de los españoles,<br />

se formaron pueblos donde vivían <strong>en</strong> paz y colaboración, indíg<strong>en</strong>as<br />

y negros. Al calor de estas relaciones materiales objetivas, se realizó<br />

un significativo <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro de civilizaciones y culturas. ¿Responde<br />

esta historia a la imag<strong>en</strong> subvalorativa del primitivismo de nuestros<br />

antepasados aboríg<strong>en</strong>es?<br />

¿CÓMO DENOMINAR A LOS PRIMEROS<br />

HABITANTES DE CUBA?<br />

La primera dificultad -como afirma el colega Avelino Víctor Couceiro<br />

Rodríguez, uno de los autores de este libro-, que se detecta al<br />

abordar este tema es, precisam<strong>en</strong>te, su d<strong>en</strong>ominación: ¿cómo llamar<br />

aquellos grupos tan diversos y que sin embargo, se nos un<strong>en</strong> desde la<br />

distancia que parece abismal, de la macro-historia? Sabemos que no<br />

nos referimos a hombres y mujeres autóctonos de este contin<strong>en</strong>te.<br />

, En definitiva todos los pueblos del mundo son originarios de<br />

Africa, que fue donde evolucionaron los primeros horno sapi<strong>en</strong>s.<br />

Está -como precisa nuestro maestro Gavino La Rosa Corzo-, es la<br />

única originalidad. 15 Allí surgió el hombre y la mujer es<strong>en</strong>cialm<strong>en</strong>te<br />

aborig<strong>en</strong>, la Eva mitocondrial, según las comprobaciones g<strong>en</strong>éticas<br />

(Cann, Rebecca, 1987). Todo lo demás son migraciones y raíces.<br />

14 En <strong>Cuba</strong>, los primeros esclavos llegaron con la conquista y colonización comandada por<br />

Diego Velázquez (1465-1524) a partir de 1510.<br />

15 Gavina La Rosa Corzo, intercambio epistolar, La Habana, 29 de junio 2012.<br />

-16 -


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

-<br />

Hace 35.000-25.000 años<br />

Hace 150.000-<br />

100.000 años<br />

Hace<br />

1.500<br />

años<br />

Gran migración de la humanidad.<br />

El llamar a los habitantes del archipiélago "indios" no responde<br />

más que al equívoco de aquellos empresarios capitalistas europeos,<br />

que buscaban las Indias, y eran desconocedores de esta otra realidad,<br />

que luego llamarían ''América''.16 La misma polémica cabe al<br />

llamarles amerindios.<br />

<strong>Los</strong> primeros pobladores, no pued<strong>en</strong> ser considerados cubanos,<br />

puesto que <strong>Cuba</strong> como país y el concepto de "lo cubano" <strong>en</strong> tanto la<br />

nacionalidad, si bi<strong>en</strong> "arranca" con las resist<strong>en</strong>cias y luchas de estos<br />

primeros pobladores fr<strong>en</strong>te al colonialismo europeo, no se formaría<br />

sino hasta vísperas e inicios del siglo XIX. Se trata a lo sumo del territorio<br />

que luego sería <strong>Cuba</strong> y donde cuajaría "lo cubano". No resulta<br />

acertado <strong>en</strong>tonces llamarles, indocubanos. Este fue un término típico<br />

de la arqueología y antropología cubana de matriz nacionalista de<br />

los años treinta del pasado siglo xx.<br />

Por la preced<strong>en</strong>cia a la época que marcaron los viajes "de descubrimi<strong>en</strong>to",<br />

hay qui<strong>en</strong>es llaman a los primeros habitantes prehispánicos o<br />

16 El territorio y los océanos que hoy constituy<strong>en</strong> el llamado hemisferio occid<strong>en</strong>tal ha t<strong>en</strong>ido<br />

cerca de cuar<strong>en</strong>ta nombres a lo largo de su historia, a partir del mom<strong>en</strong>to <strong>en</strong> que se dedujo<br />

su exist<strong>en</strong>cia por estudios astronómicos <strong>en</strong> la antigüedad griega o por viajes marítimos<br />

<strong>en</strong> la China clásica. Zuania es el primero, de extracción caribeña, que se conoce para<br />

todo el contin<strong>en</strong>te, y así lo consignó, el 5 de noviembre de 1493, Hernando Colón <strong>en</strong> la<br />

biografía de su padre. Abya-Yala, Anahuac y Tawantinsuyu son otros tantos nombres<br />

que los habitantes de Nuestra América referían. La palabra América fue propuesta por<br />

el canónigo impresor alemán Gaultier Ludd, y sus compatriotas el cartógrafo Martín<br />

Waldseemüller y el jov<strong>en</strong> humanista y poeta Matías Ringman, qui<strong>en</strong>es el 25 de abril de<br />

1507 propusieron con éxito el nombre del contin<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> un titulado cuya traducción al<br />

español es Introducción con aquellos principios de Geometría y Astronomía necesarias<br />

a este fin, además de las cuatro navegaciones de América Vespucci, pequeño folleto de<br />

escasas 52 páginas y del que hoy existe un solo ejemplar. (Ardao, 1980).<br />

-17-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

precolombinos ... ¿pero acaso esta partición por el eje de la irrupción<br />

colonialista, ti<strong>en</strong>e alguna validez cultural o ci<strong>en</strong>ciológica para el<br />

estudio de comunidades y pueblos que acumulaban varios miles de<br />

años de exist<strong>en</strong>cia antes de iniciarse la constitución de las <strong>en</strong>tidades<br />

estatales hispanas. Precisam<strong>en</strong>te estas monarquías logran consolidar<br />

sus Estados Nacionales con el aporte económico y político de los<br />

"descubrimi<strong>en</strong>tos", con las guerras de rapiña contra los pueblos indíg<strong>en</strong>as<br />

<strong>en</strong> América, Asia y África, y las empresas militares de conquista<br />

y colonización!7 de estos territorios.<br />

Tras el concepto prehispánico, se esconde el ya referido mito<br />

colonialista de la victoria de la "civilización" sobre la "barbarie". La<br />

refer<strong>en</strong>cia precolombina, se ori<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> el mito no m<strong>en</strong>os fraudul<strong>en</strong>to<br />

que defi<strong>en</strong>de a un Cristóbal Colón (1446-1506) repres<strong>en</strong>tante de esa<br />

"civilización", cuyo valor personal, destreza física e intelig<strong>en</strong>cia, lo<br />

llevó a descubrir los misterios del océano y a <strong>en</strong>contrar pueblos que<br />

vivían <strong>en</strong> el atraso y la ignorancia, para luego ser objeto de <strong>en</strong>gaño<br />

y maltrato, y morir <strong>en</strong> el olvido. Esta imag<strong>en</strong> edulcorada, evade<br />

m<strong>en</strong>cionar el contrato comercial de las Capitulaciones de Santa Fe,18<br />

y la obsesión de riqueza que llevó al Almirante a escribir 139 veces<br />

la palabra oro <strong>en</strong> su Diario de viaje (Colón,1984). La "desmemoria"<br />

también olvida las campañas militares de tierra arrasada, que<br />

personalm<strong>en</strong>te comandó contra el cacique Caonabo y los indíg<strong>en</strong>as<br />

rebeldes de Haití. "<br />

17 Fue el reinado de Juan el que consolidó la indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia portuguesa tras derrotar al reino<br />

de Castilla <strong>en</strong> la batalla de Aljubarrota (1385). Con Juan y su hijo Enrique "El Navegante",<br />

Portugal comi<strong>en</strong>za un siglo de descubrimi<strong>en</strong>tos, conquistas y colonizaciones para convertirse<br />

<strong>en</strong> uno de los mayores poderes coloniales del mundo. Se considera que la historia<br />

moderna de España com<strong>en</strong>zó con el reinado de los Reyes Católicos (1474-1516). <strong>en</strong> cuyo<br />

período se avanzó de forma decisiva hacia la integración, bajo un único soberano, de los<br />

diversos reinos y territorios <strong>en</strong> que se había dividido la vieja Hispania romana.<br />

18 EI17 de abril de 1492 se firmaron las Capitulaciones de Santa Fe, o contrato que estipulaba<br />

el reparto de poder y ganancias que Cristóbal Colón recibiría de los Reyes Católicos de<br />

cumplir la misión de abrir una nueva ruta comercial con el ori<strong>en</strong>te, <strong>en</strong>tre otros, el<br />

cargo de virrey y gobernador <strong>en</strong> todo lo que él descubra o gane, y el 10% de todas las<br />

ganancias que se <strong>en</strong>ví<strong>en</strong> a los monarcas.<br />

* Entre los historiadores dominicanos, no existe cons<strong>en</strong>so respecto del vocablo Haití para<br />

d<strong>en</strong>ominar a la isla <strong>en</strong> su conjunto. Hay qui<strong>en</strong>es se inclinan por la tesis de que el nombre<br />

primitivo era solo Haití la parte ori<strong>en</strong>tal era nombrada como Ouisqueya, que equivalía a<br />

"madre de la tierra". Ouisqueya voz indíg<strong>en</strong>a, la tildan de apócrito y que fue una inv<strong>en</strong>ción<br />

del cronista Pedro Martír de Anglería.<br />

-18 -


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

Aboríg<strong>en</strong>es, es el término más utilizado por los especialistas cubanos.<br />

Se trata de un concepto acuñado desde el siglo XIX, que provi<strong>en</strong>e<br />

del latín ab origine, y significa "desde el comi<strong>en</strong>zo" o "desde el<br />

principio". <strong>Los</strong> especialistas <strong>en</strong> estas cuestiones sab<strong>en</strong> que el término<br />

aborig<strong>en</strong> es un conv<strong>en</strong>io, que no significa que son originarios de ese<br />

lugar, sino los primeros pobladores. Reconocido <strong>en</strong> los círculos académicos<br />

internacionales, el concepto se ha validado <strong>en</strong> los resultados<br />

de las investigaciones arqueológicas, antropológicas e históricas<br />

realizadas <strong>en</strong> el país <strong>en</strong> los últimos veinte años.<br />

El término indíg<strong>en</strong>a se utiliza más <strong>en</strong> los estudios del área contin<strong>en</strong>tal<br />

americana. Es un término que, <strong>en</strong> un s<strong>en</strong>tido amplio, se<br />

aplica a todo aquello que es relativo a una población originaria del<br />

territorio que habita, cuyo establecimi<strong>en</strong>to allí precede al de otros<br />

pueblos o cuya pres<strong>en</strong>cia es lo sufici<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te prolongada y estable<br />

como para t<strong>en</strong>erla por oriunda de un lugar. Con el mismo s<strong>en</strong>tido se<br />

utiliza, como término equival<strong>en</strong>te el de nativo, pres<strong>en</strong>te <strong>en</strong> expresiones<br />

"idioma nativo". También es habitual utilizar los términos como<br />

pueblos nativos americanos, naciones nativas o aboríg<strong>en</strong>es. Todas<br />

estas d<strong>en</strong>ominaciones part<strong>en</strong> del presupuesto de la antigüedad <strong>en</strong> la<br />

ocupación del territorio americano, de su pert<strong>en</strong><strong>en</strong>cia a tradiciones<br />

organizativas anteriores a la aparición del Estado capitalista moderno,<br />

así como de la resist<strong>en</strong>cia de las culturas que sobrevivieron la<br />

expansión planetaria de la civilización burguesa occid<strong>en</strong>tal.<br />

Tanto "lo aborig<strong>en</strong>" como "lo indíg<strong>en</strong>a", hace refer<strong>en</strong>cia a una<br />

antítesis de la cultura hegemónica <strong>en</strong> la d<strong>en</strong>ominada modernidad<br />

occid<strong>en</strong>tal capitalista, por su carácter emin<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te colonialista,<br />

racista y excluy<strong>en</strong>te. 19<br />

El indig<strong>en</strong>ismo, <strong>en</strong> tanto corri<strong>en</strong>te de la intelectualidad latinoamericana<br />

y caribeña conc<strong>en</strong>trada <strong>en</strong> el estudio y valoración de las<br />

culturas indíg<strong>en</strong>as, y <strong>en</strong> el cuestionami<strong>en</strong>to de los mecanismos de<br />

discriminación y etnoc<strong>en</strong>trismo <strong>en</strong> perjuicio de los pueblos indíg<strong>en</strong>as,<br />

dio su aporte a la reivindicación del concepto indíg<strong>en</strong>a. lO Su principal<br />

legado estuvo <strong>en</strong> que estableció la polaridad indíg<strong>en</strong>a versus no<br />

19 Punto de vista al que también se adscrib<strong>en</strong> la mayoría de las naciones indíg<strong>en</strong>as que sobrevivieron<br />

el g<strong>en</strong>ocidio y etnocidio de la expansión capitalista <strong>en</strong> los Estados Unidos, Canadá y Australia,<br />

y <strong>en</strong> la propia Europa, como es el caso de los lapones del norte de Viejo Contin<strong>en</strong>te.<br />

20 El indig<strong>en</strong>ismo, <strong>en</strong> un s<strong>en</strong>tido amplio, abarca varios siglos de p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to, producción<br />

cultural y actividad política.<br />

-19 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

indíg<strong>en</strong>a, como expresión de la polaridad latinoamericano versus<br />

no-latinoamericano. Al ser la realidad latinoamericana concebida<br />

como lo indíg<strong>en</strong>a, se transitó hacia una repres<strong>en</strong>tación más propia<br />

y profunda de nuestra realidad; con lo que se superó el arielismo<br />

latinista que había marcado los años anteriores,21 con la polaridad<br />

latino-sajón, a lo que suma que lo propiam<strong>en</strong>te culturalista cede fr<strong>en</strong>te<br />

a lo social. Pero más allá de la bu<strong>en</strong>a voluntad de los intelectuales<br />

nacionalistas y humanistas, definitivam<strong>en</strong>te fueron los movimi<strong>en</strong>tos<br />

propiam<strong>en</strong>te indíg<strong>en</strong>as surgidos <strong>en</strong> el siglo xx, los que han conferido<br />

un significado distinto a las palabras indio e indíg<strong>en</strong>a.<br />

El inicio del tránsito conceptual puede constatarse al evaluar la<br />

propuesta realizada por antropólogos y humanistas cristianos, <strong>en</strong><br />

la Primera Declaración de Barbados: Por la liberación del indíg<strong>en</strong>a<br />

de 1971,22 <strong>en</strong> relación con la Segunda la Segunda Declaración de<br />

Barbados, simposio que, <strong>en</strong> 1977, logra ya la pres<strong>en</strong>cia indíg<strong>en</strong>a<br />

<strong>en</strong> los debates. 23 Se trata de que los movimi<strong>en</strong>tos indíg<strong>en</strong>as fueron<br />

ganando <strong>en</strong> cohesión ideológica, y <strong>en</strong> tanto se pronunciaron a favor<br />

de la utilización de términos id<strong>en</strong>tificativos más radicales, con mayor<br />

capacidad para subrayar la autoafirmación de su historia, y a tal<br />

propósito fueron coher<strong>en</strong>tes expresiones como primeras naciones,<br />

y se fortaleció el concepto de "pueblos originarios". Y quizás sea<br />

este de pueblos o naciones originarias, el término más exacto a que<br />

21 La idea de Latino-América se origina <strong>en</strong> Francia durante el régim<strong>en</strong> de Napoleón 111, qui<strong>en</strong><br />

<strong>en</strong>tre 1861 y 1867 intervino militarm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> México para sustraer las antiguas colonias<br />

españolas de la cada vez más poderosa influ<strong>en</strong>cia inglesa y estadounid<strong>en</strong>se. Esta idea de<br />

la "latinidad" de la América, al sur del río Bravo, tuvo una acogida dispar <strong>en</strong> su tiempo,<br />

pero el creci<strong>en</strong>te <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to de los Estados indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes del Sur con las apet<strong>en</strong>cias<br />

primero británica y luego estadounid<strong>en</strong>se, inclinaría la balanza a su favor. Encontró su<br />

curso de mayor trasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> la repercusión de la obra Ariel (1900) de José Enrique<br />

Rodó (1871-1917). con su visión de los Estados Unidos como imperio de la materia o reino<br />

de Caliban, donde el utilitarismo se habría impuesto a los valores espirituales y morales.<br />

A los liberales del área, la propuesta de Rodó les permitió distinguir <strong>en</strong>tre un contin<strong>en</strong>te<br />

"anglosajón" y otro "latino" que además excluía a indíg<strong>en</strong>as y negros. No es hasta muy<br />

avanzado el siglo xx, <strong>en</strong> particular con el impacto de la Revolución <strong>Cuba</strong>na <strong>en</strong> la región (y<br />

la primera y segundas Declaración de La Habana <strong>en</strong> 1960 y 1962) que el término América<br />

Latina -y el propio concepto de Caliban- se reconceptualiza para incorporar lo indíg<strong>en</strong>a<br />

y lo afroamericano (Retamar, 1979).<br />

22 La Primera Declaración de Barbados se realizó <strong>en</strong> la isla caribeña que id<strong>en</strong>tifica el docum<strong>en</strong>to,<br />

el 30 de <strong>en</strong>ero de 1971, durante un simposio de antropólogos convocados por el<br />

Consejo Mundial de Iglesias (World Council of Churches).<br />

23 La Segunda Declaración de Barbados se realizó el28 de julio de 1977, <strong>en</strong> un nuevo ev<strong>en</strong>to<br />

también convocado por el Consejo Mundial de Iglesias, al que además de antropólogos,<br />

asistieron dirig<strong>en</strong>tes indíg<strong>en</strong>as de doce países americanos.<br />

-20-


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

se haya arribado, pues los pueblos y naciones que se estructuraron<br />

a lo largo de siglos de trabajo y vida comunal, <strong>en</strong> interacción con<br />

la biota y la geografía americanas, fueron es<strong>en</strong>cialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong>tidades<br />

nuevas, pueblos y naciones originarias de las circunstancias históricas<br />

particulares <strong>en</strong> que se auto formaron y evolucionaron.<br />

Muchos pueblos que antes se id<strong>en</strong>tificaban g<strong>en</strong>éricam<strong>en</strong>te como<br />

indíg<strong>en</strong>as, ahora lo hac<strong>en</strong> como originarios y recurr<strong>en</strong> directam<strong>en</strong>te a<br />

etnónimos tradicionales o <strong>en</strong> sus l<strong>en</strong>guas vernáculas. En este esc<strong>en</strong>ario<br />

el término Indoamérica, ha vuelto a ocupar notoriedad, y hoy ha<br />

ganado un reconocimi<strong>en</strong>to sustantivo <strong>en</strong>tre numerosos antropólogos,<br />

lingüistas, historiadores y politólogos. En tanto es el concepto<br />

que consideramos para titular el pres<strong>en</strong>te libro, resulta necesario<br />

det<strong>en</strong>ernos <strong>en</strong> su orig<strong>en</strong>, pres<strong>en</strong>cia y alcance.<br />

¿LO INDOAMERICANO?<br />

Es cierto que cualquier vocablo con la raíz indo, nos está remiti<strong>en</strong>do<br />

etimológicam<strong>en</strong>te al erróneo concepto de Colón, pero tal pert<strong>en</strong><strong>en</strong>cia<br />

se ha superado <strong>en</strong> la historia de la cultura y del p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to político<br />

latinoamericano y caribeño. Desde los mom<strong>en</strong>tos iniciales de las luchas<br />

por la primera indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia, la apelación a los oríg<strong>en</strong>es 24 pobló<br />

el imaginario de la intelectualidad contin<strong>en</strong>tal más comprometida con<br />

la emancipación humana, suscitando muchas adjetivaciones sobre la<br />

base del racialismo de raíz indo, lo que, más que con la antropología<br />

culturalista anglosajona, tradujo las deudas con la filosofía positivista<br />

evolucionista de Herbert Sp<strong>en</strong>cer (1820-1903) y la sociología de<br />

Wilfredo Pareto (1848-1923).<br />

24 El abogado y revolucionario bayamés, Joaquín Infante (1780?- ?) autor de la primera<br />

Constitución separatista cubana, <strong>en</strong> 1812, ideó un escudo y una bandera para una <strong>Cuba</strong><br />

indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te, que incluía el emblema de la América bajo la figura de una indíg<strong>en</strong>a, y el<br />

de la Isla <strong>en</strong> particular con la de la planta de tabaco. No deja dudas de la exist<strong>en</strong>cia de<br />

una voluntad de reparación indíg<strong>en</strong>a, la declaración de la indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de las Provincias<br />

Unidas de Suramérica, el 9 de julio de 1816, publicada simultáneam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> tres idiomas:<br />

castellano, quechua y aymará, y hasta hubo una versión <strong>en</strong> la escritura jeroglífica de los<br />

pueblos de Tihuanako. Tal posición queda confirmada con el llamado Plan Inca, de Manuel<br />

Belgrano (1770-1820). que buscaba aut<strong>en</strong>tificarse con un monarca Inca, de la estirpe<br />

de José Gabriel Condorcanqui (1738-1781). Para esto se p<strong>en</strong>só <strong>en</strong> Juan Bautista Túpac<br />

Amaru, el hermano m<strong>en</strong>or de Gabriel, único sobrevivi<strong>en</strong>te de las masacres que siguieron<br />

tras la derrota de la rebelión de 1781. Con este Plan simpatizó, José de San Martín.<br />

-21-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Después de la muerte de Simón Bolívar (1783-1830), y otros líderes<br />

revolucionarios, y la derrota contin<strong>en</strong>tal del proyecto unitario<br />

y revolucionario bolivariano, la oligarquía logra apoderarse de los<br />

destinos de las recién inauguradas repúblicas, e impone su ideología<br />

conservadora y racista. Lo indíg<strong>en</strong>a fue despreciado por las repúblicas<br />

oligárquicas y sus élites burguesas reasumieron la plataforma g<strong>en</strong>ocid<br />

a y etnocida del colonialismo europeo. Entonces recom<strong>en</strong>zó para<br />

los indíg<strong>en</strong>as una nueva operación de exterminio físico y cultural,<br />

que no tuvo el merecido repudio <strong>en</strong> la sociedades de la época, sigue<br />

impune y aún hoy se continúa, tanto <strong>en</strong> las masacres perpetradas,<br />

como a través del g<strong>en</strong>ocidio sil<strong>en</strong>cioso, que llega hasta nuestros días<br />

<strong>en</strong> forma de explotación y exclusión social.<br />

A partir de la Revolución Mexicana de 1910, el nacionalismo<br />

contin<strong>en</strong>tal a través de la <strong>en</strong>sayística filosófica y política, abrió una<br />

nueva primavera de los discursos del rescate de lo indíg<strong>en</strong>a y el bosquejo<br />

de una "nación mestiza". A contracorri<strong>en</strong>te de la atmósfera<br />

conservadora internacional proclive a las ideologías de la exclusión,<br />

que devinieron <strong>en</strong> ideología fascista, la izquierda intelectual latinoamericana<br />

y caribeña com<strong>en</strong>zó a mirar más hacia el interior de la<br />

región y apartarse de la dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del colonialismo cultural que<br />

pervivió tras la época de la primera indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia. 25<br />

En México los fundam<strong>en</strong>tos ideológicos de este proyecto de<br />

sociedad se sintetizaron con el concepto del Indohispanismo, que<br />

tuvo su expresión más conocida, aunque de ninguna manera la más<br />

coher<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> la visión de la "raza cósmica" de José Vasconcelos,<br />

<strong>en</strong> 1925. A partir de 1927, el G<strong>en</strong>eral de Hombres Libres Augusto<br />

César Sandino (1895-1934) asumirá lo indohispano como parte de<br />

su plataforma antimperialista <strong>en</strong> Nicaragua. 26 También se utilizó el<br />

término Indo/atina, pres<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la discursiva de la diplomacia del<br />

presid<strong>en</strong>te mexicano V<strong>en</strong>ustiano Carranza (1859-1920), y América<br />

India, asumida <strong>en</strong> 1929 por una corri<strong>en</strong>te aztequista dirigida por R. J.<br />

Durán. Negrindia <strong>en</strong> los años veinte, sería una re elaboración caribeña,<br />

creada <strong>en</strong> oposición al movimi<strong>en</strong>to Regreso a África del jamaicano<br />

Marcus Garvey (1887-1940). En este panorama, desde la izquierda<br />

de inspiración marxista, surge el término Indoamérica, si<strong>en</strong>do sus<br />

25 La cual atribuía un papel privilegiado <strong>en</strong> el desarrollo social, político y cultural. a las<br />

relaciones <strong>en</strong>tre la región y Europa. Esto se manifestaba <strong>en</strong> calificativos que ponian <strong>en</strong><br />

primer plano elem<strong>en</strong>tos idiomáticos comunes como Latinoamérica e Hispanoamérica, o<br />

que remitían al lugar geográfico de las metrópolis coloniales, <strong>en</strong> tal caso Iberoamérica.<br />

26 Para Sandino la sangre india <strong>en</strong> sus v<strong>en</strong>as, <strong>en</strong>cerraba el misterio de ser patriota leal y<br />

sincero (w. Ramírez, p. 3).<br />

-22 -


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

máximos expon<strong>en</strong>tes Víctor Raúl Haya de la Torre (1895-1979) y<br />

José Carlos Mariátegui (1894-1930).17<br />

El término de Indoamérica se refirió desde su aparición a los pueblos<br />

indíg<strong>en</strong>as americanos, desde Alaska hasta el Cabo de Hornos,<br />

aunque por razones de las circunstancias históricas <strong>en</strong> que aparece, y<br />

su coexist<strong>en</strong>cia ideológica con el desarrollo de la ideología antimperialista,<br />

pot<strong>en</strong>ció y legitimó los indig<strong>en</strong>ismos que <strong>en</strong> los años treinta<br />

y cuar<strong>en</strong>ta se dieron al sur del Río Bravo. Además de sus principales<br />

promotores peruanos, la categoría Indoamérica logra puntuales elaboraciones<br />

<strong>en</strong> Ecuador, con Luis Monsalve Pozo (1934); <strong>en</strong> Chile,<br />

con Alejandro Lipzchütz (1937), y <strong>en</strong> México a través de Ángel M.<br />

Corzo (1938). También fueron objeto de una <strong>en</strong>sayística política<br />

peculiar los conceptos de Indohispana (Teysser, 1943) e Indoíbera<br />

(Tejera, 1943), pero sin duda el concepto de indoamérica fue el que<br />

más impactó <strong>en</strong> el panorama cultural y político de la región. Su fuerza<br />

radicó <strong>en</strong> su d<strong>en</strong>sidad semántica al reafirmar el espacio contin<strong>en</strong>tal,<br />

pero también por apoyarse <strong>en</strong> la proyección intelectual y política de<br />

sus autores y propagandistas.<br />

Después de la trágica etapa de las dictaduras militares que se inició<br />

con el golpe de Estado <strong>en</strong> Brasil <strong>en</strong> 1964, al calor de la efeméride<br />

del Quinto C<strong>en</strong>t<strong>en</strong>ario de la llegada de los conquistadores españoles<br />

<strong>en</strong> 1992, resurgió el concepto de Indoamérica, fr<strong>en</strong>te a las propuestas<br />

recolonizadoras que portaba la plataforma iberoamericana. En<br />

aquellos mom<strong>en</strong>tos, <strong>en</strong> México, con similar propósito reivindicativo<br />

se propuso la categoría alternativa Amerindia, marcada con fuertes<br />

tonos etnicistas, pero fr<strong>en</strong>te a la g<strong>en</strong>eralización del término indo a­<br />

mericano, esta otra categoría quedó como término marginal. Tras<br />

la emerg<strong>en</strong>cia de las movilizaciones indíg<strong>en</strong>as <strong>en</strong> América Latina<br />

durante los años och<strong>en</strong>ta y nov<strong>en</strong>ta del siglo xx (B<strong>en</strong>goa, J., 2000),<br />

y con el actual protagonismo del nuevo nacionalismo indíg<strong>en</strong>a que<br />

<strong>en</strong>riquece el movimi<strong>en</strong>to sociopolítico y cultural actual, el término<br />

que se aprecia como más cons<strong>en</strong>sual es el de Indoamérica.<br />

Sobre la base del paradigma de la diversidad etnocultural, se ha<br />

int<strong>en</strong>tado cuestionar el etnicismo del concepto. Nada más lejano al<br />

planteami<strong>en</strong>to de matriz de Indoamérica. A tal efecto Haya de la<br />

Torre precisó: Las invasiones de las razas sajonas, ibéricas y negras,<br />

como las asi4ticas y el resto de Europa, que nos han llegado, nos llegan<br />

y llegarán, han contribuido y contribuy<strong>en</strong> a contextuar la América<br />

27 El reconocimi<strong>en</strong>to simbólico de la her<strong>en</strong>cia indíg<strong>en</strong>a lo expresó Mariátegui dando el nombre<br />

de Amauta a la revista que fundara <strong>en</strong> 1926, lo que <strong>en</strong> quechua del altiplano andino,<br />

significa «sabio)) o «maestro)),<br />

- 23-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

nueva. Empero, pervive bajo todas ellas la fuerza de trabajo del indio ...<br />

Con la raza india se fundirán muchas otras, pero nuestra América <strong>en</strong>contrará<br />

su definición y su camino antes que esos set<strong>en</strong>ta y cinco millones de<br />

indíg<strong>en</strong>as hayan desaparecido (Haya de la Torre, 1961: 26-27).<br />

La naturaleza inclusiva y propositiva del concepto indo américa<br />

t<strong>en</strong>drá su máxima expresión <strong>en</strong> la propuesta de Mariátegui <strong>en</strong> 1928,<br />

de un socialismo indoamericano: No queremos, ciertam<strong>en</strong>te, que el<br />

socialismo sea <strong>en</strong> América calco y copia. Debe ser creación heroica.<br />

T<strong>en</strong>emos que dar vida, con nuestra propia realidad, <strong>en</strong> nuestro propio<br />

l<strong>en</strong>guaje, al socialismo indo-americano. (Mariátegui, 1979: 249).<br />

Lo indoamericano <strong>en</strong> Víctor Raúl Haya de la Torre (1895-1979), y<br />

definitivam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> José Carlos Mariátegui (1895-1930), asume una<br />

voluntad y anhelo por transformar la sociedad latinoamericana, <strong>en</strong><br />

la construcción de una ética de justicia social, junto con una estética<br />

de ritmos y colores propios, que constituye hasta hoy un decisivo<br />

método de acercami<strong>en</strong>to a la realidad.<br />

El mundo indo americano <strong>en</strong> su apertura cultural es por demás<br />

espacial y universal, nos une y convoca con el inmediato <strong>en</strong>torno<br />

caribeño, por el Norte con los pueblos que habitaron la Florida, y<br />

definitivam<strong>en</strong>te con México, C<strong>en</strong>tro y Sur América. Todos compartimos<br />

la abrupta y cruel irrupción de los soldados y capitanes del<br />

Almirante invasor Cristóbal Colón, heraldo del capitalismo mercantil,<br />

y <strong>en</strong> tanto del egoísmo y la criminalidad del capital.<br />

¿SE EXTINGUIERON LOS INDíGENAS EN CUBA?<br />

El padre fray Bartolomé de las Casas (1484-1566), <strong>en</strong> su noble<br />

int<strong>en</strong>to de det<strong>en</strong>er el g<strong>en</strong>ocidio, insistía <strong>en</strong> su época, <strong>en</strong> que ya no<br />

quedaban más aboríg<strong>en</strong>es ... cuando <strong>en</strong> verdad, huían a refugiarse<br />

<strong>en</strong> los más intrincados rincones de la geografía isleña y sus cayos<br />

adyac<strong>en</strong>tes. No logró conv<strong>en</strong>cer el bu<strong>en</strong> padre a los <strong>en</strong>com<strong>en</strong>deros.<br />

que una y otra vez organizaron expediciones para capturar a los<br />

aboríg<strong>en</strong>es <strong>en</strong> rebeldía, y someterlos al trabajo forzado <strong>en</strong> las minas<br />

y <strong>en</strong> la producción de alim<strong>en</strong>tos. La afirmación de Las Casas si fue<br />

muy conv<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te para esconder y "limpiar" los linajes nacidos de<br />

la esclavización sexual de las mujeres aboríg<strong>en</strong>es. Muy lejos de su<br />

interés humanista, Las Casas sirvió a la operación de blanqueami<strong>en</strong>to<br />

de la nueva aristocracia <strong>en</strong>com<strong>en</strong>dera y sus desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes mestizados.<br />

reconocidos pronto como criollos.<br />

-24-


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

No casualm<strong>en</strong>te los primeros historiadores coloniales confirmaron<br />

la desaparición de los indíg<strong>en</strong>as cubanos, y ellos, y no Las Casas,<br />

contribuyeron a que perviviera hasta hoy <strong>en</strong> la conci<strong>en</strong>cia colectiva,<br />

la falsa idea de la desaparición física del sujeto aborig<strong>en</strong>. Así la real<br />

extinción de la población aborig<strong>en</strong> cubana se produjo definitivam<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> los textos de Historia y cultura cubana, y <strong>en</strong> los círculos<br />

intelectuales g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te ori<strong>en</strong>tados p<strong>en</strong>sar <strong>en</strong> una <strong>Cuba</strong> "blanca",<br />

desde los intereses racistas de la oligarquía de impronta burguesa, y<br />

los ismos y modismos de las escuelas y ag<strong>en</strong>das foráneas.<br />

En su difer<strong>en</strong>cia, la sociedad pigm<strong>en</strong>tocrática colonial hizo que<br />

todo trabajador y campesino pobre que tuviera rasgos indíg<strong>en</strong>as,<br />

fuera clasificado como indio o mestizo. Con la carga de racismo<br />

que lleva implícita, escuchamos decir que una mulata o un mulato<br />

son "aindiados".<br />

La llegada a mediados de la década del cincu<strong>en</strong>ta del pasado siglo,<br />

desde el territorio estadounid<strong>en</strong>se de la televisión y la cinematografía<br />

masiva, con la plataforma ideológico cultural de Hollywood y el<br />

cine "del oeste", tuvo <strong>en</strong>tre sus propósitos el inundar el imaginario<br />

de los cubanos y cubanas, con las batallas épicas de los valerosos<br />

vaqueros yanquis, que se <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>taban a la maldad de los bárbaros<br />

"indios" apaches, chey<strong>en</strong>ne s y sioux, y también a los mexicanos,<br />

negados a que "la civilización" abriera sus cauces <strong>en</strong> los <strong>en</strong>tonces<br />

ignotos territorios al oeste y sur de los Estados Unidos. Este paquete<br />

mediático re sust<strong>en</strong>tó <strong>en</strong> el país la subvaloración del mundo aborig<strong>en</strong><br />

y calificó las tesis colonialistas. La impronta de tal campaña no solo<br />

fue ideológico-cultural, también impactó a nivel de la psicología<br />

colectiva, y <strong>en</strong> particular provocó <strong>en</strong> bu<strong>en</strong> aparte de la población,<br />

un vaciami<strong>en</strong>to de la memoria histórica sobre la pres<strong>en</strong>cia <strong>en</strong>tre<br />

nosotros de las culturas aboríg<strong>en</strong>es caribeñas.<br />

Medio siglo después, a tres lustros del inicio del siglo XXI, ni la<br />

educación escolarizada ni la que se ofrece por los medios masivos y<br />

los proyectos culturales <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, han logrado reincorporar al universo<br />

visual contemporáneo, la imag<strong>en</strong> de los aboríg<strong>en</strong>es caribeños.<br />

Cuando una escuela o proyecto cultural comunitario, convocan a un<br />

concurso de plástica, al diseñar el vestuario para una repres<strong>en</strong>tación<br />

teatral, los niños y jóv<strong>en</strong>es artistas, sus maestros, instructores de arte,<br />

padres y madres, g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te recurr<strong>en</strong> a la imag<strong>en</strong> hollywood<strong>en</strong>se<br />

del indíg<strong>en</strong>a norteamericano, f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o que se evid<strong>en</strong>ció de forma<br />

muy sost<strong>en</strong>ida <strong>en</strong> un reci<strong>en</strong>te concurso realizado <strong>en</strong> el país. 28<br />

28 El autor presidió el jurado del Concurso "Pres<strong>en</strong>cia de las culturas indíg<strong>en</strong>as <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>" organizado<br />

por la embajada de la República de Guatemala <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> y el Grupo Ecologista "<strong>Cuba</strong>nos <strong>en</strong> la<br />

Red", <strong>en</strong> e12013. Se pres<strong>en</strong>taron un total de 220 trabajos, 121 correspondi<strong>en</strong>tes a las catego-<br />

-25 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Las clases y textos de Historia de <strong>Cuba</strong> y de la cultura cubana,<br />

cuando más, m<strong>en</strong>cionan a los primeros pobladores, y le dedican lo<br />

que no parece sino un prefacio, que no suele trasc<strong>en</strong>der al g<strong>en</strong>ocidio<br />

y etnocidio que contra ellos cometió la conquista y colonización española.<br />

Se han publicado libros para la <strong>en</strong>señanza de la historia que<br />

precisam<strong>en</strong>te comi<strong>en</strong>zan "la historia" con la llegada del Almirante<br />

Cristóbal Colón.<br />

Recién leímos un estudio actual sobre la historia de la literatura<br />

cubana que critica a los poetas siboneyistas de mediados del siglo XIX,<br />

por llegar al extremo de inv<strong>en</strong>tarse un pasado aborig<strong>en</strong>, casi de ficción,<br />

al tratar de describir e historiar la vida de los habitantes originarios<br />

del archipiélago cubano. Tal crítico no se percató del s<strong>en</strong>tido de<br />

pert<strong>en</strong><strong>en</strong>cia que hoy debemos rescatar.<br />

PARADOJA Y REENCUENTRO<br />

No toda la población aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> sucumbió al etnocidio de la<br />

guerra y la asimilación. Núcleos significativos perduraron hasta el<br />

siglo XIX, para constituirse <strong>en</strong> el grueso del primer campesinado cubano.<br />

<strong>Los</strong> terrat<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes que dominaban los cabildos y la impartición<br />

de justicia, tratarían una y otra vez de arrebatar las tierras real<strong>en</strong>gas 29<br />

que les fueron otorgadas a los indíg<strong>en</strong>as sobrevivi<strong>en</strong>tes a raíz de decretarse<br />

el fin de las <strong>en</strong>comi<strong>en</strong>das <strong>en</strong> 1542. 10 El robo y la injusticia,<br />

pued<strong>en</strong> hallarse <strong>en</strong> los archivos que guardan los docum<strong>en</strong>tos más<br />

antiguos de la jurisdicción habanera de Guanabacoa. Esta situación<br />

rías infantil y juv<strong>en</strong>il. y 99 a obras de adultos, pert<strong>en</strong>eci<strong>en</strong>tes a las provincias de Pinar del Río,<br />

Mayabeque, La Habana, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín, Santiago<br />

de <strong>Cuba</strong> y Guantánamo, y el municipio especial de Isla de la Juv<strong>en</strong>tud.<br />

29 Real<strong>en</strong>go era la calificación jurisdiccional que t<strong>en</strong>ían los lugares dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes directam<strong>en</strong>te<br />

del rey, y sobre los que este t<strong>en</strong>ía la potestad de dar <strong>en</strong> señorío (por merced o v<strong>en</strong>ta).<br />

Tras el fin de las <strong>en</strong>comiedas parte de estas tierras le fueron otorgadas a las comunidades<br />

indíg<strong>en</strong>as. Este otorgami<strong>en</strong>to motivo de conflictos ante las ambiciones de los hac<strong>en</strong>dados<br />

y las autoridades españolas, pues el rey colocó <strong>en</strong> manos de los propios oligarcas y<br />

funcionarios coloniales, la responsabilidad de velar porque se cumpliera la protección de<br />

las tierras <strong>en</strong>tregadas <strong>en</strong> usufructo.<br />

30 Las autoridades de la Corona <strong>en</strong> la Isla, el Cabildo, y las dignidades eclesiásticas, estaban<br />

tan comprometidas con el sistema de <strong>en</strong>comi<strong>en</strong>das, que las mantuvieron aún después de<br />

promulgada su desaparición <strong>en</strong> 1542. Solo <strong>en</strong> los años 1552 y 1553, se le dio la libertad<br />

a todos los aboríg<strong>en</strong>es y se les compulsó a vivir <strong>en</strong> pueblos de indios, con el inc<strong>en</strong>tivo de<br />

otorgarles algunas tierras real<strong>en</strong>gas.<br />

-26 -


FELIPE DE .JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

se hizo crítica para los avecindados <strong>en</strong> San Luis de <strong>Los</strong> Caneyes, lo<br />

que los llevó a rebelarse <strong>en</strong> 1758 (Portuondo, 1981). La continua<br />

y explosiva situación, provocó que el rey Carlos IV interviniera, <strong>en</strong><br />

1796 a favor de los indíg<strong>en</strong>as de San Luis, mom<strong>en</strong>to <strong>en</strong> que se c<strong>en</strong>sura<br />

al llamado protector de indios, por ser ese funcionario cómplice de<br />

los hac<strong>en</strong>dados santiagueros.<br />

<strong>Los</strong> conflictos con los terrat<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes continuaron'! y la paradoja<br />

de ser el rey, qui<strong>en</strong> "protegiera" a los indíg<strong>en</strong>as del acoso de los<br />

terrat<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes criollos, sin duda estuvo <strong>en</strong> la base de las relaciones<br />

cli<strong>en</strong>telares que se establec<strong>en</strong> <strong>en</strong>tre los indíg<strong>en</strong>as, algunos campesinos<br />

p<strong>en</strong>insulares -como el líder ori<strong>en</strong>tal realista Pedro Garrido-, y la<br />

Corona española. Esta situación explica la alineación de los "indios"<br />

<strong>en</strong> el bando colonialista al iniciarse la conti<strong>en</strong>da indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tista,<br />

f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o que también se produce <strong>en</strong> otras regiones de América<br />

Latina durante las guerras de la primera indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia.<br />

<strong>Los</strong> padres de la patria, se fueron a la manigua <strong>en</strong> 1868, <strong>en</strong>arbolando<br />

el recuerdo de los caciques insurrectos Hatuey y Guamá y<br />

los rebeldes que les siguieron a los montes, pero la mayoría de los<br />

indíg<strong>en</strong>as desconfiaban de aquellos hijos de la misma clase terrat<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te<br />

con la que había estado cont<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do por años. En la excel<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong>trega del serial histórico televisivo Duaba: La Odisea del Honor, 32<br />

muchos compatriotas conocieron de las unidades militares irregulares<br />

de indíg<strong>en</strong>as, organizadas por el mando español reiniciada la<br />

guerra de Indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> 1895, y la oposición que realizaron<br />

estos combati<strong>en</strong>tes al Lugart<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te G<strong>en</strong>eral del Ejército Libertador<br />

Antonio Maceo Grajales (1845-1896), ya los expedicionarios que<br />

desembarcaron por Duaba.<br />

Fue precisam<strong>en</strong>te Antonio Maceo, con su certero s<strong>en</strong>tido de la<br />

unidad nacional, qui<strong>en</strong> se propuso recolocar a los indíg<strong>en</strong>as fr<strong>en</strong>te<br />

a su propia historia. Consci<strong>en</strong>te de la trasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia más que militar,<br />

política, de la alineación junto con los colonialistas de los desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes<br />

31 Ver <strong>en</strong> este texto: Juan Manuel Reyes Cardero: "En la sociedad colonial santiaguera: el<br />

pueblo indio de San Luis de los Caneyes".<br />

32 Duaba la Odisea del Honor serie de quince capítulos, dirigida por Roly Peña, y escrita por<br />

Eduardo Vázquez, sobre la base del libro La Expedición de Honor, acuciosa investigación<br />

del coronel Hugo Crombet Bravo sirvió de base para la realización del material audiovisual,<br />

se transmitió <strong>en</strong>tre agosto y diciembre de 2013. Narra la llegada el1 de abril de 1895, por<br />

playa Duaba, <strong>en</strong> Baracoa, provincia de Guantánamo, de la expedición que trajo a <strong>Cuba</strong> a<br />

los g<strong>en</strong>erales Antonio y José Maceo Grajales, y al g<strong>en</strong>eral Flor Crombet, para incorporarse<br />

a la guerra indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tista desatada por José Martí y el Partido Revolucionario <strong>Cuba</strong>no,<br />

el 24 de febrero de ese año.<br />

-27 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

de los pueblos aboríg<strong>en</strong>es, el jefe mambí pidió a varios de los insurg<strong>en</strong>tes<br />

que mant<strong>en</strong>ían relaciones con familias indíg<strong>en</strong>as, trabajar <strong>en</strong><br />

la incorporación de estos a las filas indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tistas. Cristína Pérez,<br />

una criolla casada con Ramón Ramírez, un cacique m<strong>en</strong>or, logró<br />

conv<strong>en</strong>cer a qui<strong>en</strong>es estaban luchando <strong>en</strong> el bando equivocado. 33<br />

El éxito de tan brillante operación política, de profundo cont<strong>en</strong>ido<br />

ético, se concretó <strong>en</strong> la formación del Regimi<strong>en</strong>to Hatuey, al que se<br />

integró un conting<strong>en</strong>te mayoritario de los mismos indíg<strong>en</strong>as que estaban<br />

<strong>en</strong> las filas de la corona españolas. Ya el 31 de agosto de 1895,<br />

un c<strong>en</strong>t<strong>en</strong>ar estaba incorporado al regimi<strong>en</strong>to, y el valor y destreza<br />

militar de sus integrantes decide la batalla de Sao del Indio. Estos<br />

combati<strong>en</strong>tes terminaron la conti<strong>en</strong>da insurrecta y legaron la ley<strong>en</strong>da<br />

que hasta hoy habla de los "guapos de Yateras" (Lozano, 2011).<br />

<strong>Los</strong> desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de nuestros aboríg<strong>en</strong>es, arribaron al siglo xx,<br />

con una pres<strong>en</strong>cia que fue docum<strong>en</strong>tada por ci<strong>en</strong>tistas del calibre<br />

de Manuel Rivero de la Calle (1926-2011) (Rivero, 1978, 1981 y<br />

1984). Hoy están <strong>en</strong>tre nosotros, abri<strong>en</strong>do el nuevo mil<strong>en</strong>io de retos<br />

y confirmaciones. <strong>Los</strong> he visto y disfrutado <strong>en</strong> pueblos de ley<strong>en</strong>da y<br />

heroicidad como ]iguaní, Yateras o El Caney, están <strong>en</strong> el honrado<br />

hacer del campo, <strong>en</strong> los seres emancipados y cultos de la Revolución,<br />

<strong>en</strong>tre maestros y médicos, constructores e ing<strong>en</strong>ieros, <strong>en</strong> la sonrisa<br />

alegre de niños y niñas, trigueños, de cuerpos robustos y bellos,<br />

vivaces, felices, <strong>en</strong> cualquier pueblo o ciudad.<br />

En 1997, el gobierno de la provincia de Guantánamo aprobó,<br />

luego de consulta popular, que el Cerní de Gran Tierra fuera a partir<br />

de <strong>en</strong>tonces el símbolo de la provincia. Réplicas de la efigie -<strong>en</strong><br />

pequeño formato- se <strong>en</strong>tregan cada año a personalidades con una<br />

contribución importante al desarrollo de este serrano territorio, con<br />

las más ricas plazas arqueológicas de <strong>Cuba</strong>. El Comandante <strong>en</strong> jefe<br />

Fidel Castro fue el primer merecedor del reconocimi<strong>en</strong>to que luego<br />

le fue otorgada al actual presid<strong>en</strong>te de los Consejo de Estado y de<br />

Ministros G<strong>en</strong>eral de Ejército Raúl Castro Ruz. Entre otras destacadas<br />

personalidades hoy la ost<strong>en</strong>tan el g<strong>en</strong>eral de Brigada Arnaldo Tamayo<br />

Méndez, primer cosmonauta latinoamericano, y Félix Savón, multicampeón<br />

olímpico y mundial de boxeo. La feliz iniciativa confirma<br />

que avanza la apropiación de la id<strong>en</strong>tidad indo americana, a su ,"ez<br />

33 Cu<strong>en</strong>ta la tradición que Cristina Pérez era muy respetada como líder espiritista y <strong>en</strong> una<br />

sesión, convocado el espíritu de Guamá, le reclamó a sus vecinos y amigos por la incorporación<br />

a las fuerzas indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tistas.<br />

- 28-


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

la excepcionalidad de este símbolo autóctono <strong>en</strong> el concierto de la<br />

tradición premial revolucionaria, nos alerta de la marcha l<strong>en</strong>ta de<br />

tal autorreconocimi<strong>en</strong>to id<strong>en</strong>tificativo.<br />

Noticias acerca de este tesoro arqueológico -histórico culturalaparec<strong>en</strong>,<br />

de cuando <strong>en</strong> cuando, <strong>en</strong> nuestra pr<strong>en</strong>sa plana, radio y <strong>en</strong><br />

la televisión nacional. Pero la promoción cultural y patriótica que<br />

debe existir <strong>en</strong> torno a estos lugares, casi sagrados, no es sufici<strong>en</strong>te;<br />

sobre todo si se trata de instruir y educar <strong>en</strong> el trasc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>tal tema del<br />

cuidado y la preservación de estos sitiales de la patria, <strong>en</strong> la formación<br />

de la tan publicitada cultura g<strong>en</strong>eral integral, que aspira a un modo de<br />

actuación ciudadano sust<strong>en</strong>tado <strong>en</strong> una bi<strong>en</strong> nutrida memoria histórica.<br />

OPíAS DE NUESTRO PRESENTE<br />

Lo indíg<strong>en</strong>a más allá de las debilidades de la propuesta escolar y<br />

universitaria, de la asistemática labor promocional y la miopía académica,<br />

ha pervivido como sujetos de la <strong>Cuba</strong> contemporánea, <strong>en</strong><br />

el físico de unos y <strong>en</strong> la g<strong>en</strong>ética, la gestualidad y la idiosincrasia de<br />

todos, el idioma, la toponimia y alim<strong>en</strong>tación, la cosmogonía religiosa,<br />

las s<strong>en</strong>sibilidades colectivas. La pres<strong>en</strong>cia aborig<strong>en</strong> aún anida<br />

<strong>en</strong> reductos fértiles de la memoria y la praxis colectiva, como huella<br />

tangible, misterio, tradición e historia, orgullo y reafirmación, dando<br />

hondura a lo criollo, al mosaico transculturado de la cubanidad. Está<br />

<strong>en</strong> el color y la imag<strong>en</strong>, <strong>en</strong> la obra de tal<strong>en</strong>to que inspira, <strong>en</strong> nuestro<br />

universo musical y audiovisual, <strong>en</strong> la fuerza de una repres<strong>en</strong>tación<br />

teatral, <strong>en</strong> el <strong>en</strong>tusiasmo y el apr<strong>en</strong>der de colectivos infantiles, <strong>en</strong><br />

escuelas y hogares comprometidos con profundas tradiciones y prácticas<br />

culturales, <strong>en</strong> la recuperación de la medicina alternativa, de la<br />

cerámica, la artesanía y la cocina campesina, <strong>en</strong> importantes proyectos<br />

comunitarios. El reto está <strong>en</strong> dar a conocer todos esos valores, <strong>en</strong><br />

dignificarlos y multiplicarlos. Vale esta pres<strong>en</strong>cia además, para avivar<br />

a escala social polémicas útiles sobre la importancia de los saberes<br />

ancestrales acumulados <strong>en</strong> las tradiciones populares.<br />

Para las cubanas y cubanos el re<strong>en</strong>contrase con una de las matrices<br />

de su constitución nacional, resulta una invitación a mirar el tiempo<br />

y el espacio como quizás nos lo propon<strong>en</strong> las <strong>en</strong>igmáticas pictografías<br />

de Punta del Este, <strong>en</strong> la Isla de la Juv<strong>en</strong>tud: Un movimi<strong>en</strong>to circular,<br />

con un pres<strong>en</strong>te que se <strong>en</strong>riquece <strong>en</strong> una dialéctica de continuidad<br />

-29-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. E STUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

histórica, donde el pasado y el futuro se articulan. El pasado está<br />

por delante y el futuro está por v<strong>en</strong>ir y también está atrás, porque <strong>en</strong><br />

mucho somos consecu<strong>en</strong>cia. Aquí nos auto reconocemos como hijos<br />

e hijas del sol -del cosmos- , de la Madre Tierra y de la historia:<br />

Desde esos <strong>en</strong>tes v<strong>en</strong>imos y a ellos regresamos.<br />

Pictografía de Punta del Este. Foto de Racso Fernández.<br />

Está muy arraigada la idea de que los espíritus de los indíg<strong>en</strong>as<br />

cubanos masacrados por los colonialistas sigu<strong>en</strong> <strong>en</strong> el éter y se comunican<br />

con los actuales pobladores. Estos espíritus son sabios y<br />

velan por la Isla y por sus g<strong>en</strong>tes a través de vínculos <strong>en</strong> ocasiones<br />

individuales. De este modo, los aboríg<strong>en</strong>es cubanos, que d<strong>en</strong>ominaban<br />

opías a los espíritus de sus muertos son, a su vez, opías de<br />

nuestro pres<strong>en</strong>te.<br />

-30-


EL MEDIO GEOGRÁFICO DE LA CUBA<br />

PREHISTÓRICA<br />

Fernando Ortega Sastriques,<br />

Gerardo Izquierdo Díaz,<br />

Efrén Jaimez Salgado y<br />

Antonio López Almirall1<br />

El conocimi<strong>en</strong>to del medio ambi<strong>en</strong>te resulta fundam<strong>en</strong>tal para <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der<br />

la época del descubrimi<strong>en</strong>to y ocupación de <strong>Cuba</strong> por sus<br />

primeros habitantes. A tal interés resulta importante conocer las<br />

últimas concepciones evaluadas <strong>en</strong> nuestra comunidad ci<strong>en</strong>tífica,<br />

sobre las condiciones ecológicas del archipiélago cubano a finales<br />

del Pleistoc<strong>en</strong>o. Estas apreciaciones 2 no solo son útiles para evaluar<br />

la posibilidad de la hipotética <strong>en</strong>trada del hombre <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> y brindar<br />

herrami<strong>en</strong>tas para la búsqueda de los posibles sitios arqueológicos<br />

de esas primeras culturas.<br />

EL POBLAMIENTO DE AMÉRICA<br />

Durante mucho tiempo se consideró que la <strong>en</strong>trada del hombre <strong>en</strong><br />

América fue muy tardía pues, se decía, que solo pudo ocurrir después<br />

de la retirada de los glaciares que cerraban el paso a las migraciones<br />

Fernando Ortega, Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Biológicas. Fue Investigador Titular del C<strong>en</strong>tro Nacional de<br />

Calidad del Agua. Profesor Titular de la Universidad de La Habana; Gerardo Izquierdo Díaz, doctor<br />

<strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Investigador Auxiliar. Subdirector del Instituto <strong>Cuba</strong>no de Antropología;<br />

Efrén Jaimez, Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Geográficas. Presid<strong>en</strong>te del Grupo Espeológico Pedro A.<br />

Borrás. Investigador. Titular del Instituto de Geofísica y Astronomía; Botánico. Ing<strong>en</strong>iero Forestal.<br />

Antonio López, Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Biológicas. Museo Nacional de Historia Natural.<br />

2 Se debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que una gran parte de lo expuesto <strong>en</strong> este trabajo, a pesar de que se<br />

apoya <strong>en</strong> datos factuales, son infer<strong>en</strong>cias que se deb<strong>en</strong> ir precisando y comprobando a medida<br />

que se realic<strong>en</strong> nuevas investigaciones específicas paleoecológicas y arqueológicas.<br />

-31-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

desde la P<strong>en</strong>ínsula de Alaska, 3 por eso se puso <strong>en</strong> duda -y aún hoy<br />

hay qui<strong>en</strong>es recelan- del fechado de 38 000 años AP (Antes del<br />

Pres<strong>en</strong>te) del sitio Lewisville, <strong>en</strong> Texas. 4 Pero desde <strong>en</strong>tonces los<br />

fechados pleistocénicos de sitios arqueológicos de América se han<br />

multiplicado (MacNeish, 1971, 1978; Dolujanov, 1972; Gagliano,<br />

1977; Lavallée, 1985, 1990; Toyne, 1999; Mabry, 2000). Aunque<br />

muchos especialistas dudan de los fechados más tempranos, aún los<br />

más acérrimos contrarios a una <strong>en</strong>trada muy temprana del hombre<br />

<strong>en</strong> la América se v<strong>en</strong> precisados a hacer remontar este ev<strong>en</strong>to hasta<br />

el Pl<strong>en</strong>iglacial o Wisconsin IV, para poder explicar sitios <strong>en</strong> los Andes<br />

(MacNeish, 1971) o México (MacNeish, 1978) con fechados<br />

indiscutibles de hasta 20 000 años.<br />

Exist<strong>en</strong> otras propuestas de vías migratorias hipotéticas, que <strong>en</strong><br />

alguna medida pudieran justificar los fechados más tempranos de<br />

Norte y Suramérica como son: <strong>en</strong> viajes épicos a través del Pacífico<br />

para llegar a América del sur, arribando a la Patagonia y otros puntos<br />

más al norte -Chile, Arg<strong>en</strong>tina, Bolivia, Perú- a partir de Japón,<br />

Las Polinesias y Australia. También la "teoría marítima del Atlántico"<br />

sali<strong>en</strong>do de Europa bordeando los hielos del norte hasta llegar al<br />

territorio del noreste Norteamericano, con los sitios tipos Meadowcroft<br />

Rockshelter y Río Wacissa (± 20000 años AP). Otra ruta sería<br />

sali<strong>en</strong>do de Eurasia navegando por todo el Pacífico norte con puntos<br />

intermit<strong>en</strong>tes pasando por Isla de la Reina Carlota, Channel Islands<br />

y otros puntos de la geografía c<strong>en</strong>tro y sudamericana hasta llegar a<br />

la Patagonia sitio Monte Verde I (± 30000 años AP).<br />

<strong>Los</strong> estudios del ADN mitocondrial de las poblaciones de los aboríg<strong>en</strong>es<br />

de América y de la diversidad lingüística exist<strong>en</strong>te sugiere<br />

que la antigüedad de esas poblaciones es de 20 000 a 30 000 años<br />

(Gre<strong>en</strong>berg, et al., 1986); la escasez de evid<strong>en</strong>cias arqueológicas de<br />

estas primeras poblaciones, sobre todo <strong>en</strong> la zona tropical de América,<br />

se ha explicado por la baja d<strong>en</strong>sidad demográfica (Kozlov, 1988),<br />

por los hábitos migratorios de los pueblos cazadores de especies de<br />

gran tamaño y por el uso más frecu<strong>en</strong>te de la perecedera madera que<br />

de la piedra <strong>en</strong> la confección del ajuar. Lo más importante para la<br />

arqueología cubana es aceptar que el llamado paleoindio andaba por La<br />

Florida tras caza mayor a finales del Pleistoc<strong>en</strong>o hace, al m<strong>en</strong>os, 14 000<br />

3 Ver: Bryan, 1969.<br />

4 Crook y Harris, 1958.<br />

-32 -


COLECTIVO DE AUTORES<br />

años (Mitanich y Fairbanks, 1980). La mayor parte de los arqueólogos<br />

cubanos aceptan estas fechas algo más antiguas de <strong>en</strong>trada<br />

del hombre <strong>en</strong> América (Tabío, 1988, 1991).<br />

Algunos prestigiosos arqueólogos, como Rouse (1964), consideran<br />

que el apropiador pretribal temprano no pudo poblar las islas de<br />

las Antillas porque no podía navegar, aspecto que no compartimos<br />

y que abordaremos <strong>en</strong> un próximo escrito, y porque <strong>en</strong> las islas no .<br />

<strong>en</strong>contrarían recursos cinegéticos de importancia, lo que refutaremos<br />

<strong>en</strong> este trabajo.<br />

Otros, como Rey y García (1988) y Tabío (1991) no pon<strong>en</strong> <strong>en</strong><br />

duda la <strong>en</strong>trada temprana a las Antillas desde el Norte. Las evid<strong>en</strong>cias<br />

apuntan que los primeros pobladores de <strong>Cuba</strong> procedían de las<br />

Bahamas, aunque la escasez de pruebas no ha permitido que los investigadores<br />

se hayan av<strong>en</strong>turado a remontar el mom<strong>en</strong>to de la llegada<br />

más atrás que el debut del Holoc<strong>en</strong>o: 8 000 años (Febles, 1994).<br />

Ante la posibilidad de que los primeros pobladores, que González,<br />

et al. (2008) d<strong>en</strong>ominaron apropiadores pretribales tempranos de<br />

<strong>Cuba</strong>, arribarán durante la última fase del período glacial (Wisconsin<br />

IV o Pl<strong>en</strong>iglacial) y que, con seguridad, se puede decir que vivieron<br />

durante el llamado Óptimo Climático Postglacial, consideramos útil<br />

una actualización de las últimas ideas elaboradas sobre el paleoclima de<br />

esos períodos y av<strong>en</strong>turarnos, <strong>en</strong> este trabajo, <strong>en</strong> relacionar el factor<br />

climático con la vegetación y otros aspectos del <strong>en</strong>torno <strong>en</strong> el cual se<br />

debió desarrollar la actividad del hipotético primer poblador que habitó<br />

este territorio. Para id<strong>en</strong>tificar a los grupos humanos tempranos<br />

involucrados <strong>en</strong> estos esc<strong>en</strong>arios de reconstrucción paleoclimáticas,<br />

emplearemos la propuesta de Alonso, Izquierdo y González (2010),<br />

de comunidades apropiadoras pretribales tempranas.<br />

EL CLIMA PLEISTOCÉNICO DE CUBA<br />

El último período glacial conocido como Wisconsin <strong>en</strong> Norteamérica<br />

y Würm <strong>en</strong> Europa Occid<strong>en</strong>tal com<strong>en</strong>zó hace unos 82 000 años, la<br />

apoteosis glacial tuvo su inicio hace 22 000 años y terminó de forma<br />

bastante abrupta hace solo unos 19 000 años, cuando com<strong>en</strong>zó<br />

el deshielo acelerado de los glaciares, hasta que ocurrió el abrupto<br />

cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to final que dio paso al último período interglacial o<br />

Período Holocénico hace 8 000 años (Furon, 1972).<br />

-33 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

En el período glacial, los glaciares llegaban a cubrir al subcontin<strong>en</strong>te<br />

norteamericano hasta el Estado de Wisconsin <strong>en</strong> los Estados<br />

Unidos, más de 25° al sur que <strong>en</strong> el pres<strong>en</strong>te; <strong>en</strong> consecu<strong>en</strong>cia, los<br />

c<strong>en</strong>tros anticiclónicos también estaban desplazados más al sur, la<br />

circulación g<strong>en</strong>eral de la atmósfera era difer<strong>en</strong>te y por tanto la distribución<br />

regional de las precipitaciones era otra; las fajas climáticas<br />

estaban desplazadas hacia el sur (Fairbridge, 1965) comprimidas <strong>en</strong><br />

dirección al ecuador.<br />

El desarrollo de las ideas sobre el clima que imperaba <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong><br />

durante este período glacial puede <strong>en</strong>contrarse <strong>en</strong> la literatura nacional<br />

(Ortega, 1984a), aunque hay varias hipótesis contradictorias<br />

(Kartashov y Mayo, 1976; Peñalver, et al. 2001), la que considera<br />

que <strong>Cuba</strong> atravesó durante la glaciación de Wisconsin un largo<br />

período árido (Ortega y Arcia, 1982; Ortega, 1984a) es la que está<br />

<strong>en</strong> concordancia con lo reportado más tarde <strong>en</strong> otras áreas del Caribe<br />

(Schubert y Medina, 1982; Schubert, 1988; Bradbury, 1997).<br />

Reci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te el prestigioso geólogo cubano M. Iturralde (2003,<br />

2004/2005) aceptó esta hipótesis.<br />

Ortega (1984a) tomó como base esta hipótesis para construir un<br />

esquema de la distribución de los climas <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> durante la glaciación<br />

de Wisconsin. La nueva información acumulada desde <strong>en</strong>tonces· y la<br />

profundización de las concepciones teóricas sobre la relación del clima<br />

con los suelos, sedim<strong>en</strong>tos y la fitogeografía permitieron precisar más<br />

la visión que se t<strong>en</strong>ía <strong>en</strong> 1984, las bases de esta nueva reconstrucción se<br />

<strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> Ortega y Jaimez (2007) y Ortega, et al.<br />

Clave Clima<br />

Dw Frio, lluvias de verano<br />

Cw Templado, lluvias de verano<br />

CI Templado, sin época de seca<br />

es Templado, lluvias de invierno<br />

ess Clima estepario, verano seco<br />

BSh Clima estepario, calido<br />

BWs Clima desértico, calido<br />

A Clima tropical<br />

- 34 -


COLECTIVO DE AUTORES<br />

En las llanuras cubanas, <strong>en</strong> las regiones onduladas y montañas bajas<br />

predominaban climas secos esteparios (BS), a veces mediterráneo (Cs)<br />

<strong>en</strong> las laderas sept<strong>en</strong>trionales: la región occid<strong>en</strong>tal era más fría por<br />

la mayor influ<strong>en</strong>cia de los vi<strong>en</strong>tos polares, y más húmeda Qaimez,<br />

2008), con inviernos muy fríos y brumosos por la frecu<strong>en</strong>cia de las<br />

lluvias frontales y las nieblas y lloviznas constantes asociadas a la<br />

interacción de los vi<strong>en</strong>tos polares con la cálida corri<strong>en</strong>te del Golfo.<br />

Tabla 1. Tipos de clima de <strong>Cuba</strong> durante la glaciación de Wisconsin.<br />

Clasificación de Kopp<strong>en</strong>. 1914<br />

Clave<br />

Dw<br />

Cw<br />

Cf<br />

Cs<br />

BSs<br />

BSh<br />

BWh<br />

A<br />

Tipo de clima<br />

Frío, lluvias de verano<br />

Templado, lluvias de verano<br />

Templado, sin época seca<br />

Templado, lluvias invernales<br />

Clima estepario, verano seco<br />

Clima estepario, cálido<br />

Clima desértico, cálido<br />

Climas tropicales<br />

En los sistemas montañosos del ori<strong>en</strong>te y occid<strong>en</strong>te el clima era<br />

húmedo, templado, con inviernos fríos e incluso muy fríos <strong>en</strong> el<br />

occid<strong>en</strong>te. El área de clima húmedo <strong>en</strong> las montañas de la región<br />

c<strong>en</strong>tral estaba más restringido que <strong>en</strong> los otros sistemas montañosos,<br />

reducido a las partes más altas de la cordillera de Guamuhaya.<br />

La mayor parte de las costas eran muy secas, incluso desérticas,<br />

con clima BW. Esta zona desértica era más notable <strong>en</strong> la plataforma<br />

sur, expuesta <strong>en</strong> esos mom<strong>en</strong>tos, <strong>en</strong> la depresión Cauto-Nipe y <strong>en</strong><br />

el Valle de Guantánamo.<br />

La costa norte de Pinar del Río <strong>en</strong> el verano gozaba de un agradable<br />

clima mediterráneo, aunque con inviernos muy fríos (Cs) con lluvias<br />

pertinaces y nieblas casi constantes.<br />

La costa norte de la actual provincia de Guantánamo t<strong>en</strong>ía un<br />

clima tropical húmedo no mucho más frío que el actual. La costa al<br />

sur de la Sierra Maestra, protegida por esas montañas, mant<strong>en</strong>ía un<br />

clima tropical, posiblem<strong>en</strong>te más húmedo que el actual.<br />

Durante ese período el promedio de lluvias <strong>en</strong> la <strong>Cuba</strong> Pleistocénica<br />

era aproximadam<strong>en</strong>te 50 % m<strong>en</strong>or que el actual (Ortega y Arcia, 1982).<br />

<strong>Los</strong> climas imperantes durante el Wisconsin diferían <strong>en</strong> algo de<br />

sus análogos modernos; los vi<strong>en</strong>tos zonales eran más fuertes y persist<strong>en</strong>tes<br />

que <strong>en</strong> la actualidad (Ortega, et al.), debido al aum<strong>en</strong>to del<br />

gradi<strong>en</strong>te de presiones <strong>en</strong>tre la zona de converg<strong>en</strong>cia ecuatorial y las<br />

c<strong>en</strong>tros anticiclónicos. El desc<strong>en</strong>so del nivel del mar dejó expuestos<br />

-35 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

<strong>en</strong>ormes territorios cubiertos de ar<strong>en</strong>as y limos carbonatados alrededor<br />

de <strong>Cuba</strong> (plataforma insular cubana, Banco de las Bahamas,<br />

Banco de Cayo Sal, Banco de Campeche), cuyos materiales podían<br />

ser movidos con facilidad por los fuertes vi<strong>en</strong>tos imperantes, lo que<br />

provocaba frecu<strong>en</strong>tes torm<strong>en</strong>tas de ar<strong>en</strong>a y polvo sobre todo el<br />

territorio emergido.<br />

Exist<strong>en</strong> evid<strong>en</strong>cias <strong>en</strong> el paisaje y suelos que sugier<strong>en</strong> que ocurrió un<br />

aum<strong>en</strong>to viol<strong>en</strong>to de las precipitaciones (Ortega et al.) durante el tránsito<br />

al Holoc<strong>en</strong>o. La temperatura también asc<strong>en</strong>dió de manera abrupta<br />

(Pajón, et al., 2001). El tránsito viol<strong>en</strong>to hacia el Período Postglacial u<br />

Holoc<strong>en</strong>o no fue un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o exclusivo de <strong>Cuba</strong>, se ha constatado <strong>en</strong><br />

otras regiones (Hugh<strong>en</strong>, et al., 1996; McManus, et al., 1999).<br />

PALEOECOLOGíA DEL PERíODO WISCONSIANO<br />

El tipo de vegetación <strong>en</strong> función del clima, y a su vez, la vegetación es<br />

el factor predominante de los ecosistemas. La estrecha dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia<br />

de los ecosistemas respecto al clima nos permite int<strong>en</strong>tar vislumbrar<br />

algunos aspectos de la paleoecología de los principales ecosistemas<br />

que debieron existir <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, deducidos a partir del cuadro paleoclimático<br />

cuyos rasgos más g<strong>en</strong>erales se expusieron anteriorm<strong>en</strong>te.<br />

LAS LLANURAS, TIERRAS ONDULADAS<br />

Y MONTES BAJOS CON CLIMA SEMIÁRIDO (BS)<br />

La vegetación de las llanuras y terr<strong>en</strong>os alomados de <strong>Cuba</strong>, con<br />

climas BS, debió ser un monte arbustivo abierto, con un estrato<br />

herbáceo ralo casi car<strong>en</strong>te de gramíneas, lo que podría explicar el<br />

bajo <strong>en</strong>demismo de estas <strong>en</strong> la flora cubana (López, et al., 1989). La<br />

ext<strong>en</strong>sa franja con clima semiárido, que recorría a <strong>Cuba</strong> de ori<strong>en</strong>te<br />

a occid<strong>en</strong>te, pres<strong>en</strong>taba un marcado gradi<strong>en</strong>te de temperatura; la<br />

influ<strong>en</strong>cia de los vi<strong>en</strong>tos polares durante gran parte del año <strong>en</strong> el<br />

occid<strong>en</strong>te era notable al m<strong>en</strong>os hasta el límite de Matanzas con Villa<br />

Clara (Ortega et al.); la persist<strong>en</strong>cia de esos vi<strong>en</strong>tos del norte se<br />

evid<strong>en</strong>cia por la pres<strong>en</strong>cia de dunas eólicas costeras desde el Cabo<br />

de San Antonio (Z<strong>en</strong>kovich, 1969) hasta la J<strong>en</strong>ínsula de Hicacos<br />

(Shanzer, et al., 1975).<br />

-36-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

Consideramos que los vi<strong>en</strong>tos que formaron las grandes dunas eólicas<br />

fósiles que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> el Archipiélago Sabana-Camagüey,<br />

por ejemplo la formación Cayo Guillermo (Cabrera, s.a.) fueron los<br />

alisios y no los polares; es probable que los materiales de ellas fueran<br />

acarreados desde el Banco de las Bahamas.<br />

De acuerdo con el esquema de Whittaker (1970), que aparece <strong>en</strong> la<br />

parte ori<strong>en</strong>tal de esas estepas debían predominar los montes arbustivos<br />

espinosos, mi<strong>en</strong>tras que hacia el occid<strong>en</strong>te la vegetación pudo ser m<strong>en</strong>os<br />

xerofita. La transición <strong>en</strong>tre la vegetación correspondi<strong>en</strong>te a la estepa<br />

fría y la cali<strong>en</strong>te parece coincidir con la frontera <strong>en</strong>tre los subsectores<br />

geobotánicos 112 y 115 (C<strong>en</strong>su Alfonso, 1970).<br />

La vegetación de la región de clima BS al este de la depresión<br />

Cauto-Nipe se desarrolló durante los largos períodos glaciales de<br />

manera bastante indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te del resto de la región c<strong>en</strong>tral, ya que<br />

se <strong>en</strong>contraba una franja desértica que atravesaba la Isla de costa a<br />

costa lo aislaba del resto de la Isla. Este hecho se evid<strong>en</strong>cia aún hoy<br />

<strong>en</strong> las difer<strong>en</strong>tes florísticas que permit<strong>en</strong> separar la zona al este de la<br />

depresión Cauto-Nipe como un distrito geobotánico: <strong>Cuba</strong> Ori<strong>en</strong>tal<br />

(Alfonso, 1970; Samek, 1973). Durante todo el período glacial esta<br />

franja de clima BS funcionó como un corredor para especies de la flora<br />

amazónica (López y Cejas, 2000) y serp<strong>en</strong>tinícola (Berazaín, 1981).<br />

<strong>Los</strong> persist<strong>en</strong>tes vi<strong>en</strong>tos reforzaban la transpiración de las plantas,<br />

por ese motivo <strong>en</strong> las zonas onduladas las cumbres, más expuestas a<br />

los vi<strong>en</strong>tos que las quebradas, <strong>en</strong> ellas la vegetación era más abierta,<br />

incapaz de proteger con eficacia al suelo de los ag<strong>en</strong>tes erosivos,<br />

lo cual se refleja <strong>en</strong> las características de la estructura actual de la<br />

cubierta edáfica de estas regiones. Estas condiciones climáticas han<br />

sido las dominantes <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> al m<strong>en</strong>os desde el Pleistoc<strong>en</strong>o Medio,<br />

lo que ayuda a explicar la dominancia de elem<strong>en</strong>tos xeromorfos de<br />

hojas pequeñas, esclerófilas o espinosas <strong>en</strong> la flora y la vegetación<br />

(Borhidi, 1996).<br />

El valor nutritivo del follaje de esta vegetación no es muy elevado,<br />

pero los consumidores primarios de metabolismo l<strong>en</strong>to podían<br />

<strong>en</strong>contrar sust<strong>en</strong>to adecuado. Entre los vertebrados de mayor talla<br />

capaces de prosperar con estos recursos alim<strong>en</strong>ticios se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran<br />

los quelonios terrestres como los testudos (Geochelone sp.) lo que<br />

explicaría la apar<strong>en</strong>te abundancia de esas especies <strong>en</strong> la fauna pleistocénica<br />

cubana (Izquierdo, et al., 2003). Las características de la<br />

fauna de herbívoros estaba condicionada por las posibilidades de<br />

aprovechami<strong>en</strong>to de esta vegetación; solo fue posible la adaptación<br />

-37 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

y especiación de mamíferos de talla media de metabolismo l<strong>en</strong>to<br />

(e d<strong>en</strong>tada) como: Megalocnus rod<strong>en</strong>s, Parocnus browni, Neocnus<br />

gliriformis y Acratocnus antill<strong>en</strong>sis o de especies pequeñas como:<br />

Nesophontes micrus, Sol<strong>en</strong>odon cubanus (A1miquí), pero sobre todo<br />

se destacaban los roedores (Capromys pilorides, Mysateles melanurus,<br />

Mysateles preh<strong>en</strong>silis, Mesocapromys angel cabrerai, Boromys offella,<br />

Boromys torrei, Mesocapromys sanfelip<strong>en</strong> sis, Garrido, Mesocapromys<br />

nanus, Mesocapromys auritus), aunque no sabemos si alguna de<br />

estas especies son estrictam<strong>en</strong>te arborícolas, incapaces de habitar<br />

terr<strong>en</strong>os abiertos. Al m<strong>en</strong>os algunas de las especies de simios que<br />

habitaron la Isla <strong>en</strong> el Pleistoc<strong>en</strong>o no eran arborícolas (Gutiérrez<br />

y jaimez, 2007), posiblem<strong>en</strong>te habitaban las regiones alomadas de<br />

<strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral débilm<strong>en</strong>te arboladas; el fuerte desgaste de los di<strong>en</strong>tes<br />

de estas especies (Silva, et al., 2007; Gutiérrez y jaimez, 2007) pudo<br />

estar condicionado por la dieta de estos animales que pudo incluir<br />

<strong>en</strong> la dieta hojas coreáceas de la vegetación esclerófi1a ~- de las zonas<br />

semiáridas de <strong>Cuba</strong> P1eistocénica.<br />

Entre los reptiles, además de los testudos ya m<strong>en</strong>cionados, se<br />

deb<strong>en</strong> destacar a las iguanas (Cyclura nubila), por su posible importancia<br />

<strong>en</strong> la dieta de los habitantes tempranos. Se han hallado<br />

restos de muchas de estas especies <strong>en</strong> algunos sitios arqueológicos<br />

excavados, prefer<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te <strong>en</strong> solapas y cuevas, <strong>en</strong> asociación con<br />

evid<strong>en</strong>cias arqueológicas <strong>en</strong> estratos antropogénicos muy tempranos,<br />

así <strong>en</strong> el sitio Cueva de la Masanga de Ho1guín, se ha comprobado<br />

una cronología relativa de 3 740 ± 200 años de antigüedad (Pino y<br />

Castellanos, 1985), también exist<strong>en</strong> similares reportes <strong>en</strong> la Cueva<br />

de los Niños de Cayo Salinas, Sancti Spíritus.<br />

Todo parece indicar que aquellos hombres del Ho10c<strong>en</strong>o Medio<br />

pudieron utilizar esas especies como parte de su dieta; de la misma<br />

manera pudieron haberlo hecho los hombres del Pleistoc<strong>en</strong>o Tardío<br />

cubano. No obstante, con frecu<strong>en</strong>cia los reportes de estas asociaciones<br />

no están del todo bi<strong>en</strong> establecidos <strong>en</strong> los contextos.<br />

Por otra parte, <strong>en</strong> prospecciones realizadas <strong>en</strong> varias oquedades cársicas<br />

rell<strong>en</strong>adas con co1uvios terríg<strong>en</strong>os <strong>en</strong> la región c<strong>en</strong>tral de <strong>Cuba</strong><br />

(Izquierdo, et al., 2003), aparec<strong>en</strong> mezclados restos de fauna extintas<br />

y evid<strong>en</strong>cias líticas arqueológicas de pobre elaboración. Se debe t<strong>en</strong>er<br />

<strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que los movimi<strong>en</strong>tos de co1uvios son muy restringidos <strong>en</strong><br />

los paisajes forestados, debemos suponer que las oquedades cársicas<br />

se rell<strong>en</strong>aron durante el período glacial, o aún más probable, <strong>en</strong> el<br />

* G. Silva Taboada: Comunicación personal, Museo Nacional de Historia Natural, la Habana, 2009.<br />

-38-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

mom<strong>en</strong>to del viol<strong>en</strong>to tránsito hacia el Holoc<strong>en</strong>o -que trataremos<br />

más adelante- cuando hubo importantes movimi<strong>en</strong>tos de materiales<br />

terríg<strong>en</strong>os. Por lo planteado, esa mezcla de restos de la fauna extinta y<br />

ajuar arqueológico al m<strong>en</strong>os indica que aquellos primeros pobladores<br />

convivieron <strong>en</strong> tiempo y espacio con ese tipo de fauna <strong>en</strong> épocas, al<br />

parecer, tempranas (al m<strong>en</strong>os 10000-6000 años AP).<br />

Algunas plantas xerofitas desarrollan tubérculos y otros órganos<br />

subterráneos de reserva, por ejemplo: las zamias (Zamia angustifolia,<br />

Z. multifoliata); las ipomeas (Ipomea heptaphilla); las maranta<br />

(Maranta arandinacea, M. zebrina). <strong>Los</strong> animales cavadores pued<strong>en</strong><br />

utilizar estas plantas como fu<strong>en</strong>te de alim<strong>en</strong>tos, <strong>en</strong> especial los<br />

roedores pequeños y medianos como Nesophontes micrus. Algunas<br />

especies de ed<strong>en</strong>tados como Megalocnus rod<strong>en</strong>s y Parocnus browni,<br />

al abandonar los hábitos arborícolas <strong>en</strong> estos ambi<strong>en</strong>tes más abiertos<br />

pudieron emplear las garras para cavar <strong>en</strong> busca de estos recursos<br />

alim<strong>en</strong>tarios. En efecto, a difer<strong>en</strong>cia de los perezosos de América<br />

del Sur, que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> las garras <strong>en</strong> forma de garfio propias para colgar<br />

de las ramas al tiempo que le impedían o dificultaban la marcha,<br />

las garras planas de los ed<strong>en</strong>tados cubanos le permitían la marcha<br />

por terr<strong>en</strong>os despejados; por otra parte, el estudio de las garras de<br />

fósiles de estas especies muestra signos de claro desgaste producto<br />

de la práctica de la excavación. 'f<br />

En la flora arbustiva y xerofita existe un notable número de especies<br />

que produc<strong>en</strong> pequeños frutos, como los del cactus del género<br />

Opuntia, de los cuales puede nutrirse una avifauna variada; <strong>en</strong>tre ellas<br />

predominaban las especies adaptadas a la vida <strong>en</strong> espacios abiertos<br />

no boscosos (Pregill y Olson, 1981).<br />

LOS ARENALES DE LA PLATAFORMA EMERGIDA<br />

CON CLIMA DESÉRTICO (BW) O ESTEPARIO (BS)<br />

Durante la época glacial el nivel del mar desc<strong>en</strong>dió hasta 120 m del<br />

nivel actual (Lambeck, y Chappell, 2001). La ext<strong>en</strong>sa plataforma<br />

insular cubana, cuya profundidad suele ser m<strong>en</strong>or de 15 m, se convirtió<br />

<strong>en</strong> tierra firme. <strong>Los</strong> sedim<strong>en</strong>tos, acumulados durante el período<br />

interglacial anterior, quedaron expuestos a los ag<strong>en</strong>tes atmosféricos.<br />

* Osvaldo Jiménez: Comunicación personal. Gabinete de Arqueología, GHCH, nov., 2009.<br />

-39 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

No existe ningún argum<strong>en</strong>to que obligue a considerar la posibilidad<br />

de que durante el interglacial Sangamon la sedim<strong>en</strong>tación <strong>en</strong> la<br />

plataforma fuese difer<strong>en</strong>te a la actual, por lo que se puede decir que<br />

la mayor parte de la plataforma insular expuesta estaba cubierta por<br />

pot<strong>en</strong>tes capas de ar<strong>en</strong>as y limos calcáreos <strong>en</strong> lo es<strong>en</strong>cial o ar<strong>en</strong>as<br />

cuarcíticas <strong>en</strong> las cercanías de los macizos de esquistos o de rocas<br />

ácidas e intermedias, tal como ocurre hoy (Yunin et al., 1976b; Avello<br />

y Pavlidis, 1986).<br />

En las zonas costeras, donde los procesos convectivos son más<br />

débiles, las lluvias son más escasas que <strong>en</strong> el interior del territorio;<br />

el clima que prevalecía era desértico o bi<strong>en</strong> las variantes más áridas<br />

del clima estepario. Las lluvias, de por sí escasas, se infiltraban con<br />

rapidez a través de las ar<strong>en</strong>as y del substrato pre Cuaternario carsificado<br />

subyac<strong>en</strong>te; el bajo aprovechami<strong>en</strong>to de las precipitaciones<br />

ac<strong>en</strong>tuaba aún más la aridez del paisaje. La vegetación era muy<br />

escasa, es posible que solo algunas sucul<strong>en</strong>tas lograran mant<strong>en</strong>erse,<br />

o arbustos capaces de desarrollar un sistema radical muy profundo<br />

<strong>en</strong> un tiempo breve.<br />

Este tipo de paisaje desértico debía estar especialm<strong>en</strong>te ext<strong>en</strong>dido<br />

<strong>en</strong> el actual Golfo de Batabanó. La gran aridez actuó como una barrera<br />

que no permitió la migración de especies mesófitas desde Pinar<br />

del Río hacia la Isla de la Juv<strong>en</strong>tud; ni siquiera el <strong>en</strong>cino (Quercus<br />

sagraeana) planta bastante tolerante al estrés hídrico pudo migrar<br />

hacia el sur; los pinos sí superaban esa barrera gracias a la posibilidad<br />

de transporte de sus semillas por los fuertes vi<strong>en</strong>tos reinantes. La<br />

extrema pobreza de la flora y la aguda escasez de agua solo permitían<br />

la superviv<strong>en</strong>cia de animales especialm<strong>en</strong>te adaptados a estos<br />

ambi<strong>en</strong>tes, como son las iguanas, capaces de suplir sus necesidades<br />

de agua con los fluidos vegetales.<br />

Por todo lo anterior, se puede decir que la pres<strong>en</strong>cia humana de<br />

estos parajes debió limitarse a la línea costera <strong>en</strong> sitios de ocupación<br />

temporales.<br />

LOS TAKIRES DE LAS LLANURAS<br />

DESÉRTICAS (BW)<br />

La verti<strong>en</strong>te norte de la Sierra Maestra, la oeste de la Sierra de Nipe y<br />

la sur de las Alturas de Maniabón desaguan hacia la depresión Cauto-<br />

-40-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

Nipe donde predominaba un clima desértico. Las corri<strong>en</strong>tes al llegar<br />

a las planicies y, por tanto, disminuir su fuerza cinética, descargaban<br />

los sólidos que trasportaban, <strong>en</strong> lo es<strong>en</strong>cial, arcillas.<br />

Aunque, gracias a las lluvias orogénicas, las montañas de la Isla de<br />

<strong>Cuba</strong> se mantuvieron húmedas durante el período glacial, las precipitaciones<br />

fueron m<strong>en</strong>ores que <strong>en</strong> la actualidad, al m<strong>en</strong>os las partes<br />

c<strong>en</strong>tral y ori<strong>en</strong>tal del país, <strong>en</strong> consecu<strong>en</strong>cia el caudal de agua que<br />

desc<strong>en</strong>día de las montañas era m<strong>en</strong>or que el actual. La mayor parte<br />

de los ríos, que debían atravesar ext<strong>en</strong>sas llanuras con clima desértico<br />

agotaban su limitado caudal por evaporación e infiltración sin<br />

lograr alcanzar el mar -ni siquiera el río Cauto lo alcanzaba, lo que<br />

se sabe por la inexist<strong>en</strong>cia del cañón fluvial (Yunin et al., 1976) <strong>en</strong> la<br />

plataforma hoy sumergida- las corri<strong>en</strong>tes fluviales se estancaban,<br />

atrapadas <strong>en</strong>tre los propios sedim<strong>en</strong>tos que depositaban formando<br />

lagunas temporales poco profundas donde se evaporaban las aguas,<br />

con lo que aum<strong>en</strong>taba la conc<strong>en</strong>tración de estas provocando la<br />

precipitación de la carga soluble producto del intemperismo <strong>en</strong> las<br />

montañas (Ortega, 1986).<br />

La precipitación de las sales fácilm<strong>en</strong>te solubles provocó la aparición<br />

de ext<strong>en</strong>sos saladares, a estas regiones llegaban cantidades<br />

importantes de sílice prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te del intemperismo de las rocas<br />

magmáticas de las montañas, así como una gran cantidad de magnesio<br />

de la alteración de las ofiolitas (Buguelsky y Formel, 1973); <strong>en</strong> los<br />

fangos de las lagunas salobres, esos elem<strong>en</strong>tos pued<strong>en</strong> transformar las<br />

esmectitas y arcillas caoliníticas <strong>en</strong> palygorskita (Viani et al., 1983;<br />

H<strong>en</strong>ning y Storr, 1986; Monger, y Daugherty, 1991), mineral arcilloso<br />

fibroso que aum<strong>en</strong>ta aún más la plasticidad y propiedades vérticas<br />

de los suelos y sedim<strong>en</strong>tos terríg<strong>en</strong>os. A partir de estos sedim<strong>en</strong>tos<br />

fluvio-lacustres se forman los takires ("playa" <strong>en</strong> la literatura de Estados<br />

Unidos), que no son más que arcillas muy plásticas cuando se<br />

humedec<strong>en</strong>, pero que al secarse se contra<strong>en</strong> y agrietan separándose<br />

<strong>en</strong> bloques muy d<strong>en</strong>sos, imp<strong>en</strong>etrables para las raíces de las plantas<br />

(Belnap y Lange, 2001).<br />

El mismo cuadro recién descrito existió <strong>en</strong> la llanura norte de las<br />

provincias c<strong>en</strong>trales, la difer<strong>en</strong>cia es<strong>en</strong>cial que los materiales eran<br />

depositados por corri<strong>en</strong>tes fluviales efímeras, que depositaron ext<strong>en</strong>sos<br />

abanicos proluviales-coluviales (Liliemberg, 1970).<br />

Sobre los takires las angiospermas son raras, solo los arbustos capaces<br />

de desarrollar un sistema radical profundo de una manera muy<br />

rápida pued<strong>en</strong> instalarse <strong>en</strong> ellos. En la temporada seca la superficie<br />

- 41 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

de los takires queda prácticam<strong>en</strong>te desnuda, sobre los saladares ya<br />

abandonados por las aguas temporales se desarrollaría una vegetación<br />

muy dispersa de halofitas con especies como Batis marítima y otras<br />

plantas sucul<strong>en</strong>tas.<br />

En la época de lluvias, se rebosaban las lagunas con el agua llegada<br />

desde las alturas, esto brindaba la oportunidad de desarrollo temporal<br />

abundante del fitoplancton y de algunas plantas hidrofitas. Una<br />

parte de esta flora, al ser consumida directam<strong>en</strong>te, era el primer eslabón<br />

de una cad<strong>en</strong>a trófica, pero la mayor parte de la biomasa, al caer y<br />

descomponerse <strong>en</strong> el ci<strong>en</strong>o lacustre, se convertía <strong>en</strong> el alim<strong>en</strong>to del<br />

zooplancton base de una importante cad<strong>en</strong>a trófica (L<strong>en</strong>z, et al.,<br />

1986; Alongi, 1990) <strong>en</strong> la cual las aves zancudas ocupan uno de<br />

los eslabones más altos (Grear, 1992). En la cúspide de esa cad<strong>en</strong>a se<br />

<strong>en</strong>contrarían los saurios. A lo largo de las corri<strong>en</strong>tes fluviales debían<br />

existir bosques de galería con ambi<strong>en</strong>tes propicios para los as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos<br />

humanos. En los bordes de las lagunas y cursos bajos de los<br />

ríos, el bosque de galería podía ser remplazado por una estrecha banda<br />

de bosque de manglar.<br />

LAS ZONAS MONTAÑOSAS<br />

En las zonas montañosas de <strong>Cuba</strong> se ha descrito una clara zonación<br />

vertical de la vegetación (Hernández, et al., 1971; Borhidi, 1996).<br />

Durante el período glacial las mismas zonas bioclimáticas o sus<br />

variantes más xéricas desc<strong>en</strong>dieron gracias a la disminución de las<br />

temperaturas y al aum<strong>en</strong>to del gradi<strong>en</strong>te vertical de esta (Schubert<br />

y Medina, 1982; Bush, et al., 2001). En el occid<strong>en</strong>te, donde la temperatura<br />

fue cerca de 8 o 9°C inferior a la actual con un gradi<strong>en</strong>te<br />

cercano a 1°/100m, se puede p<strong>en</strong>sar <strong>en</strong> un desc<strong>en</strong>so teórico de cerca<br />

de 800 m.<br />

En el macizo de Guamuhaya, <strong>en</strong> el c<strong>en</strong>tro de la Isla, donde la temperatura<br />

debió ser algo más elevada que <strong>en</strong> el extremo occid<strong>en</strong>tal,<br />

mi<strong>en</strong>tras que el gradi<strong>en</strong>te vertical de esta a causa de la sequedad del<br />

aire se elevaba, el desc<strong>en</strong>so teórico de las zonas bioclimáticas debió<br />

ser semejante al valor del extremo más occid<strong>en</strong>tal. Sin embargo, se<br />

debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong>. cu<strong>en</strong>ta que <strong>en</strong> este período, las montañas del c<strong>en</strong>tro<br />

de la Isla estaban muy alejadas de la costa noroccid<strong>en</strong>tal humedecida<br />

por la evaporación de la corri<strong>en</strong>te del Golfo, fu<strong>en</strong>te de humedad<br />

de las montañas de Pinar del Río; tampoco era alcanzada por los<br />

-42-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

vi<strong>en</strong>tos alisios que humedecían a las montañas ori<strong>en</strong>tales. Privada<br />

de las dos principales fu<strong>en</strong>tes de humedad, las montañas c<strong>en</strong>trales<br />

fueron especialm<strong>en</strong>te secas, los climas templados húmedos (C) no<br />

podían ocupar territorios muy ext<strong>en</strong>sos como <strong>en</strong> los extremos de la<br />

gran isla de <strong>Cuba</strong>.<br />

En la Sierra Maestra, el desc<strong>en</strong>so de las zonas bioclimáticas se<br />

debió más al aum<strong>en</strong>to del gradi<strong>en</strong>te vertical de temperatura que a<br />

la media anual, solo algo más fría que la actual. Es muy posible que<br />

<strong>en</strong> las cumbres más elevadas el clima llegara a ser incluso polar (E)<br />

-como ocurrió <strong>en</strong> La Española (Schubert y Medina, 1982)- y se<br />

formara una vegetación de páramo seco. <strong>Los</strong> climas predominantes<br />

<strong>en</strong> las montañas eran templados y húmedos que permitía el desarrollo de<br />

una importante vegetación forestal. <strong>Los</strong> pinares pudieron desc<strong>en</strong>der<br />

hasta las llanuras <strong>en</strong> las regiones donde la escasa humedad les permitía<br />

competir con la vegetación arbustiva y herbácea incluso <strong>en</strong> suelos<br />

ricos <strong>en</strong> nutri<strong>en</strong>tes; junto a los pinos desc<strong>en</strong>dieron otros árboles<br />

típicos de las montañas como la sabina (Bery, 1913) que ahora se<br />

<strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> las montañas ori<strong>en</strong>tales y <strong>en</strong> las costas ar<strong>en</strong>osas (Roig,<br />

1975). La fauna debió ser variada y abundante, sobre todo <strong>en</strong> las<br />

montañas del ori<strong>en</strong>te del País -con clima más b<strong>en</strong>igno que el del<br />

occid<strong>en</strong>te- lo cual contrasta con el limitado registro fósil de esa<br />

zona <strong>en</strong> comparación con la gran cantidad de hallazgos <strong>en</strong> la zona<br />

occid<strong>en</strong>tal (Gutiérrez y ]aimez, 2007). Esta contradicción tal vez<br />

pueda explicarse por el mayor desarrollo del carso <strong>en</strong> el occid<strong>en</strong>te<br />

que <strong>en</strong> el ori<strong>en</strong>te del País (Núñez, et al., 1984); el carso favorece<br />

la formación de espeluncas, las que han funcionado como trampas<br />

donde se pued<strong>en</strong> acumular restos faunísticos con más facilidad que<br />

<strong>en</strong> las zonas no cársicas o con carso cubierto. Las zonas montañosas<br />

de <strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral y Ori<strong>en</strong>tal, <strong>en</strong> lo g<strong>en</strong>eral, carec<strong>en</strong> de la cobertura de<br />

rocas carbonatas carsificables.<br />

EL FIN DEL PERíODO GLACIAL<br />

La última etapa del período glacial (30 000 a 19 000 años) se caracterizó<br />

por un frío extremo reflejado <strong>en</strong> el máximo avance de los<br />

glaciares con el consigui<strong>en</strong>te desc<strong>en</strong>so del nivel del mar hasta 120 m<br />

con respecto a la cota actual (Fairbridge, 1963; Chapell, 1974). Esta<br />

etapa <strong>en</strong> extremo fría terminó de forma abrupta, el cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to<br />

hizo que los glaciares com<strong>en</strong>zaran a deshelarse provocando una<br />

rápida elevación del nivel del mar (Chapell, 1974; Clark, 2004).<br />

-43 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Aunque el deshielo y la elevación del nivel del mar han sido procesos<br />

constantes durante los últimos 19 000 años, <strong>en</strong> tres ocasiones<br />

hubo un acelerami<strong>en</strong>to notable de la descarga de agua dulce al océano<br />

(Melt Water Pulses o MWP), correspondi<strong>en</strong>tes a temperaturas<br />

planetarias marcadam<strong>en</strong>te elevadas, estos mom<strong>en</strong>tos fueron: 1) el<br />

comi<strong>en</strong>zo del deshielo hace 19 000 años; 2) hace unos 14500 años<br />

(fin del Oldest Dryas y comi<strong>en</strong>zo del B011ing-Allerod); 3) hace unos<br />

11 300 años, fin del Younger Dryas.<br />

El comi<strong>en</strong>zo de estos episodios cálidos ha sido abrupto, <strong>en</strong> pocos<br />

siglos, o incluso dec<strong>en</strong>ios, la temperatura media del planeta se eleva<br />

varios grados (Dansgaard, et al., 1989). La mayor evaporación<br />

pot<strong>en</strong>cial increm<strong>en</strong>ta la velocidad del ciclo hidrológico por lo que<br />

aum<strong>en</strong>tan las precipitaciones a escala global.<br />

La curva de paleotemperaturas obt<strong>en</strong>ida a partir del las relaciones<br />

0 16 /0 18 <strong>en</strong> una estalagmita del extremo occid<strong>en</strong>tal de <strong>Cuba</strong> (Pajón,<br />

2006) refleja un cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to continuo de esa región desde el<br />

comi<strong>en</strong>zo del deshielo. La edad máxima de la sección tomada de<br />

la estalagmita es de 15 300 años, por lo que se puede asumir que<br />

durante el período glacial anterior el régim<strong>en</strong> hidrológico imperante<br />

<strong>en</strong> el extremo suroccid<strong>en</strong>tal de Pinar del Río no alcanzaba a des<strong>en</strong>cad<strong>en</strong>ar<br />

procesos cársicos <strong>en</strong>érgicos, ya que la disolución y posterior<br />

deposición de calcita <strong>en</strong> la estalagmita no ocurría <strong>en</strong> esos mom<strong>en</strong>tos;<br />

hubo que esperar el aum<strong>en</strong>to de las precipitaciones que acompañó a<br />

la desglaciación planetaria. El aum<strong>en</strong>to del calor a escala planetaria<br />

no fue tan manifiesto <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> por dos razones; el manto Laur<strong>en</strong>tino<br />

aunque perdió mucho de su espesor continuaba cubri<strong>en</strong>do superficies<br />

muy ext<strong>en</strong>sas, mant<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do el mismo albedo de la época glacial lo<br />

que reducía el cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to del subcontin<strong>en</strong>te norteamericano,<br />

mi<strong>en</strong>tras que el movimi<strong>en</strong>to de los vi<strong>en</strong>tos polares hacia el sur era<br />

favorecido; por otra parte, el deshielo de los glaciares de América<br />

del Norte aportaba un volum<strong>en</strong> muy grande de agua dulce gélida,<br />

la cual, <strong>en</strong> lo es<strong>en</strong>cial, se evacuaba por el río Mississippi para llegar<br />

hasta el Golfo de México (Brown, et al., 1999), que de esa manera<br />

se cubría por la termoclina cuyas aguas se helaban con facilidad <strong>en</strong><br />

cada invierno.<br />

El MWP correspondi<strong>en</strong>te a el fin del Oldest Dryas provocó una<br />

avalancha de agua gélida <strong>en</strong> el Golfo de México que hizo desc<strong>en</strong>der .<br />

algo la temperatura <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> Occid<strong>en</strong>tal (ver Pajón, 2006: 7); (Leyd<strong>en</strong>,<br />

et al., 1994) constataron <strong>en</strong> Yucatán un período frío y seco concordante<br />

con este MWP.<br />

Una gran parte de las aguas del deshielo de los glaciares de Norteamérica<br />

se det<strong>en</strong>ía <strong>en</strong> el inm<strong>en</strong>so lago Agassiz que existió al sur de<br />

-44 -


COLECTIVO DE AUTORES<br />

los actuales Grandes Lagos, cubría desde el actual estado de Illinois<br />

hasta Minnesota y Dakota del Norte (Smith y Fisher, 2003). Este lago<br />

se veía forzado a dr<strong>en</strong>ar solo hacia el sur a través del Mississippi ya<br />

que por el oeste las Rocallosas cierran el paso hacia el Pacífico<br />

y los posibles pasos hacia el Océano Atlántico estaban cerrados<br />

por los hielos del manto Laur<strong>en</strong>tino.<br />

Llegó el mom<strong>en</strong>to <strong>en</strong> que los hielos del manto Laur<strong>en</strong>tino dejaron<br />

de actuar como un dique natural, esto ocurrió hace 12900 años. El<br />

lago Agassiz se vació de forma abrupta verti<strong>en</strong>do sus aguas directam<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> el Atlántico del Norte a través del canal del actual río San<br />

Lor<strong>en</strong>zo. Durante una década este océano recibió un <strong>en</strong>orme caudal<br />

de agua dulce que cubrió su superficie, lo que trastornó la circulación<br />

g<strong>en</strong>eral oceánica; se des<strong>en</strong>cad<strong>en</strong>ó un <strong>en</strong>friami<strong>en</strong>to planetario conocido<br />

<strong>en</strong> la literatura como Younger Dryas (Broecker, et al. 1989).<br />

El <strong>en</strong>friami<strong>en</strong>to g<strong>en</strong>eral del hemisferio norte se reflejó <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong><br />

<strong>en</strong> un moderado desc<strong>en</strong>so de la temperatura media, no fue un desc<strong>en</strong>so<br />

tan pronunciado como lo fue <strong>en</strong> Europa ya que el volum<strong>en</strong><br />

de agua fría que desc<strong>en</strong>día por el Mississippi se redujo al mínimo,<br />

es posible que desde <strong>en</strong>tonces el Golfo de México dejara de helarse<br />

<strong>en</strong> los inviernos. La oscilación anual de la temperatura <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> dejó<br />

de ser muy marcada.<br />

El tercer MWP se correspondió con el fin del Younger Dryas hace<br />

11 300 años, la temperatura del planeta asc<strong>en</strong>dió de forma brusca.<br />

Este último cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to elevó la temperatura del occid<strong>en</strong>te de <strong>Cuba</strong><br />

<strong>en</strong> unos 10°C, el cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to no fue esta vez amortiguado por las<br />

aguas del deshielo, ya que habían dejado su curso hacia el Golfo de<br />

México para desaguar directam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el Atlántico del Norte.<br />

Este ev<strong>en</strong>to suele considerarse como el hito que marca el inicio<br />

del Holoc<strong>en</strong>o.<br />

<strong>Los</strong> climas predominantes del planeta, fríos y secos, se transformaron<br />

<strong>en</strong> cálidos y muy húmedos, tras una breve oscilación la temperatura<br />

alcanzó valores muy elevados que se conservaron durante<br />

varios mil<strong>en</strong>ios. La apoteosis de este período cálido y muy húmedo<br />

es conocido <strong>en</strong> la literatura paleoclimática como Óptimo Climático<br />

Postglacial (OCP), com<strong>en</strong>zó hace 8 000 a 9 000 años atrás, se ext<strong>en</strong>dió<br />

hasta hace solo 3 500 a 4 000 años, cuando ocurrió rápido,<br />

aunque no profundo <strong>en</strong>friami<strong>en</strong>to planetario, que quedó marcado<br />

por el avance de los glaciares europeos (avance Rotmoos 1, hace<br />

3 500 a 3 000 años AP; Chaline, 1972).<br />

En reStim<strong>en</strong>, de manera g<strong>en</strong>eral se puede decir que <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> durante<br />

la transición del período glacial al Holoc<strong>en</strong>o ocurrieron dos episodios<br />

-45-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

cálidos de mediana a pequeña <strong>en</strong>vergadura, tal vez continuación de<br />

los ev<strong>en</strong>tos Dansgaard-Oeschger del período glacial (Schulz, 2002).<br />

La transición a los episodios cálidos ocurre de manera abrupta<br />

(Dansgaard, et al., 1989; Uriarte, 2003). El inicio del Holoc<strong>en</strong>o<br />

quedó marcado por un tercer ev<strong>en</strong>to cálido coincid<strong>en</strong>te con el fin<br />

del Younger Dryas, <strong>en</strong> esta ocasión la elevación de la temperatura<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> occid<strong>en</strong>tal además de abrupta fue de gran <strong>en</strong>vergadura. <strong>Los</strong><br />

súbitos cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos planetarios <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> estuvieron acompañados<br />

por un dramático increm<strong>en</strong>to de las precipitaciones. El comi<strong>en</strong>zo<br />

de la formación de las estalagmitas, ya visto anteriorm<strong>en</strong>te, es<br />

una de las evid<strong>en</strong>cias; exist<strong>en</strong> otras evid<strong>en</strong>cias edáficas (Ortega,<br />

et al.), geomorfológicas (Acevedo, 1976, 1986) y sedim<strong>en</strong>to lógicas<br />

(Dzulynski et al., 1984).<br />

PAlEOECOlOGíA DE lA TRANSICiÓN<br />

Al HOlOCENO<br />

<strong>Los</strong> súbitos aum<strong>en</strong>tos de la temperatura y de las precipitaciones, así<br />

como la alteración del ciclo anual de las estaciones debió afectar el<br />

ciclo biológico de numerosas especies animales y vegetales, lo cual<br />

suele reflejarse <strong>en</strong> una disminución drástica de la productividad<br />

biológica de los ecosistemas.<br />

Es posible que el impacto mayor se produjera hace 19 000 años<br />

por el aum<strong>en</strong>to de las precipitaciones, más que por el moderado<br />

aum<strong>en</strong>to de la temperatura. Estas primeras lluvias torr<strong>en</strong>ciales cayeron<br />

<strong>en</strong> un paisaje con una cubierta vegetal dispersa o poco d<strong>en</strong>sa<br />

arbustiva, que no protegía adecuadam<strong>en</strong>te al suelo contra la erosión<br />

hídrica (Ortega, et al.). La red fluvial era adecuada para el dr<strong>en</strong>aje<br />

de las limitadas precipitaciones del período glacial, pero no fue<br />

apropiada para evacuar el increm<strong>en</strong>to de lluvias, coincid<strong>en</strong>te con los<br />

ev<strong>en</strong>tos Dansgaard-Oeschger, por esta causa surgieron numerosos<br />

lagos y humedales; ejemplo de esto son la Laguna de Ariguanabo y<br />

las lagunas que aún persist<strong>en</strong> <strong>en</strong> la llanura al norte del poblado de<br />

Aguacate, todas <strong>en</strong> la provincia Mayabeque, donde el sistema<br />

de dr<strong>en</strong>aje no ha llegado a completarse.<br />

Estas lagunas fueron un hábitat muy favorable para el florecimi<strong>en</strong>to<br />

de una abundante fauna dulceacuícola. <strong>Los</strong> frecu<strong>en</strong>tes hallazgos de<br />

restos de esta fauna (McPhee, et al., 2007; Gutiérrez y]aimez, 2007)<br />

fue uno de los factores que impulsaron, <strong>en</strong> los años ses<strong>en</strong>ta y set<strong>en</strong>ta<br />

-46-


,<br />

COLECTIVO DE AUTORES<br />

il<br />

del siglo xx, a postular la coincid<strong>en</strong>cia del período glacial con un<br />

pluvial <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> (Furrazola, et al., 1964; Acevedo, 1971; Mayo y<br />

Peñalver, 1972; Kartashov y Mayo, 1976; Gradusov, et al., 1976).<br />

La vegetación abierta de regiones secas fue paulatinam<strong>en</strong>te sustituida<br />

por una d<strong>en</strong>sa vegetación forestal, los animales especializados<br />

<strong>en</strong> el consumo de plantas herbáceas y tubérculos deambulando por<br />

espacios abiertos vieron restringido su hábitat a las sabanas edáficas<br />

y costas más pedregosas y secas, mi<strong>en</strong>tras que los nuevos bosques<br />

brindaban nuevas oportunidades a los roedores y mamíferos de talla<br />

pequeña.<br />

Las nuevas especies de moluscos terrestres que habían especiado<br />

por deriva g<strong>en</strong>ética <strong>en</strong> las aisladas montañas ori<strong>en</strong>tales durante el<br />

prolongado período glacial, com<strong>en</strong>zaron su muy l<strong>en</strong>ta difusión (Ortega<br />

y Arcia, 1982).<br />

La asc<strong>en</strong>sión del mar al cubrir ext<strong>en</strong>sas áreas costeras creó superficies<br />

muy ext<strong>en</strong>sas de piélagos someros <strong>en</strong> los cuales ampliaron su<br />

hábitat gran cantidad de crustáceos y peces.<br />

La ext<strong>en</strong>sión de la vegetación de manglar estuvo restringida durante<br />

el período glacial a algunas zonas deltaicas debido a que los climas<br />

áridos no son favorables para su desarrollo (Scholl, 1968; Marius,<br />

1976; Boivin, et al., 1986), a lo que se debe sumar la estrechez de la<br />

franja de marea durante el período glacial a causa de la aguda p<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te<br />

del veril de la plataforma insular hasta el cual había desc<strong>en</strong>dido<br />

la línea costera; p<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te que, a su vez, hacía difícil la acumulación<br />

<strong>en</strong> la línea de costa de sedim<strong>en</strong>tos blandos imprescindibles para el<br />

<strong>en</strong>raizami<strong>en</strong>to efici<strong>en</strong>te de la vegetación del manglar.<br />

<strong>Los</strong> manglares tuvieron oportunidad de expandirse desde las zonas<br />

deltaicas hacia el resto de la franja costera cuando el nivel del mar<br />

alcanzó la superficie de la actual plataforma insular, que por lo g<strong>en</strong>eral<br />

no ti<strong>en</strong>e más de 20 m de profundidad. Esto pudo ocurrir a fines del<br />

Allemd, hace unos 13 000 años o después del Younger Dryas, 11500<br />

años AP, fechas dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de la p<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te y cota del tramo de la<br />

plataforma considerada, así como de los movimi<strong>en</strong>tos neotectónicoso<br />

Según los fechados realizados por la firma holandesa Nedeco,<br />

las turbas <strong>en</strong> los alrededores de la Laguna del Tesoro com<strong>en</strong>zaron<br />

a formarse hace 11 000 años (Furrazola, et al., 1964), coincid<strong>en</strong>te<br />

con lo expuesto.<br />

Dado el importante papel de los manglares como productores<br />

primarios <strong>en</strong> la zona litoral, su aparición estimuló los procesos biológicos<br />

de la plataforma, con seguridad aum<strong>en</strong>tó el número de especies<br />

- 47-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

y de individuos de la plataforma, <strong>en</strong> especial crustáceos y moluscos<br />

que viv<strong>en</strong> directam<strong>en</strong>te o se reproduc<strong>en</strong> <strong>en</strong>tre las raíces del manglar.<br />

La barrera de mangle protege la línea costera de la erosión del<br />

oleaje, la aparición de los manglares litorales debió reducir la turbidez<br />

de las aguas costeras, lo que permitió el mejor desarrollo de los<br />

corales. Las barreras coralinas de <strong>Cuba</strong> no sobrepasan los 20 a 25 m<br />

(Yunin, 1967), lo que significa que com<strong>en</strong>zaron a formarse solo <strong>en</strong> el<br />

Holoc<strong>en</strong>o Temprano (Yunin, 1967), o sea no antes del ev<strong>en</strong>to Allerod,<br />

hace unos 13 000 a 12 000 años. Las barreras coralinas son <strong>en</strong> sí<br />

un hábitat especial donde se multiplican innumerables especies de<br />

peces, moluscos y crustáceos.<br />

LA SITUACiÓN AMBIENTAL DEL PRETRIBAL<br />

TEMPRANO EN CUBA<br />

Al sur del manto glaciar Laur<strong>en</strong>tino -que com<strong>en</strong>zó a derretirse hace<br />

19 mil años, hasta desaparecer hace solo 8 000- hasta las orillas<br />

del Golfo de México existieron distintos esc<strong>en</strong>arios ecológicas que<br />

condicionaron difer<strong>en</strong>tes vías adaptativas de los antiguos pobladores.<br />

En las grandes planicies del sur, fuera de las zonas recién arboladas<br />

de los Apalaches y Rocallosas, predominaban ambi<strong>en</strong>tes abiertos,<br />

cubiertos de vegetación herbácea, más o m<strong>en</strong>os d<strong>en</strong>sa de acuerdo<br />

con la humedad o sequedad del clima; <strong>en</strong> esos ambi<strong>en</strong>tes pululaban<br />

mamíferos de gran talla, <strong>en</strong> especial cérvidos, y bóvidos que fueron<br />

cazados por el paleoindio (Cannon y Meltzer, 2004). La caza de estos<br />

animales requería de armas p<strong>en</strong>etrantes lo que estimuló el perfeccionami<strong>en</strong>to<br />

de la industria lítica <strong>en</strong> busca de puntas cada vez más<br />

agudas con superficies lo más lisas posible (desarrollo secu<strong>en</strong>cial de<br />

los complejos Clovis, Folsom, Sandía y Plano).<br />

Al mismo tiempo, la línea costera brindaba una oportunidad dietaria<br />

difer<strong>en</strong>te. La baja temperatura del Golfo de México favorecía la<br />

abundancia de mamíferos marinos como las focas cuya reproducción<br />

se lleva a cabo <strong>en</strong> tierra firme donde podían ser cazadas con facilidad.<br />

Con igual facilidad podían ser atrapados los quelonios durante<br />

el desove estival. La baja temperatura del agua también favorecía la<br />

proliferación de moluscos marinos que debieron ser una parte importante<br />

de la dieta al igual que lo fueron para los recolectores marinos<br />

posteriores de las costas de Virginia y las Carolinas (Waselkov, 1982).<br />

-48 -


COLECTIVO DE AUTORES<br />

La posibilidad de desarrollo de comunidades especializadas <strong>en</strong> la<br />

caza de estos animales unida a la recolección y tal vez la pesca no se<br />

puede descartar. Sus as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos y sitios de tránsito debían estar<br />

muy cerca de la orilla del mar, por lo que dado al continuo increm<strong>en</strong>to<br />

del nivel del mar hoy deb<strong>en</strong> estar bajo las agua (Gagliano, 1977).<br />

Estas últimas comunidades no t<strong>en</strong>ían necesidad de perfeccionar<br />

las puntas líticas para confeccionar armas p<strong>en</strong>etrantes, la escasa<br />

movilidad <strong>en</strong> tierra de los animales que cazaban les permitía obt<strong>en</strong>er<br />

mejores resultados con armas contund<strong>en</strong>tes. Como apunta Baker<br />

(2004), aunque la industria lítica grosera pudo evolucionar a las<br />

puntas Clovis, ambas industrias pudieron coexistir <strong>en</strong> el tiempo, y<br />

evolucionar de manera indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te. Este hipotético cazador de<br />

focas se debió desplazar a lo largo de la costa norte del Golfo de México<br />

hasta llegar a La Florida, aunque <strong>en</strong> esta p<strong>en</strong>ínsula solo se conoc<strong>en</strong><br />

dos sitios (Litde Salt Spring y Alexon) de pobladores tempranos sin<br />

que se pueda establecer una relación clara con la apropiación de<br />

vertebrados (Cannon y Meltzer, 2004). Se debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que<br />

esto es compr<strong>en</strong>sible si se ti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que la costa occid<strong>en</strong>tal<br />

de la P<strong>en</strong>ínsula de La Florida está a unos 200 km de la línea costera<br />

actual. No obstante Rouse y Crux<strong>en</strong>t (1969) sosti<strong>en</strong><strong>en</strong> que el hombre<br />

de "Mordán-Barreras" cazaba animales grandes, sobre todo manatíes<br />

y focas apoyados con evid<strong>en</strong>cias de las Antillas.<br />

La escasez de sitios arqueológicos no hace más que reforzar la idea<br />

de que fueron habitantes de la línea costera y que sus lugares de habitación<br />

quedaron bajo las aguas debido a la transgresión holocénica.<br />

Es muy probable que la <strong>en</strong>trada del hombre apropiador pretribal<br />

temprano <strong>en</strong> las Antillas Mayores fuera desde Norteamérica a través<br />

de las Bahamas (Rey y Garda, 1988; Febles, 1994). Durante casi todo<br />

el período glacial, las Bahamas formaron un archipiélago de grandes<br />

islas con costas muy irregulares extremo norte del Archipiélago de<br />

las Bahamas durante el período wisconsiano). Las aguas que bañaban<br />

este archipiélago eran 4°C más frías que <strong>en</strong> la actualidad (Lynts y<br />

Judd, 1971), mi<strong>en</strong>tras que <strong>en</strong> el Golfo de México, aún <strong>en</strong> el extremo<br />

ori<strong>en</strong>tal, alejado de la influ<strong>en</strong>cia del Mississippi, la temperatura era<br />

hasta 7 oC inferior a la actual (Emiliani, et al., 1975). Esto pudo significar<br />

que además de las focas, los sirénidos fueran más frecu<strong>en</strong>tes<br />

<strong>en</strong> este archipiélago que <strong>en</strong> la costa norte del Golfo de México y<br />

que el gélido delta del Mississippi.<br />

La caza de estas presas, sumada a las tortugas terrestres -que<br />

poblaban las Bahamas hasta tiempos bastante cercanos (Berman,<br />

1994)- debió ser el factor principal que atrajo al hombre temprano<br />

hasta las Bahamas.<br />

-49 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Si se acepta la posibilidad del cruce del Estrecho de La Florida por<br />

estas poblaciones, el paso del Canal Viejo de Bahamas para alcanzar<br />

a <strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral era mucho más s<strong>en</strong>cillo, por la distancia de m<strong>en</strong>os<br />

de 20 km y por la tranquilidad de esas aguas. Queda preguntarse<br />

qué factores pudieron atraer a esos pueblos a <strong>Cuba</strong>.<br />

Se debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que la costa norte de <strong>Cuba</strong>, posiblem<strong>en</strong>te<br />

a partir de la P<strong>en</strong>ínsula de Hicacos hasta la Bahía de Nipe, era muy<br />

seca, rocas desnudas o ar<strong>en</strong>ales casi desprovistos de vegetación, los<br />

ríos de corri<strong>en</strong>te constante no alcanzaban el mar <strong>en</strong> esa costa.<br />

Casi a todo lo largo de esa costa hay frecu<strong>en</strong>tes manifestaciones<br />

superficiales de sílex y calizas silicificadas (Elvers, 2006); el sílex<br />

se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> la superficie del terr<strong>en</strong>o, es fácil de localizar <strong>en</strong> las<br />

superficies rocosas desarboladas (Ortega y Zhuravliova, inédito).<br />

Las poblaciones más tempranas de <strong>Cuba</strong> emplearon estos materiales<br />

(Elvers, 2006), los instrum<strong>en</strong>tos líticos que se elaboraban eran incluso<br />

llevados a las Bahamas (Febles, 1991) hasta hace unos 1200 años atrás<br />

(Berman, 1993). La exploración del territorio <strong>en</strong> búsqueda de estas<br />

materias primas, inexist<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> las Bahamas y raras <strong>en</strong> la P<strong>en</strong>ínsula<br />

de La Florida, puso <strong>en</strong> contacto al hombre recién llegado con otros<br />

ambi<strong>en</strong>tes más favorables <strong>en</strong> el interior de la Isla y, <strong>en</strong> especial, <strong>en</strong> las<br />

costas y terr<strong>en</strong>os premontanos de la costa norte de la parte ori<strong>en</strong>tal<br />

de <strong>Cuba</strong> desde Nicaro, donde el clima era cálido y húmedo. En esta<br />

región se ha <strong>en</strong>contrado la industria lítica más primitiva atribuida a<br />

estos apropiadores tempranos (Febles, 1986; Izquierdo, 2008); este<br />

ha hecho p<strong>en</strong>sar que la <strong>en</strong>trada a <strong>Cuba</strong> de estas poblaciones ocurrió<br />

por la costa del extremo más ori<strong>en</strong>tal de <strong>Cuba</strong>. Sin embargo, se debe<br />

t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que la isla baham<strong>en</strong>se más cercana a esa costa de <strong>Cuba</strong><br />

es Creat Iguana, situada a más de 100 km hacia el nordeste y que<br />

esta a su vez no forma parte de Banco de Las Bahamas, del que está<br />

a una distancia de más de 130 km. Sin corri<strong>en</strong>tes marinas favorables<br />

<strong>en</strong> esa travesía, para v<strong>en</strong>cer esas distancias debieron perfeccionar el<br />

uso del remo y por tanto de embarcaciones capaces de surcar el mar<br />

o haber descubierto el uso de la vela para aprovechar los vi<strong>en</strong>tos<br />

alisios, favor-ªbles para la travesía hacia <strong>Cuba</strong>.<br />

Por el contrario, el cruce del Canal Viejo de Las Bahamas debió<br />

ser fácil, la distancia <strong>en</strong>tre el Banco de las Bahamas y la costa norte<br />

c<strong>en</strong>tral era inferior a los 20 km, 17 km <strong>en</strong> el lugar más estrecho, la<br />

costa de <strong>Cuba</strong> era visible desde la otra orilla. Sin embargo el ajuar<br />

lítico de estos primeros pobladores, <strong>en</strong>contrados <strong>en</strong> el c<strong>en</strong>tro de <strong>Cuba</strong>,<br />

a simple vista, es m<strong>en</strong>os elaborado que el de la región ori<strong>en</strong>tal, pero<br />

esto no obedece a un f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o temporal, por lo que plantean que son<br />

- 50-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

•<br />

l'<br />

sitios más tardíos. Así el alto grado de pragmatismo <strong>en</strong> la elaboración<br />

de los artefactos pudiera id<strong>en</strong>tificar el surgimi<strong>en</strong>to de la economía del<br />

pretribal medio toda vez que facilita un mayor aprovechami<strong>en</strong>to de<br />

los recursos cont<strong>en</strong>idos <strong>en</strong> la naturaleza, sobre todo de las materias<br />

primas, por tal razón parece ser el marco propicio <strong>en</strong> que debemos<br />

ubicar estas piezas de la región c<strong>en</strong>tral, sin que t<strong>en</strong>gamos que considerarlas<br />

como tipos de herrami<strong>en</strong>tas originales ni desiguales desde<br />

el punto de vista tecnológico a las ya conocidas y estudiadas <strong>en</strong> el<br />

Complejo Cultural Seboruco (Martínez, et al., 1994).<br />

En realidad el arcaísmo <strong>en</strong> los artefactos no implica una extrema<br />

antigüedad; la razón es<strong>en</strong>cial radica <strong>en</strong> la calidad de las materias<br />

primas <strong>en</strong> unos y otros lugares y es lo que provoca, <strong>en</strong> es<strong>en</strong>cia, estas<br />

apar<strong>en</strong>tes difer<strong>en</strong>cias. Queda demostrado que <strong>en</strong> el aspecto tecnológico<br />

no exist<strong>en</strong> realm<strong>en</strong>te discrepancias con la tradición lítica<br />

del Complejo Cultural Sebo ruco, observada con claridad <strong>en</strong> todos<br />

los lugares de la región c<strong>en</strong>tral, <strong>en</strong> ocasiones con particularidades<br />

específicas <strong>en</strong> algunos solares arqueológicos, pero mant<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do la<br />

g<strong>en</strong>eralidad tecnológica de la tradición Seboruco. (Izquierdo y Sampedro,<br />

2001). Todo indica que esta industria lítica es posterior a la<br />

observada <strong>en</strong> el complejo cultural <strong>en</strong> Mayarí, debido a que los solares<br />

arqueológicos pres<strong>en</strong>tan un alto porc<strong>en</strong>taje de lascas y herrami<strong>en</strong>tas<br />

de medianas dim<strong>en</strong>siones lo cual es un índice que, por lo g<strong>en</strong>eral,<br />

aum<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> la medida que las estaciones son más tardías, por lo<br />

que pudiera tratarse de grupos prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes del tronco Mayarí y<br />

que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> un franco proceso de cambios hacia estadios<br />

superiores. Sin descartar, por supuesto, contactos e intercambios<br />

intercomunales <strong>en</strong> su largo peregrinar por difer<strong>en</strong>tes territorios con<br />

grupos de otras filiaciones culturales.<br />

Tampoco descartamos la posibilidad de que sean grupos de apropiadores<br />

del pretribal temprano algo más evolucionados, que arribaron<br />

<strong>en</strong> etapas más tardías a <strong>Cuba</strong>, por la zona noroeste de Villa<br />

Clara proced<strong>en</strong>tes de los llanos contin<strong>en</strong>tales de los Estados Unidos<br />

de América (Febles, 1990). Otros especialistas han considerado la<br />

posibilidad de una proced<strong>en</strong>cia a partir del territorio c<strong>en</strong>troamericano<br />

específicam<strong>en</strong>te Belice, (Wilson, Iceland and Hester, 1998), debido<br />

<strong>en</strong>tre otras cosas a las similitudes tecnotipológicas <strong>en</strong> el materiallítica<br />

de estos lugares con lo hallado <strong>en</strong> Sebo ruco, <strong>Cuba</strong> y <strong>en</strong> Mordán,<br />

República Dominicana. Así como fechados que según estos autores<br />

pudieran llegar a ser los más tempranos del Caribe, y no han faltado<br />

qui<strong>en</strong>es consideran su probable orig<strong>en</strong> suramericano.<br />

- 51 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Se debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que estos ajuares se han <strong>en</strong>contrado <strong>en</strong><br />

el norte de Villa Clara, <strong>en</strong> lugares que <strong>en</strong> ese <strong>en</strong>tonces se debían<br />

considerar como territorios interiores, alejados unos 25 km de la<br />

línea costera pleistocénica. Las evid<strong>en</strong>cias más tempranas de estos<br />

pobladores deb<strong>en</strong> buscarse <strong>en</strong> la cayería norte del Archipiélago<br />

Sabana-Camagüey, posiblem<strong>en</strong>te bajo o <strong>en</strong>tre las capas de eolianitas<br />

de la formación Guillermo (S<strong>en</strong>su Cabrera y Peñalver, 2001).<br />

En los territorios con clima estepario que predominaban <strong>en</strong> el<br />

interior de la Isla existía una fauna de vertebrados de talla mediana<br />

fáciles de cazar sobre todo tortugas terrestres y varias especies de perezosos<br />

(Rodríguez y V<strong>en</strong>to, 1989; Diaz, 2001: Condis, et al., 2008).<br />

<strong>Los</strong> espacios abiertos facilitaban el desplazami<strong>en</strong>to de estos primeros<br />

pobladores y favorecían la caza. La sequedad del clima les<br />

facilitaba el empleo del fuego <strong>en</strong> la cacería de especies de pequeña y<br />

mediana talla <strong>en</strong> espacios abiertos, tal como se practicaba <strong>en</strong> África<br />

sahariana desde el paleolítico (Foresta, 1990), o <strong>en</strong> las Antillas Mayores<br />

todavía a la llegada de los conquistadores (Las Casas, siglo XVI).<br />

Se puede p<strong>en</strong>sar que, sigui<strong>en</strong>do el ejemplo de los animales de los<br />

espacios abiertos, estos primeros hipotéticos habitantes conocieran<br />

a las zamias, marantas y nopales como recursos alim<strong>en</strong>ticios de<br />

importancia. En la zona desértica alcanzada por corri<strong>en</strong>tes fluviales<br />

de las montañas se formaban lagunas temporales más o m<strong>en</strong>os<br />

salinas <strong>en</strong> las cuales debía vivir una rica fauna de aves y crustáceos,<br />

coexisti<strong>en</strong>do con sus depredadores, <strong>en</strong> especial los cocodrilos. Este<br />

es un <strong>en</strong>torno que debió, también, ser atractivo para estos primeros<br />

pobladores que casi con seguridad escogerían como sitio de campam<strong>en</strong>tos<br />

estacionales los cercanos bosques de galería exist<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> las<br />

márg<strong>en</strong>es de los ríos prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes de las montañas.<br />

En las húmedas montañas debió existir una importante fauna de<br />

vertebrados, de m<strong>en</strong>or talla que <strong>en</strong> las estepas, incluy<strong>en</strong>do diversas<br />

especies de ed<strong>en</strong>tados, pero no es posible afirmarlo, <strong>en</strong> especial con<br />

respecto a las montañas del c<strong>en</strong>tro y ori<strong>en</strong>te de la Isla, debido a la escasez<br />

de registros exist<strong>en</strong>tes hasta el mom<strong>en</strong>to (Condis, et al., 2008).<br />

A pesar de la b<strong>en</strong>ignidad del clima, las montañas no debieron estar<br />

muy pobladas; <strong>en</strong> los bosques montanos de la <strong>Cuba</strong> Pleistocénica los<br />

recursos alim<strong>en</strong>ticios eran limitados; la obt<strong>en</strong>ción de proteínas por<br />

medio de la caza no era muy productivo <strong>en</strong> el medio forestal (Cross,<br />

1975; Fainberg, 1988), por otra parte, la flora autóctona arborícola<br />

cubana no se distingue por la pres<strong>en</strong>cia notable de especies de abundante<br />

producción de frutas comestibles. En los <strong>en</strong>cinares y bosques<br />

mixtos es posible que se recolectaran las bellotas y los piñones como<br />

- 52-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

un recurso relativam<strong>en</strong>te abundante <strong>en</strong> la temporada de fructificación.<br />

Grupos poco numerosos del apropiador temprano debió y pudo habitar<br />

estas regiones y establecer campam<strong>en</strong>tos temporales al m<strong>en</strong>os<br />

<strong>en</strong> las alturas más bajas. <strong>Los</strong> sitios de estancia debieron situarse <strong>en</strong><br />

la segunda terraza fluvial, fuera del alcance habitual de las crecidas<br />

y no muy alejado de la corri<strong>en</strong>te de agua.<br />

DURANTE EL TRÁNSITO CLIMÁTICO<br />

AL HOLOCENO<br />

,<br />

Como vimos anteriorm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> el período compr<strong>en</strong>dido desde el<br />

comi<strong>en</strong>zo del deshielo hace 19 mil años hasta el establecimi<strong>en</strong>to del<br />

clima holocénico, hace 8 mil años, ocurrieron elevaciones súbitas<br />

de la temperatura, vinculadas con el fin de los ev<strong>en</strong>tos Oldest<br />

y Younger Dryas. <strong>Los</strong> abruptos cal<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos planetarios -o al<br />

m<strong>en</strong>os uno de ellos- estuvieron acompañados por un aum<strong>en</strong>to muy<br />

importante de las precipitaciones. Por otra parte se debe t<strong>en</strong>er <strong>en</strong><br />

cu<strong>en</strong>ta que el tránsito de" un sistema climático a otro muy difer<strong>en</strong>te<br />

no se realiza de manera regular, sino a través de un período de gran<br />

inestabilidad e irregularidad de los procesos climáticos.<br />

Estos importantes cambios climáticos y la inestabilidad se reflejaba,<br />

por fuerza, <strong>en</strong> la vegetación; la floración y fructificación de muchas<br />

especies se trastornaba, desaparecían especies <strong>en</strong> determinados ecotopos<br />

con más rapidez que la colonización por otras más adaptadas<br />

a las nuevas condiciones. Como resultado sobrevi<strong>en</strong>e un período de<br />

hambre g<strong>en</strong>eralizada para toda la fauna terrestre. Como respuesta<br />

aum<strong>en</strong>ta la presión de los depredadores sobre sus presas. <strong>Los</strong> animales<br />

carnívoros debían depredar una fauna depauperada. Este hombre,<br />

al ver reducirse las fu<strong>en</strong>tes vegetales de alim<strong>en</strong>tos debió aum<strong>en</strong>tar la<br />

presión sobre los animales que había cazado habitualm<strong>en</strong>te, e incluso<br />

consumir otras especies que antes despreciara por la baja efici<strong>en</strong>cia<br />

que se lograba con su caza. Si se acepta que <strong>en</strong> el hemisferio occid<strong>en</strong>tal,<br />

durante el Cuaternario, ocurrieron cuatro glaciaciones y que <strong>en</strong><br />

cada tránsito al interglacial debió ocurrir ev<strong>en</strong>tos climáticos similares, la<br />

extinción masiva de la fauna pleistocénica solo puede ser explicada por<br />

la aparición de un nuevo factor: la pres<strong>en</strong>cia del hombre temprano como<br />

máximo depredador. Muchos consideran que la aparición del hombre<br />

fue un factor decisivo <strong>en</strong> la desaparición de gran parte de la fauna de<br />

- 53-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

vertebrados pleistocénicos <strong>en</strong> la América del Norte (Anon, 2005), <strong>Cuba</strong><br />

no ti<strong>en</strong>e que ser una excepción a esa regla.<br />

Las abundantes lluvias de este período caían <strong>en</strong> un paisaje cuya<br />

red de dr<strong>en</strong>aje no estaba adecuada para evacuar esos volúm<strong>en</strong>es de<br />

agua, que triplicaban los del período anterior. <strong>Los</strong> sitios de habitación<br />

cercanos a las orillas fueron barridos o cubiertos con los lodos<br />

prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes de la erosión masiva de las aún desarboladas lomas.<br />

Solo los sitios arqueológicos situados <strong>en</strong> algunas terrazas fluviales<br />

altas de las regiones montañosas pudieron preservarse.<br />

<strong>Los</strong> arrastres provocados por estas precipitaciones, mi<strong>en</strong>tras que<br />

destruían o sepultaban los posibles sitios arqueológicos, colmaban<br />

las cuevas y depresiones cársicas con materiales contin<strong>en</strong>tes de<br />

evid<strong>en</strong>cias paleontológicas y arqueológicas (Condis, et al., 2008).<br />

El período de transición debió ser dramático para las poblaciones<br />

humanas que pudieron existir <strong>en</strong> ese mom<strong>en</strong>to; el hambre y las <strong>en</strong>fermedades<br />

asociadas debieron ser f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os frecu<strong>en</strong>tes. Las lluvias<br />

y el dr<strong>en</strong>aje defici<strong>en</strong>te de los territorios favorecieron la aparición<br />

de grandes áreas de espejos de agua y humedales donde debió establecerse<br />

con bastante rapidez una cad<strong>en</strong>a trófica dulceacuícola, con<br />

predominio de aves zancudas y la pres<strong>en</strong>cia de cocodrilos. Este es<br />

un medio que el apropiador temprano de <strong>Cuba</strong> pudo aprovechar <strong>en</strong><br />

este mom<strong>en</strong>to de crisis. La abundancia de recursos pudo estimular<br />

el cambio del modo de vida de estas poblaciones favoreci<strong>en</strong>do la<br />

estancia más o m<strong>en</strong>os prolongada <strong>en</strong> sitios de habitación con cierta<br />

estabilidad, dada las condiciones de los humedales es de esperar que<br />

se establecieran <strong>en</strong> las orillas elevadas, también cabe la posibilidad de<br />

que hubieran adquirido la habilidad de construir alguna estructura<br />

del tipo "palafitos" pero muy primitiva, algo así como una plataforma<br />

sobre las raíces de los mangles.<br />

DURANTE EL ÓPTIMO CLIMÁTICO<br />

POSTGLACIAL OCP<br />

I<br />

1<br />

j<br />

I<br />

Como vimos, el Holoc<strong>en</strong>o Temprano se destacó por ser más cálido y<br />

húmedo que los tiempos pres<strong>en</strong>tes; es difícil darle una fecha g<strong>en</strong>eral<br />

al fin de esta etapa ya que el <strong>en</strong>friami<strong>en</strong>to y desecación del clima fue<br />

paulatino, lo que hace difícil establecer un umbral definitorio preciso,<br />

así como a las difer<strong>en</strong>cias regionales notables; por esas causas se han<br />

- 54-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

1<br />

i<br />

~<br />

dado fechas de culminación de esta etapa cálida y húmeda que fluctúa<br />

<strong>en</strong>tre 6 mil y 3 mil años AP (Lamb, 1963; Buchner, 1980; Chaline,<br />

1985; Eddy Y Bradley, 1991; Faure, 1997).<br />

<strong>Los</strong> fechados radiológicos más tempranos de sitios arqueológicos<br />

cubanos son muy cercanos a los 6 mil años AP (Tabío, et al., 1976;<br />

Febles, 1986). Por otra parte, los estudios basados sobre las características<br />

tecnológicas y tipológicas del ajuar lítico rescatados <strong>en</strong> las<br />

cu<strong>en</strong>cas de los ríos Sebo ruco y Levisa <strong>en</strong> la parte ori<strong>en</strong>tal de <strong>Cuba</strong><br />

hicieron suponer una antigüedad que los investigadores han remontado<br />

hasta 10 mil años AP (Kozlowski, 1974, 1975; Trzeciakowski y<br />

Febles, 1981), estos investigadores llamaron "protoarcaicos" a estas<br />

primeras poblaciones de <strong>Cuba</strong>. El sitio Melones 1 O se ha considerado<br />

igualm<strong>en</strong>te antiguo (Febles y Rives, 1983: Febles, et al., 1985).<br />

Algunos arqueólogos cubanos (Tabío, 1984; Febles, 1991) han<br />

vinculado al protoarcaico de <strong>Cuba</strong> con las culturas conocidas como<br />

"Western Lithic Tradition" (Davis, et al., 1969) que habitaban el<br />

suroeste de los actuales Estados Unidos por esos tiempos. Por todo<br />

lo expuesto no se debe dudar que los primeros habitantes de <strong>Cuba</strong><br />

ya poblaran estas tierras durante el Óptimo Climático Postglacial y<br />

que sea casi seguro que los habitantes de los sitios Seboruco, Levisa<br />

y Melones 10, y sus cercanos desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes, sufrieran algunos de<br />

los abruptos cambios climáticos y ambi<strong>en</strong>tales que dieron paso al<br />

Holoc<strong>en</strong>o.<br />

Las abundantes lluvias que caracterizaron el inicio de esta etapa<br />

disminuyeron paulatinam<strong>en</strong>te; al mismo tiempo se desarrollaba una<br />

red de dr<strong>en</strong>aje adecuada a las nuevas condiciones y las depresiones<br />

del terr<strong>en</strong>o se ll<strong>en</strong>aban con aportes coluviales o aluviales; como<br />

consecu<strong>en</strong>cia, los lagos y humedales del interior del territorio fueron<br />

desapareci<strong>en</strong>do, las plantas hidrófilas e higrófilas eran remplazadas<br />

por mesófitas <strong>en</strong> la mayor parte de los paisajes terrestres.<br />

La fauna dep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te de esos humedales se desplazó a las zonas<br />

costeras donde había com<strong>en</strong>zado a aparecer amplias zonas de humedales<br />

salinos o salobres: marismas, ciénagas costeras, albúferas y<br />

manglares. En estos nuevos ecotopos se desarrolló una abundante<br />

fauna donde predominaban los crustáceos y moluscos. Las albúferas<br />

y la trama radical de los manglares son refugio y lugares de<br />

reproducción de numerosas especies marinas. Estos humedales son<br />

ecosistemas de alta productividad biológica, a partir de la gran masa<br />

orgánica sintetizada se des<strong>en</strong>vuelv<strong>en</strong> importantes cad<strong>en</strong>as tróficas <strong>en</strong><br />

los mares de la plataforma insular adyac<strong>en</strong>te; este factor, unido<br />

- 55-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

a la aparición de las barreras coralinas, hizo aum<strong>en</strong>tar los recursos<br />

piscícolas <strong>en</strong> disposición de los primeros habitantes de la Isla.<br />

La mayor parte de los vertebrados terrestres de mayor talla ya<br />

habían casi desaparecido, la caza se veía cada vez más constreñidas<br />

a presas de talla pequeña. La nueva vegetación clímax se impuso;<br />

<strong>en</strong> 10 es<strong>en</strong>cial era una vegetación forestal d<strong>en</strong>sa donde la caza era<br />

dificultosa, sobre todo para presas de tamaño pequeño -contrariam<strong>en</strong>te<br />

a la idea g<strong>en</strong>eral, se conoce que la obt<strong>en</strong>ción de proteínas de<br />

orig<strong>en</strong> animal <strong>en</strong> la Amazonia no es una tarea muy v<strong>en</strong>tajosa (Cross,<br />

1975; Fainberg, 1988), a pesar de t<strong>en</strong>er una importante fauna de<br />

animales de tamaño medio. Si, además, se ti<strong>en</strong>e <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que <strong>en</strong>tre<br />

las especies arbóreas mesó filas e higrófilas hay pocas que se distingan<br />

por la producción abundante de frutos apetecibles por el hombre,<br />

por todo esto, debemos considerar que el apropiador temprano del<br />

Óptimo Climático debió preferir habitar las cercanías de las costas,<br />

por el acceso a los recursos marinos y mayor facilidad para cazar <strong>en</strong><br />

los bosques más abiertos de las costas más secas. La m<strong>en</strong>or efici<strong>en</strong>cia<br />

de la actividad cinegética obligó a ocuparse más de la recolección.<br />

Por otra parte <strong>en</strong> las costas llueve m<strong>en</strong>os que <strong>en</strong> el interior y mucho<br />

de los suelos de las zonas costeras son de textura ligera, ideales<br />

para el crecimi<strong>en</strong>to espontáneo de la maranta (Kay, 1997) y algunas<br />

zamias (Herrera, 1996) o bi<strong>en</strong> son suelos calizos pedregosos donde<br />

se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran otras especies de zamia (Herrera, 1996). Estas plantas<br />

fueron consumidas hasta por las culturas productoras tribales de Las<br />

Antillas (Cassá, 1974) a pesar del amplio empleo de la yuca por esas comunidades.<br />

Hay evid<strong>en</strong>cias que las sociedades apropiadoras del estadio<br />

medio y tardío de <strong>Cuba</strong> también usaban esos recursos vegetales (Pershall,<br />

<strong>en</strong> 1995, <strong>en</strong>contró fitolitos de maranta <strong>en</strong> sedim<strong>en</strong>tos arqueológicos del<br />

sitio apropiador medio Río Chico, Camagüey).<br />

CRITERIOS DE BÚSQUEDA PARA SITIOS<br />

ARQUEOLÓGICOS<br />

El hombre temprano tuvo oportunidad de llegar a <strong>Cuba</strong> poco después<br />

de haber poblado a La Florida hace 12 000 a 14 000 años (Mitanich<br />

y Fairbanks, 1980) a través de Las Bahamas. La caza de mamíferos<br />

marinos pudo ser el factor principal que impulsó la expansión por<br />

el Banco de Las Bahamas.<br />

-56-


COLECTIVO DE AUTORES<br />

iI<br />

;1<br />

I ¡<br />

~<br />

"<br />

~<br />

t<br />

Las primeras incursiones <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> de este hombre recolectorpescador-cazador<br />

debió ser por la costa norte c<strong>en</strong>tral de <strong>Cuba</strong>, posiblem<strong>en</strong>te,<br />

<strong>en</strong> busca de sílex inexist<strong>en</strong>te <strong>en</strong> Las Bahamas, sin embargo<br />

esta región era poco atractiva para establecerse por su gran aridez y<br />

la aus<strong>en</strong>cia de corri<strong>en</strong>tes fluviales perman<strong>en</strong>tes.<br />

<strong>Los</strong> restos arqueológicos de estas primeras sociedades habrían estado<br />

<strong>en</strong> las cercanías de las costas, por lo que quedaron sumergidos<br />

por la transgresión holocénica. La mayor posibilidad de <strong>en</strong>contrar<br />

sitios de este hombre más temprano debe estar <strong>en</strong> las terrazas abrasivas<br />

marinas o fluvio marinas situadas <strong>en</strong> los bloques hórsticos de<br />

la costa norte desde las provincias habaneras hasta Holguín.<br />

La exploración del territorio cubano puso al pretribal temprano <strong>en</strong><br />

contacto <strong>en</strong> el interior de la Isla con paisajes esteparios secos donde<br />

existía una fauna de vertebrados de tamaño medio fáciles de cazar,<br />

lo que, de ser cierta la <strong>en</strong>trada muy temprana, permitió la irradiación<br />

rápida del apropiador temprano por toda la Isla, <strong>en</strong> especial<br />

la zona c<strong>en</strong>tral, más cálida que las alturas del ~xtremo occid<strong>en</strong>tal y<br />

más húmedas que las llanuras de la zona ori<strong>en</strong>tal.<br />

<strong>Los</strong> sitios campam<strong>en</strong>tos de estos aboríg<strong>en</strong>es debieron estar <strong>en</strong> las<br />

márg<strong>en</strong>es de los ríos, que <strong>en</strong> este período árido pudieron t<strong>en</strong>er un<br />

caudal muy débil, circulando por valles fluviales poco desarrollados.<br />

<strong>Los</strong> posibles sitios más tempranos de las partes más bajas de<br />

los cursos debieron estar cubiertos por sedim<strong>en</strong>tos fluviales (como<br />

se estaba desde 19 000 años AP, <strong>en</strong> una fase transgresiva del mar,<br />

la labor geomórfica de los ríos era la formación de valles fluviales<br />

acumulativos) además estar la mayor parte bajo el nivel actual del<br />

mar. <strong>Los</strong> sitios algo más tardíos situados <strong>en</strong> las riberas más alejados<br />

de la costa debieron ser barridos o sepultados por las crecidas y<br />

aluviones vinculados con el abrupto cambio climático que marcó el<br />

tránsito al Holoc<strong>en</strong>o.<br />

La mayor oportunidad de <strong>en</strong>contrar sitios arqueológicos de esta<br />

segunda etapa de ocupación temprana del territorio debe estar <strong>en</strong> las<br />

terrazas fluviales erosivas de los ríos fuertem<strong>en</strong>te <strong>en</strong>cajonados que<br />

atraviesan territorios más elevados, donde es posible que las crecidas<br />

no hubieran sobrepasado la cota de la terraza; si bi<strong>en</strong> <strong>en</strong> las zonas<br />

montañosas debieron ser muy escasos por los limitados recursos que<br />

brindaban los bosques, que predominaban <strong>en</strong> los sistemas montañosos,<br />

a los grupos de apropiadores tempranos. El área arqueológica<br />

de Charcón, <strong>en</strong> Quemado de Güines, provincia Villa Clara, reúne<br />

esas características.<br />

-57 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

El abrupto tránsito a las condiciones climáticas holocénicas trastornó<br />

el funcionami<strong>en</strong>to de las cad<strong>en</strong>as tróficas lo que provocó la<br />

disminución de las poblaciones de vertebrados terrestres, lo que<br />

unido al aum<strong>en</strong>to de la presión de la caza condujo a la extinción<br />

de muchas especies que fueron el sust<strong>en</strong>to principal de las primeras<br />

poblaciones humanas. La relación <strong>en</strong>tre la extinción de gran parte de<br />

la fauna pleistocénica y la aparición del poblami<strong>en</strong>to humano durante<br />

el Holoc<strong>en</strong>o Temprano se ha postulado por varios autores, tanto <strong>en</strong><br />

<strong>Cuba</strong> como <strong>en</strong> otros ámbitos americanos (Cannon y Meltzer, 2004;<br />

McPhee, et al., 2007).<br />

Una de las consecu<strong>en</strong>cias del cambio climático fue la aparición de<br />

espejos de agua y humedales al interior de la Isla, donde <strong>en</strong>contraron<br />

un medio muy favorable las aves, moluscos y crustáceos posibles de<br />

cazar o de recolectar con facilidad.<br />

La estancia humana <strong>en</strong> estos humedales debió ser por necesidad <strong>en</strong><br />

las orillas elevadas, la perman<strong>en</strong>cia temporal repetida <strong>en</strong> los mismos<br />

sitios o la ocupación por períodos más o m<strong>en</strong>os estables ti<strong>en</strong>de a<br />

elevar la cota del lugar por las deposiciones reiteradas de la basura<br />

arqueológica (Interag<strong>en</strong>cy Archaeological Service, 1977).<br />

Un ejemplo de montículo arqueológico <strong>en</strong> un humedal, aunque<br />

<strong>en</strong> este caso apropiador pretribal tardío, es el sitio Cayo Jorajuría<br />

(4 110 ± 50 años AP) <strong>en</strong> el municipio Martí, norte de la provincia<br />

de Matanzas (Herrera, 1970). La vegetación que crece sobre estos<br />

montículos, aún <strong>en</strong> el caso de que estén bajo sedim<strong>en</strong>tos holocénicos<br />

más reci<strong>en</strong>tes, es difer<strong>en</strong>te a la del humedal que lo <strong>en</strong>torna, por lo<br />

que pued<strong>en</strong> ser detectados <strong>en</strong> las fotografías aéreas.<br />

No es posible descartar la posibilidad de que estos pobladores<br />

pudieran construir, <strong>en</strong> las márg<strong>en</strong>es de los paleo lagos, palafitos o<br />

plataformas provisionales de troncos, que al podrirse colapsaban sin<br />

dejar más huellas que restos dietarios y algún ajuar lítico abandonado<br />

<strong>en</strong> el lugar. La búsqueda de estos posibles sitios debe pasar por la<br />

localización de los hipotéticos paleolagos y desaparecidos humedales<br />

por medio de la interpretación geomorfológica y sedim<strong>en</strong>to lógica.<br />

Es de esperar que, <strong>en</strong> su mayoría, estén cubiertos por sedim<strong>en</strong>tos<br />

coluviales o aluviales y que los restos dietarios sean escasos dado la<br />

poca estabilidad de los huesos de aves que debieron ser parte importante<br />

de la dieta.<br />

La desaparición paulatina de los humedales y lagos de agua dulce<br />

al interior de la Isla fue simultánea con el comi<strong>en</strong>zo de la formación<br />

de la barrera de mangle litoral y de los humedales costeros <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral,<br />

ambi<strong>en</strong>tes ricos <strong>en</strong> recursos alim<strong>en</strong>ticios.<br />

- 58-


.<br />

COLECTIVO DE AUTORES<br />

<strong>Los</strong> sitios desde donde se puede t<strong>en</strong>er acceso a la costa fueron los<br />

preferidos para el as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to <strong>en</strong> esta etapa. Deb<strong>en</strong> buscarse <strong>en</strong> las<br />

terrazas de los ríos. ¿ Cómo el nivel del mar asc<strong>en</strong>dió algo desde el<br />

final del Óptimo Climático Postglacial? estos sitios pued<strong>en</strong> haberse<br />

. cubierto por las aguas o por sedim<strong>en</strong>tos reci<strong>en</strong>tes, pero otros puede<br />

que hayan escapado a esa suerte, ya sea por haber estado <strong>en</strong> cotas<br />

algo superiores o por una ligera elevación neotectónica de la región.<br />

Desde hace solo unos 5 000 a 3 500 años se estableció el clima actual,<br />

con sus oscilaciones de m<strong>en</strong>or <strong>en</strong>vergadura que no son objeto<br />

del pres<strong>en</strong>te trabajo .<br />

,<br />

- 59-


CUBA: MIGRACiÓN E INTERCAMBIO<br />

SOCIOCULTURAL EN EL CARIBE1<br />

Alfredo Pérez Carratalá*<br />

y Gerardo Izquierdo Díaz**<br />

El mar Caribe, desde su formación ha t<strong>en</strong>ido una gran importancia<br />

<strong>en</strong> cuanto a la circulación de las aguas, influy<strong>en</strong>do <strong>en</strong> el clima del<br />

planeta, y facilitando el intercambio biótico <strong>en</strong>tre las tierras próximas,<br />

incluy<strong>en</strong>do la distribución e intercambio de los seres humanos. Este<br />

fue el esc<strong>en</strong>ario natural del descubrimi<strong>en</strong>to del archipiélago cubano<br />

por las comunidades indo americanas y con esto de un proceso de<br />

migraciones e intercambios socioculturales que se ext<strong>en</strong>dió por siglos.<br />

EL CARIBE<br />

El proceso de formación y evolución de este mar se puede considerar<br />

<strong>en</strong> dos etapas: Triásico tardío -jurásico y cretácico- Eoc<strong>en</strong>o Superior;<br />

con la facturación de Pangea hace unos 205 millones de años,<br />

propició la formación de una red de grandes valles. En el Jurásico,<br />

continúa este proceso y se formaron dos contin<strong>en</strong>tes hermanos:<br />

Laurasia (los contin<strong>en</strong>tes del norte) y Gondwana (los contin<strong>en</strong>tes<br />

Publicado por primera vez con el título: "<strong>Cuba</strong>. Intercambios socioculturales <strong>en</strong> el período<br />

aborig<strong>en</strong> con el Caribe", <strong>Cuba</strong> Arqueológica, año 111, no. 2, 2010.<br />

* Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Profesor Auxiliar, Facultad de Ci<strong>en</strong>cias Sociales de la<br />

Universidad C<strong>en</strong>tral de Las Villas.<br />

** Arqueólogo. Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Subdirector del Instituto <strong>Cuba</strong>no de<br />

Antropología, <strong>Cuba</strong>.<br />

-60-


ALFREDO PEREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

del sur). Esto permitió que el mar del Tethys se ext<strong>en</strong>diera hacia el<br />

oeste, hasta que se formó un canal oceánico que separaba ambos<br />

contin<strong>en</strong>tes y unió el Tethys con el Pacífico. Durante el resto del<br />

Jurásico el mar Caribe siguió <strong>en</strong>sanchándose.<br />

FORMACiÓN DEL CARIBE<br />

Formación del Caribe.<br />

En el inicio del Cretácico y hasta el final del Eoc<strong>en</strong>o, <strong>en</strong>tre 135 y<br />

35 millones de años procesos tectónicos y volcánicos, provocan que<br />

el Caribe aum<strong>en</strong>te su amplitud, junto a la apertura y expansión del<br />

Atlántico Sur. En g<strong>en</strong>eral continúa el flujo de la corri<strong>en</strong>te Circum­<br />

Tropical hacia el oeste.<br />

<strong>Los</strong> núcleos más antiguos de las actuales islas surgieron del fondo<br />

del mar hace unos 40 millones de años, y mediante sucesivos cambios del<br />

nivel del mar y los movimi<strong>en</strong>tos del terr<strong>en</strong>o (tanto horizontales como<br />

verticales), se alcanzó la configuración actual. Un mom<strong>en</strong>to importante<br />

de este proceso tuvo lugar <strong>en</strong>tre 35 y 33 millones de años, cuando<br />

se estableció una comunicación terrestre <strong>en</strong>tre América del Sur y las<br />

Antillas primitivas. Dicha p<strong>en</strong>ínsula se ha d<strong>en</strong>ominado GAARlandia<br />

(lturralde-Vin<strong>en</strong>t, 2002).<br />

Durante la última glaciación -Wisconsin- el nivel del mar fluctuó,<br />

<strong>en</strong> dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de los difer<strong>en</strong>tes estadios interglaciales, desde<br />

100 m por debajo del nivel actual hacia los 18 000 años AP, hasta<br />

-61-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

alcanzar el nivel actual hace unos 1 000 años, solo t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do una leve<br />

variación del or<strong>en</strong> de los O, 50 m (Ortega y Arcia, 1982).<br />

Un aspecto de gran interés lo constituye la dirección e int<strong>en</strong>sidad de<br />

las corri<strong>en</strong>tes marinas, <strong>en</strong> el área. Es conocido que uno de los medios<br />

de transportación de los organismos vivos, que pot<strong>en</strong>cialm<strong>en</strong>te les<br />

permite trasladarse y cruzar una barrera marina, son las corri<strong>en</strong>tes<br />

marinas superficiales. Las trayectorias principales de las corri<strong>en</strong>tes marinas<br />

del Caribe actual y cómo eran <strong>en</strong> el pasado, son importantes<br />

a la hora de valorar las posibilidades pot<strong>en</strong>cias de intercambio de la<br />

biota y del tránsito humano.<br />

La evolución de las corri<strong>en</strong>tes marinas del Caribe tuvo una estrecha<br />

relación con los cambios de la paleogeografía (Iturralde-Vin<strong>en</strong>t<br />

2003). Las direcciones prefer<strong>en</strong>tes del flujo marino han cambiado con<br />

el tiempo, y que el patrón actual de flujo ti<strong>en</strong>e ap<strong>en</strong>as 2, 5 millones<br />

de años. (lturralde-Vin<strong>en</strong>t 2004) por lo que cualquier influ<strong>en</strong>cia <strong>en</strong><br />

el movimi<strong>en</strong>to humano, este es el patrón que debemos considerar.<br />

Muchos autores le conced<strong>en</strong> a este aspecto de las corri<strong>en</strong>tes marinas<br />

una importancia capital, pero es sin duda el factor decisivo la<br />

capacidad y el dominio de las técnicas de navegación por las comunidades<br />

aboríg<strong>en</strong>es que habitaron el marco del área circuncaribe.<br />

Thor Heyerdall, famoso navegante y antropólogo noruego, sost<strong>en</strong>ía<br />

que el mar no separaba, sino que unía, porque servía de vía de comunicación,<br />

el criterio de que solo se podía navegar a favor de las<br />

corri<strong>en</strong>tes, sost<strong>en</strong>ido por muchos colegas, nos parece inexacto toda<br />

vez que exist<strong>en</strong> técnicas ancestrales que permit<strong>en</strong> navegar contra la<br />

corri<strong>en</strong>te -<strong>en</strong> zigzag- o de forma tang<strong>en</strong>cial, no sin gran esfuerzo<br />

pero sí con efectividad.<br />

Un caso a t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> consideración de dominio de alguna técnica de<br />

navegación muy temprana lo constituye el poblami<strong>en</strong>to australiano.<br />

La primera especie biológica <strong>en</strong> cruzar la llamada "Línea de Wallace", <strong>en</strong><br />

el estrecho de Lombock, <strong>en</strong>tre Indonesia y Australia, fue el hombre.<br />

Han sido halladas herrami<strong>en</strong>tas fechadas <strong>en</strong>tre los 60 000 y 75 000<br />

años AP, <strong>en</strong> Australia. Por las características de este paso, solo pudo<br />

atravesarse con algún medio de navegación (Gore, 2000).<br />

Es una constante <strong>en</strong> la discusión de la comunidad ci<strong>en</strong>tífica, atribuir<br />

un papel determinante a las fluctuaciones glacioeustáticas, <strong>en</strong><br />

cuanto al poblami<strong>en</strong>to del contin<strong>en</strong>te americano y del área del Caribe<br />

<strong>en</strong> particular, con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia de que al bajar el nivel del mar y<br />

dejar considerables ext<strong>en</strong>siones de tierra, pudo facilitar los procesos<br />

migratorios y de intercambio, es sin duda que el factor decisivo lo<br />

constituye también al igual que el caso de las corri<strong>en</strong>tes marinas,<br />

-62-


ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO D iAZ<br />

la capacidad y dominio de la navegación, para la ocupación y el<br />

intercambio humano <strong>en</strong> las ínsulas caribeñas.<br />

El Caribe <strong>en</strong> el cretácico<br />

Otro aspecto a considerar es el concepto de intercambio sociocultural,<br />

<strong>en</strong>t<strong>en</strong>dido este <strong>en</strong> un s<strong>en</strong>tido dialéctico integrador, que no<br />

se limita por las fronteras obsoletas que un día se impusieron a las<br />

ci<strong>en</strong>cias sociales, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> cuanto estos conocimi<strong>en</strong>tos van<br />

dirigidos a promover y proyectar acciones interv<strong>en</strong>tivas no reducibles<br />

a las interv<strong>en</strong>ciones individuales o a las macrosociales, donde lo<br />

cultural se convierte <strong>en</strong> vía y clave de realización de la interv<strong>en</strong>ción.<br />

Por tanto el intercambio, <strong>en</strong> el s<strong>en</strong>tido amplio comporta la transfer<strong>en</strong>cia,<br />

<strong>en</strong> el marco de la interv<strong>en</strong>ción, de todos los elem<strong>en</strong>tos<br />

considerados culturales, donde los aspectos socioeconómicos <strong>en</strong><br />

última instancia ti<strong>en</strong><strong>en</strong> un papel preponderante, por lo que comporta<br />

mucho más que la simple transfer<strong>en</strong>cia de materia prima y objetos,<br />

consideraciones <strong>en</strong>arboladas tradicionalm<strong>en</strong>te.<br />

Además, es necesario t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> consideración el concepto de espacio,<br />

conque operaremos <strong>en</strong> este trabajo: que <strong>en</strong>t<strong>en</strong>demos como<br />

estructura y dinámica de las interrelaciones <strong>en</strong> el espacio geográfico,<br />

como la posibilidad de "id<strong>en</strong>tificar la naturaleza del espacio y <strong>en</strong>contrar<br />

las categorías de análisis que permitan estudiarlo ... supone<br />

<strong>en</strong>contrar aquellos conceptos, asociaciones y aplicaciones que puedan<br />

operar sobre la dinámica social" (Santos, 2000).<br />

La ocupación del espacio y la formación de territorios, <strong>en</strong> el marco<br />

de la formación social del paisaje, se atribuye a una cad<strong>en</strong>cia de 25 km<br />

por g<strong>en</strong>eración, según el modelo de avance <strong>en</strong> oleadas. (Artehistoria,<br />

- 63-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. E STUDIOS ABIERTOS A L PRESENTE<br />

2008) Cada comunidad delimitaba su territorio, <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dido como<br />

dim<strong>en</strong>sión de poder, aún con límites difusos o imprecisos_ Para las<br />

comunidades aboríg<strong>en</strong>es, que intercambiaron <strong>en</strong> el área, con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia<br />

de la apropiación de su territorio <strong>en</strong> específico, el Caribe<br />

fue su espacio_ Este será, por tanto, el esc<strong>en</strong>ario donde se desplegaron<br />

las fuerzas productivas de las comunidades aboríg<strong>en</strong>es_<br />


.<br />

ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

de proced<strong>en</strong>cia de estas comunidades y muchos autores los asocian<br />

con la d<strong>en</strong>ominada Western Litic co-tradition, <strong>en</strong> asociación con la<br />

similitud de rasgos similares <strong>en</strong>tre esa industria de la piedra tallada<br />

y la pres<strong>en</strong>te <strong>en</strong> lo sitios cubanos. (Kozlowski y Guinter, 1975).<br />

Este investigador polaco, asocia el mismo ciclo industrial al que<br />

llama Seboruco-Mordán, a esta industria de macroláminas y lascas,<br />

con alto índice de arcaísmo y muy masivas (Febles, 1987).<br />

El fechado más temprano para estos hombres, se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> el<br />

área de Canímar Abajo hace más de 7 000 años.' Antes de los hallazgos<br />

de Canímar el reporte más antiguo lo t<strong>en</strong>ía Levisa 1, Mayarí,<br />

Holguín, con 5140 ± 170 años AP (ajustado por d<strong>en</strong>drocronología<br />

a 6 000 años AP). En el sitio Mordán, Barreras, Azúa, República<br />

Dominicana, se han obt<strong>en</strong>ido fechados del ord<strong>en</strong> de los 4580 ± 80<br />

años AP, para una industria similar. (Tabío, 1988).<br />

En los últimos diez años, se han <strong>en</strong>contrado varios sitios, con similares<br />

características <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral, principalm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el norte de Villa Clara<br />

y norte de Matanzas, también se han reportado sitios con un compon<strong>en</strong>te<br />

cultural asignable a esta industria, <strong>en</strong> la sureña provincia de Ci<strong>en</strong>fuegos.<br />

(Rodríguez Matamoros, comunicación personal).<br />

El sitio más temprano reportado <strong>en</strong> el área circuncaribe es Banwari<br />

Trace, <strong>en</strong> Trinidad y Tobago, con 7180 ± 80 años AP; pero el ajuar<br />

allí descrito corresponde a piedra <strong>en</strong> volum<strong>en</strong>, para nada similar a<br />

los anteriores. Al parecer la hipótesis de poblami<strong>en</strong>to temprano a Las<br />

Antillas, desde el sur de La Florida, parece la más probable, <strong>en</strong> una<br />

fecha inmediatam<strong>en</strong>te próxima al óptimo climático, quizás no más<br />

allá de los 8 000 años AP.<br />

Es significativo que casi todos los sitios reportados <strong>en</strong> todas las<br />

áreas, <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, correspondan a paraderos y talleres <strong>en</strong> áreas despejadas<br />

fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te, esto nos hace suponer que la llegada a <strong>Cuba</strong><br />

ocurrió cuando ya el clima <strong>en</strong> nuestro país era tropical húmedo de<br />

sabana, según Kopp<strong>en</strong>. Estas comunidades no muy numerosas, <strong>en</strong><br />

3 Un grupo multidisciplinario de especialistas dirigidos por el doctor Roberto Rodríguez Suárez,<br />

investigador auxiliar del Museo Antropológico Montané, de la Facultad de Biología de<br />

la Universidad de La Habana, participó <strong>en</strong>tre los años 2004 y 2007 <strong>en</strong> cuatro campañas de<br />

excavaciones <strong>en</strong> el sitio arqueológico d<strong>en</strong>ominado Canímar Abajo, <strong>en</strong> Matanzas, período<br />

durante el cual hallaron y exhumaron más de ci<strong>en</strong> esqueletos de antiguos pobladores<br />

aboríg<strong>en</strong>es. Las pruebas de fechado por la técnica de carbono 14, aplicadas a muestras<br />

de carbón obt<strong>en</strong>idas <strong>en</strong> el terr<strong>en</strong>o, con la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma<br />

de México (UNAM), confirmaron que los grupos preagroalfareros habitaban el área<br />

de Canímar Abajo hace más de 7 000 años. Además de t<strong>en</strong>er ahora la primacía de ser<br />

el sitio arqueológico más antiguo de <strong>Cuba</strong>, los estudios apuntan a que probablem<strong>en</strong>te lo<br />

sea también para toda el área de las Antillas Mayores.<br />

-65 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

el contacto con el nuevo medio a explotar, fueron cambiando sus<br />

estrategias subsist<strong>en</strong>ciales y reduci<strong>en</strong>do considerablem<strong>en</strong>te su ajuar,<br />

a la vez que experim<strong>en</strong>taron con otros tipos de materia prima. En tal<br />

criterio, las hemos asumido como formaciones económico sociales<br />

específicas para d<strong>en</strong>ominarlas como:<br />

• Apropiadores pretribales del período medio.<br />

• Apropiadores pretribales del período tardío.<br />

• Productores tribales.<br />

APROPIADORES PRETRIBALES<br />

DEL PERíODO MEDIO<br />

<strong>Los</strong> sitios más tempranos correspondi<strong>en</strong>tes a este período, los <strong>en</strong>contramos<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong> Cueva Funche, Pinar del Río con 4000 ± 150 años<br />

AP, Victoria 1, Camagüey con fechado de 2255 ± 80 AP Y Vega del<br />

Palmar, Ci<strong>en</strong>fuegos con 960 ± 60 años AP (Tabío, 1988).<br />

Reci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, el análisis de ADN mitocondrial <strong>en</strong> restos humanos<br />

pert<strong>en</strong>eci<strong>en</strong>tes a tres sitios del occid<strong>en</strong>te de <strong>Cuba</strong>, asignables a este<br />

período, con fechados que van desde 4 000 a 1 600 años AP, donde se<br />

obtuvo una muestra de 47 individuos, arrojó que las altas frecu<strong>en</strong>cias<br />

de los halogrupos C y D (60 % Y 33, 3 % respectivam<strong>en</strong>te) sugiere<br />

que el lugar de orig<strong>en</strong> de estos hombres puede situarse <strong>en</strong> América<br />

del Sur, (Martínez, et al., 2003). Resulta curioso, que <strong>en</strong> la costa de<br />

la p<strong>en</strong>ínsula de Yucatán, México; existan conchales, con similares<br />

herrami<strong>en</strong>tas y modo de extraer el molusco para su consumo, que los<br />

<strong>en</strong>contrados <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la cercana provincia de Pinar<br />

del Río. (Roberto Rodríguez, cómunicación personal).<br />

Si observamos que la distancia <strong>en</strong>tre ambos lugares no excede<br />

los 210 km es muy posible que los sitios m<strong>en</strong>cionados de aquí y<br />

allá, correspondan a los mismos hombres. Si t<strong>en</strong>emos <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta la<br />

limitante de las corri<strong>en</strong>tes marinas que dificulta el trénsito desde<br />

Yucatán a Pinar del Río, bi<strong>en</strong> pudo ser al contrario y los conchales<br />

yucatecos, sean el producto de la actividad económica <strong>en</strong> función de<br />

la subsist<strong>en</strong>cia de grupos de este período, llegados desde <strong>Cuba</strong>. Sería<br />

necesario que se estudiaran bi<strong>en</strong> estos conchales <strong>en</strong> el hermano país<br />

azteca, para poder validar nuestra hipótesis.<br />

- 66-


ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

APROPIADORES PRETRIBALES<br />

DEL PERíODO TARDío<br />

En este período <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> se conoc<strong>en</strong> sitios <strong>en</strong> casi todas las provincias<br />

del país, aunque hay una mayor profusión <strong>en</strong> la región ori<strong>en</strong>tal<br />

y <strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral, hasta Matanzas. Desde la década de los cuar<strong>en</strong>ta<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> se han descubierto sitios arqueológicos que pres<strong>en</strong>tan un<br />

contexto asignable a los apropiadores del período medio y muestran<br />

la pres<strong>en</strong>cia de una cerámica tosca muy simple y sin decorar, destacándose<br />

la aus<strong>en</strong>cia de bur<strong>en</strong>es, característica típica de las comunidades<br />

productoras ceramistas de proced<strong>en</strong>cia aruaca.<br />

En 1972, ]anusz K. Kozlowski, sobre la base del estudio de la<br />

industria de la piedra tallada de estos sitios, les presupone un orig<strong>en</strong><br />

contin<strong>en</strong>tal sudamericano asegurando que los elem<strong>en</strong>tos pres<strong>en</strong>tes <strong>en</strong><br />

<strong>Cuba</strong> llegaron como difusión desde la cultura Momil de Colombia.<br />

Esta aseveración -aún sin confirmar- ha sido aceptada y repetida<br />

por casi todos los autores que han incursionado hasta hoy <strong>en</strong> el tema.<br />

El investigador cubano Ernesto Tabío Palma, <strong>en</strong> su proyecto de<br />

nueva periodización para las culturas aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>, incluye<br />

los sitios con las características descritas <strong>en</strong> la etapa protoagrícola,<br />

aduci<strong>en</strong>do la asociación de causa-efecto, presuponi<strong>en</strong>do que el<br />

surgimi<strong>en</strong>to de la agricultura ti<strong>en</strong>e g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te como respuesta<br />

la producción de tiestos de cerámica con la finalidad de cocer los<br />

productos vegetales (Tabío, 1988).<br />

Reci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, durante las investigaciones que se realizan <strong>en</strong> el<br />

sitio Canímar Abajo, Matanzas, <strong>en</strong> una capa antropogénica fechada<br />

ca. 3 000 años AP se aislaron gránulos de almidón <strong>en</strong> herrami<strong>en</strong>tas<br />

molederas, que correspond<strong>en</strong> a maní, maíz y boniato, lo que demuestra<br />

que los hombres que habitaron el lugar, conocían, al m<strong>en</strong>os, los<br />

rudim<strong>en</strong>tos de la agricultura. (Roberto Rodríguez, comunicación<br />

personal).<br />

Situación similar se reporta <strong>en</strong> sitios de República Dominicana,<br />

como por ejemplo, Musiepedro, que arrojó un fechado absoluto<br />

de 2255 ± 80 (Tabío, 1988).<br />

T<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta la dirección de las principales corri<strong>en</strong>tes marinas<br />

<strong>en</strong>tre el Caribe colombiano y el c<strong>en</strong>tro-sur de <strong>Cuba</strong>, no se puede<br />

descartar esta posibilidad.<br />

Por otra parte, el sitio arqueológico Dorado 1, muy próximo a<br />

la desembocadura del río Sagua la Grande, al norte de Villa Clara,<br />

<strong>Cuba</strong>; pres<strong>en</strong>ta una industria de la piedra tallada microlítica, similar<br />

a Playitas, Canímar y Aguas Verdes, considerada como complejo<br />

- 67-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Canímar-Aguas Verdes (Kozlowski, 1975) y patrón de reducción bipolar<br />

Ueske, 1992), si<strong>en</strong>do una curiosa característica que no aparece<br />

asociada a cerámica, contextos similares se aprecian <strong>en</strong> la provincia<br />

de Pinar del Río (Enrique Alonso, comunicación personal).<br />

Esta situación no es nueva <strong>en</strong> la dinámica de los grupos humanos<br />

del llamado "período formativo" <strong>en</strong> nuestro contin<strong>en</strong>te donde, al<br />

parecer, la reducción de las herrami<strong>en</strong>tas de la piedra tallada hacia<br />

formas micro líticas, respondía a la necesidad de formar útiles complejos<br />

para <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tar la nueva actividad económica -la agriculturasi<strong>en</strong>do<br />

la producción de vasijas de cerámica una actividad posterior,<br />

muy tardía <strong>en</strong> algunos casos. (Lumbreras, 2006),<br />

Por lo que es muy probable que el mom<strong>en</strong>to inicial del comi<strong>en</strong>zo<br />

de la Revolución Neolítica, puede estar repres<strong>en</strong>tado <strong>en</strong> el registro<br />

factual, primero por la industria micro lítica. En el área circuncaribe,<br />

además de lo ya m<strong>en</strong>cionado, se reportan sitios con un contexto<br />

similar, <strong>en</strong> La Florida y Bahamas.<br />

El sitio Poverty Point, <strong>en</strong> La Florida, probablem<strong>en</strong>te sea una<br />

influ<strong>en</strong>cia prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te del <strong>Cuba</strong> norc<strong>en</strong>tral (Febles, comunicación<br />

personal) y <strong>en</strong> el caso de Las Bahamas, sitios como Three Dog Site,<br />

son considerados como resultado de un proceso de colonización,<br />

expansión desde el norori<strong>en</strong>te cubano ocurrido hacia el 700-800 AC.<br />

(Keegan, 1992) (Berman, 1993). La materia prima utilizada por estas<br />

comunidades aboríg<strong>en</strong>es <strong>en</strong> Las Bahamas se ha id<strong>en</strong>tificado como<br />

prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te de formaciones geológicas "del norte de las provincias<br />

ori<strong>en</strong>tales cubanas y Camagüey. (Berman, 1993), por lo que es factible<br />

suponer un intercambio frecu<strong>en</strong>te <strong>en</strong>tre ambas áreas caribeñas.<br />

LOS PRODUCTORES TRIBALES<br />

Durante esta etapa, el sitio más temprano conocido es Damajayabo, <strong>en</strong><br />

la costa sur de la región ori<strong>en</strong>tal, con 1120 ± años AP (Tabío, 1988).<br />

Es bi<strong>en</strong> conocido, que la producción de casabe a partir de la yuca<br />

(Manihot scul<strong>en</strong>ta) y la tradición cerámica, parte de la selva amazónica,<br />

<strong>en</strong> fechas tan tempranas como 5 000 años AP, que luego se fue<br />

trasladando grdualm<strong>en</strong>te a través del arco de las antillas.<br />

Este movimi<strong>en</strong>to demográfico -de tribus de orig<strong>en</strong> aruaco- al<br />

parecer se produjo por oleadas sucesivas y graduales, separadas<br />

más o m<strong>en</strong>os <strong>en</strong> el tiempo, pero que con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del nivel<br />

de desarrollo de las fuerzas productivas, que fueron alcanzando,<br />

-68 -


ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

no perdieron totalm<strong>en</strong>te los vínculos <strong>en</strong>tre sí, eso lo demuestra las<br />

m<strong>en</strong>ciones que hace Colón y otros cronistas de contacto, <strong>en</strong>tre comunidades<br />

de difer<strong>en</strong>tes islas. Un caso significativo lo constituye, la<br />

actitud del cacique de Quisqueya Hatuey, al v<strong>en</strong>ir a <strong>Cuba</strong> a luchar<br />

contra el invasor español, <strong>en</strong> la época de la conquista.<br />

Durante los años 1987-1988, la expedición multinacional "En<br />

canoa del Amazonas al Caribe", liderada por el ci<strong>en</strong>tífico cubano<br />

Antonio Núñez Jiménez, demostró la factibilidad del uso de la canoa<br />

monóxila, <strong>en</strong> la transportación por el área caribeña.<br />

Un experim<strong>en</strong>to anterior, realizado por otro grupo de investigadores<br />

cubanos, había demostrado las condiciones marineras de estas<br />

rústicas embarcaciones, al navegar con éxito desde Batabanó -al sur<br />

de las provincias habaneras- hasta la Isla de la Juv<strong>en</strong>tud.<br />

TRAS LAS HUELLAS DE LAS PUNTAS<br />

DE UN PROYECTIL<br />

En nuestro país las comunidades aboríg<strong>en</strong>es desarrollaron industrias<br />

de la piedra tallada, t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do como característica tecnotipológica<br />

la talla de puntas de proyectil unifacial, es decir por una sola cara,<br />

fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te la cara dorsal. Tras las huellas de esta pieza del<br />

ajuar de los primeros pobladores de <strong>Cuba</strong>, se pued<strong>en</strong> hallar evid<strong>en</strong>cias<br />

de su movimi<strong>en</strong>to migratorio.<br />

No obstante, han sido reportadas -hasta el pres<strong>en</strong>te- tres puntas<br />

foliáceas con talla bifacial. Una <strong>en</strong> la zona de Yaguajay cerca de<br />

Banes, Holguín, otra <strong>en</strong> Nibujón, también <strong>en</strong> la región ori<strong>en</strong>tal y<br />

una última, se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> la colección del Museo Antropológico<br />

Montané, de la Universidad de La Habana, sin que se haya podido<br />

precisar la localidad de proced<strong>en</strong>cia. De estas piezas, ha dicho el<br />

m<strong>en</strong>cionado ci<strong>en</strong>tífico polaco, que las puntas aparecidas <strong>en</strong> Yaguajay<br />

(Banes) y Nibujón, muestran una influ<strong>en</strong>cia meso americana,<br />

posiblem<strong>en</strong>te de México, que data del primer mil<strong>en</strong>io de n.e, o de<br />

los últimos siglos a.n.e. (Kozlowski, 1975). Por otra parte, la punta<br />

bifacial, triangular de base rectilínea que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong> la colección<br />

del museo antropológico Montané, posee una similitud con las<br />

puntas del tipo Belle Glade y d<strong>en</strong>ota una influ<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> nuestro país<br />

desde La Florida; <strong>en</strong> tiempo inmediatam<strong>en</strong>te anteriores a la conquista<br />

española. (Kozlowski, 1975).<br />

-69-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

La cuarta punta foliácea, con talla bifacial que se reporta <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>,<br />

fue hallada <strong>en</strong> 1967 <strong>en</strong> la zona de Guaní, Caibarién, y hoy forma<br />

parte de la colección del Museo de la ciudad de Remedios.<br />

La punta, fabricada <strong>en</strong> una preforma de lámina, pres<strong>en</strong>ta una<br />

elaboración bifacial con retoques superficiales, sus lados son curvos<br />

y converg<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> un extremo distal puntiagudo, que aunque no<br />

muestra una simetría perfecta d<strong>en</strong>ota una planta lanceolada.<br />

La base es recta, aunque algo oblicua, el talón es s<strong>en</strong>cillo, preparado<br />

y con una inclinación de 90°, no hay pres<strong>en</strong>cia de espiga. (Pérez<br />

Carratalá, 2003).<br />

El hallazgo de cuatro puntas foliáceas bifaciales, <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, nos hace<br />

p<strong>en</strong>sar <strong>en</strong> contactos prehispánicos con otras áreas caribeñas donde esa<br />

tecnología lítica fue desarrollada, si<strong>en</strong>do los lugares de mayor probabilidad<br />

de proced<strong>en</strong>cia, el sur de Norteamérica y América C<strong>en</strong>tral.<br />

CUBA ISLA DE INTERCAMBIO<br />

Otra situación curiosa se relaciona con la tribu calusa, del extremo<br />

sur de La Florida, la cual huía de los ataques de las tribus aliadas a los<br />

ingleses de Carolina del Sur <strong>en</strong>tre 1704 y 1760. <strong>Los</strong> más beligerantes<br />

eran los yamasee y los creek. Fueron armados por los británicos<br />

para capturar a otros aboríg<strong>en</strong>es, a fin de desarrollar el comercio<br />

de esclavos que los europeos establecieron desde 1659 <strong>en</strong> Virginia.<br />

(Tamayo León, 2004).<br />

El doctor John Worth, qui<strong>en</strong> ha estudiado las tribus aboríg<strong>en</strong>es<br />

del sur de La Florida, considera, que la mayoría de los sobrevivi<strong>en</strong>tes<br />

calusas emigraron a <strong>Cuba</strong> durante el siglo XVIII.<br />

Hay refer<strong>en</strong>cia de su as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to <strong>en</strong> los alrededores de Guanabacoa,<br />

La Habana, fue durante una época breve y con muy pocos<br />

individuos, (unos 500) es poco probable que dejaran una influ<strong>en</strong>cia<br />

visible, sin embargo, su sangre aún puede correr por las v<strong>en</strong>as de<br />

algunos guanabaco<strong>en</strong>ses (Tamayo León, 2004).<br />

Un caso que pudiera t<strong>en</strong>er relación con este proceso migratorio de<br />

una comunidad aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> la época colonial, se refiere la exist<strong>en</strong>cia<br />

de un petroglifo, <strong>en</strong> una pequeña gruta al sur de cayo Ens<strong>en</strong>achos,<br />

conocida como la "Cueva del Muñeco".<br />

Esta manifestación parietal <strong>en</strong> cuestión está realizada con una<br />

técnica y un estilo, para nada similar a los empleados por los grupos<br />

aboríg<strong>en</strong>es cubanos y pres<strong>en</strong>ta un asombroso parecido con las caretonas<br />

cal usas, confeccionadas <strong>en</strong> madera.<br />

- 70-


ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

Por otra parte se ha podido conocer que <strong>en</strong> 1703 aún vivían allí,<br />

comunidades aboríg<strong>en</strong>es que se dedicaban al comercio de trueque de<br />

mariscos con los habitantes de la Villa de San Juan de los Remedios<br />

sirvi<strong>en</strong>qo además de vigías ante la pres<strong>en</strong>cia de barcos <strong>en</strong>emigos y<br />

merodeadores, estos grupos que habitaban la cayería norte de Villa<br />

Clara, <strong>en</strong> época tan tardía, eran protegidos por las autoridades de la<br />

villa, tal como lo refiere una carta <strong>en</strong>viada por el alcalde mayor remediano,<br />

a las máximas autoridades españolas <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, pidiéndole que<br />

interviniera para evitar que un vecino de allí continuara molestando<br />

a los "indios cayos", que eran pacíficos ... (Martínez-Fortún, 1963).<br />

La ubicación geográfica del archipiélago cubano, propició que<br />

fuera lugar de obligado paso o estancia, de las comunidades aboríg<strong>en</strong>es,<br />

que habitaron el Caribe, <strong>en</strong> todos los períodos de desarrollo<br />

de los procesos migratorios <strong>en</strong> el área. T<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta la evolución<br />

paleogeográfica del Caribe y las dataciones más tempranas<br />

de ocupación humana, cualquier tránsito desde o hacia <strong>Cuba</strong>, tuvo<br />

que hacerse mediante el empleo de de medios de navegación, aunque<br />

fueran elem<strong>en</strong>tales y rústicos. Frecu<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te se aprecia a nuestro<br />

archipiélago como un "agujero negro", <strong>en</strong> cuanto a los procesos<br />

migratorios e intercambios humanos. Erróneam<strong>en</strong>te se pi<strong>en</strong>sa que<br />

una vez llegados a <strong>Cuba</strong>, los grupos humanos aboríg<strong>en</strong>es, no salieron<br />

más del territorio. Exist<strong>en</strong> evid<strong>en</strong>cias contrastables -<strong>en</strong> el registro<br />

arqueológico- que demuestran que los intercambios socioculturales.,<br />

durante la época prehispánica, <strong>en</strong>tre las tierras aledañas caribeñas y<br />

nuestro país, ocurrió de forma multidireccional, es decir hacia <strong>Cuba</strong><br />

y desde <strong>Cuba</strong>. Al m<strong>en</strong>os durante la etapa de apogeo de la Formación<br />

Económica Social de los productores tribales, el intercambio sociocultural,<br />

<strong>en</strong>tre <strong>Cuba</strong> y las tierras aledañas, fue un hecho frecu<strong>en</strong>te,<br />

docum<strong>en</strong>tado por los cronistas hispanos, durante el descubrimi<strong>en</strong>to<br />

y la conquista.<br />

- 71 -


LOS PRIMEROS DESCUBRIDORES<br />

DE CUBA Y LAS ANTILLAS<br />

Alfredo Pérez Carratalá*<br />

Hoy se acepta, por hechos ya probados, infer<strong>en</strong>cias e hipótesis fundadas<br />

y contrastables, que los primeros pobladores de <strong>Cuba</strong>, arribaron<br />

<strong>en</strong>tre los 6 500 Y 10 000 años AP (antes del pres<strong>en</strong>te), portando una<br />

industria de piedra tallada de grandes dim<strong>en</strong>siones, como tradición<br />

tecnológica, que se le ha llamado por algunos autores seborucoide,<br />

por el sitio Seboruco, <strong>en</strong> el municipio Mayarí, provincia de Holguín,l<br />

donde fue por primera vez id<strong>en</strong>tificada. Este es el indicador arqueológico<br />

fundam<strong>en</strong>tal, que ha sido utilizado para id<strong>en</strong>tificar su<br />

pres<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> nuestro país; <strong>en</strong>contrándose sus sitios <strong>en</strong> sectores del<br />

extremo ori<strong>en</strong>te y norte-c<strong>en</strong>tro de <strong>Cuba</strong>, lo que ha motivado que<br />

sea <strong>en</strong> esas regiones donde se ubique sus posibles áreas de arribo,<br />

(presumiblem<strong>en</strong>te del sur de Norteamérica).<br />

Tradicionalm<strong>en</strong>te se ha considerado el proceso de "neolitización"<br />

<strong>en</strong> América d<strong>en</strong>tro de los períodos ''Arcaico'' (final) y "Formativo"<br />

(temprano) t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do como características socioeconómicas principales<br />

la domesticación de plantas y/o animales, la sed<strong>en</strong>tarización<br />

y el surgimi<strong>en</strong>to de la alfarería como respuesta a la incipi<strong>en</strong>te agricultura.<br />

La historia de <strong>Cuba</strong> y las Antillas comi<strong>en</strong>za precisam<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> esta época de desarrollo de la humanidad, como consecu<strong>en</strong>cia de<br />

las migraciones, los descubrimi<strong>en</strong>tos y los nuevos as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos <strong>en</strong><br />

busca de mejorar el <strong>en</strong>torno medioambi<strong>en</strong>tal de desarrollo de estas<br />

comunidades.<br />

" Alfredo Pérez Carratalá. Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Profesor Auxiliar <strong>en</strong> la Facultad<br />

de Ci<strong>en</strong>cias Sociales, Universidad C<strong>en</strong>tral de Las Villas. Arqueólogo, del Departam<strong>en</strong>to de<br />

Estudios Socioculturales.<br />

Ver Guarch, 1987.<br />

-72-


ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ<br />

Cráneo mesolítico (surori<strong>en</strong>tal).<br />

Trabajos de glotocronología realizados por los investigadores<br />

estadounid<strong>en</strong>ses Julian Gramberry y Gary Vacelius, han formulado<br />

una hipótesis de un modelo de poblami<strong>en</strong>to de las Antillas Mayores,<br />

basados <strong>en</strong> datos arqueológicos y <strong>en</strong> la toponimia, que supone una<br />

migración de orig<strong>en</strong> Waroide, desde el subcontin<strong>en</strong>te suramericano<br />

muy temprana (hacia el 4 000 AP) por el occid<strong>en</strong>te cubano, una<br />

oleada de proced<strong>en</strong>cia Tofana, desde C<strong>en</strong>troamérica, un poco más<br />

tarde y por último los Araucohabfantes que ingresaron por el arco<br />

de las Antillas. 2 Por su parte el doctor José M. Guarch, sosti<strong>en</strong>e que<br />

la población antillana respondió a difer<strong>en</strong>tes tradiciones culturales,<br />

prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes de varios puntos y direcciones extracaribeñas, con<br />

tecnologías y cronologías distintas. 3<br />

LAS EVIDENCIAS ARQUEOLÓGICAS<br />

En <strong>Cuba</strong>, más específico <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> C<strong>en</strong>tral,4 apareceR sitios con un<br />

ajuar lítico y de concha, muy similar al de grupos preagroalfareros,s<br />

2 Ver: Gramberry y Vacelius, 2004.<br />

3 Ver: Guarch, 1987.<br />

4 Espacio geográfico de los estudios arqueológicos del autor.<br />

5 También nombrados <strong>en</strong> la literatura como arcaicos, ciboneyes, mesolíticos, mesoindios,<br />

apropiadores pretribales del estadio medio.<br />

- 73 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

los cuales pres<strong>en</strong>tan fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> las capas antropogénicas<br />

más tardías, restos de una cerámica simple y sin decorado. Es significativo,<br />

que al m<strong>en</strong>os cinco de esos sitios estudiados, la industria<br />

de la piedra tallada transita de un patrón tecnológico de reducción<br />

lineal, a un patrón de reducción bipolar, proceso id<strong>en</strong>tificado por<br />

Janusz K. Kozlowski (1975), Berman y Pearshall (2009), Jorge Febles<br />

(1985) y otros, como indicativo de los protoagricultores. 6 Mary Berman<br />

considera, que los sitios con esta industria <strong>en</strong> Las Bahamas, son<br />

productos de una difusión cultural desde el c<strong>en</strong>tro-ori<strong>en</strong>te cubano.?<br />

En los cinco sitios antes m<strong>en</strong>cionados, las capas con cerámica<br />

coincid<strong>en</strong> con la industria microlítica producida por el patrón de<br />

reducción bipolar, así como el alisado de las paredes de las gubias<br />

de concha. Estas capas suced<strong>en</strong> inmediatam<strong>en</strong>te a las más tempranas,<br />

donde aparece un contexto correspondi<strong>en</strong>te al llamado preagroalfarero<br />

medio, mesolítico, mesoindio (Arcaico final) pretribal del estadio<br />

medio, con un "Modo de vida recolector mixto", sin evid<strong>en</strong>ciarse<br />

ningún estrato estéril, típico del proceso abandono-ocupación posterior,<br />

por lo que desecho la posibilidad de una superposición cultural.<br />

Otro caso muy curioso, es el sitio Dorado-l, <strong>en</strong> las proximidades de<br />

la desembocadura del río Sagua la Grande, <strong>en</strong> Villa Clara, que <strong>en</strong> las<br />

capas superiores muestra el mismo cambio del patrón tecnológico<br />

<strong>en</strong> la industria de la piedra tallada, pero sin elem<strong>en</strong>tos de alfarería.<br />

Está bi<strong>en</strong> probado, tanto <strong>en</strong> América como <strong>en</strong> otras partes del mundo,<br />

que la alfarería no es un indicador imprescindible para el proceso<br />

de la "neolitización".8 Al parecer el cambio tecnológico responde a<br />

la necesidad de buscar herrami<strong>en</strong>tas capaces de darle repuesta a la<br />

nueva actividad económica (la agricultura). Este cambio de patrón,<br />

es la "llave" para la compr<strong>en</strong>sión del inicio del proceso. Desde hace<br />

algunos años investigadores del área caribeña han observado estos<br />

procesos, que se muestran a nivel del registro arqueológico, donde<br />

se puede observar elem<strong>en</strong>tos que son propios de disímiles tradiciones<br />

arqueológicas. El objetivo fundam<strong>en</strong>tal de la tradición, es <strong>en</strong> esas etapas<br />

del desarrollo social del hombre, transmitir las soluciones a los problemas<br />

y la superación de las dificultades con los cuales tropieza el<br />

hombre <strong>en</strong> la labor cotidiana. 9<br />

6 Ver: Janusz K. Kozlowski (1975), Berman y Pearshall (2009), Jorge Febles (1985).<br />

7 Ver: Berman y Pearshall, 2009.<br />

8 Ver: Bates 2003, Marcos 2001, Lumbreras 2006, Lavallée, 2006.<br />

9 Ver: Guarch 1987.<br />

-74-


ALFREDO PÉREZ C ARRATALÁ<br />

Mesolítico temprano<br />

MIGRACiÓN Y TRANSCULTURACIÓN<br />

Las primeras comunidades indíg<strong>en</strong>as que descubrieron y se as<strong>en</strong>taron<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, no muy numerosas, una vez llegadas a nuestro archipiélago,<br />

<strong>en</strong> el contacto con el nuevo medio ambi<strong>en</strong>te a explotar, fueron<br />

cambiando sus estrategias subsist<strong>en</strong>ciales, interactuando con los<br />

ecosistemas más productivos -como es el bosque de manglar- y<br />

reduci<strong>en</strong>do considerablem<strong>en</strong>te las dim<strong>en</strong>siones de su ajuar, a la vez<br />

que experim<strong>en</strong>taron con otros tipos de materia prima. 10<br />

Para el doctor Enrique Alonso, el mesolítico, mesoindio, arcaico,<br />

ciboney cubano, o apropiador pretribal del estadio medio, es la imbri-<br />

10 Ver: Izquierdo Díaz y Pérez Carratalá, 2010.<br />

-75 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

cación biológica y cultural, de inmigrantes que ingresaron a territorio<br />

nacional por el occid<strong>en</strong>te de <strong>Cuba</strong>, hacia los 4 000 años AP que se<br />

supone su más probable orig<strong>en</strong> <strong>en</strong> la región de Manicuare, p<strong>en</strong>ínsula<br />

de Araya, V<strong>en</strong>ezuela, portadores de una tradición tecnológica que<br />

llamamos Tradición Manicuaroide, caracterizada por la elaboración<br />

de vasijas, gubias y otros artefactos de conchas, con otros pequeños<br />

grupos aboríg<strong>en</strong>es, proced<strong>en</strong>tes también de la actual V<strong>en</strong>ezuela, que<br />

<strong>en</strong>traron por la región ori<strong>en</strong>tal tray<strong>en</strong>do una industria de piedra <strong>en</strong><br />

volum<strong>en</strong>, conocida <strong>en</strong> el Caribe como Ortoiroide o Bawaroide llamada<br />

así por el sitio Bawari Trace <strong>en</strong> la isla Trinidad, donde aparece<br />

con su mayor antigüedad (7 000 años AP), y arqueológicam<strong>en</strong>te es<br />

id<strong>en</strong>tificable por la técnica de elaborar artefactos líticos con simetría<br />

bilateral y cierto pulim<strong>en</strong>to que se habían desplazado durante algunos<br />

siglos de isla <strong>en</strong> isla hasta llegar a <strong>Cuba</strong> proced<strong>en</strong>tes del actual Haití.<br />

Con el tiempo, estas tradiciones llegaron a ext<strong>en</strong>derse y "mezclarse"<br />

por toda <strong>Cuba</strong>, aunque, como se ha explicado, con apar<strong>en</strong>tes<br />

"focos" <strong>en</strong> los extremos occid<strong>en</strong>tal y ori<strong>en</strong>tal, y siempre insertadas<br />

<strong>en</strong> contextos arqueológicos correspondi<strong>en</strong>tes al nivel mesolítico,<br />

mesoindio, arcaico (Ciboney) (Alonso, 2003).<br />

Es de suponer y a falta de otras evid<strong>en</strong>cias que prueb<strong>en</strong> lo contrario,<br />

los <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tros <strong>en</strong>tre aquellos pequeños grupos de inmigrantes<br />

y los que ya estaban aquí, fueron fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te incru<strong>en</strong>tos, puesto<br />

que ambos estaban necesitados y ansiosos de recibir información<br />

económica sobre lo que había más allá de su área de influ<strong>en</strong>cia, e<br />

igualm<strong>en</strong>te urgidos de recibir nuevo material g<strong>en</strong>ético que ya habían<br />

id<strong>en</strong>tificado como remedio contra los desastres de las uniones consanguíneas<br />

(Alonso, 2003). Esos <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tros propiciaron la incorporación<br />

de los recién llegados a las comunidades locales, mediante alianzas<br />

matrimoniales y sistemas de par<strong>en</strong>tescos, que les permitiera el acceso<br />

a los recursos subsist<strong>en</strong>ciales y el control territorial.<br />

El doctor Ernesto Tabío, les llama a los sitios, donde hay una<br />

"mezcla" de tradiciones tecnológicas, sitios "híbridos" y presume<br />

que fue la consecu<strong>en</strong>cia de un proceso de "mezcla", iniciado hacia<br />

el 2 000 a.n.e. (antes de nuestra era) ("" 4 000 AP) <strong>en</strong> el Caribe,<br />

de grupos llegados a las islas por difer<strong>en</strong>tes rutas y desde distintas<br />

regiones del área Circum Caribe, con desigual grado de desarrollo,<br />

que se fueron adecuando a los disímiles nichos ecológicos insulares, e<br />

incorporaron a su ajuar algunos de los artefactos de otros grupos,<br />

que habían arribado con anterioridad (Tabío, 1988).<br />

El doctor José M. Guarch, las difer<strong>en</strong>tes tradiciones culturales que<br />

llegan a las Antillas, sufrieron cambios debido al medio ecológico y<br />

a procesos históricos <strong>en</strong> que los factores transculturales aportan <strong>en</strong><br />

-76 -


..<br />

ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ<br />

ocasiones significativos resultados. En otros casos, ciertos grupos permanecieron<br />

largos períodos de tiempo evolucionando internam<strong>en</strong>te,<br />

con pocos elem<strong>en</strong>tos de transculturación o préstamo. 11<br />

En la obra -muy poco conocida por cierto- Arqueología de<br />

<strong>Cuba</strong>. Materiales de estudio, los doctores Estrella Rey, Haroldo Dilla<br />

y José M. Guarch, afirman que <strong>en</strong> el área antillana, "no podemos<br />

p<strong>en</strong>sar <strong>en</strong>contrar sitios puros, ajustados a los esquemas preconcebidos<br />

tradicionalm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> realidad los pobladores preagroalfareros de las<br />

Antillas, sufrieron un fuerte proceso de simbiosis debido a los préstamos<br />

e intercambios de técnicas y otras modalidades culturales ... "<br />

(Rey, Dilla y Guarch, 1977).<br />

Por otra parte, la ubicación geográfica del archipiélago cubano,<br />

propició que fuera un lugar de obligado paso o estancia, de las comunidades<br />

aboríg<strong>en</strong>es, que habitaron el Caribe, <strong>en</strong> todos los períodos<br />

de desarrollo de los procesos migratorios <strong>en</strong> el área.<br />

T<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta la evolución paleogeográfica del Caribe y las<br />

dataciones más tempranas de ocupación humana, cualquier tránsito<br />

desde o hacia <strong>Cuba</strong>, tuvo que hacerse mediante el empleo de medios<br />

de navegación, aunque fueran elem<strong>en</strong>tales y rústicos, no obstante, el<br />

conocimi<strong>en</strong>to que poseían las sociedades aboríg<strong>en</strong>es que poblaban <strong>en</strong><br />

<strong>en</strong>torno Circum Caribe, de las corri<strong>en</strong>tes marinas, el comportami<strong>en</strong>to<br />

del tiempo durante las estaciones del año y <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral de la geografía del<br />

área, facilitaba estos movimi<strong>en</strong>tos (lturralde, 2002 y 2004).<br />

Frecu<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te se aprecia a nuestro archipiélago como un "agujero<br />

negro", <strong>en</strong> cuanto a los procesos migratorios e intercambios humanos<br />

<strong>en</strong> el período aborig<strong>en</strong>. Erróneam<strong>en</strong>te se pi<strong>en</strong>sa que una vez llegados<br />

a <strong>Cuba</strong>, estos grupos humanos, no salieron más del territorio.<br />

Exist<strong>en</strong> evid<strong>en</strong>cias contrastables -<strong>en</strong> el registro arqueológico-,<br />

que demuestran que los intercambios socioculturales, durante la<br />

época prehispánica, <strong>en</strong>tre las tierras aledañas caribeñas y nuestro<br />

país, ocurrió de forma multidireccional, es decir hacia <strong>Cuba</strong> y desde<br />

<strong>Cuba</strong>. 12 Otros investigadores afirman también que este tránsito fue<br />

recurr<strong>en</strong>te t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta el conocimi<strong>en</strong>to de la geografía del<br />

Caribe que poseían estos hombres, la relativa proximidad de las<br />

tierras, la necesidad socio económica y cultural de comunicarse,<br />

así como el desarrollo alcanzado, desde muy temprano <strong>en</strong> técnicas<br />

de navegación (Berman y Pearshall, 2009), (Callaghan, 1998),<br />

(Rodríguez y Pagán, 2007).<br />

11 Ver: Guarch, 1987.<br />

12 Ver: Pérez Carratalá e Izquierdo Díaz, 2010.<br />

-77-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

LOS PROTOAGRíCOLAS<br />

Como anteced<strong>en</strong>tes, de lo que se ha llamado protoagrícola o protoagroalfareros<br />

t<strong>en</strong>emos que, desde principios del siglo xx <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> se han<br />

descubierto sitios arqueológicos que pres<strong>en</strong>tan un contexto asignable a<br />

las culturas preagroalfareras (caza-pesca-recolección) (mesolítico, mesoindio,<br />

arcaico o ciboney cubano) y muestran la pres<strong>en</strong>cia de una cerámica<br />

"tosca muy simple y sin decorar", destacándose la aus<strong>en</strong>cia de bur<strong>en</strong>es,<br />

característica típica, <strong>en</strong> el Caribe, de las comunidades agro alfareras de<br />

asc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia aruaca (Pichardo Moya, 1990). Felipe Pichardo Moya, los<br />

califica como Siboneyes con cerámica y deslinda claram<strong>en</strong>te a la id<strong>en</strong>tidad<br />

cultural de su factura con respecto a la aruaca, lo que para muchos es un<br />

hecho: No son iguales.<br />

Ernesto Tabío Palma, <strong>en</strong> su proyecto de periodización para las<br />

culturas aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>, incluye los sitios con las características<br />

descritas <strong>en</strong> la etapa protoagrícola, aduci<strong>en</strong>do la asociación de causa-efecto,<br />

donde el surgimi<strong>en</strong>to de la agricultura ti<strong>en</strong>e g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te<br />

como respuesta la producción de tiestos de cerámica con la finalidad<br />

de facilitar la cocción de los productos vegetales (Tabío, 1984).<br />

Por su parte José M. Guarch, los d<strong>en</strong>omina Fase Protoagoalfareros<br />

(incluy<strong>en</strong>do la alfarería como factor f<strong>en</strong>oménico <strong>en</strong> cuanto a la<br />

agricultura) y los incluye <strong>en</strong> la Etapa de Economía de Apropiación dividi<strong>en</strong>do<br />

esta <strong>en</strong> dos Variantes Culturales I-Canímar, (m<strong>en</strong>os desarrollada)<br />

y II-Mayarí (más desarrollada) (Guarch, 1990).<br />

En otras revisiones de las clasificaciones de las culturas aboríg<strong>en</strong>es<br />

cubanas se modifica el aparato conceptual <strong>en</strong> un int<strong>en</strong>to de lograr<br />

una mejor comunicación internacional y se d<strong>en</strong>omina a este grupo<br />

cultural como Mesolítico Tardío (Domínguez, Febles y Rives, 1990) y<br />

comunidades Protoagroalfareras con tradiciones neolíticas incipi<strong>en</strong>tes<br />

(Domínguez, Febles y Rives, 1994). <strong>Los</strong> investigadores del C<strong>en</strong>tro<br />

Ori<strong>en</strong>tal de Arqueología <strong>en</strong> Holguín los han llamado Apropiadores<br />

con cerámica (Dlloa y Valcárcel, 2002); a su vez, Milton Pino y Alfonso<br />

Córdova del ICAN, Mesolítico con cerámica (Pino y Córdova,<br />

2004). En la reci<strong>en</strong>te clasificación para la obra ci<strong>en</strong>tífica "Historia<br />

de los aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>", propuesta por el ICAN los <strong>en</strong>marcan<br />

d<strong>en</strong>tro de la Formación Económico Social (FES) de apropiadores<br />

pretribales, <strong>en</strong> el estadio tardío (González, et al. 2010). Información<br />

aportada por trabajos de paleobotánica realizados <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, han<br />

demostrado que esas comunidades, consideradas como protoagrícolas<br />

poseían una economía mixta, donde la producción de cultivos<br />

-78-


.<br />

ALFREDO PÉREZ CARRATALÁ<br />

como el boniato (Hipomoea batata), las malangas (Xanthosoma<br />

sp.) los Ñames (Dioscorea sp.) el maíz (Zea mays), el maní (Arachis<br />

hypogaea) y difer<strong>en</strong>tes especies de leguminosas (frijoles), aportaba<br />

considerable fu<strong>en</strong>te de alim<strong>en</strong>tos a esas poblaciones. (Delgado, et al.<br />

1997) (Rodríguez Suárez, 2011).<br />

En Puerto Rico, se reporta, junto al Boniato (que allá le llaman<br />

batata) yel maíz, <strong>en</strong> los sitios de Puerto Ferro y Maruca, ñames y malangas,<br />

con una antigüedad de más de 3 000 años AP (Pagán, 2009).<br />

Aquí <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, han <strong>en</strong>contrado gránulos de almidón de Dioscoreaceas<br />

y Xanthosoma sp <strong>en</strong> herrami<strong>en</strong>tas molederas excavadas a 90<br />

cm de profundidad, <strong>en</strong> el sitio Canímar Abajo, con una antigüedad<br />

de 2 515 ± 75 (C-14) Laboratorio UNAM D.F. México. Además<br />

se <strong>en</strong>contró, también <strong>en</strong> una herrami<strong>en</strong>ta del complejo trituración<br />

moli<strong>en</strong>da (percutor-majador) del sitio Aguas Verdes (Guantánamo),<br />

gránulos de almidón de Dioscorea trifida y Xanthosoma sp., sitio<br />

considerado tradicionalm<strong>en</strong>te como protoagrícola, que no ha sido<br />

fechado aún, pero por la tecnotipología de su industria microlítica, casi<br />

todos los investigadores cubanos, le conced<strong>en</strong> una data hacia el O de n.e<br />

(Rodríguez Suárez, 2011).<br />

De igual forma, las evid<strong>en</strong>cias de objetos dedicados al ceremonialismo<br />

(esferolítias, gladiolítos y anillos lítico) y otros de uso corporal,<br />

como p<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes y otros adornos corporales, nos hace p<strong>en</strong>sar que<br />

una vez que se produce toda la gama de artefactos, digamos, de alguna<br />

superestructura, creo que pasamos esa etapa pretribal y llegamos a<br />

una sociedad tribal incipi<strong>en</strong>te, donde hay algún culto organizado y<br />

por lo m<strong>en</strong>os rangos <strong>en</strong> la sociedad, y a lo mejor Big M<strong>en</strong>, aunque<br />

falte la estratificación social estricta, estos tránsitos, está bi<strong>en</strong> probado,<br />

fueron l<strong>en</strong>tos y dilatados <strong>en</strong> el tiempo.<br />

Es de mi opinión que <strong>en</strong> el estadio de desarrollo protoagricultor,<br />

es donde se manifiesta con más nitidez este f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o, de "mezcla" o<br />

"simbiosis", evid<strong>en</strong>ciado a nivel de registro arqueológico, con la pres<strong>en</strong>cia<br />

de una industria de la piedra tallada, que ti<strong>en</strong>de a las pequeñas<br />

dim<strong>en</strong>siones, a veces microlítica (m<strong>en</strong>or de 3 cm), pero con géneros<br />

y tipos que no se difer<strong>en</strong>cian de la industria Seborucoide, esferolítias,<br />

gladiolitos, anillos líticos, objetos funcionales de piedra, tales como<br />

majadores con simetría bilateral y bu<strong>en</strong> acabado por pulim<strong>en</strong>to de la<br />

superficie, diversificación y ex!-}uisitez <strong>en</strong> la factura de artefactos de<br />

concha y la inclusión además de la cerámica más temprana para Las<br />

Antillas -Cayo Jorajuría con 4000 años AP- Oouravleva, 2002).<br />

En realidad los llamados protoagrícolas o protoagroalfareros, no<br />

fueron una oleada difer<strong>en</strong>te, eran las mismas comunidades ya mezcladas,<br />

producto de ev<strong>en</strong>tos difusivos, originados por el incesante inter-<br />

-79 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

cambio multivectorial exist<strong>en</strong>te <strong>en</strong> todo el Caribe, así como procesos<br />

internos de evoluciones locales, colaterales (Meggers, 1985); donde<br />

las claves de la cultura ext<strong>en</strong>dida le debieron otorgar un significativo<br />

matiz, <strong>en</strong> un espacio geográfico limitado -<strong>en</strong> cuanto a territoriopero<br />

ext<strong>en</strong>so <strong>en</strong> cuanto a posibilidades de comunicación -por el<br />

mar Caribe- estaban transitando, de la economía de apropiación a<br />

la economía productora, lo que <strong>en</strong> otras latitudes se ha considerado<br />

como proceso de neolitización o Revolución Neolítica.<br />

TRANSCULTURACIÓN<br />

Tradicionalm<strong>en</strong>te, <strong>en</strong> la arqueología cubana, se ha visto sola la transculturación,<br />

como el proceso originado <strong>en</strong> los sitios de contacto indohispánico<br />

fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te del ori<strong>en</strong>te cubano,13 es decir cuando<br />

convivieron dos grupos humanos portadores de culturas difer<strong>en</strong>tes<br />

aboríg<strong>en</strong>es y españoles e intercambiaron conocimi<strong>en</strong>tos, modos de<br />

hacer, herrami<strong>en</strong>tas, materias primas, tradiciones culinarias, etcétera.<br />

Con respecto a la llamada "hibridación", no creo que sea el término<br />

más adecuado para d<strong>en</strong>ominar este proceso, pues biológicam<strong>en</strong>te un<br />

híbrido es el resultado del cruzami<strong>en</strong>to de dos individuos de distintas<br />

especies ¿dando lugar a un ser incapaz de procrear? para dar lugar<br />

a otra de características mixtas. Llamarle "simbiosis" o "mezcla" es<br />

navegar por un campo inespecífico de definición, por lo que también<br />

las considero inadecuadas. La mejor manera de d<strong>en</strong>ominar a este rico<br />

y complejo proceso que tuvo quizás sus inicios <strong>en</strong> las áreas contin<strong>en</strong>tales<br />

Circum Caribeñas, pero que indudablem<strong>en</strong>te se int<strong>en</strong>sificó<br />

<strong>en</strong> el área insular, es transculturación, <strong>en</strong> la definición primig<strong>en</strong>ia<br />

de Fernando Ortiz, o sea, que la interacción de dos o más culturas,<br />

produc<strong>en</strong> a una nueva, con elem<strong>en</strong>tos de las que le dieron orig<strong>en</strong>,<br />

pero cualitativam<strong>en</strong>te difer<strong>en</strong>te a aquellas.<br />

Es de señalar, que los aboríg<strong>en</strong>es, aunque t<strong>en</strong>ían un f<strong>en</strong>otipo biológico<br />

g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te similar, el grado de desarrollo de esas comunidades<br />

era difer<strong>en</strong>te, así como sus etnias, tradiciones culturales, tanto <strong>en</strong> la<br />

cultura material-evid<strong>en</strong>ciada <strong>en</strong> el registro arqueológico- como <strong>en</strong><br />

la cultura espiritual, que solo conocemos por evid<strong>en</strong>cias indirectas, todo<br />

esto como resultado de las adaptaciones socioculturales a los difer<strong>en</strong>tes<br />

ecosistemas <strong>en</strong> los que interactuaban y el acceso a los recursos, mediados<br />

por el trabajo humano, <strong>en</strong> función de la gestión subsist<strong>en</strong>cial.<br />

13 Ver: Tabío y Rey, 1979.<br />

- 80-


REFLEXIONES SOBRE ECONOMíA,<br />

CULTURA Y NATURALEZA EN LA HISTORIA<br />

MÁS ANTIGUA DE CUBA1<br />

Enrique M. Alonso Alonso*<br />

El "f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o difer<strong>en</strong>cial" que ha indicado a los estudiosos de los<br />

aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong> todas las épocas la exist<strong>en</strong>cia de difer<strong>en</strong>tes<br />

culturas, fases, aspectos, complejos o variantes culturales d<strong>en</strong>tro de<br />

lo que hoy llamamos etapa de la economía de apropiación, ti<strong>en</strong>e una<br />

es<strong>en</strong>cia más compleja de lo que se ha estimado hasta hoy. Coincidimos<br />

con los estudios más avanzados al respecto <strong>en</strong> que, sin duda, para esa<br />

etapa hay un int<strong>en</strong>so movimi<strong>en</strong>to de intercambio de rasgos culturales<br />

compon<strong>en</strong>tes de varias tradiciones que llegaron a nuestro archipiélago<br />

<strong>en</strong>tonces. La int<strong>en</strong>sidad de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os de intercambio cultural se<br />

increm<strong>en</strong>ta con el arribo de tradiciones agrícolas y alfareras -portadas<br />

por aruacos antillanos- a un territorio ya <strong>en</strong>tonces poblado<br />

totalm<strong>en</strong>te por g<strong>en</strong>te con otro nivel de desarrollo y distinta cultura.<br />

Pero, por otra parte, sobre todo durante el largo período que duró<br />

el proceso de poblami<strong>en</strong>to total del archipiélago por cazadores y<br />

pescadores-recolectores (protoarcaico, arcaico) debieron producirse<br />

t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias regionales que, al sedim<strong>en</strong>tarse, dieran lugar al establecimi<strong>en</strong>to<br />

de modalidades con rango de tradiciones locales, motivadas<br />

es<strong>en</strong>cialm<strong>en</strong>te por la necesidad de producir lo que Guarch (1988)<br />

* Arqueólogo. Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Fue investigador Auxiliar del Instituto <strong>Cuba</strong>no<br />

de Antropología, ECOVIDA, CITMA, Pinar del Río.<br />

Publicado originalm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> Arqueológica, 19 de octubre de 2006, www.cubaarqueologica.org.<br />

- 81 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

llamó "reajustes acicateados por el medio", porque la efici<strong>en</strong>cia de la<br />

gestión subsist<strong>en</strong>cial, sobre todo para el nivel de la economía de apropiación,<br />

no es compatible con recetas rígidas: los reajustes de mecanismos<br />

y elem<strong>en</strong>tos socioculturales, <strong>en</strong> función de la más efici<strong>en</strong>te gestión<br />

apropiadora de los recursos naturales, como proceso de ord<strong>en</strong> social<br />

y carácter activo, son factores del movimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> la esfera social y<br />

garantía de éxito para la producción y la reproducción de la vida<br />

<strong>en</strong> esa etapa, <strong>en</strong> especial para grupos recién llegados a territorios<br />

desconocidos <strong>en</strong> función de pobladores.<br />

Obra de José Martínez.<br />

Así, grupos humanos de "igual grado de desarrollo económico<br />

y por descontado de relaciones de producción y de etnias iguales"<br />

(Guarch, 1988) no pudieron vivir exactam<strong>en</strong>te del mismo modo<br />

junto al curso bajo del río Cauto que <strong>en</strong> el corazón de la llanura<br />

cársica de Guanahacabibes, digamos por expresarlo con un ejemplo.<br />

Como se puede apreciar, concedemos gran importancia a aspectos<br />

de la esfera de lo que Guarch d<strong>en</strong>ominó "variantes productivas",<br />

<strong>en</strong>t<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do que la mayor parte de los f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os difer<strong>en</strong>ciales que<br />

v<strong>en</strong>imos observando ti<strong>en</strong><strong>en</strong> explicación, <strong>en</strong> primera instancia, <strong>en</strong><br />

términos económicos.<br />

No obstante, es evid<strong>en</strong>te que elem<strong>en</strong>tos tales como la gubia de<br />

concha, los <strong>en</strong>tierros secundarios coloreados, las bolas y dagas líticas,<br />

las industrias de talla de roca§.. silíceas al estilo de Seboruco,<br />

ti<strong>en</strong><strong>en</strong> carácter de compon<strong>en</strong>tes de tradiciones culturales, técnicas o<br />

estilísticas introducidas <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> por portadores de difer<strong>en</strong>te orig<strong>en</strong>.<br />

-82 -


ENRIQUE M. ALONSO ALONSO<br />

Hasta dónde y cómo estas se difundieron aquí <strong>en</strong> procesos transculturales<br />

o evolucionaron a tiempo <strong>en</strong> un espacio son cuestiones que<br />

se conectan con factores cronológicos, por el mom<strong>en</strong>to imprecisos<br />

y con otras incógnitas aún por descifrar. Sin embargo, hay algunas<br />

observaciones que pudieran contribuir a arrojar un poco de luz sobre<br />

ciertos aspectos, <strong>en</strong> la medida <strong>en</strong> que introduc<strong>en</strong> el factor "naturaleza",<br />

tan frecu<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te olvidado, <strong>en</strong> el problema de interpretar el<br />

registro arqueológico con fines etnohistóricos: Hasta donde sabemos<br />

hoy, las rocas silicificadas de las variedades minerales que han sido<br />

materia prima fundam<strong>en</strong>tal o exclusiva de la industria macrolítica<br />

de piedra tallada asignada a la "fase Cazadores" o "Protoarcaico de<br />

<strong>Cuba</strong>" pued<strong>en</strong> ser <strong>en</strong>contradas <strong>en</strong> núcleos de tamaño y consist<strong>en</strong>cia<br />

apropiada <strong>en</strong> la naturaleza de algunas zonas de las actuales provincias<br />

de Holguín, Sancti Spíritus, Villa Clara, Ci<strong>en</strong>fuegos y Matanzas; es<br />

posible que también aparezcan <strong>en</strong> zonas de otras provincia ori<strong>en</strong>tales<br />

y c<strong>en</strong>trales. No aparec<strong>en</strong> <strong>en</strong> absoluto <strong>en</strong> otras zonas de esas mismas<br />

provincias y <strong>en</strong> ningún punto de las provincias La Habana, Mayabeque,<br />

Artemisa y Pinar del Río. Probablem<strong>en</strong>te tampoco aparezcan <strong>en</strong> la<br />

geología de la Isla de La Juv<strong>en</strong>tud.<br />

En la naturaleza de estas últimas regiones, las variedades minerales<br />

incluibles <strong>en</strong> el sílex arqueológico no son de iguales tipos ni se pres<strong>en</strong>tan<br />

<strong>en</strong> grandes núcleos. Predominan allí el pedernal y las cuarcitas,<br />

<strong>en</strong> ocasiones opalizadas, y se pres<strong>en</strong>tan <strong>en</strong> guijarros que no podrían<br />

ser convertidos <strong>en</strong> herrami<strong>en</strong>tas de más de 40 mm de longitud. Este<br />

hecho, unido a las características de la fractura de estas variedades,<br />

resulta un factor de índole natural, que ti<strong>en</strong>e que haber contribuido<br />

a la llamada desespecialización macrolítica que, sin duda alguna se<br />

observa a partir de cierto "mom<strong>en</strong>to" histórico <strong>en</strong> todo el archipiélago,<br />

pero que es absoluta para el extremo occid<strong>en</strong>tal del mismo,<br />

cuestión que ha v<strong>en</strong>ido explicándose <strong>en</strong> términos exclusivam<strong>en</strong>te<br />

"culturales" y cronológicos. Porque, con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del, por el<br />

mom<strong>en</strong>to ignoto, lugar o lugares de arribo a <strong>Cuba</strong> de los portadores<br />

de aquella tradición técnica que id<strong>en</strong>tifica la llamada "Industria<br />

Seborucoide", es absolutam<strong>en</strong>te absurdo interpretar que cuando se<br />

agotó la capacidad de sust<strong>en</strong>tación de los territorios donde existía<br />

la materia prima imprescindible para ponerla <strong>en</strong> práctica, aquellas<br />

comunidades se hayan extinguido. Es mucho más racional p<strong>en</strong>sar<br />

que se dieran a explotar otros territorios, practicando otras formas<br />

para obt<strong>en</strong>er los necesarios artefactos de cortar, raspar, tajar y aserrar.<br />

La necesaria flexibilidad de estructuras actualm<strong>en</strong>te aceptada para<br />

la Comunidad Primitiva significa, para los grupos de refer<strong>en</strong>cia, el<br />

-83-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

establecimi<strong>en</strong>to de los campam<strong>en</strong>tos más o m<strong>en</strong>os estables o poblados,<br />

junto a las fu<strong>en</strong>tes de materia prima o los recursos a explotar<br />

<strong>en</strong> un mom<strong>en</strong>to específico; de aquí que no cabe esperar abundancia<br />

de objetos confeccionados con materiales lejanos <strong>en</strong> lugar alguno,<br />

o abundancia de cierta herrami<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> sitios donde no podía ser<br />

usada int<strong>en</strong>sam<strong>en</strong>te, o construida, según el caso. De esta índole son<br />

los reparos que <strong>en</strong>contramos a la práctica de asignar mecánicam<strong>en</strong>te<br />

valor definitivo como indicador "cultural", a una relativa abundancia<br />

<strong>en</strong> un sitio de ciertos objetos líticos con respecto a los de concha o<br />

viceversa, o de gubias, o de vasijas de concha, o de piedra tallada,<br />

sin t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta los marcos de refer<strong>en</strong>cia que proporciona el<br />

<strong>en</strong>foque antes citado.<br />

Obra de José Martínez.<br />

Por su parte, la migración estacional, la dispersión o integración<br />

sistemática de la comunidad, el despr<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to de grupos con<br />

objetivos económicos, la exist<strong>en</strong>cia de un territorio con iderado<br />

patrimonio comunal y la rotación de territorios, son cuestiones que,<br />

al nivel actual de conocimi<strong>en</strong>tos, hay que dar por ciertas y probadas<br />

- 84-


ENRIQUE M. ALONSO ALONSO<br />

para la etapa de economía de apropiación <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, al m<strong>en</strong>os <strong>en</strong> sus<br />

fases media y tardía. No obstante, esos f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os no debieron producirse<br />

de la misma forma ni con igual int<strong>en</strong>sidad <strong>en</strong> todas partes.<br />

La distribución espacial y temporal de los recursos marinos costeros<br />

con respecto a los recursos del bosque semideciduo, también sujetos<br />

a ciclos de abundancia y escasez, de los abrigos rocosos, del agua<br />

potable y de otras materias primas <strong>en</strong> los difer<strong>en</strong>tes territorios y<br />

regiones, debió condicionar distintas modalidades <strong>en</strong> su explotación.<br />

Así, desde campam<strong>en</strong>tos perman<strong>en</strong>tes <strong>en</strong>clavados <strong>en</strong> el bosque<br />

semideciduo de la llanura cársica de Guanahacabibes, junto a fu<strong>en</strong>te<br />

de agua potable y abrigo rocoso utilizable como refugio ev<strong>en</strong>tual,<br />

nunca a más de 10 km del mar, una comunidad de recolectorespescadores-cazadores<br />

podía explotar alternativam<strong>en</strong>te, con sus<br />

fluctuaciones estacionales, los recursos del bosque y de la costa con,<br />

a lo sumo, algunos paraderos para grupos económicos destacados<br />

para cumplir ciertos objetivos d<strong>en</strong>tro del territorio común. Tal es el<br />

sistema de as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to que observamos <strong>en</strong> esa región, el que puede<br />

asimilarse a lo que Guarch (1988) llamó una "variante productiva".<br />

A aquellas evid<strong>en</strong>tes v<strong>en</strong>tajas de la región v<strong>en</strong>ía unido el inconv<strong>en</strong>i<strong>en</strong>te<br />

dado <strong>en</strong> la inexist<strong>en</strong>cia de rocas que no sean coralinas<br />

o calizas reci<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> la geología de la P<strong>en</strong>ínsula. Todas las rocas<br />

silíceas, ferruginosas, bauxíticas y de otras variedades que aparec<strong>en</strong><br />

como compon<strong>en</strong>tes del ajuar arqueológico observado allí fueron<br />

introducidas por el indio, bi<strong>en</strong> mediante prolongadas expediciones<br />

de grupos por objetivos, o a través del intercambio.<br />

T<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta esta información ¿cabría esperar <strong>en</strong> esa región<br />

ricas y abundantes manifestaciones de piedra tallada o <strong>en</strong> volum<strong>en</strong>,<br />

o un predominio del material lítico sobre el de concha? Por supuesto<br />

que no. Cabe esperar precisam<strong>en</strong>te aquellos rasgos que perfilan lo<br />

que Guarch llamó Variante Cultural Guanahacabibes -es decir, al<br />

Guanahatabey o Ciboney Guayabo Blanco o Preagroalfarero mediorasgos<br />

que podrán ser <strong>en</strong>contrados con igual pureza, hasta donde<br />

sabemos hoy, <strong>en</strong> la Ciénaga ori<strong>en</strong>tal de Zapata y <strong>en</strong> el sur de la Isla<br />

de La Juv<strong>en</strong>tud, regiones que pres<strong>en</strong>tan muy semejantes características<br />

naturales desde el punto de vista de la economía de propiación.<br />

Para el resto del distrito físico geográfico de Pinar del Río, se pres<strong>en</strong>ta<br />

una situación natural y arqueológica más compleja: un espinazo<br />

montañoso, compuesto <strong>en</strong> su porción occid<strong>en</strong>tal por elevaciones<br />

calizas con valles intramontanos, poblados originalm<strong>en</strong>te por el<br />

bosque semideciduo, rodeadas de alturas pizarrosas con vegetación<br />

de pinares, circundadas por llanuras costeras con vegetación<br />

-85 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

original de sabana combinada con áreas boscosas. El sector ori<strong>en</strong>tal<br />

de la Cordillera, formado por alturas calizas de difer<strong>en</strong>te morfología<br />

sust<strong>en</strong>tó originalm<strong>en</strong>te, al igual que los tramos de llanura costera que<br />

le correspond<strong>en</strong> un bosque mayorm<strong>en</strong>te semideciduo. Al parecer,<br />

ningún río de la región pudo admitir la navegación primitiva con el<br />

fin de <strong>en</strong>lazar la Cordillera con el mar.<br />

Ambos sectores descritos conforman la región arqueológica de<br />

Guaniguanico. <strong>Los</strong> estudios realizados indican que <strong>en</strong> la región se<br />

practicó un sistema de as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to ajustado a la particular distribución<br />

de los recursos y a las características de las condiciones naturales,<br />

es decir, campam<strong>en</strong>tos de reunión de cada comunidad <strong>en</strong>clavados <strong>en</strong><br />

sectores bajos de las llanuras costeras de sus respectivos territorios,<br />

ocupados solam<strong>en</strong>te durante la estación seca para explotar principalm<strong>en</strong>te<br />

los recursos del mar, de los que se despr<strong>en</strong>dían grupos<br />

con objetivos económicos que ev<strong>en</strong>tualm<strong>en</strong>te acampaban por breve<br />

tiempo <strong>en</strong> lugares propicios. También se ha <strong>en</strong>contrado evid<strong>en</strong>cia de<br />

campam<strong>en</strong>tos de reunión <strong>en</strong> sectores de la ancha llanura sur <strong>en</strong>clavados<br />

junto a ríos que permitían el <strong>en</strong>lace rápido con la costa, <strong>en</strong> los<br />

que se combinaba la explotación de los recursos marinos, fluviales<br />

y lacustres <strong>en</strong> igual estación.<br />

Este sistema incluía la dispersión de cada comunidad <strong>en</strong> grupos m<strong>en</strong>ores<br />

que se as<strong>en</strong>taban <strong>en</strong> campam<strong>en</strong>tos ubicados <strong>en</strong> la Cordillera, al<br />

abrigo de accid<strong>en</strong>tes negativos del relieve, durante la estación lluviosa<br />

y temporada ciclónica, para explotar los recursos del bosque que se<br />

<strong>en</strong>contraban <strong>en</strong>tonces <strong>en</strong> sus ciclos anuales de mayor abundancia.<br />

Para esta región <strong>en</strong> conjunto se observa la t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del predominio<br />

de los materiales de concha sobre los líticos <strong>en</strong> el ajuar que aparece<br />

<strong>en</strong> los sitios más costeros, con situación inversa <strong>en</strong> los sitios de tierra<br />

ad<strong>en</strong>tro y la Cordillera, sin que esto indique, de modo alguno, difer<strong>en</strong>cias<br />

culturales <strong>en</strong>tre los habitantes de ambos tipos de sitio, que<br />

se consideran poblados por las mismas g<strong>en</strong>tes.<br />

D<strong>en</strong>tro de los compon<strong>en</strong>tes líticos del ajuar recuperado <strong>en</strong> los<br />

sitios de la región, y también de Guanahacabibes, se suele <strong>en</strong>contrar<br />

bolas y dagas líticas, sin que esto, por lo g<strong>en</strong>eral, vaya acompañado<br />

de abundantes manifestaciones de una industria de talla de piedra<br />

<strong>en</strong> volum<strong>en</strong>. Consideramos esta pres<strong>en</strong>cia como muestra de la difusión<br />

de rasgos de la tradición "Banwaroide", de la que se estima<br />

portadora, según Guarch (1988) la "Variante Cultural Guacanayabo"<br />

-o Ciboney Cayo Redondo o Preagroalfarero tardío- lo que no<br />

implica que los pobladores de aquellos sitios deban ser catalogados<br />

mecánicam<strong>en</strong>te como "pert<strong>en</strong>eci<strong>en</strong>tes" a esa variante o aspecto.<br />

-86-


ENRIQUE M. ALONSO ALONSO<br />

El sistema de as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to propio de la región arqueológica de<br />

Guaniguanico, también pudiera asimilarse a una variante productiva<br />

de es<strong>en</strong>cia económica, cuyas manifestaciones cabe esperar <strong>en</strong> otras<br />

regiones del país <strong>en</strong> las que se pres<strong>en</strong>t<strong>en</strong> semejantes esquemas de distribución<br />

de los recursos naturales, siempre y cuando fueran pobladas<br />

<strong>en</strong> algún mom<strong>en</strong>to por comunidades de igual nivel de desarrollo.<br />

Es posible sugerir t<strong>en</strong>tativam<strong>en</strong>te, <strong>en</strong>tre otras, las regiones que un<strong>en</strong><br />

las costas próximas con las alturas del noreste y el noroeste de<br />

Las Villas, con la Sierra del Escambray y las alturas de Sancti<br />

Spíritus, con las Sierras de Najasa y de Cubitas, con las alturas<br />

de Maniabón, con la Sierra Cristal y Cuchillas del Toa, así como<br />

la cu<strong>en</strong>ca de Guantánamo.<br />

Con respecto a una región como la del Valle del Cauto, <strong>en</strong> especial<br />

la que riega este río <strong>en</strong> su curso bajo, puede p<strong>en</strong>sarse <strong>en</strong> un<br />

sistema de as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to consist<strong>en</strong>te <strong>en</strong> campam<strong>en</strong>tos perman<strong>en</strong>tes<br />

ubicados tierra ad<strong>en</strong>tro, con <strong>en</strong>lace directo con los recursos marinos<br />

y los de una amplia área boscosa mediante la navegación fluvial,<br />

con los correspondi<strong>en</strong>tes paraderos o campam<strong>en</strong>tos temporales de<br />

grupos por objetivos diseminados por cada territorio, cuestiones que<br />

explicarían las características de los sitios aqrqueológicos que hoy<br />

<strong>en</strong>contramos allí y, <strong>en</strong> cierta medida, algunos de los rasgos de carácter<br />

económico que perfilan la Variante Cultural Guacanayabo propuesta<br />

por Guarch. En adición a todo esto, habrá de t<strong>en</strong>erse <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que<br />

con economía de apropiación, no es posible el sed<strong>en</strong>tarismo absoluto<br />

para un grupo humano. La "capacidad de sust<strong>en</strong>tación" que brindan<br />

los recursos disponibles <strong>en</strong> un espacio dado ti<strong>en</strong>e límite, de modo que<br />

el impacto humano sost<strong>en</strong>ido ti<strong>en</strong>de a agotarlos, <strong>en</strong> razón directa con<br />

el tamaño del grupo y con la efici<strong>en</strong>cia de sus medios de trabajo. De<br />

tal manera, la anteriorm<strong>en</strong>te m<strong>en</strong>cionada "rotación de territorios"<br />

con frecu<strong>en</strong>cia supra anual, así como el retorno a territorios explotados<br />

anteriorm<strong>en</strong>te cuando los recursos más s<strong>en</strong>sibles se hubieran<br />

recuperado de aquel impacto, son factores clave a t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta<br />

<strong>en</strong> la compr<strong>en</strong>sión de lo sucedido <strong>en</strong> aquel pasado.<br />

Como síntesis de todo lo expuesto hasta aquí muy abreviadam<strong>en</strong>te,<br />

se pudiera expresar esta afirmación de carácter hipotético: "Hallaremos<br />

tantas 'variantes productivas' como poblami<strong>en</strong>tos aboríg<strong>en</strong>es<br />

de igual fase hayan existido <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes regiones naturales, y tantas<br />

'variantes culturales' como coincid<strong>en</strong>cias temporales se hayan producido<br />

<strong>en</strong>tre esos poblami<strong>en</strong>tos y las áreas de dispersión de rasgos<br />

concretos y arqueológicam<strong>en</strong>te id<strong>en</strong>tificables de tradiciones culturales,<br />

las que podrán ser más claram<strong>en</strong>te definidas <strong>en</strong> la medida <strong>en</strong> que<br />

-87 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

se localic<strong>en</strong> <strong>en</strong> espacio y tiempo más cerca de los focos de aquella<br />

dispersión, así como, <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, <strong>en</strong> época más temprana".<br />

Dilucidar los límites espaciales y temporales de esas influ<strong>en</strong>cias y<br />

variantes parece ser una necesidad cognoscitiva importante <strong>en</strong> este mom<strong>en</strong>to,<br />

que podrá ser cubierta mediante la interpretación c<strong>en</strong>tralizada<br />

de un mayor número de estudios regionales de adecuada profundidad<br />

y s<strong>en</strong>tido, tarea <strong>en</strong> la que estamos <strong>en</strong>frascados <strong>en</strong> la actualidad.<br />

- 88-


MÁS SOBRE EL POBLAMIENTO DE CUBA.<br />

DE CANIMAR ABAJO A CARIDAD<br />

DE LOS INDIOS1<br />

Antonio J. Martínez Fu<strong>en</strong>tes*,<br />

Isabel M<strong>en</strong>dizábal**<br />

y David Comas<br />

En este artículo pret<strong>en</strong>demos acercamos al poblami<strong>en</strong>to precolombino<br />

de nuestro archipiélago, así como a la sobreviv<strong>en</strong>cia del legado<br />

aborig<strong>en</strong> desde la perspectiva de la antropología biocultural. Para<br />

realizarlo, tomamos <strong>en</strong> consideración los reci<strong>en</strong>tes descubrimi<strong>en</strong>tos<br />

y el desarrollo de novedosos métodos de investigación que ha incorporado<br />

esta ci<strong>en</strong>cia.<br />

LAS POBLACIONES LATINOAMERICANAS<br />

Y CARIBEÑAS ACTUALES<br />

Las poblaciones latinoamericanas y caribeñas actuales se caracterizan<br />

por pres<strong>en</strong>tar proporciones variables de asc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia amerindia, africana,<br />

europea y asiática. Esta variabilidad se manifiesta <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>cias<br />

* Profesor Titular. Grupo de Antropología, Departam<strong>en</strong>to de Biología Animal y Humana, y Cátedra<br />

de Antropología "Luis Montané", Facultad de Biología. Universidad de La Habana, <strong>Cuba</strong>.<br />

** Profesores de la Unidad de Biología Evolutiva, departam<strong>en</strong>to de Ci<strong>en</strong>cias Experim<strong>en</strong>tales<br />

y de la Salud. Universidad Ponpeu Fabra, Barcelona, España.<br />

Síntesis de Informe.<br />

-89 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

inter e intra-poblacionales a lo largo del contin<strong>en</strong>te. Las difer<strong>en</strong>cias<br />

<strong>en</strong>tre poblaciones reflejan principalm<strong>en</strong>te difer<strong>en</strong>cias <strong>en</strong> el tamaño<br />

y <strong>en</strong> la "sustitución" de las poblaciones indíg<strong>en</strong>as originarias, <strong>en</strong><br />

el grado de introducción de esclavos africanos, asiáticos, y <strong>en</strong> los<br />

av<strong>en</strong>turados inmigrantes europeos y de otras partes del planeta que<br />

aquí convergieron y mixturaron. Por otro lado, las difer<strong>en</strong>cias <strong>en</strong> el<br />

grado de mestizaje <strong>en</strong>tre individuos de una misma población se deb<strong>en</strong><br />

a la estructuración g<strong>en</strong>ética pres<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> estas poblaciones, que se<br />

manti<strong>en</strong>e mediante otros procesos como el flujo g<strong>en</strong>ético continuado<br />

o al apareami<strong>en</strong>to selectivo.<br />

La población cubana no escapa a esta característica de nuestra<br />

región, somos algo más de once millones de personas, que hablamos<br />

la misma l<strong>en</strong>gua y compartimos la misma cultura, con sus variaciones<br />

regionales como es de esperar, pero con una diversidad biológica<br />

muy compleja derivada del amalgami<strong>en</strong>to de los diversos grupos<br />

humanos que llegaron al archipiélago cubano, algunos desde hace<br />

miles de años, <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes mom<strong>en</strong>tos de su historia, pero mucho<br />

se ha repetido acerca del exterminio temprano de los pobladores<br />

primig<strong>en</strong>ios del archipiélago por el látigo, las <strong>en</strong>fermedades y la<br />

espada de los colonizadores, y una gran parte de nuestra población<br />

ignora los hechos que muestran el legado aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> los aspectos<br />

biológicos y culturales.<br />

Según García 2 "La tesis del «exterminio» de la población aborig<strong>en</strong><br />

de <strong>Cuba</strong> (similar a la sost<strong>en</strong>ida para la población indíg<strong>en</strong>a de Puerto<br />

Rico y de La Española, <strong>en</strong>tre otras), ti<strong>en</strong>e una larga y lam<strong>en</strong>table<br />

historia. Aunque hoy sabemos que la mayor parte de la población de<br />

los indocubanos (calculada <strong>en</strong> varios ci<strong>en</strong>tos de miles a comi<strong>en</strong>zos<br />

del siglo XVI) no fue capturada ni esclavizada, sino que escapó<br />

de los conquistadores españoles y huyó hacia los montes tupidos,<br />

hacia las montañas, hacia las ciénagas y la ext<strong>en</strong>sa cayería que rodea<br />

a nuestra isla, a donde los escasos españoles de <strong>en</strong>tonces no tuvieron<br />

acceso, no obstante, muy otra fue la interpretación que los primeros<br />

historiadores de <strong>Cuba</strong> le dieron a los reportes que sobre esta situación<br />

había redactado el fraile Bartolomé de Las Casas".<br />

Prosigue el autor: "Este [Las Casas] le escribía al rey, alarmado<br />

y protestando a causa de los abusos físicos que los conquistadores<br />

cometían con los aboríg<strong>en</strong>es a qui<strong>en</strong>es lograban someter como esclavos.<br />

Y aunque se refirió <strong>en</strong> ocasiones a los muchos indíg<strong>en</strong>as que<br />

2 J. A. García, (on line) (título) http://vocescubanas.com/indocubanos/, consultado el 30<br />

de agosto de 2012.<br />

- 90-


ANTONIO J. MARTINEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL Y DAVID COMAS<br />

escapaban del alcance de los españoles huy<strong>en</strong>do de su pres<strong>en</strong>cia, no<br />

era este el hecho más importante para d<strong>en</strong>unciar al rey, sino los muchos<br />

otros que morían o eran mutilados por la viol<strong>en</strong>cia de aquellos<br />

primeros <strong>en</strong>contronazos".<br />

El padre Las Casas describió patéticam<strong>en</strong>te la forma <strong>en</strong> que fueron<br />

diezmados los indíg<strong>en</strong>as cubanos. En una' parte de obra, publicada<br />

<strong>en</strong> 1552 Brevísima relación de la destrucción de las Indias relata:<br />

Después de que todos los indios de esta isla fueron puestos <strong>en</strong><br />

servidumbre y calamidad de los de la Española, viéndose morir y<br />

perecer sin remedios todos, com<strong>en</strong>zaron unos a huir a los montes,<br />

otros a ahorcarse de desesperados y ahorcándose maridos<br />

y mujeres y consigo ahorcaban a los hijos, y por las crueldades<br />

de un español muy tirano que yo conocí, se ahorcan más de<br />

dosci<strong>en</strong>tos indios. Pereció de esta manera infinita g<strong>en</strong>te ... '<br />

Informes de 1520 refier<strong>en</strong> que los indios escapaban a la montañas<br />

para huir del trabajo esclavo y <strong>en</strong> un informe oficial de 1543 se refiere<br />

a ellos por primera vez como "indios cimarrones".<br />

El desconocimi<strong>en</strong>to del pasado indíg<strong>en</strong>a <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> es un gran<br />

desacierto cuando se lucha por la preservación de la cultura, la<br />

id<strong>en</strong>tidad y la propia historia. Pedro Pablo Rodríguez 4 al escribir<br />

sobre el proceso formador del pueblo cubano se refirió a que los<br />

" ... compon<strong>en</strong>tes derivados de los indíg<strong>en</strong>as originarios ti<strong>en</strong>d<strong>en</strong>, por<br />

cierto, a olvidárs<strong>en</strong>os sistemáticam<strong>en</strong>te".<br />

Hoy lo cubano debe ser visto como un complejo proceso histórico<br />

de múltiples mestizajes biológicos y culturales.<br />

El número 8 de la revista Catauro 5 está dedicado "a uno de los<br />

campos del conocimi<strong>en</strong>to más reconocidos de la antropología cubana:<br />

los estudios arqueológicos con énfasis <strong>en</strong> el legado cultural<br />

indíg<strong>en</strong>a" ,pero contrariam<strong>en</strong>te a lo que se opina <strong>en</strong> el editorial del<br />

referido número, considero que estamos lejos aún de haber superado<br />

las ideas que subestimaron la significación y la actualidad de la<br />

her<strong>en</strong>cia aborig<strong>en</strong> y que es necesario, como se afirma <strong>en</strong> el mismo<br />

editorial: "r<strong>en</strong>ovar el debate y especialm<strong>en</strong>te motivar a las nuevas<br />

g<strong>en</strong>eraciones para profundizar <strong>en</strong> la her<strong>en</strong>cia aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> la cultura<br />

cubana, no como algo exclusivo de la arqueología, sino como savia<br />

3 M. Rivera de la Calle (1966): Las culturas aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>, Editora Universitaria, La<br />

Habana, 1966.<br />

4 P. P. Rodríguez (2012): "Raza y color a debate". La Gaceta de <strong>Cuba</strong>, no. 3: 2-4, 2013.<br />

5 M. Bamet, (2003): EditOíial, Revista Catauro, no. 8: 4-5.<br />

- 91 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

nutricia de la cultura nacional y como parte ineludible de la historia<br />

de América".<br />

Como se expresa <strong>en</strong> uno de los artículos de la referida publicación<br />

y escrito por Robaina jaramillo, Celaya González y Pereira Pereira. 6<br />

"El siglo XXI <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> nos reclama promover opciones y medidas<br />

que garantic<strong>en</strong> la id<strong>en</strong>tidad y la her<strong>en</strong>cia histórica de nuestro pueblo<br />

para el futuro".<br />

¿Qué hubiera sido de los europeos y africanos <strong>en</strong> nuestro archipiélago,<br />

para seguir sust<strong>en</strong>tándose y reproduciéndose, sin la pres<strong>en</strong>cia<br />

y saberes mil<strong>en</strong>arios de nuestros primig<strong>en</strong>ios habitantes, sobre el<br />

ecosistema insular? Para <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der lo que es ser cubano, hay que<br />

estudiar además de su cultura, su biología.<br />

¿CUÁNDO Y DE DÓNDE VINIERON<br />

LOS PRIMEROS HABITANTES<br />

DE NUESTRO ARCHIPIÉLAGO?<br />

El lingüista cubano Sergio Valdés BernaF nos dice <strong>en</strong> uno de sus<br />

escritos: " ... tras arriesgada travesía por del Mar de las Tinieblas,<br />

como llamaban los árabes a lo que posteriorm<strong>en</strong>te fue conocido el<br />

Océano Atlántico, Colón y sus acompañantes arribaron a unas islas<br />

posteriorm<strong>en</strong>te id<strong>en</strong>tificadas como "Bajamar", hoy Bahamas <strong>en</strong><br />

inglés. Sus habitantes se autod<strong>en</strong>ominaban lucayos u 'hombres de<br />

lo cayos', de luku, 'ser humano', y cayo, qui<strong>en</strong>es hablaban l<strong>en</strong>guas<br />

muy parecidas a las que se utilizaban <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>. Estas eran de orig<strong>en</strong><br />

amazónico y pert<strong>en</strong>ecían a la gran familia de l<strong>en</strong>guas d<strong>en</strong>ominadas<br />

aruacas por los estudiosos del tema, término que se deriva de arua,<br />

'jaguar', y --ca, sufijo con significado totémico <strong>en</strong> estas l<strong>en</strong>guas. Colón<br />

se comunicó con los lucayos mediante el l<strong>en</strong>guaje gestual y dici<strong>en</strong>do<br />

algunas palabras. Con el transcurso de los días, su oído se fue adaptando<br />

a la l<strong>en</strong>gua de estos aboríg<strong>en</strong>es y creyó <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der que más al sur<br />

había una tierra muy rica llamada Colba, como escribió originalm<strong>en</strong>te.<br />

6 J. R. Robaina Jaramillo, M Celaya González yO. Pereira Pereira, O. (2003) ''La arqueología <strong>en</strong> la<br />

construcción de un discurso sobre id<strong>en</strong>tidad cultural <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>", Revista Catauro, no. 8: 47-61.<br />

7 Sergio Valdés Bernal, (2012) ¿y nuestro abuelo indio dónde está? Antropológicas, no 36,<br />

disponible <strong>en</strong> http://intranet.uh.cu/servicios-de-informacion/publicaciones-de-nuestrauniversidad/antropologicas-publicacion-semanal.<br />

-92-


ANTONIO J. MARTiNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL Y DAVID COMAS<br />

Pero a partir del 23 de octubre de 1492 recogió correctam<strong>en</strong>te el<br />

nombre de <strong>Cuba</strong>, a cuya costa ori<strong>en</strong>tal arribó la noche lluviosa del<br />

27 de octubre de 1492, por lo que dejó el desembarco para el otro<br />

día <strong>en</strong> la mañana. La belleza de la naturaleza le hizo decir la famosa<br />

frase «Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos vieran». Para<br />

nuestra suerte, a pesar de las disposiciones reales, el nombre indíg<strong>en</strong>a<br />

de nuestro país se preservó, <strong>Cuba</strong>, que <strong>en</strong> las l<strong>en</strong>guas aruacas<br />

significa 'tierra cultivada', vocablo utilizado por los monjes para<br />

significar el 'paraíso', el 'edén' <strong>en</strong> las traducciones que se hicieron de<br />

la Biblia a diversas l<strong>en</strong>guas aruacas suramericanas. Por tanto, había<br />

comunicación e intercambio comercial <strong>en</strong>tre <strong>Cuba</strong> y las Lucayas,<br />

ya que estos indios conocían la exist<strong>en</strong>cia de nuestro archipiélago".<br />

Según el propio autor: 8 " .. .lucayos, ciboneyes, taínos y caribes<br />

insulares hablaban l<strong>en</strong>guas aruacas, como se despr<strong>en</strong>de de las anotaciones<br />

de los cronistas y otros docum<strong>en</strong>tos, como lo evid<strong>en</strong>cia la<br />

rica toponimia prehispánica preservada hasta el pres<strong>en</strong>te, y como<br />

destacan los lingüistas y arqueólogos que se dedican al estudio del<br />

pasado precolombino antillano y baham<strong>en</strong>se".<br />

<strong>Los</strong> más reci<strong>en</strong>tes estudios realizados <strong>en</strong> el importante sitio arqueológico<br />

Canímar Abajo, Matanzas, por antropólogos y difer<strong>en</strong>tes<br />

especialistas de la Universidad de La Habana, con la colaboración de<br />

otros c<strong>en</strong>tros del país, han demostrado que <strong>Cuba</strong> ti<strong>en</strong>e una pres<strong>en</strong>cia<br />

humana que data de más de siete mil años de antigüedad. 9 Otros sitios<br />

arqueológicos de notable antigüedad para <strong>Cuba</strong> son, por ejemplo:<br />

Cueva Funche, 4700 años AP y Levisa, 5 140 años Ap'lO<br />

En la actualidad el poblami<strong>en</strong>to precolombino de las islas caribeñas<br />

sigue si<strong>en</strong>do una cuestión controvertida. Evid<strong>en</strong>cias geográficas,<br />

arqueológicas y lingüísticas fueron durante muchos años los argum<strong>en</strong>tos<br />

esgrimidos para discutir sobre las posibles rutas migratorias<br />

hacia <strong>Cuba</strong>, las frecu<strong>en</strong>cias de las migraciones y sus puntos de partida.<br />

8 S. O. Valdés Bernal (2010): "El poblami<strong>en</strong>to precolombino del archipiélago cubano y su<br />

posterior repercusión <strong>en</strong> el español hablado de <strong>Cuba</strong>", Contextos, estudios <strong>en</strong> humanidades<br />

y ci<strong>en</strong>cias sociales, no. 24: 115-129, 201 o.<br />

9 R. C. Rodríguez Suárez, Arredondo, A. Rangel, J. G. Martínez, Y. Chinique de Armas, y<br />

S. Hernández Godoy (2009): "Aportes a la arqueología y la antropología física de <strong>Cuba</strong><br />

y Las Antillas: sitio arqueológico Canímar Abajo, Matanzas, <strong>Cuba</strong>", Premio Anual de la<br />

Academia de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong>.<br />

10 Ramón Dacal Moure, y Manuel Rivero de la Calle (1996): "Art and archaeology of pre­<br />

Columbia n <strong>Cuba</strong>", University of Pittsburg Press, Pittsburg.<br />

-93 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. E STUDIOS ABIERTOS A L PRESENTE<br />

Cráneo <strong>en</strong>contrado <strong>en</strong> Canímar Abajo. Matanzas.<br />

Excavación <strong>en</strong> Canímar Abajo. Matanzas.<br />

La investigación sobre los primeros habitantes de <strong>Cuba</strong>, orig<strong>en</strong> y<br />

antigüedad fue algo que apasionó y apasiona a muchos ci<strong>en</strong>tíficos<br />

de diversos campos. El Padre de la Antropología cubana, Juan Luis<br />

Epifanio Montané (1849-1936) y el incansable maestro, Manuel<br />

Fermín Rivera de la Calle (1925-2001) dedicaron mucho tiempo<br />

de sus indagaciones a este tema y <strong>en</strong>tre ambos hicieron importantes<br />

aportaciones.<br />

-94-


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

Canimar Abajo: 7,600 AP<br />

"<br />

j,C.-. ~(!'~"C-)<br />

;e.Co8yo~<br />

3.,C-,,!,o~~


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

afirma que si ambas conclusiones son correctas 'los guanahatabeyes<br />

debieron pert<strong>en</strong>ecer a los ítsmidos más bi<strong>en</strong> que a los amazónicos';<br />

esto de acuerdo a la nom<strong>en</strong>clatura popularizada por J. Imbelloni ... ".<br />

"<strong>Los</strong> arauacos, tardíos pobladores de las Antillas, son clasificados<br />

por la mayor parte de los antropólogos como amazonidos, por tanto<br />

debemos buscar sus ancestros hacia el valle del Orinoco y la cu<strong>en</strong>ca<br />

del Amazona.<br />

"Para Rosue (ob. cit.) aquellos que apoyan la teoría del modelo<br />

circuncaribe de Steward -que sitúa el orig<strong>en</strong> de los taínos <strong>en</strong> V<strong>en</strong>ezuela<br />

y Colombia, pero derivados de la zona andina- ti<strong>en</strong><strong>en</strong> también<br />

razón y, de acuerdo con su criterio, tanto esta tesis como la de los<br />

amazonistas se complem<strong>en</strong>tan".<br />

Concluye Rivero de la Calle " ... no existe un cons<strong>en</strong>so sobre el<br />

poblami<strong>en</strong>to aborig<strong>en</strong> del Caribe <strong>en</strong> la etapa preagroalfarera y, aun<br />

con respecto al mismo orig<strong>en</strong> de los arauacos, exist<strong>en</strong> todavía discrepancias<br />

aunque indudablem<strong>en</strong>te la fu<strong>en</strong>te de estos últimos pobladores<br />

hay que buscarla <strong>en</strong> el contin<strong>en</strong>te sudamericano".<br />

Con relación al orig<strong>en</strong> del pueblo de los primeros habitantes de<br />

<strong>Cuba</strong>, debo señalar que <strong>en</strong> los últimos tiempos se han realizado importantes<br />

estudios desde la osteometrÍa morfofuncional y geométrica<br />

tridim<strong>en</strong>sional empleando modernos métodos de análisis multivariado.<br />

Ann Ross12 antropóloga panameña, realizó un estudio comparativo<br />

por medio de la geometría tridim<strong>en</strong>sional, con cráneos taínos de<br />

<strong>Cuba</strong>, Puerto Rico, Jamaica, y La Española, y grupos pre-contacto<br />

de México, V<strong>en</strong>ezuela, Colombia, y La Florida. La autora concluye<br />

que los taínos cubanos difier<strong>en</strong> del resto de los otros grupos taínos<br />

del Caribe, lo cual sugiere la exist<strong>en</strong>cia de ancestros difer<strong>en</strong>tes, es<br />

decir que no ti<strong>en</strong><strong>en</strong> un orig<strong>en</strong> común.<br />

Para la autora, la similitud morfológica <strong>en</strong>tre las muestras de los<br />

taínos de Puerto Rico, Jamaica y La Española, no es sorpr<strong>en</strong>d<strong>en</strong>te,<br />

mi<strong>en</strong>tras que la disimilitud <strong>en</strong>tre los taínos cubanos y el resto de los<br />

taínos del Caribe resultó inesperada y sugiere que este grupo tuvo<br />

un orig<strong>en</strong> difer<strong>en</strong>te.<br />

Para ella sus resultados, aún preliminares y sujetos a futuros análisis<br />

y pruebas, sugier<strong>en</strong> al m<strong>en</strong>os dos rutas migratorias separadas. Una<br />

proced<strong>en</strong>te de América del Sur, que evid<strong>en</strong>cia la cercana afinidad de<br />

los taínos del Caribe, excluy<strong>en</strong>do <strong>Cuba</strong>, y los grupos suramericanos.<br />

12 A. H. Ross (2004): "Cranial evid<strong>en</strong>ce of pre-contact multiple population expansions in the<br />

Caribbean", Canbbean Journal of Sci<strong>en</strong>ce, 40(3): 291-298, 2004.<br />

- 96-


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL Y DAVID COMAS<br />

La otra posible es de América C<strong>en</strong>tral que da lugar a la difer<strong>en</strong>ciación<br />

del taíno cubano.<br />

Por otra parte, t<strong>en</strong>emos que el desarrollo alcanzado <strong>en</strong> el campo<br />

de la antropología molecular permitió, a principios del pres<strong>en</strong>te<br />

siglo, llevar a cabo estudios <strong>en</strong> algunos países del Caribe a través<br />

del análisis del ADN mitocondrial <strong>en</strong> restos óseos preagroalfafreros<br />

de <strong>Cuba</strong> 13,1\ 15 así como <strong>en</strong> poblaciones contemporáneas, que han<br />

permitido hacer nuevas aportaciones que apuntan a un modelo<br />

complejo del movimi<strong>en</strong>to poblacional <strong>en</strong> nuestra región <strong>en</strong> tiempos<br />

precolombinos.<br />

No obstante, debido a la disposición consecutiva de las islas del<br />

Caribe, siempre ha sido plausible considerar una cad<strong>en</strong>a migratoria<br />

desde Sudamérica. Para Lalueza-Fox y colaboradores 16 el primer movimi<strong>en</strong>to<br />

migratorio se habría producido hace unos 7 000 años por<br />

parte de grupos cazadores-recolectores, seguidos posteriorm<strong>en</strong>te<br />

por migraciones de agricultores. G<strong>en</strong>oveva Keyeux 17 , antropóloga y<br />

g<strong>en</strong>etista colombiana, considera que "el collar de islas caribeñas de<br />

las Antillas Mayores y M<strong>en</strong>ores que un<strong>en</strong> a La Florida con la región<br />

ori<strong>en</strong>tal de V<strong>en</strong>ezuela y Guyana empieza a demostrar el papel que<br />

estas jugaron como pu<strong>en</strong>te de canotaje o navegación <strong>en</strong>tre unas y<br />

otras, haci<strong>en</strong>do posible el desplazami<strong>en</strong>to de los pobladores desde<br />

y hacia Sudamérica, posiblem<strong>en</strong>te desde épocas tan remotas como<br />

5 000-10 000 años atrás". Hoy está más consolidada la idea de<br />

que el poblami<strong>en</strong>to del Caribe tuvo un carácter multidireccional<br />

y se basó <strong>en</strong> sucesivos movimi<strong>en</strong>tos migratorios.<br />

13 C. Lalueza-Fox, F. L. Calderón, F. CalafelL B. Morera, J. Bertranpetit J.: MtDNA trom extinct<br />

Tainos and the peopling ot the Caribbean, Ann Hum G<strong>en</strong>et, 65: 137-51, 2001 .<br />

14 C. Lalueza-Fox, M. T. Gilbert, A. J. Martínez-Fu<strong>en</strong>tes, F. Calafell, J. Bertranpetit: Mitochondrial<br />

DNA trom pre-Columbian Ciboneys trom <strong>Cuba</strong> and the prehistoric colonization ot the<br />

Caribbean, Am J Phys Anthropol., 121: 97-108,2003.<br />

15 A. J. Martínez-Fu<strong>en</strong>tes, C. Lalueza-Fox, M. T. Gilbert, A. Lazo Valdivia, F. Calafell, J. Bertranpetit<br />

(2003): "El poblami<strong>en</strong>to antiguo del Caribe. Análisis del ADN mitocondrial <strong>en</strong><br />

preagroalfareros de la región occid<strong>en</strong>tal de <strong>Cuba</strong>", Catauro, 8: 62-74.<br />

16 Ob. cit.<br />

17 G. Keyeux (2004): "Indíg<strong>en</strong>as de la región andina de Colombia y su relación con rutas<br />

migratorias <strong>en</strong> América del Sur: huellas del pasado y del pres<strong>en</strong>te". En M. Vidal, A. Struck<br />

y D. Castro (compiladoras) Actas del VIII Congreso de la Asociación Latinoamericana de<br />

Antropología Biológica "Doctora Adelaida de Díaz Ungría", Caracas, V<strong>en</strong>ezuela, 2004,Depósito<br />

Legal no. If25220043012989.<br />

-97 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

UNA HISTORIA MAL TRATADA Y MALTRATADA<br />

Las primeras descripciones de que se ti<strong>en</strong><strong>en</strong> noticias sobre las características<br />

de los indíg<strong>en</strong>as cubanos provi<strong>en</strong><strong>en</strong> del Almirante don<br />

Cristóbal Colón <strong>en</strong> octubre de 1492, y que aparece registrada <strong>en</strong> su<br />

diario. Estas dic<strong>en</strong>: " ... de hermosos y lindos cuerpos y muy bu<strong>en</strong>as<br />

caras, los cabellos gruesos cuasi como cerdas de cola de caballos y cortos;<br />

los cabellos tra<strong>en</strong> por <strong>en</strong>cima de las cellas, salvo unos pocos por<br />

detrás, que tra<strong>en</strong> largos, que jamas cortan. Dellos se pintan de prieto, y<br />

ellos son de color canarios ni negros ni blancos, y dellos se pintan de<br />

blanco, y dellos de colorado, y dellos de lo que hallan; dellos se pintan<br />

las caras y dellos los cuerpos, dellos solo los ojos, y dellos solo la nariz;<br />

ellos no tra<strong>en</strong> armas, ni las cognos<strong>en</strong>, porque les amostré espadas y<br />

las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia ... Ellos todos a<br />

una mano son de bu<strong>en</strong>a estatura de grandeza, y de bu<strong>en</strong>os gestos, bi<strong>en</strong><br />

hechos ... " "[ ... ] "Todos de bu<strong>en</strong>a estatura, g<strong>en</strong>te muy hermosa, los<br />

cabellos no crespos, salvo corr<strong>en</strong>íios y gruesos, y todos de la fr<strong>en</strong>te<br />

y cabella muy ancha, y los ojos muy hermosos, y no pequeños, y<br />

ninguno negro, salvo de a color de los canarios, .. .las piernas muy<br />

derechas, todas a una mano, y no barrigas, salvo muy bi<strong>en</strong> hechas ... " .18<br />

Las informaciones prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes del siglo XVI com<strong>en</strong>zaron a sust<strong>en</strong>tar<br />

la hipótesis del exterminio casi total del indíg<strong>en</strong>a, esta tomó<br />

tal fuerza que ha llegado hasta nuestros días a pesar de estudios<br />

que muestran lo contrario, falacia que se ha repetido a lo largo del<br />

tiempo. Así el indo cubano se convierte <strong>en</strong> el gran aus<strong>en</strong>te de nuestra<br />

historia 19 • En los últimos tiempos, difer<strong>en</strong>tes <strong>en</strong>foques históricos y<br />

aportes antropológicos, vi<strong>en</strong><strong>en</strong> contribuy<strong>en</strong>do a mostrar una perspectiva<br />

más cercana a la realidad.<br />

Distintos trabajos realizados por investigadores cubanos y foráneos<br />

ofrec<strong>en</strong> valiosos datos antropológicos (métricos, morfológicos, g<strong>en</strong>éticos,<br />

etcétera) de los desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de los primig<strong>en</strong>ios habitantes de<br />

nuestro archipiélago, estudiados <strong>en</strong> los siglos XIX y XX <strong>en</strong> la región<br />

ori<strong>en</strong>tal, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la provincia de Guantánamo hallándose<br />

también <strong>en</strong> las provincias de Santiago de <strong>Cuba</strong> y Granma, lo que<br />

contribuye además a desprejuiciarnos de la aseveración según la cual<br />

los indios cubanos fueron totalm<strong>en</strong>te exterminados.<br />

18 M. Rivera de la Calle: Las culturas aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>, Editorial Universitaria, La Habana, 1966.<br />

19 J. A. García Molina (online) http://librinsula.bnjm.cu/secciones/278/nombrar/278_nombrar_4.html,<br />

consultado el 16 de septiembre de 2012.<br />

-98-


ANTONIO J. MARTiNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

Según Rivero de la Calle: 20 esta población fue reportada, por primera<br />

vez, por el geógrafo español Miguel Rodríguez Ferrer (1815-1889)<br />

<strong>en</strong> 1847, y décadas más tarde, <strong>en</strong> 1875, el etnólogo alemán Adolph<br />

Bastian realizó estudios antropométricos <strong>en</strong> algunos de sus miembros<br />

<strong>en</strong> la zona de El Caney, provincia de Santiago de <strong>Cuba</strong>.<br />

En el año 1892 Luis Montané y Dardé visita la <strong>en</strong>tonces provincia de<br />

Ori<strong>en</strong>te, motivado por el interés de conocer acerca de la superviv<strong>en</strong>cia,<br />

después de cuatro siglos, de los caracteres indíg<strong>en</strong>as. Allí conoció de<br />

un indio llamado José Alm<strong>en</strong>ares Agüello, que manifestaba t<strong>en</strong>er 108<br />

años, y decía que sus antecesores eran del mismo lugar. 21<br />

Montané realizó el estudio antropológico correspondi<strong>en</strong>te y lo pres<strong>en</strong>tó<br />

<strong>en</strong> el Congreso Internacional de Bu<strong>en</strong>os Aires celebrado <strong>en</strong> 1911.<br />

Montané consignó la "Superviv<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> del tipo étnico indio<br />

precolombino", y destacó: "Este trabajo provoca un interesante<br />

cambio de ideas y opiniones, todas <strong>en</strong>caminadas a la conclusión,<br />

unánimem<strong>en</strong>te aceptada, de que no debe descuidarse la ocasión algo<br />

apremiante de recoger esas tan útiles e interesantes superviv<strong>en</strong>cias<br />

<strong>en</strong> los pocos individuos, o <strong>en</strong> las pocas familias de desc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia<br />

india todavía exist<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> los campos de <strong>Cuba</strong>" (citado por Guas<br />

Llansó, 1968).22<br />

De acuerdo con Rangel Rivero 2l <strong>en</strong> 1900 el norteamericano<br />

Stewart Cullin, organiza una expedición a Baracoa, con el objetivo<br />

de <strong>en</strong>contrar "indios salvajes", y <strong>en</strong> 1902 publicó "The Indians of<br />

<strong>Cuba</strong>", donde escribió sobre las características somatoscópicas indíg<strong>en</strong>as<br />

que pres<strong>en</strong>taba la población que allí residía, sus tradiciones<br />

y el utillaje prehispánico que poseían como legado.<br />

Cullin dejó "constancia fotográfica de la población y <strong>en</strong> particular<br />

del señor José Aleonares Agüello, qui<strong>en</strong> fue bautizado por Montané<br />

como el último cacique taíno de la región. Montané lo trajo a La<br />

Habana, donde falleció a la edad de 105 años. 24<br />

Otro norteamericano, Mark Harrington, visitó diversos lugares<br />

de <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong>tre 1915 y 1919. Harrington <strong>en</strong>tró <strong>en</strong> contacto con los<br />

20 M. Rivero de la Calle: Antropología de la población adulta cubana, Editorial Ci<strong>en</strong>tífico­<br />

Técnica, La Habana, 1984.<br />

21 A. Guas Llanzo: "Ci<strong>en</strong> años de antropología física <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> (1868-1968)". Serie Ci<strong>en</strong> Años<br />

de Lucha, Ci<strong>en</strong> Años de Ci<strong>en</strong>cia, no. 4, Academia de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong>, 1968.<br />

22 A. Guas Llanzo: Ob. cit.<br />

23 A. Rangel Rivero: "El Museo Antropológico Montané y el desarrollo de la arqueología <strong>en</strong><br />

<strong>Cuba</strong> <strong>en</strong>tre 1902 y 1960", Catauro, no. 8: 19-35, 2003.<br />

24 A. Rangel Rivero: Ob. cit.<br />

- 99-


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de los indíg<strong>en</strong>as cubanos, y llevó además abundante<br />

material arqueológico a los Estados Unidos de América, así como<br />

una bu<strong>en</strong>a colección de fotos de los habitantes del lugar donde se<br />

aprecian sus características somatoscópicas y actividades derivadas del<br />

legado aborig<strong>en</strong>. Estos materiales se conservan aún <strong>en</strong> la Smithsonian<br />

Institution <strong>en</strong> Washington, y fueron examinados reci<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te por el<br />

arqueólogo cubano Daniel Rodríguez Etayo.25 Harrington <strong>en</strong>contró<br />

desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes no solo <strong>en</strong> Santiago de <strong>Cuba</strong>, pues relató también<br />

de un grupo que vivía <strong>en</strong> el extremo ori<strong>en</strong>tal, <strong>en</strong> Maisí <strong>en</strong> la región<br />

del lago Patana.<br />

Según Pospisil,26 <strong>en</strong> 1941, Antonio Núñez jiménez realizó una<br />

expedición geográfica por la región norte de Guantánamo y <strong>en</strong> su<br />

informe declara que no tuvo éxito inspeccionando el área de Felicidad<br />

de Yate ras, porque su expedición tuvo que huir ante un ataque por<br />

indios que vivían allí y a qui<strong>en</strong>es él llamó él "Yater<strong>en</strong>ses salvajes". La expedición<br />

fue atacada porque ellos fueron tomados por agrim<strong>en</strong>sores<br />

gubernam<strong>en</strong>tales que v<strong>en</strong>ían a poner límites a sus tierras.<br />

PospisiF7 incluye también otro reporte de Núñez jiménez, aparecido<br />

<strong>en</strong> su libro "Geografía de <strong>Cuba</strong>" publicado <strong>en</strong> 1959, describe<br />

una familia que vivía el flanco sur de la Sierra Maestra e incluso<br />

da sus fotografías. De esto está claro que por lo m<strong>en</strong>os la madre es<br />

indiscutiblem<strong>en</strong>te de linaje indio.<br />

En 1952 el g<strong>en</strong>etista estadounid<strong>en</strong>se Rugles R. Gates,28 demostró<br />

la exist<strong>en</strong>cia de estos desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes, y su mestizaje con blancos, negros<br />

y chinos, <strong>en</strong> una época <strong>en</strong> que muchos investigadores negaban<br />

su exist<strong>en</strong>cia Gates realizó sus estudios <strong>en</strong> la zona de El Caney, <strong>en</strong><br />

Caridad de los Indios, <strong>en</strong> Baracoa, <strong>en</strong> Yateras cerca de Guantánamo<br />

y<strong>en</strong> Preston, utilizando, fundam<strong>en</strong>talm<strong>en</strong>te, características somatoscópicas,<br />

<strong>en</strong> especial el color y forma del cabello, color de la piel, los<br />

párpados y forma y tamaño de la oreja. Realizó, además, mediciones,<br />

<strong>en</strong> esta parte del cuerpo.<br />

En 1964, los departam<strong>en</strong>tos de antropología de la Universidad<br />

de La Habana y la Academia de Ci<strong>en</strong>cias de <strong>Cuba</strong>, organizaron una<br />

expedición antropQlógica a los <strong>en</strong>tonces municipios de Yateras y<br />

25 D. Rodríguez Etayo: Comunicación personal, 2012.<br />

26 M. Pospisil: "Indian remnants from the Ori<strong>en</strong>te province, <strong>Cuba</strong>", Com<strong>en</strong>ius University in<br />

Bratislava, 1976.<br />

27 M. Pospisil: Ob. cit.<br />

28 R. R. Gates: "Studies in race crossing. The indians remnants in Eastern <strong>Cuba</strong>". G<strong>en</strong>teic,<br />

no. 27: 65-96, 1954.<br />

-100 -


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

Guantánamo, <strong>en</strong> la que participaron además ci<strong>en</strong>tíficos extranjeros<br />

del extinto campo socialista. El propósito de ese trabajo fue realizar<br />

un amplio estudio de los desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de los aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong><br />

la referida zona. <strong>Los</strong> resultados de estas investigaciones fueron dados<br />

a conocer <strong>en</strong> diversas publicaciones realizadas <strong>en</strong> los años sigui<strong>en</strong>tes.<br />

Se estudiaron 203 individuos, distribuidos <strong>en</strong> 48 adultos masculinos,<br />

60 fem<strong>en</strong>inos, 52 niños y 43 niñas. <strong>Los</strong> estudiosos visitaron una parte<br />

de las familias que fueron estudiadas por Gates, además del estudio de<br />

otras de campesinos, también con características indias de las zonas<br />

de San Andrés, Monte Verde, Pal<strong>en</strong>quito, Caridad de los Indios,<br />

La Escondida y La Chivera.<br />

De acuerdo con Rivero de la Calle (1966)29 el estudio realizado<br />

mostró que dichas familias están constituidas por individuos que pres<strong>en</strong>tan<br />

un tipo físico bi<strong>en</strong> definido, distinto del resto de la población<br />

que les rodea y que: "La combinación de todas se correspond<strong>en</strong> con<br />

las del tipo físico de la gran raza mongólica o asiático-americana.<br />

Estas mismas características las <strong>en</strong>contramos <strong>en</strong> el tipo amazónicos<br />

de Imbelloni o brasílidos de Eicksted".<br />

El profesor aclara además, "que el tipo físico de estos desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes<br />

difiere completam<strong>en</strong>te de otros tipos mongoloides llegados a <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong><br />

migraciones posteriores como los chinos, por ejemplo, y los indios<br />

yucatecos y sus desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes que viv<strong>en</strong> <strong>en</strong> la región de Madruga".<br />

En 1968, el Museo Antropológico Montané de la Facultad de<br />

Biología de la Universidad de La Habana continúa con el estudio<br />

de estos grupos, realizando expediciones que se exti<strong>en</strong>d<strong>en</strong> hasta la década<br />

de los set<strong>en</strong>ta. Con posterioridad investigadores de difer<strong>en</strong>tes<br />

dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cias han ejecutado diversos estudios con el fin de conocer<br />

las características morfológicas, fisiológicas, bioquímicas, g<strong>en</strong>éticas,<br />

sociales, culturales, etcétera de estos.<br />

En un resum<strong>en</strong> elaborado por el profesor Rivero de la Calle,30 con<br />

fecha no definida pero que obedece al estudio realizado <strong>en</strong> Yateras<br />

<strong>en</strong> 1973; señala: "Se concluyó que la población se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra muy<br />

mestizada y que no exist<strong>en</strong> difer<strong>en</strong>cias significativas <strong>en</strong>tre los que se<br />

d<strong>en</strong>ominaron «puros» y los mestizos de estos con los europoides. Se<br />

pudo conocer también que la población es bastante homogénea por<br />

29 M. Rivero de la Calle: Las culturas aboríg<strong>en</strong>es de <strong>Cuba</strong>, Editorial Universitaria, La Habana, 1966.<br />

30 M. Rivero de la Calle: "Resum<strong>en</strong> del trabajo de los indios de Vateras". Expedi<strong>en</strong>te Vateras.<br />

Docum<strong>en</strong>tos del Grupo de Antropología, Facultad de Biología, Universidad de La Habana, 1973.<br />

-101 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

tratarse de un grupo que se mantuvo aislado hasta una fecha relativam<strong>en</strong>te<br />

reci<strong>en</strong>te". "El estudio serológico demostró que los g<strong>en</strong>es indios<br />

alcanzan aproximadam<strong>en</strong>te 30 OJo <strong>en</strong> la población. No obstante este<br />

mestizaje, el tipo morfológico que hemos considerado como indio<br />

ofrece <strong>en</strong> sus parámetros antropométricos y características somatoscópicas,<br />

una gran similitud con los que se conoc<strong>en</strong> de las poblaciones<br />

americanas del norte de V<strong>en</strong>ezuela ... " "Pudo conocerse también por<br />

el estudio histórico realizado que esta población es desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te <strong>en</strong><br />

su mayoría de la antigua comunidad del Caney, y que no se trata de<br />

desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de yucatecos como habían señalado algunos autores".<br />

En 1973 el doctor Rivero de la Calle 31 elaboró un docum<strong>en</strong>to que<br />

explica el trabajo de g<strong>en</strong>ealogías realizado <strong>en</strong> familias con rasgos<br />

aboríg<strong>en</strong>es del municipio Yateras. Se efectuaron 127 g<strong>en</strong>ealogías a<br />

familias de Caridad de los Indios, La Sierra, Lagunitas, La Ranchería,<br />

Curialitos, Bernardo, La Redonda, Palmar de Güines, Las Coloradas, La<br />

Escondida, La Cobrera, San Andrés, Pinar de Ceiba y Misceláneas.<br />

Realizaron también estudios de tipo histórico sobre el poblami<strong>en</strong>to<br />

de la zona con <strong>en</strong>trevistas realizadas a diversas personas, <strong>en</strong>tre<br />

ellas a Antonio Lescaille Ramírez (91 años) de Felicidad de Yateras<br />

y Ladislao Ramírez Rojas, qui<strong>en</strong> contaba con 110 años de edad<br />

aproximadam<strong>en</strong>te. Se <strong>en</strong>trevistaron además con tres de sus hijas, y<br />

pudieron conocer que esa sola familia con estirpe aborig<strong>en</strong> t<strong>en</strong>ía 22<br />

hermanos, 140 nietos y más de 25 O bisnietos. Consultaron además<br />

los archivos de los juzgados de Jamaica y Felicidad de Yateras, donde<br />

revisaron los libros de nacimi<strong>en</strong>tos de 1884 y 1895 y de defunciones<br />

de principios del siglo xx.<br />

Existe otro docum<strong>en</strong>to depositado <strong>en</strong> nuestros archivos, confeccionado<br />

por Rivero de la Calle 32 de fecha 2 de marzo de 1981, donde<br />

se detallan los resultados del viaje con fines antropológicos llevado<br />

a cabo a la provincia Granma realizado <strong>en</strong>tre el 23 al 28 de febrero<br />

de ese año. Describe el profesor que <strong>en</strong> Yara se localizaron 5 familias<br />

con "caraceristicas indias" y que posteriorm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el Caney de<br />

las Mercedes, <strong>en</strong> el c<strong>en</strong>tro escolar Camilo Ci<strong>en</strong> fuegos, donde había<br />

casi seis mil niños, " ... comprobó que las áreas donde aparec<strong>en</strong> más<br />

31 M. Rivero de la Calle: Informe sobre el trabajo de g<strong>en</strong>ealogías realizado <strong>en</strong> familias con rasgos<br />

aboríg<strong>en</strong>es del municipio Yateras, Ori<strong>en</strong>te, agosto, 1973. Expedi<strong>en</strong>te Yateras, docum<strong>en</strong>tos del<br />

Grupo de Antropología, Facultad de Biología, Universidad de La Habana, 1981.<br />

32 M. Rivero de la Calle: "Informe del viaje realizado con fines antropológicos <strong>en</strong> la provincia<br />

Granma", Expedi<strong>en</strong>te Yateras, docum<strong>en</strong>tos del Grupo de Antropología, Facultad de Biología,<br />

Universidad de La Habana, [s. a.].<br />

-102 -


ANTONIO J. MARTiNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de indios, de acuerdo a los 68 muchachos que se localizaron<br />

son: Ci<strong>en</strong>aguilla, <strong>en</strong> Campechuela y Minas de Frío, Frío de<br />

Agua, San Lor<strong>en</strong>zo, y]iguaní, aunque hay desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes esparcidos<br />

por casi toda la provincia, pero especialm<strong>en</strong>te hacia las regiones que<br />

quedan hacia la Sierra Mestra".<br />

De acuerdo con Dacal Moure y Rivero de la Calle,33 el grupo que<br />

conserva más puras sus características aboríg<strong>en</strong>es, y a la vez el más numeroso<br />

se <strong>en</strong>contraba vivi<strong>en</strong>do <strong>en</strong> Yateras, Guantánamo. "Se ha calculado<br />

que más de mil personas de esta región pres<strong>en</strong>tan estas características y<br />

<strong>en</strong> algunas son tan evid<strong>en</strong>tes los rasgos de nuestros aboríg<strong>en</strong>es, que se<br />

les conoce como "indios" y nadie duda de quiénes son estas personas".<br />

"Sus rasgos morfológicos se resum<strong>en</strong> de la forma sigui<strong>en</strong>te: son de muy<br />

baja estatura. 1,52 m para los varones y 1,41 m para las hembras. En<br />

estas últimas se han <strong>en</strong>contrado individuos tan bajos como de 1,32 m.<br />

Son de tórax mediano, sus hombros y caderas son estrechos. Predominan<br />

<strong>en</strong> ellos los individuos de cabezas medianas y altas, ti<strong>en</strong><strong>en</strong> mandíbulas<br />

estrechas <strong>en</strong> relación con la cara, y son de narices anchas. Su pilosidad<br />

facial y corporal es muy escasa. El pelo es lacio y muy negro, casi todos<br />

los conservan hasta edad muy avanzada".<br />

"Algunos pose<strong>en</strong> el llamado epicanto (repliegue que se puede producir<br />

<strong>en</strong> el borde interno o externo del ojo, y que es más frecu<strong>en</strong>te <strong>en</strong><br />

los pueblos mongoloides) a veces hay una oblicuidad moderada<br />

<strong>en</strong> los ojos, que es más marcada <strong>en</strong> las mujeres, el color del iris es<br />

de castaño oscuro, los arcos superciliares son fuertes, tanto <strong>en</strong> un<br />

sexo como <strong>en</strong> otro. <strong>Los</strong> labios son comúnm<strong>en</strong>te de espesor mediano,<br />

con eversión moderada. Las regiones glúteas <strong>en</strong> ambos sexos ti<strong>en</strong><strong>en</strong><br />

poco desarrollo y la pelvis sin la marcada curvatura, con respecto a la<br />

columna vertebral, que se observa <strong>en</strong> otras razas. Son <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral, de<br />

pies muy pequeños y piernas delgadas. Su piel es de color carmelita<br />

claro, con t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia a rojiza <strong>en</strong> algunos individuos".<br />

<strong>Los</strong> estudios realizados por Rivero de la Calle 34 <strong>en</strong> el material óseo<br />

de la población aborig<strong>en</strong> precolombina, muestran también la baja<br />

estatura de estas poblaciones, y que es estimada <strong>en</strong> 1,58 m para los<br />

hombres y <strong>en</strong> 1,44 m para las mujeres, y que resultaron muy bajos<br />

<strong>en</strong> relación con otros del contin<strong>en</strong>te. El autor explica que el hecho<br />

33 R. Dacal Maure y M. Rivera de la Calle: Arqueología aborig<strong>en</strong> de <strong>Cuba</strong>, Editorial G<strong>en</strong>te<br />

Nueva, La Habana, 1986.<br />

34 M. Rivera de la Calle: Antropología de la población adulta cubana, Editorial Ci<strong>en</strong>tífico­<br />

Técnica, La Habana, 1984.<br />

-103 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

de que la población prehistórica sea ligeram<strong>en</strong>te más alta, puede<br />

deberse a que fue calculada la estatura <strong>en</strong> una muestra muy pequeña<br />

(7 especím<strong>en</strong>es masculinos y 9 fem<strong>en</strong>inos).<br />

En un artículo de Tejedor Álvarez l5 se notifica sobre los habitantes<br />

de asc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia indíg<strong>en</strong>a, que viv<strong>en</strong> dispersos <strong>en</strong> algunas zonas de<br />

Guantánamo, <strong>en</strong> él podemos leer acerca de la exist<strong>en</strong>cia de núcleos<br />

de marcados rasgos autóctonos y cuyos apellidos son solo dos: Ramírez<br />

y Rojas, con un simple linaje que data del siglo XVI cuando Manuel<br />

Rojas, sobrino de Diego Velázquez y <strong>en</strong>com<strong>en</strong>dero <strong>en</strong> la zona de<br />

Baracoa, contaba con dotaciones de esclavos "indios" y Miguel<br />

Ramírez, primer obispo de Santiago de <strong>Cuba</strong>, y protector de los<br />

indios, realizara los primeros bautizos masivos <strong>en</strong> la región y durante<br />

los cuales otorgaba su propio apellido. Esta característica había sido<br />

ya señalada por Gates.<br />

Según García Molina 36 una de las razones que explica la perman<strong>en</strong>cia<br />

casi única de esos apellidos es lo intrincado del área, que<br />

lleva consigo la escasez de vías de comunicaciones y la tradicional<br />

<strong>en</strong>dogamia practicada por las familias del lugar.<br />

EL ESTUDIO GENÉTICO EN POBLACIONES<br />

CONTEMPORÁNEAS<br />

<strong>Los</strong> estudios con material g<strong>en</strong>ético humano han permitido <strong>en</strong>contrar<br />

<strong>en</strong> poblaciones del norte, sur y c<strong>en</strong>tro América autóctonas, <strong>en</strong> las<br />

llamadas poblaciones amerindias, un conjunto de variantes g<strong>en</strong>éticas<br />

con altas frecu<strong>en</strong>cias, que se han podido comprobar que ti<strong>en</strong><strong>en</strong> orig<strong>en</strong><br />

asiático. Estas variantes génicas se han agrupado <strong>en</strong> cuatro linajes de<br />

orig<strong>en</strong> materno d<strong>en</strong>ominados haplogrupos A, B, C y D.<br />

El creci<strong>en</strong>te número de estudios <strong>en</strong> poblaciones amerindias, especialm<strong>en</strong>te<br />

de los países que hasta ahora habían permanecido inexplorados<br />

como los del Caribe insular, está arrojando cada vez con más<br />

claridad, una idea de la complejidad de los patrones de migración y<br />

as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to que <strong>en</strong> muchas ocasiones ti<strong>en</strong>de a desdibujar la visión<br />

exist<strong>en</strong>te hasta el mom<strong>en</strong>to.<br />

35 O. Tejedor: "Perman<strong>en</strong>cia del aborig<strong>en</strong> cubano <strong>en</strong> nuestra población", Inicios, 2(3): 30, 1987.<br />

36 J. A. García Malina: "<strong>Los</strong> aboríg<strong>en</strong>es cubanos: ley<strong>en</strong>da de una extinción", Temas, no. 7: 28-36,<br />

1996.<br />

-104 -


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

<strong>Los</strong> resultados de <strong>Cuba</strong>,n,lH y República Dominicana 39 muestran<br />

que algunas secu<strong>en</strong>cias g<strong>en</strong>éticas (C y D) hac<strong>en</strong> plausible la hipótesis<br />

del poblami<strong>en</strong>to a través del Arco del Caribe. Pues estos haplotipos,<br />

pres<strong>en</strong>tes <strong>en</strong> los preagroalfareros cubanos y también <strong>en</strong> los taínos<br />

dominicanos son típicos de la América del Sur, por lo que apunta a<br />

una similitud <strong>en</strong>tre caribeños y suramericanos, especialm<strong>en</strong>te con los<br />

indios Yanomami (del Brasil), e indica la probable fu<strong>en</strong>te geográfica<br />

de las m<strong>en</strong>cionadas secu<strong>en</strong>cias g<strong>en</strong>éticas.<br />

Esta evid<strong>en</strong>cia, y las obt<strong>en</strong>idas <strong>en</strong> otros estudios, permit<strong>en</strong> considerar<br />

que el modelo más probable para explicar el poblami<strong>en</strong>to<br />

del Caribe insular es el de sucesivos movimi<strong>en</strong>tos migratorios. Que<br />

tuvieron como punto de partida la zona del río Orinoco, sin embargo,<br />

el hallazgo del haplotipo A <strong>en</strong> muestras de preagroalfareros cubanos<br />

-descrito anteriorm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> Norteamérica y C<strong>en</strong>troamérica- hace<br />

que no pueda descartarse la pres<strong>en</strong>cia de influ<strong>en</strong>cias g<strong>en</strong>éticas prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes<br />

de estos lugares.<br />

Pero estos mismos resultados g<strong>en</strong>éticos hac<strong>en</strong> más complejo el<br />

panorama de los movimi<strong>en</strong>tos migratorios <strong>en</strong> el Caribe, un estudio<br />

publicado <strong>en</strong> Puerto Ric0 40 concluye que la mayor parte del haplogrupo<br />

C de Puerto Rico, ti<strong>en</strong>e un orig<strong>en</strong> amazónico y podría repres<strong>en</strong>tar<br />

el compon<strong>en</strong>te mayor de la migración agroalfarera que llegó a Puerto<br />

Rico hace poco más de 2 000 años. Pero cuando los comparan con<br />

los resultados de <strong>Cuba</strong> se obti<strong>en</strong>e que existe un fundador común para<br />

el preagroalfarero de <strong>Cuba</strong> y el grupo taíno puertorriqueño, y que<br />

la mayor diversidad del cubano, apunta a un orig<strong>en</strong> más antiguo y<br />

una dirección migratoria de <strong>Cuba</strong> a Puerto Rico.<br />

En un estudio realizado <strong>en</strong> el ADNmt de la provincia de Pinar del<br />

Rí041 se obtuvo que 50 % de los linajes maternos de la provincia eran<br />

europeos, 46 % africanos y solam<strong>en</strong>te 4 % era de orig<strong>en</strong> amerindio.<br />

37 C. Lalueza-Fox, et al.: Ob. cit.<br />

38 A. J. Martínez-Fu<strong>en</strong>tes, et al.: Ob. cit.<br />

39 Lalueza-Fox: et al., Ob. cit.<br />

40 J. C. Martínez Cruzado, et al. "El uso de ADN mitocondrial <strong>en</strong> poblaciones contemporáneas<br />

para estudiar las migraciones pre-colombinas al Caribe que dieron orig<strong>en</strong> a los taínos". En<br />

M. Vidal, A, Struck y D. Castro (compiladoras): Actas del VIII Congreso de la Asociación<br />

Latinoamericana de Antropología Biológica "Doctora Adelaida de Díaz Ungría", Caracas,<br />

V<strong>en</strong>ezuela, 2004. Depósito Legal no. If25220043012989.<br />

41 A. Torroni, M. D. Brown, M. T. Lott, N. J. Newman, D. C. Wallace: "African, Native American,<br />

and European mitochondrial DNAs in <strong>Cuba</strong>ns from Pinar del Rio Province and implications<br />

for the rec<strong>en</strong>t epidemic neuropathy in <strong>Cuba</strong>", <strong>Cuba</strong> Neuropathy Field Investigation Team,<br />

Hum Mutat 5: 310-7, 1995.<br />

-105 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Una investigación sobre el sistema HLA realizado <strong>en</strong> la población<br />

cubana por Alegre y colaboradores 42 <strong>en</strong>contraron alelos amerindios<br />

típicos (DRBl"0403, DRBl *0404, DRBl"0407, BRBl *0411,<br />

DRBl "0802 Y DRBl *0809).<br />

Mi<strong>en</strong>tras que M<strong>en</strong>dizábal y colaboradores 43 <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran que 45 % de<br />

las secu<strong>en</strong>cias del ADNmt halladas <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> son africanas, 33 % de orig<strong>en</strong><br />

nativo-americano, y 22 % de orig<strong>en</strong> del oeste de Europa. Resulta<br />

muy importante que <strong>en</strong> la fracción de orig<strong>en</strong> amerindio se <strong>en</strong>contró<br />

que el haplogrupo A es el principal compon<strong>en</strong>te nativoamericano<br />

<strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, si<strong>en</strong>do un 67 % del total del acervo g<strong>en</strong>ético amerindio.<br />

En cuanto a los haplogrupos del cromosoma Y del ADN, 79 % de<br />

los cromosomas analizados pued<strong>en</strong> ser derivados del compon<strong>en</strong>te<br />

g<strong>en</strong>ético de Europa occid<strong>en</strong>tal, mi<strong>en</strong>tras que la fracción africana<br />

cu<strong>en</strong>ta 20 % de los linajes cubanos.<br />

Esto pone de manifiesto la disparidad de las historias maternas<br />

y paternas de <strong>Cuba</strong>: <strong>Los</strong> colonizadores europeos eran sobre todo<br />

hombres, de las mujeres esclavas (amerindias y africanas) no pocas<br />

solían ser domésticas y era habitual que tuvieran desc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia con<br />

sus amos, mi<strong>en</strong>tras que los hombres esclavos aun si<strong>en</strong>do muchos,<br />

t<strong>en</strong>ían tasas de mortalidad muy alt~s y desfavorable proporción<br />

hombre/mujeres.<br />

El orig<strong>en</strong> de los nativos americanos del Caribe es un tema controvertido.<br />

A pesar de que la hipótesis más aceptada asigna un orig<strong>en</strong><br />

suramericano (Valle del Orinoco) a estas poblaciones. De todos<br />

modos, una contribución g<strong>en</strong>ética desde las p<strong>en</strong>ínsulas de Yucatán<br />

o La Florida no se puede ignorar. <strong>Los</strong> resultados demuestran que las<br />

frecu<strong>en</strong>cias del ADNmt amerindios descritos <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> son bastante<br />

difer<strong>en</strong>tes a la composición de haplogrupos de las muestras de estudios<br />

de ADN antiguo de ciboneyes y taínos.<br />

Es posible que los taínos de <strong>Cuba</strong>, Puerto Rico y la República Dominicana<br />

tuvieran una composición de haplogrupos difer<strong>en</strong>te debido a<br />

la deriva génica. Considerando la hipótesis de la primera colonización<br />

42 R. Alegre Moscoso, J. Martínez-Laso, J. Martín-Villa M., Suárez J., Mor<strong>en</strong>o A., Serrano-Vela,<br />

J.I., Vargas-Alarcón G., Pacheco R., Arnaiz-Vill<strong>en</strong>a, A.: HLA g<strong>en</strong>es in <strong>Cuba</strong>ns and<br />

the detection of Amerindian al/eles. Mollmmunol44: 2426-35, 2007.<br />

43 1. M<strong>en</strong>dizábal, K. Sandoval. G. Berniell-Lee, A. Martínez-Fu<strong>en</strong>tes, D. Comas D (2007):<br />

"Mezcla g<strong>en</strong>ética y asimetría sexual <strong>en</strong> los linajes materno y paterno <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>", <strong>en</strong> Nieto<br />

Amada, J. L., Obón Nogués, J. A. Y Ba<strong>en</strong>a Pinilla, S. (editores): "G<strong>en</strong>es Ambi<strong>en</strong>te y <strong>en</strong>fermedades<br />

<strong>en</strong> poblaciones humanas", Pr<strong>en</strong>sas Universitarias de Zaragoza.<br />

-106 -


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL Y DAVID COMAS<br />

del Caribe a partir del poblami<strong>en</strong>to consecutivo de las islas desde el<br />

valle del Orinoco, la deriva génica pudo t<strong>en</strong>er un importante papel<br />

<strong>en</strong> la determinación de las difer<strong>en</strong>tes composiciones g<strong>en</strong>éticas <strong>en</strong> las<br />

islas, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el caso de las islas que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> el<br />

extremo de la cad<strong>en</strong>a de colonización, como es el caso de <strong>Cuba</strong>. Si<br />

esto fuera así, los taínos de la República Dominicana podrían no ser<br />

repres<strong>en</strong>tativos de la diversidad taína de <strong>Cuba</strong>.<br />

Según Lalueza-Fox y colaboradores,44 la escasez del haplogrupo<br />

A y la predominancia de los linajes C y D <strong>en</strong> el Caribe, apuntarían<br />

a Suramérica como el orig<strong>en</strong> tanto de taínos como de ciboneyes.<br />

El haplogrupo A supone 53 % Y 63 % <strong>en</strong> Norte y C<strong>en</strong>troamérica<br />

respectivam<strong>en</strong>te, mi<strong>en</strong>tras que <strong>en</strong> Suramérica es m<strong>en</strong>os frecu<strong>en</strong>te.<br />

Sin embargo, la alta frecu<strong>en</strong>cia del haplogrupo A <strong>en</strong> la <strong>Cuba</strong> actual<br />

(67 % de los linajes amerindios) no está <strong>en</strong> concordancia con las frecu<strong>en</strong>cias<br />

que esperaríamos si consideramos el Valle del Orinoco como<br />

ei lugar de orig<strong>en</strong> más plausible de los linajes amerindios cubanos.<br />

Dos hipótesis no excluy<strong>en</strong>tes podrían explicar esta discrepancia:<br />

los estudios de ADN antiguo pued<strong>en</strong> estar sesgados o el orig<strong>en</strong> del<br />

sustrato amerindio, no se puede situar únicam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> Suramérica. El<br />

número limitado de muestras analizadas mediante métodos de ADN<br />

antiguo podría no ser repres<strong>en</strong>tativo de la variación total de la<br />

población extinguida. Además, t<strong>en</strong>emos que considerar también<br />

la posibilidad de que <strong>en</strong> este tipo de estudios se puedan muestrear<br />

individuos estrecham<strong>en</strong>te empar<strong>en</strong>tados<br />

Como consecu<strong>en</strong>cia, si Suramérica es el orig<strong>en</strong> de ambos grupos<br />

nativos, el aporte g<strong>en</strong>ético de otras poblaciones de C<strong>en</strong>tro y Norteamérica<br />

podría explicar el increm<strong>en</strong>to del haplogrupo A. Así,<br />

no se puede excluir el flujo g<strong>en</strong>ético desde la p<strong>en</strong>ínsula de Yucatán<br />

o Florida. En este libro el lector podrá acceder a la más reci<strong>en</strong>te<br />

investigación realizada <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> 45 con el empleo de marcadores<br />

g<strong>en</strong>éticos informativos para el orig<strong>en</strong> ancestral.<br />

44 M. T. Lalueza-Fox, M. T. Gilbert, A. J. Martínez-Fu<strong>en</strong>tes, F. Calafell, J. Bertranpetit: ob. cit.<br />

45 B. Marcheco Teruel: "La huella del mestizaje <strong>en</strong> el ADN y la pigm<strong>en</strong>tación de la piel de los<br />

cubanos", Antropológicas, no. 47, 2012, disponible <strong>en</strong> http://intranet.uh.cu/servicios-deinformacion/publicaciones-de-nuestra-universidad/antropologicas-publicacion-semanal.<br />

-107 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

LA NACiÓN COMENZÓ A PLASMARSE<br />

HACE UNOS 500 AÑOS<br />

Según Guanche: 46 "El proceso histórico producido a causa del <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro<br />

mutuo <strong>en</strong>tre indíg<strong>en</strong>as y españoles se manifestó, desde el<br />

punto de vista étnico, como un proceso de asimilación étnica forzada,<br />

que <strong>en</strong> el pres<strong>en</strong>te caso consistió <strong>en</strong> la disolución, por muerte y por<br />

mestizaje biológico-cultural, del grupo de m<strong>en</strong>or nivel de desarrollo<br />

(pero mayoritario) <strong>en</strong> el grupo dominador desde el punto de vista<br />

tecnológico y socioeconómico".<br />

"Por esto <strong>en</strong> el caso de <strong>Cuba</strong>, la desaparición o eliminación física<br />

de la mayoría de los portadores de la cultura aborig<strong>en</strong> no implicó,<br />

necesariam<strong>en</strong>te el exterminio de su her<strong>en</strong>cia cultural". " ... esta ha<br />

estado pres<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la l<strong>en</strong>gua, la vivi<strong>en</strong>da, las costumbres, <strong>en</strong> diversos<br />

ut<strong>en</strong>silios del ajuar, la alim<strong>en</strong>tación y otros".<br />

No obstante, se constata con mucha frecu<strong>en</strong>cia que <strong>en</strong> nuestro país<br />

hay un gran desconocimi<strong>en</strong>to e ignorancia antropológica, histórica<br />

y cultural del legado indocubano. La aus<strong>en</strong>cia de grandes grupos<br />

poblacionales de orig<strong>en</strong> amerindio e <strong>Cuba</strong> actualm<strong>en</strong>te, ha dado<br />

por s<strong>en</strong>tado que la extinción de las poblaciones nativas de <strong>Cuba</strong> fue<br />

completa, lo que es completam<strong>en</strong>te erróneo. <strong>Los</strong> datos recopilados<br />

<strong>en</strong> el pres<strong>en</strong>te trabajo hablan a favor de que, a pesar de siglos de<br />

mezcla <strong>en</strong>tre individuos de difer<strong>en</strong>tes contin<strong>en</strong>tes, el sustrato biológico<br />

amerindio está todavía pres<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la población cubana actual.<br />

Es evid<strong>en</strong>te que la población cubana no ha sido bi<strong>en</strong> explicada a<br />

partir de sus compon<strong>en</strong>tes principales (indíg<strong>en</strong>as, europeos, africanos<br />

y asiáticos) ni desde el punto de vista bioantropológico ni sociocultural.<br />

No miramos integralm<strong>en</strong>te nuestras raíces, es innegable<br />

la exist<strong>en</strong>cia de una gran escuela de p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to que se polariza,<br />

que se dicotomiza, a favor de considerar casi exclusivam<strong>en</strong>te a los<br />

desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes de europeos y africanos subsaharianos, dejando a un<br />

lado u obviando el resto de los compon<strong>en</strong>tes étnicos y biológicos.<br />

García Molina 47 consideró que alrededor de seteci<strong>en</strong>tos mil aboríg<strong>en</strong>es<br />

habitaban <strong>Cuba</strong> al com<strong>en</strong>zar su ocupación Diego Velázquez<br />

46 J. Guanche: "Compon<strong>en</strong>tes étnicos de la nación cubana", Colección Fu<strong>en</strong>te Viva, Fundación<br />

Fernando Ortiz, Ediciones UNiÓN, La Habana, 1996.<br />

47 J. A. García Molina (online): "El indíg<strong>en</strong>a <strong>en</strong> la id<strong>en</strong>tidad cultural cubana", disponible <strong>en</strong><br />

http://librinsula.bnjm.cu/secciones/278/nombrar/278_nombrar_4.html. Consultado el16<br />

de septiembre de 2012.<br />

-108 -


ANTONIO J. MARTíNEZ FUENTES, ISABEL MENDIZÁBAL y DAVID COMAS<br />

y SUS tresci<strong>en</strong>tos soldados. De acuerdo con el autor: "Se calcula que<br />

la mayor parte de los nativos logró evadir la esclavitud <strong>en</strong> aquellos<br />

primeros años aciagos de las <strong>en</strong>comi<strong>en</strong>das, y por eso no corrió la<br />

misma suerte de qui<strong>en</strong>es sí fueron esclavizados. De estos últimos se<br />

sabe que fueron diezmados por el hambre, las <strong>en</strong>fermedades, los<br />

suicidios colectivos, los maltratos y otras calamidades. Al extremo de<br />

que a muy pocos años de vivir <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, los esclavistas se quejaban<br />

al rey porque ya no quedaban "indios" para hacerlos trabajar, pues<br />

muchos se alzaban o morían; y que para continuar la explotación<br />

de la colonia era necesario que autorizara importarlos de tierras<br />

vecinas, o traer esclavos de África. Pero de aquella gran masa -la<br />

mayor parte- que no fue sometida a la esclavitud, ap<strong>en</strong>as se ti<strong>en</strong>e<br />

noticias. Solo se sabe que huyó, <strong>en</strong> grupos más o m<strong>en</strong>os numerosos,<br />

hacia los montes altos y espesos a donde les era muy difícil acceder<br />

a los españoles; que se escondieron también <strong>en</strong> los manglares de<br />

las costas; <strong>en</strong> los cayos, <strong>en</strong> las ciénagas y <strong>en</strong> otras zonas apartadas y<br />

abruptas. Así vivieron a lo largo de todo el archipiélago, alejados de<br />

los pocos as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos españoles durante muchos años, sin llegar a<br />

t<strong>en</strong>er noticia, por mucho tiempo, de que la esclavitud indíg<strong>en</strong>a había<br />

sido abolida a mediados del siglo XVI".<br />

Indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de la desigualdad <strong>en</strong>tre el aporte de esos tres<br />

principios culturales y biológicas diversos, lo que hoy constituimos<br />

como nación cubana, es el resultado de una amalgama que com<strong>en</strong>zó<br />

a plasmarse hace unos quni<strong>en</strong>tos años pero donde aún hoy está<br />

arraigado el criterio absurdo de la muerte biológica y cultural del<br />

indíg<strong>en</strong>a cubano. En el estudio antropológico de la nuestra población<br />

es indisp<strong>en</strong>sable contemplar el aporte indoamericano, donde está<br />

nuestra raíz primera. Saber quiénes somos y de donde v<strong>en</strong>imos contribuye<br />

a otorgar, evid<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te, un mayor s<strong>en</strong>tido a nuestras vidas.<br />

Como expresó pat<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te don Fr<strong>en</strong>ado Ortiz es necesario<br />

" ~ .. p<strong>en</strong>etrar más hondam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> las <strong>en</strong>trañas naturales de los pueblos<br />

para ajustar con ellas los ideales del futuro, es decir, la integración<br />

de la vida".<br />

-109 -


ARQUEOLOGíA Y GÉNERO: LA MUJER<br />

ARUACA EN EL CARIBE ANTIGU01<br />

Lourdes s. Domínguez González*<br />

El género ha sido y es un tema poco abordado <strong>en</strong> la historia más<br />

antigua del Caribe, el papel repres<strong>en</strong>tado por la mujer aborig<strong>en</strong><br />

<strong>en</strong> su medio cultural antes de la llegada del europeo conquistador es<br />

pocas veces reconocido y mucho m<strong>en</strong>os el rol desarrollado por ella<br />

durante el proceso de la conquista y la colonización, <strong>en</strong> la que sin<br />

lugar a duda fue parte integral y sobre todo imprescindible <strong>en</strong> la<br />

transculturación inevitable ocurrida <strong>en</strong> nuestras tierras caribeñas,<br />

también la metodología arqueológica nos permite descifrar este discurso<br />

olvidado. Estos son los aspectos que trataremos de exponer,<br />

pret<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do dar algo de luz a esta época prácticam<strong>en</strong>te perdida <strong>en</strong><br />

la literatura histórica actual.<br />

¿Qué pueblo de América Latina o del resto del Mundo no reconoce<br />

como sus verdaderas raíces a los que habitaron sus territorios <strong>en</strong><br />

los tiempos más antiguos? Para las tierras caribeñas, los verdaderos<br />

descubridores (Ortiz, 1972), son los ancestros aruacos. Para una gran<br />

mayoría estos oríg<strong>en</strong>es son mostrados con gloria y fervor, por esta<br />

razón no podríamos olvidar a nuestro apóstol José Martí, cuando dijo<br />

"Ud. ve cómo con el mismo golpe que se paralizó al indio, se paralizó<br />

a la América, y hasta que no se haga andar al indio, no com<strong>en</strong>zará<br />

Trabajo realizado con el apoyo FAPESP, <strong>en</strong> el Núcleo de Estudios Estratégicos, Universidad<br />

Estadual de Campinas, Brasil.<br />

Académica, doctora <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Investigadora Titular del Gabinete de Arqueología<br />

de la Oficina del Historiador de La Habana. Doctora Honoris Causa del C<strong>en</strong>tro de<br />

Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.<br />

-110 -


LOURDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

a andar bi<strong>en</strong> la América", Maní, 2001. El simbolismo martiano es<br />

brillante, hay que conocer nuestra historia antes que la de Grecia o<br />

Roma, nuestros aboríg<strong>en</strong>es antes que a los arcontes; es ilógico dar<br />

primacía a lo foráneo cuando no se conoce lo propio.<br />

Varela 111, <strong>en</strong> Gabinete de Arqueología de la oficina del Historiador, Banes.<br />

El golpe que paralizó a esta civilización, no puede <strong>en</strong>varar nuestro<br />

p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to, ni nuestro desarrollo, no se pret<strong>en</strong>de revitalizar e imponer<br />

una cultura que vivió hace quini<strong>en</strong>tos años, como tampoco se<br />

trata de que godos y africanos vuelvan a sus tierras de proced<strong>en</strong>cia,<br />

sino simplem<strong>en</strong>te <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der que lo nuestro es nuevo, y cuáles son<br />

nuestras verdaderas raíces formadoras y aceptar tácitam<strong>en</strong>te que<br />

nuestro orig<strong>en</strong> es multicompon<strong>en</strong>te, pero también estar claros <strong>en</strong><br />

que no podemos darnos el lujo de obviar y olvidar al indio, porque<br />

ellos están ahí todavía.<br />

La supuesta desaparición física de los pobladores de la etnia aruaca,<br />

no determina la pérdida de la posibilidad de ser parte integrante de<br />

una nueva cultura, porque la cultura precolombina quedó subyac<strong>en</strong>te,<br />

utilizada por el colonizador para sobrevivir, por el negro, porque<br />

- 111 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

era similar a la de él <strong>en</strong> África, por t<strong>en</strong>er el mismo estadio socioeconómico<br />

y por el propio indio, para no perderla (Guanche, 1996).<br />

Son aceptables los procesos de asimilación indo hispánica, aunque<br />

estemos seguros de que este proceso sociológico resultó por ambos<br />

lados, una especie de "toma y daca" como diría Fernando Ortiz,<br />

para c<strong>en</strong>trar la transculturación (Ortiz, 1968) y que no es otra cosa<br />

que el surgimi<strong>en</strong>to de algo nuevo, como una simbiosis que abarca<br />

lo exist<strong>en</strong>te y lo que llega.<br />

De acuerdo al etnólogo ruso Y. Bromley, es la familia la reproductora<br />

del carácter étnico específico <strong>en</strong> la vida cotidiana y <strong>en</strong> donde se<br />

dan"los cambios y el surgimi<strong>en</strong>to de los nuevo, eso nuevo ha dado<br />

<strong>en</strong> llamarse: criollo y podemos asegurar que lo criollo fue "un producto<br />

del proceso sociológico transcultural <strong>en</strong> toda América Latina"<br />

(Bromley, 1986).<br />

En esta primera etapa hay una clara idea de la autoconci<strong>en</strong>cia<br />

étnica, lo que sucede es que los "v<strong>en</strong>cidos" <strong>en</strong> el Caribe no dejaron<br />

nada escrito, las Crónicas ... las hicieron después, los v<strong>en</strong>cedores,<br />

imbuidos de sus conceptos ya que nunca <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dieron a la cultura<br />

aruaca, ni les interesó <strong>en</strong>t<strong>en</strong>derla, de aquí la poca información que<br />

se consignó <strong>en</strong> estos docum<strong>en</strong>tos. (Marrero, 1972). No hay lugar a<br />

duda que la madre de los primeros criollos fue la mujer indíg<strong>en</strong>a,<br />

la que tuvo a su cargo la crianza de esta nueva g<strong>en</strong>eración nacida <strong>en</strong><br />

América y quedó bajo su abrigo y tutela, cuando el padre partió, a<br />

buscar nuevas tierras para conquistar y <strong>en</strong>grandecer la heredad. Bajo<br />

la mano firme de la mujer indíg<strong>en</strong>a se desarrolló la <strong>en</strong>señanza de esos<br />

hijos "nacidos de sangre" <strong>en</strong> el Nuevo Mundo (Dávila, 1979) los<br />

cuales <strong>en</strong> su gran mayoría no pisaron jamás tierra europea. (Evans­<br />

Pritchard, 1975). Apar<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te se "españolizó" rápidam<strong>en</strong>te, a la<br />

fuerza o a partir de la intelig<strong>en</strong>cia, solo utilizó el ritual del bautismo<br />

cristiano para la adquisición de un nuevo nombre, pero jamás perdió<br />

su l<strong>en</strong>gua, su religión, sus destrezas y sus costumbres, estas cosas no<br />

<strong>en</strong>traban <strong>en</strong> su juego.<br />

El espacio Caribe, históricam<strong>en</strong>te conformado y no geográficam<strong>en</strong>te<br />

determinado, existe, es un concepto espacial sust<strong>en</strong>tado desde los<br />

tiempos más antiguos, mucho antes de la llegada del europeo (Wood,<br />

1989) que se pres<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> una región con homog<strong>en</strong>eidad visible. Por<br />

ser el Caribe el primer territorio descubierto y colonizado, es donde<br />

se decide el destino de América, esta catástrofe lo llevó a uno de los<br />

procesos de colapso demográfico más injusto d<strong>en</strong>tro del g<strong>en</strong>ocidio<br />

cultural y físico que se perpetró <strong>en</strong> los albores del siglo XVI, poco<br />

juzgado por la historia. (Bagú, 1987). La balcanización y atomización<br />

-112 -


LOURDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

de esta región, que era considerada desde sus oríg<strong>en</strong>es como una sola,<br />

un sin fin de cronistas y viajeros atestiguan su unidad originaria, (Du<br />

Puis, 1652, Pellepart, 1655, Rochefort, 1666, Du Tertre, 1667, De<br />

la Borde, 1674, Labat, 1693-1705 y Bretón, 1892) y, manti<strong>en</strong><strong>en</strong> la<br />

idea a partir de los avatares del establecimi<strong>en</strong>to de un ord<strong>en</strong> difer<strong>en</strong>te<br />

por parte de los conquistadores del espacio y un "dejar hacer" por<br />

parte de los conquistados. (Farr, 1999), (Morales Padrón, 1996).<br />

La idea de un desarrollo local lo prueba la arqueología, así como<br />

también las Crónicas ... iniciales o clásicas para el Caribe como son<br />

las de Bartolomé de Las Casas, Fernández de Oviedo y Mártir de<br />

Anglería, las cuales queri<strong>en</strong>do o no, atestiguan la exist<strong>en</strong>cia de un<br />

pueblo, étnicam<strong>en</strong>te definido, con l<strong>en</strong>gua, cultura y territorio homogéneo<br />

que nos hace inferir una sociedad unificada culturalm<strong>en</strong>te<br />

(Casas, 1965, Fernández de Oviedo 1959, Mártir de Angleria, 1944).<br />

El primero que acotó que la g<strong>en</strong>te que moraba <strong>en</strong> este lugar era de<br />

"una misma calidad y costumbre" fue Cristóbal Colón <strong>en</strong> su primer<br />

viaje, dici<strong>en</strong>do además: "toda la l<strong>en</strong>gua es también una y todos amigos"<br />

(Colón, 1961); era tan ost<strong>en</strong>sible que desde el primer mom<strong>en</strong>to<br />

así lo anotó <strong>en</strong> su diario de viaje (Trincado, 1997).<br />

Hemos decidido demarcar cronológicam<strong>en</strong>te una etapa bi<strong>en</strong> polémica<br />

y de la cual se posee poca información escrita, los finales de<br />

la etapa precolombina y el inicio del siglo XVI ya que nuestros aboríg<strong>en</strong>es<br />

no dejaron memoria escrita, por esto sust<strong>en</strong>tamos su historia<br />

a partir de la arqueología <strong>en</strong> gran parte. Es también real el hecho de<br />

la casi inexist<strong>en</strong>cia de trabajos investigativos sobre la etapa, también<br />

lo es de la mujer <strong>en</strong> los tiempos prehispánicos y mucho m<strong>en</strong>os <strong>en</strong> los<br />

primeros años de la conquista, se habla <strong>en</strong> realidad de las mujeres<br />

de rango pero nunca de las que conformaban el pueblo aborig<strong>en</strong><br />

que vivía <strong>en</strong> estas islas, también fue así con las pocas europeas que<br />

vivieron <strong>en</strong> estos tiempos de la colonización y de estas solo se hace<br />

notificación escueta y de las que poseían alta alcurnia. (Rostowski,<br />

1987) (Muriel).<br />

Lo que pudo ocurrir <strong>en</strong>tre 1492 y 1542 <strong>en</strong> que se promulgan<br />

las Leyes Nuevas (Morales Padrón, 1979) <strong>en</strong> nuestros territorios<br />

antillanos fue un verdadero <strong>en</strong>sayo de la vida y para la vida que<br />

continuaría <strong>en</strong> lo sucesivo, ya que ni <strong>en</strong> América se vivió como <strong>en</strong><br />

Europa, ni <strong>en</strong> Europa se quiso saber cómo se vivía <strong>en</strong> América (Vinc<strong>en</strong>t,<br />

1975). En los casi cincu<strong>en</strong>ta años que median <strong>en</strong>tre una fecha<br />

y otra, prácticam<strong>en</strong>te una g<strong>en</strong>eración, se conformó un modo de vida<br />

nuevo, t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta sus lógicas variantes, fue el preámbulo de<br />

la gesta americana de la conquista.<br />

-113 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Obra de José Martínez.<br />

Esto le valió al Caribe ser el que recibiera el choque frontal del<br />

proceso que com<strong>en</strong>zó <strong>en</strong> los albores del siglo XVI (Ladero, 1992).<br />

Lo que se ha podido saber de la mujer india es a partir de la vida<br />

material que descubre y descifra la arqueología o que se infiere por<br />

la etnología comparada, de igual modo por las notas cronicales,<br />

asimismo por los estudios sociológicos que explican algunos procesos<br />

de ese modo de vida antiguo; de lo que aconteció después de la<br />

llegada de los europeos, da fe el hecho real del mestizaje inicial, un<br />

rasgo que caracterizó a la población oriunda de estos cincu<strong>en</strong>ta años<br />

americanos, el mestizo, hijo de español e india, (el criollo), indicaba<br />

la unión y por tanto la valoración de la mujer aborig<strong>en</strong> como hembra<br />

reproductora a la falta de la goda por excel<strong>en</strong>cia. A la vez y solo debido<br />

a las circunstancias se le permitió y se <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dió que era madre,<br />

maestra y hasta conservadora del caudal adquirido, no había otra<br />

opción. Este. primer mom<strong>en</strong>to de beligerancia es el que no se recoge<br />

<strong>en</strong> los docum<strong>en</strong>tos, se soslaya, porque no era propio que se supiera <strong>en</strong><br />

España, pero repres<strong>en</strong>tó la única forma de adueñarse de lo poco que<br />

le quedaba a los indios, dueños aún de algunas tierras asimismo la<br />

única forma de sobrevivir <strong>en</strong> este medio (Olachea Labay<strong>en</strong>, 1992).<br />

Para poder esclarecer el verdadero status fem<strong>en</strong>ino <strong>en</strong> este período,<br />

tanto la mujer india, como la poca europea que llegó, hay que hacer una<br />

verdadera proeza analítica e infer<strong>en</strong>cial de las Crónicas, de la Legislación<br />

de la época y como es lógico limpiar <strong>en</strong> el bu<strong>en</strong> s<strong>en</strong>tido de la palabra el<br />

corpus escrito de tanto p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to discriminatorio, de tanta injuria al<br />

género y sobre todo de tanto sil<strong>en</strong>cio (McEwans, 1971).<br />

-114 -


LOURDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

La estructura familiar <strong>en</strong> las comunidades agro alfareras más evolucionadas<br />

<strong>en</strong> el Caribe <strong>en</strong> el mom<strong>en</strong>to de la conquista, reconocía<br />

la desc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia por línea hereditaria matrilineal, pero no se puede<br />

decir que se pres<strong>en</strong>taba <strong>en</strong>tre ellos la figura sociológica del matriarcado<br />

como tal. (Potrony, 1985), existían una serie de aspectos que se<br />

mant<strong>en</strong>ían éticam<strong>en</strong>te d<strong>en</strong>tro del grupo como el hecho de no tomar<br />

a la hermana como esposa, la sucesión jerárquica de mando era por<br />

la vía materna, todo lo que nos lleva al producto de un posible matrimonio<br />

por grupo. (Guanche, 2001). <strong>Los</strong> europeos implantaron e<br />

impusieron un tipo de familia que t<strong>en</strong>ía <strong>en</strong> sus <strong>en</strong>trañas un sin fin de<br />

contradicciones que el indíg<strong>en</strong>a obviam<strong>en</strong>te no <strong>en</strong>t<strong>en</strong>día y no podía<br />

explicarse a partir de su propio p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to al respecto, para el español<br />

el matrimonio era una institución jurídico económica con una<br />

pantalla religiosa inmutable al servicio del status financiero familiar,<br />

para el indio era una manera de sobreviv<strong>en</strong>cia natural.<br />

El ideal fem<strong>en</strong>ino europeo era similar al implantado por la religión<br />

cristiana, <strong>en</strong> que la mujer virg<strong>en</strong>, capaz de ser madre de Dios, totalm<strong>en</strong>te<br />

fuera de la idea de sexo -la mujer debía, para ser respetada,<br />

desconocer la expresión de la sexualidad- de esta forma lo que se<br />

<strong>en</strong>contró <strong>en</strong> la sociedad arauca era todo lo contrario, la mujer aborig<strong>en</strong><br />

no era considerada objeto, sino parte de la comunidad <strong>en</strong> que<br />

vivía, cualquiera que fuere su posición o status (Herrem, 1991), y<br />

sus ideas sobre el manejo del sexo tan naturales como la vida misma.<br />

Coincide con la repres<strong>en</strong>tación gráfica de la mujer arauca un poco<br />

más <strong>en</strong>trado el siglo XVII, que es bi<strong>en</strong> esclarecedor, ya que la pintan a<br />

partir del ideal clásico, de la belleza helénica y la repres<strong>en</strong>tación de la<br />

pareja monógama, como lo <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dían <strong>en</strong> Europa, forzando una visión<br />

del indíg<strong>en</strong>a a su manera. (Tomado de Alain Yacou, 1993). Si exceptuamos<br />

la obra de Bartolomé de las Casas, <strong>en</strong> ninguna comunicación<br />

se habla de lo cotidiano, y mucho m<strong>en</strong>os de su actuación como parte<br />

del grupo, ni de lo que verdaderam<strong>en</strong>te repres<strong>en</strong>tó la mujer india<br />

para aquel solitario hombre de guerra, v<strong>en</strong>ido a m<strong>en</strong>os <strong>en</strong> su tierra<br />

y que llegó de un Mundo Viejo para quedarse. (Domínguez, 2001).<br />

No hay lugar a duda que el universo aruaco o taíno, como <strong>en</strong> toda<br />

sociedad agrícola, la mujer por su capacidad reproductora ha estado<br />

asociada simbólicam<strong>en</strong>te a la tierra y al proceso de producción, <strong>en</strong><br />

especial a la producción humana, la más importante y la más necesaria<br />

<strong>en</strong> ese mom<strong>en</strong>to. Qué rolle tocó jugar a esta mujer <strong>en</strong> ese mom<strong>en</strong>to<br />

tan crucial, es uno de los puntos m<strong>en</strong>os tratados <strong>en</strong> la historiografía<br />

actual, <strong>en</strong> que solo predominan reseñas contemporáneas y estudios<br />

-115 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

de género (Haviser, 1992), (Arroyo, 1988). Tuvo a su cargo tareas<br />

imprescindibles <strong>en</strong> la economía, sobre todo <strong>en</strong> las fa<strong>en</strong>as agrícolas,<br />

tanto <strong>en</strong> la siembra como <strong>en</strong> la recogida de los frutos, <strong>en</strong> especial con<br />

el cultíg<strong>en</strong>o de la yuca (Manihoe Seu l<strong>en</strong>ta Grantz) exigidos por sus<br />

cre<strong>en</strong>cias y no trasladables a nadie más del grupo igualm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> la<br />

preparación y <strong>en</strong> la preservación de los mismos y <strong>en</strong> la realización de<br />

artesanías y la producción alfarera, esto puede ser considerado como<br />

un segm<strong>en</strong>to del poder tribal (Sued Badillo, 1979) (Cassá, 1992).<br />

Podemos consignar al <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tarnos a este tema, que la información<br />

que se recibe del corpus textual de la crónica se puede considerar<br />

casual <strong>en</strong> lo que corresponde a la actuación de la mujer aborig<strong>en</strong>,<br />

m<strong>en</strong>ospreciada su figura ya que de esa raza sometida "solo se quier<strong>en</strong><br />

los brazos para el trabajo y a las mujeres para concubinas" (Pichardo<br />

Viñals, 1966). La profunda desigualdad de sexos, la dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia<br />

servil, la desproporción y el antagonismo que regía <strong>en</strong> las relaciones<br />

sociales medievales, tocante a este tema <strong>en</strong> el mundo, trajo por<br />

consecu<strong>en</strong>cia este olvido voluntario de un ser tan importante como<br />

lo fue la mujer aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> la conquista y colonización del Caribe<br />

y del Nuevo Mundo <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral (Larguía y Doumoulin, 1983),<br />

(DiZerega, 1995). No ad<strong>en</strong>trarse <strong>en</strong> la verdadera realidad de este<br />

mom<strong>en</strong>to histórico se debe a una razón muy clara y bi<strong>en</strong> definida<br />

y que es el pobre concepto de género, tan limitado <strong>en</strong> esa época<br />

que solo es parte de una hechología casuística. Algunos cronistas<br />

tuvieron críticas acérrimas a la mujer, como por ejemplo Fernández<br />

de Oviedo que decía de ellas" ... son las mayores bellacas e más<br />

deshonestas y libidinosas" (Fernández de Oviedo, 1959) pero no creo<br />

que esto fuer,! real <strong>en</strong> verdad, parece solo un mal <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dimi<strong>en</strong>to de<br />

las costumbres aboríg<strong>en</strong>es, <strong>en</strong> cuanto a forma de vida, y sobre todo<br />

<strong>en</strong> el comportami<strong>en</strong>to sexual o un problema personal del cronista.<br />

<strong>Los</strong> españoles <strong>en</strong> esta temprana época, pocas veces repudiaron<br />

la unión con las mujeres aboríg<strong>en</strong>es y <strong>en</strong> más de una Real cédula se<br />

autorizó y propició el matrimonio legal <strong>en</strong>tre las dos partes (Pichardo<br />

Moya, 1945); <strong>en</strong> el Caribe el favorecimi<strong>en</strong>to de estos <strong>en</strong>laces<br />

estuvo relacionado con la imposición legal de la her<strong>en</strong>cia a la forma<br />

de las Leyes Españolas, incluidas la supresión de las obligaciones de<br />

tipo avuncular (Potrony, 1985) resultando de esta forma muchas<br />

uniones <strong>en</strong>tre conquistadores ya radicados como colonos y mujeres<br />

indias, que eran parte de los grupos de jeraquía que quedaron con<br />

sus tierras, como pudo ser el caso de Vasco Porcallo de Figueroa, <strong>en</strong><br />

<strong>Cuba</strong>, el cual fundó una ext<strong>en</strong>sa familia mestiza, con lo que adquirió<br />

al mismo tiempo y producto de esto, grandes riquezas y un ext<strong>en</strong>so<br />

-116 -


LOURDES S. DOMiNGUEZ GONZÁLEZ<br />

patrimonio <strong>en</strong> tierras, por sus uniones matrimoniales, que favorecían<br />

el <strong>en</strong>grandecimi<strong>en</strong>to de sus caudales, debido al <strong>en</strong>tronque de linajes<br />

con la mal llamada "nobleza aborig<strong>en</strong>" (Rojas, 1947).<br />

La mujer europea <strong>en</strong> este mom<strong>en</strong>to se pres<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> cantidad ínfima<br />

pero estaba expuesta también a una profunda desigualdad, creada<br />

por las condiciones sociales de dep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia y de antagonismo que<br />

regían <strong>en</strong> sus relaciones de clases y a la ineliduble propiedad de los<br />

medios de producción, acrec<strong>en</strong>tada además por la no-adaptabilidad<br />

al medio, ya que se veía solo como un objeto, t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta<br />

algunas excepciones muy especiales (Friede, 1966).<br />

Entre 1497 y 1498 <strong>en</strong> los viajes de Cristóbal Colón, de acuerdo con<br />

los docum<strong>en</strong>tos, solo llegaron 30 mujeres españolas, posiblem<strong>en</strong>te <strong>en</strong><br />

el tercer viaje, lo que vinieron a hacer <strong>en</strong> tan temprano mom<strong>en</strong>to, la<br />

docum<strong>en</strong>tación no lo consigna, son prácticam<strong>en</strong>te inexist<strong>en</strong>tes, hay<br />

una idea de para qué sirvieron muchas de ellas, pero como es lógico<br />

no es motivo para consignar <strong>en</strong> ningún docum<strong>en</strong>to oficial (McEwans,<br />

1991). Vale plantear que <strong>en</strong> los inicios del XVI o tal vez un poco más<br />

tardíam<strong>en</strong>te, la her<strong>en</strong>cia de bi<strong>en</strong>es por vía materna, no solo se asociaba<br />

a las sociedades g<strong>en</strong>tilicias sino que <strong>en</strong> muchos casos este tipo<br />

de sucesión era también la usada por el conquistador y colonizador<br />

y <strong>en</strong> algunos casos perduró estrecham<strong>en</strong>te vinculada a la propiedad<br />

territorial, dados los índices de emigración masculina tan elevado<br />

con relación a las mujeres europeas (Pérez de la Riva, 1946).<br />

Hay una serie de ejemplos que ilustran este estudio realizado con<br />

los docum<strong>en</strong>tos del Archivo de Protocolos de la Habana, expuesto<br />

<strong>en</strong> el Archivo Nacional de <strong>Cuba</strong> donde se observa y se ve reflejada<br />

esta problemática numéricam<strong>en</strong>te repres<strong>en</strong>tada, <strong>en</strong> la transición de<br />

bi<strong>en</strong>es y caudales por vía materna <strong>en</strong> casi todo el siglo XVI (Domínguez<br />

Rives, 1993).<br />

El reconocimi<strong>en</strong>to del pasado más antiguo, donde la mujer aborig<strong>en</strong><br />

se hizo valer a partir del papel fundam<strong>en</strong>tal que tuvo, permite<br />

llegar a la convicción de que se poseía una autoconci<strong>en</strong>cia étnica<br />

(Guanche, 1996) por tanto se dio paso al proceso de transculturación<br />

francam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> este mom<strong>en</strong>to inicial de nuestra historia, aunque se<br />

pi<strong>en</strong>se que fue fallido (Domínguez Rives, 1993). Por lo m<strong>en</strong>os <strong>en</strong> los<br />

c<strong>en</strong>tros poblacionales que g<strong>en</strong>eraron docum<strong>en</strong>tación protocolar<br />

los <strong>en</strong>laces se hacían a la manera europea, es decir t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta<br />

la transmisión de apellidos y la her<strong>en</strong>cia de bi<strong>en</strong>es, g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te por<br />

vía paterna, pero hay rasgos de superviv<strong>en</strong>cia de sucesión matrilineal<br />

como lo expresa S. Culin, <strong>en</strong> 1902 al estudiar los poblados de Yara,<br />

Yateras y Caridad de los Indios <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, donde el mant<strong>en</strong>imi<strong>en</strong>to de<br />

formas jurídicas matrilineales estaban vivas aún (Rives, Domínguez,<br />

Pérez, 1991).<br />

-117 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Atabey madre del Ser Supremo, señora de las aguas dulces.<br />

La rápida desarticulación de las comunidades primitivas que<br />

existían <strong>en</strong> el Caribe al contacto <strong>en</strong>tre aboríg<strong>en</strong>es y europeos, según<br />

algunos estudiosos repres<strong>en</strong>tó la posibilidad de una total extinción<br />

de los indoantillanos, otros investigadores plantean que no necesariam<strong>en</strong>te<br />

<strong>en</strong> este proceso se perdieron tan drásticam<strong>en</strong>te los elem<strong>en</strong>tos<br />

culturales de persist<strong>en</strong>cia étnica, sino que estos se <strong>en</strong>mascararon,<br />

y que se puede hablar de procesos tempranos de transculturación<br />

(Guanche, 1983) y se asegura que exist<strong>en</strong> desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes amerindios,<br />

o naturales de la tierra hasta muy <strong>en</strong>trado el siglo XIX (Salas, 1960).<br />

No ponemos <strong>en</strong> duda que la mayoría de la refer<strong>en</strong>cia histórica<br />

más antigua del Caribe se determina por la arqueología, el estudio<br />

de los elem<strong>en</strong>tos materiales exhumados d<strong>en</strong>tro de las áreas de acción<br />

humana, son la expresión material de esos pueblos y de su quehacer<br />

cotidiano, a partir de estos se infiere su modo de vida.<br />

El mundo de sus cre<strong>en</strong>cias religiosas y su mitología ha sido bi<strong>en</strong><br />

reflejados <strong>en</strong> la obra del primer etnólogo de América, Fray Ramón<br />

Pané qui<strong>en</strong> <strong>en</strong> 1493 por órd<strong>en</strong>es de Cristóbal Colón rescató el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to<br />

cosmogónico de los aruacos, el cual con algunas adiciones<br />

-118 -


LOURDES S. DOMiNGUEZ GONZÁLEZ<br />

fue también expresado <strong>en</strong> la obra de los Cronistas de Indias. En esta<br />

obra se dedica un espacio limitado a la mujer indíg<strong>en</strong>a, pero si se<br />

hace hincapié <strong>en</strong> la figura fem<strong>en</strong>ina <strong>en</strong> el discurso mítico religioso.<br />

(Arrom, 1989), (Fariñas, 1995), (Pané, 1990). Igualm<strong>en</strong>te la arqueología<br />

nos ha proporcionado testimonios seguros y expeditos <strong>en</strong> el<br />

estudio de la mujer aborig<strong>en</strong>, repres<strong>en</strong>tado plásticam<strong>en</strong>te <strong>en</strong> su ajuar<br />

a la figura fem<strong>en</strong>ina a partir de sus cánones de belleza y a sus estatutos<br />

plásticos a todo lo largo del territorio caribeño (Domínguez,<br />

1986), Dacal, 1972, Dacal, Domínguez, 1988) indicando con esto<br />

la posición promin<strong>en</strong>te de la mujer <strong>en</strong> el discurso mítico antillano<br />

(Pastor, 1983) y que no es otra cosa que el reflejo de su sociedad<br />

(López Baralt, 1985).<br />

At<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do a estos planteami<strong>en</strong>tos podemos tomar como ejemplo<br />

la repres<strong>en</strong>tación del cerní divino de Atabeira madre del Dios<br />

principal Yocahú, del cual Pané indica " ... ti<strong>en</strong>e madre, más no ti<strong>en</strong>e<br />

principio y a este llaman Yucahu, Bagua, Maorocoti y a su madre<br />

llaman Atabey, Yermano, Guácar, Apito y Zuimaco, que son cinco<br />

nombres" (Pané, 1990); la cantidad de nombres responde a un mecanismo<br />

de difer<strong>en</strong>ciación social, la madre ti<strong>en</strong>e cinco nombres y el hijo,<br />

a pesar de ser tan principal, solo ti<strong>en</strong>es tres (Stev<strong>en</strong>s-Arroyo, 1988).<br />

También <strong>en</strong>contramos <strong>en</strong> el relato mítico la interv<strong>en</strong>ción de la mujer<br />

<strong>en</strong> la repres<strong>en</strong>tación de Guabonito, la mujer que sale del mar, la que<br />

cura la sífilis o el "mal de bubas" y la de Itiba Cahubaba, la madre<br />

del bi<strong>en</strong>, la que murió de parto al traer a la vida a los gemelos viol<strong>en</strong>tadores<br />

de las nuevas pautas culturales <strong>en</strong> su mundo cosmogónico<br />

(Sued Badillo, 1986) y Gubancex la dueña de los vi<strong>en</strong>tos y las aguas<br />

viol<strong>en</strong>tas, que repres<strong>en</strong>ta los males que podían traer consigo las<br />

catástrofes como por ejemplo los huracanes, muy bi<strong>en</strong> utilizada por<br />

Fernando Ortiz <strong>en</strong> su obra Huracán así como también Caguana, la<br />

madre procreadora por excel<strong>en</strong>cia (Guarch, Querejeta, 1993),<br />

Arrom, 1989, Rodríguez, 1982).<br />

De todo este panteón aruaco o taíno <strong>en</strong>contramos, gracias a la<br />

investigación arqueológica, con una bu<strong>en</strong>a cantidad de manifestaciones<br />

plásticas, <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes géneros, que nos permit<strong>en</strong> valorar la<br />

tecnificación alcanzada por sus artífices para la exposición de sus<br />

ideas, infiri<strong>en</strong>do así el desarrollo de las fuerzas productivas y por<br />

tanto sus relaciones de producción y d<strong>en</strong>tro del cual el arte, como<br />

forma de la conci<strong>en</strong>cia social refleja la base económica que permite<br />

esa producción artística acorde con el discurso cosmogónico reflejado<br />

<strong>en</strong> la obra de Pané y de otros Cronistas. (García Arévalo, 1988).<br />

-119 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

D<strong>en</strong>tro del estudio de las manifestaciones del arte aborig<strong>en</strong> cubano<br />

y caribeño <strong>en</strong>contramos la repres<strong>en</strong>tación de la figura fem<strong>en</strong>ina<br />

abundantem<strong>en</strong>te con difer<strong>en</strong>tes expresiones y variantes tanto <strong>en</strong><br />

forma, diseño y material, así como <strong>en</strong> la utilización y <strong>en</strong> cont<strong>en</strong>ido,<br />

f<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>o poco estudiado <strong>en</strong> la plástica caribeña (Pons, 1980), Dacal,<br />

1972, Domínguez, 1986, Valcárcel, 2000).<br />

La arqueología hace especial hincapié <strong>en</strong> el estudio de la producción<br />

cerámica aruaca, tanto <strong>en</strong> la producida para la vida cotidiana<br />

como la de ejemplos de excepción dedicados al ritual religioso. El<br />

proceso tecnológico de la cerámica indica que hay excel<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> el<br />

mismo y esto a su vez manifiesta un mayor desarrollo social. Sued<br />

Badillo, 1979), (Domínguez, 1986). La productividad de los <strong>en</strong>seres<br />

cerámicos es uno de los quehaceres principales de la mujer y esto<br />

como es lógico la reafirma <strong>en</strong> su posición relevante <strong>en</strong> el grupo, además<br />

por que ella t<strong>en</strong>drá otras tareas asociadas de gran <strong>en</strong>vergadura<br />

como son la siembra, la confección de alim<strong>en</strong>tos, la preparación<br />

medicinal cotidiana con el conocimi<strong>en</strong>to de la flora, el cuidado de la<br />

prole, su <strong>en</strong>señanza del idioma y de los deberes comunales y la más<br />

importante la procreación misma, sin la mujer no hay grupo humano.<br />

De cerámica son hechas <strong>en</strong> su gran mayoría las figurinas o estatui­<br />

Has fem<strong>en</strong>inas, moldeadas <strong>en</strong> barro y cocidas posteriorm<strong>en</strong>te, piezas<br />

exclusivas de los ritos agrarios (Dacal, 1972), también usadas para el<br />

proceso de gestación y sobre todo para el parto, ya que sus cre<strong>en</strong>cias<br />

planteaban que con ellas puestas <strong>en</strong> el vi<strong>en</strong>tre de la parturi<strong>en</strong>ta<br />

se des<strong>en</strong>volvía bi<strong>en</strong> la operación de traer un ser a la vida, aspecto<br />

de mucha importancia <strong>en</strong> estos grupos humanos (Arrom, 1989,<br />

Petigean -Roget, 1988).<br />

Cuando se efectúan excavaciones arqueológicas <strong>en</strong> lugares con<br />

características mortuorias de estos grupos aruacos, hemos podido<br />

constatar que hay un marcado uso de objetos suntuarios tanto <strong>en</strong><br />

los <strong>en</strong>tierros masculinos como <strong>en</strong> los fem<strong>en</strong>i-nos, se <strong>en</strong>tierra con los<br />

atributos que correspond<strong>en</strong> a su posición social y a sus costumbres,<br />

Ejemplo de esto lo podemos ver <strong>en</strong> los trabajos arqueológicos realizados<br />

<strong>en</strong> el sitio Chorro de Maíta, cem<strong>en</strong>terio aruaco de grandes<br />

proporciones <strong>en</strong> el ori<strong>en</strong>te de <strong>Cuba</strong> <strong>en</strong> el cual se pres<strong>en</strong>tan <strong>en</strong>tierros<br />

de mujeres con abalorios de especial elaboración como son cascabeles<br />

de oro, pequeñas placas de oro martillado, dijes del mismo<br />

material y la figura de un pájaro sofisticado hecho <strong>en</strong> láminas de oro<br />

martillado e hilos de oro como decoración (Guarch, 1995).<br />

De acuerdo con las circunstancias que dieron motivo a la ruptura<br />

de la continuidad étnica del aborig<strong>en</strong> <strong>en</strong> el Caribe, las relaciones de<br />

-120-


LOURDES S. DOMiNGUEZ GONZÁLEZ<br />

par<strong>en</strong>tesco y familia permitieron que se mantuviera una toma de conci<strong>en</strong>cia<br />

de la asc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia india, la que claram<strong>en</strong>te se ve aplicada <strong>en</strong><br />

la docum<strong>en</strong>tación g<strong>en</strong>erada protocolarm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el siglo XVI temprano<br />

y simultáneam<strong>en</strong>te debió desarrollarse una t<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia resultante de<br />

la asimilación de técnicas y costumbres de una parte y de otra del binomio<br />

inicial de la conquista, <strong>en</strong> todas ellas la mujer indíg<strong>en</strong>a desempeñó<br />

su más grande e importante papel <strong>en</strong> esta historia <strong>en</strong> esto la evid<strong>en</strong>cia<br />

arqueológica <strong>en</strong> los objetos materiales los cuales s<strong>en</strong>siblem<strong>en</strong>te<br />

transformados llegan y se incorporan al proceso de transculturación,<br />

por ejemplo el burén, el consumo de alim<strong>en</strong>tos netam<strong>en</strong>te aboríg<strong>en</strong>es<br />

como el casabe, el maíz, <strong>en</strong> otros aspectos como son la toponimia, que<br />

ha llegado hasta hoy por los mant<strong>en</strong>imi<strong>en</strong>tos de formas idiomáticas,<br />

las cre<strong>en</strong>cias que se <strong>en</strong>trelazan <strong>en</strong> la formación de religiones de orig<strong>en</strong><br />

africano y que viv<strong>en</strong> <strong>en</strong> la actualidad como elem<strong>en</strong>to netam<strong>en</strong>te<br />

americanos, los lazos familiares y su necesaria persist<strong>en</strong>cia para la heredad,<br />

lo que argum<strong>en</strong>ta la persist<strong>en</strong>cia de elem<strong>en</strong>tos de la organización<br />

g<strong>en</strong>tilicia muy <strong>en</strong>trado el siglo XVI <strong>en</strong> el Caribe (Carda, 1978).<br />

La mujer aborig<strong>en</strong> no ha sido estudiada <strong>en</strong> su marco originario,<br />

dic<strong>en</strong> que es imposible hacerlo, esto que hemos expuesto es solo un<br />

preámbulo para lo que <strong>en</strong> verdad puede ser una verdadera investigación<br />

que ayudaría a los estudios de género <strong>en</strong> América Latina.<br />

-121 -


ESTUDIO ZOOARQUEOLÓGICO<br />

SOBRE LA DIETA ABORIGEN1<br />

Alfonso Córdova Medina*<br />

<strong>Los</strong> restos faunísticos colectados por los arqueólogos, mediante el<br />

estudio zooarqueológico permit<strong>en</strong> reconstruir la fauna que le fue<br />

contemporánea a nuestros antepasados. Me referiré a los hallazgos<br />

realizados al excavar el sitio agricultor ceramista Río Hondo, municipio<br />

Cumanayagua, provincia Ci<strong>en</strong>fuegos.<br />

Muy cerca de Río Hondo se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra la Solapa de la India, que<br />

fue excavada por el arqueólogo Alfredo Rankin <strong>en</strong> la década de los<br />

set<strong>en</strong>ta, exhumando un <strong>en</strong>terrami<strong>en</strong>to de una india, que hoy está<br />

expuesto <strong>en</strong> el Museo Guamuhaya de Trinidad, provincia de Sancti<br />

Spíritus. En aquella ocasión Rankin, junto con el también arqueólogo<br />

Gabino La Rosa, apreciaron variados restos de fauna <strong>en</strong> dos áreas de<br />

la solapa, lo que les aconsejó realizar una interv<strong>en</strong>ción arqueológica<br />

<strong>en</strong> el lugar. Se excavan los Pozos 3A y 3B, el primero de 0, 00 hasta<br />

0,80 m de estratigrafía artificial y el pozo 3B de 0, 10 hasta 1, 00 m.<br />

A lo aportado por Ranki y La Rosa, se suman los criterios y observaciones<br />

que también aportó el profesor Osear Arredondo emin<strong>en</strong>te<br />

paleontólogo, qui<strong>en</strong> valoró la fauna extinta del as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to.<br />

Sobre la base del informe inédito del autor <strong>en</strong> la expedición dirigida por la doctora Lourdes<br />

Domínguez González <strong>en</strong> el sitio agricultor ceramista Río Hondo (Cumanayagua, Ci<strong>en</strong>fuegos):<br />

Informe sobre la clasificación faunística de la Solapa de la India, 1990, Fondos<br />

Departam<strong>en</strong>to Arqueología ICAN-CITMA.<br />

-122 -


ALFONSO CORDOVA MEDINA<br />

"Nimbo de sueños". Autora Dagmara Barbieri López.<br />

LOS MATERIALES Y MÉTODOS<br />

<strong>Los</strong> materiales objeto de estudio se correspond<strong>en</strong> con restos faunísticos<br />

colectados <strong>en</strong> la excavación realizada <strong>en</strong> el m<strong>en</strong>cionado residuario<br />

aborig<strong>en</strong>. La metódica empleada fue la desarrollada por M.<br />

Pino (1980), que consiste <strong>en</strong> la clasificación de especies, establecer el<br />

NMI (Número Mínimo de Individuos), evaluar las especies extintas<br />

y actuales de la fauna exhumada, así valorar otras características que<br />

pres<strong>en</strong>tan estas evid<strong>en</strong>cias y se constatan como parte de la cualidad de<br />

este material para su valoración zooarqueológica. Se realiza el conteo<br />

de cada resto y se asigna a que actividad subsist<strong>en</strong>cial pert<strong>en</strong>ec<strong>en</strong>, si<br />

se obti<strong>en</strong><strong>en</strong> mediante la caza, la pesca y la recolección.<br />

Se estudiaron 8 niveles estratigráficos del Pozo A y 9 niveles del<br />

Pozo B colectándose solo restos de la fauna.<br />

RESULTADOS Y DISCUSiÓN<br />

Se apreciaron dos mom<strong>en</strong>tos de ocupación del residuario, un primer<br />

mom<strong>en</strong>to temprano que el Pozo 3 A va desde 0,50 hasta 0,80 m de<br />

-123 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

profundidad y <strong>en</strong> caso del Pozo 3B de 0,30 a 1,00 metro. Se observan<br />

gran número de especies extinguidas de rod<strong>en</strong>tias e insectívoros,<br />

mi<strong>en</strong>tras que las actividades de subsist<strong>en</strong>cia caza de aves, pesca y<br />

recolección casi son vestigiales.<br />

En los niveles tardíos Pozo 3A de 0,00 a 0,50 m y <strong>en</strong> Pozo 3B<br />

de 0,10 a O, 30 m desaparec<strong>en</strong> la obt<strong>en</strong>ción de especies ya<br />

extintas de jutías y de insectívoros, se aprecia una variedad de actividades<br />

de subsist<strong>en</strong>cia, recolección de moluscos marinos, terrestres,<br />

caza de aves, obt<strong>en</strong>ción de crustáceos, pesca. La caza de mamíferos<br />

disminuye ost<strong>en</strong>siblem<strong>en</strong>te <strong>en</strong> esta tardía ocupación.<br />

Mamíferos Extinguidos<br />

Boromys offella<br />

Boromys torrei<br />

Capromys minimus<br />

Geocapromys columbianus<br />

Geocapromys pleistoc<strong>en</strong>icus<br />

Nesophontes micrus<br />

Nesophontes major<br />

Capromys pilorides<br />

Capromys sp<br />

Rattus rattus<br />

Individuos contabilizados<br />

38<br />

366<br />

472<br />

2<br />

33<br />

259<br />

5<br />

4 individuos<br />

18 individuos<br />

12 individuos<br />

En total se obtuvo <strong>en</strong> este trabajo 23 especies faunísticas que<br />

correspond<strong>en</strong> a 7 mamíferos extinguidos y 4 actuales, 4 moluscos<br />

marinos, 2 quelonios marinos, 2 reptiles, 2 aves, 1 rana y un crustáceo.<br />

La aparición de la especie Rattus rattus <strong>en</strong> varios niveles puede<br />

estar dado porque este especim<strong>en</strong> cava galerías como parte de su<br />

hábitat, o que tal vez sirvió de sust<strong>en</strong>to a las lechuzas (Tyto alba<br />

furcata) y pudieron <strong>en</strong>tremezclarse con el resto de las evid<strong>en</strong>cias, nos<br />

parece m<strong>en</strong>os probable esta última valoración.<br />

No hay otros elem<strong>en</strong>tos <strong>en</strong> los pozos, solo evid<strong>en</strong>cias faunísticas<br />

propias del consumo realizado por qui<strong>en</strong>es convivieron <strong>en</strong> la solapa.<br />

Se observa la pres<strong>en</strong>cia de egagropilas de lechuza (Tyto alba furcata)<br />

al parecer la solapa sirvió de refugio a esta especie la cual se alim<strong>en</strong>tó<br />

de ejemplares más pequeños, al respecto el paleontólogo Oscar<br />

Arredondo señala aves de muy corta talla, al parecer ya extintas, las<br />

que no pudo id<strong>en</strong>tificar.<br />

-124 -


FELIPE DE JESÚS PÉREZ CRUZ<br />

UN ALTO APROVECHAMIENTO DE LA DIETA<br />

El estudio zooarqueológico demuestra la riqueza faunística y el alto<br />

aprovechami<strong>en</strong>to de la dieta por parte de los indocubanos <strong>en</strong> su<br />

perman<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> la solapa, sus prefer<strong>en</strong>cias alim<strong>en</strong>tarias por mamíferos<br />

obt<strong>en</strong>idos mediante la caza, sin desdeñar otras actividades de<br />

subsist<strong>en</strong>cia lo que eleva a 23 las especies colectadas <strong>en</strong> el residuario.<br />

Gran cantidad de individuos de rod<strong>en</strong>tia e insectívoros ya extinguidos<br />

colectados Boromys offella y torrei, Capromys minimus, Grocapromys<br />

pleistoc<strong>en</strong>icus y columbianus, nesophontes micrus y major.<br />

Se aprecian dos mom<strong>en</strong>tos históricos de ocupación de esta solapa,<br />

el más temprano donde primó la caza de insectívoros y rod<strong>en</strong>tias<br />

extinguidos y un segundo mom<strong>en</strong>to, más tardío, donde se observan<br />

las demás actividades subsist<strong>en</strong>ciales recolección de moluscos, pesca,<br />

caza de aves, etcétera).<br />

La pres<strong>en</strong>cia de egagrópilas de Tyto alba furcata están antes y<br />

después de la pres<strong>en</strong>cia humana por lo que es significativa la abundancia<br />

de aves muy pequeñas, quizás ya extintas como señalara<br />

Osear Arredondo.<br />

El Rattus rattus, mamífero postcolombino fue colectado <strong>en</strong> niveles<br />

estratigráficos, quizás a que cava galerías <strong>en</strong> el terr<strong>en</strong>o o por el acopio<br />

que hizo la Tyto alba furcata (lechuza) quedando <strong>en</strong> contextos<br />

zooarqueológicos.<br />

-125 -


EL CARACOL EN LAS CULTURAS<br />

ABORíGENES<br />

Griselda Hernández Ramírez*<br />

Gerardo Izquierdo Díaz**<br />

<strong>Los</strong> moluscos y sus conchas prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes de los mares y cu<strong>en</strong>cas<br />

fluviales, fueron aprovechados por el hombre desde hace mil<strong>en</strong>ios.<br />

Sus carnes formaban parte de su dieta. Testimonios de la actividad<br />

económica de recolección, han quedado como amontonami<strong>en</strong>tos<br />

de ellas <strong>en</strong> diversas latitudes del planeta siempre <strong>en</strong> relación con<br />

espejos de agua. En ocasiones, <strong>en</strong> lugares muy remotos y alejados .. del<br />

mar, como sucede <strong>en</strong> C<strong>en</strong>troamérica y <strong>en</strong> el Estado de Guerrero, <strong>en</strong><br />

México. En esta región, se reportan importantes talleres de canchal<br />

para confeccionar artefactos relacionados con la superestructura de<br />

esas sociedades.<br />

Para los arqueólogos es necesario, al analizar el material de concha,<br />

t<strong>en</strong>er pres<strong>en</strong>te lo señalado, toda vez que puede aportarnos no solam<strong>en</strong>te<br />

informaciones sobre las pautas del comportami<strong>en</strong>to humano,<br />

sobre la población y su n~trición, sino que también nos permite la<br />

* Doctora <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias sobre el Arte. Profesora de Psicología <strong>en</strong> la Universidad de las Artes,<br />

La Habana.<br />

** Arqueólogo. Doctor <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cias Históricas. Subdirector del Instituto <strong>Cuba</strong>no de Antropología,<br />

<strong>Cuba</strong>.<br />

La concha es un material, que el hombre valoró at<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do a dos aspectos fundam<strong>en</strong>tales,<br />

su resist<strong>en</strong>cia y dureza. Lo que determina que existan conchas más o m<strong>en</strong>os perdurables.<br />

Incluso <strong>en</strong> una misma concha, podemos <strong>en</strong>contrar vigores variables, ya que no todas las<br />

partes del material calcáreo pres<strong>en</strong>tan el mismo grosor y por tanto la misma fortaleza. Otro<br />

aspecto importante para trabajar con este material, está determinado por la dirección y<br />

s<strong>en</strong>tido <strong>en</strong> que sea elaborado y use el artefacto. Estos elem<strong>en</strong>tos indican, que el aborig<strong>en</strong><br />

apr<strong>en</strong>dió a trabajar con esta materia prima a través del <strong>en</strong>sayo-error y, posteriorm<strong>en</strong>te,<br />

mediante la oralidad fue transmiti<strong>en</strong>do a las subsigui<strong>en</strong>tes g<strong>en</strong>eraciones estos saberes.<br />

-126 -


GRISELDA HERNÁNDEZ RAMiREZ y GERARDO IZQUIERDO D iAZ<br />

reconstrucción del medio ambi<strong>en</strong>te <strong>en</strong> etapas tempranas de nuestra<br />

historia. En el hecho mismo del proceso de estudio del uso de los<br />

materiales de concha por el hombre, resulta preciso por tanto, realizar<br />

una correcta id<strong>en</strong>tificación g<strong>en</strong>érica y clasificación tipológica de la<br />

muestra, para aproximarnos a interpretar lo que desde hace siglos<br />

formó parte de su ajuar doméstico y lo acompañó <strong>en</strong> sus noches de<br />

infortunio ante la agreste naturaleza.<br />

Caracoles marinos principalm<strong>en</strong>te Strombus sp, extraídos<br />

y vueltos a depositar <strong>en</strong> un nicho ecológico<br />

<strong>en</strong> Guanahacabibes, Pinar del Río.<br />

La concha, como material orgánico puede aportarnos una gran<br />

cantidad de datos <strong>en</strong> extremo interesantes, pues de acuerdo con su<br />

uso, puede caracterizarse la forma <strong>en</strong> que un grupo social se distingue<br />

de otro; así como la organización de la sociedad. <strong>Los</strong> grupos apropiadores<br />

tempranos de <strong>Cuba</strong>, por ejemplo, al parecer, no la utilizaron<br />

como industria -según la evid<strong>en</strong>cia arqueológica-, con la misma<br />

-127 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

profusión que si lo hicieron los medios y tardíos. Aspecto que indica,<br />

que <strong>en</strong> la medida que este ser humano alcanzó una mayor dim<strong>en</strong>sión<br />

cultural de su desarrollo, fue capaz de manipular de modo difer<strong>en</strong>te,<br />

los diversos elem<strong>en</strong>tos que halló <strong>en</strong> el medio natural.<br />

El hábitat de los moluscos nos proporciona datos de mucho interés<br />

sobre el hombre que los colectó, mi<strong>en</strong>tras más escasos, eran más valiosos,<br />

o sea su valor aum<strong>en</strong>taba de acuerdo a su pres<strong>en</strong>cia <strong>en</strong> el medio. Estos<br />

nichos ecológicos nos permit<strong>en</strong> saber de donde y cómo el hombre obtuvo<br />

los ejemplares y si utilizó medio auxiliar alguno, el paci<strong>en</strong>te trabajo<br />

de los malacólogos se hace imprescindible para los estudios arqueológicos<br />

y cada vez es más necesaria la investigación interdisciplinaria.<br />

LA CONCHA EN LA COSMOGONíA INDíGENA<br />

Resulta evid<strong>en</strong>te que la concha versus agua fue portadora de un significado<br />

mítico-religioso. En el mito que explica cómo se resuelve<br />

el tabú del incesto Guahayona 2 se deshace de Anacacuya su cuñado,<br />

instándolo a mirar un cobo que se hallaba <strong>en</strong> el fondo del mar. Ardid<br />

que le propicia llevar a todas las mujeres a Matininó. 3 Ya desde<br />

el propio mito se devela como un símbolo, el caracol-agua dado<br />

no solo por su asociación con ella, como elem<strong>en</strong>to dev<strong>en</strong>ido del<br />

ciclo vida-muerte-vida. Sino que él como objeto sirve al ardíd que<br />

terminará con las relaciones <strong>en</strong>dogámicas. Es probable que el mito<br />

asociado a la concha-agua determinara <strong>en</strong> alguna medida que estas<br />

fueran consideradas como, <strong>en</strong>tidades mágicas. Conjuntam<strong>en</strong>te con<br />

su uso como materia prima <strong>en</strong> la confección de artilugios asociados<br />

a la hechicería como las Guaízas.<br />

Las conchas fueron utilizadas como adornos corporales por algunos<br />

grupos humanos <strong>en</strong> épocas precolombinas y <strong>en</strong> m<strong>en</strong>or cuantía <strong>en</strong><br />

grupos aboríg<strong>en</strong>es actuales, que aún habitan <strong>en</strong> Suramérica y otras<br />

partes del mundo. 4 Desconocemos si esto se debe a razones de índoles<br />

económicas o míticas.<br />

Z Ver: Pané <strong>en</strong> Arrom, 1990, capítulo V, p. 26.<br />

3 Es probable que Matininó fuera lo que hoy se conoce como Islas Mujeres. Este sitio trajo<br />

consigo que los españoles desarrollaran muchas ley<strong>en</strong>das de Amazonas <strong>en</strong> toda América.<br />

4 Según (Voss, 2003), fue usada <strong>en</strong> Francia hace 300 000 años, <strong>en</strong> Sudáfrica hace 130000,<br />

<strong>en</strong> España 50 000, <strong>en</strong> Viet Nam 33 000, <strong>en</strong> Australia 35 000, <strong>en</strong> Perú 10 575, <strong>en</strong> California<br />

10 300, <strong>en</strong> Nueva York 7 000 Y <strong>en</strong> Brasil 5 250. Indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te de la significación que<br />

el ser humano pudo dar a la concha, vemos como a través de la inv<strong>en</strong>ción indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te<br />

fue manipulada <strong>en</strong> culturas distantes desde hace algunos mil<strong>en</strong>ios.<br />

-128 -


GRISELDA HERNÁNDEZ RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

El valor de uso de las conchas también guardan relación con el<br />

agua y estuvo signado por la utilización que hicieron y hac<strong>en</strong> de ella<br />

los pueblos aboríg<strong>en</strong>es, como instrum<strong>en</strong>to musical o como ut<strong>en</strong>silio<br />

sonoro, para comunicarse <strong>en</strong>tre sí <strong>en</strong> algunos lugares apartados.<br />

Además, la concha triturada era empleada como fertilizantes, desgrasantes<br />

<strong>en</strong> la elaboración de los ceramios y <strong>en</strong> el siglo XVIII como<br />

compon<strong>en</strong>te básico <strong>en</strong> la pasta para elaborar porcelana; también de<br />

algunas especies obt<strong>en</strong>ían tintes. Se ha podido comprobar a través de<br />

la historia, que ti<strong>en</strong>e para el hombre, un profundo s<strong>en</strong>tido simbólico<br />

y categórico d<strong>en</strong>tro de los horizontes culturales universales más<br />

tempranos de la humanidad. En nuestros días, se observa, formando<br />

parte del sistema de adoración <strong>en</strong> religiones africanas al relacionarse<br />

con deidades que viv<strong>en</strong> <strong>en</strong> las profundidades de los mares y otros<br />

cuerpos de aguas como Yemayá dueña y señora de las aguas y las<br />

profundidades. Es símbolo a su vez, de muchos dioses <strong>en</strong> la mitología<br />

del contin<strong>en</strong>te americano. En ocasiones, pudo establecerse como un<br />

emblema de la personalidad y rango distintivo. El imaginario social<br />

la asocia como un elem<strong>en</strong>to det<strong>en</strong>tador para la bu<strong>en</strong>a suerte.<br />

En México por solo citar un ejemplo, fue interpretada como<br />

símbolo de alguna de las tantas deidades meso americanas. Se usó<br />

además, <strong>en</strong> la actividad comercial inter comunal ya que adquirió <strong>en</strong>tre<br />

otros, un valor de uso y de cambio. Por esto, sus nichos ecológicos<br />

pudieran considerarse como posibles puntos de rutas comerciales. En<br />

la actualidad muchas especies son tasadas <strong>en</strong> altas sumas monetarias<br />

y comercializadas <strong>en</strong>tre coleccionistas particulares o no. Conocemos<br />

que existió un gran comercio de intercambio <strong>en</strong>tre los pueblos del<br />

Caribe y los del interior de México (Izquierdo y Ba<strong>en</strong>a, 2004).<br />

Llama poderosam<strong>en</strong>te la at<strong>en</strong>ción como: "[ ... ] a la concha directam<strong>en</strong>te<br />

conectada con el agua se le <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra asociada con deidades,<br />

cre<strong>en</strong>cias religiosas y muchas veces deidificada ella misma. Unida al<br />

agua y símbolo de ella se atribuy<strong>en</strong> a la concha poderes sobr<strong>en</strong>aturales<br />

derivados de su orig<strong>en</strong>" [ ... V<br />

Suárez L (1998), asocia los univalvos y la concha <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral con<br />

la muerte, y el más allá, el agua y el nacimi<strong>en</strong>to. Asevera, que su<br />

relación aparece por lo m<strong>en</strong>os, desde el clásico temprano. Así las<br />

conchas aparec<strong>en</strong> reflejadas según (Suárez, Ibídem) <strong>en</strong> el códice Ríos<br />

como atavío de los dioses, y es símbolo de alguno de ellos. Se halla<br />

d<strong>en</strong>tro de esc<strong>en</strong>as simbólicas y remata el agua con pelecípodos y<br />

5 Suárez, 1998, p. 295.<br />

-129 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

gasterópodos. En el Códice Flor<strong>en</strong>tino,6 ampliam<strong>en</strong>te repres<strong>en</strong>tado,<br />

forma parte de glifos fonéticos o es ella misma glifo. Se utiliza como<br />

adorno de los dioses, símbolo de deidades, participa <strong>en</strong> esc<strong>en</strong>as rituales,<br />

es instrum<strong>en</strong>to musical y repres<strong>en</strong>ta el agua.<br />

En el grupo de códices conocidos como Borgia, se le <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra<br />

como símbolo lunar, como atributo de los dioses, d<strong>en</strong>tro de esc<strong>en</strong>as<br />

rituales y como trompetas <strong>en</strong> ceremonias. En el códice Cospi, es<br />

adorno <strong>en</strong> el atu<strong>en</strong>do de dioses, <strong>en</strong> el Fejévary-Mayer, forma parte<br />

de esc<strong>en</strong>as religiosa o es trompeta. En los grupos de Oaxaca, aparece<br />

abundantem<strong>en</strong>te <strong>en</strong> el Nuttall, <strong>en</strong> el que adorna a los núm<strong>en</strong>es, <strong>en</strong> su<br />

atributo, los acompaña <strong>en</strong> esc<strong>en</strong>as rituales, es instrum<strong>en</strong>to musical y<br />

se asocia a numerosas repres<strong>en</strong>taciones del agua.<br />

Nos argum<strong>en</strong>ta Lourdes Suárez que:<br />

... <strong>Los</strong> moluscos aparec<strong>en</strong> la mayoría de las veces con todos sus<br />

elem<strong>en</strong>tos y, aunque el dibujo está a veces estilizado, <strong>en</strong> muchos<br />

casos se distingue bi<strong>en</strong> la espira, el ápex, el cuerpo y la decoración<br />

de los univalvos, así como el umbo, las valvas y la charnela de<br />

los bivalvos, pudiéndose establecer muchas veces su taxonomía<br />

biológica ...<br />

.. . Las repres<strong>en</strong>taciones de trompeta hechas de gasterópodos<br />

como el Busycon, el Strombus o la Fasciolaria son abundantes<br />

<strong>en</strong> los códices y las t<strong>en</strong>emos acompañando todo tipo de ceremonias,<br />

fiestas, sacrificios, procesiones y <strong>en</strong>tierros ... 7<br />

De acuerdo con múltiples interpretaciones, <strong>en</strong> los procesos de reconstrucción<br />

etnohistóricas de las comunidades aboríg<strong>en</strong>es, no solo de <strong>Cuba</strong>,<br />

sino de otras áreas del mundo, se ha podido llegar al cons<strong>en</strong>so de que<br />

fue usada, <strong>en</strong> la actividad comercial de trueques intercomunal.<br />

Según Percy A. Morris (1951) <strong>en</strong>tre lo\cayos de Las Bahamas y de<br />

La Florida, existió <strong>en</strong> épocas precolombinas un <strong>en</strong>orme intercambio<br />

de moluscos de diversas especies, sobre todo de Strombus gigas. Fue<br />

tan valorada por las sociedades precolombinas, que <strong>en</strong> difer<strong>en</strong>tes<br />

6 Durante la segunda mitad del siglo XVI, el fraile franciscano Bernardino de Sahagún se dio<br />

a la tarea de apr<strong>en</strong>der la l<strong>en</strong>gua e investigar la cultura de los indíg<strong>en</strong>as del c<strong>en</strong>tro de la<br />

Nueva España. Producto de su obra de investigación escribió el Códice Flor<strong>en</strong>tino, esta<br />

icónica repres<strong>en</strong>tación de la cultura e historia azteca que se conserva <strong>en</strong> la Biblioteca<br />

Medicea Laur<strong>en</strong>ziana de Flor<strong>en</strong>cia, Italia, regresó al Nuevo Mundo después de más de cuatro<br />

siglos de aus<strong>en</strong>cia, con motivo de la exposición "El panteón azteca y el arte del imperio" (<strong>en</strong> el<br />

J. Paul Getty Museum <strong>en</strong> la Getty Villa del 24 de marzo al 5 de julio de 201 O). Ver sitio vvvvw.<br />

getty.edu. Máynez p. J. R. Romero (2009).<br />

7 SUáffi~ 1998,p.332.<br />

-130 -


GRISELDA HERNÁNDEZ RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

especies de concha de univalvos, elaboraron un aerófono, el Botuto.<br />

Esto pudiera indicarnos por qué no es casual que sea uno de los instrum<strong>en</strong>tos<br />

musicales que más <strong>en</strong>contramos <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong>, otras regiones<br />

del Caribe y <strong>en</strong> Suramérica.<br />

¿Qué significado pudo t<strong>en</strong>er el botuto para los indíg<strong>en</strong>as? En<br />

nuestro criterio, el caracol y su relación con el agua metaforizó la<br />

vida, la fecundidad y el sonido atrapado <strong>en</strong> él como primera expresión<br />

de la exist<strong>en</strong>cia humana <strong>en</strong> el universo. El papel protagónico,<br />

que desempeñó el caracol de mar estuvo dado por la utilización del<br />

molusco como fu<strong>en</strong>te de alim<strong>en</strong>tación, y para solucionar el tabú<br />

del incesto. Es el instrum<strong>en</strong>to musical más abundante hallado <strong>en</strong><br />

<strong>Cuba</strong>; tanto <strong>en</strong> grupos apropiadores como productores.<br />

El mar-agua por inv<strong>en</strong>ción indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>teS ha sido un elem<strong>en</strong>to<br />

muy significativo para las más diversas sociedades que lo re-significaron<br />

como fu<strong>en</strong>te de vida, u orig<strong>en</strong> de esta. El agua para los aztecas<br />

repres<strong>en</strong>taba, todo a lo cual el hombre debía adaptarse y amoldarse<br />

según las circunstancias. También lo asociaban con la volatilidad de<br />

las emociones. 9 Es posible, que los grupos humanos que poblaron<br />

<strong>Cuba</strong> <strong>en</strong> épocas pretéritas, de algún modo, rever<strong>en</strong>ciaran a través<br />

de algún mito las fuerzas ocultas <strong>en</strong> las aguas. 10 El caracol pudo<br />

obrar como vehículo <strong>en</strong>tre los misterios que atesoraban el mar y su<br />

utilización por parte del hombre. Así el sonido que persiste <strong>en</strong> ellos<br />

aún después de extraído de su medio, tuviese para este ser humano<br />

algún s<strong>en</strong>tido mágico-religioso.<br />

Según S. Martí [ ... ] "la trompeta es la aristócrata de los instrum<strong>en</strong>tos<br />

de vi<strong>en</strong>to y su timbre autoritario y brillante, o lúgubre <strong>en</strong> el caso<br />

de las trompetas de caracol, siempre asociado a la clase dominante.<br />

Al principio tal vez sirvió solo como medio de comunicación, mas<br />

con el tiempo se volvió indisp<strong>en</strong>sable <strong>en</strong> las batallas, celebraciones<br />

y ceremonias. Su pot<strong>en</strong>te voz hace escuchar su m<strong>en</strong>saje de alarma,<br />

paz o am<strong>en</strong>aza <strong>en</strong> las selvas y montañas de todo el mundo"[ ... ]Y<br />

8 Inv<strong>en</strong>ción indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te: Según Kottak (1997) no es más que el desarrollo del mismo rasgo<br />

o patrón cultural <strong>en</strong> culturas separadas como resultado de necesidades y circunstancias<br />

comparables.<br />

9 Scofield y Córdova, 1996.<br />

10 Pané no hace refer<strong>en</strong>cia a algún mito <strong>en</strong> específico sobre el caracol.<br />

11 S. Martí, 1968, p. 67.<br />

-131 -


Batuta <strong>en</strong> Cassis madagascari<strong>en</strong>sis con orificio lateral para<br />

modular el sonido.<br />

Botuto.


GRISELDA HERNÁNDEZ RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

En el caso de <strong>Cuba</strong> los objetos confeccionados con el material<br />

de concha quizás, no fueran asociados con divisiones de clases. No<br />

obstante es conocido que las guaízas,12 eran portadas por individuos<br />

significativos d<strong>en</strong>tro de la comuna, como un elem<strong>en</strong>to distintivo.<br />

En el caso de los batutas, somos más proclives a p<strong>en</strong>sar, que su uso<br />

estuvo dado por las características sonoras del instrum<strong>en</strong>to y las<br />

relaciones de tipo alim<strong>en</strong>tarias y mágico-religiosas que el aborig<strong>en</strong><br />

logró establecer. El caracol habría repres<strong>en</strong>tado para estos hombres,<br />

el obsequio que obt<strong>en</strong>ían del mar y que <strong>en</strong> sus más variados usos le<br />

servían para mejorar su calidad de vida.<br />

Algunos estudiosos de la temática como Mireca Eliade esgrim<strong>en</strong><br />

que debido a la semejanza de la apertura de algunas especies de caracolas<br />

con la vulva de la mujer, el caracol y ciertas especies de ostras<br />

se consideran preservativos contra cualquier tipo de magia, ya sea<br />

de tipo de jettatura o de mal de ojO.13 Del mismo modo se estimó<br />

que los collares de caracoles, pulseras o amuletos adornados con<br />

caracoles de mar, y con sus imág<strong>en</strong>es o repres<strong>en</strong>taciones, protegían<br />

a las mujeres, niños y al ganado contra la mala suerte, <strong>en</strong>fermedades<br />

y la esterilidad.<br />

<strong>Los</strong> antiguos pobladores <strong>en</strong> <strong>Cuba</strong> lo utilizaron como resguardo<br />

o amuletos protectores. Sin embargo, nos inclinamos a p<strong>en</strong>sar que<br />

al constituir -el molusco- una fu<strong>en</strong>te tan valiosa de sust<strong>en</strong>to,<br />

fortalecieron, sus virtudes, y de ahí la razón de la abundancia de las<br />

conchas <strong>en</strong> la gran mayoría de los as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>tos.<br />

EL VIAJE AL CARACOL<br />

Si observamos la morfología del caracol nos percataremos, que su<br />

crecimi<strong>en</strong>to se realiza <strong>en</strong> espiral hasta formar la columela, d<strong>en</strong>tro de<br />

la cual, se desarrolla una criatura que permanece todo el tiempo <strong>en</strong><br />

su interior -el molusco- y que luego es consumido. <strong>Los</strong> aboríg<strong>en</strong>es,<br />

para alim<strong>en</strong>tarse con el molusco lo t<strong>en</strong>ían que extraer de su casa<br />

vi<strong>en</strong>tre. Al analizar externam<strong>en</strong>te un caracol, podemos percatarnos,<br />

que posee labio externo e interno, que <strong>en</strong> muchas especies como el<br />

Cassis sp, posee una apertura estrecha y alargada con labios fuertes<br />

12 Guaísas: <strong>en</strong> Ulloa aparece como goeiz <strong>en</strong> Las Casas guaycas, no son más que repres<strong>en</strong>taciones<br />

de caras con un aspecto cadavérico confeccionadas <strong>en</strong> conchas.<br />

13 Mireca Eliade <strong>en</strong> S. Martí, 1968.<br />

-133 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

y gruesos con aspecto triangular, color rosa <strong>en</strong> su interior y castaño<br />

oscuro <strong>en</strong> su exterior sobre todo, <strong>en</strong> la parte de la apertura.<br />

Estas formas del caracol, transfiguradas <strong>en</strong> imág<strong>en</strong>es iconográficas,<br />

aparec<strong>en</strong> <strong>en</strong> algunas estatuillas a modo de cemíes, que pudieron ser<br />

relacionadas con la fertilidad. Este hombre también pudo asociar<br />

morfológicam<strong>en</strong>te al caracol con la vulva de la mujer y su vez,<br />

coligado con la fertilidad que prov<strong>en</strong>ía del agua como fu<strong>en</strong>te de<br />

riqueza incalculable. Un ejemplo de esta repres<strong>en</strong>tación la hallamos<br />

<strong>en</strong> la figura <strong>en</strong>contrada <strong>en</strong> V<strong>en</strong>tas de Casanova, Holguín y relacionada<br />

icónicam<strong>en</strong>te por difer<strong>en</strong>tes arqueólogos como Atabey.14 En la figura<br />

se exageran los órganos g<strong>en</strong>itales, las glándulas mamarias y el vi<strong>en</strong>tre<br />

a la manera de las llamadas V<strong>en</strong>us adiposas. La protuberancia de los<br />

labios pud<strong>en</strong>dos mayores, se asemejan notablem<strong>en</strong>te con los labios<br />

externos e internos de difer<strong>en</strong>tes especies de caracoles pero específicam<strong>en</strong>te<br />

el Cassis sp., que posee la suger<strong>en</strong>te forma de una vulva.<br />

El simbolismo sexual del caracol, probablem<strong>en</strong>te estuvo asociado<br />

con el segundo nacimi<strong>en</strong>to. Razón por la cual, <strong>en</strong>contramos botutos<br />

asociados a ritos funerarios como <strong>en</strong> los sitios Corrales de Ojo del<br />

Toro, <strong>en</strong> Granma, Damajayabo, <strong>en</strong> Santiago de <strong>Cuba</strong> y Cueva de los<br />

Bandoleros <strong>en</strong> Mayabeque, <strong>en</strong>tre otros. Pues <strong>en</strong> su viaje a Soraya,<br />

la morada de los muertos, este hombre se hizo acompañar de este<br />

instrum<strong>en</strong>to musical portador de una importante carga simbólica.<br />

Sin embargo, es significativo que Atabey <strong>en</strong>tregara, según el mito,<br />

la música a los hombres a través de un idiófono, -la maraca- y no<br />

del botuto. Esto nos sugiere, que probablem<strong>en</strong>te, esto ocurrió por<br />

dos razones: o bi<strong>en</strong> porque se det<strong>en</strong>tó a través de este idiófono de<br />

sacudimi<strong>en</strong>to, una relación de género, o porque la figura iconográfica<br />

no repres<strong>en</strong>ta el cerní. No podemos obviar, el orig<strong>en</strong> mítico del mar<br />

donde se det<strong>en</strong>ta lo masculino.<br />

Invariablem<strong>en</strong>te el mito nos conduce a la música y viceversa. El<br />

botuto tuvo que ser un instrum<strong>en</strong>to muy preciado <strong>en</strong> la cotidianidad,<br />

si t<strong>en</strong>emos <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta que se han hallado botutos con agujeros para<br />

ser transportados. Indep<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te que se halla confirmado que<br />

este instrum<strong>en</strong>to se utilizaba para hacer música y comunicarse, era<br />

portador de un alto s<strong>en</strong>tido simbólico.<br />

Otra probable asociación pudiera estar dada, <strong>en</strong> las formas sigmoideas<br />

repres<strong>en</strong>tadas <strong>en</strong> pinturas rupestres y el crecimi<strong>en</strong>to del caracol<br />

<strong>en</strong> sus formas de levógiro y dextrógiro. Aunque muchos estudiosos,<br />

d<strong>en</strong>tro de los que se hallaban Fernando Ortiz, asociaron estas formas<br />

14 Atabey madre del Ser Supremo, señora de las aguas dulces, que <strong>en</strong>señó a los hombres<br />

los misterios de los cemíes.<br />

-134-


GRISELDA HERNÁNDEZ RAMíREZ y GERARDO IZQUIERDO DíAZ<br />

<strong>en</strong> las pinturas rupestres con los ciclones. Sea cual fuere la relación<br />

que este hombre pudo hacer, lo cierto es, que fue un objeto muy<br />

preciado para estas sociedades.<br />

F<strong>en</strong>óm<strong>en</strong>os similares se observan <strong>en</strong> países como México, Martí<br />

(1968) hace alusión: al gran sarcófago de piedra tallada del gran señor<br />

de Pal<strong>en</strong>que, <strong>en</strong> la Pirámide de las Inscripciones, que fue coronada<br />

con una estructura con grandes cantidades de bivalvos, jade y caracoles.<br />

Así <strong>en</strong> Guatemala y el propio México, se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran trompetas<br />

de caracoles esgrafiadas y policromadas. En Copan, Monte Albán y<br />

Teotihuacán hay santuarios con pirámides de caracoles, como la de<br />

Quetzalcóatl y el templo de la Agricultura <strong>en</strong> Teotihuacán, que están<br />

cubiertos con repres<strong>en</strong>taciones simbólicas de bivalvos y caracoles:<br />

... En la ciudad de Teotihuacán, Quetzalcóatl aparece <strong>en</strong> la pirámide<br />

de su nombre como la serpi<strong>en</strong>te emplumada, recostada<br />

sobre conchas y caracoles ... Y precisam<strong>en</strong>te, es <strong>en</strong> esa misma<br />

ciudad donde fue el nacimi<strong>en</strong>to de los dioses, lugar de creación,<br />

<strong>en</strong> el recién descubierto Palacio de las mariposas, hay <strong>en</strong> las pilastras<br />

la reiterada imag<strong>en</strong> <strong>en</strong> alto relieve y colores, de formidables caracoles<br />

marinos con embocadura y adornos de plumas de quetzal indicando<br />

que se trata del quetzaltecciztli: caracol divino, que con su<br />

sonido debió presidir la creación de los dioses que gobiernan el<br />

Quinto Sol, la quinta era que estamos vivi<strong>en</strong>do ... 15<br />

En la <strong>en</strong>traña del caracol y su sonoridad, el aborig<strong>en</strong> pudo repres<strong>en</strong>tar<br />

el soplo divino que tomó expresión <strong>en</strong> el sonido del botuto. El hombre<br />

articuló sonidos y nació la palabra y de esta la génesis de la melodía, que<br />

rever<strong>en</strong>ció a través del caracol y el rito de la creación. Así pudo surgir el<br />

mito del segundo nacimi<strong>en</strong>to <strong>en</strong> su viaje por la tierra.<br />

15 Ob. cit., p. 77.<br />

-135 -


LA ARQUEOLOGíA EN EL ESTUDIO<br />

DE LA RELIGiÓN Y EL ARTE EN EL CARIBE<br />

PREHISPÁNICO<br />

Lourdes S. Domínguez González*<br />

Las naciones del Caribe heredaron de sus primeros pobladores un<br />

importante patrimonio artístico y religioso. Piezas de notable belleza<br />

como el Cerní de Gran Tierra Maya, descubierto por dos campesinos<br />

a principios del siglo xix <strong>en</strong> la Meseta de la Gran Tierra, terraza<br />

marina ubicada <strong>en</strong> Maisí, provincia de Guantánamo, <strong>en</strong> el extremo<br />

más occid<strong>en</strong>tal de <strong>Cuba</strong>, confirman el tesoro cultural que poseemos.<br />

Sin embargo, han sido pocos los estudios sistemáticos sobre religión<br />

y arte <strong>en</strong> la comunidad aborig<strong>en</strong> caribeña, ya que son pocas las obras<br />

que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran <strong>en</strong> la historiografía actual sobre esta temática.<br />

Podríamos citar algunas, como las realizadas por José Juan Arrom,<br />

(1975), que parte de los manuscritos del fraile Ramón Pané y que<br />

posee un excel<strong>en</strong>te análisis de esta crónica; las realizadas por Manuel<br />

Antonio García Arévalo (1989), con apreciadas valoraciones<br />

teóricas sobre las colecciones del Museo del Hombre Dominicano<br />

y las colecciones del Museo de la Fundación García Arévalo, ambos<br />

<strong>en</strong> República Dominicana; las del doctor don Ricardo Alegría<br />

(1978), pionero, <strong>en</strong> estas cuestiones <strong>en</strong> Puerto Rico y el Caribe; y<br />

las del doctor José Manuel Guarch, Ramón Dacal y esta autora, que<br />

se han desarrollado a partir de las colecciones cubanas, analizadas<br />

conjuntam<strong>en</strong>te con las caribeñas.<br />

Académica. Doctora <strong>en</strong> Ci<strong>en</strong>cia Históricas. Investigadora Titular. Asesora de Arqueología<br />

de la Oficina del Historiador La Habana. Doctora Honoris Causa del C<strong>en</strong>tro de Estudios<br />

Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.<br />

-136 -


LOUDES S. DOMINGUEZ GONZÁLEZ<br />

Cemí de Gran Tierra. Museo Antropológico Montané.<br />

(<br />

La sistemática de esta investigación, como toda producción que<br />

se interesa por la religión o el arte, debe objetivarse <strong>en</strong> las manifestaciones<br />

de una cultura, <strong>en</strong> este caso se hará sobre la cultura aruaca<br />

insular y se efectuará a partir de metodologías específicas expuestas<br />

<strong>en</strong> las obras de Mirimanov (1980), Kagan (1989), <strong>en</strong> el caso del arte<br />

y de Mircea Eliade (1959), Levi-Strauss (1972), Houtart (2006),<br />

para la religión. Como veremos <strong>en</strong> la bibliografía de consulta hemos<br />

tomado criterios de otros autores, los cuales estarán señalados<br />

conv<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te.<br />

Estos grupos humanos ti<strong>en</strong><strong>en</strong> su espacio <strong>en</strong> el llamado Caribe Insular,<br />

que se conforma de las llamadas Antillas Mayores y M<strong>en</strong>ores,<br />

parti<strong>en</strong>do de una cronología que oscila <strong>en</strong> unos 3 000 años antes de<br />

nuestra era, prov<strong>en</strong>i<strong>en</strong>tes de América del Sur, de las llamadas Tierras<br />

Bajas, que conforman hoy el norte de Colombia, V<strong>en</strong>ezuela y Brasil,<br />

además de las Guyanas (Alegría, 1984).<br />

-137 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Cuando los descubridores y colonizadores europeos llegan a<br />

nuestras playas caribeñas los grupos agro alfareros de orig<strong>en</strong> aruaco<br />

poblaban estas tierras de forma sed<strong>en</strong>taria, practicaban la agricultura<br />

como principal actividad económica y poseían un l<strong>en</strong>guaje y una<br />

cosmogonía concreta. Obras reci<strong>en</strong>tes, coincid<strong>en</strong> <strong>en</strong> plantear que<br />

las fuerzas productivas de estos grupos se habían desarrollado a un<br />

grado relativam<strong>en</strong>te considerable, lo que nos permite valorar sus<br />

muestras religiosas y artísticas, a partir de un prisma más v<strong>en</strong>tajoso.<br />

<strong>Los</strong> arqueólogos a partir de las evid<strong>en</strong>cias materiales <strong>en</strong>contradas<br />

y que se han conservado, siempre han observado manifestaciones de<br />

carácter artístico <strong>en</strong> la investigación de esta sociedad; pero, como<br />

consecu<strong>en</strong>cia de las técnicas propias de la profesión, se han analizado,<br />

<strong>en</strong> especial, a partir del estudio de los materiales, de las formas de<br />

construcción, y su distribución espacial, sin <strong>en</strong>trar <strong>en</strong> el análisis metódico<br />

de factores de importancia que permitan la verdadera compr<strong>en</strong>sión del<br />

arte y la religión, <strong>en</strong> la iconografía de este Caribe antiguo.<br />

De todas formas la labor realizada ha permitido a los especialistas<br />

acumular cierta cantidad de información, lo que hace posible<br />

distinguir el estilo de la plástica agroalfarera de distintas zonas de<br />

<strong>Cuba</strong>, tales como Maisí, o la cerámica de las Lomas de Maniabón<br />

<strong>en</strong> Holguín, o de Morón o de la costa sur de la isla de <strong>Cuba</strong>, <strong>en</strong>tre<br />

Casilda y Ci<strong>en</strong>fuegos; igualm<strong>en</strong>te, los petroglifos y pictografías que<br />

se agrupan por áreas y por etapas de confección <strong>en</strong> la comunidad<br />

aborig<strong>en</strong> de todo el Caribe, at<strong>en</strong>di<strong>en</strong>do, también a sus diversos estilos<br />

y diseños. Así como áreas especiales dedicadas posiblem<strong>en</strong>te al culto<br />

como la del C<strong>en</strong>tro Ceremonial de Caguana <strong>en</strong> Puerto Rico, o los<br />

bateyes de Tibes, también <strong>en</strong> esta isla. De este tipo también <strong>en</strong>contramos<br />

zonas como las de Higuey y de Altos de Chavón <strong>en</strong> la isla de<br />

La Española, o sea República Dominicana. O también materiales muy<br />

específicos como lo son las cerámicas de excepción de Altos de Chavón<br />

<strong>en</strong> República Dominicana, o los materiales de Haci<strong>en</strong>da Grande <strong>en</strong><br />

Puerto Rico o la cultura Iganeri <strong>en</strong> la Isla de Vieques, expresiones<br />

todas de las Antillas Mayores o M<strong>en</strong>ores de este llamado Caribe.<br />

(Dacal y Domínguez, 1998).<br />

En g<strong>en</strong>eral, estas obras pued<strong>en</strong> estar confeccionadas <strong>en</strong> los sigui<strong>en</strong>tes<br />

materiales, la concha de caracol marino, huesos humanos o de<br />

animales, piedras de difer<strong>en</strong>tes conformaciones, madera proced<strong>en</strong>te<br />

de árboles preciosos, y <strong>en</strong> el barro, el cual posee gran versatilidad.<br />

También pued<strong>en</strong> aparecer <strong>en</strong> grabados y pintadas <strong>en</strong> paredes y formaciones<br />

secundarias de múltiples espeluncas. Todas estas manifestaciones<br />

consideradas como arte, se están empleando como elem<strong>en</strong>tos<br />

-138 -


LOUDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

definitorios y característicos de esta actividad <strong>en</strong> las comunidades<br />

primitivas del Caribe.<br />

No se trata de que el arqueólogo desconozca que hay arte <strong>en</strong> algunas<br />

de las evid<strong>en</strong>cias materiales que colecta y estudia, <strong>en</strong> realidad<br />

la arqueología inicia su camino, inmersa <strong>en</strong> obras de arte, <strong>en</strong> Pompeya<br />

o Herculano, <strong>en</strong> Altamira o Lascaux, <strong>en</strong> Bonampak o Sechin,<br />

impusieron e impon<strong>en</strong> esta verti<strong>en</strong>te, pero los avances internos de<br />

la disciplina arqueológica, los métodos que le aportan otras ci<strong>en</strong>cias<br />

y las características propias de la Comunidad Primitiva que habitó<br />

el Caribe, han inclinado la balanza hacia estudios tecnotipológicos,<br />

ecológicos y socioeconómicos (Guerra, 2006).<br />

Es necesario agregar que, <strong>en</strong> bu<strong>en</strong>a parte del Caribe, la influ<strong>en</strong>cia<br />

de arqueólogos norteamericanos han sido notables, <strong>en</strong>tre ellos Irving<br />

Rouse, sobre todo por sus iniciales trabajos <strong>en</strong> Haití <strong>en</strong> 1938, que<br />

ori<strong>en</strong>taron por muchos años los estudios cerámicos hacia el método<br />

empleado por él; James A. Ford con su cronología cultural de 1962,<br />

que no solo llegó a <strong>Cuba</strong>, sino a ext<strong>en</strong>sas áreas de la América del<br />

Sur, Betty Meggers y Clifford Evans que desarrollaron el método<br />

Ford y le impusieron un matiz biológico. Además de estos, hay que<br />

contar con Gordon R. Willey, cuyos estudios <strong>en</strong> el Perú, publicados<br />

<strong>en</strong> 1953, con sus ideas sobre patrones de as<strong>en</strong>tami<strong>en</strong>to, han t<strong>en</strong>ido<br />

una gran asc<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia sobre distintos investigadores caribeños. Estos<br />

trabajos dieron un p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to y una acción a la investigación<br />

arqueológica inicial, que se estaba realizando <strong>en</strong> el Caribe antes de<br />

1966; pero hace algún tiempo que se ha compr<strong>en</strong>dido las limitaciones<br />

de sus métodos, especialm<strong>en</strong>te <strong>en</strong> su aplicación <strong>en</strong> la esfera<br />

de la interpretación histórica, por cuanto no sobrepasan los marcos<br />

impuestos por el positivismo filosófico, pero no negamos sus aportes<br />

(Dacal y Rivero, 1986).<br />

Por todo lo anterior, creemos que, al considerar la vida <strong>en</strong> la<br />

Comunidad Primitiva <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral y <strong>en</strong> particular la de las Antillas,<br />

desde el punto de vista del materialismo histórico, se ti<strong>en</strong>e que ver<br />

a esta como producto y consecu<strong>en</strong>cia del trabajo del hombre, de su<br />

modo de producción, y del desarrollo de sus sociedades y lo que estas<br />

conforman, t<strong>en</strong>i<strong>en</strong>do <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta sus diversas manifestaciones, una<br />

de ellas el arte, reflejo de su mundo, lo que unido a las formas más<br />

tempranas de la magia y mito, constituy<strong>en</strong> la base de las incipi<strong>en</strong>tes<br />

ideas religiosas.<br />

En realidad, no solo los arqueólogos relegaron el arte más antiguo<br />

de <strong>Cuba</strong> y de las otras islas del Caribe, también poco frecu<strong>en</strong>te ha<br />

sido su estudio <strong>en</strong> los medios especializados, es ahora que vi<strong>en</strong><strong>en</strong> a<br />

-139 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

ocupar un lugar <strong>en</strong> la concepción g<strong>en</strong>eral de la plástica caribeña y<br />

todavía ti<strong>en</strong>e sus olvidos. ¿y qué podemos decir del estudio de las<br />

religiones más antiguas y mucho m<strong>en</strong>os las del Caribe? Son muchos<br />

los libros, los estudios de este tema, pero <strong>en</strong> casi su totalidad están<br />

realizadas las investigaciones <strong>en</strong> otras partes del mundo y muy pocos<br />

<strong>en</strong> América, y d<strong>en</strong>tro de ella siempre las llamadas grandes Culturas<br />

y sus desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>tes actuales son los que han recibido el b<strong>en</strong>eficio de<br />

la investigación.<br />

HABLEMOS DE ARTE Y RELIGiÓN<br />

Si tomamos las consideraciones del especialista Vladimir Mirimanov<br />

(1980) que plantea que a la validación del arte <strong>en</strong> las etapas<br />

más tempranas, <strong>en</strong> el manejo del mismo puede llamársele complejo<br />

sincrético cultural primitivo, con lo que, debemos t<strong>en</strong>er <strong>en</strong> cu<strong>en</strong>ta y<br />

además se demuestra, la exist<strong>en</strong>cia de un tiempo libre, que propicia<br />

las condiciones indisp<strong>en</strong>sables para la creación artística, lo que unido<br />

con las cre<strong>en</strong>cias religiosas, ya que estas son las impulsoras, de cierta<br />

manera se estimula esta clase de actividad superestructural.<br />

Hay que <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der el arte <strong>en</strong> esta etapa a partir de funciones, ya que<br />

estas obras pose<strong>en</strong> varios planos funcionales que reflejan el carácter<br />

sincrético de la cultura prehistórica que se estudia y como ya dijimos<br />

su valor funcional. De esta manera se puede proceder a una función<br />

ideológica y educativa, lo que puede llevar a formas de conducta. La<br />

función social puede ser también comunicativa-memorial, permite<br />

al hombre expresar sus criterios y sus ideas, es la primera y la más<br />

evid<strong>en</strong>te al igual que el l<strong>en</strong>guaje, s<strong>en</strong>cillam<strong>en</strong>te es la necesidad de<br />

comunicarse con los otros hombres (Kagan, 1989).<br />

Cuando la función que realiza el arte es mágico-religiosa es totalm<strong>en</strong>te<br />

cognoscitiva. Todo este arte primitivo posee indiscutiblem<strong>en</strong>te<br />

una función y un principio estético, donde el estilo, el diseño y la<br />

funcionalidad se expresan claram<strong>en</strong>te, dándole posibilidades a este<br />

hombre aruaco de repres<strong>en</strong>tar visualm<strong>en</strong>te sus cre<strong>en</strong>cias y dejarlas<br />

plasmadas para sus g<strong>en</strong>eraciones futuras. El arte como forma de la<br />

conci<strong>en</strong>cia social, refleja la base que lo sust<strong>en</strong>ta, así como el grado de<br />

desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción<br />

que permit<strong>en</strong> su ejecutoria. Estos aspectos, a su vez, nos ayudan a<br />

valorar el desarrollo artístico que alcanzaron nuestras comunidades<br />

precolombinas, resultante caribeña que es bi<strong>en</strong> ost<strong>en</strong>sible <strong>en</strong> Museos<br />

--: 140 -


LOUDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

y Colecciones <strong>en</strong> muchos espacios del Caribe, y América <strong>en</strong> g<strong>en</strong>eral,<br />

así como también <strong>en</strong> Europa. Estas manifestaciones de la plástica<br />

aborig<strong>en</strong> a que nos referimos y que son considerados objetos de arte,<br />

<strong>en</strong> su gran mayoría se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tran diseminados, como ya dijimos, <strong>en</strong><br />

el mundo, lo que nos permite p<strong>en</strong>sar que estos hombres, que fueron<br />

capaces de crearlos llegaron a t<strong>en</strong>er una tecnificación excel<strong>en</strong>te, por<br />

lo que nos hace concluir que no puede ser una creación fortuita,<br />

esporádica o pasajera. Estos testimonios del arte son expon<strong>en</strong>tes<br />

fehaci<strong>en</strong>tes que al valorarlos reflejan la destreza de artífices avezados<br />

y sobre todo a la exist<strong>en</strong>cia de formas preestablecidas que se reiteran<br />

sistemáticam<strong>en</strong>te como si existiera un canon de producción, rígido<br />

y certero para materiales y formas, g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te movidos por una<br />

idea religiosa, ya que es muy difícil <strong>en</strong>contrarnos, a este nivel socioeconómico,<br />

el arte por el arte.<br />

Por ser pueblos alfareros de larga tradición ancestral, utilizaron el<br />

barro abundantem<strong>en</strong>te, aprovechando la <strong>en</strong>orme posibilidad expresiva<br />

que permite este material y que <strong>en</strong> muchas ocasiones se reiteran<br />

<strong>en</strong> el tratami<strong>en</strong>to <strong>en</strong> otros materiales como por ejemplo, la piedra,<br />

tanto blanda como dura, la concha de caracol, g<strong>en</strong>eralm<strong>en</strong>te marino,<br />

el hueso tanto humano como de animales, la madera con el sinfín de<br />

especies preciosas de su medioambi<strong>en</strong>te, la cestería, y los metales,<br />

especialm<strong>en</strong>te el oro. El arte aborig<strong>en</strong> existe con indep<strong>en</strong>d<strong>en</strong>cia del<br />

conocimi<strong>en</strong>to que se t<strong>en</strong>ga de él, y son las miles de piezas arqueológicas<br />

<strong>en</strong> las que quedaron registradas las concepciones estéticas e<br />

ideológicas de nuestros antecesores caribeños, lo que obligan a considerarlo<br />

como parte del estudio histórico de esas culturas arqueológicas.<br />

En ellas está reflejado el panteón que se requiere conocer para<br />

realizar una la valoración religiosa. En algunos casos, su arte nos lleva<br />

a una aproximación del p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to mítico, <strong>en</strong> otro, a partir de las<br />

imág<strong>en</strong>es creadas, a inferir cuestiones de su vida socioeconómica; al<br />

mismo tiempo, al asociarlo con otras informaciones d<strong>en</strong>tro del proceso<br />

de investigación, es posible ad<strong>en</strong>trarnos <strong>en</strong> detalles cronológicos<br />

y de distribución espacial. (R<strong>en</strong>frew y Bahn, 1996).<br />

Por otra parte, el análisis de estas manifestaciones permite aseverar<br />

que existe una marcada homog<strong>en</strong>eidad <strong>en</strong> el estilo y <strong>en</strong> el cont<strong>en</strong>ido<br />

de las obras, sobre todo <strong>en</strong> aquellas plasmadas <strong>en</strong> el barro <strong>en</strong> que<br />

podríamos decir, que estas obedec<strong>en</strong> a concepciones tradicionales<br />

formadas durante un largo período, que abarca a la vez una vasta<br />

región (las Antillas) y una agrupación étnica, (los aruacos) con un<br />

mismo idioma, lo cual ya ha sido planteado por varios autores, <strong>en</strong>tre<br />

ellos el profesor José Juan Arrom (1973).<br />

-141 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

ídolo <strong>en</strong> piedra. Museo de Historia Natural, Santiago de <strong>Cuba</strong>.<br />

Las piezas ejecutadas <strong>en</strong> los materiales que hemos m<strong>en</strong>cionado,<br />

pintadas o grabadas sobre piedra -y<strong>en</strong> casos muy especiales elaborados<br />

<strong>en</strong> barro- son a nuestro <strong>en</strong>t<strong>en</strong>der, la expresión del principio<br />

colectivo, <strong>en</strong> las que se ha dejado las huellas de la mitología tradicional,<br />

y <strong>en</strong> cierto grado, las necesidades de organización requeridas<br />

por la comunidad agroalfarera, d<strong>en</strong>tro de un proceso de evolución,<br />

a una sociedad más compleja, cuyos rasgos se observan con bastante<br />

claridad <strong>en</strong> las informaciones de los cronistas y <strong>en</strong> la investigación<br />

arqueológica.<br />

HABLEMOS DE RELIGiÓN Y ARTE<br />

Si examinamos las ejecuciones más importantes del arte agroalfarero<br />

de las Grandes y M<strong>en</strong>ores Antillas, veremos que muestran, con relativa<br />

fidelidad, los elem<strong>en</strong>tos mitológicos que nos relatan las fu<strong>en</strong>tes<br />

primarias, especialm<strong>en</strong>te Fray Ramón Pané <strong>en</strong> su escrito "Relación<br />

acerca de las antigüedades de los indios". Si tomamos al propio<br />

fraile, este nos explica con sus propias palabras, qué <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dían estos<br />

hombres que se llamaban taínos a sí mismos, y qué <strong>en</strong>t<strong>en</strong>dían<br />

-142-


LOUDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

del mundo: " ... ellos hablan de sus propias fábulas, como no sab<strong>en</strong><br />

escribirlas, las cu<strong>en</strong>tan y las repit<strong>en</strong> ... ". (Pané, Ibídem).<br />

El conquistador europeo, con una visión peyorativa valoró las<br />

cre<strong>en</strong>cias de nuestros pueblos y sobre todo de sus prácticas religiosas.<br />

Nunca las tomó <strong>en</strong> consideración, por tal razón se plantea que<br />

los aruacos insulares eran pobres <strong>en</strong> cultura espiritual. En la obra<br />

de Antonio Stev<strong>en</strong> Arroyo (1988) este nos dice que estos hombres<br />

t<strong>en</strong>ían una religión conformada de acuerdo con su estadio social <strong>en</strong> la<br />

que la repres<strong>en</strong>tación de "num<strong>en</strong>" era bi<strong>en</strong> considerada o sea t<strong>en</strong>ían<br />

dioses con funciones y personajes que cumplían con lo necesario para<br />

su exist<strong>en</strong>cia espiritual.<br />

Si tomamos <strong>en</strong> consideración los planteami<strong>en</strong>tos de Curet sobre<br />

cómo el trabajo arqueológico se sust<strong>en</strong>ta con las crónicas, y llevando<br />

a un análisis minucioso, podríamos considerar el escrito de Pane<br />

como ·una fu<strong>en</strong>te primaria de excel<strong>en</strong>te comparación con la realidad<br />

que nos brinda la adquisición de elem<strong>en</strong>tos exhumados por el trabajo<br />

de la Arqueología. Esta es la primera crónica de América, hecha <strong>en</strong><br />

el mom<strong>en</strong>to mismo del <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tro y podríamos considerarla fresca<br />

o no contaminada o por lo m<strong>en</strong>os muy poco contaminada con los<br />

criterios partidistas de los restantes cronistas (Curet, 2006).<br />

Desde la exist<strong>en</strong>cia de los grupos más antiguos, arqueológicam<strong>en</strong>te<br />

se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra el <strong>en</strong>tierro, tanto primario como el secundario, así<br />

como también las prácticas funerarias, los tributos funerarios y los<br />

abalorios de posesión del muerto, lo que hace inferir que hay concepciones<br />

de la muerte de forma compleja, a veces simbólica, otras veces<br />

animistas o mágicas. Estas formas especiales de tratar a los muertos<br />

han sido estudiadas por algunos arqueólogos, pero no ha pasado de<br />

una explicación de cómo fueron <strong>en</strong>terrados, su posible ori<strong>en</strong>tación y<br />

algunas otras premisas de estos <strong>en</strong>tierros, <strong>en</strong> cada uno de los estadios<br />

culturales de los indios de Las Antilllas (La Rosa, 2002).<br />

Colón dijo <strong>en</strong> su segundo viaje al territorio antillano: " ... A unos<br />

dioses les ti<strong>en</strong><strong>en</strong> más devoción que a otros ... " (Colón, 1980).<br />

Lo que implica un panteón difer<strong>en</strong>ciado, con una explicación,<br />

como después Pané logró exponer toda esta historia acompañado de<br />

ideas cosmogónicas diversas. (Robiou Lamarche, 1990).<br />

Como ya expresamos <strong>en</strong> el trabajo investigativo de La Cueva de<br />

jagua, de Stev<strong>en</strong>s Arroyo, no s6lo se concreta una idea acerca de la<br />

expresión numinosa, la cual se desarrolla d<strong>en</strong>tro del contexto social<br />

de los aruacos, sino de su repres<strong>en</strong>tatividad <strong>en</strong> la mitología y <strong>en</strong> su<br />

arte, todo está concat<strong>en</strong>ado, para poder ejercer su función. Su génesis<br />

-143 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

se basa, como <strong>en</strong> casi todas las religiones a partir del mito de creación,<br />

expresado consist<strong>en</strong>tem<strong>en</strong>te y bi<strong>en</strong> ord<strong>en</strong>ado a pesar de que Pané nos<br />

diga todo lo contrario.<br />

Sigui<strong>en</strong>do los planteami<strong>en</strong>tos de Eliades (1959) lo sagrado se manifiesta<br />

como una reacción a lo profano, totalm<strong>en</strong>te difer<strong>en</strong>te a la<br />

realidad natural, este es el mundo religioso <strong>en</strong> que se des<strong>en</strong>vuelv<strong>en</strong><br />

los repres<strong>en</strong>tantes de la etnia aruaca <strong>en</strong> el Caribe insular. Estamos<br />

consci<strong>en</strong>tes de que el mundo espiritual aruaco es mucho más rico que<br />

su mundo histórico, que hasta ahora es tan cerrado del cual, aunque<br />

se han sacados muchas conclusiones, p<strong>en</strong>samos que es mucho más<br />

elevado del que conocemos, hasta el pres<strong>en</strong>te. Analizando su panteón<br />

nos <strong>en</strong>fr<strong>en</strong>tamos a dioses o deidades, algunos de la talla del Padre<br />

primig<strong>en</strong>io Yaya, repres<strong>en</strong>tante del principio, de la es<strong>en</strong>cia, la causa<br />

primera de la vida, es el innominable, su nombre era tabú. Su repres<strong>en</strong>tación<br />

iconográfica expresa el temor al infortunio, signado por la<br />

tragedia de haber matado a su hijo, Yayael. El personaje secundario<br />

es Yayael, se nos pres<strong>en</strong>ta el mito acuático del diluvio, la repres<strong>en</strong>tación<br />

del mar y los océanos y además los bi<strong>en</strong>es comestibles que de<br />

él se sacan, primordiales a estos hombres marineros de excel<strong>en</strong>cia,<br />

pescadores y recolectores marinos.<br />

En ord<strong>en</strong> de importancia se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra la pareja divina, Atabey,<br />

madre Tierra, Señora madre del Supremo, que por ser tan importante<br />

ti<strong>en</strong>e cinco nombres. Y Yucahú, que ti<strong>en</strong>e solo tres, y que es el Señor<br />

de la simi<strong>en</strong>te que posibilita la fertilidad y que repres<strong>en</strong>ta una alta<br />

jerarquía. Es además el Señor del la yuca, (Manihoc scul<strong>en</strong>ta Grantz)<br />

principal alim<strong>en</strong>to de este grupo étnico aruaco. Se nos pres<strong>en</strong>ta así,<br />

la dualidad, la unidad de los contrarios, fu<strong>en</strong>te de acción que posibilita<br />

el desarrollo.<br />

El Deminán Caracaracol, es la línea desc<strong>en</strong>di<strong>en</strong>te de Yayael <strong>en</strong><br />

importancia y es coincid<strong>en</strong>te con la descripción de Pané y que artísticam<strong>en</strong>te<br />

se le pres<strong>en</strong>ta con la joroba cont<strong>en</strong>tiva de la jicotea-mujer<br />

que les permitirá la procreación. La expresión plástica dominicana<br />

lo pres<strong>en</strong>ta <strong>en</strong> una excel<strong>en</strong>te potiza de cerámica que se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra <strong>en</strong><br />

el Museo del Hombre Dominicano. 1<br />

Institución dedicada al estudio y promoción de la historia de la cultura dominicana. Fue<br />

inaugurado el 12 de octubre de 1973 y está adscrito a la presid<strong>en</strong>cia de la República. En<br />

sus fondos, posee la más importante colección de piezas arqueológicas halladas <strong>en</strong> la<br />

isla y el Caribe. El Museo realiza una sistemática labor de promoción a la investigación<br />

ci<strong>en</strong>tífica y ti<strong>en</strong>e una importante gestión editorial.<br />

-144 -


LOUDES S. DOMíNGUEZ GONZÁLEZ<br />

Al <strong>en</strong>contrarnos con los petroglifos y tallas labradas <strong>en</strong> las espeluncas<br />

de la Cueva de la Patana <strong>en</strong> la región de Maisí, <strong>Cuba</strong>, podemos<br />

apreciar a Mácocael, deidad que repres<strong>en</strong>ta al guardián convertido <strong>en</strong><br />

piedra <strong>en</strong> una de las <strong>en</strong>tradas de la cueva y la g<strong>en</strong>te que lo acompaña,<br />

<strong>en</strong> su guardia, repres<strong>en</strong>tada <strong>en</strong> movimi<strong>en</strong>to, como si fuera una fila<br />

sali<strong>en</strong>do por la boca de la cueva, no podemos m<strong>en</strong>os que recordar el<br />

mito sobre el orig<strong>en</strong> de la humanidad de los aruacos antillanos que<br />

aparece <strong>en</strong> la propia Relación, de Pané. Así nos dice el propio Fraile:<br />

La Española ti<strong>en</strong>e una provincia llamada Caonao, <strong>en</strong> la que está<br />

una montaña que se llama Cauta, que ti<strong>en</strong>e dos cuevas llamadas<br />

Cacibajagua una y Amayauma la otra.<br />

De Cacibajagua salió la mayor parte de la g<strong>en</strong>te que pobló la<br />

isla. Esta g<strong>en</strong>te estando <strong>en</strong> aquellas cuevas, hacía guardia de<br />

noche, y se había <strong>en</strong>com<strong>en</strong>dado este cuidado a uno que se llamaba<br />

Mácocael, el cual, porque un día tardó <strong>en</strong> volver a la puerta, dic<strong>en</strong><br />

que se lo llevó el Sol. Visto pues, que el Sol se había llevado a<br />

este por su mala guardia, le cerraron la puerta, y así fue transformado<br />

<strong>en</strong> piedra.<br />

De esta manera, queda expuesta parte de la tradición de los agroalfareros,<br />

narrada a Pané <strong>en</strong> la Española y convertida <strong>en</strong> antillana<br />

al estar grabada <strong>en</strong> la piedra de una cueva <strong>en</strong> el ori<strong>en</strong>te de <strong>Cuba</strong>.<br />

Encontramos los ídolos con rostros que muestran, claram<strong>en</strong>te, seres<br />

vivos, o aquellos que no dejan duda sobre la visión de la muerte;<br />

los ojos, d<strong>en</strong>taduras, orejas, tobillos, columna vertebral, y el ombligo,<br />

que confirma la pres<strong>en</strong>tación antropomorfa con vida. Las piezas <strong>en</strong><br />

que se mezclan el hombre y los animales, y los propios animales de<br />

diversas especies <strong>en</strong>tre sí <strong>en</strong> una misma pieza. Todos están hechos<br />

con maestría y no cabe duda sobre su empleo colectivo, además de<br />

la sólida preparación técnica del artista que ejecutó la obra y, a la<br />

vez, el conocimi<strong>en</strong>to que t<strong>en</strong>ía el artesano-artista de los elem<strong>en</strong>tos<br />

que debían componerla, o sea poseía el conocimi<strong>en</strong>to y la visión del<br />

mito, repres<strong>en</strong>tada por algún objeto, con un determinado s<strong>en</strong>tido o<br />

función obedecida, todo respondi<strong>en</strong>do a una necesidad social.<br />

Es posible plantearnos que la comunidad contaba con artistas que<br />

recibían una información específica sobre las formas que correspondían<br />

con el p<strong>en</strong>sami<strong>en</strong>to mítico, tanto de los sacerdotes o de los behíques,<br />

o con la posibilidad que fueron ellos los autores de este arte. Una<br />

prueba histórica de esta última aseveración está <strong>en</strong> la narración de<br />

Pané acerca de cómo se hac<strong>en</strong> y se guardan los cemíes de madera,<br />

-145 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

Escribe, el clérigo:<br />

.. .los de madera se hac<strong>en</strong> de este modo: cuando alguno va de<br />

camino dice que ve un árbol, el cual mueve la raíz y el hombre<br />

con gran miedo se deti<strong>en</strong>e y le pregunta quién es, y él le responde<br />

llámame a un behíque y él te dirá quién soy. Y aquel hombre,<br />

ido a susodicho médico, le dice lo que ha visto. Y el hechicero o<br />

brujo corre <strong>en</strong>seguida a ver el árbol de que el otro le ha hablado,<br />

se si<strong>en</strong>ta junto a él y le hace la cohoba como antes hemos dicho<br />

<strong>en</strong> la historia de los cuatro hermanos. Hecha la cohoba, se pone<br />

de pie y le dice todos sus títulos, como si fuera un gran señor y<br />

le pregunta: Dime quién eres, y qué haces aquí, y qué quieres<br />

de mí y por qué me has hecho llamar. Dime si quieres que te<br />

corte, o si quieres v<strong>en</strong>ir conmigo, y cómo quieres que te lleve,<br />

que yo te construiré una casa con una heredad. Entonces aquel<br />

árbol o cerní hecho ídolo o diablo, le responde diciéndole <strong>en</strong><br />

qué quiere que lo haga. Y él lo corta y lo hace del modo como<br />

la ha ord<strong>en</strong>ado ... (Pané, 1990).<br />

En realidad los pocos trabajos que se han hecho sobre el panteón<br />

Aruaco del Caribe Insular no ha pasado de una inicial relación de<br />

deidades y personajes, con algo de los mitos, los cuales fueron expuestos<br />

a partir de sus cortas historias bi<strong>en</strong> simples, ya que la fu<strong>en</strong>te<br />

originaria <strong>en</strong> este caso, es la relación de Pané, la cual es bi<strong>en</strong> exigua.<br />

Algunos cronistas, como Las Casas, Mártir de Anglería u Oviedo<br />

han aportado algunos datos más y alguno que otro elem<strong>en</strong>to, que ha<br />

aum<strong>en</strong>tado el conocimi<strong>en</strong>to mitológico. Como es lógico no puede<br />

exigirse más, ya que ese no fue el objetivo de Pané, ni de los otro<br />

cronistas.<br />

Como resultado del análisis de las formas, del estilo y de la información<br />

histórica, es posible -y nosotros así lo creemos- que nos <strong>en</strong>contramos<br />

ante un arte con un largo proceso de desarrollo, <strong>en</strong> el cual como expuso<br />

el autor de Breve historia del Arte, V. Mirimanov (1980) .<br />

... El carácter sincrético de la cultura prehistórica y las formas<br />

específicas del arte prehistórico permit<strong>en</strong> suponer que aún antes<br />

de que se formaran las concepciones religiosas, el arte cumplirá<br />

ya parcialm<strong>en</strong>te algunas funciones que solo más tarde construirán<br />

determinados aspectos de la actividad mágico-religiosa.<br />

El arte aruaco no es el arte de una clase, pues estas no están todavía<br />

formadas, pero es la expresión de las ideas e intereses que se están<br />

-146 -


LOUDES S. DOMfNGUEZ GONZÁLEZ<br />

gestando d<strong>en</strong>tro de la Comunidad Primitiva <strong>en</strong> desarrollo y que se<br />

<strong>en</strong>camina a formas más avanzadas <strong>en</strong> zonas de las Antillas Mayores.<br />

(Wood, 1989 y Tabío, 1988).<br />

"Cosmogonía aborig<strong>en</strong>". Victor Cue Villate.<br />

Es oportuno, <strong>en</strong> esta disertación, da una designación de arte y de<br />

religión que indique su <strong>en</strong>foque, sobre todo <strong>en</strong> su estudio particular;<br />

no obstante, tememos que sea un término poco feliz y pueda crear<br />

confusión y esto no nos ayudaría <strong>en</strong> la investigación que es preciso continuar,<br />

por lo tanto, solo dejaremos s<strong>en</strong>tada su exist<strong>en</strong>cia.<br />

Otro aspecto del arte de los agroalfareros aruacos caribeños, es<br />

el referido a las manifestaciones populares creadas <strong>en</strong> las vasijas de<br />

barro. En ellas se <strong>en</strong>cu<strong>en</strong>tra reflejado un mundo más complejo, más<br />

libre; tal como planteó M. Kagan (1989) <strong>en</strong> su trabajo El arte <strong>en</strong> el<br />

sistema de la actividad humana que concibió:<br />

... EI arte puede ser una forma del conocimi<strong>en</strong>to de la realidad<br />

y no pert<strong>en</strong>ecer al mundo de la conci<strong>en</strong>cia; puede, además, ser<br />

una forma del conocimi<strong>en</strong>to valorativo, sin constituir una rama<br />

de la ideología, puesto que el arte es como un tercer elem<strong>en</strong>to:<br />

la apreciación artística del mundo.<br />

-147 -


<strong>Los</strong> INDOAMERICANOS EN CUBA. ESTUDIOS ABIERTOS AL PRESENTE<br />

D<strong>en</strong>tro de la plástica aborig<strong>en</strong>, se observa, además del arte qJe<br />

los caciques y behíques indican, que repres<strong>en</strong>tan una rama de la<br />

ideología, expresiones que conti<strong>en</strong><strong>en</strong> infinitos elem<strong>en</strong>tos, unos como<br />

parte de la tradición y otros como reflejo de artistas del pueblo, que<br />

<strong>en</strong> un proceso de creación, o con mayor movilidad se lleva a efecto con<br />

materiales más resist<strong>en</