Música Clásica 3.0 Nº 6

musicaclasicaba

Música Clásica 3.0 es un publicación mensual digital de MusicaClasicaBA. Un enfoque más actual y desestructurado del mundo de la música clásica. Además del énfasis en el diseño, realizamos un aprovechamiento de las nuevas tecnologías y las redes sociales, por eso a nuestra revista impresa y página web le hemos sumado esta nueva publicación. En Música Clásica 3.0 encontrarán información de agenda, notas y entrevistas a artistas destacados.

RESEÑA ///

a trabajar en ella. Todas las cualidades que

mencioné en el párrafo anterior estuvieron en

plena evidencia.

Y después del intervalo, la Quinta de Mahler.

En realidad los cinco movimientos de la

Quinta tienen una característica especial: los

dos primeros están unidos y los dos finales

también. Todas las sinfonías mahlerianas

tienen una marcha fúnebre salvo la Cuarta

y la Octava; una verdadera obsesión de un

compositor que tuvo la premonición de una

muerte temprana pero que también dio un

contenido metafísico a su creación (otra

obsesión: la de Rachmaninov con el Dies

Irae). Otro aspecto esencial: los tremendos

contrastes entre los momentos trágicos y las

grandes melodías de sostenido lirismo. Y una

orquestación de absoluta originalidad, tan

valiosa como las de Strauss pero muy distinta.

Todo esto se aplica al primer movimiento, que

sin tapujos se llama “Trauermarsch” (“Marcha

fúnebre”), Pero el siguiente “Stürmisch

bewegt” (“Tormentoso y agitado”) es quizás

lo más áspero que haya escrito Mahler y lo

más audaz en su visión armónica, que lleva

al mundo de la Escuela de Viena; una belleza

distorsionada que parece reflejo del cerebro

reptiliano que todos tenemos y generalmente

controlamos. El extenso Scherzo a su vez es

sardónico y salta de un extremo a otro con una

invención inagotable. El célebre Adagietto,

de inigualable quieta melancolía, cita dos

Lieder a cual más significativo: uno de los

“Kindertotenlieder” (“Canciones para los niños

muertos”) y uno de los Rückert, de absoluta

sublimidad: “Ich bin der Welt abhanden

gekommen” (“Me extravié en el Mundo”). Pero

lo liga a un amplio Rondó alegre y positivo que

termina jubiloso (y es mucho mejor que el que

corona a la Séptima, en una onda bávara con

demasiada cerveza).

Ya la versión de Rattle con la Birmingham había

sido muy buena pero ésta resultó superlativa:

todo tuvo garra, claridad, sentido formal,

sutileza en los pianissimi, colosal fuerza en los

momentos de climax y comunicativa poesía

en las grandes melodías. El rendimiento

de los bronces fue magnífico, más allá de

nimios detalles (muy pocos) que evitaron

la total perfección; las maderas cantaron,

las percusiones coronaron los momentos

más poderosos y las cuerdas tuvieron una

riqueza y calidad de timbre emocionante.

Estamos teniendo un gran año Mahler; ésta

fue la cumbre, pero no olvidemos las notables

versiones de la Sexta por la Sinfónica y

32 | Revista Música Clásica 3.0 | Junio 2019 | musicaclasicaba.com.ar

More magazines by this user
Similar magazines