La atención a los menores extranjeros no acompañados en el país ...

mshs.univ.poitiers.fr

La atención a los menores extranjeros no acompañados en el país ...

78 e-migrinter n°2 2008La atención a los menores extranjeros no acompañadosen el país Vasco :modelos de intervención y luces y sombras del sistemade acogidaMaría Luisa Setién & Fermín BarcelóEn los últimos nueve años,el sistema de acogida demenores del País Vascoha atendido a cerca de 3 000menores inmigrantes noacompañados. Anteriormente,no existían extranjeros menoresacogidos. Este cambio en losservicios de protección demenores ha generado lanecesidad de hacer frente a losretos suscitados por la presenciade estos jóvenes inmigrantes,adaptándose a los nuevosproblemas y desarrollandonuevos modelos de intervenciónpara abordarlos.IntroducciónA 31 de diciembre de 2006, había324 menores inmigrantes acogidos en loscentros del País Vasco, además de 58 enrecursos de emancipación. Ante estarealidad, la comunicación quepresentamos trata de responder a cuatrotipo de cuestiones :¿Cómo se ha adaptado el sistema deacogida de los menores extranjeros noacompañados en el País Vasco?¿Qué modelos de intervención se handesarrollado para la atención a losmenores extranjeros?¿Qué limitaciones y aspectos críticospresenta el sistema de acogida demenores inmigrantes no acompañados?¿Qué buenas prácticas se handesarrollado que pueden servir deejemplo para todo el sistema deprotección y compartirse y difundirse enEuropa?Los menores no acompañados, laevolución de su perfil y del sistema deacogidaAunque este grupo representa unpequeño porcentaje del total deinmigrantes, se trata de un colectivo deuna gran vulnerabilidad y con unascaracterísticas específicas de análisis. Espor esto, que merecen especial atención yun estudio en profundidad de su realidadconcreta. Entre los países europeos,España es el que mayor número demenores extranjeros no acompañadosacoge – 6 329 en 2002, de un total de78


e-migrinter n°2 2008 7934 137 en los países europeos- 1 . Esto sedebe, en parte, a la proximidad de Españacon Marruecos (país del que proceden lamayoría de menores extranjeros acogidosen España). Por ello, es fundamental elanálisis de la situación de los menoresextranjeros no acompañados en Españacon el fin de conocer mejor esta realidad 2 .El País Vasco no es ajeno a larecepción de inmigrantes menores noacompañados. En realidad, su presenciaes comparativamente mayor que en otrascomunidades autónomas donde seconsidera que la recepción de estosmenores es muy alta, como Andalucía oCanarias. Así, por ejemplo, en laprovincia de Bizkaia, en febrero de 2006se contabilizaron 1,58 menoresextranjeros no acompañados por cada10 000 habitantes, frente a 0,89 enAndalucía (Ararteko, 2006 : 464). Entrelas características a mencionar en relacióncon la presencia de estos menores,destacan las siguientes :• Incremento constante delnúmero de menores extranjeros noacompañados en el sistema deacogida. En sólo un año ha crecidoun 23,5 % el número de nuevosmenores acogidos en el País Vasco,pasando de 543 en 2005 a 671 en1 Proyecto CON RED (2005: 52)2 Esta necesidad ha sido percibida por laspersonas dedicadas a la investigación social, quehan ido desarrollando en estos últimos añosdiversos estudios, contribuyendo así, a un mayorconocimiento de este fenómeno. En España,merece la pena resaltar los siguientes estudios:Bermúdez (2004), Comas (2001), Rognoni (2001),Capdevila y Ferrer (2003, 2004), Pérez Crespo(2000), Giménez y Suárez (2001), Suárez (2004),Castillo y Angurel (2004), Jiménez (2003),Defensor del Pueblo de Andalucía (2003),Ararteko (2001, 2002, 2005, 2006), Berganza(2003), Setién y Berganza (2005 y 2006), Checa yotros (2006), Díaz (2001), Oliván (2004), Save theChildren (2003), Masón (2003), Lázaro (2002),Elías (2002), Proyecto CON RED (2005),Ramírez y Jiménez (2005) y Konrad y Santoja(2005).2006. A lo largo del año 2006 habíanpasado por los centros de acogida 839menores y a 31 de diciembre delmismo año 324 chicos residían enestos centros (Ararteko, 2006).• Diversificación del origende los menores. Hasta 2003-2004 el90 % provenía de Marruecos y elresto venía de otros países magrebíescomo Argelia, con una minoría dechicos del este de Europa,especialmente Rumania (Setién yBerganza, 2005). En 2006, siendomayoría los marroquíes con un 84 %,se están incrementando los menoresde Africa subsahariana, que yaconstituyen el 9 %. Un 7 % procededel este de Europa o de Sudamérica(Ararteko, 2006).• Tendencia a una mayorjuventud entre los menores que llegana los centros de acogida. En 2003 enel País Vasco, su edad media era de16,5 años (Berganza, 2003). En 2006la media de edad había descendido a15 años (Ararteko, 2006).• Cambios en el proyectomigratorio de los menores. Se hapasado de una emigración de “cuasiadultos”, con un proyecto migratorioclaro, para trabajar, mejorar suscondiciones de vida y ayudar a lafamilia de origen, a una emigración de“adolescentes”, sin proyecto definido.• Aumento de lapermanencia en los centros deacogida. Siempre ha sido unaconstante la alta movilidad de losmenores extranjeros que ingresabanen los centros de acogida, pero cuyapermanencia en los mismos era porperíodos muy reducidos. Las tasas deabandono eran muy elevadas. En2002 en Bizkaia, el 40 % de los chicosde nuevo ingreso no superaba los 6días de estancia y un 28 % no pasabamás de un mes. Solamente un 14 %permanecía en los centros más de tres


80 e-migrinter n°2 2008meses (Berganza, 2003). Sin embargo,en 2006, únicamente se produce un20 % de abandonos voluntarios(Ararteko, 2006).Estos cambios en las característicasy en los perfiles de los menores, tieneconsecuencias en el sistema de acogida,como son :saturación del sistema de centros deacogida, que requieren una constantereadaptación, apertura de nuevos centrosy aumento de recursos económicos yhumanos;necesidad de búsqueda de plazas en elsistema público de educación para losmenores de 16 años, edad de finalizaciónde la escolaridad obligatoria;aumento de la tramitación de tutelas y desolicitudes de permisos de residencia : amodo de ejemplo, en 2005 y sóloteniendo en cuenta el territorio deGipuzkoa, se tramitaron 53 tutelasprovisionales, y un año después, en 2006,se pasa a 112 (Ararteko, 2006);incremento constante de la demanda paraacudir a clases de castellano y a losprogramas de capacitación profesional;requerimientos al sistema de saludpúblico para realizar las pruebas dedeterminación de la edad de los menores;presión para desarrollar programas deemancipación, con acompañamientodespués de la mayoría de edad, hastalograr una autonomía económica ypersonal;aumento de las demandas de repatriaciónpara reagrupación familiar, especialmentede los más jóvenes.Modelos de intervención con losmenores inmigrantesno acompañadosEn la intervención con menoresextranjeros hay que partir de lasespecificidades que presenta estecolectivo : son menores y por lo tantodiferentes de los extranjeros adultos, peroigualmente son inmigrantes, lo que leshace poseer también ciertasespecificidades con respecto a losmenores autóctonos. Para establecer losmodelos de intervención, se ha realizadoun análisis de los centros del País Vasco,en el que se han tenido en cuenta diezvariables agrupadas en torno a lassiguientes tres categorías :a) Características de los centros1. Tamaño del centro Grandes (con 20-30 y más menores); pequeños (pisos hasta 10)2. Especificidad Sólo para menores extranjeros; recurso mixto3. Lugar de ubicación En la ciudad; en lugares aislados de los alrededoresb) Funcionamiento de los centros4. Personal de seguridad Si, de empresa externa; sin personal de seguridad5. Horario de apertura Todo el día abierto; abierto sólo por la noche6. Tipo de gestión Gestión de la administración; convenio con instituciones privadasc) Modos de intervención7. Especialización en las fasesdel proceso de los menores8. Diversidad de los equiposeducativos9. Diversificación de losrecursos10. Recursos tras la mayoría deedadCentros de primera acogida; centros de acogida; hogar definitivoEn función del sexo, procedencia, idioma o perfil profesionalSolo centros residenciales (uno o varios tipos), familias deacogida...Recursos para finalizar el proceso de autonomía, tras cumplir 18años80


e-migrinter n°2 2008 81La combinación de las variablesapuntadas permite detectar diferentesmodelos de intervención. En el PaísVasco, de nuestro análisis de la realidad yde las diversas investigaciones realizadas,hemos podido establecer la existencia detres modelos distintos :Modelo diversificado de intervenciónsocial.Se caracteriza por unadiversificación de los recursos y losmodos de intervención social con elcolectivo de menores extranjeros. Estámás presente en la provincia de Bizkaia ycorresponde a un territorio en el que hacrecido notablemente el número deinmigrantes acogidos, por lo que se hancreado nuevos centros y hogares paraacoger exclusivamente a los chicosextranjeros tutelados. Se apuesta porseparar la primera acogida de los recursosconvivenciales más estables. Por lo tanto,el menor comienza su proceso residiendoen un centro de primera acogida,mientras se tramita su documentación, seintenta localizar a su familia, etc. Estecentro y el de media estancia son detamaño grande y se ubican en municipiosde los alrededores de las ciudades.Además, cuentan con personal deseguridad, mientras que los hogares máspequeños no lo tienen y están situados enla ciudad.En este modelo se opta por unagestión mixta. Los centros de primeraacogida y media estancia, así como losservicios de documentación, tiempo libre,etc., son financiados por laadministración pública y gestionados porasociaciones privadas por medio deconvenios. También la red de pisoscreados para los mayores de edad es degestión privada sin ánimo de lucro. Porsu parte, los hogares pequeños sondirectamente llevados por laadministración pública.Además de este desarrollo, laadministración ha ido conveniando conasociaciones la realización de actividadesde tiempo libre, o la tramitación de ladocumentación. Por tanto, el cubrir estasnecesidades no siempre se encuentra enmanos del personal de los centrosresidenciales, sino que hay diferentesagentes implicados. Otro aspecto en elque destaca este modelo es en ladiversidad de los equipos educativos.Todos son mixtos, compuestos pormujeres y hombres, y con personasprovenientes de la cultura de los menoresy que dominan la lengua árabe.Por último, en este modelo se haapostado por la existencia de una red depisos para los jóvenes que alcanzan lamayoría de edad y presentan buencomportamiento. Dentro de estosrecursos hay gran variedad deposibilidades, desde pisos de altaexigencia (24 horas con educadores),hasta pisos que los menores alquilan yque son visitados de vez en cuando porun educador.Modelo focalizado de intervenciónsocial.Se caracteriza por un tipo deintervención unificado y focalizado entorno a un único centro y a unasactuaciones similares para todos. Estámás presente en la provincia de Álava.Esta escasa diversificación tal vez tengasu origen en el hecho de que se desarrollaen una realidad con pocos menoresextranjeros tutelados.El centro está destinado sólo ajóvenes extranjeros y es de tamañomediano, se sitúa en la ciudad y cuentacon personal de seguridad. Tambiénexiste la posibilidad de acceder ahabitaciones en un albergue municipal, loque por una parte permite aliviar alcentro en caso de saturación y por otra da


e-migrinter n°2 2008 83La ausencia de criterioscomunes en la atención y protección aestos menores y la falta decoordinación entre las diferentesinstituciones, lo que provoca flujos demenores de un lugar a otro en función dela respuesta que obtienen, o que esperanobtener, aquí o allá.Es evidente que esta realidaddesborda la capacidad de respuesta decada territorio, de cada Comunidad oRegión, o incluso de cada Estado. Exigemarcos de actuación comunes y accionescoordinadas entre las administracionescompetentes. Exigiría también,seguramente, una política comúneuropea, o al menos unos criteriosbásicos comunes que se cumplieran en lapráctica. De lo contrario, seguiránproduciéndose los flujos señalados. Ennuestro caso, por ejemplo, es muyfrecuente que los menores lleguen desdeotras comunidades, como Cataluña. Perotambién ha sucedido que, endeterminados momentos, se hayandesplazado de nuestra Comunidad a otra,como Asturias. Puede tratarse a veces dedesplazamientos directamente inducidos(aunque resulte difícil de demostrar) peroni siquiera esto es necesario : basta conque se extienda el rumor de que en tallugar, en determinado momento, haymejores condiciones o mejoresexpectativas, para que algunos menoresopten por desplazarse hacia allí; o que seextienda el rumor de que aquí se van aejecutar órdenes de repatriación, para quealgunos menores marchen a probar mejorsuerte en otros lugares, por si acaso.Las limitaciones y condicionesde los recursos residencialesdestinados a estos menores,especialmente en cuanto al número deplazas disponibles, lo que hace que loscentros de acogida estén muyfrecuentemente desbordados.En los últimos tiempos, podríamosdecir, que los recursos de primeraacogida o de urgencia han estadopermanentemente desbordados. Estedato, en sí mismo, constituye ya unaimportante fuente de tensiones ycontribuye a generar situacionesconflictivas.Las limitaciones de los recursos, sinembargo, no se refieren solamente a sucapacidad. Abarcan otras cuestiones : sutamaño (algunos acogen un elevadonúmero de menores), su ubicación (aveces, apartada de un entorno que facilitesu integración), la falta de localesesenciales para poder llevar a cabodeterminadas actividades, el reducidoespacio de uso individual de quedisponen…También habría que cuestionar unacaracterística de estos recursos pocodebatida : casi todos los centros orecursos residenciales que atienden amenores extranjeros no acompañadosson sólo para ellos; no centros u hogarescompartidos con adolescentesautóctonos, salvo en casos excepcionales.Tampoco se han desarrollado víasalternativas a la acogida residencial, comopuede ser la acogida familiar.Cuestiones ligadas a la gestión delos recursos y a la situación laboral(ratios, formación, experiencia, bajas,condiciones laborales…) de los/asprofesionales que trabajan en ellos, lamayoría contratados por las propiasasociaciones que dirigen los centros.(Téngase en cuenta que prácticamente latotalidad de los centros de acogida songestionados por diferentes asociaciones,en convenio con la Administración).Desde la perspectiva que aquíinteresa –garantizar una respuestaadecuada a los menores- estas cuestiones,junto con otras que tienen que ver con lapropia dificultad y el desgaste que suponeel trabajo directo con adolescentes, estánincidiendo en las bajas laborales, cambios


84 e-migrinter n°2 2008frecuentes en los componentes de losequipos, malestar… En algún caso, estemalestar ha llegado hasta tal extremo queha obligado al cierre de los centros o a larenuncia del convenio, por parte dealguna asociación.Los retrasos y dificultades en losprocedimientos que facilitarían laintegración, especialmente en latramitación de los permisos deresidencia y de trabajo que, confrecuencia, se dilata durante varios años.Los datos obtenidos a partir delanálisis de una muestra de 78 expedientesno dejan lugar a duda : el tiempo mediopara lograr un permiso de residencia, porejemplo, va desde los 7 meses en Álavahasta los casi 2 años en Gipuzkoa 3 . La leyprevé que la autorización de residenciapara estos menores se obtenga en el plazode 9 meses.Dificultades en la escolarizacióny respuesta educativa a las necesidadeslingüísticas y de cualificación profesionalde estos menores.Por deficiencia en la propiaescolarización en origen, porincorporación tardía al curso escolar, porfalta de destrezas básicas en las lenguasde comunicación habituales en el país deacogida… El sistema educativo, confrecuencia, no se implica en laescolarización de estos menores o notiene respuestas adecuadas a susnecesidades de formación.Las limitaciones existentes encuanto a las posibilidades deemancipación al llegar a los 18 años,especialmente en cuanto al alojamiento yal trabajo.3 Todos los plazos se cuentan a partir de la fechade acogida (normalmente, la fecha real de ingresoen el centro de acogida).Buena parte de los menoresacogidos llegan a los 18 años sin haberlogrado su regularización y, por tanto, sinposibilidades de trabajar y hacer una vidaindependiente. Existen algunos recursos(normalmente pisos con una cierta tutela)destinados a favorecer la emancipaciónde estos jóvenes, pero resultaninsuficientes. Esta cuestión, no obstante,se abordará más tarde como un ejemplode buena práctica.El incremento que se está dando demenores extranjeros infractores encentros de internamiento.En los últimos años, uno de cada 3internamientos cautelares y 3 de cada 10de las medidas de internamientoimpuestas por los juzgados de menorescorrespondieron a menores extranjeros.Este dato, en sí mismo, constituye unelemento de preocupación, un indicadorde que algo está fallando. Habría, pues,que analizar las causas de que laproporción sea tan elevada y, además,creciente.La posibilidad de que existanentre nosotros menores extranjerosdesprotegidos, no atendidos porninguna institución.De acuerdo con las informacionesrecabadas, se apuntan tres grupos quepodrían estar en esa situación y queexigirían una mayor investigación :• chicas captadas por redesde prostitución;• menores extranjeros queviven en la calle, frecuentemente deltrapicheo;• menores que provienen depaíses en guerra o situaciones depersecución (y que, por tanto, tendríanderecho al refugio o asilo).Insuficiencias en las prestacionessanitarias y en garantizar el derecho a lasalud, especialmente ante consumos84


e-migrinter n°2 2008 85problemáticos de drogas o casos deenfermedad mental.En la CAPV carecemos de recursosespecíficos de respuesta a algunos deestos problemas. En otros casos, larespuesta es claramente insuficiente.La imagen social que, enocasiones, se transmite o refuerzarespecto a este grupo de menores, comosi se tratase de un colectivo homogéneo yespecialmente conflictivo. Esto esapreciable en las noticias que suelenaparecer en los medios de comunicacióny está teniendo consecuencias muynegativas, como el rechazo vecinal a lacreación de nuevos centros de acogida ensu entorno.A la vista de estos problemas,podríamos destacar algunas cuestionesque exigirían una mayor reflexión. Porejemplo :• La necesidad de lograr una mayorimplicación social e institucional. Espreciso que estos menores se integren enlas redes sociales y en los recursosexistentes. El contacto y el conocimientomutuo entre todas las personas quecomponen nuestra sociedad esfundamental a fin de evitar prejuicios yofrecer oportunidades como las queimplica la incorporación a una red social yel acceso a recursos de formación yempleo.• La adecuación de los actualesrecursos en función del previsibleincremento de menores extranjeros, susperfiles y necesidades: si hay que separarprimera acogida de residencia estable, quémodelo es más conveniente, si sonnecesarios recursos específicos parajóvenes con graves problemas deconducta, el tamaño de los recursos…• La conveniencia o inconvenienciade que lo recursos para menores seanespecíficos o bien que se integren en losrecursos existentes, ordinarios,normalizados.• La necesidad de una coordinaciónterritorial tanto en cuanto al modelo,como a la capacidad de acogida de losrecursos…Buenas prácticasDesde una perspectivaeminentemente práctica (difundiractuaciones que han obtenido buenosresultados), señalamos aquí algunasbuenas prácticas observadas duranteestos años.Recursos que facilitan laemancipación.Básicamente, pisos alquilados enlos que conviven 4 ó 5 jóvenesextranjeros que han cumplido ya los 18años, pero que aún no son autónomos yrequieren de cierto apoyo o seguimiento.En nuestro caso, las tres administracionesconcernidas han desarrollado alguno deestos recursos, pero donde han alcanzadoun mayor desarrollo es en Bizkaia (másde 20 pisos y más de 100 jóvenesatendidos).El éxito alcanzado es notable : lamayoría de estos jóvenes logran su plenaautonomía en un plazo corto (en torno aun año). La otra cara de la moneda es queno todos lo menores acogidos que llegana los 18 años pueden acceder a estospisos (se exigen una serie de criterios parapoder acceder a ellos). Además, lasadministraciones recelan de que estosrecursos (si no existen en otros lugares)se conviertan en un nuevo factor deatracción (“efecto llamada”).Trabajar la integración en el entornosocial. Combatir el rechazo social.La difusión de una imagen social de“menores conflictivos” ha favorecido quealgunas personas, de forma organizada, sehayan opuesto a la creación de nuevoscentros en su ciudad o en su barrio.


86 e-migrinter n°2 2008Muchas veces, consiguiendo que,efectivamente, el centro no llegue aabrirse. La experiencia nos muestra queexisten factores que facilitan o dificultaneste tipo de rechazos :- el modo y el momento en que sede la información sobre el nuevo recurso;- la posición activa que adopten lasautoridades (especialmente lasautoridades locales);- la complicidad del movimientoasociativo de implantación local(asociaciones juveniles, organizaciones nogubernamentales, órganos departicipación…);- la colaboración de los medios decomunicación…Algunos de estos factores resultanmuy útiles no sólo para evitar rechazossino para favorecer la integración en elentorno.Formación y acceso al trabajo en untiempo razonable.La mayoría de los menoresextranjeros acogidos tienen muy claro suobjetivo : empezar a trabajar cuanto antes(casi siempre, para ganar un dinero queayude a su familia en el origen). Y saben odescubren que para eso necesitan papeles,cierto conocimiento del idioma, ciertaformación…La experiencia nos muestra quecuando el proceso no se dilata duranteaños (logran la documentación; alcanzanlos conocimientos necesarios…), el gradode éxito o de integración social de estosmenores es muy alto: tienen una granmotivación por aprender; tienen ofertasde trabajo; la valoración del profesoradoo de los empresarios es muy positiva…Por el contrario, si los procesos sedilatan o no llegan a término, existe unriesgo claro de desesperación o de tenerque recurrir a la delincuencia o a lailegalidad.Incorporación de personas de supropia cultura en los equipos deatención.Buena parte de los equiposprofesionales de los centros han idoincorporando (como educadores,vigilantes, animadores, intérpretes…)personas con dominio del árabe,originarios del Magreb… Esto facilita lacomunicación (al menos, en los primerosmomentos, cuando desconocen la lenguadel lugar de acogida) y, en ocasiones,refuerza la confianza.Protocolos de intervención entrediferentes agentes.En ocasiones (a veces en respuestao para evitar situaciones problemáticas),se han elaborado, de forma conjunta,protocolos de actuación que buscan unaacción coordinada o con criteriossimilares entre diferentes agentes :policías, fiscales, entidades de protección,equipos médicos de determinación de laedad…Hogares integrales y normalizados.Aunque el modelo mayoritario es elde un centro de cierto tamaño y sólo paramenores extranjeros no acompañados,existen experiencias de otros centros másnormalizados, como los hogares mixtos,integrados en una comunidad de vecinos.Todo apunta a que la convivenciaen estos centros es mucho mejor y sonmayores sus posibilidades de integración.En esta misma línea se podríancitar también algunas otras iniciativas (deescolarización; de participación en gruposculturales o deportivos; de organizaciónde actividades de sensibilización social; decolaboración con las comunidades adultasdel mismo origen asentadas en laregión…) pero con resultados muydesiguales.86


e-migrinter n°2 2008 87Para concluir, señalaremos que larealidad de los centros de menores en elPaís Vasco está siendo muy cambiante, amedida que aumenta el número dejóvenes que van siendo atendidos y,además, la situación en que se encuentracada centro es muy dependiente delcontexto en el que se ubica. Por ello, nosha parecido mejor, en lugar de centrarnosen casos y ejemplos concretos que varíana veces de un mes a otro, mostrar losproblemas básicos del sistema de acogida,así como las buenas prácticas que se hanido generando, dado que son aspectosque se mantienen y que, además, puedenser generalizados y trasladados de unoslugares a otros.Fermín BARCELOResponsable del área del menorInstitución del Ararteko(Ombudsman del País Vasco)f-barcelo@ararteko.netMaria Luisa SETIENResponsable del Equipo deInvestigación en MigracionesInternacionalesUniversidad de Deusto. Bilbaomlsetien@soc.deusto.esBibliografía :ACNUR (1994) “Los niños refugiados.Directrices sobre protección y cuidado”,Ginebra, ACNUR.Ararteko/Defensor del Pueblo del PaísVasco (2006) “nforme 2006”.www.ararteko.esArarteko (2005) “Situación de los menoresextranjeros no acompañados en la CAPV”,Ararteko, Vitoria.Ararteko/Defensor del Pueblo del PaísVasco (2001 y 2002) Informe al Parlamentowww.ararteko.esBerganza, Isabel (2003) Los menoresextranjeros no acompañados en Bizkaia.Situación actual y propuestas de mejora, Bilbao,Universidad de Deusto. (Tesis de fin decarrera. Dir. María Luisa Setién).Bermúdez González, María del Mar(2004) Los MINA: niños de la calle en laEspaña del siglo XXI, Madrid, Témpora.Bermúdez González, María del Mar(2004) The “Mofetas”: HomelessImmigrant Children in Spain: The Streetas the End of a Dream, in Entzinger,Martiniello and Wihtol de Wenden (ed),Migration between states and markets, Ed.Ashgate.Capdevila, Manel y Ferrer, Marta (2004)Estudio sobre los menores extranjerosque llegan solos a Cataluña, Migraciones,Universidad Pontificia de Comillas, 16,pp. 121-156.Capdevila, Manel y Ferrer, Marta (2003)Los menores extranjeros indocumentados noacompañados (MEINA), Barcelona, Centred’Estudis Juridics i FormacióEspecialitzada, Generalitat de Cataluña.Castillo Godoy, Renata y AngurelLambán, Mª José (2004) El menorinmigrante no acompañado acogido en centrostutelados y en edad laboral en la Comunidad deMadrid, Madrid, Ed. Témpora.Checa, F., Arjona, A. y Checa J.C. (eds.)(2006) Menores tras la frontera: otrainmigración que aguarda, Barcelona, Icaria.Comas, Marta (coord.) (2001) L’atencióals menors immigrants no acompanyats aCatalunya. Anàlisi de la realitat ipropostes d’actuació. Finestra oberta, nº 19,Barcelona, Fundació Jaume Bofill.


88 e-migrinter n°2 2008Defensor del Menor de Andalucía (2003)Informe especial al Parlamento. Menoresinmigrantes en Andalucía. La atención en loscentros de protección de menores, Defensor delPueblo andaluz. www.defensor-and.esDíaz Aguilera, Juan (2001) Miradas sobre elmenor. Para sacar al menor del anonimato y laexclusión. Situación de los menores extranjerosen la Región de Murcia, Congreso deServicios Sociales de Atención Primaria,Murcia 28-29 noviembre.Elías Méndez, Cristina (2002) La proteccióndel menor inmigrante desde una perspectivaconstitucional, Valencia, Tirant lo blanch.Étiemble, Angélina (2004) Quelleprotection pour les mineurs isolés enFrance?, Hommes et migrations, nº 1251,Septembre-Octobre, pp. 9-22.Giménez, Carlos y Suárez, Liliana(Coords.) (2001) Menores no acompañadosque han entrado en territorio español sinrepresentación legal, Madrid,IMSERSO/UAM.Jiménez Álvarez, Mercedes (2003)Buscarse la vida. Análisis transnacional de losprocesos migratorios de los menores marroquíesno acompañados en Andalucía, Madrid,Cuadernos Fundación Santa María nº 3.Konrad Torralba, Marc y Santonja Pérez,Vicenta (2005) Menores migrantes. De lospuntos cardinales a la rosa de los vientos,Valencia, Promolibro.Lázaro González, Isabel (2002) Losmenores en el Derecho español, Madrid,Tecnos.Mason Ani (Fundación Save theChildren) (2003) Menores extranjeros noacompañados. Conferencia de Infancia“Propuestas para una estrategia deprotección social a la infancia”,Santander, 28 y 29 abril 2003Oliván Gonzalvo, G. (2004) Menoresextranjeros en el sistema de protección dela Comunidad de Aragón (España), AnPediatric (Barc), 601 (1), pp. 35-41.Pérez Crespo, Mª Jesús (2000) Losadolescentes extranjeros no acompañados y supresencia en la Comunidad Autónoma deMadrid, Ministerio de Trabajo y AsuntosSociales, Dirección General de AcciónSocial del Menor y de la Familia/Universidad Autónoma de Madrid.Proyecto CON RED (2005) Rutas depequeños sueños. Los menores inmigrantes noacompañados en Europa, Barcelona,Fundación Pere Tarrés.Ramírez Fernández, A. y JiménezÁlvarez, M. (coords.) (2005) Las otrasmigraciones: la emigración de menores marroquíesno acompañados a España, Madrid,Ediciones Akal.Rognoni, Irma (Coord.) Fundació FICAT(2001) Menors i joves del carrer: visiósociojurídica, Finestra oberta, nº 23,Barcelona, Fundació Jaume Bofill.Rubio, M.J. y Monteros, S (coords.)(2002) La exclusión social. Teoría y práctica dela intervención social, Madrid, CCS.Save the Children (2003) Menores noacompañados. Informe sobre la situación de losmenores no acompañados en España,Documento de Trabajo IV, Madrid, Savethe Children España.Setién, María Luisa y Berganza, Isabel(2006) Tipos de intervención social conmenores inmigrantes no acompañados,en Rosa Santibáñez Gruber y ConcepciónMaiztegui Oñate (Eds.) Immigración:miradas y reflejos. Historias, identidades y clavesde intervención social. Bilbao, Universidad deDeusto, pp. 173-198.Setién, María Luisa y Berganza, Isabel(2005) Menores extranjeros noacompañados: una movilidad de jóvenescon expectativas de adultos, in JuliaGonzález Ferreras y María Luisa Setién(Eds.) Diversidad migratoria. Distintosprotagonistas, diferentes contextos. Bilbao,Universidad de Deusto, pp. 65-92.Suárez Navaz, Liliana (2004) Niños entrefronteras: Migración de menores noacompañados en el MediterráneoOccidental, Migración y Desarrollo, Nº 8,Vol. 2.88

More magazines by this user
Similar magazines