Views
3 months ago

3 cuentos CVMD 201810

CUENTOS TOMO II que

CUENTOS TOMO II que allá en el rancho del mendigo había enjugado dos fuentes de lágrimas y pensando que al día siguiente iría otra vez al mar a coger otro de esos pescados que hacían feliz tan sólo con tocarlos: ¿qué fuera si se untara en el pecho sus hieles? Amaneció el otro día y aguardó impacientemente, pero feliz, a que llegara la tarde. Cuando ésta vino, se fue a la playa en busca de su bote, lo sacó de la arena y se subió en él confiado, cantando una canción del mar. Al golpe del remo, se fue acercando al lugar donde había pescado la víspera. Una larga hilera de peces lo seguía. A todos examinaba, buscando expectante uno como el del día anterior. Su mirada negra y poderosa se hundía tres o cuatro brazas en el agua. Al fin lo descubrió; era de la misma clase que el otro: brillante y juguetón y con todos los colores del arco iris en sus flancos dorados. El pez se acercó, como para preguntarle por su hermano y el arponero, feliz, se preparaba a contestarle con el hierro la historia fraterna. Cuando el misterioso animal estuvo a su alcance, el pescador contuvo la respiración un instante, le lanzó el hierro y, con precisión, se lo clavó en los lomos, cerca de la boca, y después lo sacó a la barca. Feliz como nunca, renovó la canción que traía en la garganta y empezó el regreso a la orilla. En la playa, lo aguardaba la rapazuela hija del mendigo. Con sus ojitos muy dulces, se quedó mirándolo un rato y luego le dijo: “Allá en el rancho lo está aguardando papá; ¿quiere hacer el favor de venir?”. Y en silencio, los dos fuéronse a través de la arena 137

RAFAEL GARCÍA HERREROS hasta la choza del enfermo. El anciano lo esperaba de veras. Cuando lo vio entrar, le dijo con voz cascada: –– ¡Dios te bendiga, amigo!... ¿Cogiste otra vez del mismo pescado de ayer? –– Del mismo, contestó el marinero. Parece que fuera el hermano. Pero estoy tan feliz, que no sé si el untarme sus hígados me pueda hacer más dichoso. –– Óyeme, joven, le dijo con voz solemne el anciano. Te voy a confiar un secreto, el único que existe para ser feliz. Por él has empezado a serlo desde ayer: el remedio para ser feliz no lo hallarás en ningún mar de la Tierra... Ese secreto hay que irlo a pescar en el océano del alma; lanza tus redes allá y saca bondad, saca amor y da a los hombres y serás feliz. Ayer empezaste a serlo, cuando hiciste caridad con nosotros. Si quieres ser feliz, haz feliz a otros. Yo he corrido mucho en la vida y en tanto rodar, he llorado mucho y he aprendido mucho. Te lo digo como un secreto de pocos conocido: la única felicidad en esta vida se halla en hacer el bien. Por eso hay tantos ricos que no son felices... No busques la felicidad en las entrañas de ningún pez: búscala en tus propias entrañas. Está anocheciendo... A lo lejos la ciudad encantada aparece, con sus puertas y con sus bastiones, con sus murallas y con sus castillos, hecha un ascua al sol de la tarde. El mar está en calma. Sobre sus olas de plata, se desliza la barca del arponero, que vuelve de la choza del 138

Cuento (Tale) Op.62 n.3 - Just Classical Guitar Club
TOMO 2 Cuentos CPD p1-362.internet.indd - Banco de Reservas
Cuenta Pública MOP Valparaíso 2011 Parte 3 (11,4 Mb. PDF)
Soriano, Osvaldo – Cuentos de los años felices - Lengua, Literatura ...
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Edificio Puerta del Príncipe cuenta con viviendas de 2, 3 y 4 ...
cuenta pública año 2013 - Liceo Rafael Sotomayor
Best [PDF] El Cuento De Ferdinando (Picture Piffins) Best Sellers Rank : #3 full access#D#
reglamento del premio de cuento darío herrera - Universidad de ...
municipio de rafael lucio, ver. fiscalización de la cuenta pública ...
La revolucin social en los cuentos de Josefina Peate y ... - Istmo
LA HORMIGA PRODUCTIVA Y FELIZ Y OTROS CUENTOS
Cuentos Infantiles-Preterito e Imperfecto
Cuento y cuaderno de actividades "Segundo techo" - THAM
- 3. Otras disposiciones - Cámara de Cuentas de Andalucía
EL CUENTO POR ENTREGAS 5 CUENTOS BREVES El burro y la ...