Views
1 week ago

3 cuentos CVMD 201810

RAFAEL GARCÍA HERREROS

RAFAEL GARCÍA HERREROS El saco viejo Doña Josefina está preparando su tercer viaje a Estados Unidos. En esta ocasión, después de pasar su buen mes en Miami, irá a ver florecidas las avenidas de Washington y no dejará de conocer las montañas de Colorado. La señora se ha resuelto hoy a mirar las maletas y a ver qué tiene y qué necesita. ¡Qué tiene! Tiene muchas cosas, doña Josefina, en su bello escaparate de nogal. Ahí están, por docenas, los vestidos que ya no usa, los sombreros, los abrigos, las chalinas, las pieles, los chales, qué se yo... Y en cofre de plata, tiene las prendas. Algunas de ellas son preciosísimas, pero le son un verdadero rompecabezas, porque ya están un poco pasadas de moda y francamente no sabe qué hacer con ellas. Doña Josefina llama a la sirvienta a que le ayude a arreglar sus cosas en un baúl de corotos viejos que ha de ir a parar al cuarto de los rebrujos de la hacienda. Ese cuarto de trebejos es una especie de sofisma inventado 44

CUENTOS TOMO II por su egoísmo, que no quiere presenciar la pérdida irremediable de las cosas viejas y que, por otra parte, no quiere desprenderse de ellas. Allá se amontonan y van a parar las sillas desvencijadas, los colchones usados, las frazadas, los juguetes inútiles, los triciclos de hace veinte años. Empieza, pues, doña Josefina la tarea complicada de discriminar lo que puede servir todavía el día menos pensado, y lo que ya decididamente prestó su servicio y hay que enviar a la hacienda. A la sirvienta se le van los ojos detrás de tanta ropa “buenecita” que la señora pasa del escaparate al baúl de los trapos. Si la señora le diera uno, uno solo para, con un pequeño arreglito, ponérselo los domingos... Si le diera uno para componérselo a su mamá. Su mamá debe sentir frío, allá en La Calera, donde vive con los demás. –– Ay, doña Josefina, este saco está bueno. No lo mande para la hacienda porque allá se echa a perder. Yo tengo una hermanita... La señora interrumpe la historia que quiere echarle la muchacha, pidiéndole una silla para subirse y ver qué hay en el tramo de arriba. A doña Josefina no le pasa, ni de casualidad, por la cabeza ni por el corazón, que puede hacer una bella obra con todo eso; darle a su sirvienta algo y enviar lo demás a un barrio pobre o a un asilo. Pero ella no sabe ni quiere saber lo que son los tugurios de los pobres, donde se entra el agua cada vez que llueve, donde sólo hay miseria y necesidades, y frío y hambre y disgusto. Ese pensamiento le parece malo, 45

Cuento (Tale) Op.62 n.3 - Just Classical Guitar Club
TOMO 2 Cuentos CPD p1-362.internet.indd - Banco de Reservas
Cuenta Pública MOP Valparaíso 2011 Parte 3 (11,4 Mb. PDF)
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Edificio Puerta del Príncipe cuenta con viviendas de 2, 3 y 4 ...
3° Básico Compartiendo cuentos, juegos y aventuras - Biblioteca UAH
Soriano, Osvaldo – Cuentos de los años felices - Lengua, Literatura ...
cuenta pública año 2013 - Liceo Rafael Sotomayor
reglamento del premio de cuento darío herrera - Universidad de ...
municipio de rafael lucio, ver. fiscalización de la cuenta pública ...
La revolucin social en los cuentos de Josefina Peate y ... - Istmo
LA HORMIGA PRODUCTIVA Y FELIZ Y OTROS CUENTOS
Cuento y cuaderno de actividades "Segundo techo" - THAM
Cuentos Infantiles-Preterito e Imperfecto
- 3. Otras disposiciones - Cámara de Cuentas de Andalucía
EL CUENTO POR ENTREGAS 5 CUENTOS BREVES El burro y la ...
3 - Tribunal Vasco de Cuentas Públicas