21.04.2021 Views

Revista UNINPAHU No 10

Revista de investigación UNINPAHU No 10

Revista de investigación UNINPAHU No 10

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

<strong>UNINPAHU</strong>: cuarenta años construyendo futuro.


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

1<br />

Diagonal 40A <strong>No</strong>. 15-58 | PBX 332 3500 | Fax: 340 0341<br />

www.uninpahu.edu.co | revista@uninpahu.edu.co<br />

Bogotá, D.C | Colombia<br />

Hernán Linares Ángel<br />

Presidente Emérito de la Fundación<br />

María Paula Linares Venegas<br />

Canciller<br />

Myriam Velásquez Bustos<br />

Rectora y Representante Legal<br />

Jesús Antonio Peñaranda Bautista<br />

Vicerrector Académico<br />

Francesca Rivera Londoño<br />

Vicerrectora de Bienestar Universitario<br />

Jorge Humberto Rodríguez Martínez<br />

Vicerrector Administrativo<br />

María Angélica Cortés Montejo<br />

Secretaria General<br />

Miguel Antonio Gómez Ospina<br />

Decano (E) Facultad de Comunicación, Información y Lenguaje<br />

Lilia Cárdenas de Fernández<br />

Decana (E) Facultad de Ingeniería y Tecnologías de la Información<br />

Luis Hernando Camargo Torres<br />

Decano Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas


2 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Número <strong>10</strong> | Octubre de 2014<br />

ISSN 021-3652 Bogotá, D.C. Colombia<br />

Periodicidad de la revista: anual.<br />

700 ejemplares<br />

DEPÓSITO LEGAL<br />

Se da cumplimiento a la Ley 44 de 1993.<br />

Decreto 460 de 1995<br />

COMENTARIOS O SUGERENCIAS<br />

revista@uninpahu.edu.co<br />

Los artículos de esta revista se podrán reproducir citando su<br />

procedencia y autor.<br />

Los conceptos y opiniones de los artículos publicados son<br />

responsabilidad única y exclusiva de los autores.<br />

La <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong> es un escenario para la divulgación<br />

del pensamiento científico y académico, que promueve el<br />

intercambio, la transferencia de conocimientos y experiencias con<br />

otras instituciones y centros de investigación.<br />

<strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong><br />

DIRECTORA- EDITORA<br />

María de Jesús Restrepo Alzate<br />

COORDINADOR GENERAL DE INVESTIGACIÓN<br />

Héctor Manuel Gómez Gómez<br />

REVISIÓN DE ESTILO<br />

Consuelo Montaño Arenas<br />

TRADUCCIÓN<br />

Unidad de Idiomas <strong>UNINPAHU</strong><br />

DISEÑO GRÁFICO Y DIAGRAMACIÓN. CPAG<br />

Fernando Orjuela Leal<br />

Julián Camilo Figueroa Mora<br />

FOTOGRAFÍA Y DISEÑO DE CARÁTULA<br />

Giovanni Parada Patiño<br />

IMPRESIÓN<br />

Centro de Producción de Artes Gráficas, CPAG<br />

<strong>UNINPAHU</strong> Impresa en Colombia-<br />

Printed in Colombia 2014


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

3<br />

COMITÉ EDITORIAL<br />

COMITÉ CIENTÍFICO<br />

MARÍA DE JESÚS RESTREPO ALZATE<br />

Magíster en Ingeniería Ambiental. Universidad Nacional de<br />

Colombia, Bogotá, D.C.<br />

Directora- Editora <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

HÉCTOR MANUEL GÓMEZ GÓMEZ<br />

Candidato a Magister en Gestión de Organizaciones.<br />

Universidad EAN-Universidad de Quebec<br />

Coordinador General de Investigación <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

HUGO FERNANDO POSADA QUINTERO<br />

Candidato a PhD en Ingeniería Biomédica de La Universidad<br />

Worcester Polytechnic Institute (WPI) Massachusetts, USA.<br />

WILLIAM JOVANNY PEDRAZA<br />

Candidato a doctor en Educación<br />

Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán<br />

Honduras. Jefe Biblioteca Wilson Popenoe. Escuela Agrícola<br />

Panamericana Zamorano. Honduras.<br />

CONSUELO MONTAÑO ARENAS<br />

Magíster en Educación. Pontificia Universidad Javeriana<br />

Coordinadora de Investigación. Facultad de Comunicación,<br />

Información y Lenguaje <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

ROBERTO GAYÓN TAVERA<br />

Magíster en Estudios de la Cultura Universidad Andina Simón<br />

Bolívar Quito Ecuador<br />

Docente investigador. Universidad Santo Tomás. Bogotá, D.C.<br />

MARTHA LUCÍA MOYA PARDO<br />

Magíster en Educación. Universidad Externado de Colombia.<br />

Coordinadora de Investigación. Facultad de Ciencias Económicas<br />

y Administrativas <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

JAIRO OSWALDO LOZANO LOZANO<br />

Magíster en Docencia Universitaria. Universidad de La Salle.<br />

Coordinador de Investigación. Facultad de Ingeniería y Ciencias<br />

de la comunicación, <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

NOHELIA RIOS OCAMPO<br />

Especialista en Sistemas de Información y Gerencia de<br />

Documentos. Universidad de La Salle.<br />

Docente investigadora Facultad de Ingeniería y Ciencias<br />

de la comunicación. <strong>UNINPAHU</strong> Bogotá D.C.<br />

LUIS FERNANDO MORENO GARZÓN<br />

Candidato a doctor en Administración de Empresas. Universidad<br />

Católica de Argentina. Docente investigador. Universidad Santo<br />

Tomás, Bogotá, D.C.<br />

JORGE TADEO ARCILA GALLEGO<br />

PhD en Educación. Toronto University<br />

Investigador. Instituto para la Investigación Educativa y el<br />

Desarrollo Pedagógico IDEP, Bogotá, D.C.<br />

MANUEL BÁRBARO CUADRA SANZ<br />

Candidato a doctor en Ingeniería Biomédica de la Universidad<br />

de Oriente (Cuba). Docente investigador. Universidad Central.<br />

Bogotá, D.C.<br />

MARÍA MERCEDES CALLEJAS RESTREPO<br />

Magister en Educación. Universidad de Puerto Rico<br />

Asesora Pedagógica. Universidad Externado de Colombia,<br />

Bogotá, D.C.<br />

MARÍA DE JESUS RESTREPO ALZATE<br />

Magíster en Ingeniería Ambiental. Universidad Nacional de<br />

Colombia, Bogotá, D.C.<br />

Directora- Editora <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

JORGE OSWALDO GONZÁLEZ ORTIZ<br />

PhD en Salud Pública. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá,<br />

D.C. Director de Investigación. Fundación Universitaria Los<br />

Libertadores, Bogotá, D.C.<br />

PATRICIA SALAS FORERO<br />

Magíster de Artes en Enseñanza. Marshall University, USA.<br />

Docente investigadora Pontificia Universidad Javeriana,<br />

Bogotá, D.C.


4 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

ÁRBITROS REVISTA <strong>No</strong>. <strong>10</strong><br />

JORGE IVAN JARAMILLO HINCAPIÉ<br />

Candidato a Doctor en Antropología Social de la Universidad<br />

Nacional de San Martin (Argentina). Docente Investigador<br />

Facultad de Comunicación Social. Universidad Santo Tomás,<br />

Bogotá, D.C.<br />

ORLANDO GREGORIO CHAVIANO<br />

Candidato a Magister en Ciencia de la Información.<br />

Universidad de La Habana (Cuba). Coordinador de la<br />

Biblioteca Familia Bolívar, Bogotá, D.C.<br />

MARIELA ÁLVAREZ RODRÍGUEZ<br />

Magister en Administración de Documentos y Gestión<br />

de Archivos. Directora Maestría en Gestión Documental y<br />

Administración de Archivos. Universidad de La Salle,<br />

Bogotá, D.C.<br />

OLGA LUCÍA DÍAZ VILLAMIZAR<br />

Magister en Administración. Universidad de Viña del Mar<br />

(Chile). Directora Especialización en Gerencia de Recursos<br />

Humanos. Fundación Universitaria Konrand Lorenz,<br />

Bogotá, D.C.<br />

SERGIO RAMIRO BRICEÑO CASTAÑEDA<br />

Candidato a Doctor en Educación. Universidad Distrital.<br />

Docente investigador Especialización en Educación en<br />

Tecnología de la Universidad Distrital, Bogotá, D.C.<br />

MANUEL BARBARO CUADRA SANZ<br />

Candidato a Doctor en Ingeniería Biomédica de la Universidad<br />

de Oriente (Cuba). Docente en Universidad Central,<br />

Bogotá, D.C.<br />

ALEXA GIOVANNA ZÁRRATE DÍAZ<br />

Magister en Periodismo Digital del Centro de Estudios<br />

Financieros (España). Docente Universitaria y Columnista del<br />

Periódico El Espectador, Bogotá, D.C.<br />

CÉSAR AUGUSTO RODRÍGUEZ CHARRY<br />

Candidato a Doctor en Comunicación e Información.<br />

Universidad de Burdeaux Montaigne (Francia). Director de<br />

investigaciones del Área de Comunicación Social. Universidad<br />

Sergio Arboleda, Bogotá, D.C.<br />

MAGALLY HERNÁNDEZ OSPINA<br />

Candidata a Doctora en Educación. Docente Investigadora.<br />

Facultad de Comunicación Social para la paz. Universidad<br />

Santo Tomás, Bogotá, D.C.<br />

RODRIGO ZÁRATE TORRES<br />

Doctor en Liderazgo Estratégico de Regent University.<br />

Director del Doctorado en Gestión de la Universidad EAN,<br />

Bogotá, D.C.<br />

ANA MARÍA RESTREPO RODRÍGUEZ<br />

Candidata a Magister en Estudios Literarios. Universidad<br />

Nacional de Colombia, Investigadora del Centro de<br />

Investigación en Educación Popular (CINEP), Bogotá, D.C.<br />

ALEXIS BARAJAS MORALES<br />

Candidato a doctor en Educación y Cuántica. Universidad<br />

Central de Nicaragua y Universidad de La Salle de Costa Rica.<br />

Docente Fundación Universitaria para el Desarrollo Humano<br />

<strong>UNINPAHU</strong>, Bogotá, D.C.<br />

LINA MARÍA VÉLEZ ACOSTA<br />

Magister en Desarrollo de la Universidad Pontificia Bolivariana,<br />

Medellín. Docente investigadora. Universidad Pontificia<br />

Bolivariana, Medellín.


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

5<br />

Editorial<br />

Desde su creación, la Fundación Universitaria para el<br />

Desarrollo Humano – <strong>UNINPAHU</strong>, hasta hoy, en sus<br />

cuarenta años de existencia, ha formado profesionales<br />

del nivel técnico profesional, tecnológico y universitario<br />

con la impronta de la creatividad y el emprendimiento,<br />

como principios de la formación basada en<br />

las competencias que deben desarrollar los egresados<br />

para el ejercicio de sus profesiones.<br />

La creatividad y el emprendimiento son competencias<br />

de la formación de nuestros educandos; se fundamentan<br />

en la capacidad de indagar, explorar, escudriñar,<br />

pensar y libremente ser críticos frente al conocimiento<br />

disponible, para lograr las adaptaciones requeridas por<br />

el sector productivo y la sociedad.<br />

A través de estas cuatro décadas, <strong>UNINPAHU</strong> ha crecido,<br />

evolucionado y contribuido persistentemente al<br />

desarrollo de un espíritu académico de calidad y pertinencia<br />

de todos sus programas, hasta obtener la categoría<br />

de institución universitaria y el reconocimiento<br />

de alta calidad de cinco programas tecnológicos.<br />

Estos logros han estado acompañados por una clara<br />

política de fortalecimiento de la actividad investigativa,<br />

impulsada con mayor énfasis cuando la institución<br />

adquiere el carácter de institución universitaria en julio<br />

de 2006. Como políticas institucionales encaminadas a<br />

desarrollar una academia de alta calidad, hacer investigación,<br />

enseñarla a hacer a los estudiantes, aplicarla,<br />

divulgarla a la comunidad universitaria nacional se<br />

planteó como estrategia el desarrollo de la capacidad<br />

investigativa de docentes y estudiantes. Simultáneamente,<br />

se trazó como propósito consolidar el Sistema<br />

de Investigación Institucional para fortalecer la cultura<br />

investigativa, de acuerdo con los niveles de formación,<br />

grupos, resultados investigativos y procesos innovativos,<br />

fundamentados en la producción intelectual derivada<br />

de los proyectos de investigación.<br />

El cambio de carácter indujo a la implantación de una<br />

política investigativa, cuya esencia es la definición de<br />

lineamientos que buscan la regulación y el direccionamiento<br />

de las acciones investigativas al interior de la<br />

comunidad académica, que marcha hacía la productividad<br />

intelectual, adaptación, construcción y aplicación<br />

del conocimiento. En consecuencia, se contribuirá<br />

a la solución de problemas del entorno inmediato en el<br />

corto plazo, como también, a alcanzar visibilidad en la<br />

comunidad académica nacional e internacional, en el<br />

mediano y largo plazo.<br />

La investigación, además de ser una actividad que tiene<br />

como fin la generación de conocimiento, es un medio<br />

de formación del individuo, una estrategia para escudriñar<br />

el fondo de la ciencia y, a partir de allí, generar<br />

procesos transformadores del conocimiento existente<br />

que permitan a investigadores y alumnos formular<br />

ideas innovadoras que resultan de la observación de<br />

la realidad, para dar paso a nuevas concepciones de<br />

la vida y nuevas formas de comprender el mundo. La<br />

investigación, como tarea colectiva, crea comunidad y<br />

forma la cultura a través de la cual todos los actores de<br />

una comunidad académica trabajan en equipo y, solidariamente,<br />

aportan sus apreciaciones frente al objeto<br />

de estudio de forma transdisciplinaria.<br />

Las verdaderas comunidades científicas instauran la<br />

atmósfera y el clima organizacional propicio para el trabajo<br />

sistemático, la evaluación de resultados novedosos,<br />

la calidad, pertinencia y relevancia de proyectos y<br />

resultados científicos; también construyen el escenario<br />

adecuado para la creatividad y la innovación. Cuando<br />

los colectivos de investigadores alcanzan madurez, se<br />

fortalece todo el potencial de los más destacados y capaces,<br />

se asegura la permanencia y la oportunidad de<br />

generar riqueza a través del conocimiento producido;<br />

asimismo, se crean oportunidades para que nóveles<br />

investigadores ingresen y continúen con la actividad<br />

investigativa.


6 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

En la última década, aplicando estos preceptos,<br />

<strong>UNINPAHU</strong> ha impulsado políticas, directrices, planes y<br />

programas orientados a impulsar la investigación con<br />

el propósito de subsanar las deficiencias encontradas<br />

en los diagnósticos de años anteriores.<br />

Como resultado de esta trayectoria institucional, se<br />

puede asegurar que en cuarenta años <strong>UNINPAHU</strong> ha<br />

construido un camino por el que ha trasegado firmemente<br />

hacia la excelencia. El recorrido de los últimos<br />

cuatro años muestra logros investigativos que se reflejan<br />

en una significativa publicación de artículos en<br />

los cuatro números recientes de la <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong>,<br />

avalada en Publindex como revista de carácter científico,<br />

por cumplir los requisitos exigidos para ello. En este<br />

sentido, la publicación de los resultados de las investigaciones<br />

realizadas en <strong>UNINPAHU</strong> y en otras instituciones,<br />

indica que la labor investigativa de los docentes se<br />

va consolidando, en la medida en que elaboren artículos<br />

publicables y valorados por pares académicos de<br />

reconocida trayectoria.<br />

En este número <strong>10</strong> de la <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong> se publican<br />

once artículos agrupados en tres campos a saber:<br />

a) Información y tecnologías, que incluye resultados de<br />

investigación relacionados con archivos electrónicos,<br />

bibliometría y aplicación de tecnologías electrónicas al<br />

diagnóstico de enfermedades; b) Comunicación, educación<br />

y sociedad que presenta indagación en temas relacionados<br />

con el uso del concepto feminicidio en dos<br />

periódicos de circulación nacional; blogs educativos<br />

como recurso para la enseñanza; los observatorios de<br />

medios y se cierra la sección con un texto sobre un plan<br />

estratégico de comunicaciones para el posicionamiento<br />

de la marca turística de un municipio del departamento<br />

del Tolima. c) Organizaciones y desarrollo humano,<br />

que agrupa artículos de investigación relacionados<br />

con la cadena de valor del talento humano; el liderazgo<br />

y su relación con la motivación hacia el trabajo; la<br />

evaluación del cumplimiento de buenas prácticas de<br />

manufactura en restaurantes familiares .y la influencia<br />

de la alienación sobre las conductas desviadas en el<br />

trabajo.<br />

Es de destacar que dentro de estos once artículos, tres<br />

pertenecen a estudiantes de cada una de las tres facultades<br />

de <strong>UNINPAHU</strong>: Facultad de Ingeniería y Tecnologías<br />

de la información; Facultad de Comunicación,<br />

Información y Lenguaje y Facultad de Ciencias Económicas<br />

y administrativas. Así mismo, enriquecen la revista,<br />

artículos de otras Universidades e Instituciones de<br />

Educación Superior nacionales e internacionales como<br />

Universidad Santo Tomás, Bogotá, D.C., Universidad<br />

Católica de Colombia, Bogotá, D.C., Fundación Universitaria<br />

del Área Andina, Bogotá, D.C. y Universidad<br />

Worcester Polytechnic Institute de Massachutes, USA.<br />

En síntesis, este contexto histórico invita a trascender<br />

los logros hasta ahora alcanzados; somos conscientes<br />

que con perseverancia, disciplina y mística por la labor<br />

docente e investigativa se pueden trazar horizontes esperanzadores<br />

de mayores realizaciones en el quehacer<br />

universitario.<br />

Myriam Velásquez Bustos<br />

Rectora y Representante Legal<br />

Fundación Universitaria para el Desarrollo<br />

Humano <strong>UNINPAHU</strong>


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

7


8 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Content »<br />

Page<br />

15<br />

35<br />

51<br />

Articles<br />

1. Infomation and techologies<br />

Assessment of electronic documents for an institution of higher education. Case study<br />

Gloria María Parra Mora<br />

Biometric analysis of the magazine MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

Rosa Elena Gómez Hurtado - Jorge Alirio Daza Quiroga - Daladier Andrés Malambo Martínez<br />

Detection and tracking of the progress of cardiovascular autonomic neuropathy using<br />

smartphones<br />

Hugo Fernando Posada Quintero<br />

2. Comunication, education and society<br />

61<br />

77<br />

87<br />

99<br />

The femicide in the newspapers El Tiempo and El Espectador synonymous<br />

for murder or manslaughter in women?<br />

Martha Yaneth Guarín<br />

The educational blog as a reflective teaching tool in technical and technological programs<br />

Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

Media research observatories: scenarios for public -policy citizen construction in Bogotá<br />

Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Strategic communications plan for the positioning of the tourism brand<br />

municipio Palocabildo – Tolima<br />

Hugo Cardona Orozco<br />

3. Organizations and human development<br />

113<br />

129<br />

143<br />

161<br />

The value chain of human talent as strategic tool<br />

Martha Lucía Moya Pardo - Juan Carlos Mancilla Laguna<br />

Leadership of the principal and their relation with the motivation pro-work<br />

and the professors performance from a private university<br />

Claudia Constanza Jiménez Carranza -Jenny Fabiola Hernández Niño - Yury Lilian González<br />

Evaluation of the accomplishment of good manufacturing practices (GMP) in the familytype<br />

restaurants of the locality of Teusaquillo (Bogotá), influence area of <strong>UNINPAHU</strong><br />

Patricia Márquez Daza - Mauricio Javier León Cárdenas<br />

Influence on alienation at work deflected behavior. Case study ICONTEC<br />

Michael Smith Ortegón Salazar<br />

177<br />

181<br />

Guidelines for authors<br />

Call for papers <strong>UNINPAHU</strong> Review <strong>No</strong>. 11


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

9<br />

Contenido »<br />

Artículos<br />

1. Información y tecnologías<br />

Valoración de documentos electrónicos para una institución de educación superior.<br />

Estudio de caso<br />

Gloria María Parra Mora<br />

Análisis bibliométrico de la revista MIS Quarterly (2005 – 2012)<br />

Rosa Elena Gómez Hurtado - Jorge Alirio Daza Quiroga - Daladier Andrés Malambo Martínez<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía autonómica cardiovascular usando un<br />

teléfono inteligente.<br />

Hugo Fernando Posada Quintero<br />

Página<br />

15<br />

35<br />

51<br />

2. Comunicación, educación y sociedad<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador ¿sinónimo de asesinato<br />

u homicidio de mujeres?<br />

Martha Yaneth Guarín<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del<br />

municipio de Palocabildo - Tolima<br />

Hugo Cardona Orozco<br />

61<br />

77<br />

87<br />

99<br />

3. Organizaciones y desarrollo humano<br />

La cadena de valor del talento humano como herramienta estratégica<br />

Martha Lucía Moya Pardo - Juan Carlos Mancilla Laguna<br />

Liderazgo de los directores y su relación con la motivación hacia el trabajo<br />

y el desempeño de docentes de una universidad privada.<br />

Claudia Constanza Jiménez Carranza - Jenny Fabiola Hernández Niño - Yury Lilian González<br />

Evaluación del cumplimiento de buenas prácticas de manufactura (BPM) en restaurantes<br />

familiares de la localidad de Teusaquillo (Bogotá)<br />

Patricia Márquez Daza - Mauricio Javier León Cárdenas<br />

Influencia de la alienación sobre las conductas desviadas en el trabajo.<br />

Estudio de caso en ICONTEC.<br />

Michael Smith Ortegón Salazar<br />

113<br />

129<br />

143<br />

161<br />

Pautas para autores<br />

Convocatoria <strong>Revista</strong> <strong>UNINPAHU</strong> <strong>No</strong>.11<br />

177<br />

181


Artículos<br />

Articles


Información y tecnologías<br />

Information and technologies


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

15<br />

Valoración de documentos electrónicos<br />

para una institución de educación superior.<br />

Estudio de caso<br />

Autor »<br />

Gloria María Parra Mora 1<br />

Resumen »<br />

Palabras clave »<br />

El artículo informa sobre los resultados de la investigación “Valoración de documentos<br />

electrónicos para una institución de educación superior. Estudio de caso”, la cual tuvo<br />

como objetivo general identificar los criterios utilizados en la valoración de los documentos<br />

electrónicos. Se aplicó una entrevista a los líderes de los procesos sobre la forma cómo se<br />

realizaba la gestión documental a los documentos electrónicos, en cuanto a la producción,<br />

gestión, trámite, organización, transferencias, conservación, preservación a largo plazo,<br />

evaluación y selección, con el fin de recopilar la información sobre la valoración. En el análisis de<br />

la información se evidenció que se aplican criterios de relevancia, utilización, confidencialidad,<br />

información, veracidad y pertinencia, que se encuentran entre los propuestos por varios<br />

teóricos de la valoración de documental, quienes afirman que los criterios utilizados para<br />

valorar los documentos análogos también son válidos para los documentos electrónicos, pero<br />

que además se deben tener en cuenta los atributos y características que éstos poseen, como la<br />

autenticidad, fiabilidad, confiabilidad e integridad.<br />

Gestión de documentos electrónicos, conservación a largo plazo, valoración de documentos<br />

electrónicos.<br />

Assessment of electronic documents for an institution of<br />

higher education. Case study<br />

Abstract »<br />

The article reports on the results of the research “Rating electronic documents for an institution<br />

of higher education. Case Study” which general objective was to identify the criteria used in the<br />

assessment of electronic documents whereby, an interview was applied to The Process Leaders<br />

about the way as the documental management was applied to the electronic documents, the<br />

interview included; production, management, process, organization, transfers, maintenance, longterm<br />

preservation, evaluation and selection, with the propose of collecting information about the<br />

assessment. The analysis of the information revealed that criteria of relevance, use, confidentiality,<br />

information, accuracy and pertinence are applied, which are placed among the proposed by several<br />

assessment documentary theorists, who claim that the criteria used to assess analogous documents<br />

is also valid to assess electronic documents, but also should take into account the attributes and<br />

characteristics they possess, such as authenticity, reliability, dependability and integrity.<br />

Key words:<br />

Electronic document management, long-term preservation, rating electronic documents<br />

(1) Magister en Gestión Documental y Administración de Documentos. Universidad de La Salle. Docente Fundación<br />

Universitaria para el Desarrollo Humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: gparra01@uninpahu.edu.co<br />

Recibido: 26 de marzo de 2014<br />

Aceptado: 19 de agosto de 2014


16 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

La investigación titulada “Valoración de<br />

documentos electrónicos para una institución<br />

de educación superior. Estudio de caso” tuvo<br />

como objetivo identificar los criterios de<br />

valoración aplicados en la gestión documental<br />

a los documentos electrónicos de la institución<br />

de educación superior <strong>UNINPAHU</strong>.<br />

La investigación se enmarca en el enfoque<br />

cualitativo como un estudio de caso único<br />

por considerar que era la forma más acertada<br />

para identificar los procedimientos de los<br />

procesos del sistema de gestión de calidad,<br />

especialmente, la valoración que aplican a<br />

los documentos electrónicos en la institución.<br />

Se elaboraron esquemas conceptuales que<br />

permitieron abordar y graficar las distintas<br />

categorías, subcategorías y microaspectos,<br />

descritos en la investigación.<br />

En este artículo se presentan entonces los<br />

resultados de asociar los testimonios de los<br />

entrevistados con las categorías, que dejan<br />

entrever que los entrevistados tienen en cuenta<br />

los mismos criterios de valoración documental<br />

aplicados a los documentos físicos. Se resalta<br />

que para los documentos electrónicos tienen<br />

en cuenta, también, la relevancia, utilización,<br />

importancia, valores legales y de acreditación.<br />

Además, se incluye una lista de criterios<br />

generales y otros específicos por tipos de<br />

documentos electrónicos, seleccionados de<br />

las distintas propuestas de varios autores con<br />

aspectos a tener en cuenta en el momento de<br />

elaborar los criterios que la institución pondrá<br />

en práctica.<br />

1. Metodología<br />

En primera instancia, se realizó la revisión<br />

teórica basada en las categorías y sub categorías<br />

seleccionadas tales como producción, gestión<br />

y trámite, conservación y preservación a<br />

largo plazo y valoración, evaluación. (Parra,<br />

2013). Posteriormente, se procedió a recolectar<br />

la información mediante la realización de<br />

las entrevistas a líderes de los procesos de<br />

gestión de la calidad y miembros del comité de<br />

archivo de la institución, quienes además son<br />

gestores de documentos. Luego, se procedió<br />

a diseñar las preguntas de la entrevista<br />

semiestructurada, centradas en las categorías<br />

para identificar el estado de evolución de la<br />

gestión documental electrónica, se hizo la<br />

transcripción de las entrevistas y se tomó<br />

la información necesaria para el estudio,<br />

la cual se llevó a una matriz de análisis a<br />

partir de la selección de los testimonios más<br />

relevantes relacionados con las categorías y<br />

subcategorías elegidas<br />

En el desarrollo de este estudio se seleccionó<br />

como enfoque la investigación cualitativa<br />

que “utiliza la recolección de datos sin<br />

medición numérica para descubrir o afinar<br />

preguntas de investigación en el proceso de<br />

interpretación” (Hernández Sampieri, 20<strong>10</strong>,<br />

p. 7). Anota también el autor que los datos<br />

cualitativos son descripciones detalladas de<br />

situaciones, eventos, personas e interacciones,<br />

conductas observables, entre otras y que la<br />

investigación cualitativa se distingue por ser<br />

lógica y por esto, su proceso es inductivo,<br />

explora y describe para generar teoría, va de<br />

lo particular a lo general, porque se entrevista<br />

a las personas, se analiza la información y se<br />

revisan resultados y conclusiones.<br />

Para esta investigación el estudio de caso<br />

único, se define como: “El estudio de la<br />

particularidad y de la complejidad de un caso<br />

singular, para llegar a comprender su actividad<br />

en circunstancias importantes” (Stake, 2005, p.<br />

11). Lo dicho se refiere a un modo disciplinado<br />

y cualitativo de investigación que focaliza,<br />

singulariza y describe a profundidad la<br />

red de relaciones propias de un caso tipo.<br />

Por otro lado, anota el autor de la cita, que<br />

los estudios de caso permiten destacar las<br />

diferencias, aun las más sutiles, la secuencia<br />

de los acontecimientos en su contexto y la<br />

globalidad de las situaciones personales. Más<br />

exactamente, se aplica al tipo de estudio de<br />

caso único, por centrar el estudio en un único<br />

caso, con modalidad, histórico-organizativa<br />

y observacional. Sustenta lo anterior la<br />

afirmación de Duke (1989, citado en Albert,<br />

2003, p. 218), cuando opina que si se pretende<br />

estudiar en profundidad un problema, el<br />

estudio de un solo sujeto puede ayudar a<br />

precisar cuestiones y a sugerir el modo de<br />

abordarlo.


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

17<br />

Lo expuesto se apoya en Yin (2003), quien<br />

opina que los estudios de caso buscan<br />

contribuir al conocimiento de fenómenos<br />

relacionados con situaciones individuales, de<br />

grupo, de organizaciones y con fenómenos<br />

sociales y políticos, por lo que se fundamenta<br />

en situaciones reales y de un interés muy<br />

particular para un sector y/o comunidad.<br />

Los procesos y subprocesos del sistema<br />

de gestión de calidad de la institución<br />

constituyeron la población objeto de estudio.<br />

La muestra aplicada, seleccionada por<br />

conveniencia, incluyó la elección de 25 líderes<br />

de procesos, subprocesos y algunos miembros<br />

del Comité de archivo, por considerar que son<br />

quienes conocen y participan diariamente en<br />

la producción y gestión de los documentos<br />

electrónicos, como resultado del desarrollo<br />

de las responsabilidades asignadas en<br />

las funciones, para el cumplimiento de<br />

los objetivos o metas de las unidades<br />

administrativas o académicas.<br />

1.1 Técnicas de recolección de<br />

información<br />

Se eligió la entrevista semiestructurada como<br />

técnica para la recolección de la información.<br />

Como instrumento se diseñó un cuestionario<br />

que contenía las preguntas orientadoras<br />

y cuyo propósito era indagar sobre los<br />

procedimientos que se aplicaban en la gestión<br />

de los documentos electrónicos, especialmente<br />

los que tiene que ver con la aplicación de<br />

criterios para la valoración de los mismos.<br />

Éstos permitieron conocer el estado de la<br />

valoración en los procesos de planificación,<br />

producción, gestión y trámite, conservación,<br />

valoración, evaluación, y selección.<br />

Se realizó la prueba piloto con los procesos<br />

institucionales de Tecnología, Planeación<br />

Académica y la Oficina de Planeación;<br />

posteriormente, se consolidó el instrumento<br />

(el cuestionario de la entrevista), que se aplicó<br />

a los líderes de los procesos de gestión, con<br />

un total de 15 preguntas. El cuestionario se<br />

envió previamente por correo electrónico a<br />

los líderes de los procesos, con el propósito de<br />

que se familiarizaran con las preguntas y, en<br />

consecuencia, la entrevista se desarrollara en<br />

un ambiente tranquilo y, así mismo, obtener<br />

mejores resultados.<br />

El cuestionario en mención, se diseñó con un<br />

encabezado que contenía el título, objetivo e<br />

instrucciones para el desarrollo de la entrevista,<br />

nombres y apellidos del entrevistado, cargo<br />

y unidad administrativa, funciones, fecha<br />

de diligenciamiento, hora y las preguntas<br />

organizadas en las categorías generales<br />

que guían la investigación. Las entrevistas<br />

se realizaron durante dos meses, a través<br />

de un diálogo fluido entre el entrevistado y<br />

entrevistador y con una duración promedio<br />

de 15 a 20 minutos cada una.<br />

Así mismo, se efectuó la codificación de<br />

las entrevistas y entrevistados, de esta<br />

manera: I = Instrumento, P = Pregunta, T<br />

= Transcripción, S = Sujeto y acompañada<br />

por números arábigos para el instrumento,<br />

transcripción, sujeto entrevistado; además, se<br />

incluyó el nombre del proceso o subproceso,<br />

por ejemplo, I3T12S12P<strong>10</strong> (ver tablas 1 y 2).<br />

Igualmente, se codificaron las preguntas del<br />

cuestionario que corresponde al instrumento<br />

definitivo y que finalmente se usó con los<br />

entrevistados (ver tabla 2).<br />

1.2 Transcripción de entrevistas<br />

Para el análisis de los datos recolectados, se<br />

construyó una matriz en la cual se incluyeron<br />

las respuestas a las preguntas y se destacaron<br />

temas, subtemas, tendencias, soportes<br />

empíricos, soportes teóricos, convergencias,<br />

divergencias y conclusiones de la información<br />

recolectada (ver tabla 3).<br />

Como resultado de la elaboración de la<br />

matriz, se seleccionaron las temáticas<br />

correspondientes a cada una de las categorías,<br />

subcategorías y microaspectos para proceder<br />

a realizar al análisis de la información.<br />

“Estas categorías y Sub categorías pueden<br />

ser apriorísticas, es decir, construidas antes<br />

del proceso recopilatorio de la información,<br />

o emergentes, que surgen desde el<br />

levantamiento de referenciales significativos a<br />

partir de la propia indagación”. Elliot (citado<br />

en Cisterna, 2005, p. 64).


18 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Tabla 1. Codificación de las entrevistas y entrevistados<br />

Fuente: Tabla elaborada por la autora


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

19<br />

Tabla 2. Codificación preguntas del cuestionario<br />

1.3 Procesamiento y triangulación de la<br />

Información<br />

Se utilizaron los criterios de pertinencia y<br />

relevancia para la selección de la información,<br />

soportados en la noción de pertinencia que<br />

“se expresa en la acción de solo tomar en<br />

cuenta aquello que efectivamente se relaciona<br />

con la temática de la investigación” (Cisterna,<br />

2005, p. 68); luego, se procedió a encontrar las<br />

respuestas pertinentes a aquellos elementos<br />

que cumplieran el criterio de relevancia.<br />

Para la triangulación se partió del concepto<br />

expuesto por el autor mencionado previamente,<br />

quien expresa que:<br />

Consiste en ir estableciendo conclusiones<br />

ascendentes, agrupando las respuestas por<br />

tendencias, que pueden ser clasificadas en<br />

términos de coincidencias o divergencias<br />

en cada uno de los instrumentos aplicados<br />

en un proceso que distingue varios<br />

procesos de síntesis parte desde las sub<br />

categorías, pasa por las categorías y llega


20 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

hasta las opiniones inferidas en relación<br />

con las preguntas centrales que guía la<br />

investigación. (Cisterna, 2005, p. 68).<br />

En consecuencia, se establecieron las categorías<br />

y subcategorías y se procedió a detallar o<br />

descomponer la información de cada una en<br />

microaspectos (ver tabla 4).<br />

2. Resultados<br />

Como producto del análisis de las entrevistas<br />

se presentan algunos resultados, considerados<br />

pertinentes y relevantes, obtenidos a través<br />

de una muestra del testimonio textual de los<br />

entrevistados, como respuesta a la preguntas<br />

de las categorías seleccionadas.<br />

Tabla 3. Matriz de análisis de información


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

21<br />

Tabla 4. Categorías, subcategorías y micro aspectos<br />

Fuente: Tabla elaborada por la autora<br />

2.1 Planeación, producción y gestión<br />

Según el decreto 2609 del 2012 (sobre gestión<br />

documental) la planeación, producción y<br />

gestión se consideran como parte vital de<br />

la gestión de los documentos electrónicos.<br />

Interrogados sobre la forma cómo éstos se<br />

realizan, los entrevistados expresaron que el<br />

proceso de gestión de calidad está integrado<br />

a todos los procesos institucionales. Por esta<br />

razón, se orientan e imparten directrices,<br />

instrucciones, lineamientos para toda la gestión<br />

administrativa y académica, en colaboración<br />

con la oficina de Gestión Documental.<br />

Los testimonios de los entrevistados están<br />

relacionados con la producción, gestión y<br />

trámite de los distintos tipos de documentos<br />

electrónicos (ofimáticos, bases de datos, correo<br />

electrónico y páginas web). Y, también, sobre<br />

los lineamientos e instrucciones, problemas<br />

y dificultades presentados en la gestión que<br />

muestran que los documentos que se producen<br />

de manera electrónica se registran en el<br />

formato del Sistema de Gestión de la Calidad<br />

y corresponden a los de las actividades diarias;<br />

los recuperan, además, electrónicamente con el<br />

propósito de dar información a la comunidad<br />

académica. En cuanto a la categoría de<br />

planeación los entrevistados no suministraron<br />

información al respecto, aunque en la práctica<br />

se refleja que si realizan el diseño y estudio de<br />

los formatos que van a utilizar.<br />

(… “<strong>No</strong>sotros por el momento, tenemos<br />

resoluciones, políticas, tenemos la política


22 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

de las tablas de retención documental,<br />

la resolución, que contempla todos los<br />

documentos desde el concepto de gestión<br />

documental que son documentos físicos<br />

y electrónicos desde ahí se puede trabajar<br />

directamente ya los de documentos<br />

electrónicos ya la misma legislación<br />

nacional y en cuanto al concepto de gestión<br />

documental, nos lo permite, pero realmente<br />

políticas , directriz como se está trabajando<br />

para poder hacer la valoración o disposición<br />

final de estos documentos, no. Se trabaja con<br />

el líder del proceso y su utilidad, es como<br />

se está trabajando ahora. En cuanto a las<br />

instrucciones y lineamientos recibidos por<br />

parte de la institución, en su mayoría admiten<br />

haber recibido guías electrónicas por correo<br />

donde se les indicaba la forma de organizar<br />

los archivos en los equipos y la ruta de los<br />

documentos electrónicos. Aunque reconocen<br />

que hace falta más cultura archivística y<br />

más confianza en lo digital para avanzar en<br />

la política cero papel que tiene como meta la<br />

institución”…) I3T12S12P8<br />

2.1.1 Documentos ofimáticos<br />

Los documentos ofimáticos se producen en<br />

distintos formatos como word, excel, pdf y<br />

se gestionan electrónicamente; sin embargo,<br />

algunas veces por necesidades de autenticación<br />

de las firmas se deben imprimir; por ejemplo,<br />

los informes enviados al Ministerio de<br />

Educación Nacional relacionados con la<br />

acreditación de programas académicos o<br />

aquellos documentos que requieren de ‘visto<br />

bueno’ por los responsables de autorizar la<br />

transacción.<br />

“La idea es llegar allá. Hoy en día, no. Yo<br />

tengo archivos en excel y se me pierden, o<br />

alguien entra y los manipule y les cambia<br />

información y nadie dice algo. Para garantizar<br />

la conservación del documento electrónico<br />

hay que tener otras cosas, por ejemplo, yo<br />

tengo un documento y cumplido el tiempo<br />

en archivo de gestión, lo convierto en un<br />

PDF y lo guardo en un CD o en back up y lo<br />

transfiero al archivo de gestión documental.<br />

Hoy hasta ahora estamos empezando, porque<br />

muchos archivos se pierden y esto genera<br />

más procesos, volver a cerrar”. I3T9S9P<strong>10</strong><br />

2.1.2 Bases de datos<br />

En relación con el sistema de información<br />

administrativo y académico, se evidencia<br />

que todo el personal de la institución hace<br />

uso del mismo, dependiendo del proceso<br />

que manejan, ya sea para la consulta o<br />

para la captura de datos. Los entrevistados<br />

enfatizan en que cada uno tiene clave<br />

de ingreso, como forma de garantizar la<br />

seguridad de la información y evitar que<br />

ésta se altere por manipulación indebida.<br />

(… “Son diferentes, los que están en el<br />

correo electrónico dependen del Sistema<br />

de Gestión documental, que ellos creo no<br />

habían abordado esa parte, pero a partir<br />

de este momento están abordando la parte<br />

electrónica, creo que si porque creo que si<br />

pregunté hace 15 días, para seguirles la<br />

pista a solicitudes que hacen los directores<br />

de programa y que uno puede evidenciar<br />

se han quedado sin respuesta o que las han<br />

respondido en términos diferentes a lo que<br />

se dice que deben responder, falta hacer un<br />

enlace en electrónico del software para que<br />

el directamente el director o decano, ellos<br />

puedan responder y esa respuesta queda<br />

codificada en el SGD, pero hasta ahora<br />

ellos deben llamar y dan un código, queda<br />

trasmano, pero debería automáticamente<br />

el sistema, y darle el código DIT para la<br />

respuesta. Ellos están trabajando en esa<br />

pauta y seguimiento y control del correo<br />

electrónico. El portal si es distinto porque<br />

este se controla, está a cargo con todo lo<br />

que es comunicación interna en la oficina<br />

de imagen y comunicación y promoción y<br />

ellos están seleccionando un Community<br />

Manager, se va a encargar de la gestión y<br />

seguimiento a las comunidades esas que<br />

entran, pero también la información que<br />

aparece en el portal y se han cometido<br />

errores y yo veo que se actualiza la<br />

información”…) I3T8S8P12<br />

2.1.3 Correo electrónico<br />

Por otro lado, para el correo electrónico se<br />

dispone de una política institucional que<br />

determina que el correo interno se debe<br />

manejar a través de la aplicación Lotus y


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

23<br />

el institucional externo, por Outlook. Los<br />

empleados hacen uso diario del correo<br />

interno para las transacciones requeridas en<br />

cumplimiento de las funciones que realizan.<br />

“Si, aquí afortunadamente la institución,<br />

ha sido, su cultura, llega un Lotus y<br />

se imprime y resulta que no se trata de<br />

eso entre menos papel se tenga mejor,<br />

si la profe se da cuenta en Lotus ya sale<br />

un mensaje, si no es necesario que no<br />

imprime y es parte de la cultura hacer<br />

menos dispendioso la institución este<br />

semestre para el sistema de gestión<br />

de calidad adquirió una herramienta<br />

de administración del sistema lo que<br />

nos va disminuir el consumo del papel<br />

fuertemente para que no se debe imprimir<br />

nada , ya todo viaja es por red, para que no<br />

revisen, ni nada de eso, ya la institución<br />

trabaja fuertemente, porque la gente está<br />

acostumbrada , fírmeme acá entonces es<br />

un cambio de cultura que nos es fácil<br />

hacerlo, la gente está acostumbrada”.<br />

I3T9S9P<br />

2.1.4 Páginas web<br />

Respecto a las páginas web de la institución,<br />

los entrevistados responsables del proceso<br />

de Imagen y Comunicación reciben la<br />

información o los contenidos a registrar,<br />

la revisan, en colaboración con el área de<br />

tecnología y la publican para conocimiento<br />

y difusión de toda la comunidad<br />

universitaria. La página web se mantiene<br />

actualizada con todos los servicios que<br />

presta a los docentes, estudiantes, personal<br />

administrativo y comunidad en general, en<br />

aspectos relacionados con la institución y los<br />

programas académicos. Se considera como<br />

una herramienta de difusión con mucha<br />

credibilidad para todos los que la consulten.<br />

El líder del proceso de gestión de calidad<br />

comenta que:<br />

“<strong>No</strong>sotros del sistema de gestión de<br />

calidad no. El portal es administrado por<br />

comunicación e imagen y ellos, son los<br />

que definen que está y qué no dentro del<br />

portal”. I3T9S9P12.<br />

2.2 Conservación y preservación a largo<br />

plazo<br />

Con relación a la conservación de los mensajes<br />

de datos y documentos electrónicos, la Ley 527<br />

de 1999 exige que se cumplan las condiciones<br />

de accesibilidad para posterior consulta, que<br />

el mensaje o documento sea conservado en el<br />

formato creado, enviado o recibido o en otro<br />

formato con el cual se pueda demostrar que<br />

la información generada, enviada o recibida<br />

se reproduce con exactitud. La misma ley<br />

ordena se conserve la información que permita<br />

determinar el origen, el destino, la fecha y la<br />

hora en que fue enviado o recibido el mensaje<br />

o producido el documento. <strong>No</strong> estaría sujeta a<br />

la obligación de conservación, la información<br />

que tenga por única finalidad facilitar el envío<br />

o recepción de los mensajes de datos; los<br />

libros y papeles del comerciante podrán ser<br />

conservados en cualquier medio técnico que<br />

garantice su reproducción exacta.<br />

Esta categoría se asume a partir de los aspectos<br />

de tiempo de conservación, criterios de retención<br />

con miras a la conservación y disposición final,<br />

formas de garantizar la conservación para<br />

que los documentos permanezcan auténticos,<br />

íntegros y confiables. Se indagó sobre la<br />

forma cómo garantizan la conservación de<br />

los documentos electrónicos a largo plazo<br />

y se evidenció que asumen que el primer<br />

responsable de la conservación es la unidad<br />

productora o quien los crea; los documentos,<br />

según lineamientos institucionales, se deben<br />

organizar en la unidad V del computador y<br />

hacer copias periódicas con la asesoría del área<br />

de tecnología, con el fin de conservarlos para<br />

su posterior recuperación.<br />

“Por el momento generando dos archivos,<br />

yo tengo lo que es mi carpeta personal,<br />

guardo copia de lo que se están generando y<br />

esta la otra copia ahí, ya como política de la<br />

institución de conservación de back up no sé<br />

cómo, no conozco, pero me imagino que habrá<br />

dependiendo y atendiendo la norma ISO 9000<br />

tiene que haber una conservación de esos<br />

archivos como será, pues no sé si gestione<br />

desde sistema o algún archivo general de los<br />

archivos, será un apolítica que se tienen que<br />

implementar, hasta ahora estamos empezando<br />

a dar esos pasos”. I3T15S15P9


24 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

2.2.1 Requisitos de conservación<br />

(autenticidad, integralidad y<br />

confiabilidad)<br />

Algunos entrevistados manifestaron no<br />

conocer procedimiento alguno para garantizar<br />

la autenticidad, confiabilidad e integridad de<br />

los documentos electrónicos. Consideran que<br />

la garantía la proporciona, por un lado, el área<br />

de tecnología y por otro, la responsabilidad y la<br />

ética que cada persona tiene sobre el manejo de<br />

la información de los documentos electrónicos.<br />

Igualmente, comentan que hacen el cambio<br />

de la información a otro formato como PDF o<br />

realizan copias de seguridad de la información<br />

que poseen.<br />

“Pues garantía, mal haría decir que no, que<br />

está garantizado ciento por ciento, porque<br />

la gente hasta ahora está entrando en el<br />

cuento de los Registros Electrónicos, pero<br />

la idea si es que toda la información y hoy<br />

en día se manejan los sistemas de seguridad<br />

informática y la institución quiere que la<br />

información institucional, pues hoy se va<br />

una persona de la institución y se lleva la<br />

información y nadie se dio cuenta y se va y<br />

no la dejo y toca volver a reconstruir, pero<br />

con el nuevo Manual de Gestión documental<br />

le va a dar forma para garantizar que la<br />

información está”. I3T9S9P9<br />

“Vuelvo y digo debemos verificar, analizar<br />

como electrónicamente vamos a ubicar las<br />

TRD de lo electrónico, yo diría que en el<br />

mismo momento que este implementado todo<br />

el sistema, va a ser mucho más fácil, montar<br />

las mismas TRD para los documentos<br />

digitalizados y esto obligaría a Dirección de<br />

Información Tecnológica a que cambien y a<br />

Gestión documental a que también clasifique<br />

la información de acuerdo a este retención de<br />

acuerdo a la durabilidad o permanencia de la<br />

información, pero tampoco tiene sentido hacer<br />

back up de back up, y llenar una cantidad de<br />

cosas de información allí se debe hacer una<br />

gran limpieza o al interior de cada unidad<br />

con los respectivos controles, con actas<br />

que me permitan registrar la información<br />

borrada, como entro y veo reportes de<br />

estudiantes del año 2012, esa información<br />

no la necesito la puedo desechar según la<br />

TRD, tampoco almacenar porque se me llena<br />

toda la memoria. Pero debe tenerse el mismo<br />

criterio del físico, verificar la TRD, no borrar<br />

por borrar dejando la evidencia y constancia<br />

de que se borró y el listado de todo lo borrado.<br />

Pero debe tenerse también el mismo criterio<br />

del físico, pero no puedo porque se me antojo,<br />

y por TRD el documentos tiene dos años y<br />

borrar, dejando evidencia y constancia de<br />

que se borró no es borrar por borrar dejar en<br />

acta todo el listado”. I2T2S2P15<br />

2.2.2 Tablas de retención documental<br />

(TRD)<br />

El Decreto 2578 del 2012 y el Acuerdo 04 del<br />

2013 proveen los lineamientos para el uso de<br />

las tablas de retención documental (TRD), como<br />

el instrumento archivístico más importante en<br />

la organización de los archivos en las distintas<br />

fases. Se indagó sobre la existencia de los<br />

documentos electrónicos en dicho instrumento<br />

y se evidenció que hasta la fecha no se habían<br />

incluido, pero que el sistema de gestión de<br />

la calidad había elaborado una matriz para<br />

el control de ese tipo de documentos, que<br />

posteriormente serían incluidos en la TRD. De<br />

otra parte, los entrevistados expresan que es<br />

la misma matriz que contiene los documentos<br />

físicos, pero que el área de Tecnología, junto<br />

con la oficina de Gestión documental, debe<br />

encargarse de ese proceso.<br />

2.2.3 Criterios de tiempos de retención<br />

Respecto a los criterios utilizados para decidir<br />

los tiempos de conservación, hay quienes<br />

son partidarios de que cada persona que<br />

produce la información decida el tiempo de<br />

conservación. Otros por el contrario, hablan de<br />

un criterio conciliador entre gestión de calidad<br />

y gestión documental; finalmente, hay criterios<br />

relacionados con la pertinencia en el tiempo,<br />

el uso y la necesidad de la información que se<br />

tenga en el servicio, etc.<br />

“<strong>No</strong>rmalmente hay algunos documentos de<br />

conservación total, como los libros de los<br />

programas, las actas de algunos comités,<br />

normalmente unos tienen permanencia de<br />

cinco años o un año sobre todo por el tema de<br />

las notas, controles temáticos, hay algunos<br />

temas como los acompañamientos que no se


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

25<br />

generan pero se mantienen para el manejo<br />

general de la institución, fue aprobado por<br />

la Vicerrectoría y aprobado por el sistema de<br />

gestión de calidad”. I2T4S4P11<br />

“Eso tengo entendido, que esos criterios se<br />

sacan según la prioridad o la necesidad de<br />

información que se tenga en el servicio, como<br />

la investigación de accidentes, panoramas<br />

de riesgos, toda las autorizaciones que se<br />

necesitan y que a diario se están modificando<br />

por eso mismo por las modificaciones que se<br />

les hizo, esos son los criterios que nos han<br />

indicado como es la importancia de mantener<br />

la información para ser actualizada”.<br />

I3T13S13P8<br />

2.2.4 Transferencias documentales<br />

Igualmente, el Decreto 2609 del 2012 considera<br />

las transferencias como un proceso vital en la<br />

gestión documental. Al interrogar sobre la<br />

transferencia de la información electrónica, los<br />

entrevistados manifestaron no haber realizado<br />

ninguna, porque no se había estipulado hacerlo<br />

a la fecha y, además, declararon estar iniciando<br />

este proceso y haber realizado transferencias<br />

de documentos físicos.<br />

“Básicamente le comento que este año<br />

casualmente van a incluir una solución o<br />

nuevo software que incluye todo lo del sistema<br />

de gestión de la calidad, y el sistema nos va a<br />

avisar en qué momento a migrar los archivos,<br />

pero básicamente se tiene establecido que<br />

esos archivos se van a guardar en un medio<br />

magnético en un back up y se guardará en la<br />

Vicerrectoría pero ese disco duro tendrá un<br />

momento en que pase del archivo de gestión<br />

al central, y me imagino que tendrá que ver<br />

el apoyo de tecnología”. I3T13S13P7<br />

2.2.5 Seguridad de la información<br />

La Ley 527 de 1999 reglamenta el uso y<br />

acceso del mensaje de datos y el comercio<br />

electrónico. La norma ISO 27001 plantea que<br />

la información digital, documentos en papel,<br />

computadores y redes necesitan protección<br />

contra los fraudes informáticos en términos<br />

de garantizar la originalidad, integridad,<br />

autenticidad, confiabilidad y disponibilidad de<br />

la información. Al respecto, en los testimonios<br />

afirman que hacen back up periódicamente, en<br />

la forma como la institución lo haya decidido;<br />

que existe política de cambio de tecnología<br />

cada vez que se requiera y que aplican la<br />

política de gestión de documentos digitales a<br />

la organización de la información en los PC de<br />

las oficinas.<br />

“Si, los problemas más recurrentes problemas<br />

de virus, que ocasiona que se pierdan los<br />

documentos, él no conocimiento de cómo<br />

organizar la información que se hace a que<br />

se pierda o se duplique la versión, no se tiene<br />

a la mano la versión más reciente, también<br />

la forma como los usuarios nombran las<br />

carpetas, como los archivos, eso ha generado<br />

que se pierdan los accesos a otros problemas<br />

que tienen que ver con la parte física del<br />

computador, que permite que la información<br />

se pueda dañar si hay algo en el disco y viene<br />

ligado a que no hay mucho la cultura de<br />

sacar back up de la información que se tiene”.<br />

I3T22S22P4<br />

2.3. Evaluación, selección y valoración de<br />

documentos<br />

En esta categoría se formularon preguntas<br />

relacionadas con los criterios utilizados<br />

para definir el tiempo de conservación de<br />

los documentos en cada fase del archivo. Se<br />

indagó sobre quién decide los tiempos de<br />

retención, sí existe algún comité que valide<br />

las valoraciones y procesos de selección y<br />

evaluación de los documentos electrónicos.<br />

En las respuestas se evidenció la existencia<br />

de una matriz de documentos electrónicos<br />

controlada y evaluada por el sistema de gestión<br />

de la calidad y la participación en el comité de<br />

gestión documental, aunque los documentos<br />

electrónicos aún no figuraban en la tabla de<br />

retención documental.<br />

2.3.1 Evaluación<br />

Según lo demuestran las evidencias, la<br />

evaluación para los entrevistados, corresponde<br />

a la auditoría interna y externa que lleva a<br />

cabo el Sistema de Gestión de la Calidad con


26 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

el propósito de alcanzar la Certificación que<br />

otorga el ente calificador.<br />

“Hasta la fecha nos hicieron el<br />

requerimiento. En la pasada auditoría me<br />

sorprendió muchísimo, porque a pesar de<br />

que yo me empeñe en mostrar los soportes<br />

digitales, electrónicos ,no me los aceptaron,<br />

desconocieron las directrices de la institución<br />

de no imprimir y desconocieron además<br />

una gestión que en el 80% está hecha en<br />

digital y electrónico pero eso me sorprende,<br />

por eso no ha sido sometido a ningún tipo de<br />

control, hasta ahora se está implementando<br />

el formato, se está socializando, no sé si por<br />

capricho del funcionario estamos en etapa<br />

de prueba y error y sería muy injusto que se<br />

tomaran como criterios o como por última<br />

palabra lo que hay hasta la fecha, pero sí creo<br />

que deben tener en cuenta los avances que<br />

hay hasta la fecha”. I3T17S17P11<br />

2.3.2 Valoración<br />

Cabe señalar que el proceso de valoración está<br />

formalizado en el Decreto 2609 del 2012. Para<br />

conocer sobre el asunto, se indagó acerca de los<br />

criterios tenidos en cuenta para la valoración<br />

de los diferentes tipos de documentos<br />

electrónicos, tecnología, participación, comités<br />

y evidencias o registro. Al respecto se encontró<br />

que la participación se da a través del sistema<br />

de gestión documental y que éste avala el<br />

proceso y determina los documentos que deben<br />

incluirse en la TRD y en la matriz del control de<br />

documentos electrónicos.<br />

“Bueno, la parte valoración que hace la<br />

dirección información tecnológica de las bases<br />

de datos, está ligado a las tendencias de las<br />

tecnologías, hay necesidad de evaluar si los<br />

sistemas que estamos utilizando actualmente<br />

son los vigentes, o son los mejores. Se hace<br />

entonces una evaluación de la información<br />

para ver si es necesario pasarla de un<br />

sistema a otro o dejarla como repositorio para<br />

crear uno nuevo, en el caso de las páginas<br />

web del portal se revisa y es necesario<br />

pasarla de un sistema a otra, o si en el caso<br />

de las páginas web del portal institucional<br />

si se va a pasar de una plataforma a otra se<br />

evalúa que información se va, o si realmente<br />

es meritorio que pase o no. En el caso de<br />

los correos electrónicos en este momento la<br />

información no es de nosotros es del usuario<br />

y es un tercero que se encarga de revisar esas<br />

cuentas, pero la administración no depende<br />

del departamento”. I3T22S22P12<br />

2.3.3 Participación en la valoración<br />

En este punto es importante anotar que los<br />

entrevistados afirmaron tener participación en<br />

los comités que presentan la propuesta para la<br />

valoración y en conjunto deciden, pero que el<br />

sistema de gestión de calidad es la instancia<br />

que finalmente aprueba. También, participan<br />

los líderes de los procesos y productores de<br />

documentos, en unión con la oficina de gestión<br />

documental. El testimonio resalta que tienen<br />

en cuenta la pertinencia, fiabilidad, confianza<br />

y veracidad de los documentos, cómo<br />

conservarlos y para qué.<br />

“Bueno, pues nosotros participamos con todo<br />

el grupo vemos la pertinencia, la fiabilidad,<br />

la confianza, la veracidad de los documentos<br />

lo compartimos entre todos, nadie lo impone<br />

o lo imponemos todos, porque cada uno de<br />

nosotros como unidad de gestión de calidad,<br />

vemos como se manejan o posteriormente, y<br />

vemos como los requerimos en determinado<br />

momento y para que, necesitamos la<br />

información y así las cosas entre todos<br />

construimos las tablas de retención<br />

documental y el cómo debemos conservar<br />

los documentos y porqué”. I2T2S2P18<br />

2.3.4 Evidencia o registro de la valoración<br />

Los testimonios aquí expuestos demuestran<br />

que la responsabilidad en el control de los<br />

documentos electrónicos la asume el sistema<br />

de gestión de la calidad y que en las auditorias<br />

se desconoce el soporte digital, es decir,<br />

todavía no se acepta del todo a pesar de que la<br />

institución tiene como política no imprimir en<br />

papel; igualmente, existe la matriz de registro<br />

de los documentos electrónicos con la ruta de<br />

acceso, controlada por el SGC.<br />

“De los archivos electrónicos queda la matriz<br />

que se construye en conjunto y pasan por el


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

27<br />

Sistema Gestión de Calidad, que aprueban y<br />

suben a través de la intranet los que quedan<br />

como electrónicos”. I3T3S3 P13<br />

2.3.5 Criterios de valoración<br />

Según los testimonios, los criterios de<br />

valoración utilizados los definen en consenso,<br />

pero tienen en cuenta la pertinencia, el uso<br />

que cada uno le da, el tiempo, importancia,<br />

cantidad, necesidades, requerimientos, últimas<br />

versiones, confiabilidad, veracidad, confianza,<br />

confidencialidad entre otros.<br />

“La pertinencia de la información<br />

relacionada con lo que se maneja en el área.<br />

Todo lo que nos permita evidenciar la gestión<br />

dentro del proceso, es considerado para la<br />

valoración electrónica. Y también todo lo<br />

que permita ser utilizado para apoyo de la<br />

gestión”. I1T1S1P9<br />

“Tuvimos en cuenta los criterios que<br />

determinaba en su momento el Ministerio;<br />

por ejemplo de acuerdo con el tema de<br />

registro calificado, otros elementos el tema<br />

de los estudiantes respecto a las necesidades<br />

y solicitudes que hacían los estudiantes, por<br />

ejemplo, como reclamación en las notas y<br />

formatos que se requerían, de todas formar<br />

fue un consenso desde la Vicerrectoría<br />

Académica definiendo en primera instancia<br />

lo que se necesitaba conservar era lo que el<br />

Ministerio requería o solicitaba de acuerdo<br />

con los registros calificados como los libros<br />

oficiales de los programas, los PEP, algunos<br />

soportes de notas, actas que son necesarias<br />

para probar que se hacen los comités y para<br />

que se tengan en cuentan las decisiones<br />

que se toman al interior de las facultades y<br />

que luego se reportan a la Vicerrectoría”.<br />

I2T4S4P9<br />

3. Discusión<br />

En lo referente a la categoría de planeación,<br />

producción, gestión y trámite, los entrevistados<br />

manifestaron que los formatos que utilizan son<br />

diseñados y aprobados por la dependencia<br />

que maneja el sistema de gestión de la calidad<br />

(Oficina de Planeación), previa presentación<br />

por parte del proceso a la oficina de gestión<br />

documental para y revisión y control. Comentan<br />

que la decisión del manejo de los documentos<br />

electrónicos es reciente en la institución;<br />

reconocen que apenas están iniciando este<br />

proceso y que los empleados carecen todavía de<br />

una cultura de gestión documental para aplicar<br />

la política ‘cero papel’, como lo ha venido<br />

proponiendo la institución, alineada con las<br />

políticas de gobierno electrónico y la política<br />

‘cero papel’ que también ha reglamentado el<br />

Archivo General de la Nación, cuya finalidad<br />

es disminuir el volumen documental impreso,<br />

hacer más rápida y eficiente la prestación de los<br />

servicios y contribuir con el medio ambiente.<br />

Los testimonios, además, hacen referencia a<br />

la impresión de los documentos solo cuando<br />

los requieren; por ejemplo, para un informe<br />

a entidades del estado. Los documentos<br />

ofimáticos como word, excel, power point que<br />

producen son tramitados a través de los<br />

correos internos lotus y outlook y para envíos<br />

externos utilizan una empresa privada, la<br />

cual garantiza la entrega oportuna de la<br />

correspondencia. Se usa el papel reciclado para<br />

imprimir borradores que requieren revisión y<br />

más aún, se hacen impresiones económicas<br />

por las dos caras del papel para evitar costos<br />

en el consumo de materiales.<br />

Por otro lado, respecto a los problemas<br />

presentados en la producción de este tipo de<br />

documentos, han visto con preocupación la<br />

influencia que tienen las nuevas tecnologías en<br />

la gestión de los mismos, por la obsolescencia<br />

que pueden presentar y por los avances de<br />

la tecnología que hace que las instituciones<br />

deban invertir más dinero para la renovación<br />

de software y hardware que permita gestionar<br />

la información y garantizar su autenticidad y<br />

disponibilidad sin interesar el tipo de formato<br />

en que esté disponible la información.<br />

Igualmente, existe preocupación por la pérdida<br />

que pueda sufrir la información electrónica,<br />

cuando se carece de políticas periódicas sobre<br />

la realización de copias de seguridad, ya que<br />

este procedimiento es responsabilidad de cada<br />

productor de documentos y a nivel institucional<br />

el back up la hace el área de tecnología e<br />

informática. Algo semejante ocurre con las<br />

transferencias de este tipo de información al


28 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

archivo central y al archivo histórico, lo cual<br />

no está definido aún en la tabla de retención<br />

documental, pues no se poseen evidencias de<br />

valoración de los documentos electrónicos,<br />

para orientar sobre la disposición final que<br />

se le aplicará a los mismos; o sea, medio<br />

de conservación, migración, conversión,<br />

emulación (servidor, en línea, claves de<br />

seguridad).<br />

Así mismo, los entrevistados declaran que si<br />

bien a través de lineamientos del sistema de<br />

gestión de la calidad se han dado algunas<br />

instrucciones para la producción, trámite y<br />

organización de los documentos electrónicos,<br />

se necesitan más acompañamiento en cuanto a<br />

la organización en los equipos de computación,<br />

cómo y cada cuánto realizar las copias de<br />

seguridad y en qué tecnología se debe efectuar<br />

la transferencia a las distintas etapas de los<br />

archivos; o si por el contrario se mantendrán<br />

en un servidor en el área de Tecnología y<br />

se darán permisos con contraseñas al jefe<br />

del archivo para que permita el acceso a la<br />

información contenida en los mismos. Sin<br />

embargo, surge el interrogante sobre quién va<br />

a responder por la seguridad de la información<br />

para la preservación a largo plazo con fines de<br />

consulta: el archivo, el área de tecnología o las<br />

dos dependencias.<br />

Aquí es importante resaltar que la gestión<br />

de los documentos electrónicos, desde su<br />

inicio, implica una decidida actualización<br />

del hardware y software, según lo requiera<br />

la institución. La participación de los<br />

ingenieros de sistemas, de los responsables<br />

administrativos implicados en la generación<br />

de documentos y el personal de gestión<br />

documental, facilitaría la identificación,<br />

localización y contextualización en las fases<br />

del tratamiento archivístico. Al mismo tiempo,<br />

el documento electrónico pasa por diversas<br />

fases en su ciclo vital, tales como la de diseño,<br />

creación y mantenimiento, las cuales son<br />

aplicables a los documentos tradicionales, pero<br />

muy complejas al aplicarlo a los electrónicos,<br />

por lo cual se deben fijar responsabilidades en<br />

cada etapa del ciclo vital, a partir del diseño<br />

y contexto de creación, hasta la disposición<br />

final, con el fin de garantizar la preservación,<br />

fiabilidad, autenticidad e integridad a largo<br />

plazo (López, 2000).<br />

Al respecto Zapata (2012) comenta que el<br />

desarrollo de las TIC, los avances en la teoría<br />

archivística, los nuevos enfoques sobre gestión<br />

documental, la aparición de los conceptos de<br />

e-gobierno, e-administración, e-democracia,<br />

e-documentos, afectan el valor de la<br />

información, modelos, herramientas, métodos,<br />

prácticas y procedimientos. Estos conceptos<br />

se deben aplicar para afrontar el volumen de<br />

información electrónica, que de no atenderse<br />

oportunamente, traerá como consecuencia la<br />

pérdida de la información, que es el capital<br />

más valioso que tiene una institución para su<br />

memoria corporativa.<br />

Desde la perspectiva de la categoría de<br />

conservación y preservación de los documentos<br />

a largo plazo, algunos entrevistados tienen<br />

muy claro que el tiempo de retención no tiene<br />

porqué ser diferente al de los documentos<br />

tradicionales. Se considera que la información<br />

es la que se valora y no el medio en el que se<br />

encuentra, aunque sí se debe tener en cuenta que<br />

la organización de los documentos electrónicos<br />

gestionada con rigor facilita la consulta, por la<br />

rapidez y eficacia para los usuarios. Por este<br />

motivo, se supone que se debe dejar mucho<br />

más tiempo en el archivo de gestión, mientras<br />

que por durabilidad del soporte en los archivos<br />

históricos persistirían menos tiempo, por lo<br />

cual se deben equilibrar estas decisiones, con<br />

el propósito de garantizar la preservación de<br />

la información a largo plazo. En cuanto a la<br />

transferencia y seguridad de la información, se<br />

infiere que ésta debe revisarse constantemente,<br />

porque en el paso de un sistema a otro, de un<br />

soporte a otro o por las condiciones ambientales<br />

en las que se conservan, sí no son las más<br />

adecuadas, puede conducir a la pérdida de la<br />

información.<br />

Es necesario hacer la salvedad que es<br />

importante la implementación de un sistema<br />

de gestión de documentos con el propósito<br />

de garantizar la integridad y conservación<br />

permanente de la información contenida en<br />

los documentos electrónicos; esto con el fin de<br />

que sea útil para la historia y la investigación<br />

de la institución. Es más, la preservación a<br />

largo plazo debe pensase en relación con los<br />

constantes cambios de hardware y software;<br />

por lo tanto, es necesario planear su migración o<br />

emulación según los recursos de la institución.


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

29<br />

Una de las maneras de lograr la conservación<br />

es trabajar en forma colaborativa con el<br />

área de tecnología y el SGC para que la<br />

infraestructura tecnológica tenga las<br />

condiciones técnicas y archivísticas que<br />

favorezcan la, autenticidad, disponibilidad,<br />

confidencialidad y durabilidad de la<br />

información.<br />

Si bien las nuevas tecnologías son una gran<br />

ayuda para la conservación de la información<br />

electrónica, se deben analizar los sistemas<br />

de seguridad utilizados y verificar que el<br />

hardware y software no estén obsoletos, con el<br />

fin de asegurar la fiabilidad de la información,<br />

ya que los documentos electrónicos se<br />

conservan auténticos si cumplen con los<br />

principios de confidencialidad, integridad,<br />

disponibilidad y el no repudio; es decir que<br />

no pueda ser negada su creación, que estén<br />

completos y que no presenten muestra de<br />

manipulación.<br />

Adicionalmente, se ha evidenciado que en<br />

los archivos de gestión coexisten los soportes<br />

tradicionales, junto con los electrónicos, razón<br />

por la cual los archivos se deben organizar<br />

según la naturaleza de los soportes, teniendo<br />

en cuenta que los documentos electrónicos<br />

gozan de todas las garantías normativas. Con<br />

apoyo de las nuevas tecnologías se pueden<br />

conservar auténticos, utilizables e íntegros<br />

y con refuerzo del sistema de gestión de<br />

calidad y gestión de documental, se deben<br />

identificar en las TRD de la institución, para<br />

que se les apliquen los mismos procesos<br />

archivísticos que a los tradicionales,<br />

teniendo presente que los documentos<br />

electrónicos poseen una estructura lógica<br />

y no física. Otros entrevistados afirmaron<br />

que la responsabilidad de la seguridad de la<br />

información electrónica no es solo del área<br />

de tecnología, sino también de todos los<br />

que participan en los procesos de gestión de<br />

calidad, pues consideran que es un sentido de<br />

pertenencia y de ética velar por la seguridad<br />

de la información que producen y tramitan<br />

con fines de conservación a largo plazo.<br />

Como tradicionalmente conviven archivos<br />

electrónicos y físicos, es importante conocer<br />

lo que opina Marcos (1999) al respecto,<br />

quien anota que:<br />

Los documentos electrónicos conviven<br />

en el archivo con los documentos en<br />

soporte tradicional, y no solo conviven al<br />

compartir un espacio físico (primero en la<br />

oficina y luego en un archivo de depósito<br />

en la misma institución o fuera de ella)<br />

sino que incluso conviven en el tiempo y<br />

en la función que cumplen. Es decir, en la<br />

tramitación de un expediente puede darse<br />

el caso de que se generen documentos<br />

en papel y documentos electrónicos,<br />

por lo que el archivero no deberá dar<br />

distinto tratamiento archivístico a esos<br />

documentos basándose en la diferencia<br />

de formatos, sino que los tratará como un<br />

expediente. (p. 4).<br />

Igualmente, puede pasar que una serie<br />

documental esté conformada por expedientes<br />

en papel, en soporte electrónico y expedientes<br />

constituidos por documentos en diferentes<br />

formatos y como tal, deben ser tratados en la<br />

ordenación lógica o en la física, ya que no es<br />

posible ordenar papeles y archivos electrónicos<br />

con un mismo criterio. En consecuencia, se<br />

debe planear la adquisición de los recursos<br />

tecnológicos de acuerdo con las necesidades<br />

de cada institución, especialmente la compra<br />

de software y hardware que deben estar acordes<br />

con estándares internacionales, para garantizar<br />

la autenticidad, integridad, confiabilidad y<br />

disponibilidad a de la información largo plazo.<br />

También, se debe tener presente la propuesta<br />

de López (2000), quien sugiere utilizar el<br />

formato de conversión universal; hacer<br />

migración de documentos electrónicos cada<br />

cinco años, aunque es costoso, o no migrar<br />

y dejar que sean obsoletos, para lo cual<br />

los ingenieros responsables en el área de<br />

tecnología construirán emuladores que los<br />

harán legibles. A esta tarea se agrega el costo<br />

de los emuladores, los cuales con el tiempo,<br />

también se volverán obsoletos y se requerirán<br />

otros para interpretar los existentes, o en caso<br />

contrario dejar que los archivos se conviertan en<br />

museos de las tecnologías, conservando todos<br />

los ordenadores y las aplicaciones informáticas<br />

que han servido para la generación de los<br />

documentos.<br />

Otro factor para conservar los documentos de<br />

forma integral a largo plazo es documentar en


30 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

la política de gestión documental electrónica, el<br />

procedimiento para realizar la migración y la<br />

periodicidad con la que se harían los back up y<br />

utilizar las firmas electrónicas para autenticar<br />

las transacciones; igualmente, el hardware y<br />

software deben superar la vida de los soportes.<br />

Finalmente, en esta categoría se resalta que el<br />

éxito de la valoración depende de la aplicación<br />

de procedimientos y políticas en torno a los<br />

plazos de conservación y la realización de la<br />

valoración oportunamente.<br />

Por consiguiente, se debe tener presente que la<br />

preservación de los documentos electrónicos<br />

está relacionada con el acceso y la finalidad<br />

de conservar tiene que ver con la posibilidad<br />

de consultarlos en el futuro; es decir, se trata<br />

de garantizar que la información de los<br />

documentos esté disponible para la consulta y<br />

sean legibles, de tal forma que se evidencie<br />

valor probatorio. Por lo anterior, se puede<br />

afirmar que un documento está preservado si<br />

se logra recuperar, si después de recuperado<br />

se demuestra que es fiable y que sirve como<br />

prueba a su creador.<br />

Igualmente, el éxito de la preservación<br />

demanda planificar el inicio de la vida de<br />

los documentos, a partir de la concepción<br />

del sistema, pues si se diseña un plan de<br />

preservación desde el comienzo, solo será<br />

necesario durante el resto del ciclo de vida<br />

realizar un seguimiento para verificar que<br />

se haya cumplido lo programado. Justificar<br />

lo anterior significa tener en cuenta que los<br />

documentos electrónicos tienen el problema<br />

de presentar una vertiginosa obsolescencia<br />

respecto de los medios en los que se registra<br />

la información, lo que trae como consecuencia<br />

el traspaso de la información de un sistema<br />

de almacenamiento a otro; también, se debe<br />

reflexionar sobre la longevidad intrínseca del<br />

soporte, ocasionada entre otras cosas por la<br />

exposición a condiciones ambientales no aptas<br />

para la conservación y preservación de estos<br />

soportes.<br />

En relación con la opinión de los entrevistados<br />

sobre la aplicación de procedimientos<br />

de evaluación, selección y valoración, se<br />

observó que actualizan la información en las<br />

bases de datos y conservan los del semestre<br />

anterior; igualmente, registran en el portal<br />

web la información relacionada con fechas de<br />

matrículas, pagos, créditos de ICETEX, etc., de<br />

interés para los estudiantes. En lo referente<br />

al control y evidencia de la existencia de los<br />

documentos electrónicos, el sistema de gestión<br />

de calidad ha elaborado una matriz para<br />

el registro de los documentos electrónicos,<br />

que aprueba y estudia la oficina de gestión<br />

documental. Los entrevistados expresan que<br />

es importante que el sistema de gestión de<br />

la calidad y gestión documental orienten<br />

el momento de llevar a cabo la valoración.<br />

A la par, manifiestan el deseo de participar<br />

activamente en las decisiones de valoración,<br />

pero a veces algunas unidades administrativas<br />

ven frenada la posibilidad de manejar todo el<br />

ciclo de la información de forma electrónica,<br />

porque no es avalado por las auditorías de<br />

calidad de la institución, lo cual va en contravía,<br />

expresan ellos, de la política ‘cero papel’ que la<br />

institución ha manifestado querer aplicar.<br />

Por lo demás, los criterios de valoración<br />

aplicados a la documentación electrónica que<br />

maneja la institución son válidos y no difieren<br />

de los aplicados a los documentos tradicionales;<br />

es decir, tienen en cuenta los valores primarios<br />

y secundarios de acuerdo con el tiempo de<br />

uso, importancia, pertinencia, cantidad,<br />

relevancia y evidencia. Por ser electrónicos es<br />

preciso, también, tener en cuenta el ambiente<br />

en el que se desarrollan como la estructura,<br />

contexto y contenido, el hardware y el software<br />

con los que son producidos, tramitados y<br />

gestionados, lo cual da garantía de seguridad<br />

a la información, autenticidad, integralidad,<br />

disponibilidad y fiabilidad; además, se debe<br />

considerar la periodicidad de las migraciones<br />

efectuadas.<br />

A nivel teórico, según opinión de Mendoza<br />

(2009) y Serra (2008), los criterios de valoración<br />

para los documentos electrónicos, no tienen<br />

porqué variar respecto a los que se aplican a<br />

los documentos tradicionales. <strong>No</strong> obstante,<br />

sostienen que por las características de los<br />

primeros es necesario implantar otros criterios<br />

o aspectos que son propios de los documentos<br />

electrónicos; por ejemplo, establecer<br />

plazos iguales para la misma información<br />

independiente del formato por aspectos legales;<br />

plazos más amplios para los electrónicos desde<br />

el punto de vista de accesibilidad y un plazo más


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

31<br />

corto para los documentos en otros soportes<br />

distintos a papel con fines de preservación, por<br />

ser la información más volátil y vulnerable.<br />

Por lo anterior, se insiste en que la valoración<br />

reside en reconocer el valor de los documentos<br />

y establecer los tiempos de retención, después<br />

de haber servido de apoyo a la toma de<br />

decisiones a los creadores; de ahí que en el<br />

entorno electrónico la valoración se realice<br />

en los primeros estadios del ciclo de vida de<br />

éstos; o sea, antes de ser creados en la etapa<br />

de proyección en el sistema. Igualmente, este<br />

proceso de valoración debe ser transversal a lo<br />

largo de la vida del documento electrónico y al<br />

aplicarlo funcionalmente se decidirá cuáles de<br />

ellos deben integrar el sistema y cuáles serán<br />

de archivo. A la par, es conveniente una vez<br />

que deje de ser utilizado por la institución,<br />

hacer otra valoración; puede suceder que<br />

algunos documentos cuya creación se aprobó,<br />

no hayan sido creados o que no reflejen ser<br />

resultado de funciones de los productores,<br />

por lo que se insiste en aplicar una valoración<br />

continúa sobre los mismos.<br />

Por otro lado, es importante resaltar que<br />

en contraposición al soporte tradicional,<br />

en el ambiente electrónico, la valoración<br />

debe realizarse a partir del momento de la<br />

planificación, creación y utilización, mediante<br />

el análisis del contexto, estructura y contenido,<br />

en el que se crearon y haciendo uso de los<br />

mismos procedimientos de la valoración de<br />

los documentos tradicionales, proceso en<br />

el cual debe intervenir un grupo integral e<br />

interdisciplinario de profesionales. Confirma<br />

este análisis lo dicho por Duranti (2003)<br />

quien afirma que en el ambiente electrónico<br />

“La valoración debe llevarse a cabo desde las<br />

primeras fases del ciclo vital de los documentos<br />

y en más de una ocasión, debiendo involucrar<br />

además, a una variedad de profesionales” (p.<br />

13).<br />

Ahora bien, hay quienes suponen que valorar<br />

significa conservar los documentos históricos,<br />

por ser considerados como patrimonio de<br />

los pueblos; algunos, que la valoración es<br />

muy subjetiva, es riesgosa, porque conservar<br />

solamente para la historia es un sesgo; otros<br />

afirman que se debe mantener un equilibrio<br />

entre la subjetividad y la objetividad.<br />

Posiblemente esta última posición es la más<br />

pertinente, dado que con la participación de<br />

un grupo interdisciplinario en el comité de<br />

valoración se podría garantizar el equilibro<br />

en favor de la valoración, con la intención<br />

de conservar y preservar la información<br />

que realmente evidencia la existencia de las<br />

instituciones y de las funciones desarrolladas<br />

en beneficio de la sociedad.<br />

De la misma forma, en lo analógico la<br />

identificación, la valoración y la preservación<br />

son producto la una de la otra; en lo electrónico,<br />

los cambios tecnológicos afectan la gestión<br />

documental de tal forma que las estrategias<br />

y metodologías no pueden considerarse<br />

definitivas, porque están sujetas a la evolución<br />

tecnológica; no obstante, la gestión documental<br />

electrónica en las organizaciones debe<br />

propender por la eficacia administrativa, la<br />

accesibilidad y conservación de documentos<br />

auténticos, íntegros y fiables a largo plazo.<br />

Es pertinente plasmar algunos comentarios<br />

de Cermeno (20<strong>10</strong>), quien sugiere que la<br />

valoración y disposición de los documentos<br />

de una organización invita a documentar<br />

minuciosamente todos los procesos que se<br />

llevan a cabo, tanto los que se valoran con el<br />

objetivo de destruir los documentos como de<br />

conservarlos, con el fin de dejar constancia<br />

para el futuro de la forma en que se tomaron<br />

las decisiones de disposición final y, también,<br />

el cuándo, el por qué y en razón de qué<br />

fueron destruidos determinados documentos.<br />

Igualmente, llama la atención que no es<br />

suficiente documentar exhaustivamente cada<br />

uno de los procesos de valoración de series<br />

documentales, sino que se debe documentar y<br />

precisar, en primer término, los fundamentos<br />

y criterios que guían la valoración de la<br />

información de la organización.<br />

Por lo anterior, se sugiere que cuando una<br />

autoridad archivística organiza un sistema de<br />

valoración de documentos, la primera tarea<br />

debe ser definir los criterios de valoración que<br />

servirán de guía. Así pues, se refuerza que los<br />

fundamentos estructurales de la valoración<br />

son los principios y los criterios. Los primeros,<br />

dotan de un marco conceptual que se debe<br />

conocer para tener en cuenta a la hora de<br />

aplicar la valoración; y los segundos, apuntan


32 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

a decidir qué tipo de información se considera<br />

valiosa, lo que deja claro que los principios<br />

son permanentes, mientras que los valores son<br />

resultado de una decisión consensuada y van<br />

cambiando según la sociedad.<br />

Conclusiones<br />

Después de efectuar el análisis a la información<br />

recopilada a través de las entrevistas, cabe<br />

anotar que es claro que la implementación del<br />

sistema de gestión de calidad es importante<br />

en las organizaciones, por cuanto beneficia la<br />

gestión de los documentos, tanto en soporte<br />

análogo como en soporte electrónico; en el<br />

entorno electrónico la gestión documental es<br />

más exigente por la características especiales<br />

que presentan. En la valoración de este tipo<br />

de documentos se deben aplicar principios<br />

y criterios para asegurar el patrimonio<br />

documental.<br />

Para evaluar y seleccionar documentos,<br />

la teoría, criterios, técnicas y principios<br />

son aplicables a la información en todo<br />

tipo de soporte, pero para los documentos<br />

electrónicos se deben tener presentes los<br />

atributos, características, estructura, contexto<br />

y contenido, que garanticen la autenticidad,<br />

integridad y confidencialidad de la<br />

información.<br />

En la realidad actual el uso incontrolado de<br />

documentos electrónicos es un hecho, pero<br />

las políticas archivísticas no hacen diferencia<br />

entre documentos electrónicos y aquéllos<br />

en papel, especialmente en lo referente a la<br />

gestión. Por el contrario, invitan a realizar una<br />

gestión integral de la información sin interesar<br />

el tipo de soporte, por lo que es relevante<br />

identificar correctamente los documentos<br />

electrónicos y aplicar el proceso de valoración<br />

desde el inicio de su ciclo de vida.<br />

Por otro lado, se debe tener presente la<br />

opinión de algunos autores, respecto a que<br />

actualmente no existe un soporte electrónico<br />

que permita deshacerse de lo tradicional;<br />

pues la tecnología ofrece la posibilidad de<br />

automatizar procesos archivísticos, sirve como<br />

soporte de conservación, pero no reemplaza<br />

al documento.<br />

Al realizar el almacenamiento de documentos<br />

en medios electrónicos se está dando un<br />

gran paso para lograr la eficiencia y eficacia<br />

de la gestión documental en las entidades;<br />

además, aplicar la valoración en su debido<br />

momento, coadyuva a mantener accesibles los<br />

documentos a lo largo del tiempo.<br />

La autenticidad, confiabilidad e integridad de<br />

los documentos electrónicos se garantiza en<br />

la medida en que se asegure la procedencia<br />

de la información y la veracidad de los datos,<br />

características difíciles de garantizar desde el<br />

punto de vista archivístico. Adicionalmente, se<br />

requiere establecer parámetros de valoración<br />

antes del diseño de cualquier sistema de<br />

información, teniendo como base los entornos<br />

tecnológicos, culturales y sociales, lo que sería<br />

una fortaleza para la institución por cuanto<br />

permite reducir costos.<br />

Igualmente, se concluye que en la valoración<br />

de los documentos electrónicos inciden otros<br />

aspectos como la infraestructura tecnológica y el<br />

recurso humano que garantizan la autenticidad,<br />

fiabilidad, integridad y confiabilidad de la<br />

información, para la conservación permanente<br />

y a largo plazo con fines de recuperación y<br />

acceso por parte de los ciudadanos que la<br />

requieran. Se resalta el liderazgo del sistema<br />

de gestión de calidad de la institución en todos<br />

los aspectos que tienen que ver con el control<br />

y la búsqueda de soluciones tecnológicas que<br />

permitan la mejora continua en el manejo de<br />

los documentos electrónicos.<br />

En general, algunos entrevistados han<br />

expresado, a manera de observación, que en<br />

la institución hace falta la cultura archivística,<br />

sobre todo en lo relacionado con el documento<br />

electrónico. Coinciden en que no solo se debe<br />

tener una política de manejo, uso, control,<br />

guarda y custodia, sino que es necesario<br />

desplegar una gran labor institucional para<br />

que todo el personal comparta y ponga en<br />

práctica esa política. Se requieren parámetros<br />

y directrices que guíen la gestión documental<br />

electrónica, lo que indica que sí se está<br />

tomando conciencia del valor de la información<br />

contenida en los documentos electrónicos.<br />

Otros expresan que es muy difícil cambiar la<br />

mentalidad de las personas y que no todos


Gloria María Parra Mora<br />

Valoración de documentos electrónicos para una Institución de Educación Superior. Estudio de caso<br />

33<br />

reciben de buena forma la capacitación sobre el<br />

manejo de la información y la racionalización<br />

de la producción. Sugieren retroalimentación<br />

de los resultados de esta investigación<br />

para tomar los aportes como base de la<br />

mejora continua de los procesos de gestión<br />

documental. Adicionalmente, han manifestado<br />

que el tema de esta investigación es una<br />

actividad vital que contribuye al desarrollo<br />

de la cultura archivística hacia lo electrónico;<br />

agregan que los documentos electrónicos son<br />

una oportunidad para procesar la información<br />

y recuperarla rápidamente y, además, se<br />

contribuye con el medio ambiente.<br />

Igualmente, se debe entender que los cambios<br />

son necesarios para mejorar, que son parte<br />

de un proceso y se requiere adaptarse a los<br />

mismos, lo cual es una gran oportunidad para<br />

manejar documentos electrónicos. De la misma<br />

forma, se debe concientizar a todo el personal<br />

sobre el cuidado, organización y conservación<br />

de la información que se guarda en los equipos<br />

de cómputo, de la cual siempre deben tener un<br />

respaldo.<br />

Finalmente, varios entrevistados resaltaron<br />

la importancia de que la organización de los<br />

documentos esté direccionada por la oficina<br />

de gestión documental e incluida en la política<br />

del sistema de gestión de calidad. Es claro que<br />

algunas veces se tienen muchos documentos<br />

en el computador más por control personal,<br />

que por algún propósito de la institución; por<br />

este motivo, sería bueno depurar información<br />

de años atrás y dejar en el computador la<br />

información que se considere necesaria con<br />

fines de gestión y consulta.<br />

Referencias<br />

Albert, M.J. (2006). La investigación educativa: claves<br />

teóricas. Madrid: McGraw-Hill.<br />

Cermeno, Ll. (20<strong>10</strong>). Valorar y seleccionar documentos :<br />

que es y como se hace. Guijón (Asturias): Trea.<br />

Cisterna, F. (2005 ). Categorización y triangulación<br />

como procesos de validación del conocimiento en<br />

investigación cualitativa. <strong>Revista</strong> Theoría, 14(1), 61-<br />

71.<br />

Conferencia de Archiveros de Universidades<br />

Españolas. (2012). Valoración archivos electrónicos:<br />

estado de la cuestión. Memorias de la XVIII Jornada<br />

de Archivos Universitarios. Universidad de Cádiz.<br />

Cádiz. España.<br />

Duranti, L. (2003). Autenticidad y valoracion<br />

enfrentada a los documentos electrónicos. Tabula,<br />

(6), 13-21.<br />

López, R.M. 2001. El documento electrónico en Europa.<br />

Archivos electrónicos, empresas y ciberespacio. Actas de<br />

las IV Jornadas Andaluzas de Archivos Municipales.<br />

Priego de Córdoba: Patronato Municipal “Víctor<br />

Rubio Chávarri”, 45-54.<br />

Marcos, M.C. (1999). Los archivos en la era digital. El<br />

profesional de la informacion. (8) 6, 4-13.<br />

Mendoza, A. (2009). Documentos electrónicos de<br />

archivo : una visión integradora. Peru, Lima: Biblioteca<br />

nacional.<br />

Hernández, R., Fernández , C., Baptiste, M.P. (20<strong>10</strong>).<br />

Metodologia de la investigacion. Bogotá: MacGraw-<br />

Hill<br />

Parra, G.M. (2013). Síntesis teórica y conceptual<br />

sobre la valoración de documentos electrónicos.<br />

<strong>Revista</strong> Inpahu, 9, pp. 65-78<br />

Serra, J. (2008). Los documentos electrónicos: que son y<br />

como se tratan. Guijón(Asturias): Trea.<br />

Stake, R. E. (2005). Investigación con estudio de casos.<br />

Madrid: Morata.<br />

Zapata, C. A. (2012). Gestión documental & gobierno<br />

electrónico: problemas, retos y oportunidades para los<br />

profesionales de la informaciòn. Bogotá: AGN.<br />

Yin, R.K. (2003). Case study research design and<br />

methodos. Thousand Oaks, California: Sage publications<br />

Ltd.


34 Pp 15 - 33. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

35<br />

Análisis bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS<br />

Quarterly (2005 - 2012)<br />

Autor »<br />

Rosa Elena Gómez Hurtado 1<br />

Jorge Alirio Daza Quiroga 2<br />

Daladier Andrés Malambo Martínez 3<br />

Resumen »<br />

El artículo presenta un análisis teórico-conceptual de las disciplinas métricas, así como un<br />

recorrido por sus principales conceptos y aplicaciones, con el objetivo de dar a conocer<br />

su surgimiento, evolución histórica e importancia actual para la toma de decisiones y la<br />

formulación de políticas. Los conceptos se aplican al análisis bibliométrico realizado a la<br />

revista MIS Quarterly en el periodo comprendido entre 2005-2012, editada por el Management<br />

Information Systems Research Center, de la University of Minnesota y cuyo factor de impacto<br />

en ISI es de 4.447, el índice de inmediatez de 0,700 y el eigenfactor 0,00977. Se analizaron<br />

indicadores como producción por países, distribución de artículos según el número de autores,<br />

autores más productivos, contenidos de mayor relevancia (palabras clave), producción por<br />

instituciones, distribución de volúmenes y artículos por año, entre otros elementos.<br />

Palabras clave »<br />

Bibliometría, informetría, cienciometría, revistas científicas.<br />

Biometric analysis of The Magazine MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

Abstract »<br />

The article presents a theoretical-conceptual and historical analysis of the metrics disciplines as well<br />

as a review of its main concepts and applications, with the aim of making known its emergence,<br />

historical development and current importance for decision making and policy formulation. Data<br />

obtained from the bibliometric analysis MIS Quarterly magazine in the period 2005-2012, published<br />

by the Management Information Systems Research Center, University of Minnesota, whose ISI<br />

impact factor of 4,447 is presented, the rate of immediacy of 0,700 and 0,00977 eigenfactor. As output<br />

indicators by country, distribution of articles are analyzed according to the number of authors, most<br />

productive authors, most relevant content (keywords) institutions production, distribution volumes<br />

and articles per year, among other things.<br />

Key words:<br />

Bibliometric, informetric, scientometric, scientific magazines.<br />

(1) Magister en Administración de Empresas, Magistra en Relaciones Internacionales. Docente investigadora . Fundación<br />

Universitaria para el desarrollo humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: rosikigomez@gmail.com<br />

(2)Estudiante IX Semestre Ciencia de la Información y Bibliotecología. Fundación Universitaria para el Desarrollo<br />

Humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: jadaza@gmail.com<br />

(3)Estudiante IX Semestre Ciencia de la Información y Bibliotecología. Fundación Universitaria para el Desarrollo<br />

Humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: andres.18@hotmail.com<br />

Recibido: 13 de marzo de 2014<br />

Aceptado: 21 de agosto de 2014


36 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

Las revistas científicas son el principal canal de<br />

comunicación de resultados de investigación;<br />

por su propia naturaleza son públicas y, por<br />

lo tanto, deben ser plenamente transparentes<br />

(Tavares, 2011), deben demostrar, además, un<br />

riguroso sistema de selección y evaluación de<br />

los manuscritos que reciben y el cumplimiento<br />

de las normas editoriales internacionales que<br />

rigen la publicación de ese tipo de revistas<br />

(Delgado, 1999), (Delgado, Ruiz-Pérez, y<br />

Jiménez-Contreras, 2006).<br />

Cuando un investigador está convencido<br />

de lo que hace, parte imprescindible de su<br />

estrategia como científico es influir con el propio<br />

conocimiento en el núcleo de investigadores<br />

internacionales de su especialidad. De hecho,<br />

en cada especialidad se producen núcleos<br />

concéntricos de mayor, media y pequeña<br />

influencia en la orientación de una determinada<br />

área de conocimiento. Los autores recurren a<br />

ellas con la intención de asegurar la propiedad<br />

de sus ideas (registro público) y con la supuesta<br />

certeza, bastante cuestionada por múltiples<br />

evidencias, de que el conocimiento publicado es<br />

válido; es decir, está contrastado científicamente<br />

y respeta las normas académicas del método<br />

científico, y ello, porque ha sido evaluado justa<br />

e imparcialmente por los propios miembros de<br />

la comunidad científica en distintos momentos<br />

del proceso de producción, convirtiéndolas así<br />

en un instrumento de certificación y validación<br />

del conocimiento (Delgado, Ruiz-Pérez, y<br />

Jiménez-Contreras, 2007). Esta es la razón de<br />

existir de las revistas científicas como MIS<br />

Quarterly cuyas contribuciones están reseñadas<br />

en dos importantes bases de datos: Web of<br />

science producida por el Institute for Scientific<br />

Information (ISI) y SCOPUS; producida por<br />

Elsevier, las fuentes de información más<br />

empleadas en los estudios bibliométricos.<br />

Cabe señalar que la bibliometría es la ciencia<br />

que permite el análisis cuantitativo de la<br />

producción científica a través de la literatura.<br />

El uso de indicadores bibliométricos para<br />

analizar la actividad investigativa de un equipo<br />

científico, un área o un país adquieren validez<br />

como medida de esa actividad. Prácticamente<br />

toda la literatura publicada en revistas<br />

contiene citas o referencias bibliográficas<br />

que proporcionan precedentes sobre lo que<br />

el autor desea exponer en su trabajo, por lo<br />

cual se constituyen en una fuente que permite<br />

conocer qué información consumen los autores<br />

y cuando esa información ya es obsoleta.<br />

La investigación realizada muestra los<br />

resultados del análisis bibliométrico de la<br />

revista MIS Quarterly en el período 2005-<br />

2012, ubicada en el quartil uno del ranking<br />

internacional de revistas, publicada en las<br />

bases de datos Web of Science y SCOPUS,<br />

ambas de corriente principal, revisada por<br />

pares y publicada en idioma inglés por el<br />

Management Information Systems Research<br />

Center de la University of Minnesota. Su<br />

objetivo es el desarrollo y la comunicación de<br />

conocimientos sobre el desarrollo de servicios<br />

basados en tecnología de información (TI), la<br />

gestión de recursos de TI, y el uso, el impacto<br />

y la economía de la TI con implicaciones<br />

gerenciales, organizacionales y sociales, así<br />

como las cuestiones que afectan a profesionales<br />

del área.<br />

Es una publicación con periodicidad trimestral,<br />

un factor de impacto de 7.474 en los últimos<br />

cinco años (número total de citas que reciben<br />

los artículos publicados los dos años anteriores<br />

en una revista, dividido por el número total de<br />

artículos publicados por la revista en aquellos<br />

dos años), índice de inmediatez de 0.705<br />

(número promedio de veces que un artículo es<br />

citado en el año de su publicación), una vida<br />

media de sus citas de 9.9 años (la mediana de<br />

edad de los artículos citados por la revista en el<br />

año de Journal Citation Report), article influence<br />

score de 3,077 (determinación de la influencia<br />

media de los artículos de la revista durante<br />

los primeros cinco años, se calcula dividiendo<br />

el eigenfactor por el número de artículos de la<br />

revista) y una puntuación de 0,0<strong>10</strong>36 eigenfactor<br />

(mide la influencia de las revistas científicas de<br />

acuerdo con la calidad de sus citas), indicadores<br />

que la posicionan como una de las principales<br />

revistas de ciencia de la información, por<br />

lo cual se seleccionó para este estudio.<br />

Se utilizaron herramientas e indicadores<br />

métricos que permitieron obtener resultados<br />

y valoraciones sobre su desarrollo, tendencias<br />

de investigación, así como características y<br />

elementos imprescindibles para la toma de<br />

decisiones y el mejoramiento continuo.


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

37<br />

Los estudios métricos de la<br />

información en ciencias de la<br />

información<br />

Este siglo XXI está marcado por un crecimiento<br />

exponencial de la ciencia a nivel mundial y<br />

entender las dinámicas de esa actividad, así<br />

como sus relaciones con la sociedad, se convirtió<br />

en foco de diferentes áreas del conocimiento. En<br />

este sentido, importantes autores consideran<br />

la ciencia como un sistema de producción de<br />

información en forma de publicaciones, y a<br />

la publicación, como cualquier información<br />

registrada en formatos permanentes y<br />

disponibles para uso común. Desde este punto<br />

de vista, la ciencia puede verse como una<br />

empresa con insumos y resultados y la medición<br />

de esas dos categorías, insumos y resultados es<br />

la base de los indicadores científicos.<br />

Es así, como los indicadores bibliométricos<br />

proveen información sobre los resultados<br />

de la actividad científica en una institución,<br />

país o región del mundo y se agrupan en<br />

generaciones según el nivel de complejidad<br />

que vayan alcanzando y la evolución (según su<br />

surgimiento) en el tiempo, de lo cual se ocupa la<br />

bibliometría.<br />

Los estudios bibliométricos siempre han<br />

buscado compilar información que permita la<br />

toma de decisiones y al mismo tiempo describir<br />

fenómenos que estén ocurriendo en cualquier<br />

campo científico; están dotados con una alta<br />

carga de teoría y se basan en modelos y métodos<br />

estadísticos asociados a bibliotecología y ciencias<br />

de la información (Morales, 2005, citado en<br />

Chaviano, 2007, p. 24). Autores como Rodriguez<br />

et al. (2009) consideran la bibliometría como una<br />

herramienta en la evaluación de la literatura<br />

científica importante, debido a varias razones:<br />

1) revisa los métodos y las ediciones positivas<br />

y negativas de las revistas, 2) revisa el valor de<br />

las publicaciones en las décadas pasadas en una<br />

revista en particular, 3) es una herramienta que<br />

estimula la creación y promoción de decisiones<br />

literarias. La bibliometría juega un papel crucial,<br />

ya que le da valor medible al resultado de dicha<br />

actividad; por consiguiente, se puede situar o<br />

comparar la creación de ‘X’ institución, grupo<br />

investigativo, país, etc., en relación con otros<br />

(Tricco, et al., 1999).<br />

Al darle valor objetivo a la producción científica,<br />

la bibliometría ayuda o sirve de referencia para<br />

la adquisición de las mismas en instituciones<br />

educativas o países.<br />

Marco Teórico<br />

La bibliometría es la aplicación de métodos<br />

estadísticos y matemáticos dispuestos para<br />

definir los procesos de la comunicación escrita<br />

y la naturaleza y desarrollo de las disciplinas,<br />

mediante el recuento y análisis de las distintas<br />

facetas de dicha comunicación (Pritchard,<br />

1969, citado en López, 1996), tiene un alcance<br />

multidisciplinar, ya que analiza los aspectos<br />

impresos más relevantes y objetivos de la<br />

comunidad científica. La bibliometría avala las<br />

correlaciones entre las diversas variables que<br />

son producto/consumo de la información.<br />

Los supuestos sobre los que trabaja la<br />

bibliometría se refieren al hecho de que el valor<br />

y la calidad de un trabajo de investigación<br />

dependen de la forma como lo reciben los<br />

demás científicos; su reacción se puede conocer<br />

antes o en el mismo instante en que se termina<br />

la investigación; los aportes que recibe la<br />

investigación quedan presentes en la literatura<br />

científica. Los científicos pueden hacer sus<br />

publicaciones con base en la bibliografía<br />

utilizada por otros colegas de la ciencia. La<br />

difusión de la información en bases de datos<br />

especializadas como Web of Science y SCOPUS<br />

permite dar a conocer artículos de interés. Por<br />

medio del conteo de publicaciones se conoce<br />

que tanto se produce en este nivel; entre más<br />

veces un artículo se cite, significa que es un<br />

importante aporte al conocimiento.<br />

Más aún, entre más publicaciones científicas<br />

se divulguen, más alto es el índice de<br />

producción en temas de la ciencia; para<br />

encontrar información veraz en un campo del<br />

conocimiento es necesario consultar las bases<br />

de datos especializadas en este tema. Al hacer<br />

una investigación lo ideal es publicarla en<br />

revistas indexadas y reconocidas. El uso de las<br />

bibliografías permite conocer las fuentes más<br />

consultadas y la importancia del artículo que<br />

las utiliza (Moravcsik, 1989, citado por López,<br />

1996, p.16).


38 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Al escribir un artículo se expone todo el<br />

conocimiento que tiene el investigador, el<br />

cual aumenta al citar a otros profesionales en<br />

el campo, quedando la publicación como una<br />

fuente de conocimiento de varias personas<br />

en un tema determinado (Delgado, Ruiz y<br />

Jiménez, 2006).<br />

Los indicadores bibliométricos, por otra<br />

parte, miden la productividad científica, que<br />

es la cantidad de publicaciones producida<br />

por un autor, país o institución durante un<br />

período de tiempo determinado. Igualmente<br />

miden el índice de producción, que es la<br />

cantidad de autores responsables del 50%<br />

de los trabajos publicados; también miden el<br />

índice de transitoriedad, que es la cantidad<br />

de autores responsables de un solo trabajo.<br />

Los indicadores de circulación, a su vez,<br />

miden la presencia de documentos en las<br />

bibliotecas y bases de datos bibliográficas.<br />

Están condicionados por la especialización y<br />

el idioma de las publicaciones y se utilizan<br />

para ver la distribución de las revistas y<br />

su cobertura en las bases de datos. Uno<br />

de los indicadores más utilizados en el<br />

análisis bibliométrico de revistas es el de la<br />

distribución de revistas por temas a partir<br />

de la aplicación de la ley de la dispersión de<br />

Bradford. El consumo de información se mide<br />

a través del cómputo de publicaciones y el<br />

análisis de referencias. La diferencia entre<br />

las referencias y las citas radica en que en<br />

las primeras se hace referencia a trabajos<br />

publicados con anterioridad y las citas se<br />

reciben de trabajos posteriores.<br />

Los indicadores de visibilidad o impacto<br />

se basan en los recuentos del número de<br />

citaciones que reciben los documentos<br />

durante un período determinado o a partir<br />

de su publicación. Uno de los indicadores<br />

más usados e importantes es el factor<br />

de impacto (FI) que es una medida de<br />

frecuencia con la que el artículo medio de<br />

una revista ha sido citado en un período;<br />

básicamente mide la relación entre las citas<br />

recibidas y los artículos publicados en una<br />

revista. Finalmente, los indicadores miden<br />

las relaciones que han existido entre los<br />

productores o agentes científicos, que han<br />

finalizado con la publicación conjunta de<br />

resultados y se basan en los datos de autoría.<br />

Metodología<br />

El estudio se realizó a partir de la revisión de<br />

todos los artículos publicados en la revista<br />

durante el período analizado en la base de<br />

datos Web of Science, los cuales suman un total<br />

de 366 artículos.<br />

Para la recolección de la información y el<br />

análisis de los indicadores se emplearon las<br />

bases de datos Web of Science y Journal Citation<br />

Reports (JCR); el Scimago Journal and Country<br />

Rank complementó el análisis del ranking de<br />

la revista y su ubicación dentro del ranking<br />

de revistas científicas. Una vez filtrada la<br />

información, se preparó para ser importada<br />

utilizando el software Matheo Analyzer, versión<br />

4.1 y posteriormente analizada utilizando<br />

diferentes técnicas: recuentos estadísticos,<br />

frecuencias, agrupamientos, co-ocurrencia de<br />

palabras, análisis cluster. Se estudiaron los<br />

siguientes indicadores métricos: producción,<br />

citación, colaboración y temáticas (ver tabla<br />

1).<br />

Resultados<br />

En este trabajo se muestran los resultados<br />

obtenidos mediante un análisis bibliométrico<br />

efectuado a la revista MIS Quarterly durante<br />

el periodo 2005-2012, incluyendo los países<br />

más productivos, la distribución de artículos<br />

según el número de autores, los autores más<br />

productivos, los autores con mayor impacto y<br />

los contenidos.<br />

La revista MIS Quarterly se encuentra en dos<br />

categorías: Computer Science (Ciencias de la<br />

computación) e Information Systems (Sistemas<br />

de información), que abarcan los recursos que<br />

se centran en la adquisición, el procesamiento,<br />

el almacenamiento y la gestión y difusión de<br />

la información electrónica que puede ser leída<br />

por los seres humanos, máquinas o ambos. Estas<br />

categorías también incluyen recursos para<br />

los sistemas de telecomunicaciones y temas<br />

específicos de cada disciplina, como la informática<br />

médica, sistemas de procesamiento de<br />

información sobre productos químicos, sistemas<br />

de información geográfica y ciencias de<br />

la información.


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

39<br />

Tabla 1. Variables de estudio<br />

Fuente: Tabla elaborada por los autores<br />

El factor de impacto (FI) es un indicador que<br />

influye en la generación del nuevo conocimiento<br />

y en el desarrollo de la investigación<br />

(Campanario, 2006) y es definido como el número<br />

total de citas que reciben los artículos<br />

publicados los dos años anteriores en una revista,<br />

dividido por el número total de artículos<br />

publicados por la revista en aquellos años<br />

(Alger, s.f.). Fue creado por Garfield (1999)<br />

para identificar las revistas que debían formar<br />

parte de la cobertura del Science Citation Index<br />

(SCI) y publicado anualmente en el Journal Citation<br />

Reports (JCR). Es una medida de la frecuencia<br />

con la que el “artículo promedio” de<br />

una revista ha sido citado en un año determinado.<br />

También, ayuda a evaluar la importancia<br />

relativa de una revista, sobre todo cuando<br />

se compara con otros en el mismo campo.<br />

Ciertamente, el factor de impacto de la revista,<br />

4,659, muestra su preponderancia dentro<br />

del área y la preferencia que puede tener un<br />

autor para publicar en ella, dado que al hacerlo<br />

puede obtener un promedio de 4,7 citaciones<br />

en un año aproximadamente; además,<br />

obtener visibilidad y prestigio internacional;<br />

sin embargo, el propio inventor del factor de<br />

impacto. Garfield (1999), ha recomendado la<br />

conveniencia de contrastarlo con otros indicadores<br />

y enfoques como el juicio de expertos<br />

(ver tabla 2).<br />

Tabla 2. Factor de impacto de la revista<br />

Fuente: Tabla elaborada por los autores con base<br />

en la información del JCR


40 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Figura 1. Comparación del Factor de impacto Web of Science Vs SJR<br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

Al analizar el FI de la revista MIS Quarterly,<br />

tanto en Web of Science como en el SJR, se<br />

encontró que el mismo es más completo en el<br />

SJR, que analiza la publicación desde el primer<br />

número; no obstante, como se observa en<br />

la figura 1, hay diferencias significativas en los<br />

resultados que muestran estas fuentes, lo cual<br />

dejar ver la relevancia de las observaciones de<br />

Ascaso (2011), quien afirma que las revistas no<br />

se deberían evaluar únicamente por su factor<br />

de impacto, ya que éste como tal no evalúa los<br />

contenidos de la misma, sino la cantidad de<br />

citaciones que recibe.<br />

Artículos publicados, autores<br />

más productivos<br />

A lo largo del periodo 2005 - 2012 MIS Quarterly<br />

ha publicado 366 artículos. Si se analiza<br />

la distribución de los mismos, de acuerdo con<br />

el país de origen de los autores, se encuentra<br />

que los estadounidenses firman el 67,8% de<br />

los trabajos publicados (280 artículos) y los canadienses<br />

el <strong>10</strong>,17% (42 artículos), lo que pone<br />

de manifiesto la influencia de la comunidad<br />

científica anglosajona en esta publicación (ver<br />

figura 2).<br />

En lo concerniente al número de trabajos publicados,<br />

se pone de manifiesto que la mayoría<br />

están firmados por 2 y 3 autores, el 12,57% por<br />

4 autores y 12,30% por un sólo autor (ver figura<br />

3). Si se hace el mismo análisis teniendo en<br />

cuenta el idioma, es posible encontrar que los<br />

países suramericanos no aparecen en el gráfico,<br />

probablemente porque la mayoría de las<br />

revistas latinoamericanas no se encuentran indexadas<br />

en Web of Science o porque los autores<br />

de esta región del mundo publican sus artículos<br />

en revistas endogámicas, generalmente<br />

institucionales. <strong>No</strong> obstante, se observa que<br />

Estados Unidos es el país con mayor participación<br />

de los autores, lo cual pone de manifiesto<br />

la influencia de la comunidad científica<br />

anglosajona en esta publicación, como ya se<br />

había mencionado con antelación.<br />

Este comportamiento permite asegurar y validar<br />

la importancia que tiene para los autores<br />

el trabajo colaborativo, a través del cual<br />

encuentran la oportunidad de llevar a cabo<br />

investigaciones que en un futuro podrían<br />

convertirse en fuertes alianzas estratégicas o<br />

en la generación de nuevas empresas o negocios<br />

con potenciales socios comerciales. Se<br />

destaca el trabajo realizado por un grupo de


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

41<br />

United States<br />

67,8 %<br />

Canada<br />

<strong>10</strong>,17 %<br />

Hong Kong<br />

Singapore<br />

5,08 %<br />

4,84 %<br />

Australia<br />

3,39%<br />

UK<br />

2,18 %<br />

Germany<br />

1,69 %<br />

Netherlands<br />

1,69 %<br />

Finland<br />

1,69 %<br />

New Zealand<br />

1,45 %<br />

0 20 40 60 80 <strong>10</strong>0 120 140 160 180 200 220 240 260 280 300 320<br />

United States 280<br />

Australia 14<br />

Finland 7<br />

Canada 42<br />

UK 9<br />

New Zealand 6<br />

Hong Kong 21<br />

Germany 7<br />

Singapore 20<br />

Netherlands 7<br />

Figura 2. Productividad por países<br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

14 investigadores en el año 2012 sobre el uso<br />

de la neurofisiología. Entre los autores más<br />

productivos se encuentran Straub, D., seguido<br />

de Saunders, C., con 14 y 12 artículos respectivamente<br />

(ver figura 4).<br />

El análisis de la citación autoral permite<br />

identificar los autores más representativos<br />

en determinado campo de estudio en correspondencia<br />

con sus aportes. Es un hecho que<br />

en el ámbito internacional, las interpretaciones<br />

que se derivan del mismo han propiciado<br />

fuertes polémicas. Sin embargo, las citas<br />

constituyen un elemento clave para determinar<br />

cómo contribuyen y qué papel desempeñan<br />

los autores y su conocimiento en las nuevas<br />

investigaciones y aportes científicos. En<br />

el análisis de citas recibidas, durante el período<br />

analizado, se observa que los autores más<br />

productivos no necesariamente son los más<br />

citados (tabla 3), lo cual pone de manifiesto la<br />

baja correlación existente entre las citas que<br />

reciben los autores y las revistas donde publican<br />

sus trabajos (Seglen, 1992), pues tanto<br />

los autores más citados como los menos citados,<br />

obtienen sus citas con independencia de<br />

las revistas donde publican y en colaboración<br />

con otros autores.<br />

En cuanto a la producción de artículos (ver<br />

figura 5), se observa que a mayor tiempo,<br />

mayor es la producción en los últimos cinco<br />

años, lo que permite inferir que este comportamiento<br />

continuará y se extenderá a países<br />

emergentes científicamente, gracias al impulso<br />

que las políticas de investigación de los<br />

Gobiernos, las Universidades y los Centros<br />

de investigación le están dando a la investigación<br />

lo cual se traduce en visibilidad para<br />

las mismas y para los autores.


42 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

160<br />

140<br />

120<br />

<strong>No</strong>. de artículos<br />

<strong>10</strong>0<br />

80<br />

60<br />

40<br />

20<br />

0<br />

1 2 3 4 5 6 7 14<br />

<strong>No</strong>. de autores<br />

Figura 3. Distribución por número de autores<br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

Straub, D<br />

16,87 %<br />

Saunders, C<br />

14,46 %<br />

Benbasat, I<br />

12,05 %<br />

Rai, A<br />

9,64 %<br />

Pavlou, PA<br />

9,64 %<br />

Venkatesh, V<br />

9,64 %<br />

Straub, DW<br />

8,43 %<br />

Pinsonneault, A<br />

7,23 %<br />

Oh, W<br />

6,02 %<br />

Gefen, D<br />

6,02 %<br />

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 <strong>10</strong> 11 12 13 14 15 16<br />

Straub, D 14<br />

Pavlou, PA 8<br />

Oh, W 5<br />

Saunders, C 12<br />

Venkatesh, V 8<br />

Gefen, D 5<br />

Benbasat, I <strong>10</strong><br />

Straub, DW 7<br />

Rai, A 8<br />

Pinsonneault, A 6<br />

Figura 4. Autores más citados<br />

Fuente: Elaboración de los autores


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

43<br />

Tabla 3. Distribución de citaciones por autores<br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

2012<br />

18,31 %<br />

2011<br />

15,57 %<br />

20<strong>10</strong><br />

11,2 %<br />

2009<br />

12,84 %<br />

2008<br />

<strong>10</strong>,66 %<br />

2007<br />

9,56 %<br />

2006<br />

12,57 %<br />

2005<br />

9,29 %<br />

0 5 <strong>10</strong> 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60 65 70 75<br />

2012 67<br />

2006 46<br />

2011 57<br />

2005 34<br />

20<strong>10</strong> 41<br />

2009 47<br />

2008 39<br />

2007 35<br />

Figura 5. Productividad por año<br />

Fuente: Elaboración de los autores


44 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Análisis de temas<br />

La distribución por temáticas permite desvelar<br />

la estrecha relación existente entre los sistemas<br />

de información y la tecnologías de la información<br />

y las comunicaciones (TICS); en este<br />

sentido, es posible observar que las temáticas<br />

abordadas en la revista están ampliamente relacionadas<br />

con el modelado (19,39%), impacto<br />

de la innovación (14,29%), sistemas de información<br />

(11,22%) y otras menos significativas.<br />

(ver figura 6).<br />

Modelado<br />

Impacto de Innovación<br />

Sistemas de Información<br />

Estudios de caso<br />

Sistemas de Información para investigación<br />

Efectos de los Sistemas de Información<br />

Rol Profesional<br />

Teoría<br />

Administración Organizacional<br />

Uso de Tecnología<br />

Tecnología de información<br />

19,39 %<br />

14,29 %<br />

11,22 %<br />

11,22 %<br />

9,69 %<br />

7,65 %<br />

6,12 %<br />

5,1 %<br />

5,1 %<br />

5,1 %<br />

5,1 %<br />

Figura 6. Distribución por temática de la <strong>Revista</strong><br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

0 5 <strong>10</strong> 15 20 25 30 35 40 45 50<br />

Citaciones<br />

En la figura 7, se observa que 2003 es el año en el<br />

cual los artículos recibieron mayor cantidad de citas;<br />

seguido del año 2005. La parte superior (gris)<br />

de cada columna indica el nivel de autocitas. La<br />

parte inferior (negra) de cada columna indica las<br />

citas de artículos en otras revistas y la franja gris a<br />

rayas muestra el índice de vida media de los artículos<br />

(


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

45<br />

<strong>10</strong>00<br />

800<br />

693<br />

600<br />

400<br />

200<br />

171<br />

239<br />

322<br />

286<br />

417<br />

483<br />

538<br />

487<br />

Half-Life<br />

Half-Life<br />

Self Cities<br />

Other Cities<br />

0<br />

43<br />

2012 2011 20<strong>10</strong> 2009 2008 2007 2006 2005 2004 2003<br />

Cited years<br />

Figura 7. Citaciones por documento. Fuente JCR<br />

Tabla 4. Distribución de citaciones por autores<br />

Tabla 5. Distribución de citaciones por autores<br />

Total de citas<br />

7.277<br />

Autocitas<br />

432 (5% de 7.277)<br />

Cita de años utilizados en<br />

cálculo del factor de impacto<br />

4<strong>10</strong><br />

Autocitas al año usadas en el<br />

cálculo del factor de impacto<br />

53 (12% de 4<strong>10</strong>)<br />

Factor de impacto<br />

4,659<br />

Factor de impacto con<br />

autocitas<br />

4,057<br />

ma y el desarrollo de la ciencia; además de una<br />

serie de incentivos para la colaboración, como la<br />

necesidad de complementar las capacidades para<br />

abordar ciertos temas e investigaciones específicas<br />

y compartir grandes equipos, los avances en<br />

las tecnologías de la información y las comunicaciones,<br />

la disponibilidad y facilidad para la movilidad,<br />

el reconocimiento por parte de los investigadores,<br />

instituciones y empresas de la eficacia<br />

de la colaboración para la mejora de la calidad, la<br />

aceleración de la innovación y la competitividad<br />

(Katz y Martin, 1997).<br />

Todavía más, otro de los factores que fomenta<br />

y promueve la cooperación es la mayor visibilidad<br />

que adquieren los trabajos realizados en<br />

colaboración internacional. Concretamente, el<br />

alto impacto de la colaboración internacional<br />

sobre la visibilidad ha sido también mencionado<br />

por otros autores (Glänzel, 2001), quienes<br />

sostienen que si la colaboración se establece entre<br />

instituciones de un mismo país, se obtienen<br />

proporcionalmente menos citas, independientemente<br />

del número de autores del documento<br />

(Goldfinch, Dale y De Roue, 2003).<br />

La figura 8 muestra que los índices de colaboración<br />

internacional han aumentado con el<br />

paso del tiempo en lo que se refiere a la revista<br />

MIS Quarterly, acercándose a la mitad de trabajos<br />

publicados en forma colaborativa. Esta<br />

situación puede presentarse debido al reconocimiento<br />

que va adquiriendo un autor en determinada<br />

temática; de esta forma, despierta el<br />

interés de realizar investigaciones en conjunto<br />

y así mejorar los niveles de investigación.


46 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Las redes de citación entre revistas científicas<br />

ofrecen una visión acertada de la ciencia y se<br />

constituyen como una herramienta con grandes<br />

posibilidades en la gestión de la ciencia<br />

(<strong>No</strong>yons, 2005) y (Boyack, Klavans & Börner,<br />

2005). A nivel de países en la red, se observa que<br />

Estados Unidos es el país con mayor número<br />

de trabajos publicados en colaboración, seguido<br />

por Canadá, Hong Kong y Singapur. Es especialmente<br />

significativa la relación de trabajos<br />

colaborativos entre Estados Unidos, Canadá<br />

y Singapur; al igual que Estados Unidos con<br />

Singapur y Nueva Zelanda; Estados Unidos, el<br />

Reino Unido y Francia y Estados Unidos, Dinamarca<br />

y Australia. Se puede observar de igual<br />

manera el índice de colaboración determinado<br />

por el grosor de la línea (ver figura 9).<br />

En este mismo sentido, es especialmente llamativo<br />

el caso de España que aparece como uno<br />

de los países con mayor índice de colaboración,<br />

por encima de otros europeos como Holanda,<br />

2012<br />

2011<br />

20<strong>10</strong><br />

2009<br />

2008<br />

2007<br />

2006<br />

2005<br />

2004<br />

2003<br />

2002<br />

2001<br />

2000<br />

1999<br />

12,50%<br />

32,73%<br />

33,33%<br />

29,79%<br />

27,50%<br />

31,43%<br />

23,91%<br />

21,88%<br />

25,00%<br />

22,73%<br />

25,00%<br />

26,09%<br />

30,77%<br />

42,59%<br />

0,00% 5,00% <strong>10</strong>,00% 15,00% 20,00% 25,00% 30,00% 35,00% 40,00% 45,00%<br />

Figura 8. Colaboración internacional<br />

Fuente: Elaboración de los autores<br />

Porcentaje de colaboración<br />

Suiza y Suecia, entre otros. De igual forma, se<br />

aprecia en menor proporción la colaboración<br />

entre Canadá, Hong Kong y Singapur.<br />

Sobre las temáticas se puede decir que incluso<br />

los autores más productivos como Straub o<br />

Saunders, no tienen un enfoque particular en<br />

sus trabajos. Por ejemplo, Straub uno de los<br />

autores con mayor productividad científica, ha<br />

desarrollado la mayor parte de sus investigaciones<br />

en torno a temas como sistemas de información,<br />

investigación y uso de tecnología, por<br />

nombrar solo algunos (ver figura <strong>10</strong>).<br />

En el caso de temas como modelado e impacto de<br />

innovación, alrededor de 20 autores han concentrado<br />

sus trabajos en este ámbito, dos de las temáticas<br />

más desarrolladas dentro de la revista. De<br />

la misma manera, se puede decir sobre el tema<br />

de sistemas de información y su relación con la<br />

teoría, análisis empíricos y estudios de caso.<br />

Finalmente, para elaborar la red de los grupos<br />

de colaboración (figura 11), la búsqueda se limitó<br />

a autores que hayan escrito más de dos<br />

trabajos en la revista y que a la vez tengan más<br />

de un trabajo en el nivel colaborativo (más de<br />

un autor).<br />

En esta red se pueden observar claramente los<br />

diferentes grupos colaborativos que existen y<br />

divulgan sus trabajos a través de la revista MIS<br />

Quarterly. Con todo, no se observan colaboraciones<br />

con más de tres trabajos y los que más<br />

han publicado han sido los dúos de Saunders<br />

– Marcoulides y Petter – Rai con Pinsonneault<br />

–, cada uno con tres trabajos. El resto de grupos<br />

ha escrito dos trabajos y en consecuencia, se<br />

vislumbra un cierto grado de dispersión en la<br />

colaboración. Es posible observar igualmente<br />

que Straub, a quien ya se ha hecho referencia<br />

frecuente a lo largo de este estudio, por ser uno<br />

de los autores más productivos es el autor de


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

47<br />

Figura 9. Red de colaboración entre países<br />

mayor influencia, dado que la mayoría de sus<br />

trabajos los realiza con autores diferentes.<br />

Conclusiones<br />

Luego de analizar los resultados obtenidos del<br />

análisis de la revista MIS Quarterly, es posible<br />

concluir lo siguiente:<br />

• Se confirma la especialidad de la revista<br />

MIS Quarterly en el estudio de los sistemas<br />

de información y modelado de los<br />

mismos, lo que le confiere a la misma un<br />

carácter especializado.<br />

• Los autores más productivos y más citados<br />

se constituyen en referentes para las<br />

materias que trata la revista.<br />

• Los niveles de colaboración entre países<br />

es alto, mientras que entre autores es<br />

moderado.<br />

• Estados Unidos y Canadá son los países<br />

que más aportan trabajos de investigación<br />

a los contenidos publicados por la<br />

revista.<br />

• Se evidencia el trabajo colaborativo como<br />

la principal tendencia para realizar investigaciones<br />

por parte de los autores<br />

que publican en la revista, quienes la ven<br />

como una opción para estar en contacto y<br />

compartir información.<br />

• Los autores más destacados en la revista<br />

Straub y Saunders, ostentan gran reconocimiento<br />

dentro de la comunidad científica,<br />

lo cual se ve reflejado en el número<br />

de citaciones que reciben sus trabajos y el<br />

índice de colaboraciones.<br />

• La revista ha aumentado el número de<br />

trabajos publicados cada año, dando<br />

muestra de la importancia que ha adquirido<br />

el campo de las ciencias de información<br />

y el apoyo que han recibido los<br />

autores por parte de las instituciones que<br />

patrocinan sus investigaciones.


48 Pp 35 - 49. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

TECNOLOGÍA DE INFORMACIÓN <strong>10</strong><br />

Sambamuthy, V<br />

5<br />

Rao, HR<br />

3<br />

4<br />

Research<br />

Xue,YJ<br />

4<br />

12<br />

ROL PROFESIONAL<br />

Gosaln,S 3 3<br />

RESPONSE<br />

3<br />

Kim,SR<br />

Ives,B<br />

3<br />

3<br />

Petter,S<br />

5<br />

5<br />

Ooh,WW<br />

3<br />

Grover,V<br />

Yoo,Y<br />

Lyythen,K<br />

3<br />

4<br />

3<br />

38<br />

REVIEW<br />

Burton-Jones.A<br />

MODELADO<br />

5<br />

5<br />

3 Agarwai,R<br />

3<br />

Bastenville,R<br />

Chiasson,M<br />

Myers,MD<br />

15<br />

EFECTOS DE LOS SISTEMAS DE INFORMACIÓN<br />

4<br />

CONTRIBUTION<br />

Kohll,R<br />

6<br />

<strong>10</strong><br />

USO DE TECNOLOGIA<br />

MIS<br />

4<br />

Browne,GJ<br />

3<br />

Rlecl,R<br />

28<br />

IMPACTO DE INNOVACIÓN<br />

6<br />

VIRTUAL WO<br />

4<br />

Mulhas,S<br />

3<br />

ACCEPTANCE<br />

8<br />

3<br />

Vencatesn,V<br />

Thompson,R<br />

4<br />

5<br />

Liang,HG VALUE<br />

3<br />

Fitzgerald,B<br />

3<br />

Bnattcherjee,A<br />

3<br />

4<br />

Allen,CN<br />

3<br />

Johnson,N<br />

3 3<br />

4<br />

Thatcher,JB<br />

SPECIAL ISSUE<br />

4<br />

Gupta,A<br />

5<br />

Goodhue,DL<br />

21 3<br />

3<br />

Straut,D INFLUENCE<br />

3<br />

Slaughter,SA<br />

5<br />

Oh,W<br />

Weber,R<br />

3<br />

<strong>10</strong><br />

Lucas,HC<br />

3<br />

3<br />

4<br />

vol<br />

pg<br />

POWER<br />

6<br />

3<br />

Pinsonneaut,A<br />

3<br />

KNOWLEDGE<br />

3<br />

Abbasl,A<br />

3<br />

Dennis,AR<br />

3<br />

valu<br />

8<br />

5<br />

Paulou,PA EMPIRICAL ANALYSIS<br />

5<br />

Valaglon<br />

3<br />

Marcoulldes,GA<br />

19<br />

SISTEMAS DE INFORMACIÓN PARA INVESTIGACIÓN<br />

Ral,A 3<br />

3<br />

EVIDENCE<br />

4<br />

Ang,S<br />

22<br />

22<br />

SISTEMAS DE INFORMACIÓN<br />

ESTUDIOS DE CASO<br />

12<br />

Saunders,C<br />

4<br />

Banker,R<br />

<strong>10</strong><br />

TEORÍA<br />

5<br />

Gehen,D<br />

TEST<br />

3<br />

PERSONALIZATION<br />

3<br />

Riuand,S<br />

3<br />

4<br />

3<br />

3<br />

Dimoka,A<br />

4<br />

Kane,GC<br />

Smith,HJ<br />

M<br />

Karahanna,E<br />

3<br />

3<br />

March,ST<br />

<strong>10</strong><br />

Benbasat,I<br />

Figura <strong>10</strong>. Red de relación temática vs autores<br />

• Las temáticas en las que se enfocan los<br />

trabajos publicados por la revista son<br />

las relacionadas con el diseño, desarrollo<br />

y aplicación de sistemas de información.<br />

• Se destaca el índice de colaboración;<br />

alrededor del 40% de los trabajos publicados<br />

por la revista han sido realizados<br />

de forma colaborativa entre<br />

autores de diferentes países, dando<br />

muestra de su interés por expandir<br />

el reconocimiento de su labor y de sí<br />

mismos.<br />

• Los trabajos colaborativos se han desarrollado<br />

por grupos conformados<br />

por investigadores de Estados Unidos,<br />

Canadá y Singapur principalmente.<br />

References<br />

Alger, J. (s.f.) El Factor de Impacto en las <strong>Revista</strong>s Científicas.<br />

Primera reunión de editores de revistas científicas<br />

nacionales. [Diapositivas]. Recuperado de:<br />

http://www.bvs.hn/Honduras/pdf/FactorImpacto.pdf<br />

Ascaso, F. (2011) Factor de impacto, eigenfactor y<br />

article influence. Archivos de la sociedad española de<br />

oftalmología, 86(1), 1-2.<br />

Boyack, K. W., Klavans, R. & Börner, K. (2005) Mapping<br />

the backbone of science Scientometrics, 64(3), 351-<br />

374.<br />

Campanario, J. M. (2006). El factor de impacto de las<br />

revistas académicas: preguntas y respuestas. Obtenido<br />

desde http://www.uah.es/otrosweb/jmc.<br />

Chaviano, O. G. (2007). Análisis bibliométrico y de<br />

calidad de la revista Signo y Pensamiento (1982-<br />

2006). Signo y Pensamiento, 50, 23-32 .


Rosa Elena Gómez H. - Jorge Alirio Daza Q. - Daladier Andrés Malambo M. Analisis Bibliométrico de la <strong>Revista</strong> MIS Quarterly (2005 - 2012)<br />

49<br />

Lyythen,K<br />

3<br />

2<br />

Carlo,JL<br />

2<br />

Prles-HEje, J<br />

2<br />

2<br />

2<br />

Hubert,M<br />

2<br />

3<br />

Rledl,R[+1]<br />

3<br />

Abbasl,A<br />

5<br />

2<br />

Baskenville,R<br />

Son,JY<br />

2<br />

3<br />

Myers,MD<br />

2<br />

2<br />

2<br />

Gattlker,TF<br />

Agertalk,PJ<br />

2<br />

Haleh,JJPA<br />

3<br />

Kim,SS<br />

2<br />

Manuping,LM<br />

3<br />

2<br />

Dennis,AR<br />

2<br />

3<br />

5<br />

Bhattacherjee,A<br />

Goodhue,DL<br />

3<br />

2<br />

5<br />

Fitzgerald,B<br />

3<br />

Gefen,D<br />

2<br />

Thompson,R<br />

2<br />

4<br />

Dimoka,A<br />

8<br />

2<br />

Ral,A<br />

2<br />

Gill,G<br />

2<br />

Galluch,P<br />

2<br />

3<br />

2<br />

5<br />

2<br />

3<br />

Vallacich,JS<br />

2<br />

<strong>10</strong><br />

Petter,S<br />

2<br />

Benbasat,I<br />

2<br />

del Gludice,M<br />

2<br />

Lewis,W<br />

2<br />

2<br />

2<br />

2<br />

2<br />

8<br />

Pavlou,PA<br />

2<br />

Xiao,B<br />

21<br />

Straub,D<br />

5<br />

Grover,V<br />

5<br />

Chin,WW<br />

2<br />

2<br />

Angst,CM<br />

2<br />

2<br />

2<br />

3<br />

5<br />

2<br />

Marcouldes,GA<br />

Agarwal,R<br />

4<br />

Banker,R<br />

3<br />

March,ST<br />

2<br />

3<br />

4<br />

3<br />

Ang,S<br />

Lucas,HC<br />

12<br />

Saunders,C<br />

2<br />

Beaudry,A<br />

5<br />

Oh,W<br />

2<br />

5<br />

Sambamurthy,V<br />

2<br />

2<br />

Laponte,L<br />

4 Joseph,D<br />

Allen,GN<br />

2 3<br />

2<br />

2<br />

2<br />

2<br />

3<br />

Venkatesh,V<br />

2<br />

2<br />

Bnown,SA<br />

2<br />

Chen,H<br />

3<br />

Subramnl,M<br />

2 2<br />

King,WR<br />

6<br />

Pinsonneaut,A<br />

2<br />

Ramasubbu,N<br />

2 4<br />

Mlthas,S<br />

3<br />

Weber,R<br />

2<br />

2<br />

Shanks,G<br />

Rivard,S<br />

3<br />

Figura 11. Red de colaboración entre autores<br />

Dávila, M., Guzmán, R., Macareno, H., Piñeres, D.,<br />

De la Rosa, D. y Caballero-Uribe, C.V. (2009). Bibliometría:<br />

conceptos y utilidades para el estudio médico<br />

y la formación profesional. Salud Uninorte, 25(2).<br />

Delgado, E. (1999). ISO standards for the presentation<br />

of scientific periodicals: Little known and little<br />

used by Spanish biomedical journals. Journal of Documentation,<br />

55(3), 288-309.<br />

Delgado, E., Ruiz-Pérez, R. y Jiménez-Contreras, E.<br />

(2006). La Edición de <strong>Revista</strong>s Científicas Directrices,<br />

Criterios y Modelos de Evaluación. Universidad de<br />

Granada. Grupo de Investigación “EC3: Evaluación<br />

de la Ciencia y de la Comunicación Científica<br />

http://ec3.ugr.es/in-recs/.<br />

Garfield, E. (1999) Journal impact factor: a brief review<br />

Canadian Medical Association Journal, 161(8),<br />

p.979-980, Obtenido de http://www.garfield.library.upenn.edu/papers/journalimpactCMAJ1999.<br />

pdf<br />

Glänzel, W. (2001). National characteristics in international<br />

scientific co-authorship relations. Scientometrics,<br />

51(1), 69-115.<br />

Goldfinch S., Dale, T. & De Roue, K. (2003). Science<br />

from the periphery: Collaboration network and<br />

Pheriphery effects in the citation of New Zealand<br />

Crown Research Institutes articles, 1992-2000. Scientometrics,<br />

57, 321-337.<br />

Katz, J. S. & Martin, B. R. (1997). What is research<br />

collaboration? Research policy, 26(1), 1-18.<br />

López, P. (1996). Introducción a la Bibliometría. Valencia:<br />

Promolibro.<br />

<strong>No</strong>yons, E. C.M (2005): Science Maps within a<br />

Science Policy Context. Improving the Utility of<br />

Science and Domain Maps within a Science Policy<br />

and Research Management Context. En: Glänzel,<br />

W., Schmoch, U. & H. F. Moed (2004). Handbook of<br />

quantitative science and technology research. The Use of<br />

Publication and Patent Statistics in Studies of S&T Systems.<br />

New York: Kluwer Academic Publishers.<br />

Pritchard, A. (1969). Statistical bibliography or bibliometrics.<br />

Journal of documentation, 25(4), 348-349.<br />

Seglen, P. O. (1992). How representative is the journal<br />

impact factor? Research evaluation, 2(3), 143-149.<br />

Tavares, M.M. (2011). El peer review de las revistas<br />

científicas en Humanidades y Ciencias Sociales: políticas<br />

y prácticas editoriales declaradas. <strong>Revista</strong> española<br />

de documentación científica, 34(2), 141-164.<br />

Tricco A, Runnels V, Sampson M, Bouchard L. (1999).<br />

Shift in the use of population health, health promotion,<br />

and public health. Can J Public Health. 90 (Suppl<br />

1): S7-S<strong>10</strong>.


Hugo F. Posada Quintero<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía autonómica cardiovascular usando un teléfono inteligente<br />

51<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía<br />

autonómica cardiovascular usando un<br />

teléfono inteligente<br />

Autor » Hugo Fernando Posada Quintero 1<br />

Resumen »<br />

Este trabajo presenta los resultados del análisis no linear de VFC (variabilidad de la frecuencia<br />

cardíaca) enfocados al diagnóstico del inicio y progreso de la NAC (neuropatía autonómica<br />

cardiovascular). La importancia del trabajo radica en que tiene el potencial de proveer la base<br />

para un examen fisiológico de alto impacto, por cuanto sería de gran ayuda en el monitoreo<br />

del progreso de una importante consecuencia de la diabetes y podría ser usado en la prueba<br />

de nuevos medicamentos relacionados con las complicaciones de la diabetes. Por otra parte, el<br />

método tiene una muy buena relación costo-efectividad porque usa los teléfonos inteligentes<br />

ampliamente disponibles y así puede ser fácilmente desplegado en una vasta población<br />

de sujetos diabéticos. Los resultados muestran que el análisis no lineal de la VFC es capaz<br />

de detectar el inicio de la NAC en ratones diabéticos, lo cual no es posible con en análisis<br />

tradicional de VFC.<br />

Palabras clave »<br />

Neuropatía autonómica cardiovascular, variabilidad de la frecuencia cardíaca, fotopletismografía,<br />

modos dinámicos principales, densidad espectral de potencia.<br />

Detection and tracking of the progress of cardiovascular<br />

autonomic neuropathy using smartphones<br />

Abstract »<br />

This work presents some results obtained using a nonlinear analysis of HRV (heart rate variability)<br />

focusing on assessment of the onset and progress of CAN (cardiovascular autonomic neuropathy).<br />

This work is important because it has the potential to provide the basis for a high-throughput<br />

physiological test for cardiac autonomic neuropathy that would be of great value in testing drugs<br />

related to diabetic complications. Moreover, the method we propose is cost-effective since it uses<br />

widely-available smartphones and thus, can be widely deployed on diabetic subjects. Results show<br />

the capability of nonlinear analysis of HRV for detecting the onset of CAN on diabetic mice, which is<br />

not possible for traditional HRV analysis.<br />

Key words:<br />

cardiovascular autonomic neuropathy, heart rate variability, photoplethysmography, principal<br />

dynamic modes, power spectral density<br />

(1) Candidato a doctor en Ingeniería Biomédica. Worcester Polytechnic Institute. Massachusetts, EE.UU.<br />

hposadaquintero@wpi.edu<br />

Recibido: 6 de mayo de 2014<br />

Aceptado: 24 de julio de 2014


52 Pp 51 - 57. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

La neuropatía autonómica cardiovascular<br />

(NAC) es una de las más relevantes y estudiadas<br />

complicaciones de la diabetes. Asimismo<br />

la diabetes es una de las enfermedades de<br />

mayor prevalencia en prácticamente cualquier<br />

grupo poblacional, al menos el 25% de los<br />

diabéticos desarrollan NAC. El examen de<br />

reflejos cardiovasculares autonómicos (CARTs<br />

por sus siglas en inglés) es el estándar de<br />

oro para diagnosticar la NAC, en el cual las<br />

dinámicas del sistema nervioso autónomo<br />

(SNA) son medidas mediante el análisis de<br />

los cambios en la frecuencia cardíaca y presión<br />

arterial en respuesta a estímulos controlados.<br />

El problema con los CARTs es que requieren<br />

de diversos equipos médicos, lo cual los hace<br />

inaccesibles para un monitoreo continuo,<br />

además de costosos. El análisis de variabilidad<br />

de la frecuencia cardíaca (VFC) es también una<br />

herramienta usada ampliamente para evaluar<br />

el SNA. La VFC se obtiene tradicionalmente<br />

por medio del análisis del electrocardiograma<br />

(ECG). Un problema del ECG es que requiere<br />

no solo de sistemas electrónicos más bien<br />

complejos para la adquisición de la señal, sino<br />

también disponer electrodos en el cuerpo del<br />

paciente, lo cual requiere de tiempo y eleva el<br />

costo del examen. Una interesante alternativa<br />

es el uso de señales de fotopletismografía<br />

(FPG), que resultan de mediciones ópticas<br />

que son utilizadas para detectar cambios en<br />

el volumen sanguíneo en el lecho vascular de<br />

un tejido. La señal de FPG se ha utilizado con<br />

éxito para medir la frecuencia cardíaca y para<br />

realizar análisis de variabilidad, como la VFC.<br />

Más interesante aún, los teléfonos inteligentes<br />

(conocidos también como smartphones) tienen<br />

la capacidad de recolectar señales de FPG, para<br />

lo cual existen aplicaciones en las tiendas de<br />

Android y iOS. Por ejemplo, el nuevo Samsung<br />

Galaxy S5 tiene un sensor especializado en<br />

calcular la frecuencia cardíaca usando esta<br />

técnica (ver figura 1).<br />

El problema del análisis tradicional de<br />

variabilidad, VFC, es que no es capaz de evaluar<br />

separadamente las funciones simpáticas y<br />

parasimpáticas. Esto se debe a que el análisis<br />

de VFC no tiene en cuenta las dinámicas no<br />

lineales de la interacción entre el SNA y la<br />

frecuencia cardíaca.<br />

Figura 1. El Samsung GalaxyS5® tiene ya<br />

incorporado un sistema completo de detección<br />

de la frecuencia cardíaca usando FPG. Tomado de<br />

wwww.samsung.com<br />

El daño del sistema nervioso (neuropatía) es<br />

una consecuencia común e importante de la<br />

diabetes. Alrededor del 60 a 70% de las personas<br />

con diabetes tienen niveles de neuropatía<br />

de mediano a severo. Dichas neuropatías comprometen<br />

el funcionamiento del corazón, riñones,<br />

ojos, hígado y glándulas secretoras. La<br />

neuropatía autonómica cardiovascular (NAC)<br />

es definida como el deterioro del control autonómico<br />

del sistema cardiovascular como consecuencia<br />

de la diabetes, tras la exclusión de<br />

otras causas. La NAC es la neuropatía automática<br />

más estudiada, porque reviste la mayor importancia<br />

desde el punto de vista clínico. Tiene<br />

además un gran impacto en las enfermedades<br />

cardiovasculares, mortalidad y morbilidad en<br />

pacientes con diabetes mellitus (Grundy, et. al.,<br />

1999; Kannel & McGee, 1979). La prevalencia<br />

de NAC es de alrededor del 20%, y se incrementa<br />

hasta alrededor del 65% con la edad y la<br />

duración de la diabetes. Las etapas de la NAC<br />

están relacionadas con la afectación de las ramas<br />

parasimpática y simpática del SNA.<br />

Una reacción inflamatoria incontrolada es<br />

la causa más posible de la NAC. Aunque la<br />

inflamación es un mecanismo de protección


Hugo F. Posada Quintero<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía autonómica cardiovascular usando un teléfono inteligente<br />

53<br />

contra traumas, infección, entre otros,<br />

puede causar también daño y muerte de<br />

tejidos. En condiciones normales, el SNA<br />

mantiene la reacción inflamatoria en niveles<br />

controlados mediante la vía colinérgica<br />

antiinflamatoria, la cual es activada<br />

mediante la rama parasimpática; los niveles<br />

normales de glucosa en la sangre producen<br />

también una pequeña reacción inflamatoria,<br />

que no es ningún problema para la vía<br />

colinérgica antiinflamatoria. Sin embargo,<br />

en la presencia de diabetes los niveles de<br />

glucosa son elevados, lo que produce una<br />

reacción inflamatoria creciente, aunque de<br />

bajo nivel, que lentamente afecta el SNA<br />

de manera ascendente. El nervio vago, que<br />

desempeña funciones sensoriales en el SNA<br />

además de realizar alrededor del 75% de las<br />

funciones parasimpáticas (Kuehl & Stevens,<br />

2012), se ve afectado en las primeras etapas<br />

tempranas de la NAC. Por esta razón, la<br />

etapa temprana de NAC se caracteriza por<br />

una pérdida en la función parasimpática,<br />

causando un desbalance del tono simpático/<br />

parasimpático, generando un incremento<br />

en la frecuencia cardíaca de reposo y<br />

anormalidades en la relación de variabilidad<br />

de la frecuencia cardíaca en los semiciclos de<br />

inhalación e inhalación del ciclo respiratorio.<br />

Después sigue una etapa de denervación<br />

simpática, empezando en el ápice de los<br />

ventrículos y avanzando hacia la base del<br />

corazón, llevando al paciente a un desbalance<br />

todavía peor, con mayor propensión a<br />

arritmias (Vinik, Maser, & Ziegler, 2011).<br />

Es importante resaltar cómo el desbalance<br />

simpático/parasimpático es un marcador<br />

importante de la génesis de la NAC.<br />

Los defectos funcionales del sistema nervioso<br />

autónomo (SNA) pueden ser corregidos, si se<br />

detectan tempranamente, usando medicamentos<br />

o con planes controlados de ejercicio. Hay<br />

diversos agentes disponibles para la corrección<br />

de los defectos funcionales en los sistemas<br />

nerviosos: simpático y parasimpático. Algunos<br />

estudios han mostrado mejoría en la variabilidad<br />

de la frecuencia cardíaca con ejercicio gradual,<br />

usando una variedad de drogas cardioactivas,<br />

intensificando a su vez el tratamiento de los<br />

múltiples factores de riesgo de la NAC que son<br />

compartidos con la enfermedad macrovascular<br />

(Vinik & Ziegler, 2007).<br />

La epidemiología de la NAC no está muy<br />

bien establecida, debido a la falta de<br />

conocimiento acerca de esta enfermedad en<br />

poblaciones diabéticas representativas, y en<br />

las diferencias en las metodologías usadas;<br />

no obstante, es ampliamente aceptado que<br />

la NAC está presente en al menos un cuarto<br />

de los diabéticos tipo 1 y un tercio de los<br />

diabéticos tipo 2 (Vinik & Ziegler, 2007).<br />

La NAC puede causar anormalidades en el<br />

control de la frecuencia cardíaca, así como en<br />

las dinámicas cardiovasculares en los niveles<br />

periféricos (Dyck et al., 1992; Pop-Busui et al.,<br />

2009; Spallone et al., 2011; Suárez et al., 2005;<br />

Tesfaye et al., 20<strong>10</strong>; Vinik, Maser, Mitchell &<br />

Freeman, 2003). Las manifestaciones clínicas<br />

de la NAC incluyen taquicardia, intolerancia<br />

al ejercicio, inestabilidad cardiovascular<br />

intraoperatoria y perioperatoria, hipotensión<br />

y bradicardia ortostáticas, isquemia<br />

miocárdica, incremento en el riesgo de<br />

mortalidad y morbilidad y reducción en la<br />

calidad de vida de las personas con diabetes<br />

(Pop-Busui et al., 2009; Spallone et al., 2011;<br />

Suárez et al., 2005; Tesfaye et al., 20<strong>10</strong>; Vinik<br />

et al., 2003).<br />

El panel de consenso en neuropatías diabéticas<br />

de Toronto ha identificado el examen de<br />

reflejos cardiovasculares autonómicos<br />

(CARTs) como el estándar de oro, porque<br />

es la aproximación más sensitiva, específica<br />

y reproducible disponible actualmente para<br />

la evaluación de la NAC en investigación<br />

clínica (Pop-Busui et al., 2009). El análisis de<br />

variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC)<br />

fue considerado a su vez importante para la<br />

valoración de pacientes con NAC, dada la<br />

información relevante que provee sobre el<br />

SNA (Heart rate variability, 1996). Aunque<br />

otros exámenes de disfunción autonómica<br />

han sido usados en procesos de investigación,<br />

éstos no han mostrado ser suficientemente<br />

robustos para ser incorporados en la rutina<br />

clínica (Tesfaye et al., 20<strong>10</strong>). A su vez, el<br />

subcomité encargado de la NAC (parte del<br />

panel de consenso de Toronto) identificó<br />

serias limitaciones en los métodos existentes y<br />

enfatizó en la necesidad de realizar esfuerzos<br />

para desarrollar sistemas de detección de<br />

NAC nuevos, no invasivos y seguros, con<br />

mayor sensibilidad y especificidad (Bernardi<br />

et al., 2011).


54 Pp 51 - 57. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Los CARTs se limitan a ambientes clínicos,<br />

debido a la cantidad de equipos y maniobras<br />

que se realizan, lo cual los hace costosos e<br />

imprácticos para el monitoreo frecuente.<br />

Además, aunque los CARTs proveen una<br />

alta sensibilidad y especificidad para la<br />

evaluación del sistema parasimpático, le hace<br />

falta un sistema de alta sensibilidad para la<br />

evaluación de la rama simpática. Por su parte,<br />

las limitaciones del análisis de la VFC han<br />

sido mostradas en estudios previos (Maser &<br />

Lenhard, 2005). La adquisición de señales de<br />

electrocardiografía (ECG), las cuales son la base<br />

para el estudio tradicional de la variabilidad, es<br />

también una limitación de la VFC si se piensa en<br />

ella como un método de evaluación constante.<br />

Sin embargo, la limitación más problemática<br />

de la VFC es la inhabilidad para evaluar<br />

separadamente las dinámicas simpáticas y<br />

parasimpáticas. Por esta razón, se requiere el<br />

desarrollo de nuevos métodos cuantitativos<br />

para el seguimiento de esta importante<br />

complicación de la diabetes. También, es ideal<br />

utilizar tecnologías modernas para hacer estos<br />

métodos accesibles a una mayor población.<br />

El modo dinámico principal (MDP) es una<br />

técnica no lineal que se ha utilizado para resolver<br />

la limitación del análisis tradicional de VFC. Las<br />

ventajas del MDP han sido bien documentadas<br />

y su característica más sobresaliente es<br />

que permite una correcta separación de las<br />

dinámicas simpáticas y parasimpáticas (Zhong,<br />

Wang, Ju, Jan, & Chon, 2004). El MDP se basa<br />

en la representación en series de Volterra, toma<br />

en cuenta las no linealidades de segundo orden<br />

de las variaciones de la frecuencia cardíaca<br />

y extrae sus componentes principales, los<br />

cuales representan las dinámicas simpáticas y<br />

parasimpáticas. La factibilidad de la separación<br />

de las funciones del SNA ha sido validada<br />

en un estudio previo que usaba bloqueos<br />

farmacológicos (Zhong, Jan, Ju, & Chon, 2006).<br />

Por esta razón, los índices obtenidos utilizando<br />

MDP deben funcionar como indicadores del<br />

inicio y progreso de la NAC.<br />

Metodología<br />

Cuarenta ratones machos se utilizaron en<br />

este estudio. Es importante mencionar que<br />

todos los protocolos experimentales fueron<br />

aprobados por el comité institucional de<br />

cuidado y uso de animales. Veinte de estos<br />

animales son de un tipo especial (Akita),<br />

diabético tipo 1 insulinodependiente, que<br />

incluso desarrolla NAC. Los otros veinte son<br />

ratones sanos. Como se quería cuantificar el<br />

avance de la degeneración nerviosa producida<br />

por la NAC, muestras de tejido de la sección<br />

atrial del corazón de 5 ratones de cada tipo,<br />

en los meses 2, 3 y 4 (5 diabéticos más 5 sanos<br />

= <strong>10</strong>, por 3 mediciones, = 30 ratones) fueron<br />

extraídas. Los nervios autonómicos son más<br />

prevalentes en los nodos sinusal y atrial. La<br />

densidad de dos diferentes proteínas fue<br />

medida, al ser conocidas como marcadores<br />

de nervios simpáticos (tirosina hidroxilasa) y<br />

parasimpáticos (acetiltransferasa de colina). La<br />

densidad media de cada grupo de 5 ratones fue<br />

calculada como un indicador para dicho tipo<br />

de animal, tiempo de vida y tipo de nervio. Los<br />

otros <strong>10</strong> ratones (5 diabéticos y 5 sanos) fueron<br />

usados para tomar mediciones semanales de<br />

5 minutos de fotopletismografía (usando una<br />

pinza en su cola) y, posteriormente, realizar<br />

un análisis de variabilidad de la frecuencia<br />

cardíaca (VFC).<br />

Los resultados del análisis de VFC son los<br />

llamados índices de variabilidad. Estos<br />

provienen del análisis en el dominio de la<br />

frecuencia de la señal de variabilidad, que es<br />

la serie de tiempos sucesivos entre latido y<br />

latido. Esta serie temporal se convierte a una<br />

señal uniformemente muestreada por medio<br />

de interpolación cúbica por tramos y luego se<br />

aplica sobre ella la transformada de Fourier para<br />

obtener una representación en el dominio de la<br />

frecuencia. Las componentes de alta frecuencia<br />

(AF) se han relacionado inequívocamente<br />

con el sistema parasimpático. Por su parte,<br />

las componentes de baja frecuencia (BF) se<br />

relacionan principalmente con el sistema<br />

simpático, aunque es sabido que el sistema<br />

parasimpático también tiene influencia sobre<br />

este índice (Tracey, 2012). Aunque la relación<br />

BF/AF se utiliza como un índice de balance<br />

simpático/parasimpático (balance autonómico<br />

o simpático-vagal, una medida adimensional),<br />

nótese que al BF ser influido por el sistema<br />

parasimpático, la validez de este índice es<br />

controversial.<br />

En el caso del análisis de modos dinámicos<br />

principales (MDP), este es aplicado sobre la


Hugo F. Posada Quintero<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía autonómica cardiovascular usando un teléfono inteligente<br />

55<br />

serie de VFC una vez ésta es uniformemente<br />

muestreada. Como los resultados del MDP son<br />

las dinámicas simpáticas y parasimpáticas en<br />

el dominio del tiempo, éstas son convertidas<br />

al dominio de la frecuencia usando la<br />

transformada de Fourier, y el resultado final se<br />

obtiene computando la potencia total de cada<br />

uno. La relación simpático/parasimpático<br />

es obtenida como una medida del balance<br />

autonómico. Tanto para el análisis de VFC<br />

como para el análisis de MDP, la media de<br />

cada índice de balance autonómico para los<br />

5 animales, para cada semana, es reportada.<br />

Resultados<br />

Los resultados están condensados en las figuras<br />

2 y 3. La figura 2 muestra cómo la densidad de<br />

nervios simpáticos y parasimpáticos cambian<br />

con el tiempo. La observación más importante<br />

es que aunque dicha evolución en la densidad<br />

nerviosa es similar en ambos tipos de ratón,<br />

los ratones diabéticos tienen menos densidad<br />

nerviosa simpática y parasimpática en el tercero<br />

y cuarto mes, pero no en el segundo. Este<br />

resultado indica que el desbalance autonómico<br />

debe detectarse antes o sobre ese mismo tiempo.<br />

Este hecho es importante para analizar los<br />

resultados de los análisis de VFC y MDP.<br />

Densidad de marcador simpático<br />

Densidad de marcador simpático<br />

Sano<br />

Diabético<br />

Sano<br />

Diabético<br />

0,49<br />

0,48<br />

1,11<br />

0,87<br />

1,52<br />

1,18<br />

0,65<br />

0,62<br />

1,06<br />

0,84<br />

0,99<br />

0,66<br />

Meses 2 3 4<br />

Meses 2 3 4<br />

Figura 2. Densidad de marcadores simpáticos y parasimpáticos en el tejido atrial de ratones sanos y<br />

diabéticos, en los meses 2, 3 y 4.<br />

Balance Autonómico obtenido por medio<br />

del análisis tradicional de VFC<br />

Balance Autonómico obtenido por medio<br />

del análisis DMP de la VFC<br />

Salvaje<br />

Diabético<br />

Salvaje<br />

Diabético<br />

1,6<br />

1,5<br />

1,45<br />

1,1 0,9 0,7<br />

0,8 0,7<br />

0,9<br />

0,5<br />

1,1 1,1<br />

0,75<br />

1,3<br />

1,4<br />

1,35<br />

2,2<br />

2,05<br />

1,9<br />

1,9 1,9<br />

1,5 1,7 1,9 1,85 2<br />

1,5<br />

1,3<br />

0,78<br />

0,81<br />

0,88 0,87 0,86<br />

0,84 0,85<br />

0,8 0,8<br />

0,8 0,81<br />

0,75<br />

0,75 0,76 0,72 0,72 0,71<br />

0,62 0,62<br />

0,6 0,63<br />

0,64 0,6 0,6 0,6<br />

Semanas<br />

Semanas<br />

6 7 8 9 <strong>10</strong> 11 12 13 14 15 16 17 18 19<br />

6 7 8 9 <strong>10</strong> 11 12 13 14 15 16 17 18 19<br />

Figura 3. Evolución del balance autonómico en ratones sanos y diabéticos. Resultados obtenidos por<br />

medio de las técnicas de variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC, izquierda) y modo dinámico principal<br />

(MDP, derecha) de la VFC.


56 Pp 51 - 57. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

En la figura 3 se pueden ver los resultados de<br />

aplicar el análisis tradicional de variabilidad de<br />

la frecuencia cardíaca (VFC) y el análisis de MDP<br />

sobre la serie de VFC. Nótese cómo el análisis de<br />

VFC no demuestra una diferencia remarcable y<br />

consistente en el balance autonómico entre los<br />

animales diabéticos y sanos. Por su parte, el<br />

indicador de balance autonómico obtenido con<br />

el análisis de MDP es consistente en detectar<br />

la diferencia entre ambos tipos de animales;<br />

también, detecta adecuadamente el inicio del<br />

desbalance autonómico debido a la NAC en los<br />

animales diabéticos alrededor de las semanas<br />

11-12. Este resultado está en concordancia con<br />

la degeneración nerviosa evidenciada en la<br />

figura 2.<br />

Conclusión<br />

El resultado computacional basado en<br />

MDP indica un deterioro significativo en<br />

las funciones autonómicas cardíacas en los<br />

ratones diabéticos insulinodependientes. El<br />

análisis de degeneración nerviosa muestra una<br />

reducción progresiva en la densidad de nervios<br />

autonómicos, en comparación con los ratones<br />

sanos usados como control, empezando antes<br />

del tercer mes de edad, corroborando así los<br />

resultados usando análisis de MDP sobre la<br />

serie de VFC. Usando una simple medición de<br />

fotopletismografía fue posible determinar que<br />

el inicio de la NAC ocurre antes de los 3 meses<br />

y que dicha neuropatía persiste en el tiempo.<br />

Perspectivas<br />

Dado que todo lo que se requiere para el<br />

análisis de MDP son los tiempos de latido<br />

a latido, los avances recientes en los cuales<br />

diversos modelos de teléfonos inteligentes se<br />

vienen usando para recopilar, no solo señales<br />

pulsátiles sino también los intervalos de pulso,<br />

sugieren que este dispositivo, cada vez más<br />

popular y económico, puede ser utilizado para<br />

detectar la NAC en humanos. Así mismo, en<br />

el laboratorio se ha demostrado que la señal<br />

obtenida con el teléfono inteligente puede<br />

ser utilizada para extraer no solo frecuencia<br />

cardíaca, sino también frecuencia respiratoria,<br />

saturación de oxígeno, así como medidas de<br />

la función del sistema autónomo (Scully et al.,<br />

2012). A diferencia de las demás, la propuesta<br />

usa los componentes estándares del teléfono y<br />

no requiere hardware adicional; el monitoreo<br />

óptico de video de la piel con una cámara<br />

digital estándar de teléfono inteligente es<br />

suficiente para detectar la variabilidad en<br />

la señal de frecuencia cardíaca y obtener de<br />

manera precisa los intervalos de tiempo entre<br />

latidos. Esta tecnología tiene el potencial para<br />

proveer a los pacientes acceso fácil y simple<br />

a un sistema de monitoreo diario del inicio y<br />

progreso de NAC, apenas ubicando su dedo en<br />

la cámara de video de su teléfono inteligente.<br />

Los teléfonos inteligentes son una inmensa<br />

oportunidad para los desarrolladores de<br />

software y soluciones enfocadas al mercado<br />

biomédico, por cuanto éstos no sólo cuentan<br />

con una extraordinaria configuración de<br />

hardware y sistemas operativos de gran<br />

versatilidad, lo cual significa per se un enorme<br />

potencial, sino que incluyen capacidades de<br />

telecomunicación, visualización, movilidad,<br />

sensores, entre otros, lo que permite desplegar<br />

soluciones de monitoreo de la salud en un<br />

amplio grupo de personas, lo que se traduce en<br />

un mercado prometedor.<br />

Referencias<br />

Bernardi, L., Spallone, V., Stevens, M., Hilsted, J.,<br />

Frontoni, S., Pop-Busui, R. (2011). On behalf of the<br />

Toronto Consensus Panel on Diabetic Neuropathy.<br />

Investigation methods for cardiac autonomic<br />

function in human research studies. Diabetes/<br />

metabolism Research and Reviews. doi:<strong>10</strong>.<strong>10</strong>02/<br />

dmrr.1224<br />

Dyck, P. J., Karnes, J. L., O’brien, P. C., Litchy, W.<br />

J., Low, P. A., & Melton, L. (1992). The Rochester<br />

Diabetic Neuropathy Study Reassessment of tests<br />

and criteria for diagnosis and staged severity.<br />

Neurology, 42(6), 1164–1164.<br />

Grundy, S. M., Benjamin, I. J., Burke, G. L., Chait,<br />

A., Eckel, R. H., Howard, B. V., Sowers, J. R. (1999).<br />

Diabetes and cardiovascular disease: a statement for<br />

healthcare professionals from the American Heart<br />

Association. Circulation, <strong>10</strong>0(<strong>10</strong>), 1134–1146.<br />

Heart rate variability: standards of measurement,<br />

physiological interpretation and clinical use. Task Force<br />

of the European Society of Cardiology and the <strong>No</strong>rth<br />

American Society of Pacing and Electrophysiology.<br />

(1996). Circulation, 93(5), <strong>10</strong>43–<strong>10</strong>65.


Hugo F. Posada Quintero<br />

Detección y seguimiento de la neuropatía autonómica cardiovascular usando un teléfono inteligente<br />

57<br />

Kannel, W. B., & McGee, D. L. (1979). Diabetes and<br />

cardiovascular disease. The Framingham study.<br />

JAMA: The Journal of the American Medical Association,<br />

241(19), 2035–2038.<br />

Kuehl, M., & Stevens, M. J. (2012). Cardiovascular<br />

autonomic neuropathies as complications of diabetes<br />

mellitus. Nature Reviews Endocrinology, 8(7), 405–416.<br />

Maser, R. E., & Lenhard, M. J. (2005). Cardiovascular<br />

autonomic neuropathy due to diabetes mellitus:<br />

clinical manifestations, consequences, and treatment.<br />

The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism,<br />

90(<strong>10</strong>), 5896–5903.<br />

Pop-Busui, R., Low, P. A., Waberski, B. H., Martin,<br />

C. L., Albers, J. W., Feldman, E. L., Herman, W. H.<br />

(2009). Effects of Prior Intensive Insulin Therapy<br />

on Cardiac Autonomic Nervous System Function<br />

in Type 1 Diabetes Mellitus The Diabetes Control<br />

and Complications Trial/Epidemiology of Diabetes<br />

Interventions and Complications Study (DCCT/<br />

EDIC). Circulation, 119(22), 2886–2893.<br />

Scully, C. G., Lee, J., Meyer, J., Gorbach, A. M.,<br />

Granquist-Fraser, D., Mendelson, Y., & Chon, K.<br />

H. (2012). Physiological parameter monitoring<br />

from optical recordings with a mobile phone. IEEE<br />

Transactions on Bio-Medical Engineering, 59(2), 303–<br />

306. doi:<strong>10</strong>.1<strong>10</strong>9/TBME.2011.2163157<br />

Spallone, V., Ziegler, D., Freeman, R., Bernardi,<br />

L., Frontoni, S., Pop-Busui, R., … Tesfaye, S.<br />

(2011). Cardiovascular autonomic neuropathy in<br />

diabetes: clinical impact, assessment, diagnosis,<br />

and management. Diabetes/metabolism Research and<br />

Reviews, 27(7), 639–653.<br />

Tesfaye, S., Boulton, A. J., Dyck, P. J., Freeman, R.,<br />

Horowitz, M., Kempler, P., Vinik, A. (20<strong>10</strong>). Diabetic<br />

neuropathies: update on definitions, diagnostic<br />

criteria, estimation of severity, and treatments.<br />

Diabetes Care, 33(<strong>10</strong>), 2285–2293.<br />

Tracey, K. J. (2012). Immune cells exploit a neural<br />

circuit to enter the CNS. Cell, 148(3), 392–394.<br />

doi:<strong>10</strong>.<strong>10</strong>16/j.cell.2012.01.025<br />

Vinik, A. I., Maser, R. E., Mitchell, B. D., & Freeman,<br />

R. (2003). Diabetic autonomic neuropathy. Diabetes<br />

Care, 26(5), 1553–1579.<br />

Vinik, A. I., Maser, R. E., & Ziegler, D. (2011).<br />

Autonomic imbalance: prophet of doom or scope<br />

for hope? Diabetic Medicine: A Journal of the British<br />

Diabetic Association, 28(6), 643–651. doi:<strong>10</strong>.1111/<br />

j.1464-5491.20<strong>10</strong>.03184.x<br />

Vinik, A. I., & Ziegler, D. (2007). Diabetic<br />

cardiovascular autonomic neuropathy. Circulation,<br />

115(3), 387–397.<br />

Zhong, Y., Jan, K.-M., Ju, K. H., & Chon, K. H.<br />

(2006). Quantifying cardiac sympathetic and<br />

parasympathetic nervous activities using principal<br />

dynamic modes analysis of heart rate variability.<br />

American Journal of Physiology-Heart and Circulatory<br />

Physiology, 291(3), H1475–H1483.<br />

Zhong, Y., Wang, H., Ju, K. H., Jan, K.-M., & Chon,<br />

K. H. (2004). <strong>No</strong>nlinear analysis of the separate<br />

contributions of autonomic nervous systems to heart<br />

rate variability using principal dynamic modes.<br />

Biomedical Engineering, IEEE Transactions on, 51(2),<br />

255–262.<br />

Suárez, G. A., Clark, V. M., <strong>No</strong>rell, J. E., Kottke, T.<br />

E., Callahan, M. J., O’Brien, P. C., Dyck, P. J. (2005).<br />

Sudden cardiac death in diabetes mellitus: risk<br />

factors in the Rochester diabetic neuropathy study.<br />

Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry, 76(2),<br />

240–245.


Comunicación, educación y sociedad<br />

Communication, education and society


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

61<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo<br />

y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u<br />

homicidio de mujeres?<br />

Autor » Martha Yaneth Guarín 1<br />

Resumen »<br />

Este artículo, basado en una revisión teórica-conceptual y jurídica sobre el feminicidio, es un<br />

resultado parcial de la investigación titulada El feminicidio en la prensa colombiana, desenlace<br />

fatal de la violencia de género: análisis crítico del discurso en los periódicos El Tiempo y El Espectador<br />

de julio 1 de 2013 a enero 15 de 2014. En este avance, el objetivo principal es reflexionar sobre<br />

la manera como se ha venido usando el concepto feminicidio en las piezas periodísticas de<br />

los periódicos que son materia de análisis: ¿es ético utilizar sinónimos, por ejemplo, asesinato,<br />

homicidio, crimen, muerte, para referirse al feminicidio?<br />

Palabras clave »<br />

Feminicidio, violencia de género, sinonimia, ética periodística.<br />

The femicide in the newspapers “El Tiempo” and “El Espectador”:<br />

Synonymous for murder or manslaughter in women?<br />

Abstract »<br />

This article, based on a theoretical-conceptual and legal review of femicide is a partial result of the<br />

investigation entitled Femicide in the Colombian press, the fatal violence: critical discourse analysis<br />

in the newspapers ‘El Tiempo’ and ‘El Espectador’ of July 1, 2013 to January 15, 2014. In this pre-view,<br />

the main objective is to reflect on the way it has been using the term femicide in journalistic pieces<br />

of the newspapers that are subject to analysis: is it ethical to use synonyms, for instance murder,<br />

manslaughter, murder, death, to refer femicide?<br />

Key words:<br />

Femicide, gender violence, synonymy, journalistic ethics.<br />

(1) Magíster en Estudios Literarios. Universidad Nacional de Colombia. Docente Investigadora. Fundación Universitaria<br />

para el Desarrollo Humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: myguarin@uninpahu.edu.co<br />

Recibido: 22 de abril de 2014<br />

Aceptado: 26 de agosto de 2014


62 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

Los medios de comunicación en Colombia<br />

han incorporado en su lenguaje la palabra<br />

feminicidio; por esta razón, el término no<br />

resulta extraño para la mayoría de la población<br />

colombiana; sin embargo, al indagar en un<br />

período de 6 meses y medio, con una frecuencia<br />

diaria, se encontró que los dos periódicos de<br />

circulación nacional - El Tiempo y El Espectador<br />

- en sólo contadas ocasiones, realmente no más<br />

de diez, sumando todas las piezas periodísticas<br />

seleccionadas, incluyen el concepto feminicidio<br />

para referirse al asesinato u homicidio de<br />

mujeres. Frente a ello, surge una serie de<br />

interrogantes, centrados en el sentido que se le<br />

ha otorgado al feminicidio, desde el ejercicio<br />

periodístico, en la prensa colombiana.<br />

Un primer aspecto a resaltar es el uso de la<br />

palabra feminicidio como sinónimo de asesinato<br />

u homicidio de mujeres, tanto es así, que en<br />

general se utilizan mucho más estos dos últimos<br />

términos. Lo anterior, genera las siguientes<br />

preguntas: ¿qué es un sinónimo y para qué<br />

sirve?, ¿qué es el feminicidio?, ¿qué sentido<br />

tiene incorporar el concepto de feminicidio en el<br />

discurso periodístico? Son estos los interrogantes<br />

a resolver, a pártir de una mirada crítica frente a<br />

la responsabilidad social que tienen los medios<br />

de comunicación, en un país como Colombia, no<br />

sólo por las cifras, ubicadas entre las más altas<br />

en cuanto a feminicidios y violencias contra<br />

las mujeres en Latinoamérica y el mundo; sino<br />

además, en un territorio donde se ha padecido<br />

un conflicto armado por más de 50 años, del cual<br />

las mujeres han sido víctimas de diversos tipos<br />

de violencia, entre ellas la sexual, acentuada por<br />

la cosificación de los cuerpos de las mujeres,<br />

convertidos en botín de guerra, por parte de los<br />

actores armados.<br />

Al respecto, Iglesia (2002) y Jaramillo (2008),<br />

con base en las narraciones de algunos cronistas<br />

en la época de la Conquista del Nuevo Mundo,<br />

evidencian que ya se hacía referencia a las mujeres<br />

indígenas como parte del botín de guerra;<br />

crónicas en las cuales se ratifica la manera como<br />

las identidades de raza, clase social y género<br />

han estado vinculadas históricamente no sólo<br />

a factores de discriminación sino de lo que<br />

en la actualidad se reconoce jurídicamente<br />

como crímenes de lesa humanidad 2 : “[…]<br />

el cuerpo de la mujer india es, finalmente,<br />

probado como se prueba una fruta o una<br />

semilla desconocida” (Iglesia, 2002, p. 7),<br />

“[…] en las tres crónicas encontramos todo<br />

el tiempo una serie de alusiones a la mujer<br />

indígena como trofeo, botín, cautiva, objeto<br />

sexual” (Jaramillo, 2008, p. 5).<br />

El informe de la Alcaldía Mayor de Bogotá<br />

(2013) muestra que en Colombia, entre el 2004<br />

y el 2012, fueron asesinadas en promedio<br />

1.345 mujeres por año, equivalente a 4 mujeres<br />

diariamente (p. 16). En el mismo período, en<br />

Bogotá se presentaron 1.246 asesinatos de<br />

mujeres, equivalente a 138 por año, es decir,<br />

una mujer asesinada cada tres días (p. 152).<br />

Durante el período analizado, las localidades<br />

que presentaron mayor número de asesinato<br />

de mujeres fueron Ciudad Bolívar con un<br />

13,4% (167 casos), seguida de Kennedy con<br />

un 12,8% (160 casos) y Suba con un 8.<strong>10</strong>%<br />

(<strong>10</strong>1 casos).<br />

De acuerdo con los últimos informes del<br />

Instituto Nacional de Medicina Legal y<br />

Ciencias Forenses, el homicidio de mujeres<br />

se ha ido incrementando en los últimos<br />

años. Al respecto, Tello (2012) plantea en las<br />

conclusiones del capítulo “Comportamiento<br />

del homicidio en Colombia, 2012” del Informe<br />

Forensis 2012, que la desagregación de<br />

este fenómeno según el sexo de la víctima,<br />

muestra una importante y preocupante<br />

tendencia al aumento de los homicidios de<br />

mujeres; además, la violencia intrafamiliar es<br />

la circunstancia más relevante y, la vivienda,<br />

el lugar donde ocurre el mayor número de<br />

homicidios de mujeres (p. 152). Del total<br />

de casos registrados en Colombia (15.727),<br />

el 92% correspondió a víctimas hombres<br />

(14.394) y, el 8 % a mujeres (1.316); es decir,<br />

por cada <strong>10</strong> víctimas hombres se registró una<br />

víctima mujer (2012, p. 122).<br />

(2) “[…] los crímenes de lesa humanidad pueden definirse como un conjunto de conductas atroces cometidas de<br />

manera masiva y sistemática contra la población civil, que lesionan gravemente la esencia del ser humano afectándolo<br />

en su dignidad” (Fernández, 20<strong>10</strong>, p. 128).


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

63<br />

De hecho, Colombia está entre los diez países<br />

con mayor tasa de feminicidios en el mundo, tal<br />

como lo presenta el estudio de <strong>No</strong>wak (2012),<br />

al analizar los datos de homicidios de mujeres<br />

a nivel global del 2004 al 2009, arrojando el<br />

dato de 66.000 mujeres asesinadas cada año<br />

en el mundo; de éstas el 17% son víctimas<br />

de homicidios intencionados, cometidos<br />

mayoritariamente por hombres (p. 1). Entre las<br />

regiones con una tasa de feminicidios de más<br />

de 6 por cada <strong>10</strong>0.000 mujeres, considerada<br />

muy alta, se encuentran Colombia, Jamaica,<br />

Guatemala, Sudáfrica, Rusia, Guayana,<br />

Honduras, Azerbaiyán, Las Antillas, Bolivia<br />

y Bahamas. Es así como el mayor nivel de<br />

feminicidios se registra en Latinoamérica y<br />

el Caribe: 14 países ubicados en esta región<br />

aparecen entre los 25 del planeta con las tasas<br />

más elevadas de crímenes contra las mujeres.<br />

Mención especial merecen los datos presentados<br />

en el Informe General del Grupo de Memoria<br />

Histórica (2013), el cual da cuenta de más de 50<br />

años de conflicto armado. Algunas de las cifras<br />

que muestra el informe son: la violencia del<br />

conflicto armado colombiano ha dejado más de<br />

220 mil muertos entre 1958 y 2012, de los cuales<br />

40.787 corresponden a combatientes y 177.307<br />

a la población civil. De los 220.000 muertos el<br />

88% corresponde a hombres; el 6,6% a mujeres,<br />

es decir, 13.200; y el 3,4% a adolescentes; sin<br />

embargo, no se desagrega por sexo esta última<br />

cifra. Entre 1985 y 2012 se presentaron en medio<br />

del conflicto 1.754 víctimas de violencia sexual:<br />

los responsables de este tipo de violencia son<br />

370 por la guerrilla, 344 por los paramilitares,<br />

96 confesadas por los paramilitares y 8 por la<br />

fuerza pública.<br />

Para la Organización Mundial de la Salud<br />

(2013) la violencia contra la mujer es un<br />

fenómeno omnipresente en todo el planeta.<br />

<strong>No</strong> se trata de un pequeño problema que sólo<br />

afecta a algunos sectores de la sociedad; por<br />

el contrario, es un problema de salud pública<br />

global de proporciones epidémicas: a nivel<br />

mundial el 38% del número total de homicidios<br />

femeninos se debe a la violencia conyugal.<br />

Todas estas cifras, si bien dan cuenta de la<br />

gravedad de la problemática del feminicidio en<br />

Colombia, Latinoamérica y el mundo, sólo son<br />

la punta del iceberg de la violencia de género<br />

en sus diversas manifestaciones; por ello, es<br />

imprescindible comprender que el feminicidio<br />

no se reduce solamente al asesinato de mujeres,<br />

no es un sinónimo de homicidio, por sentido<br />

común aplicable al género femenino, sino<br />

que realmente se constituye en un paradigma<br />

teórico-conceptual desde el cual es posible<br />

abordar la complejidad estructural de todas<br />

las violencias que se ejercen contra las mujeres,<br />

tanto en el ámbito de lo público como de lo<br />

privado.<br />

1. ¿Qué es un sinónimo y para<br />

qué sirve?<br />

Se reconocen como palabras sinónimas<br />

aquellas expresiones que tienen igual<br />

significado. Al respecto, Lyons (1997) estima<br />

que “habría que hacer dos puntualizaciones a<br />

esta definición. La primera es que la relación<br />

de sinonimia no se limita a los lexemas: puede<br />

ocurrir que expresiones léxicamente simples<br />

tengan el mismo significado que expresiones<br />

léxicamente complejas. La segunda supone que<br />

la identidad, y no meramente la semejanza, sea<br />

el criterio de la sinonimia” (p. 87).<br />

Continúa Lyons aseverando lo siguiente:<br />

En este último sentido se diferencia<br />

de la definición de sinonimia que se<br />

puede encontrar en muchos diccionarios<br />

estándar y de aquella con la que<br />

los mismos lexicógrafos operan de<br />

ordinario. Muchas de las expresiones<br />

recogidas como sinónimas en los<br />

diccionarios ordinarios o especializados<br />

son lo que podría denominarse<br />

cuasisinónimos: expresiones que son<br />

más o menos semejantes en significado;<br />

pero no idénticas. La cuasisinonimia,<br />

como veremos, no se ha de confundir con<br />

varios tipos de lo que llamaré sinonimia<br />

parcial, que satisface nuestro criterio de<br />

identidad de significado, pero que, por<br />

diversas razones, no llega a cumplir las<br />

condiciones de lo que se suele designar<br />

como sinonimia absoluta. Ejemplos<br />

típicos de cuasisinónimos en español<br />

son ‘bruma’ y ‘neblina’; ‘riachuelo’ y<br />

‘arroyo’; ‘inmersión’ y ‘zambullida’<br />

(1997, p. 87).


64 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

1.1 Sinonimia absoluta<br />

Siguiendo los planteamientos de Lyons<br />

(1997) es necesario considerar la rareza de la<br />

sinonimia absoluta. En este sentido, “dos o<br />

más expresiones son absolutamente sinónimas<br />

si, y sólo si, satisfacen las tres condiciones<br />

siguientes:<br />

(i) Todos sus significados son idénticos;<br />

(ii) Son sinónimos en todos los contextos;<br />

(iii) Son semánticamente equivalentes (es<br />

decir, su significado o significados son<br />

idénticos) en todas las dimensiones del<br />

significado, descriptivo y no descriptivo”<br />

(p. 88).<br />

1.2 Cuasisinónimos<br />

Lyons (1997, p. 87) explica que los<br />

cuasisinónimos:<br />

Son expresiones que, teniendo una<br />

intersección de significado o núcleo<br />

semántico común se diferencian por<br />

motivos dialectales (chaqueta, saco),<br />

de registro social (policía, madero;<br />

cabeza, tarro), de distinta connotación<br />

de diferencia social (musulmán,<br />

mahometano), de tendencia política<br />

(conservador, reaccionario), de edad<br />

(orina, pipí), de sexo (mono, bonito),<br />

de arcaísmo (fidalgo, hidalgo), de<br />

cultismo (evento, acontecimiento), de<br />

intensificación (guapetón, guapo), de<br />

humor, ironía o parodia (pata, pierna;<br />

pinrel, pie), de afectividad peyorativa<br />

(flaco, delgado; matasanos, médico), de<br />

eufemismo (diantre, demonio; invidente,<br />

ciego) [N. del t.].<br />

1.3 Sinonimia parcial<br />

“Un sinónimo parcial es una palabra que usada<br />

dentro del contexto de un párrafo o frase, se usa<br />

con un significado semejante a otra palabra; pero<br />

que en otras situaciones, en otros contextos, tiene<br />

un significado diferente. Pueden ser palabras que<br />

pertenezcan a un mismo campo semántico y se<br />

pueden utilizar por semejanza; o bien, palabras<br />

que pueden usarse en sentido casi metafórico.<br />

Ejemplos de sinónimos parciales:<br />

• “<strong>No</strong>s fuimos en mi coche a casa de mis<br />

abuelos.<br />

<strong>No</strong>s fuimos en mi nave a casa de mis<br />

abuelos (nave es sinónimo de coche).<br />

La nave zarpó a Tokio (nave no es sinónimo<br />

de coche).<br />

• En 1929 los excesos económicos produjeron<br />

una crisis económica.<br />

• Esta depresión provocó el cierre de muchas<br />

industrias (depresión es sinónimo de crisis<br />

económica).<br />

• Mucha gente cayó en depresión. (Depresión<br />

no es sinónimo de crisis económica) 3 .<br />

Al buscar a través de google para qué<br />

consideran las personas que sirven los<br />

sinónimos, coinciden en afirmar que su utilidad<br />

radica en evitar repetir las mismas palabras<br />

en un texto. Lo anterior, si bien no hace parte<br />

de estudios académicos o específicamente<br />

lingüísticos sobre la sinonimia, resulta muy<br />

revelador frente a la intencionalidad de esta<br />

reflexión, pues indica que desde el sentido<br />

común de los individuos, los sinónimos están<br />

asociados con el estilo del texto, ya sea en su<br />

redacción, revisión o corrección, pero ¿qué<br />

pasa de manera simultánea con el significado<br />

que se quiere comunicar?, ¿se subordina la<br />

semántica y la pragmática de los textos frente<br />

a la búsqueda de sinónimos, en la mayoría de<br />

los casos realmente cuasisinónimos o incluso<br />

sinónimos parciales? Si se escribe y escucha de<br />

manera tan parecida feminicidio y homicidio,<br />

¿por qué no se deben tomar como sinónimos<br />

ni cuasisinónimos, ni siquiera como sinónimos<br />

parciales?<br />

2. ¿Qué es feminicidio?<br />

Abordar el concepto de feminicidio remite no<br />

sólo a los orígenes históricos y etimológicos de<br />

(3) Sin autor. Consultado en http://www.ejemplode.com/12-clases_de_espanol/2797-ejemplo_de_sinonimos_<br />

parciales.html


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

65<br />

la palabra sino al debate que ha suscitado entre<br />

las teóricas feministas, quienes han señalado las<br />

diferencias entre el femicidio y el feminicidio. Por<br />

ello, es importante resaltar que desde los aportes<br />

iniciales de las autoras anglosajonas se propone<br />

el término femicide y es sólo después, desde la<br />

corriente latinoamericana del pensamiento<br />

feminista cuando se teoriza sobre el femicidio y el<br />

feminicidio. Como se ha expresado, homicidio y<br />

feminicidio no cumplen con los requisitos para<br />

ser considerados sinónimos; lo mismo ocurre<br />

con femicidio y feminicidio. Para esclarecer, con<br />

la mayor precisión posible, las diferencias entre<br />

estas palabras, inicialmente se hará alusión al<br />

concepto de homicidio, y luego se continuará<br />

con femicidio y feminicidio.<br />

2.1 Homicidio<br />

Ricaurte (2011, p. 69) plantea que la palabra<br />

“homicidio” significa “matar a un ser humano”,<br />

proviene del latín, (homo: hombre; caedere:<br />

matar), es una de las acciones más graves que<br />

puede cometer persona alguna, por lo cual está<br />

tipificado como delito. Siempre tiene implícito<br />

el uso de la violencia, y las armas o métodos<br />

utilizados son variados, los que, según el contexto<br />

en que se produce el homicidio, presentan<br />

patrones de metodologías. Las razones o causas<br />

del por qué se comete un homicidio son variadas,<br />

razón por la cual la ley establece diferentes tipos<br />

de penas y castigos dependiendo de cada caso en<br />

particular (ver tabla 1).<br />

Tabla 1. Clasificación del homicidio.<br />

Tipo de homicidio<br />

Homicidio doloso<br />

Homicidio involuntario<br />

Homicidio preterintencional<br />

Homicidio simple<br />

Homicidio calificado<br />

Características<br />

Cuando exista la intención positiva de inferir la muerte a la víctima. Es<br />

decir, que e l sujeto a ctivo tiene l a capacidad d e querer y entender las<br />

consecuencias de su conducta y producir el resultado de muerte.<br />

También llamado homicidio culposo o negligente: cuando se conoce el posible<br />

resultado de muerte y, sin embargo, se cree poder evitarlo, pero falla y esta<br />

se produce. También se presenta cuando definitivamente se ignora dicho<br />

resultado, pero de igual forma se mata. La punibilidad en este caso surge<br />

amparada por el deber que toda persona tiene de abstenerse de causar daño<br />

a otra y las acciones carentes de intención y omisiones que conlleven a la<br />

muerte serán susceptibles de juzgarse conforme a las leyes penales.<br />

Hace mención al desbordamiento de las intenciones del causante, en las que<br />

primitivamente se quiso dañar, p ero que desafortunadamente resultó<br />

matándola[o]. Por ejemplo, si se desea simplemente golpear a alguien para<br />

causarle unas magulladuras y se termina matándolo. Se ha afirmado que el<br />

homicidio preterintencional es un punto medio entre el dolo y la culpa; dolo<br />

frente a la acción y culpa frente al resultado.<br />

Aquel que se comete a falta de las cuatro agravantes, que son premeditación,<br />

alevosía, ventaja y traición.<br />

La calificación de los homicidios se subdivide en:<br />

1. Calificación por agravación o agravado: en aquellas circunstancias que<br />

harán más extensa la sanción penal:<br />

a) En razón del vínculo entre el autor y la víctima: parricidio.<br />

b) En razón del modo elegido por el autor para cometerlo<br />

• Alevosía.<br />

• Ensañamiento.<br />

• Sevicias graves.<br />

• Veneno.<br />

c) En razón de la causa:<br />

• Por pago o promesa remuneratoria.<br />

• Homicidio crimines causa.<br />

d) Cometido con un medio idóneo para crear un peligro común: incendio,<br />

inundación, descarrilamiento, etc.<br />

e) En razón de la cantidad de personas.<br />

2. Calificado por atenuación o atenuado:<br />

a) Homicidio cometido bajo emoción violenta u homicidio emocional.<br />

b) Homicidio preterintencional.<br />

Fuente: Tabla elaborada por la autora con base en la información textual recuperada de http://es.wikipedia.org/<br />

wiki/Homicidio.


66 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

2.2 Femicidio<br />

Donoso (citada en Sánchez, 20<strong>10</strong>, p. 22) expone<br />

que el término femicide fue utilizado por primera<br />

vez por Diana Russell en 1976 al testimoniar<br />

ante el Tribunal Internacional sobre Crímenes<br />

en contra de las Mujeres y es desarrollado años<br />

más tarde por ella misma y J. Radford (1992)<br />

para definir la muerte violenta de mujeres por<br />

razones asociadas a su condición de opresión y<br />

subordinación. Radford (1992, p. 3), asevera:<br />

“Femicide, the misogynous killing of women<br />

by men, is a form of sexual violence. Liz Kelly<br />

has defined sexual violence as “any physical,<br />

visual, verbal of sexual act” experienced by<br />

a woman or girl, “at the time or later, as a<br />

threat invasion, or assault, that has the effect<br />

of hurting or degrading her and/or takes away<br />

her ability to control intimate contact” (1988,<br />

p. 41).<br />

Complementando la definición de femicidio,<br />

Prieto-Carrón, Thomson y Macdonald (citadas<br />

en Sánchez, 20<strong>10</strong>, p. 22) consideran que el<br />

femicidio es la punta del iceberg de ciclos de<br />

violencia basada en las relaciones de opresión<br />

y subordinación que las sociedades patriarcales<br />

les imponen a las mujeres en las esferas públicas<br />

y privadas y en diferentes, a menudo, formas<br />

combinadas (física, psicológica, sexual y<br />

económicamente).<br />

2.3 Feminicidio<br />

Toledo (2009, p. 25) hace alusión a cómo se han<br />

presentado dos tendencias en la traducción del<br />

término feminicide al castellano: como femicidio<br />

o como feminicidio. La diferencia entre estas<br />

dos expresiones ha sido objeto de profunda<br />

discusión a nivel latinoamericano. En este<br />

sentido, cabe mencionar a Atencio (2011) quien<br />

manifiesta la presencia de dos corrientes teóricas<br />

paralelas en Latinoamérica. Por un lado, en<br />

México el concepto fue introducido por Marcela<br />

Lagarde, en 1994, al continuar con la línea de<br />

Diana Russell y al traducirlo castellanizó femicide<br />

como feminicidio (p. 4). La otra corriente teórica<br />

se desarrolló en Centroamérica, de la mano de<br />

las sociólogas costarricenses Ana Carcedo y<br />

Montserrat Sagot, éstas últimas optando por el<br />

concepto de femicidio, entendido como muertes<br />

violentas o asesinatos de mujeres a manos de<br />

hombres (p. 6).<br />

Es Lagarde (2008, p. 216) quien argumenta con<br />

mayor precisión por qué es necesario referirse<br />

a feminicidio al traducir al idioma español la<br />

palabra femicide:<br />

“La traducción de femicide es femicidio. Sin<br />

embargo, traduje femicide como feminicidio<br />

y así la he difundido. En castellano, femicidio<br />

es una voz homóloga a homicidio y sólo<br />

significa homicidio de mujeres. Por eso,<br />

para diferenciarlo, preferí la voz feminicidio<br />

y denominar así al conjunto de violaciones<br />

a los derechos humanos de las mujeres que<br />

contienen los crímenes y las desapariciones<br />

de mujeres y que, estos fuesen identificados<br />

como crímenes de lesa humanidad”.<br />

Sanford (citada en Sánchez, 20<strong>10</strong>, p. 23) muestra<br />

además que para algunas feministas, feminicidio<br />

es un concepto más amplio que femicidio<br />

debido a que establece como responsables<br />

no sólo a los varones perpetradores, sino<br />

también al Estado y a la estructura judicial<br />

que normalizan la misoginia. La impunidad,<br />

el silencio y la indiferencia, desempeñan un<br />

papel en el feminicidio. Al respecto, (Lagarde,<br />

2006) identifica la responsabilidad del Estado<br />

frente al feminicidio: “conjunto de delitos<br />

que contienen los crímenes, los secuestros y<br />

las desapariciones de niñas y mujeres en un<br />

cuadro de colapso institucional. Se trata de una<br />

fractura del Estado de derecho que favorece<br />

la impunidad. El feminicidio es un crimen de<br />

Estado” (p. 20).<br />

Para Russell (2006) el concepto de feminicidio<br />

incluye:<br />

Formas encubiertas de asesinar a las mujeres,<br />

como que se permite su muerte a causa de<br />

actitudes o instituciones sociales misóginas.<br />

Por ejemplo, en cualquier lugar donde no se<br />

reconoce el derecho de las mujeres a elegir ser<br />

madres, miles de mujeres mueren cada año<br />

debido a abortos mal practicados. Es decir,<br />

estas muertes califican como feminicidios.<br />

Otros ejemplos de feminicidios encubiertos<br />

incluyen: muertes a causa de cirugías<br />

innecesarias, tales como histerectomías,<br />

mutilación de genitales (particularmente


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

67<br />

excisión e infibulación); experimentación en<br />

cuerpos de mujeres, incluyendo el uso de<br />

métodos de control natal insuficientemente<br />

probados, algunos de los cuales han resultado<br />

cancerígenos; prácticas matrimoniales<br />

peligrosas, como aquellas en las que las<br />

mujeres extremadamente jóvenes se casan<br />

con hombres mucho más viejos, algunas de<br />

las cuales mueren como resultado del coito<br />

forzoso; y la deliberada preferencia de hijos<br />

varones en muchas culturas, lo que da como<br />

resultado la muerte de muchas mujeres por<br />

negligencia, enfermedad e inanición en<br />

muchas naciones empobrecidas, tales como<br />

China y la India (p. 85).<br />

2.3.1 Tipología del feminicidio<br />

La tipología de feminicidio de Diana Russell<br />

se basa en la de Ellis y DeKeseredy, ellas<br />

diferencian “entre asesinos feminicidas y<br />

asesinos no feminicidas. También distingue<br />

entre cuatro tipos de feminicidios: 1)<br />

feminicidios de pareja íntima, 2) feminicidios<br />

de familiares, 3) feminicidios por otros<br />

perpetradores conocidos, y 4) feminicidios de<br />

extraños. La Tabla 2 proporciona ejemplos de<br />

perpetradores en tres de las cuatro categorías<br />

mutuamente excluyentes de feminicidio”<br />

(Russell, 2006, pp. 88-89).<br />

Tabla 2. Tipología de feminicidios basados en la relación entre los asesinos y sus víctimas<br />

Feminicidios de pareja<br />

Feminicidios<br />

de familiares<br />

Otros perpetradores<br />

conocidos de<br />

feminicidio<br />

Feminicidio<br />

de extraños<br />

Amantes masculinos/<br />

Parejas sexuales<br />

Esposo<br />

Exesposos<br />

Concubinos<br />

Examantes masculinos/<br />

Parejas sexuales<br />

<strong>No</strong>vios (comprometidos)<br />

Exnovios (comprometidos)<br />

Otras parejas íntimas<br />

masculinas<br />

Padres/<br />

Padrastros<br />

Hermanos adoptivos/<br />

Hermanastros/<br />

Medios hermanos<br />

Tíos/tíos políticos<br />

Abuelos/ abuelastros<br />

Hijos/hijastros<br />

Suegros<br />

Cuñados<br />

Otros parientes masculinos<br />

Amigos masculinos de la<br />

familia<br />

Amigos masculinos de la<br />

víctima<br />

Colegas masculinos/<br />

Colegas<br />

Figuras masculinas de<br />

autoridad, p.e.: maestros,<br />

sacerdotes, empleadores<br />

Conocidos masculinos<br />

Citas masculinas (no sexual)<br />

Otros perpetradores<br />

masculinos<br />

Extraños masculinos<br />

Fuente: Russell, 2006, p. 88<br />

Para complementar esta reflexión sobre el<br />

uso del concepto feminicidio, es pertinente<br />

incorporar otra palabra, aún más desconocida<br />

en el argot popular: femi-geno-cidio. Segato<br />

(20<strong>10</strong>, p. 24) sugiere que, si la categoría<br />

feminicidio, siempre que debidamente definida<br />

y formulados los sub-tipos de que se compone,<br />

puede ser usada dentro del fuero del derecho<br />

estatal para englobar todos los crímenes<br />

cometidos en la frontera de género, los que<br />

ocurren en contextos interpersonales y también<br />

aquellos perpetrados por agentes cuyos<br />

móviles son de orden personal, es necesario<br />

también, por otro lado, llevar la categoría de<br />

feminicidio al rango de femi-geno-cidio para<br />

incluirla en el fuero internacional que se ocupa<br />

de los crímenes de lesa humanidad y genocidio.<br />

Enseguida Segato (20<strong>10</strong>) reconoce lo<br />

siguiente:<br />

La frecuencia cada vez mayor con<br />

que las mujeres en América Latina<br />

utilizan el término ‘feminicidio’ al<br />

expresarse en medios de comunicación<br />

y en el lenguaje cotidiano, la presión<br />

espontánea por inscribir esta idea en<br />

el derecho, la pugna por el registro,<br />

en el sentido del reconocimiento<br />

de la comunidad de intereses que<br />

se expresa en esta queja. El uso<br />

cada día más frecuente del término<br />

sugiere que, acatando la evidencia<br />

de las bajas impuestas al colectivo<br />

mujeres, debido a la naturaleza


68 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

eminentemente discursiva de la ley y<br />

para alcanzar eficacia en los protocolos<br />

de investigación, es necesario definir<br />

con precisión e inscribir la peculiaridad<br />

y novedad del crimen de feminicidio en<br />

el derecho (p. 24).<br />

Dadas estas consideraciones, antes de<br />

responder la tercera pregunta -¿qué sentido<br />

tiene incorporar el concepto de feminicidio<br />

en el discurso periodístico?-, se requiere una<br />

breve mirada a lo que viene aconteciendo en<br />

el derecho nacional e internacional, ya que<br />

una ha sido la dinámica de la divulgación<br />

de la palabra feminicidio, su apropiación,<br />

de manera más rigurosa por parte de los<br />

movimientos de mujeres, y otra, la forma en<br />

que se ha ido incorporando en la legislación.<br />

Se halla la simultaneidad de distintas<br />

temporalidades en relación al feminicidio:<br />

el pensamiento de las feministas, las lógicas<br />

de producción discursiva de los medios<br />

de comunicación y su tipificación como<br />

delito autónomo en unos marcos jurídicos<br />

anquilosados en una tradición patriarcal<br />

que dificulta transversalizar la perspectiva<br />

de género. Es el momento de sincronizar los<br />

relojes en aras de un derecho comprometido<br />

con las mujeres y, en ese sentido, el periodismo<br />

no debe quedarse esperando a que otros le<br />

den la hora, su autonomía y profesionalismo<br />

están a prueba.<br />

3. Referentes jurídicos sobre<br />

feminicidio y violencia de<br />

género<br />

A continuación se presentarán algunos<br />

referentes jurídicos, los cuales se han<br />

constituido en emblemáticos para comprender<br />

el fenómeno del feminicidio como un delito<br />

global de lesa humanidad, que afecta no sólo<br />

a las víctimas directas del mismo, sino a su<br />

entorno familiar y social, como lo muestra,<br />

por ejemplo, el caso “Campo Algodonero”<br />

en México. Después de mostrar cómo ha<br />

avanzado la penalización frente al feminicidio<br />

y la violencia de género en América Latina, se<br />

resaltan algunos artículos de la Ley 1257 de<br />

2008, con la cual se legisla en Colombia sobre<br />

las diversas violencias contra las mujeres.<br />

3.1 El caso “Campo algodonero”<br />

Ginés (citado en Mariño 2013, p. 285) narra<br />

cómo entre el 6 y 7 de noviembre de 2001<br />

fueron encontrados, en lo que se conoce<br />

como Campo Algodonero de Ciudad<br />

Juárez, ocho cuerpos de mujeres-niñas<br />

entre los 14 y 21 años, que se encontraban<br />

en “avanzado estado de descomposición”.<br />

Los cuerpos fueron arrojados en días<br />

sucesivos al solar denominado Campo<br />

Algodonero, curiosamente situado frente<br />

a las instalaciones de la Asociación de<br />

Maquiladoras de Ciudad Juárez, en las que<br />

trabajaban las víctimas del feminicidio, con<br />

una intención evidente de provocación,<br />

escarnio y amenaza contra las mujeres<br />

trabajadoras de las empresas maquiladoras<br />

de Ciudad Juárez.<br />

La Corte Interamericana de Derechos<br />

Humanos, en su Sentencia del 16 de<br />

noviembre de 2009 en el caso González y<br />

otras (“Campo Algodonero”) Vs. México,<br />

declaró por unanimidad que “El Estado<br />

violó los derechos a la vida, integridad<br />

personal y libertad personal […] en perjuicio<br />

de Claudia Ivette González, Laura Berenice<br />

Ramos Monárrez y Esmeralda Herrera<br />

Monreal […]” (p. 151). El anterior, sólo es un<br />

punto de la resolución de la Corte, la cual se<br />

constituye en un caso emblemático sobre la<br />

responsabilidad que tiene el Estado frente a<br />

los feminicidios, aunque la Corte utilizara la<br />

expresión “homicidio por razones de género”;<br />

“[…] sin embargo, durante la audiencia<br />

pública, el propio Estado de México, en<br />

sus alegatos, se refirió a los hechos de<br />

ciudad Juárez como feminicidio” (Faúndez,<br />

2013, p. 311). Esta sentencia incorpora una<br />

serie de reparaciones para las víctimas,<br />

entre las cuales están la indemnización a<br />

los familiares de las mujeres asesinadas,<br />

además de su atención médica, psicológica<br />

o psiquiátrica gratuita, de forma inmediata<br />

y adecuada. Se le brinda la importancia<br />

merecida a la debida diligencia, de lo cual<br />

se desprende que el Estado debe “contar con<br />

un adecuado marco jurídico de protección,<br />

con una aplicación efectiva del mismo y<br />

con políticas de prevención y prácticas que<br />

permitan actuar de una manera eficaz ante<br />

las denuncias” (p. 69).


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

69<br />

Con dicha sentencia se confirma lo planteado<br />

por Marcela Lagarde, quien fuera perita<br />

propuesta por los representantes de este<br />

caso: “Declaró, inter alia, sobre la ausencia<br />

de política de género en Ciudad Juárez y<br />

Chihuahua, así como en el resto del Estado<br />

mexicano; las dificultades de las mujeres<br />

para acceder a los servicios que presta el<br />

Estado, las políticas discriminatorias por el<br />

hecho de ser mujer; la falta de prevención<br />

de la violencia de género; el papel del poder<br />

legislativo en la actuación de las instituciones;<br />

y la especificación de los diferentes tipos y<br />

modos de violencia que han enfrentado las<br />

mujeres en Ciudad Juárez, en concreto las<br />

víctimas de desaparición, homicidio y sus<br />

familiares” (2009, p. 22) 4 .<br />

En las reparaciones simbólicas dispuestas<br />

por la Corte Interamericana de Derechos<br />

Humanos se plantea que el Estado deberá<br />

realizar un acto público de reconocimiento de<br />

responsabilidad internacional en relación con<br />

los hechos del “Caso Algodonero” y levantar<br />

un monumento, ese mismo día, en memoria<br />

de las mujeres víctimas de homicidio por<br />

razones de género en Ciudad Juárez. También<br />

se resuelve que el Estado deberá divulgar en<br />

la prensa mexicana y federal varios párrafos<br />

de la sentencia y los puntos resolutivos de la<br />

misma.<br />

Se observa cómo esta sentencia corrobora<br />

el necesario abordaje del feminicidio como<br />

una problemática que va más allá del<br />

asesinato de mujeres, y que como en este<br />

caso, responsabiliza al Estado por “la falta de<br />

medidas de protección a las víctimas, dos de<br />

las cuales eran menores de edad; la falta de<br />

prevención de estos crímenes, pese al pleno<br />

conocimiento de la existencia de un patrón<br />

de violencia de género que había dejado<br />

centenares de mujeres y niñas asesinadas; la<br />

falta de respuesta de las autoridades frente<br />

a la desaparición […]; la debida diligencia<br />

en la investigación de los asesinatos […]; así<br />

como la denegación de justicia y la falta de<br />

reparación adecuada” (2009, p. 2).<br />

3.2 Geografía de la penalización del<br />

feminicidio<br />

En la figura 1 se puede observar cómo ha<br />

ido avanzando durante los últimos años en<br />

América Latina y el Caribe la legislación que<br />

penaliza el delito del feminicidio; cabe destacar<br />

la situación en la cual se halla Colombia, donde<br />

inicialmente el proyecto de Ley 049 “Rosa<br />

Elvira Cely”, titulado así en memoria de una<br />

mujer de 35 años, víctima de feminicidio en<br />

Bogotá, en mayo del 2012, pasa un año después<br />

a denominarse Proyecto de Ley “Rosa Elvira<br />

Cely” <strong>No</strong>. <strong>10</strong>7 de 2013.<br />

3.3 Proyecto de Ley “Rosa Elvira Cely” <strong>No</strong>.<br />

<strong>10</strong>7 de 2013 – Senado “Por la cual se crea<br />

el tipo penal de feminicidio como delito<br />

autónomo y se dictan otras disposiciones”<br />

El objeto de este proyecto de ley es “tipificar<br />

el feminicidio como un delito autónomo, para<br />

fortalecer el marco jurídico que garantiza el<br />

derecho de las mujeres a una vida libre de<br />

violencias establecido por la Ley 1257 de 2008”<br />

(Artículo 1º). La violencia feminicida se define<br />

como “la forma extrema de violencia de género<br />

contra las mujeres, ya sea en ámbito público<br />

o privado, conformada por un conjunto de<br />

conductas que conllevan a la muerte violenta de<br />

las mujeres” (Artículo 2º). Además, se establece<br />

la “Cátedra Nacional de Género para prevenir<br />

la violencia contra las mujeres”. A partir de la<br />

promulgación de la presente ley, se incorporará<br />

con carácter obligatorio en el currículo de los<br />

establecimientos educativos de todos los<br />

niveles y modalidades, la cátedra nacional<br />

de género, como estrategia de sensibilización<br />

social para prevenir la violencia contra las<br />

mujeres (Artículo 7º).<br />

A través de algunas entrevistas realizadas a<br />

expertas en el tema de género y derecho, se<br />

corrobora la importancia de la aprobación e<br />

implementación de esta ley sobre feminicidio en<br />

Colombia. El informe de la Alcaldía Mayor de<br />

Bogotá (2013) da cuenta de ello:<br />

(4) Al respecto, Segato (2004) afirma que “La impunidad a lo largo de los ahora once años, se revela espantosa, y puede<br />

ser descrita en tres aspectos: 1. Ausencia de acusados convincentes para la opinión pública; 2. Ausencia de líneas de<br />

investigación consistentes; y 3. La consecuencia de las dos anteriores: el círculo de repetición sin fin de este tipo de<br />

crímenes” (p.5).


70 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

México: <strong>10</strong> Estados federados<br />

penalizan el feminicidio<br />

Guatemala: Mayo 2008 Ley contra<br />

el feminicidio y otras formas de<br />

violencia contra la mujer.<br />

El Salvador: 2012 Ley Especial<br />

Integral para una vida libre de<br />

violencias para las mujeres.<br />

Nicaragua: 2012 Ley Integral contra la<br />

violencia hacia las mujeres, incluye el<br />

feminicidio como delito.<br />

Costa Rica: Abril de 2007 Ley<br />

8589 de penalización de<br />

violencia contra las mujeres.<br />

Colombia: 2012 Proyecto<br />

de Ley 049 Rosa Elvira Cely<br />

Contra el feminicidio.<br />

COLOMBIA<br />

Perú: Diciembre 2011 Ley 29819 que<br />

modifica el artículo <strong>10</strong>7 del Código<br />

Penal, incorpora el feminicidio<br />

Bolivia: El 9 de marzo de 2013<br />

se penalizó el feminicidio, con<br />

una pena de 30 años sin indulto.<br />

Chile: Ley 20.480 de 20<strong>10</strong> Modifica el<br />

código penal y la Ley <strong>No</strong>. 20.066 sobre<br />

violencia intrafamiliar estableciendo el<br />

“femicidio”<br />

Argentina: 14 de noviembre de 2012<br />

de Cámara de diputados de Argentina<br />

aprobó la Ley que incorpora la figura<br />

del feminicidio en el Código Penal de<br />

ese país como un tipo de homicidio<br />

agravado.<br />

Figura 1. Mapa de penalización del feminicidio en América Central y Suramérica – 2013<br />

Fuente: (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2013, p. 51) - (http://queridamerica.blogspot.com/)<br />

Yo creo que es una ley absolutamente<br />

necesaria, no es suficiente pero sí es<br />

absolutamente necesaria, porque la ley<br />

contribuye a precisar los términos, a<br />

construir categorías, a definir conceptos y<br />

además a definir responsabilidades que es<br />

sumamente importante […] (pp. 146-147).<br />

Es muy importante que se contemple<br />

como delito autónomo porque permite<br />

darle la importancia que merece el<br />

feminicidio y contempla la diferencia<br />

con los homicidios, es decir, las muertes<br />

de mujeres no se puede encasillar en el<br />

mismo cajón donde están siendo incluidas<br />

todas las muertes aquí en Colombia […]<br />

(pp. 146-147).<br />

En dicho informe se concluye que:<br />

El Proyecto de Ley Rosa Elvira Cely contra<br />

el feminicidio es una necesidad urgente<br />

e imperiosa en el marco de los recientes<br />

pronunciamientos de la Organización de


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

71<br />

las Naciones Unidas sobre la necesidad de<br />

su penalización; se nutre a partir de la<br />

investigación cuantitativa y cualitativa<br />

sobre el fenómeno en el país y en Bogotá,<br />

y se fortalece con la experiencia y apoyo<br />

de instituciones aliadas de carácter<br />

nacional e internacional (Alcaldía Mayor<br />

de Bogotá, 2013, p. 156).<br />

3.4 Ley 1257 de 2008 “Por la cual se dictan<br />

normas de sensibilización, prevención<br />

y sanción de formas de violencia y<br />

discriminación contra las mujeres,<br />

se reforman los Códigos Penal, de<br />

Procedimiento Penal, la Ley 294 de 1996 y<br />

se dictan otras disposiciones”<br />

Al estar en mora la tipificación del feminicidio<br />

como delito autónomo en Colombia, la Ley<br />

1257 de 2008 aún no contempla este concepto<br />

para referirse al asesinato de mujeres por<br />

razones de odio, vinculado con la violencia de<br />

género. Si bien esta ley representa un indudable<br />

avance para los derechos de las mujeres a una<br />

vida libre de violencias, aún se queda corta en<br />

lo que se refiere a feminicidio. En la definición<br />

de violencia contra la mujer dicha ley expresa:<br />

Por violencia contra la mujer se entiende<br />

cualquier acción u omisión, que le cause<br />

muerte, daño o sufrimiento físico, sexual,<br />

psicológico, económico o patrimonial<br />

por su condición de mujer, así como las<br />

amenazas de tales actos, la coacción o la<br />

privación arbitraria de la libertad, bien<br />

sea que se presente en el ámbito público<br />

o en el privado (Artículo 2º).<br />

En cuanto a las definiciones de daño contra la<br />

mujer, la Ley 1257 de 2008, plantea lo siguiente<br />

en su Artículo 3º:<br />

a) Daño psicológico: Consecuencia<br />

proveniente de la acción u omisión<br />

destinada a degradar o controlar las<br />

acciones, comportamientos, creencias<br />

y decisiones de otras personas, por<br />

medio de intimidación, manipulación,<br />

amenaza, directa o indirecta,<br />

humillación, aislamiento o cualquier otra<br />

conducta que implique un perjuicio en la<br />

salud psicológica, la autodeterminación<br />

o el desarrollo personal.<br />

b) Daño o sufrimiento físico: Riesgo o<br />

disminución de la integridad corporal<br />

de una persona.<br />

c) Daño o sufrimiento sexual:<br />

Consecuencias que provienen de<br />

la acción consistente en obligar a<br />

una persona a mantener contacto<br />

sexualizado, físico o verbal, o a participar<br />

en otras interacciones sexuales mediante<br />

el uso de fuerza, intimidación, coerción,<br />

chantaje, soborno, manipulación,<br />

amenaza o cualquier otro mecanismo<br />

que anule o limite la voluntad personal.<br />

Igualmente, se considerará daño o<br />

sufrimiento sexual el hecho de que la<br />

persona agresora obligue a la agredida<br />

a realizar alguno de estos actos con<br />

terceras personas.<br />

d) Daño patrimonial: Pérdida,<br />

transformación, sustracción, destrucción,<br />

retención o distracción de objetos,<br />

instrumentos de trabajo, documentos<br />

personales, bienes, valores, derechos o<br />

económicos destinados a satisfacer las<br />

necesidades de la mujer.<br />

Cabe destacar, la responsabilidad adjudicada<br />

al Ministerio de Comunicaciones en el Artículo<br />

<strong>10</strong>º: “elaborará programas de difusión que<br />

contribuyan a erradicar la violencia contra las<br />

mujeres en todas sus formas, a garantizar el<br />

respeto a la dignidad de la mujer y a fomentar<br />

la igualdad entre hombres y mujeres, evitando<br />

toda discriminación contra ellas”.<br />

Esta ley ha tenido un seguimiento en su<br />

implementación; es así como en el II Informe<br />

de la Mesa por el derecho de las mujeres a una<br />

vida libre de violencias (2013), se afirma que<br />

la Ley 1257 de 2008 presenta algunos avances<br />

en términos del desarrollo de la normatividad,<br />

pero persiste la falta de aplicación de la misma:<br />

…el Estado continúa en la fase de<br />

formulación de normas y procedimientos<br />

sin avances significativos en materia de<br />

aplicación para garantizar el derecho<br />

humano de las mujeres a una vida


72 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

libre de violencias. Esto genera un<br />

panorama recurrente de punto cero en<br />

el cumplimiento de la Ley 1257 de 2008,<br />

que mantiene a las mujeres en un estado<br />

de exposición frente a las violencias”<br />

(2013, p. 7).<br />

4. El concepto de feminicidio en<br />

el discurso periodístico<br />

Antes que nada, es de carácter imperativo<br />

recordar algunas de las medidas a adoptar<br />

sobre la mujer y los medios de difusión,<br />

presentadas hace ya casi veinte años, en el<br />

Informe de la IV Conferencia Mundial sobre<br />

la Mujer (1996), en la cual las agencias del<br />

sistema de Naciones Unidas y los gobiernos<br />

participantes, entre ellos Colombia, asumieron<br />

el compromiso de promover los derechos de las<br />

mujeres y la igualdad de género y adoptaron la<br />

transversalidad del enfoque de género:<br />

• Fomentar la investigación de todos los<br />

aspectos de la imagen de la mujer en<br />

los medios de difusión para determinar<br />

las esferas que requieren atención y<br />

acción y examinar las actuales políticas<br />

de difusión con miras a integrar una<br />

perspectiva de género.<br />

• Estimular la creación de grupos de<br />

control que puedan vigilar a los medios<br />

de difusión y celebrar consultas con ellos<br />

a fin de velar por que las necesidades y<br />

los problemas de la mujer se reflejen en<br />

forma apropiada.<br />

• Fomentar la idea de que los estereotipos<br />

sexistas que se presentan en los medios<br />

de difusión son discriminatorios para la<br />

mujer, degradantes y ofensivos.<br />

• Elaborar criterios y capacitar a expertos<br />

para que apliquen el análisis de género a<br />

los programas de los medios de difusión.<br />

Sin embargo, el Informe del Comité Especial<br />

Plenario del vigésimo tercer período<br />

extraordinario de sesiones de la Asamblea<br />

General de Naciones Unidas (2000, p.<br />

19) señala que: “Las imágenes negativas,<br />

violentas o degradantes de la mujer,<br />

incluida la pornografía, y sus descripciones<br />

estereotipadas han aumentado en diferentes<br />

formas, recurriendo a nuevas tecnologías de la<br />

información en algunos casos, y los prejuicios<br />

contra la mujer siguen existiendo en los medios<br />

de difusión”.<br />

Dar inicio a los planteamientos de estos<br />

compromisos internacionales, asumidos hace<br />

casi dos décadas y ratificar su incumplimiento,<br />

salvo algunas excepciones, muestra la cuota<br />

de responsabilidad que tienen los medios<br />

de comunicación en la reproducción de<br />

las violencias contra las mujeres, no sólo<br />

simbólicas, sino psicológicas, físicas y sexuales.<br />

Se maneja un discurso contradictorio, en el<br />

cual es usual observar después de las noticias<br />

que denuncian violencia intrafamiliar, ataques<br />

con ácido, abusos sexuales, feminicidios,<br />

etc., la publicidad que recrea la imagen de<br />

la mujer como objeto sexual; las telenovelas<br />

saturadas de estereotipos de género, varias<br />

de ellas naturalizando la violencia que recae<br />

en las mujeres; las películas donde se violan,<br />

torturan, asesinan mujeres, en muchas<br />

ocasiones con una serie de artilugios ficticios<br />

que ubican actos atroces en una atmósfera<br />

de misterio, suspenso, placer e incluso<br />

“romanticismo”.<br />

Teniendo en cuenta esta realidad, mezclada<br />

cotidianamente con la ficción, que de<br />

igual manera va construyendo modelos<br />

mentales, arquetipos, imaginarios, modelos<br />

de comportamiento se acentúa no sólo<br />

el compromiso adquirido por el Estado<br />

colombiano en relación con la mujer y los<br />

medios de difusión, sino desde luego, la<br />

actitud ética que le compete a los medios de<br />

comunicación y específicamente a la prensa<br />

colombiana: ¿Qué hacen los periódicos<br />

de circulación nacional – El Tiempo y El<br />

Espectador - en este sentido?, la pregunta<br />

resulta muy amplia pero su respuesta se<br />

puede concretar desde la problemática que se<br />

está abordando: el feminicidio.<br />

Con base en una muestra de las piezas<br />

periodísticas halladas sobre feminicidio, o<br />

como usualmente se denomina en El Tiempo<br />

y El Espectador –homicidios o asesinatos-,<br />

se reflexiona cómo el uso del lenguaje


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

73<br />

Tabla 3. Titulares sobre feminicidio del periódico El Tiempo<br />

Titular Género Sección y página Fecha<br />

Van 19 homicidios por celos este año en<br />

Bogotá<br />

Por estrangulación murió colombiana en<br />

Estados Unidos<br />

Condenados por empalar a una mujer<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Breve<br />

Policía mató a su esposa e intentó suicidarse <strong>No</strong>ticia<br />

Hallan desmembrada a joven que sobrevivió<br />

a 90 puñaladas<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Rechazan asesinatos y abusos a mujeres en<br />

puerto de Buenaventura<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Tras los pasos del crimen que paralizó a un<br />

Crónica<br />

pueblo<br />

Masacre en Bosa<br />

Indignación por muerte de joven violada y<br />

quemada<br />

Niña murió a manos de su padrastro<br />

Breve<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Breve<br />

Bogotá – debes saber,<br />

p.1 y p.13<br />

Bogotá – debes saber,<br />

p. 6<br />

Bogotá, p. 15<br />

Debes saber, p. 18<br />

Debes saber, p. 7<br />

Debes saber, p. 13<br />

Bogotá – debes saber,<br />

p. 4<br />

Bogotá, p. 21<br />

Debes saber, p. 6<br />

Debes saber, p. 4<br />

Martes 13 de agosto de<br />

2013<br />

Martes 13 de agosto de<br />

2013<br />

Viernes 30 de agosto de<br />

2013<br />

Miércoles 18 de<br />

septiembre de 2013<br />

Martes 22 de octubre de<br />

2013<br />

Viernes 22 de noviembre<br />

de 2013<br />

Sábado 14 de diciembre<br />

de 2013<br />

Miércoles 18 de<br />

diciembre de 2013<br />

Viernes 3 de enero de<br />

2014<br />

Lunes 6 de enero de<br />

2014<br />

Fuente: Tabla elaborada por la autora, 2014<br />

Tabla 4. Titulares sobre feminicidio del periódico El Espectador<br />

Titular Género Sección y página Fecha<br />

“Quemaron a mi muchacha”<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Bogotá, p. 8<br />

Martes 16 de julio de<br />

2013<br />

Condenan “feminicidios”<br />

Breve<br />

En pocas palabras, p. 2<br />

Sábado 3 de agosto de<br />

2013<br />

Responsable de crimen en Bosa pagaría 50<br />

años de cárcel<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Bogotá, p. 6 y p. 7<br />

Martes 12 de noviembre<br />

de 2013<br />

Hubo 228 feminicidios entre 2012 y 2013<br />

Breve<br />

Bogotá, p. 9<br />

Martes 26 de noviembre<br />

de 2013<br />

Feminicidio en Buenaventura, otro crimen<br />

de lesa humanidad<br />

Columna de<br />

opinión<br />

Opinión, p. 30<br />

Martes 26 de noviembre<br />

de 2013<br />

¿Quién soy yo para juzgar?<br />

<strong>No</strong>ticia<br />

Internacional, p. 13<br />

Sábado 4 de enero de<br />

2014<br />

Ola de feminicidios en Barranquilla<br />

Tira cómica<br />

Contraportada –<br />

Magola, p. 56<br />

Domingo 12 de enero de<br />

2014<br />

Fuente: Tabla elaborada por la autora, 2014


74 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

está relacionado con varios principios<br />

fundamentales de la ética periodística. Para<br />

ello, se presenta en las tablas 3 y 4, algunos<br />

ejemplos de titulares en los cuales se emplean<br />

palabras como crimen, muerte, asesinato,<br />

homicidio y en muy pocas ocasiones<br />

feminicidio, para referirse a este paradigma<br />

que, como se ha buscado sustentar a lo largo<br />

del texto, está interrelacionado con la violencia<br />

de género.<br />

Lo primero que llama la atención, en los<br />

ejemplos anteriores, es la ausencia de la palabra<br />

feminicidio en los titulares de El Tiempo;<br />

únicamente aparece tres veces en el desarrollo<br />

de las noticias. En El Espectador sí se encuentra<br />

el término en cuatro titulares y dos ocasiones<br />

en el desarrollo de los artículos periodísticos.<br />

Se destaca este hallazgo, en cuanto los titulares<br />

son considerados como la síntesis del discurso<br />

periodístico; por eso, es muy diciente que en los<br />

dos periódicos de circulación nacional haya una<br />

escasa visibilización de este concepto, que como<br />

se ha visto, es imprescindible para comprender<br />

la complejidad del feminicidio.<br />

Por el contrario, en la muestra de titulares es<br />

notoria la persistencia del uso de las palabras<br />

homicidio, asesinato, crimen e incluso muerte,<br />

para referirse a una serie de hechos, claramente<br />

ubicados en las características del feminicidio.<br />

Preocupa además, el inadecuado uso del<br />

término “celos”, el cual, lejos de revelar una<br />

investigación periodística sobre los móviles de<br />

los asesinatos de mujeres, termina presentando<br />

una información sesgada, que reproduce una<br />

actitud permisiva frente a delitos premeditados,<br />

varios de ellos cometidos con alevosía,<br />

ensañamiento y sevicia. Expresiones como<br />

éstas, no permiten salir del peligroso discurso<br />

del crimen pasional, detrás del cual se busca<br />

atenuar las penas, invirtiendo la lógica de la<br />

víctima frente al victimario.<br />

Las mismas palabras empleadas en varios de<br />

los titulares revelan una serie de crímenes de<br />

lesa humanidad hacia las mujeres, sin que<br />

paradójicamente se use la expresión feminicidio:<br />

“estrangulación”, “empalar”, “desmembrada”,<br />

“violada y quemada”. En el caso de la “Masacre<br />

en Bosa”, el término empleado finaliza<br />

ocultando dos feminicidios que se dieron en<br />

una familia; se generaliza el acto atroz cometido<br />

por Hernando Hernández, denunciado por<br />

su asesinada esposa, en siete ocasiones por<br />

maltrato, en la Comisaría de Familia de Bosa, sin<br />

lograr una atención eficaz y oportuna desde la<br />

institucionalidad del Estado colombiano. En este<br />

trágico caso fueron asesinadas dos mujeres: Jeny<br />

Losada, esposa del victimario y la cuñada del<br />

mismo, Camila Losada, quien trató de defender<br />

a su hermana; además, dos de sus tres hijos:<br />

Mateo, de 6 años y Bryan de 9 años. Sí fue una<br />

masacre, pero ¿dónde quedan los feminicidios?<br />

La Real Academia Española (2001) define<br />

muerte como “Cesación o término de la vida”,<br />

también hace alusión a la “muerte que se causa<br />

con violencia”. Por lo tanto, titulares como “Por<br />

estrangulación murió colombiana en Estados<br />

Unidos”, “Indignación por muerte de joven<br />

violada y quemada”, “Niña murió a manos<br />

de su padrastro”, resultan muy imprecisos<br />

frente al acto delictivo. Ni siquiera se plantea<br />

en dichos titulares que son muertes violentas,<br />

e indudablemente, las interpretaciones que se<br />

generan al titular con la palabra muerte son<br />

diferentes a usar términos como asesinato,<br />

homicidio o crimen, por no hablar de feminicidio.<br />

En el titular ¿Quién soy yo para juzgar?, en lo<br />

absoluto se construye el significado de muerte,<br />

menos de asesinato u homicidio y muchísimo<br />

menos de feminicidio. Sin embargo, al leer<br />

el subtítulo de esta noticia internacional se<br />

informa: “Cinco meses después de que Andrea<br />

Quintero, transexual colombiana, fuera<br />

asesinada en Roma, el sacerdote de la iglesia<br />

jesuita más prominente de la ciudad le hizo<br />

un funeral”. Es el único caso hallado en la<br />

búsqueda diaria, durante seis meses y medio,<br />

de un feminicidio de una persona transexual:<br />

“Quintero, de 31 años, fue encontrada sin<br />

vida en la estación. Las autoridades llevaron<br />

su cuerpo a la morgue de Roma, en donde<br />

permaneció cinco meses a la espera de que<br />

sus familiares en Colombia lo reclamaran.<br />

Pero jamás llegaron, ni se comunicaron con<br />

las autoridades italianas o colombianas en<br />

Roma” (párr. 3). La manera como fue hallada<br />

esta colombiana, sugiere la posibilidad de un<br />

asesinato de odio en razón del género, es decir,<br />

feminicidio: “Una investigación determinó que<br />

Andrea murió el 29 de julio como consecuencia<br />

de las graves lesiones de una cruel paliza”<br />

(párr. 1).


Martha Y. Guarín<br />

El feminicidio en los periódicos El Tiempo y El Espectador: ¿Sinónimo de asesinato u homicidio de mujeres?<br />

75<br />

Conclusión<br />

De acuerdo con la exploración teórica y<br />

conceptual sobre el feminicidio, no es adecuado<br />

usar sinónimos para esta palabra. Al tratarse<br />

de crímenes de odio, en razón del género de<br />

las mujeres, no es ético invisibilizar, disfrazar<br />

o matizar esta problemática detrás de términos<br />

como homicidio, asesinato o muerte. Es más,<br />

en contextos de conflicto armado, como ha<br />

ocurrido en Colombia durante décadas, como<br />

parte de la recuperación de la memoria histórica<br />

es necesario investigar la pertinencia de la<br />

categoría femi-geno-cidio en la búsqueda de la<br />

verdad, justicia y reparación de las víctimas, con<br />

mayor razón al ser utilizadas las mujeres como<br />

arma de guerra.<br />

La prensa colombiana debe asumir un rol<br />

responsable frente a la sociedad. El sólo hecho<br />

de dotar de sentido la palabra feminicidio<br />

a partir de quienes ejercen el periodismo y<br />

desde allí producen el discurso de la noticia,<br />

el reportaje, la crónica, la columna de opinión,<br />

la tira cómica es ya un importante avance en la<br />

materialización de algunos de los principios de<br />

la ética periodística: la responsabilidad social, la<br />

información suficiente y veraz, el bien común y,<br />

por supuesto, la búsqueda de la verdad desde<br />

el papel de mediadores que deben cumplir los<br />

y las periodistas, evitando caer en el trillado<br />

discurso de una neutralidad e imparcialidad,<br />

que en muchos casos oculta, desinforma,<br />

banaliza, problemáticas gravísimas como el<br />

feminicidio. En este caso hay que adoptar una<br />

postura: la defensa de la vida de las mujeres,<br />

su derecho a una vida libre de violencias. La<br />

influencia que pueda llegar a tener los medios<br />

de comunicación para conseguir estos fines,<br />

se constituye en un valioso aporte y, en ese<br />

sentido, la tipificación del feminicidio en<br />

Colombia continúa siendo un reto, así como las<br />

indispensables transformaciones culturales. Es<br />

posible comenzar por algo tan sencillo pero a la<br />

vez trascendental: nombrar de manera precisa<br />

lo que se quiere comunicar.<br />

Referencias<br />

Alcaldía Mayor de Bogotá. (2013). Análisis cuantitativo<br />

y cualitativo del feminicidio en Bogotá 2004- 2012.<br />

Contrato 308 de 2012 –Proyecto 726- Proceso:<br />

306 Secretaría Distrital de Planeación, Secretaria<br />

Distrital de la Mujer y Corporación Casa de la Mujer<br />

Trabajadora.<br />

Atencio, G. (2011). Feminicidio-Femicidio: Un paradigma<br />

para el análisis de la violencia de género. Recuperado<br />

de http://www.infogenero.net/documentos/<br />

FEMINICIDIO-feminicidio-paradigma%20para%20<br />

su%20analisis-Graciela%20Atencio.pdf<br />

Congreso de Colombia. (2008). Ley 1257 de 2008.<br />

Recuperado de file:///Users/marthayanethguarin/<br />

Downloads/Ley_1257%20de%202008.pdf<br />

Congreso de la República de Colombia. Senado de la<br />

República. (2013). Proyecto de Ley “Rosa Elvira Cely”<br />

<strong>No</strong>. <strong>10</strong>7 de 2013. Recuperado de http://www.cej.org.<br />

co/doc_sl/SL_PL_SEN_<strong>10</strong>7_2013.pdf<br />

Corte Interamericana de Derechos Humanos. (2009).<br />

Caso González y otras (“Campo Algodonero”) Vs. México.<br />

Sentencia de 16 de noviembre de 2009. Recuperado<br />

de http://www.tc.gob.pe/corte_interamericana/<br />

seriec_205_esp.pdf<br />

Faúndez, H. (2013). La protección de la mujer en el<br />

sistema interamericano de protección de los derechos<br />

humanos: El caso Campo Algodonero. En Mariño,<br />

F. (Dir.), Feminicidio. El fin de la Impunidad. Valencia:<br />

Tirant Lo Blanch.<br />

Fernández, D. (20<strong>10</strong>). El crimen de lesa humanidad<br />

y la ausencia de consagración en la ley penal<br />

colombiana. Problemas contemporáneos del Derecho 1.<br />

Cali: Universidad de San Buenaventura. Recuperado<br />

de http://investigaciones.usbcali.edu.co/pcd/<br />

images/stories/crimen.pdf<br />

Ginés, E. (2013). La sentencia de la Corte Interamericana<br />

de Derechos Humanos en el feminicidio del Campo<br />

Algodonero de Ciudad Juárez, como instrumento<br />

jurídico y búsqueda de propuestas para su ejecución<br />

efectiva. En Mariño, F. (Dir.), Feminicidio. El fin de la<br />

Impunidad. Valencia: Tirant Lo Blanch.<br />

Grupo de Memoria Histórica. (2013). ¡Basta ya!<br />

Memorias de guerra y dignidad. Bogotá: Imprenta<br />

Nacional.<br />

Iglesia, C. (2002). El botín del cronista. Cuerpos<br />

de mujeres en las crónicas de conquista del Río<br />

de la Plata. La violencia del azar. Ensayos sobre<br />

literatura argentina. Buenos Aires, Fondo de Cultura<br />

Económica. Recuperado de http://www.scribd.<br />

com/doc/54488505/6942747-Iglesia-Cristina-El-<br />

Botin-Del-Cronista-Cuerpos-de-Mujeres-en-Las-<br />

Cronicas-de-Conquista-Del-Rio-de-La-Plata<br />

Jaramillo, J.I. (2008) Mestizos outsiders, negros<br />

ausentes. Presencias y ausencias de la cuestión<br />

negra y mestiza en las Crónicas del Río de la Plata


76 Pp 61 - 76. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

en los siglos XV y XVI. Ensemble <strong>Revista</strong> electrónica<br />

de la Casa Argentina en París. Recuperado de http://<br />

ensemble.educ.ar/wp-content/uploads/2011/05/<br />

Art-jaramillo.pdf<br />

Lagarde, M. (2006). Introducción. En: Russell, D. y<br />

Harmes, R. (edits.), Feminicidio: una perspectiva global.<br />

México: UNAM.<br />

__________. (2008). Antropología, feminismo y<br />

política: violencia feminicida y derechos humanos<br />

de las mujeres. En Bullen, M y Diez, C. (coords.),<br />

Retos teóricos y nuevas prácticas. Barcelona: Ankulegi<br />

Antropologia Elkartea.<br />

Lyons, John. (1997). Semántica lingüística. Barcelona:<br />

Paidós.<br />

Mesa por el derecho de las mujeres a una vida libre<br />

de violencias. (2013). Ley 1257 Cinco años después… II<br />

Informe de seguimiento a la implementación de la Ley 1257<br />

de 2008. Bogotá: Antropos. Recuperado de http://<br />

rednacionaldemujeres.org/images/documents/<br />

IIinformeley1257.pdf<br />

Naciones Unidas. (1996). Informe de la Cuarta<br />

Conferencia Mundial sobre la Mujer Beijing, 4 al 15<br />

de septiembre de 1995. Nueva York. Recuperado de<br />

http://www.un.org/womenwatch/daw/beijing/<br />

pdf/Beijing%20full%20report%20S.pdf<br />

__________. (2000). Informe del Comité Especial Plenario<br />

del vigésimo tercer período extraordinario de sesiones<br />

de la Asamblea General. Nueva York. Recuperado de<br />

http://www.un.org/spanish/conferences/Beijing/<br />

as23<strong>10</strong>rev1.pdf<br />

<strong>No</strong>wak, M. (2012). Femicide: A Global Problem. Small<br />

Arms Survey Research notes, 14. Recuperado de http:<br />

//www.smallarmssurvey.org/file admin/docs/H-<br />

Research_<strong>No</strong>tes//SAS-Research-<strong>No</strong>te-14. pdf<br />

Organización Mundial de la Salud. (2013).<br />

Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra<br />

la mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y<br />

de la violencia sexual no conyugal en la salud. Resumen<br />

de orientación. Recuperado de http://apps.who.<br />

int/iris/bitstream/<strong>10</strong>665/85243/1/WHO_RHR_<br />

HRP_13.06_spa.pdf<br />

Radford, J. (1992). Introduction. En Radford, J. y<br />

Russell, D. (edits.), Femicide The Politics of Woman<br />

Killing. New York: Twayne. Recuperado de http://<br />

www.dianarussell.com/f/femicde(small).pdf<br />

Real Academia Española. (2001). Diccionario de la<br />

Lengua Española, 22ª ed. Recuperado de http://www.<br />

rae.es/obras-academicas/diccionarios/diccionariode-la-lengua-espanola<br />

Ricaurte, A. (2011). Comportamiento del homicidio<br />

en Colombia, 2011. Forensis 2011. Datos oficiales sobre<br />

la violencia en Colombia en el 2012. Bogotá: Instituto<br />

Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.<br />

Russell, D. (2006). Definición de feminicidio y<br />

conceptos relacionados. En Russell, D. y Harmes,<br />

R. (edits.), Feminicidio: una perspectiva global. México:<br />

UNAM.<br />

Sánchez, O. (20<strong>10</strong>). ¿Será que a las mujeres nos matan<br />

porque nos aman? Feminicidios en Colombia 2002-2009.<br />

Bogotá: Asociación Santa Rita para la Educación y<br />

Promoción –FUNSAREP-, Corporación Casa de la<br />

Mujer, Corporación Vamos Mujer, Ruta Pacífica de<br />

las Mujeres.<br />

Segato, R. (2004). Territorio, soberanía y crímenes de<br />

segundo Estado: la escritura en el cuerpo de las mujeres<br />

asesinadas en Ciudad Juárez. Recuperado de http://<br />

www.forosalud.org.pe/territorio_soberania.pdf<br />

__________. (20<strong>10</strong>). Femi-geno-cidio como crimen en el<br />

fuero internacional de los Derechos Humanos: el derecho<br />

a nombrar el sufrimiento en el derecho. Recuperado de<br />

http://www.larevuelta.com.ar/pdf/Femi-genocidio-como-crimen-Segato.pdf<br />

Tello, J. (2012). Comportamiento del homicidio en<br />

Colombia, 2012. Forensis 2012. Datos oficiales sobre<br />

la violencia en Colombia en el 2012. Bogotá: Instituto<br />

Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.<br />

Toledo, P. (2009). Feminicidio. México: Oficina del<br />

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los<br />

Derechos Humano


Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

77<br />

El blog educativo como recurso para la<br />

enseñanza reflexiva en programas técnicos<br />

y tecnológicos 1<br />

Autor » Hugo Efraín Garzón Castrillón 2<br />

Resumen »<br />

Palabras clave »<br />

Este estudio se propuso identificar aquellos elementos del proceso de enseñanza-aprendizaje<br />

que permiten establecer que la utilización del blog educativo Herramientas de Estadística<br />

favorece el aprendizaje autónomo y reflexivo de los estudiantes y el fortalecimiento de las<br />

habilidades reflexivas del profesor. Se enmarca en una investigación de corte cualitativo en su<br />

enfoque micro-etnográfico; se realizó con la participación de 67 estudiantes en la asignatura<br />

de Estadística Descriptiva en programas académicos de tecnología en Comunicación Social,<br />

Sistemas y en Comercio y Negocios Internacionales. Se utilizaron como instrumentos de<br />

recolección de información la entrevista semiestructurada, las notas de campo y los blogs<br />

educativos. Los resultados mostraron que el estudiante al trabajar con una metodología activa<br />

basada en un blog educativo, pone en acción las tres dimensiones del estudiante autónomo<br />

(estrategias cognitivas, metacognitivas y motivación), presenta dificultades para asumir su<br />

nuevo rol como responsables de su propio aprendizaje y adquiere una incipiente apropiación<br />

del proceso de reflexión.<br />

Blog educativo, aprendizaje reflexivo, estudiante autónomo, profesor reflexivo.<br />

The educational blog as a reflective teaching tool in technical<br />

and technological programs<br />

Abstract »<br />

This study was propounded to identify some elements of the teaching-learning process which possible<br />

to establish the advantages of using the educational blog ‘Stat Tools’ on favor of autonomous<br />

and reflective student learning and the strengthening of reflective teacher skills. It is framed in a<br />

qualitative research in its Micro - ethnographic approach It was made with the participation of<br />

67 students in the subject of descriptive statistical in technological academic programs of Social<br />

Communication, Informatics, Trading and International Business. The instruments used for data<br />

gathering were the semi structured interview and field notes and the educative Blogs. It was found<br />

that students working within an active methodology based on an educational blog promotes the<br />

work of the three dimensions of autonomous learner (cognitive strategies, metacognitive strategies<br />

and motivation) presenting difficulties to assume their new role as responsible for their own learning<br />

process and acquires ownership of an incipient process of reflection.<br />

Key words:<br />

Educational blog, reflective learning, autonomous learner, reflective teacher<br />

(1) Artículo derivado de la tesis de maestría titulada “El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en<br />

programas técnicos y tecnológicos”. Escuela de Graduados en Educación del Tecnológico de Monterrey.<br />

(2) Candidato a Magíster en Tecnología Educativa y Medios Innovadores para la Educación de la Escuela de Graduados<br />

en Educación del Tecnológico de Monterrey. Docente Fundación Universitaria para el desarrollo humano <strong>UNINPAHU</strong>.<br />

Correo electrónico: rihelm@yahoo.es<br />

Recibido: 16 de abril de 2014<br />

Aceptado: 14 de agosto de 2014


78 Pp 77 - 86. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

Dentro de la compleja problemática<br />

que presenta actualmente la educación<br />

universitaria en América Latina y el Caribe, la<br />

deserción estudiantil y la repitencia son una<br />

preocupación de los gobiernos de la región y de<br />

organismos internacionales como la UNESCO.<br />

Colombia no se aleja de dicha preocupación<br />

y en particular las instituciones de educación<br />

superior de carácter técnico y tecnológico, que<br />

enfrentan las tasas de deserción más altas del<br />

sistema de educación universitario del país, un<br />

60,6% para los programas técnicos y un 52,6%<br />

para los programas tecnológicos (Ministerio de<br />

Educación Nacional, 2009).<br />

La deserción estudiantil está determinada por<br />

múltiples variables entre las que se destacan<br />

personales, académicas, socioeconómicas<br />

e institucionales. Para señalar únicamente<br />

la variable de tipo académico, se subrayan,<br />

entre otros, tres factores que influyen<br />

en la permanencia de los estudiantes en<br />

las instituciones educativas y que están<br />

relacionados directamente con la labor del<br />

docente, así: la calidad de los profesores, la<br />

disponibilidad de los medios y estrategias<br />

educativas modernas y motivadoras y un<br />

ambiente de estudio adecuado (MEN, 2009).<br />

Una respuesta a esta problemática desde<br />

el punto de vista particular del docente<br />

universitario está en su práctica. El profesor,<br />

según Domingo (2009), debería cambiar<br />

su papel tradicional como transmisor de<br />

conocimientos y evolucionar hacia una<br />

nueva función: la de crear condiciones que<br />

faciliten a sus estudiantes oportunidades de<br />

desarrollo personal y potencien conocimientos,<br />

competencias, capacidades y habilidades. Este<br />

cambio de enfoque del profesor debe basarse en<br />

la propia práctica reflexiva; para ello, siguiendo<br />

a Gómez y Domingo (2011), debe desarrollar la<br />

competencia reflexiva, que implica un proceso<br />

de investigación en el cual, el profesional, en<br />

su contexto de acción e intervención, intenta<br />

comprender de forma crítica las situaciones con<br />

las que se enfrenta, aborda las cuestiones y retos<br />

profesionales como objetos de investigación.<br />

Desde la perspectiva de los otros dos factores:<br />

la disponibilidad de los medios y estrategias<br />

educativas modernas y motivadoras y un<br />

ambiente de estudio adecuado, el docente<br />

se encuentra frente a una oferta amplia de<br />

posibilidades ofrecidas por la denominada<br />

Web 2.0, la que permite crear, diseñar, elaborar,<br />

colaborar y publicar en línea, constituyéndose<br />

en un espacio social horizontal y rico en fuentes<br />

de información que suponen una alternativa a<br />

la jerarquización y unidireccionalidad de los<br />

entornos formativos tradicionales (Domínguez<br />

y Llorente, 2009).<br />

Una de las herramientas de la Web 2.0 de gran<br />

potencial en la educación es el denominado<br />

edublog o blog educativo, cuya utilización<br />

en las aulas universitarias ha merecido la<br />

realización de un gran número investigaciones<br />

que coinciden en señalar que los blogs<br />

educativos son instrumentos que favorecen<br />

la innovación didáctica. Pueden servir de<br />

soporte para la adopción de un modelo de<br />

enseñanza centrado en el estudiante; además,<br />

la introducción de nuevas prácticas basadas<br />

en dicho modelo favorece las habilidades de<br />

aprendizaje de orden superior y el fomento de<br />

comunidades de aprendizaje (Cabero y López,<br />

2009; Durán, 20<strong>10</strong>; Salinas, 2008).<br />

La posibilidad de que el profesor apoyado<br />

en la enseñanza reflexiva y en el uso de los<br />

blogs educativos, pueda contribuir, desde su<br />

quehacer diario en el aula, a la solución de<br />

la problemática de la deserción estudiantil,<br />

plantea para este profesional un dilema<br />

educativo, que en palabras de Zeicher y<br />

Liston (1987, citado en Santos, 1992), es el<br />

punto de partida de un proceso de reflexión,<br />

que continúa determinando una capacidad<br />

de respuesta a dicho dilema a través del<br />

discernimiento, enmarcando y re-enmarcando<br />

el dilema, experimentando con el dilema a fin<br />

de descubrir las consecuencias e implicaciones<br />

de las diferentes soluciones y, finalmente,<br />

llegando a un examen de las consecuencias<br />

pretendidas y no pretendidas de una solución.<br />

En consecuencia, se planteó la realización<br />

del presente estudio que tiene como objetivo<br />

fundamental determinar si hay evidencias que<br />

permitan concluir que el uso del blog educativo,<br />

en la asignatura de Estadística Descriptiva,<br />

fomenta un aprendizaje reflexivo y autónomo<br />

del estudiante y una práctica reflexiva del


Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

79<br />

profesor. Los resultados pueden ser utilizados<br />

por <strong>UNINPAHU</strong> para el diseño de estrategias,<br />

que desde el aula, combinando la educación<br />

reflexiva, el perfeccionamiento de los docentes,<br />

el uso adecuado de las TICs y el impulso de<br />

experiencias educativas innovadoras, aporten<br />

en forma efectiva a la permanencia de los<br />

estudiantes en la institución.<br />

La competencia reflexiva es un medio<br />

para estimular a los estudiantes a que<br />

desarrollen la capacidad de observarse<br />

a sí mismos y de emprender un diálogo<br />

crítico con ellos mismos y con todo lo que<br />

piensan y hagan. El resultado deseado<br />

del aprendizaje de cada uno de los<br />

estudiantes es el profesional reflexivo.<br />

El marco de referencia<br />

Para este estudio se ha tomado como marco<br />

de referencia el paradigma de la educación<br />

universitaria por competencias, como una<br />

respuesta de la educación superior, tanto a<br />

nivel internacional como nacional, a las nuevas<br />

demandas y desafíos que presenta una compleja<br />

sociedad en cambio continúo y acelerado. El<br />

enfoque por competencias en educación superior,<br />

siguiendo a López (2011), implica entre otros<br />

aspectos: a) el desarrollo en los estudiantes de una<br />

práctica reflexiva; b) la enseñanza centrada en el<br />

estudiante c) el cambio de un docente transmisor<br />

de conocimientos a un profesor tutor que guía,<br />

facilita y supervisa la adquisición de competencias<br />

por parte del alumno; d) la modificación, por parte<br />

del estudiante, de su tradicional papel pasivo y<br />

receptivo por un papel más activo, participativo<br />

e indagativo; e) la adopción de una evaluación<br />

holística que coincide con tres momentos clave:<br />

inicial o diagnóstica; formativa o continua y<br />

sumativa o final.<br />

La competencia reflexiva<br />

Se puede considerar, siguiendo a Medina,<br />

Jarauta y Muñoz (20<strong>10</strong>), que la reflexión es un<br />

acto en el que se dan básicamente dos procesos<br />

intelectuales: en primer lugar, la meditación sobre<br />

sucesos recientes, incluyendo la deliberación<br />

sobre el sentido y valor ético de las actuaciones;<br />

y en segundo lugar, una valoración posterior<br />

de la coherencia de las acciones seleccionadas<br />

en función de los objetivos pretendidos. La<br />

capacidad de reflexión es una característica de<br />

la persona, inherente a la condición humana; el<br />

ser humano es capaz de reflexionar y pensar en<br />

forma innata. Esta es la base de la denominada<br />

reflexión metodológica o competencia reflexiva.<br />

Como lo señala Barnett (1992, en Domingo, 2009,<br />

p. 35):<br />

¿Cómo favorecer la formación reflexiva<br />

de los estudiantes?<br />

Aunque existen muchas propuestas<br />

pedagógicas que propician en los estudiantes<br />

el desarrollo de la reflexividad, a continuación<br />

se presentan dos, seleccionadas a partir de<br />

diez propuestas realizadas por Domingo<br />

(2009), que son consideradas por el autor del<br />

presente estudio, como las fundamentales<br />

para iniciar el desarrollo de la competencia<br />

reflexiva en estudiantes de programas<br />

técnicos y tecnológicos, a saber: a) Facilitar las<br />

situaciones de aprendizaje y b) Transferir la<br />

responsabilidad del aprendizaje.<br />

a) Facilitar las situaciones de aprendizaje<br />

El nuevo rol del profesor, señalado en<br />

la enseñanza por competencias, es el de<br />

mediador y ‘mediar significa intervenir<br />

entre los seres y la realidad para facilitar los<br />

procesos de aprendizaje’ pero además, éste<br />

debe “lograr afectar su dimensión cognitiva,<br />

afectiva y motivacional, de tal modo que el<br />

estudiante, se comprometa en el desarrollo<br />

de sus potencialidades” (López, 20<strong>10</strong>, pp.<br />

77-99). Para cumplir con lo señalado, el<br />

profesor deberá poner a disposición del<br />

grupo un conjunto amplio de recursos para<br />

el aprendizaje, incluyéndose a sí mismo<br />

como un recurso flexible para todo el grupo.<br />

Además, el profesor fomentará la reflexión en<br />

sus estudiantes si es un ejemplo, él mismo,<br />

de profesional reflexivo, lo que puede lograr<br />

mediante el diálogo reflexivo, si explicita<br />

en el aula el sentido que para él tienen los<br />

distintos temas y conceptos abordados, que es<br />

lo que el alumno ha de aprender y hacer con<br />

el contenido; es decir, darle a conocer claves<br />

que facilitarán la asimilación significativa de<br />

los conocimientos (Medina, Jarauta y Muñoz,<br />

20<strong>10</strong>).


80 Pp 77 - 86. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

b) Transferir la responsabilidad del<br />

aprendizaje<br />

La educación centrada en el aprendizaje<br />

supone una transferencia progresiva de la<br />

responsabilidad, en muchos casos parcial; se<br />

convierte en una novedad para el estudiante<br />

no exenta de inseguridad e incertidumbre<br />

comparada con la clase magistral que sitúa<br />

la responsabilidad en el profesor y en el<br />

grupo, pero no en el alumno individual. La<br />

responsabilidad en el aprendizaje implica<br />

además el desarrollo de las competencias de<br />

aprendizaje autónomo. Para Martínez (2009)<br />

un estudiante es autónomo cuando desarrolla<br />

las competencias siguientes: capacidad de<br />

iniciativa; saber configurar un plan de trabajo<br />

realista; manejarse con fuentes de información<br />

(y saber contrastarlas); comprender<br />

informaciones y textos, resumirlos; plantear<br />

y resolver problemas; voluntad para conocer<br />

cosas nuevas y profundizar en ellas; transferir,<br />

explorar y aplicar conocimientos a situaciones<br />

nuevas; y reflexionar y evaluar su propio<br />

trabajo. Estas competencias son adquiridas por<br />

los alumnos a través de su experiencia como<br />

aprendices y es mejorable por la influencia<br />

de terceros (De la Fuente, Justicia, Pichardo,<br />

García, Martínez, Santander, 2007).<br />

El aprendizaje autónomo puede ser fomentado,<br />

según Fernández (2006), mediante el uso de las<br />

denominadas metodologías activas, basadas en<br />

la explicación cognitiva y constructivista del<br />

aprendizaje, que se convierten en un vehículo<br />

a través del cual los estudiantes aprenderán<br />

conocimientos, habilidades y actitudes, es<br />

decir, desarrollarán competencias.<br />

El blog educativo<br />

Dentro del panorama del uso de las Tecnologías<br />

de la Información y la Comunicación (en<br />

adelante TICs), se encuentra una herramienta<br />

denominada Blog y su correspondiente<br />

versión educativa, denominada edublog o blog<br />

educativo. Son sitios web autogestionados por<br />

sus administradores o autores, compuestos<br />

por anotaciones o artículos que se organizan<br />

siguiendo una cronología inversa y que puede<br />

permitir comentarios de los lectores a las<br />

distintas anotaciones (Orihuela y Santos, 2003).<br />

El uso de blogs educativos en el nivel<br />

universitario en países de habla hispana ha<br />

sido centro de atención y preocupación de la<br />

comunidad educativa; entre un gran número<br />

de investigaciones se pueden destacar: la<br />

experiencia realizada por Orihuela y Santos<br />

(2003), quienes encontraron que los blogs<br />

educativos constituyen una herramienta<br />

extraordinariamente poderosa para la gestión<br />

del conocimiento en comunidades y de<br />

gran eficacia para la alfabetización digital.<br />

Salinas (2008) presenta los blogs educativos<br />

como instrumentos excepcionales para la<br />

innovación didáctica y mejora en la calidad<br />

educativa, en la medida que su utilización<br />

puede servir de soporte para la adopción<br />

de un modelo de enseñanza aprendizaje<br />

centrado en el alumno. Cabero y López (2009)<br />

señalan que la introducción de los blogs<br />

educativos en las aulas escolares favorece la<br />

motivación y el aprendizaje colaborativo, su<br />

uso en la educación es una práctica adecuada<br />

y útil para el desarrollo de un papel activo del<br />

estudiante. En el mismo sentido, Durán (20<strong>10</strong>)<br />

sostiene que, además, la utilización de blogs<br />

educativos en el aula favorece el pensamiento<br />

creativo, la solución de dudas en cuanto a<br />

la asignatura y promueve el pensamiento<br />

crítico.<br />

De otra parte, Torres, Figueroaby Alonso (2008)<br />

señalan que aunque están de acuerdo en los<br />

beneficios sobre el uso de los blogs educativos<br />

en la universidad, su aplicación encontró las<br />

siguientes dificultades: a) Falta de interés<br />

en las nuevas tecnologías, especialmente en<br />

estudiantes que trabajan o regularmente faltan<br />

a clases; b) Los estudiantes latinoamericanos no<br />

usan las herramientas tecnológicas para fines<br />

educativos; su uso común es el de recreación<br />

y socialización; c) Hay poco conocimiento de<br />

las herramientas TICs por parte de los docentes<br />

y d) El sistema educativo actual favorece la<br />

pasividad del estudiante.<br />

Metodología<br />

La metodología de investigación utilizada<br />

en este estudio es cualitativa, desde su<br />

vertiente etnográfica y, específicamente microetnográfica,<br />

ya que focalizó el trabajo de campo<br />

a través de la observación e interpretación del


Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

81<br />

fenómeno (uso del blog educativo) en el aula de<br />

clase de la asignatura Estadística Descriptiva.<br />

El estudio contó con la participación dos<br />

grupos de estudiantes, en total 67, en edades<br />

comprendidas entre los 17 y 40 años, 37<br />

hombres y 30 mujeres, que en su totalidad<br />

trabajan durante el día y pertenecen a<br />

cuatro programas académicos diferentes.<br />

A partir de dicha población se determinó<br />

una muestra representativa compuesta por<br />

cuatro estudiantes, los que se seleccionaron<br />

teniendo en cuenta cinco criterios (habilidades<br />

informáticas y manejo de las TICs, programa<br />

académico al que pertenecen, grupo de<br />

edad, sexo y rendimiento académico). Esto<br />

permitió recabar información considerando la<br />

heterogeneidad y complejidad de la población<br />

objeto de estudio y teniendo en cuenta las<br />

características que, según Martínez (2006),<br />

debería tener una muestra para un estudio<br />

cualitativo.<br />

Actividades de enseñanza<br />

La práctica fue desarrollada durante ocho<br />

semanas en la Fundación Universitaria<br />

para el desarrollo humano <strong>UNINPAHU</strong>,<br />

en el departamento de matemáticas y,<br />

específicamente en la asignatura Modelo de<br />

estudio. Se realizó en el aula de sistemas,<br />

disponiéndose de un computador con<br />

conexión a internet por cada dos estudiantes.<br />

Se usó la herramienta blog educativo<br />

desde dos perspectivas: la del profesor y<br />

la del estudiante. En el primer caso, el blog<br />

educativo Herramientas de Estadística,<br />

diseñado por el autor de esta investigación<br />

en 2012, se mostró como un repositorio de<br />

recursos disponibles para los estudiantes y<br />

la presentación de actividades que invitan al<br />

estudiante a aprender Estadística Descriptiva,<br />

a partir de la realización productos para ser<br />

exhibidos en su blog al grupo en general<br />

y contando con el profesor como asesor y<br />

guía en el proceso de aprendizaje. Dichas<br />

actividades se organizaron de acuerdo con<br />

el Syllabus de la asignatura aprobado por la<br />

institución y, teniendo en cuenta además, las<br />

respectivas rúbricas a través de las cuales el<br />

estudiante conocía de antemano como sería<br />

evaluado. El diseño de las actividades se basó<br />

en metodologías activas, específicamente en el<br />

aprendizaje por proyectos y en la combinación<br />

de medios, en búsqueda de llegar a los<br />

diferentes estilos de aprendizaje.<br />

En el segundo caso, el estudiante inició el curso<br />

con la apertura de su propio blog educativo,<br />

a través del cual estableció comunicación<br />

con sus compañeros, dejó la constancia del<br />

desarrollo de las diferentes actividades, así<br />

como de sus autoevaluaciones basadas en las<br />

rúbricas establecidas.<br />

Se desarrollaron cuatro actividades<br />

correspondientes a dos unidades del programa<br />

de trabajo formulado por el docente. En<br />

cada una de ellas el estudiante desarrolló un<br />

producto que publicó en su blog educativo<br />

y la respectiva autoevaluación basada en la<br />

rúbrica de la actividad; por consiguiente,<br />

recibió en su blog una retroalimentación de<br />

parte del profesor y la valoración, que tuvo en<br />

cuenta la rúbrica y la autoevaluación realizada<br />

por el estudiante.<br />

Recolección de datos<br />

La recolección de datos en el presente estudio<br />

se desarrolló mediante tres instrumentos<br />

a saber: la observación participante, la<br />

entrevista semiestructurada y la información<br />

documental; dichos instrumentos<br />

proporcionaron información relevante sobre<br />

la práctica realizada desde dos ángulos: el del<br />

estudiante y el del profesor.<br />

Para el caso de la observación participante, el<br />

investigador tuvo una intervención completa,<br />

ya que hace parte del grupo a estudiar: es<br />

el profesor de la asignatura. Su objetivo<br />

fue observar los hechos tal como ocurren al<br />

interior de la clase, reconstruir la realidad en<br />

toda su complejidad, las relaciones internas y<br />

la singularidad cultural (Aravena, Kimelman,<br />

Micheli, Torrealba, Zúñiga, 2006).<br />

La entrevista semiestructurada se aplicó a los<br />

cuatro estudiantes que componen la muestra<br />

y tuvo como objetivo conocer sus sensaciones,<br />

sentimientos y reflexiones acerca de la práctica<br />

de la que hacían parte. Para su realización, el<br />

investigador diseñó un cuestionario a modo


82 Pp 77 - 86. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

de guía de las preguntas a formular. Dichas<br />

entrevistas fueron grabadas en audio y luego<br />

transcritas a un documento estándar que<br />

permitió el análisis. Las áreas temáticas que<br />

sirvieron de base para el desarrollo de la<br />

entrevista fueron: el aprendizaje autónomo,<br />

el aprendizaje reflexivo y la percepción de la<br />

enseñanza reflexiva.<br />

Se tuvieron en cuenta como documentos,<br />

los videos y blogs de los participantes de<br />

la investigación. En cuanto a los videos,<br />

se grabaron en algunas clases con el fin de<br />

registrar el ambiente de la misma y sirvieron<br />

de apoyo para la interpretación de las<br />

observaciones realizadas. En lo referente a<br />

blogs educativos, se analizaron los elaborados<br />

por estudiantes y el del profesor; en este<br />

medio quedaron registradas cada una de las<br />

actividades desarrolladas, los comentarios del<br />

profesor sobre las mismas, los comentarios<br />

realizados entre estudiantes y la percepción de<br />

ellos sobre lo que aportaron las actividades a<br />

su formación y especialmente a su proceso de<br />

aprendizaje.<br />

Proceso de análisis<br />

En el proceso de análisis e interpretación de<br />

los datos emergieron diferentes categorías<br />

relacionadas con los tres temas principales<br />

planteados en la investigación: estudiante<br />

autónomo, estudiante reflexivo y docente<br />

reflexivo. Cada una de las categorías está definida<br />

por un grupo de subcategorías, que responden a<br />

los indicadores aportados por los componentes<br />

de la muestra, el docente y los participantes en<br />

la investigación; esto permitió hacer manejable<br />

la cantidad de información recolectada durante<br />

la misma y presentar resultados en función de<br />

los objetivos propuestos.<br />

De otra parte, con el objetivo de construir<br />

confiabilidad, autenticidad o darle validez<br />

a los datos, este estudio utilizó la técnica de<br />

la triangulación, que según Patton (1990, en<br />

Valenzuela y Flores, 2011) consiste en estudiar<br />

y entender cuándo y por qué hay diferencias<br />

entre distintas fuentes utilizadas para<br />

recolectar información. Dicha triangulación<br />

específicamente se realizó mediante la<br />

contrastación de los hallazgos procedentes de las<br />

tres herramientas de recolección de información,<br />

en búsqueda convergencias y divergencias.<br />

Resultados y discusión<br />

El cuestionamiento principal de la investigación<br />

tiene que ver con: ¿Cuáles elementos del proceso<br />

enseñanza-aprendizaje permiten establecer que<br />

la utilización del blog educativo Herramientas<br />

de Estadística favorecen un aprendizaje<br />

autónomo y reflexivo de los estudiantes y el<br />

fortalecimiento de las habilidades reflexivas del<br />

profesor de la asignatura Estadística Descriptiva<br />

de la institución universitaria objeto de este<br />

estudio?<br />

El desarrollo de algunas competencias del<br />

estudiante autónomo, la incipiente apropiación<br />

del proceso de reflexión adquirida por los<br />

estudiantes, así como la propuesta metodológica<br />

y su desarrollo a través de las diferentes<br />

actividades y el rol que asume el docente en<br />

el mismo, permiten establecer que el uso de<br />

metodologías activas, en este caso el blog<br />

educativo, favorecen un aprendizaje autónomo<br />

y reflexivo del estudiante y el fortalecimiento<br />

de las habilidades reflexivas del profesor. Lo<br />

anterior se sustenta en las respuestas dadas a<br />

las preguntas subordinadas que se presentan a<br />

continuación:<br />

¿La utilización del blog educativo<br />

Herramientas de Estadística favorece en<br />

el estudiante el aprendizaje autónomo?<br />

Se identificaron evidencias que apuntan hacia<br />

el desarrollo por parte de los estudiantes de<br />

cuatro de las ocho competencias mencionadas<br />

por Martínez (2009), específicamente la<br />

capacidad de iniciativa, manejarse con fuentes<br />

de información, comprender informaciones y<br />

textos, resumirlos, voluntad para conocer cosas<br />

nuevas y profundizar en ellas, como se muestra<br />

en los relatos de estudiantes que coinciden<br />

en que:<br />

(...“tomé la iniciativa para la iniciación<br />

del trabajo pero al iniciar el conocimiento<br />

del blog espero a los comentarios y ayudas<br />

del profesor”...)<br />

(...“tenemos que leer, escribir, hacer<br />

ejercicios, yo no había visto en esta


Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

83<br />

universidad y nos obliga a hacer un esfuerzo<br />

personal para aprender”...)<br />

<strong>No</strong> se identificaron las competencias<br />

transferir, explorar y aplicar conocimientos<br />

a situaciones nuevas, ni la relacionada con<br />

saber configurar un plan de trabajo realista.<br />

Y en el caso de la competencia formular y<br />

resolver problemas, se puede decir que una<br />

parte del grupo prefiere no plantear una<br />

solución o su planteamiento no corresponde<br />

con los conceptos estudiados, como lo<br />

expresa el profesor en las notas de campo:<br />

“no realiza los ejercicios donde se<br />

requiere; propone soluciones acordes a<br />

la temática”(…) “los ejercicios donde se<br />

requiere proponen soluciones, estas no<br />

están acordes a los conceptos estudiados”,<br />

¿La utilización del blog educativo<br />

Herramientas de Estadística favorece<br />

la motivación del estudiante? Se<br />

encontró que el estudiante considera que<br />

la metodología propuesta por el docente es<br />

novedosa en la universidad, causó sorpresa<br />

su utilización en esta asignatura, al mismo<br />

tiempo que la consideran próxima a ellos,<br />

por usar como herramientas las TICs y,<br />

por lo tanto, la califican como interesante y<br />

motivadora; coinciden los estudiantes en<br />

señalar que:<br />

“la metodología utilizada hasta el momento<br />

nos parece interesante e innovadora,<br />

ya que nos permite utilizar nuevas<br />

herramientas,(…)”,<br />

Sin embargo, el estudiante evidencia<br />

dificultades para aplicar las herramientas<br />

tecnológicas en las actividades escolares;<br />

indican que:<br />

(...“falta de disciplina para desarrollar la<br />

actividad, ya que muchas veces no somos<br />

autónomos de investigar y esperamos a que<br />

el profesor las explique”...)<br />

¿El uso del blog educativo Herramientas<br />

de Estadística facilita el desarrollo de<br />

procesos de reflexión del estudiante?<br />

En este sentido, se puede decir que los datos<br />

obtenidos permiten identificar que para los<br />

estudiantes de Estadística Descriptiva en<br />

general, este es un tema nuevo. Se evidenció<br />

que solo una parte del grupo realiza la<br />

autoevaluación, muestran poco interés y<br />

dificultades para la lectura y comprensión<br />

de las rúbricas, herramienta que facilita su<br />

autoevaluación, entendida como meditación<br />

sobre hechos recientes al terminar cada<br />

actividad (Medina, Jarauta y Muñoz, 20<strong>10</strong>),<br />

pero sí reconocen que es importante para su<br />

aprendizaje, como lo señalan:<br />

“la autoevaluación es favorable porque<br />

puede ver la idea tratada o tema desarrollado<br />

desde el punto crítico”<br />

“con la rúbrica yo me puedo autoevaluar y<br />

ver cosas buenas de mí. Es que la rúbrica<br />

lo dice todo, entonces ayuda mucho para<br />

autoevaluarse”<br />

Desde esta óptica, también se aprecia que<br />

hay reticencia por parte de un grupo de<br />

estudiantes para asumir la responsabilidad<br />

del propio aprendizaje, delegada por el<br />

docente a través de las actividades. Por lo<br />

dicho anteriormente, los estudiantes no<br />

consideran aún al docente como asesor,<br />

mediador o guía del aprendizaje; al<br />

contrario, un sector del grupo reclama su<br />

papel tradicional, y en este sentido expresan:<br />

“me parece necesario que el profesor nos<br />

explique un poco y sobre todo porque hay<br />

algunas personas que nunca hemos visto<br />

estadística o no nos gusta las matemáticas<br />

y que siempre le tenemos como esa<br />

predisposición a estas materias.”<br />

¿El uso del blog educativo Herramientas<br />

de Estadística facilita el desarrollo de<br />

procesos de reflexión del profesor? Para<br />

Domingo (2008), la necesidad de un cambio<br />

en los modelos de enseñanza-aprendizaje<br />

comienza con la comprensión de la función<br />

docente como acción prioritaria para guiar y<br />

orientar el proceso de aprendizaje, mediante<br />

la realización de una verdadera acción<br />

mediadora entre el alumno y su aprendizaje.<br />

Se puede decir que los datos obtenidos<br />

permiten ver el trabajo del docente en dos<br />

momentos; el primero, antes del curso y el<br />

segundo, durante el curso.


84 Pp 77 - 86. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

En el primer momento, basado en el diseño de<br />

la propuesta metodológica, incluye el diseño<br />

del blog y todas sus actividades enmarcadas<br />

en las metodologías activas; sigue las<br />

propuestas metodológicas planteadas<br />

por Domingo (2008) para favorecer una<br />

formación reflexiva. En el segundo momento<br />

en el trabajo durante el curso, se evidencia<br />

que el docente que facilita situaciones de<br />

aprendizaje, transfiere a través de las propias<br />

actividades responsabilidades de aprendizaje<br />

al estudiante y usa técnicas para inducir la<br />

práctica reflexiva, especialmente el fomento<br />

de la autoevaluación en cada una de las<br />

actividades.<br />

Igualmente, se encuentra que el docente<br />

realiza cambios sobre la marcha, tanto en el<br />

blog de la materia, en la forma de presentar y<br />

realizar las actividades, así como en la forma<br />

de asesorar al estudiante; es decir, desarrolla<br />

el pensamiento práctico formulado por<br />

Schön, que según Domingo (2008), está<br />

compuesto por tres fases o elementos: a) el<br />

conocimiento en la acción, b) reflexión en<br />

y durante la acción y c) reflexión sobre la<br />

acción y sobre la reflexión en la acción, lo que<br />

se aprecia en las notas de campo:<br />

“Por tratarse de una actividad en la que<br />

se requiere realizar una combinación de<br />

tareas que incluyen la lectura de material<br />

textual, su resumen, presentación en Power<br />

Point, solución de ejercicios aplicando los<br />

conceptos estudiados, autoevaluación y<br />

subir los resultados al blog, decidí pedir<br />

a los estudiantes antes de socializar los<br />

resultados de la actividad, realizar una<br />

evaluación a la actividad y al papel del<br />

profesor en la misma”<br />

Más aún, se desprende del estudio que,<br />

en menor grado, el docente ha logrado<br />

la creación de conexiones emocionales<br />

positivas con los estudiantes, pues hay una<br />

sensación de docente distante, para una parte<br />

del grupo, aunque reconocen su disposición<br />

para asesorarlos en forma permanente; los<br />

estudiantes manifiestan a cerca del docente:<br />

“A veces un poco distante (…). Pero en<br />

otras ocasiones si está pendiente de lo que<br />

hacemos y para asesorarnos”<br />

“(…), pero también me gusta que usted<br />

(profesor) no nos diga todo. Entonces nos<br />

obliga a buscar y leer”<br />

Finalmente, del análisis de los diferentes blogs<br />

de los estudiantes se identifica el desarrollo<br />

de productos considerados creativos, si<br />

se reflexiona sobre el uso de diferentes<br />

herramientas disponibles dentro y fuera<br />

del blog para realizar presentaciones, que<br />

aparte de cumplir con lo estipulado desde el<br />

punto de vista conceptual de la estadística,<br />

sean agradables al lector y faciliten la lectura<br />

y aprendizaje. En las notas de campo del<br />

profesor se evidencia:<br />

“Se aprecia que desde la primera actividad<br />

los estudiantes han puesto su empeño en la<br />

realización teniendo en cuenta lo solicitado<br />

por el docente a través de los requisitos de<br />

cada actividad y se han interpretado muy bien<br />

los criterios de las rúbricas correspondientes,<br />

Utilizan las herramientas Calaméo y Scribd”<br />

De la misma forma, en el blog del docente se<br />

aprecia el uso de diferentes medios, (textos,<br />

vídeos, presentaciones, Ovas, páginas web,<br />

etc.), que además de representar un ejemplo<br />

para el estudiante, se convierten en una forma<br />

nueva de presentación de la clase y un aporte<br />

de múltiples opciones para el aprendizaje.<br />

Los resultados obtenidos concuerdan con lo<br />

señalado por Cabero, López y Ballesteros (2009)<br />

y Durán (20<strong>10</strong>), en cuanto a los beneficios del uso<br />

de los blogs educativos. Igualmente, con Orihuela<br />

y Santos (2003) y Domingo (2009), respecto a la<br />

necesidad de ser graduales en la introducción<br />

de las innovaciones, para valorar el potencial y<br />

las dificultades asociadas al uso por parte de los<br />

estudiantes y la determinación de los tiempos<br />

necesarios para la asimilación del medio por parte<br />

de los mismos.<br />

En conclusión, la presente investigación<br />

coincide con la realizada por Torres, Figueroa,<br />

Martín y Alonso (2006-2008), en lo relacionado<br />

con las limitaciones de la aplicación de los<br />

blogs educativos en la docencia universitaria,<br />

específicamente, en la importancia de enseñar<br />

al estudiante a usar las TICs para fines<br />

educativos y a asumir la responsabilidad de su<br />

aprendizaje. <strong>No</strong> se puede considerar que por


Hugo Efraín Garzón Castrillón<br />

El blog educativo como recurso para la enseñanza reflexiva en programas técnicos y tecnológicos<br />

85<br />

ser nativo digital, el estudiante está preparado<br />

para asumir los retos que las metodologías activas<br />

y las TICs le plantean.<br />

Conclusiones<br />

A partir de los resultados obtenidos se puede decir<br />

que los estudiantes de los programas técnicos y<br />

tecnológicos de <strong>UNINPAHU</strong> que participaron en<br />

la investigación se motivaron con el reto planteado<br />

por la innovación educativa usada en la asignatura<br />

de Estadística Descriptiva. Dicha motivación<br />

podría ser uno de los factores que permitan<br />

fortalecer la permanencia de los estudiantes en la<br />

universidad y que contribuyan a la culminación<br />

de sus carreras en los tiempos esperados.<br />

La utilización de las metodologías activas, en<br />

este caso el blog educativo y en general las<br />

TICs, en instituciones universitarias dedicadas<br />

a la formación, principalmente de técnicos y<br />

tecnólogos que enfrentan problemas comunes<br />

como el de la deserción estudiantil es novedoso.<br />

Por lo tanto, se requiere que institucionalmente<br />

se realicen investigaciones que tengan como<br />

propósito determinar las características<br />

particulares de aplicación, de acuerdo con la<br />

población específica, los medios con que se cuenta<br />

y el nivel de capacitación de los docentes. Esas<br />

investigaciones facilitarían el diseño de políticas<br />

institucionales que impulsen la formación<br />

autónoma y reflexiva de los estudiantes, así como<br />

la capacitación permanente de los docentes; por<br />

otra parte, permitirían una apropiación adecuada<br />

de los logros de otros sistemas educativos como el<br />

europeo, inmerso en dichas políticas desde hace<br />

varias décadas.<br />

Referencias<br />

Aravena, M., Kielman, E., Micheli, B., Torrealba,<br />

R. Zuñiga, J. (2006). Investigación educativa<br />

I. Universidad ARCIS, Chile. Recuperado de:<br />

http://ebookbrowse.com/aravena-investigacioneducativa-pdf-d296416355<br />

Cabero, J. y López, E. (2009). Experiencias<br />

Universitarias innovadoras con blogs para la mejora<br />

de la praxis educativa en el contexto europeo.<br />

<strong>Revista</strong> de Universidad y Sociedad del Conocimiento, 6<br />

(2). Recuperado de: http://rusc.uoc.edu/ojs/index.<br />

php/rusc/article/view/v<strong>10</strong>n1-cabero-llorentemorales<br />

Ministerio de Educación Nacional. (2009).<br />

Deserción Estudiantil en Colombia: Metodología de<br />

seguimiento, diagnóstico y elementos para su revisión.<br />

Recuperado de: http://www.mineducacion.gov.co/<br />

sistemasdeinformacion/1735/articles-254702_libro_<br />

desercion.pdf<br />

De la Fuente, F., Justicia, F., Pichardo, M., García, A.,<br />

Martínez, J., Santander, P. (2007). Efectos de herramientas<br />

on-line en la mejora de la regulación del proceso de<br />

enseñanza-aprendizaje: DIMEPEA y PLÉYADE. <strong>Revista</strong><br />

Electrónica de Investigación Psicoeducativa, <strong>No</strong> 13, 5 (3),<br />

757-782. Recuperado de: http://repositorio.ual.es/<br />

jspui/handle/<strong>10</strong>835/615?mode=simple&submit_si<br />

mple=Mostrar+el+registro+sencillo+del+%C3%ADt<br />

em+#.UVOq4xxV7cw<br />

Domingo, Á. (2008). La Práctica reflexiva en la formación<br />

inicial de maestros/as. Evaluación de un modelo. (Tesis<br />

doctoral). Universidad Internacional de Catalunya.<br />

Facultad de Educación. Recuperado de: http://www.<br />

tdx.cat/handle/<strong>10</strong>803/9346<br />

Domingo, Á. (2009). Desarrollar la competencia reflexiva<br />

en la educación superior. Diez propuestas para el aula<br />

universitaria. <strong>Revista</strong> Panamericana de Pedagogía, 19,33-<br />

50. Recuperado de: http://www.practicareflexiva.pro/<br />

docs/DesarrolloReflexividadE.SUPERIOR.pdf<br />

Domínguez, G. y Llorente, M. (2009). La educación<br />

social y la Web 2.0: Nuevos espacios de innovación e<br />

interacción social en el espacio europeo de educación.<br />

Pixel-Bit. <strong>Revista</strong> de Medios y Educación, 35, <strong>10</strong>5-114.<br />

Recuperado de: http://www.sav.us.es/pixelbit/<br />

pixelbit/articulos/n35/9.pdf<br />

Durán, J. (20<strong>10</strong>). La utilización de los edublog en las<br />

aulas como dinamizador del proceso de enseñanzaaprendizaje.<br />

<strong>Revista</strong> docencia e investigación, 20, 205-<br />

243. Recuperado de: http://www.uclm.es/varios/<br />

revistas/docenciaeinvestigacion/numero<strong>10</strong>.asp<br />

Fernández, A. (2006). Metodologías activas para la<br />

formación de competencias. <strong>Revista</strong> Educatio Siglo XXI,<br />

24, 35-56. Recuperado de: http://revistas.um.es/index.<br />

php/educatio/article/view/152<br />

Gómez, M. y Domingo, Á. (2011). La competencia reflexiva.<br />

Recuperado de: http://www.practicareflexiva.pro/<br />

tag/competencia-reflexiva/<br />

López, J. I. (2011). Un giro copernicano en la enseñanza<br />

universitaria: Formación por competencias. <strong>Revista</strong><br />

de Educación, 356,279-301. DOI: <strong>10</strong>-4438/1988-592X-<br />

RE-20<strong>10</strong>-356-040 Recuperado de: http://www.<br />

revistaeducacion.educacion.es/re356/re356_12.pdf<br />

López, M. (20<strong>10</strong>). Diseño y análisis del cuestionario<br />

de estrategias de Trabajo autónomo (CETA) para<br />

estudiantes universitarios. <strong>Revista</strong> de Psicodidáctica, 15<br />

(1), pp. 77-99. Recuperado de: http://redalyc.uaemex.<br />

mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=17512968005


86 Pp 77 - 86. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Martínez, L. (2009). Análisis de las competencias<br />

desarrolladas en el aprendizaje autónomo y<br />

presencial: construyendo la autonomía del alumnado<br />

universitario. <strong>Revista</strong> de enseñanza Universitaria, 34,<br />

4-14. Recuperado de: http://institucional.us.es/<br />

revistas/universitaria/34/art_1.pdf<br />

Martínez, M. (2006). La investigación cualitativa:<br />

síntesis conceptual. <strong>Revista</strong> Investigación en psicología.<br />

9(1), 123-146. Recuperado de http://dialnet.<br />

unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2238247<br />

Medina, J.L., Jarauta, B. y Muñoz, F. (20<strong>10</strong>). La<br />

enseñanza reflexiva en la educación superior. Cuadernos<br />

de Docencia Universitaria <strong>No</strong>.17. Barcelona: ICE y<br />

Ediciones Octaedro, S.L. . Recuperado de: http://<br />

www.octaedro.com/pdf/16517.pdf<br />

Orihuela, J. L.y Santos, M.L. (2003). Los wblogs<br />

como herramienta educativa: experiencias<br />

con bitácoras de alumnos. Recuperado de:<br />

http://www.quadernsdigitals.net/index.<br />

php?accionMenu=hemeroteca.VisualizaArticuloIU.<br />

visualiza&articulo_id=7751<br />

Salinas, M. (2008). Innovar con blogs en la enseñanza<br />

universitaria presencial. EDUTEC. <strong>Revista</strong> electrónica<br />

de Tecnología Educativa, 27. Recuperado de http://<br />

edutec.rediris.es/Revelec2/revelec27/<br />

Santos, M. (1992). La acción reflexiva en educación:<br />

Buscando lo sustancial. Teoría de la Educación.<br />

<strong>Revista</strong> Interuniversitaria, 4, 91-112. Recuperado de<br />

http://campus.usal.es/~teoriadelaeducacion/<br />

Vol4_1_1992.html<br />

Torres, C., Figueroa, M. y P, Alonso. (2008). El uso del<br />

blog en la impartición de experiencias educativas: el caso<br />

del programa educativo de Sistemas Computacionales<br />

Administrativos (Agosto 2006 – Febrero 2008)<br />

Universidad Veracruzana. Recuperado de http://<br />

www.iiis.org/CDs2008/CD2008CSC/SIECI2008/<br />

PapersPdf/X434SP.pdf<br />

Valenzuela, G.R., y Flores, F. M. (2011). Fundamentos<br />

de investigación educativa. México: Editorial Digital<br />

del Tecnológico de Monterrey


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

87<br />

Observatorios de medios: escenarios para<br />

la construcción público – política ciudadana<br />

en Bogotá 1<br />

Autor » Andrés Felipe Ortiz Gordillo 2<br />

Resumen »<br />

Los observatorios de medios se han venido consolidando como escenarios que posibilitan<br />

y fortalecen lugares de encuentro para el estudio y análisis de los medios de comunicación<br />

masivos y sus múltiples relaciones con el mundo social. En el presente artículo se indaga sobre<br />

las maneras como los observatorios de medios participan y aportan en la construcción política<br />

de la esfera pública, en la hoy denominada sociedad de la información y del conocimiento. En el<br />

estudio participan cuatro experiencias de observatorios de medios que desarrollan actividades<br />

en la ciudad de Bogotá y a las cuales se indaga sobre sus formas de desarrollo, proyecciones<br />

políticas y procesos de intervención en la esfera pública.<br />

Palabras clave »<br />

Observatorio de medios, medios de comunicación, análisis de medios, esfera pública, construcción<br />

político-mediática de lo público.<br />

Media research observatories: scenarios for public - policy citizen<br />

construction in Bogota<br />

Abstract »<br />

The media research observatories have been consolidated as scenarios that enable and strengthen<br />

meeting places for the study and analysis of mass media communication means and its multiple<br />

relations with the social world. The present article explores the ways in which media observatories<br />

participate and contribute in the political construction of the public scopes, in the today called<br />

information and knowledge society. The study involves four national media observatories which<br />

develop activities in the city of Bogotá, and also explores development forms, politics’ projections<br />

and intervention process in the public scopes.<br />

Key words:<br />

The media research observatories, media, analysis of mass media, public scopes, politic – media<br />

construction of the public.<br />

(1) Artículo producto de la investigación: “¿Qué observan los observatorios? Observatorios de medios y construcción de<br />

lo público-político en Bogotá”, financiada por <strong>UNINPAHU</strong> en 2011. En el presente artículo se agradecen y reconocen los<br />

aportes del profesor Yeilor Rafael Espinel Torres, co-investigador del proyecto. Investigación.<br />

(2) Comunicador social, candidato a Magister en Estudios Sociales. Docente investigador. Facultad de Comunicación<br />

Social para la Paz. Universidad Santo Tomás. Bogotá. Correo electrónico: andresfortizg@yahoo.es.<br />

Recibido: 4 de junio de 2014<br />

Aceptado: 12 de septiembre de 2014


88 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

¿Qué relación existe entre los observatorios de<br />

medios y los procesos de construcción política<br />

de las cuestiones público mediáticas, en el<br />

marco de las crisis estructurales que viven los<br />

medios de comunicación como representación<br />

de las crisis sociales? A partir de esta pregunta<br />

orientadora se busca, en el presente artículo,<br />

entender cómo los observatorios de medios<br />

contribuyen en aspectos como la veeduría y<br />

control de los contenidos mediáticos, en la<br />

cualificación de procesos de toma de decisiones<br />

en el ámbito de lo público, frente a lo que refiere<br />

a temas de interés, a los aportes que hacen a la<br />

formación de periodistas y públicos–audiencias<br />

y en lo relacionado con la posibilidad de<br />

establecimiento de otras lógicas de producción<br />

y recepción-consumo más mediático, entre<br />

otros factores que les permite incidir en el<br />

debate político de lo público mediático.<br />

Las experiencias consultadas para este<br />

estudio fueron: Humanas Colombia, Centro<br />

Regional de Derechos Humanos y Justicia de<br />

Género, “un centro de estudios y acción<br />

política feminista, cuya misión es la<br />

promoción y defensa de los derechos<br />

humanos de las mujeres, el derecho<br />

internacional humanitario y la justicia<br />

de género en Colombia y Latinoamérica.<br />

Está conformada por un grupo de mujeres<br />

de diversas profesiones de las ciencias<br />

sociales, especialmente el derecho, la<br />

antropología, las ciencias políticas y la<br />

comunicación que buscan contribuir a la<br />

promoción, difusión, defensa y protección<br />

de los derechos humanos de las mujeres,<br />

en el marco del derecho internacional<br />

de los Derechos Humanos, del Derecho<br />

Humanitario y de la Justicia de Género,<br />

así como la promoción y realización de<br />

iniciativas que contribuyan a comprender<br />

la situación de las mujeres en diferentes<br />

contextos y superar las desigualdades de<br />

género en los ámbitos político, jurídico,<br />

económico, social y cultural” (Corporación<br />

Humanas Colombia, s.f.).<br />

La segunda experiencia es la de la Fundación<br />

Agencia Pandi - Periodismo Aliado de la Niñez,<br />

el Desarrollo Social y la Investigación, “una<br />

agencia de comunicaciones que facilita<br />

el diálogo entre actores de la sociedad<br />

civil, expertos académicos, funcionarios<br />

públicos y periodistas, para que los temas<br />

relacionados con los derechos humanos,<br />

especialmente aquellos que corresponden<br />

a los niños, niñas y adolescentes, tengan<br />

mayor y mejor cubrimiento, sean<br />

prioritarios en la agenda de los medios<br />

de comunicación y, a través de ellos, en<br />

las políticas públicas formuladas para<br />

garantizarlos. PANDI, entidad sin ánimo<br />

de lucro, pertenece a la Red de Agencias<br />

de <strong>No</strong>ticias por los Derechos de la Infancia<br />

ANDI América Latina, conformada por<br />

12 organizaciones de la región guiadas<br />

por los mismos objetivos. Como agencias<br />

de periodismo, los miembros de la Red<br />

ANDI son por principio autónomos e<br />

independientes, tanto de donantes como<br />

de socios y medios de comunicación.<br />

Por ello gozan de credibilidad dentro de<br />

los grupos objetivos a los que se dirigen:<br />

periodistas y fuentes de información. Bajo<br />

el respeto por este principio las agencias<br />

realizan todas sus tareas informativas<br />

y formativas, propias o para terceros”<br />

(Pandi Agencia de comunicación, s.f.).<br />

La tercera experiencia es la del Observatorio<br />

Nacional de Medios de la Universidad Nacional<br />

de Colombia, laboratorio de Investigación en<br />

Comunicación que surge formalmente en el año<br />

2009, pero que cuenta con unos antecedentes<br />

que datan del 2002, con la participación del<br />

IECO (Instituto de Estudios en Comunicación<br />

y Cultura de la Universidad Nacional de<br />

Colombia) en el Foro Social Mundial, alrededor<br />

de la construcción del observatorio global de<br />

medios, de donde surge la intensión de crear<br />

el “observatorio colombiano de los medios”,<br />

iniciativa que no se concretó por limitaciones<br />

administrativas en la misma Universidad<br />

Nacional de Colombia. Tiene como misión: “…<br />

propender por la defensa de los derechos de<br />

expresión, información y acceso a los medios<br />

de los ciudadanos; con el fin de incidir desde la<br />

investigación, en el desarrollo de dimensiones<br />

estratégicas de la esfera mediática”. Y con la<br />

siguiente visión:<br />

“<strong>No</strong>s proyectamos como un grupo<br />

independiente, democrático y plural,<br />

capaz de producir investigaciones sobre


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

89<br />

la esfera mediática y de comunicar sus<br />

resultados de forma eficaz y eficiente, con<br />

el objetivo de constituirse en un espacio<br />

en el que trabajadores, investigadores y<br />

públicos de los medios, encuentren un<br />

lugar de reflexión, análisis, discusión y<br />

divulgación de sus diferentes visiones<br />

sobre la construcción mediática de<br />

la realidad” (Observatorio Nacional de<br />

Medios de la Universidad Nacional de<br />

Colombia, 2011).<br />

La cuarta experiencia consultada es la del<br />

Observatorio Nacional de Televisión (ONTEL)<br />

Universidad Javeriana y la Comisión Nacional<br />

de Televisión - CNTV, propuesta en la que<br />

convergen el Estado y la universidad privada.<br />

Según uno de sus cofundadores, el profesor<br />

Antonio Roveda, la idea del Observatorio<br />

Nacional de Televisión surge en el año 2005, con<br />

la realización de un ejercicio de seguimiento a<br />

campañas electorales que pretendía ejecutar<br />

la Comisión Nacional de Televisión. En el año<br />

2006, en el marco del Convenio <strong>10</strong>8, la CNTV<br />

le encomienda a la Pontificia Universidad<br />

Javeriana la labor de:<br />

“Diseñar el marco de fundamentación<br />

conceptual, jurídico-político, metodológico<br />

y el modelo organizacional y operativo<br />

del Observatorio Nacional de Televisión<br />

ONTEL; construir y entregar a la CNTV,<br />

en formato impreso y multimedia, las<br />

herramientas, guías y metodologías de<br />

análisis que permitan hacer, en forma<br />

permanente y sistemática, seguimientos<br />

internacionales, nacionales, regionales y<br />

locales de los contenidos de televisión,<br />

así como efectuar seguimientos y análisis<br />

del campo de estudio de la televisión,<br />

entendido como una unidad económica,<br />

ética, política, social, sociocultural y<br />

tecnológica” (Hoyos, 2009, pp. 85-86).<br />

El convenio se cumple con la publicación del<br />

libro Toma el control. Observatorio Nacional de<br />

Televisión, en el que están consignados los<br />

aspectos contextuales, teóricos, conceptuales,<br />

metodológicos e institucionales para el<br />

montaje y puesta en marcha del observatorio<br />

y las correspondientes acciones iniciales<br />

consignadas en un borrador de plan operativo<br />

para el año 2009. La propuesta del Observatorio<br />

Nacional de Televisión ONTEL, aun cuando no<br />

se pudo implementar por razones de orden<br />

político y económico que se expondrán más<br />

adelante, es dirigido por Roveda y tiene por<br />

objetivo general: “...proporcionar información<br />

y análisis plural, multidimensional y pertinente<br />

sobre el desarrollo, actualidad e impacto del<br />

servicio público de la televisión en Colombia,<br />

atendiendo a cuatro ámbitos estratégicos:<br />

la televisión como industria, sus agendas,<br />

audiencias y marco de regulación” (Rey y<br />

Roveda, 2008, pp. 381-382).<br />

Metodología aplicada al estudio<br />

de cuatro experiencias de<br />

observatorios de medios de la<br />

ciudad de Bogotá<br />

La indagación sobre los aportes de los<br />

observatorios de medios a la construcción<br />

de lo público – político se inscribe en el<br />

enfoque histórico hermenéutico, en tanto la<br />

investigación tiene como propósitos generales<br />

la comprensión e interpretación de las<br />

relaciones que se establecen entre ejercicios de<br />

observación crítica de medios y procesos de<br />

ciudadanía. El enfoque Histórico hermenéutico<br />

propuesto se expresa en lo que Habermas<br />

(1982) señalara como la comprensión de sentido<br />

lo que, “en lugar de la observación, abre acceso<br />

a los hechos. A la contrastación sistemática<br />

de suposiciones legales corresponde aquí<br />

la interpretación de textos. Las reglas de<br />

la hermenéutica determinan, por lo tanto,<br />

el posible sentido de los enunciados de las<br />

ciencias del espíritu” (Habermas, 1982, p. 7).<br />

Se implementó el método de comparación<br />

constante, por medio del cual:<br />

“La comparación continua de incidentes<br />

específicos de los datos, permite al<br />

investigador refinar esos conceptos,<br />

identificar sus propiedades, explorar<br />

sus interrelaciones e integrarlos en una<br />

teoría coherente. Cada pieza de datos se<br />

compara con cada una de las otras piezas<br />

de datos relevantes. Este método parte<br />

de un interrogatorio sistemático a través<br />

de preguntas generativas que relacionan


90 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

conceptos, el muestreo teórico, los<br />

procedimientos de categorización y<br />

codificación sistemática, y el seguimiento<br />

de algunos principios propuestos para<br />

conseguir un desarrollo conceptual<br />

sólido, entendido como aquel que va<br />

más allá de la descripción.” (CEO, s.f,<br />

pp. 8- 9).<br />

Muestreo teórico, el cual se define como la<br />

realización simultánea del análisis y la<br />

recolección de información, “permitiendo<br />

al investigador seleccionar nuevos casos a<br />

estudiar según su potencial para ayudar a<br />

refinar o expandir los conceptos y teorías<br />

desarrolladas. Esto indica que la muestra no<br />

está predeterminada, se va haciendo de acuerdo<br />

a las necesidades evidenciadas por la teoría<br />

emergente” (Glaser y Strauss, citado en Monje,<br />

2011, p. 131).<br />

El método de comparación constante y el muestreo<br />

teórico son técnicas propias de la Teoría fundada,<br />

la cual se concibe aquí como:<br />

“una estrategia metodológica para<br />

desarrollar teorías, conceptos, hipótesis y<br />

proposiciones, basados en el análisis de<br />

datos que son sistemáticamente recogidos<br />

y analizados. Se parte directamente de<br />

los datos y no de supuestos a priori, de<br />

otras investigaciones o de marcos teóricos<br />

existentes. La construcción teórica hace<br />

parte del proceso investigativo a través de<br />

una relación permanente entre recolección<br />

y análisis de información. La característica<br />

central de esta estrategia investigativa es<br />

el método general de análisis comparativo<br />

constante entre los datos y la teoría que va<br />

emergiendo” (CEO, s.f, pp. 5–6). Con lo<br />

cual se entiende que “el marco de referencia<br />

de la teoría fundada está relacionado<br />

con el interaccionismo simbólico donde<br />

el investigador intenta determinar qué<br />

significado simbólico tienen la forma<br />

[de hacer y decir] de los individuos o los<br />

grupos sociales y cómo interactúan unos<br />

con otros” (Stern, citado por CEO, s.f, p. 3).<br />

Se pretende para el caso del presente estudio,<br />

establecer regularidades y disparidades en<br />

las formas de concebir (fundamentos público<br />

políticos), de hacer (conceptualizaciones<br />

teóricas y metodológicas) y de relacionarse<br />

con sus pares y con comunidades de referencia<br />

(sistemas y procesos de relacionamiento,<br />

distribución y acceso de información producida<br />

por las experiencias). El instrumento utilizado<br />

para el desarrollo de este propósito fue la<br />

entrevista a profundidad.<br />

Esta implementación estuvo acompañada de<br />

la aplicación de una matriz de caracterización<br />

como instrumento de carácter cuantitativo,<br />

para la recolección de datos específicos<br />

sobre la estructura administrativa y la<br />

composición de cada una de las experiencias.<br />

La aplicación de estos instrumentos permitió<br />

recabar información para ser valorada a la<br />

luz del contexto histórico en el que surge la<br />

necesidad de hacer aproximaciones críticas a<br />

los observatorios de medios de comunicación<br />

y, desde allí, establecer tipos de relaciones de<br />

sus discursos con procesos de construcción de<br />

lo público y de ciudadanías activas.<br />

Observatorios de medios y<br />

construcción de lo público<br />

En primer lugar, las experiencias de<br />

observatorios de medios surgen en la medida<br />

de la necesidad de incidir en el ámbito de los<br />

medios de información de manera externa<br />

(desde fuera de los medios de comunicación).<br />

En algunos casos esta necesidad surge por<br />

parte de periodistas que, habiendo trabajado<br />

en los medios, no ven en ellos un interés real<br />

por mejorar sus prácticas periodísticas y de<br />

producción de la información, por lo que<br />

deciden constituirse en agentes externos que<br />

agencian reflexiones y presionan cambios, en la<br />

medida de los resultados de sus indagaciones.<br />

Otras experiencias formulan recomendaciones<br />

frente al tratamiento de temas específicos; otras<br />

generan procesos de acercamiento directo para<br />

contribuir en la formación con los periodistas<br />

de los medios, a fin de acercarlos a herramientas<br />

conceptuales y metodológicas alternativas para<br />

el cubrimiento de temas claves.<br />

Una regularidad en el proceso tiene que ver con<br />

que, independiente de la acción desarrollada<br />

para incidir en la dinámica de los medios, hay<br />

en los gestores de las experiencias un análisis


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

91<br />

previo de las condiciones de producción de<br />

la información, que les permite legitimar sus<br />

acciones de monitoreo, sistematización y<br />

análisis. Para lograr esta legitimación han tenido<br />

que desarrollar un trabajo intenso de gestión<br />

permanente, a fin de alcanzar una continuidad<br />

en sus procesos, ya que uno de los problemas<br />

con los que se enfrentan las experiencias de<br />

observatorios de medios es, precisamente,<br />

el de la sostenibilidad, no sólo financiera y<br />

operativa sino, también y fundamentalmente,<br />

la sostenibilidad de una legitimidad que les<br />

permita incidir en el escenario mediático por<br />

efecto de la seriedad del trabajo realizado:<br />

Estas experiencias [de observación de medios<br />

de comunicación] a veces no son sostenibles<br />

en el tiempo por falta de recursos técnicos,<br />

económicos y, entonces, se pierde el impulso.<br />

<strong>No</strong>sotros después de 5 años vemos unos<br />

resultados; son 5 años de grandes inversiones<br />

y a veces los observatorios se quedan en<br />

observar y no socializan, no comparten<br />

nada de sus resultados (<strong>No</strong>rato, Ximena.<br />

Entrevista personal, 14 de abril de 2011).<br />

El segundo aspecto importante de la<br />

participación de los observatorios de medios<br />

en la construcción de lo público tiene que ver<br />

con que:<br />

“lo que se ve a través de estas figuras<br />

sociales es mucho más de lo que pasa<br />

en y por los medios. En efecto, la<br />

observación de la comunicación revela<br />

movimientos de la sociedad, pugnas y<br />

contrastes, variaciones del poder y al<br />

mismo tiempo propone indagaciones<br />

sobre las maneras que existen para<br />

interpelar los campos hegemónicos. Por<br />

eso existe una preocupación fuerte en<br />

todas las experiencias analizadas sobre<br />

cómo se pueden articular sus acciones<br />

con proyectos sociales y políticos más<br />

amplios. Se trata de una pregunta aún<br />

más interesante si los observatorios no<br />

sólo se ubican en la comunicación sino<br />

que se suelen restringir a la exploración<br />

de determinados temas estratégicos”<br />

(Rey, 2007, p. 69).<br />

En cuanto a las experiencias de Humanas y<br />

Pandi, se entrevé una relación directa con<br />

experiencias sociales, redes y movimientos,<br />

más amplias que la experiencia misma de<br />

observación de medios. La Agencia Pandi, por<br />

su parte, se integra a una red (Andi – Agencia<br />

de <strong>No</strong>ticias por los Derechos de la Infancia) que<br />

desarrolla trabajo en países latinoamericanos<br />

alrededor del tema de la niñez y la infancia, lo<br />

que les permite configurarse como un ejercicio<br />

con amplia incidencia y capacidad de presión<br />

social. Para el caso de la Corporación Humanas,<br />

las gestoras trabajan, además del tema de<br />

monitoreo y análisis de medios, acciones<br />

relacionadas con la defensa y promoción de los<br />

derechos de las mujeres, desde una perspectiva<br />

jurídica y política:<br />

Nuestros antecedentes analíticos son los<br />

planteamientos feministas sobre paz, que han<br />

señalado algunos elementos de manera muy<br />

simple, el feminismo, que ha hablado de la<br />

construcción de paz, [donde se asume que] la<br />

búsqueda de la paz no se puede llevar a cabo<br />

pensando que hay un adversario interno o un<br />

posible adversario externo a quien hay que<br />

atacar, sino que hay que prevenir que haya ese<br />

adversario. Se trata de reconocer condiciones<br />

de vida para todas las personas que les<br />

permitan realizarse como seres humanos; lo<br />

que necesitamos es garantizar los derechos<br />

humanos de las personas, y en la búsqueda de<br />

la garantía de los derechos humanos vamos<br />

a lograr construir la paz. (Caicedo, Luz<br />

Piedad. Entrevista personal, 27 de abril<br />

de 2011).<br />

La coordinación entre los procesos de<br />

observación de medios y las acciones que de ellas<br />

se deben desprender, en términos de incidencia<br />

social sobre temas y campos de estudio<br />

particulares de cada experiencia, se constituyen<br />

en un tercer factor importante a tener en cuenta<br />

a la hora de establecer una posible incidencia de<br />

los observatorios de medios en las dinámicas<br />

de lo público político. Para el desarrollo de<br />

estas actividades, las experiencias consultadas<br />

han establecido múltiples rutas, que van desde<br />

la generación y socialización de informes con<br />

los actores implicados en los estudios y grupos<br />

ciudadanos, hasta acciones de tipo jurídico<br />

– político, pasando por procesos de lobby en<br />

instancias y frente a actores de decisión y<br />

contacto directo con periodistas, editores y<br />

directores de medios.


92 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Estas actividades se instituyen como “formas<br />

de presión” ciudadana desde los observatorios<br />

de medios hacia actores ciudadanos que<br />

intervienen en la configuración del ambiente<br />

político comunicativo. Tienen como finalidad<br />

evidenciar con estos actores los modos como<br />

vienen realizando sus ejercicios público<br />

mediáticos, las representaciones que hacen de<br />

los diferentes temas de interés, los estándares<br />

de calidad que aplican –o no- en su trabajo, la<br />

participación que posibilitan a diversos actores<br />

de la comunidad. En general, tratan de develar<br />

los aciertos y desaciertos de los procesos de<br />

construcción discursiva y de contenidos de la<br />

comunicación masiva, frente a la incidencia<br />

social que generan las representaciones que<br />

configuran y promueven desde sus miradas<br />

particulares de la realidad.<br />

Por supuesto, estos trabajos de incidencia y<br />

“presión social” comprometen no sólo a los<br />

medios de comunicación, sino también a las<br />

instancias de regulación y control político<br />

(internas y externas), tales como la Comisión<br />

Nacional de Televisión - CNTV, los defensores<br />

del televidente y las mismas audiencias. Un<br />

ejemplo de las posibilidades de incidencia<br />

para la transformación de prácticas de<br />

producción informativa lesivas a la democracia<br />

lo encontramos en el trabajo realizado por la<br />

Agencia Pandi:<br />

Hicimos una acción judicial en España<br />

contra el Canal 4 por el reportaje de “Babysicarios”<br />

3 . Ésta la radiqué directamente<br />

en el Ministerio de las Tecnologías de<br />

la Información y la Comunicación –<br />

MinTIC, en Colombia y ellos hicieron<br />

una evaluación interna y la mandaron<br />

a la Fiscalía para una investigación<br />

penal contra el canal. Se generó aquí en<br />

Colombia una serie de gestiones con<br />

el Instituto Colombiano de Bienestar<br />

Familiar – ICBF. (…) Tuvimos una réplica<br />

en los medios y esta réplica se llevó luego<br />

a un estrado judicial coadyuvado por<br />

los mismos medios. (<strong>No</strong>rato, Ximena.<br />

Entrevista personal, 14 de abril de 2011).<br />

Un cuarto factor que vincula a los observatorios<br />

de medios con el ejercicio de la ciudadanía, tiene<br />

que ver con la relación que se establece entre<br />

la información social y las posibilidades de<br />

construcción ciudadana desde la participación.<br />

Con esto se quiere decir que la ciudadanía está<br />

directamente vinculada con necesidades de<br />

información que le permitan conocer de manera<br />

profunda su sociedad y establecer una opinión<br />

pública cualificada para, a partir de allí, poder<br />

entrar a hacer parte, responsablemente, de la<br />

toma decisiones pertinentes a su desarrollo,<br />

cuestiones que son principios fundamentales<br />

de la acción comunicativa, porque como señala<br />

Botero (2007):<br />

“no es posible hablar de democracia<br />

sin opinión pública. Sin embargo, la<br />

democracia que precisa la opinión pública<br />

no puede ser la representativa, pues esta<br />

resultó ineficaz para garantizar que los<br />

ciudadanos lograran ser escuchados<br />

y que sus voces tuvieran eco en las<br />

decisiones del Estado” (p. 221).<br />

Los observatorios de medios se configuran,<br />

entonces, como instancias ciudadanas que<br />

pretenden responder a la necesidad de<br />

información veraz, clara y oportuna por<br />

parte de los medios de comunicación hacia<br />

las comunidades, ya que desde ellos se<br />

busca que la institucionalidad mediática<br />

responda a las expectativas y necesidades<br />

básicas de información ciudadana. Para<br />

ello es fundamental el acercamiento que<br />

los observatorios de medios hacen a los<br />

“trabajadores de los medios” (directores,<br />

editores, periodistas), no solo para dar a conocer<br />

los resultados de sus observaciones, sino para<br />

plantear propuestas que posibiliten un mejor<br />

cubrimiento informativo e, incluso, ampliar el<br />

espectro de temas de las agendas mediáticas.<br />

Hay, entonces, objetivos formativos y políticos<br />

(3) El trabajo citado por la Directora de la Agencia Pandi Colombia, Ximena <strong>No</strong>rato, tiene que ver con la acción judicial<br />

por injuria y calumnia iniciada por el ICBF de Colombia contra Canal 4 de España, por haber emitido “un documental<br />

titulado ‘Baby Sicarios’ en el cual varios adolescentes fueron entrevistados y falsamente vinculados a actividades de<br />

sicariato en la ciudad de Pereira”. Canal 4 de España debe retractarse de la información sobre documental ‘Baby sicarios’.<br />

Centro Virtual de <strong>No</strong>ticias de la Educación - CVNE. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/w3-<br />

article-261490.html


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

93<br />

en el acercamiento de los observatorios de<br />

medios a las empresas informativas:<br />

“Se hace un trabajo de lobby con algunos<br />

editores diciéndoles: miren, hay un tema<br />

que es de relevancia y que ustedes no han<br />

abordado o que muy pocas veces han mostrado<br />

y es esta realidad la que se vive en Colombia,<br />

explicándoles la importancia de visibilizar<br />

esta situación; pero esa interacción con los<br />

medios ha sido mucho más lenta de lo que<br />

nosotras hubiésemos querido” (Caicedo,<br />

Luz Piedad. Entrevista personal, 27 de<br />

abril de 2011).<br />

Por su parte, los observatorios institucionales<br />

(Observatorio Nacional de Medios de la<br />

Universidad Nacional y el ONTEL) coinciden<br />

en superar una dimensión que desde su<br />

perspectiva consideran “denuncista” y, más que<br />

impacto y participación sobre la instancia social<br />

llamada “esfera pública”, buscan incidir. La<br />

diferencia radicaría en el carácter mismo de la<br />

acción de observar. Estos observatorios parten<br />

de la deliberación para interpretar el alcance<br />

de sus acciones en el terreno de la interacción<br />

social y la concertación entre actores.<br />

El ONTEL, por ejemplo, no obstante no<br />

se haya implementado, tenía proyectado<br />

interactuar con organizaciones sociales civiles,<br />

entidades públicas y privadas del sector de<br />

las comunicaciones, ligas de televidentes,<br />

entidades educativas, observatorios de medios<br />

y asociaciones de empleados de TV, diversidad<br />

que indica una postura más centrada en<br />

el diálogo y la deliberación pública de los<br />

temas relativos a la comunicación social y al<br />

periodismo, que en la confrontación antagónica<br />

por la vía de develar contradicciones y fallos<br />

para reclamar o denunciar perversiones y<br />

manipulaciones mediáticas.<br />

Apuestas público – políticas de<br />

las experiencias de observatorios<br />

de medios<br />

El surgimiento de experiencias de observatorios<br />

de medios en Colombia corresponde a una<br />

serie de contextos que configuran una crisis<br />

estructural en los medios de comunicación<br />

nacionales. En el marco de esta crisis estructural,<br />

a partir de la experiencia de la Corporación<br />

Humanas, se hace un interesante balance del<br />

contexto sociopolítico y cultural que lleva a los<br />

gestores de la experiencia a considerar necesario<br />

desarrollar trabajo de monitoreo, sistematización<br />

y análisis de los medios de comunicación en<br />

Colombia.<br />

Luz Piedad Caicedo, de Humanas, señala<br />

que hay elementos que se tuvieron en<br />

consideración para la creación de la experiencia<br />

de observatorio de medios de su organización:<br />

el observatorio arranca como propuesta de<br />

seguimiento a los medios a inicios del 2007,<br />

en el segundo gobierno de Álvaro Uribe. La<br />

referencia es importante porque, según indica,<br />

este gobierno transforma el lenguaje con el que<br />

se venía presentando públicamente la situación<br />

en Colombia, por cuanto se impone una<br />

negación de la existencia del conflicto armado.<br />

Otro elemento fundamental para Humanas<br />

es que en los medios de comunicación y en<br />

sus agendas públicas, ingresaron nuevamente<br />

algunos conceptos: el de la paz, el de la justicia<br />

transicional, elementos que como el de la<br />

desmovilización no habían sido tan fuertemente<br />

incorporados en la lectura política colombiana.<br />

Otra discusión que implica el contexto de<br />

surgimiento de la experiencia de observación<br />

crítica de medios, por parte de Humanas<br />

Colombia, es la discusión que han generado<br />

las feministas, quienes dicen que la posibilidad<br />

de construcción de paz pasa por reformas<br />

estructurales muy importantes que reconozcan<br />

las desigualdades que ha habido en la sociedad,<br />

pero que esas desigualdades no se limitan a las<br />

que están asentadas en las diferencias de clase,<br />

sino que también hay unas diferencias muy<br />

fuertes que están asentadas en diferencias de<br />

poder sobre las mujeres:<br />

“indudablemente las feministas también<br />

ponen en el centro de esta discusión intereses<br />

que provienen de otras proporciones en el<br />

manejo del poder, que están asentadas en<br />

muchas diferencias como las étnicas o las<br />

raciales o las generacionales, indudablemente<br />

por provenir del pensamiento feminista<br />

digamos que la fuerza se hace en la diferencia<br />

de poder entre hombres y mujeres” (Caicedo,<br />

Luz Piedad, Entrevista personal, 27 de<br />

abril de 2011).


94 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Para el caso de Humanas, el surgimiento de la<br />

experiencia de observatorio de medios como<br />

eje de acción organizativa está directamente<br />

vinculado con el contexto social del país.<br />

Es este contexto el que define la necesidad<br />

de establecer nuevas relaciones sociales<br />

desde el lenguaje, por cuanto el lenguaje es<br />

condición para los procesos de sociabilidad<br />

que constituyen el ámbito necesario para la<br />

acción política. Así, el enfoque propuesto<br />

relacionado con la competencia comunicativa<br />

del sujeto en el ámbito social, se instituye como<br />

posibilidad para generar consensos sobre los<br />

acontecimientos sociales y sobre las normas que<br />

los regulan en la intersección entre el mundo de la<br />

vida y el sistema, pero a la vez admite y, casi como<br />

condición necesaria, la posibilidad del disentir,<br />

de establecer una ruptura en la civilidad entre<br />

el discurso dominante y expresiones propias<br />

de la resistencia a las versiones hegemónicas<br />

instituidas en la sociedad.<br />

Otro elemento importante del contexto tiene<br />

que ver con el factor económico que incide en<br />

el trabajo de los medios de comunicación. Los<br />

medios de comunicación colombianos, dice<br />

Luz Piedad Caicedo, son grandes empresas<br />

económicas que deben su presencia en las<br />

calles a las pautas publicitarias, por lo que<br />

muchas de sus informaciones no pueden ir<br />

más allá de lo que están dispuestos a soportar<br />

su financiadores.<br />

En este sentido, los medios de comunicación<br />

se deben entender en tanto producto cultural<br />

que produce o refuerza modelos culturales<br />

dominantes. Un ejemplo de ello, dice la<br />

entrevistada, es la representación que de la<br />

mujer se hace por parte de los “grandes”<br />

medios de comunicación:<br />

“¿Cómo se presenta la imagen de la mujer<br />

en los medios de comunicación y por qué?<br />

De la manera que lo están haciendo no es<br />

posible la construcción de paz, si los medios<br />

de comunicación hacen una presentación<br />

de la mujer en forma discriminatoria o en<br />

forma estereotípica” (Caicedo, Luz Piedad,<br />

Entrevista personal, 27 de abril de 2011)<br />

Desde algunas experiencias de observatorios<br />

de medios se propone el debate sobre<br />

cómo los mecanismos de socialización y<br />

representación que de lo social hacen los<br />

medios de comunicación, se configuran en la<br />

posibilidad de que los ciudadanos-audiencias<br />

de los medios se constituyan, en sí mismos y<br />

de manera organizada, en forjadores activos de<br />

su mundo vital (de su mundo de la vida, donde<br />

se reduce el espacio a las regulaciones dadas en<br />

las instituciones representativas del sistema) y,<br />

por extensión, se conviertan en partícipes de la<br />

construcción solidaria de lo social.<br />

Esto, porque así como el sistema intenta<br />

imponer, por la vía de sus instituciones<br />

hegemónicas, su perspectiva particular de<br />

sociedad, delimitando en diversos grados<br />

las posibilidades de acción y pensamiento de<br />

los sujetos, éstos, en la medida de su propia<br />

conciencia individual y social, siempre tendrán<br />

la posibilidad de formularle al sistema otros<br />

debates y otras perspectivas de análisis y de<br />

acción, a fin de reivindicar su postura y papel<br />

en la construcción de lo social-colectivo, que es<br />

lo público-político:<br />

La pretensión del observatorio era, en este<br />

marco, de que la construcción de un país en<br />

democracia tiene que ser pronto, pues miremos<br />

cómo nuestro lenguaje está dificultando la<br />

construcción de sujetos sociales capaces de<br />

interactuar, de agenciarse, pero también<br />

miremos cómo el Estado no es presentado<br />

como un ente responsable de lo que está<br />

pasando. (Caicedo, Luz Piedad. Entrevista<br />

personal, 27 de abril de 2011)<br />

Ahora, si la acción del Estado como estructura<br />

fundante del sistema en el contexto de<br />

la modernidad se instituye como acción<br />

instrumental estratégica y ésta se constituye<br />

en fundamento para el logro de fines sociales,<br />

la acción desarrollada por las experiencias de<br />

observatorios de medios en la esfera pública<br />

tiene como antecedentes la necesidad de<br />

formular una mirada crítica sobre el contexto<br />

en el cual está dada la acción estratégica, en<br />

búsqueda de nuevos fines que, relacionados<br />

con la acción comunicativa, posibiliten una<br />

mayor y mejor comprensión entre los actores<br />

participantes en la interacción social.<br />

De lo que se trata en este tipo de ejercicios<br />

de observación “sistemática” de la “realidad<br />

mediática” es de superar los cálculos egoístas


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

95<br />

que pueden subyacer a la acción (y, por ende,<br />

a la relación social entre sujetos), buscando<br />

más bien logros comunes, objetivos que sean<br />

beneficiosos para los participantes de la<br />

interacción:<br />

“La sociedad civil cree que conoce la situación<br />

[de los niños en Colombia], pero en realidad<br />

cuando uno le cuenta sobre estas cosas dice<br />

“¡<strong>No</strong> lo puedo creer!”, de hecho, entre los 5 y<br />

los 9 años el año pasado [20<strong>10</strong>] se suicidaron<br />

más de 130 niños. ¿Esto por qué no lo conoce<br />

la sociedad, por qué no se toman acciones?”<br />

(<strong>No</strong>rato, Ximena. Entrevista personal, 14<br />

de abril de 2011)<br />

La preocupación de las experiencias de<br />

observatorios de medios no está centrada<br />

exclusivamente en los contenidos y agendas<br />

de los medios masivos, sino que también se<br />

consideran cuestiones que se constituyen en<br />

factores vertebrales a la hora de realizar análisis<br />

sobre el papel de los medios de comunicación<br />

en la configuración de las realidades,<br />

las representaciones y las mediaciones o<br />

interacciones sociales, políticas y culturales.<br />

Para el caso de experiencias como Humanas<br />

y Pandi, uno de los propósitos del ejercicio de<br />

observación de medios fue afectar o incidir en<br />

el tratamiento que de la información hacen los<br />

grandes emporios comunicativos: “los medios<br />

comerciales tienen una gran capacidad<br />

económica y una gran capacidad de permear<br />

en definidores de opinión, y por lo tanto. ese<br />

hecho hacía que nos centráramos en ellos”<br />

(Caicedo, Luz Piedad. Entrevista personal,<br />

27de abril de 2011).<br />

Frente a los objetivos de “afectar o incidir”<br />

que formulan los observatorios de medios, el<br />

concepto de acción comunicativa adquiere una<br />

fuerza importante por cuanto lleva a pensar<br />

en la posibilidad de transformación y cambio<br />

social, a partir del trabajo que realizan los<br />

gestores de los observatorios de medios en<br />

Bogotá. En este sentido, la acción comunicativa:<br />

“fuerza que obliga a considerar también a<br />

los actores como hablantes u oyentes que<br />

se refieren a algo en el mundo objetivo,<br />

en el mundo social y en el mundo<br />

subjetivo, y se entablan recíprocamente<br />

a este respecto pretensiones de validez<br />

que pueden ser aceptadas o ponerse en<br />

tela de juicio. Los actores no se refieren<br />

sin más intenciones a algo en el mundo<br />

objetivo, en el mundo social o en el<br />

mundo subjetivo, sino que relativizan<br />

sus emisiones sobre algo en el mundo<br />

teniendo presente la posibilidad de que<br />

la validez de ellas pueda ser puesta en<br />

cuestión por otros actores” (Habermas,<br />

1999, p. 493).<br />

De lo que se trata, entonces, es de reconocer<br />

que el ejercicio de observatorio de medios está<br />

dado en su relación directa con el devenir de<br />

lo social. Este devenir actúa desde la fuerza<br />

del discurso como forma fundante de los<br />

procesos de comunicación, en los cuales por<br />

medio de los procesos de la argumentación<br />

(que tiene pretensiones de verdad y de razón<br />

pública) se define lo verdadero y lo falso, esto<br />

es, lo pertinente para el conjunto de lo social.<br />

Ahora, si los medios de comunicación en el<br />

marco de su crisis estructural configuran un<br />

contexto privativo a la argumentación (entre<br />

otras, porque su expresión es profundamente<br />

descriptiva, no argumentativa), los<br />

observatorios de medios como expresiones<br />

provenientes de la ciudadanía no pretenden<br />

convertirse en “validadores de la realidad”<br />

para legitimar sus verdades (como sí lo<br />

pretenden los medios), si no que, al contrario,<br />

tienden a ser promotores y, en sí mismos, son<br />

resultado del consenso que está dado en el<br />

cumplimiento de cuatro condiciones de validez<br />

que asumen como propias las experiencias<br />

de observatorios de medios. Ellas son: a) La<br />

fiabilidad – legitimidad; b) La confiabilidad de<br />

la acción que se pretende (que corresponda al<br />

contexto normativo vigente y consensuado);<br />

c) La confiabilidad de la intención manifiesta<br />

del hablante (es decir, que lo que expresa el<br />

hablante –OM- sea efectivamente lo que quiere<br />

decir y hacer); y d) Que el enunciado que hace<br />

el hablante sea comprensible para el conjunto<br />

de la sociedad.<br />

¿Qué se espera con lo anterior? Que la expresión<br />

comunicativa y la acción que desarrolla sea<br />

eficiente, efectivamente, pero no en una<br />

perspectiva instrumental – funcionalista, sino<br />

que la acción comunicativa sea producto de la


96 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

reflexión problemática y crítica del disenso -<br />

consenso social. Es allí donde se busca que las<br />

experiencias de observatorios de medios sean<br />

efectivas: en la definición de un contexto de<br />

intervención social que contemple argumentos<br />

razonados sobre las problemáticas sociales y<br />

en la intervención de un marco social que es<br />

profundamente problemático.<br />

Conclusiones<br />

A modo de conclusiones se podría señalar que<br />

los observatorios de medios reconocen el papel<br />

fundamental que cumplen los medios masivos<br />

de comunicación en la esfera pública, por cuanto<br />

las experiencias consultadas coinciden en su<br />

reconocimiento de la importancia que tienen los<br />

medios de comunicación en el sostenimiento<br />

del sistema democrático. De hecho, su<br />

trabajo se fundamenta precisamente en este<br />

reconocimiento y se dirige, por extensión, al<br />

mejoramiento de las prácticas comunicativas,<br />

informativas y de institucionalización de la<br />

opinión pública que a partir de ellos se agencia<br />

socialmente.<br />

Se puede establecer que los observatorios<br />

de medios promueven modos diferenciales<br />

de agenciar socialmente las prácticas y los<br />

discursos de los medios de comunicación.<br />

Esto quiere decir que gran parte del trabajo<br />

desarrollado desde las experiencias de<br />

OM está dirigido hacia la cualificación y<br />

problematización de las prácticas periodísticas;<br />

además, tienden a incidir en los modos como<br />

se construye socialmente la información y<br />

cómo se promueven discursos interpretativos<br />

y descriptivos de lo social. En este sentido,<br />

promueven criterios como la pluralidad, la<br />

veracidad, la responsabilidad y la neutralidad<br />

de los actores de producción informativa<br />

frente al cubrimiento noticioso y la generación<br />

y reproducción de opiniones y saberes en el<br />

ámbito de lo público.<br />

Así mismo, los OM difieren en la interpretación<br />

de los fundamentos políticos subyacentes a<br />

las experiencias. Hay que decir que uno de<br />

los aspectos más problemáticos de ubicar se<br />

centra en que, mientras algunas experiencias<br />

(Humanas) se interpretan como una apuesta<br />

profundamente vinculada al campo de lo<br />

político, lo que los acerca más al escenario de<br />

la acción comunicativa, otras experiencias<br />

(Agencia Pandi) se pueden entender en el<br />

marco de las acciones estratégicas, en las<br />

cuales los procesos de transformación son<br />

más contingentes y están remitidos no a fines<br />

estructurales sino, más bien, coyunturales. De<br />

todas formas, desde todas las experiencias<br />

se propone promover transformaciones o<br />

variaciones en las lógicas de producción<br />

informativa y de relacionamiento con las<br />

audiencias frente al discurso mediático,<br />

sin que los propósitos que fundan estas<br />

transformaciones sean similares.<br />

Por otro lado, los observatorios de medios<br />

promueven una nueva relación entre emisores<br />

y receptores/audiencias de la información.<br />

Para tres de las experiencias de observatorios<br />

de medios consultadas (a excepción de la<br />

Agencia Pandi, aunque contemplando de<br />

ella algunos elementos de los que se citan a<br />

continuación) la función y responsabilidad de<br />

los medios de comunicación no se restringe<br />

exclusivamente a la producción – distribución<br />

social de la información, sino que también se<br />

entiende como una posibilidad de generar<br />

audiencias críticas de los discursos mass<br />

mediáticos.<br />

Por último, se señala que uno de los propósitos<br />

fundamentales de las experiencias de<br />

observatorios de medios consultadas se dirige<br />

a proponer alternativas a las crisis estructurales<br />

de los medios de comunicación, ya que los<br />

observatorios se establecen como agentes<br />

propositivos de otras lógicas y dinámicas de<br />

producción social de discurso. Por ello, las<br />

experiencias consultadas, además de tener<br />

propósitos de carácter netamente académico<br />

o investigativo, también buscan incidir con<br />

sus resultados en posibles cambios a nivel de<br />

las estructuras y dinámicas de producción,<br />

distribución y participación mediática para, de<br />

este modo, vincular al conjunto de la sociedad<br />

en los procesos de producción simbólica de las<br />

realidades compartidas.<br />

Referencias<br />

Botero, L. H. (2007) Teoría de públicos: lo público<br />

y lo privado en la perspectiva de la comunicación.<br />

Universidad de Medellín. Medellín.


Andrés Felipe Ortiz Gordillo<br />

Observatorios de medios: escenarios para la construcción público – política ciudadana en Bogotá<br />

97<br />

Centro de Estudios de Opinión CEO. (s.f) Teoría<br />

Fundada: arte o ciencia. Universidad de Antioquia.<br />

Medellín. Recuperado de http://aprendeenlinea.<br />

udea.edu.co/revistas/index.php/ceo/article/<br />

viewFile/1632/1285<br />

Corporación Humanas Colombia. (s.f.) Humanas<br />

Colombia. Recuperado de http://www.humanas.<br />

org.co<br />

Habermas, J. (1982) Historia y crítica de la opinión<br />

pública, la transformación estructural de la vida pública.<br />

Barcelona: Gustavo Gilli.<br />

---------- (1999) Teoría de la acción comunicativa. Crítica<br />

de la razón funcionalista. (Tomo II). Madrid: Taurus.<br />

Hoyos, M.C. (2009). Informe de Gestión - CNTV. Enero<br />

2008–Febrero 2009. Bogotá.<br />

Monje, C. A. (2011) Metodología de la investigación<br />

cuantitativa y cualitativa. Universidad Surcolombiana.<br />

Neiva.<br />

Observatorio Nacional de Medios de la Universidad<br />

Nacional de Colombia (2011) Misión y visión.<br />

Recuperado de: http://goo.gl/XMHrZV<br />

Pandi, Agencia de comunicación. (S.f.) Qué es Pandi.<br />

Recuperado de: http://www.agenciapandi.org/quees-pandi/<br />

Rey, G. (2007). La fuga del mundo: escritos sobre periodismo.<br />

Bogotá: Random House Mondadori.<br />

Rey, G. y Roveda A. (2008). Toma el control. Observatorio<br />

Nacional de Televisión. Bogotá: Pontificia Universidad<br />

Javeriana Comisión Nacional de Televisión.


98 Pp 87 - 97. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

99<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el<br />

posicionamiento de la marca turística del<br />

municipio de Palocabildo - Tolima 1<br />

Autor » Hugo Cardona Orozco 2<br />

Resumen »<br />

Palabras clave »<br />

Este artículo se elaboró con base en el ejercicio investigativo titulado “Plan estratégico de<br />

comunicaciones para el posicionamiento de la marca “Palocabildo Turístico”. El trabajo planteó<br />

como objetivo el diseño del plan estratégico de comunicaciones de la marca turística del<br />

municipio de Palocabildo (Tolima), para posicionarlo como destino de ecoturismo y agroturismo.<br />

El diseño del plan estratégico se convirtió en un reto por ser una población desconocida en<br />

el departamento del Tolima y en Colombia. La investigación se realizó mediante el método<br />

etnográfico; la observación del modo de vida de la comunidad palocabildense permitió<br />

identificar las ventajas y desventajas naturales, paisajísticas y culturales del municipio. El plan<br />

de comunicaciones se estableció bajo el modelo de análisis de Estrategias Situacionales por<br />

Condicionantes, modelo que brindó una mejor organización por el manejo efectivo de sus<br />

matrices. Se demostró que la comunicación organizacional es un aliado esencial para que la<br />

marca sea reconocida en el mercado del turismo ecológico y agrícola del país, porque facilitó<br />

la formulación de las estrategias con las que la comunidad puede generar un nuevo desarrollo<br />

económico sostenible.<br />

Plan de comunicaciones, marca turística, estrategias, marketing territorial, Palocabildo.<br />

Strategic communications plan for the positioning of the tourism<br />

brand municipio Palocabildo - Tolima<br />

Abstract »<br />

Key words:<br />

This research Project was made based on: research exercise titled “Strategic Communications Plan<br />

for the brand positioning “Palocabildo Tourist”. the objective of the proposal was the design of the<br />

Strategic Communications Plan for the brand positioning “Palocabildo Tourist (Tolima) to position<br />

it as a destination for nature tourism. The design of the strategic plan became a challenge because<br />

that town is not well: known either Tolima Department or Colombia. This research was made with<br />

the ethnographic method: It was necessary to observe the palocabildense population’s lifestyle to<br />

identify the natural scenary, landscapes and cultural advantages and disadvantages in that town.<br />

The communications plan was established from the analysis of Situational Constraints Strategies<br />

model which provided a better organization for the effective management of its matrices. It was<br />

demonstrated that corporative communication is an essential ally to promote the recognition of the<br />

brand in the ecologic and agricultural tourism market around the country, besides it made easier to<br />

propose new strategies to generate a better sustainable economic development by the population.<br />

Communications plan, tourist brand, strategies, territorial marketing, Palocabildo.<br />

(1) Artículo derivado del trabajo investigativo denominado: “Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento<br />

de la marca Palocabildo Turístico”. Programa Comunicación Social de la Fundación Universitaria para el Desarrollo<br />

Humano <strong>UNINPAHU</strong>.<br />

(2) Estudiante de 9° semestre de Comunicación Social. Correo electrónico: hugocardonaorozco@gmail.com<br />

Recibido: 16 de junio de 2014<br />

Aceptado: 4 de septiembre de 2014


<strong>10</strong>0 Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

Palocabildo es un municipio ubicado al norte<br />

del departamento del Tolima (Colombia).<br />

Limita al norte con Fresno, puerta de entrada<br />

a la ruta turística del Eje Cafetero por la vía a<br />

Manizales (Caldas); al sur y oriente con Fálan,<br />

que pertenece a La Ruta Turística Mutis y<br />

al occidente con Casabianca; este último<br />

hace parte del Parque Natural Nacional de<br />

los Nevados. El Esquema de Ordenamiento<br />

Territorial del Municipio 2005-2014 EOT (2005),<br />

expresa:<br />

Aprovechar esta posición estratégica<br />

del municipio, sus potencialidades<br />

paisajísticas y condiciones climáticas<br />

para que con una implementación,<br />

mejoramiento en la calidad del espacio<br />

público, estética de los centros poblados<br />

(Asturias, Porvenir) y acompañados<br />

de una oferta recreativa, comercial y<br />

turística, se consoliden como sitios<br />

atractivos de visitar o vivir (p. 8).<br />

Una de las limitaciones encontradas para el<br />

desarrollo de Palocabildo es el desconocimiento<br />

del mismo, tanto a nivel departamental como<br />

nacional. Es un municipio muy joven pues<br />

apenas tiene 17 años de vida, no es transitado<br />

por una carretera nacional que le sirva de<br />

soporte para ser reconocido, no posee grandes<br />

empresas o industrias importantes, porque la<br />

base económica es la agricultura; está ubicado<br />

en la sexta categoría de división territorial<br />

por los escasos ingresos corrientes de libre<br />

destinación y porque posee una población<br />

que apenas sobrepasa los <strong>10</strong>.000 habitantes,<br />

según se establece en el artículo 6º de la ley<br />

617 (Ministerio de Hacienda y Crédito Público,<br />

2000).<br />

Figura 1. Vista del Municipio de Palocabildo - Tolima<br />

Fuente: Hugo Cardona Orozco (2012)<br />

Este municipio posee excelentes tierras, un 94%<br />

de uso agrícola, en donde se cultiva café como<br />

su principal ingreso económico, caña panelera,<br />

maíz, frijol, cacao, yuca, pastos, plátanos, frutas,<br />

flores exóticas; además, abundancia de paisajes,<br />

montañas, bosques, ríos, cascadas, diversidad<br />

de fauna y gente amable (ver panorámica<br />

de Palocabildo en la figura 1). Según lo<br />

manifestaron los campesinos de la región, en<br />

charlas de socialización del proyecto con el<br />

autor, desean buscar otra actividad diferente<br />

de la agricultura que les permita mejorar sus<br />

ingresos, así como lo establece el Esquema de<br />

Ordenamiento Territorial (2005-2014):<br />

<strong>No</strong> obstante la crisis y sus limitaciones,<br />

se constituyen en el mejor escenario para<br />

gestar lo que los palocabildenses siempre<br />

han anhelado; reactivar sus economías<br />

con soporte social y bajo el criterio<br />

de sostenibilidad ya que existe plena<br />

conciencia de que si no se preserva la<br />

base productiva, Palocabildo marchará<br />

rumbo a la construcción de paisajes<br />

frágiles, sin esperanza de vida de sus<br />

descendientes (EOT, 2005, p. 2).<br />

La variedad agrícola y natural descrita,<br />

unida a una infraestructura turística que el


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

<strong>10</strong>1<br />

municipio y los comerciantes palocabildenses<br />

deben perfeccionar, conlleva la alternativa de<br />

desarrollar productos turísticos con alguna<br />

diferenciación; en consecuencia, el turista<br />

podría vivir nuevas experiencias de descanso,<br />

recreativas y de ocio.<br />

El interés en ayudar a la población en<br />

situaciones de adversidad, necesidades<br />

y problemas económicos, motivaron la<br />

aplicación de los conocimientos profesionales<br />

adquiridos en los estudios de Comunicación<br />

Social, y en particular el campo del saber de<br />

la comunicación organizacional fuera el aliado<br />

de la población, con el propósito de que la<br />

marca turística logre reconocimiento a corto<br />

plazo, se sostenga positivamente en el tiempo,<br />

con el fin de alcanzar resultados eficaces en el<br />

posicionamiento de la marca objeto de estudio.<br />

En este contexto, la comunicación organizacional<br />

entró a jugar un papel importante, pues a partir<br />

de ella se formuló la pregunta orientadora de<br />

la investigación: ¿Cómo posicionar la marca<br />

turística del municipio de Palocabildo a través<br />

de un plan estratégico de comunicaciones?<br />

Para responder el interrogante propuesto,<br />

en el año 2014 se adelantó un trabajo<br />

investigativo, como trabajo de grado, titulado<br />

“Plan estratégico de comunicaciones para el<br />

posicionamiento de la marca “Palocabildo<br />

Turístico”, cuyo objetivo general fue diseñar<br />

el plan estratégico de comunicaciones para<br />

posicionar la marca ‘Palocabildo Turístico’<br />

bajo las premisas del turismo ecológico y<br />

agrícola. Se trazaron como objetivos específicos<br />

identificar las ventajas diferenciales turísticas<br />

en Palocabildo para convertirlas en productos<br />

competitivos, proponer un modelo estratégico<br />

para posicionar la marca, crear y aplicar una<br />

marca turística positiva utilizando los elementos<br />

de divulgación del plan de comunicaciones.<br />

Para apoyar esta investigación se tomó a<br />

Pizzolante (2004) como fundamento teórico,<br />

quien comenta que “la comunicación se<br />

hace estratégica en la medida que sabemos<br />

dónde estamos y a dónde queremos llegar.<br />

Para lograrlo se debe contar con una visión<br />

entrenada para analizar y comprender<br />

espacialmente aquello que rodea a la empresa<br />

y las diferentes situaciones que viven” (p, 63).<br />

De acuerdo con este aporte, la investigación<br />

se apoyó en objetivos definidos, estrategias,<br />

tácticas y herramientas que identificaron<br />

ventajas con características diferenciales,<br />

llevando inicialmente a que este municipio<br />

pudiera ser reconocido en su departamento.<br />

Es preciso señalar que la comunicación en<br />

las organizaciones ha aportado a la creación<br />

de marcas empresariales que han servido<br />

en el posicionamiento de productos para<br />

la fácil comercialización en el ámbito local,<br />

nacional y mundial. Desde hace varios años<br />

este aporte también ha estado presente en el<br />

marketing territorial con el fin de construir<br />

marcas turísticas conocidas como la Marca<br />

País Colombia, El Eje Cafetero, Cartagena y la<br />

marca Medellín; esta última premiada por ser<br />

la ciudad más innovadora en 2013, según el<br />

concurso City of the Year, organizado por The<br />

Wall Street Journal y Citigroup (Presidencia de<br />

la República, 2013).<br />

La unión de recursos entre la comunicación<br />

organizacional, el avance de las tecnologías de<br />

la información y las comunicaciones (TIC’s),<br />

más la apertura de las fronteras económicas,<br />

contribuirán al desarrollo efectivo de la marca<br />

Palocabildo Turístico, en cuanto facilitarán la<br />

posibilidad de incluir valor agregado, más la<br />

diferenciación en los servicios turísticos con<br />

los que competirá. Al haber mayor demanda<br />

en los productos y el turismo, crecerán las<br />

empresas y así, los negocios necesitarán más<br />

empleados para cubrir las necesidades, por lo<br />

que también se habrán mejorado los índices<br />

de calidad de vida y reducido el porcentaje<br />

de desempleo; todos estos cambios positivos<br />

se reflejarán en la imagen de marca y en la<br />

población (Salazar y Segovia, 2009).<br />

De otra parte, la ley 300 de 1996 que regula<br />

el turismo en Colombia, en su artículo 18,<br />

le otorga a los municipios las facultades<br />

para determinar las zonas de desarrollo<br />

turístico prioritario y los efectos en la<br />

afectación del suelo, la dotación de áreas de<br />

servicios públicos e infraestructura básica, de<br />

acuerdo con los planes maestros distritales o<br />

municipales.<br />

Esta misma ley define el ecoturismo y el<br />

agroturismo como:


<strong>10</strong>2 Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Ecoturismo es aquella forma de<br />

turismo especializado y dirigido que<br />

se desarrolla en áreas con un atractivo<br />

natural especial y se enmarca dentro<br />

de los parámetros del desarrollo<br />

humano sostenible. El ecoturismo<br />

busca la recreación, el esparcimiento<br />

y la educación del visitante a través de<br />

la observación, el estudio de los valores<br />

naturales y de los aspectos culturales<br />

relacionados con ellos. Por lo tanto, el<br />

ecoturismo es una actividad controlada<br />

y dirigida que produce un mínimo<br />

impacto sobre los ecosistemas naturales,<br />

respeta el patrimonio cultural, educa y<br />

sensibiliza a los actores involucrados<br />

acerca de la importancia de conservar<br />

la naturaleza. El desarrollo de las<br />

actividades ecoturísticas debe generar<br />

ingresos destinados al apoyo y fomento<br />

de la conservación de las áreas naturales<br />

en las que se realiza y a las comunidades<br />

aledañas.<br />

El agroturismo es un tipo de turismo especializado<br />

en el cual el turista se involucra con el campesino<br />

en las labores agrícolas. Por sus características,<br />

este tipo de turismo se desarrolla en actividades<br />

vinculadas a la agricultura, la ganadería u otra<br />

actividad, buscando con ello generar un ingreso<br />

adicional a la economía rural.<br />

Debido a la vulnerabilidad de la comunidad<br />

receptora, el Estado velará porque los planes y<br />

programas que impulsen este tipo de turismo<br />

contemplen el respeto por los valores sociales<br />

y culturales de los campesinos. (Ministerio de<br />

Comercio exterior, Ley 300, art. 18, 1996).<br />

El método etnográfico como base<br />

de la investigación<br />

El método usado para la realización del<br />

estudio fue el etnográfico. Con diario en mano<br />

se recolectaron diferentes datos, mediante<br />

la observación realizada en el sector rural<br />

y en sitios de interés para la investigación,<br />

con el fin de hacer el análisis, registro,<br />

recolección sistemática, válida y confiable<br />

de comportamientos y conductas que se<br />

manifestaron en la población de Palocabildo<br />

(Álvarez, 2001). A través del contacto con las<br />

comunidades y la participación directa de los<br />

campesinos líderes con diversas opiniones y<br />

experiencias, se logró conocer el pensamiento y<br />

las formas de vida en la comunidad, creencias,<br />

costumbres, perspectivas y puntos de vista de<br />

cómo ansiaban ver sus tierras y el futuro del<br />

municipio en los próximos años (ver figura 2).<br />

Simultáneamente, se efectuó la revisión de<br />

documentos a partir de la matriz de registro;<br />

para la recopilación de datos se utilizó la matriz<br />

de análisis DOFA (Hurtado de Barrera, 20<strong>10</strong>).<br />

En el registro y revisión de documentos se<br />

encontraron datos de archivos en la Biblioteca<br />

Municipal ‘José Luís Rivera Millán’; entre ellos,<br />

el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT)<br />

2005 – 2014, que es el instrumento de guía para<br />

que Palocabildo se desarrolle correctamente<br />

durante nueve años, según Acuerdo del Concejo<br />

Municipal 001 del 28 de febrero del año 2005.<br />

Además, se consultó el Plan de Desarrollo<br />

Municipal 2012 – 2015, del alcalde Mayer<br />

Augusto Aguirre Téllez (Alcaldía Municipal,<br />

2012) y el Plan de Desarrollo Departamental<br />

2012 - 2015, propuesto por el gobernador Luís<br />

Carlos Delgado Peñón (Gobernación del Tolima,<br />

2012).<br />

La matriz DOFA condensó la realidad hallada<br />

en los informes de los diagnósticos empresarial,<br />

cultural, paisajístico y geográfico; confirmó que<br />

el municipio objeto de estudio tiene un gran<br />

potencial hacia el agroturismo con sus fincas<br />

demostrativas, la gran variedad de productos<br />

agrícolas por su clima templado, la conservación<br />

de la naturaleza por sus campesinos y la<br />

protección sostenible de los recursos naturales.<br />

En cuanto al diseño del plan estratégico de<br />

comunicaciones, se utilizó el método de<br />

Estrategias Situacionales por Condicionantes<br />

(ESxC), (Guzmán, et. al., 2006). Este último, es<br />

un modelo que brindó una serie de matrices<br />

esenciales (mando, chequeo, escenarios,<br />

comparación, etc.), para aplicar en el orden<br />

establecido las estrategias, tácticas, herramientas<br />

y procedimientos de ejecución del plan, con la<br />

posibilidad de modificar o ajustar los datos en<br />

cualquier momento, sin alterar la planificación<br />

realizada. En este sentido, Guzmán, et. al., (2006)<br />

hace énfasis “en que el término táctica viene<br />

del griego Taktike que significa ‘ordenar’, es<br />

decir, mientras la estrategia es un plan maestro


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

<strong>10</strong>3<br />

Figura 2. Modo de vida del campesino en la venta de productos agrícolas<br />

Fuente: Hugo Cardona Orozco (2012)<br />

que nos define dónde concentrar los esfuerzos<br />

para alcanzar un objetivo, la táctica es la forma<br />

operacional de desarrollar las acciones que<br />

buscan apoyar el logro del objetivo estratégico,<br />

exigiendo el empleo hábil de las herramientas y<br />

procedimientos” (p. 63).<br />

Resultados<br />

Los resultados concisos recolectados en<br />

el análisis DOFA reflejaron la realidad de<br />

Palocabildo en términos de ventajas para<br />

mostrar turísticamente, que sumados a la<br />

imagen positiva creada, contribuyen para que<br />

el posicionamiento de la marca turística alcance<br />

su objetivo. Se encontraron y crearon diferencias<br />

que le han dado la entrada al mercado turístico<br />

poco a poco y se reconocieron las ventajas que<br />

tiene con respecto a municipios vecinos que<br />

pertenecen a la Ruta Mutis, como Mariquita,<br />

Honda, Fálan, Armero Guayabal, entre otros. El<br />

EOT describe que:<br />

En la gama de potencialidades vale la<br />

pena resaltar el espectro de paisajes y<br />

climas que unido a la flora, la fauna y<br />

la riqueza hídrica la convierten en un<br />

espacio ideal para el desarrollo y fomento<br />

del ecoturismo. Unido a lo anterior,<br />

Palocabildo dispone de otro valioso<br />

recurso como es el humano, que, con el<br />

tesón y al alto sentido de pertenencia, se<br />

constituyen en elementos determinantes<br />

de todo proceso de desarrollo ( EOT,<br />

2005, p. 2).<br />

Por medio de la observación etnográfica y la<br />

revisión de documentos se detectaron varias<br />

ventajas con potencial turístico, las cuales<br />

permitieron brindar alguna diferenciación en<br />

cuanto a los recursos naturales, paisajísticos,<br />

culturales y humanos, con el propósito de<br />

que el turista descubra nuevas alternativas de<br />

diversión y los campesinos residentes en los<br />

linderos de estos territorios puedan canalizar<br />

recursos económicos que sustenten su vida.<br />

Entre los recursos naturales se encuentra el<br />

río Gualí, principal afluente hídrico que sirve<br />

para proveer turismo de aventura por sus<br />

corrientes turbulentas; por ejemplo, la práctica<br />

de Kayak, de la misma manera como se realiza<br />

esta clase de turismo en el municipio de Tobia<br />

en Cundinamarca. También, ríos secundarios<br />

como el Sabandija y Jiménez; el Sabandija, con<br />

11.600 metros de cruce en el municipio alberga<br />

dos de los tres balnearios más importantes: La<br />

Playa y El Chispero, además de tener en su<br />

recorrido la Cascada La María, que es la más<br />

alta de las siete cascadas existentes, con una<br />

altura aproximada de 120 metros, divididos en<br />

dos secciones, hay otros atractivos de potencial<br />

turístico y de conservación ambiental que<br />

miran hacia la sostenibilidad de los recursos<br />

naturales (ver tabla 1).


<strong>10</strong>4 Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Entre los recursos paisajísticos, los campesinos<br />

nombraron varios sitios que se visitaron como<br />

el Alto de la Cruz, un mirador 360° con vista<br />

noroccidental hacia el Eje Cafetero y el Parque<br />

de los Nevados con el Nevado del Ruiz; hacia<br />

el sur, La Ruta Mutis que abarca los municipios<br />

de Fálan, Mariquita, Honda. Hacia el oriente<br />

el Parque de la Vida del municipio de Armero<br />

Guayabal. Así mismo, el Cañón del Río Gualí,<br />

un lugar totalmente cubierto por bosques y<br />

cultivos, que desciende desde el Nevado del Ruiz<br />

y cruza a Palocabildo creando los límites con el<br />

municipio de Fresno. A su vez, se cuenta con las<br />

primeras siet fincas que pretenden demostrar<br />

sus conocimientos agrícolas y pecuarios ante<br />

el turista e implementan las características de<br />

ambiente de descanso en el campo, por medio<br />

de las posadas turísticas en cuatro fincas más<br />

(ver tabla2).<br />

Así mismo, los recursos culturales y humanos se<br />

marcan con la historia y la forma de vida de las<br />

comunidades urbanas y veredales.Según los<br />

relatos de los campesinos, en este caso el de<br />

Don José María Hoyos (hijo de Palocabildo,<br />

dueño de finca, conocedor de la historia<br />

municipal y ex-docente de la <strong>No</strong>rmal Nacional<br />

Fabio Lozano Torrijos), la cultura llegó primero<br />

con los colonizadores del departamento de<br />

Antioquia, - entre ellos Leopoldo García -,<br />

quienes dejaron un legado cultural cafetero<br />

y varias manifestaciones en la vestimenta,<br />

gastronomía, forma de expresión paisa, las<br />

cuales invadieron el territorio por encima de<br />

la cultura tolimense y dejaron los frijoles y la<br />

gallina criolla, por encima del tamal y la lechona.<br />

Al mismo tiempo, llegaron a residenciarse en<br />

estas tierras personas del departamento de<br />

Cundinamarca, Boyacá y Caldas que con sus<br />

tradiciones musicales, festivas, hospitalarias<br />

y costumbres ancestrales mezclaron todos los<br />

conocimientos adquiridos, hasta el punto de<br />

que en la actualidad Palocabildo posee varias<br />

formas de expresión cultural (ver tabla 3).<br />

Tabla 1. Recursos naturales<br />

Ríos<br />

Quebradas<br />

Lagunas<br />

Cascadas<br />

Bosques<br />

Recursos<br />

naturales<br />

Gualí, Sabandija, Jiménez<br />

Descripción<br />

Morales, El Rompe, Santagueda, El Palmar, Pomponá, Guali Alto, Salto del<br />

Perro, Campana, Pavas, Pinos, Mata Mochos, Vargas, Las Médicas, Zacatín, Mal<br />

Paso, Muleros, La Hacienda, la Esperanza, Providencia, Abejas, Arrayanes,<br />

Cholo, Carmena, Pérez, Monsalve, El Cural, Milo, Escuela, Yesal, Del Prado,<br />

Conrado, Oromazo, El Fresno, Chispero, San José, Secreta, Díaz, El Silencio,<br />

Delicias, Luisa, La Quiebra y Muleros, Palmitas, Peñas, Buenos Aires<br />

Paujil<br />

Olimpo, Libertad, Rompe (2), La María, Buenos Aires, El Chispero (Ver figura<br />

3)<br />

Flor Azul, Morro Pelado, Las Palmas, El Roble, Delicias, San José, Abejas,<br />

Muleros, Playa Rica, Pomponá.<br />

Tabla 2. Recursos paisajísticos<br />

Cañones<br />

Senderos<br />

Recursos<br />

paisajísticos<br />

Miradores<br />

Fincas<br />

Gualí, San José<br />

Descripción<br />

El Silencio, Las Delicias, Zacatín, Primavera, Bajo Gualí, San José, Paujil,<br />

Abejas, Jardín natural Leopoldo García.<br />

Alto de la Cruz, Cementerio, La Torre, Olimpo, El Morro<br />

4 en la vereda La María, 3 en Asturias, 2 en Primavera, 2 en Palmar


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

<strong>10</strong>5<br />

Figura 3. Cascada “El Chispero” Vereda San José – Palocabildo<br />

Fuente: Hugo Cardona Orozco (2013)<br />

Tabla 3. Recursos culturales y humanos<br />

Recursos<br />

culturales y humanos<br />

Fiestas religiosas<br />

Fiestas folclóricas y<br />

municipales<br />

Eventos<br />

Deporte<br />

Arte<br />

Descripción<br />

Semana Santa, La Virgen del Carmen, Navidad<br />

Fiesta del niño (abril), Fiesta de la madre (mayo), Festival de la cultura (junio),<br />

Cumpleaños municipal y fiesta del campesino (noviembre), Festival del<br />

Retorno (diciembre).<br />

Cada tres meses se realiza la feria agrícola, ganadera e industrial; festivales<br />

veredales.<br />

Campeonatos de microfútbol, baloncesto, fútbol que integran los municipios<br />

vecinos en encuentros departamentales de selecciones.<br />

Encuentros departamentales de danzas, artesanales, oratoria y musicales por<br />

la cultura campesina.<br />

Otro de los puntos importantes para la<br />

construcción de marca es la infraestructura<br />

turística con la que cuenta el municipio. La<br />

Alcaldía Municipal, a partir de las políticas<br />

descritas en el Plan de Desarrollo Municipal<br />

(2012-2015), contribuirá al mejoramiento de<br />

la infraestructura para ayudar a que el turista<br />

se sienta cómodo y tenga lo necesario para<br />

una buena estadía; este plan incluye el trabajo<br />

que debe realizar el comercio en general para<br />

mejorar los establecimientos en aspectos<br />

relacionados con la planta física y la atención<br />

al cliente. Estos asuntos los mencionó el<br />

señor Leonardo Gómez, exalcalde municipal<br />

y actual Concejal, en la segunda reunión de<br />

socialización de la marca Palocabildo Turístico,<br />

efectuada en el mes de octubre de 2013 (ver<br />

tabla 4).<br />

Así mismo, la recolección de los datos<br />

presentados previamente, otros diagnósticos,<br />

el respectivo análisis y las conclusiones que se<br />

identificaron, facilitaron la creación del manual<br />

de imagen gráfica de la marca “Palocabildo<br />

Turístico”. Este documento corporativo se<br />

diseñó para comprender y proyectar la nueva<br />

identidad cultural y turística del Palocabildo<br />

hacia el mundo. En él se incluyó el logotipo


<strong>10</strong>6 Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Tabla 4. Infraestructura turística actual<br />

Infraestructura<br />

turística actual<br />

Hoteles<br />

Residencias<br />

Transporte<br />

Otro comercio<br />

Infraestructura<br />

municipal<br />

Descripción<br />

La Rosa, El Cafetero, con un total de 19 habitaciones, 42 camas<br />

Juanita, Palocabildo, Los Ríos, total 22 habitaciones, 31 camas<br />

4 Cooperativas intermunicipales: Rápido Tolima, Cootransnorte, Sootransnorte,<br />

Cootrarmero.<br />

Restaurantes (12), Supermercados (5) Droguerías (7), Bares y discotecas (14),<br />

Comunicaciones, encomiendas y giros (4). Etc.<br />

Biblioteca, Ludoteca, Centro de eventos, polideportivos (4), cancha de fútbol,<br />

<strong>No</strong>taría, Plaza de mercado, Colegios (3), Escuelas urbanas (2) rurales (22). Etc.<br />

con los usos y elementos que lo componen,<br />

con el propósito de aplicarlo correctamente<br />

en los espacios publicitarios y promocionales<br />

destinados para tal fin, lo cual requiere<br />

de un manejo detallado para no alterar el<br />

posicionamiento efectivo de la marca.<br />

El objetivo general del plan estratégico<br />

de comunicaciones es posicionar la marca<br />

“Palocabildo Turístico” con productos como el<br />

agroturismo, el ecoturismo y complementarios,<br />

regidos por el desarrollo sostenible, en un<br />

mediano plazo (2015 – 2018), tomando como<br />

referente las definiciones de la Ley General de<br />

Turismo, antes expuestas.<br />

Adicionalmente, se plantearon cuatro objetivos<br />

estratégicos específicos que consistieron en crear<br />

la imagen corporativa de la marca turística para<br />

posicionarla nacional e internacionalmente; hacer<br />

de la comunidad palocabildense los embajadores<br />

de su propia marca; generar el deseo en los<br />

colombianos y extranjeros para que vivan nuevas<br />

experiencias turísticas en el municipio; fomentar<br />

la inversión económica de los entes públicos<br />

y privados, para generar competitividad en el<br />

mercado turístico nacional.<br />

Una vez ordenada la información recolectada<br />

en los diagnósticos del municipio y concentrada<br />

en la matriz de análisis, se examinaron los datos<br />

obtenidos y se derivaron las conclusiones<br />

respectivas para aplicarlas en el modelo ESxC.<br />

A partir de este modelo, se inició el desarrollo<br />

del Plan Estratégico de Comunicaciones que<br />

es el mayor logro obtenido, porque aloja las<br />

estrategias, tácticas y herramientas que se están<br />

utilizando para posicionar la marca turística, ya<br />

que tienen como objetivo proyectar una imagen<br />

que estimule al turista con el fin de que visite el<br />

municipio, para alcanzar una identificación entre<br />

destino, imagen y marca (Escobar y González,<br />

2011).<br />

Al iniciar el plan estratégico, lo primero que<br />

se identificó fue al grupo objetivo, que son<br />

las personas, grupos o comunidades más<br />

importantes, a quienes se atrae con los mensajes<br />

creados en las estrategias para cumplir las<br />

metas comerciales de la marca. Al respecto,<br />

Escobar y González (2011) comentan que “la<br />

visión de la marca turística debe ser capaz de<br />

abrir en la mente del consumidor la suma de<br />

creencias, ideas e impresiones que este tenga<br />

sobre el destino, procesando mentalmente toda<br />

la información que se tenga sobre el lugar”<br />

(p, 83). Al consumidor potencial se le debe<br />

enviar efectivamente la información del destino<br />

(productos y servicios); por consiguiente, para<br />

mayor claridad en el término del grupo objetivo<br />

o consumidor, se utilizó la palabra ‘stakeholders’,<br />

que hace referencia a los grupos de interés que<br />

debe captar la empresa.<br />

Con el propósito de identificar los stakeholders<br />

principales, primero se realizó un diagnóstico<br />

empresarial, en el cual se tomó a la Alcaldía<br />

Municipal como empresa principal, puesto<br />

que son los empleados de la administración<br />

encargados del desarrollo del proyecto, los<br />

ejecutores del mismo y los que deben prestar<br />

la atención directa al turista. Para validar esta<br />

idea se tomaron los conceptos de López (20<strong>10</strong>)<br />

al respecto, quien menciona que “Si queremos


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

<strong>10</strong>7<br />

que todos nuestros empleados se conviertan<br />

en difusores de nuestra imagen corporativa,<br />

debemos traspasar las barreras de sus funciones<br />

internas y dimensionarlos a la dimensión externa<br />

de la organización” (p, 32). También, en el<br />

análisis se detectó la existencia de tres grupos<br />

de stakeholders: la comunidad palocabildense, los<br />

inversionistas y los turistas.<br />

La comunidad palocabildense (residentes y no<br />

residentes) debe identificarse con la marca para<br />

convertirse en la máxima embajadora en el<br />

municipio, en Colombia y en el extranjero. De<br />

igual forma, deben hacerlo los inversionistas,<br />

que son aquellas empresas públicas y privadas<br />

(el actual Ministerio de Comercio Industria<br />

y Turismo, promotores turísticos, etc.) que se<br />

captan para que inviertan en infraestructura y<br />

promoción del turismo. Finalmente, los turistas,<br />

personas que buscan nuevas experiencias<br />

turísticas para disfrutar del descanso, la aventura<br />

y el entretenimiento.<br />

Para atraer a los grupos de interés, se crearon<br />

cuatro mensajes que se desprenden de los<br />

objetivos estratégicos y se convirtieron en frases<br />

para ser enviadas por los canales de divulgación y<br />

son las siguientes: “Palocabildo más que sueños”,<br />

‘el campo muestra todos sus colores’, ‘Palocabildo<br />

es mi tierra’ y ‘una nueva experiencia turística<br />

para invertir’. Los mensajes van dirigidos a los<br />

stakeholders con la información precisa sobre el<br />

destino turístico, buscan, en cuanto estrategia,<br />

posicionar el municipio en eventos nacionales<br />

como La Feria de las Colonias, realizada cada<br />

año en Bogotá, la Feria de Anato que reúne a<br />

los especialistas del turismo y a las empresas<br />

prestadoras de servicios turísticos (agencias,<br />

promotores y hotelería).<br />

En relación con lo anterior, Arboleda (2013) lo<br />

confirma: “la responsabilidad del emisor es<br />

velar por una comunicación efectiva y que para<br />

el efecto, se debe codificar el mensaje en forma<br />

cuidadosa, seleccionar el medio más apropiado<br />

para el envío, enviar una información clara y<br />

completa, además de confirmar que el mensaje<br />

fue comprendido” (p. 646). El plan estratégico<br />

vela por la efectividad en los mensajes; se puede<br />

afirmar que los medios tradicionales de televisión<br />

en Colombia no son accesibles como canales de<br />

divulgación hacia los stakeholders por su gran<br />

costo en publicidad, pero hay otros medios más<br />

económicos y directos porque abarcan la mayor<br />

parte de la comunidad como la televisión y la<br />

radio comunitaria de Palocabildo.<br />

Igualmente, para la ejecución del plan se crearon<br />

once estrategias y cuarenta tácticas, cada una<br />

de ellas con sus respectivas actividades y<br />

herramientas que integran las matrices hacia el<br />

proceso de posicionamiento efectivo de la marca;<br />

en consecuencia, se espera que fortalezcan la<br />

identidad e imagen positiva de Palocabildo hacia<br />

el mundo. El desarrollo del plan estratégico se<br />

traduce en términos de imagen y comunicación<br />

(Pizzolante, 2004). Es decir, una imagen<br />

adaptable a la personalidad corporativa de la<br />

marca Palocabildo Turístico, y una comunicación<br />

aliada a la comunidad para que sea reconocida en<br />

la red turística del país.<br />

Por último, en la tabla 5, se presenta la matriz<br />

de mando (en total 6 matrices) que contiene 8<br />

secciones para incluir los datos con respecto<br />

al objetivo general estratégico, los objetivos<br />

estratégicos específicos, estrategias, tácticas,<br />

audiencia (stakeholders), indicadores de gestión,<br />

medios (canales), herramientas, proveedor y<br />

costo de la actividad. La lectura es compleja, pero<br />

en este artículo se resume con los aspectos más<br />

importantes del plan para una mejor y rápida<br />

comprensión.<br />

Conclusiones<br />

La creación de una nueva organización<br />

conformada por la comunidad del municipio<br />

de Palocabildo alrededor de su marca turística<br />

y la posibilidad de emprendimiento, mirando<br />

el turismo como una forma de desarrollo<br />

económico y cultural, se convierte en una<br />

marca que va a dar la posibilidad de generar<br />

nuevos ingresos al municipio, fortalecer e<br />

identificarse con la cultura y crear empresas,<br />

mediante la unión de sociedades productivas<br />

como cooperativas o corporaciones en las que<br />

se formalizarán nuevos puestos de trabajo<br />

directos e indirectos, para mejorar la calidad de<br />

vida en el campo y del campesino.<br />

La marca “Palocabildo Turístico” es<br />

una organización que puede mejorar la<br />

comunicación con las herramientas tecnológicas<br />

de la red, especializándose en la administración


<strong>10</strong>8 Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Tabla 5. Matriz de mando: plan estratégico de comunicaciones<br />

Objetivo g.<br />

estratégico<br />

Posicionar la marca “Palocabildo Turístico” como destino de turismo rural, siendo su producto estrella el ecoturismo, y complementarios<br />

el turismo agrícola, cultural y de aventura, mediante el desarrollo sostenible, para realizarse en un mediano plazo entre el año 2015 y el año 2018.<br />

Objetivos<br />

estratégicos<br />

Crear una imagen<br />

positiva de la marca para<br />

posicionarla mediante los<br />

elementos de divulgación<br />

del plan estratégico<br />

Sensibilizar a la<br />

comunidad palocabildense<br />

residenciada en el<br />

municipio o fuera de él<br />

como máximos embajadores<br />

de la marca<br />

Generar el deseo en los<br />

colombianos y extranjeros<br />

para que vivan<br />

nuevas experiencias<br />

turísticas en el municipio<br />

de Palocabildo<br />

Fomentar la participación<br />

turística y la<br />

inversión económica de<br />

los entes públicos y<br />

privados en el municipio,<br />

para generar la competitividad<br />

en el mercado<br />

turístico nacional<br />

EstrategiasT<br />

Innovación y aplicación<br />

la marca Palocabildo<br />

Turístico<br />

Diferenciación y<br />

competitividad<br />

Identidad cultural en la<br />

Administración municipal<br />

Embajadores de<br />

la marca turística<br />

Palocabildo<br />

innovador y creativo<br />

Palocabildo<br />

competitivo y turístico<br />

Red de información y<br />

comunicación online<br />

Comunicación<br />

promocional de la marca<br />

Alianzas para la<br />

inversión turística<br />

Palocabildo<br />

abierto y conquistador<br />

Palocabildo rumbo al<br />

desarrollo sostenible<br />

ácticas<br />

Creación y diseño de la marca Palocabildo<br />

Creación del manual de identidad visual<br />

Creación de las submarcas: naturaleza,<br />

agroecología, fiestas y arte, aventura<br />

Elaboración documento cultura organizacional<br />

Presentación documento cultura organizacional<br />

Reuniones de evaluación y seguimiento<br />

turístico<br />

Reconocimiento a las mejores labores<br />

Creación de grupos de trabajo a nivel nacional<br />

Encuentro de colonias nacionales<br />

Conformación de grupos artísticos<br />

Celebración del día del palocabildense<br />

Creatividad blanca<br />

Apoyo a nuevos artistas y creadores<br />

Videos institucionales, cuñas radiales<br />

Espacios de free press<br />

Elaboración de vallas publicitarias<br />

Magazín en televisión comunitaria<br />

Creación página web y redes sociales<br />

Creación de una base de datos para boletines<br />

Creatividad en folletos, postales y volantes<br />

Crear y comercializar productos promocionales<br />

Presentación: la importancia del turismo<br />

Alianzas con promotores turísticos<br />

Presentación de proyectos a diferentes entes<br />

Alianza con la Gobernación del Tolima<br />

Familiarización turística con invitados<br />

especiales<br />

Asociación de la marca con otras marcas<br />

reconocidas<br />

Participación en foros, ferias y eventos<br />

nacionales<br />

Eventos de promoción de la marca<br />

Captación de eventos departamentales<br />

relevantes<br />

Campaña de amor por los niños y familias<br />

vulnerables<br />

<strong>Revista</strong> Palocabildo Turístico<br />

Difusión de la <strong>Revista</strong> Palocabildo Turístico<br />

Seguimiento en tendencias para la innovación<br />

Colaboración e intercambio de experiencias<br />

Fuente: Hugo Cardona Orozco


Hugo Cardona Orozco<br />

Plan estratégico de comunicaciones para el posicionamiento de la marca turística del municipio de Palocabildo - Tolima<br />

<strong>10</strong>9<br />

Figura 4. Logo de la marca con uno de sus mensajes<br />

Diseño: Hugo Cardona Orozco (2013)<br />

de la página web y las redes sociales, para que<br />

los stakeholders tengan una información constante<br />

y de interés que motive la visita al destino. Las<br />

organizaciones enfrentan crecientemente un<br />

entorno definido por la información disponible<br />

y necesaria para el consumo en la sociedad de<br />

la información (Rebeil, 2006). Por tal razón, se<br />

debe aprovechar el avance que las tecnologías<br />

de la Información y las comunicaciones (TIC’S)<br />

ofrecen en Colombia, porque con ellas se tendrá<br />

la oportunidad de ser reconocidos en el mercado<br />

del turismo, al posicionar efectivamente la marca<br />

en el mundo.<br />

De igual manera, se ha detectado que las marcas ya<br />

no son de uso exclusivo de productos o servicios<br />

comerciales; también las ciudades grandes o<br />

pequeñas se pueden beneficiar de una marca,<br />

pero más aún, un municipio de escasos recursos<br />

económicos y con la agricultura como medio de<br />

ingresos. En este sentido, Palocabildo debe utilizar<br />

aún más la comunicación organizacional para crear<br />

e innovar con identidad propia que lo posicionen<br />

como un producto turístico destacado. Todo esto<br />

se puede concebir bajo unas eficaces estrategias de<br />

posicionamiento, una buena reputación, imagen<br />

clara y el carácter positivo de su gente como<br />

embajadores que demuestren competitividad en<br />

el mercado en diversas áreas comerciales.<br />

Palocabildo es potencialmente ideal para el<br />

turismo rural, porque cuenta con hermosos<br />

paisajes, múltiples fincas que se pueden<br />

adaptar como granjas demostrativas por sus<br />

actividades agrícolas y pecuarias. Igualmente,<br />

debe preocuparse por demostrar que los cultivos,<br />

montañas, bosques, ríos y el excelente clima<br />

son propicios para que los turistas disfruten<br />

tranquilamente en comunión con la naturaleza,<br />

descansen y se recreen a plenitud. Además, estas<br />

ventajas geográficas posicionan al municipio como<br />

un centro ecoturístico, agroturístico y de aventura,<br />

que lo convierten en un destino completo para<br />

que la comunidad se motive hacia la conservación<br />

ambiental, el desarrollo sostenible de los recursos<br />

y, en consecuencia, el fortalecimiento de la<br />

producción agrícola con la que puede abastecer a<br />

miles de personas en Colombia.<br />

El diagnóstico geográfico, empresarial y cultural<br />

reveló las ventajas y desventajas con las que<br />

cuenta el municipio. Las ventajas se adaptaron a<br />

las estrategias y tácticas con la diferenciación que<br />

los productos y servicios turísticos requieren para<br />

lograr posicionarse en la mente del consumidor.<br />

Las desventajas identificaron el miedo que el<br />

campesino tiene al cambio, a descubrir otras<br />

formas de realizar sus tareas en el campo, al fracaso<br />

ocasionado por los pasados proyectos productivos<br />

y el pensamiento puesto en duda por el futuro de<br />

los hijos y de la comunidad campesina.<br />

Hay dos procesos claves en la continuidad del<br />

proyecto. En primer lugar, la Administración<br />

Municipal deberá fortalecer la marca turística,<br />

convirtiéndola en política pública para que los<br />

nuevos alcaldes no abandonen este proyecto; en<br />

segundo lugar, la comunidad, la cual por medio<br />

de una efectiva comunicación podrá demostrar<br />

que vale la pena invertir y visitar el municipio.


1<strong>10</strong> Pp 99 - 1<strong>10</strong>. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Por lo tanto, se debe trabajar conjuntamente con<br />

el propósito de crear alianzas estratégicas con<br />

entes públicos y privados en la implementación<br />

de estrategias que ayuden a promocionar el<br />

municipio, formar grupos regionales de desarrollo<br />

económico y social para atraer más visitantes<br />

nacionales e internacionales, lógicamente<br />

a partir de la creación de la infraestructura<br />

necesaria que se adapte a la orografía del lugar<br />

y a las condiciones propicias para la práctica del<br />

turismo.<br />

Los ejercicios de investigación formativa<br />

realizados por los estudiantes en su vida<br />

académica no se pueden quedar en el escritorio;<br />

por eso, se sugiere que el profesional busque<br />

el apoyo público o privado para lograr que el<br />

análisis de los problemas hallados en diferentes<br />

trabajos de investigación se lleven a cabo. En el<br />

mismo sentido, las comunidades necesitadas<br />

requieren profesionales capacitados que pongan<br />

en práctica los conocimientos adquiridos durante<br />

su formación y los conviertan en fortalezas que<br />

den la posibilidad de generar valor para ambos<br />

frentes, el profesional y los campesinos, con el<br />

propósito de incentivar proyectos innovadores<br />

en beneficio del campo y la ciudad.<br />

El comunicador social debe mirar hacia otros<br />

rumbos que no se han explorado o donde hacen<br />

falta comunicadores, como los municipios de<br />

escasos recursos económicos que necesitan<br />

comunicadores organizacionales, periodistas,<br />

asesores, para darle valor al trabajo de esas<br />

comunidades. Para reafirmar lo dicho, bastan<br />

las palabras de Pizzolante (2004): “poder<br />

comunicar es una compleja simplicidad que<br />

resume las capacidades con las que nacemos y las<br />

habilidades que podemos desplegar en beneficio<br />

de nuestro desarrollo profesional y personal”<br />

(p. 63). Por lo anterior, existe la posibilidad de<br />

que el profesional se entregue a su profesión<br />

en las regiones más vulnerables del país, en<br />

donde encontrará nuevas formas de cumplir sus<br />

objetivos personales y participar en el desarrollo<br />

de Colombia y de las comunidades campesinas.<br />

Referencias<br />

Alcaldía Municipal de Palocabildo. (2005, 28 de<br />

febrero). Esquema de Ordenamiento Territorial (2005-<br />

2014). (EOT). Biblioteca Pública Municipal José Luís<br />

Rivera Millán.<br />

Alcaldía Municipal Palocabildo (2012, 31 de mayo).<br />

Plan de desarrollo Municipal (2012-2015) Desde el<br />

campo hacia el cambio. Biblioteca Pública Municipal<br />

José Luis Rivera Millán.<br />

Álvarez, J. (2001). El proceso de investigación para un<br />

anteproyecto. Bogotá: Edufinanciera.<br />

Arboleda, G. (2013). Proyectos. Identificación,<br />

formulación, evaluación y gerencia. Bogotá: Alfaomega.<br />

Escobar, A. y González, Y. (2011). Marketing Turístico.<br />

Madrid: Editorial Síntesis.<br />

Gobernación del Tolima. (2012, 4 de junio). Plan de<br />

Desarrollo Departamental 2012 - 2015, Unidos por la<br />

grandeza del Tolima. Recuperado de http://www.<br />

tolima.gov.co/images/stories/plandedesarrollo/<br />

PLAN_DE_DESARROLLO_2012_-_2015.pdf.<br />

Guzmán de Reyes, A. Aguilera, J. H. López, D.F.<br />

Galvez, B. Vives, A. Moreno, A. Ocampo, M.C. Llano,<br />

S. (2006). Comunicación empresarial: Plan Estratégico<br />

como herramienta gerencial. Bogotá: Ediciones Ecoe.<br />

Hurtado de Barrera, J. (20<strong>10</strong>). Metodología de la<br />

investigación: guía para una comprensión holística de la<br />

ciencia. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio.<br />

López, L. A. (20<strong>10</strong>). Plan estratégico de comunicaciones<br />

para el posicionamiento del Jardín Botánico de la<br />

ciudad de Santiago de Cali, ante los universitarios<br />

del municipio. Tesis. Universidad de Occidente.<br />

Recuperado de http://bdigital.uao.edu.co/<br />

bitstream/<strong>10</strong>614/939/3/TCS00084.pdf<br />

Ministerio de Hacienda y Crédito Público. (2007, 23<br />

de noviembre). Ley 617 de 2000 para fortalecer la<br />

descentralización.<br />

Ministerio de Comercio Exterior. (1996, 30 de Julio)<br />

Ley General de Turismo 300 de 1996.<br />

Pizzolante, I. (2004). El Poder de la Comunicación<br />

Estratégica: Apuntes de un evangelizador corporativo.<br />

Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana.<br />

Presidencia de la República (2013, 1 de marzo).<br />

¿Por qué Medellín es la ciudad más innovadora<br />

del mundo? Urna de Cristal. Recuperado de http://<br />

www.urnadecristal.gov.co/gestion-gobierno/porqu-medell-n-es-ciudad-m-s-innovadora-mundo<br />

Rebeil, M. (2006). Comunicación Estratégica en las<br />

Organizaciones. México: Editorial Trillas.<br />

Salazar, C. y Segovia, D. (2009). Análisis crítico de la<br />

marca Colombia es Pasión. Su estrategia, componentes<br />

y efectividad. Una mirada desde la responsabilidad<br />

social empresarial. Pontificia Universidad Javeriana.<br />

Recuperado de http://www.javeriana.edu.co/<br />

biblos/tesis/comunicacion/tesis179.pdf


Organizaciones y desarrollo humano<br />

Organizations and human development


Martha Lucía Moya Pardo - Juan Carlos Mancilla Laguna<br />

La cadena de valor del talento humano como herramienta estratégica<br />

113<br />

La cadena de valor del talento humano<br />

como herramienta estratégica<br />

Autor »<br />

Martha Lucía Moya Pardo 1<br />

Juan Carlos Mancilla Laguna 2<br />

Resumen »<br />

El presente artículo busca establecer la importancia de diseñar e implementar un modelo de<br />

cadena de valor, específicamente del área de talento humano, como herramienta estratégica<br />

para aumentar el capital intelectual y generar ventaja competitiva en las organizaciones<br />

objeto de estudio, que en total fueron 62. La investigación se centró inicialmente en el análisis<br />

funcional, pilar para determinar los eslabones de la cadena; se establecieron y caracterizaron los<br />

principales procesos con sus respectivos subprocesos, tales como integración, organización,<br />

desarrollo, retención y auditoría. Posteriormente, se planteó el modelo en el cual se describen<br />

los procesos vitales que conforman la cadena de valor. Finalmente, se identificó y determinó,<br />

frente a los modelos teóricos, los que las organizaciones desarrollan; como resultado, se<br />

encontró que las pequeñas y medianas empresas, a pesar de considerar importante llevar a<br />

cabo todos los procesos para gestionar el talento humano, dejan de lado actividades que<br />

garantizan los procesos básicos para crear, mantener y formar personas con habilidades,<br />

motivación y satisfacción por alcanzar los objetivos de la organización.<br />

Palabras clave »<br />

Cadena de valor, análisis funcional, procesos y subprocesos del talento humano.<br />

The value chain of human talent as strategic tool<br />

Abstract »<br />

This article seeks to establish the importance of designing and implementing a value chain model,<br />

specifically in the area of human resources, as a strategic tool to increase the intellectual capital<br />

and generate competitive advantage in organizations under study (62). The research investigation<br />

initially focused on the functional analysis, as base to determine pillar chain links; establishing<br />

and characterizing the main processes with their respective sub- processes such as integration,<br />

organization, development, retention and auditing. Subsequently, the model in which the vital<br />

processes that conforms the value chain was raised. Finally, it was identified and determined based<br />

on theoretical models, which of these are the ones developed by the organizations; as a finding,<br />

small and medium enterprises: in despite of considering important to develop all processes to<br />

manage human talent, set aside activities to ensure the basic processes to create, maintain and<br />

develop people with skills, motivation and satisfaction to achieve the objectives of the organization.<br />

Key words:<br />

Value chain, talent management, functional analysis and management models of human talent.<br />

(1) Magister en Educación. Universidad Externado de Colombia. Docente investigadora. Fundación Universitaria para el<br />

Desarrollo Humano UNINPAH. Correo electrónico: marthaluinpahu@hotmail.com<br />

(2) Candidato a Magister en Docencia Universitaria. Universidad de la Salle. Docente investigador. Fundación Universitaria<br />

para el Desarrollo Humano <strong>UNINPAHU</strong>. Correo electrónico: jcmancilla@gmail.com<br />

Recibido: <strong>10</strong> de junio de 2014<br />

Aceptado: 2 de septiembre de 2014


114 Pp 113 - 127. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

Introducción<br />

Este artículo se deriva de la investigación<br />

titulada “La cadena de valor del talento<br />

humano como herramienta que genera ventaja<br />

competitiva”, realizada en la facultad de<br />

Ciencias Económicas y Administrativas de<br />

<strong>UNINPAHU</strong>, durante los años 2012 y 2013. Tuvo<br />

como objetivo general desarrollar un modelo<br />

de la cadena de valor del talento humano,<br />

como pilar para generar en las pequeñas y<br />

medianas empresas capitales intelectuales que<br />

les permita ser más competitivas.<br />

Inicialmente, es preciso señalar que las actuales<br />

tendencias para generar ventaja competitiva<br />

se ven en la necesidad de centrar la atención<br />

en nuevos factores que permitan el desarrollo<br />

de capacidades organizacionales (también<br />

denominadas habilidades distintivas, claves,<br />

específicas, capacidades organizativas y capital<br />

organizacional), tales como aprendizaje,<br />

innovación, cambio y rapidez en el proceso<br />

decisorio, indispensables para la creación del<br />

capital intelectual, lo que a su vez exige el<br />

desarrollo de estrategias fundamentadas en<br />

la gestión del talento humano, con el fin de<br />

acrecentar el capital intelectual a partir de sus<br />

tres pilares: el capital humano (innovación,<br />

talentos, habilidades), estructural (patentes,<br />

servicios) y relacional (servicio, satisfacción y<br />

atención al cliente).<br />

El resultado: entregar mayor valor al cliente<br />

a través de mejores relaciones y calidad<br />

en el servicio; incluye conocimientos,<br />

habilidades y capacidades, que al estar<br />

insertas en la estructura, tecnología, procesos<br />

y relaciones interpersonales e intergrupales<br />

de la organización, no pueden ser fácilmente<br />

replicables por la competencia, por lo que<br />

constituyen una ventaja competitiva sostenible<br />

(Porcel y Bohrt, 2008).<br />

En términos de Dolan et al. (1999, citado<br />

en Calderón, 2006), la revalorización del<br />

recurso humano, en la investigación talento<br />

humano (TH) en la empresa, está basada en<br />

el surgimiento de tres creencias que tomaron<br />

fuerza a raíz de este nuevo paradigma<br />

económico: su influencia en la calidad de las<br />

decisiones estratégicas de la alta gerencia, la<br />

incidencia de las actividades de TH sobre el<br />

rendimiento de los empleados y la importancia<br />

de las prácticas de TH para la implantación de<br />

los objetivos y metas estratégicas que toma la<br />

alta gerencia; es decir, el valor agregado que las<br />

personas aportan a la organización.<br />

Por lo anterior, para que las pequeñas y<br />

medianas empresas sean competitivas, se<br />

requieren instrumentos operativos que les<br />

permitan identificar los procesos que deben<br />

mejorar y fortalecer. Una herramienta que<br />

daría claridad es la denominada cadena de<br />

valor y, específicamente, la de la gestión del<br />

talento humano o intangible, la cual permite<br />

describir el desarrollo de las actividades de<br />

una organización generando valor al cliente y<br />

en dependencia directa con el sistema de valor<br />

general (cadena de valor de los proveedores<br />

y compradores). En el caso de la gestión del<br />

talento humano, se considera desarrollar<br />

y aumentar el capital intelectual (humano,<br />

estructural y relacional) a partir de los cinco<br />

procesos básicos a saber: integrar, desarrollar,<br />

organizar, retener y auditar.<br />

Marco teórico<br />

La cadena de valor<br />

El modelo de la cadena de valor desarrollado<br />

por Porter (1985, citado en Castellanos, 2008)<br />

es esencialmente una forma de análisis de<br />

la actividad empresarial, mediante la cual<br />

se descompone una empresa en sus partes<br />

constitutivas en búsqueda de identificar<br />

fuentes de ventaja competitiva en aquellas<br />

actividades generadoras de valor. Esa ventaja<br />

se logra cuando la empresa desarrolla e integra<br />

las actividades de su cadena de valor de forma<br />

menos costosa y mejor diferenciada que sus<br />

competidores. Como instrumento de decisión,<br />

proporciona información al categorizar las<br />

actividades que producen valor agregado en<br />

una organización e identificar las actividades<br />

que le generan una ventaja competitiva<br />

sustentable.<br />

La cadena de valor se construye a partir de la<br />

metodología de análisis funcional, que es una<br />

de las formas de aproximación al contenido<br />

de las ocupaciones desde la óptica de las<br />

competencias; describe el propósito principal,


Martha Lucía Moya Pardo - Juan Carlos Mancilla Laguna<br />

La cadena de valor del talento humano como herramienta estratégica<br />

115<br />

desglosa las funciones claves que deben<br />

realizarse, desagrega las funciones principales<br />

y culminan en el ramificación de las funciones<br />

individuales que se asocian a las competencias<br />

laborales; este resultado se expresa mediante<br />

un mapa o árbol de funciones (CONOCER,<br />

1998).<br />

Fresno (2002) plantea que el valor ya no se<br />

crea con activos tangibles; en consecuencia,<br />

se hace necesario tener en cuenta los activos<br />

intangibles (conocimiento, tecnología,<br />

propiedad intelectual y otros) pues estos<br />

constituyen el núcleo de la nueva economía.<br />

Por esto, las organizaciones han confiado<br />

todos sus intereses al departamento de gestión<br />

humana, cuya función debe entonces, estar<br />

orientada hacia el reclutamiento de talentos,<br />

reconocimiento de los valores atractivos para<br />

los candidatos; de la misma forma, aquellos<br />

procesos de capital y desarrollo, modalidades<br />

de autodesarrollo y promoción de sistemas de<br />

gestión de conocimientos compartidos, con el<br />

propósito de buscar un mejor beneficio para<br />

todos.<br />

Porras (2005) adiciona al concepto la presencia<br />

de valor humano, agregando costo a todo el<br />

proceso de trabajo de cualquier organización.<br />

Afirma que las organizaciones de hoy hablan<br />

de una cadena de valor de intangibles; o sea,<br />

trabajar en función del desarrollo adecuado<br />

de los activos intangibles de la organización<br />

(conocimiento, tecnología, propiedad<br />

intelectual, cultura organizacional, creatividad,<br />

emociones, valores, espiritualidad), para<br />

garantizar resultados superiores en cuanto a<br />

eficiencia, eficacia y satisfacción del cliente.<br />

Londoño (2008) afirma que:<br />

“La nueva cadena de valor de la economía<br />

se funda en el conocimiento, y de basar<br />

en ello la inteligencia del negocio y el<br />

ciclo de vida de su funcionamiento. Las<br />

empresas de la sociedad del conocimiento<br />

no pueden permanecer anclados en los<br />

mismos esquemas funcionales de las ya<br />

en extinción líneas de producción de la<br />

era industrial” (p. 31).<br />

El mismo autor sostiene que una empresa<br />

verdaderamente basada en el saber requiere,<br />

entre otros asuntos, un recurso humano<br />

calificado que sepa obtener valor de los activos<br />

intelectuales; una forma distinta de ver las cosas,<br />

que reconozca en las ideas el valor potencial<br />

de transformarlas en licencias tecnológicas;<br />

un área y recursos para adelantar iniciativas<br />

de investigación y desarrollo conducentes a<br />

crear nuevas oportunidades de productos y/o<br />

servicios. En fin, una dependencia que tenga<br />

como función potenciar en la empresa el valor<br />

estratégico del conocimiento.<br />

Sanz y Antelo (2009) definen la cadena de valor<br />

del conocimiento como:<br />

“una herramienta donde se organizan,<br />

analizan y gestionan los conocimientos<br />

referentes a las actividades que aportan<br />

valor al desarrollo de los procesos de<br />

una organización” (p. 83). Aclaran que<br />

“cuando se habla de conocimientos<br />

no se trata de cualquier conocimiento<br />

sino de aquel que permita desarrollar<br />

las competencias y capacidades<br />

imprescindibles para el éxito de la<br />

empresa” (p. 83).<br />

Estas actividades tienen en cuenta los activos<br />

intangibles como los principales creadores<br />

de valor, mientras que la cadena de valor<br />

considera más importante el valor que aportan<br />

los activos tangibles. Gestionar el conocimiento<br />

y su cadena de valor contribuye a un proceso<br />

estratégico más eficiente, con el fin de crear y<br />

desarrollar competencias esenciales dentro<br />

de la empresa, como una organización que<br />

aprende y lleva procesos de aprendizaje, desde,<br />

hacia dentro y hacia afuera de la empresa con<br />

constante generación de valor.<br />

Modelo de gestión del talento humano<br />

Becker (2001, citado en Calderón, 2006), plantea<br />

que el objetivo de la estrategia de recursos<br />

humanos es maximizar su contribución<br />

para asegurar la alineación con la estrategia<br />

empresarial, partiendo de las tres dimensiones<br />

de la cadena de valor de la empresa: la función,<br />

el sistema y la conducta de los trabajadores.<br />

En cuanto a la función, afirma que la base<br />

de una estrategia de recursos humanos


116 Pp 113 - 127. Nº <strong>10</strong>, octubre de 2014<br />

de creación de valor es una infraestructura<br />

directiva que comprende e implementa la<br />

estrategia de la empresa, con base en dos<br />

dimensiones esenciales: la dirección técnica<br />

que incluye las tareas básicas, como el proceso<br />

de selección del personal, de compensación e<br />

incentivos y la dirección estratégica que lleva<br />

a cabo dichos servicios, de forma que apoye la<br />

implementación de la estrategia empresarial<br />

que constituye la influencia más importante en<br />

el rendimiento financiero de una organización.<br />

Desde el punto de vista del sistema, considera<br />

que está diseñado para maximizar la calidad del<br />

capital humano en la organización, teniendo en<br />

cuenta que los procesos de selección y promoción<br />

deben estar vinculados con los modelos de<br />

competencia; desarrollar estrategias para las<br />

capacidades solicitadas por la implantación de<br />

la estrategia empresarial y finalmente presentar<br />

políticas de compensación y rendimiento que<br />

atraen, retienen y motivan a los empleados que<br />

demuestran un rendimiento más alto.<br />

Finalmente, en cuanto a las conductas<br />

estratégicas de los trabajadores sostiene que son<br />

esenciales y claves en las unidades de la cadena<br />

de valor en la empresa, ya que entender cómo<br />

crean valor las personas y los procesos de la<br />

empresa es el primer paso. Ese análisis revelará<br />

tanto los tipos de conductas que se requieren<br />

en la empresa, como las que tienen un valor<br />

específico en puntos claves de la cadena de<br />

valor.<br />

Metodología<br />

El estudio se enmarcó en el enfoque cualitativo<br />

por cuanto pretende analizar y determinar la<br />

cadena de valor en los procesos de gestión del<br />

talento humano como herramienta estratégica<br />

para generar ventaja competitiva. Según la<br />

naturaleza de la información, se tiene que el tipo<br />

de investigación es descriptivo.<br />

Para esta investigación el universo estuvo<br />

compuesto por organizaciones que tienen<br />

vínculos con estudiantes del programa<br />

Administración del Talento Humano (base de<br />

datos de empresas, compilada en diferentes<br />

espacios académicos), con muestreo de tipo no<br />

probabilístico, intencional, en el cual se eligieron<br />

en la primera fase 22 de las empresas y en la<br />

segunda 40, estimadas como representativas de<br />

la población, con actividad de servicios y cuyo<br />

tamaño se encuentra tipificado entre mediana y<br />

grande.<br />

Se utilizaron dos instrumentos de recolección<br />

de información. El primero, se estableció a<br />

partir de los cinco procesos planteados por<br />

Chiavenato (2011): integración, organización,<br />

retención, desarrollo y auditoría, redefinidos<br />

por Rodríguez (2007) y Cuesta, (20<strong>10</strong>), y la<br />

matriz del análisis funcional que determinaron<br />

las categorías de análisis (concepto, función<br />

clave, principal, específica y las competencias<br />

específicas). El segundo se desarrolló a partir<br />

del formato de procedimiento, en el cual se<br />

caracterizaron cada uno de los procesos y<br />

subprocesos. Se desarrollaron tres fases así:<br />

• Fase 1. Determinación del modelo<br />

teórico, establecimiento de las categorías<br />

de análisis, diseño del instrumento de<br />

recolección de la información, aplicación<br />

de instrumento a grupo control (22<br />

empresas), análisis de resultados y<br />

construcción del esquema de procesos de<br />

gestión del talento humano.<br />

• Fase 2. Adaptación del instrumento,<br />

diseño de instrumento de caracterización<br />

de procesos, aplicación de instrumento a<br />

40 organizaciones, análisis de resultados<br />

y diseño del modelo de cadena de valor.<br />

• Fase 3. Validación del modelo de cadena<br />

de valor de los procesos de gestión del<br />

talento humano en las empresas objeto<br />

de estudio.<br />

Resultados<br />

En cuanto a la primera fase, se diseñó el esquema<br />

de procesos resultado de la aplicación del<br />

instrumento (análisis funcional) a 20 empresas<br />

en donde se incluyeron 18 subprocesos, así (ver<br />

figura 1).<br />

A partir del proceso de integración, se<br />

determinaron cuatro subprocesos: investigación<br />

de mercado laboral, reclutamiento, socialización<br />

y selección y contratación.


Martha Lucía Moya Pardo - Juan Carlos Mancilla Laguna<br />

La cadena de valor del talento humano como herramienta estratégica<br />

117<br />

Planeación y ubicación<br />

de talento humano<br />

Plan de vida<br />

y carrera<br />

Análisis y<br />

descripción<br />

de cargos<br />

Relaciones<br />

laborales<br />

Admon. de<br />

sueldos o sálarios<br />

Planes<br />

prestacionales<br />

Higiene y<br />

seguridad en<br />

el trabajo<br />

Banco de<br />

datos<br />

Banco de datos<br />

Sistemas de<br />

información<br />

Sistemas administrativa de<br />

información<br />

administrativas<br />

Desarrollo<br />

organizacional<br />

Auditora<br />

Auditoría<br />

de de talento R.H.<br />

humano<br />

Resultados<br />

organizacionales<br />

-Crecimiento<br />

-Mercado<br />

-Utilidad<br />

-Puntualidad<br />

Desarrollo<br />

humano<br />

Investigación de<br />

Mercado Laboral<br />

Reclutamiento<br />

Selección y<br />

Contratación<br />

Socialización<br />

Capacitación<br />

Evaluación de desempeño<br />

Organización Integración Retención Desarrollo Auditoría<br />

Figura 1. Esquema de procesos y subprocesos aplicados por las 20 organizaciones objeto de estudio<br />

Fuente: Construcción de los autores, 2013<br />

De igual forma, en los procesos de organización<br />

(planeación y ubicación de R.H., análisis y<br />

des-cripción de cargos, plan de vida y carrera<br />