Descargar - Alcer

alcer.org

Descargar - Alcer

CUIDADOS DEL CATÉTER

PERITONEAL

CURSOS BASICOS 5

En este capítulo vamos a tratar de

explicar los aspectos que más pueden

preocupar a los pacientes renales

y a sus familiares sobre los cuidados

de su catéter peritoneal. El

catéter peritoneal es un elemento

imprescindible para poder llevar a

cabo el tratamiento renal sustitutivo

con diálisis peritoneal.

¿Qué entendemos por diálisis peritoneal?

La diálisis peritoneal es una de las

opciones disponibles, junto con la

hemodiálisis y el trasplante renal,

para el tratamiento sustitutivo de

la función renal cuando se padece

una enfermedad renal crónica en su

grado más avanzado. En contraste

con la hemodiálisis, la cual “limpia”

la sangre fuera del cuerpo del

paciente por medio de una máquina,

la diálisis peritoneal trabaja

dentro del cuerpo utilizando el propio

peritoneo o membrana peritoneal

para depurar la sangre. Por ello

a veces se habla del peritoneo como

“el tercer riñón”.

¿Qué es el peritoneo o membrana

peritoneal?

Es la membrana serosa, es decir

suave y lisa, más extensa del organismo;

mide de 1,5 a 2 m 2 en adultos.

Tapiza la cavidad abdominal

envolviendo a gran parte de los

órganos digestivos como el estómago,

el hígado, el bazo, parte del

intestino, y en mujeres además el

útero y las trompas de Falopio.

Tiene la función de facilitar los

movimientos intestinales (para la

digestión), reducir la fricción de las

vísceras abdominales y servir de vía

de paso anatómica para las arterias,

venas, nervios y vasos linfáticos.

Actúa de membrana semipermeable

para la depuración sanguínea, al

igual que lo hace el dializador en la

hemodiálisis, con la diferencia que

el peritoneo es una membrana viva

y sus poros (pequeños agujeros por

donde se filtran las sustancias) tienen

diferente tamaño.

Dentro de esta gran “bolsa” con

muchos vasos sanguíneos, es donde

se introducirá el líquido dializante

(líquido estéril con una concentración

óptima de iones) para realizar

el intercambio de sustancias.

El peritoneo al ser una membrana

natural precisa de un cuidado

exquisito para evitar las agresiones

que suponen las peritonitis y que

pueden llevar al abandono de tratamiento

por el deterioro de la membrana

peritoneal.

¿Qué es un catéter peritoneal?

Es la clave del éxito en diálisis

peritoneal y su mantenimiento

depende, en gran medida, del

paciente y sus cuidadores. El catéter

peritoneal es un tubo redondo,

hueco, habitualmente de silicona

o poliuretano, y con una tira radiopaca

(para que sea visible en las

radiografías). El extremo que se

inserta dentro del peritoneo tiene

múltiples perforaciones para facilitar

la entrada y salida del líquido;

en la parte media dispone de

uno o dos manguitos de dacron

(cuff) que permiten la fijación del

catéter a las paredes del abdomen

mediante tejido fibroso, evitando

la fuga de líquido, además de

impedir el paso de microorganismos

al peritoneo. La parte externa

es la que sale por el orificio a través

de la piel y es donde se acopla

el prolongador para la conexión a

la bolsa.

¿Dónde y cómo se implanta el catéter

peritoneal?

El orificio de salida del catéter se

suele situar en el lado izquierdo del

ombligo y algo por debajo de él.

Generalmente la colocación se lleva

a cabo en quirófano y con anestesia,

y a cargo de un cirujano o nefrólogo

expertos.

Imagen del peritoneo con los órganos y con líquido dializante en su interior

¿Cuántos tipos de diálisis peritoneal

existen?

Aunque hay varias modalidades,

existen 2 métodos principales que

son: la diálisis peritoneal continua

ambulatoria (DPCA), y la diálisis

peritoneal automatizada (DPA).

Nº 149 - 2009

More magazines by this user
Similar magazines