21.07.2022 Views

Impreso jueves 21 julio 2022

  • No tags were found...

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

10 Opinión

El Nacional

J u eves 21 de Julio de 2022

E D I TO R I A L

Otra vez

En un extenso documento del

Departamento de Estado sobre

la Trata de Personas figuran

dos graves acusaciones

de Estados Unidos a República Dominicana:

la de que aquí se asienta la

mayor población apátrida del hemisferio

occidental y que se promueve

trabajo forzado de adultos en la construcción,

agricultura y los servicios.

Washington afirma que al menos 135

mil “dominicanos de ascendencia hait

i a n a” tienen la condición de apátridas

y vulnerables, lo que atribuye a una

aplicación inadecuada de una ley promulgada

en 2014 para proporcionar

documentos de ciudadanía o naturalización

a esas personas.

Ese informe atribuye los supuestos

trabajos forzados de adultos a la precaria

situación legal “de dominicanos

de ascendencia haitiana, el miedo a la

deportación y la discriminación”, lo

que aumenta “el riesgo de que sean

víctimas de la trata y de abusos laborales,

incluso en la industria azuc

a re ra”.

Estados Unidos carece de calidad jurídica

para juzgar en forma bilateral a

otra nación sobre situaciones que sus

autoridades estimen violatorias a los

derechos humanos o a cualquier normativa

del derecho internacional, por

lo que sus denuncias, acusaciones o

Editado por Publicaciones ¡Ahora! S.A.S.

Desde el 11 de septiembre de 1966

Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa

CARTAS DE LOS LECTORES

Productos tóxicos

quejas deben ser expuestas ante organismos

multilaterales relacionados

con esos casos.

Constituyen verdaderas infamias las

afirmaciones del Departamento de Estado,

de que República Dominicana

tiene el mayor asentamiento de apátridas

del hemisferio occidental y de

que aquí se promueve el trabajo forzado

en sectores vitales de la economía,

que dice subyuga a “domi -

nicanos de ascendencia haitiana”.

Así como la Corte Suprema de Estados

Unidos revocó la sentencia Roe

versus Wade, que reconocía el derecho

constitucional al aborto, el Tribunal

Constitucional Dominicano otorgó como

principio sustantivo mayor relevancia

al ius sanguinis (derecho de

sangre), sobre el ius solis (derecho de

suelo), al amparo de lo cual estableció

D i re cto r

S u b d i re cto r

Jefe de Redacción

Ad m i n i st ra d o ra

Bolívar Díaz Gómez

José Antonio Torres

Héctor Minaya

Gema Hidalgo

Miembro de la Sociedad Dominicana de Diarios, Inc

El poder es lo más volátil que

existe, según un análisis simple

de la historia de la humanidad...

que pocos leen y

menos analizan.

Desde que el ser humano

existe y logró agruparse, luchó

no solo contra las inclemencias,

sino también contra la

supremacía entre sus semejantes,

hasta la política como

la conocemos hoy día que trata,

más o menos organizada,

de poder imponer reglas.

Justo cuando alguien en un

conglomerado humano huele

a poder, comienzan a rodearle

fuerzas a veces indescriptibles

que solo existen si hay posibilidad,

incluso, dado el propio

sentido común, de que esa

persona en un momento dado

sea apoderado de algún tipo

de nombramiento o conquista

social, militar, que termine decidiendo

el destino de otros

hombres, poblaciones, país e

incluso, parte del mundo.

Quien llega al poder debe

saber que justo a su lado o un

poco más alejado existen otros

con las mismas ambiciones y

que el paso por el "podium" es

temporal, a no ser que sea de

los pocos reyes que existen

aún en el planeta Tierra.

En las instituciones del estado

dominicano los puestos

son muy vulnerables, rodeados

siempre por seguidores, gente

fiel, adulones o conspiradores,

siendo estos dos últimos los

que la nacionalidad de los hijos de

indocumentados corresponde a la de

sus padres.

No puede existir la figura del apátrida

cuando las personas que en el informe

se definen como “dominicanos de origen

haitiano”, poseen por derecho constitucional

la nacionalidad haitiana y

cuando el Estado dominicano les proporciona

y financia vías de derecho para

que legalicen su estatus migratorio.

Estados Unidos no guarda apariencias

y exhibe a plena luz del sol sus

clarísimas intenciones de pretender

mediante denuncias y acusaciones

afrentosas y difamatorias, obligar a

la patria de Duarte a convertirse en la

solución al drama haitiano por vía

del desenfreno migratorio y de antojadiza

y conveniente definición de

nacionalidad.

Redacción, administración y talleres:

Ave San Martín No. 236, Santo Domingo, RD

Teléfono 809-565-5581 - Fax 809-565-4190

e-mail información@elnacional.com.do

que un día se destapan para

buscar reemplazos o subir en

las escalas y los dos anteriores

los que pueden terminar haciendo

daño con los aplausos.

El funcionario debe cuidarse

de quienes hablan todo el

tiempo, de "lo bien que va la

gestión" o "de lo mal que le va

al otro", de las muchachas que

comienzan a visitarle, quien

sabe mandado por quien para

servir de mensajeras, secretarias,

o asistente de un asistente,

pero que estará cerca

para poder servir de la suficiente

tentación como para

"pecar", del "maldito" ego aupado

por bien intencionados

que terminan convenciéndole

de que además del "decreto"

puede aspirar a un cargo electivo,

desenfocándole del rol

asignado por su jefe máximo, a

veces, el presidente de los choferes

con pistolas visibles, de

maestro(a)s de ceremonias

que cuando le anuncian sube

la voz y casi anuncia la llegada

del redentor, de los escenarios

dedicados a "él", de comenzar

las "tradicionales dádivas" a

viejitas o niños que nunca hizo,

de regalos de proveedores,

de los audios de voz de whatsapp,

de lo que se comente en

el grupo donde él sea la principal

figura, de la opinión desbocada

de sus seguidores, de

los celulares "cerca", de los

restoranes que "frecuente" y

de cada palabra que salga de

su boca.

Fernando Buitrago

Alberto Taveras

alber totaveras2013@gmail.com

Ocupación

de vientres

Ningún país llamado a garantizar

el bienestar y el futuro de sus

ciudadanos puede darse el lujo

de que el 31.9 % de los partos

en sus centros de salud pública, de manera

gratuita, sean de extranjeros ilegales.

Alrededor de 32 mil partos de madres

haitiana se registraron en hospitales del

país desde septiembre del 2021 a junio del

2022. Esta alarmante situación no sólo

drena el presupuesto de salud publica,

destinado a brindar servicio a los dominicanos

que pagan sus impuestos, sino

que las las miles de parturientas que traen

a parir desde Haití en su total mayoría no

regresan a su país, ni sus hijos, por el

contrario se quedan aquí con educación y

salud gratis. Esta ocupación de vientres,

esta invasión pacifica, tenaz, silente y

efectiva, desbordada a la vista de todos, es

el caldo de cultivo y materia prima de los

que sueñan con la idea artera y alevosa de

una Hispaniola indivisible.

Nos preguntamos cuanto dinero dejará

este negocio de haber traido esas 32 mil

parturientas a las maternidades dominicanas,

a costa de empeñar el futuro de

nuestra soberanía misma. De septiembre

del 2021 a junio del 2022, la red pública

registró 100,128 nacimientos de madres

dominicanas y 31,935 de haitianas, mientras

de otras nacionalidades se registraron 295

partos para un 0.3%, de acuerdo a los

registros del Servicio Nacional de Salud. En

septiembre pasado las autoridades dominicanas

habían informado sobre medidas

dirigidas a frenar la migración ilegal estableciendo

que los hospitales sólo atenderían

a ilegales que llegaran a sus áreas de

emergencias y prohibiendo la entrada desde

Haití de embarazadas de más de seis meses

de gestación. A partir de esa fecha los

porcentajes de partos de madres haitianas

oscilan entre 33.6% en el mes de septiembre

del 2021, cuando se anunció la medida, a

31.3% en junio de este año, con una ligera

disminución en los meses de enero del 2022

que estuvo en 29.9% y abril que ocupó el

30% de los partos notificados en la red

pública. De septiembre a diciembre del 2021

el SNS registró en la red pública 46,784

partos, de los cuales 31,168 fueron de madres

dominicanas para un 66.6% y 15,476 en

haitianas, representando un 33.1% de los

nacimientos. De enero a junio del 2022, la

red de hospitales públicos notifica 53,344

partos, de los cuales 36,720, es decir el 68.8%

de dominicanas y 16,459, para un 30.9% de

madres haitianas. En noviembre del 2021 el

ministro de Salud Pública, Daniel Rivera,

informó que el gobierno había invertido 10

mil millones de pesos en asistencia a las

parturientas haitianas en 11 meses, sin

contar los fondos que ha destinado a otros

problemas de salud de los haitianos en el

país y que en los últimos tres años había

tenido un incremento desbordante, registrándose

93,000 nacimientos, para un aumento

de un 75%. Lo que esta a la vista no

necesita espejuelos, la ocupación de vientres

es un negocio y a la vez un grave desafio que

tenemos los dominicanos.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!