Familia Mariannhill

downloads.kirchenserver.org

Familia Mariannhill

Julio-Octubre • Año XXXIV • 2011/3

N. O 160


ser

SAL

“Vosotros sois la sal de la tierra.

Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?

No sirve más que para ser tirada fuera

y que la pise la gente”.

(Mt. 5, 13)

En una obra de Bernanos se puede leer que un supuesto ateo de

buena voluntad es invitado a predicar ante una asamblea cristiana. Así

comenzó la prédica: “Vosotros decís que sois la sal de la tierra. Si el mundo

huele tan mal, ¿a quién voy a echar las culpas?”

Cuando la sal no tiene la fuerza de salar y de conservar, el alimento

se torna insípido y llega a pudrirse. Digamos que el mundo huele y

sabe mal y que está corrompido. Pero, ¿qué hacemos los cristianos que

no aportamos la sal de nuestra fe para que el mundo se conserve bien

y sepa mejor? Contra todo pronóstico los cristianos nos hemos vuelto

insípidos; de ahí nuestra escasa o nula incidencia en el mundo.

Los cristianos hemos sido enviados a estar en el mundo, pero sin

perder la conciencia de haber sido llamados a ser la sal del mundo.

Para ello no necesitamos ni apoyos políticos ni poder económico, sino

la belleza de una vida que resulte irresistiblemente atractiva. Tampoco

se esperan de nosotros milagros, a no ser el milagro que se produce a

diario en nuestras cocinas cuando se añade un poco de sal a la comida.

Linus

FOTO: TYMOTEUSZ TELEGA CMM


Editor: Misioneros de Mariannhill

C/ Los Zúñiga, 2. E-37004 SALAMANCA (España)

Tel. y Fax: 923-22 18 85

Dirección: Redacción y Publicación

P. Lino Herrero Prieto CMM

E-mail: frlinuscmm@yahoo.es

Procura: Donativos y Señas

P. Bruno Kempf CMM

E-mail: bruno.kempf@gmail.com

Maquetación

Carmen Borrego Muñoz

E-mail: cborregomunoz@hotmail.com

Impresión

Gráficas VARONA, S. A.

C/ Newton, 22. Pol. Ind. El Montalvo I

37008 SALAMANCA

Tel. 923-19 00 36

Depósito Legal: S. 188-1984

Licencia eclesiástica: Obispado de Salamanca

El Boletín “Familia Mariannhill” se envía gratis a los

bienhechores y amigos de Mariannhill y de su la bor misionera.

Y se sostiene con los donativos de sus lectores.

Se autoriza la reproducción de artículos de “Fa mi lia Mariannhill”,

citando su procedencia y enviando dos ejemplares

a su Redacción.

PORTADA: © Arnold Schmitt CMM

MARIANNHILL EN ESPAÑA

Arturo Soria, 249 - 28033 MADRID

Tel. y Fax: 91 - 359 07 40

Los Zúñiga, 2 - 37004 SALAMANCA

Tel. y Fax: 923 - 22 18 85

Avda. de León, 236

24196 Carbajal de la Legua/LEÓN

Tel. y Fax: 987 - 28 82 67

MARIANNHILL EN COLOMBIA

Misioneros de Mariannhill

MONTAÑAS DEL TOTUMO

c/o Parroquia Ntra. Sra. de Manare

Carrera 9 ns. 10-71.

PAZ DE ARIPORO - Casanare (Colombia)

cmmcolombia@mariannhill.org

Familia Mariannhill

Julio-Octubre • Año XXXIV • 2011/3

N. O 160

Ser sal............................................................................................ 2

Los nuevos métodos misioneros

en el sur de África .............................................. 4-9

Mensaje del Papa

para el Domund 2011 ................................... 10-13

Juan Pablo II, Bienaventurado.................... 14-15

JMJ Madrid 2011 ......................................................... 16-17

P. Engelmar:

Cartas desde la prisión (52) ................. 18-20

Causa del P. Engelmar:

favores y testimonios .................................... 21-22

Así es nuestro Dios..................................................... 23-26

El carisma misionero

del Abad Francisco (36) ............................. 27-30

Informe 2010:

Sabelani Home y otros proyectos 31-33

X tantos...................................................................................... 34-35

De por vida ......................................................................... 36-37

Misioneros y sacerdotes .....................................38-43

Mariannhill ........................................................................... 44-45

Ven a formar parte

de nuestra familia ................................................ 46

Nuestra página vocacional (n. o 51) .. 47

Para pensar ......................................................................... 48

Separata: Oracional de la Familia Mariannhill

(Fascículo N. o 31)

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

3


LOS NUEVOS

MÉTODOS

MISIONEROS

EN EL

SUR

DE

ÁFRICA

FOTO: JOSÉ FRANCISCO FLORES ZAMBRANO CMM


La celebración del Año de San Pablo, a nivel de Iglesia universal, y

del centenario de la muerte del Abad Francisco Pfanner, a nivel de

esta porción de Iglesia, que es la Familia Mariannhill, nos ha vuelto

a recordar que sigue siendo de urgente necesidad llevar el

Evangelio de la salvación a todo el mundo, respondiendo con la

valentía de Isaías: “¡Aquí estoy, Señor! ¡Envíame!” (cf. Is. 6, 8).

El mandato misionero del Resucitado sigue siendo válido también

hoy para nuestra generación (cf. Mc. 16, 15). Antes de su Ascensión,

el Señor Jesús aseguró a sus discípulos –los de entonces y los de

ahora– que no iban a estar solos, sino que Él estaría con ellos hasta el

fin del mundo (cf. Mt. 28, 20).

1. Los países que enviaban misioneros

han cambiado

En la década de los sesenta me encontraba enseñando y formando a

futuros misioneros de Mariannhill en el Seminario, que por entonces

tenía Mariannhill en la ciudad de Palencia (España), cuando mis superiores

en Roma me ofrecieron la oportunidad de trabajar durante un par de

años en alguna de nuestras misiones, a fin de conocer mejor la realidad

misionera de nuestra Congregación. Así fue como llegué a Sudáfrica en

1968. En poco tiempo la situación vocacional en Europa y América del

Norte cambió y las necesidades de la misión en el hemisferio sur empezaron

a tomar otro rumbo. Ante la escasez de personal en misiones,

aquella previsión de trabajar un par de años en Sudáfrica se ha convertido

en una experiencia misionera de más de cuarenta años de duración.

Algunos opinan que la disminución de las vocaciones misioneras en

el Norte ha sido una bendición para el Sur. Hoy en día apenas llega un

nuevo misionero procedente del Norte. Esta situación obligó a las

Iglesias locales en África a tomar las riendas del trabajo misionero, preocupándose

seriamente en fomentar y formar sus propias vocaciones.

Esto ha funcionado sorprendentemente bien. Lógicamente este método

misionero, consistente en potenciar las Iglesias locales, necesitará

siempre de ulteriores desarrollos.

En algunos casos los métodos misioneros en África central, oriental

y occidental difieren de los nuestros en el sur, por ello voy a limitarme

a indicar los cambios y la evolución de los métodos de evangelización

actuales en África meridional.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3 5


6

2. Los medios de transporte

han cambiado

Así fue mi primer viaje a Sudáfrica en 1968: Tomé un tren en Frank -

furt (Alemania) y durante medio día viajé hasta llegar al puerto de Ve ne -

cia (Italia). Allí, 13 misioneros (benedictinos, jesuitas y otros) nos embarcamos

en el “Europa”. Bordeamos Sicilia en el mediterráneo, pa samos

Gi braltar y, ya en el Océano Atlántico, el barco recorrió la costa occidental

de África, parando en las Islas Canarias (España), en Luanda (Angola)

y en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). La siguiente parada fue Dur ban, en el

Océano Índico, donde los misioneros que íbamos para Sudáfrica y Zim -

babwe desembarcamos, después de casi veinte días de viaje.

Hoy, llegar por avión desde Europa a la punta sur de África requiere

únicamente 10/12 horas de vuelo. Volar desde Johannesburgo a

Mthatha lleva ahora alrededor de una hora, mientras que en coche se

tardaría un día entero. La misión de Landsend está tan sólo a unos diez

minutos en coche desde el actual aeropuerto de Mthatha, que no existía

cuando yo llegué.

En 1970 una licencia de conducir no era de mucha utilidad, pues

para visitar las misiones necesitábamos utilizar caballos. La ventaja era

que el “combustible” salía gratis, ya que crecía en cualquiera de las laderas

por donde cabalgábamos. Esto ha cambiado notablemente durante

las últimas cuatro décadas, pues el gobierno local y la gente han vallado

sus propiedades, han construido caminos de grava o asfalto, haciendo

así que los accesos a caballo ya no sean viables. Ahora, lógicamente,

dependemos de los coches para nuestros desplazamientos.

3. Los métodos de evangelización

han cambiado

Hace algunas décadas y especialmente en las regiones rurales,

cuando muchos adultos aún no habían tenido la oportunidad de ir a

escuela, la evangelización y/o la transmisión del conocimiento de la fe

se realizaba principalmente mediante la traducción oral al idioma local,

de la que se encargaba un catequista indígena con suficiente dominio

del inglés. Ahora, la mayor parte de los niños y jóvenes saben leer y

escribir, de modo que las biblias, los catecismos y cancioneros impresos

en las lenguas indígenas pueden ser ampliamente utilizados.

Además de los materiales impresos de catequesis, se utilizan los modernos

medios audio-visuales. Sin embargo a la hora de evangelizar, el testimonio

personal y el bien hacer cristiano no pueden ser totalmente

sustituidos por los medios tecnológicos más avanzados, especialmente

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


cuando se visita a los enfermos o se consuela a las familias afligidas por

la enfermedad, se alienta a los abatidos y se levanta a los pobres.

Aunque el excelente y holístico método misionero –“Mejores Casas,

Mejores Campos, Mejores Corazones”– del P. Bernhard Huss CMM

sigue siendo válido, el énfasis en los últimos años se está poniendo en

hacer que los cristianos del lugar sean más autónomos y las comunidades

cristianas más autosuficientes. Sin embargo este proceso es lento y

durante todavía mucho tiempo no se podrá prescindir de la ayuda

externa de nuestros bienhechores.

4. La vida ha cambiado

Al disponer ahora de electricidad y gracias a la difusión de las nuevas

tecnologías, muchas misiones en África del Sur ya tienen acceso a internet

y pueden los misioneros servirse de la telefonía móvil, pudiéndose

comunicar con la lejana oficina del obispo o con los otros misioneros de

la misión vecina para compartir los programas pastorales, el calendario

de reuniones y talleres; todo ello de suma utilidad a la hora de coordinar

trabajos. Estos mismos medios son también muy útiles para que el misionero

pueda tener un contacto más frecuente con su familia, con sus bienhechores,

pudiendo así informar a sus comunidades de origen sobre las

actividades misioneras que está llevando a cabo.

Otras denominaciones cristianas han desarrollado programas de radio

y de televisión para difundir el Evangelio. Con frecuencia estos programas,

amparándose en la libertad de expresión, presentan el mensaje bíblico de

manera muy selectiva, un tanto superficial y con un cierto sesgo anticatólico.

Sólo muy recientemente la Iglesia Católica ha logrado obtener el permiso

del gobierno para hacer que su voz pueda ser también escuchada,

gracias a “Radio Veritas”, al menos en algunas regiones de Sudáfrica.

Los modernos medios de comunicación son ciertamente un potencial

para el trabajo misionero e, incluso, para el diálogo ecuménico e interreligioso.

Pero la utilización interesada y selectiva de noticias e informaciones,

cuajadas de medias verdades, puede causar confusión en el seno de

las comunidades cristianas todavía jóvenes. Éstas han de ser preparadas

para resistir las convicciones religiosas opuestas, guiadas por la máxima:

“Amar la propia posición, respetando la de los demás”.

5. Los retos de la inculturación

y de la animación misionera

La inculturación, que permite a la población local sentirse como en

casa dentro de las comunidades cristianas, se ha convertido en un impor-

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

7


FOTO: JOSÉ FRANCISCO FLORES ZAMBRANO CMM


tante medio para expresar en profundidad la fe cristiana. Pero el entusiasmo

por la inculturación parece haber disminuido un poco, debido

sobre todo a las migraciones, ya voluntarias ya forzadas.

En Sudáfrica no dejan de surgir comunidades multilingües y multiculturales,

lo que a veces provoca tensiones, confusión y falta de armonía.

Se hace difícil elegir qué cultura deba ser considerada como dominante,

de modo que algunas parroquias de misión tienen que ser

multilingües y multiculturales en la catequesis y la liturgia, en la formación

de dirigentes, en los cursos de renovación espiritual y también en

el establecimiento de programas de re-evangelización, teniendo en

cuenta que el Evangelio trasciende todas las culturas y es motor de unidad

en la diversidad.

Otro de los métodos, que hay que potenciar en beneficio de la actividad

misionera al sur de África, es la formación y el acompañamiento

de los propios católicos africanos, no sólo para sus propia organización

y mantenimiento sino para que se hagan progresivamente responsables

de la animación misionera para África, convirtiéndose en misioneros

de sus propios hermanos y hermanas, tanto en África como también

fuera de ella.

6. Actualización continua

de los métodos misioneros

Decía con frecuencia el Beato Papa Juan Pablo II que la Iglesia, siendo

el pueblo de la vida y para la vida, está llamada a construir una cultura

de la vida y la civilización del amor. Éste es también el reto último

que tienen las comunidades católicas al sur de África.

La fuerza motriz y el criterio de verificación de todos los métodos

misioneros, a fin de cumplir con el mandato misionero del Resucitado

(cf. Jn. 20, 21), ha sido en el pasado, aún debe serlo hoy, y tendrá que

seguir siéndolo en el futuro, el amor de Dios. Es un hecho incuestionable

que las obras de caridad revelan que el alma de la verdadera actividad

misionera es el amor. El amor ha sido y sigue siendo la fuerza

impulsora de la misión y, también, el único criterio para juzgar la elección

de los métodos misioneros más adecuados. Es el principio que

debe regir la predicación del Evangelio y el fin al que debe dirigirse la

actividad misionera. Nos dejó escrito el Beato Papa Juan Pablo II:

“Cuando actuamos con miras a la caridad o inspirados por la caridad,

nada es disonante y todo es bueno” (Redemptoris Missio 60).

P. Francis Jank CMM

Misionero de Mariannhill

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3 9


FOTO: KRZYSTOF ZACHARUK CMM

MENSAJE DEL SANTO PADRE

BENEDICTO XVI

PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2011

«Como el Padre me ha enviado,

así también os envío yo» (Jn 20,21)


Con ocasión del Jubileo del año 2000, el venerable Juan Pablo II, al

comienzo de un nuevo milenio de la era cristiana, reafirmó con

fuerza la necesidad de renovar el compromiso de llevar a todos el

anuncio del Evangelio «con el mismo entusiasmo de los cristianos de los primeros

tiempos» (Novo millennio ineunte, 58). Es el servicio más valioso que la

Iglesia puede prestar a la humanidad y a toda persona que busca las razones

profundas para vivir en plenitud su existencia. Por ello, esta misma invitación

resuena cada año en la celebración de la Jornada mundial de las misiones. En

efecto, el incesante anuncio del Evangelio vivifica también a la Iglesia, su fervor,

su espíritu apostólico; renueva sus métodos pastorales para que sean cada

vez más apropiados a las nuevas situaciones —también las que requieren una

nue va evangelización— y animados por el impulso misionero: «La mi sión

renueva la Iglesia, refuerza la fe y la identidad cristiana, da nuevo entusiasmo

y nuevas motivaciones. ¡La fe se fortalece dándola! La nueva evangelización

de los pueblos cristianos hallará inspiración y apoyo en el compromiso por la

misión universal» (Juan Pablo II, Redemptoris missio, 2).

Id y anunciad

Este objetivo se reaviva continuamente por la celebración de la liturgia,

especialmente de la Eucaristía, que se concluye siempre recordando el mandato

de Jesús resucitado a los Apóstoles: «Id...» (Mt 28, 19). La liturgia es

siempre una llamada «desde el mundo» y un nuevo envío «al mundo» para dar

testimonio de lo que se ha experimentado: el poder salvífico de la Palabra de

Dios, el poder salvífico del Misterio pascual de Cristo. Todos aquellos que se

han encontrado con el Señor resucitado han sentido la necesidad de anunciarlo

a otros, como hicieron los dos discípulos de Emaús. Después de reconocer

al Señor al partir el pan, «y levantándose en aquel momento, se volvieron

a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once» y refirieron lo

que había sucedido durante el camino (Lc 24, 33-35). El Papa Juan Pablo II

exhortaba a estar «vigilantes y preparados para reconocer su rostro y correr

hacia nuestros hermanos, para llevarles el gran anuncio: ¡Hemos visto al

Señor!» (Novo millennio ineunte, 59).

A todos

Destinatarios del anuncio del Evangelio son todos los pueblos. La Iglesia

«es, por su propia naturaleza, misionera, puesto que tiene su origen en la

misión del Hijo y la misión del Espíritu Santo, según el plan de Dios Padre»

(Ad gentes, 2). Esta es «la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad

más profunda. Existe para evangelizar» (Pablo VI, Evangelii nuntiandi, 14). En

consecuencia, no puede nunca cerrarse en sí misma. Arraiga en determina-

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

11


12

dos lugares para ir más allá. Su acción, en adhesión a la palabra de Cristo y

bajo la influencia de su gracia y de su caridad, se hace plena y actualmente

presente a todos los hombres y a todos los pueblos para conducirlos a la fe en

Cristo (cf. Ad gentes, 5).

Esta tarea no ha perdido su urgencia. Al contrario, «la misión de Cristo

Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse... Una mirada global

a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos

y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio»

(Redemptoris missio, 1). No podemos quedarnos tranquilos al pensar que,

después de dos mil años, aún hay pueblos que no conocen a Cristo y no han

escuchado aún su Mensaje de salvación.

No sólo; es cada vez mayor la multitud de aquellos que, aun habiendo

recibido el anuncio del Evangelio, lo han olvidado y abandonado, y no se

reconocen ya en la Iglesia; y muchos ambientes, también en sociedades tradicionalmente

cristianas, son hoy refractarios a abrirse a la palabra de la fe.

Está en marcha un cambio cultural, alimentado también por la globalización,

por movimientos de pensamiento y por el relativismo imperante, un cambio

que lleva a una mentalidad y a un estilo de vida que prescinden del Mensaje

evangélico, como si Dios no existiese, y que exaltan la búsqueda del bienestar,

de la ganancia fácil, de la carrera y del éxito como objetivo de la vida,

incluso a costa de los valores morales.

Corresponsabilidad de todos

La misión universal implica a todos, todo y siempre. El Evangelio no es

un bien exclusivo de quien lo ha recibido; es un don que se debe compartir,

una buena noticia que es preciso comunicar. Y este don-compromiso está

confiado no sólo a algunos, sino a todos los bautizados, los cuales son «linaje

elegido, nación santa, pueblo adquirido por Dios» (1 P 2, 9), para que proclame

sus grandes maravillas.

En ello están implicadas también todas las actividades. La atención y la cooperación

en la obra evangelizadora de la Iglesia en el mundo no pueden limitarse

a algunos momentos y ocasiones particulares, y tampoco pueden considerarse

como una de las numerosas actividades pastorales: la dimensión misionera

de la Iglesia es esencial y, por tanto, debe tenerse siempre presente. Es importante

que tanto los bautizados de forma individual como las comunidades eclesiales

se interesen no sólo de modo esporádico y ocasional en la misión, sino de

modo constante, como forma de la vida cristiana. La misma Jornada mundial

de las misiones no es un momento aislado en el curso del año, sino que es una

valiosa ocasión para detenerse a reflexionar si respondemos a la vocación misionera

y cómo lo hacemos; una respuesta esencial para la vida de la Iglesia.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


Evangelización global

La evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos.

Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención peculiar

a la solidaridad. Este es también uno de los objetivos de la Jornada mundial

de las misiones, que a través de las Obras misionales pontificias, solicita

ayuda para el desarrollo de las tareas de evangelización en los territorios de

misión. Se trata de sostener instituciones necesarias para establecer y consolidar

a la Iglesia mediante los catequistas, los seminarios, los sacerdotes; y

también de dar la propia contribución a la mejora de las condiciones de vida

de las personas en países en los que son más graves los fenómenos de pobreza,

malnutrición sobre todo infantil, enfermedades, carencia de servicios sanitarios

y para la educación. También esto forma parte de la misión de la

Iglesia. Al anunciar el Evangelio, la Iglesia se toma en serio la vida humana

en sentido pleno. No es aceptable, reafirmaba el siervo de Dios Pablo VI, que

en la evangelización se descuiden los temas relacionados con la promoción

humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, obviamente respetando

la autonomía de la esfera política. Desinteresarse de los problemas

temporales de la humanidad significaría «ignorar la doctrina del Evangelio

acerca del amor al prójimo que sufre o padece necesidad» (Evangelii nuntiandi,

31. cf. n. 34); no estaría en sintonía con el comportamiento de Jesús, el

cual «recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas,

proclamando la buena nueva del Reino y curando todas las enfermedades y

dolencias» (Mt 9, 35).

Así, a través de la participación corresponsable en la misión de la Iglesia,

el cristiano se convierte en constructor de la comunión, de la paz, de la solidaridad

que Cristo nos ha dado, y colabora en la realización del plan salvífico

de Dios para toda la humanidad. Los retos que esta encuentra llaman a

los cristianos a caminar junto a los demás, y la misión es parte integrante de

este camino con todos. En ella llevamos, aunque en vasijas de barro, nuestra

vocación cristiana, el tesoro inestimable del Evangelio, el testimonio vivo de

Jesús muerto y resucitado, encontrado y creído en la Iglesia.

Que la Jornada mundial de las misiones reavive en cada uno el deseo y la

alegría de «ir» al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo. En su

nombre os imparto de corazón la bendición apostólica, en particular a quienes

más se esfuerzan y sufren por el Evangelio.

Vaticano, 6 de enero de 2011, solemnidad de la Epifanía del Señor

BENEDICTUS PP. XVI

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

13


JUAN

PABLO II

FOTO: MM

14

Bienaventurado

El pasado 1 de mayo, domingo de la Divina Mise ricor -

dia, y en el marco de una impresionante celebración, el

Santo Padre Benedicto XVI beatificó a su predecesor el

Papa Juan Pablo II el Grande. El ahora Beato Juan Pablo II

fue grande por muchas razones. A todas ellas se añade

ahora el hecho de que en Él tenemos a un gran amigo

intercediendo ante Dios en nuestro favor. Publicamos dos

anécdotas de la vida del Bienaventurado Juan Pablo II,

que hablan por sí solas de su grandeza.

Juan Pablo II y el mendigo

Un sacerdote norteamericano de la diócesis de Nueva York se disponía

a rezar en una de las parroquias de Roma cuando, al entrar, se

encontró con un mendigo. Después de observarlo durante un momento,

el sacerdote se dio cuenta de que conocía a aquel hombre. ¡Era un

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


compañero del seminario, ordenado

sacerdote el mismo día que él! Y ahora

mendigaba por las calles. El sacerdote,

tras identificarse y saludarle, escuchó de

labios del mendigo cómo había perdido

su fe y su vocación, quedando profundamente

estremecido.

Al día siguiente, el sacerdote llegado

de Nueva York tuvo la oportunidad de

asistir a la Misa privada del Papa Juan

Pablo II, al que pudo saludar al final de la

misma. Al llegar su turno sintió el impulso

de arrodillarse ante el Santo Padre y pedirle

que rezara por su antiguo compañero

de seminario, describiendo brevemente la

situación del mismo al Papa.

Un día después recibió una invitación

del Vaticano para cenar con el Papa, en

la que solicitaba llevara consigo al mendigo

con quien se había encontrado en

la puerta de la parroquia. El sacerdote

volvió a la parroquia y le comentó a su

amigo el deseo del Papa. Una vez que

hubo convencido el mendigo, le llevó a

su lugar de hospedaje, le ofreció ropa y

la oportunidad de asearse.

El Pontífice, después de la cena, indicó

al sacerdote de Nueva York que los dejara

solos, y pidió al mendigo que escuchara

su confesión. El mendigo, impresionado,

respondió que ya no era sacerdote, a lo

que el Papa contestó: “Una vez sacerdote,

sacerdote siempre”. “Pero estoy fuera de

mis facultades de presbítero”, insistió el

mendigo. “Yo soy el obispo de Roma, me

puedo encargar de eso”, dijo el Papa.

Aquel mendigo escuchó la confesión

del Santo Padre y le pidió a su vez que

escuchara su propia confesión. Después

de ella lloró amargamente. Al final Juan

Pablo II le preguntó en qué parroquia

había estado mendigando, y le designó

asistente del párroco de la misma y encargado

de la atención a los mendigos.

Juan Pablo II y el rabino

El Papa Juan Pablo II, en una de las

solemnes salas del Vaticano, recibió en

cierta ocasión a una de las más altas autoridades

religiosas del judaísmo, el gran

Rabino del Estado de Israel, Meir Lau.

Durante la audiencia el rabino judío

narró al Sumo Pontífice un hecho acaecido

hacía décadas en una ciudad europea.

Le contó que, terminada la Segunda Gue -

rra Mundial, una mujer católica se di ri gió

al párroco de su pueblo, para hacerle una

consulta. Ella y su esposo tenían a su cuidado,

desde los días de la guerra, a un ni -

ño judío. Los padres de este niño judío

encomendaron a este matrimonio católico

el cuidado del mismo poco antes de haber

sido enviados a un campo de concentración.

Los padres del niño, desaparecidos

en el trágico infierno de la masacre nazi,

habían previsto para el pequeño un futuro

en la tierra de Israel y soñaban con ello.

La mujer se encontraba ante una

encrucijada y pedía al sacerdote católico

un consejo, ya que su intención era bautizar

al niño en agradecimiento por

haber sobrevivido a la masacre. El párroco

tuvo una pronta y comprensiva respuesta:

“Se debe respetar la voluntad de

los padres”. El mencionado niño judío

fue enviado al entonces naciente Estado

de Israel, donde se crió y educó.

Juan Pablo II encontró el hecho na rra -

do muy interesante. Pero el suceso se volvió

conmovedor cuando el gran rabino de

Israel le aclaró la identidad de aquellas personas:

“Usted, Santidad, era ese párroco

católico. Y ese niño huérfano… era yo”.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

15


JMJ MADRID 2011

FOTO: JOSÉ FRANCISCO FLORES ZAMBRANO CMM


Amigo

y Señor Jesucristo

Amigo y Señor nuestro Jesucristo, ¡qué grande eres!

Con tus palabras y tus obras nos has revelado

quién es Dios, Padre tuyo y Padre de todos nosotros,

y quién eres Tú: nuestro Salvador.

Nos llamas a estar contigo. Queremos seguirte adonde vayas.

Te damos gracias por tu Encarnación; eres el Hijo Eterno de Dios,

pero no te importó rebajarte y hacerte hombre.

Te damos gracias por tu Muerte y Resurrección;

obedeciste la voluntad del Padre hasta el final

y por eso eres Señor de todos y de todas las cosas.

Te damos gracias porque en la Eucaristía te has quedado entre nosotros;

tu Presencia, tu Sacrificio, tu Banquete nos invitan siempre a unirnos a Ti.

Nos llamas a trabajar contigo.

Queremos ir adonde Tú nos envíes a anunciar tu Nombre,

a curar en tu Nombre, a acompañar a nuestros hermanos hasta Ti.

Danos tu Espíritu Santo, que nos ilumine y fortalezca.

La Virgen María, la Madre que nos diste en la cruz,

nos anima siempre a hacer lo que Tú nos dices.

Tú eres la Vida.

¡Que nuestro pensamiento, nuestro amor y nuestro obrar

tengan sus raíces en Ti!

Tú eres nuestra Roca.

¡Que la fe en Ti sea el fundamento sólido de toda nuestra vida!

Te pedimos por el Papa Benedicto XVI, por los Obispos y por todos los que

preparan la próxima Jornada Mundial de los Jóvenes en Madrid.

Te pedimos por nuestras familias y nuestros amigos,

y en especial por los jóvenes que te van a conocer en ese encuentro

por el testimonio firme y gozoso de la fe.

Amén.


18

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

P. Engelmar

Cartas

desde la prisión 52

En esta sección de la revista Familia Mariannhill venimos publicando

las cartas que el Venerable Siervo de Dios P. Engelmar H.

Unzeitig CMM escribió mientras estuvo prisionero en el Campo de

Concentración de Dachau desde el año 1941 al año 1945. Hemos

publicado ya las cartas que escribió en los años 1941, 1942 y 1943.

De las catorce cartas, fechadas en 1944 y que todavía se conservan,

publicamos en esta ocasión la novena y la décima.

Mi querida familia:

Dachau CC3, 11 de Junio de 1944

Hasta hoy es cuando me pongo a escribiros de nuevo, debido a las vacaciones

de Pentecostés. La última carta vuestra y de los familiares que tengo en

mi mano es del 18 de Mayo. No recibo mucho correo, pues sólo puedo escribir

a los soldados que están en el frente. Mi más sincero agradecimiento por los

paquetes que me han enviado tanto Elsa como Mili. Sigo preocupándome porque

estáis haciendo demasiados sacrificios. Espero que, al menos y a modo de

pequeña compensación, utilicéis para vuestras propias necesidades el dinero

que os manda el P. Otto. ¿Os sigue mandando algo realmente? Me resulta muy

doloroso tener que ser una carga para vosotros durante tanto tiempo y no

poder ganarme mi propio mantenimiento.

Lo que se le da a Él por amor, Él mismo se encargará de recompensarlo

abundantemente con bienes temporales y, sobre todo, con bienes eternos.

Ahora Otto lleva ya mucho tiempo sin escribir nada. Pero supongo que

todo seguirá igual con él. Me hace feliz que también allí estén rezando tanto

por mí; eso mismo, por cierto, es lo que estoy intentando hacer por todos mis

seres queridos en casa y por Otto. Quiera Dios que nuestra querida difunta

madre, a la que ya le debo mucha ayuda, continúe asistiéndome en esta tarea.

Aquí las cosas siguen igual como la última vez.


Parece ser que el día 9 hubo un ataque aéreo sobre Munich, pero, gracias

a Dios, nosotros no sufrimos ningún daño. Así que nos encontramos

todavía bien y con salud; solamente deseo que los demás también puedan

reconocer el amor de Dios detrás de los sufrimientos presentes y no se

dejen romper o amargar por el sufrimiento. Cada vez resulta más claro que

esto es una gran gracia de Dios, puesto que son muchos los que encuentran

tan duro aceptar esta idea.

Me gustaría escribir a Friedrich y tratar de animarle algo. Sin embargo,

dado que esto no es posible, dejemos que lo haga mi hermana María,

haciéndole llegar mis saludos, con la seguridad de que yo siempre le recordaré

en el Santo Sacrificio de la Misa. Quizá también podrías escribir esto

mismo en la próxima carta que mandéis a Regina, a Karl y a los demás que

me recuerdan: a la señorita Essl, a la señora Poferl y al señor Hiedel también.

Si Karl ha vuelto a tener un código postal militar, mandádmelo, por

favor. Y lo mismo con Weichselbaumer.

El tiempo por aquí es bastante inestable, con frecuencia fresco y últimamente

algo húmedo, pero parece como si ahora empieza a templarse.

Esperemos que sea pronto cuando nos podamos volver a ver. Pero aguardemos

pacientemente hasta que Dios en su sabia Providencia permita un

cambio en esta situación.

Unidos con vosotros en la oración mutua, os saludo cordialmente y también

a los cuñados, a los familiares, hermanos de Congregación y conocidos.

Vuestro en la distancia.

Mi querida familia:

Hubert

Dachau CC3, 25 de Junio de 1944

Últimamente suele ocurrir que vuestra carta llega el lunes o el martes

después del domingo en que yo os he mandado mi carta. Estoy seguro que

vosotros, si podéis, contestáis mis cartas inmediatamente y que la causa de

los retrasos hay que buscarla en otro lugar. Así que voy a tomar las cosas

como vienen. Gracias de verdad por vuestro paquete, que recibí el 14 de

Junio. Llegó en buenas condiciones; pero, por favor, no hagáis sacrificios

tan grandes.

Los soldados pueden escribirme todos. Yo les contestaré por medio

vuestro, dado que sólo puedo escribir directamente a los que se encuentren

en el frente. Me hace muy feliz que mis sobrinos y sobrinas quieran rezar por

mis intenciones.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

19


20

Por favor, haced llegar la segunda parte de esta carta al P. Otto. A

menudo pienso en Regina, como me ha pedido que haga. Al recordaros a

todos vosotros en la oración, os saludo de nuevo y también a mis cuñados,

a los familiares y conocidos.

Hubert

Querido P. Otto:

1 La tinta china que utilizó el censor del Campo en el reverso del papel para borrar dos líneas,

también ha borrado las dos líneas paralelas en el anverso de la carta.

2 Aquí hay cuatro líneas perdidas, debido al censor del Campo.

3 El censor del Campo ha borrado varias palabras.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

[25 de Junio de 1944]

Me gustaría también… enviarle unas cuentas líneas... 1 Así mismo me

gustaría… por los amables saludos y también por los maravillosos regalos

que usted me ha enviado tan a menudo, o que ha hecho que Eckehard me

envíe, supongo. Justo esta semana he recibido otro pequeño paquete con

toda esa clase de cosas que uno no encuentra en el Campo. Si usted quiere

volver a escribirme unas líneas, le sugeriría que quizá podría enviarlas a

través de mi hermana, porque entonces ambas cartas irían como una sola.

Si Desiderius o alguno otro de la familia se encuentra en el frente de

batalla (sobre todo en el este), me haría muy feliz si pudiera tener su número

militar de correos. Con frecuencia he escrito pidiéndolo, pero hasta

ahora María no ha sido capaz de dármelo. En esta separación del mundo

en que me encuentro, sería hermoso, al menos, entrar en contacto por

carta con hermanos de Congregación y con los familiares. En el… 2 y por

ello Dios lo arregló de tal manera que fuimos trasladados de antemano. En

el futuro pondré mi confianza en su sabia Providencia. Con toda seguridad

Él cuidará de todo. Continuaré, sobre todo mediante medios espirituales y

en la medida en que pueda, removiendo inquietudes, disminuyendo sufrimientos

y promoviendo la paz. Oh, si yo pudiera, al menos, reparar por la

terrible culpa de la humanidad y aplacar la justicia de Dios por medio de un

amor sin límites y mediante la reparación, a fin de que pronto vuelvan de

nuevo tiempos más pacíficos y serenos para una humanidad tan dolorosamente

probada y, hasta cierto punto, extraviada.

Que Ansbert no dé ya ninguna señal de vida, me hiere un poco, ya que

me siento muy cercano a las que fueron mis ovejas. Yo 3 … él tiene trabajo.

Recuerdos cordiales a todos los hermanos de Congregación.

Permanezco unido a usted en la oración mutua.

Suyo,

H. Unzeitig


Causa del P. Engelmar:

Favores y testimonios

Una madre agradecida

En agradecimiento al P. Engelmar. Le encomendé a mi hijo a fin de que aprobara

unas oposiciones para conseguir un puesto de trabajo en el Ministerio del Interior. Con

la ayuda de Dios, de la Virgen María y la intercesión del P. Engelmar aprobó y ya está

trabajando. Estoy muy agradecida. Les mando este donativo de 200 € para la causa

de beatificación del P. Engelmar.

C. M. (Salamanca)

La tranquilidad de una esposa

Tanto mi marido como yo hemos recibido favores por medio de la intercesión del

P. Engelmar. Y esos favores incluyen que durante los años 2008 y 2009 mi marido se

ha visto liberado de la muerte, al menos en tres ocasiones. Superó un aneurisma en el

cerebro y se ha visto libre de la sonda nasogástrica. Estuvo internado en el hospital

durante meses, algunas veces en situación de coma inducido médicamente, y, sin

embargo, sobrevivió y ha salido adelante totalmente, pudiendo hacer todas las cosas,

como caminar, hablar y pensar. Incluso trabaja a tiempo completo. También yo he

sido bendecida, saliendo totalmente recuperada después del trauma por la situación

de mi marido, mejorando mi salud un montón, llegando incluso a ganar peso.

R. R.

Un paisano del P. Engelmar

Con frecuencia hago la novena al P. Engelmar, pidiendo por alguna gracia especial.

He venido a saber del P. Engelmar a finales de la década de los 90. Nací en

Alemania, no muy lejos de donde él nació y donde mi padre y mi madre tuvieron que

sufrir trabajos forzados a lo largo de los cinco años de la Segunda Guerra Mundial. Mi

madre perdió un dedo en esos trabajos y casi le arrebatan a mi hermana. Digo todo

esto, dado que tengo una especial devoción al P. Engelmar por mi pasado familiar. Le

estoy rezando por varias intenciones muy especiales y les volveré a escribir informando

de cualquier favor especial que reciba por la intercesión del P. Engelmar.

F. P.

El agradecimiento de una hermana

Le agradezco al P. Engelmar porque en el segundo día de la novena, que le estaba

haciendo, obró un maravilloso milagro con mi querido hermano J.J. Ese día recibimos

una fenomenal noticia de parte del doctor que estaba tratando de próstata a mi

hermano, en el sentido de que no necesitaba someterse a ninguna operación quirúrgica.

Aunque su médico de cabecera estaba preocupado por ver cuáles eran los resultados

del laboratorio, éstos evidenciaron que los niveles de riego eran los normales. El

doctor nos ha dicho que estos niveles de riesgo en la próstata de mi hermano pueden

fluctuar; pero que no debemos preocuparnos indebidamente ahora y que volvamos

en cuatro meses. Mi hermano se sintió completamente aliviado. Gracias, P. Engelmar.

También yo me sentí aliviada, ya que quiero mucho a este mi único hermano.

D. M.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

21


El testimonio de una madre

Les hago llegar este donativo en agradecimiento por dos peticiones que han sido

atendidas por el P. Engelmar. Cuando uno de mis hijos me informó que quería vender

su casa, empecé a rezar la novena al P. Engelmar. Después de finalizar la primera novena,

comencé a rezar una segunda. En el séptimo día de esta segunda novena, su agencia

inmobiliaria le comunicó que su casa había sido vendida. De nuevo comencé a

rezar otra novena en favor del más pequeño de mis hijos, que solía rezar el rosario conmigo.

Un día se negó a ello, alegando que tenía muchos problemas. En el quinto día

de la segunda novena por este hijo pequeño, me pidió si podíamos volver a rezar juntos

el rosario. Gracias, P. Engelmar. De nuevo he comenzado a rezar otra novena,

pidiendo por otras necesidades, esperando que el P. Engelmar me las conceda. Tengo

mucha fe en él.

B. C. G.

PRECES

Dios, Padre Bueno, te pedimos:

Que el amor del P. Engelmar

hacia Ti nos anime a hacer

más religiosa nuestra vida;

Que su celo misionero mantenga

vivo en nosotros el afán apostólico;

Que su entrega a los demás,

en especial a los más necesitados,

nos sirva de ejemplo;

Que su paciencia en la adversidad

nos conforte en la hora de la prueba;

Que el sacrificio de su juventud

estimule a los jóvenes a responder

con generosidad a la vocación.

22

La constancia de una abuela

Hace casi diez años que comencé a hacer la novena al P. Engelmar y es ahora

cuando finalmente estoy recogiendo la cosecha. Mi nieto tenía problemas muy serios.

Ahora tiene 28 años, un buen empleo y una novia maravillosa. Continuaré rezando la

novena por él en los años por venir y siempre le estaré agradecida al P. Engelmar por

su intercesión.

L. Y.

ORACIÓN

Oh Dios, tú quisiste que el P.

Engelmar fuera misionero en un campo

de concentración. Lleno de amor por Ti

y por los prisioneros con los que convivía,

se entregó de manera especial al

servicio de los enfermos y de los moribundos.

Haz que sigamos su ejemplo

de caridad; ayúdanos en nuestras necesidades

por la intercesión de tu siervo

Engelmar y concédenos ver glorificado

su nombre en medio de tu Iglesia. Por

Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

De conformidad con los decretos del Papa Urbano VIII, declaramos que con

la publicación de estos favores y testimonios en nada se pretende prevenir

el juicio de la Autoridad Eclesiástica.

Aquellas personas que crean haber recibido alguna gracia o favor por la

intercesión del Venerable P. Engelmar H. Unzeitig CMM, se ruega lo comuniquen

a la dirección de esta revista.

Todas las personas interesadas en recibir la vida, la novena o la estampa del

Venerable P. Engelmar H. Unzeitig CMM, lo pueden solicitar con toda confianza

a la dirección de esta revista.

Se agradecen los donativos que, para sufragar los gastos de la Causa de

Beatificación del P. Engelmar, nos podáis hacer llegar, ya por giro, cheque o

por transferencia bancaria. Indicad con claridad que la finalidad del donativo

es la Causa del P. Engelmar.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


Así es nuestro Dios:

Padre que lo es de todos

© AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA

Un día Dios le pidió a Abraham que intentara contar

las estrellas del cielo y la arena de las playas marinas.

Imposible poder hacerlo. De esta manera Dios le hace

saber que sus descendientes serán incontables como las

estrellas y las arenas. Abraham llegará a ser padre de

muchedumbre de pueblos y por él, la bendición misma

de Dios alcanzará a todos los linajes de la tierra.

Abraham lo creyó, aunque no lo veía.

El Dios de Abraham es el Dios de todos los pueblos

de la tierra. Nuestro Dios no es propiedad exclusiva de

ningún pueblo, raza o cultura. Conocer al que es Padre

de todos implica trabajar para que todos lo reconozcan

como tal. Un mundo sin fronteras ni trincheras debería

ser la casa de los que tienen a Dios por Padre común.

Alguien dirá que esto no se ve. Sólo lo verán los que

empiecen a creer en ello.

L.H.


Así es nuestro Dios:

Padre que es todo corazón

© AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA

Una vez Moisés vio la espalda de Dios y, conmovido,

dijo de Dios que era todo compasión y clemencia, riquísimo

en ternura y muy lento a la hora de irritarse y que

siempre estaba dispuesto al perdón. Muchos años después

David, el rey-poeta, habiendo reconocido la gravedad

de su pecado, apela a la misericordia de este Dios;

pues sabe que pecando, contra el mismo Dios pecó y el

mal que hizo, delante del mismo Dios lo realizó.

David le entrega a Dios su corazón roto y deshecho y

Dios se lo devuelve nuevo, rebosando gozo y alegría.

Conmovido, el rey-poeta entonó un salmo nuevo a la

misericordia de Dios. La experiencia de Moisés y de David

está al alcance de nuestras manos. Si a Dios le decimos

que nos reconocemos pecadores, tenemos asegurado el

beso de Dios en la frente de nuestra alma.

L.H.


Así es nuestro Dios:

Padre que nos ha adoptado

© AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA

Oculto entre la multitud de los pecadores que aguardaban

a recibir el bautismo de Juan en las orillas del

Jordán, se encontraba Jesús, el Cordero del Padre, que

venía a quitar el pecado del mundo. Allí estaba manso y

callado, pues venía a avivar la llama que humeaba y a

fortalecer la caña que se rompía. Bautizado Jesús, el

Padre declara que ése era en verdad su Hijo muy amado.

La voz del Padre revelaba una realidad, pero a la par

anunciaba un proyecto: el Padre quería adoptar como

hijos suyos a todos los hombres y mujeres. Y en cada

bautismo se produce el milagro: la vida de Dios empieza

a correr por las venas del alma; venimos a ser hijos en

el Hijo y hermanos todos en la gran familia de la Iglesia.

A ti y a mí nos dice el Padre que somos sus hijos y que

se goza de ello.

L.H.


Así es nuestro Dios:

Padre que nos urge a la misión

© AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA

Nuestro Dios es Padre de todos; pero no todos lo

saben, ni todos lo viven. El Padre nos ha dado la misión

de buscar a los hermanos y hacerles partícipes de esta

feliz noticia y de esta gozosa realidad. La misión de los

hijos es la respuesta obediente al deseo salvador, que

desde siempre guardó el Padre en su Corazón. Por ello

hay que echar las redes: multiplicando contactos y estableciendo

conexiones; provocando encuentros y alimentando

relaciones.

No seríamos hijos de este Padre si no hiciéramos

nuestro su sueño y deseo. Los hijos están llamados a ser

misioneros del Padre en favor de sus hermanos. Los

hijos han de tener el corazón a la medida del Corazón

del Padre. Por ello hay que compartir lo que se estima

como riqueza. Si lo guardamos, lo perdemos; dándolo,

crece en nuestro almacén; siendo tacaños, nos empobrecemos;

si lo compartimos, se nos aumenta.

L.H.


36

del Abad Francisco

En el número anterior de esta revista comenzamos a publicar el

estudio VII sobre el carisma misionero del Abad Francisco. Este

estudio, elaborado por el que hoy es el Superior General de los

Misioneros de Mariannhill, el P. Damian Weber CMM, se centra en

poner de relieve la importancia que el Abad Francisco dio desde un

principio a los Hermanos a la hora de desarrollar el trabajo misionero

de Mariannhill y de todas sus misiones filiales. La longitud de

este estudio exigirá –de necesidad– que su publicación tenga que ir

apareciendo en varias entregas.

Hemos publicado ya la Introducción del mencionado estudio VII

y la primera parte de un artículo que el Abad Francisco escribió

cuando ya estaba retirado en la misión de Emaús. El artículo en

cuestión lleva por título Cur vinisti? (¿A qué viniste?) y en el mismo

el Abad Francisco deja ver sus ideas sobre la vocación y la tarea de

los Hermanos Trapenses de Mariannhill. Comienza el Abad el artículo

haciendo un repaso histórico sobre cómo fueron apareciendo

los Hermanos en la Orden Benedictina. Continuamos ahora con la

segunda parte de dicho artículo.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

27


VII. EL ABAD FRANCISCO Y LOS HERMANOS (2)

Artículo Cur vinisti? (¿A qué viniste?)

“Esos Hermanos son los que hoy llamamos

Hermanos Conversos. Podemos

identificar sus primeras huellas en Italia,

cuando aparecen en Vallumbrosa, en la

región de Flo rencia. En Alemania el famoso

Abad Gui llermo de Hirsau introdujo a

los Her ma nos Conversos en Suabia así

como en mu chos de los monasterios de

Ale mania austral y central. Desde el principio

la misión de estos Hermanos Con -

versos era sustituir a los Monjes de Coro en

los trabajos a realizar fuera del monasterio

y trabajar en los campos durante aquellas

horas en que los Monjes de Coro estaban

cantando el oficio o celebrando la

eucaristía. Ésta es también la misión de los

Hermanos Conversos en nuestros días,

aunque hayan cambiado mu chos aspectos

de su forma de vida, incluso exteriormente.

Los Hermanos Con ver sos de ahora no

tienen por qué quedarse en la Iglesia todo

el tiempo que dure el re zo del oficio divino

o tener que dedicar el mismo tiempo para

las ejercicios espirituales como los Monjes

de Coro.

Por todo ello el Abad de un monasterio

puede permitir a los Hermanos Conversos

ciertas irregularidades, por lo que respecta

a lugares y tiempos, a fin de que los Mon -

jes de Coro puedan cumplir mejor y más

fielmente con la regularidad. Ésta puede

haber sido también la razón por la que los

Hermanos Conversos no llevan el hábito

blanco, pues el color oscuro de su hábito es

más apto para el trabajo en la granja. Por

otro lado no tienen tiempo para estudiar

ni para cantar los salmos, pues sólo tienen

tiempo para recitar un rosario de padrenuestros,

lo que pueden hacer en cualquier

28

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

parte, sin libro y sin luz. Estos Hermanos

Conversos sólo han servido mientras han

cumplido con su misión.

Tengo la impresión que muchos Her -

manos Conversos no conocen la historia

de su origen y por ello han perdido de vista

lo que es su misión. Muchos de ellos enfatizan

la palabra ‘regular’ como si fuera

sinónimo de ‘perfecto’. Si a uno de estos le

pides que salga a las seis de la mañana

con un carro de bueyes, dirá que ese mandato

lo encuentra irregular e imperfecto.

Regular significa para él levantarse puntualmente

a las tres de la madrugada, ni

un minuto antes, quedarse en la Iglesia

has ta las cuatro, después hacer la meditación,

asistir a misa y dar gracias hasta las

seis y media. Sólo después desayunar,

engra sar el carro y cargarlo. En cambio le

parece abominable dar de comer a los

bue yes, preparar el carro, cargarlo y rezar

el rosario de padrenuestros en o junto al

ca rro de bueyes, mientras los Monjes de

Co ro están cantando maitines o laudes.

En muchos casos los maestros de novicios

pueden tener la culpa de estas ideas

equivocadas, porque en sus instrucciones

sólo hablaron de la regularidad, pero no

dijeron nada de las obligaciones del estado

de cada uno. Tales maestros de la vida

espiritual piensan que toda la mañana se

ha de dedicar al rezo del oficio, a la misa,

a la comunión, a la lectura espiritual o al

rosario. Si por casualidad resta un poco de

tiempo libre, entonces el Hermano podrá

darse una vuelta por la finca. Este tiempo

libre es el que regalan con tranquilidad y

sin prisa alguna al monasterio, porque

–según ellos– un trapense debe hacer las

cosas consciente y con calma. Muchos de


los Hermanos Conversos de ahora son así.

Encima muchos te muestran la Regla y te

dicen que allí está escrito. Algunos de estos

Hermanos Conversos, que yo llamo ‘regulares’,

exigen incluso más tiempo disponible

y libre para copiar todas las semanas

algunas oraciones bonitas o apuntar sus

frutos espirituales o copiar extractos piadosos

de los libros de lectura espiritual.

Si en alguna estación de misión se te

ocurre pedir a uno de esos Hermanos Con -

versos ‘regulares’ que después de la cena

hagan algún pequeño trabajo en la casa o

en el patio, dirán que es una irregularidad

y lo apuntarán para denunciarlo en la

pró xima visita canónica.

Sin embargo el Abad de Hirsau no

introdujo este tipo de Fratri Conversi, porque

no responden a lo que él quería. Si hoy

FOTO: ARCHIVO CMM

Un hermano trapense de Mariannhill supervisa el trabajo

que unos jóvenes sudafricanos realizan en el taller de calzado.

preguntas a uno de éstos: ‘Frater Con ver -

se, cur vinisti?’ (Hermano Converso, ¿a qué

has venido?), te responderá: ‘¡He venido a

ser regular!

Ahora necesitaríamos otro Abad Gui -

ller mo para introducir una segunda edición

de los Hermanos Conversos, que ha -

gan en la finca todo el trabajo que han

dejado de hacer los Hermanos Conversos

de la primera edición y así que no se vean

molestados de modo alguno en sus prácticas

espirituales.

Y llegamos a la hora undécima, cuando

salió el propietario de la viña a la plaza

y encontró muchos obreros parados y sin

trabajo. Eran todos aquellos que no habían

sido contratados hasta ahora. Éstos

son las Hermanas Rojas Misioneras”.

[Pastor Bonus (1901), pp. 370-373]

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

29


Hasta aquí el artículo del Abad Fran cis -

co, al que nos hemos referido. Al leerlo

hemos podido percibir que este viejo

luchador no ha perdido nada de su espíritu

de lucha. La cuestión que más nos interesa

es identificar esas ‘obligaciones de estado’

de los Hermanos Conversos, sobre las

cuales parece que los maestros de novicios

no han enseñado nada. ¿Será que la única

misión que se espera de los Hermanos

Conversos, que trabajan en el campo, sea

el sustituir a los Monjes de Coro en los trabajos

que éstos deberían hacer al aire

libre? Esa es la impresión que podríamos

tener después de leer este artículo del

Abad. Pero no conviene perder de vista

que la cuestión última que preocupa al

Abad es el tema de la observancia de la

Regla. A eso se refiere cuando habla de los

‘regulares’. Se puede concluir que en este

artículo lo que el Abad trata es explicar y

justificar su manera de proceder, cuando

se encontraba en el monasterio de Ma -

riannhill en el pleno ejerció de sus funciones.

Para poder responder bien a la cuestión

sobre cuáles son ‘las obligaciones de

estado de los Hermanos Conversos’, habría

que aclarar previamente el espíritu que hay

detrás de este artículo.

Lo que el Abad Francisco quería es que

los Hermanos gozaran de aquella li ber-

30

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

tad, que les permitiera dedicarse a cualquier

tipo de trabajo que se les asignara.

Por una parte el Abad Francisco trataba

sinceramente de mantener la tradición de

su querida Orden Trapense; pero, por

otra parte, se desviaba en el fondo de esa

tradición, cuando emprendió de manera

consciente y concreta actividades misioneras.

Tenemos que suponer que para él

esto no entrañaba conflicto alguno, ya

que una y otra vez no dejaba de afirmar

que los monjes trapenses eran los misioneros

por excelencia, debido precisamente

a su regla y a su estilo de vida.

En la visión del Abad Francisco a los

Hermanos Conversos se les asignaba un

papel muy especial, por ello el Abad no

dejaba de tratar de ajustar dicho papel a

las exigencias de la regla de la Orden

Trapense. Así, por ejemplo, en el Ca len -

dario de Mariannhill de 1889 decía que

el fundamento del trabajo del Hermano

hay que buscarlo en la misma Regla de

San Benito, quien en el capítulo 48 de la

misma afirma: “Tunc veri monachi, si labore

manuum suarum vivunt”. Y en ese mis -

mo Calendario de 1889 alaba, lleno de

entusiasmo, las pautas de esa forma de vi -

da: comidas frugales, levantarse temprano,

dureza física, estabilidad, silencio y

obediencia. (Continuará)


INFORME 2010:

Y OTROS PROYECTOS

La Casa-Hogar Sabelani, ubicada en la ciudad

de Mthatha (Sudáfrica), comenzó el curso 2010 con 16 chicos vi -

viendo en ella. Al final del 2010 tres de esos chicos terminaron la Se -

cundaria con la ilusión de continuar haciendo estudios superiores.

Otros tres chicos han finalizado sus estudios universitarios con

unos resultados fenomenales. Sebata y Musa han terminado sus

trabajos de investigación en botánica y zoología y se han graduado.

Ahora están haciendo la especialización. Mandla ha completado

sus estudios en la Escuela Superior de Derecho de East

London y ahora se encuentra haciendo las prácticas en un bufete

de la ciudad de King William, mientras espera poder realizar

los exámenes de grado. Estos chicos son un ejemplo vivo para el

resto de los chavales, que así pueden verse incentivados a salir

del dolor de la oscuridad y de la marginación, encaminándose

hacia un futuro más esperanzador.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

31

FOTO: JOSÉ FRANCISCO FLORES ZAMBRANO CMM


32

De los 16 residentes tuvimos que expulsar a uno. Trabajamos

por corregirle sus malos comportamientos, propios de haber vivido

en la calle, pero no lo conseguimos. Se pasaba el día causando

problemas y provocando peleas, llegando incluso a utilizar la navaja.

Como no hace mucho he tenido que vivir el asesinato de dos

de nuestros chicos, no me quedó otro remedio que expulsarle,

después de haberle amonestado previamente en tres ocasiones.

Durante el 2010 he estado ausente mucho tiempo, viajando a

Kenia, Canadá, Italia y Lesoto; y visitando a los miembros de nuestra

Provincia que viven fuera de Mthatha. Los chicos de Sabelani,

bajo la guía de los más mayores, se han comportado bien y han

sacado adelante las tareas encomendadas, marchando todo bien.

Estoy muy orgulloso de cómo van progresando los chicos.

No cabe duda que si ahora disfrutamos de un ambiente tan

positivo es gracias al constante apoyo, ya financiero ya social,

que recibimos de mucha gente. Los donativos que recibimos nos

permiten poder seguir proponiendo un futuro esperanzador a

muchos jóvenes. Cada noche, después de la cena, nos reunimos

para tener un pequeño encuentro de oración y cada noche soy

testigo de cómo los chavales alaban a Dios por la generosidad de

tantos bienhechores que – como dicen ellos – “hacen posible

que podamos tener comida en la mesa, ropa para vestir nuestros

cuerpos y educación para nuestras inteligencias”. Añadiendo

siempre: “Que Dios bendiga sus obras, de donde obtienen lo

que luego comparten con nosotros”.

Los otros proyectos que durante el 2010 hemos

intentando atender han sido las clases de apoyo escolar, el gimnasio,

la radio, la casa de acogida para niños, el área deportiva.

Durante el 2010 hemos continuado ofreciendo clases de apoyo

escolar a los chavales de los últimos cursos de secundaria. Prio ri -

zamos las Matemáticas, dado que es la asignatura que hace que

luego muchos no consigan el título. A lo largo del año, en diferentes

horarios, hemos podido dar clases a 120 chavales de toda

la ciudad.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


Hemos organizado actividades de gimnasio para señoras

mayores de la vecindad. De lunes a viernes y durante casi dos

horas diarias, Thomas, uno de nuestros chicos, hace de monitor

para que estas señoras se mantengan en forma y pierdan algo de

peso. Tenemos también un pequeño gimnasio para chavales. Han

sido unos treinta los que han venido usando a diario las facilidades

del mismo. Con ello evitamos que estos chicos fumen, beban y

hacemos que puedan llevar un estilo de vida más sano. Otro de

nuestros chicos, Mthetheli, es el encargado de mantener el orden

y la disciplina en el lugar. Hemos podido conseguir las diferentes

máquinas para el gimnasio gracias al P. Winfried Egler CMM.

Uno de nuestros chicos, Anale, que terminó la secundaria

hace tiempo, se ha ido metiendo cada vez más en el mundo de

la radio. En el 2010 hemos abierto un pequeño estudio de grabación

donde este joven junto con otros chavales interesados

realiza grabaciones de los programas locales de radio, que luego

tienen una influencia beneficiosa en la gente joven.

Otro de los proyectos ha consistido en cuidar de los niños

pequeños que nos traen la policía y los asistentes sociales. Nuestros

chavales visitan a estos niños la Casa de Acogida Thembelihle, relacionándose

con ellos, ayudándoles a la hora de comer y de jugar.

Estamos a cargo también de mantener un área deportiva cerca

de nuestra casa. El proyecto es caro, pues debemos pagar las tasas

municipales. Pero, por otro lado, la influencia en los barrios de

Norwood es muy beneficiosa, pues los jóvenes se encuentran

entretenidos y se evita que estén dando vueltas por la calle.

Las actividades de estos proyectos, atendidas por los jóvenes

residentes de la Casa-Hogar Sabelani, han creado entre estos mismos

jóvenes una atmósfera de conciencia social. Viendo la sana

influencia que causan en la gente todas estas actividades, no

podemos por menos de alabar a Dios por la ayuda que de continuo

nos hace llegar por medio de nuestros bienhechores. Mi más

sincero agradecimiento también a todos ellos.

P. Guy Cloutier CMM

Misionero de Mariannhill

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

33


34

En la sección de opinión del Diario Montañés, el Dr. D.

José Manuel López, especialista en Oncología en el Hos -

pital Universitario Marqués de Valdecilla de San tander

(Cantabria), publicó un artículo dando las razones por las

que él pone la X en la casilla de la Iglesia Católica cuando

hace su Declaración de la Renta. Por su claridad y sensatez

juzgamos oportuna la publicación de dicho artículo

en las páginas de esta revista misionera católica, con la

seguridad que la lectura del mismo hará bien.

“Mi pensamiento y mi vida discurren ajenos a los dioses,

en general, y al Dios de los católicos en particular. No

comulgué ni fui confirmado, me casé por lo civil, mis dos

hijos no fueron bautizados y han estudiado en escuelas laicas,

como su padre. Por lo breve, digo, ni soy católico ni

aguardo orientación de ninguna fe religiosa, la que fuere.

¿A qué viene, entonces, mi chocante postura de destinar

la X del IRPF a la Iglesia Católica? Algunos la tildarán

de gracieta simplona, otros de contradicción incomprensible,

de inane provocación, etcétera. Nada opongo a ta -

les opiniones, menos aún si sustentan la idea, más o me -

nos refinada, de que seré aproximadamente un gilipollas.

Pero si alguien desea curiosear en por qué un ateo marca

su X a favor de la Iglesia, quizá le interesen mis tres razones

principales:

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


1. La Iglesia Católica es históricamente la organización

benéfica más eficiente. No estableceré un ranking de altruismo,

pero yo, siendo ateo, dudo que los recursos admi nistrados

por la Iglesia sean desdeñables o necesariamente sustituibles:

voto por mantenerlos.

2. Europa está obviando el catolicismo. Asistí recientemente

a la misa dominical en un convento de clarisas,

con su olor inefable a musgo e incienso. A mediodía, las

monjas ocupan un coro, allá por el ábside; los fieles llenan

la pequeña nave y el cura lee sugestivos textos, y lo hace

bien, y por un momento me siento parte de algo más

grande y más permanente que yo, algo que sosiega la respiración

y atempera el pulso, sin necesidad de lapidar a

nadie. Y luego visité otra iglesia, donde se cantaban bellísimas

habaneras de tema religioso. Voto por ese espíritu

de paz y concordia, aunque yo no sea creyente.

3. Estoy harto de la beligerancia que existe contra la

Iglesia Católica en nuestra sociedad española. Justo por no

serlo, me parece inexplicable el furor obsesivo por bajar los

crucifijos de los colegios. No veo qué daño causan los símbolos

de una fe que no me asiste, pero sí ilustra mi paisaje

histórico y emocional. Me espanta el fanático que se jactaba

de clausurar escuelas católicas o quemar frailes. No concibo

que un absurdo revanchismo haga saludar a gobernantes

infames como Chávez y ningunear al Papa, líder

espiritual de muchos compatriotas. A mi juicio de ateo, es

lógico y deseable que el Estado sea laico, pero sucede que

España no lo es. Hay vida inteligente fuera del Estado, así

que pongo la X para la Iglesia Católica, no vaya a ser que

algún insensato la destine a construir mezquitas y tengamos

que resucitar a don Juan de Austria”.

Doctor José Manuel López

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

35


De por

vida

FOTO: RAFAEL CHICHAVA CMM

Esta foto del Frt. Rafael Manuel Chichava CMM, sentado en uno de los parques

de Salamanca, fue sacada en una tarde del pasado otoño. El próximo 8 de

Septiembre de 2011, Fiesta del Nacimiento de la Virgen María, este joven

mozambiqueño se consagrará de Dios de por vida, al hacer su profesión perpetua

como misionero de Mariannhill.

La celebración tendrá lugar en la Iglesia Parroquial de San Juan de Sahagún

(Salamanca) a las 12.00 horas.

Todos los que os sentís parte de esta Familia misionera de Mariannhill quedáis

invitados a acompañarle con vuestra oración en este momento tan importante de

su vida para que el Señor, que empezó en el Frt. Rafael esta obra buena, la lleve a

término. Bienvenidos también los que os podáis hacer presentes en la celebración.


Nací el día 3 de Julio de 1981 en Ressano Garcia, un pueblo que se

encuentra en la provincia de Maputo, al sur de Mozambique. Soy el

quinto, aunque el primero de los varones, de una familia de 16 hijos,

fruto de los tres matrimonios de mi padre.

Tenía doce años cuando sentí que el Señor me llamaba para entregarme

a Él. Se lo conté a los míos en casa y a otras personas, que no

me creyeron, diciéndome que a esa edad uno no sabe lo que quiere.

Hablé de ello con el sacerdote que decía misa en mi comunidad y me

dijo que para ser sacerdote tenía que estudiar y estudiar mucho.

Todavía recuerdo bien las circunstancias cómo surgió mi vocación. Por

entonces mi comunidad cristiana no tenía sacerdote y el que venía a

celebrar la misa lo hacía una vez al mes. Me pregunté qué podía hacer

para ayudar a aquella comunidad y de inmediato tuve la respuesta:

“Tengo que hacerme sacerdote”.

En 1989 comencé la escuela primaria en mi pueblo, terminando los

estudios de la misma en 1997. Por entonces me integré en el grupo vocacional

de la comunidad. Desde 1998 al 2001 realicé el nivel básico de los

estudios secundarios en la Escuela de Moamba, regentada por los PP.

Salesianos. Al terminar este nivel, comencé los estudios del siguiente ciclo

en el Seminario Diocesano de la Archidiócesis de Maputo. Estando allí fue

cuando conocí a los Misioneros de Mariannhill, donde empecé como candidato

en el 2003.

En el año 2005 marché al Postulantado de los Misioneros de

Mariannhill en Sudáfrica. Comencé con ellos el Noviciado en el 2006.

Durante este tiempo me fui introduciendo en la vida del Abad

Francisco y en la historia de la Congregación, así como en su espiritualidad

y apostolado misionero. Como fruto y consecuencia de todo ello

hice mi primera profesión como misionero y religioso de Mariannhill el

día 2 de Febrero de 2007.

Del 2007 al 2009 estuve destinado en la comunidad de Mariannhill en

Mozambique, estudiando la filosofía en el Seminario Interdiocesano de

San Agustín en Matola. Mis superiores me destinaron a la Provincia de

Mariannhill en España, en concreto a la comunidad de Salamanca, para

seguir con mis estudios de filosofía y teología, que ahora estoy haciendo

en la Facultad de Teología de la Universidad Pontifica de Salamanca.

Mirando el itinerario vocacional de mi vida, reconozco haber vivido

buenos y malos momentos en todas las etapas del mismo, pero sigo

adelante con la mirada puesta en Cristo, al que me quiero consagrar de

por vida haciendo mi profesión perpetua.

Frt. Rafael Manuel Chichava CMM

Misionero de Mariannhill

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

37


38

MISIONEROS

Y

SACERDOTES

El próximo 29 de Octubre de 2011 serán ordenados

sacerdotes los misioneros de Mariannhill,

Frt. Anselmo José Alfândega CMM y Frt.

Muarrapaz Silva CMM, miembros ambos de la

Provincia Española de Mariannhill.

La ordenación sacerdotal tendrá lugar en el

Santuario de Nuestra Señora de Fátima en la

Misión de Namaacha (Mozambique) y será oficiada

por el Arzobispo de la Archi diócesis de

Maputo, Mons. Francisco Chimoio OFM Cap.

Celebrarán las primeras misas en sus parroquias

de ori gen: el Frt. Anselmo lo hará el

domingo 6 de No viem bre de 2011 en Mudenga

(Quilimane/ Mo zam bique) y el Frt. Muarrapaz

el domingo 13 de Noviembre de 2011 en

Muecate (Nampula/Mozambique).

Ya desde ahora la entera Familia Mariannhill

en Espa ña se une a su alegría y, junto con ellos,

damos gracias a Dios por el regalo de estos dos

nuevos sacerdotes.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


FOTO: FAMILIA ALFÂNDEGA

El Frt. Anselmo a la edad

de 16 años.

SEGUIMOS

CAMINANDO

Mi nombre es Anselmo José

Alfândega y nací el 19 de Septiembre

de 1963 en Maquival (Quilimane),

pueblo situado en la provincia de

Zambesia (Mozambique). Mis padres

se llaman José Alfândega y de Judite

Sacur. Tres años después fui bautizado

el 22 de Septiembre de 1966, el

mismo día en que mis padres se casaron

por la Iglesia. De los 10 hijos que

tuvieron yo soy el cuarto. A los 13

años recibí la primera comunión.

Comencé los estudios primarios

en 1974, a la edad de 10 años. En

1984 tuve que interrumpir los estu-

dios de la Secundaria por falta de medios económicos y me puse a trabajar

para ayudar a mis hermanos más pequeños. En 1990 y enviado por

Cáritas Nacional de Mozam bique, marché a Zambia para hacer un curso

de formación en la Fun da ción Ecuménica Mindolo con el fin de prepararme

para poder trabajar con jóvenes. Terminado el curso, me puse a trabajar

en la animación cristiana de los jóvenes católicos de la Dió cesis de

Pemba, provincia de Ca bo Del gado, en el norte de Mozam bi que.

Estando allí, apro veché para terminar los estudios de Secun daria, que

había dejado interrumpidos. En 1994 me presenté a unas oposiciones,

que logré aprobar, para conseguir un puesto de trabajo como funcionario

en el Instituto Nacional de la Seguridad Social. El nuevo trabajo me

ofreció la oportunidad de tratar con todo tipo de personas. A diario podía

comprobar la cantidad de problemas sociales, económicos, familiares y

hasta espirituales que las personas con las que trataba tenían y padecían.

El Señor se valió de esta situación, que no siempre yo lograba aceptar de

buena gana, para hacerme comprender que mi vocación sería trabajar

con la gente, no ya como funcionario sino siendo sacerdote misionero.

Después de cuatro años, dejé de trabajar en la función pública y en

el mes de Enero de 1998 fui admitido al Postulantado de los Misioneros

de Mariannhill, comenzando así mi formación religiosa. Un año después

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

39


40

entré en el Noviciado e hice mis primeros votos el 2 de Febrero de 2000.

Después de realizar diversos cursos, en el 2004 comencé los estudios filosófico-teológicos,

que luego habría de continuar en la Universidad

Pontificia de Salamanca. A esta ciudad de España llegué a finales del

2007, cuando mis Superiores me trasladaron para formar parte de la

Provincia de Ma riannhill en España. Fui ordenado diácono por el

Obispo de Salaman ca el 15 de Julio del 2010 en la Pa rroquia de Nuestra

Señora de Fáti ma de dicha ciudad.

Acercándose la fecha en que voy a ser ordenado sacerdote, no

puedo por menos de confesar que estoy muy agradecido a Dios y a

todos los que, de manera directa o indirecta, me han ayudado con sus

oraciones a realizar y perseverar en este camino. Os doy las gracias a

cada uno de vosotros, pidiéndoos que no dejéis de rezar por mí.

Que el buen Dios nos conceda a todos lo que cada uno necesitamos

y que María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruegue de continuo por

nosotros a fin de que sigamos construyendo el Reino del Dios.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

FOTO: TENDAI GANDAZARA CMM

El Frt. Anselmo en la actualidad.

Frt. Anselmo José Alfândega CMM

Misionero de Mariannhill


DISPUESTO

A DAR MI VIDA

COMO PASTOR

Me llamo Muarrapaz Silva. Nací el día

26 de Julio de 1980 en un pequeño pueblo

de no más de 1.000 habitantes, llamado

Muecate, situado en la provincia norteña

de Nampula (Mozambique). Mis padres

tuvieron nueve hijos: siete chicas y dos chicos;

siendo yo el mayor de los chicos. Perdí

a mi madre cuando tenía 10 años y a mi

padre dos años después. Ellos no eran cristianos,

pero nunca se opusieron a que sus

hijos pudieran hacerse cristianos. Ya era un

muchacho cuando decidí hacerme cristiano.

Tuve, por ello, que pasar por un largo

FOTO: LAURA RAMOS HFPC

El Frt. Muarrapaz a la

edad de 16 años.

proceso de catequesis catecumenal antes de poder recibir el bautismo.

Habiendo empezado la catequesis en la parroquia de mi pueblo, la terminé en

otra parroquia, situada en la llamada Isla de Mozambique, a donde fui para terminar

mis estudios de Secundaria. Allí fui bautizado en la Pascua de 1995.

Fue durante este proceso catecumenal cuando noté que el Señor me llamaba

no sólo para ser un cristiano comprometido sino para dar un paso de entrega aún

mayor a la hora de vivir los compromisos bautismales. Terminada la Se cun daria,

entré en el Seminario Propedéutico de “Cris to Rey” en la Archi diócesis de

Maputo. Estando en ese Seminario vine a saber del Abad Francisco Pfanner,

fundador de Ma riannhill. Interpelado por su espíritu, me planteé venir a ser

misionero de Mariannhill. Andando el tiempo, hice mi primera profesión religiosa

en esta Congregación el 2 de febrero de 2002 y emití los votos perpetuos

el 2 de febrero de 2007.

Habiendo sido trasladado a la Provincia de Mariannhill en España, llegué a

España a finales del año 2007, integrándome en la comunidad de Mariannhill

de Salamanca. En la Universidad Pontificia de esa ciudad continúe hasta terminar

mis estudios de Teología. El pasado 15 de Julio de 2010 fui ordenado

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

41


42

FOTO: ESTUDIO MIGUEL ÁNGEL

El Frt. Muarrapaz en la actualidad.

diácono en la Parroquia de Ntra. Sra. de Fátima en Sala man ca, en la

que sirvo como diácono.

Después de tantos años de intensa formación y tras un recorrido serio

de crecimiento humano y cristiano, vocacional y apostólico, ahora, al

igual que el Apóstol San Pedro me siento dispuesto a dar mi vida al Señor

como pastor de su rebaño (cfr. Lc 22, 33). Todo este periodo de formación

me ha servido para descubrir mi vocación al ministerio ordenado, el

cual no es otra cosa que un proyecto de identificación radical y absoluta

con Cristo Sacerdote y Buen Pastor.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3


Como pastor, sé que estoy llamado a buscar las ovejas perdidas (cfr.

Mt 15, 24), a unir a los pueblos separados por las guerras, a las familias

desunidas por el odio. Como pastor, soy consciente de que estoy

llamado a conducir a todos los que Dios me encomiende y ponga en mi

camino, sean ancianos o jóvenes, adultos o niños, pobres o ricos, eruditos

o analfabetos, aquellos que saben de Dios y lo aman o aquellos otros

que tienen dudas de fe, los que nada saben de Dios o los que pasan de

Él. A todos ellos me debo como pastor. Y siguiendo el ejemplo dado por

Cristo, el Pastor por excelencia, debo conocer a las ovejas, llegando incluso

a llamar a cada una por su nombre. Debo orientarlas y defenderlas de

los peligros del lobo, estando dispuesto a sufrir por la salvación de cada

una de ellas.

Por otro lado, también soy consciente que el Señor me envía al

mundo como oveja en medio de lobos (cfr. Mt 10, 16). Este mundo al

que soy enviado está lleno de desequilibrios, de contradicciones, de

contravalores, de provocaciones en lo que hace referencia a los aspectos

esenciales de la vida y de la vocación del hombre. Pero como el

Señor oró por Pedro (cfr. Lc 22, 32), tengo la seguridad que también

Él orará por mí, irá delante de mi (cfr. Mt 26, 32) y estará a mi lado

para que no desfallezca en los momentos de desánimo, fracaso, debilidad

o tentación.

Siendo cristiano con vosotros, os pido que no dejéis de orar por mí

para que sea un siervo fiel y celoso de esta nueva tarea que el Señor me

encomienda, al ser ordenado sacerdote por la imposición de manos

del Obispo.

Frt. Muarrapaz Silva CMM

Misionero de Mariannhill

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

43


Mariannhill

Un Carisma Eclesial

El carisma «Mariannhill», suscitado por el Espíritu Santo en la Iglesia a través del Siervo de Dios

Abad Francisco Pfanner, está constituido por una espiritualidad y una misión.

44

FOTO: ARNOLD SCHMITT CMM

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

Nuestra espiritualidad tiene su centro

en Cristo Redentor, quien por nuestra consagración

religiosa ha venido a ser nuestro

único bien (pobreza), nuestro único amor

(castidad) y nuestro único Señor (obediencia).

Vivimos esta consagración en comunidad.

Son notas características de nuestra

espiritualidad la oración al Corazón de Cristo

por la salvación de todos los hombres; la

celebración diaria de la Eucaristía para que

la Sangre de Cristo siga lavando a la humani

dad entera; y la devoción a María, Madre

del Redentor y Madre de los redimidos. La

fiesta de nuestra Con gregación es el 2 de

febrero, en que celebramos a María presentando

a Jesús en el Templo como Luz de las

naciones. Pa tronos y Protectores de la Con -

gre ga ción son: Santa Ana, San José, San Be -

ni to, San Francisco Javier y Santa Teresa del

Niño Jesús.

Nuestra misión es un servicio a la m i -

sión de la Iglesia y consiste en la evangelización

de los pueblos que aún no creen en

Cristo, promoviendo su liberación integral y

la formación de las nuevas Iglesias locales.

También forma parte de la misión de nuestra

Congregación la animación misionera del

Pueblo de Dios, la promoción y formación de

vocaciones misioneras y el desarrollo de cauces

para que el Pueblo de Dios colabore en

la mi sión universal de la Iglesia con su oración,

sacrificio y limosna.


Una Congregación Misionera

Mariannhill es una Congregación religiosa y exclusivamente misionera, que na ció el 2 de

febrero de 1909, al de cretar el Papa San Pío X la separación del Monasterio de Mariannhill de

la Orden Trapense.

Nuestra Congregación (CMM) es una comunidad internacional, integrada por sacerdotes

y hermanos.

Desarrollamos nuestra actividad mi sio nera en Sudáfrica, Zimbabwe, Zam bia, Mozambique,

Kenia y Papúa-Nueva Guinea. También tenemos co munidades en Alemania, Austria, Suiza, Ho lan -

da, Italia, Polonia, Canadá, Estados Uni dos y España, que se dedican a la Animación misionera del

Pueblo de Dios y a la for mación de jóvenes con vocación misionera.

Colaboramos estrechamente con las Hermanas de la Preciosa Sangre (CPS), fundadas por el

Abad Francisco Pfanner.

FOTO: ARNOLD SCHMITT CMM

Una Familia Universal

Niños, jóvenes, familias, enfermos nos ayudan en nuestra tarea misionera y forman con nosotros

y las Hermanas de la Preciosa Sangre la Familia Mariannhill.

Como familia no olvidamos a los que nos ayudan y por ellos cada día re zamos en nuestras comunidades

y se ofrece una misa diaria en la Congre ga ción.

Como familia no olvidamos a los que nos ayudaron: nuestros difuntos. Tamb ién cada día

por ellos rezamos en nuestras comunidades y por su descanso eterno se ofrece una misa diaria

en la Congregación.

Como familia invitamos cordialmente a otros a formar parte nuestra.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

45


Ven a formar parte de nuestra Familia

Ven a formar parte de nuestra Familia

• Siendo sacerdote o hermano

misionero.

• Rezando y ofreciendo sacrificios

por las misiones y por vocaciones

misioneras.

• Ayudándonos a contactar con

jóvenes que tengan inquietudes

misioneras.

• Suscribiéndote a la revista “Familia

Mariannhill” y dándola a conocer.

• Apoyando con tus donativos

los proyectos de desarrollo y

evangelización que llevan a cabo

nuestros misioneros.

FORMA DE AYUDA

• Enviándonos intenciones de misa.

• Ofreciendo herencias y legados.

• Comprometiéndote a un objetivo

concreto:

Beca Futuro Misionero

(2.000 € al año)

Envío de 10 Kg. de ropa a

nuestras misiones (50 €)

Adquisición de la Biografía

de nuestro Fundador (12 €)

Adquisición del libro

“La Cruz y sus caminos” (10 €)

TRANSFERENCIA: Cuenta corriente n. o 0019 4167 00 4010001660, BanCorreos [Deutsche Bank]:

c/ Gran Vía, 25-29. 37001 Salamanca, a nombre de Misioneros de Mariannhill.

GIRO POSTAL: Misioneros de Mariannhill • C/ Los Zúñiga, 2 • 37004 Salamanca

46

Nombre y Apellidos ......................................................................................................................................

Dirección ...........................................................................................................................................................

Código Postal y Población ..........................................................................................................................

Provincia..............................................................................

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

FOTO: ANDREAS ROHRING CMM


NUESTRA PÁGINA VOCACIONAL

FOTO: KRZYSZTOF ZACHARUK CMM

N. o 51

“Todos debemos interesarnos

vivamente por la vida de

la Iglesia y de la sociedad

y estar abiertos a los problemas

de la época.

También es obligación nuestra

confrontar a la Iglesia local

y a la sociedad con los

problemas de la evangelización

universal. En esto colaboramos

con otros que están

comprometidos en la misma

tarea (AG 25)”.

(Cons. CMM, 109)

La foto muestra una imagen de la Virgen María tirada en el suelo. Ha

sido tomada en la misión de Bulolo (Diócesis de Lae / Papúa-Nueva Guinea)

después de los ataques sufridos por la población de los asentamientos

Sepik de dicha misión.

Según el número citado es tarea de los misioneros de Mariannhill dar a

conocer los problemas que viven las gentes de sus misiones. Ello no sólo es

un servicio que se presta a dichas comunidades cristianas sino que también

es un servicio que se hace al resto de comunidades eclesiales de la Iglesia

universal. Cuando una comunidad cristiana de viejo cuño se ve confrontada

con los problemas que viven los cristianos en otras latitudes, sus problemas

se redimensionan y adquieren su justa medida y proporción.

La animación misionera de las comunidades cristianas forma parte también

de la misión que se espera realice el que quiera ser misionero de Mariannhill.

Este servicio lo realizamos conjuntamente con aquellas otras

instituciones comprometidas en lo mismo.

FAMILIA MARIANNHILL 160

Julio-Octubre 2011| 3

47


www.mariannhill.org

FOTO: TYMOTEUSZ TELEGA CMM

More magazines by this user
Similar magazines