24.11.2022 Views

DIARIO DE PEREGRINA.Pura Fernández. Camino de Invierno

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Resulta que aunque estaba en el pueblo de Las Médulas que es enano,

en el Camino de Invierno no se divisa el monumento natural de

promontorios rojizos que datan del siglo I y II d.c y que está

considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio

Romano.

Justo en frente del restaurante que estábamos comiendo comenzaban

las dos rutas que te llevan a divisarlo.

Pregunté que cuánto se tardaba en subir y bajar a verlo y sin

pensármelo dos veces le dejé la mochila a la dueña del bar y comencé a

subir el kilómetro y medio de cuesta como un dominio porque ¿cómo

voy a estar tan cerca de un patrimonio de la humanidad y me voy a ir

sin verlo?.

Al final me dieron dos horas entre subida, ruta circular y bajada.

La mochila me la estaba colocando en los hombros a las 17 y aún me

quedaban 8 kilómetros para llegar al albergue donde hoy dormía.

Por supuesto que se me ha hecho de noche en mitad del sendero

rodeado de pinares pero no me ha importado nada porque quería

comprobar cuanta potencia y alcance tenia la linterna frontal que me

compré en los chinos.

Cuando aún me quedaban varios kilómetros y aún había sol me cruce

con un señor en un 4x4 que iba con su hijo pequeño y cuando venía de

vuelta era ya de noche, paró el coche y me preguntó que cómo iba y si

estaba todo bien, le dije que sin problema y le enseñé la linterna.

Al ver que que yo estaba tan tranquila se despidió y prosiguió la

marcha pero se conoce que él no lo estaba tanto porque cuando por fin

entré al pueblo, fuera de la primera casa estaba el señor, la mujer y el

niño esperando a verme aparecer. Les di las gracias y se metieron en su

casa.

El albergue es muy coqueto y lo regenta un matrimonio de Letonia y su

hijo adolescente que son también peregrinos amantes del Camino de

Santiago, tanto, que no dudaron a principios del 2020 en cambiarse de

país y buscar casa para hacer un albergue de peregrinos. El chico es el

que me ha atendido con mucha amabilidad y el que me ha contado el

cambio de vida suyo y de sus padres.

Después de ducharme he visto venir de lejos por la calle a Marcos y a

su perro Poti, un golden noble y precioso.

Somos los únicos peregrinos que nos vamos a encontrar a diario,

entramos a un bar, pedí una hamburgesa que fui incapaz de comérmela

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!