DEFENSA NACIONAL Y PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

led1ar

Defensa_nacional_pensamiento_estrategico2

4•Defensa Nacional y Pensamiento Estratégico, Universidad de la Defensa Nacional. N˚2, Julio de 2015 5Los estudios sobre defensa en Argentina(1983-2014)Como resultado de una profunda investigación, el autor nos presenta un trabajo muycompleto en extensión e intensidad en el cual se dan a conocer las principales fuentespara el estudio de la Defensa Nacional. El texto pone a disposición del público general unmaterial de gran valor, pues trae incorporado el listado bibliográfico completo.PORHugo RamosDoctor en RelacionesInternacionales.Magister en Integración yCooperación InternacionalProfesor y Licenciado en Historia.1. En esta primera sistematización deltrabajo de relevamiento se abordan lastemáticas y las obras publicadas, consólo algunas menciones vinculadasa las instituciones y a la comunidadde investigadores pertenecientes alcampo. Se espera poder profundizar enestas dos últimas cuestiones en futurosavances.* Podrán observar quienes esténleyendo que el sistema de citado eneste texto no se ajusta al utilizado porla revista en el resto de los artículos.Esto se debe a la especificidad deltema y formato que requiere este tipode revisión bibliográfica y no a unaarbitrariedad. [N. del E.]En el presente artículo se presentan los resultados parciales de untrabajo de revisión y análisis de las producciones académicas sobredefensa en Argentina publicadas entre los años 1983-2014. Elobjetivo de este relevamiento fue dilucidar cómo se fue conformandoel campo de estudios sobre defensa desde el retorno a la democracia;cuál fue su desarrollo a lo largo de las últimas tres décadas y cuál esel ‘estado de situación’ actual (en términos de temáticas, áreas de vacancia,instituciones e investigadores que forman parte del campo) 1 .En la primera parte del informe se especifican los criterios que guiaronel relevamiento, en particular en términos de la inclusión/exclusiónde determinadas obras, junto con las decisiones teóricas básicas queguiaron el trabajo. A continuación se presentan los resultados obtenidoshasta el momento en base a una periodización inicial que distinguetres subperíodos en el desarrollo del campo de estudios sobre defensaen Argentina.Nociones teóricas principales y criterios de selecciónA la hora de definir el campo de estudios sobre defensa partimos de ladistinción que realiza Battaglino (2012: 243)* entre política de defensay política militar. De acuerdo a este autor, la primera “se limita, aunqueno se reduce, a las definiciones doctrinales, organizacionales y operativasrespecto al empleo de las Fuerzas Armadas (…) [e incluye] (…) unadimensión normativa y otra material”. En este sentido la defensa involucratanto la definición de una doctrina de defensa como las decisionesvinculadas con el desarrollo, por caso, de una industria de defensanacional (Battaglino, 2012). La política militar, en cambio, tiene por objetivo“regular el comportamiento político que generalmente tienden adesarrollar las Fuerzas Armadas” (Battaglino, 2012: 242) y se despliegaa través de un dispositivo normativo-institucional destinado a garantizarel control político del instrumento militar. A esta conceptualizaciónla vinculamos con los objetivos de la política de defensa, tal como esentendida en el actual ordenamiento jurídico argentino: “la misión dela defensa nacional se circunscribe a conjurar y repeler –mediante elempleo de las Fuerzas Armadas– toda agresión militar estatal externacon el fin de garantizar y salvaguardar de modo permanente la soberanía,la independencia, su integridad territorial y la vida y libertad de sushabitantes” (Ministerio de Defensa, 2010: 44).En términos de la definición de un campo de estudios, y en base a estasconceptualizaciones, asumimos que los estudios sobre defensa sontodos aquellos trabajos que se centran en temáticas vinculadas con laseguridad del Estado, con las prescripciones y limitaciones que la legislaciónimpone a tal efecto, y en función del desarrollo, organización,equipamiento y uso de la fuerza militar, de acuerdo con una determinadadoctrina. Como tendremos ocasión de comprobar a lo largo del informe,en determinadas coyunturas el campo se ha limitado a abordarproblemáticas propias de la política militar mientras que en otras ha superadolo que el Estado argentino entiende como específico del campode defensa para avanzar sobre cuestiones vinculadas con la seguridadinterior. Esta situación, desde nuestra perspectiva, no sólo traduce elcarácter dinámico del campo sino también su capacidad para influir enla dirección de las políticas públicas de defensa; esto es: que el campode estudios sobre defensa se constituye en espacio de disputa académicapero también política entre diversos actores sociales.Ahora bien, cabe mencionar que a esta definición del campo laacompañamos con una serie de criterios de selección que nos permitierandar cuenta de los objetivos propuestos. En primer lugar, y conescasas excepciones, excluimos del análisis a las producciones realizadasal interior de las Fuerzas Armadas. El criterio fue aquí centrarnos enlos trabajos académicos realizados desde Universidades y centros deinvestigación en base a normas ya comunes de producción en el campode las ciencias sociales. Esto no implica asumir que lo que se produceen las FF.AA carece de criterios o fundamentos de “cientificidad” sinoque, básicamente, tiene otros objetivos vinculados con el rol del instrumentomilitar. Las excepciones fueron aquellos trabajos citados por lacomunidad académica y las producciones elaboradas al nivel del Ministeriode Defensa y de la Escuela de Defensa Nacional en los últimosaños, aspecto que justificaremos en el apartado correspondiente. Porotro lado, también excluimos los trabajos que se centran en el rol políticoy social que ocuparon las fuerzas armadas en el período previo a latransición democrática. En este sentido, y si bien corremos el riesgo dedejar de lado trabajos centrales en todo estudio de los militares comogrupo social y actor político, cabe recordar que lo que nos interesa esanalizar la dinámica del campo de estudios sobre defensa desde 1983.Esto implica, por un lado, delimitar un área que trasciende –aunque incluye–a las fuerzas armadas y, por otro, asumir que la dinámica delcampo no se circunscribe ni define exclusivamente por la historia deel campo de estudios sobredefensa se constituyeen espacio de disputaacadémica pero tambiénpolítica entre diversosactores sociales

Similar magazines