Views
2 years ago

REVISTA DAP AVENTURA 2015-2016

Los invitamos a conocer nuestra mirada, a través de esta nueva edición digital de revista "AVENTURA: Al Fin del Mundo", temporada 2015-2016. Cuéntanos qué te parece en facebook.com/grupodap _______/________ We invite you to know our world, in this new digital edition of "ADVENTURE: At the End of the World" 2015-2016 season. Tell us what you think on facebook.com/grupodap Enjoy!

Aventura al fin del

Aventura al fin del mundo 2015 - 2016 SIR ERNEST SHACKLETON Y EL PILOTO PARDO A 100 AÑOS DE UN RESCATE INOLVIDABLE reconocimiento en caso de éxito”. Alrededor de 5.000 solicitudes fueron recibidas. Finalmente, tras el suspenso que produjo el estallido de la Primera Guerra Mundial, en Diciembre de 1914 Shackleton recibe la autorización de zarpe de Winston Churchill, Jefe del Almirantazgo Británico, con un simple telegrama que decía “Procedan”. Tras una escala en Buenos Aires, la nave “Endurance” recala en las Georgias del Sur. Allí, los balleneros noruegos le informan sobre la gran cantidad de hielo que bloquea Vassel Bay, el punto que Shakleton había escogido como lugar de desembarco. Consciente del peligro, pero sin intenciones de retroceder, Shackleton ordena seguir adelante. Finalmente, en Febrero de 1915 el “Endurance” ya no puede avanzar más y queda inmovilizado por los hielos del congelado Mar de Wedell. Por Rafael Cheuquelaf Bradasic Ernest Shackleton, nacido en Irlanda en 1874, pertenecía a una especie que en esos años parecía condenada a la extinción: la de los Exploradores. En un mundo en que quedaban cada vez menos espacios sin conocer, este irlandés aún soñaba con la gloria de ser el primero en plantar la “Union Jack” en el Polo Sur. Y estuvo a solo 500 kms. de lograrlo, en la expedición del “Nimrod” (1909). “Prefiero ser un burro vivo que un león muerto”, dijo, al explicar porqué eligió retroceder. De todas maneras fue recibido como un héroe en Gran Bretaña, status que le permitió dar conferencias en distintas ciudades europeas. Pero la llegada de Roald Admunsen al Polo Sur le impulsó a volver al Continente Blanco, armando una expedición bajo el grandilocuente nombre de “Expedición Imperial Transantártica”. Como su nombre lo declara, su objetivo era atravesar el Continente Blanco utilizando trineos tirados por perros. El texto del aviso que publicó en la prensa londinense para reclutar tripulación decía: “Se necesitan hombres para viaje peligroso. Bajo sueldo, frío tremendo, largos meses de total oscuridad, peligro constante, retorno dudoso. Honor y Shackleton acepta el hecho de que la “Expedición Imperial Transantártica” ya no se concretará y organiza la vida a bordo del “Endurance” como la de una estación polar. Allí la tripulación se las ingenia para no dejarse abatir por la depresión en medio de la larga noche antártica, organizando actividades como representaciones teatrales y tertulias literarias. Pero al llegar la primavera, el hielo comienza a partirse y el casco del “Endurance” se ve cada vez más presionado. En octubre de 1915 la nave debe ser evacuada. Ante la desolada mirada de sus tripulantes, ésta se rompe en pedazos y desaparece bajo el hielo. Sus tripulantes ahora deberán acampar sobre inestables placas de hielo marino. Es en esa situación desesperada en que aflora el extraordinario temple y liderazgo de Shackleton, al reunir a sus hombres y ordenarles que sólo se lleven lo que les permita sobrevivir. Y negarse desde el principio a la idea de permanecer donde estaban, prefiriendo la tortura de arrastrar a pulso tres chalupas antes que sucumbir al frío, al hambre y la locura. Todos los perros terminarán siendo sacrificados para sostener ese esfuerzo sobrehumano. Cuando los hielos comienzan a partirse bajo sus pies, los náufragos deben abordar los botes y buscar tierra firme. Al borde de la congelación, logran llegar a la isla Elefante, una solitaria roca azotada por las tormentas y lejos de cualquier ruta usada por los balleneros. Allí, Shackleton decide 6 Adventure at the End of the World

Aventura al fin del mundo 2015 - 2016 Ernest Shackleton, Frank Worsley y Tom Crean, en una recepción brindada por The British Club de Punta Arenas./ Ernest Shackleton, Frank Worsley and Tom Crean in a reception hosted at the British Club in Punta Arenas. emprender una de las travesías marítimas Asociación Británica de Magallanes. “Solo más peligrosas de todos los tiempos: navegar estoy muy arrepentido de no haber realizado junto a cinco de los tripulantes en el bote antes mi viaje a Punta Arenas, porque con “James Caird” unas 800 millas náuticas él hubiera tenido la oportunidad de salvar a rumbo a la isla Georgia del Sur y buscar mis camaradas”, dijo entonces. En menos de el auxilio de los balleneros noruegos. Solo tres días, la Asociación Británica de Magallanes reunió 1.500 libras esterlinas para los con ayuda de una brújula y un sextante, desafiando vientos huracanados y olas de gastos operativos de la tercera expedición más de ocho metros de alto. El desviarse de rescate. Shackleton, Worsley y Crean un solo grado significaba el no encontrar la zarparon desde Punta Arenas hacia las isla y perderse para siempre en medio del Shetland del Sur a bordo de la goleta Emma. Atlántico Sur. Pero, contra toda posibilidad, Pero el hielo les cortó el paso y debieron llegaron. volver a Punta Arenas para organizar otro intento de rescate. Una vez en tierra Shackleton, que nunca había subido una montaña en su vida, Shackleton solicitó ayuda a la Armada de atravesó junto a dos de sus hombres la Chile, que puso a disposición el escampavía escarpada cordillera de la isla y alcanzó la “Yelcho” al mando del piloto Luis Pardo Villalón. Antes de emprender este peligroso viaje estación ballenera noruega de Stromness. Se dice que el primero que los vio llegar a la Antártica, en una nave que ni siquiera fue un niño, que huyó despavorido ante tenía camarotes y en pleno invierno, escribe el aspecto desastroso de los náufragos. una carta a su padre que dice: “La tarea es Y el jefe de la estación, un noruego duro grande, pero nada me da miedo: soy chileno. que había visto muchas desgracias en su Dos consideraciones me hacen hacer frente vida, no pudo evitar llorar al reconocer a a estos peligros: salvar a los exploradores Shackleton, con el que había cenado allí y dar gloria a Chile. Estaré feliz si pudiese mismo, casi dos años antes. lograr lo que otros no. Si fallo y muero, usted tendrá que cuidar a mi Laura y a mis De inmediato se organizó el rescate de los hijos, quienes quedarán sin sostén ninguno que habían quedado en Isla Elefante. Tras a no ser por el suyo. Si tengo éxito, habré dos fallidos intentos, Ernest Shackleton, el cumplido con mi deber humanitario como capitán Frank Worsley y el marinero Tom marino y como chileno. Cuando usted lea Crean llegaron a Punta Arenas en julio de esta carta, o su hijo estará muerto o habrá 1916 procedentes de las islas Falklands/ llegado a Punta Arenas con los náufragos. Malvinas. El Club Británico (actual Banco No retornaré solo.” de Chile) fue su centro de operaciones. Un público numeroso los había recibido en el El día 30 de Agosto, tras sortear un banco Teatro Municipal con una prolongada ovación. de niebla marina, se logró rescatar a los 22 Shackleton abrió la conferencia agradeciendo náufragos desde la Isla Elefante, los cuales a la comunidad, al Gobierno de Chile y a la ya casi habían agotado sus reservas de alimentos. En la mañana del 3 de septiembre de 1916 la escampavía “Yelcho” fondeó en el muelle del frigorífico de Río Seco. Desde allí, Shackleton telefoneó a sus amigos de la Asociación Británica de Magallanes y al gobernador Fernando Edwards, anunciándoles el éxito de la misión chilena y preparando el ambiente para su regreso triunfal. El diario local inglés “The Magellan Times” retrata el despertar de la ciudad tras el anuncio: “Las noticias se expandieron como fuego, las campanas de incendio sonaron para dar aviso a la población, se izaron banderas y los pobladores de todas las nacionalidades corrieron al muelle para recibir a los hombres que habían sufrido tanto por causa de la ciencia y el saber. Nunca antes, en la historia de Magallanes, se había congregado una multitud tal para presenciar la entrada de la Yelcho.” Al mediodía, Shackleton y sus hombres fueron bienvenidos en el puerto por el gobernador Edwards y juntos marcharon en una alegre procesión comunitaria que los acompañó al son de una banda hasta el Hotel “Royal” (donde se ubica hoy el pub “Celebrity”). Esa noche, el Club Británico (en el tercer piso del actual Banco de Chile) ofreció una recepción en la que los náufragos entonaron canciones Retrato al óleo del Piloto Luis Pardo Villalón, conservado en el Museo Naval de Punta Arenas. / Painting of Pilot Luis Pardo Villalón, conserved at Punta Arenas’ Naval Museum. Adventure at the End of the World 7

DAP AVENTURA 2016 - 2017
DAP AVENTURA 2017-2018