14.11.2012 Views

Jornadas - Medio Rural - Xunta de Galicia

Jornadas - Medio Rural - Xunta de Galicia

Jornadas - Medio Rural - Xunta de Galicia

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas


Nuestro agradecimiento a la Dirección Xeral de Conservación da Natureza de la Consellería de

Medio Ambiente por su apoyo y colaboración en estos Cursos de Formación, que son imprescindibles

para una cultura cinegética acorde con la caza del siglo XXI en Galicia.

Edita: XUNTA DE GALICIA

CONSELLERÍA DE MEDIO AMBIENTE

Dirección Xeral de Conservación da Natureza

Realiza: Difux, S.L.

D.L.: C-1796-05


Sin duda es un privilegio para todos los gallegos, disfrutar de una biodiversidad

tan rica y variada, un entorno en el que conviven una amplísima variedad de especies de

flora y fauna, que configuran esta extremo del occidente europeo como una de las regiones

con mayor patrimonio ecológico del continente.

Pero para mantener esa inmensa riqueza natural, se han de hacer grandes

esfuerzos procurando asegurar un equilibrio, casi siempre muy complejo, entre los distintos

elementos que lo componen.

Los ajustes económicos que se han producido de un modo tan acelerado en

la economía gallega han propiciado cambios en el paisaje rural, que han traído de la mano

bruscas transformaciones en los ecosistemas. Profundas modificaciones en las prácticas

agrarias y en el aprovechamiento de los terrenos agrícolas, han mermado dramáticamente las

expectativas de algunas especies, al tiempo que han impulsado la proliferación de otras. Las

especies de caza mayor enseñorean ahora espacios, que antes constituían el espacio natural

de otras especies menores.

El ritmo acelerado en el que se han producido estos cambios han producido

desajustes, que todavía no se han podido corregir. Por eso son frecuentes las invasiones de

las vías públicas y consiguientemente, los atropellos de corzos y jabalíes y numerosos los destrozos

que estos causan en los cultivos agrícolas y forestales.

La Consellería de Medio Ambiente, consciente de esta realidad, ha hecho un

considerable esfuerzo para mitigar el impacto que esta circunstancia produce en las economías

agrarias. Por una parte ha puesto en marcha una línea de ayudas para los ganaderos afectados

por los ataques de los lobos, minimizando el efecto negativo que estos incidentes tienen

para ellos. Esta línea de ayudas ha tenido una acogida muy favorable y ha contribuido de

una manera importante a disipar la tensión social que los daños que causa el lobo producía en

algunos lugares de nuestra geografía.

5


6

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Con ocasión de la celebración en Lugo de la II Conferencia Nacional de la

Caza, se abrió un foro de debate sobre la responsabilidad de los daños, que causan las especies

cinegéticas en la circulación viaria y se auspiciaron reuniones y encuentros a nivel nacional,

para propiciar la modificación legal, que culminó el pasado 28 de abril con la reforma de la

disposición adicional sexta de la ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad

Vial. Esta reformulación legal hace una atribución de responsabilidades mucho mas equitativa

y ajustada a nuestra tradición jurídica y a la de los países de nuestro entorno y descarga una

pesada carga de los hombros de nuestros cazadores.

Un tercer frente abierto por la Xunta de Galicia, lo constituye el plan de ayudas

para paliar los daños, que estas especies producen en los cultivos, anunciado recientemente

y que completa el esfuerzo de protección, que ha realizado la Administración Autonómica

Gallega en estos últimos años, para reducir el impacto negativo, que las especies cinegéticas

causan en las economías agrarias y con ello la preocupación suscitada por la explosión demográfica

que algunas especies cinegéticas han experimentado en estos último años, en los

montes de Galicia.

Por todo ello, este documento es una herramienta perfecta para mejorar el

conocimiento en materia preventiva de nuestros gestores de tecores y de los cazadores en

general.

José Manuel Barreiro Fernández

Coselleiro de Medio Ambiente


La Federación Galega de Caza quiere mostrar su agradecimiento a la

Consellería de Medio Ambiente por su apoyo y colaboración en estos Cursos de Formación,

que son imprescindibles para una cultura cinegética acorde con la caza del siglo XXI en Galicia

Cabe afirmar que los daños producidos por las especies cinegéticas son uno

de los mayores problemas a que se enfrentan los cazadores en estos momentos. Tal es su

importancia, que puede hacer desaparecer la actividad cinegética en determinados territorios,

no solo en Galicia sino en toda España.

Una problemática tan compleja va a requerir soluciones diversas y complementarias.

Es cierto que en los últimos tiempos se están dando pasos, en diferentes ámbitos,

en la dirección que parece ser la correcta. No cabe duda que la prevención debe formar parte

de las acciones tendentes a la minimización de estos daños. Cuantas mas medidas preventivas

se pongan en marcha por quién corresponda, menores serán los efectos negativos que

estos animales tengan sobra la circulación, los cultivos y la ganadería y menor el gasto para

compensar a los perjudicados.

Estas Jornadas pretendieron conocer el problema, ofrecer por parte de especialistas

en la materia soluciones preventivas y redactar unas conclusiones que pudiesen servir

de base para futuras actuaciones. Con ala publicación de este libro, que contiene las ponencias

y conclusiones, se consigue ampliar el abanico de personas que acceden a las reflexiones de

la Jornada en su soporte de fácil consulta y que le da permanencia en el tiempo.

Este tipo de actuaciones también forman parte de esa solución a los daños,

compleja sin duda, pero deseamos y esperamos que definitiva.

José Manuel Vaamonde González

Presidente Federación Galega de Caza

7


Indice

13

19

INTRODUCCIÓN A LAS JORNADAS SOBRE LA PREVENCIÓN DE LOS DAÑOS

CAUSADOS POR ESPECIES CINEGÉTICAS

MÉTODOS DISUASORIOS Y DE MINIMIZACIÓN DE DAÑOS DE LA FAUNA

CINEGETICA EN GALICIA.

LA PREVENCIÓN EN LOS CULTIVOS AGRÍCOLAS

PONENTE: Hermann Schmalenberger

45 LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR EL PLAN DE ORDENACIÓN

CINEGÉTICO (P.O.C.)

PONENTE: José Manuel Matos Sobrino

59 LOS REFLECTORES WEGU-RENATUR COMO MEDIO DE EVITAR ACCIDENTES

DE TRÁFICO PRODUCIDOS POR ATROPELLOS DE FAUNA CINEGÉTICA

PONENTE: David Huertas Cifuentes

73 LA BARRERA DE OLOR EN LA PREVENCIÓN DE LOS ACCIDENTES

POR ATROPELLO DE FAUNA

PONENTE: Joaquin Bernad Danzberger

85 CONCLUSIONES DE LAS JORNADAS SOBRE PREVENCIÓN DE DAÑOS

PRODUCIDOS POR LAS ESPECIES CINEGÉTICAS


INTRODUCCIÓN A LAS JORNADAS

SOBRE LA PREVENCIÓN DE LOS DAÑOS

CAUSADOS POR ESPECIES CINEGÉTICAS


5

INTRODUCCIÓN A LAS JORNADAS SOBRE LA PREVENCIÓN DE LOS DAÑOS

CAUSADOS POR ESPECIES CINEGÉTICAS

En la problemática de los daños causados por las especies cinegéticas, en

sus dos principales vertientes: como consecuencia de los atropellos en las vías de comunicación

y los producidos a los cultivos, en estos momentos el debate principal se centra sobre

quien recae la responsabilidad de hacer frente a las consecuencias de esos daños y cuales

deberían ser los cambios legales necesarios para que esa responsabilidad se distribuya de

forma diferente a la actual, y por lo tanto mas justa.

Aún cuando esos cambios parecen imprescindibles, esta no es la perspectiva

que buscamos en estas Jornadas sobre los daños. Ya existen otros foros que están abiertos

para buscar soluciones a la parte jurídica del problema. Con el convencimiento de que llegarán

a producirse esas modificaciones legales que todos deseamos, abordamos estas

Jornadas sabiendo que, en cualquier caso la prevención es un camino en el que hay que profundizar

para lograr una reducción muy importante de esta siniestralidad. Con este descenso

se lograría que no fuese necesario hacer frente a la responsabilidad en los términos y cantidades

actuales. La inversión en prevención, que tampoco pretendemos valorar hoy en su cuantía

ni en quienes deben ejercerla, además de ser mas rentable que la indemnización, tendría

otras consecuencias positivas como el aumento de la paz social por la minoración de los

daños y por lo tanto la disminución del efecto de rechazo que con este motivo se produce en

la sociedad hacia la caza y ayudaría a reducir el conflicto que se produce como consecuencia

de la solicitud de indemnizaciones, limitando estas a unos pocos casos, a los que por cierto

siempre sería mas fácil atender y hacer frente.

En referencia a los daños que se producen como consecuencia de los atropellos

en las vías públicas, cabe hacer algunas reflexiones previas. Afortunadamente nuestra tierra

se está viendo “afectada” por una explosión de las vías de comunicación. Esto es un síntoma

de modernidad y demuestra avances sociales y económicos importantes. Sin embargo su

construcción trajo como consecuencia la fragmentación de habitats y en su momento, bien

pocos eran los que podrían prever que estas actuaciones unidas al gran aumento de ejemplares

de caza mayor hiciese necesarias medidas complementarias en esas vías, para prevenir

tal cantidad de siniestros. En las vías de reciente construcción nadie se extraña que deban

13


14

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

contemplar pasos de fauna, etc. En algunos países de Europa ya se habla de ecoductos y

puentes ecológicos. Nosotros, con la mirada puesta en los países mas avanzados, todavía

tenemos que recorrer un camino, mas prosaico, que se adapte a nuestra necesidades, pero

que pueda ser la base de otras soluciones futuras mas globales. Países de nuestro entorno,

como Francia, que ya recorrieron mucho camino, pueden servirnos de ejemplo, así en el año

1974 hizo el primer inventario nacional de colisiones de vehículos con grandes mamíferos con

un resultado de 1.790 colisiones, diez años mas tarde la cifra era de 11.000 atropellos y en la

actualidad se calcula que rondan los 40.000 animales atropellados por año. Las recomendaciones

de la guía “Pasaje pour la grande faune”, son diversas pero en todo caso recomienda

su adaptación a las condiciones de cada lugar y van desde la información a los automovilistas,

reducción de velocidad en determinados tramos, respeto de los corredores ecológicos en la

construcción de vías de comunicación y restauración de otros en las ya construidas. En determinadas

zonas, en la construcción de grandes vías se aplican las técnicas llamadas de las

obras de cuarta generación. Se trata de grandes viaductos o tramos de carretera cubiertos a

lo largo de centenares de metros que sirven de pasos de fauna. No hemos de olvidar que los

conductores, usuarios de las vías de comunicación, necesitan información sobre un problema

nuevo. Es necesaria una sensibilización general, basada en el conocimiento, aunque sea mínimo,

de las costumbres de estos animales, su querencia para cruzar las vías por determinadas

zonas y a determinadas horas, etc. para que la conducción tenga en cuenta las señales y su

correcta interpretación.

Alguna reflexión similar cabe en lo referente a los daños en cultivos. Nuestra

población rural ha disminuido de forma drástica en los últimos años, en Galicia hemos pasado

de una ocupación agraria del 40% a poco mas del 10%. Las pequeñas explotaciones agroganaderas

han desaparecido, en muchos casos transformándose en explotaciones silvícolas y

en otros, en simples manchas de matorral y aldeas “fantasmas”. Emergió una nueva agricultura

que requiere mucha menos mano de obra, por lo que la ocupación en el sector primario

agrario se acerca a las cifras de los países mas desarrollados. Esta agricultura que se ha tecnificado,

hace que los cultivos hayan variado, la superficie agrícola ha cambiado radicalmente

y los usos del suelo agrarios forman un mosaico con los nuevos usos forestales de parte del

territorio. Este es el habitat idóneo para el crecimiento exponencial de corzos y jabalíes y también

para que los daños sean cuantiosos en los cultivos mas sensibles (maíz, por ejemplo)

dado que esas zonas de alimentación están rodeadas de bosques y matorrales, zonas propicias

para el encame y resguardo.


Sin duda el panorama no es halagüeño, pero es el real. Queda un trabajo

arduo y prolongado, para que abordando nuestra realidad seamos capaces, entre todos, de

encontrar los medios para atajar esta gran plaga de los daños. Los ponentes de estas

Jornadas son personas cualificadas en el tema que nos ocupa. Estamos seguros que con sus

aportaciones y de la conjunción de sus ponencias saldrán conclusiones muy interesantes que

se puedan poner en práctica por quien corresponda para que los daños producidos por las

especies cinegéticas dejen de ser la espada de Damocles que pende sobre el futuro de la actividad

venatoria, en su concepto clásico. Tenemos que saber trasmitir a la sociedad en general

las informaciones y propuestas que salgan de aquí. No debemos limitarnos a una traslación

horizontal y endogámica entre los cazadores, porque solos no podemos afrontar el problema.

Lo que si es cierto es que debemos formar parte de la solución.

La caza es tan antigua como el propio hombre, y en la época que vivimos

pasa por momentos de fuertes tribulaciones. Los cazadores estamos en la obligación de

adaptarnos y esforzarnos, no solo para que sobreviva en el siglo XXI sino para que siga reforzándose.

De no ser así será un fracaso de los hombres, no de la caza.

José María Gómez Cortón

Director de los Cursos de Caza de la Federación Galega de Caza

15

Introducción


MÉTODOS DISUASORIOS Y DE MINIMIZACIÓN

DE DAÑOS DE LA FAUNA CINEGETICA EN GALICIA.

LA PREVENCIÓN EN LOS CULTIVOS AGRÍCOLAS

PONENTE: Hermann Schmalenberger


10

MÉTODOS DISUASORIOS Y DE MINIMIZACIÓN DE DAÑOS DE LA FAUNA

CINEGETICA EN GALICIA.

LA PREVENCIÓN EN LOS CULTIVOS AGRÍCOLAS

PONENTE: Hermann Schmalenberger

AUTORES: Hermann Schmalenberger, Francisco Carro Mariño e

Asier Rodríguez Larrinaga

INTRODUCCIÓN

La creciente responsabilidad por parte de los Tecores en cuestiones de

daños ocasionados por la fauna cinegética, tanto en la agricultura como a través de accidentes

de tráfico, ha impulsado a los autores de la presente publicación a abordar una

serie de trabajos sobre estos daños en diferentes puntos de la geografía gallega (véase

apartado bibliográfico).

Así, a lo largo de los últimos diez años, hemos estudiado la problemática

y adquirido experiencia en la evaluación de la situación de casos particulares en territorios

de diferente tipo de gestión (Tecores , Parques Naturales, otros tipos territorios) y en

la aplicación y evaluación de la eficacia de diferentes medidas, sobre todo dirigidas al

jabalí (Sus scrofa), tradicionalmente uno de los mayores causantes de accidentes y

daños a la agricultura.

Además estamos en situación de poder evaluar los riesgos de accidentes

de tráfico en cada localidad en cuestión así como la evaluación y propuesta de medidas

eficaces para minimizar la incidencia. Sin embargo, el presente artículo está enfocado

principalmente a los daños en los cultivos agrícolas mientras otro capítulo de la presente

publicación aborda la problemática de los accidentes.

Desde los años 60 se está produciendo una espectacular expansión

demográfica y areal de las poblaciones de jabalí en Europa. Este hecho se constató también

en Cataluña y zona centro de la Península Ibérica para el periodo 1973-1980. En

Galicia, de momento, se carecen de datos publicados y rigurosos, aunque todo parece

apuntar a un aumento poblacional y distribucional en los últimos años. La situación en

19


20

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Asturias, cuya problemática puede ser similar a la gallega ha sido analizada, constatándose

que el jabalí ha pasado de ocupar un 63% de los concejos en los años 50, al 92%

en 1991.

En cuanto a las causas de dicho aumento diversos autores han apuntado

entre otras, cambios climáticos, con inviernos menos rigurosos, la regeneración de la

vegetación natural como consecuencia del despoblamiento rural y la modificación de los

cultivos agrícolas.

Esta expansión tanto demográfica como areal conlleva, a su vez, un

aumento de la problemática social, derivada de los daños ocasionados. Los daños a los

cultivos se hacen especialmente notables en núcleos de población relativamente aislados,

rodeados de grandes extensiones de matorral o de monte arbolado, con abundante

cobertura y escaso manejo humano. Los accidentes de tráfico, por su parte, suelen ocurrir

donde las vías de transporte de capacidad media y alta pasan por áreas de monte que

albergan a las especies de caza mayor.

Figura 1

Distribución del jabalí en los años

sesenta. (tomado de Guía de la caza

en España, MINISTERIO DE INFORMACIÓN

Y TURISMO, 1969)


Aparte del jabalí, y en función de su presencia en el territorio, se registran

otras especies implicadas en los daños. Así ha sido detectada presencia en los cultivos

de corneja (Corvus corone), conejo de monte (Oryctolagus cuniculus), tejón (Meles

meles), corzo (Capreolus capreolus) y ciervo (Cervus elaphus). Los daños, habitualmente

escasos, en los cultivos agrícolas por corneja, conejo, corzo y ciervo pueden alcanzar

mayores dimensiones en función de la densidad de estos animales. El corzo y el ciervo,

además, pueden ocasionar daños de consideración en los cultivos forestales o de árboles

frutales y, sobre todo, las tres especies de caza mayor mencionadas suelen estar

implicadas en los accidentes de tráfico.

10

Lineas ferroviarias

Carreteras nacionales

Autopistas y autovias

0 10 20 30

Puntos de contacto de corzo entre 1996 y 2000

Puntos de contacto de corzo entre 1996 y 2000

Distribución del corzo (PCM) entre 1990 y 1996

Distribución del corzo (PCM) entre 1996 y 2000

Evolución durante la pasada década del área de distribución del corzo, estimada por medio del

PCM (ver texto para explicación del cálculo)

21

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas

Figura 2

Evolución de la

distribución de corzo

en la provincia de

Pontevedra, tomado de

“Situación del corzo en

la provincia de

Pontevedra”, Xestec

2001.


22

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Ante esta problemática es necesario el análisis de la situación a nivel autonómico

pero también de cada caso en particular para la propuesta y aplicación de medidas

individualizadas en los Tecores.

CONSIDERACIONES GENERALES

Al hablar de prevención de daños ocasionados por fauna salvaje hay que

tener en cuenta ciertas consideraciones de orden biológico referidas a la especie causante

del daño. En respecto al jabalí, como autor principal, sólo una vez conocidas las claves

de las causas de su comportamiento a nivel local podrá diseñarse una estrategia

efectiva encaminada, cuando menos, a la minimización de los accidentes y daños producidos

en los cultivos.

— Ampliación del conocimiento sobre las especies que provocan los daños (Galicia, Tecores)

de la dinámica poblacional

• la biología reproductora

• la ecología trófica

del comportamiento espacio-temporal

MEDIDAS DE GESTIÓN

Un análisis del medio y de las prácticas agrícolas y las variedades cultivadas completaría esta información.

— Ciclo de conferencias informativas acerca de la problemática y sus posibles soluciones. Incluye charlas a los

colectivos agrícola ganadero, cazadores y técnicos de la administración.

— Estudio de la situación de los daños y accidentes en el Tecor para diseño de medidas concretas y eficaces

• Manejo del medio en el Tecor

• Manejo de las zonas de mayor frecuencia de accidentes

• Planificación de la actividad cinegética

• Puesta en funcionamiento de pastores eléctricos en zonas afectadas.

Figura 3: Cuadro de resumen de medidas de gestión.


La agricultura ha sido desde siempre un factor de gran importancia a la

hora de determinar la distribución de las especies de caza mayor. Se vuelve en menor o

mayor grado dependiente de los cultivos por causa de la progresiva desaparición de los

bosques caducifolios y su sustitución por cultivos agrícolas y especies alóctonas de crecimiento

rápido (pinos y eucaliptos, generalmente).

En Galicia este parece haber sido el patrón de transformación que explica

el rápido aumento del jabalí desde los años 60 del pasado siglo y del corzo más recientemente.

Caracterización del hábitat

Como paso previo e indispensable en el estudio de una especie y de sus

manifestaciones vitales (en el caso que nos ocupa la obtención de alimento en los cultivos

agrícolas y los desplazamientos de los animales en un territorio), deben abordarse las

características físicas del territorio y dentro de ellas, requiere especial importancia el uso

que del suelo se hace en la zona. Para ello ha de estudiarse la zona in situ y ha de procederse

a la división del área de estudio en unidades de vegetación, usos del suelo en

función del tipo de vegetación, cobertura, orientación, pendiente y altitud.

Análisis de parámetros poblacionales y de uso del Territorio

Una vez delimitados y cartografiado los ambientes presentes en el coto

ha de establecerse una metodología que permite la cuantificación más aproximada de la

población presente en la unidad de gestión, dando, como mínimo, una idea de la distribución

y abundancia relativa de la especie dentro del área.

Con los datos de presencia de indicios en las diferentes zonas y medios

existentes se procede a la evaluación de su uso por las especies.

23

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


24

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Figura 4

Esquema de

seguimiento de un grupo

de animales con metodologías

de teledetección.

Al mismo tiempo son de importancia las encuestas protocolarizadas dentro

de los colectivos de cazadores y de agricultores, puesto que permiten una primera

aproximación a la detección de las zonas de mayor querencia para los animales, así

como la evolución de sus efectivos, de los accidentes y de los daños a los cultivos en los

últimos años.

Revisión de los daños en los cultivos

Para el análisis de los daños concretos se debe utilizar una ficha de recogida

de parámetros diseñada al efecto.

Ésta debería entregarse sistemáticamente a los agricultores con incidencias

en sus cultivos e instar su cumplimiento para un posterior almacenamiento de la

información.


prado

4,3 %

patata

26,1 %

prado

5,6%

patata

44,4 %

Figura 3: Porcentajes de daños producidos a cultivos distintos en dos áreas de estudio diferentes.

Alternativamente se puede cumplimentar la ficha por los técnicos especializados

o los propios cazadores.

50

40

30

20

10

0

maiz

69,6 %

Figura 6: Apariencia de daños en función mensual en diferentes años y zonas.

30

20

10

25

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas

centeno

5,6%

2 5 6 7 8 9 10

0

2 4 5 6 7 8 9 10

Meses/año Meses/año

maiz

44,4%


26

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Para estudios más completos, como los realizados por las administraciones

o agrupaciones de cazadores a nivel comarcal, el tratamiento de la información tiene

que realizarse por técnicos especializados.

Figura 7

Frecuencia de daños

en función de la distancia

al monte mas

próximo.

0

Foto 1

Zona de ecotono cultivo-monte

con mayor

incidencia de daños.

5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 100 150 300

50

40

30

20

10

0


Foto 2,3 y 4: Daños de jabalí en maíz y prados.

PREVENCIÓN DE DAÑOS

TIPOS DE ACTUACIONES PARA LA PREVENCIÓN DE DAÑOS

Las propuestas y métodos están enfocadas especialmente al jabalí pero

son eficaces en menor o mayor medida, para otras especies de fauna.

Asesoramiento técnico

En la prevención de daños por animales silvestres el conocimiento del

comportamiento y las características y necesidades de cada especie desempeña un

papel esencial. El asesoramiento, por técnicos especializados, a los cazadores locales,

técnicos de las administraciones y a los agricultores sobre estrategias cinegéticas y

métodos técnicos de prevención de daños podría ser una de las medidas más sencillas

y eficaces. La celebración de ciclos de conferencias, bien a través de las sociedades de

cazadores, asociaciones de agricultores o las oficinas agrarias locales, bien por otras

administraciones sensibilizadas con la problemática debe implantarse para la divulgación

de los conocimientos y prácticas adecuadas. A medio y largo plazo el manejo acorde con

criterios específicos es, además, la única manera de mantener el control sobre las poblaciones

de fauna silvestre.

27

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


28

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Gestión cinegética de las poblaciones

En este contexto cabe mencionar, una vez más, la enorme importancia que

tiene la planificación de todos los aspectos de la actividad cinegética. Debe existir un Plan

de Ordenación Cinegética que tiene su base en una rigurosa y realista evaluación de las

densidades de la fauna cinegética que han de ser revisadas periódicamente. Los Planes

de Aprovechamiento y los cupos de captura deben ser igual de realistas y cumplibles. Esta

claro que ésto sólo se puede garantizar por implicación en la realización de los trabajos

por técnicos especializados en la materia. Igualmente es muy importante que los cupos

sean cumplidos para garantizar poblaciones y densidades óptimas para cada territorio.

En el comportamiento del jabalí destaca el carácter social y la gran capacidad

de adaptación a situaciones y hábitats variados. De ahí se deduce la importancia y

las posibilidades de una correcta gestión cinegética, tanto de las poblaciones animales

como de la planificación espacial y temporal de la actividad cinegética.

Con el fin de mantener poblaciones con una estructura poblacional óptima

se mantiene una densidad y una estructura de sexos y edad en la que se dispone de

un máximo de animales experimentados que conocen las fuentes alimenticias naturales

y que evitan zonas peligrosas como pueden ser los cultivos protegidos con pastores eléctricos

o los que están controlados mediante esperas nocturnas en las que se sustraen los

animales jóvenes y se respetan los animales de alta categoría social.

El coto debe disponer al mismo tiempo de zonas de absoluta tranquilidad

y refugio para las especies silvestres.

Al respecto de las batidas hay que exigir la adaptación a un modelo de

aprovechamiento denominado caza en intervalos que consiste en la concentración del

esfuerzo de caza en pocas semanas en otoño, además de la realización de una única batida/montería

por, aproximadamente, cada 500 hectáreas y temporada cinegética, cambiando

siempre de manchas para que no se repita perturbación en la misma. Eso sí, debe

exigirse la participación de un número mucho más elevado al actual de tiradores y un

sofisticado posicionamiento de éstos para garantizar el cobro de un número elevado de

los jabalíes levantados. También requiere el uso de grupos de perros especializados en


la caza de jabalí. El acento debe estar en el abatimiento de animales jóvenes, por lo

menos, en un sesenta por ciento del cupo.

Cabe mencionar que el impacto negativo que ejercen las especies silvestres

es, de momento, relativamente bajo y la densidad poblacional también. En un futuro

no muy lejano la situación actual evolucionará hacia efectivos poblacionales de jabalí y

corzo más altos y, si no se aborda un sistema de manejo adecuado, un impacto destructivo

mucho mayor. Sin embargo, con un manejo apropiado es posible el mantenimiento

de densidades relativamente altas (con las consecuencias positivas que eso conlleva:

aumento de piezas cazables, mayor cantidad y calidad de trofeos, aprovechamiento cinegético

por la población local, turismo cinegético, etc.) con un nivel de daños soportable.

Limitación del acceso a terrenos afectados

• Pastor eléctrico

Una de las actuaciones directas más eficaces en la prevención técnica de

daños es la instalación de pastores eléctricos específicos para la disminución de daños

de jabalí en zonas concretas especialmente vulnerables. Entre las ventajas se debe citar

el alto porcentaje de disminución de los daños, la posibilidad de actuar tanto sobre fincas

concretas afectadas como sobre áreas enteras de mayor tamaño (separar zona de monte

de zona de cultivos) y la facilidad de su instalación/desinstalación y manejo.

29

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas

Figura 8: Instalación correcta de algunos elementos de un pastor eléctrico para protección de

daños de jabalí.


30

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Sin embargo, hay que insistir en la importancia de un análisis riguroso previo

de la situación también en términos económicos y una instalación adecuada así como

de un seguimiento del equipo una vez instalado.

Los pastores eléctricos que no están bajo un disciplinado, continuo y riguroso

seguimiento son, de hecho, poco efectivos. La instalación deberá realizarla personal

especializado, mientras que el seguimiento puede ser llevado a cabo por los agricultores

o guardas del coto en cuestión, previa instrucción por los técnicos ya citados.

Un cercado con pastor eléctrico consiste en 2 hilos electrificados sujetos

por una serie de barras de hierro de aproximadamente 120 cm. de altura en las que van

dispuestos los dos aislantes que guían los hilos. Las barras se disponen con una separación

aproximada de 7-8 m para garantizar una correcta extensión de los hilos y evitar

posibles contactos con la vegetación. La corriente eléctrica es suministrada por bateríasopcionalmente

alimentadas por una placa solar- de forma que se evita tener que realizar

recargas periódicas.

Fotos 5 y 6: Detalle de instalación de hilos conductores y varas de sujeción así como preparación de

perímetro con herbicida.

Si bien este método de protección alcanza unos grados de efectividad

muy elevados, ésta está supeditada a la correcta instalación y mantenimiento del cercado.

Antes de proceder a su instalación, todo el borde de la plantación por la que va a dis-


currir la línea tiene que limpiarse de modo que no se produzcan contactos que provoquen

pérdidas de tensión.

Foto 7

31

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas

Figura 9

Equema de preparación

de perímetro y instalación

correcta de algunos

elementos de un pastor

eléctrico para protección

de daños de jabalí.

Pastor eléctrico con placa solar


32

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Foto 8

Diferentes tipos de

postes para la fijación

de los hilos

conductores

Figura 10

Solución para la entrada de pistas

y carretera


• Valla cinegética

Otra opción es la instalación de una valla cinegética de características

específicas para la prevención de daños por la fauna salvaje. Todas las consideraciones

referidas a los pastores eléctricos son de aplicación también en este caso, aunque esta

técnica tiene la enorme desventaja de ser de instalación fija y muy cara y de impedir el

paso a gran parte de la fauna y a la población local.

• Alimentación disuasiva

Esta actuación indirecta consiste en la disposición de alimento disuasivo

con el fin de mantener los animales el tiempo máximo posible alejados de las zonas conflictivas

(sólo viable en un contexto de gestión técnica con la colaboración de técnicos y

cazadores, véase apartado asesoramiento técnico). Este alimento puede ser repartido en

grano (maíz, centeno, trigo...) o en forma de cultivos de plantas querenciosas para el jabalí

(maíz, mezclas de leguminosas, trigo, avena, patatas...) y siempre alejadas de las áreas

donde los animales puedan causar problemas pero cerca de refugio en el monte.

33

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas

Foto 9

Instalación de un pastor

eléctrico en un campo recién

sembrado.


34

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Fotos 10 y 11: Cultivos disuasorios en el monte a gran distancia de las tierras cultivadas.

Lo que se persigue con esta medida es la creación de áreas óptimas para

la especie dentro del coto. Los sembrados suponen un incremento de los recursos para

la especie y un primer paso en la definición de estas áreas. Ésto debe ir acompañado por

la garantía de las condiciones de tranquilidad requeridas por la especie. Serán entonces

áreas en las que no se cazará, permitiendo que los animales se aquerencien en ese entorno.

La realización de batidas en otras zonas donde sí se produzcan destrozos contribuiría

al desplazamiento de al menos una parte de esa población conflictiva hacia estas

áreas.

Debe localizarse al menos a 1-1,5 km de las zonas de cultivos agrícolas y,

por lo tanto, es una medida complicada de realizar en Galicia por su distribución poblacional

particular. En ocasiones es preciso contar con el apoyo de los cotos colindantes

para realizar esta modalidad.

• Adopción de prácticas agrícolas que reduzcan el daño

La aplicación de estos métodos depende totalmente de los propietarios o

arrendatarios de las explotaciones agrícolas, por lo que su puesta en marcha es mas


compleja. Sin embargo, la gran estabilidad temporal de los usos y costumbres a este respecto

hace de estas medidas las más eficaces y baratas a largo plazo, una vez conseguida

la cooperación del colectivo de agricultores.

- Uso de cultivos menos querenciosos para los jabalíes (sustitución de

maíz por otros cultivos, cultivos forestales...) en las zonas más afectadas

y menos rentables.

- Cuanto más fertilizante de origen animal (purín) se utilice y cuanto

menos homogéneamente repartido esté, más vulnerables resultarán

los prados a los daños debido a la invasión de invertebrados ricos en

proteínas muy apreciados por los suídos.

- El jabalí, como animal esencialmente de bosque, se alimenta, en

situación natural, de los frutos de éste, siendo su dependencia de la

montanera muy alta e inversamente relacionada con los daños. El

fomento del bosque autóctono en los acotados es, por consiguiente,

otra medida eficaz en la prevención de daños.

• Acuerdos con los afectados

A pesar de no ser estrictamente un medio de disminución de daños,

incluimos este punto aquí por tratarse de uno de los métodos más utilizados en todo el

mundo para disminuir el impacto y la conflictividad social de los daños del jabalí. Estos

acuerdos pueden ser desde las indemnizaciones hasta arrendamientos o convenios y

deberían priorizarse para propietarios de las fincas alejadas en el monte y más afectadas.

De éste modo pueden alcanzar incluso la función de cultivos disuasorios.

• Otros métodos de repeler

Por último, mencionaremos algunos métodos comúnmente conocidos y

aplicados pero no por ello más eficaces.

Debido a la gran capacidad de aprendizaje y a la complejidad de la estructura

social, el efecto de los métodos de ahuyentar los jabalíes mediante equipos acústicos,

35

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


36

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

visuales o con repelentes olfativos son de muy limitada duración. Los jabalíes se acostumbran

tanto a radios como a detonadores de bombas así como a focos y luces intermitentes

en poco tiempo. Respecto de los repelentes olfativos hay que decir lo mismo, llegando

incluso a atraerlos y a propiciar así el consumo del maíz impregnado de ellos.

Sin embargo, estos métodos pueden aplicarse de manera complementaria

y potenciarlos por medio de algunas técnicas de repeler anteriormente mencionadas.

Ésto requiere un diseño especifico y un seguimiento riguroso para lograr los fines deseadas.

(véase el artículo sobre los repelentes en esta publicación)

MÉTODO VENTAJAS INCONVENIENTES COSTE

Aporte de

comida

(Maíz)

Cultivos

disuasorios

Repelentes

químicos

Recurso para momentos críticos

(10-15 días antes de la cosecha)

• No requiere mantenimiento ni

control

• No necesita almacenamiento

• Fácil de manejar

• Fácil de aplicar (1 persona)

Malla forestal • Barrera impermeable

• Escaso esfuerzo de mantenimiento

Pastores

eléctricos

• Inversión duradera (de 5 a 10

años)

• Barrea física semi-impermeable

• Independiente de factores climáticos

• No protege, solo disuade

• Ocupa espacio de almacenamiento (sacos)

• Trabajo rutinario (diario) de distribución por

caminos

• Efectos secundarios en la dinámica poblacional

• Favorece el furtivismo

• No protege, solo disuade

• No responde a problemas

particulares

• Favorece el furtivismo

Tabla 1: Resumen de métodos y sus características

• Barrera simplemente olfativa, poco impermeable

• Producto volátil a reponer con mucha frecuencia

y tras lluvias fuertes

• Producto de temporada

• Eficacia condicionada por la lluvia y la fuerza y

dirección del viento

• Instalación permanente sin posibilidad de

mover de sitio

• Entorpece el libre tránsito de algunas especies

• Ocupa espacio de almacenamiento

• Para colocar requiere 2 personas y trabajo de

preparación del perímetro

• Control rutinario sencillo pero necesario

Alto

Alto

Medio

Muy Alto

Medio


ANEXO I: FICHA PARA INSPECCIÓN DE DAÑOS

Ficha de control de daños causados por el jabalí e inspección de los mismos

Área de muestra: ....................................................................................................................................

de Expedente:

Datos do reclamante

Nombre:........................................................................................................ Apellidos: ...............................................................................................................................

D.N.I.: .............................................................................................. Fecha de nacimiento: ...................................................................................................................

Dirección: ............................................................................................. ................................................................................ Lugar: .............................................................

Parroquia: ...........................................................................................................................................................................................................................................................

Telefono: ..............................................................................................................................................................................................................................................................

37

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


38

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

DATOS DEL DAÑO

Fecha del daño:.......................................................................................................................... Fecha de la reclamación:........................................................

Superficie afectada:......................................................................................................................................................................................................................................

Producción unitaria:.......................................................................................................... Precio unitario: ...................................................................................

Coste estimado del daño: ........................................................................................................................................................................................................................

¿Hay otros rastros o indicios de presencia de jabalí en un radio de 100 m del daño? Sí ........................ No ......................

TIPO DE INDICIO DISTANCIA ORIENTACIÓN TIPO DE INDICIO DISTANCIA ORIENTACIÓN

Describir brevemente la climatología de la fecha del dano:

DATOS DEL PROPIETARIO

Nombre: ........................................................................................................................... Apellidoss: ........................................................................................................

D.N.I.: .................................................................................................................... . Fecha de nacimiento: .........................................................................................

Dirección: .............................................................................................................................................................................................................................................................

Lugar: .............................................................................................................................. Parroquia: .........................................................................................................

Telefono: ...............................................................................................................................................................................................................................................................

DATOS DE LA PARCELA

Nombre de la parcela: ...................................................................................... Superficie: .............................................................................................................

Lugar: ................................................................................................................................ Parroquia: .........................................................................................................

Propietario: .........................................................................................................................................................................................................................................................

Usuario actual: ................................................................................................................................................................................................................................................

Tipo de cultivo (especie y variedad): ..........................................................................................................................................................................................


Fecha de siembra:..........................................................................................................................................................................................................................................

Estado de maduración del cultivo......................................................................................................................................................................................................

Tipo de cultivo de la parcela en el año anterior (especie y variedad) .....................................................................................................................

Fecha estimada de cosecha:..................................................................................................................................................................................................................

Mes estimado: .....................................................................................................

Quincena estimada del mes: 1ª 2ª 3ª 4ª

Vegetación colindante a la parcela afectada (si hai cultivos colindantes especificar la especie)

Norte: .....................................................................................................

Este: .....................................................................................................

Sur: .....................................................................................................

Oeste: .....................................................................................................

Distancia y orientación a la mancha de monte más cercana

Descripción exacta de la localización de la parcela

DATOS DE LA INSPECCIÓN

Identificación del observador: ..................................................................................................... ........................................................................................................

Fecha de inspección de los daños: ............................................................................................. .....................................................................................................

Observaciones

Firma del observador

39

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


40

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

BIBLIOGRAFÍA DE INTERÉS

En la actualidad sólo existen artículos de carácter general sobre la problemática,

pero no hay bibliografía específica sobre la minimización de daños en lengua castellana

o gallega.

Boisaubert, B. & Sand, E. (1994): Le sanglier en France. Evolution des prélèvements et

des dégâts. En: Actes du colloque “Gestion du Sanglier”, Bergerac (24), 9 et 10/693. Nº spécial

Bull. Mens. Off. Natl. Chasse, 191: 11-19.

Bouledoire, J. L. (1982): L´évolution des dépenses d’indemnisation des dégats de sangliers

et des grands gibiers. Bull. Mens. Off. Natl. Chasse, nº 61: 34-38.

Briedermann, L. (1986): Schwarzwild. JNN Wildbiologie. Neumann, Neudamm, 539 pp.

CARGNELUTTI, B., GERARD, J. -F., SPITZ, F., VALET, G. Y SARDIN, T. (1990): Occupation par le

sanglier (Sus scrofa) des habitats d’un agro-écosystème modifié lors de la mécanisation de

l’agriculture. Gibier Faune Sauvage, 7: 53-66.

DARDAILLON, M. (1989): Age-class influences on feeding choises of free-ranging wild boars

(Sus scrofa L. 1758). Can. J. Zool., 67 (11): 2792-2796.

GENOV, P. (1981): Significance of natural biocenoses and agrocenoses as the source of food

for wild boar (Sus scrofa L., 1758). Ecol. Pol. 29(1): 117-136.

GÓMEZ OREA, D. (1994): Ordenación del territorio. Una aproximación desde el medio físico.

Editorial Agricola Española S.A. Madrid.

GUILLOTEAU, P., RONDEAU, A., BONINI, P. Y BOUNINNEAU, G. (1994): Le plan de chasse comme

outil de développement des populations. En: Actes du colloque “Gestion du Sanglier”,

Bergerac (24), 9 et 10/6/93. Nº spécial Bull. Mens. Off. Natl. Chasse, 191.

HONE, J. (1988): Evaluation of methods for ground survey of feral pigs and their sign. Acta

Theriologica, 33, 33: 451-465.

HONE, J. (1995): Spatial and temporal aspects of vertebrate pest damage with emphasis on

feral pigs. Journal of Applied Ecology, 32: 311-319.

HONE, J. Y STONE, C. P. (1989): A comparison and evaluation of feral pig management in two

national parks. Wildl. Soc. Bull., 17: 419-425.


MAUGET, R., CAMPAN, R., SPITZ, F., DARDAILLON, M., JANEAU, G. Y PEPIN, D. (1984): Synthése des

connaissances actuelles sur la biologíe du sanglier, perspectives de recherche. Symnposium

international sur le Sanglier. Toulousse (France), 24-26 avril 1984. Ed. INRA Publ.

Meynhardt, H. (1978): Schwarzwild Report. - Verlag J. Neumann Neudamm. Melsungen.

Nores, C., Fernández, A., García, E. y Rodríguez, R. (1994): Informe sobre los daños del

jabalí en el Principado de Asturias en 1993. Análisis de la variabilidad espacial del jabalí y su

incidencia en las haciendas campesinas. Informe inédito. Consejería de Medio Ambiente y

Urbanismo del Principado de Asturias/INDUROT Universidad de Oviedo, Oviedo, 22 pp.

NORES, C., FERNÁNDEZ, A., NAVES, J. Y GARCÍA, E. (1995): El jabalí en el Parque Natural de

Somiedo: hábitat y población. Informe inédito. Consejería de Agricultura del Principado de

Asturias.

O.N.C., (1988): Le sanglier. Notes techniquest au Bull. Mens. Off. Natl. Chasse, nº 123,

Fiche nº 45.

PETRAK, M. (1990): Ergebnisse modellhafter Erhebungen über Schälschäden und

Wildverbiss in Nordrhein-Westfalen. Allg. Forstzeitschrift, 45 (4): 84-85.

PETRAK, M. (1996): Wildschäden verhüten. En: Mehr Durchblick beim Schwarzwild.

Deutsche Jagdzeitung, Sonderheft II.

RUÍZ MARTÍNEZ, I. (1996): Definición, estudio y zonificación. En: Curso de Gestión y

Ordenación Cinegética. Colegio Oficial de Biológos, Granada.

SÁENZ DE BURUAGA, M. (1995): Alimentación del jabalí (Sus scrofa castilianus) en el norte de

España. Ecología, 9: 367-386.

SÁEZ-ROYUELA, C. Y TELLERÍA, J. L. (1986): The increased population of the Wild Boar (Sus

scrofa L.) in Europe. Mammal Rev., 16 (29):215-223.

SOKAL, R. R. Y ROHLF, F. J. (1995): Biometry: the principles and practice of statistics in biological

research. W. H. Freeman and Company, New York.

SPITZ, F. (1992): General model of the spatial and social organization of the wild boar (Sus

scrofa L.). En: Spitz, F., Janeau, G., González, G. y Aulagnier, S. (eds.) Ongulés/Ungulates 91,

pp. 385-389, SFEPM y IRGM, París, Toulousse.

41

Métodos disuasorios y de minimización

de daños de la fauna cinegetica en Galicia.

La prevención en los cultivos agrícolas


42

Jornadas

sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

TELLERÍA, J. L. Y SÁEZ-ROYUELA, C. (1985): L’evolution demographique du sanglier (Sus scrofa)

en Espagne. Mammalia, 49: 195-202.

VASSANT, J. (1994): Notions de base pour la gestion. En: Gestion du sanglier. Colloque de

Bergerac (24)- 9 et 10 juillet 1993. pp: 48-57.

WLAZELKO, M. & LABUDZKI, L. (1992): Über die die Nahrungskomponenten und die trofische

Stellung des Schwarzwildes im Forschungsgebiet Zielonka. Z. Jagdwiss., 38: 81-87.

XESTEC (1998). Estudio de la situación del jabalí (Sus scrofa) y los daños producidos por el

mismo en el “Parque Natural do Complexo Dunar de Corrubedo e Lagoas de Carregal e Vixán

y zona de influencia”. Informe inédito de la Consellería de Agricultura, Gandeiría e Montes,

Delegación Provincial de Montes e Medio Ambiente Natural de A Coruña. Informe inédito.

XESTEC (2000). Revisión de los daños a los cultivos agrícolas y aplicación de métodos disuasorios

y de minimización de daños producidos por la fauna silvestre en el municipio de A

Capela. Santiago.

XESTEC (2001). Situación del corzo (Capreolus capreolus), distribución, tendencias y evolución

en la provincia de Pontevedra por encargo del Servicio Provincial de Medio Ambiente

Natural de Pontevedra. Informe inédito.

Xestec (2002). Análisis de los daños producidos por el jabalí (Sus scrofa). Propuestas de

actuaciones de minimización de daños en el “Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés”

por encargo del Servicio Provincial de Medio Ambiente Natural de Ourense. Informe inédito.

XESTEC (2002). Recogida de datos y su estudio para el diseño de un modelo predictivo de los

daños causados por el jabalí en la agricultura en una zona piloto de Galicia. Proyecto

PGIDT00INN42E (1999-2002). Informe inédito de la Secretaria Xeral de Investigación,

Desenvolvemento e Innovación Tecnolóxica da Presidencia da Xunta de Galicia.

XESTEC (2002). Desarrollo y aplicación a escala comarcal de un modelo de predicción de los

daños de jabalí en la agricultura de Galicia”, Proyecto PGIDITRAG15E (2002-2005). Informe

preliminar, inédito de la Secretaria Xeral de Investigación, Desenvolvemento e Innovación

Tecnolóxica da Presidencia da Xunta de Galicia.

Zar, J. H. (1996): Biostatistical analysis. Prentice Hall International, Inc., London.


LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR EL PLAN DE ORDENACIÓN

CINEGÉTICO (P.O.C.)

PONENTE: José Manuel Matos Sobrino


5

LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR EL PLAN DE ORDENACIÓN

CINEGÉTICO (P.O.C.)

José Manuel Matos Sobrino

EL PLAN DE ORDENACIÓN CINEGÉTICA (P.O.C.):

La caza constituye hoy en día un recurso natural de máxima importancia

y potencialidad; su arraigo y extensión la convierten en Galicia en un formidable vehículo

e instrumento de conservación del medio y de desarrollo rural. Además las transformaciones

que está sufriendo su explotación y gestión están a convertirla en una actividad de

importante repercusión económica y social. La caza es, pues, un recurso renovable que

puede contribuir al desarrollo económico de nuestra comunidad autónoma y, sobre todo,

de las comarcas menos desarrolladas.

Teniendo en cuenta esta realidad, es importante que su ordenación se

plantee con la necesaria base científica y el máximo rigor técnico, integrándola en las

políticas de conservación, manejo y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad.

El medio natural se entendió durante siglos como fuente inagotable de

recursos, por lo que en el existían planteamientos de conservación para garantizar su

preservación. El aprovechamiento cinegético seguía este mismo patrón, pero la tasa de

transformación del medio (sumada a la pérdida de biodiversidad durante el último siglo)

hacen precisa la implantación de políticas de conservación que aseguren que el uso de

todos los recursos naturales sea sostenible.

Hoy en día la caza ya no responde a una necesidad básica, pero sigue

representando el uso de un recurso natural muy importante. Esta práctica continúa formando

parte de nuestra cultura y tiene importantes repercusiones económicas y

sociales. Ahora bien, actualmente la actividad cinegética implica la exigencia de una planificación

y gestión correctas y está abocada a ser cada vez más respetuosa con nuestro

entorno natural.

45


46

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Entre los estamentos implicados en el buen ejercicio de la caza son protagonistas

indiscutibles los cazadores que la practican y los gestores responsables de su

planificación. Ambos colectivos tienen en sus manos la posibilidad de hacer efectivo un

compromiso hacia una caza sostenible; y es en estos colectivos donde debe promoverse

una dimensión ética de la caza como complemento de las nuevas normativas jurídicas

medioambientales.

Cazadores y gestores en el suelo deben conocer las leyes, reglamentos y

órdenes que regulan el aprovechamiento de la caza; tambien deben entender las “leyes

biológicas” básicas de los ecosistemas donde se desarrolla la actividad cinegética y de

los que depende su continuidad.

La Lei 4/1997, del 25 de junio, de caza de Galicia y el Reglamento que la

desarrolla establecen los principios básicos de regulación de la actividad cinegética con

la finalidad de aprovechar ordenadamente los recursos cinegéticos de forma compatible

con el equilibrio natural del medio ambiente. Uno de los principios básicos de la actual

normativa consiste en garantizar la biodiversidad y la calidad de los hábitats y el paisaje,

evitando el aislamiento de las poblaciones silvestres, impulsando medidas que reduzcan

los efectos de prácticas agrícolas negativas, desarrollando programas que aseguren el

estado sanitario, genético y ecológico de las especies, y estableciendo prioridades en

líneas de ayuda que impulsen tanto la concesión como el aprovechamiento sostenible de

nuestros recursos; todo ello con la participación activa de los colectivos interesados en

la conservación y en la actividad cinegética.

Estos trabajos en materia de ordenación, regulación y gestión son muy

necesarios ya que los atractivos que encierra el deporte de la caza y las sinergias turísticas

y de otro tipo de actividades, junto con el aumento del poder adquisitivo y del nivel

de vida, van a resultar determinantes en la evolución cuantitativa y cualitativa de la caza.

En Galicia el número de licencias de caza expedidas actualmente ronda

las 60.000. Si además de tener en cuenta este dato, se consideran los gastos derivados

de la propia actividad cinegética, como son el armamiento y la munición, hostelería,

desplazamientos, cotas de las Sociedades de Cazadores, etc., queda claramente de

manifiesto que la caza es una actividad que mueve un importante volumen de recursos


46

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Entre los estamentos implicados en el buen ejercicio de la caza son protagonistas

indiscutibles los cazadores que la practican y los gestores responsables de su

planificación. Ambos colectivos tienen en sus manos la posibilidad de hacer efectivo un

compromiso hacia una caza sostenible; y es en estos colectivos donde debe promoverse

una dimensión ética de la caza como complemento de las nuevas normativas jurídicas

medioambientales.

Cazadores y gestores en el suelo deben conocer las leyes, reglamentos y

órdenes que regulan el aprovechamiento de la caza; tambien deben entender las “leyes

biológicas” básicas de los ecosistemas donde se desarrolla la actividad cinegética y de

los que depende su continuidad.

La Lei 4/1997, del 25 de junio, de caza de Galicia y el Reglamento que la

desarrolla establecen los principios básicos de regulación de la actividad cinegética con

la finalidad de aprovechar ordenadamente los recursos cinegéticos de forma compatible

con el equilibrio natural del medio ambiente. Uno de los principios básicos de la actual

normativa consiste en garantizar la biodiversidad y la calidad de los hábitats y el paisaje,

evitando el aislamiento de las poblaciones silvestres, impulsando medidas que reduzcan

los efectos de prácticas agrícolas negativas, desarrollando programas que aseguren el

estado sanitario, genético y ecológico de las especies, y estableciendo prioridades en

líneas de ayuda que impulsen tanto la concesión como el aprovechamiento sostenible de

nuestros recursos; todo ello con la participación activa de los colectivos interesados en

la conservación y en la actividad cinegética.

Estos trabajos en materia de ordenación, regulación y gestión son muy

necesarios ya que los atractivos que encierra el deporte de la caza y las sinergias turísticas

y de otro tipo de actividades, junto con el aumento del poder adquisitivo y del nivel

de vida, van a resultar determinantes en la evolución cuantitativa y cualitativa de la caza.

En Galicia el número de licencias de caza expedidas actualmente ronda

las 60.000. Si además de tener en cuenta este dato, se consideran los gastos derivados

de la propia actividad cinegética, como son el armamiento y la munición, hostelería,

desplazamientos, cotas de las Sociedades de Cazadores, etc., queda claramente de

manifiesto que la caza es una actividad que mueve un importante volumen de recursos


48

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

1°. Conseguir el estado de carga ordenada, es decir, el máximo número

posible de población de especies de caza.

2°. Lograr el máximo rendimiento de productividad o, lo que es lo mismo,

el mayor número de individuos viables por hembra reproductora.

3°. Compatibilizar la caza con otros aprovechamientos.

La ordenación cinegética en el suelo sirve a los intereses del colectivo de

cazadores. Aunque su función fundamental es la de maximizar los recursos, económica

y ecológicamente, manteniendo un aprovechamiento sostenido tambien tiene otra función

que, en el por menos obvia, es menos importante para justificar su necesidad. En la

actualidad una sociedad predominantemente urbana tiene una opinión pública básicamente

contraria al hecho cinegético. El único modo de hacer frente a esa opinión es

demostrar que la caza es beneficiosa para los hábitats y, por lo tanto, para todas las

especies en general.

La caza bien gestionada es el aprovechamiento menos impactante y el

que mejor preserva el medio; y el instrumento para hacer esto es la ordenación cinegética:

la caza ordenada.

La ordenación permite justificar técnicamente, y por lo tanto científicamente,

cuánto se caza y por qué se caza en cada caso; que el medio natural no se ve perjudicado

si no conservado, y que el cazador es un convencido conservacionista. Estas, y cualquier

otra respuesta bien fundamentada en hechos y conocimientos técnicos y científicos, pueden

servir para entender la ordenación como la guía de la gestión y del ejercicio cinegético.

INTERPRETACIÓN Y CUMPLIMIENTO DEL PLAN DE

ORDENACIÓN CINEGÉTICA (P.O.C.):

En el díptico informativo de esta segunda jornada de la Escuela de Caza

de la Federación Gallega de Caza de este año 2004 se definen, como objetivos de la


misma, “informar y concienciar a los asistentes de la necesidad de adoptar medidas preventivas

para reducir los daños producidos por la fauna silvestre”. Pues bien, el estricto

cumplimiento del P.O.C. (siempre que este fuera redactado cumpliendo con un mínimo de

rigor científico) debe conducir al Tecor en lo que se aplica al estado de carga ordenada.

La base teórica y conceptual del aprovechamiento ordenado de una

población cinegética implica el aprovechamiento sostenido en el tiempo del recurso sin

detrimento del propio recurso nin del medio que lo sustenta. Por lo tanto, el

aprovechamiento de una población conlleva que esté ordenada tanto en tamaño o

número de individuos, como en estructura o relación de edades y sexos, en su caso.

La tasa de aprovechamiento es un índice que representa la proporción

total, antes de la caza, que se debe extraer sobre la existente; bien para mantener la

población estable, o bien para aumentarla o disminuirla (teniendo en cuenta los intereses

de la Sociedad de Cazadores titular del Tecor) para conseguir la carga ordenada. Esta

tasa de aprovechamiento se calcula mediante los parámetros de reclutamiento,

población inicial post-caza y mortalidad total no cinegética de adultos. Del mismo modo,

se puede incluir dentro de este cálculo el sacrificio de la ordenación, estableciéndolo

como una cifra constante, igual para cada año, resultado de dividir la diferencia de la

carga ordenada y la carga actual entre el número de años en que se pretende llegar a la

carga ordenada.

Podemos definir la capacidad de carga de un Tecor, teniendo en cuenta

que la capacidad de carga es un concepto relativo que envuelve consideraciones de

juicio y científicas, y presenta un rango de valores que deben ser asociados a los objetivos

de manejo específicos para un área dada, de tres formas bien diferenciadas:

• Como CARGA NATURAL: es la posible según el medio en sí mismo.

Viene determinada por la calidad del medio. Esta carga natural (estimada)

se relacionará de forma directa con la densidad óptima.

• Como CARGA ACTUAL: es la existente en este momento según la

situación creada por el uso e intervenciones humanas en el medio.

49

La importancia de cumplir

el Plan de Ordenación Cinegético

(P.O.C.)


50

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Viene determinada por las formas de aprovechamiento cinegético y

por la actuación antrópica sobre el medio.

• Como CARGA ORDENADA: es la posible según la mejora derivada de

la ordenación. Viene determinada por la ordenación y la su posterior

gestión, y se pretende que consiga la carga natural (estimada) en un

tiempo que, si bien debe intentarse que sea el más corto posible, estará

sujeto a un determinado número de variables de difícil control que

hacen que las previsiones al respecto puedan cambiar de año en año.

Para que las especies cinegéticas de caza mayor presentes en un Tecor

puedan llegar a conseguir el estado de carga natural, es decir, tengan una densidad óptima,

es preciso que el P.O.C. contemple además de unas tasas de aprovechamiento bien

calculadas y acordes a la realidad cinegética del Tecor, un Plan de Seguimiento de la

Actividad Cinegética (que puede y debe ser muy sencillo): bastaría con que un pequeño

grupo de cazadores interesados se tomara la molestia de anotar sistemáticamente en

fichas los resultados de las jornadas de caza del mayor número de compañeros posible.

Esta información, acumulada a lo largo de varias temporadas, puede ofrecer resultados

muy reveladores que determinen el tipo de gestión más adecuada.

El ideal sería que se realizaran muestreos sistemáticos todos los años, de

cara a valorar, al menos, las variaciones de abundancia. Pero si esto no se encuentra al

alcance de una Sociedad de Cazadores, sí se pueden reflejar los resultados de la caza.

En el caso de la caza menor bastaría con anotar la información del mayor número de

cazadores en cuanto a zonas recorridas, animales vistos y no cazados y, sobre los cazados,

el número, sexo y edad.

En lo tocante a las batidas de caza mayor, no cuesta mucho, nada más

terminar, anotar en una ficha el número de cazadores en los puestos, el número de batidores,

las piezas levantadas (omitiendo las repeticiones) y las piezas cazadas por

especies, sexos y edades. Identificar sobre un plano del Tecor el perímetro de las manchas

que se baten permitirá hacer aproximaciones a la densidad relativa por zonas de

una especie.


De otra manera, cualquier juicio sobre la abundancia, estructura o dinámica

de las poblaciones cinegéticas, no pasará de ser una mera apreciación intuitiva, probablemente

alejada de la realidad, y muy mediatizada por el sentimiento de los cazadores

en un momento dado.

Cada vez son más los titulares de un coto que se interesan por conocer

la situación de sus poblaciones cinegéticas y de los factores que determinan su abundancia

y evolución en el tiempo. Cada vez más los que depositan mayor confianza en la información

objetiva, cuantificada y contrastada. Queda mucho por hacer, pero se intuye un

salto cualitativo importante en la gestión de la caza en Galicia.

COMPARATIVA ENTRE LA EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN

DE JABALÍES (SUS SCROFA) EN UN HIPOTÉTICO TECOR

CON, Y SIN GESTIÓN CINEGÉTICA.

Para terminar analizaremos un caso práctico y veremos las diferencias

que se producirían en un Tecor gallego cualquiera si no se realizase en el ninguna gestión

ni práctica cinegética. Emplearemos para este ejemplo el caso del jabalí:

• Superficie del Tecor = 4.579 Has (45’79 km 2 )

• Densidad de jabalíes = 0’82 ind./km 2

• Por lo tanto el capital será = 0’82 x 45’79 = 37’5, que equivale a 38

jabalíes.

A.- TASA DE REPRODUCCIÓN:

• El porcentaje de reproducción se estima en un 60 %.

• Se considera la relación de sexos 1:1

• Se considera que cada hembra pare 3 crías.

• La mortalidad de adultos se estima en un 10 %, y la de jóvenes en un

50 %.

La Renta Cinegética para esta especie queda como sigue:

51

La importancia de cumplir

el Plan de Ordenación Cinegético

(P.O.C.)


52

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

• Población al inicio de la primavera = P 1 = 38 individuos.

• Producción = P r = 38 x 0’5 x 0’6 x 3 = 34’2

• Mortalidad entre la población adulta = TM a = 10 %

• Mortalidad entre la población joven = TM j = 50 %

Renta Cinegética: R c = P 1 + P r – [ ( P 1 x TM a ) + ( P r x TM j ) ] =

= 38 + 34’2 – [ ( 38 x 0’1 ) + ( 34’2 x 0’5 ) ] = 51’3 individuos.

B.- EFECTIVOS A APROVECHAR:

Se calculan teniendo en cuenta los siguientes factores:

• Un 10 % de los jabalíes sobre los que se dispara son heridos y no

cobrados.

• Se reserva una población del 80 % sin cazar para aumentar el capital.

Cupo de Caza: Cc = Rc x 0’9 x 0’2 = 51’3 x 0’9 x 0’2 = 9’2

El Capital de Caza el 2º año es la población al inicio de la siguiente primavera:

P2 = 51’3 – 9’2 = 42’1 individuos.

Producción: Pr = 42’1 x 0’5 x 0’6 x 3 = 37’89

Rc = P2 + Pr – [ ( Pr x TMa ) + ( Pr x TMj ) ] =

= 42’1 + 37’89 – [ ( 37’89 x 0’1 ) + ( 37’89 x 0’5 ) ] = 57’3

Cupo de Caza: Cc = Rc x 0’9 x 0’2 = 57’3 x 0’9 x 0’2 = 10’3

El Capital de Caza el 3º año es la población al inicio de la siguiente primavera:

P3 = 57’3 – 10’3 = 47 individuos.

Producción: Pr = 47 x 0’5 x 0’6 x 3 = 42’3

Rc = P3 + Pr – [ ( Pr x TMa ) + ( Pr x TMj ) ] =

= 47 + 42’3 – [ ( 42’3 x 0’1 ) + ( 42’3 x 0’5 ) ] = 63’9


Cupo de Caza: Cc = Rc x 0’9 x 0’2 = 63’9 x 0’9 x 0’2 = 11’5

El Capital de Caza el 4º año es la población al inicio de la siguiente primavera:

P4 = 63’9 – 11’5 = 52’4 individuos.

Producción: Pr = 52’4 x 0’5 x 0’6 x 3 = 47’16

Rc = P4 + Pr – [ ( Pr x TMa ) + ( Pr x TMj ) ] =

= 52’4 + 47’16 – [ ( 47’16 x 0’1 ) + ( 47’16 x 0’5 ) ] = 71’3

Cupo de Caza: Cc = Rc x 0’9 x 0’2 = 71’3 x 0’9 x 0’2 = 12’8

El Capital de Caza el 5º año es la población al inicio de la siguiente primavera:

P5 = 71’3 – 12’8 = 58’5 individuos.

Producción: Pr = 58’5 x 0’5 x 0’6 x 3 = 52’65

Rc = P5 + Pr – [ ( Pr x TMa ) + ( Pr x TMj ) ] =

= 58’5 + 52’65 – [ ( 52’65 x 0’1 ) + ( 52’65 x 0’5 ) ] = 79’56

Cupo de Caza: Cc = Rc x 0’9 x 0’2 = 79’56 x 0’9 x 0’2 = 14’3

Población restante = P6 = 79’56 – 14’6 = 65’3 individuos

Temporada 2004/2005 2005/2006 2006/2007 2007/2008 2008/2009

Capital inicial 38 42’1 47 52’4 58’5

Producción 34’2 37’89 42’3 47’16 52’65

Renta cinegética 51’3 57’3 63’9 71’3 79’56

F. Reserva 0’8 0’8 0’8 0’8 0’8

Cupo caza 9’2 10’3 11’5 12’8 14’3

Población

N + 1

42’1 47 52’4 58’5 65’3

53

La importancia de cumplir

el Plan de Ordenación Cinegético

(P.O.C.)


54

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Comparemos ahora la tabla anterior con lo que sucedería si no se ordenase

de ninguna manera la población de jabalíes (los cálculos se realizan del mismo

modo teniendo en cuenta las variaciones, en este caso, en el factor de reserva y en el

cupo de caza):

Temporada 2004/2005 2005/2006 2006/2007 2007/2008 2008/2009

Capital inicial 38 51’3 69’26 93’50 126’23

Producción 34’2 46’17 62’33 84’15 113’61

Renta cinegética 51’3 69’26 93’50 126’23 170’41

F. Reserva 1 1 1 1 1

Cupo caza 0 0 0 0 0

Población

N + 1

51’3 69’26 93’50 126’23 170’41

1

Evolución de la población de

jabalies en el Tercor sometido

a gestión cinegética

Gráficas comparativas:

200

180

160

140

120

100

80

60

40

20

0

2004-2005

2005-2005

2006-2007

2007-2008

2008-2009

Temporada de caza

2009-2010


200

180

160

140

120

100

80

60

40

20

0

2004-2005

2005-2005

2006-2007

2007-2008

Temporada de caza

2008-2009

2009-2010

2

55

La importancia de cumplir

el Plan de Ordenación Cinegético

(P.O.C.)

Evolución de la población de

jabalies en el Tercor sin gestión


LOS REFLECTORES WEGU-RENATUR COMO MEDIO

PARA EVITAR ACCIDENTES DE TRÁFICO PRODUCIDOS

POR ATROPELLOS DE FAUNA CINEGETICA

PONENTE: David Huertas Cifuentes


5

LOS REFLECTORES WEGU-RENATUR COMO MEDIO PARA EVITAR ACCIDENTES

DE TRÁFICO PRODUCIDOS POR ATROPELLOS DE FAUNA CINEGETICA

David Huertas Cifuentes

MOTIVOS DE LOS ACCIDENTES

Los mamíferos de tamaño mediano y grande desde el lince ibérico al ciervo

tienen hábitos nocturnos, siguiendo pautas etológicas y biológicas

En sus desplazamientos cruzan caminos, carreteras y autopistas.

Los animales se ciegan ante la proximidad de la luz deslumbrante de los

faros de un vehículo automóvil, quedándose inmóviles en la calzada y produciéndose el

choque y el accidente conjuntamente.

¿ CÓMO ACTÚAN LOS REFLECTORES WEGU-RENATUR?

• Los reflectores WEGU-RENATUR recogen los primeros haces de luz

del vehículo, todavía a distancia, transformándolos en destellos que

son enviados hacia ambos lados de la vía, inmovilizando en su desplazamiento

a la fauna antes de que intente cruzar la carretera, mucho

antes de que el vehículo llegue a su altura.

• Los reflectores se sitúan sobre postes (hitos) situados justamente en el

límite del asfalto, a unos 90 centímetros de altura.

• Los reflejos los emiten siempre hacia el campo, nunca hacia la carretera.

• No existe peligro de deslumbramiento ni distracción para el conductor.

• Existe la posibilidad de aumentar aún más la efectividad del reflector si

se le incorpora un sistema emisor de sonido, que funciona al mismo

tiempo que se emiten los reflejos.

59


60

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

• Este sistema emisor de sonidos es autónomo, se alimenta automáticamente

mediante los micropaneles solares que lleva incorporados y se

adapta al cuerpo del reflector.

• El sonido se emite al recibir los primeros haces de luz del vehículo.

Tiene una duración de 1,5 segundos.

DESCRIPCIONES TÉCNICAS DE LOS REFLECTORES

WEGU-RENATUR ANTIATROPELLO DE FAUNA.

• Soporte en plástico mate de color negro. Tamaño 86 mm x 182 mm.

• Dos placas reflectoras de 40 mm x 154 mm, situadas en ángulo de 45

grados.

• Construídas sobre una superficie plateada altamente reflectante, fijada

por tecnología al vacío vapor, produciendo pequeños espejos cuadrados

de 4 mm de lado, con orientaciones variadas.

• Tratamiento especial resistente a la sal y a los detergentes químicos.

• Resistente a inclemencias meteorológicas. No se empaña.

• Disponibles con emisión de señales rojas o plateadas ( estas últimas

son más eficaces) .

INSTALACIÓN DE LOS REFLECTORES WEGU-RENATUR.

• Se instalan simplemente con dos tornillos de fijación, a una altura de

unos 90 cm sobre postes situados justamente en el límite del asfalto

con la tierra.

• La distancia entre postes debe ser de 25 m. entre si, y se alternan a

ambas imárgenes de la carretera.

• El número de reflectores necesario para cubrir adecuadamente 1 kilómetro

de carretera, en ambas márgenes, es de 80 unidades.


PROBLEMÁTICA

Las últimas estadísticas de la Dirección General de Tráfico reflejan que

durante 1999 se registraron un total de 402 accidentes de tráfico en las carreteras españolas,

en los que se vieron afectados, entre otros animales jabalíes, venados, corzos, linces,

tejones, gatos monteses....

Este número de siniestros supone un 3 % más que en 1998, año en el que

hubo 391 colisiones con animales.

La cifra de accidentes con animales en carreteras ha experimentado un

incremento año tras año, con la consiguiente pérdida de vidas humanas, 16 muertos y

112 heridos graves en 1999, 4 fallecidos y 15 heridos de gravedad más que el año anterior

(Tabla 1).

Año Numero de muertos Numero de heridos graves

1999 16 112

1998 12 97

Actualmente existen varias medidas preventivas para intentar reducir el

número de siniestros causados por la colisión de fauna, pero los datos demuestran que

estas medidas no son suficientemente eficaces.

Los prismas reflectores WEGU-RENATUR, diseñados en Austria e instalados

en España por primera vez en Galicia en las carreteras Local 113, C-646 y N-642, territorio

con una densidad de corzos media-alta, aparecen como una solución innovadora y

eficaz para reducir considerablemente el número de atropellos de especies silvestres.

61

Los reflectores WEGU-RENATUR como medio

para evitar accidentes de tráfico producidos

por atropellos de fauna cinegetica

Tabla (1). Número de muertos y heridos graves en 1999 y 1998 debidos a accidentes de

tráfico con animales silvestres.


62

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Los prismas reflectores se caracterizan por el hecho de que consiguen

reducir hasta el 75 % el número de atropellos con animales salvajes.

Foto 1. Corzo atropellado en la carretera de N-642, Galicia.


LOS PRISMAS REFLECTORES WEGU-RENATUR.

OBJETIVO

La instalación de prismas reflectores tiene como objetivo el de evitar los

accidentes de la red viaria causados por el atropello de la fauna silvestre reduciendo así

el número de tragedias humanas.

CARACTERÍSTICAS Y VENTAJAS

Los prismas reflectores consiguen reducir hasta el 75 % el número de

atropellos con animales silvestres. Tienen un coste de mantenimiento muy bajo y además

no tienen ningún tipo de impacto ambiental negativo.

FUNCIONAMIENTO

Los reflectores recogen los primeros haces de luz del vehículo, todavía a

distancia, trasformándolos en destellos que son enviados hacia ambos lados de la vía,

inmovilizando en su desplazamiento a la fauna antes de que intente cruzar la carretera,

mucho antes de que el vehículo llegue a su altura.

63

Los reflectores WEGU-RENATUR como medio

para evitar accidentes de tráfico producidos

por atropellos de fauna cinegetica

Imagen 1

Funcionamiento de los prismas

reflectores.


64

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

INSTALACIÓN

Las áreas de instalación corresponden a los tramos sensibles, identificados

por su alta siniestralidad o por la presencia de especies faunistícas protegidas.

Los reflectores se instalan en los bordes de los arcenes de las carreteras,

justamente en la línea en que se sitúan las señales verticales que marcan el límite del

asfalto

Foto 2. Fases de la colocación del reflector.


EXPERIENCIA EN GALICIA

Como elemento auxiliar o sustitutivo de las vallas de protección que se

instalan en la red viaria, para prevenir atropellos y colisiones con fauna silvestre - principalmente

grandes herbívoros -, la Xunta de Galicia y la empresa Renatur, Recursos

Naturales S.A , ha realizado en 2003 un primer estudio comparativo para analizar la

influencia de la instalación de PRISMAS REFLECTORES WEGU-RENATUR para reducir

el numero de accidentes en las carreteras de la región.

ANÁLISIS COMPARATIVO

El análisis comparativo de la eficacia de la instalación de los prismas

reflectores se ha realizado sobre la base de los datos que nos han facilitado el presidente

del coto de caza nº C-10.196 del Término Municipal de Valdoviño y el presidente del

coto de caza nº 10.027 de los Términos Municipales de Cervo, Xove y Burela. Las tablas

(2) y (3) son la traducción gráfica de estos datos.

En estos cotos se han instalado respectivamente un total de 600 reflectores

en las carreteras de Castro (L-113) y la C-646 y un total de 250 postes entre los kilómetros

51 y 55 de la carretera N-642.

65

Los reflectores WEGU-RENATUR como medio

para evitar accidentes de tráfico producidos

por atropellos de fauna cinegetica

Foto 3. Apertura de hoyo. Foto 4. Colocación del poste. Foto 5. Estudio en el terreno de la

altura idónea, según las especies

que incidan.


66

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

Número de accidentes

25

20

15

10

5

0

Las zonas y las distancias de instalación fueron las siguientes:

• 27 Km en el municipio de Valdoviño.

• 20 Km en el municipio de Cervo.

5

7

11 11

1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003

Periodo anual (abril a julio)

Índice de reducción: 83,3%

Tabla 2.

Variación anual, en el periodo de abril a julio, de los accidentes por fauna silvestre en las carreteras L-113

y C-646.

14

24

año de

instalación

de los

prismas

reflectores

4


Número de accidentes

18

16

14

12

10

8

6

4

2 3

0

4

8

1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003

Periodo anual (abril a julio)

Índice de reducción: 94,4%

9

14

67

Los reflectores WEGU-RENATUR como medio

para evitar accidentes de tráfico producidos

por atropellos de fauna cinegetica

18

año de

instalación

de los

prismas

reflectores

Tabla 3.

Variación anual, en el periodo de abril a julio, de los accidentes por fauna silvestre en la carreteras N-642.

Los gráficos reflejan claramente que, desde la instalación de los prismas

reflectores, el número de accidentes de tráfico provocados por colisión con la fauna silvestre

ha disminuido drásticamente en los dos cotos.

El periodo de tiempo que se ha utilizado para la comparación de la eficacia

de los prismas reflectores ha sido del mes de abril hasta el mes julio incluido, de 2003.

1


68

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

El análisis comparativo se limita a este período porque los prismas reflectores

se han instalado sólo durante ésta primavera.

Sin embargo los datos recogidos en este intervalo de tiempo son suficientemente

significativos para la comparación porque es en ese intervalo donde se concentran

la mayoría de los accidentes.

En la zona de estudio, el 80 % de los accidentes está causado por el

corzo y justamente es entre abril y agosto cuando se producen la mayoría de los accidentes

con esta especie. En estos períodos es cuando el corzo se muestra territorial y cuando

los individuos nacidos el año anterior comienzan la dispersión.

El análisis del gráfico refleja también un incremento importante del número

de accidentes desde el 1997 al 2002.

Esto se explica por el hecho de que en los últimos años venimos asistiendo,

en la mayor parte de nuestras Comunidades Autónomas, a una clara expansión en las

poblaciones de diversas especies de caza mayor.

CONCLUSIÓN

Los prismas reflectores WEGU-RENATUR, aparecen como una solución

innovadora y eficaz para reducir hasta en un 83,3 y 94,4% respectivamente en nuestro

caso el número de siniestros de tráfico por atropellos de especies silvestres.

Además, con un coste de instalación y de mantenimiento muy bajos y sin

ningún tipo de impacto ambiental negativo estos reflectores presentan numerosas ventajas.

Considerando el éxito de estos reflectores cabría recomendar la instalación

de estos elementos en otras zonas de alto riesgo. Han demostrado ser una eficaz

herramienta para reducir drásticamente la cifra de accidentes con animales y para preservar

la seguridad de los automovilistas.


20

18

16

14

12

10

8

6

4

2

0

Tabla 4.

1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004

Experiencia piloto de instalación de reflectores en el Tercor de Valdoviño.

69

Los reflectores WEGU-RENATUR como medio

para evitar accidentes de tráfico producidos

por atropellos de fauna cinegetica

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004


LA BARRERA DE OLOR EN LA PREVENCIÓN

DE LOS ACCIDENTES POR ATROPELLO DE FAUNA

PONENTE: Joaquín Bernard Danzberger


5

LA BARRERA DE OLOR EN LA PREVENCIÓN DE LOS ACCIDENTES

POR ATROPELLO DE FAUNA

Joaquín Bernard Danzberger

LA BARRERA DE OLOR HAGOPUR

73


74

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

OBJETIVOS

• Reducción de daños personales y víctimas.

• Reducción de daños materiales.

• Evitar la muerte de animales.

Beneficios directos para todos los sectores implicados: Administración, titulares

cinegéticos, compañías aseguradoras, conductores, ...

Los accidentes por atropello son causa importante de mortandad en

especies protegidas y cinegéticas.


SISTEMA DE PREVENCIÓN

• Es un olor que imita el del lobo, el oso y el hombre.

• A través de la sensibilización olfativa, la barrera de olor transmite una

señal de alerta y peligro a los animales.

• Combinada con las señales de peligro adicionales (ruido, movimiento

o luces de vehículos) mantiene a los animales alejados de la carretera.

La barrera de olor se coloca en los puntos donde hay accidentes por atropello de

fauna.

75

La barrera de olor en la prevención

de los accidentes por atropello de fauna


76

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

CARACTERÍSTICAS

• La espuma desprende un olor que imita el del lobo el oso y el hombre.

• Este olor se refuerza con un concentrado con sustancias fijadoras para

aumentar su duración.

• La barrera de olor no modifica el hábitat natural.

• La barrera de olor no impide, si no queremos, el uso de los pasos de

fauna.

APLICACIÓN Y FUNCIONAMIENTO

• La espuma deberá ser aplicada cada 10 metros, y en dos filas, a

ambos lados de la carretera, marcando como referencia 50 metros

antes y después del punto con accidentes.

• Las bolas de espuma (de 5 cm de diámetro aprox.) se pueden colocar

directamente en árboles, arbustos o hitos ya existentes, o bien sobre

estacas de madera.

• La inyección de concentrado debe realizarse a las 8-10 semanas después

de su instalación.


MANTENIMIENTO

• Renovar el concentrado 2 veces al año.

• Los depósitos de espuma tiene una duración aproximada de 3 a 5

años.

• La solidificación de la espuma es de forma multiporosa, permitiendo

así la salida del olor de forma gradual.

• Al cabo de los la espuma se descompone sin dejar ningún residuo.

Material suficiente para 5 puntos negros

• Manual de instrucciones.

• 2 botes espuma olor.

• 2 botes concentrado de olor para renovaciones.

• 2 botes limpiador.

• 1 pistola dosificadora.

77

La barrera de olor en la prevención

de los accidentes por atropello de fauna


78

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

RESULTADOS GARANTIZADOS

• Implementación del sistema en numerosos proyectos europeos:

Chamer Model, Wild und Strasse, Zevener Model, Berner Modell, etc.

• Testado y recomendado por el programa de fauna y vías de transporte

de la Unión Europea.

• Recomendado como sistema más eficaz por el ADAC (Automóvil Club

Alemán)

Alemania

• La barrera de olor protege más de 30.000 km de carreteras.

• El número de accidentes por atropello de fauna se ha reducido en un

76%.

Kronach

• Estado inicial: +/- 400 accidentes/año

• Total en 9 años: 3.600 accidentes

• Situación actual: 1,612 accidentes

En 9 años se han evitado 2.000 accidentes aprox.

BARRERA DE OLOR EN ESPAÑA

• Red de carreteras de la Junta de Castilla y Léon: 30 km.

• Diputación de Soria: 15 km.

• Ministerio de Fomento: N-III entre Lubia y Almazán (Soria)

• Generalitat de Catalunya: Parque de Aiguamols (Girona)

• Ministerio de Medio Ambiente: Parque Natural Montes de Valsaín

(Segovia)

• Gobierno de Navarra

• Dirección General del Medio Natural La Rioja


Galicia

Asturias

Extremadura

• Asociaciones de cazadores.

• Empresas de Medio Ambiente

• Autopistas

Cantabria Euskadi

Navarra

La Rioja

Castilla y León

Andalucia

C. Madrid

Castilla La Mancha

Ceuta Melilla

R. Murcia

Aragón

C. Valenciana

79

La barrera de olor en la prevención

de los accidentes por atropello de fauna

Andorra

Cataluña

Islas Canarias

I. Balears


80

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

20

19

18

17

16

15

14

13

12

11

10 9876543210

RESULTADOS 2002-2004

2002 2003 2004

BARRERA DE OLOR EN GALICIA

Por iniciativa de la Federación Galega de Caza, la barrera de olor ha sido

instaladada en:

• BURELA N-642. (2002)

• OURENSE -Antigua N-VI.

Valsain

Otero de Sanabria

Rajadell

Banyolas

Autopistas en Lérida,

Girona y Asturias

Es importante realizar un adecuado seguimiento y mantenimiento de la barrera de

olor instalada.


A Coruña

Pontevedra

Ourense

Lugo

81

La barrera de olor en la prevención

de los accidentes por atropello de fauna


CONCLUSIONES DE LAS JORNADAS

SOBRE PREVENCIÓN DE DAÑOS PRODUCIDOS

POR LAS ESPECIES CINEGÉTICAS


5

CONCLUSIONES DE LAS JORNADAS SOBRE PREVENCIÓN DE DAÑOS

PRODUCIDOS POR LAS ESPECIES CINEGÉTICAS

Durante estas jornadas sobre prevención de daños producidos por las

especies de caza mayor en Galicia y después de escuchar las distintas y cualificadas

ponencias, así como, la no menos importante aportación de los asistentes durante los

diferentes y múltiples turnos de intervención, y teniendo en cuenta el lema de estos cursos,

“que es siempre mejor prevenir que curar”,. elevamos a modo de resumen las

siguientes conclusiones:

Dividir los daños en tres grandes grupos:

1 Daños producidos por atropello en carretera.

2 Daños producidos en la agricultura

3 Daños a la ganadería (no fueron objeto de tratamiento en estas

Jornadas)

1.- DAÑOS PRODUCIDOS POR ATROPELLOS

EN CARRETERA.

• En las nuevas vías contemplar la construcción de pasos de fauna

(zonas de paso), así como, la construcción, si fuese viable, de algunos

en las ya existentes, sobre todo, en los puntos de mayor incidencia.

Existen datos de la autopista de las Rías Baixas en el control de determinados

pasos de fauna cuya utilización supera el 95% de las especies

presentes en la zona.

• Elaboración de un mapa con las zonas de paso de fauna con especial

atención a los puntos negros. En estos puntos deben abordarse diferentes

soluciones que pueden ir desde señalizaciones específicas,

colocación de barreras físicas, de olor o luminosas, vallados o incluso

construcción de pasos de fauna si se tratase de un corredor de fauna.

85


86

Jornadas sobre Prevención

de daños producidos

por especies cinegéticas

• Señalización con señales de peligro los pasos de fauna en las carreteras

estableciendo si fueses necesarios límites de velocidad en los puntos

más conflictivos.

• Aplicación de planes cinegéticos específicos en las zonas limítrofes

con estos puntos haciendo una gestión especial en los mismos, incidiendo

en el número de capturas para conseguir un nivel adecuado de

las poblaciones y consigo la minimización del riesgo.

• Campaña de información a los conductores, informando sobre las

horas, épocas y lugares de más riesgo de accidentalidad.

De acuerdo con las ponencias, estas medidas logran eficacias de entre el

50% y el 80% en la disminución de este tipo de accidentes.

2º. DAÑOS PRODUCIDOS EN LA AGRICULTURA.

• Confección de un mapa de cultivos donde se pueda apreciar las zonas

más sensibles, en función del tipo de cultivo, condiciones generales

del medio y densidad de especies cinegéticas. Este mapa debe estar

a disposición de los responsables de los Tecores, de forma que sirva

como elemento de referencia en la elaboración del Plan de Ordenación

Cinegético y los Planes de Aprovechamiento.

• Es imprescindible que los Planes de Ordenación y Aprovechamiento,

tengan muy en cuenta las características agrícolas de la zona, y con

relación a estas y a la sensibilidad de las cosechas, diseñar los mismos

para mantener un nivel de caza adecuado a cada zona, supeditando

siempre el número de individuos al aprovechamiento agrícola. Dichos

planes deben ser dinámicos y poder variarlos conforme cambie el tipo

y la superficie de los cultivos.

• Los cultivos alternativos bien diseñados podrán actuar también como

minimizador de los daños. Se deberá para esto hacer una planificación

adecuada, tanto de las especies utilizadas en dichos cultivos, como de

las zonas elegidas para su realización. En esta misma línea y en zonas


y épocas concretas, la alimentación disuasiva en zonas lejanas a los

cultivos sensibles puede ser otra práctica que disminuya los daños.

• En las zonas de máximo riesgo para los cultivos, tales como las próximas

a zonas de monte, debemos protegerlas con barreras impermeables,

vallados cinegéticos, pastores eléctricos, barreras de olor, y

otros.

• La combinación de todas estas medidas, con algunos elementos de

gestión cinegética, como las esperas nocturnas, y un adecuado manejo

del Plan de Ordenación quinquenal y el Plan de Aprovechamiento

Anual, ayudarían a disminuir de forma muy importante los daños producidos

en los cultivos.

De todas estas medidas y prevenciones, podemos concluir con rotundidad,

que con su aplicación es posible reducir de forma significativa los daños y que la

caza de forma ordenada contribuye a la minimización del problema de los daños producidos

por especies cinegéticas. Por lo tanto, si los cazadores somos un elemento minimizador

del problema, no se entiende que debamos pagar sus consecuencias.

Javier Nogueira Diz

Moderador de la mesa redonda de las Jornadas

87

Conclusiones

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!