Artículos 2008 en El Mundo de Eduardo del Campo

edelcampcortes

26

EL MUNDO, DOMINGO 6 DE ENERO DE 2008

ANDALUCIA

Una red mundial por la libertad de expresión

alerta del caso de Chaves contra EL MUNDO

IFEX informa de la absolución junto a noticias sobre la represión en Congo, Irak o Birmania

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Una operación del gobierno

congoleño de Kabila para

cerrar 40 radios y televisiones incómodas;

el acoso judicial, policial

y político al director de una página

web egipcia crítica; una marcha de

los periodistas de Gambia para

exigir que no quede impune el asesinato

de su compañero editor; un

premio póstumo a una activista

iraquí madre de cuatro hijos tiroteada

hasta la muerte en Mosul

por denunciar la represión de las

mujeres a manos de los extremistas

islámicos... Y dos periodistas

españoles acusados de difamación

por el presidente del gobierno andaluz,

juzgados y absueltos.

El proceso penal al director y al

redactor jefe de EL MUNDO de

Andalucía, Francisco Rosell y Javier

Caraballo, acusados de injurias

por Manuel Chaves, ha traspasado

las fronteras y ya figura entre

las noticias destacadas del sitio de

la organización Intercambio Internacional

para la Libertad de Expresión

(IFEX, en sus siglas en inglés),

al mismo nivel que las que alertan

en esa web sobre crímenes y abusos

contra periodistas y activistas

de derechos humanos en todo el

mundo, sobre todo en países que

están en manos de gobiernos dictatoriales

y corruptos o grupos de poder

mafiosos.

La red IFEX (www.ifex.org),

con oficina central en la ciudad canadiense

de Toronto, está integrada

por 81 sindicatos y asociaciones

de periodistas y defensores de derechos

humanos (y, en particular,

de la libertad de información y expresión)

de los cinco continentes.

Entre ellos figuran, por ejemplo,

el Sindicato Nacional de Periodistas

Somalíes, la Sociedad Interamericana

de Prensa de Estados

Unidos, Human Rights Watch,

el Índice de la Censura con base en

Reino Unido, la Fundación en Defensa

de la Glasnost («transparencia

informativa», el término acuñado

en tiempos de la apertura de

Gorbachov) de Rusia, la Federación

Internacional de Periodistas,

el Centro de Periodismo y Ética

Pública de México, la Asociación

Mundial de Periódicos, la Red Árabe

para la Información sobre Derechos

Humanos o la Asociación

Brasileña de Periodismo de Investigación.

Carta al juez

Bajo el titular «Juez absuelve a dos

periodistas acusados injustamente

de difamación penal», el último

boletín de alertas de IFEX da cuenta

a sus asociados y al público en

general, en inglés y español, del

caso de los periodistas de este periódico,

reproduciendo la carta

que uno de los integrantes de la

red, el Comité Mundial para la Libertad

de Prensa (www.wpfc.org),

con sede en Estados Unidos, envió

el 21 de diciembre al magistrado

titular del Juzgado de lo Penal 3 de

Sevilla, Francisco José Guerrero

Suárez.

SIN FRONTERAS. La red Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión (IFEX), que une a 81 asociaciones

de periodistas y derechos humanos de los cinco continentes, se hace eco de la absolución de los periodistas

de EL MUNDO en su página web, www.ifex.org, con secciones en inglés, español, francés, ruso y árabe.

En esta misiva, E. Markham

Bench, director ejecutivo de este

organismo de defensa de la libertad

de prensa, felicitaba al juez

por su decisión de absolver a Rosell

y Caraballo, porque supone

«una resonante victoria para la

transparencia y gobernabilidad

de las instituciones andaluzas,

para la libertad de prensa nacional

e internacional, y para la justicia

en general».

Ambos periodistas habían sido

acusados junto a otros dos procesados

de injuriar al jefe del gobierno

andaluz, Manuel Chaves;

al secretario de Organización del

PSOE de Andalucía, Luis Pizarro;

al ex presidente de la comisión de

control de la Caja de Ahorros San

Fernando, Miguel Ángel Pino, y al

antiguo jefe de seguridad de la

Presidencia de la Junta, Juan Escámez,

por publicar en 2001 que

el entonces presidente de esa caja

de ahorros, Juan Manuel López

Benjumea, en el contexto de una

pugna política por el control de la

entidad bancaria, había denunciado

seguimientos y que, como

ha quedado acreditado en el juicio,

localizó a través de un detective

a la persona que lo seguía

(Antonio Castellanos), quien dijo

hacerlo por encargo de Chaves,

Pizarro y Pino.

Los andalucistas

acusan al PSOE de

«ningunear» al

Campo de Gibraltar

CÁDIZ.—Coalición Andalucista

(CA), bloque surgido de la unión

entre PA y PSA, lamentó ayer que

el PSOE evitase ayer en el Parlamento

que la Junta dé explicaciones

acerca del incidente del New

Flame, tras los vertidos registrados

en las playas algecireñas procedentes

del buque, y consideró que,

con esta decisión, «está ninguneando

a los vecinos del Campo de Gibraltar

que han sufrido un nuevo

desastre ecológico».

En declaraciones a Europa

Press, el cabeza de lista de CA al

Parlamento andaluz por la provincia

de Cádiz, Manuel Prados, indicó

que, con esta negativa a una

comparecencia de la Junta, parece

que para el PSOE «a estos ciudadanos

sólo les corresponde la tarea

de limpiar chapapote, mientras circulan

buques y submarinos por la

zona sin que nadie le dé la más mínima

explicación».

El dirigente andalucista aseguró

entender ahora el porqué de la ruptura

entre Los Verdes y el PSOE, ya

que «mientras los socialistas hablan

de lucha contra el cambio climático,

los andaluces recogemos

114 toneladas de fuel de nuestras

playas, y, mientras pide el cierre de

las centrales nucleares en España,

Andalucía tiene el único cementerio

nuclear».

La Diputación Permanente del

Parlamento rechazó el viernes, con

los únicos votos del PSOE, la petición

por parte de todos los partidos

de la oposición (PP, IULV-CA y PA)

para que el Gobierno autonómico

dé explicaciones acerca del incidente

del chatarrero New Flame,

semihundido frente a la Bahía de

Algeciras desde agosto.

Localizado un

cuarto cadáver

magrebí en Los

Caños de Meca

BARBATE.—Un cuarto cadáver de

una persona magrebí fue encontrado

sobre las 18.30 horas del viernes

flotando cerca del faro de Trafalgar,

en Los Caños de Meca, pedanía del

municipio gaditano de Barbate, hallazgo

que se une al de otros tres

cuerpos localizados días antes en la

zona y que pertenecían también a

jóvenes africanos (dos hombres y

una mujer) que, probablemente, sufrieron

el naufragio de una patera.

Según la Subdelegación del Gobierno

en Cádiz, los agentes encontraron

el viernes el cuerpo sin vida

deestevarón,deunos20añosde

edad, muy cerca de la orilla de la

playa Marisucia. Varias embarcaciones

de la Guardia Civil continúan

rastreando la zona. Hasta el jueves,

las tareas fueron «especialmente

complicadas» debido al fuerte temporal

de poniente, pero la situación

se ha normalizado, algo «que está

facilitando las tareas de rastreo».

El primer cadáver apareció el

miércoles. Era un joven de rasgos

marroquíes que rescataron cerca de

la playa de Zahora, en cuyas cercanías

interceptaron además a diez inmigrantes.

Una patera de unos siete

metros de eslora quedó varada al pie

del faro de Trafalgar.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


46

EL MUNDO, MARTES 8 DE ENERO DE 2008

CULTURA

LXIV EDICIÓN DEL PREMIO NADAL

«España es

un país

memoricida»

La escritora y periodista Eva Díaz Pérez, finalista del Premio Nadal, posa para los fotógrafos, ayer en Barcelona. / SANTI COGOLLUDO

Los exiliados deEl club de la memoria’ se

salvaron en una operación a vida o muerte

Eva Díaz Pérez cuenta cómo gestó la obra finalista del Premio Nadal mientras su padre luchaba por vivir

«En el hospital leía libros

de desterrados, tomaba

notas de la novela y

charlaba con mi padre»

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—¿Dónde nacen los libros?

¿Quién los insemina, cómo se

gestan, se paren y se cuidan? El club

de la memoria, la novela con la que

Eva Díaz Pérez, compañera en la redacción

de EL MUNDO, empezó a

ser en el hospital Virgen del Rocío de

Sevilla, en una habitación de la tercera

planta, unidad hepatobiliar, a

principios de 2006. Su padre, Agustín

Díaz Robleda, se recuperaba con

angustiosa lentitud de una operación

de reconstrucción del aparato digestivo

a vida o muerte, y Eva iba todas

las mañanas a acompañarlo a esa

habitación, compartida con otros enfermos

que fueron pasando por allí

en el año que pasó internado.

Acababa de publicar en la editorial

de la Fundación José Manuel Lara

su segunda novela, Hijos del Mediodía,

situada en la Sevilla maravillosa

de los diez años anteriores al

golpe de Estado de 1936, pero la gravísima

situación de su padre había

teñido de llanto la felicidad natural

de cualquier escritor al ver publicada

una nueva obra. Sin embargo, en paralelo

al drama hospitalario, brotó la

semilla de otra gran historia, que sería

como un esqueje de su libro anterior

plantado en el fértil territorio

histórico (aún no explorado del todo,

pese a lo que piensan algunos) de la

República, la Guerra Civil, la Segunda

Guerra Mundial y el largo destierro

de los españoles exiliados.

«Cuando estaba en el hospital,

recuerdo que yo estaba leyendo libros

del exilio en París y personajes

del destierro. Allí tomaba notas

de la novela y charlaba con mi padre»,

contaba anoche por teléfono

desde Barcelona antes de embarcar

con su compañero en el avión

de vuelta a Sevilla.

Así que Agustín asistió desde la

cama al génesis del libro de su hija. Y

mientras los médicos le reconstruían

los órganos para intentar devolverle

la vida, ella reconstruía los recuerdos

(la vida) de aquellos hombres y mujeres

valientes y cultos de la forzada

diáspora española de la Guerra Civil

que lo perdieron todo, todo, todo menos

la libertad de seguir escribiendo.

En el libro que ahora publicará la

editorial Destino, una restauradora

de películas antiguas que trabaja en

la Filmoteca Nacional busca unos rollos

perdidos del cineasta granadino

Val del Omar y acaba sirviendo de

médium para reconstruir las vidas

de un grupo de jóvenes amigos, mucho

tiempo después de que éstos formaran

un grupo de esas memorables

Misiones Pedagógicas de la República

que llevaron por primera vez el cine,

el teatro o la poesía a tantos pueblos

perdidos (no perdidos: ignorados)

de España. La restauradora

anónima se encontrará con los supervivientes

del club de la memoria.

En un momento de felicidad,

cuando el amigo López los inmortaliza

en una foto, se prometen conservar

para siempre el recuerdo de esos

días y de ellos mismos. Y, explica

Eva Díaz Pérez, lo que empieza como

un juego, dar cuenta por escrito

de quiénes son (en cartas, en diarios,

en crónicas...), acabará siendo una

pura necesidad: escribir para que la

España franquista no los condene al

olvido. A que los maten en vida.

En esos personajes de ficción volcó

Eva las vidas reales (de una riqueza

tan aventurera a veces que se

antojan inventadas, empezando por

los que lucharon con la Resistencia

francesa o acabaron en campos de

concentración nazis) de esos exiliados

históricos cuyas biografías ha

estado investigando desde hace

años, y con especial énfasis a raíz de

la escritura de Hijos del Mediodía,

situado en la España de preguerra.

Era, cuenta, una forma de rescatar

de la ignorancia a hombres y mujeres

cuyos nombres y obras, salvo las

excepciones de los consagrados como

Juan Ramón, Cernuda o Alberti,

no se aprenden hoy, ni siquiera de

pasada, en colegios, institutos y universidades.

Cuánto ha aprendido ella, en cambio,

leyendo biografías y obras olvidadas

para documentar este libro. Lo

sabemos los que trabajamos con ella

y veíamos cada día cómo su mesa en

la redacción, que ya de por sí es una

montaña de libros y revistas, se cubría

con la nieve fresca, extraña, de

libros de autores clandestinos exiliados

en México, de álbumes sobre la

participación de los republicanos españoles

en la liberación de París...

Gracias a las librerías de viejo que

ahora se han mudado a las naves invisibles

de Internet localizó libros casi

inencontrables de Otrola (El Cortejo,

La Librería de Arana) o Corpus

Barga; otros los halló en la mexicana

En la novela, el médico de

un hospital bajo los nazis

se llama como el doctor

que salvó a Agustín

Guadalajara aprovechando su viaje a

la Feria del Libro. Para el encuentro

de la restauradora con uno de los viejos

amigos, cuajado de Historia en

cada arruga, se inspiró en la figura

del filósofo algecireño Adolfo Sánchez

Vázquez, exiliado en México, y

en la emoción que sintió al entrevistarlo

hace algunos años en España.

No es el único homenaje entre líneas.

Uno de los heridos a los que la

enfermera Luisa Galán atiende en el

hospital Varsovia de Toulouse durante

la ocupación nazi es un republicano

español llamado Juan Casado,

como el compañero de habitación

de su padre en el hospital de

Sevilla que murió. «Y un médico del

hospital Varsovia, el doctor Pareja,

es el doctor que salvó a mi padre».

Él, en su lecho, veía a su hija leyendo

y anotando a su lado, sin saber si

llegaría a ver El club de la memoria.

Eva ha escrito miles de páginas. Pero

dice que la emoción de sus padres,

Agustín y Manoli, y su hermana

Sandra al verla el día de Reyes

por televisión en la ceremonia de

los premios Nadal es indescriptible.

Porque la reconstrucción del cuerpo

y la de los recuerdos le han ganado,

juntos, una partida memorable a

la muerte y al olvido. Y eso no ocurre

todos los días.

LL. RAMIS

BARCELONA.—Se preguntaba

Francisco Ayala para quién escriben

los exiliados. Aunque lo

hagan recordando su país, allí

nadie podrá leerlos; en el lugar

de acogida, sus palabras no interesan.

Saben que su regreso

es imposible porque la tierra

que abandonaron ya no existe.

«Quienes huyeron del franquismo

tuvieron que ver cómo

el mundo entero reconocía al

hombre que provocó su exilio,

mientras ellos se sumergían

cada vez más en el olvido», explica

Eva Díaz Pérez. Finalista

del Nadal con El club de la memoria,

ella da voz, precisamente,

a los que la perdieron.

Redactora de Cultura de EL

MUNDO, con base en Sevilla,

Díaz recurre al periodismo de

investigación para estructurar

su historia. A partir de unos documentos

que encuentra en la

Filmoteca de Madrid, la narradora

inicia un viaje trepidante

tras los pasos de un grupo de

amigos a quienes el franquismo

dispersó.

Toulouse, Dresde, Berlín, París

y sobre todo México son, según

la autora, «símbolos del exilio

intelectual español». Los que

allí se refugiaron «vivieron auténticas

epopeyas», recuerda. La

ocupación nazi, la Segunda

Guerra Mundial y los campos de

concentración aparecen a menudo

en las cartas, diarios y confesiones

de los miembros de El

club de la memoria.

Lejos de su país, y necesitados

de una identidad, los personajes

que aparecen en la novela

tuvieron que grabarlo todo porque

éste era el único modo de

preservar su recuerdo. «De hecho,

el cine y la novela tienen

un papel fundamental y metafórico,

porque la imagen es el modo

más gráfico para congelar el

momento», explica la autora.

En esta reconstrucción de la

memoria ajena, la narradora

descubrirá las trampas que algunos

han utilizado para engañarse

a sí mismos y salvarse;

descubrirá, por otra parte, que

ella también debe redimirse.

«España es inquietantemente

memoricida», sentencia la autora.

Y aunque admite cierta

preocupación por el pasado, el

exilio sigue siendo el gran tema

desconocido de la posguerra:

«Las obras que se editaron en

México en los años 50 nunca se

han reeditado después en nuestro

país».

Así, algunas cintas del cineasta

granadino Val del Omar

se quedaron en Puerto Rico

después de que Juan Ramón Jiménez

se las llevara a su exilio

antillano. Esa creación extraviada

ha despertado la curiosidad

de Eva Díaz y la ha llevado

nada menos que a escribir una

trilogía sobre los «grandes olvidados

de la España oficial».

El club de la memoria cierra

la trilogía y abre (espera la autora)

un camino hacia ese no-lugar

donde se quedaron los exiliados.

Ellos no sabían para quién escribían;

Díaz Pérez les escribe a

ellos.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


30

LOS DÍAS PERSIGUIÉNDOSE

LUIS MIGUEL FUENTES

Chaves contra

Obama

Expulsaron al Imperio Británico

con un ejército de granjeros,

colonos, reverendos y

galeotes (más la ayuda de

Francia) y fundaron la democracia

moderna sobre

triángulos masónicos antes

de que el París sin calzones

se echara a la calle. La Revolución

Francesa les pareció luego a los historiadores

más pictórica y más salvaje para ponerle

fecha a la Edad Contemporánea, pero

uno siempre ha visto en la Declaración de Independencia

de los Estados Unidos el verdadero

hachazo al Antiguo Régimen. Todavía

guardan armas en la leñera por si les vuelve a

invadir un rey inglés, han pasado solamente

la mitad de la infancia de los cowboys yhan

llegado a convertirse ellos mismos en el Imperio,

pero siguen siendo la referencia de Occidente,

a la que Europa, desunida, desenraizada,

no ha sabido contraponer su modelo.

Sus elecciones como nocheviejas, sus candidatos

con chapas, su bipartidismo con mascota,

nos extrañan y nos fascinan. Aún les quedan

horcas, biblias repujadas con balas y cruces

en llamas, pero esa manera callejera, movediza,

múltiple y larga de vivir la democracia

que tienen me despierta algo así como envidia.

Hillary, Obama, una mujer y un negro, que

sólo se habían sentado en la Casa Blanca en las

películas, emparejados con Spiderman, pueden

inaugurar un nuevo Camelot, ahora que el Partido

Republicano se ha enterrado hasta la gorra

en Arlington, donde los fusiles juntan a los pájaros.

Hillary, Obama. Hay guión de boxeo, todo

un género en Hollywood; hay un musical itinerante

por los estados, hay cada día un home run

en la última entrada, y es todo tan puramente

americano como excitante, para nosotros que

estamos acostumbrados a una política donde

los partidos son muebles, cuarteles, cancillerías,

piramidones. Una novedad contra otra novedad,

un reto contra otro reto, una película

contra otra película. ¿Se imaginan algo así en

Andalucía? Listas abiertas, primarias en cada

provincia, postulantes atrevidos y críticos, savia

nueva, candidatos sin miedo, ningún aparato

decidiendo nombres según los servicios prestados.

M

Me imagino a Chaves contra algún Obama

(¿quién podría ser, en este PSOE sin disensiones?),

cuerpo a cuerpo, palabra contra palabra,

diariamente y por cada pueblo,yalasbases

eligiendo entre ellos sin que estuvieran

pendientes de un puesto en una diputación,

de un número en la lista de un ayuntamiento,

de una subida en el escalafón, de un sillón en

algún consejo o empresa pública. Pero claro,

lo primero es que en Estados Unidos haría

una década que Chaves no se podría haber

presentado a la reelección, y éste sería otro

PSOE, quizá sin el culo redondo, con gente joven

y osada que aspirara a cambiar las cosas,

que no conociera siquiera el españolísimo

mandamiento político de tragar, callar y esperar.

Y si hubiera ocurrido lo mismo en el PP,

quién sabe, puede que volviéramos a tener a

Pimentel, a Amalia Gómez, un liberalismo

moderno y centrista por encima de los monaguillenses,

los señoritos, la carcunda, el facherío

de las Azores.

Y aún nos atrevemos (¡nosotros, con esta partitocracia

semifeudal!) a tachar de infantiles sus

caravanas, sus guirnaldas, sus delegados a caballo,

sus virginianos con sombrero de tres picos...

Pero en Estados Unidos está ahora la democracia

de cumpleaños y de bolera cada día,

con toda la calle metida dentro, mientras en Andalucía

nos esperan, otra vez, sólo momificaciones

y papados.

www.luismiguelfuentes.blogspot.com

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Murió el 22 de diciembre

de 2006, víctima de un

cáncer de pulmón, en su casa de

Conil, arropado por su familia y

viendo en la tele el dvd de Centauros

del desierto, la película inmortal

de John Ford, que pidió

que le pusieran esa tarde. Un año

después, también a Alfonso Perales,

empedernido cinéfilo, representantes

de su partido y de la

oposición lo volvieron a recordar

con admiración emocionada como

un clásico ejemplar de la política

cuya trayectoria conviene,

como la película, repasar de vez

en cuando para no olvidarse de

que más importante

que discutir a cara

de perro es, después,

ser capaz de

sellar un acuerdo

con el adversario.

Como el acuerdo

que él fraguó

para aprobar en el

Congreso el nuevo

Estatuto de Andalucía

con el apoyo,

también, del PP. El

texto ya limado para

acabar con las

diferencias se

aprobó el 2 de noviembre

de 2006.

Ese día, recordó

ayer el popular Federico

Trillo, Perales

le contó que sufría

una enfermedad

mortal. «El dolor

se lo había

guardado para él.

Fue lo único que

no compartió con

los demás. Fue de

una extraordinaria

elegancia humana, hasta el final».

Con la satisfacción de haber

llevado a buen puerto esa compleja

negociación para que el Estatuto

naciera con el mayor consenso

posible, Alfonso Perales Pizarro

moriría 50 días después, retirado

de la política sólo a la fuerza.

Llevaba desde los 18 años en

ella (más de 30 de experiencia) y

se encontraba en su momento de

mayor madurez. Así lo recordaban

ayer sus compañeros y amigos

del PSOE, de IU o del PP (con

los que trabajó o discutió en el

Parlamento Andaluz, el Congreso

de los Diputados o el Comité

Ejecutivo Federal de su partido)

en el homenaje que le brindaron

al año de su muerte. Era aún joven.

Había cumplido 52.

«Gran vacío»

EL MUNDO, VIERNES 11 DE ENERO DE 2008

Hablaron de él en el salón de actos

de la Cámara andaluza con

palabras elogiosas y afectuosas,

como es preceptivo al recordar a

un ausente que ya no puede luchar.

Pero en este caso los recuerdos

sonaron con profundidad

sincera, lo que indica que «el

gran vacío» que ha dejado Perales

en su partido y en el Congreso

no es sólo retórica fúnebre.

Lo que dijeron de él se puede

resumir así: «Fue un hombre

bueno, lúcido y dialogante, extremadamente

leal a su partido pero

muy respetuoso con el adversario;

un arquitecto del consenso

que distendía con su humor irónico

y gaditano las discusiones y

sabía encontrar el punto de fuga

para llegar a un acuerdo y, después,

ser fiel a su palabra».

En el acto intervinieron la secretaria

del grupo socialista en el

ANDALUCÍA

Un año sin Alfonso

Perales, ‘arquitecto

del consenso’

El PSOE y la oposición recuerdan

al fallecido político gaditano que

fraguó en el Congreso el acuerdo

sobre el Estatuto andaluz

Rosa Aguilar, Manuel Gracia, Manuel Chaves, Federico Trillo y Antonia Moro, recordando a Alfonso Perales. / J. MORÓN

«Lo echo mucho de menos»

E. DEL C.

SEVILLA.— Elportavoz

socialista en

el Congreso, Diego

López Garrido, dijo

en su turno que

ayer por la mañana

dirigió sus pasos

hacialasala‘Alfonso

Perales’ del hemiciclo,yqueallíse

senen la silla que

usaba el ausente.

Sonrió al recordar

cómo Perales se

dirigíaasuscompañeros

llamándolos

«tribunos». Allí se

preguntó qué habría

sido Perales en

otra época, y llegó a

la conclusión que

«senador romano,

como Charles

Laughton en ‘Espartaco’»,un«jurisconsulto

hábil» que

Parlamento andaluz, Antonia

Moro; el periodista gaditano Augusto

Delkáder; la alcaldesa de

Córdoba, Rosa Aguilar, de Izquierda

Unida; el ex ministro de

Defensa, ex presidente del Congreso

y ahora miembro del PP en

la Comisión Constitucional, Federico

Trillo; el portavoz socialista

en el Parlamento andaluz, Manuel

Gracia (cerebro del homenaje),

y el presidente de la Junta y

del PSOE, Manuel Chaves.

Entre el público, junto a la esposa,

Ofelia, y los hijos de Perales

estaban también siete consejeros

busca siempre la

solución. «Es la legislatura

de Perales»,

afirmó.

Habló por último

Manuel Chaves sobre

su amigo y colaborador

(«uno de

los mejores que he

tenido», dijo de su

también ‘corresponsal’

en Ferraz,

la sede del PSOE en

Madrid: «Alfonso,

¿cómo están los «federales»?).

El PSOE

andaluz «no se puede

entender sin él»,

dijo Chaves, que

contó que ahora,

cuando está con la

vieja guardia, «con

Rafael Román, con

[Luis]Pizarro, con

Gaspar [Zarrías]»,

se ríen mucho recordando

sus golpes

de humor.

«Sin él, el Estatuto

de Andalucía no

habría salido», alabó.

Recordó también

los «terroríficos»

últimos minutos

de la negociación

con el PP, con

Perales al teléfono

y a punto de tirar la

toalla. «Discutí

fuertemente con él,

y tuvo la capacidad

de convencerme».

Tiene, relató, variasfotosdePerales

ensusdespachosde

la Casa Rosada y de

Ferraz. Ha elegido

las que lo muestran

de buen humor.

«Me dan vida», dijo.

«Aunque lo echo

mucho de menos,

nunca lo recordaré

con tristeza».

de la Junta, con Gaspar Zarrías a

la cabeza; la presidenta del Parlamento,

María del Mar Moreno;

los portavoces de PP, IU y PA,

Antonio Sanz, Concha Caballero

y Pilar González, o el presidente

de la patronal andaluza, Santiago

Herrero. También su primo hermano

con el que fundó el importante

clan socialista de Alcalá de

los Gazules, su pueblo natal en la

Sierra de Cádiz, Luis Pizarro.

Antonia Moro destacó de Perales

su «búsqueda constante del

acuerdo». Augusto Delkáder dijo

que su ejemplo dignificaba a la

política frente a los «farsantes»

que denostan esta ocupación, y

recordó que el dirigente socialista,

secretario federal de Relaciones

Institucionales y Política Autonómica

del PSOE y diputado

en el Congreso en su última etapa

(fue congresista en cinco legislaturas

por Cádiz desde 1989),

comenzó su carrera a los 18 años

cuando lo detuvo la Brigada Político

Social en la dictadura.

«Nunca fue un fundamentalista»

porque tenía «una curiosidad

dubitativa», continuó Delkáder

antes de mencionar la participación

de Perales en el histórico

congreso del PSOE en Suresnes

y su papel como

miembro del «círculo

íntimo de

Chaves», del que

fue consejero de

Gobernación, y

luego como «nexo

de unión entre los

equipos de Felipe

y Zapatero». Gozaba

de «un halo

de independencia

en el seno de su

partido que le valió

zancadillas» de

algunos dirigentes,

observó. Perales,

además, había

sido antes presidente

de la Diputación

de Cádiz

(1983-1989) y concejal

en el Ayuntamiento

gaditano.

Rosa Aguilar,

con quien coincidió

en el Congreso,

dijo que «buscaba

soluciones en

la disputa para que

todos» se sintieran «protagonistas»,

pero que al mismo tiempo

era «una persona muy de partido,

en el mejor de los sentidos». «Te

fiabas de él. Valía su palabra».

Aguilar recordó que en sus viajes

en el AVE el diputado le hablaba

de su pesar por el tiempo que no

compartía con su familia. Estaba

atrapado por la pasión de hacer

política con su otra «familia», la

socialista.

Elogios desde el PP

Federico Trillo, que en nombre

del PP negoció con Perales el

acuerdo sobre el Estatuto andaluz,

se contratuló de que el acto

en su memoria permitiera reunir

a rivales a dos meses de las elecciones.

«Él veía a las personas

más allá de las etiquetas políticas»,

elogió del diputado fallecido,

cuya naturaleza afectuosa y

empática lo predisponía para los

acuerdos. Trillo, que en un guiño

al auditorio socialista dijo que

«los mejores poetas son los de izquierdas»,

citó la Elegía a la

muerte de Ramón Sijé de Manuel

Hernández al final de su intervención:

«A las aladas almas de

las rosas/ de almendro de natas

te requiero,/ que tenemos que hablar

de muchas cosas/ compañero

del alma, compañero».

La emoción aumentó cuando

el socialista Manuel Gracia, tras

anunciar la creación este año de

un premio bianual en memoria

de Alfonso Perales con el que se

distinguirá la voluntad para el

diálogo de personas o instituciones,

dijo, con la voz rota, la mano

en el corazón y a punto de llorar:

«Mientras haya un diputado o

una diputada socialista, el líder

Perales... Estará con nosotros».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


19 enero 2008

Más contenidos, en

www.yodona.com

5

56

Actualidad

MALÍ, EL PAÍS DE LOS NIÑOS

Cada maliense tiene una media de

7,38 hijos, a pesar de la altísima mortalidad

infantil que sufre este país, uno

de los más pobres del mundo. Y es

que, en medio de las dificultades materiales,

tener hijos es la mayor fortuna.

80

Belleza

ESPECIAL PUESTA A PUNTO

No basta con tener buenos propósitos,

hay que ponerlos en práctica y este puede

ser el momento. Desde el shiatsu en

el agua hasta las últimas técnicas contra

las ojeras. Nos hemos marcado unos

objetivos para estar mejor que nunca.

110

Viaje

LAS TIERRAS DEL BURGO

Soria ofrece un recorrido medieval

fascinante por los parajes regados

por el Duero y sus afluentes. Fortalezas,

puentes centenarios e iglesias

románicas jalonan una ruta llena de

leyendas y referencias históricas.

50 Sociedad

Cómo conciliar bolsillo y salud tras

la subida de los alimentos básicos.

72 Shopping

Adelanto de primavera.

78 Apuntes de moda

92 Neceser

Los siete magníficos.

94 Decoración

Un ‘loft’ madrileño en cuatro

niveles llenos de luz y color.

98 De casa

Muy dulce.

101 Agenda

Todas las citas de la semana.

102 Escena

Teatro de vanguardia en Madrid.

103 Arte

Blanca Li, más allá de la danza.

104 Cine

La bloguera y stripper Diablo

Cody estrena la comedia Juno.

105 Libros

Centenario de Mercè Rodoreda.

106 Nutrición

Alimentación durante el embarazo.

107 Motor

Conducción ecológica.

108 Salud

El mito de las hormonas como

sustituto de las drogas.

109 Emprendedora

118 Guía/Noticias comerciales

119 Horóscopo

120 Cartas

121 Nuestra viñeta

122 Yo... panadera


ACTUALIDAD

Familias numerosas

Djeneba, sentada, con

sus cinco hijos y dos

de Madelaine, de pie,

la primera mujer de su

esposo. Todos posan

delante de la casa de

adobe en la que conviven,

sin luz ni agua corriente.


Malí,

el país de

los niños

Cada mujer maliense

tiene una media de 7,38 hijos.

Y eso que la mortalidad

infantil todavía es alta. En la

curva de la fertilidad, este país,

uno de los más fecundos del

mundo, está en las antípodas

de España. Viajamos al

corazón de África para descubrir

por qué un millonario sin

descendencia no vale nada.

POR Eduardo del Campo

FOTOS Ricardo Cases


Un país muy joven

El 48,2% de la población de Malí tiene menos de 15 años. Hay niños

por todas partes, a pesar de que el Gobierno está introduciendo

políticas de control de la natalidad, incentivando el seguimiento

del embarazo y el uso regular de anticonceptivos femeninos, algo

a lo que muchas mujeres aún se resisten. De arriba abajo y de

izq. a dcha.: Uno de los hijos de Djeneba. La joven comadrona da

de mamar a uno de sus cinco pequeños. El enfermero jefe anota

las horas que Djeneba ha trabajado en la campaña de vacunación

para pagarle. Utensilios destinados a preparar el té.


son una bandada de gorriones que alegran

los días de los adultos y los viejos, una sonrisa perpetua

que brilla más que el sol. Los niños. En las ciudades españolas

parecen casi una minoría, una especie protegida, pero en África

son todavía los reyes de los caminos y las calles, la legión más

numerosa. En el centro de salud de Ireli –un pueblo rudimentario

al pie de la imponente y famosa falla del territorio maliense

conocido como País Dogón–, el personal médico local se lleva

las manos a la cabeza cuando se enteran de que las españolas

tienen 1,37 hijos de media. «¿1,37? ¡Pero si aquí hay mujeres

que tienen 12!», exclama el enfermero Allaye H. Dibo, que, con

45 años, ha engendrado dos niñas y cuatro niños con sus dos

esposas. «Tendrán tan poca familia porque quizá no disponen

de medios, o porque quieren ser siempre jóvenes», aventura la

comadrona y enfermera Djeneba Dougnon.

Resulta curioso que ella –tiene 25 años y cinco

hijos– se muestre tan comprensiva con ese argumento

de que es la falta de recursos la que

retrasa la maternidad en Europa y disminuye el

número de bebés. La propia Djeneba carece

de casi todo lo que se considera imprescindible

en Occidente. En su casa de adobe, sin

luz, agua corriente, saneamientos ni apenas

mobiliario, se crían 10 niños de apariencia saludable:

sus tres hijos y dos hijas, y las cinco

de Madelaine, de 49 años, la primera esposa

del marido de ambas, Amadingue, un enfermero

que está ampliando sus estudios en la ciudad de Sévaré.

Sólo les hace una visita al mes, durante la cual se turnan para

que las dos puedan pasar una noche con él. Dicen que son como

hermanas y se apoyan mutuamente. Si Djeneba se va a poner

vacunas a las aldeas, Madelaine amamanta a su bebé.

Españolas y malenses están prácticamente en las antípodas de

la natalidad en el mundo, según los últimos datos del Instituto

Nacional de Estadística y de la ONU. El contraste es patente:

1,37 hijos de media en nuestro país, que se sitúa entre las naciones

donde menos se pare, aunque registra una tendencia al

alza debido en parte a la inmigración, frente a los 7,38 niños por

mujer maliense, cifra sólo superada en Níger (7,91) en el ranking

de los más fecundos del planeta. Igual de alejados están en las

listas de renta per cápita: España, con sus más de 27.000 dólares

por habitante, se encuentra a años luz de los 1.300 de Malí.

Esta tarde del inicio de la temporada de lluvias, una tormenta de

arena naranja ha oscurecido el cielo antes de que cayera una

formidable tromba de agua que ha convertido en ríos de barro

la tierra de los cultivos. Luego, se ha echado encima la noche

La planificación

familiar y la

distribución de

anticonceptivos

están logrando

disminuir

paulatinamente

la natalidad en

todo Malí.

rotunda, la oscuridad total. El enfermero jefe ha venido a pagar

a Djeneba su salario por los cuatro días que ha trabajado en la

campaña de distribución de vitamina A a los niños de la zona.

Por su tarea, que la ha ocupado entre ocho y 18 horas diarias,

cobrará 1.000 francos CFA, un euro y medio. En cuatro días,

seis euros. Al mes gana unos 30.000 CFA, 45 euros.

El sanitario tiene que rebuscar en sus papeles con una linterna,

porque no se ve nada. Los niños de la casa ya están durmiendo

allí donde les ha pillado el sueño, solos o abrazados de dos en

dos. Algunos ocupan un jergón, pero la mayoría yace en una

esterilla o directamente sobre el suelo, en cualquier rinconcito.

Huele a humo y a aire espeso. Allaye muestra los datos demográficos

que maneja. El centro de salud de Ireli atiende a una

población de 6.010 personas, dos terceras partes de ellas menores

de edad. Repasa las cifras con el dedo: hay unos 200 bebés

de entre cero y seis meses (aún no han contado a todos),

127 de entre seis y 11 meses, 257 de entre un año y 23 meses,

701 niños de entre dos años y cinco recién cumplidos, y muchos

más de mil (tampoco está cerrada la cuenta) de entre cinco

y 12. A los menores de esta edad hay que sumar los púberes

y adolescentes hasta 18. Esgrime otro dato: en Ireli nacen

cada año alrededor de 200 niños.

Al escucharlo, uno se plantea cuánto darían

por parecerse en este aspecto a Ireli tantas localidades

despobladas del interior rural de España,

a las que devora desde hace años la

erosión del desierto demográfico, y donde cada

nacimiento es celebrado como un acontecimiento

extraordinario. Por poner un ejemplo

cualquiera: en el municipio jiennense de Torreperogil,

con una población de 6.649 personas,

similar a la de esta zona de Malí, nacieron 72

niños en 2005. En España, los menores de 15

años representan el 14,3% del censo. En Malí,

uno de los países más pobres del mundo, el 48,2%.

Djeneba y su colega explican varias causas que, directa o

indirectamente, han hecho que la natalidad y la mortalidad infantil

estén disminuyendo paulatinamente en las áreas rurales,

como ya lograron antes en las ciudades de Malí: las campañas

de vacunación contra la rubeola y la fiebre amarilla, los controles

médicos de los embarazos y la planificación familiar, con distribución

de anticonceptivos femeninos. La fecundidad media en

África ha caído de 6,6 a 4,68 en tres décadas. Es fundamental

llegar a los lugares más remotos y cambiar poco a poco la mentalidad

de las familias, dicen. «Las mujeres más jóvenes y con Z


mayor educación aceptan los anticonceptivos; las otras, no. Para

ellas es un problema», lamenta Djeneba. «Es una cuestión cultural,

creen que tener muchos hijos es un honor», añade su jefe.

La primera regla de planificación que introducen es espaciar los

embarazos: al menos tres años entre parto y parto. En el centro

de salud reparten también píldoras anticonceptivas de uso diario,

en paquetes mensuales que cuestan 100 CFA (unos 15 céntimos

de euro), o administran una inyección trimestral anticonceptiva de

Depo-Provera, que vale 300 CFA (45 céntimos de euro). Además,

como incentivo, a las mujeres que traen a sus niños a los nueve

meses para que los vacunen contra la fiebre amarilla y la rubeola

(enfermedades que causa de muchas muertes) les regalan una

mosquitera (importante para prevenir la picadura del insecto que

transmite la malaria), y a las embarazadas que cumplen el calendario

de tres visitas, las obsequian con dos.

Los enfermeros están convencidos de

que hay que poner un límite a la natalidad.

«Con los cinco que tengo, basta», ríe Djeneba.

«El mundo está cada vez más difícil. En Malí,

por ejemplo, avanzan el desierto y la erosión,

la pluviometría es mala y faltan medios para

escolarizar a los niños. Todo ello hace verdaderamente

necesario reducir el número de hijos»,

reflexiona su jefe. Pero ello no quita para

que, al mismo tiempo, defiendan con pasión la

riqueza que supone concebir niños y criarlos.

Reconocen que las africanas que paren un niño cada año, sin

ningún control, están equivocadas, pero aseguran que lo mismo

les ocurre a las españolas (y sus compañeros) que se resisten a

tenerlos, aduciendo razones como el temor a ver frenada la carrera

profesional, la falta de recursos económicos, el alto precio

de la vivienda o la pérdida de libertad individual. Puestos a decidir

quiénes están más equivocadas, piensan y responden, sin dudarlo,

que nuestras compatriotas. El enfermero señala en la penumbra

a Djeneba y dice: «A ella sus hijos la cuidarán hasta su muerte.

Ellos son tu fortuna, porque se harán cargo de ti toda la vida. Aquí,

en Malí, un millonario sin descendencia no vale nada». «Sin niños,

el país no funciona», agrega la matrona, que alaba la política de

protección de la infancia del presidente Amadou Toumani Touré.

Ella tenía 15 años cuando tuvo al primero, Dougnon, que ha

cumplido 10. Fue poco después de conocer en el centro de salud

al que luego sería su marido. Dice que se casaron por amor,

nada de matrimonio forzado o convenido, como los que abundan

aquí. Después nacieron Adio, un niño de nueve años; Etienne,

de cinco; la pequeña Pasqualine, de tres, y, hace tres meses y

Los niños toman

leche materna

durante los tres

primeros años.

Hasta los cinco,

ingieren una

papilla de mijo,

azúcar, judías y

cacahuete.

tres días, Vincent, al que ahora mece en sus brazos porque le

duele la barriga. Es un bebé precioso con ojos que son dos faros

negros y se tranquiliza, al fin, cuando se hace caca en el pijama.

No hay pañales. La madre se va a lavarlo y vuelve. Por su

parte, la otra mujer de su marido tiene cinco niñas. Ambas cuidan,

además, a algunos sobrinos. Y la prole aún puede aumentar,

porque el marido ha anunciado que va a incorporar a la familia

a una tercera esposa, algo que las otras dos parecen

aceptar sin protestar. Aquí no existen las protestas del tipo no

quiero comer o esta mañana no sé qué ponerme. Amogo, de

16 años, estudiante de secundaria, sólo tiene unas chanclas

(prestadas), un pantalón (uno solo) y, a modo de camisa multiusos,

el chubasquero que le regaló un viajero occidental que pasó

un buen día por su pueblo.

Djeneba, tranquila e inteligente, explica con una gran sonrisa

que sus hijos tienen todo lo que necesitan y no les falta de nada:

«Están bien alimentados. Hasta los tres años, les doy leche

materna. Después, durante dos más, toman una papilla líquida

hecha con mijo, azúcar, cacahuetes y judías. Ingieren un litro al

día, medio por la mañana y medio por la noche. Lavamos la ropa

sucia con agua y jabón. Tengo esperanza. Estoy tranquila.

Los llevamos al colegio para que saquen su diploma.

Si no son funcionarios, serán agricultores

o trabajarán en el hotel de su padre».

Afirma que está contenta con su existencia,

pero no la idealiza y aclara que resulta sacrificada.

«La vida en Malí para la mujer es muy

dura, hay mucho trabajo, sobre todo durante

la cosecha del mijo.» «Nos levantamos a las

seis. Preparamos el desayuno, un líquido con

este cereal, hojas de baobab y granos de tamarindo

salvaje. Luego, descansamos media

hora antes de ir al campo a arar y sembrar.

Además, hay que recoger leña, traer agua y

moler mijo. Cuando volvemos, a las cuatro de la tarde, preparamos

la cena con arroz, pescado seco y, de vez en cuando, carne

de vaca. Después, charlamos un rato, nos lavamos y, a las

ocho, nos acostamos. Los viernes vemos la televisión hasta las

12 de la noche. Funciona con una batería de coche. Los demás

días no podemos hacerlo porque estamos muy cansadas»,

cuenta en francés Djeneba con esa expresión tranquila en la

que se mezclan la sabiduría y la inocencia. Y, a pesar de su

cansancio y las dificultades económicas, defiende las ventajas

de formar una familia. «Hay que tener un hijo, por lo menos uno.

¡Es un tesoro!» Y así, Djeneba, la valiente comadrona en el país

de los niños, puede presumir de que sus cinco criaturas la han

hecho millonaria en el continente más pobre del planeta. YO


Alta mortalidad infantil

De cada mil niños nacidos vivos en Malí, pierden la vida 105 antes

de cumplir un año. Una cifra altísima en comparación con los

4,6 que fallecen en España, pero inferior a los 133 que morían

hace tan sólo un lustro. El Gobierno ha puesto en marcha un

plan para proteger a la infancia, con campañas de vacunación y

reparto de mosquiteras. En los últimos tres meses, en Ireli, sólo

han muerto dos. De arriba abajo y de izq. a dcha.: Unos niños

jugando. Djeneba y su familia, en el interior de su casa. Alfombra

para la oración. El poblado, con sus casas de adobe.


‘EL PROCESO’ DE JAVIER VILLANUEVA / La lucha de un inocente (I)

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Javier Villanueva está

de buen humor, feliz.

—Te voy a contar un chiste.

Ha pasado cuatro años atrapado

en Bolivia en un via crucis judicial,

acusado de matar a la fiscal de aduanas

Mónica von Borries con una

bomba en su coche, en la ciudad de

Santa Cruz de la Sierra. Lo torturaron,

lo encarcelaron, lo juzgaron y,

aunque absuelto, aún lo

retuvieron dos años más.

El lunes, al fin, regresó a

Sevilla, con lo puesto y su

novia Carola de la mano.

Ahora duerme como un

niño y tiene ganas de contar

un chiste muy popular

entre los bolivianos que

ilustra a la perfección lo

que le pasó a él, un inocente

más entre tantos sin

nombre.

Esto es que las policías

de Estados Unidos, Inglaterra

y Bolivia compiten

para ver cuál es la mejor.

Tienen que seguirle la pista

a un conejo y el que tarde

menos tiempo en cogerlo

gana. Los estadounidenses

regresan al cabo

de dos minutos con el conejo

en la mano. ¿Cómo

lo encontraron? Siguiendo

restos de una zanahoria.

Bravo. Los ingleses

vuelven con el conejo en

minuto y medio. ¿Cómo lo

han hecho? Seguimos sus

huellas hasta la madriguera.

Muy bien. Los bolivianos

están de vuelta en

sólo un minuto, pero con

un cerdo a rastras («chancho»,

lo llama él, con su

habla ya suramericana).

‘Eso no es un conejo’, dicen

los jueces. ‘¿Cómo

que no?’ Y el policía empieza

a darle puñetazos al

aterrorizado animal. ‘¡Di

que sos un chancho, carajo!’ ‘Soy un

chancho, soy un chancho’...

Él era un conejo pero tras siete horas

de torturas confesó que era un

cerdo. Así, «como un cerdito», cuenta

que lo trataron los agentes que lo

bolsearon y electrocutaron.

En sus 17 meses de prisión leyó

cincuenta novelas, gruesos bestsellers

(ninguno carcelario) para matar

las horas, como El código da Vinci,

La carta esférica, El peregrino o una

trilogía de templarios. Pero El proceso

de Kafka, no. Le cuento de qué va:

«Un jefe de Homicidios

me dijo que ‘bolseaban’ a

los detenidos, pero que

conmigo se pasaron»

«Me asfixiaban y electrocutaban,

como si fuera un cerdito»

El empresario sevillano relata el calvario de 4 años que ha sufrido

en su querida Bolivia al ser acusado injustamente de asesinato

Javier Villanueva sonríe en casa de su padre en Sevilla, esta semana, tras concluir sus cuatro años de infierno judicial en Bolivia. / JESÚS MORÓN

E. DEL C.

SEVILLA.—JavieryCarola

empiezan de cero.

Pero montar una vida

nueva en Sevilla les parece

coser y cantar,

comparado con el pasado.

Javier, que se ha instalado

de momento en

el piso de su padre en el

barrio de Santa Clara,

ve asombrado el precio

que alcanzó la vivienda

en Sevilla. Se vino sin

nada, con lo puesto. La

camisa (que le queda

corta) y los vaqueros

que lleva hoy se los ha

prestado su hermano

Alejandro. Tras los días

depenuria,lasmuestras

EL MUNDO, SÁBADO 19 DE ENERO DE 2008

de afecto popular que

recibe en la calle son un

bálsamo que lo reconcilian

con la vida. «Esta

mañana, en la calle

O’Donnell, un chaval

me ha parado. ‘¿Tú eres

tú?’ Sí, soy yo. ‘No sabes

la alegría que me da verte

aquí’. Se le saltó una

lágrima, y yo me emocioné

también». También

se reencontró hoy

con su amigo Germán,

con el que se fue a Bolivia

hace ocho años.

ANDALUCÍA

El regreso,

con lo puesto

Javier está ayudando

a promocionar el libro

del periodista Salvador

Gutiérrez Galván, ‘Ciudadano

Villanueva:

agonía de un español

inocente’ (RD Editores),

publicado esta semana.Estaobrasesuma

a la que escribieron Alejandro

Egea y Nacho

Abad, ‘Condenado a

muerte’ (Espejo de Tinta),yalaquepreparala

periodista Inmaculada

Portalo a partir de las

2.000 páginas de su diario

carcelario. A Javier

le encantaría que se hiciera

una película y que

la protagonizara Javier

Bardem.

Luego pide que no se

olvide a Paco Larrañaga,

que se pudre en Filipinas.

«Quiero transmitir

mi experiencia para

que otros en esta situación

no desfallezcan. Mi

caso ha estado tan cuesta

arriba que mucha

gente pensaba que no

tenía solución». La luz

de la tarde entra por la

ventana. Él se recuesta

en el sofá y sonríe pletórico.

«¡Y aquí estoy!».

33

ge von Borries, es asesinada. Pasan

dos meses del «horrible crimen» y la

presión mediática y de la familia es

enorme para que la Policía practique

detenciones. Entonces la Fiscalía

plantea la teoría de que Diodato ordenó

el atentado como venganza y

Villanueva, el amigo que lo visita en

la cárcel, es el autor material que colocó

la bomba. Está perdido. Es el

chivo expiatorio.

«Me secuestraron y me

llevaron a un taller», relata.

«Me taparon los ojos

con una camiseta y me

torturaron durante siete

horas para asegurarse de

que dijera lo que ellos

querían. Sólo pude ver un

momento que eran cinco

o seis, pero no sus caras.

Mientras me bolseaban,

metiéndome la cabeza en

una bolsa y cerrándola

para asfixiarme, me daban

descargas eléctricas

con algo que luego he visto

que debía ser como

esos aparatos con forma

de mando a distancia que

se usan para defensa personal.

Me rompieron dos

o tres bolsas en el cuello.

Un jefe de Homicidios

que creía en mi inocencia

me dijo luego que ellos

bolsean a los detenidos,

sin apretar, sólo para agobiarlos,

pero que conmigo

se habían ‘pasado’. La asfixia

tiene que ser una de

las muertes peores. Es horroroso.

Te trataban como

si fueras un cerdito. Y

esto lo hacen habitualmente,

no sólo conmigo.

De ‘español de mierda’ no

bajaban los insultos».

«Luego me llevaron a

otra dependencia. Allí me

quitaron la camiseta de la

cabeza para grabar un vídeo.

Me apuntaban con

una pistola mientras me decían lo

que tenía que confesar. A esos sí los

vi. Son el teniente coronel Ramiro

Vega, el mayor Maldonado y otros

dos. Tuve suerte de que entonces un

abogado de Defensa Pública, el doctor

Serna, abrió la puerta y lo vio».

El padre juez de la fiscal, «que no

quería ver la verdad», aceptó al culpable

que Policía y Fiscalía le servían

en bandeja. Pero otro padre, el cirujano

Francisco Villanueva, entró en

acción. Catorce veces ha viajado a

Bolivia para demostrar que su hijo

«Mi padre se la ha jugado

y lo han amenazado de

muerte. Si no es por él, yo

estaría listo de papeles»

un inocente cualquiera, Josef, despierta

un día detenido, lo someten a

un angustioso proceso y nunca sabrá

de qué lo acusan. Es su historia (con

la diferencia de que Josef acaba acuchillado

en el corazón y Javier vive

un final feliz). «Sí, es muy similar. Yo

he sufrido una ilegalidad detrás de

otra. Me querían condenar a cualquier

precio».

Todo había empezado muy bien.

En 2000, con 23 años, se fue de Sevilla,

una ciudad donde «no te toman

en serio» si eres joven, para probar

suerte fuera. Con su amigo Germán

Torrado, que había hecho una fortuna

con la venta de la empresa de internet

Arrakis, fue a Mallorca para

colaborar con la ONG Together in

the World. Allí conocieron a la diseñadora

boliviana Rosita Hurtado y

su marido, el empresario estadounidense

Daniel Lewkowicz, quienes

los animaron a ir a Santa Cruz, la capital

subtropical del oriente boliviano.

Allí aterrizaron, vía Lima.

«Nos pareció muy exótico. El clima

era muy lindo y había muchas

cosas por hacer. Allí no miraban tanto

la juventud. Germán aportaba su

capital y yo ideas y mi trabajo». Montaron

un sport bar, el Diablo’s, con el

futbolista Diablo Etcheverry como

socio, el bingo Big Star, las cabañas

turísticas Colina Dorada y una empresa

de sensores de movimiento para

alarmas. «Nos fue muy bien. Éramos

felices». En el Diablo’s conoció

a la azafata Carola Torres, su novia.

Otro encuentro, en cambio, le

complicó la vida. El abogado Suárez,

su socio en el bingo, le ofreció conocer

a su cliente Marco Marino Diodato,

hombre famoso en Bolivia, de origen

italiano, dueño de los casinos del

país, miembro del Ejército y casado

con la sobrina del antiguo dictador

Hugo Banzer. Diodato estaba en la

cárcel de Palmasola acusado de narcotráfico.

Villanueva defiende, sin

embargo, que la detención del italiano

fue una venganza de la agencia

antidroga norteamericana DEA que

le urdió una trampa por denunciar

que los estadounidenses realizaban

escuchas en el palacio de gobierno.

Aceptó la invitación y fue con el

abogado a conocer a Diodato. «Se

puso muy contento de ver a otro europeo.

Sólo hablamos de comida y

fútbol (era de la Juventus), porque

echábamos de menos Europa». Meses

más tarde a Diodato lo operan

del corazón y Villanueva vuelve a visitarlo.

«Me daba lástima ver a un europeo

allí solo. La mujer se había

vuelto a Italia. Me gustaba que se

sintiera bien, nada más. Siempre iba

a verlo con Daniel o Suárez. Y ése es

el vínculo, no hay otro».

El 27 de febrero de 2004 la fiscal

Mónica von Borries, hija del juez Jor-

era inocente. En Sevilla hacía operaciones

a destajo para ahorrar dinero.

A seguir operando va de nuevo cuando

sale de casa esta tarde y se mete

en el ascensor, aliviado por el fin de

la odisea pero pendiente aún de saldar

la deuda de 250.000 dólares con

los abogados, que se suman a los

500.000 euros gastados ya.

«Mi padre se la ha jugado», continúa.

«Lo han amenazado de muerte

y ha sufrido amagos de atentados. Si

no es por él, yo estaría listo de papeles.

Segurísimo. Ni siquiera me preguntó

si era culpable o inocente. Ya

sabía que yo no había hecho nada».

Mañana: ‘Sobrevivir a la cárcel’


34

EL MUNDO, DOMINGO 20 DE ENERO DE 2008

ANDALUCÍA

‘EL PROCESO’ DE JAVIER VILLANUEVA / La lucha de un inocente (y II)

«Al segundo día en la

cárcel me dijeron que

no comiera porque me

iban a envenenar»

El sevillano liberado cuenta cómo sobrevivió a la

prisión y el juicio en Bolivia hasta lograr su retorno

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Javier Villanueva denunció

las torturas para arrancarle la

falsa confesión del asesinato de la

fiscal de Santa Cruz, y a él lo enviaron

a la cárcel de Palmasola, a la sección

de máxima seguridad. Tuvo un

gran recibimiento. «Al segundo día,

el gobernador de la cárcel me dijo

que no comiera nada de allí, porque

había rumores en Inteligencia de que

habían pagado para envenenarme. A

los diez días, a un cabecilla de la cárcel,

Ruddy Palmasola, muy abusivo,

lo agarraron entre treinta y le metieron

más de treinta puñaladas. Le cortaron

media oreja, se le salió el cerebro.

Fue muy desagradable».

El empresario español, que en

2004 tenía 27 años, decidió no salir

de su celda ni mezclarse con los internos

pese a los buenos consejos del

cónsul honorario, José Fernández.

Cuenta que no le dio el sol en casi 19

meses y se volvió tan blanco que sufrió

incluso una despigmentación de

la piel. No se arrepiente.

Su novia Carola fue, junto a su padre,

su ángel salvador. Todos los días

se levantaba a las cinco para prepararle

la comida. Luego iba a la cárcel,

aguantaba dos o tres horas de cola,

sufría los cacheos y entraba a llevarle

la comida y el agua. El agua para

beber, pero también para lavarse en

una lata vieja de diez litros de pintura

que usaban de barreño, con la mitad

cortada de una botella de dos litros

como cazo. Desde la cama hasta

el papel higiénico, todo lo que usaba

en la celda lo tuvo que comprar, y pagar

para que le dejaran meterlo dentro.

También tenía, como muchos,

un móvil que usaba a escondidas.

En septiembre de 2005 ocurrió

uno de los episodios más peligrosos.

Los hermanos Carlos y Rubén, los jefes

de la banda de Los Cachupines,

organizaron una fuga masiva. En un

camión de ladrillos (que los internos

usan para construirse sus propias

celdas) les habían escondido armas.

Las sacaron, redujeron a seis guardias,

se montaron 28 presos, derribaron

la puerta y se escaparon.

«Yo desaté a dos guardias, pero

un cabo me tiró al suelo apuntándome

con una pistola de nueve milímetros

a la cabeza. La mano le temblaba.

Era el jefe de seguridad y le acababan

de pegar. Estaba muy nervioso.

Se le podía escapar un tiro. Menos

mal que otro interno, Eddy

Guzmán, un ex policía, lo tranquilizó

y le dijo que yo no tenía nada que ver

con la fuga, que yo había ayudado.

Luego vino un sargento al que había

desatado y también lo calmó».

Entre los que se escaparon estaba

el brasileño Sandro Carvalho, quien

había inculpado a Villanueva, también

bajo torturas policiales, antes de

rectificar su declaración. Villanueva

cuenta que ni siquiera se conocían

antes entre sí. Otro brasileño, Ricardo

Borba, fue condenado a 15 años

por el caso de la fiscal.

En Palmasola ha conocido casos

«alucinantes» de injusticia. Él no era

el único inocente entre rejas. «Un periodista

boliviano me dijo que de los

3.000 presos, la mitad no debía estar

allí». Recuerda al joven Chemo, al

que «la cárcel había vuelto loco» y

daba vueltas creyéndose un camión.

O a ese otro que hacía ya cuatro años

que había cumplido su pena por robar

«una gallina o algo parecido para

comer», y que seguía encerrado porque

no tenía cien dólares para pagar

el papeleo de su liberación. O esos

dos menores, de 16 y 17 años, que

compartían celda con seis adultos. O

de cuando se tuvo que pasar días con

mascarilla porque a los enfermos de

tuberculosis terminal los tenían tirados

en el pasillo junto a su celda.

¿Qué hacía durante tantas horas,

tantos días? «Leer, escribir y pensar

en mi caso». Escribió un diario carcelario

de dos mil páginas. En él están

los días de esperanza y los de

hundimiento cada vez que rechazaron

sus peticiones de que lo dejaran

en libertad provisional a la espera

del juicio. Por fin, en noviembre de

2005, tras consumir un mes más de

los 18 meses máximos de prisión

preventiva, la Corte le permitió salir

en libertad provisional bajo fianza de

60.000 dólares. Para demostrar que

tenía residencia fija, su padre había

tenido que comprar un mini apartamento

de 30 metros cuadrados. El

arresto domiciliario fue surrealista.

«Se suponía que tenían que estar

«Me apuntó a la cabeza.

La mano le temblaba.

Hasta que le dijeron que

yo no participé en la fuga»

Javier Villanueva, durante la entrevista, esta semana en Sevilla. / JESÚS MORÓN

«Un periodista boliviano

me dijo que de los 3.000

presos de Palmasola, la

mitad no debía estar allí»

fuera vigilándome, no dentro. Era

irracional». Llegó a haber 32 uniformados:

en la cocina, en el salón, en

las escaleras... «Mi novia había puesto

un panel de madera para separar,

pero abrían la puerta cuando querían.

Y la hija de Carola, que tenía 8

años, vivió todo eso. No había ninguna

intimidad. Era denigrante».

El juicio llegó. «Montaron un despliegue

policial impresionante como

para hacer ver lo ‘peligroso’ que era

yo; gracias a Dios el tribunal no se

dejó contaminar». Fueron decisivos

para él el testimonio del abogado

Serna, el hombre que había sorprendido

a los policías grabando la confesión

de Villanueva a punta de pistola;

el informe de un artificiero de los Tedax

españoles, que hizo ver que la

bomba que mató a la fiscal sólo la

podía haber colocado un experto y

no alguien como Javier que ni siquiera

había hecho la mili, o valientes declaraciones

como la del argentino

Federico Shegg, que contó que Villanueva

no podía haber accionado la

bomba porque en el momento de la

explosión el español estaba en el hotel

donde vivía, el Casablanca.

A Federico «le deshicieron la cara»

de una paliza para intentar que

no hablara. Y a la periodista Marlene

Peña la despidieron de su periódico

tras probar que eran falsas las fotos

de un supuesto aprendizaje paramilitar

de Villanueva. A su novia, Carola,

de propina, la despidieron de las

Líneas Aéreas Bolivianas.

Los jueces técnicos Uby Suárez y

Luis Jaime Cruz, junto a los otros

tres jueces ciudadanos que componían

el tribunal, lo absolvieron el 13

de marzo de 2006 del delito de atentado

por el que el fiscal Javier Solís le

pedía 30 años de cárcel. Pero la Fiscalía

recurrió y le mantuvieron la orden

de arraigo que le prohibía volver

a España.

Siguieron casi dos años de libertad

amediasesperando que se resolviera

su caso. Lo seguían por la calle.

Unos eran policías de paisano que lo

vigilaban. Pero otros muchos eran

bolivianos de a pie que se le acercaban

para expresarle su apoyo y hasta

pedirle autógrafos. «Ellos son los primeros

en criticar las injusticias del

sistema, porque las sufren. No he recibido

ni una sola mirada negativa, al

contrario, todo ha sido apoyo».

Los negocios los malvendió para

pagar a los ocho abogados del proceso:

recuerda agradecido a Santiago

Charlie Flores y al «maestro» Julio

Egüez: «el que me liberó y ganó el

juicio». Otro, Omar Barrientos, en

cambio, lo traicionó. «Vendía mis declaraciones

y pruebas».

Villanueva cuenta que lo benefició

la victoria electoral del socialista Evo

Morales por su discurso más sensible

con los derechos humanos y su

rechazo a las «injerencias» de Estados

Unidos y su agencia antinarcóticos,

que a su juicio están detrás de

un montaje contra él y Diodato. El

italiano está ahora desaparecido. Javier

cree que lo han matado los mismos

que asesinaron a la fiscal. «Lo

condenaron sin pruebas, que era lo

La doble

extorsión de

‘Cachupines’

y policías

E. DEL C.

SEVILLA.—Sus compañeros

de celda, Pepe, condenado

por narcotráfico,

y Juan Taborga, acusado

deasesinatoperoqueluego

salió absuelto, mantenían

con él un trato correcto,

pero «a tres metros»

la situación era «terrorífica».

Más allá de su

hueco de dos por tres metros

reinaba ‘La Pesada’,

como llaman en el argot

carcelario boliviano a los

grupos que dirigen la vida

de los presos. En Palmasola

adoptaban el

nombre de ‘Los Cachupines’,

más de cien miembros

dirigidos por los hermanos

Carlos y Rubén. A

la extorsión de la banda

se unía la de la policía.

«Por ser europeo

creían que era millonario.

Grave error. Los primeros

ocho o nueve meses

fueron terribles. No

accedía a las coacciones,

no pagaba, y los Cachupines

me tiraban piedras

y agua hirviendo al techo

y las ventanas, me insultaban,

me gritaban. Un

jefe de seguridad nombró

‘madrina de Navidad’

a Carola, tenía que

comprar como 500 botellas

para los policías, como

si fuera Papa Noel.

Intervino la Embajada.

Pero al final tienes que

ceder e ir aportando a las

‘solicitudes’. Se estropeó

un fusible y la cárcel se

quedó a oscuras. Yo tuve

que pagar 100 dólares, la

mitad de lo que costaba

un fusible nuevo, para

que la cárcel recuperara

la luz».

que querían hacer conmigo hasta última

hora». El pasado 27 de noviembre

el Tribunal Supremo boliviano

desestimó el recurso de la Fiscalía

contra la absolución de Villanueva. Y

el lunes 14 de enero llegó a Sevilla.

Habían pasado ocho años desde que

se fue, lleno de ilusión, a hacer las

Américas. Llegó sin más ropa que la

puesta. No quería viajar con una maleta,

por miedo a que le metieran

droga en ella en el último momento y

la pesadilla comenzara otra vez.

Pero aclara que él ama a Bolivia,

el país que le dio oportunidades empresariales,

amigos y una compañera,

e insiste en que no quiere que juzguen

a su pueblo con la misma ceguera

injusta que él sufrió. ¿Volverá?

No ahora, cuando prepara una demanda

ante la Corte Interamericana

de Derechos Humanos de Costa Rica

o el Tribunal de Estrasburgo contra

las autoridades involucradas en su

kafkiano proceso, como esa Policía

quecuatroañosdespuéssiguesin

contestar a su denuncia por torturas.

«Eso es encubrimiento». Pero, ¿y si

en Bolivia dentro de unos años desaparece

la inseguridad jurídica y no

tiene nada que temer? ¿Volvería a

ver a sus amigos bolivianos?, insisto.

«No sé si estaré vivo para ese día».


32

CHARLAS DE EL MUNDO / El debate climático

«No pasa gran cosa, lo

siento por los augures

de la catástrofe»

El veterano divulgador científico

Manuel Toharia relativiza la amenaza

del cambio climático y pide actuar con

más urgencia contra la pobreza mundial

EL MUNDO, MIÉRCOLES 23 DE ENERO DE 2008

ANDALUCÍA

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Al meteorólogo y físico

Manuel Toharia, uno de los mayores

divulgadores científicos españoles y

director del Museo de la Ciencia de

Valencia, no se le olvidará nunca

aquel primer día de colegio de 1957,

con 13 años, yendo con su hermano

mayor a clase. Era el 2 de octubre y

en Madrid había caído «un palmo de

nieve». «Fue genial», claro, y los niños

se pasaron la mañana pegándose

bolazos gracias a esa anomalía atmosférica.

Contó anoche ese recuerdo

Toharia en su conferencia en Las

Charlas de EL MUNDO para ilustrar

sobre los errores que a su juicio se

cometen hoy al hablar del problema

del cambio climático, el natural y el

acelerado por el hombre.

Dos errores: el alarmismo y sacar

conclusiones a partir de sucesos aislados.

Por ejemplo, usar aquel recuerdo

para afirmar: «Cuando yo era

chico, en Madrid nevaba en octubre».

Porque, aclaró, la única vez que

nevó un dos de octubre en Madrid

fue ésa. «La memoria es selectiva, y

sólo recuerda lo extraordinario, no

los promedios, que son anodinos»,

explicó Toharia en el ciclo que patrocinan

Telefónica y Endesa y que anoche

presentaron José Antonio Gómez

Marín y Francisco Rosell.

Respecto a los catastrofistas, recordó

que el de 1957 fue uno de los

inviernos más fríos del siglo XX en

España, y que, alarmada por esa gelidez,

hubo quien lo achacó a las

pruebas atómicas de soviéticos y

americanos. Dos días después de su

nevada, el 4 de octubre, la URSS lanzó

al espacio su satélite Sputnik, ya

continuación Valencia sufrió su peor

riada, con cientos de muertos. Entonces,

contó Toharia al numeroso

público, hubo un editorialista que escribió

que la tragedia se debía a que

el hombre, «con su soberbia», le había

«tocado las barbas» a Dios.

El divulgador relacionó a ese editorialista

apocalíptico con cierta «mitificación»

que en su opinión se da

hoy sobre el peligro del cambio climático,

que no niega pero que ayer

se esforzó en matizar. A medio camino

entre el alarmismo y los que piensan

que aquí no pasa nada, el escéptico

Toharia expuso sus razones para

cambiar la conducta «derrochadora»

de los países ricos y reducir su

dependencia de los combustibles fósiles,

carbón e hidrocarburos, «aunque

no haya cambio climático».

Que lo hay. El clima cambia desde

que la Tierra es Tierra. «Hace unos

miles de años había ríos y grandes

plantas en el norte del Sáhara que

ahora están tapados por una capa de

arena. Hace 10.000 años hubo un

cambio de clima bestial y de una glaciación

enorme pasamos al clima

que más o menos tenemos ahora.

Hubo un calentamiento muy acelerado

y no sabemos por qué».

Recordó, para subrayar que el

cambio climático ya existía sin la intervención

humana, que en la pequeña

glaciación del siglo XVII se helaba

el Támesis en Londres y la desembocadura

del Ebro. Pero en el XX

han aparecido factores que sí intervienen

en este cambio: el aumento

de población y del consumo de combustibles

fósiles que generan dióxido

de carbono y vapor de agua, gases de

efecto invernadero que, aunque en

fundamentales para la vida, pueden

contribuir por su exceso a elevar la

temperatura global.

«Nadie discute que el CO2 ha subido

en el siglo XX el 30%. Es mucho,

muy acelerado y, por tanto

preocupante», advirtió antes de relativizar

el riesgo. «¿Qué está pasando?

No gran cosa, y lo siento por los

augures que hablan de la catástrofe

que se nos avecina». Para Toharia, es

más urgente preocuparse y ejercer la

solidaridad «con el mundo pobre de

hoy» que por nuestros descendientes

de dentro de cien años.

Los glaciares y Al Gore

El meteorólogo y director del Museo de la Ciencia de Valencia, Manuel Toharia, anoche en Sevilla. / REPORTAJE GRÁFICO: CONCHITINA

Antonio Gámiz y Francisco Tapia.

Jesús García Toledo.

Al Gore, el ex vicepresidente

estadounidense

que ganó el

Nobel de la Paz por

sucontribuciónaponer

el cambio climático

en la agenda

mundial, no es el

santo de la devoción

de Toharia, que sí

cree «bueno» y «honesto»

el informe de

los científicos de la

ONU premiados con

aquél. Anoche acusó

de nuevo a Gore de

transmitir una visión

alarmista de un

problema real.

«Todo el mundo

se queda asustadísimo

cuando dice que

es el mayor problema

del siglo XXI, y a

mí me dan ganas de

llorar,cuandoalotro

lado del Estrecho

hay millones muriéndose.

Eso lo dice

un hombre riquísimo

que vuela en

avión privado», dijo.

Toharia matizó que

«sí que es probable

que ocurra algo» y la

fase de calentamiento

que empezó en el

XVII «dure más de lo

que iba a durar por

causas naturales»

debido a la emisión

de CO2, pero criticó

la presentación de

ciertos ‘efectos’ sin

aclarar que ya existían

cuando no había

fábricas. Contó que

el recorte de los glaciares

del Mont

Blanchandejadoala

luz los senderos de la

Edad Media, lo que

demostraría que ya

entonces hubo otro

calentamiento natural,

el que permitió a

los vikingos colonizar

Groenlandia antes

de que sucumbiese

a una ola glacial.

Vista del salón del hotel Los Lebreros, lleno de los asistentes a la conferencia de Toharia.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

56

EL MUNDO, MARTES 29 DE ENERO DE 2008

CULTURA

«Un viaje a un lugar bellísimo»

Agapito Maestre presenta ‘El placer de la

lectura’, una exaltación de los libros que

ha comentado en el programa de Herrera

El filósofo Agapito Maestre, entre Óscar Oliveira (izq.) y Carlos Herrera, anoche en Sevilla. / JESÚS MORÓN

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «Es difícil hallar un

placer comparable al creado por la

lectura. Te da todo sin arriesgar

nada. Sólo imaginar los libros que

me esperan para ser leídos los próximos

días y semanas me produce

tal goce y disfrute, carnal,

que sólo es comparable

al que uno

puede sentir preparando

un viaje a un lugar

bellísimo».

El catedrático de filosofía

Agapito Maestre,

tertuliano del programa

Herrera en la

Onda y columnista de

EL MUNDO, ha escrito

un libro de amor a

los libros en el que incita

al «lector sencillo»

a probar más de cien

obras de todo pelaje,

desde clásicos del pensamiento

alemán a

best sellers de bolsillo,

a las que quizás no habría

mirado (gozado)

jamás de no ser por su

consejo radiofónico.

Los comentarios de

Maestre en el apartado

de libros que le reservó

el locutor en su programa

tienen ahora una segunda, más

prolongada vida en forma de libro,

El placer de la lectura: la biblioteca

de Herrera en la onda (editorial

Oberon). Ambos lo presentaron

anoche en Sevilla en un escenario

idóneo para un volumen que exalta

el paraíso que nos ofrecen las

obras fruto de la imaginación y la

inteligencia de Cervantes, Kadaré,

Márai, Peri Rossi, Cernuda, Ayala,

Ortega, D’Ors, Schopenhauer, San

Agustín o Santa Teresa: el antiguo

teatro Imperial, reconvertido en

central de la librería Beta y «templo

de la lectura», que dijo Herrera.

El periodista y autor del prólogo

presentó a su colaborador radiofónico

como un hombre «libre y políticamente

incorrecto», de «firmes

convicciones liberales» y que expresa

sus ideas «con pasión y vehemencia»,

y se alegró de haberle encomendado

la misión de acercar al

público común, no especializado,

obras aparentemente minoritarias,

áridas, incomprensibles o reservadas

a los eruditos del ramo, obras

que intimidan antes de haberlas

abierto. «Ha desbrozado libros que

jamás pensé que sentiría la necesidad

de leer», dijo Herrera.

Agapito Maestre aclaró que en

El placer de la lectura, «como la biblioteca

de Borges», los libros son

en realidad «la excusa» para hablar

de sí mismo, el lector que los

comenta.

«Un libro es lo más público que

hay»; «un libro es como la ciudad,

íntimo y compartido», observó el

también autor de, entre otros, ensayos

como Modernidad, historia y

política (1992), El vértigo de la democracia

(1996), La escritura de la

política (2000) o Semblanza filosófica

de María Zambrano (2005).

Maestre vinculó su presentación

con asuntos del debate político actual

sobre los que suele batallar

desde sus tribunas de opinión, empezando

por el tema de la asignatura

Educación para la Ciudadanía,

a la que ridiculizó al presentar

a Carlos Herrera como uno de esos

ciudadanos «que dan lecciones de

ciudadanía sin saberlo, de palabra

y obra», y no han aprendido su civismo

en ninguna «cartilla».

El filósofo, sociólogo y politólogo

dijo que ha querido hablar «del

placer que te da abstraerte del

mundo, pasar del mundo», «del saber

orgiástico, ese saber del pueblo

que se abandona, que lee El Quijote

y llora», de ese «quedar atrapado».

Entre los libros leídos (tres al

mes) para el programa de Herrera

y que le han proporcionado esa felicidad

continua destacó los de tres

autores andaluces presentes anoche

en el acto, el veterano Aquilino

Duque, «el mejor autor vivo de Andalucía»

pero que «pasa desapercibido»,

el poeta Miguel Florián y la

narradora Lourdes Millán.

Ésta tuvo en Maestre un lector

providencial. Contó

que un día, para su

extrañeza, le llegó a la

radio un manuscrito

firmado con seudónimo.Eneltaxiledio

por abrirlo y echar un

vistazo. Le gustó y lo

glosó luego en antena.

Tiempo después, ese

comentario sirvió para

que la editorial InÉditor

de La Coruña

publicara el libro de

Millán, El archivo de

Suzanne.

Maestre, que acusó

al PSOE y al Gobierno

de haberlo expulsado

en 2002 de la Universidad

de Almería y

agradeció a Herrera

haberle dado trabajo

entonces en su programa,

aconsejó libros

a los políticos. A

Arenas, que lea El

Quijote «para que le eche valor» al

pulso electoral con Chaves, y a éste

y a Zapatero (de cuya Alianza de

Civilizaciones abomina), que consulten

El perdedor radical de Enzensberger

y el diálogo entre Habermas

y Ratzinger, Dialéctica de

la secularización.

Pero entre todos los libros (y al

tiempo que apoyaba el acto de mañana

en recuerdo del matrimonio

Jiménez Becerril, asesinado hace

diez años en Sevilla), subrayó un

ensayo sobre las víctimas de ETA,

Regreso a Etxarri-Aranatz, deJavier

Merodán, que cuenta la historia

de la familia de Jesús Ulayar Liciaga.

Gracias a la radio y al libro

conoció a su hijo, aquel niño de 13

años que en 1979 vio cómo mataban

a su padre. «Se ha escrito muy

poco de las víctimas; lo que se ha

hecho es perseguirlas», criticó señalando,

de nuevo, al Gobierno.

Un libro se adentra en el gabinete de guerra de Bush

MANUEL MATEO PÉREZ

GRANADA.– ¿Qué tienen en común

Dick Cheney, Colin Powell, Condoleezza

Rice, Donald Rumsfeld, Paul

Wolfowitz y Richard Armitage? Más

de lo que en principio pudiéramos

sospechar. De entrada, los seis han

sido y algunos de ellos siguen siendo

los responsables de algunas de las

más importantes decisiones políticas

y militares del aún hoy presidente de

los Estados Unidos George Bush.

Los seis, además, arrastran brillantes

carreras profesionales que

vienen de lejos, de tiempos de Nixon.

Y algo más: a todos ellos, desde jóvenes,

les arrastró la idea de convertir

su país en la más poderosa fuerza del

planeta, aún a costa de embarcarse

en guerras inútiles y crueles como la

que todavía asola Irak.

A ninguno de ellos les tembló la

manoalahoradeempujarasupresidente

a declarar la guerra al Afganistán

de los talibanes y luego contra

el Irak de Sadam Hussein, aún a sabiendas

de que las armas químicas y

biológicas de destrucción masiva

eran un espejismo más propio de los

desiertos que de las evidencias irrefutables

del Pentágono.

Conocer la intrahistoria de estos

personajes ha sido el empeño del periodista

James Mann, corresponsal

en Washington, analista político y

enviado especial a puntos sensibles

del planeta con Los Ángeles Times,

The New Republic y The Atlantic.

El trabajo «lúcido, hábil, y después

de tantos ensayos de alto voltaje

de izquierdas y derechas, afortunadamente

equilibrado» –como ha

subrayado la todopoderosa Michiko

Kakutani en The New York Times–

acabó convirtiéndose en libro.

James Mann es el autor de Los

Vulcanos. El gabinete de guerra de

Bush, publicado por la editorial granadina

Almed. Mann recuerda que

cuando Bush entró en la Casa Blanca

su ignorancia en política internacional

era tan grande que desconocía el

nombre del presidente de Pakistán y

confundía a los talibanes con una

banda de rock. A esas carencias acudieron

a su auxilio su vicepresidente

Dick Cheney, sus secretarios de Estado

Rumsfeld y Rice, y sus asesores

militares y políticos Colin Powell, Armitage

y Wolfowitz.

Todos ellos se hicieron llamar los

vulcanos, en honor al dios romano

del fuego, la fragua y el trabajo del

metal. Además, la palabra Vulcano

evidenciaba una sensación de poder,

resistencia, elasticidad y durabilidad

que los seis supieron manejar con

extraordinaria habilidad a lo largo

de sus carreras al lado de Bush.

El libro de Mann es una crónica de

las cocinas de la Casa Blanca, del

Pentágono y de las más importantes

legaciones internacionales, lugares

donde se cocieron las decisiones militares

de Bush, tan desacertadas,

crueles y sangrientas como a diario

queda evidenciado en los partes remitidos

desde Irak.

El periodista traza la biografía de

los seis «vulcanos» y su relación con

anteriores presidentes como Clinton,

Reagan, Carter o Nixon. Algunos de

ellos fueron hijos de la guerra de

Vietnam y sorprende cómo en sus

decisiones de alta política caen en los

mismos errores que su país cometió

en aquel país asiático.

Lástima que el libro termine en

2004. De haber relatado los dos siguientes

años hubiéramos leído la

caída de Rumsfeld, los intereses económicos

que escondió Cheney, el

ahorcamiento del miserable Hussein

o la precipitada caída en credibilidad

de Bush, al que la historia no le tiene

reservado un podio con letras de oro.

La Alhambra

cierra el Paseo de

los Nogales por

mantenimiento

GRANADA.– El Patronato de la Alhambra

y el Generalife cerrará a

partir del lunes a la visita pública el

Paseo de los Nogales y los Cipreses

para comenzar las obras de rehabilitación

del pavimento por lo que se

desviará el acceso de los visitantes

al recinto monumental por el exterior

de la muralla a través de la

puerta de los Carros, en vez de hacerse

como hasta ahora desde las

taquillas del Generalife.

El Departamento de Conservación

y Mantenimiento ha dividido

en dos fases estas obras: la primera

comprendedesde el Pabellón de

acceso hasta el Paseo de los Cipreses

y la segunda desde el cruce hasta

el final del paseo paralelo al Teatro

del Generalife, que finaliza en

una placeta denominada en su día

Paseo de los Nogales.

El Patronato de la Alhambra y

Generalife ha decidido poner en

marcha estas obras de pavimentación

para mejorar el acceso al recinto

monumental. Para ello, se procede

a la ejecución de un nuevo pavimento

similar al existente con una

terminación antideslizante para que

la circulación sea más cómoda.

Además, está previsto que esta nueva

infraestructura se dote con unas

nuevas canalizaciones subterráneas

que permitirán un mejor servicio de

las instalaciones existentes.

El proyecto de restauración del

pavimento del Paseo de los Nogales

y Cipreses, cuya primera fase tendrá

un periodo de ejecución hasta el

próximo mes de mayo, también

contempla la reforma en el sistema

de iluminación de cara a la puesta

en marcha de la visita nocturna por

los Jardines y Palacio del Generalife,

a partir de la próxima primavera.

Arranca en Cádiz

la Fundación

Iberoamericana

de las Artes

CÁDIZ.– La alcaldesa de Cádiz,

Teofila Martínez, asiste hoy a la presentación

de la Fundación Iberoamericana

de las Artes (Firbat) en

Madrid, donde pretende «profundizar»

en la colaboración con la Secretaría

General Iberoamericana

(Segib) de cara a la celebración en

2012 del bicentenario de la Constitución

de Cádiz.

La presentación correrá a cargo

del secretario general Iberoamericano,

Enrique V. Iglesias, el actor

hispano-uruguayo Sancho Gracia y

la actriz María Luisa San José y señaló

que los objetivos de esta nueva

fundación son «promover, custodiar,

defender y divulgar las riquísimas

manifestaciones culturales del

espacio iberoamericano».

Para el 2012, Teófila Martínez

anunció que «intentará» disponer

de un espacio municipal que pueda

albergar la Casa América de Cádiz,

que serviría como sede de los futuros

observatorios de la escena iberoamericana

así como de la artesanía

iberoamericana. Además, el

Ayuntamiento tiene previsto «poner

las bases» a partir de 2009 de la

creación del Festival de Música Iberoamericano.


DÍADEANDALUCÍA/La crónica

EL MUNDO, VIERNES 29 DE FEBRERO DE 2008

ANDALUCIA

29

Javier Arenas conversa con Manuel Chaves en el acto del Parlamento. Los parlamentarios, cantando el himno andaluz. Mayor Zaragoza pronuncia su discurso en nombre de los premiados.

Los galardonados y los miembros de la Junta, en el acto de entrega de las medallas de Andalucía, ayer en Sevilla. / REPORTAJE GRÁFICO: ESTHER LOBATO

El cantante Manolo Escobar saluda tras recibir su distinción.

El periodista Tico Medina enseña su medalla en el Teatro de la Maestranza.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Qué grande es Andalucía.

Un hombre barbado y con gafas

se pasea ante el Teatro de la Maestranza

exhibiendo una revista sujeta

con pinzas al pecho. «Soy un chupacámaras

profesional», proclama Mocito

Feliz, nombre artístico de este

malagueño de 36 años cuyo sueño es

protagonizar el programa de Jesús

Quintero y salir en una foto con los

Reyes. Ha venido a Sevilla para chupar

cámara en el acto grande del 28-

F. Muchos se toman a rechifla al personaje.

Pero, en el fondo, este santo

inocente desempeña una función social,

actuando como espejo deformado

de los otros chupacámaras profesionales

de la política o las artes que

basan su poder en su capacidad para

salir en la foto o la pantalla, más que

en la de hacer cosas carentes de telegenia

pero útiles. La diferencia es

que llevan corbata y no declaran su

oficio con tan cruda sinceridad.

Metros más allá, en la acera, tres

El juez Baltasar Garzón.

La escritora Elvira Lindo posa con Manuel Chaves.

Ciudadanos y ‘chupacámaras’

Un puñado de activistas aprovecha el acto del 28-F para denunciar

la falta de vivienda y de participación cívica en la democracia

ciudadanos con conciencia, obreroshormiga

de la democracia, exponen

su reivindicación bajo una bandera

blanquiverde. Reclaman un cambio

en la Ley Electoral andaluza para

que las elecciones autonómicas se

celebren solas, sin la compañía (beneficiosa

para el partido gobernante)

de unos comicios generales o municipales

que, como ocurre ahora y

desde 1994, solapen el debate sobre

los problemas de Andalucía. Como

que «27 de cada 100 parados en España

son andaluces». Marcos González

explica que esta iniciativa legistativa

popular necesita reunir

75.000 firmas sólo para que su proposición

no de ley se debata en el

Parlamento. El plazo legal (seis meses,

incluida la prórroga) acaba el 21

de marzo. Llevan 20.000 firmas.

El sistema se llena la boca hablando

de democracia pero parece sembrar

de obstáculos el camino a los

que tratan de ejercerla. «No se potencia

que la sociedad civil participe

en la política. Se la excluye», denuncia

Marcos, que añade que Andalucía

es la única región que convoca

sus elecciones a la vez que las generales.

Dicen que sólo dos consejeros

(uno de ellos Zarrías) se han dignado

a recoger el folleto que les han tendido.

Los demás lo han rechazado, incluso

con algún gesto de desprecio.

«Ni siquiera han querido enterarse».

Junto a los defensores de las

«elecciones propias», otro puñado de

personas alza dos pancartas: «Construcciones

Opera nos quiere desalojar»,

«Por un alquiler justo y digno».

Carlos Serrano, uno de los vecinos

del barrio sevillano de Begoña amenazados

de desahucio, critica que en

esta campaña electoral andaluza «no

se está hablando para nada» del vital

problema de la vivienda. «La Constitución

ampara el derecho a una vivienda,

pero no se hacen leyes que lo

aseguren, igual que con la educación

y la sanidad», dice Carlos. Dos manifestantes

antiespeculación interrumpirán

luego el discurso de Chaves.

La ceremonia termina y los invitados

salen a la calle. Serafín García

Escobar recuerda cuando su hermano

famoso, Manolo Escobar, se fue

siendo apenas un crío de 12 o 14

años de El Ejido a Badalona con sus

hermanos Salvador y Baldomero,

cómo Manolo se colocó de aprendiz

de ebanista, cómo luego la familia

(eran diez hermanos) fue detrás. La

mujer del cantante dice que él llevaba

tantos años esperando la medalla

que cuando al fin se la han concedido

ha dado un respingo de sorpresa.

Los fotógrafos le piden al juez

Garzón que pose con su medalla y él

se excusa: «La tiene mi madre». La

duquesa de Alba, un clásico del 28-F,

camina del brazo de Carmen Tello,

la mujer de Curro Romero. «¡Quita,

quita!», le ordena una fotógrafa a

Mocito Feliz, que se ha puesto detrás

y fastidia la foto. Comparado con los

de arriba, él todavía es un amateur.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, MIÉRCOLES 5 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

35

ELECCIONES 9M / Las propuestas

LA FRONTERA

ANTONIO SOLER

Árbitros

ROSA AGUILAR, LA MÁS FIEL DE LLAMAZARES. La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, que

suena recurrentemente en Izquierda Unida como posible sucesora del coordinador nacional Gaspar Llamazares,

del que sin embargo siempre se ha mostrado como una de sus más fieles apoyos, saludó ayer efusivamente al candidato

de IU a la Presidencia del Gobierno en un acto electoral sobre políticas de igualdad celebrado en Madrid

ante más de doscientas mujeres. Ella podrá ser el recambio de Llamazares, pero de momento lo apoya sin fisuras.

La Universidad de Sevilla suspende

un acto del partido de Rosa Díez

El decano de Química veta la charla alegando temor a altercados, dice UPyD

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «Rosa Díez tiene química»

era el título-guiño de la charla

sobre la ex socialista y ahora líder

del nuevo partido Unión Progreso y

Democracia (UPyD) que el escritor

Fernando Iwasaki iba a pronunciar

hoy en la Facultad de Química de la

Universidad de Sevilla. Pero tendrá

que hablar en otra parte.

El decanato de la facultad sevillana

comunicó ayer por la mañana

que suspendía la charla esgrimiendo

como argumento, según el responsable

de campaña en Sevilla de

UPyD, Rafael Trujillo, que temían

que se produjeran incidentes como

los que sufrió Rosa Díez el 19 de febrero

cuando un grupo de radicales

saboteó un acto suyo en la Facultad

de Ciencias Políticas de la Universidad

Complutense de Madrid.

Un argumento sorprendente, de

ser cierto: para evitar hipotéticos

disturbios se prohíbe directamente

el pacífico encuentro político en lugar

de llamar a la Policía para que

impida a los supuestos radicales violentos

reventar la conferencia. Y eso

que Rosa Díez ni siquiera iba a acudir

a la charla de Iwasaki en Sevilla.

El responsable de UPyD Rafael

Trujillo explicó ayer a este diario

que la semana pasada un profesor

de la Facultad de Química simpatizante

del partido de Díez pidió y obtuvo

permiso para celebrar hoy la

charla de Iwasaki «Rosa Díez tiene

química». «El acto estaba comprometido

y cerrado. Pero esta mañana

le dijeron al profesor que suspendían

el acto», dice Trujillo.

El responsable de la facultad que

ha tomado la decisión de suspender

el acto es el decano accidental Juan

Cota. Este diario intentó ayer sin

éxito contactar con él para recabar

su versión de lo ocurrido. Otro vicedecano,

responsable de Relaciones

Institucionales, Fernando de Pablos

Pons, explicó por su parte que cuando

se recibió la petición de realizar

allí la charla no les comunicaron que

se trataba de un acto de apoyo a

UPyD, y que, cuando lo ha sabido, el

decano lo ha suspendido porque en

ese centro nunca se celebran actividades

de carácter político.

Trujillo, por contra, dijo que los

responsables de la Facultad de Química

«mienten como bellacos» porque

desde el primer momento estaba

claro el carácter de la charla por

su propio título.

El escritor Fernando Iwasaki declaró

que, en su opinión, el argumento

del decanato de que no permitían

celebrar la charla para evitar

altercados es «una excusa» que esconde

en realidad el rechazo de algunos

profesores «socialistas» a que

la ex dirigente del PSOE Rosa Díez o

sus seguidores intervengan en su facultad.

UPyD expresó ayer en un comunicado

su «repulsa» por la marcha

atrás de la Facultad de Química y dijo

que la prohibición se debe a «una

parcela de la Universidad que intenta

de nuevo impedir la libertad de expresión

y la difusión de las ideas a los

ciudadanos, sólo porque éstas son

diferentes a las de otras formaciones

políticas hegemónicas actualmente

en Andalucía», en alusión al PSOE.

«Las FARC sí hablaron»

E. DEL C.

SEVILLA.—La otra razón esgrimida

por el decanato de la Facultad

de Química de Sevilla de que

no se permiten allí actos políticos

le parece incongruente a Fernando

Iwasaki, que iba a defender

hoy allí a Rosa Díez en la charla

cancelada. «Siendo yo alumno de

doctorado en la Universidad de

Sevilla en los años 90 he asistido

a mesas redondas en las que participaban

las FARC [Fuerzas Armadas

Revolucionarias de Colombia],

el MRTA peruano [Movimiento

Revolucionario Tupac

Amaru] y el Frente Farabundo

Martí de El Salvador», dice Iwasaki

para rebatir el aparente sinsentido

de que se impida la celebracióndeunactoporpartedeun

partido democrático español

cuando grupos guerrilleros latinoamericanos

(algunos considerados

terroristas) han podido en

el pasado expresar su punto de

vista sin problemas. «Lo que

quieren es que no se celebre, y

punto», sostiene Iwasaki.

Es más, el escritor y miembro

de Unión Progreso y Democracia

dice que el lunes celebró sin incidente

alguno otra charla en la Facultad

de Ciencias de la Información

de Sevilla, y el responsable

de campaña del partido en Andalucía,

Rafael Trujillo, destaca que

Rosa Díez también habló ayer en

la Universidad Autónoma de Madrid,

sin sufrir esta vez acoso.

EFE

Once o doce millones

de españoles anduvieron

ayer y anteayer

convertidos en árbitros

de boxeo, midiendo

la intensidad

de los golpes, las marrullerías

que anulaban

un gancho con trampa y

valorando la pegada y el estado

de forma de los dos principales

candidatos a la Presidencia del

Gobierno. Las cuentas no les

salían a todos los árbitros por

igual. Es normal, a los árbitros

profesionales tampoco les cuadraba

el balance. Sólo a los que

están más enfangados que

comprometidos, a aquellos cuyo

interés va más allá de la pura

profesión, les salían las

cuentas y lo veían todo de color

blanco, o negro. Para éstos, en

realidad, no importaba lo que

hubiera ocurrido en el ring,

ellos podrían haber emitido su

veredicto a las ocho y cuarto de

la tarde, dos horas antes de que

los contincantes se hubieran

sentado frente a frente. Esta

apreciación vale de igual manera

para los que manejan las

apuestas a favor de Rajoy o de

Zapatero. Estos corredores de

apuestas, con su información

televisada, radiada y aireada en

los papeles de ayer contribuían

a intoxicar las apreciaciones de

los árbitros noveles, que intentaban

ponderar las muecas, la

contundencia y el baile de porcentajes

de los candidatos. Así

que los noveles, a los que en

ningún caso hay que tomar por

ingenuos ni tampoco por neutrales,

sacaban la media entre

su inclinación natural, lo que

tenían ante los ojos y el vocerío

que les llegaba de las gradas.

Sólo un K.O. les puede solucionar

ese trabajo ímprobo. Y el

K.O., en esta lona dialécitca,

nunca se da.

El K.O. se da en los dibujos

animados de Gaspi. Allí, el héroe

de las masas obreras llegaba volando

al debate, se caían a su paso

las fotos del rey, un cura y un

ladrón y lo ponía todo en orden.

Reclama audiencia Llamazares.

Al líder de IU le gusta más la lucha

libre por parejas que el bipartidismo

del boxeo. Puede que

la razón primera, la de un debate

plural, esté con él, pero Llamazares

no ha encontrado

el modo de defender

esa razón. La maquinaria

electoral y

mediática ha optado

por ignorar que estamos

ante unas elecciones

legislativas y no

unas presidenciales. Se excluyen

los partidos no mayoritarios y se

les montan unos debates de consolación

para que los segundas

espadas jueguen a ser mayores.

Más o menos como cuando llevan

a los escolares al Parlamento

en las jornadas de puertas

abiertas y los sientan en los escaños

o los suben a la tribuna de

oradores para que imiten a Zapatero.

Antonio Romero, haciendo

gala de su potencia telúrica, ha

comentado que el bipartidismo

es un Katrina que lo arrasa todo,

y culpa a esa dualidad de nuestra

política del desinterés de la

ciudanía ante el segundo debate

entre Zapatero y Rajoy. Un desinterés

muy relativo, una apatía

que ha dejado temblando las audiencias

televisivas. Calles vacías

y casi doce millones de espectadores.

El interés por los debates, rescatados

después de quince años

de recelos y huidas, ha podido

con el encorsetamiento de los

mismos, con la escasa brillantez

mediática de Rajoy y con la moderada

agresividad de Zapatero.

Y en la periferia de ese interés,

Llamazares y los suyos no han

acertado a estimular la imaginación

de aquellos que recelan de

ese sistema tan cuadriculado.

El pañuelo palestino en los

hombros del lider de IU, el monigote

Gaspi y algunos gestos

pasados y huecos no han distraído

la atención de una mayoría

que todavía anda dándole vueltas

a los flecos del combate y a

los decimales del tanteo. Los herederos

de Engels, Marx y Lenin

pidiendo un muñecote. Tienen

tres días para enmendar lo errático

de su campaña. La ciudadanía

puede que siga repasando el

deo mental del debate, pero

también tiene habilidad para ver

de reojo lo que ocurre en los

márgenes del televisor, siempre

y cuando tenga más interés que

un sopapo de derecha, o de izquierda.


34

EL MUNDO, JUEVES 6 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

ELECCIONES 9M / La opinión

IDIGORAS Y PACHI

Mi consejera de Salud, que como

todo el mundo sabe se llama, se llama... Bueno,

mi consejera de Salud, que es lo importante,

ha dado la mejor definición del talante:

ha demostrado su solidaridad con la enfermera

a la que despedimos porque se empeñó

en quedarse embarazada y con la que

pleiteó el SAS durante el tiempo que hizo

falta. Eso es el talante: hacerlo por detrás y

disimularlo por delante. Llevo una campaña

que pasará a la historia por los reveses judiciales.

Todo empezó en diciembre, cuando

un juez me negó el derecho que me asiste a

silenciar a los periodistas que no siguen mi

argumentario. Como soy muy respetuoso

con los jueces, que por algo practico el talante

por detrás y por delante, en el recurso que

ha puesto el del Hoyo, que no es mi enterrador

sino mi abogado, llamo al juez solamente

iluminado (sic). Si no fuera respetuoso habría

dicho lo que realmente pienso, pero el

talante es así.

Después de las tres condenas de la Junta

Electoral Central por abusar del Canalillo –al

Camacho se le va la mano y no puede ser–

ahora viene otro juez y permite la objeción

de conciencia a la asignatura de Educación

para la Ciudadanía. Ya he perdido la cuenta

además de perder otra cosa que tampoco

puedo escribir para no tirarme tejados contra

mi propia piedra. Estoy saliendo a sentencia

diaria y eso tampoco puede ser. Vamos

a ver, como dice el Pizarro, miintelectual

orgánico: si la gente me vota a mí,

¿quién es un simple juez para llevarme la

contraria? ¿Acaso él tiene más votos que yo?

Encima se ha permitido su señoría –no es

señoría, sino señorito como Arenas– hacer

pública la sentencia en plena campaña. Ayer

lo dije después de estudiar la frase con el gabinete

de crisis para asuntos de manipulación

externa: yo no lo pienso porque soy respetuoso

con los jueces, pero seguro que habrá

quien piense que el juez que ha dictado

esta sentencia es un facha del PP. En esto no

hay quien nos gane. Lo nuestro no es hacer

metros ni carreteras. Lo nuestro es algo más

profundo, más inmaterial, más acorde con

nuestro alto nivel intelectual. Lo nuestro no

es cambiar el paisaje, sino la realidad.

e DIARIO DEL PRESIDENTE / FRANCISCO ROBLES

Manolo contra Montesquieu

«Si la gente me vota a mí, ¿quién es un juez para llevarme la contraria?»

La sentencia es un producto más de la España

rancia y cavernaria que se opone al

progreso. Los padres objetores son de la doble

erre: Rouco y Rajoy. No quieren que sus

hijos estudien Educación para la Ciudadanía

porque piensan que de esa forma nos votarán

a nosotros el día de mañana junto a la niña

de Rajoy. Es una pena que los artistas que

me apoyan en la plataforma que lleva mi

nombre no se hayan juntado como ayer lo

hicieron alrededor de Sapatero.Podríanhaberme

montado un mitin semejante para

que Antoñita estrenase algo, un traje, un pañuelo,

algo que la convirtiera en la primera

dama y no en la mujer que me escoge las

corbatas.

Trampas electorales

Conclusión democrática del día: los jueces

que no me dan la razón a pesar de los votos

que me avalan deberían aprender de los

sindicatos de clase. Ha subido el paro y ahí

están, más callados que en misa aunque sean

laicos. O alabando el descenso del paro

industrial, como hacen los comilones de la

UGT. Como me dé el punto soy capaz de reformar

el Estatuto otra vez para redefinir los

tres poderes, que a partir de ahora serían el

ejecutivo, el legislativo y el sindical. Como

me dice Antoñita cuando tomamos café, «tú

no tienes nada que envidiarle a Montesquieu,

Manolo». Ni a Einstein: Madrid-Cádiz

en tres minutos once. Para que no digan

que somos imparables...

MADERO CUBERO

En todas las sedes se cuecen habas. A veces,

como es el caso de Córdoba, hasta se ponen de

acuerdo. Ayer, la Junta electoral ordenó el cierre

de una exposición inaugurada por la alcaldesa

y Moratinos y, lejos de escarmentar, lo

que ocurrió ayer es que, además, la alcaldesa

firmó un convenio con el Gobierno para la prometida

ampliación del aeropuerto.

e LA ENTREVISTA

SÁNCHEZ GORDILLO

Candidato de IU por Sevilla

«Los trileros de la

calle Sierpes hacen

menos trampas

que Chaves»

EDUARDO DEL CAMPO

PREGUNTA.—Compañeros suyos

de IU parece que ya se están postulando

para pactar con el PSOE y gobernar

con Chaves. ¿Se niega?

RESPUESTA.—Esa posibilidad

no se va a dar, porque Chaves va a sacar

mayoría absoluta. Tiene montado

un régimen, y para acabar con ese régimen

necesitamos un pacto por

nuestra sociedad y nada más. No vamos

a ser cómplices de quien en 25

años no ha resuelto el problema de la

vivienda. ¿Estaría Chaves dispuesto a

una reforma agraria? No...

P.—¿Cuánto tiempo hace falta para

que se produzca un cambio en la

Junta? ¿Lustros? ¿Décadas?

R.—Es difícil. El PSOE tiene cantidad

de medios de comunicación, como

Prisa, que es una fábrica de hacer

votos. Conozco funcionarios que me

han dicho que me van a votar pero

que tienen miedo de decirlo, y eso es

muy difícil de superar. Pero trabajaremos

para derribar ese régimen.

P.—Los líderes de la oposición critican

a Chaves diciendo que lleva demasiado

tiempo gobernando. Usted,

que lleva 29 años de alcalde de Marinaleda,

no usa este argumento, ¿no?

R.—Ése es no es el problema. Si el

pueblo lo vota... El argumento es que

lleva 25 años de mentiras. El PSOE

e SOMOS ZAPPING / LUIS M. FUENTES

La pianola. Todavía quedaba un debate sectorial,

escondido en Canal 2 Andalucía y anulado aún

más por el partido del Sevilla (la Hispalisnopla

de Del Nido quedó por fundar). Pero si hay algo

que hemos comprobado en esta campaña es que

la palabra pesa poco, que nuestra inmadurez democrática

se refleja en una política que sustituye

la dialéctica por el forofismo. Por eso en este debate

parecía que los segundones se limitaban ya

a terminar el largo acarreo de estas elecciones,

arrastrando los pies. Infraestructuras, vivienda y

medio ambiente dieron para sacar los escombros

de Andalucía, magnificados por los socialistas en

pirámides, entre discursos tan repetidos y sabidos

que sonaban a pianola. Por el PSOE, Luciano

Alonso, que parecía Miliki, todavía nos inten

vender «la esperanza transformadora» después

de un cuarto de siglo de mando. Por el PP,

Esperanza Oña (imposible ser más pija) sacó la

radiografía de huesos de las infraestructuras andaluzas

con agresividad y golpes de melena y

amartilló una buena frase: «Si Andalucía es la última

en todo, o es culpa del PSOE, o de los andaluces».

Ay, mira que utilizar la lógica en un debate.

Hilario Aranda, deCA,hacíacomodeperito

soso, y por IU, Sánchez Gordillo, con un paño de

cocina por los hombros y como con las barbas

llenas o hechas de mondas, colectivizaba todo y

sacaba revoluciones, multinacionales malvadas,

transgénicos venenosos, anticapitalismo verderón

y todos los tópicos de fiambrera de la izquierda

novecentista, entre algunas gracias camperillas

y coces al PSOE. «Si el PSOE es de izquierdas,

yo soy el obispo de Roma», dijo. Cuando se

paró la pianola, nada parecía haber cambiado.

De progre a progre. En Granada, Chaves fue a

hablar de su «desarrollo tecnológico» y de su

«I+D+i», que nunca dejan de resultar irónicos

en esta Andalucía que va a manivela. Pero se

encontró con los trabajadores de Andalucía directo,

de huelga y de luto por culpa de los verdaderos

engranajes del poder, que en esta tierra

no se dedican a ninguna hipervelocidad, sino

a su propio engorde. Andalucía Digital Multimedia

(ADM), la productora del programa,

tiene en las siglas las bombillitas modernizadoras

de Chaves, pero el fondo real que tiene todo

aquí, o sea, los amigotes del poder, reunidos en

productora pata negra para chupar del dinero

público, mientras obliga a otro negro de luto o

de esclavitud a sus currantes. Según Canal Sur,

«Chaves apoyó sus reivindicaciones». ¿Hablará

con los de ADM? Quizá son cosas que se arreglan

entre colegas, de progre a progre.

Ternura. Canal Sur quiere mostrarnos la cercanía

de los candidatos en un nuevo microespacio

de los informativos que llaman Un día con.

Veo a Julián Álvarez haciendo jogging ycocinando

un arrocito; a Valderas jugando con niños

y hablando de su nieta, que ya es como su

propia niña de Rajoy. Sí, mueven a la ternura

como todos los descalzos o despeinados, y en

los partidos minoritarios, que se diría que van

al súper en vez de a mítines, todavía más. Lástima

que luego esa ternura se pierda, cuando escucho

a Álvarez discursear sobre los que «pretenden

negar la existencia del pueblo andaluz»

o me encuentro con esa IU de Sánchez Gordillo

y su agricultismo rastafari. Creo que pillarlos

en calzoncillos por casa no evita que me parezcan

antiguos y decepcionantes.

www.luismiguelfuentes.blogspot.com

dice que es de izquierdas pero hace

una política de derechas. No hay mejor

defensor del capitalismo que Chaves,

que engaña a la gente diciendo

queesdeizquierdasparaarañarel

sentimiento popular. ¿Cuántas veces

ha prometido que va a acabar con el

peaje de la autopista de Cádiz? ¿Y la

vivienda? ¿Y el pleno empleo? Los trileros

de la calle Sierpes hacen muchas

menos trampas que él.

P.—En un hipotético, no sé si utópico,

gobierno con IU, ¿qué Consejería

le gustaría dirigir?

R.—Me gustaría encargarme de la

vivienda. Si el suelo fuera público,

inespeculable, y se hiciera vivienda

pública, se abarataría un 75%. El otro

tema es la reforma agraria: la concentración

de la propiedad es mayor

que en los años 30. Tendríamos que

tener 25 o 30 diputados para llevar la

política a la izquierda. Porque si no a

éstos no se los mueve ni con una

grúa. Pero con 7 u 8, ¿qué política de

izquierdas se puede hacer?


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

30

EL MUNDO, MARTES 11 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

ELECCIONES 9M / Los partidos

IZQUIERDA UNIDA

● Tiene 300.000 votos menos que en 1994

● Se escuda en el bipartidismo y la Ley Electoral

● Valderas: escaño por 439 votos de diferencia

Resaca de ganador

pese a recibir

21.121 votos menos

ANTONIO SALVADOR

SEVILLA.— Izquierda Unida sale

de la cita del 9-M con cierta resaca

de ganador pese a firmar unos resultados

muy por debajo de sus expectativas

electorales. ¿Qué militante

andaluz de la coalición de izquierdas

no hubiera firmado mantener

la representación parlamentaria

y conseguir el escaño para Diego

Valderas cuando comenzaba a masticarse

la debacle a nivel federal?

IU-CA ha logrado salvar los muebles

en Andalucía, que no es poco con

la que le ha caído

a la formación de

izquierdas a nivel

nacional. La coalición

ha aguantado

el tipo y volverá

a formar grupo

parlamentario

con seis diputados,

pese a dejarse

en el camino

21.121 votos. De

momento, el partido

cuyo consejo

andaluz está radicado

en la calle

Donantes de sangre

no necesita

‘transfusión’.

Como sostienen

con razón algunos de sus dirigentes

más destacados, IU-CA ha conseguido

sobrevivir a la Ley Electoral y

al «vendaval bipartidista», que ha barrido

de la bancada del antiguo Hospital

de las Cinco Llagas al Partido

Andalucista. Pero quedarse en esta

interpretación y eludir una reflexión

más profunda sería ponerse la venda

en los ojos para no querer ver la realidad.

¿Por qué no consigue frenar la

tendencia de caída que la coalición de

izquierdas viene experimentando

desde 1996, tras la famosa legislatura

de la ‘pinza’ con el PP? Valderas y su

comité de Inteligentzia tienen tiempo

ahora por delante para encontrar respuestas

a esta pregunta.

«Objetivo mínimo»

Izquierda Unida se había marcado

como «objetivo mínimo» en esta

campaña electoral sacar al menos

un diputado por cada una de las

ocho circunscripciones. Prueba no

superada. La coalición se estanca

en los seis escaños que consiguió

hace cuatro años, cuando redujo a

menos de la mitad (6) la representación

que había tenido en 1996 (13) y

muy lejos de los 20 diputados logrados

por Luis Carlos Rejón en 1994.

IU tiene hoy casi 300.000 votos menos

y tan sólo un tercio de la representación

parlamentaria que tenía

hace 22 años, cuando la formación

que lideraba Julio Anguita era una

alternativa real a la histórica hegemonía

socialista en Andalucía.

Está claro que la llamada al voto

útil de los «socialistas de corazón»

IU-CA

AUTONÓMICAS

2008 315.909 (7,09%)**

2004 337.030 (7,51%)**

2000 327.435 (8,21%)*

1996 612.595 (14,29%)*

1994 689.815 (19,30%)*

1990 349.640 (12,73%)*

1986 598.889 (17,88%)*

1982 (PCA-PCE) 243.026 (8,56 %)*

* Porcentaje sobre el total de votos a candidaturas.

** Porcentaje sobre el total de los votos emitidos.

que hizo Valderas ocho días antes

de la cita con las urnas no ha surtido

efecto, habida cuenta del estancamiento

de su formación y de que el

PSOE ha conseguido revalidar la

mayoría absoluta.

También debe Valderas reconsiderar

la continuidad de los servicios

de la empresa demoscópica contratada,

tras asegurar que IU iba a ser

la «gran sorpresa» el día 9. ¿O acaso

era sólo un mensaje de aliento para

animar a la tropa y seducir al votante

de izquierdas indeciso?

Con todo, el

actual coordinador

regional de

IU-CA sale reforzado

de los comicios

autonómicos,

después

de que la división

interna en el

senodelacoalición

y su debilidad

orgánica le

obligaran a concurrir

por una

circunscripción

(Huelva, su provincia

natal) que

apriorino le aseguraba

escaño.

COALICIÓN ANDALUCISTA

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Durante cuatro años, en

el Parlamento Andaluz habrá andaluces

pero no andalucistas. Los 10

parlamentarios de 1990 y los cinco

congresistas nacionales de 1979 quedaron

el domingo reducidos a cero,

convirtiendo en una fuerza extraparlamentaria

a Coalición Andalucista,

el nuevo intento –quizás definitivo,

más les vale– de hermanar a los escindidos

PA de Alejandro Rojas Marcos

y el PSA de Pedro Pacheco. Muchos

se acordarían de los dos capitanes

ya jubilados (¿seguro?) de la

época dorada, cuando regían con

desparpajo Sevilla y Jerez y sus parlamentarios

eran la llave de gobierno

en la Junta de Chaves. ¡Y pensar que

tenían dos Consejerías hace sólo

cuatro años y hoy nada!

Los 300.356 votos cosechados por

el PA en 2000 (previo a la escisión)

han menguado hasta los 123.766 del

domingo bajo el paraguas de la reunificada

CA. Los dirigentes andalucistas

atribuyeron ayer el «desastre»

al auge del bipartidismo, la coincidencia

por interés del PSOE de las

elecciones generales y autonómicas

o lo reciente de la creación de CA,

Valderas, flanqueado por Sánchez Gordillo y Martín Recio en la madrugada del lunes tras conocerse los resultados. / ESTHER LOBATO

Pronóstico fallido: IU se

marcaba sacar dos

diputados más y ser «la

gran sorpresa» el 9-M

Por tan sólo 439 votos de diferencia,

Valderas formará parte del grupo

parlamentario que IU formará

para la octava legislatura en el Parlamento

de Andalucía (2008-2012).

Y contra su propio pronóstico, toda

vez que algunos de sus asesores admitían

antes de que comenzase el

escrutinio que el líder de IU-CA no

hace sólo cuatro meses. Pero por encima

de las consideraciones internas

surgen preguntas para todos los públicos,

implícitas en el resultado. ¿Le

hace falta a Andalucía un partido nacionalista

andaluz? ¿Es que PSOE-A,

PP-A, IULV-CA –ojo siempre a la A

de ellos, que resta protagonismo a la

A de los de Julián

Álvarez– son

menos andaluces

que el PA?

¿Hablan los que

se llaman herederos

de Blas Infante

un andaluz 2004 (PA)

2008 (CA)

distinto, único,

2000 (PA)

intransferible?

¿No puede haber 1996 (PA)

andalucismo sin 1994 (PA-PAP)

partidos detrás?

1990 (PA)

El vicepresidentedelaFundación

Blas In-

1982

1986 (PA)

(PSA)

fante, Pedro

Ruiz-Berdejo,

acusa a PSOE y

PP de acordar

que «desaparezca el andalucismo»,

pero aclara que Infante no quería

crear un partido nacionalista sino

que prefería que su defensa de Andalucía

la asumieran todas las fuerzas.

O sea, que le niega a CA la exclusiva.

Y si el electorado no aprecia en ellos

ningún rasgo diferencial importante,

los andalucistas pierden sentido.

Ellos replican que tienen un hueco

político propio y que saldrán reforzados

tras la «travesía

del desierto»

que empieza

ahora, un desierto

sobre todo

de financiación.

123.000 votos, el

carácter de

cuarto partido

más votado y los

589 ediles y

unas pocas alcaldías

significa-

contaba con el acta. No es extraño,

pues, que Valderas se fumara un puro

o que el abstemio Sánchez Gordillo

–cabeza de lista al Parlamento

andaluz por Sevilla– prometiera

brindar con champán si al cierre del

recuento se confirmaba la obtención

del diputado por Huelva.

La debacle a nivel federal y el mantenimiento

de la representación parlamentaria

en la comunidad refuerzan

a la asamblea andaluza ante la

reorganización que deberá acometer

esta formación política tras el fracaso

cosechado el pasado domingo por

Gaspar Llamazares, al que Sánchez

Gordillo acusa sin rodeos de haber

provocado el «suicidio» de IU y de haber

dado el «abrazo del oso» a Zapatero

«a cambio de nada».

Antes de que Llamazares anunciara

su decisión de no presentarse a la reelección,

relevantes cargos de la coalición

en Andalucía ya pedían su cabeza

y un viraje hacia la independencia de

IU. Tras salvar los muebles, a Valderas

le faltó tiempo para enviar el primer

mensaje: Andalucía debe ser una «pieza

fundamental» en el nuevo proyecto.

Habrá que ver ahora cuál es el papel

de Valderas en Andalucía –la organización

«tiene en mí un buen peón

para pegar carteles o dirigir el grupo

parlamentario»– y si la coalición de izquierdas

saca el definitivo pasaporte

para mirar el futuro con optimismo.

El partido que ganó 5 escaños nacionales en 1979 y 10 autonómicos en 1990 toca fondo al perderlo todo

● Julián Álvarez defiende que la única vía para la resurrección es la «irreversible» fusión de PA y PSA

De la Junta a la calle en sólo cuatro años

EL ANDALUCISMO

AUTONÓMICAS

123.766 (2,78%) **

276.674 (6,16%) **

300.356 (7,53%) *

287.764 (6,71%) *

208.862 (5,84%) *

296.558 (10,80%) *

196.947 (5,88%) *

153.283 (5,40%) *

* Porcentaje sobre votos a candidaturas.

** Porcentaje sobre votos emitidos.

tivas (Ronda,

Utrera...) ganadas

por PA y

PSA en las municipales

de mayo

son la base

para la recuperación,

aunque ese último reducto de

poder institucional también puede

acabar engullido por el ciclo bipartidista

PSOE-PP, que promete durar.

¿Por qué los votantes les han dado

la espalda? Unos no ven útil el voto

andalucista. Otros han dejado de tomarlos

en serio. Perdura el recuerdo

negativo de dirigentes extravagantes

como aquel Javier Checa de Torredonjimeno,

corruptos como Carlos

Fernández en Marbellaoalosquese

asocia con el urbanismo salvaje. Esa

factura se tarda en pagar.

Julián Álvarez, que descarta dimitir

como líder del PA, anunció ayer el

próximo paso: un congreso extraordinario

para acelerar la integración

con el PSA y la suma de otras fuerzas

como Los Verdes, el único e «irreversible»

camino posible para resucitar.

¿Nacerá de este proceso un Bloque

Nacionalista Andaluz, como el

exitoso BNG gallego? ¿Existirá alguna

vez una Convergencia y Unión

Andaluza que saque 11 diputados en

el Congreso como los catalanes? ¿Un

Partido Nacionalista Andaluz que

gobierne durante décadas como el

de la V en Euskadi? La política ficción

deja de ser ficticia cuando se le

concede el tiempo y la paciencia necesarios

para ver cómo lo imposible

puede transformarse en realidad.


32

EL MUNDO, VIERNES 14 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

Chamizo defiende la

«utopía de la belleza»

al recibir la medalla

del Campo de Gibraltar

El Defensor califica de un «absurdo» la ley que

expulsó al boliviano con un hijo nacido en España

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

RAFAEL VISO

ALGECIRAS.—José Chamizo, Defensor

del Pueblo Andaluz, recibió

ayer, en un pleno especial celebrado

por la Mancomunidad de

Municipios del Campo de Gibraltar

en el salón del Ayuntamiento

de Castellar de la Frontera, la

Medalla de la Comarca, distinción

que, desde 2004, hace esta

institución a fin de reconocer a

los campogibraltareños más eméritos.

Tal es el caso de Chamizo,

nacido en Los Barrios en 1949.

El sacerdote, en su discurso y

tras recibir el galardón, empezó

alabando con un poema –pleno

de pinceladas de luz, solidaridad,

libertad y, sobre todo, de humilde

e íntima reflexión– a la tierra que

lo viera nacer y, tras agradecer a

todos, presentes o no, el homenaje

del que era objeto, hizo un somero

repaso a las cuestiones

prioritarias en su trabajo como

Defensor del Pueblo Andaluz;

trabajo que, por otro lado, sigue

teniendo que ver, y mucho, con

su comarca.

Así, Chamizo recordó la lucha

contra el narcotráfico que emprendió,

en tiempos en los que

era párroco en una iglesia de la

Estación de San Roque, al frente

de las coordinadoras comarcales;

lucha contra «aquella masacre

«Más allá

de las fronteras

artificiales»

R. V.

ALGECIRAS.—No sólo hubo

referencias a los problemas del

Campo de Gibraltar en el discurso

de Chamizo, ya que, también,

y en un tono no exento de

emoción, el sacerdote recordó

las parroquias de la zona en las

que había ejercido su ministerio,

la gente que había conocido,

los amigos, los actos protagonizados

a favor del mundo

de la cultura y del mundo de los

jóvenes, su etapa como locutor

de radio e, incluso, cuando tuvo

oportunidad de descubrir el

spanglish, o mezcla lingüística

de español e inglés que se da en

la comarca, de la que citó algunos

ejemplos.

Dijo el Defensor del Pueblo

Andaluz: «Esta comarca va más

allá de las fronteras artificiales

y, por ello, me permitió acercarme

al trasiego de Main

Street, la interminable calle de

Gibraltar en la que nuestra infancia

jugaba a los ‘meblis’ [canicas],

oía a los Beatles y probaba

las ‘chinguas’ [goma de mascar,

del inglés ‘chewing gum’] y

la mantequilla de El Pato [marca

de margarina de Gibraltar,

muy conocida en la zona]».

que supuso la penetración de la

heroína en la venas de nuestros

jóvenes» y que, recordó, aún no

puede darse por ganada dado que

actualmente se nota un repunte

del consumo de sustancias estupefacientes.

A partir de este punto, José

Chamizo repasó problemas como

la contaminación crónica que sufre

el Campo de Gibraltar, tanto

atmosférica como terrestre y marítima;

el trato hacia la inmigración,

«clandestina o no», o la insolidaridad

de la que, a su juicio,

hace bandera un mundo globalizado

y «concebido a la manera de

los poderosos».

Brenda y Xavi

Especial referencia en el discurso

del Defensor del Pueblo Andaluz,

que desempeña actualmente su

tercer mandato en el cargo (siempre

por unanimidad de los diferentes

grupos parlamentarios) tuvo

el caso de Brenda y Xavi, madre

e hijo, bolivianos ambos de

procedencia, aunque el hijo nació

en Algeciras, cuyo padre, Wilfredo,

trabajador de la construcción

sin permiso de residencia en España,

fue expulsado hace un año

sin que se tuviera en cuenta el hecho

de que tenía un hijo nacido

en suelo español.

En tal sentido, Chamizo dijo

que, de las muchas quejas que

diariamente le llegan a su despacho

de Sevilla, en los últimos días

merece especial mención el caso

de una campogibraltareña de

adopción, «una boliviana llamada

Brenda», que intenta sacar adelante

a su hijo, nacido en España

y que ahora tiene 16 meses de

edad, y que no puede contar con

la presencia del padre.

José Chamizo dijo que la causa

para que la reunificación de esta

familia no se hubiese producido

aún habría que buscarla en que,

aparentemente y a pesar del pronunciamiento

de los tribunales,

«lo impide una ley hecha a la medidadelabsurdoynoalamedida

de los seres humanos».

El Defensor (que ya tenía las medallas

de Andalucía, la de la Ciudad

de Algeciras y la de la provincia de

Cádiz y sólo le faltaba la de su propia

comarca) terminó su discurso

asegurando que, aunque desde su

domicilio sevillano sigue pensando

como lo hiciera el poeta Fernando

Villalón (Sevilla 1881-Madrid

1930), «que el mundo se divide

en dos, Sevilla y Cádiz», dado el

enorme afecto que profesa a ambas

provincias, se siente sobre todo

«hijo del levante y del poniente»,

que creció creyendo posible

«la utopía de la belleza» a pesar de

las chimeneas de las grandes industrias

y que lleva en él parte de

la corteza de los alcornocales y de

las aletas de los delfines.

Philip Pettit, filósofo y asesor de Zapatero, ayer en el Ateneo de Sevilla, antes de su conferencia. / JESÚS MORÓN

Pettit: «Es malo para la democracia

gobernar indefinidamente»

El ideólogo de Zapatero defiende sus tesis en Sevilla invitado por la Junta

El profesor de Princeton

alaba a Chaves como «el

único político que no ha

perdido una elección»

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Philip Pettit, el hombre

que se ha hecho famoso en los

círculos políticos españoles por

ser el «ideólogo de cabecera» del

presidente Zapatero, sonríe y recuerda

un proverbio inglés: «El

político piensa sólo en las próximas

elecciones; el estadista piensa

en la siguiente generación». Él

cree que José Luis Rodríguez Zapatero

ha demostrado en su primera

legislatura que piensa como

un hombre de Estado, pero avisa

de que la crisis económica mundial

que va in crescendo lo pondrá

a prueba en los cuatro años que

vienen.

Este catedrático de Política y

Valores Humanos de la Universidad

de Princeton ha sido uno de

los 14 expertos internacionales

que participaron poco antes de las

elecciones generales en el comité

de sabios que ayudó al PSOE y Zapatero

a perfilar su programa.

Pettit y Zapatero congeniaron

desde su primer encuentro en

2004, cuando el secretario general

del PSOE pidió al filósofo que evaluara

las políticas públicas de su

Gobierno, inspiradas en los principios

y valores del «republicanismo

cívico» (entendido en sentido clásico,

como el cuidado común de la

res publica, más que como forma

del Estado) que el pensador irlandés

lleva años defendiendo desde

sus cátedras. Hace unos meses publicó

su Examen a Zapatero (Temas

de Hoy), y cuando los periodistas

le preguntaron por la nota,

dijo que A-, el equivalente en Estados

Unidos al sobresaliente o 9 español.

Pettit impartió ayer en el Ateneo

de Sevilla la conferencia «Republicanismo

cívico» por invitación

de la Consejería de Presidencia

de la Junta de Andalucía que

preside Manuel Chaves, también

presidente del PSOE. Antes, en un

breve encuentro con los periodistas,

analizó qué complicaciones se

le presentan a Zapatero para sacar

de nuevo sobresaliente en 2012.

Hay, dice, dos problemas de la

pasada legislatura que pueden desaparecer.

Uno es el de las tensiones

autonómicas por la política territorial

de Zapatero. Si el Tribunal

Constitucional aprueba el Estatuto

de Cataluña recurrido por el

PP, el conflicto dejará de serlo y

«la gente se acostumbrará a los

cambios». «El segundo problema

–añade Pettit–, que espero por el

bien de España que desaparezca,

es el de la composición del Tribunal

Constitucional y el Consejo

General del Poder Judicial, que

han estado muy politizados». Adjudica

al PP la responsabilidad de

desbloquear los nombramientos.

La desaceleración-crisis económica

es el problema número uno

al que se enfrenta Zapatero, dice

Pettit, aunque aclara que se trata

de un problema «mundial» y no

español. Zapatero deberá demostrar

si es el político electoralista

del proverbio inglés que adopta a

corto plazo medidas populares sin

afrontar el fondo de la cuestión o

el estadista capaz de pensar a largo

plazo, aunque eso le pase factura

en las urnas, explica el asesor

del presidente. Pettit le recomienda

que haga lo segundo y adopte

medidas como incentivar la inversión,

el desarrollo tecnológico y la

competitividad. Lo malo, reconoce,

es que son medidas que necesitan

diez años, y las próximas elecciones

son dentro de cuatro.

Luego ataca a la cúpula católica.

«El gran reto para España, no

sólo para Zapatero, es la relación

con la Iglesia». Dice que es «injusto»

que la jerarquía eclesiástica

mantenga una postura de negatividad

sistemática (aborto, sexo,

anticonceptivos, familia...) ante la

política social de Zapatero y la

presente como prueba de su «relativismo»

moral, y en cambio ignore

sus acciones a favor de mujeres,

discapacitados, inmigrantes o dependientes

que han caracterizado

esta legislatura y que responden a

los valores «positivos» que defiende

la Iglesia.

Le preguntamos si cree que

más de 25 años de gobierno socialista

en Andalucía (Chaves la habrá

presidido 22 cuando acabe el

próximo mandato) dificulta que el

poder rinda cuentas y sea transparente,

principios, junto al de la «libertad

como no dominación», que

él defiende como base del republicanismo

cívico que inspira a Zapatero.

«Un partido no puede gobernar

indefinidamente, es muy malo

para la democracia, como hemos

visto en Malasia. Me alegrará que

algún día (me parece que no será a

corto plazo) el Partido Socialista

dé paso a otro partido», responde.

Pero aclara en tono laudatorio

que Chaves «es el único político»

que conoce «que no ha perdido

ninguna elección a la que se ha

presentado» y que ha hecho una

buena labor. «Lo he conocido esta

mañana y me ha impresionado».


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

18

ellas las que, una vez ocurrido el

bombardeo, se encargaron de trasladar

a los heridos y supervivientes

al otro lado de la frontera.

Osmán Mustafa fue de los que

huyeron a Irán; Bahyer, por el contrario,

se quedó para unirse a la

guerrilla kurda. De acuerdo con

sus testimonios, en el ataque a Halabja

«los aviones del Baaz [el partido

de Sadam]», utilizaron todo tipo

de bombas; las había de gran

calibre que dejaban profundos

cráteres, incendiarias y también

misiles aire-tierra; otras no metían

ruido y sacaban un humo blanco.

EL MUNDO, JUEVES 20 DE MARZO DE 2008

MUNDO

VIGÉSIMO ANIVERSARIO DE LA MATANZA DE HALABYA / La represión del régimen del Baaz

La profunda huella de Sadam

Los habitantes de Halabya aún sufren las secuelas del

bombardeo con armas químicas contra la localidad kurda iraquí

Muchos artefactos que no estallaron

sirvieron después para levantar

monumentos conmemorativos

e incluso se han utilizado, debido a

su gran tamaño, como columnas en

la reconstrucción de viviendas. Algunas

llevaban todavía grabado los

países donde habían sido fabricadas,

entre ellos España.

Bahyer recordaba, cuando en

1991 regresó a su casa, que al comenzar

el bombardeo todos se refugiaron

en un sótano. Allí permanecieron

hasta que penetró un olor

parecido al de la manzana; minutos

después comenzaron a tener

La mayor parte de los

kurdos iraquíes dejaron

de sentirse parte de Irak

para reclamar un Estado

El 10% de los habitantes

del Kurdistán iraquí se

vieron afectados por el

uso de armas químicas

MANUEL MARTORELL

«La gente caía al suelo como las

hojas de los árboles en otoño».

Con esta expresiva frase resumía

Bahyer Muhamad lo ocurrido en

Halabya hace 20 años, los días 16 y

17 de marzo de 1988. Bahyer

Muhamad es uno de los supervivientes

del más letal de los bombardeos

químicos lanzados por Sadam

Husein contra los kurdos.

En esos dos días murieron 5.000

civiles y otros 10.000 quedaron con

graves secuelas. Bahyer tuvo suerte;

él únicamente perdió a su madre

y una hermana. Rauf Abubaker,

que tenía 16 años, se quedó solo;

los otros siete miembros de su

familia desaparecieron; ni siquiera

sabe dónde les enterraron. De los

catorce que componían la familia

de Osmán Mustafa, se salvaron

tres: él y dos de sus hermanos.

Según reconoció el Ejército iraquí

en un parte de guerra el 19 de

marzo, el ataque sobre Halabya y

la cercana Jormal formaba parte de

una contraofensiva para recuperar

estas dos localidades de la zona de

Suleimaniya que habían caído en

manos de los iraníes. Sin hacer la

menor referencia a los muertos civiles,

el comunicado castrense destacaba

que se habían obtenido

«grandes éxitos».

Pero la realidad es que la también

llamada Gernika del Kurdistán,

de unos 20.000 habitantes, no

había sido ocupada por los pasdaranes

jomeinistas sino por un combinado

de fuerzas kurdas que tres

días antes, el 13 de marzo, decidieron

tomarla al asalto. Las tropas

iraníes, aliadas de la guerrilla kurda

durante la guerra Irak-Irán, entraron

a continuación y fueron

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

HALABYA (IRAK).– Veinte años

después, son sólo una ristra de

nombres en un monumento destrozado.

Leila, Suela, Ikbal,

Mahsud, Kawa, Delishtán, Kwestán,

Sumeil, Humeila. Los hermanos

Said Khazi, siete niñas y dos

niños, son nueve de las 5.000 personas

que murieron envenenadas

en el bombardeo con armas químicas

que la aviación de Sadam

Husein lanzó sobre la ciudad kurdo-iraquí

de Halabya el 16 de

marzo de 1988. El mayor ataque

con gases venenosos contra población

civil desde que los nazis

usaron Zyklon B para exterminar

industrialmente a los judíos.

«Los padres de los niños también

murieron, pero se encuentran

en otra lista», cuenta Karwán Abdulá,

de 27 años. Él se salvó con

sus hermanos y padres porque corrieron

en la dirección contraria al

viento que arrastraba la nube tóxica.

Pero una decena de parientes

acabó en la alfombra espantosa de

cadáveres de niños, mujeres, hombres

y viejos que ese día tapizó las

calles de la ciudad. Halabya perdió

de una tacada a una octava parte

de sus 40.000 habitantes.

Karwán trabaja en el memorial

que recuerda a sus vecinos masacrados.

El monumento, un edificio

Karwán Abdulá, superviviente de la matanza, en el memorial que recuerda a sus vecinos de Halabya muertos. / E. DEL CAMPO

Y Halabya se inundó de muerte

Una nube tóxica de olor a manzana mató a 5.000 kurdos hace

20 años, matanza que fue pretexto de EEUU para invadir Irak

circular que representa dos manos

tocándose en el cielo, ofrece

en su interior un escenario patético.

Los nombres de los muertos y

los decorados con maniquíes que

recrean la matanza fueron mancillados

en el aniversario de hace

dos años por una turba que rompió

los cristales y losas y prendió

fuego al recinto. Karwán Abdulá

explica que más de mil personas

«que no eran familiares de las víctimas»

vinieron desde la ciudad

kurda de Suleimaniya y destrozaron

el lugar con la excusa de que

los muertos se merecían más.

En realidad, aclara él, se trataba

de una venganza política de detractores

del líder de la Unión Patriótica

del Kurdistán (UPK) y actual

presidente de Irak, Jalal Talabani,

que había pagado «de su bolsillo»

el monumento. Lo inauguró

el entonces secretario de Estado

norteamericano Colin Powell en

2003, tras la caída de Sadam. Aún

no han reparado los daños.

Si no hubiera ocurrido la masacre

de Halabya, habría sido más

difícil para Washington justificar

la guerra de 1991 y la ocupación,

desde 2003, del segundo país del

mundo en reservas petrolíferas.

«El ataque químico de Halabya es

una prueba de que Sadam es una

gran amenaza para el mundo entero.

George Bush [padre]», se lee

en una cita escrita con grandes letras

en la bóveda del monumento.

Una declaración que oculta cínicamente

que EEUU se esforzó al

principio en 1988 en proteger al

dictador, entonces su aliado, y

culpar del genocidio al común

enemigo iraní.

En el cementerio terminan de

adecentar con granito negro las fosas

comunes de aquel día. Dirije la

obra Zmnako Gharib, que tenía

entonces siete años. Encaramado

sobre el mayor túmulo, que alberga

los restos de 1.500 personas, recuerda

que vio unos aviones que

arrojaban miles de trocitos de papel.

La nube de confeti era para

comprobar la dirección del viento

y así dirigir mejor el ataque tóxico.

Comenzó cinco minutos después,

dice, a las 11.35 horas. «Su fin era

afectar a la mayor superficie posible,

matar a muchas personas. La

gente corría intentando huir a las

montañas. Nos metimos en un refugio

bajo un gimnasio de judo y

kárate. Cuando salimos, vimos cadáveres

por todas partes. En la familia

de mi tío murieron 21».

Embarazada

Otras supervivientes recuerdan a

la entrada del cementerio el macabro

olor a manzana dulce que

dejaba a su paso el gas. «Me tuvieron

que ingresar 22 días en un

hospital de Teherán. No podía

respirar. Estaba embarazada. Mi

niño murió a los cuatro meses de

nacer debido a las secuelas. Se

llamaba Bilal», cuenta Fatma Hama

Salej, que tenía entonces 23

problemas para respirar y entonces

se dieron cuenta de que aquello

era gas. Salieron corriendo del refugio;

Bahyer iba detrás de los suyos,

intentando reincorporar a

quienes se desplomaban, hasta que

él mismo quedó, al lado de una hermana,

inconsciente en el suelo durante

24 horas.

Hoy, 20 años después, todavía

se notan los efectos del bombardeo,

aunque muchos de los supervivientes

decidieron irse a vivir a la

Nueva Halabya, próxima a la ciudad

mártir, como la llaman los

kurdos. Las huellas del bombardeo

no solamente se siguen apreciando

en los edificios. A él se deben

igualmente los altos índices de

enfermedades cancerígenas, respiratorias,

cutáneas y de malformaciones

genéticas en recién nacidos

que se diagnostican en esta parte

de Irak.

Irán también utilizó el bombardeo

como arma propagandística

contra Bagdad, difundiendo las

dramáticas instantáneas captadas

por los corresponsales extranjeros.

Una de esas imágenes, que muestra

a un adulto intentando proteger

a un bebé, dio la vuelta al mundo y

se convirtió en el símbolo del genocidio

kurdo. Halabya era el más

mortal de los bombardeos químicos

pero no fue ni el único ni el último

de este tipo. Por ejemplo, el 25

de agosto de ese mismo año fueron

gaseados al menos 30 pueblos cercanos

a Dahok, junto a la frontera

turca.

En total, se calcula que el 10% de

los habitantes del Kurdistán iraquí,

es decir unas 400.000 personas, se

vieron afectadas, directa o indirectamente

por el uso de armas químicas.

A ellas hay que unir los traslados

en masa, las ejecuciones colectivas

y la destrucción de más de

4.000 pueblos y ciudades en lo que

oficialmente se denominó campaña

Anfal.

Estas operaciones de exterminio,

al final, han pasado una cara

factura al conjunto de Irak ya que,

por esta razón, la mayor parte de

los kurdos iraquíes dejaron de sentirse

ciudadanos del país en el que

vivían, pasando de defender la autonomía

dentro de Irak a propugnar

la creación de un Estado propio

paraelpueblokurdo.

años. «En el ataque murió mi hermano

Abdulá y mi prima Shirín

Mahmud. Después he tenido otro

hijo, Shuan, de 16 años. Tiene retraso

mental y está nervioso todo

el rato. Yo sufro desde entonces

problemas respiratorios y mala

memoria. Mañana recordaré a lo

mejor que he estado hablando

con usted, pero no de qué».

El Gobierno iraquí anunció la

semana pasada que demandará a

las empresas (no mencionó cuáles)

que suministraron a Sadam los

componentes de sus prohibidas armas

químicas. A su primo Ali Hasan

al Majid, Ali el Químico,locondenaron

a muerte en junio junto a

otros dirigentes por su responsabilidad

en la campaña genocida Al

Anfal, «botín de guerra» en árabe.

Sus víctimas, sin embargo, están

menos preocupadas por la fecha

de su ejecución que por ganarse la

vida en una zona que, lejos de beneficiarse

de un trato de favor como

ciudad mártir, sigue nadando

en la pobreza. El boom económico

que viven ciudades del Kurdistán

autónomo iraquí como Erbil o Suleimaniya

parece aquí muy lejano.

Pero al preguntarle a Shirín, una

periodista kurda, por el destino de

Ali, responde sin dejar ni un resquicio

a la piedad. «Hay que ahorcarlo.

¿Qué otra cosa merece alguien que

mató a miles de inocentes?».


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

Hay tres ataúdes de madera verde apoyados de pie contra un muro en la entrada del cementerio musulmán. Las tumbas

excavadas en la tierra (y sólo en ella, porque los musulmanes no inhuman a los suyos en nichos despegados del suelo que

impiden que los restos descompuestos se vuelvan a mezclar con el humus del que nace o renace la vida) se extienden al

pie de la muralla milenaria de Jerusalén junto a la Puerta de los Leones. La luna recubre los sepulcros y los amortaja con

la caricia de su luz.

La puerta del cementerio está abierta pero dentro no hay nadie.Me tumbo encima de una tumba: mi cuerpo vivo que un

día morirá hermanado sobre el de alguien que está muerto y un día vivió.Reina el silencio en esta noche deshabitada del

final del invierno.Miro las nubes que sobrevuelan veloces la muralla y los tejados de la ciudad vieja, el cielo que se cierra

como una campana de cristal sobre este lugar tan densamente sagrado que parece un agujero negro en el universo o el

único pozo de agua en un desierto infinito. En esta quietud parece por un momento que están todos muertos, que el Vía

Crucis del mundo se ha parado.

Miras a la colina de enfrente, el Monte de los Olivos, y recuerdas las otras tumbas que acabas de ver, todas también

excavadas en la tierra. Las tumbas del cementerio judío, con los nombres de los difuntos grabadas en la piedra en

caracteres hebreos, y las tumbas entre olivos del cementerio cristiano, con sus grandes cruces talladas en las lápidas. Los

muertos son muchos más que nosotros, los vivos. Si pudiéramos procesionar juntos los vivos y los muertos, los que

cultivan el mundo y los que han pasado por él desde el origen de la humanidad, ¿hasta dónde llegaríamos?

Desde aquí se ve el Huerto de Getsemaní, la Basílica de la Agonía, la Iglesia de la Ascensión, la Tumba de María. Más

abajo, en el Valle del Cedrón, las grandes tumbas de Josafat, Absalom, Zacarías... Desde allí arriba descendió Jesús de

Nazaret el día en que entró triunfante en Jerusalén. Intento imaginarlo. Los judíos humildes, desesperanzados por la

ocupación romana o simplemente por la angustia de vivir, que creen encontrar una nueva luz en este hombre al que

esperan desde hace siglos y llaman Mesías, y que, desafiando la ortodoxia de los sanedritas y a la mayoría que acusa al

profeta de ser un impostor, un sacrílego, salen a recibirlo como su salvador.

Nació hace 33 años muy cerca de aquí, en Belén, separada hoy de Jerusalén por un inmenso muro de cemento armado.

Lo van a matar. Ya ha pasado antes y sigue ocurriendo todos los días.Los pasos de la Semana Santa de Sevilla, la de

México o la de Manila, las procesiones de dolor que recorren las calles allí donde viven los cristianos, las misas en el

Vaticano y las películas de Hollywood amplifican en un eco mundial la ejecución de un solo hombre, el Hombre. Y dicen

los evangelios y la tradición (también la musulmana, porque para el Islam Jesús es uno de sus profetas) que ocurrió aquí,

en este suelo que piso. Salgo del cementerio, cruzo la Puerta de los Leones y entro en la Vía Dolorosa.El camino del Vía

Crucis. Donde Jesús carga la cruz en la que lo crucificarán cuando llegue a la colina del Calvario, el monte de las

calaveras. Los franciscanos hacen su Vía Crucis de noche cada viernes y así han mantenido a través de los siglos el

recuerdo del camino que, según la memoria colectiva, siguió Jesús hacia la muerte. Los monjes marcaron en las calles de

Jerusalén las primeras estaciones, pero las ampliaron para satisfacer las expectativas de los peregrinos europeos que

llegaban para seguir los pasos de las últimas horas de Jesús en la Tierra y querían «ver» in situ lo que habían imaginado o

leído. Uno de ellos era Fadrique Enríquez de Ribera, que creó en 1521 el viacrucis de Sevilla, entre la llamada Casa de

Pilatos y la Cruz del Campo.

En el siglo XVI se conformaron las 14 estaciones actuales de Jerusalén, pero no es fácil encontrar todas las inscripciones

que marcan los escenarios de la agonía de Jesús. Sobre el pavimento o Lithostrotos del patio de la Fortaleza Antonia,

donde Pilatos condenó a Jesús y lo entregó a sus soldados para llevarlo a su ejecución, construyeron luego la Capilla de la

Flagelación, que custodian los franciscanos, y la Capilla de la Condena. En el muro, citas latinas de la Biblia recuerdan el

inicio del Vía Crucis. «Locus in quo apprehendit Pilatus Jesum et flagellavit»; «Et milites plectentes coronam de spinis,

imposuerunt capiti ejus». Flagelado y con una corona de espinas, Jesús emprende la marcha hacia su crufixión. Torturado

primero, asesinado después, su historia sintetiza la de los millones de hombres y mujeres que antes, ahora y en el futuro

sufrirán el mismo calvario. En los periódicos aparecen casos todos los días de hijos de Dios martirizados, muchos en

nombre de Dios. Pero de la mayoría nunca llegaremos a tener noticia. Un homosexual ahorcado en Teherán.Un

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 1/2


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

sindicalista tiroteado en Colombia. Un judío asfixiado en la cámara de gas o reventado con un coche bomba en Tel Aviv.Un

niño palestino destrozado por un misil israelí en Gaza. Una mujer acuchillada en España. Un inmigrante apaleado y

muerto de sed en la frontera. Un padre de familia secuestrado, torturado y ejecutado en Bagdad.

De día, las riadas de viajeros que llenan las callejuelas de la ciudad vieja y los reclamos de las tiendas de recuerdos

distraen la atención y cubren con su ruido y su vida la solemnidad trágica que el viajero quiere imaginar sobre estas

piedras. Pero de noche, en la oscura soledad del silencio, se perciben mejor los ecos de esta historia universal. Allí dicen

que María encontró a su hijo cuando subía la cuesta sin fuerzas apenas para soportar la cruz. En esa esquina afirman que

los legionarios ordenaron a Simón Cireneo que ayudara al condenado a llevar el madero.En la octava estación Jesús le

dijo a las mujeres que lo seguían que no debían llorar por él sino por ellas mismas y sus hijos.Luego cayó por tercera vez.

El Vía Crucis termina en la Basílica del Santo Sepulcro, donde la emperatriz Elena identificó en 326 la colina donde

crucificaron a Jesús, el Gólgota (que deriva del hebreo) o Calvario (del latín). Allí lo despojaron de sus vestidos, lo clavaron

en la cruz, murió, los descendieron y lo sepultaron en el cercano huerto de José de Arimatea, antes de que María

Magdalena descubriera al volver tres días después que su cadáver había desaparecido. Sus fieles proclamaron entonces

que Cristo había resucitado.

Como ocurre todos los días con los torturados y asesinados del mundo, cuando sus seres queridos descubren, con el

último aliento de la esperanza, que su rostro sigue vivo en la memoria, en los sueños y en el aire y la sangre de las piedras

que tocaron.

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 2/2


EL MUNDO, MARTES 25 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

27

Un estudio para la Junta pide rescatar a los

cerebros extranjeros del ‘trabajo basura’

Defiende acelerar las homologaciones y convencer a los nativos para que acepten la competencia

«Preguntar si estás a favor

o en contra es una tontería»

El director del Centro de Estudios Andaluces, Alfonso Yerga, y el sociólogo Sebastian Rinken, ayer en Sevilla. / CONCHITINA

El centenar de páginas del estudio

recoge los últimos datos disponibles

sobre aspectos demográficos,

laborales o educativos

de un fenómeno humano que,

explicó ayer su autor, se ha desarrollado

en España con «extrema

velocidad» porque en

apenas tres lustros se ha producido

un crecimiento poblacional

y económico que en otros

países de Europa como Alemania,

Reino Unido o Francia llevó

más tiempo consolidar.

El sociólogo Sebastian Rinken

recordó que las estadísticas

–tan necesarias para combatir

estereotipos y prejuicios– están

a disposición de cualquiera en

internet (basta ir al buscador y

bucear en las páginas del Instituto

Nacional de Estadística; el

Instituto de Estadística de Andalucía;

el Observatorio Permanente

de la Inmigración o el ObservatorioPermanenteAndaluz

de las Migraciones), pero pidió

que los números no distraigan

la atención sobre lo esencial.

Que las migraciones son un movimiento

demográfico «perfectamente

humano y natural» ante

el que supone «una tontería»

o un absurdo ontológico pretender

posicionarse ideológicamente

en virtud de la pregunta

que tanto se oye: «¿Estás a favor

o en contra? Es como decir si estás

a favor o en contra de la fertilidad.Lasmigracioneslashahabido

desde el origen de la humanidad

y las habrá».

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Un ingeniero agrícola

trabajando en el campo de peón;

una profesora de universidad limpiando

casas por horas; un físico

sirviendo café. Cerebros clasificados

en el grupo 9 del Instituto Nacional

de Estadística, el de los trabajadores

no cualificados.

Este tremendo desfase entre la

formación de muchos inmigrantes

y el trabajo que ejercen, teniendo

en cuenta que hasta un tercio de

los venidos de Europa del Este y algunos

países de Sudamérica tienen

título universitario (aunque pocos

homologados en España), es el aspecto

que el investigador Sebastian

Rinken destaca por encima de

todos en su estudio La inmigración

en Andalucía: una visión desde el

siglo XXI, que presentó ayer en Sevilla

en el Centro de Estudios Andaluces,

de la Consejería de Presidencia

de la Junta, acompañado de

su director, Alfonso Yerga.

La sociedad española afronta un

dilema «estratégico», dijo. Debe

decidir si trata indefinidamente a

los extranjeros como mera mano

de obra de usar y tirar, apreciándolos

positivamente sólo por su «disponibilidad

para desempeñar trabajos

relativamente indeseables» y

«escasamente remunerados», o

acepta tratarlos a todos los efectos

como iguales y facilita su derecho a

ascender en la escala social: aunque

ellos o sus hijos acaben ocupando

el puesto que los nativos

creían por derecho de sangre o nacionalidad

reservados a los suyos.

«La plena integración social de

los inmigrantes exige una equiparación

real de las oportunidades

laborales para la que la opinión

pública no está, en estos momentos,

preparada», escribe Rinken,

miembro del Instituto de Estudios

Sociales Avanzados, del Consejo

Superior de Investigaciones Científicas,

y alemán de nacimiento.

Él apostó ayer por implantar un

nuevo paradigma: que los trabajos

se ocupen en función de los méritos

personales, no del lugar de nacimiento.

Ello implica aumentar

los «empleos de calidad» en general

para todos y «acelerar» el ahora

engorroso proceso de homologación

de los títulos obtenidos por

los inmigrantes en sus países, para

permitirles brindar al mercado sus

conocimientos en igualdad de condiciones

con los españoles.

Una periodista le recordó que

en Andalucía el desfase entre lo

que uno estudió y donde luego trabaja

afecta también gravemente a

los nacidos aquí, aludiendo a si favorecer

la entrada de extranjeros

en el mercado laboral cualificado

reduciría aún más las oportunidades

de colocarse de los autóctonos.

El autor del informe insistió: precisamente

por el rechazo que puede

generar esta medida, es fundamental

abrir un debate público riguroso

donde se plantee que «no

es suficiente con haber nacido en

un lugar ni es cuestión de nativismo,

sino de méritos».

Criticó la vigencia en Andalucía

del amiguismo como herramienta

para colocarse, y se preguntó si éste

(contactos y nacionalidad) es el

modelo para el siglo XXI. «No», se

respondió, «porque nos resta competitividad,

productividad y no

permite amortizar el capital humano».

«El mejor trabajo debe ser para

el mejor cualificado», reiteró.

El estudio llega a la conclusión

de que la integración real de los

extranjeros pasa porque la «estructura

de oportunidades» no los

excluya de los «procesos de movilidad

social ascendente». Pero pide

prudencia a los poderes públicos

(a los que alaba por su «generosa

y abierta» actitud y reconocer

derechos que, asegura el autor, no

dan en ninguna otra parte), porque

la distribución igualitaria de

las oportunidades «podría reducir

el respaldo de la opinión pública a

las políticas de integración». Más

aún en Andalucía, donde las «alarmantes

tasas de fracaso escolar

entre los jóvenes autóctonos» auguran

una mayor tensión en la

competición por el trabajo.

Alimentar la empatía es la mejor

vía para reducir el rechazo a los

otros, como hace el autor al cerrar

el análisis que le encargó el centro

de estudios dependiente de la Junta.

«¿Qué opinaríamos si a los hijos

de una familia andaluza establecida

en una ciudad extranjera, a pesar

de obtener excelentes notas, se

les cerrasen sistemáticamente las

puertas de ingreso en las profesiones

de nivel medio-alto y alto?».

El apoyo español y los turcos

que se jubilaron en Alemania

Los 527.000 extranjeros empadronados

al final de 2006 en Andalucía

(el 11,5% de los de España)

cuadriplican los de hace sólo

siete años, aunque el crecimiento

tiende a reducirse. Dos tercios

viven en sólo dos provincias,

Málaga (donde suponen el 14%

de la población) y Almería (el

18%). Su tasa de ocupación «es

muy alta» y mayor que en otros

países del entorno. También hay

datosterribles:porejemplo,uno

de cada cinco consultados en

2003 y llegados ese año o el anterior

vivía en una infravivienda.

La encuesta OPIA de 2005

muestra la actitud positiva de la

población autóctona a favor de

los inmigrantes: un 89% apoyaba

su acceso a la escuela y la sanidad

en igualdad con los españoles

y un 85% su plena participación

en la vida española.

Pero la mayoría vincula ante

todo la inmigración a su valor

como mano de obra. Rinken

abogó por sustituir esa visión

«utilitarista» del inmigrante y,

ante los que se preguntan en España

quéhacerconellosenun

escenario de crisis, recordó a su

Alemania natal, donde muchos

pensaronquelosturcossevolverían

a su país en cuanto dejaran

de ser necesarios como mano de

obra del ‘milagro industrial’. Se

equivocaron, porque su país,

ahora, era Alemania. «Se quedaron,

claro que sí, y hoy son jubilados;

hay que pensar en ellos

como un cotizante más».

Saldaña dice que los

cerqueros se irán de

Marruecos si no les

dejan pescar más

JAÉN.—El consejero de Agricultura

y Pesca en funciones de la Junta

de Andalucía, Isaías Pérez Saldaña,

aseguró ayer que si las cosas

no «cambian», los veinte cerqueros

de Barbate abandonarán las licencias

de Marruecos.

Pérez Saldaña dijo en rueda de

prensa en Jaén que si no se permite

a los armadores andaluces pescar

durante más horas con luces

en Marruecos «será normal» que

abandonen las licencias, ya que no

les es rentable debido a la subida

del precio del gasóleo.

El consejero explicó que tratará

este asunto con el ministro de Marruecos

el próximo jueves por la

noche en la cena prevista con motivo

del Cluster de Empresas Pesqueras

en Países Terceros.

En este encuentro llevará al

«ministro de Marruecos la necesidad

de que, conforme el convenio

ya indicaba, a partir del primer

año se revisaría toda la cuestión de

lo que supone la utilización de luces

para pescar».

Asimismo aseguró que este

asunto «no debe formar parte de

ningún conflicto», sino como una

necesidad «que tiene que ver con

el conflicto del gasóleo» y su aumento

de precio.

Porque, según el consejero, «si

el precio del gasóleo fuese el del

año99noestaríamoshablandode

la importancia de usar las luces en

másdeunahora,queesloqueel

convenio permite», por lo que lo

que se solicita «no es ningún privilegio»,

ni «ninguna salida de tono»,

sino que «no es rentable» que

los barcos se trasladen hasta una

zona tan lejana gastando «tanto

gasóleo» si no tienen más rendimiento.

Cajasol aumenen

un 32% sus clientes

inmigrantes y envió

4 millones en 2007

SEVILLA.—Cajasol ha apostado con

el «Proyecto Inmigrante» por captar

clientes extranjeros residentes en

Andalucía y ha conseguido aumentarlos

un 32 por ciento en un año.

Uno de los servicios más utilizados

por este colectivo es el envío de

remesas a su país, que en 2007 ascendieron

a cerca de 10.000 envíos

y supusieron un volumen de negocio

de casi cuatro millones de euros,

informó ayer la entidad en un

comunicado.

En cuanto al uso de productos

por parte de los inmigrantes, destaca

la contratación de préstamos,

tanto personales como hipotecarios,

con incrementos en el importe

del 52% y del 23% respectivamente

en el último año.

Cajasol reafirma su apuesta por

«Proyecto Inmigrante» y para ello

cuenta con productos específicos,

entre ellos el acuerdo entre la entidad

y la Agencia de Fomento del

Alquiler, a través de la empresa

participada de Cajasol Cesta Inmobiliaria,

mediante el cual se prestan

este tipo de servicios a los clientes

inmigrantes facilitándoles el accesoalalquileryalacompradeviviendas.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

26

CASO MARI LUZ / Los antecedentes del detenido

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Al final, todo encaja. Pero

cuando la verdad rotunda del cadáver

de una niña de cinco años sale

a flote para hundir el retorcido castillo

de mentiras de un enfermo, ya es

demasiado tarde. El buceo hacia el

pasado en el archivo de Canal Sur

Televisión y el de este periódico sólo

sirve para explicar el tortuoso camino

que llevó al vecino a matar a Mari

Luz, no para desandarlo.

En la primavera de

1999, Mari Luz Cortés aún

no ha sido engendrada

por sus padres, vecinos

del barrio del Torrejón de

Huelva; le faltan cuatro

años para venir al mundo

y disfrutar de la vida, como

ese día en que su familia

inmortalizará su imagen

endeo bailando en

la seguridad de su casa.

No lejos de allí, en Sevilla,

en esa misma primavera

de 1999, Santiago del

Valle García, nacido en

Huelva el 22 de febrero de

1965 (tiene hoy 43 años,

no 52 como se ha dicho),

escribe una carta de denuncia

a Canal Sur. Es

gravísima. El profesor de

gimnasia de su hija de cinco

años en el colegio Almutamid

ha abusado de

ella desde principios de

curso. Los periodistas acuden

a su casa a entrevistar

a Santiago (34 años entonces)

y a su mujer, Isabel

García (36), y ellos enseñan

a la cámara la denuncia

que han presentado

contra el profesor y el director

del colegio el 26 de

enero en el juzgado de

guardia de Sevilla.

El revelador reportaje

muestra un bloque obrero

en la barriada Murillo de

Sevilla, en la deprimida

zona conocida como Las

Tres Mil Viviendas, y un

piso desangelado. Santiago

fija su precio para retirar

la denuncia. «¡Diez millones

co-mo-mí-ni-mo!, y

que Dios quiera que na

más que pida diez. Yo no

quiero dinero, pero como

estoesloquemásduele...,yanosotros

nos duele nuestra hija, como a él

le dolería la suya. Y si le parece poco,

en vez de diez, quince».

Su chantaje se apoya en el informe

del pediatra que ha examinado a

su hija. En el envés del parte hay otra

frase. «Niña de 5 años declara que el

La Fiscalía primero dijo

que sufrió un brote y era

inimputable; el psiquiatra

lo negó y fue condenado

EL MUNDO, JUEVES 27 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

«Yo antes que abusar de mi hija,

abuso de cualquier mayor»

Del Valle, que sufre esquizofrenia paranoide, acusó a un profesor

para encubrir los abusos a su hija de 5 años, la edad de Mari Luz

profesor del colegio le tocaba sus

partes íntimas, la cual se encuentra

en estado sicótico traumatizada por

los echos [sic] ocurridos».

Para el profesor, L.R.A., ha comenzado

el calvario de los acusados.

La Delegación de Educación de la

Junta de Andalucía le abre un expediente,

el juzgado lo imputa y Andalucía

ya cree gracias a la emisión de

la noticia que en un colegio de Sevilla

hay otro pederasta guarro que

manosea a sus alumnas. ¡Habría que

colgarlo!, dirían muchos con indignación,

como ayer decían en Huelva.

Pero esta denuncia no cuadra. El

pediatra va a visitar a la familia con

una trabajadora social y se encuentra

con un piso sucio y una historia

bien distinta. La visita ratifica su sospecha

de que quien ha abusado de la

niña no es el profesor sino su padre,

y no en el colegio sino en su casa. Los

investigadores comprueban que la

frase incriminatoria en el parte médico

la añadió otra mano, la del padre.

El juzgado abre diligencias por

denuncia falsa, aunque el profesor

permanecerá imputado un año y medio.

Mientras, la Delegación de

Asuntos Sociales de la Junta declara

el desamparo de la niña y su hermano

y le retira la tutela a los padres.

El 22 de octubre de 2002 juzgan al

matrimonio. Santiago comparece

con un nuevo aspecto: se ha afeitado

la cabeza al rape. En el juicio, el caso

se aclara. La psicóloga que examinó

alaniña(quenotuvoquedeclarar

en la vista oral ante sus padres) afirma

que la pequeña le contó que su

progenitor, en la primavera de 1998,

le tocaba los genitales en el cuarto de

baño y el dormitorio conyugal mientras

él se masturbaba (otras noticias

de aquellos días dicen que él obligabaalahijaamasturbarlo).¿Ylama-

dre? La fiscal dice que Isabel fue testigo

de los abusos y la acusa de no

haber hecho nada para impedirlo,

más allá de decir «no le hagas eso a

tu hija». Ellos lo niegan.

En el juicio también sale a la luz

un dato crucial para comprender la

actuación del matrimonio. Santiago

e Isabel son dos enfermos mentales.

En su escrito de acusación, la Fiscalía

ha señalado que él sufre una esquizofrenia

paranoide y tiene una

minusvalía reconocida del 75%, por

la que cobra pensión, y ella, con una

minusvalía mental del 65%, presenta

una personalidad con rasgos paranoides

y retraso mental de moderado

a leve. Destaca que cuando sucedieron

los abusos él se hallaba en un

estado de descompensación total de

su enfermedad y sufría alucinaciones

visuales y auditivas «que condicionaban

su forma de pensar y actuar,

hasta tal punto que le hace

inimputable en sus actos». Por ello,

no pide cárcel sino que lo internen

cuatro años en un psiquiátrico penitenciario,

mientras que para Isabel

solicita tres años y tres meses de internamiento

en un centro para discapacitados

mentales.

La Fiscalía cambiará de criterio

tras la declaración del psiquiatra,

que dice que «no consta que el acusado

hubiera dejado la medicación o

estuviera en un brote activo de la enfermedad».

El Juzgado de lo Penal 1

de Sevilla desestima la eximente total

por alteración psíquica, admite en

cambio la atenuante de enfermedad

mental y en noviembre de 2002 lo

condena a 21 meses de cárcel por los

abusos sexuales y a un año por falsedad

documental. A Isabel, «con una

mentalidad notablemente influenciable

y manipulable», le aprecia una

eximente incompleta y la condena a

15 meses de internamiento en un

centro especializado. A ambos los

obliga a indemnizar a su hija con la

misma cantidad que le reclamaban

al inocente profesor: 60.000 euros.

En enero de 2003, el Juzgado Penal

3 condena a Santiago a otro año

de internamiento en un psiquiátrico

por el delito de denuncia falsa contra

el profesor al que acusó para encubrir

sus propios abusos, mientras

que multa con 108 euros a Isabel.

Los condenados recurren la sentencia

de los abusos y en enero de

2006 la sección séptima de la Audiencia

de Sevilla ratifica la pena. Es

decir, que en enero de 2006 Santiago

podía estar libre esperando la ejecución

de la pena o la resolución de un

CANAL SUR TELEVISIÓN

LA ACTUACIÓN DEL PEDERASTA EN CANAL SUR. Santiago del Valle e Isabel García acusaron en 1999 al profesor de gimnasia

de su hija de abusar de ella. En el reportaje que ayer volvió a emitir Canal Sur se ve a la hija, entonces de cinco años, de espaldas. El padre

aparece haciendo la cama de la niña, y la madre ordenando la cuna del hijo pequeño, de un año. Cuando lo procesaron a ellos, dijo ante la

cámara (arriba a la derecha). «Que yo quiero que se entere todo el mundo, que yo antes de abusar de mi hija, abuso de cualquier mayor y

que no me tocara nada [por relación familiar]. Además [bromeando], que yo tengo a mi mujer, que yo abuso de ella y ella abusa de mí».

nuevo recurso ante el Tribunal Supremo,

en el caso de que lo presentara,

algo que no había trascendido

ayer. Sí se sabe que estuvo un tiempo

en la cárcel de Huelva, pero no se ha

aclarado cuánto tiempo ni cuándo.

Sin sus hijos, protegidos por la

Junta (que los ha entregado en preadopción),

la pareja intenta reanudar

su vida y se muda a Huelva, de donde

él es natural. Se instalan en el piso

de su hermana en el Torrejón,

equiparable por

sus problemas sociales al

de las Tres Mil de Sevilla.

Se convierten así en vecinos

de Mari Luz, la niña

que desde 2003 ya vive en

este mundo.

Los que coinciden con él

lo tratan de bicho raro. Como

sus compañeros del

curso de formación profesional

del Seminario Diocesano

de Huelva donde se

inscribe en el verano de

2007. Su director, Baldomero

Rodríguez, explicaba

ayer que les alarmó su

comportamiento «psicótico»

y su lenguaje «obsceno

y soez», aunque no tiene

constancia de que hiciera

tocamientos a alumnas,

como rumorean los vecinos,

informa David Yoon.

Lo expulsan a los diez días.

«Tomamos la decisión correcta»,

dice Rodríguez.

Esa decisión, sin embargo,

contribuye a la marginación

social del enfermo

y, por tanto, a la falta de

control sobre su estado. Él

siguió intentando formarse.

En diciembre cursaba

comercio y márketing en el

instituto de FP Martínez

Montañes de Sevilla, donde

recuerdan que siempre

iba detrás de las alumnas

(de 19, 20 años). Dejó de ir,

pero aún lo nombran cuando

pasan lista. Mientras,

un juzgado de Gijón le había

ordenado alejarse de

una adolescente con la que

chateaba en internet.

El domingo 13 de enero

de 2008, las vidas de Santiago,

Isabel y Mari Luz se

cruzan cuando la chiquilla

va a comprar chucherías. Ella muere

y ellos se esconden. Curiosamente,

Isabel le había contado a Canal Sur

que otra hija suya murió atropellada

por un camión y que cobraron una

indemnización de 20 millones de pesetas.

Santiago dirá a los policías que

lo detuvieron el martes que la niña

La Audiencia confirmó su

pena de 33 meses en enero

de 2006, dos años antes

del crimen de Huelva

murió al caerse por las escaleras de

su bloque y que, asustado, la tiró a la

ría de Huelva, donde la encontraron

54 días después. Que fue un mal accidente.

¿Pero quién podrá creer las

mentiras atroces de un enfermo?

Al final, todo encaja. La hija de la

que abusó tenía cinco años. Cinco

años tenía la niña a la que mató. Su

padre, Juan José Cortés, colocó

ayer con humanidad la última y lapidaria

pieza de su tragedia: «No le

deseo lo que he pasado ni al asesino

de mi hija».


4

EL MUNDO / AÑO XX, NÚMERO 650 CRÓNICA DOMINGO 30 DE MARZO DE 2008

INVESTIGACIÓN / EL ASESINO DE MARI LUZ

El pederasta Santiago del Valle, de 43 años, tenía cuatro denuncias por abusos a menores y dos condenas firmes. Pese a ello, varios despropósitos judiciales hicieron que siguiera en la calle.

LAS 13 VÍCTIMAS DE UN

VERDADERO MONSTRUO

TODO lo que tocaba lo ensuciaba y destruía. La muerte comenzó a rondarle al ser

atropellada su primera hija. Cobró 20 millones de pesetas de indemnización. Le gustó la

experiencia económica y chantajeó a un profesor acusándolo falsamente de abusar de

otra hija. Santiago del Valle superó todos sus registros con el asesinato de Mari Luz

ban por delante de la zapatería ambulante

portando una escalera con

la que se habían encaramado a la

ventana de la casa. A algunos parroquianos,

como a doña Chelo, se les

veía asfixiados. Sonreía a una cámara,

corría al otro lado de la plaza para

atender a una cadena local y respondía

a la vez el móvil: «Lo has visto

en la tele, ¿no? Y tan tranquilo que

estaba aquí... ¡Fíjate el hijo de p..!».

No era mala la guarida en la que

la fiera y su señora —Santiago del

Valle e Isabel García— habían buscado

cobijo. Un sitio recóndito, a

más de 700 kilómetros del barrio

onubense del Torrejón, donde la tarde

del 13 de enero el pederasta tiró

el anzuelo justo cuando la pequeña

Mari Luz pasaba por su puerta. Engatusándola

con un regalo, logró

que la niña mordiera el cebo y cruzara

el umbral. La sacó de allí minutos

después, ya cadáver, oculta en

un carrito de la compra, según ha

acabado confesando.

En Pajaroncillo no hay zapatería,

ni colegio, ni centro médico. Si no se

ANTES DE QUE SU PRIMERA HIJA

FALLECIERA EN EXTRAÑAS

CIRCUNSTANCIAS, ACUSÓ

A UN CURA DE HABER ABUSADO

SEXUALMENTE DE ELLA

UANA MARÍA ORTIZ

n vozarrón atronador

irrumpe en la tarde

plomiza de Pajaroncillo.

«Gran surtido

de calzado para señora, para caballero

y para niño. No pierda la oportunidad.

En la plaza por el término de media

hora». El hombre del megáfono

aparca su camión en el centro del

pueblo, abre el lateral hasta descubrir

el expositor que guarda en la panza y

espera a que los vecinos se acerquen

a tocar el género.

Nadie repara hoy en sus zapatos.

En Pajaroncillo —94 habitantes censados

no más de 40 de facto— están

demasiado ocupados con el suceso

más relevante jamás acontecido en

el diminuto pueblo conquense. Resulta

que en una de sus casas, en el

esquinazo de la calle del Pozo, llevaban

un mes escondidos el asesino

(presunto) de Mari Luz y su señora.

La tarde del miércoles, en la localidad

había más periodistas que habitantes.

Un par de reporteros pasatiene

coche, el único modo de entrar

o salir de aquí es el autobús de las

siete de la mañana que va a Cuenca

sólo los lunes y los jueves. En este

aislado entorno, Santiago y señora

se sentían a salvo. Nadie conocía su

pervertida apetencia por las niñas.

Nadie lo relacionaría con Mari Luz.

La televisión no deja de escupirles

ahora a los de Pajaroncillo las sucias

fechorías que el nuevo vecino callaba

y, aunque a todos se les revuelve

el estómago, la náusea es mayor en

casa de Begoña. Se trata de la madre

de Bea, la única niña del pueblo, seis

años recién cumplidos, sólo uno

más que Mari Luz. «Y pensar que mi

hija ha estado todos estos días sola

en la calle, jugando cerca de la casa

de esa bestia...», dice mesándole el

cabello castaño a su pequeña.

Se pregunta la madre lo mismo

que los vecinos de Mari Luz gritaron

en forma de pedradas a la llegada de

Santiago a los juzgados de Huelva:

¿Cómo es posible que este pederasta,

condenado por dos veces por

abusos a menores, pendiente de

cumplir cuatro años y nueve meses

de prisión, lograra burlar la cárcel y

siguiera campando a sus anchas, en

libertad, cerca de nuestras hijas?

La resolución del caso de Mari

Luz ha supuesto un sonoro bofetón

a la credibilidad de la Justicia. Un

atropello imposible de desagraviar.

Probablemente el juez sevillano Rafael

Tirado Márquez, quien debía

haberse encargado de meterlo entre

rejas, será sólo la última víctima que

se cobre Santiago del Valle, quien ha

ido desgarrando vidas a su paso. Todo

lo que tocaba lo ensuciaba.

LOS HIJOS. Comenzó como el Saturno

de Rubens y Goya, devorando

a sus propios vástagos. Es poco conocido

que su primogénita (primera

víctima) murió en los bajos de un camión

hará tres lustros y hay quien

dice que el extraño atropello nunca

quedó aclarado del todo: ¿Cómo

acabó el carrito del bebé en la trayectoria

del camión?

El caso es que Santiago e Isabel

agarraron los 20 millones de pesetas

de indemnización y se trasladaron a

Sevilla, donde se compraron un piso

en las Tres mil viviendas, la barriada

más marginal de la ciudad.

Allí, en octubre de 1993, nació

Nuria (segunda víctima), una niña

siempre retraída y solitaria, a la que

le había tocado en suerte el peor hogar

posible. Empezando por las limitaciones

psicológicas de sus padres.

Isabel (tercera víctima), diagnosticada

de una perenne depresión ansiosa

y con una personalidad paranoide,

tiene una minusvalía del 65% y

un coeficiente intelectual de 47 —43

puntos por debajo de la normalidad—,

lo que la califica como una

persona con un retraso mental de

moderado a leve. Vulnerable, manipulable.

Siempre ha sido una vulgar

marioneta en manos del marido.

Santiago del Valle tiene fama de

hombre retorcido e inteligente, pero

su expediente médico lo dibuja muy

limitado intelectualmente: con una

minusvalía de un 75% y aquejado de

esquizofrenia paranoide, sufre un

retraso mental bastante evidente.

Raro era el día que Nuria acudía al

colegio. Los asistentes sociales que

se personaron en el domicilio familiar

encontraron un hogar tan enfermo

como los propios padres. Con las

persianas completamente echadas a

las cinco de la tarde, reinaba la oscuridad.

Olía a putrefacto y apenas había

muebles, pero sí mucha mugre.

En aquella siniestra infravivienda,

Nuria era testigo y partícipe de los

extraños rituales a los que se entregaban

sus padres. Como cuando invocaban

al Espíritu Santo usando vasos

de agua y vinagre como reclamo:

«En mi casa entraba el Espíritu Santo

y se metía en el cuarto de mi madre»,

llegó a decir la niña.

Un día, Santiago fue más allá. Comen

a mirar a su propia hija con

ojos libidinosos y del deseo pasó a

mayores. En el juicio que lo acabaría

condenando por abusos, se emitió

un vídeo en el que Nuria contaba las

vejaciones: «Ven al cuarto que te voy

a hacer una cosa», le decía antes de

obligarla a «cogerle con las manos la

churrita». Si se negaba, la forzaba

con amenazas: «Ven acá por las buenas

o si no por las malas».

La sentencia consideró probado

que el pederasta efectuaba tocamientos

en los órganos genitales de

su hija, quien tenía cinco años cuando

se produjeron los abusos, en

1998. «El acusado elegía preferentemente

las noches y el dormitorio

conyugal. Bajándose los pantalones,

hacía que la pequeña le tocase el

miembro con las manos y, en otras,

se masturbaba mientras efectuaba

los tocamientos». Isabel fue testigo

del ultraje pero sólo alcanzó a decir:

«No le hagas eso a la niña».

Durante el juicio, el padre Saturno

defendió esperpénticamente su

inocencia ante las cámaras: «Si yo

fuera a abusar de alguien, abusaría

de un mayor de edad al que no conociera»,

se descolgaba. «Pero, vamos,

que yo tengo a mi mujer, que ella y

yo nos abusamos el uno del otro».

Cuando Nuria fue arrancada de

las perniciosas garras de su padre,

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

AS 13 VÍCTIMAS DE UN VERDADERO MONSTRUO

ANA MARÍA ORTIZ

Un vozarrón atronador irrumpe en la tarde plomiza de Pajaroncillo. «Gran surtido de calzado para señora,

para caballero y para niño. No pierda la oportunidad. En la plaza por el término de media hora». El hombre

del

4

megáfono aparca su camión en el centro del pueblo, abre el lateral hasta descubrir el expositor que

30/03/2008

guarda en la panza y espera a que los vecinos se acerquen a tocar el género.

Nadie repara hoy en sus zapatos. En Pajaroncillo ­94 habitantes censados no más de 40 de facto­ están

demasiado ocupados con el suceso más relevante jamás acontecido en el diminuto pueblo conquense.

Resulta que en una de sus casas, en el esquinazo de la calle del Pozo, llevaban un mes escondidos el

asesino (presunto) de Mari Luz y su señora.

La tarde del miércoles, en la localidad había más periodistas que habitantes. Un par de reporteros pasaban

por delante de la zapatería ambulante portando una escalera con la que se habían encaramado a la ventana

de la casa. A algunos parroquianos, como a doña Chelo, se les veía asfixiados. Sonreía a una cámara, corría

al otro lado de la plaza para atender a una cadena local y respondía a la vez el móvil: «Lo has visto en la tele,

¿no? Y tan tranquilo que estaba aquí... ¡Fíjate el hijo de p..!».

No era mala la guarida en la que la fiera y su señora ­Santiago del Valle e Isabel García­ habían buscado

cobijo. Un sitio recóndito, a más de 700 kilómetros del barrio onubense del Torrejón, donde la tarde del 13 de

enero el pederasta tiró el anzuelo justo cuando la pequeña Mari Luz pasaba por su puerta. Engatusándola

con un regalo, logró que la niña mordiera el cebo y cruzara el umbral. La sacó de allí minutos después, ya

cadáver, oculta en un carrito de la compra, según ha acabado confesando.

En Pajaroncillo no hay zapatería, ni colegio, ni centro médico. Si no se tiene coche, el único modo de entrar o

salir de aquí es el autobús de las siete de la mañana que va a Cuenca sólo los lunes y los jueves. En este

aislado entorno, Santiago y señora se sentían a salvo. Nadie conocía su pervertida apetencia por las niñas.

Nadie lo relacionaría con Mari Luz.

La televisión no deja de escupirles ahora a los de Pajaroncillo las sucias fechorías que el nuevo vecino callaba

y, aunque a todos se les revuelve el estómago, la náusea es mayor en casa de Begoña. Se trata de la madre

de Bea, la única niña del pueblo, seis años recién cumplidos, sólo uno más que Mari Luz. «Y pensar que mi

hija ha estado todos estos días sola en la calle, jugando cerca de la casa de esa bestia...», dice mesándole el

cabello castaño a su pequeña.

Se pregunta la madre lo mismo que los vecinos de Mari Luz gritaron en forma de pedradas a la llegada de

Santiago a los juzgados de Huelva: ¿Cómo es posible que este pederasta, condenado por dos veces por

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 1/5


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

abusos a menores, pendiente de cumplir cuatro años y nueve meses de prisión, lograra burlar la cárcel y

siguiera campando a sus anchas, en libertad, cerca de nuestras hijas?

La resolución del caso de Mari Luz ha supuesto un sonoro bofetón a la credibilidad de la Justicia. Un atropello

imposible de desagraviar. Probablemente el juez sevillano Rafael Tirado Márquez, quien debía haberse

encargado de meterlo entre rejas, será sólo la última víctima que se cobre Santiago del Valle, quien ha ido

desgarrando vidas a su paso. Todo lo que tocaba lo ensuciaba.

Comenzó como el Saturno de Rubens y Goya, devorando a sus propios vástagos. Es poco conocido que su

primogénita (primera víctima) murió en los bajos de un camión hará tres lustros y hay quien dice que el

extraño atropello nunca quedó aclarado del todo: ¿Cómo acabó el carrito del bebé en la trayectoria del

camión?

El caso es que Santiago e Isabel agarraron los 20 millones de pesetas de indemnización y se trasladaron a

Sevilla, donde se compraron un piso en las Tres mil viviendas, la barriada más marginal de la ciudad.

Allí, en octubre de 1993, nació Nuria (segunda víctima), una niña siempre retraída y solitaria, a la que le había

tocado en suerte el peor hogar posible. Empezando por las limitaciones psicológicas de sus padres. Isabel

(tercera víctima), diagnosticada de una perenne depresión ansiosa y con una personalidad paranoide, tiene

una minusvalía del 65% y un coeficiente intelectual de 47 ­43 puntos por debajo de la normalidad­, lo que la

califica como una persona con un retraso mental de moderado a leve. Vulnerable, manipulable. Siempre ha

sido una vulgar marioneta en manos del marido.

Santiago del Valle tiene fama de hombre retorcido e inteligente, pero su expediente médico lo dibuja muy

limitado intelectualmente: con una minusvalía de un 75% y aquejado de esquizofrenia paranoide, sufre un

retraso mental bastante evidente.

Raro era el día que Nuria acudía al colegio. Los asistentes sociales que se personaron en el domicilio familiar

encontraron un hogar tan enfermo como los propios padres. Con las persianas completamente echadas a las

cinco de la tarde, reinaba la oscuridad. Olía a putrefacto y apenas había muebles, pero sí mucha mugre. En

aquella siniestra infravivienda, Nuria era testigo y partícipe de los extraños rituales a los que se entregaban

sus padres. Como cuando invocaban al Espíritu Santo usando vasos de agua y vinagre como reclamo: «En

mi casa entraba el Espíritu Santo y se metía en el cuarto de mi madre», llegó a decir la niña.

Un día, Santiago fue más allá. Comenzó a mirar a su propia hija con ojos libidinosos y del deseo pasó a

mayores. En el juicio que lo acabaría condenando por abusos, se emitió un vídeo en el que Nuria contaba las

vejaciones: «Ven al cuarto que te voy a hacer una cosa», le decía antes de obligarla a «cogerle con las

manos la churrita». Si se negaba, la forzaba con amenazas: «Ven acá por las buenas o si no por las malas».

La sentencia consideró probado que el pederasta efectuaba tocamientos en los órganos genitales de su hija,

quien tenía cinco años cuando se produjeron los abusos, en 1998. «El acusado elegía preferentemente las

noches y el dormitorio conyugal. Bajándose los pantalones, hacía que la pequeña le tocase el miembro con

las manos y, en otras, se masturbaba mientras efectuaba los tocamientos». Isabel fue testigo del ultraje pero

sólo alcanzó a decir: «No le hagas eso a la niña».

Durante el juicio, el padre Saturno defendió esperpénticamente su inocencia ante las cámaras: «Si yo fuera a

abusar de alguien, abusaría de un mayor de edad al que no conociera», se descolgaba. «Pero, vamos, que

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 2/5


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

yo tengo a mi mujer, que ella y yo nos abusamos el uno del otro».

Cuando Nuria fue arrancada de las perniciosas garras de su padre, era una muñeca rota. Su deterioro

psicológico era evidente. Ingresó en 2000 en un centro de acogida de menores con un cuadro de baja

autoestima, sentimientos de culpa y tendencias autoinculpatorias, ansiedad, inseguridad, necesidades

afectivas insatisfechas, concepción vaga e imprecisa de la familia, escasa estimulación educativa...

Menos dañado resultó el hermano pequeño (cuarta víctima), quien sólo tenía un año y medio cuando la Junta

se hizo cargo de su tutela. Los niños, ahora con 14 y 9 años, viven con dos familias de acogida.

Durante un tiempo, L. R. A (quinta víctima), profesor de Educación Física en el colegio sevillano de

Almotamid, el centro donde Nuria cursaba 2º de Preescolar, tuvo que acudir a clase escoltado por la policía.

Estaba en riesgo su integridad. Se temía que lo lincharan. Santiago del Valle lo había acusado de abusar

sexualmente de su hija y los padres del resto de alumnos no soportaban que un degenerado anduviera suelto

en las aulas.

Los investigadores que se hicieron cargo del caso acabaron descubriendo que el pervertido era en realidad el

padre, Santiago. Pero mientras se resolvió el asunto, el profesor pasó un año y medio injustamente imputado.

Dieciocho meses con el cartel de pederasta colgado del cuello. Un calvario. El educador no quiere volver a

hablar de ello.

Santiago ya había hecho una acusación similar con anterioridad. A principios de los 90, cuando el matrimonio

vivía en Cazalla de la Sierra (Sevilla), señaló al cura del pueblo como autor de abusos a su primera hija, la

fallecida en extrañas circunstancias. Nadie le prestó entonces atención. Muchos se preguntan ahora si no se

extralimitaría también con su primogénita y pretendía cargar la culpa a otro.

Que el pederasta destapara los abusos que él mismo estaba cometiendo ­quizás no se hubieran conocido

nunca si hubiera callado­ es sintomático de su extraña idiosincrasia. Quizás lo hizo por los 60.000 euros que

pensaba sacarle al profesor de gimnasia. Quizás por la adoración que tenía a las cámaras, a las que

convocaba siempre que podía. Hoy en el salón de su casa para denunciar los abusos a la niña. Mañana a la

entrada de su tienda de campaña, montada un tiempo en un solar sevillano, para reclamar su derecho a una

vivienda digna.

El caso es que en enero de 1999 denunció al maestro a la vez que escribía una carta a Canal Sur. Mientras

los de la tele lo llamaban, urdió una maraña de mentiras mal tejidas. Acudió al pediatra de Nuria exigiéndole

un informe médico donde constara que el docente abusaba de ella. «Niña de cinco años es traída el pasado 1

de febrero por su padre solicitando asistencia psicológica por supuesta agresión sexual, según refiere el

padre», escribió el médico. No quedó Santiago contento con el contenido del documento y lo completó a su

antojo, por el reverso, de su puño y letra: «Niña de cinco años declara que el profesor del colegio le tocaba

sus partes íntimas la cual se encuentra en estado sicótico traumatizada por los echos (sic) ocurridos», añadió.

Manejaba con torpeza la ortografía, pero se desenvolvía mejor con la farmacología. Hasta incluyó la

medicación que la niña, supuestamente, estaba tomando para superar el mal trago: «Haloperidol 15­15­10;

Tranxilium 5­1­1­1».

Luego enseñó el informe médico al objetivo de la cámara a la par que pedía: «¡Diez millones co­mo­mí­nimo!,

y que Dios quiera que na más que pida diez. Yo no quiero dinero, pero como esto es lo que más duele...,

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 3/5


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

y a nosotros nos duele nuestra hija, como a él le dolería la suya. Y si le parece poco, le pido 15».

A Rosa del Valle (sexta víctima) nunca nadie la ha oído hablar en la tele ­pocos la han escuchado en personapero,

arrastrada por los impulsos sexuales de Santiago, ha acabado convirtiéndose en coprotagonista del

crimen. La hermana tímida y fiel, la que puso a disposición del matrimonio su casa del Torrejón cuando no

tenían techo donde guarecerse, está imputada por asesinato. Es otra víctima de los desmanes de Santiago.

Su retrato, confeccionado con los retazos de las declaraciones de los vecinos, tampoco está exento de notas

pintorescas. La definen delgada, bajita, con corte de pelo de caballero y grandes gafas. Físicamente, parece

hombre. De carácter huraño, parca en palabras, daba vueltas sin rumbo en su coche por la noche y se

encerraba en casa de día. Rara. Muy rara.

Los menos delicados hace años que bautizaron a los Del Valle como la familia Monster. Aparte de Rosa,

Santiago tiene dos hermanos y dos hermanas. Los varones se sumergieron en las drogas con distinta fortuna.

De Curro, a quien han llegado a pegar esta semana por «ser hermano de», dicen que se desintoxicó y trabaja

como pintor. Al otro, se le sitúa aún intentando desembarazarse del mono.

La hermana pequeña, Catalina (séptima víctima), confesaba ayer en este periódico que también fue

sexualmente agredida por Santiago a los cinco años. El asesino confeso de Mari Luz tenía entonces 13.

«Cuando se lo dije a mi madre no pasó nada», se lamentaba Catalina.

Hay quien achaca los desequilibrios de los Del Valle a una maldición genética. Los más viejos del lugar

recuerdan a María, la madre, asomada a la ventana de la misma casa donde (presuntamente) murió Mari

Luz: «Prefiero que mis hijos se acuesten entre ellos a que ningún extraño entre en mi casa», gritaba.

En el año 2000, a Santiago le quitaron la hija que denigraba pero no aplacaron sus instintos más bajos.

Comenzó a salir entonces de cacería fuera de casa. Hay al menos tres nuevos abusos y tocamientos

documentados. El 19 de julio de 2003, siguió a una niña sevillana de nueve años (octava víctima), hasta el

portal de su casa. La arrinconó y la toqueteó. «Un besito más», decía cuando una vecina interrumpió la

escena. Santiago se dio a la fuga llevándose la compra que portaba la pequeña.

Ante el juez, reconoció los hechos y aceptó los dos años de cárcel que le impusieron. Era su segunda

condena. La tercera tenía que haber sido ya emitida por un juzgado de Gijón pero el asunto quedó paralizado

porque no se pudo localizar al acusado. Se le imputaba acoso a una niña asturiana de 13 años (novena

víctima) con quien había contactado a través de la sección de cartas de una revista. El pederasta se hizo

pasar por una adolescente con ganas de hacer amigas. No sería extraño que su repentino traslado a Gijón lo

planificara sólo para estar cerca de ella. De hecho, se matriculó en su mismo instituto, en un curso de adultos.

Comenzó con descaradas proposiciones y acabó insultándola y amenazándola ante sus negativas. Fue

detenido por ello en noviembre de 2006. «Siento angustia; yo también pude morir», ha dicho la chica.

Antes de que lo juzgaran en Asturias, huyó de nuevo a Sevilla, donde el 8 de diciembre ya tenía una nueva

denuncia. También por tocamientos a una menor (décima víctima). El asunto está pendiente de examen

psicológico.

Pese a la evidencia de que Mari Luz (undécima víctima) viviría si el engranaje judicial hubiera hecho bien su

trabajo, la familia, siempre representada en el discurso sereno del padre, no ha despotricado contra la torpeza

burocrática. De la boca de Juan José Cortés (duodécima víctima) no ha salido ningún improperio. Al contrario.

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 4/5


14/12/2016 Orbyt ­ QUIOSCO PRENSA

El padre, 38 años, pastor itinerante de la comunidad religiosa evangelista, ha sido un ejemplo de mesura.

Calló cuando se achacaba la desaparición de Mari Luz a un asunto de venganza gitana, pidió que se dejara

trabajar a la Justicia cuando apareció el cadáver y ha echado por tierra el tópico de que entre los gitanos sólo

rige el diente por diente pidiendo que sobre el asesino caiga el peso de la ley.

Lo ha dicho el presidente de la Unión Romaní para calmar los atemperados ánimos de la comunidad: Cortés

es «el mejor antídoto» contra la violencia, «todo un ejemplo de tranquilidad, generosidad y equilibrio». «Me

han arrancado la flor más bonita de mi jardín», decía el padre de Mari Luz. Le quedan otras dos rosas, de 14

y 8 años.

Las irregularidades del caso está siendo investigadas por el CGPJ. Todas la miradas recaen sobre el juez

Rafael Tirado Márquez (decimotercera víctima), quien condenó a Santiago por los abusos de su hija y a quien

correspondía supervisar su ingreso en prisión. Del Valle debería estar en la cárcel desde marzo de 2006. El

magistrado se ha disculpado diciendo que creía «sinceramente» que el procesado cumplía pena y

descargando responsabilidades en la funcionaria encargada de ejecutar las sentencias. El Ministerio de

Interior le ha puesto escolta para evitar posibles represalias.

Mientras en el tribunal de Tirado le suponían en paradero desconocido, Santiago se presentaba en otro

juzgado los días 1 y 15 de cada mes para cumplir la medida cautelar impuesta por un nuevo abuso a una

menor. A la cadena de despropósitos se une la orden de busca y captura emitida en Asturias por tratar de

vender un piso alquilado. Nadie dio con él. El sí dio con Mari Luz.

Mari Luz tenía cinco años cuando el pederasta la atrajo a su casa con engaños. Tras asfixiarla, sacó su

cadáver con un carrito.

.

Con información de Eduardo del Campo

http://quiosco.elmundo.orbyt.es/hemeroteca/buscador.aspx 5/5


24

EL MUNDO, LUNES 31 DE MARZO DE 2008

ANDALUCÍA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

‘CASO MARI LUZ’ / Los antecedentes del pederasta

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—¿Sabes que un camión

ha atropellado a la hija del matrimonio

ése tan raro que estuvo viviendo

en la iglesia?

—Pues no me extrañaría que haya

sido él el que haya empujado queriendo

el carrito, para cobrar una indemnización.

Alrededor de 1993, por las calles

de Cazalla de la Sierra, al norte de

Sevilla, corrió como la pólvora la sospecha

popular de que ese hombre

tan «manipulador» y «caradura» que

había estado viviendo una temporada

en el pueblo podía haber urdido la

muerte «por accidente» de su propia

hija, ocurrida (unos dicen que en

Huelva, otros que en Jerez) poco

tiempo después de irse del municipio.

La sospecha se ha convertido en

un clamor desde que se han enterado

de que el hombre detenido por la

muerte de la niña Mari Luz Cortés en

Huelva es el mismo que los sacó de

quicio hace unos tres lustros.

A la luz de su historial, la lógica

lleva a plantearse una hipótesis terrible.

Si Santiago del Valle García acusó

en falso al profesor de su hija en

Sevilla para encubrir sus propios

abusos sexuales a la cría y quería

diez millones de pesetas (60.000 euros)

a cambio de retirar la denuncia;

si al ser detenido insistió en que Mari

Luz murió a su lado pero «por accidente»

al caerse por las escaleras; si

en diciembre pasado había sido condenado

por intento de estafa al pretender

vender el piso en el que vivía

de alquiler en Gijón, ¿es descabellado

acaso pensar que pudo provocar

el atropello mortal de su primera hija

para sacar una buena tajada y de paso

ocultar unos probables abusos?

El matrimonio, cuando en 1999 aireó

en Canal Sur su falsa acusación

contra el profesor, ya le contó a la periodista

que habían cobrado 20 millones

de pesetas de indemnización

(120.000 euros) por el atropello de su

primera hija. «No nos sorprendería

nada que cuando investiguen el caso

se descubra que empujó el carrito; es

lo que se habla ahora en el pueblo»,

contaba el viernes por teléfono una

voluntaria de Cruz Roja que ayudó a

buscar techo a Del Valle y su familia.

«Caradura y calculador»

«No me extrañaría

que hubiera matado

también a su hija»

Del Valle dejó tan mal recuerdo en

Cazalla de la Sierra, donde vivió con su

mujer, que muchos sospecharon que el

atropello de su niña no fue un accidente

Santiago del Valle, en 1999, negando ante la cámara que abusara de su hija. / CANAL SUR

Llegaron a Cazalla en el primer lustro

de la década de los 90. A los vecinos

entrevistados les cuesta fijar las

fechas. En cambio, se les ha quedado

marcado el recuerdo de la problemática

personalidad de Santiago.

Vivían en la indigencia y fueron

allí en busca de ayuda porque era el

pueblo de su mujer, Isabel García.

Ella, una mujer de 45 años con retraso

mental entre moderado y leve (como

varios de sus hemanos), se crió

en el seno de una familia numerosa y

muy humilde cuyo padre de familia,

pastor, los había tenido que criar en

un chozo en el campo. Cuando volvió

a Cazalla, la familia se desentendió

de Isabel y su marido. Para «presionar»,

según recuerdan varios vecinos

que piden no ser identificados,

Santiago se puso a dormir en un banco

en la calle con su hija (la que murió

luego atropellada) y su mujer, entonces

embarazada de la niña que

sufriría años después los abusos de

su padre. Se instalaron a la intemperie

frente al convento con la pretensión,

aseguran, «de que les dieran

una casa». Los vecinos se movilizaron

y, entre los voluntarios de la

Cruz Roja, la Hermandad de Nuestra

Señora de la Esperanza y el párroco,

acomodaron a la familia con un colchón

en una habitación de la iglesia

donde se guardaban enseres del palio

de la Virgen. Pasaron meses allí.

Un médico que atendió a Santiago

varias veces lo recuerda como «un

caradura» que no hacía más que «pedir,

pedir y pedir sin hacer nada a

cambio»; un hombre «frío, manipulador,

calculador, que iba pidiendo

informes para que le dieran una casa

y una paga». A Isabel, la recuerda como

«una pobrecita mujer que vivía

subyugada por su marido», el que

llevaba siempre «la voz cantante».

El juzgado que lo condenó en

2002 por abusar de su hija reflejó en

su sentencia que Del Valle sufría esquizofrenia

paranoide y los servicios

sociales de la Junta de Andalucía le

tenían reconocida una discapacidad

mental del 75%, mientras que Isabel

tenía un 65% de incapacidad reconocida

por su retraso mental de moderado

a leve. Sin embargo, el médico

que lo atendió dice que a él no le

constaba en absoluto que sufriera

una enfermedad mental diagnosticada.«Yonoloveíacomounenfermo

mental ni tenía esos rasgos. Me pareció

frío, calculador, que estaba siempre

buscándote las cosquillas. Pero

yo no tenía constancia de que fuera

esquizofrénico; no tenía rasgos paranoides

ni esquizofrénicos», asegura.

Incidentes

En Cazalla se le recuerdan dos incidentes

al matrimonio. Estaban construyendo

la casa de turismo rural El

Cortijito e Isabel fue a limpiar un

suelo nuevo. Pero cuando la dueña le

pagó, Santiago se enfrentó con ella

afirmando que era menos dinero del

convenido. Tras el rifirrafe, el suelo

apareció dañado con arañazos y

manchas, y denunciaron a Santiago.

El abogado que llevó aquel proceso

de faltas, el de menor monta de los

que luego ha protagonizado, no recuerda

bien los detalles, pero lo que

no se le puede olvidar es que el acusado

no sólo no le pagó sino que además

tuvo que prestarle dinero, vista

la precaria vida de la familia.

El segundo incidente ocurrió

cuando, después de meses de estancia

en la parroquia, le instaron a buscarse

otro sitio. Cuando se marcharon,

según recuerda una mujer de la

hermandad, descubrieron manchas

de lejía y aceite en el palio de la virgen,

que atribuyeron sin dudar a una

venganza de Santiago y su mujer.

No se conoce si Santiago protagonizó

algún caso de abuso o acoso sexual

en el pueblo. El médico recuerda

en cambio vagamente que aquel

incordiante vecino al que por entonces,

aparentemente, nadie trataba y

medicabacomoelenfermoqueen

realidad es, llegó a acusar al anciano

cura (ya fallecido) de abusar o querer

abusar de su hija.

Ahora que se conocen sus antecedentes

de abusador (que incluyen

agresiones a su hermana pequeña,

Catalina, y a su segunda hija), tampoco

es descabellado pensar que

Santiago abusara también de su primera

hija, en la oscuridad nocturna

de la casa parroquial, y que intentara

desviar la atención hacia el hombre

que los acogió. Son suposiciones

fundadas pero imposibles de confirmar.

Esa niña (al contrario que su

hermana, cuyo testimonio permitió

condenar a su padre por abusos sexuales

continuados) no podrá nunca

declarar en su contra porque murió

poco después «atropellada». Hay

que revisar aquel «accidente» para

comprobar si realmente lo fue. En

Cazalla muchos se temen que no.

El Gobierno no

descarta crear

un registro de

pederastas

MADRID.—El Gobierno no descarta

la creación de un registro

de pederastas o de otros mecanismos

para evitar fallos judiciales

como los que se registraron

con la muerte de Mari Luz. Así lo

dijo ayer a la cadena Ser el secretario

de Estado de Justicia, Julio

Pérez, quien señaló que cualquier

decisión que se adopte se

tomará «desde el análisis, y no al

calor del debate».

Gobierno, partidos políticos,

asociaciones judiciales y ONG

han expresado sus discrepancias

a la hora de valorar lo que hay

que hacer para evitar que se repita

un suceso como éste. Después

de que trascendiera que

Santiago del Valle, detenido como

autor de la muerte de la niña,

estaba en libertad por un error

del sistema judicial, el Gobierno

lanzó un llamamiento a la serenidad,

a la vez que exigió responsabilidades

por el «gravísimo, terrible

y trágico error judicial».

«Hay que aclarar lo ocurrido y

exigir responsabilidades hasta el

final», dijo la vicepresidenta, María

Teresa de la Vega, aunque

apuntó que el Ejecutivo no cree

conveniente tomar decisiones

sobre reformas legales al hilo de

acontecimientos puntuales.

Desde el PP se apuesta por la

modificación de la ley y el agravamiento

de las penas para los

delitos sexuales, y su presidente,

Mariano Rajoy, avanzó que una

de las primeras propuestas que

presentará en las Cortes será endurecer

las penas por ese tipo de

delitos y la adopción de medidas

de seguridad que permitan el

control de delincuentes susceptibles

de reincidir.

El portavoz adjunto de CIU en

el Congreso, Jordi Jané, también

anunció que va a proponer una

reforma legislativa para crear un

registro con el que se pueda controlar

mejor a estos pederastas.

El consejero de Justicia de Madrid,

Alfredo Prada, se mostró

asimismo partidario del registro,

al señalar que en el siglo XXI,

donde las nuevas tecnologías

son de uso ordinario, «no es de

recibo lo ocurrido en Sevilla»,

donde no hubo cruce de informaciones

entre juzgados.

Desde el Poder Judicial su

portavoz, Enrique López, apuesta

por la creación de un registro

central de condenados por delitos

contra la libertad sexual similar

al que ya existe para los delitos

de violencia machista.

Que el asesino de Mary Luz no se encontrase

en prisión el día en que decidió quitarle

la vida es, seguramente, consecuencia

de una concatenación de disfunciones

y, quizá, de negligencias. Pero esas circunstancias

no son más que el síntoma de

una enfermedad. El poder político ha despreciado

históricamente la importancia

que, como pilar del Estado de Derecho y

del orden social, tiene la Administración

de Justicia. Las competencias en la materia

se las reparten en Andalucía la Junta y

la Administración central, que dilapidan

con frecuencia los recursos públicos empleándolos

en más de una tontería y en la

creación de redes clientelares, pero que

los racanean cuando de que la Justicia funcione

se trata.

Los jueces no pueden gobernar ni controlar

la oficina judicial, la política de personal

de la Junta es un desastre, los sistemas

de control del Consejo General del

Poder Judicial no funcionan, los medios a

disposición de los órganos jurisdiccionales

No lo harán

JUAN CALOS VAZQUEZ

son manifiestamente mejorables y la creación

de nuevos juzgados y tribunales, insuficiente.

Lo sucedido tampoco puede comprenderse

sin la existencia de un sistema

de leyes penales absurdo.

Resulta en su consecuencia escandaloso

ver a la vicepresidenta del Gobierno, María

Teresa Fernández de la Vega, con gesto serio

y tono severo, descargando la responsabilidad

de lo sucedido en unos funcionarios

concretos y olvidando que los errores y la

falta de controles pueden deberse a determinadas

circunstancias que afectan a su

responsabilidad política.

Mejor nos iría si mañana se reuniese con

Zapatero y Chaves y todos decidieran poner

encima de la mesa, además de palabras,

voluntad y dinero. Sólo hace falta eso.

Mientras tanto, ellos, que mandan, y sólo

ellos, son los últimos y mayores responsables.

Pero, desengañémonos. No lo harán.

Juan Carlos Vázquez Vicente es abogado.


EL MUNDO, MIÉRCOLES 2 DE ABRIL DE 2008

‘CASO MARI LUZ’ / Las deficiencias del sistema judicial

Denuncian que fallos

como el que dejó libre

a Del Valle son ‘diarios’

por la falta de medios

CSI-CSIF exculpa al juez y la funcionaria y señala

a la Junta por las carencias de los juzgados

Un increíble

retraso

informático

La sección de justicia de CSI-

CSIF negó ayer rotundamente,

en contra de lo que sostiene la

consejera de Justicia, que el programa

informático ‘Adriano’

que se usa en los juzgados andaluces

contenga alguna herramienta

que permita, al introducir

el nombre de un procesado,

obtener toda la información sobre

la situación de sus causas.

Cualquier institución pública

o empresa privada tiene una base

de datos de la que, increíblemente,

denuncian, carecen los

jueces y funcionarios judiciales.

Hacienda detecta un fraude insignificante

cruzando los datos

del contribuyente. Pero si uno

metía el nombre de Santiago del

Valleen‘Adriano’nosalíasuhistorial.

Aunque la base de datos

tampoco serviría de mucho si los

diferentes papeles de los procedimientos

no se introducen en

él. «Los ordenadores se usan como

elemento de transcripción

nada más», dice el sindicato.

En esta asombrosa situación,

Del Valle se presentaba cada

quince días en un juzgado

«mientras en el de abajo lo buscaban

por una condena firme»,

porque ambos órganos están incomunicados

entre sí.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Mesas desbordadas de

papeles. Condenados a los que nadie

persigue porque en el ordenador no

sale su historial. Bajas que se tarda

más de un mes en cubrir. Tan vergonzoso

como en los tiempos de Larra.

El siglo XXI no ha llegado del todo

a los juzgados andaluces, tan obsoletos

en muchos aspectos que parecen

del XIX. La burrocracia sigue

enquistada en la Justicia.

Así lo denuncian el sindicato de

funcionarios CSI-CSIF, el sindicato

USO y la junta de personal de los trabajadores

judiciales de Sevilla. El

primero de ellos salió ayer en defensa

de la funcionaria y el titular del

Juzgado de lo Penal 1, Rafael Tirado,

a los que considera víctimas de una

«caza de brujas» para «silenciar la

búsqueda de otro tipo de responsabilidades»,

y dijo que el retraso en ejecutar

la condena de Santiago del Valle

por abusos sexuales a su hija, que

permitió que siguiera libre cuando

probablemente mató a Mari Luz, no

es culpa de ellos sino de la falta de recursos

humanos y materiales y la

descoordinación judicial. «No han

fallado las personas, ha fallado el sistema»,

dijo en un manifiesto.

CSI-CSIF considera que la responsabilidad

«es, en última instancia,

política», y critica a la Consejería

de Justicia por haber tardado 40 días

en sustituir a la funcionaria encargada

de tramitar la ejecutoria de la condena

de Del Valle, que se dio de baja

el 30 de marzo de 2006 por un esguince

y ya nunca retomó ese papel.

Sostienen que cuando la mujer volvió

a su puesto, los asuntos pendientes

habían aumentado aún más en

un juzgado que, como todos los 13

penales de Sevilla, ya estaba saturado.

El problema se agravó cuando el

19 de junio, al poco de reincorporarse,

la funcionaria se marchó, y la

Consejería no cubrió su plaza con un

concurso de traslado hasta el 22 de

agosto, más de dos meses después.

La mujer que cubrió esta plaza,

además, según detallaron ayer los dirigentes

de la sección de justicia de

CSI-CSIF, procedía de otra jurisdicción

y necesitó tiempo para habituarse

a los pormenores de un juzgado

penal. De manera que, al contrariodeloquedioaentenderlaJunta,

el juez Tirado no mentía cuando dijo

a los inspectores del GJPJ la semana

pasada que estuvo cinco meses sin

una funcionaria, si se refería al periodo

completo de idas y venidas.

No era un caso preferente

El CSI-CSIF denuncia que falla la

Justicia porque la Junta no invierte

en su mejora pese a que desde hace

años se denuncia la falta de órganos,

la grave sobrecarga de trabajo y el

déficit informático. «Estos errores

serán continuos mientras no se dé

cumplimiento al mandato de la Ley

Orgánica del Poder Judicial [de

2003] y se haga un replanteamiento

absoluto de la Oficina Judicial que

permita delimitar las responsabilidades

de los intervinientes en el procedimiento,

al tiempo que se establezca

un método que ‘haga saltar las

alarmas’ en caso de errores», dice.

El sindicato pide que se cree un

órgano central encargado exclusivamente

de tramitar las ejecutorias de

sentencias de los diferentes juzgados.

Señalan que ya hay juzgados en

Barcelona o Valencia dedicados sólo

a ejecutar sentencias.

El dirigente sindical Rosendo

Martínez explica que entre la montaña

de papeles los funcionarios tienen

que dar preferencia a dos tipos: los

que llevan una etiqueta roja para señalar

los casos con presos en la cárcel,

y los que tienen otra etiqueta que

los identifica como asuntos de violencia

doméstica. Por eso, explica, la

condena en firme de dos años y nueve

meses por abusos sexuales de Del

Valle a su hija era sólo una causa

más entre tantas. No era preferente.

¿Cuántos condenados andan ahora

mismo libres, como le ocurrió a

este pederasta, porque los juzgados

no han tramitado su encarcelamiento?

«Esto pasa a diario», dice Martínez.

«Lo que pasa es que ahora se ha

sabido porque ha muerto una cría».

ANDALUCÍA

Los dirigentes de la sección de justicia del sindicato CSI-CSIF, ayer en Sevilla en la rueda de prensa sobre el caso de Mari Luz. / F. RUSO

El TSJA ya sabía en 2006 que

Sevilla requería dos juzgados más

El juez decano reclamó a principios de años nuevos órganos sin éxito

CHEMA RODRÍGUEZ

SEVILLA.— El Tribunal Superior

de Justicia de Andalucía

(TSJA) conocía en 2006 la delicada

situación por la que atravesaban

los juzgados de lo Penal de

Sevilla y sabía que eran necesarios,

al menos, dos órganos más

para garantizar su buen funcionamiento.

Sin embargo, según

se deduce de su memoria anual,

no consideró prioritario el aumento

de la planta judicial sevillana

en esta jurisdicción.

La memoria del TSJA refleja

que los juzgados de lo Penal –entre

los que se encuentra el que

deen libertad al asesino de

Mari Luz Cortés, Santiago del

Valle– tramitaban ya en 2006

una cifra de asuntos superior al

límite máximo establecido por el

Consejo General del Poder Judicial

(CGPJ). En concreto, según

los datos del propio TSJA, cada

juzgado ingresó ese año 510

asuntos, cuando el tope máximo

estaba en 450.

Para ajustarse al módulo establecido

por el CGPJ, reconocía

el TSJA en este documento, era

necesario contar con dos juzgados

más. Frente a esto, el tribunal

andaluz consideró que no era

necesario crearlos porque la carga

de trabajo no superaba «en

ningún caso» el límite de 450

asuntos en más de un 20%.

En este sentido, el Alto Tribunal

andaluz sólo reclamó un incremento

de la planta judicial en

las provincias de Almería y Málaga,

en las que el módulo se sobrepasó

en más de un 20%.

Todo ello a pesar de que los

juzgados de lo Penal de Sevilla

cerraron el año con un 32% de

sus asuntos pendientes de resolución.

De los 8.579 procedimientos

que tramitaron durante

esos doce meses, sólo resolvieron

5.819 y 2.760 quedaron a la

espera.

Eso sin contar con las ejecutorias

que, según explicó ayer a EL

MUNDO de Andalucía el decano

de los jueces de Sevilla, Federico

Jiménez Ballester, no se computan

en las estadísticas oficiales

que refleja el TSJA en sus memorias

anuales.

Sin embargo, de acuerdo con

los datos del decanato sevillano,

el número de ejecutorias en tramitación

en los juzgados penales

ha aumentado en un 45% respecto

al año 2000, un crecimiento

inasumible, dijo, para los trece

Los jueces de lo Penal se

reúnen hoy de urgencia

para analizar la crisis y

estudiar soluciones

órganos afectados y que provoca

errores como los que permitieron

que el pederasta no cumpliese

la condena que le había sido

impuesta por el juez Rafael Tirado

y que después confirmó la

Sección Séptima de la Audiencia

Provincial.

El mismo Jiménez Ballester

también advirtió a principios de

año al Alto Tribunal andaluz de

los problemas de esta jurisdicción

en un informe en el que reclamaba

la creación urgente de

dos nuevos juzgados para poder

garantizar el funcionamiento de

los penales.

En total, el decano de los jueces

de Sevilla reclamó que se

creasen 27 nuevos juzgados en

toda Sevilla, aunque la Junta de

Andalucía sólo admitió la necesidad

de crear tres.

Para analizar esta situación,

los jueces pertenecientes a las jurisdicciones

penales tienen previsto

celebrar hoy una junta en la

que examinarán posibles medidas

correctores.

A la junta acudirán no sólo los

trece jueces de lo Penal directamente

afectados por el escándalo,

sino, además, los magistrados

de instrucción y de Vigilancia

Penitenciaria.

Jiménez Ballester insistió en

que la jurisdicción de lo Penal está

«saturada», sobre todo por elevado

número de ejecutorias que

tienen en sus manos y que hacen

«imposible», puntualizó el decano,

el control del juez sobre cada

asunto.

Asimismo, añadió que las responsabilidades

por la libertad

del pederasta no corresponden,

«única y exclusivamente» al juez

del Penal 1. «Hay muchas otras

personas implicadas, desde el secretario,

a los funcionarios, pasando

por los fiscales y las administraciones»,

apuntó.

De entrada, finalizó, «no parece

adecuado» culpar al juez Tirado

de la cadena de errores que

deen libertad a Del Valle y recordó

que la investigación del

CGPJ todavía no ha concluido y

que no ha señalado como culpable

al magistrado.

Por ello, reclamó prudencia y

cuestionó las críticas que está recibiendo

el juez, al que hoy se espera

en la junta que comenzará a

las 13.30 horas.

29

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


«No hay que respetar

a los partidos que no

son constitucionales»

El general Mena afirma que no se

arrepiente de su pronunciamiento contra

el separatismo que le costó la carrera

EL MUNDO, VIERNES 4 DE ABRIL DE 2008

ANDALUCÍA

LAS CHARLAS DE EL MUNDO / Los militares y la libertad de expresión

35

«Lo hice por la unidad de

España y la igualdad entre

las autonomías», dice el

militar en la reserva

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El 6 de enero de 2006,

día de la pascua militar, José Mena

Aguado pronunció en la sede de la

capitanía de Sevilla un discurso donde

alertaba sobre los supuestos riesgos

para la unidad de España que entrañaba

la negociación del Estatuto

de Cataluña y planteaba la posibilidad

constitucional (y remota, la del

artículo 8) de que el Ejército saliera a

la calle para impedir una eventual

secesión. Sus palabras le costarían el

castigo fulminante del ministro de

Defensa José Bono de acuerdo con el

presidente Zapatero: arresto domiciliario,

cese en el destino y pase a la

reserva. Esas palabras, para bien o

para mal, eran la expresión de un

malestar que, justificado o no, compartían

millones de españoles.

José Mena Aguado volvió anoche

a Sevilla, la sede de su antigua capitanía

y escenario del fin de su carrera

militar; pero esta vez vestido con

traje y corbata de civil, no de uniforme

militar con el fajín rojo de las

grandes ocasiones. Con todo, entre

el público, unas 350 personas que casi

llenaban el salón principal del hotel

Los Lebreros

de Sevilla para

escuchar su intervención

en

Las Charlas de

EL MUNDO,

había quienes lo

seguían tratando

como si nunca

hubiera perdido

el mando,

al menos moral. «Mi general». Más

aún, teniente general.

Cargado con sentimientos de

agravio e injusticia, el general Mena

detalló las razones que lo animaron a

elevar su voz discordante aquel día

en Sevilla y criticó la situación asimétrica

que viven los militares, cuyos

derechos, dijo, al contrario que

sus obligaciones, aún no están suficientemente

reconocidos por Ley.

El título de su conferencia es el

mismo que el del libro que ha publicado

sobre el caso Mena, que va ya

por la tercera edición: Militares: los

límites del silencio. Eltemadelalibertad

de expresión (ligado al de la

libertad de asociación y sindicación)

tiene, cuando sus sujetos son militares

y, sobre todo, altos mandos, unas

implicaciones trascendentales. La

Constitución garantiza la libertad de

expresión para todos sin necesidad

de censura previa, pero las Reales

Ordenanzas de 1978 impone a los

uniformados la obligación de pedir

permiso cuando quieran hablar o escribir

sobre asuntos de su oficio.

Censura previa. ¿Está justificada esa

limitación y, por tanto, lo está también

el castigo impuesto a quien se la

salte para, además, opinar sobre un

asunto delicado que supone una crítica

al gobierno elegido democráticamente?

¿No se debe acaso imponer

el silencio a hombres que dirigen a

miles de soldados armados hasta los

dientes y equipados con tanques con

los que podrían conquistar el poder

en unas horas y cuyas críticas políticas,

por tanto, entrañan para el que

las escucha desarmado una implícita

o potencial amenaza?

El general Mena, un hombre culto

y de expresión racional que no cuadra

con la figura a secas del bocazas,

vino a decir anoche ante un público

favorable a su causa que los militares

españoles merecen disfrutar realmente

de libertad de expresión plena

y que es una injusticia calificar de

«golpista» a alguien que fue castigado

por apelar a la Constitución democrática

frente a un real o supuesto

peligro para la integridad

de España.

Mena ilustró

su afirmación de

queenEspañala

libertad está limitada

con el hecho

de que varias instituciones

rechazaron

albergar la

presentación de su libro «por miedo

a las represalias del poder político,

en forma de pérdida de subvenciones».

Luego rememoró aquel su último

discurso como mando. Dice que

lo repasó mucho para no incurrir en

delito, y que calculaba que el Gobierno,

como mucho, lo cesaría en su

destino por pérdida de confianza.

En cambio, el arresto de ocho días

y el pase a la reserva, que tenían como

fin, dijo, retirarlo del mando y

cortarle la comunicación con los

otros tenientes generales en activo lo

indignaron. El motivo de la sanción,

una falta leve contra la neutralidad

ante las diferentes opciones políticas.

Mena se revolvía anoche: «No

hay obligación de respetar las opciones

políticas que no tienen cabida en

el ordenamiento constitucional», como

las que apoyaban el proyecto del

Estatuto de Cataluña. «Lo hice por la

unidad de España y la solidaridad

José Mena Aguado, anoche, flanqueado por Francisco Rosell y José Antonio Gómez Marín. / REPORTAJE GRÁFICO: ESTHER LOBATO

El protagonista del ’caso Mena’, durante su intervención.

entre las autonomías». Aplausos.

Mena fue más allá del caso Mena

y enumeró cuatro grandes problemas

españoles: la Ley Electoral de

1975 que da, dijo, un poder desproporcionado

a los nacionalistas; la

«partitocracia» que ha fagocitado la

división de poderes (citó una supuesta

frase de Guerra: «Montesquieu ha

E. DEL C.

SEVILLA.— José Mena

repasó los sucesos que

fueron elevando la temperatura

de su malestar

y el de otros subordinados

y compañeros oficiales

hasta llegar al

punto de ebullición en

que escribió aquel discurso,

en el que su voz

hizo de altavoz de muchas

otras ocultas.

Asuntos que a otros les

parecen fútiles, para

ellos eran muy sensibles.

En 2005, de un

cuartel de Gerona quitaron

una inscripción gitantesca

que se veía a kilómetros.

«‘A España,

muerto»); la transferencia de competencias

del Estados a las autonomías

que ha «vaciado» de contenido a

aquél, y la inexistencia de un sistema

educativo común para toda España.

Propuso reformar la Ley Electoral

para que los nacionalistas queden

sólo representados en el Senado y

aplicar los artículos 150 y 155 de la

La estatua de Franco

y la nación catalana

servir hasta morir’. ¿A

quién podría molestarle

algo tan genérico y despolitizado?»,

preguntó.

Luego quitaron la estatua

de Franco de la

Academia de Zaragoza

que el luego dictador dirigió

en los años 20. «No

se puede quitar, por mucho

que muchos lo quieran»,

dijo Mena apelandoalaHistoria.Grandes

aplausos. Más tarde vino

la crisis por el traslado

a Cataluña de legajos

Vista del salón del hotel Los Lebreros, lleno de asistentes.

delArchivodeSalamanca;

la creación de la Unidad

Militar de Emergencia

por una «repentina y

frívola ocurrencia del

presidente del Gobierno»,

y la negociación del

Estatuto catalán con los

nacionalistas e independentistas.Losconceptos

de nación, lengua y justicia

contemplados en el

Estatuto afectaban al

Ejército porque, dijo,

«podían ser el inicio de

la desmembración de la

Constitución que permiten crear leyes

para armonizar normativas autonómicas

y obligar a las comunidades

al «cumplimiento forzoso» de sus deberes.

Le preguntaron si ha pensado

fichar por algún partido. Dijo que no.

Pero daba la impresión de que al (retirado)

general Mena áun le queda

mucho por decir.

nación española».

Finalmente, el 29 de

diciembre de 2005, un

político socialista le hizo

la «confidencia» de

queelEstatutoibaacontener

el término «nación».

«Sentí que se había

vendido un trozo de

España y que la segunda

transacción sería con el

País Vasco». Nación catalana.

Era la gota que

colmó su vaso. Una semana

después se pronunció

delante de todos.

«Había millones de españoles

que se identificaban

con mis palabras,

así que nunca me arrepentiré».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, SÁBADO 19 DE ABRIL DE 2008

ANDALUCÍA

37

EDUARDO DEL CAMPO

TREBUJENA.—Lo dicen con todas

sus letras: «Son una mafia». Cuentan

que a las ocho ya estaban en la

puerta de la obra, cuarenta o sesenta

de ellos venidos de Sanlúcar y Jerez,

insultándolos y amenazándolos para

que abandonen el tajo, mientras

la Guardia Civil los mantenía a raya,

como desde hace dos semanas. «‘¡Os

vamos a matar!’ es lo más bonito

que nos han dicho».

Que no quieran salir

con sus caras en esta página

prueba que los otros

ya han conseguido meterles

el miedo en el cuerpo.

Es comprensible.

«Uno nos miraba pasándose

el dedo por el cuello».

Lo dice uno de los

nueve yeseros de la empresa

de Diego y Guillermo,

que ya han puesto

cuatro denuncias en el

cuartel. Guillermo recuerdaloqueotrolegritó

desde detrás de la valla:

«¡Vamos a matar a tu mujer

y a tus hijas!».

Él no se deja intimidar.

Pero un escayolista tiró la

toalla cuando lo amenazaron

de forma más suave

y retorcida. Lo cuenta

Francisco Varela, el empresario

local de 34 años

de la firma Urba Sur que

construye y vende estas

14 casas (a 180.000 euros)

en las afueras del

pueblo gaditano de Trebujena

y que ha subcontratado

el yeso con la empresa

local de Diego y

Guillermo: «Uno lo llamó

al móvil y le dijo: ‘Oye,

que me han dicho que

han visto ya salir de casa

atumujeryatushijas camino

del colegio...’ Se fue

llorando y lo dejó. Son

una mafia».

La «mafia» a la que se refieren es

la de la asociación de escayolistas y

yeseros de Cádiz, un gremio de la

construcción que marca la ley tanto

a sus miembros con carné (unos

800) como a los que no lo son, con

prácticas corporativas que a veces

parecen de la Camorra napolitana.

Esta asociación, según describen el

empresario y los obreros de la obra

de Trebujena, obliga a las empresas

a contratar a los escayolistas y yeseros

de su lista (se entiende que rotatoria)

porque, de lo contrario, boicotearán

la obra, como ha ocurrido

aquí.

Este cerrado mecanismo gremial

tendría sentido como medio para repartir

el trabajo equitativamente en-

La asociación, que impone

su «lista» y más de 3.000

euros de sueldo a destajo,

los acusa de bajar el precio

Trebujena planta cara a la

«mafia de la escayola»

El desafío al grupo que domina el sector yesero en Cádiz saca a la

luz sus prácticas amenazantes, agravadas por la ‘crisis del ladrillo’

El constructor y el escayolista autónomo que se han enfrentado a la «mafia» del sector, en una de sus obras de Trebujena amenazadas. / EDUARDO DEL CAMPO

El alcalde cuenta que el

viernes de la semana pasada,

cuando 1.500 asociados

de las listas del

yeso y otros oficios de la

construcción (alicatadores,

ensoladores, pintores...)

vinieron a Trebujena

a manifestarse

para exigir el «cumplimiento

del convenio» y

presionar a los que quieren

desmarcarse de su

dominio, fotografiaron

desde el Ayuntamiento

cómo un dirigente de la

asociación yesera pasaba

lista. El empresario

Varela explica que retuvieron

los carnés a los

afiliados en la asamblea

anterior como medida

coercitiva para que asistieran

a la manifestación,

donde se los devolvieron

tras comprobar

su presencia.

‘Ese carné no nos vale;

no ponga ni un azulejo’

«Al que no va a ‘hacer

puerta’ para protestar,

la mayoría parados que

luego a las diez se van a

hacer sus ‘chapús’, les

ponen 100 euros de multa»,

dice Diego, que perteneció«unmesalamafia».

Afirma que los sociospagan12euroscada

dos semanas y que los

carnés se suceden de color

verde, rosa y blanco

según la antigüedad.

En la obra de Urba

Sur, un oficial de primera

certificado por la

Fundación Laboral y

con 24 años de oficio recuerda

indignado (y con

miedo) cómo uno de la

«mafia» de los alicatadores

le dijo tras registrar

su carné al frente de

un piquete: «Ése no nos

vale;noponganiunazulejo

más». «¿Cómo un

oficial de primera no va

a poder poner azulejos,

si lleva haciéndolo más

de 20 años? Querían que

yo lo echara para meterlos

a ellos», dice su jefe.

Varela explica cómo

funcionala«lista».«Uno

te viene a la obra y pregunta,

‘¿Hay algún yesero

apuntado? ¿No? Pues

apúntame a mí’. Y lo tienes

que coger. Viene todas

las mañanas, está un

rato y se va hasta que haya

trabajo. Entonces,

tienes que pagarle 19,92

euros por cada día que

ha estado ‘haciendo

puerta’. Yo no paso por

el aro. Aquí lo tienen

perdido. Lo saben, y saben

que otros empresariosnosvanaseguir.Por

eso nos acosan. Me han

dicho: ‘Aquí te saldrás

con la tuya, pero no te

vamos a dejar trabajar

fuera de Trebujena».

Antonio Barrera, secretario

de la Construcción

en Cádiz de CCOO,

no ha atendido las llamadas

de este diario para

ofrecer la visión de la

asociación de yeseros, a

los que representa en este

conflicto. Pero CCOO

de Trebujena se ha desmarcado

de ese colectivo

que «utiliza» sus siglas,

y UGT de Chipiona

ha pedido a la Fiscalía

que intervenga.

influencia, su estatus y sus ganancias.

En época de crisis, dice el constructor

Varela, es insostenible seguir

pagando sueldos de entre 3.000 y

4.000 euros (el alcalde gana 1.800).

Pero la otra parte, «tras acostumbrarse

a un tren de vida muy fuerte»,

se resiste a toda costa a bajar sus honorarios.

Francisco subcontrató en

su pueblo a la cuadrilla de Diego y

Guillermo porque aceptaron un pago

más bajo acorde, según

ellos, al estado real

de la construcción, un

sueldo que, en todo caso,

supone «más de 2.000 euros»

para cada empleado

al mes (en horario de 8 a

18 de lunes a jueves y de 8

a 12 los viernes). Admiten

que el metro de faena les

sale a una media de entre

2,30 y 2,50 euros, mientras

que los de la asociación

cobran unos 5,20.

Los escayolistas de la

«lista» o bolsa, representados

por el secretario de

la Construcción de CCOO

de Cádiz, Antonio Barrera

(la asociación celebra sus

asambleas los viernes en

locales de CCOO en Cádiz

o Jerez), denuncian que la

empresita yesera de Trebujena

que trabaja para

Urba Sur y en una promoción

de 30 viviendas de la

empresa municipal Trebujena

Emprende (parada

por el acoso y los destrozos)

está pagando «la

mitad» de lo que estipula

el convenio de la construcción

de Cádiz. Pero

este convenio admite varias

interpretaciones.

Si un escayolista es

contratado en nómina como

un asalariado más,

cobrará según el convenio,

aproximadamente

unos 1.200 euros. Pero

casi ninguno acepta trabajar así, al

contrario, exigen hacerlo a destajo

porque ganan más trabajando igual

o menos. El convenio (capítulo V)

admite el trabajo a destajo para varias

especialidades y detalla cuánto

cobrarán por metro de faena. Los de

la «lista» denuncian que en Trebujena

están rompiendo a la baja esas tarifas,

una denuncia que, si es cierta,

les concede la razón al menos en este

punto. Pero pasan por alto un dato

clave del convenio, que señala el

alcalde: se trabajará a destajo sólo a

propuesta del empresario y si el trabajador

acepta. Y si el empresario

no quiere contratarlos a destajo, ¿de

qué lo pueden acusar?

«Si estoy haciendo algo ilegal

«¡Vamos a matar a tu

mujer y a tus hijas!», le

gritaron al socio de la

empresa ‘rebelde

tre la gente del oficio y defenderse

de abusos empresariales, pero en la

práctica, según denuncian los que

no están a su lado, ha degenerado en

un instrumento intimidatorio y mafioso

para asegurar (por la fuerza si

hace falta) el trabajo a quien pertenecealafamilia

y preservar el privilegiado

estatus que han logrado en

el jerarquizado mundo de la construcción.

Ganan entre 3.000 y 4.000

euros al mes poniendo techos de escayola

a destajo, a tanto el metro.

¿Por qué este grupo envía a sus

miembros cada mañana a intentar

parar esta pequeña obra, y por qué

en Trebujena, un pueblo de 7.000

habitantes y entre 300 y 400 profesionales

de la construcción donde

no tienen seguidores? Porque es

aquí donde algunos yeseros y escayolistas,

el empresario de Urba Sur

y el alcalde Manuel Cárdenas (IU)

les han plantado cara en la provincia

«por primera vez», y esta rebeldía

mina el poder de la asociación (de la

«mafia», según los afectados) al sentar

un precedente que animaría a

otros empresarios, trabajadores y

ayuntamientos a seguir el ejemplo,

desmarcarse del grupo y contratar

sus obras con quien les dé la gana.

Este simbólico conflicto no existiría

de no haberse pinchado la burbuja

inmobiliaria que durante lustros

de crecimiento continuo ha hecho

que hubiera trabajo para todos y que

los empresarios pasaran «por el aro»

con tal de seguir ganando dinero y

no tener problemas. Pero la crisis de

la construcción (que en Trebujena se

ha traducido, dice el alcalde, en una

caída de la actividad del 50% y en

que, por ejemplo, un promotor de 47

casas esté intentando ahora traspasar

el negocio al Ayuntamiento reconvirtiéndolas

en VPO porque no

ha conseguido vender ni una sola),

ha revelado al fin las tensiones ocultas,

porque ya no hay trabajo para todos

y muchos yeseros, escayolistas o

alicatadores (otro gremio que funciona

según la ley de los que tienen

«carné») se han quedado en paro.

Los del gremio oficial yesero de

Cádiz ven peligrar sus encargos, su

¿por qué no me denuncian o mandan

a la Inspección de Trabajo a la

obra?», dice el constructor. «Quieren

imponernos quién entra a trabajar,

y no lo vamos a permitir, y menos

en una empresa pública», dice el

alcalde. Ambos recalcan que la provincia

de Cádiz es la única de Andalucía

donde el trabajo de escayola,

yeso o alicatado no se rige por la ley

de la oferta y la demanda y la libre

contratación, porque sigue preso del

corporativismo. Para los yeseros

amenazados de muerte, «la mafia».

Impreso por . Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, LUNES 21 DE ABRIL DE 2008

CULTURA

55

Ante la basura,

montajes con

energía solar y

‘emisiones cero’

Trabajadores de las obras de restauración del Albergo dei Poveri de Nápoles se abrazan en una ‘performance’ para presentar el ‘Napoli. Teatro Festival Italia’. / EDUARDO DEL CAMPO

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

Nápoles, cuna de la

‘commedia dell’arte’,

quiere ser Aviñón

La prodigiosa capital del sur de Italia

estrena en junio un festival de teatro con

2.000 artistas que aspira a convertirse en

cita obligada de la escena europea

Una escena de la obra de Malatheatre sobre los cuadros de Caravaggio. / EL MUNDO

NÁPOLES.— Los curtidos obreros

que restauran el Real Albergo dei

Poveri de Carlos III salen del tajo y

se funden por parejas en un abrazo

surrealista, como si el mesías Maradona

les hubiera anunciado su retorno

a la ciudad donde aún le ponen

velas como al sanguilicuante San

Gennaro. La colectiva demostración

de amor es en realidad un guiño publicitario

para anunciar el nuevo hito

cultural de Nápoles, con el que aspira

a relanzar su histórica tradición

teatral como cuna de la Commedia

dell’Arte y entrar en el circuito europeo

de los grandes festivales de verano

junto a los de Aviñón, Edimburgo

o Salzburgo. Será, de momento,

el mayor de Italia.

La primera edición del Napoli.

Teatro Festival Italia reunirá entre el

6 y el 29 de junio a 2.000 artistas de

15 países en torno a 40 obras (29

producidas por el festival), que llevarán

el arte escénico a 30 espacios

de la ciudad y su entorno, algunos

tan espectaculares como el teatro de

Pompeya o el anfiteatro Flavio de

los míticos Campos Flegreos.

La conexión española aporta un

Don Juan, el burlador de Sevilla en

colaboración con el Festival de Almagro;

De entre la luna y los hombres,

coproducción con el Ministerio

de Cultura español en el que el

fundador de La Fura dels Baus

Hansel Cereza dirije a la bailaora

FuensantalaMoneta,olavozde

Martirio en el espectáculo Rendezvous

chez Nino Rota, junto a las de

Maria de Medeiros, Misia y Catherine

Ringer.

El festival reivindica además el

pasado español de la ciudad al proponer

una revisión vanguardista de

la época dorada del Settecento,

cuando el Reino de Nápoles era Borbón

y las ideas y el arte volaban entre

la península italiana y la ibérica.

El ministro de Cultura, César Antonio

Molina, y el director del Instituto

Nacional de las Artes Escénicas y la

Música, Juan Carlos Marset, devotos

de Nápoles, están muy interesados

en estrechar esos lazos culturales

que el tiempo aflojó.

El cerebro del festival es una garantía

de calidad: Renato Quaglia,

director de organización de la Bienal

de Arte de Venecia durante nueve

años. Quaglia presentó recientemente

el programa del festival de

teatro en un momento crítico, cuando

la región de Campania vive una

«emergencia» por el conflicto de los

vertederos ilegales de basura que ha

ensuciado incluso a su universal

mozzarella, la prensa muestra alarmada

la pervivencia de la Camorra e

Italia se prepara para el regreso de

Berlusconi al púlpito del poder.

El festival se presenta como un

antídoto de arte, comunicación y belleza,

además de motor de progreso

socioeconómico, ante esta conflictiva

realidad, convirtiendo a Nápoles

en una gran capital meridional de la

cultura europea. Quaglia se mira en

el espejo de los festivales de Edimburgo

o Aviñón, que aportan miles

de puestos de trabajo y cientos de

miles de visitantes a sus economías.

El ‘Napoli. Teatro Festival

Italia’ corre a cargo del

hasta ahora director de la

Bienal de Venecia

«Queremos ser como ellos», dice.

La principal novedad del encuentro

napolitano es la creación de la

«primera compañía teatral europea»,

cuya producción inaugural, Las Troyanas

de Eurípides, abrirá el festival

el 6 de junio. A las audiciones en España,

Italia, Portugal, Francia y Bélgica

se han presentado más de 640

actores. La obra usará como escenario

las ruinas ahora en restauración

del Albergo dei Poveri, el colosal

hospicio de más de 100.000 metros

cuadrados (de los más grandes de

Europa) que el español Carlos III ordenó

construir en 1751 para albergar

a miles de desvalidos.

El italo-brasileño Virginio Liberti,

responsable de Las Troyanas (la historia

de las viudas de la guerra de

Troya), defiende su apuesta por una

«dramaturgia de las emociones» antirretórica.

«El mundo de hoy es una

mierda, pero la vida es maravillosa.

No quiero que el público salga descodificando

el espectáculo, que si

los actores, las luces, la escenografía;

si es así, no le ha emocionado. La

emoción es la razón de la existencia.

Queremos que el espectador salga

feliz de haber venido y que sienta

que su vida es más hermosa».

Cada año invitarán a tres autores

a venir a Nápoles para escribir una

pieza in situ bajo la energética presencia

del volcán Vesubio y frente a

la maravillosa isla de Capri. El que

no se inspire aquí tiene delito. Los

invitados de este año son el sirio

Adonis, la japonesa Banana Yashimoto

y el italiano Terziano Scarpa.

En el programa hay una Medea

interpretada por africanos y ambientada

en un campo de refugiados;

una revisión del The sound of silence

de Simon y Garfunkel; una

versión teatral de la novela Sin sangre,

de Alessandro Baricco; o una

«contrahistoria» de las Memorias de

Casanova, en la que cinco amantes

del mayor latin lover de todos los

tiempos (o eso escribió él) exponen

los hechos desde el otro lado de la

cama o del coito, en una obra encargada

a varias escritoras italianas.

El teatro vive también en Nápoles

el resto del año, desde las óperas

en su grandioso Teatro di San

Carlo a la escena independiente

representada por salas como Lanificio

25, un antiguo lavadero de lana.

Aquí se buscan la vida compañías

independientes como Malatheatre,

que, con recursos mínimos,

logra un efecto imponente representando

como cuadros

vivientes las pinturas religiosas de

Caravaggio.

Cuando cae el telón, el espectáculo

napolitano continúa siempre. Porque,

como la define la agente cultural

Giuliana Cesarini, esta ciudad

prodigiosa es «un teatro al aire libre

con un millón y medio de actores».

Mientras la basura se acumula

en la región, en Nápoles anuncian,

paradójicamente, medidas

de ecologismo extremo. Éste será,diceconsatisfacciónsudirector,

el primer festival con «emisiones

contaminantes cero» de

la historia, porque producirán

los 200 kilovatios que necesitarán

al día con un enorme panel

fotovoltaico de energía solar.

Nápoles ganó el concurso del

Ministerio de Bienes Culturales

italiano para ser sede de este festival

de teatro, con 5 millones de

presupuesto anual financiados

por el Gobierno, región de Campania

y el Ayuntamiento de la alcaldesa

Rosa Russo Iervolino.

Hay dinero asegurado para tres

ediciones. ¿Pero qué ocurrirá

después de 2010 ahora que el

centroizquierda del PD (que gobierna

en las tres administraciones)haperdidoelpoderamanos

de la derecha de Berlusconi? El

ex alcalde de Nápoles y actual

presidente de Campania, Antonio

Basollino, héroe ciudadano

que atraviesa horas críticas por

la crisis de la basura, dice que se

ha creado la estructura para que

este ambicioso encuentro cultural

sobreviva «con independencia

de quien esté en Roma».

De momento, él insiste en su

apuesta por convertir a la industria

cultural en motor de desarrollo

local, un proyecto en el

que se inscribe el ‘Madre’, un

centro de arte contemporáneo

queabrelosfinesdesemanahasta

medianoche, o las estaciones

del nuevo metro, convertidas en

galerías de arte subterráneas.

Monólogos que

imitan al ‘rey de

los sermones’, un

jesuita del XVII

«El monólogo teatral moderno

nace del sermón», afirma Gabriele

Frasca, que ha estudiado

los sermones que convirtieron

en estrella de su tiempo al jesuita

Giacomo Lubrano, tan hábil

que «la gente salía llorando de la

iglesia». «Los jesuitas eran

maestros de la dramaturgia y la

escenografía. Para foguearse,

los mandaban a predicar a la calle,

a las tabernas, a los peores sitios,

como los actores callejeros

de hoy, y decían a la gente: ‘Dejad

a Polichinela y venid con la

cruz’. En la iglesia, en el XVII,

usaban luces y proyecciones, y

máquinas teatrales que hacían

por ejemplo descender del cielo

una cruz en el momento culminante

del sermón. Lubrano llegó

a hacer giras por Europa. Al final,

sufrió problemas en la voz y

balbuceaba», cuenta Frasca.

Dos sermones de Lubrano se

recrearán en el festival de Nápoles.

Junto a ellos, ha encargado

la escritura de otros once sermonesmodernosavariaspoetas,un

matemático,unurbanista,unsociólogo

y un economista, que

pronunciarán en persona o por

medio de actores en la desacralizada

iglesia Della Incoronata.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, MIERCOLES 23 DE ABRIL DE 2008

ECONOMIA

47

Iturri se alía con

un grupo industrial

polaco para penetrar

en Europa del Este

El prototipo del avión de transporte militar A400M rueda por la pista de EADS junto al aeropuerto sevillano de San Pablo para mudarse de hangar, el pasado enero. / EL MUNDO

EADS prevé que el retraso del A400M suba a

un año, con un sobrecoste de 1.400 millones

e El jefe de márketing minimiza la demora y dice que ningún avión nuevo la ha bajado de dos años

e El presidente fija para este verano el primer vuelo de prueba en la planta de ensamblaje de Sevilla

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El A400M, el avión

con el que Airbus aspira a revolucionar

el transporte militar tanto

en operaciones de guerra como de

ayuda de emergencia en desastres

naturales y humanos, despegará

por primera vez del suelo este verano

en Sevilla, cinco años después

de haberlo hecho en el papel en

2003, cuando siete países de la

OTAN, entre ellos España, se unieron

para desarrollar el proyecto y

contrataron 180 aparatos de los

192 que se han pedido hasta hoy.

Pero desde el primer vuelo de

prueba «este verano» (aún no han

fijado el día) hasta que se entregue

la primera unidad a Francia pasarán

aún entre unos 20 y 26 meses.

Los directivos manejan ahora como

fecha abril de 2010, tras relegar

la de octubre de 2009. El A400M

acumula un retraso reconocido en

la entrega de seis meses, y Airbus

Military trabaja ya asumiendo que

se produzca otra demora de seis

meses más que acabe sumando un

año (como su hermano mayor civil,

el superjumbo A380).

El presidente de EADS-CASA

(el socio español del consorcio aeroespacial

y de defensa europeo

EADS) y consejero delegado de

Airbus Military, Carlos Suárez, reconoció

ayer que el riesgo de un

nuevo retraso existe, aunque no

quiso aún darlo por hecho y dijo

que trabajan para evitarlo.

En todo caso, EADS ha provisionado

1.400 millones de euros extra

ante la posibilidad de que los seis

meses admitidos de retraso se eleven

a doce. Un sobrecoste que se

suma a los alrededor de 20.000 millones

de inversión en el programa.

Suárez habló ante los periodistas

europeos a los que EADS invitó,

delante del primer prototipo (el

MSN 001), a conocer el estado del

proyecto. El escenario era uno de

los flamantes hangares que su División

de Aviones de Transporte

Militar (MTAD) tiene junto al aeropuerto

sevillano de San Pablo, donde

se ensamblan las piezas y se

E. DEL C.

SEVILLA.— Es «la primera

vez» que dejan

entrar a la prensa en la

planta de ensamblaje

final del avión militar

logístico y táctico

A400M en Sevilla. Pero

es una visita a medias,

porque las cámaras

(aparte de las de la empresa)

están prohibidas,

por temor a los espías

industriales.

Aquí trabajan 600

personas: 200 españolas

y el resto de los paíseseuropeossocios.Los

ingenieros suman 120.

A partir de 2012 calculan

que de estos gigantescos

hangares saldrán

tres aviones A400M

montados al mes, uno

cada ocho días. Entre

prueban, certifican y entregarán

los aparatos.

Peter Scoffham, jefe de márketing,

minimizó la gravedad de este

retraso dada, dijo, la complejidad

de crear «de cero» este modelo, y

retó a los periodistas a decirle un

solo caso de avión en el mundo cuya

producción no se demorara al

menos dos años: «Aunque entregáramos

el A400M con un año de retraso,

sería un plazo fantástico».

Los cuatro motores turbohélice

del primer prototipo ya esperan en

la estación 25 de la factoría de ensamblaje

final (FAL en las siglas en

inglés que usa el sector) el momento

de su instalación «en mayo» y su

puesta a punto (la certificación,

tras los primeros vuelos de prueba,

se espera para principios de 2009).

Los directivos de EADS y Airbus

Military admitieron que los nuevos

motores TP400-D6 fabricados por

un consorcio liderado por Rolls-

Royce son la parte «crítica» de la

producción, aunque no les achacaron

expresamente el retraso.

Suárez no soltó prenda sobre dinero,

escudándose en la «confidencialidad»

del negocio. No respondió

ni cuánto tendrán que pagar en

multas a los clientes por el retraso

si es que así lo han acordado en caso

de ser inferior a un año; ni cuánto

han recibido en subvenciones; ni

cuándo se prevé obtener beneficios,

ni siquiera si habrá ganancias

ya con los 192 aviones comprometidos

o habrá que esperar a nuevos

encargos para tener superávit.

Tampoco el precio final de cada

aparato, aunque admitió que los

100 millones de euros que circulan

por internet no van descaminados.

El precio fijo fue un error’

Lo que sí dijo en un corrillo posterior

es que fue «un error» que el

consorcio, al contrario de lo que se

hace en Estados Unidos, contratara

con un «precio fijo» los aviones

sin tener en cuenta las modificaciones

de la producción, porque ahora

el sobrecoste lo tendrá que asumir

el productor (aunque aseguró que

eso no supondrá «en ningún caso»

un recorte de la plantilla de Sevilla).

«No es realista. Nunca más lo

Donde las piezas de

Europa cobran sentido

2010y2021sedebenentregar

los 192 pedidos

enfirmeprocedentesde

Alemania (60), Francia

(50), España (27), Gran

Bretaña (25), Turquía

(10), Bélgica y Luxemburgo

(8), Sudáfrica (8)

y Malasia (4).

Si se llegara a la «maravillosa»

posibilidad

de tener 400 pedidos,

habría que ampliar esta

línea de Sevilla o crear

otra en el Lejano Oriente,

dice un directivo.

Hoy trabajan en dos

prototipos. «Cada avión

pasa por 11 estaciones

desde que entra hasta

que sale volando», dice

en la 60, donde se ensambla

y remacha el fuselaje,

el ingeniero Antonio

Herrera, jefe del

procesodemontaje.Las

piezas fabricadas en las

cuatro esquinas de Europa

adquieren sentido

aquí al juntarse. El centro

del fuselaje viene de

la ciudad alemana de

Bremen; el timón de cola

vertical de la también

alemana Stade; el morro

de la francesa Saint

Nazaire; las carenas de

un socio sudafricano en

haremos así», sentenció.

Más allá de los aspectos controvertidos,

Suárez y Scoffham pusieron

el acento más entusiasta para

resaltar que la producción de este

«modelo único» de avión militar de

carga destinado a sustituir al Hércules

C-130 y al Transall C-160 con

sus 6.600 kilómetros de alcance y

su doble de capacidad marcha bien

y que «no tiene competidor en el

mercado», hasta el punto que no

descartan entrar más adelante en

el durísimo mercado estadounidense.

Peter puso como ejemplo de

sus prestaciones que puede despegar

en el barro con hasta 37 toneladas

o volar lo bastante rápido y lento

como para reabastecer en vuelo

a reactores y helicópteros.

De momento, quieren ampliar la

cartera de pedidos fuera de Europa

hasta llegar a 400 en un horizonte

de 15 a 20 años. Su versatilidad,

añadió Suárez, lo hace también

una compra «perfecta» para organizaciones

como Naciones Unidas

que quieran adaptar el modelo militar

para ayuda humanitaria. «Será

un éxito», proclamó.

Johannesburgo,lasalas

(«por primera vez hechas

por completo de fibra

de carbono») de la

inglesa Filton y la francesaNantes...Enlaestación

40 hacen pruebas

estructurales de carga,

en la 20 montarán los

motores, en la 72 unen

lasalas,yenla35montan

y prueban los sistemas

de a bordo. «Aquí

hacemos 450 tests antes

de que salga a volar», dice

su responsable, Rafael

Moreno.

El 26 de junio celebrarán

el acto del ‘roll

out’, cuando exhiben el

aparato montado. Carlos

Suárez dice que no

será una farsa. «Lo que

saldrá a la pista no será

un cascarón vacío».

SEVILLA.— El grupo industrial andaluz

Iturri y Eurosoft, especializado

en el sector de equipos de protección

y vestuario industrial en

Polonia, han alcanzado un acuerdo

de integración con el objetivo de

impulsar la expansión en los mercados

de Europa del Este, «zona

preferente en la estrategia de internacionalización

de la compañía

que contempla como objetivo alcanzar

en 2015 el 70% de la facturación

fuera de España».

Según informó Iturri, en el

acuerdo de fusión –suscrito en la

localidad polaca de Bielsko-Biaa–

ha sido relevante «la confluencia

de culturas muy similares en las

que destacan los valores de la empresa

familiar y la orientación a la

satisfacción de las necesidades de

los clientes, además de las sinergias

en el terreno comercial».

Esta operación «refuerza el liderazgo

paneuropeo» de Iturri en contratos

globales de equipos de protección

personal y vestuario técnico.

El grupo industrial Eurosoft opera

en Polonia desde 1992 y cuenta

con 63 empleados. La integración

en Iturri hace que el grupo supere el

millar de empleados. Su cifra global

de negocio en 2007 ascendió a once

millones de euros. La previsión de

crecimiento tras la fusión es de un

20% en el primer ejercicio.

Cifra de negocio

Por su parte, Iturri, que en 2007 alcanzó

unas ventas de 201 millones

de euros, prevé un crecimiento de

su cifra de negocio que le permita

alcanzar una facturación en 2015

de 500 millones de euros, de los

que el 70% se alcanzaría en el exterior.

En la actualidad, las ventas de

la compañía se producen en un

70% en España y un 30% en mercados

internacionales.

La media de crecimiento de la cifra

de negocio del grupo en los últimos

años ha estado en torno a un

12% anual, previendo que crezca,

con los nuevos retos planteados, en

torno a un 25% al año.

En este sentido, mencionó como

«pieza clave» la expansión geográfica,

a la que se destinarán importantes

inversiones, tanto para crecer

en países donde ya se está presente,

como para abrir nuevos mercados.

«Para ello se buscarán oportunidades

de adquisición de

compañías locales y se establecerán

diferentes acuerdos de colaboración

o integración, como el suscrito

con Eurosoft», agregó.

Actualmente, Iturri posee fábricas

y delegaciones en diecinueve de

ellos, repartidos por Europa, África,

América y Asia.

Cajasur ha lanzado una campa-

institucional dirigida funda-

ña

mentalmente al cliente tradicional

con el fin de seguir acercando la entidad

a particulares y pymes, principales

objetivos en la nueva etapa de la

caja cordobesa, que ha renovado recientemente

su cúpula directiva y

apuesta por ofrecer nuevos productos

ante la crisis financiera internacional.

Según informa Wanda Cuseo,

la campaña está protagonizada por

los propios clientes de la entidad, entre

ellos el torero Enrique Ponce, el

cantante José Manuel Soto, empresarios,

autónomos y amas de casa.


EL MUNDO, MARTES 6 DE MAYO DE 2008

ECONOMIA

51

Varias trabajadoras embalan nectarinas para su exportación a Alemania, ayer, en la nave de Exportaciones Extremeñas en La Rinconada. / EDUARDO DEL CAMPO

EDUARDO DEL CAMPO

LA RINCONADA (SEVILLA).—

«Spanische Pfirsiche». Melocotón

español, dice la etiqueta. De La

Rinconada, Sevilla. Hay tres camiones

esperando. Cuando esta

semana los melocotones y nectarinas

que cultiva y embala Manuel

Vargas en su nave de Exportaciones

Extremeñas SL llegue a la mesa

de los alemanes, a los que exporta

el grueso de los 1,3 millones

de kilos que cosechará hasta principios

de junio en sus 105 hectáreas,

nadie tendrá ni idea del conflicto

laboral que se esconde detrás

de su piel suave y su pulpa carnosa.

En la nave de la empresa de Vargas

se trabajaba ayer a pleno rendimiento

para compensar el retraso

sufrido desde que UGT y CCOO

iniciaron el 30 de abril una huelga

en demanda de un convenio colectivo

para el campo sevillano, que

les ha obligado estos días, dice el

empresario, a parar un día entero y

a cosechar los otros «jugando al

gaton y al ratón» con los piquetes.

La temporada ha vuelto a la normalidad

después de que pasadas

las cuatro de la madrugada del lunes

la patronal frutera Asociafruit

acordara con el delegado de Empleo

de la Junta, Antonio Rivas,

elevar el sueldo para esta cosecha

2,12 euros al día hasta llegar a los

45, de forma que se pueda salvar la

producción que más trabajo genera

en el campo sevillano, según la

patronal agraria Asaja, con 1,5 millones

de jornales en 40 días (trabajo

para 37.500 personas, pues).

Asaja y sindicatos advirtieron

ayer de que este acuerdo de AsociafruitylaJuntaespuntualyque

ellos aún tienen que volver a negociar

desde mañana el convenio colectivo.

CCOO y UGT han suspendido

el paro provisionalmente.

En todo caso, Manuel Vargas está

aliviado. En 2001 ya sufrió en

carne propia la huelga anterior: un

grupo de jornaleros y sindicalistas

encabezados por el líder del SOC,

Diego Cañamero, entró en esta nave

después de que el socio y hermano

del empresario le impidiera

la entrada antes al delegado de

CCOO. Cuando algunos pasaron al

El rico melocotón,

cogido por los pelos

Suspenden la huelga en la mayor

cosecha de Sevilla tras una subida de

2,12 E y cientos de toneladas perdidas

patio de la casa colindante, él sacó

su escopeta y disparó, sin herir a

nadie. El juez, recuerda, lo absolvió

al considerar que actuó en legítima

defensa. Esta vez no ha habido incidentes

graves e incluso llegó con

los sindicalistas de CCOO al acuerdo

tácito de parar un día, a cambio

de que le «miraran a otro lado» en

los siguientes, permitiéndole empezar

la campaña para recoger los

frutos más maduros.

El empresario asegura que, si no

fuera por los piquetes sindicales,

ninguno de sus 250 trabajadores

temporales, de los que 50 están en

el campo recogiendo la fruta y el

resto (la mayoría mujeres) procesando

y embalando en la nave, habría

dejado de trabajar. «Llegan tirando

petardos como bombas, les

dicen que no se puede trabajar, y la

gente se asusta y sale corriendo»,

afirma el productor.

«Hay una merma natural del 8 ó

10% de la fruta, pero por la huelga

ha subido al 23 ó 24%. Se me han

echado a perder 200.000 kilos de

más de los que tenía previsto», lamenta

Vargas. Enseña 30 cajas con

unos «400 kilos» cada una llenas de

melocotones pachuchos y picados.

Comestibles, pero no vendibles.

Sólo en estas cajas hay 120.000 kilos

echados a perder.

Critica que sufra este perjuicio

pese a que ya pagaba antes del

conflicto 44,20 euros a los recolectores,

«ochenta céntimos menos de

lo que piden ahora». «El convenio

de Sevilla es el mejor pagado: un

27% más que en Huelva; un 9 más

que en Córdoba, un 13 más que en

Murcia y un 26% más que en Extremadura»,

dice. Pero lo que parece

mucho comparado así no deja

de ser poco en relación al coste de

la vida. Los jornaleros sevillanos

aún no llegan a mileuristas.

Cuando el periodista le pregunta

por los explotadores que hay en

el campo, él niega la mayor. «Es

que creo que es una leyenda urbana.

No me entra en la cabeza que

haya empresarios que paguen

unos pocos euros a gitanos y rumanos,

porque eso no aguantaría ni

cinco minutos. Yo no lo conozco».

Está vendiendo el kilo al mayorista

a 1,20 euros, que calcula que

la gente comprará a 2,40 en la frutería.

Pero tiene que pagar hasta

un 12% de comisión al distribuidor

que le ha colocado la mercancía de

hoy en la cadena de supermercados

Lidl en Alemania. Cuando la

campaña llegue a su ecuador y entre

en el mercado la producción de

Murcia, Extremadura y Valencia,

teme que el kilo bajará hasta 0,90 ó

0,80 céntimos. Por debajo de eso,

se empieza a perder dinero, avisa.

«Desde el año pasado se han arrancado

1.300 hectáreas en Sevilla por

falta de rentabilidad».

El 97% de su producción sale de España

Entre los 250 temporeros

de Manuel Vargas

hay 27 polacas y 3 polacos,

una familia rumana

de 11, dos marroquíes

y dos argelinos.

«Todos cobran lo mismo»,

dice. La cinta automática

calibra las

nectarinas y melocotones.

Luego, manos de

mujer los embalan.

Ellas ganan 42 euros

por jornada (muchas

piden doblar turno), y

loshombresquecargan

los palés en el almacén,

un poco más, 44,20. «En

la campaña, se llevan

para casa 3.000 euros

cada una. 450 ó 500 euros

a la semana. Eso sí,

lo tienen que trabajar»,

dice el empresario. Mari

Carmen, de 21 años,

acaba de cobrar 348 euros

por la semana pasada.

«No entiendo [de la

huelga]. Supongo que

es bueno para todos.

Pero el día que no trabajo,

a mí no me lo paga

nadie. Vivo con mis padres

y el sueldo es para

mí, pero tengo que pagar

la letra del coche, el

seguro, salir...».

Estas manos son las

últimas que tocan la

fruta antes de que la saquen

de la caja en Alemania,

Inglaterra,

Francia, Polonia y Rusia,

adonde Vargas exporta

el 97% de su producción

(2,8 millones

de euros facturó en

2007 sólo de melocotón,

nectarina y ciruela).

El restante 3% se

queda en España. No

entraría en el vital mercado

alemán si no garantizara

con análisis

que la fruta no supera el

límite de residuos de

pesticidas. «En España

no se hacen tantos controles

como en Alemania

porque no se quiere»,

dice el técnico agrícola

Francisco Javier

Infante, de UIS Ibérica.

Laproducciónagran

escala de melocotón en

la Vega del Guadalquivir

es aún joven. Comen

hace unos 35

años, dice Vargas. «Había

que llevar la cosecha

a Inglaterra en los

aviones de carga que

volvían vacíos de África,

porque los únicos

camiones frigoríficos

eran los de pescado».

Ebro Puleva plantea

a sus accionistas

laventadesu

negocio azucarero

MADRID.— El consejo de administración

de Ebro Puleva planteará a

sus accionistas la venta o la escisión

y salida a Bolsa de su negocio

azucarero, según informó ayer el

grupo a la Comisión Nacional del

Mercado de Valores (CNMV).

La compañía precisó que la propuesta

también incluye tanto otros

negocios agroindustriales relacionados

con la rama azucarera del grupo

como otras divisiones de menor importancia

que no formen parte del

núcleo de negocios estratégicos.

La empresa no descarta destinar

a adquisiciones en los principales

mercados en los que opera,

Norteamérica y Europa, los ingresos

que pudiera obtener por la

eventual venta de su negocio azucarero.

En Andalucía, posee plantas

azucareras en las provincias de Cádiz,

en concreto en Jerez de la Frontera,

y Sevilla, en La Rinconada.

El máximo órgano ejecutivo de la

compañía pedirá autorización a los

accionistas, en la junta general que

se celebrará el próximo 9 de junio,

para iniciar «los estudios y contactos

pertinentes para explorar ambas

posibilidades», delegando en éste la

ejecución de la operación en un plazo

de dos años así como la posibilidad

de «desistir de la misma si las

condiciones del mercado llegan a

aconsejar que no se realice».

En caso de que los accionistas

den su aprobación, el consejo tendrá

facultad para elegir entre la venta

o escisión en función de las circunstancias

de los mercados. Además,

determinará el perímetro

exacto de «los negocios activos y

pasivos, derechos y obligaciones»

del grupo incluidos en la operación.

El grupo considera que una operación

de estas características es

«conveniente» en un momento en el

que se ha «asegurado la viabilidad y

estabilidad del negocio azucarero

para los próximos años», tras culminar

la reforma de la OCM del azúcar.

Futuro

Asimismo, Ebro Puleva estima que

la operación aportaría valor a los accionistas,

al tiempo que permitiría

tratar de modo individualizado el

proyecto del negocio azucarero para

su futuro a medio y largo plazo, sin

verse «limitado» por estar integrado

en un conjunto de negocios «fundamentalmente

marquistas».

En caso de que se materialice la

operación, la cifra de negocio del

grupo pasaría de 2.685 a 2.031 millones

de euros, con datos correspondientes

a 2007. El beneficio bruto de

explotación (Ebitda) consolidado pasaría

de 306 millones a 226 millones.

Por su parte, las organizaciones

agrarias criticaron los planes de la

compañía que preside Hernández

Callejas. Así, la Coordinadora de Organizaciones

de Agricultores y Ganaderos

(Caog) consideró «inadmisible»

la inseguridad creada por Ebro

Puleva entre los cultivadores de remolacha

ante la posible venta y salida

a bolsa de su negocio azucarero.

Por su parte, la Unión de Pequeños

Agricultores (Upa) criticó que,

«tras más de dos años de mentiras»,

Ebro Puleva haya desvelado su plan

y censuró la actitud «condescendiente»

que, a su juicio, han mostrado

las administraciones nacional y

autonómicas hacia la multinacional.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—España tiene un cuarto

oscuro donde encierra hasta 40 días

a los inmigrantes que han entrado en

ella sin permiso. Su pecado es una

simple infracción administrativa, pero

se castiga con más severidad que

muchos delitos bajo el criterio supremo

de impedir que se escapen. El

cuarto oscuro, el agujero negro, tiene

un nombre que suena kafkiano,

aunque es exacto: Centro de Internamiento

de Extranjeros (CIE). Imagínese

un Centro de Internamiento de

Ancianos, o un Centro de Internamiento

de Turistas, en ambos casos

personas que no habrían delinquido.

40 días de encierro ya son demasiados

en un lugar donde, según denunció

ayer la Asociación de Derechos

Humanos de Andalucía

(APDH-A), el retenido sufre condiciones

de vida «deplorables», tiene

una asistencia jurídica «deficiente»,

no puede comunicarse apenas con el

exterior ni recibir visitas y donde las

ONG (aparte de la Cruz Roja, que no

puede denunciar lo que ve) tienen la

entrada prohibida. Una opacidad

que no se da ni en las cárceles.

Pero ese castigo corre peligro de

alargarse aún mucho más, y con él

el sufrimiento de los internos, si el

Parlamento Europeo aprueba en

una votación prevista para el 5 de junio

una Directiva (la Directiva Retorno)

sobre la expulsión de los extranjeros

en situación irregular en la

Unión Europea, que prevé fijar un

periodo de internamiento común a

todos los países de hasta seis meses

prorrogables hasta llegar a 18. Un

año y medio encerrado en el cuarto

oscuro para quien no colabore con

su identificación, sea una amenaza

para el orden público o tenga la mala

suerte de que se atrase la expedición

de su documento de viaje.

La APDH-A denunció ayer en una

rueda de prensa en Sevilla la «regresión

en la protección de los derechos

fundamentales de los migrantes en

EL MUNDO, MIÉRCOLES 7 DE MAYO DE 2008

ANDALUCÍA

Alertan de que el internamiento de extranjeros

irregulares podría alargarse de 40 días a 547

Derechos Humanos insta a los eurodiputados a votar contra la «regresiva» Directiva de expulsiones

Varios manifestantes exigen el cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros de Málaga, el 3 de agosto de 2006. / JESÚS DOMÍNGUEZ

situación irregular» que supone este

«proyecto represivo», y anunció que

va a pedir a los eurodiputados españoles

que voten en contra. Sus socios

en la campaña europea «No a la Directiva

de la vergüenza» entregarán

hoy al término de una manifestación

en Bruselas una petición al presidente

del Parlamento Europeo con más

de 32.000 firmas de ciudadanos, 906

organizaciones sociales y 368 responsables

políticos (se siguen buscando

apoyos en wwww.directivedelahonte.org)

que piden la retirada

del proyecto. En caso de aprobarse,

recordaron ayer los coordinadores

del área de relaciones internacionales

y migraciones de Derechos Humanos,

Rafael Lara y Brigitte Espuche,

España tendría que transponer

la Directiva a su ordenamiento jurídico

y ampliar así el tope legal de internamiento

de 40 días hasta 547 (18

meses). El mismo periodo máximo

que rige ahora en Alemania, frente a

los 32 días de Francia o el internamiento

«ilimitado» de Gran Bretaña.

Espuche calificó como «la mayor

hipocresía decir que esta Directiva

es para favorecer la dignidad humana»,

cuando en la práctica supondrá

agravar la situación de los clandestinos.

Porque la nueva norma en trámite

permitiría también, denuncia la

asociación, prohibir a los expulsados

volver a pisar la Unión Europea durante

cinco años, «lo que equivale a

criminalizar y excluir a estas personas»,

o «retener/detener» en centros

de internamiento a los niños inmigrantes

no acompañados y expulsarlos

«como adultos», acabando con la

protección que España les brinda

ahora en cumplimiento del Convenio

de los Derechos del Niño.

Lara admitió que el tratamiento

de la migración clandestina es

«complejo», pero advirtió de que es

intolerable que bajo la excusa de esa

complejidad «se violen derechos». Y

recordó que los eurodiputados que

lograron visitar cinco CIE españoles

escribieron en su informe, del pasado

marzo, que habían detectado

«una fuerte tendencia al suicidio por

la angustia ante la falta de futuro»

que les generaba su encierro.

33

Piden el cierre de

los CIE de Málaga

y Algeciras

E. DEL C.

SEVILLA.—Derechos Humanos

reclama al Ministerio del Interior

el cierre de los 10 centros

de internamiento de extranjeros

(CIE) que hay en España, entre

ellos los andaluces de Algeciras y

Málaga, y, mientras tanto, que

aplique alternativas más flexibles

y humanas para controlar a los

inmigrantes irregulares mientras

se concluye el procedimiento que

puede acabar en su expulsión,

como retenerles el pasaporte y

que comparezcan en un Juzgado.

También demandan que los

CIE estén bajo control judicial, se

mejoren sus condiciones materiales,

se permita a las ONG fiscalizarlos

y a los internos comunicar

con el exterior. Y, en última

instancia, que se regularice a los

«inexpulsables», condenados a la

clandestinidad en cuanto salen

de su encierro con una orden de

expulsión en el bolsillo que no se

puede ejecutar pero no les deja

tampoco trabajar legalmente.

«En un Estado de Derecho, sólo

cabe o la detención ordenada

por un juez o la libertad. No puede

haber espacios opacos», dijo

Rafael Lara, que añadió que el

Defensor del Pueblo español ha

mostrado su disposición a investigar

los CIE. «Queremos ver qué

sucede dentro», insistió.

Recordó que el CIE de Algeciras,

en la vieja cárcel de La Piñera,

tiene capacidad para 250 internos,

y el del antiguo cuartel de

Capuchinos, en Málaga capital,

para entre 80 y 90. A ellos se

unen otros lugares de retención/detención

que se han usado

o se usan cuando llegan pateras

bajo el eufemístico título de

«Centro de Acogida», como los

delpuertodeMotrilylaislade

las Palomas de Tarifa, o un cocedero

de mariscos del puerto de

Almería. En España puede haber

«entre 1.000 y 1.500» extranjeros

encerrados en estas cárceles sin

nombre oficial de tal. Pero, lamentó,

hay tanta «opacidad» que

ni siquiera saben el dato exacto.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, MIÉRCOLES 7 DE MAYO DE 2008

ANDALUCÍA

35

El jefe de la Policía

Nacional de Granada

ratifica su denuncia

contra la Local

GRANADA.— El jefe superior de

Policía Nacional de Andalucía

Oriental, Luis de Haro Rossi, que

ratificó ayer en el Juzgado su denuncia

contra la actual cúpula de la

Policía Local de Granada, lamen

el «descrédito profesional» que sufrió

al término del mandato del gobierno

tripartito de mayoría socialista

y la llegada de José Torres

Hurtado (PP) al Consistorio granadino,

fecha en la fueron relevados

de sus cargos los hasta entonces dirigentes

de la Policía Local.

De Haro Rossi acudió esta mañana

al Juzgado de Instrucción número

2 de Granada donde declaró

durante una hora aproximadamente

por esta causa que se instruye

después de que él mismo denunciara

en Fiscalía junto a anteriores

mandos un supuesto acoso laboral

de los actuales jefes de la Policía

Local, que derivó en una denuncia

del fiscal contra estos.

De Haro Rossi subrayó el «perjuicio»

que ha padecido no sólo entre

los profesionales, sino también ante

la opinión pública, ya que se le incoó

un expediente disciplinario en

aquella época por supuesta malversación

de fondos por unas clases

particulares que luego se sobreseyó.

Pese a ello, según explicaron las

fuentes, el jefe de la Policía Nacional

en Andalucía Oriental ahora «se

vio acusado de haberse apropiado

de cantidades de dinero siendo jefe

de la Policía Local» por unas clases

que se suponía había cobrado «doblemente».

El expediente disciplinario

acarreó además un «retraso

en el nombramiento como jefe de la

Policía Nacional».

Seguidamente declaró el intendente

de la Policía Local Antonio

Moreno, también denunciante,

quien manifestó haberse sentido

«perseguido y acosado» después

del relevo de mandos y al continuar

él en el cuerpo de la Policía

Local, donde se le han incoado diversos

expedientes en contra.

Aunque no ha sido preciso tratamiento

psiquiátrico ni psicológico

por estos hechos, lo cierto es que

Moreno ha sufrido «trastornos»,

según manifestó ante el juez, al tener

que afrontar a diario esta situación

por la que fueron denunciados

el que fuera jefe de la Policía Local,

Antonio Bezares, ya fallecido; Luis

Viciana, que asumió el cargo tras

su muerte, y el intendente mayor

Mariano Valbuena.

Carmen Fernández, la fallecida madre de Iván y Sara, fotografiada en Sevilla en mayo de 2002. / FERNANDO RUSO

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—La Junta de Andalucía

tiene ya que dar por perdidos

los 1,7 millones de euros que la

sección sexta de la Audiencia de

Sevilla le condenó a pagar como

indemnización a Carmen Fernández

por la retirada irregular

de sus hijos Iván y Sara en 1996,

un dinero que en todo caso ya sólo

podrán disfrutar sus herederos

porque la mujer murió de un cáncer

el 7 de diciembre sin poder

celebrar su última victoria.

La sección segunda de la Audiencia

de Sevilla, en un auto del

pasado miércoles 30 de abril, ha

ordenado al juez de familia del

Juzgado de Sevilla, Francisco

Serrano, «efectúe sin dilación la

entrega del dinero» que la Junta

aportó como indemnización para

Carmen Fernández pero que

Serrano, a petición de la administración

andaluza, decidió retener

cautelarmente mientras se

resolvía el recurso de ésta ante el

Tribunal Constitucional en un

último intento de evitar el pago

de la cuantiosa indemnización.

Porque esos 1,7 millones sientan

un precedente para otras madres

y padres a los que la Junta,

según los tribunales, quitó a sus

hijos irregularmente. Es el caso

de Carmen Espejo, otra madre

que luchó durante años hasta recobrar

a sus dos hijos y que ahora

pide tres millones de euros de

indemnización por los daños.

Los magistrados de la sección

segunda Manuel Damián Álvarez,

Rafael Márquez y Carlos Piñol argumentan

que la retención del dinero

de la indemnización carece

de sentido desde que el pasado 21

de enero el Tribunal Constitucional

desestimó el recurso de amparo

de la Junta contra la indemnización

impuesta por la sección

sexta de la Audiencia sevillana.

El auto que este diario conoció

ayer ordena también la terminación

del recurso de apelación

que presentó Carmen Fernández

contra la retención judicial de su

indemnización, dado el fallecimiento

de la mujer y la sentencia

del Constitucional que deja ya

vía libre, aparentemente, a la entrega

del dinero.

La Junta tiene cinco días desde

la notificación del auto para

recurrir. Pero el tribunal advierte

de que, independientemente

de que recurra o no, «se llevará a

efecto lo acordado». Es decir,

que ordena al juez Serrano entregar

el dinero. Queda por ver

si, esta vez, obedecerá.

Porque el pago de la millonaria

indemnización se ha complicado

en un nuevo giro con la decisión

del juez de familia de retener

el dinero otra vez para encargarse

de su reparto a los cuatro

hijos de la fallecida en lugar de

dárselo a la abogada Dolores Herrera,

a quien Carmen Fernández

nombró como albacea contador

repartidor de la herencia.

La albacea se quejó ante el juez

decano de Sevilla, que le informó

el 16 de abril de que habían abierto

un expediente a Serrano y conminado

a informar de lo sucedido

en diez días. Iván y Sara tienen

hoy 16 y 17 años. Ella está ahora

detenida en un centro de menores

de República Dominicana.

Absuelto de violar a su mujer, condenado por pegarle

JAÉN.— La Audiencia Provincial

de Jaén ha absuelto al churrero de

la localidad jiennense de Martos de

violar a su mujer y le condena por

un delito de maltrato habitual cometido

contra ella así como maltrato

en el ámbito familiar.

Fuentes de la acusación particular

consultadas por Europa Press

explicaron que la condena finalmente

se ha quedado en unos 36

meses de prisión para este hombre,

que también tendrá que indemnizar

a la víctima con la cantidad de

5.000 euros.

En el juicio, que se celebró el pasado

29 de abril, el condenado

Mandan pagar ya los 1,7 millones

por el daño a Carmen Fernández

La Audiencia ordena al juez Serrano dar «sin dilación» el dinero que

tenía retenido, tras desestimar el Constitucional el recurso de la Junta

–que se encuentra en prisión desde

junio de 2006– negó todos los delitos

que se le imputaban. «No he insultado

ni agredido a mi mujer jamás,

sería incapaz de hacerlo»,

aseguró entonces, para insistir en

que tampoco la amenazó y la violó:

«Las relaciones sexuales siempre

fueron con su consentimiento,

nunca lo hubiera hecho si se hubiera

opuesto. Lo hice con todo el

amor y el cariño que lo pude hacer

el mismo día en que se quedó embarazada».

Así, y después dejar claro que

siempre actuó «con educación y

respeto», Antonio T.J. resaltó la

«prepotencia» en la forma de ser de

su esposa, de la que, según añadió,

él sí recibió «insultos y faltas de

respeto», incluso, en casa de sus

suegros.

Sobre la tenencia de armas en su

casa –entre las que figuraban una

ballesta, una carabina de aire comprimido,

una escopeta, varios cuchillos,

puntas de flechas y diversas

municiones–, comentó que su

mujer «tenía conocimiento» de ello

y que las guardaba por ser «un ignorante

y un tonto» para ponerlas

como ornamentación en el cortijo

de su propiedad. «Podía haber colgado

un jarrón», apuntó.

El procesado y la víctima –que

declaró en la vista a puerta cerrada–

se casaron en 2003 y fijaron su

domicilio en Martos, fruto de esa

unión ambos son padres de un menor

que nació ese mismo año. Tal y

como se refleja en el escrito inicial

de calificaciones del Ministerio Fiscal,

el condenado trató tanto a su

mujer como a su madre con «violencia

y desprecio» durante todo el

tiempo en el que vivieron juntos.

Así, afirma que «con frecuencia»

golpeaba a su madre, a quien le daba

tirones en el pelo y «metía a la

fuerza en la bañera amenazándola

con ahogarla».

La Armada española

apresa un pesquero

marroquí que

faenaba sin permiso

MIGUEL CABRERA

ALMERÍA.— El pesquero marroquí

El Berkani se encuentra en el

puerto de Almería, bajo la custodia

de la Guardia Civil, después de que

el pasado viernes, día 2 de mayo,

fuera interceptado por un buque de

la Armada cuando faenaba sin permiso

en aguas españolas y con artes

prohibidas.

Fuentes de la Armada aseguraron

ayer que el buque Ízaro procedió

a apresar al pesquero para ponerlo

a disposición de la autoridad

gubernativa, después de que sus

tripulantes se negaran a ser inspeccionados

y de que ofrecieran resistencia,

e incluso intentaran huir,

como ha podido saber este periódico.

La embarcación marroquí fue

conducida al puerto almeriense

con sus diez tripulantes a bordo.

Una vez en tierra, fueron incautadas

las artes ilegales con las que

faenaban, así como todas las capturas

que se encontraban en su poder.

La Secretaría General de Pesca

Marítima ha levantado un acta de

infracción contra el pesquero por

faenar en aguas españolas sin licencia,

sin permiso especial de

pesca y con redes antirreglamentarias,

por retención a bordo de las

capturas realizadas y por obstrucción

a la inspección.

A los propietarios de la embarcación

se les ha impuesto una fianza

de 60.000 euros, que tendrán

que pagar para poder volver a su

país, según ha informado la Subdelegación

del Gobierno.

Técnicos de la Junta de Andalucía

inspeccionaron el pescado capturado

por la tripulación para que,

una vez confirmado que se encontraba

en condiciones óptimas de

consumo, ser puesto a disposición

de un centro benéfico almeriense.

Tal y como establece la normativa,

las redes utilizadas por la tripulación

para la captura de estas especies

serán destruidas por violar

la legalidad vigente en la Unión Europea.

La tripulación ha sido acusada

de una infracción muy grave contra

la Ley de Pesca y, por lo tanto,

está a expensas del expediente que

deba abrir ahora el Ministerio del

ramo.

La interceptación de la embarcación

ha vuelto a causar preocupación

entre altas instancias policiales

y políticas de la provincia, pues

se trata de uno de los pocos apresamientos

de pesqueros magrebíes

después del último acuerdo pesquero

alcanzado entre la Unión

Europea y el reino marroquí.

Además, el apresamiento se produce

poco antes de la prevista visita

a Marruecos del presidente del

Gobierno español, José Luis Rodríguez

Zapatero.

El Gobierno ha advertido en los

últimos años a Marruecos sobre las

sanciones que acarrea la práctica

de la pesca ilegal en aguas españolas.

De hecho, la Secretaría General

de Pesca Marítima monta todos

los años un dispositivo de vigilancia

especial para prevenir esta actividad.

En los últimos años, el Gobierno

ha sancionado hasta a una

decena de embarcaciones marroquíes

con 60.001 euros por una falta

considerada muy grave.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, VIERNES 16 DE MAYO DE 2008

CULTURA

63

Acusan a la SGAE

por quedarse el

10% de un festival

anti-esclavitud

No es París en mayo, sino Tokio en octubre de 1968, cuando los estudiantes japoneses Zengakuren se enfrentaban con lanzas de bambú a los antidisturbios. / BRUNO BARBEY

Bruno Barbey rescata del olvido su 1968

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Hace cuarenta años

empezó el mes de mayo de 1968 y

Bruno Barbey no tenía ningún encargo

a la vista. El joven fotógrafo

francés nacido en Marruecos había

ingresado dos años antes en la mítica

cooperativa fotográfica Magnum

tras haber mudado el oficio

de piloto aéreo por el de reportero

gráfico. Como ese día no tenía

nada que hacer, el 6 de mayo fue

a fotografiar una gran manifestación

estudiantil contra el gobierno

de De Gaulle y la sociedad establecida.

Aún no lo sabía, pero

estaba empezando a documentar

con su Leica sin flash una revuelta

trascendental del siglo XX.

De los 250 carretes que hizo

han salido algunas de las fotosicono

más famosas de Mayo del

68. «Cuando los manifestantes se

iban a la cama, yo tenía que volver

a la agencia, hacer revelar los

carretes, editar. Era un ritmo infernal»,

le ha contado a Igor, su

hijo sociólogo. Magnum enviaba

esa selección a las revistas Life,

Time, Paris Match o Stern.Elresto

quedó sepultado 40 años en la

oscuridad del archivo. Olvido y

memoria hibernada.

Hasta que a Barbey lo llamó el

fotógrafo jerezano Juan Carlos

Sánchez de Lamadrid para proponerle

montar una exposición

por las 40 primaveras de Mayo.

Barbey aprovechó la ocasión que

le brindaba su colega, unida a

otra petición de la Fundación Willy

Brandt desde Alemania, para

sumergirse con Caroline Thienot-Barbey,

su esposa, entre las

olas de tiempo y película de su archivo

de aquellos días. Lo guardaba

en latas dentro del gran armario

de madera de la segunda

planta de su casa, en las afueras

de París. El fotógrafo español viajó

varias veces a casa del maestro

El fotógrafo de Magnum expone por

primera vez en Jerez las fotos inéditas

de su gran archivo sobre el Mayo

francés y otros conflictos de la época

Paisaje tras la batalla en una calle del Barrio Latino parisiense. / BRUNO BARBEY

y en ese buceo rescataron con la

ayuda del escáner un tesoro que

aún no había visto la luz.

Este material inédito, junto con

las fotos que sí se publicaron en su

día, se muestra desde hoy hasta el

22 de junio en la exposición Bruno

Barbey 68, en la galería de Cajasol

en Jerez (Calle Larga 54). Un ciclo

de cine acompaña la muestra,

que irá a la sala Vimcorsa de Córdoba

en julio y agosto.

La exposición recoge más de

100 fotos en dos partes, una dedicada

al mayo francés y otra que

recorre los conflictos de la época

a los que acudió Barbey tras el estallido

parisino. Allí están la revuelta

juvenil de Tokio de octubre

de 1968, la campaña en Palestina

del escritor Jean Genet, las

guerra de Vietnam y las protestas

contra ella en Estados Unidos.

Otro atractivo de la colección

es que permite ver la rebelión parisina,

grabada en blanco y negro

en el imaginario popular, con su

colorido real, porque Barbey disparó

también carretes en color,

una rareza, dice De Lamadrid.

Un catálogo con un análisis de

Juan Bosco Díaz-Urmeneta y una

elegía de Bernard Chambaz al estudiante

Gilles Tautin, el único

muerto de París, complementan

la muestra, junto a un audivisual

donde el autor recuerda los adoquinazos

y las indiscriminadas

cargas policiales de los CRS. «Se

tenía la impresión de estar en una

guerra civil (...). Yo no había visto

nunca tanta violencia en una capital

occidental». Pero tras las barricadas

también tuvo la suerte

de fotografiar un estallido de humanidad

único. Personas de cualquier

medio social bajaban a la

calle, se mezclaban y hablaban.

«Había una necesidad de rehacer

el mundo, una necesidad de libertad.

Estaba fascinado».

MÁLAGA.—El sindicato CCOO ha

criticado ayer la actitud de la Sociedad

General de Autores de España

(SGAE) por apropiarse del

10 por ciento de la recaudación

del Festival Entresures, cuyos beneficios

serán destinados a la lucha

contra la esclavitud en Mauritania.

En la presentación de este festival,

que se celebrará en el Auditorio

Municipal de Málaga el próximo

7 de junio, representantes del

sindicato han anunciado la convocatoria

de una concentración el

21 de mayo contra la SGAE, como

medida de protesta ante la apropiación

de ese porcentaje de los

beneficios recaudados desde hace

dos años, cuando tuvo lugar la

primera edición.

En Entresures 2008 se darán cita

grupos musicales como Sargento

García, Los Aslandticos y

Caravan Palace, además de faquires,

acróbatas, equilibristas, malabaristas

y otros espectáculos visuales.

También habrá encuentros de

jóvenes procedentes de toda España

que asistirán a talleres en

los que se debatirá sobre globalización

y derechos laborales.

El proyecto contra la esclavitud

en Mauritania, financiado con los

beneficios obtenidos en Entresures

2008, incidirá en la situación

de exclusión de los esclavos liberados

en el país africano después

de que el nuevo gobierno democrático

aboliera en 2007 esta práctica,

ofreciendo al colectivo servicio

de formación y asesoramiento

empresarial.

Inauguran hoy en

Vélez-Málaga el

Centro de Estudios

sobre el Exilio

VÉLEZ-MÁLAGA.—El Centro de

Estudios sobre el Exilio, ubicado en

Vélez-Málaga, cuyo organismo depende

de la Fundación María Zambrano,

quedará inaugurado hoy a

las 20 horas con la constitución de

un patronato presidido por el alcalde,

Francisco Delgado Bonilla, y del

que formarán parte «algunos de los

más prestigiosos intelectuales del

país». Este centro tiene por objeto la

recuperación, el estudio y la difusión

de la vida y obra de los exiliados españoles

y, según indicó en un comunicado

la Fundación María Zambrano,

realizará congresos, seminarios,

conferencias, exposiciones y ediciones

de libros. Su sede está al lado de

la Fundación Zambrano.

La dirección ejecutiva corresponde

a José Luis Abellán, miembro

de dicha fundación y presidente

del Ateneo de Madrid. Su director

adjunto será Enrique Baena,

profesor de la Universidad de Málaga.

Entre los miembros natos del

equipo directivo figuran la directora

del Departamento de Educación

y Cultura del Gabinete de la Presidencia

del Gobierno, María Fernanda

Santiago; la escritora Mercedes

Gómez Blesa; el director de la Fundación

María Zambrano, Juan Fernando

Ortega, y el secretario de la

misma, Salvador Soriano.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


S6

EL MUNDO, VIERNES 16 DE MAYO DE 2008

SEVILLA

PUERTA DE CARMONA

¡Menudo

pollo!

Es normal que se forme el pollo junto a

la tienda de pollos que perfuma toda

la Puerta de Carmona con sus efluvios

de pechuga asada. De noche se ve

siempre el luminoso parpadeante de «Pollos

Asados». Es entonces cuando nos entra otra

especie de parpadeo en la tripa, el del hambre.

Junto al cartel cuaresmal y nostálgico de «Capirotes»

de El Rincón del Nazareno, el anuncio

lumínico de «Pollos Asados» forma parte del

meollo óptico de la Puerta Carmona (quitemos

la preposición a partir de ahora y digamos

Puerta Carmona, sin esa argolla gramática tan

innecesaria).

Como decía, es normal que se forme el pollo

junto a los pollos horneados. Porque es a diario

el pollo del tráfico que aquí se forma entre

coches particulares, taxistas, microbuses,

mensajeros suicidas, camionetas de reparto,

motos, bicicletas y hasta furgonas de simpáticas

monjas al volante. De hecho, ahora mismo,

estoy viendo pasar una furgoneta monjil. Luce

su cartelito en la guantera, pegado al cristal,

indicando que el vehículo es propiedad de las

monjas clarisas del convento de Santa María

de Jesús de la calle Águilas.

Unos que tiran hacia Muro de los Navarros,

en dirección a la trampa mortal del semáforo

en rojo de la Puerta Osario. Otros que enfilan

procesionalmente calle San Esteban hacia

arriba, buscando la larga, estrecha y desesperante

calle Águilas. Ya sea hacia Muro de los

Navarros, ya hacia adelante por San Esteban,

se forma siempre y a casi todas horas esta insensata

bifurcación del tráfico incesante.

La falta de sueño o el estrés propio del desocupado

cesante, me hace tener en tensión mis

maltrechas cervicales. Apoyado junto al poste

de la parada del microbús C5, observo con

agrado que Tapicería Rayano, esquina con la

calle Tintes, ofrece no sólo toldos, cortinas,

stores, colchas o fundas confeccionadas. También

ofrece buenas ofertas de cojines cervicales

y lumbares. Amuermado quizá por el fragante

olor a pollo, me quedo mirando los cojines

de mi salvación. Pero el conductor municipal

del C5, algo exasperado, me dice si voy a

subir o no de una vez. No me había dado cuenta

de que seguía apoyado en el poste de la parada

del C5. Curioso pleonasmo escénico: yo,

un poste, pegado a un poste.

No sé si esta crónica urbanita tiene arreglo

o no. Pero al menos tengo aquí, a mi lado, la

animosa Ferretería Puerta Carmona. El texto

saldrá como saldrá. Pero aparte de la manillería,

los herrajes para muebles, la cerrajería y

todo el sinfín de materiales que ofrece este auténtico

museo ferretero, tengo todo lo que necesito

para atornillar lo que ando escribiendo.

Lástima que, entre toda la tornillería, seguro

que no encuentre al final el tornillo que a mí

me falta.

Sigo de pie junto a la tienda de los pollos.

«Es normal que se forme el pollo junto a

los pollos horneados. Porque es a diario

el pollo del tráfico que aquí se forma»

Leo que dentro se prohíbe fumar. Lógico, con

tanta fumata de humos grasientos. Leo también

un cartel que se prodiga tanto como los

carteles de «Se Alquila» o «Se Vende». Es el

cartel de «Se necesita dependienta». Parece

que urge la cosa, porque no leo la coda añadida

de que la aspirante precise de experiencia.

EL URBANAUTA por Javier González-Cotta

Por fortuna, calor no

hace hoy. Por eso, sudar

no sudo como un pollo.

Pero oler sí que huelo como

un pollo porque sigo

en la entrada de la tentadora

pollería. ¿Tendré el

síndrome Carpanta? Junto

a la puerta leo otro cartelito

que veré repartido

por toda la Puerta Carmona.

Dice así: «¡¡Alquilo habitaciones

a parejas!! En

lujoso piso. Costos razonables.

Máxima discreción.

Muy cerca de ti». El

número de teléfono no lo

desvelo porque se pide

máxima discreción. O

sea, que la Puerta Carmona

ofrece picaderos de lujo

para el fornicio clandestino.

Si no, no entiendo

eso de «máxima discreción».

Sigue el folleteo, perdón,

sigue el follón del

tráficoyeltrasiegodeturistas

desnortados, de

transeúntes de aquí para

allá en la hora punta del

mediodía, en pleno Ángelus

del caos laboral. En el

número 41 de la Puerta

Carmona, siguiendo con

mis vicios de amanuense

callejero, anoto este otro

aviso pegado en la puerta

del inmueble. Dice así:

«Encontrada perrita. Fue

recogida en la calle Águilas

el jueves 1 de mayo.

Es pequeña, blanca con

manchas marrones y muy

joven. No tiene chip. Se

esconde bajo los carros

de los bebés, por lo que

creemos que vivía con

una familia con niños pequeños.

Buscamos a su

familia o a alguien que la

reconozca y pueda hacernos

llegar hasta ella». ¿Alguien

de Detectives Larry

ha escrito esto?

El pollo, el del tráfico

quiero decir, continúa.

Un currante de Cepsa ha aparcado su camioneta

subiéndola a la acera de Muro de los Navarros.

Los coches pasan justos. Como me ha

visto merodeando sin ton ni son por el lugar,

me ruega que le avise si molesta el vehículo

mientras realiza su reparto. La verdad es que

quien molesta no es su camioneta, sino

yo. Porque he cruzado y descruzado el

paso de cebra de Muro de los Navarros

varias veces, para nerviosera y frenazos

de coches y motos. Así que me escabullo

hacia la cercana plaza de San Agustín.

Junto a un quiosco de prensa, hay un tenderete

de libros sobre las beldades casposas

y cansadizas de Sevilla. Pero hay excepciones.

Compro un ejemplar de Artículos

(1923-1968) de Romero Murube.

Camino hacia la Casa de Pilatos. No sé si el

Señor de la Salud y Buen Viaje me deseará

una buena y agradable paseata. El reflejo del

sol sobre el cristal que da a su ventana al culto

en la iglesia de San Esteban, me impide verle

Una de las estrechas callejas de la Puerta de Carmona. / CARLOS MÁRQUEZ

su cara de barro cocido. En la plaza de Pilatos,

sentado en un banco, hojeo el libro que abro

por azar. El primer artículo y el primer balonazo

en la nariz: «Por qué soy bético», se titula.

Romero Murube se declara ignaro en lo balompédico,

pero simpatiza con el Betis. Como

soy del otro bando, estoy dispuesto a armarle

un pollo, aunque hasta aquí no llegue el embriagante

olor a pollo asado. Pero después me

calmo cuando veo que Romero Murube purga

sus verdes pecadillos escribiendo cosas tan bellas,

tan propias para el decaimiento primaveral,

como esto de que «vamos muriendo todos

los días porque la vida no es más que muerte

solapada en cada instante». Y culmina epitáficamente

con una acertada pregunta: «¿Hay algo

que nos transporte más a la otra vida que el

leer un periódico atrasado?» Correcto.

Supongo que esta crónica, escrita ayer,

transportará a quien la lea a la otra vida. Porque

morirse se habrá muerto de aburrimiento

si ha llegado hasta el final.

Una veintena de

expertos enseña

técnicas para

tratar tumores

de las manos

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Qué haríamos sin

manos. Una mano que deja de

sentir y de moverse porque ha

sufrido un accidente, porque

un tumor la devora o porque

nació así con una deformación

congénita es una mano

que ya no puede acariciar, coger

un bolígrafo para escribir

una carta, subirse la cremallera

del pantalón o sujetar la

mano de un niño paseando

por la calle. De la pericia y

formación continua de los

traumatólogos y cirujanos especialistas

en la mano depende

que este miembro maravilloso

que sirve para saludar,

abrazar o abrir la puerta pueda

superar una grave lesión o

una malformación, recuperando

sensibilidad, movilidad

y fuerza.

Con la misión de actualizar

los conocimientos sobre los

males y las curas de esta extremidad,

22 especialistas impartirán

en Sevilla entre hoy y

mañana el curso Tratamiento

de la mano congénita y de los

tumores de la mano, organizado

por los expertos del grupo

de Andalucía y dirigido por

las doctoras Mari Ángeles

García Frasquet, Juana Díaz

del Río y Pilar Pradilla Gordillo.

El curso, en su cuarta edición,

se enmarca en el programa

de formación en patología

de la mano de los Hospitales

Nisa, cuyo centro de Sevilla-

Aljarafe, en Castilleja de la

Cuesta, será el escenario de

estas clases.

Pre y post operatorio

A partir de la exposición de

casos clínicos, hablarán en la

primera jornada de los factores

hereditarios y adquiridos

de las malformaciones de la

mano, de los problemas quirúrgicos,

de la reconstrucción

del pulgar gracias a la transferencia

de articulaciones (procedentes,

por ejemplo, de los

dedos del pie), de la separación

de dedos pegados por

malformación congénita, de

manos muy complejas, de la

conveniencia de operar o no

algunos tipos de deformaciones,

de las anomalías tendinosas,

de qué hacer con los huesos

cortos, de las amputaciones.

También abordarán la

rehabilitación pre y posquirúrgica

y de la terapia ocupacional

para ayudar al paciente

a adquirir o recuperar habilidades.

En la jornada de clausura,

mañana, discutirán sobre la

incidencia de los tumores, benignos

y malignos, de sus tipos,

su protocolo de diagnóstico

y su tratamiento quirúrgico.

Más información en la secretaría

del curso, 954 991

500.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


36

EL MUNDO, MIÉRCOLES 21 DE MAYO DE 2008

ANDALUCÍA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

«Yo antes de verme

en una esquina, me

quito de enmedio»

Una mujer sin familia y con diversas

patologías pide ayuda para sobrevivir

y denuncia que sus 64 años y su 44%

de invalidez no le basten al sistema

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Caminando lentamente

con su andador de plástico

y el torso enfundado en un corsé

ortopédico, con una placa de titanio

y diez tornillos sosteniéndole

el disco intervertebral de la columna

desde que la operaron hace

dos meses y medio de una estenosis

del canal lumbar, arrastrando

a cuestas su osteoartritis generalizada,

su diabetes mellitus II,

su ansiedad crónica, su obesidad,

su soledad de niña abandonada

en un orfelinato de la posguerra,

su pasado de trabajadora sexual

por el que no cotizó una peseta a

la Seguridad Social, su pobreza

de 413 euros al mes, su intento de

suicidio, Gloria Villoro Lorente,

de 64 años, llegó ayer por la mañana

ante la sede del presidente

de la Junta de Andalucía en Sevilla

y desplegó su cartelito de cartón,

con educación y dignidad,

que de eso sí tiene de sobra.

«Al no ser atendida durante

años en los departamentos de

Bienestar Social, necesito ser escuchada

urgentemente por la máxima

jerarquía. Gracias», había

escrito. Vio entrar a Manuel Chaves.

Al rato, le dijeron que pasara

por otra puerta y una mujer le tomó

sus datos, aunque le advirtió

de que para pedir ayuda de alquiler

la autoridad competente no es

la Junta sino el Ayuntamiento.

Gloria salió seria, con su alegre

pelo rosado. Se lo esperaba. Buenas

palabras y pocos hechos, dijo.

El drama de Gloria Villoro es el

de cientos de miles de andaluces

que viven en la pobreza, están

discapacitados, son mayores, no

tienen pensión o viven solos. Ella,

sin pareja ni hijos, lo sufre todo a

la vez. Pero como ni ha cumplido

aún 65 años para beneficiarse de

las ayudas a la tercera edad, ni su

44% de minusvalía física y psíquica

llega al 65% mínimo para cobrar

pensión de invalidez no contributiva,

ni la consideran un caso

prioritario en la saturada aplicación

de la Ley de Dependencia,

sigue malviviendo en el limbo.

Cuenta su historia, la que le envióenunacartaamanoalaReina.

«Nací un 6 de abril de 1944 en Tarragona.

No conocí a mis padres.

Me dejaron en una inclusa y allí viví

hasta la mayoría de edad. Una

familia me adoptó pero sólo me

quería para trabajar en el campo y

el director me devolvió al orfanato.

Comíamos sobras del mercado.

Manzanas podridas y un trozo de

pan. Pero a las monjas no les faltaba

pollo. Cuando salí me fui a Madrid.

Menos robar y matar, hice de

todo para sobrevivir. Tuve que ponerme

en una esquina. Los grises

querían que lo hiciera con ellos

por la cara, o si no te llevaban al

calabozo. También hice de enfermera

y me dediqué al teatro».

«En 1990 –prosigue– vine a Sevilla.

Aquí tenía un apartamento

para recibir. Luego he hecho bordados,

he planchado, he trabajado

por las casas. Hasta que ya no

pude más. ¿Esto es vida? Y ahora

llegas a la vejez y no tienes nada».

Dice que un amigo le paga los

300 euros del alquiler de su bajo,

pero que no podrá ayudarla toda

la vida. Tres veces ha solicitado

entre 1999 y 2006 la pensión de invalidez

de la Junta, y las tres se la

han denegado. Ahora prepara el

cuarto intento. Cuenta que el Servicio

Andaluz de Empleo le da una

Renta Activa de Inserción de 413

euros, pero que el 12 de mayo cobró

«la última paga». «¿De qué voy

a vivir hasta que cumpla 65, si pasan

seis meses entre que solicitas

la pensión y te la dan?», pregunta.

81,96 euros se le van cada mes

en sus 14 medicamentos y las

compresas para la incontinencia

Gloria Villoro, ayer ante la sede de la Presidencia de la Junta. / CONCHITINA

urinaria. Si tuviera 65 años, las recetas

verdes serían rojas y gratuitas.

El 9 de enero usó su botiquín

para un propósito trágico. «Vino

una asistenta social del Ayuntamiento

y me dijo que como era capaz

de abrir la puerta no me iban

a dar ninguna ayuda. Cuando se

fue, me puse a llorar». Se inten

suicidar tragando 11 pastillas de

Cosmetazepam de dos miligramos.

Alguien llamó por teléfono,

oyó su voz balbuceante y llamó a

una ambulancia.

El Ayuntamiento le envía ahora

una auxiliar martes y jueves de

ocho a diez, y un carro de comida

al mes del economato social (a

veces con productos caducados,