Artículos 2002 en El Mundo de Eduardo del Campo

edelcampcortes

MEDIO AMBIENTE

Detectada una gran vertido

de hidrocarburos en el Ebro a

su paso por Tarragona. / 26

RONDA

Alarma ante la aparición de

casos de cáncer en colegios

próximos a antenas. / 27

SUCESOS

Un hombre roba un coche

con un bebédentro para ir

a comprar droga. / 28

EL MUNDO, VIERNES 11 DE ENERO DE 2002

25

SOCIEDAD

GUSTAVO CATALAN DEUS

MADRID.– Por fin alguien le hinca

el diente a la costa española. Desde

el Ministerio de Medio Ambiente

(MIMAM) se ha iniciado, por primera

vez en nuestro país, una política

de protección del litoral que

empieza a dar sus frutos. El ejemplo

más visible es la demolición de

ayer del hotel Atlanterra en Zahara

de los Atunes; pero otros derribos

ya han tenido lugar y van a seguir

ejecutándose en el año 2002.

Fuentes del MIMAM informaron

ayer de que el año pasado se demolió

un gran chiringuito de 100 metros

de largo en una conocida playa

de Mallorca, y 44 infraviviendas

que había situadas en el dominio

público marítimo en Sanlúcar de

Barrameda, Cádiz.

«Este año serán muchas más,

gracias a que dará sus frutos la labor

que iniciamos hace dos años y

se concluirán los expedientes administrativos

y judiciales que nos

permitan actuar», declaró ayer a

EL MUNDO José Trigueros, director

general de Costas.

En concreto, durante los próximos

meses las máquinas derribarán

un centenar de infraviviendas

en el Caño del Trocadero, en Puerto

Real; distintas construcciones en

la playa del Rinconcillo, en Algeciras;

y otras chabolas veraniegas en

la playa de la Atunara, en la Línea

de la Concepción, todo ello en la

Medio Ambiente inicia la

recuperación del litoral

Un centenar de construcciones fueron derribadas el año pasado y

cientos más lo serán en 2002, por invadir el dominio marítimo

provincia de Cádiz.

Las máquinas podrán demoler

pronto otras casas ilegales situadas

en Puzol, Valencia y los baños de

San Gerard, en Barcelona. Además

hay otra actuación en Galicia. Desde

el MIMAM no quieren precisar

más puntos por hallarse el expediente

en trámite.

«Nuestra política es recuperar

todo aquello que sea posible y sin

hacer sangre, para no crear conflictos»,

asegura Trigueros. Y es

que Costas no puede actuar en todo

el territorio, puesto que parte de

él está en manos de las comunidades

autónomas.

«Nuestra competencia está en el

dominio público marítimo terrestre

y en los seis metros siguientes que

es la servidumbre de tránsito. Ahí

es dónde podemos actuar», afirma

Trigueros.

El dominio público se establece

hasta dónde llega la influencia marina

en tierra y está deslindado por

unos mojones. Y luego, dependiendo

de sí la construcción es antes de

la Ley de Costas de 1988, hay 20

metros de servidumbres públicas o

100 metros si es posterior a esta

Ley. Los primeros seis metros son

la inviolable servidumbre de tránsito

de todos los españoles.

«Vamos a actuar»

Hay que aclarar que algunas construcciones

situadas en esta franja,

tienen permiso antes del deslinde.

Pero caducará a los 60 años del

mismo «Todo lo demás es ilegal y

vamos a actuar», agrega Trigueros.

«Estamos actuando con prioridad

en Cádiz y Huelva no porque

les tengamos manía, sino porque

todavía es posible evitar que ocurra

lo que en el litoral mediterráneo

en los años 60, y que ya conocemos»,

aclara el director general.

Pero, ¿y cómo está nuestro litoral?.

«Si le pongo nota, le doy un

notable alto, porque, la verdad, es

que la gente que viene de fuera se

va encantada. Pero, reconozco que

no es una situación maravillosa y

que tenemos mucho trabajo por

delante. Estoy en gran parte de

acuerdo con un informe de Greenpeace

del verano pasado, que señala

muy precisamente los males

del litoral», dice el responsable de

costas.

Una ojeada a este informe y al

posteriormente elaborado por la

organización WWF/Adena da una

visión demoledora: el 58% de la población

española –23 millones de

habitantes– vive a menos de 50 kilómetros

del mar; la costa acoge

cada año, además, a 40 millones de

turistas; todo ello en una franja de

50 kilómetros por los 7.880 del litoral,queessólo

el 15% del territorio.

Y ello se traduce en una gran

presión sobre el ecotono, la confluecia

marítima terrestre.

Para Greenpeace es «caótico».

Para WWF/Adena es «desquiciante».

Aunque aplauden la voladura

de ayer, «la tendencia es seguir

construyendo y ocupando a toda

prisa, mientras que para derribar

hay que esperar 26 años como en

el caso de ayer», declara Enrique

Segovia de WWF/Adena, que cada

año recorre el litoral mediterráneo

para reclamar más vigilancia.

Las costas tienen un gran problema

de erosión, y en gran parte

es por falta del aporte sedimentario

de los ríos. Se siguen construyendo

emisarios submarinos para los vertidos.

No se ha deslindado del todo.

Las dos ONG culpan a las tres administraciones

de incrementar los

problemas y no actuar con contundencia

y planificación única.

«Esos problemas son reales. Y

es verdad que a veces las administraciones

lo hacen en forma contradictoria.

Pero además, los ciudadanos

lo que siempre demandan es

una habitación con vistas al mar en

primera línea de playa. Y así,noes

posible que acabe la presión»,concluye

Trigueros.

Instante en el que los 178 kilos de goma-2 derriban el Gran Hotel Atlanterra, ayer en la localidad gaditana de Zahara de los Atunes. / J.F.FERRER

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

ATLANTERRA (CADIZ).– Hay

algo fascinante en el vértigo fugaz

de ver derrumbarse un edificio:

uno mira esa mole de hormigón

clavada en el paisaje durante décadas,

parpadea y, cuando abre

los ojos, se da cuenta de que yace

en el suelo reducida a escombros

como millones de huesos rotos.

El fantasma de las Torres Gemelas

y los chistes a su costa estaban

en la mente de muchos de los

cientos de curiosos, políticos y periodistas

que ayer asistieron,

atraídos por ese morbo destructivo,alaejecución

con 178 kilos de

goma-2 del Gran Hotel de Atlanterra,

en Zahara de los Atunes, término

municipal de Tarifa.

Los 45.000 metros cuadrados

repartidos en nueve plantas del

Hotel de los Alemanes, como se le

conoce en este rincón playero, cuya

virginidad violó para siempre

La ejecución del monstruo

Jaume Matas escenifica el fin del desarrollismo salvaje con la voladura

del Gran Hotel de Atlanterra tras un vía crucis judicial de 26 años

el sueño constructor del empresario

Helmut Diederich, empezó a

construirse a principios de los 70,

pero tras dos interrupciones y una

sentencia del Tribunal Supremo

que ordenaba su (costosísimo) derribo

ha permanecido varado a la

espera de huéspedes junto a la

playa, en terreno de dominio público,

hasta acabar integrándose

en el paisaje como una cicatriz

más, horrible pero familiar.

El ministro de Medio Ambiente,

Jaume Matas, decidió gastar

3.606.000 euros (600 millones de

pesetas) en la explosiva escenificación

de quitarlo de en medio.

Una escenificación que tiene tres

motivaciones: 1) dar una lección

medioambiental de cómo no se

debe acometer el desarrollo turístico;

2) marcarse un gol propagandístico

de primera categoría, y 3)

despejar el terreno para la próxima

construcción enlazonaurbanizable

del mismo solar de un hotel

de lujo de la cadena Meliá (el

quid de la cuestión).

Los derribos son caros, pero

muy rentables. Expropiar el edificio

e indemnizar a Meliá (que se

hizo con el control del solar tras la

quiebra de sus promotores iniciales)

le ha costado a Medio Ambiente

2.103.000 euros (350 millones

de pesetas); la factura por demoler

y retirar los escombros,

también pagada por el Ministerio,

se eleva a 1.607.000 euros (278).

Y por fin llega el ministro. Su

séquito lo lleva en volandas hasta

un escenario donde aguarda un

explosor. El ingeniero de Devoconsa

da cuerda al artilugio y, al

grito de ¡fuego!, Matas gira la llave.

Entonces se produce el esperado

orgasmo explosivo milimétricamente

planeado durante un

mes de amoroso trabajo.

En microsegundos, la corriente

eléctrica recorre los metros de circuito,

accionando a su paso los detonadores

de las 1.300 cargas estratégicamente

colocadas en agujeros

taladrados en los pilares de

las tres primeras plantas. El fogonazo

llega a los ojos un instante

antes que el estruendo.

El hotel de naipes, con los pilares

quebrados, cede bajo su propio

peso, despidiendo una nube

de polvo pero ningún cascote peligroso.

Cuando el viento aclara la

vista, allí no hay más que una

montaña de piedras que antes fueron

habitaciones de lujo, como si

los C-130 que bombardearon Afganistán

hubieran sembrado,

tambiénaquí, su cosecha de margaritas

cortadoras.


8

VOLADURA DEL HOTEL ATLANTERRA / LA DEMOLICION

La ejecución del

monstruo

de cemento

La espectacular voladura con 178 kilos de goma-2

del Hotel Atlanterra se convierte en un símbolo de

la lucha contra el desarrollismo salvaje de la costa

EL MUNDO, VIERNES 11 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

TARIFA.— Hay algo fascinante en

el vértigo fugaz de ver derrumbarse

un edificio: uno mira esa mole

de hormigón clavada en el paisaje

durante décadas, parpadea y,

cuando vuelve a abrir los ojos, se

da cuenta de que yace por el suelo

reducida a escombros como millones

de huesos rotos.

El fantasma de las Torres Gemelas

y los chistes que se han hecho a

su costa estaban en la mente de

muchos de los cientos de curiosos,

políticos y periodistas que ayer

asistieron, atraídos por ese morbo

destructivo, a la ejecución con 178

kilos de goma-2 del Gran Hotel de

Atlanterra, en el término del pueblo

gaditano de Tarifa. Lo habían

condenado casi unánimemente a

la voladura por representar, dice el

discurso oficial, lo

peor del desarrollismo

salvaje del franquismo.

Los 45.000 metros

cuadrados repartidos

en nueve

plantas del Hotel de

los Alemanes, como

se conocía en este

rincón playero cuya

virginidad violó para

siempre el sueño

constructor del empresario

Helmut

Diederich, empezó

a construirse a principios de los

años 70, pero tras dos interrupciones

y una sentencia del Tribunal

Supremo que ordenaba su (costosísimo)

derribo ha permanecido

varado durante una eternidad a la

espera de huéspedes junto a la arena

de la playa, en terreno de dominio

público, hasta acabar integrándose

en el paisaje como una cicatriz

más, horrible pero familiar.

En lugar de eso, el ministro de

Medio Ambiente, Jaume Matas,

decidió gastar algo másde600millones

de pesetas en la explosiva

escenificación de quitarlo de en

medio. Una escenificación que tiene

tres motivaciones, no todas visibles:

1) dar una lección medioambiental

de cómo no se debe acometer

el desarrollo turístico; 2) marcarse

un gol propagandístico de

primera categoría, y 3) –el quid de

la cuestión– despejar el terreno para

la próxima construcción enla

zona urbanizable del mismo solar

de un hotel de lujo de la cadena

Meliá.

Los derribos son caros pero muy

rentables. Expropiar el edificio e

indemnizar a Meliá (que se hizo

con el control del solar tras la quiebra

de sus promotores iniciales) le

ha costado a Medio Ambiente 350

millones de pesetas; la factura por

demoler y retirar los escombros,

también pagada por el Ministerio,

se eleva a 278.

Faltaba poco para que llegara el

ministro y ya los espectadores se

apretaban detrás de las vallas. Vi-

Todo es

asombrosamente

limpio y

profesional. El

hotel, con los

pilares quebrados,

cede bajo su peso

gilaban el lugar decenas de guardias

civiles, encargados durante la

colocación estos días de las cargas

de goma-2 de evitar el robo de los

explosivos. Existía el letal precedente

de los polvorines de las canteras

francesas: un asalto de ETA se

traduce después en inagotables coches

bomba.

De un autobús desembarcó una

expedición de estudiantes. Vecinos

de la zona aguardaban expectantes

la decapitación, incrédulos aún.

«Estoy muy orgullosa de que haya

sido un gobierno del PP el que haya

tomado esta decisión. Llevo más de

20 años esperando esto», decía bajo

un casco blanco la líder popular en

Andalucía, Teófila Martínez.

Más allá, los activistas de Ecologistas

en Acción desplegaban su

pancarta y Juan Clavero, su cabecilla,

avisaba contra el

oportunismo fácil

del golpe de efecto:

«Nos alegramos

mucho, pero no queremos

que vuelen

éste y construyan

otros 40 atlanterras

que habrá que derribar

dentro de otros

20 años».

El alcalde de Tarifa,

Juan Andrés Gil,

feliz de la vida, jurabayperjurabaque

el superlujoso hotel

Meliá de «tres plantas» que se va a

construir metros más atrás del

«mazacote» se va a ajustar a la

«nueva era de desarrollo sostenible»,

y va a repartir 250 necesitadísimos

puestos de trabajo.

En medio de la espera, uno de los

invitados recordó un nombre clave

en este embrollo urbanístico, Francisco

Navaltorre, ‘el sevillano’, el

hombre cuya denuncia paralizó la

construcción del Gran Hotel, el

mismo que dicen que ha retrasado

seis meses ahora su voladura por

estar en contra del procedimiento.

Y por fin llega el ministro. Su séquito

lo lleva en volandas hasta un

escenario donde aguarda un explosor.

El ingeniero de Devoconsa da

cuerda al artilugio y, al grito de ¡fuego!,

Matas gira la llave. Entonces se

produce el esperado orgasmo explosivo

milimétricamente planeado

durante un mes.

En microsegundos, la corriente

eléctrica recorre los cientos de metros

de circuito, accionando a su paso

los detonadores de las 1.300 cargas

estratégicamente colocadas en

agujeros taladrados en los pilares

de las tres primeras plantas. El fogonazo

de la goma-2 al estallar llega

a los ojos un instante antes que

el estruendo. Todo es asombrosamente

limpio y profesional.

El hotel de naipes, con los pilares

quebrados, cede bajo su propio peso,

despidiendo una nube de polvo

pero ningún cascote peligroso.

Cuando el viento de Levante aclara

la vista, allí no hay más que una

montaña de piedras.

El artillero Tomás Andrés sonríe

satisfecho. «Ha sido perfecto». Los

políticos aplauden. Los espectadores,

sorprendidos por la mínima duración

del espectáculo, corean

«¡Otra, otra!». Pero los fotógrafos

están que trinan. Los técnicos se

han equivocado y no han hecho sonar

la sirena, como estaba pactado.

Declaraciones: «Lo importante

es que el edificio se ha venido abajo»,

dice Matas a la prensa, mientras

se saca una chuleta y, para probar

que esto no es una pantomima,

enumera los chalés, edificios y urbanizaciones

condenadas al derribo

por ilegales desde Sanlúcar de

Barrameda, en la orilla del Coto de

Doñana, hasta Algeciras.

«¡Hay que prevenir y no curar!»,

grita de fondo un activista de la Plataforma

Ciudadana contra las tres

centrales térmicas que se van a

construir en Arcos de la Frontera,

en Cádiz, y a las que ha dado su visto

bueno el ministro. Juan Ruiz, el

hombre que protesta, se queja de

que las centrales son contaminantes,

consumen demasiada agua y se

van a cargar el turismo rural de la

sierra. «Dentro de 30 años vendrá

otro ministro a tirarlas diciendo

'¡qué bestias eran los de antes'».

Los coches oficiales se van yendo

y allí, mirando los cascotes de lo

que un día fue el corazón del pomposo

Centro de Interés Turístico

Nacional Cabo de Plata, se queda

Paco Cardeñosa, que trabajó en la

construcción de guarda y fontanero.

«Pues a mí me ha dado pena al

verlo caer», dice nostálgico.

Helmut Diederich se acercó demasiado

al mar y eso lo condenó. Al

principio, con las leyes de demarcación

costera de la época, el edificio

era legal, pero las sucesivas normas

nuevas lo dejaron fuera de juego.

«Ese edificio le costó la ruina y la

muerte al dueño», sentencia Cardeñosa.

Allá enfrente quedan recortadas

contra el Atlántico cien mil toneladas

de escombros que servirán para

el digno fin de asentar caminos y

carreteras en Barbate y Tarifa. La

muerte del Gran Hotel ha sido más

un triunfo de la presión inmobiliaria

que del amor ecologista. Destruir

y construir, como hacer el

amor. En un abrir y cerrar de ojos,

las grúas habrán levantado otro hotel

en este solar del paraíso.

Más derribos por invadir el dominio marítimo

GUSTAVO CATALAN DEUS

MADRID.— Por fin alguien le hinca

el diente a la costa española.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente

(MIMAM) se ha iniciado,

por primera vez en nuestro país,

una política de protección del litoral

que empieza a dar sus frutos.

El ejemplo más visible es la demolición

de ayer del hotel Atlanterra

en Zahara de los Atunes; pero

otros derribos ya han tenido lugar

y van a seguir ejecutándose en el

año 2002.

Fuentes del MIMAM informaronayerdequeelaño

pasado se

demolió un gran chiringuito de

100 metros de largo en una conocida

playa de Mallorca, y 44 infraviviendas

que había situadas en el

dominio público marítimo en

Sanlúcar de Barrameda, Cádiz.

Un instante del espectacular derribo del Gran Hotel de Atlanterra, volado ayer con 178 kilos de goma-2 . /EFE

Un centenar de construcciones ilegales fueron

derribadas en España elaño pasado y cientos

de ellas más lo serán a lo largo del año 2002

«Este año serán muchas más,

gracias a que dará sus frutos la labor

que iniciamos hace dos años y

se concluirán los expedientes administrativos

y judiciales que nos

permitan actuar», declaró ayer a

EL MUNDO José Trigueros, director

general de Costas.

En concreto, durante los próximos

meses las máquinas derribarán

un centenar de infraviviendas

en el Caño del Trocadero, en

Puerto Real; distintas construcciones

en la playa del Rinconcillo,

en Algeciras; y otras chabolas veraniegas

en la playa de la Atunara,enLaLínea

de la Concepción.

Las máquinas podrán demoler

pronto otras casas ilegales situadas

en Puzol, Valencia y los baños

de San Gerard, en Barcelona.

Además hay otra actuación en

Galicia.

Desde el MIMAM no quieren

precisar más puntos por hallarse

el expediente en trámite. «Nuestra

política es recuperar todo

aquello que sea posible y sin hacer

sangre, para no crear conflictos»,

asegura Trigueros. Y es que

Costas no puede actuar en todo el

territorio, puesto que parte de él

está en manos de las comunidades

autónomas.

«Nuestra competencia está en

el dominio público marítimo terrestre

y en los seis metros siguientes

que es la servidumbre de

tránsito. Ahí es dónde podemos

actuar», afirma Trigueros.

El dominio público se establece

hasta dónde llega la influencia

marina en tierra y está deslindado

por unos mojones. Y luego, dependiendo

de sí la construcción

es antes de la Ley de Costas de

1988, hay 20 metros de servidumbres

públicas o 100 metros si es

posterior a esta Ley. Los primeros

seis metros son la inviolable servidumbre

de tránsito de todos los

españoles.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

12

EL MUNDO, DOMINGO 13 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

TELEFONIA MOVIL / POLEMICA POR LA COLOCACION DE ANTENAS

La increíble

ausencia de un

simple estudio

Varios escolares observan la antena de Telefónica de El Fuerte, en Ronda, cuya retirada demandan los vecinos tras la aparición de casos de cáncer./ FOTOS: EDUARDO DEL CAMPO

EDUARDO DEL CAMPO

RONDA.— «¿Contra qué estoy luchando?».

La amenaza más inquietante

es la que no se ve, la que

no se oye, la que no se huele. Los

sentidos del bombero Antonio

Reina le permiten ver el fuego, oír

los coches de una autopista, oler

la basura de un vertedero, para no

arrojarse a ellos como un suicida.

Pero le falta el sexto sentido para

detectar los invisibles campos

electromagnéticos de la inmensa

antena de telefonía que ve desde

la puerta del parque de bomberos.

¿Qué forma tienen, dónde están?

«Lo peor de todo es que no entendemos

del tema», dice preocupado,

pero no paranoico ni alarmista,

apuntando a la construcción

metálicadecasitreintametros

de altura propiedad de Telefónica

que se alza como un tótem

desasogante en el Polígono El

Fuerte de Ronda. Una construcción

civil y pacífica sobre la que se

cierne ahora la sospecha de una

culpa letal. Los profesores y vecinos

de la zona, movilizados desde

hace un año, creen que la antena

puede estar relacionada con una

decena de casos de cáncer (tres de

ellos mortales) detectados en los

últimos cuatro años entre enseñantes,

alumnos y personal no docente

de tres centros de enseñanza

secundaria situados en un radio

de doscientos metros (la norma

actual establece una distancia

mínima de 500).

¿Son peligrosas las antenas de

telefonía móvil y de telefonía fija

vía radio? Dos informes privados

encargados por la dirección del

instituto Rodríguez Delgado, que

se encuentra a escasos veinte metros

de la antena bajo sospecha,

insisten en que sí después dehaber

registrado en ésta radiaciones

(8,3 microwatios por centímetro

cuadrado) ochenta veces superiores,

dicen, a lo recomendado por

la Unión Europea. Pero los guardianes

de los intereses de las empresas

de telecomunicaciones responden

que son inofensivas.

¿Quién es el tonto en esta nueva

A la sombra del tótem

Los vecinos de la gran antena de Telefónica en

Ronda piden que se aclare de una vez su posible

relación con los casos de cáncer detectados

historia de contaminación? ¿Se

acuerda alguien hoy de aquellos

soldados destinados en los Balcanes

enfermos de leucemia, hace

justounaño,quecayeronenelolvido

despuésdequeloscientíficos

sostuvieran que no tenían nada

que ver con las bombas que

manejaron?

En Ronda, de momento, cunde

más la moderación que la paranoia

de achacar a la antena del vecino

cualquier dolor de muelas.

José Manuel, un estudiante de

15 años del instituto Martín Rivero

(con un profesor y un alumno

víctimas de cáncer, pero recuperados),

saca su flamante Nokia y

muestra la pantallita mientras

apunta hacia la antena a menos de

cien metros. «La cobertura está al

máximo», dice ufano. ¿Pero no es

peligroso estar tan cerca? «Sí, claro

que es peligroso», dice el chaval.

Su opinión está muy fundamentada.

José Manuel, repetidor

dede ESO, es radioaficionado y

tiene plantada en el tejado de su

casa una antena de radio de tres

metros de 1.000 watios de potencia,

autorizada e inspeccionada

por la Dirección General de Telecomunicaciones,

y consentida a

regañadientes por los vecinos después

de que instalara unos filtros

para evitar que sus televisores se

apagasen cada vez que él encendíaelmicrófono.

«Pero el único peligro que tiene

mi antena es que se caiga a la calle

yledé a alguien encima. Por eso

tengo un seguro». Lo de la radio le

ha enseñado a apreciar el peso de

las ondas. «No te acerques mucho

el walkie talkie a la cabeza, me dice

mi tío, que es ingeniero de Telecomunicaciones.

Mira, con un walkie

de ocho watios, si lo enciendo a

dos metros de la tele, la apago. A

esta distancia de la antena donde

estamos nosotros, la señal va rebotando,

te atraviesa y una parte se

queda en tu cuerpo», explica el

chaval. Pero cree que la movilización

no va a cambiar nada: «Telefónica

tiene mucho dinero».

Miriam,de15años,yMaite,de

18, pasan con sus móviles a cuestas

por delante de su instituto hoy

cerrado, el Pérez de Guzmán, el

mismo donde estudiaba Rocío

García Jiménez, la estudiante de

20 años que murió el pasado 14 de

noviembre por una leucemia. «A

mí me ha dolido la cabeza más de

una vez. Yo creo que la antena es

peligrosa», dice Miriam. «A mí me

duele la cabeza cada vez que entro

en clase», replica su amiga con

sorna juvenil y buena onda.

Temor y dinero en las comunidades de propietarios

Antonio Prieto, en la azotea de su bloque, el más cercano a la polémica antena.

E. DEL C.

RONDA.— Antonio Prieto vive

en el bloque más cercano a la polémica

antena, de la que le separa

la vía del tren, y su hijo mayor

estudia en el instituto Rodríguez

Delgado, enfrente de la construcción,

de manera que la inquietud

es doble. No tiene constancia de

que en la casa haya habido casos

de cáncer.

Su vecino, Miguel Angel Moncayo,

trabaja de pedagogo en el

mismo centro de secundaria. «El

antiguo director murió de un

cáncer. Una profesora se operó

de un cáncer de mama el añopasado,

lo mismo que una limpiadora,

hace dos años. La alumna

que murió de leucemia estudió

aquí antes de cambiarse al Pérez

Guzmán [pocos metros más arriba].

No está claro que las emisiones

incidan en esto, pero tampoco

que no incidan». Antonio y

Miguel Angel no acaban de entender

a las comunidades que

aceptan colocar antenas en sus

inmuebles. «Están jugando con

la salud de los demás, porque las

radiaciones van en diagonal y no

les afecta a ellos, que están debajo.

Sí, les dan dinero por tener las

antenas, pero sus pisos se están

E. DEL C.

RONDA.— En la calle Dolores

Ibarruri está situado el recinto

de Telefónica (hoy cerrado a cal

ycantoyvacío) y tres institutos

con 3.000 estudiantes y 300 profesores,

además de una guardería,

el parque de bomberos y

una escuela de empresas. Más

allá hay dos escuelas-taller y varias

viviendas, que albergan a

unos 800 vecinos. La mayoría

de estos edificios son anteriores

a las instalaciones de telefonía

móvil, añadidas hace unos años

al cuerpo de la antena, que tiene

dos décadas de antigüedad.

Cada año se gastan millones

de euros en averiguar la intención

de voto de la población, su

marca de whisky favorita, sus

perversiones sexuales: por ello

resulta increíble y vergonzoso

que no exista un solo estudio

que pruebe o descarte la posible

relación entre los casos de

cáncer y la ubicación de las antenas

de telecomunicaciones.

Es tan sencillo como cruzar dos

series de datos: marcar en un

mapa las antenas y ver si hay

conglomerados de casos de

cáncer en sus alrededores.

«Hombre, pero si es muy

simple. ¿Cuántos casos había

antes de que pusieran las antenas?

¿Cuántos hay ahora? Ver

la diferencia es lo más fiable»,

razona el bombero Antonio Reina.

Esta imperdonable laguna

está alimentando la zozobra.

«El director de la facultad de

Telecomunicaciones de Málaga

dice que no entiende cómo una

antena así está en un centro urbano;

pues si él, que es catedrático,

está intranquilo, imagínate

yo, que no tengo ni idea».

A partir del 21 de enero, inspectores

del Ministerio de Ciencia

y Tecnología vendránaRonda

a medir las emisiones de todas

las antenas. Los bomberos

los llevarán a los lugares más

inaccesibles. Antonio irá el primero:

quiere cerciorarse de que

no le ocultan información. «Hace

dos meses que tengo dolor de

garganta, y estoy acojonado».

devaluando, porque la gente está

adquiriendo conciencia ambiental»,

explica Miguel Angel.

En la cercana Plaza de la Concepción

hay dos grandes bloques

con instalaciones de telefonía

móvil en sus azoteas. El presidente

de uno de ellos está hoy

fregando el suelo del vestíbulo

sin aparente preocupación. Jerónimo

González López mide sus

respuestas, como si lo estuvieran

juzgando. «La antena es de Amena.

La pusieron hace un par de

años. Nos lo propusieron y aceptamos

por acuerdo general. Nos

pagan doscientas y pico mil pesetas

al trimestre. Lo usamos para

hacer arreglos. Hay 28 pisos y

no ha habido quejas de momento.

Entonces no se sabía siera

bueno o malo. Si hay que quitarla,

se quita. Pero que se quiten

todas ¿eh?, no sólo una».


8

MUJERES / UNA VIDA DE MARGINACION

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Isabel Cruz González,

mujer, pobre, gitana, analfabeta y

presa, tuvo 25 hijos y ya ha enterrado

a 11, cuatro de ellos devorados

por el sida y el caballo, sepultados

bajo toneladas de marginaciónyolvido.

Trabajadora y madre, entorna

sus ojos grises encerrados entre

párpados arrugados de cansancio e

intenta recordar todos sus nombres:

Rafaela, Juan Antonio, Carmen,

Pepe, Pedro, Justo, Lorenzo,

Francisco José, Elizabeth... «Tantos

que tengo, y no me acuerdo».

Isabel no se acuerda de en qué

día nació; en realidad la fecha figura

en el DNI roto que ha mostrado

al guardia para salir de permiso de

la cárcel este fin de semana, pero

no sabe leerla: 01-12-1943. Acaba

de cumplir 58 añosyyaesunaanciana.

«No deberías estar aquí», le

dicen los funcionarios con un atisbo

de compasión. Pero está, por haber

vendido papelinas de heroína

en el barrio de La Alameda. «Mis

hijos estaban en cárceles distintas y

yo no tenía dinero para ir a verlos.

Me lancé y me cogieron. Pero la

droga no vuelvo a tocarla».

Hubo un tiempo en que también

ella fue hija. «Nací en la feria de

Lora del Río, en los Caños de Carmona,

debajo de un toldo».Suvida

desde entonces ha sido pura intemperie.

Isabel se recuerda a sí

misma de niña viajando con sus

padres por los caminos de España

en un carro tirado por mulas, buscando

la siguiente feria de ganado,

en Barcelona, en Madrid, en Cádiz,

durmiendo bajo un puente,

contra la tapia trasera de los cementerios,

en una chabola, pegados

al tronco de un olivo.

Su padre castigaba a bofetadas,

había que tratarlo de usted. En los

viajes recorría con su hermana las

cunetas recogiendo colillas para

que él se liara un cigarro. Su madre

tuvo 30 o 31 hijos, no lo recuerda.

Sólo sobreviven cinco hermanos.

«Yo iba detrás a ver si la cogía,

quería tener tantos hijos como

ella»,ríe Isabel sentada en el salón

de su casa ruinosa de Las Vegas, el

barrio-guetto destruido moral y físicamente

por la marginación yla

droga que supura en el sur de Sevilla

desde hace décadas.

A sus habitantes los juzgan continuamente,

son la carne de cañón

de los presidios. Pero nunca, que

se sepa, se ha enjuiciado a quienes

los condenaron al pozo de la ignorancia.

Santos inocentes como

aquella niña Isabel que con 11

años se escapó con su novio y con

12 ya había parido a su primera hija,

la Rafaela, una de las ya muertas,

iniciando una peligrosa carrera

de procreación alimentada por

el mito franquista de los premios

de natalidad. «Decían que Franco

iba a dar 3.000 pesetas por varón,

yasííbamos, a ver cuántos tienes

tú, a ver cuántos tengo yo, y con el

cachondeo, venga niño, venga niño.

Pero no me dieron nada. Ni

Franco, ni el Ayuntamiento, ni el

Rey. Mira que quiero a mis hijos,

pero si tuviera que tenerlos ahora,

con cuatro tendría suficiente».

Ha tenido tres hombres en su vida.

Al primero, Francisco, padre de

13 hijos, lo dejó. El segundo, Salvador,

padre del resto, murió hace

unos años. Ahora Isabel vive con

un hombre separado que trabaja

de cocinero en un restaurante.

«Estás con ellos por los hijos. Enamorada,

sólo he estado del hombre

que tengo ahora».

Isabel no supo lo que era vivir

en una casa hasta que «la señorita

más rica de Chiclana», católica de

pro, la casó por la iglesia. Para entonces

tenía ya siete u ocho hijos.

De las chabolas pasó a vivir a su

piso de protección oficial. En el desarraigo

del suburbio la vida de la

familia se fue descarriando, como

los muebles rotos y las puertas desencajadas,

los techos húmedos y

comidos por los desconchones en

que se ha convertido su casa despuésde25años

de lucha y derrota.

Esas manos con las uñas pintadas

de rojo y el esmalte saltado se

EL MUNDO, SÁBADO 19 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

La soledad de una madre de 25 hijos

Mujer, pobre, gitana, analfabeta y presa, la existencia

de Isabel Cruz González ha sido desde que nació

bajo un toldo una lucha sin tregua para no sucumbir

arrugaron en el campo recogiendo

algodón y aceitunas, escardando

remolachas, arrancando mazorcas

de maíz. «Llevaba a un niño agarrado

al vestido, otro a la espalda

como las moras, otro mamando al

pecho, y otro aquí guardado», dice

tocándose el vientre.

Luego limpió escaleras y casas,

arrodillada con el trapo en la mano

pero siempre con el corazón erguido,

resistiendo. «Estoy enferma del

hígado y la cervical. Tengo artrosis,

bronquitis asmática. Dice el

médico que estoy viva por la naturaleza

que tengo de fuerte».

Su vida ha sido ser madre. Sola,

sin ayuda. Cuando vio que casi todos

sus hijos mayores habían acabado

en la cárcel, dio un golpe de

timón: «A los pequeños los metí en

un colegio interno para que no se

engancharan a la droga».

Ninguna de sus criaturas vive ya

a su lado. Unos están enlacárcel,

otros se casaron y tuvieron hijos,

algunos viven con otros familiares,

desperdigados por aquí y por allá,

como la pequeña, de 14 años. Los

demás murieron, como aquel bebé

de cuatro meses que se apagó de

frío y enfermo en una feria cualquiera.

«De dormir en el suelo por

esa mala vida que llevábamos».

Kafka en Las Vegas. «Pedí una

ayuda social a la Junta, y las tres

veces me la denegó. Decía queyo

ya tenía recursos económicos».

Quizás si entonces la hubieran

ayudado no habría sucumbido a la

contradicción de lanzarse a la calle

para vender papelinas a enganchados

sin nombre que podían ser

sus propios hijos. Quizás.

Isabel Cruz González, en su casa del barrio de las 624 Viviendas de Sevilla, o ‘Las Vegas’, durante un permiso carcelario. / EDUARDO DEL CAM-

«Yo me voy a morir y tú te vas a quedar solito»

Pobreza

extrema,

extremo olvido

E. DEL C.

SEVILLA.— Una familia y una

vida como las de Isabel, pero si

nombres ni apellidos, son las

que reflejan los estudios sobre

la pobreza. El Atlas de la mortalidad,

elaborado por investigadores

de la Universidad Pompeu

i Fabra de Barcelona y presentada

en diciembre por

CCOO, señalaba que «el riesgo

de morir en el sur de España es

un 20 por ciento mayor que en

el Norte». Las provincias de Sevilla,

Cádiz y Huelva formaban

el triángulo más acusado.

El informe, tomando como

base las 10 principales causas

de muerte (enfermedades y accidentes

de tráfico), registraba

en estas provincias 114 mujeres

y 117 hombres muertos frente a

la media de 100. La interacción

de factores sociales, laborales y

ambientales, o sea, la menor calidad

de vida, están detrás de

esa condena.

Otro estudio de la Sociedad

Española de Salud Pública editado

en 2000 revelaba que la esperanza

de vida es siete años

menor en las comunidades más

pobres, entre ellas Andalucía.

La Asociación Pro-Derechos

Humanos de Andalucía denunció

en diciembre que más de

350.000 personas viven en situación

de pobreza «grave» en la

región, con ingresos inferiores

al 35 por ciento de la media en la

comunidad. Los que viven en situación

de«pobreza extrema»,

con un 25 por ciento de la renta

media, son 200.000. De este colectivo,

abocados al paro y la exclusión,

procede la mayoría de

los 11.000 andaluces hoy encarcelados.

El 75 por ciento, sin alternativas,

acaba reincidiendo.

Isabel Cruz recuerda su niñez

de hambre, pidiendo comida en

los cortijos, pariendo niños como

la Virgen María enelestablo.

Pero advierte que ese hambre

estructural no se ha extinguido.

«Hay veces que tengo para

comer y otras que no. Y eso

sucede también en esta época».

E. DEL C.

SEVILLA.— «Nunca fui al colegio.Enlacárcel

he aprendido

en un año a hacer mi firma, pero

mal hecha, como un borrico que

sube y baja. No puedo aprender

más con las preocupaciones que

tengo, pensando en mis hijos,

éste que se está muriendo de

sida en casa, este otro que me lo

han dejado tonto de tanta pastilla

y no me reconoce...».

Isabel está terminando de

cumplir tres años de condena

en la cárcel Sevilla II. En esta

misma prisión, a sólo unos pocos

metros de su celda, en el

pabellón de hombres, languidecen

sus dos «ojitos derechos»,

Francisco José (con una larga

condena a cuestas) y Lorenzo

Cortés Cruz. Otro hijo, José,

fue liberado hace pocas semanas

tras serle aplicado el artículo

104 de la normativa penitenciaria

que prevé la excarcelación

adelantada para los enfermos

terminales. José se está

muriendo del «bicho», como

cuatro hermanos suyos antes.

Isabel sueña con lograr la liberación

de Lorenzo, también

enfermo de sida. Llevárselo a

casa para cuidarlo y compartir

con él lo que le quede de vida.

Pero hay un laberinto legal:

hasta que Isabel, ahora en tercer

grado y libre cada fin de semana,

no salga a la calle, tampoco

lo hará su hijo, porque éste

no tiene dóndeir.Asuvez,a

Isabel no la dejan ya en libertad

condicional porque los técnicos

consideran que no cuenta con

apoyos familiares que le permitan

acudir regularmente al juzgado

de vigilancia penitenciaria

para cumplir con los controles.

Un círculo vicioso que repugna

doblemente porque

mientras resuelven su caso el

tiempo sigue consumiendo a

madre e hijo, sin remisión.

Que la cárcel destruye lo

prueba la evolución del joven.

«Cuando entró en la cárcel, hace

siete años [cuando tenía alrededor

de 18], estaba fuerte

como un toro, era normal. Pero

cuando lo trajeron a Sevilla II y

fui a verlo, no me reconocía.

Decía que yo era una vecina».

Lorenzo sufre hoy una profunda

demencia, como un zombi

muerto en vida. Gordo e hinchado,

apenas habla ni entiende

lo que le dicen, se comporta

como un niño o un animal

amaestrado. Su familia dice

que los medicamentos psiquiátricos

que tomó en la cárcel de

Huelva lo destrozaron. «Lo hartaron

de pastillas que eran para

neuróticos, no para toxicómanos.

Pero a nosotros no nos dan

el historial clínico», denuncia

un familiar.

Los miércoles, Isabel recorre

unos metros de pasillo para ver

aLorenzoatravés del cristal de

la sala de visitas. «Yo le digo

por señas, ‘yo me voy a morir y

tú te vas a quedar solito. Cásate,

búscate una muchacha y

cásate’,yél se queda así mirando,

mudito».

En el barrio y en la cárcel

muchos muchachos jóvenes la

llaman «mama». Huérfanos de

tantas cosas, ven en su mirada

transparente un consuelo de

pureza. Isabel no pide demasiado

ya de la vida. «Quiero que

me arreglen mi piso, que suelten

a mi Lorenzo y no retirarme

del lado de mis hijos».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, LUNES 21 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

11

PRISIONES / LA DISCRIMINACION SEXUAL

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «Aunque el carné pone

Francisco Javier Camúñez Gómez,

es un error: yo me llamo Coral.

Me siento mujer de mente y de

corazón, sólo que la naturaleza me

lo dio eso para fuera. Tengo 31 años

y ya llevo diez en la cárcel, problemas

de drogas. En todas las prisiones

en que he estado siempre he sido

la única..., hijo, no sé cómo decirlo,

esa palabra es muy

rara: transexual.

Yo soy mujer, pero

siempre me han metido

en los pabellones de

hombres, cuando yo hubiera

estado más realizada

en el de mujeres, porque

las conversaciones

entre nosotras, tú sabes,

son distintas que las

vuestras. Y la masculinidad

se pega. ¿No es absurdo

que esté con los tíos?

Bueno, pues en todas

partes yo sola, menos en

Navalcarnero, donde tenía

dos compañeras como

yo, pero separadas de

mí, en otros módulos, y si

el funcionario era simpático

nos enviábamos

mensajitos.

Nosotras lo pasamos

peor en la cárcel que las

mujeres y los hombres.

Mi único privilegio ha sido

tener una celda para

mí sola. Nada más.

Me han discriminado

siempre, pero como aquí

en Sevilla II, en ninguna

cárcel, y mira que he estado

en algunas fachistas y

duras. He pasado por Burgos,

El Dueso, Navalcarnero, Valdemoro,

Burgos, Sevilla I, Sevilla

II. Bueno, pues aquí me han prohibido

ir a la piscina y al gimnasio, y

me han vetado trabajar en los talleres

de la sección abierta. Será

porque soy transexual y sus mentes

no lo aceptan. Me ven como un

bicho raro. Soy muy rebelde, no

me callo nunca, pero también me

tengo que aguantar. Ya ni siquiera

pido mis derechos. Sólo suplico.

Las máscaras, en Venecia

Ahora me han pasado a tercer grado.

Me han dado un permiso y estoy

en la calle. Pero este lunes tengo

que volver adentro. Es una injusticia,

porque yo estoy cumplida

ya por redenciones de condena,

pero como no puedo reclamar... Al

menos ahora, en la sección abierta,

sigo durmiendo en la sección

masculina, pero a la hora de la comida

y del patio nos podemos juntar

mujeres y hombres.

Mi familia nunca me ha aceptado

ni me aceptará. No tengo relación

con ella. Cómo la voy a tener,

si mi madre me echó diciendo «¡en

mi casa no quiero maricas!». Yo

era buena estudiante. Hice el EGB,

y luego entré en un instituto de formación

profesional en Sevilla, para

hacer administrativo. Pasado un

tiempo los profesores notaron que

me habían crecido los pechos.

«¿Esto qué es?», me preguntaban

asustados. «Esto no puede ser»,

decían. Y también me expulsaron

de allí. Yotendría 15años. Eran

otros tiempos, en los ochenta, y se

comprendían menos estas cosas.

Así que empecé a trabajar por

las noches, sirviendo copas en un

club. Al final acababa trabajando

Coral de mujer

en la cárcel para hombres

Las transexuales que no pueden legalizar el cambio de género sufren una gran

marginación al ser internadas en el sector masculino. Lo relata Coral, en Sevilla-II

‘Coral’ Camúñez Gómez, la solitaria transexual interna en el pabellón de hombres de Sevilla II, hace unos días durante su último permiso. / FOTOS. EDUARDO DEL CAMPO

las 24 horas del día, con los pies

hinchados y doloridos por los tacones,

y para resistir ese ritmo empecé

a tomar unas pastillas equivalentesalacocaína

que traían de

Francia. Luego empecé a meterme

picos de cocaína, después amezclarla

con heroína. Estaba enganchada.

Y como para la prostitución

fui siempre muy mala, me metí a

robar para pagarme la droga. Robos

a casas habitadas. Estoy cumpliendo

18 años por varias penas.

Yo era muy joven entonces. Mira el

papel. Entré en prisión elquince

de diciembre de 1991. Hace ya

diez años de eso.

Sí, soy seropositiva, pero no he

desarrollado el sida. Ya llevo un

año sin tomar los medicamentos

para el VIH, el médico dice que estoy

muy bien.

Siempre he ido vestida de mujer,

en la calle y en prisión. No me gusta

usar máscaras, eso es para cuando

se va al carnaval de Venecia.

Tienes que ser tú ysólo tú. Mira,

cuando llegas por primera vez a

una cárcel, todo el mundo se queda

sorprendido. Te miran, se meten

contigo. Pero al final se acaban

acostumbrando y te respetan. Un

día se acercan a ti en el patio, te

preguntan, vas hablando. Y no pasa

nada. Entre los funcionarios y

los internos, la mitad te acepta y la

otra mitad no. Hay algunos que te

levantan bulos. Pero te digo una

cosa: muchos de estos compañeros

han demostrado conmigo tener

más educación, respeto y solidaridad

que en la calle mucha gente

con carrera y dinero.

Abusos, cambio de sexo

Extraña flor en un jardín de espinas

Coral, en su barrio de las Tres Mil Viviendas, en Sevilla, un día de permiso.

Coral tiene ojos verdes

y pestañas pintadas

de rimmel, el

pelo negro salpicado

de canas, manos finas

de chica presumida

a la que le gusta

posar. El otro día,

al salir de la cárcel

conunpermisoque

expira hoy por la

mañana, llevaba falda

vaquera, botas

blancas de plataforma

a juego con las

medias y un pañuelo

negro anudado a la

garganta.

El maquillaje alivia

los estragos de una

vida de marginación,

las estrías de la droga

(ya olvidada), la prepotencia

del sistema penitenciario,

el abandono

familiar, la enfermedad.

Le falta algún diente,

pero su sonrisa rota es

verdadera. Será esa belleza

de espíritu la que

le ha granjeado el respeto

de sus compañeros,

ésos que se

acercan a saludarla

con inesperada humanidad.

El subdirector

médico la llama

«la niña», perdida

como una extraña

flor en un jardín

de espinas que no

le corresponde.

Es un placer tratar

con ella. Su

educación es exquisita,

y su ética,

pese a las condenas

que arrastra,

quizás ejemplar.

Sabe amar. No hay

duda de que es toda

una mujer. Y de que se

merecía, se merece,

una vida mejor.

El único que ha abusado sexualmente

deen la cárcel es un funcionario

de Burgos. Lo tengo denunciado

por desnudarme y tocarme.

Pero la juez me contestó que

quería sitio, hora y testigos. ¿Pero

qué testigos puedo darle, si estábamos

solos? El funcionario me obligaba

a desnudarme a la fuerza.

Luego me tocaba los pechos. ¿Y

quién me cree? Lo hizo tres veces, y

despuésdelaúltima, cuando yo denuncié

lo que pasaba, fue cuando

me trasladaron aquí.

Ya digo que he estado en cárceles

muy fachistas, pero nunca me

han discriminado tanto como en

Sevilla-II. En el verano de 2000 voy

a la piscina de la prisión, con una

bermudas y un corpiño,

como iba a todas partes,

y me dicen que no puedo

pasar. El director me

mandó un papelito donde

se me prohibía laentrada

en la piscina y el

polideportivo. Según la

dirección, iba a alterar a

los compañeros. ¿Pero

no estoy acaso viviendo

todo el día rodeada de

hombres, siendo yo mujer?

¿Si me han metido

en el pabellón dehombres,

entonces por qué

no puedo ir a la piscina

de hombres? No tiene

sentido. Pero al final he

tenido que callarme. Este

verano pasado he renunciado

a protestar.

También me han discriminado

en los talleres

laborales. ¿Camúñez?

Uy, oyen mi nombre y

dicen, no, ése no.

En Burgos pedí el

cambio de sexo. Me hicieron

todas las pruebas

psicológicas y las pasé.

Entonces me cambiaron

a Sevilla, y vuelta a empezar.

Hablé conlajuezy

exigió que se me facilitaran

las citas. Tardaron 16 meses en

dármela. Cuando fui al hospital

Virgen del Rocío, el endocrino, al

verme esposada y acompañada por

la fuerza pública, me dijo que no

me atendía. «Mira, mejor que lo dejemos

para cuando salgas libre. Te

tengo que tocar, examinarte, y va a

ser humillante para ti, delante de la

policía». Las esposas intimidan

mucho a los médicos. Y cuando

nos llevan al hospital te pasean delante

de todo el mundo, no entras

por un pasillito discreto sino por la

puerta principal, y la gente te mira

con caras raras. Tendré que esperar

a operarme cuando esté fuera.

Estoy deseando salir ya. Cada

vez que veo la calle cuando salgo

de permiso, me quedo alucinada.

La única suerte que he tenido en

la cárcel es que aquí en Sevilla

me he enamorado. Mi compañero

se llama Francisco, ya está en

la calle, ahora me está esperando.

Fue verlo, y Cupido nos lanzó

un flechazo. El es más joven que

yo, tiene 26 años. Ahora soy la

mujer del Rubio. Yo lo conocía de

toda la vida del barrio, de las

Tres Mil Viviendas, pero esto ha

sido nuevo. Francisco me ha acogido

en su casa, en un pisito que

tiene allí en las Tres Mil. El ha tenido

presiones de su familia, pero

ha dado la cara en todas partes;

hemos dado la cara juntos,

sin escondernos.

Mi chico está trabajando de camarero,

espero que no lo echen si

se enteran de con quién está.

Cuando salga, también buscaré un

trabajito. Tengo ilusión, hace tiempo

que estoy desenganchada. Me

siento bien. En la calle pasaré más

desapercibida. Pero seguiré siendo

yo. Las máscaras, en Venecia.»

Impreso por . Prohibida su reproducción.


8

EL MUNDO, MARTES 22 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

INMIGRACION / EL GOBIERNO HA NEGADO EL PERMISO A 3.000 PERSONAS EN LA PROVINCIA

La Policía reprime una sentada en Almería

de marroquíes que pedían su regularización

IÑIGO MAS GREÑO

ALMERIA.— Más de 300 inmigrantes

protagonizaron ayer

una sentada frente a la Subdelegación

del Gobierno en Almería,

junto a la Oficina de Extranjería,

al no habérseles concedido la

documentación para su estancia

en España. La protesta fue abortada

pasadas las cuatro de la tarde

por la Policía Nacional, que

detuvo a doce personas, por estancia

ilegal o llevar documentación

falsa. Según el subdelegado,

Fernando Hermoso, en contra

de lo que afirmaron los inmigrantes,

no hubo ningún herido.

Tras la carga policial, los inmigrantes

se dispersaron temiendo

ser detenidos. Hermoso, en declaraciones

a Efe, dijo que tanto él

como el alcalde, Santiago Martínez

Cabrejas (PSOE), coincidieron

en la voluntad de impedir que

la protesta se prolongara. «Que se

enteren las mafias de que esto se

ha terminado», dijo.

El Sindicato de Obreros del

Campo (SOC), que apoyó la protesta,

recordó que en la provincia

son más de 3.000 las personas

a las que se ha denegado la

regularización por arraigo.

Para el portavoz del sindicato,

José García Cuevas, «la única

solución que les queda es la del

contencioso administrativo pese

a haber presentado la oferta de

trabajo y las pruebas por arraigo.

Tal y como está la Justicia,

puede tardar dos o tres años. La

única vía que les queda es la

clandestinidad y seguir trabajando

en precario. Pedimos al

Gobierno que sea más flexible y

aplique una tabla rasa dando

permisos de trabajo y residencia

a todos los que han presentado

la documentación».

Durante la sentada, los inmigrantes,

procedentes de El Ejido,

Vícar, Almería, Níjar y casi

toda la provincia, mostraban en

sus manos el documento de segunda

negativa del permiso de

trabajo y residencia. En declaraciones

a EL MUNDO, el portavoz

de los trabajadores extranjeros,

Mostafa El Qobachy, afirmaba

que se encontraban «en

una situación desesperada».

«Tenemos –añadió– arraigo en

Almería y sin embargo nos siguen

denegando el permiso,

cuando traen inmigrantes de

otros países. Somos marroquíes

que han venido por la situación

de corrupción delpaís y se refugian

en chabolas en Almería al

seguir siendo ilegales».

«Queremos que el subdelegado

del Gobierno resuelva la papeleta.

Pensamos permanecer

aquí todo el tiempo que sea necesario

hasta que se arregle el

problema de los papeles, sin

descartar medidas mayores como

la huelga de hambre si es necesario»,

decía El Qobachy.

Hermoso respondió diciendo

que el último proceso de regularización

ha documentado a

10.000 personas y que de las

3.000 solicitudes denegadas «la

mayoría de las que se han recurrido

se están dando por buena».

Los inmigrantes movilizados muestran los denegaciones de sus solicitudes durante la sentada que ayer iniciaron en Almería. /E.SALAS

Condenados por vender contratos falsos

Andalucía y Cataluña piden al Gobierno «fórmulas»

para agilizar la devolución de menores magrebíes

M. EL KHATTAT

GRANADA.— La directora

de una gestoría del

municipio granadino de

Albuñol y un abogado

que colaboraba con ella

admitieron ayer ser condenados

por la comisión

de un delito de estafa y

falsedad perpetrados en

la tramitación fraudulenta

de permisos de trabajo

a inmigrantes magrebíes

que eran falsos.

El pacto alcanzado

ayer por el fiscal y las

defensas de los dos acusados

hizo que no se celebrara

la vista oral prevista

ayer en la Audiencia

de Granada y prevé

una condena de tres

años y tres meses de prisión

para la propietaria

El consejero Alfonso Perales (dcha.), con su colega catalán Xabier Pomés. / C. MARQUEZ

de la gestoría y de seis

meses para el letrado,

mientras que se absuelve

a una empleada.

La mujer condenada

tramitó decenas de solicitudes

falsas de empleo

a inmigrantes pertenecientes

a los contingentes

de trabajadores extranjeros

de los años 97,

98y98alosquecobraba

entre 40.000 y

150.000 pesetas en concepto

de tramitación de

sus solicitudes.

La gestoríateníaofertas

de trabajo de empresarios

cuyas firmas eran

previamente falsificadas

y que posteriormente

ofrecía a los inmigrantes,

sin que éstos supieran

que eran falsas.

González: «Los

asesinatos de El

Ejido pudieron

ser instigados»

MADRID.— El ex presidente

del Gobierno y diputado del

PSOE Felipe González mostró

su «temor» aque«los asesinatos

que desencadenaron los sucesos

de El Ejido pudieran haber sido

instigados», loquebasó en que

«los hechos no fueron suficientemente

investigados».

Además, añadió que en la localidad

almeriense «no sólo hubo

un brote clarísimo de xenofobia».

González, que hizo estas

declaraciones en una entrevista

publicada en el epílogo del libro

España en el punto de mira. La

amenaza del integrismo islámico,

de Javier Valenzuela, respondió

así a una pregunta sobre las

afirmaciones del presidente del

Foro de la Inmigración, Mikel

Azurmendi, para quien los disturbios

fueron «una pataleta».

La muerte de Encarnación

López Valverde, de 26 años, en

febrero de 2000, a manos de un

joven magrebí que fue detenido,

se sumó en apenas unos días a

las de dos agricultores –José

Ruiz Funes y Tomás Bonilla– que

perdieron la vida el 22 de enero

de 2000, apedreados por un inmigrante

marroquí enajenado.

Durante el funeral de Encarnación

López, se iniciaron los

primeros disturbios cuando vecinos

de El Ejido increparon a

un grupo de magrebíes que se

habían concentrado en repulsa

por el asesinato.

El Movimiento contra la Intolerancia

presentó ante la Fiscalía

General una denuncia, y su

presidente, Esteban Ibarra, pidió

a las autoridades que investigaran

a fondo los hechos, extremo

que, dijo ayer, «aún noha

obtenido respuesta alguna».

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Los menores indocumentados

y solos que han logrado

la proeza infantil de salir de sus

casas en Marruecos y cruzar el

Estrecho para acabar vagando sin

norte por las calles de las grandes

ciudades españolas se han convertido

en un quebradero de cabeza

para los gobiernos de Andalucía

y Cataluña, que no consiguen

repatriarlos a su miseria de

origen.

¿Qué hacemos con estos niños

de la calle? Esta pregunta irresuelta

es la que ayer se hicieron en una

puesta en común de ideas el consejero

andaluz de Gobernación, Alfonso

Perales, y su colega catalán

de Interior, Xabier Pomés.

En Andalucía, según estimó Perales,

el Gobierno sólo ha repatriado

a menos del cinco por ciento de

los 1.342 chicos que pasaron en

2001 por alguno de los centros de

menores de la Junta. En Cataluña

no han tenido más éxito: allí, dijo

Pomés, el año pasado recorrieron

el camino inverso hacia Marruecos

14 chicos: «Un uno o dos por ciento

del total, algo insignificante».

Frustrados, y sin ánimo de buscar

la «confrontación» o hacer

«frentismo» contra el Gobierno

central, los dos consejeros instaron

al Ejecutivo español a que busque

«fórmulas para agilizar lo más posible

las repatriaciones».

Para el consejero andaluz, la solución

pasa por «engrasar» la complicada

cadena de responsabilidades

que va desde el momento en

que la Policía identifica al menor

hasta que el cónsul español en Marruecos

localiza a la familia del

crío, «si la tiene». Un momento ése

crítico y que revela muchas veces

la inutilidad del proceso: muchas

familias no quieren o no pueden

hacerse cargo del chaval, un «pionero»

enviado como avanzadilla a

Españayqueenvía muy necesarias

remesas de dinero a los suyos. Para

evitar este desenlace amargo, Perales

propone avanzar en líneas como

la abierta por la ONG Mensajeros

de la Paz, con tres centros de

acogida en Marruecos: dar becassalarios

y formación en su propio

país a los chavales repatriados, de

manera que ganen algo en el salto.

Pero la repatriación, en todo caso,

es la única salida que contemplan

los gobiernos andaluz y catalán.

Alegan que la integracióneducativa

no funciona, porque estos

chicos sólo quieren trabajar, y por

su edad es imposible darles empleo.

«Tienen que estar con su familia»,

remachaba Perales.

Pomés está de acuerdo. Su preocupación

es que los delitos cometidos

por los menores que hoy son

carne de cañón de las redes delictivas

fomenten la xenofobia.

El problema, admitió Perales, es

que estos anómalos inmigrantes a

quienes aquí vemos como niños

son tratados en Marruecos, en

cuanto cumplen 12 años, como

verdaderos adultos.

Última idea: hay que normalizar

las relaciones diplomáticas con Rabat,

sí osí. Y(Peralesdixit) reforzar

la actividad consular en el norte

marroquí, origen de estos chavales

cargados de problemas a los

que no quieren en ninguna parte.


EL MUNDO, MARTES 22 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

11

Viera asegura a los mineros de Aznalcóllar que

habrá reunión con el Gobierno «en 48 horas»

La plantilla se reparte entre la mina y la Delegación de Empleo para secundar dos encierros

SEVILLA.— El consejero de Empleo

y Desarrollo Tecnológico, José

Antonio Viera, aseguró ayer

que el delegado del Gobierno en

Andalucía, José Torres Hurtado,

se ha comprometido a que antes

de 48 horas se celebre una reunión

de la Comisión Mixta, en las

que están representadas ambas

administraciones y los trabajadores

de la cerrada mina de Aznalcóllar,

en Sevilla.

Viera compareció en rueda de

prensa anoche antes de reunirse

con los secretarios generales de

UGT-A, Manuel Pastrana, y

CCOO-A, Julio Ruiz, y representantes

de los trabajadores, una reunión

forzada tras la movilización

de los mineros, que ocuparon por

la mañana la delegación provincial

de la Consejería de Empleo

en Sevilla, iniciando así un segundo

encierro además del que siguen

mantieniendo en las instalaciones

abandonadas por Boliden.

Viera explicó que el compromiso

es que en esa reunión (que empezó

a las ocho de la noche) se

terminasen de debatir los puntos

en los que todavía no hay acuerdos

para poder decirle a los trabajadores

en qué puntos se ha alcanzado

un consenso y en cuáles

se está negociando.

Incidió, además, en las medidas

«por escrito» que la Junta ha

propuesto y pidió la misma actuación

del Gobierno central, del que

hasta ahora los trabajadores sólo

tienen un «folio blanco».

Sobre la garantía de los avales

a los trabajadores, aseguró que si

la empresa no puede hacerlo, es

responsabilidad tanto de la Junta,

que ya se ha comprometido a ello,

como del Gobierno central.

De otro lado, en cuanto a las

declaraciones realizadas hoy por

la alcaldesa de Aznalcóllar, Salud

Santana, en las que dice que el

Gobierno sólo estudia levantar el

embargo de 11 hectáreas (el terreno

embargado a Boliden por

impago a sus acreedores, terreno

necesario para instalar una zona

industrial que sirva de alternativa

a los parados de la mina), Viera

afirmó que la Junta ha solicitado

el levantamiento de las 132 hectáreas

y advirtió que con la superficie

que manifestó el subdelegado

del Gobierno, Manuel Luque,

apenas hay para la instalación de

una empresa, «cuanto menos para

un polígono industrial en el

que ya están interesadas dice».

Pidió, además, al Gobierno

central un «esfuerzo para la eliminación

de un problema grave social

y económico de una comarca»

al margen de la «confrontación

política». Sobre las críticas

de los dirigentes del PP-A, afirmó

que se pregunta sobre la «autoridad

administrativa» de Teófila

Martínez y Antonio Sanz para

«prometer cosas que no pueden

firmar». La Junta, dijo, siempre

ha antepuesto el interés de los trabajadores

a las deudas de la empresa

por los daños del vertido.

Mineros de Aznalcóllar ocupan un pasillo de la delegación de Empleo de la Junta durante su encierro de ayer. / MIGUEL RODRIGUEZ

E. DEL CAMPO

SEVILLA.—

Tres meses de

protestas, cargas

policiales,

encierros y

asambleas están

pasando factura

a los batalladores mineros

de Aznalcóllar,

que son mineros pero

humanos y, por ello, sujetos

a la piqueta del

cansancio y la tensión.

«Divide y vencerás»,

han dicho y dirán todos

los grandes reventadores

de movimientos sociales

de la Historia.

Esta vez, como bien saben

quien ha pasado

por el trago venenoso

de asistir al desmoronamiento

de su empresa,

no han sido necesarios

factores externos.

El empuje de los mineros

de Aznalcóllar

está siendo socavado,

además de por la lentitud

y pasividad de las

administraciones, por

la propia inercia de

desgaste de la lucha:

ese clima enrarecido

que empieza a adueñarse

del grupo cuando

no se ven soluciones y,

como decía ayer un trabajador

en el nuevo encierro

abierto en la De-

Las tensiones de la lucha

Tres meses de encierros y protestas han

pasado factura a los mineros, socavados por el

cansancio y amagos de divisiones internas

legación deEmpleoen

Sevilla, «todos creen

que lo pueden hacer

mejor que el compañero».

Resultado: un

amago de división interna

está amenazando

con sacar de quicio la

unidad de los 425.

Ayer por la tarde se

vivieron momentos de

gran tensión verbal en

ese encierro en los pasillos

de la Junta. El aire

estaba cargado de

hartura, humo, sudor,

impaciencia. Los gritos

y blasfemias apuntaban

a los propios compañeros,

más comoterapia

colectiva que por

inquina verdadera.

«¡Estoy hasta los cojones!»,

gritaba un

hombre fuera de sí.

«¡Oye, que aquí hasta

los huevos estamos todos,

¿eh? No vayamos

a meter la pata!», le

contestaba otro en medio

de un tumulto de

cabezas. Se discutía

quién ibaaentrarala

reunión con el consejero

dos horas después.

Este es el problema.

Los trabajadores cuentan

ahora con dos delegaciones:

un comité de

empresa de 13 miembros,

el elegido legalmente,

y una comisión

nueva de cinco personas

elegida por los participantes

en el encierro

iniciado el 17 de diciembre

en la mina. El

der de este grupo es

Agapito Ramírez, el

hombre que un díadijo

«pues yo me voy a encerrar

en la mina a pasar

las Navidades».

Su gesto acabó siendo

secundado por la

mayoría. A este sector,

el más popular ahora,

le llaman cariñosamente

el de los «talibanes».

El comité de empresa,

desgastado por la negociación,

ha perdido

para muchos la confianza

de antaño. La situación

es extraña: como

explica Manolo, la

Tanto Pastrana como Ruiz

coincidieron al inicio de la reunión

en que las administraciones

deben dejar de «pasarse la pelota

de un tejado a otro» y buscar «soluciones

ya al conflicto».

Mientras se exploran salidas,

las plantilla de Boliden Apirsa se

han repartido entre las instalaciones

de la mina de Aznalcóllar y la

comisión de los

talibanes (el

nombre no implica

extremismo,

aunque de broma

han puesto

un cartel que dice

«Tora Bora») seha

convertido en un notario

para «controlar» lo

que firman sus compañeros

del comité.

A su vez, los sindicatos,

según la versiónde

Manolo, una de 425,

quieren restar influencia

a la nueva comisión.

Al final se acordó

que se entrevistaran

con Viera cuatro del

Comité más Agapito.

Manuel Fernández,

miembro del comité

cuestionado, quitaba

importancia a las tensiones

y comprendía el

empuje de los talibanes.

«Son más jóvenes,

de 35 o 40 años, los que

más difícil lo tienen.

Todos queremos lo

mismoyalfinalseguiremos

hablándonos».

Anoche se oían los

«Me cago en Dios» y

«Me voy pa casa». Pero

llegó la calma. Y José

Antonio resistía: «No

estoy cansado. La lucha

es así».

Delegación Provincial de Empleo

de la Junta en Sevilla para secundar

dos encierros. Unos 30 ó 40

trabajadores se dispusieron a pasar

la noche en el nuevo encierro.

ACERCAMIENTO

Gibraltar y Los

Barrios dejan sus

diferencias y crean

una empresa mixta

CHARO VILLANUEVA

LOS BARRIOS.— El ministro

principal de Gibraltar, Peter Caruana,

ha llegado a un acuerdo

con el Ayuntamiento gaditano de

Los Barrios para la constitución

de una sociedad mixta que fomente

el desarrollo económico y

las relaciones comerciales a ambos

lados de la frontera.

La constitución de dicha sociedad

facilitaría, entre otras cosas,

que empresas gibraltareñas se

instalaran en terrenos del citado

municipio, así como que puedan

recibir subvenciones de la Unión

Europea para proyectos conjuntos

a través delaoficinaqueel

Gobierno de Gibraltar tiene en

Bruselas.

Según explicaron ayer el propio

Caruana y el alcalde de Los

Barrios, el socialista Alonso Rojas,

la mencionada sociedad contaría

con la participación de la

empresa pública del Gobierno

del Peñón —Gibraltar Development

Corporation—, e Iniciativas

Los Barrios, la empresa pública

con la que, a su vez, cuenta

el Ayuntamiento gaditano para la

puesta en marcha de proyectos

de desarrollo económico y fomento

del empleo.

Alonso Rojas confió en que no

se pretenda, desde ninguna instancia,

bloquear este nuevo proyecto,

que, a su juicio, servirá para

fomentar las relaciones de

buena vecindad a ambos lados de

la frontera.

«El objetivo es diversificar las

economías, tanto de este municipio

como de Gibraltar, y abrir

nuevas posibilidades. Y estaría

fuera de toda lógica que los gobiernos

se dedicaran a boicotear

proyectos como éste, cuando,

tanto desde Madrid como desde

Londres, se insiste en la necesidad

de crear un clima de entendimiento

sobre Gibraltar», comentó.

En la misma línea, Caruana

confió en el éxito del proyecto y

en la no injerencia de Londres y

Madrid: «La de los gobiernos nacionales

no es la única vía que

existe para acceder a fondos europeos

regionales. De cualquier

forma, las relaciones locales no

deben ser rehenes de la situación

de los Estados».

Caruana, que calificó de «excelentes»

las relaciones con el

Ayuntamiento de Los Barrios,

confió en que se den las condiciones

para llegar a acuerdos similares

con otros municipios del

Campo de Gibraltar.

En este sentido, consideró positivo

que el alcalde de Algeciras,

el andalucista Patricio González,

hubiera pedido disculpas públicamente

por el distanciamiento

que provocó la estancia en Gibraltar

del submarino nuclear Tireless.

Sobre la posibilidad de un

acuerdo que facilite el uso conjunto

del aeropuerto de Gibraltar,

el ministro principal se mostró

escéptico: «Hay posibilidades comerciales

que se estancan enseguida

si se persiguen por el camino

político, por el camino de la

reclamación de la soberanía».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

10

EL MUNDO, MIÉRCOLES 30 DE ENERO DE 2002

ANDALUCIA

El algodón reaviva la ‘lucha de clases’

EDUARDO DEL CAMPO

EL CUERVO.— Blanco, suave y

delicado como nieve que florece

de la tierra, el algodón de Andalucía

se ha convertido en el eje de

una nueva batalla entre los pequeños

y medianos agricultores y

los terratenientes que, según

aquéllos, quieren arrebatarles este

producto suculentamente subvencionado

por la Unión Europea

con el apoyo del ministro de Agricultura,

Miguel Arias Cañete.

Estos algodoneros históricos

con pantalones de pana y gorra

en vez del uniforme del mayordomo

del anuncio de la tele han pasado

sus bolitas blancas por encima

de la reciente modificación

del sector ordenada por el Ministerio

para evitar la sobreproducción

(castigada por Bruselas con

penalizaciones) y el resultado es

que el algodón les sale manchado

con el color de los miles de millonesdeeurosqueestánenjuego.

«Cañete, que quieres hacernos

una limitación o una expropiación,

peaso de...». El final de la rima

se dejaba a la imaginación de

los algodoneros en la pancarta

con la que ayer cortaron el tráfico

de la N-IV entre El Cuervo y Las

Cabezas, en Sevilla, por segundo

día consecutivo.

«Están expropiando a los agricultores

que tienen explotaciones

familiares y derechos legítimos

propios, algunos dedicados al algodón

desde hace más de 50

años, para que vengan los grandes

propietarios», explica el líder

de la asociación agraria COAG,

Miguel López, tras arengar con

un altavoz a los manifestantes.

La furia de los algodoneros tradicionales

se debe a una orden

del Ministerio que, a instancias de

la UE, establece la rotación obligatoria

del algodón para controlar

el exceso de producción, algo

con lo que los manifestantes están

en principio de acuerdo.

Desde esta campaña (el algodón

empieza a sembrarse a mediados

de febrero), los agricultores

no podrán cultivar su mina de

nieve uno de cada tres años,aexcepción

de los que tengan parcelas

de menos de 5 hectáreas, tan

pequeñas, dicen ellos, «que no

dan de comer a nadie».

Lo más significativo, sin embargo,

es que la medida impone

dos años de retroactividad, de

manera que los que cultivaron algodón

enlasúltimas dos campañas

tendrán que sembrar otra cosa,

y esa otra cosa (maíz, girasol)

no la quiere nadie porque las subvenciones

no las hacen rentables.

Según esta lectura, el veto deja

fuera de juego a buena parte de

los algodoneros auténticos, pero

abre la puerta para que se estrenen

terratenientes y cazaprimas.

La Rural del Sur refuerza

su apoyo al agro andaluz

SEVILLA.— La Caja Rural del Sur,

entidad creada por la fusión de

Caja Rural de Huelva y Caja Rural

de Sevilla, y la organización agraria

Asaja–Sevilla firmaron ayer un

convenio para el desarrollo de diversas

actividades conjuntas, entre

las que destacan medidas para

potenciar el sector agrario y el

mundo rural.

El convenio, con un duraciónde

cinco años, incide en aspectos tan

importantes como la formación e

información de los agricultores y

ganaderos.

Los pequeños y medianos algodoneros acusan al

ministro Cañete de propiciar la «expropiación»

del cultivo a favor de los «terratenientes»

Con el objetivo de potenciar el

mundo rural en general y de incidir

en los aspectos formativos, Caja

Rural del Sur, líder financiero

en el sector agrario, financiará un

amplio repertorio de publicaciones

y actividades de la asociación.

A la firma del convenio asistieron

el presidente de Caja Rural

del Sur, José Luis García Palacios,

el director general de la entidad,

Joaquín Vázquez, el presidente de

Asaja –Sevilla, Ricardo Serra, y el

secretario general de la organización,

Miguel Afán de Rivera.

No son macroeconomistas, pero

intuyen que detrásdelanueva

normativa se esconde una tendencia

a la concentración dela

actividad agraria en manos de latifundistas

de apellido resonante.

López y los suyos piden dos cosas:

que aumente la exención de

la rotación a las parcelas de hasta

15 hectáreas, y que no se permita

cultivar a quienes no prueben haber

sembrado algodónenlosúltimos

tres años, para expulsar así a

los oportunistas.

El algodón es un fruto apetitoso

en la Baja Andalucía. Las provincias

de Sevilla y Cádiz,juntoal

aporte menor de Córdoba y Jaén,

producen el 93% del algodón del

país, unas 300.000 toneladas, convirtiendo

a España en el principal

productor de la UE detrásdeGrecia.

Ahora todos quieren pedir

asilo rural en este cultivo refugio

queesunafábrica de hacer dinero

subvencionado.

Cabeza de la manifestación que ayer cortó la N–IV, con una pancarta aludiendo a Miguel Arias Cañete. /J.F.FERRER

Del ‘lomo doblado’ a los coches de lujo

Juan López ha sembrado

algodón desde

que hace 22 años el

IRYDA, el antiguo organismo

agrícola del

Ministerio, repartiera

parcelas entre los antiguos

jornaleros sin tierra

del pueblo.

Su vida depende no

tanto del clima como

del despacho del comisario

Fischler en Bruselas.

De las 160 pesetas

que le pagaron por

kilo en la pasada campaña,

sólo 50 correspondían

al precio real

en el mercado: el resto,

procedían de los fondos

(¿inagotables?) de

la UE, sin las cuales el

campo europeo se extinguiría

y los productos

del tercer mundo

ganarían la batalla.

El algodón ha hecho

prosperar a estos antiguos

jornaleros. En la

cuneta, entre los todoterrenos

de la Guardia

Civil, están aparcados

sus buenos coches,

producto de una racha

que parece acabar.

Hace tiempo que

pasó a la historia la

imagen (excepcional

ya) de las mujeres y los

hombres encorvados

sobre esas matas de

nubes diminutas .

«Antes íbamos con

un saco entre las piernas,

con el lomo doblado,

recogiendo el algodón»,

recuerda Juan.

El y sus compañeros

acusan a los grandes

propietarios de interesarse

por este cultivo

ahora que hay cosechadoras

metálicas.

«Entonces no les interesaba,

no querían líos»,

protestan.

A la izquierda, Ricardo Serra, junto a José Luis García Palacios. / CONCHITINA

MALAGA

El PTA sigue

creciendo con un

nuevo edificio de 6

millones de euros

MALAGA.— El Parque Tecnológico

de Andalucía (PTA), con sede

en Málaga, tendrá un nuevo edificio

destinado al alquiler de oficinas,

que supondrá una inversión

de más de seis millones de euros

(mil millones de pesetas) y contará

con una superficie de 6.000 metros

cuadrados, un restaurante de

lujo y un aparcamiento.

La inauguración del conjunto

Premier está prevista para marzo,

según fuentes de la empresa, que

calcula que en mayo la ocupación

será del setenta por ciento.

Las instalaciones del conjunto

Premier albergará en 6.000 metros

cuadrados oficinas y empresas

dedicadas, principalmente, a

investigación y desarrollo (I+D).

Además, dispondrá de un aparcamiento

de dos plantas con doscientas

plazas, un dato importante

si se tiene en cuenta el problema

de estacionamiento que sufren los

empleados del PTA.

A este proyecto se une la construcción

de Possibilia 2005, también

destinado al alquiler de oficinas,

que tendrá 3.000 metros cuadrados.

Además, la inmobiliaria

Apex 2000 está construyendo dos

instalaciones, que podrían estar

terminadas a finales de año, con

tres edificios.

Finalmente, también está en

construcción el Edificio I+D 11,

obra promovida por el propio PTA

y que consta de cuatro edificios,

con un total de 8.800 metros cuadrados,

con módulos de dos plantas

cada uno, y una zona de aparcamientos

común.

Mineros de Huelva

tildan de frustrante

la reunión con

Folgado en Madrid

MADRID.— El presidente del Comité

de Empresa de Minas de Almagrera,

José Carlos Torres, calificó

de «frustrante» la reunión

mantenida ayer con el secretario

de Estado de Economía, José Folgado,

para intentar buscar una salidaalaactualcrisisdelaminería

metálica en Huelva.

Torres señaló que el Gobierno

«no ha dado ninguna respuesta» y

«ha evitado hablar del tema»

cuando los sindicatos UGT y

CCOO le han propuesto medidas

urgentes para los mineros como la

aplicación de un coeficiente reductor

para los trabajadores o que

se volvieran a conceder los subsidios

por desempleo agotados.

Según Torres, la propuesta del

Ministerio de Economía de crear

un observatorio para analizar la

situación delaminería metálica

en España no tiene sentido, ya que

la situación «está más que analizada:

se ha creado un foro para la

minería y lo que hace falta ahora

es que se pongan medidas concretas

sobre la mesa».

Debido a esta situación, CCOO

y UGT se van a reunir hoy y todo

parece indicar que van a convocar

nuevas movilizaciones.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

24

EL MUNDO, VIERNES 1 DE FEBRERO DE 2002

MUNDO

.................................................

Z GUERRA CONTRA EL TERRORISMO Y........................................................................................................................................

El presunto talibán

español estaba loco,

según sus amigos

La familia del ceutí Abderrahaman

asegura que «es una persona noble»

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

CEUTA.— Hamed Abderrahaman

Ahmed, de 27 años, ha visto cómo

se han hecho realidad sus pesadillas

y alucinaciones sobre el fin

del mundo en un viaje increíble

desde Ceuta a Guantánamo

pasando por Afganistán.

El talibán español

—a falta sólo de la

confirmación oficial

del Gobierno— que se

encuentra en el grupo

de 300 presos sospechosos

de pertenecer

a la red terrorista Al

Qaeda a los que

EEUU trasladó a la

base de Guantánamo

(Cuba), era —según

amigos y vecinos del

barrio del Príncipe de

Ceuta— un enfermo

mental que tenía visiones, hablaba

solo por la calle, mezclaba

vino con café, malvivía en una

barraca, recitaba compulsivos

versos del Corán, molestaba a los

clientes de los cafetines con alucinaciones

apocalípticas y decía

que estaba poseído y que dormía

«con una mujer fantasma».

Loco o no, el ministro español

de Asuntos Exteriores, Josep

Piqué, se mostró cauto y no quiso

confirmar la identidad del preso.

En el caso de Hamed Abderrahaman,

por el contrario, parece

quedar confirmado que el joven

que poco después de los atentados

del 11-S se despidió de sus

padres diciendo que iba a buscar

LA VANGUARDIA

Hamed Abderrahaman.

trabajo ynovolvió a dar señales

de vida es el mismo que hoy está

vestido con un traje de preso.

Los testimonios recogidos en

dos cafetines de la calles San

Daniel y Fuerte (donde viven los

padres del detenido, Sodia y

Hamed), una zona marginada de

población musulmana, coincidían

en que «Hamed está

enfermo». Abderrahaman,

según el relato

común, fue de pequeño

a la mezquita del

JOAQUIN SANCHEZ/EFE

La casa de la familia de Abderrahaman, en el barrio del Príncipe de Ceuta.

¿Cómo pudo llegar allí?

«¿Pero cómo ha podido llegar

hasta Afganistán?» Los que

conocen a Hamed Abderrahaman

no salen de su asombro.

«Estamos alucinados de lo que

ha hecho», dice Maimun, de 34

años, con más incredulidad y

sorpresa que admiración.

Otros compañeros reconocen

que a veces durante los últimos

meses hablaron entre bromas y

veras sobre la posibilidad de

unirse «a los hermanos» que se

alistaron junto a los talibán

afganos, pero nadie creyó que

alguien se lo tomara en serio.

«Estaba mal de la cabeza, así

que cuando vio a Bin Laden en

la tele, ya está, se le enchufó

Príncipe, donde

aprendió los versos

coránicos. Después

entró en una madrasa,

donde profundizó

en el Islam y aprendió

árabe.

En todo caso, la

familia de Hamed

Abderrahaman aseguró

ayer que no tiene confirmación

oficial alguna de que su hijo esté

preso en la base de Guantánamo.

«Pido por favor al Gobierno que

investigue y que traigan a mi hijo

a España», exclamaba ayer Sodia,

la madre de Hamed Abderrahaman,

según informa Ana del

Barrio.

La madre declaró que nunca

sospecharon acerca de las

supuestas actividades de

Abderrahaman vinculadas a Al

Qaeda e insistió: «Mi hijo era bueno,

aunque desde hace cinco o

seis meses no sabía nada de él».

Su hermana, que se llama igual

que su madre, ratifica esta versión.

«Mi hermano es una persona

muy noble, ni te levantaba la

mirada. Llevaba una vida normal

y corriente. Estaba estudiando

oposiciones para la policía local»,

afirma Sodia, una de los ocho

hermanos de Abderrahaman.

la mente y dijo: ‘esto es lo que

estaba esperando’».

A pesar de su aparente locura,

dicen que es un joven inteligente

y amable que no buscaba

problemas. «No siente

ningún odio», dice Abdalá con

una pipa de kif en la mano.

La noticia sobre Hamed

Abderrahaman saltó en el

barrio cuando agentes de la

Policía Nacional fueron el martes

a casa de los padres de

Hamed —ella, una ama de casa

madre de siete hijos que ayer

sufrió un colapso; él, peón de

la construcción— para buscar

documentos y huellas dactilares.

«No sabemos nada. El se fue

en verano a la Península y, en

agosto, nos llamó diciendo que

había encontrado trabajo en un

restaurante. Fue la última vez que

le escuchamos», añadió nerviosa.

Jamenei y

Jatami

arremeten

contra Bush

TEHERAN.— La reacción de

Irán al discurso pronunciado

por Bush el martes pasado,

en el que el presidente

norteamericano calificaba a

Irán, junto a Irak y Corea del

Norte, de «amenaza terrorista»

para EEUU y acusaba

a los tres países de formar

«un eje de de maldad», no

se ha hecho esperar.

El presidente iraní,

Mohamed Jatami, definió la

intervención de Bush como

«belicosa» e «insultante».

Jatami, que encabeza en

Teherán un Gobierno islámico

moderado empeñado

en conseguir la apertura

internacional de su país,

indicó que Irán está a favor

de una «paz global» en el

mundo. Al mismo tiempo,

acusó al gobierno de EEUU

de «apoyar al régimen racista

sionista, que comete todo

tipo de crímenes contra los

palestinos». Advirtió, por

último, que Irán se defende

en caso de un ataque.

Por su parte, el Guíadela

República islámica de Irán,

el ayatolá Alí Jamenei, definió

al presidente norteamericano

como «sediento de

sangre» y lo llamó el «mayor

de los demonios»: «Irán está

orgullosa de ser objeto de la

rabia y odio del mayor satán

del mundo».

Bush acentúo ayer sus

advertencias a los países

sospechosos de apoyar el

terrorismo y les exhortó a

que «pongan orden en su

casa». EEUU e Irán mantienen

rotos sus lazos diplomáticos

desde que en 1979

triunfó la revolución islámica

del ayatolá Jomeini.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


EL MUNDO, SABADO 2 DE FEBRERO DE 2002

27

MUNDO

La madre del ceutí Hamed Abderrahaman, Sodía, muestra el pasaporte de su hijo.

EDUARDO DEL CAMPO

EEUU anuncia que no hay ningún

español detenido en Guantánamo

La familia de Abderrahaman pedirá explicaciones al Gobierno

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

CEUTA.— «No hay ningún español

en Guantánamo». Estados

Unidos descartó oficialmente

anoche que Hamed Abderrahaman

Ahmed, el joven ceutí de

quien algunos medios informaron

que había sido detenido en Afganistán

y trasladado a la base estadounidense

en Cuba por su posible

relación con la red Al Qaeda

de Osama bin Laden, esté detenido

allí junto con varios cientos

de sospechosos.

Sin embargo, el anuncio estadounidense

no resuelve el misterio

sobre la desaparición de este

joven musulmán español de 27

años conocido en el barrio del

Príncipe de Ceuta por su carácter

religioso, que el pasado verano se

marchó de la ciudad diciendo a

sus familiares que iba a buscar

trabajo en Madrid o Londres.

Hamed sigue sin dar señales de

vida desde hace cuatro meses.

«No entendemos cómo han podido

mezclar su nombre en una historia

así. Vamos a preguntar

mañana a la Delegación del

Gobierno quién ha dado esa

información», dijo anoche a este

diario Safar, cuñado del que ya

empezaba a aparecer como el

talibán español. Safar dijo que la

familia se siente ahora «aliviada»,

pero que su preocupación noha

desaparecido, porque Hamed,

quien podría confirmar o desmentir

la historia, no aparece.

Safar se puso anoche en contacto

con La Vanguardia. Allí le

dijeron, según sus palabras, que

la información procedió de una

fuente del CESID y que el hecho

de que Hamed no esté en Guantánamo

no descarta la posibilidad,

bastante seria, de que el

joven estudiante del Corán se

encuentre detenido enAfganistán

o el propio Pakistán.

En todo caso, el misterio no se

ha resuelto. De momento, hay

dos posibilidades en pie, posiblemente

complementarias. Una, la

defendida por la familia y vecinos

de Hamido (como lo conocen en

el barrio), lo presenta como un

chaval inocente, pacífico y «buen

musulmán» que, ante la falta de

perspectivas laborales, se fue en

verano en busca de trabajo, inicialmente

a Madrid y, según era

su plan, a Londres, si es que no

encontraba nada.

«Círculos integristas»

La otra, descrita en la edición de

ayer de La Vanguardia, que citaba

fuentes no identificadas de

«círculos integristas» de Ceuta, es

la de que Hamed, tras contactar

con miembros de un grupo integrista

de Tánger, se integró en

una expedición dejóvenes ceutíes

que marcharon, vía Londres,

hacia la ciudad paquistaní de Peshawar,

muy cerca de la frontera

con Afganistán, con el objetivo de

profundizar en el estudio del

Corán y predicar. Allí, según esta

hipótesis, se separó de sus compañeros

y cruzó la frontera para

unirse a los talibán, mientras que

el resto del grupo volvió a Ceuta.

En el primer perfil, el del chico

emigrante y trabajador, encajan

varios datos recogidos en la

mañana de ayer durante una conversación

de este diario con la

familia del desaparecido en su

casa del 189 de la Agrupación

Fuerte: Hamed estaba frustrado

porque no encontraba empleo.

Hamed llamó a su hermano

mayor dos meses después de

marcharse a Londres y le dijo que

estaba bien y tenía trabajo en un

restaurante. Desde entonces, ni

una llamada, ni una carta, nada.

Hasta ahí la trayectoria del hijo

modélico. Pero también hay indicios

que hacen creíble la versión

del estudiante ortodoxo desviado

hacia Afganistán por grupos integristas.

La primera clave es el

pasaporte que deen su casa al

marcharse. Hamed sólo se llevó

el DNI y el carné, lo que en principio

le bastaba para ir a Madrid

o moverse por Europa, pero no

para viajar en avión a Pakistán.

Pero en el pasaporte que enseña

Sodía hay algo sospechoso. El

documento, expedido el 30 de

julio de 2001 y con fecha de expiración

el 26 de diciembre de 2005,

es un duplicado. Hamed, nacido

el 22 de septiembre de 1974,

habría podido decir a la policía

que perdió su pasaporte (o que

se lo robaron) para obtener otro.

Hay algo más que tampoco concuerda.

Safar y Sodía aseguran

que Hamed se fue en julio, antes

de que hubiera podido recoger su

pasaporte nuevo.

Más aún. ¿Hay alguna asociación

musulmana de Ceuta que

pudiera haber llevado a Hamed

hasta Pakistán? En teoría, sí. En

la mezquita Noor, cerca de la

iglesia de San José, tiene su sede

Daua, una asociación ortodoxa

musulmana de carácter internacional

entregada a la difusión del

islam. Su líder mundial es un

paquistaní, elsheij (jefe) Nadaui.

La organización recluta a estudiantes

del Corán y los lleva como

misioneros a EEUU, Reino Unido,

España, Bélgica, Pakistán, India,

Arabia Saudí, China y otros países.

«En Ceuta es la única asociación

que organiza expediciones»,

decía ayer la máxima autoridad

de la comunidad musulmana

de Ceuta, Hamed Liasid.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


28

EL MUNDO, LUNES 4 DE FEBRERO DE 2002

SOCIEDAD

e En la misa de ayer, el párroco de Valverde pidió a los asistentes que rezaran por Mantero y por que

«Dios ilumine» al obispo de Huelva e Los padres del sacerdote también han abandonado la localidad

El cura ‘gay’ se

refugia en Madrid

ante la campaña

desatada contra él

José Mantero esperará aún varios días

antes de regresar a Valverde del Camino

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

Viene de primera página

José Mantero García, 39 años, vicario

de la parroquia de Valverde

del Camino, tuvo que abandonar

a toda prisa su pueblo el jueves, la

víspera de que su polémica confesión

estuviera en todos los quioscos.

Sabía, desde que le hicieron

la entrevista para la revista Zero

durante el puente de la Constitución,

el pasado diciembre, que seguramente

tendría que tomar esta

decisión, pero no esperaba que

fuera tan precipitada.

El sacerdote valverdeño era

consciente de que iba a provocar

un gran revuelo, pero ahora está

sorprendido —según ha explicado

estos días a los pocos amigos

que han conseguido hablar con

él— por la enorme repercusión

que ha tenido su revelación y por

la oleada de descalificaciones que

está teniendo que soportar. De hecho,

su propia familia se ha visto

también obligada a abandonar la

localidad durante unos días.

Como ejemplo de lo que están

pasando, el pasado viernes, el

Mantero

desmiente que

su ‘web’ tenga

pornografía

M. B. P.

MADRID.– José Mantero tiene

su propia página web,

www.pepemantero.tuweb.net,

una más entre las millones

existentes en Internet alojadas

de forma gratuita en los muchos

dominios que ofrecen este

servicio. En ella se incluye,

entre otros links, uno de los típicos

banners publicitarios

que, a cambio de aparecer en

la página, promocionan su

contenido en la Red y permiten

a los internautas acceder a

otros sitios.

Mantero aseguró ayer a este

periódico, escandalizado por la

acusacióndequesupágina tiene

contenido pornográfico, que

esta promocióneslaúnica ventaja

y que no supone ningúningreso

económico para él. Mantero,

además, no dispone de

ningún control sobre el contenido

de esa inserción publicitaria,

desde la que se puede

acceder a todo tipo de web.

El sacerdote no actualiza su

página desde hace meses.

mismo día en que EL MUNDO publicaba

la noticia, un primo del

sacerdote recibía en Valverde, a

primera hora de la tarde, cristiana

sepultura. En la puerta de la Parroquia

de Nuestra Señora del Reposo

se agolpaban familiares y

amigos del finado, así como un

buen número de fotógrafos y cámaras

de televisiónenbuscadela

imagen de Pepe el cura.

«La gente del pueblo estaba

hasta un poco cabreada, diciendo:

‘Con la de problemas que hay en

la minería y que tengan que venir

por esto...’», explica Manolo, un

vecino de la localidad. Pero José

Mantero estaba ya en Madrid, de

incógnito, esperando la reacción

de la jerarquía eclesiástica.

En el pueblo, por supuesto, no

se habla de otra cosa. Incluso su

jefe, el párroco de Valverde, José

Ramos, tuvo que referirse al caso

en su misa dominical, ante la expectación

de los feligreses. Tan

sutil como ecuánime, el veterano

sacerdote rechazó hacer cualquier

valoracióndesucompañero

de parroquia, pero pidió que rezaran

por él y por que «Dios ilumine»

a monseñor Noguer a la hora

de adoptar una decisión sobre el

futuro de Mantero como sacerdote.

Mientras, se suceden las reacciones

en el seno de la Iglesia española.

Frente a las críticas y descalificaciones

de algunos obispos,

que lo han llegado a calificar de

«enfermo», el obispo auxiliar de

Barcelona, Joan Carrera, mostraba

ayer su «respeto» hacia José

Mantero, añadiendo que «su problema

no es de orientación sexual,

sino de incumplimiento del

celibato. Pero es una historia personal

que a mí me merece respeto

porque supongo que habrá sufrido

mucho».

En el ámbito político, el diputado

del PSC, Miquel Iceta, primer

parlamentario que declaró publicamente

su homosexualidad, valoró

como «muy positiva» la actitud

del cura: «Contribuye a normalizar

la presencia de los homosexuales

en la sociedad».

«La homosexualidad es una

orientación sexual absolutamente

natural, es lógico que todo tipo de

personas la tengan, defiendan y

expongan públicamente sin ningún

problema», agregó el diputado,quiensolicitauncambioenla

Iglesia: «Debería preguntarse si lo

antinatural no es condenar a parte

de la población por amar a personas

de su mismo sexo».

Una vecina de Valverde del Camino responde ayer a las preguntas de los periodistas. / PEPE ORTEGA

«Si hacen una votación, la mayoría

dirá que se quede»

EDUARDO DEL CAMPO

VALVERDE DEL CA-

MINO.– «Si hacen

una votación en el

pueblo, la mayoría

dirá que se quede»,

dice una vecina de Valverde

del Camino, amiga de la madre

de José Mantero, cerca de

la iglesia donde el cura ejerce

como coadjutor junto a otros

dos curas mayores que sienten

gran aprecio por él, aunque no

terminan de encajar la noticia.

A media mañana de ayer la

Iglesia está ya cerrada, y los

dos curas, José Ramos y Francisco

Arroyo, están ausentes,

oficiando misas en pequeñas

aldeas de los alrededores. La

únicamisadelamañana del

domingo fue a las nueve, y en

ella, según otra mujer que huyeconunmohín

de secretismo

detrás de las gafas, el párroco

titular apenas ha hecho

referencia a Mantero, salvo

pedir que recen por él. Sí lo hizo

más claramente, cuenta la

primera mujer, en la misa de la

tarde del sábado: «Don José

dijo que a ver si Dios le echa

una mano para que se quede

con nosotros».

Después de que el portavoz

de la Conferencia Episcopal

tildara de «desorden moral» la

homosexualidad, muchos vecinos

dan por hecho que lo van

a represaliar, purgar, expulsar.

«La secuencia lógica ahora es

que lo echen o él se vaya. La

Iglesia tiene unos reglamentos

y él los ha infringido. A lo mejor

a mí me gustaría ir desnudo

por la calle y no puedo porque

hay unas normas», dice un

joven que escribe precisamente

en la misma revista, Facanías,

donde Mantero sugirió

por primera vez en julio su

orientación sexual. «Quizás

Primer domingo en Valverde del Camino

sin José Mantero oficiando misa

tendría que haberse marchado él,

si no estaba de acuerdo. Pero ha

preferido hablar desde dentro, no

sé si para atraerse a la prensa y

guardarse las espaldas después»,

añade.

Alfonso Lag, pintor industrial

que se declara investigador autodidacta

de la Biblia, apunta en la

misma dirección. «Pepe ha sido

un valiente, y también un temerario.

Menuda la que le va a caer.

Ahora la que tiene que ser valiente

es la Iglesia y expulsarlo, si

quiere cumplir con lo que predica,

que no es lo que dicen las sagradas

escrituras, donde pone

que los sacerdotes tienen que casarse.

Pero como es una multinacional

superfalsa, con el revuelo

que se ha armado van a tener que

cuidar mucho a ver lo que hacen»,

afirma.

Península desde 86€ (14.309 ptas.)

Baleares desde 78€ (12.978 ptas.)

Canarias desde 184€ (30.615 ptas.)

Europa desde 119€ (19.799 ptas.)

Tarifas ida y vuelta desde España según origen y destino.

Plazas limitadas.

Tasas no incluidas. Condiciones, información y reservas

en el teléfono 902 13 14 15 o en su agencia de viajes.

www.spanair.com

Tiene fama

Valverde del Camino,

con PSOE

e IU copando el

Ayuntamiento,

de pueblo liberal,

de Pequeña Barcelona por su

cosmopolitismo, donde no hay

grandes diferencias sociales entre

mineros y empresarios, florecen

los licenciados y gays y lesbianas

disfrutan su sexualidad tranquilamente

con outing osinouting. Es

cierto, como explica Pedro Domínguez,

encargado de prensa

del municipio, que la revelación

de Mantero ha provocado muchos

«Ah, pues bueno», de sana tolerancia

o indiferencia, de que no es

para tanto.

También hay opiniones en contra

entre los vecinos, pero no van

precisamente por el lado religioso

o moral del asunto. En su mayoría

son comentarios como el de una

mujer que se quejaba ayer en una

tienda del «mal lugar» en que ha

dejado el sacerdote al pueblo ante

los ojos de todo el mundo.

Disfruta volando


10

EL MUNDO, MARTES 5 DE FEBRERO DE 2002

ESPAÑA

Piqué y Straw resaltan

los «grandes avances»

en el contencioso

sobre Gibraltar

eEspaña insiste en que no reconoce el derecho a

la autodeterminación de los gibraltareños

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

Viene de primera página

El titular español de Asuntos

Exteriores, Josep Piqué, también

incidía enlodifícil que para

ambos países resulta ponerse

de acuerdo en lo tocante al Peñón.

«Es un contencioso complejo.

Y las soluciones también son

complejas», indicaba Piqué al

término del encuentro. Sin embargo,

tanto el Reino Unido como

España continúan decididos

a alcanzar un pacto en los próximos

seis meses.

«Esperamos encontrar

una solución

antes del verano»,

aseguraba

Piqué.

Pero, desde luego,

ayer ambos gobiernos

no consiguieron

cerrar

ningún pacto. Y

aunque se barajaba

la posibilidad

de que ambos países pudiesen

haber convenido ya compartir la

soberanía de la Roca, Jack

Straw lo negaba de forma tajante:

«Aún estamos muy lejos de

alcanzar ese punto», aseguraba

el jefe de la diplomacia británica.

Con la misma rotundidad, el

ministro británico afirmaba que

en ningún caso los gibraltareños

dejarán de tener pasaporte británico.

«Estoy convencido de

que los gibraltareños tienen más

que ganar de este proceso que

perder. No perderán la nacionalidad

británica ni perderán su

forma de vida tradicional. Pero

ganarán en autogobierno y lograrán

beneficios prácticos de la

relación de cooperación con España».

Pero era Piqué el que se mostraba

más categórico al hablar

de los niveles de autonomía que

Gibraltar puede llegar a obtener.

«Es muy importante que los gibraltareños

sepan que la única

forma que tienen de aumentar

su nivel de autogobierno es a

través de una solución al contencioso

entre España yelReino

Unido», manifestó el titular español

de Exteriores.

Compromiso

Porque Piqué era también concluyente

al asegurar que en ningún

caso el Gobierno español

permitirá que el compromiso

adquirido por Gran Bretaña con

los llanitos de someter a referéndum

cualquier acuerdo bilateral

sobre la soberanía delPeñón

se transforme en una expresión

del derecho a la autodeterminación.

«España acepta el compromiso

del Reino Unido con Gibral-

Madrid y Londres

se comprometen

a hallar una

soluciónantesdel

próximo verano

tar», indicaba el ministro español.

«Pero nosotros nos hemos

marcado un límite, y ese límite

es que en ningún caso el referéndum

puede entenderse como

un ejercicio del derecho a la autodeterminación»,

recalcaba Piqué.

«Queremos facilitar las cosas,

queremos que el Gobierno británico

cumpla con sus compromisos.

Pero eso ha de ser compatible

con la posición española»,

sentenciaba.

Soberanía

En la misma línea,

Pique también dejaba

claro que España

no renuncia

a lograr la soberanía

total sobre el

Peñón.

«España nopuede

renunciar a la incorporación

plena de Gibraltar»,

aseguraba.

«No se puede pedir a ningún

Gobierno español que renuncie

a planteamientos mantenidos

desde hace tiempo. Estos planteamientos

son razonados, son

flexibles y no pretendemos que

sean de hoy para mañana. Pero

cada uno tiene su posición respectiva».

Sin embargo, Piqué se mostraba

esperanzado de que los gibraltareños

refrenden en las urnas

el acuerdo que alcancen España

y el Reino Unido.

«Las ventajas son tan abrumadoras

que, de lo que se trata, es

de explicarlas bien. Nada de lo

hacemos va en contra de nadie,

sino a favor de todos», concluyó

el ministro español.

Miles de gibraltareños se manifestaron ayer en el Peñón contra la anunciada cosoberanía angloespañola sobre la colonia/ANTON MERES

EDUARDO DEL CAMPO

GIBRALTAR.— Másde

3.000 manifestantes,

según la policía gibraltareña

(6.000, según

los organizadores) se

pronunciaron ayer en

la frontera de la colonia

en contra de la negociación

hispano-británica.

Hubo consignas y

carteles en inglés como

«better dead than

Spanish» (mejor muertos

que españoles),

«not an inch» (no cedamos

ni una pulgada),

«kill the deal» (muerte

al acuerdo), «giveusa

voice» (dadnos voz).

Y también encastellano

como «noalasoberania

compartida»,

«Gib no se vende», «no

seremos españoles». E

incluso en el spanglish

propio del territorio:

«Gibraltar es de los llanitos

forever». Lamanifestación

fue organizada

por la oposición

política de la Roca, que

tiene en total 30.000

«Mejor muertos que españoles»

habitantes y 18.000

electores.

La multitudinaria

manifestación deanoche

representó para el

der de la oposición, el

ex ministro principal

laborista Joe Bossano,

un éxito de convocatoria,

pese a que estaba

disminuida, según él,

porque el ministro actual,

el socialdemocrata

(conservador) Peter

Caruana, no quiso

apoyar la protesta por

no considerarla oportuna.

Sí se sumaron el

también opositor Partido

Liberal y plataformas

independentistas

como el Grupo de Autodeterminación

Para

Gibraltar.

El veterano Bossano,

subido en una furgoneta,

lanzó una invitación

a su rival Caruana

para trabajar juntos

y desafió tantoalgobierno

español como

al británico advirtiéndoles

de que el Proce-

Una fruta

inmadura

FERNANDO LOPEZ AGUDIN

Por mucho que, en la década de los 40,

Franco afirmara que Gibraltar era una

fruta madura que acabaría por caer

del árbol, hemos cambiado de siglo

sin que se haya visto la caída ni parece,

tampoco, que se vaya a ver. Ahora,

que tan de moda está lo retro, hay

quien retoma la metáfora franquista a

la vista de esa estrategia de soberanía

compartida en cómodos plazos, que redactan

en Londres los ministros Piqué y Straw,

sin tener en cuenta que Gibraltar no es el coprincipado

de Andorra. Sin la voluntad de

los llanitos, expresada política o democráticamente,

todo acuerdo al que puedan llegar

los gobiernos de Aznar y Blair no podría ir

más allá de una declaración de intenciones.

Y, de momento, los habitantes del Peñón

imitan a la poblada colonia de monos de la

Roca, tapándose los ojos, oídos y las bocas

para no ver, escuchar y leer la probable declaración

de las dos banderas.

Ahí está el problema. Jack Straw no puede

admitir que se devalúen los derechos de

los gibraltareños a la condición de ciudadanos

británicos residentes o turistas en España;

ni Josep Piqué asumir los derechos históricos

de una población surgida al calor de

tres siglos largos de ocupación británica.

Londres está atado y bien atado por el derecho

de autodeterminación que reconociera

hace más de tres décadas Madrid quiere

desatarlo y Gibraltar ejercitarlo. Ese nudo

enrocado no hay quien lo pueda cortar como

el gordiano. Cabe envolverlo con un

cambio del status de la base naval de Gran

Bretaña, engrasarlo fiscalmente, integrarlo

social y territorialmente, sin que quepa ignorarlo.

Más allá de la retórica de un acuerdo

de soberanía compartida entre Londres y

Madrid es imposible llegar si Gibraltar no se

suma a través de la decisión de sus dirigentes

o ciudadanos.

so de Bruselas y la próxima

DeclaraciónConjunta

sobre el futuro

de Gibraltar que Londres

y Madrid pretenden

tener listo en abril

para cerrarla definitivamente

en agosto, se

va a encontrar con una

fuerte oposición.

Bossano dijo que alguien

«ha enviado

mensajes erróneos»

acerca de un cambio

de actitud entre los llanitos

hacia la posibilidad

de que la bandera

espanola ondee aquí

junto a la británica, e

insistió en que la solución

al conflicto pasa

por la autodeterminación

y no de un acuerdo

bilateral entre los

dos países.

«Los dueños de esta

tierra somos nosotros,

diga lo que diga el Tratado

de Utrecht. Espana

termina en esa verja»,

dijo apuntando a

las instalaciones fronterizas.

Bossano, que habló

en inglés y español,

también acusó a Jack

Straw y Tony Blair de

«estar legitimando un

proceso ilegítimo», y

de chantajear a los gibraltarenos

con una

politica de hechos consumados

negociando

en su nombre sin su

consentimiento. «Ya

hay soberanía compartida,

aquí ondean las

banderas del Reino

Unido y Gibraltar»,

manifestó.

Elder opositor dio

por sentado el acuerdo,

que contempla que

España respetará el

modo de vida de Gibraltar,

sus derechos

en la UE y su autogobierno,

y a cambio el

Reino Unido compartirá

la soberanía. El jefe

laborista, que recordó

su currículo de negociador

durante 25

anos, se quejó de que

en ese acuerdo Gibraltar

no obtiene nada

que no tenga ya reconocido.

O se acompasan los ritmos, entre

todas las partes interesadas, o se impondrá

una política de gestos de nula

viabilidad política. La paciencia y lentitud

del actual proceso negociador

entre Piqué y Straw, iniciado cuando

Fernando Morán era ministro, no debe

ser sustituida por la impaciencia y

prisa de Aznar o Blair. Puede que el

contencioso de Gibraltar haya madurado,

pero lo que es indiscutible es que son los gibraltareños

los que no están maduros y que,

desde luego, no van a madurar a golpe de

soberanía compartida. Si hace medio siglo

el embajador británico sir Samuel Hoare pedía

a la policía franquista que no enviase

más policías sino menos manifestantes a la

embajada inglesa, ahora cabría pedir a

quien corresponda menos envío de coros

triunfales y mucho más de diplomáticos. Es

imposible quemar etapas y resolver en tres

años un problema de tres siglos. Porque sin

que los propios gibraltareños zarandeen el

árbol no cae fruta alguna por madura que

pueda estar, y la de Gibraltar, no nos engañemos,

es una fruta verde e inmadura.


12

EL MUNDO, VIERNES 8 DE FEBRERO DE 2002

ANDALUCIA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

«La Iglesia se ha condenado a morir sola»

La mayoría de los valverdeños rechaza el castigo del obispado al cura ‘gay’, por mínimo que sea

El artículo ‘Orgullo gay’ de José Mantero en la revista Facanías, editada por el Centro Cultural Católico de Valverde. / PEPE ORTEGA

La madre apoya a su hijo

HUELVA.— La madre

del sacerdote José

Mantero manifestó

ayer en declaraciones

a Europa Press

que «esperaba» la decisión

que ha adoptado

el Obispado onubense

de suspender a

su hijo las «licencias

ministeriales» —el

castigo mínimo, que

le impide sólo confesar

a los fieles— y

aplaudió su gesto de

«valentía» al afirmar

que «ha tenido una

valentía que otros no

la tienen y están dentro».

La madre de

Mantero expresó su

total respaldo al sacerdote:

«Su madre

lo quiere ahora más

que nunca, lo apoyo

absolutamente en todo

porque es un

hombre que vale mucho

y sabe estar, para

mí no hay otro igual».

Por su parte, el padre

de Mantero, cuya familia

se encuentra

muy afectada por la

situación, añadió que

«la Iglesia tiene unas

normas y la tiene que

cumplir, eso es lo que

hay» y eludió hacer

alguna otra valoración

tras la suspensión.

EDUARDO DEL CAMPO

VALVERDE DEL CAMINO.— José

Ramos, párroco de la Iglesia

Nuestra Señora del Reposo, responde

destemplado a quien le pregunta

si está satisfecho con la pena

relativamente suave impuesta a su

compañero de parroquia gay. «¡Estoy

hasta el último pelo de las preguntas

de los periodistas, y eso que

no me queda ninguno!», exclama

con enfado no exento de humor

mientras se tensa con la mano un

invisible cabello de la calva.

No hay unanimidad, pero la mayoría

de los vecinos de Valverde

del Camino que sí hablan se mostraba

ayer en contra del castigo

aplicado el miércoles por el obispo

de Huelva, Ignacio Noguer, al que

ya es el sacerdote más famoso de

España, José Mantero, por proclamar

con «publicidad y propaganda

la inobservancia del compromiso

celibatario».

No importa que la pena impuesta

al primer cura que se declara

homosexual practicante sea la menor,

una suspensión de las «licencias

ministeriales» que en la práctica

le prohíbe confesar a los feligreses

pero no le impide oficiar

misas ni administrar los demássacramentos:

para los seguidores a

ultranza de Pepe no debería haber

«ningún castigo, ni el mínimo».

El obispo Noguer, fiel a la diplomacia

con que la iglesia acalla sus

escándalos, ha evitado el castigo

ejemplar y dejado la puerta abierta

a la rehabilitación de su valiente

sacerdote gay,queaúnnohavuelto

de Madrid a su pueblo. Pero muchos

valverdeños, sin embargo, están

convencidos de que Mantero

ha sido cesado «a divinis» ysuspendido

de todas sus funciones, lo

que no es cierto... Aún.

Eso cree Johiro, seudónimo en

forma de acróstico de un socio del

Centro Cultural Católico para

quien lo que hay que hacer es

«transformar a la Iglesia». Elcomerciante

Johiro, con un hermano

quesesalió de cura y hoy está casado

y es padre de dos hijas, dice

que Mantero ha demostrado «hombría»

y debe mantener su puesto.

En una tienda de la plaza del

pueblo, sus dos dependientes, Loli

y Federico, explican sus puntos de

vista contradictorios. Federico conoce

a Mantero «del Rocío» y dice

que como cura «culto y cumplidor»

no merece castigo alguno. «El siguesiendoelmismo.Nopuedeser

Pepe el cura ydelanochealamañana

ser Pepe el maricón». Loli replica:

«Si hizo voto de castidad lo

debe cumplir. Da igual que sea homosexual.

A mí no me gusta que

un cura esté ni con una mujer ni

con un hombre. Ni para decir misa

ni nada: que cuelgue la sotana y se

dedique a su pareja».

—Cómo han cambiado las cosas

—prosigue—, en mis tiempos se te

quedaba pegada la hostia en el cielo

de la boca y no podías ni tocarla.

—Amás de una beatona tendría

que darle una hostia, sí, pero bien

dá—puntúa Federico.

Federico dice que han castigado

a Pepe por ser homosexual, y que

de haber sido un golfo hetero «lo

habrían mandado a otro pueblo y

aquí no pasa nada». Ponedeejemplo

a un cura de Valverde ya fallecido

y «muy putañero» al que muchos

(o sea, muchas) han recordado

estos días por las sesiones calenturientas

de confesión aquesometía

a las mujeres, incluso a niñas

«de ocho o nueve años».

—Te preguntaba quién de tus

amiguitas estaba más desarrollada,

que si te tocabas, todo —corrobora

Loli con rubor—. Desde entonces

yo dede confesarme.

El bancario Antonio Pérez, descreído

de la Iglesia oficial, se hizo

apóstata hace algunos años, es decir,

renunció expresamente a estar

«censado» como católico. «Fue como

cuando te intentas dar de baja

de Telefónica. Un papeleo tremendo».

La apostasía es la medida de

protesta que el miércoles pidió a

los homosexuales católicos el presidente

de la Federación Estatal de

Gays y Lesbianas, Pedro Zerolo.

Antonio defiende a su amigo

Mantero y sostiene que en realidad

quien se está castigando a sí

misma es la «desfasada» Iglesia

actual: «Su condena es que se va a

morir sola, porque no se pone al

día de la vida misma». ¿Volverá

Mantero a oficiar misas? «Decía

que estaba hasta los cojones de ver

las mismas caras de gente mayor

en la iglesia. ¿Pero cómovaahaber

gente nueva?».

Una pelea entre

familias, móvil

del asesinato de la

anciana de Jerez

ANA HUGUET

JEREZ.— Una posible rencilla

entre familias es uno de los móviles

que la Policía Nacional baraja

como origen del brutal asesinato

perpetrado el miércoles

en la barriada jerezana de Torresoto,

donde una vecina de 69

años fue degollada y golpeada

salvajemente en la cabeza y en

la cara con un adoquín.

Asunción Reina Silva fue

asesinada en su propia casa,

después de ser degollada con

un cuchillo jamonero y golpeada

con una piedra. Será el resultado

de la autopsia, que le

fue practicada a la una de la tarde

de ayer, la que determine las

causas de su muerte.

Los primeros indicios apuntan

a que el presunto homicida,

un joven de 26 años y vecino de

la fallecida, tenía sus facultades

mentales perturbadas.

Horas después, a esta primera

premisa se le sumó otra posibilidad.

El comisario de Jerez,

Félix Álvarez, afirmó que «posibles

desavenencias entre la familia

de la víctimayladesu

agresor pudieron haber motivado

el brutal ataque».

El presunto homocida pasó a

la una y media de la tarde de

ayer a disposición de la autoridad

judicial. Horas despuésdeclaraba

en los juzgados jerezanos

sobre su supuesta autoría

en el homicidio.

Será el juez que instruya el

caso el que decida si Miguel

Ángel debe ingresar en prisión

o se le concede la libertad condicional.

Además de estas dos

opciones, es posible, tal y como

informóÁlvarez que «si el fiscal

presenta pruebas que demuestren

sus supuestos problemas

mentales, el joven pueda ingresar

en un centro psiquiátrico».

El drama se trasladó ayer al

tanatorio, donde se celebró el

funeral. A él asistieron, además

de numerosos vecinos de la barriada

de Torresoto, un buen

número de policías. La víctima

era madre de dos agentes, uno

de ellos destinado en la comisaría

de Jerez. Los residentes de

la zona seguían sorprendidos,

ya que, según afirmaban, «Miguel

Ángel era un joven tranquilo,

tímido e incapaz de asesinar

a la mujer que conocíadesde

siempre».


ARQUEOLOGIA / Recuperadas más de 200.000 piezas en dos cortijos de Sevilla / 15

EL MUNDO

andalucia@el-mundo.es

ANDALUCIA

DOMINGO

—ASALTO A LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA—

La Junta se desmarca

ahora de los estudiantes a

los que antes apoyó

La consejera de Educación dice ahora

que este «reducido grupo no representa

a los alumnos de la Hispalense»

10

FEBRERO DE 2002

REYES GOMEZ

SEVILLA.— El Gobierno andaluz

se desmarcó ayer del asalto a la

Universidad de Sevilla protagonizado

por un grupo de jóvenes,

estudiantes de la institución y

personas ajenos a la misma, en

protesta por la nueva Ley Orgánica

de Universidades (LOU)

porque «no es necesario».

Exactamente, el máximo responsable

de la Junta de Andalucía,

Manuel Chaves, aseguró que

«los que estamos contra esta Ley

no necesitamos de ningún grupo

violento».

Para rechazar la normativa que rige el sistema de

educación superior o para cambiarla, argumen

Chaves, «no son necesarios estos actos de violencia

que atentan contra el patrimonio histórico y universitario

de Andalucía». «Todos los

que estamos contra la LOU no

necesitamos para nada que un

grupo minoritario lleve a cabo

actos de violencia»,señaló,enreferencia

al ataque perpretrado

por unos cuarenta jóvenes, el pasado

jueves, contra la Hispalense,

y que se saldó con tres vigilantes

de seguridad heridos y diversos

daños materiales, entre

ellos, a patrimonio histórico con

más de 3.000 años de antigüedad.

No obstante, la mayoría de los

que protagonizaron el violento altercado, que ya han

sido identificados por la Policía, aunque aún nohay

detenidos, son los mismos que permanecieron, durante

49 días, acampados ante el Ayuntamiento de

/ Sigue en página 5

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

MALAGA

No le reparan el

sillón de su coche,

en garantía, porque

pesa 104 kilos

MALAGA.— Un malagueño de 31 años,

Antonio Cabello, ha denunciado ante la

Dirección General de Consumo de la Junta

que un concesionario de coches no le

repara los daños en la tapicería de piel del

sillón del conductor de su vehículo, que se

encuentra en garantía, porque el motivo

del deterioro es el uso y su sobrepeso.

Cabello, que pesa 104 kilos, tiene previsto

concentrarse en bañador y con una

báscula en la puerta del concesionario para

protestar por la justificación dada por la

empresa en la que adquirió su vehículo.

Según el propietario, el concesionario

ha atribuido el deterioro de la piel del sillón

al «roce de la ropa» y a su sobrepeso,

lo que, a su juicio, no es razón para no subsanar

los daños en la tapicería.

TERCIO DE VARAS

BELMONTE

Asalto al

Paraninfo

De vergüenza el asalto al Paraninfo hispalense,

el estropicio causado, la ofensa

a la dignidad universitaria que supone la

invasión de la Sala de Juntas, la fuga del

claustro pies en polvorosa (¡loor a los

tres profesores que se quedaron!), la

chunga parodia de asamblea encabezada

por un usurpador del sillón presidencial.

Vergonzosa también la callada del Rector,

auténtico responsable último de este

espectáculo. Y de juzgado de guardia la

adhesión de la Junta, a través desuconsejera

de Educación, otra responsable, a

los asaltantes que destrozaron la universidad.

La situación universitaria raya en

la demencia. Quizá la prioridad máxima

es relevar a esos dos próceres chuflas.

Chaves, que es quien lo ha consentido o

auspiciado, debe explicar con urgencia

por qué la Junta defiende a esos bucaneros.

belmonte@andalunet.com

Torres Vela evoca las Cortes de Cádiz en el Carnaval de Chipiona

El presidente del Parlamento, Javier Torres Vela, pregonó ayer el

Carnaval de Chipiona disfrazado de diputado de las Cortes de Cádiz.

Torres Vela llegó en una carroza tirada por caballos guiada por cocheros

con traje piconero y acompañado de la alcaldesa, Dolores

LOS PROTAGONISTAS / 7

Llanitos: atrapados

entre Londres

y Madrid

Mientras los gobiernos británicos y

español negocian un acuerdo para

compartir la soberanía de Gibraltar,

en las calles de la colonia la mayoría

es muy reticente a cualquier cambio.

EL FUTURO DE GIBRALTAR

JOSE F. FERRER

Reyes, también con traje de la época. Durante el pregón, el presidente

estuvo acompañado por el coro de San Fernando Baluarte de Libertad

y por su jefe de prensa, también con tipo de diputado. Torres

Vela cantó al Carnaval como expresión de libertad y democracia.

LA ENTREVISTA / 6

Joe Bossano: «No

creo que podamos

parar un acuerdo»

El ex ministro principal de Gibraltar

y actual jefe de la oposición está

convencido de que habrá acuerdo

hispano-británico y que la

posibilidad de pararlo será mínima


EL FUTURO DE GIBRALTAR / OPINIONES DEL PEÑON

EL MUNDO, DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2002

ANDALUCIA

7

ATRAPADOS ENTRE LONDRES Y MADRID. Mientras

los gobiernos británico y español negocian un acuerdo

marco para compartir la soberanía de Gibraltar y

poner así fin a un litigio de 300 años, en las calles de la

colonia de Su Majestad, cada vez más anglosajonas, la

mayoría se muestra muy reticente aún a cualquier

cambio, una resistencia alimentada por el recuerdo de

los años del cierre de la verja o el temor a perder las

ventajas de este paraíso fiscal. También hay españoles

que se han sumado a la causa de sus vecinos de adopción.

Casi los únicos que dicen estar a favor de la cosoberanía

con España son los inmigrantes marroquíes,

ciudadanos de tercera marginados por ambas partes,

que ven en esa salida una solución a su falta de derechos.

Pero ellos son los únicos que no podrán votar.

ELENA WARD, LA LINENSE QUE SE PASO AL OTRO LADO

«Vine de La Línea, me siento llanita y

votaré en contra de que seamos españoles»

ROOPI, LA ABUELA COMERCIANTE DE BOMBAY

«Somos felices tal como

somos, tal como estamos»

EDUARDO DEL CAMPO

Elena Rojas adoptó el apellido

Ward cuando se fue de

La Línea y se casó con un gibraltareño.

«Media vida en

cada lado, pero mi hija ya es

de aquí». Muchos patriotas

españoles dirían de Elena,

hoy divorciada y dueña de

una peluquería en Punta

Europa, en el confín del Peñón,

que es una tránsfuga,

una vendepatrias, una desarraigada,

como aquella muchacha

blanca del Centuriones

del desierto de John

Ford a la que secuestraban

los indios y acababa renunciando

a sus orígenes y

adoptando su nuevo hogar

cuando John Wayne-Piqueras

acudía a rescatarla.

Ella, en cambio, se declara «ciudadana

del mundo». Vino hace 22 años, cuando

apenas tenía 18, en los tiempos en que la

verja estaba aún cerrada y para cruzar la

frontera había que atravesar dos veces el

Estrecho. «Tenía que cruzar a Tánger y de

allí de vuelta a Gibraltar. No me quiero ni

acordar. Así viví los primeros cinco años para

ver a mi novio». Ahora se siente llanita y

critica a España comolaquemás. «La Policía

trata muy mal a la gente en las colas [dice

en referencia a los registros anti-contrabando

que ralentizan el tráfico desde y hacia

la colonia], quieren exprimirla, joderla.

Si te tratan como una mierda, ¿cómo vas a

REPORTAJE GRAFICO: ANTON MERES

cambiar en dos días?». Elena, con un look

dinámico que quizás llamaríalaatenciónen

su antiguo barrio pero no en éste, esgrime

con pasión la lista de agravios. «¡Es que les

quitaron hasta el oxígeno del hospital!».

La linense llanita avisa que votará «en

contra» de que en el Peñón ondee la bandera

rojigualda. Y es que ella, nacionalizada gibraltareña

(pasaporte británico con mención

al territorio de ultramar), será uno de

los escasos españoles que puedan decidir el

futuro de la Roca.Ya no quiere dejarse convencer

por España. «Antes se compartía

más,yalagentelehubieradado igual ser de

un lado o de otro. Pero ahora, it,s too late».

La abuela Roopi salió con

21 años de Bombay, en la

otra esquina del antiguo imperio

británico, siguiendo la

estela de un hermano y un

tío lejanoquehabían prosperado

en la aúnmás lejana

Gibraltar. Roopi tiene el tic

de buena comerciante de

fiarse más delosnúmeros

que de las palabras, por eso

coge su calculadora del

mostrador de su tienda de

recuerdos, la misma que

usa para trasvasar los precios

de libras a euros y pesetas,yhacelacuentade

cuántos años lleva en la Roca.

«66 años que tengo, menos

21 que tenía cuando llegué...,

da 45 años aquí».

Roopi, con dos hijos y

cuatro nietos, es un buen ejemplo de la comunidad

de comerciantes hindúes de Gibraltar:

un colectivo que mantiene un perfil

discreto entre los habitantes con pasaporte

británico de la colonia, pero que ondea la

Union Jack con entusiasmo si le pinchan

demasiado. Su bazar, el Estoril, a la entrada

de la calle Real, es un museo del kitsch anglosajón

y costasoleño donde se venden

banderitas mezcladas con camisetas de

monos y postales entrañablemente horteras

de chicas suecas con taparrabos o algo

parecido tomando el sol en una playa retocada

por ordenador. A su edad, tras la gran

mudanza que supuso venir del caos de

Bombay al trapicheo tranquilo de Gibraltar,

la abuela Roopi no quiere que le toquen su

vida ni un átomo. «We are happy the way

we are». Somos felices tal como somos, tal

como estamos. Además del hindi natal, habla

inglés y un poco de español. «Suficiente

para vender», dice en el idioma del Imperio.

«Me enamoré de Gibraltar y su gente en

cuanto llegué. Me gusta así. Yo votaré por seguir

tal como estamos», dice detrás del mostrador

junto a las banderas de sus amores.

¿Perderá clientes si Gibraltar deja de ser una

colonia con privilegios fiscales? La abuela

Roopi aparta la calculadora y se encoge de

hombros, como diciendo: mejor no probarlo.

JOSE SOIZA, EL BRITANICO QUE SOLO RESPETABA A MORAN

«Si volviéramos al pasado, habría que

devolver la península a los musulmanes»

AHMED MESSAOUI Y ABDELKADER BAYATI: MARROQUIES SIN VOZ

«Estamos marginados por Gibraltar y por

España, ¿quién nos va a hacer caso?»

A Pepe Soiza le brillan los

ojos cuando recuerda en la

puerta del Parlamento a

aquella madre gibraltareña

que imploraba al guardia civil

para que le dejara cruzar

la verja. Iban a enterrar a su

hijo al otro lado, pero Franco

había clausurado la frontera

como castigo a los llanitos

por su resistencia a reintegrarse

a la patria.

«Al hombre se le caían las

lágrimas mientras la mujer

le besaba las botas. Al final

la dejaron cruzar a Algeciras

en una lancha». Con esa

marca, «que no se olvida»,

es improbable que consigan

convencer a este funcionario jubilado del

aeropuerto de la colonia de que una a su

condición de«británico y gibraltareño» el

adjetivo de español. «No quiero ser español,

noruego ni chino. Estoy casado con una española,

a mucha honra, pero yo no tengo

culpa de lo que pasara hace 300 años».

Apellido portugués, abuelas granadina e

italiana. Habla con acento andaluz pero no

quiere «más Justicia que la británica». La española

le suena a corrupta. La Historia le regala

argumentos para el inmovilismo. «Anadie

se le ocurre devolver Olivenza (Badajoz)

a los portugueses. Ceuta y Melilla, igual. Si

volviésemos al pasado, habría que entregar

la península a los reinos musulmanes». Respuestas

para todo. ¿Soberanía conjuntadel

aeropuerto? «No hace falta, Iberia puede

aterrizar aquí cuando quiera». ¿Que la mafia

rusa blanquea dinero en Gibraltar? «Pues

que España la detenga en Marbella». ¿Autonomía

comolavasca?«QueseladenaAndalucía».

¿Pero usted no es casi español?

«Me gusta la zarzuela, pero si eso es ser español,

el 60 por ciento de los españoles es

probritánico porque les gusta el fútbol».

Soiza rememora su encuentro en 1982

con el luego ministro socialista Fernando

Morán. «Le conté que mi mujer no podíaira

ver a su madre, que se estaba muriendo de

cáncer al otro lado. Y me dijo, dígale a su señora

que si ganamos las elecciones, pasará

la frontera a verla. Y así fue. Es el único político

español al que respeto».

Si los gibraltareños se sienten

«británicos de segunda»,

como dice un periodista del

Peñón, entonces los 1.400

marroquíes que trabajan

aquí son gibraltareños de

tercera. Ahmed Messaoui,

un repartidor de Tánger de

45 años con 15 de estancia

laboral en Gibraltar, resume

la situación de sus compatriotas

(sólo unos pocos lograron

nacionalizarse británicos)

con una frase lapidaria:

«Aquí el único derecho

que tenemos es a trabajar».

Estamos en el bar Roxy,

punto de encuentro de la

asociación marroquí. Cuando

le preguntan sobre las negociaciones,

Abdelkader Bayati, hoy en paro, casi duda

de si está autorizado a responder. «Nuestra

voz siempre ha estado marginada, por esta

gente y por España. Pero si ni siquiera tenemos

derechos, ¿cómo vamos a poder hablar

de eso? ¿Quién nos va a hacer caso?». Cuentan

que el gobierno local les impide la reagrupación

familiar, pese a llevar décadas

aquí. Bayati, con 48 años, vino de Tánger en

1973. Allí siguen sus seis hijos y su mujer.

No tienen derecho a ayuda social si se les

acaba el paro. Lo más absurdo, sin embargo,

es que, contando con permiso de residencia

del Reino Unido, socio de la UE, España no

les deja cruzar la frontera para ir a Algeciras

a coger el ferry, como sí hacen los emigrantes

marroquíes de otros países europeos.

La ruta que ahora les comunica con Tánger

está cubierta por barcos viejos que paran

o se cambian con frecuencia. Cuando el

Idriss I fue abandonado por su propietario

hace año y medio, se quedaron atrapados

dos meses en Gibraltar. «Le dijimos a España

que nos llevara la Policía enunautobús

hasta el mismo muelle de Algeciras, y no

quisieron», recuerda dolido Ahmed. «Dicen

que van a Kosovo en misión humanitaria, y

nosotros que les pedíamos un gesto humanitario

aquí al lado, nada». Ambos reclaman

aEspaña «buenos gestos» y dicen que si la

cosoberanía significará que el gobierno español

los convierte en ciudadanos, están a

favor. Lo malo es que ellos no pueden votar.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


6

EL FUTURO DE GIBRALTAR / ENTREVISTA

JOE BOSSANO / EX MINISTRO PRINCIPAL

DE GIBRALTAR Y JEFE DE LA OPOSICION

«Si nos integramos con España, desaparecemos

como pueblo. Si nosotros fuéramos una colonia

española en Cornwall, yo también estaría en contra

de integrarme en Inglaterra»

«Nuestras

posibilidades de

parar un acuerdo

son mínimas»

EDUARDO DEL CAMPO

GIBRALTAR.— Joe Bossano es un

llanito euroescéptico con la gracia

de un chirigotero de Cádiz pasada

por la veta distante de Groucho

Marx, ya hable en inglés o en andaluz.

El final de sus respuestas siempre

termina en risas. Tras ser ministro

principal de Gibraltar durante

ocho años (1988-1996), el veterano

der laborista, descendiente de

genoveses que le transmitieron el

«gen del independentismo», ha encontrado

en la negociación entre

Londres y Madrid para resolver el

contencioso sobre la colonia una

fuente de inspiración para reivindicarse

como jefe de la oposición y

reafirmar el nacionalismo local.

A sus 62 años, lleva 40 como diputado

en el Parlamento de la colonia.

Esta semana entusiasmó a los

más de 3.000 gibralteraños que se

manifestaron frente a la frontera.

No cree tener muchas posibilidades

de impedir el acuerdo entre España

y Reino Unido, pero va a hacer

todo lo posible, a base de manifestaciones

y mano izquierda, por

elevar al máximo el listón de regalos

que Madrid tendrá que hacer a

sus paisanos para hacerles olvidar

el rencor y amor propio acumulados

durante décadas y siglos.

PREGUNTA.— Dice que el Gobierno

de Blair les ha traicionado,

pero en la manifestaciónhabíabanderasdelaUnion

Jack y un orgullo

británico como hacía tiempo que

no se veía. ¿Qué significan ustedes

para Londres?

RESPUESTA.—

Una cosa es que

creamos que nos está

traicionando el

Gobierno y otra que

nos traiciona la nación

británica, que

no es verdad. Blair

no ha ido a las elecciones

diciendo si

me eligen ustedes

entrego Gibraltar a

España, no tiene un

mandato para hacerlo,

ni nuestro ni

del pueblo británico. Está todo el

tiempo justificándose de que lo está

haciendo por nuestro bien porque

tiene que protegerse ante una reacción

de la opinión pública contra

una venta del pueblo de Gibraltar.

De todas las colonias, la de Gibraltar

es la que está más unida al

Reino Unido. Cuando tú salías de

Inglaterra, el primer y el último

puerto que tocabas era Gibraltar.

Las primeras leyes sobre sindicatos

son en Inglaterra y las segundas en

Gibraltar. El diario en inglés más

«No cabe duda de

que [con las

manifestaciones]

vamos a elevar el

listóndelaoferta

del Gobierno

español»

EL MUNDO, DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2002

antiguo es el Times de Londres. El

segundo, el Chronicle de Gibraltar.

Sin embargo, no somos ingleses.

Sin Gibraltar, la Royal Navy no

lo hubiera tenido tan fácil para conquistar

los mares. Se ahorraban

4.000 millas hasta Plymouth. Si les

hablas de Trinidad y Tobago, para

los ingleses no es más que una isla

perdida del Caribe que no estánsegurosnidecómo

la cogieron. De

las colonias pequeñitas, la única

queseconoceesalanuestra.Entonces,

si los medios de comunicación

dicen allí«los gibraltareños no

quieren irse con España», los ingleses

dicen: «Bueno, y si nosotros no

es que lo queremos echar, ¿por qué

lo estamos haciendo?»

P.— Según un sondeo de la cadena

Sky, el 83 por ciento de los británicos

no quiere ceder la soberanía.

R.— La diferencia es que en los

años 60 Inglaterra decía que no se

opondría sinosquisiéramos unir a

España, y nos influenciaban para

que no nos quisiéramos unir; y hoy

dice que no se opone a que nos quedemos

con el Reino Unido, pero

nos están influenciando para que

nos vayamos. Por mucho que les

fastidie que le digamos «no hacemos

un acuerdo con España» y eso

siga afectando a las relaciones bilaterales,

lo tienen que respetar: el

Parlamento no se lo aguantaría [al

Gobierno] y el pueblo británico

tampoco. Eso se debe comprender

en España. Hay gente que dice,

pues bueno, para qué queremos

Ceuta y Melilla, pero

si mañana dijeras

vamos a entregar a

los melillenses y a

los ceutís a Marruecos

quieran o no

quieran, en España

dirían: pero, cojones,

¿qué estamos

ANDALUCIA

haciendo? Habrá

que preguntar a los

que viven allí, ¿no?

P.— Piqué y

Straw presentan el

plan como algo inevitable.

R.— Mira, si tú me dices que tengo

la libertad de escoger pero que

es inevitable que escoja lo que tú

quieres, entonces no tengo la libertad

de escoger, joé.

P.— ¿Cómo ve la evolución de

las negociaciones?

R.— Está claro. Ellos tienen dos

opciones. La de decir, bueno, mira,

si podemos convencer al Gobierno

de Gibraltar de que participe, y [el

ministro principal de la colonia, Peter]

Caruana parece que se está posicionando

por participar, hay posibilidades

de que se pueda vender el

paquete de medidas no como inevitable

sino como muy bueno. Sin la

presencia del Gobierno de Gibraltar,

es imposible, y al ser imposible

huelga el plan B, que es: «Llegamos

a un entendimiento y que Gibraltar

se quede marginado, y entonces le

decimos a Gibraltar, mira, el acuerdo

marco nuestro ya está, y España

acepta que tendrá que esperar hasta

que ustedes se decidan a participar.

Pero es inevitable que más tarde

o más temprano participen».Entre

el plan A y el B sólo cambia la

escala tiempo. Es algo que se hace

en seis meses o en años.

P.—¿Ycuál es su plan?

R.— Fastidiárselos

(risas). Sacan el

plan A, les fastidio

el A, sacan el B, les

fastidio el B, sacan

el C...Y podemos

pasar todo el abecedario.

P.— Los gibraltareños

siguen muy

«Si dijeras vamos

a entregar Ceuta

y Melilla dirían en

España, ¿pero qué

hacemos? Hay

sensibilizados por

los años del cierre

de la verja. ¿Sin esa

herida sería ahora

más fácil llegar a

un acuerdo?

R.— Es posible, es posible. Todo

el mundo dice, mira, si en vez de

España fuera Francia u otro país, la

actitud sería distinta. Pero es que

después de Franco impusieron nuevas

restricciones. Esto (saca el móvil)

no existía con Franco. En el momento

que cruce a La Línea esto para

de trabajar. Ahora, si sigo hasta

Irún y entro en Francia sigue funcionando

hasta Helsinki. Y esto es

sin que tenga España autoridad en

Gibraltar; el díaenquetengaautoridad

entra aquí y me quita el móvil.

que preguntar a

los que viven allí»

ANTON MERES

P.—¿Llegará el día en que usted

se siente también a negociar?

R.— No estoy dispuesto a participar

en el Proceso de Bruselas.

Siempre les he dicho a los ingleses

que esto hay que discutirlo con el

poder colonizador, no con el vecino.

Si estuviera dispuesto, primero, no

iría con la delegación británica. Esa

postura la puse muy clara estando

en el gobierno y Solana estuvo a

punto de aceptar, en el 92-93.

P.—¿Solana?

R.— Sí, crear una mesa redonda

fuera del paraguas de Bruselas con

tres delegaciones. Un foro sin agenda

predeterminada (como ahora,

que es llegar a un acuerdo para el

verano), donde en

ciertos temas puedo

estar de acuerdo con

el representante español,

en otros con el

inglés, y en otros en

desacuerdo con los

dos. Eso es una discusión

libre.

P.— ¿Y por qué se

frustró?

R.— Por razones

muy comprensibles.

El Gobierno español

pensó, bueno, ahora

tenemos algo sólido

y firmado haciendo referencia a las

resoluciones de Naciones Unidas, y

si nos movemos de esa posición a

algo que no compromete a nadie a

nada, ¿qué garantías tenemos de

que vamos a llegar a nada bueno? Y

yo les dije, mira, garantías no podéis

tener ninguna. Querían saber

cómo iba a terminar la negociación

antes de empezar. Yo lo comprendo.

Pero lo estuvieron a punto de

aceptar. Era eso o no iba. Y no fui.

P.— También hay gibraltareños

pragmáticos que opinan que es

cuestión de tiempo, que no estaría

mal... España los puede convencer.

R.—Esoesloquecreían cuando

se abrió lafrontera.Yoveoalagente

hoy igual de fuerte. Mi misiónes

que no haya ese cambio, no quiero

que Gibraltar sea parte del Estado

español. Si nos integramos, desaparecemos

como pueblo sin que

España tenga que hacer nada. Y te

voy a decir una cosa. Si nosotros

fuéramos una colonia española en

Cornwall, yo también estaría en

contra de integrarme en Inglaterra,

porque por la misma ósmosis terminaríamos

siendo ingleses. Si las

diferencias que hay entre Gibraltar

yLaLínea van cada vez siendo menos,

llegará el momento en que Gibraltar

será un pueblo más enAndalucía

sin identidad distinta.

P.—¿Sólo por el hecho de que se

colgaran banderas españolas en la

entrada peligraría su identidad?

R.— Hombre, psicológicamente.

Si vas a la Baja California, cuando

pasan dos o tres generaciones y

quitas la frontera e integras la economía,

los mexicanos pasan a ser

chicanos y de ser chicanos a ser

norteamericanos. Hombre, no voy

a pretender que existan en Europa

dos grandes potencias, los Estados

Unidos de Europa y Gibraltar, también

formaremos parte de eso. Pero

mientras existan diferentes identidades

y países, yo defiendo el mío.

P.— Es usted euroescéptico...

R.— Sí, yo soy euroescéptico, todo

esto es un rollo del mundo capitalista

que requiere mercados enormes.

Ya Europa se queda chica.

P.— ¿No hay peligro de división

entre los gibraltareños?

R.— La división viene en el momento

en que Caruana participe en

el proceso, y yo no quiero que vaya,

porque le dan una voz para que la

use para contribuir a vender el

acuerdo, no va con derecho a veto.

P.—¿Qué pasará estos meses?

R.— España va a hacer un gran

esfuerzo para ganarse la confianza

del pueblo de Gibraltar. Va a proponer

muchas cosas. Estoy seguro

que va a haber un acuerdo, no me

cabe la menor duda. Con el plan A

o con el B, siempre teniendo en

cuenta que el propósito nuestro es

pararlo. Es probable que Caruana

diga que va y es probable que haya

un acuerdo. A lo mejor conseguimos

pararlo incluso si va él, pero

las posibilidades son mínimas.

P.— Al menos con esta presión

logran que España tenga que elevar

el listón de las contraprestaciones.

R.— No cabe duda. Si haces una

oferta y la gente dice que la mejores

o se pone en huelga, ofreces más.

P.—¿Qué va a ofrecer España?

R.— No lo tengo muy claro. Yo le

dije al Gobierno inglés: convénceme,

estoy dispuesto a tener una

mente abierta, qué ofreces. Y dicen,

eso no lo sabrás hasta que no finalicen

las negociaciones. No me puedo

creer que tú dices que para verano

está listo y que estamos en febrero

y no tienes ni puta idea de lo

que va a haber dentro del paquete.

Lo que hay en el paquete lo saben

ya, lo que no saben es el color del

papel con que lo van a liar para venderlo

mejor, si con papel rojo y

amarillo o con color de la Union

Jack o qué. Lo que pasa es que

mantener por ejemplo la independencia

fiscal de Gibraltar es dificilísimo

aunque España loprometa.

¿Van a dejar los impuestos másbajos?

¡Pero si eso es lo que la UE dice

que es competencia desleal fiscal! Y

si no es así, ¿cómo mejoran la situación

de los gibraltareños sin que se

molesten en La Línea? Es un follón.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


12

EL MUNDO, DOMINGO 17 DE FEBRERO DE 2002

ANDALUCIA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

Se busca petróleo

en la Costa del Sol

La búsqueda de petróleo y gas de la tejana Conoco en Málaga y Marruecos, y de

Repsol en el Golfo de Cádiz, abre un debate sobre su efecto sobre el turismo

Pescadores en el puerto de Estepona, a pocas millas de la zona donde la multinacional tejana Conoco está buscando bolsas de petróleo y gas. / EDUARDO DEL CAMPO

EDUARDO DEL CAMPO

ESTEPONA.— ¿Hay petróleo y gas

en la Costa del Sol? ¿Oro negro

frente a las playas del Golfo de Cádiz?

Muy posiblemente, sí. Loúnico

que queda por saber es si existen

yacimientos de hidrocarburos

lo bastante extensos como para hacer

rentable su explotación. La noticia

ha pasado casi de puntillas,

pero es de las que pueden tener

mayor trascendencia económica

en los próximos años. La

multinacional petrolera

Conoco, la quinta del

mundo en tamaño, y la

española Repsol han obtenido

licencias del Gobierno

español para explorar

durante los próximos

seis años en dos

áreas frente a las costas

de Málaga y Cádiz, respectivamente.

Conoco UK, la filial

británica de esta compañía

con sede en Texas,

que invertirá un mínimo

de 17,42 millones de euros

en el proyecto de Málaga,

recibió el pasado 5

de octubre su permiso

para realizar prospecciones

en un área de 248.112

hectáreas. Una esquina

de la zona de exploración

dista apenas dos kilómetros

de Cabopino y las

tumbonas de Estepona,

pero la mayor parte se

encuentra en alta mar.

Respecto a Cádiz, el

Consejo de Ministros

concedió el pasado 21 de

diciembre una licencia a

Repsol Investigaciones

Petrolíferas para buscar

en 165.408 hectáreas

frente a su litoral Atlántico (BOE

del 31/1/2001), un proyecto en el

que invertirá 30 millones de euros.

Ese mismo día, el Gobierno otorgó

a Repsol otro permiso para explorar

en nueve secciones en aguas

canarias, dos de las cuales, en territorio

sobre el que Marruecos tiene

planteadas reclamaciones de soberanía,

desencadenaron la protesta

de Rabat. Todas estas licencias

(hay otras en Tarragona) se enmarcan

en una ofensiva energética del

Gobierno, deseoso de abrir al sector

privado el tesoro en forma de

hidrocarburos que encierra su poco

explorada plataforma marítima.

Lo que no se ha dicho es que Conoco

también está buscando gas y

petróleo en la otra orilla del Mediterráneo,

en aguas de Marruecos.

El gobierno de Mohamed VI, embarcado

en otra campaña paralela

para buscar yacimientos (la ONU

ha criticado los permisos dados a

TotalFinaElf y Kerr McGee en

aguas del Sáhara Occidental) concedió

a Conoco una licencia de exploración

unaño antes de que España

le otorgara la de Málaga. En

este caso, al contrario que en Canarias,

no ha habido, que se sepa, ningún

roce entre ambos gobiernos.

Lo que no quita para que no los

haya en el futuro. ¿Qué pasaría si

se descubre una bolsa de crudo

que se extiende por el subsuelo

marino de ambos países? Un ejemplo

sólo ilustrativo: Iraq acusa periódicamente

a Kuwait de robarle

petróleo de los yacimientos comunes,

chupando másdelacuentade

los pozos de su lado. «No tiene por

qué haber un conflicto fronterizo.

El yacimiento del Mar del Norte

atraviesa la frontera entre el Reino

Unido y Noruega, y ambos se lo reparten

equitativamente. Eso se regula

por tratados», dice a EL MUN-

DO desde su oficina de Aberdeen

(Escocia) el director de relaciones

públicas y gubernamentales de la

compañía, Keith M.C. Webster.

En Málaga, de momento, las palabras

petróleo y gas despiertan

menos la ensoñación del gran pelotazo

milagroso que el temor a que

la instalación de futuras plataformas,

por muy mar adentro que se

encuentren, provoque una espantada

de turistas, como ya han advertido

miembros de la oposición

política (PA, IU), ecologistas, pescadores

y empresarios hoteleros.

Pablo Núñez, portavoz del PA en

Marbella y el primero quizás en

abrir el debate, critica al Gobierno

del PP por su «opacidad». «Los

ayuntamientos tienen un desconocimiento

absoluto. Qué mínimo

que ponerse en contacto con

ellos». Los diputados nacionales

José Núñez (PA) y José Luis Centella

(IU) plantearon al Gobierno en

noviembre sendas preguntas sobre

el alcance de las prospecciones y

su impacto en el monocultivo del

turismo. Aún no han recibido respuesta.

«Hombre, que esto no es el

desierto, es la costa de Málaga»,dice

Centella.

Para Pablo Núñez, el beneficio

económico para Marbella y Estepona

del hipotético hallazgo y los

«200 empleos, tirando por alto, que

Cambiar los mariscos por la plataforma

En Estepona pocos saben

que buscan petróleo

y gas a pocos kilómetros.

«Que nos lo den

a los españoles. Los

americanos se van a llevar

la carne y dejarnos

sólo el hueso», salta el

empleado de una gasolinera

cuando se entera.

Su jefe sí ha oído algo,

pero está en contra. «La

empresa qué vaadecir,

que no contamina. Pero

eso produce vertidos,

por mucho cuidado que

pongan. Cuando fletan

un superpetrolero dicen,

uy, esto es segurísimo,

y luego se parte».

Su crítica resulta

chocante teniendo en

cuenta que él vive de

vender gasolina y alrededor

se extiende un

paisaje de megadesarrollismo

turístico con

un impacto infinitamentesuperioralade

cualquier pozo de petróleo.

Luego recuerda

quehace20años la empresa

Española de Sísmicas

hizo sondeos en

la cercana sierra de Manilva.

«Pero faltó liquidez

para seguir».

Entre los pescadores

del puerto de Estepona,

del que viven cientos de

familias, el desconocimiento

es total. Juan

Aragón, marisquero del

Canarias, acepta entre

la resignación y la rabia

que nadie informe a los

pescadores. Pero no ve

ningún competidor en

una posible plataforma.

«Si no hay vertidos, no

tiene por qué interferir.

¡Pero si el mar ya está

podrido! Tiene más

mierda de lo que los

ecologistas se creen».

El marisquero José

Cervantes cree que el

sonido de los sondeos

sísmicos y los pozos futuros

puede espantar a

los besugos, rapes o boquerones

que buscan

los arrastreros o los

pescadores al trasmallo.

Al rato, se le enciende la

luz: «Esto está perdido.

Yo lo cambiaba con los

ojos cerrados por irme a

una plataforma. Si nos

dan un buen trabajo, como

si nos ponen las Torres

Gemelas».

podría generar una plataforma» no

compensa el dañodeimagenalturismo,

eje del 95 por ciento de la

economía malagueña. Teme sobre

todo al efecto psicológico. «Aunque

no se vea la plataforma desde la

playa, si hay un vertido, por pequeño

que sea, la prensa británica lo

va a engordar y de nada va a hacer

un mundo».

Webster pide calma. «Entendemos

la preocupación delagente

pero quiero decirles que

trabajamos en 40 países

y tenemos experiencia

en áreas sensibles. También

hay turismo y pesca

en otros lugares y no hay

problema. Asumimos los

más altos estándares de

seguridad y protección

ambiental».

Un barco completó a

finales del año pasado

un sondeo de superficie

por medio de ondas sísmicas

proyectadas hacia

el fondo marino cuyos

ecos, recogidos por geófonos,

permiten calcular

el espesor de los sedimentos

según la velocidad

de propagación.

Ahora analizan los datos

para dibujar mapas digitales

y localizar los puntos

con más posibilidades

de contener petróleo,

gas o ambos juntos.

Los primeros pozos

exploratorios no se harán

«antes de 2003». De

ellos dependerá que se

decida la explotacióncomercial.

En todo caso,

aseguran en Conoco, no

habrá plataformas cerca

de la playa, porque la

búsqueda se centra en fondos situados

a 1.000 y 1.500 metros de

profundidad. A diferencia del Golfo

de MéxicooelPérsico, donde las

plataformas emergen junto a la orilla,

en Málaga los sedimentos se

hallan mar adentro, hacia el centro

de la cubeta natural que forma el

fondo del mar de Alborán entre las

sierras Béticas y el Rif, del mismo

origen geológico. Los hidrocarburos,

materia orgánica fosilizada,

estarían capturados en sedimentos

acumulados desde el Mioceno Inferior,

hace 23,5 millones de años.

La multinacional de Texas dice

que es muy pronto para saber si

brotará crudo o se irán con las manos

vacías. «Puede que hagamos

un pozo y esté seco. Lo normal es

que de 10 o 15 perforaciones, sólo

una sea exitosa». Wesbter concluye

insistiendo en los beneficios locales:

«El impacto económico del hallazgo

de petróleo y gas ha sido

enorme en el Reino Unido, Noruega,

Dinamarca u Holanda».

Francisco Manuel Alonso Chaves,

profesor de Prospección Geofísica

de la Universidad de Huelva,

dice que las exploraciones en curso

«no deben ser motivo de alarma»

ni son tan contaminantes como

se cree, y recuerda los antecedentes

que han dado pie a las actuales

prospecciones, como las

perforaciones que hizo Texaco a

mitad de los 80 en Priego de Córdoba,

o las del proyecto científico

internacional Ocean Drill Project,

con sede en Texas, que se dedica a

elaborar un mapa mundial del subsuelo

marino muy apreciado por

las petroleras. Alonso, ecuánime,

insta a alcanzar un «compromiso

de desarrollo sostenible» y anima a

los buscadores de petróleo. «¡Ojalá

lo encuentren!».


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


4

EDUARDO DEL CAMPO

HUELVA.— «Iván no era un chaval

de comer», insiste su amigo

Francisco José en el argot juvenil

para referirse a un pastillero. El

chaval fue a despedir a su amigo

el sábado a las cuatro y media de

la tarde a la esquina del barrio

del Polígono de San Sebastiánde

Huelva donde Iván sehabía citado

con su amigo Pablo, el hermano

gemelo de éste y otros

11 conocidos de su edad,

todos en torno a los 20

años, incluidas dos chicas,

para salir de marcha de fin

de semana.

Francisco José no tenía

dinero para pagar la entrada

a la macrofiesta de Málaga

a donde iba a ir el grupo,

26 euros en la venta anticipada

(más de4.200pesetas),

30 en la taquilla

(unas 5.000 pesetas). Otros

amigos prefirieron ir de

acampada a la playa del

Portil, cerca de Huelva. «Le

dijimos de broma que tuviera

cuidado, y él se quedó

extrañado, porque nunca

se metía en líos», dice

Francisco en medio de un

corro de amigos en el billar-café

Inter Pool de

Huelva, donde Iván, que

adoraba el billar americano,

tenía su pandilla desde

hace varios años, todos

chavales de clase media o

media-alta. Al día siguiente,

una llamada de Pablo

les dio la noticia de que

Iván había muerto en la

fiesta tras ingerir alguna

sustancia, la misma probablemente

que mató a otro

muchacho de Málaga (enterrado

ayer) y envió al hospital a dos

adolescentes más.

Aún no se lo pueden creer.

«Alguien le ha tenido que echar

algo en el vaso», insiste incrédulo

su amigo José, «porque él no

era pastillero. ¡Pero si hasta criticaba

a la gente que veía fumando

unporro,ynoibacasinuncaal

botellón!». La camarera también

lo defiende del estigma. «Era raro

que pidiera una cerveza, le encantaban

los zumos y los bíos».

Iván García Aranda iba a

cumplir 20 años el próximo 22

de abril. En la foto de carné que

se hizo cuando este curso entró

a estudiar Informática en la Universidad

de Huelva parece un

crío: moreno, con los ojos negros,

labios gruesos, los mofletes

sonrosados y el pelo que se

acaracola sobre el cuello. Un

EL MUNDO, MIÉRCOLES 6 DE MARZO DE 2002

ANDALUCIA

TRAGEDIA EN MALAGA / IVAN GARCIA, ESTUDIANTE DE INFORMATICA, NO TENIA PROBLEMAS ECONOMICOS

«Alguien le tuvo que echar algo

en el vaso, él no era pastillero»

«Delgado», «extrovertido» y con problemas de «autoestima»,Iván, uno de los

fallecidos, era un veinteañero sano que «no se metíaenlíos», según sus amigos

Juan Antonio, hermano de Iván, ayer, en la habitación del joven estudiante de Informática fallecido. / PEPE ORTEGA

«Joaquín era un

currante sin tiempo

ni para tener novia»

Un testigo denuncia que la Policía ignoró su llamada

de socorro y la descoordinación de los organizadores

chaval entre millones. Su único

hermano, Juan Antonio, de 23

años,subelasescalerasdelavivienda

familiar (un chalé adosado

nuevo a la entrada de Huelva,

en la Urbanización Santa

María del Pilar) para enseñar al

periodista la habitación de la

ausencia. Una habitación juvenil

entre millones. De una normalidad

de catálogo. Las paredes

están pintadas de verde claro.ElordenadorenelqueIván

se pasaba las horas muertas conectado

a Internet, como miles

de chavales, está apagado, mudo.

Quedan de recuerdo sus medallas

de cuando competía de

pequeño al judo, estando en el

colegio religioso de los Maristas,

unos apuntes de clase emborronados

de fórmulas, una

enciclopedia escolar, una pequeña

Biblia.

Iván era extrovertido. Delgado,

bajito, pero guapetón. No tenía

problemas para relacionarse.

Pero, como la mayoría de los

adolescentes, sufría esos conflictos

personales que casi siempre

se curan con el tiempo. El año

pasado cayó en una pequeña depresión

y estuvo yendo al psicólogo.

Durante un tiempo tomó

pastillas médicas. «Tranquilizantes

musculares para dormir

mejor», cuenta su hermano.

El chaval, dice Juan Antonio,

tenía problemas de

«autoestima».

No era tampoco un asiduodelanocheyelbotellón.

Cuentan que su padre,

José Juan (que ayer

volvió a Málaga con su

mujer, Pilar, para presentar

una denuncia y unirse

a las familias de los otros

jóvenes afectados) tenía

que insistirle para que dejara

el ordenador y saliera

más.

Un chico sano, integrado

socialmente, sin problemas

económicos (el padre es un

pequeño empresario textil)

ni académicos, aparte de la

preocupación que le embargaba

estos días pensando

si sería capaz de aprobar

sus primeros exámenes

de la universidad. «No,

nuestros amigos no le han

dado nada. ¿Pero cómo se

lo iban a dar, si sabía que

tenía depresiones?», dice

en el billar José, amigo de

Iván.

Esto es lo que se sabe

hasta ahora. El grupo de

14 chicos en tres coches en

el que iba Iván (que ocultó asus

padres su destino real, diciéndoles

que iba a Sevilla a pasar el

fin de semana) llegó sobre las

22.30 horas del sábado al polideportivo

Martín Carpena de

Málaga. En la cola encontraron

a muchos que cargaban ya las

baterías. Las pirulas circulaban

casi como pipas, pero ellos, dicen

los amigos del billar, no llevaban

nada.

CRISTOBAL G. MONTILLA

MALAGA.— En el JardíndelaAbadía

deMálaga, donde residía José

Joaquín Barragán, el joven fallecido

por el consumo de éxtasis, todo

era dolor e incredulidad ayer. Todos

le conocían como el ‘Uaki’ yle

recordaban como «una bellísima

persona»,quevivía de lleno para su

trabajo, en un taller de coches en la

capital malagueña.

Entre la veintena de jóvenes que

se agolpaban en el cementerio, todos

de las misma pandilla, «la del

barrio», la mayoría confesaba haber

acudido a la fiesta, pero sin detalles.

Sólo Diego Enrique López

rompe el silencio.

Tras recordar el tiempo que pasaron

juntos en el colegio y en el

instituto, que Joaquín abandonó

por el taller, porque ««era un currante

y apenas tenía aficiones, ni

novia, porque no tenía tiempo para

ello», sus palabras cambian de tono.

Critica con dureza a los organizadores

de la fiesta. «Tardaron, por

lo menos, 45 minutos en llevarlo en

ambulancia».

Al lado de López, Antonio, de 17

años, quien vivió con Joaquín sus

últimos momentos, deambulaba

cabizbajo. No quiere recordar más

la noche del sábado. Por su mente

ronda el instante en que su compañero

empezó a «sentirse» mal, su

búsqueda de comida y agua, sus

llamadas de auxilio que una primera

patrulla policial ignoró y, finalmente,

su pérdida de consciencia.

Un grupo de amigos de José Joaquín Barragán, ayer, en el cementerio de Málaga, donde se le practicó la autopsia. / J. DOMINGUEZ

No quiere hablar, pero termina

recordando también que «en la

fiesta no había ningún control para

evitar que la gente entrara con drogas,

ni detectores de metales. No

había ningún tipo de organización.

Ni siquiera ambulancias, ni guardias

de seguridad. Sólo un grupo de

matones. Nada más. Ni un policía,

ysólo un puesto de socorro con varias

camillas para 12.000 personas».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, MIERCOLES 6 DE MARZO DE 2002

29

e El chaval, estudiante de Informática, no tenía problemas económicos ni académicos, según su entorno

«Alguien le tuvo que echar algo

en el vaso, él no era pastillero»

«Delgado», «extrovertido» y con problemas de «autoestima»,Iván, uno de los

fallecidos, era un veinteañero sano que «no se metíaenlíos», según sus amigos

Juan Antonio, hermano de Iván, ayer, en la habitación del joven estudiante de Informática fallecido. / PEPE ORTEGA

EDUARDO DEL CAMPO

HUELVA.— «Iván no era un chaval

de comer», insiste su amigo

Francisco José en el argot juvenil

para referirse a un pastillero. El

chaval fue a despedir a su amigo

el sábado a las cuatro y media de

la tarde a la esquina del barrio

del Polígono de San Sebastiánde

Huelva donde Iván sehabía citado

con su amigo Pablo, el hermano

gemelo de éste y otros

11 conocidos de su edad,

todos en torno a los 20

años, incluidas dos chicas,

para salir de marcha de fin

de semana.

Francisco José no tenía

dinero para pagar la entrada

a la macrofiesta de Málaga

a donde iba a ir el grupo,

26 euros en la venta anticipada

(más de4.200pesetas),

30 en la taquilla

(unas 5.000 pesetas). Otros

amigos prefirieron ir de

acampada a la playa del

Portil, cerca de Huelva. «Le

dijimos de broma que tuviera

cuidado, y él se quedó

extrañado, porque nunca

se metía en líos», dice

Francisco en medio de un

corro de amigos en el billar-café

Inter Pool de

Huelva, donde Iván, que

adoraba el billar americano,

tenía su pandilla desde

hace varios años, todos

chavales de clase media o

media-alta. Al día siguiente,

una llamada de Pablo

les dio la noticia de que

Iván había muerto en la

fiesta tras ingerir alguna

sustancia, la misma probablemente

que mató a otro

muchacho de Málaga (enterrado

ayer) y envió al hospital a dos

adolescentes más.

Aún no se lo pueden creer.

«Alguien le ha tenido que echar

algo en el vaso», insiste incrédulo

su amigo José, «porque él no

era pastillero. ¡Pero si hasta criticaba

a la gente que veía fumando

unporro,ynoibacasinuncaal

botellón!». La camarera también

lo defiende del estigma. «Era raro

que pidiera una cerveza, le encantaban

los zumos y los bíos».

Iván García Aranda iba a

cumplir 20 años el próximo 22

de abril. En la foto de carné que

se hizo cuando este curso entró

a estudiar Informática en la Universidad

de Huelva parece un

crío: moreno, con los ojos negros,

labios gruesos, los mofletes

sonrosados y el pelo que se

acaracola sobre el cuello. Un

chaval entre millones. Su único

hermano, Juan Antonio, de 23

años,subelasescalerasdelavivienda

familiar (un chalé adosado

nuevo a la entrada de Huelva,

en la Urbanización Santa

María del Pilar) para enseñar al

periodista la habitación de la

ausencia. Una habitación juvenil

entre millones. De una normalidad

de catálogo. Las paredes

están pintadas de verde claro.ElordenadorenelqueIván

se pasaba las horas muertas conectado

a Internet, como miles

de chavales, está apagado, mudo.

Quedan de recuerdo sus medallas

de cuando competía de

pequeño al judo, estando en el

colegio religioso de los Maristas,

unos apuntes de clase emborronados

de fórmulas, una

enciclopedia escolar, una pequeña

Biblia.

Iván era extrovertido. Delgado,

bajito, pero guapetón. No tenía

problemas para relacionarse.

Pero, como la mayoría de los

adolescentes, sufría esos conflictos

personales que casi siempre

se curan con el tiempo. El año

pasado cayó en una pequeña depresión

y estuvo yendo al psicólogo.

Durante un tiempo tomó

pastillas médicas. «Tranquilizantes

musculares para dormir

mejor», cuenta su hermano.

El chaval, dice Juan Antonio,

tenía problemas de

«autoestima».

No era tampoco un asiduodelanocheyelbotellón.

Cuentan que su padre,

José Juan (que ayer

volvió a Málaga con su

mujer, Pilar, para presentar

una denuncia y unirse

a las familias de los otros

jóvenes afectados) tenía

que insistirle para que dejara

el ordenador y saliera

más.

Un chico sano, integrado

socialmente, sin problemas

económicos (el padre es un

pequeño empresario textil)

ni académicos, aparte de la

preocupación que le embargaba

estos días pensando

si sería capaz de aprobar

sus primeros exámenes

de la universidad. «No,

nuestros amigos no le han

dado nada. ¿Pero cómo se

lo iban a dar, si sabían que

tenía depresiones?», dice

en el billar José, amigo de

Iván.

Esto es lo que se sabe

hasta ahora. El grupo de

14 chicos en tres coches en

el que iba Iván (que ocultó asus

padres su destino real, diciéndoles

que iba a Sevilla a pasar el

fin de semana) llegó sobre las

22.30 horas del sábado al polideportivo

Martín Carpena de

Málaga. En la cola encontraron

a muchos que cargaban ya las

baterías. Las pirulas circulaban

casi como pipas, pero ellos, dicen

los amigos del billar, no llevaban

nada.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


12

EL MUNDO, JUEVES 7 DE MARZO DE 2002

ANDALUCIA

INMIGRACION / TENSION EN HUELVA POR EL EXCESO DE MANO DE OBRA

Exclusión laboral

del «moro» en la

campaña de la fresa

La vida en las chabolas de los magrebíes en paro

EDUARDO DEL CAMPO

MOGUER.— LasafuerasdeMoguer,

el pueblo del Nobel Juan Ramón

Jiménez y su burrito Platero,

se han convertido en un campo de

refugiados económicos no muy diferente

en condiciones a los de Afganistán.

Sólo que a estas chabolas

de plástico, cañas y tablones no llega

la ayuda humanitaria.

Habitan este campamento inhumano,

como otros similares instalados

en varios pueblos freseros de

Huelva, cientos de inmigrantes

marroquíes y argelinos, sin y con

papeles, a quienes los empresarios,

al contrario que en años anteriores,

ya no quieren dar trabajo:

sus puestos los van a ocupar en esta

campaña unos 7.000 trabajadores

contratados en origen en Polonia

(la mayoría mujeres), Rumanía,

Colombia y Ecuador, que no

generan tanto rechazo social porque

son blancos o hablan español.

Los «moros» son las víctimas de

una nueva exclusión laboral, con

tintes de discriminación racial colectiva.

«No hay trabajo para el que

habla árabe, ¿por qué?, ¿por qué?»,

pregunta dolido Ahmed, un marroquí

de 27 años de Beni Mellal que

dejó hace dos años a su mujer y sus

dos hijos para emprender este viaje

a la miseria. El y sus compañeros

no entienden por qué si eran

válidos para cargar cajas de fresas

hace un año,dosocinco,cuandola

falta de mano de obra llevaba a los

agricultores a contratarlos por entre

4.700 (lo que estipula el convenio

del campo) y 2.000 pesetas al

día para salvar la cosecha, sin mirar

si tenían papeles

o no, ahora se

desentiendan de

ellos, cuando una

buena parte incluso

ha obtenido permisos

para trabajar en

esta provincia y en

este sector. Que

busquen «tan lejos»

estando ellos aquí,

al lado del tajo y esperandoalaintemperie

durante semanas

o meses.

Se necesitan

60.000 temporeros

hasta mayo. Los andaluces

llenarán la

mayoría del cupo. Quedará faena

para 12.000 extranjeros. Los de

Moguer, sobran casi todos. El capital

humano sigue languideciendo a

las puertas del patrón, el que les dice

que esta vez lo tiene todo «completo».

Pero nadie se resiste a tirar

la toalla y marcharse, como desearían

quizás esos vecinos para los

que esta populosa presencia de

hombres en paro genera una extraña

mezcla de piedad y miedo.

Miedo por la multiplicación derobos.

Piedad por el hecho de que la

mayoría de esos hurtos sólo hayan

tenido como objeto saciar el hambre

vorazmente en las despensas

de las casas de campo.

«Si hay un ladrón de 1.000, no

La contratación

en origen de 7.000

temporeros de

países del Este y

Sudamérica deja

en la estacada a

muchos argelinos

y marroquíes

todos somos ladrones», protesta

Ahmed. «Sólo queremos trabajar,

somos trabajadores, buenos, duros.

El que roba es por hambre»,

explica pacientemente Bujamaa,

de 31 años y procedente del sur de

Marruecos, enseñando los brazos,

antes de preguntar asustado por

las redadas policiales de Huelva.

Ahmed muestra su tesoro, el

resguardo de la solicitud de regularización

que presenen Murcia

en julio. Pero no basta. Los dos

agricultores que lo emplearon sin

papeles el año pasado le han negado

trabajo en éste, planificado para

que no haya ni un ilegal. «Yo cargaba

50 cajas de fresa, y las mujeres

polacas cargarán la mitad»,sequeja

sin razón a la puerta de su chabola.

Otras voces aclaran que no

tienen nada contra los demás inmigrantes.

«Es culpa del Gobierno».

En la chabola vecina, de dos metros

cuadrados, duermen sobre

cuatro colchonetas de gomaespuma

cinco personas, Tijani, de 18

años, Bujamaa, Said, Abdelkrim y

Jawad. La construyeron hace 25

días usando cañas de río comoestructura

y plásticos de los que protegen

las fresas, recogidos en los

vertederos, a modo de paredes y techo.

Uno amasa tortas de pan en un

barreño. Los demás juegan a las damas

sobre un cartón pintado, con

monedas en vez de piezas, o escuchan

la radio española.

La «ducha» es una pequeña

construcción deplástico y cañas.

En esa asfixiante intimidad en la

que sólo se cabe de cuclillas se lavan

desnudos con el agua que calientan

en un bidón

en la hoguera. El

servicio, dice uno

de ellos, «es todo»

loquesevealrededor,

solares cubiertos

de yerba, viejos

montículos de escombros,

un gran

charco formado

con la lluvia de anoche,

que les caló los

habitáculos. Algunos

se atreven a ir a

hacer sus necesidades

a algúnbar.Los

más lo hacen por

allí. Los excrementos

humanos se

mezclan con los de los caballos y

las mulas de unos tratantes gitanos

que comen a pocos metros en bañeras

usadas como abrevaderos.

A pesar de la crudeza de esta

vida, conservan la dignidad y su

mejor presencia posible. Lavan la

ropa y la secan en un tenderete o

sobre ramas. Luego van a comprar

algo de comida con los últimos

ahorros a los supermercados.

«Cuando entramos, todos

nos miran, creen que vamos a robar»,

dice un muchacho de Chlef,

en Argelia, con la voz rota por la indignación.

«Oyeme, mira. En Alemania

y Francia la gente no vive así

en la calle. Sólo en España. Nadie

quiere al moro. Esto es mala vida».

Said, Tijani, Bujamaa, Abdelkrim y Jawad, de Marruecos, en su chabola de Moguer. / REPORTAJE GRAFICO: EDUARDO DEL CAMPO

Un grupo de inmigrantes espera la hora de comer junto a la ‘mesa’.

La ‘ducha’, hecha con plásticos y cañas.

Comiendo naranjas del vertedero

E. DEL C.

MOGUER.— No se van porque no

tienen dónde ir. La experiencia de

campañas anteriores les dice, errónamente

ya, que al final siempre

falta gente y les llaman. Los agricultores

les han dicho ademásqueaún

faltan unos días de sol para que la

fruta madure del todo y empiece el

grueso de la campaña. Y con esa esperanza

aguantan a la sombra de

las naves agrícolas, mientras va

creciendo la tensión, la impaciencia

y la inquietud de unos y otros.

Un muchacho, quizás menor,

Bujamaa vigila la hoguera con el bidón donde calientan el agua para lavarse.

Haciendo el pan en un barreño.

come una naranja sentado en la

puerta de su casa. Lleva tres meses

ahí. Se alimenta, como otros

compañeros, de las frutas que tira

alabasuralafactoría de envasado

Hermanos Millán. Más allá están

las chabolas de los argelinos. Adda

Boubekeur lleva esperando a la

puerta de la suya desde octubre.

Cinco meses ya. Su caso ejemplifica

de golpe los absurdos de las

campañas agrícolas. En junio participó

en el encierro de Huelva para

exigir que le dieran papeles. Los logró.Enlaúltima

regularizaciónextraordinaria

de 2001 el Gobierno le

concedió un permiso de residencia

temporal, pero acotado únicamente

a la provincia de Huelva y al sector

agrícola, como consta en su tarjeta.

Lo que le obliga legalmente a estar

clavado a este sitio, aunque no le

den trabajo. El Defensor del Pueblo

andaluz, José Chamizo, ha propuesto

que el Gobierno amplíe estos

permisos para que sean válidos

en todo el país, y que conceda autorizaciones

de tres meses a los inmigrantes

en paro para que puedan

buscar trabajo en otra parte.


INMIGRACION / LOS DESAJUSTES DE LA CAMPAÑA EN HUELVA

EL MUNDO, VIERNES 8 DE MARZO DE 2002

ANDALUCIA

Los freseros quitaron un cuarto del cultivo

desde 1999 por «falta de mano de obra»

El recorte de la superficie de 9.000 a 6.600 hectáreas por la escasez de trabajadores legales, según datos

de Freshuelva y COAG, revela la contradicción de un sector saturado hoy de inmigrantes en paro

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— ¿Hay un exceso de

mano de obra en los tajos freseros o

es, más bien, que falta planificación?

La campaña de la fresa en

Huelva, la zona con mayor concentración

productora del planeta y

donde se produce el 95 por ciento

de la cosecha española (la segunda

del mundo tras Estados Unidos),

está sumida un año más en una situación

contradictoria: desde la del

1999/ 2000 se ha reducido la extensión

cultivable por falta de mano de

obra (legal), y sin embargo las

afueras de los pueblos freseros,

desde Moguer a Lepe pasando por

Cartaya o Palos, están hoy saturados

con entre 5.000 y 7.000 inmigrantes

con y sin papeles (la cifra

exacta no la sabe nadie) a los que

se niega trabajo, porque su puesto

lo han ocupado temporeros contratados

en el Este y ya sobran.

Según explicó ayer a EL MUN-

DO el presidente de la asociación

de productores y exportadores de

fresas (Freshuelva), José Manuel

Romero, las cerca de 9.000 hectáreas

de fresas y fresones plantadas

en 1999 han quedado reducidas este

año a 6.600: una pérdida voluntaria

de superficie que achaca a los

problemas que en ejercicios anteriores

han tenido para encontrar

trabajadores regularizados, dada la

escasez de españoles dispuestos a

doblar la espalda por unas 4.700

pesetas al día. La asociación agraria

COAG de Huelva también dijo

ayer que la falta de mano de obra es

la causa de esta reducción.

El origen de los males de este

año, explica Romero, están en la

campaña del 2001: entonces, de las

7.600 hectáreas plantadas, cuando

llegó el mes de abril los agricultores

tuvieron que arrancar las matas de

2.000 hectáreas (1.500, según la

COAG), la cuarta parte, «porque no

encontrábamos gente para recoger

la fruta, que se estaba echando a

perder». A falta de trabajadores con

papeles, los agricultores echaron

mano a la desesperada de los varios

miles de inmigrantes sin papeles,

sobre todo marroquíes, que aguardaban

su oportunidad en chabolas

y cortijos derruidos junto a los tajos.

«No teníamos más opción que

contratar a ilegales».

De Polonia a Marruecos

Los empresarios salvaron la cosecha

y los inmigrantes ganaron un

dinero con la esperanza de repetir

este año, como en otras ocasiones.

En el último proceso de regularización

de 2001 se otorgaron permisos

a 3.000 de estos jornaleros extranjeros,

buena parte de los cuales son

los que están hoy, defraudados, en

los campamentos de chabolas, esperando

en vano que los contraten.

De los entre 55.000 y 60.000 temporeros

que se precisan, «el añopasado

nos hicieron falta al final entre

12.000 y 14.000 trabajadores», indica

Romero. «Calculando que se necesitan

8 personas por hectárea, y

que este año se ha recortado la

Tres muchachos inmigrantes sin trabajo rebuscan en los contenedores de basura en Moguer, la semana pasada. / PEPE ORTEGA

IU exige ayuda urgente y Perales apela a Rajoy

plantación a 6.600 hectáreas, hicimos

el cálculo para pedir entre

7.000 y 8.000 personas para contratarlas

en origen y asegurarnos un

número que no nos falle después».

¿Por qué no han contratado entonces

a los marroquíes o argelinos

que malviven como animales en

chabolas y que sí tienen permiso

para trabajar en Huelva? Romero

dice que el problema es que los empresarios

necesitan contratar con

antelación. Según él, no ha habido

discriminación ni selección étnica,

salvo el único criterio, insalvable,

de no emplear «a nadie sin papeles».

«Si nos hemos ido a Polonia y

Rumanía no es por gusto sino porque

son los países con los con el

Gobierno tiene convenios», insiste.

De las alrededor de 7.000 personas

que han venido ya con contrato

de 100 días bajo el brazo desde sus

países, unas 5.200 son mujeres procedentes

de Polonia, un millar de

rumanas y, también, unos 800 marroquíes

que han cruzado en ferry

HUELVA / SEVILLA.—

El coordinador andaluz

de IU, Diego Valderas,

reclamó ayer en

Huelva la puesta en

marcha «de hoy para

mañana» de medidas

sociales y recursos para

los inmigrantes sin

trabajo de Huelva para

evitar que su situación

derive en un conflicto

social o «un segundo

Ejido».

Junto al dirigente

provincial, Pedro Jiménez,

Valderas señaló

que las administraciones

«se están escondiendo

y se está permitiendo

que seres humanos

estén peorqueanimales»,

altiempoque

acusaba a las administraciones

de fomentar

la discriminación «según

la procedencia».

IU va a reclamar la

comparecencia en la

Cámara andaluza del

consejero de Gobernación,

Alfonso Perales,

para que dé cuenta de

las medidas que está

tomando su departamento

para evitar esta

situación «inhumana».

Por su parte, el consejero

Perales anunció

ayer que va a pedir por

carta una reunión al

ministro del Interior,

Mariano Rajoy, para

abordar la situación de

Huelva «al máximo nivel

institucional».Eldirector

del departamento

de Políticas Migratorias

de la Junta, Pedro

Moya, explicó ayer a

este diario que es el

Gobierno central, competente

en esta materia,

quien debe tomar

directamente a trabajar desde su

paíscomoenaños anteriores.

Romero dice que reclamó aMarruecos

un contingente de 2.000

personas, pero que diversos problemas

en las autorizaciones por parte

de Rabat, que no especifica (aunque

guardan relación con la parálisis

por culpa del conflicto diplomático

del convenio de inmigración),

lo han dejado en menos delamitad.

La imagen de las chabolas

Las 295.000 toneladas anuales de

fresa generan el 45 por ciento del

PIB de Huelva. Un número muy

«serio para que ahora vayamos a

cargárnoslo. Estamos dando una

imagen deplorable de Huelva con

estas acampadas ilegales. Que pongan

centros de acogida o se vayan.

Nadie les ha llamado».

Elder de la patronal no quiere

despertar a esos hombres la esperanza

de que puedan encontrar trabajo.

Pero reconoce que cuando la

la iniciativa y sentarse

ya con las otras administraciones

para buscar

una solución. «Está

en un callejón sin salida,

porque ni regulariza

a los inmigrantes ni

los expulsa».

Moya reconoció que

la Junta aún nohapreparado

aún un plan de

emergencia de ayuda

humanitaria para los

inmigrantes de las chabolas

de los pueblos

freseros, a la espera de

que les lleguen «reivindicaciones

concretas».

campaña llegueasupuntoálgido

«algunos podrán trabajar». Será,

por ejemplo, cuando los jornaleros

sevillanos dejen la fresa para irse al

melocotón, más cerca de sus casas.

Absurda paradoja: hoy hay exceso

de trabajadores cuando los mismos

freseros podrían extender la

producción y darles cabida a todos.

Romero dice que sí:sielGobierno

facilitara más las contrataciones y

los freseros pudieran contar con

antelación con una bolsa segura y

estable, el sector podría volver a recuperar

las miles de hectáreas que

se han perdido. Y entonces quizás

cupieran los que hoy sobran.

¿Hay racismo en el sector? ¿El

moro es el último? «Nosotros no

preferimos a nadie», dice Romero.

Antes, en declaraciones a Europa

Press, dijo sin embargo que los magrebíes

son «más conflictivos» y «se

adaptan menos». Pero los marroquíes

y argelinos que esperan en

las chabolas dicen que sólo quieren

hacer una cosa: trabajar en paz.

Denuncian que

la inspección

de trabajo aún

no funciona

7

ANTONIO CANDILEJOS

HUELVA.— El portavoz de la

Organización Democrática de

Inmigrantes Trabajadores

(Odite), Decio Machado, denunció

ayer que la Inspección

de Trabajo de Huelva aún no

ha iniciado su actividad en la

campaña fresera pese a que ésta

se viene desarrollando desde

hace algunas semanas.

Machado dijo temer que, en

contra de lo que sostienen las

Administaciones, sindicatos y

patronal, se repita la contratación

de inmigrantes indocumentados

como en otros años.

Según explicó aELMUN-

DO de Andalucía, algunos empresarios

tienen contratados

durante toda la campaña aun

determinado número de temporeros

documentados y, en

los momentos de mayor producción,

requieren los servicios

de inmigrantes no regularizados,

a los que suelen pagar

menos que al resto.

Por ello, pide a la Inspección

de Trabajo que visite las plantaciones

para comprobar si este

año se registra la misma situación

o se ha reducido.

Por su parte, Huelva Acoge

reconoce que este añohacambiado

notablemente la situación.

Su vicepresidente, Abderraman

Essadi, cree que no se

está contratando apenas a indocumentados,

por lo que señaló

que es «algo excepcional

que no es representativo del

sector». Los sindicatos UGT y

CCOO coincidieron al asegurar

que la contratación desin

papeles es «excepcional».

A las organizaciones humanitarias

también preocupa la

intención anunciada por las

Administraciones local, autonómica

y central, tanto por

parte de dirigentes del PP como

del PSOE, de expulsar a

los sin papeles de las chabolas

en aplicación delaLeyde

Extranjería, como se acordó

en la reunión del Grupo de

Trabajo Temporal de la Mesa

Provincial de la Inmigración.

Huelva Acoge y Odite advirtieron

que la expulsión no

será la solución, que pasa

por un «trato humanitario» y

posteriormente la regularización.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


El despliegue policial

ahuyenta a los camellos

de éxtasis de la fiesta

de Granada

EDUARDO DEL CAMPO/Enviado especial

1

11/03/2002

GRANADA.- Son casi las cuatro de la mañana a las puertas de la sala La Industrial

Copera de Granada y los guardia civiles del comandante Andrés Pérez apenas han

descubierto una insignificante docena de pastillas de éxtasis y algunas piedras de

hachís, cuando antes de la tragedia de los dos chicos muertos hace una semana en la

macrofiesta de Málaga lo normal es que cosecharan en una sola noche hasta mil

pirulas de todos los colores.

La presencia disuasoria de 35 guardia civiles y policías locales desplegados con

vehículos y un perro adiestrado en la entrada del local ha espantado a los camellos y

resulta imposible comprar una sola pastilla.

Desde el punto de vista de los políticos y esos padres que no pegan ojo pensando en

el paradero nocturno de sus hijos, la espectacular operación antipastilleo de esta

noche ha sido un triunfo.

Pero a los chavales que han recorrido cientos de kilómetros desde Sevilla, Murcia,

Algeciras o Málaga para asistir a lo que se anunciaba en el runrún de Internet como

una «bomba» equiparable a la del Martín Carpena, les han aguado la noche.

También al dj Damián, de 20 años, y su socio Pedro, de 23, organizadores de la fiesta

de presentación del colectivo Raveart. Esperaban llenar con 2.000 personas pero el


palo de Málaga y la vigilancia policial y mediática las ha reducido a unas 700. «Con la

ilusión que teníamos», dice apenado Pedro,contable de día en una oficina. «Queremos

demostrar que la movida electrónica no es como dicen».

España está escandalizada y los focos de las televisiones iluminan implacables a

estos chavales de 20 años abiertos con los brazos en cruz. Unos vigilantes registran a

los chicos. Dos mujeres guardia civiles de paisano, una de ellas joven y con una

melena tan exótica que parece ella misma una bacalaera, cachean a las chicas.

En el desangelado aparcamiento los agentes meten al perro entre los asientos de los

coches en busca de anfetaminas. «Qué pasada, ni que fuéramos delincuentes»,

protesta un chaval. «A mí me parece bien que hagan registros», dice otro, intentando

pasar por chico sano no sea que su madre lo vea en la tele.

Dos muchachitas lloriquean muertas de frío: han venido de Salobreña y ahora les

dicen que su entrada de 23 euros no vale porque no tienen carné. El autobús de vuelta

no sale hasta las diez. José, un chico de Sevilla alto y con acné, está en las mismas.

«Es por lo que ha pasado en Málaga, porque si no estaría dentro.Si aquí entran hasta

chavales de 14 años».

En la puerta, tras un segundo cacheo, un cartel indica que está prohibido vender

drogas y que su uso acarreará la expulsión.En un mostrador los folletos de la Junta de

Andalucía explican los efectos de pastillas y porros. Cuidado si tomas un éxtasis,

avisa, «puede reventar el riñón».

Si alguien esperaba caer en el infierno, tendrá que buscarlo en otro lado, quizás en el

de los hipócritas. Este ambiente no es nada violento. Menos, seguro, que el del

botellón. Lo dice la camarera Isa, una hermana mayor: «Son chicos muy educados,

van a su rollo y no se meten con nadie. Los prefiero a ellos mil veces antes que a los

alcohólicos de los conciertos de rock, que son unos bordes».

El cabo de la guardia civil que vigila en el aparcamiento le da la razón. «No dan

problemas».

Droga oculta

Que no hayan entrado los traficantes no quiere decir que no haya entrado droga oculta

bajo los pantalones. Un chaval con gafas oscuras y su botella de agua en la mano


para no deshidratarse, abre los labios y su colega le mete un regalo en la boca sin

parar de bailar.

Más allá, otro chaval machaca una pastilla, esnifa el polvo y rebaña con la lengua el

resto. Otro deslía un papel de plata, se traga el contenido, tira el envoltorio y sigue

bailando. También hay quienes se lían un porro discretamente. Pero para ver todo eso

hay que pasar mucho tiempo mirando, como hacen los secretas que pululan por el

local.

La de hoy es la fiesta más sana que recuerda el público. No hay desmadre. Y visto el

control, no se puede culpar a la discoteca ni por las dosis individuales que se les han

colado. «Lo que cada uno se meta, allá él, cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo

que quiera», dice Pedro.

«Pastillas hay desde hace diez años. Pero es que los niñatos ahora descontrolan

mucho y se comen ocho en una hora. Si no hubiera sido por lo de Málaga, esto se

habría llenado y no se habría hablado del tema».

La abundancia de botellitas de agua (a 3 euros) al pie del altar donde ejerce su ritual el

discjockey traído de Florida por 3.600 euros, denota qué tipo de combustible están

usando. Al menos esta noche de los grifos sale agua gratis y no se ven heridos.Pero lo

normal en una fiesta techno, donde abundan las pastillas, es que los responsables de

los locales corten el agua, para obligar a la gente a comprar botellas que valen hasta 6

euros. En esas condiciones, si uno se queda sin dinero, es muy posible que sucumba

a la deshidratación y caiga al suelo con el rostro desencajado, como les ocurrió a 20

chavales en la fiesta de Málaga que consumieron anfetas.

El martilleo subyugante de los bafles inunda las venas y el cerebro.O bailas o te vas.

El ritmo se va acelerando y los decibelios suben en un orgasmo acústico mientras la

peña descarga el fuego de sus cuerpos fibrosos y en los monitores de televisión, como

un reflejo, un grupo de derviches sufíes entran en trance girando eternamente sobre sí

mismos.

En la pista se mezclan españoles, británicos, estadounidenses y algunos inmigrantes

africanos y latinoamericanos. Es una variedad democrática, desde chicos ciber de

diseño hasta curritos de extrarradio con el pelo rapado y un aire entre duro y tierno de

Bustamante.Se siente buen rollo, hermandad incluso. Estar bajo sospecha une mucho.


Al contrario que ahí afuera, ellos son los dueños de este mundo.De pronto entra una

pareja de policías locales y estalla una pitada descomunal hasta que los intrusos se

van.

El parpadeo deslumbrante de los focos, la música como un corazón desbocado, el

calor de la gente, el humo: hemos entrado en otra dimensión. Muchachas con

piercings en la lengua y botas de plataforma, pelos teñidos de rojo, camisetas blancas

que brillan como estrellas en la oscuridad.

Una angelical adolescente rubia baila ensimismada con una risa entre tonta y beatífica

de felicidad en los labios mientras da sorbitos a su botellita de agua como si fuera un

biberón. ¿Será delito pasárselo bien? Pum, pum, pum, los brazos en alto y a olvidarse

de todo. El mundo de afuera ha dejado de existir.


34

EL MUNDO, LUNES 11 DE MARZO DE 2002

SOCIEDAD

e Las dos muertes de la semana pasada en una macrofiesta hunden la asistencia de jóvenes a la que se

celebró el sábado en Granada e Los organizadores de las ‘raves’ reivindican la música electrónica

Menos ‘éxtasis’ y mucha policía en las fiestas

‘rave’ del fin de semana en todo el país

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

GRANADA.– La muerte de dos jóvenes

de 19 y 20 años en una macrofiesta

rave en Málaga hace apenas

siete días no ha sido impedimento

para que este fin de semana

se celebrara una docena de fiestas

tecno-house en toda España, pero

bajo un fuerte control policial, tanto

dentro como fuera de las salas.

A las 4.00 horas, a la puerta de

la sala La Industrial Copera de

Granada, los guardias civiles del

comandante Andrés Pérez apenas

habían descubierto una insignificante

docena de pastillas de éxtasis

y algunas piedras de hachís,

cuando antes de la tragedia de

Málaga lo normal es que cosecharan

en una sola noche hasta 1.000

pirulas de todos los colores.

La presencia disuasoria de 35

guardias civiles y policías locales

desplegados con vehículos y un perro

adiestrado en la entrada, espantó

a los camellos y resultaba imposible

comprar una sola pastilla.

Desde el punto de vista de los políticos

y los padres que no pegan ojo

pensando en el paradero nocturno

de sus hijos, la espectacular operación

antipastilleo fue un triunfo.

Pero a los chavales que llegaron

Una menor

hospitalizada en

Valladolid

VALLADOLID.– El único incidente

que ha trascendido de la

noche de sábado más vigilada

de los últimos años fue el de

una chica de 15 años, vecina

de Valladolid, que responde a

las iniciales de R.R.D.L.C, que

tuvo que ser hospitalizada tras

ser recogida en grave estado a

las puertas de una discoteca

vallisoletana. La causa, al parecer,

fue la ingesta de pastillas

y alcohol, según informaron

fuentes de Cruz Roja.

La intervención de los servicios

sanitarios se produjo a raíz

de una llamada telefónica

de un particular, al parecer conocido

de la intoxicada. Esta

persona llamó a las 5.43 horas

del domingo desde una cabina

y comunicó que la menor se

encontraba en estado semiinconsciente

en la calle Francisco

Suárez, una conocida zona

de copas de Valladolid, a las

puertas de un pub de ambiente

«bakaladero». Este comunicante

informó que la adolescente

había ingerido alcohol y

pastillas, «aunque no precisó

de qué tipo, si eran de ‘éxtasis’

o analgésicos».

La menor fue encontrada

semiinconsciente y con insuficiencia

respiratoria al haberse

atragantado con la lengua.

desde Sevilla, Murcia, Algeciras o

Málaga para asistir a lo que se

anunciaba en Internet como una

bomba, equiparable a la del Martín

Carpena, les aguaron la noche.

Tambiénaldj Damián, de 20 años,

y su socio Pedro, de 23, organizadores

de la fiesta de presentación

del colectivo Raveart. Esperaban

llenar con 2.000 personas pero el

palo de Málaga y la vigilancia policial

y mediática las redujeron a

700. «Queremos demostrar que la

movida electrónica no es como dicen»,decía

Pedro.

Espectación televisiva

Tras el escándalo, los focos de las

televisiones iluminaban a los chavalesde20años,

abiertos con los

brazos en cruz mientas les registraban

unos vigilantes. Dos mujeres

guardias civiles, de paisano,

una de ellas joven y con una melena

tan exótica que parecía una bacalaera,

cacheaban a las chicas. En

el desangelado aparcamiento, los

agentes metían al perro entre los

asientos de los coches en busca de

anfetaminas. «Ni que fuéramos delincuentes»,

protestaba un chaval.

«A mí me parece bien que hagan

registros», decía otro, intentando

pasar por chico sano no fuera

que su madre lo viera en la tele.

Dos muchachitas lloriqueaban: venían

de Salobreña y les decían

que su entrada de 23 euros no valía

porque no tenían carné.

Si alguien esperaba caer en el

infierno, tendría que buscarlo en

otro lado. El ambiente no era nada

violento. Menos que el del botellón.

Lo aseguraba la camarera Isa:

«Son chicos muy educados, van a

su rollo y no se meten con nadie.

Los prefiero antes que a los alcohólicos

de los conciertos de rock,

que son unos bordes».

Que no hubiera traficantes no

quería decir que no hubiera droga

oculta en los pantalones. Un chaval

con gafas oscuras y su botella

de agua para no deshidratarse,

abría los labios y su colega le metía

un regalo en la boca sin parar de

bailar. Más allá, otro chaval machacaba

una pastilla, esnifaba el

polvo y rebañaba con la lengua el

resto. Otro desliaba un papel de

plata y se tragaba el contenido. Alguno

se liaba un porro.

Pero para ver todo eso había

que pasar mucho tiempo mirando,

como hacían los secretas que pululaban

por el local. Era la fiesta más

sana que recordaba el público.

«Pastillas hay desde hace 10 años.

Pero es que los niñatos ahora descontrolan

mucho y se comen ocho

en una hora», asegura Pedro.

En la pista se mezclaban españoles,

británicos, estadounidenses,

africanos y latinoamericanos. Desde

chicos ciber hasta curritos de extrarradio.

Estar bajo sospecha une

mucho. ¿Será delito pasárselo bien?

Un vigilante cachea a un joven, en presencia de un guardia civil, a la entrada de la fiesta de Granada. /EFE

Pocos ‘trapicheos’ en el coso

Mucho baile y un estricto registro

en la entrada de la macrofiesta de

Leganés, a la que acudieron el

sábado 9.000 personas

ANA S. VALERA

LEGANES (MA-

DRID).– Una de las

fiestas rave que más

temor despertaba entre

las autoridades este

fin de semana –por

la masificación quese

esperaba: 10.000 personas–

era la que desde la tarde

del sábado a la mañana del domingo

tuvo lugar en la plaza de

toros La Cubierta de Leganés.

Organizada por Radical, la

denomidada Fiesta del Fuego

de Leganés prometía 12horas

de marcha continuada, desde

las 18.00 horas hasta las 6.00

del día siguiente, aderezadas

con la música de buenos dj's.

Las advertencias que adornaban

el recinto no podían ser

más claras: «Vive la vida, vive la

fiesta, vive sin drogas, si te pasas

te lo pierdes», «Queda

prohibida la entrada con estupefacientes».

A las 17.00 horas, la presencia

policial en las inmediaciones

del coso taurino era evidente.

De puertas adentro, habíavigilancia

privada y algún policía

de paisano. Empezaba el desembarco

de jóvenes. Los que

ya tenían entrada se lo tomaban

con calma mientras otros, hacían

cola junto a las taquillas.

«Chicos, no van a venderse

más», anunció un miembro de

la organización.

A las 18.00 horas se abrieron

las puertas. Hasta 90 vigilantes

controlaban todos los flancos

del coso y filtraban los accesos.

«Hay que evitar que pasen con

drogas, nosotros vendemos diversión

y la mayoría de los muchachos

sólo buscan diversión»,

aseguraba otro organizador.

«

Tras la entrada había otra

inspección. «Registramos todo

loquesepuede», afirmabaun

vigilante. «Y dentro

hay inspectores de policía

camuflados, así

que si vas a pillar o

vender cuenta con que

te pueden ver», concluía

bajando la voz.

Los que andaban

cerca comenzaban a

comentar la situación: «El que

se quiera meter pastillas lo hará,

pero la mayoría venimos a

bailar, no a drogarnos», aseguraba

un grupo de amigos.

Eran muchos los que negaban

que llevaran algún estupefaciente

a las rave. Algunos, sin

embargo, admitían abiertamente

que algo probarían. «Sí, yo

llevo pastillas», reconocía una

jovencita mientras mostraba un

pequeño paquete.

En el interior, la música sonaba

atronadora y el calor era sofocante,

pero, a lo largo de la

noche, 9.000 personas bailaron

sobre el coso. No era fácil detectar

a los secreta, ysí observar

dónde había trapicheos,

aunque la mayoría ibaalosuyo:

bailar.


MARBELLA / Gil reta a la Junta a que le paralice 3.000 viviendas en suelo forestal / 5

EL MUNDO

andalucia@el-mundo.es

ANDALUCIA

LUNES

11

MARZO DE 2002

Cierran una guardería

en Aracena después de

que el 70 por ciento de

los niños contrajesen

gastroenteritis

ANTONIO CANDILEJOS

HUELVA.— La guardería infantil La Jara de la

localidad de Aracena tuvo que ser cerrada la

semana pasada por prescripción médica, durante

varios días, a consecuencia de un brote

epidémico de gastroenteritis vírica que afectó

amás del 70 por ciento de los niños, algunos

de los cuales debieron recibir atención médica

en el hospital comarcal de Riotinto.

Según se conoció ayer, el centro ha reanudado

su actividad aunque la dirección ha pedido

a los niños que hayan contraído la infección

que no regresen a la guardería hasta el

próximo día 21 de este mes, con el fin de evitar

posibles nuevos contagios.

Por ello, en los últimos días, el centro La Jara

se ha encontrado bajo mínimos debido a la

ausencia de la mayoría de los alumnos a causa

de este trastorno gastrointestinal que les provocó

vómitos, diarreas, dolores musculares y

fiebre.

Esta infección masiva, que por fortuna no

ha provocado ningún caso de gravedad entre

los afectados, se ha llegado a extender incluso

hasta algunos de los trabajadores adultos de la

guardería. Actualmente, ninguno de los niños

continúa en el hospital comarcal de Riotinto.

A la guardería de la localidad onubense acude

habitualmente cerca de un centenar de pequeños

de hasta tres años de edad.

SEVILLA.— El presidente de la Junta, Manuel Chaves, se alineó

ayer con las tesis que defiende el líder de los socialistas

catalanes, Pasqual Maragall, y pidió a su partido y a las instituciones

donde gobierna, el compromiso de establecer un

diálogo con el movimiento antiglobalización, en concreto ante

la cumbre de jefes de Estado que, con

motivo de la Presidencia española de la

Unión Europea, se celebrará en Sevilla

en junio próximo.

–CUMBRE DE LA UE EN SEVILLA–

Chaves se alinea con Maragall y pide

dialogar con los ‘antiglobalización’

El presidente andaluz vuelve a

llamar «basura» al Gobierno

Al igual que el PSC catalán, que participará el sábado en

una manifestación antiglobalización en Barcelona, Chaves, en

alusión al alcalde hispalense, Alfredo Sánchez Monteseirín,

pidió que se hable con las «organizaciones pacíficas» que integran

el colectivo para preparar la cumbre de Sevilla. Al mismo

tiempo, en un mitin con motivo del Día

de la Mujer Trabajadora, volvió a despacharse

contra el Gobierno, acusándolo

de practicar «política basura». Pág. 3

ENTREVISTA / 6

Manuel del Valle: «La

segunda modernización

lo que demuestra es

que falta un proyecto»

SEVILLA.— El ex alcalde socialista de Sevilla

se lamenta en EL MUNDO de Andalucía de que,

tras veinte años de autonomía, la comunidad sigue

estando a la cola de España y cinco provincias

andaluzas están entre las más pobres.

TERCIO DE VARAS

BELMONTE

Irresponsables

o cobardes

O las dos cosas. El espectáculo que están dando

desde el Poder frente al amplio movimiento

social de miedo e indignación por el efecto de

la permisividad con las drogas, es deplorable.

Chaves, muy cuerdamente, apoyó e incluso

enfatizó la postura de Gallardón, proclive al

tratamiento duro de esa catástrofe cotidiana,

pero sus consejeros se han apresurado a contradecirle

—no sea que vaya a coincidir con el

PP aunque fuere en la afirmación de la ley de

la gravedad—, mientras los organismos que

viven del cuento, como el Instituto de la Juventud

y demás, cuestionan las medidas contra el

desastre en un intento desesperado de no perderle

la cara a quienes justifican su sueldo.

Mientras, los jóvenes siguen muriendo y los

logreros forrándose. Irresponsables o cobardes

—o las dos cosas—, eso es lo que son.

belmonte@andalunet.com

La policía registra a los jóvenes en la puerta de acceso a la rave party que se celebró en la noche del sábado en Granada. /EFE

LA CELEBRACION ESTUVO MARCADA POR LA TRAGEDIA DE MALAGA

El despliegue policial ahuyenta a los

camellos de éxtasis de la fiesta de Granada

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

GRANADA.— Son casi las

cuatro de la mañana a las

puertas de la sala La Industrial

Copera de Granada y

los guardia civiles del comandante

Andrés Pérez

apenas han descubierto una

insignificante docena de

pastillas de éxtasis y algunas

piedras de hachís, cuando

antes de la tragedia de los

dos chicos muertos hace una

semana en la macrofiesta de

Málaga lo normal es que cosecharan

en una sola noche

hasta mil pirulas de todos

los colores.

La presencia disuasoria

de 35 guardia civiles y policías

locales desplegados con

vehículos y un perro adiestrado

en la entrada del local

ha espantado a los camellos

y resulta imposible comprar

una sola pastilla.

Desde el punto de vista de

los políticos y esos padres

que no pegan ojo pensando

en el paradero nocturno de

sus hijos, la espectacular

operación antipastilleo de

esta noche ha sido un triunfo.

Pero a los chavales que

han recorrido cientos de kilómetros

desde Sevilla, Murcia,

Algeciras o Málaga para

asistir a lo que se anunciaba

en el runrún de Internet como

una «bomba» equiparable

a la del Martín Carpena,

les han aguado la noche.

También aldj Damián, de

20 años, y su socio Pedro, de

23, organizadores de la fiesta

de presentación del colectivo

Raveart. Esperaban llenar

con 2.000 personas pero

el palo de Málaga y la vigilancia

policial y mediática

las ha reducido a unas 700.

«Con la ilusión que teníamos»,

dice apenado Pedro,

/ Sigue en página 14

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


LEY DEL MENOR/ Uno de cada tres internos de centros de menores es mayor de edad / 7

EL MUNDO

andalucia@el-mundo.es

ANDALUCIA

MARTES

19

MARZO DE 2002

Expertos aseguran que

entre el 5 y el 7 por

ciento de las personas

hospitalizadas

contraen enfermedades

SEVILLA.— Entre el 5yel7porcientodelos

pacientes de los hospitales «adquieren enfermedades

que no tenían al entrar» y que son

consecuencia de las técnicas de la medicina,

según el doctor Evelio Perea, jefe del Servicio

de Microbiología Clínica de la Facultad de Medicina

de Sevilla.

Perea indicó, durante la primera jornada del

X Congreso de la Sociedad Española de Enfermedades

Infecciosas y Microbiología (SEIMC),

que resolver este problema requiere concienciación

y la creación de equipos multidisciplinares

en los hospitales, y apuntó que las manos,

tanto de los profesionales de la medicina

como de los visitantes o de los pacientes, «son

todavía el mecanismo de transmisión más frecuente»

de enfermedades en los hospitales.

El jefe del Servicio de Microbiología advirtió

también sobre el mal uso de los antibióticos, ya

que «cuando le damos antibióticos a un enfermo,

no tratamos al enfermo sino que intentamos

matar a la bacteria, pero también afecta a

la flora microbiana del cuerpo» y, por tanto, este

tipo de fármacos «conduce a una selección

de las bacterias resistentes».

Perea expuso que España es, con Japón, el

mayor consumidor de antibióticos por persona

de todo el mundo.

SEVILLA.— Diez meses después de que el presidente de Junta

anunciara su proyecto de ‘Segunda Modernización’, el consejero

de Presidencia, Gaspar Zarrías, anunció ayer que el

debate, que en principio se pensaba realizar en pocos meses,

se alargará hasta las próximas elecciones autonómicas, previstas

para el año 2004.

–GOBIERNO ANDALUZ–

La Junta alargará hasta 2004 el

debate de la ‘segunda modernización’

SegúnZarrías, «los expertos

han pedido mástiempo»

Según Zarrías, los expertos convocados

para este programa aún difuso han

pedido «un margen más amplio de tiempo».

Así las cosas, parece seguro que los proyectos que puedan

derivarse de ese debate no se iniciarán hasta después de

las elecciones, como ya ocurrió con El Foro de Andalucía, ya

que presumiblemente se incluirán en el programa electoral

del PSOE andaluz. Gaspar Zarrías y Manuel Pezzi presentaron

ayer la página web a través de la

cual la Junta canalizará la participación

de la sociedad en el debate de modernización.

Pág. 5

GRANADA / 15

Las tres instituciones

retiran las ayudas por

la «soez» gala porno

del Salón del Cómic

GRANADA.— Las instituciones que subvencionan

el Salón del Cómic acordaron ayer retirar

sus ayudas, por la «ofensiva, injuriosa y soez»

gala de entrega de premios. El director del festival,

aseguró que seguirán organizándolo.

TERCIO DE VARAS

BELMONTE

Cara independencia

A José Carlos Villanueva

Al joven, valeroso e inteligente corresponsal

de EL MUNDO en Marbella, José Carlos Villanueva,

lo tiene que proteger la policía de los

esbirros de Gil simplemente por decir la verdad.

Pero ahora también loechadelaCOPE

un tal Pérez Fernández celoso de esa legítima

ymás que posible colaboración. Tomen nota

de lo que cuesta ser libre e independiente en

esta profesión, en especial quienes todavía

crean que aquí se atan con longaniza los perros

del deber. En esta Andalucía hay director

de periódico que osa chantajear a un edil (antier

mismo) amenazándolo con freír a su

Ayuntamiento si otro periódico desembarca

en la ciudad. Y mil casos más. Vaya la información

para que el lector sepa apreciar, cuando

nos paga con su fidelidad diaria, lo que se lleva

del kiosco.

belmonte@andalunet.com

Gibraltar se echa a la calle en contra de la soberanía compartida

ALMERIA

Brutal asesinato de

una niña de siete años

ALMERIA.— La autopsia practicada ayer al

cuerpo de la niña almeriense Montserrat Fajardo

Cortés, de 7 años, cuyo cadáver fue hallado

en una caja de cartón, desvela que la pequeño

no sufrió abusos sexuales, mientras que la policía

continúa la investigación.

El abuelo de la niña dijo que la pequeñapresentaba

numerosos golpes, mientras que la familia

sospecha que ha podido ser un grupo de

drogadictos del barrio. Pág. 10

Unas 25.000 personas, según la Policía

de Gibraltar, se manifestaron ayer en el

Peñón en un acto de protesta encabezado

por el ministro principal, Peter Caruana,

para rechazar la posibilidad de que

los gobiernos español y británico suscriban

un acuerdo conjunto de soberanía

sobre la colonia. La marcha transcurrió

ANTON MERES

sin incidentes y en ella participó casi toda

la población, ya que Gibraltar tiene

27.000 habitantes. En la imagen, un

agente, junto a los manifestantes. Pág. 9

La madre de la pequeña lloraba ayer desconsolada ante dos niñas. / E. SALAS

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


«Ni británico ni español,

Gibraltar es nuestro»

EDUARDO DEL CAMPO

9

19/03/2002

GIBRALTAR.- Una marea humana formada por 25.000 de los poco más de 27.000

gibraltareños, según cálculos de la Policía del Peñón, lanzaron ayer un mensaje alto,

claro y difícilmente soslayable a los gobiernos de España y Reino Unido en la mayor

manifestación popular de la historia de la colonia británica: «Gibraltar es nuestro».

La multitudinaria protesta contra la negociación bilateral entre Londres y Madrid para

llegar a un acuerdo de soberanía compartida este verano supuso toda una

demostración de fuerza de los llanitos, apenas 48 horas después de que los líderes de

la Unión Europea apoyaran públicamente en Barcelona las gestiones de los ministros

de Exteriores de José María Aznar y Tony Blair.

«No a las concesiones de principios contra nuestros deseos; sí a un dialogo

razonable», rezaba la pancarta que abría la marcha, mientras los negocios y oficinas

de la ciudad permanecían cerrados a cal y canto para que todos acudieran a este

desesperado intento de última hora de frenar el cambio.

Gobierno y oposición, sindicatos, comerciantes, estudiantes, jubilados, asociaciones

independentistas y hasta los funcionarios del Ministerio de Defensa británico se

unieron en un solo clamor patriótico para exigir que su voz prevalezca y no les

impongan «un acuerdo de hechos consumados».

La manifestación, que partió sobre las 3 de la tarde del aparcamiento de la Alameda

Parade y concluyó una hora después en la explanada de la estación de autobuses, a

la sombra del Peñón y cerca ya de la frontera con España, fue también una lección de

civismo anglosajón, aderezada, eso sí, con pancartas de fina ironía gaditana, como

«No way, José» (Ni hablar, José [en referencia a Aznar]).


La gente obedeció al pie de la letra las consignas de los servicios del orden y no se

registró el más leve incidente.

El ministro principal, Peter Caruana, estaba exultante viendo el bosque de banderas

del Reino Unido y Gibraltar que se extendía hasta los pies de la Roca. «Hoy no hacen

falta discursos, vosotros habéis hecho el discurso», gritó en ingles subido a un típico

autobús rojo de dos plantas, mientras el pueblo gritaba, en castellano, aquello de «un

bote, dos botes, español el que no bote».

Caruana leyó una corta declaración en la que volvía a recordar que la población

gibraltareña, partidaria de «una buena vecindad con España», se opone a una

declaración bilateral de principios entre Madrid y Londres que «sobreviva en el

tiempo», por encima incluso de un eventual rechazo en referéndum.

«Hoy hemos hecho historia democrática», animó Caruana a la multitud.Antes de subir

al autobús, había dicho a los periodistas que «Madrid y Londres tienen que considerar

lo que ha pasado hoy y darse cuenta de que Gibraltar debe tener la voz. No se pueden

pisotear sus derechos».

Pero el líder de la oposición, el veterano laborista y ex ministro principal Joe Bossano,

en un discreto segundo plano, no creía que este grito unánime ablande a los

negociadores británicos y españoles: «Estoy seguro de que en abril se van a sentar y

van a seguir como si no hubiéramos dicho nada».

Bossano también se lamende que esta manifestación, convocada por el Ejecutivo,

no se hubiera hecho antes, «en julio, cuando empezó el proceso».

Opiniones, todas ellas, compartidas por la mayoría de los manifestantes.«Están

decidiendo por nosotros», protesta Elka Azzopardi, 40 años y empleada de la oficina

de Turismo de Gibraltar. «Es como si tus vecinos venden tu propia casa, y tú les dices:

¡Oye, pero qué hacéis, que no quiero tantos millones, no la quiero ni vender!»

Oiga, ¿aquí no hay disidentes, algún españolita suelto? El dirigente independentista

William Serfaty (que en un par de días subirá el texto de la nueva Constitución de

Gibraltar a su pagina web, www.self-determination.gi) dice que no, claro. «Pero, ¿qué

disidencia va a haber cuando te están robando el pasaporte?»


El cartero jubilado Carlos Montero, con su banderita de rigor, asiente. «Yo voto a

Bossano, pero hoy estamos unidos. Esta es la manifestación definitiva».

.

APOYOS .

Madrid y Londres hacen oídos sordos a las protestas

MADRID/LONDRES.- El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, afirmó ayer,

respecto a la manifestación convocada por el Gobierno gibraltareño, que la

negociación hispano-británica sobre el Peñón «va a favor de los habitantes de

Gibraltar y el Campo», porque «el actual status no es sostenible en el marco

europeo».

En declaraciones a Onda Cero, Piqué recordó que la UE ha apoyado de forma

unánime en el Consejo Europeo de Barcelona la voluntad de España y el Reino Unido

de «solucionar el conflicto» y «llegar a un acuerdo antes del verano», lo que «dará

certidumbre y progreso», tanto a los ciudadanos del Peñón como a los habitantes del

Campo de Gibraltar.

Mientras, el Ministerio británico de Asuntos Exteriores (Foreing Office) reconocía que

está al corriente de las manifestaciones y de la oposición que existe en sectores de la

opinión pública del Peñón a una futura soberanía compartida entre Londres y Madrid,

pero estimó que el avance en las negociaciones entre España y Reino Unido suponen

un mejora para el futuro de la colonia.

Un portavoz de este Ministerio declaró a Europa Press que «estamos al corriente de

las protestas y de las fuertes opiniones en contra de los gibraltareños», y añadió que,

«desde siempre, hemos dicho que es muy importante que los gibraltareños formen

parte de estas conversaciones y ésta continúa siendo nuestra posición».

Respecto a la manifestación de los miles de gibraltareños que tomaron ayer las calles

del Peñón, añadió que «nuestro primer objetivo ha sido y es que Gibraltar tenga un

futuro seguro estable y próspero».

.

Caruana estudia convocar "su" referendum


ALGECIRAS.- El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, no descartó ayer la

posibilidad de convocar un referéndum «propio» en el que los gibraltareños se

manifiesten sobre los acuerdos de «principio» que, según sostiene, España y el Reino

Unido suscribirán antes de efectuar una consulta en el Peñón.

Caruana, que hizo estas declaraciones con anterioridad a la manifestación, explicó

que ese referéndum sería convocado en el «momento oportuno», para que los

gibraltareños puedan expresarse, «y no tengan que esperar para conocer los detalles»

del acuerdo bilateral.

Manifestó su consideración de que no prosperará «ninguna propuesta» que incluya la

posibilidad de la soberanía compartida de Gibraltar y que sea llevada a referéndum por

los gobiernos español y británico: «Incluso, será masivamente rechazada», agregó.

En relación al apoyo de los Quince, expresado el sábado pasado en el Consejo

Europeo celebrado en Barcelona, a que España y el Reino Unido alcancen un acuerdo

sobre Gibraltar antes del verano, Caruana consideró la declaración de la Unión

Europea de «poco acertada», al precisar que «falta cualquier referencia a los deseos y

voluntad del pueblo de Gibraltar», lo que, a su juicio, es «incompatible» con lo que la

comunidad europea «predica al resto del mundo».

Por último, se lamende que las concesiones de ayudas económicas que la Unión

Europea se ha comprometido a destinar al Campo de Gibraltar y al Peñón «deberían

hacerse sin necesidad de que haya un acuerdo sobre la soberanía de Gibraltar», tras

precisar que el «deseo» del Gobierno de la Roca es mantener buenas relaciones con

la comarca gaditana.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Los excluidos de la fresa

sacan su voz de las

chabolas

EDUARDO DEL CAMPO

13

20/03/2002

MOGUER / PALOS. - Son las tres de la tarde y el sol cae a plomo sobre españoles y

extranjeros desde lo alto del cielo azul de Moguer, aquí donde Juan Ramón veía una

luz que brilla dentro del tiempo.

Los trabajadores en paro de Marruecos y Argelia, los tan temidos moros, han

abandonado por unas horas sus chabolas de plástico en ese campo de refugiados no

declarado en la tierra indeseada de nadie de los descampados junto a las fincas de

fresas, y ahora esperan en una rotonda, vigilados de cerca por la Guardia Civil, el

momento de echar a andar por la carretera camino de Palos y de Huelva. Quiren llevar

hasta la subdelegación del Gobierno su reivindicación, tan universal, tan sencilla.

«Papeles para todos, trabajo para todos».

Son los parias de Huelva, los proletarios de la tierra. Desde arriba, los vecinos les

miran entre la curiosidad, la indiferencia, la piedad y el más puro rechazo. «Lleváoslos

a todos», pide una mujer a los agentes. Se siente, se toca: hay una cerca invisible que

no los deja conocerse.

Una espectadora de mediana edad acierta en el clavo. «Somos un pueblo rico y no

estamos acostumbrados a ver esta miseria, rebuscando en los contenedores». «Que

le paguen un billete y los lleven a su terreno», brama una anciana a su lado. «Pero si

en Marruecos tampoco los quieren», replica la mujer, comprensiva.

Abajo, la marcha arranca y se adentra en la luz cegadora de la siesta. Manos de piel

oscura ondean las banderas rojinegras del sindicato anarquista CGT, organizadores

de la protesta junto al SOC, el Sindicato Unitario y el colectivo pro inmigrantes Odite.


«El hambre ha vuelto a Huelva después de muchos años», dice el líder de Odite,

Decio Machado, antes de acusar al Gobierno, a la patronal, a los sindicatos

mayoritarios y a la Junta de haber diseñado una campaña de corte racista, excluyendo

a los magrebíes.

Peregrinos del jornal

Los peregrinos del trabajo pasan junto a unas chabolas y les gritan en árabe a sus

hermanos de espera: «Venid, uníos a nosotros, no os quedéis mirando». Al cabo de

un rato la marcha suma unos 400 hombres. Con los extranjeros también caminan

varios activistas españoles, entre ellos algunas chicas. El jersey de un argelino

anuncia The new generations, burlándose del chaval que suda dentro.

Coches y motos de la Guardia Civil acompañan la marcha. Desde el cénit vigila

zumbón el helicóptero de la Policía.

Los braceros pugnan por mostrar sus papeles. Muchos tienen permisos en regla, otros

sólo pueden enseñar el resguardo de cuando pidieron su regularización. Da ternura

ver cómo los protegen como un tesoro en fundas de plástico dobladas en la cartera. La

diversidad burocrática es casi cómica. El marroquí Aziz Olvid, de 19 años, con el torso

desnudo, enseña su tarjeta de trabajo. «Vivimos en la mierda.En Huelva son racistas

con nosotros. 'Vete a tu pueblo', son las únicas palabras que oigo. Yo sólo he venido a

trabajar y buscar un futuro mejor».

«¡Dejaos de rollos, hombre!», les grita el conductor de una furgoneta al pasar,

mientras ellos descansan sentados en el asfalto.

El argelino Nordine, de 43 años, da instrucciones en árabe y enseña los lemas. No

provocar, protestar pacíficamente. El bloque, recobrado, empuña sus botellas de agua

y aprieta el paso mientras gritan «Aznar, escucha, trabajo para todos». Nordine, el

guía, es médico y tiene cuatro hijos esperándoles en Orán. A su mujer la mataron hace

tres años en un atentado.

Unos arrastran sus botas manchadas de barro. Otros, como el argelino Mohamed,

viste sus mejores galas, con zapatos relucientes que no le han servido para que en

Moguer le alquilen una casa.


Tras los autobuses del camino se adivinan saludos, miradas de extrañeza, compasión.

Una familia contempla el cortejo con unos prismáticos desde lo alto de un terraplén. A

la entrada de Palos, seis kilómetros adelante, los inmigrantes se enervan al ver unas

casas habitadas por jornaleras polacas, las que les «han quitado» el puesto. «Fuera

polacas», gritan algunos, con esa sinrazón fratricida del desesperado.

Las polacas

Jola, Annia e Irena se echan a un lado. «¿Por qué protestan?», pregunta Jola por

gestos al periodista. «¿Que les hemos quitado el trabajo?», averigua preocupada.

La marcha atraviesa el pueblo como una procesión de extraterrestres.Desde las

aceras los ven pasar los lugareños, los ecuatorianos, los gitanos portugueses de

negro, hacinados en el gueto de sus campamentos. Un joven nativo provoca a los

españoles de la marcha.«Eso, eso, apoyad a esos golfos». Una chica se revuelve y le

llama «fascista». «Hija de puta, hija de perra, llévatelos a tu casa».

A los márgenes de la carretera, bajo sus refugios de plástico, cuelgan miles de fresas

aún verdes. Cuando se vuelvan rojas, quizás haya trabajo para muchos de ellos.

Mohamed se ha quitado sus zapatos y camina descalzo. Cerca de aquí partieron hacia

América esos otros hambrientos a bordo de las pateras imperiales de Colón. Ya es de

noche cuando el viaje concluye en paz a las puertas del Gobierno. Ocho autobuses de

CGT les devuelven a las chabolas. Los pies les arden pero se sienten bien. Es mejor

protestar como un hombre que callar como un perro.

.

APOYO .

«Nosotros no somos racistas»

PALOS.- En Moguer, un anciano se queja con hastío de que le han arrancado parte de

la cosecha de ajos y cebollas. Otro agricultor le apoya. «A mí también». Es el hambre,

se resignan los afectados, intentando comprender. «A mí me han entrado en mi casa

del campo», añade otro hombre. El delito de los intrusos es sorprendente.«Se han

estado duchando en el baño y llamando por teléfono».

En Palos, un pequeño agricultor de fresas se sincera con el periodista mientras ve

pasar la marcha: «Nosotros no somos racistas, lo que pasa es que muchos de ellos te


dejan tirado. El año pasado tuve a dos. Uno trabajó cuatro horas y se fue, y el otro se

marchó al día siguiente. Es que son muy flojos».

No opinan lo mismo los jornaleros andaluces que comparten tajo y clase con sus

compañeros del sur. «Yo he tenido amigos árabes.Trabajan como todos», dice un

jornalero de Sevilla.

El anarquista onubense Antonio Rodríguez Jaramago, de 57 años, emigró a Cataluña

para trabajar de albañil y hoy defiende a los nuevos inmigrantes desde la CGT. Está

triste porque ve que su drama no remueve las conciencias locales. «La gente de

Huelva dice que no es racista, pero luego piden que se vayan».

Pero también hay gestos (escasos) de ejemplar humanidad. Fernando y sus

compañeras, jornaleros de Morón, arrancan a aplaudir a los manifestantes cerca de La

Rábida. Los extraterrestres se convierten así en hermanos. «Protestad, criaturas, que

el año pasado bien que os querían para trabajar». El temporero, que trabaja con seis

marroquíes sin problemas, sueña en voz alta: «Si yo tuviera tierras, los contrataría a

todos».


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Dinero y picaresca

macabra

EDUARDO DEL CAMPO

4

21/03/2002

MALAGA. Nadie abre la puerta en la casa de Francisco E. B., el antiguo conductor de

la funeraria Funesur a quien la Guardia Civil le descubrió el lunes en su Mercedes y un

arcón de la vivienda los restos cadavéricos de al menos 20 personas que nunca

llegaron a ser incineradas.

El hombre, de 41 años, en libertad condicional desde el martes, se ha ido a algún lugar

donde la prensa no pueda preguntarle por el macabro hallazgo y su relación con el

caso de los responsables de seis empresas de pompas fúnebres acusados por la

fiscalía de haber realizado 3.000 cremaciones ilegales de 1992 a 1997 en el Parque

Cementerio de Málaga (Parcemasa) en connivencia de un empleado del turno de

noche. Todos ellos están a la espera de juicio.

Francisco E. B. seguramente también estará con ellos. Dentro de la casa sigue su

mujer (con la que en los últimos meses no convivía), oculta tras los visillos y, según los

vecinos, hundida.Pero la vivienda ya no desprende el hedor a putrefacto que tanto

había molestado a los habitantes de las casitas colindantes del barrio de Santa

Rosalía, a las afueras de Málaga.

El ex empleado de Funesur, una de las empresas imputadas en el caso Parcemasa,

guardaba los restos humanos en el número 64 de la calle Celestina desde hacía unos

cuatro años, coincidiendo con el momento en que, en octubre de 1997, el entonces

gerente del cementerio, Juan Oliva, denunció que su operario Francisco Y. L. había

montado un negocio secreto con las funerarias, a quienes cobraba la tercera parte de

lo que costaba legalmente la incineración.

Los familiares afectados han denunciado que las cenizas que les entregaron no eran

la de sus seres queridos, si es que siquiera eran cenizas humanas.


La historia, en principio, promete una novela gótica y necrofílica, pero se queda al final

en un asunto prosaico de facturas y dinero sobre el afán de abaratar costes y

aumentar los beneficios. «Esto es un tema económico, puro y duro», decía ayer a EL

MUNDO el presidente de la Asociación de Funerarias de Málaga, José Francisco

Pérez Cano, en su oficina de la empresa Servisa, de la que es delegado regional, una

de las que no están implicadas en el asunto.

Pérez Cano cuenta que en aquellos años hubo clientes que le llamaban ladrón por

pedirles un precio de incineración (el estipulado legalmente). «'Pero si en tal empresa

me lo ofrecen por 30.000 pesetas', me decían. Y yo les contestaba que eso era

imposible.Después de que se destapó el caso, un hombre vino a verme para pedirme

perdón», rememora el ejecutivo.

En la presunta estafa al cementerio participaron más de la mitad de las firmas de

entonces: La Soledad, La Popular, La Estrella, Funema, Funesur y La Nueva, mientras

La Esperanza, Valle del Gualdahorce, Servisa, La Nacional y El Santo Traslado

quedaron limpias.

Después del escándalo del 97, cuenta el presidente del sector, algunas de las

implicadas cambiaron de nombre. Funes, donde trabajaba de conductor Francisco E.

B., se convirtió en Funerarias Andaluzas y hace unos meses cerró definitivamente.

La Soledad se llamó La Victoria; Funema, La Malagueña; La Soledad se rebautizó La

Aurora. La Popular cerró también. Pero no se puede olvidar que detrás de estas

empresas funerarias están los intereses de las principales compañías de seguros, que

son o las propietarias o los socios de esas firmas: Finisterre, Santa Lucía, Alianza

Española o Preventiva.

La Nueva (propiedad de Alianza Española) no ha cambiado de nombre y sigue abierta

donde siempre, en la calle Sánchez Pastor. Su gerente, José Francisco G. D., que

también es secretario de la Asociación de Funerarias, es uno de los siete imputados

del caso Parcemasa. Pero su versión de lo ocurrido que ayer dio a este diario es

radicalmente opuesta a la de la acusación.

Según él, la culpa de todo la tiene la dirección de Parcemasa (entonces una empresa

privada, hoy en manos municipales) por los «altísimos» precios que cobraban por las

incineraciones de restos humanos, por aquel entonces más de 70.000 pesetas,


cuando en el cementerio de Alora o Marbella no llegaban a 25.000 pesetas y en

Sevilla «valían 5.000». «¿Quién se ha beneficiado de eso en Parcemasa?», pregunta,

desviando la atención.

El gerente, que vuelca la responsabilidad en el presunto funcionario corrupto del

cementerio, no niega que se hicieran cremaciones a un precio menor del oficial, pero

asegura que en todo caso las cenizas se entregaron a los familiares «igual que en una

cremación normal», sin mezclarlas.

El responsable de La Nueva acusa a la prensa de haber escrito «disparates» cuando

hablan del hallazgo de cadáveres. Cuando pasan cinco años del fallecimiento, explica

apelando a la ley de Policía Sanitaria Mortuoria, el cadáver se convierte en «restos

cadavéricos». La precisión técnica no cambia demasiado las cosas.

.

APOYO .

El Obispo de Málaga pide «respeto»

MALAGA.- El Obispado de Málaga pidió «respeto» por los difuntos y lamentó el

hallazgo de restos de una veintena de cadáveres en una vivienda de la capital en un

caso que podría estar relacionado con el fraude de las funerarias por el que se juzgará

a siete personas por 3.000 cremaciones ilegales.

El vicario general del Obispado de Málaga, Alfonso Crespo, explicó que estos hechos

«afectan a uno de los sentimientos más profundos de las personas» e hizo una

llamada de atención para que «realmente, el sentido cristiano del entierro lo sigan

hasta el final».


6

EL MUNDO, VIERNES 22 DE MARZO DE 2002

ANDALUCIA

INCINERACIONES ILEGALES / LA INCERTIDUMBRE POR LAS CENIZAS SIN NOMBRE DE MALAGA

En polvo te convertirás

El presidente de las funerarias dice que el «vacío

legal» impide seguir la pista a los restos, mientras

en el cementerio muestran unos hornos en orden

EDUARDO DEL CAMPO

MALAGA.— ¿Cómo fue posible

que se le perdiera el rastro a tantos

cientos de cuerpos en Málaga,

polvo de huesos aventados por el

huracán de la especulación? «Hay

un vacío legal», explica el presidente

de la Asociación de Funerarias

de Málaga, José Francisco

Pérez Cano, delegado de Servisa,

una de las pocas empresas que no

están implicada en la estafa de las

incineraciones bajo cuerda del

Parque Cementerio de Málaga,

que duró de 1992 a 1997.

«Cuando el cementerio da permiso

a una funeraria para exhumar

unos restos, luego no se les

pregunta dónde van a incinerarlos

o qué van a hacer con ellos.

No se controla», describe Pérez

Cano, que asegura que no sabía

que sus colegas estaban incinerando

ilegalmente «restos cadavéricos»

pagando a Paco, el del

horno crematorio, una cantidad

sensiblemente inferior a las tarifas

oficiales de Parcemasa.

El dinero pesa más que el polvo,

enamorado o no. Algunos empleados

en el sector explican con

indulgencia corporativa que los, a

su juicio, excesivos precios de

Málaga abonaron la picaresca.

Actualmente, incinerar unos

restos óseos en el cementerio de

Málaga cuesta 347,52 euros

(57.816 pesetas) más el 7 por

ciento de IVA. Lo mismo, incluido

el IVA, sale por 150 euros (25.000

pesetas) en el cercano pueblo de

Alora, una tasa similar a la de

Marbella y Sevilla. Esa diferencia

de precios, según la versión, habría

inducido a las empresas implicadas

a caer en la tentación de

la oferta nocturna de FranciscoY.

Pero un empleado del crematorio

de Málaga que fue compañero

del presunto cerebro de la trama y

que prefiere no dar su nombre señala

frente a las críticas de las funerarias

que los precios son «los

reales de coste». Si Sevilla o Marbella

cobran mucho menos, dice,

es porque marcan un «precio político

de risa» para incentivar las

cremaciones ante la acuciante falta

de espacio en sus camposantos,

lo que aquí no se da.

El empleado enseña el funcionamiento

de los hornos pero no

permite hacer fotos, con esa prudencia

excesiva que sigue encerrando

en el morbo secretista algo

tan cotidiano como la muerte.

Cuenta que los dos dispositivos

valen 50 millones de pesetas. Su

foco de fuego a entre 600 y 900

grados reduce a cenizas los ataúdes

y cadáveres en menos de tres

horas, 20 minutos si son sólo restos

óseos exhumados. Otro aparato

muele los pedazos de huesos

(cráneo, fémur, costillas) que las

llamas no han podido destruir.

Cinco años después del final

del chanchullo nocturno de Paco

Y., todo funciona correctamente.

Las cinco cajas del siguiente turno

de incineración llevan pegadas

sus tarjetas identificativas, lo

mismo que cada urna donde después

se meterán las cenizas. Las

etiquetas se adhieren al horno para

saber de quién son los restos

que se están quemado. Todo en

orden. Pero el funcionario se queja

de que su ex compañero les ha

hecho «mucho daño».

El hombre recuerda cómo saltó

el tinglado. «Un día, en 1997, vino

el dueño de La Popular [Emilio P.

R., uno de los siete imputados] y

le pidió ayuda al gerente [entonces

Juan Oliva]. Decía que tenía

varios restos en su casa y que no

tenía dinero para incinerarlos.

Pero cuando el gerente llamó a

las familias y éstas les dijeron que

ellas ya habían recibido unas urnas

con cenizas, lo denunció».

Fue entonces cuando la policía

halló las 44 cajas con restos de 55

personas en el chalet de Emilio,

que habría dado a sus clientes cenizas

de desconocidos, cobrándoles

por un servicio que nunca hizo.

El funcionario custodia las seis

bolsas con restos humanos (entre

ellos la calavera momificada de

una anciana) descubiertas en casa

del conductor de Funesur F. E.

B.. Pero cree una aventura imposible

averiguar a estas alturas a

quién pertenecen y dar una respuesta

a esas familias angustiadas

que esperan encontrar unos

Los dos hornos crematorios del Parque Cementerio de Málaga. /FOTOS: JESUS DOMINGUEZ

Un fraude fácil de detectar

E. DEL C.

MALAGA.— El cementerio

nuevo de San Gabriel

hace juego con el

lujo mediterráneo de las

urbanizaciones de la

Costa del Sol. Hay sitio

de sobra para miles de

nuevos nichos al pie de

los montes, entre palmeras

y estanques que parecen

piscinas de hotel.

En enero de 1987 se

efectuaron los últimos

enterramientos en el

cementerio antiguo de

San Miguel y se abrió

éste, exquisito.

¿Cómo es el viaje de

los cadáveres? La primera

ocupación deun

nicho caduca a los cinco

años. Entonces, la familia

debe decidir entre

alquilarlo durante 25 o

50 años, pasar los restos

a un nicho-osario (la

cuarta parte de espacio)

o incinerar lo que queda,

que es la opciónmás

barata. El inicio del negocio

de las cremaciones

ilegales en el cementerio

nuevo, en

1992, coincidió pues

El presidente del sector muestra un certificado de cremación.

con el momento de mayor

actividad de desalojo

de los nichos de San

Miguel ante su inminente

cierre y un aluvión

de familias que tenían

que decidir qué hacer

con los restos de sus

seres queridos. Pero incluso

la incineraciónsalía

cara en San Gabriel.

Francisco Y. vio entonces

la posibilidad de

lucro en su solitario turno

de noche. Cobraba

entre 10.000 y 25.000

pesetas a las funerarias

por incinerar los restos

a escondidas, y éstas le

facturaban a sus clientes

una cantidad muy

superior (pero menor a

restos verdaderos que venerar.

El hombre no se ensaña con los

imputados. «Aparte de estafar al

cementerio, harían las cremaciones

como cualquier otra. Es como

si vas al cine y el portero te cuela

cobrándote la mitad. Es una estafa

al cine, pero la película que ves

sigue siendo la misma».

Luego, junto al molino destinado

a triturar los huesos, pasa un

dedo por la finísima capa gris posada

en los bordes metálicos y dice

con esa distancia fría del profesional:

«Esto es polvo de muertos».

Los últimos rastros físicos

de personas que no se conocieron

mezcladas como los de un solo

ser universal. Y era cierto: polvo

eres, y en polvo te convertirás.

las tarifas oficiales), haciéndoles

creer que los

restos habían sido cremados

en cementerios

de fuera de Málaga. Pero

no les daban ningún

certificado.

«Si una sola familia

se hubiera dado cuenta

de que no le daban papeles

con la urna y lo

hubiera denunciado, esto

se habría cortado en

seco», dice el presidente

del ramo, José Francisco

Pérez Cano, mostrando

el documento

oficial correspondiente

a una incineración de

esta mañana, en la que

figuran las firmas del

operario del crematorio,

el jefe de servicio y

Parcemasa. «Esto es lo

que las familias deben

exigir siempre».

Muy lejos de su rigor,

en una de las empresas

imputadas, un empleado

responde con cansancio.

«’Me llaman preguntando

si las cenizas

que les hemos dado son

las de sus familiares. ¡Y

yo qué sé, oiga!»

El conductor de

Funesur relaciona

los restos con el

‘caso funerarias’

MALAGA.— El detenido el lunes

en Málaga que ocultaba una veintena

de restos de cadáveres en su

casa negó que los conservase durante

cinco meses «con ánimo de

lucro», y relacionó dicho hallazgo

con el caso funerarias, por el que

se juzgará a siete personas por

unas tres mil cremaciones ilegales.

En su declaración ante el juez

del caso, F.E.B. apuntó que trasladó

los restos desde la nave de la funeraria

hasta su domicilio y que «se

enteró de que eso estaba mal hecho»

cuando fue detenida por su

vinculación con el caso de las funerarias

la persona encargada de las

incineraciones en el Cementerio

Parcemasa de la capital, F. Y.L..

El abogado de F.E.B., Cristóbal

de la Sola, aseguró aEfequesu

cliente «sólo cobraba su sueldo, era

un mero empleado, un conductor»,

yseñaló que «todas las exhumaciones

fueron legales, porque había

transcurrido el tiempo necesario y

tenían todos los permisos».

Tras admitir que conservaba

unas siete bolsas en el patio de su

vivienda y que desconocía el total

de restos humanos «porque en algunas

habíamásdeuno», F.E.B. reconoció

al juez que se llevó los restos

al ser despedido de la funeraria

en la que trabajaba como conductor,

Funesur (cerrada ya) cuando

decidió «montarlos en el coche y

llevárselos» para evitar «dejar el

problema a otra persona». También

refirió que aprovechó una caja

de un cadáver alemán «para hacer

una especie de arcón», por lo que

decidió«meter allí las bolsas».

Conelfinde«deshacerse» de

las bolsas, introdujo en el coche

cuatro de ellas –momento en que

fue interceptado por la Guardia Civil–,

explicó F.E.B., quien recordó

que las inhumaciones de estos cadáveres

se hicieron «de forma legal»,

ya que los familiares «decidieron

incinerarlos».

El gerente de la funeraria en la

que trabajaba era quien le ordenaba

los traslados, «ganando sólo

3.000 pesetas por las horas extras

sin llevarse suplemento alguno por

llevarlo a Málaga», declaró el acusado,

que insistió en que desconocía

elnúmero exacto de cadáveres

que se han incinerado.

Precisó que había un acuerdo

entre el gerente de la funeraria y el

empleado de incineración deParcemasa

para que las cremaciones

se practicaran «ilegalmente, cobrando

un precio inferior al que se

hubiera pagado incinerando en

Granada o Sevilla».

En su declaración aseguró que

los familiares de los fallecidos no

tenían conocimiento de estos hechos

y que sólo les decía que la cremación

se llevaría acaboenestas

capitales «porque era más barato»,

y después les entregaban las cenizas

y se creían que correspondían

al cadáver del incinerado.

Por último, acusó ante el juez al

gerente de la funeraria de quedarse

con el beneficio de estas operaciones

y al empleado de la incineradora

de Parcemasa de cobrar «su

tarifa».

El arrestado fue puesto en libertad

sin fianza el martes y acusado

de un delito de exhumación ilegal y

fraude.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, MARTES 26 DE MARZO DE 2002

MUNDO

17

EEUU impidió al

Cesid interrogar al

ceutí detenido en

Guantánamo

Los agentes españoles sólo pudieron

hacerle llegar un cuestionario a

Hamed Abderrahaman Ahmed

FERNANDO LAZARO

MADRID.— Hamed Abderrahaman

Ahmed, Hmido, defendió

con uñas y dientes los mismos

intereses que Osama bin Laden.

Sin embargo, su pasado era más

ajeno al conflicto que el del terrorista

más buscado del mundo.

Hmido nació en Ceuta en septiembre

de 1974, es español.

Ahora está en la base norteamericana

de Guantánamo,

en Cuba.

Fue reclutado por

la organización terrorista

Al Qaeda

en territorio español.

Sus reclutadores

se encuentran

ya en prisión, fruto

de las investigaciones

policiales y

de la actuación del

juez Garzón.

Según informaron

a EL MUNDO

fuentes policiales,

Hmido es, con certeza,

el único español

detenido en el centro militardeGuantánamo.

Fue capturado

por soldados norteamericanos

en Afganistán, mientras

combatía con las fuerzas dirigidas

por los talibán.

Durante varias semanas, la

confirmación de su identidad

fue una incógnita. Existían sospechas

de que había dos españoles

detenidos. Un agente del

Cuerpo Nacional de Policía y

otro del Cesid se desplazaron a

Guantánamo con el fin de verificar

estas posibles identidades.

Finalmente, pudieron contrastar

sobre el terreno que

Hmido sí era español. La intención

de los agentes españoles

era interrogarle por si podían

Hamed Abderrahaman.

conocer más datos sobre la implantación

decélulas de Al Qaeda

en España. Sin embargo, los

responsables norteamericanos

de la base de Guantánamo no

accedieron a su petición. Unicamente

les permitieron hacerle

llegar un cuestionario, que el detenido

respondió por escrito.

La célula dirigida por Abu

Dahdah, desmantelada por la

Policía Nacional en noviembre

pasado, fue la que

le reclutó para enviarle

a luchar,

junto a otros muyaidin,

a Afganistán.

Imad Eddin

Barakat Yarkas,

Abu Dahdah, era

el responsable del

reclutamiento en

España ydabacobertura

y costeaba

los gastos de aquellos

que se desplazaban

a nuestro

país, entre otras

cosas, para sanar

sus heridas en

combate. Existe constancia policial

de que varios radicales islámicos

que combatieron en Chechenia

acudieron a España donde

fueron protegidos por Abu

Dahdah.

Según estas fuentes, Hmido

estaba relacionado con Abu Abdulrahman,

sospechoso de haber

coordinado desde Europa a

miembros del comando suicida

que actuó en los atentados del

11-S. Abdulrahman está considerado

como el responsable de

un dispositivo de seguridad para

evitar que estos terroristas

fueran descubiertos.

Según explicaron a EL MUN-

DO expertos policiales, gracias

a los contactos obtenidos por su

Sodia, madre de ’Hmido’, muestra el título de su hijo. / EDUARDO DEL CAMPO

El viaje del talibán español

FUENTE:

Reino Unido

Ceuta

de 2001.

España

relación con Abu Abdulrahman

y el resto de la célula controlada

por Abu Dahdah, Hmido pudo

viajar a Afganistán e incorporarse

a los muyaidin que apoyaronalrégimen

talibánenlaguerra

contra Estados Unidos.

Los servicios de información

mantienen que el español que

está preso en Guantánamo se

desplazó a Afganistán en agosto

de 2001. Viajó primero desde

Ceuta al Reino Unido, donde

contactó con otra de las células

que Al Qaeda tiene en reposo en

Europa. Con su colaboración se

desplazó hasta Irán. Según los

servicios de información españoles,

Hmido ya estaba el 8 de

agosto en Kandahar (Afganistán)

y, desde allí, pasó a Kabul.

El ahora preso, se incorporó a

sus nuevas tareas como muyaidin

junto a otros activistas que

ya conocía. Los expertos sostienen

que a éstos los conoció en

España y que fueron reclutados,

igual que él, por el entramado

Afganistán

Se incorpora a sus nuevas

tareas como «mujahidin»

al lado de otros activistas

que ya conocía.

Irán

Kandahar

Kabul

Llega el 8 de agosto.

EL MUNDO

dirigido por Abu Dahdah.

Este último había sustituido

en 1995 al entonces líder de la

misma célula, Anwar Adnan Ahmad

Salah, jeque Salah. Este se

fue en aquella fecha a Pakistán

donde, a las órdenes directas de

Abu Zubaidah (máximo responsable

del reclutamiento de muyaidin).

Se encargó, asimismo,

del traslado a los campos de entrenamiento

en Afganistán.

El indonesio Parlindungan Siregar,

Parlin, es otro personaje

del entramado de Al Qaeda. que

vivió varios años en España,

vinculado a las actividades de

Abu Dahdah. A finales de 2000

regresó a Indonesia para participar

en la dirección deuncampo

de entrenamiento de Al Qaeda.

Bin Laden decidió por aquellas

fechas, abrir campos de entrenamiento

en diferentes países,

fuera de Afganistán. El

propio Abu Dahdah supervisó

personalmente el campo de Indonesia

en mayo de 2001.

EEUU detecta

fallos de seguridad

en aeropuertos y

centrales nucleares

JULIOA.PARRADO

Corresponsal

NUEVA YORK.– La imagen de estricto

control y alta seguridad que

impera tras el 11 de Septiembre

en Estados Unidos resulta engañosa.

Pese a los cuantiosos fondos

públicos destinados a evitar

atentados terroristas, las autoridades

han detectado importantes

fallos.

Los más graves se han detectado,

precisamente en los aeropuertos,

máximo símbolo de las nuevas

medidas de inspección implantadas

en estos seis últimos

meses. Un informe del Departamento

de Transportes ha revelado

lo fácil que resulta aún introducir

armas blancas y hasta pistolas

a bordo de los aviones.

Agentes de Transportes incógnito

realizaron 783 pruebas en los

32 principales aeropuertos del

país. En un 30% de las ocasiones

consiguieron que las armas de

fuego pasaran inadvertidas por el

numeroso personal que opera escáneres

y lleva a cabo registros.

En el caso de las armas blancas, el

éxito fue del 70%; y en el del material

explosivo, un 60%.

Los equipos de seguridad no

fueron capaces de detectar ni

confiscar, en un 48% de los casos,

objetos prohibidos, entre los que

se incluyen tijeras y cuchillas.

Tras el 11-S, los aeropuertos han

sido considerados instalaciones

de alto riesgo y la seguridad, tradicionalmente

en manos de subcontratas

de las aerolíneas, ha pasado

a manos del Gobierno.

Requisitos básicos

La situación de las plantas nucleares

no parece mejor. Según el

diputado Edward Markey, que

ayer recibió un informe de la

Agencia de Energía Nuclear, las

plantas incumplen requisitos básicos

de seguridad, como la comprobación

del historial de sus empleados

no estadounidenses. Según

Markey, los propietarios de

las centrales no han sometido

tampoco a inspección al personal

encargado de la seguridad.

Otro gran riesgo es la posibilidad

de ataques aéreos suicidas.

Las autoridades energéticas reconocen

que la mayor parte de las

instalaciones no están preparadas

para soportar el impacto de un

avión.


LOTERÍA / MALDITO ERROR

EL MUNDO / AÑO XIV, NUMERO 337 CRONICA DOMINGO 31 DE MARZO DE 2002 5

UNA MILLONARIA

CON FREGONA

ROSARIO ganó en la Primitiva de 1988 más de 900

millones de pesetas. Pero la Administración perdió el

boleto. Sigue trabajando, a la espera de resolución judicial

C

EDUARDO DEL CAMPO

omo a Rosario se le aparezca por la

calle el calvo talismán del anuncio de

las Loterías y Apuestas del Estado diciéndole

aquello de «que la suerte te acompañe», seguro

que le escupe a la cara y le arrea con el bolso.

¿Que la suerte te acompañe? Vaya broma pesada.

Rosario Moreno Estévez, una limpiadora jubilada de

59 años vecina del pueblo sevillano de Dos Hermanas

ganó 904 millones de pesetas (casi 5,5 millones

de euros) en la Lotería Primitiva en 1988 pero nunca

llegó a cobrar la carretada de dinero que le hubiera

permitido hacer el corte de mangas a la fregona, el

cubo y las escaleras de las casas y oficinas que limpió

durante 30 años porque la Administración no encontró

nunca la otra mitad del

sello del boleto y decidió

anular la apuesta un día antes

de que se efectuara el

sorteo.

Casi 14 años después,

el caso acaba de entrar en

el Tribunal Constitucional,

que deberá decidir

ahora si admite el recurso

presentado por Rosario y

su familia contra la sentencia

de diciembre del

Supremo que daba la razón

al Ministerio de Economía

y Hacienda, de

quien dependía el organismo

de apuestas (ONLAE).

De momento, es el pleito

de mayor envergadura

que se presenta contra el

Estado por una situación

similar.

Rosario no fue quien

perdió el resguardo de su

apuesta (lo tiene a buen

recaudo en una caja fuerte

de una oficina de Banesto

en Sevilla), sino la

Administración: «Si yo,

como limpiadora, he pagado

a Hacienda mis impuestos,

ahora exijo que

Hacienda me pague a mí

lo que me debe».

Y todo esto empezó con

una simple moneda de 20

duros. Una noche calurosa

de junio de 1988, después

de pasar el día barriendo

y fregando los retretes

y oficinas de una

empresa aeronáutica de

Sevilla, Rosario se pone a

guisar la cena para su familia.

Su hija Puri está rellenando

varios boletos de

la primitiva con su novio.

La madre hace un alto y le

«FORRADO» Y MINERO

Manuel es minero y millonario. Dos años después

de que la fortuna se le apareciera en forma de

Primitiva sigue bajando a primera línea del tajo en

la cuenca leonesa de Fabero. Le quedan cuatro

meses para amarrar una suculenta prejubilación

ganada a golpe de pulmón durante 18 años

tragando carbonilla. Más de uno en la empresa

contó con su baja definitiva cuando el viernes 12

de noviembre de 1999 no apareció por el pozo. No

era de extrañar, el sorteo del día anterior había

traducido en 192 millones de pesetas (1.153.943

euros de hoy) el boleto de cuarenta duros que

metódicamente sellaba cada semana. Se resignó a

ser el mismo picador de espaldas interminables

que empezó a forjarse a los 25 años sacando

carbón, pero con la cartilla repleta de millones. Por

entonces no se dio el homenaje de jubilar su

Renault–19 a cambio de un Mercedes. Como

siempre sigue cargando el carro en el Carrefour

de Ponferrada cada sábado. Es el avituallamiento

de semanal para un habitante de San Pedro de

Olleros, un pueblecito en las estribaciones de Los

Ancares bercianos.

Una semana antes de que la Primitiva lo

convirtiera en millonario la muerte desfiló a su

lado. Pasó unos metros más abajo del taller donde

picaba en Minas de Sorbeda, empresa

perteneciente al poderoso Victorino Alonso. Un

costero le segó la vida a su amigo Raúl, de 38

años. «El sí que no tuvo nada de suerte», recuerda

Manuel, un tipo afable entusiasmado con su casa

de turismo rural que alquila todos los fines de

semana a los visitantes madrileños.

Separado y con tres hijos, su primera inversión fue

regalarle al mayor de los chavales un Audi A-4

azul. Planea seguir invirtiendo en su pueblo en

turismo rural, a la vista del buen resultado que le

está dando la casa que reconstruyó ya antes de

que el sorteo de un jueves le convirtiera en

millonario. Ahora sigue viendo pasar los días en el

calendario sin prisas hasta que el Plan del Carbón

decida que, con 43 años, se ha acabado su edad

laboral. / PABLO R. LAGO

pide cinco ejemplares para cumplimentar por su

cuenta otras tantas apuestas de las de 100 pesetas,

como hace cada semana. «Entonces se me ocurrió:

¡Vamos a rellenar una entre todos!», recuerda. «Yo

dije un número, mi marido otro y mis cuatro hijos,

uno cada uno». Ella dijo el 26. Su marido Manuel

(que sigue atado como en ese día a su trabajo de

peón en una nave de envasado de arroz) y sus hijos

Carmen, Puri, José Manuel y Carlos (de entre 38 y

28 años ahora, y que le han dado nueve nietos)

completaron el resto de la combinación. Las cruces

siguen tachando los números en la fotocopia

compulsada ante notario del resguardo: 26, 29, 35,

36, 41 y 43.

Al día siguiente Rosario llevó el boleto a la administración

receptora número 46.238, un local en la

carretera de la Isla. Su encargada, Ana Rodríguez

Aranda, cobró las apuestas, las selló y entregó los

resguardos a Rosario. Al boleto de la buena o mala

suerte, con el número 938.346.292, le correspondió

el sello I-9405304.

El jueves 30 de junio a las 22.00 horas se escenifica

en Madrid el sorteo número 26 de la Primitiva.

Aldíasiguiente,alahoradecomer,Rosariocomprueba

viendo el telediario que la combinación ganadora

es la de aquel boleto rellenado a seis voces

con su familia. 14 años después ella y sus abogados

reclaman 12 millones de euros, ya que suman

los intereses generados en

este tiempo.

Ese mismo viernes 1 de

julio Rosario fue a llevar

su resguardo a la tienda

donde lo selló, pero de allí

la encargada la mandó a la

delegación territorial de

Sevilla. Un empleado la

cortó en seco entonces

desde la ventanilla: «Su

apuesta ha sido anulada,

señora». El hombre le dijo

que no había aparecido el

original del boleto, y le

ofreció devolverle los 20

duros de la apuesta invalidada,

pero negándose a

darle un impreso de reclamación.

Rosario fue al juzgado

de guardia e inició la

batalla judicial.

¿Qué pasó? En la otra

ruta del destino, al original

del boleto pagado por

Rosario se le desprendió

la mitad del sello en algún

momento tras haberlo recogido

la encargada de la

tienda, como ésta testificó.

Cuando la receptora fue a

llevar las apuestas a la delegación

territorial el 29

de junio, hizo constar que

no faltaba ningún impreso

pero que a uno de ellos, el

que sería ganador de la

primitiva, se le había caído

el sello. El delegado,

conforme a la normativa

sobre loterías, invalidó la

apuesta que correspondiera

al resguardo de ese sello

y así lo anunció en esa

oficina, en la tienda receptora

y en un anuncio publicado

el día del sorteo en

el periódico El Correo de

Andalucía. Haciendayel

ONLAE arguyeron que al no haber encontrado el

boleto no lo habían microfilmado y que por tanto

era como si Rosario nunca hubiera participado en

el sorteo. Ella se revuelve aún en el asiento. «¡Yo

no tengo culpa de que la Administración pierda mi

boleto». El Estado le ofreció en dos cartas devolverle

los 20 duros, una compensación que suena a

chiste y que para su hijo José Manuel y los abogados

indica que Hacienda acepta implícitamente

que Rosario, a la que llaman «querida concursante»

en las misivas, sí participó en aquel sorteo.

CONCHITINA

«ALGÚN DÍA ME DARÁN LA RAZÓN»

Con los huesos erosionados por la descalcificación y la artrosis, la limpiadora jubilada

reconoce que hubiera preferido «ganar menos dinero pero haberlo cobrado. No es que

tema al trabajo, pero de pensar que me hubiera quitado 14 años de trabajo de mis espaldas,

me entra una impotencia... Pero bueno, algún día me darán mi razón. Digo yo».


10

EL MUNDO, MIÉRCOLES 3 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

Junta y ONGs culpan al Gobierno del «drama» de

la campaña fresera en el Foro de la Inmigración

La APDH y ATIME critican que la reunión ordinaria convocada por Perales llega con retraso

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Un año más, las

cuentas de la inmigración enla

campaña de la fresa de Huelva y,

en menor medida, la de la aceituna

de Jaén, han fallado estrepitosamente

por una mezcla de los

errores en el cálculo de la previsión

de mano de obra, la insolidaridad

civil y la dejadez política.

Este es el panorama de fondo

que queda tras la reunión ordinaria

que ayer celebraron en Sevilla

la treintena de dirigentes políticos

(de todas las administraciones),

sindicales, empresariales o de

ONGs representados en el Foro

Andaluz de la Inmigración, un organismo

consultivo convocado

por la Consejería de Gobernación

que no se reunía desde octubre y

que, para la Asociación Pro Derechos

Humanos (APDH) o la asociación

de trabajadores marroquíes

ATIME, llegaba «a toro pasado»

y «tarde», cuando hace ya

dos meses que se vive el problema

generado por la exclusión laboral

de miles de jornaleros magrebíes

en los campos freseros y la ola de

hurtos que, para alarma de las poblaciones

locales, esa marginación

ha provocado.

Tardeono,enloquesí coincidieron

estas asociaciones y la

Junta fue en culpar del desbarajuste

de Huelva al Gobierno y los

empresarios, algo que éstos niegan.

A raíz de los encierros de inmigrantes

del pasado verano, la

patronal fresera ofreció precontratos

para regularizar a 3.500

trabajadores, la mayoría deMarruecos

y Argelia. Pero una vez

solventada la crisis, los dejó al

margen y ha traído con contratos

en origen, sobre todo de Polonia y

Rumanía, a unos 6.700 temporeros

(la cifra aún no es precisa):

casi el doble del cupo de 3.500

jornaleros que el propio Gobierno

había autorizado a traer del extranjero

a la provincia de Huelva.

Un desfase que el INEM, según

criticó ayer el consejero Alfonso

Perales, no corrigió.

«Hay que traer los que se necesiten,

teniendo en cuenta a los

que están. El Gobierno se ha desentendido»,

dijo Perales a los periodistas.

El consejero acusó al

gobierno del PP y, en particular, al

alcalde de Palos, Carmelo Romero,

al que calificó de «agitador»,

de buscar «un problema político»

con las «denuncias permanentes

de inseguridad en Huelva» yde

crear «un drama social» con su

«error fatal» de cálculo.

«Si hubieran venido sólo los

3.500 del contingente de este año,

todos los marroquíes y argelinos

en paro estarían ahora trabajando»,

añadió, antes de admitir que

«no hay facilidadedel Gobierno

para recolocarlos en otras partes.

La reunión del Foro sirvió básicamente

para que los delegados

de la Junta en Jaén y Huelva,

Francisco Reyes y Juan Ceada, hicieran

balance de las respectivas

campañas agrícolas.

El delegado de la Junta en Jaén, Francisco Reyes, enseña un cartel junto al consejero Perales, en un aparte del Foro. /EFE

Un castigo colectivo por protestar

E. DEL C.

SEVILLA.— Castigo

por protestar. Para el

presidentedelaAsociación

Pro Derechos

Humanos, Rafael Lara,

detrás de la exclusión

laboral sufrida este

año por los norteafricanos

en la fresa está

la voluntad del Gobierno,

«más que de

los empresarios», de

pasar factura a los inmigrantes

que en verano

se encerraron en

Huelva como medida

de presión para que

los regularizaran. A

ese castigo se uniríael

perjuicio sufrido por la

crisis diplomática entre

Marruecos y Españayladecisión,

según

Lara, del gobierno español

de «ser menos

permisivos con los

marroquíes».

Lara acusó ayer a

los políticos de las distintas

administraciones

de «tirar balones

fuera» ante las condiciones

inhumanas en

que viven los parados

en los campos de cha-

e Campaña de Huelva. Lafresaylos

cítricos han dado trabajo a 55.000

personas en la provincia. ¿Pero

cuántos inmigrantes han quedado

al margen? Hace un mes diversas

fuentes calcularon que eran entre

5.000 y 7.000. Juan Ceada rebajó la

estimación ayer a algo más de

4.000, entre 1.000 y 1.200 de ellos

sin papeles.Lacifrarealnosesabe

porque el encargado de realizar ese

censo, el subdelegado del Gobierno

en Huelva, Carmelo Sanmartín,

aún no lo tiene listo. Sí funciona, de

momento, el «termómetro» de Cáritas,

que reparte las bolsas de alimentos

del plan de ayuda de emergencia

financiado por la Junta. La

bolsa de parados ha disminuido ligeramente

en los últimos días conforme

se acerca a su cénit la recogida

de la fresa. Si hace dos semanas

repartían 2.800 bolsas de comida

cada día de reparto, el lunes fueron

sólo 1.782 (370 en Moguer,

epicentro de la crisis, 400 en Huelva).

La reacción humanitaria de la

Junta, tardía para muchos, permitirá

llevar duchas a los pueblos para

que los habitantes de las chabolas

puedan lavarse.

e CampañadeJaén. La cosecha de

aceituna en Jaén, ya concluida, se

preveía «histórica»,yasí fue, con

sus 613.000 toneladas recogidas.

Ese «efecto llamada», absolutamente

justificado a la luz de los resultados,

congregó a cientos de inmigrantes

magrebíes mucho antes

de que se iniciara la campaña, pero

no había sitio para ellos ni en los 16

albergues municipales, que se vieron

sobrepasados al principio, ni

en los pisos vacíos que demasiados

vecinos no querían alquilarles.

bolas, y tildó a los empresarios

de «irresponsables»

por su política

de contratación.

Kamal Rahmouni,

presidente en Andalucía

de la asociación de

trabajadores marroquíes

ATIME, también

cree que «se puede sacar

la conclusión» de

que ha habido un castigo

colectivo. «Hace

másdeunañoquedetectamos

un mensaje

político claro en contra

de lo marroquí ylo

que huele a musulmán.

Hay morofobia y

se lanza el mensaje de

que el marroquí se integra

peor que la gente

del Este o Sudamérica,

cuando no es cierto.

Ellos quieren cobrar y

trabajar lo que dice el

convenio del campo, y

para los empresarios

eso es ser conflictivo».

Rahmouni aclaró

que los empresarios

son libres de «contratar

a quien quieran»,

pero que en este caso

han olvidado su «responsabilidad

social».

La situación se recondujo

cuando se abrieron los tajos. Hubo

trabajo para todos. Francisco

Reyes calcula que llegaron 7.200

temporeros de fuera de la provincia

(extranjeros y nacionales), y

éstos ocuparon unas 1.300 viviendas.

En parte, dijo, gracias al convenio

firmado por patronal, sindicatos,

municipios y la (única)

asociación agracia UPA, por el

que los agricultores se comprometían

a buscar los alojamientos.

En realidad, había pisos vacíos

para haber alojado «al triple»,sólo

que el lema de los carteles de la

Junta «abre tus puertas al temporero»

no bastó para convencer a

gente como aquellos vecinos de

Jaén que con su violencia impidieron

al ayuntamiento de la capital

(del PP) abrir un albergue

subvencionado por la Junta.

MALAGA

La Fiscalía pide 72

años para 4 rusos

por prostituir a

mujeres del Este

CRISTINA S. ESPARZA

MALAGA.— Sólo tres de las seis

mujeres citadas como testigos protegidos

comparecieron ayer en el

juicio celebrado en la Audiencia

Provincial de Málaga contra cuatro

rusos –uno de ellos en rebeldía–

acusados de extorsionarlas y

de obligarlas a prostituirse en locales

de alterne de la Costa del Sol

bajo amenazas de muerte.

Todas ellas, sin embargo,yapesar

del temor que les provocaban

los acusados, coincidieron en señalarles

como las personas que las

retenían en España sin pasaporte

bajo amenazas de muerte para

ellas y para sus familiares que permanecían

en Rusia, exigiéndoles

todo lo que cobraban en el ejercicio

de la prostitución.

La Fiscalía deMálaga pide un

total de 72 años de prisión para los

cuatro rusos procesados, tres de

los cuales se sentaron ayer en el

banquillo y negaron tener relación

alguna con los hechos, afirmando

no conocerse entre sí másquepor

algunos encuentros casuales.

Miedo a testificar

En sus testimonios, realizados

ocultando las identidades mediante

un micrófono distorsionador de

la voz, las mujeres coincidieron en

manifestar que fueron engañadas

para venir a España entre 1995 y

1998, con la promesa de ser después

contratadas como bailarinas,

algo que nunca llegó a producirse.

Muy lejos de emplearlas en actividades

relacionadas con la danza,

los componentes de la red les retiraban

sus pasaportes al llegar a

España y las obligaban a ejercer

como prostitutas y a entregar todo

el dinero que percibían, amenazándolas

en ocasiones con el uso

de la violencia.

Durante el juicio, las testigos reconocieron

a los acusados Elhan

M. y Teifeur S. como el conductor

que las trasladaba a los clubes

donde ejercían la prostitución y

como uno de los matones que las

amenazaba y ejercía la violencia

con ellas, respectivamente.

Ambos rechazaron estas acusaciones,

y Teifeur llegó a manifestar

que había venido a España buscando

asilo político desde Azerbayán,

y que las chicas les denunciaron

tras haber sido extorsionadas

por la Policía.

El Ministerio Público imputa a

los procesados cuatro delitos contra

la libertad sexual y varios delitos

de amenazas, robo violento,

detención ilegal, lesiones, simulación

de delito, falsedad y receptación,

y solicita además el pago de

diversas multas que ascienden a

126.212 euros.

Dos jóvenes de Ibros han si-

detenidos por agentes de

do

la Guardia Civil como presuntos

autores de las agresiones a dos inmigrantes

lituanos en ese pueblo

de Jaén, hechos ocurridos el 24 de

marzo y por los cuales ya fueron

arrestados la semana pasada otros

diez vecinos. Los dos nuevos detenidos

son T.C.P., de 18 años, y

P.N.S., de 25.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


14

EL MUNDO, JUEVES 4 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

IU DENUNCIA LA FALTA DE REGULACION

La Junta se retrasa

más de dos años en

crear una ley de

animales peligrosos

IGNACIO SALVADOR

SEVILLA.— El ataque en Sevilla

de un perro de presa a un niño de

cuatro años ha vuelto a resucitar

la polémica sobre la indefensión

ciudadana a falta de una regulación

específica en Andalucía sobre

las normas de seguridad y tenencia

de animales peligrosos.

La Junta lleva más de dos años

de retraso en desarrollar una legislación

propia en esta materia e

incumple desde finales de 1999 la

orden del Gobierno de promulgar

en seis meses una ley marco sobre

animales potencialmente peligrosos.

Tal como recordó ayer EL

MUNDO de Andalucía, la Junta

prometió en junio de 2000 que

aceleraría los trámites para la

aprobación de un decreto al respecto

tras la muerte de un vecino

de la localidad sevillana de Valencina

de la Concepción, atacado

por su perro.

IU salió al paso ayer de esta polémica

y calificó de “incomprensible”

que la Junta “no haya hecho

sus deberes” sobre la regulación

legal de tenencia de perros peligrosos,

además de denunciar que

la ausencia de un decreto sobre este

asunto deja a los ciudadanos

“indefensos ante situaciones gravísimas”.

El portavoz parlamentario de

IU, Antonio Romero, recordó que,

en diciembre de 1999, el Gobierno

promulgó una ley marco sobre la

tenencia de perros considerados

potencialmente peligrosos.

La ley 50/1.000 se generó a consecuencia

de la inquietud ciudadana

que produjo la sucesión de ataques

a personas protagonizados

por perros, principalmente a partir

de marzo de 1999, cuando un

dogo argentino mató a una niña

en Palma de Mallorca. Esta ley

contempla sanciones de entre 150

y 15.000 euros por negligencia en

el cuidado de estos animales.

Cada comunidad autónoma debe

desarrollar su propia legislación

al respecto y, hasta el momento,

faltan por desarrollarla Andalucía,

Aragón, Extremadura y

Asturias.

Según Romero, “los ciudadanos

están indefensos al no adaptarse

la Junta a esta ley, no tienen donde

recurrir ni a quien pedir compensaciones

cuando en Andalucía hay

miles de personas con perros de

razas peligrosas en sus domicilios

que no poseen ni los seguros necesarios

ni cuidados adecuados”.

IU ha pedido la comparecencia

en el Parlamento andaluz del Consejero

de la Presidencia para que

explique la postura del Ejecutivo

en este asunto, además de pedir

un estudio jurídico y que se plantee

un “conflicto de competencias

con el Estado”.

En España se producen 500 ataques

de perros a personas al año,

la mayoría de ellos protagonizados

por ejemplares de 13 razas.

El Ayuntamiento de Sevilla contabilizó

el año pasado alarededor

de 170 agresiones protagonizadas

por perros, pero sólo el 10 por cinto

de ellas estuvo protagonizads

por perros de las razas consideradas

peligrosas.

En la perrera municipal

Barón, el perro de raza rottweiler

que atacó el lunes a un niño de

cuatro años fue retirado ayer del

domicilio de su dueñoportécnicos

de la Delegación municipal de Salud,

que lo trasladaron al zoo sanitario,

donde deberá permanecer

por un plazo máximo de 15 días en

observación. Hasta el momento, el

perro había permanecido encerrado

en el domicilio del barrio de la

Oliva, donde atacó al sobrino de

su propietario, un jornalero de 19

años. Los vecinos de este inmueble

han denunciado en varias ocasiones

los ataques de este perro.

Enemigos potenciales

I. S.

SEVILLA.— El

Real Decreto

aprobado por el

Gobierno establece

un catálogo

compuesto por

ocho razas de perros

peligrosos, a

cuyos propietarios

les será exigida

una licencia y certificados

físicos y

psicológicos de su

tenencia.

La norma afecta

a perros pertenecientes

a las razas

Staffordshire Bull,

Pit Bull, Terrier,

American Stafordshire,

Rottweiler, Dogo

Argentino, Fila

Brasileño, Tosa

Inu, Akita Inu y

sus cruces.

También tendrán

esta consideración

los perros

que reúnan unas

características físicas,

entre las

que se incluyen un

peso superior a 20

kilos y un perímetro

torácico de entre

60 y 80 centímetros,

cabeza

voluminosa, fuerte

musculatura,

mandíbula grande

y boca aprofunda,

cuello corto, resistencia

y carácter

marcado.

Si el precio de

un animal de cualquiera

de estas razas

en un establecimiento

reconocido

y con todos

los papeles en regla

oscila entre

600 y 900 euros,

ilegalmente se

pueden conseguir

por entre 150 y

240 euros. En ocasiones

lo animales

son traídos bajo

cuerda de Europa

del Este o Irlanda.

La presidenta de las aspciaciones de ayuda a personas con retraso y el Defensor del Pueblo andaluz, ayer. / CARLOS MARQUEZ

Retrasados mentales entre rejas

E. DEL CAMPO

SEVILLA.—

Los retrasados

mentales no

son tratados

La federación FEAPS envíapsicólogos a siete

cárceles andaluzas para ayudar a 68 de los

102 reclusos deficientes y buscar nuevos casos

como iguales

para trabajar, pero sí para pudrirse

en la cárcel. Allí languidecen

abombados doblemente

por la esclavitud de la droga.

Sus familias, si la tienen, acaban

casi siempre por olvidarlos.

Sobreviven tutelados por la

solidaridad de sus compañeros

normales de presidio. Muchos

apenas pronuncian monosílabos;

otros, reincidentes, ni siquiera

tienen conciencia de haber

delinquido.

¿Pero qué hace un deficiente

entre rejas? El año pasado, los

técnicos de la oficina del Defensor

del Pueblo Andaluz, en

colaboración con Instituciones

Penitenciarias, contaron 102

presos con retraso mental cumpliendo

condena en las prisionesdelaregión,

perdidos en la

marabunta de la burocracia penal.

Y descubrieron con espanto

que, en buena parte de los

casos y contra todo sentido común,

ni el juez, ni el abogado,

ni el fiscal ni el forense detectaron

o esgrimieron esa minusvalía

durante el proceso penal,

por lo que no pudo ser usado

como atenuante o eximente.

102 es sólo el punto de partida:

la cifra real podría ser mayor.

El informe que elaboró el

Defensor sobre esta miseria ha

guiado a la Confederación Andaluza

de Organizaciones a favor

de las Personas con Retraso

Mental (FEAPS) para entrar

en siete prisiones (con la colaboración

de sus direcciones) e

intentar el difícil rescate sociolaboral

de este colectivo de olvidados

agudos, aprovechando

la experiencia que ya tenían

desde hace seis años en las cárceles

de El Puerto y Sevilla.

Ahora, durante un año, los

psicólogos de las unidades de

intervención llegarán a 68 de

aquel centenar de presos con

retraso, los internados en Sevilla,

El Puerto, Almería, Córdoba,

Granada, Huelva y Jaén. Si

quedan otras cárceles y otros

internos sin atender es por la

sencilla razón de que no hay

más dinero. El proyecto lo financian

la Consejería deEmpleo

y Desarrollo Tecnológico y

el Ministerio de Trabajo y

Asuntos Sociales.

«Estaban abandonados a su

suerte», resumió el Defensor

del Pueblo andaluz, José Chamizo,

en la presentación ayer

en Sevilla del programa junto a

la presidenta de Feaps en Andalucía,

María Luisa Escribano.

Algunos de los destinatarios

tienen reconocida legalmente

su minusvalía psíquica, otros

aún no. En todo caso, contaron

que la mayoría de los reclusos

deficientes han dado con sus

cerebros en la cárcel por cometer

hurtos, robos o servir de correos

de la droga a otros con

más luces que ellos. Porque no

hay nada menos arriesgado

La cárcel como basurero

de deficientes

y enfermos

mentales que ya estaban

locos fuera o,

lo que es peor, enloquecieron

dentro.

Hay que releer a

Foucault. «La prisión

está sirviendo

para una nueva institucionalizaciónde

las personas con

problemas mentales

y otros colectivos.

La sociedad

parece que manda

a prisión a todo el

que no es normal,

como está pasando

que utilizar a

un tonto para

que se pringue

en su lugar.

«Normalmente

son inducidos a

delinquir por otras personas

con capacidades superiores,

porque ellos solos no pueden»,

precisó Escribano, con la alegría

aún en el cuerpo de haber

visto la víspera cómo un antiguo

recluso, cuyo destino más

probable habría sido extinguirse

como un vegetal, ayuda ahora

a la integración de otros como

él en un centro de la asociación,

fuera ya de presidio.

La misión de estos psicólogos

será tan evidente que

asombra (escandaliza) que no

la haya cumplido antes el Estado:

detectar entre los presos a

aquéllos a los que no se ha

diagnosticado su, normalmente,

más que obvia minusvalía;

prepararlos para su integración

laboral extramuros; ayudarles

al desenganche o buscar

a sus familias para que se impliquen

en la recuperación.

Aunque la pregunta de fondo

seguirá en aire: ¿Pero qué hace

un retrasado entre rejas?»

Jueces sin vista

en Inglaterra», dijo

Chamizo, al que sólo

faltó recordar

que en la Texas de

Bush ejecutan a los

asesinos aunque

sean retrasados.

Chamizo pidió a

la Justicia más ojo

humano: «Tiene

que haber personas

que hagan diagnósticos

y peritajes. No

sé cómo el juez no

se da cuenta de que

un acusado es retrasado,

cuando sólo

contesta sí,sí,sí».

El Defensor del

Pueblo recordó a

las «entre 3.000 y

4.000» personas en

la región que sufren

patologías duales:

toxicómanos que

son a la vez enfermos

mentales o retrasados

psíquicos,

aunque no se les

cuida como tales.

«El perfil que dan

por fuera es el de

toxicómanos, así

que venga a prisión,yvengaaprisión.

No hay ni una

comunidad terapéutica

que trate

las patologías duales

en Andalucía».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

LEY DEL MENOR / ENTRE LA PREVENCION Y EL CASTIGO

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El fiscal jefe del Tribunal

Superior de Justicia de Andalucía,

Jesús García Calderón,

se apresuró ayer a rebuscar datos

en los archivos judiciales de Sevilla

y Granada para responder al

‘tirón de orejas’ dado esta semana

a los fiscales (instructores en

los asuntos de menores) por el

presidente del TSJA, Augusto

Méndez de Lugo, que en su informe

anual critica un exceso de rigor

a la hora de solicitar el internamiento

de los adolescentes que

han delinquido en lugar de apostar

por otras medidas de reinserción.

Unas críticas a las que el

jueves se sumó el popular juez de

menores de Granada, Emilio Calatayud

(conocido por sus castigos

alternativos y rehabilitadores)

y ayer el consejero de Asuntos

Sociales, Isaías Pérez Saldaña.

«Lamentablemente, tengo que

discrepar, y más aún tras haber

recabado hoy algunos datos», decía

ayer a EL MUNDO de Andalucía

García Calderón. En Granada

y provincia (sede del TSJA), de los

más de 500 procedimientos relativos

a delitos cometidos por menores

incoados por el Ministerio Fiscal

del 1 de enero al 31 de marzo

de 2002, en sólo dos el fiscal solicitó

el internamiento cautelar para

los chavales en centros semiabiertos

y cerrados, lo que el juez

aceptó y ordenó en ambos casos.

Uno de los chavales fue detenido

por apuñalar a otra persona en

el hígado. Otro perpetró un robo

con violencia y tenía antecedentes

desde los 12 años. Uno de ellos ya

no está ingresado.

En Sevilla, en ese mismo periodo,

recordó ayer García Calderón,

los fiscales solicitaron el internamiento

cautelar para 16 menores

de entre 1.360 asuntos incoados.

«Todos ellos por robo con intimidación,

la mayoría con armas. Y

todos eran reincidentes con innumerables

antecedentes similares»,

dijo el fiscal jefe del TSJA,

que en un par de semanas publica

su propia memoria anual.

A la luz de estos datos, García

Calderón niega que los fiscales se

hayan embarcado en una tendencia

a las medidas represoras hacia

niños y adolescentes (algunos, recordó,

hombres hechos y derechos

en la práctica). Al contrario:

acuciado por esa amorfa presión

de la alarma social de los que pidenmanodurafrentealainseguridad,

el fiscal jefe decía ayerque

lo que le preocupaba es que acusaran

a sus colegas de ser «excesivamente

benignos».

García Calderón aclara que el

fiscal «se limita a solicitar» una

medida provisional de acuerdo a

la gravedad delito, pero que es el

juez el que decide si la ordena. «Si

hay un exceso de rigor del fiscal,

eso tiene fácil arreglo: basta con

que el juez lo corrija. Pero al revés

[sielfiscalsequedacorto], no hay

juez que lo arregle».

Respecto a la afirmación de

EL MUNDO, SÁBADO 6 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

El fiscal jefe del TSJA replica las críticas del

presidente al rigor excesivo con el menor

En Sevilla y Granada los jueces han internado en tres meses a sólo 18 chavales de entre casi 2.000 casos

EDUARDO ABAD (EFE)

COORDINADOS. La consejera de Justicia, Carmen Hermosín, firmó ayer

en Sevilla con el fiscal del TSJA, Jesús García Calderón(alaizquierda)y

en presencia del inspector jefe de la Fiscalía del Estado, Juan José Martínez,

un convenio de coordinación entre la Junta y la Fiscalía andaluza sobre

las dotaciones materiales de la Ley del Menor, entre otros asuntos.

Saldaña apoya el reproche de Méndez de Lugo y

dice que Andalucía es la región con más internados

El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, ayer en Jaén. / FRANCISCO VEGA

ANDRES MOYA

JAEN.— El consejero de Asuntos

Sociales de la Junta de Andalucía,

Isaías Pérez Saldaña, manifestó

ayer en Jaén que la comunidad

autónoma andaluza se encuentra

a la cabeza de España

en internamientos en centros de

menores, y expresó su apoyo

«absoluto» a las declaraciones

del Presidente del Tribunal Superior

de Justicia de Andalucía,

Augusto Méndez de Lugo, que

criticó esta semana en la memoria

anual del TSJA un exceso de

rigor de los órganos judiciales

andaluces al ordenar medidas

de reclusión.

Saldaña comentó que actualmente

existen un total de 230

menores repartidos entre los

siete centros de internamiento

de Andalucía y se espera que este

número aumente hasta un total

de 400 internados a final de

año.

Estos datos ponen de manifiesto,

según el consejero, que

Andalucía es la comunidad Autónoma

donde los jueces, a solicitud

de los fiscales, ordenan un

mayor número de internamientos

de menores, evitando otras

medidas de reinserción. Por ello

el consejero de Asunto Sociales

dijo que la Junta gasta una media

de 35.000 pesetas por internadoydía,

incluso alegó que en

algunos casos excepcionales los

gastos se disparan hasta las

90.000 pesetas por interno y día,

cuando este coste debería ser

asumido por el gobierno central.

Estos menores tienen entre 16

Méndez de Lugo de que se actúa

con los menores con mayor severidad

que si fueran adultos, García

Calderón responde que «eso

no es verdad». Ysacamás datos.

«En todo 2001, en Granada sólo se

han dictado tres medidas cautelares

de internamiento. Uno por homicidio,

uno por violación, otro

por varios delitos de robo con violencia.

Son casos de una gravedad

tal que los internamientos son incuestionables»,

dice.

En Sevilla, en 2001 los fiscales

incoaron 1.746 expedientes a menores

(de 5.227 diligencias iniciales).

De ellos, 14 chavales fueron

recluidos. Había 12 casos de homicidio,

57 por delitos contra la libertad

sexual, 2.565 contra el patrimonio

y 1.300 por lesiones.

García Calderón no responde si

los chavales de hoy en día son objetivamente

más peligrosos que

los de hace 20 años,osiloquesucede

es que sus mayores toleran

menos sus fechorías y se olvidan

de prevenirlas. Pero sí dispone de

su experiencia diaria, que le dice

que la criminalidad de menores

ha subido «extraordinariamente»,

en paralelo al aumento similar de

la de los adultos.

El fiscal jefe, tras prevenir contra

las «generalizaciones» y los reproches

entre jueces y fiscales, pide

moderación. «La Ley del Menor

requiere un equilibrio difícil

entre los órganos judiciales y

Asuntos Sociales. Aún falta perspectiva.

Necesitamos callar y hablar

más entre nosotros».

7

El inspector jefe

de la Fiscalía del

Estado defiende

asuscolegas

SEVILLA.— El inspector jefe

de la Fiscalía General del Estado,

Juan José Martínez Zato,

rechazó ayer en Sevilla las

críticas a la instrucción de los

sumarios de menores contenidas

en la memoria anual del

Tribunal Superior de Justicia

de Andalucía (TSJA) y manifestó

que tales opiniones no

han sido expresadas por ningún

otro órgano judicial, los

abogados defensores ni las

familias de los chicos implicados.

El inspector jefe, que acudió

a Sevilla para la firma de

un convenio de colaboración

entre el TSJA y la Junta, afirmó

a los periodistas que «a lo

largo y ancho de la geografía

española hemos hecho un seguimiento

muy riguroso del

primer año y medio de la Ley

Penal del Menor y el resultado

es satisfactorio en todas las

Fiscalías, incluidas las andaluzas».

En cuanto a la afirmación

de la memoria del TSJA de

una supuesta dureza de los

fiscales ante los menores infractores,

Martínez recordó

que el fiscal «no adopta ninguna

medida, en todo caso la

solicita al juez, que es quien

decide, porque el fiscal no

mete a nadie en la cárcel».

Añadió además que la experiencia

de esta Ley del Menor

es «un ensayo de lo que yo

deseo que ocurra pronto y que

es la instrucción de todos los

delitos a cargo del ministerio

fiscal», lo que «ya va siendo

hora de que se introduzca en

este país».

y 23 años, edad hasta la que

pueden ser internados específicos.

Estos jóvenes cometieron

los delitos cuando eran menores

de edad.

Según Pérez Saldaña, en su

mayoría se trata de jóvenes reincidentes.

«Con otras medidas de

reinserción, fijadas en su momento

como trabajos sociales o

a la comunidad, se hubiesen evitado

el internamiento de muchos

de ellos», matizó.

En este sentido, Isaías Pérez

Saldaña manifestó que en Andalucía

noleshansalidolascuentas

al Gobierno: «Nos dijeron

que sólo tendríamos un número

de 25 internados y esa cifra se

ha visto superada con creces y

se podría llegar alcanzar al medio

millar», apuntó.

En lo referente a la seguridad

de los mismos, el consejero descartó

endurecer sus condiciones.

«DesdelaJuntanovamosa

convertir estos centros en prisiones,

levantando muros y aumentando

sus medidas de seguridad».

Saldaña matizó que las reformas

que se están realizando en

el centro de Las Lagunillas en

Jaén, un centro especialmente

problemático por el número de

fugas protagonizado por sus internos,

se han destinado a adaptar

el centro a sus necesidades,

como el levantamiento de las vallas,

entre otras medidas adoptadas.

«No se trata de hacer los

centros inexpugnables, sino de

cambiar las mentalidades de fuga

de estos jóvenes», precisó.


4

EL MUNDO, MARTES 9 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

VIAJE DEL PRINCIPE / ROMPIO EL PROTOCOLO PARA SALUDAR AL PUBLICO EN LA PLAZA NUEVA Y LA CATEDRAL

Don Felipe pasa revista a la tropa formada ante el palacio de San Telmo. / FERNANDO RUSO

El Príncipe, con el arzobispo Carlos Amigo y el deán, en la puerta de la Catedral. / FERNANDO RUSO

Arriba, a la izquierda, en la Capilla Real. Abajo,

atendiendo a las explicaciones de Chaves. Sobre

estas líneas, en el Parlamento de Andalucía. A la

derecha, arriba, presidiendo el Consejo de Gobierno.

Debajo, trabajadoras de Cartuja 93 aguardando

sullegada. /REPORTAJE: FERNANDO RUSO Y CONCHITINA

Repique de campanas para el heredero

J. RUBIO / E. DEL CAMPO

SEVILLA.— Las veinticinco campanas de la

Giralda voltearon al unísono a las dos menos

veinte de la tarde cuando el Príncipe Felipe

entró en la Catedral después de haberse entrevistado

con el arzobispo de Sevilla, monseñor

Carlos Amigo, en el único acto de su visita

que guarda relación con la Iglesia andaluza.

Una vez dentro, el Príncipe se dirigió a

la Capilla Real donde se venera la imagen de

la patrona de Sevilla, la Virgen de los Reyes a

cuyos pies se encuentra el túmulo de Fernando

III el Santo, rey de Castilla y de León. Allí,

el deán de la Catedral dirigió los rezos, que

culminaron con una salve cantada por los canónigos

del cabildo metropolitano.

Fuera de la Catedral, el público, todo hay

que decir que no tan numeroso como para

llamarlo multitudinario, estiraba el cuello

para ver a ese hombre que copa más portadas

de prensa del corazón que telediarios.

Muchos turistas se encontraron con la

atracción inesperada de verlo pasar y hasta

que les estrechara la mano por encima de la

valla. Mari Carmen y su hijo Miguel salieron

por la mañana temprano de su casa en

Ciudad Real con el plan de pasar el día en

La Giralda recibió con su toque de mayor categoría

a Felipe de Borbón cuando entró en la Catedral

para orar ante la Virgen de los Reyes

Sevilla antes de asistir como espectadores

de relleno al programa de Canal Sur Senderos

de Gloria. La mujer no entendía demonarquías

o republicanismos, sino de carismas,

que es a la postre el único valor seguro

de la popularidad. «Yo sí lo aprecio, porque

a la gente buena se la quiere», decía laespectadora

de sesión doble (por 400 pesetas,

el precio del autobús subvencionado por

Canal Sur), disgustada con ese aparataje

del protocolo. «Si pudiera me lo llevaría al

pantano del Vicario, en mi tierra, para asarle

unos choricitos y pasar un buen día, tranquilos

y no así como aquí».

Juntoalpelotón de chicas de instituto y

facultad armadas de cámaras de bolsillo estaban

las parejas británicas formadas por

Philip y Barbara (de Stratford-Upon-Avon,

el pueblo natal de Shakespeare), y Pauline y

Terry, de Chester. Habían visto por televisión

las honras fúnebres de la Reina Madre

(«con ella acaba una época, sus hijos son un

rollo»), pero esto no tiene color. «Oh, It’s so

handsome¡» (¡qué guapo que es!), decían a

coro con las muchachas de la cámara.

En el Ayuntamiento de Sevilla, un centenar

de invitados ocupaba los asientos dispuestos

para el público entre los que destacaba

el ex presidente de la Junta de Andalucía

José Rodríguez de la Borbolla. También

se encontraba presente el comisario de los

actos para el décimo aniversario de la Expo

92, el ex consejero de Cultura Juan Manuel

Suárez Japón, así como una representación

de la sociedad civil sevillana que encarnaban

el presidente del Consejo de Cofradías,

Manuel Román; el presidente del

Sevilla, Roberto Alés; o los diseñadores Victorio

& Lucchino, junto a otros conocidos

habituales de las recepciones municipales.

Lo que sí destaca es la puntualidad con

que se desarrollaron ayer todos los actos

oficiales de la visita del heredero del Trono.

El almuerzo, reservado para una setentena

de personalidades andaluzas en el salón

de los Espejos del palacio de San Telmo,

concluyó exactamente a las tres y media

de la tarde como estaba previsto antes

de reanudar la actividad por la tarde con la

visita al Parlamento. Por la noche, la cena

oficial con los empresarios y sindicatos de la

comunidad autónoma también se rigió por

puntualidad británica y el aire sevillano se

reservó para el jamón con la recién estrenada

denominación de origen de la Sierra de

Sevilla y los merengues conventuales que se

sirvieron.

La anécdota más simpática de la jornada

la protagonizó el diputado Bernardo Bueno,

comisario de los actos en honor del centenario

de Luis Cernuda, quien antes de

abandonar el Parlamento, le pidió al Príncipe

que le firmara una felicitación denavidad

que los Reyes enviaron a su padre en

1970 en la que hay una fotografía deDon

Felipedeniño con las firmas de sus majestades.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


VIAJE DEL PRINCIPE / LA INDUSTRIA TECNOLOGICA

Mirando a Harvard

en la isla de cristal

EL MUNDO, MARTES 9 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

5

Los empresarios de Cartuja 93 relatan sin complejos

los aportes de la región a la industria del ‘high-tech’,

pero al lado hay científicos sin Seguridad Social

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— A la misma hora en

que el príncipe Felipe llega al Parque

Científico y Tecnológico Cartuja

93 de Sevilla para que los empresarios

punteros le expliquen

milagros impensables hace tan

poco tiempo y tan dignos de ovación

como que aquí se están diseñando

componentes electrónicos

para satélites espaciales de la India,

Estados Unidos o Israel, a

muy pocos metros

de distancia Auxi diseña

una aplicación

para bibliotecas virtuales

de Internet;

los licenciados en

empresariales Elena,

Antonio o Gerardo

hacen un curso de

auditoría con el sueño

de que les abran

porfinlapuertaaun

trabajo (pagado) y

José, doctor en Ingeniería,

imparte clase

en la facultad sin cobrar

un duro, mientras

espera que le notifiquen

la concesión

de una beca para volver

a Harvard.

Cartuja93oelParque

Tecnológico de

Málaga miran desde

lejos hacia las referencias

siderales del

MIT de Boston, Palo

Alto o Silicon Valley, pero cuando

surgen empresas que se quitan el

complejo de encima con sus planes

de participar, por ejemplo, en

el diseño del sistema de posicionamiento

por satélite europeo Galileo,

la realidad, como un jaramago

entre las losas de mármol, se empeña

en añadir matices agridulces,

rebajar este nuevo positivismo un

punto místico del high-tech sin alma,

y nos recuerda que en Andalucía

las empresas no invierten casi

nada en esa suma elemental que

es Investigación más Desarrollo, y

que científicos de altura como José,

con publicaciones en las mejores

revistas internacionales de su

ramo, nunca ha cotizado a la Seguridad

Social en sus cuatro años de

investigador.

Protegido, encorsetado por las

mallas protectoras de sus guardias

de seguridad, la comitiva de

la Casa Real, el celo de sus anfitriones

y el clamor popular de

quienes le aplauden desde detrás

de las vallas al grito de «¡guapo!»,

haría faltaqueelPríncipe imitara

al rey de Shakespeare y se disfrazara

de mendigo o parado para

poder llegar a su antojo a los infiernos

y los cielos de su futuro

reino.

De momento, sólo le cabe escuchar

durante horas, fiarse de sus

interlocutores, informarse por terceros

y ver ese paisaje fugaz que

pasa ante sus ojos entre acto y acto.

Ayer por la tarde era el turno

de conocer la realidad (esa expresión

tan absolutista) emergente de

El paisaje

de Di

Chirico

El desierto metafísico

de Di Chirico

en quedó convertida

la Expo cuando

el Rey bajó el telón

es hoy un lugar vivo.

Hay 200 empresas,

se usa el 50

por ciento del suelo

y otro 40 ha sido

ya adjudicado. Pero

hay más coches

que peatones y las

vallas convierten el

jardín enunlaberinto

de celdas.

esta Andalucía de televisióneInternet

por cable, de energías renovables,

de robótica y bioquímica vegetal,

que por supuesto existe por

mucho que insistan los agoreros de

las tasas de analfabetismo, incluso

fuera de los anuncios de la Junta.

Media hora. No hay tiempo para

más. En el salón impoluto y

vanguardista del antiguo Pabellón

de Italia de la Expo, sede central

del emporio tecnológico de Cartuja

93, medio centenar

de autoridades y empresarios

rodean al

Príncipe mientras el

consejero de Empleo

y Desarrollo Tecnológico,

el director general

del parque y dos

emprendedores (mujer

y hombre) le explican

sintéticamente

la tesis de por qué Sevilla

y Andalucía ya

no son las que se preveían

que fuesen.

La pantalla dice

«Andalucía conectada»,

en referencia a

que la región se ha

incardinado en la revolución

digital y el

primer mundo, un lema

que suena más

políticamente correcto

que otro, «Andalucía

enchufada»,

que podría dejar flotando

en el aire la segunda lectura,

no menos cierta, de que la de

aquí es una economía y una sociedad

que se mueve aúnalahorade

buscar un trabajo o lograr un contrato

por ese clientelismo o amiguismo

del «yo conozco a uno...».

Primero, un videoclip con ritmo

techno y montaje para catatónicosaloMTVcontótems

que

van desde el AVE a los aerogeneradores

de Tarifa. Superficie; luego,

sí, datos: el consejero José

Antonio Viera le cuenta a SAR

que el Plan Director de Innovación

de la Junta planea que en

2004 estén casi listos una quincena

de «tecnoparques» y que el

progreso llegue a otros 112 terminales

tecnológicos para empresas.

Viera, como durante el día

casi todas las autoridades que toman

la palabra para explicar al

Príncipe dónde estamos, admite

que hay una brecha tecnológica

que relega aún a la región alacola

(la cola del león, con todo) de

España y Europa. Las palabras

mágicas del salto son Ciencia,

Tecnología y Empresa.

Diez años de la Expo 92 a Cartuja

93. ¿Pocos o demasiados

para el cambio? «Ha sido poco

tiempo», dice Auxi, la diseñadora

gráfica de la empresa de ingeniería

informática, una de las

7.500 personas que trabajan

aquí, el40porcientomenorde

30 años, el 71 por ciento titulado,

como ella. Al final de su clase

del día en Ingenieros, José, el

doctor, desprende ilusión yquejas.

«La investigación enAndalucía

es precaria al máximo. Si

no lo dejo, como otros compañeros,

es porque me gusta».

Animos para la concertación social andaluza

El Príncipe pasea junto a Chaves por Cartuja 93, con el fondo del antiguo pabellón de la UE de la Expo 92. / FERNANDO RUSO

SEVILLA.– El Príncipe de Asturias

destacó la participación activa

de los empresarios y las organizaciones

sindicales en el

impulso al desarrollo de Andalucía

y los animó a mantener el

espíritu de diálogo y de consenso.

Don Felipe asistió anoche a

una cena con los agentes económicos

y sociales andaluces,

que fue el último acto de su jornada

en Sevilla. El heredero de

la Corona instó a los representantes

del mundo empresarial

«a seguir creando riqueza y empleo

y acrecentar, aún más, su

protagonismo en el escenario

económico de España y de la

Unión Europea», intervención

que fue seguida por el presidente

de la patronal andaluza,

Santiago Herrero, y los secretarios

regionales de UGT y

CCOO, Manuel Pastrana y Julio

Ruiz, respectivamente.

El Príncipe de Asturias se refirió

a los cambios experimentados

en la realidad socio-económica

de Andalucía ycitó la

modernización de las explotaciones

agrarias, el impulso a la

industria agroalimentaria, la

potenciación de una oferta turística

que sitúa a Andalucía en

una «marca de prestigio» yla

vertebración del territorio mediante

la dotación de una red de

infraestructuras de transportes

y comunicaciones.

También destacó de esa nueva

realidad socioeconómica la

creación de espacios de formación,

investigación y desarrollo,

en coordinación con la actividad

universitaria, y afirmó que

todos estos aspectos «definen a

la Andalucía del siglo XXI».

Aunque precisó que no se

trata de «una obra acabada» sinoqueesun«proceso

continuo

y esforzado», destacó que los

«resultados son reales y palpables

y podéis sentiros justamente

orgullosos».

A los avances en el terreno

socioeconómico han contribuido

el fomento del tejido empresarial

moderno y competitivo y

la creación de infraestructuras

y equipamientos, tanto en el

área de parques y centros de

empresas e innovación, como

en los aspectos propiamente financieros,

señaló.

Otro factor clave –añadió– ha

sido una apuesta decidida por

la innovación y la aplicación de

las nuevas tecnologías, como

las renovables, particularmente

la solar y la eólica, así como por

la labor de centros tecnológicos

en sectores como el aeronáutico

en Sevilla y el de la información

enMálaga, que se complementan

en los parques tecnológicos

ya en funcionamiento.

«Estos síntomas de renovación

son como el escaparate de

una Andalucía trabajadora, que

se esfuerza en cumplir cada día

una tarea de gran importancia

económica y valor social», afirmó

el Príncipe de Asturias.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


San Federico García Lorca

EDUARDO DEL CAMPO

5

10/04/2002

FUENTE VAQUEROS. La única librería de Fuente Vaqueros tiene un nombre

universal y obvio: Lorca. Pero lo que menos vende son libros. En el escaparate se

exponen estuches escolares, pinceles, carpetas con la cara del Alex de Operación

Triunfo, mochilas, puzzles del Taj Mahal, cachivaches de los Simpson. Pero no hay un

solo libro en la vitrina de la única librería del pueblo natal de Lorca. Los volúmenes de

San Federico están relegados a los anaqueles interiores, que es el sitio que

corresponde hoy a la poesía en virtud de la inapelable ley del mercado.

«La gente de aquí compra pocos libros, la verdad», dice Luz, la propietaria, a la que su

hermano le traspasó hace quince años los doce libros contados en que consistía todo

el negocio. «Pero la gente de fuera sí viene a comprar después de visitar la casamuseo.Sobre

todo, en días como hoy en que hay jaleo». El jaleo es que medio pueblo

espera a que llegue el Príncipe para cumplir lo que ya se va convirtiendo en el

inexcusable rito de la España democrática de rendir tributo a Lorca y sus reliquias. La

otra mitad asiste a otra romería, la de la Virgen del Pincho.

Que los vecinos de Fuente Vaqueros no compren demasiados libros de Lorca o de lo

que sea, como en cualquier parte, no quiere decir que no los lean. Los libros con las

obras completas de su paisano se atesoran en los aparadores familiares como, en

cierto sentido, se protege una imagen sagrada.

Lorca santo, Lorca mártir, Lorca icono, Lorca logotipo. A fuerza de abusar tanto del

prestigio del nombre, el recuerdo del hombre ha entrado en la senda de la

domesticación. Federico, la leyenda, luce estereotipado en los folletos

conmemorativos, pero en la memoria colectiva de sus paisanos permanece

extrañamente vivo, como un patrón o un bendito, disuelto su rostro para confundirse

en los versos que recitan escolares y jubilados.


Del Lorca de carne y hueso, el que nació en 1898 en el número 4 de la calle Trinidad y

murió fusilado 38 años después en una cuneta entre Víznar y Alfacar, ya no queda

nadie en el pueblo con edad suficiente para dar testimonio. Murió hace poco su

hermana Isabelita, nonagenaria. Le siguió a los 102 años Miguel, «el que le llevaba las

labranzas al padre de Federico».

Lo cuenta, esperando al Príncipe, Antonio el Herrero (lo correcto es «jerrero», como él

lo pronuncia) forjador de metales igual que Lorca lo era de palabras más duras que el

acero. «Ese hombre fue el que hizo la Fuente de la Teja, donde Lorca iba a escribir y

leer».

Cerca, detrás de un guardia civil y una valla, Carmen Ramos Uceta rumia a sus 72

años el enfado de que no la dejen acercarse, siendo ella la sobrina de la mujer que

hacía de niñera del Lorca bebé.«Mi abuelo estaba de encargado con ellos. Ha venido

gente de todo el mundo a verme. Hasta un comandante de la Guardia Civil y su mujer,

preguntándome si sabía quién lo había matado».

Carmen recuerda las cosas como si las hubiera vivido mil veces, pero en realidad es

que se las han contado diez mil. Fantasías, milagros y genialidades de Lorca. El niño

de la perpetua sonrisa que sacaba de procesión un pato embalsamado por el pueblo y

pedía monedas en un platillo para comprar caramelos a los otros. El que llegó a casa

sin zapatos porque se los había dado a un crío pobre. Y entre recuerdo y recuerdo,

mientras el Príncipe ya ha llegado, a Carmen le brotan las coplas de Lorca como si

estuviera poseída por una fuerza mayor, poesía del pueblo que volvió al pueblo. «La

deen el río creyendo que era mozuela».

Lorca estuvo silenciado durante años en las escuelas, y ahora hay que conocerlo a la

fuerza, porque entra en el temario y se celebran en el pueblo semanas escolares con

él y su obra como centro del sistema solar. ¿Pero cuántos se han tomado la molestia

de conocerlo de verdad? Carmen no puede asumir que Federico, el hombre terrenal,

fuera gay. «Federico no era maricón, es que tenía la voz un poco afeminada. Si hasta

tenía novia en Granada.No era político, y sí muy católico. Me lo dijo mi tía».

En la casa blanca donde nació el mito, el director de la casa museo, Juan de Loxa, le

explica al Príncipe sus reliquias, sus objetos, el piano, los facsímiles, los cuadros. El

Príncipe, dirán después los que pueden oírlo de cerca, se muestra muy interesado.Se


detiene en la vitrina dedicada a la muerte del genio. Y pregunta: «¿Están ya

perfectamente investigadas todas las circunstancias de la muerte de Federico?». «Sí,

casi todo. Tenemos el archivo de Gibson, pero aún quedan misterios por resolver», le

contesta De Loxa. Vivo, muerto.

.

APOYO .

«Federico no ha muerto, Federico vive»

Tras morir Franco, las autoridades autorizaron un acto en el pueblo de media hora

para homenajear al poeta, con enorme despliegue policial. «Federico no ha muerto,

Federico vive», gritaron entonces, con la piel de gallina y el corazón apretado.

Hoy, a Lorca, el que se proclama y el que recibe adhesiones, no el que supura

anónimo en sus versos, lo convierten en un instrumento, una marca. Siempre cabe la

posibilidad de ir a la librería de Luz, comprar Poeta en Nueva York y adentrarse en el

ser, despellejando la cebolla del panfleto diario: «Pero si alguien cierra los ojos,/

¡azotadlo, hijos míos, azotadlo! / hay un panorama de ojos abiertos / y amargas llagas

encendidas».


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

6

EDUARDO DEL CAMPO

ALHAMA.— La Historia de esa

idea llamada España esunbucle

plagado de cortocircuitos y déjà

vus. Las lecturas cambian, pero las

ruinas, los nombres y los bustos

del ayer siguen ahí prestando sus

muletas para sostener el edificio

de los discursos oficiales y eso que

llamamos el pasado nacional de

un pueblo, y que no es más que un

esqueleto de raíces semimuertas

para afrontar la nada angustiosa

del presente.

Por una de esas recurrencias,

los fantasmas de los Reyes Católicos

y Alfonso XII se unieron ayer

por un momento con la presencia

viva de su tataranieto Felipe en las

calles de Alhama de Granada.

En 1490, o sea, hace nada, la

conquista o reconquista (según se

mire quién estaba primero) de esta

población por las tropas de Isabel

abrió las puertas a la arrolladora

campaña militar que dos años después

acabaría con la rendición del

Reino de Granada. Cuatro siglos

más tarde, a finales del XIX, un terremoto

desbarató las casas de Alhama,

sepultando bajo toneladas

de escombros a cientos de personas.

El rey Alfonso XII visitó la zona

catastrófica y dio ánimos a los

supervivientes. En recuerdo a

aquel honor, en el barrio nuevo de

La Hoya, extramuros de la antigua

fortaleza musulmana, la parte más

castigada en el seísmo, los vecinos

bautizaron la plaza como del Rey y

en el centro alzaron en un pedestal

la estatua marcial de Alfonso XII.

Con el paso de los años,lamuy

real y monárquica Alhama pasó a

ser conocida como La Pequeña

Rusia por la abundancia de revolucionarios.

Cuando los golpistas de

Franco se alzaron en armas, en julio

del 36, los «rojos» del pueblo

respondieron derribando la estatua

del tatarabuelo del Príncipe

Felipe.

Estatua derribada

Antes de que ayer llegara el Príncipe,

se había corrido la ilusión oel

rumor de que el heredero de la Corona

había elegido precisamente

Alhama, a ellos, tan perdidos ahora

a trasmano de la A-92, porque

iba a poner la primera piedra de la

reconstrucción de la plaza, hoy dañada,

donde la estatuta de su tatarabuelo

fue derribada hace casi 66

años. No era eso.

En Alhama, con su dédalo de

callejones y vestigios musulmanes,

góticos y renacentistas, que

venga el Príncipe es histórico. Los

niños han salido del colegio con

sus profesores, los padres han

aparcado el trabajo. Todo el mundo

está en la calle, volcando su fervor,

colgando banderas de España

y Andalucía en los balcones.

El Príncipe y Chaves llegan en

un par de helicópteros que aterrizanenelcampodefútbol

como si

fueran platillos volantes. El hombre

del tiempo se ha equivocado.

Llueve y hace frío, pero el pueblo

aguanta. «Qué mala follá, conel

sol que hacía ayer», dice una mujer

en la bulla, a la entrada de la

antigua fortaleza. El Príncipe recorre

unos metros en su Mercedes,

cuya única matrícula es una corona,

y se apea ante el río de paraguas

abiertos como en aquella película

de Angelopoulos, La Mirada

de Ulises. Y entonces empieza la

procesión, el baño de multitudes

con el fotogénico fondo de los monumentos

y su aire de cuento principesco

y medieval.

Los vecinos saludan desde los

rincones de las callejuelas y, cuando

pasa el Príncipe, muchos intentan

seguirlo en su atropellado recorrido

como si siguieran una aparición.

EL MUNDO, MIÉRCOLES 10 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

VISITA DEL PRINCIPE / DON FELIPE INICIA EN ALHAMA DE GRANADA LA SEGUNDA ETAPA DE SU PERIPLO ANDALUZ

Tras los pasos de su tatarabuelo

Don Felipe recorre las calles de Alhama

de Granada como lo hizo Alfonso XII hace

118 años tras un catastrófico terremoto

En su vertiginoso y estresante

paseo por la historia, hace escala

en el palacio judicial islámico que

la reina Isabel convertiríaenelprimer

hospital para los heridos de

guerra de la Reconquista. Hoy alberga

un centro de informaciónturística

y un archivo donde duermen

su olvido los papeles de barbaries

remotas.

Tras entrar en varias iglesias, el

Príncipe recibe su mayor salva de

aplausos en el Ayuntamiento, con

la corporación en pleno en posición

de firmes. Estrecha manos,

saluda desde el balcón, arranca

simpatías.

Pero la agenda aprieta, la sesión

llega a su fin. Monta en el

Mercedes azul marino y continúa

su camino. La gente suspira y se

marcha a sus quehaceres, con tema

de conversación para muchos

días. Quizás su padre, el rey, venga

otro día a resucitar la estatua

de su abuelo, desagraviarlo de

aquel lejano desfogue popular de

1936.

El Príncipe, aclamado por los ciudadanos de Alhama de Granada a su llegada al pueblo ./ REPORTAJE GRAFICO: ANTONIO PASTOR

A la izquierda, Don Felipe saluda a un chiquillo con un ramo de flores. A la derecha, con Chaves en una iglesia de Alhama.

Flamenco en el Carmen de los Mártires

GRANADA.— Tras su visita

a Alhama y Fuente

Vaqueros, el Príncipe Felipe

escuchó un breve

concierto de Flamenco a

cargo de Marina Heredia

en el Centro Cultural Manuel

de Falla y se dirigió

luego a unos 170 representantes

de la cultura

andaluza que asistieron a

la cena con la que concluyeron

los actos previstos

en su primera visita oficial

a Granada.

En el Carmen de los

Mártires, un palacete del

siglo XVI ubicado en el

recinto de La Alhambra,

el Príncipe lamentó que

la cabida de este salón

«se quede pequeño» para

toda la representación

que «la cultura andaluza

puede dar de sí».

En la sala de la segunda

planta del palacete en

el que a lo largo de la historia

se han hospedado,

entre otros, la emperatriz

Eugenia de Montijo,

José Zorrilla o San Juan

de la Cruz, el Príncipe

compartió mesa con el

presidente de la Junta,

Manuel Chaves, y el alcalde

de Granada, José

Moratalla, así como con

miembros de la cultura

andaluza y granadina,

entre ellos, Ian Gibson,

Laura García Lorca y

Ana Rosetti.

Antes de la cena, Don

Felipe escuchó alacantaora

Marina Heredia,

quién recordó que era su

segunda actuación ante

Don Felipe tras hacerlo

hace años en la Zarzuela

con motivo del cumpleaños

de Doña Sofía, que

abrió con Los pregones

de la uva, de Manolo Caracol,

acompañada por el

guitarrista Luis Mariano

y la bailaora Jara Heredia

y que tras soleares y

alegrías cerró con Los

Tangos de Granada.

Expulsan a un

estudiante por

una camiseta

contra la LOU

E. DEL C.

GRANADA.— Un pequeño

incidente rompió por un

momento la monotonía de

la visita del Príncipe Felipe

al Rectorado de la Universidad

de Granada. El heredero

había saludado uno por

uno a los más de120universitarios

andaluces, todos

con traje, corbata o vestido

de largo, invitados a comer

con él enelsalón principal

del edificio. Los estudiantes

venían en calidad de representantes

del cuerpo universitario

en los consejos

de gobierno de sus centros.

Entonces apareció Salvador,

un estudiante de Derechode27años

y representante

electo de estudiantes

en la Universidad de Málaga.

Venía con su coleta, los

botines Camper, el pantalón

caqui, la rebeca. El sí tenía

aspecto de estudiante. Tenía

incluso la invitación.

Pero debajo del jersey

traía un mensaje para el

Príncipe, escrito con rotulador

en una camiseta gris:

«¡LOU No! Readmisión estudiantes

de Sevilla», enreferencia

a la Ley del Gobierno

y la expulsión reciente

de la Universidad sevillana

de estudiantes acusados

del asalto al

Rectorado de la Hispalense.

Varias mujeres y hombres

de los servicios de protocolo

se lo llevaron aparte

y le prohibieron entrar. Empezó

entonces el debate. No

era que no llevara corbata,

decían ellos, sino que utilizara

la comida para difundir

pasivamente el mensaje.

Se produjo un momento de

tensión entre Salvador, nervioso,

y una mujer de protocolo,

cortante y a ratos despectiva.

—Deberías mostrar más

respeto, porque estamos en

un edificio del siglo XVI.

—Ah, ¿pero me tengo

que vestir como en el siglo

XVI? Estamos en una democracia

que reconoce la

libertad de expresión y la libertad

de imagen.

La mujer puso en duda

entonces la legitimidad del

joven para estar allí. «Te habrán

nombrado a dedo».

Respuesta: «Estoy aquí porque

hay unas cosas que se

llaman urnas y resulta que

mis compañeros me han

elegidoyamí me han invitado

a venir».

El estudiante, en la antesala

del comedor y con su

mensaje en la camiseta, fue

expulsado del recinto por

los guardias de seguridad.

En las mesas, otros estudiantes

muy distintos comentaban

lo ocurrido, el

atuendo y las formas. «Sabíamos

a lo que veníamos.

Han hecho bien en echarlo».


EL MUNDO, JUEVES 11 DE ABRIL DE 2002

ANDALUCIA

VIAJE DEL PRINCIPE / DON FELIPE SE REUNE CON REPRESENTANTES DEL MOTOR ECONOMICO ANDALUZ

Cultivando turistas en la Costa del Sol

EDUARDO DEL CAMPO

MALAGA.— En Almería cultivan

pimientos y tomates, en Huelva

fresones, y en Málaga, turistas.

Cada año la provincia cosecha

varios millones de esos frutos

cargados de euros y dólares, clasificados

en varias especies, todas

apetecibles: clase congresista,