Views
6 months ago

Aguirre-Sergio-La-Venganza-De-La-Vaca

Capitulo ocho -¡Dios

Capitulo ocho -¡Dios mío, qué horrible! -Marcela estaba acurrucada en uno de los sillones. -Sí... horrible y verdadero -repitió con aire grave Rafael- cuando esta copia del diario de Jane Sharpe llegó a mis manos no pude dejar de ir a la dirección de la que era la casa de los Kitteredge. -Pero nos dijiste que la habían demolido ... -Leticia lo interrumpió. -Sí... -continuó Rafael- pero de todos modos quería conocer el lugar. Ahora es un pequeño edificio de departamentos. Debo decirles que nada siniestro, por cierto. De todos modos este diario data de la década del cincuenta, y al edificio lo demolieron a comienzos de los ochenta. -Es decir que ... después hubo otras ... -Cristina lo tomó de la mano. - Todo haría suponer que sí. La chica quiso averiguar en el vecindario acerca de los Kitteredge, si vivían o se habían mudado, esas cosas, pero nadie sabía nada o no estaban interesados en contestarles a una extraña. Carlos, que parecía haberse quedado dormido, levantó la cabeza. -O no querían hablar de los Kitteredge... Leticia, que estaba a su lado, se sorprendió. -¡Carlos!, pensé que te habías quedado dormido. -¿Dormido?, pero si estoy muerto de miedo –Carlos se veía pálido. Enseguida Marcela agregó: -La verdad es que yo también, chicos, les juro que yo no soy miedosa pero con esto no puedo dejar de sentirme ... -Amenazada -la voz de Cristina sonó dura e hizo que todos se dieran vuelta para mirarla. Se levantó y comenzó a caminar por el living, alrededor del grupo. Se le notaba una expresión distinta a la que había tenido durante toda la reunión. -Creo que hay razones para sentimos amenazados. ¿Realmente piensan que es casual que muchos de nosotros, de una u otra manera hayamos sido testigos de estas historias, y que hoy estemos juntos en esta casa?

-No entiendo, Cristina, ¿qué querés decir? –Leticia parecía asustada. -Que no creo en las casualidades. -Por favor, Cristina, explícate -Manuel hizo un gesto con las manos invitándola a hablar. -No sé más de lo que saben ustedes, yeso me hace pensar que aquí pasa o va a pasar algo. Son demasiadas historias de vacas en esta casa y en una sola noche. Les juro chicos, es una especie de vaticinio. En ese momento Cristina parecía a punto de llorar. Rafael se levantó y la abrazó: -No seas sonsita, no va a pasar nada. No sabemos por qué a algunos de nosotros nos ha tocado saber o... -Lo miró a Carlos- vivir estas historias terribles, pero estoy seguro que esto es todo, no va a suceder nada más. -Yo creo que Cristina está en lo cierto -dijo Carlos-, creo que de alguna manera o por alguna razón a nosotros nos ha tocado saber de estas historias. Tal vez hemos sido elegidos... -calló. Marcela, atemorizada, lo tomó del brazo: -¿Qué estás diciendo, Carlos? -miró a los otros-o ¿Cómo elegidos?, por favor, chicos, me están dando miedo, ¿qué se supone que nos puede pasar ...? Cristina y Carlos se miraron. Carlos prosiguió: -No sé, francamente no sé, sólo que a mí también me parece sospechoso que justamente a nosotros nos haya pasado o nos hayamos enterado de... Leticia lo interrumpió: -¡Basta!, basta porque me están poniendo nerviosa. No hablemos más del tema, por favor. Lo único que quiero es irme a dormir y olvidarme de todas estas historias de las vacas. -Me parece lo mejor -dijo Manuel y se levantó del sillón. Leticia lo siguió: - Sí... Todos comenzaron a levantar las tazas y a llevarlas a la cocina. En un momento Marcela se acercó a Leticia y le preguntó al oído: - Leti,¿vos creés todas estas historias?

El-Cine-Quema-Jorge-Cedron-INCAATV-Abril
Los imperios perdidos Juan Carlos García-Ojeda Lombardo
publicación - Gobierno de Guanajuato
Revista El Teje - Centro Cultural Ricardo Rojas - Universidad de ...
isla-interior-angel-santiesteban-prats
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
La%20larga%20huida%20del%20infierno%20Marilyn%20Manson
Descargar libro - Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau
Dibujo de Familia
Arrancame la vida