19.11.2022 Views

Listín Diario 19-11-2022

https://listindiario.com/

https://listindiario.com/

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

8 THE NEW YORK TIMES INTERNATIONAL WEEKLY

SÁBADO 19 DE NOVIEMBRE DE 2022

ARTE Y DISEÑO

FOTOGRAFÍAS POR MARC PISCOTTY

La Venganza de la Historia (arriba), de Gabriela Pinilla, usó un mural, libros y recortes de prensa para comentar la historia de la violencia

política en su Colombia natal. La artista Ana Segovia investiga la “mexicanidad”, recreando fotos de películas antiguas del Oeste (der.).

Expulsan a Colón de un famoso museo

Por RAY MARK RINALDI

El tambaleante legado de Cristóbal

Colón sufrió dos golpes perniciosos

en Denver en 2020. El primero

fue cuando manifestantes,

enardecidos por el movimiento

Black Lives Matter de esa primavera,

ataron una cuerda alrededor

de una estatua de 4.50 metros en

honor del explorador y la derribaron

en el parque del Centro Cívico

de la Ciudad.

El segundo fue más discreto, y

justo al otro lado de la calle, en el

Museo de Arte de Denver, donde la

institución borró simultáneamente

todas las referencias al héroe cancelado

de sus colecciones. El Arte

Precolombino pasó a llamarse discretamente

Arte de las Américas

Antiguas. Al mismo tiempo, el arte

colonial español se transformó en

arte latinoamericano.

Los cambios alinearon la estructura

organizacional del museo con

las sensibilidades de su comunidad,

que, como señala Christoph Heinrich,

director del museo, es más del

30 por ciento latina.

Cómo respondería el museo a

través de su programa de exposiciones

estaría por verse. Hasta septiembre,

es decir, cuando se estrenó

el extenso Who Tells a Tale Adds a

Tail. La exposición presenta instalaciones

específicas del sitio creadas

por 19 artistas millennials de países

latinoamericanos. Está organizada

por Raphael Fonseca, un brasileño,

quien fue el primer curador de arte

latinoamericano moderno y contemporáneo

del museo.

La colección del museo de Denver

es sólida en artefactos mayas

y aztecas, y quizás tiene el acervo

más profundo en Estados Unidos de

pinturas y estatuas creadas durante

el período colonial de la región.

Durante décadas, esos objetos más

antiguos fueron la característica

destacada de las galerías latinoamericanas

del museo.

“Estamos abriendo esta puerta

nueva”, dijo Jorge Rivas, ahora curador

del arte latinoamericano.

Who Tells a Tale Adds a Tail es de

actualidad y aborda temas como la

tecnología, el género, la inmigración

y los impactos persistentes del

colonialismo. Los artistas, nacidos

entre 1981 y 1996, tienen un vínculo

generacional, aunque Fonseca reunió

un grupo con ideas y enfoques

artísticos variados para mostrar al

público estadounidense la diversidad

de la creatividad de la región.

“Mirando al sur, de alguna manera

tienes esta tendencia desafortunada

de poner todo en la misma

casilla”, dijo.

La exhibición es rica en arte digital.

Seba Calfuqueo, un chileno,

presenta un video tipo dibujos animados,

titulado Ngüru Ka Williñ,

que tuerce un cuento popular tradicional

sobre un zorro y una nutria

en una exploración de la violencia

sexual contemporánea.

Hay instalaciones interactivas,

como La Venganza de la Historia

de Gabriela Pinilla, que combina

un gran mural, libros y recortes de

periódicos para recordar el asesinato

de la guerrillera colombiana

Carmenza Cardona Londoño en

1981 y comentar sobre la historia

de violencia política en su Colombia

natal. El artista mexicano Alan

Sierra utiliza mesas de café, letreros

de neón y micrófonos para crear

lo que la exposición describe como

“un club queer íntimo” donde los visitantes

pueden escuchar la poesía

homoerótica que se reproduce, en

español, a través de bocinas.

Hay pintura tradicional, incluyendo

la serie de paisajes de la artista

dominicana Hulda Guzmán que

examina las conexiones entre el

cuerpo humano y la naturaleza; y

óleos de Caleb Hahne Quintana —

uno de los pocos artistas estadounidenses

en la lista— que emplean iconografía

occidental para cuestionar

las nociones de masculinidad.

Ana Segovia investiga la “mexicanidad”

recreando fotos de viejas

películas del oeste que alguna vez

fueron populares en ese país. La

artista pintó acercamientos de un

charro o vaquero estereotípico, invitando

a los espectadores a considerar

el cliché machista y violento

de la industria del cine a través de

una lente más contemporánea.

“Hay algo muy sexy, muy cautivador

acerca del vaquero”, dijo

Segovia. “Creo que cuando lo pinto,

hay una especie de fetichización

romántica de la figura, mientras

que al mismo tiempo hay repulsión

hacia ella por su toxicidad. Es una

contradicción”.

La contradicción está al corazón

de Who Tells a Tale. Individualmente,

las piezas desafían las convenciones

existentes en los países de

origen de los artistas. En conjunto,

los temas y los medios disipan los

mitos sobre un género de arte latinoamericano

monolítico y con base

geográfica.

Había civilizaciones existentes

en el hemisferio, y luego hubo una

conquista brutal por parte de forasteros,

y ahora hay siglos de limpieza

del trauma. Todas esas cosas

impactan el arte que se produce en

su tiempo.

Es más fácil comprender los objetos

creados durante la caída actual

de Colón y quienes lo siguieron, si

se puede ver el arte creado antes de

que llegaran y mientras reinaron.

Natalia Lafourcade vive el renacimiento

Por ED MORALES

A través de una deficiente conexión

inalámbrica, Natalia Lafourcade

sonrió mientras presumía su

jardín en Xalapa, la capital del estado

mexicano de Veracruz. Había

salido de su estudio de grabación,

haciendo un recuento de los árboles

que rodean su casa —guayabo,

higuera, mulato— mientras explicaba

la génesis de su nuevo álbum,

De Todas las Flores, que brotó tras

un rompimiento romántico.

“Las rupturas pueden ser tan

profundas, a nivel celular, que tienes

que reconstruir tu vida y reconectarte

contigo misma”, dijo. “Perdonarte

a ti misma y perdonar a la

otra persona es una labor difícil”,

agregó. “Así que fui a caminar por

las montañas y regresé a mi jardín,

una metáfora de un campo de emociones

y posibilidades que había

que explorar”.

Lafourcade, hija de un padre chileno

que toca el clavicordio y el laúd

y una madre mexicana que enseña

música a niños, surgió a principios

de la década de 2000 como un talento

precoz en la escena post-rock

en español de México. Hizo música

que abarcaba rock, pop y bossa nova,

colaborando con Emmanuel del

Real, de Café Tacvba, y la cantautora

Julieta Venegas, entre otros.

Pero a partir de Mujer Divina —

Homenaje a Agustín Lara, en 2012,

y luego, con dos discos de Musas

(en 2017 y 2018) y dos lanzamientos

de Un Canto por México (en 2020 y

2021), su trayectoria tomó un giro

más serio. Se enfocó en interpretar

canciones tradicionales mexicanas

como La Llorona y estándares

latinoamericanos de Agustín Lara,

conocido como uno de los grandes

compositores y cantantes del bolero,

así como de Pedro Infante, rey

de la canción ranchera de México.

Lafourcade dijo que indagar en el

pasado le mostró un nuevo camino

a futuro. “Me volví más rebelde y

experimental”, dijo.

De Todas las Flores es su primer

álbum con material totalmente original

desde Hasta la Raíz, su LP

ganador de un Grammy en 2015, y

otro giro en los 20 años de trayectoria

musical de la cantante de 38

años.

“Hasta ahora, ella realmente no

ha revelado quién es”, dijo Emilio

Dorantes, pianista y arreglista del

álbum.

Para el nuevo LP, Lafourcade buscó

a un viejo amigo, Adán Jodorowsky,

hijo del cineasta de vanguardia

Alejandro Jodorowsky, que alguna

vez fue vecino suyo en la Ciudad de

México. El joven Jodorowsky, cineasta,

actor y músico, se mostró

igualmente ambicioso respecto del

proyecto. “Quería que ella fuera más

allá de los países, más allá de las

nacionalidades, más allá de la identidad”,

dijo. Él la empujó a invitar a

músicos consumados como el guitarrista

Marc Ribot, el bajista Sebastian

Steinberg (Soul Coughing, Fiona

Apple) y el percusionista francés

Cyril Atef; accedieron.

DANA GOLAN PARA THE NEW YORK TIMES

Para su nuevo álbum, Natalia

Lafourcade experimentó con un

nuevo grupo de colaboradores.

Lafourcade y Jodorowsky decidieron

evitar las trampas electrónicas

de la grabación contemporánea

y optaron por grabar las

pistas en vivo en cinta analógica

en un pueblo fronterizo de Texas,

cerca de El Paso. “Es tan orgánico

que puedes sentir la calidad de la

cinta cuando ella canta”, dijo Jodorowsky.

Lafourcade está inmersa en la

nostalgia y la melancolía, cumpliendo

una visión cinematográfica

de volver a armar las cosas después

de que se desmoronan.

Una de las canciones más conmovedoras

del álbum, Muerte, está

basada en un poema escrito por el

cantautor David Aguilar. La interpreta

en un estilo de palabra hablada,

con los músicos tocando un

ritmo híbrido cubano-bossa.

“Quería componer una canción

sobre la muerte, para apreciar la

muerte porque no hay forma de

evitarla, y entender que es natural

ayudar a aliviar los momentos difíciles

de mi vida”, dijo Lafourcade.

Decidió acoger esa oscuridad como

una forma de sanar después de que

Aguilar le dijo que las canciones

que había escrito tenían un tono

muy “azul”.

¿Había establecido una conexión

entre De Todas las Flores y otro

álbum de una prolífica cantautora

hace unos 50 años? “¡Ay, amo a Joni

Mitchell; Amo Blue!”, dijo con un

grito ahogado. “Es uno de mis Top

10 de LP. Es un disco que nace de

una grieta, es verdad. De la grieta

nace una florecita, y luego un jardín”,

expresó.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!